Está en la página 1de 105

Poder Judicial de la Nación

Cédula de Notificación *2100004941123


4* ,

21000049411234
Zona
CC Juzgado 10
Fecha de emisión de la Cédula:12/noviembre/2021

Sr/a:CASTELL ALEJANDRO, MARIA FLORENCIA ARIETTO


Tipo de domicilio Electrónico
Domicilio:27259524313

Carácter: Sin Asignación


Observaciones Especiales: Sin Asignación

Copias: N

21000049411234
Tribunal:JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10 - sito en Talcahuano 550 P 7° of. 7042, Ciudad
Autónoma de Buenos Aires

Hago saber a Ud- que en el Expte Nro. 35019 / 2020 caratulado:


IMPUTADO: MOYANO, HUGO ANTONIO Y OTROS s/EXTORSION, PRIVACION ILEGAL LIBERTAD PERSONAL,
USURPACION (ART.181 INC.3), COACCION PARA TOMAR PARTE EN HUELGA y AVERIGUACION DE DELITO
DENUNCIANTE: CASTELL, ALEJANDRO Y OTRO
en trámite ante este Tribunal, se ha dictado la siguiente resolución:

Queda Ud. legalmente notificado


Fdo.: SANTIAGO EDUARDO SMITH, SECRETARIO DE JUZGADO AD-HOC

*21000049411234* ,

21000049411234
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

///nos Aires, 12 de noviembre de 2021.

AUTOS Y VISTOS

Para resolver en la presente causa 35.019/20 la situación


procesal Diego Emanuel Coria (DNI 27.338.929, nacido el 11/6/79 en
Avellaneda, hijo de Miguel Coria y de Juana Mansón, casado, con estudios
secundarios incompletos, operario, domiciliado en Taborda 3338 de
Remedios de Escalada, provincia de Buenos Aires), Mario Ernesto
Villalba (DNI 18.354.043, argentino, nacido 5/3/66 en 9 de Julio, provincia
de Buenos Aires, hijo de Ernesto Villalba y de Nélida Haydeé Musi,
soltero, chofer, domiciliado en Barbará 767 de Ciudadela, provincia de
Buenos Aires), Jorge Fabián Aguirre (DNI 22.245.001, argentino, nacido
el 17/12/71 en Moreno, provincia de Buenos Aires, hijo de Víctor Aguirre
y de María Hilda Farías, casado, chofer, domiciliado en Areco 1710 de
González Catán, provincia de Buenos Aires), Matías Ezequiel Paz (DNI
35.057.429, argentino, nacido el 8/10/89 en Pontevedra, provincia de
Buenos Aires, hijo de Gerónimo Paz y de Marta Herrera, soltero,
administrativo, domiciliado en Machado 8392 de Virrey del Pino, provincia
de Buenos Aires), Omar Rubén Dutra (DNI 20.197.714, nacido el 25 de
mayo de 1969 en la localidad de San Javier, provincia de Misiones, casado,
empleado administrativo, domiciliado en San Carlos 672 de Monte Grande,
partido de Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires) y Omar Andrés
Pérez (DNI 12.708.522, argentino, nacido el 12 de septiembre de 1958 en
Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, divorciado, empleado de
firmas transportistas y miembro del consejo directivo del sindicato de
camioneros -secretaría de política de transporte y seguridad vial-,
domiciliado en Ocanto 92 de Monte Grande, Esteban Echeverría, provincia
de Buenos Aires); todos con domicilio constituido en la avenida Rivadavia
1128, piso 3 de esta ciudad, junto con su defensor, Javier Moral.

La investigación ha sido delegada a la Fiscalía Nacional en lo


Criminal y Correccional 35, a cargo del fiscal Ignacio Mahiques; y se ha
constituido como querellante Alejandro Javier Castell, con el patrocinio de
la abogada María Florencia Arietto.

RESULTA

I. Los hechos

Conforme al dictamen del fiscal

Se les atribuye a Rubén Omar Dutra, Diego Emanuel Coria,


Matías Ezequiel Paz, Mario Ernesto Villalba, Jorge Fabián Aguirre y
Omar Andrés Pérez, el haber actuado de manera organizada, y en
representación del Sindicato de Choferes de Camiones, con el objeto de
amedrentar a Alejandro Castell, apoderado de la firma ANDAR
TRANSPORTADORA SRL -dedicada al transporte de cargas generales-, y

#34944020#307299247#20211112231016462
así compelerlo a que pagara una presunta deuda que poseía ante ese
sindicato, la cual resultaba ser inexistente.

Según se pudo reconstruir a partir de la prueba colectada


hasta el momento, y sin perjuicio de que en un futuro se determine la
participación de otras personas, el día 31 de julio de 2020, entre las 09:30
horas y 13:30 horas, aproximadamente diez personas vinculadas al
Sindicato de Choferes de Camiones -entre las que se encontraban Dutra,
Coria, Paz, Villalba y Fabián Aguirre- se presentaron en el depósito que
la firma posee en la calle Santa Catalina 2151 de esta ciudad, y
bloquearon sus accesos, impidiendo el ingreso y egreso de personas que
iban a despachar mercadería.

Ante ello, la encargada del establecimiento, Daniela


Elizabeth Cabañez, se entrevistó con quien parecía liderar el bloqueo y le
preguntó si ello tenía sustento legal alguno, a lo que aquél, sin
identificarse, le contestó que respondían a Hugo Moyano, que no tenían
“ningún papel” y que tenía que llamar a “9 de Julio” para “arreglar la
deuda”.

De seguido, Cabañez se comunicó al número de emergencias


911 e informó lo que estaba aconteciendo. Fue así que se hizo presente en
el lugar el Principal Méndez -numerario de la Comisaría Vecinal 8B de la
Policía de la Ciudad-, a quien la encargada volvió a comentar lo sucedido
y le solicitó su intervención para desbloquear la entrada y salida del
depósito y poder seguir trabajando.

Interiorizado de lo sucedido, el Principal Méndez se retiró


para recibir instrucciones, siendo entonces cuando arribó al lugar
Alejandro Castell e inmediatamente los sujetos, quienes continuaban
identificándose únicamente como integrantes del Sindicato de Choferes de
Camiones, “…me empezaron a patotear, intimidar y me decían que no se
pensaban ir hasta que yo no arreglara con la delegación del sindicato de
choferes de la ciudad de 9 de Julio una supuesta deuda que tenía desde el
año 2008”, deuda que, afirmó el denunciante, no era real.

Así las cosas, se volvió a entablar contacto telefónico con el


número de emergencias 911 para que se proceda al desbloqueo,
retornando el Principal Méndez junto con otro patrullero, cuyo personal le
preguntó a Castell si “esa gente eran empleados míos refiriéndose a las
personas vestidas con chalecos verdes pertenecientes a dicho sindicato”, a
lo que el nombrado respondió de manera negativa.

En ese contexto, uno de los sujetos, que continuaban


refiriendo responder a Hugo Moyano, le pasó un teléfono a Castell al
tiempo en que le indicaba “quieren hablar con vos”.

Al tomar Castell la comunicación, su interlocutor se presentó


como Omar Dutra, perteneciente a la rama logística del sindicato, y le

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

solicitó que se presentara en la sede central de esta ciudad para “arreglar


la deuda”, por lo que intercambiaron números de teléfono para estar en
contacto.

Transcurridas tres horas aproximadamente, los individuos


que estaban llevando a cabo el bloqueo se retiraron del establecimiento,
no sin antes agredir verbalmente a los empleados de la firma y uno de ellos
arrojar un golpe de puño a Castell, el cual no logró impactar.

Tras ello, Dutra volvió a contactarse con el denunciante y lo


convocó a una reunión para el día 5 de agosto de 2021 en la sede del
sindicato, sito en la calle San José 1781 de esta ciudad, en la que se
entrevistaría con Gabriel Marcelo Aparicio.

Al llegar a la sede del sindicato, Castell se anunció y pidió


por Dutra y Aparicio. El primero se hizo presente a los pocos minutos, se
presentó nuevamente como encargado de la parte logística de la
organización, cuyas oficinas se encontraba enfrente, y le manifestó que
sería atendido por un colaborador de Aparicio, Omar Pérez, Secretario de
Transporte e Infraestructura.

Seguidamente, fue conducido al segundo piso, donde Pérez le


preguntó qué es lo que hacía allí, a lo que respondió que le habían
bloqueado el acceso a su empresa de manera violenta y que debía
presentarse en la sede del sindicato para arreglar la deuda.

Fue entonces cuando Pérez le refirió que ellos querían “su


dinero”, que podían cruzar información con AFIP pero que no tenían “la
gorra puesta”, a lo que Castell le indicó que entendía que se trataba de
una “patoteada” y que quería que le explicaran el marco legal sobre el
cual justificaban el reclamo de la deuda.

Esa reunión duró aproximadamente treinta minutos, tras lo


cual Pérez le manifestó que “se tomaban un día para ver y analizar cuál es
la deuda y comunicarse con 9 de julio”, extremo que, hasta la fecha de la
denuncia, no ocurrió.

II. Las pruebas

1. Denuncia obrante en las imágenes subidas el 13/8/20 en la


solapa ´documentos digitales´; y acta de ratificación de fs. 4/8.

a- Alejandro Castell, apoderado de la empresa Andar


Transportadora SRL (perteneciente a su familia, dedicada al transporte de
cargas generales –hacienda en pie, paquetes que llegan a depósito de
tiendas, corralones y demás- que tiene un domicilio en García Salinas 1960
de Trenque Lauquen y otro en Santa Catalina 2151 del barrio de Villa
Soldati de CABA) denunció que desde hace muchos años somos víctimas
(d)el Sindicato de Camioneros, los cuales nos intimidan para sacarnos
dinero sin ningún sustento legal.

#34944020#307299247#20211112231016462
Refirió que el día viernes 31 de julio de 2020, la encargada
del depósito ubicado en esta CABA, Daniela Elizabeth Cabañez, lo llamó
para avisarle que gente del sindicato de choferes me había bloqueado la
entrada y no dejaban ingresar ni salir gente que venía a despachar
mercadería a mi transporte. La encargada preguntó por el motivo de ello,
si tenían algún papel legal donde decía el motivo por el cual ellos se
habían presentado a realizar dicho bloqueo, y solicitó hablar con el líder
del grupo. A lo cual, un sujeto que no se quiso identificar le dijo que el jefe
era el Sr. Hugo Moyano y estaba en el sindicato y que no tenían ningún
papel que tenía que llamar a 9 de Julio y arreglar la deuda, a lo que
contestó que no conocía a nadie en esa localidad.

Cabañez llamó al 911 y se presentó en el lugar el oficial


principal Méndez, a quien le narró lo sucedido, solicitando la intervención
policial para desbloquear la entrada y continuar trabajando; por lo que el
principal se retiró a pedir instrucciones.

Castell dijo que llegó en aquel momento, se presentó y lo


empezaron a patotear, intimidar y me decían que no se pensaban ir hasta
que yo no arreglara con la delegación del sindicato de choferes de la
ciudad de 9 de Julio una supuesta deuda que tenía desde el año 2008 hasta
la fecha, deuda que no es real. Ante la violencia ejercida por las personas
que bloqueaban el depósito, a quienes no conocía ni se identificaron y sólo
manifestaban venir del Sindicato de Choferes de Camiones, se volvió a
llamar al 911.

Retornó el principal Méndez y otro patrullero; le preguntaron


si esa gente eran empleados míos a lo que contestó de forma negativa;
momento en el cual uno de los individuos se presentó al lado suyo con su
teléfono y le dijo “quieren hablar con vos”. Del otro lado, se presentó un
sujeto como Omar Dutra, perteneciente a la rama logística del sindicato, y
le pidió que se presentara en la central de camioneros de la ciudad y
arreglara la deuda. Luego de esa charla intercambiaron los números de
teléfono para que pudieran estar en contacto con él.

Al cabo de tres horas los individuos se retiraron. Indicó que


habrían sido unas quince personas aproximadamente. Todas agredieron a
sus empleados provocándolos y uno de ellos me tiró una trompada la cual
no llegó a alcanzarme. Y decían que su jefe era Hugo Moyano.

Luego de aquel día lo volvió a llamar Omar Dutra, quien me


había convocado a una reunión en la sede central del Sindicato de
Choferes de Camiones con Marcelo Aparicio, para el día miércoles 5 de
agosto. Relató que tenía dudas de ir a la reunión, pero no tenía opción, que
lo llamaban para ver por dónde iba y hasta le compartieron la ubicación del
lugar, ante su pedido. Se presentó en el lugar y se sentó a esperar ser
atendido. Se acercó un hombre que se presentó como Omar Dutra,
encargado de la parte Logística del Sindicato de Choferes y le comentó que

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Aparicio se había retirado a las 14.30 ya que padecía diabetes, por lo que
sería atendido por un colaborador de aquel, el Sr. Omar Pérez –Secretario
de Transporte e Infraestructura del Sindicato-.

Lo recibieron en el segundo piso de la sede del sindicato –San


José 1781 CABA-, le preguntaron el motivo de su presencia en el lugar, a
lo que respondió que no sabía, que le habían bloqueado la empresa y que el
Sr. Dutra se había puesto en contacto con él en medio del bloqueo y le
habían dicho que arreglara la deuda y se acercara al edificio. El Sr. Pérez le
dijo que ellos querían su dinero, que ellos ´pueden cruzar información con
AFIP pero que no tienen la gorra puesta´, a lo que respondió que, a su
entender, se trataba de una patoteada y que él solo quería que le mostraran
el marco legal del que se valían para reclamarle la deuda.

La duración de la reunión fue de treinta minutos y,


terminando, le dijeron que ellos se tomaban un día para ver y analizar cuál
es la deuda y comunicarse con 9 de julio. Hasta el día de la fecha no se
han vuelto a comunicar conmigo, pero mis empleados han intentado sacar
bonos de la obra social y se los han denegado y asimismo me han llegado
comentarios que están esperando el momento para volver a realizar un
bloqueo sorpresivo.

Finalizó diciendo que la situación que padecía llevaba años,


cada seis u ocho meses aparecen a pedir dinero con cualquier excusa, si
no se paga, bloquean y así permanentemente. Como no tengo deuda
alguna con el sindicato, y tampoco considero que si tuviera deuda alguna
es el modo de impedir el trabajo, cuando existen procedimientos tanto en
el Ministerio de Trabajo como en la justicia laboral para saldar las
cuestiones controvertidas, es que decidí presentar esta denuncia, porque
estoy acobardado.

Y, por último, solicitó el inicio de la investigación teniendo


en cuenta que estamos ante una estructura vertical de poder, que quienes
lo detentan son las autoridades del Sindicato de Choferes de Camiones
quienes, para hacer cumplir su cometido se valen de grupos de tareas
criminales que ejecutan materialmente las órdenes a través de los
bloqueos, derrame de carga o en algunos casos amenazas con armas de
fuego.

b- Castell ratificó su denuncia, acompañado de su letrada


patrocinante, María Florencia Arietto (fs. 4/8).

Especificó que, por la zona, la parte sindical de la empresa


correspondía a la ciudad de 9 de Julio, desde donde le reclaman la supuesta
deuda.

Refirió que cuando él llegó, le pidió a Daniela Cabañez que


filmara su encuentro con las personas que bloqueaban la empresa. Le
dijeron que tenía que arreglar una deuda con Sánchez y lo intimidaban.

#34944020#307299247#20211112231016462
Antes de comenzar a filmar se pusieron agresivos y uno lo quiso agarrar del
pulóver, no sé si tiró una piña una trompada o qué fue, y ahí Daniela
comenzó a filmar cuando se le abalanzaron y le decían con el dedo que yo
tengo que llamar, que no puedo dejar esto así, que no se van a ir hasta que
no arregle, hasta que yo no llame a 9 de Julio y bueno y ahí es el momento
que digo que yo no tengo que arreglar nada con la gente de 9 de Julio.

Que luego, a las 12 del medio día la policía quiso intermediar,


no les tomaron los datos, pero entre que la policía los corre de al lado mío
uno de ellos me da un teléfono y me dice ´el jefe quiere hablar con vos´.
Primero contestó que él no tenía nada que hablar porque eran unos
patoteros, el otro insistió y en el teléfono se contactó con Omar Dutra. Le
dijo que le gustaría que fuera a la oficina central, hubo un intercambio de
teléfonos, y se volvió a su casa a la tarde, estuve tres horas, cuatro horas
bloqueado el depósito, y me vuelvo a mi pueblo.

Al lunes siguiente recibió un llamado en su oficina de parte de


Dutra, lo citó a la oficina central, él le contestó que le parecía muy raro que
lo citaran por siete empleados. Dutra le dijo que estaba con el Jefe y, a la
pregunta de Castell, respondió que se trataba de Marcelo Aparicio. Le dijo
a Dutra que tenía miedo de ir, de que lo golpearan, que no sabía lo que
podía pasar. Le dijeron que no le iba a pasar nada y accedió.

Al martes siguiente salió a las 10 de la mañana desde su


oficina –en Trenque Lauquen- hacia CABA, lo llamó Dutra tres veces
diciéndole que Aparicio lo estaba esperando. Llego 14.30, tomó contacto
con Dutra, Jefe de Logística, le dijo que lo acompañara, que lo atendería un
compañero suyo, estaba asustado y le preocupaba la situación. Entró en una
oficina y llegó una persona llamado Omar Pérez, Jefe de Logística del
sindicato. Pérez le anotó su teléfono personal, le preguntó qué hacía en el
lugar y él respondió que lo habían llamado ellos. Le dijo que supuestamente
tenía una deuda a lo que Pérez le respondió ´sí, tenés que tratar de arreglar
esas cosas porque es plata nuestra´, en definitiva, todos los aprietes que
hacen ellos. Le dijo que quería saber en qué norma se basaban, que le
habían mandado mails por muy diversos montos un día me dicen que es
ochocientos, al otro día me mandan un mail que me piden un millón
doscientos, me han mandado otro mail de un millón y medio y han bajado
a ochocientos y pico de vuelta y no sabemos qué es, realmente descifrarlo
no sabemos qué es. Que Pérez le respondió eso te lo estoy debiendo, que les
diera un día, que tenían que llamar a 9 de Julio para pedir el monto de la
deuda o lo que ellos suponen que es una deuda.

Explicó que no sabía a qué deuda se referían, se fue, le


dijeron ´nos tomamos un día y el viernes hablamos´. Se fue y nunca más lo
vi, no me llamaron ni nada tampoco. Eso sería la secuencia del 31 al 5 que
yo tuve novedades con ellos ya después hicimos la denuncia y todo.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

A preguntas del fiscal, respondió que no se utilizó algún tipo


de elemento en el contexto del bloqueo; que uno de ellos, cuando llamamos
a la policía, me tiró una trompada porque yo llegué nervioso. Se volvieron
locos, se vinieron encima de mí, uno de ellos tiró una piña, están los
testigos y todo ahí que lo vieron. Dijo que tenía cámaras adentro y afuera
del depósito; que las podría aportar. Respondió que no vio que tuvieran
armas o palos. Sobre si la forma de realizar el bloqueo era la presencia
física de personas en la entrada y salida del depósito, dijo sí,
amanazándonos a todos.

Sobre las frases y términos amenazantes dijo todo lo que


decían era que yo tenía que ir a 9 de Julio, que hasta que yo no arregle con
9 de Julio ellos no se iban a ir… Ellos iban de patoteros, no iban más que
de eso. Eran tipos visiblemente agresivos, muy agresivos, que estaban
dispuestos, o sea, cuando se van me dicen que no me pegaron porque no
quisieron pegarme. Me podrían haber linchado me dicen. Eran tipos muy
agresivos.

Respondió que nadie pudo efectuar descargas en el depósito,


que en el lugar estaban su empleado Jorge Zacarías, Daniela y un hombre
abajo un camionero que era de la ciudad de Rauch. Que nadie podía entrar
ni salir del depósito; y sobre si las personas que estaban en el lugar podían
salir caminando, respondió sí ellos podían salir, lo que los estaban era
provocando. Daniela podía salir tranquilamente pero Jorge no porque le
estaban diciendo cualquier cosa y salir era para pelear con ellos. Yo lo
mandé atrás porque la íbamos a pasar mal todos.

Sobre los dichos intimidatorios, refirió que le dijeron si no


pagás nosotros no te vamos a desbloquear. Es más, la policía me preguntó,
cuando se fueron los tipos, si les había pagado, y le dije que no. Le
extrañaba que se hayan ido sin que les haya pagado. ´Esto no se destraba
si no pagás´ me dijo. Respondió que primero había dos policías, luego
llegaron dos más y luego pidieron apoyo, había ocho o nueve policías,
quienes le decían ´esto se destraba siempre, por lo que tenemos entendido
esto se destraba siempre con plata, es la forma de bloquearlo, sino queda
bloqueado todo´.

Que el 80% de la gente estaba identificada con chaleco verde


y, si no, tenían tapabocas que decían ´camioneros´.

Respondió que Sánchez era el Secretario del Sindicato 9 de


Julio, que vendría a ser el encargado del Sindicato de Choferes de todo lo
que es distrito mío. Que abarca desde Chivilcoy para abajo hasta Trenque
Lauquen, Tres Lomas, todo eso pertenece y maneja este Sánchez. Sánchez
viene en guerra hace tres años, cuatro años, 2016, 2017. Ellos ya me
estaban apretando de otra manera telefónicamente. Sánchez ha ido a mi
casa con dos o tres más camioneros, a pedirme plata. (…) …el contador
mío me dice `accedé a eso así te dejan de molestar` y dije que no. Y ahí

#34944020#307299247#20211112231016462
empecé con un abogado y les dije que legalmente me muestren qué es lo
que les tengo que pagar. Y ahí empezaron todas estas escenas de
patoterismo… Sobre si Hernán Sánchez tenía alguna intervención objetiva
en el hecho denunciado, dijo que el día jueves, anterior al suceso, su
abogado mantuvo contacto con el abogado del sindicato, Mauro Quintana,
pero un día le decían que el monto de la deuda era uno, luego otro. Y la
deuda se la daba Sánchez a Quintana. Que aquel jueves Quintana le dijo a
su abogado `los muchachos de Buenos Aires se van a poner nerviosos y
van a tomar otra decisión`. Y bueno, fue la que tomaron el viernes de ir a
cortar. Que Sánchez también habló con sus principales clientes para
decirles que le dejaran de dar trabajo porque tenía problemas sindicales,
que no le pagaba al sindicato.

Sobre el temperamento que adoptó el Principal Méndez


cuando fue convocado por Daniela, dijo que fue mediar. Porque a mí me
hubiese gustado tomarle los datos a la gente. Y sobre si se hizo alguna
consulta judicial, dijo nada, nada. Respecto de la dependencia a la que
pertenecía dicho policía, dijo esa dependencia está en Av. Cruz y no sé qué
más. No conozco mucho.`

En relación a la deuda a la que los sujetos se referían, expresó


no. Allá le dicen diferencia de kilómetros, quizá ustedes lo van a entender
mejor por horas extras. Pero para ellos, yo a mi gente la tengo bien, en
perfecto estado. Tengo empleados desde hace más de diez años, nunca me
reclamaron nada, porque siempre estuvieron bien. Es una plata que se la
piden a todos, a todos y a todo el rubro de transporte a todos. Pasados
tantos años ellos van de la mejor manera a arreglar con vos la diferencia
de kilómetros que es una recaudación de ellos, porque los cheques van no
a la orden, todo muy raro. La verdad, si se animaran a hablar todos sería
mucho más fácil. Sobre si tenía conocimiento de las vías que debiera haber
empleado el sindicato para realizar el reclamo, respondió yo los invité a
que me mandaran una carta documento intimándome formalmente a ver
qué era, que me expliquen, pero nadie me supo explicar. Florencia cuando
yo estuve acá me explicó bien cómo era todo, pero no tiene forma legal.
Ellos hace cuatro años que vienen atrás mío con todo este tema. Yo les
pedía que me intimaran a ver qué era la deuda, que me explicara alguien.
Nadie me supo explicar. Mi contador me dijo que les pague así no me
joden. Ya le habían dicho a él que no me iban a dejar trabajar. Por eso él
accedió a decirme arreglá porque te van a volver loco, no te van a dejar
trabajar. Y ahí fue cuando yo lo pasé a un abogado. Que lo volvieron loco,
no eran claros, un día le decían una cosa, otro día otro mail. En un
momento yo iba a acceder a dárselos y le pedí diez cheques, y me dijeron
que no, que era al contado esa plata. Al contado o veinte días.

Que las primeras llamadas se las hicieron desde teléfonos


desconocidos, luego del teléfono de ellos que tenía agendado.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

No había sufrido bloqueo alguno con anterioridad, pero que


no sabía si estaban preparando otro. Hace poquito descargué hacienda en
un frigorífico, y un chofer de mi zona, que es delegado, dijo que estaban
preparando otro bloqueo, que iban a mandar otro bloqueo si no pagaba.

Y sobre si era la primera denuncia que realizaba por los


hechos, dijo que no había hecho denuncia alguna con anterioridad, que
pensó que era legal lo que le estaban pidiendo, o sea, yo quería que alguien
me lo explicara y nadie supo explicarme nada hasta que estuve con
Florencia acá. Primero hablaron con el contador. Este año en enero me
pidieron que les dejara un camión y ahí me empecé a dar cuenta de que no
era legal lo que estaban haciendo. Cuando llegué a Florencia, ella pudo
explicarme cómo se manejaban, las leyes de trabajo y bueno, ahora me
estoy enterando cómo es todo. Yo nunca accedí a nada pero me costó
muchísimo llegar a Florencia. Allá a mí lo que me decían era otra cosa,
nada que ver con cómo veo ahora que son las leyes acá.

Sobre si quería agregar algo más, dijo no, yo sólo quiero


decir que estoy preocupado por las represalias que pueda tomar esta
gente. Temo por la salud de mi familia y que nos pase algo, pero bueno. No
solicitó medida de protección alguna.

Su letrada, María Florencia Arietto, dijo que aportaría la


documentación referida en la declaración en un pendrive, estimó
conducente solicitar ad effectum videndi et probandi el expediente
28255/18 `Altamirano y otros s/extorsión y asociación ilícita` que había
sido elevado a juicio y se investigaban sucesos de idénticas características,
habiéndose determinado en tal sumario que no existía `legalidad de la
deuda`, sino un sindicato que efectúa un pedido por necesitar dinero,
apuntando a alguna empresa que, por temor, entrega grandes cantidades
pero sin una justificación legal puesto que todos los empleados tienen todo
en regla.

Y continuó pero si existiera eventualmente algún reajuste,


que podría suceder en el marco del trabajo, la herramienta
correspondiente, de conformidad con la Ley de Contrato de Trabajo y la
Ley de Asociaciones Sindicales, es la intimación por carta documento, la
consecuente iniciación de un expediente administrativo en el Ministerio de
Trabajo de la Nación y, eventualmente, la intervención de la justicia
Laboral en el caso de que existiere una deuda legítima de algún empleado
al que el sindicato representara. Eso no sucede y por eso nosotros estamos
mostrando que es un sistema de recaudación para la cúpula sindical; no
para los trabajadores que dicen representar. Me parece importante
aclarar que el bloqueo es ilegal y que no tienen ningún respaldo
normativo. De hecho, nosotros solicitamos la normativa así podíamos
debatir jurídicamente la legalidad de la deuda, pero por supuesto que no
tienen nada y en el allanamiento cursado al sindicato en la causa ya
mencionada no tenían ni siquiera el legajo de la empresa Expreso

#34944020#307299247#20211112231016462
Pontevedra a la que querían cobrarle la deuda. Se trata de un modus
operandi que repiten.

2. Constancias obrantes a fs. 16, 17/9, 21/2, 23/4, 25, 26, 27,
28, 29, 30, 31, 32, 35 y 36; de lo actuado e incorporado a lo largo de la
investigación; todo lo cual fue aportado al tribunal al realizar el pedido de
declaración indagatoria (fs. 54–dos pendrives, uno aportado por la querella
y otro con la prueba colectada por la fiscalía-) y subidos a la solapa
documentos digitales. Sin perjuicio de lo cual, y ante la dificultad de su
apertura desde el sistema lex 100, también se incorporaron al link
https://drive.google.com/drive/u/0/folders/1Z7lTDhez9WnwDTwQOf5bzDHDcVnGj
iik .

Lo aportado por la querella obra detallado a fs. 17/9 y 28 del


expediente digital. En pendrive Verbatim y pasado a documentos digitales
como prueba querella.

En tanto en base a ello, lo actuado por la fiscalía se aportó


materialmente en pendrive Sandisk y pasado a documentos digitales como
documentos de prueba recabada por la fiscalía.

Así:

3. Documentos subidos el 26/8/21 de la carpeta `prueba


querella` y contiene:

- filmaciones de cámaras en carpeta titulada `día de visita


sindicato` y `personas que trajeron la nota`;

- filmaciones de `CD1`;

- filmaciones de carpeta `video donde aparecen los


vehículos`;

- listados de aportes, intereses y aportes adeudados de `Andar


Transportadora`. Se advierte una notificación de deuda del Sindicato de
Choferes de Camiones, Seccional 9 de Julio para la empresa Andar
Transportadora, del 11/12/19 –acuse de recibo sin rubricar-, por la suma de
$815.136,21 por obra social, sindicato y federación; y otra notificación
similar del 4/8/20 –acuse de recibo sin rubricar- por la suma de
$1.125.204,19 por iguales conceptos, durante período de aportes
adeudados sindicato: 2015-06 a 2020-05, y período de aportes adeudados
obra social: 2010-06 a 2020-05.

- presentación en powerpoint con diapositivas de las


filmaciones que hacen foco en las personas imputadas;

- videos, entre los cuales se encuentra el identificado como


VID-20200803-WA007 (del diálogo entre Castell y dos de las personas
imputadas, justo antes de la llegada del personal policial, que luego fue
transcripto por el Escuadrón de Investigaciones de Delitos Complejos y

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Procedimientos Judiciales `Buenos Aires` de la Gendarmería, a


requerimiento de la fiscalía, conforme se detallará después).

- y carpeta titulada `pruebas` -que, a su vez, contiene


imágenes y filmaciones-. Se advierte la imagen de un correo electrónico del
estudio jurídico Quintana a Leonel Chamusco, que este luego reenvía a
Alejandro Castell, del 6/8/20 que tiene un archivo adjunto titulado andar
transportadora – deuda 04-08-2020 y cuyo cuerpo reza: Estimado Leonel:
De acuerdo a lo conversado oportunamente, te reenvío liquidación de
aportes actualizada que practicó el Sindicato de Choferes de Camiones,
conforme períodos no prescriptos. Ante cualquier duda que le surja al
contador de la empresa, que se comunique directamente, como lo hice
hasta ahora, con el Secretario General del Sindicato Sr. Sergio Hernán
Sánchez. Sin más, te saludo atte.

4. Filmaciones en discos compactos, y carpeta subida el


5/8/21 titulada “prueba fiscal”, que contiene

Declaraciones testimoniales:

a- de Daniela Elízabeth Cabañez

Respecto de los hechos, dijo: “El viernes 31 de julio de 2020,


no eran todavía las 11:00, porque a esa hora tengo que tomar agua, por un
problema de salud. Antes de la 11:00 viene el chico que está con nosotros,
acá en el depósito, Jorge Zacarías, y me dice que hay gente del sindicato
que no lo dejaba recibir mercadería. Entonces le pregunto por qué, a lo
que me responde que le dijeron que teníamos que llamar a 9 de Julio.

Lo llamo a Alejandro y le comento que la gente del sindicato


nos dice que llamemos a 9 de Julio y que no nos dejaba recibir
mercadería, que estaban parados en la puerta y no dejan entrar ni salir
gente. Me dice que llame a la policía.

Antes, salgo a averiguar cuál era el problema, por qué


estaban cortando el tránsito. Un señor canoso, de campera verde, no sé su
nombre porque nunca me lo quisieron dar, me dijo que tenía que llamar a
9 de Julio. Entonces, le pregunto cuál era el motivo, si tenían algún papel
legal para estar cortando el tránsito, quería ver un papel que diga eso. Al
lado mío, había un muchacho de campera gris, a quien le pregunto quién
es el encargado de acá, y me dijo ´el señor Hugo Moyano´. Le dije que le
digan al señor Moyano que venga con un papel por qué tengo que llamar a
9 de Julio. A lo que me responden diciendo que yo sabía por qué tenía que
llamar. Les dije que no sabía por qué y que no lo iba a hacer. Porque,
además, no conozco a nadie de 9 de Julio. Cómo voy a llamar a alguien
que no conozco, no tengo ningún número agendado de 9 de Julio. Me
quedo ahí y el canoso me dice, mientras se comunicaba con alguien por
teléfono, que entre nosotros no tenemos que pelear. A lo que le digo, por
supuesto que no, que las cosas peleando no se arreglan. Le dije al

#34944020#307299247#20211112231016462
muchachito que me dijo que era Moyano el encargado que él no tenía que
estar adentro del depósito, de la línea municipal para afuera.

Volví a la oficina y llamé al 911, le comenté al muchacho que


había gente del sindicato que no me dejaba entrar ni salir gente, que el
lugar es un depósito de mercadería en tránsito, que necesitaba que venga
una patrulla a sacarlos porque necesitan trabajar. Al ratito llegó un móvil
con el Principal Méndez y otro más, me preguntaron qué paso y les
comenté lo sucedido. Les mostré que tengo la habilitación del inmueble,
que está en condiciones para recibir mercadería. Salió y fue a hablar con
ellos, y los sacó de la vereda. Yo les dije que Alejandro en dos horas venia
para acá, que venía de Tres Lomas, Trenque Lauquen, entonces se
quedaron ahí esperando a que venga Alejandro.

