Está en la página 1de 33

FACULTAD : DERECHO

CICLO : VIII -A

CURSO : DERECHO PROCESAL DE TRABAJO

TEMA : EL PROCESO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

DOCENTE : FABRICIO MEDRANO GARCÍA


ALUMNO : ALBERTO TINEO YACSAVILCA.

2020
DEDICADO A:

A DIOS TODO PODEROSO, POR LA


FORTALEZA ESPIRITUAL QUE ME BRINDA
PARA SEGUIR ADELANTE ANTE LAS
ADVERSIDADES DE LA VIDA.

2
PRESENTACIÓN

El presente trabajo es el resultado de la investigación y el análisis de las


diferentes doctrinas y opiniones que realizaron diversos juristas y doctrinarios
relacionado al Proceso Contencioso Administrativo y como se aplica en nuestro país,
para resolver las diferentes controversias a nivel Administrativo según la Ley 27584,
la Ley del Silencio Administrativo N° 29069 y la Ley del Procedimiento Administrativo
General N° 27444 dentro del marco Constitucional.

Con un breve repaso por la historia internacional y su nacimiento en Francia


tras la Revolución en 1879 del Derecho Administrativo, y así mismo, su evolución en
nuestro país siendo una disciplina relacionada con el Derecho Constitucional.

El Derecho Comparado, como materia de análisis no puede estar ajeno a esta


investigación, ya que del estudio y análisis de los mismos podemos acercarnos más
a la uniformidad del Derecho y a la aplicación de la Ley en aras de la correcta
administración de justicia.

Asimismo, la Jurisprudencia juega un papel muy importante cuando se busca


administrar justicia equitativa y justa, por ello hacemos mención de algunas
jurisprudencias de distinta controversia referidas al Proceso Contencioso
Administrativo, y además doctrinas que ayudan al sustento de la aplicación de la Ley
en sus diversas interpretaciones.

Finalmente, presentamos este trabajo para su aprobación y comentario


pertinente.

3
INDICE

I. INTRODUCCIÓN

II. ANTECEDENTES

2.1. NACIONALES

2.2. INTERNACIONALES

III. CONCEPTO

3.1. FINALIDAD

3.2. APLICACIÓN

3.3. MARCO LEGAL

IV. FUNDAMENTOS

a). El estado constitucional y el principio de constitucionalidad

b). Los derechos constitucionales y el reconocimiento de las demás

situaciones jurídicas de los particulares.

c). El derecho a la tutela jurisdiccional efectiva.

d). La necesidad de control del poder del Estado

V. PRINCIPIOS DEL PROCEDIMIENTO CONTECIOSO ADMINISTRATIVO

a). Principio de integración

b). Principio de igualdad procesal

c). Principio de favorecimiento del proceso

d). Principio de suplencia de oficio

5.1. Otros Principios aplicables

4
VI. OBJETO DEL PROCESO

VII. SUJETOS DEL PROCESO

a. Competencia territorial
b. Competencia funcional

VIII. VIA PROCEDIMENTAL

8.1. Proceso Urgente

8.2. Procedimiento Especial

IX. AGOTAMIENTO DE LA VIA ADMINISTRATIVA

A. EL SILENCIO ADMINISTRATIVO
B. TIPOS DE SILENCIO ADMINISTRATIVO
Silencio administrativo positivo
Silencio administrativo negativo
C. PLAZOS PARA INTERPONER DEMANDA
D. DEMANDA
E. PRETENCIONES
F. MEDIOS PROBATORIOS
G. SENTENCIA

X. DOCTRINA

XI. JURISPRUDENCIA

11.1. TIPOS DE JURISPRUDENCIA

11.1.1. SENTENCIAS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

5
11.1.2. SENTENCIAS DEL PLENO JURISDICCIONAL

11.1.3. EL TRIBUNAL SERVIR

11.1.3.1. RESOLUCIONES DEL TRIBUNAL SERVIR

XII. CASUISTICA

XIII. CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFIA

INTRODUCCIÓN

6
Con la finalidad de buscar el conocimiento teórico y práctico de la materia Derecho
Contencioso Administrativo, nos situamos en la conveniencia de estudiar y establecer en
primer término los conceptos básicos que rige la materia en cuestión, a fin de sentar las
bases de lo que se procederá a efectuar en el ejercicio de la profesión.

Asimismo junto a esto surge la necesidad de aplicar dichos conocimientos


primordiales a un caso concreto en específico, según lo establecido en la Ley de Proceso
Contencioso Administrativo, sus recursos, cuándo intentarlo, cómo intentarlo, entre otros
aspectos.

La entrada en vigencia de la Ley 27584, Ley que regula el proceso contencioso


administrativo, trajo importantes novedades a la tradicional regulación que había tenido
el proceso contencioso administrativo en el Perú. La más importante modificación, tal vez
sea, la de tener una Ley especial con principios especiales que regulan dicho proceso, lo
que ha permitido incorporar a la Ley que regula el proceso contencioso administrativo
institutos que permiten un control efectivo por parte del Poder Judicial de las actuaciones
de la Administración Pública y, además, una efectiva tutela de las situaciones jurídicas de
los particulares que se hallen lesionados o amenazados por las actuaciones
administrativas.

Bajo estas consideraciones, los operadores del Derecho, en especial los vinculados
al Sistema de Administración de Justicia, deben profundizar en el conocimiento de los
principios e instituciones del proceso contencioso administrativo, cuya lógica resulta ser
diferente de los procesos civiles y constitucionales, y que, además, se caracteriza por su
especialización atendiendo a las diversas ramas del Derecho Administrativo,
predominando en la actualidad el contencioso administrativo en materia previsional y
laboral pública.

Por último se considera un pequeño resumen del inicio y la evolución histórica del
derecho Administrativo y por ende del proceso contencioso administrativo, que nos van
a permitir tener un alcance de cómo se fue formando a través del tiempo.

II. ANTECEDENTES

7
2.1. NACIONALES.

En el Perú el antecedente del Proceso Contencioso Administrativo


puede ser ubicado en la constitución de 1867, cuyo artículo 130 establecía que: “La
ley determinará la organización de los tribunales contenciosos – administrativos,
y lo relativo al nombramiento de sus miembros”

Posteriormente, el anteproyecto de Constitución elaborado por la Comisión


Villarán propuso asignarle al Poder Judicial la resolución de los “recursos
contencioso administrativos” para lo cual se hacía necesario agotar la vía
administrativa. Como vemos, con dicho Proyecto se apostaba por una
jurisdiccionalización del control de la Administración Pública. Sin embargo, dicha
propuesta no fue recogida en la Constitución de 1933.

