Divorcio y Matrimonio Nuevo

Dice la Bendita Palabra de YHWH, en MattitYáh (Mateo) capítulo 19 verso 6: «Entonces
vinieron a Él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer
por cualquier causa? Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al
principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá
a su mujer, y los dos serán Basár ejád (Una sola carne)? Así que no son ya más dos, sino basár
ejád; por tanto, lo que YHWH juntó, no lo separe el hombre (Yahshúa está hablando de su
Toráh, no está hablando algo diferente o de más). Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moshéh
(Moisés) dar carta de divorcio, y repudiarla? Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón
Moshéh os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y Yo os digo que
cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera;
y el que se casa con la repudiada, adultera».
La Escritura es clara, nosotros entendemos desde la perspectiva hebrea que es más clara que
todas las tradiciones romanas que tradujeron la Biblia. Está escrito en la Toráh, en Bereshít
(Génesis) capítulo 2 verso 24: «Al-ken yaazav-ísh et-avín veét-imó vedavák beishtó vehayú
lebasár ejád (Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y
serán una sola carne)». Las palabras de este pasúk (verso) no pueden considerarse como una
declaración profética de Adám (Adán); sino más bien como las palabras de YHWH mismo,
son partes de la declaración hecha por YHWH acerca de lo que se conoce hoy en día como “la
ceremonia matrimonial”. Estas palabras expresan la más profunda unidad física y espiritual
del hombre y la mujer, y presentan la monogamia delante del mundo como la forma de
matrimonio establecida por YHWH. Estas palabras no recomiendan el abandono de los
deberes filiales y del respeto hacia el padre y la madre; sino que se refieren principalmente a
que la esposa ha de ser la primera en el afecto del esposo, y que su primer deber es para con
ella (del hombre hacia su esposa); su amor por ella ha de exceder, aunque ciertamente no debe
desalojar el amor debido hacia sus padres. Dice la Escritura: «vedavák beishtó (y se unirá a su
esposa) vehayú lebasár ejád (y serán una sola carne), aquí hay una unión con la esposa. La
unión de esposo y esposa se expresa en palabras inconfundibles; existiendo como es en
realidad unión de cuerpos, comunidad de intereses, reciprocidad de afectos, y es significativo
que el Mashiaj Yahshúa use este mismo pasúk cuando Él condena el divorcio. ¡YHWH
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

Elohim jamás ha aprobado el divorcio, el divorcio no es bíblico! La biblia en ningún lado, no
existe ningún pasúk que acepte o avale el divorcio. El divorcio es una práctica pagana
(incluso desde la época de babilonia); los goyím (gentiles), los incircuncisos paganos toman
esa práctica de divorciarse, y eso va en contra del plan YHWH.
¿Qué es el matrimonio? Es un pacto. ¿Se puede violar un pacto? No, no se puede violar. Por
eso Yahshúa dice en MatitYáh capítulo 19 verso 5: «Los dos serán basár ejád», y verso 6:
«Dice claramente: lo que YHWH junta y une, el hombre no puede separarlo»; así que, aquí el
divorcio es totalmente condenado, y de ninguna manera se permite. Mucho Efrayim (Efraín)
está volviendo a casa, y regresa con todos sus tiliches de catolicismo, de prácticas romanas, de
mentalidad occidental; pero lo cierto, amados, es que YHWH está permitiendo restaurar el
principio y el diseño que Él estableció. Si el matrimonio es un pacto, no se puede violar.