Habrá llegado a las 12:00, no recuerdo bien la hora. Se puso


a hablar con ellos y, bueno, él les decía que no tenía ninguna deuda con la
gente de 9 de Julio. Le dijeron que tenía que hablar con el abogado de
allá, que tenían que arreglar la deuda. Si llamaba y arreglaba ellos se
iban. Después un señor de campera negra le quiso pegar una trompada, a
lo que Alejando alcanza a esquivar haciéndose para atrás.

Yo llamé otra vez al 911 porque la gente estaba agresiva.


Entonces vino otra vez la patrulla, vino el Principal Méndez e ingresó a la
oficina con Alejandro para hablar y le dijo todo lo que yo conté y más
cosas que yo no sé, que esa gente no tiene nada que ver con nosotros. Que
son del sindicato y lo quieren coimear. Después salieron y estuvieron
hablando. Yo no sé más nada de eso.”

Sobre si luego del suceso volvió a ser testigo de otro hecho,


dijo que no; sobre cuántas personas formaban el bloqueo, dijo que vio a
ocho o nueve más o menos; pero que vio a dos personas más, que habrán
sido doce personas las que estaban. Respondió que a ella no le mostraron
identificación alguna, sólo tenían camperas y gorras del sindicato de
camioneros. Y que Jorge Zacarías “es el chico que recibe la mercadería y
carga. Hace carga y descarga, y recepción de mercadería”.

Respecto a si había algún líder entre las personas que se


presentaron en el lugar, dijo no, ninguno se presentó como líder. A simple
vista, para mí, era un señor canoso que tenía la campera del sindicato,
pero nunca se identificó.

Respondió que ella cumplía horario de 9 a 17, al igual que


Zacarías; que ella debiera entrar a las 8 pero como vive en San Vicente lo
hace a las 9. Jorge Zacarías entra a las 8.00.

Sobre a qué se referían cuando le decían `llamar a 9 de Julio`,


dijo eso no me dijeron. Me dijeron que tenía que llamar a 9 de Julio, yo no
conozco a nadie. Me dijeron que si yo no conocía, mi jefe sí.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

En relación a si los sujetos llegaron a ingresar al depósito,


dijo “ingresaron diez centímetros de la línea municipal, que fue donde yo
les dije acá no entran, de acá para allá, es lo máximo que ingresaron. Fue
el muchacho de campera gris, que se ve en el video que yo filmé. Él fue
quien le dijo a Alejandro que tenía que llamar a 9 de Julio y arreglar la
deuda.

Sobre si había ocurrido algo así con anterioridad, dijo que no;
que era la primera vez que veía a esas personas; que llegaron al depósito
caminando pero Jorge me había comentado que vinieron en una
camioneta, una Ford Escort y en un Citroën C3. Sobre si tomó los datos
del vehículo o color, dijo no, eso lo debe saber Jorge porque estaba en la
puerta.

Se le preguntó si el bloqueo realizado en la puerta del


depósito se extendió, y respondió no, era acá en la puerta y a los fleteros
les decían que no iban a dejar la mercadería, no los dejaban. Hasta que
los fleteros se iban.

Respecto de si alguien recibió algún tipo de amenaza, dijo


bueno, el señor de campera negra le tiró una trompada a Alejandro. En un
momento este señor, cuando Ale le decía que no tenía ninguna deuda, le
dice que tenía empleados en negro. Entonces yo, le grito desde adentro del
depósito que no estamos en negro, es cierto, estamos en blanco. Todos los
empleados estamos en blanco. Alejandro le dijo a Jorge que traiga un
recibo de sueldo. Entonces este señor le dijo a Jorge un exabrupto que yo
no puedo decir, siento vergüenza… Sobre si utilizaron alguna frase o
expresión en cuanto al reclamo, respondió no, no sé. Amenaza no recuerdo.
Ellos querían que llame a 9 de Julio y que hable con Sánchez, el abogado y
que arregle. Alejandro le decía que Sánchez no lo atendía. Que Sánchez,
por lo que escuchó, era el abogado del sindicato que está en 9 de julio, a
quien no conocía.

Sobre si en algún momento les impidieron salir del depósito,


dijo sí, a Jorge no lo dejaban salir ni recibir mercadería. A los fleteros
tampoco, ni ingresar ni salir. De hecho, había un fletero acá, que tenía que
llevar un sobre del otro transporte que esta acá con nosotros y yo le dije
que vengan en media hora. Me dijo que no lo iban a dejar entrar. Le dije
que se quede tranquilo que él iba a entrar y se iba a llevar sus cosas. Salió
y se fue, pero como le digo no dejaban ingresar a nadie, ni salir ni entrar.

Y sobre quiénes estaban dentro del depósito al momento del


bloqueo, respondió lo que pasa es que yo estaba en la oficina, no sé si
había fleteros adentro, seguramente había. Los que salieron, salieron.
Bueno, después, el hombre este sí salió, porque yo salí a ver qué había
pasado y justo estaba el hombre esperando el sobre. Pero no los dejaban
entrar ni salir. No sé para qué lo querían, como para dejarlos de rehén,
digo yo, no sé.

#34944020#307299247#20211112231016462
Si tenía conocimiento sobre a qué deuda se referían, dijo no
sé… porque, a ver lo que pasa allá en Trenque Lauquen yo no estoy
empapada en ese tema, porque yo no lo manejo, yo manejo Buenos Aires.
No sé qué deuda le reclaman a Alejandro. Sobre qué exigían y en qué
términos, respondió “que tenía que arreglar la deuda en 9 de Julio, así. El
muchacho que me dijo que el encargado era el señor Hugo Moyano le dijo
´vos llamá a 9 de Julio, arreglás la deuda y nosotros nos vamos´.

Sobre en qué contexto intentaron agredir físicamente al


denunciante, respondió la verdad es que no sé, porque estaba en la oficina.
Pero Alejandro les explicaba que no tenía deuda, se escuchaban los gritos,
que no sabe qué le reclamaban. No sé, estimo que habrá sido cuando le
dijo que tenía gente en negro, no sé, no estaba.

Preguntada cuánto tiempo duró el bloqueo, dijo como tres


horas, desde las once menos diez de la mañana hasta las tres de la tarde.
Dos y medias, tres de la tarde, tres horas fácil. Que durante ese tiempo no
pudieron trabajar.

Sobre cómo fue que finalmente los sujetos se retiraron del


lugar, dijo que vino la policía cuando Alejandro estaba hablando con el
muchachito de la campera gris. Ahí vino un patrullero con el Principal
Méndez y después vino otro patrullero más. El muchacho le dice a
Alejandro que querían hablar con él, y le pasa el teléfono, no sé con quién
habló. Estimo que era alguien del sindicato. Después ellos se fueron.
Alejandro me comentó que había hablado con Dutra, creo que era, no
estoy segura. Le dijeron que tenía que ir el lunes al sindicato a hablar con
ellos. Lo citaban en el sindicato, en San José creo que está, en Capital.
Después de que Alejandro habló ellos se fueron.

Respecto de su antigüedad en la firma, dijo que con


Alejandro estoy hace trece años. Empecé en el 2007 trabajando en un
transporte que Alejandro alquilaba. Después Alejandro se mudó y me llevó
con él. Estuvimos en Santa Catalina, que armó una Sociedad que se
terminó disolviendo. Me vine a trabajar acá con Alejandro y estoy acá,
trece años.

Si era la primera vez que sucedía un hecho de tales


características, dijo que yo sepa, en Buenos Aires, es la primera vez. En los
tres lugares en los que estuvo “Andar”, es la primera vez que pasa algo
así. Ahora en Trenque Lauquen o Tres Lomas no sé, pero acá en Buenos
Aires es la primera vez, en Capital sería.

Que la firma tenía dos empleados: Jorge Zacarías y ella.

Y sobre si en algún momento la gente que se hizo presente en


la firma mencionó que respondieran a alguna otra persona, dijo no, el único
nombre que a mí me dijeron fue el de Hugo Moyano.

b- de Daniel Gustavo Salazar

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Dijo conocer al denunciante porque posee depósito al lado del


suyo.

Respecto del hecho, refirió que yo estaba sentado,


escaneando un remito y vino un muchacho que trabaja con nosotros y nos
dijo que había problemas en el transporte de al lado con los del sindicato.
Es por eso que salí y vi a los del sindicato y luego me metí para adentro.
Entonces les dije, vamos a salir cada tanto para que nuestros clientes o
proveedores no piensen que estamos en conflicto con los del sindicato y no
quieran dejar la mercadería. A un distribuidor le tuve que explicar que
nuestro vecino tenía un problema con los del sindicato, pero más de eso no
vi ni escuché, la verdad es que no me interesa.

Sobre cuántas personas eran las que decían pertenecer al


sindicato, dijo por lo menos seis. Y sobre qué decían o solicitaban tales
personas, refirió no escuché nada. Tratamos de no tener inconvenientes, no
queríamos salir como testigos ya que nunca tuvimos problemas. Es la
primera vez que ocurre algo así, yo no quise tener este tipo de problemas.
No sabría decirte el motivo, me enteré después por la tele.

Sobre si, posteriormente, al dialogar con los empleados de


Castell, tomó conocimiento de que los sujetos que decían pertenecer al
Sindicato de Choferes de Camiones, refirió no, no me gusta averiguar. No
soy chusma porque no me incumbe. No tenemos una relación, somos
vecinos y quizá alguna máquina nos prestamos, pero a nivel personal no
somos amigos. Si logró escuchar alguna exigencia o el motivo de la
presencia de aquellas personas, dijo no, no escuché nada. Traté de estar lo
más lejos posible para no escuchar nada, no tener nada de contacto. Que
se encontraban vestidos con ropa normal y el chaleco que usan ellos, del
sindicato que dice ´sindicato de camioneros´, de color verde.

Que los depósitos están pegados, uno al lado del otro, somos
vecinos, aproximadamente estamos a 50 cm de distancia, portón a portón;
y que estuvieron más de una hora seguro. Sobre si logró observar la
presencia de algún líder, dijo sólo vi por un video que pasaron, de cómo el
Sr. Castell se prepoteaba, se careaban. Sé que estos muchachos estaban
juntos, pero no sabría decirte quién era el líder.

Si logró observar en qué medio de transporte llegaron o se


retiraron, dijo nuestro portón es grande, se ve toda la calle. Pero además
había camiones y camionetas. Vi unos vehículos, pero desconozco si eran
de ellos. No supo decir marcas o modelos, que trató de estar lo menos
posible.

Que era la primera vez que veía a los sujetos, pertenezco al


sindicato pero trato de no tener casi contacto, tengo la obra social pero la
uso poco y nada. Y sobre si alguna otra persona presenció lo ocurrido, dijo
no sé, los repartidores del transporte de ellos.

#34944020#307299247#20211112231016462
Respecto a si escuchó alguna amenaza proferida por los
individuos, dijo no, no, nada.

c- de Fabián Faccio

Dijo conocer a Castell, ya que son colegas, transportistas.

Respecto del hecho dijo, yo ese día llegaba cerca del


mediodía, eran las 11 y pico o 12.00 hs., cuando ya había alrededor de
ocho o diez personas del sindicato de Moyano, que nos prohibían la
entrada al depósito. A nosotros nos dejaban entrar, pero no dejaban
recibir mercadería.

Hasta que llegó Alejando Castell y se produjo una discusión


con él. Lo agredieron, también agredieron a un empleado de aquél. En la
filmación el de buzo rayado soy yo, me interpuse, quería evitar que le
pegara. Más allá de las agresiones y los insultos que decían es lo que vi y
escuché. Ellos manifestaron que venían en representación de una sola
persona, de Hugo Moyano, hubo mucha agresión y agravios hasta que se
fueron. Estuvieron aproximadamente una hora y pico o dos horas. Había
una persona mayor que agredía, que se encontraba en la vereda de
enfrente y daba la sensación de que era quien dirigía todo. Respecto de tal
persona, dijo que se encontraba con ropa del sindicato, con una campera
del sindicato, de color verde y con barbijo. Todos se encontraban con
barbijos. Describirlos no podría, pero esta persona canosa tenía 50 o 50
pico de años, pero más que eso no podría describir. Tenía una estatura
normal, de 1.70 y repito, era canoso.

Que eran entre ocho a diez personas, no los conté pero eran
unos cuantos, estoy casi seguro que eran ocho. Sobre el contenido de los
insultos y agresiones dijo que a uno de los chicos de acá le gritaban ´salí
afuera chupa pija´. Aquel se encontraba cargando un camión, no les dio
bola y siguió haciendo su trabajo, después esta persona de mi edad, le
gritaba a Alejandro ´pagá lo que debes´, ´sos un sinvergüenza´ ´pagá al
sindicato lo que le debes´, ´sos un hijo de puta, paga lo que debes´, ´paga
lo que debés al sindicato´.

Y para que describiera las agresiones físicas observadas, dijo


yo observé cómo una persona quiso acercarse hacia Alejandro y es por
ello que me acerqué, para impedirlo, pero fue todo un amague, eso es lo
que hizo.

Sobre a qué se referían aquellos hombres con las amenazas


espetadas, dijo que le decían que era un sinvergüenza, que le pague al
sindicato lo que le debía, que era un hijo de puta, que por eso tenía plata.
Supuestamente hablaban de una deuda, no sé de qué monto se trataba.
Castell me dijo que no tenía ninguna deuda con el sindicato. Si tales
personas expresaron a quién respondían o de parte de quién iban, dijo sí,
uno de ellos dijo `vengo en representación de Hugo Moyano, fue cuando

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

quisieron pegarle a Alejandro. Si mencionaron a alguna otra persona, dijo


hablaron algo de 9 de Julio, del sindicato de 9 de julio, algo así. A mí no
me quedó nada de eso. Pero desconozco sus nombres, no los conozco,
quizá si los hubiera sentido nombrar alguna vez sí, pero como nunca
escuché sus nombres.

Respecto a si se encontraba afiliado al sindicato de


camioneros, dijo no, esto es chiquito, lo manejo yo, ando yo solo, así que
ellos no me pueden exigir que me afilie. Si tuviera empleados, sí tendría
que afiliarme.

Si observó que los hombres se movilizaran en algún vehículo,


dijo sí. Uno de ellos se marchó en un auto, era un Toyota Corolla, de color
verde oscuro, patente del año 2009 o 2010, ya que empezaba con “I”. No
vi otros vehículos, pero de todos modos creo que a la vuelta había otros
vehículos, ya que uno de ellos dio la vuelta y se cambió todo, se cambió
toda su ropa. Así que debería haber autos allí a la vuelta. No estoy
hablando de la persona mayor canosa, sino de otro que era joven, de
estatura baja. El señor canoso estaba de la vereda de enfrente gritando,
dando órdenes, me dio la sensación. Esa persona es la que le gritaba que
fuera a pagarle al sindicato.

Para que describa cómo fue el bloqueo, dijo cuando yo llegué


uno solo estaba parado en la vereda del transporte y los demás en la
vereda de enfrente. A mí no me consta pero al chico de acá le dijeron ´acá
no entra ni sale nadie´. Yo entré caminando, no me dijeron nada. Pero un
cliente mío que vino a despacharme mercadería me dijo que no lo dejaron
despacharla. El depósito que está allí lo comparto, ellos me reciben
mercadería. Cuando estaba ingresando a Capital, en el trayecto, un cliente
me llama y me dice que estaban los del sindicato de Moyano ´cortando´ y
que no lo dejaban descargar. Conozco al cliente, es de mi pueblo, pero
desconozco de qué firma era la mercadería. A mí aquel me llamó y me dijo
que el depósito estaba cortado.

Sobre si podría reconocerlos de volver a verlos, dijo yo


supongo que a alguno si, al jovencito, era quien se encontraba hablando
con Alejandro. Tenía pelo morocho, de tez del mismo color, tendría 28
años, era jovencito, tenía una campera o chaleco verde de Moyano, creo
que campera y también un barbijo que decía Moyano. No tenía gorra, ese
no.

Y sobre si presenció el arribo de personal policial, indicó, sí.


La policía fue a la oficina a hablar con Alejandro. Y en ese momento los de
Moyano se fueron. No sé si fue la policía o fue Alejandro que salió a
hablar con ellos, sé que ellos en un momento se fueron, pero la verdad no
sé quién fue, si fue la policía o Alejandro. No recuerdo. Tuve que ir al
camión un segundo y la verdad es que no logré observar eso, solo que se
estaban marchando.

#34944020#307299247#20211112231016462
Si vio que los sujetos prohibieran el ingreso o egreso de algún
camión, dijo yo no vi a ningún camión entrar. Lo que pasa es que, en este
rubro, los camioneros si ven a la gente de Moyano directamente no paran,
siguen de largo. Directamente si ven a la gente de Moyano no paran.

Sobre si era la primera vez que observó algo similar, dijo no,
no es la primera vez, (presencié) hace muchos años, pero aquí es la
primera vez.

Respecto si logró oír alguna amenaza, respondió escuché la


exigencia del dinero y vi cómo una persona quiso pegarle una trompada,
pero no era el jovencito, era otra de las tantas que allí había. Sobre la
descripción de tal persona, dijo aquel se encontraba vestido de jean, con
ropa de Moyano, era de contextura morruda, de un metro sesenta y pico,
un metro setenta, y parecía un chico joven.

Se le preguntó cuánto tiempo estuvieron, a lo que respondió


calculo que estuvieron hasta las 14.00 o 14.30 horas, estuvieron un rato
largo. Y si deseaba agregar algo más, refirió voy a aportar los datos del
cliente a quien no lo dejaron descargar la mercadería.

d- de Jorge Alfredo Zacarías

Refirió trabajar con Castell, quien es su jefe, desde hacía dos


años.

Respecto del suceso, indicó: Yo como todos los días a las


08.00 am y ellos [los del sindicato] habrán llegado a las 09.30 hs. o 10.00
hs. Sus chalecos decían ´Sindicato Hugo Moyano´. Me pararon en la
puerta, yo estaba por recibir un paquete, una mercadería y en ese
momento me dijeron ´no se recibe más, no se sale ni se recibe mercadería´.
Les pregunté el motivo y me comentaron que era por una deuda, allá en el
pueblo, en 9 de Julio. Les comenté que conocía la situación pero que si no
me dejaban trabajar, tendrían que hablar con mi jefe y que hablen con él.
En ese momento me preguntaron si había un encargado, pero todavía la
señora no había llegado.

Se cortó todo por dos o tres horas. Ellos me decían que no se


podía trabajar, que venían a cortar la entrada y salida de los vehículos
porque hasta que mi jefe no se comunique con 9 de Julio y pague la deuda.
Luego apareció la chica, salió y les preguntó quién era el encargado, para
conocer el motivo del corte, a lo que uno de ellos, de contextura flaca y
petizo, le respondió ´el encargado es Hugo Moyano´.

Luego la señora se acerca para hablar conmigo y conocer los


motivos del corte, y le expliqué que no me dejaron seguir trabajando,
cargar y descargar. Posteriormente llegó mi jefe, no recuerdo la hora,
comenzaron a discutir, se empezaron a insultar, hasta que luego apareció
uno que vestía una campera negra y le quiso pegar una trompada, pero
aquel se corrió para atrás.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

A mí me dejaron entrar un camión para descargarlo de una


ventana, fue entonces que mi jefe me llamó y ahí saltó ese que lo quiso
cagar a trompadas y le dijo para ´que vas a hacer llamar a ese si ese es un
chupa pija tuyo´. La realidad es que no salí porque si no tenía que
agarrarme a trompadas y eso no está en mí, yo uso la cabeza.

Se le preguntó si había otras personas presentes cuando


ocurrió el suceso y dijo estaban los muchachos del otro transporte que era
´BH´, un expreso, también estaban los choferes que venían a descargar y
no los dejaban. Me preguntaban a mí qué ocurría y el motivo. Yo sé que el
encargado de acá al lado, se llama Gustavo, también estaba hablando con
uno que nosotros le alquilamos acá adentro, de nombre Fabián –de
transporte Fasio-. Le comenté que no entre el camión porque no lo iban a
dejar sacarlo. Había otros choferes que vinieron y me preguntaban qué
ocurría, que los vieron, pero no recuerdo sus nombres ya que fueron
demasiados. Acerca de si las empresas poseían cámaras que filmaran al
exterior, dijo me parece que la de ´BH´ sí, aquélla sí tiene, pero no la
controlan de acá, sino desde Rosario. Esa cámara puede haber captado el
suceso, lo mismo que nuestras cámaras. Pero como te digo, la controlan
desde Rosario, no desde Buenos Aires.

Respondió que las personas que participaron del bloqueo eran


entre 10 y 11 sujetos, que todos estaban con el chaleco de Moyano o con el
camperón verde del sindicato de Moyano. Sobre si había algún líder, dijo el
que no me dejó recibir más era uno con poco pelo, canoso, se trataba de
una persona grande, mayor de edad, fue quien me dijo ´no se trabajaba
más, no se recibe más´. Se encontraba vestido con pantalón de jean,
barbijo verde y con la campera de igual color, una campera del sindicato
de Moyano. Esta persona era el líder.

Si tenía conocimiento acerca del vehículo en el que se


transportaban, respondió cuando se acercaron a mí, vinieron caminando.
Cuando se fueron, vi que uno se marchó en una camioneta Ford Ecosport
de color negra, el otro con un Toyota Corolla azul – azul noche- y el otro
era un C3 o C4 de color gris, creo que era un C3, no llegué a ver ninguna
de sus patentes. El que le quiso pegar a mi jefe, se sacó la campera y la
dejó dentro de la camioneta, pero aquella se encontraba a más de una
cuadra. Él no era el líder, no era el canoso, mayor y con poco pelo.

Y sobre qué manifestaron cuando procedieron al bloqueo,


respondió a mí me dijeron ´acá no se trabaja más, no se sale ni se entra
mercadería´. Por eso le pregunté a quién venían a buscar y me contestaron
“Andar” y les comenté que tenía otros transportes acá adentro. Y fue por
eso, precisamente, que me puse a discutir con ese hombre mayor, canoso,
que me expresó ´vos no me vas a venir a decir a mí cómo hacer mi trabajo
´, a lo que le expresé que no, que él tampoco el mío. Luego la conversación
terminó. Se fueron para adelante, yo me quedé hablando con el encargado
de ´BH´. Nunca me dijeron nada, ellos tampoco sabían por qué venían, no

#34944020#307299247#20211112231016462
sabían ni dónde quedaba el galpón ni cuál era “Andar”. Pero si
expresaron ´acá no se trabaja hasta que tu jefe no llame a [9 de Julio] y
arregle con el sindicato de allá. No sé qué hay allá. Le decían a mi jefe o a
mí que llame allá… Desconozco qué tenían que arreglar.

Si en algún momento le impidieron salir del lugar, dijo yo


podía salir, pero no podía hacerlo si quería descargar, me prohibieron
cargar y descargar. Sobre mayores detalles por los motivos del bloqueo
según lo que le dijeron, respondió me dijeron que el bloqueo se levantaría
cuando mi jefe llame a 9 de Julio y arregle con alguien. Tengo entendido
que al conocer esta situación mi jefe llamó, pero nadie lo atendió.

Para que exprese si lo amenazaron, respondió no, sólo me


insultaron con esa frase `que era un chupa pija`; que era la primera vez que
veía que le realizaban un corte así a su jefe; que las personas respondían o
representaban a Moyano, que decían que venían del sindicato de Moyano;
y, sobre si nombraron a alguna otra persona, dijo no, no recuerdo.

Sobre si llevaban algún elemento intimidante como palos,


piedras, cuchillos, dijo no, no tenían nada en sus manos, pero sí le gritaban
a mi jefe `gordo garca, garca, andá a pagar lo que debés`. Y sobre si
presenció algún hecho de violencia dijo sí. La persona que llevaba
campera negra, quiso pegarle una trompada a mi jefe y él se corrió para
atrás, esquivándola.

Por último, refirió yo podía salir. Lo que no podía hacer era


cargar o descargar mercadería. No me dejaron trabajar. Al principio, a
los fleteros no los dejaron salir, luego sí. Y a quienes se acercaban les
pedían todos sus datos (nombre, teléfono, de dónde eran), pero tampoco
los dejaban descargar.

e- de José Luis Grecco

Dijo que lleva y trae mercadería del transporte Andar, hacía


un par de meses que trabajaba ahí y conocía poco a Castell porque hace
poco que yo estoy haciendo un par de viajes de transporte. Y a él tampoco
se lo hago directo, se lo hago a un primo mío que le bajo mercadería. Solo
tuve contacto con Castell un par de veces, lo he saludado, pero mucho más
que eso no. Luego aclaró que su primo, Fabián Faccio, baja mercadería en
el galpón.

Respecto de los hechos dijo bueno, ese día yo llegué tipo


media mañana al transporte, y bueno vi que estaba cortado, que había
gente ahí afuera y nada, me acerqué al galpón de los vecinos y pregunté
qué es lo que pasaba. Me dijeron que no dejaban pasar al transporte
‘Andar’ porque estaba cortando Moyano. La gente de Moyano estaba
cortando. Y nada. Me quedé ahí a un costado y la gente no dejaba pasar.

Después me encontré con mi primo, él alquila un espacio ahí,


baja y sube mercadería y le pregunté, me dijo que no, que no dejaban

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

entrar ni salir. Así que me quedé ahí, me alejé un poquito, me quedé como
a media cuadra del lugar, sin apreciar mucho las conversaciones. Yo ese
día tenía la camioneta rota la mía, y bueno estaba esperando que me llame
el mecánico para avisarme cuándo me la iban a dar, y ahí estuve. Habré
estado media hora, después me fui, cuando me llamó el mecánico me fui. Y
la gente siguió ahí, le gente que estaba cortando.

Sobre si quería agregar algo más, dijo no, mucho más que
agregar no, porque conversaciones no llegué a escuchar. Como te digo,
estaría a casi treinta metros, cuarenta metros, media cuadra del hecho y
bueno como no había acceso al balcón ni me acerqué. Después vi que
discutían, que hablaban, que algo hacían en la puerta, pero bueno, yo no
me acerqué para nada.

Que habría arribado al lugar a las 9.30hs. de la mañana; que


ingresó por la calle Santa Catalina, Roca y Santa Catalina se cruzan viste,
vine por Roca y llegué ahí a Santa Catalina. Y, sobre si llegó caminando al
lugar, respondió si llegué caminando, había dejado la camioneta en un
lugar cerca y llegué caminando.

Que las personas que participaban del bloqueo eran entre


ocho y diez más o menos; sobre cómo estaban vestidas y cómo supo que
eran del sindicato, dijo del sindicato, porque tenían la ropa del sindicato.
Tenían camperas, la campera que los identifica a ellos. Y la gente comentó
enseguida que eran del sindicato. Cuando pregunté qué pasaba me dijeron
que el sindicato estaba cortando. Que no tomó contacto con ninguno de
ellos.

Respecto a quién le dijo que estaban realizando un bloqueo,


dijo cuando llegué me acerqué al portón, quise entrar y bueno, me dijeron
que no se podía pasar, me dijo el empleado de ellos, que se llama Jorge. Es
el muchacho que está en el galpón, me dijo que no se podía pasar, que no
podía recibir ni retirar mercadería. Igual él no sabía si yo venía a buscar o
a retirar algo. Pero bueno, fue lo primero que me dijo. Después de eso me
alejé, me voy casi media cuadra como para el lado de una esquina y me
quedé ahí. Mirando un poco, esperando.

Que en ningún momento la gente que estaba realizando el


bloqueo le dirigió la palabra.

Si alcanzó a ver a otra persona que intentara ingresar y que no


haya podido hacerlo, respondió al transporte no, la verdad es que no vi a
nadie que hubiera querido entrar y no hubiera podido. Sobre si llegó a ver
un camión que haya llegado al lugar, refirió sí, creo que llegó algún
camión o una camioneta a dejar mercadería y no lo dejaron entrar.
Vinieron uno o dos y se fueron.

Se le preguntó si llegó a escuchar las razones por las que ese


grupo de personas se encontraban bloqueando el acceso al lugar, y dijo no,

#34944020#307299247#20211112231016462
no escuché. Si alguien le dijo las razones por las cuales se produjo el
acontecimiento, respondió no, nadie me dijo nada en concreto, pero lo que
decían es que había una deuda de Castell, algo así, con los del sindicato.
Que por eso ellos estaban ahí. Pero no, profundamente no sé cuál es el
tema.

Acerca de quiénes estaban en el lugar, dijo el dueño del


transporte hablaba con ellos, con la gente del sindicato, ahí en la puerta.
Pero no escuché nada porque no estaba cerca. Pero los vi a ellos
hablando. Sobre si había algún líder que condujera al grupo, respondió no,
no sabría decirte.

Dijo que su primo, Fabián Faccio, quien baja mercadería en el


galpón, estaba tranquilo, creo que tenía el camión guardado adentro del
galpón y él me dijo que no podía recibir mercadería hasta que se arregle el
problema que había. Yo lo vi a él ese rato, estuve con él esos momentos y
después me fui. Me fui a retirar mi camioneta al taller porque tenía trabajo
ese día.

Si conocía el desenlace del hecho, dijo me comentaron que


tras unos llamados de teléfono y bueno ellos se fueron solos. La gente se
retiró sola, no sé qué habrá pasado, pero algo así me comentaron. Eso no
lo vi, pero me comentaron algo así. Se ve que arreglaron algo.

Sobre si presenció alguna situación de violencia física,


respondió que no; sobre los vehículos en los que se transportaron los
sujetos, dijo no, de ellos no tengo conocimiento, ellos ya estaban cuando
yo llegué. Y si alguna de las personas se dirigió hacia algún vehículo, dijo
no, no. Por lo menos de lo que se veía desde ahí no. Siempre caminando.
Pero no, no se acercaron a ningún vehículo, nada.

Y, para que expresara si en algún momento vio que no


dejaran egresar del depósito a la gente que se encontraba allí, respondió no,
porque que creo que adentro del transporte más que la secretaria no
había. Porque si no dejan que entre la mercadería, adentro no es que sale
gente. La gente viene y deja la mercadería. Generalmente es así. Adentro
creo que no había nadie. No sé si estaba la secretaria o Jorge.

f- del Oficial Primero Daniel Bustamante

Indicó que prestaba servicios en la Comisaría Vecinal 8 B de


la Policía de la Ciudad.

Respecto del suceso, indicó horas tempranas habíamos


recibido el desplazamiento por Departamento Federal de Urgencia a la
calle Santa Catalina, no recuerdo el número, por un grupo de sindicalistas
del Gremio Camioneros que estaba haciendo un corte en la arteria.

Arribado al lugar, se trataba de un grupo de masculinos y


negativo, no estaban haciendo un corte de arteria y tampoco estaban

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

privando de que trabajen en el expreso. Eso fue temprano, lo que ocurrió.


Nos entrevistamos con la encargada del lugar, la que nos dijo que el dueño
estaba en viaje dirigiéndose allí. Habíamos entrevistado también a la parte
de los gremialistas, tomando los datos al que estaba a cargo del grupo.
Eso fue lo primero.

Al notar que se trataba de un panorama normal en el lugar, y


que se nos informó que estaba en camino el dueño quien se iba a encargar
de hablar con este grupo de personas nos retiramos, para luego volver a
recibir un desplazamiento por comando en el cual nos indicaba que en el
lugar había una incidencia entre el dueño y el grupo de sindicalistas.

Apersonados nuevamente, nos entrevistamos con el Sr.


Alejandro Castell, nos dijo que había una deuda y que se encargarán sus
abogados de regularizar una situación con el sindicato. Eso fue lo que
pasó en el segundo desplazamiento. Negativo incidencia. El grupo de
camioneros continuaba todavía ahí, el encargado ya no estaba ahí. Los
empleados dijeron que se había ido a una reunión. Castell habló por
teléfono, no nos dijo qué habló, pero que se iba a encargar en la semana
próxima su abogado para regularizar la situación. En el lugar no había
incidencia, se acreditaron todos como del Sindicato de Camioneros.

Se le preguntó si observó que estuviera bloqueado el acceso


al transporte impidiendo el ingreso o egreso de personas, transporte y/o
mercadería, y respondió no, el tránsito estaba fluido y el ingreso al
depósito tenía la puerta abierta, la persiana abierta. Si vio entrar o salir
personas o algún camión, dijo sí, mientras estuve sí. Si pasó antes de que
llegásemos desconozco. Lo que vi es que se podía entrar y salir del
expreso.

Sobre cuántas personas pertenecían al sindicato, dijo eran


más de cinco y menos de diez. Exacto no me acuerdo. Sobre si dijeron que
respondieran o habían sido enviados por alguien, dijo sí, el nombre no
recuerdo, pero el que estaba a cargo dijo que venían en nombre de la
oficina de ellos, es como una central de ellos. Algo que maneja el gremio
de camioneros, tenía una fecha creo, algo parecido a 20 de septiembre,
algo así. Creo que era fecha y mes de algo, que era la oficina de ellos, que
ahí le debía la plata el del expreso. Respecto a si podría tratarse de `9 de
julio`, respondió sí, fecha y mes me acuerdo que era. Era una oficina
administrativa de ellos y que Castell les había atrasado con unos pagos.
Eso decía el encargado del grupo.