Hubo que esperar varios años para que recién se consagre, al menos a nivel
legislativo, el proceso contencioso administrativo. Y fue recién la ley Orgánica del
Poder Judicial de 1963 la que, en su artículo 12°, consagró con carácter general, la
posibilidad de cuestionar ante el Poder Judicial los actos de la Administración
Pública.

Sin embargo, el hito más importante dentro del desarrollo del proceso
contencioso administrativo se encuentra constituido por la Constitución de 1979
la que, en su artículo 240° estableció que “las acciones contencioso administrativas
” podían interponerse” contra cualquier acto o resolución que cause estado”.

Y a pesar que ya, existía un marco constitucional que facilitaba el desarrollo


a nivel legislativo del Proceso Contencioso Administrativo éste se dio casi 15 años
después. Y tuvo que ser el propio Poder Ejecutivo, ante dicha comisión legislativa,
quien dicte una regulación sobre el Proceso Contencioso Administrativo (D.S. 037-
90 – TR). Es decir, el propio ente controlado tuvo que dictar las normas que regulen
su forma de control, pues el Parlamento no lo hizo.

Posteriormente, se dictó la Ley Orgánica Del Poder Judicial de 1991, la


misma que reguló el Proceso Contencioso Administrativo. Sin embargo, dicha
norma tuvo una efímera existencia pues, dicho capítulo fue prontamente derogado
por el decreto Legislativo 767.

Luego, fue el Código Procesal Civil de 1993 el que reguló el proceso


contencioso administrativo, bajo la designación “impugnación de acto o resolución
administrativa”. Sin embargo, aunque el avance fue sustancial, dicha regulación
tenía, a nuestro modo de ver, dos problemas. El primero de ellos era regular dentro

8
de un cuerpo que regulaba el proceso civil, un proceso de distinta naturaleza, cual
es el proceso contencioso administrativo. El segundo de ellos era que el Código
Procesal Civil , al momento de regular el proceso contencioso, dispuso en su
artículo 540 que la demanda tenía por finalidad que se declare la invalidez o
ineficacia de un acto administrativo, lo que determinó que en muchos casos se
pensara que en el Proceso Contencioso Administrativo solo era posible un control
de legalidad del acto como en el viejo sistema francés, y que la labor del Poder
Judicial se veía restringida a ello, sin que pudiera pronunciarse sobre el fondo de
la decisión administrativa, limitándose con ello la efectividad de la tutela
jurisdiccional de los particulares que acudían a dicho proceso.

Dicha interpretación, si bien era correcta para algunos, creemos que no era
la constitucionalmente aceptaba, pues era evidente que, si la constitución de 1993
consagraba el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva , el Proceso Contencioso
Administrativo no solo debía brindar una efectiva tutela a las situaciones jurídicas
de los particulares.

Cabe precisar que, además del régimen general del proceso contencioso
administrativo contenido en el Código Procesal civil, se dieron diversas normas
especiales dependiendo de la entidad que expedía el acto impugnado.

Finalmente, mediante R. M. 174-2000-JUS se creó una Comisión a la que se


le encargó elaborar un proyecto de ley que regule el Proceso Contencioso
Administrativo. Dicha Comisión concluyó su labor, y el 05 de Julio de 2001 fue pre
publicado el proyecto de ley del Proceso Contencioso Administrativo.

Posteriormente, dicho Proyecto fue adoptado por la Comisión de Justicia del


Congreso de la República y luego aprobado, con algunas modificaciones, por el
pleno del Congreso de la República. Luego de su promulgación, La ley del Proceso
Contencioso Administrativo (Ley 27584) fue publicada en el diario Oficial el
Peruano, el 7 de Diciembre del 2001.

Podemos decir que la ley, aunque con algunas normas cuya crítica
elaboraremos en la presente investigación, tiene cuatro notas caracterizadoras:

Tiene el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva como el eje central de su


contenido.

Propicia un Proceso Contencioso Administrativo a favor de los particulares.

Establece un Proceso Contencioso Administrativo de “plena jurisdicción” o


“subjetivo”; pues predica un control jurisdiccional plena de los actos
administrativos que no se restringe a su solo control de legalidad, sino a un control

9
que se supone brindar una efectiva tutela a los derechos e intereses de los
administrados.

Concibe al Proceso Contencioso Administrativo como un proceso distinto y


autónomo respecto del proceso civil, pues la naturaleza de los conflictos que está
llamado a resolver es absolutamente distinta a la naturaleza de los conflictos que
está llamado a resolver el proceso civil.

Ahora bien, conforme a lo dispuesto en la Tercera Disposición Final de la


Ley que regula el Proceso Contencioso Administrativo, la ley debería haber entrado
en vigencia a los treinta días naturales siguientes a su publicación, es decir, debió
haber entrado en vigencia el 08 de enero de 2002.

Sin embargo, el 21 de diciembre de 2001 salió publicado en el diario oficial


“El Peruano” el Decreto de Urgencia 136- 2001 mediante el cual se ampliaba el
plazo de la entrada en vigencia de la ley que regula el Proceso Contencioso
Administrativo por 180 días. La razón de ello era fundamentalmente una: el
artículo 42 de la ley que regulaba el trámite de la ejecución de sentencias de
obligación de dar suma de dinero contra el Estado generaba un alto costo a éste.
En efecto, en la medida que el texto original de la Ley preveía un trámite para la
ejecución de sentencias de obligación de dar suma de dinero, y ello suponía la
obligación del Estado de cumplir con las sentencias, el propio Poder Ejecutivo se
encargó, a través de un inconstitucional Decreto de Urgencia, de suspender los
efectos de la ley.

Posteriormente, el 16 de marzo de 2002 se publicó la ley 27684 que


modificaba el artículo 42 de la ley que regula el Proceso Contencioso
Administrativo, es decir, modificó la norma que regulaba la ejecución de sentencias
contra el Estado, disponiéndose además que la ley debería entrar en vigencia el 17
de Abril de 2002, fecha desde la cual se encuentra vigente. Asimismo, el 26 de abril
de 2002 se publicó la ley 27709 que modificó la competencia por razón del grado
en el proceso contencioso administrativo.

El proceso contencioso administrativo dentro del derecho procesal y sus


diferencias con el proceso civil

Para poder establecer los principios del proceso contencioso


administrativo, deben tenerse presente dos presupuestos:

El proceso contencioso administrativo es un procedimiento, y como tal


comparte todos los principios comunes que inspiran a todos los procesos.

