Está en la página 1de 4

Transmisión de las obligaciones:

Cuando hablamos de transmisión de las relaciones obligatorias, podemos distinguir entre el cambio
de acreedor y sus formas, representado por la cesión de créditos y, el cambio de deudor patrocinado por
la asunción de la deuda:

 La cesión del crédito consiste en la transmisión de un derecho de crédito, que es consecuencia


de un negocio jurídico precedente, el cual puede ser: la compraventa, la permuta, los actos de
libertad típicos (legado o donación), créditos con finalidad solutoria (en pago de una obligación
preexistente, de forma similar a lo que ocurre con la dación en pago y el pago por cesión de bienes).
A pesar de que no cuenta con una regulación concreta en el Código Civil, son numerosos los
artículos del mismo que hacen referencia a este tema, destacando los Art. 1112,Art. 1198,Art.
1526,Art. 1527,Art. 1528,Art. 1529,Art. 1530 ,Código Civil.

 La asunción de la deuda es un negocio jurídico por el que el nuevo deudor asume la deuda del
primitivo. A pesar de que el Código Civil no regula esta figura de forma expresa,
existen diversos artículos que hacen referencia a la asunción de la deuda, destacando entre ellos
los Art. 1203,Art. 1205,Art. 1206 ,Código Civil.

Código penal - Definición, Concepto y Qué es


Un Código penal es una recopilación de normas de carácter jurídico, recogidas de
manera ordenada y sistemática, que permiten conocer a los ciudadanos qué actos están
tipificados como delitos, y a los jueces establecer las sanciones correspondientes a
la comisión de cualquiera de los actos en él especificados.
Aplicación de penas

El Código penal establece distintos niveles en la aplicación de penas en función del


nivel de gravedad de las conductas. Así, existen actos tipificados como delitos leves y
delitos graves, y según dicha clasificación y el acto concreto que haya tenido lugar, el
Código Penal establece diferentes rangos de penas.
Esto es así porque el magistrado no puede limitarse a hacer una interpretación literal
del código penal, sino que, en su estimación de la pena, ha de tener en cuenta los
posibles atenuantes o agravantes que existan, y en base a ellos, establecer el castigo
que considere más justo.
Por lo general, lo que el código penal establece como faltas o delitos leves suele acarrear
sanciones económicas, mientras que el ingreso en prisión suele limitarse a la comisión
de delitos graves.
Modificaciones del código penal

Si bien la mayor parte de conductas consideradas delictivas están recogidas en los


principales códigos penales de todo el mundo, el Código Penal no es un textoinmutable,
sino que cada cierto tiempo requiere de modificaciones.
Estos cambios pueden realizarse para endurecer las penas en aquellos delitos en los que
se considere que las actuales no ofrecen el suficiente carácter disuasorio, para hacerlas
más leves, cuando se crea que el castigo aplicado a determinada conductaes
objetivamente excesivo en relación a la gravedad del hecho, o bien para adaptarse a la
aparición de nuevas conductas que puedan considerarse delictivas.
Así, por ejemplo, la aparición de las nuevas tecnologías y su presencia en la vida
cotidiana, ha dado lugar a la aparición de nuevos tipos de delitos que era imposible que
estuviesen recogidos en el Código Penal con anterioridad por la inexistencia de la
tecnología que los hace posibles.
De tal forma puede considerarse que el Código penal es un ente vivo que se
retroalimenta de los sucesos que acontecen en la Sociedad. Los legisladores están, pues,
en la obligación de permanecer atentos a los nuevos problemas y desafíos que surgen
en la sociedad y promulgar las leyes que regulen nuevas conductas que puedan suponer
una amenaza para ésta.

Las penas y las medidas de seguridad


impuestas por la comisión de un delito
75

La pena es una institución de derecho público que limita los derechos de una persona que hacometido
una infracción criminal. Es establecida mediante una sentencia firme emitida por un órgano judicial.
Las medidas de seguridad consisten en medios que se adoptarán para prevenir, tanto en caso de
personas que han cometido delitos, mientras no son juzgados, como en el caso de personas peligrosas o
incapaces que cometen delitos.