Cuando la ceremonia es oficiada por la debida autoridad; y el hombre y la mujer aceptan los
votos conyugales, ellos vienen a ser marido y mujer, y ya no son dos; sino uno, y piensan
como uno (debemos entender lo que significa el matrimonio de acuerdo a YHWH). Algunas
veces escuchamos a la gente comentar; concerniente a una pareja cuyo matrimonio fracaso, si
fue YHWH quien en realidad los unió, porque dicen: “este matrimonio realidad fracaso,
seguramente YHWH no los unió”; y no es así. Cuando una pareja es unida en matrimonio
legalmente, YHWH reconoce tal acto, y aquí no está la Toráh de por medio; así que si usted
lector o no creyente quiere saber de este tema, quiero decirle que YHWH, el Creador de cielos
y tierra, toma en cuenta ese matrimonio que usted está consumando. Aun cuando este
matrimonio fracase; ¡Jas veShalóm! (YHWH no lo permita), ellos son y continuaran siendo
basár ejád mientras vivan, y nadie puede separarlos; lo único que separa a un matrimonio es la
muerte (hablando del concepto de Toráh), deje a un lado el concepto pagano-romano y
comience a tomar este concepto (si es que usted guarda las Mitzvót (Mandamientos)).
¿Qué significa la expresión “hasta que la muerte los separe”? Bueno, Shalíaj Shaúl (mal
traducido como “el apóstol Pablo”) escribió a los que habitaban en Roma; romanos capítulo 7
versos 2-3: «Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si
el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en vida del marido se uniere
a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal
manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera». Entonces, entendemos que “hasta
que la muerte los separe” se refiere a que YHWH permite que la persona quede libre de ese
pacto (cuando dice “la ley”, entendamos que se refiere al pacto del matrimonio que YHWH
hace); el pacto, la Toráh, el diseño eso es lo que significa “ley”. Estos pasukím (versos)
demuestran claramente que la mujer está ligada a su marido mientras éste viva, y que no está
libre para dejarlo y casarse con otro, a menos que él muera. Si el marido muere, entonces ya
queda libre; pero si no, no. Por supuesto que esto mismo aplica para el esposo; si su esposa
muere, él queda libre; si no muere, no. Muchos dicen: Me divorcie de ella; no, ella es tu
esposa. El divorcio no existe, el divorcio es algo pagano que no tiene nada que ver con la
Toráh, y no es aprobado por YHWH; ahora si usted quiere ser un violador de pactos, entonces
usted es un perfecto goy (gentil), y por eso sigue violando y piensa como un goy, como un
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

pagano. Entonces, la ley se aplica tanto para la mujer como para el hombre, lo único que
causa un rompimiento en la relación es la muerte; aunque haya platos voladores, etcétera;
usted ya sabe. Amados (sobre todo quiero dirigir esto a los jóvenes), la decisión del
matrimonio es muy seria; no es una tontería como la gente acostumbra a tomarlo, por eso
muchas personas se casan; pero no están enamoradas, no hay verdadero amor sino algo que se
confunde con amor, por eso se llevan mal. Amor no es entregarlo todo, el amor se comparte;
es una parte que se da, así como también se recibe. Si yo entrego todo el amor, ¿me quedo con
algo?; yo tengo que entregar mi parte, es 50 % y 50 % (ya lo hemos estudiado en los temas:
una sola carne, un matrimonio sólido, etcétera). Es un pacto; así como YHWH hace pacto con
Israel, YHWH cumple con su 50 % (Bendito sea su Nombre porque derramó su Preciosa
Sangre para darnos vida); ahora nos toca a nosotros cumplir nuestro 50 %. Shaúl le escribió a
la kehilá que estaba en Corinto, en Korintim Álef (1 Corintios) capítulo 7 versos 10-11, dice:
«Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino YHWH: Que la mujer no se
separe del marido (¿quién manda y ordena? ¡YHWH lo ordena, no el hombre!; y si separa,
quédese sin casar (¿cómo se tiene que quedar? ¡Sin casar!, o reconcíliese con su marido; y
que el marido no abandone a su mujer». Aquí podemos ver claramente que el divorcio no
existe; y si se separan físicamente (dejan de estar juntos), lo único que se les permite
(mientras vivan), es reconciliarse porque ese es el matrimonio que YHWH unió. Todos estos
pasukím demuestran claramente que cuando dice reconcíliese con su marido, la Escritura se
refiere a su único y original marido, no dice con uno de sus maridos. Todos estos pasukím
demuestran que cuando dos personas del sexo opuesto (heterosexuales) se casan, es para toda
la vida; por eso es pacto, por eso no se rompe, y por lo tanto ambos (hombre y mujer) deberán
esforzarse y tomar el asunto del matrimonio con mucha seriedad; y una vez casados, deberán
hacer todo lo posible para que su matrimonio sea lo que YHWH estableció que fuera.
