Está en la página 1de 19

La razón en su historia (Brunet)

Cap. 1: “La filosofía: sus orígenes, sentidos y áreas”

La polis
Ciudades-estado surgidas en el siglo VIII a. C. en la zona de la península helénica,
formada por pueblos que compartían una misma identidad (una lengua y una cultura
comunes). Se sostenían en el principio de isonomía, igualdad ante la ley. Respecto de lo
último eran considerados ciudadanos los varones mayores, hijos a su vez de ciudadanos.
Practicaban una forma directa de democracia. Por tal la palabra o logos tenía una
importancia central dentro de la vida tanto política como espiritual de la polis. Su
importancia llegaba a tal que explica el surgimiento de los sofistas, instructores en el
uso argumentativo de la palabra.

Surgimiento de la filosofía
Se ancla dentro de un proceso de racionalización y secularización del pensamiento
helénico. Ese fue el sentido perseguido por las reformas de Clístenes (507 a. C.), entre
las que destacan:
1. una nueva distribución poblacional que pasó de una organización tribal (de
cuatro tribus que representaban las cuatro estaciones) a diez tribus que agrupaban
a los habitantes de las diferentes regiones, dejando a un lado los lazos de sangre.
2. las prácticas judiciales basadas en la isonomía.

Racionalización de la polis
1. preeminencia de la palabra o logos: consistió en la transición de una forma
primitiva del discurso, el mito, a una nueva manera de utilizar la palabra de
manera racional, el logos. De esta última provendría la filosofía.
2. publicidad de la vida social y del saber: tanto la filosofía como la religión era de
estado público, lo que explica que tuviesen lugar en el ágora (plaza pública).
3. igualdad ante la ley.

Caracterización general del mito


Los mitos son la forma de conocimiento primitiva por excelencia, común a todos los
pueblos. El mito es siempre un relato en el que se cuentan sucesos (con frecuencia
extraordinarios), cuyos protagonistas son dioses, animales o seres humanos. En el caso

1
de los seres humanos estos aparecen elevados a la condición de arquetipo de conducta
(por ej.: en el caso de la heroicidad guerrera), lo que marca su carácter pedagógico. Otro
elemento que caracteriza al relato mítico es su afán totalizador (rasgo heredado por los
primeros sistemas filosóficos) y su naturaleza oral.

Primeros filósofos: jonios y eleáticos


Los jonios
Ubicados en la zona del Asia Menor identificaron sus respectivos arjes en elementos
de la naturaleza (fisis):
1. Tales de Mileto: agua.
2. Anaximandro: aire.
3. Heráclito: fuego.

Fue justamente Heráclito el más importante de los filósofos jonios. Sus reflexiones se
centraron en el devenir o cambio en todos los procesos de la naturaleza. Este cambio
permanente entre opuestos está regido por el logos (no siendo ni azaroso ni irracional).

Los eleáticos
El Poema de Parménides sentó las bases de la racionalidad occidental.
Cita (p. 31): “En la primera parte [Proemio] la diosa le ha informado acerca de la
existencia de dos caminos: uno, el de la verdad, lleva al encuentro del ser. Otro,
intransitable, pues conduce al no-ser, es ilusorio, inexistente. No hay pues, una tercera
opción.1”
A diferencia de Heráclito, Parménides sostuvo la unidad y permanencia de lo real. El
ser o entre es único, eterno, atemporal e inmóvil [PENSAR: conservadurismo de
Parménides].
Uno de las contribuciones principales de Parménides al pensamiento occidental pasa
por haber vinculado al ser con el acto de pensar, constante que moldeará la razón
moderna.