10
El proceso contencioso administrativo tiene una propia identidad frente al
proceso civil, y no deben confundirse.

2.2. INTERNACIONALES.

La justicia administrativa surge en el siglo XIX con los movimientos liberales


post revolucionarios franceses, con lo que se intentaba lograr un equilibrio entre
los particulares y el poder público – la administración en este caso –. De ahí en
adelante, se han buscado los mecanismos para lograr una verdadera igualdad entre
gobierno y gobernados, y evitar que en la justicia, como menciona el Maestro Fix
Zamudio, “sea más fuerte el que domina y no el que tiene el mejor derecho”.

Desde el punto de vista conceptual, independiente de los antecedentes


remotos respecto de la formación y el régimen aplicable a su propia administración
pública, que naturalmente se encuentra en cada comunidad nacional y de algunas
posiciones particulares, puede afirmarse que el concepto propiamente dicho del
derecho administrativo, como rama especializada del derecho, encentra como
antecedente general y próximo, el concepto de Estado de derecho, originario de la
Revolución Francesa de 1789.

A partir de ese momento, comenzó un momento histórico que fue


progresivamente delineando los principios y reglas especiales que hoy
constituyen la realidad del derecho administrativo en muchos países del mundo.

En esa evolución jugó un papel de primera referencia la aparición en Francia


de una jurisdicción especializada que, al mismo tiempo, fue la creadora de los
grandes principios, sin que, finalmente, esa jurisdicción especializada constituya
un elemento esencial para la existencia del derecho administrativo en Francia
Tuvo su origen en un hecho histórico (la desconfianza de los hombres de la
Revolución frente a los jueces de la época), pero posteriormente consolidó su
justificación por la existencia efectiva de un derecho nuevo, conformado por reglas
y principios diferentes.

No obstante, a partir de la idea fundamental que está en la base del concepto


administrativo, como conjunto de reglas y principios especiales y obligatorios para
regular la administración del Estado, los diferentes países que han adoptado esa
filosofía han venido consolidando su derecho administrativo con rasgos propios
que derivan de sus necesidades y conveniencias específicas, con mayor o menor
influencia o autonomía, según el caso, respecto del referente histórico francés y de
la evolución en ese mismo país.

11
III. CONCEPTO

Es el orden jurisdiccional que se encarga de controlar la correcta actuación de la


Administración, con pleno sometimiento a la ley y al derecho; así como de la resolución
de los posibles conflictos entre la Administración y los ciudadanos, mediante la
interposición de los correspondientes recursos contenciosos-administrativos por
cualquier persona en defensa de su derechos e intereses, cuando estos se hayan visto
lesionados por la actuación (o la falta de ella) de la Administración.

3.1. FINALIDAD

Tiene por finalidad el control jurídico por el Poder Judicial de las


actuaciones de la administración pública sujetas al derecho administrativo y la
efectiva tutela de los derechos e intereses de los administrados.

3.2. APLICACIÓN

Cuando se pretenda algo contra la Administración, y siempre que el


sustento de dicho pedido se base en una actuación que haya realizado la
Administración en ejercicio de una prerrogativa.

3.3. MARCO LEGAL

La Ley Nº 27584 contiene innovaciones sustanciales al régimen de control


jurisdiccional de la actuación de la Administración Pública. Es un proceso que
tiende a ser subjetivo y de plena jurisdicción.

IV. FUNDAMENTOS

Sabido es que el proceso contencioso administrativo es uno de los mecanismos de


control del poder que se encuentran previstos por el Estado constitucional para evitar que
el ejercicio del poder por parte de algunos de los órganos del Estado sea arbitrario y para
evitar o reparar la lesión a las situaciones jurídicas de los particulares producidas por las
actuaciones de la Administración Pública que se encuentren sujetas al Derecho
Administrativo.

12
Por ello, creemos que los siguientes son los fundamentos del proceso contencioso
administrativo:

a). El Estado constitucional y el principio de constitucionalidad

Pues conforme a él todos los actos dentro de un Estado deben estar


conformes y sometidos a lo dispuesto por la Constitución y la Ley. De esta forma,
cualquier acto administrativo dictado en contravención de la Constitución o la Ley
debe ser eliminado del mundo jurídico.

b). Los derechos constitucionales y el reconocimiento de las demás


situaciones jurídicas de los particulares

Si dentro de un Estado se reconoce a los particulares la titularidad de


algunas situaciones jurídicas (constitucionales o legales) se hace preciso que el
ordenamiento jurídico prevea mecanismos para poder asegurar la efectiva
vigencia de dichas situaciones jurídicas, de lo contrario, el reconocimiento de las
mismas sería un acto absolutamente declarativo. Debido a ello es que se hace
preciso diseñar un mecanismo adecuado que brinde una tutela efectiva a las
situaciones jurídicas de los particulares que se encuentren amenazadas o
lesionadas por una actuación de la administración sujeta al Derecho
Administrativo.

c). El derecho a la tutela jurisdiccional efectiva

El derecho a la tutela jurisdiccional efectiva precisamente parte de la


hipótesis que se hace necesario que la tutela jurisdiccional que brinda el Estado a
las situaciones jurídicas de los particulares sea realmente efectiva. Ello quiere decir
que se le debe asegurar a los ciudadanos un acceso real a la jurisdicción para
solicitar la tutela jurisdiccional de las situaciones jurídicas que se alegan han sido
lesionadas o amenazadas; además de ello se les debe garantizar que el proceso al
cual acceden se desarrolle dentro de las garantías mínimas, y, finalmente, que la
sentencia que se dicte al término del proceso contencioso administrativo pueda ser
ejecutada.

d). La necesidad de control del poder dentro del Estado

Dentro de un Estado constitucional, se hace preciso que todos aquellos que


ejercen una porción de poder deban ser controlados de manera efectiva, de lo
contrario, dicho poder puede desbordarse, generando con ello un ejercicio
arbitrario del mismo. Por ello, el contencioso administrativo se erige como un
mecanismo de control del poder que ejerce el Poder Judicial frente a la
Administración Pública.