Mientras los dos vivan, ambos seguirán siendo basár ejád y deben esforzarse por vivir en
amor, armonía, Shalóm báit (paz hogareña), etcétera. Shaúl menciona que si por alguna razón
no pueden permanecer unidos, no deben volver a casarse. La mujer no debe abandonar a su
marido; pero si lo hace, debe permanecer sola hasta que muera o reconciliarse con su único
marido (¡no hay otro!); ese es su marido, al cual ella eligió.
Hay muchas personas que dicen: “Es que yo cometí esto cuando aún no conocía la Palabra”, y
reconocen que tomaron malas decisiones; ahora lo que tienen que hacer, si ya se arrepintieron,
es atenerse a las consecuencias, y eso es lo que la gente no quiere. La gente se arrepiente de
su pecado, de sus adulterios, etcétera; pero no quiere el vagón de las consecuencias. Entonces,
¿cuál es el consejo?, el consejo más sabio es que el Ába Kadósh YHWH toma en cuenta la
decisión que hoy; en la Toráh, usted va a tomar. Si legalmente (ante la sociedad) estás
divorciado y estás pretendiendo casarte, de ninguna manera es permitido, lo único que se te
permite; sin casarte, es reconciliarte con tu único marido o con tu única mujer; y si no, te
tienes que quedar solo o sola (eso es lo que la Biblia dice), porque YHWH toma más en
cuenta las decisiones en la Toráh que cuando éramos goyím; aunque cuando éramos goyím si
tomamos decisiones incorrectas, Él las tomó en cuenta (ustedes se casan, y hasta que la
muerte los separe), y por eso también serán juzgados los paganos. El matrimonio es un pacto
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

a nivel universal, es el plan original de YHWH. Cuando Shaúl comparó el matrimonio con el
Mashiaj y la kehilá, él dijo en Efesios capítulo 5 verso 25: «Maridos, amad a vuestras
mujeres, así como Mashiaj amó a la kehilá, y se entregó a sí mismo por ella», versos 28-29:
«Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama
a su mujer, así mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la
sustenta y la cuida, como también Yahshúa haMashiaj a su kehilá (la alimenta, la cuida, le da
amor, le brinda seguridad)». ¿Qué es lo que hace Yahshúa con su kehilá? ¡Al-tirá Israel! (¡No
temas Israel!), Yo estoy contigo, dice Yahshúa; sus promesas son fieles y verdaderas, no
tengas temor Israel, tú eres Mi Preciosa; aunque vengan hombres a querer espantarte, Yo
estaré contigo y te cuidaré, dice Yahshúa. Porque llegara un día, donde el Jatán (Novio) va a
consumar ese matrimonio; Yahshúa haMashiaj va a aparecer, y entonces tomará a su Novia
(Comprometida), porque el noviazgo no existe en la Toráh. Ese es el ejemplo que da Shaúl en
el plano original de YHWH en el matrimonio. También instruyó a las mujeres para que se
sometieran sus maridos, como a YHWH; dice la Bendita Escritura en Efesios capítulo 5
versos 22 y 25: «Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como a YHWH; porque el
marido es la cabeza de la mujer, así como Mashiaj es la cabeza de la kehilá, la cual es su
cuerpo, y Él es su Salvador. Así que, como la kehilá está sujeta a Mashiaj, así también las
casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Mashiaj
amó a la kehilá, y se entregó a sí mismo por ella». Si estas instrucciones fueran obedecidas,
habría muy pocas separaciones; tal vez me atrevería a decir, ninguna. Pero la gente fracasa al
no obedecer la palabra de YHWH, y son culpables de sus propios fracasos; lo cual produce
conflictos, separaciones, divorcios en los hogares (todo eso va en contra de la Toráh), y me
dirijo al cuerpo de Mashiaj (grupo de creyentes en Yahshúa). El divorcio nunca jamás fue
aprobado por YHWH; ya que va en contra de Él, de su plan, de su diseño, de sus Mitzvót; el
divorcio es una práctica pagana. Parece que mucha gente toma la institución del matrimonio
muy levemente, muy a la ligera; olvidando que fue instituido por YHWH en Bereshít capítulo
2 verso 24 (El origen del matrimonio). Ya no son dos sino uno (eso es lo que YHWH ordena),
lo mismo le dice a su kehilá, ya no son dos sino uno en Mashiaj; ¿cuál fue la oración de
Mashiaj? «Que sean uno como Tú y Yo somos uno», keísh ejád velév ejád (como un solo
corazón, un solo varón), así estaba Israel.
