Está en la página 1de 742

[Imagen creada por La.u.

ra, loggera oficial del Club de Fans de Fátima Baeza http://fatimabaeza­
fanclub.mforos.com/  , escritora, diseñadora gráfica, bloggera, por sobre todo ARTISTA]

MISION IMPOSIBLE: MACA Y ESTHER

FIC DE SOCIAS_LOCAS [ldana y Samantha BAires]

Publicado en el Foro de Maca y Esther
http://maca­esther.mforos.com/561352­fanfics/

1 © by ldana & Samantha BAires
Índice de Capítulos Página
C1......................................................................................................................................................... 4
C 2.......................................................................................................................................................15
C 3...................................................................................................................................................... 26
C 4...................................................................................................................................................... 38
C5....................................................................................................................................................... 49
C6....................................................................................................................................................... 63
C7........................................................................................................................................................76
C8....................................................................................................................................................... 90
C 9.....................................................................................................................................................100
C10.................................................................................................................................................... 112
C 11................................................................................................................................................... 123
C12.................................................................................................................................................... 137
C 13................................................................................................................................................... 148
C14.................................................................................................................................................... 160
C15.................................................................................................................................................... 172
C16.................................................................................................................................................... 187
C17.................................................................................................................................................... 193
C18.................................................................................................................................................... 201
C19.................................................................................................................................................... 211
C20................................................................................................................................................... 225
C21....................................................................................................................................................240
C22................................................................................................................................................... 246
C23................................................................................................................................................... 256
C24....................................................................................................................................................270
C25................................................................................................................................................... 280
C26................................................................................................................................................... 295
C27....................................................................................................................................................303
C28.................................................................................................................................................... 319
C29................................................................................................................................................... 328
C30................................................................................................................................................... 335
C31....................................................................................................................................................353
C32................................................................................................................................................... 362
C33....................................................................................................................................................375
C34................................................................................................................................................... 388
C35................................................................................................................................................... 398
C36................................................................................................................................................... 405
C37.................................................................................................................................................... 413
C38................................................................................................................................................... 422
C39................................................................................................................................................... 434

2 © by ldana & Samantha BAires
C40................................................................................................................................................... 444
C41....................................................................................................................................................453
C42................................................................................................................................................... 463
C43....................................................................................................................................................474
C44................................................................................................................................................... 486
C45................................................................................................................................................... 498
C46................................................................................................................................................... 509
C47....................................................................................................................................................520
C48................................................................................................................................................... 529
C49................................................................................................................................................... 536
C50....................................................................................................................................................547
C51....................................................................................................................................................559
C52................................................................................................................................................... 569
C53....................................................................................................................................................579
C54................................................................................................................................................... 592
C55....................................................................................................................................................601
C56.................................................................................................................................................... 612
C57.................................................................................................................................................... 618
C58....................................................................................................................................................627
C59................................................................................................................................................... 634
C60................................................................................................................................................... 642
C61....................................................................................................................................................653
C62................................................................................................................................................... 659
C63....................................................................................................................................................670
C64....................................................................................................................................................677
C65................................................................................................................................................... 689
C 66.................................................................................................................................................. 695
C 67...................................................................................................................................................707
C68.................................................................................................................................................... 714
C69....................................................................................................................................................726
C70....................................................................................................................................................734
FIN.................................................................................................................................................... 742

3 © by ldana & Samantha BAires
C1

ESTHER

Como en los últimos meses solía pasar, Maca llegaba al


hospital más tarde que Esther, por uno de los pasillos pasaba con
su caminar seguro arreglándose la bata sin percatarse que Esther la
observaba. Suspiró profundamente al verla, en otros tiempos lo
primero que hubiera hecho hubiera sido ir a buscarla, darle un beso
y comenzar así el día de trabajo en conjunto. Pero sabía que nada
era como un día fue, que nada ni siquiera ellas, eran como un día
fueron.

Tras una parada en esa mañana donde había sido ella quien
buscara a Maca para saludarla y darle un beso, se había encontrado
con una fuera de sí Teresa saliendo del pasillo de Casas, aquella
mujer que le estaba provocando una fuerte disputa con una huelga
que sin duda, le estaba afectando no sólo como trabajadora, sino
también en su casa, los distintos puntos de vista entre ella y Maca,
se acumulaban a su situación personal, aquella fría mujer, le
producía malestar de estómago tal y como en aquel momento se
encontraba Teresa tras sufrir uno de sus muchos desplantes. Así
pues, decidieron darse un respiro y sentarse en la cafetería del
hospital, Teresa se estaba quejando del trato que Casas le había
dado cuando entró a su despacho para darle los papeles a firmar,
hablaba y demostraba su enfado pero ante ella una Esther que la
escucha pero no la oía, cuando se percató le dijo con gesto algo
preocupado mientras se lleva la taza de café a la boca.

T_ ¡Eh despierta!... ¿qué te pasa?

E_ Nada –responde Esther con gesto apesadumbrado

T_ No, a ti te pasa algo que te conozco ¿eh?, ¿qué te pasa? –insiste


mientras da un sorbo al café

E_ Una tontería... que... que Maca me dijo ayer que se iba a cenar
con una amiga de la Facultad... –Teresa la escucha atentamente
mientras sujeta con sus manos la taza mirándola con atención y a
Esther le sale la voz temblorosa por mucho que intentó
suavizarla-... con Nieves

4 © by ldana & Samantha BAires
T_ Sí, sí la conozco... ha venido a buscarla varias veces... son muy
amigas ¿no? –dijo con tranquilidad mientras daba otro sorbo a la
taza de café.

E_ Sí, y Nieves me llamó a las once que quería hablar con Maca que
tenía el móvil desconectado, vamos que no estaba con ella –la
miraba con cara de circunstancias mientras Teresa se erguía en la
silla sin poderlo evitar por la impresión de aquel comentario-, llegó
tarde a casa y me dio recuerdos de Nieves.

T_ ¿Y qué ha dicho Maca? –fue bajando lentamente la taza atónita


ante las palabras de Esther.

E_ Nada... No le he dicho nada... no le he dicho nada ni que llamó


Nieves ni... tenía el móvil desconectado ni... –se rascaba nerviosa la
oreja.

T_ ¿Y qué vas a hacer? –le pregunta mirándola con cara de pánico


mientras le tiende la mano.

E_ No sé Teresa... nada... –a modo de agradecimiento por ese gesto


de apoyo, Esther le acaricia la mano con una sonrisa triste para
después levantarse e irse.

En la cafetería se quedó una pensativa Teresa, que no podía


dejar de pensar en Maca, sin duda, ella sabía que las cosas no
estaban del todo bien pero... no podía imaginar que la Pediatra
pudiera estar engañando a Esther y mucho menos, en aquel
momento donde debía tener tranquilidad para ese segundo
embarazo, el cual, Esther le había comentado que le daba mucho
miedo, porque sin duda era presionar más a Maca, Teresa volvió a
beber despacio con su ceño fruncido, sin duda debería ayudar de
alguna manera a la pareja.

Durante la mañana, siguieron llegando casos, nuevas


intervenciones, nuevas curas, una de las veces en las que el Samur
trajo un enfermo, Raúl vio pasar a Esther pero no pudo alcanzarla,
después de pensar mucho las consecuencias de lo que había visto
en el parque sobre Maca, pensó que era mucho mejor que Esther
supiera la verdad por él, que se enterara de alguna otra manera.
Así, tras dejar aviso a Teresa se marchó a esperarla nuevamente a

5 © by ldana & Samantha BAires
la cafetería. Una vez sentados, Raúl se mostró nervioso, inquieto sin
saber muy bien por dónde empezar a hablar.

E_ A ver Raúl si qué es complicado lo que me tienes que decir,


porque estás dando muchos rodeos –le dijo Esther al ver como se
removía en la silla apretando una mano contra la otra

Ra_ Si, si lo es lo es... a ver... Esther yo lo único que no quiero es


perjudicaros a ti y a Maca, ¿vale? –levantó sus manos en señal de
apuro mientras Esther asentía con la cabeza, mostrándose
tranquila.

E_ Vale, ¿tiene que ver con Maca?

Ra_ Sí

E_ Pues te lo voy a poner fácil, ya lo sé –dijo tras exhalar un


profundo suspiro que sale de su alma herida.

Ra_ ¿Lo sabes? –la miró algo incrédulo.

E_ No se quién es ella –respondió tras asentir mordiéndose los


labios.

Ra_ ¿Quieres saberlo? –le pregunta enarcando las cejas, las arrugas
de la preocupación se reflejaron en su frente.

E_ No –negó con la cabeza con rapidez.

Ra_ Vale –tras unos segundos de silencio tenso le preguntó-. ¿Qué


vas a hacer?

E_ Eh... a ver Maca y yo hemos pasado una mala racha ya lo sabes


y... bueno yo creo que ella lo único que quiere... es distraerse –
aunque sus palabras sonaban tranquilas aparentemente, su gesto
de pánico le demostraba a Raúl que verdaderamente estaba
muerta de miedo por perderla.

Ra_ ¿Y tú? –le pregunta con gesto preocupado.

E_ Yo voy a tener a este bebé, vamos a curar a Patricia y... y cuando


todo esto haya pasado pues... pues Maca dejará a esa chica y

6 © by ldana & Samantha BAires
volverá conmigo... y yo voy a estar ahí, la voy a esperar –tras
decirlo un suspiro la envolvió dejando nuevamente un gesto de
preocupación en ella, pero al mismo tiempo de esperanza por lo
que decía

El turno había terminado y Maca abandonó en primer lugar el


hospital, llegó hasta Recepción y tras saludar a Rai, le tocó la
espalda a su mujer mientras ésta se giraba poniéndose a su altura y
la escuchaba atentamente.

M_ Cariño.

E_ Sí.

M_ Que al final no sé a que hora voy a llegar ¿eh? –va saliendo por
la puerta

E_ Ah vale –le contesta siguiéndola con gesto serio.

M_ Que... Dale un besito a los niños de mi parte ¿vale?

E_ Sí... eh... –le sonríe mientras con mirada tierna le pregunta-. ¿Y


me das un beso a mí?

M_ Sí –se acerca y la besa mientras Esther apoya ambas manos en


cada uno de sus hombros viéndola marcharse con gesto triste.

Cuando Esther terminó su turno, llamó a la canguro para saber


como estaban sus pequeños, después con paso lento decidió irse al
Retiro, allí donde tantas tardes había pasado con Maca, primero
cuando eran pareja para tomar unas cañas, pasear y revolcarse por
el césped como dos locas jovenzuelas, después cuando fueron
madres, primero con Pedro paseos, juegos en el césped, paseos en
barca, darle de comer a los patos, más tarde con Patricia. En ese
instante, era una mujer sola no sabía si era madre, esposa o tan
solo una mujer con el interior roto, sintiéndose culpable de la
situación en la que vivía, tratando de repasar desde el momento en
que Maca le dijo aquello de...

M_ ¿Me has hecho mucho daño lo sabes?...

En ese instante de soledad en aquel parque, podía entender el

7 © by ldana & Samantha BAires
daño que le había hecho, porque lo estaba sufriendo ella, Maca con
otra, su Maca prefería estar con la otra antes que irse a casa con
ella, y cuando llegaba por la noche, si Esther se acercaba Maca le
salía con la excusa de su cansancio, la abrazaba y sin más se
dormía, a Esther le dolía aquello pero la tenía, a cualquier precio la
tenía, aunque llegara con olor a otra, aunque sus ojos cuando la
miraban no la veían de igual modo, seguía teniendo a Maca
abrazada a ella, se despertaba y allí estaba, pero en aquel lugar
sentada en un banco bajo un gran sauce, no podía engañarse,
¿cuánto tiempo podría soportar así?, ¿cuánto?, le dolía tanto el
corazón, que pensaba que se ahogaba allí, entonces una patada de
aquel ser que llevaba en su vientre le hizo reaccionar, cerró los ojos
y repasó todo momento desde la noche anterior a llegar a aquel
edificio frío que era el centro de Inseminación.

Diez meses antes

E_ Maca... ¿por qué no probamos con la donación?

M_ Ya te he dicho que no Esther... este método es el más fiable –


insistía mientras se metía en la cama.

E_ Pero... Maca... otro embarazo... otra vez... otra vez de Raúl –


suspiró

M_ No me importa –se sentó en la cama cogiendo su libro de la


mesita de noche mientras Patricia se removía en su cuna inquieta

E_ Vale, al menos déjame hablar de...

M_ Te he dicho que no quiero saber nada... –le interrumpió


mirándola con dureza.

E_ Sólo fue una vez.

M_ Que me da igual Esther... que me da lo mismo... que ahora no


me importa, ahora ya está.

E_ Échamelo en cara al menos... dime algo –le insistía nerviosa-.


Tenemos que aclararlo, sé que me equivoqué pero no te quedes
callada cariño –le dijo con ternura mientras la miraba con la más
profunda pena que podía sentir en su interior.

8 © by ldana & Samantha BAires
M_ Pues ya está, si lo sabes... ya está.

E_ Maca ¿no te das cuenta que es como un dique que tenemos


entre las dos y si no lo derribamos seguirá ahí?

M_ Esther, duérmete, mañana tienes que estar lo más relajada


posible –se dio la vuelta apagó la luz y se tapó.

En el parque...

E_ ¿Por qué no me dejaste hablar nunca?... la culpa es mía no


puedo reprocharte nada, todo es por mi culpa, ¿cómo voy a decirte
si yo fallé primero? –por su rostro las lágrimas comenzaron a
sucederse-. Maca... Maca cariño...

Sra_ ¿Se encuentra bien? –le preguntó una señora que pasaba cerca
de ella.

E_ Sí –decía apurada mientras se retiraba las lágrimas.

Sra_ ¿Puedo ayudarla en algo?, ¿quiere que llame a alguien?

E_ No, no, gracias estoy bien –trató de controlar el llanto.

Sra_ Le acompaño a donde quiera, en su estado no es bueno


ponerse así.

E_ Tiene razón... en mi estado no es bueno –le sonrió agradecida


por aquella preocupación sincera de una mujer desconocida.

Sra_ Vamos...

Cuando Esther llegó a casa, sabía que se encontraría con


Telma y quizá con los pequeños ya cenados y preparados con el
pijama para irse a dormir, aquella noche no tenía fuerzas para
contarles un cuento, para sonreír con ellos, para jugar como
últimamente hacía, Maca siempre llegaba cuando ya estaban
durmiendo, ahora ya sabía el motivo que se había estado negando
durante tantos meses donde su relación había ido naufragando
como si el barco de la pareja, hubiera perdido el timón del amor, la
vela de la pasión se había rasgado de arriba a bajo y como no podía

9 © by ldana & Samantha BAires
ser de otra manera aquel barco iba irremediablemente al naufragio.
¿Qué podía hacer?, se repetía... entonces recordó aquel otro
momento.

Pasillo del hospital (dos días antes)

Eran esos días de lucha por unos derechos que el colectivo de


enfermeras creía que se merecían, Esther como jefa debía plantar
cara a los directivos sobre todo a la recta Doctora Casas, el
problema era que pasaba el tiempo y nadie les daba una solución,
aquella iba cargando más su moral, y aunque Maca de vez en
cuando le decía algo al respecto, parecía que le importaba poco su
problemática. Estaban en Rotonda, Maca cara al ordenador
pensativa en sus cosas cuando Esther se le acercó dejándole un
beso. De repente tras quejarse de su situación, por fin Maca parece
que reacciona y le sorprende con...

M_ ¿Vale?, ¿sabes lo que vamos a hacer?

E_ ¿Qué?

M_ Vamos a salir esta noche tú y yo.

E_ Pero si yo no me puedo ni mover... estoy derrotada... no puedo.

M_ Que No te lo estoy preguntando cariño...

E_ ¿Que es una orden?

M_ Voy a llamar a una niñera y te voy a llevar por ahí... a ver... no


sé... a ver qué pasa.

E_ Ay –se le acercó y la besó.

Pero aquella ilusión, tras un día duro por las negociaciones y


tenso, se perdió nuevamente en algún otro pasillo del hospital. Al
recordarlo en el taxi, Esther no pudo más que volver a llorar

E_ No ha sido un buen acuerdo...

M_ Bueno a ver si consigo que esta noche te animes un poquito... –


ante el gesto de Esther, Maca insistió con gesto serio-. Esther no,

10 © by ldana & Samantha BAires
E_ Es que... –le dijo con dudas

M_ ¿Qué?

E_ Es que... ha sido un día muy duro y...

M_ Ya cariño, precisamente por eso, así te despejas un poco... –


Esther negó con la cabeza con gesto cansado, mientras Maca ponía
sus manos sobre el vientre de la enfermera que resoplaba-. Esther
escúchame nos hace falta mi amor.

E_ No puedo de verdad Maca, te veo luego.

En aquel momento se dio cuenta que había fallado a Maca


nuevamente, que le estaba pidiendo a gritos salir, divertirse y
volver a encontrarse como pareja, quizá Maca sentía que podía
recuperar así el tiempo con ella, y ella, había vuelto a negarse.
Sintió nuevamente la culpa pinchándole el corazón, ya era
demasiado tarde.

Al llegar a casa, se encontró con la sorpresa de que estaba allí


su madre, trató de sonreír para evitar que la mujer pudiera
sospechar algo.

E_ ¡Mamá qué alegría verte!

En_ Sí, claro, porque si no vengo yo no hay manera que os


acerquéis a ver a la abuela.

E_ Mamá... sabes que tenemos mucho lío –le dijo sonriendo


mientras con su mano se tocaba el vientre para sentarse en el
sofá-. ¿Y Telma?

En_ Le he dicho que podía marcharse, le dije que avisara a Maca


pensando que estaba contigo.

E_ ¿Y? –la miró fijamente enarcando una ceja.

En_ Tenía el teléfono desconectado.

E_ Ya... está haciendo una sustitución en el Provincial.

11 © by ldana & Samantha BAires
En_ ¿Qué te pasa?

E_ ¿A mí?, nada... ¿por qué? –se colocó unos almohadones en la


espalda para estar más cómoda se sentía cansada, muy cansada.

En_ ¿A estas alturas de la vida pretendes engañar a tu madre? –la


miraba fijamente con esa mirada de madre que le hizo agachar la
vista.

E_ Nada mamá... no pasa nada.

En_ Has llorado, y no creo que se llore por nada.

E_ Déjalo.

En_ Hace días que noto a Maca distante de todo, incluida de mí.
Tenéis problemas –confirmó con rotundidad.

E_ No pasa nada... de verdad... tiene mucho trabajo.

En_ Está bien, ya me lo dirás cuando creas oportuno, voy a


prepararte la cena. ¿Vendrá a cenar?

E_ No, vendrá tarde.

En_ Sea lo que sea no me gusta hija –la miró con pena

E_ A mí tampoco, mamá... a mí tampoco –susurró abatida

Se quedó allí pensativa con la cabeza reposando en el sofá,


con los ojos clavados en el techo, con el dolor y la angustia grabada
a fuego en su alma, exhaló un profundo suspiro, un suspiro repleto
de miedo, de pánico por poder perder nuevamente a Maca, ¿y si
decidía dejarla?, puso su mano izquierda sobre la frente, se
mareaba y la otra mano sobre su abultado vientre. De pronto su
teléfono sonó, una tímida sonrisa se iluminó en su rostro pensando
que podría ser su amor, porque para ella, seguía siendo su amor.
Sin embargo un gesto de extrañeza se reflejó en ella cuando vio un
número desconocido.

E_ ¿Sí?

12 © by ldana & Samantha BAires
Voz_ Hola pequeña saltamontes...

E_ ¿Montse... Montse eres tú? –preguntó perpleja.

Mo_ ¿Quién coño te llama así?, quizá... esa mujercita que te has
echado.

E_ ¡Dios cuánto tiempo!...

Mo_ ¿Cinco años?

E_ Por lo menos.

Mo_ Aún eras hetero.

E_ No seas burra –le hizo sonreír-. ¿Cómo te va... qué tal en Buenos
Aires?

Mo_ Encantada, lo que pasa es que me acabo de separar.

E_ Lo siento.

Mo_ No mujer... dame la enhorabuena... oye tengo muchas ganas


de hablar contigo, de verte y darte un buen abrazo.

E_ Bueno tiene que ser –sonrió-. Estoy embarazada.

Mo_ ¿Otra vez?, la última vez que hablé contigo acababas de salir
de tu accidente, que mira que te gusta que te pasen cosas... desde
niña siempre metiéndote hostias.

E_ Pues sí... otra vez.

Mo_ ¡Eh!, Montse ha notado cierta zozobra en tu voz... ¿tengo qué ir


a tu rescate?

E_ ¿Cuándo vienes?

Mo_ Ya estoy aquí, ¿cuándo nos vamos a ver?

E_ ¿Mañana?

13 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Hecho. ¿Dónde siempre?

E_ Está bien... tengo ganas de verte.

Mo_ Y yo, pequeño saltamontes.

Al colgar, un suspiro llenó sus pulmones, su amiga Montse


estaba allí...

14 © by ldana & Samantha BAires
C2

MACA

Apuró el paso casi llegando a la entrada de urgencias. Miró la


hora.

M_ Jooo! Llego tarde...

Ni escuchó lo que Teresa le comentaba. Algo que ver con


Isabel.

M_ No sé por qué tanto escarnio con Isabel. Si cada uno hiciera su


trabajo...

Se cambió rápido. Antes de colocarse la camiseta del pijama


fue a taquilla. Tenía un espejo allí. Observó con detenimiento su
cuello. Nada. Luego bajó hacia donde lucía su lunar. Dos marcas
delataban la forma en que Vero se apasionaba con sus pechos.
Sonrió recordando. Luego, se terminó de vestir. Apenas llegó a
rotonda, la llegada de un niño que se había lanzado al vacío desde
el cuarto piso, revolucionó urgencias. Fue rápidamente hacia boxes,
donde Aimé y Lola ya se estaban ocupando del crío. Después de
analizar la situación con Isabel y Aimé, quedó a cargo de coordinar
las operaciones que se realizarían y de convocar a Claudia en su día
libre. Imaginaba el rosario de recuerdos que su amiga le iba a
recitar en el móvil. Luego reunión con Aimeé, Héctor, Isabel y Lola,
las quejas de Héctor por ser el último en operar y llevar la parte
más delicada.

M_ Entonces, que no se te muera.

Siguió en lo suyo, con el ordenador. La llegada de Esther puso


fin a su búsqueda en la web.

E_ Hola, cariñoooo.

M_ Hola, mi amor.

E_ No te he contado lo que hizo Pedrito hoy en la guardería esta

15 © by ldana & Samantha BAires
mañana. (tocando su brazo)

M_ Qué hizo esta vez? (imaginando una nueva trastada del crío)

E_ Había una niña, con su pastel de cumpleaños (sonriendo) y la


golpeó con la pelota. Oh, Maca!

M_No me quiero reír. Qué bruto es este niño! A quién salió!


(sonriente)

E_ Sale a ti. (acariciando su brazo) A ti.

Apretó sus labios. Su niño, sí, era tan parecido a ella. Y a la


vez, dulce y cariñoso como Esther. Se notaba su mano en la crianza
del crío. Las sonrisas que más de una vez le regalaba cuando hacía
alguna trastada, buscando evitar que lo riñera, eran una copia
exacta de la sonrisa de Esther.

E_ Escucha. Necesito el ecocardiograma para la operación con


Héctor.

M_Lo tengo preparado. Aquí está. Tú lo vas a asistir?

E_Sí, con Claudia y Rai. Estoy en cirugía toda la tarde.

M_ Vale. Pero descansa un poco, sí? (le golpea suavemente el muslo


de la pierna)

l beso de Esther la sorprende, aunque le agrada. Vuelve al


ordenador y a su búsqueda. Reunión con los padres del niño y con
Isabel. Explicar, pedirle que firmen el consentimiento, esa tensión
entre los padres que se cuestionan y culpan. No quiere presenciar
más disputas de matrimonios, se va con Isabel. Demasiado ya con
su propio agobio.

Teresa. Cómo hacerle entender que no sea optimista? Vale,


que siempre desea lo mejor. La situación del niño es compleja,
demasiado compleja. El móvil. Mensaje. Lo mira, lo lee. Siente su
cuerpo comenzar a palpitar. Se gira. La ve. Entra la sala de
médicos. Hacia allí, hacia ella, va. Cierra la puerta tras de sí.

M_ Qué?

16 © by ldana & Samantha BAires
La ve sacarse sus gafas. Lo intuye, lo siente en el cuerpo. La
atrae, la hechiza, la provoca, más de lo que esperaba, más de lo
que hubiera querido, aquél día...

Tres meses atrás:

El salón de conferencias de bote a bote. Isabel y sus ideas.


Aunque finalmente lo agradeció. Una forma de escapar, de huir, de
encontrar un poco de oxígeno. De la preocupación por el futuro de
Patricia. De Raúl y sus preguntas y sus llamados y sus atenciones.
De Esther y sus molestias y sus miedos. Del Hospital y sus guardias.
De un mundo que de pronto se había transformado en una tragedia
griega con todos sus condimentos. También tenía miedo por
Patricia. Tanto. Pero debía ser fuerte, no demostrarlo. Un embarazo
con riesgos, por la cesárea cercana, porque cualquier golpe, pérdida
o molestia podría interrumpirlo. Porque de ello dependía la vida de
su hija... Su hija. La que su mujer había gestado a sus espaldas,
acostándose con ese cantamañanas.

V_ Está libre?

Levantó la vista del folleto que leía. Rubia, esbelta, buen


cuerpo, más joven seguramente no llegaba a los treintas... venga,
más que buen cuerpo! Un bomboncito. Sonrisa atractiva, sí señor!

M_ Sí. Tú misma.

V_ Psiquiatra o pediatra?

M_ Pediatra.

V_ Verónica Solé. Psiquiatra. Suplencias en el Provincial. Y tú? De


Madrid o vienes de otra ciudad?

M_ (sonriente) Maca Fernández. Del Central de Madrid.

V_ Venga! Me he inscripto ahí para la guardia. Quizás ... lleguemos


a ser compañeras.

M_ Tenemos psiquiatra en la guardia. Pero ... Nada me gustaría más


que una niña joven y simpática reemplazara al gruñón de Izquierdo.

17 © by ldana & Samantha BAires
V_ Me han avisado que quizás me llamen para alguna consulta.

M_ Vale (sonriendo, sintiendo su ojos en los suyos)

La conferencia comenzaba. Aburrida ... vale. No tanto. El tema


era muy interesante. Pero más interesante era esa rubia que le
había impactado. Y notaba sus ojos en la piel, aunque no los viera.
Y sentía la necesidad de mirarla cuando notaba que escribía y no la
observaba. Llegaba el fin de la charla.

V_ Un café?

M_ Eh?

V_ Un café. Tú y yo. Para recuperarnos de tanto palabrerío. Qué me


dices? O.... estás muy apurada?

M_ No. Para nada. Vale. Un café. (sonrisa complacida) Por qué no?

En la sala de médicos...

V_ Ven aquí.

M_ Vero, aquí no. Ya te lo he dicho, aquí no. (moviéndose hacia un


costado, sus manos en las de ella)

V_ Pero Esther está en el quirófano.

M_ Pero nos pueden ver... No

V_ Te gustó mi mensaje? (acariciando su mejilla y acercándose


hasta tocar su nariz con la propia)

M_ Me encantó.

V_ Y.... (cogiendo su cabello, acariciándolo, deteniéndose cerca del


busto de Maca)

M_ No sé.. Veré... (jugando con su reloj, apoyado en su pecho)

V_ Trata, vale? Trata.

18 © by ldana & Samantha BAires
M_ Lo deseo más que tú, mujer.

V_Ven aquí. Dame un beso. Ven.

La atraía hacia ella, pero Maca no quería, allí, allí no. Si las
veían.

M_ No. Vero. Nos pueden ver.

Vero se giraba para irse.

M_Vale... (la cogía y la acercaba y se perdía en su boca en forma


apasionada) Vete ahora. Vete. Ya... Ya...

Vero se retiraba mirándola por última vez. Bajó la vista.

M_Jooo! No puedo... No debo...

Un día de mucho trabajo. Agotador, mucho. Volver a casa. Mañana


habría que traer a Patricia para una nueva serie de estudios
hematológicos. Hasta ahora, la enfermedad no se había desatado.
Aún así, con el trasplante pendiente, quedaba mucho por hacer. En
el futuro, si todo salía bien, la posibilidad de contraer algún cáncer
estaría latente toda su vida. Encontró a Claudia en taquilla,
cambiándose. Necesitaba su informe para los padres del niño. La
charla derivó hacia la situación de los padres del niño y los
divorcios. Y...

M_ Y hay muchos divorcios, eh? (con una sonrisa irónica)

C_ Mira, Maca. Sabes que no quiero ni me apetece meterme en


vuestras cosas.

M_ ¿Si?

La veía sentarse para enfrentarla cara a cara.

M_ Pero lo vas a hacer de todas maneras.

C_ He hablado con Esther. ¿Sabe algo de Vero?

19 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¿Por qué? ¿Te ha dicho algo?

C_ No. De hecho, dijo que todo está bien.

La mira levantando la ceja.

M_ ¿Mmmm?

C_ ¿Mmmmm?

M_ uffff

C_ ¿No te estás pillando por Vero, verdad?

M_No.

Lo dijo segura aunque no terminaba de entender qué le estaba


pasando con ella. Se le había ido de las manos. No sólo por su
presencia en el Hospital. Por esa necesidad imperiosa de estar en
sus brazos, de sentir sus labios, de acariciarla y que la recorriera
con sus manos. ¿Se estaba pillando por Vero? No podía permitírselo,
aunque... Lo que iba a ser tan sólo un desfogue, un placer de una
tarde, de dos noches. Un desfogue, eso buscaba. ¿Acaso ella se
había merecido lo que Esther y Raúl le hicieron? ¿Acaso no había
sido Esther quien había quebrado la confianza mutua? Pero esas
noches, esas tardes fueron creciendo, fueron más días, más horas,
más tiempo robado a su familia. Se estaba transformando en algo
más.

C_ Menos mal.

M_Amo a Esther. Pero con Esther, todo es tan complicado.

C_ Y con Vero no. (sonriendo pícara)

M_ No, es distinto (sonriendo)

C_ Seguro lo es. Aparte de ... eso.

M_ Bueno, aparte de eso. Es la única que me permite olvidarme de


todo.

20 © by ldana & Samantha BAires
C_Bueno, no me sorprende.

M_ Sabía que el embarazo de Esther sería duro, pero no es sólo


cuidar de ella. Están los niños, que sí, son lo mejor que tengo. Pero
te cansan, Claudia. Y está la casa, el trabajo y está Raúl, que es
como una pesadilla, siempre presente.

Bajaba la cabeza, la movía de un lado a otra.

M_ Pero con Vero no.

Claudia la miraba.

M_ Con Vero, no sé. No tengo que ser la mejor o la más


comprensiva o la mejor madre o nada. La necesito Claudia.

C_Y con Esther, ¿qué?

M_ También la necesito (movía su cabeza) Y no sé que hacer. ¡Es un


lío! ¿Qué quieres que te diga?

Colocaba su identificación dentro de taquilla. La iba a cerrar y


la foto de ellos cuatro en el Retiro le estallaba en los ojos. Los cerró.
Suspiró. Apretó sus sienes con los dedos. Cogió aire. Esa punzada
en el pecho era angustia. Lo sabía. Aún así, necesitaba aire.
Respirar, no pensar, disfrutar, evadirse... A su mente volvía ese
momento, esa charla en la cafetería poco antes.

V_ Lo que quiero saber es... ¿Te veré después?

Sus ojos eran promesa de mucho, mucho, mucho. Allí en la


cafetería del hospital. Frente a frente, entre los papeles de los
informes que debía preparar.

M_ Sí, sí, me vas a ver. Te llamo y nos vemos en el parque. (le


gustaba cuando bajaba la vista y sonreía, pensando en lo que
sucedería)

V_ La vas a pasar bien.

M_ Y tú... la vas a pasar mejor.

21 © by ldana & Samantha BAires
V_ Bueno.

Cerró taquilla. Cogió su abrigo y su bolso. Se dirigió a la salida.


Allí Esther, en el mostrador, aún currando.

M_ Cariño.

E_ Sí.

M_ Que al final no sé a que hora voy a llegar ¿eh? –va saliendo por
la puerta

E_ Ah vale.

M_ Que... Dale un besito a los niños de mi parte ¿vale?

E_ Sí... eh... ¿Y me das un beso a mí?

M_ Sí –se acerca y la besa mientras Esther apoya ambas manos en


cada uno de sus hombros.

No había salido aún del parking. Cogió el móvil y le pegó un


toque.

M_ ¿Rubia?

V_ Dime.

M_ Voy directo a tu casa, ¿vale?

V_ Vale. Te espero... como tú sabes.

M_ Ah, ¿si?

V_ Como te gusta... ¿Te irás temprano o .. ?

M_ Por eso no te preocupes. ¿Vale?

V_ Suena bien.

M_ Mejor que bien. Te lo aseguro.

22 © by ldana & Samantha BAires
En el taxi, mientras miraba por la ventanilla, sonrió y cerró los
ojos recordando aquélla primera cita en el parque, en la que gozó
de patinar y correr junto a Verónica. Esther era un poco pato para
esas cosas. Nunca había logrado que se mantuviera erguida
patinando más de cinco minutos. Las más de las veces, al suelo.
Aunque al principio había sido divertido jugar con esa torpeza
corporal de su mujer, luego aceptó que la acompañara mientras ella
se deslizaba cara al viento en su único hobby deportivo: patinar.
Con Pedro aún bebé, Esther la había acompañado hasta que la tripa
del embarazo de Patricia lo impidió. Desde entonces, las
obligaciones con los niños sumados a los cuidados especiales para
la pequeña más los análisis y chequeos con la fertilización, le
impidieron seguir haciéndolo. Llevaba ya más de cuatro meses sin
pasarse por el parque.

V_ Patinas de maravilla (entrando en la casa). ¿Practicas seguido?

M_ (en la puerta, indecisa si entrar o no) Trato de hacerlo los fines


de semana. Cuando los chavales lo permiten.

V_ Anda, entra. Que no suelo secuestrar a mis invitadas y


descuartizarlas luego. (con una sonrisa muy provocativa)

M_ Estoooo... Creo que mejor voy para casa.

V_ Tía, un poco de agua. Has sudado tanto como yo. Tengo unas
botellas bien frías en la heladera. (se acercaba y la cogía de la
mano haciéndola ingresar en el salón) Qué? Tienes miedo de mí?

M_ No. Vale. Que...

V_ Anda, siéntate en el sofá. Traigo las botellas.(dejando caer los


patines y accesorios en el suelo, a un costado de un mueble)

Observaba el departamento. Coqueto, bien montado, colores


claros en las paredes, cortinas en tonos pastel, pocos muebles pero
de buen gusto. No tenía demasiados adornos. El sofá y los sillones
que lo acompañaban, en piel marrón oscuro, con almohadones
blancos. Una mesa pequeña en el centro, con varias revistas de
psiquiatría. Sobre la mesa, apuntes y folios desplegados, bolis,
algunos libros. El portátil cerrado. Se notaba que alguien había
estado trabajando. Sobre las sillas, una sudadera, una camiseta,

23 © by ldana & Samantha BAires
unas medias.

V_ Departamento de soltera. No tienes que preocuparte de juntar la


ropa. Si te encuentras un sostén en el sofá, lo perdí anoche.
(entregándole una botella y sentándose a su lado, sobre una de sus
piernas)

M_ Noche movidita. (abriendo la tapa de la botella)

V_ No. Cuando llego finalmente a casa, me saco toda la ropa y suelo


andar en braguitas, descalza. Lo tiré por ahí y ... desapareció.

Maca llevó la botella a su boca. La forma en que se lo decía, su


postura, su mirada... la incitaban. Sí, podía imaginar perfectamente
ese cuerpo esbelto y bien distribuido paseándose desnudo por la
estancia. Sintió el deseo palpitar entre sus piernas. Vero la miraba
sin pudor alguno y le hacía saber con esa forma de observarla que
ella también sentía ese mismo deseo. Su forma de llevarse la
botella a la boca, su lengua que sin necesidad alguna rozaba el
borde del pico de la botella eran más que una sugerencia o una
invitación. Eran un roce sensual en sus propios labios. Hacía ya un
tiempo que con Esther no tenían relaciones. La tensión de las
continuas visitas al hematólogo y a la clínica de fertilización, el
trabajo, los niños... habían llevando la libido a sus niveles más
bajos. Libido que de pronto, sin anunciarse, resurgía como un geizer
dormido soltando al aire su chimenea de vapor estridente.

V_ ¿Te das cuenta que no me como a las niñas, verdad? (pinzando


su labio inferior) Aunque algunas niñas merecen ser comidas y
degustadas con lentitud...

Su último comentario ya fue demasiado. Dejó caer la botella y


se lanzó hacia ella, cogiendo su nuca y su cintura, abriendo con sus
labios y su lengua esa boca incitante que la había puesto a mil.
Verónica le respondió con la misma pasión y la misma vitalidad. La
tumbó sobre el sofá, torpe, grosera, salvajemente y la envolvió con
su cuerpo. Las manos y brazos de Verónica no perdieron tiempo en
responder con caricias aún más atrevidas. Sus manos buscaron y
encontraron el camino hacia su piel, sus lenguas levantaron chispas
en la húmeda cavidad, mientras una de las manos de Maca halló el
atajo más rápido hacia uno de sus pechos.

24 © by ldana & Samantha BAires
El sudor pegajoso del patinaje comenzaba a brillar en la piel,
mezclado ahora con las feronomas que exudaban sus glándulas.
Maca lamió y besó y succionó ese cuello de piel sedosa, bajó hacia
esos pechos cuasi perfectos, redondez inquietante, pezones
erguidos ... los besó, lamió, succionó, apretó... Cómo y cuándo
fueron desapareciendo las prendas, no lo supo. En instantes, se
encontró bebiendo su sexo con ardor, aroma que añoraba, salado
néctar que llenaba su lengua. Verónica era una cuerda que se
tensaba y destensaba en su boca, en sus manos, gimiendo sus
notas al aire para exacerbar más su deseo. Notaba que estaba
pronta a llegar al climax, reptó sobre ella, acomodó su cuerpo y
llevó la mano de Verónica hacia su sexo, mientras con dos dedos
penetró vigorosamente su vagina.

Moviéndose ambas, gimiendo como leonas en celo mientras el


macho bravío las penetra, la más primitiva esencia de la
supervivencia de la especie, el más puro instinto animal, estalló en
un sonoro climax de dos cuerpos agitándose en temblores. Sólo fue
el comienzo de una tarde aún más larga y sonora.

Ta_ Señora, hemos llegado. Son cinco euros.

M_ Aquí tiene.

Cuando le abrió la puerta, en esa camiseta larga con tirantes


que transparentaba su magnífica figura desnuda, ya su entrepierna
llegaba húmeda y tensa. Sin palabras, cerrando la puerta con el pie,
dejando caer la bandolera al suelo, sin quitarse siquiera la
chaqueta, se metió en su boca y su piel para comenzar a olvidarse,
nuevamente, del mundo que existía tras esas paredes.

25 © by ldana & Samantha BAires
C3

ESTHER

En la cama Esther ante la ausencia de Maca comenzó a sentir


una rabia incontrolable, se veía tentada en llamarla y gritarle que lo
sabía, que sabía que no estaba en ninguna suplencia del Provincial,
que sabía que ese fin de semana que había ido a una Conferencia
seguramente se lo había pasado dando clases pero de otro estilo,
sólo pensarlo le entró un ahogo involuntario que le hizo sentarse en
la cama, respirar tratando de controlar aquel ataque de ansiedad, y
allí sentada sintió la necesidad de saber en que momento había
fallado, porque sin duda era un fallo originado por ella misma,
recordó como le confesó que tenía miedo a tener un hijo, a
perderla, a ser mala madre, y parecía que aquellas palabras en el
tiempo se habían convertido en realidad. En ese instante donde la
luna parecía alumbrar sus ideas, se daba cuenta que la había
perdido, que tenía que hacer algo para recuperarla pero no sabía
por donde empezar, que había sido mala madre desde el momento
en que en un arrebato de dolor le había gritado aquello de que
estaba harta de su embarazo. Aquella discusión llegó a ella con una
facilidad insultante.

En aquel cuarto, su miedo, sus estúpidos celos y su


inseguridad cobraron vida, una vida que en ese momento se le
estaba acabando, una vida que ahora mismo estaba muriendo.

E_ ¿Tú de qué vas, eh? –se giró con rabia cruzándose de brazos.

M_ Esther... –suspiró-, Carlos me insistió de que no te avisara me


dijo que era lo mejor para el crío que no quería que sufriera.

E_ Ya y a quien le importa que yo sufra.

M_ Sabias que se lo iban a llevar, te lo avisé.

E_ Estoy harta, estoy harta de que seas tan perfecta, de que


siempre quieras llevar la razón, estoy harta de que quieras ser el
centro del mundo y estoy harta de tu embarazo.

M_ ¿De mi embarazo?

26 © by ldana & Samantha BAires
E_ Sí.

M_ Se suponía que era nuestro embarazo.

E_ No te engañes, no, tú eres la protagonista de esta historia y yo


aquí no pinto nada.

M_ ¿Cómo puedes decir esas tonterías?

Al recordar sus palabras no pudo más que romper a llorar,


¿cómo pudo decirle aquello?, desde luego que habían sido
tonterías, se dijo a sí misma mientras una profunda exhalación de
aire llenó la habitación, sabía que le había hecho daño por mucho
que Maca no lo quisiera aparentar, sabía que por mucho que
después hablaron, aquel instante le había hecho daño y casi estaba
segura que había sido un detonante para que después de dar a luz,
con la excusa de la enfermedad de su padre, se marchara. Su
comportamiento inseguro, su miedo a perderla le había hecho daño
y en ese momento aún se sintió peor, más culpable, menos capaz
de echarle en cara a Maca nada.

Cuando oyó la puerta de casa cerrarse, miró el reloj de la


mesita de noche, marcaba la una y media de la mañana, suspiró.
Los pasos de Maca se escuchaban cada vez más cerca, hasta entrar
en la habitación, Esther cerró los ojos con fuerza sabía que Maca no
le daría ni un beso para no despertarla, que a lo sumo pasaría su
brazo por su cintura y poco más. La oyó entrar al lavabo, lavarse los
dientes, cambiarse con la luz apagada y sigilosamente meterse en
la cama, al hacerlo la oyó suspirar acomodarse la almohada y sin
mucho trabajo quedarse profundamente dormida.

E_ ¿Maca... qué voy a hacer?, ¿cómo te digo que lo sé?, si ni


siquiera me has besado, si ni siquiera tienes dudas para dormir
enseguida... y yo... cuando estuve con Raúl, recuerdo las noches
que vinieron, mis miedos, mis dudas, mi lamento, mi dolor por lo
que había hecho...

Su mente se fue a dos años antes, donde trató de ser sincera


por primera vez consigo misma y darse cuenta de que algo iba mal.

Ra_ Esther esto es absurdo si no hablamos no vamos a...

27 © by ldana & Samantha BAires
E_ A ver si... Siéntate –le dijo con gesto serio al ver que no se
sentaba insistió-. No, siéntate.

Ra_ Esther no ha pasado nada yo ya sé que entre nosotros no va a


haber nada.

E_ Ya pero el problema no es ese Raúl, es lo que significa, yo llevo


tiempo distanciada de Maca por que bueno ella se esta ocupando
mas de nuestro hijo, pasa mucho tiempo en Sevilla y yo poco a
poco me he ido desligando, me he ido desvinculando y... no se
como si no fuera a durar para siempre, y yo quiero que dure, y con
todo esto me da miedo que me deje, me da miedo que se vaya.

Ra_ Esther Maca te quiere mucho.

E_ Ya pero es que... hay algo que estoy haciendo mal... no sé si con


ella conmigo, no sé si es de la semana pasada o de hace más
tiempo.

R_ No Esther... no te culpes...

E_ Mira cuando llego a casa y veo a Maca dormir y pienso que


estamos casadas y que tenemos un bebé, me parece tan bonito...
es como un regalo para mí es como un regalo y la estoy cagando.

Ra_ No ha pasado nada.

E_ Lo que ha pasado entre nosotros fue... y vale que si que estaba


blandita y necesitaba cariño... pero yo se lo tengo que contar a
Maca... se lo tengo que decir.

Ra_ No le digas nada.

E_ No puedo... no puedo.

En aquella cama, aferrada a la sábana al recordar nuevamente


todo, se sintió estúpida, ella sola había comenzado a echar por la
borda la relación, ¿o ya estaba mal entonces y no lo supieron
arreglar?, quizá debió ser sincera con Maca, la echaba de menos,
sentía que aquel distanciamiento que había puesto entre ellas su
mujer, significaba que Maca la iba a dejar y su miedo a perderla la

28 © by ldana & Samantha BAires
llevó a los brazos de Raúl, una sola noche con consecuencias
dramáticas para el resto de sus días hasta llegar a aquel fatídico
instante donde se dio cuenta que había otra. Su inseguridad y la
necesidad de sentirse protegida la llevaron a perder la cabeza, a
arrepentirse un segundo después de amarse con Raúl, a seguir
arrastrando su culpa. ¿Y cómo iba a soportar aquello?, no podía, no
podía seguir dejando que la vida le hiciera cobarde por el temor de
perder a Maca, de perder a quién más le había amado, y a quien
casi sin percatarse, más daño había hecho, con su actitud cobarde
durante el embarazo de Pedro, y con el posterior engaño, por no ser
capaz de plantarse en Sevilla y decirle lo que tantas veces pensó.