En relación a si respondían a una persona en particular, dijo


no, decían que Castell tenía que hablar con el que estaba en esa oficina.
Castell dijo que iba a dejar que se encarguen sus abogados. Se ve que hay
una deuda, Castell decía que no sabía qué podía ser porque a él le parecía
que tenía todo en regla, los papeles de su expreso. Si recordaba datos de la
persona que lideraba el grupo, dijo no, no me acuerdo. Y si identificaron a

#34944020#307299247#20211112231016462
otras personas, respondió yo cuando voy a un lugar utilizo el P.O.C.
asignado, el celular previsto por la Policía de la Ciudad, y siempre
acostumbro, mientras voy hablando con un entrevistado, a pedirle el DNI y
me fijo si tiene algún impedimento legal. Dijo que no anotó ni tenía
presente los datos de alguna otra persona. Para que describiera al líder del
grupo, refirió no me acuerdo, algunos tenían los colores verdes en su
campera típicos de camioneros. Pero de este hombre no (me) acuerdo si lo
tenía o no, me acuerdo de que era un hombre mayor pero físicamente ya
no recuerdo.

Se le preguntó si advirtió los términos en los cuales era


exigida la presunta deuda, a lo que refirió en lo que hablaron, por lo menos
de lo que pude escuchar, fue en buenos términos, o sea no fue en tono
amenazante. Decían que le pasara el teléfono para que el dueño hable con
su oficina. Cuando Castell agarró el teléfono, se apartó y habló solo, ni
siquiera estuvieron los gremialistas ahí. Habló unos minutos y después
volvió y dijo que se iba a encargar su abogado.

Respecto a si advirtió que las personas tuvieran un


temperamento agresivo, amenazante o intimidatorio, dijo no. Cuando
fuimos al lugar pensé que iba a haber algo de eso. Pero no había nada.

Sobre si llegó a entrevistarse con la encargada y empleado del


depósito y/o con Castell, dijo los vi y los saludé, pero el que se entrevistó
fue el encargado, el Principal Méndez. Yo cumplo la función de chofer
entonces mayormente se entrevista o interioriza del tema el encargado. Si
le comentaron que esas personas, en ausencia de personal policial, se
tornaron más violentas o agresivas, respondió no.

Se le preguntó si alcanzó a ver o tomó conocimiento de cómo


las personas llegaron al lugar, y respondió vi un auto que era de ellos. Vi
que uno del grupo de camioneros se fue hasta un auto que estaba a media
cuadra a buscar algo y cerró la puerta. Era un grupo grande, habrán ido
en otro vehículo más. Se ve que era el auto del encargado porque cuando
volvimos ya no estaba más el auto. Me acuerdo que no tenía baúl, un cinco
puertas, pero no me acuerdo. Cuando volvimos la segunda vez ya no
estaba. No me acuerdo el color.

Si advirtió que arribara algún camión con mercadería al que


no se le permitió el acceso, respondió no. Por esa calle pasan muchos
camiones. Sí pasaban camiones, pero no sé si era para ese lugar u otro.

Y, sobre si sabía por qué no hicieron consulta judicial,


respondió como hablaron en buenos términos, que dijo que se iba a
acercar a esa oficina de 9 de Julio y que iban a ir los abogados a
regularizar, no había incidencia, no había ningún corte, no daba indicios
de que había un delito en el lugar tampoco, por eso no se hizo consulta.
Me acuerdo también que se le preguntó a Castell si quería realizar algún

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

tipo de denuncia y dijo que no, que no había problema, que se iba a
encargar.

g- del Principal Luis Méndez

El Principal de la Comisaría 8B de la Policía de la Ciudad


dijo que el día 30 de julio fui desplazado por el departamento de
emergencias policiales a las 11.30 horas, por un corte de avenida o de
calles a Santa Catalina al 2100. Arribo al lugar junto con mi chofer pero
cuando arribo advierto que la arteria no estaba cortada. Ya ahí la novedad
que me había pasado comando era incorrecta.

Logro ver que en la puerta del transporte “Andar” había un


grupo de cinco personas identificados con camperas y chalecos del gremio
de camioneros. El comando me había anticipado que el corte de la arteria
lo había hecho el gremio, fue por ello que bajé del móvil y me entrevisté
con el llamante, la encargada del lugar. Le pregunté qué había pasado y
me dijo que había tenido una incidencia con esta gente de camioneros, que
no los estaban dejando trabajar, algo así por el estilo y que ya estaba en
camino el dueño del lugar.

Una vez que me dijo esto, voy y me entrevisto con la gente de


camioneros, estaba el Sr. Dutra Omar, DNI n° 20.197.714 y teléfono
N°1169108003. Quiero dejar asentado que tengo toda esta información ya
que yo la dejé asentada en el acta que hicimos. El Sr. Dutra se identificó
con su DNI y estaba a cargo de los otros cuatro restantes, o sea era el
referente. Le pregunté qué hacían en el lugar y me dijo que estaban
esperando al dueño del transporte, de este expreso, porque necesitaban
hablar con él por una deuda que tenían con personal de la empresa y que
por eso estaban esperando a este hombre. Les referí que no podían cortar
la arteria y tampoco privar a la gente de trabajar, pero me dijeron que no
estaban haciendo eso. Me dijeron que se iban a quedar allí en el lugar
para esperar a este hombre.

No adopté temperamento por eso, porque no estaban


cortando la arteria y tampoco el paso de los vehículos. Luego le pasé a
Comando el desplazamiento y como era negativo el corte de la arteria y
estas personas lo único que hacían era estar en la vereda, sin carteles y
tampoco manifestando, me retiré. Ese fue el primer desplazamiento.

Después, a las 13.00 horas me vuelve a convocar Comando


por una incidencia en el lugar, pero esta vez con el dueño del expreso. Me
vuelvo a acercar al lugar y estaba el Sr. Alejandro Castell, DNI
24.878.073 discutiendo con cuatro sujetos del gremio de camioneros.
Bueno, medio entre las partes y me hace pasar el Sr. Castell a una oficina
para hablar con él.

Aquel me dijo que estos muchachos le estaban reclamando


una deuda del año 2009 que había tenido la empresa pero que ya había

#34944020#307299247#20211112231016462
pasado a legales, que se había tratado con los abogados de él y con los
contadores, que esa deuda estaba paga. Vuelvo a salir, vuelvo a hablar
con estos muchachos, los camioneros, pero no estaba el referente de ellos,
el encargado. Me dijeron que el Sr. Dutra se había ido a una reunión al
sindicato, en el centro, pero que estaban en contacto con aquel por
teléfono. Le pasaron el teléfono al Sr. Castell, quien habló con Dutra en
forma privada, no sé qué habrán hablado. Lo cierto es que luego de ello se
retiraron del lugar, fue allí que terminó mi intervención.

Respondió que el chofer del móvil era el Oficial Primero


Bustamante.

Preguntado sobre lo primero que observó cuando arribó en la


primera oportunidad, dijo cuando arribé, en primera instancia, estaban
reunidos al costado, el lugar tiene una persiana grande y estaban al
costado, en la vereda los cuatro, perdón, los cinco. No me entrevisté con
ellos ya que quería hablar con quien llamó al 911, pero aquellos estaban
tranquilos, ni violentos ni nada. Esta primera vez identifiqué al Sr. Dutra,
le pedí que me exhiba una identificación. Sobre si Dutra le explicó con
mayor detalle las razones de su presencia en el lugar, dijo sí, el Sr. Dutra
me dijo que necesitaba hablar con el dueño del transporte por una deuda
que tenían con el personal de la empresa. Sobre si le especificó acerca de
la deuda en cuestión, refirió no me dijo nada más, pero me parece que era
algo de cargas patronales, algo de eso me dijo, no recuerdo bien. Si le
exhibió en algún momento algún documento y/o papel vinculado a la
deuda, dijo no, nunca me mostró nada, ninguna documentación o papel.

Y sobre qué observó cuando arribó en segundo término, dijo


eran cuatro los que estaban. El Sr. Dutra no estaba, me dijeron después
que se había ido a una reunión en el centro, en el gremio central de
camioneros y quedaron esos cuatro a la espera del dueño del lugar.
Después de que me entrevisté con Castell, me entrevisté con ellos, le
pasaron el teléfono y fue allí que aquél habló con el Sr. Dutra.

Para que exprese si las personas en algún momento


bloquearon el acceso al depósito o impidieron el ingreso o egreso de
personas y/o camiones, dijo no. Cuando arribo yo lo que primero esperaba
encontrar era que estuvieran cortando la calle, lo habitual que estos
gremios hacen. Me estaba retirando pero cuando los vi que había sujetos
vestidos con la ropa de camioneros, dije acá debe ser el lugar. Lo primero
que hice fue entrevistarme con quien llamó al 911, con la encargada. Los
cinco estaban reunidos al costado de la puerta de ingreso, el lugar estaba
despejado y la arteria también. A mi Comando me envió porque estaba
cortada la arteria.

Que la encargada le dijo que estas personas habían venido,


que no los dejaban trabajar y que estaban esperando al dueño del lugar.
Por eso después me entrevisté con ellos, para ver si era afirmativa la

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

novedad. Me entrevisté con este Sr. Dutra y les pregunté qué estaban
haciendo en el lugar. Sobre si se entrevistó con alguna persona más de la
empresa de transporte, dijo no. Había un empleado que estaba en el lugar,
pero con los únicos que me entrevisté fue con la encargada y con el Sr.
Castell.

Para que describiera a las personas que decían pertenecer al


sindicato de choferes de camiones, dijo Dutra es un señor grande, de más o
menos 50 años, morocho, de cabello corto, morrudo y una estatura
aproximada de 1.84 o 1.85 metros. Estaba vestido con ropas del gremio de
camioneros, una campera verde que decía Gremio de Camioneros y unos
pantalones que usan ellos para el trabajo, que tienen esas líneas que son
visibles, esas líneas refractarias. Las otras personas estaban vestidas
también con ropa de trabajo, dos estaban con chalecos y los otros dos con
camperas. Pantalón gris y campera verde, es lo que recuerdo.

Sobre si observó cómo arribaron al lugar, si con vehículos o


en qué transporte, dijo no. Sólo vi que estaban parados en la puerta.

Si en algún momento manifestaron si iban de parte de alguien


o representaban a persona alguna, refirió me dijeron que venían de parte
del gremio. No le nombraron a alguna persona en particular. Sobre si podía
identificar a Dutra como líder del grupo, respondió claro. Él era el
encargado de ellos, de los cuatro restantes que allí se encontraban.

Se le preguntó qué manifestaban los acusados y si en algún


momento escuchó frases de tinte intimidatorio, y dijo no, hablaban bien.
De tinte intimidatorio no. Por eso les pregunté qué hacían ahí. Y este señor
me dijo que necesitaban hablar con el dueño del lugar por una deuda del
2009, no recuerdo bien la fecha, por unos aportes patronales que la
empresa no les había pagado a los empleados del lugar. Sobre si se
tornaron agresivas, dijo No, para nada. Cuando volví la segunda vez, quien
estaba ofuscado era el dueño del lugar y estas personas trataban de
pararlo y solo le decían que ellos no tenían nada que ver, que necesitaban
que se comunique con el Sr. Dutra.

Si presenció la conversación mantenida entre Castell y Dutra,


respondió claro. Después de que me entrevisté con Castell y de que se
calmara, porque estaba ofuscado, le pasaron el teléfono, habló tranquilo y
les devolvió el teléfono. Terminó ahí, no escuché la comunicación porque
se retiró, pero les entregó el teléfono, se dijeron buenos días, buenos días y
se habrán ido como a las 13.00 o 13.30 horas, pasadas. Habrán pasado
unos veinte minutos, apenas les devolvió el teléfono, se dieron la mano,
incluso le agradecieron. Desconozco qué hablaron, porque el Sr. Castell
cuando habló por teléfono se fue hacia la vereda. Para que expresara si
cuando se entrevistó con Castell o la encargada del lugar le manifestaron si
fueron víctimas de agresiones verbales por parte de los sujetos, respondió
que no. Y, para que expresara si tanto el dueño como la encargada del sitio

#34944020#307299247#20211112231016462
le expresaron si los acusados se tornaron agresivos, dijo la encargada me
refirió que no la dejaban trabajar. Que no la dejaban entrar y salir
camiones. Castell me expresó que ellos estaban esperando a este hombre,
nada que ver, que la gente podía trabajar tranquila, que no estaban
cortando la calle.

Se le preguntó por las razones por las cuales no dispuso


intervención judicial y respondió como no vi flagrancia en lo que es la
ocupación del espacio público cortando la calle o impidiendo, no adopté
temperamento. Lo comuniqué al comando y dejé constancia en el parte.

Finalmente, se le preguntó si deseaba agregar algo más, a lo


que respondió esta gente estaba tranquila, no estaban violentos y el Sr.
Dutra habló bien con ellos, no se comportaron violentos incluso habló bien
conmigo. Lo resolví como una incidencia porque no había elementos para
configurarlo como una contravención.

Modulaciones de las llamadas al 911


-
En el primer audio del llamado al 911, registrado a las
10:55hs. del 31/7; a la presentación del `911 ¿dónde es su emergencia?`,
una voz femenina responde: hola si que tal buenos días, mirá mi nombre es
Daniela, yo estoy en Santa Catalina 2151, en un transporte, y tengo gente
del sindicato acá que no me deja recibir mercadería. Luego especifica la
ubicación y a la pregunta del interlocutor sobre si estaban obstruyendo la
entrada, responde claro, ahí está viniendo mi jefe para acá pero no sé, está
loca esta gente, si yo tengo todo en regla. Sobre qué sindicato sería,
responde el de camioneros. Y se le hace saber que se mandaría un móvil al
lugar, a lo que finalmente, responde por favor mandame una patrulla y que
me los saquen de acá a estos. Y se despiden.

Luego, de la audición de lo actuado por personal policial


(modulación e informe de suceso 31384360) se advierte lo siguiente: el
inicio de tal audio –primero del suceso 31384360- correspondería a otro
evento. A partir del minuto, `49 se escucha: El personal de 8Beatriz
liberado para Santa Catalina al 2100. La otra voz recibe el pedido de
manera inaudible. Luego continúa aquella voz: Santa Catalina al 2151
(segundo primero quinto primero), indican por varias personas del
sindicato de camioneros los cuales estarían obstruyendo la vereda,
¿verifica? A lo que la voz del móvil responde `ya está, se verifica`. En el
segundo audio del suceso 31384360 –minuto 1.13- el operador refiere al
móvil 811 dado el tiempo transcurrido la superioridad solicita novedades,
a lo que el personal policial contesta captado, ahora hace instantes se
terminó de entrevistar a las partes, señor.

Finalmente, en el informe de tal suceso nro. 31384360 se


asentó a las 11:40hs. que (móvil) 811 inv. Se entrevista a la Sra. Daniela
Cabañez, DNI 22232419 encargada del depósito a nombre de `Andar`
quien indicó la novedad. Asimismo se verificó negativo obstruyendo el

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

ingreso y se entrevista al Sr. Omar Dutra DNI 20197714 delegado del


sindicato de camioneros quien indica encontrarse aguardando al dueño
del depósito por un incumplimiento del pago. Asimismo el dueño le indicó
que arribaría en una hora aproximadamente. Y se liberó a tal móvil por
cierre del suceso.

- en el segundo audio del llamado al 911, registrado a las


12:58 de aquel mismo día; la misma voz de aquella mujer denunciante dice:
hola, sí, ¿que tal?, buenas tardes. Mirá, yo llamé hoy pidiendo una
patrulla porque tenía la gente del sindicato acá que no me dejaba entrar a
los camiones, y bueno ahora están peleando con mi jefe y lo están
insultando, necesito que me mandes…y es interrumpida para saber la
dirección, que indica. El interlocutor le pregunta cuántas personas eran, a lo
que responde y son como seis, siete personas, en la puerta de la empresa
Andar Transportadora, del sindicato, bastante patoteros son… ya vino hace
un rato, hace unas horas el Principal Méndez, y yo le dije que cualquier
cosa lo iba a volver a llamar, son unos irrespetuosos. Se le pregunta por su
nombre y responde Daniela Cabañez, y se le indica que se notificará al
móvil para que vaya al lugar.

Luego, de la audición de lo actuado por personal policial


(modulación e informe de suceso 31385222) se advierte lo siguiente: en el
primer audio que el personal de la 8Beatriz liberado para Santa Catalina
al 2100…el móvil de 8Beatriz liberado para Santa Catalina al 2100; a lo
que el operador dice concurra para Santa Catalina 2151 segundo primero
quinto primero, se trata de un grupo de 6 masculinos agresivos en la
puerta de la empresa de transporte, serían personal del sindicato los
cuales estarían discutiendo con el dueño del lugar; y el móvil refiere
captado, me desplazo. En el segundo audio del suceso 31385222 se
escucha: se deja constancia que el móvil 811 no responde las
modulaciones; a lo que luego sí se responde 811 y el operador le pregunta,
señor, ¿arribó a Santa Catalina 2151?, y el otro contesta arribado señor,
estamos terminando de entrevistar; el operador pregunta captado,
¿negativo masculinos agresivos señor? y el funcionario policial replica
negativo masculinos agresivos, negativo incidencia.

Finalmente, en el informe de tal suceso nro. 31385222 se


asentó a las 13:21hs. que móvil 811 informa se encuentra entrevistando,
negativo masculinos agresivos; a las 13:25 que 811 informa se entrevista al
Sr. Alejandro Castell DNI 24878063 quien indica se trató de una
incidencia solucionada en el lugar; y a esa misma hora se asienta que se
libera al móvil por cierre de suceso.

Por último, también obra informe que aporta las constancias


aludidas.

Actuaciones de la Brigada Comisaría Comuna 8

#34944020#307299247#20211112231016462
Comisionado el personal policial al lugar del hecho para
obtener registros fílmicos del suceso, se informó:

- en el local lindero de la calle Santa Catalina 2115 se logra


observar que una cámara apunta directamente al piso, con vista directa a la
puerta principal de chapa y en dirección contraria al lugar donde ocurrió el
hecho, por lo que descarta la posibilidad que pudiese captar alguna
situación, no obstante lo cual el local se encontraba con sus puertas
cerradas y persianas bajas, sin signos de estar trabajando permanentemente,
no siendo respondido los llamados, y no habiendo indicación alguna en el
exterior del galpón de un nombre de fantasía, o abonados. Se aportaron
vistas fotográficas.

- el local de la calle Santa Catalina 2151 se tomó contacto con


Cabañez, quien indicó las filmaciones se las habría enviado al abogado del
transporte para hacer llegar a la fiscalía.

- en el galpón de la calle Santa Catalina 2179 se tomó


contacto con Daniel Gustavo Salazar, encargado de Expreso BH, quien
indicó que, recibida la nota de la División Sumarios y Brigadas Comuna 8,
la transmitió a la dueña quien reside en la ciudad de Rosario, para que ella
las aporte a la mentada división.

- y que se aportarían por separado filmaciones de los DOMOS


del GCBA.

Constancia de la presencia de personal policial en el lugar


del hecho
Obra manuscrita la foja 81 del libro de novedades. Se asentó
que con fecha 30/7/20, a las 13:00hs. el móvil fue desplazado a Santa
Catalina 2151 por una incidencia entre el Sr. Alejandro Castell, dueño de
la empresa Andar, DNI 24.878.063 domiciliado en Pte. Perón 197 Tres
Lomas, PBA con personal del gremio de camioneros a/c del Sr. Dutra
Omar DNI 20197714 y teléfono 1169108003 por un reclamo sindical por
liquidación de haberes de choferes y se medió entre las partes las cuales
llegaron a un acuerdo por medio de sus abogados y contadores y una vez
finalizada la reunión el personal del gremio de camioneros se retiró sin
novedad.

Informe del Escuadrón de Investigaciones de Delitos


Complejos y Procedimientos Judiciales `Buenos Aires` de la
Gendarmería Nacional

Se analizaron los discos compactos obtenidos de las


filmaciones del Centro de Monitoreo Urbano, con el objeto de
individualizar a los posibles agresores.

Captando imágenes de los videos, se indicó que uno de los


posibles agresores se habría acercado al lugar en un Toyota Corolla, otro en

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

un Citroën C3, cuyos dominios no pudieron visualizarse; y otro en un


Chevrolet Cruze dominio AB 180 AQ cuyo titular es Omar Rubén Dutra y
cuya imagen de video se comparó con una obtenida de un blog allí
indicado.

Se captó una imagen de seis individuos entablando


conversación con dos efectivos policiales, e imagen de cada uno de ellos.

Por último, se transcribió un audio del video, identificado


como vid-20200803-WA007, en el que un sujeto (1 -presunto agresor-) le
dice a otro (2 -presunta víctima-).

1: escuchame una cosa. Vamos a hablar.

2: vamos adentro.

3 (tercer sujeto): no, no, no, vamos a hablar acá.

1: dejá de filmar.

2: -inaudible- yo hablé con el sindicato hasta ayer.

1: sabés cuál es el tema –inaudible-.

2: inaudible.

1: comunicate con 9 de julio. Solucioná el problema.

2: pero lo estoy solucionando.

1: no, no lo estás solucionando si no, no estaríamos acá. No


lo estás solucionando si no, no estaríamos acá.

2: dame el teléfono a mí. Dame.

1: inaudible.

2: el abogado mío está hablando con Quintana, está


hablando con Quintana. Hasta ayer se habló, no se habló hoy –inaudible-.

1: bueno, llamalo a tu abogado, que se comunique urgente


con el abogado.

2: si no nos atiende, no nos atiende.

1: con Sánchez, que se comunique con Sánchez.

2: no nos atiende Sánchez, no nos atiende. Yo lo he llamado a


Sánchez, no me atiende Sánchez. A Sánchez, a Sánchez le abrí la puerta de
mi casa –inaudible- le abrí la puerta de mi casa –inaudible- una locura lo
que me están haciendo. Yo no les voy a dar lo que piden ellos, la diferencia
de kilómetros, no se la voy a dar porque no es legal, no es legal.

3: inaudible.

#34944020#307299247#20211112231016462
2: por eso, por eso, no lo puede mandar a ustedes y al otro
flaco que me quiso pegar una piña recién –inaudible-.

Finalmente, se concluyó que se puede inferir que una de las


personas implicadas en el hecho que se investiga, sería el ciudadano Omar
Rubén Dutra, nro. de DNI 20197714, quien en ese momento podría haber
utilizado el automóvil color rojo, de la marca Chevrolet, modelo Cruze,
dominio AB 180 AQ.

Información aportada por compañías telefónicas Movistar


y Claro

Informe del CIJ –Cuerpo de Investigadores Judiciales del


MPFCABA- con sus anexos, también incorporado en documento aparte en
la solapa documentos digitales.

Se informó que:

A partir de la individualización de Omar Rubén Dutra, se


solicitó su ficha al RENAPER, obteniendo su número telefónico de
contacto (1169108003 de Telecom).

Se requirieron sus llamadas entrantes y salientes desde el


15/7/20 al 15/8/20 y aquellas que impactaron en las antenas que cubren el
radio del domicilio Santa Catalina 2151 de CABA.

Se estableció el abonado de mención está registrado a nombre


de Gestión Logística SA, y que Dutra posee relación de dependencia con
dicha empresa. Y que el día del hecho, 31/7/20 –entre las 10:45 y las 11:33-
sus comunicaciones impactaron en celdas que cubren la zona de injerencia
del domicilio de Santa Catalina 2151.

Y, realizado el entrecruzamiento de datos (universo 1:


comunicaciones con el abonado de Dutra; universo 1: comunicaciones
efectuadas en las celdas que cubren el lugar del hecho, el día del hecho –
entre las 9:00 y las 15:00-; se obtuvo lo siguiente: que uno de los abonados
es del damnificado; y los restantes son los nros. 1158803789 (a nombre de
Diego Emanuel Coria, empleado de Gestión Logística y Distribución, al
igual que Dutra); 1133082649 (a nombre de Matías Ezequiel Paz,
empleado de Andreani Logística SA), 1132853524 (a nombre de Mario
Ernesto Villalba, empleado del Sindicato de Choferes de Camiones,
Obreros y Empleados de Transporte de Cargas; y en la empresa Maxi
Diesel SA) y 1138937932 (a nombre de Jorge Fabián Aguirre, empleado
de Ensu SRL).

También se concluyó que por último, el abonado Nº


1140645457 a nombre de la empresa Penguin Random House Group Edit
S.A, fue localizado el día 31 de julio del año 2020 en las inmediaciones de
la empresa Transporte ANDAR S.A, en circunstancias que mantuvo una
comunicación a las 13:04 horas aproximadamente con el abonado

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

telefónica relacionado con Omar Rubén DUTRA siendo que éste se


encontraba en las inmediaciones de la sede central del Sindicato de
Choferes de Camiones; pero que de compulsa efectuada ante el sistema de
antecedentes comerciales Nosis, se pudo obtener que dicha empresa se
relaciona con el rubro librería y editorial, y se encuentra emplazada en el
domicilio anteriormente detallado, asimismo se aclara que dicha empresa
posee una nómina muy extensa de empleados, por lo cual se dificulta la
individualización del usuario que efectúo un comunicación desde las
inmediaciones del lugar del hecho hacia el abonado telefónico relacionado
con Omar DUTRA que al momento de recibir dicha comunicación se
encontraba en las inmediaciones del sindicato de Choferes de Camiones.

III. Los descargos

Los imputados se han ha negado a declarar en las


indagatorias, y se han remitido a los descargos y a la prueba acompañada
por su defensa.

Diego Emanuel Coria (fs. 81/94) refirió:

Más allá que oportunamente lo expliquen los coimputados


Dutra y Pérez por su exclusiva función, lo cierto es que el denunciante de
autos ha mentido redondamente en su declaración.

El mismo resulta ser deudor del gremio para el cual


colaboro, desde hace varios años a la fecha y posee acreencias de tal
magnitud, que motivan el origen del conflicto que aquí me convoca.

En el caso de marras, cierto es que encontrándome dentro


del gremio, fui convocado por el Sr. OMAR DUTRA a los fines de que lo
acompañemos junto a los Sres. Aguirre y PAZ a efectuar un relevamiento
en un depósito de la calle Santa Catalina 2151 de esta ciudad, el 31 de
Julio del año anterior.

Dicho depósito y/o galpón, pertenecería a la firma


TRANSPORTADORA ANDAR SRL, la cual había sido denunciada por
varios choferes en relación de dependencia para con dicha empresa,
atento a varios incumplimientos al convenio colectivo de trabajo que nos
encuadra.

Aparentemente existen serias diferencias en cuanto las


condiciones laborales de sus empleados, como así también un cúmulo de
deuda para con la obra social del propio sindicato.

Habría recibido el gremio denuncias de choferes a los cuales


la firma Andar Transportadora SRL y el propio Sr. Alejandro Castells, le
abonaría salarios “en negro”, no abonaría los verdaderos kilómetros
recorridos, y/u otros incumplimientos a la normativa laboral.

Razón por lo cual y ante la supuesta negativa del mismo a


regularizar a los trabajadores en el pago de los salarios y las cuotas por

#34944020#307299247#20211112231016462
obra social y sindical debidas, se me solicitó que acompañara al Sr. Dutra
a efectuar un relevamiento en dicha empresa.

Para que se comprenda cuál es la función de un


relevamiento, V.S. debe tener en consideración que a diferencia de lo que
puede suceder en una empresa, en donde se efectúa un relevamiento por
parte de un sindicato y/u organismo con Anses y/u AFIP, donde estos
últimos encuentran a todos los trabajadores dentro de un ámbito
determinado y en mismo horario, todo lo contrario sucede en el caso de los
choferes.

Por las características del trabajo, los choferes se


encuentran en viaje la mayor parte del tiempo, por lo cual la única
posibilidad de dialogar con ellos, es al momento en que se produce la
carga y la descarga.

Por ello es que los relevamientos, se producen de la siguiente


manera. En un día y horario determinado, personal del sindicato se hace
presente en las instalaciones de una determinada empresa, y desde el lado
de afuera se comienza a aguardar a los distintos choferes que vayan
ingresando y/o egresando del predio.

Allí en diálogo con cada uno, se les solicita que informen si


le hacen entrega de la ropa de trabajo, si se les abonan los kilómetros
recorridos verdaderamente, si se las da el descanso obligatorio, si cuentan
con todos los elementos de seguridad, entre otros aspectos.

Es decir se efectúa entre varios compañeros, un control de la


actividad de los choferes, para luego con dicha información ingresar al
predio y pedir exactamente la misma data a los dueños y/o directivos de la
empresa.

Es común que se detecten inconsistencias en los kilómetros


recorridos, en los pagos de salarios por debajo de lo estipulado en el
convenio colectivo, por fuera de lo establecido en las paritarias y/o
cualquier otro tipo de queja por parte de los empleados.

Una vez obtenida la información en un determinado período


de tiempo, se cruza la misma con la volcada por el empleador, y en caso de
corroborarse inconsistencias, se formaliza un reclamo, con lo que luego se
procede a intimar a la empresa a abonar las diferencias habidas.

En el caso puntual que nos convoca, el Sr. Castells y la firma


Andar Transportadora SRL, no habrían abonado desde hace varios años a
la fecha, el porcentaje de ley para cubrir la obra social y aportes
sindicales.

Vale decir que en los recibos de sueldo de los choferes, el Sr.


Castells retiene un 3% (tres por ciento) del monto total en concepto de

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

descuento por obra social y cuota sindical, pero no los abona ni a la obra
social, ni al sindicato propiamente dicho.

Sistemáticamente todos los meses y a todos los choferes de la


firma Andar Transportadora SRL, se les priva de ingresar el aporte
obligatorio por ley al gremio y a la obra social.

Si bien esto configuraría un ilícito por se - retención indebida


de aportes -, lo cierto es que los propios choferes también resultan
“estafados” por el propio denunciante.

Se le descuenta un pago que forzosamente debe ingresar a la


obra social y al sindicato, para que puedan cubrirse prestaciones como
tratamientos médicos, cirugías, brackets y/o costear los hoteles, campings,
y demás servicios que brinda el sindicato.

Por lo tanto y tal como se demostrará en el presente legajo,


el Sr. Castells resulta deudor del gremio y perjudicados no sólo sus
propios choferes, sino también todos los afiliados a la obra social como al
gremio.

Vale decir que el suscripto también es perjudicado por la


propia actitud del denunciante.

Así las cosas vale la pena mencionar que el 31 de Julio de


2020, junto a DUTRA, PAZ y CORIA nos dirigimos en nuestros vehículos
hacia el domicilio de la calle Santa Catalina con el fin de efectuar un
relevamiento.

Como es costumbre nos quedamos afuera observando el


movimiento y tomando nota de los vehículos que ingresaban y/o
egresaban, al mismo tiempo que se intentaba dialogar con los choferes
para efectuar el mentado relevamiento.

El sentido de tomar noción de los vehículos que ingresan y/o


egresan, es para analizar aproximadamente si efectivamente la empresa
está al borde de la quiebra y/o se trata de una puesta en escena por parte
de los dueños para eludir el pago de los choferes.

En el caso de marras, tengo entendido por expresiones del Sr.


Dutra, que el propio Sr. Castells había manifestado que apenas podía
mantener a los trabajadores, puesto que no estaba transportando casi
ninguna mercadería.

Según sus palabras, habría dicho que apenas estaba


“sacando un camión a la semana” -sic -, muy distinto del panorama que
pudimos advertir apenas arribamos al lugar.

Varios camiones repletos de mercadería pudimos observar


que ingresaban y egresaban, con distintos tipos de carga, desde cajas de
medio tamaño hasta chapas de pvc para la construcción.

#34944020#307299247#20211112231016462
Por lo cual ya advertimos la falsedad del supuesto poco
trabajo que el mismo Castells habría manifestado para eludir sus
obligaciones.

Habiendo arribado con los compañeros Dutra, Coria y Paz,


nos pusimos a efectuar un relevamiento en las afueras del depósito de la
calle Santa Catalina, para lo cual el Sr. Dutra intentó aproximarse a la
entrada del depósito.

Tanto PAZ, como CORIA y el suscripto, nos quedamos en el


exterior, observando el movimiento y tratando de hablar con los
empleados.

También pudimos determinar que el depósito estaría siendo


subalquilado, por lo cual habría que analizar quiénes efectivamente
pertenecen a la firma ANDAR TRANSPORTADORA y quienes pertenecen
a otra empresa.

En forma alguna se efectuó un bloqueo, ni se impidió el


ingreso y/o egreso de camiones y/o de personal alguno. De hecho en las
imágenes -de observar la totalidad de la secuencia de aquél día – se podrá
advertir el ingreso de camiones transportando chapas de pvc y/u otros
productos.

Por lo cual, es absolutamente falso que se hubiera efectuado


un bloqueo impidiendo que ingrese y/o egrese camión y/o personal alguno.
Muy por el contrario, varios choferes nos ofrecieron no ingresar por
solidaridad con el relevamiento, a lo cual se les indicó que no hacía falta,
tan sólo se pretendía hablar con los mismos.

Esto podrá verse en las imágenes, de ser estas las que hayan
captado la totalidad de lo ocurrido dicho día y no tan sólo una parte que le
sea conveniente al denunciante, en su parcial verdad. De hecho otro de los
objetivos de dicho relevamiento, era poner en conocimiento que los fondos
que se les descuentan sistemáticamente por parte del Sr. Castells todos los
meses, no se encuentran depositados en la obra social ni en el sindicato, en
concepto de cuota sindical.

Los choferes -salvo que se apersonen en el gremio y efectúen


una consulta – no tienen conocimiento de la deuda, hasta que por una
cuestión médica y/u solicitud de vacacionar en algún hotel del gremio se
les hace saber que su empleador no está ingresando el pago pertinente.