13
V. PRINCIPIOS DEL PROCEDIMIENTO CONTECIOSO ADMINISTRATIVO

Los principios son los lineamientos preferentes del Derecho a los cuales la
disciplina jurídica les otorga tres funciones: una función interpretativa, integradora y
creativa. El proceso contencioso administrativo se rige por los principios que se
enumeran a continuación y por los del derecho procesal, sin perjuicio de la aplicación
supletoria de los principios del derecho procesal civil en los casos que sea compatible:

a) Principio de integración.

b) Principio de igualdad procesal.

e) Principio de favorecimiento del proceso

d) Principio de suplencia de oficio.

a). Principio de integración

Sobre el principio de integración resulta necesario además, aclarar que la


controversia administrativa planteada ante el Poder Judicial puede versar sobre
los más diversos temas: cuestiones laborales, tributarias, mineras, aduaneras, etc.
En estos casos, los jueces, además de los principios del derecho administrativo
deberán aplicar los principios correspondientes a la rama del derecho que regula
la controversia que ha sido sometida a su conocimiento.

b). Principio de igualdad procesal

Las partes en el proceso contencioso administrativo deberán ser tratadas


con igualdad, independientemente de su condición de entidad pública o
administrada.

Si bien el principio de igualdad es un principio que rige a todos los procesos


en general, la Ley ha querido regular de manera expresa dicho principio para el
caso del proceso contencioso administrativo, pues es el proceso contencioso
administrativo uno de los escenarios donde la desigualdad procesal se hace más
evidente.

c). Principio de favorecimiento del proceso

14
El principio de favorecimiento del proceso debe ser entendido también en
el sentido que, siempre que exista un defecto de cualquier acto procesal que por su
naturaleza sea subsanable, el Juez debe conceder un plazo y la oportunidad para
hacerlo. Debe, por ello, ser restrictiva la facultad del Juez de rechazar de plano la
demanda, o en general, cualquier acto procesal.

d). Principio de suplencia de oficio

El principio de la suplencia de oficio permite que el Juez pueda, de oficio,


corregir, en la medida que esté a su alcance, cualquier defecto procesal que
advierta en el proceso, sin tener que esperar que lo haga la parte. Dicho principio
tiene dos fundamentos: el primero es la concepción del Juez como director del
proceso, y el segundo el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. De esta forma,
con la finalidad de evitar que el proceso concluya o se dilate por una deficiencia
formal, se establece como deber del Juez que supla cualquier deficiencia en la que
puedan haber incurrido las partes, con lo cual el Juez debe asumir un rol mucho
más activo dentro del proceso, y en particular, un compromiso para velar que el
proceso cumpla con su finalidad procurando que éste no se vea entorpecido por
cualquier deficiencia de tipo formal. Es por ello que el Juez deberá suplir las
deficiencias salvo, claro está, que dicha deficiencia no pueda ser suplida por el Juez,
en cuyo caso, siempre que la deficiencia sea subsanable, deberá conceder un plazo
a las partes para la subsanación.

5.1. OTROS PRINCIPIOS APLICABLES

• Defensa
• Contradicción
• Exclusividad de la Función Jurisdiccional
• Independencia del Órgano Jurisdiccional
• Imparcialidad del Órgano Jurisdicción
• Dirección del Proceso
• Impulso de Oficio
• Economía y Celeridad Procesal

VI. OBJETO DEL PROCESO

Solicitar al órgano jurisdiccional no sólo la nulidad, total o parcial o ineficacia de


actos administrativos, sino el reconocimiento de una situación jurídica individualizada y

15
la adopción de las medidas adecuadas para el pleno restablecimiento de la misma, entre
ellas, la indemnización de daños y perjuicios, cuando proceda. (Art. 5, Ley Nº 27854).

Determinar la exclusividad del Proceso

Establecer las Actuaciones Impugnables

Definir el Planteamiento de las Pretensiones, su acumulación y requisitos.

Define las facultades del Órgano Jurisdiccional.

VII: SUJETOS DEL PROCESO

a. Competencia territorial:

Es competente para conocer el proceso contencioso administrativo, a elección del


demandante, el juez del lugar del domicilio del demandado o del lugar donde se produjo
la actuación impugnante.

b. Competencia funcional:

Es competente para conocer el proceso contencioso administrativo, en primera


instancia el juez especializado en lo contencioso administrativo salvo que se desee
impugnar un acto administrativo expedido por la Superintendencia de Banca y Seguros,
el Tribunal Fiscal, el Tribunal del INDECOPI y otros organismos, en cuyo caso la
competencia recaerá en la Sala contencioso administrativo, quien actuará en primera
instancia.

VIII. VIA PROCEDIMENTAL

8.1. PROCESO URGENTE

El proceso urgente ha sido incorporado recientemente en la modificación


realizada al proceso contencioso administrativo a través del Decreto Ley 1067
(publicado el 28 de Junio del 2008 que modifica los Artículos 26 y 27 de la Ley
27584, Ley del Proceso Contencioso Administrativo) sustituyendo el antiguo
“proceso sumarísimo” como un modo de posibilitar la tutela de casos de extrema
gravedad de urgencia que no consientan mayor dilación, para lo cual el solicitante
deberá invocar concurrentemente específicas situaciones reguladas por ley para
que el juzgador emita la resolución correspondiente cautelando la situación.

16
Se trata de un instituto procesal, inspirado claramente en la doctrina
procesal civil que tienden a asegurar provisoriamente los efectos de la decisión de
fondo y pueden ser requeridos por la parte que, durante el tiempo que haga valer
su derecho en la vía ordinaria, tenga fundados motivos que ello sea amenazado con
un prejuzgamiento anticipado e irreparable. La tutela de urgencia es destinada en
suma a asegurar la tutela en casos particulares, en la que el juez verifica que los
tres requisitos se encuentren presentes concurrentemente: El interés tutelable
cierto y manifiesto, la necesidad impostergable de tutela y que sea la única vía
eficaz para la tutela del derecho invocado.

Para los casos que no cumplan con los tres requisitos, se tramitarán como
proceso especial.

Las pretensiones que se pueden incorporar en los procesos urgentes de


acuerdo al artículo 26° de la ley 27584 son únicamente tres:

a) El cese de cualquier actuación material que no se sustente en acto


administrativo.

b) El cumplimiento por la administración de una determinada actuación a la que


se encuentre obligada por mandato de la ley o en virtud de acto administrativo
firme.

c) Las relativas a materia previsional en cuanto se refieran al contenido esencial


del derecho a la pensión. Las dos primeras pretensiones ya estaban reguladas y se
tramitaban antes de la modificación vía proceso sumarísimo.

El procedimiento para la tramitación del proceso urgente, prevé que con la


demanda se corre traslado al demandado por el término de tres días, vencido el
plazo, con o sin contestación, el juez dictará en la Sentencia la medida que
corresponda a la pretensión invocada dentro del plazo de cinco días.