E_ Tú te vienes a casa, vendremos a ver a tu padre los fines de


semana, pero tu lugar está a mi lado, te quiero, te necesito y no
puedo vivir sin ti.

¿Qué podía haber pasado?, que Maca le hubiera echado en


cara su actitud distante, al menos, lo habrían hablado sin llegar al
extremo de necesitar que Raúl cubriera estúpidamente el lugar de
Maca, que ni siquiera se planteó aquello, pero parecía que los
caminos de la vida la llevaban a él una y otra vez. Desde luego, era
inútil pensar en eso en aquella cama, con la compañía de una Maca
tan lejana, se giró con cuidado y se encontró con su espalda, una
espalda que seguramente habría sido rozada por otra piel, por otros
labios, y sin poderlo evitar sus ojos se llenaron de lagrimas, no
quería llorar, pero su miedo a perderla seguía asfixiándola. Se
levantó sin hacer ruido, Maca estaba en el primer sueño y no la oyó,
salió de la habitación hasta la cocina, se sentó con vaso de tila ante
ella, sabía que no debía ponerse nerviosa, que era malo para el
embarazo, pero como no hacerlo, sabiendo que su mujer se iba con
otra, ¿en qué estaba fallando?, ¿en qué?

A la mañana siguiente cuando entró en el hospital, Teresa captó lo


que no había querido captar Maca al verla y despedirse. Una
enorme tristeza. Se bajó las gafas, mirándola en silencio.

E_ Buenos días Teresa.

T_ Que no me chupo el dedo, ¡eh! –Esther sonrió y se metió hacia


dentro-. Carmen, anda quédate aquí tengo una urgencia.

29 © by ldana & Samantha BAires
Se fue tras Esther, la vio entrar en el cuarto de enfermeras y
tras un suspiro tocó para abrir la puerta y entrar.

T_ Tienes muy mala cara, ¿te ha visto Maca? –Esther asintió-. ¿Y?

E_ Nada... delante suya trato de disimular.

T_ ¿Para qué? –la miró atónita.

E_ No lo sé –dijo con actitud derrotista mientras se sentaba en una


silla resoplando.

T_ Esther, esto no es cualquier cosa, no sé... no es un constipado el


cual se pasará, Maca está con otra mujer y no puedes dejarlo pasar.

E_ ¿Y qué hago?

T_ Algo, lo que sea no puedes estar así.

E_ Ya pasara –dijo decaída.

T_ Cariño... es muy duro estar en tu situación pero no puedes


quedarte con los brazos cruzados esa actitud es... no sé... es duro
pero...

E_ Lo duro fue lo que yo le hice, así que ahora tengo que tragar con
lo que sea, no hay más culpable que yo, aguantaré hasta que tenga
este niño que no tiene culpa de mis torpezas, y una vez lo tenga,
lucharé por ella de igual a igual.

T_ No lo vas a soportar.

E_ ¿Qué pasa, tú también sabes quién es? –la miró con dureza.

T_ No... pero amas demasiado a Maca como para quedarte


tranquila.

E_ Aún está a mi lado ¿no?, pues ya me vale. Gracias por estarlo tú


también –le besó y se marchó.

T_ Tengo que hablar con Maca... al menos no puede ir por ahí con la
barbie esa, al menos que Esther no sepa quien es... ¡mira qué lo

30 © by ldana & Samantha BAires
sabía yo, que esto les iba a pasar por no hablar en su momento!...
si es que estamos gafados con las parejas en este hospital.

Por el pasillo, Esther se cruzó con Claudia que al ver su cara le


impactó, como estaba apoyada sobre el mostrador se puso a su
altura. No quería entrometerse en la pareja, pero sin duda, Esther
tenía mala cara y necesitaba saber si había descubierto algo,
necesitaba hablar con Maca.

C_ ¿Todo bien Esther?

E_ ¿Sí, por? –la miró con dudas un tanto a la defensiva

C_ No, por nada, porque trabajas demasiado y debes acordarte que


estás embarazada –le sonrió con cariño.

E_ Tranquila –le devolvió la sonrisa-. Lo sé.

C_ Bueno... oye si necesitas algo.

E_ Gracias Claudia –al verla machar se quedó pensativa “también


debe saberlo”. Suspiró.

C_ Esther –volvió sobre sus pasos y tras un suspiro le preguntó-.


¿No quieres descansar un rato? ¿nos tomamos algo... una tila? algo.
Y si quieres... hablamos. Yo ... tú sabes... con Aimé... no sé me tiene
un poco... aysss... la separación.

E_ Vale... la verdad que estaba pensando tomarme un buen vaso de


leche –sonrió-. Aunque la tila... no sé...

C_ Es un decir –dijo apresuradamente.

E_ Ya –asintió mientras caminaban hacia la cafetería.

C_ Ya sé que no somos muy amigas pero...

E_ No, es cierto, eres más amiga de Maca –le dijo poniéndose


azúcar en la leche.

C_ Las circunstancias supongo –no sabía muy bien que decir.

31 © by ldana & Samantha BAires
E_ Eso...

C_ ¿Estás bien Esther?

E_ Sí, ¿por? –negó con un movimiento sutil la cabeza, mientras se


sentaba.

C_ No por nada.

E_ ¿Y tú?, siento lo de Aimé... una separación debe ser muy dura si


amas de verdad –parecía hablar pensando en otra cosa.

C_ Sí –hizo un gesto de pena parecía notar la zozobra que en ella


existía y notó como trataba de disimular-. La verdad que no puedo
llevar una relación con tantos problemas del trabajo... tanto...

E_ Si te comprendo –le interrumpió mientras leía la frase del sobre


del azúcar. “Quien se cae... que aprenda a levantarse y luchar”-.
Maca está últimamente más en el Hospital y el Provincial que en
casa, las guardias... los cursos de fin de semana... y creo que no se
da cuenta que los niños la extrañan y yo... ni te cuento.

C_ Ya... puedo saber lo que eso –sonrió con tristeza mientras ante sí
veía una mujer derrotada.

E_ Trabaja mucho –la miró fijamente a los ojos, Claudia los retiró con
premura.

C_ Espero que las cosas no acaben como nosotros, que el trabajo no


pueda con el amor.

E_ Nunca hasta ahora había sido así, y espero que no lo sea...

C_ Mejor –le tocó la mano con demasiada ternura no pudo evitar


aquella caricia al pensar en que ocupaba el tiempo Maca.

E_ Bueno... voy a dejarte que tengo aún cosas que hacer, muchas –
hizo un gesto divertido.

C_ Y yo –le sonrió y bebió de un sólo trago el café-. Me alegro de


poder charlar contigo.

32 © by ldana & Samantha BAires
E_ Yo también.

C_ Lo sabe... –susurró al verla marchar con gesto de pena

La mañana había pasado para Esther con una operación


ayudando a Héctor, había preguntado si Maca había llegado y la
respuesta de Alicia fue que si, que estaba en el box 2, con el niño
que había ingresado Laura de África, tras unos segundos en el box
con ella le dijo.

E_ Oye... ¿a qué hueles?

M_ Ahhhh perfume que me ha vomitado un niño, ¿me he pasado,


no? –le retiró la mirada rápidamente.

E_ Pues sí, un poco –le sonrió

Siguieron trabajando, pero a Esther todo se le hacía pesado e


interminable, ya no sólo por el perfume que sabía no era de Maca,
sino, porque le había vuelto a avisar que seguramente se marcharía
a una cena con Nieves que estaba pasando un mal momento
personal. En esas estaba en el cuarto de un nuevo paciente, cuando
fuera, oyó los gritos de un hombre, salió y allí Lola y Verónica, sin
pensarlo mucho como era su carácter enfrentó a aquel hombre
mientras sus compañeras la observaban. Después nuevamente
junto a las dos para controlar aquel paciente que tratando de
burlarse de un pobre enfermo que el único mal que había hecho era
sufrir Esquizofrenia. Al terminar, llevaba el parte de alta del
enfermo para que Vero lo firmara, y al acercarse, su mundo se
desmoronó, su nariz su pituitaria le traicionó o le hizo reaccionar
como se prefiera, penetró en ella aquel perfume que había olido
minutos antes en su mujer, y entonces los nervios lo trasladaron
hasta el cerebro, y una vez allí una imagen le hizo explotar su
interior como si fuera parte de un castillo de fuegos artificiales. No
podía saber que le había preguntado ni que le había respondido la
otra, su mano en la frente, su garganta seca, sus palpitaciones en
las sienes, en la garganta, y una visión de aquella mujer besando a
Maca, ahora tenía cara, ahora tenía rostro, nombre y le estaba
provocando un ahogo incontrolado.

Ja_ ¿Esther? –se apresuró a acudir a ella.

33 © by ldana & Samantha BAires
E_ Estoy bien... sólo ha sido un mareo –dijo blanca como la luna.

Ja_ ¿Seguro? –la miraba algo preocupado.

Ra_ ¿Pasa algo Esther?

E_ No, no, nada... sólo un mareo –sonrió para quitar importancia.

Ra_ Vamos a la cafetería –le dijo mientras veía como Verónica se


perdía por el pasillo y sintió una rabia que le provocó un gesto tenso
en su rostro-. Vamos.

E_ No, de verdad, quiero seguir trabajando.

Ja_ Pues yo creo que deberías irte a casa –le dijo mirándola
fijamente.

E_ Gracias chicos, de verdad... pero no...

Ja_ De acuerdo a cabezota no te gana nadie.

E_ Javier por favor, no le digas a Maca no quiero que se preocupe.

Ja_ Si te vas a casa no se lo digo.

E_ Vale –suspiró sonriendo-. Acabo esto y me voy.

Ja_ Así me gusta –le besó en la frente y se fue.

Ra_ ¿Ha sido ella?, ¿te ha dicho algo? –la miraba intensamente.

E_ ¿Quién?

Ra_ Verónica –susurró su nombre mirándola con el dolor marcado en


sus pupilas.

E_ ¿Qué me tenía que decir?, mira Raúl estás muy raro, ahora voy a
seguir trabajando.

Con los ojos clavados en ella, y un presentimiento de que ya


sabía quien le estaba destrozando el alma, la vio perderse por el
pasillo, se giró y entonces se chocó de bruces con Maca. Nuevas

34 © by ldana & Samantha BAires
miradas reprobatorias de él, nueva mirada asqueada de ella.

Había terminado los papeles que debía archivar y tras


asegurarle a Javier que estaba mejor pero se marchaba, entró al
vestuario, trató de tranquilizarse mirando la foto que tenía en su
taquilla, los niños y ellas dos, miró a Maca tenía en brazos a Patricia
y una sonrisa de oreja a oreja, ¿sería real?, ¿estaría ya con
aquella...?, omitió el adjetivo, sin duda ella era la que menos culpa
tenía de todo. En esos pensamientos estaba cuando entró Maca, al
verla vestirse se acercó sonriendo y le preguntó:

M_ ¿Ya te vas?

E_ Sí. Oye Maca una cosa... ¿vas a ir a casa?

M_ ¿Cómo qué si voy a ir a casa? –metió sus manos en los bolsillos


mirándola con dudas.

E_ Es que he quedado y...

M_ ¿Con quién? –preguntó sin poderse aguantar pensando en Raúl


ante el gesto de Esther sonrió-. Perdona...

E_ No cariño, ¿recuerdas que siempre te hablé de mi amiga Montse?

M_ Sí –¿y ahora qué le digo a Vero?... no puedo dejar que salga... he


quedado con ella en su casa. Y distraída le dijo-. Si, si, he hablado
con ella por teléfono.

E_ Ha venido a Madrid y he quedado con ella, ¿no te importa,


verdad?

M_ Pues tenías que haberme avisado, tengo guardia cariño.

E_ ¿Guardia? –la miró ya no sorprendida sino, rabiosa por saber que


clase de guardia.

M_ Pues sí... guardia... además creo que deberías avisarme con


tiempo de estas cosas.

E_ ¿Cuándo quieres que te avise? –le preguntó muy seria su gesto


se había tornado adusto.

35 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¿Qué quieres decir?

E_ Últimamente no coincidimos en nada, siempre estás trabajando


o de guardias, no sé lo que piensas hacer, ¿tengo que adivinar
cuáles son tus planes?

M_ Oye no te pases, sólo te he dicho que me avises no puedes


dejarme a los niños así de un momento a otro.

E_ ¿De un momento a otro?, ¡cuántas veces me quedo yo con ellos


porque de un momento a otro tienes algo que hacer!, ¿acaso tú me
avisas?, ¿acaso te importa si estoy cansada o no?... ¿o qué pasa,
tanto trabajo también te ha hecho olvidarte que son tus hijos
también y tienes otras obligaciones? –la miró entrecerrando los ojos
con una mirada muy dura.

M_ ¿Qué te pasa, eh? –le preguntó poniéndose en jarras con actitud


chulesca y a la vez algo defensiva.

E_ ¿Debe pasarme algo? –cerró la taquilla.

M_ Pues.. no sé a que viene este numerito.

E_ Viene a que estoy cansada Maca, viene a que te importa una


mierda si estoy bien o no, viene a que yo también necesito salir y
charlar.

M_ ¿Me estás echando algo en cara?, fuiste tú quien no quiso salir el


otro día, ¿qué pasa que ahora para salir con tu amiga no estás
cansada? –le dijo con voz gélida y muy molesta.

E_ No quiero discutir... si puedes bien, sino, haces como siempre,


llamas a Telma y que se quede, total es tu especialidad que tus
hijos los cuiden otros.

M_ Ya veré cómo lo arreglo –y con enfado le preguntó antes de


salir-. ¿No vas a venir a cenar?

E_ Últimamente no cenamos casi nunca juntas, así que... no pasa


nada si hoy tampoco, ¿no te parece? –el gesto de Maca fue de
sorpresa. Esther la bordeó y sin beso se marchó con gesto molesto.

36 © by ldana & Samantha BAires
Caminaba por el pasillo con un agudo dolor de estómago, no
quería mostrarse así con ella, no quería echarle en cara nada, pero
aquella actitud egoísta nuevamente por su parte, aquel gesto que
no había querido ver en ella desde hacía tiempo, de pronto la vio
tan diferente, los ojos de su mujer, Maca, se mostraban diferentes
al mirarla, no había brillo estaban opacos, y al darse cuenta sintió
como un escalofrío recorría su espalda. ¡Prefería irse a quedarse
con sus hijos!, se sintió estúpida Teresa tenía razón, ella había sido
culpable de un error en el pasado que les afectaba en el presente,
pero no había descuidado su amor por Maca, le había dejado su
espacio como siempre, pero ni un sólo mal gesto por ella, ni un sólo
reproche porque en todo momento pensaba que lo que sucedía era
por su error.

37 © by ldana & Samantha BAires
C4

MACA

M_ No, Vero. Imposible. Tengo que hacerme cargo de los niños.

V_ Venga, Maca. Llamas a la canguro y lo solucionas. Unas horitas,


que los niños ni lo van a notar.

M_ No, no... Telma los trae de la guardería y ...

V_ Chiqui... había preparado algo... para las dos. Algo que se te


enloquece.

M_ Ah, ¿si? - mordiéndose el labio.

V_ Una sorpresa... especial.

M_ ¿Y...? Mañana, para el desayuno ... ¿No puede ser? ¿Qué dices?
Llevo unos croissants y ...

V_ ¿No te corresponde dejarlos en la guardería?

M_ Pues ... nada. Que me han cambiado la guardia. En el Provincial


suelen hacer esos cambios.. o no?

V_ ¿Mañana entonces?

M_ Vale.

V_ La vas a pasar muuuuuu bien, te lo aseguro. El mejor desayuno


de tu vida.

M_ Mmmm, ¿tanto?

V_ Te lo has ganado con creces, cariño. Anoche fue ...

M_ ¿Estuvo ... bien anoche?

V_ ¿A ti que te parece? ¿Noooo ... se me notaba?

38 © by ldana & Samantha BAires
1.M_ Me pareció, sí. - sonriente.

V_ Hasta mañana. No llegues muy tarde, ¿eh?

Se quedó mirando el móvil con una sonrisa tonta en la cara. Ni


siquiera notó que Claudia y Javier entraban a la sala de médicos
conversando sobre un paciente. Claudia notó su mirada perdida,
aunque con los ojos chispeantes y esa ... sonrisa. Supuso enseguida
con quien había estado hablando.

C_ Maca. ¿Molestamos?

M_ Eh? No, no. Estaba ... con unos informes.

J_ Oye Maca. Esther bien, ¿no?

M_ Sí. Todo bien. ¿Por qué?

J_ Nada. Preguntaba.

Javier no sabía mentir. Cuando ocultaba algo, evadía mirar a


los ojos. Había captado hace tiempo esa peculiar característica del
médico, que alguna vez Laura le había confirmado en una charla a
las perdidas en la cafetería.

M_ Javier. No sabes mentir. Venga. ¿Ha pasado algo que deba


saber?

J_ Me pidió que no te lo comentara. No quiere que te preocupes.


Después de atender al paciente ése que llevaban Verónica, la
psiquiatra nueva, y ella. ¿Recuerdas? El padre que montó un pollo
por el tío esquizofrénico que trabajaba de portero...

M_ Ya sé quien. Venga. ¿Qué pasa con Esther? - preocupada.

J_ Estaba mareada. Con Raúl la quisimos atender, pero se negó.


Aceptó irse a casa antes. ¿Hay algún problema con el embarazo?
Los análisis y las ecografías ¿van bien, no?

M_ Sí. Todo normal, por ahora. Está en los últimos meses. Tú sabes
que es la época en que te encuentras más pesada, con más

39 © by ldana & Samantha BAires
molestias. No me dijo nada. No creo que haya sido gran cosa. De
hecho, se iba a encontrar con una amiga muy especial, que hace
años no ve. Ha llegado a España hace poco. Así que...

J_ Vale. Mejor así. - sonaba su busca. Claudia, creo que vamos a


dejar la discusión para después. Tengo que ir a rotonda.

C_ Vale. Me buscas cuando estés disponible - cuando se hubo


retirado Javier. ¿Tienes tiempo para un cafetito o estás muy liada?
Quiero comentarte algo.

M_ ¿Puede ser aquí? Quiero terminar estos informes. Hoy tengo que
hacerme cargo de los niños y no puedo llegar tarde a casa.

C_ Vale.

Se paraba e iba a servir dos tazas de café. Mientras volcaba el


café en las tazas trataba de pensar la mejor forma de encarar la
discusión. No le gustaba meterse en cuestiones de pareja, pero
tenía la sensación de desastre inminente. La charla con Esther en la
cafetería, más temprano, la había dejado muy inquieta. Esther
sabía, lo presentía. Lo que Javier había comentado de los mareos le
terminaba de confirmar sus sospechas.

C_ Aquí tienes.

M_ Gracias. ¿Qué es eso que quieres comentarme? - sin levantar la


vista del informe que completaba.

C_ Esther lo sabe. Estoy segura. - llevaba su taza a la boca, la


miraba esperando su reacción.

M_ No creo. Hoy ha estado un poco cortante y distante conmigo, de


hecho hemos tenido un cruce de palabras y algún reproche por su
parte, pero ... No, no lo sabe - mirándola a los ojos. ¿Tú crees que si
lo supiera no me diría nada? ¿No me preguntaría? No, Claudia. Son
ideas tuyas.

C_ Maca. Lo sabe y por eso el mareo después de estar con Verónica.


Hoy fui con ella a tomar algo. Tenía la cara descompuesta, como si
no hubiera dormido. La angustia era evidente. No me puedo creer
que esta mañana al levantarte no notaras cómo estaba.

40 © by ldana & Samantha BAires
M_ Anoche llegué muy tarde, ya estaba dormida. Y hoy... Se fue
antes que yo, apenas cruzamos dos palabras.

C_ ¡Venga! Maca. Tía, que está en entrando el octavo mes. No me


puedo creer que no le prestes atención. Con lo que este embarazo
significa para Patricia. No la puedes descuidar así.

M_ Claudia, no dramatices, ¿vale? Me ocupo de ella.


Constantemente le pregunto, la controlo.

C_ Sí, ya veo cómo. Ni te has dado cuenta que no ha pegado un ojo.


Si Javier no lo menciona, ni te has enterado que ha estado mareada.
¿No notaste en qué momento se mareó? Después de ... trabajar con
Verónica. ¿No te dice nada eso?

M_ Una casualidad, Claudia. Igual, ya mismo le pego un toque y le


pregunto...

C_ ¿Sabes lo que me ha dicho hoy? Quien se cae... que aprenda a


levantarse y luchar.

M_ Bonita frase. ¿Y?

C_ Vale. Te voy a decir otra frase, a ver si te entra en la cabezota.


No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Maca observaba la dureza de la expresión de Claudia. Claudia


era su amiga, la había apoyado y consolado y ayudado durante su
breve separación de Esther. No era una metomentodo, más bien
trataba siempre de escuchar y hacer preguntas con mucho cuidado.
Nunca la había cuestionado moralmente por la situación, de hecho
alcanzaba a comprender perfectamente su agobio. Lo aprobara o
no, siempre había estado allí, como una amiga, lista a brindarle su
apoyo y su tiempo.

C_ Maca. No puedes seguir así. Si lo que pienso es verdad, si Esther


lo sabe, debe estar sufriendo horrores. Si no lo sabe y se llega a
enterar, lo mismo. Le vas a hacer mucho daño. Recuerda cómo te
sentiste tú.

M_ Lo recuerdo perfectamente. Raúl se encarga de hacerlo con su

41 © by ldana & Samantha BAires
omnipresencia día tras día. Hacia donde dirija la mirada, ahí está él.
En casa, en el hospital, en todos lados. Creo que más que un
matrimonio con Esther, me he casado con Esther Y Raúl.

C_ ¿Y eso te da el derecho a hacerle esto?

M_ No me estoy vengando, si a eso te refieres. No quiero herirla,


Claudia. Necesito a Esther. Pero a la vez, no aguanto la situación.
Me ahogo, me asfixio. Este último año ha sido agobiante. La
fertilización in vitro, la compatibilidad de los embriones, la
inseminación, atender que Patri estuviera bien, luego el nuevo
embarazo de Esther, sus miedos. Te repito, no quiero que Esther
sufra.

C_ Lo que quieras o no quieras ya no interesa. Lo que importa es lo


que tus acciones causan Maca. Se te ha escapado la situación de
las manos. No puedes controlarla, como no puedes controlarte tú
con Verónica. Ella, por si te olvidaste, trabaja aquí, en el hospital. Si
Esther lo sabe,¿te imaginas el infierno que es para ella trabajar al
lado de la amante de su mujer? ¡Por Dios, Maca! Entiendo lo que
has pasado, lo hemos hablado, pero aún así... no te justifica Maca.
Si no aguantas más, habla con Esther. Dile lo que te sucede, cómo
te sientes...

M_ ¿En su estado? Venga, Claudia. Primero me dices que le voy a


hacer mucho daño y ahora me dices que hable con ella. ¿Qué le
digo? Mira Esther, todo esto me agobia, no soporto a Raúl ni a ti
abrazándote con él, necesitaba un poco de distracción y me eché
una amante... ¿Te parece así, eh? ¿Qué me dices? Luego de eso, un
desprendimiento de placenta o un sangrado o que se adelante el
parto. ¿Te das cuenta? No podría vivir con la culpa de que algo le
sucediera a la niña. Por la niña y por Patricia, ¿me entiendes?

C_ Se que no es fácil, pero no puedes seguir así. No sé. Habla con


Vero. Por un tiempo, hasta que todo esto pase, traten de no verse,
no sé. Algo así. Luego, después que pase todo, piensas mejor qué
es lo que sientes, Maca. Porque lo de Vero, no es un simple
desfogue como dijiste. Me parece que es algo más.

M_ No quiero perder a Vero, Claudia. La necesito. Si Esther se ha


enterado y no dice nada es que acepta la situación, sabe que ella
inició todo esto. Por algo no me dice nada. Y si no lo sabe, no te

42 © by ldana & Samantha BAires
preocupes, no se va a enterar.

C_ ¿Estás muy segura, no?

M_ ¿Segura? No. Estoy .... confundida. No sé bien qué me está


pasando. No quiero perder a ninguna de las dos. Pero por ahora, de
algo sí estoy segura y es que no quiero dejar de ver a Vero.

C_ Vale. Tú misma. Pero te aviso. No creas que todos van a bailar al


son de tu música, Maca.

M_ ¿Qué quieres decir?

C_ Que hasta ahora Esther haya dependido de ti, haya aceptado tus
guardias imprevistas, tu exceso de trabajo, tus cursos, no quiere
decir que lo vaya a seguir haciendo. Hoy la vi mal, es verdad, pero a
la vez... no sé, distinta. Esa frase te parecerá bonita, pero dice algo
de lo que pasa por su cabeza, Maca. Tú necesitas a Esther, lo sé.
Pero crees que ella no quiere perderte, tiene miedo a estar sola y va
a aceptar lo que le ofrezcas. No sólo tú has sufrido con todo lo que
os ha sucedido. Esther también ha pasado y pasa lo suyo. No eres
la única víctima de esta situación. Tú has cambiado, me lo has dicho
y aunque no me lo dijeras, lo noto. Quizás Esther también haya
cambiado.

Se levantaba, visiblemente enfadada y se retiraba.

M_ ¡Joo! Lo único que me faltaba. Los reproches de Claudia. ¡Ahora


resulta que soy una hija de puta! ¡Mierda!

El resto de la guardia tuvo algunos casos importantes. Un niño con


una bronquitis asmática. Otro con un bazo destrozado, que junto
con cicatrices en piernas y brazos y antecedentes de fisuras en
brazos y muñecas indicaban maltrato. En este último caso, lidiar
con los padres, reproches y discusiones que la agobiaban. En uno
de sus ratos libres le pegó un toque a Esther. Móvil desconectado.

M_ ¡Venga! Nunca lo hace. Siempre pendiente si pasa algo con Patri


o si Pedro...

Habló con Telma. Ningún problema en la guardería. Los niños

43 © by ldana & Samantha BAires
bien. En casa. Unos minutos más y finalizaría su turno. Fue a
rotonda a entregarle los informes a Teresa.

M_ Teresa, los informes que faltaban. Todos listos. No me queda


ninguno pendiente. Me voy a casa.

T_ Bien. Déjalos allí, en esa canasta.

Ni la miró. Normalmente, cuando le decía que se iba a casa, se


acercaba, le preguntaba, la atosigaba, siempre con lo mismo.
Intentando cotillear un poco. Hoy, nada. Podría haber entrado el
Príncipe de Asturias y ni se hubiera dado por enterada.

M_ Eh... ¿Todo bien, Teresa?

T_ Como siempre -metida en sus papeles.

M_ Vale. Oye... eh... ¿Tú sabías algo de Esther, que estuvo mareada?

T_ Tú vives con ella, duermes con ella. Sabes más que yo. O... se
supone que deberías saber más que yo -metida aún en sus
carpetas.

M_ Ya. Vale. Me cambio y me retiro - un poco mosqueada por el


comentario, ¿a qué venía la actitud de Teresa?, no solía ser así.

T_ Tú misma.

M_ ¡Vaya humor! ¿Teresa sabrá algo ? No, no creo. Seguro está en


uno de esos días locos que suele tener. A su edad, desbalance
hormonal. La menopausia dura un tiempo - mientras caminaba
hacia taquilla.

R_ ¡Ups! ¡Disculpa! No te vi - chocando con ella mientras se


colocaba la chaqueta del SAMUR para salir por una urgencia.

M_ Vale. No es nada - con gesto serio, mirándolo duramente a los


ojos.

Mo_ Venga, Raúl. ¡Que es un derrumbe! ¡No te demores!

Los veía irse corriendo. Esa punzada en el pecho, cada vez que

44 © by ldana & Samantha BAires
lo veía se repetía. Llegó a taquilla. Se sentó en el banco. El móvil le
anunciaba un mensaje de texto.

“¡Qué penita! Te echo de menos. Aunque... tú te lo pierdes. Vero”

Suspiró. Le gustaba estar con ella, se olvidaba de todo en esos


momentos, aunque luego... volvieran a instalarse en su mente, en
sus días y horas, aquéllos instantes...

Diez meses atrás...

Dr. Alonso_ No se trata de una inseminación como la anterior.

E_ No entiendo.

Dr. A_ Permitidme una explicación más exhaustiva. Seguro lo


habréis investigado a fondo. Aún así quiero que tengáis una
explicación bien clara. Tengo el informe del hematólogo que está
tratando a la niña. La terapia de andrógenos que recibe durante un
tiempo va a funcionar, hasta que, lamentablemente, no hagan
efecto y la enfermedad se vaya desarrollando, provocando ...

M_ No es necesario que lo vuelva a explicar. Conocemos el


desarrollo de la enfermedad.

Dr. A_ Vale. Bien. Lo que nos toca como centro de desarrollo


genético. La niña necesita un transplante de médula ósea
alogénico, es decir de un donante del cual se debe verificar que
haya compatibilidad en el sistema genético HLA.

E_ Del cordón umbilical de un hermano, hijo de los mismos padres.

Dr. A_ No sólo de un hermano de los mismos padres. Porque los


padres que engendraron un niño con anemia de Falconi tienen un
50% de posibilidades de engendrar un niño portador sano de la
deficiencia genética, un 25% de engendrar un hijo con la misma
enfermedad que la niña y un 25% de posibilidades de engendrar un
hijo totalmente libre de la deficiencia genética.

E_ Vale. Un niño sano.

Dr. A_ Así es. Ese es el niño que tendría compatibilidad en el

45 © by ldana & Samantha BAires
sistema genético HLA y que ofrecería la posibilidad de curar a
vuestra hija, ya sea por el trasplante de células progenitoras
hematopoyéticas del cordón umbilical o cuando el bebé recién
nacido lo permita, un transplante de médula osea siendo el recién
nacido el donante de su hermano.

M_ Ya. Entendemos. ¿Entonces?

Dr. A_ Para lograr un niño que sea parte de ese 25% de


probabilidades, utilizamos la fertilización in vitro de varios óvulos.
La selección genética de un embrión que puede ser implantado en
el útero materno mediante un tratamiento de fertilidad asistida
puede llevarse a cabo utilizando el método de Diagnóstico Genético
Preimplantatorio.

M_ Selección genética previa... - comenzando a imaginar el


escenario que se iba a presentar.

Dr. A_ El DGP permite descubrir anomalías genéticas de


enfermedades congénitas, pero también transferir aquel embrión
que sea inmunológicamente semejante, es decir histocompatible
con el hijo enfermo y así poder contar con un donante que cure la
afección y le salve al vida. Esta técnica permite traer al mundo un
hijo con las mismas características histocompatibles para poder
utilizar las células madre de la sangre de cordón para resolver el
problema de salud de su hermano.

E_ Eso quiere decir que...

Dr. A_ Que deberíamos utilizar la fecundación in vitro para lograr


varios embriones para seleccionar solamente el feto
histocompatible, esto significa que disminuirá las posibilidades de
rechazo del trasplante. El procedimiento de DGP se lleva a cabo una
vez detectado aquel embrión histocompatible y sano. Exige, en
primer lugar, estimular la producción de óvulos en la madre, para
conseguir la mayor cantidad posible de óvulos que, una vez
fecundados, se someterán a una selección genética.

M_ Todo eso se realiza aquí, ¿verdad?

Dr. A_ Sí. Habrá que escoger los embriones que no padezcan alguna

46 © by ldana & Samantha BAires
enfermedad genética y los sanos que sean histocompatibles con el
hermano enfermo, para evitar un posible rechazo. Lo importante es
que sólo necesitamos de una célula para estudiar. El diagnóstico
genético preimplantatorio permite seleccionar un embrión
genéticamente idéntico. Antes de transferirlo, se realiza esta
técnica al embrión cuando está en estadio de 8 células , a las 72
horas y al día siguiente o a las 48 horas ya podrá saberse si ese
embrión es sano e histocompatible.

E_ Yo ... Maca... ¿No crees que...? -angustiada ante las noticias.

M_ ¿Qué sucede con los embriones sobrantes? - respuesta que


conocía de sobra, aunque necesitaba confirmar.

Dr. A_ Si bien algunos no serán sanos y detendrán naturalmente su


evolución, los que fueran sanos pero no histocompatibles pueden
congelarse para futuros tratamientos de esa misma pareja o
pueden donarse a otra pareja que los necesitara. Depende de la
decisión de vosotras y ... del padre de la niña, es decir, de ....

M_ Sí, sí. Eso lo vamos a hablar entre nosotras y ... con el padre de
Patricia.

Dr. Al_ Entiendo que os habéis sometido a un proceso de


fertilización. ¿Conocéis los trastornos del tratamiento con hormonas
para estimular la ovulación?

M_ Los conocemos. Vale. Los conozco. Yo me sometí.

Dr. A_ ¿Sois conscientes que al haber tenido la señora una cesárea


hace tan poco tiempo hay posibles complicaciones con el útero
y ...?

M_ Sí, doctor, somos conscientes de eso. Somos profesionales del


sistema sanitario - muy borde. Esther tendrá la mejor atención
obstétrica durante su embarazo. Lo hemos previsto. ¿Cuáles son los
pasos a seguir?

Dr. A_ Tengo aquí un folleto explicativo de los pasos a seguir.


Consentimientos legales de la señora y del padre biológico. Estos
últimos son muy importantes. No podremos determinar qué hacer
con los embriones sin el consentimiento del señor.

47 © by ldana & Samantha BAires
M_ Vale. ¿Cuándo deberíamos comenzar con el tratamiento?

E_ Maca. Creo que es mejor que hablemos a solas todo esto.

M_ ¿Hay otra salida para Patricia, Esther? ¿La hay? ¿Alguna que
impida que nuestra niña comience a tener deficiencias hepáticas,
infecciones o que desarrolle tumores cancerígenos en poco tiempo?
No, Esther, no la hay. Por favor, doctor Alonso. Nos explica los pasos
a seguir....

Las lágrimas corrían por su rostro como ríos salidos de cauce.


No se atrevía a abrir la taquilla. Allí estaba esa foto que cada vez
que la observaba le provocaba remordimiento, dolor, angustia,
pena, lástima, toda una mezcla de sentimientos que la abrumaban
y la dominaban.

M_ Mierda! Mierda! Por qué? Por qué?

48 © by ldana & Samantha BAires
C5
En aquella cafetería de siempre, como si el tiempo se hubiera
congelado, y nada hubiera cambiado encontró a su amiga sentada,
como siempre llegaba cinco minutos tarde. Trató de mostrar su
sonrisa alegre porque realmente estaba alegre de poder
reencontrarse con su mejor amiga, y justo al llegar a su altura se
dio cuenta que la vida había pasado, que no se había detenido, su
rostro había envejecido quizá como el suyo.

Mo_ ¡Pero si mi pequeña saltamontes llega tarde como siempre! –


exclamó divertida

E_ No te burles –se abrazaron-. Ayyyy ¡cómo está mi amigota!

Mo_ Que sea más alta que tú no te da derecho a poner ese


superlativo al final –la miraba feliz.

E_ Sigues igual de loca, eso no ha cambiado.

Mo_ ¿Tratas de decirme que me veo más vieja?, no me seas boluda


¿eh? –Esther sonrió y se sentó quitándose la chaqueta-. ¡Menudo
pedazo barriga!

E_ Si, ya me queda poco, muy poco.

Mo_ Me alegro ¿puedo? –hizo el amago de tocar la barriga.

E_ Claro que puedes –cuando Montse acarició su abultado vientre,


notó como le daba la niña una patada-. Mira...

Mo_ Es lista sabes que su tía va a consentirla como a mis demás


sobrinos...

E_ Jo Montse hacía tanto tiempo que no hablaba contigo.

Mo_ Y lo necesitas por lo que veo –Esther la miró sonriente-.


Siempre tan oportuna ¿eh?

E_ Tranquila tengo ganas de saber de ti...

Mo_ Es mucho tiempo para un café así que nos tomaremos un


chocolate con churros –dijo dando una carcajada-. ¡Camarero!.

49 © by ldana & Samantha BAires
Media hora más tarde, en la casa...

Telma: Patri no ha tenido ningún problema. Comió y jugó. Ahora...


Pedro.

M_ ¿Qué pasa con Pedro?

Te_ Ha tirado de los pelos a un niño y mordido a otro. Aquí tienes la


nota que os envía la encargada de la sala. Quiere hablar con
vosotras.

M_ Pedro es un niño inquieto, sí. Pero agredir a otros niños! Nunca...

Te_ Los críos cambian a medida que crecen, Maca.

M_ Lo sé, Telma. Pero ...

Te_ Esther le habla mucho sobre sus berrinches con otros niños,
pero a veces es una forma de llamar la atención o quejarse por algo
que no va bien. A su edad, es su forma de expresarse.

M_ (miraba el cuaderno de comunicaciones y leía varias notas al


respecto) Vale. Gracias, Telma. No sabía que ya lo había hecho otras
veces. Joo! Esther no me lo comentó.

Ya a solas con los niños...

M_ Pedro, deja el control remoto. No es para jugar. Venga, Patri


vamos al baño. Jugamos un rato con los patitos, ¿vale? (cogiendo a
la niña en brazos) ¡Pedro! ¡Te dije que dejaras el control remoto!
¡Juega con tus cosas!

P_ ¡No quedo!

M_ ¿No quieres? Lo siento, pero esto no es un juguete. (quitando el


control remoto de sus manos y colocándolo en un cajón) Ve a tu
habitación mientras baño a Patri.

El chaval se iba a la habitación refunfuñando y mascullando su


enojo.

50 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¡Venga, con el carácter de este niño! Vamos, princesa. Mami te
hace las olitas que te gustan tanto.

Mientras bañaba a Patri y le hacía payasadas con los patitos,


que hacían reír a la pequeña...

¡CRASH!

M_ ¡Jooo! Pedro! ¿Qué ha sucedido?

Silencio.

M_ Venga, Patri. Ya es hora de salir del agua. Te envuelvo en la


toalla y vamos a ver que ha hecho tu hermano. El pobrecillo es muy
bruto, ¿verdad? ¡Muak! Ayss, ¡qué dulce mi niña! ¡Muak!

Pa_ Ma-ma... tá... edo .... ma-ma...

M_ Mamá ya viene, ¿vale?

Iba con la niña envuelta en la toalla y en el salón se


encontraba con la lámpara de pie destrozada en el piso. A su
costado, el balón de fútbol.

M_ ¡Coño! ¡Pedro, ven aquí!

El niño no aparecía. Iba hasta la habitación y lo veía con cara


muy seria, sentado en su mesa.

M_ ¿Qué pasó? ¿No sabes que no puedes jugar con tu balón en el


salón? ¿Eh?

Pedro cruzaba sus brazos y la miraba cabreado, con los labios


muy juntos y los dientes apretados en señal de enojo.

M_ No te mueves de aquí, ¿me entiendes? Ya voy a hablar contigo


jovencito.

P_ ¡Mala! ¡Quedo a mamá! ¡No te quedo máz! ¡Maca mala!

Se iba a cambiar a la niña bufando. ¿Desde cuándo Pedro le


contestaba así? ¿Mala? ¿La había llamado mala? ¿Y dónde había

51 © by ldana & Samantha BAires
quedado el mami que siempre le decía con cariño? Ahora era ...
¡Maca!

En la cocina, Patri sentada en su silla de comer...

M_ Toma, princesa. Aquí tienes a tu oso amoroso. Mami te prepara


la papilla, ¿vale?

Pasó antes a ver a Pedro. Demasiado silencio. Allí estaba el


chaval, sentado en su mesa, con varios muñecos y autos, jugando
tranquilo. Respiró aliviada. No le habló, sólo lo observó unos
minutos. ¿Qué estaba pasando con su niño?

M_ Venga. ¿Dónde está el envase? Esto no es. ¡Joo! (abría y cerraba


las alacenas) No puede ser que se haya acabado...

Pa_ Ma-ma... ma-ma...

M_ Ya cariño. Un minuto más y está tu comida. Ufff

Cogió el móvil.

Mientras en la cafetería, las dos amigas hablaban del pasado,


al hacerlo la sonrisa de Esther que no había aparecido, volvía a
dibujarse aunque de manera muy alejada a la de siempre, su amiga
que la conocía a la perfección se dio cuenta que algo le pasaba y
que lo que le pasara no era poca cosa. Ésa Esther, no era la que ella
esperaba encontrar, contenta, feliz por su nuevo embarazo. Así que
no dudó en preguntar una vez Esther le contó su boda, le habló de
sus hijos pero calló de su mujer.

Mo_ Bueno... llevamos dos horas hablando de cosas pero no de lo


que realmente te preocupa.

E_ Siempre tan observadora –le dijo sonriendo.

Mo_ Tienes un problema y a mí no me engañas.

E_ Bueno la verdad... –entonces sonó su móvil, miró la pantalla y


frunció el ceño preocupada-. Es Maca... ¿dime?...

M_ Esther...

52 © by ldana & Samantha BAires
E_ Dime...

M_ No encuentro la caja de su papilla.

E_ Está en el mueble.

M_ Esther, no está. Creo que es fácil de distinguir, ¿no? Nestlé


cuatro cereales.

E_ Maca, desde hace una semana el hematólogo nos recomendó


probar la Nutriben sin gluten, ¿te has olvidado?

M_ Eh... Lo siento. Esto... Pedro ha tenido un mal día en la


guardería. He visto el cuaderno. Ya ha pasado antes. No me lo has
comentado.

E_ ¿Cuándo querías que lo hiciera? Eres difícil de ubicar, Maca.


Tanto en casa, como en el hospital. Estás demasiado ocupada ...

M_ Esther, te estás pasando con el comentario. Ya lo hablaremos. ¿A


qué hora regresas?

E_ No lo sé. Creo que tarde.

M_ Tú misma.

Trató de controlar su ira. Sí, ira. ¿Cómo le hablaba así? Que no


tenía presente el cambio de alimentación de la niña, pues... que no
se puede tener todo en la cabeza. Recordar absolutamente todo,
que los andrógenos, que los chequeos, que si el ácido fólico, que ...
Vale. Pero Esther sí lo recordaba. Pedro... Pedro. Le comentó del
balón que golpeó la torta de la niña, si hasta hicieron bromas,
sonreía. Bruto como tú, le había dicho. Pero ahora Pedro ya no era
“como ella”. Le había dicho ¡Maca mala!, nunca antes. Su niño, su
pequeña locura personal, tan independiente, tan inquieto y a la vez
tan dulce. ¿Dónde estaba su niño?
Tras un largo suspiro, Esther miró a su amiga queriendo borrar de
su mente el tono de Maca y sus palabras.

E_ ¿Por dónde ibamos?

53 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ ¿No sabe que hace una semana su hija no toma esa papilla? –la
miraba con una ceja alzada.

E_ Vale te lo cuento... la verdad que si no lo hago voy a explotar.

Mo_ Bien, pediré otro chocolate –sonrió-. Dale.

E_ Hace dos años que Maca y yo comenzamos con problemas, la


culpa fue mía, no me comporté con ella demasiado bien, todo se
fue enredando hasta que nació Pedro, ella pasaba más tiempo en
Sevilla con su familia que conmigo. Me daba la sensación que me
quería dejar, así que como dependía de todo de ella, me líe con un
compañero del Hospital –tragó saliva-. Él en ausencia de Maca me
escuchaba, me mimaba... bueno... que fui una gilipollas y terminé
acostándome con él, una vez, solo una pero...

Mo_ ¿Nunca le dijiste a Maca que volviera?

E_ Sí muchas veces le decía que necesitaba verla... –parecía


recordar las veces que le llamaba y le rogaba que volviera.

Mo_ ¿Y?

E_ Nos veíamos las veces que yo iba a Sevilla... la culpa fue mía no
debía haberme liado con él.

Mo_ Yo diría más bien que la culpa es de ambas, tuya por lo que
pasó y de ella por no escuchar tus reclamos –la miraba seriamente.

E_ Ya pero... bueno yo quería decirle lo que había pasado, quería


decirle era lo más sensato que me había equivocado y me había
acostado con Raúl, pero no sabía como me daba miedo que me
dejara –Montse asintió-. Así que con el accidente fue como
descubrimos las dos que estaba embarazada.

Mo_ Joder..

E_ Ella me ayudó, me curó, me hizo todo el caso del mundo, pero


algo entre nosotras se había roto, se había quebrado, y terminó
echándome de casa.

Mo_ ¿Embarazada?

54 © by ldana & Samantha BAires
E_ Sí.

Mo_ ¿Sin saber que nada más fue una vez? –la miraba atónita.

E_ Y eso que más da, le engañé y eso es lo que queda.

Mo_ Fue un error por tu parte... pero un solo error Esther...

E_ Pero suficiente para perder la confianza, ella es así y yo no supe


estar a su altura.

Mo_ Pero a ver... yo recuerdo que te llame con el embarazo y


estabas en tu casa con ella.

E_ Si, tuve muchos problemas y ella me perdonó, yo quería que


Patricia fuera su hija, no quería dejarla fuera de eso... pero...

Mo_ No la siente como tal... por lo que veo –hizo referencia a su


conversación telefónica.

E_ No, no... la siente como suya, aunque sé que le recuerda a mi


error y...

Mo_ Esther es una niña... no una mesa, ni una fotografía.

E_ Lo sé... lo sé, pero le he cargado de muchas obligaciones, todo


es culpa mía.

Mo_ ¿Y qué pasa ahora, por qué estoy segura que pasa algo?