Es decir que si bien por una cuestión de solidaridad común,


las prestaciones se brindan igual, cierto es que los trabajadores resultan
debitados por una suma que no va hacia donde corresponde.

Por lo tanto, el relevamiento concreto del día 31 de Julio de


2020, tiene como objetivo dar a conocimiento de la deuda por obra social
y aporte sindical a los propios empleados del denunciante, lo mismo que

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

analizar el movimiento actual de la empresa y dialogar con los choferes


sobre los incumplimientos a la normativa laboral.

Así las cosas y mientras todo transcurría con cierta


normalidad, habiendo tenido que retirarse el Sr. Dutra del lugar, nos
quedamos con otros compañeros efectuando el relevamiento, cuando vimos
ingresar hecho una furia a quien supuestamente sería el dueño de la
empresa, Alejandro Castells.

Aparentemente cuando el Sr. Dutra cruzó hacia el depósito a


preguntar por Castells para efectuar el relevamiento, se le informó que el
mismo no se encontraba, por parte de un encargado de esa firma y que
este se encontraba en viaje desde la ciudad de 9 de Julio hacia dicho
galpón.

Hubo un pequeño intercambio de palabras entre el empleado


de Castells y Dutra muy breve, en términos normales sin insultos ni
agresiones, cuando se le informó que el primero no se encontraba.

Nos habíamos quedado todo el tiempo frente al depósito, en


la vereda opuesta sin ingresar al mismo confeccionando el relevamiento,
tomando nota de los camiones y demás choferes, salvo cuando fuimos a
tomar un refrigerio y comer algo sólido en el kiosco que se encuentra
exactamente al lado del depósito.

Seguramente las cámaras de seguridad podrían haber


filmado el momento en que nos encontramos comprando los sándwiches y
gaseosas a través de la ventana del kiosco contiguo a la empresa, cuando
arribó el ahora denunciante bastante fuera de sí.

Se bajó del auto y comenzó a increparnos desde la vereda de


enfrente, diciéndonos textualmente y con perdón de V.S. “...hijos de puta,
negros de mierda, qué mierda vienen a hacer acá, por qué no me dejan
laburar, los voy a matar a todos, yo no debo nada, negros de mierda…”
-sic -, y otros improperios similares.

Ante dichos improperios, es cierto que se le contestó en


similar forma, pero en modo alguno hubo intento de golpearlo,
amenazarlo, extorsionarlo y/u cualquier otra cuestión similar.

De hecho V.S. podrá darse cuenta que es falso la existencia


de un bloqueo denunciado, puesto que el propio Sr. Castells fue el que
pudo entrar a su depósito sin inconvenientes.

Es falso también que hubiera entre 15 y 18 personas -que oh


casualidad no han sido tomadas por las cámaras – ni mucho menos. Tan
sólo éramos los que estábamos, y jamás se produjo bloqueo alguno, ni en
la esquina ni en el propio ingreso al depósito.

No hubo bloqueo alguno ni medida de fuerza que


imposibilitara el ingreso y/o egreso de personal, ni de camiones ni cuestión

#34944020#307299247#20211112231016462
de similar naturaleza. Tan sólo hubo un relevamiento y quizás sí, luego de
la agresión verbal de Castells, una respuesta, pero no pasó de ello.

Al cabo de unas tres horas aproximadamente y habiendo


observado el movimiento de la empresa, decidimos irnos. No supe más
nada de Castells ni de Transportadora Andar SRL hasta que fui convocado
por V.S. para prestar esta declaración.

Es necesario declarar asimismo que toda cuestión relativa al


origen, causa y/o confección de deuda, me es completamente ajena.

En tal sentido y siendo que mi participación en los hechos


investigados carece de total relevancia, es que solicito a V.S. dicte mi
sobreseimiento.

Hasta allí se encuentra mi función y/o actividad en los hechos


denunciados. Por ello es que solicito se me sobresea de las presentes
actuaciones, ya que ningún elemento ha sido encontrado en mi contra que
pudiera agravar la situación procesal del suscripto.

Mario Ernesto Villalba (fs. 97/104 y 118/125).

Luego de efectuar manifestaciones previas relacionadas con


sus condiciones personales; explicó a grandes rasgos cuál es su labor en la
rama de larga distancia e internacional del sindicato, que nuclea trescientas
empresas. Dijo que su función es colaborar con la actividad de acuerdo a
los conocimientos adquiridos en los años trabajados y, puntualmente, velar
por el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo 40/89 (cuya copia
aportó). Para ello, se realizan relevamientos en las empresas dadoras de
carga, donde se consulta a los trabajadores sobre el cumplimiento de la
normativa, y les presentan recibos de sueldo para observar en qué
condiciones se encuentran dichos choferes.

Explicó que El cct es un convenio de productividad, lo cual


implica que a mayor cantidad de kilómetros recorridos se obtiene un
mayor ingreso. Se cuenta con un básico obligatorio que ronda los $16.800
y en promedio un chofer de la rama percibe en promedio unos $45.000 y
$55.000. muy diferente de los $13.951 acreditados por la empresa.

Además de la productividad que se traduce en kilómetros


recorridos, poseemos varios ítems, entre ellos viáticos, controles de
descarga, cruce de fronteras, simple presencia, estadía y zonificación, y
garantía.

Es una práctica común de nuestra actividad concurrir a los


dadores de carga a relevar a los choferes. En dichas oportunidades, se va
con el camión del sindicato a la puerta del dador de carga y se verifican
diversos aspectos de los trabajadores, aproximadamente cada 3 ó 4 meses.

Adentrándose en su descargo puntualizó que pertenezco a la


rama de larga distancia dentro del gremio del Sindicato de Choferes de

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Camiones, lo cual ninguna relación me guarda con la firma ANDAR


TRANSPORTADORA SRL, el Sr. Castells y/o los coimputados de marras,
salvo por ser compañeros en el gremio.

No pertenezco a la rama de logística, y apenas conozco a los


Sres. DUTRA, PAZ, AGUIRRE y CORIA por cruzarlos alguna vez en el
gremio, pero ninguna relación guardo con los mismos ni tampoco con la
presente causa.

Desconozco si se hizo un relevamiento, comparecencia y/o


cualquier otro tipo de detalle perteneciente a la firma
TRANSPORTADORA ANDAR SRL, al denunciante y/o a cualquier otra
cuestión que tenga que ver en la presente causa.

De hecho ni me explico cuál es el sentido de la presente


convocatoria a prestar declaración indagatoria ante V.S., sino fuere por
una imprecisa e ineficiente investigación.

Los hechos llevados a cabo el día 31 de Julio del año


anterior, no tienen ninguna relación con el suscripto -como ya lo expliqué
anteriormente, sino fuera porque me encontraba efectuando una compra
en la firma FRÁVEGA a unas diez cuadras del domicilio de la calle Santa
Catalina 2151 de esta misma ciudad.

En un todo de acuerdo a las constancias acompañadas, v.g.


un ticket por la suma de $29.999,40.- y una constancia de movimientos de
mi cuenta del Banco Galicia, el día de los hechos -31 de Julio de 2020 a
las 12.18.38 hs – me encontraba efectuando un pago y retirando un
producto en la Av. Sáenz 1253 de esta misma ciudad en una de las
sucursales de la empresa FRÁVEGA.

Por lo tanto, no me encontraba en la sede de la empresa


ANDAR TRANSPORTADORA SRL, ni tenía conocimiento de la existencia
de un relevamiento en dicha firma, ni tampoco relación alguna con
cualquier cuestión que posea dicha firma para con la rama logística ni con
el sindicato para el cual presto colaboración.

Realmente desconocía toda cuestión relativa a dicha firma, y


ni siquiera formé parte del relevamiento a tal depósito y/o galpón.

El único elemento que posee esta investigación para


convocarme a prestar declaración indagatoria, es porque mi celular -el
cual no niego poseer ni haber efectuado su uso en el día de los hechos y en
horas cercanas al relevamiento – es porque llamé a un empleado de la
firma FRÁVEGA por una cuestión relativa a la entrega del producto que
iba a retirar.

El hecho que se haya encontrado mi teléfono celular en las


inmediaciones del lugar -a unas diez cuadras largas según el plano que se
adjunta para ilustrar a V.S. -, obedece a haber llamado a una persona que

#34944020#307299247#20211112231016462
trabaja para FRÁVEGA y quien había intermediado entre la compra y el
producto que tenía que retirar.

Por lo tanto, mi actividad ese día consistió en presentarme


por ante FRÁVEGA a los fines de retirar un producto el cual no estaba
listo y debí llamar a un empleado para que corrobore el stock, cuestión
que carece de toda vinculación con la firma ANDAR TRANSPORTADORA
SRL y cualquier cuestión relativa a los hechos, los que me tienen sin
injerencia.

Es así que la única vinculación a comparecer a una


declaración indagatoria, es por el único hecho que mi celular fue activado
en la zona en momentos cercanos al relevamiento, lo cual me exime de
todo comentario acerca de la profundidad de la investigación.

Carece de toda profundidad el hecho que se me convoque tan


sólo porque la señal de mi celular fuere activada en un(a) zona cercana al
hecho, ya ingresando en casi un derecho penal de autor.

Como sostuve anteriormente, el llamado efectuado fue a un


empleado de FRAVEGA con el cual tengo cierto conocimiento y le pedí
ayuda puesto que no se encontraba el producto que iba a retirar, lo cual
carece de toda relación con la presente causa.

Por lo tanto mi ajenidad con los hechos es manifiesta, y sólo


he sido convocado por la sola activación de mi teléfono celular, lo cual
constituye a las claras una deficiente investigación y/o lo que es aún peor
el ingreso en un derecho penal de autor en vez de acto.

Lo mismo vale decir para el caso de haber traído al presente


expediente, la causa de EXPRESO PONTEVEDRA S.A. en la cual se
investiga mi participación, la cual no sólo no tiene nada que ver, sino que
se está ingresando en una suerte de prejuzgamiento.

Parecería que por la existencia de dicha causa, soy


convocado a indagatoria en esta, sin siquiera tener certeza con algún
grado de relevancia sobre mi participación en la presente causa.

Por lo tanto y advirtiendo que mi participación tan sólo se


redujo a efectuar un llamado a un teléfono de un empleado de FRAVEGA
en el día de los hechos y habiendo demostrado mi total ajenidad con lo que
por aquí se investiga, solicito sin más trámite y luego de producir la
prueba solicitada, mi sobreseimiento definitivo en esta causa.

En tal sentido y siendo que mi participación en los hechos


investigados carece de total relevancia, es que solicito a V.S. dicte mi
sobreseimiento.

Hasta allí se encuentra mi función y/o actividad en los hechos


denunciados. Por ello es que solicito se me sobresea de las presentes

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

actuaciones, ya que ningún elemento ha sido encontrado en mi contra que


pudiera agravar la situación procesal del suscripto.

Solicitó como medidas de prueba, oficiar a Frávega para que


informe si el ticket acompañado se compadece con el original, si el titular
de la línea que recibió el llamado es empleado de dicha firma y cualquier
dato pertinente al respecto; se oficie al Banco Galicia para que informe si se
efectuó compra por $29.999,40 el 31/07/20 y a los organismos pertinentes
para que informe sobre el titular de la línea a la cual llamé el 31 de julio
de 2020. Y acompañó copia de captura de pantalla del mapa de la CABA,
donde se demuestra la cercanía entre la av. Sáenz 1253 y la calle Santa
Catalina 2151, copia del ticket de compra de Frávega del día 31 de Julio
de 2020 y de la constancia de movimiento del Banco Galicia (fs. 97/99).

Jorge Fabián Aguirre (fs. 105/110 y 126/133).

Expuso sus condiciones personales puntualizando, en lo


laboral, que es chofer de Ensu SRL y delegado gremial, por lo que colabora
en el Sindicato de Choferes de Camiones para la rama logística y
distribución. Por lo que, al menos dos días a la semana, se encuentra en la
sede del sindicato realizando distintas tareas dentro del área de logística y
distribución.

Que más allá que oportunamente lo expliquen los


coimputados Dutra y Pérez por su exclusiva función, lo cierto es que el
denunciante de autos ha mentido redondamente en su declaración. El
mismo resulta ser deudor del gremio para el cual colaboro, desde hace
varios años a la fecha y posee acreencias de tal magnitud, que motivan el
origen del conflicto que aquí me convoca.

En el caso de marras, cierto es que encontrándome dentro


del gremio, fui convocado por el Sr. OMAR DUTRA a los fines de que lo
acompañemos junto a los Sres. PAZ y CORIA a efectuar un relevamiento
en un depósito de la calle Santa Catalina 2151 de esta ciudad, el 31 de
Julio del año anterior.

Dicho depósito y/o galpón, pertenecería a la firma


TRANSPORTADORA ANDAR SRL, la cual había sido denunciada por
varios choferes en relación de dependencia para con dicha empresa,
atento a varios incumplimientos al convenio colectivo de trabajo que nos
encuadra.

Aparentemente existen serias diferencias en cuanto las


condiciones laborales de sus empleados, como así también un cúmulo de
deuda para con la obra social del propio sindicato. Habría recibido el
gremio denuncias de choferes a los cuales la firma Andar Transportadora
SRL y el propio Sr. Alejandro Castells, le abonaría salarios “en negro”,
no abonaría los verdaderos kilómetros recorridos, y/u otros
incumplimientos a la normativa laboral.

#34944020#307299247#20211112231016462
Razón por lo cual y ante la supuesta negativa del mismo a
regularizar a los trabajadores en el pago de los salarios y las cuotas por
obra social y sindical debidas, se me solicitó que acompañara al Sr. Dutra
a efectuar un relevamiento en dicha empresa. Para que se comprenda cuál
es la función de un relevamiento, V.S. debe tener en consideración que a
diferencia de lo que puede suceder en una empresa, en donde se efectúa un
relevamiento por parte de un sindicato y/u organismo con Anses y/o AFIP,
donde estos últimos encuentran a todos los trabajadores dentro de un
ámbito determinado y en mismo horario, todo lo contrario sucede en el
caso de los choferes.

Por las características del trabajo, los choferes se


encuentran en viaje la mayor parte del tiempo, por lo cual la única
posibilidad de dialogar con ellos, es al momento en que se produce la
carga y la descarga.

Por ello es que los relevamientos, se producen de la siguiente


manera. En un día y horario determinado, personal del sindicato se hace
presente en las instalaciones de una determinada empresa, y desde el lado
de afuera se comienza a aguardar a los distintos choferes que vayan
ingresando y/o egresando del predio.

Allí en diálogo con cada uno, se les solicita que informen si


le hacen entrega de la ropa de trabajo, si se les abonan los kilómetros
recorridos verdaderamente, si se las da el descanso obligatorio, si cuentan
con todos los elementos de seguridad, entre otros aspectos.

Es decir se efectúa entre varios compañeros, un control de la


actividad de los choferes, para luego con dicha información ingresar al
predio y pedir exactamente la misma data a los dueños y/o directivos de la
empresa.

Es común que se detecten inconsistencias en los kilómetros


recorridos, en los pagos de salarios por debajo de lo estipulado en el
convenio colectivo, por fuera de lo establecido en las paritarias y/o
cualquier otro tipo de queja por parte de los empleados.

Una vez obtenida la información en un determinado período


de tiempo, se cruza la misma con la volcada por el empleador, y en caso de
corroborarse inconsistencias, se formaliza un reclamo, con lo que luego se
procede a intimar a la empresa a abonar las diferencias habidas.

En el caso puntual que nos convoca, el Sr. Castells y la firma


Andar Transportadora SRL, no habrían abonado desde hace varios años a
la fecha, el porcentaje de ley para cubrir la obra social y aportes
sindicales.

Vale decir que en los recibos de sueldo de los choferes, el Sr.


Castells retiene un 3% (tres por ciento) del monto total en concepto de

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

descuento por obra social y cuota sindical, pero no los abona ni a la obra
social, ni al sindicato propiamente dicho.

Sistemáticamente todos los meses y a todos los choferes de la


firma Andar Transportadora SRL, se les priva de ingresar el aporte
obligatorio por ley al gremio y a la obra social.

Si bien esto configuraría un ilícito per se -retención indebida


de aportes -, lo cierto es que los propios choferes también resultan
“estafados” por el propio denunciante.

Se le descuenta un pago que forzosamente debe ingresar a la


obra social y al sindicato, para que puedan cubrirse prestaciones como
tratamientos médicos, cirugías, brackets. y/o costear los hoteles, campings,
y demás servicios que brinda el sindicato. Por lo tanto y tal como se
demostrará en el presente legajo, el Sr. Castells resulta deudor del gremio
y perjudicados no sólo sus propios choferes, sino también todos los
afiliados a la obra social como al gremio.

Vale decir que el suscripto también es perjudicado por la


propia actitud del denunciante.

Así las cosas vale la pena mencionar que el 31 de Julio de


2020, junto a DUTRA, PAZ y CORIA nos dirigimos en nuestros vehículos
hacia el domicilio de la calle Santa Catalina con el fin de efectuar un
relevamiento.

Como es costumbre nos quedamos afuera observando el


movimiento y tomando nota de los vehículos que ingresaban y/o
egresaban, al mismo tiempo que se intentaba dialogar con los choferes
para efectuar el mentado relevamiento.

El sentido de tomar noción de los vehículos que ingresan y/o


egresan, es para analizar aproximadamente si efectivamente la empresa
está al borde de la quiebra y/o se trata de una puesta en escena por parte
de los dueños para eludir el pago de los choferes.

En el caso de marras, tengo entendido por expresiones del Sr.


Dutra, que el propio Sr. Catells había manifestado que apenas podía
mantener a los trabajadores, puesto que no estaba transportando casi
ninguna mercadería.

Según sus palabras, habría dicho que apenas estaba


“sacando un camión a la semana” -sic -, muy distinto del panorama que
pudimos advertir apenas arribamos al lugar.

Varios camiones repletos de mercadería pudimos observar


que ingresaban y egresaban, con distintos tipos de carga, desde cajas de
medio tamaño hasta chapas de pvc para la construcción.

#34944020#307299247#20211112231016462
Por lo cual ya advertimos la falsedad del supuesto poco
trabajo que el mismo Castells habría manifestado para eludir sus
obligaciones.

Habiendo arribado con los compañeros Dutra, Coria y


Aguirre, nos pusimos a efectuar un relevamiento en las afueras del
depósito de la calle Santa Catalina, para lo cual el Sr. Dutra intentó
aproximarse a la entrada del depósito.

Tanto PAZ, como CORIA y el suscripto, nos quedamos en el


exterior, observando el movimiento y tratando de hablar con los
empleados.

También pudimos determinar que el depósito estaría siendo


subalquilado, por lo cual habría que analizar quiénes efectivamente
pertenecen a la firma ANDAR TRANSPORTADORA y quienes pertenecen
a otra empresa.

En forma alguna se efectuó un bloqueo, ni se impidió el


ingreso y/o egreso de camiones y/o de personal alguno. De hecho en las
imágenes -de observar la totalidad de la secuencia de aquél día – se podrá
advertir el ingreso de camiones transportando chapas de pvc y/u otros
productos.

Por lo cual, es absolutamente falso que se hubiera efectuado


un bloqueo impidiendo que ingrese y/o egrese camión y/o personal alguno.
Muy por el contrario, varios choferes nos ofrecieron no ingresar por
solidaridad con el relevamiento, a lo cual se les indicó que no hacía falta,
tan sólo se pretendía hablar con los mismos.

Esto podrá verse en las imágenes, de ser estas las que hayan
captado la totalidad de lo ocurrido dicho día y no tan sólo una parte que le
sea conveniente al denunciante, en su parcial verdad.

De hecho otro de los objetivos de dicho relevamiento, era


poner en conocimiento que los fondos que se les descuentan
sistemáticamente por parte del Sr. Castells todos los meses, no se
encuentran depositados en la obra social ni en el sindicato, en concepto de
cuota sindical.

Los choferes -salvo que se apersonen en el gremio y efectúen


una consulta – no tienen conocimiento de la deuda, hasta que por una
cuestión médica y/u solicitud de vacacionar en algún hotel del gremio se
les hace saber que su empleador no está ingresando el pago pertinente.

Es decir que si bien por una cuestión de solidaridad común,


las prestaciones se brindan igual, cierto es que los trabajadores resultan
debitados por una suma que no va hacia donde corresponde.

Por lo tanto, el relevamiento concreto del día 31 de Julio de


2020, tiene como objetivo dar a conocimiento de la deuda por obra social

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

y aporte sindical a los propios empleados del denunciante, lo mismo que


analizar el movimiento actual de la empresa y dialogar con los choferes
sobre los incumplimientos a la normativa laboral.

Así las cosas y mientras todo transcurría con cierta


normalidad, habiendo tenido que retirarse el Sr. Dutra del lugar, nos
quedamos con otros compañeros efectuando el relevamiento, cuando vimos
ingresar hecho una furia a quien supuestamente sería el dueño de la
empresa, Alejandro Castells.

Aparentemente cuando el Sr. Dutra cruzó hacia el depósito a


preguntar por Castells para efectuar el relevamiento, se le informó que el
mismo no se encontraba, por parte de un encargado de esa firma y que
este se encontraba en viaje desde la ciudad de 9 de Julio hacia dicho
galpón.

Hubo un pequeño intercambio de palabras entre el empleado


de Castells y Dutra muy breve, en términos normales sin insultos ni
agresiones, cuando se le informó que el primero no se encontraba.

Nos habíamos quedado todo el tiempo frente al depósito, en


la vereda opuesta sin ingresar al mismo confeccionando el relevamiento,
tomando nota de los camiones y demás choferes, salvo cuando fuimos a
tomar un refrigerio y comer algo sólido en el kiosco que se encuentra
exactamente al lado del depósito.

Seguramente las cámaras de seguridad podrían haber


filmado el momento en que nos encontramos comprando los sándwiches y
gaseosas a través de la ventana del kiosco contiguo a la empresa, cuando
arribó el ahora denunciante bastante fuera de sí.

Se bajó del auto y comenzó a increparnos desde la vereda de


enfrente, diciéndonos textualmente y con perdón de V.S. “...hijos de puta,
negros de mierda, qué mierda vienen a hacer acá, por qué no me dejan
laburar, los voy a matar a todos, yo no debo nada, negros de mierda…”
-sic -, y otros improperios similares.

Ante dichos improperios, es cierto que se le contestó en


similar forma, pero en modo alguno hubo intento de golpearlo,
amenazarlo, extorsionarlo y/u cualquier otra cuestión similar.

De hecho V.S. podrá darse cuenta que es falso la existencia


de un bloqueo denunciado, puesto que el propio Sr. Castells fue el que
pudo entrar a su depósito sin inconvenientes.

Es falso también que hubiera entre 15 y 18 personas -que oh


casualidad no han sido tomadas por las cámaras – ni mucho menos. Tan
sólo éramos los que estábamos, y jamás se produjo bloqueo alguno, ni en
la esquina ni en el propio ingreso al depósito.

#34944020#307299247#20211112231016462
No hubo bloqueo alguno ni medida de fuerza que
imposibilitara el ingreso y/o egreso de personal, ni de camiones ni cuestión
de similar naturaleza. Tan sólo hubo un relevamiento y quizás sí, luego de
la agresión verbal de Castells, una respuesta, pero no pasó de ello.

Al cabo de unas tres horas aproximadamente y habiendo


observado el movimiento de la empresa, decidimos irnos. No supe más
nada de Castells ni de Transportadora Andar SRL hasta que fui convocado
por V.S. para prestar esta declaración.

Es necesario declarar asimismo que toda cuestión relativa al


origen, causa y/o confección de deuda, me es completamente ajena.

En tal sentido y siendo que mi participación en los hechos


investigados carece de total relevancia, es que solicito a V.S. dicte mi
sobreseimiento.

Hasta allí se encuentra mi función y/o actividad en los hechos


denunciados. Por ello es que solicito se me sobresea de las presentes
actuaciones, ya que ningún elemento ha sido encontrado en mi contra que
pudiera agravar la situación procesal del suscripto.

Matías Ezequiel Paz (fs. 111/116 y 134/141).

Efectuó manifestaciones relativas a sus condiciones


personales, dijo que trabaja para la firma Andreani y fue electo delegado en
la firma Gestión Compartida, razón por la cual es colaborador en la rama de
logística y distribución del sindicato de choferes de camiones, en la sede
del sindicato, donde trabaja como administrativo.

Refirió que más allá que oportunamente lo expliquen los


coimputados Dutra y Pérez por su exclusiva función, lo cierto es que el
denunciante de autos ha mentido redondamente en su declaración. El
mismo resulta ser deudor del gremio para el cual colaboro, desde hace
varios años a la fecha y posee acreencias de tal magnitud, que motivan el
origen del conflicto que aquí me convoca.

En el caso de marras, cierto es que encontrándome dentro


del gremio, fui convocado por el Sr. OMAR DUTRA a los fines de que lo
acompañemos junto a los Sres. Aguirre y CORIA a efectuar un
relevamiento en un depósito de la calle Santa Catalina 2151 de esta
ciudad, el 31 de Julio del año anterior.

Dicho depósito y/o galpón, pertenecería a la firma


TRANSPORTADORA ANDAR SRL, la cual había sido denunciada por
varios choferes en relación de dependencia para con dicha empresa,
atento a varios incumplimientos al convenio colectivo de trabajo que nos
encuadra.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Aparentemente existen serias diferencias en cuanto las


condiciones laborales de sus empleados, como así también un cúmulo de
deuda para con la obra social del propio sindicato.

Habría recibido el gremio denuncias de choferes a los cuales


la firma Andar Transportadora SRL y el propio Sr. Alejandro Castells, le
abonaría salarios “en negro”, no abonaría los verdaderos kilómetros
recorridos, y/u otros incumplimientos a la normativa laboral.

Razón por lo cual y ante la supuesta negativa del mismo a


regularizar a los trabajadores en el pago de los salarios y las cuotas por
obra social y sindical debidas, se me solicitó que acompañara al Sr. Dutra
a efectuar un relevamiento en dicha empresa. Para que se comprenda cuál
es la función de un relevamiento, V.S. debe tener en consideración que a
diferencia de lo que puede suceder en una empresa, en donde se efectúa un
relevamiento por parte de un sindicato y/u organismo con Anses y/u AFIP,
donde estos últimos encuentran a todos los trabajadores dentro de un
ámbito determinado y en mismo horario, todo lo contrario sucede en el
caso de los choferes.

Por las características del trabajo, los choferes se


encuentran en viaje la mayor parte del tiempo, por lo cual la única
posibilidad de dialogar con ellos, es al momento en que se produce la
carga y la descarga.

Por ello es que los relevamientos, se producen de la siguiente


manera. En un día y horario determinado, personal del sindicato se hace
presente en las instalaciones de una determinada empresa, y desde el lado
de afuera se comienza a aguardar a los distintos choferes que vayan
ingresando y/o egresando del predio.

Allí en diálogo con cada uno, se les solicita que informen si


le hacen entrega de la ropa de trabajo, si se les abonan los kilómetros
recorridos verdaderamente, si se las da el descanso obligatorio, si cuentan
con todos los elementos de seguridad, entre otros aspectos.

Es decir se efectúa entre varios compañeros, un control de la


actividad de los choferes, para luego con dicha información ingresar al
predio y pedir exactamente la misma data a los dueños y/o directivos de la
empresa.

Es común que se detecten inconsistencias en los kilómetros


recorridos, en los pagos de salarios por debajo de lo estipulado en el
convenio colectivo, por fuera de lo establecido en las paritarias y/o
cualquier otro tipo de queja por parte de los empleados.

Una vez obtenida la información en un determinado período


de tiempo, se cruza la misma con la volcada por el empleador, y en caso de
corroborarse inconsistencias, se formaliza un reclamo, con lo que luego se
procede a intimar a la empresa a abonar las diferencias habidas.

#34944020#307299247#20211112231016462
En el caso puntual que nos convoca, el Sr. Castells y la firma
Andar Transportadora SRL, no habrían abonado desde hace varios años a
la fecha, el porcentaje de ley para cubrir la obra social y aportes
sindicales.

Vale decir que en los recibos de sueldo de los choferes, el Sr.


Castells retiene un 3% (tres por ciento) del monto total en concepto de
descuento por obra social y cuota sindical, pero no los abona ni a la obra
social, ni al sindicato propiamente dicho.

Sistemáticamente todos los meses y a todos los choferes de la


firma Andar Transportadora SRL, se les priva de ingresar el aporte
obligatorio por ley al gremio y a la obra social.

Si bien esto configuraría un ilícito per se -retención indebida


de aportes-, lo cierto es que los propios choferes también resultan
“estafados” por el propio denunciante.

Se le descuenta un pago que forzosamente debe ingresar a la


obra social y al sindicato, para que puedan cubrirse prestaciones como
tratamientos médicos, cirugías, brackets. y/o costear los hoteles, campings,
y demás servicios que brinda el sindicato.

Por lo tanto y tal como se demostrará en el presente legajo,


el Sr. Castells resulta deudor del gremio y perjudicados no sólo sus
propios choferes, sino también todos los afiliados a la obra social como al
gremio.

Vale decir que el suscripto también es perjudicado por la


propia actitud del denunciante.

Así las cosas vale la pena mencionar que el 31 de Julio de


2020, junto a DUTRA, AGUIRRE y CORIA nos dirigimos en nuestros
vehículos hacia el domicilio de la calle Santa Catalina con el fin de
efectuar un relevamiento.

Como es costumbre nos quedamos afuera observando el


movimiento y tomando nota de los vehículos que ingresaban y/o
egresaban, al mismo tiempo que se intentaba dialogar con los choferes
para efectuar el mentado relevamiento.

El sentido de tomar noción de los vehículos que ingresan y/o


egresan, es para analizar aproximadamente si efectivamente la empresa
está al borde de la quiebra y/o se trata de una puesta en escena por parte
de los dueños para eludir el pago de los choferes.

En el caso de marras, tengo entendido por expresiones del Sr.


Dutra, que el propio Sr. Castells había manifestado que apenas podía
mantener a los trabajadores, puesto que no estaba transportando casi
ninguna mercadería.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Según sus palabras, habría dicho que apenas estaba


“sacando un camión a la semana” -sic - , muy distinto del panorama que
pudimos advertir apenas arribamos al lugar.

Varios camiones repletos de mercadería pudimos observar


que ingresaban y egresaban, con distintos tipos de carga, desde cajas de
medio tamaño hasta chapas de pvc para la construcción.

Por lo cual ya advertimos la falsedad del supuesto poco


trabajo que el mismo Castells habría manifestado para eludir sus
obligaciones.

Habiendo arribado con los compañeros Dutra, Coria y


Aguirre, nos pusimos a efectuar un relevamiento en las afueras del
depósito de la calle Santa Catalina, para lo cual el Sr. Dutra intentó
aproximarse a la entrada del depósito.

Tanto AGUIRRE, como CORIA y el suscripto, nos quedamos


en el exterior, observando el movimiento y tratando de hablar con los
empleados.

También pudimos determinar que el depósito estaría siendo


subalquilado, por lo cual habría que analizar quiénes efectivamente
pertenecen a la firma ANDAR TRANSPORTADORA y quienes pertenecen
a otra empresa.

En forma alguna se efectuó un bloqueo, ni se impidió el


ingreso y/o egreso de camiones y/o de personal alguno. De hecho en las
imágenes -de observar la totalidad de la secuencia de aquél día – se podrá
advertir el ingreso de camiones transportando chapas de pvc y/u otros
productos.

Por lo cual, es absolutamente falso que se hubiera efectuado


un bloqueo impidiendo que ingrese y/o egrese camión y/o personal alguno.
Muy por el contrario, varios choferes nos ofrecieron no ingresar por
solidaridad con el relevamiento, a lo cual se les indicó que no hacía falta,
tan sólo se pretendía hablar con los mismos.

Esto podrá verse en las imágenes, de ser estas las que hayan
captado la totalidad de lo ocurrido dicho día y no tan sólo una parte que le
sea conveniente al denunciante, en su parcial verdad.

De hecho otro de los objetivos de dicho relevamiento, era


poner en conocimiento que los fondos que se les descuentan
sistemáticamente por parte del Sr. Castells todos los meses, no se
encuentran depositados en la obra social ni en el sindicato, en concepto de
cuota sindical.

Los choferes -salvo que se apersonen en el gremio y efectúen


una consulta – no tienen conocimiento de la deuda, hasta que por una

#34944020#307299247#20211112231016462
cuestión médica y/u solicitud de vacacionar en algún hotel del gremio se
les hace saber que su empleador no está ingresando el pago pertinente.

Es decir que si bien por una cuestión de solidaridad común,


las prestaciones se brindan igual, cierto es que los trabajadores resultan
debitados por una suma que no va hacia donde corresponde.

Por lo tanto, el relevamiento concreto del día 31 de Julio de


2020, tiene como objetivo dar a conocimiento de la deuda por obra social
y aporte sindical a los propios empleados del denunciante, lo mismo que
analizar el movimiento actual de la empresa y dialogar con los choferes
sobre los incumplimientos a la normativa laboral.

Así las cosas y mientras todo transcurría con cierta


normalidad, habiendo tenido que retirarse el Sr. Dutra del lugar, nos
quedamos con otros compañeros efectuando el relevamiento, cuando vimos
ingresar hecho una furia a quien supuestamente sería el dueño de la
empresa, Alejandro Castells.

Aparentemente cuando el Sr. Dutra cruzó hacia el depósito a


preguntar por Castells para efectuar el relevamiento, se le informó que el
mismo no se encontraba, por parte de un encargado de esa firma y que
este se encontraba en viaje desde la ciudad de 9 de Julio hacia dicho
galpón.

Hubo un pequeño intercambio de palabras entre el empleado


de Castells y Dutra muy breve, en términos normales sin insultos ni
agresiones, cuando se le informó que el primero no se encontraba.

Nos habíamos quedado todo el tiempo frente al depósito, en


la vereda opuesta sin ingresar al mismo confeccionando el relevamiento,
tomando nota de los camiones y demás choferes, salvo cuando fuimos a
tomar un refrigerio y comer algo sólido en el kiosco que se encuentra
exactamente al lado del depósito.

Seguramente las cámaras de seguridad podrían haber


filmado el momento en que nos encontramos comprando los sándwiches y
gaseosas a través de la ventana del kiosco contiguo a la empresa, cuando
arribó el ahora denunciante bastante fuera de sí.

Se bajó del auto y comenzó a increparnos desde la vereda de


enfrente, diciéndonos textualmente y con perdón de V.S. “...hijos de puta,
negros de mierda, qué mierda vienen a hacer acá, por qué no me dejan
laburar, los voy a matar a todos, yo no debo nada, negros de mierda…”
-sic -, y otros improperios similares.

Ante dichos improperios, es cierto que se le contestó en


similar forma, pero en modo alguno hubo intento de golpearlo,
amenazarlo, extorsionarlo y/u cualquier otra cuestión similar.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

De hecho V.S. podrá darse cuenta que es falso la existencia


de un bloqueo denunciado, puesto que el propio Sr. Castells fue el que
pudo entrar a su depósito sin inconvenientes.

Es falso también que hubiera entre 15 y 18 personas -que oh


casualidad no han sido tomadas por las cámaras – ni mucho menos. Tan
sólo éramos los que estábamos, y jamás se produjo bloqueo alguno, ni en
la esquina ni en el propio ingreso al depósito.

No hubo bloqueo alguno ni medida de fuerza que


imposibilitara el ingreso y/o egreso de personal, ni de camiones ni cuestión
de similar naturaleza. Tan sólo hubo un relevamiento y quizás sí, luego de
la agresión verbal de Castells, una respuesta, pero no pasó de ello.

Al cabo de unas tres horas aproximadamente y habiendo


observado el movimiento de la empresa, decidimos irnos. No supe más
nada de Castells ni de Transportadora Andar SRL hasta que fui convocado
por V.S. para prestar esta declaración.

Es necesario declarar asimismo que toda cuestión relativa al


origen, causa y/o confección de deuda, me es completamente ajena.

En tal sentido y siendo que mi participación en los hechos


investigados carece de total relevancia, es que solicito a V.S. dicte mi
sobreseimiento.

Hasta allí se encuentra mi función y/o actividad en los hechos


denunciados. Por ello es que solicito se me sobresea de las presentes
actuaciones, ya que ningún elemento ha sido encontrado en mi contra que
pudiera agravar la situación procesal del suscripto.

Omar Rubén Dutra (fs. 142/176).

En su descargo inicial relató sus condiciones personales y


dijo trabajar en Gestión Logística SRL para Carrefour desde hacía
diecinueve años, como operario administrativo en un centro de distribución,
desarrollando tareas en Camino de Cintura y Olimpo, de 9 de Abril. Que
fue electo delegado gremial en el año 2007 y colabora con la rama logística
desde el año 2009 como activista. Mi función allí es dentro de la rama
logística y distribución, y además soy congresal suplente de la federación
de choferes de camiones desde el año 2018.

Que se desempeña en la sede del sindicato lugar donde tiene


su asiento la rama logística, atendiendo los reclamos de los compañeros
que se presentan por cualquier reclamo con las empresas y/o a los efectos
de brindar asesoramiento sobre el cumplimiento del convenio colectivo de
trabajo.

Sentado cuanto precede, vale la pena adentrarse en la


realidad de los hechos que motivan mi convocatoria por ante V.S. En
primer lugar debo negar todos y cada uno de los hechos que se me

#34944020#307299247#20211112231016462
imputan, que con el correr de estas líneas y la prueba a producir en autos,
se vislumbrará la realidad de lo sucedido.

En un todo de acuerdo a la documentación que se acompaña


y acompañará a esta presentación, se demostrará oportunamente la
falsedad de los hechos denunciados por el Sr. Castells.

Lo cierto es que el mismo, resulta ser conocido en el rubro


del transporte como uno de los deudores consuetudinarios, para cualquier
deuda que tuviere con los empleados y demás organismos relacionados a
las relaciones laborales.

El pago de salarios en negro, incumplimientos a la normativa


laboral y el propio convenio colectivo de trabajo, son un denominador
común en la forma de llevar adelante sus negocios. Siempre que puede, el
Sr. Castells incumple sus obligaciones para con los empleados, ingresando
menos dinero que el que corresponde por ley, incluso maltratando a los
trabajadores y siendo violento con los mismos.

Como prueba de ello, se acompañan dos denuncias


efectuadas por trabajadores los cuales relatan episodios de violencia por
parte de Castells hacia los mismos -el chofer Diaz dice que recibió golpes
de puño de parte del mismo en su espalda y Baleani varios malos tratos -.

Tal es así, que hasta quebró en forma personal, a raíz de un


proceso judicial iniciado por un chofer del mismo, quien a pesar de haber
ganado el juicio en el fuero laboral pertinente producto de un reclamo
legítimo, el Sr. Castells decidió deshonrar su deuda reconocida
judicialmente y directamente presentarse en quiebra.

De ello se acompaña para mejor ilustración de V.S., copia de


algunas partes pertinentes del proceso falencial del mismo.

Sin perjuicio de ello y a sabiendas en el ambiente que el


mismo Castells, cada vez que puede incumple sus obligaciones para con
los choferes, efectuando maniobras de todo tipo para insolventarse y
seguir debiendo a sus acreedores, aún posee una empresa de transporte
que ahora se llama TRANSPORTADORA ANDAR SRL. Si bien esta
sociedad comercial es relativamente nueva, no lo es así la forma de
conducirse en los negocios de su titular. Varios son los reclamos y
consultas recibidas en nuestras oficinas, sobre incumplimientos al
convenio colectivo de trabajo para sus trabajadores en relación de
dependencia.

Salarios en negro, la no entrega de francos compensatorios,


el no pago de almuerzos, plus por kilómetro recorrido y demás
obligaciones legales, es un común denominador en la vida diaria de la
firma ANDAR TRANSPORTADORA.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Inclusive también el propio Sr. Castells posee otra empresa


de similares características que gira en plaza con el nombre comercial de
LAUQUEN COMPAÑÍA BELGRANO S.R.L., cuyo CUIT es 30-71558651-
3, la cual también tendría la misma forma de conducirse en cuanto a sus
deudas.

Tanto así que hasta tiene juicios laborales en contra, por


parte de choferes que han denunciado a Castells por ante la justicia y
también por ante el sindicato.

Por citar tan sólo un ejemplo, la firma TRANSPORTADORA


ANDAR SRL posee juicios laborales con los ex choferes Baleani, Alan
Federico, con Junco, Raúl Jacinto, con Oses, José Luis, con Fernández,
Fabio Gastón, entre otros.

Todo ellos y otros más, le reclaman diferencias salariales, el


no pago de aportes a la Anses y obviamente también se toma en cuenta el
no pago de la cuota sindical entre otros rubros.

Como no escapará de la alta observación de V.S., el Sr.


Castells posee una deuda para con el sindicato de choferes de camiones, la
cual viene deshonrando desde hace mucho tiempo.

Promesas de pago incumplidas, cambio de negociadores,


pedidos de quita, espera y demás, son constantes en el caso de este buen
señor.

Como podrá apreciarse de la documentación acompañada a


esta presentación y de la que se obtendrá mediante el libramiento de
oficios, el mismo resulta un claro deudor de las obligaciones para con el
gremio.

La maniobra desplegada por Castells resulta la siguiente. En


los recibos de sueldo de los choferes, se aplica un descuento del 3% -tres
por ciento- del total del salario en forma obligatoria por ley, para ser
directamente aplicado al sindicato, en concepto de cuota sindical, cuota de
la federación de choferes de camiones y obra social.

Vale decir que ese 3% de cada recibo de sueldo que el propio


Castells retiene a sus empleados, NO LO INGRESA A LAS ARCAS DEL
SINDICATO, conforme lo exige la normativa vigente.

Entonces se podría decir a las claras que el propio Castells


comete un delito de retención indebida de aportes de conformidad con la
ley 27.769, en especial su art. 9no.

Asimismo se podría señalar el incumplimiento al art. 38 de la


ley 23.551, siendo que recientemente se ha pronunciado en tal sentido el
propio Ministerio Público, al ratificar la obligatoriedad de retención de
aportes sindicales -vide https://www.fiscales.gob.ar/procuracion-

#34944020#307299247#20211112231016462
general/dictaminan-que-elregimen-de-retencion-de-cuotas-sindicales-
viola-la-libertad-sindical-delas-entidades-simplemente-inscriptas/ -.

De hecho nuestro más alto tribunal, acaba de ratificar lo que


con este reclamo se sostiene: que los empleadores son agentes de retención
de las cuotas sindicales independientemente de la personería gremial.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación en autos


“Asociación del Personal Superior de Autopistas e Infraestructura APSAI
c/ Autopistas del Sol S.A. s/ acción de amparo” de fecha 4 de Marzo de
2021, declaró que “Los empleadores estarán obligados a actuar como
“agentes de retención” de los importes que, en concepto de cuotas de
afiliación u otros aportes deban tributar los trabajadores a las
asociaciones sindicales de trabajadores con personería gremial. … El
incumplimiento por parte del empleador de la obligación de obrar como
“agente de retención” o -en su caso- de efectuar en tiempo propio el pago
de lo retenido, tornará a aquél en deudor directo. La mora en tal caso se
producirá de pleno derecho”.

El dictamen de Procurador sostiene que “artículo 14 bis de


la Constitución Nacional establece que el trabajo, en sus diversas formas
gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador la
organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple
inscripción en un registro especial (art. 14 bis, primer párrafo, en sentido
concordante Convención Americana sobre Derechos Humanos, arto 16.1,
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, arts. 22.1 y 22.3 y
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
art.8)”.

Los órganos de control y aplicación de la OIT han efectuado


reiteradas observaciones al artículo 38 de la ley 23.551 -que impone
obligaciones en materia de retención de aportes sindicales-, señalando
que establece privilegios discriminatorios en favor de las asociaciones con
personería gremial ya que vulnera la libertad sindical de las entidades
simplemente inscriptas, colocándolas en una situación de desventaja
respecto a los que poseen personería gremial. Asimismo, implica un
cercenamiento de la libertad sindical y del libre ejercicio de los derechos
de los trabajadores, quienes expresamente decidieron optar por
determinada entidad, permitiendo sus aportes el desarrollo de las
actividades necesarias de la organización gremial. La exclusión de los
sindicatos simplemente inscriptos del régimen de retención de cuotas
sindicales previsto en el artículo 38 de la ley 23.551, configura una
injerencia del Estado que reduce injustificadamente la capacidad de estas
entidades de desarrollar funciones propias relativas a la promoción,
ejercicio, defensa, fomento y protección de intereses legítimos de orden
gremial.” -sic -.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Por lo tanto, la propia Corte Suprema acaba de ratificar la


importancia de la cuota sindical y la capacidad de las entidades gremiales
-con personería o no – de ejercicio, defensa, fomento y protección de
intereses legítimos de orden gremial y claro está reclamar las deudas.

Sin perjuicio de señalar que el Sindicato de Choferes de


Camiones tiene personería gremial desde antaño, avalada por todos los
organismos estatales, siendo la número 6 desde el año 1945, razón por lo
cual me exime de todo comentario la legitimidad de la organización.

Existe todo un procedimiento para el pago del aporte sindical


obligatorio por ley, el cual se encuentra reconocido por el propio
Ministerio de Trabajo y demás organismos del estado, como la Inspección
General de Personas Jurídicas, la AFIP, etc.

La regulación de las asociaciones que tengan por objeto la


defensa de los intereses de los trabajadores ha sido establecida por la Ley
23551, norma que vincula el interés de los trabajadores con todo cuanto se
relacione con sus condiciones de vida y trabajo (artículo 3°).

La capacidad del sindicato de negociar con los empleadores


resulta de su reconocimiento como sujeto de derecho y del ejercicio de su
autonomía colectiva. Una particularidad de la ley argentina es la de haber
dotado a la asociación sindical que resulte más representativa de los
trabajadores de la actividad o categoría que intente representar, de una
forma especial de personería, denominada "personería gremial", la que
otorga a la asociación que la obtiene, facultades y derechos distintivos,
entre ellos, el de "intervenir en negociaciones colectivas" con los
empleadores.

Los trabajadores, en ejercicio de su libertad sindical, tienen


el derecho de afiliarse a las asociaciones sindicales ya constituidas, no
afiliarse o desafiliarse (Ley 23551, artículo 4°, inciso b).

En consecuencia se puede distinguir entre trabajadores


afiliados a la asociación sindical o no afiliados a ella. La calidad de
afiliado implica consecuencias jurídicas relativas a la formación del
patrimonio del sindicato, a las obligaciones y derechos que el trabajador
afiliado tiene respecto de la asociación y a la obligación que la legislación
impone al empleador para actuar como agente de retención de las cuotas
de afiliación.

Para desarrollar su acción sindical, la asociación gremial


necesita recursos económicos que sostengan su actividad. Esos recursos,
que provienen de diversas fuentes, confluyen para integrar su patrimonio,
atributo de su personalidad jurídica.

La ley establece que el patrimonio de las asociaciones


sindicales estará constituido por las cotizaciones ordinarias y
extraordinarias de los afiliados y contribuciones de solidaridad que pacten

#34944020#307299247#20211112231016462
en los términos de la ley de convenciones colectivas (Ley 23551, artículo
37, inciso a). Las contribuciones de solidaridad obligan también a los no
afiliados al sindicato.

Los trabajadores afiliados a la asociación sindical tienen la


obligación de realizar ciertos aportes para posibilitar el cumplimiento del
objeto social. La asamblea o congreso de la asociación sindical fija el
monto de las cotizaciones ordinarias y extraordinarias (Ley 23551,
artículos 20 y 37 inciso a).

Nuestra legislación obliga al empleador a actuar como


agente de retención de los importes que en concepto de cuotas de afiliación
u otros aportes deban tributar los trabajadores a las asociaciones
sindicales de trabajadores con personería gremial (Ley 23551, artículo
38).

A su vez, la convención colectiva también puede establecer


contribuciones a favor de la asociación sindical, con validez para los
trabajadores comprendidos en el ámbito del convenio, incluso para
aquellos no afiliados al sindicato.

El empleador deberá cumplir la retención dispuesta. La ley


establece que "El incumplimiento por parte del empleador de la obligación
de obrar como agente de retención, o – en su caso – de efectuar en tiempo
propio el pago de lo retenido, tornará a aquél en deudor directo. La mora
en tal caso se producirá de pleno derecho" (Ley 23551, artículo 38, tercer
párrafo).

Con la finalidad del debido cumplimiento de la obligación de


retener las cuotas de afiliación a los trabajadores, una norma dispone que
los empleadores "deberán requerir a los trabajadores que manifiesten si se
encuentran afiliados a la asociación sindical respectiva y comunicar
mensualmente a la misma la nómina del personal afiliado, sus
remuneraciones, las altas y bajas que se hayan producido durante el
período respectivo, y las cuotas y contribuciones que correspondan a cada
trabajador" (Ley 24642, artículo 6°).

La ley citada, que regula el procedimiento de cobro de los


créditos de las asociaciones sindicales de trabajadores, originados en la
obligación del empleador de actuar como agente de retención de las
cuotas y contribuciones que deben abonar los trabajadores afiliados a las
mismas, dispone que los empleadores deberán depositar a la orden de la
asociación sindical respectiva, las cuotas a cargo de los afiliados, en la
misma fecha que los aportes y contribuciones al Sistema de Seguridad
Social (artículos 1 y 2).

Es importante destacar que la obligación rige aunque el


trabajador afiliado requiera al empleador que no se practique la
retención, o que le haya expresado al empleador su decisión de

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

desafiliarse de la entidad sindical, ya que además de no precisar el


consentimiento del trabajador para realizar la retención (LCT, artículo
132, inciso c), las normas aplicables establecen el procedimiento para la
desafiliación, que debe ser cumplido ante la asociación sindical
previamente, para que cese la obligación de retener (Decreto 467/88,
artículo 2°).

La Ley 24642 establece que el cobro judicial de los créditos


previstos en la norma se hará por vía de apremio o de ejecución fiscal,
sirviendo de suficiente título ejecutivo el certificado de deuda emitido por
la asociación sindical respectiva (artículo 5).

La ley otorga fuerza ejecutiva al certificado de deuda emitido


por la asociación sindical, por lo que el juez no necesita conocer la causa
que dio origen a ese título, sino que dispone directamente la ejecución,
intimando al ejecutado el pago de la deuda instrumentada.

El deudor solamente podrá oponer las excepciones que


establezca el código procesal, entre las que se incluye la de inhabilidad
extrínseca del título. La excepción de inhabilidad de título procede
solamente cuando se cuestiona la idoneidad jurídica de aquél (en el caso,
el certificado de deuda), porque no reúne los requisitos a los que la ley ha
condicionado su fuerza ejecutiva o porque el ejecutante o el ejecutado no
son las personas que figuran en el título como acreedor o deudor.

Si no procediera alguna de las excepciones admisibles, el


ejecutado, luego de afrontar la deuda, podrá iniciar un juicio ordinario
posterior, en el que se podrá debatir la causa de la obligación, debate
vedado en el juicio ejecutivo precedente. Por lo tanto, el título ejecutivo es
el certificado de deuda, emitido por la asociación sindical.

De hecho este extremo bien conocido por el Sr. Castells pero


incumplido, es de conocimiento por las empresas de transporte y por
cualquier mortal, tan sólo con ingresar a : https://www.camioneros-
ba.org.ar/index.php/gremiales/otros/2016-0124-19-47-13 , lo que explica
el procedimiento para el pago de la cuota sindical por parte de los dueños
de empresas como el caso del denunciante.

Incluso debe el Sr. Castells efectuar los pagos mensuales


obligatorios a través de : https://camionerosba.impresiondeboletas.com.ar/
, sitio web en donde el mismo puede descargar las boletas de depósito y
generar los pagos que incumple.

Como no podrá escapar a la observación de Usía, se


acompaña un audio enviado por la aplicación de mensajería instantánea
Whatsapp por parte del Sr. Castells a un representante del gremio,
diciendo que debido no puede ingresar a la página del gremio para
imprimir las boletas de depósito, como pueril excusa de su incumplimiento.

#34944020#307299247#20211112231016462
De la documentación que se acompaña a esta presentación,
V.S. podrá advertir que a la fecha, el denunciante resulta deudor del
sindicato de choferes de camiones por una suma millonaria, la cual se
reclama judicialmente.

Prueba de ello es expediente Nº TL 3326 caratulado como


“SINDICATO DE CHOFERES DE CAMIONES c/ ANDAR
TRANSPORTADORA SRL s/ Cobro de aportes de cuota sindical” en
trámite por ante la Dra. Diana Siri del departamento judicial de Trenque
Lauquén en la Provincia de Buenos Aires, el cual es indicativo de esta
realidad que contrasta lo expuesto por Castells cuando mencionó que nada
debe al gremio.

En dicho expediente que se solicita se remita ad effectum


vivendi a este juzgado y bajo estos autos, se encuentra la verdad de la
acreencia, la cual se le reclama al Sr. Castells una suma millonaria por
incumplimiento al pago de la cuota sindical, cuota de la federación y/u
otros rubros legítimos.

En concreto el Sr. Castells retiene el 3% obligatorio por ley a


los trabajadores, se los descuenta de su sueldo pero no lo ingresa al
sindicato. Y esto no es un hecho aislado, producto de la pandemia o de una
crisis en particular, sino que lo viene haciendo desde al menos el año 2006
a la fecha.

Para que V.S. realmente comprenda cuál es el origen de la


deuda -que el propio Sr. Castells niega conocer y miente descaradamente
por ante el juzgado -, vale la pena entender lo siguiente:

El SINDICATO DE CHOFERES DE CAMIONES, OBREROS


Y EMPLEADOS DEL TRANSPORTE DE CARGAS POR AUTOMOTOR,
SERVICIOS, LOGISTICA Y DISTRIBUCION DE LA CIUDAD
AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, es una Asociación Sindical de primer
grado, que se encuentra inscripta bajo la Personería Gremial Nº 6,
otorgada por el Ministerio de Trabajo de la Nación y su número de CUIT
es 30-53314945-2.

En dicho carácter, resulta ser el Sindicato de Choferes de


Camiones, quien ejerce la representatividad de los trabajadores en
relación de dependencia, que se encuentran vinculados laboralmente con
empresas de transportes y otras, comprendidos en la convención colectiva
de trabajo n° 40/89, homologada el día 24 de enero de 1.989.

En el capítulo 2, ítems 2.2 se establece el ámbito de


aplicación personal y territorial, que comprende a los trabajadores
camioneros, obreros y empleado de transporte automotor de carga, en
todo el ámbito del territorio nacional, fija –entre otros aspectos- las
condiciones de trabajo, generales, específicas y otras vinculadas al
empleo, al salario y a la representación gremial.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Al haber sido homologada forma parte del derecho objetivo y


se presenta como fuente de obligaciones para los firmantes. Es de
cumplimiento obligatorio, por lo tanto no puede ser modificada por los
contratos individuales de trabajo en perjuicio de los trabajadores y se
aplica en la medida que contenga condiciones más favorables que las
previstas en el régimen general (LCT).

El convenio colectivo de trabajo que es el instrumento idóneo


por antonomasia para regular las modalidades laborales de cada
actividad, galvanizándose la conquista de derechos sociales, económicos,
estabilidad laboral, equidad en las retribuciones, limitaciones a las
jornadas de trabajo y ciertos controles del poder de mando de la patronal
para alcanzar condiciones dignas de trabajo.

Sin temor a equivocarnos, bien podemos concluir que el


convenio colectivo se yergue en un paradigma que abreva en la virtud de
la justicia, que armoniza la prestación laborativa con la actividad directriz
del empleador y regula las distintas modalidades de trabajo con destino a
descartar cualquier hipótesis de abuso o de inequidad.

El legítimo accionar del sindicato, se basa en la defensa de


los trabajadores, en la lucha cotidiana por las reformas, por el
mejoramiento de la situación de sus afiliados, en el marco del orden social
imperante, con instituciones democráticas.

El sindicato busca la armonización entre el capital y el


trabajo, de forma tal que se priorice la condición humana por sobre todas
las cosas, resultando el sindicato el único medio para la correcta defensa
de los interese de los trabajadores, por lo que constituye un componente
indispensable de la sociedad.

La firma ANDAR TRANSPORTADORA S.R.L, es una


empresa de transporte de carga generales, con domicilio legal en Avda.
García Salina 1.960 de la ciudad de Trenque Lauquen y depósito en calle
Santa Catalina 2.151 de CABA y se encuentra empadronada en los
Registros de la Organización Sindical, bajo el n° 06-25249-01.

La Convención Colectiva de Trabajo n° 40/89, contiene


disposiciones especiales relacionada con los aportes y contribuciones que
deben realizar los empleadores, como también las contribuciones de los
trabajadores, contempladas en su texto originario y otras. Así, dicha firma
del denunciante se encuentra obligada a retener a su personal y abonar de
su peculio, los siguientes ítems del c.c.t. 40/89, siendo el Sindicato de
Choferes de Camiones, la única entidad legitimada para su percepción.

- ITEM 8.1.1 - Contribución solidaria: Los empleadores


deberán retener del total de las remuneraciones de la totalidad del
personal comprendido en la convención colectiva de trabajo, el (3%) en
concepto de contribución ordinaria de carácter solidaria y se depositará a

#34944020#307299247#20211112231016462
la orden del Sindicato de Choferes de Camiones, Obreros y Empleados del
Transporte de Carga por Automotor.

- ITEM 8.1.6 - Aporte seguro de sepelio: En el marco de lo


previsto por el art. 9 de la ley14.250, las partes acuerdan que los
empleadores retendrán del total de las remuneraciones a todos el personal
comprendido en el convenio colectivo de trabajo, el (1.5%), en concepto de
seguro de sepelio y se depositará a la orden del Sindicato de Choferes de
Camiones, Obreros y Empleados del Transporte Automotor, Servicios,
Logística y Distribución de la ciudad Autónoma de Buenos Aires y Pcia. de
Buenos Aires.

- ITEM 8.1.2 - Aporte empresario: Todos los empleadores


incluidos en la presente convención colectiva, procederá a pagar
mensualmente de su peculio, (el 2%) de los salarios básicos abonados al
personal a su servicio, incluido en el convenio colectivo de trabajo. Como
se ha expuesto, los aportes sindicales son de una importancia superlativa
para las entidades sindicales y ello debido a que implican la fuente
principal del patrimonio de las mismas.

Si se pretende que una entidad sindical cumpla


acabadamente con sus fines, se debe hacer hincapié y reclamar con
celeridad y justicia el cobro de esos aportes o cuotas, en virtud de que el
compromiso de los sindicatos con los trabajadores y, para su integro
cumplimiento, precisan un patrimonio sólido en el que apoyarse.

En ese norte, el Sr. Secretario General de la Seccional 9 de


Julio, mantuvo extensas negociaciones extrajudiciales con el Sr. Alejandro
Castell, apoderado de la firma ANDAR TRANSPORTADORA SRL, en
virtud del incumplimiento de las disposiciones del c.c.t. 40/89, que
afectaban directamente a las remuneraciones de los trabajadores y otras
vinculadas con las obligaciones Sindicales a su cargo.

Así, el día 28 de octubre de 2016, el Sr. Alejandro Castell se


apersonó en la sede de la Organización Sindical, prestó conformidad y se
notificó con la liquidación extrajudicial de aportes adeudados: periodo
02/2008 al 07/2016 - en ese trayecto verificado constan aportes pagos e
impagos- y diferencias de aportes “reajustes”: periodo 08/2014 al
07/2016, por el incorrecto pago de Ítems Extraordinarios: cálculo de 4.500
Km mensuales, 6, c/c y 1 simple presencia), practicada por la Seccional 9
de Julio y notificada por el Sr. Sergio Hernán Sánchez, Secretario General
de la Seccional 9 de Julio.

Dicha constancia suscripta de puño y letra por el Sr. Castells


se ofrece como prueba de este descargo y se solicita se lo cite a reconocer
la firma, grafía y letra del mismo y eventualmente se realice una pericia
para determinar la veracidad de la misma.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Vale decir que el propio denunciante, quien dice que nada


adeuda miente descaradamente a la instrucción, ya que tiene reconocido
de su puño y letra, una liquidación de deuda efectuada por el sindicato.

Asimismo y en el marco de la liquidación mencionada en el


párrafo anterior, se determinaron en dicho instrumento los montos en
concepto de capital e intereses adeudados a las distintas entidades,
Sindicato de Choferes de Camiones ($ 85.853,59.-), Obra Social de
Choferes de Camiones ($86.735,52.-) y Federación Nacional de
Trabajadores Camioneros ($ 16.977,43.-)

Vale decir que debe varios rubros, los que abiertamente


descuenta a sus empleados pero no ingresa en las cuentas
correspondientes.

Por lo tanto, también resulta procedente solicitar una pericia


contable sobre los recibos de sueldo de los empleados en relación de
dependencia de la firma TRANSPORTADORA ANDAR SRL, a fin de
determinar si se procedió al descuento del 3% y si el mismo se ingresó a
las arcas del sindicato, lo que desde ya se pide.

Ello a raíz de la manifestación del Sr. Fiscal en cuanto a que


“La acción atribuida a los imputados..., exigieron a su representante,
Castell, al pago de una deuda que tenía con el sindicato que resultaba ser
inexistente.” -sic -, por lo cual resulta clara la solicitud de demostrar la
existencia de la misma.

Es evidente que si el Sr. Fiscal expone para convocar al


suscripto a indagatoria que se le reclamaba al denunciante una deuda
inexistente, es menester demostrar como parte del derecho de defensa lo
contrario: vale decir la existencia de dicha deuda.

Ahondando en lo anterior, luego del incesante reclamo


extrajudicial por parte del sindicato, no ha sido posible el cobro de los
aportes sindicales impagos (tampoco Obra Social y Federación), que fuera
oportunamente instrumentado y reconocido en la liquidación que adjunto
se acompaña, que fundamenta el reclamo por el por cobro de aportes y
contribuciones sindicales impagas, de tal forma, no queda lugar a duda en
cuanto a la legítima pretensión del sindicato,

Sumado a ello, con posterioridad al reconocimiento de deuda


mencionado en el párrafo anterior, se practicó distintas liquidaciones de
aportes y contribuciones y/o determinaciones de oficio, en el marco de
nuevas negociaciones extrajudiciales y por nuevos periodos adeudados,
ello teniendo a la vista la documentación laboral y previsional (formulario
931 y nómina de empleados).

Tal es así que hubo intercambios de correos electrónicos, de


mensajes a través de la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp, lo
cual se aporta y/o aportará a esta presentación.

#34944020#307299247#20211112231016462
A pesar de ello, el denunciante mostró una conducta renuente
con excusas constantes, y más allá de reconocer la deuda para con el
gremio -tanto en forma personal, como telefónica fue dilatando el cobro de
los aportes adeudados.

El Sr. Castells que utiliza la presente denuncia para


victimizarse y tratar así de disimular su condición de deudor del gremio,
comenzó a desplegar una serie de tácticas para incumplir su pago a las
arcas del gremio.

En principio dijo desconocer que había deuda, para lo cual


se solicitó que se le haga una entrega de la misma. Allí fue cuando se
apersonó y suscribió de puño y letra la recepción y el reconocimiento de la
misma, diciendo que iba a hablar con su abogado para organizar el pago.

Lo anterior se observa claramente con la copia adjunta a


esta presentación, en donde en fecha 28/10/2016 el Sr. Castells firma de
puño y letra aclarando su firma una deuda por aquél entonces de
$189.566,54.

De una simple lectura de la misma, claramente reza “...La


presente liquidación de aportes y/o diferencias de aportes, tiene por
finalidad informarle que a la fecha Ud. mantiene una deuda con la
Organización, por la suma antes detallada. Razón por lo cual, lo invitamos
a Ud., plazo perentorio de 10 días corridos de recibida la presente, cumpla
con el pago requerido, caso contrario, ante vuestra negativa o respuesta
insuficiente, nos veremos obligados a recurrir a nuestro Departamento de
Asuntos Legales.-” -sic -.

Por lo cual resulta falso que el denunciante expresara que


nada debe, no sólo en las conversaciones con el suscripto en el momento
del relevamiento -lo cual se explicará más adelante – sino también por
ante V.S.

Claramente Castells sabe que debe, sabe que no ha pagado y


lo que es peor, les ha retenido esos fondos a los trabajadores.

Dichos fondos no son de Castells, ni tiene derecho a alguno a


retenerlos, porque de esta manera está incumpliendo lo dictaminado
recientemente por la Corte Suprema en el fallo antes mencionado al decir
que se “...reduce injustificadamente la capacidad de estas entidades de
desarrollar funciones propias relativas a la promoción, ejercicio, defensa,
fomento y protección de intereses legítimos de orden gremial.” -sic -.

Asimismo la Corte dijo que “... las cuotas sociales aportadas


por los afiliados, son casi siempre su fuente principal de ingresos. En este
orden de ideas, la adecuada canalización de los aportes resulta
determinante para que las organizaciones de trabajadores desplieguen
regularmente su gestión y su actividad gremial, y por ello el derecho
colectivo del trabajo instrumenta formas promocionales o preferenciales

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

de recaudación, tendientes a asegurar su puntual y efectiva percepción,


evitando que la concreción de los pagos quede librada exclusivamente a la
iniciativa de los asociados.” sic -.

E inclusive dijo la propia Corte que “…estimo que la


extensión de los supuestos de retención de la cuota sindical que se deriva
de la postura que aquí propicio, no afecta a los empleadores ni les impone
una carga excesiva, pues el procedimiento para implementarla respecto de
los trabajadores afiliados a los sindicatos simplemente inscriptos es el
mismo que utilizan para los trabajadores afiliados al sindicato con
personería gremial. “-sic -.

Por lo tanto, siendo la corte el último intérprete de las


normas, queda plasmado en blanco sobre negro no sólo la legalidad,
legitimidad y posibilidad de reclamar acreencias por el pago de cuotas
sindicales, sino también su necesidad.

Es entonces que el dictamen del Sr. Fiscal para la


convocatoria a indagatoria, resulta contraria a estos postulados cuando
expresa que se reclamaba una deuda inexistente.

Quizás fruto del desconocimiento, quizás fruto de creerle a


ciegas a Castells de que no registra deuda alguna.

Al tiempo de ello, se comunicó con el área legal del


sindicato, un contador que dijo representar al denunciante, para lo cual
solicitó conocer el origen de la deuda, las fechas, montos, etc, para poder
dialogar con su cliente sobre el pago de la misma.

Al cabo de un buen tiempo de idas y vueltas, donde


aparentemente el propio Castells efectuaría el pago, se comunicó el
abogado con la parte legal del gremio, expresando que Castells lo había
sustituido y que la negociación la iba a continuar un abogado.

