Está en la página 1de 99

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9


CCC 76091/2016

///nos Aires, 19 de abril de 2021.


AUTOS Y VISTOS:
Para resolver en la presente causa n° 76.091/2016, caratulada
“SANTORO, Daniel Pedro s/extorsión […]”, del registro de este Juzgado
Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n° 9, a mi cargo, Secretaría n° 17,
respecto de la situación procesal de Daniel Pedro SANTORO (DNI n° 12.759.730,
argentino, nacido el día 4 de diciembre de 1958, estado civil casado, hijo de Pedro
Juan Santoro y de María Magdalena Bottero, de ocupación periodista, domiciliado
en la calle Armenia 1360 de esta ciudad, con domicilio constituido en la oficina de
su defensa particular);
RESULTA:
I. Trámite de las actuaciones.
Que de acuerdo a lo que fuera expuesto en los temperamentos
obrantes a fojas 558/593 y 1571/1652, corresponde señalar que la presente causa se
inició el 19 de diciembre de 2016, con motivo de la denuncia efectuada por Gabriel
Traficante ante la Oficina de Sorteos de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo
Criminal y Correccional (v. fojas 1/4).
Recordemos que en tal oportunidad, el denunciante relató que el día 2
de noviembre de 2016, su amigo Alejandro Morilla se comunicó para decirle que
Marcelo D´Alessio quería verlo. Que, dado que ambos vivían en el Country Saint
Thomas, alrededor de las 20 horas concurrió al domicilio de D´Alessio, quien le
dijo que existía una investigación en su contra por irregularidades con la supuesta
mafia de los contenedores, y que por tal motivo para mejorar su situación, le ofrecía
eliminar la evidencia que allí lo vinculaba.
Al respecto, destacó que D´Alessio le dijo que era necesario borrar
llamadas entrantes y salientes de su teléfono celular, cuestión que podía realizar
siendo que ostentaba un cargo de Director de Observaciones Judiciales en la
Agencia Federal de Inteligencia.

#29256016#286745265#20210419121017740
Señaló aquí que, el día 7 de noviembre de 2016, a las 13:49 horas, D
´Alessio le remitió desde el teléfono 1150600111 una impresión de pantalla de una
sábana de sus llamados entrantes y salientes.
Expresó que, por tal servicio, D´Alessio le habría requerido la suma
de noventa mil dólares (U$S 90.000).
El denunciante indicó que inquirió a D´Alessio para que le explique
cuál era en concreto la situación que lo vinculaba a dicho expediente, a lo que le
respondió que incluso se habrían plantado elementos que vincularían en el caso a
las firmas “Fashion Box SA” y “Vissagismo SRL” en las cuales tiene participación.
Explicó Traficante que en dicho contexto “-siempre con la misma
intención de descubrir la razón última de esta extorsión- el día jueves 3 de
noviembre volví a ver al denunciado en inmediaciones del departamento de policía,
y me informa que había gente, como dijera, muy poderosa, que `me caminó´ y tiene
información mía, pero que no me preocupara porque el que dirigía todo era un
amigo suyo, un tal Rolo Barreiro y que me podía ayudar”.
Se destacó que, en ambos encuentros, D´Alessio le habría recalcado
“en tono cordial pero claramente intimidatorio […] su estrecha relación con el
periodista del diario `Clarín´ Daniel Santoro, señalando que él tenía toda la
información para `escracharme´ a mí y a mi familia en el diario, pero podría parar
tal publicación difamatoria, y así, no ver afectado” a sus hijos –ambos menores de
edad-, su esposa y el crédito comercial de las empresas, junto con asegurarle que
dichas publicaciones motorizarían investigaciones judiciales.
Luego de ello, Traficante explicó que las conversaciones se
desarrollaron vía la aplicación WhatsApp los días viernes y lunes siguientes; hasta
que el viernes 25 de noviembre D´Alessio llamó insistentemente a amigos suyos
diciéndoles que no iba a parar hasta verlo preso y “que tenía que arreglar con él,
porque si no la iba a pasar muy mal y les avisó tanto al señor Juan Pablo Dipierro
como al señor Gabriel Garcés que al otro día salía una publicación en el diario
Clarín”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Recordó que, cuando D´Alessio se había reunido con él, le dijo entre
otras cosas “para demostrar su poder, que tenía vinculación con el periodista de
`Clarín´ Daniel Santoro”. Sobre ello, explicó que, para su temor y sorpresa, el
domingo 27 de noviembre de 2016, también fue mencionado en esos mismos
términos en el programa “La Cornisa” del periodista Luis Majul.
Señaló que, el 29 de noviembre de ese año, recibió una llamada
desconocida por la aplicación WhatsApp del teléfono 1166701704, resultando ser
Marcelo D´Alessio que quería hablar con él. Así fue que indicó que en defensa de
su integridad y porque el poder que ostentaba tenía visos de realidad, buscó la forma
de grabarlo mientras comenzaba dicha charla, obrando la misma en el archivo
denominado “grabación número 1”, incluído en el pendrive que adjuntó.
Explicó que la grabación dura dos (2) horas aproximadamente y que
durante la misma, D´Alessio le envió impresiones de pantalla de unos supuestos
móviles que estaban en la puerta de su casa como consigna, como también de una
impresión de pantalla con Gabriel Garcés.
Luego, destacó que, el 30 de noviembre, D´Alessio volvió a escribirle
para decirle que estaba todo arreglado y, posteriormente, le remitió una impresión
de pantalla de una supuesta comunicación con Daniel Santoro. Acompañó
impresiones de todos estos mensajes junto con un correo electrónico que recibió de
manera anónima que lo mencionaba junto con Elaskar.
Ese día, desde el teléfono 1166702703, recibió otro mensaje de D
´Alessio y llamados cuyas grabaciones acompañó bajo la identificación de
grabaciones número 2 y 3. Durante su transcurso, señaló que el mentado D´Alessio
le remitió impresión de pantalla de una supuesta conversación con el juez Marcelo
Aguinsky, quien estaría a cargo de la causa conocida como “la mafia de los
contenedores”.
Seguido a ello, Traficante describió los mensajes y fotos que le fueran
enviados por D´Alessio, de lo cual acompañó copia, como así también ponderó que
el nombrado se habría comunicado desde el celular 1166727501. Que los días 8 y 9

#29256016#286745265#20210419121017740
de diciembre es nuevamente mencionado por el portal digital y el medio impreso
del diario Clarín.
En este contexto, remarcó el temor y la preocupación que le generaba
esta situación de la que es víctima, asegurando que quiso “aguardar para promover
la presente en la convicción que solo se trataba de un aventurado intento … de
obtener dinero fácil. Probablemente inspirado en la creencia que mi situación
económica bien alejada del calificativo que las publicaciones bien haría que yo
cediera a sus peticiones, solo para evitar lo que finalmente ocurrió, el verme
involucrado por los diarios, en actos que actualmente tienen gran difusión, con el
consecuente impacto que ello genera en todos los aspectos de mi vida de relaciones
personales, comerciales y especialmente familiares”.
Añadió que su temor se veía reforzado por “la inexplicable
coincidencia entre las anunciadas consecuencias que, de no ceder tendría, y lo
ocurrido efectivamente conforme a las notas periodísticas” antes referidas, todo ello
con datos inciertos que generan “en quien lo lee un contexto delictivo”.
Sobre ello, destacó el impacto que produce el contenido de una
publicación en el diario de mayor difusión del país, haciendo alusiones en un
contexto que, para el lector, él se habría fugado de la justicia.
Conforme este relato, formuló la correspondiente denuncia penal y
solicitó que se lo tenga por parte querellante en el expediente, según lo previsto en
el artículo 82 del CPPN (v. fojas 1/4).
Para recordar el trámite inicial que han tenido estas actuaciones, cabe
señalar que en primer lugar fue desinsaculado el Juzgado Nacional en lo Criminal y
Correccional n° 11, donde el denunciante ratificó su presentación y, entre otras
cuestiones, precisó que a Marcelo D´Alessio lo conocía de un gimnasio en Canning
al que su mujer concurría, dado que también vivía en el Country Saint Thomas (v.
fojas 6/7).
Corrida vista al Ministerio Público Fiscal en los términos del artículo
180 del CPPN, la Dra. Ana María M. Yacobucci formuló el correspondiente

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

requerimiento de instrucción en orden a los hechos que fueran denunciados (v. fojas
10/11).
A fojas 15/17, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional n°
11 resolvió, con fecha 27 de diciembre de 2016, declarar la incompetencia para
entender en la presente y remitió estos actuados a la Excelentísima Cámara
Nacional en lo Criminal y Correccional Federal, a efectos de que sortee el Juzgado
del fuero que por turno correspondiese.
Para así decidir, rememoremos que el magistrado declinante expresó
que, más allá de la presunta vinculación objetiva que existía entre los hechos
denunciados con aquellos que eran materia de investigación de la causa instruida
por el Dr. Marcelo Aguinsky del fuero Penal Económico de esta ciudad, lo cierto es
que el tenor de lo denunciado podía ser circunscripto en la conducta típica prevista
en el artículo 197 del Código Penal, es decir, el entorpecimiento de comunicaciones
telefónicas, debido a que se habría accedido de forma ilegítima en la línea celular
del damnificado.
Ello, a su vez, aparecía ligado, según el juzgado declinante, a la
obstrucción y corrupción del buen funcionamiento de los empleados de la Nación y
a la afectación del normal funcionamiento de un órgano dependiente del Estado
Nacional, en el caso, la Dirección de Observaciones Judiciales de la AFI, por lo que
se daba en el caso el presupuesto establecido en el artículo 33 del Código Procesal
Penal de la Nación y correspondía, entonces, la intervención de esta Justicia de
excepción.
En tal resolución se tuvo por parte querellante a Gabriel Traficante.
A fojas 29, la querella apeló la incompetencia declarada en la
resolución antes referida, por cuanto el sustrato fáctico de dicho resolutorio no
guardaba relación con el supuesto de hecho traído a conocimiento. Ello así por
cuanto su denuncia versaba sobre que era víctima de exigencias de dinero a cambio
de no ser escrachado en la prensa y perjudicar su nombre y el de las sociedades en
donde intervenía; no así el entorpecimiento de las comunicaciones, por cuanto, en

#29256016#286745265#20210419121017740
todo caso, solo habría un entorpecimiento de sus rastros, debido a que podía borrar
la lista de registro de la ocurrencia de las llamadas. Es decir, el hecho materia de
imputación sería la extorsión sufrida por el querellante y no el entorpecimiento de
las comunicaciones, como postuló la resolución en crisis.
Así las cosas, el 14 de marzo de 2017, la Sala 7ª de la Cámara
Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional resolvió confirmar el auto
recurrido, por cuanto entendió que la materia de la denuncia es de exclusivo
entendimiento de la Justicia Federal (v. fojas 55).
Para así decidir, consideró que la intromisión de manera ilegal en la
cuenta de Whatsapp que el damnificado tenía instalado en su teléfono celular,
deviene en la conducta tipificada en el artículo 153 del Código de fondo, porque la
mencionada cuenta de mensajería, de carácter personal y privado, se enmarca en el
concepto de “comunicación electrónica”, incluido en la ley 26.388.
Efectuado el sorteo de estilo por ante la Excelentísima Cámara del
fuero, el presente expediente arriba a estos estrados el 21 de marzo de 2017 (v. fojas
58).
Se corrió nueva vista al Ministerio Público Fiscal en los términos del
artículo 180 del CPPN, oportunidad en que el Dr. Eduardo R. Taiano postuló que,
sin perjuicio de que no era necesario expedirse en los términos del artículo referido,
resultaba prudente contar con la declaración del querellante, a efectos de delimitar
correctamente el objeto procesal de la presente.
A fojas 68, Gabriel Traficante expresó que nunca denunció que se
hubiere accedido en forma ilegítima a su línea celular ni la obtención del mismo
modo de información contenida en su dispositivo. Es decir, nunca planteó el
entorpecimiento de las comunicaciones efectuadas a través de algún dispositivo.
Recuérdese que, el 3 de mayo de 2017, este Tribunal resolvió declarar
la incompetencia en la presente causa y, en virtud de ello, remitirla a la Sala de
Sorteos de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional (v.
fojas 70/73).

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

El expediente fue nuevamente recibido por el Juzgado Nacional en lo


Criminal y Correccional nº 11, que en la resolución de fojas 75/78, devolvió las
actuaciones a estos estrados, en virtud de que a su juicio la remisión efectuada por
el suscripto no resultaba correcta, toda vez que la cuestión de competencia había
sido zanjada por un Tribunal Superior y solo restaba avocarse a la cuestión de
fondo.
Así las cosas, el letrado patrocinante de la querella, con fecha 29 de
junio de 2017, realizó un planteo de nulidad sobre aquella decisión. En dicha
presentación, básicamente, manifestó que el hecho denunciado había sido
distorsionado y que, para colmo, no se había avanzado en la investigación, pese a
que existía el impulso del Ministerio Público Fiscal (v. fojas 88/89).
En dicho norte, se corrió vista a las partes (v. fojas 90) y, el 24 de
agosto de 2017, se declaró la nulidad del interlocutorio de fojas 75/76 y se
devolvieron las actuaciones al Juzgado de Instrucción n° 11 a sus efectos (v. fojas
106/114). A fojas 128, el Juzgado n° 11 elevó nuevamente los obrados a su
Superior, quien sostuvo que debería continuar el trámite ante estos estrados (v. fojas
132/133), quedando definitivamente radicados en este Tribunal el 5 de diciembre de
2017 (v. fojas 137).
Luego de la recolección de numerosas medidas de prueba, el 27 de
febrero de 2019, se le recibió declaración indagatoria a Marcelo Sebastián D
´Alessio, oportunidad en que el nombrado negó todo lo manifestado por Gabriel
Traficante y los términos de la imputación. Por lo demás, hizo uso de su derecho a
negarse a declarar (v. fojas 520/529).
Así las cosas, el 6 de marzo de 2019, se decretó el procesamiento con
prisión preventiva del imputado D´Alessio por considerarlo prima facie penalmente
responsable del delito de extorsión en grado de tentativa, en calidad de autor
material (v. resolución a fojas 558/593).
Recurrido dicho temperamento por la defensa de D´Alessio, la Sala II
de la Excma. Cámara del fuero, resolvió confirmar el procesamiento con prisión

#29256016#286745265#20210419121017740
preventiva de Marcelo Sebastián D´Alessio por el delito de tentativa de extorsión y
encomendó a estos estrados la producción de diversas medidas de prueba (v. fojas
57/59 del legajo de apelación).
Con posterioridad, y en orden a la participación en el hecho que se le
reprochara a D´Alessio, se le recibió declaración indagatoria a Juan Ignacio Bidone
(v. fojas 825/839), Claudio César Álvarez (v. fojas 1030/1034) y Hugo Rolando
Barreiro (v. fojas 1021/1027).
Con fecha 2 de mayo de 2019, este Tribunal dictó auto de
procesamiento sin prisión preventiva con relación a los nombrados (v. fojas
1571/1652). En este sentido, Juan Ignacio Bidone fue considerado prima facie
responsable del delito de extorsión en grado de tentativa, en calidad de partícipe
necesario (artículos 42, 45 y 168 del Código Penal), en concurso ideal con el delito
de abuso de autoridad y el ilícito de incumplimiento del artículo 15 bis de la ley
25.520, estos dos en calidad de autor (artículos 45 y 248 del Código Penal y artículo
43 bis de la ley 25.520 –según ley 27.126-).
Asimismo, la conducta reprochada a Claudio Oscar Álvarez se
encuadró en el ilícito de extorsión en grado de tentativa, en calidad de partícipe
necesario (artículos 42, 45 y 168 del Código Penal), en concurso ideal con el delito
de realizar acciones de inteligencia prohibidas en la ley 25.520, en calidad de autor
(artículos 45 del Código Penal y artículo 43 ter, en función del 5 bis y 16, de la ley
25.520 –según ley 27.126-).
Finalmente, el obrar enrostrado al encartado Barreiro resultó
subsumible en el delito de extorsión en grado de tentativa, en calidad de partícipe
necesario (artículos 42, 45 y 168 del Código Penal).
El 13 de junio de 2019, la Sala II de la Excma. Cámara del fuero
resolvió confirmar dicho temperamento (v. Legajo de apelación nº 8).
Así las cosas, el 12 de febrero de 2020 se le recibió declaración
indagatoria a Daniel Pedro Santoro en los términos del artículo 294 del CPPN (v.
fojas 2993/3082). Se advirtió la necesidad de realizar numerosas medidas de prueba

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

solicitadas en dicho acto (art. 304 del CPPN), sin perjuicio de lo cual, de acuerdo
con el estado procesal de las actuaciones, sumado al estado de detencioń de uno de
los imputados, se advirtió que la eventual produccioń de medidas probatorias
́ independientes a la situacioń procesal de los consortes de causa del
resultarian
mentado Santoro.
Así entonces, corrida vista a la parte querellante y al Sr. Agente Fiscal
en los términos del artículo 346 del CPPN (v. fojas 3087 y 3092), el Dr. Eduardo R.
Taiano requirió la elevación parcial de estas actuaciones con relación a Marcelo
Sebastián D´Alessio, Hugo Rolando Barreiro, Juan Ignacio Bidone y Claudio Oscar
Álvarez (v. fojas 3093/3145).
Así fue que, notificadas las partes en los términos del artículo 349 del
Código adjetivo (v. fojas 3159), el 30 de abril de 2020 se dictó auto de elevación a
juicio y clausuró parcialmente la instrucción de la presente causa n° 76.091/2016,
respecto de los procesados Marcelo Sebastiań D ALESSIO,
́ Juan Ignacio BIDONE,
́
Claudio Oscar ALVAREZ y Hugo Rolando BARREIRO, en relacioń a los hechos
́
por los cuales fueran requeridos por el Ministerio Publico Fiscal (v. fojas
3167/3181).
Que se formaron los presentes testimonios, cuyo trámite prosiguió por
vía digital, dado el contexto sanitario producto del coronavirus COVID-19.
II. Medidas producidas a lo largo de la instrucción.
A continuación, corresponde hacer referencia a la distinta prueba
recolectada en estas actuaciones hasta el momento, a saber:
1. denuncia efectuada por Gabriel Traficante, a fojas 1/4, y
ratificación a fojas 6/7.
2. requerimiento fiscal de instrucción del Ministerio Público Fiscal, a
fojas 9/11.
3. escrito presentado por la parte querellante donde se aporta una
impresión de una publicación periodística del diario Clarín, a fojas 20/36.

#29256016#286745265#20210419121017740
4. dictamen fiscal de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y
Correccional Federal n° 3, a fojas 61.
5. ampliación de la declaración testimonial de Gabriel Traficante, a
fojas 68.
6. incorporación de documentación que se encontrara reservada en
Secretaría, a saber:
(a) recorte de la nota “Aduana: investigan si un millonario es el jefe
de la banda del cuñado de De Vido”, publicada el 26/11/2016 en el diario Clarín por
el periodista Daniel Santoro, a fojas 135; impresión digital de la mentada nota, a
fojas 136/137.
(b) impresión digital de la nota “Mafia de la Aduana: la Justicia busca
ahora a `Mister Corea´”, publicada el 9/12/2016 en el diario Clarín por el periodista
Daniel Santoro, a fojas 138/139.
(c) impresión de distintos mensajes de texto enviados entre Marcelo D
´Alessio y Gabriel Traficante mediante la aplicación WhatsApp, a fojas 140/147.
(d) impresión de correo electrónico recibido en la casilla Gabriel
Traficante el 21/12/2016, a fojas 148.
7. un pendrive que contiene los archivos “grabación número 1.m4a”,
“grabación número 2.m4a” y “grabación número 3.m4a”, reservado a fojas 149;
8. oficios de la Agencia Federal de Inteligencia a fojas 153 y 159,
donde se hace saber que, de una consulta en el área de Recursos Humanos de ese
Organismo, se informó que Marcelo Sebastián D´Alessio no revista ni ha revistado
en este Organismo como personal Contratado, de Planta Permanente ni de Gabinete,
verificados tanto nombre real y de uso interno administrativo, como el número de
DNI consignado.
9. oficio electrónico del Juzgado Nacional en lo Penal Económico n°
6, a fojas 156.
10. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico n° 6, donde
se certifican los autos CPE 529/2016/265, caratulados “Legajo de Investigación de

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Palomino Zitta, Víctor Esteban; Costas, Rodolfo Saturnino; Fernández, Gladys


Fabiana (…) por infracción ley 22.415”, a fojas 157.
11. nota de la empresa AMX Argentina SA (CLARO), a fojas 160.
12. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico nº 6, donde
se acompañan copias certificadas de las declaraciones indagatorias y escritos de
descargo presentados por Gladys Fabiana Fernández en el marco de los autos CPE
529/2016/265, a fojas 172/191.
13. actuaciones labradas por la División Apoyo Tecnológico Judicial
de la PFA, donde se produce la transcripción de los archivos “grabación número 1”,
“grabación número 2” y “grabación número 3”, correspondientes a las
conversaciones mantenidas entre Marcelo D´Alessio y Gabriel Traficante, aportadas
por este último, a fojas 193/218.
14. nota de la empresa AMX Argentina SA (CLARO), donde se
comunica que “durante el año 2016 registramos un oficio enviado el día 4/11/2016
por la Oficina de Gestión de Información Tecnológica (OFITEC) dependiente de la
Fiscalía General de Mercedes en la Investigación Penal Preparatoria N° 09-02-
1608-14 con intervención de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos
Complejos, solicitando datos de titularidad completa y listado de comunicaciones
desde el 01/09/2016 a la fecha de contestación, la cual fue respondida por nosotros
el día 4/11/2016”, v. fojas 221.
15. actuaciones de la Delegación Lomas de Zamora de la PFA, a fojas
226/229.
16. oficio de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio n° 8 del
Departamento Judicial de Moreno General Rodríguez, donde se informa que la PP-
09-02-001608-14/00 se encuentra radicada en el Tribunal Oral Criminal n° 4 del
Departamento Judicial de Mercedes, a fojas 240.
17. actuaciones provenientes del Country Saint Thomas Este SA,
donde se comunica el registro de visita de Fabiana Fernández, a fojas 246/250.

#29256016#286745265#20210419121017740
18. actuaciones de fojas 254/261, provenientes del Country Saint
Thomas Sur SA, donde se comunica que Gladys Fabiana Fernández habría sido
locataria desde el 2/05/2013, por doce (12) meses, en dicho barrio cerrado.
19. respuesta de AMX Argentina SA (CLARO) donde se acompaña
copia del oficio de requerimiento vinculado a la línea de Gabriel Traficante por la
Oficina de Gestión de Información Tecnológica (OFITEC), a fojas 264/265.
20. contestación del Tribunal en lo Criminal n° 4 del Departamento
Judicial de Mercedes, donde se comunica que no se registra el pedido que fuera
informado por AMX Argentina SA (CLARO), a fojas 272/275 y 280/282.
21. oficio de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos
Complejos, donde se comunica que la línea vinculada a Gabriel Traficante fue
requerida en el marco del Legajo Fiscal correspondiente a la Investigación Penal
Preparatoria n° 09-00-268351-08, caratulada “Ferrón Damián, Forza Sebastián y
Bina Leopoldo /víctimas de privación ilegal de la libertad agravada y homicidio
calificado”, y que “por error material en la nota requerida a Claro S.A., y su
respuesta, figura la IPP 09-02-1608-14. Ello puede haber ocurrido porque en ambas
investigaciones intervino … la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos
Complejos, y en cuyo marco se realizaron un gran número de solicitudes
telefónicas”, a fojas 286/287.
22. actuaciones de la Unidad Funcional de Instrucción de Delitos
Complejos, a fojas 291/357, donde se remitieron copias certificadas de las
actuaciones sustanciadas entre el 1/11/2016 y el 8/11/2016 en el marco del Legajo
Fiscal correspondiente a la IPP 09-00-268351-08.
23. certificación de fojas 358vta., donde se sostuvo que “compulsado
el listado de llamadas entrantes y salientes, obrantes en las copias remitidas por la
Unidad Funcional de Instrucción de Delitos Complejos del Departamento Judicial
de Mercedes, luce a fs. 322 vta. la misma información que se observa en el listado
de la impresión de pantalla de WhatsApp de fs. 140, pero en diferente formato.
Como ejemplo de ello, en este último, se observa parte de la información resaltada

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

mientras que en aquella no; como así también en una obra la palabra `CELDA´ y en
la otra `CELDA DESCONOCIDA´”.
24. nota de AMX Argentina SA (CLARO), donde se remite listado de
llamadas entrantes y salientes registradas por el abonado perteneciente a Gabriel
Traficante en el período comprendido entre el 01/09/2016 y el 4/11/2016, v. fojas
363 y disco compacto acompañado.
25. impresión del listado de llamadas entrantes y salientes de Gabriel
Traficante remitidos por AMX Argentina SA (CLARO), a fojas 363/408.
26. artículos periodísticos incorporados a fojas 410/429 y 439/442.
27. oficio del Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal y
Correccional Federal n° 2 de Lomas de Zamora, donde se certifican los autos n°
52.357/2016 de su registro y se remiten copias certificadas de tales obrados, v. fojas
449.
28. oficio remitido vía mail de Telefónica Móviles Argentina SA, a
fojas 450/451.
29. contestación remitida vía mail de AMX Argentina SA (CLARO),
donde se remite el detalle de los IMEI a través de los cuales registraron tráfico las
líneas 011-5060-0111, 011-6670-1704, 011-6670-2703 y 011-6672-7501, a fojas
452/455.
30. oficio del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal
n° 11, a fojas 456.
31. copias certificadas de los autos n° 52.357/2016 del Juzgado
Federal n° 2 de Lomas de Zamora, reservadas a fojas 461.
32. oficio remitido vía mail de Telefónica Móviles SA, incorporado a
fojas 462/464.
33. oficio del Juzgado Federal de Dolores, a fojas 465.
34. contestación vía mail de AMX Argentina SA (CLARO), donde se
acompañan listado de llamadas entrantes y salientes de los abonados utilizados por
Marcelo Sebastián D´Alessio, a fojas 475/477.

