Está en la página 1de 3

La autonomía en los niños

1Por Afectiva

Educar es acompañar a los niños a que sean independientes y autónomos; enseñar a que
adquieran las habilidades necesarias para la toma de sus propias decisiones y ayudar a que
puedan valerse por sí mismos.

En este post hablaremos de la autonomía en los niños, ya que un buen desarrollo de la misma,
favorece la independencia y la responsabilidad. Es adecuado fomentarla en todos los
aspectos de la vida del niño: hábitos, relaciones sociales, desarrollo intelectual, ocio, desarrollo
emocional pero siempre teniendo en cuenta la edad cronológica y psicológica.

No os perdáis este post…

¿Qué es la Autonomía?
Cuando se habla de autonomía no sólo se hace referencia al hecho de adquirir o realizar de
forma adecuada ciertos hábitos, sino también supone adquirir responsabilidades,
poseer autonomía emocional y de comportamiento.

Que un niño sea autónomo significa que tiene que ir aprendiendo e interiorizando las
consecuencias de sus propias acciones, saber cuidarse tanto a nivel físico como psicológico,
manejarse ante situaciones negativas y superar poco a poco la frustración.

La autonomía se basa y requiere confianza en uno mismo. Cuando la autoestima, los


pensamientos y los sentimientos del niño son estables, podrá llegar a ser una persona autónoma
y generar la capacidad para no depender de los demás.
¿Por qué es importante la autonomía en los
niños?
Fomentar la autonomía en los niños les permite adquirir destrezas y herramientas para pasar
las etapas de su desarrollo de forma positiva y saludable. Además:

 Favorece la seguridad y la autoestima de los niños.


 Permite una mayor estabilidad emocional y afectiva.
 Ayuda a adaptarse a los cambios y asumir nuevos retos.
 Desarrollan las habilidades sociales para tener relaciones satisfactoriase p
 Adquieren habilidades para solucionar problemas, creando diferentes alternativas y
decisiones efectivas.

Fomentar la autonomía en los niños


Si te preguntas a partir de cuándo comenzar a fomentar la autonomía en los niños, aquí te
damos algunas ideas:

 A partir del año y medio: Es recomendable que los niños empiecen a moverse sin
ayuda, caminar solos, coger objetos y llevarlos… A nivel de lenguaje empiezan a aprender
palabras, pueden pedir lo que necesitan por su nombre, no sólo señalando. Además son capaces
de hacer pequeñas tareas con nuestra ayuda (ej. llevar sus juguetes a la habitación o guardarlos
en su caja…)
 De tres a cinco años: Se desarrolla el lenguaje y es el momento de enseñarle a
comunicarse utilizando las palabras adecuadas aunque le cueste pronunciarlas ( perro y no guau
guau). También pueden empezar a adquirir vocabulario emocional. Así el niño podrá hablar sobre
sus deseos o explicar lo que siente. Con relación a los hábitos, es el momento de comer sólo,
empezar a vestirse y a adquirir las pautas básicas de higiene o de responsabilidad ( ej. retirar su
plato de la mesa después de comer).
 Desde los 6 años: se van ampliando las tareas y las responsabilidades (hacer su cama,
prepararse la ropa, ducharse…), incluyendo las que tienen que ver con el colegio (preparar la
mochila…)

Consejos para ayudar a los niños con su


autonomía
Os proponemos algunas recomendaciones para ayudar a los niños en su autonomía:

 Permítele actuar sólo pero con apoyo o ayuda cuando la necesite o reclame.
 Enséñale a buscar soluciones: primero que piense una por sí mismo y después puedes
ayudarle ofreciéndole más alternativas.
 Valora el esfuerzo antes que el resultado en el aprendizaje de los hábitos o tareas. El
aprendizaje es un proceso y en muchas ocasiones no saldrá a la primera.
 Ayúdale a aceptar sus errores o fallos animándole a conseguirlo la próxima vez.
 Dale su espacio para que pueda expresar sus gustos u opiniones ofreciendo opciones
para elegir en algunos ámbitos.
 Hazle partícipe de algunas decisiones familiares, dependiendo de la edad. Así podrá
sentir que su opinión también es importante.
 Fomenta en el niño una imagen positiva, para que se valore y se respete.
 Cuando tenga un pequeño conflicto, antes de actuar intenta que lo resuelva primero (si
un niño le ha quitado el columpio o un juguete…)