Para conceder la tutela urgente se requiere que del mérito de la demanda y


sus recaudos, exista:

a). Interés tutelable cierto y manifiesto,

Cuando la norma se refiere a “interés tutelable cierto y manifiesto”


se está refiriendo a que del acto administrativo en cuestión se pueda
desprender una situación jurídica que coloque a las accionantes en calidad
de acreedoras frente a la administración, es decir, con la facultad de exigirle
un comportamiento determinado.

17
b). Necesidad impostergable de tutela,

La necesidad impostergable de tutela debe entenderse como


aquella respuesta oportuna y adecuada que el órgano jurisdiccional debe
dar al justiciable ante la formulación de una pretensión, permitiéndole, en
el supuesto de ampararse en ésta, que el derecho del justiciable sea
preservado.

c) Que sea la única vía eficaz para la tutela del derecho invocado.

Cuando se busque eficacia en la tutela del derecho, la vía


jurisdiccional será el único medio por el que debe hacer valer el derecho
invocado.

8.1.1. Plazos para demanda URGENTE (Art. 27°)

De acuerdo a lo señalado en el artículo 27° de la Ley N° 27584, el plazo para


tramitar una demanda como medida urgente previo traslado a la otra parte será
de tres días. Vencido el plazo, con o sin absolución de la demanda, el Juez dictará
en la sentencia la medida que corresponda a la pretensión invocada dentro del
plazo de cinco días.

El plazo para apelar la sentencia es de cinco días, contados a partir de su


notificación y se concede con efecto suspensivo.

Las demandas cuyas pretensiones no satisfagan los requisitos para la tutela


urgente, se tramitarán conforme a las reglas establecidas para el proceso especial.

8.2. PROCEDIMIENTO ESPECIAL

El procedimiento especial creado por la Ley N° 27584 se aplica a las


pretensiones no comprendidas en el proceso urgente.

En el procedimiento especial no es procedente la reconvención de la


demanda, se puede prescindir de la audiencia de pruebas cuando así se considere
pertinente, existe obligación de solicitar informe del Ministerio Público y puede
solicitarse informe oral por las partes.

18
En este proceso, los plazos aplicables son los siguientes:

• Tres días para interponer tacha u oposiciones a los medios probatorios,


contados desde la notificación de la resolución que los tiene por ofrecidos.

• Cinco días para interponer excepciones o defensas, contados desde la


notificación de la demanda.

• Diez días para contestar la demanda, contados desde la notificación de la


resolución que la admite a trámite.

• Quince días para emitir el dictamen fiscal, contados desde la expedición


del Auto de Saneamiento o de la realización de la audiencia de pruebas,
según sea el caso.

• Tres días para solicitar informe oral, contados desde la notificación del
dictamen fiscal a las partes.

• Quince días para emitir sentencia, contados desde la notificación del


dictamen fiscal a las partes o desde la realización del informe oral, según
sea el caso

• Cinco días para apelar la sentencia, contados desde su notificación.

IX. AGOTAMIENTO DE LA VIA ADMINISTRATIVA

Para que proceda el inicio del proceso contencioso administrativo, la actuación


impugnada debe haber agotado la vía administrativa, es decir, el acto materia del proceso
no pueda ser cuestionado a través de los recursos administrativos previstos por la Ley de
Procedimiento Administrativo General (Ley 27444).

Cuando ante la existencia de una decisión de la máxima autoridad contra la cual ya


no puede interponerse recurso jerárquico alguno.

Que ha operado el silencio administrativo definitivo.

Que se haya declarado la nulidad de las resoluciones administrativas aun cuando


haya quedado consentida, siempre que agravien el interés público.

Excepciones

Sin embargo, se exceptúa de este requisito al administrado cuando:

19
• La demanda sea interpuesta por una entidad administrativa en el supuesto
contemplado en el segundo párrafo del artículo 11° de la Ley N° 27584.

• La pretensión formulada en la demanda sea la prevista en el numeral 4 del


artículo 5° de la Ley N° 27584.

En tal caso, el administrado deberá reclamar por escrito ante el titular de la


respectiva entidad el cumplimiento de la actuación omitida. Si en el plazo de quince
días contados desde el día siguiente de presentado el reclamo la entidad no
cumpliese con el requerimiento, el administrado podrá presentar la demanda.

• La demanda sea interpuesta por un tercero al procedimiento administrativo


en el cual se haya dictado la actuación impugnable.

• Cuando la pretensión planteada en la demanda esté referida al contenido


esencial del derecho a la pensión y, haya sido denegada en la primera
instancia de la sede administrativa.

A. SILENCIO ADMINISTRATIVO

El silencio administrativo es un mecanismo por el cual se le atribuye sentido


a la ausencia de pronunciamiento por parte de la entidad administrativa, se
entenderá denegada u otorgada la petición o el recurso formulado por los
particulares u otras administraciones, de tal manera que, cuando corresponda
aplicar el silencio administrativo negativo, el administrado deberá dar por
denegada su solicitud o recurso cuando la entidad no emita su pronunciamiento
en el plazo previsto para tal efecto.

En tal situación, el silencio administrativo negativo puede ser objeto de


impugnación en el proceso contencioso administrativo.

Es importante indicar la normativa que regula el Silencio


Administrativo:

a) Ley 29060, Ley del Silencio Administrativo, publicada el 7 de julio de


2007.

b) Decreto Legislativo 1029, mediante la cual se modifica la Ley de


Procedimiento Administrativo General y la Ley del Silencio Administrativo,
publicada el 24 de junio de 2008.

20
B. TIPOS DE SILENCIO ADMINISTRATIVO

- Silencio administrativo positivo:

El silencio administrativo positivo o también llamado estimatorio da lugar


al nacimiento de un acto presunto, por cuanto se entiende concedido o aprobada
la solicitud o recurso en sus propios términos, siempre que el pedido se ajuste al
ordenamiento jurídico, una vez transcurrido el plazo legal para pronunciarse.

Los procedimientos de evaluación previa sujetos a silencio positivo, son los


siguientes:

a) Solicitudes que habiliten derechos preexistentes, salvo que se transfiera


facultades de la administración pública o que habilite para realizar
actividades que se agoten instantáneamente en su ejercicio.

b) Recursos destinados a cuestionar la desestimación de una solicitud


cuando el particular haya optado por la aplicación del silencio
administrativo negativo.

c) Cuando la decisión final no pueda repercutir directamente en


administrados distintos del peticionario.

d) Los no sujetos a silencio administrativo negativo.

e) Otros casos que la ley establece.