Principios ontológicos2 de Parménides

1
Recordar el principio ontológico-lógico de tercero excluido.
2
Son también principios lógicos.

2
1. principio de identidad: todo ente es idéntico a sí mismo (por ej.: esto es una
birome).
2. principio de no contradicción: ningún ente puede ser y no ser al mismo tiempo y
en el mismo sentido (por ej.: no puedo decir que esta birome es también un lápiz
sin contradecirme).
3. principio de tercero excluido: todo ente debe ser o no ser algo al mismo y en el
mismo sentido (por ej.: esto que uso para escribir debe ser una birome o no ser un
lápiz).

Diversos sentidos de filosofía


1. la filosofía como concepción general del mundo. Los sistemas metafísicos: el
afán sistematizador se encuentra en la filosofía griega ya desde la obra de Platón,
que a partir de la teoría de las ideas (cuya base es una teorización sobre el ser, o
sea, ontológica) se plantean otras problemáticas filosóficas como son la política, la
ética, la pedagogía, la estética, etc.
En esta búsqueda totalizante presente en todos los sistemas metafísicos puede
recuperarse una herencia del pensamiento mítico (cfr.: p. 21).
2. la filosofía como guía para la vida: a partir de los estoicos y los epicúreos, con la
caída de la democracia griega y la conquista imperial, la filosofía se articuló desde
la ética adquiriendo un carácter práctico: orientar la conducta humana.
3. la filosofía como teoría del conocimiento: alrededor del siglo XVII, la reflexión
filosófica se construyó en base a la indagación de un método funcional a la
investigación científica. A partir de la irrupción del cartesianismo lo gnoseológico
desplazó a la cuestión ontológica.

Áreas de la filosofía
1. ontología: teoría general del ser-ente o de lo real.
2. metafísica: estudio del ente en tanto ente.
3. gnoseología (teoría del conocimiento): estudia los problemas del conocimiento.
4. etc.

3
Cap. 2: “La filosofía clásica griega”

Sócrates
Método socrático
Su aporte más importante para el pensamiento filosófico occidental fue su método
dialógico que tuvo como fin la definición de conceptos universales. El rasgo
característico de la metodología socrática fue la ironía del filósofo que interroga
Momentos del diálogo:
1. refutación: construcción de una definición que intenta limitar el concepto, a
través de una serie de preguntas, definición que será refutada luego por el
filósofo que interroga. Implica la liberación del error.
2. mayéutica: A partir de la liberación del error, se abre la posibilidad de
adquirir el conocimiento verdadero (episteme). Con la admisión de la
ignorancia el filósofo maestro guiará al aprendiz en la búsqueda de un
concepto que preexiste en su mente (Platón lo complejizará en su teoría sobre
el conocimiento: la reminiscencia).

Sofistas
Características
1. importancia de los procedimientos intelectuales por sobre las investigaciones
físicas y la teoría en lo que concierne a la construcción del conocimiento.
2. dedicación a estudios con utilidad práctica (ello explica el interés pedagógico
de los sofistas que se definían como “maestros”).
3. eran escépticos como Gorgias o relativistas como Protágoras.

Acerca de la verdad: diferencias con Sócrates


A diferencia del relativismo defendido por los sofistas, en el que la verdad es
subjetiva (depende del sujeto), para Sócrates y Platón al conocimiento verdadero
(episteme) no puede accederse ni por la opinión (doxa) ni por medio de los sentidos. La
episteme platónica posee los atributos de: universalidad, necesidad, inmutabilidad y el
ser siempre idéntica a sí misma [OBSERVAR: influencia del ente de Parménides en la
definición de episteme platónica].

