Está en la página 1de 519

(Diógenes Laercio

Vidas y ópiniones
de los filósofos ilustres
Traducidas y comentadas por
Luis-Andrés Bredlow
Diógenes Laercio

Vidas y opiniones
de los filósofos ilustres

Traducidas y comentadas por


Luis-Andrés Bredlow
l de esta obra por cualquier procedi-
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcia
pias, etc.) y el almacenamiento o trans-
miento (ya sea gráfico, electrónico, óptico, químico, mecánico, fotoco permiso ex-
ier otro tipo sin
misión de sus contenidos en soportes magnéticos, sonoros, visuales o de cualqu
preso del editor.

Primera edición, abril de 2010


© Luis-Andrés Bredlow
© Editorial Lucina, Rúa de los Notarios, 8. 49001 Zamora
Telf. y Fax: 980 53 09 1o
Impreso y hecho en España
ISBN: 978-84-85708-82-6 '
Depósito legal: M. 13.471-2010
Fotocomposición e impresión: EFCA, S. A.
Polígono Industrial «Las Monjas»
28850 Torrejón de Ardoz (Madrid)
ÍNDICE

Índz'ce de siglas ..................................................................................................... 11

Prolegómenos ...................................................................................................... 13

LIBRO PRIMERO:

PROEMIO. LOS SABIOS

Proemz'o:

l-ll. Griegos y bárbaros: 1-2. La filosofía de los pueblos bárbaros.


3. Museo. 4. Lino. 5. Orfeo. 6-9. Los magos. 10-11. Los
egipcios .............................................................................................. 3l

11-21. Origen de la filosofía y clasificación de las escuelas filosóficas ....... 33

Los sabios:

22-44. Tales de Mileto .................................................................................. 36


45-67. Solón de Atenas ................................................................................. 43
68-73. Quilón de Esparta ............................................................................. 50
74-81. Pítaco de Mitilene ............................................. ................................. 52
82-88. Biante de Priene ................................................................................ 54
89-93. Cleobulo de Lindo ............................................................................ 56
94-100. Periandro de Corinto ........................................................................ 58
6
India?

101-105. Anacarsis el Escita ............................................................................. 61


106-108. Misón de Quena ................................................................................ (,2
109-115. Epiménides de Creta ......................................................................... 63
116-122. Ferecides de Slros .............................................................................. 65

PRIMERA PARTE:

LA TRADICIÓN JÓNICA
LIBRO SEGUNDO:

Los ]ÓNICOS, SÓCRATES Y Los SOCRÁ TICOS

La fisica 0 filosofía naturaljóm'ca:

1-2. Anaximandro de Mileto .................................................................... 71


3-5. Anaxímenes de Mileto ...................................................................... 71
6-15. Anaxágoras de Clazómenas .............................................................. 72
16-17. Arquelao de Atenas ........................................................................... 75

Sócrates, los socrátz'cos y sus escuelas:

18-47. Sócrates .............................................................................................. 76


48-59. Jenofonte ........................................................................................... 84
60-64. Esquines ............................................................................................. 87
65-104. La escuela cirenaica: 65-85. Aristipo de Cirene. 86-93. Discí-
pulos y doctrina. 93-96. Los hegesíacos. 96-97. Los aniceria-
nos. 97-104. Teodoro llamado el Ateo .......................................... 89
105. Fedón de Élide y sus sucesores ......................................................... 100
106-120. La escuela megárica: 106-108. Euclides de Mégara. 108-109. Eu-
búlides. 109-110. Alexino de Élide. 110. Eufanto de Olinto.
111-112. Diodoro Crono. 113-120. Estilpón de Mégara .............. 100
121-125. Otros socráticos: 121. Critón. 122-123. Simón. 124. Glau-
cón. Simias. 125. Cebes .................................................................. 105
125-143. Menedemo de Eretria (y Asclepíades de Fliunte) ............................ 103
Í”¿the

LIBRO TERCERO:

PLATON

1-47. Vida. 47-66. Escritos. 67-80. Doxografía. 80-109. Divisiones


arzktotélz'cas ..............................................................................
........... 117

LIBRO CUARTO:
LOS SUCESORES DE PLATÓN

1-5. EspeusipO de Atenas ......................................................................... 147


6-15. Jenócrates de Calcedonia .................................................................. 149
16-20. Polemón de Atenas ........................................................................... 153
21-23. Crates de Atenas ................................................................................ 155
24-27. Crántor de Solos ................................................................................ 156
28-45. Arcesilao de Pitana ............................................................................ 157
46-58. Bión de Borístenes ............................................................................. 163
59-61. Lacides de Cirene .............................................................................. 166
62-66. Carnéades de Cirene ......................................................................... 167
67. Clitómaco e artago ....................................................................... 169

LIBRO QUINTO:

ARISTÓTELES Y SU ESCUELA

1-35. Aristóteles: 1-11. Vida. 11-16. Testamento. 17-21. Dichos.


22-27. Escritos. 28-34. Doxografía. 35. Homónimos ................. 173
36-57. Teofrasto de Éreso: 36-41. Vida. 42-50. Escritos. 51-57. Tes-
tamento .............................................................................................. 184
58-64. Estratón de Lámpsaco ....................................................................... 194
65-74. Licón .................................................................................................. 197
75-85. Demetrio de Falero ........................................................................... 199
86-94. Heraclides del Ponto ......................................................................... 203
Índice

LIBRO SEXTO:

ANTÍSTENES Y LOS CÍNICOS

1-19. Antístenes de Atenas ......................................................................... 209


................................. 215
20-81. Diógenes de Sinope .......................................... 232
82-83. Mónimo de Siracusa ..........................................................................
.......... 233
84. Onesícrito ................................................................................
......... 234
85-93. Crates de Tebas ........................................................................
.............. 236
94-95. Métrocles de Maronea.........................................................
..................... 237
96-98. Hiparquia de Maronea .................................................
238
99-101. Menipo (de Gádara) ..........................................................................
. 239
102. Menedemo ........................................................................................
103-105. Filosofía de los cínicos ......................................................................
239

LIBRO SÉPTIMO:

LOS ESTOICOS

1-38. Zenón de Cicio .................................................................................. 243


38-160. Filosofía de los estoicos: 39-41. División general. 41-83. Lógica.
84-131. Ética. 132-160. Física ........................................................ 253
160-167. Los disidentes de la escuela: 160-164. Aristón de Quío. 165-
166. Hérilo de Calcedonia. 166-167. Dionisio, llamado el Tráns-
fuga .................................................................................................... 282
168-176. Cieantes de Aso ................................................................................. 285
l 77-178. Esfero del Bósforo ............................................................................ 289
l 79-202. Crisipo de Solos ................................................................................. 290

SEGUNDA PARTE:

LA TRADICIÓN ITÁLICA
LIBRO OCTAVO:

PITÁ GORAS Y SUS SEGUIDORES

1-50. Pitágoras: 1-16. Vida, escritos y opiniones. 17-24. Símbolos y


preceptos. 25-35. Doctrinas pitagóricas según Alejandro Polihís-
tor y Aristóteles. 36-38. Testimonios de los poetas. 39-40. Muer—
Índice
9

51.77 Laercio. 47-49


Empédocles Hoxnónimos.
deiACI-a 311868. 49-50.
44.45. Eplgram
Carta
de
as de
a Anaxz'm Diógene
enes ............s 303
' . _ gante. 51-66. Su Vlda. 66-75. Su muerte.
76-77. Sus opiniones ........................................
316
78. Epicarmo .............................. 323
79-83. Arquitas de Tarento 323
33. Alcmeón de Crotona 324
84. Hípaso de Metaponto ............ 325
84-85. Filolao de Crotona............................................................................. 325
86-91. Eudoxo de Cnido .............................................................................. 326

LIBRO NOVENO:

LOS AISLADOS YLA TRADICIÓN ITÁLICA (CONTINUACIÓN):


ELBATAS, ABDERJTAS, ESCÉPTICOS.

1-17. Heraclito de Éfeso ............................................................................. 331


18-20. Jenófanes de Colofón ........................................................................ 335
21-23. Parménides de Elea ........................................................................... 336
24. Meliso de Samos ................................................................................ 337
25-29. Zenón de Elea .................................................................................... 338
30-33. Leucipo .............................................................................................. 339
34-49. Demócrito: 34-43. Vida. 44-45. Opiniones. 45-49. Escritos 340
50-56. Protágoras .......................................................................................... 346
57. Diógenes de Apolonia ....................................................................... 348
58-60. Anaxarco de Abdera ......................................................................... 349
61-69. Pirrón de Élide: su vida y sus discípulos .......................................... 349
70-108. El escepticismo pirroniano ............................................................... 352
109-115. Timón de Fliunte ............................................................................... 362
115-116. Sucesión de los filósofos escépticos .................................................. 363

LIBRO DÉCIMO:
EPICURO YSU ESCUELA

1-16. Vida y personalidad de Epicuro ....................................................... 367


16-21. Testamento ......................................................................................... 370
22. Carta a Idomeneo ............................................................................... 372
10 ¡”dÍCe

22-26. Los discípulos de Epicuro y sus escritos .......................................... 372


26-28. Escritos de Epicuro ........................................................................... 373
29-31. División general de la filosofía: canónica, física, ética ..................... 374
31-34. Canónica: criterios de la verdad ....................................................... 375
35-116. Física: 35-83. Carta a Heródoto. - 84-116. Carta a Pz'tocles ............... 376
117-154. Ética: 117-1213. El sabio epicúreo. 122-135. Carta a Meaeceo.
136-138. Discrepancias entre epicúreos y cirenaicos. 139-154.
Ma'xz'mas capitales .............................................................................. 396

Comentario .......................................................................................................... 407


Al libro primero ............................................................................................ 407
A1 libro segundo ........................................................................................... 421
Al libro tercero ............................................................................................. 434
Al libro cuarto............................................................................................... 444
Al libro quinto .............................................................................................. 449
Al libro sexto ................................................................................................ 457
Al libro séptimo ............................................................................................ 465
Al libro octavo .............................................................................................. 477
Al libro noveno ............................................................................................. 483
Al libro décimo ............................................................................................. 495

Bibliografia .......................................................................................................... 5 17
INDICE
f

DE SIGLAS

ANRW = H. TEMPORINI y W. HAASE (edsJ: Aufstieg und Niedergang der


rómiscben Welt, II, vol. 365-6, Berlín, 1992.
Bailly = M.A. BAILLY: Dictionnaire Cra-Francais. 13' ed., París,
1929.
Dict. pbiios. ant. = R GOULET (din): Dictionnaire de: pbilosopbes antiques, París,
1989 ss.
DK = H. DIELS y W. KRANZ: Die Pragrnente der Vorsoleratileer, 3 vols.,
6‘l ed., Zurich-Dublín, 1951.
FGrI-Iist = F. JACOBY: Die Fragmente der griecbiscben Historiker. Berlín-
Leyden, 1923-1958.
FHG = C. MÜLLER y Th. MÜLLER; Fragmenta Histon'corum Graeco-
ram, 5 vols., París, 1841-1870.
KRS = G.5. KIRK, ].E. RAVEN, M. SCHOFIELD: Los filósofos presocra'ti-
cos, 2a ed., cast. Madrid, 1987.
LS] = H. LIDDELL, R SCOTT, H5. JONES: Greek-English Lexicon,
Oxford, 1953.
PCG = R KASSEL y C. AUSTIN: Poetae Comia' Graeci. 9 vols., Berlín,
1983 ss.
PPF = H. DIELS: Poetarum pbilosopborum fragmenta, Berlín, 1901.
RE = PAULY-WISSOWA: Realenq'dopa'die der Classiscben Altertwns-
wissensc/yaft, Stuttgart, 1893 ss.
SSR = G. GIANNANTONI: Socratis et socraticormn reliquiae, 4 vols.,
Nápoles, 1990.
Suppi. Hell. = H. LLOYD-JONES y P. PARSONS: Supplementunz Hellenisticurn,
Berlín, 1983.
Índice de sigla

12 S

Lei _
n AR NI M: Sto z'c oru m veterum fragmenta, 3 Vols,,
SVF = H. vo Pag,
1903—1905.
DT: Tragz'corum graecorum frag.
TrGF = B. SNELL, R. KANNICHT, S. RA
menta, 4 vols.,Gotinga, 1971-1985.
Vors. = V. DK.
PROLEGÓMENOS

La obra de Diógenes Laercio es la única exposición sistemática de historia


de la filosofía que del mundo antiguo ha llegado (casi) íntegra hasta nosotros; un
vasto tesoro de noticias y recuerdos (por más que sean, las más de las veces, de ter-
cera o enésima mano y a menudo muy poco fiables), y aun de citas y documentos
originales —entre los más preciosos, el testamento de Aristóteles y las cartas de
Epicuro—, que sin ella se hubieran perdido irremisiblementez lo cual ya es motivo
de sobra para agradecer el largo empeño de aquel compilador erudito del que,
aparte de su obra misma, no conocemos apenas más que el nombre.
Y no es que en su tiempo —el siglo tercero de nuestra era, aproximadamen-
te— tal intento tuviese nada de singular ni de novedoso: más bien se nos presentan
las Vidas como una suerte de monumental resumen o culminación de un variado y
numeroso género, del que muy poca cosa, sin embargo, se ha salvado a través de
los tiempos: en muchos casos, apenas más que los ecos que las propias páginas del
Laercio encierran.
Lo cierto es que hacía ya varios siglos por entonces que la filosofía había ve-
nido a ser ya poco más que historia de sí misma. Pues también en eso, como en
tantos otros rasgos, fue parecido aquel mundo al de nuestros días: antes bien que
adentrarse en el arduo laberinto de los escritos filosóficos propiamente dichos, el
público culto —y aun lo más a menudo los propios filosofantes— prefería el resu-
men fácil, los compendios escolares o vulgarizadores que permitían formarse rápi-
damente una idea sumaria de lo que tal o cual pensador había dicho (compendios,
por lo general, no ya de obras originales, sino de otros compendios, a veces hasta
llegar a la cuarta o la quinta generación), cuando no ya sin más las biografías de fi-
lósofos, aderezadas con abundantes chismorreos y anécdotas más o menos pican—
tes o escabrosas.
14 Lau-YA ndrés BredIOw

Parece que fue, ante todo, en el interior de las mismas escuelas de filosofía 0
de ciencias —el Perípato, por delante de todas— donde se juzgaba útil, para
los fi.
nes de la enseñanza y la discusión interna, proceder a una recopilación sistemática
de las doctrinas anteriores, convenientemente esquematizadas y reducidas a los
términos técnicos al uso de la propia escuela; con ello se originó el consabido gé-
nero de la doxografía o relación de opiniones filosóficas o científicas. Las Opz'm'o_
nes delos fiïzbgsjejggfrasto, el discípulo predilecto de Aristóteles, eri dieciochá
libros ordenados por temas, son la primera obra del género que, en cierto modo
conocernos, (meras
. sombras. o conjeturas son, para_ nosotros, la*__
Synagogé del sof'lstal
Hipias de Eltde y otras posrbles doxografías anterlores a Teofrasto que, COWIQ
esfuerzohde imaginación yagudeza, han tratado de reconstruir algunos estudiosos
de los últimos decenios‘); de ella se conservan el l_a_rgo_fragmento Soérejas sensacio—
nes y un puñado de otros muy breves —recogidos por Diels enfisus Doxograpïáï
gíaea', de 1879—, cuya procedencia de la misma obra parece, con todo, más bien
conjetural o dudosa (véanse los prudentes reparos de P. Steinmetz, Dz'e Pbysz'k de;
Tbeopbrastos von Eresos, pp. 334-351).
De Teofrasto son deudoras, en lo esencial, y a través de varias refundiciones
intermedias —-—minuciosamente reconstruidas por Diels en los Prolegómenos a los
D0xograpbz'—-, las dos principales colecciones antiguas de opiniones filosóficas qye
han llegado hasta nuestros días: losHPZagzÏZ—¿Eézíoïqgjgm del siglo segundo de
nuestra era, que antaño ‘30Iíañ‘atribuirse a Plutarco (y de los que es a su vez un
mero extracto, en su mayor parte, la Historia pbz'losopba del Seudo-Galeno, redac-
tada en fecha incierta entre los siglos V y VII), y, al menos en la parte física del libro
primero, las Eklogaí de Juan Estobeo, del siglo quinto. La fuente común de ambos
fue, según la reconstrucción de Diels, la'ólïra —perdida—- de un tal Aecio, titulada
Synagogé tán areskónton o Colección de doctrinas, escrita a finales del primer siglo
post y conocida por alguna cita del obispo Teodoreto de Cirro (muerto en 457); la
cual a su vez parece haber sido mayormente una refundición ligeramente actualiza-
da de algún manual doxográfico de principios del siglo primero ante, al que Diels
dio el nombre de Vegqstn placz'ta, obra de un autor desconocido de tendencia estoi-
ca, cuya parte más valiosa provenía, en fin, de la compilación de Teofrasto. Pode-
mos suponer que algún extracto de las Opiniones parecido a éstos —pero que no
se puede identificar con ninguno de los que conocemos por otras fuentes— debió
de traer entre manos también Diógenes Laercio al redactar algunas de las seccio-
nes doxográficas de las Vidas.
Otro género o subgénero de doxografía, que, en lugar de la ordenación te-
mática seguida por Teofrasto, prefería la exposición de conjunto de cada doctrina,

1 Para un examen CI’ltO de esas tentativas, vease m1 “Hipias, ¿fundador de la doxografta? .


l 0 o ) o o l
I, n

[Nota de 2009.]
Prolegómenos
15

Siij:io:¿rïgíïpïïzpïïïsïIinïeíñír3.1415,É’muelas ¿El? filósofos. Inventado asi-


en el siglo
, f segundo antes de nuestra era , dose escolarcas
as propiasIlustres:
escueIasel —lo_cult1varon,
est01co Panecro
yel eplcureo Apolodo.ro, apodado el “Tirano del Jardín”_, pasó luego a ocupa-
c1on de erudltos eclectlcos como Arío Dídimo, contemporáneo del emperador Au-
gusto, cuyos capltulos sobre étlca estoica y peripatética perduraron en el libro se-
gtlndofle ESÍ0b_€0; fl la mlsma clase de escritos pertenecieron los diez libros De la
filosofia del perlpatetlco Arístocles (siglo H post), de los que se conservan algunos
extractos en Eusebio.
Dg_m_9__(_l9_complementario a esos tratados de opiniones, florecía, mezclado en-
tre la variada literatura biográfica dela edad hélé‘nístíbafe'l géïro de las vidas de fi-
lósofos, inaugurado por otro discípulo de Aristóteles: Ar‘iéíóáéhb‘dai'áréñió; “¿Biar
de unas Vidas de Pitágoras, Arquitas, Sócrates ylplatón, eBïi-Ebtíóïpoï- lo.que dejan
entrever las citas trasmitidas por Diógenes Laercio, eran las suyas de aquella clase de
biografías en las que la reconstrucción de los meros hechos importa menos que la Vi-
vacidad del retrato de caracteres, trazado a golpe de revelaciones escandalosas y
chismes de la vida privada de los ilustres —tan del gusto del público semiculto de
entonces como del de hoy—, sin desdeñar los goces de la pura hablilla denigratoria:
así nos presenta al joven Sócrates amante de su maestro Arquelao y, ya de mayor, de-
dicado al negocio de la usura, o a Platón plagiario de las obras de Protágoras.
Con todo, los escritos de Aristóxeno sirvieron de inspiración y modelo a
todala tm‘lÍÉÍÓnlitSLaIiLde la biografía perifaatética y alejand_'_r1na, desÏieweÏ tratado
De los varones ilustres de Neantes del—Cícico (alrededór- del 300 ante), pasando por
laswvidas defilóspÏo—s—gue en el siglo siguiente escribió —junto a otras de reyes, ora-
d'ore's'jyfipoetas trágicos— Sátiro detCalátide, compendiadas luego p_o_r_I_-_lerac_l_ifide_s
Lembo, o las Vidas de Herr—nipo—dre Efismirna (c'ónEEBiEÏaSÏaI'IïaÏe-cer, como suple-
mento a los Pz'ñákes omcatálogos comentadós de la biblioteca de Alejandría que de-
jara su maestro Calímaco), hasta los epítomes biográficos de Diocles de Magnesia,
en el siglo primero antes de nuestra'erayLa predilección'pói‘EíárónIQZe scagdáléiï
se, notoria ya en Aristóxeno, alcanzó las cotas más extremas en ellibelo anóñïrïo
Arzlïtzpo, o de la laguna antigua (que Diógenes Laercio parece atribuir erróneamente
al prófiió'"AhÉuï>B‘EIéïíí‘i-‘énéí, verdadera suma de maledicencias: las citas que da
Diógenes componen mayormente un harto monótono elenco de amoríos pederás-
ticos; sólo a Aristóteles, notoriamente ajeno a tales inclinaciones, se le atribuye,
para variar, un idilio con cierta concubina de su protector Hermías. Por el otro
lado, descuella entre los biógrafos helenísticos, por su rigor y seriedad excepciona-
les, Antígono de Calïíïo (siglo III ante), cuyos fragmentos merec1eron un pormeno-
rizado estudiornonográfico de WilamOWÍtZ-
Una suerte de conjunción o síntesis de ambos génegls —la__doxogr_ai_im
biografía—37m OMS de Diadocbai o 51466520755, en los que las vidas

'if vin\°i ‘(Mx‘ácuhnvi


¿0. Odfif-‘ACS
L ms' Andre;, B'É’dlow
16

-
y”3:18:3l sucesiv'os’
de filósofos, enristradas en largas secuencras de ïaïïoïïo
la manera de las crónicas de dinastlas reales, aca a t enlazadas un mimo arbol
bienenLÏdSl por tela.
genealógico de las diversas escuelas, esquetnaltfcameri’riïual Si 'b
P d H t P e ser QUe a
ciones —-a veces un tanto forzadas— de f1hac10_n,€S o, escrlto Alrede.
_ Registro de los fl1050f05 e . lpo o
este esquema obedeci era ya el
dor del 200 ante, suele conSI derarse fund
ador de est};I variedad al perlpatetlco So-
y posterior, cuya Su’ceszon de lorfi’lósofosim
ción de Alejandría, de fecha no mu )
1502930 SdÏóL/Zdï d}? Sátirf
compendiada, un siglo después, por Heraclides 1469doc ML
att e;mtís t ny :1 ¿”
enCIa. lín las Dm
y otros materiales de diversa proced
se insp irar on luego, aún en el mis mo stglo segl un 0 ¿m 6’, b . ._C__É—‘_S_ 37951.38,
des cron df: la
l bé nos es conocida solo por una reye men
toico Jasón (cuya Dz'adoc
Alejandro Pollhistor, el CPlCureo
É És) S ' rates así como en el siglo sigulente,
bon aparecreron allgunos capi-
Filoíleinoocsll: Gádara (de cuya Sintaxis tón pbz'loróp ano) y el Ya
rulos sobre académicos y estoicos entre los restos de paptros de Hercu
losop/aon o Brevzarzo de 123
mencionado Diocles de Magnesia, en su Epzdrome pbz
filósofos.
ÉHÉiIJÉEÏBro-
Disculpe el paciente lector esta agobiante ristra d? ÍÏÉULQSM
compen-_
pios: el hecho es que (casi) tOdos ellos confluyen en este Compen lo e
en
dios que son las Vidas y opz'm'ones de los filosofos de Dlogenes Laerc10, y pervw
doro,
en sus citas. Casi todos, y muchos más: cronólogos como Eratostenes y Apolo
ación;
autor de unos Cbromká en verso (trímetros yámbicos), para más fácil record
colecciones de epigramas y de apotegmas; catálogos de obras de los filósofos,
como los que habían confeccionado Calímaco y su discípulo Aristófanes de Bizan-
cio, bibliotecarios de Alejandría (pero también el desconcertante Lobón de Argos,
inventor de bibliografías imaginarias); autores de misceláneas, como Pánfila de
Epidauro o Favorino de Arelate, y aun manuales de consulta tan especializados
como el De los poetas y escritores homónimo; de Demetrio de Magnesia; sin omitir
los documentos originales (genuinos o no): testamentos, decretos, cartas, desde
burdas falsificaciones, como la correspondencia de Heraclito con el rey Darío, has-
ta verdaderas joyas como las tres epístolas de Epicuro del libro décimo, o los frag-
mentos de Epicarmo, insospechadamente embutidos en un larguísimo extracto de
un oscuro panfleto antiplatónico. _
En fin de cuentas, los diez libros de Diógenes Laercio vienen a ser la suma
de las citas que contienen, sin las cuales (como solía decirse de las obras del estoico
Crisipo: pero el hecho es acaso más disculpable en el historiador dela filosofía que
en el filósofO) apenas quedaría más que el papel en blanco. En total, suman unas
17186 refgtgqqíap_egpficit_as a 365 libros de unos 250 autores, sin contar más de 350_
refeï?9<;ias anónimas, según el recuento dé‘"Ri6háï-d"Hope. Es imposible saber—a
cuantos de entre ellos había leído o consultado directamente Dióg
I

enes Laercio, Y a
cuantos c1taba de segunda o tercera mano, que tal vez fueran
los más. En todo
l‘n ‘viíït ¡ "Ir"fl lï
17

caso, los estudios más recientes se mclman a concederle la originalidad al me


nos
dc la labor cumpilatoria. abandon
ZZdoulÉ‘ÉQ-Ñpecha —elatborztdat por tantos ilustres
tilologos alemanes del siglo mx...
especie de refrito 0 casi plagio (aunqtii: ¿23111
31333323[itiiiliiïïnïis (1902::
propia) de alguna otm anterior. sea ésta debida a Diocles de gil-mis Cl'iisp (2:0: ó-
tesis del ¡oyen Nietzsche. pronto rebatida por Dielsl Favorino ÍÏEÏS
Ï Nilzias: reiiu-
mdp por la amistosa crítica de Wilamowitzl, Nicias de Nicea (seirú
in Usener) o aca-
so Maximo de Nicea (según proponía Gercke, refutando a su :ez a Úsene
r) Los
estudiosos del siglo veinte, por el contrario. convinieron en al n l 'uicioso
dictamen
Í de
J“ Eduard
d P l Schw r artz (en su articulo “Diogenesi Laertios“ l Real-
e la
gener i epara
omju opa: ¡c e au y-W ¡ssow-a, vol. V, l, col. 749) de que Diógenes, lo más vero-
símilmente: “.extractó diversos libros sobre la historia de los filósofos, libros que
no eran mas Independientes que el suyo; querer adornarlos con nombres de autor
es y seguira siendo empresa ociosa e inútil".
Lo cual no quita que, como suele reconocerse, el plan general de la obra —-—so- i
meramente esbozado en el libro l, 13-15— obedezca, en sus rasgos esenciales, al
esquema trazado por ¿oción de Alejandría y sus imitadores, sobre todo enAÍo ¿fu?
atañe a la división de los‘iilós‘óíro‘s en dos grandes tradiciones o líneas de sucesión:
la “iónica” (libros II-VII) y la “itálica” (libros VIII-X), iniciadas por Anaximandro
y Pitágoras, respectivamente, a las que Diógenes añade, en el libro I, una discusión
sumaria del pensamiento de los pueblos bárbaros (que Soción parece haber trata-
do en un apéndice de su obra) y de su relación con Grecia, así como las vidas de
los sabios de antes de la filosofía, de Tales (como maestro de Anaximandro, ante-
cesor de la tradición jónica) a Ferecides de Siros (el supuesto maestro de Pitágoras
y, por ende, ancestro de la filosofía “itálica”).
Empieza, por consiguiente, el libro II por la dt'adocbe' de los iónicos —Anaxi-
mandro, Anaxímenes, Anaxágoras—, con los que enlaza, a través de Arquelao, a
Sócrates; siguen los discípulos inmediatos de éste y las escuelas socráticas de Cire-
ne, Élide y Mégara; luego, en sendos libros aparte, Platón (libro III) y su escuela (li-
bro IV), Aristóteles y el Perípato (libro V), Antístenes y los cínicos (libro VI), y, en
fin, presentados como herederos de la inspiración cínica, los estoicos (libro VII).
Con el libro VIII, pasa Diógenes a la tradición itálica, empezando por Pitá-
goras y los que, con mayor o menor razón, eran considerados miembros de su co-
fradía o próximos a ella. El libro IX comienza, interrumplendo la serie de las suce-
siones escolares, con los dos “aislados” Heraclito Y Jenófanes (aunque éSÍC, en el
resumen programático de I, 15, aparecía como dlscípulo del apenas conocido Te-
lauges, el hijo y sucesor de Pitágoras, y, por tanto, firmemente arraigado en la suce-
sión itálica), a los que siguen Parménides (presentado como disc1pulo, ya sea de Je-
nófanes, ya de un pitagórico Aminias: en uno y otro caso, se ha restablecido la
línea de sucesión, aunque sea a costa de una construcc10n un tanto Vlolenta) y sus

x ..fli¡r‘¿u ‘31. \°”


L,“
‘¡v
18 ¡Jai-André, B'edlok

,
continuadores Meliso y Zenón de Elea; luego los atomistas Leucipo y Dem .Io

l'ca evidente dependencia teórica de los problemas eleatos, a los que a Su


nera, trataron de hallar solución, se trueca, como suele. en relación de ¡memo
1.

discípulo, salvándose así el esquema, sin que importe .mucho. que el resto de la El;
sofia “itálica” acabe floreciendo en Abdera de Tracra, las islas iónicas y Atenas
bastante lejos de Italia); y con la dzkzdocbé abderita de Demócrito. en fin, emmncalj
a su vez Protágoras, los escépticos pirronianos y Epicuro (libro X).
No faltan indicios elocuentes de que la obra dÉ-Qíégm-Lagggw
inacabada, llegando a publicarse (acaso yavditunto el autor) sin haber pasado al es.
x ü—C'flfi

tadio de redacción definitiva: el más vistoso es, sin duda. el que nuestro autor se
dirija, en un pasaje del libro tercero. interrumpiendo el curso de la exposición a
cierta dama enamorada de Platón. cuyo nombre desconocemos (pero que debió de
ser la misma cuya benevolencia y buen juicio invoca en la Vida de Epicuro, X, 29,,
lo cual sólo se entiende si suponemos que tenia previsto dirigirle a esta señora, se-
gún era uso, una dedicatoria formal al inicio de la obra, que no alcanzó finalmente
a escribir.
Otros pasajes hay que ostentan los rastros de una o varias reordenadogg
del plan de la obra, que no fueron borrados luego, como debieran, por ninguna re-
visión mínimamente atenta del texto ya escrito: así, en II, 47, el autor anuncia su
propósito de tratar, tras Jenofonte, a Antístenes y los cínicos, después a los demás
socráticos y a Platón, quedando luego, sin embargo, Antístenes y su escuela para el
libro VI, en donde, por cierto, introduce la sección sobre los cínicos (VI, 19) como
si ésta siguiese inmediatamente a los capítulos sobre “los sucesores de Aristipo y
Fedón”, tratados, en realidad, en el libro II.
No hace falta enumerar las incontables incongruencias, cogígsiones de?
nombres propios y demás rebabas que dejan patente laa—falta de acabamiento y re-
dacción final de las Vzklásï Hecho que, en todo caso, explica (y acaso disculpa) la
impresión de confuso revoltijo o collage desordenado de citas y noticias que en
muchas de sus páginas asalta aun al más benévolo de los lectores; constatarlo debi-
damente quizá sirva para librar a Diógenes, autor de obra inconclusa, de la fama
de ineptitud y estulticia a que el juicio secular de la crítica lo había condenado.
Pues lo cierto es, como yafidgciamos (y no hay introducción aQiógeges La-
ercioque SCitenga—de repetir esta 52;;q que nada, o casi nada, sabemosÉÏ
la, Vida 791 de las OPÍHÍOHCS— dehquienwsïályó para el rec‘uerdo las de tantos 'oïtr__9_8__
Infijluitres que él. El non—¡bre mismo de ‘Laercio’ bien puede ser indicativo de
que era originario de Laerte, villa de Cilicia, en el Asia Menor, de mediana impOÍ'
tancia durante la época itnperial (según entendía ya, al parecer, el lexicógrafo Esté-
lane de BIZÉHCÍO’ en El siglo VI, y tras él los estudiosos hasta finales del siglo XIX!
:ïïgïtïgï 556221: .Szíglgfindicada recientemente por O. Masson, Maseum He]:
’ - , pero tambien podla ser nada más que un szgnum 0 5°
,- ïl notrHLJp{

-'" LA (”Ahh
í . 19
ProlegómenO-í ' L' .. fee-n.
"‘ Sql) Getfl‘wut

eliljáeit‘“

brenombre, (26105 gue Siusalïan entre los hombres de letras griegos a partir del si-
lo terceros orma o SO re ÉÏ aPelatlvo hOmél‘ico de Odiseo dz'ogenés Mertz'áde,
_.---. o— .

“divínO I‘CÍQDIO (16.113???” (1.211 68,13 eftplicación que la'aiitOridad de Wilamowitz


impuso al 51g o veinte), a o cual solo se añadir que las dos hipótesis no son mutua-
mente ÉXCIUYCÏÏÍÉS' ten PUdO fer gue nombre y patria de Diógenes de Laerte ins-
pirasen 6.1 homenco aPPdO’ no Indigno, P01” Cierto, del gusto por el retruécano fácil
que manifiestan sus eplgramas.
Otra aluSIOn, nomenos ambigua Y dudosa, a la patria de nuestro autor se ha
querido ver en un pasaje (IX, 109) en que éste cita un escrito de “nuestro Apolóni-
des de Nicea”. “Nuestro”, bo par’ bemón: eso puede querer decir “nuestro paisa-
no” —-y en este caso, habríamos de colegir que Diógenes era oriundo de Nicea o
sus alrededores, no de Laerte (así lo entendió ya F. Fougerolles, en su traducción
, a
francesa de 1601, y más recientemente J. Mansfeld, Elena/905 1986, pp. 3003.)
menos de suponer, con Diels, que había tomado inadvertidamente ese rasgo de pa-
puede signi-
triotismo terruñero de la fuente que estaba copiando—, pero también
,
ficar “nuestro correligionario o cofrade en filosofía”, según interpretaron Bergk
re entender
Wachsmuth, Schwartz y Apelt, y aun “nuestro pariente”, como prefie
J. Meier.
En cuanto a la fecha en que escribió, sólo podemos fijarla de modo muy
Fa-
aproximadoïdespués, evidentementeÏcTé‘lo's autores más tatïiíos por El citados,
rico (cuya
vóiino del Arelate (primera mitad del siglo segundo post), Sexto Empí
ulo Saturni-
cronología, asimismo incierta, oscila entre los siglos II y III) y su discíp
a Dióge-
no (por lo demás desconocido, pero cuya sola mención nos obliga a situar
otro lado,
nes por lo menos una o dos generaciones después de Sexto), y antes, por
de Constan-
de los primeros indicios de lectura de su obra que nos constan: Focio
fueron extracta-
tinopla (slz'otbeca, 161, p. 125 ed. Henry) refiere que las Vidas
Sópatro de
das, en sus Excerptas varias, por “el sofista Sópatro”, verosírnilmente
(mientras que más bien
Apamea, discípulo de Jámblico de mediados del siglo IV
a ni a Plotino ni,
poco puede inferirse del hecho de que Diógenes no nombra nunc
o que tampoco
en general, a neoplatónicos, neopitagóricos ni cristianos, puest
los acadé-
menciona a diversos filósofos conspicuos de fecha muy anterior, como
de ma-
micos Antíoco de Ascalón y Filón de Larisa, maestros ambos de Cicerón);
nera que la vida y la obra de Diógenes Laercio quedan encerradas entre los —más
bien vagos— límites del siglo tercero de nuestra era.
filosóficas de
No menos enigmáticas que su vida siguen Slendo las opiniones
r el
Diógenm imparcmpilador de doctrinas que reproduce sin añadi
menor—comentario crítico de su parte: Wachsmuth Y Eduard Schwartz 1° imagina-
ron seguidor del escepticismo pirroniano, invocando las alusiones a “nuestro co-
frade de escuela” Apolónidg a3 Nicea- (aunque, aparte del sentido, según hemos
Visto, más bien incierto de la expresión griega, tampoco parece el mero hecho de
Luis-A d '
20 n m B'edlow

mento
que Apolónides escribiera. un comentario a los Barlescos de Timón funda
muy seguro para creerlo miembro de la escuelaesceptlca) y a los esq-¡tos eXCelem
Prodiga
tes” de Sexto Empírico (siendo de recordar, sm embargo, due Dlogenes
análogas alabanzas a Aristóteles [V, 22] y Teofrasto, cuyos libros “abundan en t0_
dos los méritos” w, 42]); otros, como Maass, Wilamowuz y Gigon, lo creyeron
(¿gg-go, recordando la apasionada defensa del maestro de Samos contra sus ca.
lumniadores (X, 9-11), así como la decisión de erigir las Máxzmas capitales del mis.
mo, “principio de la felicidad”, en coronamiento de su obra entera (X, 138).
Pero, en fin de cuentas, la misma ausencia de todo comentario o dÍSCusión
de las diversas teorías por él reseñadas debería bastar para convencernos de que
Diógenes, después de todo, no fue un filósofo, sino, un historiador y erudito 31€l
lgalejagdrino, cuya pasión era la minuciosa acumulación de noticias Ïiï'éuïiósidáL
dem la defensa o crítica de doctrina alguna (por más que sea palpable su simba.
tía por las enseñanzas de Epicuro).
Sabemos, en cambio, que Diógenesfuelo, a lo menos, se creyó) poeta: él
mismo nos trasmite, en las páginas de Iís’ Vidas, unos cuarenta Pepigramasex‘tiaí-
dos de su Pdmmetros o Libro de todos ios metros, en el cual, según nos informa
había “discurrido acerca de todos los ilustres difuntos en todos los metros y rit:
mos, en epigramas y canciones” (I, 63). En efecto, lasgla virtud innegable de sus
versos es el raro dominio de los esqutïfjlafimétrícos máscxttavagantes; pero la id,
discutible habilidad técnica—de lla—versificación no alcanza a redimir lo indecible-
mente prosaico e insulso de sus bromas sobre los variopintos modos de morir de
sus ilustres.
Escaso o nulo parece haber sido el éxito de las Vidas en su tiempo y entre la
posteridad inmediata: no hay traza alguna de su lectura a lo largo de los dos o tres
siglos que siguen a su composición, excepto el mencionado extracto de Sópatro,
en el siglo IV. Algo mayor atención le prestaron los lexicógrafos bizantinos: en el si-
glo VI, Estéfano de Bizancio, en el repertorio de topónimos de sus Etimica, nombra
tres veces a Diógenes Laercio; Focio, en el siglo IX, tuvo conocimiento de su obra a
través de Sópatro, el “sofista”; los anónimos redactores del léxico enciclopédico
conocido por el nombre de la Sada, al terminar el primer milenio de la era cristia-
na, extraen de sus páginas —sin nombrarlo, y probablemente a través de algurl'íl
Jr‘

fuente intermedia— unas 180 citas sobre filósofos antiguos y personajes hotïtófll'
mos. También la Antologia palatina acoge, en su libro séptimo, numerosos eplgfíj'
mas de los compuestos o transcritos por Diógenes; en el siglo XII, lo citan, mas
ta:
bien distraídamente, Juan Tzetzes (Cbii. II, 995-1000) y Eustacio, en su comen
rio a la Ihada, cuya familiaridad con la obra no debió de ser muy íntima, ya que es
cribe: “Laertes, en las Vidas delos sofistas”. . 3-
r seggílalgln-Éa
Sólo envsgsfigostrimerías parece la Grecia bizanti na habe._._,
' res
37,911 curiosidad por láEWaas laercian‘as," segrü'ñ'fiafésfigïa la lenta pero prog
_____
-o.

' ""-- un. m


”Mann. .-
Pmlegómenor
21

multiplicación de copias manuscritas de


era
l b
tarde para recuperar un texto
ínt a0 r , acaso no más de
f . plares que habían llegado hasta los
. primeros si-
_ , erdlda irreparable
las VldaS de unos veinte filósofosmaesntoicos. , parÏelh aúliers
timea pro
Parte
ducrd
de esos ignotos ancestros de los d'el olibyaroenVII,
algco
unno
uscntos que hoy conocemos.
Por lo que dejan entreve r los estudios
' mas
’ recren
' tes sobre la trasmiston
' " de
tro IEEE.) —ante tOdO’ el mlnumoso cotejo de variantes
fill/L de la Vida de Menede—
m0 de Eretrza por Knoepfler—, los tres manuscr' , .
- - u
ltOS mas anti g uos oseemos
(BPF)_ derivan de un mlsmo '
arq ueti P0 perdido, . . q eP
,_ Q, escrito en un al — or tanto
anterior al ano 800—, del ue B (N 1' . Cl y, p . ’
e ser co ia dir t q l _ eapo llanus Burbonicus III B 29, del Siglo XII)
ErZZÏ-ipción df; unCi:lC:r)r’li1:ú:tCl:ÍIamente fiel, con numerosos errores debidos a la
_ . ‘ , que "0 aparecen, en cambio, en los algo mas
recientes manuscritos F y P, coprados, al Parecer, de sendos apógrafos del mismo
arquetipo, o) y u) ,- ya abundantemente revisados y corregidos_ Delcódice p (Parisi-
nus gr. 1759, de finales del srglo XIII), el más aietreado por copistas y enmendado-
res renacentlstas, se conservan además diversos apógrafos (Q W C0 H I E T), con-
feccionados entre los siglos XIV y XVI, importantes sobre todo para reconstruir el
estado del texto antes de sufrir, a lo largo de aquellos mismos siglos, las sucesivas
intervenciones de no menos de cuatro correctores, que, a fuerza de borraduras y
tachaduras, acabaron por dejarlo ¡legible en muchos pasos.
Dichos tres manuscritos vetustz'ores provienen, según indica el trazo de las
letras, de las escribanías del entorno de la corte real normanda de Palermo, de
aquel prodigioso reino de bárbaros ilustrados que tan felizmente acertó a servir de
mediador entre las tres civilizaciones que en su suelo se entrecruzaban —la griega,
la árabe y la latina—, inaugurando el trasvase de las letras griegas a Occidente. Allí
el docto humanista calabrés Enrique Aristipo, consejero del rey Guillermo I (1154-
1164), traductor de Platón y Aristóteles, planeaba verter al latín también a Dióge-
a ciencia
nes Laercio. Ninguna copia se ha encontrado de esta versión, ni sabemos
le que la utilizara, a
cierta si llegó a realizarse; aunque hay quienes juzgan posib
vita et morz'bus pbz'IO-
principios del siglo XIV, Walter Burley en su compilación De
ia de la filosofía
sap/90mm, el único —y sumamente defectuoso— manual de histor
que produjo el Medievo latino.
llegado hasta nosotros
Además de estos manuscritos del texto íntegro, han
del siglo XII (Vatica-
dos extractos de origen bizantino, conservados en un códice tro apó-
um Vatzcanum (CD) —-—con cua
nus gr. 96): el Magnum excerptum o Excerpt
rqulo (CP), .PÍOCC-
grafos, 1P A II A, de los siglos XII—XV— Y el llamado Seudo-Hes Drogeneg
Teftgescbzcbte des
dentes ambos ——según ha demostrado A. Biedl, Zur que utilizaron
Laertz'os, Ciudad del Vaticano, 1955—— de una fuente (39) distinta de la
s Vienen a representar una linea
los copistas de BPF; de modo que las dos excerpta
) ,
5L r— B
W ., Y ._, XT 9
w, x. É ll
mi
/\\
¡7 FÑIÉCÏJ )
QUINCÜ lï'l
i.
(P
l \
¿J
I‘m‘l'A "dret Brad!
on,
¡I
¡Í

c lo s n ta n t ¡scr itos siciliano,s, . precioso --a Uae


la d
dc trastnisinn indvpctnltcntctll'dc c o rr c c ti.v o al tc ’xto'or deet losencofm se . re
_dtces
tlt‘HHl . llt . lnV mtnt‘lll ifl
.' ltltitlllltl
. tlt
-

los dive rso s ltltlt ttlS L rt tos rca


. nt:
, . , , s- , - monta, alepa.el
U,
La ¡tw/gala de .
ro ouc debjtt cite" S <3;q mltíyorm .
em
tc. nt, ho y pe rd ida , pc
rcccr a una so la l'uen a . , . t i“ 1'
i '

alrededor
.

ma nu sc rito s de es te gr upo 'parcu. f1, U u“ 13d 9,


tttcttlc; alguno dc los
versión latt na de Dtogenes
Laercno, publiCa
rs ar i pa ra su de
dc ¡450. Ambrosio lrt tvc
Ia m as an ttg ua qu e se conserva y Primera
c ctt Rumi t on ¡4
72,
da postunnune ttl lo s siglos siguientes.
ron a cir cu lar dt tra ttt c
muchas que llega as ¡OS
cs lu cr on aq ue llos tiem pos de renovada pasión por las letras antigu
l’u filóm
pic ron vc rdt tdc ram cnt e apr eciar este regalo de las Vidas de los
qttc. ctt litt, su itos
un da nten ie nte le idas . com entadas, extractadas y corregidas por los erud
los. ab “
s de los sig los XVI y XV II; aun que ni ellos ni sus continuadores lograra
hunnutista
s c incertidumbres de lOS manuscritosi
restituir. de entre la multitud de corruptela
tex to vcr dad c ratn cntc lide dig no que mereciera la aprobación general de los es-
tm
lttdiosos.
io (Basilea, 1533) reproducía ma-
La cdi/¡o prime/is publicada por l’roben i.
yorme nte el texto de una copia del códice hoy llamado Z (Raudnitzianus Lobkow
del humanista bohemio Bohuslav de
censis VI lic. 38). procedente de la biblioteca
rse gracias a los buenos ser-
Lobkowitz, con la que los editores habían logrado hace
en la universidad de Wit-
vicios de Matías Aurogalo, profesor de griego y hebreo
ersos 13.011.135 biblio-
tenberg. Quiso el azar que, entre los muchos manuscritos disp mente
que pesaría grave
tecas, l"robenio diera l_co_n___uno de los peores: desacierto
y comentadores.
sobre los esfuerzos de varias ge neracionesdefiintérpretes
fue E_t_t_ri-
Lo cual acaso explica que incluso un helenista tan excelso como
que andaba por
que Estélï'ano (Henri Estienne o Henricus Stephanus), atareado
del Thesaurus
entonces en la redacción de los ocho monumentales volúmenes
consultó, entre
(¡meme Línguae, si bien para su edición del Laercio (Ginebra, 1570)
¡36?
otros muchos manuscritos, tambiénlos mejores (BPF), acabara, sin embargo:
atenerse mayormenté‘al‘ texto de la palgata. Por las mismas fechas, Tomás Aldo.-
lnandini, hermano del que sería el papa Clemente VIII, venía preparando una
nueva versión latina de las Vidas con un extenso comentario, que incluía numero-
sas correcciones al texto griego, fundadas en un cotejo riguroso de los manuscri-
a-
tOS; Obra que quedó inconclusa al morir Aldobrandini 611-1572 y sólo fue public
da en 1594 por su sobrino Pietro Aldobrandini.
merosalga edtcmn de M... Meibom (Amsterdam, 1622) alcanzo amplia difusión y HU:
r bl L relmPI'CSIOTICS, pero el ¡utcto de la posterldad erudtta no le fue muy {3‘70
sin justificadas niseñ:
12:13: Si:¡:ÏÏÉEÉÏÉÏOZOÏS:CCÍOÜefi CIUe el editor introdujo
“a Diógenes en Diógenes 831“ a uebner (Praefatzo, p. V) que, en dICha edlao i
a pesar e
no lo encuentras”. De Metbom nos queda,
. . .t‘
j’n 1/651"Im "o

23

todo. la división esquemática de


hay se usa; otra ordenacrón, de ' -
1 ulso la edición de RD. Lon Olio 1 . . o “-que no llegó a imponerse—,
iiiizlfltiïjlypobet (1850). ( 739)’ la reProducen todavía las de Tauch;
Al Siglo xvm —en el q ue
a ________-__-—_
__

Diógenes L aercio contó


a Vico, D‘Alembert, Diderot y Rousseau... debemos d entre sus lectores asiduos
daria hoy merecen se
r tenidos en cuenta s estudios críticos que to-
para la
mcumn'onos Lacrttanae de Ignazio Rossi (Roma co nsriiuci ' d l - l
1785) 1:“ Ac - teïo' 8.8 C:1.”
m—
lacrn'um Dt'ogencm deJJ. Reiske, escrita
s entre l756 y j7y59 S mma ïïmoïj'
das, parcialmente, por Diels en 1889. ' aunque SO o pu Ica

-
Aun asi, las Vidas seguían carecien
v fidedigna: ni la ambiciosa ed
do de una e dición verdad
eramente crítica
ición de HG. Huebner, public
“es, seguidos de otros dos de comentarios, entre 182 ada en dos volúme-
8 y 1833, que “no discrimina-
ba entre los códices antiguos, los
más recientes y los apóg‘rafos” (M
XVII), ni menos la de arcovich, p.
_ C.G .‘Co
,___ EN? bet (185
_ 0)_ , sin introducción ni aparato crítico, al-
canzaron a sat isfacer las ex1genc1as de los estudiosos;
manes del siglo XIX, que tantos doctos y minucio ni tampoco los filólogos ale-
sos trabajos dedicaron a Diógenes
Laercio (desde la larga serie de artículos publica
dos, entre 1846 y 1870, por Gott-
lieb Roeper en la revista s'lologus, hasta Herman
n Usener, quien, en el prefacio a
sus Epz'curea_ de _1887, ofreció el primer estudio
sistemático de la tradición manus-
crita de las Vticfas), llegaron a producir una nue
va edición de su obra.
Noi—faltaron ciertamente proyectos y buenas inte
nciones: en su juventud
consagrada a los desvelos filológicos, el mismo Nietzsche
H—cuyos artículos sobre
las fuentes de Diógenes Laercio, publicados entre 1868 y 1870
, inauguraron toda
una etapa de la Quellenforsc/aung laerciana, inspirando de
rechazo los estudios
de Maass, Usener y Gercke y, con mayor distancia crítica, los de
Wilamowitz y
Schwartz— se presentaba, en carta_a Ejohde del 16 de junio de
1869, como
“futurus editor Laertii’ïÏLa edicit’imnie—tz—scheana quedó en proyecto; tamp
oco llegó
a realizarse la que anunció en 1922, en la introducción a sus Epz'curz' Epz'stulae,
el
filólogo suizo Peter von der Mühll, en la que continuaría trabajando
hasta su
muerte en 1970, a los ochenta y cinco años. Laedición bilingüe de RD.
Hicks (1925)
se limita a reproducir, con diversas correcciones, el texto de Cobet; la largamente
CSperada edición crítica de HMS Long (Bibliotheca OXOI'llenSlS, 1964),
n‘eggh
que se apoya en los tres manuscritos más acredltados,
___.__—.

o acog1
M a muy
M poco
favorable entré"áïúdiosos y críticos. ' .
HHH—EnfreÉ—t—a—nto, a lo largo delTJÍtimo siglo, los pormenortzados estudios de A.
Delatte (en su edición de la Vie de Pytbagore, 1922), I. Durmg (Arzstotle m the .An-
cz-ent Biograpbz’caz Tradition, 1957), G, Basta Donzelll (i958 y 1960:], A. Biedl
(1955), L, Tartaglia (1974) y D, Knoepfler (199i) han arrolado luces ca a vez mas
Claras sobre el laberintgjelamdición manuscrita de nuestro te_x_to; muestra, entre
24 L ms' _Andres, Bre¿1%

otras, de la creciente atención que a Diógenes Lae


rcio han venido dedicando l
estudios os durante los últimos decenios, atestiguada tam
bién por el coloquio int Os
nacional sobre Dz'ogene Laerzz'o ston'c
. _ o del pensíero .áfltO, celebrado entre
y Amalfl en 198 5 (actas editadas en número espectal de la . Nápolesr‘
rev15ta 516726505, 1986)
o las colecciones de artículos recogidos
en los vols. II 36,5 Y 6 de la vasta Obra c
lectiva Aufstz'eg ¿md Níedergang der rómz'scben Welt (199 i
1 Y 1992), amén de un cr:
ciente número de traducciones, entre
las que destacan —ÍUÜÍ0 a la, Ya clásica,
sión italiana de M. Gigante , 1962, con notas y bibliografía aumentadas Y mejo ver:
a lo largo de las sucesivas reediciones— la alem ragás
ana de F. Jürss (1998), con intro.
ducción y notas no por concisas menos valiosas, y la nueva versión
francesa (1999)
elaborada, bajo la dirección de M.-O. Goulet—Cazé, por un nutr
ido equipo de es—
pecialistas, con profuso aparato de introducciones,
notas, bibliografías e índices_
Pero el regalo más precioso que estos últimos añosnos han depa
rado alos
lectores de Diógenes Laercio es, sin duda, la nueva ediciónflc’ríticfiahE
QBIiEádE en
1999 por Miroslav Marcovich: no será ciertamente la, siempre esperada,
‘ediÉi-ón
sin tacha que, un año antes, augurara Jürss (en la “Einleitung” a su traducción, p_
38), pero, con todo, no deja de ser mejor que las anteriores (v. las reseñ
as de Do-
randi, Amaro, Barnes y Lapini cit. en la bibliografía). Otra EdÍCÍ
Ófl CFÏÍÍCH ha Sido
anunciada por Tiziano Dorandi para la Collection des Universités de France.

'k flr ‘k

El lector de habla castellana no disponía, hasta ahora, de otra versión ínte-


gra de Diógenes Laercio que la publicada, hace más de dos siglos, porlosé Ortiz y
Sang, reimpresa numerosas veces, por lo general sin revisión ni corrección—afirma;
aunque sí se habían hecho algunas meritorias traducciones parciales, como las del
libro VI, por C. García Gual Tía secta del perro, Madrid, '1'987), del libro VE,POI‘
A¿_I_¿ópez,E_i_re (Los filósofos estoz'cos, Barcelona, 1990), y del libro X, por ¿.ggé
Angordans (Vida de Epz'curo, Universidad de Barcelona, 1981) Qau'torfiasimismó
die—una versión catalana de las Vzkías (Barcelona, 1988)—-, sin contar otras de trozos
más breves 2.
Parecía, pues, de sobra justificado y aun necesario intentar una nueva traduc-
ción del Laercio entero, y no ciertamente por afán de “modernizar” el lenguaje, asi-
milándolo acaso a la horrísona prosa administrativa de nuestro mundo, ni tampoco

2 A estas ediciones ha venido a añadirse ahora la versión íntegra delas Vidas del Dr. C. Gaf-
cía Gual (Mim-ZÜÓÜ, mmm, pero realizada mayormente scÉre la hoy amglfi
——-_'-.../

mente desacreditada edición del texto griego de H. S. Long (Üxford, 1964), a más de carente, o C351!
de notas exp 'catiifi's (excepto en la versión del libro VI, ya previamente publicada), lo cual reduce
considerablemente su posible utilidad para el lector. [Nota de 2009.]
pmka’m‘
1 "' l” 05
25

porque la anterior pecara de ¡“COÏTÏPEtentQ como tantas otras “traducciones direc-


[asii (por lo general, de malas versrones francesas) de filóso
fos griegos que se perpe-
”aro“ en nuestro palsen el srglo XIX y, a veces, aú n más tarde. Preciso es reconocer
que la verston de Ortla -—helenlsta eximio y proSlSta deleitable— era, en general,
gxcelente, (31 vez 10 111610r que podía hacerse en su tiempo y con los medios de que
disponía: a los que han de achacarse la mayor Parte de sus defectos: Ortiz estaba
trabajando SObl’e la CdlCIOH de M. Meibom, de 1692 -—a la que debe múltiples en-
miendas conjeturales, no siempre afortunadas, al texto griego—, aunque no sin
Consultar escrupulosamente también las de Enrique Estéfano y Aldobrandini, junto
a varias traducciones al latín, francés e italiano. Pero, en fin de cuentas, no habrán
pasado en balde desde entonces dos siglos de empeñosos estudios sobre el texto la-
erciano (de los que he tratado de dar al lector una somera impresión en los, párrafos
precedentes) y sobre otros incontables aspectos de la filosofía, la lengua y forma de
vivir griegas, que, desde diversos ángulos, lo iluminan; de manera que, si hoy pode-
mos presumir de ofrecer a los lectores una versión mejor y más fidedigna, será so-
bre todo gracias a los largos afanes de tantos estudiosos que nos precedieron.
Así, para empezar, nuestra versión es la primera que ha podido contar con
los inestimables servicios de la más reciente edición critica (acaso la primera verda-
deramente digna de este nombre) preparada por M. Marcovich, en la que he con-
fiado mayormente para la averiguación de las variantes manuscritas. No puedo de—
cir otro tanto de las incontables correcciones, atétesis, añadidos y trasposiciones
que Marcovich acoge en su texto —ya tomadas de la vasta labor de estudiosos y
editores precedentes, ya de su propia inspiración—n entre las cuales sólo una parte
más bien reducida me parecían imponerse como necesarias o por lo menos oportu-
nas. Así__re_sulta,_pues, que el texto que nuestra versión supone se aparta, al fin, en
más d‘e‘2_50 lugares del establecid_o_por Marcovich, la_s_más de las veces —'u_1193_-_.1.7_Q __
casos, o dos tercios aproximados del total— en beneficigéglammwígfi:
ta, siendo, a lainversa, ape_n_air_n_a:s_d_e treinta los-pasos en que el texto delos5511i:
ces, seguidojpiot; el editor“, paregimweme alguna correcciánadj-
cional (junto _a_ otros tantos, aproximadamente, desambjo EC COTÏCCCÍÓH a
correcgión, y EEE veintena de divergencias en la elecgiíígfldgvariantgsmñáHúSEÏÍtaS);
he hecho constar y, cuando era necesario, justificado la mayor parte de esas discre-
pancías en el comentario al texto, salvo allí donde me he limitado sin más a pres-
Cindir de los diversos añadidos, atétesis o trasposiciones del editor: lo suficiente,
según confío, para que el lector atento pueda comprobar fácilmente cuál era, en
cada caso, el texto griego que subyace a la traducción.
El intento era, CW’ el de ofrecer un texto lprmas próximg
PQÉÍÉ’IE 21—fíágfifififio por los manuscritos másïcreditados; aunque lo cierto es que
eran EEB}, los errores, descuidos y mientendidos evidentes que, en este texto ya
de pOr sí falto de pulimento y redacción final, debieron de haber introducido los
26 I‘m—Sid "dm-í Bred‘o u.

sucesivos copistas aún antes de llegar a los arquetipos de los más


. d . , anuguos [n
cntos conserva os, que en muchos pasos apenas puede adlvmarse ya cuál p d US-
- W—---——
eljewuivo. PE esos pasajes,-—*"----‘-- u o
pues, se me hizo inevitable recurrir “l ¿er
había de masacertado entre las enmiendasde correctores renacentiStas- e; 0 Que
filólogos, y aun, enunos cuantos casos, en los que éstos no Parecían liab ltor “y
con ninguñïsglugjógsatisfactoria, me he decididoa ofre er dado
noyedosasflparaelgstablecimiento del texto. _- i cer algunas Propuesmstx
. \ r‘ h En todo caso, puede bailar-el lector en el comentario noticias
bre las más importantes discrepancias y vacilaciones de la tradició
n manu
scrita
las enmiendas de estudiosos modernos, en la medida en que afectan
al sentidod
texto. Allí encontrará también, para cada pasaje, unas referencias más o me el
concisas a testimonios, paralelos o discrepantes, de otros autores antiguos (y 3:08
ces, del mismo Laercio), aclaraciones históricas sobre nombres de personaje; y l:
gares, escuetas indicaciones bibliográficas y, donde parecía necesario, unas breve;
explicaciones o paráfrasis de algunos pasajes oscuros o de sentido dudoso.
Pues como Diógenes Laercio sigue siendo, para nosotros, fuente primordial
para el conocimiento de la filosofía antigua, y teniendo en cuenta que sus noticias
son tan fiables, en cada caso, como los autores que está citando ——variando desde
la información más o menos fidedigna hasta la más pura leyenda, sin que sea siem-
pre fácil trazar con certeza el límite entre lo uno y lo otro—, es evidente que muy
poca utilidad tendría para loslectoreíunayersion de las Vidas que no les suminis-
tfárá, para cadauna ¿EW el texto les ofrezca, las referenciáï
masesenciales sobre laprocedencia de cada noticiayíobre _el__es_tado de la cuestión
entre _los estudiosos de_r_1_uestros dias (aunque para ello haya tenido queilirnitarine
lo más a menudo a remitir a la bibliografía especializada).
Lan" , n‘owuvóo ---" En cuanto a la traducción misma, he_procurado ser fiel no sólo a la palabra,
“’fgsi-ngggnbián, dentro de lo posible, a la¿sintaxis de DÍÓW, considerando
que una versión en lengua moderna como ésta, además de acercar el texto a qulenes
no sepan leerlo en su lengua original, PEÉÉQÉ‘ÉÉÉÉÜIÉIPÉÉHÁQHPBQÍQY..3md3.2311
quienes sgayegturen a la lfiafidel propio texto grita—go. Bugs, cor_n_o__e_s_s_a_fnt_i_o_,qel
texto deWo ue Long (en el práamlmedición, 9,12€) defina,
commasiada ligereza como “simplex, popularisrofanus”— no estad'eïfíntqÏï
ficmara los conocedores del idioma, según evidencian las. mfil'fiples dl
¿13111311
vergencias de interpretación entre las versiones modernas mas acreditadas.
esté familiarizado con el arte de la traducción no se sorprendera de que (“lili 3%
loquial desmushoanéssigtaglagnanas-ofrezca al intérprete 65‘39""? VCCÏÏÏÏOS
terminologías filosóficas más abstrusas. Valga e eJCmp 0, PSI e' “Aris-
yom
que Apelt tra uc . .
más divertidos, este pasaje de la Vida de Sócrates (II, 20),
- " hch fallengelasse
f ebrauchtv
toxenos... behauptet, er habe Slch auch auf Gelderwerb gelegt, nam
Vorrat au g
ne kleine Münze gesammelt und aufbewahrt, und, war der
Prolegómenor 27

dann von neuem gespart” (“Aristóxeno... afirma que se dedicó también a ganar dl-
nero, recogiendo las moneditas que otros habían dejado caer y guardándolas, y, una
vez agotada la reserva, volviendo a ahorrar”); en la traducción de Gigante leemos:
“Aristosseno... afferrna che egli riusci a diventare ricco: impiegava il capitale e ne ri-
cavava degli interessi; spendeva solo le rendite e investiva di nuovo la somma”.
Para semejantes casos dudosos, pues, he optado, en general, por mantener
una separación rigurosa entre el texto y sii—interpretación, Wndome cuidado-
samenteïle uerer intr ducir en la traducción más clarÉlad de la que el original de
PQLSÏ contiene (y reservando, por tanto, las aclaraciones__yúparáfrasis interpretati-
v__a_s_, donde fueran i'rïdïs—pïisïblesB—ararel comentario):_ así las incertidumhrgíygp;
'- ——_—-

bjgÉ‘É.d_Éa.-‘É5 _que el ECÍQLÉQQQQFIQIÉ en esta versióÉTsefir-aïnïpor regla


general, las
mismas con las que tropiegaellector cíE-Ttegïó'gtiégó. I
Por otra parte, no se puededeSCohoÏa‘cït'i—e, en medio del abiga_rrado__g_l_u-
viMres, rumores, fechas, epigïn‘Waan las página
s
de las Vidas, rige tamEién, aÏrÉÉlÏos, fimmlolunmddeordenación casi
artísti-
ca ¡aunque interrumpida y desbordada una y otra vez por añadidos e'i’méEcEE
ïó-
Ede nuevos materiales, que a menudo parecen andar todavía perdidos en
busca
del lugar que les corresponde), un cierto gusto —no siempre feliz—¿or
el con-
t aste variado de voces, ÍMWfi, Maraduc-
_ ——_.___
cion no podía buenamente ignorar.
Eso vale, sobre todo, para las citas de versos —suyos y de otros— que
Dió-
genes intercala en sus biografías, siempre atento, como experto en métric
a que era,
al variado juego de los ritmos y los metros (gustando, por ejemplo, de
ensartar,
después de algún trozo de poesía solemne, otro de verso burlesco y ligero
, como
cuando hace seguir a los severos dísticos de Ión de Quío, en I, 120-121, su propio
divertimento en metro ferecracio: procedimiento que repite, con menos
eficacia,
en otros lugares; espléndida es, en cambio, la transición de los yambos de
comedia
a los versos elegíacos delos epigramas amatorios atribuidos a Platón_er_1 1113925,);
asii—blas
—_._.__Vidas nos ofrecen, en efecto, un repertorio de casi todas las varianfes del
_._.._.____
verso griego; riqueza que una traducción en prosa huBiera tenido que sacrificar
irmemente (y que apenas dejan traslucir tampoco los hendecasílabos y
heptasílabos blancos, tan del gusto de su tiempo, que prefería Ortiz y Sanz), He
tratado, por tanto, de ofrecer al lector, de todos los pasajes en verso, unas versio
-
nes lo más fieles que pudiera, si no siempre a todos los rigores del metro (am
permitido, por ejemplo, hacer terminar a veces en palabra llana loipentámews
Elegíacos, o admitir en laïversionmeiexámetros una espec1e de anacrusis de
una sílaba oÏlos; infidelidades que confío no ofenderán demasiado al oído exper—
tol—Ei por lo menos a los esquemas rítmicos fundamentales que en cada caso los re-
gían (sólo que traspuestos, evidentemente, deLritmo de cantidades del griego ELIÉ'
gu9__€}_1__l;i_t_[__n9_acentual de nuestrakngqa).
28
Luís-Andrés Bredlow

A Diógenes Laercio, compilador enciclopédico de una obra inconclusa y


despareja, no le fue ajeno el propósito de deleitar a la vez que instruir, en que Ho—
racio cifrara la suprema ambición del poeta; la exactitud a la que esta versión aspi—
ra no había de privar a los lectores de los deleites y amenidades que sus páginas les
puedan deparar.

Barcelona, julio de 2003.

Posdata

Concluí esta versión de las Vidas en el verano de 2003; circunstancias adver-


sas, con__las_ 93992¡91:1i aburrir al lector, impidieron que vieraTalÏz'en'la fecha
provista y en la casa editorial-ren que se había anunciado su publicación. Agradezco
a Agustín García Calvo y a LUCINA la generosa hospitalidad que han brindado a
este libro, y que ha hecho posible que, finalmente, llegue a sus lectores.
He aprovechado esta demora para añadir, en la parte de comentario y bi-
bliografía, algunas referencias a ediciones y estudios más recientes de los que he te-
nido noticia. Huelga decir que habría sido vano aspirar a ser exhaustivo en este
punto, como en cualquier otro: en cada c_o_s_a__e_st¿á__..._..-,___
el sinf'_____fi_d__e__lgs cosas, quenunca
son todas; la obra de Diógenes Laercio ilustra o ejemplifica esa constatación acaso
-.__'

mejor que ninguna.

Les Planes de Vallvidrera, septiembre de 2009.


LIBRO PRIMERO

PROEMIO.
LOS SABIOS
PROEMIO

(1) La obra de la filosofía dicen algunos que empezó entre los bárbaros,
puesto que entre los persas fueron los magos, entre los babilonios y
asirios los cal-
deos y los girnnosofistas entre los indios, así como entre los celtas y galos los
llama-
dos drúidas y semnoteos, según dicen Aristóteles en el Mágico y Soción en el
libro
vigésimo tercero de la Sucesión; y en fin, que Oco era fenicio, tracio Zamolxis y
li-
bio Atlante.
Los egipcios dicen que de Nilo nació un hijo, Hefesto, el que dio comienzo
a la filosofía, cuyos adalides fueron sacerdotes y profetas; (2) y que de éste hasta
Alejandro de Macedonia transcurrieron cuarenta y ocho mil ochocientos sesenta y
tres años, durante los cuales hubo trescientos setenta y tres eclipses del Sol y, de la
Luna, ochocientos treinta y dos.
Y desde los magos, a quienes dio comienzo Zoroastro el Persa, dice Hermo-
doro el platónico en el libro De las matemáticas que hasta la conquista de Troya
transcurrieron cinco mil años (y Janto el Lidio dice que seis mil desde Zoroastro
hasta la travesía de Jerjes), y que después de aquél hubo muchos magos por suce-
sión, los Ostanes, los Astrampsico, los Gobrias y los Pazates, hasta la destrucción
de los persas por Alejandro.
(3) Y es que pasan ellos por alto las hazañas de los helenos, con las cuales
empezó no ya la filosofía sino el mismo género humano, atrrbuyendolas alos bárba-
ros. Lo cierto es a lo menos que entre los atenienses naCIOCMUSCO y entre los teba-
nos Lino. De aquél dicen que fue hijo de Eumolpo y el prlmero que compuso una
Teogom'a y una Esfera; decía que de una sola se hacen todas las cosas y qilefm esta
misma se disuelven. Según se cuenta, murlo en Falero y se le dedlco este dlstlco:

De Eumolpo al hijo querido lo cubre falérea tierra,


cuerpo difunto, a Museo este sepulcro acoglo.

Por el padre de Museo reciben su nombre también los Eumólpidas entre los are-
nienses.
32
Libro I

(4) Y Lino dicen que fue hijo de Hermes y de la musa Urania; que com-
puso una Cosmogom'a, el Camino del sol y de la luna, y el Origen de los animales y
de los frutos. El comienzo de su poema es éste:

Érase un tiempo en que todas las cosas a la una nacieron.

De ahí tomó Anaxágoras lo que decía de que todas las cosas nacieron juntam
ente,
hasta que viene la Inteligencia a disponerlas en orden. Lino murió, según
dicen, en
Eubea, alcanzado por las flechas de Apolo, y se le dedicaron estos versos
:
A Lino de Tebas aquí recibió en su seno la tierra
muerto, de Urania la Musa hijo, la biencoronada.

Y es así como fue entre los helenos donde empezó la


filosofía, cuyo mismo nombre
repugna el título de bárbara.
(5) Pero los que conceden el descubrimiento a aqu
éllos aducen también a
Orfeo el Tracio, afirmando que fue filósofo y que es
muy antiguo. Yo, por mi par-
te, no sé si ha de llamarse filósofo a quien declara
semejantes cosas acerca de los
dioses, ni cómo hay que titular a quien no vaci
la en endosarles a los dioses todas
laspasiones humanas y las vilezas que raras veces com
eten algunos hombres con el
órgano de la voz. De él dice la tradición que pereció
a manos de mujeres; el epígra-
ma que se ve en Dío de Macedonia, por el contrario, que
murió fulminado por el
rayo, y dice como sigue:

Aquí al lira-de-oro, a Orfeo de Tracia enterraron las Musa


s,
que a fuego lo asaetó Zeus el altísimo rey.

(6) Pero los que dicen que la filosofía empezó entre los bárbaros exponen
también el modo peculiar que ésta tiene entre unos y otros: dicen que los gimnoso-
fistas y los drúidas filosofan proclamando por enigmas que hay que honrar a los
dioses, no hacer nada malo y ejercitarse en la hombría. Por ejemplo, el que los
gimnosofistas desprecian aun la muerte, lo dice Clitarco en el libro duodécimo; y
que los caldeos se ocupan de la astronomía y de la adivinación; que los magos se
dedican al culto de los dioses, a los sacrificios y a las plegarias, como si éstos a ellos
solos los escuchasen. Que opinan acerca de lo que son los dioses y cuál su origen, Y
que por tales tienen al fuego, a la tierra y al agua, mientras condenan las imagenes,
y especialmente las que indican que hay dioses masculinos y femeninos: . l
(7) Que componen discursos acerca de la justicia y tienen por impledaccil 2
sepultura por el fuego, y que juzgan lícito yacer con la madre o la hija, como fii-
Soción en el libro vigésimo tercero; que ejercen la mántica y la ad1v1nac10n, a
Proemz'o 33

mando que se les aparecen los dioses, y aun que el aire está lleno de imágenes que,
a modo de efluvio de una exhalación, se introducen en los ojos de quienes tengan
la vista aguda. Prohíben los aderezos de la frente y los adornos de oro. Su vesti-
menta es blanca, una yacija de paja su lecho, su alimento la verdura, el queso y el
pan barato; su bastón, una caña que usan, según dicen, a modo de pincho para ser-
virse el queso y comerlo.
(8) En cuanto a la magia de los charlatanes, ni la llegaron a conocer, según
dicen Aristóteles en el Mágico y Dinón en el libro quinto de las Hz'storzkzs; éste dice
también que Zoroastro es, traducido, “el que sacrifica a los astros”; también lo dice
Hermodoro. Y Aristóteles, en el libro primero De la filosofia, afirma que son más an-
tiguos aún que los egipcios, y que hay dos principios, un espíritu bueno y un espíritu
maligno, el primero de nombre Zeus y Oromasdes, el segundo Hades y Arimanio.
Lo dicen también Hermipo en el primer libro De los magos, Eudoxo en el W221? alre-
dedor de la tierra y Teopompo en la octava de las Fz'lz‘pz'cas. (9) Este último dice asi-
mismo que, según los magos, los hombres volverán a vivir y serán inmortales, y que
las cosas permanecerán gracias a sus nombres. Lo mismo dice también Eudemo de
Rodas. Y Hecateo, que los dioses son engendrados, según ellos. Y Clearco de Solos,
en el libro De la educaa'ón, dice que también los gimnosofistas son descendientes de
los magos; y para algunos también los judíos descienden de ellos. Además censuran a
Heródoto quienes escriben acerca de los magos: pues no podía Jerjes haber dispara-
do flechas contra el Sol ni haber arrojado prisiones al mar, considerados dioses por
los magos; en verdad, probablemente derribó sus estatuas.
(10) La filosofía de los egipcios acerca de los dioses y de la justicia es, se-
gún dicen, la siguiente. Declaran que principio es la materia, y que de ésta se segre-
garon luego los cuatro elementos y se formaron algunos animales. Que son dioses
el Sol y la Luna, llamados Osiris aquél y ésta Isis; y hablan por enigma del escara-
bajo, de la serpiente, del halcón y de otras cosas, como dicen Manetón en el Com-
pendio de fisica y Hecateo en el libro primero De la filosofia de los egzpa'os. Levan-
tan estatuas y santuarios, por no conocer la forma de la divinidad.
(11) Sostienen que el mundo es engendrado, perecedero y de forma esfé-
rica; que los astros son fuego, y que conforme a su mezcla suceden las cosas sobre
la tierra; que los eclipses de la Luna se producen cuando ésta entra en la sombra
de la Tierra. Que el alma permanece y trasmigra; que las lluvias se forman por alte-
ración del aire, y otras cosas tocantes al estudio de la naturaleza, según refieren
Hecateo y Aristágoras. También dictan leyes acerca de la justicia, las cuales hacen
remontarse a Hermes, y creen que los animales útiles son dioses. Dicen también
que ellos inventaron la geometría, la astronomía y la aritmética. Así están las cosas
en lo que toca al descubrimiento.
(12) El primero que usó el nombre de filosofía y se llamó a sí mismo ffló-
sofo fue Pitágoras, cuando discutía en Sición con Leonte, el tirano de Sición o de
l ¿bm l
34

Fliunte, según dice Heraclides del Ponto en La exám'me: pues nadie es sabio cx-
cepto la divinidad. Muy pronto se la llamaba sabiduría y sabio al. que la daba a co-
nocer, cual sería el que haya alcanzado la perfección del alma, srendo, en cambio,
filósofo el aficionado a la sabiduría. A los sabios también se los llamaba solistas, y
no sólo a ellos sino también a los poetas: por lo cual Cratino en el Arquz'loco, ala-
bando a Homero, Hesíodo y sus seguidores, los llama así.
(13) Sabios fueron juzgados éstos: Tales, Solón, Periandro, Cleobulo, Qui-
lón, Biante y Pítaco. A éstos se les agrega a Anacarsis el Escita, Misón de Quena,
Ferecides de Siros, Epiménides de Creta, y algunos añaden a la cuenta también al
tirano Pisístrato. Éstos son, pues, los sabios.
En cuanto a la filosofía, tuvo dos orígenes: uno a partir de Anaximandro y el
otro a partir de Pitágoras, dado que aquél habia sido discípulo de Tales, mientras
que de Pitágoras fue maestro Ferecides. Una se llamaba jónica porque Tales, sien-
do jonio, pues era de Mileto, fue maestro de Anaximandro; la otra, itálica, por Pi-
tágoras, porque ejerció la filosofía mayormente en Italia.
(14) La primera acaba en Clitómaco, Crisipo y Teofrasto; la itálica, en
Epicuro. Pues a Tales siguió Anaximandro; a éste, Anaxímenes; a éste, Anaxágo-
ras; a éste, Arquelao; a éste, Sócrates, el que introdujo la ética; a éste, los otros so-
cráticos y Platón, quien instituyó la Academia Antigua; a éste, Espeusipo y Jenó-
crates; a éste, Polemón; a éste, Crántor y Crates; a éste, Arcesilao, quien introdujo
la Academia Media; a éste, Lacides, quien inventó la Academia Nueva; a éste, Car-
néades, y a éste, Clitómaco. Así, pues hasta Clitómaco.
(15) En Crisipo acaba corno sigue: a Sócrates siguió Antístenes, a éste,
Diógenes el Perro; a éste, Crates de Tebas; a éste, Zenón de Cicio; a éste, Cleantes,
y a éste, Crisipo. Y en Teofrasto, como sigue: a Platón siguió Aristóteles; a éste, Te-
ofrasto. De este modo acaba la jónica.
Y la itálica, así: a Ferecides siguió Pitágoras; a éste, su hijo Telauges; a éste,
Jenófanes; a éste, Parménides; a éste, Zenón de Elea; a éste, Leucipo; a éste, De-
mócrito; a éste, muchos, pero en cuanto a renombre, Nausífanes [y Naucides], y a
éstos, Epicuro.
(16) De los filósofos, unos fueron dogmáticos, los otros suspensivos: dogma-
ticos, los que opinan acerca de las cosas, teniendolas por comprensibles; suspensivos,
los que suspenden el juicio acerca de las mismas, por incomprensibles. Unos han de-
jado escritos, otros no escribieron nada en absoluto, como, según algunos, Sócrates,
Estilpón, Filipo, Menedemo, Pirrón, Teodoro, Carnéades y Brisón; según algunos, Pi-
tágoras y Aristón de Quío, exceptuando unas pocas cartas; otros dejaron un solo es-
crito, como Meliso, Parménides y Anaxágoras; muchos Zenón, más Jenócrates, más
aún Demócrito, más aún Aristóteles, más aún Epicuro y más todavía Crisipo.
(17) De los filósofos, unos se designaban por ciudades, como los elíacos,
los megáricos, los erétricos y los cirenaicos; otros por lugares, como los académicos
Proemz'o 35

y los estoicos, o bien por circunstancias fortuitas, como los peripatéticos, o por
burla, como los cínicos; otros por sus inclinaciones, como los eudemónicos o di-
ChOSOS; algunos por sus opiniones, como los amigos de la verdad, los refutacionis-
tas o los analogéticos; otros según sus maestros, como los socráticos y los epicúre-
os, y otras cosas semejantes; y los unos se llaman, por tratar de la naturaleza
(P1938119), naturalistas (pbysz'koz'); los otros, por ocuparse de las moralidades (¿t/9€),
moralistas (etbz'koz'); y dialécticos los que se ocupan de la sutileza de los razona-
mientos.
(18) Las partes de la filosofía son tres: física, ética y dialéctica. La física
trata del mundo y de las cosas que hay en él; la ética, de la vida y de las cosas que
tienen que ver con nosotros; y la dialéctica es la que se consagra a los razonamien-
tos de una y otra. Hasta Arquelao se daba la especie física; desde Sócrates, como
ya se dijo, la ética; desde Zenón de Elea, la dialéctica. En ética ha habido diez es-
cuelas: la académica, la cirenaica, la elíaca, la megárica, la cínica, la erétrica, la dia-
léctica, la peripatética, la estoica y la epicúrea.
(19) Encabezó la Academia Antigua Platón; la Media, Arcesilao; la Nue-
va, Lacides; la escuela cirenaica, Aristipo de Cirene; la elíaca, Fedón de Élide; la
megárica, Euclides de Mégara; la cínica, Antístenes de Atenas; la erétrica, Menede-
mo de Eretria; la dialéctica, Clinómaco <de Turios o Dionisio> de Calcedonia; la
peripatética, Aristóteles de Estagira; la estoica, Zenón de Cicio; y la epicúrea se lla-
ma así por el mismo Epicuro.
Hipóboto dice en el libro De las escuelas que hay nueve escuelas y tenden-
cias: la primera, la megárica; la segunda, la erétrica; la tercera, la cirenaica; la cuar-
ta, la epicúrea; la quinta, la de Aníceris; la sexta, la de Teodoro; la séptima, la zeno-
niana o estoic_a; la octava, la Academia Antigua, y la novena, la peripatética;
(20) sin mencionar ni la cínica ni la elíaca ni la dialéctica. La mayoría tampoco
añaden la de Pirrón, debido a la poca claridad de la cuestión: algunos dicen que en
cierto sentido es escuela, pero en otro, no. Y ciertamente parece ser escuela: sin
duda llamamos escuela ——-dice— a una tendencia que sigue o que parece seguir
cierto razonamiento respecto a los fenómenos; por lo cual con razón habríamos de
llamar escuela a la tendencia escéptica. Pero si por escuela entendemos la toma de
partido por unas doctrinas que se siguen unas de otras con necesidad lógica, ya no
podría llamarse escuela, puesto que no tiene doctrina alguna.
Éstas son, pues, los orígenes y las sucesiones, y tales las partes y las escuelas
de la filosofía.
(21) Además, hace poco ha sido introducida también cierta escuela ecléc-
tica por Potamón de Alejandría, que elige lo que le plazca de cada una de las es-
cuelas. Y es que a él le place, por lo que dice en su curso elemental, que criterios
de la verdad sean, por un lado, aquello por lo cual se produce e 'uicio, esto es, la
facultad directiva, y por otro, aquello a través de lo cual se produce, como es la

kríow
r F
36 Libro I
Ip? \

percepción más exacta. Principios de todas las cosas son la materia y lo hacedor, la
cualidad y el lugar; o sea el de qué, el por qué, el cómo y el en qué. La meta hacia
la cual tienden todas las cosas es la vida perfecta conforme a toda virtud, no sin lo
que por naturaleza corresponde al cuerpo y a lo exterior.
Pero ya toca hablar de esos varones mismos, y primero, desde luego, de Tales.