#29256016#286745265#20210419121017740
35. actuaciones de la División Delitos Informáticos Complejos de la
Policía de la Ciudad de Buenos Aires, a fojas 478/484 y 485, donde se acompañó la
respuesta del Country Saint Thomas Este SA respecto del ingreso de visitas al lote
de Marcelo Sebastián D´Alessio.
36. nota de la firma Integración Energética Argentina SA
(exENARSA), a fojas 486/487.
37. documentación reservada a fojas 488/489.
38. contestación vía mail de Telefónica Móviles SA, a fojas 492/493.
39. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional
Federal n° 12, a fojas 494.
40. documentación reservada a fojas 496/497 y 501.
41. informe remitido vía mail por AMX Argentina SA (CLARO), a
fojas 502/505.
42. respuesta de Telecom Argentina SA, a fojas 507/508.
43. nota de Integración Energética Argentina SA (exENARSA), a
fojas 512/517.
44. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico n° 6 junto
con copias certificadas, a fojas 530/535.
45. actuaciones remitidas por la Unidad 29 del SPF, a fojas 537/538.
46. oficio remitido vía mail por el Juzgado Federal de Dolores, a fojas
539/540.
47. oficio proveniente del Juzgado Nacional en lo Penal Económico
n° 6, a fojas 544/557, donde se acompaña impresión del sistema Lex100 de
ampliación de declaración indagatoria de Federico Ernesto Tiscornia Salort (v. fojas
544/546) y declaración indagatoria de Oldemar Carlos Barreiro (v. fojas 547/556).
48. correo electrónico de la firma Telecom Argentina SA a fojas 652.
49. oficio de la Procuración General de la Nación, a fojas 653.
50. impresión de nota periodística publicada en el portal web del
diario Página 12, a fojas 668.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

51. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional


Federal n° 12, a fojas 674, y las copias del expediente n° 1406/2019 reservadas a
fojas 679, con excepción de la declaración testimonial que allí prestara Juan Ignacio
Bidone.
52. impresiones de dos notas periodísticas de fecha 9/03/2019 en el
portal de Todo Noticias (TN), a fojas 676/677.
53. declaración testimonial de Mariana Mercedes Piccirilli, a fojas
683.
54. actuaciones de la Procuración General de la Suprema Corte de
Justicia de la Provincia de Buenos Aires, a fojas 687/689 y 702/703.
55. oficio del Juzgado Nacional en lo Penal Económico n° 6, a fojas
692/693, y certificación y copias de los autos n° 529/2016 de dicho Tribunal
incorporadas a fojas 704/773.
56. oficio de la Unidad Funcional de Delitos Complejos n° 8 del
Departamento Judicial de San Martín, remitidos vía mail, a fojas 700/701, junto con
las copias digitales que fueran reservadas a fojas 776, con excepción de la copia de
la declaración testimonial de Juan Ignacio Bidone que allí se incorporara.
57. oficio de la Unidad Funcional de Delitos Complejos n° 8 del
Departamento Judicial de San Martín junto con copia de listado de llamadas, a fojas
777/788.
58. actuaciones de la Procuración General de la Suprema Corte de
Justicia de la Provincia de Buenos Aires a fojas 790/791.
59. oficio de AMX Argentina SA, a fojas 811.
60. escrito de la parte querellante, a fojas 814.
61. correos electrónicos de Telecom Argentina SA, a fojas 815 y 816.
62. oficio del Juzgado Federal de Dolores, a fojas 821.
63. oficio de Telefónica Argentina SA remitido vía mail, a fojas
818/819.

#29256016#286745265#20210419121017740
64. oficio del Tribunal Oral en lo Penal Económico n° 2, a fojas 820 e
impresiones reservadas a fojas 821.
65. actuaciones provenientes de la Procuración General de la
Provincia de Buenos Aires a fojas 843/844.
66. presentación de la Agencia Federal de Inteligencia, a fojas
848/849.
67. oficio del Juzgado Federal de Dolores a fojas 850 y DVD
reservado a fojas 853.
68. escrito de la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Agencia Federal
de Inteligencia a fojas 861 y documentación reservada a fojas 895vta.
69. presentación de la Agencia Federal de Inteligencia, a fojas 862.
70. informe efectuado por la División Acústica Forense de la
Gendarmería Nacional a fojas 863/885 y documentación reservada a fojas 895vta.
71. actuaciones de Telecom Personal SA, a fojas 902/904.
72. oficio de la Unidad Funcional de Delios Complejos n° 8 de San
Martín a fojas 910 y su documentación reservada a fojas 916vta.
73. actuaciones remitidas vía mail por AMX Argentina SA, a fojas
912/914.
74. escrito de la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Agencia Federal
de Inteligencia a fojas 915 y documentación reservada a fojas 916vta.
75. declaración testimonial de Gastón Rafael Arenas, a fojas 920/923.
76. declaración testimonial de José Alberto Panessi, a fojas 924/926.
77. actuaciones remitidas vía mail por Telecom Personal SA, a fojas
932/933.
78. nota de fojas 934 y documentación reservada a fojas 946.
79. declaración testimonial de Manuel Alejandro Ramón Morilla, a
fojas 939/940.
El nombrado relató que vivía en Canning desde hace veintiún (21)
años, y en el barrio Saint Thomas Norte-Sur desde aproximadamente nueve (9)

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

años. Expresó que “cercano a su domicilio había un gimnasio de nombre `IDOR´,


ubicado sobre la calle Emilio Mitre y Ruta 52, al cual empezó a concurrir durante el
año 2009 aproximadamente”. Señaló que “en dicho gimnasio conoció a Marcelo
Sebastián D´Alessio siendo que éste era uno de los dueños y era frecuente en el
lugar”.
A su vez, manifestó que posee un centro geriátrico ubicado a 200
metros del gimnasio en el cual hace por lo menos siete (7) años atrás la suegra de D
´Alessio, de quien no recordó el nombre, estuvo internada durante cerca de dos
años.
Respecto de Gabriel Traficante, el testigo explicó que lo conoció
aproximadamente veinte (20) años atrás en “Campos de Etcheverría”, siendo vecino
suyo y con quien habitualmente se juntaba a jugar al fútbol.
A preguntas del Tribunal para que dijera si durante el año 2016
presentó a Marcelo Sebastián D´Alessio con Gabriel Traficante, respondió que “D
´Alessio lo llamó a su teléfono celular n° 11-5247-6554, en los primeros días de
noviembre de 2016, cree que después del mediodía, y le dijo que tenían un amigo
en común de nombre Gabriel Traficante que estaba en problemas y que él lo podía
ayudar”, no recordó si “el llamado fue de línea o por medio de la aplicación
WhatsApp. Que D´Alessio le solicitó que le trasmitiera a Traficante que vaya a las
20 horas a su domicilio ubicado en el Country Saint Thomas que cree se encuentra
en la parte Este-Oeste, sin darle mayores detalles de cuál era el problema ni respecto
de los cuales tampoco el declarante indagó. Que nunca había ido a la casa de D
´Alessio con anterioridad y en dicho llamado el nombrado le explicó cómo ir a la
misma, no recordando en este momento el lote”.
El declarante expresó que a raíz de ello se comunicó con Traficante y
le dijo que Marcelo Sebastián D´Alessio lo estaba buscando y que los esperaba a las
20 horas en su casa, lugar adonde manifestó que se dirigieron en tal horario en su
vehículo particular, una camioneta Amarok, con dominio MWU-142.

#29256016#286745265#20210419121017740
Señaló que “se anunciaron en la guardia y al llegar a la residencia los
recibió D´Alessio que estaba acompañado de su esposa”, que “se sentaron en un
sillón en el living del hogar, los invitó a tomar un café y les contó que él trabajaba
para los servicios de inteligencia, sin especificar cuál en concreto ni tampoco les
exhibió ninguna credencial. Que acto seguido, D´Alessio trajo una notebook y le
mostró a Traficante documentos de investigaciones que estaría desarrollando
vinculadas supuestamente al narcotráfico, a lo cual Traficante le preguntó qué
tendría que ver él en todo esto, y D´Alessio le dijo algo referido a una mafia de los
contenedores y Traficante le volvió a consultar qué tendría que ver con todo esto”.
A partir de allí, sostuvo que la conversación se puso muy tensa, a lo
cual el dicente señaló que se retiró a la cocina a hablar con la esposa de D´Alessio
ya que le parecía que no tenía nada que hacer en esa conversación. Remarcó que
habría “estado 15 minutos más hablando con la mujer, cuando escuchó que los
diálogos pasaron a un tono más elevado y Traficante se encontraba más enojado, a
lo cual se acercó al living y Traficante se levantó y le dijo que se iban. Así fue que
se retiraron del lugar en su vehículo, trayecto durante el cual lo notó a Traficante
enojado y le dijo que D´Alessio era un ladrón que le había pedido dinero sin decirle
más nada. Que tampoco quiso seguir metiéndose en el tema, así que la conversación
derivó en asuntos familiares. Que cuando arribaron a su casa, Traficante agarró su
auto que había dejado allí y se fue”.
El testigo expresó que “no volvió a hablar del tema con Traficante, y
aproximadamente unos 15 días después tomó conocimiento por los medios de
comunicación, como Clarín y el programa de televisión `Animales Sueltos´, donde
básicamente el periodista Daniel Santoro nombraba a Traficante como vinculado a
la mafia de los contenedores. Que a raíz de ello le preguntó a Traficante pero no
habló mucho del tema porque lo incomodaba bastante este tema, ya que lo vio muy
mal con la repercusión mediática que adquirieron tales noticias, al punto que
Traficante no quería salir de su casa”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Explicó que “Canning es un pueblo y en el barrio cerrado se conocen


todos. Que esto lo había aniquilado a Traficante, quien no quería volver más a
Canning”.
A preguntas de estos estrados sobre si Gabriel Traficante ya lo
conocía a Marcelo Sebastián D´Alessio con anterioridad a dicha reunión, respondió
que sí, que lo conocía del mencionado gimnasio donde concurrían juntos.
80. declaración testimonial de Juan Pablo Di Pierro, a fojas 947/948.
El deponente sostuvo que conocía a Gabriel Traficante, siendo que los
hijos del nombrado van al mismo colegio que los suyos, llamado “Grilly Canning”.
Además, agregó, Traficante vivía en “Campos de Etcheverría” y luego
se mudó al Country Saint Thomas donde él vive hace aproximadamente veinte (20)
años. Que cuando Traficante se mudó al barrio, ambos jugaron para el mismo
equipo de fútbol del country, llamado “Saint Thomas Azul”.
Remarcó que no tenía una relación de amistad con Traficante, pero
que sí mantenía un buen vínculo como vecino. Que nunca fue a su casa ni él a la
suya, pero han compartido almuerzos y cenas dado que tienen amigos en común.
A preguntas del Tribunal para que dijera si recibió un llamado
telefónico de Marcelo Sebastián D´Alessio a fines de noviembre de 2016 en el cual
le hiciera referencia a algún asunto con Gabriel Traficante, respondió que “entre el
23 y 27 de noviembre de 2016 recibió mensajes de texto y audio vía WhatsApp
proveniente del teléfono de Marcelo Sebastián D´Alessio vinculados a Traficante.
Que a D´Alessio lo conoce desde hace mucho tiempo, hace aproximadamente 15
años, siendo que el nombrado era alguien de la zona de Canning y era dueño de un
spa llamado `IDOR´. Además, D´Alessio, durante el año 2016 hasta cree que 2017,
fue presidente del Country Saint Thomas Este donde él vivía y se encargaba de su
seguridad”.
Retomando con su relato explicó que “los mensajes que refiriera los
perdió cuando cambió su teléfono y cuando tomaron estado público estos hechos
trató de recuperarlos pero no pudo. Que su número de teléfono resulta ser 11-4169-

#29256016#286745265#20210419121017740
5558. Que en tales mensajes D´Alessio le decía que al día siguiente Daniel Santoro
publicaría una nota en el diario Clarín vinculando a Gabriel Traficante en la causa
de la `mafia de los contenedores´ y que él todavía estaba a tiempo de decirle a
Santoro que bajara su nombre del artículo periodístico en cuestión”.
Ante ello, manifestó que “lo llamó a Traficante para avisarle lo que le
había dicho D´Alessio. Que Traficante le dijo que haga lo que quiera, que no le
creía. Que se sorprendió porque al día siguiente efectivamente salió una nota en el
diario Clarín vinculando a Gabriel Traficante con la mafia de los contenedores.
Luego de esto volvió a hablar con Traficante, a quien notó muy afectado con toda
esta situación y por las consecuencias que podría generar a su mujer y sus hijos.
Además explica que Canning es un pueblo donde se conocen todos, por lo que fue
una situación muy delicada, sobre todo el desprestigio que sufrió”.
Explicó que D´Alessio lo llamó a él para que interceda con Traficante
puesto que creía que ya había perdido contacto con el mismo, además señaló que
desde principios de ese mes D´Alessio ya le estaba mandando mensajes de
WhatsApp diciéndole que también podría ayudarlo a él para que no lo involucraran
en el escrache de los medios. Que durante estos mensajes, D´Alessio solía remitir
imágenes fotográficas de supuestos procedimientos vinculados al narcotráfico.
Relató que, ya en esa época, consideraba a D´Alessio como “una
persona peligrosa, que siempre estaba armada. Que por lo menos en tres
oportunidades apareció en la puerta de su casa sin previo aviso para decirle de
forma amistosa aunque intimidante que él podría ayudarlo para que no lo nombren
en los medios de comunicación”. Señaló también que D´Alessio “solía estar
acompañado de gente que parecía peligrosa porque estaba armada y que parecería
perteneciente a las fuerzas de seguridad. Que D´Alessio le decía que era agente de
la DEA y la AFI, con lo que justificaba los procedimientos de los cuales le remitía
imágenes por teléfono”.
Recordó que, a mediados de noviembre, D´Alessio lo citó a su oficina
ubicada en la zona denominada “Las Toscas Office”, lugar donde detalló que había

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

una recepcionista y tres personas más. Agregó que “tanto en la oficina como cuando
D´Alessio se aparecía en su casa, iba acompañado de una persona de quien nunca
tuvo contacto ni se lo presentó. Que a raíz del estado público de estos hechos y las
imágenes publicadas en internet cree que dicha persona sería un tal Barreiro”.
Remarcó que en la oficina había exhibidas armas largas. Que en la
reunión que tuvo allí, siempre con el mismo tema, D´Alessio le dijo que tenía que
pagar para no salir en ningún medio, puntualmente siempre “hacía referencia
principalmente a Daniel Santoro como también en una o dos oportunidades le
mencionó al periodista Graña”. Explicó que le advertía que sino le iba a pasar lo
mismo que a Traficante. Siempre como insinuando de forma amistosa que la plata
no era para él. Que luego de la nota de Santoro sobre Traficante, decidió cortar
relación con D´Alessio.
El testigo expresó que “transcurrido 7 meses aproximadamente salió
publicada una nota en los diarios vinculándolo a la causa de la mafia de los
contenedores, con motivo de los dichos de una persona de nombre Gladys
Fernández a quien habían detenido tratando de sacar un contenedor de un depósito
fiscal. Que Fernández también lo habría nombrado a Traficante y a un amigo suyo
llamado Marcelo Bernardo Yungman. Que incluso Yungman ni siquiera trabaja en
el país siendo que su empresa se encuentra en Brasil”. Aclaró que nunca estuvo
imputado en esa causa que tramita ante el fuero penal económico.
A preguntas del Tribunal sobre si estuvo vinculado laboralmente con
Traficante, respondió que no, “que solamente lo conocía del barrio conforme
explicara, como también del ámbito aduanero, siendo que ambos se dedican al
comercio exterior aunque no comparten ningún vínculo social ni laboral”.
Agregó que “en una de las oportunidades que D´Alessio se le
apareció sin aviso en su casa, le exhibió una impresión de un listado de llamadas de
su teléfono y un registro de salidas del país, los cuales pudo comprobar que eran
auténticos. Que le refirió a D´Alessio que no había nada raro allí y que no tenía que

#29256016#286745265#20210419121017740
esconder. Que como explicara luego de toda esta situación cortó relación con el
nombrado D´Alessio”.
81. declaración testimonial de Gabriel Adrián Garcés, a fojas 949/950.
El testigo expresó que se mudó a Canning en el año 2006, al barrio
privado “El Lauquén”, lugar donde comenzó a asistir a un gimnasio de la zona
llamado IDOR, ubicado en la ruta 52.
Señaló que Marcelo Sebastián D´Alessio siempre estaba en tal
negocio “atendiendo a la gente, incluso había un sector de spa y un restaurant donde
él se acercaba a charlar con los clientes. Que con motivo de ello lo conoció y
siempre mantuvo una relación de conocidos del barrio, además por esa época D
´Alessio vivía en el barrio `El Lauquén´, por lo que también se lo cruzaba allí”.
Continuó indicando que a Gabriel Traficante lo conoció también en
Canning, “de jugar al fútbol, además su esposa Mariana Saric también iba al
gimnasio mencionado, a partir de lo cual generó una relación de amistad con el
mismo que se mantiene al día de la fecha”.
Con relación a Traficante y D´Alessio, relató que “el día 25 de
noviembre de 2016, cree que aproximadamente a las 16 horas, recibió un mensaje
de texto de alguien que se identificó como `Marcelo IDOR´, y le pregunta si lo
puede llamar por un tema urgente”.
Aclaró que todas las comunicaciones fueron realizadas por la
aplicación WhatsApp a su teléfono que creía que era el 1551850461, que no lo sabe
con seguridad porque no lo usaba más, incluso para esa época ya casi ni lo utilizaba
y seguramente D´Alessio lo había obtenido del archivo del gimnasio.
Retomando su relato, manifestó que recibió un llamado que no
atendió a lo cual D´Alessio le remitió un audio que decía “que lo llame que era
urgente, que mañana saldrían todos en Clarín, que no se quería meter, que lo podría
salvar de eso y mucho más. Que ante ello, le contesta de qué lo quería salvar, a lo
que D´Alessio le envía un informe con un membrete de la Embajada de los Estados
Unidos donde aparecen mencionadas un montón de empresas de Gabriel Traficante.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Entre ellas se mencionaba la firma `MAPEIRA TEAM SA´, con la cual él tenía
sociedad con Traficante, puntualmente administraban un restaurant”. Por ello,
refirió que le dijo a D´Alessio que no tenían nada que esconder, a lo que aquel le
contestó “no ya sé, pero te quiero decir que hasta esas cositas chicas tienen”.
Agregó que “D´Alessio lo invitó a tomar algo a su casa, a lo cual él le
dice que después arreglaban. Que al día siguiente concurre al domicilio de D
´Alessio en el barrio Saint Thomas, al cual ingresa con su automóvil Audi dominio
OYR-892 aproximadamente a las 9 horas”.
Aclaró que “justo ese día en el diario Clarín se publicó una nota del
periodista Daniel Santoro en la cual lo mencionan a Gabriel Traficante y a sus
empresas, entre ellas la que él posee junto con el mismo. Que todo lo que decía la
nota de Daniel Santoro era una locura, parecía una publicación pensada
directamente para dañar la imagen de Gabriel Traficante. Que dicha publicación
lastimó gravemente a Traficante y su familia, todos los cuales se sintieron
escrachados injustamente, siendo que además en Canning se conocen todos”.
Destacó que cuando llegó al domicilio de D´Alessio, éste se
encontraba solo y lo invitó a pasar al living, donde trajo “una computadora en la
cual había informe escrito por él en el cual había fotos y un video de la casa de
Traficante, en la filmación se veía un auto registrando la casa mientras pasaba. Que
también había informes de teléfonos y salidas del país, todo referido siempre a
Traficante. Que D´Alessio le dijo que le podría dar una mano a Traficante y le
solicitó que intercediera ya que sabía que era amigo del mismo y que tenían la
sociedad en conjunto. Que D´Alessio le manifestó en su casa que trabajaba para la
embajada de los Estados Unidos y le exhibió un arma con mira de laser. Que el tono
de la charla en su casa siempre fue de manera amigable”.
Señaló que D´Alessio le había dicho que previo a contactarse con él,
ya había tratado de solucionar este tema directamente con Traficante y éste no
accedió.