Platón
4
Sistema cognoscitivo
La teoría del conocimiento platónica consiste en la primera sistematización acerca de
la forma en que se adquiere el conocimiento. En tal sentido registra también una
correspondencia entre doxa y episteme y su correlato antropológico, es decir, cuerpo y
alma. Para Platón la unión entre cuerpo y alma posee una valoración negativa, ya que
induce al mal moral y al error cognoscitivo.
Doxa y episteme poseen también sus correspondientes objetos:
1. doxa: cosas sensibles, captadas por los sentidos, por lo que inducen al error.
2. espisteme: las ideas (equivalentes a los conceptos y esencias de Sócrates).
Para Platón las ideas (eidos) se sostienen en la concepción en la
inmortalidad del alma y en la reencarnación: antes de reencarnar en otro
cuerpo el alma habita en el mundo de las ideas, en donde contempla la
perfección del conocimiento. Pero al volver a su forma sensible-corporal las
almas pasan por el Leteo (río del olvido), por lo que la tarea de la filosofía
pasa por volver a poner al sujeto en contacto con ese conocimiento olvidado
(anamnesis).

Mundo de las ideas (o mundo inteligible)


Reúne al conjunto de las ideas y solo puede accederse a él mediante el intelecto. Las
ideas serían el arquetipo mientras que las cosas sensibles son su copia o imitación.

Paradigma de la línea

5
Aristóteles
Ontología aristotélica
Aristóteles encontró los universales en el mundo físico, a diferencia de Platón que
solo consideraba como reales a las ideas.

Ser aristotélico
 Ser en sí (sustancia): un leño.
La sustancia es todo aquello que puede ser sujeto de predicación
(RECORDAR: categorías3, sustantivo). Está compuesta por la unión
inseparable entre dos principios:
1. materia: aquello de lo que está hecho la sustancia. Es pasiva y
determinada.
2. forma: aquello que la sustancia es. Es activa y determinante y se
encuentra en la cosa sensible (es el equivalente de la idea para
Platón).
 Ser en otro (accidentes): viejo, grande, verde…
Los accidentes (propiedades de las cosas) serían todo lo que puede predicarse
respecto de la sustancia. Son nueve:
1. cualidad: bueno, malo, moreno.
2. cantidad: mucho, poco.
3. relación: ser mayor que…, ser parte de…
4. lugar: aquí, en Atenas.
5. tiempo: hoy, frecuentemente.
6. acción: hablar, caminar.
7. pasión-pasividad: ser alimentado.
8. estado-posición: de pie, sentado.
9. posesión-hábito: vestido, calzado.

Causas para Aristóteles

3
Las categorías son modos de ser y de la predicación. Están compuestas por la sumatoria de
la sustancia y de los accidentes.

6
1. causa material: sustrato permanente e indeterminado que va modificándose
(por ej.: la madera que se convertirá en una mesa).
2. causa eficiente-motriz: agente externo que produce los cambios (por ej.: el
carpintero).
3. causa final: forma específica o esencia que determina la materia (por ej.: la
forma “mesa” que el carpintero imprime a la materia).
4. causa final: objetivo del proceso de cambio (por ej.: la meta del carpintero es
hacer una mesa).

Pasaje de la materia y forma al ser-en-potencia y ser-en-acto


Materia y forma son los dos principios del devenir pero ellos son invariables.
Tomados dinámicamente se caracterizan como:
 potencia: posibilidad de devenir en algo.
 acto: ser efectivo.

Movimiento
Pasaje de la potencia al acto. Para que se produzca es necesaria la intervención de
otro ser en acto (por ej.: para que la madera –en potencia– llegue a convertirse en un
mueble –en acto– debe mediar la intervención del carpintero).

Cambio
La forma principal de cambio es el movimiento sustancial: aparición o desaparición
de una sustancia (por ej.: fabricación o destrucción de una mesa).

El cambio accidental, por otra parte, se clasifica en:


1. cambio cuantitativo: crecimiento o disminución de cualquiera de las
propiedades de la sustancia.
2. cambio cualitativo: aparición o desaparición de una propiedad.
3. cambio de lugar: movimiento propiamente dicho.