- Silencio administrativo negativo:

El silencio administrativo negativo o llamado también desestimatorio, es no


pronunciarse dentro de un determinado plazo acerca de algo solicitado, por lo cual
la ley le da efecto desestimatorio a la petición. Si la administración no resuelve una
petición del administrado su abstención o silencio equivale por mandato de la ley
a una denegación o negativa y acceder a la siguiente instancia.

C. PLAZOS PARA INTERPONER DEMANDA

21
De acuerdo al artículo 19° de la ley N° 27584 Ley que regula el Proceso
Contencioso Administrativo la demanda deberá ser interpuesta dentro de los siguientes
plazos:

1. Cuando el objeto de la impugnación sean las actuaciones a que se refieren los


numerales 1, 3, 4, 5 y 6 del artículo 4° de esta ley, el plazo será de tres meses a
contar desde el conocimiento o notificación de la actuación impugnada.

2. Cuando la ley faculte a las entidades administrativas a iniciar el proceso


contencioso administrativo de conformidad al segundo párrafo del artículo 13° de
la presente ley, el plazo será el establecido en la ley de procedimiento
administrativo general, salvo disposición legal que establezca plazo distinto.

3. Cuando se trate de silencio administrativo negativo, se observara lo establecido en


el numeral 188.5 del artículo 188° de la ley No 27444 ley del procedimiento
administrativo general. Carece de eficacia el pronunciamiento hecho por la
administración una vez que fue notificada con la demanda. Si el acto expreso se
produce antes de dicha notificación, el órgano jurisdiccional podrá, a solicitud del
actor, incorporar como pretensión la impugnación de dicho de acto expreso o
concluir el proceso.

Cuando se trate de inercia o cualquier otra omisión de las entidades distintas del
silencio administrativo negativo, no se computara plazo para interponer la
demanda.

4. Cuando se trate de silencio administrativo positivo por transcurso del plazo


previsto en la ley del procedimiento administrativo general o por normas
especiales, el plazo para el tercero legitimado será de tres meses.

5. Cuando se pretenda impugnar actuaciones materiales que no se sustenten en actos


administrativos el plazo será de tres meses a contar desde el día siguiente en que
se tomó conocimiento de las referidas actuaciones.

Cuando la pretensión sea planteada por un tercero al procedimiento


administrativo que haya sido afectado con la actuación administrativa impugnable,
los plazos previstos en el presente artículo serán computados desde que el tercero
haya tomado conocimiento de la actuación impugnada.

Los plazos a los que se refiere el presente artículo son de caducidad.

D. DEMANDA

22
La demanda puede ser modificada de acuerdo al interés del demandante antes de
la notificación o antes de la sentencia, siempre y cuando que del proceso resulten pruebas
que contribuyan al objeto del proceso.

E. PRETENCIONES

La pretensión es el petitorio de la demanda. Es la solicitud de un reconocimiento, pues


consideramos que el derecho nos asiste.

1. La declaración de nulidad, total o parcial o ineficacia de actos administrativos.

2. El reconocimiento o restablecimiento del derecho o interés jurídicamente tutelado


y la adopción de las medidas o actos necesarios para tales fines.

3. La declaración de contraria a derecho y el cese de una actuación material que no


se sustente en acto administrativo.

4. Se ordene a la administración pública la realización de una determinada actuación


a la que se encuentre obligada por mandato de la ley o en virtud de acto
administrativo firme.

5. La indemnización por el daño causado con alguna actuación impugnable, conforme


al artículo 238 de la Ley Nº 27444, siempre y cuando se plantee acumulativamente
a alguna de las pretensiones anteriores.

F. MEDIOS PROBATORIOS

- Actividad probatoria (Art. 30)

En el proceso contencioso administrativo, la actividad probatoria se restringe a las


actuaciones recogidas en el procedimiento administrativo, salvo que se produzcan nuevos
hechos o que se trate de hechos que hayan sido conocidos con posterioridad al inicio del
proceso. En cualquiera de estos supuestos, podrá acompañarse los respectivos medios
probatorios.

En el caso de acumularse la pretensión indemnizatoria, podrán alegarse todos los


hechos que le sirvan de sustento, ofreciendo los medios probatorios pertinentes.

- Oportunidad (Art. 31)

23
El principio de oportunidad o de preclusión. Exige que los actos procesales sean
ejecutados en las etapas procesales señaladas por el ordenamiento, pues de lo contrario
se perderá el derecho a realizarlos o, en cualquier caso, su ejecución no tendrá ningún
valor.

Los medios probatorios deberán ser ofrecidos por las partes en los actos
postulatorios, acompañándose todos los documentos y pliegos interrogatorios.

Se admitirán excepcionalmente medios probatorios extemporáneos, cuando estén


referidos a hechos ocurridos o conocidos con posterioridad al inicio del proceso,
vinculados directamente a las pretensiones postuladas.

De presentarse medios probatorios extemporáneos, el Juez correrá traslado a la


parte contraria por el plazo de tres días.

Si a consecuencia de la referida incorporación es necesaria la citación a audiencia


para la actuación de un medio probatorio, el Juez dispondrá su realización.

Si el particular que es parte del proceso no tuviera en su poder algún medio


probatorio y éste se encuentre en poder de alguna entidad administrativa, deberá indicar
dicha circunstancia en su escrito de demanda o de contestación, precisando el contenido
del documento y la entidad donde se encuentra con la finalidad de que el órgano
jurisdiccional pueda disponer todas las medidas necesarias destinadas a la incorporación
de dicho documento al proceso.

- La prueba de oficio (Art. 32°)

La iniciativa probatoria otorgada a los Jueces supone la máxima expresión de un


modelo procesal publicístico, aquel que concibe al proceso no como un instrumento
conferido a las partes para solucionar sus conflictos de intereses, sino también como un
medio por el cual el Estado impone la plena vigencia del derecho objetivo, tornándolo
eficaz y respetado, logrando de esta manera la ansiada paz social en justicia.

Cuando los medios probatorios ofrecidos por las partes sean insuficientes para formar
convicción, el Juez en decisión motivada e inimpugnable, puede ordenar la actuación de
los medios probatorios adicionales que considere convenientes.

G. SENTENCIA

24
El Artículo 41° de la ley que regula el Procedimiento Contencioso Administrativo señala
que la sentencia que declare fundada la demanda podrá decidir en función de la
pretensión planteada lo siguiente:

1. La nulidad, total o parcial, o ineficacia del acto administrativo impugnado, de


acuerdo a lo demandado.