TALES
(22) Tales, pues, como dicen Heródoto, Duris y Demócrito, tuvo por pa-
dre a Examias y por madre a Cleobulina, de la estirpe de los Télidas, que eran feni-
cios, los más nobles de entre los descendientes de Cadmo y Agénor. <Era uno de
los siete sabios>, según dice también Platón, y el primero que fue llamado sabio,
siendo arconte de Atenas Damasio, bajo el cual también recibieron su nombre los
siete sabios, como dice Demetrio de Falero en la Lista de los arcorztes. Fue inscrito
como ciudadano en Mileto cuando llegó T ..........T desterrado de Fenicia; pero a lo
que dicen los más, era milesio nativo y de estirpe ilustre.
(23) Tras haberse dedicado a la política, se ocupó del estudio de la natura-
leza. Según algunos, no dejó ningún escrito; pues la Astronomía náutica que se le
atribuye se dice que es de Foco de Samos. Calímaco lo conoce como descubridor
de la Osa Menor, diciendo en los Yumbo; lo que sigue:

Por lo que dicen, calculó las estrellitas


del Carro, con el cual navegan los fenicios.

Según otros, sólo escribió dos, Acerca del solrtzcz'o y Acerca del equz'nocczb, juzgan-
dolo demás incomprensible. Parece, según algunos, que fue el primero que cultivó
la astronomía y predijo los eclipses del Sol y los solsticios, como dice Eudemo en la
Hz'storzc de la astronomía; de ahí que lo admiren Jenófanes y Heródoto. Y atesti-
guan a su favor también Heraclito y Demócrito.
(24) Algunos dicen además que fue el primero en afirmar que las almas
son inmortales, entre ellos el poeta Quérilo. Y descubrió por primera vez el reco-
rrido <del Sol> de un solsticio a otro, y declaró el primero, según algunos, que el
tamaño del Sol es <respecto a la órbita solar, como el tamaño de la Luna respecto>
de la lunar, una septingentésima vigésima parte. También fue el primero en llamar
trigésimo al último día del mes, y también el primero que discurrió acerca de la na-
turaleza, según algunos.
Aristóteles e Hipias dicen que hacía participar de alma también a las cosas
inanimadas, conjeturándolo a partir de la piedra imán y del ámbar. Habiendo
'l alm-

37

e los egipc
bir el triángulo rectángulo en un cír iosl --dice Pánfila
. 1 ), f r' .
tng I ¡tago as, entre ellos esta' cu o y Sacrif' , a fue el ri
Apolodoro el C lCo un buey. (25)p Otro
mero en Inscri- ' '
s ¿ken que
hlZO avanzar cuanto dice Cal'lmaco en lo alcula or. Pues aquél fue uien
como los escalenos y los trian
1 más
gulos
I o ¿g

y cuanto al eOS que deSCUbno EU


S YaMb I 1 q

forbo el Frigio

. . 26) Algunos dicen que se


necno soltero y adoptó al hijo
de su
los nino
.._ s”. Y dicen
. que, tenía
so oblihi'1;? respondiodi’oru
u amor a
pronto”; luego, como, p 8 0 a casarse, ljo. Aun es
. Siguiera apremiando repuso' “Ya es
tarde . Y.d1ceJeron1mo de Rodas en el
_ 3) I '

libr
- I '

(27) Suponía que principio de todas las cosas es el agua, y que el mund
o
está animado y lleno de espíritus. Dicen que fue él quien descubrió las estaciones
del año y las dividió en trescientos sesenta y cinco dias.
Nadie fue su maestro, excepto que, cuando fue a Egipto, frecuentó a los sa-
cerdotes. Jerónimo dice también que midió las pirámides a partir de la sombra,
observándola cuando su tamaño es igual al nuestro. Vivió junto a Trasibulo, el tira-
no de Mileto, según dice Minias.
Notorio es lo del trípode que fue hallado por los pescadores y enviado a los
sabios por el pueblo de Mileto. (28) Y es que dicen que unos jóvenes jonios habí-
an comprado una redada de peces a unos pescadores de Miletoiy al haber sacado
el trípode, se entabló una disputa que duró, hasta _que los mlleSIOS mandaron una
embajada a Delfos, y el dios pronunció el oraculo srgmente:
Febo preguntas?
Retoño milesio, ¿conque por el trípode a
trlpode sea.
Del primero de todos en sabiduría el
su vez a otro, hasta llegar a So-
Así pues, se lo dieron a Tal es y éste a otro, y éste a lfos. ,
lón: y éste dijo que el primero, en sa biduría era el dios, y lo envro a De
., era, toman-
los Yhmbos lo cuen ta de otra man
_
' '
rto, Callm aco ' esbde AÁcszítdlñe
enque un tal Batlcl heren
o eendad
' Ïelfu Ta-
a a c1a
do] dEslo , par ricg ede Mil etO o Dic e
UnaofíaÏa Ïíienando que se la diera al mej or (1610523: 12m la Envió a Apolo Didi—
o a Tales,
a, de nuev y
leS y tras haber dado la. vuelt , alímaco:
meo, diciendo lo que Sigue, segun C
38 Libro I

Me da al guardián del pueblo de Nileo Tales,


quien por dos veces este premio recrblo.

Lo cual en prosa reza como sigue: “Tales de Mileto, hijo de Examias, a Apolo Del-
finio, habiendo recibido dos veces el premio de los helenos”. El que puso en circu-
lación la fíala, el hijo de Baticles, se llamaba Tirión, según dicen Eleusis en el libro
Acerca de Aquiles y Alexón de Mindo en el libro noveno de las Mz'tz'cas.
Eudoxo de Cnido y Evantes de Mileto dicen que uno de los amigos de Cre-
so recibió del rey una copa de oro para que la diera al más sabio de los helenos, y
que éste la dio a Tales. (30) Y que dio la vuelta hasta llegar a Quilón, quien pre-
guntó al Pitio quién era más sabio que él; y éste respondió que lo era Misón, de
quien hablaremos más en adelante. (A éste, Eudoxo y quienes lo siguen lo colocan
en el lugar de Cleobulo, Platón, en cambio, en el de Periandro.) Acerca de él,
pues, respondió Apolo Pitio lo siguiente:

Hay un eteo de Quena, te digo, Misón que lo llaman,


que más que tú mismo de sesos agudos está pertrechado.

Y el que preguntó fue Anacarsis. Sin embargo, Daímaco de Platea y Clearco dicen
que la fíala fue enviada por Creso a Pítaco y que así se puso en circulación.
Andrón dice, en el Tn’pode, que los argivos pusieron por premio de excelen-
cia al más sabio de los helenos un trípode, y que fue elegido Aristodemo de Espar-
ta, quien renunció a favor de Quilón. (31) A Aristodemo lo menciona también Al-
ceo como sigue:

Lo que cuentan que Aristodemo


en Esparta decía no es desatino:
El dinero es el hombre, pues
ningún pobre es ilustre <ni distinguido>.

Algunos dicen que Periandro envió a Trasibulo, tirano de Mileto, una nave
cargada, y que, habiendo zozobrado ésta en el mar de Cos, el trípode fue hallado
luego por unos pescadores. Pero Fanódico dice que fue hallado en aguas de Ate-
nas y llevado a la ciudad y, tras reunirse la asamblea, enviado a Biante: el porqué 10
diremos al tratar de Biante.
(32) Otros dicen que era obra de Hefesto y fue regalado por el dios a Pé-
lope cuando se casó; que luego pasó a Menelao y, tras haberle sido arrebatado iufl'
to a Hélena por Alejandro, fue arrojado al mar de Cos por la Laconia, quien deCÏa
que iba a ser causa de discordia. Al cabo de un tiempo, habiendo algunos lebediOS
comprado ahí mismo una redada de pescado, cayó en su poder también el trípode;
Tales 39

y tras haber llegado a las manos con los pescadores, emprendieron el regreso a
Cos. Como nada se consiguió, dieron aviso a los de Mileto, que era la metrópoli; Y
éstos, como a sus embajadores no se les hiciera caso alguno, declararon la guerra a
Cos. Y habiendo caído muchos por ambos lados, se emitió un oráculo ordenando
darlo al más sabio; y ambos bandos acordaron dárselo a Tales. Éste a su vez, tras
haber dado la vuelta el trípode, lo consagró a Apolo Didimeo. (33) A los de Cos se
les vaticinó de esta guisa;

No cesará la querella entre jonios y meropeos


hasta que el trípode de oro que Hefesto al Ponto lanzara
de la ciudad expulséis y a la casa del hombre se vaya
sabio tal que lo que hay y lo por haber y lo habido
<sepa>.

Y alos de Mileto:

Retoño milesio, ¿conque por el trípode a Febo preguntas),

y lo que se decía antes. Así está, pues, este asunto.


Hermipo le atribuye, en las Vzdas, lo que algunos cuentan de Sócrates: y es
que, a lo que dicen, declaró estar agradecido a la Fortuna por tres cosas: primero,
por haber nacido hombre y no animal; segundo, varón y no mujer; y tercero, hele-
no y no bárbaro.
(34) Se cuenta que, al salir de casa guiado por una anciana para observar
las estrellas, cayó en un hoyo y que, como se pusiera a lamentarse a gritos, la ancia-
na le dijo: “Pero ¿es que tú, Tales, que no sabes ver lo que tienes ante los pies, pre-
tendes conocer lo que hay en el cielo?”. Como astrónomo lo conoce también Ti-
món, y en los Burlercos lo alaba diciendo:

Cual Tales, de siete sabios sabio en astronomaje.

L0 escrito por él dice Lobón de Argos que se aproxima a unos doscientos versos, y
que en su retrato está inscrito lo siguiente:

A Tales Mileto de Jonia crió y la fama le ha dado


de ser entre cuantos de astros discurren decano de sabios.

(35) A sus cantos pertenecen los versos sigurentes:

Nunca el mucho hablar fue seña de creencia 1u1c103a.


40 Libro 1

Sólo lo sabio busques,


sólo elige el valor:
De gárrulos quebrantarás
las lenguas de parla sin fin.

Y pasan por sentencias suyas éstas:

Lo más antiguo que hay es la divinidad, pues es ingénita.


Lo más bello, el mundo: pues es obra de la divinidad.
Lo más grande, el espacio: pues todo loabarcag V 0,3 S
Lo más rápido, laintehgengiaïpïies todoÏó recorre.
Lo más fuerte, la necesidad: pues todo lo domina.
Lo más sabio, el tiempo: pues todo lo descubre.

Decía que la muerte en nada difiere del vivir. Alguien le preguntó: “Y en-
tonces tú, ¿por qué no te muereSP”. Y respondió: “Porque en nada difiere”.
(36) A quien le preguntó qué fue antes, la noche o el día, contestó: “La noche fue
un día antes”. Preguntóle alguien si podía pasar desapercibido a los dioses el hom-
bre que comete injusticia: “Ni el que la medita”, dijo. Al adúltero que le preguntó
si podía jurar que no había cometido adulterio, respondió: “No es peor el perjurio
que el adulterio”. Preguntado qué es difícil, contestó: “El conocerse a sí mismo”; y
qué es fácil: “Darle consejos a otro”; y qué lo más dulce: “Tener suerte”; y qué lo
divino: “Lo que no tiene principio ni fin”. Qué era difícil que se viera: “Un tirano
anciano”, dijo. Cómo podía uno soportar fácilmente la desgracia: “Si viera que sus
enemigos lo pasan todavía peor”. Cómo viviríamos de la manera mejor y más justa:
“Si no hacemos nosotros mismos lo que reprochamos a los demás”. (37) Quién es
dichoso: “El que tenga el cuerpo sano, el alma bien dotada y el natural bien forma-
do”. Decía que hay que acordarse de los amigos presentes y ausentes; no embelle-
cer lo exterior sino ser bellos en las costumbres. Decía: “ No te enriquezcas de mala
manera”; “Ni dejes que el decir de las gentes te malquiste con quienes participaron
de tu confianza”; “Las ayudas que hayas aportado a tus padres, las mismas recibe
también de tus hijos”. XM si
Decía que el Nilo crece al ser rechazadas sus corrientes por los vientos ete-
sios, que soplan en sentido contrario.
Dice Apolodoro en su Crónica que nació en el primer año de la trigésima n0-
vena Olimpiada. (38) Y murió a los setenta y ocho años (o, como dice Sosícrates, a
los noventa): pues murió en la Olimpiada quincuagésima octava, viviendo en tiern-
pos de Creso, a quien prometió cruzar el río Halis sin puentes, desviando sus aguas.
Hubo también otros Tales, según dice Demetrio de Magnesia en los Hamá-
m'mos, cinco: un orador de Calátide, de estilo afectado; un pintor de Sición, d€
Tales
41

ción deportiva, de fiebre sed y debil‘ .


' " ’ ' no.
1dad,81end 0 ya anc1a
ÍnSCI'lblO:

Tumb
, a pequeña, es verdad , mas su gloria los cielos abarca
esta del milsagaz T3168, ,
aquí: mírala.

Tamblen de nosotros hay, en el libro primero de los Epz'gramas o Líbrode todos los
metros, este eplgrama dedicado a él;

De atletas un día la pugna mirando, en pleno estadio a


Tales, el sabio varón, arrebataste, Zeus-Sol.
Alabo que al hombre a tu vera llevaras: pues es que el viejo
desde la tierra ya no los astros podía ver.

(40) De él es el “Conócete a ti mismo”; el mismo que Antístenes dice en


las Sucesiones que es de Femónoe y que lo hizo suyo Quilón.
Acerca de los siete, en fin (pues es conveniente acordamos aquí también de
ellos en conjunto), circulan las explicaciones siguientes. Damón de Cirene, el que
escribió Acerca de los filósofos, denuesta a todos, pero más que nada a los siete;
Anaxímenes dice que todos se dedicaron a la poesía; Dicearco, por su parte, que
no fueron sabios ni filósofos sino hombres inteligentes y legisladores. Arquetimo
de Siracusa registra una reunión que tuvieron junto a Cipselo, en la cual dice haber
estado presente él mismo por casualidad; según Eforo fue junto a Creso, y faltando
Tales. Algunos dicen que también se reunieron en Panlomo, en Corlnto y en
Delfos.
(41) Hay discrepancia también acerca de sus dichos, atribuidos ora a uno,
ora a otro, como éste:

en esto decra:
Era el sabio Quilón el de Esparta qui
bello vendra .
“Nada en exceso: en sazón todo lo
Sn lugarÉ? (31'69-
Se disputa también acerca de su número. Pues Leandrio agmite,
bulo y Misón, a Leofanto de Léb edo o de Efeso, hljo de dorgla esáy aÉfpllmen;
des de Creta; Platón, en el Protágom’ a M150“ en lugar inenagitlaobra: Si;-
Cambio, a Anacarsis en lugar de MiSón; y otros agregan tar}:-lant
1ene,aP't o ,y
8 y Siolln
1 aco
e a cuatro generalmente aceptados: Tales,
arco nos trasmit
42 Libro I

nombra a otros seis, de los cuales se eligen tres: Aristodemo, Pánfilo, Quilón de
Esparta, Cleobulo, Anacarsis y Periandro. Algunos añaden a Acusílao de Argos,
hijo de Caba o de Escabra.
(42) Hermipo, en Acerca de los sabios, habla de diecisiete, entre los cuales
los siete se eligen de varios modos; y éstos son Solón, Tales, Pítaco, Biante, Quilón,
<Misón>, Cleobulo, Periandro, Anacarsis, Acusilao, Epiménides, Leofanto, Fere-
cides, Aristodemo, Pitágoras, Laso de Hermione, hijo de Carmántides o de Sisim-
brino (o, según Aristóxeno, de Cabtino), y Anaxágoras. En cambio, Hipóboto, en
el Catálogo de los filósofos, nombra a Orfeo, Lino, Solón, Periandro, Anacarsis,
Cleobulo, Misón, Tales, Biante, Pítaco, Epicarrno y Pitágoras.
Pasan por ser también de Tales estas cartas:

Tales a Perecides.

(43) Sabido be que tu, primero entre los jonios, estás para dar a cono-
cer a los belenos unos discursos acerca de los asuntos divinales. Y tal vez sea
justo tu acuerdo de poner el escripto al alcance del comun, más bien que fiar el
asunto a quienquiera, sin provecbo ninguno. Si te pluguiere, quiero bacerrne tu
tertuliano sobre cuanto escribas; y si tu lo permitieres, cabe ti be de llegarme a
Siros. Pues ¿no seriamos acaso gente sin juicio yo y Salón Ateniense si, babien-
do navegado a Creta a indagar las cosas de aquellas partes, y a Egipto, para tra-
tar con cuantos sacerdotes y astrónomos en aquellas tierras bubiese, luego a
verte a ti no navegdsenzos? Pues ira' también Salón, si lo consintieres.
(44) Desde luego que tu, con tan grande afición que tienes a tu tierra, pocas
veces vienes a la Ionia, ni aprié'tate cuita de tratar con varones forasteros, sino
que vives, segun me figura, aplicado al solo menester de la escriptura. Pero
nos, que nada escribimos, andamos de unas partes a otras de la He'lade y el
Asia.

Tales a Salón.

Si tú te partieres de Atenas, pare'sceme lo más acordado vinieras a afin-


carte en Mileto, entre los vuestros colonos, que vivir habrás aqui sin cuidado
ninguno. Y por si te doliese que también los rnilesios estamos subjetos a tira-
nía, pues que de todo punto abominas de los dictadores, gozarte babra's no m6-
nos con vivir en campaña de nos tus amigos. Envióte decir Biante pasases a
Przene,‘ y si es más de tu agrado la villa de Priene, abi babites, y nos mismos
cabe tz albergarernos.
Tales. Solá"

43

SOLÓN

rencia de sus padres, y persua ...

reo de muerte quien volviera a proponer a


9

d eb ate otra guerra por Salamln.


a, el, erla
se lanzó a la plaza fingie'ndose loco y ciñendo
una corona: ahl l'llZO leer a los atenienses por el heraldo su elegía por Salamina
y
les enardecro los. animos. De nuevo emprendieron la guerra contra los megarenses
y venc1eron gracras a Solon.
(47) Y los versos que mayor impresión causaron a los atenienses fueron
éstos:

Ojalá fuera yo folegandrio entonces o sicinita,


no ateniense: ojalá pudiera de patria mudar,
pues que al punto el rumor ya de boca en boca corriera:
“ ¡Es de Atenas aquél, que Salamina vendió! ”.

Y luego:

Vámonos a Salamina, y ahí a guerrear por la isla


encantadora y borrar tan afrentoso baldón.

Y los convenció también de conquistar el Quersoneso de Tracia. ,


(48) Y para que pareciera que había ganado Salarmna no solo por la fuer-
os
za sino también con justicia, hizo abrir algunas tumbas y mostro que los muert
nses, y
yacían de cara a Levante, como era costumbre enterrarlos entre los atenie
titulos del
que aun las tumbas mismas miraban a Levante y llevaban grabados los
go
cantón, lo cual era propio de los atenienses. Algunos CllCCl'l que tambien al catalo
de Homero, después del verso:
ó doce naves Ayante,
Y de Salamina a su mando aport
44 Libro I

añadió:

Y las puso ahí mismo en donde la hueste ateniense acampaba.

Desde entonces el pueblo confiaba en él y de buen grado hubiera querido tenerlo


por tirano; (49) pero él no aceptó, y aun se opuso, en lo que podía, a Pisístrato, su
pariente, según dice Sosícrates, presintiendo sus intenciones. Así es que irrumpió en
la asamblea armado de lanza y escudo y les predijo el golpe de mano de Pisístrato; y
no sólo eso, sino que también aseguró que estaba resuelto a prestar ayuda, diciendo
lo siguiente: “¡Hombres de Atenas! Soy más sabio que algunos y más valiente que
otros: más sabio que aquellos que no advierten el engaño de Pisístrato, y más valien-
te que quienes, aun estando enterados, se callan por miedo”. El Consejo, cuyos
miembros eran partidarios de Pisístrato, lo declaró loco; a lo que respondió:

Mostrará mi locura un tiempo bien corto a los ciudadanos.


Sí, mostrará: la verdad corro a través saltará.

(50) Los versos en los que predecía la tiranía de Pisístrato son éstos:

De la nube prorrumpe el vigor de la nieve y de la granizada,


truenos del claro fulgor nacen del rayo ala par.
Por mor de los grandes sucumben ciudades, y por ignorancia
viene un pueblo a ser siervo de un solo señor.

Y cuando aquél iba ya triunfando, Solón, como no lograba convencer a nadie, de-
puso las armas ante el Departamento de la Guerra, diciendo: “Patria mía, te he de-
fendido con palabras y con obras”. Se embarcó a Egipto y a Chipre y visitó a Cre-
so; preguntándole éste: “¿Quién te parece dichoso?”, dijo: “Telo de Atenas,
Cléobis y Bitón”, y lo consabido.
(51) Cuentan algunos que Creso, fastuosamente engalanado y sentado en
el trono, le preguntó si había visto espectáculo más bello; y él dijo: “Si: los faisanes
y los pavos; pues ellos se engalanan de adornos naturales y mil veces más bellos”.
Tras haber partido de ahí, fue a Cilicia y fundó una ciudad que llamó de su nom-
bre Solos, y asentó ahí a unos pocos atenienses, los cuales, por habérseles con el
tiempo extranjerizado el habla, se decía que solecz'zaban. Y son los de allí solenses,
los de Chipre solios. Cuando supo que Pisístrato era ya tirano, escribió a los ate-
nienses lo que sigue:

(52) Si tanta desgracia sufristeis por faltos que andáis de arrojo,


no a los dioses echéis culpa ninguna en ello:
Salón
45

a ellos vosotros hicisteis m


edrar y les dabais las prenda
y es de ah í que sufrís s,
mlsera
esclavitud.
Y cada cual de por sí a los z
orros andáis venteando,
mas todos juntos tenéis
hueca en total la sesera:
Pues ala lengua miráis, al deci r
tomadizo del hombre,
mas lo que es hecho cabal no
se os ocurre ni verlo.

Eso, pues, escrlblo; y Pisístrato le mandó a su exilio el siguiente recad



Pisz'strato a Salón.

(53) NZ. 503’ el 3010 ¡346110 que se ba alzado con [a tiranía, ni me falta a
ello derecbo, siendo como soy del linaje de los Códridas. Cobrado be yo lo que
los atenzenses les tenian jurado otorgar a Codro y a su linaje y les babian arre-
batado. En lo demás, en nada estoy agraviando ni a dioses ni a bombres, mas
según las leyes que tú les pusiste a los atenienses consiéntoles gobernarse. Y de
cierto que de mejor modo se gobiernan que bajo la democracia, pues yo a nadie
consiento engreirse. Y yo mesmo, con ser tirano, no recibo ma's precio ni bonra
de cuanto por regali'a se [es tenia acordado antaño a los reyes. Y aparta cada
uno de los atenienses el diezmo de sus bienes, no para mz; sino para que baya
do tomar las dispensas para los sacrificios públicos y otros menesteres de! co-
!-._
..

miín, o por si bubiere de sobrevenirnos alguna guerra.


' r
,
a" 3"} _¡ l (54) Mas no te culpa porque bayas declarado mis designios, pues que
me tengas los de-
i“ ——- WWe la ciudad antes bien que por enojo que
urar:
claraste, y además por inorancia del modo de gobierno que iba yo a insta
no te bubie—
que de baberlo sabido, tal vez bubieras consentido se instaurase y
en mi; aun sin jura-
ras partido al destierro. Asi pues, tórnate a ta casa, fiando
: pues bas de saber que
mz'ento, que nada ingrata sufrirá Salón de Pisistrato
. Y si te dzgnaras ser uno
tampoco ba sufrido tal otro ninguno de mis enemigos desiealtad
veo en tz m falsza nz
de mis amigos, serás de los primeros: pues no te sera: por nos no
Mas si de otra guisa quisieres marar en Atenas, otorgado
babra's de carecer de tu patria.
decía que el límite de la vida humana
Eso escribió, pues, PÍSIStrato. Y Solón
son los setenta años.
bié n pro mu lgó las ley es má s be llas: que el que no sus-
(55) Parece que tam de los der ech os clVlles; y asmáismo el que dl-
tentare a los padres , su frir á pri vació n
on io. Y que el oci oso CStUVI CI‘a obligado a ren 1r Sie?“ 39m
lapidare su patrim curso Contra zcz as, Ice
En cambio, Lisias, en el dis
quien quisiera demandado.
' decreto' que s e vedara el acce-
, y que Solon
ctó esa ley
que fue Draconte quien reda
Í ¿bm I
4h

n. Restrmgtó
so a la tribuna de oradores a quienes hubiesen ejercido la prostttucm
también los honorarios de los atletas que participaban en las ct)'11_|’0"'("‘?'105 depor-
cten para los
tivas liiandolos en quinientas dracmas para los vencedores olimpicos,
HI’OSCt‘la
de los juegos istmicos. y asi proporcionalmente para los ot‘t‘OS: PUCS CS
en las guerras, cuyos
exaltar el honor de estos; cosa que solo conviene a los caídos
hijos se habian de tttatttenct‘ y educar a costa del el'at‘to publico.
‘ res' valerosos y
(56) De ahi que muchos se esl'orzaran por llegar a ser homb
giro, como (fallmkicof como
de provecho para la guerra. como l’olicclo, como (iine
, MllClades y
todos los combatientes de Maratón, y aun llarmodio, Aristogtton
an y,
otros incontables. Los atletas. en cambio, son costosos mientras se entren
de
cuando vencen. perniciosos: ganan sus coronas a expensas de la patria mas que
los adversarios: y cuando se hacen vicios, como dice liurípides,

raidas capas hilo a hilo echando van.

Comprendiendo lo cual Solón los acogía con mesura. Excelente es también esto:
que el tutor no debe cohabitar con la madre de los huérfanos, ni puede ser tutor a
quien vaya a parar la hacienda de los huérfanos a la muerte de éstos. (57) Y esto:
que al grabador de sellos no le estuviera permitido guardar el molde del anillo que
hubiera vendido. Y que al que a un tuerto le sacase el ojo que le queda, se le saca-
sen los dos. Lo que no hayas depositado, no lo retires: y si no, sea la muerte el cas-
tigo. Para el arconte, si fuere hallado ebrio, sea la muerte su castigo.
Escribió que los cantos de Homero debían recitarse por orden sucesivo, de
modo que ahí donde acabara el primero, ahí había de comenzar el siguiente. Cier-
tamente Solón arrojó más luz sobre Homero que Pisístrato, como dice Diéuquidas
en el libro quinto de los Mega'rz'cos; y fueron sobre todo estos versos: “Los que en
Atenas moraban...”, y lo que sigue.
Solón llamó por primera vez viejo y nuevo al día treinta del mes, (58) y por
primera vez convocó la reunión de los nueve arcontes a fin de que deliberasen jun-
tos, como ÏHCC Apolodoro en el libro segundo De los legzsladores. Cuando estalló la
uerra civi
5011105 de la, no se alineó ni con los de la ciudad ni con los de la llanura, nl' tampoco
costa.

Decía que la palabra es imagen de las obras; que es rey el más fuerte en po-
der; y que las leyes son semejantes a las telarañas: pues también éstas, si les cae en-
ctma algo ligero y debil, lo atrapan; Sl algo más grande, se rompen y se arruinan. Y

23:51:25:tí::ï::;°:t::::;:”::r¿sata se "enen.198
decta que sella a la palabra el silencio, y al silencio la sazón. (59) Y decla
ró que los

los tiranos a cada uno de aquéllos ora lo hagclóbIZZrom mds’ Oila menOS, aSI tamblf—‘n
do. Preguntado por Qué no había dictado nin gunagran e e uStre, oradespreCla-
ley contra los parrtctdas, res-
Salón

47

CJOl‘. Haz de la inteli encia tu uía No


tengas D.
trato con malvados. . Honra a los dio g . g '
ses, respeta a los padres
icen que, como Mlmnermo había esc
rito:
Ojalá libre de padecimiento y penosos cuidado
s
sexagenarlo morir tóqueme muerte debida,

(61) él, reprochándoselo, decía:

Si todavía oído me prestas, tú borra este verso


—no me lo tomes a mal que esto lo entienda mejor—
y rehaciéndolo, clarivocero, así me lo cantes:
Octogenario morir tóqueme muerte debida.

A sus cantos pertenecen los versos siguientes:

Mira atento a los hombres y a cada cual,


por si en sus adentros se oculta el puñal
del que habla con rostro risueño
y con lengua de doble hablar
de negras entrañas nacida.

Escribió, obviamente, las leyes, discursos públicos y advertencras a sr mismo, elegí-


38, así como cinco mil versos acerca de Salamina y la constrtucron de Atenas, ade-
más de yambos y epodos. .
(62) En su retrato está lnSCfltO:
truncó, Salamina,
La que del Medo la injusta soberbia
ella crió a Solón, santo y legislador.
48 Libro l

Floreció alrededor de la cuadragésima sexta Olimpiada, en cuyo tercer año


ulgó las
fue arconte de Atenas, según dice Sosícrates; y fue entonces cuando prom
leyes. Murió en Chipre a los ochenta años, encargando a los suyos que trasladaran
sus huesos a Salamina y, una vez incinerados, los esparcieran por la región. De ahí
que Cratino en el Quirón le haga decir:

La isla habito yo, según la gente cuenta,


sembrado por la tierra de Ayax toda estoy.

(63) También hay un epigrama nuestro en el ya citado Libro de todos los


metros, donde he discurrido también acerca de todos los ilustres difuntos en todos
los metros y ritmos, en epigramas y canciones, y es como sigue:

El cuerpo arrasó de Solón de la Chipre lejana el fuego,


la isla sus huesos guardó, polvo que espigas criaba.
Mas su alma las ruedas derecho al cielo llevaron, de buenas
leyes cargadas y tan leves que apenas pesaban.

Proclamó, según dicen, la sentencia “Nada en demasía”. De él dice Dioscúrides en


sus Recuerdos que, al estar llorando la muerte de un hijo (del cual no tenemos noti-
cia), a alguien que le dijo: “Pero no te sirve para nada”, respondió: “Por eso justa-
mente estoy llorando: porque para nada sirve”.
Pasan por ser suyas también estas cartas:

Salón a Periandro.

(64) Embajada me mandas que mua/Jos ponen asecbanzas contra ti.


Mas aun si quisieras desfacerte delios todos, nada alcanzarás, y acaso las ponga
alguno de quienes no celaras: uno temiendo por si propio, otro por notar que
cosa no bay que no temas, y aun cona'lzariase elfavor de la ciudad quien averi-
guase si no celabas. Desque io mejor seria que cedieras, para librarte de la nota
dello; y si a todo trance bas de ser tirano, considerar cómo bas de tener una
bueste extranjera de mayorfuerza que la que bay en la plaza, y ninguno te sera'
temible ya ni desfacerte ¡sabrás de ninguno.

Soión a Epiménzdes.

He aqui que mis leyes no parescen baber sido de gran pro a ios atenien-
ses, nz ma's ies aprovecbaste tu purzfi'cando la ciudad. Y es que lo divino y 105
Salón
49

le isladores no ueden '


la muaprovec
uczrsza SOZOS
Pagn en toda sazïín co n for: ltitud ado a 1‘”seaciudades, sino ¡05 que Se'
harnde
su intento, y ansi tam-
bién lo divino y las leyeS, St' conducen bien. so '
. n de r
guno sz mal conducen. ’ g a” provecb0’ mas de nzn

-
(65). Ni tampoco las mias son mejores y cuanto
yo be legi slado, mas los que
:lflí’lïaftï;ÉEÏn’ZZZnaíommj? los aue no fueron estorbo a sistrato codician-
_ I . . pre 11€, fut persuasor: mas persuasorfue e'l balagando
a ÍOS at6122871565 que yo dzaóndoles verdad. Luego yo, deponiendo las armas ante el
Departamento de la Guerra, ¿{te ser ma's discreto que quienes no se percataban de
que PZSZSÍMÏO iba para tirano, y ”24,5 €5f072ado que quienes no osaban defenderse;
mas ellos condenaron el desvario de Solón. Al cabo declaró: “Ay, patria mia, Salón
esta' presto a socorrerte con palabras y con fecbos; mas a ellos parésceles que desva-
rio. Ansi que a medias be de dejarte yo, el solo enemigo de Pisistrato: que ellos, si
gustan, se bagan sus alabarderos”. Pues bas de saber; amigo, que el bombre se alzó
tirano con mucbisima maña. (66) Comenzó adulando a la plebe; luego, tras baber-
sefecbo unasferidas a sipropio, comparesaó ante el tribunal de losjurados decLa-
rando a grandes voces baberlas recebido de sus enemigos, y pretendió le otorgasen
de guardias a cuatrocientos mozos. Y e'stos, sin oirme, le otorgaron a los bombres; e
iban ellos armados de mazas. Tras dello, disolvió la asamblea popular. De cierto
que en balde puse afán en libertar a los pobres de entre ellos de su condición de asa-
lariados, conque agora a lafin son todosjuntos esclavos de sistrato solo.

Soñn a Pisistrato.

Bien fio en que tuerto ninguno be de sufrir de ti, pues que antes de la ti-
ranía era tu amigo, y agora no soy ma's desavenido contigo que cualquiera otro
ateniense al que no le place la tirania. Mas si mejor les conviene estar subjetos
a uno solo o si debe gobernar el pueblo, desto juzguemos tú y yo cada cual por
lo que conosce. (67) Y digo yo que tu' eres de todos los tiranos el mejor,- mas
veo que no me estaria bien que me tornase a Atenas, no sea se me queje algu-
no de que, luego de baberles ordenado a los atenienses la igualdad de ciudada-
nos, y no babiendo tenido porjusto alzarme tirano yo mesmo mientras abi e}
tuve, al tomarme agora me complaczese en tus fecbos.

Solón a Creso.

Admirado estoy de la bz‘enquerencza que me ¡945 tomado, y ¡válame Ate.


neaf, Si no preciase el vivir en democracza por czma de todas las cosas, más que-
50
Libro I

rrza tener morada en tu reino que no en Aten


as, desque es tirano a la fuerza Pi.
szstrato. Pero mas deleztoso me es morar allí do goce
n todos de jüstz'czkz e igual.
dad; mas en toda manera, a vz'sz'tarte voy, deseoso que
estoy de ser tu huésped.

QUILÓN
(68) Quilón, hijo de Damageto, de Lacedemonia. Compuso unas elegías
de unos doscientos versos, y decía que la previsión delo por venir, asequible al cál-
culo, es virtud del varón. A su hermano, que soportaba mal no haberse hecho éfo-
ro, siéndolo él, le dijo: “Es que yo sé sufrir las injusticias, y tú no”. Y fue éforo en
la Olimpiada quincuagésima sexta (aunque Pánfila dice que en la sexta, y que fue
el primer éforo), bajo Eutidemo, como dice Sosícrates. E introdujo el primero que
los éforos estuviesen asociados a los reyes; aunque Sátiro dice que fue Licurgo.
Como dice Heródoto en el libro primero, cuando Hipócrates estaba ofre-
ciendo un sacrificio en Olimpia y las calderas se pusieron a hervir por sí solas, él le
aconsejó que no se casara o bien, si tuviera mujer, la repudiara y no reconociera a
los hijos. (69) Dicen que también le preguntó Esopo qué es lo que hace Zeus, y que
él dijo: “Humilla a lo altivo y enaltece a lo humilde”. Preguntado en qué se distin-
guen los cultos de los incultos, dijo: “Por las buenas esperanzas”. Y ¿qué es difícil?
“Callar lo que no se debe decir, disponer bien del ocio, y ser capaz de soportar la
injusticia”. Daba también los siguientes preceptos: Dominar la lengua, y sobre todo
en los banquetes. No hablar mal de los prójimos; si no, uno escuchará cosas que le
disgusten. No amenazar a nadie, pues es cosa mujeril. (70) Acudir más de prisa a
los infortunios de los amigos que a sus éxitos. Celebrar las bodas con sencillez. No
hablar mal de los difuntos. Honrar a los ancianos. Precaverse de uno mismo. Elegir
el daño antes que la ganancia deshonrosa: pues aquél entristece una sola vez, ésta
por siempre. No reírse del desgraciado. Siendo poderoso, ser afable, para ser más
respetado que temido por los prójimos. Aprender a administrar bien la propia casa.
Que la lengua no tome la delantera a la inteligencia. Dominar el coraje. No aborre-
cer la adivinación. No desear lo imposible. No apresurarse en el camino. No mover
la mano al hablar, pues es cosa de locos. Obedecer a las leyes. Armarse de sosiego.
(71) De sus cantos, el más celebrado es éste:

Con recias piedras de toque el oro se aquilata,


por prueba veraz de su ley;
y el oro
de buenos y malos varones
prueba.
___...... pone a
almas

LVOÜS
Qut'lón

51

Se cuenta que, siendo Ya una


anciano
cos; di'
d 1: ubn a vez que no alcanza
vida nada ilegal, y que Sólo de ba a ver en su
sobre un amigo, lo había ÍUZgado él mismou a ' a: Y es que una vez, al dictar juicio
do a los otros de absolverlo, de modo queSEgu n mandaba la ley, pero convencien-
amigo. cu mpliera a la vez con
la ley y con el

Y 9 .5? “mación, dijo: “ ¡Ojalá no la hubiese


'. su p tel/181°“ fue acertada: (72) pues Demarato,

Era conciso en el hablar; de ah


íq
qu110n1ano. <...> era de Branco, el
que fun
Fue anciano alrededor de la Olim dó el santuario de Bránquidas.
piada quincuagésima segunda, cu
rec10 el fabullsta Esopo, y murió, como ando flo-
dice Hermipo, en Pisa, tras abrazar a su
l'll]0, vencedor ollmptco en el pugilato.

Y también hay un epigrama nuestro dedicad


o a él:
(73) Gracias a ti, Polideuces lumbroso, en la lucha de puños
el de Quilón, vencedor, verde acebuche ganó.
Que al padre el gozo de ver coronado a su hijo venciera,
no nos indigne: ya tal muerte quisiérala yo.

En su retrato está inscrito:

La coronada de lanzas, Esparta, a Quilón ha criado,


que es de los siete en total el que más sabio fue.

Su sentencia era: “Comprométete, y la desgrac1a esta cerca . De el es tambien esta


o I n l o ,

breve carta:

Quz'lón a Perzkmdro.

Recado me mandas de una campaña por lueñes tierras en la que tú mes-


m0 bas de partir,- mas parésceme que aun lo de su casa. propzales de cuzdado
Para varón que a solas manda, y por venturoso tengo a tmmo ta que de buena
muerte fenezca en la su propia casa.
52 Libro I

PÍTACO
(74) Pítaco, hijo de Hirradio, de Mitilene. Dice Duris que su padre era
tracio. Junto con los hermanos de Alceo, derribó a Melancro, el tirano de Lesbos;
y cuando los habitantes de Atenas y de Mitilene guerrearon por la tierra de Aquilé-
tide, mandaba él <a los de Mitilene>, a los atenienses Frinón, vencedor olímpico
en el pancracio. Entonces se convino que se enfrentara a éste en combate singular;
y guardando una red oculta bajo el escudo, atrapó a Frinón y, matándolo, recobró
el territorio. Luego, sin embargo, dice Apolodoro en la Crónica que entablaron jui-
cio los atenienses por el territorio contra los de Mitilene, juzgando la causa Perian-
dro, quien lo adjudicó a los atenienses.
(75) Por entonces, en todo caso, los mitilenenses honraron sobremanera a
Pítaco y pusieron el poder en sus manos. Y él, tras detentarlo diez años y haber
puesto orden en el Estado, renunció al poder y vivió diez años más. Los mitilenen-
ses le asignaron un terreno, y él lo consagró como tierra sagrada, la cual ahora se
llama Pitácea. Y Sosícrates dice que, habiendo apartado para sí una pequeña parte,
dijo que la mitad era más grande que el todo. Y cuando Creso le dio riquezas, no
las aceptó, diciendo que tenía el doble de lo que quería; pues al haber muerto sin
hijos su hermano, había heredado sus bienes.
(76) Y Pánfila dice en el libro segundo de los Recuerdos que a su hijo Ti-
rreo, estando sentado en una barbería de Cime, un herrero lo mató arrojándole un
hacha. Cuando los de Cime entregaron al homicida a Pítaco, éste lo interrogó y lo
absolvió diciendo: “La indulgencia es mejor que el remordimiento”. Heraclides,
sin embargo, dice que fue Alceo a quien, habiéndolo apresado, absolvió diciendo:
“La indulgencia es mejor que la venganza”.
Y promulgó leyes: que al ebrio, si cometiera una falta, se le aplicara el casti-
go doble, para que no se embriagasen, pues había mucho vino en la isla. Y dijo:
“Es difícil ser bueno”; lo que menciona también Simónides diciendo: “Hacerse un
hombre de bien es de veras difícil, como Pítaco dijo”. (77) Lo menciona también
Platón en el Protágoms. “Contra la necesidad no luchan ni los dioses”. Y también:
“El poder muestra al hombre”. Preguntado una vez qué es lo mejor, dijo: “Hacer
bien lo presente”. Y preguntándole Creso cuál es el poder más grande, respondió:
“ El del madero más pintado”, refiriéndose a la ley. Y decía también que las victo-
rias hay que ganarlas sin sangre. Y al foceo que decía que había que buscar a un
hombre capaz, dijo: “Si buscas mucho, nnmllarásÏ. Y a quienes le preguntaron
qué es agradecido, dijó: “El tiempo”; qué invisible: “Lo por venir”; qué es de fiar:
“La tierra”; y qué no es de fiar: “El mar”. (78) Decía que es de varones prudentes,
antes que surjan las dificultades, procurar que no surjan; de los valientes, afrontar
bien las que hayan surgido. “Lo que pienses hacer, no lo anuncies: pues si fracaSaSa
se reirán de ti”. No reproches a nadie su desgracia, temiendo la venganza. Si has
Pz'taCO

53

amistad y diligencia.
De sus cantos, el más ce
lebrado es éste°
Es deber armado de
arco y de flechas repl
contra el malvado m eto carcaj
archar:
pues nada cierto por
su boca la len u
dice que doble designio
en su g a
s adentros lleva.

(79) Compuso también seiscientos versos


elegíacos en rosa En defensa
de las leyes, para los Ciudadanos. Floreció alrededor de
la ólimpiaïia cuadra ésima
segunda y muno bajo Aristómenes, en el año
tercero de la Olimpiada uincuagésima
segunda, habiendo vivid o más de setenta años, ya anciano. En su tumlcia se insgc
ribió:
En su propia tierra a su hijo difunto, a Píta
co, llora
la que lo dlera a luz, Lesbos, la isla sagrada.

Su apotegma: “Conoce la sazón”.


Hubo también otro legislador Pítaco, como dicen Favorino en el primer li-
bro de los Recuerdos y Demetrio en los Homóm'mos, que fue llamado también el
Pequeño.
Del sabio, por cierto, se cuenta que una vez a un joven que le consultó acer-
ca del matrimonio le dijo lo que cuenta Calímaco en los Epígramas:

(30) De Atarneo un amigo a Pítaco, el de Hirradio,


de Mitilene, así vínole a preguntar:
“Noble anciano, dos bodas me llaman, y de ellas es una
moza en riqueza de ajuar y en nacimiento mi igual,
la otra de casa mejor. ¿Qué hacer? Dame tú el consejo,
dime a cuál de las dos debo, en fin, desposar”.
Dijo; y el otro su báculo, arma de ancianos, alzando:
“Mira tú, que éstos allá todo el sermón te diránÏ’.
Y es que en' la calle unos niños a las peonzas estaban
dando, a ver quién más presta la hacía glrar:
o ”
“Síguelos ——dijo—— de cerca”; y él se puso: y un chic
a otro gritó: “¡Toma tú la que a tu alcance esta! .
Eso escuchó el amigo, y atento a segull‘ el consejo,
a mejor.
bien se guardó de meter pie en cas
54 .
I .t'bm Í

(Ionque asi como aquél se casó con la moza humllde,


toma, mi Dión, así tú la que a tu alcance esta.

(81) Y parece que lo decía por experiencia, pues siendo su mujer de mejor Casa
que él, ya que era hermana de Draconte, el hijo de Pentilo, lo trataba con mucha
altivez.
Alceo lo apoda “pie barredor”, porque tenía los pies muy grandes y los arras-
traba al caminar; y “pie estriado”, por las hendeduras en los pies que se llamaban
estrías; y “fanfarrón”, por enorgullecerse vanamente; “tripudo” y “panzón” porque
era gordo; y aun “oscuricenante”, por falto de lámpara, o “tiradonazo”, por lo desa-
seado y sucio. Su gimnasia era moler trigo, como dice Clearco el filósofo.
De él es también esta breve carta:

Pz'taco a Craro.

Exbórtasme a z'r a Lidia para veer tu riqueza; mas yo, sin veerla, bien
creo
que el bz'jo de Alz'ates es el más rico en oro entre los reyes. De ningú
n pro me
sería z'r a Sardes, pues que oro no be menester; bastándome con
lo mío aun
para los amigos. Vz'sz'tarte voy todavía, a hacerme campaña de varón
tan hospe-
dero que eres.

BIANTE

(82) Biante, hijo de Teutámeo, de Priene, preferido entre


los siete por Sá-
tiro. Dicen los <más que era nativo>, Duris, en cambio, que era foras
tero. Fanódi-
co dice que, habiendo rescatado a unas jóvenes prisioneras de Mese
nia, las crió
como a hijas suyas, las dotó y las envió a Mesenia, a sus padres. Al cabo
de un
tiempo, cuando en Atenas, como decíamos, fue hallado por los pescadores
el trí-
pode de bronce que llevaba la inscripción “Al sabio”, Sátiro dice que se prese
nta-
ron en la asamblea las jóvenes (otros, entre ellos Fanódico, dicen
que fueron sus
padres) y declararon sabio a Biante, tras haber referido con pormenores lo que les
había sucedido. Se le envió el trípode; y Biante, al verlo, declaró sabio a
Apolo, y
no lo aceptó. (83) Otros dicen que lo consagró en Tebas a Heracles, porque era
descendiente de tebanos que habían fundado una colonia en Priene, como dice
también Fanódico.
También se cuenta que, cuando Aliates estaba asediando Priene, Biante
cebó dos mulas y las condujo al campamento; y aquél, al verlas, se quedó admirado
de que la prosperidad de aquella gente se extendiera hasta a los irracionales. Resol-
BIM/6’
55

_
vió pactar y env10 un mensa'e
na y cubrirlos de trigo Porle
de a,
Blame
rrliirïercj OS hombar
trasal levant
enSe’ ñó re-unosllem onáones d e are-
Aliates concluYó un tratado n los de Pr iene. Pe ro ¿0:1 San o a saberlo,
lo ¿3 2 co
dara invitar a Biante a que °_ muy pronto man-
nsejo a
a Ver, éste dj' . a
Alla3 tesg‘ac; cosma cebollas [es decir, que 110m]
,, era lo. Yo, por m1 parte, aco
. e cuenta que tambi' .'
se aba
fue Para bierïzulïzgunq uno,s djScursos judiciales formi-
. les; y Clertamente
'
dab
mientos. A lo cual alude también Demódoc 0rdla
e Edemas delado:
fuerza de los razona-
eros dicien
Sl en pleitos has de andar, pleite
a pleito prienés
e Hiponacte:

Y pleitear mejor que Biante de Priene.

Y por c1erto que fue también así como murió: pues al defender a al uien
ante un tribunal, Slendo ya muy anciano, tras acabar el discurso recostó la cÏbeza
en el regazo del hijo de su hija; y cuando había hablado el defensor de la arte
contraria y los jueces habían votado a favor del defendido de Biante al levanïarse
la sesión fue hallado muerto en el regazo de su nieto. (85) La ciudad lo enterró
con magnificencia, y se inscribió en su tumba:

Al que en la ínclita tierra de Priene naciera, a Biante,


esta losa ocultó, gloria de Jonia mayor.

Pero nosotros también:

suavemente
A Biante aquí lo encubro que al Hades llevó
vejez.
Hermes, luciendo ya nieve de blanca
después recostado en
Tanto alegaba a favor del amigo, y
brazos de un niño al fin sueño más largo durmió.

el me jor modo de que fuera dichosa, en


Compuso Acerca de Jom'a, y cuál era
más celebrado es este:
dos mil versos. De sus cantos, el
adanos
Complace a los ciud
d:
todos de tu cïuda
trae,
gran gratitud eso
s manos
y suelen las dura
alumbrar.
mala desgracia
\

56 Libro I

(86) Y el hacerse fuerte es obra de la naturaleza; pero el ser capaz de decir


lo que conviene a la patria es propio del alma y de la sensatez. La abundancia de
bienes, en cambio, a muchos les llega por azar. Y decía que desgractado les aque]
que no soporta la desgracia; y que es enfermedad del alma desear lo lm‘pomble y te-
ner mala memoria para el mal ajeno. Preguntado qué es dlfiCll, dijo; Sobrellevar
con nobleza el cambio para peor”. Navegando una vez en compania de lmpíos,
como una tempestad sacudía la nave y éstos invocaron a los dloses, dljo: “ ¡Callaos!
No vayan a darse cuenta de que estáis aquí navegando”. Preguntado por un bom.
bre impío qué es la piedad, calló; como el otro le preguntara por lancausa de su si-
lencio, dijo: “Callo porque me preguntas por cosas que no te atanen .
(87) Preguntado qué es dulce para los hombres, dijo: “La esperanza”. De-
cía que es más agradable juzgar entre enemigos que entre amigos: pues de los ami-
gos uno sin duda se hará enemigo, de los enemigos, en cambio, uno se hará amigo.
Preguntado con qué disfruta el hombre al hacerlo, dijo: “Enriqueciéndose”. Decía
que hay que medir la vida como si hubiéramos de vivir mucho y, a la vez, poco
tiempo; y amar como quien habrá de odiar luego, puesto que la mayoría son ma-
los. Y aconsejaba lo siguiente: Acomete las empresas despacio; pero la que hayas
elegido, ejecútala con firmeza y perseverancia. No hables deprisa, pues es muestra
de locura. Ama la sensatez. (88) Acerca de los dioses, habla según ellos son. Al
hombre indigno, no lo alabes por su riqueza. Gana persuadiendo, no forzando. Lo
que hagas de bueno, atribúyelo a los dioses. Como viático desde la juventud hasta
la vejez toma la sabiduría, pues es más firme que las otras posesiones.
Menciona a Biante también Hiponacte, como decíamos, y también el des-
contentadizo Heraclito lo trató con sumo elogio escribiendo: “En Priene nació
Biante, hijo de Teutameo, que tenía más zón que los otros”. Y los prieneses le
consagraron un santuario, el llamado Teutameo Pronunció el apotegma: La mayo-
ría de los hombres son malos.

A2308
CLEOBULO

(89) Cleobulo, hijo de Evágoras, de Lindo o, según Duris, de Caria. Algu-


nos hacen remontarse su linaje a Heracles. Se cuenta que se distinguió por su fuer-
za y belleza, y que participó de la filosofía de Egipto. Tuvo una hija, Cleobulina,
que compuso adivinanzas en hexámetros, y a la que recuerda también Cratino en
el drama que lleva su nombre, con el título en plural. Además restauró el santuario
de Atenea fundado por Dánao.
Compuso canciones y adivinanzas, de unos tres mil versos; y hay quienes dl-
cen que compuso también este epigrama a Midas:
Cleobuío 57

Virgen de bronce soy, y en la tumba de Midas reposo.


Mientras el agua corra y lozanos los árboles crezcan,
(90) mientras el sol en saliendo reluzca y la luna esplendente,
y corran los ríos y el mar se estremezca de bravo oleaje,
yo no me muevo de aquí, de su tumba mil veces llorada,
y a los que pasan diré que aquí Midas está enterrado.

Y aducen como testimonio la canción de Simónides, donde dice:

¿Quién que en su juicio esté le daría razón al que en Lindo vivió, Cleobulo,
el que a los ríos sin fin, la primavera en flor,
al arduo fulgor del sol y la luna de oro,
las trombas y furias de la mar, opuso el fervor de una lápida?
Pues todo es menor que los dioses; y la piedra
aun el humano arte quebranta: de necios
es pensar tal cosa.

Pues no es de Homero el epigrama, que es muchos años anterior a Midas, según di—
cen. Y pasa por ser suya también, en los Recuerdos de Pánfila, la siguiente adivinanza:

(91) Uno es el padre y doce los hijos, de los que cada uno
hijas tiene dos veces treinta, de doble figura:
blancas las unas de ver, y las otras, en cambio, negras;
las que, aun siendo inmortales, muriéndose van todas ellas.

Es el año.
Y de sus cantos, el más celebrado es éste:

En los hombres lo que prima es


ignorancia y faramalla:
mas nos basta la sazón.
Piensa en noble: no en vano
nazca en ti la gratitud.

Dijo que hay que casar a las hijas mientras sean mozas por la edad, pero mu-
jeres por entendimiento, dando a entender que hay que educar también a las mo-
zas. Y decía que al amigo hay que hacerle favores para que sea más amigo, y al ene-
migo, para que se haga amigo. Cuidarse del reproche de los amigos y de las
insidias de los enemigos. (92) Y cuando uno salga de casa, que examine lo que va
a hacer; y cuando entre, que examine lo que haya hecho. Aconsejó ejercitar bien el
58
Libro I

cuerpo, ser amigo del escuchar más que del hablar, y dado a aprender más que ig.
norante; tener lengua de buen agüero; ser íntimo de la virtud y extranjero a la Inal-
dad; rehuir la injusticia; aconsejar a la ciudad lo mejor; dominar el placer; no hace;
nada a la fuerza; educar a los hijos; hacer cesar la enemistad. A la mujer, ni mimaln
la ni reñirla en presencia de extraños: pues lo uno es señal de necedad, lo otro de
locura. Al criado, no castigarlo mientras se está bebiendo, pues parece uno
tener
mal vino. Casarse entre iguales; pues si tomas mujer de casa mejor —decía——-,
te
ganarás por dueños a los parientes. (93) No reírse de aquellos de quien
es se hace
burla; pues se hace uno odiar por ellos. Gozando de buena suert
e, no seas sober-
bio; estando en apuros, no te rebajes. Aprende a sobrellevar con
nobleza las alter-
nancias de la fortuna.
Murió anciano, a los setenta años; y se le dedicó este epigrama:

Por el sabio varón Cleobulo difunto derrama su llanto


Lindo, su villa natal, alta en orgullo de mar.

Pronunció la sentencia: La medida es lo mejor. Y escribió a Solón


como sigue:
Cleobulo a Salón.

Muchos por amigos tiene; y casa do quiera; mas digo yo que lo más [ene
a
Salón le será Lindo gobernada por el pueblo. Y comoquz'era que es ¡mula
en el
alta mar; mamando en ella ningún tuerto te fara' Pz'sz'strato, y los amigos ocurri-
rán a verte de todas partes.

PERIANDRO

(94) Periandro, hijo de Cipselo, de Corinto, de la estirpe de los Heracli-


das. Casado con Lísida, a la que él llamaba Melisa, hija de Procles, el tirano de
Epidauro, y de Eristenea, hija de Aristócrates y hermana de Aristomedo, que do-
minaban casi toda Arcadia, como dice Heraclides del Ponto en el libro Acerca del
poder, tuvo de ella dos hijos, Cipselo y Licofrón: el más joven inteligente, el mayor
demente. Al cabo de un tiempo, en un arranque de cólera mató a su mujer, que es-
taba encinta, arrojándole un escabel o a patadas, habiendo prestado fe a las calum-
nias de unas concubinas, a las que luego hizo quemar vivas. A su hijo, de nombre
Licofrón, que lloraba a su madre, lo desterró a Corcira. _
(95) Ya estando en la vejez, lo hizo llamar para que se hiciera cargo de la tl-
ranía; pero los corcirenses se le adelantaron y le dieron muerte. Por lo cual se enfu-
l’rrxlnniro
59

- a 3ra ' ' ' .


en Samos, tras sup lcar a Hera fueron sal P la castrauon, pero al recalar la nave
dumbre. teniendo ya ochenta años. Sosí

uésped de Trasibulo, el tirano de Mileto


(96) Y dice Aristipo en el pri .
dose enamorado de él su m d mer libro De la lujuria antigua que, habién-
a re, Cratea, se le unió a escondidas; y
él disfrutó. Pero
cuando ello se hizo nOÏOUO, se volvió violento para con todos d 'ÍÏ 'd
sintió por el descubrimiento Ad ' ' . . e d 181 0 que 5€
i coGuias, Eforo' , refiere
de oro si venciera en Oli m la . que .juró consagrar
.' una estatu
,
a
al r en l f' pd n. a Cuadrlgd, pero habiendo vencrdo y faltandole
oro, ve a guna resta e su tierra a las mujeres adornadas, las despojo de to-
dos sus adornos y envro la ofrenda.
_ _ Y dicen algunos Hue, queriendo que su tumba no fuera conocida, tramó lo
siguiente: mando a dos Jovenes, senalandoles cierto camino, salir de noche, matar a
quien encontrasen Y enterrarlo; luego, a otros cuatro ir detrás de aquéllos, matar a
los dos Y enterrarlos; Y a Su vez detrás de éstos, otros más numerosos. Y así él mis-
mo, encontrandose con los prlmeros, fue muerto. Los corintios le inscribieron en
un cenotafio:

(97) A] primero en riqueza y sabiduría su patria Corinto,


tierra de golfos ceñida, a Periandro guardó.

También hay unos versos nuestros:

Nunca jamás te entristezcas por no alcanzar lo que sea:


gózalo todo sin más cuanto los dioses te dan.
Pues de desánimo fue que murió Periandro el sabio,
por malograrle el azar faena en que puso el querer.

De él es también lo de “No hacer nada por dinero; pues hay que ganar lo
que no trae ganancia”. Compuso también unas Máxz'mas, de dos mil versos. Decía
que quienes quieran establecer una tiranía segura han de escudarse de benevolen-
cia y no de armas. Y preguntado una vez por qué gobernaba de manera tiránica,
dilo: “Porque tanto la renuncia voluntaria corno la forzosa conllevan peligro”. Dijo
también lo siguiente: Bella es la tranquilidad; peligrosa la precipitación; el lucro
v‘ïl'gonzoso; la democracia mejor que la tiranía. Los placeres son perecederos, los
honores inmortales. Si la suerte te es favorable, sé comedido; si adversa, sensato.
(93) Sé el mismo para los amigos dichosos que para los desdichados; lo que hayas
acordado, mantenlo; de lo dicho en secreto, no hagas divulgación; reprende no
Sólo a los que cometan faltas sino también a quienes se dispongan a cometerlas.
60 Libro I

Él fue el primero que tuvo escoltas y cambió el poder en tiranía, y no dejaba


vivir en la ciudad a quien quisiera, según dicen Éforo y Aristóteles. Floreció alre-
dedor de la Olimpiada trigésima octava, y fue tirano durante cuarenta años.
Soción, Heraclides y Pánfila, en el libro quinto de los Recuerdos, dicen que
hubo dos Periandros: el tirano y el sabio de Ambracia. (99) Eso dice también Ne—
antes de Cícico, y que fueron parientes uno del otro. Y Aristóteles dice que el co-
rintio fue el sabio; pero Platón dice que no.
De él es lo de “El ejercicio lo es todo”. Quiso también abrir un canal a tra-
vés del Istmo. Pasan por suyas también unas breves cartas:

Periandro a los sabios.

Gracias doy a Apolo Pitio por ballaros juntos, y traeros ban mis cartas
basta Corinto. Recebiros be, según bien sabeis, del modo más liberal. Sabido
be nueva que el año pasado habéis tenido juntamiento cabe el Lidio en Sardes.
Asi pues, no dilate'is ya venir a mi; el tirano de Corinto; pues con gran conten-
teza os vera'n los corintios ocurrir a la casa de Periandro.

Periandro a Procles.

(100) Sin mi querer acaesció el mal fecbo que sufrió mi mujer, mas tu
adredemente haces agravio, babie'ndome apartado del corazón de mi bijo. Ansi
que o bien bara's cesar la crueza de mi hijo, o cobrartelo be, comoquiera que ba
mucho fice desagravio de tu hija, abrasando <junto a ella> los vestimentas de
las corintzas todas.

Y a él le escribió Trasibulo como sigue:

Trasibulo a Periandro.

A tu enviado nada le respondí; sino que, llevándolo a un campo de mies,


abatz' a varazos las más sobrecresa'das entre las espigas, en yendo él a mi vera.
Ya te dará cuenta, si le demandas, de lo que de mi ba oido y visto. Ansi proce-
de tu', si quieres afianzar la dictadura: a los que descuellen de entre los ciuda-
danos, perderlos bas, tanto al que te parezca ser enemigo como al que no; pues
a varón tiránico aun el campaña le es suspecto.
Periandro. Anacarrz'r 61

ANACARSIS

(101) Anacarsis el Escita fue hijo de Gnuro y hermano de Caduidas, rey


de los escitas, aunque de madre griega, por lo cual era bilingüe. Compuso ocho-
cientos versos sobre las costumbres de los escitas y las de los helenos, tratando de
la sencillez de la vida y de los asuntos de la guerra. Y tambielLdio ocasión, M
IME, a la expresión “hablar como un escita”. —
Dice Sosícrates que ue a Atenas en la Olimpiada— cuadragésima séptima,
bajo el arconte Eucrates; y Hermipo que, al llegar a la casa de Solón, mandó anun-
ciar a uno de los criados que estaba allí Anacarsis y que deseaba verlo y, de ser po-
sible, hacerse su huésped. (102) Y el criado, habiéndolo anunciado, recibió orden
por Solón de decirle que es en la propia patria donde uno invita a otros a hacerse
sus huéspedes. Aprovechando lo cual dijo Anacarsis que justamente estaba Solón
en su patria y le correspondía invitar. Y éste, admirado de su presteza, lo invitó a
entrar e hizo de él su mejor amigo.
Al cabo de un tiempo, habiendo vuelto a Escitia y ganado fama de trastocar
las costumbres patrias, hecho todo un heleno que estaba, fue alcanzado en una ca-
cería por una flecha de su hermano y murió, diciendo que por el razonamiento se
había salvado de la Hélade y que por la malevolencia perecía en su propia tierra.
Algunos, en cambio, dicen que fue muerto mientras celebraba un rito helénico.
Nuestros versos a él son éstos:

(103) Cuando Anacarsis a Escitia volvió de sus muchas andanzas,


quiso a todos hacer tal cual helenos vivir.
Trunca quedó la palabra postrera en los labios del hombre
al que un dardo veloz junto a los dioses llevó.

Decía que la vid da tres racimos: el primero de placer, el segundo de em-


briaguez y el tercero de disgusto. Decía maravillarse de cómo entre los helenos
compiten los entendidos y juzgan quienes no lo son. Preguntado cómo no aficio-
narse a la bebida, dijo: “Teniendo ante los ojos las torpezas de los beodos”. Y de-
cía maravillarse de cómo los helenos, legislando contra los violentos, honran a los
atletas por golpearse unos a otros. Al enterarse de que el grosor de una nave es de
cuatro dedos, dijo que tal es la distancia que separa de la muerte alos navegantes.
(104) Llamaba al aceite una droga que provoca locura, ya que tras untarse
los atletas se enfurecían unos contra otros. “¿Cómo es —decía—— que, prohibiendo
el mentir, mientan descaradamente en los comercios?”. Y declaraba maravillarse
de cómo los helenos al comenzar beben en copas pequeñas, pero una vez saciados
en grandes. Inscrito está en su retrato: “Dominar la lengua, el vientre y las partes
62 Libro I

pudendas”. Preguntado si en Escitia había flautas, dijo: “Ni viñas tampoco”. Pre-
guntado qué naves eran las más seguras, dijo: “Las que están puestas en seco”. Y
declaró que lo más asombroso que había visto entre los helenos era que dejaban el
humo en el monte y llevaban la leña a la ciudad. Preguntado quiénes eran más, los
vivos o los muertos, dijo: “Y a los navegantes, ¿dónde los poneSP”. Afeándole un
ateniense que fuera escita, dijo: “Para mí, mi patria es una vergüenza; pero tú eres
una vergüenza para tu patria”. (105) Preguntado qué es en los hombres bueno y
malo, dijo: “La lengua”. Decía que es mejor tener un amigo que valga mucho que
muchos que no valgan nada. El mercado dijo se definiría como lugar para engañar-
se y defraudarse unos a otros. Insultado durante la bebida por un jovencito, dijo:
“Jovencito, si siendo joven no soportas el vino, cuando seas viejo habrás de sopor-
tar el agua”.
E inventó para la vida el ancla y la rueda de alfarero, según algunos. Y envió
esta carta:

Aaacarsz's a Creso.

Yo, 0/9 rey de los Zz'dz'os, venido be a la tierra de los belenos para aprender
sus costumbres y usaazas. El oro no be menester. mas ba'stame con tomarme a
los escz'tas siendo hombre mejor. Todavía pasaré a Sardes, teniendo en mac/Jo
gozar de tu estima.

MISÓN
(106) Misón, hijo de Estrimón, como dice Sosícrates citando a Hermipo,
de una familia de Quena, aldea del Eta o de Laconia, es contado entre los siete.
Dicen que era hijo de un tirano. Además hay quien dice que, al preguntar Anacar-
sis si había alguien más sabio que él, la Pitia le respondió lo que ya se dijo en la
Vida de Tales al tratar de Quilón:

Hay un eteo de Quena, te digo, Misón que lo llaman,


que más que tú mismo de sesos agudos está pertrechado.

Puesto ya a meter la nariz en el asunto, fue a la aldea y halló a aquél en ple—


no verano ajustando la esteva del arado; y le dijo: “Pero, hombre, Misón, ¡que no
es tiempo de arados ahora! ”. Y éste le respondió: “¡Pues tanto mejor para reparar-
losl”. (107) Otros, en cambio, afirman que el oráculo dijo: “Hay un etiense, te
digo...”, y se ponen a indagar qué es eso de “etiense”. Parmenisco dice que se trata
Mixrin. l:'¡>:‘m-',,,',1,.,
63

en verdad de una comarca de Laconia, de donde era Misón; Sosíc


rates en cambio
en las ¿marrones sostiene que era eteo por el lado paterno, pero queneb
por el ma:
temo. Eutifrón, el hijo de Heraclides del Ponto, afirma que era cretense a ue
Etía es una ciudad de Creta; y Anaxilaides, en fin, que era de Arcadia iY q
Lo menciona también Hiponacte diciendo: i

y Misón, a quien Apolo


el más sagaz varón de todos declaró.

Y Aristóxeno dice en los Dzlrpersos que no distaba mucho de Timón y de


Apemanto, pues odiaba a los hombres. Se le vio, por ejemplo, en Esparta riendo a
solas en un paraje solitario; (108) pero como de pronto apareciera alguien y le pre-
guntara por qué reía no estando nadie presente, dijo: “Por eso mismo”. Y dice
Aristóxeno que no llegó a hacerse famoso porque no era de una ciudad sino de
una aldea, y por lo demás apenas conocida; y que debido a su poca fama algunos
atribuyen lo que es suyo al tirano Periandro, excepto Platón el filósofo: pues tam-
bién él lo menciona en el Protágoras, poniéndolo en el lugar de Periandro.
Decía que no hay que buscar los hechos a partir de las razones, sino las ra-
zones a partir de los hechos: pues no se cumplen los hechos por las razones, sino
las razones por los hechos.
Falleció tras haber vivido noventa y siete años.

EPIMÉNIDES
(109) Epiménides, según dicen Teopompo y muchos otros, tuvo por pa-
dre a Festio; según otros, a Dosiades o a Agesarco. Siendo cretense, de una familia
de Cnosos, la cabellera suelta le daba un aspecto distinto. Una vez, enviado al cam-
po por su padre a cuidar un rebaño, hacia el mediodía se desvió del camino, y en
cierta cueva pasó durmiendo cincuenta y siete años. Cuando al fin despertó, buscó
el rebaño, creyendo haber dormido poco rato. Como no lo encontró, volvió al
campo, y encontrándolo todo transformado y la heredad en manos de otro, se
marchó a la ciudad muy aturdido. Y allí, al entrar en su casa, topaba con quienes
le preguntaban quién era, hasta que halló a su hermano menor, a la sazón ya ancia-
no, y por él supo toda la verdad. Una vez reconocido, quedó para los helenos
como quien era el más amado por los dioses.
(110) Como luego a los atenienses, por entonces azotados por la peste, les
ordenara la Pitia purificar la ciudad, ellos enviaron a Nicias, hijo de Nicérato, con
una nave a Creta para llamar a Epiménides. Y éste, al llegar en la Olimpiada cua-
64
I ¿bro I

dragésima octava, purificó la ciudad y de este modo hizo cesar, la peste. Tomando
unas ovejas negras y blancas, las arreó hacia el Areópago y tllll las dejo Ir adonde
quisieran, ordenando a sus acompañantes que, ahi donde se recostara cada una, la
sacrificasen al dios correspondiente; y así el mal cesaría. De ahi que aun hoy en dia
se puedan encontrar en los pueblos de Ática muchos altares sin nombre, recuerdo
de la expiación que se llevó a cabo en aquel entonces. Otros ahrman que dijo que
la causa de la peste era el sacrilegio de Cilón e indicó la salida; y que por eso se dio
muerte a dos jóvenes, Cratino y Ctesibio, y quedó resuelto el caso.
(lll) Los atenienses votaron darle un talento y una nave que lo llevara a
Creta; y él no aceptó el dinero, pero estableció la amistad y alianza militar entre los
cnosios y los atenienses. Tras regresar a casa, al cabo de no mucho tiempo falleció,
como dice Flegón en el libro De los longevos, a la edad de ciento cincuenta y siete
años, o, como afirman los cretenses, de trescientos menos uno, o bien, como decla-
ra haber oído decirJenófanes de Colofón, de ciento cincuenta y cuatro.
Compuso el Origen de los curetes y los coribantes y una Teogonia, de cinco
mil versos; la Construcción de la nave Argo y travesia de jasón a la Cólcide, de seis
mil quinientos versos. (112) Escribió además en prosa Acerca de los sacrzfi'czos, De
la constitución de Creta y Sobre Minos y Radarnantis, de cuatro mil lineas. Erigió
también en Atenas el santuario de las Venerables Diosas, como dice Lobón de Ar-
gos en Acerca de los poetas. También se cuenta que fue el primero que purificó ca-
sas y campos y erigió santuarios; y hay quienes dicen que no había dormido, sino
que se había retirado cierto tiempo para dedicarse a la recogida de plantas medici-
nales.
Pasa por ser suya también una carta a Solón el legislador, que incluye la
constitución que Minos dictó a los cretenses; pero Demetrio de Magnesia, en su
obra De los poetas y escritores del mismo nombre, intenta demostrar que la carta es
reciente y que no está escrita en lenguaje cretense sino en ático, y por añadidura
moderno. Pero yo he encontrado también otra carta, que es como sigue:

Epiménz'a’es a Salón.