7
Cap. 4: “La filosofía del Renacimiento”
Introducción
Entre los siglos XV y XVI. Consistió en la reelaboración de los ideales grecolatinos,
anticipando el surgimiento de la filosofía moderna.
En la zona de Venecia y Padua se registró por esos años un proceso de acumulación
basado en los metales preciosos llegados de América.
También tuvieron lugar dos invenciones de importancia central para el desarrollo de
un pensamiento de carácter científico:
 el telescopio: le permitió a Galileo comprobar empíricamente la hipótesis
heliocéntrica de Copérnico.
 la imprenta: posibilitó la reproducción de libros a gran escala.

El renacimiento como ruptura del orden tradicional presentó las siguientes


características:
 la secularización
 el antropocentrismo.
 la importancia de la práctica (praxis) como método de construcción de
conocimiento.

Galileo
Aportes
 demostración de la hipótesis heliocéntrica de Copérnico.
 fundación de la física moderna (ruptura con la Física aristotélica).

Galileo también contribuyó al surgimiento de la ciencia moderna a partir de la


construcción de un método de observación (lo que será luego el método hipotético-
deductivo):
1. la observación de los hechos.
2. la ideación de una hipótesis o modelo teórico.
3. la realización del modelo práctico o técnica.
4. la deducción.

Implicancias de la caída del geocentrismo

8
La correspondencia propia del mundo medieval entre macrocosmos y microcosmos
(herencia de la división agustiniana entre la Jerusalén celeste y la Jerusalén terrestre)
operaba como superestructura de un ordenamiento celestial replicado en una
organización social (orden tripartito de la sociedad: oratores, bellatores y laboratores)
sostenida en una jerarquización inmutable. En tal sentido, el corrimiento de la Tierra
como centro del universo generó una crisis en los fundamentos del orden político del
momento.

Tomasso Campanella
Anticipó la filosofía cartesiana al partir de la duda como centro de la reflexión
filosófica. A partir de la autoconciencia puede accederse a la certeza acerca del estatuto
del ser por medio de tres evidencias:
 que se existe.
 que se piensa.
 que se quiere.

Doctrina de la doble verdad


Tomasso sostuvo que no hay contradicción entre la verdad filosófica y la verdad
religiosa4.

Utopías
Inspirados en el programa de reforma social propuesto por Platón en La república,
las utopías fueron un género muy explotado durante el renacimiento.
Tuvieron una doble influencia: por un lado las crónicas de los viajeros a América (¿y
de Marco Polo?) y, por otro, del cristianismo primitivo y su ideal comunitario. La
primera influencia explica por qué estos relatos están ubicados en lugares lejanos o islas
(RECORDAR: ínsula de Sancho).
Fueron una forma de denunciar la injusticia reinante en las sociedades europeas.
Entre ellos destacan: Utopía (Tomás Moro), La Nueva Atlántida (Francis Bacon) y La
ciudad del Sol (Tomasso Campanella).

4
Vale recordar la argumentación propuesta por Descartes en las Meditaciones metafísicas
acerca de la existencia de Dios y su carácter “positivo” en tanto no induce a error, justificándose
en la matemática y en la geometría.

9
Cap. 5: “La filosofía moderna: el siglo XVII”
Introducción
Se toma como comienzo de la filosofía moderna la obra de René Descartes,
contemporáneo de Galileo y de Bacon, lo que habilita pensar al pensamiento
renacentista como precursor directo de la filosofía del siglo XVII.
La filosofía moderna tuvo sus centros de desarrollo en la zona de
 Inglaterra: que a partir de 1698 presentaba una monarquía de carácter
parlamentario.
 Francia: donde la revolución de 1789 sentó de forma violenta las bases de la
sociedad republicana.

En este período surgen también los estados nacionales y se observa una progresiva
racionalidad en tres esferas vinculadas:
1. ciencia.
2. capitalismo.
3. estado.