Todo esto lo podrá corroborar V.S. con el intercambio de


mensajes de Whatsapp que se acompañarán a posteriori de esta
presentación, en el modo en que el juzgado indique.

Luego de tales idas y vueltas, apareció en escena un abogado


diciendo que representaba a Castells y que solicitaba se le extendiera una
nueva liquidación.

Así las cosas, se le extendió una nueva liquidación, pero esta


vez el mismo objetó que tenía un monto diferente a la proporcionada con
anterioridad.

Se le explicó que desde el tiempo en que el mismo había


comparecido a la fecha, había generado más deuda por incumplimientos
de pago de la cuota sindical, amén de los intereses propios de la mora.

#34944020#307299247#20211112231016462
Por lo tanto, luego de que el propio Castells compareciera a
notificarse de la deuda, prometiera pagar, propusiera un contador para
negociar la misma, desafectara al contador de la negociación, incorporara
a un abogado y demás, transcurrieron varios meses en donde la deuda se
fue incrementando.

Se le remitieron varias cartas documento por parte del


departamento de legales del sindicato, las cuales o no contestó o contestó
diciendo que la deuda se encontraba mal liquidada, razón por lo cual no le
correspondía abonarla.

Ello a contramano de todo el tiempo en que el mismo estuvo


solicitando una espera, dado que supuestamente se encontraba en un muy
mal momento laboral, donde apenas podía “sacar un semi” para trabajar
y que además no tenía pedidos.

Todos estos elementos probatorios -correos electrónicos,


cartas documento, mensajes de Whatsapp – se acompañarán a la
instrucción a la brevedad, luego del presente descargo. Una vez que se
habían agotado las instancias previas de negociación, comenzado por
heterocomposición y a fin de evitar el posterior juicio, se efectuó un
relevamiento.

Lo cierto es que la vía judicial para el reclamo de deudas por


cuota sindical y demás rubros obligatorios por ley, resulta la pertinente,
no siempre es la más adecuada y/o eficaz.

Sucede que al reclamar judicialmente mediante el juicio de


apremio y/o el título ejecutivo que trae aparejada la ejecución de la deuda,
se traba un embargo sobre las cuentas corrientes de la empresa.

Al trabar el embargo sobre las cuentas corrientes,


automáticamente se perjudican los propios trabajadores, puesto que los
mismos no pueden cobrar el sueldo.

Asimismo se ha dado el caso, en que por reclamar


judicialmente un deuda por cuota sindical, con la traba de embargo y el
impedimento de abonarle los salarios a los choferes, varios de ellos se han
considerado despedidos y lo que se pretendía lograr, se terminó en la
práctica siendo contraproducente.

Lamentablemente de fracasar con el caso de marras, todas


las instancias de negociación para que los deudores se avengan a pagar
las cuotas sindicales que adeudan, no queda otro camino más que el
reclamo judicial, a sabiendas que luego incluso con la traba de embargo
de las cuentas corrientes, incluso la AFIP pide la quiebra de las empresas,
por lo cual se perjudican los propios trabajadores a los cuales juramos
defender.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Por esa ironía del sistema, es que se trata por todos los
medios de evitar el juicio y llevar a cabo una instancia de negociación.
Algunos empresarios lo saben y estiran la deuda lo más posible, hasta que
en algún determinado momento se avienen al pago. Otros como el caso de
Castells, hacen de la deuda una forma de trabajar, hasta que en algún
determinado momento se les hace imposible y presentan quiebra.

En el caso que nos compete, el propio Castells ofreció


incluso abonar la deuda con un pago en especie. Ofrecía la entrega de un
camión, lo cual no es frecuente pero ha sucedido.

En el pasado, alguna empresa ha entregado algún vehículo


en parte de pago de su deuda, la cual ha sido debidamente confeccionado
el acuerdo e inscripto el vehículo para el sindicato, el cual luego se utilizó
para fines determinados.

Finalmente y luego que Castells no cumpliera su promesa de


pago con los cheques ofrecidos, ni con la entrega del camión prometido, se
le remitió una carta documento con fecha 20 de Mayo de 2020, siendo esta
una segunda ya que se le había efectuado una comunicación similar el 29
de Noviembre de 2019.

Allí es cuando el Sr. Castells mediante una representante de


la firma ANDAR TRANSPORTADORA SRL, remite una carta documento
fechada el 27 de Mayo de 2020 hacia el Sindicato, en la cual niega poseer
deuda alguna -a pesar de los audios, correos electrónicos y falsas
promesas verbales – y expresa lo siguiente:

“...invito al gremio a informarse debidamente y contactar a


cada trabajador, como así también a consultar la documentación
respaldatoria…” -sic -.

Por ello es que frente a la invitación mediante carta


documento efectuada por la firma, en donde nos solicita en forma
voluntaria y unilateral que contactemos a los trabajadores, es que se
decidió efectuar el relevamiento.

Por lo tanto, siendo que el denunciante no honraba la deuda


y decía encontrarse en una situación apremiante por no poseer trabajo
-solicito a V.S. tenga a bien reproducir los audios que se acompañarán
oportunamente -, en donde apenas lograba la susbsistencia, es que se
decidió realizar un relevamiento en la empresa, para analizar si cumplía
con lo que decía en su misiva.

Quizás era verdad que el propio Castells no estuviera


trabajando, o quizás era parte de su práctica diaria de deshonrar el pago.
Por ello es que agotada la instancia de negociación y hasta luego del
intercambio epistolar, se efectuó el relevamiento ante el depósito en la
calle Santa Catalina de esta ciudad. Fíjese V.S. que el relevamiento se
produjo el 31 de Julio de 2020, siendo que su carta documento fue enviada

#34944020#307299247#20211112231016462
el 27 de Mayo del mismo año. Razón por lo cual entre la recepción de la
carta documento al gremio a una seccional del interior y la invitación del
mismo a que hagamos una inspección, relevamiento, contacto con los
choferes, se organizó en menos de tres semanas el relevamiento.

Como podrá V.S. apreciar de los audios de Castells, en


donde dice que apenas puede subsistir porque sólo tiene una carga
semanal, es que me dirigí junto a los Sres. AGUIRRE, PAZ y CORIA a las
inmediaciones del depósito propiedad de Castells, tal cual el mismo había
solicitado en su misiva.

Como siempre sucede en estos casos, nos hacemos presentes


en el depósito y tratamos de dialogar con los choferes al ingreso y al
egreso de cada carga y descarga, para recaudar información sobre los
incumplimientos o no a los distintos choferes.

Nada más lejos de un bloqueo, piquete, extorsión, apriete,


amenaza y/o cuestión alguna semejante. Tan sólo efectuar un relevamiento
y dialogar con los choferes sobre los cumplimientos / incumplimientos del
empleador, que el mismo Castells había pedido mediante carta documento.

Ese día, puntualmente el día 31 de Julio del año pasado, nos


apersonamos con los anteriores mencionados ante mi pedido -ya que estos
colaboran con la rama de logística y distribución -, a los cuales les solicité
tengan a bien acompañarme a efectuar el relevamiento, en un todo de
acuerdo a lo peticionado por Castells.

Por lo general, las empresas pequeñas o medianas como las


de Castells, son difíciles de relevar, puesto que cambian a menudo de lugar
de centralización, por razones varias. De hecho V.S. podrá corroborar que
la primer carta documento enviada al mismo fue de fecha 29 de Noviembre
de 2019 a la calle Ituzaingó 181 Tres Lomas, la cual no fue retirada a
pesar del exceso del plazo transcurrido, expresando el sr. cartero “se
mudó” en el acuse de recibo.

Luego de obtener la nueva dirección del mismo, esta vez en la


calle Presidente Perón 197 también de Tres Lomas, es que se le remitió la
segunda carta documento en similares términos.

Ante la respuesta del mismo de fecha 27 de Mayo de 2020,


nos organizamos para presentarnos a dialogar con los choferes, en un todo
de acuerdo a lo peticionado por la firma deudora. Es de un increíble
cinismo, que ahora el Sr. Castells pretenda ubicar un reclamo de tipo
extorsivo, siendo que fuere el mismo que nos convidaría a contactar a los
choferes.

Esto es parte de la forma de conducirse de Castells, en la


cual a sabiendas genera una deuda para luego poner excusas en su
cumplimiento.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Más allá de lo anterior, nos apersonamos con los


anteriormente mencionados a analizar si el mismo se encontraba
cumpliendo con el convenio colectivo de trabajo y en todo caso, si existía
alguna falla. Tanto Aguirre, como Coria y Paz se quedaron en la vereda de
enfrente a la espera de los choferes, y el suscripto entró para dialogar con
alguien de la firma y/o el propio Castells.

Allí me fue anoticiado que el mismo no se encontraba, pero


que estaba viniendo en viaje desde la ciudad de 9 de Julio. Personal de
dicha firma me informó al rato que se había comunicado telefónicamente,

Tanto así, que por propio pedido de la gente de la empresa,


arribó dos veces un patrullero con un mismo oficial a cargo, quien ante la
evidencia de que no había ningún bloqueo ni piquete, sino tan sólo un
relevamiento, dejó sentado tal extremo y se retiró. Esto no sólo es la
versión desplegada por el suscripto, sino lo que surge del expediente al
mencionar la participación del Principal Méndez en sendas oportunidades,
lo cual es demostrativo de la inexistencia de piquete, bloqueo y/o medida
de fuerza alguna. De haber existido una medida de tal naturaleza, el
propio personal policial hubiera al menos solicitado refuerzos, pedido
instrucciones a la seccional, efectuar la denuncia ante la Fiscalía de turno,
entre un sinnúmero de posibilidades, pero nada de esto hizo.

Y no lo hizo tan sólo porque no existió bloqueo, piquete y/o


cuestión alguna de similares características, más que el relevamiento que
se explicó en todo momento.

Inclusive el propio Sr. Fiscal lo reconoce en su dictamen al


expresar que “...ni el Principal Méndez, ni su chofer, el Oficial 1o
Bustamante, refirieron haber observado impedimento alguno al ingreso o
egreso de personas y camiones al depósito, y tampoco las agresiones
físicas y verbales de las que dieron cuentan el denunciante y demás
testigos” -sic -, lo cual me exime de comentarios.

Tras algunos momentos en donde se me anotició que no se


encontraba responsable alguno de la firma, sino una secretaria y otro
personal administrativo pero que no podían brindarme información, ya
que quien manejaba estos temas era el Sr. Castells, decidí retirarme para
regresar a mis funciones en la oficina del Sindicato en la calle San José al
1700.

En dichos momentos donde ingresé al predio para solicitar la


presencia de algún responsable y efectuar el relevamiento dentro de la
empresa conforme lo solicitado por Castells, todo transcurrió sin mayores
inconvenientes.

Se habló en términos normales, sin insultos, agresiones y/o


mucho menos, más allá de la propia desconfianza del personal que me
atendió.

#34944020#307299247#20211112231016462
Si bien entiendo que efectuar un relevamiento en una
empresa puede parecerles incómodo a quienes allí trabajan, lo cierto es
que todo se produjo en términos normales sin agresiones, discusiones,
insultos, levantamiento de la voz ni mucho menos.

Claro está que la recepción no fue de la mejor bienvenida,


pero lejos estuvo de decir que fue agraviante, amenazante y/o cualquier
otro término similar, inclusive cuando se le hizo saber que comparecíamos
porque era la propia firma quien había solicitado eso.

Al informarme que el único responsable que podría brindar


respuesta a mi requerimiento se encontraba de viaje hacia esta ciudad
desde 9 de Julio, es que decidí irme para retornar a la oficina en el
Sindicato.

Tanto Aguirre como Paz y Coria, se quedaron haciendo el


relevamiento externo y observando el ingreso de los choferes por algún
espacio de tiempo que desconozco puntualmente, pero tengo entendido por
los mismos que se quedaron un poco menos de 3 horas en total, desde el
momento de nuestro arribo.

Cuando regresé a las oficinas del sindicato, recibí una


llamada a mi teléfono celular en el cual se me informaba que había
arribado al local el Sr. Castells y quería hablar conmigo.

Allí le expresé que debía honrar la deuda que había


reconocido, en donde me expresó que en realidad no la cancelaba porque
de la parte legal del gremio no lo atendían, lo cual era una mentira
redonda.

No hace falta señalar a esta altura del descargo, las veces


que se lo contactó, que se le enviaron cartas documento, mails a sus
abogados y contadores y un sinnúmero de charlas vía Whatsapp con los
responsables del área del recupero de deudas.

Más allá de eso, le dije que si en la seccional 9 de Julio no lo


atendían, que podía comparecer frente a las oficinas del gremio en la
Capital y que pasara para organizar el pago de la deuda reconocida. Nos
intercambiamos los teléfonos y quedó en presentarse en la sede del
sindicato para regularizar la deuda a la semana posterior. Así las cosas,
me dijo que iría a las oficinas del gremio lo cual no hizo en la fecha
establecida, sino que compareció al día siguiente. Al arribar allí, me llamó
para preguntarme a dónde debía dirigirse, a lo cual tuve que consultar
porque el responsable del área se encontraba internado producto creo que
del COVID-19.

En dichos momentos, varias personas del gremio se


encontraban con COVID-19 y/o en cuarentena, por lo cual muchas veces
se trataban de cubrir los puestos con personal de otra área. Ante el arribo
de Castells en un día posterior al acordado previamente, tuve que

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

consultar sobre quién podía recibirlo. En dichos momentos no pude hallar


a nadie responsable del área, por lo que le pedí al Sr. Omar Pérez si podía
recibirlo, ya que se encontraba un empresario que venía a regularizar la
deuda.

Entonces fue cuando Omar Pérez decidió recibirlo, muy a


pesar que su función es absolutamente distinta en el gremio y en nada se
relaciona con las empresas, deudas y/o reclamos, pero era el único que
podía recibir a una empresa en tales momentos.

Vale la pena recordar que durante el invierno del año 2020,


en plena pandemia producto del COVID-19, nos encontrábamos
trabajando en una forma bastante anormal. Es decir que no comparecía la
totalidad del personal, muchos de ellos con factores de riesgo, otros por no
obtener el permiso de circulación, otros porque se había implementado un
sistema de semipresencialidad, etc.

La gran mayoría de los empleados y colaboradores del


gremio, se encontraban con turnos diferenciados y muchas veces por estar
con contacto directo o indirecto con algún posible enfermo de COVID, se
debían autoaislar.

Por lo tanto, el plantel total del sindicato y sus colaboradores


no se encontraban todo el tiempo como se solía trabajar en el pasado, sino
que se cubrían puestos como se podía.

Esto que era normal en las empresas, juzgados, etc, era lo


mismo que sucedía en las oficinas de la calle San José donde tiene su
asiento el gremio.

En consecuencia, el único en dichos momentos que podía


recibir a un empresario y que se encontraba en ese exacto momento con
unos minutos de tiempo disponible, era Omar Pérez. Por lo tanto acudí a
él y me dijo que con gusto podía recibir a Castells, más allá de hacer la
aclaración que el mismo no tenía idea de la deuda ni del reclamo.

Por la función de Pérez, más ligada a relaciones con


Ministerios, otros sindicatos y cuestiones relativas a lo político, no
resultaba el más indicado para recibir a un empresario que venía a
regularizar una deuda, pero era el único que estaba en dichos momentos
disponibles en el gremio.

El mismo Pérez accedió a recibirlo y por lo que tengo


entendido la reunión no duró más de 30 minutos apenas. No supe más del
tema, hasta que fui convocado por V.S. para prestar esta declaración.

Por lo tanto, queda claro que el Sr. Castells es un deudor


recalcitrante del sindicato para con deudas de cuota sindical y otros
rubros exigibles. Que la deuda resulta legítima y exigible, tal como se
demuestra con el proceso judicial iniciado en su contra y que el mismo

#34944020#307299247#20211112231016462
conocía de antemano por haberse notificado de puño y letra de la
liquidación. Y que hasta el propio Castells mediante una carta documento
remitida por su mandataria, solicita que se contacte a los choferes y cruce
la información con los libros de dicha empresa.

Que había encomendado la gestión de regularización de la


deuda primero a un contador y luego de todo un proceso de negociación
de deudas, lo sustituyó por un abogado.

Dicho sea de paso, el letrado designado por Castells era el


DR. LAUREANO FERNÁNDEZ CHAMUSCO y el contador que lo
sustituyó fue Raúl LABARONNIE, a quien solicito que V.S. los cite para
tomarle declaración de todo cuanto supieren de la negociación de la deuda
llevada a cabo, luego que los mismos sean relevados del secreto
profesional.

De hecho consta en este legajo capturas de pantalla de


comunicaciones entabladas entre la parte legal del gremio para con los
mismos, donde surge el intercambio de correos electrónicos a las
direcciones leonelchamusco@gmail.com ,
estudiojuridicoquintana@ceystel.com.ar ,
choferesnuevedejulio@yahoo.com , lo cual es ilustrativo de lo aquí
expuesto.

Allí se demuestra lo contrario de lo afirmado por Castells al


decir que nada debe y que no es legal lo que se le estaba reclamando. Del
intercambio de audios efectuado por el contador Labaronnie, surge lo
siguiente no sólo que Castells había reconocido una deuda de más de
$800.000.- que tenía los cheques para entregar y que prontamente los
ingresaría para regularizar la deuda. También surge un audio del propio
Castells -el cual invito a V.S. a reproducir y al denunciante a reconocer –
en donde dice que entregaría un camión como para saldar la deuda y otro
en donde manifiesta que cancelaría la deuda con el pago de un cheque
efectuado por la firma Sancor Seguros, toda vez que un vehículo había
sido siniestrado por destrucción total.

Inclusive hay otro audio que también se acompañará a la


instrucción en donde dice que quiere cancelar la deuda pero en cuotas,
expresando que las deudas con la AFIP que posee las puede abonar en
cuotas y que pretende que se le den cuotas del mismo modo.

Por lo tanto, queda claro la legitimidad de la deuda, la


falsedad de lo declarado por Castells en la sede de instrucción y todo lo
narrado por el mismo no tiene otro fin más que evitar el reconocimiento de
una deuda legítima, haciendo gastar un preciado tiempo a V.S., siendo que
fuere el mismo quien solicitare la inspección y/o el relevamiento.

Por si esto fuera poco, cabe señalar que la legalidad y


legitimidad del relevamiento, no surge tan sólo de la invitación unilateral y

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

voluntaria efectuada por Castells, sino también de la normativa aplicable


al caso.

Cabe mencionar a V.S., que conforme el relevamiento


realizado por la organización gremial, sobre distintos recibos de haberes,
planillas de Kms y telegramas laborales aportados por los choferes, se le
envío una intimación en resguardo de los legítimos derechos de sus
afiliados, donde se reclamó la correcta aplicación de los ítems
extraordinarios del c.c.t. 40/89, con lo que entendemos, existía un presunto
incumplimiento de las disposiciones del C.C.T. 40/89, lo que generaría una
diferencia de aportes sindicales “reajustes”, respecto de Sueldos Básicos
de Convenio y/o incorrecto pago de Ítems Extraordinarios (Horas extras
por Km. Recorrido, Controles de Descarga, Perm. Fuera de Residencia,
etc.), que surgirá del cotejo de los Recibos de Sueldos y Planillas de
Control de Km. (Item 4.2.15), mes por mes, como así también de los oficios
que se solicitarán a los dadores carga, para determinar el cúmulo de
viajes y/o kms realizados y de la prueba pericial ofrecida al efecto.

Por el CCT 40/89 al SINDICATO DE CHOFERES DE


CAMIONES, le corresponde la recaudación de los aportes y
contribuciones respecto del personal que se desempeña en relación de
dependencia. Sin perjuicio que de las leyes 23.449 y 24.642 resulta
claramente el derecho de la Organización a reclamar los conceptos
referidos, a mayor abundamiento en el caso de los aportes patronales
pactados en el CCT 40/89 a favor de la Organización, en los términos del
art 9º de la Ley 23.551, no existen dudas que la obligada al pago es la
firma propiedad de Castells, siendo la misma responsable directa y
principal de las sumas que hubieran correspondido abonar y que no fueran
canceladas a la fecha.

En cuanto a las contribuciones de solidaridad, es dable


señalar que el art. 37 de la Ley 23.551 establece que el patrimonio de las
Asociaciones Sindicales de trabajadores estará constituido entre otros por
las contribuciones de solidaridad que se pacten en los términos de la ley de
convenciones colectivas de Trabajo.

El art. 9º de la Ley 14.250 autoriza a que los CCT contengan


cláusulas que acuerden beneficios especiales a la Asociación Sindical de
Trabajadores que la suscribió respecto de sus afiliados, sin perjuicio de la
ampliación respecto de los no afiliados establecida en el 2º párrafo de
dicha norma.

Asimismo, el art 38 de la Ley 23.551 dispone la obligación de


los empleadores de actuar como agentes de retención de los conceptos
tales como cuotas de afiliación, u otros aportes que deban tributar los
trabajadores a las Asociaciones Sindicales. El incumplimiento del
empleador de actuar como agente de retención, lo torna en deudor directo
de los aportes y contribuciones mencionados.

#34944020#307299247#20211112231016462
Ahora bien, la obligación de los empleadores radica en
actuar como agentes de retención y depositar mensualmente el importe
correspondiente al porcentual vigente, calculado sobre el total de las
remuneraciones de sus trabajadores, siendo que el cuadro fáctico habitual
que genera la deuda por aportes sindicales comprende casos en que el
empleador efectúa la deducción salarial (ejerciendo su deber como agente
de retención) pero omite integrarlo a la entidad de primer grado (art.11
inc.”b” de la ley 23.551).

En consecuencia queda plasmada la falsedad de lo expuesto


por Castells en su denuncia, lo cual es contrario a la buena fe que debe
primar en todas las relaciones humanas, en donde primero se exhorta a la
organización sindical a contactar a los choferes y luego ante el
cumplimiento de dicho pedido se agravia diciendo que forma parte de un
plan extorsivo.

Esta es otra de las maniobras propias de Castells para


deshonrar la deuda judicial que posee para con el gremio, victimizándose
a los fines de evitar un pago reclamado a lo largo de un vasto espacio de
tiempo.

Hasta allí se encuentra mi función y/o actividad en los hechos


denunciados. Por ello es que solicito se me sobresea de las presentes
actuaciones, ya que ningún elemento ha sido encontrado en mi contra que
pudiera agravar la situación procesal del suscripto.

Luego aportó 15 audios de comunicaciones de Whatsapp


efectuadas por Castell y la parte legal del sindicato, tal como adelantara al
prestar declaración indagatoria. Los mismos fueron añadidos como
documentos digitales.

Amplió su descargo a fs. 191/5.

Dijo en tal ocasión que El audio de Whatsapp cuya duración


alcanza los 8 segundos en el cual se puede oír una voz masculina que dice
“...Alejandro, hace 2 años que estamos dando vuelta, me decís que hoy,
que mañana, que venimos…, sí Alejandro, está cortada la mutual, ¿Qué
querés que te diga?…”, se trata de una conversación mantenida en dicha
aplicación de mensajería instantánea, entre un representante del gremio
perteneciente a la ciudad de 9 de Julio y el Sr. Alejandro Castell.

Ello describe lo expuesto en el descargo: que el Sr. Castell


hacía dos años que se encontraba negociando la deuda que mantiene con
el gremio, y que en dicho plazo había ofrecido en reiteradas oportunidades
cancelar la deuda de diversas formas.

Es revelador el cinismo del denunciante, al decir por ante la


instrucción que ninguna deuda posee y también lo era en aquel momento
para preguntar el por qué del corte en la mutual, ante el conocimiento de
que poseía una deuda de considerable tiempo.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

El audio con una duración de 16 segundos, en el cual se oye


la misma voz masculina diciendo “...ahhh, tantas veces lo corregimos para
darle una solución, porque este pibe lo dilató, lo dilató, lo dilató…”, se
trata del mismo representante gremial de la seccional 9 de Julio, el cual
dialoga con el aquél entonces contador designado por el denunciante, a
quien le consulta sobre el último número -vale decir el total del monto de
la liquidación de la deuda transmitida al mismo.

Ello a raíz de lo expuesto en el descargo, de que luego de


llevar a cabo extensas negociaciones con un contador propuesto por el Sr.
Castell, este último fue desafectado de sus funciones y reemplazado por un
abogado, el cual requería nuevamente que se le enviara la deuda.

Lo anterior es demostrativo de cuanto se afirmó, que el


denunciante había estirado adrede y al infinito su intención de no abonar
con excusas pueriles y que de parte del gremio, se pretendió en todo
momento brindarle una solución, entendida esta como plazo, espera,
cuotas, etc.

El audio con una duración de 5 segundos procedente de la


otra voz masculina que dice “...ahora te lo reenvío, son 815.000 pesos más
o menos…” es la del contador, en respuesta a lo consultado otrora
respecto del último estado de cuenta.

Esto también revela el conocimiento de una deuda por un


total de $815.000.- aproximadamente en su momento y la existencia de un
intercambio de correos electrónicos y conversaciones desde el gremio para
con Castell y sus representantes de larga data.

El audio con una duración de 30 segundos, donde se vuelve a


oír al contador antes mencionado diciendo “… hablé con Alejandro
Castell y me reuní, él se lo pasó todo -me salteó a mí- a un abogado que se
llama Leonel, es un abogado que tiene, me volvió a pedir cuánto debía, le
volvimos a pasar lo que debía, le volvimos a pasar todos los mails, le
volvimos a pasar todo, y dijo que su abogado se iba a conectar con
ustedes, iba a hacer los cheques, y te los iba a dar, así que de última, el
que te debe estar hablando es Leonel, me salteó a mí, el abogado me dijo
que iba a arreglar en lo que yo le dije…”

Lo anterior me exime de comentarios, pero prístino es la


negociación llevada a cabo tanto por Castell por el contador y luego su
abogado, y que además ambos habían acordado la entrega de cheques, en
los montos que se habían acordado.

El otro audio de unos 8 segundos de duración el que se


escucha “...Hola buen día Raúl, una pregunta, ¿Para el Martes más o
menos me dijiste que iban a estar los cheques acá?…”, es comprensivo de
la misma conversación con el contador antes mencionado, el cual había

#34944020#307299247#20211112231016462
acordado en nombre del denunciante la entrega de cheques para un día
Martes, lo cual a las claras no sucedió.

Note V.S. el tenor del diálogo, en un tono afable, normal,


cordial, sin tensiones de ningún tipo en donde se está llevando a cabo el
cierre de un acuerdo por un reclamo extrajudicial de una deuda legítima, a
las claras absolutamente alejada de toda supuesta presión mentada por el
Sr. Fiscal en su dictamen.

Con una duración de 29 segundos, se puede oír a la


perfección la voz de Castell diciendo “…, pero tiene que haber un plan de
pagos, no puede ser que no me habiliten la cuota sindical de alguna
manera y me den un plan de pagos por lo otro, yo ponele que te entregue
la mitad y por la otra mitad tiene que haber un plan de pagos, yo quiero
pagar pero no puedo pagar toda la plata junta, ¿Cómo hago para poner
toda la plata junta?, necesito que me habiliten la boleta y me den un plan
de pagos, sino cada vez lo que voy a hacer es generar más deuda, no, no,
no, imposible sino…”.

No hace falta señalar a V.S. que el propio Castell falsamente


dice que quiere pagar, que puede entregar la mitad y el resto financiar la
deuda, reconoce que al no pagar genera una deuda mayor y reclama que
se le otorgue un plan de pagos.

Es clara la intención del denunciante de victimizarse,


haciéndole perder tiempo a V.S. expresando que no tiene una deuda y
además con el cinismo de decir sin pudor que “...no es legal que el gremio
me exija una deuda”.

Por un lado el mismo solicita que se le otorgue un plan de


cuotas y por el otro dice abiertamente que no es legal la exigencia de una
deuda. Este extremo no puede quedar ajeno a la consideración de V.S.
para comprender los motivos de la denuncia del Sr. Castell.

En otro audio de unos 21 segundos de duración, nuevamente


se oye al denunciante diciendo “...ah y hoy menos que antes todavía,
porque antes podía tener algo de plata, pero ahora me la gasté pagando
empleados,…” continuando su alocución en el poco trabajo que tiene,
llegando a decir que en el mismo audio “...estamos re parados, estoy
aguantando la gente y pagándole, el único equipo que sacamos es un
chasis, un chasis por semana…”, muy al contrario de lo observado
durante casi tres horas en el relevamiento, donde se observó un
movimiento muy superior al pretendido hacer creer por el falaz
denunciante.

Recordemos que fue el propio Castell quien invitó a


contactar a los choferes a dialogar con los mismos sobre la situación
laboral, lo cual se hizo el 31 de Julio del año pasado, logrando divisar un
movimiento en la empresa disímil de lo falsamente expuesto por el mismo,

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

cuando pretendía que el gremio se compadezca del falso infortunio de su


inexistente trabajo.

En otro de los audios acompañados, el mismo interlocutor


expone “…, buen día, ¿cómo estás?, feliz día, escuchame una cosa, eso,
¿Yo puedo pagar la boleta sindical nueva?, yo estaba esperando cobrar un
seguro de un camión, todavía no lo he cobrado, estimo a fin de mes, me
tiene que llegar la carta documento por destrucción total, me avisaron de
Sancor pero todavía no me llegó, ¿Yo puedo comenzar a pagar la boleta
sindical nueva ahora?…”, lo cual también me exime de comentarios.

Ello también revela el buen diálogo que existía entre la gente


del gremio y el denunciante, quien no sólo se saludan cordialmente, sino
que además le deseaba feliz día entre otros comentarios propios de una
relación afable, distante a grandes distancias de la supuesta intención de
por la fuerza compelerlo a abonar un monto por algo que no reconoce
legalidad. Un verdadero cinismo por parte del denunciante a toda prueba,
el cual no puede pasar por alto V.S.

Inclusive se encuentra un audio de 24 de segundos de


extensión, en el cual el Sr. Castell lisa y llanamente dice : “...vení a buscar
un camión, es así cortita, vení a buscar un camión, yo no tengo plata, así
que hacé lo que tengas que hacer, dejá los trabajadores sin trabajo, vení a
buscar un camión, hacé lo que tengas que hacer, no, no, me tiene sin
cuidado, me tiene sin cuidado, si tienen que recaudar, pero mí no me va a
mí, pero si tienen doscientos camiones entre los bastones negros, pero me
vienen a romper las bolas que tengo todo en blanco…”

Es aquí nuevamente cuando se sostiene lo expuesto en los


descargos, cuando se explicó que como parte de pago de la deuda, el Sr.
Castell ofrecía la entrega de un camión en forma unilateral y voluntaria,
diciendo con gran descaro que tenía todos sus compromisos en blanco.

V.S. podrá apreciar ahora la treta pergeñada por Castell, en


donde estiró hasta donde pudo una deuda con falsas promesas y que ahora
con la presente denuncia, pretende evitar el cobro ubicándose en una
autopuesta en calidad de falsa víctima.

En otro de los audios de 10 segundos de extensión, el mismo


Castell dice “...cómo cambian de actitud, como cambian de gobierno,
como cuando cambia el gobierno, no te hagas drama, meta nomás, hacé lo
que tengas que hacer…”, llevando a un terreno político el cobro de deuda
que en nada se emparenta con dicha área.

A las claras de una deuda legítima el denunciante pretende


convertirla no sólo en una cuestión política, sino también en una cuestión
judicial. Ese es el verdadero fin del denunciante: convertirse en una
supuesta víctima llevando el terreno a lo político, lo que en nada se
emparentaba con una deuda que el mismo reconocía y tenía desde hace

#34944020#307299247#20211112231016462
varios años, lo que además venía ofreciendo cancelar agotando la
paciencia de todos sus interlocutores.

En otro revelador audio de 13 segundos de duración, el


querellante dice “...hacé lo que tengas que hacer, dale para adelante
nomás, metele, vení a buscar un camión, ahí lo tenés, no hay drama, no me
importa dejar sin trabajo, tengo que dejar sin trabajo a quien quiera, total
pagarán con los camiones, yo de hambre no me voy a morir, así que…”, lo
que también me deja exento de comentarios.

Ofrece el camión en parte de pago, dice que lo deja para que


lo retiren y encima agrega que no le importa dejar sin trabajo a nadie. Ese
es el verdadero motivo por el cual se le tuvo una paciencia infinita, evitar
que el cobro de una deuda legítima redunde en la pérdida de puestos de
trabajo.

Recordemos que como se dijo en los descargos, sucede que la


venganza de algunos transportistas es dejar sin trabajo a los choferes, que
en definitiva es para quien se procuran el cobro de las deudas. Los
beneficios del 3% descontados en los recibos de sueldo que se queda
Castell, son directamente para los trabajadores, a quienes el mismo utiliza
como fusible y amenaza con despedir para evitar el cobro de una deuda a
todas luces legítima.

Esa es la amenaza constante de Castell: de continuar con la


persecución de un cobro, en vez de honrar una deuda legítima, despediría
a los trabajadores en clara venganza.

En otro audio de 9 segundos de totalidad, se vuelve a


escuchar a un representante del gremio diciéndole a Castell “...sí
Alejandro, a ver cómo podés pagarlo, las cuotas y eso, dale, abrazo…”, lo
cual demuestra una vez mas no sólo la forma en que se llevaba a cabo la
conversación, sino que se encontraban negociando la posibilidad de le
otorgarle cuotas.