(113) Buen ánimo, amigo: que de baber conquerido sístrato a los ate-
nienses seyendo ellos aún siervos y faltos de buenas leves, tuviera el dominio
por siempre, babiena’o reducido a servitud a los ciudadanos; mas agora no vie-
ne a subjuzgar a bombres sin valia: que ellos, membrando los consejos de .5?-
lón, dué'lense de vergoña, y sufrir no ban la tiranía. Mas comoquiera que Pms—
trato se mantuviere dueño de la ciudad, fio, de cierto, en que el señorío no ba
de pasar basta sus bijos: pues arduo es que se tomen semi/es unos hombres 4“"
antes fueron libres con las mejores leyes. Pero tu cesa de andar vagante y t’t’" d
Epjme'm'a’es. Fereez'des 65

Creta, junto a mz, onde ningún mal puede faeerte el monarca; mas si en tus an-
dadas te ballares con sus anos, temo que algún traba/b bayas de sufrir.

(114) Eso, pues, escribió. Y dice Demetrio que algunos refieren que reci-
bió de las ninfas cierto alimento que guardó en la uña de un buey; y como lo inge-
ría poco a poco, no evacuaba ningún excremento ni fue visto nunca comiendo. Lo
menciona también Timeo en el libro segundo. Cuentan algunos que los cretenses
le ofrecen sacrificios como a un dios; pues dicen que fue también un adivino emi-
nente. Así, por ejemplo, al ver Muniquia, en Atenas, declaró que los atenienses ig-
noraban de cuántos males sería causa aquel sitio para ellos, pues de saberlo lo des-
truirian, aunque fuese con los dientes; y eso lo dijo tanto tiempo antes. Y se cuenta
también que afirmaba que antes había sido Éaco, que predijo a los lacedemonios
su conquista por los arcadios, y que pretendía haber resucitado muchas veces.
(115) Teopompo dice en los Portentos que, cuando estaba construyendo el
santuario de las ninfas, surgió una voz del cielo: “Epiménides, no a las ninfas, sino a
Zeus”. Y a los cretenses les predijo la derrota de los lacedemonios por los arcadios,
como ya decíamos; y en efecto, fueron vencidos en Orcómeno. Y envejeció en tan-
tos días como años había dormido; eso es, en efecto, lo que dice Teopompo. Miro-
niano dice en los Semejantes que los cretenses lo llamaban Curete; y guardan su
cuerpo los lacedemonios, conforme a cierto oráculo, como dice Sosibio de Esparta.
Hubo además otros dos Epiménides, el genealogista y, tercero, el que escri-
bió en dórico acerca de Rodas.

FERECIDES

(116) Ferecides, hijo de Babis, de Siros, según dice Alejandro en las Suce-
siones, fue discípulo de Pítaco. Teopompo dice que fue el primero que escribió so-
bre la naturaleza y <el origen de> los dioses para los helenos.
Muchos hechos portentosos se cuentan de él. Así, cuando un día estaba pa-
seándose por la playa de Samos y vio un barco que navegaba con viento favorable,
dijo que se hundiría dentro de poco; y se hundió ante sus ojos. Y bebiendo agua
que se acababa de sacar de un pozo, predijo que al tercer día habría un terremoto;
y así fue. Y subiendo de Olimpia a Mesene, aconsejó a su huésped Perilao que
abandonara aquel lugar con los suyos; éste no le creyó, y Mesene fue conquistada.
(117) Y dijo a los lacedemonios que no honrasen ni el oro ni la plata,
como dice Teopompo en los Portentos; pues se lo ordenó en un sueño Heracles,
quien en la misma noche mandó también a los reyes obedecer a Ferecides. Algu-
nos, sin embargo, atribuyen esos hechos a Pitágoras.
66 Libro I

Y dice Hermipo que durante la guerra entre efesios y magnesios, deseando


que venciesen los efesios, preguntó a uno que pasaba de dónde eraí y comio éste le
respondió que era de Éfeso, le dijo: “Entonces arrástrame de los ples y dejame en
la tierra de los magnesios, y tú explícales a los ciudadanos que, cuando hayan Ven-
cido, ahí mismo me entierren; (118) que así te lo encargó Ferec1des”. Aquél lo
anunció, y ellos, atacando al día siguiente, derrotaron a los magnestos, y a Fereci-
des, que había fallecido, lo enterraron ahí mismo y le rindieron grandes honores,
Algunos, sin embargo, dicen que fue a Delfos y se arrojó de lo alto del monte Córi-
co. Aristóxeno, en el libro Acerca de Pitágoras y sus amigos, dice que, habiendo en-
fermado <y muerto>, fue enterrado por Pitágoras en Delos. Otros dicen que aca-
bó su vida devorado por los piojos, y que, cuando llegó Pitágoras y le preguntó
cómo se encontraba, sacó el dedo por la puerta y dijo: “La piel lo muestra”. De ahí
que entre los filólogos la expresión se tome en mala parte; y yerran quienes la em—
plean para lo excelente. (119) Afirmaba que los dioses llaman la mesa “altar de sa-
crificios ” .
Andrón de Éfeso dice que hubo dos Ferecides de Siros, uno astrónomo, el
otro teólogo, hijo de Babis, y del que fue discípulo Pitágoras; Eratóstenes, en cam-
bio, que hubo sólo uno, y que el otro era un genealogista de Atenas.
Del de Siros se conserva el librito que escribió, cuyo comienzo es: “Zas y
Crono fueron siempre y Ctonia; y Ctonia tomó el nombre de Gea, después que
Zeus le dio la tierra como regalo de honor”. Se conserva también un heliotropio en
la isla de Siros. Dice Duris en el libro segundo de las Estaciones que en su tumba
se inscribió este epigrama:

(120) Toda la sabiduría culmina en mí; si hay otra


mayor aún, a mi Pitágoras dile que es el primero
de todos en tierra de helenos: no miento yo al decirlo.

Ión de Quio dice de él:

Así el que tanto de hombría y grandeza lucido anduvo,


muerto, en su espíritu aún goza de vida feliz,
si es que de veras el sabio Pitágoras más que ninguno
entre los hombres ideas supo y averiguó.

También hay unos versos nuestros, que son como sigue, en metro ferecraclot

Ferecides el grande,
del que Siros fue cuna,
(121) por los piojos se cuenta
Perea-tlf?
67

que mudó catadura.


Y mandó lo pusiesen
sobre suelo magnesio,
para que trïunfasen
los valientes efesios.
Tal del dios fue sentencia
que sólo él conocía,
y murió entre aquéllos.
De lo cual queda claro
que el que es sabio de veras
se hace útil en vida
y después de finado.

Vivió por la Olimpiada quincuagésima novena, y escribió la siguiente carta:

Ferea'des a Tales.

(122) Buena muerte tengas cuando te llegare la que a nadie excusa. El


mal me sobrevino tras baber recebido tus cartas. Cubrime todo de piojos y me
entró la calentura. Mandé, pues, a mis criados que, en cuanto me bubieren
dado sepultura, te parten el escrzpto. Y tú, si bien te parea'ere, junto a los otros
sabios, ansi lo publiques, y si no, no lo publiques. Pues a mi no me place toda-
via: no bay certitud de los becbos, ni ciertamente declaro saber de veras cuanto
digo discurriendo de los dioses; lo demás bay que saber catarlo, pues todo lo
digo por enigma. Y según el morbo venia apreta'ndome más y ma's, no admitz'a
médico ni amigo ninguno; y desque se paraban ante la puerta y demanda'ban-
me qué tal me ballaba, saqué un dedo por el ventanilla para demostramiento
del mal en que estoy, y avzséles vinieran al otro dia al enterramiento de Fereal
des.

Éstos son, pues, los llamados sabios, a los que algunos añaden también al
tirano Pisístrato. Pero ya toca hablar de los filósofos, y primero, desde luego, em-
Pezando por la filosofía jónica, que inauguró Tales, del que fue discípulo Anaxi-
mandro.
PRIMERA PARTE:

LA TRADICIÓN
JONICA

LIBRO SEGUNDO:

LOS jÓNICOS,
SÓCRATESÍ’LOS
SOCRATICOS
ANAXIMANDRO
(l) Anaximandro, hijo de Praxíades, de Mileto, Declaró principio y ele-
mento lo infinito, sin definirlo como aire ni agua ni otra cosa; y que las partes se
transforman, mientras que el Todo es inmutable; que en medio está la Tierra, ocu-
pando el lugar del centro y siendo de forma esférica; que la Luna es de falsa luz, y
es iluminada por el Sol; y además, que el Sol no es menor que la Tierra y que es
fuego purísimo.
Y también fue el primero que descubrió el gnomon, y lo colocó sobre los re-
lojes de sol en Esparta, según dice Favorino en la Hzlrtorzlc varía, de modo que se—
ñalara los solsticios y los equinoccios, y construyó relojes. (2) Y dibujó primero el
contorno de la tierra y del mar, y aun construyó una esfera.
De sus opiniones hizo una exposición sumaria, que halló por azar en alguna
parte Apolodoro de Atenas, quien dice además en su Crónica que en el segundo
año de la Olimpiada quincuagésima octava tenía sesenta y cuatro años, y que mu-
rió poco después, habiendo florecido más o menos en tiempos de Polícrates, el ti-
rano de Samos. Se cuenta que, cuando cantaba, se reían de él los niños, y que él,
cuando lo supo, dijo: “Entonces habremos de cantar mejor, para los niños”.
Hubo también otro Anaximandro, historiador y de Mileto también él, que
escribía en jónico.

ANAXÍMENES
(3) Anaxímenes, hijo de Eurístrato, de Mileto, oyó a Anaximandro, y al-
gunos dicen también que a él le oyó Parménides. Declaró pr1nc1plo el aire y <que
éSte es> infinito, y que los astros no se mueven por debajo de ia Tlerra srno alrede-
dor de la Tierra. Usaba un lenguaje jónico sencillo y sm npio. V1v10, según dice
APOIOdoro, por los tiempos de la conquista de Sardes y murió en la Olimpiada
sexagésima tercera.
72 Libro n

Hubo también otros dos, de Lámpsaco, un orador y un hlstorlador, que era


hijo de la hermana del orador que escribió las Hazan'as de Alejandro.
El filósofo, pues, envió la carta que sigue:

Anaxz'menes a Pitágoras.

(4) Tales, que de buena suerte llegó a la vejez, mala la tuvo alfinar: en
saliendo de noche, como solia, de la casa con su criada, iba observando los as-
tros, y como no metia mientes en ello, de tan embebecido en la observación
que andaba, en llega'ndose al derrumbadero se despeiió. Conque para los mile-
sios fue ésa la fin de su astrónomo; mas nos, sus tertulianos, guardamos la me-
moria de aquel varón asi nos mismos como nuestros bijos y tertulianos, y salu-
demos todavia sus razones. ¡Vaya dedicado a Tales el principio de todo
razonamiento!

Y otra:

Anaximenes a Pitágoras.

(5) Fuiste el ma's avisado de entre nosotros: habiendo partido de Samos


a Crotona, alli estás gozando de paz, mientras los bijos de Éaces van faciendo
entuertos y los milesios nunca andamos faltos de dictadores. Luego bemos de
temer también al rey de los medos, si no queremos pagarle tributo; mas tienen
formado propósito los jonios de ponerse en guerra contra los medos por la li-
bertad de todos, y de llegarse a tal coyuntura, ya no quedará esperanza ningu-
na de salvación para nosotros. Pues ¿cómo habrian de quedarle a'nimos a Ana-
ximenes de andar discurriendo de las cosas celestes, viviendo en el temor a la
muerte o la esclavitud? Mas tu eres estimado de los crotoniatas y no menos es-
timado de los demás italiotas, y hasta de Sicilia te van llegando los tertulianos.

ANAXÁGORAS . N 013 g
(6) Anaxágoras, hijo de Hegesibulo o de Eubulo, de Clazómenas. Oyó a
Anaxímenes y fue el primero que aplicó la Inteligencia a la materia, empezando
como sigue su escrito, que está dulce y magnímexpuesto: “Todas las cosas
estaban juntas; luego vino la Inteligencia y las ordenó”. Por lo cual fue apodado
también Inteligencia, y dice de él Timón en los Burlescos lo que sigue:
73
Anaxzïwener. Andxagorar

A Anaxágoras hay quien lo llama el valiente don Inteligencia,


pues tal fue la suya que nada más despertar ya las cosas
todas atadas dejó las que antes andaban revueltas.

Descollaba por su nobleza y fortuna, pero también por su magnanimidad,


ya que cedió su herencia paterna a los familiares; (7) pues cuando éstos lo acusa-
ban de despreocupado, dijo: “Entonces ¿por qué no os preocupáis vosotrosE’”. Al
final partió y se dedicó al estudio de la naturaleza, sin cuidar de los asuntos políti-
cos; pues al que le preguntó: “Pero ¿es que nada te importa tu patriaP”, le respon-
dió: “¡Calla! A mí me importa muchísimo mi patria”, señalando el cielo.
Se cuenta que tenía veinte años cuando la travesía de Jerjes, y que vivió se-
tenta y dos. Y dice Apolodoro en la Crónica que nació en la septuagésima Olimpia-
da y murió en el primer año de la octogésima octava. Comenzó a filosofar en Ate-
nas bajo Calias, a los veinte años, como dice Demetrio de Falero en la Lista de los
amantes, y dicen que allí pasó treinta años.
(8) Decía que el Sol es una masa de metal incandescente y más grande que
el Peloponeso (otros dicen que fue Tántalo), y que la Luna tiene parajes habita-
bles, pero también cimas y abismos. Que principios son las homeomerías; pues así
como el oro está constituido por los llamados granos, asi el Todo se compone de
pequeños cuerpos homeómeros. Y que la Inteligencia es principio del movimiento,
mientras que entre los cuerpos los pesados ocupan el lugar bajo, como la tierra, los
ligeros el alto, como el fuego, y el agua y el aire el medio. Pues así es que sobre la
Tierra, que es plana, se sostiene el mar, evaporándose las aguas por efecto del sol.
(9) Que los astros en el principio se movían en forma de cúpula, de modo que el
polo siempre visible estaba en vertical sobre la tierra, y que luego tomaron la incli-
nación. Que la Vía Láctea es reflejo de la luz de los astros no iluminados por el
Sol. Que los cometas son un encuentro de planetas que despiden llamas, y que las
estrellas fugaces rebotan del éter como centellas. Que los vientos se forman al en-
rarecerse el aire por el sol. Que los truenos son una colisión de nubes; los relámpa-
gos, un roce de nubes; los terremotos, la entrada de aire en la tierra. Que los seres
vivientes se forman de lo húmedo, lo cálido y lo terroso, y luego unos de otros; los
machos por el lado derecho, las hembras por el izquierdo.
(10) Se cuenta que predijo la caída de la piedra de Egospótamos, la cual
declaró que iba a caer del Sol. De ahí que también Eurípides, que era su discípulo,
llamara bola de oro al Sol en su Faetón. Además, cuando fue a Olimpia, se sentó
Cubierto de un abrigo de piel, como si fuera a llover; y así fue. Al que le preguntó
Sl los cerros de Lámpsaco un día serían mar, respondió: “Con tal que el tiempo no
Se acabe, seguro”. Preguntado una vez para qué había nacido, dijo: “Para observar
el Sol, la Luna y el cielo”. Al que le dijo: “Estás privado de la compañía de los ate-
nlenses”, respondió: “Ni mucho menos, sino ellos de la mía”. Viendo el sepulcro
74 Libro II

de Mausolo, dijo: “Un sepulcro suntuoso es el retratode una fortuna convertida


en piedra”. (ll) A uno que se afligía de haber de m’prlr en t1erra extranjera, dijo;
“La bajada al Hades es muy parecida en todas partes . . .
Parece, por lo que dice Favorino en la Historia vana, gue fue el prlmero en
declarar que la obra de Homero trata de la virtud y la just1c1a; y que mas aun de-
fendió tal razonamiento Metrodoro de Lámpsaco, su discípulo, que fue también el
primero en ocuparse de los estudios físicos del poeta. Anaxágoras fue también el
primero que publicó un libro en prosa.
Cuenta Sileno en el libro primero de las Historias que bajo el arconte Démi-
lo cayó una piedra del cielo, (12) y que Anaxágoras afirmó que el cielo entero está
hecho de piedras, que se mantiene unido debido a la fuerza de su movimiento ro—
tatorio y que, de aflojar éste, se desplomaría.
Acerca de su proceso se cuentan versiones discrepantes. Soción dice en la
Sucesión de los filósofos que fue acusado de impiedad por Cleón, por haber llama-
do al Sol una masa de metal incandescente, y que, defendido por su discípulo
Peri-
cles, fue condenado a una multa de cinco talentos y expulsión del país. Sátiro
, en
cambio, dice en las Vidas que el proceso fue incoado por Tucídides, enemigo
polí-
tico de Pericles, y no sólo por impiedad, sino además por colaboración
con los
persas, y que fue condenado a muerte en rebeldía. (13) Y además que,
cuando se
le anunciaron ambas cosas, la condena y la muerte de sus hijos, dijo, acerca
de la
condena: “Hace mucho ya que la naturaleza nos tiene sentenciados a
muerte, a
ellos y a mí”; y acerca de los hijos, dijo que bien sabía él que los había engen
drado
mortales. (Algunos atribuyen eso a Solón, otros a Jenofonte.) Y que los enterró
con sus propias manos lo dice Demetrio de Falero en Acerca de la vejez, mientras
que Hermipo en las Vidas afirma que fue encerrado en la prisión para ser ejecut
a-
do, y que Pericles se presentó y preguntó si tenían algo que reprocharle a él en
cuanto a la vida que llevaba; y como nada decían, dijo: “Pues bien: yo soy su discí-
pulo; así que no os dejéis arrastrar por las calumnias a matar a este hombre: con-
fiad en mí y dejadlo en libertad”. Y fue puesto en libertad; pero como no soporta-
ba el ultraje, puso él mismo fin a su vida. (14) Jerónimo, en fin, dice en el libro
segundo de los Apuntes dispersos que Pericles lo presentó ante el tribunal consu-
mido y debilitado por la enfermedad, de modo que fue absuelto más por compa-
sión que por ¿cisión judicial. Eso es, pues, lo que a su proceso se refiere. _ d
En cierto modo también a Demócrito le pareció bien mostrarle hOStlllda s
al no lograr tener conversación con él. Al fin se retiró a Lámpsaco, y allí murlo.
Cuando los arcontes de la ciudad le preguntaron qué deseaba se hiciera pol” el,
dijo: “Que a los niños se les deje jugar cada año durante el mes en que yo me mue-
ra”. La costumbre se observa aún hoy en día. (15) Tras su muerte, [los habitantes
de Lámpsaco lo enterraron con honores y le dedicaron esta inscripcron:
.1 mrxtiaus. ¡l rqm 'Íuu
75

' ‘Yacc auut Anaxagoras, el que


del orden celeste
ma s que ninguno alcanzó de la verdad el conl'ín

'l‘ambié” hay unos versos nuestros dedicados


a él'

Por thaber
t A dicho
. que el Sol noes mas' que un hier
' ro ardi'ente,
M [lnvo ntïalgoras ya caSI en la tumba un
pie.
as o saco e. apuro el amigo Pericles, y él mismo
puso a su Vlda fm, flo¡o de tanto saber.

Hubo tambien otros tres Anaxágoras, de los cuales [en ninguno se hallan
todas las cosas, smo que] uno fue orador isocrático. otro un escultor al que men-
ciona Antígono, y el otro gramático zenodotiano.

ARQUELAO
(16) Arquelao, de Atenas o de Mileto, tuvo por padre a Apolodoro o, se-
gún algunos, a Midón; fue discípulo de Anaxágoras y maestro de Sócrates. Fue el
primero que llevó la filosofía natural de Jonia a Atenas. Y fue llamado físico, por lo
que con él se acaba la filosofía natural, habiendo introducido Sócrates la ética. Y
parece que también él mismo había abordado la ética, ya que filosofó acerca de las
leyes, de lo bueno y lo justo; tomándola de él Sócrates, por ampliarla hasta <la cul-
minación> pasó por haberla inventado. Decía que hay dos causas de la generación,
lo caliente y lo frío; que los seres vivientes se formaron del barro, y que lo justo y lo
vergonzoso no lo hay por naturaleza sino por convención.
iré} os mzonamienges el siguiente. (17) Afirma que, cuando el agua se eva-
pora por efecto de lo caliente, en cuanto se solidifica en lo <bajo a causa de lo> íg-
neo, forma la tierra; pero en cuanto fluye en derredor, engendra el aire. De ahí que
la tierra sea sujetada por el aire, y éste por la rotación del fuego. Afirma que los se-
res vivientes surgieron de la tierra caliente, que rezuma un légamo parecido a la 1e-
che, a modo de alimento; y que así justamente produjo también alos hombres. Fue
El Primero que dijo que el origen de la voz es la percusión del aire; que el mar se
junta en las profundidades, filtrándose a través de la tierra; que el más grande de
los astros es el Sol, y que el Todo es infinito. _ _ .
Hubo también otros tres Arquelaos: el geógrafo que descnbló las t1erras re-
C(”'l‘idals por Alejandro; el que compuso las Curiosidades naturales, y el otro un
Orador que redactó un manual de retórica.
____________
SÓCRATES
(18) Sócrates, hijo del escultor Sofronisco y de la comadrona Fenareta,
como dice también Platón en el Teeteto, ateniense del distrito de Alopece. Se creía
que colaboraba con Eurípides; por lo cual dice Mnesíloco:

Eurípides sus nuevos Frigios guisó


refritos con la leña que Sócrates le l.

Y luego: “Unos Eurípides por Sócrates clavados”. Y Calias, en los Prisioneros:

—¿Qué tan pomposa tú, con tantos humos vas?


-—Es mi derecho, siendo Sócrates mi autor.

Aristófanes, en las Nubes:

El que a Eurípides le escribe las tragedias,


tan charlatanas y sutiles, ¡éste es él!

(19) Habiendo oído a Anaxágoras, según algunos, pero también a Da-


món, como dice Alejandro en las Sucesiones, tras la condena de aquél escuchó a
Arquelao el Físico, de quien afirma Aristóxeno que se hizo también amante. Duris
asegura que se ocupaba en trabajos serviles y labraba piedras; y hay quien dice que
de él son las Gracias vestidas de la Acrópolis. De ahí que Timón diga en los Bur-
lesaos:

A ésos dejó aquel picapedrero legaliparlista,


hechizador de helenos y maestro de sutilizantes,
de antioradoras narices, el subateniense bromista.

Sin duda, era diestro también en la oratoria, como afirma también Idomeneo, a tal
punto que los Treinta le impidieron enseñar las artes del razonamiento, como dice
Jenofonte. (20) Y Aristófanes hace burla de él corno de quien hace más fuerte la
razón más floja. Y lo cierto es que fue el primero —-como dice también Favorino
en su Historia varz'a—, junto a su discípulo Ésquines, que enseñó retórica; y eso lo
dice también Idomeneo en el libro De los socrátz'cos. También fue el primero que
discurrió sobre el modo de Vivir, y el primer filósofo que murió condenado. Aristó-
xeno, hijo de Espíntaro, afirma que se dedicó también a los negocios: por ejempk}
que hacía préstamos y juntaba los dinerillos que le caían, y luego, cuando los habla
gastado, volvía a prestar.
" '
50c ¡es 77

DemetrÍO de Bizancio afirma que Critón lo sacó del


taller y lo instruyó, ha-
biéndose prendado de la grama de SU alma; (21) y que él, al darse cuenta de que
los estudIOS fISICOS en nada nos aprovechan, se dio a la filosofía moral en los talle-
res y en la plaza; y dec1a estar indagando

lo que de bueno y de malo en la casa te haya pasado.


S V] Í V\ q ¿Ü l
Y a menudo, poniéndose a discutir con vehemencia en sus indagaciones, recibía
puñetazos y tirones de los pelos y, las más de las veces, risas de escarnio; y todo eso
lo sobrellevaba pacientemente. De ahí que aun los puntapiés los encajaba sin re-
chistar, y como alguien se admirara de ello, dijo: “Y si un asno me hubiese dado de
coces, ¿acaso lo demandaría en justiciaP”. Hasta aquí, pues, Demetrio.
(22) No era aficionado a los viajes como los más, excepto cuando había
que ir a la guerra. Por lo demás, se quedó donde estaba, disputando a porfía con
sus interlocutores, y no por arrebatarles la fama, sino por tratar de averiguar la ver-
dad. Cuentan que Eurípides, habiéndole dado el libro de Heraclito, le preguntó
qué le parecía, y que él respondió: “Lo que he entendido, excelente, y creo que
también lo que no he entendido; sólo que para eso hace falta un buzo delio”.
Se cuidaba también de ejercitar el cuerpo y era de constitución vigorosa.
Militó en la campaña de Anfípolis; y cuando Jenofonte se cayó del caballo durante
la batalla de Delio, lo salvó llevándolo a cuestas. (23) Fue entonces también que,
mientras todos los atenienses estaban huyendo, él se retiraba despacio, mirando
atrás con calma, presto a defenderse si alguien viniera a atacarlo. Militó también en
la campaña de Potidea, que se hizo por mar, ya que por tierra no se podía, impi-
diéndolo la guerra. Entonces cuentan que permaneció una noche entera en la mis-
ma postura, y que, habiendo recibido allí el premio al más valiente, lo cedió a Alci-
bíades, de quien afirma Aristipo en el libro cuarto De la lujuria antigua que estaba
enamorado. Ión de Quío dice que de joven viajó a Samos con Arquelao, y Aristóte-
les afirma que fue también a Delfos, y además al Istmo, como dice Favorino en el
primer libro de los Recuerdos.
(24) Era a la vez testarudo y demócrata, como queda patente del hecho de
que no cedió a los hombres de Cricias que le mandaron traer a su presencia a Le-
onte de Salamina, varón acaudalado, para que lo mataran; y además fue el único
que votó por la absolución de los diez estrategos. Y siéndole posible fugarse de la
Prisión, no quiso; reprendió a quienes lloraban por él, y desde la cárcel les legó
aquellos bellísimos razonamientos.
Era frugal y orgulloso. Cuando una vez Alcibíades, según lo que cuenta
Pánfila en el libro séptimo de los Recuerdos, le ofreció un extenso terreno para que
se construyera una casa, dijo: “ Si necesitara calzado y me ofrecterasnun cuero ente-
ro para (Jue me haga unos zapatos, haría el ridículo 51 lo aceptara . (25) Muchas
Libro H

78

s, mirando la multitud de cosas


.
que se ofrecía n a la venta, decía para sí mismo;
' .
a ¡Cuántas cosas hay que no nece51to!”. Y c1taba constantemente estos yambos.
Vece

Vasos de plata y la purpúrea ropa van


muy bien para el teatro; para la Vlda, no.

Trató con altivez a Arquelao de Macedonia, Escopas de Cranón y Euríloco de


Larisa, no aceptando dinero de ellos ni visitándolos. Fue tan moderado en su ali-
mentación que, en las muchas pestes que hubo en Atenas, fue el único que no
enfermaba.
(26) Dice Aristóteles que desposó a dos mujeres: la primera, Jantipa, de la
que le nació Lámprocles, y la segunda, Mirto, hija de Arístides el Justo, a la que
tomó sin dote, y de quien le nacieron Sofronisco y Menéxeno. Otros afirman que
se casó primero con Mirto, y algunos, en fin, que con las dos a la vez; entre ellos,
Sátiro y Jerónimo de Rodas. Pues afirman ellos que los atenienses, queriendo au-
mentar su número por faltarles varones, habían decidido por votación que uno po-
día casarse con una sola ciudadana, pero tener hijos también con otra; así que eso
lo hizo también Sócrates.
Era hábil en hacer caso omiso de quienes se burlaban de él. (27) Se enorgu-
llecía de su frugalidad, y jamás exigió paga alguna. Decía que, cuanto más a gusto
comía, tanto menos le hacía falta añadir condimentos; que, cuanto más a gusto be-
bía, tanto menos aguardaba otra bebida que la presente; y que, cuanto menos ne-
cesitaba, tanto más cerca estaba de los dioses. Eso cabe colegirlo también de los
comediógrafos, que no se percatan de que, ahí donde hacen burla de él, lo están
alabando. Así escribe Aristófanes:

Oh, tú que eres hombre con tanta justeza de grandes saberes ansioso,
¡qué vida feliz gozarás en Atenas y entre los otros helenos!
Con lo memorioso que eres y cavilador, y las penas afrontas
con temple acerado, ni nunca te cansas marchando ni estando parado,
ni el frío te importa gran cosa, ni echas en falta tu desayuno,
y desdeñas el vino y las comilonas y las demás tonterías.

(28) Y Amipsias, presentándolo con una capa raída, dice así:

—Sócrates, tú, el mejor entre pocos, y entre muchos el más vanidoso,


¿estás con nosotros? ¡Tú sí que eres fuerte! ¿Y de dónde sacarte un abrigo?
—¡Pues mira cómo anda el tipejo! ¿No es un insulto a los zapateros?
—¡Pues así que lo veas de muerto de hambre, y no sabe ni hacer la pelota!
501W!Íí’5
79

Ese aire que tema de desdenoso y altanero lo muestra también Aristófanes diciendo-

Te las das de senor cuando vas por la calle, mirando el mundo de reojo;
descalzo y sufrldo, a nosotros nos pones cara de hombre importante.

Sin embargo, a veces se amoldaba a las circunstancias y vestía con elegancia, como
en el Banquete de Platón-cuando va a la casa de Agatón. ’¿ O j (r (ya “A S
(29) Era tan habll para persuadir como para disuadir: Así, por ejemplo, a
Teeteto, tras haber conversado con él acerca del lo despidió divinamente
inspirado, según cuenta Platón; pero a Eutifrón, que aoía denunciado a su padre
por haber matado a un huésped, lo disuadió conversando acerca de los deberes de
la piedad. Y a Lisis lo hizo hombre de las mejores costumbres persuadiendo; pues
era hábil para hallar las razones a partir de los hechos. Hizo mudar de ánimo tam-
bién a su hijo Lámprocles, que se encolerizaba con su madre, como en algún lugar
decía Jenofonte; y a Glaucón, el hermano de Platón, que quiso dedicarse a la polí-
tica, lo disuadió, por lo inexperto que era, como dice Jenofonte; a Cármides, por el
contrario, que tenía aptitud para ello, lo alentó.
(30) Incitó a la valentía al estratego Ifícrates, mostrándole los gallos del
barbero Midias, que batían las alas frente a los de Calias; y Glaucónides juzgó que
aportaba a la ciudad tanto como un faisán o un pavo. Dijo que es extraño que cada
uno sepa decir fácilmente cuántas <cabezas de ganado> posee, pero que no sepa
nombrar a todos los amigos que tiene, de tan poco caso que les hace. Viendo a Eu-
clides aplicándose a los razonamientos erísticos, le dijo: “Oh Euclides, podrás tra-
tar con sofistas, pero con hombres, de ninguna manera”. Pues creía inútil gastar
sutilezas en esas cosas, como dice también Platón en el Eutz'demo.
(31) Cuando Cármides le ofreció unos esclavos para que sacara alguna ga-
nancia de ellos, no los aceptó; y desdeñó la belleza de Alcibíades, según algunos. Y
elogió el ocio como la más bella de las posesiones, según dice también Jenofonte
en el Banquete. Dijo también que uno solo es el bien, el saber, y uno solo el mal, la
ignorancia; mientras que la riqueza y la nobleza de nacimiento nada tienen de ve-
nerable, y todo, por el contrario, de malo. Así, por ejemplo, cuando alguien le dijo
que Antístenes era hijo de madre tracia, respondió: “¿Pero acaso crees tú que al-
guien tan noble puede ser hijo de dos ateniensesE’”. Y a Fedón, que, en condición
con-
de prisionero de guerra, residía en un burdel, mandó a Critón rescatarlo, y lo
virtió en filósofo.
ndo que
(32) Por otra parte, aprendió, ya anciano, a tocar la lira, dicie
nada hay de absurdo en que uno aprenda lo que no sabe. Además bailaba constan-
temente, considerando tal gimnasia provechosa para el bienestar del cuerpo, como
por ve-
dice también Jenofonte en el Banquete. Decía que su genio le anunciaba lo
nir; que el bien no es poca cosa, pero que se logra poco a poco; Y que no sabia
80 Libro”

nada, excepto eso mismo que nada sabía. De 105 que pagan caro por comprarlas
frutas fuera de sazón, dijo que desesperaban de llegar a la estacron en que estuvie_
sen maduras. Preguntado una vez cuál es la virtud del ÍOVCH, dÍÍOI “Nada en dema.
sia”. Y decía que hay que dedicarse a la geometría hasta que uno Sépa adquirir y
entregar la tierra en la medida justa.
(33) Cuando Eurípides decía en la Auge ace
rca de la virtud:

mejor,
Ya que se fue, dejar que vaya es lo
encuen tra a un es-
se levantó y se fue, diciendo que era ridículo que, cuando no se
la deja echarse a
clavo, se jnue conveniente buscarlo, mientras que a la virtud se
casarse o no, decía: “Ha-
perder de este modo. Cuando le preguntaban si convenía
los fabricantes de es—
gas lo que hagas, te arrepentiras”. Decía maravillarse de que
de lo más parecida, no
tatuas de piedra se preocupaban de que la piedra les saliera
as. También
teniendo ningún cuidado, en cambio, de no parecerse ellos a las piedr
constantemente en el espejo, para
juzgaba conveniente que los jóvenes se mirasen
ularan la deformi-
que, si eran hermosos, se hiciesen dignos de serlo, y si feos, disim
dad mediante la buena educación.
(34) Habiendo convidado a comer a unos hombres ricos, y como Jantipa
án, y si son in-
se avergonzara, dijo: “Animo, pues si son morigerados, se conformar
decentes, nada habrá de importamos a nosotros’ ’. Decía que los
otros hombres vi-
a> la mu-
ven para comer, mientras que él comía para vivir. Contra <el que teme
una
chedumbre insignificante, decía que se parece a quien rechazara por falsa
moneda de un tetradracmo y diera por bueno un montón de ellas. Cuando Ésqui-
nes le dijo: “Soy pobre y no tengo otra cosa, pero te doy a mí mismo”, respondió:
“¿Acaso no te das cuenta de qué regalo más espléndido me estás haciendo)”. A
uno que estaba disgustado por haber sido pasado por alto cuando se sublevaron
los Treinta, le dijo: “¿Acaso tienes algo de que arrepentirteP”.
(35) A1 que le dijo: “Los atenienses te han condenado a muerte”, respon-
dió: “Y a ellos la naturaleza”. (Otros afirman que fue Anaxágoras quien lo dijo.)
Diciéndole su mujer: “Morirás una muerte injusta”, respondió: “¿Acaso quisieras
tú que fuera justaP”. Pareciéndole que en un sueño le dijera alguien:

A los tres días bien cabe que arribes a Ftía fecunda,


I ° . a ... . , '
dijo
"
a Esquines. Pasado manana monte”. Y cuando estuvo a punto de beber la 51’
lïi, Aplolodoro le OfÏ/{Clo un hermoso manto, para que envuelto en él muriera; Y
' ' fl'
' no Slrve?
., “ ¿y para morlr
para v1v1r,
e ijo: ero c'cómo?i manto me ha serv1do' ' ’
’1 .,,
que habla mal de t1 , respondlo: Es que no ha aprendido a
ue le
A unor Eien” di'o: “A
habla , l
Sóc‘mfes
8l

.. “ (3 6 ) , Com o Antlste
’ nes llevaba a -
la VISt a la parte rota de su vie' l
duo: A traves del capote veo tu vanidad ” A uno 1 d" u ]0_capote, e
1),, le res ondi“ “N que e 1102 ¿No te esta insultando
aque - ,. a Pd b 0- 0,d porque yo no soy como '1 d' n , .,.
que exponerse e
e ICC . Decra tambien que hay
uen gra o a las burlas de los cómicos pues si aciertan a
, _ i “‘31 ar
SCI] - al
uno de nuestros rasgos nos haran me or ' -
en nada nos afecta. Cuando Janu-
injurió
na luegolohará
Pga primero y luego
llover?” A]led arro'ó]
_ l] ¡189: dlo.nc‘)‘,(No
CS, iii]
dec1a yo que, cuando Jantipa
t rue b} 1 d' 2. “P
. . ec1r e c1 1a
' es que los - .
insultos de_Ïant1pa .
porta es, e respon l10. . ero yo estoy acostumb
eran inso-
rado, lo mismo que si estuviera oyen-
do Sonstantemente e ruido de una‘polea; y tu también soportas el graznido de los
gan-
sos , (37) Y como aquel repuso: Pero a mí los gansos me dan huevos y polluelos”
9

contesto: “Y a m1 tambien me da hIJOS Jantipa . Cuando una vez ella le arrancó el


.r l . ¡ .. . n

manto en medio de la plaza y los amigos le aconsejaron la castigara con las manos, dijo:
“Sí, ¡por Zeus! , para que nosotros andemos a puñetazos y vosotros os pongais a gritar
cada uno: ‘¡Bravo, Sócrates! , ¡Bravo,Jant1pa! . Decna que trataba a una mujer desa-
r 1 ¡_ - v1) , I .

brida como tratan los buenos jinetes a los caballos indómitos: “Pues mira —decía—:
asi como ellos, una vez hayan domeñado a éstos, dominan fácilmente a los otros, así yo,
teniendo que sufrir aJantipa, soporto muy a gusto a los demás hombres”.
Diciendo y haciendo, pues, esas cosas y otras por el estilo, fue celebrado por
el testimonio de la Pitia, que dio a Querefonte la consabida respuesta:

De todos los hombres es Sócrates el más sabio.

(38) Por supuesto que con eso, sobre todo, se ganó muchas enemistades;
y también, desde luego, porque con sus refutaciones contundentes ponía en evi-
dencia la necedad de quienes tenían muy elevada opinión de sí mismos; lo que, sin
duda, sucedió también a Ánito, como consta en el Menón de Platón. Pues éste,
que no sufría que Sócrates lo pusiera en ridículo, primero soliviantó contra él a la
gente de Aristófanes, y luego instigó a Melero a presentar denuncia contra él por
impiedad y corrupción de los jóvenes. Así que Meleto presentó la denuncia, y Po-
lieucto pronunció el discurso de acusación, como dice Favorino en la Hz'storfe va-
ría, aunque lo había redactado el sofista Polícrates, según dice Hermipo, o Anito,
según otros; pero el que lo preparó todo fue el demagogo Licón.
(39) Antístenes, en las Sucesiones de los filósofos, y Platón, en la Apologz'kz,
dicen que fueron tres sus acusadores, Ánito, Licón y Meleto: Ánito, encolerizado
en nombre de los artesanos y los políticos; Licón, en nombre de los oradores, y
Melero, en nombre de los poetas: de todos ellos se había burlado Sócrates. Favori-
no, sin embargo, afirma en el primer libro de los Recuerdos que el discurso de Polí-
crates contra Sócrates no es auténtico, pues en él se menciona —dice—— la recons-
trucción de las murallas por Conón, que tuvo lugar seis años después de la muerte
de Sócrates; y, en efecto, así es.
82
Libro U

(40) La declaración jurada de la acusación fue la siguiente (pues se Puede


consultarla aún hoy, dice Favorino, en el templo de la Diosa Madre): “Melero, hijo
de Meleto, del distrito de Pitea, ha presentado, por escrito y bajo juramento, la si-
guiente denuncia contra Sócrates, hijo de Sofronisco, del distrito de Alópece: Só-
crates incurre en delito, por una parte, no creyendo en los dioses en los que cree la
ciudad, e introduciendo otras divinidades nuevas; y asimismo incurre en delito Co-
rrompiendo a los jóvenes. Se solicita la pena de muerte”. AL) , o S
El filósofo, a su vez, para quien Lisias habí re actado un alegato de defen-
sa, lo leyó de cabo a rabo y dijo: “Es un lindo discurso, Lisias, pero la verdad es
que a mí no me sienta bien”; pues, sin duda, teníaïmas de abogadesco que de filo-
sófico. (41) Y diciéndole Lisias: “Pero, si el discurso‘es lindo, ¿cómo no ha de sen-
tarte bienP”, respondió: “Pues tampoco me sentarían bien unos lindos vestidos y
zapatos”.
Mientras era juzgado, refiere Justo de Tiberiades en la Guz'malda que Platón
subió a la tribuna y dijo: “¡Ciudadanos de Atenas! Soy el más joven de cuantos
han subido a esta tribuna...”, pero que los jueces rompieron a gritar: “¡Que han
bajadol”, lo que es decir: “¡Baja ya!”. Así pues, fue condenado por doscientos
ochenta y un votos más de los que se emitieron a favor de su absolución; y pasando
a establecer los jueces qué pena habría de sufrir o qué multa de pagar, declaró que
pagaría una multa de veinticinco dracmas (aunque Eubúlides dice que ofreció
cien); (42) y como los jueces se alborotaran, dijo: “Teniendo en cuenta mis méri-
tos, estimo que el castigo que merezco es que se me mantenga a costas del Estado
en el Pritaneo”. Lo condenaron a muerte, añadiéndose otros ochenta votos más a
los anteriores. Fue encarcelado y, al cabo de no muchos días, bebió la cicuta, tras
la conversación llena de encanto y belleza que Platón refiere en el Fedón.
Además compuso también, según algunos, un peán que empieza:

Delio Apolo, ¡salud!, y Artemis, niños ilustres.

Dionisodoro, sin embargo, afirma que no es suyo el peán. Compuso también una
fábula a la manera de Esopo, no muy lograda, que empieza:

Dijo Esopo una vez a los de la ciudad de Corinto:


No os sea juez de virtud plebiscitario saber.

(43) Así pues, Sócrates ya no estaba entre los hombres; pero los atenienseS
muy pronto se arrepintieron hasta tal punto que cerraron las palestras y los gimna'
sios. Y a unos los desterraron, a Meleto, en cambio, lo condenaron a muerte; pero
a Sócrates le dedicaron una estatua de bronce que colocaron en el Pompeio, ha-
biéndola labrado Lisipo. A Ánito los habitantes de Heraclea lo expulsaron pOÍ' VOZ
‘ ’ Tales
,SOL 83

(44) También Eurípides los denuesta en


el Palamedes diciendo:

Matasteis, matasteis al más sab


io,
al Inocente ruiseñor de las Musas
.

Lo cual es muy cierto. Filócoro, sin embargo, afirma que Eurípides murió antes
que Sócrates.
Este nació, según dice Apolodoro en la Crónica, bajo el arcontado de
Apse-
fión, en el cuarto año de la septuagésima séptima Olimpiada, el día sexto del mes
de Targelión --cuando los atenienses purifican la ciudad y los delios dicen que na-
ció Artemis—, y murió en el primer año de la Olimpiada nonagésima quinta, a la
edad de setenta años. Eso mismo dice también Demetrio de Falero. Algunos, sin
embargo, afirman que murió a los sesenta años.
(45) Y ambos oyeron a Anaxágoras, tanto él como Eurípides, quien nació
en el primer año de Olimpiada septuagésima quinta, bajo el arcontado de Calias.
Por otra parte, me parece que Sócrates discurrió también acerca de las cuestiones
físicas, a lo menos ahí donde habla de la providencia, según lo que dice, por cierto,
Jenofonte, aunque afirma que sólo hacía sus razonamientos acerca de las cuestio-
nes éticas. Pero cuando Platón en la Apologz'a hace mención de Anaxágoras y algu-
nos otros físicos como de algo que Sócrates rechaza, es él mismo quien habla de
esas cosas, por más que lo ponga todo en boca de Sócrates. Dice Aristóteles que
cierto mago, que había venido de Siria a Atenas, predijo a Sócrates, entre otras tri-
bulaciones, que moriría de muerte violenta.
(46) Hay también unos versos nuestros dedicados a él, que son como
sigue:

Bebe ahora, oh Sócrates, junto a Zeus, que de veras


sabio el dios te llamó, y la sapiencia, dios.
Tú soportaste sin más la cicuta de los atenienses,
y por tu boca ese trago hasta la hez les entró.

Contra él polemizaron, según dice Aristóteles en el tercer libro de la Poétz'ca,.un tal


Antíloco de Lemnos y el adivino Antifonte, como contra Pltágoras polemljzaron
CÜÓH y Onatas; Siagro contra Homero mientras vivió y, tras su muerte, Jenofanes
de Colofón; y Cercope contra Hesíodo mientras vivió y, una vez muerto, el susodl-
84 Libro u

cho Jenófanes; y contra Píndaro, Anfímenes de Cos; contra Tales, Ferecides; con-
tra Biante, Sálaro de Priene; contra Pítaco, Antiménides y Alceo; contra Anaxágo_
ras, Sosibio, y contra Simónides, Timocreonte. _ .
(47) Entre sus sucesores, los llamados socráticos, los más principales fue-
ron Platón, Jenofonte y Antístenes; de los diez que conoce la tradición, los más no-
tables fueron cuatro: Ésquines, Aristipo, Fedón y Euclides. Por tanto, habrá que
hablar primero de Jenofonte, luego de Antístenes, entre los cínicos, después de los
socráticos, y luego asimismo de Platón, ya que con él dan comienzo las diez escue-
las, y fundó él mismo la primera Academia. Sea, pues, éste el orden a seguir.
Hubo también otro Sócrates, historiador, que escribió una guía de Argos;
otro, peripatético de Bitinia; otro, poeta epigramático; y el de Cos, que escribió so-
bre los nombres de los dioses.

JENOFONTE
(48) Jenofonte era hijo de Grilo, ateniense del distrito de Erquia, modesto
y sobremanera hermoso. Cuentan que Sócrates, al encontrárselo en un callejón es-
trecho, tendió el bastón y le impidió pasar, preguntándole dónde se vendía cada
uno de los alimentos; y cuando le había contestado, volvió a preguntar: “¿Y dónde
se hacen los hombres buenos y nobleSP”. Y como el otro no supo qué contestarle,
dijo: “Entonces Sígueme y aprende”. A partir de ese momento fue discípulo de Só-
crates y el primero que, tomando nota de lo que decía, lo dio a conocer a los hom-
bres, titulándolo Recuerdos; y también fue el primero de los filósofos que escribió
una obra de historia.
Aristipo, en el libro cuarto De la lujurza antigua, dice que estaba enamorado
de Clinias, de quien llegó a decir: (49) “Ahora me es más grato contemplar a Cli-
nias que todas las demás bellezas que haya en los hombres. Antes bien quisiera
quedarme ciego a todo lo demás que dejar de verlo a él solo. Me entristecen la no-
che y el sueño, porque no lo veo; al día y al sol agradezco, por encima de
todo, que
me iluminen a Clinias”.
Se hizo amigo de Ciro de la siguiente manera. Tenía un amigo íntimo Hama-
do Próxeno, de origen beocio, discípulo de Gorgias de Leontinos y amigo de
Ciro.
Este, que residía en Sardes, en la corte de Ciro, le envió a Jenofonte una carta a
Atenas, invitándolo para que se hiciera amigo de Ciro. Jenofonte mostró la carta a
Sócrates y le pidió consejo; (50) y éste lo mandó a Delfos, para que consultara
al
dios. Obedeció Jenofonte; llegó ante el dios; le preguntó, no si debía visitar a Ciro
o no, sino cómo; lo que Sócrates no dejó de reprocharle luego,
si bien le acot15<ïló
que partiera. Jenofonte llegó a la corte de Ciro y se hizo no meno
s amigo de él que
jenofonte
85

222;?ita:33:13:22:;52:22?“la
por tiem pos de la exp
los que tenía amant d
rándolo,
edi ció n ¿ra cld
yel lo
‘: E¿SE—‘Il‘llstgdo con Menon de Farsalo,
an ante e mercenarlos, pues dice, deni-
que

g es e mayor edad que el; y a un tal Apolonides le afea el


haberse hecho perforar las orejas.
(51l Tras la expedición, los azares del Ponto y las traiciones de Seutes, rey
de los odrlsos, llego al Asia, junto a Agesilao, rey de los espartanos, entregándole
como mercenarlos a los soldados de Ciro, y fue muy amigo suyo. Por esas fechas,
los atenlenses lo condenaron al destierro por colaborar con los espartanos. Hallán-
dose en Efeso y disponiendo de mucho oro, entregó la mitad a Megabizo, sacerdo-
te de Artemis, para que se la guardara hasta su regreso o, si no volviera, hiciera con
ella una estatua y la consagrara a la diosa; con la otra mitad envió ofrendas a Del-
fos. Luego partió a Grecia junto a Agesilao, que había sido llamado a la guerra
contra los tebanos; y los lacedemonios le otorgaron la proxenia.
(52) Luego dejó a Agesilao y se dirigió a Escilunte, localidad de Élide, que
, según
no está muy lejos de la ciudad. Lo acompañaron una mujer llamada Filesia
rco en
dice Demetrio de Magnesia, y dos hijos, Grilo y Diodoro —-—como dice Dina
'mz'entk, llamados
su escrito Contra Ienofonte, respecto de zm juicio por z'ncumplz
ando la ocasión de
también los Dioscuros. Cuando llegó allí Megabizo, aprovech
y lo consagró a la dio-
las fiestas, Jenofonte recobró su dinero, compró un terreno o.
mismo nombre que el de Efes
sa; por ahí corría un río llamado Selinunte, con el
banquetes a los amigos y es-
A partir de entonces, pasó la vida cazando, ofreciendo
y el terreno se lo dieron
cribiendo sus libros. Y dice Dinarco que también la casa
. . ., ,
los espartanos.
pldas le envro alh de regalo
(53) Se cuenta también que el espartano Filó
él dispuso de ellos como quiso. Cuan-
unos esclavos prisioneros de Dárdano, y que an en acudir,
do los eleos ma rcharon sobre Escilunte y, como los espartanos tardab
a Lepreo con unos pocos crlados,
entraron a saco en el país, sus hijos se retlraron ,
mientras que el propio Jenofon te se encamlnó primero a Elideiy luego a Lépreo
into, donde se afinco. Como entre tan-
junto a sus hijos; de allí huyó con ellos a Cor
to los atenienses habían dec idido por votación acudir en socorro de los espartanos,
hijo s a Ate nas, par a que luch ara n por la causa espartana. (54) Pues 10
mandó a sus Vidas
dlceDiocles en las
Cierto es que se habían criado en la misma Esparta, segun
la, y tuvo un hijo del
de los filósofos. Diodoro sobrevivió a la batalla sin penafni glor te con la
ndose frente a fren
mismo nombre que su hermano. Grilo, en cambio, halla
y murió,
caballería enemiga ——fue la batalla de Mantinea—, se bano con denuedo
Cefisodoro al mando de la ca-
como dice Éforo en el libro vigésimo quinto, estando cay
batalla ó _E_P_amir10ndas. Se Cuenta
ballería y‘Hegesileo del ejército. En la misma
que Jenofonte estaba en aquel instante celebrando un sacr1f1c10, con la cabeza ceñi—
da de una corona, y que, cuando se le anunc101a muerte de su hijo, se quitó la coro-
86 Libro u

na, pero cuando supo que había muerto luchando valerosamente, se la volvió a po-
ner. (55) Algunos afirman que ni lloró, sino que dijo: “Ya sabía yo que había engen-
drado a un mortal”. Dice Aristóteles que fueron incontables los que compusieron
elogios y epitafios para Grilo, en parte también para congraciarse con el padre. Por
lo demás, dice Hermipo en el libro Sobre Teofrasto que también Isócrates escribió
un elogio de Grilo. Y Timón escarnece a Jenofonte en estos versos:

Dos discursos flojillos o tres, o más todavía,


cual Jenofonte o Esquines <valiente>, que no se resiste
a escribir.

Ésta fue, pues, su vida. Floreció por el año cuarto de la nonagésima cuarta Olim-
piada, y tomó parte en la expedición de Ciro bajo el arcontado de Jenéneto, un
año antes de la muerte de Sócrates.
(56) Falleció, según dice Estesiclides de Atenas en la Lista de los arcontes
y de los vencedores olímpicos, en el primer año de la Olimpiada centésima quinta,
bajo el arcontado de Calimedes, el mismo año en que Filipo, hijo de Amintas, co-
menzó a reinar en Macedonia. Murió en Corinto, como dice Demetrio de Magne-
sia, sin duda ya muy anciano. Fue varón de provecho en todo, y de cierto también
muy aficionado a los caballos y a la caza, además de diestro en el arte de la guerra,
como evidencian sus escritos; piadoso y amigo de sacrificios, capaz de leer en las
entrañas de las bestias sacrificadas, y émulo esmerado de Sócrates.
Escribió unos cuarenta libros, diversamente divididos por unos y otros:

(57) Auábasz's (de la que compuso un prólogo para cada libro, pero no para la
obra entera),
Ct'ropedz'a,
Hele'm'cas,
Recuerdos,
Banquete,
Económico,
De] arte ecuestre,
Cz'uegétz'co,
De! mando de la caballería,
Defensa de Sócrates,
De las rentas,
Hz'eróu 0 de la tz'ram'a,
Agesz'lao, y
Constitución de los espartauos y de los atem'euses (la cual dice Demetrio de
Magnesia que no es de Jenofonte).
jenofonte. Ésquz'nes
87

_ Se cuenta Ique_tamb1én los libros inéditos de Tucídides,


cuando hubiera po-
dido plaglarlos, el mismo los llevó a la fama. Fue llamado tamb
ién la Musa Ática
por la dulzura de su estllo; por lo cual él y Platón tuvieron envid
3

ia el uno del otro 3'


como diremos cuando hablemos de Platón.
(58) Tambien sobre el hay unos epigramas nuestros, que son como sigue:

No por Ciro tan sólo marchó Jenofonte a Persia,


sino buscando ascender hasta la sede de Zeus.
Fruto de buena crianza mostró las helénicas gestas;
de Sócrates recordó cómo era bello el saber.

Y otro, sobre su muerte:

Aunque la villa de Cránao y Cécrope a ti, Jenofonte,


te desterró por Ciro que tu amigo fue,
la hospitalaria Corinto te dio acogida, y con gusto
allí por siempre decidiste tú quedar.

(59) Encontré en otra parte que floreció alrededor de la Olimpiada octo—


gésima novena, con los otros socráticos; e Istro dice que fue desterrado por un de-
creto de Eubulo y que regresó por otro decreto del mismo. .
Hubo siete Jenofontes: el primero fue él mismo; el segundo, un atemense,
hermano de aquel Nicóstrato que compuso la Tesez'da, que escribió, entre otras co-
sas, una Vz'da de Epamz‘nondas y Pelópzdas; el tercero, un médico ¡de Cos; el cuarto,
el
el que escribió la Historia de Aníbal; el quinto, urdidor de pl‘Od'lglOS fabulosos;
ua.
sexto, escultor de Paros; el séptimo, un poeta de la Comedla Antlg

ÉSQUINES
desde
(60) Ésquines, hijo del salchichero Carino o, según otros, de Lisanias: de-
por lgficual este
joven fue muy aplicado; de ahí que nunca se apartaba de S’ocrates,
ero . Idomeneo. rma que fue
cía: “El único que sabe honrarme es el hijo del salchich
de la prison), per: que.P,la-
él, y no Critón, quien aconsejó a Sócrates acerca dela fuga n_
, puso esas palabrasdenh (¿ca he Cnto
tón, como Ésquines era más amigo de Aristipo
mo de Eretna, e EL Ï' echo Pa-
ÉSquÍnes ha sido acusado, sobre todo por Menede
sar por suyos unos diálogos que eran mayormente de Socrateá, y¿326d a 1a recrbldo
de Jantipa. De entre éstos, los llamados acéfalos son bastante És a os y no mues-
squmes.
tran el vigor socrático; Perístrato de Efeso afirma que no son de
88 Libro u

(61) Y de los siete dice Perseo que la mayoría son de Pasifonte de Eretria,
quien los colocó entre los de Ésquines. Además apañó también, de los diáIOgos de
Antístenes, el Ciro menor, el Heracles menor, el Alcz'bzïzdes, y los de los otros. De
los de Ésquines, en todo caso, los que llevan la impronta de la manera de ser de
Sócrates son siete: Mz'lalzdes, el primero (y, por eso, un tanto endeble), Calz'as, Axi-
oco, Aspasz'a, Alcíbíades, Telauges, Rz'nón.
Se cuenta que, por estar falto de recursos, fue a Sicilia, a la corte de Dioni-
sio, y que Platón lo trató con desdén, mientras que Aristipo lo recomendó; y que
recibió regalos a cambio de dar algunos de sus diálogos. (62) Luego, tras su regre-
so a Atenas, no se atrevió a establecerse como profesor, gozando a la sazón de mu-
cha fama la gente de Platón y Aristipo, pero impartía clases cobrando; luego redac-
taba discursos forenses para los agraviados, por lo cual dice de él Timón:

......... y Esquines valiente, que no se resiste


a escribir.

Se cuenta que Sócrates le dijo, como estaba abrumado por la pobreza, que tomara
prestado de sí mismo, escatimándose la comida. De sus diálogos sospechaba inclu-
so Aristipo; a lo menos se cuenta que, una vez que los leía en Mégara, le dijo en
broma: “¿De dónde has sacado eso, so ladrónP”.
(63) Polícrito de Mendes afirma, en el primero de los libros dedicados a
Dionisio, que vivió con el tirano hasta su caída y hasta el retorno de Dión a Siracu-
sa; y dice, que con él estaba el poeta trágico Cárcino. Corre por ahí también una
carta de Esquines a Dionisio. Era diestro también en el arte oratoria, como eviden-
cia su defensa del padre del estratega Feaco, en donde imita mayormente a Gor-
gias de Leontinos. Incluso Lisias escribió contra él un discurso, titulado De la dela-
cz'órz, del que resulta patente que fue también un orador de valía. No se le conoce
más que un solo discípulo, Aristóteles apodado “El Mito”.
(64) Por otro lado, de todos los diálogos socráticos Panecio Opina que son
verdaderos los de Platón, Jenofonte, Antístenes y Ésquines; duda de los de Fedón
y Euclides, y los otros los rechaza todos.
Hubo ocho Ésquines: el primero, él mismo; el segundo, el que escribió los
manuales de oratoria; el tercero, el orador rival de Demóstenes; el cuarto, un áï'
cade discípulo de Isócrates; el quinto, un mitilenense al que llamaban “azote de
los oradores”; el sexto, de Neápolis, filósofo académico, discípulo y amante de
Melancio de Rodas; el séptimo, un tratadista político de Mileto; el octavo, un 65'
cultor.
¿»quines Aríslípo
89

ARISTIPO
, (6?) Aristlpo era ctrenaico de origen y había llegado a Aten
as, según afir-
ma Esquines, atraldo por la fama de Sócrates. Habiendo ejercido de sofista,
como
dice el pertpatétrco Fanias de Ereso, fue el primero de los socráticos que cobraba
honorarios y env1aba el dinero al maestro. Cuando una vez le había mandado vein-
te minas, las recibió de vuelta, diciéndole Sócrates que su genio no lo permitía; sin
duda estaba disgustado. Jenofonte lo trató con hostilidad; por lo cual el razona-
miento contra el placer lo pone en boca de Sócrates contra Aristipo. Y lo cierto es
que de él hablan mal también Teodoro, en el libro De las elecciones, y Platón, en
Acerca del alma, como decíamos en otro lugar.
(66) Era hábil para adaptarse al lugar, al tiempo y a las personas, y para
representar su papel en toda circunstancia; por lo cual fue estimado por Dionisio
más que los otros, siempre arreglando para bien los eventos; pues gozaba del pla-
cer de las cosas presentes, y no se molestaba en afanarse por el goce de las ausen-
tes. De ahi que Diógenes lo llamara el perro regio, mientras que Timón lo mordió
por blandengue, diciendo más o menos así:

Tal el carácter del tierno Aristipo que palpa mentiras.

Cuentan que una vez mandó comprar una perdiz por cincuenta dracmas; y
como alguien se lo reprochara, dijo: “¿Acaso tú no la comprarías por un óbolo?”.
Concediéndolo el otro, repuso: “Pues lo mismo valen para mi las cincuenta
dracmas”.
(67) Cuando Dionisio una vez le mandó escoger a una de entre tres cor-
tesanas, se llevó a las tres, diciendo: “Tampoco a Paris le fue de ningún provecho
preferir a una sola”. Cuentan, sin embargo, que, tras haberlas llevado hasta el ves-
tíbulo, las despidió: a tanto llegaba en el tomar y en el desdeñar. Por eso le dijo
una vez Estratón (o, según otros, Platón): “A ti solo te es dado llevar lo mismo un
manto de fina lana que andrajos”. Cuando Dionisio le escupió a la cara, lo sopor-
tó Pacientemente; y a uno que se lo reprochaba, dijo: “Los pescadores aguantan
que El mar los salpique de agua salada cuando quieren pescar un gobio, ¿y yo no
he de soportar unas salpicaduras de vino aguado cuando quiero pescar a un ba-
oso?”_
(68) Una vez que pasaba delante, Diógenes, que estaba lavando verduras,
Se bUrló de él diciendo: “Si tú hubieras aprendido a comer esto, no andarías adu-
ando alos tiranos ”_ Y é] contestó: “Y si tú supieras tratar con la gente, no estarías
35:33: :Éídura”. Preguntándole alguiendquí Péïíïihoolïgga‘i: Ïgïjïïïíïóïï
Cara su. ' saber tratar sm temor con to OS - al h , l f’
Vlda derrochadora, ¿1101 “81 esto fuese algo rn o, no se aria en as restas
90 Libro II

se qui-
de los dioses”. Preguntado una vez qué ventaja llevan los filósofos, dijo: “Si
ahora”.
tasen de en medio todas las leyes, seguiríamos viviendo igual que
(69) Preguntándole Dionisio por qué los filósofos acuden a las puertas de
los ricos, pero no los ricos a las de los filósofos, contestó: “Porque ellos saben qué
necesitan, y los otros no lo saben”. Cuando Platón le reprochó una vez su vida de-
rrochadora, dijo: “¿Acaso Dionisio no te parece un hombre de provecho)”. Como
aquél lo admitiera, prosiguió: “Y bien, pues ciertamente vive con más magnificen-
cia que yo: así que nada impide vivir una vida a la vez magnífica y noble”. Pregun-
tado qué diferencia hay entre los hombres instruidos y los incultos, dijo: “La mis-
ma que entre los caballos domados y los indómitos”. Entrando una vez en la casa
de una cortesana, como uno de los jóvenes que iba con él se sonrojara, le dijo: “Lo
malo no es entrar, sino no saber salir”.
(70) Cuando uno le propuso un acertijo, diciendo: “¡A ver si desatas este
nudol”, respondió: “¿Para qué quieres desatar, so necio, lo que ya estando atado
nos trae de cabezaP”. Decía que más vale ser mendigo que inculto; pues aquéllos
carecen de dinero, pero éstos de humanidad. Siendo una vez insultado, se retiró; y
como el otro lo siguió y preguntó: “¿Por qué huyeSP”, dijo: “Porque tú eres libre
de hablar mal, pero yo de no escuchar”. Cuando alguien le dijo que siempre veía a
los filósofos ante las puertas de los ricos, dijo: “Pues lo mismo que los médicos es-
tán siempre ante las puertas de los enfermos; pero no por eso nadie preferiría ser
enfermo antes que médico”.
(71) Cuando una vez iba en barco a Corinto y se levantó una tempestad,
sucedió que se sobresaltaba. Alguien le dijo: “Nosotros, el vulgo ignorante, no te-
nemos miedo, pero los filósofos estáis asustados”; le respondió: “Es que no esta-
mos temiendo por la misma clase de vidas”. A uno que se jactaba de su erudición.
dijo: “Así como los que más comen no están más sanos que los que comen lo nece-
sario, así los hombres de provecho no son los que leen mucho, sino los que leen
cosas útiles”. A un abogado que lo defendió con éxito en un proceso y luego le
preguntó: “¿Y para qué te ha servido Sócrates)”, le contestó: “Pues para eso, para
que sea verdad lo que has dicho en mi defensa”.
(72) A su hija Arete le ofreció lo mejor, ejercitándola para despreciar 10
superfluq. Preguntándole alguien en qué mejoraría su hijo una vez instruido, res-
Pondlo: Aunque no sea en otra cosa, a lo menos cuando vaya al teatro, nO Será
una piedra sentada sobre otra piedra”. A uno que quiso confiarle a su hijo, le pidió
qmnlen’tas dracrnas;.y como éste le dijera: “Por este dinero puedo comprarme Un
ÏCIÏVOI v le reSPOHCÏHÏ): “Cómpralo, y tendrás dos”. Decía que cobraba dinero fl sus
¿221: 851i:ïeïaÏeuzïrlo el, srno Para que ellos supieran para qué hay que usar Í

do a un 01' a d or " u guien le reprocho


_ que, teniendo un pleito, hubiese Contrata
Por SUPUCSÍO. cuando doy un banquete, contrato a un coCl
'

nero” ’ l
dl o: o
Arz'rtzjvo
9l

(73,) Cuando DlonISIO quiso obligarlo una vez h bl . , ..


“Sería ridlculo que aprendieras de mí a hablar e [Ï' a ar de fllOSOfia’ duo;
do hay que hablar” i, Dionisio se enfureció y lyo ¿1238:? alloiúïge ensenarasttulcgaín:
“Has querldo dar mas prestigio a este asiento” A u mo aSlemo’ e ”0'
dar, le preguntó: “¿No te da vergüenza fanfarronearilïoïuaelgs:13:35:13:: Ílaber
- v acer Illa-
os
delfines? ' Éreguntado una vez en qué se distingue el sabio deliio sabio, dijo: “En-
VIalos a los os desnudos entre gente que no los conozca, y lo
sabrás”. A uno que
se ¡acíaba de beber mucho y no embriagarse, dÍÍOI “Eso lo hacen también las
mulas .
“ ¿(53:51: ÍÏ uno (31}e le reprochó que conviviera con una cortesana, dijo:
c y a guna 1 erencra entre tomar una casa en la que ha v1v1do mucha
gente y otra en la que no ha vivido nadieP”. El otro respondió que no. “Pues bien,
¿acaso la hay entre viajar en un barco en el que han viajado ya miles de personas, y
en uno en que no ha viajado nadieP”. — “En absoluto”. — “Pues entonces —-
dijo— tampoco hay diferencia entre convivir con una mujer a la que han gozado
muchos y otra ala que no ha gozado nadie”. A uno que le reprochaba que, siendo
discípulo de Sócrates, cobrase dinero, le contestó: “Así es; y por cierto que Sócra-
tes, cuando alguien le mandaba comida y vino, tomaba un poquito y devolvía el
resto: y es que él tenía por despenseros a los hombres más destacados de Atenas,
mientras que yo sólo tengo a mi esclavo Eutíquides”.
Frecuentaba también a la cortesana Láide, según dice Soción en el libro se-
gundo de las Sucesiones; (75) a quienes se lo censuraban decía: “Yo poseo a Láide,
no ella a mí; pues lo mejor es dominar los placeres sin dejarse vencer por ellos, no
el no disfrutarlos”. A uno que le reprochaba sus opíparas comilonas, le preguntó:
“¿Acaso tú no comprarías esto por tres óbolos?”. Admitiéndolo el otro, dijo”: “En-
tonces no es que yo sea ávido de placeres, sino que túeres ávrdo de dinero ,' Una
vez que Simo, el despensero de Dionisio, que era friglo Y canalla, le enseno unas
casas lujosas, pavimentadas de mosaicos, carrasPeó Y le CSCUPIO al 01°; y como este
Se enfureció, le dijo: “ No he encontrado otro lugar mas 1doneo .
1 o z 3}

uién es el
(76) Cuando Carondas le preguntó (o, según OÍI‘OS, FEdÓn):I“¿Q do
que anda erfumado?” res ondió: “SOY yo, desgraCIa do de
mi; y mas desgraCIa
.
p ’ p 'nguno de los otros animales
aun que YO es el rey de los persas. Pero, mira, como nl d ala muerte todos
Plerde nada con eso, así tampoco el hombre. ¡Que mueran e m
esos malditos degenerados Que andan por ahí desprestrglandcs)[nuetsgsrodlirzrniïsï
Vienikj a las
Llnz‘áüentol”. Cuando alguien le preguntó como habiamuegtï), 0Com
ElmUere?" me” “10"“
" YO”-
' Una que
' o 1°
re VS“?
roc CI
es, Z I O Ï É ): a: ÏIÏÏM
. ÏÍ
_' l e pregu ntó;
áíhe?’ij y como el otro le hlzo sena de12:25:11;
“6 lo (¡Sui/ej: 2212281331232:nh
món, dijo; (77) “Y entonces, ¿qué criticabas? Pues parece que ¿jo 2515€] dinero
comida sino el dispendio”. A su criado, agobiado al caminar por p
92 Libro H

que llevaba, como cuenta Bión en las Dz'atrz'bas, le dijo: “Tira lo que sobra, y lleva
10 que puedas”. Navegando una vez, al darse cuenta de que la nave era de piratas,
tomó su dinero y se puso a contarlo; luego, como quien no qulere lafosfa’ lo dejó
caer al mar y, como es natural, rompió a dar gritos. Otros dicen que anadió que era
mejor que el dinero pereciera por Aristipo que no Aristipo por el d1nero.fPregun-
tándole una vez Dionisio a qué venía, respondió que venía a dar lo que tema y a re-
cibir lo que no tenía; (78) aunque algunos dicen que contestó aSI: “Cuando necesi-
taba sabiduría, me dirigí a Sócrates; ahora que necesito dinero, me dirijo a ti”.
Reprobaba que los hombres, antes de comprar una vasija, la pusieran a prueba ha-
ciéndola resonar, pero que sus vidas las dieran por buenas a la ligera (otros afirman
que fue Diógenes quien lo dijo). Cuando una vez, durante un festín, Dionisio orde-
nó que cada uno se pusiera a bailar vestido de púrpura, Platón se negó diciendo:

No puedo yo ponerme ropa de mujer.

Pero Aristipo tomó el vestido y, saliendo a bailar, dio en el blanco diciendo:

Aun danzando en bacanal,


la que es juiciosa no se puede corromper.

(79) Pidiendo una vez a Dionisio un favor para un amigo, al no obtenerlo,


se arrojó a sus pies; a uno que se reía de él, le dijo: “No soy yo el culpable, sino
Dionisio, que tiene el oído en los pies”. Estando en Asia, fue hecho prisionero por
el sátrapa Artafernes; a uno que le dijo: “¿Y tan animoso estás en este tranceP”, le
respondió: “Pues ¿cuándo, so necio, iba a tener más ánimo que ahora, que voy a
conversar con ArtafernesE’”. A los que habían cursado estudios superiores pero ca-
recían de filosofía, los comparaba a los pretendientes de Penélope; pues también
éstos obtuvieron los favores de Melanto, Polidora y las otras criadas y, en suma,
cualquier cosa menos el poder desposar a la señora misma. (80) Algo parecido de-
cía también Aristón: que Odiseo, al bajar al Hades, vio y encontró a casi todos los
muertos, pero que a la reina misma no llegó a verla.

les serÏZÍÉUÏSÉÍÉOAZÁZÏPÉOÏIÏÉÏÏ Éfirende‘ibs “iñ‘” buen“ dl“ “L" que


Sócrates a Dionisio res ond' " “P i 0 que ¡e tcprochaba haberse pasado de
ción, y a Dionisio en buïca di—‘sodistrïciiïñsnguéa soclïajf's amd] en busca de mstrUC'
señanzas, Sócrates
sacadoletan
dijo: “¿De dónde has 0m0d
donde tú has poco”. saca oa tanto?
la ganado dlnero
; y el con'susffl'
respondlo: De

(81') Cuando una cortesana le dijo: “Estoy enc


lo sabes tu como sr, caminando entre ' inta de ti” , contestó: “Tanto
os, dlleras cuál te ha Picado”, Alguien le
..
reprochó que tuviera abandonado a lunc
su hiloa Como si no hubiese nacido de él; Y
93
Arz'stz'po

contestó: “También de las mucosidades y de los piojos sabemos que nacen de no-
sotros y, sin embargo, por inútiles los arrojamos lo más lejos que podamos”. Ha-
biendo escogido, como regalo de Dionisio, una suma de dinero, mientras que Pla-
tón había tomado un libro, a uno que se lo reprochaba dijo: “Es que yo necesito
dinero, y Platón necesita libros”. A uno que le preguntó por qué se dejaba refutar
por Dionisio, dijo: “Por lo mismo por lo que los otros lo refutan a él”.
(82) Pidió dinero a Dionisio, y éste le dijo: “¿Pero no decias tú que al sa-
bio nunca le faltan recursos?”. Y él respondió: “Dámelo, y luego examinaremos la
cuestión”. Se lo dio; y él dijo: “¿Ves cómo no me han faltado recursos?”. Dicién-
dole Dionisio:

Así quien al tirano a por ganancia va,


será su esclavo, aun si libre a él llegó,

le respondió:

No es esclavo, si es que libre ahí llegó.

Eso lo cuenta Diocles en el libro De las vidas de los filósofos; otros lo atribuyen a
Platón. Habiéndose enfadado con Ésquines, al poco rato le dijo: “¿No vamos a
reconciliarnos ni a dejar de decirnos estupideces? ¿O hemos de esperar hasta
que venga alguien a reconciliarnos con una copa de vinOP”. Y el otro dijo: “Con
mucho gusto”. (83) “Entonces —dijo Aristipo— recuerda que, aun siendo más
viejo, he rendido las armas antes que tú”. Y Esquines: “Muy bien, ¡por Hera! Lo
que dices es bien razonable; se ve que empiezas mucho mejor que yo: pues yo
empiezo las hostilidades, y tú la amistad”. Esas son, pues, las cosas que se le atri-
buyen.
escribió so-
Hubo cuatro Aristipos: el de que estamos hablando; otro, que
bre Arcadia; el tercero, el Metrodidacto, hijo de la hija del primero; y el cuarto, el
de la Academia Nueva. . ' . . . .
, de-
Al filósofo cirenaico se le atribuyen tres llbl‘OS sobre la hlStOl‘la de L1bia
dicados a Dionisio y uno que contiene veinticinco dialogos, unos escritos en ático,
,

otros en dialecto dórico, que son estos:

(34) Artabazo,
A los náufmgos,
A los exz'lados,
A zm mendigo,
A Láz'de,
A Paro,
94 .
Libro H

A La'ide, acerca del espejo,


Hermias,
Un sueño,
Ai copero,
Filomeio,
A los amigos,
A ios que le censuran tener vino viejo y cortesanas,
A ios que le censuran banquetear con magnzfi'cenaa,
Carta a su hija Árete,
A uno que se está entrenando para los juegos Olimpicos,
Interrogación,
Otra interrogación,
Sentenaas para Dionisio,
otra, Sobre la estatua,
otra, Sobre ia bija de Dionisio,
A uno que se creia desbonrado,
A uno que quiso dar consejos.

Algunos dicen que escribió también seis libros de diatribas, otros, en cambio, que
no escribió nada; entre ellos está Sosícrates de Rodas.
(85) Según Soción, en el libro segundo, y Panecio, sus escritos son éstos:

Deia educación,
De la virtud,
Protréptico,
Artabazo,
Los na'ufragos,
Los exilados,
Diatribas, seis libros,
Dic/90s, tres libros,
A La'ide,
A Poro,
A Sócrates,
De la fortuna.