Muchas veces la gente se casa con la determinación de que eventualmente se separan, se
divorcian de su cónyuge (si acaso no pueden comprenderse), consideran el divorciarse y
volverse a casar como si fuera el mudarse de una casa a otra; pero Yahshúa haMashiaj enseñó
que es jatáh (pecado) hacer esto, en contestación a una pregunta concerniente al acto de
Moshéh en permitir a la gente que se divorciara. Yahshúa claramente les dijo, en MatitYáh
capítulo 19 verso 8: «Por la dureza de vuestro corazón Moshéh os permitió repudiar a
vuestras mujeres; más al principio no fue así», «Yo he venido a restaurar todas las cosas, dice
YHWH-Yahshúa». Entonces si el pueblo era terco, rebelde, duro de cerviz, dice la Escritura,
por eso se les permitió, por su entorno pagano en el que vivían; y más tarde se crean las leyes
rabínicas, talmúdicas, donde se ordena que por cualquier cosita, se entregue carta de repudio.
¿No te gusto algo?, carta de repudio (al hombre, no a la mujer); ¿a qué le suena eso?, ¿será
machismo? La mandamos de vuelta a la casa de sus padres porque no me gustó como me
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

miró, me torció la boca, carta de repudio; ¡Eso es una tontería, es una burla al pacto de
YHWH, y eso pisotea la Toráh!; (talmud babilónico). En el principio, aún ni se mencionaba
que el hombre y su mujer pudieran separarse (ni siquiera existe eso en la Biblia); mucho
menos divorciarse y casarse otra vez, ¡eso no es bíblico, no está en la Biblia, no existe!;
¿quién lo invento? Los paganos, ¿quién lo introdujo? Los incircuncisos que no temen a
YHWH; pero el hombre ha hecho sus propias y muchas leyes de las cuales son contrarias a la
palabra de Ába Kadósh YHWH. Yahshúa habla del pecado adulterio y demostró la condición
en que la gente se encuentra cuando se divorcia y se casa de nuevo, son perfectos adúlteros;
por lo tanto son culpables del juicio eterno. Yahshúa dijo en Hillel (Lucas) capítulo 16 verso
18: «Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la
repudiada del marido, adultera». Marcos capítulo 10 verso 12: «Y si la mujer repudia a su
marido y se casa con otro, comete adulterio», la ley es pareja. En los días de Yohanán
haMavdíl (Juan el Inmersor), Herodes había repudiado a su mujer y tomado a Herodías (la
mujer de su hermano) como su esposa. Yohanán reprendió a Herodes por haber repudiado a su
mujer para casarse con otra; en MatitYáh capítulo 14 versos 3-4, dice: «Porque Herodes había
prendido a Yohanán, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías,
mujer de Felipe su hermano; porque Yohanán le decía: No te es lícito tenerla». Yohanán
defendía la Toráh, Yohanán hablaba conforme al mandamiento; por eso lo perseguían, y por
eso lo encarcelaron. Herodes había repudiado a su mujer y estaba viviendo en adulterio con la
mujer de otra persona, lo cual es contra de la Toráh de YHWH. El adulterio es una de las
obras de la carne; Shalíaj Shaúl dijo que los que hicieran las obras de la carne no pueden
heredar el Reino de YHWH, en Gálatas capítulo 5 versos 19-21: «Y manifiestas son las obras
de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia (en otras versiones dice:
asquerosidad), idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones,
herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las
cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no
heredarán el Reino de YHWH», ahora ¿quién es un adultero?, ¿no será que nos pasamos
tirando piedras a los demás, y resulta que el adulterio está metido en nuestra propia casa?