#29256016#286745265#20210419121017740
Expresó que la visita duró aproximadamente una hora, luego de la
cual D´Alessio le dijo que hablara “con Traficante y vaya el próximo martes a su
oficina ubicada en las `Las Toscas Office´, oficina 320, para decirle en qué
quedaron”.
Relató que “el viernes 25 de noviembre luego de hablar con D
´Alessio, lo llamó a Traficante para contarle todo lo que había conversado, incluso
le reenvió los audios y mensajes, y le comentó que al día siguiente iría a su casa.
Que luego de la reunión del sábado también le comentó a Traficante lo sucedido, a
lo cual éste le dijo que vaya el martes para ver que le decía D´Alessio”.
Siguiendo con el relato, el deponente explicó que el martes llegó a la
oficina por la mañana, a las 8:30 horas, y cuando golpeó la puerta lo atendió una
persona que lo registró y le sacó su teléfono. Que, en dicho lugar, había cuatro
personas y que de camino a donde se encontraría con D´Alessio había una persona
con una escopeta, como de seguridad.
Sostuvo que “D´Alessio se encontraba junto con otro sujeto en su
despacho, que se lo presentó como Rolo de la SIDE, que el escritorio estaba lleno
de armas, a lo que le pregunta qué es todo esto, y él le responde que el lugar era
como una oficina operativa de la AFI o punto fijo de la AFI en Canning, que en los
mensajes de texto él lo llamaba bunker. Que se sentó en una silla, ubicándose Rolo
y D´Alessio del otro lado del escritorio”.
Expresó que “D´Alessio le dijo que Traficante estaba hasta las
`pelotas´ y que lo iban a meter preso a él y a su esposa Mariana. Que arreglar esta
situación le iba a salir diez veces más de lo que le había pedido antes”.
Aclaró que “el tono en esta ocasión era muy agresivo e intimidante.
Que la persona de nombre Rolo también hizo un par de acotaciones como diciendo
que Traficante iría preso si no pagaba. Que en orden al estado público que tomaron
estos hechos y las imágenes que circulan al respecto, pudo identificar al nombrado
Rolo como Rolando Barreiro”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Sostuvo que D´Alessio le dijo que “arreglar este problema le saldría a


Traficante seiscientos mil dólares, que trescientos mil dólares de los mismos
deberían entregarse ese día y estaban destinados para el Dr. Aguinsky y la fiscal de
quien no le dijo el nombre pero que asume que era mujer por sus referencias. Que él
escuchó todo lo que le decían, que lo sorprendió como había cambiado D´Alessio su
personalidad, quien siempre lo tuvo como una persona amistosa, y valga decir
`como un pelotudo que hablaba de forma amanerada´, pero ese día se comunicaba
de forma agresiva, muy distinto a la persona que conocía hasta entonces”.
Durante la reunión, remarcó, “D´Alessio le repitió que lo que tenían
en la causa lo iban a inventar por lo que era necesario que arreglaran porque tanto
Traficante como su mujer irían presos de lo contrario. Que no entendía bien quién
era el que inventaría ni tampoco D´Alessio le especificó al respecto. Que D´Alessio
antes de irse le dijo que en caso de que Traficante decidiera arreglar le pondría un
abogado sin decirle quien. Que se retiró del lugar y lo llamó a Traficante y le contó
todo lo sucedido a lo cual éste le dijo que lo mantenga en línea y preserve todas las
comunicaciones. Que desde que se retiró de la oficina, Marcelo D´Alessio lo
empezó a llenar de mensajes entre ellos le remitió documentación del Ministerio de
Seguridad con dos patentes y los nombres de sus choferes de quienes le indicó
estarían en la puerta de la casa de Traficante para detenerlo. Que Traficante le dijo
que había corroborado que los autos estaban estacionados en la puerta de su casa”.
Manifestó que, hasta las 16 horas aproximadamente, D´Alessio lo
llamó en numerosas oportunidades, pero luego cortó el diálogo diciéndole que
Traficante se manejaría con sus abogados y no volvió a hablar más de este tema con
el nombrado.
Señaló que tenía resguardado su teléfono celular con todos los
mensajes a los cuales hiciera referencia en esta declaración, el cual se comprometía
a aportar a este Tribunal.
Agregó que luego de todo esto relacionado con Gabriel Traficante, “D
´Alessio comenzó a pedirle dinero a él durante un par de semanas y en septiembre

#29256016#286745265#20210419121017740
de 2017 se volvió a comunicar ofreciéndole ayuda por cuanto le dijo que una
persona de nombre Gladys Fernández lo habría imputado en la causa de la mafia de
los contenedores. Que esto fue un sábado y el domingo salió una nota del periodista
Daniel Santoro mencionándolo como involucrado en esa causa. Que luego de esto
no lo atendió más y cortó todo vínculo”.
Aclaró que por este hecho “se presentó como querellante en el
Juzgado Federal de Dolores, siendo que allí una persona de nombre Palomino Zitta
dijo que D´Alessio le habría requerido que para salvarse de la investigación tendría
que involucrarlos a Traficante y a él en la causa”.
82. respuesta de Telecom Personal SA, a fojas 951.
83. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico n° 11, a fojas
952.
84. actuaciones remitidas por Arte Gráfico Editorial Argentino SA, a
fojas 954/976.
85. certificación de fojas 989.
86. contestación de la Dirección Nacional de los Registros Nacionales
de la Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios, a fojas 990/991.
87. presentación de la Agencia Federal de Inteligencia junto con
copias acompañadas, a fojas 994/1008.
88. actuaciones provenientes de la empresa AMX Argentina SA, a
fojas 1011/1016.
89. declaración testimonial de Gabriel Adrián Garcés, a fojas 1029 y
la documentación allí reservada.
90. escrito presentado por la defensa de Bidone, a fojas 1036/1038.
91. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico n° 11, a fojas
1098.
92. presentación efectuada por el Dr. Luis F. Charró, a fojas
1105/1106.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

93. actuaciones remitidas por la empresa Telecom Argentina SA, a


fojas 1109/1110 y 1168/1169, junto con la documentación reservada a fojas 1118 y
1175.
94. actuaciones del Registro de la Propiedad del Automotor Seccional
San Vicente, a fojas 1119/1167.
95. actuaciones de Telecom Argentina SA, a fojas 1168/1169.
96. declaración testimonial de Walter Pedro Núñez, de la División
Apoyo Tecnológico de la Policía Federal Argentina, a fojas 1264/1265.
97. declaración testimonial de Alexander Brobowski, de la División
Apoyo Tecnológico de la Policía Federal Argentina, a fojas 1266.
98. copias certificadas de los autos n° 1.920/2017, caratulados
“Traficante Gabriel s/infracción artículo 303”, del registro del Juzgado Nacional en
lo Penal Económico nº 5, reservadas a fojas 1268.
99. actuaciones de Telefónica Argentina SA, a fojas 1269/1270 y
1271/1274.
100. actuaciones labradas por la División Delitos Informáticos
Complejos de la Policía de la Ciudad, a fojas 1283/1298.
101. copias certificadas del legajo B correspondiente al Dominio
KVE-512, a fojas 1299/1447.
102. copias certificadas del legajo B correspondiente al Dominio
MNS-657, a fojas 1449/1513.
103. copias certificadas del legajo B correspondiente al Dominio
PDH-855, a fojas 1514/1566.
104. correo electrónico de AMX Argentina SA –Claro-, a fojas 1568;
efectos reservados a fojas 1569.
105. actuaciones provenientes de la Procuración General de la
Provincia de Buenos Aires, a fojas 1654/1664.
106. copia del legajo B del dominio LRT-347, a fojas 1665/1713.
107. oficio de la AFI, a fojas 1714.

#29256016#286745265#20210419121017740
108. copia del legajo B del dominio TPN-520, a fojas 1721/1970.
109. oficios del Juzgado Federal de Dolores, a fojas 2020 y 2022.
110. oficio de AMX Argentina SA –CLARO-, a fojas 2021.
111. copia del legajo B del dominio KOE-890, a fojas 2029/2148.
112. oficio de AMX Argentina SA –CLARO-, a fojas 2150.
113. oficio de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas n°
20, a fojas 2168.
114. impresión de correo electrónico de fecha 4/11/2016, obrante a
fojas 2176.
115. oficio de la AFI, a fojas 2185.
116. declaración testimonial de Gastón Ariel Parra, a fojas 2191/2192.
117. nota de la Policía de la Ciudad, a fojas 2201.
118. oficio de la AFI, a fojas 2206.
119. comparecencia del Subcomisario Miguel Ángel Flores de la
Policía de la Ciudad y copias aportadas, a fojas 2210/2234.
120. actuaciones de la División Tecnología Aplicada de la PFA, a
fojas 2242/2243.
121. oficio del Juzgado Nacional en lo Penal Económico n° 6 y copias
acompañadas a fojas 2244/2257.
122. nota de la Policía de la Ciudad, a fojas 2269.
123. actuaciones provenientes de Telecentro SA, a fojas 2278/2280,
2282/2284, 2416/2418, 2597/2598, 2880/2882, 2883/2885.
124. informe de la Dirección Criminalística y Estudios Forenses de la
Gendarmería Nacional Argentina, a fojas 2285 y actuaciones remitidas vía mail a
fojas 2287/2288.
125. actuaciones de la Policía de la Ciudad, a fojas 2290/2323 y
2329/2375.
126. oficio de la AFI, a fojas 2376.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

127. actuaciones de la Dirección Criminalística y Estudios Forenses


de la Gendarmería Nacional Argentina, a fojas 2381/2404.
128. escrito de la parte querellante, a fojas 2408/2409.
129. actuaciones de la Policía de la Ciudad, a fojas 2419/2449.
130. correo electrónico de la UFI n° 8 de San Martín, a fojas 2459.
131. certificado de fojas 2465.
132. presentación efectuada por el perito de parte Rubén Adrián
Martín, a fojas 2471/2476.
133. nota de fojas 2488.
134. actuaciones de la Policía de la Ciudad, a fojas 2490/2500.
135. DEO proveniente del Juzgado Nacional en lo Penal Económico
n° 8, a fojas 2511/2516.
136. oficios de la UFI n° 8 de San Martín, a fojas 2523 y 2524/2549.
137. nota de fojas 2561.
138. actuaciones de la Policía de la Ciudad, a fojas 2562/2574.
139. oficio del Juzgado Federal de Dolores, a fojas 2599.
140. actuaciones de la Policía de la Ciudad, a fojas 2605/2636,
2643/2755, 2758/2866, 2867/2873, 2877/2879, 2887/2888, 2889/2891, 2897/2902,
2903/2905, 2906/2908, 2911/2914, 2934/2937 y 2985/2988.
141. oficio de la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico n° 11, a
fojas 2916.
142. nota de fojas 2920.
143. presentación efectuada por la defensa de Santoro a fojas
3147/3148, junto con documentación reservada a fojas 3152.
144. documentación aportada por la defensa de Santoro, incorporada a
fojas 3199/3222.
145. Comunicaciones efectuadas por Arte Gráfico Editorial Argentino
SA, incorporadas a fojas 3227/3238 y 3245.

#29256016#286745265#20210419121017740
146. nota actuarial de fojas 3241 e informe de Telefónica Argentina
SA, a fojas 3242.
147. comunicación DEO nº 422910 proveniente del Juzgado Federal
de Dolores, Secretaría Penal.
148. presentación efectuada por la defensa de Santoro, a fojas 3244.
149. certificación de fojas 3261 y documentación allí reservada.
150. comunicación del Departamento de Legales de NOSIS,
incorporada a fojas 3275.
151. comunicación efectuada por la Dra. Gabriela E. Abeniacar,
incorporada a fojas 3281.
152. nota de compulsa al sitio web www.sunbiz.org e información
incorporada a fojas 3288/3298.
153. notas actuariales de fojas 3286 y 3299.
154. comunicación DEO nº 836561 proveniente del Juzgado Nacional
en lo Criminal y Correccional Federal nº 10, Secretaría nº 20.
155. actuaciones provenientes de la División Tecnología Aplicada de
la PFA incorporadas a fojas 3300/3301 y documentación reservada a fojas 3302.
156. oficio del Juzgado Federal de Dolores, Secretaría Penal,
incorporado a fojas 3304 y documentación reservada a fojas 3307.
157. oficios de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional
Federal nº 7, incorporados a fojas 3308 y 3601/3603.
158. comunicación DEO nº 988784 proveniente del Juzgado Federal
de Dolores, Secretaría Penal.
159. comunicación DEO nº 1116495 proveniente del Juzgado
Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 11, Secretaría nº 21.
160. oficios y actuaciones remitidas por el Juzgado Nacional en lo
Penal Económico nº 6, incorporadas a fojas 3318/3326 y 3492/3530.
161. oficio y actuaciones remitidas por el Juzgado Federal de Dolores,
Secretaría Penal, incorporadas a fojas 3327/3489.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

162. oficios de comunicación DEO de Telefónica de Argentina


(1322090), Telecom Argentina (1319221) y Claro (1319133).
163. oficios de comunicación DEO de Telefónica de Argentina
(1469016), Telecom Argentina (1470390) y Claro (1467901).
164. actuaciones acompañadas por la defensa de Santoro, a fojas
3532/3599.
165. oficio del Grupo América incorporado a fojas 3604/3605 y
archivos reservados a fojas 3610.
166. oficio y copias provenientes de Penguin Random House Grupo
Editorial SA, incorporado a fojas 3606/3609.
167. certificación y archivos reservados a fojas 3615.
168. oficio del Juzgado Federal de Dolor junto con copia de las
transcripciones de las declaraciones testimoniales prestadas en los autos nº 88/2019
del registro de ese Tribunal, por Carlos Mauricio Espínola, Gustavo Bazzan, Ítalo
Pisani, Juan Pablo Di Pietro y Mario Montoto, incorporado a fojas 3619/3700.
169. la totalidad de la documental que fuera acompañada y reservada
en Secretaría, de acuerdo con el detalle de la certificación obrante a fojas
3224/3226.
III. Hecho imputado y descargo de Daniel Pedro SANTORO (v.
fojas 2993/3082).
El 12 de febrero de 2020, prestó declaración indagatoria el encartado
Santoro a quien se le enrostró haber colaborado con Marcelo Sebastián D´Alessio
en la extorsión ejercida bajo intimidación sobre Gabriel Traficante desde el periodo
comprendido entre el 2 de noviembre de 2016 hasta el 9 de diciembre de 2016
aproximadamente, con el objeto de obligarlo a que entregue distintas sumas de
dinero.
Se le recriminó que, durante tal periodo, publicó dos artículos en el
diario Clarín, los cuales fueron utilizados por el nombrado D´Alessio para ejercer
presión sobre Traficante y que éste cediera a sus pretensiones. Puntualmente, D

#29256016#286745265#20210419121017740
´Alessio le exigió a Traficante distintas sumas de dinero a cambio de parar el
desarrollo de una “investigación irregular” en su contra, que tendría lugar en el
Juzgado Nacional en lo Penal Económico n° 6 y la Fiscalía n° 6 de ese fuero, en la
causa conocida como “la mafia de los contenedores”, como así también evitar que
su nombre sea mencionado en el diario Clarín por intermedio del encartado.
Así las cosas, el 25 de noviembre de 2016, D´Alessio, por medio de
allegados, le hizo saber a Traficante que al día siguiente se publicaría una nota en el
diario Clarín vinculándolo con la mencionada causa. Se le reprochó que, el día 26
de noviembre de 2016, publicó en dicho medio periodístico la nota titulada
“Aduana: investiga si un millonario es el jefe de la banda del cuñado de De Vido”,
donde sindicaba a Traficante con la misma información con la que D´Alessio
intimidara al mismo en una reunión llevada a cabo el 3 de noviembre de 2016, es
decir, con relación a la investigación denominada la mafia de los contenedores y, a
su vez, en dicho artículo el imputado volcó distinta información tendiente a
desprestigiarlo públicamente, todo ello destinado a que Traficante cediera a las
pretensiones de entrega de dinero.
Asimismo, el 9 de diciembre de 2016, y luego de las distintas
presiones ejercidas por D´Alessio sobre Traficante y la falta de resultados a las
pretensiones ilícitas, se le recriminó que publicara en el diario Clarín la nota titulada
“Mafia de la Aduana: la Justicia busca ahora a `Mister Corea´”, donde Traficante es
mencionado nuevamente como vinculado a la investigación del fuero penal
económico.
Se le hizo saber que su actividad para desprestigiar públicamente a
Traficante y crear un grado de participación inexistente del mismo en la
investigación llevada a cabo ante el fuero penal económico, resultó determinante
para que D´Alessio ejerciera el engaño y la presión ilícita que afectara a Gabriel
Traficante, todo lo cual era coordinado con el encartado. Con otros elementos tales
como información privilegiada, un listado de llamadas del abonado n° 11-6692-

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

1865 y la participación de Claudio Oscar Álvarez, Rolando Hugo Barreiro y Juan


Ignacio Bidone, D´Alessio llevó a cabo la intimidación sobre Traficante.
Al otorgarse la palabra al encartado, el mismo hizo entrega de un
escrito conformado por 79 páginas, el cual firmó al pie en compañía de sus
abogados defensores. Adjuntó siete anexos documentales constituidos
exclusivamente por fotocopias simples que están perfectamente señaladas en el
desarrollo y en el capítulo de prueba del mentado escrito.
Pidió expresamente que el contenido de todo ello sea tenido como
parte integrante de su declaración, a lo cual se accedió, pasando a formar parte de su
descargo.
A preguntas del Tribunal para que diga cómo lo conoció a Marcelo
Sebastián D´Alessio, respondió que ello se encontraba abordado con detalle en el
escrito aportado, sin perjuicio de lo cual señaló que a D´Alessio lo conoció a fines
de noviembre del año 2016. Que su compañera del diario Clarín, Virginia Messi, le
pasó su celular al Dr. Rodrigo González y éste le envió un chat para decirle que
quería que se reunieran porque tenía un tema de interés periodístico.
Que como poseía mucho trabajo no llegó a contestarle y unos días
después lo llamó el fiscal Bidone para darle referencias de D´Alessio, diciendo que
tenía vínculos con la DEA y ahí empezó una relación estrictamente periodística.
Preguntado que fue por si conocía previamente al Dr. Rodrigo
González, señaló que lo conocía de nombre y probablemente previo a ello alguna
vez había hablado ya que él era abogado en la causa del triple crimen, pero que no
era una fuente suya ni tenía mayor trato.
Preguntado por si D´Alessio y/o Rodrigo González le solicitaron que
incluyeran algo en las publicaciones periodísticas, señaló que no. Que D´Alessio le
hizo mención respecto a que Traficante había sido nombrado por el imputado
Tiscornia en la causa de la mafia de los contenedores, pero que toda la información
proporcionada fue chequeada por él por otros canales previo a su publicación.

#29256016#286745265#20210419121017740
Remarcó que en la mentada causa del fuero penal económico a
Traficante se le prohibió la salida del país y, además, dos de sus socios se
encuentran procesados, todas circunstancias que fueron chequeadas en el marco de
su labor periodística al publicar dichas notas.
Expresó que jamás supo que D´Alessio se encontraba extorsionando a
Traficante ni que estaba usando su nombre para ello. Que, continuando con su
relato, hizo referencia a un chat que se encuentra ilustrado en la página 40 del
escrito aportado, donde puede observarse que intentó entablar comunicación con
Gabriel Traficante para obtener una réplica vinculada a la información que
publicaría. Que, al no obtener respuesta de Traficante, no volvió a intentar
comunicarse con el mismo.
Agregó que en la primera nota que fue publicada, se hizo hincapié que
la causa de la mafia de los contenedores se trataba de una investigación en curso.
Que dentro de su tarea de corroboración, también consultó en NOSIS respecto de
las empresas de Traficante.
A preguntas de estos estrados sobre si en el marco de su
corroboración de información mantuvo reuniones con el Dr. Marcelo Aguinsky,
respondió que sobre este punto deseaba ampararse en el derecho a secreto
profesional que le asiste, sin perjuicio de que lo propuso como testigo.
Remarcó que la información publicada fue corroborada por altas
fuentes judiciales.
Preguntado acerca de si conocía a Hugo Rolando Barreiro, respondió
que lo vio en una oportunidad en un café del barrio de Palermo, donde D´Alessio se
lo presentó como su chofer y guardaespaldas. Allí, se le contó sobre la detención de
un narcotraficante colombiano, porque estaba por publicar el libro de la ruta de la
efedrina y estaba interesado en saber quién había sido el autor del triple crimen de
General Rodríguez. Que D´Alessio sostenía que la famosa morsa no era Aníbal
Fernández sino un sicario colombiano quien había contratado a los hermanos

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Lanatta. Que después de ese diálogo jamás volvió a ver o intercambiar mensajes
con Barreiro.
Señaló que Barreiro le había contado que había pertenecido a la AFI
hasta marzo de 2016 y que se había desvinculado. Sobre Claudio Oscar Álvarez y
Juan Ignacio Bidone, contestó que a Álvarez no lo conoce. Que a Bidone lo conoce
desde el año 2008, pero jamás conversó con él con relación a Traficante.
A preguntas del Tribunal por si concurrió al despacho del Dr.
Aguinsky en compañía de D´Alessio y Barreiro, respondió que concurrió solo con
D´Alessio que lo convocó porque tenía una primicia sobre detenidos por un nuevo
contenedor judicializado que habían intentado sacar de un depósito fiscal. Que
Barreiro no participó de esa reunión y no estuvo presente en ese despacho. Que
tampoco estuvo en el despacho del juez en esa ocasión el Dr. Rodrigo González.
Que cuando salió del despacho del Dr. Aguinsky pudo observar que afuera estaba
Rodrigo González junto con otros abogados, como así también estaban las mujeres
de los detenidos. Que no recuerda que Barreiro estuviera allí, pero no lo descarta.
Preguntado que fue por si conocía a Fernanda Viudes y Martín Petit,
expresó que no. Interrogado por si tenía algún pariente de nombre Miguel Ángel
Santoro, DNI 32.593.810, manifestó que no.
Continuó su relato, expresando que consideraba que D´Alessio era
una especie de multirubro, por cuanto extorsionaba gente, decía que tenía informes
de la embajada de Estados Unidos, decía que ejercía de abogado. Que lo suyo fue
un error profesional de no haberlo investigado a D´Alessio.
Indicó que en los audios de esta causa expresamente surge que se
decía “Santoro no cobra”. Que en esa época había tenido un problema de salud, y su
error fue dejarlo entrar a su ámbito personal y recibirlo en su casa. Agregó que
cuando ingresó a la casa de D´Alessio en el country Saint Thomas, había ido con su
esposa a un asado familiar.
Asimismo, sostuvo que Traficante lo implicaba directamente a él por
conveniencia, pero existen otros periodistas que también se han referido a la

#29256016#286745265#20210419121017740
participación criminal de aquél, todo lo cual se abordaba en detalle en el escrito
presentado. Señaló que creía que D´Alessio se había acercado a él por su vínculo
con Clarín, es decir por una cuestión funcional. Expresó que la editorial Planeta le
hizo una oferta generosa para que escriba sobre hechos de corrupción en el tema de
energía, cuestión que D´Alessio, por la labor que había tenido en ENARSA,
aprovechó para acercársele.
Remarcó que D´Alessio no es coautor de ningún libro con él y, de
hecho, en aquel libro fue una de las múltiples fuentes utilizadas.
A preguntas del Tribunal para que diga si en alguna oportunidad le
hizo algún ofrecimiento para publicar una nota para ejercer presión sobre
Traficante, juró por sus hijos que no. Que toda esta situación tuvo por motivo un
estricto interés profesional. Que la información que tenía D´Alessio no es la misma
a la por él publicada en sus notas, que son muchos más ricas en material. Que se
considera totalmente inocente y que se afecta su derecho constitucional para ejercer
el periodismo.
Indicó que con relación a ello se ha aceptado un amicus curiae en la
causa federal que tramita en Dolores, donde podría verse afectado su ejercicio
profesional. Preguntado por si deseaba agregar algo más a lo expresado, respondió
que no.
La presentación efectuada por Santoro en dicho acto fue glosada a
fojas 2993/3076. Allí el nombrado comenzó realizando una presentación personal y
profesional suya.
Destacó trabajar desde hace casi treinta (30) años en el diario Clarín
como editor de la subsección “Judiciales”, como así también por un poco más de
tres años haber sido columnista del programa televisivo “Animales Sueltos”. Indicó
que también es profesor de la materia “Taller de Periodismo de Investigación y
Práctica Profesional” de la Universidad de Belgrano y de la cátedra “Periodismo de
Investigación” de la maestría de Clarín, en las que da clases dos veces por semana.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Refirió que también dio talleres de la misma materia en la Fundación


“Nuevo Periodismo Latinoamericano”, que dirigía el Premio Nobel de Literatura,
Gabriel García Márquez, por casi toda América Latina. A la par que destacó que
conduce el programa de radio “Dato sobre Dato”, que se emite los sábados a la
mañana por radio Millenium (106.7 MHZ).
Por lo demás, indicó que a lo largo de su carrera publicó nueve libros
de investigación periodística y ganó varios premios de periodismo nacional e
internacional como el “Rey de España” y el otorgado por la Universidad de
Columbia, en Estados Unidos.
Expresó ser miembro fundador del Foro de Periodismo Argentino
(FOPEA), integrante de la Academia Nacional de Periodismo y del Consorcio
Internacional de Periodismo de Investigación (www.icij.org), de la organización
periodística Connectas, ex jurado del premio UNESCO al periodismo y maestro de
la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericana que presidía Gabriel García
Márquez.
Por lo demás, sostuvo que constantemente es invitado como
participante /orador en varios encuentros y congresos nacionales e internacionales
relacionados con sus tareas y experiencia periodística.
Remarcó que en sus cuarenta (40) años de profesional nunca usó una
cámara y/o micrófonos ocultos, ni ningún otro método ilegal para obtener
información; mucho menos publicó datos privados de los investigados ni jamás
utilizó en sus notas un adjetivo descalificativo sobre las personas investigadas.
Al contrario, expresó haber sido víctima de maniobras de espionaje,
las que oportunamente denunciara y cuyas investigaciones identificara en el Anexo
Documental nº 1. Por ello, sostiene que ahora se encuentra nuevamente perjudicado
por las incongruentes acusaciones de Gabriel Traficante, como la conducta de
Marcelo Sebastián D´Alessio, que pretenden enturbiar su carrera.