Y declaró que el fin último es el plácido movimiento que desemboca en sensación-


Pero nosotros, después de haber dejado constancia de su vida, vamos, pues,
ahora a tratar de sus seguidores, los cirenaicos, los cuales se denominaban 10?,unos
hegesíacos, otros anicerianos, y los otros teodorianos; y, por otro lado, tambien de
los de Fedón, entre los cuales los más destacados son los erétricos.
Arz'stípo
95

(86) Y ello es que dlsc1pulos de Aristipo fueron su hi'a Areté E ' d


Tolomalda y Antlpatro de Clrene; discípulo de Árete Aristipola odad’ illÏ/ïe e
didad"; y de él: Te°d°r° el AICC, luego e! Dios; de Abtípatro, Egitímidesede gli:
ne; de este: Parebates; Y de este, Hegesias, el Consejero de la Muerte, y Aníceris, el
que rescato a Platon.
Los que permanecen fieles a las directrices de Aristipo, los llamados cirenai-
cos, profesani las Slgulentes doctrinas. Suponen dos afecciones, el dolor y el placer:
uno, un mov1m1ento suave, el placer, y el dolor, un movimiento desapacible. (87)
No difiere el placer del placer, ni es más placentero que otro; y el placer es apetecí-
ble para todos los seres vivos, mientras que el dolor los repele. El placer es para
ellos, por cierto, el del cuerpo, que es asimismo el fin último, según dice Panecio
en el libro De las escuelas, y no el placer reposado que sigue a la desaparición de
las penas, como una serenidad imperturbable; aquel que da por bueno Epicuro y
felicidad:
lo declara el fin último. Luego creen ellos que el fin se distingue de la
placeres particu-
pues el fin es el placer por partes, y la felicidad, el conjunto de los
eros.
lares, entre los cuales cuentan también los pasados y los venid
eable por sí mismo; la felici-
(88) Sostienen que el placer particular es des ba de
eres particulares..Y la prue
dad, en cambio, no por sí misma, sino por los plac
gobernamos por él sm querer, y ba-
que el fin es el placer es que desde niños nos o como su contrario,
rehuimos tant
biéndolo hallado, nada más buscamos, ni nada
ndo derive de las cosas mas vergonzo-
el sufrimiento. El placer es un bien, aun cua
ún dic e Hip óbo to en el libr o De ¡as esc uelas; pues aunque el acto sea inde-
sas, seg . 1
o, es de se ab le po r sí mi sm o y un bien.
cente, Cl placer, en todo cas de la que habla Eplcuro, no
es
io, la su pr es ión de l do lor ,
(89) En camb r un su frimlento. Pues en etl mOÏIÏÏl:
la au se nc ia de pla ce
parece ser un placer, ni pla ce r no es un movufien o, y qb. ,
ia de do lor o de
t0 están ambos, y la ausenc qu ien esta durmlerlido. S¡Irmanbtam 1::
lor es un es tad o co mo de
ausencia de do el pl acer. S 1nl:Srnsuafïigrplíen-
vuelve incapaces de elegi;
que a algunos el descarrío los a nacen de os p acere y
ce res y los sufrimien tos de l alm
tOdos los pla be la . de uno.
ro s er ' d de la pa tria , a la que se de
lda
tos del cuerpo, pues la mera p p arte ni por el recuerdo de los, blenes
. . _ n1
Por otra p
mismo, puede darnos alegría. cumplimiento el placer, cïmaïiïï
ïg Elpgtrnol:
ga a
Por su espera dicen ellos que lle Cl
l alm a se de bll lta co n el tlemPO-
ceresí aSI, polr ejzrgpfíïáïícuéhsgï
(90) ya que el movimien to de
ple vis ta y oíd o no s lleg an los pla
Poco de la sim co n dis gu lsto Á); ' t: n
los im ita do res , pe ro
con gusto los lamentos de de do or. 1 emïls, sos rene que
minan estados intermedios la ausencia de placer y
del alma, y as a lccilones peores
los placeres del cuerpo son muy superiores a los ayan come-
castigue mayormeute a lOS' que
las dEl Cuerpo; de ahí que con éstas se
io el gozar; por lo
tido faltas. Pues suponían que es más arduo el sufrlr y mas prop
ocu par on más de la adm inis tración de los goces. Por tanto, aun Siendo el
cual Se
96 Libro H

placer deseable por sí mismo, las causas fastidiosas que provocan ciertos placeres a
menudo se le oponen; de modo que lo más desagradable les parece ser la acumula_
ción de placeres que no produzca felicidad.
(91) Y sostienen ellos que ni el sabio vive del todo dulcemente ni del todo
penosamente el malvado, pero lo más a menudo sí. Basta con disfrutar los placeres
uno por uno, conforme vayan llegando. Afirman que la prudencia es un bien, aun-
que no sea deseable por sí misma, sino por sus resultados. El amigo lo es por los
servicios que nos presta; pues también a un miembro de nuestro cuerpo le tene-
mos apego mientras esté presente. De las virtudes, algunas asisten aun a los insen-
satos. El ejercicio del cuerpo contribuye a la adquisición de la virtud. El sabio no
envidiará, ni se enamorará, ni será supersticioso, pues esas cosas nacen de la vana
opinión; pero sí sentirá tristeza y temor, ya que eso sucede de manera natural.
(92) La riqueza es causa de placer, y no algo deseable por sí mismo. Las
afecciones son aprehensibles; en todo caso, hablaban de las afecciones mismas, no
de las cosas de las que se originan. Prescindían de los estudios físicos, por su ina-
prehensibilidad patente; en cambio, se dedicaban a los estudios de lógica por su
utilidad. Meleagro, en el libro segundo De las opiniones, y Clitómaco, en el libro
primero De las escuelas, afirman, sin embargo, que ellos juzgaban inútiles tanto la
parte física como la dialéctica; pues tanto sabe hablar bien como estar por encima
de la superstición o salvarse del miedo a la muerte aquel que haya aprendido el ra-
zonamiento acerca de los bienes y de los males.
(93) Que nada es por naturaleza justo ni bello ni feo, sino por convención
y costumbre (sin embargo, el hombre virtuoso no hará nada indecente, debido a
los castigos y la opinión que lo amenazan), pero que lo que es el sabio, lo hay. Ad'
miten el progreso tanto en filosofía como en las demás cosas. Dicen que algunos se
entristecen más que otros, y que las sensaciones no siempre dicen la verdad.

LOS HEGESÍACOS
Los llamados hegesíacos tenían los mismos propósitos: el placer y 61 dolor.
N0 hay para ellos ni gratitud, ni amistad, ni buenas obras, ya que esas cosas no las
elegimos por SÍ mismas, sino por el provecho que nos reportan; ausente éste, tam'
poco subsisten aquéllas. de
(94) La felicidad es de todo punto imposible; pues el cuerpo es presa o
múltiples padecimientos, el alma compadece al cuerpo y se conturba, y 31.3“?
contraría muchas de nuestras esperanzas: así que, por tanto, la felicidad CS "ree'
tanto cabe elegir la vida como la muerte. Suponían que por naturaleza H3 a n
agradable ni desagradable: la necesidad, la novedad, la hartura a unos complace i
L0; begeszbcos. Los am'cerzánor Teoría
.. n ro

97

dlgnq como el; y aunque parezca


sa car e n comparacro" n con ellos el ma
cho, este no Iguala en valor al que él yor prove-
nes, porque no ofrecen un conocimiento Ne gab an tam bién las sensacio-
exacto h ay que obrar en todo según lo
gencpa ya que
ue arezc a conf
nad i le a razon.
orm ' DeCIan' que las falt l as hay que tratarlas con ind
da y [,10 hay 3. as comete pzrque quiera, sino forzado ul-
por alguna contingen
, , que o lar, smo más
., ien en sen
. " ar a portarse de otra ma nera. El sabi' o-
no descollara tanto en la elecc10n de los bienes como en
rehuir los males (96) po-
Ínendose por metael no viv1r una vida triste ni penosa; cosa que
logran cabalmente
os que no hacen dlferenc1a entre las causas del placer.

LOS ANICERIANOS

Los anicerianos en lo demás pensaban lo mismo que éstos, pero admitían en


la vida la amistad, la gratitud, el respeto a los padres y el servicio ala patria. De ahí
po-
que el sabio, aunque haya de sufrir molestias, no por ello será menos feliz, por
cos que sean los placeres que alcanza. La felicidad del amigo no es deseable por sí
misma, pues ni siquiera es perceptible para el prójimo. No basta la razón por sí
sola para tener ánimo y para llegar a estar por encima de la opinión delos muchos,
ido a la mala disposlaon que
Sin0 que hace falta irse acostumbrando a ello, deb os.
d(“ÍSde hace mucho se nos ha venido formando al formamos nosotros mlsm
o por el provecho, Il: volverle lies—
(97) Al amigo no hay que acogerlo sól le [1:20:1‘3152;
Palda una vez éste haya cesado, sino también por el afCCÍO que
tarrlOS penaS; y aun
(lo, por el cual incluso sopora, el queraS'ecirobñ:rl)(g)rado por lti-ifecto
go, lo sop orta
y se afllla cuando éste le falt sm embar
al amigo.

TEODORO
-
ción de
minatotal l mencionado Teo
tomaron su d en odor ' acerca
de las creenc1as
d . .
oro Y adoptaron sus optnlones- Teo
98 Libro II

de los dioses: hemos dado por azar con un libro suyo titulado Acerca de los dioses,
que no es nada desdeñable; dicen que de él tomó Epicuro la mayor parte de lo que
decía.
(98) Teodoro oyó a Aníceris y a Dionisio el Dialéctico, según dice Antíste-
nes en las Sucesiones de los filósofos. Como extremos del bien y del mal postulaba
la alegría y la tristeza, debidas la una a la sensatez, la otra a la insensatez; como bie-
nes, la sensatez y la justicia, como males, las actitudes contrarias a éstas, y como in-
termedios el placer y el dolor. Negaba también la amistad, por no encontrarse ésta
ni en los insensatos ni en los sabios: pues para aquéllos, una vez se acaba el prove-
cho, se acaba también la amistad, mientras que los sabios, como se bastan a sí mis-
mos, no necesitan amigos. Decía también que era conforme a razón que el hombre
de bien no exponga su vida por la patria, pues no hay que renunciar a la sensatez
para provecho de los insensatos.
(99) Decía que la patria es el mundo; y que el sabio podrá robar, cometer
adulterio o saquear los templos en la ocasión justa, pues nada de eso es deshonroso
por naturaleza, una vez se elimine el concepto que de ello se tiene convenido para
refrenar a los insensatos. El sabio gozará de sus amores en público, sin miramiento
alguno; lo que razonaba preguntando corno sigue: “¿Acaso una mujer instruida en
letras no es útil en tanto que instruida en letraSP”. — “Sí”. — “Y un mozo o un jo-
ven <instruido en letras>, ¿no es útil en tanto que instruido en letrasE’”. — “Sí”. —-
“Entonces, ¿una mujer hermosa no será útil también en tanto que es hermosa? ¿Y
un mozo o un joven hermoso no será útil en tanto que es hermoso?”. -—- “Sí”. —-
“Luego, ¿el mozo o el joven hermoso no será útil para aquello para lo cual es her-
moso?”. —- “Si”. (100) “¿Y no es útil para ayuntarseP”. Admitido lo cual prose-
guía: “Luego, si alguien goza del ayuntamiento en tanto que es útil, no comete nin-
guna falta; ni tampoco, por tanto, cometerá falta ninguna si goza de la belleza en
tanto que es útil”. Interrogando de esta manera, fue un razonador
poderoso.
Parece que fue llamado Dios desde que Estilpón le preguntó como
sigue:
“¿No es cierto, Teodoro, que aquello que uno dice que es, eso es lo que él eSP”.
Teodoro asintió. “.¿Y no dices tú que Dios eSP”. Como el otro consintió,
dijo: “En-
tonces eres Dios”. Y como Teodoro lo admitía de buena gana
, dijo riendo: “Pero
por ese mismo razonamiento, so desgraciado, habr
ás de admitir también que eres
un grajo y mil cosas más”.
(101) Una vez Teodoro, hallándose sentado al lado del hiero
fante EurÍCli’
des, le preguntó: “Dime, Euriclides, ¿quiénes son los que profanan
los misterios?”'
Fespondlendoleoéste: “Aquellos que los dan a conocer a los
no iniciados”, le dijo:
Entonces tu mismo los estas profanando cuando inici
as en ellos a los nO inicra'
dos . Poco falto, por Cierto, para que lo llevasen ante
el Areópago, de no haberlo
amparado Dem etrio de Falero; aunque Anfícrates afirma, en el libro
De los para!“
zlustres, que fue condenado y bebió la cicu
ta.
Teodoro
99

, H‘allandose en la corte de Tolomeo, el hijo de Lago, fue enviado una vez por
68.“? a 14181111399 Came embalador. (102) Como le hablaba con mucha franQueza,
11151123“) ¡le 31101, Dime, Teodoro, ¿no eres tú el que ha sido expulsado de Ate-
nas? . Y el: Estas bien enterado; pues como la ciudad de Atenas no me podía su-
írir, al igual -que Semele a Dlonlso, me expulsó”. Diciéndole a su vez Lisímaco:
Pues ten cu1dad0 de no volver a aparecer delante de mi”, dijo: “No volveré, a me-
nos que me mande Tolomeo”. Mitras, el tesorero de Lisimaco, que se hallaba pre-
sente, dijo: “Parece que desconoces no sólo a los dioses, sino también a los reyes”.
Teodoro repuso: “¿Cómo he de desconocerlos, si a ti justamente te tengo por ene-
migo de los dioseSP”.
Cuentan que una vez se paseaba por Corinto, acompañado de numerosos
discípulos, cuando Métrocles el Cínico, que estaba lavando perifollos, le dijo: “Tú,
sofista, no necesitarías tantos discípulos si te pusieras a lavar verduras”. Y él res-
pondió: “Y tú, si supieras tratar a la gente, no necesitarías esas verduras”. (103) Lo
mismo se atribuye, como ya decíamos, a Diógenes y Aristipo.
Así era, pues, Teodoro, y ésas fueron sus enseñanzas. Al final regresó a Cire-
ne, donde vivió junto a Magas y pasó la vida colmado de honores. Cuando fue por
primera vez desterrado de allí, cuentan que dijo algo gracioso; pues dijo: “Hacéis
muy bien, ciudadanos de Cirene, desterrándome de Libia a la Hélade”.
Hubo veinte Teodoros: el primero, samio, hijo de Reco. Es el que aconsejó
colocar carbones bajo los fundamentos del templo de Efeso; pues siendo el lugar
muy húmedo, decía que, en cuanto los carbones hubiesen perdido sus propiedades
leñosas, lo sólido mismo se volvería impermeable al agua. El segundo fue el geó-
onado; el
metra de Cirene, con el que estudió Platón; el tercero, el filósofo menci
105 de la voz;
cuarto, aquel a quien se le atribuye un bellísimo libro sobre los ejerc1c
o por Terpandro; el
(104) el quinto, el que estudió a los compositores, empezand
o, Siracu-
sexto, estoico; el séptimo, el que escribió acerca de los romanos; el octav
rsos poll-
sano, escribió sobre táctica; el noveno, bizantino, conoc1do por sus discu
los ora-
ticos, al igual que el décimo, al que menciona Aristóteles en el resume-nde por
dores; el undécimo , un escultor tebano; el duodec1mo, un plntor mencronado
bio Menodoto;
Polemón; el decimotercero, un pintor ateniense, sobre el que escri
en el libro Pe la pmtu-
el decimocuarto, un pintor efesio al que menciona Teofanes
sobre los
ra; el decimoquinto, poeta epigramático; el dectmosexto, el que escrrblo
octavo, d?
POCtaS; el decimoséptimo, un médico diselplflo de Ateneo; .el dec1m y el v1-
co tamb1en;
Quío, filósofo estoico; el decimonoveno, mileSIO, filosofo est01
8€Simo, poeta trágico.
Libro II
100

FEDÓN
(105) Fedón de Élide, de los Eupátridas, perdió la libertad junto a su pa-
tria y fue obligado a residir en una mancebíaípero despues de cerrar la puert? fm-
cuentaba a Sócrates, hasta que éste convenc1o a la gente de Alc1b1ades y Crlton de
rescatarlo, y desde entonces pudo filosofar en libertad. Jerónlmo, en el libro De la
suspensión deljuz'cz'o, lo ataca llamándolo esclavo.
De los diálogos que escribió, son auténticos Zópz'ro y Simón; dudoso, Nz'czlas;
Medio, que unos dicen que es de Esquines, otros que de Polleno; Antz'maco o lo;
ancianos, dudoso también, y los Diálogos del zapatero, que también éstos dicen al-
gunos que son de Esquines.
Su sucesor fue Plisteno de Élide, y terceros a partir de él los
del círculo de
Menedemo de Eretria y Asclepíades de Fliunte, tránsfugas
de Estilpón. Hasta lle-
gar a éstos, se llamaban elíacos, pero a partir de Menedemo, erétr
icos; de él habla-
remos más en adelante, ya que también él fundó una escu
ela.

EUCLIDES

(106) Euclides de Mégara del Istmo, o de Gela, segú


n algunos, como dice
Alejandro en las Sucesiones. Trajo entre manos también
a Parménides; sus seguido-
resse llamaron megáricos, luego erísticos, y finalmen
te dialécticos, como por pri-
mera vez los llamó Dionisio de Calcedonia, porque
disponían los razonamientos
por preguntas y respuestas. A él dice Hermodoro que
acudieron Platón y los de-
más filósofos tras la muerte de Sócrates, temiendo la crueldad de
los tiranos. Pro-
clamó que el Bien es uno solo, llamado con muchos nom
bres: a veces sensatez, a
veces dios, a veces inteligencia y lo demás; los contrarios del Bien
los negaba, afir-
mando que no son nada
( 107) Las demostraciones no las atacaba por las premisas, sino por la con-
clusión. Negaba también el razonamiento por analogía,
diciendo que consta o bien
de términos semejantes o bien de términos
desemejantes; y si son semejantes, hay
que ocuparse de esos términos mismos más bien que de los que
se les asemejan,
pero si son desemejantes, la comparación es inútil. Por
eso dice de él Timón, zahl'
riendo de paso también a los demás socráticos:

Nada me importan esos cotorras ni otro ninguno,


ni ese tal Fedón, ni aquel peleón de Euclides
que a los megáreos inoculó el furor de disputa.
Fedón. Eudz'des. Eubúlides. Aíexz'no
101

D 1 (108) Escribió seis diálo gos: Lamprz'czs


, Ésquz'nes, Fem'ce, Crz'tón, Ala'bzhdes
y 6’ amor.

EUBÚLIDES
Entre los sucesores de Euclides está tambié
n Eubúlides de Mileto, que usó
muchos razonamlentos dialécticos o interrogativos:
el Mentiroso, el Oculto, la
Electra, el Velado, el Sorites, el Cornudo y el Calvo. De
él dice algún cómico:
Eubúlides, discutidor del razonar cornudo
,
ufano y mentiroso que embromaba a los oradores
,
llevóse de Demóstenes la verborrea sin erres.

Pues parece que también Demóstenes lo había oído y se había


curado de un defec-
to del habla que le impedía pronunciar la erre. (109) Eubúlides
discrepaba tam-
bién de Aristóteles y lo denigró mucho.

ALEXINO

Entre los otros sucesores de Eubúlides estuvo Alexino de Élide, varón muy
aficionado a polemizar, por lo cual fue llamado también}Elenxino. Discrepaba
so-
bre todo de Zenón. Dice Hermipo que se trasladó de Elide a Olimpia y que allí
mismo ejerció de filósofo; y que, cuando sus discípulos le preguntaron por qué ha-
bitaba allí, dijo que quería fundar una escuela que se llamara olímpica. Pero cuan-
do les escasearon los recursos y se dieron cuenta de lo insalubre del lugar, los dlscí-
Pulos se fueron, y Alexino pasó el resto de sus días en soledad, acompanado de un
único criado. Luego, mientras estaba nadando en el Alfeo, fue herrdo por una
caña, Y así murió. _ ' _
(110) Hay también unos versos nuestros dedlcados a el, que son como Sigue:

No era, pues, un vano cuento la hlStOl‘la


del desgraciado aquel .
quien al nadar se hincó un clavo en el ple:
pues Alexino, varón .
de pro, a mitad del río Alfeo picado
por una caña muflO-
L'b
102 ‘ 'o H

Escribió no solamente contra Zenón, sino también otros libros, entre los cuales
hay también uno contra el historiador Éforo.

EUFANTO

De Eubúlides fue discípulo también Eufanto de Olinto, que escribió sobre


la historia de sus tiempos. Compuso además numerosas tragedias, con las cuales
ganó renombre en los certámenes. Llegó a ser también preceptor del rey Antígono,
para quien escribió un discurso, muy celebrado, De la realeza. Acabó su vida ven-
cido por la vejez.

DIODORO

(lll) Hubo también otros oyentes de Eubúlides, entre ellos Apolonio


Crono, a quien oyó Diodoro de Iaso, hijo de Aminias, llamado Crono también él,
de quien dice Calímaco en sus epigramas:

El mismísimo Momo
en las paredes pintó: “Crono es sabio, si”.

Fue dialéctico también él, el primero, al parecer, que descubrió el razonamiento del
Velado y el del Cornudo. Hallándose en la corte de Tolomeo Soter, Estilpón le pI’O-
puso algunos razonamientos dialécticos; y no sabiéndolos resolver al instante, fue
reconvenido por el rey, quien entre otras cosas lo llamó Crono, en son de burla
(112) Tras salir al fin del banquete, escribió un discurso sobre el problema y acabó
su vida vencido por el desánimo Hay también unos versos nuestros dedicados a él

Diodoro Crono, ¿qué demonio te mandó


lanzarte al Tártaro sin más,
de mal humor, por no hallarle solución
al acertijo de Estilpón?
Así de veras Crono tú resultas ser,
mas sin la R y sin la C.

Entre los secuaces de Euclides están también Ictias, hijo de Metalo, nobl‘í
varón para el que Diógenes el Cínico compuso un diálogo; Clinómaco de TUÍÍOS’ e
Bufanto. Dz'odoro. Estz'lpón 103

primero que escribió sobre las proposiciones, los predicados y


otras cosas por el
estilo, y Estilpon de Megara, filósofo muy señalado, del que hay que hablar.

ESTILPÓN
(113) Estilpón de Mégara de la Hélade estudió con algunos de los segui-
dores de Euclides; otros afirman que oyó incluso al mismo Euclides, y además a
Trasímaco de Corinto, que fue discípulo de Ictias, según dice Heraclides. En facili-
dad de palabra y en el arte sofística aventajaba a los otros en tal grado que poco
faltó para que la Hélade entera se pusiera a megarizar, fijando los ojos en él. De él
dice textualmente Filipo de Mégara: “De Teofrasto arrancó a Metrodoro el Teore-
mático y a Timágoras de Gela; de Aristóteles Cirenaico, a Clitarco y a Simias; de
los dialécticos, a Peonío, de Arístides, y a Dífílo del Bósforo, <de ; a ....> hijo de
Eufanto, y a Mirmex, hijo de Exéneto, que habían venido a refutarlo, los convirtió
a ambos en partidarios suyos”.
(114) Aparte de éstos, supo ganarse además a Frasidemo el Peripatético,
experto en física; al orador Álcimo, el primero de todos los oradores de la Hélade,
a Crates y a muchos otros que conquistó; y entre éstos, sobre todo, se llevó a Ze-
nón de Fenicia. También era muy versado en política.
Aun estando casado, vivía con la cortesana Nicárete, como dice en alguna
parte Onétor. Además tenía una hija de costumbres relajadas, a la que desposó
cierto amigo suyo, Símias de Siracusa. Como ella levaba una v1da poco decente,
dijo alguien a Estilpón que era un deshonor para él; a lo que repllco: No mas de
10 que yo soy un honor para ella”. ,
(115) Lo recibió también, según cuentan, Tolomeo Soter; y cuando este se
había adueñado de Mégara, le ofreció dinero y lo invitó a embarcarse con él a
rcho a
Egipto. Pero él sólo aceptó algún modesto dineriJJo, rehusó el Vlaje y serna
Egina, hasta que aquél se hiciera a la mar. Luego, cuando Demetrio, el h1]o de An-
y se le de-
t¡80110, tomó Mégara, dispuso que se dejara a salvo la casa ¡de Estilpon
volviera cuanto se le hubiese quitado. Pero cuando le pll una lista de las cosas
Que había perdido, Estilpón le dijo que no había perdido nada de sus propiedades,
a la razon y el
pues nadie se había llevado cuanto él tenía aprendido, y aun posel
hacer el blen a los
conOCÍmiento. (116) Y conversando con él acerca de lo que es Zonamiemo
. t
OmÜS, lo cautivó hasta el punto de ganarse su confianzla. .
de Fld las hlZO e Sigulen e ra ,
Cuent an que ace rca de la Ate nea
dlos. .,
pI'Eguntándole a uno' a 'No es cierto que Atenea, la hlja de Zeus, es un
o. ' D”

' C. .. -- . a _ de
’sta no es lllja Comde
dios” smo
ún Zeus, F1-
o fue
_0mo el Otro le respondió que Sl, dljo. Pero e -
no es ning
las”- Admitido lo cual concluyó: “Entonces esta

104 Libro H

citado por ello ante el Areópago, no se retractó, sino que declaró haber discurrido
rectamente, puesto que aquélla no era un dios sino una diosa, y que dioses son los
masculinos. Aun así, los areopagitas le ordenaron que abandonara inmediatamente
la ciudad. En ésas Teodoro, apodado el Dios, se burló de él diciendo: “¿Y cómo
sabe eso Estilpón? ¿Acaso le ha levantado la falda y le ha visto el huerteciHOP”. Y
es que aquél era de veras muy insolente, y Estilpón muy agudo.
(117) Así, por ejemplo, cuando Crates le preguntó si los dioses se alegran
de las prosternaciones y las plegarias, cuentan que dijo: “Sobre esas cosas no me
preguntes en la calle, so necio, sino cuando estemos a solas”. L0 mismo dijo Bión
cuando le preguntaron si hay dioses:

¿No me querrás apartar ese vulgo, so viejo nefasto?

Y fue Estilpón ciertamente hombre llano y sin remilgos, y de talante jovial para con la
gente corriente. Así, cuando una vez Crates el Cínico, en lugar de responder alo que le
preguntaba, soltó una ventosidad, le dijo: “Ya sabía yo que me ibas a soltar cualquier
cosa menos lo que debías”. (118) Luego, cuando en otra ocasión Crates le puso delan-
te un higo paso a la vez que le proponía una pregunta, tomó el higo y se lo comió.
“¡Por Heracles! —dijo Crates—, ¡He perdido el higo! ”. Y Estilpón le contestó: “No
sólo perdiste el higo, sino también la pregunta cuya prenda era el higo”. Otra vez,
viendo a Crates pasando frío, le dijo: “Oh Crates, me parece que te falta un abrigo
nuevo” (que es decir “un abrigo y seso”). Crates se ofendió y le dedicó esta parodia:

Luego he visto a Estilpón sufriendo el arduo tormento


en Mégara, donde se cuenta que está el cubil de Tifeo,
discutiendo, y en torno la turba de sus compañeros:
a la virtud persiguiendo por letras pasaban el rato.

(119) Se cuenta que en Atenas llamó la atención de tal manera que la gente salía
de los talleres para verlo; y como alguien le dijera: “Estilpón, te están admirando
como a un animal fabuloso”, le contestó: “Ni mucho menos, sino como a un hom-
bre verdadero”. Como era muy diestro en las disputas, negaba también las ideas:
afirmaba que el que habla del Hombre no habla de nadie, ya que no habla de ¿Ste
ni de aquél; pues ¿por qué de aquél más bien que de éste? Así que de éste tamPO'
co. Y luego, que la verdura no era eso que se le mostraba: pues la verdura ya 85“"
ba ahí hace miles de años; por tanto, esto no es verdura.
Cuentan que, en medio de una conversación con Crates, salió corriendo a
comprar pescado; y como aquél quiso retenerlo diciendo: “¿Abandonas el razonfl'
mientOP”, le dijo: “En absoluto: el razonamiento me lo llevo; a quien abaqflono
eres tú: pues el razonamiento puede (W la comida se vende pronto '

Ïxdoï
Estilpón. Crz'tón
l 05

(120) Circulan nueve diálogos suyos, de est


ilo frío
Mosca,
Arz'stzpo o Calz'czs,
Tolomeo,
Querécrates,
Métrocles,
Anaxz'menes,
Epígenes,
A su hija,
Arzstóteles.

Herachdes afirma que lo oyó también Zenón, el fundador del estoicismo; y


Hermlpo dice que murio anc1ano, tomando vino para morir más rápido.
Hay también unos versos nuestros dedicados a él:

A Estflpón megáreo —ya sabes tú quién es—


enfermedad y vejez postraron, yunta sin perdón;
mas en el vino halló cochero aún mejor
que esa pareja fatal: bebiendo <al Hades> se marchó.

De él se burló el cómico Sófilo en la pieza Las nupczns:

Las razones de Carino son tapones de Estílpón.

CRITÓN
cto le tenía a Sócrates y lo CUI-
(121) Critón de Atenas. Fue quien más afe fuera nïesarlo. ÉÍÏEÏ; 2115
daba de tal modo que jamás le faltó nada de lo que,
s sieïiieïites-
hÏÍOS oyeron a Sócrates: Critobulo, Hermógenes, Eplgeflesly
bió diecisiete diálogos, que circulan en un solo libro, Y son 0 g '

Que e! ser buenos no se aprende,


De! tener más,
co,
Qué es lo conveniente, o Políti
De lo bello,
De las malas obras,
De! amor al orden,
106 Lam”

De la ley,
De lo divino,
De las artes,
De la convivencia,
De la sabiduria,
Protágoras, o Politico,
De las letras,
De poética,
Dei aprender,
Del conocer; o de la ciencia,
Qué es el saber.

SIMÓN
(122) Simón de Atenas, zapatero. Cuando Sócrates iba a su taller y con-
versaba con él, tomaba apuntes delo que recordaba; de ahí que sus dlalogos se lla-
men los del zapatero. Son treinta y uno, reunidos en un solo hbro:

De los dioses,
Del bien,
De lo bello,
Que' es lo bello,
De lojusto, libros primero y segundo,
De la virtud, y que no se enseña,
De la bombria, libros primero, segundo y tercero,
De la ley,
De la demagogia,
De! bonor,
[De la poesia],
Dei placer,
De! amor,
De la filosofia,
Del conocimiento,
De la música,
De la poesia,
[Qué es lo bello],
(123) De la enseñanza,
De! conversar,
Simón. Glaacón
l 07

Del/maz),
De lo que es,
De] número,
Del cuidado,
De! trabajar,
De] coa’z'abso,
De la jactaneza,
[De lo bello].

Los otros son:

De la deliberación,
De! razonamiento, 0 De la convenz'ena'a,
De las malas obras.

Se dice que fue el primero que se puso a conversar ala manera de los razo-
namientos socráticos. Cuando Pericles se ofreció a hacerse cargo de su sustento y
lo invitó a visitarlo, respondió que no estaba dispuesto a vender su libertad de
hablar.
Hubo también otro Simón, que escribió manuales de retórica; otro, que fue
médico bajo Seleuco Nicánor; y uno que fue escultor.

GLAUCÓN
ulan nueve diálogos en un
(124) Glaucón de Atenas. También de él circ
solo libro:

13221270,
Eurz'pzdes,
Amin tz'co,
Eatías,
Lzlta‘za’es,
Arz'stófanes,
Cefalo,
Anaxzfenzo,
Men éxeno.
- . s es urios.
CeUIan también otros treinta y dos, conSldem p
108
Lzbro II

SIMIAS

Simias de Tebas. También de él circulan treinta y un diálogos en un solo libro;

De la sabiduria,
Del razonamiento,
De la música,
De los versos,
De la bombria,
De la filosofía,
De la verdad,
De las letras,
De la enseñanza,
Del arte,
Del gobernar,
De lo conveniente,
De lo que bay que elegir y lo que bay que recbazar,
Del amigo,
Del saber,
Del alma,
Del bien vivir,
De lo posible,
Del dinero,
De la vida,
Qué es lo bello,
Del cuidado,
Del amor.

CEBES

(125) Cebes de Tebas. También de él cir


culan tres diálogos:
El cuadro,
El séptimo dia,
Frinico.
5mm. Cabas. Menedemo 109

MENEDEMO DE ERETRIA
Menedemo, que era de los seguidores de Fedón, fue hijo de Clístenes, de los
llamados Teoprópidas, varón de noble nacimiento, pero arquitecto y pobre; otros
afirman que fue también decorador de teatro, y que Menedemo aprendió ambos
oficios: de ahí que, cuando éste propuso algún decreto, cierto discípulo de Alexino
lo atacó diciendo que a un sabio no le conviene fabricar decorados de teatro ni de-
cretos. Cuando los eretrienses enviaron a Menedemo como soldado de guarnición
a Mégara, visitó a Platón en la Academia, quedó cautivado por él y abandonó la
mmda
(126) Pero Asclepíades de Fliunte lo encaminó por otra vía, y se presentó
en Mégara ante Estilpón, del que ambos se hicieron discípulos. Desde allí se em-
barcaron a Elide, donde se acercaron a Anquípilo y Mosco, seguidores de Fedón.
Hasta llegar a éstos, como ya decíamos al hablar de Fedón, ésos se denominaban
elíacos; luego pasaron a llamarse erétricos, por la patria de aquel de quien estamos
hablando.
Parece ciertamente que Menedemo era un personaje bastante imponente;
de ahí que Crates diga de él, en son de parodia:

Asclepíades, el de Fliunte, y el toro erétrico.

Y Timón:

Ya despachó su discurso el lelo zumbón cejijunto.

(127) Tal era el respeto que imponía que Euríloco de Casandrea, al ser in-
vitado por Antígono junto a Cleípides, un jovencito de Cícico, declinó la invita-
ción, temiendo que Menedemo se enterase. Y es que además era cáustico en los re-
proches y franco en el hablar. Así a cierto mozalbete que se pasaba de atrevido no
le dijo nada, sino que tomó una astilla y dibujó en el suelo la figura de uno que es-
taba siendo sodomizado, hasta que lo vieron todos y el joven, comprendiendo el
insulto, se retiró. A Hiérocles, que estaba al mando del Pireo y, mientras iban dan-
do vueltas por el santuario de Anfiarao, le habló largamente de la conquista de
Eretria, sin decir nada más le preguntó para qué abusaba de él Antígono.
sabes
(128) A un adúltero que se jactaba de sus hazañas, dijo: “¿Acaso no
. Y a un joven qLÏF
que no sólo la col tiene buen jugo, sino también los rábanOSP”
no te enteres .
gritaba mucho, dijo: “ ¡Ojo!, no vaya a ser que tengas algo detrás y
Cuando Antígono le pidió consejo si había de asistir o no a un banquete, por. sola
n-
respuesta le mandó decir que era hijo de un rey. A un nec10 que le estaba explica
as; y contestándole aquel que aun
do al80 sin ton ni son, le preguntó si tenía tierr
Libro II
l 10

. -- . “ entonces anda a cuidar-


era dueño de unas vastísimas Propledades’ le d110. 5):: Cambio a un ignorante
__
' s tierras y rec
13161 l etluhombre de bien ha de casarse, ler dilo: “¿A
1,15”? .a
-
vaya
retenc1oso
138, nO n
3
. ser
Al que
que lse
e te
pregu nto s . .,
el otro que 10 era, espond10_
gli me tienes por hombre de bien o n09”. D1c1endole I I
“P
ues yo estoy casa o .
d 3',
.
ChOS, le Preguáltfdcual efia
(129) A uno que decía que los bienes eran ¡mu- c e
' que eran más de cien. No consrgu1endo apartar e erro
’ ro, y Sl' creia
su nume
aban a comer, una vez que estaba conv1dado no Clljo nada,
a uno de los que lo invit
. d
sino que lo amonestó calladamente, sirviéndoseflsolo olivas.
cí e correr
Con semejante franqueza no es de extranar que estuv1era. a punt
serio peligro cuando se hallaba con su amigo Ascleplades en ChlPre’ en a corte de
Nicocreonte. Pues un día que el rey estaba celebrando la fiesta de cada mes y los
había convidado también a ellos, así como a los otros filósofos, Menedemo dljo
que, si la reunión de tales varones era de algún provecho, la fiesta debía celebrarse
todos los días, y, si no, tampoco hacía ninguna falta celebrarla ese día. (130) Con-
testándole a eso el tirano que ese día lo tenía libre para escuchar a los filósofos,
Menedemo porfió todavía más, declarando, en plena fiesta, que a los filósofos hay
que escucharlos en toda ocasión; hasta llegar a tal punto que, de no haberlos invi-
tado a salir algún flautista, sin duda habrían perecido. De ahí que, siendo azotados
por la tempestad en el barco, Asclepíades dijera, según se cuenta, que el arte del
flautista los había salvado y que la franqueza de Menedemo los había perdido.
Además se cuenta que era indolente y que los asuntos de la escuela lo traían
sin cuidado: así pues, no se veía orden alguno en sus clases, ni estaban los asientos
dispuestos en círculo, sino que ahí donde cada cual por azar se hallara, paseándose
o sentado, allí escuchaba, y él mismo se comportaba de igual manera.

. ’ , punto e que, cuando el Y ASCleplades estaban en sus prl-


meros tiempos, trabajando con un albañil en la construcción de una casa Ascle í-
ades se mostraba desnudo sobre el techo, acarreando la ar
' ’ quep"l
gamasa, mientras e

gente de la villa”_
En cierto modo e "
una vez Clue estuvo con 11:1?bílecrll un tanto SUperStiCÍOSO: (132) así, por ejemplo,
abandonada, n cu to lo s pla
es en una fonda Comiendo sin saberlo Came
Clepíades lo reconvino dicieuïjo e entr aron náuseas y se puso piïlido hasta due As-
ca de ella. Por lo demás ern o que no lo molestaba
la carne sino la, creencia acer-
a varon magnánimo y lib
eral. En, cuanto a disp
osición
111

corp oral , g uardaba aún d e anc1an


' 0 un aspecto nada me
nos que de atleta vigoroso
3'

y moreno, esbelto y blen elemltador Y de CStatura bien r ' -


denc1a la estatua que se ve en el estadio ant' p- Oporc1onada, como eVl'
lguo
d esnu da , enseñando l a mayor parte del cuerpo, de Eterna , Oportunamente medio
(133) Era ademas hospitalario y, por el clima insalubre
de Eretria
l b -
ba muchos banquetes, alos que invitaba también a poetas músi
co R 'b(3€ e {a
tosamente a Arato, al poeta trágico Licofrón y a Antágorasyde Rod:s' :1013 aïms'
cima de todos apreciaba a Homero, luego alos poetas líricos despuésï 5633:3129:en
de cierto tambien a Aqueo, al que otorgaba el segundo lugar entre los autores d:
dramas satírlcos, reservándole el primero a Ésquílo. De ahí que contra sus adversa-
rios políticos alegara, según cuentan, lo siguiente:

¿Acaso es que el flojo alcanza al más veloz,


y la tortuga al águila sin más ni más?

La cita es del drama satírico Ónfale de Aqueo: (134) así que yerran quienes dicen
que no había leído nada más que la Medea de Eurípides (dela que algunos afirman
que es de Neófrono de Sición).
Entre los maestros, detestaba al círculo de Platón yJenócrates, así como a
Parébates de Cirene, y admiraba a Estilpón: cuando le preguntaron una vez qué
pensaba de él, no dijo otra cosa sino que era un hombre verdaderamente libre.
Menedemo era difícil de entender y de una coherencia inatacable, de ingenio om-
nímodo y facundo; y fue, según dice Antístenes en las Suceszbnes, un disputador
eximio. En particular, solía hacer preguntas como éstas: “¿Lo distinto es distinto
de aquello de que es distintOP”. —— “Sí”. — “¿Y lo útil es distinto del bien)”. —
“SÍ”. -- “Entonces el bien no es útil”.
negativas, aceptando las
(135) Eliminaba —dicen—— las proposiciones las
afirmativas; y de éstas, admitía las 51m ples y elirninaba las no simples, es decrr,
rlnco enlsus opmiï:
condicionales y las conjunciones. Heraclides dice que fue platg o pregun
ro qu e se tom ab a a bro ma la dialéctica. A51, cuando exmo e
nes, pe ni lo ,he maltrata—
una vez - ’ . maltratar a su padre, ¿110- . si yo
" ° “Pero
deja
habia de do de e respondtera que habra que resol-
do ni he Sldeíado maltratarlo” . Y como aquel}, .. “S , ridículo que siguiera
ver el dilema contestando con “Sí” o con “No , dllo: d en; cuan d 0 Bión dio en
. . ”,
YO Vuestras reglas, pudiendo resrstlrme desde la entrïjoaa muertos
arremeter contra los adivinos, dijo que estaba rematan r bien sería alcanzar todo
(136) Oyendo decir una VCZ 3 uno que el mayo hace falta” l’lntígono de
0 Que uno desea ’ dijO'' “Mucho mejor es desear lo queestancarse en doctrina al-
Carlsto afirma que no escribió ni redacto ngda, Pïa n que salía con los ojos hin-
. l O

guna; si bien en los debates era tan aguel‘l'l 0 '"d e más afable en las obras:
, era de 10
C ados_ Con todo, un siendo aSl en las palabras,

ÉhIÁGQW\
l 12
Libro H

al mismo Alexino, por ejemplo, al que tanto cubrió de burla y escarnio cruel, le
hizo, sin embargo, un gran favor, mandando acompanar de Delfos a Calelde a su
mujer, que temía ser asaltada por los bandidos en el camino.
(137) Era un excelente amigo, como resulta patente de la concordia en
que vivía con Asclepíades, en nada distinta del tierno afecto de un Pílades; aunque
Asclepíades era de más edad, de modo que solía decirse que él era el poeta y Me-
nedemo el actor. Se cuenta incluso que, habiéndoles asignado Arquípolis tres mil
dracmas, porfiaron tanto acerca de quién sería el segundo en tomar su parte que fi-
nalmente ninguno de los dos cobró la suya. También se cuenta que desposaron
a
dos mujeres, Asclepíades a la hija, Menedemo a la madre. Cuando luego a Asclep
í-
ades se le murió la mujer, tomó a la de Menedemo, y éste, cuando se hizo
gober—
nante de la ciudad, se casó con una rica señora; no obstante
lo cual, como vivían
en la misma casa, Menedemo encomendó la administración de ésta
a su primera
mujer.
(138) Asclepíades murió el primero, en Eretria, siendo ya ancia
no, tras ha-
ber llevado con Menedemo una vida muy frugal, a pesar de sus
medios abundan-
tes. Cuando, al cabo de un tiempo, acudió a un banquete el amad
o de Asclepíades
y los jóvenes no lo quisieron admitir, Menedemo mandó dejar
lo entrar, diciendo
que Asclepíades, aun estando bajo tierra, le abría la puerta.
Socorrieron a su sus-
tento Hiponico de Macedonia y Agétor de Lamia, aquél dánd
oles treinta minas a
cada uno de los dos, e Hiponico dotando con tres mil dracm
as a las hijas de Mene-
demo, que eran tres, según dice Heraclides, y las había tenid
o de una mujer de
Oropo.
(139) Los banquetes los organizaba de la siguiente man
era: primero al-
morzaba con dos o tres amigos, hasta que el día declinaba; luego
alguien llamaba a
los que habían llegado, que también ellos habían ya com
ido; de manera que, si al-
guien llegaba temprano, se ponía a dar vueltas, preguntando a
los que salían qué se
estaba sirviendo y hacía cuánto tiempo: si era, por ejemplo, verd
ura o cecina, se re-
tiraban; si era carne, entraban. Los triclinios estaban cubiertos
de esteras de junco
en verano y de pieles de oveja en invierno; el cojín tenía que lleva
rlo uno mismo.
La copa que se iba pasando en torno no era mayor que una cótila
; de postre se ser-
vían altramuces o habas, y a veces también fruta del tiempo, peras
, granadas, gar-
banzos y, ¡por Zeusl, higos pasos. (140) Todo eso lo refie
re Licofrón en el drama
satírico que tituló Menedemo, compuesto en loor del filóso
fo, al que pertenecen
también estos versos:

Tras corta cena, la modesta copa va


de mano en mano, bien medida, y de pos

T
tre dan
el cuerdo aviso a los que quieran escuch
¡ fi ar.

C \., ¡A
o GwQvxtn KMS Ceámjcáox; A2305
Menedemo
l 13

D _ . l ' dlo con una carta que empieza: “Menedemo al


rey emetrlo, ¡53 Ud. (141) He 01do decir que
se os ha presentado un informe
acerca de mi persona...”. ES fama Clue lo había calumniado
uno de sus adversarios
p01mm?” un tal Esquilo; y parece que deSP’d
ChÓ muy dignamente su embajada ante
Demetrio en defensa de Oropo, como
recuerda también Eufanto en las Histori
También Antígono le as.
tenía mucha estima y se proclamaba discípulo
suyo; y cuando
derrotó a los bárbaros en Lisimaquía, Menedemo
propuso en su honor un decreto,
sencillo y sin lisonjas, que empieza: (142) “Los generales y los diput
ados declaran:
Dado que el rey Antígono, habiendo derrotado en la batalla
a los bárbaros, regresa
a sus dominios y también en todo lo demás está obrando juicio
samente, el Consejo
y el pueblo han decidido...”.
Como por eso y por sus otras pruebas de amistad se temía que pudie
ra en-
tregarle a traición la ciudad, según lo acusaba Aristodemo, se exiló y pasó
algún
tiempo en Oropo, en el santuario de Anfiarao; cuando de allí desaparecieron unas
copas de oro, según dice Hermipo, fue obligado por común acuerdo de los beo-
cios a retirarse. Triste y angustiado, entró clandestinamente en su ciudad natal, re-
cogió a su mujer y a sus hijas y se dirigió ala corte de Antígono, donde expiró ven-
cido por el desánimo.
(143) Todo lo contrario dice acerca de él Heraclides: a saber, que siendo
diputado de Eretria, libertó repetidas veces a la patria de los tiranos, llamando en
auxilio a Demetrio: por tanto, no podía entregarle a Antígono la Icrudad, srno que
fue víctima de calumnias; que mantuvo frecuentes tratos con Antlgono justamente
Porque quería liberar a la patria, y, como éste no cedla, fue presa del ÏIÏSÉSPÉFOdy,
tras ayunar siete días, falleció. Más o menos lo mismo refiere tambien “8000 e
Caristo. Sólo a Perseo le tenía declarada una guerra 5m cuartel; pues parece que,
cuando Antígono quiso restablecer la democracia en Eretrla parabczmpgïcercï Me-
nedemo, é] 10 impidió. (144) De ahí que una vez, durante la be 1. Ï’C ene emo,
tras haberlo refutado en los razonamientos, dijera entre of); cosas. ¿:¿Égulïdï
filósofo ése, pero como hombre es el peor de todos los ha 1 os y por .
., , ,
“0, segun Herachdes, alos ochenta Y cuatro " s.
ano
También sobre él hay unos versos nuestros, que s on como sigue-

Ay, Mene demo, tu sino l obar que de grado feneciste


sé bocado.
,

tras siete días sin pro


I 14 Libro H

nes:
Eso es obrar cual erétrico, sí, pero inchgno de varo
Haqueza fue tu espuela y tu consejo.
7': 1% "k

el
Éstos fueron, pues, los socráticos y sus sucesores; y toca pasar a Platon,
fundador de la Academia, y a cuantos llegaron a hacerse famosos entre sus suce-
SO I'CS.
LIBRO TERCERO

PLATÓN
1' . (l) " de Anston
Platón de A tenas, l'll]0 -
' , y de Perictíone (o de Potone) cu o
1na1e se remontaba a Solon: pues de éste fue hermano Dró ides h" d ' ’ Y.
d de
c1as; C'Calescro;
, éste, 'd f éste , Cricias
hijos. de .. es“: (En-
l ¡no ye Glaucon;
, q u e fue uno de plos Tremta,
y] e este;l atrlnl es y Perictione; e l’ll]0 de ella y de Aristón fue Platón el sexto
¡3:11:23 e So on. Ïl lanaje deISolon se remontaba a Neleo y a Posidón. Se dice
.que su pa te ¡escendla de Codro, el hl]0 de Melanto, que pasan por ser
descendientes de P031don, según Trásilo.
(.2) Espeusipo, en el. libro titulado Banquete fúnebre de Platón, Clearco, en
¡JS Ü sel Elogzo de Platon, y Anaxdldes, en el libro segundo De los filósofos, dicen que en
>\ Atenas era fama que, estando Perictíone en la flor de la edad, Aristón quiso forzar-
la y no lo logro; y que, renunciando al uso de la fuerza, vio aparecérsele a Apolo,
por lo cual la guardó pura de unión marital hasta que dio a luz.
‘ Y nació Platón, como dice Apolodoro en la Crónica, en la Olimpiada octo-
gesnna octava, el día séptimo del mes de Targelión, el mismo que dicen los delios
un banquete de bodas-—
que nació Apolo; y murió —como dice Hermipo, durante
en el primer año de la Olimpiada centésirna octava, a los ochenta y un años. (3)
Era, por
Neantes, por otra parte, afirma que murió a los ochenta y cuatro años.
s éste nació bajo el arcontado de Lisí-
“WO, seis años más joven que Isócrates; pue
les.
maco y Platón bajo el de Aminias, bajo el cual murió Peric
, com o dice An ti] eonte en el libro segund.. o de la
Era del dis trito de Co lito
Cronoíogzía; y nació, según algunos, en Egina ——en la casa de Fidiades, l'll]0 de Ta-
su padre, Junto a otros, ha-
les, como dice Favorino en la Historia varz' —-—, ya que
cuando fueron, expulsados por
bía sido enviado allí de colono y regresó a Atenas en
qu e acud ían en so co rro de los eginetas. Por lo demas, fue corego
los esI¿>«'=lrtanos, o dic e Ate no doro en hel libro octPavo de
o con los gas tos Dió n, com
AtenaS, corriend manto y Glaucon, y una ermana, otone,
los Paseos, (4) Tuvo dos hermanos, Adi

de la que nació Espeusípo. rda en los Amantes


Dio nisio, a quien recue
. APfendió las primeras letras de r ar givo , de qu ie n recibió también, por
"vales, Y 5€ ejercitó con Aristón, el luchado s, como
, pues an te s se ha bía llamado Arístocle
tón ,
su “8013 el sobrenombre de Pla
en las Su cesio ne s. Al gu nos dicen, por el contrario
su abuelo, Según di ce Alejandro
118 Libro III

que fue llamado así por la amplitud de su elocuencia, o porque tenía la frente an—
cha, como afirma Neantes. Hay quienes dicen que también participó como lucha-
dor en los Juegos Ístmicos —así Dicearco en el libro primero De las vz'das—, (5) y
que se dedicó a la pintura y escribió poemas, ditirambos primero, luego también
versos líricos y tragedias. Era de voz flaca, según se cuenta, como dice también Ti-
móteo de Atenas en el libro De las vidas. Se dice que Sócrates vio en un sueño que
tenía en el regazo un polluelo de cisne, que en seguida se cubrió de plumas y le-
vantó el vuelo cantando dulcemente; y cuando al día siguiente conoció a Platón,
dijo que éste era el ave.
jardín
Se dedicó a la filosofía, en un principio, en la Academia, luego en el
próximo a Colono, como dice Alejandro en las Sucesiones, siguiendo a Heraclito.
Luego, sin embargo, estando a punto de presentarse a un certamen con una trage-
dia suya, ante el teatro de Dioniso, tras haber escuchado a Sócrates, quemó sus po-
emas diciendo:

Acude, oh Hefesto, aquí, que Platón necesita tu auxilio.

(6) A partir de entonces, cumplidos ya los veinte años, según se cuenta,


fue discípulo de Sócrates; al morir éste, se volvió hacia Crátilo el Heraclitano y
Hermógenes, que enseñaba la filosofía de Parménides. Luego, a los veintiocho
años, según dice Hermodoro, se retiró a Mégara, a la casa de Euclides, con algunos
de
otros socráticos. Después fue a Cirene, donde visitó al matemático Teodoro, y
ahí a Italia, donde encontró a los pitagóricos Filolao y Éurito. Desde allí pasó a
Egipto, donde frecuentó a los profetas; se cuenta que lo acompañaba Eurípides y
en-
que éste, habiendo caído enfermo, fue curado por los sacerdotes con un tratami
to de agua de mar. Por eso dice en alguna parte:

Que todo mal que sufren hombres lava el mar.

(7) También Homero decía que todos los hombres egipcios son médicos.
s, pero debi-
Platón, por cierto, estaba decidido a conversar también con los mago
, Se
do a las guerras del Asia tuvo que renunciar a su propósito. De vuelta a Atenas
de la ciudad Y
puso a enseñar en la Academia, un gimnasio situado en las afueras
rodeado de bosques, que recibe su nombre de cierto héroe Hecademo, según dice
Éupolis en Los bz’soños:

Por las umbrías sendas de Hecademo el dios.

Y también Timón dice, hablando de Platón:


para” 119

Pelante de todos, el más espa


ldudo, de dulce palabra,
emulo de las crgarras que sobre
las ramas del árbol
de Hecademo posadas con vo
ces delirio cantaban.

(3) Y es que antes el lugar se llamaba Hecademia, con


E. El filósofo,
pues, fue tamblén amigo de Isócrates; Praxifanes ha dejado escri
ta una conversa-
ción que tuvreron acerca de los poetas, en el campo, cuando Isócrates
se hospeda-
ba en casa de Platón. Aristóxeno dice que militó en tres campañas: una
vez en la
de Tanagra; la segunda, en la de Corinto, y la tercera, en la de Delio, dond
e fue
condecorado.
Compuso una mezcla de razonamientos heraclitanos, pitagóricos y socráti-
cos: pues en el estudio filosófico de las cosas sensibles seguía a Heraclito; en el de
las inteligibles, a Pitágoras, y en el de los asuntos políticos, a Sócrates.
(9) Y dicen algunos, entre ellos Sátiro, que a Dión le escribió a Sicilia que
comprara de Filolao tres libros pitagóricos por cien minas; puesto que, por lo que
cuenta, disponía de abundantes recursos, desde que había recibido de Dionisio
más de ochenta talentos, como dice también Onétor en el libro titulado Si el sabio
ba de enriquecerse.
Además sacó mucho provecho de la lectura del comediógrafo Epicarrno, del
que transcribió la mayor parte, según dice Álcimo en los libros Para Amintas, que
son cuatro. En el primero, dice lo siguiente:

“Es patente que Platón está diciendo muchas cosas recibidas de Epicar—
mo. Veamos: Platón afirma que lo sensible es lo que jamás permanece igual ni
en cualidad ni en cantidad, sino que siempre esta' fluyendo y transformándose,-
(10) de suerte que, si uno eliminase de esas cosas el numero, e'stas ya no serian
iguales ni serian algo, ni poseerian cantidad ni cualidad alguna. Son estas las
cosas a las que es propio siempre el devenir y nunca la entidad. Inteligzble, en
cambio, es aquello de lo cual nada se quita ni nada se le anade; y es esta la na-
turaleza de las cosas eternas, a la que corresponde ser semejante y la misma
Siempre. Pues bien; Epicarmo decia muy claramente, acerca de las cosas sensi-
bles y las inteligibles:

--Pero siempre hubo dioses, ni faltando van jamás, .


y esas cosas siguen siempre el mismo curso,.srempre1gu,al.
-Per0 Caos, según se dice, fue el primer dios gue nacro.
.___¿Cóm0 iba a ser primero, sin tenerade que n1 adonde lr? 1
-—-¿Nada fue, pues, lo primero? —-- N1 segun-do aun, ¡por Zeus.,
(ll) de esas cosas que decirnos, que han estado Siempre ahi.
Libro HI
120

par)
-—Si a un número impar de piedras (o, si quieres, uno
quiere uno añadirles una, o quitar de las que hay,
¿crees que es el mismo aún que fue? —— Claro que no.
—Y si a medida de un codo uno le quiere añadir
más largura, la que sea, o cortar de la anterior,
¿es la medida la que fue? — Pues no. - Así que mira, pues,
a los hombres: uno crece, y otro descaeciendo va,
y en mudanza a todos ellos todo el tiempo ves andar.
Y lo que muda por natura y en lo mismo nunca está,
ya no es lo que ha mudado, sino que otro habrá de ser.
Tú y yo, pues, somos otros que los que fuimos aún ayer,
y otros siempre ya, jamás los mismos, por igual razón.”

(12) Y continúa diciendo Álcimo:

“Afirman los sabios que el alma percibe unas cosas a traue's del cuerpo,
por ejemplo, oyendo o viendo, mientras que las otras las llega a conocer ella
por sz misma, sin usar para nada del cuerpo: por lo cual entre las cosas que bay
unas son sensibles, las otras inteligibles. Por eso Platón decia que quienes de-
sean comprender los principios del Todo, primero deben distinguir las ideas en
sz; como la semejanza, la unidad, la pluralidad, la magnitud, el reposo y el m0-
vimiento; en segundo lugar, suponer lo bello en si, lo bueno en si, lo justo en si
y las dema's cosas por el estilo; (13) y tercero, comprender cuales de entre las
ideas son relativas unas a otras, como el conocimiento, la magnitud o la domi-
nacion (entendiendo que las cosas que bay entre nosotros, por participar ¿16’
w

aquéllas,“ llevan los mismos nombres que éstas: es dea'r, por ejemplo, que lla-
mamos justas las cosas que participan de lo justo, y bellas las que partiapafl de
lo bello). Cada una de las formas es eterna, objeto de intelección e impasible;
Por eso afirma que en la naturaleza las ideas están establecidas a modo de ”70'
delos, y que las otras cosas se les parecen, presentándose como
imagem’S de
aquellas. Pues bien: Epicarmo decia sobre el bien y las ideas lo siguiente:

(14) —Tocar la flauta es algo, ¿no? -—- Pues ¿có


mo nop
—-—Pues bien: ¿tocar la flauta es hombre?
——- No, ¡qué
i va!
—Y el flautista, pues, ¿qué cosa es? ¿Q
ué piensas tú?)
Un hombre, ¿a que sí? —— Claro que sí. —--
'Y no -
parece que lo mismo pasa con el bien? c
Pues algo es el bien en sí, mas bueno ya
t’n
121
Pla 0

aquel se vuelve que lo sabe y aprendió_


Flautmta es quien aprenda flautas a tocar,
s1 a danzar, danzante, y tejedor si a tejer:
así con todo eso, y lo que quieras tú,
se puede ser artista, mas ser el arte, no.
a , . (U (mA/H“ l
(15) . Platon, en su wm acerca de las ideas, afirma que, si es que
bay memoria, las ideas están entre las cosas que bay, porque ia memoria
es de
aigo firme y permanente, y naa’a permanece sino las ideas. Pues ¿de qué mane-
ra —dice— sobreoim'rian los seres vivos, si no es captando las ideas y estando
para ello dotados por naturaleza de inteligencia? Ahora bien, se acuerdan de la
semejanza y de! alimento, sea cual sea para ellos, demostrando que a todos los
vivientes les es innata la contemplación de la semejanza; por lo cual también
reconocen a los miembros de la misma especie. ¿ Y cómo decia Epicarmo?

(16) Lo inteligente, Eumeo, no es que en uno solo esté,


mas cuanto vive tiene juicïo también.
Así la raza femenil de las gallinas,
si miras bien, en vez de dar a luz a crías
vivas, empolla, con que el alma así les da.
Pero qué inteligencia es ésta, lo sabrá
natura sola, que a sí misma se enseñó.

"Y luego:

No es nada raro que seamos, pues, en fin,


de nuestro agrado y nos hayamos de creer
tan bien plantados, pues el can al can también
lo más hermoso le parece, al buey el buey,
el burro al burro y los gorrinos al gorrín.”

(17) Esas cosas y otras por el estilo ensarta en sus cuatro libros Álcimo,
Temterpretándolas como muestras del provecho que sacó Platon de la lectura de
pICHMO_ Que Epicarmo mismo no dCSCOHOCía SU propia sablduna, cabe apren-

versos, en los cuales vancma al que 10 emu ara.


der] o , . . l '.
de estos
ta yo lo sé
Pues yo creo... ¿Acaso creo? A ciencia cier
n los van a recordar:
que algún día estos versos aú
quien los tomara
DespOjados de su ritmo, vendrá ver,
de buen
Para darles ropa fina, con palabras
habra de ser.
Y venciendo fácilmente, invencible
Libro I”

122

ta mb ién el pri me ro qu e trajo a Atenas los libros Olvi—


(18) Parece que Platón fue era de éste (cu—
dados del mimógrafo Sofrón, y que pintaba los personajes a la man
lad os bajo su almohada). '
yos libr os, po r cie rto , fue ron hal
y los volcanes.
Tres veces se embarcó a Sicilia: la primera, para ver la isla
s, lo obligo a hacerle
En aquella ocasión, el tirano Dionisio, hijo de Hermócrate el provecho
aba que
una visita; y como él, conversando acerca de la tiranía, afirm
además por la virtud,
del más fuerte no basta por sí solo, si éste no se distingue
chochez”; a lo
Dionisio se ofendió y le dijo, enfurecido: “Tus razones suenan a
pensó
que Platón respondió: “Y las tuyas a tiranía”. El tirano, indignado, primero
matarlo; (19) pero luego, rogado por Dión y Aristómenes, no lo hizo, sino que lo
entregó al espartano Pólide, que a la sazón acababa de llegar con una embajada,
para que lo vendiera como esclavo. Éste lo llevó a Egina y lo puso en venta; en-
tonces Carmandro, hijo de Carmándrides, solicitó para él la pena de muerte, con-
forme a la ley vigente entre ellos, que mandaba ejecutar sin juicio a todo ateniense
que llegase a la isla. Y era él mismo quien había introducido esa ley, según dice
Favorino en la Historia varía. Pero como alguien dijera, en son de chanza, que era
filósofo el que había llegado, lo absolvieron. Algunos dicen, sin embargo, que fue
conducido ante la asamblea y, ante las miradas atentas de todos, no dijo ni pala-
bra, aguardando resueltamente lo que hubiera de suceder; y ellos, como no se re-
solvieron a matarlo, decidieron venderlo como esclavo, a la manera de los prisio'
neros de guerra.
(20) Por entonces lo rescató Aníceris de Cirene, que por azar estaba pre-
sente, por veinte minas (otros dicen que treinta), y lo envió de vuelta a Atenas, jun-
to a sus compañeros, que en seguida le restituyeron el dinero; pero él se negó a
aceptarlo, diciendo que ellos no eran los únicos dignos de cuidar de Platón. Algu-
nos, en cambio, cuentan que Dión envió el dinero y que él no lo aceptó, sino que
le compro el jardincito de la Academia. Acerca de Pólide, por otra parte, corre la
fín-a d? que fue derrotado por Cabrias Y luego naufragó cerca de Hélice, estandO
encolerizada la d1v1n1dad por el filósofo, como dice Favorino en el libro primerO
de los Recuerdos.

a PlatáílLidiIóÉÉÉIÏZBÉÏÏZbÏÏ:EL??? WW de 1° medida escribí?"


,
¡e e ’ Plato“ le respondio que no tenld

amnïiïrztgzzfsz :‘¿irïoïgzïïlaevovea a
tanto vagar como para acordarse de Dion.lSlO .

C10“; aquel lo rom ti ' o lo llevO a


cabo. Algunos cuentan que incluso lle ó p. e o, pero n - ' d a
Dión Y Teódotas a liberar la i l ' g a correr peligro, por haber {nata O .
S a, entonc es AqltaS el Pitagórico, escribiendo Und
carta a Dionisio, intercedió por él a y aSl, pUClO I‘e resal- enaS- L3
carta es esta: g sano Y salvo 3 At
123
Platón

Arquitas a Dionisio, ¡salud!

(22) Todos los amigos de Platón te bemos enviado a Lamisco y Fonda)”


con su séquito, para que se lleven al susodicho varón, conforme al acuerdo esti—
pulado contigo. Harias bien en recordar el empeño con que nos pedias a todos
nosotros que viniera Platón, rogando que lo persuadie'rantos y ie garantizdse-
mos, entre otras cosas, su seguridad mientras permaneciera aqui y cuando par-
tiera. Recuerda también cuánto caso hiciste de su llegada, y que desde aquel
tiempo lo bas tenido en nuis estima que a ninguno de cuantos te rodean. Y si
ba surgido alguna desaveniencza, bay que ser ¡rumano y entregamos incóiurne
al hombre. Actuando asi, obrarás con justicia y nos haras un favor.

(23) La tercera vez fue a reconciliar a Dión con Dionisio; pero al no lo-
grarlo, regresó a su patria sin haber conseguido nada. Allí no se mezcló en los
asuntos públicos, aun siendo entendido en política, como se desprende de lo que
escribió. Causa de ello es que el pueblo estaba ya acostumbrado a otro régimen
político distinto. Dice Pánfila, en el libro vigésimo quinto de los Recuerdos, que los
árcades y los tebanos, cuando fundaron Megalópolis, lo llamaron a ser su legisla-
dor; pero cuando supo que no querían Vivir en igualdad, renunció al viaje. Tam-
bién es lhm____a que asumió la defensa del estratego Cabrias, amenazado de pena capi- A los
tal, cuando no se prestaba a ello ningún otro ciudadano. (24) Mientras estaba
subiendo con Cabrias hacia la Acrópolis, lo abordó el delator Cróbilo y le dijo:
“Así que vas a hacer de abogado. ¿No sabes tú que a ti también te espera la cicuta
de SócrateSP”. Y él contestó: “Cuando salí a luchar por la patria, he sabido arros-
trar los peligros, y sabré arrostrarlos también ahora que estoy cumpliendo mi de-
ber con un amigo”.
Fue el primero que representó el razonamiento por interrogación, como
dice Favorino en el libro octavo de la Historia varia, y el primero que introdujo el
método de indagación por análisis <y lo trasmitió> a Leodamante de Taso; y el pri—
mero que usó en filosofía los términos ‘antípoda’, ‘elemento’, ‘dialéctica’, ‘cuali-
dad’, ‘número oblongo’, ‘superficie plana', entre las delimitaciones, y ‘divina proví-
dencia’.
(25) También fue el primero de los filósofos que replicó al discurso de Li-
sias, hijo de Céfalo, exponiéndolo palabra por palabra en el Pedro, y el primero
que contempló el poder de las letras. Y siendo el primero que respondió a casi to-
dos sus predecesores, uno se pregunta por qué no mencionó a Demócrito. Dice
Neantes de Cícico que, cuando fue a Olimpia, todos los helenos se volvieron hacia
él; por entonces encontró también a Dión, que estaba a punto de emprender su
campaña contra Dionisio. En el primer libro de los Recuerdos de Favorino se refie-
re que Mitridates el Persa mandó colocar en la Academia una estatua de Platón,
124 Libro UI

con la inscripción: “Mitridates el Persa, hijo de Orontóbates, dedica a las Musas la


imagen de Platón que Silanión esculpió”.
(26) Y dice Heraclides que de joven fue tan púdico y recatado que nunca
se le vio reír demasiado. Pero aun siendo así, no se salvó de ser blanco también él
de las burlas de los cómicos. Así dice Teopompo en el Hedz’cares:

Pues ni uno es uno, no,


ni dos son uno, si creemos a Platón.

Y Anaxándrides, en el Teseo:

Tragando Olivas sacras, cual hizo Platón.

Y Timón forjó a sus expensas el siguiente retruécano:

Cual lo plasmó Platón, plasmador de asombrosos inventos.

(27) Alexis, en la Merópide:

¡En hora buena llegas! Apurada estoy,


de arriba abajo dando vueltas, como Platón,
sin atinar, como no sea a cansar los pies.

Y en el Ancz'lz'ón:

No sabes lo que dices. Anda a verlo a Platón,


y ya sabrás qué es la cebolla y el jabón.

Anfis, en el Anfi'crates:

El bien, mi dueño, que tú piensas conseguir


de esa mujer, menos aún lo entiendo yo
que lo que es bien para Platón. —- Escucha, pues.

(28) Y en el Dexz'démz'des:

Oh Platón,
que sólo sabes, con esta faz de justo juez,
fruncir el ceño, grave como un caracol.
Platón 125

Cratino, en El seudobastardo¡

—¿Eres un hombre? — ¡Claro! -— ¿Y tienes alma tú?


——Segun Platón, no sé, pero supongo yo que si.

Alexis, en el Olz'mpz'odoro:

—Mi cuerpo, que es mortal, ya casi seco está,


mientras que lo inmortal al aire se elevó.
—¿No es eso de la escuela de Platón?

Y en el Parász'to:

o andar sutilizando a solas con Platón.

También lo embroma Anáxilas en el Botrz'lz'ón, la Cz'rce y Las ricas.


(29) Aristipo, en el libro tercero De la lujuria antigua, afirma que se ena-
moró de cierto joven llamado Aster, que estudiaba astronomía con él, asi como del
mencionado Dión (algunos dicen que también de Fedro), y que quedan manifies-
tos esos amores suyos en los epigramas que les dedicó:

Los astros estás mirando, mi Aster: ¡Ay, quien pudiera


ser ese cielo y con mil ojos a ti contemplarte!

Y otro:

Aster, lucero del alba fuiste tú entre los vivos.


Muerto ya efundes tu luz, Héspero, por los difuntos.

(30) Y a Dión dedicó éste:

Lágrimas les tenían tramadas las Moiras a Hécabe


y a las mujeres de Ilión desde que vieran la luz.
Pero en ti, oh Dión, por tus bellas y victoriosas
obras, la divinidad vasta esperanza alentó.
Ahora en tu tierra anchurosa descansas, honor de tu gente,
tú que de loco amor mi alma incendiaste, Dión.

Este incluso está inscrito, según se cuenta, en su tumba en Slracusa.


(31) Además se cuenta que, habiéndose enamorado de Alex1s y de Pedro,
COmo decíamos, compuso este poema:
126 L¿bro UI

Ahora, por sólo haberlo yo dicho que Alexis es guapo,


todos mirándolo están, dándose vuelta al pasar.
Mi alma, ¿qué muestras el hueso a los perros, si luego lamentos
te traerá? ¿No hemos ya a Fedro perdido así?

Fue suya también Arqueanasa, para la que compuso este epigrama:

Mía es Arqueanasa la de Colofón, cortesana


que entre arrugas aún guarda violenta pasión.
Ay de los que en la flor de la vida la habéis conocido,
¡por qué incendios de amor ella os haría pasar!

(32) Y a Agatón le dedicó éste:

Cuando besé a Agatón, yo tenía mi alma en los labios:


vino la pobre infeliz como a pasarse a él.

Y otro:

Una manzana te lanzo, y tú, si de veras me quieres,


toma, y a cambio la flor dame de tu doncellez.
Y aunque a mí me desdeñes, tú guarda lo mismo ese fruto,
mira la juventud, piensa cuán pronto se va.

Y otro:

Una manzana soy yo que te arroja un enamorado.


Jantipa, dime que sí: poco duramos yo y tú.

(33) Se cuenta que es suyo también el epigrama a los prisioneros erétricos:

Somos de Eubea, del pueblo erétrico. Cerca de Susa


descansamos, ¡ay! ¡Qué lejos de nuestra tierra!

Y éste:

Cipris les dice a las Musas: “Mis niñas, honrad a Afrodita.


De Eros las armas, si no, pronto las vais a sentir”.
Responden las Musas a Cipris: “¡Cuéntale el cuento a tu Ares!
No por nosotras, no, vuela el niñito aquel”.
Platón 127

Y otro:

Oro hallo uno y dejó una soga; luego otro el oro


no encontro que dejó y con la soga se ahorcó.

(34) P01” 10 demás, Molón, que lo odiaba, dijo: “Lo asombroso no es que
DÍOHÍSÍO €3té en COYÍHIO, sino que Platón estuviera en Sicilia”. Parece que tampo-
co Jenofonte le tenía mucho aprecio; a lo menos escribieron, como si estuviesen ri-
valizando uno con el otro, obras parecidas: un Banquete, una Defensa de Sócrates,
unos recuerdos morales; luego el uno escribió su República, y el otro su Educación
de Ciro; y por cierto que en las Leyes dice Platón que esa educación es pura fic-
ción, pues no era tal el carácter de Ciro. Ambos recuerdan a Sócrates, pero nunca
se mencionan el uno al otro, excepto Jenofonte a Platón, en el libro tercero de los
Recuerdos.
(35) Se cuenta que también Antístenes, queriendo dar lectura a alguno de
sus escritos, le pidió que asistiera; y preguntándole Platón qué iba a leer, dijo que
trataría acerca de que es imposible contradecir. Diciéndole aquél: “Y entonces,
¿cómo puedes escribir tú sobre eso?”, y enseñándole que se refutaba a sí mismo,
escribió Antístenes un diálogo contra Platón titulado Salón, a raíz de lo cual pasa-
ron el resto de sus Vidas enemistados uno con otro. Se dice también que Sócrates,
tras escuchar a Platón leyendo el Lz'sz's, dijo: “¡Por Heracles, cuántas mentiras dice
de mí ese jovencito! ”. Pues no pocas cosas escribió ese hombre que Sócrates nun-
ca dijo.
(36) Y andaba reñido Platón también con Aristipo: así, en Acerca del alma
lo denigra diciendo que no estaba presente al morir Sócrates, sino que se hallaba
en Egina, que está muy cerca. También a Ésquines le guardaba cierto rencor, según
dicen, ya que también él gozaba de la estima de Dionisio; y cuando fue <a Sicilia>,
empujado por la penuria, Platón lo trató con desdén, mientras que Aristipo lo re-
comendó. Y los razonamientos que pone en boca de Critón, aconsejando <a Só-
crates> en la prisión acerca de la huida, dice Idomeneo que son de Esquines, y que
Platón los puso en boca de aquél por la malquerencia que le tenía a éste.
(37) De sí mismo Platón no hace mención en ningún lugar de sus escritos,
eXCGpto en Acerca del aíma y en la Apologz'a. Dice Aristóteles que la forma de sus
razonamientos está a medio camino entre la poesía y la prosa. De él dice Favorino
en algún lugar que fue el único que permaneció junto a Platón cuando éste dio lec-
tura a su libro Acerca del alma, y que todos los demás se habían levantado. Algu-
nos afirman que Filipo de Opunte puso en limpio las Leyes, .que se hallaban en es-
tado de borrador; y de él dicen que es también la Epz’aomzs. Euforlon y Panec10
decían que el principio de la República fue encontrado rebecho varias vecCSïde la
República dice Aristóxeno que está casi toda entera escrita en las Antzlogzas de
Libro 1]]
128 . u,

tïia
Protágoras, (38) Big—[93 que primero escribió el Pedro, y lo Cierto :1: qdue el
tiene algo de pue-ril. Dicearco incluso tilda de vulgar su entero mg) . e :SCl‘l lr.
De Platón, por cierto, se cuenta que, Viendo a uno que estal a (¡ju-galïlp a los
dados, se lo afeó; y como aquél le dijera que era por poca cosa, de 110. ero la
costumbre no es poca cosa”. Preguntado si de él quedarlan recuer los como de ¡Sus
predecesores, respondió: “Primero hay que hacerse un nombre; uego vendra 1,0
demás”. Una vez que lo visitó Jenócrates, le dijo que azotara a su esclavo, pue: el
mismo no podía, por estar enojado. (39) Incluso dIJO a uno de sus esclavos: Te
daría de azotes, si no estuviera enojado”.
Montado una vez a caballo, al punto desmontó, diciendo temer que se le su-
biesen a la cabeza los aires de caballero. A los ebrios les aconsejaba mirarse en el
espejo, pues así se abstendrían de semejante indecencia. Decía que beber hasta
embriagarse nunca es decente, salvo en las fiestas del dios que nos dio el vino.
También el mucho dormir lo repugnaba; pues en las Leyes dice: “El que duerme
nada vale”. Decía que lo más dulce de escuchar es la verdad; o, según otros, que
decir la verdad es más dulce que escucharla. Acerca de la verdad dice en las Leyes;
(40) “Cosa hermosa es la verdad, oh forastero, y duradera; pero parece que no es
fácil conseguir que sea creída”. Por lo demás, deseaba dejar un recuerdo de sí, en
los amigos o en los libros; y lo más a menudo se mantenía apartado, según dicen
algunos.
Murió del modo que decíamos, en el decimotercer año del reinado de Filipo
—-según dice Favorino en el libro tercero de los Recuerdos—,
de quien recibió
también los honores fúnebres, según afirma Teopom
po. Mironiano, en los Seme-
jantes, dice que Filón menciona unos proverbi
os ac erca de los piojos de Platón,
como 51 hubiese muerto él de esa manera. Fue enterrad
o en la Academia, donde
habla pasado la mayor parte del tiempo filosofando,
(41) por lo cual se denomina
tamblén académica la escuela que a él se remonta
. Fue acompañado por toda la
gente del lugar, habiendo testado de est
e modo:

Estes cosas deja Platón y dispone


: la finca de Ifi'stz'ades, que linda
sep’tentrzon con el mmzno que znene de! por
santua rio de Cefisz'a , por noto con 6’]
rec
t tzntdo sac
F ro de Heracl¿’3 dá ¡fl'Sl‘l'ddEL por levante con
ra o e rearros, y por la beredad de Arquás'
ponzente con la de Fz'lz'po de Colz'das; y no
sea permití-
tro de lo poszb. le. í42) Y la fzn. cn , alimento el Ioven, de”
de Irész'das, que compré a Calírnnc
o, y que
eredad de Eurnnedonte de Mz'rrz'nunte
con la de Demóstrato de ]z' , P07 ”0to
.
nnnte, y por ponze
Pete’ Po r lev ante con la de E r 'm ' nte de Mz' rfï'I
nte con el r ' u .z Una
0_ Cefïso. Tres ¡ninas de plata edofz'ala de Plá“
Platón
129

Tal fue, pues, su testamen


to. En su tumba se ins
primero:

Yace aqut el llno Arlstocles


, que entre mortales
por sensatez descollo y por su
justo vivir.
S1 alguno entre todos por sabio alaban
za a granel merecía,
el sera el que más, sin concitar malque
rer.
(44) El segundo:

La tierra en su seno este cuerpo escondió de Platón, mas el alma


entre felices feliz,
i

rango detenta inmortal


de él, de Aristón el retoño, a quien por más lejos que moren
honran los hombres de bien: vida divina vio él.

Y otro más reciente:

-—Águila, dime, ¿a qué vas cerniéndote sobre esta tumba?


Dime, tú, ¿de qué dios ves la estrellada mansmn?
-—Del anima soy de Platón, que al Olimpo volo, el retrato:
guarda su cuerpo la tierra áttca que lo alumbro.

