Está en la página 1de 11

EL COLEGIO DE LA FRONTERA NORTE

TODOS SOMOS JUÁREZ


RECONSTRUYAMOS LA CIUDAD

Propuesta para

COORDINAR Y FOCALIZAR LAS INICIATIVAS


GUBERNAMENTALES Y SOCIALES

DIRECCIÓN REGIONAL EN CIUDAD JUÁREZ


Marzo, 2010
Síntesis

El presente documento propone como marco de referencia para la acción pública inmediata en Ciudad
Juárez:

* Una visión y objetivo principal que funcione como criterio y meta compartida para el diseño,
instrumentación y evaluación de las acciones públicas derivadas del programa Todos Somos
Juárez. Reconstruyamos la ciudad.

* Define a la población joven del municipio de Juárez como objeto prioritario de iniciativas
públicas alternativas, orientadas al desarrollo económico y social. Esta focalización no es de
carácter preventivo, sino que asume directamente el nudo central de la problemática de
violencia

* Delimita las áreas urbanas de atención prioritaria para la reconstrucción de la vida


comunitaria juarense.

La eficacia de las acciones públicas dirigidas hacia Ciudad Juárez, tanto aquellas gubernamentales como
sociales, podrá evaluarse considerando: a) si se están orientadas a detener la violencia como propósito
central, adecuando su instrumentación en función de éste; b) si se aplican prioritariamente entre la población
joven de las áreas urbanas críticas.

Puntos de partida

La desafiante coyuntura de criminalidad en Ciudad Juárez ha alcanzado su nivel más agudo en este 2010,
motivando una amplia reacción correctiva por parte de las autoridades federales, estatales y municipales.
Con la intervención directa de la Presidencia de la República, un amplio número de secretarías de Estado y
otras instituciones federales han iniciado o extendido sus programas en este municipio. Una iniciativa similar
fue instrumentada por el Gobierno del Estado de Chihuahua, incluyendo la presencia cotidiana en el
municipio de sus funcionarios de primer nivel; y por su parte, el gobierno municipal juarense también se ha
sumado a este esfuerzo.

Las anteriores iniciativas gubernamentales se adicionan a las múltiples acciones de diversos sectores
organizados de la sociedad civil, que desde las capacidades materiales a su alcance han demostrado un
nivel ejemplar de corresponsabilidad y ánimo constructivo para reorientar el panorama juarense hacia una
ruta de desarrollo.

El poderoso flujo de iniciativas gubernamentales y sociales desplegadas y ahora en movimiento requiere de


esfuerzos importantes en materia de coordinación y de focalización. Lo anterior, para que sus acciones
atiendan rubros estratégicos y además sean respuestas eficaces a las necesidades coyunturales y a los
retos del mediano y largo plazos. De lo contrario, el riesgo puede ser la dispersión de recursos y la dilución de
las muchas capacidades sociales y gubernamentales que están en movimiento.

Los propósitos de coordinación y cooperación requieren:


* Una visión objetivo compartida, como criterio orientador de cada una de las múltiples
iniciativas gubernamentales y sociales.

* Un marco de intervención social y espacial claramente delimitado, particularmente para las


acciones instrumentadas en el corto plazo.

2
1. Visión objetivo: Detener la violencia

Detener la violencia es la frase que resume un objetivo claramente compartido por el conjunto de la sociedad
juarense y por los tres órdenes de gobierno. La violencia, sus elevadísimos costos y graves consecuencias,
constituye el factor principal que ha dañado al conjunto de la vida social y a sus instituciones.

Por estas razones, detener la violencia es un parámetro central para orientar al diverso y numeroso flujo de
intervenciones sociales y gubernamentales en Ciudad Juárez. Cada política, programa y acción pública o
social, no obstante su distinta naturaleza, pudiera dirigir y evaluar su instrumentación en función de su
contribución a este objetivo estratégico.