El problema del conocimiento


La búsqueda de un método gnoseológico común a todas las reflexiones filosóficas
fue la base sobre la que se construyeron las discusiones de ese momento.
A partir de la inducción como método propuesto por Francis Bacon, se produjo una
gran crítica a la escolástica como último bastión del pensamiento medieval. El
cuestionamiento a la escolástica pasó por:
1. el rechazo a su criterio de autoridad: principalmente al corpus aristotélico y a
los comentarios de los Padres de la Iglesia como fuentes incuestionables.
2. su apego al verbalismo: porque la retórica escolástica separaba a las cosas de
su existencia empírica.
3. su empleo del silogismo: propio del razonamiento aristotélico.

René Descartes
Discurso del método
Cuatro reglas:
1. evidencia: no admitir como verdadero nada que no pueda asegurarse con
evidencia que lo es.
10
2. análisis: dividir cada dificultad examinada en las partes que fuese posible.
3. síntesis: establecer un orden entre los pensamientos, de los más simples a los
más complejos.
4. enumeración: revisión integral de todo lo anterior.

Duda metódica
Surgida de las Meditaciones metafísicas, resultó uno de los pilares de la razón
moderna. La duda cartesiana sería metódica porque funciona como un instrumento de
construcción de certezas. Está duda posee también un sentido de universalidad (que le
daría validez a su método).
En su primer argumento contra los sentidos se evidencia la herencia platónica: los
sentidos (el conocimiento sensible) nos engañan induciéndonos al error. Esto se
comprueba en el hecho de la dificultad para discernir entre el sueño y la vigilia.
En sus argumentos críticos Descartes fundamenta su desconfianza en los sentidos en
la certeza de que Dios no nos predispone al error. Por otro lado, incurre en lo que se ha
caracterizado como “duda hiperbólica” al plantear como hipótesis la existencia de un
“genio maligno” (los sentidos) que favorecería el error aún en los razonamientos más
sencillos.

Primera verdad= cogito, ergo sum


La premisa cartesiana de “pienso, en consecuencia existo” se trata de una intuición
intelectual, no de un silogismo. Descartes encuentra en el ejercicio de la razón la
comprobación de su propia subjetividad (su existencia como sujeto pensante),
estableciendo a partir de ella un criterio de verdad.

Ideas cartesianas
Descartes considera a las ideas a los pensamientos que son el equivalente a las
imágenes de las cosas. Las divide en:
1. adventicias: externas. Son captadas a través de los sentidos (por ej.: calor,
dureza, etc.).
Las ideas adventicias son para Descartes la prueba de la existencia de la
sustancia extensa (la materia), caracterizada por su espacialidad (ocupa un
lugar en el espacio y puede desplazarse). Aquí se evidencia la herencia de
Galileo dentro del racionalismo cartesiano.

11
2. ficticias: surgen de la combinación entre las ideas anteriores y la imaginación
(por ej.: la idea de un centauro o de una sirena).
3. innatas: propias de la razón (por ej.: la idea de Dios, de los números y figuras
geométricas, etc.). Su misma existencia prueba que fueron colocadas por Dios
en nuestra mente.

Sustancias cartesianas
Descartes (demostración de la existencia de Dios) toma el argumento ontológico de
San Anselmo: si la idea de Dios que tenemos es la de un ser absolutamente perfecto, a
esa idea no puede faltarle la existencia, ya que en caso contrario no sería perfecta. Dios
sería entonces la sustancia pensante infinita.
Retomando, Descartes plantea tres sustancias:
1. sustancia pensante infinita: Dios. Es el creador de las otras dos sustancias.
2. sustancia pensante finita: el pensamiento.
3. sustancia extensa: la materia.

John Locke
Locke y el conocimiento
Para el fundador del empirismo clásico el conocimiento no surge de la razón
abstracta sino de la experiencia. En tal sentido nuestra mente es una tabula rasa que irá
llenándose de ideas por medio de la experiencia.
En su crítica al racionalismo opondrá un análisis del conocimiento de corte
psicologista en oposición a la tradición metafísica cartesiana.