E_ Hacía unos días que sospechaba que hacía demasiadas guardias


y la otra noche, me llamó una amiga suya preguntándome por ella,
luego Maca vino y me dio recuerdos suyos –Montse la miró
perpleja-. Si, tiene una amante si es eso lo que piensas y para más
inri trabaja con nosotras.

Mo_ Joder... con la tal Maca.

E_ Bueno... es por mi culpa.

Mo_ ¿Qué se tire a otra es tu culpa?

55 © by ldana & Samantha BAires
E_ Claro, si yo no hubiera cometido aquel error –dijo con la mirada
oscura.

Mo_ ¿Pero ella volvió contigo?, se supone que lo había hecho porque
te había perdonado, ¿no?

E_ Sí pero toda nuestra situación es... caótica y... le he obligado con


Patricia y ahora esta nueva pequeña.

Mo_ ¡Ah vale!, entonces ella se casó contigo nada más que para
follar –le dijo enfadada.

E_ Claro que no –le contestó ofendida-. Pero le fallé.

Mo_ Por eso te devuelve la moneda, o mejor dicho, los cuernos.

E_ Me lo merecía.

Mo_ Nadie se merece algo tan bajo... es una hipócrita que juega a
dos bandas.

E_ Ella es... como una barbie de esas ¿sabes?, un poco de plástico


la típica que quita el hipo a los hombres... sé que no es nada por
eso, no es su tipo de mujer, es solo sexo y cuando yo pueda.

Mo_ Esther... no te engañes... ¡te está metiendo los cuernos con


otra!, tiene sexo con ella mientras tú embarazada te haces cargo de
dos niños, porque ella esta cargada de obligaciones. ¿Y tú?

E_ Yo ahora no importo.

Mo_ Perdona, tú importas y mucho, parece que te ha anulado como


persona.

E_ No, no, sólo que... –suspiró una lagrima resbaló por su rostro.

Mo_ Una relación asi no la merece ni la soporta nadie.

E_ Hemos perdido el respeto, la confianza... y de eso tengo yo la


culpa.

56 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Y por eso vas a pagar el precio del dolor... porque te duele.

E_ No sabes cuánto, me duele el corazón, cuando ella me perdonó


me dijo que si sabía el daño que le había hecho, le dije que sí, pero
no fui consciente, ahora que lo sé, no soy capaz de reprocharle
nada.

Mo_ No te entiendo Esther... ¡que es tu mujer que se acuesta


contigo después de tirarse a la otra!, ¡qué cuando te dice que va a
trabajar... se larga con otra coño!

E_ No seas bruta.

Mo_ Esther... no puedes quedarte así cruzada de brazos, no te


mereces algo así te lo aseguro... nadie lo merece.

E_ No sé... no sé que voy a hacer –comenzó a llorar.

Mo_ Cariño... lo que no debes hacer es abandonarte en esta


situación, déjala, si quieres tener una oportunidad en tu vida,
déjala, nadie es imprescindible tesoro.

E_ Tengo miedo... miedo a perderla...

Mo_ No la pierdas, no creo que la debas perder es la madre de tus


hijos, solo hazte respetar como un día se hizo respetar ella. Tú
sufres ahora, mientras ella disfruta, tú sufriste mucho por una vez
que ¿disfrutaste?

E_ Te aseguro que no.

Mo_ Esto no es un capricho de unos polvos y ya, ¿cuánto tiempo


lleva?

E_ Mas de tres meses seguro.

Mo_ No te reconozco Esther... tú no eras así...

E_ La quiero tanto...

Mo_ Por eso mismo, déjala o llegarás a odiarla tanto que no la


podrás ni mirar.

57 © by ldana & Samantha BAires
E_ No entiendo porque... ¿qué he hecho mal?, después de aquello le
he demostrado día y noche que es lo más importante en mi vida...
todo cuanto ha querido hemos hecho, no sé... no sé como voy a
vivir si la dejo.

Mo_ Lo sabrás cuado la dejes y vivas y te darás cuenta que no es


tan imprescindible para vivir. Nadie se merece lo que esa hija de
puta te está haciendo.

E_ No la insultes por favor, no la insultes.

Mo_ Es ella la que te está insultando a ti. Pero aquí estoy yo, para
ayudarte, como tú lo hiciste conmigo cuando Carlos, ¿recuerdas?

E_ Sí –sonrió.

Mo_ Pues ahora igual, yo te ayudaré pero lo que está claro es que
no puedes seguir así...

Montse trató de acompañar a Esther hasta su casa, la veía


apagada, débil después de aquella conversación en la que confesar
que la persona que más quería le estaba engañando con otra
mujer, comprendía que no le había sido nada fácil, porque la
conocía, la quería y sabía lo que significaba cada uno de sus
movimientos, cada gesto, cada sonrisa apagada o iluminada.

Sin embargo Esther quiso llegar sola, quería pensar en cuanto


habían hablado, al llegar a su portal, el mismo de siempre, el mismo
de los últimos años en los que había compartido todo con Maca, en
una vida que estaba segura le iba a costar mucho si daba el paso
que debía dar, vacía sin Maca.

Después de darle a Patri su último biberón y contarle un


cuento mientras se iba durmiendo, la dejó en su cuna y fue por
Pedro.

M_ Venga, Pedro. Te he preparado el baño. Puse tus barquitos y tus


hombres rana.

P_ No quedo. Quedo mamá.

58 © by ldana & Samantha BAires
M_ Mamá va a tardar un poco. Anda, que el agua está tibia.

P_ ¿Tene bujaz?

M_ (sonriendo) Sí. Le puse burbujas, como te gusta a ti. Venga.

Disfrutó jugando con sus barquitos. Las risas que Pedro le


regaló cuando sus barcos se iban a pique ante el accionar de los
hombres rana, la colmaron. Hacía semanas que no lo bañaba y casi
había olvidado el placer de esas tonterías que hacía con su hijo, que
merecían el llamado de atención de Esther porque la cena lista se
iba enfriando mientras ellos gozaban de ese momento de los dos.
Lo ayudó a secarse y a ponerse el pijama. Cenaron juntos el plato
del día, según la agenda que habían hecho con Esther y colocado
con imanes en la puerta de la nevera. Pollo asado con patatas y
zanahorias, que calentó en el microondas. Mientras tomaban la
ensalada de frutas...

M_ Pedro, hoy has golpeado a dos niños en la sala. ¿Qué ha pasado?


¿Por qué los has agredido?

P_ No quedo.

M_ Cariño, no puedes morder a un chaval porque no te guste lo que


haga. ¿Te sacó un juguete?

P_ No quedo.

M_ (tratando de armarse de paciencia) Pedro. Venga, cuéntame que


ha pasado, ¿vale?

P_ No.

M_ Vale. Ahora no quieres. Pedro. Si lo vuelves a hacer, tendremos


que castigarte. ¿Me entiendes?

Pedro ponía cara de enfado.

M_ Aunque te enfades, cariño. ¿Me entiendes?

Pedro cruzaba sus brazos y acentuaba su cara de enfado.

59 © by ldana & Samantha BAires
M_ Anda, termina tu ensalada y toma tu leche.

P_ No quedo.

M_ ¡Joo! Lo único que sabes decir es no quedo, no quedo, no quedo.


¿Eh? (levantando la voz, superada por la reacción del niño)

P_ ¡Mala! ¡Maca mala!

Y se levantaba llorando y salía corriendo hacia el salón.

M_ ¡Coño!

Escuchaba las llaves abriendo la puerta de la casa.


Seguramente Esther. Se levantaba e iba hacia el salón.

P_ ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Maca mala! ¡Mala!

E_ Ey, ey. ¡Pedro! ¿Qué te sucede? ¿Por qué lloras?

El niño se abrazaba a sus piernas, lloroso.

P_ ¡Mamá! ¡Mamá!

Maca se detenía y observaba la escena. Sentía el pecho


oprimido y la angustia en su garganta. Trató de mantener la
compostura mientras observaba a Esther acariciar y calmar a Pedro.
El sonido de un mensaje de texto en su móvil no sólo llamó su
atención.

E_ Anda, cógelo. Seguro que en el Provincial te necesitan para una


nueva guardia.

M_ Se ha portado muy mal... no sé qué le pasa... –dijo omitiendo su


comentario y el sonido del móvil.

E_ ¿Ah...?, pues es raro.

M_ Parece que no es tan raro, tiene algunos problemas en la


escuela y no me lo habías dicho .

E_ ¿Qué quieres?, ¿qué esperas? Si últimamente no estás nunca.

60 © by ldana & Samantha BAires
Los niños expresan así lo que sienten –pasó por su lado sin darle el
beso, un tanto distante ante la mirada seria y un tanto atónita de
Maca por su actitud-. ¿Sabes qué?, me extraña y mucho que una
pediatra no se dé cuenta de eso. Quizás tengas que conversar con
algún psicólogo para que te explique. Hazlo. No vaya a ser que
necesitemos un psiquiatra cuando estén muy mal.

M_ ¿Qué es lo que te pasa, eh? –le cogió del brazo deteniéndola en


seco mientras su gesto mostraba seriedad.

E_ A mí nada Maca... ¿qué te pasa a ti que ni te das cuenta que los


niños te echan de menos?...

P_ Mamá... mamá.

E_ Si mi vida, vamos a la cama ¿eh?, y te leo un cuento, ¿vale?

Esther se subió con el pequeño en brazos, Maca se sentó en el


sofá, con los codos sobre sus muslos, con las manos apoyadas en
su rostro, primero resopló, segundo se apartó el pelo de la cara y
finalmente se echó el pelo para atrás. Sus ojos inquietos se movían
de lado a lado, como buscando algo que no sabía que, las palabras
de Claudia le llegaron una y otra vez como si fueran olas en el mar,
no podía ser, no podía ser que Esther supiera la verdad, nerviosa se
puso en pie, entonces recordó el sonido del mensaje, lo leyó y
sonrió borrándose en ella el temor que había nacido.

“Te echo de menos, mi cama está muy vacía sin ti...”

Pero su realidad era otra, muy alejada a aquel mensaje, su


realidad era que sus hijos habían estado renegones, preguntando
en todo momento por Esther, llorando y haciéndole ver que estaban
molestos con ella, serían sus largas ausencias que habían
provocado en los pequeños ese sentimiento de vacío, ella que
siempre estuvo con ellos. Los niños no saben como expresarlo, pero
si se lo habían sabido mostrar. Al pasar por la habitación de su hijo,
vio a Esther medio sentada con dificultad en la cama leyéndole un
cuento y al pequeño mirarla fijamente, ni siquiera se percató de su
presencia en la puerta, quien sí lo hizo fue Esther quien le clavó una
mirada repleta de tristeza. Tras un suspiro se dio la vuelta y se fue a
su habitación, una vez en la cama esperó que llegara Esther. Tardó
en hacerlo y cuando lo hizo, se metió directamente al lavabo, ni

61 © by ldana & Samantha BAires
sonrisa, ni palabra le dedicó a su mujer, Maca comenzó a sentir un
vértigo en su estómago. Salió del cuarto de baño con un camisón, la
miró a la cara y pudo ver perfectamente que tenía muy mala cara.

M_ ¿Por qué no me has dicho que te has mareado?, ¿por qué me


tengo que enterar por los demás?

E_ Porque hace algún tiempo parece que los demás son los únicos
que se enteran de lo que me pasa. Buenas noches, estoy cansada y
quiero dormir.

M_ Buenas noches –le contestó con resignación y apagó la luz.

62 © by ldana & Samantha BAires
C6

La mañana apareció algo nublada, Esther había escuchado


perfectamente como Maca se había levantado muy temprano, se
había duchado, arreglado y sin hacer ruido se marchó, allí en la
cama sola, sintió ganas de llorar por su abandono, distanciamiento,
por esa falta de cariño que parecía que estaba sintiendo Maca. El
día volvió a presentarse duro, difícil, sólo saber que ya no estaba y
que quizá donde sí estaba era en otra cama que no era la suya le
provocaban nauseas ¿qué necesidad tenía ella de soportar aquella
situación?, su amiga Montse tenía razón.

Sin embargo aquel día Maca había decidido finalmente ir al


hospital, tenía trabajo pendiente y decidió adelantar su guardia. Los
sucesos de la noche anterior la habían inquietado, la actitud
desafiante y de rechazo de Pedro, la actitud de Esther con sus
comentarios mordaces. Necesitaba espacio y momentos a solas
para pensar, para tratar de descubrir qué estaba pasando. Le avisó
a Vero que no iría a desayunar con ella como habían quedado.
Estaba en rotonda cuando la doctora Casas se acercó hasta ella
para preguntarle.

Ca_ Maca, ¿puedo hablar contigo?

M_ Dime, Isabel.

Ca_ En mi despacho.

M_ Vale. Termino con este chaval y voy. Venga, cariño. Vamos a


escayolar tu brazo.

Ni_ ¿Duele?

M_ No. Toma (dándole una piruleta) Cuando la termines, ya habré


finalizado y ni te habrás dado cuenta. Vale?

Ni_ ¡Sí!

Quince minutos después caminaba hacia el despacho de Isabel


pensativa, con las manos en los bolsillos del pijama. No podía evitar
el cúmulo de sensaciones que se agolpaban en sus sienes,

63 © by ldana & Samantha BAires
provocando un pinchazo agudo.

Llegó a rotonda y se encontró con que Esther ya estaba allí,


para su sorpresa no le había dicho nada, se puso de manera que la
enfermera no la veía, estaba hablando por teléfono mientras ella
fingía rellenar los informes, escuchaba atentamente la conversación
de su mujer.

E_ Claro. Nos vemos a la salida, vale vamos a buscar los peques a la


guardería. Apuesto a que Pedro se reirá mucho contigo...........
Jajajaja! Sí... vale... ¡le encantan los patos! Patri los llama
cá...cá........ No hay problema de horario, Montse. Sólo la hora del
baño y la cena......... Venga, ¡me gusta la idea! Sí........ Por eso no te
preocupes, ni notará que no estamos. Alguna guardia, como
siempre........ Jajajaja! Vale, que te entiendo....... pedimos algo y
cenamos juntas, luego de acostarlos...... ¿Una peli? ........ ¡Sí! ¡Viejos
tiempos! ...... Vale, te espero en rotonda.

T_ ¿Son los informes que debías? –le preguntó Teresa


sorprendiéndola y provocando que parte de la conversación no la
pudiera escuchar con nitidez.

M_ ¿Eh?

T_ ¡Lo que tienes en la mano, mujer!

M_ Sí. Los que te debía.

T_ La Psiquiatra entrega. Tú entregas. Era hora que atendierais


vuestros deberes profesionales.

M_ ¿Qué quieres decir? –la miró profundamente

T_ ¿Tú qué crees? –sus ojos mostraron malestar... un sincero


malestar

M_ ¿Me quieres decir algo?

T_ Nada que tú no sepas, bonita.

M_ No me gustan las indirectas, Teresa –insistió como necesitando


que le dijera lo que pensaba.

64 © by ldana & Samantha BAires
T_ A mí no me gusta la Casas y aquí me ves. Currando por una
miseria y aguantando sus chorradas. Es lo que hay. -se iba con los
informes dejándola con la palabra en la boca

M_ ¡Joo!

Le dolía el recuerdo. Teresa últimamente la trataba con


indiferencia y más de una vez esas palabras cortantes. Siempre
había sido ella la de las agudezas, los comentarios casi hirientes y
punzantes. Ahora Teresa... no sólo pasaba de ella y apenas le
hablaba. Cuando lo hacía... sentía su reprobación, su “yo sé, bonita,
no te hagas la borde conmigo” que era más que un reproche. Era
un calificativo moral que viniendo de Teresa... le llegaba al fondo
del alma. Sintió la vibración del móvil en su bolsillo. Lo cogió. Vero.

M_ Dime.

Ve_ ¡Chiqui! ¡Qué voz! ¿Pasa algo?

M_ Tengo una reunión con Isabel. Voy con apuro.

Ve_ Vale. Oye, guapa. Que habíamos quedado en el desayuno con


croissants y luego ir a patinar juntas. Lo cancelaste. Pensé que te
interesaba que pasáramos más tiempo juntas. Que si tienes que ir
al Provincial, que hoy a completar tus informes. Además, estás
demasiado... hogareña estos últimos días.

M_ Vero... Tengo que cumplir con mis obligaciones. Lo sabes. Si


Esther llamara al Provincial y le dijeran que no cumplo las
guardias ...

Ve_ Cariño, que no va a llamar. Cree a pie juntillas lo que le dices.

M_ Sabes que Claudia opina distinto.

Ve_ Claudia se ha ablandado por su panzota.

M_ Tengo que estar más con los niños. Pedro está muy susceptible.
Pelea con los chavales en la guardería. Tú sabes... me parece que
necesita que pase más tiempo con él. Con Patri también.

65 © by ldana & Samantha BAires
Ve_ Maca. Los niños tienen esos arrebatos de llamar malas a sus
mamis cuando les retan. No es nada. Lo que pasó anoche es normal
en un niño de su edad.

M_ No sé, Vero. Antes nunca...

Ve_ ¡Venga, chiqui! No te agobies. Que he pensado en algunas


cosillas...

M_ ¿Si? (le brillaban los ojos) ¿Cómo cuáles?

Ve_ Pues... una lingerie que acabo de comprar... Y ... Cava, fresas,
nata... O... ¿ya no te apetece?

M_ Te pego un toque al salir, ¿vale?

Ve_ Vale. Un beso... a mi estilo.

Cortaba la comunicación sintiendo esa sensación de la sangre


cabalgando alocadamente en sus venas, llenando su cuerpo,
tensando sus músculos, colmando su pelvis...

Vi_ Que no se te note.

M_ Vilches! Tu primer día y ya has hecho de las tuyas. Me han


comentado. El pobre Rai camina por las paredes.

Vi_ Se lo merece. Por capullo.

M_ Qué es lo que no se me tiene que notar?

Vi_ Que estás cachonda. Creo que el año sin mi presencia ha


causado algunos estragos en tu personalidad.

M_ Anda que no eres ególatra. Borde, ególatra.

Vi_ Eras mi socia. Un espejo donde reflejarme. Algo te ha pasado


pero... tranquila ya lo averiguaré. Porque eso que te pone cara de
cordero degollado no era Esthercita. Está en cirugía, con Héctor.

M_ Ahora eres psíquico.

66 © by ldana & Samantha BAires
Vi_ No. Observador, aunque no se me note. Un año en la cárcel
agudiza tus sentidos aún más. Ya habrá tiempo de hablarlo. Ahora...
la Casas...

M_ Isabel.

Vi_ Otro cambio que no entiendo. Lamebotas de la Casas. Me lo


comentaban, decía Mentira! Vale. No es el punto. Te va a ofrecer el
puesto de directora de urgencias.

M_ Qué?

Vi_ Me lo ofreció. Lo deseché. ¿Quién queda? La socia de Vilches, tú.


Los demás, Aimé, Javier, Héctor. Naaaaaaa. Me apetecería tenerte
como jefa.

M_ Por qué?

Vi_ Porque eres la Vilches con faldas, sólo por eso. Ya me encargaré
de que vuelvas a ser la Maca de antes. Ah... una última pregunta.

M_ Qué?

Vi_ La neuróloga, Claudia. ¿Cortó con Aimé, no?

M_ Sí. Hace un tiempo. ¿Por?

Vi_ Nada.

M_ Vilcheeesssss....

Vi_ Maca. Un año en la cárcel. Varios meses antes sin mujer, desde
que Cruz me dejó. ¿Tú qué crees? Tía, soy humano aunque no lo
parezca.

Sonrió al verlo irse a su estilo. Paso firme, decidido, llevándose


todo y a todos por delante. Un año sin Vilches. Venga, que había
echado de menos sus borderías y sus charlas cortantes y secas. Si
le contara.... No, era muy suyo. Casi nadie lo sabía. Ni Esther, ni
siquiera Nieves, y con Claudia... apenas algunos esbozos de la
realidad. Muy suyo, muy dentro suyo. No lo quería compartir,
porque podía lidiar con todo ello. ¿Por qué no? Había enfrentado

67 © by ldana & Samantha BAires
tanto, superado tanto. ¡Era una Wilson, joder! Eso... se lleva en la
sangre.

Maca: ¡Mierda! En la sangre? ¿En la sangre de quién? Patri no tiene


mi sangre y es mi sangre, mi niña, mi vida... ¿Qué es esa bendita
sangre que me metieron, me enseñaron, me hicieron mamar? La
sangre de ese tío. La sangre de mis hijas... ¡Joo! ¿Por qué?

Diez meses atrás...

R_ Entonces, es fecundación in vitro.

M_ Sabes lo que es. O necesitas una explicación más ....


¿académica?

E_ ¡Maca!

R_ No es necesario, Maca. Lo que no entiendo. Esos embriones...


son bebés.

M_ Son embriones, Raúl. Ocho células... y cuando al día siguiente o


a las 48 horas se sepa si es sano e histocompatible, algunas miles
de células más.

R_ Maca... estamos hablando de desechar fetos que podrían


desarrollarse, nacer. Que serían mis hijos. Yo... no me quiero meter
en vuestra vida pero ...

M_ ¡Venga, que se nota!

E_ Maca, ¡por favor!

R_ Sólo pregunto. Yo creí que era donar el semen y se haría la


inseminación ... Ahora me dices que hablamos de varios fetos,
potenciales niños.

M_ Siempre lo son Raúl. Eso es la genética y la fertilización in vitro.


Miles de parejas recurren a este método porque no pueden concebir
en forma normal. Muchas veces resultan en embarazos múltiples.
En este caso, hay selección genética porque este niño está
concebido para salvar a su hermana. Es la única razón por la que lo

68 © by ldana & Samantha BAires
hacemos. Personalmente, yo no te elegiría como donante de semen
para tener otro chaval.

E_ Maca, por favor. (tratando de poner paños fríos en la situación


tensa que se creaba entre Maca y Raúl) Entiende, Raúl no pretende
nada distinto. Le ha impactado lo que le hemos explicado.

M_ Vale. Raúl. Lo quieres hacer, bien. No lo quieres, seguiremos


buscando donante de médula.

R_ Maca, no dije que no quería hacerlo.

M_ ¿Y por qué las vueltas, eh? Hazte cargo, Raúl, que la niña no
tiene incompatibilidad genética conmigo. Porque si fuera mi hija....
Vale, que eso nunca sucedería, ¿verdad? Las lesbianas no
engendramos entre nosotras. En cambio tú con mi mujer ...

E_ Maca, por favor, te estás pasando de la raya.

M_ (la miraba a los ojos tratando de esconder su rabia, cogía aire)


Vale, Esther. Me calmo. Raúl, para todo esto, se necesita tu
aprobación con el protocolo a seguir con el resto de los embriones.
Si no fuera por Patri, no te lo pediría. Tú verás. (retirándose,
aguantando las ganas de gritarle en la cara lo que realmente sentía
dentro de su pecho)

R_ Esther, que yo...

E_ Vale (viéndola irse enfadada) Luego hablo con ella. Entiende que
para ella todo esto es muy difícil. Raúl, escucha...

Llegaba hasta el despacho de Isabel. Golpeaba la puerta.

Ca_ Pasa, Maca. Toma asiento....

Más tarde en rotonda...

M_ Esther, ¿tienes un minuto? ¿Me acompañas a la cafetería?

E_ ¿Ahora? Estoy un poco liada. Tengo que completar los turnos del
fin de semana. ¿Ha pasado algo con alguna enfermera? Si es eso,
me lo dices y veo.

69 © by ldana & Samantha BAires
M_ En un rato termino mi turno y necesito hablar contigo. Es
personal. Es por un ofrecimiento...

E_ Lo siento, Maca. Tendrá que esperar. A esta noche o mañana.


Porque supongo que esta noche tendrás alguna guardia o curso o
algo, ¿no?

M_ Sí. Me han llamado del Provincial. No llegaré para la cena.

E_ Vale. Entonces, lo hablaremos mañana. En casa, o aquí. O ya sé.


Envíame un mensaje de texto. (con sorna)

M_ Esther. Necesito hablar contigo ahora. Debo dar una respuesta y


quisiera saber tu opinión.

E_ Ahora ... yo necesito terminar los turnos. No me puedo atrasar.

M_ Te quedas unos minutos más luego. Venga, lo hemos hecho


otras veces.

E_ No me puedo quedar tiempo de más. Tengo una cita.

M_ Una ... cita?

E_ Sí, Maca. Una cita. Venga, que no eres la única que tiene
múltiples ocupaciones y se encuentra con otra gente.

M_ Ya. Vale. Hasta ahora.

Enfadada, muy enfadada. Quería su opinión sobre el


ofrecimiento. Comentarle. Le gustaba la idea de ser directora de
urgencias. Pero implicaba mucho. Tiempo, preocupaciones,
enfrentar a los médicos y sus dimes y diretes. Aunque compañeros
y amigos muchos de ellos, sabía que iba a ser duro ponerles coto
cuando fuera necesario y a la vez... Sabía que tendría un apoyo
fundamental, Vilches. La ayudaría, sí. Pero también era quien más
le iba a exigir, a marcar el paso y a criticar cada error. ¿Podría con
el puesto a pocos meses del nacimiento de la niña, del trasplante a
Patricia? Tres niños de corta edad en tan sólo dos años y medio.
Nuevamente pañales, noches en vela, Esther convaleciente de una
nueva cesárea. Requería más cuidados, más atención. En dos años,

70 © by ldana & Samantha BAires
tres operaciones en su vientre. No era chiste. Dos embarazos tan
seguidos no son recomendables a ninguna mujer, debilitan su
cuerpo. Si a eso agregamos las intervenciones quirúrgicas. No, no
era fácil para Esther. Pero, ¿acaso lo era para ella?

M_ ¡Joder! Y yo, ¿qué? ¡Quién se pone en mi piel, coño!

Le pegó un toque desde taquilla, mientras se cambiaba. Pasó


por rotonda, saludó a Teresa que ni siquiera le devolvió el saludo.
Sólo seriedad y ojos duros, cuestionándola. No se cruzó con nadie
en el camino. Mejor, no tenía ganas de hablar o saludar a nadie.
Cogió un taxi, el auto lo llevaba Esther para ir a buscar los
chavalines a la guardería.

Ve_ Venga, entra. (cogía su mano y la tiraba hacia dentro)

Se dejaba llevar. Con Vero era así. Dejarse llevar. Olvidarse de


todo, entrar en un mundo de caricias y piel joven y tersa, dar rienda
suelta a sus instintos, descargar la tensión que se acumulaba sin
escape en su cuerpo, sentir la adrenalina de lo prohibido y peligroso
llenando de vida sus venas, tensando sus músculos, concentrando
su sangre en esos lugares que preanunciaban un goce exquisito en
las manos y boca de ese rubio bombón...

Vero le fue sacando la bandolera y la chaqueta con


movimientos sensuales, casi felinos, mientras su boca comenzaba a
acariciar su cuello. Le había cogido su punto más erótico debajo
justo del lóbulo de su oreja y lo despertaba con la punta de su
lengua, exacerbándolo hasta la locura.

M_ Tú sabes lo que necesito, niña... (respondiendo a sus caricias


metiendo sus manos dentro de la bata de Verónica) Veamos esa
lingerie que tanto me has comentado.

Le quitaba la bata y la visión de esos pechos redondos, cuasi


perfectos apenas cubiertos por ese encaje la obnubilaba. Una
minúscula braguita realzaba esa tripa chata y dura de tanto
patinaje y pilates. Maca no pudo evitar pasar la punta de su lengua
por los labios. Casi como un macho atraído por las hormonas de la
hembra en celo, sentía en su cuerpo esa jauría de perros alzados
disputando los favores de la casquivana perra que aguardaba el
desenlace de la disputa animal para determinar cuál de ellos

71 © by ldana & Samantha BAires
cumpliría con el rito visceral de prolongar la especie en un coito sin
sentimientos ni obligaciones, tan sólo repetir los llamados urgentes
de la naturaleza a través de sus instintos enraizados en los genes.

Ve_ Chiqui... hoy te toca a ti gozar de algunas de mi cualidades.

M_ ¿Si? Creo que me va a encantar.

Ve_ Ven. Más cómodas en la habitación. (la llevaba de su mano)

En la habitación, suavemente iluminada, al costado de la cama


con sábanas sedosas en color ocre, Maca alcanzaba a distinguir un
balde con hielo, una botella de cava abierta y dos copas de cuello
largo sobre una de las mesas de noche. En la otra, dos recipientes
cuyo contenido no alcanzaba a distinguir.

M_ ¿Qué has preparado?

Ve_ Mejor una demostración práctica. Dejemos las palabras para


después...

La sintió en su boca, hurgando con desenfreno y despertando


su lengua en un salado intercambio de fluidos, a veces áspera, a
veces sedosa. Tal su costumbre, la cogió de la nuca para apretarla
más a su boca, casi fundirla en sus labios. Las manos de Vero la
despojaban de su ropa, como siempre, certeras, rápidas,
experimentadas. Maca metía su otra mano dentro de la minúscula
braguita, atrapando ese culo musculoso, perfecto, redondo, que
gustaba mordisquear y succionar para después continuar con esas
piernas casi esculpidas por un orfebre con maestría artesanal.

Vero la fue empujando hacia la cama. El deseo encendido. La


pasión desatada. La necesidad urgida. La tumbó sobre la cama y
cuan largas ambas cayeron Maca debajo, Vero atrapándola con su
cuerpo todo.

Ve_ Deja que te termine de quitar la ropa.

M_ Vale...

Se dejó quitar, se dejó acariciar, se dejó morder, se dejó


succionar, se dejó lamer, se dejó ... se dejó... transportar a una

72 © by ldana & Samantha BAires
galaxia distinta, sin nubarrones ni inclemencias, sin rayos ni
tormentas, sin lluvias ni huracanes. Una galaxia donde su cuerpo
gozaba, sin necesidad de recurrir a drogas o alcohol para volar de la
realidad.

Estiró sus brazos a los costados y se cogió de las sábanas,


cerrando los ojos, abandonándose a ese placer que sentía
concentrarse en su pelvis, llenarse de sangre sus terminales
nerviosas, en su clítoris, en su vagina, que comenzaba a
estremecerse en su cuerpo que necesitaba elevarse y descender
para acompañar los embates de la lengua de Vero en su centro y
esos dedos magistralmente introducidos en su sexo, siguiendo un
ritmo acompasado, adentro, afuera, adentro, afuera, adentro,
afuera.

De pronto, Vero se detuvo.

M_ Vero, por favor... Sigue... No me dejes así...

Ve_ Shhhh (poniendo un dedo sobre su boca) No te voy a dejar así.


Sólo... despertar aún más tu cuerpo, cariño.

La vio estirarse hacia la mesa de noche y coger uno de los


recipientes. Vero la miró a los ojos y sonrió. Introdujo su dedo
dentro del recipiente y lo sacó con una pasta cremosa. Pasó su
lengua por el dedo y se lo ofreció a su boca. Maca lo atrapó y un frío
dulce se apoderó de sus papilas gustativas. Cerró los ojos de placer
al reconocer su gusto preferido.

Ve_ Tu preferido, verdad?

M_ Mmmmm..... siiiii....

Ve_ Veamos cómo sabe en tu cuerpo.

El frío se desparramó en su entrepierna y la hizo temblar. Pero


rápidamente esa lengua que recogía la crema helada y saboreaba y
lamía y dibujaba círculos y se movía con destreza, fue cambiando el
estremecimiento hacia retomar el movimiento acompasado de su
pelvis buscando esos puntos de excitación mayor, esos embates
que finalmente despertaron sus gemidos en la garganta, que
hicieron más cercano el clímax, el orgasmo que necesitaba, ya , ya

73 © by ldana & Samantha BAires
mismo, luego, más, para huir, huir, huir, huir, huir, huir.... aunque
luego volvieran los recuerdos, las punzadas, las angustias, el pecho
oprimido....

Agotadas, enredadas en las sábanas, las copas en el piso se


habían volcado, los recipientes habían rodado en la alfombra. Maca
con los ojos cerrados, una mano sobre su frente, la otra a un
costado inerme, boca arriba, tratando de recuperar fuerzas para
levantarse para ducharse antes de irse. Verónica boca abajo, con la
cara girada hacia su costado, observándola, acariciando un mechón
de su cabello sobre la almohada.

Ve_ ¿Te duchas y te vas? ¿No puedes quedarte conmigo, dormir


juntas, despertarnos y desayunar las dos?

M_ Lo sabes, Vero. No me pidas eso.

Ve_ Vale. Pero me apetecería que alguna vez lo pudiéramos hacer.

M_ No puedo.

Ve_ Me gustaría pasar más tiempo contigo, hablar...

M_ Hablamos en el hospital, ¿no te parece?

Ve_ Compartir más cosas, Maca. No sé... Algo más que vernos,
hacer el amor...

M_ Vero. Me gustas, mucho. Lo sabes. Sabes mi situación, nunca te


lo oculté. No puedo dejar sola a Esther ahora. Falta poco para el
parto. No quiero lastimarla. Necesita mi apoyo.

Ve_ Vale. (suspiraba) Aunque también yo necesito más de ti. No soy


de piedra, tengo sentimientos también. (dejaba de acariciar su
cabello y se giraba hacia el otro lado de la cama)

Maca notaba su tristeza en ese suspiro. Temía que sus ojos


estuvieran llenos de lágrimas. Sí, tampoco quería herir a Verónica.
Se puso de costado y comenzó a acariciar su brazo.

M_ No te pongas así. Ufff... Estoy muy a gusto contigo, la pasamos


bien, me haces sentir distinta. Entiende Vero que no puedo...

74 © by ldana & Samantha BAires
Ve_ Lo sé. Ya pasará Maca. Sabía en qué me metía. Es tan sólo un
bajón, no te preocupes.

M_ Vero, no te puedo prometer nada. No te puedo brindar más que


esto. Yo...

Ve_ Ya está, Maca. No es necesario que te expliques.

Seguía acariciando su brazo. Si le preguntaba... Al fin de


cuentas, Esther ni había querido escucharla. No sabía qué
responderle a Isabel, no sabía si aceptar o no. Le apetecía hacerlo
pero a la vez era consciente de los nuevos problemas que habría,
de las responsabilidades y tareas que implicaba. Quizás Vero le
ayudara a pensar...

M_ Isabel hoy me ofreció la dirección de Urgencias.

Ve_ (girando) ¿Sí? Aceptaste, supongo.

M_ Quedé en contestarle. Tengo dudas. Es una responsabilidad muy


grande y no sé si voy a poder con todo.

Ve_ Maca, es una gran oportunidad para ti. Por supuesto podrás. Ni
lo dudes. ¡Chiqui! ¡Qué bueno! Venga, esto merece una celebración
especial... (sentándose en la cama)

M_ ¿Sí? (sonriendo, adivinando qué tipo de celebración le esperaba)

Ve_ Ven, vamos a la ducha. Que voy a hacer que tu cuerpo celebre
con fuegos artificiales... (acariciando su mejilla y lanzándose a
comer su boca)

75 © by ldana & Samantha BAires
C7

La noche para Esther había sido nuevamente dura, la falta de


Maca le seguía haciendo daño, no podía continuar así, debía hacer
algo y hacerlo con rapidez, la cena con su amiga Montse había
servido de válvula de escape y creyó aquello que dicen de que
cuanto Dios cierra una puerta, abre una ventana. A ella el dolor que
le estaba causando la ausencia y el motivo de ella por parte de
Maca, lo podía canalizar gracias a la ayuda inestimable de su gran
amiga que le había llegado providencial. Nuevamente la puerta se
oyó, los pasos de Maca, sabía y reconocía el ritual, cambiarse en el
cuarto de baño, no encender la luz, meterse sigilosamente en la
cama y dormir dándole la espalda, aquella espalda que estaba
segura había sido nuevamente recorrida por aquella rubia de bote
como la llamaba Teresa.

Al día siguiente en el hospital todo eran carreras, el día estaba


siendo de lo más movido, las enfermeras no daban abasto con todo,
los médicos luchaban por salvar vidas, y Verónica, paseaba su
palmito por Urgencias, había sido requerida por un Vilches
cabreado. En el box, Vilches, Verónica y Esther trataban a una joven
que había provocado un accidente.

Vi_ Toda tuya loquera.

Ve_ Gracias –le sonrió de lado mientras Esther seguía haciendo su


trabajo-. ¿Cómo se llama?

E_ Pregúntaselo a ella –le dijo sin mirarla

Ve_ Hola, soy Verónica ¿tu nombre?

Pa_ Paquita, la Paca pa mi gente.

Ve_ ¿Qué te ocurre?

Pa_ A mí nada... ¿y a ti?

Ve_ Creo que has tenido un accidente ¿no?

Pa_ Pues si lo crees y lo sabes pa que coño me preguntas.

76 © by ldana & Samantha BAires
Vi_ Bien... lo estás haciendo de puta madre loquera.

Ve_ ¿Puedes dejarme sola con ella? –le preguntó con seriedad.

Vi_ Claro... toda tuya.

Siguió con sus habituales preguntas, algunas contestadas con


cordura y otras con locura por aquella pobre infeliz, Esther miraba a
Verónica preguntándose qué era lo que había atraído a su mujer de
ella, siempre había pensado que ese tipo de mujer a Maca no le
atraía, no tenía nada que ver con ella misma, no solo físicamente.
La sacó de sus pensamientos cuando terminó.

Ve_ ¿Has terminado?

E_ Sí, ¿por?

Ve_ A ver yo creo que no necesita nada, está drogada y cuando se


le pase el colocazo que lleva no creo que pueda ayudarla mucho...

E_ Ya –le dijo asintiendo.

Ve_ Dile a Vilches que...

E_ Perdona, soy enfermera no mensajera, lo que le tengas que decir


se lo dices tú.

Ve_ Vale –le dijo con seriedad.

E_ Pues ya lo sabes, aquí cada quien hace lo suyo y tiene lo suyo,


no es bueno meterse en el terreno de los demás, siempre acabas
en la mierda.

Ve_ ¿Perdona tratas de decirme algo? –le preguntó mirándola con el


cejo fruncido.

E_ No –puso gesto un tanto vacilón-. Sólo te lo digo para que nadie


te envíe a la mierda con razón.

Ve_ Joder... ésta lo sabe fijo... será mejor que no le diga nada a
Maca o empezara con sus paranoias.

77 © by ldana & Samantha BAires
Sin más se marchó hasta rotonda para preguntar a Teresa,
mientras caminaba con ese aire chulesco y desafiante con sus
movimientos de caderas, vestida con un conjunto masculino, de
falda y camisa desabrochada provocativamente llegó hasta la altura
de la mujer que al verla se quito las gafas mirándola con algo de
desgana.

Ve_ Hola Teresa.

T_ Tú dirás... no tengo todo el tiempo del mundo para que estés ahí
parada.

Ve_ ¿Te molesto?

T_ Sí, no sabes cuanto –murmuró con gesto de fastidio.

Ve_ Ya –en ese momento Esther entraba pero se le cayó un papel y


tuvo que agacharse saliendo del campo de visión de Verónica-.
¿Oye has visto a la nueva directora de urgencias?

T_ ¿La nueva directora de urgencias? –volvió a quitarse las gafas y a


mirarla perpleja, mientras Esther se quedaba quieta casi sin
respirar tras la puerta.

Ve_ Sí, Maca necesito consultarle unas cosas...

T_ Pues no... no la he visto y no lo sabía –le contestó arqueando las


cejas mientras Esther se tapaba la boca y salía de allí con gesto
repleto de furia.

Ve_ No pasa nada... ya la encontraré yo.

T_ Esther no me ha dicho nada. Seguro ni se enteró. ¡Qué fuerte! Se


lo contó a su amante y no a su mujer–susurró atónita pensando en
Maca, en aquella nueva y desconcertante Maca.

Mientras pensaba en ella, vio como Montse entraba por la


puerta, cambió el gesto y la saludó con afecto, sabía que para
Esther era una buena aparición la suya, sin duda en el momento en
que llegaba era el idóneo para ella.

78 © by ldana & Samantha BAires
T_ Ahora la aviso, ¿eh?

Mo_ Gracias Teresa –se quedo apoyada en el mostrador.

T_ Ya viene.

Ra_ Teresa salimos que hay un aviso, di que se vayan preparando


accidente laboral.

T_ Tranquilo Raúl ya aviso.

E_ Hola –la saludó con amplia sonrisa, tratando de esconder la


tristeza de la noticia que había recibido de primera mano de la
amante de Maca.

Mo_ ¿Cómo está mi pequeño saltamontes? –la abrazó justo en el


momento en que Maca salía por el pasillo y las vio, se detuvo en su
andar.

E_ Cansada pero bien... vamos a la cafetería te cuento –la cogió de


la mano.

Mo_ ¡Cómo usted guste! –la abrazó con afecto.

M_ Aquí tienes la historia del niño del box 3, ya tiene el alta.

T_ De acuerdo, señora directora- enfatizando las últimas palabras.

M_ No sabía que Isabel ya lo había anunciado.

T_ No fue Isabel, bonita. Es que las almohadas... hablan demasiado.

M_ ¿Qué? - no entendiendo a qué se refería.- Vale. ¿Puedes decirme


quién es la mujer que va con Esther? –le preguntó mirándola
fijamente.

T_ ¿La mujer que va con Esther? –le preguntó algo perpleja.

M_ Eso te he preguntado, sí –se mostraba distante con ella.

T_ Pero si anoche estuvo en tu casa... –su mirada hacia la Pediatra


se volvió turbia.

79 © by ldana & Samantha BAires
M_ Vale... oye que... estoy dentro.

T_ La vas a perder Maca... y te lo tendrás merecido –murmuró al


verla marchar.

Montse y Esther se habían sentado en un lado de la cafetería,


Montse se había encargado de prepararle un vaso de leche con
azúcar y una magdalena. Al sentarse, Esther sonrió ampliamente.

Mo_ Como en los viejos tiempos, ¿aún te gustan tanto?

E_ Sí, pero ahora estoy bajo un riguroso control, no puedo fallar con
esta niña es muy importante –decía frotándose a barriga.

Mo_ No creo que fallaras con Patricia, simplemente la vida es así.

E_ Ya.

Mo_ Oye... a Maca la conozco por fotos y está muy bien, pero... el
Raúl está que quita el hipo, ¿eh? –le dio un codazo cariñoso
acompañado con una risita borde.

E_ Está soltero... si quieres te lo presento, es muy majo, algo


sinvergüenza pero majo en el fondo.

Mo_ Deja deja... que por lo que veo dispara bien –le guiñó un ojo-.
Bueno... a ver... pensaste lo que hablamos anoche.

E_ Si, ya he tomado una decisión al respecto –dijo tras exhalar un


profundo suspiro.

Mo_ Me parece estupendo... ¿me la vas a contar?

E_ Claro, verás yo...

M_ Hola –apareció Maca con gesto serio y Esther conociéndola


perfectamente supo apreciar en su voz un tono algo irritado cuando
le preguntó-. ¿Nos presentas?

E_ Montse, es Maca –dijo secamente bebiendo de su vaso de leche,


seguía molesta porque evidentemente dedujo que Verónica había

80 © by ldana & Samantha BAires
sido la primera en saber que era la nueva directora, y sin poderlo
evitar supuso como lo había sabido.

Mo_ Hola –le dijo tan secamente como Esther sin levantarse de la
silla.

M_ ¿Puedo o molesto? –preguntó ante el gesto de Esther que había


reflejado con una mueca tensa sus pensamientos.

E_ Pues... más bien... –sonó su busca-. Vaya... ahora tengo que


irme, luego hablamos ¿vale guapa?

Mo_ Claro... si quieres te espero y ya nos vamos a comer.

E_ Buena idea, ¿tú tienes guardia, no?

M_ Sí –la miró más que cabreada a punto de montarle allí mismo


una escenita de las que Esther acostumbraba en los principios.

E_ Pues nada... seguimos con nuestro plan –le guiñó un ojo y le


sonrió a Montse.

Mo_ Por fin conozco a la famosa Maca –su tono algo hiriente, algo
borde sorprendió a la Pediatra.

M_ Y yo a la famosa Montse.

Mo_ Mira qué bien.

M_ ¿Vas a estar mucho tiempo aquí? –le preguntó mirándola de


lado.

Mo_ ¿En el hospital?

M_ No me vaciles –le dijo poniendo un gesto desafiante.

Mo_ No lo hago, esa no es mi especialidad... creo que es más bien


la tuya, ¿no?

M_ ¿A qué viene eso?, ¿por qué me preguntas eso? –la miraba


intensamente incorporándose en la silla.

81 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ No hay más ciego que el que no quiere ver...

V_ ¡Maca mueve el culo que te necesito!

M_ Espero que me aclares esas palabras –la miró con un alto


enfado.

Mo_ Y yo espero que te las aclare Esther.

Maca no podía concentrarse en el trabajo, aquella frase de


Montse, su manera de acariciar la tripa de su mujer, aquel brazo
por el cuello de Esther, aquella sonrisa de Esther, ¿cuánto tiempo
hacía que no le sonreía así?, resopló reconocía algo en su interior.

M_ Se me está yendo de las manos... –entonces sonó un nuevo


mensaje. Lo leyó “te espero en lencería”-. No puedo...

Negó con la cabeza, suspiró y sus pasos la llevaron hasta


lencería.