¡Analicemos, amados!
Miles de personas en el mundo actual no heredaran el Reino de YHWH, si continúan en sus
prácticas asquerosas de adulterio, viviendo con la mujer de otro, casándose con la mujer
ajena. Una de las dificultades asociadas con la comprensión clara de la permanencia del
matrimonio, se encuentra en la Besoráh (Evangelio) de MatitYáh capítulo 19 verso 9; son las
Palabras de Yahshúa: «Y Yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de
fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera». Estamos
en tiempo de restauración; por lo tanto tiene que haber restauración, tiene que haber perdón; y
si no hubiera perdón, tienen que permanecer solos, y no se deben casar con otra persona; eso
es lo que manda YHWH, no el hombre. MatitYáh capítulo 5 verso 32, dice: «Pero yo os digo
que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el
que se casa con la repudiada, comete adulterio». ¿Cuál es la definición bíblica de la
fornicación? La declaración: «a no ser por causa de fornicación», es a menudo usada como
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

una excusa barata o un permiso para volver a casarse; pero todo eso es avodáh zaráh
(idolatría), paganismo idolatra, es una perfecta excusa de los paganos y de muchos
“creyentitos” como un permiso o ticket para volver a casarse. El matrimonio se conforma de
dos, no de uno, por eso dice la Bendita Escritura: «Cuida muy bien a tu esposa, valora lo que
tienes; porque no sabes que es lo que pueda pasar. Cuida a tu esposo, valóralo (no la
idolatres), ámalo como manda YHWH, y entonces habrá Shalóm báit», «no se nieguen unos a
otros», dijo Shaúl; eso es basár ejád (una sola carne). Toda esta gente pagana y muchos
creyentes también que siguen arrastrando esa maldición del cristianismo, siendo que
interpretan el término “fornicación” como infidelidad de parte de uno de los cónyuges (es
decir, le adjudican la culpa a uno); sin embargo la Biblia no respalda esa interpretación para
nada. Las Sagradas Escrituras deben ser dividas, interpretadas y filtradas correctamente, en lo
que YHWH quiere, no conforme a lo que al hombre se le antoja; cuando así lo hacemos,
entonces encontramos que todos los pasukím anteriores no se contradicen entre sí. ¿Qué
vamos a hacer, el plan de YHWH o el plan terco de la gente con mentalidad pagana egipcia?
La palabra fornicación es usada un número elevado de veces en la Biblia; Yehudah (Judas)
verso 7, la usa para describir la actividad vergonzosa que todos los habitantes de Sedóm
vaAmoráh (Sodoma y Gomorra) quienes fueron destruidos por sus pecados de sodomía; Shaúl
también la uso en Korintiyím Álef capítulo 10 verso 8, que dice: «Ni forniquemos, como
algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil». Esta es una referencia obvia
al relato que hace Bemidbár (Números) capítulo 25, a eso se refiere Shaúl, en relación el
evento en que los hombres de Israel cometieron fornicación con las mujeres Moabitas.
Korintim Álef capítulo 10 versos 1 y 9: «Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que
nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar. Ni tentemos a YHWH,
como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes». Aquí la
amonestación de Shaúl contra la avodáh zaráh se refiere y nos conecta con Bemidbár capítulo
25; por eso Shaúl amonesta, y dice en Korintim Álef capítulo 6 verso 18: «Huid de la
fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que
fornica, contra su propio cuerpo peca». Por consiguiente, podemos definir fornicación;
además de ser un pecado sexual, que Shaúl declara con precisión que ningún fornicador
heredará el Reino de YHWH, eso está escrito en Korintiyím Álef capítulo 6 verso 9: «¿No
sabéis que los injustos (los impíos que no temen a YHWH y no guardan su Palabra o que
dicen amar a Elohim (Di-s), y hacen lo que les place) no heredarán el Reino de YHWH? No
erréis; que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados y los que se
echan con varones (homosexuales), podrán heredar el Reino de YHWH».