(45) También hay uno nuestro, que es como sigue:

Si Febo no hubiese nunca engendrado a Platón en la Hélade,


¿cómo con letras pudiera almas de hombres sanar?
pos
Y es que su hijo Asclepio es médico, el que los CÏr
cura, igual que Platón cura el alma Inmort .
Y Otto, sobre cómo mur
ió:

tóln y33216536L
Febo engendró para bien del mortal a Pla
a éste, a que al cuerpo salud dlera, a as
s gano" la Ci' udad 322:n“.día
DeSde un festejo de boda
ó sobre la tierra
Para sí mismo fund
13° Lz'bmm

Éstos eran, pues, los epigramas.


(46) Y fueron discípulos suyos Espeusipo de Atenas, Jenócrates de Calce.
donia, Aristóteles de Estagira, Filipo de Opunte, Hestieo de Perinto, Dión de Sira_
cusa, Amiclas de Heraclea, Erasto y Corisco de Escépside, Timolao de Cícico, Eve—
ón de Lámpsaco, Pitón y Heraclides de Eno, Hipótales y Calipo de Atenas,
Demetrio de Anfípolis, Heraclides del Ponto y muchos otros, entre ellos también
dos mujeres: Lastenía de Mantinea y Axiótea de Fliunte, que incluso vestía pren—
das varoniles, como dice Dicearco. Algunos afirman que también Teofrasto lo oyó;
y Cameleonte dice que también el orador Hipérides y Licurgo, y lo mismo refiere
Polemón. Y también Demóstenes, (47) dice Sabino, citando a Mnesístrato de
Taso, en el libro cuarto de los Materiales de ejercicio, y es verosímil.

7': 3': 7':

Y para ti, que eres digna amiga de Platón y más que nadie te afanas por examinar
las enseñanzas del filósofo, juzgué necesario esbozar también la naturaleza de sus
razonamientos, el orden de sus diálogos y el método del razonamiento inductivo,
del modo más elemental y sumario que pueda, para que no vayan a faltar tampoco
sus enseñanzas en esta recopilación acerca de su vida: pues sería llevar, como di-
cen, lechuzas a Atenas, si tuviera que explicarte a ti los pormenores.

7k 72' 7%

Lo que son diálogos, de cierto que se cuenta que por primera vez los escribió Ze-
nón de Elea; (48) aunque Aristóteles, en el primer libro De los poetas, afirma que
fue Alexámeno de Estira o de Teo, según dice Favorino en los Recuerdos. A mí me
parece que Platón, al haber perfeccionado la forma, con justeza debe llevarse la
palma, así como de la belleza, así también de la invención. Un diálogo es un razo-
namiento que consta de preguntas y respuestas acerca de alguna cuestión filosófica
o política, con la debida caracterización de los personajes participantes y de la
construcción en estilo directo. Dialéctica es el arte de los razonamientos, por me—
dio del cual refutamos o demostramos algo a partir de las preguntas y respuestas
de los interlocutores.
(49) Del diálogo platónico hay dos tipos principales: el expositivo y el in-
quisitivo. El expositivo se divide a su vez en otros dos tipos, el teórico y el prácti-
CO; y de éstos, el teórico, en el físico y el lógico, y el práctico, en el ético y el políti—
co. Y también del diálogo inquisitivo son dos los tipos principales, el gimnástico Y
el agonístico; del gimnástico, el mayéutico y el tentativo, y del agonístico, el demOS'
trativo y el refutatorio. Y no se nos oculta que algunos afirman que los dialogoS 5€
dividen de otra manera, (50) pues dicen que unos son dramáticos, otros narrativos
13 l
Platón

Y otros mIXtOS; pero es que éSÏOS le Ponen nombres a la distinción de los diálogos
más bien alo teatrero que a lo filósofo.
Y [619180 CS que son unos del tipo físico, como el Tz'meo; del lógico, el Políti—
c0, El (Eran/0, el Parmemdeg Y el Sofísta; del ético, la Defensa de Sócrates, el Crz'tón,
el Fedon, el Pedro Y el. Banquete, el Menéxeno, Clz'tofonte, las Cartas, el Fz'lebo, Hí-
parco Y 105 fimontes "04185; del político, la República y las Leyes, el Minos, Epíno—
mii y el Atlantzco; (51) del mayéutico, los Alcz'bzízdes, el Teager, Lísz'r y Laques; del
tentativo, Eutífrón, Menón, Ión, Cármz'des y Teeteto; del demostrativo, como el Pro-
tágoras, y del refutatorio, el Eutz'demo, Gorgzas y los dos Hípica. Acerca del diálogo,
de qué es y cuáles son sus diferencias, bástenos, pues, con lo dicho.
Y como hay mucha disputa, y unos dicen que Platón dogmatiza, los otros
que no, vamos pues a tratar también de eso. De por sí, el dogmatizar es establecer
dogmas, como el legislar es establecer leyes; y dogmas se llaman ambas cosas, lo
opinado y la opinión misma. (52) De éstas, lo opinado es una proposición, y la
opinión, una suposición. Y lo cierto es que Platón, acerca de las creencias que ha
hecho suyas, se manifiesta con toda claridad, refuta las falsas, y acerca de las incier-
tas suspende el juicio. Acerca de las que a él mismo le parecen ciertas, se manifies-
ta por medio de cuatro personajes: Sócrates, Timeo, el forastero de Atenas y el fo-
rastero de Elea; y los forasteros no son, como algunos suponen, Platón y
Parménides, sino personajes ficticios y sin nombre, ya que también cuando hace
hablar a Sócrates o a Timeo, Platón está dogmatizando. En cuanto a las creencias
falsas, introduce a personajes que van siendo refutados, como Trasímaco, Cálicles
y Polo, Gorgias y Protágoras, o Hipias, Eutidemo y otros parecidos.
AS 5 os (53) Al componer las demostraciones, las más de las veces se sirve del
I modo de la inducción, y no de un solo modo, sino de dos. Pues la inducción es un
razonamiento que, por medio de algunas cosas verdaderas, infiere debidamente
(Wero lo que les es semejante. Hay dos modos de inducción, uno por
oposición y otro por consecuencia. El modo por oposición es aquel por el cual al
interrogado de toda respuesta le resultará por consecuencia lo opuesto; por ejem-
plo: “Mi padre o bien es otro que el tuyo o bien es el mismo. Ahora bien, si tu pa-
dre es otro distinto del mío, siendo distinto de un padre, no puede ser que sea pa-
dre; y si es el mismo que mi padre, siendo el mismo que ”ii padre, será m1 padre”.
(54) O bien: “Si el hombre no es viviente, habrá de ser piedra o madera. Pero no
es Piedra ni madera, ya que está animado y se mueve POI’ Sí mismo: por tanto,'es V1”
Viena; Y si es viviente, y viviente es también el perro Y el buey, el hombre, 5’16q
VÍViente, habrá de ser también perro Y buey ”- ESIC 65’ pues, el modo de induccion
por Oposición y por incompatibilidad, del que se serv13’ no para dogmatlzar, 8a
para refutar.
uno, el que demuestra lo
El modo de inducción por consecuencia es dob le:
pal'tÍCular que es objeto de indagación por medio de lo particular; y otro, el que
132
Libro III

asienta lo universal por medio de los casos particulares. ’El PïlmÉI‘O es r‘ÉïQTlCO, el
segundo dialéctico. Por ejemplo, en el primer modo se 1ndaga sr tal 1nd1v1duo ha
cometido un homicidio: la demostración es que ha sido hallado por aquel ÜÉmPO
manchado de sangre. (55) Este modo de inducción es retórico, porque también la
retórica tiene por objeto lo particular y no lo universal, ya que no 1ndaga acerca de
lo justo en sí mismo, sino acerca de lo que es justo en cada caso particular. El OÏI’O
es dialéctico, por haberse previamente demostrado lo universal ponmedlo de los
casos particulares. Por ejemplo, se indaga si el alma es inmortal y Sl los. v1v1entes
vienen de los muertos, como se demuestra en Acerca del alma por medio de una
proposición universal, la de que los contrarios provienen de los contrarios. Pero
esa proposición universal misma se establece a partir de ciertos casos particulares:
por ejemplo, que el dormir procede del estar despierto y viceversa, y lo más grande
de lo más pequeño y viceversa. De este modo se servía para establecer lo que a él
mismo le parecía cierto. .. g _
(56) Así como antaño en la tragedia sólo actuaba el coro, luego Tespis dio
en la ocurrencia de introducir un actor, para dejarle algún descanso al coro, Esqui-
lo añadió al segundo y Sófocles al tercero, y con ello dio acabamiento cabal a la
tragedia, así también el discurso de la filosofía fue primero de una sola forma
,
como es el físico; en segun-do lugar, Sócrates añadió el ético, y, tercero,
Platón el
dialéctico, dando así a la filosofía su forma madura. Trásilo dic
e que incluso publi-
caba los diálogos a la manera de la tetralogía trágica, así com
o los poetas trágicos
competían con cuatro dramas —en las Dionisias, las Lene
as, las Panateneas y la
Fiesta de las Ollas—, de los cuales el c uarto era un
drama satírico; y esos cuatro
dramas se llamaban tetralogía.
(57) Ahora bien ——dice——, todos sus diálogos
auténticos son cincuenta y
seis, estando d1v1d1da la República en diez libros (de
la que dice Favorino en el li-
bro segundo de la Hz'storza varía que se encuentra casi toda entera
de Protágoras) y las Leyes en doce. Y las en las Antílogz'as
tetralogías son nueve, ocupando la Repú—
blica el lugar de un solo libro y de uno solo tam
bién las Leyes. Así pues, como pri-
ha de ser la vida del filósofo. Y em
plea títulos dobl es para cada uno de
uno por nombre propio y otro por el los libros,
asunto.
., (58) Esa tetralogía, que es la primera
, la encabeza Eutzfrón 0 de la piedad:
el dialogo es tentatlvo; segundo, Defensa de
Sócrate
que se alebe hacer, etl
, . , S, ético; tercero, Crz'tón 0 de [o
co; y cuarto, Fedon o acerca del alm
a ético
3 o

tico o dela reaZeza, lógico.


La tercera encabeza Parm e'm'des o de
las ideas ló ' . * 'ti—
co; El banquete o acerca de! bien , ’ glco, lebo 0 d?! placer, e
etlco; Pe dro 0 del amor, ético.
PMO” 133

(59) La cuarta encabeza Alcibiades


o de la naturaleza del ¡nombre mayéuti-
c0; Alabzades'segundo o de la plegaria, may
I I

eutico; Hiparco o el avaricioso, ético;


'
I

Los amantes rivales o de la filosofia, ético.


La quinta encabeza Téages o de la
1910501921, mayéutico; Ca'rnu'des o de la sen-
satez, tentativo; Laques o de la bombría’ mayeutlco; Lisis
o de la amistad, mayéu-
tico.
La sexta encabeza Eutidemo o el discutid
o r, refutatorio; Prota'goras o los so-
fistas, demostrativo; Gorgias o de la retórica, refutatorio; Menón
o de la virtud, ten-
tativo.
(60) La séptima encabezan los dos Hipias ( Primero o de lo bello,
y Segun-
do o de lo falso), refutatorios; Ión o de la Ilíada, tent ativo; Menéxeno o la oración
fu-
nebre, ético.
La octava encabeza Clitofonte o Protréptieo, ético; La Republica o de lo justo,
político; Timeo o de la naturaleza, físico; y Criaas o Atlántico, ético.
La novena encabeza Minos o de la ley, político; Las Leyes o de la legislación,
político; Epinomis o el consejo nocturno, o el Filósofo, político; (61) trece Cartas,
éticas (en las que escribía: “ ¡Bienandanza! ”, como Epicuro solía escribir: “A vivir
bien”, y Cleón: “Salud”): a Aristodoro, una; a Arquitas, dos; a Dionisio, cuatro; a
Hermías, Erasto y Corisco, una; a Leodamante, una; a Dión, una; a Perdicas, una;
y alos allegados de Dión, dos. Así los dividen, pues, Trásilo y algunos otros.
Algunos, en cambio, entre los cuales está también Aristófanes el Gramático,
fuerzan los diálogos en trilogías, y como primera ponen la que comprende la Repú-
blica, el Tz'nzeo y el Criaas; segunda, El Sofista, El Politico y Cra'tilo; (62) tercera,
Las Leyes, Minos y Epinomis; cuarta, Teeteto, Eutzfrón y Defensa de Sócrates; quin-
ta, Critón, Fedón, Cartas; y el resto uno por uno, desordenadamente. Luego empie-
zan unos, como decíamos, por la Republica, otros por el Ala'biades mayor, y otros,
por el Te'ages; algunos otros por el Euttfrón, otros por el Clitofonte; hay quien em-
pieza por el Timeo, y quien por el Pedro, otros por el Teeteto, y muchos hacen el
comienzo con la Defensa de Sócrates. Por espurios se tienen unánimemente, entre
los diálogos, Midón o el criador de caballos, Erixias o Eresistrato, Alción, los diálo-
gos sin encabezamiento, Sistfo, Axioco, Los feacios, Demódoco, La golondrina, El
séptimo dia y Epnné'nides; de entre los cuales el Alcio'n parece ser de un tal Leonte,
según dice Favorino en el libro quinto de los Recuerdos. _
(63) Se servía de variopintas palabras para que su obra no fuese demana-
do asequible a las entendederas de los incultos. De un modo peculianstmo COHSl-
dera que ‘sabiduría’ es el conocimiento de las cosas inteligibles y que de veras son
lo que son, el cual dice que es acerca de la divinidad y el alma separada del cuerpo.
De manera peculiar llama ‘sabiduría’ también a la filosofia, Slendo estIa’el deseo de
la sabiduría divina. En sentido corriente, en cambio, llama ‘sabldurla tambien a
toda pericia, como cuando llama ‘sabio’ al artesano. También emplea los mismos
134
Libro III

vocablos con significados diferentes: a51, por ejemplo, dice vulgar (ein Iell sentlldo de
a 0 C ’ o

‘sencillo’, como figura también en el Lz'cz'mm'o de Eurlpldes, acerca e erac es:

Sencillo y vulgar, bueno a más no poder,


en el obrar toda su sabiduría
tiene, no hollada por vana charla.

(64) Pero a veces Platón emplea esa palabra también con la acepción de
‘malo’, y otras veces incluso en el sentido de lo que es ‘poca cosa’. Y muchas veces
emplea también vocablos diferentes con el mismo significado: así, la idea la deno-
mina también ‘forma’, ‘género’, ‘modelo’, ‘principio’ y ‘causa’. Incluso emplea vo-
ces contrarias para hablar de lo mismo: así, lo sensible lo llama ‘lo que es’ y ‘lo que
no es’: ‘lo que es’ porque es lo suyo el hacerse, ‘lo que no es’ por su continua mu-
danza; y la idea la llama ni móvil ni quieta, y a lo mismo tanto uno como mucho
s; y
lo mismo acostumbra hacer también en muchos otros casos.
(65) La interpretación de sus razonamientos es triple: primero, hay
que
explicar qué es cada una de las cosas que se dicen; luego, con qué
propósito está
dicho, si en sentido propio o a modo de imagen, y si para esta
blecimiento de doc-
trinas o para refutación del interlocutor; y tercero, si está
dicho rectamente.
Como a sus libros se les añaden por los márgenes
algunos signos, vamos a
decir algo también acerca de éstos. La letra jz' se emp
lea para las expresiones, las fi-
guras y, en general, el uso platónico; (66) la dzp
lé para las doctrinas y las opiniones
de Platón; la jz' puntada para los pasos selectos
y las bellezas de la escritura; la dzplé
puntada para las correcciones de algunos; el óbe
lo puntado para las atétesis infun-
dadas; la antisigma puntada para las repetic
iones y las trasposiciones de lo escrito;
el ceraum'o para la tendencia de la filosofía; el
asterisco para la concordancia de los
dogmas; el óbelo para la atétesis. Estos
son, pues, los signos y tantos los libros,
los

aritmético, mientras que el


del _ alie n t0 rep '
artido P01“ doqu1e
' ,
rac1onal esta asentada en la ca que es semoviente y tripartita
_ , be za, l a corajuda en el cora : su parte
centra en el ombligo y el hig ado. zón , l a osa SC C on-
(68) Contiene el cuerpo de y dese
compone de los elemen sd e el centro pasando or tod
tos. Dividida segú o en círculo, Y se
n intervalos armóni
p cos, forma dos círculoS
ltón 135
P0

entrelazados, delos cuales el Clrculo interior, partido seis veces, forma en total siete
ClI'CulOS. Este ultimo se mueve en dlrección de la diagonal por dentro hacia la izquier-
da, y el otro Siguiendo Iel lado hacia la derecha. Por eso es éste el que domina; pues el
otro ha quedado lldldO por dentro. Y uno es de lo Mismo, los otros de lo Otro; es
dec1r, el mov1m1ento del alma es el del Todo y las traslaciones de los planetas.
(69) Estando así la partición desde el centro ajustada al alma por los ex-
tremos, ella conoce las cosas que son y las armoniza, por tener en sí los elementos
según armonía. Y SE da el parecer según el círculo delo Otro, estando éste en recta
condición, el conocimiento, en cambio, según el círculo de lo Mismo.
Proclamaba dos principios de todas las cosas, la materia y el dios, al que de-
clara también inteligencia y causa. Y es la materia de lo más informe y sin cualidad,
de la cual se hacen los compuestos. Como ésta iba moviéndose por entonces sin
orden ni concierto ——-dice———, el dios la reunió en un solo lugar, considerando que
el orden es mejor que el desorden. (70) Y se trocó esa sustancia en los cuatro ele-
mentos: fuego, agua, aire y tierra, de los cuales se hizo el mundo mismo y las cosas
que hay en él. Dice que sólo la tierra es inmutable, creyendo que la causa es la dife-
rencia de las figuras de las que constan. Pues dice que las figuras de los otros ele-
mentos son del mismo género, ya que todos ellos constan de una sola, el triángulo
escaleno, mientras que la figura de la tierra es propia y peculiar de ella: y es que el
elemento del fuego es la pirámide, el del aire el octaedro, el del agua el icosaedro,
pero el de la tierra el cubo; por lo cual ni la tierra se transforma en los otros ele-
mentos, ni éstos en tierra.
(71) No están separados en sus lugares propios cada uno, porque el movi-
miento circular, al comprimirlos y reunirlos en el centro, junta los pequeños y se-
para los grandes; por lo cual las formas al trasmutarse mudan asimismo de lugar.
El mundo es uno solo y engendrado, ya que ha sido dispuesto como sensible
por el dios; y está animado, porque lo animado es mejor que lo inanimado, y este
mundo se supone que es obra de la mejor causa. Y ha sido dispuesto como uno
solo y no infinitos, porque también era uno solo el modelo a partir del cual lo la-
que lo engendró: pues
bl'Ó; (72) y como esférico, por tener tal figura también el
aquél contiene a los otros vivientes, y éste las figuras de todos. Es liso y no tiene
Ade-
Ningún órgano en su circunferencia, por no tener ninguna necesidad de ellos.
más permanece también incorruptible el mundo, por no poder disolverse en el
dios. Y que de la génesis entera es causa el dios, porque el bien es por naturaleza
benefactor, y la causa de la génesis del cielo es <......>; pues de la mas hermosa de
las cosas engendradas es causa la mejor de las cosas intellglbles: A51 que, dado que
tal es el dios, y que el cielo es semejante a lo mejor, Siendo lo mas hermoso, no pue-
de ser semejante a ninguna de las cosas engendradas, smo al dios.
, para que
(73) Y consta el mundo de fuego, agua, aire y tierra: de fuego
sea visible; de tierra, para que sea sólido; de agua y aire, para que sea proporciona—
Libro HI
136

do (pues las potencias de los sólidos son proporcionales entre sí por via de dos tér-
minos medios, de modo que se haga uno el Todo); y de tOdOS 61108, a fm de que sea
perfecto e incorruptible. _
Que el tiempo se hizo como imagen de lo eterno, que Slempfre permanece,
mientras que la traslación del cielo es el tiempo; pues la noche, el dia, el mes y to-
das esas cosas son partes del tiempo. Por lo cual justamente sm la realidad de]
mundo no puede haber tiempo, pues van juntos el que haya mundo y el t1empo.
(74) Que para la génesis del tiempo se hicieron el Sol, la Luna y los plane-
tas. Y para que fuera del todo evidente el número de las estaciones y los vivientes
participasen del número, encendió el dios la luz del Sol. Y está en el círculo sobre
la Tierra la Luna, en el siguiente el Sol, y en los de más arriba los planetas, anima-
dos enteramente, porque la traslación está vinculada a lo animado. Y para que el
mundo acabara de hacerse semejante a lo animado inteligible, se hicieron los otros
vivientes; pues como aquél los tiene, debe tenerlos también el cielo. Por tanto, tie-
ne dioses, que son mayormente ígneos; y son de tres géneros los otros: alado, acuá-
tico y terrestre.
(75) Que la Tierra es el más antiguo de los dioses que hay en el cielo; que
se hizo para que por obra suya se hicieran la noche y el día; y que, estando en el
centro, se mueve alrededor del centro. Y como las causas son dos —dice——, hay
que afirmar que unas cosas son debidas al intelecto y otras a una causa necesaria.
Estas son el aire, el fuego, la tierra y el agua, que no son, en rigor, elementos, sino
receptáculos. Estos están compuestos de los triángulos y se disuelven en ellos; sus
elementos son el triángulo escaleno y el isósceles.
(76) Principios y causas son, pues, los dos susodichos: uno, el mode
lo, el
dios, y <el receptáculo>, la materia, el cual es forzoso que sea informe, como suce-
de también con los otros receptáculos, y es causa de esas cosas por
necesidad, pues
al recibir de alguna manera las ideas, engendra las sustancias; y debido a la dispar
i-
dad de la fuerza, se mueve y, al moverse, mueve en sentido contr
ario a las cosas
por él engendradas. Estas primero se movían
sin orden ni razón, pero desde que
empezaron a constituir el mundo, por obra del dios
se volvieron, hasta donde Pu'
dieran, proporcionadas y ordenadas.
(77) Las causas estaban ya ahí, en número de dos, antes de
hacerse el Cie'
lo,yl a tercera la génesis, <y también las fuerzas
o potencias de los elementos,>
pero no eran manifiestas, sino meras huellas
y sin orden; pero desde que Se hizo el
mun do, adquirieron un orden también ellas. Y
de todos los cuerpos que hay Se
hizo el cielo.
Y le pare.ce que el
. dios, como también el alma, es incorpóreo: pues así resul'
ta ser del todo 1nasequ1ble a la corrupción y a los padecim
ientos. Las ideas Supone
que son, como ya dec1amos, ciertas causas y principios de
que las cosas constitul'
das por naturaleza sean tal como son.
Platón
13 7

(73) Acerca ' , . .


semejante al dios. LadÏÍrlqdbeÏesf'y ¡los males deqa lo srgurente. El fin es hacerse
unos instrum su 1c1ente para alcanzar la felrcrdad, pero requiere
. entos, que son las ventajas del cuerpo —vigor salud a ud
d l
sentidos y semejantes—- y las externas, como la ri ueza el, b
i g' e23 e (is
buena , reputación; aunque el sabio no será me
, nos (El 1C h oso
i cuando
nen naClmle
estas lento y a
falten.
Ademas, tomara parte en los asuntos de la ciudad, se casará y no transg
redirá las
leyes Vlgentes; Y dentro de lo que pueda, dará también leyes a su patria, a menos
que vea de todo punto sin remedio sus asuntos, abundando en demasía el desa-
cuerdo entre el pueblo.
(79) Cree que los dioses miran por los asuntos humanos, y que hay espíri-
tus; y fue el primero en proclamar que el concepto de lo bello comprende lo loa-
ble, lo razonable, lo útil, lo conveniente y lo adecuado; todo lo cual está compren-
dido en lo que sigue a la naturaleza y está de acuerdo con ella. Discurrió también
sobre la rectitud de los nombres; así que fue también el primero en dar a conocer
la ciencia del preguntar y responder rectamente, sirviéndose de ella hasta la sacie-
dad. En los diálogos, suponía que la justicia es ley del dios, como siendo más pode-
rosa para inducir a obrar justamente: no vaya a ser que aún después de muerto se
hayan de sufrir castigos por malhechor.
(80) De ahí que a algunos les parezca demasiado fabulista, entremezclan-
do en sus escritos semejantes cuentos a fin de que, por lo incierto que es lo que hay
después de la muerte, así la gente se abstuviera de obras injustas. Y estas eran,
pues, sus opiniones.

,
Luego dividía —dice Aristóteles— las cosas de este modo.
: asr, por
De los bienes, unos están en el alma, otros en el cuerpo, otros fuera
rdas estan
ejemplo la justicia, la sensatez, la hombría, la moderación y otras parec
, en el cuerpo; mien-

en el alma- la belleza, la buena constitución, la salud y el vigor


entre los bienes ex-
tras ue los ami os el bienestar de la patria y la rique. za están
q g ’ tres especres: los del alma, los del cuerpo
temos. (81) De los bienes hay, por tanto,
. '
Y los externos.
otra socral y otra hOSpltala-
De la amistad hay tres especies: una es natural,
a su, progenie y
l’Ía. Natural llamamos, por ejemplo, la que los progenitores tienen
los parientes unos a otros; de éstas les toca su parte tambien a los demas v1v1entes.
Llamamos social la que nace de la convrvencra y en nada atane al parentesco,
que, por recomenda-
Como la de Pílades y Orestes. La amistad hospitalaria es la
espe-
Ción 0 por cartas, se traba con los huéspedee. De la amlstacl, por tanto, una
cie es natural, otra social y otra hospitalaria; y algunos anaden como cuarta la
amorosa.
Libro III
138

s: pues uno es el democrático,


(82) Del régimen político hay cinco especie ni-
o el aris tocráti co, el terc ero el olig árq uico, el cuarto el real y el quinto el tirá
otr manda la multitud y elige
es en las que
co. Así, hay democracia en aquellas ciudad
aristocracia ahí donde no mandan ni
por sí misma las autoridades y las leyes. Hay an los mejores de la
pobres ni los hombres ilustres, sino que gobiern
los ricos ni los
ad. Hay olig arq uía cua ndo las auto rida des se eligen en razón de las rentas,
ciud
que los rico s son me nos que los pob res. La realeza puede ser por ley o por
puesto
que es venal; (83) las de Esparta y
linaje: la de Cartago, por ejemplo, es por ley, ya
en reyes a los de cierto linaje. Hay
Macedonia, en cambio, son por linaje, pues hac
os a la fuerza son dominados por
tiranía ahí donde hombres engañados u obligad
por tanto, la democracia, la aristocra-
alguien. Las formas del régimen politico son,
cia, la oligarquía, la realeza y la tiranía.
con los dioses, otra para
De la justicia hay tres especies: una de ellas es para
to, los que ofrecen sacrificios
con los hombres, y otra para con los difuntos. En efec
nte, tratan con el debi-
como mandan las leyes y cuidan los santuarios, evident eme
depósitos obran con
do respeto a los dioses; los que devuelven los préstamos y los
lcros, evidentemente, para
justicia para con los hombres; y los que cuidan los sepu
es para con los dio-
con los difuntos. De las especies de la justicia, por tanto, una
ses, otra para con los hombres y otra para con los difuntos.
(84) Las espec1es del saber son tres: uno es práctico, otro productivo y
otro teorico. El saber construir casas o barcos es saber productivo, pues cabe ver la
obra producrda. La polltlca, el arte de tocar la flauta o tañer la cítara y demás cosas
por el estilo son saberes practicos, puesto que no cabe ver ninguna obra producidél
por ellos, y, sm embargo, estan hacrendo algo: pues uno toca la flauta o tañe la cíta-
ra, y el otro ¡hace politica. En cambio, la geometría, la armonía y la astronomía son
saberes teoricos, ya que no hacen ni producen nada, sino que el geómetra observa
como se relacronan entre sr las líneas, el estudioso de armonía, los sonidos, y el 35'
"0,110210, 108 astros y el mundo. De los saberes, por tanto, unos son teóricos, otros
practicos y otros productivos.
' - , . . . - la
(85) De la medicin
la dia
dietética con nósti ca y l aadhay ' - laLafarmaceut
Émco eSPCClesi , ica,.calatrata
farmaceuti qulrurglcav
las enfer
medades, mgd' le prlmeros auxrlios.
-
' -
e icamentos; a ' ' ‘
san a co rta nd o Y qu em an do ; la dlet- tï‘U, C‘1
- QUIÏUI 'gIIC?
ex p ulsa las enferme d a d es mediante el regimen: la di ' ' ' d 1 enfer-
L . d . ,
i ° ' agnostlca,con
medad ! y la de primeros a LIX il'l 05, prestando auxrlio mstan
'
taneo,
,
expulsao ela ¿Olor-
oc1en
as espec1es ela medrcrna son por tant l farmace' utica
‘ '
. ,1 _ , . , . 0, a a la q uirúr8 1ca , la dle“:
' ¡ti'
ca ’ la de rlme
( P) r OS aUXI los y la diagnostica.
ue no Delaleyh a y d os (ll Vlslones.- la una escrita, - Aquefl 3'
por la 86 b - la otra no escrlta.
q s go ernamos en las Ciudades es l ’ dO POr
costumbre se llama ley no escrit ey escrita; la que se ha forma
O pofu
deSHUdpero
l - Pcomo
Plaza o no llevar vestido de mu'era’ la cosas
ues esas ningunanoleyandar
que manda las impide, a
Platón
139

así no las hacemos, porque las im plde la ley no


escrita. En cuanto a la ley, por tan-
to, la hay escrita y noescrita.
políticoEl discurso
s pronun se di
dan '
envíjse '
a: CléllCO clases, de las cuales es unaila que los activistas
_, _ m eas, que se llama discurso polrt1c0' (87) Otra divi-
smn del_ discurso es aquel q ue
_ los ora d 01‘68 escrlben
' ’ ... , .
para la declamac10n ubhca
los rec1tan para alabanza o v1tuperio <defensa> o a ., . . p y
torio. La tercera división del discurso es a uello ClllsaCIOÜ-_ €l genero eS Cl 0ra-
tre ellos:. esa modalidad se llama a por tantoq, particular.
'que OS particu
Otra aresdel
d1v1310n conversan
discursoen-
es
1,3 de qu1enes Coonversan preguntando y respondiendo a las preguntas con brevedad:
este se llama dlscurso dialéctico. La quinta división del discurso es lo que los exper-
tos conversan entre sí acerca de su arte, el cual se llama, por consiguiente, técnico.
El dlscurso, por tanto, puede ser político, oratorio, particular, dialéctico o técnico.
(88) La música se divide en tres clases: una se hace solamente con la boca,
como el canto; la segunda, con la boca y las manos, como el canto acompañado de
la cítara; la tercera, con las manos solamente, como la del tañedor de cítara. De la
música, por tanto, hay la que se hace solamente con la boca, la que se hace con la
boca y las manos y la que se hace con las manos.
La nobleza se divide en cuatro especies: una, cuando los antepasados fueron
distinguidos y justos, de modo que se diga que son nobles también sus descendien-
ma-
tes. Otra, cuando los antepasados habian detentado el poder o ejercido alguna
sados
gistratura, y se llama nobles a sus descendientes; y otra, cuando los antepa
o militar o por las coro-
fueron renombrados, por ejemplo, por sus dotes de mand
también a los descen-
nas que recibieron en las competic1on es deportivas: pues
dientes de éstos los declaramos nobles. (89) Otra ESP"!Cie 5€ da cuando uno mismo
éste se le llama noble, y es ésta 1.a me-
es generoso de alma y magnánimo: también a
C de 10a antepasados dlSÜngm'
Íor de las noblezas. La nobleza, POI‘ tanto, RÉOVÍCÚ uno mismo.
dos, podero sos o ilustres, o bien de la distmc10n de
que es digna de alabanza, como
La belleza se divide en tres clases: una es la
es útil, como un Instrumento, una casa
la hermosura que se presenta ala vista; otra de las leyes, las
: ' ue son b ellas por su utilidad; y otra, la
: 3:22:1 2? que son bel- las por el provecho}; La belleza, por tanto,
cloïtrlïlfrirssa d
la uulldad o por el pïpvec o. _ .1
puede serlo por la alabanza, por y
a se divide en tre s; un a pa rte de e a es ïaálïrga , otr:l leseosa,
(90) El alm
onal es causa Íie e1 erar,d (Í drazonzr,
otra corajuda. De entre éstas, la parte tact sa e eseo e
eosa del a ma es cau
del concebir y de todas esas cosas; la parte des
s camales y todas las. cosas de esa. laya; y la parte cora1uda
Comer, de las a etencia
eza y la rabla. Por tanto, las partes del
del alma lo es dí: la audacia, del gozo, la trist . .
a- . '
alma son la racional, la deseosa y la COI’aJUd
cuatro' , espec1es: una es la, sensal tez, una la 1ust1c1a,
De la virtud perfecta hay tez es causa
otra la valentía y la cuarta la moderac10n. (91) De entre estas, a sensa
140
Libro II]

del recto obrar; la justicia, del obrar justo en los tratos y los convenios; la valentía,
de no cejar ante los peligros y terrores, sino resistir a pie firme; la moderación, de
dominar los deseos y no hacerse esclavo de ningún placer, sino vivir morigerada—
mente. De la virtud, por tanto, una especie es la sensatez, otra la justicia, la tercera
la valentía y la cuarta la moderación.
El poder de gobierno se divide en cinco partes: una que es por ley, una por
naturaleza, una por costumbre, la cuarta por el linaje, y la quinta por fuerza. (92)
Así pues, los que gobiernan en las ciudades, cuando han sido elegidos por los ciu-
dadanos, gobiernan por ley; otros por naturaleza, como los varones, y no sólo en-
tre los hombres, sino también entre los demás vivientes, puesto que poco menos
que en todas partes los machos mandan sobre las hembras. El poder por costum-
bre es como aquel por el cual los preceptores gobiernan a los niños y los maestros
a los discípulos. Y poder por el linaje se llama el que sea tal como aquel por el cual
gobiernan los reyes espartanos, pues la realeza les viene de cierto linaje. También
en Macedonia gobiernan del mismo modo, pues también allí la realeza reside en el
linaje. Otros hay que gobiernan mediante la represión o el engaño, contra la volun-
tad delos ciudadanos: semejante poder se dice que es por fuerza. Poder de gobier-
no, por tanto, lo hay por ley, por naturaleza, por costumbre, por el linaje o por la
fuerza.
(93) Las especies de la oratoria son seis: y es que, cuando exhortan a gue-
rrear y hacer frente contra alguien, se llama a esa especie persuasión; cuando, en
cambio, lo que piden no es guerrear o hacer frente, sino vivir en paz, esa especie es
la disuasión. La tercera especie de oratoria se da cuando alguien declara haber sido
lesionado en sus derechos por otro y lo proclama culpable de muchas maldades:
entonces esa especie se denomina acusación. La cuarta especie de oratoria, cuando
uno proclama no haber perpetrado ningún delito ni haber incurrido en otra inde-
cencia alguna: a esa especie la llaman defensa. (94) La quinta especie de oratoria
se da cuando alguien habla bien de otro y lo proclama hombre de bien: esta espe-
cie se llama alabanza. La sexta especie, cuando uno declara malvado a otro: esa eS-
pecie se llama vituperio. Las especies de la oratoria son, por tanto, la alabanza, el
vituperio, la persuasión, la disuasión, la acusación y la defensa.
El bien decir se divide en cuatro puntos: uno, qué hay que decir; uno, cuán.
to hay que decir; tercero, a qu1énes hay que decírselo, y cuarto, cuándo decirlo. ASÍ
pues, lo que hay que decir es lo que vaya a ser de provecho para el que dice y para
el que escucha; y cuánto hay que decir, ni más ni menos de lo suficiente. (95) Y lo
de a quiénes dec1rselo, cuando uno habla a personas mayores [que hayan cometido
alguna falta), debe ¡emplear las palabras que les correspondan como a personas
mayores; y st a mas jovenes, las que les correspondan como a más jóvenes. Y cuán-
do hay que dec1rlo, nl demaSIado pronto ni demasia
do tarde; y si no uno yerf a y
no dice blen.

Platón _ __,
14 1

Las buenas obras .se dividen en cua


tro, según se hagan con dinero con
el
cuerpo, con 10.8 C0n0c1m1entos 0 con las Palabras. Con dinero, cuando alguien so-
corre al necesrta o procuran o e recurso con el cuerpo hacen el bien unos a
otros cuando acuden en auxilio de los agres;didos y los salvan; (96) y los que edu-
can, curan 0 ensenan algo bueno, obran bien mediante
los conocimientos; y cuan-
do uno acude a un tribunal en defensa de otro y pronuncia algún discu
rso atinado
a su favor, éste obra bien mediante la palabra. Las buenas obras, por
tanto, se ha-
cen con dinero, con el cuerpo, con los conocimientos o con
las palabras.
El fin de las cosas se divide en cuatro especies: primero, tienen
las cosas su
fin por ley, cuando se vota una resolución y la ley la sanciona; por naturaleza tienen
las cosas su fin, como el día, el año o las estaciones. Por arte tienen su fin las cosas,
l"
como la albañilería —pues la casa se acaba de construir— o la construcción naval,
1' h
pues sucede lo mismo con los barcos. (97) Por azar les llega su fin a las cosas cuan-
Sx*‘/
vu\

/\
do salen de otro modo y no tal como uno suponía. El fin de las cosas, por tanto, es
por ley, por naturaleza, por arte o por azar.
oder se divide en cuatro especies: una, lo que podemos hacer mediante
el intelecto como calcular y conjeturar; otra, mediante el cuerpo, como caminar,
dar, ¡y cosas semejantes; tercero, lo que podemos gracias a una masa de sol-
dados o de dinero: por eso se dice que un rey tiene mucho poder; y la cuarta d1v1-
sión del poder es el sufrir y el hacer bien o mal, como podemos, por ejemplo, en-
fermar o ser educados o recobrar la salud y todas las demás cosas-por el estilo: El
poder, por tanto, puede residir en el intelecto, en el cuerpo, en el ejercuo y el dine-
F0, 0 en el hacer y el sufrir.
(98) De la amabilidad hay tres especies: una se da en el saludo, como en
aquellos que a cualquiera que encuentren lo saludan y, ofreCIéndoCIie la diestira, le
dan los buenos días. Otra especie es cuando uno se muestra socorri o con to o 1:;
fortunado. Otra especie de amabilidad es aquella en la cual algunos son amlgosal e
convidar a comer. De las especies de ama
dar, otra por las buenas obras, y otra porbilid
losada por tanlt
conv1tes y O’a alfins-1
1c10n,3e a ÍosPC?"raÍ osS so
u
. . .
Ciales.
la agudeza
La felicidad se divide en cinco partes: una es el buen 1u1c1o, otra
de los sentidos y la salud del cuerpo, la tercera el éxito en las empresas, la cuarta,
o y de
la buena reputación entre los hombres, y la quinta, la abundancra de diner ha-
las cosas útiles para la vida. (99 ) El buen juicio proviene de la educación y de
ber adquirido experiencia de muc has cosas; la agudeza de
los sentidos, de las par-
tes del cuerpo, como cuando uno ye con los ojos, oye con el oído, y con la nariz y
la bOca siente lo que haya que sentlr: CSO
es agudeza de los sentidos. El éxito, cuan-
do alguien ejecuta rectamente los propósitos que debe ejecutar el hombre de pro-
vecho Ha buena reputación CUando se oye hablar bien de uno; y abundancia,
CUando algliiien tiene de las cosas útiles de la Vida tanto que pueda ayudar también
142 Libro 1]]

a los amigos y desempeñar holgadamente un cargo público. El que disfrute de


todo eso, éste es perfectamente feliz. Las partes de la felicidad son, por tanto, el
buen juicio, la agudeza de los sentidos y la salud del cuerpo, el éxito, la buena re-
putación y la abundancia de recursos.
(100) Las artes se dividen en tres: la primera, la segunda y la tercera. La
primera, la minería y la corta de madera; pues son preparatorias. En cambio, la
forja de los metales y la carpintería son artes transformadoras, pues la forja hace
del hierro armas, y la carpintería hace de la madera flautas y liras. La tercera es la
del uso, como el arte ecuestre usa los frenos, el arte militar las armas y la música las
flautas y la lira. Del arte, por tanto, hay tres especies: la primera, la segunda y la
tercera.
(101) El bien se divide en cuatro géneros: en primer lugar, decimos que el
que posee la virtud es propiamente bueno; luego, decimos que son un bien la vir-
tud misma y la justicia; tercero, como los alimentos, los ejercicios convenientes
y
los remedios; y cuarto, decimos que son bienes cosas tales como el arte de los flau-
tisras o de los actores y otros parecidos. Del bien hay, por tanto, cuatro especies:
una es poseer la virtud, otra la virtud misma, la tercera los alimentos y los ejerci-
cios provechosos; y en cuarto lugar, decimos que son bienes el arte del flautista,
del actor o del poeta.
(102) De las cosas que hay, unas son malas, otras buenas, y las demás, ni lo
uno ni lo otro. De éstas, llamamos malas aquellas que pueden dañar siempre, como
la falta de juicio, la insensatez, la injusticia y otras cosas por el estilo; y sus contrarios
son buenos. En cambio, las cosas que a veces pueden ser provechosas y a veces dañi-
nas, como el caminar, el estar sentado y el comer, o las que no pueden en absoluto
traer provecho ni daño alguno, éstas no son, pues, ni buenas ni malas. De las cosas
que hay, por tanto, unas son buenas, otras malas, y las demás ni lo uno ni lo otro.
(103) El buen gobierno se divide en tres: primero, cuando las leyes son
buenas, decimos que hay buen gobierno; segundo, cuando los ciudadanos perma-
necen fieles a las leyes vigentes, decimos que también eso es buen gobierno; y tel"
cero, cuando, no habiendo leyes, conviven dichosos siguiendo sus usos y costum-
bres, declaramos que también eso es buen gobierno. El buen gobierno, por tanto,
consiste, por una parte, en que las leyes sean buenas; por otra, en que los ciudada-
nos permanezcan fieles a las leyes vigentes; y tercero, en que convivan con buenOS
usos y costumbres.
El desgobierno se divide en tres, de los cuales uno es el que hay cuando 135
leyes son perniciosas tanto para los forasteros como para los ciudadanos. (104)
otro, cuando no se obedece a las leyes establecidas; y otro, cuando no hay nmguna
ley en absoluto. El desgobierno, por tanto, consiste, por una parte, en que las leyes
sean perniciosas; por otra, en que no se obedezca a las leyes; y tercero, en que no
haya ley alguna.
Platón
143

.
‘ ' n en tres; ast, dec1m
Los contrari os se dmde
al l . . _ _ j _ _ os que los b'lenes son contrarios ' a
l
osalm es, como
. a just1c1a ala Injustl l '
a, a sensatez a la insen sa t ez, etc. L uego h ay
m es contrarlos
_ _ a otros males,
_ como el desen freno a l a tacanerta,
" ’ o el sufrir' tor-
mento En
males Injustamente ' a otros
d merecido, y esa s cosas son males contrarlos
cambio loa sufrtrlo
-
10 blanco com , p esa o es contrarlo -
' a lo hgero, » . a lo lento y lo negro
lo rapldo
a on C t - por tanto,
0. cos as neptrasa otras neutras. (105) De los contrarios,
unos s , o n rarlos como os bienes a los males,. otros, como males a otros males; y
los demas, como cosas neutras a otras neutras.
Los generos de btenes son tres: unos son poseídos, otros participados y
otros subSIStentes. Los poseídos son los que se pueden tener, como la justicia y la
salud; los part1c1pados, los que no se pueden tener, pero de los que se puede parti-
él.
c1par, como, por ejemplo, el bien mismo no se puede tener, pero sí participar de
sub-
Y subsistentes son los que no cabe tener ni participar de ellos, sino que deben
cho y el ser justo
sistir por si mismos, como, por ejemplo, el ser hombre de prove
, sino que deben subsistir
son bienes, y éstos no cabe tenerlos ni participar de ellos
unos son poseldos, otros participa-
por sí mismos. (106) De los bienes, por tanto,
I

dos y otros subsistentes.


a de los tiempos pasados, otro
El consejo se divide en tres: pues uno se tom -
de los venideros y otro de los presentes. El tomado del pasado se sirve de ejem
, com o lo que suf rier on los esp arta nos por confiados; el tomado del presente
plos
mp lo, que las mu rall as son débiles, los hombres cobardes y los v1-
muestra, por eje lo, el de no albergar
venideros, por ejemp
veres escasos; el tomado de los tiempos reputa-
has inju sta s con tra las em baj ada s, para que la Hélade no pierda su
sospec
o, po r tan to, se tom a de los tiem pos pasados, presentes o por venir.
ción. El con sej
div ide en do s: un o es an im ado, el otro lnanlmado. Am-
(107) El sonido se . los som-
la voz de los viv ien tes , ina nim ados son los ruidos y los ecos. De
mada es culto es el delos hombres, mculto el
, uno s son cul tos , otr os inc ulto s:
dos animados o blen lnanimado. . ' -
es o bien anlmado
de los animales. El sonido, por tanto, tVlSlb leS; y de las d1v131-
unas so n divisi ble s, otr as ind
De las cosas que hay, an ho meóm era s. Ind 1v1 51 bles son todas aquellas
otr as
bleS, unas son homeómeras, sta s de algo, como la unidad}, el
punto
isi ón ni es tán comp ue
C0538 que no tienen div stas de algo, como las srlabas, los
o el ruido. Divisibles son las que están compue
) Homegt?eras son las que se
acordes, los seres vivientes, el agua o el oro. (108
1 tere de la parte mas
componen de partes semejantes y en las cuales el tocflo 3nd
d, co mo el agu a, el oro y tod o lo un 1 o, etc.; anhomeomeras
que por la cantida orno las casas, etc: De las cosas
son las que se componen de partes desemejantesïc
to, una s son div isib les , otra s 1nd1v151b les; y de las dwtsrbles, unas
que hay, por tan
, .
homeómeras, otras anhomeómeras.
las cos as que hay , una s son POT 51 mls mas Y las Otras se llaman relativas a
De
alg0_ Las que se dice que son por sí mismas son todas aquellas que en la explica-
ción no requieren nada más: éstas son, por ejemplo, el hombre, el caballo y los de-
más vivientes; pues en esas cosas, en nada se avanza mediante la explicación. (109)
Las llamadas relativas a algo son las que requieren además alguna explicación,
como, por ejemplo, lo que es más grande que algo, o más rápido que algo, o más
bello que algo, etc.; pues lo más grande es más grande que lo más pequeño, y lo
más rápido es más rápido que algo. De las cosas que hay, por tanto, unas se dicen
por sí mismas, y las otras en relación a algo.
Así dividía, pues, las primeras cosas, según Aristóteles.

7% 7': ‘k

Hubo también otro Platón, filósofo de Rodas, discípulo de Panecio, según


dice Seleuco el Gramático en el libro primero De la filosofía; y otro, peripatético,
discípulo de Aristóteles; y otro, discípulo de Praxífanes; y el poeta de la Comedia
Antigua.
LIBRO CUARTO

LOS SUCESQRES
DE PLATON
ESPEUSIPO

(l) Acerca de Platón era, pues, eso lo que, den


tro de lo posible, nos ha
sido dado recoger, tras haber examinado cuidadosamente las cosas
que se cuentan
de aquel varón. Le sucedió Espeusipo, hijo de Eurimedonte,
ateniense del distrito
de Mirrinunte, que era hijo de la hermana de Platón, Potone. Y presid
ió la escuela
durante ocho años, empezando por la Olimpiada centésima octava. Erigió
unas es-
tatuas de las Gracias en el santuario de las Musas que Platón había instalado en la
Academia, y permaneció fiel a las mismas enseñanzas de Platón, aunque no así a su
manera de ser, pues era irascible y sujeto a los placeres. Así, por ejemplo, se cuenta
que en un arranque de cólera arrojó a su perrito a un pozo, y que por placer viajó a
Macedonia para asistir a la boda de Casandro.
(2) Se dice, por lo demás, que lo oyeron también las discípulas de. Platón,
Lastenía de Mantinea y Axiótea de Fliunte. Por entonces también Dion1510 le es-
cribió, diciéndole en son de burla: “Y aun por tu discípula arcádlca se puede co-
nocer tu sabiduría; pues por cierto que Platón dejaba exentos de pago a quienes
acudían a sus clases, mientras que tú recaudas tasas y cobras al que quiera y al que
no”. Fue el primero, según dice Diodoro enel primer lloro de los fieczlterdos, que
contempló lo que hay de común en las ciencras y las COHClllO entrfi e 3:1 0 mas que
le fuera posible; y fue además el primero ¡que l a conocEr. ¡051 am: (É secreftos
de lsócrates, como dice Ceneo, (3) y el prtmero que descu I‘lO e mo o e con ec-
Clonar cestas de ramitas
' secas de un tamano b,
” conyenl'ente. , l ta _
.
Cuando en fin por causa de la parallsts aca o por corromperse e m
? 1

bién el cuerpo, mandó llamar ajenócrates para que fuer:3 a SUCCderlo en la direc-
ción de la escuela. Cuentan que, mientras lo iban lleyan olen un cago camino a
la Academia, se encontró con Diógenes y.le dlloz, Que o patsïseleurir’vilviïl:
éSte le respondió: “No puedo decirte lo mismo a tli guefópor a sogvommaria-
do en semejante estado”. Finalmente,
meme fin a su vida, siendo ya anciano.vencrdo poli? unos
Hay tambien esanlm o, PUnu estros dedi-
versos
cadOS a él:
148 Libro IV

Si yo de Espeusipo no hubiese sabido que tal fue su muerte,


nadie me haría creer ni decirlo
que de Platón no tenía la sangre: si no, de apocado
no iba a morirse por tan poca cosa.

(4) Plutarco, en cambio, dice en la Vida de Lisandro y Sila que murió de-
vorado por los piojos; pero tenía ya el cuerpo deshecho, como dice Timoteo en
Acerca de las vidas, donde cuenta también que, a un hombre rico que amaba a una
mujer fea, le dijo: “Pero ¿para qué la quieres? Pues yo por diez talentos te encon-
traré a otra más guapa”.
Dejó muchísimos tratados y diversos diálogos, entre ellos:

Aristipo de Cirene,
De la riqueza, en un libro,
Del placer, en un libro,
De la justicia, en un libro,
De la filosofia, en un libro,
De la amistad, en un libro,
De los dioses, en un libro,
Elfilósofo, en un libro,
A Ce'falo, en un libro,
Ce'falo, en un libro,
Clinómaco o Lisias, en un libro,
El ciudadano, en un libro,
Del alma, en un libro,
A Grilo, en un libro,
Aristipo, en un libro,
Relación de las artes, en un libro,
(5) Diálogos recordatorios,
Del arte, en un libro,
[Diálogos],
Doctrina de las semejanzas, 1, 2, 3, 4, 5, 6,7, 8, 9 y 10,
Divisiones y suposiciones acerca de los semejantes,
De los modelos de los géneros y de las formas,
Contra el ‘Sin testigos’,
Elogio de Platón,
Cartas a Dión, Dionisio y Filipo,
De la legislación,
Matemático,
Mandróbolo,
Espc’WPO- jeno'crates
149

Lisias,
Definiciones,
Disposiciones de los tratados.

En total, 43 475 líneas.


Para él escribió también Timónides l as
Historias, en las que relata las haza-
ñas de Dlon [y de Blon]. Dice ade más Favorino, en el libro segundo de
los Recuer-
dos, que Arlstoteles compro sus libros por tres talentos
Hubo además otro Espeusipo, médico de la escu
ela de Herófilo, de Alejan-
dría.

JENÓCRATES
(6) Jenócrates, hijo de Agaténor, de Calcedonia. Oyó desde joven a Pla-
tón, y también lo acompañó a Sicilia. Era de natural tardo; de ahí que cuenten que
dijo Platón, comparándolo con Aristóteles: “A uno le hacen falta aguijones, al otro
frenos”; y también: “¡Contra qué corcel estoy azuzando a semejante asno! Por lo
demás, era Jenócrates hombre serio y malhumorado siempre, por lo que solía de-
cirle una y otra vez Platón: “Jenócrates, ¡sacrifica a las Graciasl”. Pasaba en la
Academia la mayor parte del tiempo, y cuando alguna vez se decidía a salir a la
ciudad, cuentan que todos los gritones y los mozos de cuerda se apartaban a su
paso.
(7) Una vez también Frine, la cortesana, quiso tentarlo, y siendo persegui-
da, según aparentaba, por algunos hombres, buscó refugio en su casita. El, por hu-
manitario, la acogió y, como no había ahí más que un solo camastro, accedró a sus
ruegos y se acostó junto a ella. Al final ella, tras haber porfiado mucho, se levanto
sin haber logrado nada, y contó a quienes le preguntaran que no habla dejado a un
hombre, sino a una estatua. Algunos dicen que sus discípulos h1c1eron acostarse
junto a él a Láide, pero que él era tan dueño de sí que repetidas .veces soporto 1n-
clusos cortes y quemaduras en las partes pudendas. Ademas 1nsp1raba mucha con-
fianza, a tal punto que, no estando permitido declarar como testlgo sm haber pres-
, _
tado juramento, a él solo se lo consentían los atemenses.
(8) Y por cierto que era también sobremanera capaz de bastjrse a sr mls:
mo: cuando Alejandro, por ejemplo, le envro una fuerte suma de inero, tomo
Para sí tres mil dracmas áticas y devolvió el resto, declarando que aquel necesrtaba
más, teniendo que alimentar a más bocas. N1 tampoco acepto el dinero que le
mandó Antípatro, como dice Mironiano en los Semejantes. Y hablendo srdo galar-
Onado con una corona de oro como premio de un certamen de bebedores que se
Libro l V
l 50

celebró, durante la fiesta de los arro s en la corte de


Dionisio, al.,salir la colocó so—
coronas de
J sobre la cual solía dejar tambien las
,

bre la misma estatua de Hermes


flores. que,
ajador ante. Filipo y
h bl
Es fama que, junto a otros, fue enviado como emb
e.S Y a 'bzimn
mientras los otros, ablandados por los regalos, acudieron a sus. conVlt
Fillpo qmso Í'eCIhirlío.
a Filipo, él no hizo ni lo uno ni lo otro, por lo cual tampoco
dljeran que enl valgo os ba 1a
(9) De ahí que, al volver los embajadores a Atenas, igar o. Clio sa En;
prestps a cast
acompañado Jenócrates, y los atenienses estaban
nunca por a c1u a
do luego por él que debían en aquel trance velar mas (jue
rnar, pero que a
(“Pues bien sabía Filipo -—decía— que los otros se dejarlan sobo
cuenta, lo/honra-
mí no iba a ganarme de ningún modo para su causa”), segun se
que a el llega-
ron doblemente. También se cuenta que Filipo dijo luego que, de los
ron, Jenócrates solo habia sido insobornable.
En otra ocasión, enviado como embajador ante Antípatro para rescatar a los
di-
prisioneros atenienses de la guerra lamíaca, al ser convidado a cenar, le habló
ciendo:

Ay, Circe, ¿qué hombre de juicio y de pro se avendría de grado


a regalarse primero de vino y de ricos manjares
antes que rescatados los suyos sus ojos los vieran?

Y Antípatro, mostrando su buen entendimiento, al punto los dejó en libertad.


(10) Cuando una vez un gorrioncillo perseguido por un halcón saltó a su
regazo, lo acarició y luego lo dejó libre, diciendo que al suplicante no hay que en-
tregarlo. Habiéndose burlado de él Bión, dijo que no le iba a responder, pues tam-
poco la tragedia, cuando hace burla de ella la comedia, la tiene por digna de res-
puesta. A uno que, no habiendo aprendido ni música, ni geometría, ni astronomía.
quiso asistir a sus clases, le dijo: “Vete, que no tienes los agarraderos de la filoso-
fía”. Otros cuentan que dijo: “Conmigo no se carda la lana”.
(ll) Diciéndole Dionisio a Platón que alguien iba a cortarle el cuello, _l€'
nócrates, que se hallaba presente, señalando el suyo dijo: “No sin haber cortado
éste primero”. Cuentan también que, cuando una vez Antípatro llegó a Atenas y 10
saludó, no le devolvió el saludo hasta que no hubo acabado el razonamiento que
estaba desarrollando. Como era sobremanera modesto, se recogía en sí mismo va-
rias veces al día y, según se cuenta, dedicaba una hora
al silencio.
, Dejo mUChISlmOS escritos en prosa y en verso y exh
ortaciones, que son
estos:

De la naturaleza, 1,2, 3,4,5 y 6,


De la sabz'durza, en seis libros,
7’—

151

De la riqueza, un libro,
El drcade, un libro,
De lo indefinido, un libro,
Del nino, un libro,
Del dominio de si, un libro,
De lo aut, un libro,
De la libertad, un libro,
De la muerte, un libro,
De lo voluntario, un libro,
De la amistad, 1 y 2,
De la equidad, un libro,
De lo contrario, 1 y 2,
De la felicidad, 1 y 2,
Del escribir, un libro,
De la memoria, un libro,
De lo falso, un libro,
Ca'licles, un libro,
De la sensatez, 1 y 2,
Económico, un libro,
De la moderación, un libro,
Del poder de la ley, un libro,
Del Estado, un libro,
De la santidad, un libro,
libro,
Que la virtud se enseña, un
De lo que es, un libro,
Del destino, un libro,
De las pasiones, un libro,
De los géneros de vida, un libro,
De la concordia, un libro,
De los discípulos, 1 y 2,
De lajusticia, un libro,
De la virtud, 1 y 2,
De las formas, un libro,
Del placer, un libro,
Del placer, 1 y 2,
De la vida, un libro,
De la bombria, un libro,
De lo uno, un libro,
De las ideas, un libro,
Del arte, un libro,
152
LZZJro I V

(13) De los dioses, 1 y 2,


Del alma, 1 y 2,
Del conocimiento, un libro,
Politico, un libro,
De la instrucción, un libro,
De la filosofia, un libro,
Sobre Parme'nides, un libro,
Arquedemo o de la justicia, un libro,
Del bien, un libro,
Del intelecto, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8,
Soluciones de los razonamientos, 1-10,
Curso defisica, 1, 2, 3, 4, 5 y 6,
Sumario, un libro,
De los géneros y las especies, un libro,
Enseñanzas pitagóricas, un libro,
Soluciones, 1 y 2,
Divisiones, ocho libros,
Tesis, veinte libros, 30 000 líneas,
Estudio sobre el dialogar, en catorce libros, 12 740 <líneas>.

Además de eso, quince libros y otros dieciséis sobre lecciones acerca del
lenguaje,

Artes del cálculo, en nueve libros,


De las matematicas, seis libros,
Del intelecto, otros dos libros,
De los geo'metras, en cinco libros,
Comentarios, en un libro,
Contrarios, en un libro,
De los numeros, en un libro,
Teoria de los numeros, en un libro,
De los intervalos, en un libro,
(14) De astronomia, en seis libros,
A Alejandro, acerca dela realeza, en cuatro
libros,
A Arribas,
A Hefestión,
De geometria, 1 y 2.

<En total,> 224 239 líneas.


jenócrates. Polemón

153

A pesardde esas cualidade


s, los ateniens lo vendier
v0, por no po er pagar el lmpu sto que se lesesexi on una v
ez como esc l a-
Lo compro Demetrio de Falero

., _
Sucedlo a EspeuSIpo y pre ' " ' s seme antes.
. _ , nte veíriti i ..
zand
f _ o bajo el arco ntad o de LlSl máquides, en el
c nco anos, comen-
d' , M _ , al segu
teslma emma. urlo trope zar de noche co n unando año de la Olimpiada cen-
jofaina, a los ochen ta y dos
anos.
(15) Le dedicamos estos versos:

Con una Jofalna de bronce topando una


vez y encajando
tal coscorron, con un “¡Ay!” estrepitoso murió
Jenocrates, que Siempre fue varón de pro.

Hubo además otros cinco Jenócrates: el táctico antiquísimo; luego el parien


-
te y paisano del susodicho filósofo: circula de él un discurso Arszhoe'tz'co, escrito al
morir Arsínoe. El cuarto, un filósofo que escribió una elegía no muy lograda, como
suele pasar: pues los poetas, cuando se lanzan a escribir en prosa, aciertan, pero
cuando los prosistas se ponen a hacer versos, fracasan: de lo cual queda claro que
lo uno es obra de la naturaleza, lo otro del arte. El quinto era un pintor; el sexto
escribió canciones, como dice Aristóxeno.

POLEMÓN
(16) Polemón era hijo de Filóstrato, ateniense del distrito de Ea. Pe joven
fue descomedido y relajado, al punto que llevaba dinero encnnalparaaílnas pïlonta
satisfacción de sus caprichos, y aun llegó a tenerlo escondido en as cb eíjas. a“:
en la Academia se encontró, en cierta columna, una moneda de tres o o os [qtclle e
había colocado allí por un motivo parecido al menc1onado. Una vez, thabíen (¿se
puesto de acuerdo con los jóvenes, irrumpió ebrio y con una como? so. Ire a ca e-i
za en la clase de Jenócrates; pero éste, sin inmutarse, prosiguitï su ericsotn :ïmgcï)
nada Pasara: y trataba de la decencia. Luego al 1rlo oyen O’be' moza 6:21.31”: los
rato Quedó cautivado, y llegó a hacerse tan aplicado que acia o polr av t, ji d -
demás Y sucederle en la dirección de la escuela, comenzan o por a cen es ma e o
ClITlOs - .

EÏIÏPIÉÏZÏIÁNÉOHO de Caristo en las Vidas que l:uupaddre era personale


Principal entre los ciudadanos y dueño de una cuadra de ca a os e carrera, y que
L1.bm Iv
154

ono
Polemón fue demandado en justicia por su mujer, que 10 acusaba de aband
comenzado a de-
alegando que tenía trato con jovencitos; pero que, una vez hubo
dó siempre el mismo
dicarse a la filosofía, adquirió tal fuerza de carácter que guar
lo que también quedó
continente. Incluso en el tono de la voz era inmutable, por
perro rabioso 1€ destrozó el ja-
cautivado de él Crántor. De cierto que, cuando un ciu-
rrete, ni tan sólo mudó de color; y en medio del alboroto que se formó en la
ió impasible.
dad al saberse lo ocurrido, Polemón permanec
Así es que, cuando una vez
En los teatros era de todo punto insensible. (18)
del Poeta a él y a Crates, éste es—
Nicóstrato, llamado El Clitemestra, les leyó algo a, tal
si ni lo oyera. Era, pues, en sum
cuchó con honda conmoción, pero él, como
Melancio en su libro De la pintura: pues dice
como aquel del que habla el pintor
y sequedad, lo mismo que en los
que ha de lucirse en las obras una cierta altivez
que hay que ejercitarse en los
temperamentos. Y es que decía justamente Polemón
o quien hubiese aprendido de me-
hechos y no en las cavilaciones dialécticas, com
erlo en práctica, de modo que uno
moria un manual de armonía y no supiera pon
s y las respuestas, pero que, en lo
causará admiración en el vaivén de las pregunta
sigo mismo.
que es el modo de portarse, estará reñido con
entado y vinagroso”, que de-
Era de veras fino y noble, rehuyendo lo “salpim
cual, como el mismo dice,
cía Aristófanes acerca de Eurípides, (19) lo

es sarasada al lado de un buen chuletón.

problemas que se le propo-


Por lo demás, tampoco discurría sentado acerca de los . Debido,
se de un lado a otro
nían, según cuentan, sino que los atacaba paseándo
rencia en la ciudad; ¡10
pues, sin duda a su noble compostura, era tratado con reve
en el jardín, junto al cual 105
obstante lo cual solía vivir retirado, pasando el tiempo io de las
habitar cerca del santuar
discípulos habían levantado unas cabañas para
en todo a Jenó-
Musas y del aula. Por lo que parece, de cierto, Polemón emulaba
Aristipo en el libro cuarto Df’
crates, que había estado enamorado de él, según dice
paso, y acabó por
la lujuruz antigua. Lo cierto es que Polemón lo recordaba a cada
sequedad Y 5”
compenetrarse de la misma falta de malicia de aquel varón, de su
aire gravedoso como una armonía dórica.
P3505
(20) Además fue admirador de Sófocles, sobre todo en aquellOS
donde, según el poeta cómico, en sus composiciones

diríase que un perro de Molosia lo ayudó,

y allí donde, según Frínico,

sm mlel nl mosto, no: vino de Pramnos son.


P0162726”. Crdtes
155

Decía v a buen seguro, que Ho mer ' ' '


gíco.
, Murió, Ya anciano > de co “SUHOCIOH SPfOCleS
era ,Eldejan eplco’ y SÓfOCles el Homero trá'
do atrás ba

. o lo ves.p
¿N Que aqul' Polemon
.. reposando
está, que lo trajo
el morbo, tan tremendo mal para los hombres
.
No es Polemon: es su cuerpo que, cuando él mismo alos astro
s
se puso en marcha, aquí en tierra lo dejó.

CRATES
(21) Crates era hijo de Antígenes, del distrito de Tría, y fue oyente a la vez
que amante de Polemón; además le sucedió en la dirección de la escuela. Y tanto
se amaban el uno al otro que, mientras vivieron, no solamente se dedicaron a las
mismas ocupaciones, sino que más o menos hasta el último suspiro iban asemejan-
dose uno al otro de más en más, y una vez muertos compartieron la misma sepul-
tura. De ahí que Antágoras compusiera para los dos estos versos:
oso
Dí, caminante, por donde pasares que a Crates piad
este sepulcro encerró, junto al fiel Polemónzi
os labios
varones magnánimos en la concordia, de cuy
santa palabra voló, como por boca de dlos,
s les enderezaba
y vida sin tacha en sapiencia sus día
ión sm mudar.
a lo divino, por fiel a convicc
, , , , ellos,
(22 ) Por ello decía también Arcesrlao, que se habla pasado. de TEOfraztzoaera
Pues 0 crertpdezlcl: una vez lo
el
que eran dioses o supervivientes de la raza de oro.
cue:ie las ¿abia oído ni
suyo adular al vulgo, sino más bien aquello que, segun se .
cmnes na . , ,
flautista Dionisodoro 'actándose de que sus composn
’l o las de Ismenlo. Solla compartir
di ellos Arcesi
a bordo de un trirreme ni junto a una fuente, com d
-
,
la mesa ——dice Antígono— con Crantor, conyrvre
' l món con aCratesyen la de
' n (I?) en concor

lao. Tenía Arcesilao su morada


_ en
Y C353 de Crantol‘,
ra dice, CrateS yel ama
0 e d o d e Poemon,
l ' i como ya.
L" l .
Isrc es, uno de los eludadanos. C ,
dec'ï ' f tor. _ . , . . ,
e-
el año de la Olimplada centeSIma wg
“más; Y AFCf—‘SÚaQ (il (ie CÉtes <en l tercer libro de la Crónica, dejó libros fi-
) Al morir ”('80 i .
' A P0 l 0 doro en e
' dice
SÏm'd octa va,> se un . r ° .
comedia junto a otros
OSÓHCOS Y sobregla tras diplomatlcos,
de discursos POPUIareS y Arcesr
pero también dejó de sí a unOS discípu los Ilustres , entre ellos lao, del
156 Libro IV

que habremos de hablar —pues también siguió sus lecciones—, y Bión de Boríste—
nes, luego apodado el Teodoriano, por la escuela, del que hablaremos también, a
seguida de Arcesilao.
Hubo diez Crates: el primero, el poeta de la Comedia Antigua; el segundo,
orador isocrático de Trales; el tercero, un ingeniero militar que acompañó a Ale—
jandro; el cuarto, el cínico, del que hablaremos; el quinto, filósofo peripatético; el
sexto, el académico del que acabamos de hablar; el Séptimo, de MalO, gramático; el
octavo, que escribió sobre geometría; el noveno, poeta epigramático; y el décimo,
de Tarso, filósofo académico.

CRÁNTOR
(24) Crántor de Solos, admirado en su patria, marchó a Atenas y oyó ajenó—
crates, siendo compañero de estudios de Polemón. Dejó unas treinta mil líneas de no-
tas, parte de las cuales algunos atribuyen a Arcesilao. Se cuenta que, cuando alguien le
preguntó qué le había cautivado de Polemón, dijo que fue el no haberle oído hablar
nunca ni más alto ni más bajo. Habiendo enfermado, se retiró al santuario de Ascle-
pio y por allí se iba paseando; pero de todas partes venía gente a verlo, creyendo que
no era por la enfermedad, sino por querer instaurar allí una escuela. Entre ellos estaba
también Arcesilao, deseando que lo recomendara a Polemón, por más que estuviera
enamorado de él, como diremos al tratar de Arcesilao. (25) Pero también el propio
Crántor, una vez había recobrado la salud, acudió a las lecciones de Polemón, lo cual
despertó muchísima admiración. Se cuenta que también legó a Arcesilao su hacienda,
que era de doce talentos. Cuando éste le preguntó dónde quería ser enterrado,
dÍÍ0¡

Quien yace en tierra amada, bien sepulto está.

Se cuenta que escribió también poemas y que en su patria los depositó sellados en
el templo de Atenea. Y dice de él Teeteto el poeta com
o sigue:
Caro a los hombres fue, y más caro aún a las
Musas,
Crántor, que a la vejez ni la llegó a rozar.
Tierra, tú acoge difunto al santo varón en tu
seno,
el que aún allí vida feliz llevará.

(26) Y admiraba Crántor por encima de todos a Homero y a Euríp


ides, dÍCiendo
que es arduo escrlblr en lenguaje corriente de un mod
l O

o trágico y a la vez 3P“) par


II I-

despertar la compaSIÓn; y aducía este ver


so del Belerofonte :
Cm’ntor. Amar/ao
157

. ¡ . , .
lAy. Pero ¿y que? Humanas culta s nos tocó sufrir.

Dicen tambien que pasaban por ser de Crántor estos versos a Eros
del poeta Antá-
goras:

En duda mi ánimo está por tu cuna controvertida,


si de los sempiternos dioses, Amor, el primero llamarte
debo entre cuantos por hijos Érebo antaño y la reina
Noche engendraron bajo las aguas del vasto Océano,
(27) o hijo más bien de Cípride artera, o tal vez de la Tierra
o de los Vientos: lo mismo ya males tramando a los hombres
vienes, ya dicha, errabundo, tú de la doble figura.

Era además un hábil forjador de palabras: así, de algún actor trágico dijo que tenía
la voz mal desbastada y llena de descortezaduras; de cierto poeta, que sus versos
estaban apolillados; y que las tesis de Teofrasto estaban escritas con púrpura. Lo
que más se admira de él es el libro De! duelo. Falleció antes que Polemón y Crates,
enfermo de hidropesía. Nuestros versos a él son éstos:

Anegó tu vida, Crántor, morbo el peor de todos;


bajando al negro abismo de Pluton te fuiste.
bo
Allá que estás tú ahora, viudas de tu ver
patria tuya.
quedaron la Academia y Solos,

ARCESILAO
_ (o de Escites, como dice Apolodoro en el li-
(28) Arcesilao, hijo de Se utes
Eólide. Es él quien dio principio a la
bro tercero de la Crónica), era de Pitana dela lo contradlc-
pendlo el IUIÏIÏZÏÉÏIÏÍ);
Academia Media, siendo el primero que sus
torio de los razonamientos, Fue también el pnmerO qufh:redado de (i312?”por am-

medio Idíe la, pregunta y 1138:1151??? ïaZÍguiente manera. Era el más


joven de cua-
tro bermïiïï): :lïigïduales dos eran hÍÍOS del mismo gÉdÏ Y ¿(213 (ie la misma ma-
eran del
dre; de loS quie eran de la misma madre, el 1197:3781. 21.:“ u: eïirïci ei OSlque
Aïenas co: i p o ,a_ Pïatemaltlco
mismo Padre, Méreas, Que fue SU “¡ton (2
Antón“), Paisano suy0, antes de marcharS: a és si ,uiól (lil en Vlalo tamblen a
Sal”(1638; luego al músico Janto de Atenas, y espu 8 38 CCCIOnes de Teofras-
Libro IV
158

go se pas ó a la Aca dem ia y a Crá nto r; pue s MereaS, El susodlcho hímano,


to Lue
ina rlo a la ret óric a, per o él am aba la filosofia. Fraztï, (gue ¡esa a ena-
quiso encam
la Androme a e ur1p1 es,
morado de él, le preguntó, citando las palabras de
?
Si yo te salvo, moza, ¿lo sabrás agradecer

Y él respondió con las que siguen:

Contigo, amigo, llévame: si quieres tu,


seré tu esposa, o bien tu esclava yo sere.

Desde entonces vivieron unidos uno al otro; (30) por lo que se cuenta que Teofras-
to dijo, apesadumbrado: “¡Qué bien dotado, y de ingenio tan vivaz, era ese mozo
que ha abandonado la escuela! ”. Lo cierto es que, habiéndose hecho poderoso en
los razonamientos y muy amante de las letras, se dedicó también al arte poética, y
pasa por ser suyo un epigrama dedicado a Atalo, que es como sigue:

Pérgamo ilustre no sólo es de armas, también por caballos


harto la oye nombrar Pisa, la santa ciudad.
Si es dado a hombre mortal el decir de Zeus el designio,
es que en el porvenir más aún su fama será.

Luego dedicó otro a Menodoro, el amado de Eudamo, uno de sus compañeros de


estudios:

(31) Lejos la Frigïa queda, y lejos la santa Tiatira,


ay, Menodoro, tu Cadávada natal;
pero al Aqueronte innombrable las vías, por donde las midas,
como quien dice, son las mismas por doquier.
Eudamo te da esta tumba espléndida, pues entre tanta
su servidumbre el más querido fuiste tú.

. Apreciaba, por enc1ma de todos, a Homero, del que, cuando iba a dormir»
Slem
C d pre solla leer algo
, , Y tamblen al amanecer, diciendo que iba a ver a su amado
a a vez que querla leer. De Pmdaro decía que era formidab
le para ensanchar los
.
recu .
rsos del leng
, uaje
. . y ofrecer una abundancia de nombre
s y de verbos; Y Siendo
Joven, Intento deflnlr el estilo de Ión.
(32) Asistió también a las lecc10nes del
geómetra Hiponico, del que Se
mofaba, entre otras cosas, por ser
i Pddeme y bostezador, pero muy versadO en su
arte, d1c1endo que la geometr
ía, mientras bostezaba, se le había entrado V013“ O
Amar/ao
159

" presa del deltri


por la boca. A él también l o acogto, . . , ,
Clue había recobrado la cordura. 0’ en su casa y curdo de El hasta

su favor un tal Socrátides. Y por sus pender el juicio ac


erca de todas las cosas tam-
poco escrlbló, según se cuenta, ningún libro; según otros fue des fi

cubierto corri-
giendo c1ertos escrttos <de Crántor>, los cuales dice
n urios que los editó otros
que los entregó al fueg o. Parecía, desde luego, admirar también a Platón
sus libros; (33) pero también a Pirrón, según algu poseía
nos, lo imitaba, y se dioyal estu-
dio de la dlalectlca y frecuentó los razonamientos erétricos; por
lo cual dice de él
Aristónz-

Platón por delante, Pirrón por detrás, Diodoro por medio,

y Timón dice acerca de él:

De Menedemo llevando el plomo debajo del pecho,


rumbo a Pirrón correrá, el todo-carne, o a Diodoro.

Y poco más adelante, lo hace decir:

Hacia Pirrón nadaré, y hacia el tortuoso Diodoro.

El“a, por lo demás, sentencioso y conciso, y en la conversación se mostraba atento a


la distinción entre las palabras, a la vez que bastante mordaz y franco en el hablar;
(34) por lo cual, de nuevo, Timón habla de él así:

Entremezclando encanto de jóvenes con los reproches.

De ahí que dijera a un jovenzuelo demasiado atrevido al conversar: “¡Pero ¿es que
“0 hay nadie que lo agarre del cogoteP”. A uno que tenía fama de dejarse SOdOITll-
Zar, como le venía con que no parece una cosa ser más grande que otra, le pregun—
tó si tampoco una de diez dedos le parecía más grande que una de sets. Cuando un
tal Hemón de Quío, que era feo y se tenía por lindo, paseándose Siempre con ro-
pas elegantes y vistosas, declaró que, a su parecer, el sabio no debía enamorarse, le
”o: u¿Ni tampoco cuando uno es tan hermoso como tú y lleva ropa tan precro—
saP”. Y cuando uno, que era un pervertido entrado en años, le dijo a Arcesrlao,
co -
m0 a qu1en presume de severo:

(35) ¿Se puede Preguntar, 565°”, o he de callarP,


160 Libro IV

le respondió:

Mujer, ¿con qué rudeza tan extraña en ti


me estás hablando?

Cuando un vulgar parlanchín lo estaba incordiando, dijo:

Sin freno charla quien esclavo se crió.

A otro que decía muchas sandeces, le dijo que no le había caído en suerte ni si-
quiera una nodriza rigurosa; y a algunos ni les respondió. A un usurero aficionado
a las letras que declaró desconocer algo, dijo:

También ignora el rumbo do los vientos van


la pájara, si no la cría en juego está.

Son versos del Eunomao de Sófocles.