Aquel aviso que había dado a Esther la oportunidad un tanto


nerviosa de dejar solas a Montse y Maca, las conocía a ambas y si
bien sabía que su amiga no le diría nada, si le dejaría caer algo, sin
duda, pero se mostraría un tanto ofendida con ella, y conociendo a
Maca, ésta estaría preguntándose que pasaba entre ellas, sabía que
era su amiga pero, sabía que la actitud de Esther la noche anterior,
le había sorprendido y mucho. Sin quererlo sentir, le pareció caer en
picado por la montaña rusa. Suspiró con profundidad y allí estaba
Maca entrando en lencería, sonrió, ¿y si trataba de mostrarse con
ella algo cariñosa?, ¿qué sentido tenía?

Al_ Esther tengo que irme con Vilches al quirófano...

E_ Bien –le sonrió.

Al_ Por cierto ¿has visto a Maca?, la está esperando Vilches pero no
sabemos donde está.

E_ ¿Maca? –su gesto fue de extrañeza-. Pues no... no... no la he


visto.

Sus ojos no se separaban de aquel cuarto y justo cuando fue a

82 © by ldana & Samantha BAires
encaminarse hacia él, vio salir a Verónica abrochándose la blusa, y
con gesto algo excitado, se apoyó en la pared, cerró los ojos y se
sintió más ridícula que nunca con su pensamiento estúpido. Trató
de no encontrarse con Maca, pero la quería probar, necesitaba
probarla... ver si al menos se mostraba nerviosa ante ella, pero en
aquel momento que se dirigía hacia donde sabía que se escondía
esperando no ser vista tras salir Verónica se acercó a ella Raúl.
Ra_ Hola guapa.

E_ Raúl ahora no puedo –le dijo seria.

Ra_ Mujer... quería saber como estás.

E_ Bien –entonces sus ojos vieron a Maca salir del cuarto, al verla
hablando con Raúl su mirada fue dura, y en ese momento, Esther
sintió como se le desgarraba el alma, como la dignidad como mujer
había tocado fondo-. No puede ser...

Ra_ Esther tienes que hacer algo esto no puede seguir así –le dijo al
ver el gesto de Maca.

E_ Si, voy a hacer algo, algo que debí hacer mucho tiempo. Ven –lo
cogió del brazo y lo llevó hasta unas sillas, tras suspirar tratando de
aguantar lo que había visto le dijo con los ojos repletos de
lagrimas-. Sé que eres un tipo genial, que me has ayudado mucho,
pero sin darme cuenta tu ayuda me ha alejado más y más de Maca.

Ra_ ¿Qué quieres decir?

E_ Quiero decir –tragó saliva-. Que necesito que te alejes de mí, que
te apartes de mí, no voy a ponerte ninguna clase de impedimento si
quieres ver a la niña, bueno a las niñas, que... yo... te agradezco
todo Raúl, pero necesito espacio para recuperar lo mío.

Ra_ Ya –agachó la cabeza.

E_ Raúl, sabes que te quiero, que te aprecio, pero no he hecho las


cosas como debía y ahora lo estoy pagando, no deje claro nunca
nuestra relación de amistad, quizá no debí ser tan... no sé... tan
-miró al techo como si allí estuviera la frase que buscaba.

Ra_ Tan tierna conmigo, tan sensible, tan cariñosa, tan amiga.

83 © by ldana & Samantha BAires
E_ Lo siento Raúl... no me di cuenta que le hacía daño a Maca.

Ra_ ¿Y lo qué te está haciendo ella? –Esther agachó la cabeza-. Está


bien... me aparto de tu vida, tan solo con una condición.

E_ No me hagas esto –le dijo cerrando los ojos.

Ra_ Si tienes problemas con Maca, me dejarás ayudarte –le dijo con
gesto triste.

E_ Gracias Raúl, pero si tengo problemas con Maca, los intentaré


solucionar sola, ha llegado la hora de enfrentarme a las cosas, no
esconderme más. ¿Lo entiendes verdad?

Ra_ Creo que sí –suspiró con fuerza-. Aunque no entiendo otras


cosas... algunas no saben apreciar lo que tienen... –le sonrió con la
luz de sus ojos apagados.

E_ Gracias Raúl... espero que un día encuentres a esa mujer que


mereces –le dejó un beso en la frente y se fue.

Ra_ La encontré, y la perdí por una que no te merece –susurró


abatido.

En rotonda Montse seguía hablando con Teresa de Buenos


Aires, de Gardel, de los tangos, de las milongas, la mujer la miraba
encandilada por todo cuanto le contaba.

Mo_ Mira casa tienes, la mía, así que nada más te hace falta un
empujón y a Buenos Aires querido.

T_ Ver los lugares que recorrió Evita Perón –decía juntando las
manos sobre la barbilla.

Mo_ Eso, eso, tú a por el drama.

T_ ¡Qué quieres hija!, una que ya se acostumbra a él... oye...


¿puedo decirte algo?

Mo_ Chismes... ¡me encantan! –sonrió.

84 © by ldana & Samantha BAires
T_ ¿Has hablado con Esther?, mira para mí es como una hija, y sé
que lo está pasando mal, ahora, deja que yo tenga un momento y
verás Maca... va a llorar lágrimas de sangre, te lo aseguro –decía
enfadada.

Mo_ Esther está muy mal, peor de lo que pensaba, pero confió en
que sepa retomar toda esta historia y volver a ser ella –dijo con una
sonrisa triste.

M_ Hola –apareció Maca con su gesto serio.

T_ Hola.

E_ Bueno ya estoy... Maca me voy... ya nos vemos... Teresa lo he


dejado todo preparado ¿eh?, Alicia termina el turno. Hasta mañana.

T_ Descansa cariño... no tienes buena cara.

Teresa miró descaradamente a Maca, quien veía como aquella


amiga abrazaba a Esther sonriendo y ésta volvía a dar una
carcajada, no le gustaba la Montse, no le gustaba nada, y encima le
estaba tocando la barriga sonriendo. ¿Cuánto hacía que ella no le
tocaba la barriga?.

T_ El tiempo es oro... y el tiempo perdido nunca se recupera –le dijo


Teresa con voz dura.

Ra_ Me marcho Teresa... vaya... si está aquí Maca, la directora, la


esposa y la madre... ¿estarás contenta, no?

M_ No sé de qué hablas –le respondió sin mirarlo.

Ra_ Esther no quiere que me acerque a ella –Teresa se quedó


impactada por las palabras de Raúl-. ¿Puedes acompañarme a la
sala de Samur?

M_ No tengo tiempo.

Ra_ Si tienes tiempo para tu rubia, también lo tienes para mí.

Dicho esto, la cogió del brazo y la llevó hasta la sala, ante el


gesto de horror de Teresa, parecía que el secreto de Maca, era un

85 © by ldana & Samantha BAires
secreto que todo el mundo conocía, aquel gesto de Raúl le hizo
entender que él, estaba dolido por lo que Esther le había dicho, sin
duda, en ese momento, si le hubieran hecho elegir entre ellos dos
para ayudar a su “hija”, adelante, hubiera apostado
sorprendentemente por Raúl.

M_ ¿Qué ahora eres un macho cabrío que usa la fuerza para


traerme aquí? –le espetó cruzando sus brazos sobre el pecho con
tono irritado.

Ra_ No Maca, lo que pretendo es que dejes de hacer daño a Esther.

M_ ¿Y eso viene a decírmelo un cabrón como tú?, que me has


destrozado la vida a mí, y a mi mujer, lo último que voy a tolerar es
que tú, precisamente tú, me hables de mi mujer.

Ra_ Estoy harto de ti Maca, y Esther no está ciega te lo advierto, no


la hagas tonta, que se sienta culpable por la estupidez que
cometimos no quiere decir que no vea las cosas.

M_ ¿Acaso has visto que me has amargado la vida?, ¡lo has visto!,
no, claro que no, pero ahora yo tengo que aguantarte también en la
faceta salvador de Esther... mira Raúl, eres lo más despreciable que
me he echado a la cara, te odio con todas mis fuerzas, Esther no ha
comprendido nada... y yo... yo no puedo más... ¡no te soporto!, no
te soporté y tuve que tragar con todo mientras hacíamos la
inseminación, así que... no me importa lo que pienses, si Esther te
ha dado de lado, mucho antes debió hacerlo... quizás las cosas nos
hubieran ido comprensiblemente mejor.

Ra_ No lo quieres escuchar ¿verdad?, pues mira por donde aunque


sea lo último que haga por ella y las últimas palabras que hable
contigo, te lo diré –le dijo con firmeza-. La culpa no fue solo de
Esther, tú, tuviste tu parte de culpa pero tu ego no te deja
reconocerlo.

M_ Lo que me faltaba por escuchar –sonrió irónica negando con la


cabeza y la boca entre abierta-. No solo te tiras a mi mujer, sino,
eres juez de mi matrimonio y lo que pasó... no tenías ni puta idea
Raúl de lo que estaba pasando entre nosotras, de lo que había
pasado, porque creo que ni la misma Esther fue capaz de darse
cuenta del daño que me había hecho .

86 © by ldana & Samantha BAires
Ra_ Esther te pedía a gritos que volvieras... no podía vivir sin ti
estaba asustada porque pensaba que no la querías, que la ibas a
dejar, se apoyó en mí porque estaba sola –Maca sonrió-. No me
hace gracia Maca, Esther solo buscaba cariño, el que tú no le dabas.

M_ Claro y para eso estaba el macho ibérico de este hospital.


Esperé una reacción suya, esperé que se diera cuenta que la
necesitaba pero no, para ella fue más fácil acostarse contigo,
tontear contigo que sentarse frente a mí y enfrentarme... ella
siempre lo hace así... –lo miró con odio-. No tienes ni puta idea Raúl.

Ra_ Tengo más de lo que crees, Esther y yo, nos hicimos amigos,
ella no veía en mí más que ese amigo a quien le cuentas tus
problemas, que te hace reír, que le decía que tú –la señaló con
rabia-, tú la querías y que todo estaba bien, que nunca la dejarías,
el que le animaba a ir a verte, pero lo que ella no sabía, era que yo
me iba enamorando más y más de ella conforme pasaban los días –
Maca se irguió mirándolo con un odio que le escocieron los ojos-. Si
te mentí, cuando me preguntaste te dije que no, que no la amaba,
no quería haceros daño porque sé lo importante que eres para ella.

M_ Sí, claro... por eso se quedo preñada de ti, porque estaba mal y
le faltaba cariño, no si aún tendré que darte las gracias, gracias por
joderme la vida, gracias por hacer que mi matrimonio se llenara de
dudas, de resentimientos, gracias por hacer que las noches fueran
un infierno sin Esther, y lo fueran con Esther. Ahora eres santo
varón, pues no Raúl, eres lo más hijo de puta que he conocido –dijo
con todo el odio resentimiento y rabia que había en su interior-.
¿También le faltaba cariño después cuándo ibais de amiguitos, con
los abrazos y besitos, sin importaros que yo estaba por aquí, sin
importaros que a mí me hacían daño?

Ra_ Fue un error –no supo que más decirle, le estaba sorprendiendo
aquella mujer.

Maca tuvo que darse la vuelta de golpe le dolía tanto... nadie


sabía lo mucho que le dolía aquello, las noches que había
imaginado aquello.

M_ Eso no me vale, nunca debió pasar... pero traté de enfrentarlo,


de superarlo ¿y qué tuve?, la recompensa de tenerte a ti metido

87 © by ldana & Samantha BAires
siempre por el medio... esa es tu colaboración y lo que Esther te ha
dicho hoy, debió hacerlo mucho antes.

Ra_ De acuerdo... tienes razón también me equivoqué en eso...


pero... ahora Esther no se merece estar así, ella...

M_ Ella me engañó, ella me faltó el respeto, la única persona que


pensaba nunca me fallaría, me falló, si al menos me hubiera dicho
la verdad, tuvo oportunidades, me acosté con ella sin saber lo bien
que se lo pasó contigo –casi escupía sus palabras con un odio que
ni ella misma reconocía-. Pero no, se calló y eso me duele más.

Ra_ Tenía miedo.

M_ Me rio yo del miedo, y no le he dado de lado, a pesar de todo


sigo estando a su lado.

Ra_ No quieres reconocer que la súper Maca también cometer


errores... juzgas a Esther por algo que pasó una vez, tan sólo una y
sin embargo, tú tienes a otra en la retaguardia revolcándote con
ella a pesar de tener a tu mujer en estado y con todo lo que eso
implica en este embarazo, me das asco –le dijo mirándola
fijamente.

M_ Pues mira ya estamos en paz, el mismo que tú a mí.

Ra_ Con una diferencia, yo quiero a Esther, tú no.

M_ ¿Qué sabes tú? Siempre igual, siempre en medio de las dos,


siempre apareciendo, siempre creyéndote indispensable, siempre
ahí como un puto grano en el culo –le gritó con las venas de su
garganta y de su frente a punto de estallar.

Ra_ Porque me daba cuenta que tú le estabas dando de lado poco a


poco.

M_ ¡Eso es mentira!, estuve en todo momento junto a ella, ¿pero


sabes qué? Siempre tú, y los problemas, y ella frágil necesitando
todas las atenciones del mundo ¿y yo?, se ha preocupado ella por
mí –trató de defenderse.

Ra_ Esther te adora...

88 © by ldana & Samantha BAires
M_ Ya... –se giró tratando de tranquilizarse pero su pecho le dolía-.
Ella me adora... me adoraba también cuando estaba contigo...

Ra_ Yo me voy, siempre pensé que podía estar a su lado como


amigo, si tanto te molesté debiste decírmelo.

M_ Eres muy listo para tirarte a mi mujer, pero no para darte cuenta
de que sobras –le dijo con todo el odio que pudo reflejado tanto en
su voz como en su mirada.

Ra_ Tienes una tía estupenda junto a ti, que cometió un error, que
se siente culpable, que te ama pero no la valoras, ella no quiere
tenerme a su lado y lo respeto, aunque me duela con toda mi alma
he perdido a una gran mujer, y solo deseo, que también la pierdas
tú y puedas sentirte tan sucia como estás ahora.

Raúl se marchó a toda prisa sin dejar contestar a Maca, que se


quedo allí como si hubiera echado raíces, pensativa, sin saber
realmente qué pensar, el agobio que estaba comenzando a seguir
era tal, que tragó saliva para poder reaccionar y salió como alma
que lleva el diablo de aquel lugar, entonces apareció Verónica.

Ve_ Me marcho Teresa. Maca... ¿Te encuentras bien?

M_ Sí, sí –dijo tragando su miedo y su rabia.

V_ ¿Quieres tomar algo?, tengo tiempo –le dijo disimuladamente


mientras le tocaba el brazo.

M_ Dame cinco minutos y voy.

V_ Te espero fuera.

T_ ¡Pero bueno... pero qué le pasa a Maca! –se repitió totalmente


fuera de si.

89 © by ldana & Samantha BAires
C8

Llegó a la casa sobre las 23 horas. Le dolía mucho la cabeza.


Esa punzada aguda se le había clavado no sólo en las sienes, como
últimamente, sino en la frente. Verónica había tratado de calmar su
furia luego del encontronazo con Raúl. Pero no le había contado
todo. No le había dicho del malestar que le causaba ver a Esther
con esa amiga de años, que le acariciaba la tripa, que le provocaba
esa risa que tanto la sedujo tiempo atrás. Luego, había vuelto al
hospital a terminar informes, controlar turnos, supervisar las tareas
programadas. Al entrar, la encontró en el sofá, con una manta,
leyendo.

M_ Estás levantada. ¿Pasa algo?

E_ Te esperaba.

M_ ¿Algún problema con Pedro o Patricia? ¿Te sientes bien? –la


miraba con el ceño fruncido.

E_ Los niños bien, Maca. Durmiendo. Patri preguntó por ti.

M_ Ya. Se me hizo tarde. Mañana hablaré con ella y con Pedro


cuando los lleve a la guardería. El turno con Santibáñez es mañana,
¿verdad?

E_ No, Maca. Lo postergó para la semana entrante. Venga, que ni


siquiera recuerdas cuándo debemos llevar a la niña al hematólogo.

Dejó la cartera y las carpetas en uno de los sillones y se sacó


la chaqueta. Cogió aire. Lo había olvidado. Tantas cosas dando
vueltas en su cabeza. Ahora el reproche de Esther. Aunque tuviera
razón. Ella no había provocado todo esto. Ella no era responsable de
la enfermedad de la niña... Se puso los dedos en las sienes. Esa
puntada aguda que tanto le molestaba.

M_ Vale. Lo siento. Estoy abrumada por las tareas de dirección. Es


mi primer día Esther. He traído unos informes que tengo que
terminar para la reunión de mañana.

E_ Supongo que sabrías que al aceptar el cargo venían estas tareas,

90 © by ldana & Samantha BAires
así que no es ningún atenuante. Te sugiero que uses una agenda
para tus múltiples obligaciones. No vaya a ser que dejes a alguien
esperándote en vano. Entre ellas, no olvides anotar. Ver una vez por
semana a Pedro, darle un beso con mis propios labios y no enviado
por correo. Jugar una vez por semana con Patricia y hacerle
carantoñas. Ah... beso también, no se te olvide.

M_ ¿A qué vienen esos comentarios? No te reconozco, Esther. ¿Por


qué tan socarrona, irónica? –la miraba esta vez entre sorprendida y
dolida, sí dolida, lo reconoció tras el pinchazo que sintió en su
corazón.

E_ A que necesitas o una agenda o una secretaria, para que no se


te olvide incluir a tus hijos. Sólo eso.

M_ No estoy para soportar memeces. Me voy a servir café. Lo


necesito para despabilarme.

E_ Tú misma. Te espero aquí –volvió la vista a su libro.

M_ No es necesario que te quedes despierta para hacerme


compañía. Entras temprano mañana. En tu estado necesitas tus
ocho horas de descanso.

E_ No me quedo para acompañarte. Me quedo para hablar contigo.

M_ Te pedí ayer que habláramos y me lo negaste. Hoy ya no es


necesario –la miraba entrecerrando los ojos tras un resoplo y una
sacudida leve de su cabeza-. Acepté el puesto, como sabrás.
Lamento que no lo hayamos conversado. Tenía que dar una
respuesta inmediata y tú ... tenías otras cosas en mente.

E_ Lo sé. Lo comentó Verónica antes que se diera la noticia oficial.


Ni siquiera Teresa lo sabía. Te felicito, enhorabuena –sus palabras
sonaron a kilómetros de distancia de aquel lugar.

M_ ¿Me estás vacilando? -trató de mostrarse firme, segura, aunque


las palpitaciones que tamborileaban en su oreja delataran su
inquietud. Verónica se había ido de boca, por eso el comentario de
Teresa sobre las almohadas. Teresa evidentemente se había dado
cuenta de su relación con la Psiquiatra. ¿Le habría dicho algo a
Esther? ¿Por eso esa forma de actuar, tan distante e irónica?

91 © by ldana & Samantha BAires
E_ Para nada. Mis felicitaciones son sinceras. Ve por el café. Te
espero. Lo que necesito hablar contigo es otra cosa. -volvió a abrir
su libro y dio por terminado el diálogo.

Maca entró a la cocina algo nerviosa, sin duda el comentario


sobre Verónica le había hecho tambalearse, pero seguía estando
segura que a pesar de lo que decía Claudia, Esther no sabía nada,
quizás estaba enfadada por algo, y ese algo sin duda lo quería
hablar, la conocía y sabía que si se había enterado no iba a
comentarle nada... aunque sin saber muy bien por qué, un miedo
incontrolado se apoderó de ella. Exhaló un profundo suspiro y salió
a reunirse con ella.

M_ ¿Qué es eso que querías decirme? –se paró a su lado dando un


sorbo de café mientras Esther dejaba a un lado el libro

E_ Sé que tienes una amante hace ya un tiempo –el camino de la


taza se quedó sin completar el recorrido de vuelta, se quedó
aparcado en sus labios-, que el trabajo extra nada más han sido
mentiras para verte con ella y esa amante es Verónica.

M_ Yo.... queee.. ... Estheeer... - la cara blanca, sorprendida,


golpeada en sus fueros más íntimos. La taza de café en su mano
temblaba, casi a punto de volcarse.

E_ Mira es mejor que no trates de mentir, es más, quiero que de


una vez por todas seas sincera, necesito acabar con esto cuanto
antes y no quiero perder el tiempo con más mentiras, sé la verdad
Maca, no me menosprecies más ¿vale? -voz dura casi casi impasible
con una mirada repleta de dolor por su parte.

M_ Ya. Esther... no sé qué decirte. Pasó... –tragó saliva tratando de


recomponerse de la impresión de tener a una Esther tan firme a su
lado-. La conocí en un congreso. Y surgió. No... no lo pude evitar.
Yo... no quería hacerte daño. En tu estado.... no podía hablar
contigo lo que me pasaba, Esther. Lo siento, lo siento tanto - sus
ojos se aguaban, sentía que su pecho se llenaba de una terrible
angustia, ahí enfrentada a lo que Claudia le había anticipado. Y
Esther, dura... muy dura con ella, como .... aquélla vez... con Jaime-.
Esther, espera... Hablemos. Yo.... Esther yo te quiero. No
precipitemos las cosas. -se sentaba, casi se hundía en el sillón. No

92 © by ldana & Samantha BAires
podía sostenerse en pie.

E_ Menuda manera más especial tienes de quererme, ¿no te


parece? -le dedicó una mirada fría como el hielo, casi, rozando
cierto odio.

M_ Esther. Tenemos dos niños. Pronto nacerá nuestra otra niña. Han
pasado muchas cosas, muchas. Hablemos antes. Yo te quiero,
pero... no entiendes lo que ha sido todo esto para mí. Por favor,
hablemos cariño.

E_ Ni se te ocurra llamarme cariño -le dijo cerrando los ojos


duramente con un gesto marcadamente adusto.

M_ Vale.... Estás muy herida. Lo sé. Lo he pasado y sé cómo te


sientes. Pero... yo te dí una oportunidad. Dámela tú –la miraba con
las cejas enarcadas con una mirada repleta de miedo.
M_ Vale.... Estás muy herida. Lo sé. Lo he pasado y sé cómo te
sientes. Pero... yo te dí una oportunidad. Dámela tú –la miraba con
las cejas enarcadas con una mirada repleta de miedo.

E_ Sabía que ibas a recurrir a eso, sabía que me lo ibas a echar en


cara, no Maca, no sabes no tienes ni idea de cómo me siento, yo te
engañé una vez, tú me has estado engañando día tras día, noche
tras noche, y lo peor, llegando aquí a casa, y haciéndome creer que
todo estaba bien... dices de los niños, ¿acaso te han importado? -la
miró con dureza.

M_ No seas cruel Esther. No te lo echo en cara. ¿Tú crees que fue


fácil curarte, atenderte durante tres meses sintiendo mi vida
destrozada? ¿Tú crees que fue fácil trabajar con tu amante y veros
abrazarse, besarse, acariciarse delante mío? ¿Tú crees que fue fácil,
eh? –iba alzando la voz, sus pupilas se movían constantemente de
izquierda a derecha, sus ojos se iban acurrucando y su rabia iba
tomando forma de sombra en aquellos ojos que con tanto amor la
habían mirado siempre-. No tienes ni idea lo que sentí. Lo que me
costó todo, me destrozaste Esther. Me diste el golpe más grande
que recibí en toda mi vida. Porque nunca, entiendes, nunca pensé
que me harías eso. ¿Y ahora... ni siquiera me das la oportunidad
que te pido? ¡Joder, Esther!, ¡Que soy de carne y hueso y también
sufro!

93 © by ldana & Samantha BAires
E_ Primero, Raúl no fue mi amante, sólo fue un único y estúpido
error provocado por tu ausencia –Maca fue a hablar pero Esther se
lo impidió levantando la mano-. Segundo, ¿por qué no me lo
dijiste?, para ti es más fácil huir que hablar, y ahora... quieres
hablar... te recuerdo cuando yo traté de explicarte las cosas no me
dejaste -se levantó con algo de dificultad pero actitud nerviosa, se
frotó las manos, contrajo la barbilla y finalmente se giró mirándola
con dureza nuevamente, la dureza de esa herida de amor-. Y yo
sabía que no era fácil Maca, pero no sabía como tratarte, no me
dejaste volver a ti con todo aclarado, no quisiste hablar, cada vez
que intenté decirte no me dejaste ¿pretendes que yo te escuche
ahora?. ¿Qué me vas a decir?, que para evitar ese sufrimiento te
has ido con ella?, ¿es eso?, lo siento Maca, lo siento pero no... me
equivoqué al volver contigo sin aclararlo todo, nos precipitamos,
pero jamás pensé que me lo pagaras de esta manera... -sus ojos se
llenaron de lágrimas pero no dejó salir a ninguna.

M_ Esther... yo no te estoy devolviendo nada. ¡Mierda! –se puso en


pie frente a ella mirándola con gran enfado, con ansiedad-. Vale,
¡ahora soy yo la culpable de todo! De no dejarte hablar, de no saber
cómo acercarte a mí. Lo mismo de antes. No sabía cómo decírtelo.
No sabía, Maca. ¿recuerdas? ¿eh? ¿lo recuerdas? Y vuelta a lo
mismo. La culpable de que no hables yo. La culpable de que te
sintieras sola, yo. Para todo tienes una excusa, Esther. A veces no
hablan las palabras y sí los gestos, las caricias. Te pasaste todo tu
embarazo a los besos y abrazos con Raúl. Raúl se metió en nuestra
vida porque tú lo dejaste, es más, lo metiste más adentro que
nunca –le hablaba con una ira descontrolada provocándole un gesto
en su rostro desconocido para Esther-. Y ahora tu excusa.... Con
Maca no se puede hablar, Maca se cree perfecta.... Joder, tía. ¿No
me conoces, acaso? ¿No sabes lo que me cuesta hablar mis cosas?
–le reprochó.

E_ Yo no te digo que tú eres la culpable de todo Maca, si he


aguantado tu engaño tanto tiempo ha sido porque yo, óyeme bien,
yo me sentía culpable de cargarte con todo, con una hija enferma,
con Raúl, con otro embarazo, tú tienes tu parte de culpa como la
tengo yo, no me dí cuenta de que Raúl te hacia daño, lo sé y lo
siento, mientras yo lo veía como algo que nada más fue un error
que era mi amigo, tú no lo veías igual, me he dado cuenta tarde, y
lo sé. Yo lo único que no quería era hacerte daño, pero era mi amigo
y eso nunca lo supiste ver... y te conozco Maca, más de lo que

94 © by ldana & Samantha BAires
imaginas, lo que pasa es que ahora mismo, es cuando te
desconozco por completo, entiendo que quieras salir, darme un
poco de lado porque te he hecho daño, mucho, lo sé pero no
entiendo que des de lado a tus hijos, no entiendo ese cambio
Maca...

M_ ¿Dejar de lado a mis hijos? Mierda, Esther! Por dos o tres días
que no vine a verlos? ¿Dejé de lado a mis hijos? Bien te ha llenado
la cabeza ese cabrón de Raúl. Y seguro tu amiguita lo ha hecho
desde que está aquí pareces otra –le volvió a reprochar herida-.
Anda, Esther, que se acuesta con su amante y tú cuidas de los
niños ya no eres su mujer sólo una canguro más y encima con la
preocupación del embarazo. ¡La pobrecita de Esther que carga con
todo! siempre la pobrecita Esther. Maca se revuelca con su amiguita
y pobre Esther ... pobre Esther... pobre Esther.... –estaba perdiendo
de una manera abrumadora su control, tanto que Esther la miraba
un tanto asustada pero segura de lo que estaba defendiendo, de
pronto exclamó con toda la rabia del mundo metida en sus venas
reflejadas en su garganta- ¡Mierda! ¿y yo qué, Esther? ¡Eh! -las
lágrimas caían de su cara como un torrente, entonces de un golpe
las apartó y se acercó hasta Esther y elevando el tono nuevamente
casi sin respirar empezó a decirle- ¿Yo qué? ¿sabes por qué seguí
con Vero? ¿Por qué? Porque no me pide, porque no me exige,
porque no tengo que ser la perfecta que aguanta que el cabrón hijo
de puta que preñó a su mujer sea quien decida todo. Porque yo
también necesito cosas Esther, necesito .... ¡Mierda! ¡Que no
entiendes nada!

E_ Mira... no grites vas a despertar a los niños... y yo no soy la


pobrecita Esther... Raúl sólo me quiere ayudar porque sabe que
sufro –se defendió de aquellos ataques.

M_ Me imagino cómo te ayuda. Como te ayudó antes. Por supuesto


¿piensas que me creo que fue sólo un polvo con él?, ¿y quedaste
preñada? Tía, que no soy tan tonta, eh?

E_ ¡Maca!, no te consiento que me digas eso... ¡no te lo consiento!


-la miró con un gesto repleto de ira-. Fue un error que estoy
pagando todos los días de mi vida... y sí, fue una vez ¡una maldita
vez! -le espetó con furia.

M_ Claro! ¡una vez! ¡y yo soy una hija de puta porque lo hice más

95 © by ldana & Samantha BAires
de una vez! Y no sólo más de una vez. Sino que la pobrecita Esther
sufre.... cómo sufre. Pero Maca no. Se revuelca feliz hora tras hora
día tras día.

E_ Sufro porque te quiero, sufro porque yo no te he exigido nunca


que seas perfecta, eres tú la que no puede consentirse ni un error,
Maca... yo mejor que nadie sé lo que has sufrido... pero no me has
dejado ayudarte, y no vuelvas a decirme lo de pobrecita ¡joder
Maca!, que no soy idiota, ¿crees que no sé lo que quieres con ella? -
se dio la vuelta con la respiración agitada y un pinchazo en su
cabeza tras alzar la voz.

M_ ¿A ver? ¡venga, dime! –con actitud chulesca poniendo sus


brazos cruzados sobre el pecho le desafió-, dime doña perfecta qué
es lo que quiero con ella, ya que lo sabes todo. Que eres la
comprensiva mujercita que entiende todo y está arrepentida de
todo. Venga, dí, qué quiero con ella? ¡Eh!... ¡eh! –la miraba con
furia.

E_ Desinhibirte, lo fácil, no tener responsabilidades, no pensar, no


sufrir, ella no te hace sufrir como yo, ella te da momentos repletos
de pasión, imagino -entonces cerró los ojos al decirlo-. Conmigo
tienes responsabilidades que no buscaste... y que yo con mi torpeza
creé, ella te lo hace pasar bien, tienes risas, ningún problema, es
una tía impresionante ¿no?... imagino que te lo has de pasar muy
bien, eso es lo que buscas nada más que eso...

M_ Mira Esther, la paso tan bien como la pasaste tú con Raúl, si a


eso te refieres. Y sí, busco un poco de aire porque me ahoga todo.
Me ahogan tus miedos, me ahoga una hija que no sé si se salvará o
no, me ahoga un tío que se mete hasta en nuestra cama, me ahoga
el tener que enfrentar todo y sentir que no te puedo cargar de
responsabilidades, me ahoga todo Esther. Yo no inicié todo esto.
Podré ser cerrada, casi hermética, lo sé. Pero .... yo no fui la que
traicionó y no dijo lo que le pasaba, que estabas mal. No fui yo,
Esther. Te lo dije... hay errores que cuestan la vida. Y este error
tuyo, me ha costado mi vida, Esther. Me ha costado los sueños que
tenía contigo. La ilusión de una familia, de una mujer en quien
confiar con los ojos cerrados. ¿No me reconoces, he cambiado? Tú
provocaste ese cambio, Esther. Tú.... –le dijo finalmente bajando la
voz pero mirándola con decepción.

96 © by ldana & Samantha BAires
E_ De acuerdo... quieres cargarme a mí con la responsabilidad que
te tires a la hija de puta esa que no le ha importado meterse entre
nosotras, ¡hablas de Raúl!, sí puede que lo haya usado yo porque
me sentía sola, porque me sentía abandonada por ti, ¿pero quieres
que cargue con todo yo?, lo haré Maca, pero con lo que no puedo
cargar por más tiempo es con este engaño, no sé si lo has hecho
adrede o no, pero lo que has conseguido es que me sienta la mujer
más mierda del mundo –trató de tranquilizarse y bajó nuevamente
su tono crispado-, tú precisamente tú que fuiste lo mejor que tuve,
la persona que más me ha llenado, ¿crees que no me duele?, ¿crees
que es fácil olerte a otra?, ¿a ti te molestaban los abrazos con
Raúl?, ¡entonces podrás entender lo que a mí me molesta que te
metas conmigo en la cama después de revolcarte con esa puta! y
si... Montse me ha abierto los ojos, porque no tengo porque
aguantarlo, aguantarte a ti con sabor a otra, ¡quieres follar a gusto!,
¿quieres vivir sin cargas?, perfecto, ¡lárgate, olvidemos que alguna
vez tuvimos algo bueno!, porque me has destrozado ya no sólo la
vida, también el corazón Maca, no tienes ni idea cuánto -y dicho
esto rompió a llorar a pesar que no quería hacerlo, a pesar que
quería mostrarse firme, le dolía demasiado como para no sacar ese
dolor fuera antes de ahogarse.

M_ ¿Yo te destrocé el corazón? -no aguantaba su llanto, no podía


verla llorar, pero aún así no aguantaba su propio dolor, ese
sinceramiento con Esther le desgarraba el alma - ¿Yo te hago sentir
la más mierda del mundo? ¿yo? ¡joder, tía! -sin quererlo, como un
arrebato que le salió del fondo de sus vísceras, estrelló la taza de
café contra el piso - Aquí mismo, en este mismo lugar, me
destrozaste el alma y ¿ahora soy yo la que te hace sentir así? –le
decía gritando como loca como si en ese punto, se hubiera
trastornado como nunca en su vida le hubiera pasado, había
perdido totalmente los papeles.

P_ ¡Mamá! ¡Mamá! - llegaba Pedro llorando descompuesto ante los


gritos, aquella situación era nueva para él-. ¡Mamá!

E_ Cariño... -el niño fue hasta ella-. No pasa nada mi amor... no pasa
nada... vamos a la cama -se limpió las lágrimas mientras Maca se
giraba para que no le viera su gesto repleto de ira.

En ese momento Maca sentía como los latidos de su corazón


se habían disparado, notaba como su respiración era agitada, como

97 © by ldana & Samantha BAires
el miedo por primera vez en su vida se estaba apoderando de ella,
más que miedo, pánico. Pedro allí buscando a Esther, no a ella, su
propia madre. Pedro allí y ellas eran las que habían provocado esa
angustia, ese dolor en el niño. Ellas y sus disputas. Ella, ella.... ella
había hecho llorar a su propio hijo, ¡a su Pedro! ¿Qué estaba
haciendo, qué le estaba pasando? ¿Hasta dónde había llegado?
Trataba de repasar aquella conversación a gritos, tantas palabras
habían salido de ambos interiores, se percató que era lo que tanto
temía, enfrentar a Esther y darse cuenta que ella también se había
equivocado. Se sentó abatida, miró el techo, un puchero se hizo
dueño de su barbilla, y terminó por tapar su cara pensando en...

M_ ¿Maca... quién mierda eres? ¿Quién eres, Maca? ¿Qué quieres


hacer con tu puta vida? ¡Qué, qué!

Quería huir bien lejos de allí, de Esther que le estaba


destrozando el alma, de una vida que había soñado, ansiado de una
manera y que ahora era esa podredumbre de reproches mutuos, de
una historia de amor que llenó sus poros y sus momentos y sus
esperanzas y que ahora se desvanecía entre los despojos de un
sueño imposible.

M_ ¿Qué mierda hice tan mal, si la amaba como nunca amé a


nadie? ¿Por qué, por qué? -resopló tratando de controlar su ira, su
dolor.

Por su parte Esther, mientras acompañaba a su niño para que


se durmiera sentía las palabras de Maca golpearle la piel, una tras
otra le había llenado de reproches, se sentía sucia y culpable de
todo, pero no estaba dispuesta a continuar aquella situación, no
podía seguir oliendo a la otra, su Maca, ya no era suya y quizá...
nunca más lo fuera. Bajó las escaleras con cuidado y cuando la vio
sentada en el sofá, se dio cuenta del abismo que había entre ellas,
de la barrera, de la lejanía que se había instaurado entre ambas...
una lejanía que se presumía difícil de recuperar. Con voz tranquila,
le dijo.

E_ ¿Te das cuenta que nos estamos haciendo mucho daño?, con
quererse no es suficiente.

M_ Esther...

98 © by ldana & Samantha BAires
E_ Mira vamos a dejarlo por hoy, no vale la pena seguir
arrancándonos el alma, mañana hablamos cómo hacemos, qué
hacemos con nuestros hijos. Hoy... lo siento, ya no puedo seguir con
esto, Maca.

M_ ¿Estás decidida a terminar lo nuestro, verdad?

E_ Sí, no podemos seguir así... –su voz estaba repleta de pena-. Ya


no buscamos, no queremos lo mismo Maca...

M_ De acuerdo –asintió suspirando mientras se sentaba en el sofá


herida en su orgullo, desgarrada en su alma.

E_ Quédate a dormir si quieres, ya es muy tarde. Entenderás que no


puedo irme yo, en mi estado, con los niños así, con Patricia así. Creo
que corresponde que tú te busques un lugar.

Maca, sin quererlo pero instintivamente, asintió. Recordó sus


propias palabras cuando le pidió que no volviera a la casa el día que
Esther volvió a trabajar al hospital y no pudo soportar un segundo
más aquella traición, la visión de su mujer junto a su amante, Raúl.

E_ Pero no duermas conmigo, Maca. No lo acepto.

M_ No te preocupes... no me voy a meter en tu cama... –le dijo con


un tono repleto de dolor.

E_ Mañana hablamos de los niños -nunca antes Esther había


escuchado ese tono en Maca, un tono que le produjo un
estremecimiento en todo su cuerpo.

99 © by ldana & Samantha BAires
C9

Esther se levantó temprano, no porque se hubiera despertado,


sino, porque no podía soportar más estar en aquella cama sola y
con los ojos abiertos. No había podido dormir, no había podido dejar
de escuchar en el silencio de aquella estrepitosa noche las palabras
de Maca, su rabia, su dolor, se sentía triste, demasiado triste,
derrotada como si la vida le hubiera golpeado y le hubiera dejado
K.O.. Urgía que pasara el tiempo, que la necesidad de que el tiempo
fuera curando sus heridas, se hiciera real, tiempo, el que había
perdido por no enfrentar a Maca, tiempo, el que le sobraba para
esperarla, tiempo, el que le faltaba para olvidarla. Se levantó con
dificultad, por más que había querido no llorar, alguna lenta lágrima
había hecho una visita turística por su cara, no habían carteles
indicativos, pero, aquella lágrima supo recorrer el surco que suele
dejar el dolor. Se había duchado, ni siquiera maquillado, arreglado
de especial manera, no, nada, no tenía animo para nada más que
no fuera huir, huir y dejar pasar los segundos, los minutos, las
horas, donde poco a poco fuera olvidando las palabras hirientes, los
gestos duros, tiempo... para poder olvidar. Pasó por la puerta del
comedor pero ni siquiera se detuvo para mirar, pasó de largo con
un suspiro antes de llegar, para evitar hasta respirar. Al salir de
aquella casa, su casa, su hogar, necesitó apoyarse sobre la pared,
se había mareado, aquella casa ya nunca más sería la casa de una
familia, se había roto, se había destrozado todas sus ilusiones, sus
sueños, y como mujer, como esposa y como madre, estaba
dispuesta a aceptar sus culpas, su parte de culpa en aquella
vivencia tan horrible, tan desoladora.

Subió a un taxi que le esperaba en la puerta y huyó... huyó sin


mirar atrás... cerrando los ojos notando el dolor en su corazón.

Maca la escuchó irse desde el sofá. Ni se movió, ni abrió los


ojos. Le dolía el cuerpo, mucho. Pero más aún le dolía la vida. En su
mente, en la oscuridad de la noche, sus ojos desangrando su dolor
en ríos de sangre con forma de lágrimas, había repasado cada
palabra, cada gesto, cada recriminación de esa discusión terrible
entre ella y Esther. Era el fin, lo sabía. Nunca antes habían hablado
así. Desde aquél su primer día en Urgencias en que chocaron hasta
finalmente terminar en esa clase de cocina, volvieron los recuerdos
a ocupar los espacios que nunca debieron haber abandonado. Era el

100 © by ldana & Samantha BAires
fin de una historia de amor que la ilusionó y la llenó de felicidad.
Era el fin y era Esther quien lo había puesto con todas las letras,
con todas las palabras, con todo su cuerpo. Lo sabía. No había
vuelta atrás.

Los ojos le pesaban. Imaginaba cómo estarían. Hinchados, con


grandes ojeras, su cara mostraría a las claras el impacto de una
situación que no esperaba, no creía iba a llegar nunca. Apenas
escuchó cerrarse la puerta, se levantó y fue hasta el baño. No quiso
ni mirarse al espejo. Abrió la ducha y se quedó largo rato bajo la
caricia del torrente tibio. No quería pensar y los recuerdos
galopaban libres en su mente. No quería llorar y las lágrimas
bajaban en torrente por sus mejillas.

M_ Por qué? Por qué?

Pregunta que comenzaba a repetir Pedro día tras día mientras


iba creciendo. Pregunta que hoy se hacía con el corazón moribundo.
Pregunta que no sabía si alguna vez tendría respuesta. Pregunta
que la hizo derrumbarse en el piso de la ducha, con la cara entre las
manos, temblando, sacudiendo su cuerpo en espasmos de angustia
y dolor.

Aún faltaba media hora para comenzar el turno de Esther, pero


ya había llegado al hospital, en cuanto Teresa levantó la mirada y
vio su cara, supuso que algo grave había pasado, podía entender el
que. Por eso avisó que la sustituyeran y con un gesto leve de
cabeza le señaló el pasillo a Esther. Fueron esta vez al sótano, al
cuarto que había para las enfermeras, casi nunca entraba nadie y
sabía que en aquel momento era el mejor sitio para que Esther se
sincerara con ella, sin interrupciones, sin que nadie pudiera
inquietar a Esther, y cuando pensaba en nadie, lo hacía
principalmente en Maca. No hablaron hasta que Esther se sentó en
el sofá viejo y medio pelado, hasta que Teresa no la miró en
silencio, con esa compañía que una amiga necesita, sintiéndose
amiga, protectora y madre. Dejó que Esther suspirara que pasara
sus manos por la frente con gesto serio, y con voz rota de miedo le
dijera.

E_ Hemos terminado Teresa, anoche eché a Maca de mi vida

T_ ¿Fuiste tú? –le cogió la mano tras tratar de exhalar un disimulado

101 © by ldana & Samantha BAires
suspiro. Esther asintió-. Me alegro, creo que era lo mejor Esther,
esta situación es insostenible y a la larga os iba a destruir.

E_ Nos hemos destruido ya, nos hemos dicho cosas que jamás
pensé

T_ En la pelea de una pareja siempre se dicen cosas que no piensas


puedas decir, ¿y sabes por qué? –Esther la miró triste-. Porque hay
amor, porque amas a esa otra persona

E_ Dice que estaba agobiada por todo... pero yo también y... no sé


que le ha pasado sin duda, ya no siente por mí lo que sentía, de
otra manera no lo hubiera hecho

T_ Esther... ¿estás segura que quieres dejarla?

E_ Sí, creo que es injusto por mi parte querer retenerla, no tiene


sentido, yo he fallado pero ella también

T_ ¿Y ahora?

E_ Imagino que se irá con Verónica

T_ ¡Vamos Esther!... Verónica no es lo que Maca quiere

E_ Ya... pero es lo que desea –su gesto fue aciago apretando las
mandíbulas

T_ Yo no lo podía creer... Maca... no –musitó casi sin darse cuenta

E_ Maca también es persona, debajo de esa máscara de todo lo


puedo, hay una mujer sensible y tierna de la que yo me enamoré y
que he perdido por el camino. Me separo de ella y no quiero nada
con ella, porque creo que si la quiero recuperar alguna vez, tiene
que ser aquella Maca que existe, no ésta que no logro reconocer

T_ ¿Y ella que dice? –le preguntó preocupada

E_ Nada... me echa a mi la culpa, por Raúl.... cree que me acosté


con él más veces

T_ Pero se lo has aclarado, ¿no?

102 © by ldana & Samantha BAires
E_ No tiene sentido Teresa, ya no. Lo que menos me importa ahora
mismo es que me crea, me duele, pero quiero pensar que está
cegada por su rabia, que cuando se serene se dé cuenta que no
miento

T_ Esther cariño –le puso dulcemente su mano en la barbilla sus


ojos le transmitieron dolor-. Daros un tiempo, os habéis amado
mucho como para alejaros

E_ Nos hemos perdido el respeto Teresa, la confianza, y no creo que


el tiempo eso lo cambie, voy a pedirle la separación, arreglar la
situación con los niños y tratar de sobre vivir, creo que es lo mejor
para las dos

T_ Bueno Esther... a ver... respira, ahora estás un tanto


decepcionada y todo lo ves mal

E_ No, ahora es cuando lo veo todo claro Teresa, yo decepcioné a


Maca y mucho, ella me ha decepcionado a mí y creo que no es
consciente de lo mucho que lo ha hecho, porque para mí Maca lo es
todo. Por eso creo que... nunca podremos estar juntas, el dolor es
tan fuerte que...

T_ Venga... vamos... ahora no hablemos de esto, ahora para mí lo


que tienes que hacer es tratar de estar lo más relajada posible,
hazlo por la niña –le sonrió con tristeza

E_ Lo sé... lo sé... –dijo negando con la cabeza-. Lo que no sé, es si


estoy preparada para verla, para afrontarla... esta mañana no he
podido tan siquiera girar mi cabeza al salir de casa

T_ Esther va a ser difícil pero quiero que sepas que estoy para
ayudarte en lo que estimes oportuno, si quieres venirte a mi casa,
tienes las puertas abiertas de par en par, si quieres que me haga
cargo de los niños...