En Devarím (Deuteronomio) capítulo 22 verso 13-21 dice: «Cuando alguno tomare mujer, y
después de haberse llegado a ella la aborreciere, y le atribuyere faltas que den que hablar, y
dijere: A esta mujer tomé, y me llegué a ella, y no la hallé virgen; entonces el padre de la
joven y su madre tomarán y sacarán las señales de la virginidad de la doncella a los ancianos
de la ciudad, en la puerta; y dirá el padre de la joven a los ancianos: Yo di mi hija a este
hombre por mujer, y él la aborrece; y he aquí, él le atribuye faltas que dan que hablar,
diciendo: No he hallado virgen a tu hija; pero ved aquí las señales de la virginidad de mi hija.
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

Y extenderán la vestidura delante de los ancianos de la ciudad. Entonces los ancianos de la
ciudad tomarán al hombre y lo castigarán; y le multarán en cien piezas de plata, las cuales
darán al padre de la joven, por cuanto esparció mala fama sobre una virgen de Israel; y la
tendrá por mujer, y no podrá despedirla en todos sus días (hasta que se muera, será su mujer).
Mas si resultare ser verdad que no se halló virginidad en la joven, entonces la sacarán a la
puerta de la casa de su padre, y la apedrearán los hombres de su ciudad, y morirá, por cuanto
hizo vileza en Israel fornicando en casa de su padre; así quitarás el mal de en medio de ti».
Quiero que usted lea y analice lo que el Eterno YHWH está avalando y apoyando en su Toráh.
El pensamiento y el ideal de YHWH son muy diferentes a los del hombre; dice YeshaYah
(Isaías) capítulo 55 verso 8: «Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni
vuestros caminos mis caminos, dijo YHWH»; por lo tanto ese jueguito de querer cambiar el
pensamiento de YHWH, como si Él pensare a la manera de un hombre mortal, común y
corriente, y atribuirle un ideal y un pensamiento humano al Creador de los cielos y la tierra;
¡Es una tontería hacer eso!
Devarím capítulo 24 versos 1-4, dice: «Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si
no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y
se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. Y salida de su casa, podrá ir y casarse
con otro hombre. Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la
entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la
tomó por mujer, no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su
mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de YHWH, y no has de
pervertir la tierra que YHWH tu Elohim te da por heredad», mitzváh (mandamiento) para
Kelál Yisraél (Comunidad de Israel). Los preceptos en Devarím capítulo 24 versos 1-4, no
instituyeron el divorcio (aquí no está el divorcio, no existe); sino que fue tolerado debido a las
imperfecciones de la naturaleza humana, y los bajos conceptos morales que tenía en aquel
tiempo el pueblo de YHWH. Para conocer la opinión del Eterno YHWH respecto del
matrimonio, es preciso no detenerse en Devarím capítulo 24 versos 1-4; sino como lo hiciera
Yahshúa, hay que remontarse a Bereshít capítulo 1 verso 27, que dice: «Y creó YHWH al
hombre a su imagen, a imagen de YHWH lo creó; varón y hembra los creó»; eso es lo que
debemos entender, esa es la base. Bereshít capítulo 2 verso 24: «Por tanto, dejará el hombre a
su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne», eso es lo que YHWH
ordena, incluso MatitYáh capítulo 5 versos 27-32 y capítulo 19 versos 3-9, reafirman el
diseño de YHWH.