#29256016#286745265#20210419121017740
Indicó que es evidente que no ha tenido conocimiento alguno de lo
que D'Alessio hacía o dejaba de hacer, siendo que no hay “una mínima prueba que
demuestre lo contrario y ello así justamente porque es la pura verdad”.
Al respecto, enfatizó que las pruebas de este expediente y el que
tramita en la justicia federal de Dolores dan cuenta que D´Alessio es un delincuente,
pero no cualquier delincuente sino “un mentiroso serial, es un estafador en todo el
sentido de la palabra, es un fabulador, un engañador, un extorsionador y todo en su
conjunto. Su personalidad amerita ser estudiada y puesta como ejemplo desde lo
criminológico como el paradigma del estafador”.
Relató que, dada su especialidad, sus investigaciones en el diario
Clarín se vinculan “a funcionarios, ex funcionarios y/o empresarios que hacen
negocios con el Estado”. Que ninguna de las notas escritas a lo largo de su carrera
tiene “que ver con la vida privada de las personas mencionadas en las mismas ni
tampoco publicadas con fines espurios o con intención de `escrachar´ a nadie, sino
con conductas específicas que hubieron desarrollado y que pudieran llegar a tener
relación con actos de corrupción y, en su caso, consecuencias en el ámbito
investigativo judicial”.
De esta forma, destacó haberse desempeñado “con total respeto,
dedicación, responsabilidad y profesionalismo en el ejercicio de mi profesión” y
que el caso que se le imputa no es la excepción.
Sostuvo que la querella pretendía criminalizar el ejercicio del
periodismo, añadiendo que confiaba en que “el Juzgado y la Fiscalía tendrán en
cuenta los derechos del periodismo a investigar y a publicar sus investigaciones,
cómo es la relación del periodista con la fuente y el secreto profesional periodístico,
a la hora de evaluar mi estricta labor que fue siempre correcta y ajustado al normal
y regular desarrollo del periodismo”.
Citó el artículo 14 de la Constitución Nacional y 19 del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidad, a la par que

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

hizo referencia al comunicado del 1º de marzo de 2019 del Foro de Periodismo


Argentino (FOPEA), asociación que refirió integrar desde el año 2002.
Asimismo, hizo mención de un comunicado de ADEPA y un artículo
publicado por el Dr. Daniel Sabsay, cuyas copias fueron acompañadas en el Anexo
Documental nº 2.
Por otro lado, en el Anexo Documental nº 3 acompañó la presentación
efectuada por el Dr. Antonio Hernández como amicus curiae en la Cámara Federal
de Mar del Plata en el marco del proceso nº 88/2019.
Expresó que todo esto evidenciaba la preocupación de distintos
ámbitos sobre una posible criminalización del periodismo. Que Traficante con su
denuncia afectaba sus derechos constitucionales, ignorando que las notas fueron
escritas cumpliendo “con las prácticas periodísticas básicas”.
A continuación, hizo referencia a distintos antecedentes
jurisprudenciales que se identificarían con su situación procesal (v. Anexo
Documental nº 4), mencionando y citando diversos precedentes del Superior y de la
Cámara Federal de San Martín (sobre ello, v. Anexo Documental nº 4).
Reiteró que D´Alessio invocó y utilizó su nombre sin conocimiento y
sin autorización. Que es claro que no estaba al corriente de todo lo que hacía
D'Alessio a sus espaldas, utilizando su persona y profesión con fines espurios. Que
tampoco sabía de donde, en su caso, la fuente obtenía la
información/documentación.
Continuando con su relato sostuvo que le llamaba “poderosamente la
atención” que el suscripto lo llamara a prestar declaración indagatoria dado que la
causa se inició hace más de tres años, “con una instrucción muy avanzada a punto
tal que está resuelta la situación procesal con procesamientos de cuatro personas
privadas de su libertad y que esos decisorios fueron ya confirmados por la Cámara
del fuero. Es decir, según el regular y normal devenir del proceso, se imponía
avanzar hacia la clausura de la instrucción y no a un llamado a indagatoria
totalmente sorpresivo, extemporáneo sin ningún elemento de cargo serio que lo

#29256016#286745265#20210419121017740
justifique y sobre todo sin ninguna novedad como para que esto ocurra en este
momento”.
Advirtió que de la lectura de las actuaciones surgía que el Dr. Rodrigo
González, como abogado de D´Alessio, había ofrecido su testimonio en estos
obrados, no siendo consultado ni comprendiendo cuál sería el propósito de ello.
Indicó que, como en todos los casos donde se encuentra inmiscuido
por haber tenido como fuente periodística a D´Alessio, al igual que tantos otros
colegas, lo que hiciera el nombrado le resulta totalmente ajeno y ello así por cuanto
no tenía conocimiento de lo que hacía o dejaba de hacer en su vida.
Reiteró que D´Alessio era una fuente periodística y que no por ello
debía conocer ni participar en sus maniobras extorsivas ni mucho menos, ya que
estaría claro que siempre se circunscribió a trabajar de lo que sabría hacer, que no es
ni más ni menos que el libre ejercicio del periodismo.
Negó de forma enfática cualquier tipo de participación y/o aporte en
actividades ilegales que hubiera llevado a cabo D´Alessio con los restantes
procesados. Remarcó ser totalmente ajeno a cualquier accionar delictivo y que no
tuvo conocimiento “de las maniobras extorsivas ni de cualquier método que pudiera
contribuir al desarrollo de la comisión de delitos que desplegara el nombrado D
´Alessio y sus consortes de causa”, siendo que el hecho de que fuera una de sus
fuentes periodísticas no implica que fuese también un delincuente.
Recalcó que ningún obrar suyo estuvo dirigido a “escrachar,
extorsionar, amedrentar y/o intimidar” a persona alguna, esgrimiendo: “siempre me
limité a trabajar como periodista y siempre lo hice dentro del buen arte y lo legal
por lo que, insisto, que este caso no fue la excepción”.
Nuevamente, aclaró que, en virtud de su profesión, D´Alessio le
brindó en algunas ocasiones datos puntuales, los que si resultaban de su interés
“chequeaba y confirmaba con otras fuentes” como siempre lo hizo, “para después
proceder a su publicación, en tanto que en otros casos, como ocurre habitualmente
con cualquier fuente, los descartaba (generalmente los relacionados con narcotráfico

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

como ser el caso denominado como los `Monos´ en Rosario, `Bobinas Blancas´ en
Bahía Blanca, entre otros)”. Agregó que D´Alessio jamás le dio lo que se denomina
en la jerga periodística “un carpetazo”, ni nada que se le asemeje.
Continuó con su relato, efectuando una explicación sobre las distintas
características que posee el periodismo de investigación y remarcó que “los
periodistas de todo el mundo recurren a los más diversos tipos de fuentes para tratar
de aproximarse a la verdad y eso no los hace responsables ética ni penalmente de lo
que hagan o digan sus fuentes. Se trata de una verdad periodística, ya que los
periodistas, a diferencia de Jueces y Fiscales, no [tienen] recursos como la
declaración testimonial, el peritaje oficial o el allanamiento. Los periodistas no
somos Jueces, ni Fiscales y justamente por esto” en sus notas nunca hizo
acusaciones penales, “sino describir hechos con la mayor cantidad de datos
posibles”.
Agregó que “cada dato, por mínimo que sea, le va dando color a una
hipótesis inicial y penalizar [su] investigación sobre la Mafia de la Aduana, de los
Contenedores y las DJAI, va a crear un efecto de miedo sobre [sus] colegas y así va
a debilitar al periodismo y la libertad de investigar, expresar sus opiniones
libremente e informar, bases de una República”.
Acto seguido, señaló que en noviembre de 2016 una colega
especializada en temas policiales de nombre Virginia Messi le brindó su contacto al
abogado Rodrigo González, quien le habría referido que quería hablar con él por los
casos conocidos como “la mafia de los contenedores”, “la ruta de la efedrina”, “El
crimen de Unicenter” y “el triple crimen de General Rodríguez”, los cuales refirió
cubrir desde hacía tiempo en el diario.
Señaló que González le mencionó que los datos los tenía un conocido
suyo de apellido D´Alessio (v. Anexo Documental nº 5). Aclaró que es obvio que
aquel no era su única fuente sobre estos temas, sino que su trabajo consiste en
dentro de lo posible escuchar a todos los que lo llaman.

#29256016#286745265#20210419121017740
Agregó que González lo llamó un sábado 19 de noviembre de 2016,
pero que no pudo prestarle atención porque estaba con mucho trabajo. A los días,
señaló que el fiscal Juan Ignacio Bidone se comunicó con él, describiéndole a D
´Alessio “como un hombre que conocía mucho de narcotráfico y que decía tener
buenas relaciones con la DEA”. Aclaró que jamás habló con Bidone respecto de
Traficante.
Señaló que, con esas referencias, el miércoles 23 de noviembre de
2016 aceptó ver a González y D'Alessio, lo cual ocurrió el jueves 24 de noviembre
siguiente en el café "El Faro”, ubicado en la calle Tacuarí y Garay de esta ciudad, a
pocas cuadras del diario Clarín.
Ambos se presentaron como abogados penalistas, y D´Alessio dijo ser
también economista, consultor en temas de seguridad, sobrino del ex camarista -y
ya fallecido- Dr. Andrés D'Alessio, a quien le tendría un gran respeto por su función
como Juez. Además, señaló que D´Alessio dijo ser “hijo de los dueños de una
conocida consultora: Eduardo D'Alessio y Nora lsraelson, y nieto del histórico
apoderado del Partido Comunista, Carlos lsraelson”.
Por tanto, expreso que “realmente era una persona que, conforme
estos antecedentes y referencias, resultaba, cuanto menos, interesante a los ojos de
un periodista de investigación”.
En esos términos, dijo haber iniciado a fin de 2016 una relación
esporádica con D´Alessio, es decir un vínculo entre una fuente y un periodista,
como el que posee “con decenas de abogados, fiscales, jueces, policías, diputados o
militares, entre otros”.
Manifestó que no era una relación de amistad pero que supo captar su
“interés y atención y pasó a ser, si se quiere, una fuente de confianza ya que gran
parte de la información que suministraba era verificada”. Señaló que realmente
creyó que era “parte de la DEA o espía de algún organismo de EE.UU., pese a que
él lo decía `a los cuatro vientos´, justamente, porque ningún agente de esos
organismos se presenta como tal”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Sostuvo que, durante ese tiempo, D´Alessio le brindó algunos datos


que confirmaba y publicaba y, otros que, no publicaba “pues resultaban
inverosímiles o no comprobables o que directamente no eran de [su] interés
periodístico, como se hace con cualquier información que uno recibe de sus
fuentes”.
Agregó que en enero de 2017 sufrió una embolia pulmonar y ante la
insistencia de D´Alessio lo recibió en su casa donde estaba guardando reposo por
prescripción médica. Allí, D´Alessio le contó novedades de distintos casos de
narcotráfico pero que pese a ser interesantes eran temas que no eran de su
especialidad. Relató que fue desde ese momento en que D´Alessio comenzó a
contactarlo más asiduamente y con el tiempo hablarle de “amistad” y “familia”. Que
algunos meses más tarde, a mediados de 2017, aceptó ir a comer un asado con su
familia a la casa de D´Alessio en el Country Saint Thomas; y luego éste con su
esposa fueron a cenar un par de veces a su casa en Palermo.
Señaló que D´Alessio es lo que se denomina “un encantador de
serpientes” y que, prueba de ello, es la gran cantidad de contactos importantes que
poseía, “desde empresarios como Mario Montoto a senadores como Camau
Espínola”. Afirmó: “Hoy me queda claro que buscaba acercarse a mí, generando
cierta empatía con mi personalidad abierta y `familiera´ y abusando del interés que
su información podía llegar a despertar en un periodista de investigación, dedicado
y comprometido como yo”.
Expresó que D´Alessio decía haber escrito el libro “El Mecanismo”
en coautoría con él y aunque sí fue fuente -muy parcial-, el mismo es de su
exclusiva autoría (v. Anexo Documental nº 6).
Incluso señaló que D´Alessio fue entrevistado para uno de los doce
(12) capítulos del libro y parte de sus dichos estuvieron entrecomillados, resaltando:
“Yo, periodista, tomo todos los recaudos necesarios para que mis trabajos se
publiquen con información verificada y dentro de un contexto de realidad que
previamente analicé obviamente”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Concluyó: “D´Alessio es un farsante. Con lo expuesto a lo largo de
este capítulo queda en evidencia, conforme lo expuso tanto el querellante en autos
como el resto de los testigos, que, por un lado, D'Alessio utilizaba mi nombre a
principios del mes de noviembre sin siquiera conocerme y, por otro, que resulta
imposible hablar de estrecha e íntima relación que nunca existió y mucho menos al
momento de los hechos cuando está probado que tuve mi primer contacto con el
nombrado el 24/11/16, es decir, dos días antes de mi primera publicación en donde
mencioné a Traficante. En suma, no había relación alguna con D'Alessio para la
época en que se me introduce como posible `escrachador´ en los hechos instruidos
en esta causa”.
Con respecto a las restantes personas involucradas en este expediente,
sostuvo que jamás habló por teléfono ni intercambió mensajes con Gabriel
Traficante, Claudio Oscar Álvarez, Juan Pablo Di Pierro, Gabriel Garcés y
Alejandro Morilla.
Con respecto a Juan Ignacio Bidone lo conoció “desde el inicio de la
causa conocida como del `Triple Crimen de General Rodríguez´ en el año 2008
porque … era el encargado en el Diario Clarín de seguir el tema, y puntualmente, en
lo que hacía a [su] especialidad, por el aporte dinerario que Sebastián Forza, una de
las víctimas del crimen, había hecho para la campaña presidencial de Cristina
Kirchner y Julio Cobos”.
A Hugo Rolando Barreiro, señaló que D´Alessio se lo presentó en
2017 como su chofer y custodio, cuando se reunieron a hablar del caso del “Triple
Crimen” en un bar de Palermo. Agregó que en esa oportunidad Barreiro le dijo que
había estado en la SIDE y que participó de la detención de Agustín Calcedo
Belandia, alias “Don Lucho”.
Por lo tanto, remarcó que para la época de los hechos aquí en trato
solo tuvo contacto “con una fuente reciente (D'Alessio) y con un Fiscal (Bidone)”.
Continuó con su descargo haciendo mención a la investigación que se
desarrolla en el Juzgado Federal de Dolores bajo el nº 88/2019, donde fue

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

convocado a prestar declaración indagatoria y fue interrogado con relación a


Gabriel Traficante. Efectuó distintas consideraciones respecto de la competencia de
ese Tribunal y los planteos allí incoados.
Adentrándose a la imputación, sostuvo que desde mediados de 2016
venía escribiendo con relación al caso conocido como “la mafia de la Aduana” o “la
mafia de los contenedores”, así como lo vinculado a las irregularidades en las
declaraciones juradas anticipadas (DJAI).
Destacó que, si bien el caso fue primicia del experiodista del diario
Clarín, Matías Longoni, él fue editor de varias de las notas y cuando Longoni
renunció al diario en septiembre de 2016, el tema quedó bajo su responsabilidad.
Luego de un breve relato de los hechos vinculados a tales notas
periodísticas, sostuvo que en el primer encuentro, D´Alessio le hizo mención a que
Traficante estaba relacionado con estos casos, dichos que fueron chequeados,
siendo efectivamente “mencionado en la causa nº 529/2016 del Juzgado Nacional
en lo Penal Económico nº 6 a cargo del Dr. Marcelo Aguinsky”, incluso desde antes
que conociera a D´Alessio.
Aclaró que conocía al Dr. Aguinsky desde hace muchos años por su
labor profesional y propuso su testimonio para que se lo consulte si su labor lo llevó
a hacerle consultas sobre dicho expediente y desde qué fecha demostró interés en
ello.
Sostuvo que a D´Alessio lo habría conocido recién el 24 de noviembre
de 2016, y se encuentra acreditado en el expediente que el nombrado ya utilizaba su
nombre con fines ilícitos previo a ello.
Destacó que “el castillo de arena que D'Alessio le vendió a Traficante
se cae con una simple lectura de las constancias de la causa referenciada agregadas
al presente”.
Refirió que, así como D´Alessio utilizaba su nombre, también lo hizo
respecto de Luis Majul y el programa “La Cornisa”, siendo “todo un gran sinsentido
de quien hoy se sabe es un aprovechador y farsante que llega hasta el absurdo de

#29256016#286745265#20210419121017740
sugerir, en su calidad de jefe de una banda delictiva, que se accione judicialmente
contra quien sería un supuesto miembro de la misma”.
Expresamente señaló: “Incluso, como adelanté, el nombre de
`Traficante´ ya había sido mencionado en sede judicial en dos declaraciones de
fecha 31 de octubre de 2016 -anterior al contacto de D'Alessio con Morilla y con el
propio Traficante- y 25 de noviembre de 2016 -ambos claramente anteriores a mi
primera publicación en la que mencioné a Traficante- brindadas en la causa nº
529/2016/129 ante el Juzgado Nacional en lo Penal Económico nº 6, Secretaría nº
11 por Federico Ernesto Tiscornia Salort y Oldemar Carlos Barreiro Laborda,
cuestión que pude corroborar y hacerme de las copias de las mismas que se
encuentran agregadas a esta causa”.
Agregó: “Yo no conocía en ese momento textualmente que era lo que
se había dicho ya que, como expuse, recién un tiempo después pude contar con
copia de esas declaraciones pero en aquél entonces no se sabía quién era el jefe de
la organización que había hecho la maniobra aduanera allí investigada y había
surgido justamente el nombre de Traficante conforme me fuera informado”.
Luego, se refirió a distintos imputados que habían sido procesados y
condenados en la investigación penal económica y señaló que la referencia de
Traficante sobre este asunto “también fue chequeada y confirmada con una alta
fuente de la Aduana Nacional de entonces”. Señaló que estas sospechas sobre
Traficante también habrían sido compartidas por Juan José Gómez Centurión.
Además, sostuvo que chequeó bases de datos públicos sobre Traficante, como el
NOSIS, AFIP, Facebook, entre otros.
Así las cosas, manifestó que como buena práctica periodística, el 25
de noviembre de 2016, se contactó vía Whatsapp desde su celular al teléfono de
Traficante, presentándose y pidiéndole que le devolviera el mensaje para tener su
versión de los hechos, dado que dos imputados en la causa nº 529/16 lo habían
nombrado en relación a la maniobra. Incluso sostuvo que, para mayor información,
le dejó su teléfono directo del diario Clarín. Que no recibió respuesta.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Señaló: “le di la posibilidad de publicar su versión sobre los hechos


aún cuando no tenía obligación de hacerlo, ¿qué más podía hacer? Es notorio que
mi actuar y el mensaje enviado no se condicen en absoluto con el de una persona
que supiera que el interlocutor estaba siendo extorsionado ni mucho menos de un
partícipe de una maniobra extorsiva que se exponía de esa manera con su supuesta
víctima”.
Le llamó la atención que Traficante no hubiera aportado ese mensaje,
“en su particular selección de chats”.
Destacó la importancia de publicar una primicia y que “el interés en
publicar la noticia en cuestión era que se habían evadido millones de dólares en
impuestos aduaneros y sin impuestos no hay Estado y sin Estado no hay
democracia”.
Por otro lado, sostuvo que “las circunstancias que llevaron a los
distintos Jueces en todo este tiempo a no avanzar con relación a Traficante en la
causa no deslegitiman lo publicado en [sus] notas 26/11/16 y 9/12/16”.
Expresó: “Insisto, soy un periodista de trayectoria que no publica
cualquier cosa, que chequea la data que le llega como lo hago en todos los casos y
este no fue la excepción, y mucho menos avanzo sin corroborar la información que
viene de una fuente que había visto una vez en mi vida hasta ese momento y que
había conocido unos días antes de mi primera publicación”.
Resaltó que en ninguna conversación surge que haya exigido o
reclamado algún dinero.
Por otro lado, hizo mención a que en octubre de 2017, en los autos nº
529/2016, fue procesada Gladys Fernández quien nombró en reiteradas
oportunidades a Traficante, siendo procesado uno de sus socios Gabriel Garcés.
Incluso agregó que en las actuaciones referenciadas se dispuso la prohibición de
salida del país de Traficante y la realización de tareas de inteligencia sobre distintos
domicilios del nombrado.

#29256016#286745265#20210419121017740
Señaló que el querellante lo convocó a una mediación el 9 de
diciembre de 2019, “aunque supuestamente él ya se sentía perjudicado … allá por
diciembre de 2016” (v. Anexo documental nº 7). Destacó que concurrió a la
audiencia de mediación, pero Traficante no asistió por lo que se fijó nueva fecha.
Expresó que los dichos de Garcés deben ser tomados con extrema
cautela, siendo que “para el año 2015 el nombrado era socio de Traficante en la
empresa Mapeis con asiento en la ciudad de Miami, por lo que su interés en estos
actuados y su relación con Traficante devienen notorios”. Que ello puede
corroborarse de una compulsa al sitio www.sunbiz.org respecto de la empresa
“Mapeis Export”.
Señaló que la secretaria de D´Alessio, Julieta Ciarmello, al deponer en
el expediente de Dolores ante una pregunta puntual, respondió nunca haber
entregado sobres de dinero a Santoro.
Con relación a las conversaciones entre Traficante y D´Alessio cuya
transcripción luce a fojas 193/217, indicó que es falso que para esa época estuviera
haciendo cinco (5) investigaciones con D´Alessio, que es inexacto que fuera jefe de
redacción del diario, ya que dicho cargo lo ocupa Ricardo Kirschbaum, que es falaz
que haya sido integrante de Montoneros y que tenga amistad con el juez Aguinsky,
con quien solo posee un cordial vínculo.
Sostuvo que en los autos 88/2019, puntualmente en le legajo de la
operación Brusa Dovat, se comprobó que D´Alessio tenía contacto fluido con otros
periodistas desde antes que con él. Varios trabajaban en América, Grana, Feinmann,
Majul.
Manifestó que, en sus más de treinta y cinco (35) años de ejercicio del
periodismo, pese a tocar temas más que sensibles, jamás fue denunciado. Destacó a
su vez la gran cantidad de notas de su autoría en torno a la mafia de la Aduana y el
contrabando.
Sobre la nota periodística que publicara el 26 de noviembre de 2016,
expresó: “NO IMPUTE DELITO ALGUNO A NADIE. SOLO HABLO DE

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

INVESTIGACION. ESTÁ RESALTADO EN NEGRITA EL "INVESTIGA", NO


ASÍ EL NOMBRE DEL QUERELLANTE”.
Y agregó: “CHEQUÉE LAS AFIRMACIONES DE TISCORNIA Y
BARREIRO LABORDA CON FUENTES CON ACCESO DIRECTO A LA
CAUSA Y PUSE EN CONTEXTO LOS HECHOS Y EL RELATO CON CAUSA
CONTRA PAGLIERI”.
Sobre lo relativo a la DJAI y las prisiones preventivas mencionadas,
expresó: “ESTA INFORMACION LA OBTUVE DE FUENTES JUDICIALES Y
CUMPLÍ CON LA PRACTICA PERIODISTICA NO OBLIGATORIA DE
INTENTAR CONTACTAR AL INVESTIGADO A SU CELULAR
(COMPROBADO CON EL CHAT APORTADO) … CHEQUEE LA
CONFIRMACIÓN DE LAS PRISIONES PREVENTIVAS QUE CONFIRMO LA
CAMARA … MENCIONO QUE LO VINCULADO A LAS DJAI PASABA A
OTRO JUEZ”.
Asimismo, con relación a las referencias personales de Traficante,
sostuvo que confirmó dicha información con otras fuentes (por ejemplo, NOSIS).
Que “toda esta data fue corroborada conforme surge del propio texto de la nota con
documentos, testigos, perfil de Facebook, entre otras fuentes. La nota contiene
mucha información, toda chequeada y corroborada y no fue publicada con ninguna
intencionalidad distinta a la de realizar mi labor diaria que vengo ejerciendo hace 40
años. Sin mayor esfuerzo, se puede observar que no se trata de una nota
direccionada en pos de calificar a persona particular, sino que relata y cuenta
distintos sucesos que, como se sabe, contextualizan los hechos y que se encuentran
todos relacionados entre sí”.
Mencionó que su libro “La Ruta de la Efedrina” publicado en el año
2017, reprodujo lo expuesto en el mentado artículo de fecha 26 de noviembre de
2016.
Respecto a la nota de fecha 9 de diciembre de 2016, sostuvo que la
misma fue una primicia de Clarín frente a la competencia. Agregó: “LAS

#29256016#286745265#20210419121017740
FUENTES JUDICIALES, NO D'ALESSIO, PRECISARON ESTE PEDIDO DE
BARREIRO LABORDA. LAS FUENTES REVELARON LA CONFESION DE
LABORDA EN TERMINOS GENERALES, SIN PRECISIONES QUE SI
OBTUVE DESPUES. POR ESO USE EL `SUPUESTO´, EL VERBO EN
CONDICIONAL Y LAS COMILLAS TAMBIEN TUVE LA PRIMICIA DE ESA
REVOCATORIA DE LA CÁMARA Y DE QUE EL TEMA SE AMPLIABA MAS
CON LA DENUNCIA DE CARRIÓ) POR LAS DJAI QUE HASTA ESE
MOMENTO NO ERA PERIODISTICAMENTE IMPORTANTE. SIEMPRE
UTILIZO EL VERBO EN POTENCIAL EN EL CASO DE TRAFICANTE. EL
CASO TENÍA ADEMAS UN ALTO CONTENIDO POLÍTICO PORQUE MACRI
HABIA SUSPENDIDO A GOMEZ CENTURION POR UNA DENUNCIA
IMPULSADA POR BULLRICH”.
Destacó el “interés en todo sentido” que surgía de estas publicaciones
y, además, señaló que por fuera del “periodo extorsivo”, el 28 de diciembre de
2016, realizó otra publicación en la que vuelve a mencionar a Traficante.
Sostuvo que en modo alguno tenía una intención extorsiva, sino que
continuaba con su labor como siempre, siendo que su voluntad “no era dañar,
perjudicar, desprestigiar” sino, como siempre hizo, “informar”.
Remarcó que las notas no fueron más que “material periodístico
legítimo y fiel”, que incluso señaló fue publicada por otros medios, puntualmente
hace referencia a los programas “La Cornisa” y “Tercera Posición”, destacando
además que otros periodistas ingresaron a visitar también a D´Alessio a su
residencia del Country Saint Thomas, como Rolando Graña y Luis Gasulla.
Refiere que se utiliza una vara distinta para analizar la relación que
tenían los distintos periodistas con D´Alessio y no está dispuesto a soportar estos
avasallamientos jurisdiccionales, los que “llevan lamentablemente a la autocensura,
ya que se teme de expresar nuestras ideas, opiniones e información por miedo a las
consecuencias que no son ni más ni menos que enjuiciamientos penales”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Reseñó las distintas circunstancias investigadas en el fuero penal


económico, como así también lo informado a estos estrados por el juez a cargo del
Juzgado Nacional en lo Penal Económico nº 6. Expresó: “ahora descubro más
indicios sobre Traficante advirtiendo que el Fiscal en lo penal económico nº 11, Dr.
Dahl Rocha (cuerpo 15) informó que existe una causa por lavado de dinero contra el
querellante (causa nº 1920/17 (F623) caratulada `TRAFICANTE Gabriel s/inf. art.
303 del CP´) y, como dije, se le prohibió salir del país (fs. 157)”.
En el apartado “Consideraciones finales”, el declarante volvió a negar
cualquier tipo de participación en los hechos y añadió: “a lo largo de mi extensa
carrera profesional, en ninguna investigación periodística obtuve un beneficio
económico, adicional a mi salario, ni de otra índole; solo cumplí con mi deber de
periodista de informar a la sociedad sobre casos de interés público y ejercí mi
derecho a preguntar, investigar y publicar mis ideas, que son la base de una
República. Hice periodismo de investigación, como lo vengo haciendo desde hace
40 años, usando mi derecho constitucional a las fuentes reservadas”.
Agregó: “D'Alessio, a la luz de todo lo investigado, me utilizó pero
ello no implica, de ninguna forma, que yo hubiera participado en sus maniobras
delictivas. No lo hizo de manera torpe ni burda; fue sutil, calificado, altamente
profesional y lo cierto es que todos podemos ser alguna vez engañados y/o
utilizados, incluso V.S. no es una excepción”.
Se preguntó cuál sería el fin de su participación en esta maniobra, a lo
que sostuvo: “No hay respuesta posible a este interrogante justamente porque no
participé ni obviamente tampoco nunca obtuve ningún rédito de ningún tipo de todo
esto; me limité a investigar que es lo que sé hacer y lo hice como correspondía
hacerlo, incluso buscando la versión de los hechos del querellante. Tampoco se trata
de publicaciones aisladas que pudieran llegar a si se quiere intentar sospechar, sino
que justamente las notas involucradas en esta causa se encuentran relacionadas con
uno de los temas sobre los que más publicamos en el Diario”.