Los homicidios dolosos son la expresión extrema de la violencia en Ciudad Juárez, con su consecuente
costo y sufrimiento humanos, de suyo con los argumentos suficientes para reorientar toda política pública en
el municipio. Su dimensión y crueldad son extremas, ubicando a esta ciudad entre las más violentas del
mundo. Para algunos organismos civiles, las cifras oficiales adjuntas muestran un subregistro no obstante su
elevada magnitud.

Cifras de homicidios:

2008: 1504
2009: 2290
2010: 142 (febrero)

Las consecuencias paralelas de los homicidios dolosos para el desarrollo social y económico de Ciudad
Juárez son también graves, provocando una inercia de parálisis social, institucional y económica. Entre otras
relevantes:

* Deterioro de las instituciones del Estado y del marco legal, reflejada en su ineficacia y frecuente
corrupción de servidores públicos.

* Alteración de la vida cotidiana, con inseguridad en los espacios públicos y virtual cancelación de
las prácticas habituales de convivencia social, conduciendo a un deterioro de la calidad de vida.

* Recursos públicos concentrados en aparatos de seguridad (policial o militar), reduciendo el


margen para los recursos destinados al desarrollo.

* Elevado costo económico derivado de la violencia, como el cierre de empresas (cerca de 10mil
establecimientos, en los últimos tres años, según Coparmex) o la pérdida de nuevas inversiones.
Esta situación se agrava por el vigente contexto de recesión económica, que ha provocado un
descenso de los recursos familiares, especialmente de la población de menores ingresos. La
derrama mensual de la industria maquiladora -principal proveedora de empleo- ha descendido
de 1,911 millones de pesos (agosto de 2007) a 1,590 millones (noviembre de 2009), lo cual dibuja
el súbito y sustancial empobrecimiento local; medida en dólares, esta reducción es mucho mayor.
Los empleos formales perdidos entre diciembre de 2007 y diciembre de 2008 fueron cerca de
50 mil; y entre 2008 y 2009 fueron 20 mil adicionales (registros IMSS).

* Dinámicas de exilio de residentes juarenses a otros lugares, particularmente hacia El Paso, con un
estimado de 30 mil personas en los últimos años.

3
* Deterioro de la imagen pública de Juárez, del estado de Chihuahua y de México, internamente y en
el ámbito mundial.

* Agenda bilateral entre México y Estados Unidos crecientemente centrada en seguridad, reduciendo
oportunidades para el crecimiento compartido de las economías nacionales y regiones fronterizas.

1. Eje articulador para la acción pública inmediata

a. Violencia y población joven

La violencia tiene una fuerte personificación entre los jóvenes de Ciudad Juárez, tanto en posición de
víctimas como victimarios. Por estas condiciones, la población joven es el punto nodal para el conjunto de la
acción pública, gubernamental y social. La inmediata atención de estos grupos de edad no es solamente una
estrategia preventiva, sino directamente restauradora en el corto y mediano plazos, asociada al propósito de
detener la violencia.

Cabe subrayar que una cuarta parte de las víctimas tenía una edad menor a 24 años y que el 40 por ciento se
encontraba en plena etapa productiva y de desarrollo personal (entre 25 y 35 años). Se añade a lo anterior
que en este periodo la edad promedio de los presuntos homicidas osciló entre 20 y 29 años. Sin dejar de
referir que entre 2008 y 2009, 326 mujeres fueron víctimas de estos hechos.

b. Los espacios de la violencia y la población joven

La distribución espacial de la delincuencia y de los jóvenes asociados a ésta muestra localizaciones que
configuran un nodo preciso para la acción pública, gubernamental y social.

Alrededor de 120 mil jóvenes en Ciudad Juárez entre los 13 y 24 años -el 45 por ciento del total de este rango
de edades-, actualmente no tienen acceso al aparato escolar, ni eventualmente al mercado laboral. Lo
primero determinado por fuertes rezagos de cobertura del sistema escolar público entre la secundaria y la
universidad; lo segundo, especialmente debido a la actual coyuntura económica. Estos jóvenes se
concentran en los sectores sociales de menores ingresos y residen en áreas de la ciudad con amplios
rezagos urbanos y de vivienda.