(36) A cierto dialéctico alexiniano que no sabía exponer debidamente al-
guno de los argumentos de Alexino, le contó lo que hizo Filóxeno a los ladrilleros:
pues éste, como los sorprendió cantando mal sus canciones, se puso a pisotearles
los ladrillos, diciendo: “Como vosotros estropeáis mis cosas, así hago yo con las
vuestras”. Veía con disgusto, por cierto, a los que no habían acometido a tiempo
los estudios; y como de modo natural usaba, al conversar, el “Yo afirmo”, y “N0
estará de acuerdo con esto Fulano de tal”, diciendo el nombre; lo que, de cierto,
muchos de entre sus estudiantes dieron en imitar, lo mismo que su manera de ha-
blar y sus modales todos.
(37) Por lo demás, era sumamente ingenioso para dar respuestas certeras,
encauzar el valven de las razones hacia el tema que se había fijado y acomodarse a
toda ocasron. Era mas persuasivo que nadie, por lo cual muchísimos acudían a sus
clases, por más que hubieran de sufrir su mordacidad; pero lo soportaban de bue-
na gana, pues era de lo más bondadoso y colmaba de esperanzas a quienes lo escu-
chaban.
En la vida era generosísimo, presto a ayudar y a ocultar modestame
nte sus
favores. Así, por ejemplo, al visitar una vez a Ctesibio, que estaba
enfermo, Y Vién'
dolo abrumado por la estrechez, le introdujo de hurtadillas una talega
llena de di-
nero bajo la almohada; y éste, al encontrarla, dijo: “Esto es una broma de AI’CeSi
'
lao”. En otra ocasión, le envió mil dracmas.
{38) Al arcadio Arquías lo recomendó a Éumenes y lo hizo lograr una ele-
vada dignidad. Siendo liberal y sumamente desprendido, era el prime
ro en 3C”
a los actos en que se pagaba, y era más aficionado que nadie a los que se Celebrair'
A ¡Tarifa 0

56195 prestó adrede y, estando por devolverlos el otro, como era pobre, se los re-
, )

galo. , _
P955313, por c1erto, una granPl‘OPiedad en Pitana, de la cual su hermano Pí—
lades le iba enVIando parte de los Ingresos; pero también le financiaba muchas co-
sas Eumenes, el hljo de Filetero, por lo cual a éste solo entre todos los reyes le de-
dicaba sus libros. (39) Y mientras muchos le hacían la corte a Antígono y, cada vez
que venía, corrían a su encuentro, Arcesilao no se movía de su sitio, no queriendo
dar el primer paso para conocerlo. Era muy amigo de Hiérocles, el que estaba al
mando de Muniquia y del Pireo, y en las fiestas bajaba cada vez a su casa; y éste,
desde luego, iba insistiéndole mucho en que fuera a saludar a Antígono, pero él no
se dejó convencer, sino que, al llegar a la puerta, se volvió atrás. Y cuando, tras la
batalla naval de Antígono, muchos lo fueron a ver o le escribían cartas adulatorias,
él callaba; pero aún así, representó a su patria en Demetríade, en una embajada
ante Antigono, y no logró nada. Desde entonces pasó su vida en la Academia,
rehuyendo el compromiso político. (40) Así es que una vez en Atenas, en el Pireo
justamente, se alargó mucho discutiendo ciertas proposiciones, debido a su amis-
tad con Hiérocles, lo cual dio pie a las habladurías de algunos. . _
Siendo muy derrochador —-pues ¿qué otra cosa era sino un segundo Arlsn-
p0?—, acudía a los banquetes de los que eran de su misma condición, pero, con
todo, acudía. Convivía abiertamente con Teódota y Fila, cortesanas de Ellde, y a
quienes se lo afeaban les citaba las máximas de Aristipo. Era dado al amor de los
mancebos y se dejaba llevar por los placeres; de ahí que los estorcos del Circulo de
y s1nveri
Aristón de Quío lo tildaran de corruptor de los jóvenes, maestro de v1c105
o sobre todo lde áfique
güenza, (41) Y en efecto, se cuenta que estuvo enamorad
Demetrio que navegó a Cirene y de Cleócares de M1rlea, de (11111?“ ¿631? 35:12:):
jadores que él mismo quería abrirla puerta, perolque ¿“efe do ¡Epi 1:1 r ren-
arnaban también Demócares, hÍÍO de LaqueS, y PHOCIES’ hllo e use 0d ds: liie o
derlos, declaróresignado que renunciaba a favor de ellos. (Ï’qr580216163111 o 8.21€,
de a u a or g y
haCÏan burla de él los antes mencionados, y lo tacharon . , . , _
,
Sus Opinion es. imo,
s del Circulo del perlpatetlco Jeron
Pero mas que nadle lo atacaban lgbrar el cumpleaños de Halctoneo, el l'll]0
disfrálte: SOlfílIÏCÉ: f3;
de Antisono, a lo que el propio AntigOHO, para mayor
entre COpas,dea dinero.
tes sumas quien
Arídices(42) propon
Allí,le pues, ía alguna
como cuestto
execraba pl q uee]la saber
to lae OFÏÏ
en ny el
coïnen-

dijo ; “Pe ro lo l—ná s pro pio de la filosof ía es preCISamente eso,


tara, le
Libro IV
l 62

tiempo justo para cada cosa”. Y en cuanto a la acusación de adular al populacho,


dice Timón, entre otras cosas:

Dijo y se zambulló en la turba que lo rodeaba,


y éstos, igual que pinzones a la lechuza, pasmados
miraron, con dedos mostrando al necio, por populachero.
Menuda proeza, infeliz: ¿a qué presumir a lo idiota?

No obstante lo cual era tan modesto que alentaba a sus alumnos a que fueran a oír
también a otros; a cierto joven de Quío, que no estaba satisfecho con su enseñanza
y prefería al susodicho Jerónimo, él mismo lo acompañó y lo presentó al filósofo,
recomendándole que se portara bien.
(43) Gracioso es también lo siguiente que se cuenta de él: a uno que le
preguntaba por qué de las otras escuelas pasaban los seguidores a la epicúrea, pero
jamás de la de los epicúreos a las otras, le respondió: “Es que los hombres pueden
hacerse eunucos, pero los eunucos no pueden hacerse hombres”.
Cuando se le acercaba el fin, legó todos sus bienes a su hermano Pilades,
por haberlo llevado a Quío, sin saberlo Méreas, y por haberlo acompañado desde
allí hasta Atenas. A lo largo de su vida, no había tomado mujer ni engendrado hi-
jos. Habiendo hecho tres testamentos, depositó uno en Eretria, ante Anfícrito,
otro en Atenas, ante algunos de sus amigos, y el tercero lo envió a su casa, a nom-
bre de Taumasias, uno de sus familiares, rogándole que lo guardara; a él escribió,
además, como sigue:

“Arcesiiao a Taumasias, ¡salud!

(44) He dado a Diógenes mi testamento para que te lo entregue a tí;


pues al estar a menudo enfermo y tener flojo el cuerpo, me pareció bien hacer
mi testamento, a fin de que, si me pasara alguna desgracza, no me vaya de aqui
como quien pecara de injusto contigo, que con tanto celo te bas afanado por
ayudarme. Entre los de aiia', eres tú en quien ma's puedo confiar para bacarÍO
cumpiir; tanto por la edad como por el parentesco que bay entre nosotros. Pro-
cura pues —-recordando que deposito en ti mi absoluta confianza— ser justo
conmigo, para que, en lo que de ti dependa, se ejecuten dignamente mis dispo-
siciones. Este testamento esta' depositado en Atenas, ante algunos de mis cono-
cidos, y en Eretrta, ante Anfl'crito”.

Y falleció, según dice Hermipo, tras haberse hartado de vino sin mezcla y
enloquecer, alos setenta y cinco años, estimado por los atenienses como nadie.
(45) Hay también unos versos nuestros dedicados a él:
Arresz'lao. Bión
163

Arcesflao, ¿a que vino a grane


l trasegaste sin tino,
hasta pe rder la razon, dando de bruce
s en tierra?
No es tanto tu muerte que a llanto me
mueve, sino que alas Musas
has ofendldo al echar tragos sin
moderación.
Hubo también otros tres Arcesilaos:
un poeta de la Comedia Antigua, otro
elegiaco, y otro el escultor para quién Simónide s compuso este epigra
ma:

De Artemis es esta estatua, que muestra un macho cabrio


y que doscientas dracmas de las de Paros costó.
La hizo un hombre experto en las artes de Atenea:
Arcesilao, el digno hijo de Aristodico.

El filósofo del que hablábamos, según dice Apolodoro en la Cróm'ca, flore-


ció en la centésima vigésima <..... > Olimpiada.

BIÓN
(46) Bión era nativo de Borístenes, y de qué padres y por que c1rcunstanc1as
arribó a la filosofía, él mismo se lo aclaró a Antígono, pues cuando este le pregunto.
, _ , . , ?
¿Quién eres tú y de donde? ¿De que Ciudad y que padres ,

percatándose de que había Sido calumniado, le respondió: “Mi padre era un


liber-
vendedor de pesca
to que se limpiaba la narlz con el brazo (lo que es decir que era
el rostro, re-
salada), nativo de Borístenes; no tenia rostro, pero sí una escritura en
1 era mujer
L adreseme
tal i como r de-
habehom-
porjante
cuerdo de la severidad de su dueño. M1 ma dre
un prostlbulo. uego m p ,
bre podía desposar- la encontró en
'
fue vendido con t o da la casa, nosotros 1nclu
', ' . ,' a m í , .,como era
1dos S
fraudado al flSCO,
'
luego al morir me dejo tolda u
joven y agraciado me compró cierto orador, el cual
demas, y uego
' d a. (47) Por mi parte , quemé sus escritos, dilapIde todo lo
ha c1en
ala filosofia:
me marche a Atenas y me dediqué

cio yo de ser vastago.


De tal estirpe y tal sangre me pre

ESO es 10 que a ml se re e re : que deje


n , pues, Perseo y Filónides de dárselas de no-
ra indagaCIOnes sobre m1 persona, pre-
tiClosos contando esas mismas cosas, Y P
o , II a a

guntame a m1 mismo .
I z - 3"
164 Libro IV

y mafioso, que ¡daba


Y era Bión de verdad, entre otras cosas, sofilsta versátil
mucho pábulo a quienes querían rebajar la filosoflla, pero a VCCÉS era tambleflde
tamblen
trato agradable, capaz de reírse de la vanidad. Dejo muchos escritos, piero
O un? le re-
unos dichos que tienen aplicación provechosa. A51, por ejemplo, cuan
te, repuso: No se
prochaba no haber sabido ganarse los favores de Cierto mozalbe
pesca un queso blando con un anzuelo”. (43) Preguntado qulen padece mayores
51 hay que ca-
angustias, respondió: “El que aspira a mayores éxttos . Preguntado
sarse (pues también a él se le atribuye eso), dijo: “Si te casas con una mujer fea,
tendrás un mal privado; si con una guapa, un bien público”. .
Decía que la vejez es puerto de males: que todos en ella se refugian. Que la
fama es madre de los años; la belleza, un bien ajeno; la riqueza, el nervio de las co-
sas. A uno que había dilapidado su heredad, dijo: “A Anfiarao la tierra lo tragó,
pero tú te tragaste la tierra”. Que un gran mal es no ser capaz de soportar el mal.
Censuró también a quienes incineran a los muertos teniéndolos por insensibles, y
luego les encienden luces como si sintiesen algo.
(49) Decía de continuo que entregar a otro la propia belleza es preferible
a recoger la ajena, ya que eso daña tanto al cuerpo como al alma. Vituperaba tam-
bién a Sócrates, diciendo que, si alguna falta le hacía Alcibíades y se abstuvo, era
necio; pero si no le hacía falta ninguna, no hizo nada de extraordinario. Decía que
es fácil el camino al Hades, pues se recorre con los ojos cerrados. Censurando a
Alcibíades, decía que, siendo mancebo, les quitaba los hombres a las mujeres,
mientras que, una vez adulto, les quitaba las mujeres a los hombres. En Rodas,
mientras los atenienses se ejercitaban en la oratoria, enseñaba filosofía; y a quien 5€
lo reprochaba, dijo: “Trigo he traído; ¿acaso he de vender cebadaP”.
(50) Decía que los que están en el Hades sufrirían peor castigo si tuviesen
que acarrear el agua en baldes enteros y no agujereados. A un gárrulo que implora-
ba ayuda, dijo: “Haré por ti lo que haga falta, con tal que mandes a unos represen-
tantes y no vayas tú mismo”. Navegando en compañía de malvados, cayó en manos
de piratas; diciendo aquéllos: “Si nos reconocen, estamos perdidos”, dijo él: “Y yO
si no nos reconocen”. Decía que la creencia es un estorbo al avance. De un rico
avaric1050 decía: “No es que él posea riquezas, sino que la riqueza lo posee a él”.
Decra que los avaros cuidan de sus propiedades como de bienes propios pero,
como de bienes ajenos, no les sacan ningún provecho. Que la hombría hay que
usarla srendo jovenes, Y en sensatez se ha de florecer envejeciendo.
lmos
os dai:LCH
llegar. A unÏÏÉÉJÏÉÏÏÍ
envidioso ÏÉÏÁÏÏÉ
que ,311% ¿más ”me?“
e e v1tuperar.a la vejez,“sm"
a la queque la “Si:
todos al o
ponla cara triste, dijo: “No sé Sl te ha pasado g
malo, o algo bueno a otro” . D ec1a
’ que el ba ' o nact- mi
en o " ro d a
m lcom ane e
franqueza, pues l t es a p
165
Bión

rebaja a siervo aun al hombre más audaz.

Que a los amigos hay que conservarlos, sean de la cualidad que sean: no vaya a pa-
recer que habíamos tenido trato con malvados, ni que hemos repudiado a los hon-
rados.
En un principio, Bión había seguido las enseñanzas de la Academia, por el
tiempo en que oyó a Crates; más tarde adoptó el modo de vivir cínico, tomando el
capote y el mortal, (52) pues ¿en qué otra cosa podía convertirse a la impasibili-
dad? Luego se pasó a las enseñanzas teodorianas, habiendo oído a Teodoro el Ateo
discurriendo toda clase de razonamientos; después de lo cual siguió las lecciones
de Teofrasto el Peripatético.
Por lo demás, era dado a lo teatral y muy diestro en llevarlas cosas a lo ridí-
culo, Hamándolas por sus nombres vulgares. Por usar de toda clase de razonamien-
tos, cuentan que dijo de él Eratóstenes que Bión fue el primero que vistió a la filo-
sofía de un manto de flores. Pues era apto de natural para la parodia, como que
son suyos también estos versos: J, x.

. . . í í ’* ’ L I
- \' U “É li”
Dulce Arqultas, de acordes nac1do, el rico en humos,
3 uoÑ
varón más experto en disputas sobre la última cuerda. 3 (iÉ p4* kV’cun: w N‘
¿ 1x;x“!

Era derrocha-
(53) Y, en general, se burlaba de la música y la geometría.
ostentaciones fan-_
dor, y por eso se mudaba de ciudad en ciudad, a veces ideando
ropa de estu-
tásticas; así por ejemplo, en Rodas persuadió a los marineros a vestir
o de todas las
diantes y seguirlo; entrando con ellos en el gimnasio, fue blanc
miradas. Solía adoptar a ciertos jóve ¿3%to para servirse de ellos para los place-
egorsta
res como para estar protegido por u afecto, pero tambien era sobremanera
e insistía mucho en aquello de “Todoesïómún entre amigos”.
Por lo cual nadie se
él; aunque a algunos
reclama discípulo suyo, de tantos que habían estudiado con
íntlmos, cuentan que duo
los indujo a la impudicia. (54) Así, de Bitión, uno de sus
una vez a Menedemo: “Yo, por cierto, amigo Mene
demo, por las noches me enre-
bien soltaba muchas 1m-
0 r .

do con Bión, y no creo que me pase nada indecente . Tam


. n

nanzas de Teodoro.
piedades al conversar, aprovechando con ello las ense
ntan los de Cálcide —pues
Luego, cuando había caído ya enfermo, según cue
allí falleció—, se dejó persuadir de usar amuletos y arrepentirse de haber ofendido
a la divinidad. Además, por carecer de quien lo cuidara durante su enfermedad
ntes; y lo cierto es
PaSÓ grandes penas, hasta que Antígono le mandó a dos sirvie
a la
que lo siguió en litera, según dice Favorino en la Hm‘orz'a varía. Y en cuanto
manera cómo falleció, también nosotros se lo hemos censurado como sigue:

(55) A Bión, a quien Borístenes parió, la tierra escita,


166 Libro IV

a.
oí decir que en realidad no hay dioses para nad
diría: ”
Si en tal creencia aun tenaz porfiara, se
pero suya .
“Será, en fin, su convicción: perversa,
que se muera,
Pero ahora que tan grave está, temiendo
ni miraba,
el negador de dioses ya, que el templo
rito,
(56) que tantas burlas endilgó a quien cumpliera el
,
no sólo encima del hogar, por mesas y por aras
es las narices,
de incienso y humo hinchando está a los dios
no sólo dijo: “¡Perdonad que antaño yo pecara! ”,
sino que manso la cerviz a ensalmos de la meiga
dobló, de cuero en buena fe ciñéndose los brazos,
(57) de espino y ramos de laurel ornando los dinteles,
a todo menos a morir resuelto a conformarse.
El necio que haya dios o no creyó cuestión de pago,
habiendo dioses cuando a Bión le da por creer en ellos.
Inútil fue su devoción: hecho carbón, la mano
tendió diciendo: “Don Plutón, me encanta conocerlo”.

(58) Hubo diez Biones: el primero, contemporáneo de Ferecides de Siros, al que


se le atribuyen dos libros en jónico: era de Proconeso; el segundo, un siracusano
que escribió manuales de oratoria; el tercero, aquél mismo; el cuarto, democriteo y
matemático, abderita, que escribía en ático y en jónico: fue el primero que dijo que
hay ciertas regiones en las que llega a ser de seis meses la noche y de otros seis el
día. El quinto, de Solos, que escribió sobre Etiopía; el sexto, orador, al que se atri-
buyen nueve libros titulados Las Musas; el séptimo, poeta mélico; el octavo, un €8-
cultor milesio, al que menciona también Polemón; el noveno, un poeta trágico, de
los llamados társicos; el décimo, un escultor de Clazómenas o de Quío, al que
menciona también Hiponacte.

LACIDES

(59) Lacides, hijo de Alejandro, de Cirene. Es el iniciador de la Academia


Nueva y sucesor de Arcesilao, varón de lo más venerable y que tuvo no pOCos ¡mid
tadores. Aplicado desde joven y pobre, era, por otra parte in enioso y de agrada-
ble trato. Se cuenta que en la administración de su casa fue Se lo más mezquinoï

d:2::1230:22:22::2232:3221:?“ se1? 2:;


gueslïadadvez que sacaba algo de la despensa, la sellaba de nuevo y tiraba el a”.

OS, romplan el sello y se llevab‘tln Cu


Bión. Lauder. Carnéades
167

querían; luego introducían el anillo, del mismo modo ,


rend idos , a trave s de la ranura en el
cuarto, y procediendo así, jamás fueron sorp
_ (60) Lac1des Impartia SUS Clases en la Academia, en el jardín que habia he-
Cho instalar el rey Atalo Y que P01” el se denominaba el Lacideo F l ' '
todos los tiempos, que abandonó en vida la dirección dela l U6 e ”Emo, en
los foceos
j ' CSCUC
Télecles. y Evandro. _A Evandro sucedió H egesmo de Pergamon, y a estea
a, entregandoia
Carneades. A Lacrdes se le atribuye un dicho gracioso: pues cuando Átalo mandó
por él, cuentan que dljo que a los ídolos hay que mirarlos de lejos. Como había
empezado tarde a estudiar geometría, alguien le dijo: “¿Será ahora el buen mo-
mento para eSOP”; <y él:> “¿Acaso ni ahora tampoco?”. i
(61) Falleció habiendo empezado a dirigir la escuela en el año cuarto dela
Olimpiada centésima trigésima cuarta, tras haber presidido la escuela durante
veintiséis años; la muerte le sobrevino por parálisis a raíz de un exceso de bebida.
También a él lo hemos festejado como sigue:

Lacides, de ti me dijeron que Baco te había agarrado


y por la punta del pie Hades abajo te arreó.
cuerpo,
Claro está que Dioniso, entrando muy mucho en el
suelta los miembros: de ahí Hámase el Liberador.

CARNÉADES
en
ades , hij o de Ep ico mo o de Filo como, según dice Alejandro
(62) Carné libros de los estoicos,
laS Sucesiones, de Cirene . Tras haber leído atentamente los
Cri sip o, les con tra dijo cor tes m en te y acertó de tal modo que
<y sobre todo> los de
llegó a decir:
seria nada yo.
Pues sin Crisipo, no
no m uy ve rs ad o en física, pero tanto mas
donde los hubiera, tan ocupado que anda-
Fue hombre aplicado - ecer los pe lo s yll ,
as ña
ue s
in }: de
' '
en en“; deahi que se dejara cr luso los oradores abando-
oroso en filoso la qu
ba en los estudios. Era tan vig
naban sus escuelas e iban a escucharlo- o que el director del gimnasio
(63) Además tenía VOZ tant pUT “Pues dame la medida de la
muy {ECÍÏI’ a taltest
irle que no grit ara o; y el con o.
mandó dec
que aqué l supo replicar atina dam ente , PUC s le dijo: “Tienes por medida
VOZ”. A 10
ble en las controversiai Por
perio e lnexpuglfla . as a dichas. Era discí-
a tus Oyentes”. Era temible en el vitu nvrtes, por as caus
y
de asistir a los co
o demás; Se excusaba

Ïh‘tïx“ Em
| (,8 Í ,1e I V

pulo suyo Mentor de Bilinia, y una vez que asistía a su clase, CUIT!" Mentor VChía
tratando de seducir a su concubina, según dice l'avormo en la storza vana, Car-
néades le dijo a media lección, en son de parodia:

(64) Anda por ahí un anciano del mar, que es hombre verldtco,
muy parecido en todo a Méntor en voz y figura:
a él declaro yo expulsado de esta escuela.

Y aquél, levantándose, repuso:

Unos proclaman, los otros de prisa se van levantando.

A la muerte parece que andaba dándole vueltas como más bien con temor, como
que de continuo iba diciendo: “La naturaleza que lo compuso también lo disolve-
rá”. Cuando supo que Antípatro había muerto bebiendo veneno, se sintió animado
a encarar con arrojo el último trance y dijo: “Dádmelo, pues, a mí también”; y
como le preguntaran: “Pero ¿qué?”, les dijo: “Vino con miel”. Cuando murió,
cuentan que se produjo un eclipse de la Luna, por seña de compadecerse, como
acaso diría alguien, el más bello de los astros después del Sol.
(65) Dice Apolodoro en la Crónica que se fue de entre los hombres en el
año cuarto de la centésima sexagésima segunda Olimpiada, tras haber vivido
ochenta y cinco años. Se le atribuyen unas cartas a Ariarates, rey de Capadocia.
Sus demás obras las escribieron los discípulos; él mismo no dejó nada.
También sobre él hay unos versos nuestros, en metro logaédico y arquebúleo:

A Carnéades, ¿qué puedo yo reprocharle, Musa?


Ignorante ha de ser quien no sepa qué miedo tuvo
a morir, que aun padeciendo ese mal tremendo
que es la tisis, salvarse no quiso. Y apenas supo
que bebiendo una pócima Antípatro muerto había,
(66) dijo: “Dadme a mí pues también de beber”. -- “Y bueno,
pero ¿qué?”. — “Dadme vino con miel”. Y diciendo andaba:
“Si natura me hizo, sabrá cómo deshacerme”.
No por eso dejó de parar bajo tierra, bien que
tantas penas ahorrando cabía bajar al Hades.

Se cuenta también que tenía los ojos cubiertos de noche y no lo sabía: man:
dó al sirviente encender una luz, y cuando éste la trajo diciendo: “Aquí está”, le
dijo: “Bien, pues lee”. Tuvo también muchos otros discípulos, pero el más célebre
fue Clitómaco, de quien habrá que hablar.
1 , Í Ïómat‘o 169
(,arflf’ddm' ( h

Hubo además también otro Carnéades, poeta elegíaco de estilo frío.

CLITÓMACO
(67) Clitómaco de Cartago. Se llamaba Asdrubas, y en su patria filosofaba
años, oyó a
en su idioma. Habiendo llegado a Atenas cuando tenía ya cuarenta
y lo instruyó; y él
Caméades; éste, apreciando su celo, le hizo aprender las letras
s libros. Sucedió
llegó a tal extremo de aplicación que escribió más de cuatrociento
tos, varón que se ha-
a Carnéades, y sus enseñanzas sobre todo dilucidó en sus escri
a.
bía dedicado a las tres escuelas: la académica, la peripatética y la estoic
'k 11' 'k

A los académicos en general los pone en solfa Timón como sigue:


lsa.
Ni de la Academia tampoco la larga plática insu
res de Platón, pas are-
Pero nosotros, tras haber tratado de los acad émicos suceso
mos a los sucesores peripatéticos de Platón, a los cu ales dio
principio Anstóteles.
LIBRO QUINTO

ARISTÓTELES
Y SU ESCUELA
ARISTÓTELES
(l) Aristóteles, hijo de Nicómaco y de Féstide, de Estagira. Nicómaco era
descendiente de Nicómaco, el hijo de Macaón, hijo de Asclepio, según dice Her-
mipo en el libro Acerca de Arzstóteles, y vivió con Amintas, el rey de los macedo-
nios, en calidad de médico y de amigo. Aquel más noble de entre los discípulos de
Platón fue de voz balbuciente, según dice Timóteo de Atenas en De las mdas, de
piernas flacas, según se cuenta, y ojos pequeños, usando a modo de seña distintiva
la vestimenta, las sortijas y el corte del pelo. Tuvo también un hijo, Nicómaco, de
Herpílide, su concubina, como dice Timóteo.
(2) Se apartó de Platón aún viviendo éste; así que se cuenta que dijo:
“Aristóteles nos ha dado de coces, como los potrillos a la madre que los dio a
luz”. Dice, en cambio, Hermipo en las Vidas que, estando él de embajador ante
Filipo en nombre de los atenienses, llegó a ser escolarca de la escuela que había
en la Academia Jenócrates; luego, llegando él y viendo laescuela bajo la direcc10n
de otro, eligió el paseo (perz'patos) del Liceo y, yendo y,v1n1endo hasta la hora del
ungüento, iba filosofando junto a los discípulos: de ahi que fue llamado el Pase-
ante (perzpatetikós); aunque otros dicen que, acompatnandcc)l g .bpasear
(perzpatoántz) a Alejandro, que estaba recobrandose de una en erme a , 1 a con-
versando con él. _ . ' '
sentado, d1c1endo,
(3) Cuando se hicieron más numerosos, se av1no a estar

Deshonra es
callar y a Jenócrates dejarlo hablar,
raba
Y Se ejercitaba con los discípulos en la disputa por te51s, a la vez que los adiest
,. ’
en la oratoria
co, que era t1-
Luego i sin embargo se marchó a la corte de Henmas el eunu
rano de Atariieo y del que algunos afirman que llego a ser su amado, y otros que
Í
,

incluso emparentó con él dándole en matrimonio a su hija o sobrina, como dice


,

? o a

Demetrio de Magnesia en los libros De los poetas y mentores del mzsmo nombre,
174 Libro V

quien afirma además que Hermías fue esclavo de Eubulo, que era bitinio de origen
y que había asesinado a su amo. Aristipo, en el primer libro De la [aymara antigua,
dice que Aristóteles se había enamorado de una concubina de Hermías (4) y que,
con el permiso de éste, la desposó y, no cabiendo en sí de gozo, ofrendó a aquella
mujercita unos sacrificios como los que los atenienses ofrecen a Deméter Eleusina;
y que a Hermías le escribió un peán, que está trascrito más adelante. Desde allí se
dirigió a Macedonia, a la corte de Filipo, y recibió de él como alumno a su hijo
Alejandro. Le pidió que hiciera reconstruir su ciudad natal, arrasada por Filipo, y
lo consiguió; y a ellos también les dictó leyes. Pero también en la escuela ejercía de
legislador, emulando a Jenócrates, nombrando un arconte cada diez días. Cuando
le pareció que había convivido lo bastante con Alejandro, se marchó a Atenas, tras
haberle recomendado a su pariente Calístenes de Olinto, (5) a quien, como que le
hablaba al rey con demasiada franqueza y no le obedecía, le dijo, según cuentan,
en son de reprimenda:

Corto destino tendrás, hijo mío, según lo que dices.

Y así fue: pues como parecía haber participado con Herrnolao en la conjura contra
Alejandro, fue llevado de un lugar a otro en una jaula de hierro, lleno de piojos y
sin cuidado alguno, y finalmente arrojado a un león; y así pereció.
Aristóteles, entre tanto, tras haber vuelto a Atenas y dirigido su escuela du—
rante trece años, se retiró a Cálcide, habiéndolo demandado en justicia por impie-
dad el hierofante Eurimedonte (o Demófilo, como dice Favorino en la Histon'a va—
ría), porque había compuesto el himno al susodicho Hermías, (6) y por añadidul'ál
un epigrama a la estatua del mismo que se hallaba en Delfos:

A él sin piedad, violando la santa ley de los dioses,


de los de arcos llevar persas el rey lo mató:
no en plena luz, con el hierro en sangrienta batalla venciendo,
sino usando su fe puesta en hombre mendaz.

Allí también murió, bebiendo acónito, como dice Eumelo en el libro quinto de las
Historias, a los setenta años de su vida. El mismo afirma que conoció a Platón 3 los
treinta años, en lo que yerra: pues vivió sesenta y tres años, y conoció a Platón a 05
diecisiete. El himno es el que sigue:

(7) Virtud, trabajosa a la raza mortal,


la prez más alta de la vida,
por tu belleza, doncella,
es morir en Grecia envidiable destino
Anïtóteles
l 75

y sufrir perpetuas penas atroces:


tal en los pechos infundes
fruto de Vida inmortal, mejor que el oro,
padres queridos y sueño ablandaluceros.
Por ti los retoños de Leda,
por ti Heracles el divino,
soportaron tantas cuitas,
por tu poder bregando a la vez;
y por amor de ti Aquileo
y Ayante marcharon ala tiniebla;
(8) por mor de tu traza entrañable un hombre, de Atarneo
cría de pecho, perdió la luz del dia.
A éste, preclaro de obras,
recordarán inmortal las Musas, hijas
de la Memoria, cantando
la gloria de Zeus hospedero
y el don de la firme amistad.

Hay también unos versos nuestros dedicados a él, que son estos:
imedonte,
Quiso acusar de impío a Aristóteles Eur
quien de la Madre Deó Mística fue serv1dor;
ónito:. así sm es.,fuerzo
mas aquél se evadió toman do ac
detraccron.
supo al final triunfar sobre la v1!

o en la Hís torz kz var ía, dice qu e Ar istóteles fue_ el primero en


(9) Favorin l mismo proceso, y
redactar un discurso judic
i ial en defensa de Sl mismo, para aque
que dilo que en Atenas
higo.
pera tras pera va madurando, e ¡1180”35
- "‘ imer año de la nonagésima
ce Apolodoro en la Cromca q n el ve te os, hablendose
Eubulo a
1 gnïbajo el arcontado de ,
ó a gïñ
aa
o Oli
, mpiad.a; . que
. se ace rcó a rcltïón
Pla
“O
Uni
en el
en. el año cuartodle
de cm
la ete , y qu
Olimpiada e 5€ ma im a octava. Habiendo muerto Platon
a el 3108 centéS H ' S ermaneció allí tres
Pflmer año, bajo Teófilo se encaminó a la corte de 6111113 (31’ p "o de la Olim ia-
anos. (10) Bajo Pitódoto: fue ala corte de Filipo, en. el segfiun íïó a Atena
s eii el
a centésima novena cuando Alejandro tenía ya qumceíms' l Lg eo durante tre-
, - d .
segundo año de la Olimpiada centésima onceava y ¿meno-en (-3 d alcCCHÍCSlm a CCl'
de la Olimpia
ce años- Luego partió a Cálcide en el tercer año
176 Libro V

mocuarta y murió de enfermedad sobre los sesenta y tres años, cuando falleció
también Demóstenes en Calauria, bajo Filócleo. _ , . .
Se cuenta que con la recomendación de Calístenes a ¡[Melandro haora irrlta-
do al rey y que éste, para causarle disgusto, favoreció a Anax1menes y env10 regalos
a Jenócrates. ,
(11) Se burló de él en un epigrama también Teócritoide Qu10, compo-
niendo lo que sigue, como dice Brión en el libro Acerca de Teócrzto:

A Hermías, eunuco y esclavo de Eubulo a la vez, Aristoteles,


hueca cabeza que fue, hueco epltaflo alzo.

También Timón lo ataca diciendo:

Ni por cierto Aristóteles, el de las casquivaneces penosas.

Ésta fue, pues, la vida del filósofo. Hemos dado también con su testamento,
que reza más o menos como sigue:

“Confía en que todo vaya bien; pero, por si algo pasara, dispone Aristóte-
les lo siguiente. Que sea Antzpatro el apoderado de todo y a todos los efectos;
(12) y, basta que Nicanor se haga cargo de ello, que Aristómenes, Timarco,
Hiparco, Dióteles y Teofrasto -—si es que quiere y puede— cuiden de los niños,
de Herpilide y de las cosas que dejo. Y cuando la niña alcance la edad debida,
que sea dada en matrimonio a Nicanor; pero si a la niña le pasare algo ——l0
que bago votos que no suceda ni sea— antes de casarse o después que se baya
casado, no habiendo loijos todavia, que Nicanor sea dueño, en cuanto al niño y
lo demas, de mandar de un modo digno de e'l y de nosotros. Que cuide Nicánor
de la nina y del niño Nicómaco, según lo juzgue mejor para ellos, como un pa-
dre y hermano a la vez. Pero si antes le pasare algo a Nica
'nor —lo que hago
votos que no suceda—, antes de desposar a la niña o después que la
desposarú,
no ¡sabiendo hijos todavia si e'l hubiere dispuesto algo, que ello tenga
plena
autoridad; (13) pero sz Teofrasto quisiere vivir con la
niña, valga para él lo
mzsmo que para Nica'nor;
__ y 5‘ ”02 que ¡05 tutores, de común acuerdo con Anti-
PátrO, acerca de la nina y del nino di
lzde Que cu 'd 1 . spongan lo Que mejor les parezca.
or l J: en os tutoresiy Nicanor; acordandose de mi, tamb
ién de HefP!‘
ma;¿501 pgcuïena que ba Sid; Cjamigo; y aparte
e” ”OSeáCása a eunm d . .
lo demás, si quisiere tomar
r de lo que ya se le 0 0 ¡”dzg no de nosotros. Que
ademas le den)
. . ba dado) un talent0 de plata de lo que dejo'
vzentas, las que quiera, y la mu y "
tres 5”.
cbacbita que tiene, y el mozo
quie re vzv' zr' en Ca'lczd' e, la casa de huéspe Pirreo; (14) y Si
des al lado deljardin, pero si pffflere
Amtóteles
177

vivir en Estagira, mi casa paterna,- y lo mismo que eli


ja lo uno o l0 l
los tutores la provean de los enseres que a ellos les parezcan buenos 0 rfoi
qu?
lide, bastantes. y a 6'70!-
Que cuide Nicanor también del nino Mirmex, que de un modo
digno de
nosotros sea devuelto a los suyos, con los bienes que bemos recibido de él. Que
tambien Ambraade sea lzbre y se le den, cuando la nin'a se case, quinientas
dracmas y la mucbacbita que tiene. Que se le den tambz-¿fl a Tales, ademas de
la joven esclava que tiene, mil dracmas y otra doncellita; (15) y a Simón, ade-
ma's del dinero que se le babia dado antes para la compra de un mozo, o bien
cómprenle otro mozo o bien entre'guenle el dinero. Y Tacón, que sea libre
cuando la niña se case, y también Filón y Olimpia y su bijito. No se venda a
ninguno de los mozos que me sirvieron, sino que se los siga empleando, y
cuando alcancen la mayoria de edad, que se vayan libres segun lo merezcan.
Cuidese también de las estatuas encargadas a Grilio'n, de manera que,
una vez acabadas, se coloquen: la de Nica'nor y la de Próxeno, que pensaba en-
cargarle, y la de la madre de Nicanor; y la de Arimnesto, que ya esta' becba, co-
(16). y
lóquese asimismo para que sea recuerdo suyo, ya que falleció sin bijos;
o donde mejor
la de nuestra madre, que sea consagrada a Deme'ter, en Nemea
s tambien los bue-
parezca. Y alli donde erijan mi sepulcro, alli sean enterrado
so. Y que consagre ade-
sos exbumados de Pttiade, tal como ella misma lo dispu
el voto que por él bzce, unas es-
más Nica'nor; una vez esté a salvo, cumpliendo
ador y a Atenea Salvadora, en
tatuas de piedra de cuatro codos a Zeus Salv
Estagira”.

Así reza el testamento. Cuentan que además se le ¿neontljvajlfla íïiiídiiaa:1


nte
íuC (llenaÏeiIte calie
te, Y que Licón decía que se bañaba en una bañera de aceltc
aceite, Algunos afirman también que solía colocarse un Odrecbï :ie bronce en la
SObre el estómagO, Y que cuando se dormía, se 1€ Ponla unla f 0 :te se despertara
mano, con una fuente debajo, para que, al caer la bola en a ue ’
por el ruido.
os di ch os be llí si m os , que son los que 31-
(17) Se le atribuyen también un . en la
sos dijo: “Que cuando dic
sum, Preguntado qué ganancia facan los mentlroa vez que hubiese dado limosna

erdad, no se les cree”. Reprochandole algUIefl m} -


del hombre” Solía dis-
de-
caracter, smo d de se h'allara
a.ufl hombre vil dijo. “No me compadecí del
c“ de continuo L los amigos y a quienes lo trataban, cuando Y olnalma de los estu-
nienses habían
luz del aire circundante, Peïo e sit el
Cifrriendo, Clue la vista recibese1aponía
.los a menudo cuando a per-orar, dec1a que) os es no
Inventado el trigo y, las le es pero que el trigo lo aprovecha an y as elyf t .dul

18) D e la educacron
y ' 'i deCIa
' q ue las raíces 8011 maigas, pero e ru 0 ' C6.
regun f _ .. . “La ratr tud , Preguntado que es la
tado clue envejece rápldamente, duo. g
Libro V
1 78

esperanza, dijo: “El ensueño del que está despierto” É. Ofreciendole Diógenes un
higo paso, como entendía que, si no lo tomaba, aquel tendrla preparada alguna
agudeza, lo tomó diciendo que Diógenes, junto a la agudeza, habla perdido tam-
bién el higo. Como le ofreció otro, lo tomó y lo alzó como sr fuera un nino, dicien-
do: “¡Qué grande, Diógenes!”, y se lo devolvió. Tres cosas decía que requiere la
educación: el natural, la instrucción y el ejercicio. Habiendo oído decir que había
sido injuriado por alguien, dijo: “Mientras yo no esté, que me dé de azotes si quie-
re”. La belleza —decía— es mejor recomendación que toda carta. (19) Otros di-
cen que así la definía Diógenes, y que él llamó la hermosura un regalo <de la natu-
raleza>; Sócrates, una tiranía que dura poco; Platón, un privilegio de nacimiento;
Teofrasto, un engaño silencioso; Teócrito, un azote de marfil; Carnéades, una rea-
leza sin guardias.
Preguntado en qué se distinguen los hombres cultos de los incultos, dijo:
“Tanto como los vivos de los muertos”. La educación —decia— es en la prosperi-
dad realce, en las adversidades, refugio. Decía que los padres que saben educar a
sus hijos son más dignos de respeto que los que sólo los engendran; pues éstos les
dan el vivir, pero aquéllos el vivir decentemente. Al que se jactaba de ser de una
gran ciudad, dijo: “No es eso lo que se debe mirar, sino si uno es digno de una
gran patria”. (20) Preguntado qué es la amistad, dijo: “Una sola alma habitando en
dos cuerpos”. Entre los hombres —decía—, los unos ahorran como si fuesen a vi-
vir siempre, y los otros gastan como si hubiesen de morir en seguida. A uno que le
preguntaba por qué con los hermosos tratamos tan largo tiempo, dijo: “De un cie-
go es la pregunta”.
Preguntado qué provecho había sacado de la filosofía, dijo: “El hacer sin
que nadie me lo mande lo que algunos hacen por temor a las leyes”. Preguntado
cómo podian avanzar los alumnos, dijo: “Siguiendo a los adelantados y no espe-
rando a los rezagados”. A un gárrulo que le dijo, después de haberse andado mu-
cho por las ramas: “¿No te habré incordiado con mi plática, verdadP”, le contestó:
“Para nada, ¡por Zeus!, si ni te estaba escuchando”.
(21) A uno que le reprochaba haber socorrido a un hombre indigno ——pu€5
también así lo cuentan—, le dijo: “ No he dado al hombre, sino a lo humano”. Pfe'
guntado cómo hemos de tratar a los amigos, dijo: “Asi como quisiéramos que 61105
nos traten a nosotros”. La justicia decía que es la virtud del alma que reparte sv‘i‘gún
el mérito. Decía que el mejor viático para la vejez es la educación. Y dice Favorinoa
en el libro segundo de los Recuerdos, que decía una y otra vez: “Quien tiene ami‘
gos, no tiene ningún amigo”; pero eso está también en el séptimo libro
de la En”
Esos son, pues, los dichos que se le atribuyen.
. Escribió muchísimo
. s llbl‘OS, que he jnado conveniente enumerar aqul por
escrito, por los merectmlent os de aquel varón en todo
género de estudios:
Aristóteles

179

(22) De lajusticia, 1, 2, 3 y 4,
De los poetas, 1, 2 y 3,
De la filosofia, 1, 2 y 3’
Politico, 1 y 2,
De la retórica, o Grilo, 1,
Nerinto, 1,
El sofista, 1,
Menéxeno, 1,
Amatorio, 1,
El Banquete, l,
De la riqueza, 1,
Protréptico, 1,
Del alma, 1,
De la plegaria, 1,
De la nobleza, 1,
Del placer, l,
Alejandro, o En defensa de los colonos, 1,
De la realeza, 1,
De la educaa'ón, 1,
Acerca del bien, 1,2 y 3,
Extractos de las ‘Leyes’ de Platón, 1, 2 y 3,
Extractos de la ‘Republica’, 1 y 2,
Económico, l,
De la amistad, 1,
Del padecer o haber padecido, l,
De las ciencias, 1,
De los razonamientos eristicos, 1 y 2 ,
Soluciones eristicas, 4,
Divisiones sofisticas, 4,
De los contrarios, 1,
De las especies y los géneros, <1>,
De las propiedades, 1, _
(23) Apuntes para las argumentaczones, 3,
Proposiciones acerca de la virtud, 1 Y 2,
Objeciones, 1,
De los términos que se dicen de varias maneras o segun apo
szczon, 1,
De las pasiones, o de la cólera, 1,
Ética, 1,2, 3,4 y 5,
De los elementos, 1,2 y 3,
De la ciencia, l,
180 Libro V

Del principio, l,
Division es, 17,
De las divisiones, 1,
De la pregunta y la respuesta, 1 y 2,
Proposiciones acerca del movimiento, 1,
Proposiciones eristicas, 1,
Silogismos, 1,
Analiticos primeros, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9,
Grandes Analiticos segundos, 1 y 2,
De los problemas, 1,
Cuestiones de método, l, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8,
De lo mejor, 1,
De la idea, 1,
Definiciones preliminares a los ‘Tópicos’, 1,
<Tópicos,1,> 2, 3, 4, 5, 6 y 7,
Silogismos, 1 y 2,
Silogistico y definicion es, l,
(24) De lo preferible y del accidente, 1,
Preliminares a los lugares comunes, 1,
Tópicos para las definiciones, 1 y 2,
Pasiones, 1,
De la división, 1,
De las matemáticas, 1,
Definiciones, 13,
Epiqueremas, l y 2,
Proposiciones acerca del placer, 1,
De lo voluntario, 1,
De lo bello, 1,
Tesis epzauerema'ticas, 25,
Tesis acerca del amor, 4,
Tesis acerca de la amistad, 2,
Tesis acerca del alma, 1,
Cuestiones politicas, 2,
Curso de politica, como el de Teofrasto, l, 2, 3, 4,5, 6, 7 y 8,
De las obrasjustas, 1 y 2,
Compendio de artes, 1 y 2,
Arte oratoria, 1 y 2,
Arte, 1,
Otro arte, 1 y 2,
Del método, 1,
Aristóteles 181

Compilación del arte de Teodectes, 1,


Tratado del arte poética, 1 y 2,
Entimemas retórzcos, 1,
De la magnitud, 1,
Divisiones de los entimemas, 1,
Del estilo, 1 y 2,
(25) Del consejo, 1,
Compendio, 1 y 3,
De la naturaleza, 1, 2 y 3,
Fisico, 1,
Sobre la filosofia de Arquitas, l, 2 y 3,
Sobre la filosofia de Espeuszpo y de Ieno'crates, 1,
Extracto del ‘Timeo’ y de las obras de Arquitas, 1,
Contra Meliso, 1,
Contra Alaneón, 1,
Contra los pitagóricos, 1,
Contra Gorgias, 1,
Contra ]enófanes, l,
Contra Zenón, 1,
Sobre los pitagóricos, 1,
Acerca de los animales, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 Y 9,
Disecciones, l, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8,
Selección de las disecaones, 1,
De los animales compuestos, 1,
De los animales fabulosos, 1,
De la esterilidad, l,
De las plantas, 1 y 2,
De fisiognomia, 1,
Cuestiones de medicina, 2,
De la unidad, l,
Señales de las tempestades, 1,
(26) De astronomia, 1,
De óptica, 1,
Del movimiento, 1,
De la música, 1,
Memoristico, 1,
Dificultades bomé'ricas, 1, 2, 3, 4, 5 y 6,
<Díficultades> poéticas, 1,
Cuestiones fisicas, por Orden alfabético, 38,
Problemas revisados, l y 2,
182 Libro V

Problemas ordinarios, 1 y 2,
Mecánica, 1,
Problemas de los escritos de Demócrito, 2,
De la piedra ima'n, 1,
Parábolas, 1,
Miscelánea, 12,
Exposia'ones por géneros, 14,
Reivindicaciones, 1,
Vencedores olimpicos, 1,
Vencedores de los Iuegos Piticos, 1,
De la música, 1,
Pitico, 1,
Lista de vencedores de los Iuegos Pz'ticos, 1,
Victorias dionisiacas, 1,
De las tragedias, 1,
Didascalias, 1,
Proverbios, 1,
Usanzas de los convites, 1,
Leyes, 1, 2, 3 y 4,
Categorias, 1,
De la interpretación, 1,

(27) Constituciones de 158 ciudades, clasificadas en democráticas, ohgar-


quicas, aristocráticas y tiránicas,

Cartas a Filipo, acerca de los selimbrios,


A Alejandro, 4 cartas,
A Antzjvatro, 9,
A Mentor, 1,
A Aristón, 1,
A Olimpia, 1,
A Hefestión, 1,
A Temista'goras, 1,
A Filóxeno, 1,
A Demócrito, 1.

Un poema que empieza: “Santo dlos augustlSlmo, tu, saetero infallb


. 16..., a
0
Í O f
.
'

,,

Una elegía que empleza: “Hua de madre de bellos retonos... .


H

' ¡a
Aristóteles 183

Suman esos escritos, en total, 445 270 líneas. Tantos son, pues, los libros
que escribió.
(23) Y propugna en ellos lo siguiente: que es doble el estudio según la fi-
losofía, práctico y teórico; y dentro del práctico, el ético y el político, en lo cual se
exponen los asuntos de la ciudad y de la casa; dentro del teórico, el físico y el lógi-
co, y lo lógico no como parte del todo, sino como un instrumento que se ha de do-
minar previamente. Y suponiéndole dos fines, dilucidó lo verosímil y lo verdadero,
y para cada uno se sirvió de dos facultades: la dialéctica y la retórica para lo verosí-
mil, y la analítica y la filosofía para lo verdadero, sin omitir nada de lo que atañe a
la invención, el juicio y el uso. t Í ¿s N
(29) Para la invención, dejó los Tópicos, las uestz'ones de método y nume-
rosas Proposiciones, en las cuales puede uno surtirse bundantemente de modos de
ataque verosímiles a los problemas; para el Egg, los Analíticas primeros y segun-
dos (y es que por los primeros se juzgan las premisas y por los segundos se estable-
ce la conclusión); y para el uso, los escritos agonísticos y erísticos, sobre la interro-
gación, las refutaciones sofísticas, los silogismos y otros semejantes. Criterio de la
verdad, para las operaciones de la imaginación, proclamó la sensación, para las éti- ,
cas —las que atañen a la ciudad, a la casa y a la ley— el intElectoÏm Q L v Z ds 0‘ \ of. V
(30) Un solo fin expuso, el ejercicio de la virtud en una vida cumplida y
cabal. Dice que la felicidad es resultado de tres bienes: los del alma, los cuales, des-
de luego, llama los primeros en importancia; en segundo lugar, los del cuerpo: sa-
lud, vigor, belleza y otros parecidos, y los externos: riqueza, nobleza, fama y otros
semejantes. Que la virtud no basta por sí sola para la felicidad, pues necesita ade-
más los bienes del cuerpo y los externos, siendo infeliz el sabio cuando padezca
dolores, o cuando se halle en la pobreza y cosas semejantes. La maldad, por otro
lado, sí se basta a sí sola para la desdicha, por más que abunde en bienes externos
Y del cuerpo. (31) Las virtudes decía que no se siguen unas de otras: pues bien
Puede ser que uno, siendo sensato y a la vez justo, sea indisciplinado e incapaz de
c¡Ominarse a sí mismo. Decía también que el sabio no es hombre sin pasiones, sino
de pasiones mesuradas.
La amistad la definía como igualdad de bienquerencia recíproca; y de ésta,
una es congénita, otra amorosa y otra hospitalaria. Luego, que el amor no es pro-
Pio tan sólo de la coyunda, sino también de la filosofía. Que el sabio se enamorará
Y Se dedicará a la militancia política y, por cierto, se casará y vivirá en las cortes de
108 reyes. Siendo tres los géneros de vida, la contemplativa, la activa y la hedonista,
Prefirió la contemplativa. Que son provechosos además los estudios generales para
alCanzar la virtud.
(32) En las cuestiones físicas, fue indagador de causas más que nadie, al
Punto que aun de las cosas más ínfimas indicaba las causas, por lo cual escribió no
Pocos libros de apuntes físicos. Al dios lo proclamó incorpóreo, al igual que Pla-
184 Libro V

tón, y que se extiende su providencia hasta las cosas celestes, y que es inmóvil
mientras que los asuntos terrestres se gobiernan por simpatía con aquéllas. Qué
hay, además de los cuatro elementos, también otro quinto, del que constan las co-
sas del éter, y que es distinto el movimiento de éste, pues es circular.
Que el alma es incorpórea, siendo entelequia primera de un cuerpo natura]
y orgánico que en potencia posee vida. Y llama entelequia aquello de lo cual hay
una cierta forma incorpórea; (33) y ésta es doble, según él: una, en potencia, como
el Hermes está en la cera que posea la capacidad de recibir las improntas, y en el
bronce la estatua; “por disposición”, en cambio, se llama la entelequia del Hermes
o de la estatua acabados. Y “de un cuerpo natural”, porque de los cuerpos los
unos son manufacturados —como los que hacen los artesanos, tales como una to-
rre o un navío— y los otros por naturaleza, como las plantas y los de los animales.
Y dice “orgánico”, esto es, construido para algo, como la vista para ver y el oído
para oír; y “que en potencia posee Vida”, dejando claro en ello (34) lo de “en po-
tencia”, <porque también el “tener vida”> es doble, o bien por disposición o bien
en acto: en acto, como del que está despierto se dice que tiene alma, y por disposi-
ción, como el que está durmiendo: así pues, para que también éste caiga bajo la de-
finición, añadió lo de “en potencia”.
También se pronunció por extenso acerca de muchas otras cosas, las cuales
sería excesivo enumerar; pues a todas ellas se dedicó con un celo y una inventiva
sin par, como evidencian los escritos que hemos hecho constar, cuyo número llega
a cerca de cuatrocientos, contando solamente los incontrovertibles; pues también
se le atribuyen muchos otros escritos y donaires o aciertos de la voz sin letra.
Hubo ocho Aristóteles: (35) el primero, él mismo; el segundo, el que se de-
dicó a la política en Atenas, al que se le atribuyen unos discursos forenses gracio-
sos y de buen tono; el tercero, estudioso de la Ilíada; el cuarto, un orador siciliano,
que escribió contra el Panegz'rz'co de Isócrates; el quinto, el llamado Mito, discípulfï
del socrático Ésquines; el sexto, un cirenaico que escribió sobre poética; el séptl-
mo, un profesor de gimnasia al que menciona Aristóxeno en la Vida de Platón; el
octavo, un gramático insignificante, al que se le atribuye un manual Acerca del pié"
onasmo. ,
El de Estagira tuvo muchos discípulos, entre los cuales se dÍStlnn mas
que nadie Teofrasto, del que vamos a hablar.

TEOFRASTO

(36) Teofrasto, hijo del cardador Melantas, de Éreso, como dice Atïlïoid‘;
ro en el libro octavo de los Paseos. Oyó primero en su patria a su paisano C p
Anstóteles. Teofrasto
l 85

luegO, tras haber 01do aIPlatón, se Pasó a Aristóteles, y cuando


éste se retiró a Cál-
cide, le sucedloen la dlrección de la escuela, en la Olimpiada centésima
decimo-
cuarta: Se le atrlbtrye tamblen un esclavo filósofo de nombre Póm
pilo, según dice
Mironlano de Amastrlde en el Primer libro de los Capítulos históricos semejantes.
Teofrasto fue varon sobremanera sagaz y aplicado, y, según dice Pánfija en
el libro tr1gésrmo segundo de los Recuerdos, maestro de Menandro el cómico;
(37)
por lo demás, era también caritativo y aficionado a conversar. Casandro, por cier-
to, lo recibió, y Tolomeo lo mandó buscar; y de tanta estima gozaba entre los ate-
nienses que, cuando Hagnónides osó acusarlo de impíedad, por poco fue condena-
do él mismo. Acudían a sus clases unos dos mil alumnos. Entre otras cosas, había
razonado también lo siguiente acerca de las lecturas públicas en la carta al peripa-
tético Fanias: “No es fácil conseguir, no ya una sala de espectáculos, sino tan si-
quiera una sala de reuniones como uno quisiera; pero las lecturas públicas produ-
cen correcciones, y el dejarlo todo y Vivir sin preocupaciones, ya no lo soportan los
contemporáneos”. En esa misma carta usa el término “escolástico” (scbolastz'kón).
(38) A pesar de esas cualidades, hubo de abandonar por breve tiempo la
ciudad, lo mismo él que los demás filósofos, cuando Sófocles, hijo de Anficlides,
había propuesto una ley según la cual ningún filósofo podía dirigir una escuela sin
previa resolución del Consejo y de la Asamblea, bajo pena de muerte; perolvolv1e-
ron al año siguiente, habiendo Filón demandado por improcedencia a Sofocles.
Entonces los atenienses declararon nula dicha ley, condenaron a Sofocles a una
multa de cinco talentos y votaron el retorno de los filósofos, para que volv1era Teo-
frasto y se hallara en las mismas condiciones de antes. ... ld
A éste, que se llamaba Tírtamo, Aristóteles le camblo el nombrïipïlr leh"e
Teofrasto, por su divina elocuencia (pbra'sz's); (39) y que estuvo-enamorlalict: e 110
de Aristóteles, Nicómaco, aun siendo su maestroïlo d1ce A'I‘ISUR0 É“ Í l ro cuar-
ÍO De la lujurzkz antigua. Cuentan que de él Y Calrstenes duo ArISIOIC es o mlsmo
" ' — acerc a de J enócra-
hemos refertdo
que Platón, según se cuenta, Cll]0 ——como ya
tes Y de él mismo: pues como
'
Teofrasto era sobremanera v1vaz dijo todo
P3222?) resar que
Cuanto pensaba, mientras que el otro era de natural lento Y en pe ,
" ' n. Se cuenta que tambi" había com p rado
aquél necesitaba el freno y éste el aguuo
' 'teles, y que Demetrlo ' de F alero, q ue era
i dín Pf0pio, tras la muerte de Arlsto
un Jar
disCÏPUlO suyo, le a dó en ello. , ' , j
s. (:3 : qaeo gngs l :1:
_ Se le atribuyïri unos dichos de provecho, que sondesïgl
o es V‘ílto esiás portándo-
lame de un caballo indómito que de un razonamient
ClIJO: ¡Sl eres inq ,continuo ¡ba di-
en un banquete se quedaba callado del todo,
. e
te Sensatamfïnte; pero si tienes educación, corno un msetnsato
ndlo gravoso. __, .us
lendo que el tlempo es un dispe
U

aflojado
O

l . amente tras haber


'
c.

a los och en ta y Cln CO ano s,


u Murió Yaanciano,
ros versos a el son estos.
n poco en SUS trabajos. Nuest
186 Libro V

No es necedad lo que dijo un mortal, que en asuntos de ciencia


suelen los arcos sufrir al aflojar quebrazón.
Así Teofrasto, lozano a fuerza de ahínco y trajines,
justo al cejar en su afán, rotos los miembros, finó.

Se cuenta que, al preguntarle los discípulos si quería encargarles algo, dijo;


“No tengo nada que encargaros, excepto que la vida desdeña muchos placeres a
causa de la gloria; (41) pues en el instante en que comenzamos a vivir, ya estamos
muriendo: nada hay, por tanto, más inútil que el afán de gloria. Pero vosotros, que
tengáis buena suerte: o bien renunciad a la ciencia, pues es mucho el trabajo, o
bien cultivadla con esmero, pues es grande la gloria. Y es que hay más vanidad en
la vida que provecho. Pero yo ya no puedo aconsejaros qué hacer: vosotros mis-
mos mirad cómo habréis de obrar”. Y diciendo eso expiró, según cuentan; y como
es fama, todo el pueblo de Atenas lo acompañó a pie, rindiendo honor a aquel va-
rón. Favorino dice que, de anciano, se hacía llevar en litera, y que eso lo cuenta
Hermipo, citando lo que refiere Arcesilao de Pitana en lo que decía a Lacides de
Cirene.
(42) Dejó atrás también él muchísimos libros, que he juzgado conveniente
enumerarlos también por escrito, porque abundan en todos los méritos; y son éstos:

Analíticas primeras, 1, 2 y 3,
Analíticas segundas, 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7,
Análisis ¿le las silogismas, 1,
Compendio ¿le las Analíticas, 1,
Las lugares comunes reducidas <a las esquemas del silagzsma>, 1 y 2,
Escritas aganísticas, <o> Teoría de las razonamientos erísticas, <1>,
De las sensaciones, 1,
Contra Anaxa'garas, l,
De las enseñanzas ¿le Anaxa'garas, l,
De las enseñanzas (le Anaxímenes, 1,
De las enseñanzas ¿le Arquelaa, 1,
De la sal, del natrón y del alumbre, 1,
De la petrzfi'caa'a, 1 y 2,
De las lineas indiaisibles, 1,
Lecciones, 1 y 2,
De las vientos, 1,
Diferencias entre las virtudes, l,
De la realeza, 1,
De la educación del rey, 1,
De las géneros de vida, 1, 2 y 3,
Teoffd 5'to
187

De la vejez, 1,
(43) De la astronomia de Demócrito, 1,
<De la> meteorología, 1,
De las imágenes, 1,
De los sabores, los colores y las carnes, 1,
De la ordenación del mundo, 1,
Sobre el tratado ‘De los bombres’, 1,
Colección de las enseñanzas de Diógenes, 1,
Definiciones, 1, 2 y 3,
Amatorio, 1,
Otro sobre el amor, 1,
De la felicidad, 1,
De las formas, 1 y 2,
De la epilepsia, 1,
De la posesión divina, 1,
De las enseñanzas de Empe'docles, 1,
Epiqueremas, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 12, 13, 14, 15, 16,17 y 18,
Objeciones, 1, 2 y 3,
De lo voluntario, 1,
Compendio de la 'Repúblzca’ de Platón, 1 y 2, .
De la diversidad de voces entre los animales de la misma especie, 1,
De los que aparecen en manadas, 1,
De los que muerden y hieren, 1,
De los animales llamados envidiosos, l,
De los que permanecen en lo seco, 1,
(44) De los que cambian de color, 1,
De los que se esconden, 1,
De los animales, l, 2, 3, 4, 5, 6 Y 7’
Del placer; como Aristóteles, 1,
Del placer, otro, 1,
Tesis, 24,
De lo caliente y lo frzb, 1,
De los vértigos y los desmayos, 1,
De los sudores, 1,
De la afi'rmaa'ón y la negación, 1,
Calistenes o del duelo, 1,
De los sufrimientos, 1,
Del movimiento, 1, 2 y 3,
De las piedras, 1,
De las pestes, 1,
Libro V
1 88

Del desmayo, 1,
Megá'rico, 1,
De la melancolía, 1,
De las minas, 1 y 2,
De la miel, 1,
Colección acerca de las enseñanzas de Metrodoro, 1,
Meteorológicos, 1 y 2,
De la ebriedad, 1,
Leyes, por orden alfabético, 24,
Compendio de las leyes, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10,
Para las definiciones, 1,
De los olores, l,
(45) Del vino y del aceite, <1>,
Proposiciones primeras, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17
y 18,
<Politicas> de los legisladores, 1, 2 y 3,
Politica, 1, 2, 3, 4, 5 y 6,
Politica, según las ocasiones, 1, 2, 3 y 4,
Usanzas politicas, 1, 2, 3 y 4,
De la mejor constitución, 1,
Colección de problemas, 1, 2, 3, 4 y 5,
De los proverbios, 1,
De las coagulaciones y las licuefacciones, 1,
Delfuego, 1 y 2,
De los vientos, 1,
De la parálisis, 1,
Del sofoco, 1,
De la demencia, 1,
De las pasiones, 1,
De los signos, l,
Sofismas, 1 y 2,
Del ana'lisis de los silogismos, 1,
Tópicos, 1 y 2,
Del castigo, 1 y 2,
De los cabellos, 1,
De la tiranía, 1,
Delagua, 1,2 y 3,
Del sueño y de los ensueños, 1,
De la amistad, 1, 2 y 3,
De la ambición, 1 y 2,
Tgofrasto
189

De la naturaleza, 1, 2 y 3,
(46) De losfisicos, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15 16 17 y 18
Compendio de los fisicos, 1 y 2,
Fisica, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8,
Contra los fisicos, 1,
Investigaciones sobre las plantas, 1, 2, 3, 4, 5, ó, 7, 8, 9 y 10,
Causas de las plantas, 1, 2, 3, 4,5, 6, 7 y 8,
De losjugos, 1, 2, 3, 4 y5,
Delfalso placer, 1,
Tesis acerca del alma, 1,

De las pruebas no tecnicas, 1,


De las aporias sencillas, l,
Cuestiones de armonia, 1,
De la virtud, 1,
Recursos o contradicciones, 1,
De la negación, 1,
Del entendimiento, 1,
De lo ridiculo, 1,
Veladas, 1 y 2,
Divisiones, l y 2 ,
De las dzferenczas, 1,
De las obras <justas e> injustas, 1,
De la calumnia, 1,
De la alabanza, 1,
De la experiena'a, 1,
Cartas, 1,2 y 3,
aófl espontánea, 1,
De los animales que nacen por genera
De la secreción, 1,
(47) Elogios de los dioses, 1,
De las fiestas, 1,
De la buena suerte, 1,
De los entimemas, 1,
De los descubrimientos, 1 y 2,
Lecciones éticas, l,
Caracteres morales, 1,
Del tumulto, 1,
De la historia, 1,
1,
De la decisión sobre los silogismos,
Del mar, 1,
Libro V
190

De la adulación, 1,
A Casandro, acerca de la realeza, 1,
De la comedia, 1,
De los cuerpos celestes, 1,
De la expresión, 1,
Colección de razonamientos, 1,
Soluciones, 1,
De la musica, 1, 2 y 3,
De los metros, 1,
Mégacles, 1,
De las leyes, 1,
De la improcedencia legal, 1,
Compendio de las enseñanzas de jenócrates, 1,
De la sociabilidad, 1,
Deljuramento, 1,
Preceptos de retórica, 1,
De la riqueza, 1,
De poética, 1,
Problemas politicos, fisicos, eróticos y morales, 1,
(48) Proemios, 1,
Colección de problemas, 1,
De los problemas fisicos, 1,
Del ejemplo, 1,
De la exposición y la narración, l,
De poética, otro, 1,
De los sabios, 1,
Del consejo, 1,
De los solecismos, 1,
Del arte oratoria, 1,
De las artes oratorias, <por> géneros, 17,
De la declamación, l,
Apuntes de Aristóteles y Teofrasto, l, 2, 3, 4, 5 y 6,
Opiniones de losfi'sicos, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15 Y 16’
Compendio de fisica, 1,
De la gratitud, 1,
[Caracteres morales,]
De lo falso y lo verdadero, l,

Historia de la teologia, 1, 2, 3, 4, 5 y 6,
De los dioses, 1, 2 y 3,
191
Teofrasto

1,2, 3 y 4,
Investigaciones geométricas,
males, 1, 2, 3, 4, 5 y 6,
(49) Compendios de Aristóteles, Acerca de los ani
Epiqueremas, 1 y 2,
Tesis, 3,
De la realeza, l y 2,
De las causas, 1,
Sobre Demócrito, l,
[De la calumnia, 1,]
De la génesis, 1,
de los animales, 1,
De la inteligencia y del cara’cter
Del movimiento, 1 y 2,
De la visión, 1, 2, 3 y 4,
Para las definiciones, l y 2,
De la concesión, 1,
De lo mayor y lo menor, 1,
De los musicos, 1,
, 1,
De la bienaventuranza divina
Contra los académicos, l,
Protre'ptico, 1,
ciudades, 1,
Cómo mejor se gobernarian las
Apuntes, 1,
ilia, 1,
De la erupción que bubo en Sic
Del consenso, 1,
[De los problemas fisicos, 1,]
er, 1,
Cuáles son los modos del sab
Del ‘Mentiroso’, 1, 2 y 3,
Preliminares a los Tópicos, 1,

Contra Ésquilo, 1,
5 y 6,
(50) Historia de la astronomia, 1, 2 , 3, 4,
sobre el crecimiento, 1,
Investigaciones aritméticas
Acicaro, 1,
De los discursos forenses, 1,
[De la calumnia, 1,]
Cartas a Asticreonte, Fanias y Nicanor,
De la piedad, 1,
Evias, 1,
De las ocasiones, 1 y 2,
De los enunciados propios, 1,
De la educación de los niños, 1,
Libro V
192

Otro distinto, 1,
de la sensatez, 1,
De la educación, o de las virtudes, o
[Protréptico, 1,]
De los numeros, 1,
os, 1,
Definiciones sobre la formulación de los silogism
Del cielo, 1,
Politico, 1 y 2,
[De la naturaleza,]
De los frutos,
[De los animales].

Suman en total 232 850 líneas. Tantos son, pues, sus libros.
(51) He hallado también su testamento, que reza como sigue:

“Confio en que todo vaya bien; pero, por si algo pasara, dispongo lo si-
guiente. Lo que bay en casa, se lo doy todo a Melantes y Pancreonte, los bijos
de Leonte. De lo prestado por Hiparco, quiero que se baga lo siguiente: prime-
ro, que se acaben las obras del Museo y las estatuas de las diosas, y que a e'stas
se les añada todo lo que se pueda para bacerlas más bermosas; luego, que la efí—
gie de Aristóteles se coloque en el santuario, asi como las demás ofrendas que
antes se ballaban en el santuario; luego, que se reconstruya el portiquillo de-
lante del Museo, no peor de lo que fue antes, y que se coloquen también las ta-
blas en las que figura el orbe terrestre en el pórtico de abajo; (52) y que se re-
construya también el altar; de manera que quede acabado y decente. Quiero
que se acabe también la efigie de Nicómaco, del mismo tamaño. Lo que para
esculpirla bace falta lo tiene Praxiteles; el resto de los gastos pa'guese de lo ¿11"
cbo. Colóquesela alli donde bien les parezca a los que cuiden también de lo de-
ma's que esta' escrito en el testamento. Lo que ataiie al santuario y a las of’€”'
das ba'gase, pues, de este modo.
La finca que tenemos en Estagira se la doy a Calino, y los libros todos a
Neleo; eljardin, el paseo y las casas junto aljardin las doy todas, de entre ¡05
amigos que pongo aqui por escrito, a los que quieran seguir estudiando y filo-
sofando JuWOS en ellas (53) (ya que no es posible siempre a todos los bombré’ï
residir alli), sin enajenarlo ni apropz'árgelo nadie, sino que, cual si fuese ü”
santuario, lo posean en comun y lo disfruten como compañeros y amigos ””05
i:02322121716032; cgieveniente y justo. Sean, pues, los cofrades H¡104750! N;
1 _ ' , , motzmo, Demarato, Calistenes, Melantes, Pancró’O”
y NZCÏPO' Y p”7”?¿”el“? también, si es que quiere dedicarse a la filosofía; (.1
Arzstote135; el ¡91/9 de Metrodoro y Pitiade, que participe en ello, y que le dedl'
quen todos los cuidados y atenciones los mayores, de modo que 177037656 e”
sto
Teofrd 193

filosofia lo mas que pueda. Luego, que me entierren alli donde


parezca ma's
adecuado, dentro del jardin, sin bacer nada superfluo ni para el entierro ni
para el monumento.
('54) Y para que continúen, después de lo que a mi me pueda suceder;
los cuidados del santuario, del monumento, deljardin y del paseo, que ayude a
atender a ello también Pómpilo, reszdiendo alli y bacie'ndose cargo asimismo
de la administración de las demas cosas, que ya también antes le incumbia; y
que las ganancias se las administren quienes alli babiten.
Y a Pómpilo y a Treptes, desde mucbo ba libres que son y que mucbos
servicios nos ban prestado, si algo ya tienen de nosotros y si algo ban adquiri—
do por si mismos, más lo que abora por medio de Hiparco ‘les be asignado, que
son dos mil dracmas, de firme creo que debe pertenecerles eso, tal y como yo
mismo be venido comentándolo con Melantes y Pancreonte una y otra vez, y
estuvieron del todo de acuerdo conmigo. Les doy a ellos también a Somatale la
mozuela.
(55) Y de los mozos, a Molón y a Cimón y a Parmenón, desde ya libres
los dejo; y a Manes y a Calias, después de que bayan permanecido cuatro años
en el jardin, colaborando y volviéndose intacbables, los dejo libres. De los en-
seres domésticos, tras babe’rsele entregado a Pómpilo cuanto les parezca decen-
te a los albaceas, ve'ndase el resto. A Demotimo, le doy a Carión; y a Dónace,
se lo doy a Neleo; a Éuboo, que lo vendan.
Entréguele Hiparco a Calino tres mil dracmas. Y si no bubie'ramos visto
que Hiparco, tras baber prestado mucbos servicios a Melantes y Pancreonte,
asi como a nosotros mismos, sin embargo, abora en sus propios asuntos ba su-
frido un grave naufragio, babriamos dispuesto que junto a Melantes y Pancre—
onte ejecutara estas disposiciones; (56) pero como tampoco a ellos veo que
pueda serles fa'cil mancomunarse con él en la administracion de esas'cosas, y
mas ventajoso para ellos supuse que seria que reciban algún importe fijo de Hz-
talento a cada
Parco, entrégueles, pues, Hiparco a Melantes y a Pancreonte un
uno. Y que entregue Hiparco también a los albaceas para los gastos que en el
testamento constan, según los plazos de cada uno de los pagos. Una vez baya
llevado a te'rmino esas gestiones, quede Hiparco libre de todas las obligaciones
contraídas conmigo,- y si algo ba prestado en mi nombre Hiparco en Calade, a
Hiparco le pertenece. ¡ _
Sean ejecutores de lo que en el testamento está escrito Hzparco, Neleo,
Estratón, Calino, Demotimo, Calistenes y Ctesarco. (57) Una copia ¡de este
testamento, sellada con el anillo de Teofrasto, obra en poder de Hegeszas, so
¿1€
de Hiparco: testigos son Calipo de Palene, Filomelo de Evonimea, LtSáfldr0
Iba y Fílón de Alópece; otra tiene Olimpiodoro: testigos son los mismos: 0M!
recibió Adimanto, y se la entregó su bijo Andróstenes: testigos son Azmnesto,
194 LÍÓro V

bijo de Cleobulo, Lisistrato, hijo de Fidón, de Tasas, Estratón, bijo de Arce”:


lao, de Lámpsaco, Tesipo, hijo de Tesipo, de Cerámeos, y Dioscúrzdes, hijo de
Dionisio, de Epicefi'szkz”.

Este es, pues, el testamento. Hay quienes dicen que le oyó también el medi-
co Erasístrato; y es verosímil.

ESTRATÓN
(58) Le sucedió en la dirección de la escuela Estratón, hijo de Arcesilao,
de Lámpsaco, al que mencionaba también el testamento: varón preclaro y apodado
el Físico, por haberse dedicado a esa ciencia con más celo que nadie. Además fue
maestro de Tolomeo Filadelfo y recibió de él, según cuentan, ochenta talentos.
Como escolarca, según dice Apolodoro en la Crónica, comenzó a ejercer en la
Olimpiada centésirna Vigésima tercera, y dirigió la escuela durante dieciocho años.
Se le atribuyen:

De la realeza, tres libros,


De la justicia, tres,
Del bien, tres,
De los dioses, tres,
De los principios, tres, o dos,
(59) De los géneros de vida,
De la felicidad,
De la realeza de la filoso iia,
De la bombria,
Del vacio,
Del cielo,
Del aliento,
De la naturaleza humana,
De la generación de los animales,
De la mezcla,
Del sueño,
De los ensueños,
De la visión,
De la sensación,
Del placer,
De los colores,
Estratón
l 95

De las enfermedades,
De las crisis, ...—. 0 t: ¿i L, f ,5, ¿¡ .
De las facultades, i i
De los metales,
Mecanica,
Del vértigo y los desmayos,
De lo ligero y lo pesado,
De la inspiración divina,
Del tiempo,
De la nutrición y del crecimiento,
De los animales dudosos,
De los animales fabulosos,
De las causas,
Soluciones de aporias,
Prólogo a los lugares comunes,
Del accidente,
De la definición,
(60) Del mas y del menos,
De lo injusto,
De lo anterior y lo posterior,
Del ge'nero anterior,
De lo propio,
De lo venidero,
Relaciones de descubrimientos, dos,
Apuntes (de autenticidad controvertida),
Cartas, que empiezan: “Estratón a Arsínoe, suerte”.

332 420 <líneas>. _ _


Nuestros
De él se cuenta que acabó siendo tan débil que muno msenmble.
versos a él son éstos:

Érase un hombre enclenque, por más que gastara remedios:


que me refiero a Estratón,
lampsaqueño, que a vueltas con viejos males así de oculto
murió que no se dio cuenta ni él.
el segun-
(61) Hubo ocho Estratones: el primero, un alumno de Isócrates;
dO, ése mismo; el tercero, médico, discípulo de Erasístrato y, según algunos, su h110
EldC’PtÍVO; el cuarto, un historiador que escribió sobre las guerras de Filipo y Per-
seo Contra los romanos; <el quinto, ..... >; el sexto, poeta epigramático; el séptimo,

196 Libro v

un médico antiguo, como dice Aristóteles; el octavo, un peripatético que vivió en


Alejandría.
Del físico se conserva también el testamento, que es como sigue:

“Dispongo lo siguiente, por si me sucediere algo. Lo que bay en casa, se


lo dejo todo a Lampirión y Arcesilao. Del dinero que tengo en Atenas, prime-
ro, que los ejecutores sufraguen los gastos del entierro y de cuanto se acostum—
bra después del entierro, sin bacer nada superfluo ni indigna. (62) Sean alba-
ceas e'stos: Olimpico, Aristia’es, Mnesigenes, Hipócrates, Epicrates, Górgilo,
Diocles, Licón y Átanis. Dejo la escuela a Licón, ya que de los demás los unos
son demasiado mayores y los otros no tienen vagar para ello. Harian bien, sin
embargo, también los otros en ayudarle en sus tareas administrativas. Dejo a
e'l también todos los libros, salvo los que nosotros mismos bemos escrito, y los
enseres todos para los conuites, los cojines y los vasos.
Entréguenle los albaceas a Epicrates quinientas dracmas y uno (le los mo-
zos, el que elu'a (63) Arcesilao. Y, primero, que Lampirio'n y Arcesilao anulen
el convenio que ba establecido Laipo en nombre de Hereo, y que nada les deba
a Lampirión ni a los berederos de Lampirión, sino que quede libre de toda
obligación. Luego, que le den además los albaceas quinientas clracmas de plata
y uno ¿le los mozos, el que elija Arcesilao, a fin de que, tras las mucbas fatigas
que ba pasado junto a nosotros y los servidos que nos ba prestado, pueda lle-
var una vida desabogada y decente.
Dejo libres a Diofanto, a Diocles y a Abus; a Simias, se lo doy a Arcesi—
lao. Dejo libre también a Dromón. Y en cuanto llegue Arcesilao, ecbe las cuen-
tas Hereo, junto a Olimpico, Epicrates y los demás albaceas, de los gastos del
entierro y las demás cosas que se acostumbran bacer. (64) El resto del dinero
recibalo Arcesilao ¿le Olimpico, sin apurarlo para nada con los vencimientos)”
los plazos. Que Arcesilao anule también el convenio que estableció El’stratofl
con Olimpico y Aminias, y que obra en poder de Filócrates s'o de Burnett/€5-
En cuanto al monumento, procédase como bien les parezca a Arcesilao, 01W“
pico y Licón”.

Tal era, pues, su testamento, tal como figura en la colecc1on de Anstont


I _ I a l de

Ceos. Estraton
I mismo,
. como ya quedoI patente, fue varon
I digno
. “lima-
de mucho [es e 0!

que se distinguió en todo género de estudios, y sobre todo, por Clerto, en e


do físico, que es el género más antiguo y mas noble.
Estratón. Lz'cón

197

comlohla mbanzana, cuyo aroma y gracia se


puede transportar a otro sitio, sino que
en e om re mlsmo o, por aSl dec1r, en el árbol
habia de contemplarse el fruto de
Ïda una de las 530535 que dECla; (66) y que al hablar era dulcisimo ——por lo cual
gunos anteponlan una G a SU nombre—, pero que escribiendo no se parecia a si
mismo. A51, por ejemplo, de los que se arrepienten de no haber aprendido cuand
o
estaban a tiempo y aun lo desean, dijo graciosamente que ellos se acusan a si mis-
mos, revelando por un deseo imposible el arrepentimiento de una pereza irreme-
diable. Y de los q ue no deliberan rectamente, decía q ue marran la cuenta, como
quien se pusiera con una regla torcida a examinar un objeto derecho, o el rostro en
agua revuelta o espejo abollado. Y que por la corona de la plaza muchos se ponen
en marcha, pero por la de Olimpia pocos o nadie.
(67) Muchas veces y en muchos asuntos aconsejó a los atenlenses, y les fue
de grandísimo provecho. Era, por lo demas, pulquerrlmo en el vestir, al puntode
gastar prendas de una delicadeza insuperable, segun dlce Hermipo. Pero tambien
era sobremanera aficionado a los ejercicios deportivos y VlgOl'OSO de cuerpo, mos-
trando todo el aspecto de un atleta, con las orejas aplastadas yla p1el relucrentede
aceite, según dice Antígono de Caristo; por eso se cuenta que incluso habia part1c1-
pado como luchador y jugador de pelota en las fiestas Ihacas de su tierra. Como
ningún otro fue amigo del círculo de Eumenes Y Atalo, que le hicreron ¡abundantes
f - ’ d rlo ara si también Antíoco, pero no lo consrgulo. (68) Por
avores,rty trato
otra f t ne enemigo
gana pde Jerónim - o el Peripate
' ' tlco
' com o p ara_ ser el único 'que
pa e, ue a - __ en
' d l e hemos hablado Arcesrlao.
d lad Vlda edeEstratón lo
no lo visitaba el día del aniversario, e qu
D' . ., l cuela durante cuarenta y cuatro anos, es e du . .
Inglo a es en la centésima VlgéSlma septlma Olimpiada.
nombrara heredero en su testamento, _ , . ...
"n a Pantedes el dialectlco. Murio a los setenta y cuatro
S'ln embargo, oyo' tambie
os a el son estos.
años, abatido por la enfermedad de gota. Nuestros vers
!,, tampoco a Licón pasaremos por alto,
Que no, ¡por los dioses raro del caso, creo yo,
muerto de gota: lo mas
s pies cojeaba, el camino al Hades,
es que él, que de ambo en una noche lo anduvo.
todo lo largo que es,
198 Libro V

(69) Hubo también otros Licones: el primero, pitagórico; el segundo, é]


mismo; el tercero, poeta épico; y el cuarto, poeta epigramático.
Del filósofo, además, hemos hallado por azar también este testamento:

“Lo siguiente dispongo acerca de mis pertenencias, por si no lograra repo-


nerme de esta enfermedad. Lo que bay en la casa, todo se lo doy a los berma-
nos Astianacte y Licón. Y creo que debe tomarse de lo que poseo en Atenas,
tenie'ndolo de alguien o babie'ndolo ganado, también lo que se gaste en el en-
tierro y en lo demás que se acostumbra. (70) L0 que bay en la ciudad y en Egi-
na, se lo doy a Licón, por llevar mi nombre y por tan grata compañia que ba
sido para mi por tan largo tiempo, como era justo en quien fue para mi como
un bijo.
El Paseo se lo dejo a los que quieran de entre los amigos: a Bulón, Cali-
no, Aristón, Anfión, Licón, Pitón, Aristómaco, Heraclio, Licomedes y Licón,
mi sobrino. Elijan como director ellos mismos al que supongan más capaa'tado
para perseverar en la empresa y dirigirla; pero que colaboren en la administra-
ción también los demás amigos, por amor a mi y al lugar. Del entierro y la in-
cineración enca'rguense Bulón y Calino con los compañeros, de manera que no
resulte ni indigna ni exagerado.
(71) De los olivares que tengo en Egina, tras mi deceso provea Licón a
los jóvenes de aceite para untarse, de modo que de mi y del que me baya bon-
rado se baga debidamente memoria con tal empleo. Y que erija una estatua
mia; considere qué lugar sea ma's idóneo para su colocación, y cooperen en ello
Diofanto y Heraclides bijo de Demetrio. De lo que bay en la ciudad, que Licón
les pague a todos aquellos de los que be recibido algo tras su partida. Que
aporten Bulón y Calino también lo que se gaste en el entierro y las demás c0-
sas que se acostumbran, y tómenlo de lo que en la casa les be dejado a ambos
en común.
(72) Y que recompensen también a los médicos Pasitemis y Medias,
dignos como son, por los cuidados que me dedicaron y por su arte, de au'n ”tá-
yores premios. Doy al bijito de Calino un par de copas de Tericles, y a su mujé’f
un par de copas de Rodas, una alfombra fina, una alfombra lanuda, un cubre—
camas y dos cojines, los mejores de la berencia, de modo que, en cuanto á pre-
mios atan'e, también a ellos bagamos constar que no somos olvidadizos.
Acerca de los que me sirvieron, dispongo lo siguiente: a Demetrio, que es
libre desde mucbo ba, le perdono el precio del rescate y le doy cinco minas, u”
manto y una túnica, para que, tras lo mucbo que se ba fatigado por m1, tenga
precio del re;
una vida decente. A Critón de Calcedonia también le perdono el
cate y aun le doy cuatro minas. También a Micro lo dejo libre: que lO fm”:
ien a
ga Licón y lo instruya a partir de abora, durante seis años. (73) Tamb
Licón. Demetrio
l 99

cuidadosamente- Doy a Siro Ӄ" ttos se OS de]0.a Calma, para que [05.edm
, ya zberto, cuatro minas y a Menodora; y sz algo
me debe, se lo perdono. Y a Hilara, cinco
minas, una alfombra lanuda, tm cu-
br65‘77”“) dos 6013.7265 y una cama, la que quiera. Dejo libres también a la ma-
dre de Micro, a Noemón, Dión, Teón, Eufra'nor y Hermias. Y
a Agatón, al
cabo de dos años que permanezca, de'jenlo libre, y a ios siiieteros Ofelió
n y P0-
sidonio, al cabo de cuatro años. (74) Y doy también a Demetrio, a Critón y a
Siro una cama a cada ano, y unas mantas de la berenaa, las que le parezcan
bien a Licón. Sea esto, pues, para ellos, que se lucieron cumplia’amente en lo
que a cada cual se le asignara.
En cuanto al entierro, sea que aqui mismo quiera Licón enterrarme, ya
sea en casa, asilo haga: pues confio en que e'l sepa no menos que yo apercibirse
de lo que es decente. Una vez baya llevado a termino todas esas gestiones, que
le pertenezcan de pleno derecho los bienes que aqui dejo. Testigos son Calino
de Hermione, Aristón de Ceos y Eufronio de Peania”.

Así, pues, él que con tanta discreción sabía obrar en lo que atane a la educa-
ción y a todas las ciencias, en no menor medida tambien en su testamento, en Cier-
n
to modo se muestra esmeradísimo y competente administrador: asr que tambie

en eso merece ser imitado.

DEMETRIO
a Teofrasto; orador pú-
(75) Demetrio, hijo. de Fanóstrato, de Falero. Oyó
y fue honrado con tresc1entas
blico en Atenas, dirigió la c1u dad durante diez años
sobre-el
sesenta estatuas de bronce, de las cuales la mayoría lo mostraban a caballo,
. badas en menos de trescientos dias: tan grande fue su preStlglo.
“Frío la biga, aca l'tica según dice Demetrio de MagneSIa en los Homónzmos,
In1c10 su carrera po} Átenas huyendo de Alejandro. Con muchas y bellas obras
cuando Harpaio llego : tanto en ingresos como en edificios hizo crecer la ciudad,
SIMO a 1.a las“? flog]: cuna; (76) pues era de la casa de Conón, como dice Favori-
2:12:18 l¡Ïi-imDer Ello de los Rectterdos, percíéonvivoía con una ciudadana noble, La-
mia, su querida, según dice el mlsmo en el 1 ro[primera aunque en til segundo re-
fiere que sufrió también el amor de Cleon. Y “ 1 imo, en lo‘s Convnnales, cuenta
que también fue llamado, P0_1' c1erta.cortesaÁ11a,i 014,m Y EliResplandeCIente”.
Cuentan que, habiendo perdido la VlSta en elanjdrla, la recobro grac1as a Sarapis;
de ahí que le compusiera los peanes que hasta el dla de hoy se Siguen cantando,
Libro V
200

Pero por más lustre que tuviera entre los atenienses, noddejó dle hacerle
sombra también a él la envidia que todo lo corroe. (77) Y es que, e resu tas de las
asechanzas que contra él tramaron algunos, fue condenado ¡a muerte en .rebeldla,
Lo cierto es que no pudieron apoderarse de su persona, smo que vomltaron su
ponzoña sobre el bronce, derribando sus efigles y vendiendo algunas, arrolando al
mar otras; otras más, en fin, fueron destrozadas y convertidas en ortnaJes (que has-
ta eso se cuenta); una sola se salvó en la Acrópolis. Favorino dice, en la Historia va—
ria, que eso lo hicieron los atenienses por orden del rey Demetrio; pero también el
año de su arcontado lo registraron en sus documentos como año de ilegalidad y
desorden, según Favorino.
(78) Dice Hermipo que, tras la muerte de Casandro, temiendo a Antígo-
no, fue a la corte de Tolomeo Soter, y que, pasando allí largo tiempo, aconsejó a
Tolomeo, entre otras cosas, transferir el poder real a los hijos que había tenido de
Eurídice; pero como éste no accedió, sino que traspasó la diadema al hijo que le
había dado Berenice, tras su muerte éste juzgó conveniente ponerlo bajo vigilancia
en el sitio donde estaba, hasta que tomara alguna resolución acerca de él. Desde
entonces pasó sus días sumido en el abatimiento; y como durmiendo, mordido en
la mano por una serpiente, partió de esta vida. Fue enterrado en el distrito de Bu-
siris, cerca de Dióspolis.
(79) También a él le hemos dedicado un epigrama:

A Demetrio el sabio una serpiente lo mató.


Mucha ponzoña soltó,
y en sus ojos refulgía, no la luz,
sino el negror de la muerte.

Heraclides, en el compendio de las Sucesiones de Soción, dice que Tolomeo


quiso ceder el poder real a Filadelfo, pero que Demetrio lo disuadió diciendo: “Si
se lo das a otro, tú no lo tendrás”. Y cuando fue calumniado en Atenas —-que tam-
bién eso lo acabo de averiguar—, Menandro el cómico por poco iba a ser enjuicia-
do por nada más que porque era amigo suyo; (80) pero intercedió por él Telésfo-
ro, el primo de Demetrio. _
En abundancia de libros y número de líneas sobrepasó a casi todos los Pefl'
patéticos de su tiempo, con lo culto que era y rico en experiencia como nadie? en-
tre los cuales son unos históricos, otros políticos, otros acerca de los poetas, Ofros
oratorios, de discursos públicos y diplomáticos, pero también colecciones de fabu-
las esópicas y otras muchas cosas. Y son éstos:

De la legislación de Atenas, 1, 2, 3, 4 y 5,
De las constituciones de Atenas, 1 y 2,
Demetrio

201

De la demagogia, 1 y 2,
De politica, 1 y 2,
De las leyes, 1,
De retórica, 1 y 2,
Estratégico, 1 y 2,
(81) De la Ilzada, ly 2,
De la Odisea, 1, 2, 3 y 4,
Tolomeo, 1,
Amatorio, 1,
Fedondas, 1,
Medón, 1,
Cleón, 1,
Sócrates, 1,
Artajery'es, 1,
Home'rico, 1,
Aristides, 1,
Aristómaco, 1,
Protréptico, 1,
Por la constitución, 1,
Del decenio, 1,
De losjonios, 1,
Diplomático, 1,
De la buena fe, 1,
De la gratitud, 1,
De la suerte, 1,
De la magnanimidad, 1,
Del matrimonio, 1,
De la opinión, 1,
De la paz, 1,
De las leyes, 1,
De las costumbres, 1,
De la sazón, 1,
Dionisio, l,
Calcidico, 1,
Acusación de los atenienses, 1,
Sobre Antzfanes, 1,
Prólogo histórico, 1,
Cartas, 1,
La asamblea jurada, 1,
De la vejez, l,
202 Libro V

L0 justo, 1,
Esópz'co, 1,
Dichos, 1.

(82) El estilo es filosófico, templado por el vigor y la destreza de la orato-


ria. Cuando oyó que los atenienses habían derribado sus estatuas, dijo: “Pero no
derribaron a la virtud a la cual las levantaron”. Decía que la ceja no es poca cosa,
pues puede ensombrecer la vida entera. No sólo la riqueza es ciega —decía——, sino
también la fortuna que le muestra el camino. Que tanto como en la guerra puede
el hierro, tanto vale en política la palabra. Viendo una vez a un joven disoluto, dijo:
“He aquí un Hermes cuadrado, con el manto que le llega hasta el suelo, la panza,
las vergüenzas y la barba”. De los varones engreídos decía que hay que quitarles la
altivez, pero dejarles el orgullo. De los jóvenes decía que en casa deben tratar con
respeto a los padres, en la calle a quienes encuentren, y en la soledad a sí mismos.
(83) Que los amigos a lo bueno vienen invitados, a las desdichas por sí solos. Has-
ta aquí, pues, lo que puede atribuirsele con verosimilitud.
Hubo veinte Demetrios memorables: el primero, de Calcedonia, orador y
mayor que Trasímaco; el segundo, él mismo; el tercero, de Bizancio, peripatético;
el cuarto, llamado el Gráfico, de claras explicaciones, y era también pintor; el
quinto, de Aspendio, discípulo de Apolonio de Solos; el sexto, de Calátide, que es-
cribió veinte libros sobre Asia y Europa; el séptimo, de Bizancio, que en trece li-
bros describió el paso de los galos de Europa al Asia, y en otros ocho las vicisitu-
des de Antíoco y Tolomeo, y su administración de Libia; (84) el octavo, el sofista
que vivió en Alejandría y escribió un manual de retórica; el noveno, de Adramitio,
gramático, apodado Ixión, por haber ofendido en algo, al parecer, a Hera; el déci-
mo, de Cirene, gramático, apodado el Cántaro, varón memorable; el undécimo, de
Escépside, hombre rico y noble además de eximio filólogo; también hizo medrar a
su paisano Metrodoro. El doceavo, gramático de Eritrea, naturalizado en Temno;
el decimotercero, de Bitinia, hijo del estoico Dífilo, discípulo de Panecio de Rodas;
el decimocuarto, un orador de Esmirna. (85) Hasta aquí, pues, los prosistas; de 10.5
poetas, el primero fue un autor de la Comedia Antigua; el segundo, un poeta épl'
co, del que solamente se conservan estos versos contra los envidiosos:

Al que en vida injuriaban, ahora difunto lo añoran,


y sobre su tumba en fin y en torno ala efigie sin vida
reyerta cayó en las villas, y el pueblo alzábase en armas.
. , . . , ón
El ÍCI'CEI‘O, de Tarso, escrltor de satiras; el cuarto, que escr1b1a yambos, Yarea
. . , r
amargo; el qumto, un escultor al que menctona Polemon; el sexto, de .Em ’
hombre de misceláneas letras que escribió también libros históricos y retorICOS-
clides
Demetrio. Hera

HERACLIDES
(86)
Herachdes, h110 de Eutifrón, de Heraclea d l P
'
(3,. d _ b l _
d En Atenas se acercó primero a E SpfïuS'Ipo, pero tamble ó conacaudala-
estudivaron
e nonto, los pita-
goncos y a mlra a os escrltos de Platon; mas tarde oyó a Aristóteles como dice
Soc1on en las Suceszones. Vestla ropa exquISIta y era de enorme estatura, por lo
. f ' Í O G
,

cual los atenlenses no lo llamaban Póntico sino Pórnpíco. Era de andar sereno y
grave. Clrculan de el unos escritos bellísimos y excelentes: diálogos, entre los cua-
les los hay éticos:

De la justicia, 3 ,
uno De la decencia,
De la piedad, 1, y
De la bombria, 1,
(87) De la virtud en general, 1, y otro
De la felicidad, 1,
Del poder de gobierno, 1, y
Leyes y asuntos afines, 1,
De los nombres, 1,
Contratos, 1,
Inuoluntario, 1,
Amatorio, y
Clinias, 1;

físicos:

por separado,
De la inteligencza <y> del alma, y,
Del alma,
De la naturaleza, y
De las imagenes,
Contra Demócrito,
De lo que bay en el Cielo, 1,
De lo que bay en el Hades,
De los géneros de vida, 1 Y 2,
Causas de las enfermedades, 1,
Del bien, 1,
Contra Zenón, 1,
Contra Metrón, 1;
204 Libro V

gramaticales:

De la edad de Homero y Hesz'odo, 1 y 2,


Sobre Arquz'loco y Homero, 1 y 2;

musicales:

Sobre las obras de Euripides y de Sófocles, 1, 2 y 3,


De la música, 1 y 2,
(88) Soluciones borne'ricas, l y 2,
Teórico, 1,
De los tres poetas trágicos, 1,
Caracteres, 1,
De la poética y los poetas, 1,
De la conjetura, 1,
De la previsión, 1,
Interpretaciones de Heraclito, 4,
Interpretaciones contra Demócrito, 1,
Soluciones eristicas, 1 y 2,
Eljuicio, 1,
De las formas, 1,
Soluciones, l,
Exbortaciones, 1,
Contra Dionisio, 1;

retóricos:

Del ejercicio de la retórica, o Prota'goras,

e históricos:

Sobre los pitagóricos, y


De los descubrimientos.

De esos escritos, unos los compuso al modo cómico, corno Del placer y De la
decencia, otros al modo trágico, como De lo que bay en el Hades, De la piedad y Del
poder de gobierno.
(89) Le pertenece también cierta medianía coloquial, propia de filósofos,
estrategos y hombres políticos al conversar entre sí; pero también hay de él escrít0_5
geométricos y dialécticos. Por lo demás, en todos ellos muestra ser estilista hab. 1'
doso y de altos VUCIOS, bien apto para cautivar los ánimos.
205

guiente acerca dc él: “Crió una serpiente de


do; cuando estuvo a punto de morir, encarg ’
cadáver y pusiera la serpiente sobre el lech o, para que pareciera que ha
bía pado sa
a los dioses; y así se hizo. (90) Y, por ci erto, en medio de los ciuda
danos que
acompañaban a Heraclides, cantando sus alabanzas, la serpiente, oyendo el grit
e-
río, salió de entre la vestimenta, para gran desconcierto de la muchedumb
re. Lue-
go, sin embargo, todo se descubrió, y Heraclides fue visto no como parecía ser,
. a)
smo como era .
Nuestros versos a él son éstos:

A todos los hombres quisiste dejar, Heraclides, la fama


que una vez muerto tomaste, hecho serpiente, a vivir.
Pero tú te pasaste de listo, pilluelo: pues sí, que la bestia
sí fue serpiente; al revés, el animal fuiste tú.

Lo mismo cuenta también Hipóboto.


(91) Hermipo, por su parte, dice que, durante una hambruna que estaba
azotando el país, pidieron los de Heraclea un remedio a la Pitia, y que Heraclides
corrompió con dinero a los enviados y a la susodicha, para que lesorespondtera que
asen
Se verían libres de sus males si a Heraclides hijo de Eutifrón en Vida lo coron
con una corona de oro y, una vez muerto, lo honrasen como a un heroe. Se trasrán:
tió esa especie de oráculo, y nada ganaron con ello quienes lo habrán perfgena o.
en el teatro, Heraclr els 5121.1210 una
pues en el mismo instante en que fue coronado
plej ía, y los env iad os fue ron ape dre ado s hasta morlr. Pero taimbienfae 3:11:33:
apo de las serplentes, u
a la misma hora estaba bajando al sagrario, plSO una
' pues, 10 que a su mu erte se refiere.
por ella Y eXpiró al instante. Hasta aqul,
que COIÉPUSO targbl‘ií‘l" tïagíadlsïg 52:23:;
(92) Dice Aristóxeno el músicoeonte
dolas con 1 b d Tes is- y Camel afirma que e e P 38 _
e p l icúre o Anti doro lo censura,
, contrad, i-
e nom re - tam bién el ep
_ _ . ,
sobre Hesí0 d 0 Homero, pero
Ciendo a su librlb De la justicia. Además, D10n1510 el Transfuga (o Espmtaro, segun
' ' el nombre de Sófocles ,
crito el Parten opó’oa lo firmo con. , . . y
algUHOS) h b' d opios escrito s lo c1to como testimo nio, como
’ a 1en o es
¿(“EL creyendoselo, en uno de sus pr . - - 1 eló lo sucedido y como el otro
SlfUESe de S'f
o ocl es. (93) Al saberlo DlOl'llSlOa
mirara eel rev , . y decra
acrostlco: , ’«P'anc al o ” , que
0 ne , ' ió ue , . , .. .
gaba Y ¡10 1€ CI'CYO, le escrlb q lides, todawa incredulo, dec1a que blen
grade] amado de Dionisio. Y comolH:::;’ndió por escrito Dionisio: “Y encon
tra-
,o ía da rse eso por azar, de nu evo e 1'
r .,
as tamblcn esto:
L 'b
206 I '0 V

o.
——A mono viejo no se coge con el laz
ra.
—-Se coge, sí: andando el tiempo, cae

nza”.
Y además: ‘Heraclides no sabe leer, y no le da vergüe
no
Hubo catorce Heraclides: el primero, él mismo; el segundo, un paisa
de Cumas, que
suyo, que compuso danzas guerreras y frivolidades; (94) el tercero,
un
escribió Sobre Persia, en cinco libros; el cuarto, de Cumas, orador que escribió
manual; el quinto, de Calátide o de Alejandría, que escribió la Sucesión, en seis li-
bros, y un Discurso lembe'utz'co, por lo cual fue llamado también Lembo; el sexto,
de Alejandría, que escribió sobre las peculiaridades de los persas; el séptimo, un
dialéctico de Bargilia, que escribió contra Epicuro; el octavo, un médico de la es-
cuela de Hicesio; el noveno, un médico de Tarento, empírico; el décimo, un poeta
que escribió exhortaciones; el undécimo, un escultor de Focea; el duodécimo, poe-
ta epigramático de verso melodioso; el decimotercero, de Magnesia, que escribió
sobre Mitridates; el decimocuarto, autor de un tratado de astronomía.
LIBRO SEXTO

ANTÍST/ENES
Y LOS CINICOS
ANTÍSTENES
embargo, que
(l) Antístenes, hijo de Antístenes, de Atenas. Se decía, sin
lo echaba en cara: “Tam-
no era ciudadano legítimo; por lo que dijo a uno que se
to, por ser hijo de madre tra-
bién la madre de los dioses es frigia”. Pasaba, en efec
lla de Tanagra, diera pie a que Só-
cia; de ahí que, a] haberse distinguido en la bata Y él mismo,
ser hijo de dos atenienses.
crates dijera que alguien tan noble no podía
aba a los ateniense s que se jac tab an de ser hijos de la tierra, decía que
que desdeñ
el de los caracoles y las langostas.
en nada era más noble tal nacimiento que que
ipi o oy ó a Go rgi as , el ora do r; de ahí también la forma retórica
A1 princ
en los diá log os, sob re tod o en la Ver dad y los Protre'ptzcos. (Zl Dice Hermi-
exhibe
as am ble a so lem ne de los Ju egos Istmicos, Vltuperarjy ala-
PO que planeaba, para la SU
a los aten iens es, los teb ano s y los esp artanoS, pero que luego renuncro a
bar esas Ciudades. . ,.
ultitudes que iban llegando de
PÏOPÓSÍtO, Viendo a las m , y de tan to provecho le fue que ammo
a sus
erc ó a Só cra tes
Más tarde se ac
se co nd isc ípu los suy os jun to a So crates. Como VlVla en el.P1reo,
discípulos a hacer tes ; y tom andoYde el lal firmfueza
esta dios par a o ír . a _ Só
_ cra . _
subía cada día los cuarenta l c1nlsm0. que e es er-
el primer m1c1ador de
y emulando su impasibilidad, fue
mplo del gran Heracles y de Ctro, sacan-
ZO CS un bien lo mostraba mediante el eje , . ,, .
do lo uno de los helenos y lo otro de los barbaros .’ o es lo
ado , d1c 1en do: En unc 1ad
Fu e el rim ero qu e de fin ió el enunc1
(3)
u p n Y decía de con _
tinuo: “Pre
l
fiero estadr locon anteA s que
_
q e muestra lo que era o es . n agra ec er _ un 10 '
tar con aque llas muleres que 0 sepa
gozar”. y. “Hay que tra
y le preguntaba que cosas le hac1an falta,
ven del pomo que quería estudiar con él ten-
nu ev o un piz arr ín nu evo y una tabhlla nueva , dando a en
le diio' “Un librito jer habla que desposar, dijo; “Si
der el seso , e de. mu 'bli _ .
i . A1 que le pregiunta b a a q ué clas mal
, tendras un b1e n pu co, 51 con una fea, un
te Casas con una mujer hermosa
I. . n

el, dllo' De reyes es obrar


f

Privado”. Oyendo una vez que Platon hablaba mal de. . .


f

_ _ ‘
un o .
H

ble“ Y Olr hablar m al de


. or dote
r

rlos orfico.. s,. “alEndec1r el sacer


.

inic ia miste
do una vez en' los en el H ades, ¿110. tonces, (p que'
)
(4o o . S ie nd o
n de muchos b1enes
Que los 1n1c1ados gozara
z
210 Libro VI

do’s ciudadanos libres, dijo;


no te muereSP”. Denigrado una vez por no ser hijo de
untado P01" qué te-
“Tampoco soy hijo de dos luchadores, pero soy luchador ,' Preg Preguntado
de. plata .
nía pocos discípulos, dijo: “Porque los echo con unnbaston
bien lohacen los mé-
por qué trataba con tanta dureza a sus discípulos, dijo: “Tam
ndo, dl]0: “¡Qué des-
dicos con los enfermos”. Viendo una vez a un adúltero huye
Decía, según
graciado! ¡De qué peligro podría haberse salvado por un óbolol”.
os que entre los
cuenta Hecatón en los Dic/Jos, que más vale caer entre los cuerv
a los vivos.
aduladores, pues aquéllos devoran a los muertos, pero éstos
“Morir
(5) Preguntado cuál es la dicha suprema para los hombres, dijo:
do sus apun-
feliz”. Cuando una vez un discípulo se le quejaba de que había perdi
al
tes, dijo: “Debías escribirlos en el alma y no en los papeles”. Como la herrumbre
hierro —decía—, así a los envidiosos los corroe su propio carácter. Los que quie-
ran ser inmortales, decía que deben llevar una vida piadosa y justa. Decía que las
ciudades se pierden cuando no son capaces de distinguir a los malos de los bue-
nos. Siendo alabado una vez por unos hombres malvados, dijo: “Me temo que
haya hecho algo malo”.
(6) La convivencia de hermanos que son del mismo parecer —-decía-— es
más fuerte que toda muralla. Los viáticos decía que hay que hacerlos tales que
puedan mantenerse a flote junto al náufrago. Censurado una vez por andar en
compañía de malvados, dijo: “También los médicos están junto a los enfermos y no
padecen fiebre”. Declaró absurdo que del grano se aparte la mala hierba y de la
guerra a los inválidos, pero que en política no se repudie a los malvados. Pregunta-
do qué provecho había sacado de la filosofía, dijo: “El ser capaz de estar conmigo
mismo”. Diciéndole alguien durante la bebida: “ ¡Canta! ”, repuso: “Y tú tócame la
flauta”. Pidiéndole Diógenes una túnica, le mandó doblar el manto.
(7) Preguntado qué aprendizaje es el más necesario, dijo: “El desaprendef
lo malo”. Recomendó a los que oyen hablar mal de sí que tuviesen más firmeza que
si alguien les tirara piedras. Y escamecía a Platón por vanidoso: así, al ver, en una
procesión que hubo, un caballo runflante, le dijo a Platón: “Me parece que tú tam-
bién eres un caballo jactancioso”. Y lo decía porque Platón elogiaba de continuo 61
caballo. .Al v151tarlo una vez estando enfermo, y viendo el bacín en el que Platón ha-
bía vomltado, dijo: “Veo aquí la bilis, pero tu vanidad no la veo”.
., .(8) , Aconsejó a los atenienses nombrar caballos a los asnos por Vow'
c10n; juzgandolo ellos absurdo, les dijo: “ ¡Pero si también los estrategos se ha!
cen entr‘e vosotros sm haber aprendido nada, con sólo alzar las manos! ”. A1 qu?
le dijo: Muchos te están alabando”, replicó: “¿Y qué habré hecho de maloP '
Como volvrera la parte raída del capote hacia fuera, Sócrates, al verlo, dilo: “A
traves del capote veo tu presunción”. Preguntándole alguien ——según cuenta
gamas en De los socrátz'cos— qué debía hacer para ser un hombre de bien, duo:
Aprender de los que saben que has de rehuir los males que padecesii- A ”no
Antfstenes
211

que ensalzaba la vida regalada, dijo; ¡Ojalá lleven vid


a regalada los hijos de mis
enemigos! ”.
(9) A un mozalbete que se acical
“ . . , a ba para --
Dime, Sl el bronce romplera a hablar, ¿de qué se posar ante un
enor ul] , 3,,escultor
D' .3 Cll l o:
,1. “D b ll ,, g ecerla. . 1c1endole
aque. e su _ e eza
_ , repuso; “¿Y no te da vergüenza gozar con lo mismo que
goza una cosa mammadaP”. Cuando un joven del Ponto le prometió que iba
a te-
nerlo muy en cuenta una vez le llegara su barco cargado de salazones, tomándolo a
éste, y también un saco vacío, lo llevó a la harinera y, tras haberlo llenado, se mar-
chó; y como ella le reclamara su paga, dijo: “Este joven te pagará, en cuanto le lle-
gue el barco de las salazones”.
Parece que él fue también el responsable del destierro de Ánito y de la
muerte de Meleto. (10) Pues encontrándose por azar con unos jóvenes que habían
llegado del Ponto, atraídos por la fama de Sócrates, los condujo ante Ánito, dicién-
doles que éste en su manera de ser era más sabio que Sócrates; ante lo cual se in-
dignaron los que estaban presentes y lo expulsaron de la ciudad. Por otra parte,
cuando veía por algún lado a alguna mujer muy acicalada, iba a su casa y pedia al
marido que sacara el caballo y las armas: pues si las tenia, podra perrnrnr ese lUJO,
ollos.
Ya que con ellas se defendería; y sino, que le quitara los perrf
puede ense-
Sostenía las opiniones siguientes. Demostraba que la v1rtud se
ñar; que los nobles son también virtuosos; (ll) que la Vll'md basta 13’01'131f50la paja
alcanzar la felicidad, no precisando para ello nada mas, como “((31.563 a uerza e
Sócrates. Que la virtud está en las obras, y H0 feqmeïe grandÏ-s ¿scursos m esm'
todas las cosas de osemaís SC]? sulyas,
dios. Que el sabio se basta a sí mismo: pues
o que el esfuerzo.'Que e sa 10 ace
Que la mala reputación es un bien, lo mlsm
, . 'd ino según la ley de la Vlrtud; sque seuecasara
tam-
Polltlca, no según las leyes establ ecr as, S _ más allarda
do con las mul ere s deb ega mar , y q
con miras a la procreación, cohabitan
bién 3€ enamorará, Ya que sólo el sab“) sabe e loa stgu
(ingles
1ente.8.6 que p ara el sabio nada es
(12) Ad ás Diocles le atribuy res
em i que el hom b re de bien es digno de amor; lque los homb . _
extraño ni im 031ble' _ .
h P ‘ , tome por alladOS a los anlmosos a a par que justos,
onrados son amlgos; que 5€
_

s vale luchar co unlps pocos lÁue


n

ma
Í

arm a que no se arr eba ta; que


que la virtud es pocos
dea nue s, s>.acete-
ueno
stras< falta rle
os ma los qu e ero
con s
mu que
cho se
s ape
ma los
rCIb enntr
co
nos contra tod 1os
-
nerse a los enemlgos. . son lOS P ri . .. .
la misma virtud es la del varon y de la mujer;
.. . ' e. [le .
mas caso al justo que al parlent 125 malas, feaS' y a todas las balezas, _ tenlas por .ex-
' r
ue la enas son bellas y e es la cor dura, pues 1'11 se derrumba m se
e el ba lua rte má s firm
:l'anj eras. s}??? u
S má levantar en los propios razonamientos
. ., tes hay que
entrega a trarcron . Que baluar
. o de Cinosargesr a
ineXpugnables. poca dlstanc1a de las puertas de la
Hablaba en el gimnasn e de ahí tomo su nombre la escuela cínica' él
Ciudad, por lo cual dicen algunos qu i
31-11?—
212

'
Libro V1

.-
mismo fue apodado El Simpleperro. Fue el primero que dobl

-‘-"'M‘“"-
ó el capote, se '
dice Diocles, no gastando más prenda que ésta, y que tomó el

“d‘un-Imuw-
bastón y la alforja.
También Neantes afirma que fue el primero en
doblar el manto (Sosícrates, en
cambio, dice en el tercer libro de las Sucesiones que fue

¡“M
Diodoro de Aspendo), de-
jarse crecer la barba y usar el bastón y la alforja.
(14) A él solo entre todos los socráticos
lo alaba Teopompo: cuenta que
era hombre imponente y que por su atin
ado trato sabía ganarse a cualquiera; lo
cual, por lo demás, resulta patente de
sus escritos y del Banquete de Jenofon
Asimismo parece que preludió a la virilísim te.
a secta del Pórtico; de ahí que Ateneo
el epigramático diga de ellos:

Sabedores de dichos estoicos, vosotros


que en las tablillas
sacras doctrina inscribís la de entre
todas mejor:
que no hay más bien que bravura del
ánimo, la que ella sola,
vidas de hombres salvando, salva también la ciudad.
Mas la dulce pasión de la carne, que
a otros es meta querida,
entre las hijas de Mneme una tan sólo alcanzó.
(15) Fue él quien señaló el camino a la irnpasib
taleza de Crates y la ilidad de Diógenes, la for-
irmeza de Zenón, sentando él mismo los
dad. Jenofonte cuenta que se reg cimientos de la ciu-
alaba sobremanera con el trato
siendo de lo más morigerado en lo demás. de los amigos,
Se le atribuyen diez tomos de escrito
s: el primero, en el que figuran:
Del estilo, o de las formas de elo
cución,
Ayante, o Discurso de Ayante,
Odisea, o <Discurso> de Od
isea,
Defensa de Orestes,
Sobre los redactores de discursos forenses Iso'graf
es y Desias, o Isócrates <Y
List as),
Contra el ‘Szn testigos’ de Isó
crates.
Tomo segundo:

De la naturaleza de los
animales,
De la procreación o de
l matrimonio (amator
De los sofistas (fisiognóm io),
ico),
(16) De injusticia y la bombria (protréptico
), primero, segundo y tercero:
Sobre Teognis, <1 , 2, 3,> 4 y 5_
Antisle‘flé’S
213

Tomo tercero:

Acerca del bien,


De la bombria,
De la ley, o Del Estado,
De la ley, o De lo decente y lojusto,
De la libertad y la esclavitud,
De la creencia,
Del administrador, o De la obediencia,
De la victoria (económico).

Tomo cuarto:

Ciro,
Heracles mayor, o De la fuerza.

Tomo quinto:

Ciro, o De la realeza,
Aspasza.

Tomo sexto:

La verdad,
Del conversar (contradictorio),
Satón, o Del contradecir, l, 2 Y 3’
De la conversaa'ón.

T0mo séptimo:

mbres, 1, 2, 3, 4 y 5,
(17) De la educación, o De los no
Del uso de los nombres (61‘ÏStO)»
De la pregunta y la respuesta, 4
De la opinión y el saber, 1, 2, 3 y ,
Del morir,
De la vida y la muerte,
De lo que bay en el Hades,
De la naturaleza de las cosas, 1 ylzs I
Interrogación acerca de la naturaleza, Ii
a eza, ,
Interrogación acerca de la natur
214 Libro VI

Opiniones (erístico),
De la comprensión de los problemas.

Tomo octavo:

De la música,
De los intérpretes,
Sobre Homero,
De la injusticia y la impiedad,
Sobre Calcante,
Del explorador,
Del placer.

Tomo noveno:

De la Odisea,
Atenea, o Sobre Telémaco,
Sobre He'lena y Penelope,
Sobre Proteo,
El Ciclope, o Sobre Odisea,
(18) Del uso del vino, o De la embriaguez, o Del ciclope,
Sobre Circe,
Sobre Anfiarao,
Sobre Odiseo y Penélope,
Acerca del perro.

Tomo décimo:

Heracles y Midas,
Heracies, o De la cordura y la fuerza,
Ciro, o El amado,
Ciro, o Los exploradores,
Menéxeno, o Del mando,
Alcibiades,
Arquelao, o De la realeza.
. . - , ' . l zahler' e
Estos son, pues, los llbros que escrlblo, por cuya multltud Tlmon giógefles‘
,

llamándolo “gárrulo todocriadero”. Murió de enfermedad; por. entonces ez en”ó


entrando en su casa, (1110: “¿No sera que te hace falta un amlgo? . Otra
.. , v V
. su'
llevando un punal, y preguntando Antlstenes: “¿Qu1en podra hbrarme
0 1 ' . de mls
N 4'
Antz'stenes. Diógenes
215

frimientos? , dljo, enseñándole el puñ


al: “Éste”; (19) y el otro: “De mis sufrim
ue

tos, dlle, no de la Vlda . Pues parece que


' ,3 ien-
soportaba la enfermedad más bien un
POCO 3 lo malsufrldo, por apego a la vida. Hay también unos verso
s nuestros dedi-
cados a él, que son estos:

Vida de perro viviste, Antístenes. —- Fue mi carácter:


en los corazones hinqué el verbo, que no el quija]. --
Pero moriste de tisis, dirán. — ¿Qué más da que así sea?
Cuantos al Hades se van, guías habrán menester.

Hubo además otros tres Antístenes, heraclitano el uno, otro efesio, y cierto
historiador de Rodas. ,
Tras haber tratado, pues, de los sucesores de Arlsnpo y de Fedon, habremos
de pasar ahora a los de Antístenes, los cínicos y los estorcos; y 351 sea.

DIÓGENES
(20) Diógenes, hiio del banquem ,H‘Fesmi] Ï- 5133353333?¿ÏÁÏ
que, estando SU padre a cargo de la banca pUbhÏ yDíió 1:63 afirma que fue Dió-
da, se dio a la fuga; EUbúlideS’ en cambloïílïfl SO re. l gcon su Padre. Y
lo que es
genes mismo quien lo hizo, y que compartlo el (1681:1630 falsificado la moneda. A1-
más, incluso él mismo dice de sí en el Pordaio que abiïldo supervisor, fue rogado

or los en
gunos, cambio, afirman
funcionarios qu?" hdbíïj(13:13:33 ri).:):11]Delos,, en la patria de Apolo,
, encamlnan , , ., le el dios ue altera-
:Teguntó si debía hader lo que se le piïdla; perod collgs lïlttlïód ï; ley de la Crlnoneda, y
se la ley de la CÍUdad: Y no acertando el a enten der a ’destierro; según otros, huyó
al ser descubierto, según algunos fue Condtmaniiéís dicen Que, habiendo recibido
atemorizado Y por deCiSión propia. (21) Ot'IiOS urió en prisión, mientras Que él se
¿El Padre
., la moneda, la falsificó, Y que aguebIITI f lsificar la moneda, sino qUé ha-
, regunta
Eladio l); llego a Deïïsnïáï famosor’que
no nadie,
Sl d? 1aY Que
a asr' recibió a quella res uesta
P
a e acer para s
del oráculo. as se acerCÓ a Antístenes, y aunque éste lo recha-
Habiendollegadq a Meliá con ¡a suya a fuerza de lrloasedlando. Una vez
Zara, por no sufrlr a nadie, se S , le ofreció la cabeza Y C1110: Golpea, que no
clue lo amenazaba alzando el bast0;,_ rme de ti, hasta que no me Parezcas decir
hallarás leño tan duro como para es; í ulo Y como fugit
p ’ ivo que era, se dio a la
algo sensato”. Desde entonces fue su lSC
Vida frugal.
Libro VI
216

(22) Observando a un ratón que corría de arriba abajo -——según dice Teo-
anhelar ninguna
frasto en el Megárz'co—, sin buscar reposo ni temer la oscuridad Hi
Fue el
de las cosas que pasan por deseables, descubrió la salida de su situación.
primero que dobló el manto, según algunos, por la necesidad que tenía también de
dormir sobre el mismo; se puso a llevar una alforja, en la que guardaba los alimen.
tos, y se servía de cualquier lugar para cualquier cosa, almorzando, durmiendo y
conversando. Así decía, señalando el Pórtico de Zeus y el Pompeo, que los ate-
nienses los habían construido para que él los habitara.
(23) En el bastón se apoyaba estando enfermo; luego, sin embargo, lo lle-
vaba por todas partes, no en la ciudad, por cierto, pero sí por los caminos, con el
bastón y la alforja, según refieren Olimpiodoro, el que fue gobernador de Atenas,
el orador Polieucto y Lisanias hijo de Escrión. Habiendo escrito a alguien para que
le procurase una casita, y como éste tardara, tomó por vivienda el tonel que habia
en el santuario de la Diosa Madre, como lo explica también él mismo en sus cartas.
Además, en verano se revolcaba en la arena ardiente, y en invierno abrazaba las es-
tatuas cubiertas de nieve, aprovechando toda ocasión para ejercitarse.
(24) Era diestro en tratar con arrogancia a los demás. A la escuela deÉg;
clides la llamaba “la que bilis Ciglalï y_l_o_s ejercicios de Platón,—desperdicios; los
Juegos Dionisíacos, maravilla de necios, y a los demagogosÏacayos de] popa—adw-
Decía además que, cuando veía en la vida a pilotos, médicos y filósofos, creía al
hombre el más inteligente de los animales; pero que, viendo a los intérpretes de
sueños, a los videntes y a quienes se fiaban de ellos, y a otros henchidos de orgullo
de su renombre y sus riquezas, nada juzgaba más vano que el hombre. Decía de
continuo que en la vida hay que tener lista la razón o bien la soga.
(25) Observando una vez en un opíparo banquete a Platón ateniéndose a
las olivas, dijo: “¿Cómo? ¿Tú, el sabio que se embarcó a Sicilia en pos de estos
manjares, ahora que los tienes delante no los disfrutaSP”. Aquél contestó: “Pero,
por los dioses, Diógenes, también allí me alimentaba mayormente de olivas Y cosas
así”; Y él: “Entonces, ¿para qué te hacía falta viajar a Siracusa? ¿O es que F’Or en-
tonces el Ática no producía olivaSP”. Favorino, en cambio, afirma en la Historia ”4’
rzia que eso lo dijo Aristipo. En otra ocasión, mientras estaba comiendo higos Ba-
sos, se encontró con Platón y le dijo: “Puedes participar”; y como el otro tomoy
comió, dijo: “Participar, dije, no zampártelos”.
. (26) Pisando una vez las alfombras de Platón, que había invitado a “nos
Platón”; y éste res:
amlg‘ïf (1:18 venían de Dionisio, dijo: “Pisoteo la vanagloria de
POHdIS: Ay, Diogenes, ¡cómo se te nota la vanidad cuando aparentas nO “Wan:

:2ï::ï:::“t:=¿23:22:14: en enel
cette! . Otros cpentan que Diógenes decía: “Pisoteo la vanidad de Platón”, y qu?

a qulen
18m0P3508;
Pidió vino y’ a la vez r un OS h'1805 duole eso
aquel el Perr0._
mandó una jarra entera,unY Dióge‘
Dlogenes
Dfógem’s

217

nes dijo: “Cuando te preguntan cuántos son dos


y dos , ¿acaso dirás que son ve
te? Así que ni das lo que se te pide ni respondes a lo que se in-
te pregunta”. Lo esta-
ba zahiriendo ciertamente por hablador irrefrena
ble.
(27) Preguntado en qué parte de la Hélade hab
ía visto a hombres de pro-
vecho, dijo: “Hombres por ningú n lado, pero niños en Esparta”.
Una vez que esta-
ba hablando de asuntos serios, como nadle se acercaba, se pus
o a trinar como un
pájaro; y a la concurrencia que s e formó, les echó en cara que acudieran
a las chá-
charas como Sl fuesen la cosa más seria del mundo, mientras que
a las cosas serias
venían rezagados y de mala gana. Decía que los hombres compiten en cavar zanjas
y dar coces, pero ninguno en ser hombre de bien. También se maravillaba de los
gramáticos que indagaban las faltas de Odiseo, ignorando las suyas propias, y de
los músicos que templaban las cuerdas de la lira y tenían destemplados los afectos
del alma; (28) de los científicos que alzaban los ojos al Sol y ala Luna, pero se des-
cuidaban de lo que tenían delante de los pies; de los oradores que no se cansaban
de hablar de la justicia, pero en modo alguno la practicaban, y que censuraban a
los avaros, aunque amaban el dinero por encima de todas las cosas. Condenaba
también a quienes alababan a los justos por estar por encima de las riquezas, envi-
diando sin embargo a los ricos. Lo irritaba la usanza de sacrificar a los dioses en
demanda de salud y banquetear a expensas de la salud durante el mismo sacrificio.
Por lo demás, admiraba a los sirvientes que, viendo a sus amos atracarse de comi-
da, no les hurtaban ninguna de sus Viandas. ,
(29) Alababa a los que están por casarse y no se casan, los-que estan por
embarcarse y no se embarcan, los que están por dedicarse a la política y no se de-
dican a la política, los que están por criar hijos y no los crían, los que se aporestan a
convivir con los príncipes y no se les acercan. Decía también que a los amigos hay
que tenderles la mano sin doblar los dedos. . ' _ _
Cuenta Menipo en la Venta de Diógenes que, hablendo sldq‘hech o prisione-
ro y puesto en venta, se le preguntó qué sabía hacer, y respondio: MandarCa onli-
bres”. Y dijo al pregonero: “Anuncia si alguien quiere comprar un amo ', om: e
Prohibieran sentarse, dijo: “No importa; también el pescado se vende sm 1mpo ar
Cómo esté colocado”. ,
(30) Decía maravillarse de que, al comprar una cazuela o una margmlta, las
hagamos sonar, mientras que tratándose de un hombre, la sola VlStEfl es aStjmt:
DeCÏale a Jeníades, quien lo compró, que debía obedecerle aunque “al: Ïïlildles’
Pues también obedecería a un médico o a un piloto 51 fuesen esclavos. (lil ul ,
ÍCE, en el escrito titulado La venta de Diógenes, que así educo a los.hl]0S ellema'
des; además de los otros estudios, les enseñó a montar a caballo, disp'aïr 60:12:;
tirar Con la honda y lanzar la jabalina; luego en la palestra no permlt pr
.
., de atletas, smo
- darles una educacron
e gllnnasm solamente lo q ue convenía para
e bufin color y la buena salud.
Libro V1
2 18

Los chicos aprendieron de memoria muchos paSOS de P0335 Y'eStïl'itores, así


como del mismo Diógenes, (31) y puso ahínco en quetodo aprendizaje 168 fuera
breve por fácil de recordar. En la casa les enseñó a servtrse ellos. mismos, tomando
alimentos sencillos y bebiendo agua; los tenía pelados a rape Y SH} adornos, andan-
do por los caminos sin túnica, descalzos y callados, no mirando srno a 31 mismos, y
también los llevaba a la caza. Ellos a su vez le dedicaban muchas atenciones a Dió-
genes y pedían favores para él a sus padres. El mismo autor refiere que en casa de
Jeníades envejeció y, al morir, fue enterrado por los hijos de éste. En ese trance,
preguntándole Jeníades cómo quería que lo enterrasen, dijo: “Boca abajo”; (32) y
al inquirirle el otro: “¿Por qué?”, respondió: “Porque dentro de poco lo de abajo
quedará vuelto hacia arriba”; y eso porque estaban medrando ya los macedones y,
de humildes que fueron, tomándose encumbrados.
Introduciéndole uno en su magnífica casa y prohibiéndole escupir, carras-
peó y le escupió a la cara, diciendo que no había hallado otro sitio peor (otros
cuentan eso de Aristipo). Una vez daba voces gritando: “ ¡A mí los hombresl”; y a
los que acudieron, los apaleó con el bastón diciendo: “A hombres llamé, no a dese-
chos”, como refiere Hecatón en el primer libro de los Dichos. Cuentan también
que Alejandro dijo que, de no haber sido Alejandro, hubiera querido ser Diógenes.
(33) Decía que “incapacitados” no eran los sordos y los ciegos, sino los
que no llevaban capaza o alforja. Entrando una vez con el pelo medio rapado
a un
banquete de jóvenes, según cuenta Métrocles en los Dz'cbos, recibió una
paliza;
pero luego escribió en una tablilla blanca los nombres de quienes lo habían
golpe-
ado y se paseó por todas partes con la tablilla colgada del cuello, hasta hacer recaer
la injuria sobre ellos mismos, de modo que a su vez les tocó recibir denue
stos y
golpes. Decía que él era un perro de los que tanto se alaban, pero que nadie
de en-
tre quienes lo alababan se atrevía a salir a la caza con él. A uno que
le decía: “En
los Juegos Píticos soy campeón de hombres”, respondió:
“De hombres, yo, tú de
esclavos”.
(34.) A quienes le decían: “Eres viejo; descansa
ya” , les contestaba: “Pero
¿cómo? Sl estuv1era corriendo la carrera de fond
o, al estar c erca de la meta, ¿acaso
habría de descansar en lugar de redoblar el
esfuerzo?” . Invitado a un banquete,

morzando en una taberna; y com


o éste se retirara más al fondo, le dijo: “Así estaría!S
todavía más dentro de la taberna’ . Una vez qu
Í

unos forasteros qUISlel‘OH ver


a

Demóstenes, tendió el dedo de en medi. o y dl]0: e“Este


o o

es el demagogo de los ¿“e


nienses”.
Diógenes

” ) A Jeniades, quien lo c ompró,


(36
le dijo: “Procura hacer lo que yo te
mande ; y como este le repllcara:

Arriba los ríos sus aguas vuelven,

respondió: “Y si hubieras comprado un médico, estando


enfermo, ¿acaso en lugar
de obedecerle le dirias que ‘arriba los rios sus aguas vuel
ven’P”. Alguien quiso
aprender filosofía con él; le dio un arenque salado y le man
dó seguirlo. El otro,
por vergüenza, lo arrojó y se fue; al encontrarlo al cabo de un
tiempo, Diógenes le
dijo riendo: “Un arenque ha destruido nuestra amistad”. Diocl
es, en cambio, lo
cuenta así: diciéndole alguien: “Haré lo que tú mandes, Diógenes”, lo llevó
consi-
go y le dio a llevar un queso de medio óbolo; y como se negara, dijo: “Nuestra
amistad se rompió por un queso de medio óbolo”.
(37) Viendo una vez a un niño bebiendo con las manos, sacó del morral
la escudilla y la arrojó, diciendo: “Un niño me ha ganado en frugalidad”. Arrojó
también la fuente, asimismo por haber visto a un niño que, al habérsele roto el
plato, recogía las lentejas en el hueco de un pedazo de pan. Por lo demás, razo-
naba por silogismo como sigue: A los dioses, todo les pertenece; los sabios son
amigos de los dioses; los bienes de los amigos son comunes: por tanto, todo les
pertenece a los sabios. Viendo una vez a una mujer prosternándose ante los dio-
ses en una postura sobremanera indecente, y queriendo librarla de la supersti-
ción —-—según cuenta Zoilo de Perga—, se acercó y dijo: “¿No temes, mu1er, que
algún dios te vea por detrás —ya que todo está lleno de ellos— y le parezcas una
sinvergüenza? ”.
(38) A Asclepió le consagró la imagen de un pendenciero que se lanzaba
SObre los que se prosternaban boca abajo y los apaleaba. Solía decrr que en el se
habían reunido todas las maldiciones de la tragedia, ya que estaba

sin patria, sin techo, lejos del hogar, “J


b mendigo errante a la merced de la ocasmn.

Decía que oponia al azar, el ánimo, a la ley, la naturalezaïy a la paisron ecllra:


Zonamifi‘flto. Mientras tomaba el sol en el Craneo, se le acerco Aleáïn .ro y tii):
‘Pídeme lo que quieras”. Y él dijo: “ No me hagas sombra . Cuando gulen es a
Libro V]
220

ito, dejaba entrever un


leyendo un largo discurso, y, ya cerca del final del manuscr
.. ,
espacio en blanco, dijo: “Animo, amigos: ya veo tierra .
Al que le demostraba por silogismo que tenía cuernos, le dljo, tocandose la
frente: “Yo no los veo”. (39) De modo parecido, ante aquel que afirmaba que no
hay movimiento, se puso en pie y echó a andar. A uno que discurría acerca de los
fenómenos celestes, le preguntó: “¿Y cuántos días hace que has bajado del cielOP”,
Como un eunuco malvado había hecho escribir sobre la puerta de su casa: “Que
nada malo entre aquí”, preguntó: “Y el dueño de la casa, ¿por dónde entraráP”.
Ungiéndose los pies de perfume, dijo que de la cabeza el perfume se va al aire,
pero que desde los pies nos llega al olfato. Cuando los atenienses lo exhortaron a
hacerse iniciar en los misterios, y le hablaban de los privilegios que aguardan a los
iniciados en el Hades, dijo: “¡Risible sería que Agesilao y Epaminondas yacieran
en el fango mientras cualquier fulano, con tal de estar iniciado, pueda vivir en las
Islas de los Bienaventurados! ”.
(40) Ante los ratones que corrían sobre su mesa, dijo: “He aquí que tam-
bién Diógenes alimenta a parásitos”. Como Platón lo llamara perro, dijo: “Si,
<pero> yo <no> he vuelto a los que me vendieron”. Al salir del baño, alguien le
preguntó si había mucha gente bañándose, y dijo que no; pero cuando otro le pre-
guntó si había mucha gentuza, contestó que sí. Como Platón había definido al
Hombre (¿omo “unanimal bipedo sin plumas”, y fue celebradopor ello, Diógenes
desplumó un gglo, lo metió en la escuela de aquél Ldijo: “Éste es el hornflly'gflfi
Platón”. De ahí que se añadiera ala definición: “Y de uñas planaS”. Al que le pre-
guntaba a qué hora hay que almorzar, le respondió: “Si eres rico, cuando quieras; y
si eres pobre, cuando puedas”.
(41) Viendo en Mégara las ovejas abrigadas con pieles mientras los niños
iban desnudos, dijo: “Conviene más ser carnero de un megarense que su hijo”. A
uno que lo golpeó con un madero y luego dijo: “ ¡Cuidado!”, le respondió: “Pero
¿es que vas a pegarme otra veZP”. Llamaba a los demagogos lacayos del poplfla'
cho, y las coronas, exantemas de la fama. Sípaseaba e_n_p_l_e_no día con unalám ara
encendida, diciendo: “Estoy buscandgjnhgmbge”. Una vezfiseoduedó parado, em-
papado por la lluvia; y como los que estaban a su alrededor lo compadecían, P15"
tón, que se hallaba presente, les dijo: “Si queréis tenerle piedad, alejaos”, ¿“dlenl'
do a su vanidad. Como alguien le asestara un puñetazo, dijo: “¡Por Herades'
¿Cómo me habré olvidado de ponerme un casco para caminar? ”.
(42) Asimismo, cuando Midias lo golpeó con el puño en l a cara, diaen‘
do: “Hay tres mil para ti en el banco”, al día siguiente tomó unos gutmms Ïlo el
en el banco” .¡Cuan ha'
xeador y, moliéndolo a golpes, dijo: “Hay tres mil para ti
farmacéutico Lisias le preguntó si creía en los dioses, le contestó: “¿Com? “¿nos
bía de creer en ellos, si a ti te tengo por enemigo de los dioseSP”. (Segun - o ’
graaa
dijo eso Teodoro.) Viendo a uno rociándose de agua bendita, dijo: “Des
Diógenes

22]

¿no sabes que, así como de las faltas gramati cales


no te libra el agua bendita, as
tampoco de las que cometes en la vidaP”. Re procha í
ba a los hombres sus rezos
ciendo que pedían lo que a ellos mismos l es parec1a buen , di-
o, y no lo que de verdad
(43) A los que se asustaban de los sueños, les decía que a
lo que hacían
despiertos no le prestaban atención, afanándose en cambio por sabe
r lo que fanta-
seaban durmiendo. Cuando en Olimpia el pregonero anun
ciaba: “Dioxipo, cam-
peón de hombres”, dijo: “De esclavos será; de hombres, yo”. Los
atenienses lo te-
nían en mucha estima: cuando, por ejemplo, un jovenzuelo le rompió el tonel, le
propinaron una paliza a éste, y a él le procuraron otro tonel. Y cuenta
Dionisio el
Estoico que, tras la batalla de Queronea, fue conducido prisionero ante Filipo; y
preguntándole éste quién era, dijo: “El explorador de tu insaciabilidad”; admirado
de lo cual aquél lo dejó libre.
(44) Cuando Alejandro mandó una vez a Antípatro una carta a Atenas
por vía de un tal Atlio (Mísero), Diógenes, que se hallaba presente, dijo: “Mísera
misiva de mísero a mísero, por vía. de Mísero”. Como Perdicas amenazó con ma-
tmno lo visitaba, dijo? “'Ñe‘nhud’a‘pnmambién el escarabajo y la tarántula
saben hacerlo”; y juzgó que mejor amenaza habría sido decirle que aun sin él sabía
vivir feliz. Una y otra vez proclamaba a voz en grito que los dioses han regalado a
los hombres una vida fácil, pero que a ellos se les oculta por buscar tortas de miel y
perfumes y cosas por el estilo. Así, a uno que se hacía calzar por su criado, le dijo:
“Aún no eres feliz, hasta que no te limpie también los mocos; pero eso ya vendrá,
una vez quedes lisiado de manos”.
(45) Viendo una vez a los guardianes de un templo llevándose preso a uno
de los administradores que había robado una copa, dijo: “Los grandes ladrones se
llevan al pequeño”. Viendo una vez a un mozalbete que tiraba piedras a una cruz,
dilo! “¡Bravo! Apuntando a tal blanco, acabarás por dar en él”. A unos muchachos
Que lo rodeaban diciendo: “No vaya a ser que nos muerdas”, les contestó: “ ¡Valor,
hilos míos! El perro no come verdura”. A uno que se pavoneaba con una piel de
león, le dijo: “Deja de deshonrar la prenda de la virtud”. A uno que juzgaba dicho-
50 a Calístenes, ponderando el lujo de que disfrutaba en la corte de Alejandro, le
rePlicó: “A fe mía que es un desgraciado, almorzando y cenando cuando le parezca
bien a Alejandro”. _
(46) Cuando necesitaba dinero, decía que no se lo pedía a los amigos, Sino
que se lo reclamaba. Tocándose una vez las vergüenzas en medio de la plaza, dijo:
a ¡Ojalá pudiera uno aplacar también el hambre meneándose el vientre! ”. Viendo a
un ÍOVEH que iba a comer con unos hombres ricos, lo apartó de ellos, lo llevo a sus
familiares y les aconsejó lo tuviesen bien vigilado. A un joven lacrcalado que le hizo
una pregunta, dijo que no le contestaría si no se levantaba primero el vestido païa
enseñarle si era mujer o varón. A un joven que jugaba al cotabo en los banos, e
Libro VI
222

.. “ Cuanto mejo unos


’ r, tanto peor ” . Durante una comida , al g....l.. _r..,-:_ 1_,__, n hue _
arro'aro
le_m,__
dijo:
c920 un perro.
sos como a un perro; y él, al salir, les or1nó enCIma
___._-_-_——'—-

H ”(47) A' los oradores y a {00105163 que perseguían la fama mediante la elo-
.4
-_a-

cuencia, los llamaba “tres veces hombres”, por “tres veces mlserables”. A un rico
inculto lo llamaba “un animal con lana de oro”. Viendo escrito en la casa de un
juerguista: “Se vende”, dijo: “Ya sabía yo que con tanta borrachera acabarías vomi-
tando a tu dueño”. A un jovencito que se quejaba de los muchos que lo molesta-
ban, dijo: “Pues deja tú también de pasear por todos lados las muestras de tu de-
seo”. Ante un baño mugriento, dijo: “Y los que se bañan aquí, ¿dónde se bañanP”.
A un citaredo fornido al que todos denostaban, él sólo lo elogiaba; cuando le pre-
guntaron por que, contestó: “Porque, con lo corpulento que es, se dedica a tocar
la cítara y no a robar por los caminos”.
(48) A un citaredo al que siempre abandonaba el público, lo saludó di-
ciendo: “¡Buenos días, gallol”; y como aquél le preguntara por qué, contestó:
“Porque con tu canto haces que todos se levanten”. Mientras un jovencito estaba
pronunciando un discurso de aparato, se llenó el regazo de altramuces y se puso a
devorarlos delante de él; y como las miradas de la multitud se fijaron en él, se de-
claró sorprendido de que abandonaran a aquél para mirarlo a él. Diciéndole un
hombre muy supersticioso: “De un solo golpe te partiré la cabeza”, replicó: “Y yo
te haré temblar estomudando a la izquierda”. Cuando Hegesias le pidió que le
prestara alguno de sus escritos, dijo: “¡Mira que eres necio, Hegesias! Tratándose
de higos, no los quisieras pintados sobre papel, sino de los de verdad; pero lo que
es el ejercicio, dejas de lado el de verdad y te lanzas sobre el que está escrito en
pape ”.
(49) A uno que le echaba en cara su destierro, respondió: “¡Pero gracias a
eso, so desgraciado, empecé a filosofarl”. Y en otra ocasión, diciéndole alguien:
“Los de Sinope te han condenado a destierro”, replicó: “Y yo a ellos a quedarse”-
Viendo una vez a un vencedor olímpico apacentando un rebaño, dijo: “Qué fáPi'
do, amigo, pasaste de los Juegos Olímpicos a los de Nemea”. Preguntado por qué
los atletas son tan brutos, contestó: “Porque están hechos de carne de cerdo y de
buey”. Una vez pidió limosna a una estatua; preguntado por gue lo hacía, 16599”
dig: “Esmiïando_me en el fracaso”.fiPidiéndole limosna a alguien (cosa que
en un principio hacía por falta de recursos), decía: “Si has dado ya a otro, dame a
mí también; y si no, empieza conmigo”.
(50) Preguntándole un tirano cuál era el mejor bronce para las estan/135:
dijo: “Aquel de que se hacen los Harmodio y los Aristogitón”. Preguntado como
trataba Dionisio a los amigos, respondió: “Como a los sacos de harina: a 105 que
, , vamos
, los abandona”. Como un fe-
estan llenos, los manda colgar, y a los que estan
cién casado había escrito en la pared de su casa:
Dz'ó ene;
g 223

De Zeus el hijo, Heracles victorioso,


hablta aqui: que el mal no entre en esta
casa,

escribió debajo: “A guerra pasada, alianza de armas”. Diga que el amor al dinero
es patria de todos los males. Viendo a un crapuloso comiendo-olivas—en una fonda,
dijo: E‘Si así hubieras desayunado, no estarías cenando así”.
(51) A los hombres de bien los llamaba imágenes de los dioses; el amor,
negocio de ociosos. Preguntado qué hay de miserable en la vida, dijo: “Un anciano
indigente”. Preguntado cuál es el más dañino de los animales, dijo: “De los salva-
jes, el delator; de los domésticos, el adulador”. Viendo una vez a dos centauros pé-
sirnamente pintados, dijo: “¿Y cuál de los dos es QuirónP”. La palabra del adula-
dor — decía— es una soga untada de miel. El vientre lo llamaba la Caribdis de la
vida. Oyendo que había sido apresado el adúltero Dídimo, dijo: “Merece que lo
cuelguen de su nombre”. Preguntado por qué el oro es pálido, dijo: “Porque tiene
muchos perseguidores”. Viendo a una mujer en litera, dijo: “No cuadra tal jaula a
tal bestia”.
(52) Viendo a un esclavo fugitivo sentado junto a un pozo, dijo: “Cuida-
do, joven, no te vayas a caer”. Viendo en los baños a un joven ladrón de ropa, dijo:
“¿Vienes a por ungüento de aromas o por un tiento de ropaSP”. Viendo una vez a
unas mujeres colgadas de un olivo, dijo: “¡Ojalá todos los árboles llevasen tales
frutos! ”. Viendo a un ladrón de vestidos, dijo:

¿A qué vienes, varón de provecho?


¿A despojar el cadáver de alguno de estos difuntos?

Preguntado si tenía algún sirviente o una criada, dijo que no; y d1c1endole el otaroí
“Y cuando te mueras, ¿quién va a sacarte de la casa y enterrarte? , respondio. E
1! 0 r _

que necesite la casa”. 1


(53) Viendo a un hermoso joven durmiendo despreocupadamente, o em-
PUÍÓ y dijo: “¡Despierta!

No vaya a ser que en durmiendo de atrás se te clave un venablo”.

Y a uno que gastaba mucho en opíparos manjares:

Corto destino tendrás, hijo mío, según lo que compras.

Cuando Platón disertaba acerca de las ideas y nombraba la ‘mesidad’ y la


tazonidad’, le dijo; “Lo que es yo, querido Platon, veo una mesa y un tazgtl: pffY
. r I o
C

la mesidad y la tazonidad no la veo por ningún lado”. Y aquel le respon 10. l


226 Libro VI

sana, dijo: “¡Mirad a ese carnero aguerrido, cómo una chiquilla cualquiera lo aco—
gota! ”. De las bellas cortesanas decía que eran semejantes al aguamiel envenenada,
Mientras estaba almorzando en la plaza, la gente que estaba a su alrededor no pa-
raba de llamarlo “perro”; y él replicó: “¡Perros vosotros, que me incordiáis mien-
tras estoy comiendo! ”. A dos afeminados que se ocultaban de él, dijo: “ No temáis,
el perro no come verdura”. Preguntado, acerca de un muchacho que se había
prostituido, de dónde era, contestó: “Es burdelés”.
(62) Viendo a un púgil inepto ejerciendo de médico, dijo: “¿Qué es eso?
¿Acaso vas a acabar ahora con los que una vez te vencieron?”. Viendo al hijo de
una cortesana arrojando una piedra a la muchedumbre, dijo: “¡Ojo, no vayas a
darle a tu padre! ”. Al enseñarle un muchacho el cuchillo que había recibido de su
enamorado, dijo: “El cuchillo es hermoso; lo feo es el agarradero por el que lo co-
ges”. Cuando algunos alabaron a uno que le había dado algo, dijo: “¿Y no me ala-
báis a mí, que fui digno de recibirlo?”. Como alguien le reclamaba su capa, dijo:
“Si me la regalaste, es mía; y si me la prestaste, la estoy utilizando”. Como uno que
era hijo putativo le dijo que llevaba oro en su manto, dijo: “Sí, por eso me acuesto
con el manto metido debajo”.
(63) Preguntado qué provecho había sacado de la filosofía, dijo: “Aunque
no sea para nada más, por lo menos me sirve para estar preparado para cualquier
eventualidad”. Preguntado de dónde era, c_ljj_o: “Soyciudadano del mundo”. Como
algunos ofrecían sacrificios alos dioses por tener un hijo, decía: “Pero ¿6% clase de
hombre será, ¿eso no os merece ningún sacrificio?”. Invitado una vez a contribuir
para una comida a escote, dijo al que presidía el convite:

A otros demándales paga, mas de Héctor aparta la mano.

De las cortesanas decía que son las reinas de los reyes, pues les piden lo que les pa-
rezca. Cuando los atenienses votaron honrar a Alejandro con el nombre de Dioni-
so, dijo: “Y a mí hacedme Sarapis”. A uno que le reprochaba que entrase en luga-
res impuros, le contestó: “También el sol entra en los retretes y no se mancha”.
(64) Cuando estaba comiendo en un santuario y de pronto le pusieron de-
lante unos panes que no eran de harina pura, los tomó y los arrojó, diciendo que
en lugar sagrado no debe entrar nada impuro. A uno que le dijo: “Estás filosofan-
do sin saber nada”, replicó: “Aunque sólo esté fingiendo la sabiduría, también eso
es filosofar”. A uno que le presentó a su hijo, diciendo que era un chico muy dota-
do y de excelente carácter, le contestó: “Y entonces, ¿para qué me necesitaP”. De
los que predican la virtud y no la practican, decía que en nada se distinguen de la
cítara, pues tampoco ésta oye ni siente nada. Solía entrar en el teatro cuando“lOS
demás estaban saliendo; cuando le preguntaban por qué lo hacía, contestaba: ES
lo que procuro hacer en mi vida entera”.
Diógffles
227

(65) Viendo una vez a un joven


afeminado, dijo: “¿No te da vergüenza
mar acerca de tl mismo peor resolución que la que to-
tomó l a naturaleza? Pues ella te
hizo varón, y tú te fuerzas a ser mujer” . Viendo a un inse
nsato templando un salte-
rio, dijo: “¿No te da vergüenza templ ar los sonidos de este leño
y no templar el
alma para la vidaP”. A uno que decía: “No soy apto para la
filosofía”, le contestó:
“Entonces, ¿para que Vives, sr el vivir bien no te impo
rtaP”. Con uno que trataba
con desprecio a su padre, dijo: “¿No te da vergüenza despreciar a aquel
gracias a
quien te insolentaSP”. Viendo a un hermoso joven diciendo palab
ras feas, dijo:
“¿Note da vergüenza sacar de una vaina de marfil un cuchillo de plomo
E’”.
(66) Como alguien le reprochaba que estuviera bebiendo en una taberna,
dijo: “También me hago cortar el pelo en la barbería”. Afeándole alguien que
aceptara un capotillo de Antípatro, dijo:

Nadie desdeñe jamás de los dioses los dones suntuosos.

A uno que lo empujó con una viga y luego dijo: “ ¡Cuidado! ”, lo golpeó con el bas-
tón y dijo: “¡Cuidado!”. A uno que asediaba con súplicas a su querida, dijo: “¿A
qué buscas tener éxito, so desgraciado, allí donde es mejor fracasarP”. A uno que
se estaba perfumando, dijo: “Cuida que el buen olor de tu cabeza no dé mal olor a
tu vida”. Decía que los criados están sometidos a sus amos y los hombres malos a
sus apetitos. , .. a
(67) Preguntado por qué a los esclavos se los llamo andrapoda ( lo que
tiene pies de hombre”), dijo: “Porque tenían pies de hombre, pero el alma la tern-
an como ahora tú que lo preguntas”. Pidió una mina a un manlrrotooippfeguntaál-
dole éste por qué a los demás les pedía un óbolo y a el una mlna: (1110., oque e
108 otros espero volver a recibir otras veces, pero tratandose de t1, esta en a mano
de los dioses si volveré a recibir algo”. Como alguien le reprocharaíjue estuv1era
' -
pldlendo -
llmosna -
mlentras , no pedia,
que Platon ' rephco.
' '- “El tambien pide, solo
que

.
junto al oído la testa, no vayan a orrlo los otros

Viendo a un arquero inepto, se sentó junto al blanco d1c1endol: No vaya a ser que
. - “

me dé a mí”, De los amantes decía que son desgraciadous


tgq P ali:1de ser un mal si
(68) Preguntado si la muerte es u’n mal, dilo:d c on::0se plantó delante ide
cuando ella está presente no la sentimos? . A Alelaln‘fo, qu. ué eres? ¿Un bien 0
él Y Pregunto: “¿No me tienes miedOP”, le 'cor’l’testo: “Pero (qes -quién puede te-
un mal)”. Y como aquél respondió: “Un bien , dijo: Entonc to, :le jóvenes y con-
nerle miedo al bien?”. La educación decía que era refrenamlen 1 adúltero una vez
suelo de viejos, riqueza de pobres Y orn
ato de rlCOS- A Drdtmo e ’
228 Libro VI

que se puso a curarle el ojo a una muchacha, le dijo: “Ten cuidado que, al curarle
el ojo a esta doncella, no vaya a malearse la niña”. Diciéndole alguien que sus ami-
gos estaban tramando asechanzas contra él, dijo: “¿Y qué hay que hacer, si habrá
que tratar del mismo modo a amigos y enemigos)”.
(69) Preguntado qué es lo más bello entre los hombres, dijo: “La libertad
de palabra”. Al entrar en una escuela y viendo muchas estatuas de las Musas, pero
pocos alumnos, dijo: “Gracias a las diosas, maestro, tienes muchos alumnos”.
Acostumbraba hacerlo todo en público, lo mismo las obras de Deméter que las de
Afrodita; y de preguntas en respuestas, tramaba razonamientos como éste: Si el al-
morzar no es nada indecente, tampoco es nada indecente hacerlo en la plaza; aho-
ra bien, no es indecente almorzar: por tanto, tampoco es indecente hacerlo en la
plaza. Haciendo de continuo indecencias en público, decía: “¡Ojalá pudiera apla-
car también el hambre frotándome el vientrel”. [Al anunciarse que Filipo iba a
atacar Corinto, y estando todos para las faenas y trajinando, él iba haciendo rodar
su tinaja. Preguntándole algunos: “Y eso, ¿para qué, DiógeneSP”, dijo: “Es que, al
estar todos trabajando, sería absurdo que yo no hiciera nada. Así que voy haciendo
rodar la tinaja, pues no tengo otra cosa que hacer”. Viendo a un joven hermoso
que iba continuamente arriba y abajo y saltando sin ton ni son, dijo:

¡Meríones, pronto a ti, por muy buen danzarín que tú seas,


mi lanza te habría parado de firme, con tal que te dieral]

Se le atribuyen también otros dichos, que sería largo enumerar, ya que son
muchos. q ¿y (NIW‘ \
(70) Doble ecía que es el ejercicio, el del ánimo y el del cuerpo, por el
cual los pensamientos que se forman en el entrenamiento continuo procuran la sol-
tura para las obras de la virtud. Es inútil, sin embargo, el uno sin el otro, ya que el
buen temple y el Vigor están entre las cosas que convienen tanto al alma como al
cuerpo. Y expuso pruebas de lo fácil que es afianzarse en la virtud mediante el en-
trenamiento: y es que veía, en las artes manuales y en las otras, que los que de ellas
entendían alcanzaban, gracias a la práctica, una destreza fuera de lo común; que
los atletas y los flautistas sobresalían unos y otros por la ejercitación constante en
su oficio, y que los mismos, si aplicasen el ejercicio también al ánimo, no se afana-
rían inútilmente ni sólo a medias.
(71) Afirmaba que, a buen seguro, nada en absoluto se alcanza en la vidal
sin ejercicio, y que éste es capaz de vencerlo todo. Siendo forzoso, pues, que quie-
nes en lugar de los esfuerzos inútiles hayan elegido los que son conformes a la Ha'
turaleza vivan felices, a causa de la insensatez son desgraciados. Y, en efecto, el
desprecio del placer mismo es de lo más placentero si adquirido por el ejercicio; Y
así como quienes están acostumbrados a la vida placentera de mala gana la cam-
" ene:
Drag
229

bian por su contrario, asrlos que se han ejercita


do en lo contrario de buen grado
desprecra n los placeres mismos. Tales cosas razonaba y las mostraba
obrando alte-
rando de veras la ley de la moneda, al no hacer caso para nada 5

de lo que mandan
las leyes y costumbres, Sa de lo que manda la naturaleza; y decía llevar el
mismo
genero de v1da que Heracles, no prefiriendo nada a la libertad.
(72) Afirmaba que todo les pertenece a los sabios, y lo sostenía, entre pre-
guntas y respuestas, mediante razones tales como las que antes hemos menciona-
do: Todo les pertenece a los dioses; los dioses son amigos de los sabios; los bienes
de los amigos son comunes: por tanto, todo les pertenece a los sabios. Acerca de la
ley decía que sin ella no es posible vivir en sociedad: pues sin la ciudad —dice—
no es de ningún provecho la civilización; ahora bien, la civilización es la ciudad, y
la ley sin la ciudad no es de ningún provecho: por tanto, la ley es civilización. La
nobleza de cuna, la fama y todas las demás cosas por el estilo se las tomaba a burla,
diciendo que eran adornos del vicio; y que 133013- constitución recta es la que hay‘
en el universo. Decía también que las mujeres deben ser comunes, no reconocien-
0 para nada el matrimonio, sino que el enamorador conviva con la enamorada; y
que comunes habían de ser, por tanto, también los hijos. .
(73) Decía que no hay nada indecente en llevarse algo de un santuario m
en comer cualquier animal, y que ni siquiera es impío alimentarse de carne huma-
na, como resulta patente de las costumbres extranjeras; y afirmaba que, segun el
razonamiento recto y evidente, todo está en todo y por todo atravresa: pues en el
pan hay algo de carne y en la verdura algo de pan y algo (16198 demas CUCFPPS en
tOdas las cosas, por cuanto que, a través de ciertos poros invi51bles, unas particulas
Se les entremezclan y se impregnan, según aclara en el Tierras, s1 esflque son suyas
las tragedias y no de Filisco de Egina, su discípulo, o de Pasrfonte, lujo de Luc1ano,
e quien dice Favorino en la Historia varzkz que las escribió despues de sumuerte.
s e 1n-
La múSÏCa, la geometría, la astronomía y demás las dejaba de lado por inutlle
necesarias_

(74) Era de lo más diestro en los enfrentamientos de palabra, como resul-


ta patente de lo que decíamos antes. Sobrellevó muy noblemente su vent? como
ESCIaVO; Y es que, viajando por mar a Egina, fue apresaclo por piratas, Í Oï (1:1:
mandaba Escírpalo, conducido a Creta y puesto en venta; y al preguntar el e C1130 a
gpnero qué sabía hacer, contestó: “Mandar a hombres . EÉIOIÏÏÉS,’ :lena anéste
meno COl‘intio vestido de púrpura, el mencionado Jeníades, (111103 , en] emÉ arinto’
que necesita un amo”. Y, en efecto, Jeníades lo compró Y, tras llevaría Í d:'ó eri
0 him Preceptor de sus hijos y dejó la casa entera en sus manos. due. “¿bn {men
o 9 tan bien ordenada que aquél, paseándose de un lado a otro, _ llïido Pedagó-
gfiimo ha entrado en mi casa”. (75) Cuenta Cleómenes en el lrllaïo Utiliza de bobos:
i150 Que sus discípulos Quisieron pagarle el rescate, pero que e _ (¿Sant sino éstos de
es tamPoco los leones, decía, eran esclavos de qulenes los crla .
230 Libro VI

los leones, ya que lo propio de esclavos es temer, y las fieras son temibles para los
hombres.
Verdaderamente asombrosa fue la persuasiva de aquel varón, a tal punto
que fácilmente se ganaba con sus palabras a quien fuese. Así se cuenta, por ejem-
plo, que un tal Onesícrito de Egina mandó a Atenas a uno de sus hijos, Andróste-
nes, quien, tras oír a Diógenes, se quedó allí. El padre mandó a buscarlo a su otro
hijo, el mayor, que era el susodicho Filisco; (76) y del mismo modo también Filisco
que
quedó cautivado. En tercer lugar llegó, en fin, él mismo, y no hizo nada menos
ponerse a filosofar junto a sus hijos: tal era el hechizo que ejercían las palabras de
ay
Diógenes. Lo oyeron también Foción, apodado el Honrado, Estilpón de Mégar
muchos otros hombres políticos.
n
Se dice que murió sobre los noventa años; acerca de su muerte se cuenta
ó de
versiones discrepantes: unos afirman que comiendo un pulpo crudo enferm
Cér-
cólera, y que así murió, otros que por contener la respiración. Entre éstos está
cidas de Megalópolis [o de Creta], quien dice en los Melz'ambos:

Ya no es el que fue el sinopense,


el del bastón y del manto
doblado, viviendo del aire:
(77) no, que ascendió <..... >;
el diente en el labio hincado,
el alma misma se cortó.
De Zeus fuiste hijo de veras, [Diógenes]:
can, pero can celestial.