E_ Gracias Teresa –le dijo con los ojos emocionados y Teresa formó
un puchero en su barbilla para finalmente abrazarla con los ojos
cerrados-. Te lo agradezco, pero, tengo que salir adelante yo sola de
esto, le dije a Raúl que necesitaba espacio, porque quiero volver a
ser yo

103 © by ldana & Samantha BAires
T_ Me alegro...

E_ Lo sé –sonrió-. Y sé que siempre estarás a mi lado y eso... para


mí es muy importante.

Mientras aquella conversación tenía lugar, Maca, levantó a los


niños sacando fuerzas de su tozudez innata. Los llenó de caricias y
besos y sonrisas. No eran sonrisas fingidas. Eran simplemente el
reencuentro con sus hijos, esos dos pequeños que amaba y que
sabía, a ciencia cierta, había descuidado en las últimas semanas.
Pedro le respondió con cariño. Al fin de cuentas, el niño sólo había
estado llamando su atención, le había estado reclamando los besos
y caricias retaceados. Dos o tres veces sus “mami” reconfortaron su
pena. Ya no era “Maca”, ese “mami” era el mejor bálsamo para una
vida que sentía derrumbada, derruida.

Cantó con ellos durante el viaje a la guardería, sonrió con ellos


al dejarlos, se llevó sus besos y sus caricias tratando de que
abrigaran el frío intenso que se había apoderado de su cuerpo. Al
llegar al parking del hospital, se reclinó sobre el asiento. Cerró los
ojos. Verla, cómo, de qué manera mirarla a los ojos, hablarle,
decirle. A Esther, ya no más su mujer, ya no más su niña, ya no más
su princesa. Esther, Esther, Esther.

Cogió el móvil. Marcó.

M_ Necesito hablar contigo. Estoy en el parking. Me esperas en mi


oficina?.... Vale.... No, por teléfono no. Tendré café preparado. No he
desayunado, si traes unos bollos.... Sí, muy duro.... Gracias.

La cara de Teresa en el mostrador de rotonda era cristalina.

M_ Ya habló con Esther. Tranquila, Maca. Guarda tu lugar. Buen día,


Teresa.

T_ Aquí tienes los partes. En esa bandeja, los informes de la guardia


de anoche. La Doctora Casas preguntó por ti. Pidió que la llames
apenas llegaras.

M_ Gracias, Teresa. -no pudo con su genio- Por cierto, sigue siendo
una buena costumbre responder a un saludo. La cortesía y los

104 © by ldana & Samantha BAires
buenos modales ayudan a mejorar el humor de la gente.

T_ En el mundo de los pijos, puede ser. En mi mundo, respondo a


quien lo merece.- mirándola con cierta rabia.

M_ Vale. Bueno saber que no merezco ni un buen día. Lo tendré en


cuenta para el futuro.

Se giró y se fue directo a taquilla a cambiarse. De allí a su


oficina. Cerró la puerta tras de sí y respiró hondo. Iba a ser un día
largo y difícil.
No necesitó más que observar sus ojos hinchados y las profundas
ojeras para saber que había ocurrido lo peor. Puso la bandeja con
bollos en el escritorio y esperó que Maca sirviera las tazas de café y
se sentara.

M_ Me ha dejado. -sentándose, apoyándose contra el respaldo del


sillón – Anoche cuando llegué me esperaba para hablar. Lo sabe
desde hace tiempo. Tuvimos una discusión brutal, horrible. Le pedí
que me permitiera explicarle, que me diera una oportunidad, pero
no quiso.

C_ Está demasiado herida, Maca. Recuerda lo que te sucedió a ti


cuando le pediste que se fuera de la casa –le dijo con voz dulce
acariciando su mano lentamente, tratando así de darle más apoyo

M_ Lo sé.-agachaba la cabeza y miraba el negro horizonte en esa


taza de café. La llevó a sus labios y bebió un sorbo- Pero esta vez es
distinto, Claudia. Nunca nos atacamos y recriminamos como ayer.
Nunca llegamos a gritar y a mirarnos con odio como anoche.

C_ Entre vosotras hay demasiadas cosas no habladas, no aclaradas,


Maca. Han estallado y se han dicho lo que guardaban. Todo el
rencor que fueron acumulando –hizo una pausa mirándola
fijamente, después de beber de su taza agregó-. ¿Cómo te sientes?

M_ Mal, muy mal. Me siento sucia, vacía, destrozada. Lo único que


me ha permitido salir de la casa y enfrentar el día de trabajo han
sido los niños. Estar con ellos, cantar y reír, acariciarlos, besarlos.

C_ Coge un bollo y come algo. Estás acostumbrada a desayunar


bien. Anda...

105 © by ldana & Samantha BAires
M_ Enfurecí tanto, que estrellé una taza contra el piso. -cogía un
bollo y mordía un trozo- El ruido y nuestros gritos despertaron a
Pedro, que se apareció en el salón llorando, pidiendo por Esther.
Logró calmarlo –fue bajando el tono hasta dejarlo en un triste
susurro.

C_ Joo! Tenéis que sacar a los críos del medio, Maca. Los vais a herir
con vuestras disputas.

M_ Sí. En eso estamos de acuerdo. No sé qué cómo lo vamos a


hacer de ahora en más, pero los niños no tienen por qué sufrir
nuestros problemas.

C_ Maca... Lo mejor va a ser que estén un tiempo separadas. Eso


ayuda a tranquilizar los ánimos, enfriar el asunto –la miró porque
veía a una Maca pensativa morderse el labio, fijar su mirada en el
vacío, la notaba lejos de allí y a la vez, necesitada de estar cerca
suyo-. Luego van a poder hablar más calmas y quizás entonces
Esther te de una oportunidad de que le expliques bien lo que has
pasado, cómo te has sentido y por qué surgió lo de Vero.

M_ Es que... Claudia, no sé si quiero esa oportunidad.

C_ ¿Qué quieres decir? Tú quieres a Esther. ¿O qué? ¿Te has pillado


por Vero? ¿Es eso? –le asustó ver aquel cambio de actitud
inesperado en ella.

M_ Quiero a Esther, sí. Mucho. No intentaba hacerle daño, herirla


como lo he hecho. Se me fue todo de las manos. Con Vero estoy
bien, paso buenos momentos, me hace olvidar de todo. Te lo dije.
Es como si en mi vida necesitara de las dos. Pero en estos
momentos... necesito pensar bien qué quiero hacer conmigo misma
–sus manos siempre serenas mostraban un temblor desconocido
para ella misma, sus labios apretados, su corazón palpitaba con
ansias, con rapidez-. Se me ha derrumbado el mundo, los sueños,
las ilusiones, todo. Y trato de entender por qué pasó y no lo puedo
ver, no alcanzo a comprender en qué fallé, qué hice tan mal para
que terminara así.

C_ Maca... no es sólo lo que tú has hecho. Lo que ha pasado con


vosotras es cuestión de las dos. Ambas tienen que ver qué ha

106 © by ldana & Samantha BAires
pasado con vuestra pareja, por qué queriéndose tanto han llegado a
esta situación –gesticulaba mirándola fijamente, veía una sombra
en sus ojos que como amiga le hacia daño descubrir. Tras la pausa
esperó que Maca respondiera, pero el silencio se adueñó del lugar-.
Las parejas son de a dos, Maca, no lo olvides. Si se dan tiempo para
pensar y hablarlo con tranquilidad, quizás puedan rescatar ese
amor que las une...

M_ No lo creo.

C_ ¿Por qué? Si la quieres, si te quiere.

M_ Querer es una cosa, Claudia. Lo que me pregunto es ... ¿nos


amamos todavía? No será que nuestro amor murió y sólo
estábamos juntas por inercia, por los niños, por los problemas con
Patricia... –decía entrecerrando sus ojos, con gesto pensativo-. Tener
una amante fue una putada, lo sé. Tan putada como lo de Raúl y
cómo me enteré. Algo se quebró entre nosotras, Claudia, en algún
momento. Está roto, como un espejo al que le han dado dos fuertes
golpes. Anoche ese espejo finalmente se desmoronó y esparció sus
cristales por todo el salón.

C_ Ya. -estiró su brazo a través del escritorio y cogió su mano,


acariciándola- Todo está muy reciente, es una herida abierta y
escuece... Cuenta conmigo, Maca. Lo que necesites.

M_ Gracias, Claudia. Has sido y eres una gran amiga –la miró con
una sonrisa triste y finalmente le dijo-. Si te hubiera escuchado ...
no hubiera llegado a esta situación.

C_ Vale. No es hora de lamentarse por la leche derramada. ¿Habéis


hablado algo de cómo hacer la separación, dónde os quedáis?

M_ Sí. -bebía un sorbo de café – Esther se quedará en casa con los


niños. Tengo que buscar un lugar donde vivir. Supongo que hoy, en
algún momento del día, nos sentaremos a hablar...

C_ Vale. ¿Te vienes a casa o prefieres ir a lo de Vero?

M_ Prefiero tu casa. Con Vero... no sé, también tengo que pensar


qué quiero hacer con nuestra relación.

107 © by ldana & Samantha BAires
En la cafetería una Esther un tanto cariacontecida comenzaba
a contar todo a Montse, que la miraba con algo de lástima, pero al
mismo tiempo, admiración por el paso tan definitivo que había dado
en su vida.

E_ Ya está.

Mo_ Bien... ¿y qué tal?

E_ Muy duro, tremendamente duro, no creía que teníamos tantas


cosas para reprocharnos.

Mo_ Suele pasar –la miró con pena.

E_ Ya... ¿y sabes qué?, después de lo que ocurrió anoche me he


dado cuenta que no tenemos nada que hacer, voy a pedirle el
divorcio.

Mo_ ¿Estás segura?, tampoco hace falta ser tan extremista mujer,
mira, date una oportunidad... un tiempo.

E_ No Montse, no hay tiempo, ni oportunidad, después de todo lo


que nos dijimos.

Mo_ En esos momentos ya se sabe.

E_ No quiero ni puedo... ahora mismo lo que menos me apetece es


verla.

Mo_ Mira piensa en los niños...

E_ Por eso lo hago, mira no ha sido algo puntual, no ha sido una vez
y ya –Montse la miró algo perpleja-. Bueno en mi caso si, pero
después... no supe entender lo que le hacía daño a Maca, lo que la
iba apartando de mí, en parte no le engañe físicamente pero sí le
hice daño emocionalmente.

Mo_ Lo suyo es mucho peor sin duda... ¿no se mostró arrepentida?

E_ Nos mostramos como fieras, hasta despertamos a Pedro con los


gritos...no Montse, no puedo hacer que mis hijos sufran por nuestra
culpa, no creo que volvamos a recuperar nunca más la confianza,

108 © by ldana & Samantha BAires
sería un error y ya lo cometimos una vez.

Mo_ Si estás decidida, adelante. ¿Y lo del embarazo?

E_ Tengo visita con el obstetra, para control y poner fecha a la


cesárea. No creo que lo recuerde, pero si lo hiciera, no quiero que
esté conmigo. Lo quiero enfrentar sola, como va a ser mi vida desde
ahora en más.

Mo_ ¿Te importa que te acompañe yo?

E_ Claro que no –le sonrió agradecida y tras un suspiro susurró-. Se


acabó Montse, el amor de mi vida se acabó.

No se cruzaron durante todo el turno. Como si los astros se


hubieran puesto de acuerdo y el destino hubiera decidido una
tregua en la contienda, Esther estuvo ocupada con dos cirugías en
las que Maca no intervino y se dedicó a organizar al resto de las
enfermeras para la atención de los pacientes. Los casi ocho meses
cumplidos pesaban en su vientre y decidió correr menos y dirigir
más.

Por su parte Maca estuvo gran parte de la mañana en una


larga y tediosa reunión con Isabel, quien intentaba por todos los
medios “moldear” a la Maca directora de urgencias a su estilo y
forma de proceder. Por primera vez, en esa charla, Maca sintió las
palabras de Vilches martilleando en su mente. “ Otro cambio que no
entiendo. Lamebotas de la Casas. Me lo comentaban, decía
Mentira!” Luego citó a Vilches en su despacho y conversó largo y
tendido con él sobre el manejo de urgencias. Fiel a su estilo, el
gruñón le dio más que una mano amiga.

Vi_ Mi pollita reacciona. Bien. Tú y yo somos un buen equipo, Maca.

M_ Vale. -le arrancó la primera sonrisa del día- Oye... ¿hablas tú con
Esther sobre estos cambios?

Vi_ Es tu mujer, ¿por qué no lo haces tú? ¿O... -notando la palidez y


ojeras en el rostro de Maca- hay problemas?

M_ Para ti sólo. Nos estamos separando.

109 © by ldana & Samantha BAires
Vi_ Jooo! ¿No será por el superman canario?

M_ Sí y no. Yo... he estado con otra durante un tiempo. Lo siento. No


quisiera hablarlo ahora, Vilches.

Vi_ Vale. Cuando quieras o lo necesites... -se ponía de pie- Lo siento.


Eran mi pareja favorita.

Poco antes de finalizar su turno, Esther cogió el toro por las


astas y fue al despacho de la “Directora de Urgencias”. Tenían que
hablar una serie de cuestiones urgentes.

E_ ¿Estás muy ocupada? ¿Podemos conversar ahora? Me retiro en


minutos – con el gesto serio, pero con firmeza en la voz.

M_ No, pasa. Pensaba buscarte. Se me fue el tiempo con estos


informes.

E_ Vale. -tomando asiento y mirándola fijo a los ojos- ¿Has


encontrado algún lugar donde ir? ¿Qué piensas hacer?

M_ Voy a quedarme un tiempo en lo de Claudia, mientras busco


lugar. Lleva su tiempo, Esther. -sosteniendo su mirada con igual
intensidad y dureza.

E_ Lo sé. Pasé por eso –al decirlo sintió alivio, y la mirada de Maca
fría y dañada no logró evitar aquel sentimiento-. ¿Entonces?

M_ Cuando encuentre un lugar, me llevaré mis cosas. Por ahora te


pediría seguir como hasta ahora, con el cuidado de los niños y los
turnos para llevarlos a la guardería –hablaba mirándola aunque
notaba como a veces sus pupilas temblaban, ¿arrepentimiento del
daño?, en su foro interno sabía que sí.

E_ ¿Cuáles son esos turnos? Porque últimamente me ocupaba de


todo yo. Tus... guardias y cursos no te dejaban tiempo para cumplir
tu parte de las responsabilidades -lo dijo con lentitud, resaltando así
la ironía de sus palabras, como pequeños latigazos a la conciencia
de esa mujer que amó con locura y que hoy se le aparecía como un
ser casi desconocido, aunque esos ojos siguieran destilando el
encanto que la cautivó.

110 © by ldana & Samantha BAires
M_ Sabes bien cuáles son los turnos. -replicó con dureza, acusando
recibo de los golpes, pero no mostrando un ápice del dolor que la
embargaba. Al fin de cuentas, ella había cargado también la cruz de
un engaño y traición – Pasaré por casa a buscar algunas mudas de
ropa y estar con los niños cuando termine mi horario aquí. Creo que
lo mejor por ahora es no modificar un ápice la vida de los niños y
tomarnos un tiempo para pensar cómo lo haremos después, cuando
ya tenga un lugar donde vivir. ¿Te parece bien acordar eso?

E_ Perfecto. Te espero en casa entonces. Tendré listo un reporte con


los turnos y demás, así no hay malos entendidos. Hasta ahora.

Maca la vio levantarse y retirarse con una frialdad y


determinación que la hicieron temblar. El sonido del móvil la sacó
de ese estado.

M_ Dime.

Ve_ ¡Chiqui! Venga, no me digas que has tenido un mal día. ¡Vaya
tono de voz!

M_ Sí, un muy mal día, Vero. Ahora no te puedo atender. Luego te


pego un toque, ¿vale?

Ve_ Vale. Una cosa, solamente... ¿Cenamos juntas?

111 © by ldana & Samantha BAires
C10

Una semana después, Maca ya había logrado alquilar una casa


con dos dormitorios grandes, una espaciosa sala y jardín. Muy a su
pesar tuvo que recurrir al auxilio financiero de su familia y eludió
con su mejor faceta borde las preguntas insistentes de su padre y
su madre. Un nuevo golpe a su orgullo maltrecho, pero no le
quedaba otra para tener un lugar adecuado para sus hijos y para
hacer las reparaciones urgentes y comprar el mobiliario que
necesitaba para ser habitable. La ayuda de Claudia era inestimable.

C_ Este fin de semana, si quieres, te acompaño a ver muebles y la


ropa de cama necesaria. ¿Qué dices? - mientras desayunaban
juntas antes de irse al hospital.

Poco quedaba de la “vieja” Maca. La mirada triste y apagada,


las ojeras de poco sueño y muchas cavilaciones nocturnas,
provocaban pena en Claudia. En una semana no había visto una
lágrima, una flaqueza en su amiga. La procesión iba por dentro y
Maca nuevamente se había cerrado por banda. Apenas hablaba, en
el hospital, ya enterados de la separación de la pareja, todos
comentaban su seriedad y desaparición súbita de la cafetería. Sólo
Vilches y Claudia eran su compañía esporádica, llena de silencios y
ausencias.

M_ Gracias por soportarme, Claudia. No soy muy buena compañía


estos días. - se sentaba a la mesa con un vaso de zumo y las
tostadas calientes. - Sí, me gustaría. He perdido la costumbre de
elegir o decidir a solas. Si no hubiera sido por ti, hubiera estado
meses buscando el lugar dónde vivir.

C_ Pequeñas ventajas de que tus parejas duren poco, Maca. -


forzando una sonrisa. - Un nuevo fracaso y ya van... Ufff. ¡Tantos! -
cogía una tostada y le ponía mantequilla. La mordía – La empresa
de reparaciones y pintura es muy buena. Cobran un poco más que
otras, pero cumplen con lo que dicen. -trataba de eludir preguntarle
cómo se sentía, aunque sabía que en algún momento tendría que
hacerlo.

M_ Vale. -suspiraba, tomaba un sorbo de café. - Esta noche ...


quería avisarte. Llego tarde o quizás.. no venga a dormir.

112 © by ldana & Samantha BAires
C_ Ya. Vale. Aprovecharé para irme de marcha y apuntarme un tío
bueno y sexy, a ver si logro darle un poco de alegría al cuerpo. -
llevaba la taza a su boca y le guiñaba un ojo.

M_ No estaría mal. -haciendo una mueca que disimulaba


torpemente una sonrisa. Cogía una tostada y le daba un mordisco.-
Me voy a encontrar con Vero, cenamos juntas.

C_ ¿Has decidido algo sobre tu relación con ella?

M_ Nada. Hemos cruzado algunas palabras en el hospital. Sabe de


la separación y de la discusión a grandes rasgos. Ha querido estar a
mi lado, acompañarme, hablar. Pero ya me conoces...

C_ Sí. - vio la oportunidad de preguntarle por Esther – Con Esther


¿has hablado algo?

M_ Nos hemos estado evitando mutuamente. En el hospital, trato


que Vilches hable con ella o cuando es inevitable, sólo lo que tiene
que ver con el trabajo. Y cuando nos encontramos en la casa, todo
ha sido muy frío e impersonal. Como un cambio de guardia en el
ejército.

C_ ¡Vaya comparación! ¿Le has comentado de la casa?

M_ No. Lo haré hoy. - se quedaba pensativa, con la tostada en la


mano, mirando hacia la nada.

Claudia la observaba, cogía otra tostada, le ponía mantequilla,


la comía. Esperaba que Maca se decidiera a hablar lo que la estaba
carcomiendo por dentro.

M_ Tengo terror a hablar con ella, Claudia. -se decidió finalmente a


dejar la tostada y comentarle. Sus ojos estaban apagados, sin vida –
Le he hecho mucho daño, siento vergüenza por lo que le hice. Pero
también me duele recordar lo que he pasado, su relación con Raúl,
su engaño. No pensé que íbamos a terminar así, como dos
extrañas. Me duele la forma en que me mira, me duele saber que le
importo muy poco y que no le interesa cómo me siento.

C_ No creo que sea así, Maca. Os habéis herido mucho, os habéis

113 © by ldana & Samantha BAires
dicho cosas terribles. Estáis llenas de rencor y rabia. No olvidas
todo eso en una semana. No lo masticas y digieres tan pronto. Lleva
tiempo lograr tomar una cierta distancia de hechos y situaciones
que nos afectan tanto y comenzar a entender qué ha sucedido. Le
pasa a ella, te pasa a ti.

M_ Creo que elegiste mal la profesión. - mirándola con una sonrisa


triste – Psicóloga, no neuróloga.

C_ Todavía estoy a tiempo, no soy taaaaan vieja. ¿O sí? -cambiando


de tema, para no agobiar a Maca. En una semana era la primera
vez que se abría a mostrarle sus temores y dudas.- Oye... Vilches.
¿Está... solo?

M_ Sí, creo que sí. Hasta dónde sé. ¿Por?

C_ Esta semana me invitó dos veces a un cafetito, que por


supuesto, no llegó a concretarse gracias a los inoportunos buscas.
No sé. Me pareció...

M_ Que te tira los tejos... -ahora sí la sonrisa fue franca y abierta.

C_ Mmmm.... algo. Sí. -gran sonrisa.

M_ ¿Y a ti ... te apetece o todavía sigues pillada por Aimé?

C_ Manuel es... historia, Maca. Si no es por su trabajo, es por su


mujer y su hija. No estoy para tanto rollo. He llegado a una edad en
que necesito que se ocupen también de mí.

M_ Tía... no creo que Vilches dé el tipo. Si yo soy borde y cerrada,


no te cuento Vilches.

C_ ¿Has notado algo? Tú y yo... nos llevamos bien. Somos amigas.


Tu personalidad es ... un reto, no sólo intelectual sino
emocionalmente. Me atrae la gente como tú, Maca. A la que hay
que desentrañar, descubrir. Son como pequeños tesoros de piratas
que hay que desenterrar y cuando abres el cofre...

M_ Te llevas un buen chasco. Bordes, insoportables, engreídos,


autosuficientes.

114 © by ldana & Samantha BAires
C_ Sensibles, con un caudal enorme de cariño para dar, necesitados
de comprensión y pasionales, terriblemente pasionales.

M_ Aysss, Claudia. No sé, no sé. -sonriendo ante la perspectiva.-


Aunque pensándolo bien, Vilches tiene su puntito, ¿no?

Mientras, en el cuarto de enfermeras se encontraba Esther


sola, sentada allí con una botella de agua, se encontraba débil,
dormía poco, sufría mucho, su consuelo aparte de sus hijos eran
Montse y Teresa, ambas lograban que al menos no se sintiera tan
sola. Y como era la hora del almuerzo, Teresa supuso que estaría
allí, llamó y entró con dos fiambreras en las manos, Esther al verla
sonrió de lado.

T_ Tarta de manzana –elevó ambas fiambreras.

E_ Teresa me tengo que cuidar –decía poniendo cara de


embobamiento ante las fiambreras-. ¿Hecha por ti, claro?

T_ Eso no deberías ni preguntarlo –sonrió-. ¿Qué tal?

E_ Igual.

T_ ¿Has podido dormir?

E_ No, desde que se fue Maca duermo en la habitación de invitados,


no puedo entrar en esa cama.

T_ Imagino –decía masticando su tarta.

E_ No sé... estoy tan segura que he hecho lo correcto, tan segura


que primero Raúl, luego ella, he hecho lo que realmente debía, y sin
embargo, no puedo entrar en casa y no verla, no puedo meterme
en la cama y dormir, no paro de darle vueltas a la cabeza.

T_ ¿Quieres volver con ella?

E_ No, no, es otra cosa Teresa.

T_ Ya... es el dolor del engaño, es el dolor de pensar que Maca te ha


hecho daño.

115 © by ldana & Samantha BAires
E_ Eso es, siento que todo mi mundo se ha venido abajo, mis
sueños, mis ilusiones, mi vida.

T_ ¿Cuándo va a casa habláis?

E_ No, trato de desaparecer, no sé, no puedo soportar tenerla y


saber lo que ha pasado, lo que nos hemos dicho y bueno... supongo
que aún estará con ella y debo superar esto, debo superar el trago
de que Maca, que lo ha sido todo para mí, ahora lo sea para otra...
parecemos dos extrañas.

T_ Ya... ¿y los niños?

E_ Saben que pasa algo pero... –elevó los hombros.

T_ ¿Y sabes si ya ha encontrado algo?

E_ No, aquí tratamos de evitarnos, si quiere decirme algo pues


manda a Vilches, creo que estos meses de baja me van a venir muy
bien.

T_ ¿Y ella, cómo actúa cuando te ve?, porque yo fría con ella ¿eh?,
quiero que vea que estoy de tu lado.

E_ No hagas eso Teresa, que seas mi amiga, mi confidente no quiere


decir que no puedas hablar con ella, recuerda que yo también le
hice daño y no por eso dejaste de hablarme.

T_ Bueno... bien pensado... –ladeó el cuello hacia la derecha en un


ligero movimiento.

E_ Creo que deberías acercarte a ella, la conozco y lo está pasando


mal.

T_ Pero es que no puedo Esther... veo a la barbie... y mira... se me


remueve todo.

E_ Ya... pero Maca es Maca, y ... bueno si nos separamos podrá


rehacer su vida.

T_ Lo sé pero no quita para que... –ante la mirada triste de Esther-


Está bien... ya veré de solucionar nuestra distancia, pero tú, haz el

116 © by ldana & Samantha BAires
favor de no ponerme esa cara tan triste, me duele verte así.

Esther sonrió, suspiró, a ella también le dolía verse cómo


estaban, separadas, casi sin poder hablarse, sin embargo cuando
estaban juntas, no podía dejar de sentir ese dolor punzante y grave
en su corazón.
Maca y Claudia arribaron juntas a rotonda. En el mostrador, Esther
conversaba con Teresa. Fue verlas entrar y retirarse, para evitar
encontrarse frente a frente con ella. Lo que no pasó desapercibido
para Maca ni para Claudia.

M_ Buen día, Teresa.

T_ Seeeem.... Ahí tienes el parte y los informes.

M_ Gracias, Teresa. -suspirando, cogiendo el parte y los informes y


comenzando a ojearlos.

C_ Buen día, Teresa.

T_ Buenos días. Aquí tienes tu ficha. - con una sonrisa amplia. -


Aimé ya llegó.

C_ Vale. Gracias por la información.

M_ Teresa. ¿Me haces el favor de avisarle a Esther que pase por mi


despacho? Muy amable. Hasta ahora, Clau.

C_ Nos vemos, Maca. Eh... Teresa. ¿ Puedo decirte algo?

T_ Lo que quieras, maja.

C_ Haya hecho lo que le haya hecho a Esther, no se merece el trato


que le das. Recuerda. Cada pareja es un mundo y se necesitan dos
para bailar un tango.

T_ Si lo sé Claudia pero es que me duele tanto lo que le ha hecho a


Esther aunque la propia Esther me ha dicho que la apoye.

C_ A mí también me duele Teresa, se lo dije pero nunca me hizo


caso – un poco sorprendida al escuchar el pedido que Esther le
había hecho - pero ahora más que nunca debemos darles nuestro

117 © by ldana & Samantha BAires
apoyo a ambas con los errores cometidos por ambas, de lo
contrario, les haremos más daño. Hasta luego. -sin más, se giraba y
se iba hacia taquilla. No sólo Teresa había tomado partido por
Esther, aunque siendo su amiga íntima se descontaba. Varios
médicos, entre ellos Héctor y Carlos, así como la mayoría de las
enfermeras, habían comenzado una suerte de boicot hacia Maca,
que reflejaba no sólo las simpatías hacia Esther en la situación sino
también los resquemores y celos por su designación como Directora
de Urgencias y su amistad con la Casas. Ni qué hablar de Raúl y el
resto del Samur.

Estaba en su despacho repasando varios informes cuando


llegó Vilches.

Vi_ ¿Tiempo para un cafetito? -asomándose a la puerta.

M_ ¿Contigo? Siempre.

Vi_ Vamos a la cafetería.

M_ Entra, tengo la cafetera con el mejor café. El que te gusta.

Vi_ No te escondas más. La política del avestruz no sirve. Anda, ven


conmigo.- dispuesto a sacarla del despacho donde pasaba la mayor
parte del día, salvo que una emergencia lo requiriera.

Caminaban por el pasillo, charlando.

Vi_ No te regalaron el puesto, Maca. Eres buena en lo tuyo. Separa


las cosas. Una cosa es tu ex pareja y los asuntos personales. Otra
es tu trabajo. No te dejes presionar por el boicot. La vieja Maca
hubiera sabido separarlo.

M_ ¿Queda algo de esa mujer, Vilches?

Vi_ Todo. Habrás cambiado, pero sigues siendo en esencia la misma.


Has metido la pata en varias cuestiones con el manejo de los
médicos y sus turnos. Vamos a conversar tranquilos.

Esther llegaba a la cafetería con Raúl y los veía sentados


charlando alrededor de varias planillas. En la semana, no la había
visto nunca allí. La miró con tristeza, aprovechando que estaba

118 © by ldana & Samantha BAires
ocupada en sus cosas, con ese gesto suyo que tanto le gustaba
cuando se concentraba en algo.

R_ ¿Un poco de café? ¡Esther.... Esther! –insistió al ver que aunque


no miraba a Maca, pensaba en ella.

E_ Perdona... ¿qué?

R_ Que si quieres un poco de café en la leche.

E_ No, no –volvió a mirar a Maca, seguía enfrascada en sus cosas


con el bolígrafo en la boca.

R_ ¿Cómo estás?

E_ Bien gracias... ¿y Lito?

R_ Bien con mis padres... ¿necesitas algo?

E_ No, no, gracias todo está bien –guardó silencio.

R_ De acuerdo... pues nada... te dejo que sigas castigándote, yo no


quiero ser partícipe de tu dolor.

E_ Gracias –le contestó sin saber muy bien que le había dicho.

El sonido del busca de Maca la hizo levantarse como un


resorte. Recién ahí notó su presencia. Sintió un nudo en el
estómago al verla con Raúl. Sin embargo, notó el enfado de Raúl y
que se retiraba evidentemente mosqueado. Una escena que le
hubiera gustado ver en otro momento, que Esther hubiera puesto
límite a la relación con el cantamañanas, que lo hubiera mantenido
al margen de sus vidas. Si lo hubiera hecho entonces, quizás no
hubieran llegado a esta situación. Si le hubiera demostrado con
gestos y actitudes que ella era lo más importante, que sólo había
sido un momento de debilidad... pero eso no había ocurrido. Recién
cuando nació Patricia tuvo la certeza de que sería SU hija, como
Pedro, anotada en la libreta de familia. No le había hablado el tema
a Esther durante el resto del embarazo, después de la
reconciliación, esperaba que ella sola lo planteara, al fin de cuentas,
fue Esther la que le dijo “nuestra niña”.

119 © by ldana & Samantha BAires
Llegó a rotonda y Teresa la informó de las novedades. Un
tráfico importante, el Samur en camino, muchos heridos y algunos
de gravedad. Indicó a Teresa que citara a todos los médicos y a la
jefa de enfermeras para una reunión urgente. Cogió un papel y fue
anotando las tareas y las responsabilidades, mientras veía llegar a
los médicos. Les indicó que pasaran a la sala de médicos. Les fue
dando las instrucciones.

M_ Vilches... tú me ayudas en la recepción. Héctor y Javier, vosotros


trabajáis en equipo para la atención en boxes. Rai, tú y Vilches las
cirugías más complicadas. Lola, te encargas de la preparación de
quirófanos y luego te quedas conmigo para la atención primaria...
Esther, ¿te encargas de designar las enfermeras que estarán en
quirófano y controlar que haya suturas?

E_ Es mi tarea siempre.

M_ Lo sé. Y la cumples de maravilla siempre. Ah... tú no entras a


cirugía.

E_ Eso lo decido yo.

M_ Lo siento. Una embarazada en su octavo mes de gestación no es


lo más indicado para estar en quirófano. Soy la Directora de
Urgencias y no lo permito. Señores... manos a la obra.

H_ Maca, Esther es la mejor en quirófano. La vamos a necesitar.

M_ Repito. No lo permito. Si alguno tiene problemas con mis


decisiones, le pide a Teresa el formulario que corresponda y eleva la
queja a la Dirección del Hospital o mejor... a la Gerencia. Cada uno a
su puesto... Ah, Carlos. Pensé que no estabas.

C_ Estaba con algunos de los participantes del grupo de apoyo, el


que se disolvió porque Isabel le cortó el presupuesto para dártelo a
ti. - con todo el rencor que venía acumulando desde que se
enterara de la noticia.

M_ Si quieres conversar al respecto, te vienes a mi despacho y lo


hacemos. Ahora, tenemos una urgencia y tu obligación es
ayudarnos con los pacientes o con sus familiares. Te quedas en
rotonda esperando a que te indiquemos si te necesitamos.

120 © by ldana & Samantha BAires
Se iban retirando, algunos bufando, entre ellos Esther. El guiño
de Vilches le indicó que iba por buen camino. Cogió aire. Sí. Tenía
que separar su vida personal de sus deberes profesionales. Algo
que en el último tiempo había dejado de hacer.

Unas horas después volvía la calma a urgencias. Aunque a


cara de perro, trabajó con Esther codo a codo. Por momentos,
surgía ese entendimiento sin palabras que habían logrado en el
tiempo de trabajo y vida en común. Ráfagas en las que Esther sabía
los estudios que iba a pedir Maca y los tenía preparados de
antemano, ráfagas en las que Maca dejaba a Esther decidir las
curaciones y pasos a seguir porque confiaba en su decisión.
Mientras terminaba de firmar en rotonda los últimos partes del
accidente...

M_ Esther. Necesitaría hablar contigo en mi despacho –asintió


contrayendo la barbilla y al ver que Esther no decía nada, le
preguntó con firmeza-. ¿Podrías pasarte ahora?

E_ Teresa me avisó que querías verme. ¿Algún problema con mi


trabajo?

M_ No. He alquilado y quisiera que habláramos.

E_ Vale. Yo también tengo algo que comentarte –respondió como si


un gran océano estuviera entre ellas, separándolas con cada ola un
poco más.

M_ Bien. Te espero apenas puedas.

Verónica se les aproximaba y le hacía señas a Maca para


hablar con ella.

E_ Parece que te buscan –en su voz apareció nuevamente ese tono


herido que había hecho a Maca temblar.

M_ Sí. ¿Vienes en cinco minutos? –quiso demostrarle tranquilidad


aunque su interior se moría.

E_ Ahí estaré. Mira que no tengo mucho tiempo. Tengo que ir a


buscar a los niños a la guardería y ...

121 © by ldana & Samantha BAires
M_ Lo sé, Esther –le interrumpió tratando de aguantar su dura
mirada-. Me he comprado una agenda y he anotado horarios y
demás. No me voy a demorar. Por cierto, hablé con Santibáñez hoy
sobre ese cereal Nutriben que toma Patri. No me convence mucho.
Le pedí que adelantara el turno. Nos verá el lunes próximo.

Esther la vio irse hacia Verónica y quedó un poco confundida.


Había notado lo mismo que ella. Que Patricia no terminaba de
comer su papilla. Por un lado la cercanía con el comentario sobre su
hija, por otro la lejanía cuando apareció Verónica, en dos segundos
Esther, había cambiado un latido de esperanza, por uno de
desaliento, una mirada con un ligero brillo por una mirada sombría
como la noche, y ese cambio, lo había sentido su pequeña en el
vientre, que con un ligero movimiento le había hecho ver que ella
también sufría. Debían hablar, si aquella pequeña que aún no había
asomado al mundo, sentía todo aquello, todos los sentimientos que
Esther llevaba en su interior, los hijos de ambas, Pedro y Patricia,
debían sentir una montaña rusa de emociones, sus madres apenas
se hablaban, apenas estaban juntas. Sin duda, era hora de
sentarse, dejar a un lado el odio, el rencor y hablar, hablar como
personas civilizadas por el bien de sus hijos... debía mentalizarse,
su vida al lado de Maca había terminado, y al verlas marcharse
juntas por el pasillo, sintió que efectivamente, ya no había vuelta
atrás.

122 © by ldana & Samantha BAires
C 11

E_ ¿Puedo pasar?

M_ Tú misma –le dijo con voz queda.

E_ ¿Qué querías decirme?, no tengo mucho tiempo –respondió con


frialdad quedándose de pie mientras su tono era agrio muy agrio.

M_ Siéntate, por favor. No nos tomará mucho.

E_ Eso espero.

M_ ¿Te apetece un café?

E_ No –contestó cortante como queriendo salir de allí lo antes


posible.

M_ Vale. He alquilado una casa, con dos dormitorios y jardín. Aquí


tienes la dirección.

E_ No creo que la necesite. ¿Cómo arreglamos lo de los niños? –le


preguntó tratando de demostrarle que nada más le importaban los
niños.

M_ Esther, toma la dirección, por favor. La puedes llegar a necesitar


por una urgencia. Seamos civilizadas y adultas –trató de mostrarse
serena y sobre todo, trató de no echarse contra ella.

E_ Adultas... o adúlteras, ¿es lo tuyo, no? –preguntó con voz


indolente.

M_ Vale. Pero recuerda quién fue la primera adúltera –recalcó


aquella palabra con tono severo y mirada desafiante-. Quien
comenzó todo, ¿tengo que recordártelo o ya lo has olvidado?

E_ Si, es verdad, yo fui la primera... en eso de adúltera, pero tú


aparte de adúltera, has sido lo más hipócrita y mezquina que me he
echado a la cara -conforme fue hablando fue soltando el aire, sentía
el dolor en su corazón tras las palabras de Maca.

M_ ¿Eso crees? Pues sí. Quizás tengas razón. He sido hipócrita, no lo

123 © by ldana & Samantha BAires
puedo negar. Tanto como lo fuiste tú cuando venías a Sevilla y me
acariciabas después de tirarte a Raúl. ¿Recuerdas? –se incorporó un
poco en el sillón acodándose sobre la mesa de madera mirándola
con fijación y rabia, su voz sonó ácida como si en su boca
mordisqueara un limón, fingiendo la voz con la que Esther le decía-.
Maca cariño te extraño tanto. ¿Y recuerdas cuando regresé, antes
de reincorporarme? Yo sí lo recuerdo, cada día después de tu
accidente lo recordé, cada noche que no podía dormir imaginándote
con él, “la vida sin ti fue terrible cariño”. Tienes razón, Esther, soy
muy hipócrita porque tuve una buena maestra – le respondió
enceguecida por su ataque, no quería contestarle así, recriminarle,
sólo hablar de su situación pero... no podía evitar largar la bilis que
se acumulaba en su hígado.

E_ Nunca te mentí, te extrañaba, te añoraba y solo me acosté con


él ¡una vez! –alzó su voz con tono herido-, sólo fue un error, un
momento de debilidad del que me he arrepentido día tras día, y no
puedo seguir arrepintiéndome toda mi vida, ¡pero tú!, no sólo me
has engañado... además me has humillado, todo el mundo sabía
que Maca estaba liada con ¡la zorra esa! –acentuó reflejando un
odio en sus ojos como jamás antes Maca había visto en ella, tanto
que como defensa a aquella mirada, cerró los ojos instintivamente-.
¿De verdad pensabas que yo no lo sabía?, ¿de verdad? -Esther la
miró con tanto dolor en sus ojos que tuvo que parpadear
fuertemente para poder seguir escupiendo su engaño, su inmenso
desengaño con esa mujer que tenía en frente y no reconocía-. No
pensé que ese concepto fuera el que tenías de mí, seguro que
decías, “Esther no lo sabe... total, la inútil de Esther como lo va a
saber”, “y si lo sabe cosa que dudo no me lo va a decir porque
tendrá que tragar por lo que ella hizo”, ¿no es eso?, ¡eh!, ¡dime
joder... verdad que es eso! -le gritó sin medida con su voz
desgarrada.

M_ Pues... sí. Tienes razón. Pensaba eso -quiso herirla como si


tuviera una espada filosa, muy filosa, llegarle hasta el corazón, ese
que alguna vez le perteneció y ya no más-. Porque tú, Esther, fuiste
la primera en humillarme. ¿O acaso no recuerdas ya tus abrazos y
besos y caricias con Raúl por todo el hospital?, ¿recuerdas los
comentarios? ¿recuerdas la sorna de algunos con tu embarazo? La
pija acepta el hijo del otro. ¿Recuerdas Esther? Pues sí. Tienes
mucha razón. Eso pensaba de ti. - con los ojos inflamados de rabia y
su respiración agitada, tras dar un golpe con sus manos contra la

124 © by ldana & Samantha BAires
mesa tuvo que levantarse echando el sillón hacia atrás de un solo
golpe, para no agarrar a Esther, para no zarandearla, para no
demostrarle en su piel el dolor intenso que sentía cada vez que
recordaba a Raúl y lo sucedido, apretó los puños, las mandíbulas y
notaba como sus músculos se tensaban de pies a cabeza.

E_ ¿Para que volviste conmigo si me odiabas?, ¿querías vengarte?


Ahora lo entiendo, querías castigarme como yo lo hice contigo, pues
muy bien Maca, te ha salido estupendo, lo has conseguido, sólo que
insisto hay una diferencia abismal entre tú y yo, yo me arrepentí al
instante, aunque luego tuvo consecuencias y tuvimos que pagarlo
las dos, y sí, recuerdo perfectamente las bromas que hacían, los
comentarios y las veces que he llorado pensando en ti, en lo que te
debían doler y no lo decías –hizo una pausa tratando de controlar su
ensañamiento con Maca, pero no podía, las veía en su mente, veía
las manos de aquella puta acariciar la piel que era suya y
finalmente le dijo con una mueca amenazadora e indolente-.
Mientras tú, has disfrutado por engañarme por destruirme, algo que
yo no pude soportar, quizás es que yo te amaba de verdad y tú a mí
no... quizás esta es la verdadera Maca... pero desde luego te has
vengado con creces, enhorabuena -se levantó y dispuesta a no
mirarle más a la cara y salir de allí se giró.

M_ ¡Joder, Esther! ¿Odiarte? ¿Odiarte? –repitió con las venas de la


garganta a punto de estallar por todo cuanto estaba soportando,
por ese nudo que se había instalado en su garganta y en su
corazón, bordeó la mesa y se detuvo a una distancia prudencial,
pero con la voz rota prosiguió-. ¡Cómo iba a odiarte, si te amé más
que a nadie en el mundo! - rompió en un llanto que hasta ese
momento Esther sólo había visto el instante en que despertó
después de la noche fatídica que cayó el techo, verla llorar así era
el mayor castigo que podía soportar en aquel momento. Maca trató
de recomponerse, sonrió pero su sonrisa era rota, vacía por el
dolor-. ¡Si eras toda mi vida! Te creí, Esther, te creí... juro que te
creí. Pero luego seguiste, día tras día, hora tras hora, abrazándote,
acariciándolo, siendo su compinche ... ¡Joder! ¡que me has roto el
alma! ¡Cómo no puedes ver que te quiero y que estoy perdida!
Cómo no puedes ver que .... ¡te necesitaba tanto! Te necesitaba,
¡hostia! –sus lágrimas eran continuadas desbordando su fortaleza,
mostrándose ante una Esther tal y como se sentía, débil, rota,
asustada, herida, pero sobre todo, frágil. Tras tratar de calmarse
bajó la voz entregándola crispada a su mujer-. Y tú... tú lo metiste

125 © by ldana & Samantha BAires
como una cuña entre las dos. Un puñal clavado aquí -señalaba su
pecho, mientras sus lágrimas caían-

E_ ¡Maca! -trató de interrumpirla.

M_ Siempre en el medio –siguió vomitando su dolor como si tanto le


embriagara, como si soportar aquel puñal en su alma la hubiera
emborrachado y no la escuchara-. ¡Hasta último momento no supe
que Patricia llevaría mi nombre Esther! ¡Hasta último momento,
joder! Joder! ¿Y te reproché algo?, ¿Te dije algo?, Me tragaba el
dolor día tras día porque te amaba, te amo pero... no te das cuenta
que me has destrozado todo! ¡Todo! Los sueños, la vida, mi vida... -
se sentó sobre la mesa con la cara entre las manos - ¡Nunca quise
esto! Qué hice tan mal, qué hice tan mal!

E_ ¿Quieres que te lo diga? ¿de verdad no lo sabes? –trataba de


mantenerse fuerte aunque su alma lloraba como los ojos de Maca.

M_ No, Esther. No lo sé. Porque desde que discutimos lo de Pedro,


cambiaste. Cambiaste –le recriminó con rabia.

E_ Tenía miedo a perderte –respondió cerrando los ojos.

M_ ¿Miedo a perderme? ¿A mí, que te adoraba? ¿A mí, que no podía


verte llorar a pesar de lo mal que me trataste durante mi
embarazo? ¿Perderme? - las lágrimas seguían cayendo, no quería
llorar, pero no podía impedirlo con el dorso de la mano se las
llevaba como si así, también pudiera llevarse su desespero ante lo
que estaba escuchando.

E_ Sí Maca, siempre dependí de ti, contigo me pasó lo que con


nadie, mi vida cambió no sólo pase de estar con un hombre a mi
lado, a estar con una mujer, sino una mujer que me hizo
dependiente no veía mi vida sin ti, temía que me dejaras
precisamente porque pensaba que me volvería loca, cuando veía a
Azucena mi sangre se alteraba hasta limites insospechados, tú
pensabas que eran celos, sí lo eran –alzó la voz mostrándose fuerte
e implacable, Maca no podía reconocerla, el dolor la había vuelto
fría como el témpano, dura como una roca, en eso la había
convertido se preguntó-. Celos, los que nunca tuve con nadie Maca,
porque sentía que eras mía, que tú lo eras todo y tener un hijo
significaba perder una parte de ti, fui egoísta, sí, y tú comprensiva

126 © by ldana & Samantha BAires
conmigo es cierto que no me perdono como me comporté contigo
durante el embarazo, pero te amaba tanto que no supe hacerlo de
otra manera, yo quería ser madre, y serlo contigo, pero mil cosas
pasaban por mi mente, aquel hijo no era nada mío –le dijo
finalmente tal y como lo sintió en aquellos duros momentos para
ella, para su inmadurez.

M_ ¿No era nada tuyo? ¡pero Esther, qué tonterías dices! Pedro es
nuestro hijo, tuyo y mío –volvió a elevar la voz pero repleta de
incredulidad acercándose nuevamente a ella-. No me puedo creer lo
que dices, no me lo puedo creer. Por eso... por eso buscaste a Raúl –
la miró entrecerrando sus ojos, mirándola fijamente mientras Esther
cerraba los suyos en actitud negativa-. Joder, tía! Tenías miedo a
perderme por nuestro, escucha bien, NUESTRO HIJO y ¡buscaste un
tío para que te hiciera un hijo! –le recriminó con fuerza como si se
hubiera vuelto loca de repente, se levantó y se puso frente a ella a
tan solo dos pasos de distancia y siguió con su tono aciago-. No un
hijo de las dos, un hijo solo tuyo. TUYO. ¿Eso son los hijos para ti?
¿una posesión? ¿si no es de tu vientre no es tu hijo?

E _ No -le alzó la voz tratando que la dejara explicar lo que le pasó.

M_ Esther...

E_ Maca no sabes lo que dices –le gritó tratando de hacerla callar, la


miraba y no la reconocía.

M_ Esto ya es ... no sólo sacarnos un trozo de cuerpo en cada


discusión. Es descubrir... No sé quién eres Esther –dijo finalmente
con desconcierto.

E_ Yo no busqué nada con Raúl –se defendió con brusquedad en su


voz y en su gesto.

M_ No quiero discutir más, Esther. Esto –anduvo por su despacho


con la mano en la frente y un gesto totalmente perplejo en su triste
rostro. Entonces hubo un instante en que se detuvo y la miró
fijamente para preguntarle- ¿Qué es Pedro para ti, Esther?

E_ Es mi hijo –contestó con rotundidad y seriedad en su rostro.

M_ Yo creí... que era tu hijo, porque lo hicimos juntas. Patri para mí

127 © by ldana & Samantha BAires
es.... es mi hija, Esther. A pesar de todo es mi hija. Ahora me dices
que... no lo sentías tu hijo –hablaba sin poder entender nada, como
si todo su mundo se hubiera desmoronado en ese instante-. Joder,
Esther. Esto ya es .... No... no quiero hablar más. No quiero... No
puedo.

E_ Escuchas lo que quieres, y formas las palabras como quieres,


como mejor te vienen para defender lo indefendible de esta
situación, escúchame bien ¡y calla!

M_ No Esther. No quiero escucharte más. Y nadie, entiendes, nadie


me hace callar.- con brusquedad, fuego en los ojos.

E_ Pues te vas a callar y me vas a escuchar –trató de tomar aire,


cada vez aquella situación se hacía más complicada y parecía que
en aquel lugar, todo se había vuelto oscuro, triste, diferente, tan
diferente, como ellas dos-. Durante tu embarazo temí perderte por
ese hijo que era tuyo, en cuanto lo ví en mis brazos, todo lo que
había sentido me pareció estúpido, era nuestro pequeño, NUESTRO
pequeño Maca...

Hubo un instante de silencio donde solo se oía la respiración


agitada de Esther y el sollozo entrecortado de Maca, que se había
puesto de espaldas a ella, sufriendo como loca ante tantas palabras
que no terminaba de asimilar. Esther continuó hablando, calmada,
haciéndose cargo de la situación. La sorprendió con su seguridad.
Una seguridad que siempre vio en su chica desde que se
conocieron, pero que desde lo de Pedro había perdido. Una
seguridad que brotaba de esa herida abierta que ella misma había
provocado con su engaño e hipocresía.

E_ Tratemos de serenarnos, Maca. No hablemos de lo nuestro por


ahora. No estamos en condiciones de hacerlo sin atacarnos, sin
herirnos aún más. Centrémonos en cómo hacemos con los niños.
Tienes razón, dáme la dirección y si tienes ya el teléfono.

Maca asintió con la cabeza, incapaz de emitir sonido alguno


por su boca. El nudo apretaba su garganta, tenso, casi quitándole la
respiración. Las palabras de Esther repiqueteaban en su mente,
campanadas de tortura que la golpeaban en los lugares más
sensibles de su cuerpo. “ aquel hijo no era nada mío” una y otra
vez. Tum-Tan-Tum-Tan. “aquel hijo no era nada mío”. Tum-Tan-Tum-

128 © by ldana & Samantha BAires
Tan. “aquel hijo no era nada mío” Tum-Tan-Tum-Tan....

E_ Te propongo lo siguiente, a ver que te parece. Había pensado


que lunes y martes me encargo de los niños, martes por la noche
los pasas a buscar tú por la guardería, los llevas a tu casa. El
miércoles los paso a buscar yo y vienen a casa. El viernes los pasas
a buscar tú. Y un fin de semana los tienes hasta llevarlos a la
guardería el lunes, otro fin de semana me los traes el sábado a la
noche. Así, cada quince días pasan la misma cantidad de tiempo
con cada una de nosotras. ¿Que dices? Piénsatelo.... -miraba su
espalda, su cuerpo que cada tanto mostraba un ligero temblor.

M_ Lo haré. Había pensado... -cogía aire, con esfuerzo lograba


emitir los sonidos – algo similar. Una semana tú, otra semana yo. Lo
tuyo... suena más interesante, más fácil para que los chavales no
extrañen tanto. -debía reconocer que la propuesta de Esther era
muy sensata.

E_Maca... Eh. Tenemos que hablar del divorcio –hizo una acertada
pausa para captar toda la atención de maca-. Buscaré un abogado
para que haga la presentación.... si lo hacemos de común acuerdo
será mas rápido y mejor....

M_ ¿El di...vorcio? -mazazo en el pecho. Había pensado en la


separación. Separadas, sí. Un tiempo para descubrir qué les había
pasado. Un tiempo para saber qué había pasado con su vida. Un
tiempo para saber si aún se amaban o no. Tiempo... tiempo para
pensar, curar heridas. Con todas las dudas y certezas que tenía,
con todo el dolor que sentía, aún así la palabra “divorcio” no había
entrado en sus cálculos. Divorcio, Esther quería el divorcio.
Entrecerró los ojos. - Sí. El divorcio, Esther. Me parece bien la
propuesta. Veo que tienes todo calculado ya.

E_ Vale. Me avisas cuándo te mudes. Hasta luego.

Mientras ellas se despellejaban en el despacho de Maca, al hospital


con cara de preocupación verdadera había entrado Encarna. Teresa
al verla se asustó pensando que ocurría algo y al instante salió a su
encuentro.

T_ ¡Encarna qué te pasa!, ¡qué ha pasado!

129 © by ldana & Samantha BAires
En_ Nada... estoy bien... no vengo por mí, es que necesitaba hablar
contigo de algo –sus ojos se llenaron de lágrimas.

T_ Vamos... ven –se la llevó del brazo al despacho de Claudia que


no estaba-. Pasa aquí no nos va a molestar nadie –bajó las cortinas-.
¿Qué te pasa?

En_ Estoy desolada... no entiendo nada –decía llorando-. ¿Es cierto


que se van a separar?

T_ Sí...

En_ ¿Qué ha pasado Teresa?, es algo terrible lo sé... mi hija está


desconocida, no habla de Maca, no la mira cuando se cruzan en
casa, ayer traté de hablar con ella pero...

T_ Encarna lo que ha pasado es que ambas se han perdido el


respeto... - no agregando nada más. No sabía si Esther le había
contado o no sobre las “andanzas” de Maca y correctamente
consideraba que no era algo que ella debía hacer.

En_ ¡Ese maldito Raúl! Sabía que iba a destrozarlas, soy vieja y sé lo
que ocurre en esas circunstancias, lo sabía. Cuando me enteré que
Esther iba a quedar embarazada de nuevo, puse el grito en el cielo.
Pensé que ambas habían enloquecido. Un hijo atrás de otro. Vale,
que se entendía que Esther quisiera hacerlo después de lo de Pedro.
Cuando supe de la enfermedad de Patri y que sólo un hermano sano
podría ayudarla... me enteré que lo de Patri no fue inseminación
como Maca, lo de Esther con ese Raúl. Aysss.... Todos esos estudios,
esos intentos, lo de la in vido vidrio...

T_ Fecundación in vitro, Encarna.

En_ Eso, eso. Muy duro todo para Maca, Teresa. El avispón ahí
pululando, decidiendo, teniendo la última palabra en todo eso.
Metido en el medio...

T_ Mira... yo pensaba que nada más estarían un tiempo separadas


para tratar de olvidar, pero... Esther quiere pedir el divorcio. Maca
ha cometido un error muy grande Encarna, no es ella, no parece
ella.

130 © by ldana & Samantha BAires
En_ Maca está herida, se lo dije mil veces a Esther, no puedes tener
al padre de la niña metido en casa, recordándole todos los días lo
que ocurrió, pero Esther... no sé que le ha pasado a mi hija, ella
siempre era valiente.

T_ Esther no quería perder a Maca y estaba ciega, cuando ha visto


la luz, ha visto demasiadas cosas. Porque Maca... no se corta un
pelo, eh? Ahí anda con esa rubia, inventando excusas... -no pudo
con su genio. Vale que Esther había metido la pata, pero la otra, ahí
con su amante en el hospital, a plena luz del día, en los rincones,
sin importarle que su mujer embarazada las descubriera. Que eso
no se hace, joder.

En_ Ah... Entonces, Maca... Ya entiendo.- comprendiendo


rápidamente que Maca tenía una amante. ¿Y los niños?... –se
mostraba preocupada y dólida por la situación.

T_ No lo sé, imagino que tendrán que hacer un esfuerzo por ellos y


repartirse el tiempo.

En_ No puede ser –se rozó la frente sintiendo un mareo para


preguntarle con gesto muy afectado-. ¿Y lo de Maca va en serio?

T_ No lo sé... estoy en pie de guerra con ella por lo que ha hecho.

En_ No somos perfectos Teresa, y Maca ha soportado mucho,


demasiado diría yo... yo sabía que iba a caer pero no pensé que de
esta manera.

T_ Encarna... no sé que va a pasar pero... sin duda Esther ha vuelto


a ser la misma de siempre, con ese carácter que nos llevaba a
todos erguidos, pero además, está herida y eso la hace una bomba
de relojería, imagino que se van a echar en cara muchas cosas, no
creo que haya vuelta atrás porque ella no lo quiere.

En_ Entiendo... –asintió con pena-. ¿Está Maca?

T_ Sí... imagino que sí... ¿vas a reprocharle algo?, dime que tú


también vas a reprocharle.

En_ No soy nadie para reprocharle nada... aunque me duela lo que

131 © by ldana & Samantha BAires
ha pasado... voy a verla.

Tras un suspiró se levantó y se dirigió hasta su despacho,


Teresa la vió salir como si hubieran puesto sobre ella una losa, una
piedra enorme difícil de manejar, aquella mujer adoraba a Maca
porque la había hecho inmensamente feliz, y aunque le dolía lo que
había pasado, para ella era como una hija.

Encarna no llamó a la puerta, entró y allí en medio del


despacho se encontraba Maca, llorando, abrumada por todo cuanto
habían dicho, odiándose a ella y a Esther. Al escuchar la puerta,
trató de recomponerse, se giró lentamente y cuando sus ojos se
encontraron con la figura de su suegra, aquella mujer pequeña con
rostro siempre tierno, sintió la mayor vergüenza que jamás pensó
se podía sentir. Encarna se dirigió hasta ella muy seria, con el ceño
fruncido, Maca esperaba no sabía qué... pero entonces los brazos
de aquella mujer que tanto la había ayudado siempre se abrieron
de par en par, ofreciendo su pecho para cobijarse, para llorar
juntas, para sufrir juntas aquel revés de la vida, aquel giro
inesperado que había aparecido en medio de un camino que había
sido de rosas, y se había quedado en espinas. Lloraron, Maca sintió
que su alma necesitaba derrumbarse precisamente con Encarna,
sintió alivio al ver que aquella mujer como siempre estaba ahí, a su
lado, a pesar de todo...

En_ Tranquila hija... tranquila.

M_ Lo siento Encarna... lo siento –susurró entre miles de lágrimas.

En_ Lo sé... anda ven siéntate –le dijo con cariño y Maca le hizo
caso-. ¿Tienes dónde ir?

M_ Sí.

En_ Sabía que esto tarde o temprano iba a ocurrir, cuando en un


matrimonio no se habla y se van acumulando resentimientos... iba
a ocurrir porque el amor no todo lo puede. No quiero que me
expliques nada, tampoco quise explicaciones de mi hija, sólo quiero
que sepas que si me necesitas estaré.

M_ Lo sé –dijo, haciéndole más daño aquellas palabras de Encarna


que todos los reproches de Esther, volvió a llorar.

132 © by ldana & Samantha BAires
En_ Sólo te pido que pienses en los pequeños... –Maca asintió-. No
podéis continuar así ¿vale? –le acarició la barbilla con gesto
apenado mientras a la mujer le caían nuevamente lagrimas de dolor
por ellas.

M_ Lo siento Encarna... lo siento tanto... estaba tan herida... tanto –


no pudo continuar, y se abrazó a ella nuevamente llorando como
una niña pequeña asustada y temblorosa-. Siempre pensé que
Esther sería la única persona en la vida que no me fallaría.

En_ Nadie es perfecto Maca, ni siquiera tú... ya lo ves. Desahógate


pero las lagrimas ya no valen para nada Maca, ponte en pie y si
quieres a mi hija, lucha por ella, si no, vive tu vida como mejor
creas y si me dejas... siempre estaré ahí, estés o no con mi hija.

El turno de Esther había terminado antes que el de Maca,


desde que discutió con ella no la había vuelto a ver, andaba
pesada, triste y melancólica, no podía sacar de su cabeza la voz
como hierro de Maca, echándole en cara tantas cosas, ni la suya
propia haciendo lo mismo. Al pasar por Recepción le extrañó no ver
a Teresa, pero supuso que estaría buscando a alguien, dejó
encargado que la avisaran de su marcha.

Habló con Telma para que pasara ella a buscar a los pequeños
a la guardería. Necesitaba un poco de descanso antes de estar con
ellos. Una vez en casa, como desde que se había marchado Maca,
no entró al cuarto de matrimonio más que para descolgar algo de
ropa y cambiarse. Después se dirigió hasta la cocina, la niña parecía
estar quejándose por como se habían comportado.

E_ Imagino que te ha dolido todo lo que has escuchado, no siempre


fue así pequeña, de hecho, es la primera vez que ha sido así, tu
madre está tan herida como yo, ¡y no lo supe ver! - le hablaba
mientras acariciaba su tripa, tratando de calmar a la pequeña. -Yo
tenía claro que con Raúl me unía amistad, tenía claro que había
sido un error estúpido, pero no supe entender lo que Maca sentía al
vernos, es lo mismo que siento yo al verla y... comprendo tantas
cosas ahora... ¡me arrepiento tanto!... –entonces sonó el timbre de
la puerta. Con cuidado y una pequeña molestia en su vientre fue a
abrir-. ¡Mamá!

133 © by ldana & Samantha BAires
En_ ¿Cómo estás? vengo de ver a Maca.

E_ ¡Ah... vaya! –sonó su voz molesta.

En_ Es mi nuera.

E_ Pues siento decirte que no, que ya no lo es.

En_ Seguirá siendo mi nuera –le dijo serena- Anda siéntate.

E_ Muy bien. Mamá, si supieras todo lo que me ha hecho no


pensarías igual. No seguiría siendo tu nuera.

En_ Tan pronto olvidas lo que hiciste tú –la miró fijamente con
dureza en sus ojos-. Tiene una amante, lo sé. Os habéis destrozado.
Habéis destrozado ambas la vida, y ahora, os toca recomponerla.

E_ No quiero recomponer nada... se ha terminado... no quiero seguir


con alguien que me engaña de la manera que lo ha hecho ella, al
fin y al cabo, yo sólo fue una vez y al momento me arrepentí.

En_ Y que importa si fue una vez o mil, el hecho en sí es el engaño,


y ambas lo habéis hecho, os habéis faltado el respeto y lo peor, ya
no existe confianza. Deja que pase un poco de tiempo, no sigas con
el divorcio Esther, la quieres hija, la quieres más que a nada en el
mundo, te conozco y lo sé... conmigo no te hagas la fuerte, no te
hagas la que puedo con todo, sé que estás destrozada –Esther
comenzó a llorar-. Y quiero que no hagas nada hasta que pase un
poco de tiempo, el tiempo todo lo cura, y lo que no habéis sabido
hacer en el pasado, quizá lo sepáis hacer en el futuro.

E_ Me duele tanto –decía entre lágrimas.

En_ Lo sé.

E_ No pensé que... Maca... no.

En_ Lo mismo dice ella.

E_ Siento tanto odio.

En_ Trata de reflexionar hija, no te bases en ese sentimiento para

134 © by ldana & Samantha BAires
plantearte la vida.

E_ No quiero saber más de ella... lo siento... pero no, yo me


equivoqué también, pero... lo suyo ha sido horrible, digas lo que
digas –se dejó abrazar por su madre.

En_ Ven aquí pequeña... me quedaré contigo, te ayudaré con los


niños.

E_ No, no quiero a nadie en casa, quiero superar esto por mí misma,


he echado a Raúl y a Maca, quiero ser yo la que ponga las piedras
de mi nueva vida, lo siento mamá pero no.

En_ Si no estuvieras embarazada lo entendería pero...

E_ Por eso no te preocupes, está todo bajo control –trataba de


calmar su sofoco-. Gracias mamá por estar a mi lado, ¿me
entiendes, verdad?

En_ Sí hija... soy tu madre y lo que te duela a ti me duele a mí, pero


Maca para mí significa mucho porque te ha hecho muy feliz, y en
este pozo en el que estáis os habéis dejado llevar las dos... no voy a
darle la espalda, tampoco a buscarla, pero si me necesita estaré,
quiero que lo sepas desde ya...

En el hospital, Maca se había recompuesto. Agobiada,


taciturna, ojeaba los informes e iba cumpliendo sus tareas del día.
Golpearon a la puerta. Teresa.

M_ ¿Algún problema, Teresa?

T_ Estooo... no. Ya me iba. Yo...

Maca la miraba esperando lo que quería decirle. Su relación


con Teresa era tan tensa y fría, que trataba de no mostrar emoción
o sentimiento alguno. Bastante tenía con su ruptura matrimonial,
como para lidiar con los humos y desplantes de la recepcionista.

T_ Maca. Me duele mucho lo que has hecho a Esther. Mucho. Nunca


hubiera esperado de ti algo semejante. Una falta de respeto tan
grande, una humillación así, en su estado, con lo que te quiere...

135 © by ldana & Samantha BAires
M_ Teresa, no es asunto tuyo. No voy a discutir mis asuntos
personales con el personal del hospital. Piensa lo que quieras. La
libertad es libre, así que... tú misma. Si me disculpas, estoy
ocupada.

T_Venga! -la frialdad y aires de Directora de Maca le golpearon el


hígado. Aunque debía reconocer que se lo merecía con la forma en
que la venía tratando.- Uff! Vale. Sólo venía a decirte que me he
pasado tres pueblos contigo. No soy nadie para juzgarte. Aunque no
reconozca en tí a la Maca de la que fui madrina, aún así, no tengo
por qué quitarte el saludo y tratarte mal. Trataré de cambiar...
aunque me duela el hígado cada vez que te veo pavoneándote con
esa rubia... que dicho sea de paso... no te pega ni con cola. Buenas
tardes.

Maca se quedó mirándola asombrada, incrédula.

Sobre las ocho de la noche, después de terminar informes y


organizar a los médicos del turno noche, llegó a la casa de Verónica.
Antes de subir al ascensor, cogió aire. Sentía una fuerte presión en
el pecho... una angustia muy grande. Se preguntaba qué, para qué,
estaba allí. Sabía que debía hablar con Vero, aunque no sabía aún
qué quería con ella, con esa relación... ¿relación? Golpeó con sus
nudillos, se abrió la puerta.

Ve_ ¡Chiqui! - la tomó de una mano – Ven, entra.- cerró la puerta


tras de ella – Mmmm... ¡Muak! -la abrazó y la besó con pasión,
metiéndose urgente en su boca.- Te he preparado tu plato favorito.
Charlaremos mucho. Yo sé cómo quitar esa angustia que llevas
dentro. Ya verás. Y mañana, el mejor desayuno que hace tanto
deseábamos tener después de pasar la noche juntas... ¡Muak!

136 © by ldana & Samantha BAires
C12

Ve_ ¡Chiqui! - la tomó de una mano – Ven, entra.- cerró la puerta


tras de ella – Mmmm... ¡Muak! -la abrazó y la besó con pasión,
metiéndose urgente en su boca.- Te he preparado tu plato favorito.
Charlaremos mucho. Yo sé cómo quitar esa angustia que llevas
dentro. Ya verás. Y mañana, el mejor desayuno que hace tanto
deseábamos tener después de pasar la noche juntas... ¡Muak!

Entraba al salón y se sintió... extraña. El lugar donde habían


compartido tantas jornadas de pasión y lujuria, donde pasar por esa
puerta era olvidarse del mundo y sus obligaciones se le antojaba
distinto, nuevo. Se quitó la chaqueta y apoyó su bolso en el sofá. Se
sentó, casi se dejó caer en él. Vero se sentó a su lado y le
acariciaba la mejilla.

Ve_ Se te nota agotada, Maca. Unos buenos masajes te van a relajar


antes de la cena. Qué me dices?

M_ Mmmm... Suena bien. He tenido un mal día. Y mis hombros lo


llevan a cuestas. -mientras se masajeaba la base del cráneo
buscando alivio a la tensión de su cuello.

Ve_ Venga. Gírate. - cuando Maca lo hacía ponía sus manos sobre
sus hombros y comenzaba a masajearlos con maestría. - ¿Ahí?

M_ Mmmm.... sí.

Ve_ Vaya tensión, chiqui. Tienes una gran contractura. ¿Mucho


trabajo en la guardia? - mientras aplicaba sus manos sobre ambos
hombros y se mordía el labio inferior, pensando en ese cuerpo que
la fascinaba. Pronto, nuevamente, estaría en sus brazos.

M_ Un tráfico importante. Muchos heridos graves y cirugías difíciles.


Pero no se murió nadie. Funcionamos como un relojito. Vilches me
ayuda mucho, tengo suerte de que haya vuelto. - cerraba los ojos
sintiendo un alivio grande en su espalda. - Estuve hablando con
Esther también.

Ve_ ¿Así está bien? - recibía la respuesta afirmativa de Maca. -


¿Cómo fue la charla? ¿Arreglaste tus asuntos con ella, cómo se van

137 © by ldana & Samantha BAires
a arreglar con los niños?- iba bajando un poco los masajes, hacia los
omóplatos de Maca.

M_ No. Tuvimos una nueva ronda de ataques mutuos y


recriminaciones. No podemos cruzar dos palabras sin herirnos y
lanzarnos todo un arsenal de dardos envenenados. - recordarlo
volvía a tensar su cuerpo y su cara mostró un gesto de dolor, más
por las imágenes que por esas manos que apretaron en el lugar
indicado.

Ve_ Ey, Maca. Trata de relajarte un poco. Si te pones así de dura, no


sólo no servirán de nada estos masajes, sino que me quedo sin
dedos. Tienes que aflojar un poco.

M_ Deja, deja. No ... no puedo aflojarme. Gracias. - se giraba y se


ponía frente a ella. La miraba a los ojos- Trataré de ir a un masajista
o tomaré algún relajante muscular.

Ve_ Maca... Sé que ninguna separación es fácil. Que algo en ti se


muere. Lleva un tiempo hacerlo. Aunque las cosas entre vosotras no
tenían ya ningún sentido, aún así ... nunca terminas de aceptarlo
totalmente. Hasta que pasa. Trata de tomarlo con calma.

M_ Venga. Eres una experta en rupturas, parece.-con sorna,


mosqueada por la autosuficiencia de las palabras de Verónica.- No
sé si te has dado cuenta que mi mujer me ha abandonado, con toda
razón, porque he sido una hipócrita que mantenía una doble
relación y le he mentido sin piedad alguna. Que he abandonado mis
deberes como madre y la he cargado con nuestros hijos, entre ellos
una hija enferma cuya vida depende de un hermano por nacer, que
oh casualidad está en el vientre de mi mujer. En un embarazo de
alto riesgo, que hay que monitorear constantemente. ¿No te parece
que es algo más que la ruptura de una pareja, Vero? –su voz iba
incrementando de intensidad conforme ella misma se daba cuenta
de lo que realmente había estado haciendo con Esther.

Ve_ Maca, sigues sintiéndote culpable. No terminas de asimilar el


hecho de que vuestro matrimonio se fue por la borda en el
momento en que ella te traicionó. Lo hemos hablado, Maca –la miró
con seguridad, agregando sin compasión-. Si no le dijiste de nuestra
relación, si no le hablaste de separarse ha sido sólo por compasión,
por lástima.

138 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¿Ah, sí? ¿Yo he dicho eso? ¿Que la única razón por la que seguía
con Esther era por lástima? –la miraba perpleja como si no la
reconociera.

Ve_ No lo has dicho con esas palabras, pero era así, Maca.

M_ Tu interpretación, Vero. Si no la dejé fue porque la necesitaba.


No sólo por su estado.

Ve_ Y yo, ¿qué? ¿Que fuí? ¿Qué soy? ¿Un pasatiempo para ti?

M_ Nunca fuiste un pasatiempo. Te lo he dicho. También te necesito.


Me gustas, me siento bien contigo. Pero no creo haber dicho que iba
a dejarla por ti, Vero.

Ve_ Ya veo. - se ponía de pie, mosqueada. - Voy a ver la cena, no


quiero que se pase el pollo. -iba a paso firme hacia la cocina.

M_ ¡Ufff! Ahora pelotera con Vero. Lo único que me faltaba para


completar el día de hoy. - se ponía de pie e iba hasta la cocina.-
Vero, no te enfades. El problema no es contigo. Es conmigo misma.
Por la forma en que he llevado adelante todo esto. Se me fue de las
manos y terminé hiriendo mucho a Esther.

Ve_ Lo hizo contigo, no sé por qué te preocupa tanto cómo se


siente. Recibió un poco de su propia medicina y no le gustó cómo
sabe. Pues nada. Siembra vientos y cosecharás tempestades, dice
el refrán, ¿no? - mientras sacaba el pollo del horno. - No termino de
comprender por qué sentirte tan culpable. Además, no has
descuidado a tus hijos. Te lo reprocha para que te sientas mal, para
hacerte creer que eres una mala persona.

M_ No es así Vero. Me he comportado mal. Debes reconocerlo.


Tendría que haber hablado con ella y haberle dicho lo que me
pasaba. Y cuando nosotras...

Ve_ Vale –le interrumpió echando las manoplas a un lado de la pila


con rabia, mirándola con dureza-. Te arrepientes de lo nuestro. Claro
como el agua.

M_ Vero. Me arrepiento de haber llevado la situación como la llevé.

139 © by ldana & Samantha BAires
Lo nuestro sucedió por alguna razón. Tendría que haberlo
enfrentado, haberlo hablado claramente con Esther –volvió a sentir
latir su corazón con rapidez al nombrarla.

Ve_ ¿Tú crees que iba a aceptar que nos viéramos? ¿Crees que sí? Si
lo crees, eres tonta.

M_ No. No lo hubiera aceptado. Pero entonces hubiera sido honesta.


Y si nos separábamos, no iba a ser de esta manera.

Ve_ Maca, ¿me quieres decir qué pinto yo en todo esto? Porque lo
único que te preocupa es tu relación con Esther. Cómo está Esther.
¿Te has parado a pensar lo que me pasa a mí? ¿Lo has hecho? ¿Has
pensado cómo me siento yo? Porque seguramente, para todo el
mundo, soy la mala de la película. La destruye matrimonios. Y tú
sabes bien que no fue así. Si entré en tu vida, es porque tu vida
estaba mal con tu mujer y no tenía futuro.

Maca la contemplaba y escuchaba con atención. Vero tenía


razón y a la vez no la tenía. No le podía dar una respuesta clara y
contundente. Lo que sí era verdad, es que no sólo había herido a
Esther sino que ahora la hería a Vero. ¿Qué relación quería tener
con ella? Le gustaba, estaba bien con ella, pero ... ¿Vero, su pareja
de ahora en más?

Ve_ La comida está lista. Cenemos y dejemos toda esto para


después. ¿Puede ser?

Mientras tanto, en casa, Esther había acostado a los niños,


recogido el comedor, el cuarto de los pequeños, y la cocina, miró el
reloj era las once de la noche, pero no tenía sueño, tampoco estaba
cansada a pesar de lo avanzado de su embarazo, solo tenía un
único dolor y era del alma. Se sentó en el sofá, al hacerlo se clavó
algo en la espalda, al girarse vio que era la agenda de Maca,
siempre tan desastre, la rozó con las yemas de sus dedos índice y
corazón, cerrando los ojos como si con ese roce, pudiera sentirla a
ella. Al abrirlos, notó la humedad en ellos, se negó a llorar. Se
levantó dispuesta a no pensar, aunque la voz de su mujer seguía
llegando a ella, sus reproches llegaban como si fuesen flechas de
aquellos hombres que defendían la morada miles de años atrás,
aquellas flechas que la atacaban, clavándose una tras otra en su
cuerpo, en su mente, en su corazón.

140 © by ldana & Samantha BAires
Pasó con su andar lento por la puerta del que había sido su
dormitorio marital. Pasó de largo pero se detuvo, giró sobre sus
talones, y se quedó mirando aquel pomo de la puerta, a su mente
llegó aquella noche que les vino justo abrirla para tumbarse en la
cama, llegaron medio desnudas, con palabras deseosas rozando su
oído, con sus labios murmurando el nombre de su amada, recordó
sus manos sobre su piel, recordó sus labios sobre la piel de Maca,
instintivamente pasó la lengua como si siguiera sedienta de ella.
Exhaló un suspiro tan fuerte y sonoro, que puso atención para no
despertar a sus hijos. Definitivamente entró, allí estaba la cama
hecha, con las mismas sábanas que compartieron su última noche
juntas, allí estaría el olor impregnado de Maca, pero no vendría
solo, también llevaría el otro, el de aquella zorra que había sabido
entrometerse entre ambas, aprovechando una herida mal
cicatrizada.

Volvió a cerrar los ojos, volvió a suspirar, era una manera inútil
de castigarse, ella tenía su parte de culpa, si no le hubiera fallado,
aquellos reproches duros de Maca... aquellas palabras sobre Raúl,
¡maldita la hora que no supo frenar su amistad!, por un miedo que
ahora le hacía reír irónicamente, miedo a perder a Maca, y ella
misma lo había conseguido estando con Raúl. “Si Esther” –se dijo-
“Has perdido a Maca, tú y tu estúpido miedo han sido los culpables
de llegar a este punto”. Una lágrima resbaló por su mejilla
izquierda, entonces abrió el armario, vio su ropa, pero no la tocó,
vio su ropa interior pero la odió, vio sus medias, sus cinturones,
pero seguía sin verla a ella. Cerró la puerta y sus ojos abatidos,
abrió otro armario donde había insistido en guardar una camiseta
de premamá, le encantaba verla con ella, y era la única pieza de la
que podía estar segura que no había sido rozada por nadie que no
fuera ella. Se sentó sobre los pies de la cama, se abrazó a aquella
camiseta de Maca, y rompió a llorar... un llanto desgarrador, un
llanto que salía de la esencia de su ser, esa esencia que le había
entregado a Maca.

E_ ¿Y ahora qué voy a hacer?... ¿cómo voy a vivir sin ti?, sin tu
sonrisa, sin tus caricias, sin tu voz... no voy a poder vivir sin ti –su
llanto aumentó en intensidad abrazándose más aún a aquel trozo
de tela-. Maca... Maca... ¿cómo nos ha pasado esto?, ¿cómo
cariño... si te quiero tanto?... ¿cómo he podido destrozar tu vida con
todo este amor que siento por ti?... ¡qué hice tan mal Maca!... ¡Dios

141 © by ldana & Samantha BAires
mío...!... Maca... Maca... ¿cómo voy a vivir sin ti?...

Se quedo por un rato llorando, no podía pensar, ya no podía


pensar más, entonces vio la fotografía, Maca la tenía abrazada y
sonreían, entonces aquellas súplicas que había hecho, aquellas
preguntas que se hacía, se detuvieron en seco, ¿estaría ya con
ella?, el lugar que ocupo el dolor en esa reflexión que hizo, fue
sustituido por la rabia, la rabia de pensar que la había engañado, la
rabia de saber que cuando venía tarde, se acostaba la besaba, la
abrazaba, lo había hecho antes con la otra, y entonces su
respiración fue aumentando... poco a poco... la rabia se convirtió en
furia, la furia de la tempestad en el mar, las olas de los celos
cegaron sus sentidos, y aquella camiseta que sus manos
aguantaban acabo siendo destrozada, a tiras, la destruyó como la
fotografía, como el cristal que estalló en miles de trozos, los mismos
en los que se encontraba su corazón.

E_ Saldré adelante como sea, como sea... no voy a perdonarte... yo


pude equivocarme una vez, pude abrazar o besar a Raúl, pero yo lo
veía como amigo, jamás volví a traicionarte ¡y tú!... ¡ah! –exclamó
un grito ahogado entre dientes, y terminó sentada en el sillón con la
cabeza echada para tras llorando sin cesar-. Nunca más Maca...
nunca más vas a reírte de mí de la manera que lo has hecho... ¡se
acabó!, te olvidaré como sea, te sacaré de mi mente a la fuerza...
pero no voy a volver a ser una marioneta, nunca más... ¡joder
Maca!

Volvió a explotar en un llanto.

La cena transcurrió casi en silencio. Apenas algún comentario aquí


o allá sobre cosas triviales. Nada que ver con los últimos tiempos
que habían pasado juntas. Las esperanzas de Vero de una noche
con Maca se iban desvaneciendo a medida que pasaban los
minutos. La mujer que tenía frente a sí estaba apática, desganada,
inclusive apenas probaba la comida, aunque alabara los platos.

M_ Lo siento, Vero. No... no soy buena compañía esta noche. Será


mejor que vaya a casa, necesito estar sola. - le dijo finalmente
mientras saboreaban un postre helado, que en otros momentos
hubieran degustado de forma mucho más... sensual. - No te
enfades, pero ... el día de hoy ha sido un cúmulo de tensión y

142 © by ldana & Samantha BAires
disgustos.

Ve_ Sí. Supongo que será lo mejor. Cuando quieras hablar, sabes
dónde encontrarme. - se ponía de pie y se iba hacia el baño,
tratando de evitar que Maca viera las lágrimas que comenzaban a
llenar sus ojos.- No te preocupes por la mesa. Yo levanto todo
después. Sabes cómo salir. Hasta ahora.

Bajó al portal con un nudo en la garganta. El cuerpo tenso, le


dolían los hombros, los sentía como si llevara un bloque de cemento
de 50 kilos sobre cada uno de ellos. Fue hasta la moto, cogió el
casco, sacó de su bandolera los guantes, respiró hondo y miró al
cielo. Una luna brillante apenas asomaba entre los edificios. El cielo
límpido y estrellado. “Noche de amantes, noche de amores, noche
de ronda” se le cruzó en la mente, como si aquel bolero famoso
llenara su cabeza de melodías tristes.

Montada en su caballo de acero, comenzó a coger velocidad


casi sin notarlo. A pesar que vigilaba el poco tráfico de esas horas,
su mente volaba, divagaba, se llenaba nuevamente de preguntas
sin respuesta, de dolores y angustias, de sabores y sensaciones.
“Anda, que no me creo que sea la primera vez que lo haces” “Eso
mismo me dijiste el otro día”. Sonreía. Recordaba aquella primera
vez en que descubrió en Esther un volcán de pasión y deseo, una
mujer que en su “primera vez” se le había entregado en cuerpo y
alma, llenando su mundo de sonrisas cristalinas y su corazón de
una calidez sin límites. “Mi familia es muy tradicional. Tendríamos
que casarnos. Qué dices?” “Pídemelo bien.” “ Vale. Esther, te
quieres casar conmigo?” “ Y no has traído anillo ni nada? Eres un
desastre.” “Sí, pero nadie te va a querer como yo te quiero.”

M_ Joder! Joder! Por qué? -a más de 100 por hora, soltó una mano y
levantó el visor del casco. Necesitaba aire, aire golpeando su cara,
aire secando sus lágrimas, aire llenando sus pulmones.

“Estoy enferma, enferma de tu perfección. Enferma de que


siempre quieras tener la razón. Estoy enferma de que pienses que
eres el centro del universo y enferma de tu embarazo. Mira, no
estoy embarazada. No siento las pataditas. No tengo vómitos. No
tengo dolores en mi espalda.” Fue un latigazo en su pecho. No
había querido a Pedro como su hijo, no lo había sentido como su
hijo hasta mucho después y nunca se lo había dicho. No pudo evitar

143 © by ldana & Samantha BAires
el grito de dolor, que brotó de su garganta perdiéndose en la noche.
“No te voy a perdonar, Esther... Shhh... No quiero escucharlo. He
visto tu analítica, Esther.” “Maca... no sabía cómo decírtelo...”
“Shhh... No quiero que me lo digas. Ahora lo importante es que te
recuperes.”

La frenada violenta de un coche, a escasos metros de ella en


la bocacalle, la hizo volver en sí. Unos metros más adelante aparcó
la moto junto a la vereda y se quitó el casco. Sentía su cuerpo
estremecerse con el frío que le llegaba a hasta los huesos. Sus
manos temblaban, tenía ganas de vomitar. Un transeúnte se le
acercó.

Tran_ ¿Señorita, está bien? ¿Necesita algo?

M_ No, gracias. Gracias.

Se bajó de la moto. Puso el pie de sostén. Se sacó el casco y lo


colgó del manubrio. Se sentó en el cordón de la vereda y rompió a
llorar tapándose la cara con las manos, tratando de expulsar en ese
llanto toda la vergüenza, dolor, rabia, miseria que llenaba su
cuerpo.

Al día siguiente, con pocas horas de sueño y grandes ojeras,


luego de una guardia más tranquila que en la víspera y sin haberse
topado con Esther porque tenían distintos turnos, cogió el coche
que Esther había dejado en el parking y se fue antes de hora para
llegar temprano a la guardería, dejando a Vilches a cargo de las
urgencias. Con una amplia sonrisa Maca recogía a sus pequeños,
los besó los abrazó, vio los dibujos de Pedro con Patricia en sus
brazos, comentó con ellos la jornada mientras los metía en el coche
y les pasaba el cinturón de seguridad. Cantaron aquellas viejas
canciones infantiles... Patricia sonreía y aplaudía, mientras Pedro
canturreaba siguiendo la voz de una Maca que en esos momentos
se sentía feliz. Otra cosa era conforme se acercaba a la casa
familiar y su corazón se alteraba en latidos nerviosos, ver a Esther
era para ella una tortura, con su actitud regia, le hacía tanto daño
que si Esther pudiera valorarlo se asustaría.

M_ Vamos allá... ¡quién dijo miedo! –sacó primero a Pedro-. No


corras Pedro, no te muevas de aquí mientras saco a tu hermana.

144 © by ldana & Samantha BAires
Pe_ Mamá... mamá quedo ve mamá.

M_ Ya vamos... “ y pensar que no lo sentía su hijo... no puedo


sacarme eso de la cabeza” –pensó para si con rabia-. Ven aquí
princesa vamos con mamá. Bien... ánimo seguro que hoy tampoco
me dice nada... pero tú tranquila...

P_ Mamá –gritó el pequeño al entrar a la casa.

E_ Estoy aquí mi vida –le llamó desde la cocina-. ¿Dónde está mi


pequeño gran hombre?

Pe_ He hecho dibuz, mamá.

E_ Ahora los veremos.

M_ Hola.

E_ Mira quién está aquí la Reina de la casa –cogió a su hija en


brazos una vez Maca la dejó en el suelo-. ¿Qué tal estás mi amor?

Pe_ Mamá... mida... mida –le enseñaba los dibujos.

M_ Voy a coger unas cosas del despacho, Esther. Me tardo un


segundo.

E_ Sí –le dijo sin mirarla-. A ver cariño, antes tienes que merendar y
luego vemos los dibujos ¿vale?

Pe_ No... dibuz.

M_ Joder... más fría no puede mostrarse... ¿cómo lo puede hacer?,


mira que me ha hecho daño pero, no puedo dejar de hablarle o
mirarle, nunca fue así... y ahora...

Mientras en la cocina, Esther había sentado a Pedro y a Patricia


cada uno en su silla.

E_ Ahora a merendar... –los miraba sonriente. Su móvil sonó, se


acordó que estaba en el comedor y fue a recogerlo, la música llamó
la atención de Maca que puso toda su atención-. Hola Montse...
¿qué tal estás?... Sí ahora... ¿Vienes a cenar?..... Ah vale... eso me

145 © by ldana & Samantha BAires
suena ¿eh?.

M_ La Montse esa... joo! –susurró Maca con rabia mientras seguía


escuchando.

E_ No, mira, la visita con el obstetra es dentro de una semana...


Sí..... Quería saber si tienes algo que hacer.... –la cara de Maca fue
todo un poema-. No, no quiero, ya te lo dije. Quiero hacerlo sola. ...
Estoy segura... Sí... creo que te lo voy a tener que recordar todos
los días... –dio una pequeña carcajada-. Vale, ¿mañana?.... Vale
cuando deje a los peques en la guardería tengo turno de tarde...
Vale... comemos juntas, bien, un beso.

M_ Pero... –se había quedado boquiabierta ante aquella


conversación.

Esther volvió a la cocina, se aseguró que sus hijos habían


tomado la merienda, mientras pensaba que Maca tardaba mucho,
pero no quería decirle nada. Hasta que al final apareció ante ellos.
Maca la miraba, esperaba que le contara algo, le dijera algo... pero
nada. Ninguna reacción de Esther, ni una palabra.

M_ Bueno chicos, me voy, pero antes quiero besitos de leche y


galletas –les dijo sonriente.

Pe_ ¿Teáz mami?

M_ Sí cariño...

Pe_ ¿No te daz acá? –la miró con tristeza.

M_ Ya te lo he explicado cariño... venga... mañana os veo, ¿vale?

Pe_ No quedo, mami –dijo triste.

M_ A ver Patri, un besote a mami –le dijo y la niña se acercó hasta


ella para que le dejara un beso-. Muy bien cariño... me voy. Adiós.

E_ Adiós.

Maca salió con toda la rabia que podía sentir en su interior,


Esther no le iba a decir ir al obstetra, y eso no estaba dispuesta a

146 © by ldana & Samantha BAires
tolerarlo, mucho menos que la sustituyera por aquella amiga que
desde que había llegado estaba demasiado cerca suyo. Resopló
mientras se mordía el labio inferior, aquella actitud de Esther la
descolocaba tanto, no sabía como reaccionar, pero sin duda, estaba
segura que no iba a quedar así.

Por su parte Esther, se había quedado pensativa, siempre que


iba a casa lograba desconcertarla, sus hormonas seguían
alterándose irremediablemente con el olor de Maca, aquella
debilidad del embarazo la atormentaba, pero entonces se obligaba
a recordar imágenes de su mujer con la barbie, y la libido volvía a
bajarse a su estado carencial.

E_ Venga niños...

Pe_ Yo quedo mami. ¡No quedo zi vaya!

E_ Mi amor... ahora mami tiene otra casa y vosotros iréis pronto


allí... Una casa muy bonita, con juguetes y vuestro cuarto y con
jardín. Te va a gustar mucho, Pedro. Ya verás. Venga... ahora, ¡a la
ducha patos!

147 © by ldana & Samantha BAires
C 13

La semana se pasó volando. Volando hacia dónde, se


preguntaba una y otra vez. El único momento de alegría era...
buscar a los niños, llevarlos a la casa, estar con ellos y sus
meriendas y sus juegos y el baño. Hasta que Esther regresaba a la
casa y era su turno de irse, entre silencios y miradas gélidas de
quien hasta hace poco había sido su mujer, la madre de sus hijos.
Esa semana Esther curraba de tarde y ella cambió el turno para
encargarse de los chavales y pasar más tiempo con ellos. Mientras
tanto, la casa que había alquilado iba tomando forma y color.
Habían pasado con Claudia por El Corte Inglés a elegir muebles,
ropa de cama, mantas y colchas. Lo había dejado todo abonado y
ese fin de semana le traerían la compra a la nueva casa.
Inestimable Claudia... y Vilches. Sí, allí estaba Vilches para darle
una mano generosa, con la mudanza, con los consejos, con el guiño
cómplice cuando debía enfrentar el “boicot”, que aunque iba
cediendo en intensidad, mantenía el encono en algunos, como
Héctor...