El contractualismo
Para la filosofía de los siglos XVII y XVIII la relación entre el individuo y el estado
(y las características de este último) fue una de las problemáticas centrales a resolver.
Dentro de los pensadores que plantearon la existencia de un “contrato” originario
como fundamento de la sociedad civil destacan:
1. Thomas Hobbes.
2. John Locke.

Hobbes:

12
Teórico del absolutismo monárquico, su reflexión pasó también por el estatuto del
conocimiento. En tal sentido partió de sintetizar dos de las sustancias cartesianas
(pensante y extensa finita): la corporalidad. Para Hobbes la realidad es corpórea, por lo
que tanto la sociedad como el estado (el Leviatán) son cuerpos.
En su caracterización respecto de la naturaleza del estado, Hobbes se alejó de la
tradición aristotélica del hombre como animal político (zoon politikón: La política) para
la cual la sociedad tenía un origen natural. Para Hobbes, en cambio, la sociedad civil no
surgió de manera espontánea sino que es una formación racional sustentada en un
contrato entre individuos libres. Anteriormente a la concreción de este pacto social, las
sociedades se hallaban en un estado de naturaleza sintetizado en la célebre definición
hobbesiana de “el hombre es el lobo del hombre”.
El contrato social implicaba la cesión de derechos de cada individuo a un gobernante
de carácter absoluto que, paradójicamente, no quedaba sujeto a ese mismo pacto ni a
regulaciones de ningún tipo. Por eso para Hobbes la forma ideal de gobierno era la
monarquía absoluta, ya que al no ofrecer divisiones de ningún tipo evitaba el riesgo de
la anarquía.

John Locke
Partidario de la monarquía parlamentaria, tomó el concepto de estado de naturaleza
de forma opuesta a Hobbes: sería un estado perfecto de libertad e igualdad. La
conformación de la sociedad civil estaría fundamentada en la necesidad de salvaguardar
la propiedad privada, derecho tan fundamental como la misma vida.
Locke también sostuvo la necesidad de una división de poderes:
1. legislativo.
2. ejecutivo.
3. federativo.
Locke fue una de las principales influencias del liberalismo político, planteando tres
libertades fundamentales:
1. libertad de la persona.
2. libertad de propiedad.
3. libertad de conciencia.

Dentro de su planteo la amenaza más grave para la sociedad no era la anarquía sino
el despotismo [RECORDAR: Macbeth].

13
Cap. 6: “La filosofía de la Ilustración”
Introducción
La fe en la racionalidad quizás sea el aspecto que mejor sintetice al llamado “siglo
de las luces”. Con la razón entendida como forma de adquisición de conocimiento
intentó dejarse atrás la tradición metafísica que aún imperaba en todo el pensamiento.
La sociedad iluminista tuvo una serie de características: la laicización, el optimismo,
el cosmopolitismo, etc.
La enciclopedia de Diderot y D’Alembert publicada en 1750 fue uno de los
proyectos que mejor sintetizó el sentido de la Ilustración.

David Hume
El empirismo, del cual Hume fue uno de los máximos representantes, estableció un
quiebre respecto de la tradición cartesiana, al oponerse al innatismo en las ideas
postulado por Descartes valorizando la percepción sobre las cosas.
Para Hume existen dos clases de ideas:
1. simples: surgen de la memoria (aunque estén modificadas por la fantasía) a
partir de las impresiones recibidas.
2. complejas: tales como espacio-tiempo, causa-efecto y sustancia.

Hume también analizó las formas en que las ideas se conectan, postulando tres
principios:
1. por semejanza: determinada imagen me recuerda a cierta persona.
2. por contigüidad determinado nombre (por ej.: Don Quijote) recuerda a otro
que le está ligado (por ej.: Sancho).
3. por causa y efecto: la mención de determinado fenómeno (por ej.: un
terremoto) hace evocar otros que se le asocian (por ej: las víctimas).