2. El restablecimiento o reconocimiento de una situación jurídica individualizada y la


adopción de cuantas medidas sean necesarias para el restablecimiento o
reconocimiento de la situación jurídica lesionada, aun cuando no hayan sido
pretendidas en la demanda.

3. La cesación de la actuación material que no se sustente en acto administrativo y la


adopción de cuanta medida sea necesaria para obtener la efectividad de la sentencia,
sin perjuicio de poner en conocimiento del Ministerio Público el incumplimiento para
el inicio del proceso penal correspondiente y la determinación de los daños y perjuicios
que resulten de dicho incumplimiento.

4. El plazo en el que la administración debe cumplir con realizar una determinada


actuación a la que está obligada, sin perjuicio de poner en conocimiento del Ministerio
Público el incumplimiento para el inicio del proceso penal correspondiente y la
determinación de los daños y perjuicios que resulten de dicho incumplimiento.

5. El monto de la indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.

X. DOCTRINA

Es aquel conjunto de criterios, orientaciones y principios establecidos en la


jurisprudencia del Tribunal Constitucional, cuando interpreta la Constitución en los
procesos que son de su conocimiento, los que conforme a la fuerza vinculante de la
jurisprudencia son de obligatorio cumplimiento por parte de los propios tribunales de
justicia, así como por los poderes públicos y los particulares.

a). DOCTRINA FRANCESA

El sistema francés nació de la exégesis que los revolucionarios franceses hicieron


del principio de la división de poderes, que plantea la igualdad e independencia entre
ellos, por lo que se opusieron a que los actos del poder ejecutivo fueran juzgados por
tribunales, puesto que si su actuación quedaba supeditada a los órganos judiciales, habría
subordinación de un poder a otro por lo que el artículo 13 de la primera constitución
revolucionaria, identificada como ley Nº 1624 de agosto de 1970, se determinó la
independencia de las funciones judiciales y administrativas, prohibiendo a los jueces de
perturbar de cualquier forma las operaciones de los cuerpo administrativos.

25
b). DOCTRINA ANGLOSAJONA

El sistema angloamericano, con una diferente interpretación de la división de


poderes, atribuye a los órganos judiciales la facultad de conocer y resolver todo tipo de
controversias, ya que las partes en los litigios deben ser sometidas por igual a la
jurisdicción por igual a la jurisdicción, debido a que los actos de la administración no
tienen ola presunción de la legalidad que los sustente, porque su fuerza no reside en su
naturaleza sino en la fuerza de la ley que aplican.

C ). DOCTRINA PERUANA

La nueva ley debería potenciar el rol del proceso contencioso administrativo en


atención a su doble objeto de control judicial de la legalidad de las decisiones de la
administración pública y garantía de los derechos e intereses de los particulares.

La nueva regulación del proceso contencioso administrativo debería consagrar la


universalidad del control jurisdiccional de las actuaciones administrativas realizadas en
ejercicio de potestades públicas, no reconociéndose la existencia de ámbitos de la
actividad administrativa que puedan considerarse exentos o inmunes al control
jurisdiccional.

XI. JURISPRUDENCIA

Es la interpretación jurídica que realizan órganos competentes con la finalidad de


aclarar posibles lagunas de la ley y es posible crearla a través de las reiteradas
interpretaciones que hacen los tribunales en sus resoluciones, constituyéndose en Fuente
del Derecho.

En otras palabras, la jurisprudencia es el conjunto de sentencias que han resuelto casos


iguales o similares de la misma manera o en el mismo sentido

11.1. TIPOS DE JURISPRUDENCIA

• Sentencias emitidas por el Tribunal Constitucional.

• Sentencias emitidas por el Pleno Jurisdiccional.

• Resoluciones emitidas por el tribunal de SERVIR.

26
11.1.1. SENTENCIAS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

CASO 1

EXP. 2616-2004-AC-TC

A quienes corresponde la aplicación del Beneficio del Decreto de Urgencia N° 037-


94.

En resumen, la aplicación del Decreto de Urgencia 037-94 no les corresponde a los


profesores de aula y, en cambio sí les corresponde a los administrativos del Sector
Educación sean profesionales, técnicos y auxiliares de dicho sector, en el Sector Salud no
les corresponde a los profesionales de la Salud, es decir, no corresponde la aplicación del
Decreto de Urgencia 037-94 ni a los médicos, ni a las enfermeras profesionales, ni a los
odontólogos, ni a las obstetrices, en cambio, sí les corresponde a los administrativos del
Sector Salud categorizados, no así a los escalafonados

CASO 2

EXP. 1670-2003-AA-TC

El principio ne bis in idem tiene una doble configuración: por un lado, una versión
sustantiva y, por otro, una connotación procesal

a) Desde el punto de vista material, el enunciado según el cual, “(...) nadie puede ser
castigado dos veces por un mismo hecho (...)”, expresa la imposibilidad de que recaigan
dos sanciones sobre el mismo sujeto por una misma infracción, puesto que tal proceder
constituiría un exceso del poder sancionador, contrario a las garantías propias del Estado
de Derecho. Su aplicación, pues, impide que una persona sea sancionada o castigada dos
(o más veces) por una misma infracción cuando exista identidad de sujeto, hecho y
fundamento.

27
b) En su vertiente procesal, tal principio significa que “(...) Nadie pueda ser juzgado dos
veces por los mismos hechos (...)”, es decir, que un mismo hecho no pueda ser objeto de
dos procesos distintos o, si se quiere, que se inicien dos procesos con el mismo objeto. Con
ello se impide, por un lado, la dualidad de procedimientos (por ejemplo, uno de orden
administrativo y otro de orden penal) y, por otro, el inicio de un nuevo proceso en cada
uno de esos órdenes jurídicos (dos procesos administrativos con el mismo objeto, por
ejemplo).

11.1.2. SENTENCIAS DEL PLENO JURISDICCIONAL

Son aquellas emitidas:

a. Cuando lo que se solicita del Órgano Jurisdiccional es meramente la anulación


del acto.
b. Cuando lo que se solicita no es solo la anulación del acto sino el reconocimiento
de una situación jurídica individualizada y la adopción de las medias adecuadas
para el pleno restablecimiento de la misma.

