Está en la página 1de 1

PLAN DE SALVACIÓN

¿Cómo podemos estar seguros de pasar la eternidad en el


cielo con Dios? Esto es lo que la Biblia dice:

“A la verdad, no me avergüenzo del evangelio,


pues es poder de Dios para la salvación de
todos los que creen” (Romanos 1:16a). Dios es
el poder, la fuente y la recompensa en la
salvación. Debido a que somos incapaces en
nuestro pecado, Dios viene y nos rescata.

“Pues todos han


pecado y están privados de la gloria de
Dios” (Romanos 3:23). El pecado significa
fallar al blanco y quedarnos cortos de la
perfección. Debido a nuestra imperfección,
no podemos presentarnos delante de un
Dios santo.

Porque la paga del pecado es muerte,


mientras que la dádiva de Dios es vida
eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor
(Romanos 6:23). El pecado nos separa de
Dios y nos sentencia a la muerte.

Pero Dios demuestra su amor por nosotros


en esto: en que cuando todavía éramos
pecadores, Cristo murió por nosotros
(Romanos 5:8). A pesar de que merecemos
la muerte eterna, Dios ha abierto un
camino para que seamos rescatados por
medio del sacrificio de Su Hijo, Jesús.

Que, si confiesas con tu boca que


Jesús es el Señor y crees en tu corazón
que Dios lo levantó de entre los
muertos, serás salvo (Romanos 10:9).
Confesar a Jesús como Señor quiere
decir que estamos de acuerdo con Dios
respecto a nuestro pecado y nuestra
necesidad de salvación. Debemos
arrepentirnos y confiar solamente en la
obra de Jesús para salvarnos.

EBV 2019 Adultos Poster Plan de Salvación (Sesiones 2, 3, y 5)