Inmanuel Kant
El pensamiento kantiano en todas sus manifestaciones (gnoseológicas, éticas,
estéticas) constituye una síntesis de la modernidad.
Para Kant la crítica (de la razón práctica y de la razón pura) implica un juicio
respecto del estatuto del conocimiento y de las formas de acceder a él. La tradición
precedente distinguía entre juicios sintéticos (a posteriori, surgidos de la experiencia) y

14
juicios analíticos (a priori). Kant agregará el juicio sintético a priori que se
caracterizaron por su validez tanto universal como objetiva (por ej.: las leyes físicas).

Kant y el origen del idealismo


Kant funda la orientación filosófica conocida como idealismo, superando tanto al
racionalismo metafísico (cartesiano) como al realismo empirista (David Hume, que fue
pese a esa superación una influencia decisiva para Kant), al poner al sujeto cognoscente
como centro de la producción de conocimiento.

J. J. Rousseau
Contractualismo y estado de naturaleza
Rousseau, al igual que Locke, hizo una valoración positiva del estado de naturaleza,
en el que el hombre vivía en un estado de libertad plena. En tal sentido serían las
sociedades, con sus desigualdades inherentes, las que corromperían esta bondad
originaria. Este estado de naturaleza no tuvo existencia concreta sino que fue una
construcción argumentativa.
El ingreso en la sociedad civil se daría también a través de un pacto (el contrato
social) que consiste en la cesión de la libertad individual con la correspondiente
protección de las libertades civiles (entre ellas el derecho a la propiedad).

15
Cap. 9: “La filosofía del siglo XX”
Introducción contextual
Siguiendo la caracterización de Eric Hobsbawm del siglo XX como “siglo corto” (de
1914 a 1991), este siglo presenta un quiebre respecto de la razón moderna a partir de la
incorporación de elementos no racionales. Esto se observa tanto en el plano del
conocimiento (por ej.: la física cuántica o el mismo psicoanálisis que marcó el fin de la
conciencia cartesiana) como de las artes (el surgimiento de las vanguardias).

Friedrich Nietzsche
Cuestionamiento a los fundamentos de la cultura occidental
La crítica de Nietzsche comienza con el platonismo por su alejamiento del mundo
sensible que se corresponde con una declinación del sentido vital. Posteriormente la
religión judeocristiana (“platonismo para el pueblo”) continuó con esta tendencia a la
ascesis (en El origen de la tragedia hará una reivindicación de la pulsión dionisíaca
declinante a partir del socratismo) que se prolongará hasta la ciencia. Nietzsche también
cuestiona los aspectos morales del judeocristianismo y su moral de esclavos,
oponiéndole una moral de señores (Así habló Zaratustra).

Nietzsche y el nihilismo
Con nihilismo Nietzsche refiere al proceso de inversión de los valores que explica el
proceso de decadencia de occidente. Habría dos clases de nihilismo:
1. nihilismo negativo: originado tanto en la razón propia de los griegos (la
dialéctica) como en el énfasis en la culpa del cristianismo, que como ya
mencioné, marcaron un alejamiento de lo sensible.
2. nihilismo positivo: consistente en la posibilidad de imponer una serie de
valores basados en la fuerza, teniendo su máxima expresión en el
superhombre (Übermensch)

Los “filósofos de la sospecha”


Expresión de Paul Ricoeur para referir tanto a Nietzsche como a Freud y Marx. Estos
pusieron en crisis a la misma modernidad a partir de su cuestionamiento a la noción de
conciencia y, por ende, a la noción de sujeto cognoscente imperante a partir de
Descartes:
1. Nietzsche consideró al sujeto como una actividad.
16
2. Marx subsumió a la moral y a la religión dentro de la falsa conciencia.
3. Freud descubrió el inconsciente.

Para Foucault los tres sentaron nuevas técnicas interpretativas: la crítica a la


conciencia implicó una revolución hermenéutica [PENSAR: dimensión metafórica del
lenguaje en Sobre verdad y mentira en sentido extramoral (Nietzsche)].