#29256016#286745265#20210419121017740
En esos términos, el encartado solicitó su sobreseimiento, sin
perjuicio de proponer para el caso de que se estime necesario, la producción de
distintas medidas probatorias.
Y CONSIDERANDO:
I. Criterio a aplicar.
Llegado el momento de resolver la situación procesal del encartado
Daniel Pedro Santoro respecto del hecho que le fuera imputado, y analizadas las
actuaciones en un conjunto, concluyo que existen elementos suficientes que
permiten con el grado de probabilidad requerido para esta etapa de instrucción,
dictar la medida cautelar a la que hace referencia el artículo 306 del Código
Procesal Penal de la Nación.
Al respecto, las pruebas deben ser merituadas según la regla de la sana
crítica (artículo 398 del Código adjetivo), debiéndose tener en cuenta que el dictado
del presente auto se trata de una valoración de elementos probatorios suficientes
para producir probabilidad, aún no definitivos, pero que sirvan para orientar el
proceso hacia la acusación, vale decir la base del juicio. Este criterio fue sostenido
por la Sala II de la Excma. Cámara Federal, en fecha 16/8/1995, registro n° 12.202.
Tal como fueron circunscriptos los hechos, y por las consideraciones
que más adelante formularé, estimo que la conducta desplegada por el imputado
Daniel Pedro Santoro encuadra prima facie en el delito de extorsión en grado de
tentativa, en calidad de partícipe necesario (artículos 42, 45 y 168 del Código
Penal).
II. De la posible afectación a la libertad de expresión y de prensa.
A priori, debo comenzar el desarrollo de estos considerandos
efectuando un breve, pero necesario examen acerca del derecho a la libertad de
expresión y de prensa.
El encartado es enfático en sostener que la imputación que se erige en
su contra resulta ser un “intento de criminalización del periodismo”, pudiendo
“llegar a ser un precedente grave para la libertad de expresión del país”, cuyas

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

consecuencias “llevan lamentablemente a la autocensura, ya que se teme de


expresar nuestras ideas, opiniones e información por miedo a las consecuencias que
no son ni más ni menos que enjuiciamientos penales”.
La protección constitucional invocada por el imputado se encuentra
prevista en los artículos 14 y 32 de la Constitución Nacional, 4 de la Declaración
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, 13 de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, 19 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y
Políticos y 19 de la Declaracioń Universal de Derechos Humanos, entre otros.
La libertad de prensa es la especie dentro del género de la libertad de
expresión, que se concibe como el derecho amplio para buscar, recibir y difundir
informaciones e ideas de toda índole, siendo “una piedra angular en la existencia
misma de una sociedad democrática […] indispensable para la formacioń de la
́ publica
opinion ́ [...]. Es, en fin, condicioń para que la comunidad, a la hora de
ejercer sus opciones, esté suficientemente informada. Por ende, es posible afirmar
que una sociedad que no esté bien informada, no es plenamente libre” (Corte
Interamericana de Derechos Humanos, “La Colegiacioń Obligatoria de Periodistas
(arts. 13 y 29 Convencioń Americana sobre Derechos Humanos)”, Opinioń
́ 70).
Consultiva OC-5/85 del 13 de noviembre de 1985, Serie A No 5, parr.
En este orden de ideas, la Corte Suprema de Justicia de la Nación
también ha ponderado que "entre las libertades que la Constitucioń Nacional
consagra, la de la prensa es una de las que poseen maś entidad, al extremo que sin
su debido resguardo existiriá tan solo
́ una democracia desmedrada o puramente
nominal. Incluso no seriá aventurado afirmar que aun cuando el art. 14 enuncie
derechos meramente individuales, está claro que la Constitucioń al legislar sobre
́
libertad de prensa, protege fundamentalmente su propia esencia democratica contra
la posible desviacioń tiranica”
́ (CSJN, Fallos: 248:291).
Las restricciones al ejercicio de este derecho pueden darse por dos
vías, la censura (de carácter sumamente reservado a casos muy puntuales, v. por

#29256016#286745265#20210419121017740
ejemplo, art. 13.4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos) y la
asignación de responsabilidades ulteriores.
Aunque es cierto que una limitación al pleno ejercicio de la libertad de
expresión es excepcional, la Corte Suprema ha tenido oportunidad de aclarar “que
́ constitucionales no son absolutas, sino que se desenvuelven dentro de
las garantias
un marco que está dado por la finalidad con que son instituidas; y que en el caso de
́ consiste en asegurar a los habitantes la posibilidad de estar
la libertad de expresion,
suficientemente informados para opinar y ejercer sus derechos respecto de todas las
cuestiones que suceden en la República en un momento dado, tutelando la libre
difusioń de las ideas como concepto esencial del bien juridicamente
́ protegido. Ese
derecho es inherente a toda la poblacioń y no exclusivo y excluyente de los titulares
o permisionarios de los medios de difusioń (395 U.S. 367, "Red Lion Broadcasting
Co. v. FCC"; Fallos: 315:1943)” (CSJN, Fallos: 324:975, ver también sobre esto, el
leading case de la Suprema Corte estadounidense “Near v. Minnesota” -283 U.S.
697-).
También la Corte Interamericana de Derechos Humanos brindó ciertos
lineamientos en torno a una asignación de responsabilidad ulterior legítima, a saber:
a) la existencia de causales de responsabilidad previamente establecidas; b) la
definición expresa y taxativa de esas causales por la ley; c) la legitimidad de los
fines perseguidos al establecerlas; y d) que esas causales de responsabilidad sean
“necesarias para asegurar” los mencionados fines (v. CIDH, Opinión Consultiva
OC-5/85 antes citada).
Por su parte, la CSJN ha brindado distintos parámetros para
determinar la responsabilidad civil o penal del emisor de información u opinión (in
re, “Campillay”), como también el ideario de la doctrina de la “real malicia”,
importado del precedente de la Suprema Corte de Estados Unidos, “New York
Times C. v. Sullivan” (v. 376 U.S. 255, 1964; y en ese sentido, CSJN, Fallos:
308:789, 314:1517, 319:2965, 317:1448, 326:4285, entre muchos otros).

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

En estos términos, cabe apreciar que el abánico de situaciones que


pueden generarse bajo un posible resguardo de la libertad de prensa es muy amplio
y debe distinguirse.
Ciertamente no es esquiparable el periodista que publica una
información de interés público obtenida de manera ilegal por su fuente, con el
supuesto de un profesional que trasmite información falsa para contribuir en una
maniobra delictiva.
El primer supuesto se asimila a los casos de Horacio Verbitsky,
Marcelo Bonelli, “Página 12” y revista “Veintitrés”, entre otros, que fueran
invocados por el encartado en su escrito de defensa obrante a fojas 2993/3076 y que
erróneamente pretende equiparar con el escenario que se cuestiona en este
expediente. Véase que aquellos eventos efectivamente se enmarcan dentro de una
labor de periodismo protegida constitucionalmente, no solo por la libertad de
expresión sino también por la imposibilidad de “afectarse el secreto de las fuentes
de información periodística” (artículo 43 de la Constitución Nacional).
En este sentido, el imputado citó también distintos precedentes de la
Excelentísima Cámara del fuero, donde se habría resguardado la protección de la
fuente periodística y descartado la posibilidad de acceder a dicha información por
otras vías (v. CCCF, Sala II, causa n° 19.480, “Thomas Catan”, reg. n° 20.377, rta.
28/10/2002; causa n° 27.339, "Dr. Hugo J. Pinto", reg. n° 29.520, rta. 23/02/2009;
causa CFP 9331/2017/CA1, “Pagni”, reg. n° 45.107, rta. 17/04/2018). En tales
procesos, los poseedores de las fuentes eran testigos que habían desarrollado una
actividad periodística legal.
Al contrario con todo ello, esta investigación se inició con motivo del
actuar de Marcelo Sebastián D´Alessio y derivó en la colaboración prestada por el
encartado Santoro, que presuntamente asistiría a aquel a través del medio
periodístico en el que se desempeñaba.
Este proceso no se identifica con un acecho a las fuentes de
información de Santoro, ni una persecución a las mismas a partir de sus

#29256016#286745265#20210419121017740
publicaciones, sino que se haya estrictamente centrado a una participación criminal
del nombrado con Marcelo Sebastián D´Alessio, como más adelante será
expresamente abordado.
Queda claro que no nos hallamos ante un caso de censura previa, sino
ante una investigación criminal que luego del desarrollo de múltiples medidas de
prueba convocó a prestar declaración indagatoria a una persona por su presunta
participación en un delito de extorsión.
Ya he tenido oportunidad de aclarar esta circunstancia en el
temperamento adoptado a fojas 558/593, en donde estimé necesario profundizar la
pesquisa en resguardo, justamente, de la libertad de prensa.
Recordemos que este derecho posee dos dimensiones. Individual, es
decir, vinculada a que “nadie sea arbitrariamente menoscabado o impedido de
manifestar su propio pensamiento”; y colectiva, referida a “recibir cualquier
informacioń y a conocer la expresioń del pensamiento ajeno” (CIDH, Opinioń
Consultiva OC-5/85, antes citada).
Ningún detrimento constitucional puede sufrir quien publica
información falsa con fines ilícitos.
La condición de periodista no implica una habilitación normativa para
la comisión de delitos. Este ámbito de protección constitucional referido a la
libertad de expresión y de prensa, ciertamente demanda precaución, por cuanto la
censura debe ser rechazada. Pero no nos equivoquemos, también debe serlo la
instrumentalización de la libertad de prensa para estigmatizar inescrupulosamente a
un ciudadano en miras de obtener un rédito económico por ello.
En síntesis, la condición de informador de Santoro no lo habilitaba a
participar dolosamente en el delito aquí investigado, mediante la utilización de
publicaciones periodísticas con contenido especialmente pergeñado para amenazar
y exigir dinero a un ciudadano. Esto es lo que se discute en este expediente.
La manda constitucional no implica someter a nuestra sociedad a los
residuos de la conducta delictiva aquí investigada y enrostrada. Invocar la libertad

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

de expresión y de prensa en este asunto, resulta ser un vil intento de mejorar su


situación procesal y empaña la labor del periodismo en nuestra República.
Al respecto, la Cámara Federal de Mar del Plata ha tenido oportunidad
de aclarar que “los Magistrados actuantes en causas judiciales no han sido
investidos en sus cargos para juzgar la calidad o contenido de un trabajo
́
periodistico, ni mucho menos, para apostrofar acerca de la manera en que un
periodista se vincula con su fuente, cuestiones estas, que en todo, podrań quedar
́
sujetas a un juicio etico o de credibilidad de su trabajo, que incumbe a la sociedad
́
que consume su producto periodistico, y no a los jueces, siempre, claro esta,́ que
no se esté frente a la comision
́ de un delito (v. CFMP, FMP 88/2019/123/CA27,
rta. 11/12/2020, voto del Dr. Eduardo Pablo Jiménez, v. fojas 3532/3598, el
resaltado me pertenece).
No es aceptable, obviamente, la persecusión penal de los periodistas
que llevan adelante el ejercicio del derecho en trato, esto es al investigar acudiendo
a fuentes de información, y cuando trasmiten u opinan sobre ella, aunque pueda
“choca(r), irrita(r) o inquieta(r) a los funcionarios públicos o a un sector cualquiera
de la población” (CIDH, fallo “Kimel”, del 2 de mayo de 2008). Sin embargo,
cuando la tarea de investigación no es tal, sino que puramente se erige para
intimidar a un individuo particular e instalar en la sociedad cuestiones ajenas a la
realidad con el fin de presionar y estigmatizar, la pretensión de amparar bajo el
manto constitucional una extorsión debe ser indefectiblemente rechazada.
Como conclusión, debo razonar que la actividad periodística de
Santoro y el delito de extorsión recriminado poseen un punto en común, esto es, el
ejercicio de la libertad. Por un lado, en sentido permisivo, el derecho a la libertad de
expresión y de prensa en el ejercicio de la actividad profesional y, por otro, en
sentido prohibitivo, la afectación a la libertad de Gabriel Traficante al ejercer
intimidación para que entregue sumas de dinero en contra de su voluntad.

#29256016#286745265#20210419121017740
La dinámica entre estas dos circunstancias debe ser dirimida en el
aspecto subjetivo del tipo penal bajo estudio, donde retomaré algunas de las
cuestiones aquí planteadas.
III. De la situación procesal de Daniel Pedro Santoro.
Conforme adelantara al comienzo de estos considerandos, la conducta
enrostrada a Daniel Pedro Santoro encuentra adecuación típica en el delito de
extorsión en grado de tentativa, en calidad de partícipe necesario (artículos 42, 45 y
168 del Código Penal).
Habré de efectuar una breve introducción de las características
generales de la figura penal que resulta aplicable al caso. Recordemos que el
artículo 168 del Código Penal posee como bienes jurídicos protegidos la propiedad
y la libertad de la persona. Se sostiene que “para que una acción sea considerada
extorsión, debe significar un atentado contra ambos bienes jurídicos, esto es, la
propiedad y la libertad. La esencia de la extorsión, la característica que la diferencia
de los demás delitos contra la propiedad radica en que el extorsionador emplea una
coacción moral contra la víctima, para obtener de ella, en forma ilícita, un beneficio
patrimonial” (v. DONNA, Edgardo A., “Derecho Penal Parte Especial”, Rubinzal-
Culzoni, T. IIb, p. 206).
Así es que, puede apreciarse que la lesión a la libre determinación que
conlleva el ataque a la propiedad de este delito se encuentra reflejada en la gravedad
del castigo establecido por el legislador, siendo que prevé una pena de cinco (5) a
diez (10) años de prisión para su responsable.
El artículo 168 del Código Penal recrimina a quien “con intimidación
… obligue a otro a entregar … dinero”. La intimidación debe ser moral y no física,
para lo cual debe corroborarse que la víctima haya sido amenazada de sufrir un mal
de cierta gravedad e inminencia, que podría evitar mediante la entrega de dinero.
En este orden de ideas, se ha explicado que “un hecho extorsivo
requiere intimidación, consistente en el empleo de amenazas para lograr por temor
que otro haga una disposición patrimonial; debe haber entonces un mal amenazado

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

futuro que pueda evitarse mediante la entrega del dinero requerido” (Cámara
Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, sala III, causa n° 28.119,
"Brandam, Héctor M.", rta. 19/02/1991).
Así las cosas, debo advertir que el actuar recriminado a Daniel Pedro
Santoro deviene accesorio de aquel cometido por el imputado Marcelo Sebastián D
´Alessio, quien resulta ser el autor material del suceso delictivo en trato.
Con el grado de probabilidad exigido en esta etapa, se estableció que,
desde el 2 de noviembre al 9 de diciembre de 2016, Marcelo Sebastián D´Alessio
extorsionó a Gabriel Traficante con el fin de obtener distintas sumas de dinero.
Se tuvo por acreditado que D´Alessio durante aquel periodo se
contactó con Traficante y, bajo la presión de que podría parar el desarrollo de una
investigación irregular en su contra, como la mención de su nombre en el diario
Clarín por intermedio del periodista Daniel Santoro, le exigió el pago de distintas
sumas de dinero.
Además, todo ello tuvo lugar gracias a la información privilegiada
brindada a D´Alessio relativa a los registros telefónicos del mencionado Traficante.
Que junto con otros elementos obtenidos por D´Alessio, como los dominios de dos
vehículos que según le dijo a Traficante lo estarían persiguiendo, datos que lo
implicarían al intimado en la investigación conocida como “la mafia de los
contenedores” llevada a cabo por el Juzgado Nacional en lo Penal Económico n° 6 y
la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico n° 6 y de la actividad periodística de
Daniel Santoro que implicaría públicamente a Traficante en dicha pesquisa, se lo
coaccionó con el objeto que le entregue sumas dinerarias.
Conforme los lineamientos brindados en los autos de fecha 6 de marzo
y 2 de mayo de 2019 (v. fojas 558/593 y 1571/1653), se pudo corroborar en los
audios aportados por Gabriel Traficante la veracidad en la voz de Marcelo Sebastián
D´Alessio (v. estudio pericial a fojas 863/885).
Distintos elementos y testimonios recolectados habrían reconstruido
las reuniones personales que Marcelo Sebastián D´Alessio tuviera con el querellante

#29256016#286745265#20210419121017740
y personas cercanas al mismo, como así también las maneras en que lo contactaba y
le remitía mensajes (v. fojas 1/4, 6/7, 20/36, 68, 136/139, 148, 149, 193/218, 221,
240, 264/265, 272/275, 280/282, 286/287, 291/357, 358, 363, 452/455, 475/477,
478/484, 485, 544/556, 920/923, 924/926, 939/940, 947/948, 949/950, 1029 y
3324/3226).
Sobre este punto, cabe destacar que Juan Pablo Di Pierro manifestó
ante estos estrados que D´Alessio le envió mensajes a su móvil, diciéndole que al
día siguiente el periodista Daniel Santoro publicaría una nota en el diario Clarín
vinculando a Gabriel Traficante en la causa de la mafia de los contenedores y que
todavía estaba a tiempo de decirle a Santoro que bajara su nombre del artículo
periodístico en cuestión.
El testigo relató que cuando le contó a Traficante, éste le dijo que no
le creía, pero “se sorprendió porque al día siguiente efectivamente salió una nota en
el diario Clarín vinculando a Gabriel Traficante con la mafia de los contenedores.
Luego de esto volvió a hablar con Traficante, a quien notó muy afectado con toda
esta situación y por las consecuencias que podría generar a su mujer y sus hijos”.
Explicó, a su vez, que “Canning es un pueblo donde se conocen todos, por lo que
fue una situación muy delicada, sobre todo el desprestigio que sufrió” (v. fojas
947/948).
En este mismo sentido, Gabriel Adrián Garcés declaró en este
Tribunal que D´Alessio lo había llamado y no lo atendió, por lo que le mandó un
audio donde en el mismo sentido que Di Pietro le refería que era urgente, que
mañana saldrían en Clarín pero que lo podía salvar.
El mensaje de audio dice, en lo pertinente, lo siguiente: “… llego a
casa … eh y te llamo … eh y te llamo dale, porque mañana mañana salen todos en
Clarín, en una editorial … eh ahora te cuento bien dale, pero nada. Vos sabes que
no me quise meter por todo el puterío que armó Traficante en el medio … te puedo
salvar de ésta” (v. archivo “AUDIO-2.opus” aportado a fojas 1029).

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Ante ello, Garcés expresó que le preguntó a D´Alessio “de qué lo


quería salvar, a lo que D´Alessio le envía un informe con un membrete de la
Embajada de los Estados Unidos donde aparecen mencionadas un montón de
empresas de Gabriel Traficante” donde figuraba “MAPEIRA TEAM SA”, sociedad
que tenía junto con aquél.
Le replicó que era una sociedad con la cual administraban un
restaurante y no tenían nada que esconder, pero D´Alessio le contestó “no ya sé,
pero te quiero decir que hasta esas cositas chicas tienen”.
Relató que al día siguiente concurrió al domicilio de D´Alessio en el
barrio Saint Thomas. Aclaró que “justo ese día en el diario Clarín se publicó una
nota del periodista Daniel Santoro en la cual lo mencionan a Gabriel Traficante y a
sus empresas”, entre ellas la mencionada por D´Alessio el día anterior. Sostuvo que
“todo lo que decía la nota de Daniel Santoro era una locura, parecía una publicación
pensada directamente para dañar la imagen de Gabriel Traficante. Que dicha
publicación lastimó gravemente a Traficante y su familia, todos los cuales se
sintieron escrachados injustamente, siendo que además en Canning se conocen
todos” (v. fojas 949/950).
Dicho relato ha podido corroborarse de la documentación presentada
por Garcés a fojas 1029. Veamos:

#29256016#286745265#20210419121017740
#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Estos extremos se condicen con todas las circunstancias denunciadas


ab initio por Gabriel Traficante (v. fojas 1/4 y ratificación a fojas 6/7).
En este plano objetivo, puede advertirse con claridad que Marcelo
Sebastián D´Alessio contó con la colaboración de Daniel Pedro Santoro para el
desarrollo de su conducta criminal.
Veamos.
La primera nota publicada por el encartado en el diario Clarín el día
26 de noviembre de 2016 se tituló “Aduana: investigan si un millonario es el jefe de
la banda del cuñado de De Vido” (v. fojas 135, 136/137 y 954).
Allí se efectuaron las siguientes afirmaciones.
- “La justicia investiga si el despachante de aduana, amante de los
autos de alta gama y los hoteles cinco estrellas, Gabriel Traficante, es el jefe de la
banda de contrabandistas de contenedores que integraban Claudio `Mono´
Minnicelli y Oldemar `Cuqui´ Barreiro Laborda, revelaron a Clarín fuentes
judiciales”.

