Está en la página 1de 2

La ley del Maestro: un resumen del capítulo

La ley simplemente dice: si deja de crecer hoy dejará de enseñar mañana.


Esto da a entender que el maestro que es un estudiante entre los estudiantes, que
ningún método puede sustituir este principio. El maestro debe conocer lo que debe enseñar,
porque el que enseña nunca puede enseñar algo que no conoce y algo que no ha estudiado.
No puede el maestro sacar algo del vacío; entonces él debe considerar que mientras vive
debe seguir aprendiendo. Debe aprender el maestro que puede aprender siempre en
cualquier momento. Si el maestro aprende, entonces tiene derecho de enseñar porque si no
lo hace entonces no puede enseñar mañana.
La razón por la que un maestro debe estudiar mucho, es que no debe dar nada que
no fluye del corazón. Seguir estudiando demuestra que queremos dar de beber a los
estudiantes lo mejor que tenemos.
Para elegir a maestros es necesario que sean fieles para que lleven a cabo el
ministerio. Personas dispuestos a aceptar el llamado de Dios y no hay necesidad que se les
ruega a ellos.
Mientras más cambie, más se convertirá en un instrumento de cambio en las vidas
de los demás. Si un maestro quiere influir en la vida de otros el maestro debe estar
constantemente en el cambio. En esto entra en juego la actitud del maestro.
Realmente el maestro debe estar constante al cambio para poder influir a otros. Es un
problema si ya no queremos como maestros cambiar nuestras actitudes. Muchos quieren
enseñar pero ya no quieren aprender en esta vida, entonces no seríamos maestros.

Ahora debemos entender que el maestro debe estar en proceso de desarrollo, pero
debemos entender como maestros que no solo debemos desarrollarnos en un solo ámbito de
la vida sino en todas las áreas como le pasó con Jesús. Citando el texto de Lucas 2:52 decía
que Jesús crecía en cuatro áreas:
Crecía <<en sabiduría>>. Ese es el desarrollo intelectual.
Crecía <<en estatura>> desarrollo físico.
Crecía <<en gracia para con Dios>> desarrollo espiritual.
Y crecía <<en gracia para con los hombres>> desarrollo social y emocional.

Entonces el maestro debe estar en desarrollo. Esto se aplica doblemente al profesor


porque es el ejemplo para sus estudiantes. Un maestro que deja desarrollarse en las áreas de
la vida como en lo físico, intelectual y emocional no será un maestro eficaz.

El maestro debe examinarse cada poco si se ha desarrollado bastante en la


enseñanza o de lo contrario dejará de enseñar.

Debe preguntarse siempre ¿cómo puedo mejorar? Así comenzará a desarrollarse


como buen maestro.