La filosofía del lenguaje


Elementos de análisis
1. los hablantes.
2. el lenguaje.
3. el mundo (la capacidad referencial).

El positivismo lógico: el Círculo de Viena


Fundado en 1928, sus integrantes se definían a sí mismos como neopositivistas,
registrando una gran influencia de la primera etapa de Wittgenstein.
Tuvieron como características:
1. el rechazo de la metafísica (de la filosofía tradicional en general): por
considerar a sus enunciados como carentes de sentido.
2. una nueva consideración del lenguaje: el nuevo lenguaje debía responder al
rigor lógico del método científico. A su versión más extrema se la denominó
fisicalismo, ya que consistía en la extrapolación del lenguaje de la física a los
enunciados en general.
3. una nueva concepción ética: o mejor, el deslindamiento de la ética del método
filosófico defendido por los neopositivistas, ya que esta era propia del campo
de las ciencias sociales.

Wittgenstein
Su primera etapa de producción se resume en su Tractatus (Logico-Philosophicus)
redactado en forma de aforismos matemáticos. La tesis del libro es la capacidad
pictórica del lenguaje.
El segundo Wittgenstein (el de las Investigaciones filosóficas) deja de lado la
concepción pictórica del lenguaje para basarse en su uso. Esto implicó el pasaje de una
caracterización semántica del lenguaje a una concepción pragmática del mismo
17
(abriendo el camino a los actos de habla de Austin). La tesis central sostenida en esta
segunda etapa es la del los juegos del lenguaje.

Fenomenología
Husserl
La fenomenología consistió en un método que consistió en la descripción de la
esencia del fenómeno, dejando de lado la explicación, basándose en etapas descriptivas
llamadas reducciones. Entonces, a partir de la descripción se pretendía llegar a las
esencias mismas de las cosas utilizando la propia subjetividad de la conciencia.
Para Husserl la conciencia es siempre “conciencia de algo”, lo que implica una
intencionalidad, cuya referencia es siempre un objeto o nóema (siendo la noesis el acto
de conciencia dador de sentido).

Heidegger
Heidegger retomó la cuestión del ser, planteando que luego de los presocráticos la
misma filosofía griega confundió el plano ontológico (ser) con el plano óntico (entes).
Heiddeger critica a Platón por haber tomado al ser como equivalente de las ideas y
Aristóteles, de la sustancia.
En Ser y tiempo, obra central para el existencialismo, Heidegger define al hombre
como un ser en el tiempo, un ser para la finitud. En esta obra también propone el
concepto de Dasein, cuyas características son:
1. la existencia: el Dasein es un ser-en-el-mundo. La acción de existir solo
puede ser desempeñada por el hombre.
2. tener su concreción en el mundo.
3. la angustia: propia del existir como tarea.
Aquí es necesario ubicar la cuestión de la muerte como destino final del
Dasein. Está conciencia de su propia finitud es lo que le permitirá al ser tener
una existencia auténtica.

Sartre
Una caracterización del existencialismo
El existencialismo surgió de la influencia de Ser y tiempo de Heidegger,
debatiéndose en dos corrientes:
1. una cristiana.
18
2. otra atea.

Sartre se aleja de las concepciones del sujeto cognoscente planteando un hombre


concreto, que habita el mundo con su acción. Pero como la existencia humana no es
demostrable y carece de sentido Sartre la caracterizará como absurda, de ahí su ateísmo.
El rasgo más importante para la antropología existencialista es la libertad (el hombre
está “condenado a ser libre”), de ahí la angustia moral que conlleva la responsabilidad
de elegir para todos los hombres.
Al igual que Heidegger, Sartre consideró al sujeto como finito haciendo una
valoración positiva de esa finitud (para Heidegger permitía la existencia auténtica), ya
que no le impide al hombre ejercer su libertad.

19