#29256016#286745265#20210419121017740
- “Dos de los imputados en la causa de la mafia de los contenedores
que investiga Aguinsky señalaron a Traficante como supuesto `cerebro´ detrás de la
organización y uno de ellos lo implicó con supuestas maniobras millonarias con
las declaraciones juradas de anticipo de importación (DJAI)”.
- “En las indagatorias de los detenidos por Aguinsky, uno de los
imputados afirmó que en las reuniones por las DJAI participaban `Gabriel
Traficante y Diego de la firma Ambika …´”.
- “está confirmado que Traficante exhibe un alto nivel de vida y está
casado con Mariana Saric, quien tiene una cadena de locales de belleza. Traficante
(45 años) está registrado como monotributista ante la AFIP pero vive en Puerto
Madero y en el exclusivo country Saint Thomas Sur de la localidad bonaerense de
Canning”.
- “En sus negocios, Traficante figura como director titular o en otros
roles en las empresas US Urban Solutions SA, UT Urban Tools, Consul-Tex-Trade
S.A., Trading Services Company, Fashion Box, East Company Group, Visagismo
SRL, Mapeiratim SA, y Verimot Argentina SA, entre otras”.
- “Y en los registros de automóviles, el ex despachante de Aduana
aparece que por sus manos pasaron dos Mercedes Benz Elegance, cuatro Peugeot de
alta gama y dos BMW. Dos testigos también lo vieron en fiestas organizadas en
hoteles como el Faena y el Facebook de su esposa, que ayer apareció bloqueado, se
lo veía en cumpleaños costosos”.
Hay que ser claro con esto. El involucramiento de Gabriel Traficante
como imputado en la causa a cargo del Juzgado Nacional en lo Penal Económico nº
6, es totalmente falso.
Es falso que Traficante estuviera siendo investigado como posible
“jefe de la banda de contrabandistas de contenedores que integraban Claudio `Mono
´ Minnicelli y Oldemar `Cuqui´ Barreiro Laborda”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Es falso que dos imputados “en la causa de la mafia de los


contenedores que investiga Aguinsky señalaron a Traficante como supuesto
`cerebro´ detrás de la organización”.
La falsedad es aquello contrario a la verdad o autenticidad y, como tal,
está asociada al engaño. Ante ello nos encontramos, ante un vil e ilegal engaño. Y
por qué digo que hay que ser muy claro con esto, porque la defensa sigue
sosteniendo aún hoy en día que esta información es potencialmente real y, como
veremos, claramente no lo es.
Son aquellas referencias las que sirvieron a la intimidación perpetrada
por D´Alessio, quien se encontraba exigiendo dinero a Traficante para evitar que
éste sea involucrado en dicho expediente.
Repárese que esto no resulta opinable, no es discutible sino puramente
objetivo y concluyente. Sin temor a ser repetitivo, debo decir que, tales cuestiones
aludidas en esta publicación y como indicaré luego en la publicación de fecha 9 de
diciembre de 2016, resultan totalmente falsas.
Pero aclaremos, estas falsedades se encuentran inmersas y mezcladas
con datos ciertos de la investigación, de la cual el encartado era conocedor dadas las
múltiples publicaciones realizadas sobre este tema y por encontrarse ciertamente
bien informado de fuentes judiciales.
En este sentido, véase que de los listados de llamadas del encartado
Santoro se desprenden numerosas comunicaciones telefónicas con el Dr. Marcelo
Aguinsky, Juez a cargo de la causa en cuestión. Puntualmente, se registraron
llamados los días 25 de noviembre y 7 de diciembre de 2016, es decir, uno y dos
días de antelación con las notas cuestionadas a Santoro del 26 de noviembre y 9 de
diciembre de 2016 (v. información de entrecruzamiento -Disco 1, reservado a fojas
3224/3226- y DEO 1319133 de Telecom Argentina SA).
Ahora. ¿Puede concebirse que el magistrado haya sido promotor,
provocador o facilitador de las mencionadas falsedades? O, por el contrario, cabe
sostener que de haber sido consultado al respecto rápidamente habría corregido la

#29256016#286745265#20210419121017740
equivocación del periodista. No existe ningún elemento en el expediente que me
haga pensar que esto último no sería así. Es decir, que de haber consultado Santoro
con relación a Traficante, el Juez de la causa jamás podría haber afirmado o
consentido semejante “error”.
Este Tribunal ha tenido a la vista la totalidad de las actuaciones que
llevan el número CPE 529/2016, caratuladas “MINGRONE, Edgardo Enrique y
otros s/ inf. ley 22.415”, del registro del Juzgado Nacional en lo Penal Económico
nº 6, y en toda su magnitud y complejidad, hay que resaltar que en ciento treinta y
ocho (138) cuerpos de actuaciones no hay un solo elemento, un ápice, que siquiera
lleve a mínimamente indicar o avisorar que Gabriel Traficante fuera investigado
como cerebro de las maniobras objeto de tal pesquisa, mucho menos que los allí
encartados lo hayan sindicado como tal (v. nota de fojas 733 y copias incorporadas).
Recordemos que, en efecto, los días 31 de octubre y 25 de noviembre
de 2016, prestaron declaración indagatoria Federico Ernesto Tiscornia Salort y
Oldemar Carlos Barreiro, quienes mencionaron al aquí querellante, aunque de una
manera puramente tangencial, que determinó una extracción de testimonios por su
falta de vinculación con esos obrados.
Así, Tiscornia Salort expresó que “como contactos de Juan Pablo la
persona que identificara en su declaración indagatoria anterior se encontraban
Gabriel Traficante y Diego de la firma `AMBIKA´, quién sería su presidente,
quienes estarían relacionados con operaciones relativas a las declaraciones juradas
de anticipo de importación con el cual se habrían enriquecido en forma ilícita” (v.
fojas 544/546).
Por su parte, el deponente Barreiro, quien en coincidencia con lo
exclamado por D´Alessio habría solicitado acogerse a la figura del testigo protegido
(v. “grabación número 1”, 01:08:32, “el jueves no existía el testigo reservado que
oh casualidad habló”), declaró ante el Dr. Aguinsky solamente que “`JUAN
PABLO´ salió o estaría por salir del país con toda su familia. Agrega que sus socios

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

`GABRIEL TRAFICANTE´ y `DIEGO´ de la firma `AMBIKA´ habrían salido del


país” (v. fojas 547/556).
Como puede advertirse, además, la publicación periodística es un fiel
reflejo de la información con la que Marcelo Sebastián D´Alessio increpaba a
Gabriel Traficante, incluso las menciones al estilo de vida del querellante encuentra
raciocinio en los distintos archivos encontrados en la computadora del nombrado D
´Alessio (v. carpeta “Operación Traficante”, remitida por el Juzgado Federal de
Dolores –v. fojas 850 y 853-).
Luego de este aporte, es decir, de la publicación periodística efectuada
por Santoro con la mentada información falsa, el 29 de noviembre de 2016, D
´Alessio se comunicó con Traficante (v. “grabación número 1.m4a” y
correspondiente transcripción a fojas 193/218) a quien le dijo, "NO CREO QUE
TENGAN UN PORONGO NI CON VOS NI CON MARIANA NI CON LAS
SOCIEDADES, TE ESTOY SIENDO TOTALMENTE CLARO, ESTA BIEN, NO
CREO QUE LO TENGAN CREO QUE LO QUE NO TIENEN LO VAN A
INVENTAR […] LO QUE LE DIJE HOY A GARCE […]
INDEPENDIENTEMENTE DE LA REALIDAD HAY QUE VER LA
PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD Y YO CREO QUE HOY NECESITAN
CINCO CINCO TRAFICANTES DOS TRAFICANTES O LO QUE SEA PARA
CONSOLIDAR […] NO SE QUIÉN TE METIÓ QUIÉN ESTÁ ENOJADO. SI
VOS ME PREGUNTÁS A MÍ SIN SABER NADA ESTÁS METIDO EN UNA
INTERNA DE UN …(I) … QUE VOS NO TENÉS UN PORONGO QUE VER SI
VOS ME PREGUNTÁS A MÍ”.
Y continuó diciendo D´Alessio, “PORQUÉ TE PONEN COMO
CABEZA NO LO SÉ, A QUIÉN A QUIÉN ENOJASTE ADENTRO DE UN
TEMA DE LA SIDE NO TENGO LA PUTA IDEA. A MÍ LO ÚNICO QUE ME
IMPORTA ES LA REALIDAD Y LA REALIDAD ES QUE SI YO TE PUEDO
DEJAR A FOJA CERO, QUE TIREN A LA BASURA. NO, A FALTA DE UNO
DECLARÓ OTRA PERSONA MÁS DECLARÓ. NO SÉ QUIÉN CARAJO ES.

#29256016#286745265#20210419121017740
DECLARÓ UNA SEGUNDA PERSONA (…) ES UNA CASA DE BRUJAS
ESTO, YO HOY LO PUEDO PARAR, YO HASTA HOY LO PUEDO PARAR,
OKEY […] CONTRA TU PALABRA DE HONOR YO LEVANTO, YO ME VOY
A INMIGRANTES, YO SÉ LO QUE TENGO QUE HACER Y […] LEVANTO
LOS CAMPAMENTOS […] QUERÉS QUE… SEA UN NEGOCIO DE LOS
ABOGADOS, QUERÉS QUE TE HAGAN MIERDA EH SANTORO …(I)…
CLARÍN Y TE HAGAN EL INFORME COMPLETO QUE VA A SALIR EL
DOMINGO EN MAJUL, TE LO SACO. ¿TE LO PUEDO PARAR? SI LO
PUEDO PARAR. ¿ES COSTA DE MANGO? SI, ES COSTA DE MANGO”.
Agregó D´Alessio, “YO SÉ COMO LO TENGO QUE ARREGLAR,
ES ARGENTINA ESTO PARA BIEN Y PARA MAL. PARA MAL PORQUE TE
PUEDEN RE CONTRA CAGAR LA VIDA CINCO HIJOS DE PUTA. PARA
BIEN (…) PORQUE SE PUEDE ARREGLAR (…) VOS ME PREGUNTÁS,
¿MARCE SE PUEDE ARREGLAR EN UNA HORA? SI.
Ante ello, Traficante le preguntó, “PERO Y VOS PODÉS
ARREGLAR EN UNA HORA CON SANTORO, CON CON” y contestó “CON
MUCHOS MÁS DE LOS QUE TE IMAGINES, PORQUE SI YO TE DIGO A
SANTORO QUE COMPRÓ PESCADO PODRIDO SE LA TIENE QUE COMER.
PORQUE YO ESTOY HACIENDO CINCO INVESTIGACIONES CON
SANTORO, ENTONCES YO LLEGO A SANTORO SI QUIERO […] SI VOS
ME DECÍS, QUE PODEMOS PARAR TODOS ESTO, YO CREO QUE SI,
PORQUE TODO LO QUE SEA FOJA RESERVADA YO LO PUEDO SACAR A
LA RECALCADA PUTA MADRE QUE LO PARIÓ POR … (I)… JUEZ Y A
VOS NI TE CITAN, Y SI TE CITAN ES UNA TESTIMONIAL, TE PRESENTÁS
CON TU ABOGADO Y SINO YO TE PONGO UN ABOGADO, PUNTO. Y
DESPUÉS … DEMANDARÁS A QUIEN SE TE CANTE EL ORTO EH
DESPUÉS ESPERA UN TIEMPO YO ESPERARÍA UN TIEMPO Y LE METO
UNA DEMANDA CIVIL, MÁS PARA LIMPIAR EL BUEN NOMBRE Y
HONOR, NO POR NADA EL GRUPO CLARÍN TIENE SU SEGURO Y LE

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

DEBE CHUPAR LA PIJA Y SABÉS QUE LA DESMENTIDA LA SACAN EN


TURF, LA SACAN LA SACAN EN LA PÁGINA SETENTA Y CUATRO”.
Luego, D´Alessio le expresó al aquí querellante, “¿QUE YO TENGO
RANGO PARA SENTARME CON AGUINSKY Y DECIRLE SAQUEN A
FULANO DE TAL? NO TE QUEPA LA MENOR DUDA, NO TE QUEPA LA
MENOR DUDA, PERO NO TE QUEPA LA MENOR DUDA […] NO TE ESTÁS,
NO ME ESTÁS ENTENDIENDO, TODO LO QUE NO TENGAN LO VAN A
INVENTAR, CUANDO SE QUIEREN LLEVAR PUESTO A ALGUIEN ACÁ,
TODO LO QUE VOS NO TENGAS SE LO VAN A INVENTAR […] YO PUEDO
ENTENDER TODO. Y ENCIMA TODAS ESAS SOCIEDADES ANDUVIERON
MÁS O MENOS MAL. CON LO CUAL TAMBIÉN TE PREGUNTO ASÍ
ENTONCES CÓMO SE FINANCIAN. ME SEGUÍS LO QUE TE QUIERO
DECIR. PORQUE YO CORTARÍA AHORA LA BRONCA ACÁ. PORQUE TUS
ABOGADOS PUEDEN PRESENTAR LO QUE QUIERAS. Y A VER Y QUÉ
VAN A HACER EN LA UIF (…) VAS A ENTRAR EN EL BLANQUEO NO TE
VAN A DEJAR ENTRAR EN EL BLANQUEO Y VAN A DECIR EMPIECE A
JUSTIFICAR LOS BIENES DE ATRÁS PARA ADELANTE, DOS MIL DIEZ
PARA ACÁ (…) Y YO PENSARÍA EN EL DAÑO QUE PODEMOS EVITAR.
Prosiguió diciendo, “VOS ME DECÍS MARCE ARREGLAME EL
TEMA SANTORO. LISTO. YO SÉ COMO TENGO QUE HACER CON
SANTORO. MAÑANA LE TENGO QUE PASAR UNA INFORMACIÓN A
SANTORO […] AHORA SI VOS YA SABÉS QUE SON TESTIGOS
RESERVADOS, QUE LE FILTRARON INFORMACIÓN A PROPÓSITO PARA
HACERTE MIERDA, DIGO NO TE ESTÁN JUGANDO CON LAS REGLAS
CLARAS, ME SEGUÍS A LO QUE LO LO QUE QUIERO HACERTE
ENTENDER.
Así las cosas, Traficante le preguntó, “SANTORO, SANTORO,
SANTORO ¿CALMA CON ESTO?” y D´Alessio respondió que sí, para luego
indicar “VAMOS A A IR POR PASOS, VAMOS A HABLAR PRIMERO A

#29256016#286745265#20210419121017740
AGUINSKY, SEGUNDO AL FISCAL, TERCERO A LA SIDE, CUARTO
SANTORO, ESOS SON LOS PASOS QUE TENGO QUE HACER MAÑANA
UNO POR UNO OKEY, CUIDAME Y YO TE CUIDO, NO ME MENCIONÉS
CON TUS AMIGOS NO QUIERO SER EL … (I) … DE NADIE NO QUIERO
SER NO IMPORTA NI QUIEN ME HABLA MAL DE MÍ NI QUIEN ME
CHUPA TODA LA PIJA”.
Fue luego de ello que Traficante le preguntó por qué tenía que ser ya y
D´Alessio respondió, “PORQUE CADA DÍA QUE AVANZA ES PEOR GORDO
CADA DÍA QUE AVANZA ME ENCUENTRO CON EH A VER, SI LO
ARREGLAMOS EL JUEVES, EL JUEVES NO EXISTÍA EL TESTIGO
RESERVADO QUE OH CASUALIDAD HABLÓ Y NI SIQUIERA SABEMOS SI
EFECTIVAMENTE HABLÓ O LO METIERON EN LA CAUSA COMO QUE
HABLÓ, ES ARGENTINA, A VER VOS NO TENÉS IDEA LAS COSAS QUE
SE HACEN, VOS NO TENÉS IDEA LAS COSAS QUE SE HACEN ENTONCES
SI AGUINSKY QUIERE DICE BUENO LISTO ESTO ESTE NO, LO QUE SEA,
NADIE NADIE PREGUNTÓ POR ÉL O ESTO LO QUE MONGO SEA Y
QUEDA BIEN CON EL GRUPO CLARÍN Y GENTE QUE VA A TENER LA
UPGRADE CON EL GRUPO CLARÍN Y VA A SER EL EL FISCAL DEL AÑO
O EL JUEZ DEL AÑO PERDONAME, ME CAGO QUE NO SEA CON OTRO
NO CON VOS, ESA ES MI TEORÍA, PERO YO ARREGLARÍA AL JUEZ AL
FISCAL […] A LA SIDE […] A LA SIDE Y A SANTORO. BUENO, CUÁNTO
QUERÉS QUE OFREZCA, NOS JUNTA NOS JUNTAMOS MAÑANA, VOS
DECIME QUE SÍ, YO DE ALGUNA MANERA LE … (I) … QUE SE YO NO SE
NO NO NO NO A VER NO NO NO ME PARECE QUE SEA UN TEMA HOY
DE DE EH SI SON SEISCIENTOS SI SON EH … QUINIENTOS A VER
LLEGAR LIBRE A JUICIO EN UN JUZGADO FEDERAL TE SALE
OCHOCIENTOS MIL DÓLARES, LLEGAR LIBRE AL JUICIO ORAL NO
ZAFAR DEL JUICIO ORAL, LLEGAR LIBRE AL JUICIO ORAL TE SALE
OCHOCIENTAS LUCAS, Y A VECES NI SIQUIERA OFRECIENDO ESA

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

PLATA, PREGUNTALE A CUQUI, NI SIQUIERA OFRECIENDO ESA PLATA


TE DICEN QUE SÍ ... ENTONCES YO LO QUE TE ESTOY OFRECIENDO ES
QUE NO LLEGUES A UNA INSTANCIA DONDE TE PRIVAN DE TU
LIBERTAD O QUE, DE AHÍ SI NO SE VUELVE GABI, DE AHÍ SI NO SE
VUELVE, Y VOS DECÍS MARCE NO TENGO UN PORONGO QUE VER
BUENO LISTO VOS SABRÁS SI HICISTE ALGÚN DÍA ALGUNA VEZ ALGO
QUE ESTABA BIEN O NO ESTABA BIEN O SI, O SI ESTÁS METIDO EN EL
QUILOMBO … (I) … NO LO SÉ, ME CHUPA UN HUEVO NO NO TE
CUENTO LA COSTILLA, NO CREO QUE TENGAS CINCUENTA MILLONES
DE DÓLARES, NO CREO QUE ME ESTÁS RUSIANDO EN ESTE MOMENTO
A VER CREO QUE ESTÁ BIEN, A ALGUIEN ENOJASTE Y ALGUIEN
QUEDÓ HERIDO NO TE QUEPA LA MENOR DUDA SI NADIE SE
PREOCUPA TANTO POR UNA PERSONA EH, SI SI SOS VÍCTIMA DE UN
QUILOMBO DE LA SIDE O SI REALMENTE DEJASTE ENOJADO A
ALGUIEN, QUE DEJASTE DEBIENDO LATAS O ME O NO SE LO QUE O
MERCADERÍA, LO QUE MONGO SEA NO LO SÉ NI TAMPOCO TE LO
QUIERO PREGUNTAR GORDO, ES UN TEMA TUYO INTERNO QUE
QUIERO QUE VOS DESMENUSES, ESTA BIEN, YO LO ÚNICO QUE SÉ,
QUE TE PUEDO TERMINAR EL QUILOMBO HOY, Y SI QUERÉS NO TE
LLAMO MÁS GORDO, A VER NO NO NO PORQUE NO NO LO QUE SI SE
SEGURO NO USO MÁS INTERMEDIARIOS”.
Recuérdese que D´Alessio le dijo que por doscientos mil dólares se
encargaba y después arreglaban, que el resto se lo podría pagar en un año, que lo
deje hablar con Marcelo cuanto antes. Incluso D´Alessio le dijo que hay que hablar
con el juez para que “LEVANTEN TODO, LO TIENEN QUE LEVANTAR AL
TOQUE, CINCO MINUTOS DIEZ, PASÁS A NO TENER NO NO TENER
INFORMACIÓN EN LA NO TENER TRASCENDENCIA EN LA CAUSA, SI
QUERÉS DESPUÉS YO HABLO CON SANTORO Y SI QUERÉS DESPUÉS

#29256016#286745265#20210419121017740
VOS TE SENTÁS CON SANTORO, YO NO TENGO PROBLEMA DE QUE TE
SIENTES CON SANTORO”.
Además, señaló “YO ME ENCARGO, PORQUE ADEMÁS NO
TIENE SUSTENTO, SON DOS DECLARACIONES, CUANDO ESTÁN EN
FOJAS RESERVAS YO LAS TIRO A LA BASURA Y YA ESTÁ NO VUELVEN
A DECLARAR Y NO LOS VAN A VOLVER A DECLARAR. ENTONCES
VAMOS A LOS VAMOS A LOS PASOS, UNO EL JUEZ, DOS EL FISCAL,
TRES EL SERVICIO DE INTELIGENCIA, CUATRO SANTORO, Y QUE
SANTORO SE ENCARGUE DE LLAMAR A AMÉRICA PORQUE LO QUE
HIZO AMÉRICA POR LO QUE YO VÍ ES UNA VENTA DE PROGRAMA”.
Ante las negativas de Traficante de poder darle el dinero, D´Alessio le
ofreció prestarle plata y lo urgió, “BUENO MAÑANA NOS SENTAMOS A VER
CON CIEN Y CIEN YO SE ARREGLO PONGO UN PIE EN EL FRENO Y
BORRO TODO Y DESPUÉS VEMOS LO GENEROSO QUE QUEREMOS SER
LO VEMOS JUNTOS, NOS SENTAMOS JUNTOS Y LO VEMOS… A VER SI
TODO LO QUE SALIÓ MAL DE TODA UNA OPERATORIA DE AÑOS ES
PONER SEIS GAMBAS CINCO GAMBAS CUATRO GAMBAS NO SE LO
CUAN GENEROSO VOS QUIERAS SER EH A DÓNDE TENGO QUE FIRMAR
A DÓNDE TENGO QUE FIRMAR A VER CONTAME […] VAMOS A HACER
QUE NO NO NO TERMINEMOS MAL, QUE TERMINEMOS TODO BIEN
QUE CAMINES CON LA FRENTE ALTA POR LA CALLE Y DESPUÉS
ANALIZAMOS Y VEMOS A QUIEN LE PEGAMOS UN PIJAZO.
Así, D´Alessio manifestó, “AHORA, ¿TE PUEDO GARANTIZAR
QUE NINGÚN PELOTUDO SALGA A PEGARTE? NO A VER NO NO SERÍA,
NO LO PUEDE HACER MACRI, A VER LO QUE SI PUEDO HACER ES
GARANTIZARTE EH Y ME ESTOY JUGANDO QUE NO GRABES LA
CONVERSACIÓN, ESTO Y LO OTRO, A VER IMAGINATE, PERO LA
VERDAD TE PUEDO GARANTIZAR EL JUZGADO, TE PUEDO
GARANTIZAR LA FISCALÍA, ESO NÚMERO UNO, QUE SE BORRE TODO

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

EL PASADO NÚMERO DOS, QUE NO TE AGREGUEN QUE CARRIÓ, QUE


LAS PELOTAS, QUE ACABA DE HACER UNA DENUNCIA, Y QUE NADIE
TE VUELVA A JODER POR LO MENOS JUDICIALMENTE NO TE
VUELVAN A JODER, PORQUE ATRÁS DE ESTO VIENE LOS QUE
QUIEREN EMPEZAR A PENSAR QUE TENÉS CINCUENTA PALOS PORQUE
ESO LO QUE EL RUM RUM DEL AMBIENTE ES ESO Y LO PEOR ES QUE
NO LOS TENÉS, ME SEGUÍS LO QUE TE QUIERO DECIR (…) ALGUIEN TE
QUIERE LLEVAR PUESTO Y MAL (…) ES UN CASO FEDERAL, NO ES UN
TEMA COMERCIAL DE UN DESPIDO, YO DARÍA CIEN Y CIEN MAÑANA
A LAS OCHO DE LA MAÑANA (…) AHORA YO PAGÁNDOLE AL JUEZ
PAGÁNDOLE AL FISCAL EH PUEDO TENER EL CIEN POR CIENTO DE
SEGURIDAD QUE SANTORO NO SANTORO VA TENER QUE CONFIAR EN
MI PALABRA Y VOY A INTENTAR PONER LO MEJOR DE MÍ PARA QUE
ME CREA QUE ES PESCADO PODRIDO ESTE LA PUTA MADRE QUE LO
PARIÓ, DIGO A VER EH TAMPOCO ME QUIERO EMBARCAR EN ALGO
DONDE PUEDO PERDER DOSCIENTOS GRINGAS PORQUE NO NO A VER
NO ME CORRESPONDE DIGO A VER SANTORO SE NUTRE CIEN POR
CIEN DEL JUZGADO SINO TIENE MÁS NADA DEL JUZGADO TE VAS A
DAR CUENTA”.
De seguido, D´Alessio volvió a insistirle que privilegie la
tranquilidad y la familia. Asimismo, respecto a la información que le había dado a
Garcés sobre la publicación periodística, refirió, “PERO SE LO EXPLIQUE CON
TRANQUILIDAD. LE DIJE, MIRÁ, POR FAVOR DECILE ESTO, QUE LO
TENEMOS QUE ARREGLAR AHORA. PORQUE DESPUÉS ES PEOR.
PORQUE A VER O LO AGARRAN A ÉL O LA VAN A AGARRAR A
MARIANA. ESTO ES PEOR, CONOZCO COMO ES EL TEMA. NO SÉ Y
ADEMÁS LE DIJE NO SÉ DE DÓNDE VIENE ESTO, DE DÓNDE VIENE
TANTA BRONCA O LO QUE MONGO SEA, PERO SE LO LLEVAN PUESTO,
ENTONCES VAMOS A RESOLVERLO HOY”.