La pena se caracteriza por ser: personal, necesaria y suficiente, pronta e ineludible e individualizada.
1. Personal: una pena es personal porque afecta a la persona que ha cometido el acto delictivo. El carácter
personal cumple dos funciones que son que, está relacionada con el principio de culpabilidad, con el que
se garantiza que se castigará al responsable del hecho. Y por otra parte, con la pena se castiga al
responsable del acto, por lo que se hace una prevención a la comisión de los delitos.
La personalidad de las penas hacía considerar que, solamente las personas físicas podían hacer frente a
la consecuencia de un delito, sin embargo la reciente modificación del código penal incluye en el Art.
31 ,Código Penal la posibilidad de castigar a las personas jurídicas.
2. Necesaria y suficiente: la pena es necesaria para alcanzar el fin que busca el sistema del derecho
penal y debe ser suficiente, es decir, proporcional al hecho cometido.
Debido a esta característica es por lo que las penas tienen unos límites máximos y mínimos.
3. Pronta e ineludible: la pena debe ser impuesta dentro de los límites temporales previstos para ello. En
el Art. 14 ,CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA se establece que quedan prohibidas las dilaciones indebidas de
la Administración de justicia. También debido a las exigencias procesales y preventivas la pena debe ser
pronta, ya que pueden desaparecer pruebas o hacerse más difícil su determinación con el paso del tiempo.
Además la justicia deber ser lo más rápida posible en cuanto a la determinación del castigo, para que así
la sociedad confíe en la justicia, al ver que, una persona que comete un delito no queda impune.
Es ineludible porque las penas se pueden establecer a todas las personas que forman parte de la sociedad.
Ninguna persona que haya sido castigada por un delito quedará libre de su correspondiente pena.
4. Individualizada: la pena es individualizada ya que ésta se impone a la persona a la que ha cometido el
acto delictivo. Además para la determinación de la pena se tienen en cuanta sus características personales.
El sistema de las penas se rige por una serie de principios que son: el de legalidad, proporcionalidad, re-
socialización y humanización.
- El principio de legalidad consiste en que para el establecimiento de una pena, ésta debe existir en alguna
norma del ordenamiento jurídico que le de base a la misma. Además, en la norma se deberá establecer
específicamente la pena, en qué consistirá y en qué casos se aplicará sin lugar a dudas.
Las penas, en virtud de este principio, deberán ser interpuestas por un Tribunal, de acuerdo con las leyes
procesales (Art. 3 ,Código Penal). El desarrollo de las penas y medidas de seguridad se hará de acuerdo
con las leyes y los reglamentos que las desarrollen (Art. 3 ,Código Penal).
Gracias a este principio también se establece el fundamento del non bis in idem, es decir, que no se podrá
castigar a una persona dos veces por un mismo hecho, ya que se prevé legalmente para evitar abusos.
- El principio de proporcionalidad consiste en que las penas que se establezcan como consecuencia de la
comisión de un delito deben estar en relación con el delito de que se trate.
La pena debe ser idónea para la prevención de futuros delitos. Gracias a la idoneidad y proporcionalidad
en las leyes encontraremos la pena correspondiente a cada delito que se cometa.
- La re-socialización consiste en que, las penas se interponen para lograr que se reeduque y se reinserte
a los culpables de los delitos en la sociedad (Art. 25 ,CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA). En virtud de este
principio los poderes públicos están obligados a que los delitos sean castigados con penas que ayuden a
lograr la reinserción social.
- La humanización de las penas consiste en que, el sistema de cumplimiento de las mismas debe ser un
sistema que se adapte a las personas, a los seres humanos. Las penas no pueden ser degradantes de las
personas.

Mientras no son juzgadas las personas que han delinquido, pueden establecerse medidas de seguridad.
Las medidas de seguridad buscan proteger a las personas de los posibles abusos que puedan sufrir por
intervenciones de sus derechos desproporcionadamente y se basan en la peligrosidad del sujeto y son
mucho más imprecisas que las penas.
Las medidas de seguridad, al igual que las penas cumplen una función preventiva (Art.
25 ,CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA). La diferencia entre ellas está en la proporción, ya que, mientras la pena
se ajusta a la gravedad del hecho, la medida es proporcional a la pena que correspondería si el autor fuese
declarado culpable. Las medidas de seguridad están sometidas a unos requisitos de proporcionalidad del
hecho cometido (Art. 6,Código Penal).
Teorías
Sobre la existencia de las penas y medidas de seguridad existen diversas teorías. La básica es la teoría
de la retribución, que consiste en que, el que cause un daño mediante un delito deberá retribuir al dañado.
Es decir, el responsable de un delito deberá hacer frente a esa responsabilidad resarciendo los daños. Esa
responsabilidad podrá cumplirla mediante una pena, como por ejemplo una pena de prisión.
También se rigen las penas por la teoría de la prevención social, es decir, se castiga la comisión de
delitos para evitar que éstos se vuelvan a producir en el futuro. Al ver el castigo a un causante de un delito,
el resto de la sociedad no imitará la conducta que ha llevado a esa pena.
La teoría de la prevención general, a parte de la de prevención social, lo que busca es una finalidad más
extensa que ésta, es decir, se busca con las penas una influencia sobre la comunidad en general para que
no tiendan a la comisión de los delitos