Razón por lo cual y en un todo de acuerdo a lo expuesto


anteriormente, surge sin lugar a hesitaciones lo siguiente. Las expresiones
del Sr. Fiscal en su dictamen, recrean una versión distorsionada de los
hechos, como cuando expuso que mediante el accionar de los imputados se
pretendió “...así compelerlo a que pagara una presunta deuda que poseía
ante ese sindicato, la cual resultaba ser inexistente….” -sic-.

Resulta más que claro y suficientemente probado que la


deuda no es inexistente, sino por el contrario, lo inexistente es la intención
del denunciante de honrar la misma.

La liquidación de la deuda suscripta de puño y letra por el


propio Castell, con la indicación de los períodos adeudados y sus intereses
desde varios años antes al inicio del presente legajo, sumado al proceso
judicial de cobro del mismo por ante la justicia de Trenque Lauquén, con

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

más las cartas documento, correos electrónicos y demás elementos


aportados por esta defensa, son indicativos de ello.

Lo expuesto por el Sr. Fiscal cuando dijo que “…me decían


que no se pensaban ir hasta que yo no arreglara con la delegación del
sindicato de choferes de la ciudad de 9 de Julio una supuesta deuda que
tenía desde el año 2008”, deuda que, afirmó el denunciante, no era real.
…” -sic -, tampoco luce acertado.

En primer lugar porque fue claro que los participantes del


hecho en menos de tres horas se retiraron pacíficamente del lugar - lo cual
revela lo contrario de lo expuesto por el representante de la vindicta
pública, en cuanto a que se iban a quedar indefinidamente – y nuevamente
que la deuda era real.

De no ser real la deuda conforme lo postulado, desde el


primer día hubiera expresado no reconocer la misma, formular las
denuncias pertinentes, ocurrir a la justicia y/o cualquier otra acción, todo
lo contrario de lo hecho por Castell quien en todo momento demostró falso
interés en pagar y pedir cuotas.

El hecho de que “...Castell le indicó que entendía que se


trataba de una “patoteada” y que quería que le explicaran el marco legal
sobre el cual justificaban el reclamo de la deuda…” -sic -, expuesto por el
Sr. Fiscal, es contrario a la realidad.

En la reunión llevada a cabo por menos de treinta minutos,


en ningún momento el Sr. Castell expresó cuestión similar a exigir la
justificación del marco legal del reclamo, sino todo lo contrario. El marco
legal del reclamo se lo había expuesto su abogado, el contador y en
muchísimas oportunidades personal del área de legales del sindicato.

Amén de lo que se encuentra en la propia normativa laboral,


el convenio colectivo de trabajo y demás leyes, el Sr. Castell no puede
decir ahora que desea conocer cuál es el marco legal del pago de una
cuota sindical, cuando posee empresas transportistas desde hace varios
años a la fecha, inclusive debiendo afrontar un proceso falencial
justamente por no reconocer un pago de naturaleza laboral.

No puede el mismo excusarse en un error de derecho, como


pretendiere hacer creer a V.S. Es de un cinismo atroz, el que pretenda no
comprender, saber y/o conocer el marco legal de una deuda, cuando a
sabiendas y con toda intención se quedó con el 3% del monto que debió
abonar a las arcas del sindicato por ley.

Por todo lo anterior, resulta demás importante para esta


defensa, se cite a los testigos del gremio que pacientemente negociaron con
el mismo denunciante durante varios años, a su propio contador, al
abogado -luego de relevados ambos del secreto profesional – y por sobre

#34944020#307299247#20211112231016462
todo, se produzca la prueba pericial sobre los audios aportados, para
determinar su veracidad y originalidad.

También se ofrecen los teléfonos celulares de los


interlocutores para descargar los audios acompañados y/o efectuar las
pericias que V.S. entienda pertinente, como así también y de considerarlo
corresponder, nos intime a aportar los datos de los testigos que se pueden
oír en los audios.

Asimismo solicito se libre oficio a las compañías prestadoras


de telefonía celular, para que informen las llamadas recibidas por parte de
personal del sindicato -seccional 9 de Julio – al denunciante, a fin de
demostrar la intensa negociación efectuada entre las partes.

También insiste esta defensa, con el libramiento de oficio a la


justicia de Trenque Lauquen a fin de demostrar lo expuesto en cuanto al
proceso de ejecución de la deuda que en la actualidad mantiene el
denunciante.

Aportó como constancia una planilla donde se indican los


requisitos que se deben cumplir para solicitar los `certificados de aportes
sindicales y libre conflicto gremial`, del sindicato de Entre Ríos (fs. 196/7).

Después hizo otra presentación, también en alusión a los


audios de mención.

Refirió que en idéntico sentido al escrito presentado casi al


unísono con el presente, vengo a ampliar las siguientes expresiones en un
todo respecto a los archivos de audio ya acompañados.

En otro revelador audio de 17 segundos de extensión, en


donde surgen intercambios de diálogos entre el Sr. Castell y el abogado
del gremio de la seccional 9 de Julio, se oye al primero mencionado
diciendo “...el contador mío puede decir lo que quiera, pero tres cheques
no tengo, Mauro, tres cheques no tengo, no, no imposible, si no hay planes
de pago, la Afip, todos tienen planes de pago, el único que no tiene es el
sindicato de camioneros…” -sic - , lo que lleva a concluir lo siguiente.

El denunciante no sólo que dialogó con una persona, sino


con varias que representaban al sindicato de camioneros, lo cual revela
que el mismo tomó conocimiento de la deuda por varios medios, la que en
la denuncia dice desconocer e incluso que fue a la sede central del
sindicato a solicitar que se le explique el marco legal de la misma.

Amén de lo anterior, cabe señalar que la pueril postura


desplegada por el denunciante, se echa por tierra cuando se toma en
cuenta que el mismo fue representado primero por un contador y luego por
un abogado del mismo.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

A las claras y de no ser exigible la deuda, ambas


representaciones -tanto contables como jurídicas – le hubieran
manifestado lisa y llanamente la posibilidad de negarse a todo pago,
debido a la improcedencia de la deuda.

Todo lo contrario a ello sucedió, siendo que ambos


profesionales le aconsejaron el pago de la misma. Es revelador el audio
recientemente señalado, el donde Castell niega a su propio contador, quien
le aconsejó la entrega de cheques para ir achicando la deuda.

No sólo que el Sr. Castell poseía un contador, un abogado,


sino que además dice que poseía otro especialista contable, en este caso
una mujer. Ello surge del audio intercambiado de 14 segundos de
duración, donde dice unilateralmente Castell “...Hola Hernán, ¿Cómo
estás?, perdoná que te joda Hernán. Hernán ¿Qué me pediste el otro día?
Los formularios del 931 con los tickets de pago, así le hago preparar a la
contadora, que la llamé el otro día y no estaba, me olvidé de vuelta de
decirle…” -sic –

Por lo tanto a las claras surge que fueron tres los


profesionales los cuales consultó al menos Castell quien le informaron
sobre la deuda acumulada y su ámbito legal, el cual ahora pretende
cínicamente desconocer.

Es claro que del área de la ciudad de 9 de Julio y ante la


deuda, se le solicitó al Sr. Castell que les haga entrega de una copia de los
formularios F931 de la AFIP, con sus tickets de pago para analizar si era
correcta la deuda y/o eventualmente había un error en la misma.

No hace falta señalar a V.S. que el 931 mencionado, es el


formulario/comprobante que respalda el conjunto de aportes y
contribuciones que realiza el empleador, para el empleo formal en la
República Argentina y se lo emite a través de la página de AFIP.

En el mismo se pueden observar los pagos que debe efectuar


el empleador -en este caso Castell – para sus empleados, con el detalle de
los aportes y contribuciones a la seguridad social, entre otros aspectos.

Este extremo demuestra la solicitud del gremio al


denunciante, para que el mismo pudiera eventualmente ante una
información incorrecta y/o un cálculo inexacto de una determinación de
deuda, ejercer una defensa previo a todo trámite.

Ante dicho mensaje, se le respondió como consta en el audio


de 10 segundos de duración que “...sí, eso, los tickets de pago con los 931,
con los tickets de pago, sí exactamente, los puede pasar por mail, ahora te
paso el mail si quiere…” -sic -, lo cual demuestra el intercambio en buenos
términos y la posibilidad de ejercer una defensa en el caso que el mismo se
encontrare al día con sus obligaciones, lo cual a las claras así no es.

#34944020#307299247#20211112231016462
“...Dale, dale, dale Hernán, yo mañana salgo de Buenos
Aires a la mañana y te llamo, así nos encontramos. Pasame el mail...”-sic
– se advierte en otro de los audios de 10 segundos de duración, donde
surge sin lugar a hesitaciones que el Sr. Castell pretendía tener una
reunión -otra de las tantas – con representantes del gremio para acordar
el pago de la deuda.

Nada más lejos de una extorsión, coacción, amenaza y/o


cualquier otro tipo de forma de compeler al mismo por la fuerza como dice
el Sr. Fiscal, sino todo lo contrario. Se trata de un reclamo pacífico,
legítimo y en buenos términos de la deuda para con los trabajadores y el
gremio en definitiva, reconocida por el mismo deudor y por toda la
normativa laboral.

Tanto así que en otro de los audios acompañados por esta


defensa de unos 45 segundos de duración, se advierte con toda claridad el
siguiente mensaje : “Hernán ¿Cómo andás?, Hernán necesito, necesito, eh
que vengas a Trenque o nos juntamos en algún lado, a ver qué hacemos,
porque necesito que me empiecen a poner la boleta sindical, sino voy a
tener un quilombo sino después, necesito que me pases una copia de la
demanda que me hicieron por la diferencia de kilómetros, que me habían,
por eso me trabaron la boleta sindical, porque hay cosas que me parece
que no corresponden, yo lo que sí te reconozco es lo de ahora, lo de la
parte sindical, que me lo sacaron del sistema y no se puede pagar, lo otro
lo tenemos que charlar…” -sic -, lo cual evidencia lo siguiente.

El propio denunciante dice reconocer una deuda de ahora y


dice además pretender juntarse ya sea en Trenque Lauquén y/o en algún
otro lugar con algún representante del gremio, para discutir algunos
conceptos, rubros y/o extremos que al mismo no le “parece” corresponder.

Dicho parecer no puede tener suficiente acogida, puesto que


la cuenta la efectúa un sistema en forma automática, pero que igualmente
se le daba la posibilidad de explicarle los montos y escuchar las
observaciones y/o dudas que el mismo poseía sobre la conformación de
dicha deuda.

En dicho audio, se puede admitir que el Sr. Castell no sólo


que reconoce una deuda, sino que advierte que a futuro la deuda iba a ser
aún mayor, por lo cual no puede decir en el año 2020 que no debe nada,
sino que además no es legal lo reclamado por el sindicato, tanto ante
personal policial, sino ante la instrucción.

Por lo tanto, y a diferencia de lo expuesto por el Sr. Fiscal en


su dictamen para la comparecencia de todos los imputados, en el caso de
marras no se cuenta con “...la disposición patrimonial injusta”…” -vide
página 25 del dictamen fiscal -.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

A las claras se demuestra que el Sr. Castell no ha abonado la


deuda que hasta la fecha mantiene con el sindicato, y que a pesar de todos
los esfuerzos por arribar a un acuerdo extrajudicial, intentando la
heterocomposición por diversas vías, ésta no ha sido posible, debiendo
canalizarla por la vía judicial.

Fíjese V.S. lo curioso del presente caso, en donde el Fiscal


entiende extorsiva la maniobra del reclamo de una deuda legítima, pero
nada dice respecto de las expresiones del denunciante cuando expresa en
un audio que en caso de continuar con el reclamo de la deuda, no le
importaría dejar sin trabajo a nadie, total el mismo no se iba a morir de
hambre.

Resulta un despropósito acusar de extorsivo un reclamo


legítimo de una deuda en forma pacífica, pero no así cuando el
denunciante dice que despedirá a los trabajadores en el caso de continuar
con el reclamo.

En segundo lugar y también en el mismo sentido, las


expresiones propiciadas por el Sr. Fiscal al decir “...un mal futuro
consistente en impedir la entrada y salida de camiones del depósito sito en
Santa Catalina 2151 de esta ciudad -afectando así el giro comercial de la
empresa-,…” -sic -, nos lleva a concluir lo siguiente.

Como podrá observarse del legajo, tanto del accionar del


agente policial que en sendas oportunidades compareció el día de los
hechos y no advirtió que había un impedimento de ingreso / egreso de
camiones, como de las cámaras obtenidas, lo cierto es que no se impidió
tal movimiento de camiones, sino todo lo contrario.

Tanto el Sr. Castell que pudo ingresar sin inconvenientes,


como también otros camiones que transportaban chapas de pvc y que se
encuentran filmados, recrean que no se produjo un bloqueo, sino todo lo
contrario.

Entiende esta parte que la supuesta afectación al giro


comercial de la firma Transportadora Andar no es existente, sino que lo
increíble es que nada se diga respecto de la afectación al giro de las arcas
del sindicato, en un todo de acuerdo a lo expuesto por la Corte Suprema de
Justicia en el fallo reciente y que fuere objeto de mención en el descargo
de esta parte.

Asimismo el Sr. Fiscal en su dictamen dice que se exigió a


Castell el “...pago de una deuda que tenía con el sindicato que resultaba
ser inexistente….” -sic -, de lo cual ni siquiera intentó al menos con un
grado de convicción suficiente cerciorarse de dicho extremo.

Tan sólo creyendo en las falaces menciones del propio


denunciante, es que el Sr. Fiscal puede afirmar tal redonda falacia.

#34944020#307299247#20211112231016462
Inaudito resulta, que ni siquiera se le haya exigido para formular el
mentado dictamen una constancia de libre deuda sindical.

Del mismo modo, el Sr. representante de la vindicta pública


sin solicitar elemento probatorio alguno, más que la propia declaración
del denunciante, expresa en su dictamen que :“...En el delito de extorsión
un aspecto fundamental para tener en cuenta es la ilegitimidad de la
prestación económica exigida a la víctima...” -sic -, lo cual carece de toda
profundidad.

La alegada ilegitimidad de la prestación económica, no tiene


andamiaje alguno en la realidad, puesto que a todo evento deberá ser el
Sr. Castell quien demuestre que nada debe y no esta parte, pero que muy a
pesar de ello, ni siquiera el propio denunciante cuenta con un certificado
de libre deuda emitido por la organización gremial.

Como ejemplo de lo expuesto, basta con una simple búsqueda


por internet, en la cual nos encontramos por citar un ejemplo en los tres
primeros resultados de Google, la nota expedida por la delegación de Ente
Ríos para obtener el libre deuda sindical.

En la planilla adjunta a este descargo, V.S. podrá apreciar


cuáles son los requisitos con los que debe contar Castell para demostrar
que nada debe al gremio y a consecuencia de ello, ser postulado por el Sr.
Fiscal.

Pero nada de esto se ha efectuado, ni siquiera la pericia


contable solicitada en el descargo para determinar a ciencia cierta la
existencia y/o inexistencia de deuda del denunciante, lo cual ahora se
vuelve a reclamar.

Este extremo es vital, ya que el Sr. Fiscal livianamente dice


en su dictamen “...En el que caso que aquí nos atañe, Castell ha afirmado
que la deuda reclamada es inexistente, y no obra en la causa elemento
alguno que lo contradiga en ese punto. Más aún, la circunstancia de que,
luego de sucedido el bloqueo y la reunión que el nombrado mantuvo con
Pérez -en la que este último le manifestó que “analizarían la deuda”-, la
maniobra no volvió a repetirse, refuerza aquella afirmación.” -sic -, lo que
nos lleva a decir lo siguiente.

No ha habido por parte del Sr. Fiscal en el legajo todo,


intento alguno de demostrar la existencia de deuda o no. No ha solicitado
medida alguna siquiera tendiente a demostrar si Castell es un mitómano o
tiene razón en que se encuentra al día. No se le ha exigido un certificado
de libre deuda y/o al menos una certificación contable y/o medida de
prueba que acredite tal extremo.

Por lo tanto, es fácil advertir que si tan sólo se le cree a


Castell por sus propias manifestaciones sin elemento probatorio alguno;
por el principio de igualdad de armas, de defensa en juicio, de prueba por

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

escrito y de inocencia, es que deberá creerse entonces al suscripto al


comprobar la existencia de deuda que mantiene el denunciante con el
gremio.

Inclusive puesto que el acusador público reza “... la


realización del plan común que estaba orientado por la única finalidad de
despojar a la firma de parte de su patrimonio en beneficio ilegal del
Sindicato de Choferes de Camiones.” -sic - , es menester aclarar lo
siguiente.

En primer lugar quien priva en forma ilegal de su patrimonio


al Sindicato de Camioneros es el propio denunciante y no al revés. Es el
mismo denunciante quien no abona una deuda creada por ley, reteniendo
el pago a sus choferes y quedándose con el dinero. Pero no puede hablarse
plan común en forma alguna, puesto que parecería ridículo que se
organice un plan desde el año 2016 para concretarlo el 31 de Julio de
2020, por personas que incluso no tienen vinculación en lo organizacional.

En nada se emparenta Pérez con Aguirre, más que ambos


trabajan en el sindicato pero en funciones totalmente diferentes y que
ninguna relación guardan entre sí.

Esto también se emparenta cuanto se dijo en el dictamen que


“...no puedo dejar de remarcar que el accionar de los imputados revela
que se ha vertebrado sobre un plan organizado con anterioridad a su
ejecución y mancomunadamente. Adviértase que, mientras parte de ellos
llevaban adelante el bloque, otros, en particular Dutra y Pérez, exigieron a
Castell la entrega del dinero.” -sic - , lo cual es absolutamente falso.

En forma alguna Pérez le exigió dinero a Castell ni mucho


menos, puesto que hasta el propio Fiscal en su dictamen en párrafos
precedentes expresa que el mismo le expresó desconocer la deuda que
poseía el denunciante.

Razón por lo cual, entiende esta parte que no puede ser


tenido en cuenta sin el respaldo probatorio suficiente, la supuesta
inexistencia de deuda tan solo mencionada por Castell, sin otro elemento
objetivo al menos ajeno a las partes, razón por lo que se insiste con la
experticia solicitada a la hora de efectuar el descargo pertinente.

Por último, más recientemente efectuó dos presentaciones


escritas (ver fs, 282/286 y 288/290), en las que destacó las contradicciones
del relato del denunciante, con el resto de las evidencias acompañadas, y
analizó el contenido de las filmaciones incorporadas a la investigación, que
habían sido objeto de una certificación por secretaría, concluyendo que
avalaban el descargo.

Omar Andrés Pérez (177/190).

#34944020#307299247#20211112231016462
Dijo que trabajó como empleado de Transporte Vesprini y
otras, que ha sido delegado de la empresa Nuevo Horizonte, y luego fue
designado como delegado representante, encontrándome rentado en mi
actual función. Que en la actualidad es Secretario de Políticas de
Transporte e Infraestructura Vial del gremio y de la Federación Nacional de
Sindicato de Choferes de Camiones; así como congresal del mismo gremio
y Secretario Interior de la Confederación Argentina de Transporte. También
es Director del programa RUTA –Registro Único de Transportes
Argentina- ante el Ministerio de Transporte de la Nación por la Federación
de mención.

Sentado cuanto precede, vale la pena adentrarse en la


realidad de los hechos que motivan mi convocatoria por ante V.S. En
primer lugar debo negar todos y cada uno de los hechos que se me
imputan, que con el correr de estas líneas y la prueba a producir en autos,
se vislumbrará la realidad de lo sucedido.

Y en segundo lugar, debo destacar que la verdad es


diametralmente distinta a lo expuesto por el denunciante. Como no
escapará a la alta observación de V.S., de la documentación que adjuntara
el coimputado DUTRA como prueba, el Sr. Castells resulta ser un deudor
serial para con sus obligaciones ante el Sindicato de Choferes de
Camiones, y demás organismos como la seguridad social – Anses- y el
Fisco – Afip -.

De la documentación adjunta por el Sr. Dutra, claramente se


demuestra que la firma Transportadora Andar SRL – propiedad del
denunciante – como así también en forma personal por haber presentado
quiebra en el pasado por una acreencia de neto corte laboral, son
deudores desde el año 2006 hasta la fecha y por lo que tengo entendido del
área correspondiente del gremio, hasta la actualidad tampoco ha
cancelado dicha deuda.

Vale decir que la primera afirmación que el mismo postula


por ante V.S. resulta ser absolutamente falsa. El denunciante en su
declaración expresa que se encuentra al día y ninguna deuda posee para
con el gremio, lo cual es redondamente falso.

De las constancias de deudas que se acompañan por parte de


los imputados en este expediente, surge claramente que el mismo debe una
suma millonaria en concepto de aportes a la obra social, cuota sindical y
cuota de la federación nacional, los cuales ha retenido quedándose con
dichos fondos en vez de ingresarlos a los organismos correspondientes.

Por lo tanto, el Sr. Castells se queda con el 3 % (tres por


ciento) del salario de cada chofer que posee en relación de dependencia y
no ingresa dicho dinero a las arcas pertinentes.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Es necesario aclarar a V.S. que el denunciante al abonar los


salarios a sus choferes, se encuentra obligado por ley a retener el 3% de
cada sueldo y efectuar los aportes pertinentes a la Obra Social del
sindicato, la cuota sindical y demás rubros, pero deliberadamente no lo
hace.

Más allá que la retención indebida de aportes, resulta un


ilícito, lo cierto y en la práctica es que todos los meses se les descuenta a
sus choferes mediante recibo de sueldo un porcentaje, el cual es destinado
a las arcas de la obra social por ejemplo, para cubrir el servicio de salud
del propio chofer y de su grupo familiar.

Vale decir que con el importe que Castells retiene por ley
-pero que no ingresa a la obra social -, se cubren las intervenciones
quirúrgicas, los tratamientos médicos, las prótesis, los nacimientos, etc y/o
toda necesidad de cobertura médica de los propios afiliados.

Por lo tanto y ante las denuncias efectuadas por sus propios


choferes, quienes al solicitar algún tipo de cobertura y/o práctica médica,
se les informa que su empleador no estaría ingresando los aportes que se
les retienen en forma obligatoria, es que se genera una deuda no sólo para
con los mismos, sino para con el propio sindicato.

Por una cuestión de política general propia del gremio, la


salud y prestaciones sociales se siguen brindado a los afiliados, a pesar
que su empleador no se encuentre al día, lo que genera a la larga, un
quebranto en los balances de la obra social.

En un todo de acuerdo a lo que surge claro de las


liquidaciones acompañados a esta causa por los demás coimputados, el Sr.
Castells desde el año 2010 a la fecha no ha abonado el porcentaje que ha
retenido a sus choferes, destinando vaya a saber a qué fin tal dinero.

De la observación de los recibos de sueldo de los empleados


de la firma Transportadora Andar SRL, se puede distinguir fácilmente los
descuentos de obra social y cuota sindical efectuados a los trabajadores
por el propio Castells, pero no podrá demostrar el denunciante que dichos
montos han sido ingresados a donde corresponde.

Por lo tanto, la falacia expresada por ante V.S. que el mismo


se encuentra al día con sus obligaciones para con el gremio, es
absolutamente falsa y queda graficada la verdad que da origen al conflicto
con el Sr. Castells.

Mas allá de lo anterior, lo cierto es que ante una deuda de


semejante naturaleza, se intimó mediante carta documento al Sr. Castells a
regularizar la acreencia que el gremio posee, cuya primer misiva el
denunciante deliberadamente decidió no recibir. Así las cosas, se le volvió
a remitir una segunda carta documento, la cual esta vez sí recibió

#34944020#307299247#20211112231016462
rechazando la misma y efectuando todo tipo de manifestaciones para tratar
de eludir una verdad que salta a la luz.

Paralelo a dicho intercambio epistolar, se comenzaron


negociaciones con el propio Sr. Castells, el cual reconoció la deuda y pidió
un tiempo para analizar la misma y ver de qué manera podía afrontarla,
como si el mismo no supiera de la existencia adrede de ésta.

Se lo contactó desde el departamento de la legales de la


seccional 9 de Julio -en virtud que su operación se encuentra allí
centralizada – y éste designó a un contador de su confianza para lleve a
cabo la negociación de pago.

Se le informó de dicha deuda al contador, quien al cabo de


unos meses de idas y vueltas, manifestó expresarle a Castells que tenía que
abonar la acreencia, ya que se trataba de una deuda legítima, resolviendo
este último cambiar de interlocutor y desafectó al contador de la
negociación.

Todo ello se encuentra probado con el intercambio de audios


de las conversaciones mantenidas por parte del programa de mensajería
instantánea de Whatsapp que también se adjuntan como prueba por parte
de mis consortes de causa.

Luego de un buen tiempo y ante el fracaso de la negociación


con el contador designado por Castells, apareció en escena un abogado
designado por el mismo, quien planteó que algunos de los años se
encontraban prescriptos y no podían ser reclamados.

Cabe señalar por ante V.S. que luego de 10 años deudas por
aportes a la Obra Social comienzan a convertirse en obligaciones
naturales, lo mismo que cinco años para el aporte sindical.

Luego de volver arribar a un monto consensuado de deuda


para con el letrado designado por el Sr. Castells, este manifestó no poder
abonar, puesto que no se encontraba trabajando y que apenas tenía
algunos pocos pedidos de transporte por parte de sus clientes.

De allí que surge la actuación de los demás imputados de la


causa, cuyas declaraciones indagatorias hago mías y adhiero en un todo a
lo postulado por los mismos.

Continuó diciendo que Como mencioné anteriormente, soy


Secretario de Políticas de Transporte e Infraestructura Vial del sindicato
de choferes de camiones. Como parte de mis funciones en el gremio, me
encuentro en general, abocado a las relaciones con otros organismos
externos, tales como el Ministerio de Transporte, la CNRT -Comisión
Nacional de Regulación del Transporte -, la Agencia Nacional de
Seguridad Vial, diferentes municipios, entre otros.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

No poseo relaciones con empresas transportistas, ni con los


dadores de carga y/o con cualquier otra cuestión que tenga su epicentro en
el reclamo de deudas y/o cobro de las mismas.

Durante los primeros días del mes de Agosto del año


anterior, me hacen saber que se encontraba presente en la sede del
Sindicato de Choferes de Camiones -San José 1875 Caba – el Sr. Castells,
siendo este representante de la firma Transportadora Andar SRL.

A raíz que otros compañeros se encontraban internados y/o


en cuarenta por el virus del COVID-19, me solicitaron si podía recibir al
mismo en la sala de reuniones contigua a mi oficina, lo cual por una
cuestión de solidaridad accedí, desconociendo totalmente el objeto de
dicha convocatoria.

En tal reunión, la que no debe haber durado más de media


hora, se presentó el Sr. Castells diciéndome que tenía una deuda por falta
de pago de cuota sindical, obra social, federación y/u otros rubros y que le
habían aconsejado presentarse en la sede central a los fines de regularizar
la misma.

En tales momentos, el mismo reconoció en forma verbal tener


una deuda para con el gremio, diciendo que había intentado arribar a un
acuerdo en la ciudad de 9 de Julio, y que hasta había ofrecido la entrega
de un camión en parte de pago, pero que no había podido concretar la
misma y por ello comparecía a la sede central del gremio.

Ante mi desconocimiento en profundidad del tema, le otorgué


una tarjeta personal y le manifesté entre otras cosas que si el mismo tenía
una deuda, la iba a tener que honrar.

Le manifesté que si el mismo además poseía otras deudas


para con otros organismos -v.g. AFIP, ANSES, etc, -, no era función del
gremio denunciar ante dichas autoridades, pero sí reclamarle el pago
íntegro a las empresas deudoras.

Desconociendo montos, fechas, conceptos, rubros y/o


cualquier otro detalle de la deuda, tan sólo atiné a expresarle que le iba a
pasar el tema a los responsables, explicándole que lo recibía tan sólo por
el hecho que los encargados del área específica no se encontraban
producto del COVID.

En dicha reunión que no duró como dije más de media hora,


siempre se habló con total tranquilidad, normalidad y en forma cordial. En
momento alguno se levantó la voz, se hizo uso de frases amenazantes y/o
agresivas, despidiéndonos normalmente sin otra cuestión.

Este es todo el intercambio que tuve para con el denunciante


y/o la firma Transportadora Andar SRL, hasta el momento en que fui
convocado por V.S. para prestar declaración.

#34944020#307299247#20211112231016462
Sería absolutamente ilógico que el suscripto amenace,
extorsione y/o ejerza cualquier tipo de presión para con el Sr. Castells y
además le haga entrega de una tarjeta personal con todos mis datos.

Por lo tanto queda claro que mi participación en el hecho,


tan sólo se debió a una situación en que por la inasistencia de otros
compañeros afectados a la función, tuve la amabilidad de recibir al ahora
denunciante.

A las claras no existe plan organizado alguno a los fines de


extorsionar al mismo y mucho menos reclamarle alguna deuda a todas
luces inexistente, como el mismo falsamente afirma.

No existe en el caso de marras, un plan organizado previo


con miras a convocar al mismo para reclamarle una deuda, que vuelvo a
insistir se está llevando a cabo por la vía correspondiente.

Cierto es que en casos como el de la firma Transportadora


Andar SRL, quienes son deudores consuetudinarios, se suele intentar
arribar a acuerdos previos y en forma extrajudicial, sin tener que recurrir
frente a un proceso judicial.

Sucede que los procesos judiciales de reclamos de deudas


por parte del gremio, culminan en sentencias con las pertinentes trabas de
embargos sobre las cuentas corrientes de las empresas, lo cual a la larga
perjudica a nuestros afiliados, puesto que no se les puede abonar los
sueldos producto del embargo en las arcas de la empresa.

Nos ha sucedido en el pasado, que los propios empleadores


ante el embargo de las cuentas corrientes, le dicen a sus trabajadores que
deben reclamarle el sueldo al sindicato, producto que gracias a nuestras
acciones judiciales les es imposible abonarle los salarios. Por ello es que
siempre se opta por arribar a acuerdos, en vez de acudir a la justicia como
primera opción.

Más allá de eso, lo cierto es que no es mi función tratar con


empresas ni exigir el pago de una deuda, puesto que para ello se encuentra
organizado todo un sistema de recupero que depende de un área diferente,
del cual soy absolutamente ajeno.

Toda cuestión relativa al origen, causa y/o confección de


deuda, me es completamente ajena.

Inclusive V.S. podrá corroborar que ninguna llamada desde


mi celular y/o número telefónico de tierra se efectuó ni antes de la reunión
ocurrida en mi despacho, ni posterior a ella, ni tampoco me presenté por
ante las oficinas del denunciante, ni me encontré presente en el momento
en que se llevó a cabo el relevamiento, del cual también me es totalmente
ajeno producto de las explicaciones otrora mencionadas.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

En tal sentido y siendo que mi participación en los hechos


investigados carece de total relevancia -puesto que cumplo una función
ajena a toda negociación con las firmas de transporte-, es que solicito a
V.S. dicte mi sobreseimiento.

Hasta allí se encuentra mi función y/o actividad en los hechos


denunciados. Por ello es que solicito se me sobresea de las presentes
actuaciones, ya que ningún elemento ha sido encontrado en mi contra que
pudiera agravar la situación procesal del suscripto.

Y CONSIDERANDO

1. Análisis preliminar. Hechos no controvertidos

Cabe destacar que no ha sido discutida la ocurrencia de los


hechos investigados y, con excepción de Mario Ernesto Villalba, que negó
cualquier participación en ellos (su caso motivará un análisis separado); no
ha sido cuestionada la presencia de los imputados Dutra, Coria, Aguirre y
Paz en el depósito del querellante, en la calle Santa Catalina, el 31 de julio
de 2020, ni tampoco la concurrencia del querellante Castell a la oficina del
sindicato, en la calle San José, el 5 de agosto siguiente, donde fue recibido
por los imputados Dutra y Pérez.

La controversia se ha centrado en el alcance que cada una de


las partes asigna a esos hechos, y en torno a la deuda que la empresa Andar
y el querellante tendría con el sindicato. Deuda que el querellante negó, la
fiscalía a cargo de la investigación estimó inexistente y/o ilegítima, y los
imputados afirman existe desde muchos años atrás, y habría sido objeto de
múltiples reclamos previos, por carta documento, por la vía judicial, y por
comunicaciones telefónicas y mensajes de Whatsapp, que han aportado tras
sus descargos.

La admisión de los hechos y el protagonismo que asumieron


los imputados Dutra, Coria, Aguirre y Paz en punto a la concurrencia al
depósito de la calle Santa Catalina, me exime de profundizar en el punto.

Al margen de que la ocurrencia de ese primer hecho ha


quedado suficientemente acreditada con la prueba testimonial que recibió la
fiscalía, y también con prueba documental, esto es, con las fotografías y
filmaciones acompañadas por la querella, cuyo contenido ha sido
certificado por secretaría, estuvo al alcance de la defensa y tuve a la vista.
Y también con el registro de sendos llamados al 911 que efectuó esa
mañana la encargada Cabañez, reclamando la presencia policial. Y la
información de las celdas de telefonía celular, que registraron a los
abonados de los nombrados en las inmediaciones del lugar, conforme a la
evaluación del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público
Fiscal de la Caba, más allá de lo que luego se dirá en torno al imputado
Villalba.

2. La cuestión de la deuda

#34944020#307299247#20211112231016462
Todos los imputados argumentaron la falsedad de la denuncia,
en punto a la inexistencia de una deuda del querellante con el sindicato. Y
cuestionaron severamente el dictamen fiscal, que había recogido las
manifestaciones del querellante, sin ninguna prueba que avalara la
inexistencia de esa deuda.

