Está en la página 1de 4

Biografía de Johnson, Robert (1911-1938).

Cantante, compositor y guitarrista de blues estadounidense, nacido el 8 de mayo de 1911


cerca de la localidad de Hazelhurst, Mississippi, y muerto el 16 de agosto de 1938 cerca de
Greenwood, Mississippi, cuya increíble voz en falsete y maestría en la guitarra influyó
decisivamente en los músicos de blues y rock, tanto contemporáneos como posteriores. Su
madre, Julia Major Dodds, estaba separada de su marido, Robert Dodds, con quien había
tenido diez hijos. El padre de Robert fue Noah Johnson, un trabajador de las plantaciones. No
se sabe cómo aprendió música Robert, pero con veinte años ya le consideraban sus
contemporáneos un carismático maestro.

Poco se sabe de la vida del legendario cantante del Delta del Mississippi. El misterio sobre su
vida y su arte está más o menos definido por algunos acontecimientos concretos, como su
nacimiento, ocurrido en 1911, el descubrimiento de sus increíbles habilidades musicales
alrededor de 1931, dos sesiones de grabaciones realizadas por Johnson en 1936 y 1937, y su
muerte, acaecida en 1938. Durante el resurgimiento del género blues a mediados de los años
sesenta, Johnson se dio a conocer a través de sus discos como uno de los maestros más
influyentes del blues del Delta. Cuando se reeditó el primer álbum con sus grabaciones en
1961, se sabía poco sobre su persona. Por la época en que la Columbia Records reeditó Robert
Johnson: The Complete Recordings en 1990 ya se había averiguado algo más, pero el misterio
perdura.

Como cantante de blues itinerante, viajó por el sur, llegó hasta Detroit y Chicago, al noreste de
los Estados Unidos, tocando en pequeños clubes y en reuniones informales. Desaparecido para
la música en 1930, regresó tocando la guitarra con una destreza musical inusitada. En dos
sesiones musicales en noviembre de 1936 y junio de 1937 grabó varias canciones, entre ellas
Terraplane Blues, I Believe I'll Dust My Broom, Kind Hearted Woman o Sweet Home Chicago,
para la American Record Company (ARC).

La voz de Johnson era aguda y a veces fantasmagórica. Combinaba las líneas rítmicas del bajo
con frases melódicas de una manera virtuosa, nunca escuchada hasta entonces. Influyó
notablemente en el blues de Chicago y en el rock de los sesenta. Mucho tiempo después de su
muerte, figuras importantes de blues volvieron a grabar sus canciones, entre ellas Muddy
Waters, Elmore James, Eric Clapton y los Rolling Stones. En 1990 se editó un doble álbum con
todas sus grabaciones, que se convirtió en un éxito insospechado.

Al igual que otros cantantes de blues, Johnson viajó de ciudad en ciudad tocando por las calles,
garitos y fiestas. Entre 1936 y 1937 grabó veintinueve canciones en Texas. Johnson se casó dos
veces; las causas de su muerte son confusas, y se mezclan las versiones, aunque la más factible
es la historia de que murió envenenado por un marido celoso; está enterrado en una tumba
sin nombre de la Iglesia Mt. Zion, situada cerca de Morgan City, Mississippi, aunque otras
fuentes indican que lo enterraron en la iglesia baptista Payne Chapel Memorial, cerca de
Quito, localidad del mismo estado.
Como muchos otros músicos de blues del Delta, Robert Johnson formaba parte inherente de
una tradición oral que comenzaba por mezclar melodías de violín, cánticos, música religiosa y
canciones de campesinos, que terminarían desarrollando el blues. Fue en el delta donde
apareció el primero de los locales en los que el blues se originó y desarrolló. Johnson está
reconocido por la crítica como la culminación de la tradición del blues del delta, paradigma de
los artistas de blues como Son House, Skip James, Charley Patton y otros. Como característica
comúnmente extendida, los cantantes de blues del delta suelen acompañarse tocando la
guitarra acústica, a menudo utilizando el cuello de una botella o algo similar para dar un efecto
determinado a su instrumento al frotar las cuerdas, lo que le da un sonido peculiar.

La siguiente generación de músicos que creció en el delta se fue en su mayoría hacia el norte
para cantar blues en Chicago. Dos de los cantantes de blues más eminentes de Chicago son
Muddy Waters y Howlin' Wolf, ambos originarios del delta, que conocieron a Robert Johnson y
se vieron fuertemente influidos por su música.

El descubrimiento de Johnson y su arte musical se ha recogido ampliamente en recopilaciones


de músicos y de quienes lo rodearon. Dos de las mejores fuentes de información han sido el
también legendario cantante del delta Son House, posterior a Johnson, y Johnny Shines,
contemporáneo que llegó a conocer a Johnson en 1935 e incluso viajó con él durante una
temporada.

A lo largo de su carrera y fama póstuma, las grabaciones discográficas han jugado un papel
importante en la influencia que el arte de Johnson ha tenido sobre otros músicos. El mismo
Johnson estuvo probablemente influido por los primeros artistas de blues como Skip James.
Parte del estilo de James, tan peculiar y único, aparece en algunas grabaciones de Johnson,
entre las que destaca 32-20 Blues, que es una adaptación de Johnson del 22-20 Blues de
James.