H_ No acepto el cambio de turno, Maca. Tengo mi fin de semana


programado.

M_ Lo siento, Héctor. Llevas tiempo sin hacer guardias los fines de


semana. No puedo seguir cargando las tintas sobre Aimé o Rai
-mientras caminaba hacia su despacho, después de una cirugía
especialmente difícil.

H_ Es una venganza, ¿no? (cabreado)

M_¿Venganza? -detenía el paso. Lo miraba seria.- No sé qué pasa


por tu cabeza, Héctor. Te acabo de decir la razón y creo que es
perfectamente entendible.

H_ Te vengás porque no apruebo la forma en que la trataste a


Esther, es eso. No, Maca. No voy a hacer ese turno. Me lo tendrías
que haber preguntado antes.

M_ Bien. -cogió aire. Estos exabruptos de sus ex amigos de curro la


estaban poniendo de un muy mal humor, pero trató de guardar las
formas haciendo un gran esfuerzo. Héctor se merecía más que una

148 © by ldana & Samantha BAires
contestación fuerte, un buen llamado de atención y hasta quizás
una amonestación más seria.- Soy la Directora de Urgencias,
establezco los turnos, te gusta bien, no te gusta tú sabrás lo qué
hacer. No pienso discutir absolutamente nada, Héctor. Tú sabes
dónde quejarte por mis decisiones. Mientras tanto, si no vienes a
cumplir tu turno el fin de semana, recibirás la sanción que
corresponda.

Héctor se quedó de una pieza cuando la vio seguir su camino,


firme, decidida, sin inmutarse.

H_ ¡Boluda! -dijo en voz baja, pero no tanto como para que Vilches,
que pasaba por allí lo escuchara.

Vi_¿Quién?

H_ ¿Eh? Ah, sos vos. Maca, es una boluda. Se le subió el puesto a la


cabeza y ahora hace lo que se le canta, te pone las guardias en fin
de semana y ni te pregunta.

Vi_ Me parece bien. Era hora que pusiera un poco de orden en esta
romería. Sigue mi consejo. Que te diviertas sábado y domingo aquí -
se iba sonriendo, sabiendo que Héctor la flipaba con su respuesta.

La reacción de Verónica a su última cena juntas fue al principio


de frialdad en el trato, apenas un saludo de buen día o buenas
tardes. Pero con el correr de los días fue cambiando de ... táctica.
Finalmente, Vero le pegó un toque al móvil y la invitó a tomar un
café en ... la cafetería del hospital. Maca no rehusó el convite, no
iba a seguir escondiéndose de los comentarios y gestos del resto
del personal del hospital. Al fin de cuentas, todos sabían de su
ruptura con Esther y de sus amoríos con Verónica. Ahora que estaba
todo “blanqueado”, que era oficialmente la total responsable del
naufragio de su matrimonio y la pérfida hipócrita que había
destrozado a la “pobre Esther”, ¿qué más daba tener una charla en
una mesa de la cafetería con su “amante” a los ojos de todos los
críticos y jueces del Hospital? Por otra parte, al no estar Vero bajo
su mando, podía darse el lujo de mostrarse con ella, al fin de
cuentas, por lo menos no iban a decir que tenía favoritismos, como
le endilgaban a Isabel con respecto a ella. “La nombró porque es su
amiga” era el comentario que escuchó más de una vez entre
susurros y miradas desaprobadoras del personal sanitario.

149 © by ldana & Samantha BAires
M_ Tú dirás. -mientras revolvía el café.

Ve_ Lo siento, Maca. La otra noche... quedé mal, muy mal.

M_ Lo sé y más lo siento yo, Vero. No era mi intención herirte. Pero


ya ves, parece que más allá de mis intenciones, lo único que logro
es eso. Joder a la gente a mi alrededor. - la miraba mientras bebía
un sorbo de su taza.

Ve_ Entiendo que estás pasando por un momento difícil, Maca.


Quisiera... ayudarte. Lo he pensado mucho. No quiero perderte,
Maca. Sabes que estoy coladita por ti -jugando nerviosamente con
un boli en su mano derecha-. Chiqui... te extraño.

M_ Vero... Te repito lo que te dije el otro día. Estoy ... destrozada. No


es sólo culpa. Fui una hipócrita con Esther. La menosprecié, creí que
no se enteraría y si lo hacía, lo aceptaría por el peso de su propia
traición. Nunca he sido así Vero. Apenas me reconozco. Tengo que
poner en orden mi cabeza, aclararme las dudas, tratar de encontrar
respuestas. Mientras tanto, he decidido que mi prioridad son mis
hijos y brindarles todo lo que les he estado retaceando. No sólo son
mi responsabilidad, los amo, no quiero perderlos a ellos también.

Ve_ Vale. Eso significa que ... no tengo lugar en tu vida, ¿verdad?

M_ Significa que ahora tengo estas prioridades –le contestó con un


profundo grado de tristeza en su voz.

Ve_ ¿Me dejarás ayudarte, estar a tu lado? Me importas mucho,


Maca.

M_ Vale. Este fin de semana estoy con la mudanza y arreglar la


casa. Me apetece tener mi lugar con mis hijos lo antes posible,
reordenar por lo menos esa parte de mi vida. La semana que viene,
si te apetece, podríamos vernos y ...

Ve_ Vale -sonriendo. La semana que viene entonces.

Esperó inútilmente, día tras día, que cuando Esther regresaba


a la casa le comentara de la cita con la obstetra. Más de una vez se
la quedó observando mientras jugaba con los niños, cuando Esther

150 © by ldana & Samantha BAires
no lo notaba. Partir de la casa, despedirse de los chavales, era un
golpe que seguía doliendo, en esos instantes del hasta mañana o
ese cerrar la puerta que hasta hace poco tiempo había sido... mi
puerta, la puerta de nuestra casa.

M_ Venga, Patri. Un besito a mami. Muak! Mmm.... hoy estás más


guapa que nunca, cariño. Muak!

Esther la observaba seria, distante no sólo por el espacio físico


que las separaba, sino por la lejanía entre sus corazones. Los
puentes entre ellas se habían derrumbado, no había carreteras que
las unieran ni rutas aéreas que las conectaran. Ni una vía, ni un
curso de agua o ría navegable... nada quedaba entre ellas dos. Si
hasta los recuerdos se habían difuminado entre tanta puñalada de
palabras que se habían arrojado.

Pe_ No ti vayaz, mami. No quedo...

M_ Mañana nos vemos, Pedro. No te pongas triste, ¿vale? El lunes


que viene ya estará tu cuarto listo. Te va a gustar mucho. Vamos a
jugar juntos allí.

Pe_ ¿Mamá tamén?

M_ Si a mamá le apetece, sí, también -levantando la vista, mirando


a Esther casi como una súplica, para encontrar que Esther le rehuía
la mirada y se iba hacia la cocina.

Este mediodía en particular, en rotonda se encontraban


Montse y Teresa que últimamente habían hecho muy buenas migas,
solían hablar de la pareja, Montse atacaba a Maca sin piedad, para
ella su traición había sido algo imperdonable, por mucho que Esther
tratara de echarse la culpa, había insistido ella más en quitarle
aquella tontería de la cabeza. Mientras Teresa trataba de ser algo
más ecuánime con la pareja, si bien era cierto que más que dolerle
que sí lo hacia, la actitud de Maca, le había sorprendido tanto que
su desconcierto no la dejaba razonar.

T_ Yo creo que Maca no ha sabido manejar su dolor... la conozco y


creo que Esther la decepcionó, ella no se debe creer eso de que una
vez, es que hija... una vez y mira... –ponía gesto exagerado
abriendo mucho los ojos.

151 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ ¿Tú crees a Esther?

T_ Pues... al principio tuve mis dudas y también me comporté con


ella seria... lo que pasa es que... –se detuvo bajando la voz-. Esther
es mi ojito derecho, y la disculpé porque Maca se había marchado,
la había dejado sola y...

Mo_ Ya, pero lo de Maca es mucho peor, no solo engañarla como la


ha engañado, sino compartir Teresa, eso me lo hace a mí, y
vamos...

T_ Ya... pero sigo pensando que todo ha sido por culpa de no hablar
entre ellas, Maca parece que es de hielo, que es perfecta, pero yo la
veía cabizbaja, taciturna, con el bebé, con Raúl por aquí... pero de
ahí a perder el norte como lo ha hecho.

Mo_ ¿Y la ha dejado?

T_ No sé... creo que no –dijo con pena y le hizo acercarse por


señas-. Creo que no porque esta mañana las he visto hablar.

Mo_ Ves... no está afligida, y eso demuestra que no quiere a Esther.

T_ Eso tampoco... yo creo que..

Mo_ Que no Teresa, que no la quiere te lo digo yo...

T_ ¡Ay hija!... llevo dos noches sin dormir... si es que para mí son
como dos hijas, ¿tú sabes que fui la madrina de bodas de Maca?

Mo_ Sí, lo sé.

T_ Estaba tan orgullosa, y ahora... me duele ver en que se ha


transformado todo el amor que se profesaban entonces.

Mo_ Pues si...

E_ Hola... ¿qué tal Montse? –la besó.

Mo_ Muy bien cariño... ¿y tú?

152 © by ldana & Samantha BAires
E_ Cansada.

T_ ¿Cuándo te vas a coger la baja?

E_ Pronto... hablaré con la Doctora Casas a ver si me la puedo coger


ya, la verdad que estoy muy pesada.

Mo_ Ni que lo digas, estás y eres pesada.

E_ ¡Tonta! –sonrió de lado golpeando su brazo graciosamente.

Mo_ ¿Bueno nos vamos?

Maca hizo la habitual ronda del mediodía, revisando los


historiales de los ingresados durante la mañana y controlando el
estado de cada uno de ellos. Habló con cada uno de los médicos
sobre la evolución de los pacientes. Programó la cirugía de un
chaval ingresado con fracturas múltiples expuestas y se preparaba
a ir hacia quirófano cuando las vio. En rotonda, sonrientes, Esther y
Montse hablando con Teresa. Esther no entraba hasta más tarde. Se
preguntó que haría allí y de pronto, con un fogonazo, apareció el
significado de esa visita a esas horas. El turno con la obstetra. Se
quedó pensativa, jugando con el boli en su mano...

En ese momento sin ellas saberlo, Maca entró y volvió a


aprovechar la situación de las tres hablando para quedarse tras el
muro y escuchar la conversación, al ver a Montse junto a Esther, ya
lo provocó la suficiente mala leche como para asomarse y ver
aquella sonrisa que tan solo al oír el susurró pudo imaginarse de
Esther. Su Esther. Se apoyó la cabeza sobre la pared y siguió
escuchando..

T_ Oye Esther... ¿y Maca sabe que vas al médico?

E_ No.

T_ ¿Y qué tienes programada la cesárea? –le preguntó totalmente


perpleja.

E_ No, no quiero que participe en ese momento, lo quiero hacer


sola.

153 © by ldana & Samantha BAires
El rostro de Maca se transformó, sus ojos temblorosos, su palidez
toda ella se tensó sintiendo como si el alma le fuera arrancada poco
a poco, tan solo la presencia de Vilches la hizo reaccionar.

V_ ¿A ti no te han enseñado que escuchar es de mala educación?,


venga... que he pensado que te daba un infarto.

M_ Estoy bien.

V_ ¿Seguro?,tienes muy mala cara y además estás sudando...

M_ No, en serio... estoy bien –sonrió de lado

V_ ¿Tú has probado a hablar con ella?

M_ No podemos.

V_ Pues nada... tendré que llevar conmigo el equipo de reanimación


porque como sigas así... venga... a trabajar señora directora.
Tenemos un caso difícil en cirugía.
Esther y Montse abandonaban el hospital juntas, sonrientes, aunque
aquella decisión de la enfermera no le había sido fácil tomar, pero
quería sacar desde ese momento de su vida a Maca, o de lo
contrario, no podría. En la semana, un día que Maca se había
quedado más allá de su turno, había estado escondida en farmacia,
observándola sin que la Pediatra se diera cuenta, había estado
sintiendo como su piel la llamaba a gritos y como su alma se
desgarraba de una manera cruel. Pero entonces, había visto como
aquella zorra cuyo nombre no iba a pronunciar nunca más, se había
acercado a Maca y como había deslizado su mano por su espalda,
como se había acercado a su oreja y le había susurrado algo, que
sin escuchar le había destrozado el corazón.

Trató de equiparar aquel dolor con el que posiblemente ella


produjo en Maca con sus abrazos a Raúl aquello que le había
echado en cara con rapidez, pero jamás al menos ella no lo veía así,
él le había hecho una caricia de aquel tipo, un abrazo sincero, un
beso o una caricia en sus mejillas, pero nada más, no algo tan
doloroso como aquella caricia, aquel susurro, aquella presencia
junto a su mujer, a la mujer de su vida que ya no lo sería. Y temblor
unido a las lagrimas le hicieron marearse, casi caer y echó algunas
pastillas al suelo.

154 © by ldana & Samantha BAires
Al_ ¿Esther... estás bien?

E_ Sí, sí.

Y allí desde los celos y el dolor, había decidido que Maca no


estuviera presente en la cesárea, ya no solo en la visita al doctor,
no quería que estuviera ni siquiera en su vida, en sus días ni sus
noches, porque de otra manera sería incapaz de olvidarla, sería
incapaz de vivir con el peso de aquel amor que no podía soportar
sola.

Más tarde, después de la cirugía Maca fue a comer algo en la


cafetería. Le pidió a Claudia que bajara a acompañarla. Su amiga,
siempre dispuesta a tirarle un cable, lo hizo. Además, llevaba toda
la semana intentando encontrarse con Vilches. Pero la suerte le
había sido esquiva, entre la consulta en planta y operaciones,
apenas se había pasado por urgencias.

C_ Cuando quiero venir a urgencias, no me necesitan. Cuando


deseo escapar de urgencias, me suena el busca a cada rato- se
quejaba mientras llegaba a la mesa con los zumos y unos
sandwiches. Espero te gusten éstos.

M_ De plástico, como todos.

C_ No te quejes, ¿eh? Podríamos haber ido a almorzar fuera, si te


apetecía comida decente.

M_ ¿Y privarte de la posibilidad de un encuentro fortuito con el


gruñón? Nooooo. - sonriente.

C_ No te mofes. Mmmm.... no está tan mal. Anda, coge el tuyo. Que


seguro no has tomado nada desde el desayuno.

M_ Supones bien -abría el celofán de su emparedado. Claudia, hoy


estuvieron Esther y Montse aquí.

C_ ¿Sí? Y eso... -grunch – mmm ¿qué importancia tiene?

M_ ¿Recuerdas lo que escuché la semana pasada, que Esther


hablaba con Montse? -daba un mordisco a su sandwich.

155 © by ldana & Samantha BAires
C_ ¿La cita con la obstetra? ¿Crees que era hoy y por eso estaban
aquí?

M_ Sí. No me ha comentado nada, nada Claudia. No sé qué hacer.


Tengo miedo...

C_ Maca... no empieces de nuevo con el temor a que te quite a la


niña. Esther se embarazó durante vuestro matrimonio. No importa
que se divorcien ahora, antes que nazca. No puede dejarte fuera.

M_ Claudia... me está dejando fuera. Si fue a la cita con la obstetra,


quizás programaron la fecha de la cesárea. No sé, no sé – dejando
el sandwich en el plato.

C_ Háblalo con Esther. Basta de darle vueltas en la cabeza, Maca.


Vuestro problema ha sido siempre el no hablar cuando era el
momento. Con esto lo mismo. Enfrenta la situación. No te escondas
más. Díle lo que opinas y tus temores.

M_ Ufff!

Se retiraba a buscar a los niños a la guardería. En poco


entraría Esther a cumplir su turno. No sabía si esperarla o no, si
enfrentarla ahí mismo o no. Llegaba hasta rotonda con los informes
de los pacientes del día, listos para entregar a Teresa.

M_ Teresa, ¿dónde te dejo los informes del turno? No veo la


bandeja...

T_ La tengo aquí. Estaba archivando algunos. Venga, dámelos – la


miraba a la cara. Tienes mal aspecto, Maca. ¿Has almorzado algo?
Te ves pálida.

M_ Poco – le entregaba los informes-. No estoy con mucho apetito


últimamente. Si no fuera por Claudia, creo que ni cenaría.

T_ Ya. Vale. ¿Todos completos? - la observaba seria.

M_ Sí. Me voy. Hasta mañana – se giraba para irse, daba unos pasos
y se detenía. Regresaba.- Teresa-. ¿Te puedo hacer una pregunta?

156 © by ldana & Samantha BAires
T_ Si te la puedo contestar, tú misma.

M_ Hoy vi a Esther con su amiga Montse poco antes del mediodía.


¿Sabes por qué estaba aquí?

T_ Creo que es algo que le tendrías que preguntar a ella, no a mí –


no pudo evitar cierto nerviosismo.

M_ Teresa, por favor. Basta de chorradas –subió su labio superior


dibujando en su rostro un gesto de cansancio-. Tú sabes muy bien
cuál es nuestra relación. Eres su amiga. Te lo pregunto porque creo
que Esther no me ha avisado de la cita con la obstetra. Me ha
dejado de lado.

T_ ¿Y qué te esperabas? ¿Que te pida que le tomes la mano en el


paritorio?

M_ No, no me esperaba eso. Me esperaba que no me separara de


mi hija. Porque sigue siendo mi hija. ¿O no? ¿O ha decidido que soy
tan despreciable que va a intentar quitarme la niña? - sus ojos
comenzaban a enrojecer, angustiada tan sólo de pensar que eso era
una posibilidad cada vez más tangible.

T_ Maca... - notó la angustia, los ojos enrojecidos. Se detuvo en el


comentario que iba a hacer. Maca estaba sufriendo, era evidente. Y
notó algo nuevo en la “pija”. Temor, mucho temor. - Debes hablarlo
con ella, Maca. Hoy estuvo con la obstetra, sí.

M_ Vale. - una lágrima, rebelde, cayó por su mejilla. - Me lo tengo


merecido, ¿verdad? Sé lo que piensas...

T_ Te mereces muchas cosas, Maca. Has tratado muy mal a Esther.


Esther no merecía lo que le hiciste.

M_ La misma historia. Esther no merecía, Esther no merecía. ¿Acaso


yo sí lo merecía, Teresa? –su mirada estaba enfurecida, repleta de
ira, sus ojos rojos a punto de estallar-. ¿Merecía su engaño,
enterarme como me enteré de su aventura? Porque si no fuera
porque quedó embarazada, ni me lo hubiera dicho. Claro, ¡yo sí lo
merecía! –exclamó sacando toda su rabia, las venas de la garganta
se marcaban a punto de explotar. Tras un suspiro bajó su tono y con
dolor murmuró-. Y merecía aguantar y soportar a Raúl metido en mi

157 © by ldana & Samantha BAires
vida, en nuestras vidas...

T_ No, Maca. Tú no te merecías eso. No lo justifico. -viendo la


tristeza y el dolor en el rostro de Maca apoyó su mano sobre la de la
Pediatra tratando de transmitirle calor.

M_ Pero es distinto ¿verdad? Lo mío es abominable, ¡tantas veces


revolcándose con su amante! Lo de ella, no –apartó con brusquedad
la mano, estaba perdiendo los papeles y por mucho que tratara no
podía controlarse-. Sólo una vez. Os fijáis en la cantidad y no en lo
que importa, la calidad. Me engañó, me decepcionó, me ocultó
todo, me mintió... Vale... Para qué discutir. La vais a aplaudir cuando
me niegue ver a mi hija, ser parte de su vida. El castigo para la
adúltera. ¡Joder!

T_ No... no creo que Esther piense así, Maca. Habla con ella, debéis
tratar de establecer una comunicación entre vosotras, por los
chavales... - veía entrar a Esther por la puerta de urgencias- Allí
viene. Habla con ella, Maca. Venga, hazlo.

Esther se acercaba a rotonda, despacio. Observaba la espalda


de Maca.

E_ Buenas tardes, Teresa. ¿Alguna novedad?

T_ Eh.... - no sabía qué decir, qué hacer. La frialdad de Esther hacia


Maca era aplastante.

M_ Buenas tardes, Esther. Que opines que soy una mierda, no quita
que me saludes. Todavía soy la madre de tus hijos, que lo sepas. De
todos tus hijos, incluyendo la que aún está en tu vientre -con rabia,
con furia.

E_ ¿A qué viene este paripé? Te saludo si me apetece, no tengo


obligación. Teresa, ¿me pasas el parte para firmar? No quiero que
me llame la atención la Directora de Urgencias si no cumplo mis
tareas –dijo con sorna.

M_ Esther, quiero hablar contigo. Ya mismo –la detuvo del brazo


mirándola fijamente con la mayor seriedad que su rostro podía
expresar.

158 © by ldana & Samantha BAires
E_ Lo siento. Ya es mi hora de ingreso. Tendrá que esperar.

M_ Muy bien. Cuando regreses a casa.

E_ A MI casa... –le respondió sin achantarse

M_ Disculpa. A TU casa. Te estaré esperando con MIS hijos y vamos


a hablar. No te vas a salir con la tuya, te advierto. - sin más se
retiraba furiosa hacia la salida.

E_ ¿Y ahora qué le pasa? ¿Se peleó con su amante? –le preguntó a


Teresa molesta.

159 © by ldana & Samantha BAires
C14

Aunque trató de mostrarse segura y determinante con Maca


ante Teresa, al llegar a su vestuario notaba como las piernas le
temblaban, tanto que se tuvo que sentar, su mano puesta en la
frente y tratar de controlar su respiración, aquello no era manera de
seguir, se daba cuenta que estaban demasiado heridas y sin duda
aquellas palabras, aquellos reproches, aquellas miradas de eterno
dolor iban a terminar por hacer daño en extensión a los niños. El
bebé volvió a darle una patada, el médico la había tranquilizado a
pesar de sus nervios parecía que todo estaba bajo control, aunque
le había aconsejado que lo que necesitaba para encarar la última
parte del embarazo era tranquilidad y algo de reposo, sabía que
debía hablar con Casas, podía hacerlo con Maca pero, no quería
favoritismos, quería que la gente la valorara por su trabajo sin
pensar que Esther era su...

E_ No soy nada... no soy su mujer... ¿qué digo?... y ahora cuando


vuelva otra vez enfrentarme con ella, no tengo fuerzas... Maca...
¿qué nos ha pasado?.

Salió de allí con la mirada algo perdida, odiaba ver como la


gente la miraba con ese gesto en su rostro de “pobrecita Esther”, a
veces le daban ganas de gritar a todo el mundo que Maca no era la
única que se había equivocado, parecía que todos habían olvidado
muy rápidamente el pasado, entonces comprendía lo que Maca le
había arrojado a la cara, “La pija acepta el hijo del otro”,
comprendía como se sentía y le dolía más, y ese dolor la acercaba
más a Maca, en ese momento le hubiera gustado tenerla cerca,
abrazarse a ella y romper a llorar, en ese momento en el que podía
sentir sobre su piel la misma sensación que debió sentir Maca día
tras día, se apoyó sobre la pared.

Vi_ ¿Estás bien?

E_ No...

Vi_ No sé que voy a hacer con vosotras... anda ven –le cogió del
brazo y la llevó a su despacho.

E_ Lo siento Vilches...

160 © by ldana & Samantha BAires
Vi_ ¿Qué sientes?

E_ Todo esto, me gustaría poder borrar los últimos tres años de


nuestra vida.

Vi_ Ni que fuera tan fácil –sonrió de lado la miraba preocupado,


Esther tenía mal color de cara-. Eres fuerte Esther, más de lo que
crees, y quizá lo que ha pasado es que en ese tiempo la verdadera
Esther no ha existido... la verdadera Esther habría tomado a la
silicona esa por la cara y le habría dicho lo necesario, habría
defendido su matrimonio y habría enfrentado a Maca.

E_ Pero la verdadera Esther se sentía tan culpable... –agachó la


mirada suspirando profundamente.

Vi_ Levantar un matrimonio con la base de la culpa, es el peor daño


que se le puede hacer a una pareja.

E_ Lo sé –trataba de no llorar pero no podía-. Vilches, al menos me


gustaría que esto no afectara a su trabajo, he escuchado algunos
comentarios y ...

Vi_ Eso es así, ¿también te vas a preocupar por eso?

E_ La quiero Vilches, la quiero con toda mi alma –le dijo rompiendo


a llorar.

Vi_ Lo sé, por eso duele... ¡venga, para ya que esto es la casa de la
pradera!

Salía del despacho de la directora Casas, habían decidido


coger la baja, terminaría la semana siguiente su trabajo y de esa
manera se quitaba el peso de tener que cruzarse con esas miradas.
Pero entonces se detuvo, y casualidades de la vida lo hizo delante
del despacho de... la innombrable... entonces las palabras de
Vilches llegaron a su mente... “la verdadera Esther habría luchado...
“ quizá era el momento de luchar aunque quizá ya era tarde. Abrió
la puerta sin llamar y se encontró con aquellos ojos sorprendidos de
la doctora al verla. Esther se acercó hasta la mesa sin decir nada,
mirándola cara a cara, aunque al hacerlo el dolor que sintiera su
alma era tan intenso que sentía ganas de arrojarle a la cabeza

161 © by ldana & Samantha BAires
cualquier cosa de lo que había sobre la mesa. Se retuvo y pensó en
no darle el gusto de verla herida de muerte... tan sólo herida.

E_ Dicen que la primera impresión es la que vale, cuando te vi la


primera vez, pensé que eras la típica secretaría caliente, y no me
equivoqué, me imagino que te lo has pasado muy bien con Maca, y
mucho más burlándote de mí, pues bien, ya está libre, ahora
puedes hacer con ella lo que te dé la gana, la pregunta es ¿querrá
ella hacerlo? Quizás ahora te des cuenta, ahora que Maca ha
despertado de nuestra pesadilla, quizás ahora no sirvas porque lo
que ahora necesita no es revolcarse contigo, sino comprensión y
ternura. ¿Sabes lo que significan ambas palabras? Espero que al
menos no le hagas daño...

Se dio la vuelta, salió con la cabeza bien alta ni siquiera dio el


portazo que Verónica estaba esperando, cerró despacio, comenzó a
andar mientras su corazón latía como si se hubiera vuelto loco.

CL_ Esther... ¿puedo hablar un momento contigo? –la detuvo


Claudia.

E_ ¿Qué pasa, no tienes enfermeras? –la miró algo distante.

CL_ No es por eso, creo que te debo una disculpa.

E_ Tranquila... sé que estabas en una situación difícil.

CL_ Maca está muy mal.

E_ Como yo.

CL_ Ella te quiere.

E_ Como yo.

CL_ Está muy arrepentida.

E_ Si, como yo lo estuve.

CL_ Esther... dale una oportunidad.

E_ ¿Cómo ella me la dio? –Claudia asintió con tristeza-. No, las

162 © by ldana & Samantha BAires
oportunidades para nosotras ya no existen, ella me la dio y mira
como hemos terminado, nos hemos destrozado vivas, nos hemos
hecho mucho daño ya nunca será igual. Vamos a separarnos así
podrá hacer lo que quiera con ésa.

CL_ Sabes que ésa no le interesa.

E_ Pues bien lo ha demostrado, ¿no crees? Mira Claudia te


agradezco que la hayas ayudado, yo no le deseo nada malo, sería
muy mezquino por mi parte... pero... no quiero que esté cerca mía,
no quiero... así que... su vida ya no me incumbe, lo siento tengo
cosas que hacer.

Claudia la vio marcharse, la vio alejarse con paso pesado, en


sus ojos había visto lo mucho que amaba a Maca. Entonces pasó
Verónica, la mirada que Claudia le dedicó fue tan desagradable que
la psiquiatra avivó el paso para alejarse de allí.

La tarde llegaba a su fin, el trabajo había sido bastante


tranquilo, Esther lo agradeció, llegaba a firmar su parte de salida
cuando Héctor discutía con Teresa.

E_ ¿Qué te pasa Héctor?

H_ Mira la Maquita se le subió eso de directora... entre eso y lo que


te hizo no la paso.

E_ Héctor, creo que estás siendo injusto con ella. Maca está
llevando urgencias como creo hacía tiempo nadie había conseguido
llevar. Y por otra parte, lo que me hizo es cosa nuestra, de nadie
más.

H_ Pero Esthercita... ni el peor macho le hace a su esposa lo que le


hizo a vos.

E_ No sabéis nada de lo que pasó entre nosotras, ella no es la


culpable te lo aseguro.

Vi_¿Nos vamos Esther?

E_ Sí Vilches, hasta mañana Teresa.

163 © by ldana & Samantha BAires
T_ Hasta mañana corazón. Ale, ves tomando nota y a ver si
cambiamos de actitud con Maca...

Estaba dándole la papilla a Patricia en la cocina cuando


escuchó las llaves de la puerta y el “mamá” de Pedro, con sus
pasitos rápidos pateando juguetes en su apuro por llegar hasta
Esther. Cogió aire mientras llevaba la última cucharada a la boca de
la niña.

M_ Venga que te limpio. Así- pasaba la servilleta de papel por su


boca-. Ahora, vamos a lavarnos un poquito, mi amor. Para que
mamá te vea guapa. Que mi niña es muuuuu guapa! Chuik!

Desde el rellano de la puerta, Esther la observaba con Pedro


cogido de su falda. Se le nublaron los ojos con esa imagen de
tiempos pasados y que ya no eran sino pinceladas de un presente
fragmentado y doloroso.

E_ ¿La tomó toda? - preguntó finalmente.

M_ Sí. Esta papilla es más sabrosa, no sé si la has probado. Le he


agregado las lentejas tamizadas, como dice Encarna y es verdad,
mejora el sabor. Es un buen suplemento natural de hierro.

Pe_ Tejaz? Pati come tejaz?

E_ Sí. –sonriendo-. Como tú. Nos va a salir una fanática de las


lentejas como el hombrecito de la casa.

Pe_Tejaz con chizo. Quedo tejaz con chizo.

M_ Eh... Esther. Me vio con las lentejas y me pidió que se las


preparara con chorizo. Me tomé la libertad de hacerlo. Espero no te
moleste, yo... (mientras cogía a la niña de la silla)

E_ Para nada. Siempre te han salido mejor que a mí. Venga, Patri.
Un beso a mamá -yendo hacia donde estaba Maca y cogiendo a la
niña.

M_ Sería mejor que te sientes. No es bueno en tu estado levantar


mucho peso...- entregándole a Patri.

164 © by ldana & Samantha BAires
Fue una fracción de segundo. Te la doy, la cojo... y sus manos
se rozaron, sus cuerpos entraron por esa vía en contacto, sintieron
esa corriente zigzagueante que penetró sus cuerpos por los poros
de la piel, se trasladó a uno y otro rincón de sus anatomías con la
velocidad de la luz y tensó musculatura, erizó vellos, despertó
nervios, congestionó zonas erógenas, se reflejó en sus pezones y
volvió a la atmósfera en ojos que se contemplaron, después de
tanta batalla, con un dejo del viejo amor.
Fue una fracción de segundo. Te la doy, la cojo... y sus manos se
rozaron, sus cuerpos entraron por esa vía en contacto, sintieron esa
corriente zigzagueante que penetró sus cuerpos por los poros de la
piel, se trasladó a uno y otro rincón de sus anatomías con la
velocidad de la luz y tensó musculatura, erizó vellos, despertó
nervios, congestionó zonas erógenas, se reflejó en sus pezones y
volvió a la atmósfera en ojos que se contemplaron, después de
tanta batalla, con un dejo del viejo amor.

Pa_ Tá... ma... ma.- la voz de la niña cortó el instante.

M_ La... la llevo a cambiar sus pañales, vale? - tratando de


recuperar el aliento que había quedado atrapado entre sus
pulmones.

E_ Estooo... sí. Yo me pongo algo cómodo y le sirvo la cena a Pedro.


Tus... lentejas. Sí.

Mientras cambiaba a Patri, su mente trataba de borrar la


sensación que había experimentado en ese breve contacto con
Esther. Debía hablar con ella sobre el parto inminente y la niña.
Habían decidido un tiempo atrás que se llamaría Paula, por aquello
de las tres P de los Wilson García. Otros momentos, de compartir
pequeñas cosas cotidianas, aunque para ella, la MW, como Esther le
había enseñado graciosamente a Pedro que la llamara, ya eran los
inicios de su relación con Vero. Primeros días de culpas y
cuestionamientos, que la pasión arrebatadora que le ofrecía su
amante alcanzaban a borrar con caricias y besos.

Cuando volvió a la cocina, ya Esther estaba sentada al lado del


niño, que comía con placer su plato de lentejas. Le hablaba y le
preguntaba sobre su día en la guardería, sobre sus amiguitos y
cómo habían estado sus juegos. Pedro, entre bocado y bocado, reía
y parloteaba con gusto. Había mejorado su comportamiento en la

165 © by ldana & Samantha BAires
salita, como le había comentado la maestra. Evidentemente,
comenzaba a tener estabilidad emocional y se reflejaba en el trato
con sus compañeritos. Aunque la maestra le mencionara que cada
tanto tenía pozos de tristeza porque sus mamás ya no vivían juntas
y extrañaba a su mami por las noches. Maca le comentó entonces
la situación por la que atravesaban y la maestra se comprometió a
informarle cualquier problema especial que notara en Pedro por ese
trance.

M_ Esta pequeñaja está lista para su biberón de buenas noches.

E_ Está en la nevera.

M_ Lo he visto. ¿Te la dejo y se lo das tú? - preguntó casi con temor.


Era el viejo ritual, ella calentaba el bibe y Esther se lo daba antes
de dormir, mientras ella se encargaba de llevar a Pedro a lavarse
los dientes y luego leerle un cuento.

E_ Vale.- por primera vez en esos días aciagos le regaló una sonrisa
a esa mujer que le había abierto las puertas a una pasión sin límites
y también a un quebranto que le hería el alma.- Venga con mamá,
Patri. Ahora mami trae tu bibe, sí? Mira a Pedro, cómo le apetecen
las lentejas!

Pe_ Zon ícaz, mami. Miúztan.

Pa_ Ma... atá... eche...

M_ Aysss, qué impaciente con su leche mi niña. Ya falta poco.- de


espaldas a ellos, entibiando el biberón.

Esther miró su figura y sintió esa misma descarga


zigzagueante. Se había reinstalado en su cuerpo no más mirar ese
culo que tantas veces había apretado hasta la saciedad. Esbozó una
sonrisa recordando las tantísimas veces que se le escapaba coger
uno de sus cachetes cuando estaban en el hospital. Tanto que
Teresa más de una vez le había llamado la atención. “Esther, ni que
no lo hiciérais en casa. Mujer grande, cuida tus impulsos que hay
otras personas alrededor.”

Agradeció en sus adentros que Maca se hubiera quedado un


rato más. El encontronazo con Verónica le había repercutido en el

166 © by ldana & Samantha BAires
cuerpo. La tensión de sus músculos ahora las sentía en sus piernas
y en su vientre. No eran contracciones de parto, las conocía. Pero sí
esas contracciones que endurecían todo el vientre y querían obligar
al cuerpo a descansar, relajarse, tumbarse. Demasiado peso de la
niña, en su octavo mes de gestación. Demasiado peso para su
pelvis y sus lumbares. Necesitaba tumbarse, estar horizontal, cerrar
los ojos... Un masaje... cuánto tiempo hacía que Maca no le
masajeaba la espalda como ella sabía, como sólo ella lograba
hacerlo.

Cuando Maca volvió de contarle el cuento a Pedro, ya Patri


estaba totalmente dormida y Esther, con lentitud y dificultad
intentaba lavar los cacharros de la comida.

M_ Ey, ¡deja eso! Anda, túmbate en el sofá. Yo me encargo. Se te


nota muy agotada hoy.

E_ Un poco, sí.

Trataba de buscar una posición que la relajara. No la


encontraba. Izquierda, derecha, tripa arriba, semiacostada. No
había forma. Maca había terminado con los cacharros y la
observaba desde la puerta de la cocina. Sabía que no lo lograría.
Había pasado lo mismo cuando estaba llegando al final del
embarazo de Patri. Sonrió recordando.

M_ ¿Qué te parece si te masajeo el cuello? Mientras tanto hablamos


lo que te pedí hoy en rotonda...

E_ Pues... -se calló algo dubitativa no estaba segura que dejarse


rozar por Maca fuera lo idóneo.

M_ Venga, túmbate. Se lo que necesitas. La niña también lo


necesita. Anda, túmbate.

E_ Está bien -suspiró tratando de controlarse, realmente lo


necesitaba, su cuerpo no podía aguantar mucho más tiempo. Pero
quiso hablar para no pensar ni sentir, así que con voz gélida le
preguntó-. ¿Bueno... que era lo que querías decirme tan urgente?

M_ Supe que tuviste cita con el obstetra. No me dijiste nada.


-círculos suaves, tensos pero se sentían como pequeñas caricias.

167 © by ldana & Samantha BAires
Los pulgares de Maca rozaban, penetraban, encrispaban su piel.
Sentía ese placer enorme de los músculos descontracturándose.
Siempre lo lograba, siempre sabía el lugar donde colocar esos
pulgares, mientras sus otros dedos abarcaban su cuello por el
costado, como un tentáculo que no dejaba librado nada de su
presa. Los sentía, los sentía, le gustaba... tanto... tanto. Bajaba y
subía por el cuello. Estiraba sus músculos, los destramaba con esos
pulgares.

E_ ¿Y? -fue lo único que pudo decir, en un susurro que luchó fuera lo
más distante posible mientras Maca conocedora de cada sonoridad
de su voz sabía que estaba sintiendo el mismo placer que sentía
siempre, su piel erizada ayudaba a demostrárselo.

M_ Esther... ¿por qué no me dijiste de ir al obstetra contigo?- le


temblaba la voz. La escuchaba y cerraba los ojos, sus dedos iban
bajando solos, se encargaban solos de esa piel que la llamaba,
como otras tantas veces.

E_ Porque no era necesario que vinieras... tienes otras ocupaciones


ahora -sentía los reclamos de su cuerpo, sentía como sus poros
llamaban a aquellas caricias.

Por un momento hubo un silencio tenso, un silencio que inundó


todo el comedor llenándolo de un extraño sentimiento, que hacía
algunos meses se había fugado de aquella casa, y como el ladrón
que entra a hurtadillas, el deseo volvía para instalarse entre ellas.

M_ Hubiera querido estar, Esther. Es mi hija también. - la voz era


casi un susurro, ese susurro que tantas veces había vibrado en
palabras de amor en su oído-. ¿Es mi hija, verdad Esther? No... no
me vas a dejar de lado, ¿verdad?- con miedo y con ese temblor en
la voz que llegaba, se adentraba en Esther. Ahora sus manos
bajaban a sus hombros, a apretarlos con esa suavidad tan
electrizante que despertaba músculos, ahuyentaba espasmos,
provocaba placer, sí placer, relajarse, sentirlas, gozarlas... “tus
manos Maca”.

E_ Maca... -susurró con voz extasiada quería dejar de sentirla o de


lo contrario iba a flaquear.

M_ No me dejes de lado, Esther... por favor -esa voz ronca, sensual,

168 © by ldana & Samantha BAires
esa voz como en aquellos días, aquellos momentos...

E_ Ya Maca... mejor déjalo... ya... yo no... Maca -se sentía


embriagada por aquella voz, por aquellas manos, por aquella
presencia, por el amor intenso que sentía por su mujer... era tan
fuerte que por mucho que luchaba no podía centrarse en poner
distancia... su voz derrumbaba sus murallas, y el miedo a perderla
también era superior al dolor que le había infringido ante el
engaño-. Maca...

M_ Esther... perdóname... Yo... no quise... no supe - sentía esa


enorme urgencia, su cuerpo lo demandaba, su boca lo deseaba, su
alma necesitaba. Se tumbó sobre ella y puso sus labios, como otras
veces, como tantas veces, sobre su cuello. Suave caricia sobre esa
piel que embriagaba sus sentidos.- Te necesito, Esther. -su boca
siguió urgando en su cuello, su lengua se abrió paso y ya fueron
besos más profundos, más sentidos.

E_ mmmmm...

M_ Te quiero, te necesito.... mi reina.... siempre serás mi reina....


discúlpame Esther.... - Los gemidos de Esther la empujaban a más.

E_ Maca.... no...mmmmm.....aaaaa...

Maca la giró y la miró a los ojos. Vio lo que necesitaba ver,


sonrió nerviosa, como aquella primera vez que la besó, aquella
mujer que iba a ser su mujer y su vida, era la misma que tenía
enfrente provocando las mismas emociones que aquel día... las
mismas sensaciones de amor.

E_ No... Maca -susurró tratando de mostrarse firme, pero sus manos


ya estaban buscando su piel, aquella piel que necesitaba sentir,
aquella piel que había temblado ante su contacto, su mente le
decía "para Esther... detenla", pero sus labios respondieron a sus
besos, su respiración se agitó de tal manera que no podía hacer
más que responder con fervor a los suyos, a aquella lengua que
trataba de unir su boca a la suya, esa lengua que era en ese
momento el cordón umbilical entre las dos, allí en aquel sofá
parecía que nada hubiera sucedido; Maca la besaba con pasión
mientras gemía sin quererlo evitar, Esther luchando por seguir y
parar, hasta que reunió las fuerzas necesarias para separarla-. No

169 © by ldana & Samantha BAires
Maca.

M_ Esther... no .... lo quieres tanto como yo... -intentaba doblegar


sus brazos y manos mientras su mano acariciaba esa tripa enorme,
que se antojaba tan sensual como nunca hasta ahora.

E_ No... Maca... las cosas no se arreglan así, al menos conmigo no,


con la otra no lo sé, conmigo no -trató de defenderse nuevamente
atacando.

M_ Deja Esther... no pienses. Déjame acariciarte, quererte ,


demostrarte... -su mano ya había bajado hasta su falda e intentaba
llegar mientras sus labios seguían bebiendo de aquella piel.

E_ ¡Te he dicho que no! -le separó la mano con brusquedad


apretándola con fuerza, provocando que Maca la mirara asustada
por su reacción-. ¿Qué pasa que ahora no sabes hacer las cosas de
otra manera? Déjame... no vale la pena... y no quiero ser nunca
más tu reina, al menos no quiero ser la reina de esta nueva mujer
que desconozco ante mí. Si vas a venir a casa para conseguir algo
como lo has tratado de hacer ahora, mejor no vengas Maca... lo
siento pero... nunca más ¿me oyes? - se levantó del sofá con
dificultad.

M_ Esther yo no –trataba de defenderse pero el deseo la había


dejado débil ante ella.

E_ Maca... dejémoslo... prefiero pensar que no ha ocurrido.

M_ Yo... no quiero conseguir nada -intentaba recomponerse-. Me ....


me ... sucedió. No era un intento de ganar algo. Sentí ganas de...

E_ Pues mira antes de hablar conmigo si es necesario te das una


ducha fría pero no quiero que vuelvas a tocarme, ¿vale? - Maca, con
la cabeza gacha, con vergüenza, sí mucha verguenza, asintió-. O
mejor vas con ella y así vuelves como hasta ahora cansada y sin
ganas de nada, ni de rozarme ¿lo has entendido? Bien, así si aún te
queda algo de cordura podrás ver la diferencia ¿no?

M_ Tienes razón. Mejor... mejor. Me voy no quiero recibir más


reproches tan sólo por querer amarte. Lo siento. No quise... Lo
siento Esther. No sabes cuánto.

170 © by ldana & Samantha BAires
Cuando la vio salir precipitadamente de la casa, se sentó, tuvo
que exhalar un suspiro desde el centro de su alma con una
necesidad hambrienta de sacar todo el deseo que se había
instalado en ella, ¿cómo era posible? Que hubiera despertado esas
ganas cuando le había destrozado el corazón, cuando a veces la
miraba y sentía una rabia profunda, y sin embargo, con el contacto
de sus manos, de su piel, de sus labios perdía con tanta rapidez ese
orgullo herido, esa herida abierta. Negó con la cabeza, se pasó las
manos por la cara, acarcició la parte del sofá donde Maca había
estado sentada y susurró.

E_ Quizá porque te quiero con toda mi alma, porque sé que nunca


voy a poder sacarte de mí...

Maca por su parte, una vez cerrada la puerta, corrió hasta la


acera y ya en la calle, comenzó a caminar casi como poseída. Debía
coger un taxi, ir al hospital y buscar la moto. No, la dejaría allí,
necesitaba ir a casa de Claudia, darse una ducha, tumbarse. Le latía
todo, las venas del cuello, las sienes, los oídos...

M_ ¡Joder! - tum tum tum tum, sentía a su corazón desbocado, tum


tum tum tum.- ¡Para de una vez no golpees! - tum tum tum tum, su
entrepierna aún sentía el embate del deseo, tum tum tum tum.-
¿Por qué lo he hecho?- tum tum tum tum, se ponía un dedo en cada
una de sus sienes, mientras caminaba a paso firme. Llegaba a la
esquina- Un taxi, necesito un taxi. -tum, tum, tum, tum. Miraba a un
costado, al otro. Ningún taxi a la vista. tum, tum, tum, tum. - Hace
tanto tiempo no sentía esta necesidad de acariciarla, de amarla.
-tum, tum, tum, tum. Se apoyó contra el tronco del árbol, se tapó la
cara con sus manos. -¡Mierda, Esther! ¡Te quiero! Ahora sí que la he
cagado... -tum, tum, tum, tum. Trató de recobrar la calma. - Respira
pausado, venga, respira. Trata de normalizar el ritmo del corazón.
Venga. -tum, tum, tum, tum.