#29256016#286745265#20210419121017740
Volvió a decirle, “ACÁ NO ESTAMOS HABLANDO DE DELITO
ACÁ ESTAMOS VIENDO UN LINCHAMIENTO SIN MUCHO SUSTENTO DE
ALGUIEN QUE NO CORRESPONDE, ESTA BIEN, ENTONCES SI TUVIERAS
MÁS SÓLIDO DE PAPELES TE DIGO CHE MIRÁ PRESÉNTATE EN EL
JUZGADO HACELO MIERDA METELE UNA DENUNCIA A CLARÍN (…)
YO LO QUE HARÍA ES IR A UN ARREGLO MUY LIGHT (…) SE LA VAN A
ARREGLAR CON ÉL SE LA VAN A AGARRAR CON MARIAN, ES INJUSTO
NO TIENE SUSTENTO YO LO CORTARÍA DE CUAJO”.
Varios elementos de esta conversación permiten advertir como la
publicación efectuada por el imputado Santoro resultaba fundamental para el
desarrollo de la extorsión en curso. Repárese no solo que D´Alessio y Traficante
coincidían en que el involucramiento de este último en el expediente penal
económico era un invento. De hecho, esto era así, lo único que hacía pensar que
Traficante estuviera siendo investigado en la causa de los contenedores era la nota
del aquí encartado Santoro.
Por otro lado, el diálogo versó sobre el linchamiento mediático y sobre
que privilegie la tranquilidad y la familia y poder caminar con la frente alta por la
calle, todas cuestiones que se generaron como consecuencia de la publicación de
Santoro que no solo involucró falsamente a Traficante en ese expediente como
cerebro, sino que además mencionaba el emprendimiento económico de su mujer y
ciertos rasgos de vida social con intención de dar una connotación negativa. Así, el
encartado Santoro decía: “Dos testigos también lo vieron en fiestas organizadas en
hoteles como el Faena y el Facebook de su esposa, que ayer apareció bloqueado, se
lo veía en cumpleaños costosos”.
Todo ello con el designio de presionar al dar un impacto negativo en
su círculo social, lo cual evidentemente ocasionó conforme lo relataran los testigos
Garcés y Di Pietro según lo antes mencionado.
Pasados dos días de esta conversación, el 1º de diciembre de 2016, D
´Alessio le habría enviado a Traficante una impresión de pantalla de WhatsApp con

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

una conversación con el periodista Daniel Santoro, tendiente a demostrar su trato


con el aquí encartado (v. fojas 146).

Ese mismo día, D´Alessio mantuvo dos (2) conversaciones más con
Traficante que fueron registradas y cuyas archivos se identifican como “grabación
número 2.m4a” y “grabación número 3.m4a”, en el marco de las cuales
nuevamente, bajo presión, le expresó que tenía que pensar en él y su familia.
Luego, el 4 de diciembre de 2016, tuvieron un breve intercambio de
mensajes donde D´Alessio le dijo que tenían que juntarse al día siguiente. El 5 de
diciembre de 2016, vía WhatsApp, D´Alessio llamó a Traficante durante la mañana
a lo cual Traficante le habría referido que lo estaban extorsionando y el imputado le
contestó por mensaje, a las 10:26 hrs., “Avisanos si alguien te está apretando.
Nosotros nos encargamos que entren muy rápido en razones”.
El denunciante luego expresó tener tres llamados más por WhatsApp
de parte de D´Alessio que no atendió y luego un mensaje que “si te llamo es por q

#29256016#286745265#20210419121017740
tengo novedades. Tengo hasta mañana a las 12 para verte. Sino mejor dejemos todo
sin efecto. Va a ser lo mejor”.
Luego de tal negativa de Traficante de seguir hablando con D´Alessio,
pocos días después, el 9 de diciembre de 2016, el encartado Santoro publicó en el
diario Clarín la nota titulada “Mafia de la Aduana: la Justicia busca ahora a `Mister
Corea´”, donde el periodista mencionó otra vez a Traficante vinculado en la
investigación del fuero Penal Económico, nuevamente con notoria falsedad.
En este artículo, Santoro sostuvo “A principios de esta semana,
Barreiro Laborda amplió su declaración indagatoria y afirmó que el supuesto jefe de
la banda `sería el ex despachante de Aduana y actual millonario Gabriel Traficante´,
pero como no dio más precisiones el juez se negó a darle ese beneficio” (v. fojas
138/139).
Lo cierto es que si bien mezcla dicha referencia con distinta
información sobre este tema, se toma el minucioso trabajo de intercalar una nueva
falsedad para dar a entender que Traficante seguía siendo acusado como autor
principal en la causa conocida como la mafia de los contenedores. Esto no solo no
era así, sino que ni Barreiro Laborda amplió a principios de esa semana su
declaración indagatoria ni nadie lo había vuelto a mencionar.
Tal extremo no surgió del cotejo de las actuaciones principales nº CPE
529/2016 que realizara este Tribunal a fojas 733, como tampoco emergió al
requerirse al Juzgado Nacional en lo Penal Económico nº 6 que informe si tal
afirmación efectuada por Santoro resultaba fehaciente. En dicha oportunidad, se
puso en conocimiento que la única referencia a Gabriel Traficante realizada por el
nombrado Barreiro Laborda fue aquella de fecha 25 de noviembre de 2016 y que
sería lo relativo a que “`GABRIEL TRAFICANTE´ y `DIEGO´ de la firma
`AMBIKA´ habrían salido del país”.
Se hizo saber que Barreiro Laborda declaró en cuatro oportunidades
hasta el 9 de diciembre de 2016, puntualmente el 26 de octubre, 25 de noviembre
(dos veces) y el 2 de diciembre, todos de 2016, en esta última y escueta oportunidad

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

nada dijo el allí encartado sobre Gabriel Traficante (v. respuesta del Juzgado
Nacional en lo Penal Económico nº 6 junto con copias de las declaraciones de
Barreiro Laborda, a fojas 3492/3530).
Cabe señalar que, así como Santoro se juntó con D´Alessio dos días
antes de la publicación del 26 de noviembre de 2016, un día antes de la publicación
del 9 de diciembre de 2016, puntualmente el 8 de diciembre a las 17:52:50 hrs.,
Santoro recibió un llamado de D´Alessio y mantuvo una conversación por 10:45
minutos (v. la información de entrecruzamiento que obra en el Disco 1 reservado a
fojas 3224/3226).
A partir de este contexto, el 19 de diciembre de 2016, el aquí
querellante presentó la denuncia por el delito de extorsión que dio origen a esta
pesquisa. Fue allí donde Gabriel Traficante remarcó que, si bien consideró
primigeniamente que se trataba de un aventurado intento de obtener dinero, al verse
involucrado por medios de gran difusión, sufriendo un impacto en sus relaciones
personales, comerciales y familiares, debió recurrir a esta instancia judicial por el
temor que la situación le representaba.
Indicó que el desasosiego se hallaba reforzado por “la inexplicable
coincidencia entre las anunciadas consecuencias que, de no ceder tendría, y lo
ocurrido efectivamente conforme a las notas periodísticas” que fueran examinadas
precedentemente, que generan en quien lo lee un contexto delictivo (v. fojas 1/4).
Así como fuera sostenido al analizar la conducta de Juan Ignacio
Bidone, Claudio Oscar Álvarez y Hugo Rolando Barreiro, repárese que la
contribución del nombrado resulta accesoria al hecho referenciado, brindando al
sustrato fáctico del acontecer ilícito aquí investigado una mayor precisión de la
forma en que el mismo ha podido cometerse.
La accesoriedad de la participación implica que la conducta
cooperativa haya favorecido al hecho del autor, lo cual torna dicho accionar en
susceptible de reproche penal. Véase, “el fundamento del castigo de la participación
conduce, como se ve, al principio supremo de la teoría de la participación: el

#29256016#286745265#20210419121017740
principio de accesoriedad limitada de la participación. Significa, por una parte, que
la participación es accesoria respecto del hecho del autor, pero también, por otra
parte, que depende de éste hasta cierto punto: basta que el hecho del autor sea
contrario a Derecho (antijurídico)” (v. MIR PUIG, Santiago, “Derecho Penal Parte
General”, Editorial Reppertor, 9ª ed., Barcelona, 2011, pp. 408-409).
Como hemos visto al examinar la responsabilidad penal de D´Alessio
a fojas 558/593, el nombrado habría cometido una acción típica, antijurídica y
culpable, circunstancia que torna viable la imputación de otras conductas conexas
con su obra criminal. Es que, recordemos, como toda participación, “su
accesoriedad determina que la relevancia típica se produzca a partir de la ejecución
del hecho por el autor” (v. CNCP, Sala II, causa n° 9950, “Krochik”, reg. 15.654,
rta. 7/12/09).
El aporte de Santoro proporcionó a D´Alessio un marco de
verosimilitud que le permitió intimidar a Traficante con una intensidad alarmante,
puesto que la presión fue publicada en un medio de la categoría e importancia
nacional que posee el diario Clarín.
Como ya dijera, la significancia de estos aportes radica en la falsedad
de sus esbozos.
Sin embargo, el encartado Santoro en esta instancia pretende
relativizar su impostura en base a dos argumentos, que a Traficante se le impuso
una prohibición de salida del país en tal expediente y que al mismo se le inició una
causa por la presunta comisión del delito de lavado de activos. Una estrategia burda
y engañosa a los ojos de este Tribunal.
En primer lugar, en cuanto a la prohibición de salida del país, Santoro
indicó que este dato no puede ser pasado por alto, ya que la captura fue dictada en
las actuaciones referenciadas y se encuentra vigente a la fecha. Además, describió
que se ordenaron tareas de inteligencia sobre distintos domicilios para constatar si
en alguno vive o es conocido Gabriel Traficante.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Así que, dijo, “huelga preguntarse señor Juez: ¿Puede caber alguna
duda que el señor Traficante resultaba ser un nombre de interés a los fines de una
significativa investigación periodística?”, y se contestó, “Evidentemente ninguna”.
El encartado, experto en periodismo de investigación, como así se
define, resulta ser más bien un especialista en el arte de confundir y
descontextualizar el plano fáctico para servir sus objetivos.
Seamos muy claros con esto.
Es cierto que Gabriel Traficante cuenta con una prohibición de salida
del país en el expediente CPE 529/2016, más ello tuvo lugar en el Legajo de
investigación N° 265 y data del 20 de septiembre de 2017.
Por lo tanto, no solo nos encontramos ante una medida cautelar
adoptada más de nueve (9) meses después de los hechos que aquí se someten a
estudio, sino que dicha imposición se encuentra vinculada a un hecho posterior que
tramita exclusivamente en ese Legajo, cuyo trámite se halla a cargo del Ministerio
Público Fiscal en los términos del artículo 196 del CPPN y se vincula al intento de
retirar un contenedor el día 14 de septiembre de 2017.
Lo cierto es que, incluso, tales obrados fueron parcialmente elevados a
juicio y actualmente se investigan otras participaciones, entre ellas, la de Gabriel
Traficante, quien fuera sindicado como partícipe del hecho por parte de los
imputados Víctor Esteban Palomino Zitta, Rodolfo Saturnino Costas y Gladys
Fabiana Fernández, respecto de los cuales se dispuso la elevación a juicio de las
actuaciones (v. fojas 172/191 y 535/536).
Ya hemos tenido oportunidad de señalar los nexos de D´Alessio y
Gladys Fabiana Fernández que se registraron en este expediente (v. fojas 558/593).
Se le recuerda al encartado Santoro, más allá de que resulta parte
legitimada en el expediente en trámite ante la justicia federal de Dolores y por tanto
conocedor de estas circunstancias, que tales extremos son ampliamente discutidos
en esos obrados.

#29256016#286745265#20210419121017740
Asimismo, no puedo dejar de mencionar la liviandad de dicha
imposición restrictiva a la libertad, me refiero a la prohibición de salida de país de
Traficante, cuyos fundamentos íntegros transcribo a continuación:
“Habida cuenta de los dichos vertidos por Rodolfo Saturnino
COSTAS; Víctor Esteban PALOMINO ZITTA y Gladys FERNANDEZ, en
oportunidad de prestar declaración indagatoria, y resultando de interés contar en un
futuro con la presencia de Gabriel Adrián GARCES y de Gabriel T'RAFICANTE,
dispóngase la prohibición de salida del país de los antes nombrados”.
“A tales fines, líbrense oficios a la Dirección Nacional de
Migracior.res y a la Policía Federal Argentina, la cual deberá circularizar la orden a
todas las fuerzas de seguridad de la República Argentina” (v. fojas 626).
En esos escuetos términos, la prohibición de salida del país sigue
vigente. En ese estado, Gabriel Traficante a la fecha no ha sido todavía convocado a
prestar declaración indagatoria siquiera en ese Legajo ni, claro está, en el
expediente principal, donde reitero nunca fue investigado en los términos
implicados por el aquí encartado Santoro.
Retomando la pregunta retórica propuesta por Santoro: ¿Puede caber
alguna duda que el señor Traficante resultaba ser un nombre de interés a los fines de
una significativa investigación periodística?
Efectivamente, pueden caber muchas dudas.
En otro orden de ideas, el encartado con un cuestionable asombro
expresó que ahora descubría más indicios sobre Traficante, “advirtiendo que el
Fiscal en lo Penal Económico nº 11, Dr. Dahl Rocha (cuerpo 15) informó que existe
una causa por lavado de dinero” contra el mismo.
Interesante reflexión la del imputado, pero veamos lo siguiente.
A fojas 952, la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico nº 11
informó a estos estrados que la causa nº 1.920/2017, caratulada “TRAFICANTE
Gabriel s/inf. artículo 303 del CP”, se inició con fecha 6 de diciembre de 2017 a raíz

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

de los testimonios labrados en los autos nº 529/2016, con motivo del Informe de
Inteligencia n° 579/2017 elaborado por la Unidad de Información Financiera (UIF).
Tal informe es remitido a la causa nº 529/2016, mediante Nota UIF nº
1169/2017 de fecha 30 de octubre de 2017, y comienza la descripción del caso
relatando que en “las noticias se menciona que dos de los imputados en la causa
donde se investiga la denominada `mafia de los contenedores´ aseveraron que el
Despachante de Aduana Gabriel Traficante sería el `cerebro´ de esta organización
delictiva”. A su vez, en la nota al pie de ello se indica “Véase la nota publicada el
día 26/11/2016 en el sitio web del diario Clarín titulada `Aduana: investigan si un
millonario es el jefe de la banda del cuñado de De Vido´”.
Más allá de destacar la habil destreza de nuestro órgano preventor de
lavado de activos que luego de prácticamente diez (10) meses decide levantar una
nota de un diario para dar inicio a un informe de inteligencia, lo cierto es que al ser
recibida dicha información ante el Juzgado Nacional en lo Penal Económico nº 6, se
corrió vista al Ministerio Público Fiscal que dejó en claro que, “a diferencia de lo
que se indica por el informe de la UIF implicado, Gabriel TRAFICANTE
-actualmente- no es objeto de ninguna imputación formal por parte de este
Ministerio Público Fiscal tanto en el marco del legajo CPE nro. 529/2016, como así
tampoco en ninguno de sus desprendimientos”.
Se agregó en dicho dictamen que “al día de hoy, la única vinculación
concreta de TRAFICANTE con las actuaciones principales, está dada por la
circunstancia que fue mencionado en el Legajo de Investigación nro. 265 (CPE
529/2016/165), concretamente en las declaraciones indagatorias que prestaron
Gladys Fabiana Fernández y Víctor Esteban Palomino Zitta, como uno de los
responsables del intento de ingreso irregular a plaza de la mercadería que se
encontraba en el interior del contenedor GESU564065-9, hecho éste, que tuvo lugar
el día 14/09/2017”.
Asimismo, se destacó que “todos los hechos/indicios (a los que hace
referencia el informe de la UIF) vinculados -según se sostiene- a una operatoria de

#29256016#286745265#20210419121017740
lavado de activos por parte de TRAFICANTE, tuvieron lugar con anterioridad al
año 2017, que fue el año en que tuvo lugar aquel hecho de intento de contrabando
por el cual se lo relaciona a TRAFICANTE con lo investigado en el principal. Por
lo tanto, es imposible que el suceso ilícito involucrado en el Legajo de Investigación
nro. 265 constituya el delito precedente cuyo producto es objeto de blanqueo a
través de los supuestos hechos informados por la UIF, simplemente, porque se
ejecutó con posterioridad” (sobre todo esto, v. copias reservadas a fojas 1268).
Que escenario lamentable y tortuoso el padecido por el aquí
querellante, incluso parecería premoritorio por cuanto conforme se desprende del
llamado registrado el 29 de noviembre de 2016, D´Alessio le dijo a Traficante: “Yo
puedo entender todo. Y encima todas esas sociedades anduvieron más o menos mal.
Con lo cual también te pregunto, así entonces cómo se financian. Me seguís lo que
te quiero decir. Por qué yo cortaría ahora la bronca acá. Porque tus abogados
pueden presentar lo que quieras. Y a ver y qué van a hacer en la UIF … vas a entrar
en el blanqueo, no te van a dejar entrar en el blanqueo y van a decir empiece a
justificar los bienes de atrás para adelante, dos mil diez para acá … yo pensaría el
daño que podemos evitar” (v. “grabación número 1”, 00:36:46).
La causa de lavado que fuera mencionada con vehemencia por el
encartado para justificar las apreciaciones realizadas en su nota de fecha 26 de
noviembre de 2016, irónicamente parece ser fruto y consecuencia de su publicación
que falsamente involucraba a Traficante como cerebro de una de las investigaciones
más importantes del fuero penal económico.
La Unidad de Información Financiera con varios meses de diferencia,
decidió hacerse eco de la nota publicada por el aquí imputado para presentar un
informe de inteligencia en la causa en trámite ante el Juzgado Nacional en lo Penal
Económico nº 6.
Como puede advertirse, la conducta realizada por Santoro habría
tenido una incidencia directa en la producción del hecho criminal llevado a cabo por

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

D´Alessio, brindándole con ello elementos necesarios para otorgarle seriedad a la


intimidación perpetrada.
Inevitablemente este análisis me lleva a continuar con el examen del
aspecto subjetivo relativo al obrar de Santoro, esto es el conocimiento y la voluntad
de participar en la extorsión llevada a cabo por Marcelo Sebastián D´Alessio a
Gabriel Traficante.
Varias circunstancias me permiten acreditar, con el grado de
probabilidad aquí exigido, la actitud dolosa de Daniel Pedro Santoro.
Corresponde aquí analizar si aquella colaboración criminal de Santoro
ha sido consciente, por cuanto como señalara en el anterior apartado de estos
considerandos, la mera publicación periodística negligente no puede ser susceptible
de recriminación penal sino solamente si la misma reviste el carácter de una
contribución voluntaria y conocida por el sujeto.
Como punto de partida corresponde detenerse a analizar lo relatado
por Santoro respecto a la fecha en que conoció a D´Alessio.
La secuencia es la siguiente:
- En noviembre de 2016, la periodista en temas policiales del diario
Clarín, Virginia Messi, le brindó el contacto telefónico de Santoro al abogado
Rodrigo González, quien se lo había pedido para hablar de distintos temas que el
encartado cubría como periodista.
- El Dr. Rodrigo González le remitió distintos mensajes donde le
comentaba que los datos a brindar los tendría un tal D´Alessio. González incluso lo
llamó el 19 de noviembre de 2016, pero Santoro no habría respondido.
- A los días, habría hablado con su consorte de causa, Juan Ignacio
Bidone, quien refrendó a D´Alessio. Así es que el 23 de noviembre de 2016 aceptó
ver a González y D'Alessio, reunión que tuvo lugar al día siguiente en el café “El
Faro”, ubicado en la calle Tacuarí y Garay de esta ciudad, a pocas cuadras del
Diario Clarín.

#29256016#286745265#20210419121017740
La cercanía del momento en que habría conocido a Marcelo Sebastián
D´Alessio con la fecha en que publicó su primera nota relativa a Traficante, se erige
como una cuestión de relieve a su favor. Sin embargo, debo contrastarla con
múltiples factores que me llevan a concluir que el dolo típico exigido se encuentra
corroborado para el grado de probabilidad de esta etapa procesal.
Si bien el acercamiento lo hizo Rodrigo González, que había
conseguido el teléfono del encartado por la colega del imputado, Virginia Messi, no
fue sino hasta que, en palabras de Santoro, fuera referenciado por Juan Ignacio
Bidone, también partícipe de la maniobra delictiva aquí en trato, en que se contactó
con aquél.
En definitiva, tengo en consideración no solo que D´Alessio y Santoro
se conocieron previo a la publicación periodística que tuvo lugar el 26 de
noviembre de 2016, que Santoro accedió a conocer a D´Alessio por las referencias
que le daba otro de los cooperadores del delito aquí en examen, sino que la nota
elaborada por el encartado es un fiel reflejo de las comunicaciones que tenía D
´Alessio con Traficante y de la información que fue hallada en su poder.
Caben apreciar los distintos elementos que dan cuenta que la
información sobre Traficante publicada el 26 de noviembre de 2016 fue provista
directamente por Marcelo Sebastián D´Alessio.
A fojas 850, el Juzgado Federal de Dolores remitió a estos estrados
información hallada en una de las computadoras de Marcelo Sebastián D´Alessio
con distintos archivos relacionados a Gabriel Traficante.
Corresponde aquí hacer referencia del documento “ADDITIONAL
DATA traficante grabriel.docx” que posee como fecha de última modificación el 18
de noviembre de 2016, 20:03 horas, es decir previo a la nota publicada por el aquí
encartado.
En tal archivo puede verse una fotografía de Gabriel Traficante, que
resulta ser la misma empleada por el encartado Santoro en su publicación en versión
papel.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Así también, en dicho informe surgen distintos datos que son


replicados por el encartado Santoro en su publicación. Me refiero a los listados de
las empresas que se vincularían a Traficante, como datos fiscales y personales del
mismo y de su esposa, Mariana Saric.
El encartado sostuvo que este tipo de información habría sido obtenida
de una compulsa de NOSIS, lo cual fue descartado por su Departamento de Legales
(v. fojas 3275).
Todo esto no solo permite advertir que D´Alessio entregó los datos
publicados a Santoro, sino de la extrema coordinación que existió entre los mismos
respecto del qué, cómo y cuándo publicar en miras a un plan extorsivo común.
Véase que, si Santoro hubiera querido develar la falsedad en que
incurría al publicar que Traficante era investigado como el cerebro en la causa nº
CPE 529/2016 y con ello no participar de la maniobra extorsiva en curso, hubiera
sido fácilmente posible con el más mínimo cumplimiento de su rol como periodista

#29256016#286745265#20210419121017740
de investigación. Más aún dado, según ya fuera señalado, su capacidad de diálogo
con el magistrado de la causa en cuestión.
No se enrostra al encartado la comisión de una conducta negligente,
sino ciertamente voluntaria y consciente que permite, al menos con el grado de
probabilidad requerido en esta etapa, tener por configurado el dolo típico respecto
del accionar del encartado Santoro.
Al respecto, el imputado sostuvo reiteradamente al deponer ante este
Tribunal que en el buen y leal ejercicio de su profesión había chequeado las
referencias de Traficante relativas a su involucramiento en la investigación de la
mafia de los contenedores. Brindó una perorata sobre que: “conforme habitualmente
hacía, chequeo todo con otras fuentes”, “la referencia de `Traficante´ en relación a
este asunto también fue chequeada y confirmada con una alta fuente de la Aduana
Nacional de entonces”, “La nota contiene mucha información, toda chequeada y
corroborada y no fue publicada con ninguna intencionalidad distinta a la de realizar
mi labor diaria que vengo ejerciendo hace 40 años”, “… si resultaban de mi interés,
chequeaba y confirmaba con otras fuentes como siempre lo hice, para después
proceder a su publicación”, “información publicada por él fue corroborada por altas
fuentes judiciales”, entre otras.
Que Traficante estuviera siendo investigado en la causa en trámite
ante el Juzgado Nacional en lo Penal Económico nº 6, no era una cuestión opinable
sino fácilmente determinable. Que Traficante no hubiera sido sindicado en las
declaraciones allí prestadas recientemente por Palomino Zitta y Barreiro Laborda
como jefe de la banda de contrabandistas de contenedores, era algo fácilmente
chequeable.
En los múltiples informes remitidos por el mencionado Juzgado, como
así también del cotejo realizado por este Tribunal de las actuaciones, no se advierte
ningún elemento que pudiera siquiera llegar a opinar mínimamente lo que oportuna
y directamente expresaba Santoro en sus publicaciones, tanto en la primera del 26
de noviembre de 2016, como en la del 9 de diciembre de ese año, donde

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

alegóricamente expresó: “A principios de esta semana, Barreiro Laborda amplió su


declaración indagatoria y afirmó que el supuesto jefe de la banda `sería el ex
despachante de Aduana y actual millonario Gabriel Traficante´, pero como no dio
más precisiones el juez se negó a darle ese beneficio”.
No caben dudas, un periodista de vasta experiencia. Dedicado al
ámbito de judiciales, de causas de notorio interés y relevancia pública. Que se
desempeña en uno de los diarios más importantes de nuestro país. Que da cursos,
seminarios y charlas a nivel local e internacional sobre el periodismo de
investigación. Que integra asociaciones periodísticas de renombre, incluso señalara
ser miembro fundador del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) y miembro de la
Academia Nacional de Periodismo y del Consorcio Internacional de Periodismo de
Investigación.
Todo eso.
Pretender reducir los extremos que se debaten en este expediente, a
que entabló una relación de cariño y confianza con Marcelo Sebastián D´Alessio y
que todo lo que publicó en esa oportunidad fue chequeado por altas fuentes
judiciales, escapa toda realidad posible.
En estos actuados no se valora el vínculo de un periodista con sus
fuentes, ni el círculo de amigos de un periodista, ni con quien se junta a comer, o
con quien habla por teléfono. Aquí se investiga una extorsión, en la cual Santoro
haciendo un uso abusivo e ilegal de su profesión contribuyó para su desarrollo.
Puede sostenerse, con el grado de probabilidad exigido en esta etapa,
que Santoro conocía que lo que estaba publicando no era así, sino que era un aporte
directo al plan criminal llevado a cabo por D´Alessio.
Repárese, además, que el encartado para lucir su buena labor
periodística, más bien para encubrir su desleal proceder, acompaño a estos estrados
un mensaje de WhatsApp que le enviara a Traficante previo a la publicación de
fecha 26 de noviembre de 2016 (v. documentación reservada a fojas 3152).