Johnson empezó a llamar la atención de los músicos modernos en la generación de rock de la


década de 1960, con la edición de King of the Delta Blues Singers, álbum aparecido en 1961.
Gracias a un revival del blues en el país en aquellos años, los músicos mayores que habían
cantado de jóvenes en la década de los años treinta comenzaron a disfrutar de una segunda
carrera y se renovó su popularidad entre las nuevas audiencias jóvenes. El disco de Johnson
contenía una selección de sus grabaciones de 1936 y 1937, algunas de ellas inéditas. El álbum
revelaba el tremendo talento de Johnson como cantante y guitarrista, así como una increíble
capacidad para escribir magníficas letras. Era un desafío para los jóvenes músicos rockeros y
mostraba lo que era realmente el blues. Este disco tuvo tanto éxito que se editó de nuevo en
1969 y en 1970.

Muchas de las composiciones de Johnson se han convertido en prototipo de blues de los años
sesenta gracias a artistas de blues de Chicago como Waters y Elmore James. En 1951 Elmore
James grabó un tema de Johnson llamado Dust My Broom, haciendo de él un éxito nacional.
Otro tema compuesto por Johnson, Sweet Home Chicago, ha sido tocado y grabado por
incontables músicos de blues de Chicago. Como músico itinerante, que cruzó de arriba abajo la
región del delta incontables veces, Johnson tuvo amplias oportunidades para refinar sus letras;
además, éstas le abrían la posibilidad de juzgar su popularidad a través de las reacciones de su
audiencias. Un músico viajero como él tenía, además, la oportunidad de tocar en gran variedad
de lugares, desde reuniones multitudinarias de sábado en grandes locales a pequeños picnics
al aire libre.

Estas condiciones especiales le facilitaron unas determinadas habilidades interpretativas que


se tradujeron también en el refinamiento de sus letras y canciones. Fue en cambio la disciplina
de las grabaciones de tres minutos la que le llevó a darles un giro más comercial. Creaba
canciones con conciencia artística: sus temas favoritos eran la mujer, la bebida, los viajes y el
diablo. Sus letras contenían metáforas recurrentes y vívidas personificaciones. En lugar de
intercalar versos flotantes que se repitieran, como hacían otros cantantes de blues del delta,
Johnson hacía de cada canción una afirmación con temas intencionadamente desarrollados.

Grabó un total de 29 canciones para la American Record Company. Sus grabaciones completas
abarcan, además de estas 29 grabaciones, más 12 takes o retazos sueltos, rescatados de dos
sesiones que grabó en la ARC, en San Antonio y Dallas. Johnson comenzó a grabar haciendo
audiciones. H. C. Speir, cazatalentos de la ARC que tenía una tienda de música en Jackson,
Mississippi, había estado buscando talentos durante siete años y era responsable de hallazgos
como los artistas de blues Skip James, Patton, House y Tommy Johnson. Speir envió a Johnson
a otro cazatalentos de la ARC, Ernie Oertle, que le ofreció grabar en San Antonio en noviembre
de 1936.

En agosto de 1938 Johnson y Honeyboy Edwards tocaron en una fiesta en una casa particular
de Three Forks, cerca de Greenwood, Mississippi. El dueño de la casa dio a Johnson un whisky
envenenado. Murió tres días después. Antes de morir, parece que se puso a gritar, a ladrar y
moverse como un animal enloquecido bajo los efectos del veneno.

Otro mito levantado alrededor de Johnson dice que vendió su alma al diablo para alcanzar su
gran maestría tocando la guitarra. El mito creció como respuesta a la falta total de información
sobre cómo Johnson había aprendido a tocar la guitarra. Desde que era un adolescente, había
tenido reputación entre los músicos mayores como House y Willie Brown, de ser una peste
que podía coger cualquier instrumento y tocarlo. Parece que huyó en 1930 durante unos
meses. Según unas fuentes, porque su padre quiso que trabajara con él en los campos, y según
otras, más fiables, porque murió su primera mujer. Cuando regresó tenía su primera guitarra
propia. Las investigaciones realizadas descubrieron que ésta era una guitarra Gibson
Kalamazoo. Johnson demostró tal habilidad con la guitarra a su regreso que parecía realmente
que hubiera vendido su alma al diablo para tocar así.
Su enorme talento musical le valió el sobrenombre de King of the Delta Blues Singers ('Rey de
los Cantantes de Blues del delta').

Discografía

King of the Delta Blues Singers, Columbia, 1961.

King of the Delta Blues Singers: Volume 2, Columbia, 1970.

Robert Johnson: The Complete Recordings, Columbia, 1990.

Bibliografía

CHARTERS, Samuel: The Bluesmen. Oak Publications, 1967.

GURALNICK, Peter: Searching for Robert Johnson, Dutton, 1989.

MARCUS, Greil: Mystery Train. Dutton, 1975.

PALMER, Robert: Deep Blues. Viking, 1981.

BIANCO, David: Contemporary Musicians. Diciembre 1991 (Volume 6)