Estudios realizados por El Colegio de la Frontera Norte demuestran que:

* Existe una clara distribución espacial de los jóvenes más relacionados con delitos, en el mapa
urbano de Ciudad Juárez, considerando sus lugares de residencia. Debieran ser estas zonas y estos
grupos de edad los objetivos prioritarios para una acción pública inmediata y restauradora del tejido
y entorno social del municipio. Con esta orientación, pueden diseñarse e instrumentarse iniciativas
públicas con elementos adecuados al preciso entorno de estas zonas (colonias) y a las
características de su población joven (ver Mapa 1 anexo)

4
* Las colonias de la ciudad en donde tienden a concentrar su residencia los jóvenes con mayor
vinculación con alguna actividad delictiva, coinciden con las áreas de mayor marginación urbana,
considerando los indicadores de vivienda e infraestructura de servicios públicos (ver Mapa 2 anexo).

* Al mismo tiempo, estas mismas colonias en donde tienden a concentrar su residencia los jóvenes
con mayor vinculación con alguna actividad delictiva, coinciden con la carencia de escuelas e
instituciones de educación media superior en su entorno cercano (ver Mapa 3 anexo).

* Estas mismas colonias donde tienden a concentrar su residencia los jóvenes con mayor vinculación
con alguna actividad delictiva, coinciden con la carencia de áreas verdes y recreativas en su entorno
cercano (ver Mapa 4 anexo).

Si bien el análisis aquí presentado no argumenta ninguna relación mecánica entre los índices delictivos de
los jóvenes y la infraestructura social y urbana, no debe descartarse que estos servicios e infraestructura
configuren el horizonte de vida cotidiana de esta población y de sus perspectivas de futuro. Sin evolución de
estas variables condicionantes, la movilidad social y la posibilidad de cualquier mejoramiento no derivarán
del estímulo del entorno de vivienda ni del espacio de vida cotidiano.

El estancamiento continuo de estas variables no es la mejor señal para jóvenes con mayores expectativas,
construidas por la historia de expansión económica del municipio y por un aparato escolar que le atiende
hasta el nivel básico y medio, pero que en los niveles siguientes se cierra drásticamente.

El escenario descrito requiere analizarse, además, desde la perspectiva de la progresiva segmentación


social y urbana en curso, que tiende a delimitar y distanciar polos de desarrollo y de atraso en Ciudad Juárez.
En términos generales, el poniente y el sur-oriente de la ciudad son las zonas con mayores atrasos en todos
los indicadores sociales; y sin ser coincidencia, en estas áreas la correlación entre jóvenes y prácticas
delictivas es la más alta.

En última instancia, variables como precariedad en la vivienda o no acceso a servicios urbanos y públicos, en
cuanto dinámicas continuas temporal y espacialmente en las ciudades, retratan procesos más generales de
abandono y de exclusión sociales. La evolución de Ciudad Juárez en los últimos años se inscribe en esta
dinámica de deterioro.

5
6
7
8
9
Contribuciones:

Dr. Alejandro Brugués Rodríguez


Mtro. Luis Ernesto Cervera Gómez
Dra. Ana Córdova y Vázquez
Dr. Gustavo Córdova Bojórquez
Dr. Salvador Cruz Sierra
Dr. César Mario Fuentes Flores
Dr. Roberto Hurtado Jiménez
Dra. Martha Cecilia Miker Palafox
Dra. Julia Estela Monárrez Fragoso
Dr. Sergio Peña Medina
Mtro. Juan Luis Rivera Barrios
Dra. María de Lourdes Romo Aguilar
Mtro. Rodolfo Rubio Salas
Dra. María Socorro Tabuenca Córdoba
Dr. Tonatiuh Guillén López

presidencia@colef.mx

10
www.colef.mx

Intereses relacionados