El consejo escrito por Moshéh para la gente de sus días debe interpretarse a la luz de las
costumbres de su época, y no de la nuestra, y siempre teniendo en cuenta el ideal de Ába
Kadósh YHWH. Una vez más Yahshúa elevo la vista de los hombres hacia ese ideal divino
ordenado desde gán Edén (jardín del Edén), y ese primer matrimonio nos proporciona el
modelo dado por YHWH a su pueblo para hoy; ese es el diseño de YHWH, el cual quiere para
el matrimonio. La restauración del matrimonio es que vuelva a su estado original (la unión),
no la deformación del matrimonio. Cuando una persona deja de vivir con su cónyuge y se
casa con otra persona, lo que está haciendo es un adulterio asqueroso del diablo; logrando así
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

ensuciar más sus vestiduras con Ábba Kadósh YHWH. Por lo tanto en lugar de restaurar, está
deformando y distorsionando el plan de YHWH, ¡Ay de aquel! Según las leyes terrenales las
causas permitidas para un divorcio son: el abandono injustificado del hogar, el adulterio,
violencia intrafamiliar (lesiones, violencias, injurias, violencia psicológica, violencia física,
etcétera), adicciones que afecten al núcleo familiar o a alguno de sus integrantes (drogas,
juegos, etcétera), la bigamia, conductas que ponen en peligro la integridad física o psicológica
de cualquiera de los integrantes de la familia (la familia fue instituida por YHWH, y hay que
defenderla), infecciones de transmisión sexual incurables, falta de incumplimiento intencional
a las obligaciones alimentarias; 1 Timoteo capítulo 5 verso 8: «Porque si alguno no provee
para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un
incrédulo», delito cometido en contra de uno de los cónyuges o uno de los hijos. Una vez que
aceptemos el hecho de que la Biblia no se contradice a sí misma, la conclusión es que la
fornicación mencionada en MatitYáh capítulo 5 verso 32 y capítulo 19 verso 9, la cual
Yahshúa confiere como permiso para disolver un matrimonio; pero no para rehacer un
matrimonio nuevo, es que si la vida de uno de los cónyuges está en peligro, se le permite
separarse; pero no se puede casar con otra persona, a menos que uno de los dos muera y se
quede viudo; entonces se puede casar. Lo único que separa y corta esa ley, ese pacto, es la
muerte; hasta que la muerte los separe. Si ambos permanecen vivos, aunque vivan en dos
lugares diferentes del planeta, siguen siendo basár ejád (una sola carne). Si por un
consentimiento no están viviendo juntos, debido a que uno de los dos o los hijos, están
corriendo peligro; primero está la vida o ¿usted se iría a vivir con alguien que le da
martillazos en la cabeza? A veces, como no quieren quedarse solos, se aguantan el castigo, el
fracaso, el dolor, muchas cosas; pero no hay ningún permiso para volver a casarse, de ninguna
manera. Hay muchos casos en los cuales no hubo casamiento legal, no hubo un pacto (unión
libre); sino relaciones ilegales, y eso es tomado de otra manera; pero es pecado. Ahora, ¿qué
es lo que debe hacer? Se debe casar urgentemente, ¿por qué? Porque está profanando el
Nombre del Altísimo, si es que usted teme a YHWH. Cuando en el tiempo pasado hubieron
relaciones ilegales, el hombre/la mujer en esta unión estaría literalmente casado/casada con la
mujer/el hombre de otro/otra; que aunque ante la ley de la tierra se haya divorciado, ante la
ley de Ába Kadósh YHWH todavía está casado/casada. En este caso sería justificable que tal
hombre/mujer rompa con estas leyes pecaminosas a través del divorcio, y se case con una
mujer/un hombre soltera/soltero o viuda/viudo, no con una divorciada/un divorciado. El
casamiento con un divorciado/una divorciada si usted es soltera/soltero, es un pecado que se
llama adulterio; por lo tanto no heredará el Reino de YHWH, eso es lo que dice la Bendita
Escritura. Cuando un hombre/una mujer soltero/soltera se casa con una mujer/un hombre
divorciada/divorciado cuyo marido/mujer vive, o cuando una mujer/un hombre soltera/soltero
se casa con un hombre/una mujer divorciado/divorciada cuya esposa/esposo vive todavía,
están incurriendo en el pecado de fornicación; el divorcio sería legal en esta condición, a fin
de terminar con tal unión pecaminosa; luego del divorcio, la persona que nunca había tenido
un compañero legal quedaría libre para casarse de nuevo; por supuesto que debe hacerlo con
una soltera/un soltero, una viuda/un viudo, no con una divorciada/un divorciado. Este es el
único “divorcio” que se permite; el Ába Kadósh YHWH nunca ha conferido autoridad al
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

hombre para otorgar divorcios a parejas casadas legal y bíblicamente. Éstas personas son las
mismas que critican a los pastores cristianos, los cuales alegan que no es el Shabát sino el
domingo, que no es la Toráh (ley) sino la gracia; pero estos mismos idólatras promueven el
divorcio con la autoridad que nadie les dio, es decir que están peor que los romanos porque se
toman de una autoridad que nadie les otorgó; por lo tanto se están metiendo en un territorio
que jamás les correspondió, y te dicen: divórciate; ¡Eso es ridículo! Por eso se cumple la
Palabra, en MatitYáh capítulo 15 verso 14: «Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el
ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo».