#29256016#286745265#20210419121017740
Sobre ello, Santoro expresó “me contacto con Traficante a quien trato
de `usted´; me presento con nombre y apellido, profesión y empleado de Clarín; le
hago saber que le quiero hacer una consulta periodística; evidentemente por lo que
declaró en autos él estaba al corriente de que yo podría estar publicando, notas con
relación a él (yo no sabía que él sabía claro está); le pido que me conteste o que me
llame `por favor´ y finalmente, además de ya contar con mi celular porque
justamente envié el mensaje desde allí, le aporté mi número de teléfono directo del
Diario”.
El mensaje en cuestión habría sido enviado un día antes de la
publicación del 26 de noviembre, es decir a horas de que ésta fuera entregada para
su impresión papel, dándole a Traficante pocas oportunidades reales de contactarse.
No puedo dejar de señalar que esa energía de réplica hubiera sido mejor canalizarla
en corroborar y chequear las referencias que publicaría, lo cual abona a las
sospechas en torno al conocimiento y la voluntad que tenía el encartado Santoro
para cometer la maniobra ilícita que se le reprocha.
Además, en el mensaje Santoro se habría limitado a decirle a
Traficante que le gustaría hacerle una consulta periodística, lo cual dista de la
gravedad de lo que realmente ocurriría (ubicarlo como jefe de la comisión de
hechos de suma gravedad) y parece ser más una práctica para encubrir su desleal
desempeño profesional.
Puede presumirse, incluso, que el teléfono celular de Traficante al que
Santoro enviara dicho mensaje fue proporcionado por D´Alessio, siendo que en el
mencionado documento “ADDITIONAL DATA traficante grabriel.docx” existe un
relevo de los números telefónicos de la querella, donde precisamente se encuentra el
utilizado por ésta en esa época.
Las explicaciones de Santoro escapan a toda racionalidad posible y
solo pueden considerarse como meros intentos de mejorar su situación en el
proceso.
Hay más.

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

El encartado sostuvo: “Desde el año 1995 cubro temas vinculados a la


Justicia y por ello cuento con más de cien fuentes de información, entre las que se
encuentran jueces, fiscales, abogados y otros, destacando que escribo un promedio
de cien notas por año”.
Con tal variedad y calidad de fuentes de información, deviene peculiar
que el encartado Santoro desconociera el origen de estas actuaciones, que en su
comienzo transitaron diversos ámbitos judiciales con motivo del conflicto de
competencia suscitado.
Es poco creíble que el encartado no tuviera conocimiento del inicio de
esta causa el 19 de diciembre de 2016, es decir, que la persona a quien en sus notas
sindicaba como que estarían investigando como cerebro de la mafia de los
contenedores haya denunciado un delito de extorsión, haciendo alusión a dos notas
de su autoría.
Deberíamos pensar que Santoro no conocía la existencia de este
expediente y que con esa ingenuidad plena y absoluta reforzó su relación con
Marcelo Sebastián D´Alessio, al punto tal de cometer a la postre otras conductas de
similar tinte delictual al aquí sometido a la exégesis del Tribunal (v. Disco 1,
reservado a fojas 3224/3226, como así también 3327/3489 y 3532/3598).
Asimismo, en la comunicación DEO 988774, el Juzgado Federal de
Dolores remitió copia del temperamento adoptado en los autos nº 88/2019 con fecha
21 de octubre de 2020.
Uno de los casos allí tratados es una supuesta extorsión que tuvo por
víctima a Mario Víctor Cifuentes y su empresa OPS, donde se ponderó que el 4 de
abril de 2018 Cifuentes recibió un llamado telefónico de D´Alessio que le dijo
“mirá esta noche el programa Animales Sueltos”. En tal programa, el nombrado
pudo advertir que en un momento Daniel Santoro habló del caso del juicio al ex
presidente de Brasil, Luiz Inacio “Lula” Da Silva, y confundía llamativamente el
nombre de la constructora involucrada en tales hechos OAS por el de su empresa
OPS. Incluso se advirtió que, en tal programa, Daniel Santoro hizo referencia a que

#29256016#286745265#20210419121017740
el valor del triplex involucrado en la causa del ex mandatario brasileño tenía un
monto de un millón doscientos mil dólares, “cifra que … D’Alessio le reclamaba a
Cifuentes”.
Por lo demás, en dicho caso, también se destacó que con fecha 7 de
abril de 2018 “como D’Alessio lo había preanunciado, el diario Clarín publicó una
nota firmada por Daniel Santoro en la que se lo mencionaba como el `nuevo Lázaro
Baez´ y un `empresario K que hizo negocios millonarios con el Estado´. La nota se
trataba, principalmente, de una reversión de otras notas publicadas en el diario `Río
Negro´, en noviembre del año 2016. En este sentido, no había ocurrido ni en la
causa judicial seguida a Cifuentes, ni en ningún otro ámbito un hecho material, en
tal momento, que fuera causa de dicha publicación, lo que da cuenta de que ésta fue
articulada por Santoro y Marcelo D’Alessio, en base a la extorsión desarrollada”.
Este escenario vislumbrado en la llamada Operación Cifuentes-OPS,
tuvo lugar ya en trámite estas actuaciones y luego del pedido realizado el 9 de
febrero de 2018 por la defensa de D´Alessio para que se le reciba en estos obrados
declaración testimonial al ahora encartado Santoro, antes desconocedor y leal amigo
del autor del delito aquí sometido a estudio (v. fojas 166/167).
Coordinación, complementación, sincronización, reiteración,
intimidación, son todas palabras que permitirían definir el vínculo delictivo entre
Marcelo Sebastián D´Alessio y Daniel Pedro Santoro. La negligencia y la
imprudencia lejos están de serlo.
Por lo demás, el encartado hizo hincapié a las distintas referencias de
Marcelo Sebastián D´Alessio sobre él, en punto a que “no es coimero” y que le diría
que se había “comido pescado podrido” para arreglar la cuestión (v. “grabación
número 1”, en este sentido, [00:13:02] “algo que no le gusta a un periodista que no
es coimero, Santoro no es coimero”; [00:13:58] “Santoro no saca nada si no lo
chequea”; [01:30:45] “Santoro se nutre cien por cien del Juzgado si no tiene más
nada del Juzgado te vas a dar cuenta”).

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

El encartado toma los dichos de D´Alessio según su más absoluta


conveniencia. Cuando D´Alessio habla en su nombre, no es cierto; pero cuando dice
que no es coimero, es la pura verdad. Basarnos en los diálogos intimidatorios que D
´Alessio mantiene con el querellante para verificar si el encartado es un periodista
intachable resultaría poco concluyente. Por lo demás, véase que incluso en esas
conversaciones D´Alessio no lo excluye de entre las personas con las que debería
arreglar y afirma que el periodista se nutre del Juzgado, cuestión que aquí ha sido
descartada sobre el punto que se le reprocha.
Sobre ello, cabe resaltar que Víctor Esteban Palomino Zitta sostuvo al
prestar declaración testimonial ante la justicia federal de Dolores que D´Alessio le
dijo que “debía abonar la suma de 500.000 dólares a él lo antes posible, y que dicho
monto iba a ser repartido entre el juez, la fiscal, Marcelo D´Alessio, el estudio de
abogados de González y el Sr. Daniel Santoro, periodista” (v. fojas 1595/1597 del
expediente 88/2019, cuya copia digitalizada obra en el Disco 1 reservado a fojas
3224/3226).
En otro orden de ideas, el encartado Santoro pretende restarse
responsabilidad aludiendo a que otros programas periodísticos hicieron las mismas
referencias en torno a Gabriel Traficante que aquí se le cuestionan.
Al respecto, hizo mención al programa televisivo “La Cornisa” del
periodista Luis Majul que fuera emitido el 27 de noviembre de 2016, es decir, un
día después de su primera publicación.
Sostuvo, en su escrito de defensa obrante a fojas 2993/3076, que no
controla “la producción del programa de Majul que lleva años de trayectoria ni
mucho menos a este último periodista”. Por otro lado, en las conversaciones que
mantuviera Traficante con D´Alessio el 29 de noviembre de 2016, este último le
dijo sobre ello: “Y que Santoro se encargue de llamar a América porque lo que hizo
América por lo que yo vi es una venta de programa” (v. “grabación número 1”,
reservada en Secretaría).

#29256016#286745265#20210419121017740
Ahora bien, conforme puede observarse de la emisión de dicho
programa (v. fojas 3615), en el mismo se encontraba como panelista el propio
Daniel Pedro Santoro y, en la última parte de esa trasmisión, Luis Majul introdujo
sobre el tema aquí relevante diciendo, “bueno escuchá, uno de los involucrados, lo
publicó Daniel Santoro ayer o hoy no me acuerdo ya ... ayer, se llama de apellido
Traficante”.
Se pasó un tape donde muestran la zona portuaria y una escucha entre
Federico Tiscornia y Oldemar Barreiro Laborda, imputados del expediente ante el
fuero penal económico, que hablan sobre una reunión con un supuesto jefe de la
policía federal.
Al cerrar dicho tape, en el cual no se mostró ni nombró a Gabriel
Traficante, el micrófono pasó directamente al aquí imputado Daniel Pedro Santoro
quien textualmente dijo “… pero ahí lo que lo nuevo Luis, es este personaje Gabriel
Traficante, que es el nombre de él, que en la causa judicial está nombrado como el
que manejaba las DJAI, las Declaraciones Anticipadas de Importación. Y ahí está
semana se viene un escándalo enorme y por más plata”. Cierre del programa.
Cabe remarcar que la mención de Traficante fue realizada por el
propio Santoro, no hay dudas de ello. Incluso una mención nuevamente
tergiversada, por cuanto el encartado Tiscornia Salort había señalado que Traficante
estaría relacionado con operaciones relativas a las declaraciones juradas de anticipo
de importación, de lo cual se extrajeron testimonios, con lo cual poco escándalo
habría sobre ello la siguiente semana en ese expediente.
Véase que Traficante no estaba siendo investigado allí, ni tampoco se
dijo que manejaba las DJAI, todas referencias que servían directamente al plan
criminal para el cual colaboraba el aquí encartado.
Repárese la posición activa del encartado en contribuir con el plan de
D´Alessio. Asimismo, Santoro hizo alusión al programa “La Cornisa” emitido el 25
de diciembre de 2016, donde si bien hacen eco textual de lo publicado por Santoro
el 26 de noviembre de 2016 en cuanto a que Traficante habría sido señalado como

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

cerebro en la causa de los contenedores, luego se realizan referencias respecto de


éste en torno a un expediente en trámite ante la justicia federal.
Finalmente, el encartado hizo mención al programa televisivo
“Tercera posición” del periodista Rolando Graña, emitido el 23 de diciembre de
2016. Sobre el cierre de tal programa se efectuó una sección sobre “el negocio de
contrabandear zapatillas”. Allí se realizó una descripción de distintos personajes y
se señaló que no se había avanzado hacia quienes traían contenedores textiles y de
electrónica.
Sobre Gabriel Traficante, el periodista criticó que, pese al
enriquecimiento de éste, como su mención en el expediente, no había sido
investigado. Agregó, luego de explicar distintas cuestiones relativas a Traficante,
como su condición de monotributista y elevado nivel de vida, que “éstas son las
cosas que hacen pensar que la mafia de la Aduana y la mafia de los containers, no
está siendo bien investigada. La justicia no está avanzando hacia esto. Y además
porque digo, a ver volvamos a lo básico, el contrabando en la Argentina quita
laburo”.
Lo expresado por el periodista Graña no se identifica en absoluto con
el obrar recriminado a Daniel Santoro, quien pretende descargar su responsabilidad
en otros colegas que brindan una opinión sobre un asunto de interés público y no,
como el encartado, que introduce información falsa para contribuir en una extorsión
en curso.
Lo cierto es que el programa de Graña tiene lugar luego de las
publicaciones de Santoro, y de su participación televisiva en el programa “La
Cornisa” que antes señalara. El aquí encartado ya había instalado social y
mediáticamente que Traficante era investigado como jefe de la mafia de los
contenedores, a lo cual se agrega que Graña reconoció a D´Alessio como fuente de
información en varios asuntos, siendo este tema uno de ellos (v. fojas 4369/4382 del
expediente nº 88/2019, cuya copia digitalizada obra en el Disco 1 reservado a fojas
3224/3226).

#29256016#286745265#20210419121017740
Varios periodistas reconocieron a Marcelo Sebastián D´Alessio como
su fuente, vínculo que cuenta con protección constitucional (art. 43 de la CN).
Como ya ponderara, no es lo que se discute en estas actuaciones y, por lo cual,
Santoro se encuentra sometido a la jurisdicción de este Tribunal.
Recordemos que las publicaciones, además de ser un fiel reflejo de la
información que D´Alessio necesitaba publicar para extorsionar a Traficante,
estaban sincronizadas con el plan extorsivo en curso. Pero no termina allí. A la
postre, luego de iniciadas estas actuaciones por la denuncia de la querella, el aquí
encartado se vio inmerso en distintas situaciones de similar ilegalidad.
Y es ahora cuando el encartado pretende sopesar su accionar delictivo
bajo argumentos tales como haber sido engañado por un “mentiroso serial … un
estafador en todo el sentido de la palabra … un fabulador, un engañador, un
extorsionador y todo en su conjunto”, calificativos que no pueden ser admitidos en
contraste con la multiplicidad de elementos probatorios recolectados que lo
vincularían objetiva y subjetivamente a los hechos pesquisados.
En suma, todas estas consideraciones y valoraciones resultan ser
elementos de peso suficientes para sostener que el encartado conocía y tenía
intención de colaborar con el plan criminal de D´Alessio, en miras de que se
produzca una discusión más amplia y final en una instancia de debate oral y público
venidera.
En estos términos, es que el encartado Daniel Pedro Santoro es
considerado como partícipe en la intimidación ejercida por Marcelo Sebastián D
´Alessio sobre Gabriel Traficante, reforzando y dando sustento a la presión
realizada para obtener el dinero exigido bajo las falsas alusiones a que iría preso en
el marco de la investigación conocida como la mafia de los contenedores.
Corresponde, ahora, definir cuál ha sido la entidad de los aportes
proporcionados por el imputado a la maniobra de D´Alessio, para así distinguir si
aquellos serán de índole primario (artículo 45 del Código Penal), o secundario
(artículo 46 del Código Penal).

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

La diferenciación entre ambos supuestos colaborativos puede


extraerse de la llamada teoría de los bienes escasos, enseñada por Enrique
Gimbernat Ordeig en su obra titulada “Autor y Cómplice en Derecho Penal” (BdeF,
reimp., Montevideo-Buenos Aires, 2007).
Se identifica allí la entidad del aporte mediante la respuesta al
interrogante acerca de la escasez o abundancia del bien o servicio prestado, siendo
que de ser escasa la contribución ofrecida al autor significará que su ayuda ha
tenido mayor preeminencia en el hecho delictivo cuestionado.
Sobre ello, considero que su mera condición de periodista no le otorga
esta atribución de responsabilidad primaria, sino más bien que gracias a aquella el
nombrado pudo ejercer su aporte, utilizando como vía una condición privilegiada
dada por el medio de noticias en el cual trabajaba y la credibilidad que, por ello,
mantenía frente a la sociedad y sus colegas.
A su vez, repárese que Daniel Pedro Santoro tuvo un importante rol en
el suceso criminal investigado, teniendo incidencia directa sobre la credibilidad de
los dichos de D´Alessio hacia Traficante, en la intimidación moral que ejerciera
sobre éste.
Tales motivos llevan a estimar que el mismo sea considerado partícipe
necesario del delito de extorsión en grado de tentativa, puesto que recordemos no
hubo un desapoderamiento patrimonial de Traficante, esto es, no llegó a efectuarse
el pago pretendido en la extorsión perpetrada, motivo por el que el delito al cual ha
participado no se ha consumado de acuerdo con lo establecido por el artículo 42 del
Código Penal.
Finalmente, resta agregar que no se advierte elemento alguno que
justifique el accionar del imputado o lo exima de responsabilidad; juzgándose en
consecuencia que su conducta disvaliosa fue ejecutada con voluntad y
discernimiento.
IV. Prisión preventiva.

#29256016#286745265#20210419121017740
En orden al análisis de la procedencia del dictado de la prisión
preventiva respecto de Daniel Pedro Santoro (artículo 312 del CPPN), entiendo que
más allá de la gravedad del delito imputado, y la entidad de la pena en expectativa
prevista, dicho análisis debe ajustarse a lo establecido en el Plenario Díaz Bessone
de la Cámara Federal de Casación Penal (Plenario n° 13, Acuerdo 1/08,
31/08/2008), en cuanto dispuso que “no basta en materia de excarcelación o
eximición de prisión para su denegación la imposibilidad de futura condena de
ejecución condicional, o que pudiere corresponderle al imputado una pena privativa
de la libertad superior a ocho años (arts. 316 y 317 del CPPN), sino qué deben
valorarse en forma conjunta con otros parámetros tales como los establecidos en el
art. 319 del ordenamiento ritual a los fines de determinar la existencia de riesgo
procesal”.
Ahora bien, analizando la cuestión desde los parámetros subjetivos
establecidos en el artículo 319 del Código de forma, los lineamientos aplicables del
Código Procesal Penal Federal (v. Resolución n° 2/2019 de la Comisión Bicameral
de Monitoreo e Implementación del CPPF del 13/11/2019), y en virtud de los
extremos elaborados en el fallo citado precedentemente, la pregunta que surge
primigeniamente es si la libertad de Santoro no redundará en la presencia de un
eventual peligro de fuga o posible entorpecimiento de la investigación.
Vale destacar que la noción rectora en términos de restricción de la
libertad durante el proceso es la que emana de la norma del artículo 280 del CPPN.
A ello, corresponde aclarar que la única interpretación del instituto
compatible con el principio de inocencia para justificar la aplicación de una medida
cautelar que restrinja la libertad ambulatoria de una persona, es aquella que lo
postula como una medida excepcional fundada, exclusivamente, en el peligro de
que el imputado se fugue o entorpezca el accionar de la justicia.
Primigeniamente, debo considerar que de momento encuentro
neutralizado un posible entorpecimiento de la investigación de parte del encartado,

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

habiéndose realizado numerosas medidas de prueba sin advertirse inconvenientes en


su producción.
Por lo demás, cabe efectuar un análisis sobre el peligro de que el
imputado, en caso de mantener su libertad ambulatoria, se de a la fuga.
Al respecto, considero que de momento cabe sostener que Santoro
carecería de medios concretos para no acatar las órdenes de este Tribunal, además
de que al menos hasta la fecha ha demostrado su intención de estar a disposición de
esta judicatura.
Se encuentra acreditado en base a las distintas pruebas incorporadas
en la causa que el imputado posee familia, domicilio y cuenta con un denotado
arraigo en el país.
En atención a todas las circunstancias descriptas en los párrafos
precedentes, no habré de disponer la prisión preventiva de Daniel Pedro Santoro,
por no encontrarse reunidos para ello los extremos exigidos por el artículo 312 del
Código de rito.
V. Embargo.
En base a lo expuesto en el desarrollo del presente decisorio,
corresponde ahora al suscripto, analizar y expedirse acerca del dictado de la
correspondiente medida precautoria, tal cual lo previsto y normado por el artículo
518 del Código Procesal Penal de la Nación.
Ahora bien, previo a considerar el fondo del asunto, considero útil
recordar, que la naturaleza cautelar del auto que ordena el embargo, tiene como fin
garantizar en medida suficiente una eventual pena pecuniaria o las costas del
proceso y el aseguramiento de las responsabilidades civiles emergentes, conforme
lo establece el artículo 518 del Código de forma (v. CCCF, Sala I, causa n° 29.204,
“ZACHARZENIA, Gustavo s/embargo”, rta. 13/11/1997, reg. n° 961).
De esta manera, de conformidad con la normativa legal citada y a la
hora de pronunciarme sobre el monto que fijaré en el referido embargo, tendré en
cuenta especialmente, las siguientes circunstancias:

#29256016#286745265#20210419121017740
a) El tenor del ilícito que se le imputa al encartado, tal cual se lo
describiera oportunamente a lo largo de la presente resolución al momento de
analizar la situación procesal de éste.
b) Que deben resguardarse los medios necesarios para cubrir las
costas del proceso, en conjunción con las posibilidades reales que tenga el
encausado para afrontar tal medida.
c) Que la calificación legal escogida no tiene pena pecuniaria, que el
imputado tiene defensor particular y que hay parte querellante.
En virtud de ello, encuentro suficiente mandar a trabar embargo sobre
los bienes de Daniel Pedro Santoro, por considerarlo partícipe penalmente
responsable del delito arriba detallado, hasta cubrir la suma de ochocientos
cincuenta mil pesos ($ 850.000).
En virtud de lo expuesto, de conformidad con la normativa vigente,
corresponde y así;
RESUELVO:
I. DECRETAR AUTO DE PROCESAMIENTO de Daniel Pedro
SANTORO, de las demás constancias personales obrantes en autos, en orden al
delito de extorsión en grado de tentativa, en calidad de partícipe necesario (artículos
42, 45 y 168 del Código Penal), SIN PRISIÓN PREVENTINA por no encontrarse
reunidos para ello los extremos exigidos por el artículo 312 del Código de rito.
II. MANDAR A TRABAR EMBARGO sobre los bienes de Daniel
Pedro SANTORO hasta cubrir la suma de ochocientos cincuenta mil pesos ($
850.000), ordenando librar el correspondiente mandamiento que diligenciará el
Oficial de Justicia del Tribunal (artículo 518 del CPPN). A tal fin, oportunamente
fórmese el correspondiente incidente.-
III. NOTIFÍQUESE al Sr. Agente Fiscal, la defensa y el imputado, y
la parte querellante mediante cédulas electrónicas.-

#29256016#286745265#20210419121017740
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 9
CCC 76091/2016

Poner en conocimiento del Centro de Información Judicial (CIJ) lo


aquí resuelto mediante correo electrónico, a sus efectos. Regístrese y cúmplase.-

Ante mí;

En la misma fecha se cumplió. CONSTE.-

Signature Not Verified Signature Not Verified


Digitally signed by RAMIRO Digitally signed by LUIS
VELASCO RODRIGUEZ
Date: 2021.04.19 12:51:58 ART Date: 2021.04.19 12:58:21 ART

#29256016#286745265#20210419121017740

También podría gustarte