Otros dicen que, queriendo repartir un pulpo entre unos perros, recibió un mor-
disco en un tendón del pie y falleció. Sus discípulos, sin embargo, según dice An-
tístenes en las Sucesiones, conjeturaron lo de la contención del aliento. Pues el caso
es que estaba viviendo en el Craneo, el gimnasio que está cerca de Corinto; y como
de costumbre, llegaron los discípulos y lo hallaron envuelto en su manto, y no se fi-
guraron, por cierto, que estuviera durmiendo, pues no era hombre soñoliento ni
dormilón; así que, al alzar la capa, lo hallaron exánime, y supusieron que lo hiciera
queriendo escurrirse de lo que de vida le quedaba.
(78) Se trabó entonces, según se cuenta, una disputa entre los discípulos
acerca de quiénes habían de enterrarlo, y aun llegaron a las manos; pero al presefl'
tarse los padres y los notables de la ciudad, lo enterraron ellos cerca de la puerta
que da al Istmo, y levantaron en su honor una columna, y sobre ésta un perro de
mármol de Paros. Luego también los ciudadanos lo honraron con una estatUIa de
bronce, en la que inscribieron estas palabras:
Dfigenfl
231

El bronce envejece andando el tiempo, pero tu


fama
toda la eternidad, Diógenes, no borrará.
Sólo tú del vivir que se basta a sí mismo la gloria mostras
te
al hombre mortal, y a su vida senda más fácil de andar.
(79) Hay también unos versos nuestros en metro proceleusmático:

—Dlógenes, ay, cuéntamelo, dime qué desgracia te mató.


--D1go que la culpa fue de un perro que pegóme un mordiscón.

Algunos cuentan que al morir llegó a ordenar que lo arrojasen insepulto,


para que toda bestia tuviera parte de él, o que lo metieran en un hoyo y lo cubrie-
ran con un poco de polvo (o según otros, que lo arrojaran al río Iliso), para que se
hiciera útil a sus hermanos. Demetrio, en los Homóm'mos, dice que el mismo día
murieron Alejandro en Babilonia y Diógenes en Corinto; y fue anciano hacia la
Olimpiada centésima decimotercera.
(80) Se le atribuyen los libros siguientes:

Diálogos:

Cefalz'ón,
Ictz'as,
El grajo,
Párdalz's,
El pueblo de Atenas,
República,
Arte moral,
De la riqueza,
Amatorz'o,
Teodoro,
Hz'psz'as,
Arz'starco,
De la muerte.

Cartas.

Siete tragedias:

Hélemz ,
Tz'estes,
Heracles,
232 Libro v1

Aquiles,
Medea,
Crisipo,
Edipo.

Sin embargo, Sosícrates, en el primer libro de la Sucesión, y Sátiro, en el li-


bro cuarto de las Vidas, afirman que nada de ello es de Diógenes: las breves trage-
dias dice Sátiro que son de Filisco de Egina, discípulo de Diógenes; y Soción, en el
libro séptimo, dice que las únicas obras de Diógenes son:

De la virtud,
Del bien,
Amatorio,
El mendigo,
Tolmeo,
Pa'rdalo,
Casandra,
Cefalión,
Filisco,
Aristarco,
SzÍsifo,
Ganinzedes,
Dic/90s,
Cartas.

(81) Hubo cinco Diógenes: el primero, de Apolonia, el físico; y empieza


su escrito así: “Al iniciar cualquier razonamiento, me parece necesario ofrecer un
principio indiscutible”. El segundo, de Sición, el que escribió los libros sobre el
Peloponeso; el tercero, él mismo; el cuarto, un estoico de origen seleucio, pero lla—
mado el Babilonio, por la proximidad; y el quinto, de Tarso, que escribió acerca dC
las indagaciones poéticas que intenta resolver.
Del filósofo, por cierto, dice Atenodoro en el libro octavo de los Paseos que
siempre tenía aspecto reluciente por untarse de aceite.

MÓNIMO
(82) Monlmo
f .
de Siracusa,
o
dlsc1pulo
' "
de Dlogenes
' r
y cnado
'
de ciefïoba
O
e-
ban‘

quero de Corinto, según dice Sosícrates. Como a éste muy a menudo lo Vlsna
Dz'ógefles' Mamma. Oneszcrzto
233

níades, el que había comprado a Diógenes, y hablaba con pormenores de la virtud


de éste, tanto en obras como en palabras, hizo que Mónimo se quedara prendado
de aquel varón. Asi que de pronto se puso, fingiendo locura, a arrojar por todos la-
dos las monedas y todo el dinero que había sobre la mesa, hasta que su amo lo des-
pidió, y él se fue derecho a hacerse adepto de Diógenes. Siguió también asidua-
mente a Crates el cínico y adoptó unos modales semejantes a los suyos, de manera
que su amo, al verlo, creyó aún más que estaba loco.
Llegó a hacerse, en fin, varón afamado, al punto que incluso Menandro el
cómico lo menciona; (83) pues en una de sus piezas, el Palafrenero, dice:

A. Hubo un tal Mónimo, un hombre sabio, mi Filón,


un poco menos afamado. B. ¿Aquel del saco?
A. ¡De un par de sacos! Y tiene un dicho que, ¡por Zeus!,
nada que ver con los tan cacareados ésos,
lo de “Conócete a ti mismo” y lo demás,
¡qué val, mucho más fuerte es lo del roto aquel:
que todo lo que el hombre piensa es vanidad.

Fue un hombre muy serio, que despreciaba la fama y alentaba a la búsqueda


de la verdad. Escribió unos divertimentos, mezclados con velada seriedad, así
como De [os deseos, en dos libros, y un Protréptz'co.

ONESÍCRITO

(34) Onesícrito: de él dicen unos que era de Egina, Demetrio de Magne-


sia, en cambio, que de Astipalea. También él fue uno de los discípulos famosos de
Diógenes. Muestra lo suyo una cierta semejanza con Jenofonte: pues éste participó
en la Canlpaña de Ciro, y él en la de Alejandro; aquél escribió la Educación de Ciro,
Ïél Cómo fue educado Alejandro; aquél compuso un encomio de Ciro, y él de Ale-
lan(11’0. También en el estilo se le parece, sólo que le es inferior, como la copia lo es
originaL
Fueron discípulos de Diógenes también Menandro, apodado El Encinar,
eg'fïsías de Sinope, apodado el Collar del Perro, y Filisco de Egina, como ya decí-
amos antes.
234 L z'b ro VI

CRATES
(85) Crates, hijo de Ascondas, de Tebas. También él fue uno de los discí-
pulos famosos del Perro. Hipóboto afirma, sin embargo, que no fue discípulo de
Diógenes, sino de Brisón de Aquea. Se le atribuye este divertimento:

Hay una villa, Alforja, en medio del humo Vinoso,


hermosa y rica, bañada del mar, y que nada posee.
Nunca jamás hay gorrón tan necio que ahí desembarque,
ni cachondo ninguno jactándose de su trasero de puta.
Mas da de sí tomillo y ajos e higos y panes,
por los que nunca se traba entre ellos refriega guerrera,
ni toman las armas por mor del dinero ni de la gloria.

(86) Luego está la cuenta tantas veces citada, que es como sigue:

Diez minas al cocinero, al médico una dracma,


al adulón, cinco talentos, y humo al consejero;
a la puta, un talento, y al filósofo, tres perras.

Fue llamado también el Abrepuertas, porque entraba en todas las casas y


daba consejos. De él es también lo siguiente:

Mío es cuanto he aprendido y pensado, y la de las Musas


santa enseñanza; las grandes riquezas en humo se fueron.

Y el provecho que sacó de la filosofía consistía en

un cuartillo de altramuces y Vida sin pesar.

Pasa por suyo también lo siguiente:

De amor te cura el hambre; el tiempo, si aquél no;


y si éstos te faltasen, sogas aún habrá.

(87) Floreció hacia la centésima decimotercera Olimpiada. De él dice AIP


tístenes en las Sucesiones que, tras haber visto en alguna tragedia a Télefo llevand0
un cestillo y pobre en lo demás, se lanzó a la filosofía cínica, y que luego de vender
su hacienda (pues era hombre distinguido) y reunir unos doscientos talentos, 105
repartió entre los ciudadanos. Se dio a la filosofía con tal ahínco que incluso F116“
món el cómico lo menciona, pues dice:
235
Cmté’S

Vestía gruesos paños en estío ——así


de duro qu1so ser— y en invierno andrajos.

Cuenta Diocles que lo convenció Diógenes de que dejara su heredad para


pasto de ovejas y, si tuviera algo de dinero, lo arrojara al mar.
(88) Además dice que la casa de Crates < ...... > por Alejandro, la de Hi-
parquia por Filipo. Muchas veces expulsó con el bastón a algunos de sus parientes
que venían a disuadirlo, y era generoso. Cuenta Demetrio de Magnesia que confió
su dinero a un banquero, ordenándole que, si sus hijos se hiciesen hombres ordi-
narios, se lo entregara a ellos, pero si se hiciesen filósofos, que lo repartiera entre el
pueblo, pues nada les haría falta si se dedicasen a la filosofía.
Eratóstenes, por su parte, dice que de Hiparquia —de la que hablaremos-—
tuvo un hijo de nombre Pásicles, al cual, al rebasar la adolescencia, lo llevó a la
casa de una cortesana y le dijo que ésas eran las nupcias que le tenía acordadas su
padre: (89) que las coyundas de los adúlteros son trágicas —pues tienen por pre-
mio huidas y muertes—, pero cómicas las de quienes frecuentan a las cortesanas,
ya que de incontinencia y embriaguez se labran su locura. Tuvo un hermano, Pasi-
cles, discípulo de Euclides.
Un donaire suyo trae Favorino, en el libro segundo de los Recuerdos, y dice:
Suplicando para alguien un favor al jefe de un gimnasio, le abrazó las caderas, y
como éste se irritara, le dijo: “Pero ¿por qué? ¿Es que no son tuyas también, lo
mismo que tus rodillaSP”. Decía que es imposible hallar a nadie que no tenga algún
defecto, pues como en la granada, hay siempre algún grano podrido. Habiendo
irritado al citarista Nicódromo, quedó con un ojo morado; así pues, se puso una
tablilla en la frente en la que escribió: “Obra de Nicódromo”.
(90) Injuriaba de propósito a las prostitutas, ejercitándose en el arte de so-
portar las maledicencias. Cuando Demetrio de Falero le mandó pan y vino, se lo
Censuró diciendo: “¡Ojalá de las fuentes brotaran panes también!”. Es evidente,
ir vestido
pues, que bebía agua. Interpelado en Atenas por los guardias urbanos por
de muselina, dijo: “Os mostraré también a Teofrasto envuelto en muselina”; y como
no lo creyeron, los llevó a una barbería y les mostró a Teofrasto haciéndose cortar el
to por
P610. En Tebas fue azotado por el jefe del gimnasio (según otros, en Corin
Eutícrates), y mientras éste lo arrastraba de un pie, comentó tranquilamente:

o.
Arrastróme del pie cogido a través del divino aposent
arrastró fue Menedemo de
(91) Diocles, en cambio, dice que quien lo
te hacía favores a As-
retria; pues como éste era un mozo apuesto y supu estamen
' entra, do Asclepíades? ”,
ClePÏades de Fliunte, lo agarró de los muslos y dljo: “ ¿Ha
l hizo el comenta-
por l0 cual montó en cólera Asclepíades y lo arrastro, mientras e
236
Libro VI

rio citado. Zenón de Cicio, en los Dic/903, dice que una vez llegó a coserse una piel
de oveja a su capote, sin inmutarse. Era además feo de cara y blanco de las risas
cuando hacía gimnasia; solía decir, alzando las manos: “¡Ánimo, Crates, que eso
hace bien a los ojos y al resto del cuerpo! (92) A esos que se ríen de ti, pronto los
verás postrados por la enfermedad, celebrando tu dicha y reprochándose a sí mis-
mos su pereza”.
Decía que hay que filosofar hasta el punto de que los generales nos parezcan
ser arrieros de acémilas. Solos están -—decía— los que andan rodeados de adula-
dores, como los corderos cuando están entre lobos: pues ni a éstos ni a aquéllos los
acompañan sus allegados, sino quienes traman asechanzas contra ellos. Cuando
presentía que iba a morir, se consoló cantándose a sí mismo:

Ay, jorobado amigo, ya marchando estás:


al Hades vas, doblado ya por la vejez.

[Pues estaba encorvado por la edad]


(93) A Alejandro, quien le preguntó si quería que se reconstruyera su ciu-
dad natal, le contestó: “¿Para qué? Acaso luego otro Alejandro la volverá a des-
truir”. Tenía por patria la mala reputación y la pobreza, inexpugnables a la fortu-
na, y fue compatriota de Diógenes, inmune a las asechanzas de la envidia. Lo
recuerda también Menandro en las Gemelas:

Envuelta irás en el capote junto a mí,


como con Crates iba antaño su mujer,
el cínico, que a su hija aquél, según contó
él mismo, treinta días a prueba la casó.

Sus discípulos:

MÉTROCLES
(94) Métrocles, hermano de Hiparquia, que primero oyó a Teofrasto el
peripatético, era tan trmldo que, cuando una vez en medio de un ejercicio oratorio
se le escapó un pedo, fue presa de tal desesperación que se encerró en su casa, r6-
suelto a dejarse morir de hambre. Al saberlo Crates, llamado en auxilio, fue a V61“
lo, tras haberse hartado adrede de altramuces, y trat Ó de persuadirlo mediante l’a'
zones de que no había hecho nada vergonzoso: pues maravilla sería que los vientOS
no saliesen por donde la naturaleza les manda; y al final, soltando unos pedos, le
Crates. Métrocles. Hr'parquz'a
237

devolvió los ánimos, consolándolo por la semejan


za de las obras. De ah í en adelan-
te fue su oyente y llegó a ser varón eminente en filosofía.
(95) Entregando al fuego sus proplos es
critos, como dice Hecatón en
primer libro de los Dichos, comentó: el

Visiones son de sueños que el infierno me ma


ndó,
[es decir, puras sandeces]. Según otro dijo, quemando los
apuntes de las clases de
Teofrasto:

Acude, oh Hefesto, aquí, que Tetis precisa tu auxilio.

Decía que unas cosas se compran por dinero, como las casas, y otras a costa
de tiempo y esfuerzo, como la educación. Que la riqueza es dañina si no se usa dig-
namente. Murió anciano, ahogándose.
Discípulos suyos fueron Teómbroto y Cleómenes; de Teómbroto3 Demetrio
de Alejandría, y de Cleómenes, Timarco de Alejandría y Équecles de Efeso, aun-
que Equecles oyó también a Teómbroto, y a él Menedemo, de quien hablaremos; y
también Menipo de Sinope destacó entre ellos.

HIPARQUIA
(96) Cautivada por esos razonamientos quedó también la hermana de Mé-
trocles, Hiparquia. Eran ambos de Maronea, y ella estaba apasionadamente ena-
morada de Crates, de sus palabras y de su vida, sin importarle ninguno de sus pre-
tendientes, ni su propia riqueza, ni su noble nacimiento, ni su hermosurarCrates lo
era todo para ella. Incluso llegó a amenazar a sus padres con matarse Sl no se la
diesen en matrimonio a él. Y Crates, por cierto, llamado en auxilio por .los padres
de ella para que disuadiera a la muchacha, hizo todo lo que pudo, y al final, como
no lograba convencerla, poniéndose de pie y quitándose la ropa. delante de ella, le
dilo: “Éste es tu novio, y sus bienes son éstos, y según esto .dSCIÓC: pues tampoco
será tu compañero si no te avienes a su misma manera de_v1v1r . . ,1
(97) Eligió la moza, y adoptando la mlsma vestlmenta, anduvo justo a;
Por todas partes, se ayuntaba con él en público y lo acompanaba a las comi as. da-
asistió también al banquete de Lisímaco, donde puso a prueba a Teodoroá apo sin
do el Ateo, proponiéndole el siguiente sofisma: lo que pueda hacer "icod 020 ‘ -
- - puede hacerlo sm ser tac ainaustida.
Que lo tachen de injusto, también Hiparqula em
justa; ahora bien, Teodoro, pegándose a sí mismo, no comete ninguna j -
Libro VI
238

le pega a Teodoro. Aqnelïa lo que le


por tanto, tampoco la comete Hiparquia si antó
ía, nad a le con test ó, sino que le leva ntó el vestldo; pero Hlparqma nl se ESp
dec le duo. ¿Es ella
.

) Y lo que es mas, cuando


" _ u
Í

ni se azoró como suelen las mu1eres. (98


o

la que dejó la lanzadera en el telarP”,


parezco haber to-
respondió: “Soy yo, Teodoro: pero ¿es que tan mal acuerdo te
en el telar lo he aprove-
mado acerca de mí misma, si el tiempo que iba a perder
la filósofa.
chado para educarmeP”. Éstas y mil otras historias se cuentan de
s filosofa
Por lo demás, se le atribuye a Crates un libro de Cartas, en las cuale
ién tragedias
excelsamente; en el estilo es a veces parecido a Platón. Escribió tamb
s:
que llevan la más sublime impronta de la filosofía, como en estos verso

No es una torre, un techo, patria para mí:


en toda tierra está mi patria y mi hogar
que bien se preste a que podamos ahí morar.

Murió anciano y fue enterrado en Beocia.

MENIPO
(99) Menipo, cínico también él, era fenicio de origen y esclavo, como dice
Acaico en los Morales. Diocles afirma que su amo era del Ponto y se llamaba Ba-
tón. Sin embargo, rogando obstinadamente, por avaricia, consiguió hacerse teba-
no. Lo cierto es que no ofrece nada serio; sus libros rebosan de chanzas, al igual
que los de su contemporáneo Meleagro.
Dice Hermipo que era usurero, de los que prestan a plazo de un día, y que
lo cual
así fue llamado, pues prestaba a interés marítimo y exigía prendas, con
amasó muchísimas riquezas, (100) pero que al final fue víctima de intrigas, perdió
e. Le hemos
todos SUS bienes Y, presa del desespero, puso fin a su vida ahorcándos
dedicado este divertimento:

Fenicio nato y perro crético, Menipo,


un prestamista a día, y tal fue su apodo:
tú lo conoces tal vez.
Y cuando en Tebas le robaron y sin nada
se quedó, ya olvidó su natural de perro,
tanto que al fin se colgó.
. art- Menipo. Menedemo
H‘P 239

Algunos afirman que sus libros no son de


él, sino de los colofonios Dionisio
y Zópiro, que los escrlbreron para divertirse y se los entre
garon a él, por bien capa-
citado para venderlos.
(101) Hubo seis Men1pos: el primero, el que esc
ribió acerca de los lidios y
resumlo a Janto; el segundo, el mismo; el tercero, un sofista de
Estratonicea, de
origen cano; el cuarto, un escultor; el quinto y el sexto pintores,
mencionados am-
bos por Apolodoro.
Los libros del cínico son trece:

La evocación de los muertos,


Testamentos,
Cartas burlescas de personajes divinos,
Contra los fisicos, los matemáticos y los gramáticos, y
Los descendientes de Epicuro y su fiesta del dia veinte,

y otros.

MENEDEMO

(102) Menedemo, discípulo de Colotes de Lámpsaco. Según dice Hipóbo-


to, llevó a tal extremo la milagrería que se paseaba disfrazado de Erinia, diciendo
que venía del Hades como inspector de faltas, para que al bajar de nuevo las re-
portara a los dioses de allá. Y era su vestimenta ésta: una túnica parda que le llega-
ba hasta los pies, ceñida por un cinturón de púrpura; sobre la cabeza un sombrero
de fieltro arcadio, que llevaba bordados los doce signos del zodiaco, zapatos a
modo del coturno trágico, una barba enorme y una vara de fresno en la mano.
k 'k 7':

vamos la
(103) Éstas eran, pues, las vidas de los cínicos. Acontinuación
eXponer además las doctrinas que les eran comunes, admitiendo “que esa filosofia
es asimismo una escuela y no, como dicen algunos, un genero de Vida. Asr leáipare—
ce bien rechazar la lógica y la física, a la manera de Ariston de Qulo, y de , carse
nes
únicamente a la ética. Y como algunos a Sócrates, así Drocles atribuye a Dioge
el haber dicho: “Hay que indagar

a pasado”.
lo que de bueno y de malo en la casa te hay
240
Libro VI

Repudian también los estudios generales: así, por ejemplo, Antístenes decía
que no habían de estudiar letras quienes hubiesen alcanzado la cordura, para no
descarriarse por causa de asuntos ajenos.
(104) Rechazan asimismo la geometría, la música y todo lo que se les pa-
rezca. Así, por ejemplo, decía Diógenes a uno que le enseñaba un reloj: “Es útil
este chisme para no llegar tarde a almorzar”. Y a uno que hacía alarde ante él de su
talento musical, dijo:

Con sesos de hombres bien se guarda la ciudad


y bien la casa, y no con flautas y floreos.

Sostienen que el fin supremo es vivir conforme a la virtud, como dice Antis-
tenes en el Herades, de modo parecido a los estoicos, pues hay cierta afinidad en-
tre las dos escuelas. De ahí que al cinismo lo hayan llamado el camino más corto
para llegar a la virtud; y así vivió también Zenón de Cicio.
(105) Sostienen que hay que vivir frugalmente, bastándose a sí mismos en
el uso de los alimentos y del mero capote, despreciando la riqueza, la fama y la no-
bleza de cuna. Algunos, en efecto, se alimentan de hierbas y, en cualquier caso, de
agua fría, sirviéndose de los refugios que les caigan en suerte, incluso de toneles,
como Diógenes, quien decía que propio de dioses es no tener necesidad de nada,
pero propio de quienes se asemejan a los dioses necesitar poco.
Sostienen además que la virtud se puede enseñar, según dice Antístenes en
el Heracles, y que es imposible de perder; que el sabio es digno de estima, sin falta,
amigo del semejante, y que nada deja al acaso. Las cosas intermedias entre la vir-
tud y el vicio las llaman indiferentes, de igual manera que Aristón de Quío.
Éstos eran, pues, los cínicos; toca pasar a los estoicos, a los que dio princi-
pio Zenón, que fue discípulo de Crates.
LIBRO SÉPTIMO

LOS ESTOICOS
ZENÓN
(1) Zenón hijo de Mnáseas
o d e Déme as, de Cicio de
que había acogido a colonos fenicios. Chipre, ciudad iega
Tenía el cuello torcido hacia un lado, grcomo
dice Timóteo de Atenas en De
las vidas, y Apolonio de Tiro dic
guirucho y de piel morena (de ah e que era flaco, lar-
í que alguien lo llamara el “sarmien
gún dice Crisipo en el primer libro to egipcio”, se-
de los Refranes), de gruesas piernas,
mizo; por lo cual dice Perseo en los flojo y enfer-
Recuerdos convz'vzkzles que excusaba las
más de
3 'n dicen, de los higos verdes
y los baños de sol.
(2) Siguió, según ya quedó dicho, las leccion
es de Crates, y luego se cuen-
ta que oyó también a Estilpón y a Jenócr
ates durante diez años, como dice Timó-
crates en el Dz'ón, y además a Polemón. Cue
ntan Hecatón y Apolonio de Tiro, en
el primer libro Sobre Zenón, que, habiendo él con
sultado al oráculo, preguntando
qué había de hacer para vivir de la mejor manera posi
ble, le respondió el dios que
debía entablar trato con los muertos, lo que él entendió
que era leer los escritos de
los antiguos.
A Crates, por cierto, lo conoció de la siguiente manera: transportando ¡púr-
Pura de Fenicia, naufragó cerca del Pireo, y subiendo a Atenas, cuando tenia ya
treinta años, se sentó en la tienda de un librero; (3) y como este estaba
leyendohel
libro segundo de los Recuerdos de Jenofonte, le halló gusto y pregunto gonge
a-
bia hombres como aquéllos. Y como justo en ese instante estaba llegaál o Crates,
el librero, señalándolo, dijo: “Síguelo a éste”. Desde entonces fue oyen o a ratzs,
Y estaba en lo demás lleno de vigor para la filosofía, aunque un tinto ÏSZÏ: 1:
ante la impudicia cínica. De ahí que Crates, queriendo cuiiaÉo Eïlrilc(1:31! el: co;n0
i0 una olla de puré de lentejas para que la llevara porfle d e: bastbfiazo y hu-
Viera qUe aquél se avergonzaba y la OCUItÓ, l? rompio la CÏ a e di'o Crates
: ¿ic-Qué
Yendo el otro, corriéndole el caldo de lentejas por las P161235, l
estás huyendo, feniciecillo? ¡Sino te ha pasado nada grave. i o or entonc
(4)
es escri-
Durante algún tiem po, pues, oyo
a Cratesé}; CO
bió la República, algunos dijeron en broma que la hay: es. E-it: en la cola del Pe“
"0- Y escribió, además de la República, tambien estos 1 1‘05-
l ¡ibm V] l
244

De la vida rcgu’n la naturaleza.


Del Javea. n de Id natura/era del bom/mu
De ¡dx pusimu‘s.
DCI ¿Iv/ver.
Dc‘ Id lt‘)‘.
De ¡a alumno" [Iv/6mm.
De la visión.
flt‘c‘rt‘d (1€! TOJO,
Dc‘ ¡0x signos“
Estudios pitagón'ms,
Estudios genera/ex.
De los ¿{tri/os;
Problemas luvm‘ricox. cinco libros,
De ¡a audición de la poesía.

Y son suyos también:

Arte retórica, y
Soluciones, y
Refutaa'ones, dos libros,
Recuerdos de Crates,
Ética.

Éstos son, pues, sus libros. Al final, sin embargo, desertó y oyó a los susodi-
chos durante velnte anos; y en esas tambien cuentan que dijo: “¡Buen viaje he teni-
do cuando naufrague. ; sr bien otros afirman que eso lo dijo cuando estaba estu-
diando con Crates, (5) y otros mas que supo del naufragio estando en Atenas y
duo: ¡Que bien hace la fortuna empulándome a la filosofía! ”. Algunos, en fin, di-
cen que, tras haber colocado en Atenas su cargamento, así se pasó a la filosofía.
Dando vueltas, al fm3 por el Portlco pintado, llamado también el de Pisia-
nacte, y plntado por las lm‘as de POhE-IÜOÍO, impartía sus lecciones, queriendo
que el lugar estuv1ese poco concurndo; y lo cierto es que, bajo los Treinta, unoS
. ientos ciudadanos habí
mil' cuatroc. , an Sldo . .
' muertos en aquel Slt. ,
Por lo demas, al
punto acudieron <muchos> a orrlo, y por eso fueron llamados estoicos (“los del
1 0 ,9 ' ' ' ' ' o
Portlco.), y 38.1m15m0 quienes 10 SIgUlel'Ol'l, que primero se llamaban zenonianos,
segun dlce Eplcuro en las cartas. Antes, por ClEI‘tO, se llamaba estoicos a los poetas
que pasaban los dias en aquel porttco, según dice Eratóstenes en el libro octavo De
la Comedia antzgua. los cuales también dieron mayor lustre a ese nombre.
(6) Lo cierto es que los atenienses tributaron grandes honores a Zenón, 3
tal punto que le h1c1eron entrega de las llaves de la ciudad y lo honraron con una
zm”
245

corona de oro y una estatua de


bronce. Lo mismo hicieron tambié
teniendo por ornamenso la imagen de n sus paisanos
aquel varón. Vindicáronlo también los
cienses rCSIdentes en Sldón, y aun lo aprecia ci:
ba Antígono, y cuando alguna vez iba
a Atenas, lo escuchaba, y mucho le
rogó que lo visitara; pero él se excusa
vió a Pe‘rseo, uno de sus discípulos, que ba y le en-
era hijo de Demetrio, aunque su familia
era originaria de Cicio, y que Horeció hacia la
centésima trigésima Olimpiada,
cuando ¿enon era ya anciano. La carta de Antigon
o rezaba como sigue, según re-
fiere Apolonlo de Tlro en Acerca de Zenón:

(7) “El rey Antz’gono alfilósofo Zenón, ¡salud


!
Yo en fortuna y en fama creo aventajar tu vida, pero en
lo que es razón y
crianza, te voy en zaga, y en la bienaventuranza cumplida que tu
lograste. Por
lo cual be resuelto llamarte a que acudas a mi lado, confiando
en que no rebu-
sarás acceder a mi ruego. Asi pues, trata del modo que sea de reuni
rte conmi-
go, entendiendo que sera's el educador no sólo mio, sino de todos los macedo-
nes juntos: pues aquel que educa al principe de Macedonia y lo guia bacia lo
que manda la virtud, es patente que también a los súbditos los dispone a ser
bombres de bien. Pues tal como sea el que manda, tales es verosímil que ma-
yormente lleguen a ser también los súbditos”.

Y Zenón respondió como sigue:

(7) “Zenón al rey Antigono, ¡salud!

Veo con agrado tu afa'n de aprender; en cuanto se atiene a la educación


verdadera y enderezada al provecbo, y no a la vulgar. que corrompe las costum-
bres. El que anbela la filosofia y desdeiia el consabzdo placer que ablanda los
ánimos de algunos jóvenes, manifiestamente no tan solo por natural se inclina
a la nobleza, sino también por elección. Y un natural. noble al que se anade el
ejercicio adecuado y que, por dema's, cuente con quienlo znstruya generosa-
mente, se encamina facilmente a la cabal acogida de la virtud. (8) 3era ya ad?-
lezco de un cuerpo postrado por la vejez (es que tengo ocbenta anios), por 0
cual no puedo reunirme contigo. Sin embargo, te mando a algunos e ”22:53:;
discípulos, que en las cosas que al alma conciernen .no 3281;?” ezezzïéayquedw
del cuerpo me aventajan: con el trato .y frecuentaczon e e 9:"
rá's falto de cuanto para la cumplida bienaventuranza se preczs .

a Filónides el teba no, a los que amb. os


menciona Eplcuro
.,
bulo, su hermano.
como viviendo
Y enVlo aen
Percompañía
seo Y de AnngonO, en la carta a Ansto
246 “¿”0 VII

Por lo demás me pareció justo transcribir tamblen el decreto que acerca de él V0-

taron los atenienses; (10) y drce asu

DECRETO.

“Bajo el arcontado de Arrenidé’S, ¿WO la quinta pritaniía de lá ¿camina-


de, faltando diez dias para terminar el mes de Memacterzon, en el ÏZgC’SIMOter-
cero de la pritania, la Asamblea Soberana, presidida por Hzpon bijo de Cratis-
tote'leo, del distrito de jipeteo, ba resuelto:
Trasón hijo de Traso'n, del distrito de Anacea, dijo: Dado que Zenón so
de Mna'seas de Cicio, que lleva mac/aos años dedicándose a la filosofia en la
ciudad, por lo dema's ba vivido siendo bombre de bien, y a los jóvenes que acu-
dían a sus cursos, llamandolos a virtud y decencia, ba venido estimulandolos a
cuanto baya de ma's noble, exponiendo como ejemplo para todos su propia
vida, consecuente con las enseñanzas que profesaba, (1 1) parecióle bien al pue-
blo, si Fortuna quiere, alabar a Zenón bijo de Mna'seas de Cicio y
coronarlo
con corona de oro, segun la ley, por su virtud y decencia, y adema's erigirl
e un
sepulcro en el Cerámica a costa del erario público.
Para que se bagan cargo de la confección de la corona y la construcción
del sepulcro, que nombre por votación el pueblo sin demora a cinco
varones
entre los de Atenas; que el secretario de la Asamblea Popular baga
grabar este
decreto en dos estelas, y séale permitido colocar una en la
Academia y la otra
en el Liceo. El gasto que ocasionen las estelas correrá a
cuenta de la adminis-
tración, para que tOdOS sepan que el pueblo de Atenas bonra a los bombres de
bien tanto en vida como difuntos. (12)
Para que se encarguen de las obras, 3€
nombró por votación a Tr
, “ó” de Anflcé’d, Filocles del Pireo, Pedro de Anaflls-
iO, Medon de Acarnas, MZ’Ct'to ¿le Slpaleto [y Dz'órt ¿le
Palmar},

pon .hueco para el frasco, iba llevando consigo dlnel‘o


Cuentan q ue ll e go, a l a H'l d
e a e tem'e Pfonta' satisfacci ón de sus necesidades (13)
de m1'1 talentos, y que lo
sm. us
‘ lo
I, 5:.n
panecfllos y miel, y tomab
cebos tuvo trat a un poco {É u-
0 muy raramente, y
. una vez 0 dos Col? , ge
ec n
t ,mrs
la _ fcasa, y como éste., una vez le In iad
h ma t'10’ or de las mu'eres Con Perseo WW
ro acra e en ] s'
su cuartol a uni a fla ‘ fll la arra
uera y la devolvro a utlst a,
Perseo
26’76” 247

Era, por lo demás, según cuentan, de trato afable y bonachón, como que a
menudo el rey Antlgono, cuando iba de parranda, recalaba en su casa, y <una vez>
fue con él a un festín en casa de Arístocles el citarista, aunque lo cierto es que se
escurrió en segu1da. (14) Rehuía, según dicen, a las muchedumbres, como para
sentarse en un extremo del banco, ahorrándose por lo menos la mitad de la moles-
tia; ni tampoco, por cierto, se paseaba con más de dos o tres acompañantes. A ve-
ces hasta cobraba una moneda de cobre a quienes lo rodeaban, de modo que, te-
miendo que hubiesen de pagar, no incordiaran, según dice Cleantes en Acerca del
cobre. A unos cuantos que se habían parado en derredor de él, les señaló, en la
punta del Pórtico, el maderaje que rodeaba el altar, diciendo: “Esto estuvo una vez
en el medio, pero como estorbaba, lo pusieron aparte; así que también vosotros, si
os quitáis de en medio, nos vais a estorbar menos”.
Como Demócares, el hijo de Laques, lo saludó y le aconsejó decir y escribir-
le a Antígono de qué cosas pudiera tener necesidad, como que éste todo se lo iba a
procurar, tras escucharlo ya no lo trató más. (15) Cuentan también que tras la
muerte de Zenón dijo Antígono: “¡Qué público he perdido! ”. De ahí que, por in-
termedio de su representante Trasón, pidiera para él a los atenienses la sepultura
en el Cerámico. Preguntado por qué lo admiraba, dijo: “Porque con las muchas y
cuantiosas dádivas que de mí recibió, jamás se envaneció ni se le vio rastrero”.
Era, por lo demás, indagador y minucioso en todo; de ahí que Timón, en los
Burlescos, diga así:

Y Vi a una Vieja fisgona fenicia de humos umbríos,


de todo avarienta, a tal punto que al fin desbordósele el tarro
de tan enano: y es que era de alcances más cortos que un p1to.

(16) Además disputaba concienzudamente con Filón el dialéctico y estu-


diaba junto a él; de ahí que fue admirado por Zenón el Joven no menos que su ma-
estro Diodoro. L0 rodeaban también ciertos zarrapastrosos, como dlce Tlmon:

A la sazón ganapanes por nube juntó, entre todos


los más oscuros y pobres mortales de las c1udades.
lante ceñudo. Era
De él mismo dicen que era desabrido, amargo y de semb
sumamente frugal y se comportaba con mezquindad bárbara, so pretexto lde eco-
des-
nomía. Cuando hacía burla de alguien, decíalas con rodeos y no de bulto, s1no
do (17).que pasaba como corï
de leÍOS, como lo que una vez dijo acerca del remilga r del lodo, que en e
aPl‘e nsión por encima de un charco: “Bien hace en desconfia
ico, diciendo que no llevaba acelte en su
no hay modo de mirarse”. Como cierto cín
alejándose ya el otro, le aconsejo
fr"13(30, viniera a pedírselo a él, se negó a darle;
248 Libro VU

mirase cuál de ellos dos era más sinvergüenza. Estando enamorado de Cremóni_
des, que se había sentado junto a él y Cleantes, se levantó; y como se admirara de
ello Cleantes, dijo: “A los buenos médicos he oído dec1r que el mejor remedio con.
tra la fiebre es el reposo”. Cuando entre dos que estaban recostados a su lado en
un banquete, el más próximo le dio con el pie a su vecino, él le dio con la rodilla; y
como aquél se diera vuelta, le dijo: “¿Y qué crees tú que ha de soportar de ti el que
está del lado de tus pies?”. (18) A uno que andaba en amores de mancebos, dijo
que los maestros que siempre tratan con niños no tienen más seso que éstos. Decía
que los <bellos> y pulidos discursos de los casticistas se asemejaban a las monedas
de plata de Alejandro, pues eran vistosos, redondos y de buena ley, mas no por ello
mejores; a los que eran lo contrario los parangonaba a los tetradracmas áticos, tro-
quelados a bulto y groseramente, pero de mucho más peso que las frases cincela-
das. Como su discípulo Aristón discurría muchas cosas sin tino, y aun alo temera-
rio y atolondrado, le dijo. “Tu padre, desde luego, debió de estar borracho cuando
te engendro”. Por eso también lo tildó de gárrulo, con lo parco de palabra que
era él.
(19) Delante de un glotón que nada dejaba a sus comensales, una vez que
se estaba sirviendo un pescado gordo, lo agarró como si fuera a zampárselo <ente-
ro>; y mirándolo el otro, le dijo: “¿Y qué crees tú que soportan tus compañeros
cada día, si tú no puedes soportar mi glotonería <ni una vez>?”. A un jovenzuelo
que le hacía preguntas poco acordes a su edad, lo llevó ante un espejo y le pidió se
mirase; luego le preguntó si le parecía que tales averiguaciones condecían con tal
aspecto. A uno que dijo que Antístenes, por la mayor parte, no era de su agrado, le
preguntó, citándole un dicho de Sófocles, si no le parecía tener también algo de
bueno; y como aquél declaró no saberlo, le dijo: “¿Pero es que no te da vergüenza?
Si Antístenes ha dicho algún disparate, lo rebuscas y te lo aprendes de memoria,
pero si ha dicho algo bueno, no lo retienes ni aunque h ayas tropezado con ello”.
(20) A uno que dijo que le parecían muy breves los dichos de los filósofos,
le respondió: “Dices verdad; lo cierto es que hasta sus s flabas
deben ser breves, si
cabe”. Diciéndole uno acerca de Polemón que anunciaba una cosa y hablaba
de
otra, puso ceño y dijo: ¿Y en cuanto estimabas lo que
se lP”. Decra que el
{c i t o

que
o 1

conversa con v1gor debe, como los actores, tener voz


recia y gran pujanza, pero nO
abrir demasiado la boca, como hacen los que, hab
lando mucho, no dicen más que
sandeces . Lo que está bien dicho, decía que no debe dejar hueco para
hacerse ad-
mirar, como los buenos comediantes, sino que, por el
contrario el oyente debe 65"
tar . tan absorto en lo que se dice qu e no pueda
tomarse tiempo i para hacer comen'
tamos.
(21) A un jovenzuelo que hablaba
mucho, dijo: “Los oídos se te han jun-
tado con la lengua”. A un apu esto mo
zo que declaraba que, a su entender, el sab
no ha de enamorarse, replicó . A31 io
los hermosos serrals
' a r

mas desdlchados que na


, . J, . -
26’16” 249

die”. Decía también que la mayoría de los filósofos son ignorante


s de la mayor par-
te de las cosas, pero entendidos en las insignificantes y cont
ingentes. Y citaba el di-
cho de Cafisias, que, al empeñarse uno de sus alumnos en
soplar con fuerza, le
asestó una bofetada y dijo que no en la fuerza está lo bueno, sino
que en lo bueno
está la fuerza. A cierto mozalbete que al conversar se pasaba
de atrevido, le dijo:
“No te voy a decir, jovencito, lo que se me viene a las mie
ntes”.
(22) Abordándolo cierto hombre de Rodas, apuesto
y acaudalado, pero
una perfecta nulidad en lo demás, al no quererlo admitir como alum
no, primero lo
hizo sentarse en lo más polvoriento de las gradas, para que se ensuc
iara su elegante
manto de fina lana, luego en el lugar reservado a los mendigos,
para que se rozara
con sus andrajos; al final, el joven se marchó. Decía que lo más indecente
de todo
es la vanidad, sobre todo en los jóvenes. Que no se debe aprender de
memoria pa-
labras y frases, sino ejercitar la inteligencia con el sentido de los dicho
s, y no to-
marlo como cosa de guisamiento y aderezo. Decía que los jóvenes deben guard
ar
entera decencia en el andar, el porte y el vestido; y citaba de continuo los versos de
Eurípides sobre Capaneo, donde dice que (23) estaba sobrado de recursos,

pero jamás de su fortuna se ufanó,


ni más soberbio fue que cualquier pobretón.

Decía que nada es más enemigo de la asimilación de las ciencias que la


creencia, y que de nada estamos tan necesitados como de tiempo. Preguntado qué
es un amigo, dijo: “Otro yo”. Cuentan que mandó azotar por un hurto a un escla-
Vo; diciéndole éste: “Era mi destino robar”, repuso: “Y también sufrir el látigo”.
Decía que la belleza es la flor de la decencia (según otros, que la decencia es la flor
de la belleza). Viendo al sirviente de un amigo magullado a golpes, dijo: “Veo las
huellas de tu ira”. Delante de uno que se había untado de perfume, preguntó:
“¿Quién es el que huele a mujer? ”. Cuando Dionisio el Tránsfugale preguntó por
qué a el solo no lo corregía, dijo: “Es que de ti no me fio”. A un jovenc1to'locuaz
dilo: “Para eso tenemos dos oídos y una sola boca, para que escuchemos mas y ha-
blernos menos”. _ _
(24) Recostado en un banquete, guardaba silencro; 1nterrogado acerca de
la causa, dijo al reclamante que anunciara al rey que ahí habla estado un anc1ano
Clue sabía callar (pues los que preguntaban venían como emlsarios del rey Tolomzo
Y querían saber qué decirle al rey acerca de él). Preguntado como se comporta a
ante los insultos, dijo; “Igual que un embajador al que se le manda:i V10 ver sm rers-
Puesta”. Cuenta Apolonio de Tiro que, cuando Crates lo agarrof e lmantot1221€:
apartarlo de Estilpón, le dijo: “Ay, Crates, para coger a un filoso o, o leï r-
agarrarlo de los oídos: arrástralo, pues, convenciendo; pero 51 me fuerzas, e cue
P0 estará contigo, pero el alma con Estllpon .
I' 1' H
250 Libro V”

cuenta Hipóboto, y con él Se


(25) Estudió también con Di odoro, según , aSistió
aplicó a la dialéctica. Cuandoiba ya bastante adelantado en los estudios
cuentan que dljo éste:
también a las clases de Polemón, por modestia; por lo que
y, r0-
“Ay, Zenón, que no se me oculta que te cuelas aqul por la puerta del jardin
bándome las enseñanzas, les pones ropa fen1c1a . A un dialectlco que le mostro en
' ’ J) ' ' . .0

Co—
el razonamiento del Segador siete formas dialécticas, le pregunto que precio le
braba; al oírle decir que ci en, le dio doscientos: a tal extremo llevaba el afán de
aprender. Cuentan también que fue el primero que uso el nombre de “deber” y
compuso un discurso acerca de ello. Los versos de Hesrodo los traspuso ast:

Mejor entre todos el que atiende al que bien le aconseja,


bueno también aquel que él mismo todo lo entiende.

(26) Pues aquel que es capaz de escuchar bien lo que se dice y de sacarle
provecho, aventaja al que todo lo concibe por sí mismo, ya que a éste le pertenece
sólo el entendimiento, pero al que bien atiende también el hecho.
Se cuenta que, cuando le preguntaron por qué, con lo serio que era, en las
francachelas se portaba con desenfado, dijo: “También los altramuces, que son
amargos, se endulzan cuando están remojados”; y dice también Hecatón, en el li-
bro segundo de los Dic/905, que se desempachaba en semejantes reuniones. Decía
que es mejor tropezar con los pies que con la lengua. Que el bien se alcanza poco a
poco, pero que no es poca cosa (otros dicen que el dicho es de Sócrates).
Era perseverante y frugal en extremo, usando alimentos sin cocer y una capa
ligera, de modo que se decía de él:

(27) A él, ni el rigor del invierno ni lluvias interminables,


ni los ardores del sol lo doblegan ni horrenda dolencia,
ni numerosa verbena del pueblo: que él invencible
al magisterio entregado está de noche y de día.

Los comicos, por su parte, no se daban cuenta de que lo estaban alabando


con sus burlas, como Fllemon, que dice así en su pieza Los filósofos:

[ln pan con higos secos y agua de beber:


filosofia nueva filosofa aquél,
enseña el hambre y tiene alumnos además.

(Otros dicen que es de Posidipo). Muy pronto pasó a hacerse proverbial, pues se
dCecra (g mas moderado que Zenon el filósofo”. Pero también lo dice Posidipo en los
z z

anversos:
Zefló” 25 1

(28) Así que por diez dias


parecerá más moderado que Zenón.

El hecho es que sobrepasó a todos en ese aspecto, y también en dignidad y,


¡por Zeus!, en felicidad, pues murió a los noventa y ocho años, tras haber pasado
la vida entera sano y sin enfermedad. Perseo, en cambio, dice en las Lecciones éti-
cas que murió a los setenta y dos años, y que había llegado a Atenas a los veintidós;
y Apolonio dice que dirigió la escuela durante cincuenta y ocho años. Y murió así:
al salir de la escuela, tropezó y se rompió un dedo; golpeando la tierra con la
mano, pronunció las palabras de la Níobe:

(29) Ya voy: ¿por qué me llamas?,

y falleció al instante, sofocándose. Los atenienses lo sepultaron en el Cerámico y lo


honraron con el mencionado decreto, atestiguando su virtud. Antípatro de Sidón
compuso sobre él estos versos:

Yace aquí de Cicio la prenda, Zenón, que al Olimpo


ascendió sin volcar sobre el Osa el Pelión,
ni padecer los trabajos de Heracles: el rumbo a los astros
él por la fuerza lo halló sola de la sensatez.

Y otro Zenódoto el Estoico, discípulo de Diógenes:

(30) Tú que enseñaste a bastarse uno mismo, rehuyendo riquezas


vanas, con grave y formal ceño canoso, Zenón:
razón varonil tú hallaste, afanándote por la escuela
próvido, madre que fue de libertad sin temor.
Aunque tú fuiste fenicio, ¿qué importa? ¿No era fenicio
Cadmo también, que a Grecia libros y letras le dio?

Y en general acerca de todos los estoicos, Ateneo el epigramático dice así:

Sabedores de dichos estoicos, vosotros que en las tablillas


sacras doctrina inscribís la de entre todas mejor:
que no hay más bien que bravura del ánimo, la que ella sola
vidas de hombres salvando, salva también la ciudad.
Mas la dulce pasión de la carne, que a otros es meta querida,
entre las hijas de Mneme una tan solo alcanzó.
Libro VII
252

Lzbro de todo;
(31) Hemos contado cómo murió Zenón también nosotros en el
los metros, de este modo:

ques
Zenón el de Cicio muriendo, se cuenta, de tantos acha
de la vejez se libró por el ayuno;
otros, que dijo al caerse y dando de manos en tierra:
“ ¡Ya me voy por m1 mismo! ¿A que me llamas? .
.- 1 J?

Pues algunos también afirman que murió de esta manera. Valga, pues, esto
acerca de su muerte.
Dice Demetrio de Magnesia en los Homóm'mos que su padre, Mnáseas, como
mercader que era, había viajado muchas veces a Atenas y le había llevado a Zenón
muchos de los libros socráticos cuando aún era niño; (32) de ahí que ya en su país
había recibido alguna instrucción, y así, al llegar a Atenas, encontró a Crates. Parece
—dice— que también el fin lo había definido él, donde los otros erraban en sus afir—
maciones. Juraba, según cuentan, por la alcaparra, como Sócrates por el perro.
Algunos, sin embargo, entre los cuales están Casio el Escéptico y los suyos,
levantan muchas acusaciones contra Zenón, diciendo, en primer lugar, que al ini-
cio de la República declara inútiles los estudios de cultura general; segundo, que
afirma que son adversarios, enemigos, esclavos y extranjeros los unos para los
otros todos aquellos que no sean hombres de bien, incluso los padres para los hi-
jos, los hermanos para los hermanos y los parientes para los parientes. (33) Luego,
en la República, presenta como amigos, parientes y hombres libres solamente a los
hombres de bien; de modo que, según los estoicos, padres e hijos son enemigos,
puesto que no son sabios. Asimismo enseña en la República, ahí por la línea dos-
cientos, que las mujeres deben ser comunes, y que no han de construirse en las ciu-
dades ni santuarios, ni juzgados ni gimnasios. Acerca de la moneda escribe así:
“No es de creer que la moneda haya de fabricarse ni para el intercambio, ni para
los viajes al extranjero”. También recomienda que hombres y mujeres usen la mis—
ma ropa, y que ninguna parte quede oculta.
(34) Que es de él la República lo dice también Crisipo en Acerca de la R6-
páblz'ca. Sobre las cuestiones amorosas discurría al principio del intitulado Arte
amatorz'a, pero también en las Plátz'cas escribe cosas parecidas. Cosas de esa laya Se
encuentran en CaSIO, pero también en el orador Isidoro de Pérgamo, quien dice
tambien que fue expurgado de sus libros cuanto estaba, según los estoicos, mal di'
cho, por obra del estoico Atenodoro, que era director de la biblioteca dé Pérgamo;
aunque luego esos pasajes fueron restituidos, cuando Atenodoro había sido descu-
bierto y procesado. Esto, pues, sobre los pasos suprimidos de él.
(352 Hubo ocho Zenones: el primero, el de Elea, del que hablaremos; Cl
segundo, el mlsmo; el tercero, de Rodas, que escribió una historia de su tierra, en
Zeaó”
253

un libro; el cuarto, un historiador que escribió sobre la expedición de


Pirro a Italia
y a Sicilia, pero también un resumen de las gestas de los romanos y de
los cartagi-
neses; el quinto, un discípulo de Crisipo, que escribió pocos libros, pero dejó mu—
chos discípulos; el sexto, un médico de la escuela de Herófilo, pensador notable
pero flojo escritor; el séptimo, un gramático, del que circulan, entre otras cosas
,
también epigramas; el octavo, originario de Sidón, filósofo epicúreo, claro y certe-
ro en el pensamiento y en la exposición.
(36) Los discípulos de Zenón fueron muchos, pero célebres Perseo, hijo
de Demetrio, de Cicio, según los unos su amigo, según otros un sirviente, de los
que le fueron enviados como copistas por Antígono, al que había prestado servi-
cios como preceptor de su hijo Halcioneo. Por entonces Antígono, deseando po-
nerlo a prueba, hizo una vez anunciarle la falsa noticia de que sus heredades habí-
an sido atrasadas por los enemigos; y como aquél pusiera mala cara, dijo: “¿Ves
que la riqueza no es indiferenteP”. Se le atribuyen estos libros:

De la realeza,
Constitución de Esparta,
De! matrz'mom'o,
De la z'mpz'edaa’,
Tz'estes,
De los amores,
Protré'ptz'cos,
Plátz'cas,
Dic/aos, cuatro libros,
Recuerdos,
Sobre las ‘Leyes’ de Platón, siete libros.

(37) Aristón, hijo de Milcíades, de Quío, el que introdujo la indiferen-


cia; Hérilo de Calcedonia, quien dijo que el fin es la ciencia; Dionisio, el transfu-
ga al placer, ya que, al padecer una grave inflamación de los ojos, no se atrevía ya
a decir que el sufrimiento es indiferente: era de Heraclea; Esfero del Bósforo;
Cleantes, hijo de Fanias, de Aso, el sucesor en la escuela, al que (Zenón) compa-
' ró a las tablillas de cera dura, en las que se escribe con dificultad, pero que con-
servan bien lo escrito. Esfero siguió además las lecciones de Cleantes, tras la
muerte de Zenón; también hablaremos de él en el apartado sobre Cleantes. (38)
Y fueron discípulos de Zenón también éstos, según dice Hipóboto: Filónldes de
Tebas, Calipo de Corinto, Posidonio de Alejandría, Atenodoro de Solos y Zenon
de Sidón. ., .
En general, acerca de todas las enseñanzas de los estoicos me parec1o justo
hablar en la Vida de Zenón, por ser éste el fundador de la secta. Ahí estan, pues,
254 Libro VII

los muchos libros suyos que habíamos hecho constar, y en los cuales hablaba Como
ningún otro estoico lo hizo; y las enseñanzas que ellos tienen en común son éstas
(ateniéndonos a los puntos capitales, como solíamos hacer también al tratar delos
otros):
(39) Dicen que es tripartito el estudio de la filosofia, pues son sus partes la
física, la lógica y la ética. Así lo dividía, por primera vez, Zenón de Cicio en Acerca
del razonamiento, y luego también Crisipo, en el primer libro Acerca de! razona
miento y en el primero de la Física, Apolodoro, Silo, en el primer libro de las Intro-
duccz'ones a las enseñanzas, Éudromo en el Curso elemental de e'z‘z'ca, Diógenes de
Babilonia y Posidonio. Esas partes Apolodoro las llama lugares, Crisipo y Éudro-
mo especies, otros géneros.
(40) Comparan la filosofia a un ser vivo, equiparando a los huesos y ner-
vios la lógica, a las partes más carnosas la ética, y al alma la física; o también a un
huevo: la cáscara es la lógica, la clara la ética y la yema la física; o a un campo fértil,
cuyo cercado es la lógica, el fruto la ética, la tierra y los árboles la física; o también
a una ciudad bien amurallada y administrada conforme a razón. Ninguna parte
está separada de las otras, según dicen algunos de ellos, sino que van mezcladas, y
también la enseñanza la hacen mixta. Otros colocan en primer lugar la lógica, en el
segundo la fisica y en el tercero la ética; entre ellos están Zenón, en Acerca del razo-
namiento, Crisipo, Arquedemo y Éudromo.
(41) Y es que Diógenes de Tolemaide, por su parte, empieza por la ética;
Apolodoro coloca en segundo lugar la ética, mientras que Panecio y Posidonio em-
piezan por la fisica, según dice Fanias, el discípulo de Posidonio, en el primer libro
de las Lecciones posz'donzanas. Cleantes, en cambio, menciona seis partes: dialécti-
ca, retórica, ética, política, física y teología. Otros afirman que éstas no son partes
del estudio, sino de la filosofía misma, como Zenón de Tarso. La parte lógica dicen
algunos que se divide en dos ciencias, en retórica y dialéctica. Hay quienes añaden
el género definitorio, <y> el que trata de las reglas y los criterios; otros suprimen el
definitorio.
(42) La parte que trata de las reglas y los criterios la emplean para encon-
trar la verdad, ya que mediante ella ajustan las diferencias entre las percepciones, e
igualmente la definitoria, para el reconocimiento de la verdad, puesto que los lïe'
chos se aprehenden a través de las nociones. Que la retórica es la ciencia delibren
hablar en discurso seguido, y la dialéctica la del recto disputar en el razonamlfïf1to
por pregunta y respuesta; de ahí que también la definan como ciencia de lo verda-
dero, delo falso y de lo que no es ni lo uno ni lo otro.
También la retórica misma dicen que es tripartita, pues son sus partes la de—
liberativa, la forense y la encomiástica. (43) Luego está la división de la miS'ma en
invención, elocución, disposición y actuación. El discurso oratorio se divrde en
exordio, exposición, refutación de la parte contraria y epílogo.
Filosofia estoz'ca: Lógica 255

La dialectlca Se divide en el lugar que trata de los


significados y el que trata
de la voz; el de los Slgnlficados, en el lugar que trata de las
percepciones y el que
versa. sobre lo clue en ellas se funda: los decibles completo
s, juicios, predicados y
semejantes, aCtOS Y pasivos, géneros y especies, y asimismo también
de los razo-
namientOS, 105 mOdOS, lOS silogismos y los sofismas según la voz y según
los he-
chos, (44) entre los cuales están el razonamiento del Mentiroso
, del Verídico y del
Negador, los Sorites y otros semejantes -—-deficientes, aporético
s y concluyentes—,
el Velado, el Cornudo, el Nadie y el Segador.
Lugar propio de la dialéctica es también el antedicho acerc
a de la voz mis-
ma, en el cual se muestra la voz articulada en letras y cuáles son las parte
s de la
oración, y acerca del solecismo y el barbarismo, los poemas y las ambigüedad
es, de
la voz armoniosa y la música, y, según algunos, de las definiciones, las divisiones
y
las dicciones.
(45) Pero la parte de más provecho dicen que es la teoría de los silogis-
mos; pues da a conocer la demostratividad, que contribuye sobremanera ala mejo-
ra de las doctrinas, a su disposición y memorización, y patentiza la aprehensión va-
ledera. i
El razonamiento mismo es un conjunto que consta de las premisas y la con-
clusión; el silogismo, un razonamiento silogístico formado por éstas; la demostra-
ción, un razonamiento que a partir de lo mejor aprehendido concluye lo menos
aprehendido.
Laperïrggción es una impronta en el alma, con nombre debidamente trasla-
dado desde las marcas que se hacen en la cera por medio del sello. (46) Las per-
cepciones son aprehensivas o inaprehensivas: la aprehensiva, de la que dicen que
es criterio de los hechos, es la que, proviniendo de un objeto real, conforme a ese
objeto mismo queda impresa y estampada; inaprehensiva, en cambio, la que no
proviene de un objeto real, o bien proviene de un objeto real, pero no es conforme
al objeto mismo; la que no es clara ni distinta. _ , . _
Que la dialéctica es necesaria, y que es una virtud que enc1erra. en 51 varias v1r-
tudes particulares: la discreción, o ciencia de cuándo se debe asentlr y cuando no;
(47) la precaución, razón firme frente a lo verosímil, COIÏIO para no COHÉEdCÍIO; la
irrefutabilidad, vigor en el razonamiento, como para no dejarse llevar por el a lo con-
trario; la formalidad, que es disposición que conduce las percepcrones a rectarazon.
La ciencia misma dicen que es aprehensión firme Y 55811.”, 0 dlSPOÉÍCÍOH 1n-
Conmovible ante el razonamiento en el registro de las percepc10nes. No sm la teo-
ría dialéctica será el sabio invencible en el razonamiento, pues lo verdadero y lo
falso lo sabrá juzgar gracias a ella, y bien discernir lo convmcente y lo d1cho con
doblez; sin ella no hay preguntar y responder que vaya por buen camlnool. 1
(48) Extiéndese la temeridad que hay en las aserciones tambiena os sr;-
CeSOS, de manera que incurren en confusión y ligereza quleneS tengan 5m ejerc
Libro VU

256

o, Sagaz
y o tro m od o de q u e el sabio se muestre agud
o ha pertenece el recto discurrir y
tar las percepciones. N razonamIe ' ntos,' p ues a él
en loels di
y, en suma, di'lestro
mbién
utar sobre lo qu
e se le prOPOHga Y responder a lo
sp - ente propias del varon experto en
razonar, y a e ta sas son justam
eg un te, las cu al es co
que se le pr
dialéctica. tas las op1n10nes que ellos sostienen, en

“t,
gi ca vi en en a se r es
Así, pues, en ló
mbién las tra temos parte por parte, veamos aho-

Fly-xt...
tos cap itales; y pa ra qu e ta
los pun al-
n lo que ata ñe a su ma nu al in trod uctorio; y eso lo hace constar textu
ra tambié os, diciendpaw ALE. 0V
S
e mente Diocles de Magnesia en el Brew'arz'o
de los filósof . . 1L
el estudio ela perce Clon L
“Decidido está por los estoicos anteponer
‘ “o
(49)
>53 y de la sensación, por cuanto el criterio
por el cual la verda e los hechos se co-
si
nto el estudlo del asennmtento, de a
noce es, en general, la percepción, y por cua

kr“ \ aprehensión de la inte 10n, que prece de a los otros, no se sostiene sin la
Ïleccr“
pi \
vl‘
e el pensamlento enuncmn-
“¿S cepción. Primero está, pues, la percepción; luego Vien
je lo g ueE recibe de la—percepción’í\ S, . Lv MQ"
l 6‘”
“DN vo, que da a conocer mediante lel lengua I 1
m acron, ya que laH1mag1nac10n es una t‘“
o I Í

re la percepción de la imag
I
t) ik;

¡55* {Lt/(50, ) Difie


F—

fi .
St KV ., s, mientras que la
f1gurac1on del pensamiento, como la que se pro uce en los sueno
. .
¡V1

CV“// percepción es una impronta en e l alma, esto es, una alteración, como supon
e Crisi-

“y“ po en el libro segundo Acerca del alma. Pues no hay que tomar la impronta al
modo de la marca del sello, puesto que es inadmisible que se produzcan muchas
Si

marcas de lo mismo en lo mismo. Se concibe la percepción como estampada, gra-


bada e impresa a partir de un objeto real y conforme al objeto, tal como no podría
producirse a partir de lo que no es real. '
(51) Entre las percepciones, según ellos, unas son sensibles, otras no: sen-
sibles las aprehendidas a través de un sentido o de los sentidos, no sensibles las
que se reciben a través del pensamiento, como los incorpóreos y demás cosas apre-
hendidas mediante la razón. De las sensibles, <unas> se producen a partir de obie'
tos reales, con admlsión y asentimiento; pero hay entre las percepciones también
aparienc1as que se producen como si fueran de objetos reales. Luego entre las per-
cepc10nes unas son racionales, otras irracionales: racionales las de lós vivientes ¡3'
elonales, 1rracionales las de los irracionales. Las racion l ' l ' mien-
tras que a las irracionales no les h a es son 1nte GCG?nes,
1 - , . a tocado tener nombre alguno Ademas uníals son
tecnicas, otras no tecmcas: así por ejem l d e una man - . ’ tua el en -
. ’ P 0,
tendldo y de otra el profano. era mlra una esta
(52) Sensación 1 .
de la facultad directiva hÏSÉÏEÍSZÏiIdn 10? eStOlcos’ el, aliento que se propaga deS:
rato de los sentidos, del cual algunos Ojeda aprehenisron a través de éStOS’ y elseap:-
lo
dos. También el acto
ma sensación. La aprehensión se rgd en estar l1s¡a
blanco y lo negro, lo áspero y lo l'p Uce, Segun ellos, por sensación (la de
razón (la de lo que es concluido me-
diante demostración, com0 Que h 180;}! pory que ellos proveen); pues de las cosas
.

ay roses
F170¡afl‘kz estoz'ca: Lógica 257

COHCCbIdaS’ ¡unas se conciben por experiencia, otras por semejanza, por analogía,
<por traslac1on,? por combinación o por contrariedad.
(¡Ü- . (53) ASI, por experiencia se conciben las cosas sensibles; por semejanza, a
mi? partlr de algo presente, como Sócrates a partir de la efigie; por analogía, de modo
aumentatlvo, como Ticio o el Cíclope, o diminutivo, como el pigmeo; también el
centro de la Tierra se concibe por analogía con las esferas más pequeñas. Y por
traslación, como los ojos en el pecho; por combinación se concibe el centauro, y
or contrariedad, la muerte. Concíbense también algunas cosas por transición,
como D. el lugar.,De modo natural se concibe lo justo y lo bueno; y por
privación, como el manco. Esta es más o menos la doctrina que enseñan acerca de
la percepción, la sensación y la intelección. __.___\l í tqm S
(54) Criterio de la verdad dicen que es la percepción aprehensiva, esto es,
la que proviene de un objeto real, según dicen Crisipo, en el libro segundo de la
Física, Antípatro y Apolodoro. Lo cierto es que Boeto admite varios criterios: la in-
teligencia, la sensación, la ®y la ciencia; pero Crisipo, discrepando de sí
mismo, en el primer libro Acerca del razonamiento dice que criterios son la sensa-
ción y la antecepción; y antecepción es el conocimiento natural de los universales.
Algunos otros de entre los estoicos antiguos admiten como criterio el recto razona-
miento, como dice Posidonio en Acerca del criterio.
(55) La teoría dialéctica concuerdan los más en comenzarla por el lugar
de la voz. La voz es aire percutido, o lo sensible propio del oído, como dice
Diógenes de Babilonia en el Manual acerca de la voz. La voz del animal es aire
percutido por impulso, la del hombre, articulada y emitida por el pensamiento,
como dice Diógenes, y alcanza la madurez desde los catorce años. También es
cuerpo la voz, según los estoicos, como dicen Arquedemo en Acerca de la voz,
Diógenes, Antípatro y Crisipo en el libro segundo de la Física. (56) Pues todo
lo que actúa es cuerpo; y actúa la voz, al proceder de quienes la emiten a quie-
nes la escuchan. X38 05
La dicción es, según los stoicos, como dice Diógenes, la voz articulada en
letras, como “día”. La ació es una voz significativa emitida por. el pensamiento,
<como “Es de día”>. Dialecto es la dicción de cuño peculiar, nac10nal o helénlco,
o la dicción de cierta región, esto es, tal o tal otra según el dialecto, como en ático
tbá'latta o en jónico bemé're.
Los elementos de la dicción son las veinticuatro letras. De tres maneras se
dice la letra: <el valor del elemento>, el signo escrito del elemento y el nombre,
como “alfa”. (57) Entre los elementos, las vocales son siete: a, e, ee, 2', 0,.a, 00; 121.8
mudas seis: b, g, al, k, p, t. Distínguese voz y dicción, porque voz es tamblen el rul-
do, dicción, en cambio, solamente lo articulado. Ademas la drcc10n se distingue de
la oración, porque la oración es siempre significatrva, mientras que la dlccron lgue-
tam ren
de también carecer de sentido, como blz’tyrz', pero la orac10n jamas. D1f1ere
25 8 Libro V11

el decir del proferir, pues se profieren las voces, pero se dicen las frases, las Cuales,
por ende, resultan ser también degiblg. . .,
Las partes de la oración son cinco, como dicen Dlogenes en Acerca de la voz
y Crisipo: el nombre, la denominación, el verbo, la conjunción y el artículo; Antí-
patro añade también el adverbio, en De ia dicción y de io que se dice.
(58) La denominación es, según Diógenes, la parte de la oración que sig-
nifica una cualidad común, como “hombre” o “caballo”; el nombre es la parte de
la oración que declara una cualidad propia, como “Diógenes” o “Sócrates”; el ver-
bo es la parte de la oración que significa un predicado simple, según Diógenes, o,
según algunos, un elemento indeclinable de la oración que significa algo construi-
ble acerca de uno o de algunos, como “escribo” o “digo”. La conjunción es la par-
te indeclinable de la oración que vincula entre sí las partes de la oración; el artículo
es una parte declinable de la oración que define los géneros de los nombres y los
números, como “el”, “la”, “lo”, “los”, “las”.
(59) Las virtudes de la oración son cinco: la casticidad, la claridad, la con-
cisión, la conveniencia y la elaboración. Casticidad es la expresión correcta en el
uso elaborado y no vulgar; claridad es la dicción que presenta lo concebido de
modo comprensible; concisión es la dicción que se ciñe a cuanto es preciso para la
aclaración del hecho; conveniencia es la dicción propia para el hecho; la elabora-
ción, la dicción que rehuye la vulgaridad. El barbarismo es, entre los vicios, la dic-
ción que se aparta del uso de los helenos asentados en su tierra; el solecismo es una
oración construida de modo incongruente. ,
(60) Poesía es, como dice Posidonio en la Introducción a la dicción, una dic-
ción métrica o rítmica que por su elaboración se aparta de lo prosaico; rítmico es:

la Tierra anchurosa y de Zeus el éter celeste.

Poema es una poesía significativa que contiene una imitación de asuntos di-
vinos o humanos.
Definición es, como dice Antípatro en el primer libro De las definiciones,
una oración expresada con justeza y por análisis, o, según Crisipo en De las defini-
ciones, la explicación <de lo propio>. Un bosquejo es una oración que introduce
someramente a los hechos, o una definición más simple que expone el sentido de
la definición. El género es el conjunto de varias nociones inseparables, como “vi-
viente”, pues éste comprende a los vivientes particulares.
(61) Una noción es una imaginación del pensamiento, que no es algo ni CS
cualidad, y, sin embargo, es como si fuese algo y cualidad, como cuando se produ-
ce la figuración de un caballo, no estando presente ninguno.
Especie es lo comprendido bajo un género, como bajo el viviente está com-
prendido el hombre.
Filosofia estoz'ca: Lógica 259

L0 más 8€?ÉÏI‘ICO es lo que, siendo género, no tiene género, como “lo-que-


es”; lo más espec1f1co es lo que, siendo especie, no tiene especie, como “Sócrates”.
D1v1310n es la partlción de un género en las especies próximas, por ejemplo:
“De los vivientes, unos son racionales, los otros irracionales”.
Contradivisión es la partición de un género en especies por contrarios, como
por negación; por ejemplo: “ De las cosas que hay, unas son buenas, otras no buenas”.
Subdivisión es la división dentro de la división; por ejemplo: “De las cosas
que hay, unas son buenas, otras no buenas”, y: “De las no buenas, unas son malas,
otras indiferentes” .
(62) Partición es la disposición de un género por lugares, como dice Crisi-
po; por ejemplo: “De los bienes, unos atañen al alma, otros al cuerpo”.
Ambigüedad es la dicción que significa dos o más hechos, en sentido literal
y propio y según el mismo uso, de modo que podrán admitirse varios a la vez, se-
gún la misma dicción, como, por ejemplo, Auletrz'spéptoke, que puede entenderse
como diciendo “Se cayó la casa tres veces” (Aulé trz‘s péptoke) o “Se cayó la flautis-
ta” (Auletrfs péptoke). 7 g n a tr TVfl/mfl
La dialéctica es, como dice Posidonio, l cienci de lo verdadero, de lo falso
y de lo que no es lo uno ni lo otro; y trata, como ice Crisipo, de lo significante y
de lo significado. Así, pues, en la teoría de la voz es eso lo que dicen los estoicos.
(63) En el lugar que trata de las frases y los significados, queda situado el
estudio de los decibles completos, los juicios y los silogismos, y también de los in-
completos y de los predicados rectos e inversos. Y dicen que lo decible es lo que
subsiste conforme a una percepción racional. Entre los decibles dicen los estoicos
que unos son completos, otros incómpletos. Así son incompletos los que tienen
imperfecta la expresión, como “Escribe”, pues preguntamos: “¿Quién?”. Comple-
tos son los que tienen la expresión perfecta, como “Sócrates escribe”. Así, entre
los decibles incompletos quedan colocados los predicados, entre los completos los
juicios, los silogismos, las preguntas y las interrogaciones.
(64) El predicado es lo que se declara acerca de algo, o una frase construi-
da acerca de alguno o de algunos, como dicen Apolodoro y sus seguidores, o un
decible incompleto construido con un caso recto para generar un juicio. Entre los
predicados, unos son personales, <......>, como “navegar a través de las rocas”.
Además, algunos predicados son rectos, otros inversos, otros ni lo uno ni lo otro.
Así son rectos los construidos con uno de los casos oblícuos para generar un predi-
cado, como “Escucha”, “Ve”, “Conversa”; inversos los construidos con la partícu-
la pasiva, como “Soy escuchado” y “Soy visto”. No son ni lo uno ni lo otro los que
nO Se ajustan a ninguna de esas dos formas, como “Piensa” o “Pasea”. Reflexivos
son, entre los inversos, los que, siendo inversos, (65) son, sin embargo, acciones,
como “ Se corta el pelo”, pues incluye al que se corta. Casos oblícuos son el geniti-
VO, el dativo y el acusativo.
Juicio es lo que es verdadero o falso, o una frase completa que puede afir-
marse en sí misma, como dice Crisipo en las Definiciones didácticas: “Juicio es lo
que puede afirmarse o negarse en sí mismo, como ‘Es de día’, o ‘Díón está pasean-
do’”. El juicio recibe su nombre del juzgar [o rechazar]; pues el que dice “Es de
día”, parece que juzga que es de día. Así que, si es de día, resulta verdadero el jui-
cio citado, y si no lo es, falso.
(66) Se distinguen el juicio, la pregunta y la interrogación, la frase yusiva,
promisoria, votiva, hipotética y vocativa y el cuasi-juicio. Y es que juicio es lo que,
al de