Pero fue Dutra quien se ocupó con mayor extensión del


asunto, dio cuenta de un juicio por cobro de aportes sindicales adeudados,
en la localidad bonaerense de Trenque Lauquen, donde tiene su sede la
empresa, y también hizo referencia a una extensa negociación mantenida
por los responsables de la Seccional 9 de Julio del Sindicato, a través de
conversaciones telefónicas y mensajes de Whatsapp, tanto directamente con
Castell, cuanto con los sucesivos interlocutores que puso a ese fin, primero
un contador y luego un abogado. Y sostuvo que del lado del gremio,
intervino el secretario Sánchez, y el abogado Quintana, ambos de la filial 9
de Julio.

El imputado Pérez también hizo referencia, en su descargo, a


un intercambio epistolar, porque se habría intimado al pago de la deuda por
carta documento, que primero Castell eludió, y después recibió, iniciándose
la negociación, prolongada en el tiempo, como habían dado cuenta los
demás imputados.

Y ambos, Dutra y Pérez, argumentaron también que


procuraban una negociación y un pago consensuado, antes que el inicio de
un reclamo judicial, para evitar que las cautelares pudieran afectar el pago
de los salarios a los empleados.

La fuerte protesta de todos los imputados en torno a esa deuda


y, fundamentalmente, las probanzas acompañadas, ponen en crisis la
hipótesis incluida en la imputación de una “presunta” deuda, que sería
“inexistente”, conforme a los términos de la fiscalía a cargo de la
investigación.

Que, ciertamente, no ha reunido prueba alguna al respecto.


Pues al margen de que quizás pudo haberse estimado inconveniente
reclamar un informe sobre la deuda al sindicato, cuyos integrantes habían
sido denunciados y varios de ellos fueron imputados, como se sugirió en los
descargos; sí pudo haber reclamado a la querella que acompañara las
constancias que tuviera en su haber, del pago de las obligaciones sindicales,
o bien requerir información a la AFIP, que muchas veces se involucra en la
recaudación de los aportes de la seguridad social.

Es más, la propia querella acompañó sendos comprobantes de


la deuda reclamada por la Seccional 9 de Julio del Sindicato de Choferes de
Camiones, uno fechado en Trenque Lauquen el 11 de diciembre de 2019,
por la suma total de $ 815.136,21, por aportes adeudados de noviembre de
2009 a noviembre de 2019, con discriminación de la deuda a la obra social,
al sindicato y a la federación; y otro fechado en Trenque Lauquen el 4 de

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

agosto de 2020, por la suma total de $ 1.125.204,19, por aportes adeudados


al sindicato de junio de 2015 a mayo de 2020, y a la obra social de junio de
2010 a mayo de 2020.

Por lo demás, al ratificar la denuncia en la fiscalía, Castell


admitió haber recibido reclamos del secretario Sánchez, y del abogado
Quintana, de la Seccional 9 de Julio del gremio, agraviándose porque con el
transcurso del tiempo le modificaban el monto, y tenía serias dudas en
torno a su legitimidad, que la abogada Arietto le había aclarado.

Y aunque de adverso a lo sugerido en los descargos -Dutra


reclamó una pericia contable y prueba en torno a las negociaciones
mantenidas con el querellante con anterioridad a los hechos investigados- la
cuestión de la deuda no constituye el núcleo de este proceso; sí cabe admitir
que la inexistencia de toda deuda, afirmada inicialmente por el querellante
al formular la denuncia, y recogida por la fiscalía al momento de formular
la imputación que se intimó a todos en las indagatorias; ha quedado
francamente controvertida y desvirtuada con los descargos y la documental
acompañada, y dable es concluir que, cualquiera sea su alcance y más allá
de la controversia que indudablemente existe entre las partes en torno a
ella, es plausible que la empresa familiar Andar Transportadora habría
mantenido una deuda con el sindicato, y ésa habría sido la razón de los
reclamos.

Esta circunstancia, entonces, permite trazar una importante


diferencia con lo ocurrido con el Expreso Pontevedra, que en una causa que
la letrada patrocinante de la querella mencionó en el escrito inicial, y la
fiscalía oportunamente certificó, obteniendo copias de las partes
sustanciales -auto de procesamiento, confirmación de la alzada y
requerimiento de elevación a juicio-; también denunció a integrantes del
sindicato, en una maniobra que se afirmó importó un reclamo ilegítimo e
ilícito, de una deuda ilegal, y se presentó como un modus operandi que se
habría repetido en el caso aquí investigado.

Pues a diferencia de lo que ocurre aquí, según surge de la


resolución de la Sala 4ª de la cámara de apelaciones, del 31 de octubre de
2018, en ese proceso se había comprobado que la empresa denunciante no
registraba deuda alguna con el sindicato; que el reclamo dinerario había
sido ilegal, infundado y claramente ilegítimo, y que al ingresar los cheques
en el sistema informático de la entidad gremial, cada uno de ellos fue
cargado sin mantener coherencia en cuanto al concepto o motivo del pago
(“Cancelación de acuerdo”, “Pago a cuenta aportes”, “Pago Aportes y
Contribuciones”) ni tampoco guardaban relación con una supuesta
diferencia salarial a favor de los empleados de Pastorino que, vale
recordar, nunca demandaron diferencias en el sentido argüido por los
imputados.

#34944020#307299247#20211112231016462
A la vez, del auto de procesamiento dictado por el Juzgado
Nacional en lo Criminal y Correccional 38 en esa causa del Expreso
Pontevedra, que la fiscalía obtuvo del tribunal de juicio, a instancia de la
querella; surgen las múltiples diligencias probatorias allí practicadas en
torno a la presunta deuda reclamada por el sindicato, para concluir su
inexistencia luego de un profundo análisis de la documental reunida, y de
las cláusulas del Convenio Colectivo de Trabajo 40/1989, sobre el cual aquí
se explayaron varios de los imputados, en torno a la regulación del rubro –
que se consideró remunerativo- por “kilómetro recorrido”. Y allí también se
valoró el informe que había extendido la AFIP, de que el Expreso
Pontevedra no registraba deuda impositiva respecto de los rubros
contenidos en el Formulario 931, que son aquellos contenidos por el
artículo 30 de la ley 20.744.

Ahora bien, esa muy probable existencia de una deuda real de


Andar Transportadora con el sindicato, sobre la que cabría profundizar la
investigación; indudablemente tendrá un impacto en torno a la calificación
de los hechos, que abordaré después.

Ello, claro está, al margen de la controversia que seguramente


existirá en torno a la “diferencia de kilómetros”, que habría sido el
argumento esgrimido contra el Expreso Pontevedra, y en esta causa sólo ha
sido mencionado al pasar, tanto por la querella, cuanto por los imputados en
sus descargos. Pues pusieron énfasis en las deudas por aportes y
contribuciones, conforme al 3% del salario de los trabajadores que deben
retener, conforme a la normativa legal, y después aportar al sindicato.

3. El bloqueo

El otro aspecto controvertido en los descargos ha sido el


impedimento de entrada y salida de camiones, de carga y descarga de
mercadería, y la imposibilidad de trabajar, que adujo la querella y negaron
los imputados. Suministrando una explicación de su presencia en el lugar,
para hacer un “relevamiento” y conversar con los choferes, a la vez que
cotejar la información que éstos les dieran, con la que después pudieran
recabar de la empresa.

Pues bien, en este aspecto, la prueba reunida, extensamente


relevada por el fiscal en su dictamen postulando las indagatorias,
controvierte seriamente los descargos, y acredita, cuanto menos con el
alcance de razonable probabilidad exigido en este estadio preliminar del
proceso, que efectivamente existió una afectación al movimiento ordinario
del depósito, en una clara actitud de presión, para lograr el pago de la deuda
reclamada.

Así lo expresó la encargada Cabañez, primero al reclamar la


presencia policial por el 911, y después al declarar en la fiscalía. Y además
del querellante, también lo relataron el empleado Zacarías -al que le
indicaron de modo terminante que no salía ni se recibía más mercadería,

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

cuando llegaron, hasta que no se arreglara la deuda-; el colega Faccio -que


comparte el depósito con Andar-, el chofer Grecco, que estaba presente en
el depósito, y el comerciante del depósito contiguo, Salazar, por más que
mucho no aportó y procuró mantenerse al margen del problema sindical.

Y el motivo del reclamo, la presunta deuda de la empresa con


la filial 9 de Julio del sindicato, fue explicitado por la encargada Cabañez y
por el querellante, también por el empleado Zacarías, pero se infiere con
claridad de la transcripción del audio de la filmación con celular que
acompañó la querella y concretó la Gendarmería, a pedido de la fiscalía.
Así, uno de los imputados le expresa a Castell que se comunique con 9 de
Julio y “solucione el problema”, y ante su respuesta de que lo estaba
haciendo, le retrucó que no estaba solucionando nada, porque de lo
contrario no estarían allí. Y fue en ese intercambio, que Castell le cuestiona
el reclamo por la “diferencia de kilómetros”, argumentando su ilegalidad.

También los oficiales de policía hicieron referencia al


reclamo de una deuda, según les manifestó la gente del sindicato en la
primera ocasión, y lo ratificó Castell, cuando acudieron la segunda vez.

Que los efectivos policiales hayan manifestado que no


percibieron el bloqueo, ni presenciaran actos de violencia o intimidación,
no controvierte la prueba de cargo ni avala los descargos, como pretenden
los imputados. Pues como señaló el fiscal, razonablemente no habrían de
exteriorizar esa situación ante la presencia policial.

Precisando el contenido de la prueba testimonial, cabe


recordar que Cabañez refirió que a las 11:00hs. aproximadamente (horario
que recordaba porque debía tomar agua por un tema de salud) fue
anoticiada por Zacarías de que había gente del sindicato que no lo dejaba
recibir mercadería porque tenían que llamar a 9 de Julio. Llamó a Castell,
quien le dijo que llamara a la policía. El primer llamado se realizó a las
10:55hs. (cfr. modulaciones al registro 911). Fue precisa al indicar que a
los fleteros les decían que no iban a dejar la mercadería, no los dejaban.
Hasta que los fleteros se iban. Y, preguntada si les impidieron salir del
depósito, indicó sí, a Jorge no lo dejaban salir ni recibir mercadería. A los
fleteros tampoco, ni ingresar ni salir, que le tuvo que pedir a un fletero que
volviera en media hora. Y que el bloqueo duró como tres horas, desde las
10:50hs. hasta las 15:00hs., tiempo durante el cual no pudieron trabajar.

El otro trabajador de la empresa, Zacarías, fue coincidente.


Dijo …en ese momento me dijeron ´no se recibe más, no se sale ni se
recibe mercadería´… se cortó todo por dos o tres horas. Ellos me decían
que no se podía trabajar, que venían a cortar la entrada y salida de los
vehículos…y luego agregó que sólo le dejaron entrar un camión para
descargarlo de una ventana. Que expresaron acá no se trabaja hasta que
tu jefe no llame (a 9 de Julio) y arregle con el sindicato de allá.
Puntualmente preguntado, contestó yo podía salir, pero no podía hacerlo si

#34944020#307299247#20211112231016462
quería descargar, me prohibieron cargar y descargar. Luego aseveró no
me dejaron trabajar. Al principio a los fleteros no los dejaron salir, luego
sí. Y a quienes se acercaban les pedían todos sus datos (nombre, teléfono,
de dónde eran), pero tampoco los dejaban descargar.

Se valoran positivamente tales relatos, coincidentes entre sí,


pues eran empleados de la empresa y fueron afectados en el desempeño de
sus tareas laborales por la presencia intempestiva de los imputados.

Pero además, son coincidentes con los del transportista


vecino, Salazar, quien aseveró que le dijo a un empleado suyo vamos a
salir cada tanto para que nuestros clientes o proveedores no piensen que
estamos en conflicto con los del sindicato y no quieran dejar la
mercadería; lo que demuestra a las claras que percibió lo que ocurría en el
depósito lindero.

Y también Faccio, transportista independiente y colega del


denunciante, aseveró que nos prohibían la entrada al depósito. A nosotros
nos dejaban entrar, pero no dejaban recibir mercadería. Puntualmente
preguntado aseveró, cuando yo llegué uno solo estaba parado en la vereda
del transporte y los demás en la vereda de enfrente. A mí no me consta
pero al chico de acá le dijeron ´acá no entra ni sale nadie´. Yo entré
caminando, no me dijeron nada. Pero un cliente mío que vino a
despacharme mercadería me dijo que no lo dejaron despacharla. El
depósito que está allí lo comparto, ellos me reciben mercadería. Que un
cliente lo llamó y le dijo que el depósito estaba cortado por la gente del
sindicato y no lo dejaban descargar. Sobre la modalidad, explicó yo no vi a
ningún camión entrar. Lo que pasa es que, en este rubro, los camioneros si
ven a la gente de Moyano directamente no paran, siguen de largo.
Directamente si ven a la gente de Moyano no paran. Calculó que
estuvieron hasta las 14.00 o 14:30hs.

Por último, José Grecco, quien lleva y trae mercadería del


transporte Andar, dijo que vio que estaba cortado, que se acercó al galpón
de los vecinos y preguntó qué pasaba, a lo que le indicaron que no dejaban
pasar al transporte ´Andar´ porque estaba cortando la gente de Moyano. Por
lo que me quedé ahí a un costado y la gente no dejaba pasar. Que su primo
(Faccio), que alquila un espacio en el depósito, le dijo que no deban entrar
ni salir, por lo que se alejó media cuadra del lugar. Que Jorge (Zacarías) fue
el primero que le dijo que estaban cortando; lo que también le dijo su primo
Faccio momentos después.

Con lo que a los dos testimonios iniciales de los trabajadores


de la empresa Andar Transportadora, se suman otros tres, de personas
ajenas al conflicto, con un contenido sustancialmente coincidente.

Sí es cierto que los dos policías afirmaron que no vieron un


corte de la arteria o que impidieran las labores. Pero el Principal Méndez sí
dijo que se entrevistó con la llamante y le dijo que la gente no los dejaba

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

trabajar algo así por el estilo. Y luego tuvo que volver al lugar para
intermediar, lo que hizo logrando que Castell hablara por teléfono con
Dutra, y recién luego de ello se retiraron del lugar.

Los testimonios, por lo demás, se compadecen con los


registros de sendos llamados de Cabañez al 911, manifestando en un primer
momento tengo gente del sindicato acá que no me deja recibir mercadería,
y en el segundo, registrado a las 12:58hs. yo llamé hoy pidiendo una
patrulla porque tenía la gente del sindicato acá que no me dejaba entrar a
los camiones, y bueno ahora están peleando con mi jefe…bastante
patoteros son…son unos irrespetuosos.

Con lo cual, de no haber sido para impedir el libre


funcionamiento de la empresa, tampoco se explica la razón por la cual
concurrieron seis personas al lugar, es decir, superiores en número a las que
allí trabajan; sin aviso previo y de modo intempestivo.

Pero además, el minucioso relevamiento de las imágenes de


las cámaras de seguridad del comercio, acompañadas por la querella, revela
con claridad que existieron al menos dos camiones, a los que se les impidió
el acceso al depósito y la descarga.

El primero es un camión de color blanco, con lonas de color


azul en los laterales, que paró junto a la vereda del depósito y el chofer se
bajó, corrió la lona izquierda desde adelante hacia atrás, descubriendo la
mitad del sector de carga, y empezó a manipular la mercadería -de color
blanco, con formato cilíndrico- con clara y evidente intención y actividad
propia de la descarga, mientras hablaba con una persona que aguardó que
estacionara marcha atrás y parecería ser del depósito. Fue en el momento en
que llegaron los imputados y se acercaron, por la vereda, hacia la puerta del
depósito, desplegándose junto a la puerta, sobre la vereda, mientras se
desplazaban, hablaban por teléfono o conversaban con gente del depósito.
Con el transcurso de los minutos, se ve que el chofer vuelve a desplegar la
lona lateral izquierda, para cerrarla y, sin ninguna descarga, se subió al
camión y se retiró. Ello se aprecia en sucesivas imágenes de la cámara 3,
entre las 10:49 y las 10:55.

El otro es un camión que paró junto a la puerta del depósito,


con la leyenda Patagonia Flooring, permaneció detenido unos instantes, y
antes de que el chofer se bajara, se acercó a la ventanilla uno de los
imputados, mientras los restantes permanecieron desplegados sobre la
vereda del depósito y le dijo algo, tras lo cual el camión se retiró. En esa
secuencia, también captada por la cámara 3 a las 11:36, se aprecia detenida
en la mano de enfrente una camioneta de la Policía.

Es cierto que en otros momentos se vio el ingreso o salida de


camiones del depósito, y también la descarga -inclusive con la ayuda de un
montacargas- de mercadería de sendos camiones de grandes dimensiones,
en el depósito lindero.

#34944020#307299247#20211112231016462
Ahora bien, el despliegue de los imputados en la vereda del
depósito, y los movimientos y actividades que realizan, a lo largo de las
horas, se compadece más con el bloqueo e interrupción de la actividad del
depósito, como relataron los testigos -con excepción de los policías-, que
con el “relevamiento” que dijeron haber cumplido esa jornada. Pues no se
los ve conversar extensamente con los choferes y, menos aún, tomar nota
de lo que pudieran manifestarles. La breve conversación de uno de ellos
con el chofer del camión con la leyenda Patagonia Flooring, que
inmediatamente se retiró, parece elocuente de una escueta comunicación de
que no podría cargar ni descargar nada en ese momento. Y al chofer del
primer camión, que tampoco pudo descargar, siquiera se le acercaron.

Por lo demás, el “relevamiento” que de consuno describieron


los imputados, no resiste un serio análisis, y solo constituye un vano intento
de justificar su presencia en el lugar, durante varias horas, cuando en la
realidad, con esa presencia visible y manifiesta –exhibiendo prendas de
vestir con alusión al sindicato- afectaron el movimiento habitual del
depósito, en inequívoca presión para forzar que la empresa saldara la
deuda. Pues el despliegue y actividad de todos ellos en el lugar, para nada
se compadece con una amistosa charla con los choferes de los camiones,
que por otra parte no identificaron. Y es manifiesta y sugerente la presión
que ejerció uno de ellos, frente a Castell, en ese video con audio filmado
con un celular por la encargada o algún allegado al nombrado, cuando llegó
al depósito y se acercaron a hablar con él, para reclamarle que “solucione el
problema con 9 de Julio”, retrucándole que no era verdad que lo estaba
haciendo, porque de lo contrario “no estaríamos acá”.

4. La ilicitud

Aun admitiendo que efectivamente existiera alguna deuda de


la empresa, de ninguna manera estaban habilitados para obrar como lo
hicieron, acudiendo a las vías de hecho, para forzar el pago, bajo la
amenaza de paralizar el transporte.

Y en el punto, tampoco resultan de recibo las justificaciones


que esgrimieron, de que procuraban llegar a un “acuerdo” o “consenso”,
evitando la vía judicial, para eludir las cautelares, que podrían poner en
riesgo el cobro del sueldo de los empleados.

Argumento que también esgrimieron los allí imputados en la


causa del expreso Pontevedra, y la colega entonces titular del Juzgado 38
desechó, con atinado criterio, argumentando que carecían de toda autoridad
para reclamar directamente la deuda a la empresa de transporte que
consideraban incumplía la normativa legal en perjuicio del sindicato. Y citó
el artículo 8.1.7 del Convenio Colectivo de Trabajo 40/89, que establece
que es el Ministerio de Trabajo –y/o los organismos competentes del
trabajo a nivel provincial- la autoridad encargada de velar por la estricta
observación de las condiciones estipuladas en el convenio, en consonancia

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

con el artículo 13 de la ley 14.250, que erige al Ministerio de Trabajo como


autoridad de aplicación. Concluyendo que el sindicato no estaba habilitado
para reclamar directamente a la empresa, y debía acudir ante la autoridad
administrativa para formular sus reclamos en representación de sus
afiliados.

5. Situaciones procesales

Analizados aquellos extremos que han sido motivo de


controversia, y desechados parcialmente los descargos, aun cuando es
plausible que, de adverso a lo sostenido en la imputación, la empresa haya
registrado alguna deuda con el sindicato; a la hora de resolver la situación
procesal de los indagados, encuentro satisfecho el estándar previsto en el
artículo 306 del ceremonial, con el alcance que señalaré al tratar la
calificación, y, por tanto, dictaré el procesamiento de todos ellos, con
excepción de Villalba, cuyo caso, como adelanté, abordaré al final, por
separado.

Dutra, Coria, Aguirre y Paz admitieron su presencia en el


depósito de la calle Santa Catalina, de la empresa Andar Transportadora, y
con evidente preeminencia de Dutra, de mayor jerarquía en la estructura del
sindicato, que llevaba la voz cantante y formuló directamente su reclamo al
querellante, cuando se presentó, mediante una comunicación telefónica
porque se había retirado; todos tuvieron un rol activo en el hecho del 31 de
julio de 2020, obrando de común acuerdo en pos del reclamo que, de modo
ilegítimo, formularon en el lugar, afectando el normal funcionamiento del
depósito, por más que la deuda reclamada eventualmente exista y estuviera
impaga.

Y en el segundo tramo, el 5 de agosto siguiente, en las


oficinas del sindicato, al que acudió Castell ante la convocatoria telefónica
de Dutra, que funcionó como impasse para el levantamiento del bloqueo;
intervinieron el propio Dutra, y el imputado Pérez.

Es cierto que en esa reunión debía intervenir Gabriel Marcelo


Aparicio, y que Pérez lo hizo “de favor”, a pedido de Dutra y en ausencia
de aquél, a raíz de problemática por la pandemia del Covid 19, entonces en
etapa crítica. Así lo expresó Pérez, también Dutra, y el propio querellante.

Ahora bien, como esa reunión se vincula estrechamente con el


hecho previo ocurrido en el depósito de la empresa, a la que se le reclamaba
el pago de la deuda, y más allá de que Pérez verosímilmente no conociera
en profundidad el caso, por desempeñarse en otra área del sindicato
(conforme a la tarjeta que le entregó, es Secretario de Transporte Nacional
e Infraestructura Vial de la Federación); lo cierto es que se prestó a
formalizar el reclamo, junto con Dutra, en la sala de reuniones del sindicato
y, por tanto, participó de modo protagónico y jerárquico, del reclamo de la
deuda, que se ha estimado ilícito por el modo en que se lo hizo, acudiendo a
las vías de hecho, aun cuando aquélla efectivamente existiera. Y es

#34944020#307299247#20211112231016462
evidente que Pérez, aunque no haya participado del bloqueo, supo antes de
actuar de su materialización, porque fue informado por Dutra del caso, y
Castell también afirmó haber exteriorizado su fastidio por el bloqueo,
cuando Pérez lo interrogó por su presencia en el sindicato.

Es por ello que todos deben responder por los hechos, que
jurídicamente importaron un único delito, tópico que abordaré enseguida.

6. La calificación

Como adelanté, la muy probable existencia de alguna deuda –


cualquiera sea su monto- de la empresa Andar Transportadora con el
sindicato, que fluye de los descargos y, fundamentalmente, de la prueba
ofrecida con ellos, aunque también la acompañada por la querella daba
cuenta de una presunta deuda, aunque Castell la negara; modifica la
tipificación propuesta por la fiscalía.

Como destacó el fiscal Mahiques, con cita de Soler, el tipo


penal de la extorsión contempla la injusticia del reclamo patrimonial,
porque constituye una lesión al patrimonio, calificada por los medios
empleados para lograrla, y supone la exigencia de lo que no es debido, o el
reclamo injusto, de aquello a lo que no se está obligado.

Ahora bien, la fuerte controversia esgrimida en los descargos,


la prueba ofrecida al respecto –que si bien no parece dirimente para
resolver la situación procesal, sí sería precisa si persistiera el interés
acusatorio en torno a una hipotética extorsión- e incluso la tibia admisión
de alguna deuda que, en cierta forma, dejaron traslucir el querellante y su
letrada al ratificar la denuncia en la fiscalía; controvierte seriamente la
injusticia del reclamo, y la posible lesión patrimonial. E impiden, a mi
modo de ver, formular un reproche en el sentido sugerido por la fiscalía,
cuanto menos con el déficit probatorio sobre el punto y la controversia
suscitada, que debería dilucidarse.

Por ello entonces, con la provisoriedad propia de este estadio


preliminar del proceso –a tenor de la previsión del artículo 401 del
ceremonial- y frente al panorama probatorio con el que hasta ahora cuento;
estimo que los hechos investigados importaron una coacción, que atribuyo
a los imputados Dutra, Pérez, Coria, Aguirre y Paz, en coautoría, en los
términos de los artículos 45 y 149 bis segundo párrafo del Código Penal.

Como adelanté en el considerando anterior, ambos sucesos,


del 31 de julio en el depósito, y del 5 de agosto en la sede del sindicato,
importaron un obrar ilícito único, desarrollado en etapas con idéntico
propósito, que cabe atribuir a todos en conjunto, en unidad de acción, más
allá de las diferenciaciones que puedan efectuarse en un futuro, si el
proceso avanzara, a la hora de graduar una eventual sanción, por la
jerarquía de algunos de ellos y el mayor o menor protagonismo en el delito,

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

que cometieron en un claro e inequívoco obrar conjunto, con reparto de


roles y diferenciación de funciones.

Ello así porque, como subsiste un cuadro de incertidumbre en


torno a la lesión patrimonial, que por cierto no existió porque el querellante
nada abonó y formuló la denuncia que dio origen al proceso, y se ignora de
momento si efectivamente existe alguna deuda de la empresa con el
sindicato que, más allá de las formas, controvirtiera en lo sustancial la
injusticia del reclamo; cabe acotar el reproche en torno al bien jurídico que
sí aparece claramente lesionado, esto es, la libertad de acción y
determinación.

Pues como señalé precedentemente al abordar el bloqueo y la


ilicitud del obrar investigado; más allá de la posible deuda que mantuviera
la empresa con el sindicato, la concurrencia de los imputados al depósito, y
la afectación que durante algunas horas concretaron a su normal
desenvolvimiento, a modo de presión para forzar ese pago de la deuda, que
sólo levantaron ante el compromiso de Castell de acercarse al sindicato con
ese propósito; afectaron esa libertad de acción y de trabajo, del querellante
y de sus empleados, así como de los choferes que acudieron allí y no
pudieron concretar la entrega o el retiro de mercadería; con lo que están
suficientemente satisfechos los extremos objetivos del tipo penal de la
coacción, en tanto se impidió, contra la voluntad de los afectados, la
concreción de una actividad lícita.

Y es obvio también que están satisfechos los extremos


subjetivos, esto es, el dolo en el obrar, porque obviamente sabían que no
podían obrar de ese modo, aun cuando la deuda de la empresa haya existido
y estuviera impaga hace muchos años. Más aún si existe un juicio en
trámite en Trenque Lauquen. Y en todo caso debieron acudir ante la
autoridad administrativa de contralor.

Y la prueba relevante de ese claro conocimiento de la ilicitud,


es la explicación que han suministrado, del supuesto “relevamiento” de la
situación, con el contacto con los choferes, que como ya expresé antes, no
resiste un serio análisis, y no se compadece con las imágenes obtenidas ni
con el audio de una de ellas, cuando llegó el querellante Castell.

Por lo demás, tampoco advierto, ni se ha esgrimido, ninguna


situación que brinde alguna justificación, u obstruya la culpabilidad de los
imputados.

7. Las cautelares

La escala penal aplicable habilita una condena de ejecución


condicional y los imputados se han sujetado a derecho, de modo tal que no
se advierten riesgos procesales que justifiquen restringir sus libertades, que
mantendré, a tenor del artículo 310 del ritual.

#34944020#307299247#20211112231016462
Sí trabaré embargo sobre sus bienes, para garantizar
eventuales reparaciones y los gastos del proceso, en caso de condena, que
incluirán honorarios profesionales –del abogado que los asiste y también de
la letrada de la querella- y la tasa de justicia, conforme a las previsiones de
los artículos 518, 533 y concordantes del ceremonial.

Toda vez que no se advierte un daño patrimonial de magnitud


por el bloqueo, a los fines de un eventual resarcimiento, la previsión mayor
se centra en los gastos del proceso, por honorarios profesionales y tasa de
justicia. De modo prudencial, entonces, lo fijaré en la suma de trescientos
mil pesos para cada uno de los imputados, ponderando que en forma
conjunta, el total será en principio suficiente para cubrir todos los rubros.

8. El caso del imputado Villalba

Fue el único que cuestionó su participación en los hechos,


criticó el informe del CIJ, que lo involucró entrecruzando aquellas llamadas
captadas por las celdas que cubren el lugar del depósito, a la hora del
suceso, y las realizadas desde y hacia el teléfono de Dutra; y adujo que la
asociación de su abonado a las celdas aledañas, correspondía a una llamada
que efectuó mientras estaba en otro sitio, puntualmente en un local de
Frávega, sobre la avenida Sáenz 1253 de CABA, distante a unas diez
cuadras.

En apoyo de su descargo presentó (fs. 97/99) un resumen de


su cuenta sueldo del Banco Galicia (que da cuenta de una compra por
débito por $29.999 en Fravega Outlet); constancia de la garantía del
producto adquirido –Samsung Galaxy A70- en outlet sucursal 24; ticket de
compra, que da cuenta de la hora a la que se realizó -12:19hs. en la av.
Sáenz 1253 de CABA-, e incluso aportó un mapa ilustrativo de la distancia
(1.3 km, no en línea recta) entre dicha sucursal y el lugar del suceso.

Y el informe del CIJ (pág. 13) que identificó a su abonado


telefónico, indicó que la llamada efectuada desde la línea a su nombre, fue
captada por la antena de la av. Rabanal 1508 de CABA, a las 12:23, es
decir, pocos minutos después de la alegada compra. Esa antena, conforme
constancia que precede obtenida del buscador Google maps, dista unos
doscientos metros aproximados del local, y unos ochocientos metros del
lugar del hecho.

Con lo cual, no resulta inverosímil su descargo, máxime


cuando la celda involucrada –de av. Rabanal 1508, de la empresa AMX-
Claro- difiere de las que activaron los celulares de los otros imputados,
siempre de acuerdo al referido informe del CIJ (el de Dutra activó las
celdas de Tabaré 2046 y Rabanal 2516; mientras que los de Coria, Paz y
Aguirre, la celda de Avda Rabanal (Carlos Berg 0-0), también de la firma
AMX-Claro.

#34944020#307299247#20211112231016462
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO NACIONAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 10
CCC 35019/2020

Por tanto, su caso amerita la evacuación de citas, a tenor del


artículo 304 del ceremonial. A través de las diligencias que la fiscalía
estime pertinentes, si insistiera con la acusación, con la autonomía de que
goza en el ejercicio de su ministerio.

Aunque cabe sugerir un análisis comparativo de las


filmaciones obtenidas, con la imagen de su rostro registrada en su DNI.
Porque ciertamente la presencia de los integrantes del sindicato en el
depósito de la empresa Andar se extendió varias horas, y aun cuando
efectivamente acudiera a retirar un celular en una sucursal de Frávega
cercana, ello no impide que, eventualmente, haya participado del hecho en
otro momento.

Es por ello que, por ahora, no es posible procesarlo, pero


tampoco sería prudente sobreseerlo, a fin de habilitar al fiscal a profundizar
la investigación.

No se me escapa que Villalba es el único de los aquí


imputados, que también lo fue en la causa del Juzgado 38, elevada a juicio.
Y si bien es cierto que esa sola circunstancia no habilita a involucrarlo en
este hecho, porque nuestro derecho penal es de acto y no de autor, como
destacó la defensa cuando reclamé a la fiscalía la incorporación al
expediente digital de aquellas actuaciones que se habían requerido; también
lo es que esa circunstancia controvierte seriamente la absoluta ajenidad que
adujo en el descargo, argumentando que no tiene ninguna relación con el
área logística.

Por tales fundamentos,

RESUELVO

I. Procesar a Omar Rubén Dutra, Omar Andrés Pérez,


Diego Emanuel Coria, Jorge Fabián Aguirre y Matías Ezequiel Paz,
por encontrarlos en principio coautores penalmente responsables del delito
de coacción (artículos 45 y 149 bis, segundo párrafo del Código Penal; 306
y 308 del Código Procesal Penal de la Nación), mantener su libertad
provisional y trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de
trescientos mil pesos cada uno (artículos 310 y 518 del Código Procesal
Penal de la Nación).

II. Declarar que no hay mérito para procesar o sobreseer


a Mario Ernesto Villalba (artículo 309 del Código Procesal Penal de la
Nación).

Notifíquese mediante cédulas electrónicas y, firme que se


encuentre, vuelva la presente causa a la Fiscalía 35, sirviendo lo resuelto de
muy atenta nota.

#34944020#307299247#20211112231016462
Ante mí:

#34944020#307299247#20211112231016462
28/10/21 10:01 Sta. Catalina 2151, C1437FOQ CABA to Av. Sáenz 1253, C1437 CABA - Google Maps

Sta. Catalina 2151, C1437FOQ CABA to Av. Sáenz Walk 1.3 km, 16 min
1253, C1437 CABA

Map data ©2021 Google 100 m

via Sta. Catalina and Av. Int. Francisco 16 min


Rabanal 1.3 km

Mostly flat

https://www.google.com/maps/dir/Sta.+Catalina+2151,+C1437FOQ+CABA/Av.+Int.+Francisco+Rabanal+1508,+C1437+CABA/Av.+Sáenz+1253,… 1/1