Shaúl escribió en Korintim Álef capítulo 7 verso 2: «Pero a causa de las fornicaciones, cada
uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido»; el varón debe tener su única
mujer y esposa, y la mujer su único varón y esposo; para toda la vida. Si esto se lleva a cabo,
entonces no hay razón para que el pecado de fornicación ocurra, ¿cuándo ocurre el pecado de
fornicación? Cuando cualquiera de ambos abre puertas, y ambos son culpables de que entre
ese pecado asqueroso, destruya ese matrimonio y pisotee la Toráh YHWH. A menudo se
escucha acerca de un hombre/una mujer que ha repudiado a su mujer/su marido, es decir, que
se divorcia porque le fue infiel con otro/otra; él/ella cree (en su ignorancia) que ya quedó libre
y puede volver a casarse, porque ella/él cometió el adulterio; sin embargo, Yahshúa dijo al
respecto, en MatitYáh capítulo 19 verso 6: «Así que no son ya más dos, sino una sola carne;
por tanto, lo que YHWH juntó, no lo separe el hombre». Shaúl declaró en Korintim Álef
capítulo 6 verso 16: «¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella?
Porque dice: Los dos serán una sola carne». La infidelidad de parte de uno de los compañeros
presenta el reto más serio para un matrimonio; no obstante a fin de agradar a YHWH y
cumplir con su Bendita Toráh, debemos recordar que un matrimonio legal puede ser anulado
únicamente por la muerte. Cuando se toma toda la Biblia correctamente dividida e
interpretada, una congregación permanece firme en su respaldo de las palabras de Yahshúa; el
ideal absoluto es un hombre (esposo) para una mujer (esposa) unidos en un kadósh
matrimonio; a fin de ser una sola carne, y permanecer en ese estado hasta que la muerte los
separe, sin importar la acción que tome alguna corte terrenal. Ese es el criterio bíblico, mis
amados, concerniente a esta enseñanza contra el divorcio y el matrimonio nuevo.
En 1 Timoteo capítulo 3 versos 2 y 12, dice: «Pero es necesario que el mesharét (servidor) sea
irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para
enseñar. Los servidores sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus
casas». Esto está conectado con el estudio sobre «El orden de la kehilá», el verdadero servidor
de YHWH el Altísimo tiene que ser marido de una sola mujer; por lo tanto el divorciado ya no
puede ser más permitido en la kehilá. Quizá usted diga: “esas son decisiones del pasado”, sí;
pero en la decisión de tomar la Toráh hoy en día en sus manos, es más importante el pecado
que está cometiendo. Un roéh, dice la Escritura, un mesharét debe tener a su esposa y a sus
hijos bien, y cuidar su casa, no puede ser soltero, ya que es una falta de respeto a la kehilá, y
uno divorciado también lo es, porque la restauración empieza por casa.
¡Que El Eterno le bendiga y le guarde, en el Nombre Bendito de Yahshúa haMashiaj, Amén!
¡Shalom uBraja!
Kehila Kol Shadai

kolshadai.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful