Está en la página 1de 6

ESCUELA POLITÉCNICA DEL EJÉRCITO

CARRERA DE INGENIERIA EN
CIENCIAS AGROPECUARIAS
SANTO DOMINGO

Informe de Botánica

Nombre: Marco Ibarra Grupo: 2

Nivel: II Docente: Dr. Fernando Hurtado

Fecha: 24/04/12 No.: 3

1. Tema
El Tallo

2. Introducción

El tallo
Los tallos comunican la raíz de una planta con las hojas y suelen estar por encima
del suelo, si bien muchas plantas tienen tallos subterráneos. Los tallos exhiben
formas diversas, desde lianas con forma de cuerda hasta gruesos troncos de árboles.
(Solomon et al, 2008)
Los tallos realizan tres funciones principales de las plantas. Primero, en la mayor
parte de las especies sostienen las hojas y las estructuras reproductivas. La posición
erecta de la mayor parte de los tallos y la disposición de las hojas permiten a cada

hoja absorber luz para utilizarla en la fotosíntesis. Las estructuras reproductivas


(flores y frutos) se localizan en los tallos en lugares accesibles a insectos, aves y
corrientes de aire, que transfieren el polen de una flor a otra y ayudan a dispersar
semillas y frutos. (Solomon et al, 2008)
Una segunda función de los tallos es el transporte interno. Los tallos transportan
agua y minerales disueltos (nutrientes inorgánicos) procedentes de las raíces, donde
son absorbidos del suelo, hacia las hojas y otras partes de una planta. Los tallos
también transportan el azúcar producido por la fotosíntesis en las hojas hacia las
raíces y otras partes de la planta. (Solomon et al, 2008)
Tercero, los tallos producen nuevo tejido vivo. El tallo continua creciendo durante
toda la vida de la plana, produciendo yemas que se convierten en tallos con nuevas
hojas y estructuras reproductivas. Además de las funciones principales de sostén,
transporte y reproducción de nuevo tejido, varias especies tienen tallos modificados
para la reproducción asexual o, sin son verdes, para elaborar azúcar por fotosíntesis.
Asimismo, algunos tallos están especializados en el almacenamiento del almidón.
(Solomon et al, 2008)
Los haces vasculares de los tallos de dicotiledóneas están dispuestos en círculo en
un corte transversal, sin embargo vistos longitudinalmente estos haces se extienden
como largos filamentos a lo largo de todo el tallo y son continuos con el tejido
vascular de raíces y hojas. El xilema se localiza en el lado interno del haz vascular y
el floema en el externo. En el centro del tallo de las dicotiledóneas está la médula,
un tejido formado por grandes células parenquimáticas de pared delgada cuya
función principal es el almacenamiento. (Solomon et al, 2008)
Los haces vasculares de monocotiledóneas están dispersos por todo el tallo y estos
haces se encuentran dispuestos hacia el interior el xilema y hacia el exterior el
floema, estas carecen de córtex y medula. Las monocotiledóneas solo experimentan
crecimiento y no producen madera ni corteza. (Solomon et al, 2008)

3. Objetivo
Estudiar la estructura interna del tallo.

4. Objetivo específico
Establecer semejanzas y diferencias entre células de monocotiledóneas y
dicotiledóneas.

5. Equipo
Estereomicroscopio

6. Reactivos e insumos
Agua, tallo de monocotiledóneas (herbáceas, leñosas) y dicotiledóneas (herbáceas,
leñosas, Semileñosa).

7. Procedimiento
Técnica

Tallo de monocotiledónea
1. Haga varios cortes transversales finos del tallo herbáceo de dicotiledónea y
póngalos en la caja petri que contiene agua.
2. Escoja el corte más fino, ponga sobre el porta objetos, añada una gota de agua,
cubra y observe
3. Reconozca la epidermis
4. Determine si la epidermis está cubierta de cutina
5. Ubique los estomas en la epidermis
6. En la corteza reconozca: la colénquima cortical, el parénquima cortical y la
endodermis
7. Observe la disposición de los haces vasculares
8. En un haz vascular reconozca el xilema y el floema
9. Ubique el cambium
10. Reconozca el periciclo, los radios medulares y la médula.

Tallo de dicotiledónea.

1. Siga los pasos descritos anteriormente.

8. Resultados
Monocotiledónea “Herbácea”

 Caminadora (Rottboelia cochinchinensis)

Corteza
Epidermis

Haces vasculares
Monocotiledónea “Semileñosa”

 Cordiline (Cordyline terminalis)

Epidermis

Endodermis

Parénquima medular

Dicotiledónea “Herbácea”

 Míramelindo (Impatiens balsamina)

Epidermis

Xilema

Floema
Médula

Dicotiledónea “Semileñosa”

 Cajucha (Cuphea strigulosa)

Epidermis Medula

Floema
Dicotiledónea “Leñosa”

 Guayaba (Psidium guajava)

Epidermis

Xilema

Médula
Floema

9. Discusión
Los tallos transportan
agua y minerales disueltos
(nutrientes inorgánicos) procedentes de las raíces (Solomon et al, 2008), esto se vio
en el tallo ya que estos contienen tejidos con conductos vasculares.
El tallo continua creciendo durante toda la vida de la plana, produciendo yemas que
se convierten en tallos con nuevas hojas y estructuras reproductivas (Solomon et al,
2008), al momento que el tallo termina su crecimiento primario empieza su
crecimiento secundario y esto se da en lo largo de su ciclo de vida.
Los haces vasculares de los tallos de dicotiledóneas están dispuestos en círculo en
un corte transversal (Solomon et al, 2008), claramente pudimos ver que en las
dicotiledóneas los haces vasculares el xilemas y el floema forman círculos mientas
que en monocotiledóneas están dispersos en todo el tallo.
En el centro del tallo de las dicotiledóneas está la médula (Solomon et al, 2008), al
momento de que los haces vasculares forman un anillo la médula se localiza en el
centro pero al contrario de las monocotiledóneas que tienen haces dispersos no
presenta una médula.
Las monocotiledóneas solo experimentan crecimiento y no producen madera ni
corteza (Solomon et al, 2008), esto se debe generalmente a que su desarrollo
secundario no se realiza de una manera íntegra ya que por su requerimientos no lo
necesitan es decir no es indispensable para ellas.

10. Recomendación
 Al momento de realizar los cortes para sacar las muestras es muy importante
tratar de hacer el corte lo mas fino posible para que en el momento de la
observación sea mejor visible.

11. Bibliografía

 Solomon E., Berg L., Martin D., 2008, “Biología”, 8va. Edición, McGraw-
Hill Interamericana, Cap. 33-34, pp. 66