Sobre Potestad Sancionadora

 Las Resoluciones del Pleno sustituyen a la autoridad administrativa,


porque pueden imponer sanciones luego de anular el acto
administrativo derivado de un procedimiento sancionador y/o
disciplinario.
 Sin embargo, la sanción que impongan será menor a la impuesta en sede
administrativa.
 Por principio de Pro Actione, el Juez debe interpretar los requisitos de
admisibilidad de las demandas en el sentido que más le favorezca al
administrado.
 En materia previsional, no es exigible el agotamiento de la vía
administrativa, cuando la ONP ha expresado su renuencia a reconocer el
Derecho pensionario reclamado.

11.1.3. EL TRIBUNAL SERVIR

28
En Enero de 2010 se designó a los vocales y se implementó la Primera Sala del TSC,
abocada a resolver casos del Gobierno Nacional. En mayo del 2011, se abrió la Segunda
Sala con similares responsabilidades. Cabe señalar que la implementación del TSC se
realiza de manera progresiva para garantizar su adecuado funcionamiento y evitar
saturación y retrasos.

El Tribunal del Servicio Civil (TSC) forma parte de SERVIR pero cuenta con
independencia funcional. Su misión es garantizar la adecuada aplicación del marco legal
y la protección de los derechos de los trabajadores.

El TSC conoce en última instancia administrativa los recursos de apelación


derivados de los conflictos entre el Estado y sus empleados en temas referidos a acceso al
servicio civil, proceso disciplinario, evaluación y progresión en la carrera y terminación
de la relación de trabajo.

El TSC cuenta con una Secretaría Técnica cuya función principal es dirigir el
proceso que siguen los expedientes que serán sometidos a decisión de los vocales, así
como brindar soporte técnico y administrativo para el adecuado funcionamiento del TSC.

- Consolida las líneas jurisprudenciales


- Aplica la normatividad sobre la materia
- Mejora la Gestión de las SALAS
11.1.3.1. RESOLUCIONES DEL TRIBUNAL SERVIR

EXPEDIENTE 154-2010-SERVIR/TSC PRIMERA SALA

Sobre DU- 037.

El Tribunal del Servicio Civil no es competente para pronunciarse sobre la


pretensión del señor GILBERTO HUERTAS CHANDUVÍ en el sentido que se ordene a la
jefatura de la Oficina de Asuntos Financieros de la PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE
MINISTROS el pago de S/. 137.00 (Ciento Treinta y Siete y 00/100 Nuevos Soles) en favor
de la señora INÉS EUGENIA DE LA O! LLANOS, por concepto de descuento judicial por
alimentos ordenado por el Tercer Juzgado de Familia de la Corte Superior de Justicia de
Lima.

XIII. CASUISTICA

CASUISTICA DU 037-94

29
Cuando se pide la nulidad de resoluciones administrativas que denegaron la
aplicación del Decreto de Urgencia 037-94 corresponde el proceso especial

CASO DU 037-94 VIA URGENTE

El Decreto de Urgencia 037-94 tiene casos en los cuales la administración pública


reconoce el derecho del trabajador administrativo pero no cumple con el pago por
razones presupuestarias, allí corresponde seguir un proceso contencioso administrativo
en vía urgente.

Exp. 3138-2008-PA/TC

Caso Juno Fernando MannarelliCavagnari

Lima, 21 de agosto de 2008

Que, en autos obran copias simples de las notificaciones de cobranza coactiva de


fecha 31 de octubre de 2007, sin embargo no se identifica en ellas que correspondan a los
períodos impugnados, ni tampoco que correspondan al inmueble sito en Jr. Tarapacá 295
y por Jr. Junín del distrito de Magdalena del Mar.

Que los procesos constitucionales carecen de estación probatoria tal como lo


prescribe el art. 9º del Código Procesal Constitucional; sin embargo se deja a salvo el
derecho del recurrente para que lo haga valer en la forma correspondiente. Que asimismo
no obra en autos que el recurrente haya interpuesto recurso de queja contra las actuales
notificaciones de acuerdo a lo establecido con el art. 38º de la Ley 26979, del
Procedimiento de Ejecución Coactiva, por lo que se declara Improcedente la demanda.

30
XIV. CONCLUSIONES

Finalmente podemos concluir que, el Proceso Contencioso Administrativo regulado por la


Ley N° 27584 y modificado por el D. Leg. N° 1067, señala en sus diferentes artículos los
procedimientos que debe seguir el administrado en busca de tutela jurisdiccional y los
mecanismos de defensa, adjuntando para esto los medios probatorios a fin de obtener una
resolución favorable a sus pretensiones y también mediante el silencio administrativo que
el organismo de administración de justicia puede aplicar para terminar en una sentencia
firme.

Asimismo, cabe señalar los plazos que la ley establece para interponer la demanda,
cuando el objeto de la impugnación sean las actuaciones a que se refieren los numerales
1, 3, 4, 5 y 6 del artículo 4 de esta ley.

Mención aparte, merece la conclusión de la evolución histórica del Proceso Contencioso


Administrativo, teniendo como abanderado a Francia y a la Revolución Francesa de 1879,
en el que se empieza a dar forma el Derecho Administrativo, diseminándose por Europa
y el resto del mundo, llegando hasta nuestro País en donde tras muchas jornadas se ha
logrado independizar del Derecho Civil.

31
X. BIBLIOGRAFIA.

Ley No27584

Ley No27444

Ley 29060

Corte Superior de Justicia de Ica - www.pj.gob.pe/csjica

LibardoRodriguez R. La Explicación Histórica del Derecho Administrativo p.p. 293, 315.

http://blog.pucp.edu.pe/item/60046/sentencias-estimatorias-en-el-proceso-
contencioso-administrativo.

Alvaro García Manrrique, el Nuevo Proceso Laboral

GOMEZ VALDEZ, Francisco. Derecho del Trabajo, Nueva Ley Procesal del Trabajo, Ley
29497, Editorial San Marcos E.I.R.L. Lima, 2010. p. 708-709

Revista – Derecho y Cambio Social. Jurisprudencia del proceso contencioso administrativo


y del proceso de amparo en Perú.

El Proceso Contencioso Administrativo – Universidad César Vallejo

1.- RICHARD SAUSA CORNEJO Abogado egresado de la PUCP. Máster por la Universidad
deBologna(Italia).
http://www.caln.org.pe/El%20proceso%20urgente%20en%20el%20proceso%20cont
encioso.html

Salvatore Satta y Carmine Punzi, “Diritto Processuale Civile”, Cedam, 1996, pág. 971.

http://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/36dadf8046e50098a0d0a144013c2be7/EXP
_504-2010-CA_120411.pdf?

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/tesis/human/Martel_Ch_R/titulo_6.htm

http://www.aempresarial.com/web/revitem/43_12212_59205.pdf

32
33