Inspiraba lento, expulsaba el aire lento, una, dos, tres, cuatro


veces. Iba recobrando el ritmo normal, divisó un taxi. Lo detuvo. Le
indicó la calle, se recostó en el asiento, se perdió en la nada de los
paisajes que no veía.

M_Nunca voy a poder sacarte de mí... mi reina... ¿qué te he hecho?


- caían varias lágrimas por su rostro.

171 © by ldana & Samantha BAires
C15

La noche para Esther fue una especie de pesadilla sin dejarse


vencer en una lucha que había comenzado para lidiar con ese dolor
insistente, y ese deseo que Maca había dejado entre sus piernas, y
es que, a pesar de todo, las manos de Maca, los labios de Maca, la
voz de Maca, los ojos de Maca, eran para ella una tortura, una
manera de volverla loca poco a poco, no podía deshacerse de esa
sensación de necesitarla, de llamarla y pedirle que volviera, que la
abrazara, que volviera a ser su mujer, pero entonces en su pesadilla
aparecía la zorra, con una carcajada que envolvía todo y el sonido
estridente martilleaba su cabeza, sus oídos y lo que era peor, su
corazón.

Se despertó con esa sensación de cansancio, de malhumor,


miró el reloj eran las cinco y media, pero ya no podía soportar más,
bajó a la cocina, se preparó un vaso de leche caliente, sentó su
cansado cuerpo en una silla, y como si fuera un fantasma, Maca
apareció ante ella preparando el biberón, entregándole a la
pequeña... sacudió su cabeza, resopló, apoyó los codos sobre la
mesa y su cabeza reposándola en sus manos, con los ojos cerrados,
actitud derrotista y el corazón hecho trizas. No podía sufrir más, no
podía llorar, no podía sentir ese dolor en su pecho... ¿así se sintió
Maca?... se preguntaba una y otra vez... suspiró, recordó
nuevamente sus caricias, y su piel se estremeció sin remedio, para
qué iba a luchar contra lo que llegaba a su piel, era así,
simplemente amaba tanto a Maca, que para que luchar, dejaría que
poco a poco esos sentimientos fueran bajando de intensidad, para
llegar el día que pudiera decir, no le afectaba.

Sobre las siete y media, le sorprendió que sonara su teléfono


móvil, miró la pantalla temiendo que fuera Maca, pero no, era
Montse.

E_ Hola Montse.

Mo_ Oye guapa, ¿estás despierta?

E_ Claro, hace un mundo –se quejó.

Mo_ Pues ábreme estoy en la puerta.

172 © by ldana & Samantha BAires
E_ ¿Has llamado? –le preguntó sorprendida.

Mo_ No... era por si estabas durmiendo, oye abre que traigo churros
y me estoy quemando ¡leches!

E_ Ya voy... ya voy... –sonreía al abrir allí estaba corriendo hacia la


cocina con el paquete de churros en la mano-. Pasa estás en tu
casa.

Mo_ Joder... no me van a servir las manos para nada en un par de


semanas.

E_ ¿Pero las tienes que utilizar? –le preguntó con una sonrisa en los
labios.

Mo_ Lo tuyo es humor ácido.

E_ Venga te preparo un poco de chocolate, ahora te advierto que...

Mo_ No hace falta, llevo sobrecitos en el bolso, los he mangao... me


he divertido mucho han tardado como diez minutos para
atenderme, yo allí, oye... oye... y nada pasando de mí, ha llegado
un camarero y le digo no me hacen caso, y el tipo me suelta “es lo
que hay”, digo así, pues te vas a enterar, con habilidad mientras él
pedía no se qué historia, yo he cogido estos cuatro sobres de las
cuatro tazas que el gilipollas se llevaba.

E_ No me lo puedo creer –sonrió-. ¿Y qué dijo él?

Mo_ Le echó la bronca al otro por no ponerle el chocolate.

E_ Que fuerte Montse –susurró sonriendo pero con tanta tristeza


que Montse se alarmó.

Mo_ ¡Ey pequeña!, ¿qué pasa?

E_ Nada...

Mo_ ¿A la tita Montse le vas a engañar? –le puso su mano sobre la


barbilla mirándola con lástima.

173 © by ldana & Samantha BAires
E_ No, anoche estuvo Maca aquí.

Mo_ Eso son palabras mayores –puso gesto de fastidio.

E_ No, la verdad que no sé muy bien como sucedió pero... insistió


en darme un masaje –Montse abrió los ojos-. No me pude negar,
estaba destrozada Montse.

Mo_ ¡Pero que es Maca, tía, la misma que te los ha puesto con un
par!

E_ Ya sé, ya sé... –se pasó las manos por la cara resoplando,


nerviosa y siguió con la voz apagada-. Total que de ahí pasó a
acariciarme, a besarme, a pedirme perdón, a decirme que yo era su
reina y... bueno...

Mo_ Yo tenía un novio parecido a Maca, igual de hijo de puta.

E_ Montse.

Mo_ No, no perdona, Maca es una gran hija de puta –Esther puso
mal gesto-. Me da igual el gesto que hagas, lo es y punto. Pues el
tío me decía que yo era su reina, pero claro, bien tenía alguna que
otra princesa... hasta que me harté de ser la reina de un
sinvergüenza, pues si vuelves con ella, eso te va a pasar a ti, serás
la reina de una sinvergüenza.

E_ Vale... yo no voy a volver con ella, eso lo tengo claro, y no es


más sinvergüenza que yo.

Mo_ ¡Tú fuiste una vez, chata!

E_ Pero eso lo digo yo, ella no me cree, pude hacerlo cientos de


veces en su ausencia, ¿cómo demuestras algo que no es tangible?,
¡dime!, ¡hay algún modo!, para ella yo soy tan sinvergüenza como
tú dices, así que, estamos a la par, desgraciadamente.

Mo_ Mira... te voy a sacar yo a la Maca ésa de la cabeza como sea...


voy a presentarte a un primo mío que...

E_ ¡Por favor Maca!... nada de hombres.

174 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Oye guapa, que soy Montse, no Maca.

E_ Perdona –agachó la cabeza nerviosa.

Mo_ Ya veo... piensas esperar.

E_ No, no quiero volver con ella, pero... la quiero y la querré toda mi


vida, eso no lo puedo negar, ni lo negaré...

Mo_ Pues te presentaré a mi prima que está de muerte –dijo


finalmente-. Yo preparo la leche.

E_ No tienes arreglo –sonrió pensando nuevamente en Maca...

Maca no había pasado buena noche. Lo notó Claudia en el


desayuno. Sus ojeras, su mirada perdida, la delataban.

CL_ No son como las tuyas, pero se comen.- poniendo las tostadas
en la mesa.- Anda, toma alguna, que anoche no creo hayas cenado.
Llegué temprano y estabas durmiendo. ¿Me vas a contar o tendré
que soportar tu cara larga y triste preguntándome todo el día qué
coño le pasa ahora?- se sentaba a la mesa.

M_ Lo siento, Claudia. No quiero preocuparte. No tengo apetito.

CL_ ¿Vero nuevamente? Ayer dejó varios llamados en el


contestador. -le servía café con un chorrito de leche y comenzaba a
untarle la tostada con mantequilla.

M_ Llegué, me duché y tomé una pastilla para dormir.

CL_ Maca... estás abusando de eso y no soluciona nada. Te levantas


peor que te acostaste. Toma... y no acepto que no la comas, te
aviso.

M_ Vale. -la cogía con desgana y comenzaba a morderla.

CL_ No fue Vero entonces. Los mensajes indican que no te ubicó.


¿Esther?

M_ Sí. Ayer, en la casa. Llegó muy tensionada, cansada. Por un


momento... creí que volvíamos a ser como antes, Claudia. Con

175 © by ldana & Samantha BAires
Pedro, con Patri. Me sonrió por primera vez en muchos días. Quise...
hacerle un masaje como solía hacerle, mientras hablábamos de la
niña, de su visita al obstetra...

CL_ ¿Un... masaje? Maca...

M_ Volví a sentir esas ganas enormes de besarla, acariciarla,


amarla... No lo pude evitar, Claudia. Y ella... me rechazó, me
recriminó nuevamente. Me dijo que si creía que así iba a lograr mis
propósitos estaba equivocada. Que ella no era como mi amante. -
repetir las palabras de Esther eran un nuevo puntazo a su corazón. -
La volví a cagar, Claudia... -agachaba la cabeza, mordía la tostada y
no podía evitar las lágrimas que fluían de sus ojos.

CL_ Tranquila, Maca. -trató de calmar la angustia de su amiga.- La


niña, Maca, es tu hija. No podrá alejarte de ella.

M_ ¿No? Sí podrá Claudia. Aunque legalmente sea mi hija, lo puede


hacer.

CL_ ¿Lo ha hecho con Patri y con Pedro? No. Al contrario. Te ha


reclamado que los atendieras, que te necesitaban.

M_ Eso es distinto. Estamos separadas, Claudia. Y el cantamañanas


es el padre biológico, lo quiera o no lo quiera. Y está siempre ahí,
como un molesto mosquito que no te deja dormir, pensar, que
zumba en tu oído cuando te relajas. Desde que supe que Esther
estaba preñada, ha estado siempre presente. Esther se lo permitió,
lo tuvo siempre a mano, siempre cerca, con sus besos y abrazos,
nunca le puso límite a nada. No me voy a engañar, no. Ahora dejará
su pose de buen tío, que acepta todo para hacer lo que siempre
deseó. Ser la pareja de Esther. Y Esther lo va a permitir, porque en
realidad... no fue un error o porque estaba sola. Muy dentro de ella
lo sabe. Raúl fue más que un momento de debilidad... –hablaba
perdiendo su habitual tranquilidad, lo hacía atropelladamente, lo
hacía con los labios tensos, con la mirada repleta de rabia

CL_ Maca, por favor, no te tortures más.

M_ Vale. Lo intentaré. -suspiró.- Lo siento, Claudia. No puedo tragar


nada. Lo siento. -dejaba la tostada a medio comer y se levantaba
con los ojos llorosos e iba a la habitación de invitados.

176 © by ldana & Samantha BAires
CL_ Jooo!

En el hospital, saludó a todos los que se le cruzaban de la


misma forma. Sonrisa fingida, ojos perdidos, andar cansino, prestar
atención sólo a los casos médicos, encerrarse en su despacho.
Vilches no curraba, Claudia tenía consulta en planta, estaría todo el
turno sola. No le apetecía estar un minuto de más con médicos o
enfermeras que lo que exigía la atención de los pacientes. Prefería
que la siguieran llamando “la protegida”, la “adúltera”, la “directora
pija” o vaya a saber qué nombres le pondrían, que a enfrentar sus
caras y sonrisas hipócritas. Demasiado ya con su propia vida como
para aguantar las insensateces y cotilleos del personal del hospital
y sus ex amigos. Teresa, al fin, le había dado el buenos días. A pesar
de toda su carga de dolor, le alegró. Necesitaba ese viejo toma y
daca con Teresa. La apreciaba, más que eso, la quería y le había
dolido mucho su desprecio.

Ya en su despacho, sonó el móvil. Vió el nombre.

M_ Dime.

Ve_ Chiqui... Te estuve tratando de ubicar.

M_ Lo siento. Tenía jaqueca. Tomé algo para dormir.

Ve_ Oye... ¿Qué tal si nos encontramos y hablamos un poco? Me


cuentas, te escucho. Sabes que te quiero Maca, que quiero sólo
estar a tu lado y acompañarte.

M_ Lo sé.- palabras de afecto, las necesitaba. Necesitaba un poco


de cariño, un poco de atención. El desprecio y las palabras de
Esther seguían escociendo en su piel – Tengo que buscar a los niños
y luego...

Ve_ Vale. ¿Qué te parece si me pegas un toque cuando terminas y


nos encontramos?

Acordaron para más tarde. Se puso a trabajar en los informes


que Isabel le había pedido. Isabel y sus pedidos y sus informes de ...
¿cómo los llamaba? Productividad médica. Vaya nombre para al fin
de cuentas, tratar de averiguar de qué médicos o enfermeras

177 © by ldana & Samantha BAires
podría llegar a prescindir en el próximo recorte de gastos. Lo que no
había notado antes como médico, lo veía ahora como Directora.
Aquél momento, durante la huelga de enfermeras en el que
recriminó a Esther el estar teniendo un “problema personal con
Isabel” le vino a la mente.

M_ Hasta en eso la cagué. ¡Qué injusta fui contigo, mi amor!

Golpeaban a la puerta.

M_ Sí. Adelante.

En_ ¿Tienes un minuto para tu suegra?- asomando la cabeza por la


puerta entreabierta.

M_ Por supuesto. -sonrió y ya no en forma fingida. Se levantó para


recibirla. - Encarna, ¡qué gusto! ¿Qué te trae por aquí?

En_ Cotillear un poco con Teresa. Y saber algo de mi nuera, la


dirección de su casa nueva, cómo está. -la abrazaba, la besaba y
acariciaba su cabello mirándola a los ojos- Maca, ¡qué ojeras! A que
no has dormido nada. Hija...

M_ Tomé una pastilla y lo pude hacer.

En_ A que no has desayunado. Anda, vamos a la cafetería, tomamos


algo y me cuentas de la casa de mis nietos, cómo la has arreglado,
me das la dirección y el teléfono... Esas cosas que una abuela
necesita saber. ¿Vale?

M_ ¿Vas a venir a conocerla?

En_ ¡Claro! Tengo que ver la habitación de Pedro y Patri. Ah.... y ver
la cuna para Paula. No quiero una cuna demasiado moderna, ¿eh?
Sin mi aprobación nada, ya sabes...

M_ Vale. -sonriendo.- Venga, vamos a la cafetería.

Tranquila porque Maca ya no estaba en el hospital, llegaba Esther a


su trabajo, sabía que debía verla, pero no quería, necesitaba ganar
tiempo o perderlo, vete tú a saber, era como jugar al escondite no

178 © by ldana & Samantha BAires
quería ser descubierta por su mujer.

E_ Joder... que ya no es tu mujer, que ahora es la mujer de otra.

Y así se pasaba las horas, reprochándose pensarla como suya,


ahora ya no era nada suyo, y lo que era indicaba que término, un
ex, siempre es un pasado, unas vivencias que se empeñaban en
llegar a oleadas a su mente, siempre su sonrisa, sus abrazos, su
despertar sonriente, sus cosquillas cuando no había manera de
despertar a Esther, sus manos jugando en su pelo, sus dedos
recorriendo sus mejillas mientras creía que dormía.

Ra_ Esther, ¿podemos hablar? –le preguntó al verla en el pasillo


arreglando un gotero con una sonrisa que le demostraba estaba
pensando en otra cosa que nada tenía que ver con aquel gotero.
Tuvo que insistir-. ¡Esther!

E_ ¡Ah... perdona... no he escuchado! –lo miraba con gesto de


atención, esos ojos abiertos, esas cejas elevadas.

Ra_ Me he enterado –se calló.

E_ ¿De?

Ra_ De que os habéis separado.

E_ ¡Ah... de eso... si ¡imagino que debemos ser la comidilla! La


gente cuando me ven pasar me miran unos con pena, otros con
sonrisa, ahora entiendo como se debió sentir Maca –su voz reflejó
pena.

Ra_ Vamos Esther... no es lo mismo.

E_ ¿Por qué decís que no es lo mismo? Yo también la engañé ¿o qué


pasa? ¿Qué porque lo mío fue una vez, es más disculpable? No
Raúl, yo también me callé porque no sabía como decirlo, yo
también estuve con ella habiendo estando contigo y no lo sabía, yo
también le dije mil veces te quiero, después de estar contigo, ¿en
qué me diferencia de lo que ella ha hecho? Yo te lo diré, en nada –
fue tajante.

Ra_ Esther... deberíamos hablar con tranquilidad estás muy alterada

179 © by ldana & Samantha BAires
y creo que no es momento.

E_ No Raúl, no tenemos más que hablar y debí darme cuenta


mucho antes de ese triángulo que yo formé, ese triángulo que iba
destrozando a Maca... y yo... su mujer fui incapaz de ver –sus ojos
se llenaron de lágrimas.

Ra_ Esther –fue a abrazarla.

E_ ¡No! –lo apartó-. Nada de abrazos, lo siento Raúl... sólo yo tengo


la culpa de haberla perdido... sólo yo y mi inmadurez, sólo yo.

Raúl la vio marcharse con los ojos llenos de lágrimas, él


suspiró porque le dolía verla así, no se lo podía negar, saber que se
había separado de Maca dejaba las cosas de otro modo, él siempre
se había apartado de sus sentimientos hacia ella porque estaba
Maca, pero desde el momento en que ella desaparecía de su vida,
tenía la posibilidad que muchas veces soñó. Y aunque no le había
dejado hablar, tendrían que hacerlo sobre esa niña de la que Maca
no tenía derecho a ser nada después de todo lo que había hecho.

Esther se había metido en el lavabo sus lágrimas recorrían su


rostro, y sin poderlo ni quererlo evitar, recordó aquel instante donde
Maca destrozada por la perdida de Jaime lloraba allí, y aquello aún
le hizo aumentar el llanto.

E_ Maca... Maca –la llamaba ahogando su voz en la toalla.

Su final de jornada llegaba, cada vez le costaba más seguir el


ritmo de los demás, pero debía hacerlo, otra vez tendría que
soportar hasta salir de aquel lugar que le ahogaba, aquellas
miradas que juzgaban, que burlaban, que se apenaban, cómo
pesaban, cómo dolían, ese era el peor de los castigos, quería que
todos se olvidaran de ella, de su vida, de su pena, iba caminando
cuando se cruzó con Verónica, su mirada clavada en aquellos ojos,
hizo que la psiquiatra tuviera que agachar la suya y bajara con la
cabeza bien agachada, el rostro de Esther se tensó, y creyó que se
moría, al llegar al mostrador lo agradeció necesitaba apoyarse para
no caer.

T_ ¿Qué te pasa Esther?

180 © by ldana & Samantha BAires
E_ Nada... estoy cansada.

T_ ¿Oye al final qué ha dicho tu madre? No sabes el bien que le ha


hecho su visita hija... que estaba muy ojerosa y mal.

E_ ¿De qué hablas? –la miró seria imaginando lo que era.

T_ Tu madre ha venido a ver a Maca.

E_ ¡Ah! Bueno... es su ex nuera, ¿no?

T_ Noto fastidio en tu voz.

E_ No, puede hacer lo que quiera, yo no se lo voy a prohibir.

T_ Maca está mal Esther.

E_ Yo también.

T_ No sigas con lo del divorcio cariño –le cogió la mano-. Daros un


tiempo, estoy segura que el tiempo ayudará a cicatrizar vuestras
heridas.

E_ No lo dudo.

T_ ¿Entonces no lo vas a presentar?

E_ Sí Teresa lo voy a presentar.

T_ Pero... –la miraba atónita por su frialdad aunque veía sus ojos
repletos de pena.

E_ El tiempo puede curar heridas, pero no puede devolver la


confianza la una en la otra, siempre habrán dudas, y acabaremos
odiándonos y eso, aunque ahora me duela verla, no quiero que me
pase, la quiero demasiado para eso. Hasta mañana.

T_ Hasta mañana... nada... no hay manera de arreglarlo... ¡Qué


lástima señor! ¡Qué lástima!

Maca llegaba con los niños a la casa. Nuevamente, un viaje


placentero, lleno de canciones y charlas a media lengua con sus dos

181 © by ldana & Samantha BAires
hijos. Había tomado la decisión correcta. Prioridad uno en su nueva
vida, sus hijos. Lo demás, ya vendría el momento de resolverlo o
no, tan sólo soportarlo. En el fin de semana, su nueva casa,
mudanza, arreglar todo para sus hijos, con la ilusión de sus sonrisas
cuando conocieran los muebles y ropa de cama que les había
comprado especialmente. La visita de Encarna le había dejado un
gusto dulzón en la boca. Por lo menos, la abuela Encarna la
ayudaría en esta nueva etapa. Era un aliciente.

Aunque ... quedaba pendiente Paula, la niña por nacer, la que


fue concebida sólo para salvar a Patri. Aún así, su hija, sin duda. El
proceso de descarte de embriones había sido tortuoso, no lo podía
negar. Especialmente, cuando exigieron que el “señor padre”
estampara su firma para permitir que los embriones no compatibles
fueran donados a ayudar a otras parejas anónimas en situaciones
difíciles. Ella no pintaba nada en el asunto, se lo repetía, aún así,
aguantar estoica, como las mejores la presencia y los modos
especiales del “señor padre biológico” y las sonrisas de Esther
complaciéndolo. Abría la puerta y para su sorpresa...

M_ Ah... tú. No sabía que estarías en la casa.

Mo_ Esther me pidió que los recibiera. ¡Hola pequeñuelos!

Montse se acercó hasta los niños y éstos le dieron sus


respectivos besos y cariñitos como ella les decía, Maca la miraba
con los ojos repletos de furia, sentía que la llegada de aquella mujer
estaba alejando a Esther de ella, mucho más, no la soportaba y se
dio cuenta como su cuerpo se erguía y su corazón cambiaba su
ritmo, de la tranquilidad de compartir con los niños, a los nervios al
verla allí.

M_ ¿Por qué te ha pedido eso? Yo había quedado a cargo hasta que


ella viniera del hospital –si su voz era hostil, su gesto lo era mucho
más.

Mo_ Pues ya ves guapa, así estamos, imagino que no quiere verte.
¿Es bastante lógico, no? –la miró con dureza.

M_ ¿Por qué no querría verme? Tenemos un acuerdo y lo podemos


manejar como personas civilizadas. -su vena hinchada, los labios
tensos al decir las palabras, el corazón bombeando sangre con

182 © by ldana & Samantha BAires
furia.

Mo_ Ya... tú te llamas persona civilizada cuando ayer como si fueras


una loba en celo, casi tratas de ganarte nuevamente el perdón a
base de lo que parece te has aficionado -se calló buscando guerra.

M_ Vale. Otra jueza de la moral del reinado. ¿Qué coño sabes tú de


lo que sucedió? –no podía entender como Esther le había contado
aquello, como le había dicho algo tan intimo que tan solo era de las
dos. Le bastó aquel comentario para no alzar la voz por sus hijos,
pero sí para hablar con el gesto más exaltado que podía mostrar-.
No me conoces, sólo haces conjeturas en base a tu propia
experiencia con los tíos. Si siquiera tuvieras idea de... - tragó saliva.
Hizo un ademán con sus manos - Para qué discutir contigo.

Mo_ Tú andas algo confundida, porque verás, precisamente tu


actitud me recuerda bastante a la de los tíos, así que... -elevó los
hombros mirándola con desdén mientras iba a la cocina y sacaba la
leche para Pedro y el bibe para Patri que tenía preparados.

M_ Hablaré con Esther sobre esto –notaba la rabia viajar en sus


venas, era veloz, como si fuera montada en un reactor. Así que
terminó explotando-. Mis hijos son MIS HIJOS y no permitiré que me
retaceen el tiempo que me corresponde. Y en cuanto a la actitud de
los tíos, Montse.... mejor pregúntale a Esther, ella sabe bastante de
eso. -quién diablos era esta Montse que se atrevía a hablarle así.
Joder! Raúl, ahora ella, todos se creían con derecho a juzgar sus
acciones. Y lo que a ella le sucedió, ¿qué?

Mo_ Puede... no te digo que no... pero la culpa es tuya de lo que


ocurrió y sé que me vas a decir que ¡de qué va esta tía! Tú no
supiste entender a Esther en el peor momento de su vida –le dijo
con una calma que aún exacerbaba más a Maca.

M_ ¿Yo no supe entenderla? ¿Yo? ¿Y ella supo entenderme a mí?


Cuando se abrazaba y besaba con Raúl, ¿lo supo? ¿Entendió lo que
significaba para mí? –sus venas a punto de explotar, se paró
delante suya con ganas de gritar pero los niños... los niños...
seguían ahí-. Es fácil para ti hablar desde la visión de tu amiga.
Entiendo que he sido una mierda como pareja, como esposa, como
mujer. Hipócrita he sido, sí señor. No tengo excusas. No las voy a
poner. Pedí una oportunidad a Esther como se la dí a ella. Me la

183 © by ldana & Samantha BAires
negó. Ya fue Montse, lo sé y no sabes cuánto, cuánto lo lamento - a
pesar suyo sus ojos se aguaban.

Mo_ Ahora es fácil mantener esa actitud, pero vuelve atrás y repasa
paso a paso los errores y te darás cuenta que Esther está herida por
ti y por ella misma. Yo no disculpo lo que te hizo, pero me parece
aberrante que te hayas comportado así con ella, tú no merecías que
fallara, pero... en su estado... sabías que era delicado, con el
problema de la niña, y hasta con el problema de Raúl... Para ella,
tampoco era fácil quitarlo del medio porque para ella era su amigo,
quizá tú no supiste ver esa relación, de haber hablado con ella,
estoy segura que hubiera hecho lo que ha hecho ahora, pero no, fue
más fácil pensar, total ella lo hizo antes –hizo una pausa para que
asimilara la información, Maca se giró entonces Monste siguió
atacando-. La conoces y sabes cómo es, puede que haya estado
bajo tu sombra porque creéme no la he visto enamorada de nadie
como de ti pero...

M_ ¿Qué sabes tú lo que es facil y lo que es difícil? –la interrumpió


girándose de golpe con los ojos rojos-. A veces... - se le quebraba la
voz - a veces haces cosas que nunca creía ibas a hacer.

Mo_ Para ella igual -le increpó con voz ruda.

M_ Traté de entender, comprender... creía que podía con todo ... -sin
escuchar sus palabras, casi hablando para sí misma.

Mo_ Y ella lo ha tratado, lo ha sabido durante más de tres meses.

M_ Pero me derrumbé, me derrumbé.-seguía hablando para sí


misma en voz alta.

Mo_ ¿Te derrumbaste? -dió una carcajada-. Qué bonito, qué bonito
te queda.

M_ ¡Ya! -la carcajada la hizo volver en sí.

Mo_ Mira... a ti te molestaba un abrazo, ¿cómo crees que se sentía


ella cuando venías de tus supuestos cursos, oliendo a otra...?-le
recriminaba sin piedad, necesitaba saber realmente de Maca y
aunque sabía le estaba haciendo daño, quería saber.

184 © by ldana & Samantha BAires
M_ No voy a seguir con esto. - reaccionó ante el ataque. Al fin de
cuentas, ¿por qué contarle lo que le había sucedido a esta “doña
nadie” que la juzgaba? Demasiado con sus propias culpas para
aguantar a esta Montse.- Es un diálogo de sordos. No te preocupes
por tu amiga. No la voy a molestar más... pero no voy a seguir
aceptando que una tía que no es nadie me venga a increpar .

Mo_ Vas a aguantar lo que te mereces -la detuvo cogiéndola del


brazo.

M_ Saca la mano. Están MIS HIJOS delante. No quiero hacer ninguna


escena.
Me importan demasiado. Ahora, es lo único que me importa.

Mo_ Tú lo has dicho, ahora, ¿y en este tiempo atrás? -sacó su mano


y como si le estuviera quitando una mancha, le daba golpecitos.

M_ MIS HIJOS... y díselo a tu amiguita, mi ex mujer. No me va a


alejar de ellos ni de Paula. Que le quede bien claro –entonces se
acercó todo lo que pudo y bajó la voz, no por ello fue menos dura y
crispada-. Voy a pelear con uñas y dientes por mis hijos.

Mo_ Poco conoces a Esther si crees que te va a hacer pelear, me


decepcionas.

M_ Tú misma tía. A palabras necias, oídos sordos. Buenas tardes.

Mo_ Huye como has hecho hasta ahora, es lo único que sabes hacer
no plantar cara a los problemas -Maca había salido los niños la
miraban y pensó-. Joder... ¿cómo se van a separar... Esther la ama
con locura y esta Maca... está destrozada, arrepentida? mmm
Quizás... no esté todo perdido.

Salió como alma que lleva el diablo. ¡Vaya con la tía! Ahora no
sólo tenía que soportar al “padre biológico” de sus hijas y sus
“arrumacos” con su ex mujer, sino a la amiga metomentodo que
había sido artífice y principal actor en su separación. Ahora se
ocupaba de sus hijos. SUS hijos, nada que ver con ella y ya Esther
la había metido en el medio. No lo iba a permitir. Eran SUS hijos y
esa tía no pintaba nada en la vida de ellos.

M_ ¡Joder con la Montse! La confidente de Esther. Pronto se

185 © by ldana & Samantha BAires
encargará de conseguirle novio o de que Raúl y ella se entiendan de
maravillas. Me odia. No tanto como yo a ella. ¿Quién se creerá la
tía? Al tanto de todo. Ya la veo. ¡Maca es una puta, Esther! ¡Tú
sufriendo y ella con su amante! ¡Joder!

La misma esquina, el mismo árbol que la noche anterior. Sólo


que en lugar de llorar y penar, se decidió al fin a llamarla y arreglar
para ir a su casa. No es que le había apetecido mucho la idea
durante la mañana en el hospital. Se había arrepentido más de una
vez de haber quedado en encontrarse. Pero ahora.

Golpeó a su puerta. La vio saludarla con una sonrisa amplia,


afectuosa, una bienvenida que necesitaba urgentemente.
Demasiadas recriminaciones, demasiados reproches. Necesitaba
cariño, caricias, que la cobijaran sin cuestionamientos.

Ve_ Chiqui. Al fin. Te esperaba. -le tendió los brazos.

M_ Te necesito, Vero. Por favor, necesito que me quieran, necesito


cariño. -metiéndose entre sus brazos y dejándose llevar.

186 © by ldana & Samantha BAires
C16

Golpeó a su puerta. La vio saludarla con una sonrisa amplia,


afectuosa, una bienvenida que necesitaba urgentemente.
Demasiadas recriminaciones, demasiados reproches. Necesitaba
cariño, caricias, que la cobijaran sin cuestionamientos.

Ve_ Chiqui. Al fin. Te esperaba. -le tendió los brazos.

M_ Te necesito, Vero. Por favor, necesito que me quieran, necesito


cariño. -metiéndose entre sus brazos y dejándose llevar.

Vero la abrazaba. Nunca antes la había tenido así, indefensa,


rendida entre sus brazos. En todos los meses de sus encuentros a
hurtadillas, Maca se dejaba llevar por el deseo y a pesar que ella
era atrevida y no se cortaba un pelo en su relación, siempre se
había encontrado con la enorme personalidad de Maca, su
seducción casi innata al hablar o mirar, esos labios capaces de
elevarla al éxtasis en segundos, una amante con letras mayúsculas.
Sin embargo, había mantenido una cierta distancia en su entrega.
Era la pasión y hasta ahí. Era la diversión y no más. Era el momento
del goce, en la cama o patinando o compartiendo una cena, pero
nunca podía entrar en sus sentimientos, en su corazón. Eso estaba
dentro de un compartimento, cuya llave Maca guardaba
celosamente y no permitía que nadie usara. Quizás ahora sí podría
entrar dentro de esa fortaleza. Comenzó a acariciarle la espalda,
sintiendo sus brazos rodeando su cintura. Sonrió.

Ve_ Chiqui. ¿Qué te han hecho? - besaba su cabello, subía y bajaba


su mano por la espalda. Sentía su cuerpo pegado al propio,
deseado, anhelado. Su mano se deslizaba más allá de su espalda.
Su cara perdida en su hombro, toda suya, al fin.

M_ Ha sido horrible. Los reproches de Esther. Tan duros. - casi


sollozando, cerrando los ojos, aferrándose al cuerpo de Vero como
un salvavidas en medio del océano.

Ve_ Cariño, no puedes dejar que sus palabras te hieran. Ella te


alejó, te traicionó. Deja tus culpas fuera. Shhhh.... - mientras metía
una de sus manos entre su cabellera, cogiendo su nuca,
acariciándola con delicadeza.

187 © by ldana & Samantha BAires
M_ En el hospital me odian. Raúl y ahora Montse, la amiga de
Esther. Todos se creen con derecho a recriminarme, a juzgarme.-
hablaba casi como una niña pequeña confesando lo que sufría en la
escuela por los malos tratos de sus compañeritos. Debilitada,
derrumbada, nada quedaba de su personalidad de otrora. Le
gustaba sentirse cobijada así, con cariño. Dejarse acariciar suave,
alguien que la apreciara tal cual era. Una hipócrita, sí. Débil, sí. Pero
una mujer con el corazón destrozado desde hace tiempo.

Ve_ Shhh... Chiqui... No recuerdes. Ahora estás aquí, conmigo. Te


voy a hacer olvidar esos malos momentos.- levantaba su cara
cogiéndola del mentón. - Voy a hacerte sentir como lo que eres. Una
reina y señora. La más querida, la más deseada. -dejaba un suave
beso en su boca.

M_ Sí, hazlo. Sí. No quiero pensar más. - sentía ya los labios de Vero
aprisionando los suyos, su lengua introduciéndose con suavidad
pero con decisión. - Mmmm.... sí. Tú sabes.

Entró en su juego, en el de Vero. Ya no dirigía, ya no seducía,


ya no se apoderaba de esa figura bella y apetitosa. Ahora era un
pequeño peluche en manos de esa rubia que la exploraba con sus
manos metiéndose en su camiseta, en su pantalón, en sus bragas.

M_ Mmmm.... aaaaaagh. - sintiendo su boca en su cuello,


despertando la piel huérfana de caricias, incendiando la pelvis
congelada hace días.

Vero la fue llevando a la habitación, camino recorrido tantas


veces por Maca en forma casi prepotente, casi urgente. Hoy Vero
conducía y vaya cómo lo hacía. Experta, casi un Alonso en lo suyo.
Campeonato a la vista, goce, sí goce sin MacLarens traidores, sin
ingleses con ventaja, corona de laureles en Brasil, venciendo todos
los obstáculos. Ya Esther no iba a ser problema. Toda suya, para
ella, su Maca.

La tumbó sobre la cama, el deseo liberado como genio de la


lámpara. Como Aladino, frotó esa piel, amalgamó temblores y los
convirtió en gemidos. Sintió su cuerpo casi estallar, tan solo verla
así, a su merced, le provocaba un climax. Fue quitando su ropa
rápidamente. Maca se dejaba, gemía, estaba allí a punto de

188 © by ldana & Samantha BAires
caramelo. Se acomodó sobre ella, ni siquiera quiso terminar de
sacarse la ropa. Con el sujetador y en bragas, comenzó a
apoderarse de sus pechos. Mordisquearlos, ¡qué placer!
Succionarlos, esos pezones pequeños pero bien formados por el hijo
de esa mujer.

M_ Mmm.... aaaaggg

Bajaba por su vientre, sedoso, suave valle con apenas esa


pequeña hendidura marcada por la cesárea de Pedro. Su lengua
dibujaba el camino y ya comenzaba a notar los movimientos
rítmicos de la pelvis de Maca. Iba a beberse su manjar, a hacerla
contorsionar una y otra vez. Sabía que su goce mayor llegaría sólo
de verla entregada a ella.

Maca cerraba los ojos, sentía, hervía. Su lengua allí, sí... sí.

M_ ¿Te está doliendo, cariño? ¿Por qué no te echas un poquito, eh?


Y te doy un masajito. ¿Vale?
E_ Maca... Ya vale, que estás un poco pesada...
M_ ¿Pesada yo?
E_ Sí... Y un poco empalagosa. Tanto pastel, tanta nota, tanto
bombón. Ya vale. Que a mí me gusta cómo tú eres.
M_ ¿Y cómo soy?
E_ Un poco borde.
M_¿Borde?
E_ Sí... Muy borde.
M_Bueno, pero... borde sí, ¿no? Borde te gusto.
E_ Mucho. Me gustas mucho.
M_Vale, pues voy a ser muy borde.

Abrió los ojos. La fulminó el recuerdo, la escena, aquella vez.


Ya no percibía las caricias de Vero ni su lengua ni su boca en su
sexo. Ni siquiera sus dedos penetrándola. ¿Qué hacía allí? ¿ Por
qué? No quería estar allí. No era su lugar. Su lugar estaba en otro
lado. En su cama, con Esther. Como en aquél primer cumpleaños
que la sorprendió con ese anillo, que oh casualidad, ahí estaba, en
su mano. No se lo había quitado nunca, nunca. Levantó la mano y lo
miró. Vero seguía en lo suyo, encendida, apasionada, queriendo
transportarla al cielo.

M_ ¡Joder! ¡No! No quiero esto... Vero... Vero... - trató de detenerla,

189 © by ldana & Samantha BAires
cogió su cabeza, trató de incorporarse. - Vero... no... no ... Vero.

Ve_ Venga, Chiqui... ¿qué? - su cabellera desaliñada, su rostro con


rastros de su reciente incursión por sus intimidades. - ¿Qué... qué te
sucede?

M_ Lo siento tanto, pero... no puedo, no puedo.

Ve_ Maca. No entiendo.... ¿qué? -incorporándose, aturdida, sus ojos


aún brillantes.

M_ No puedo hacerlo, Vero. No ... no puedo. No quiero fingir para ....


Lo siento, lo siento. Tengo que irme. Necesito aire.- se levantaba
rápidamente y comenzaba a recoger su ropa. Se iba vistiendo.

Ve_ ¡Maca! No me puedes dejar así.- asombrada, aturdida,


comenzando a enfadarse.

M_ Soy... una porquería, lo sé. No puedo. Lue..... luego te pego un


toque. No puedo respirar. - se había casi vestido, salió rápido de la
habitación y cogió su chaqueta y su cartera.

Salió del departamento a medio vestir. Mientras esperaba el


ascensor terminó de ponerse la chaqueta.

M_ Rápido, sube, sube. ¡Joder! Necesito aire... aire...

Mientras tanto, en casa de Esther, la puerta de casa se abrió, y


tras ella entraba una Encarna cabizbaja, no podía entender como se
les había escapado de las manos a la pareja la relación, los ojos de
Maca tristes, apagados, realmente demostraban que estaba
arrepentida de lo sucedido y no sabía muy bien que podía pasar de
ahora en adelante, porque la actitud de Esther le demostraba que
estaba herida, confundida, dolida, arrepentida pero no sabía
enfrentarse a Maca desde la calma y la tranquilidad.

Pe_ Abu... abu...

En_ Mi niño guapo...

Pe_ Mami... abó fete a tita, nojada –le señalaba a Montse desde los
brazos de su abuela.

190 © by ldana & Samantha BAires
En_ ¿Qué?...

Mo_ Hola Encarna... vamos Pedrito guapo que te toca el baño –le
sonreía.

En_ Ya le baño yo, ala Pedro cariño ve a jugar un momentito. ¿Y


Patricia?

Mo_ Está dormidita –miró a Encarna que su cara le demostraba


enfado- ¿Pasa algo?

En_ Eso te pregunto yo, ¿qué ha pasado con Maca?

Mo_ ¿Con Maca? –supuso que el niño le habría contado algo.

En_ Montse sabes que no me gustan las tonterías ni las vueltas


innecesarias a las cosas.

Mo_ Ha venido, se ha molestado al verme aquí.

En_ Normal...

Mo_ ¿Por qué? –entraron al comedor donde la niña dormía.

En_ Son sus hijos y es ella la que se tiene que encargar de hacer
todo esto, no tú –su voz sonó firme.

Mo_ Esther me lo pidió.

En_ Deja que venga Esther... deja que... –asentía nerviosa.

Mo_ No sé como puedes defenderla... es una pedante... además


después de todo lo que le ha hecho a Esther.

En_ Mira Montse, te lo voy a decir una vez, no te entrometas entre


ellas, no te pongas de parte de Esther, apóyala, ayúdala todo lo que
quieras porque sé que lo haces de corazón, pero no te entrometas
en algo que es únicamente suyo, únicamente de las dos.

Mo_ Pero Encarna –la miraba asombrada.

191 © by ldana & Samantha BAires
En_ No sabes de la misa la mitad, y lo único que vas a provocar son
más problemas, mi hija está herida ahora que le toca vivirlo a ella,
antes lo estuvo Maca, y ni entonces ni ahora, es problema nuestro,
ellas son las que deben arreglarlo, y tengo fe en que así sea, así
que por favor ni se te ocurra volver a enfrentarte a Maca.

Mo_ ¡Pero es que no lo entiendo Encarna!.. esa mujer no ha tenido


miramientos en la situación que estaba Esther..

En_ La vida no es fácil Montse... entre ellas se levantó una muralla


que no han sabido destruir, y ha sido mejor huir de lo que hacia
daño, es lo mismo que hizo Esther, ¿qué diferencia hay?

Mo_ Creo que es evidente –la miró elevando las cejas.

En_ Para mí, no.

Mo_ No entiendo que sigas defendiendo a Maca... de verdad.

En_ No la defiendo, trato de comprenderla, como en su día traté de


comprender a mi hija.

E_ Hola ¿qué pasa? –preguntó al entrar con su cara cansada, con


sus ojos rojos, debía haber llorado pensó Encarna-. ¿Qué tienes que
comprender?

En_ Vamos al despacho de Maca, tenemos que hablar y muy en


serio –no se anduvo con rositas, su tono fue firme, su gesto más.
En_ Vamos al despacho de Maca, tenemos que hablar y muy en
serio –no se anduvo con rositas, su tono fue firme, su gesto más.

E_ Estoy muy cansada mamá, quiero cenar y ...

En_ He dicho que vamos.

Mo_ ¿Me habré pasado con Maca? La verdad que se le ve hecha


polvo... uf... será mejor no entrometerme... no quiero salir
escaldada y perder la amistad de Esther tras encontrarnos de
nuevo.

192 © by ldana & Samantha BAires
C17

En el despacho, Esther se había sentado en el sillón donde


normalmente solía hacerlo Maca cuando regresaba de trabajar, allí,
sobre el escritorio, una fotografía de los cuatro, Patricia recién
nacida en los brazos de una Maca sonriente, Esther apoyada en su
hombro y Pedro mirando a su hermana, en aquella fotografía, aún
eran algo, una familia. Verla le produjo ese chasquido en el alma
que le hizo darse cuenta que echaba de menos a Maca, que no
podía apartarla de su mente, pero qué, no estaba dispuesta a
reconocérselo ni a ella ni a su madre que estaba enfrente mirándola
con esos ojos de madre, con esos ojos que le decían, “yo lo sé, no
hace falta que me lo digas, lo sé”, pero la amaba con toda ese alma
herida. Tras un suspiro, Esther desvió la mirada de la fotografía, y
vio la pluma con la que Maca solía escribir, nuevo chasquido, su
madre le había tendido una trampa, Encarna era muy dada a ellas.

E_ ¿Qué es lo que quieres mamá?

En_ Quiero no verte así, quiero que hables con Maca como una
persona cabal, herida pero cabal, no puedes quitarle el derecho a
estar con sus hijos, no puede una amiga tuya –hizo especial
hincapié en la palabra- hacerse cargo de sus hijos –volvió a subir el
tono de voz-. No quiero verte destruida como estás... es el
momento de hablar.

E_ No puedo hablar con ella.

En_ No puedes ¿o no quieres? –clavó su mirada en sus ojos.

E_ No puedo.

En_ No seas egoísta.

E_ ¿Egoísta? ¿Tú de que parte estás? Porque te recuerdo que soy yo


–elevó la voz-, tu hija.

En_ Que me digas eso me duele –la miró seria y Esther agachó la
cabeza tragando saliva, apoyó la cabeza en el respaldo del sillón
mirando al techo, resoplando mientras dos lágrimas caían
precipitadamente por sus mejillas-. Estoy de parte de la cordura,

193 © by ldana & Samantha BAires
estoy de parte de las dos, porque las dos os habéis equivocado,
estoy de parte de que debéis hablar más, todo lo que no habéis
sido capaces de hablar durante este tiempo, que no sigáis
pensando en vosotras mismas, tenéis tres hijos que no pueden
pagar las consecuencias de vuestras diferencias...

E_ Eso quizá se lo tengas que decir a ella, no a mí.

En_ Esto lo digo a las dos, porque las dos estáis igual. Las dos
destrozadas, ¿crees que para Maca es fácil? ¿Lo crees?

E_ Debe serlo, la he llamado para decirle la fecha del abogado y el


móvil lo tiene desconectado, debe estar revolcándose con ella... –si
la rabia se pudiera medir por el timbre de voz, Encarna hubiera
dicho que no cabía más en ella-. Como ves... no creo que ella esté
mal.

En_ ¿Y qué esperas? –le preguntó de golpe, Esther no entendía-. Tú


la has sacado de tu vida, está muerta de miedo, ¿quién crees qué
puede darle lo que sabe no debe pero necesita?

E_ Pues que se quede con ella, es así de fácil –se limpió las
lágrimas-. Si necesita sexo ahí lo tiene bien fácil.

En_ Estoy segura que si en lugar de echarla os hubierais sentado,


sin duda reprochado todo cuanto debisteis, ahora estaría a tu lado –
guardó un estratégico silencio y después apuntó-. ¿Sabes lo que
Maca necesita?

E_ A la barbie... ya lo ves –otras dos lágrimas se precipitaron por


sus ojos.

En_ Tu amor –musitó como si decirlo más alto pudiera romper en


trizas a su hija.

E_ Claro por eso está con ella.

En_ ¡No seas cabezota!, ella necesita tus abrazos, tus besos, tus
caricias, tu amor... y aunque es difícil, ella en aquel momento lo
hizo contigo.

E_ No me reproches aquéllo.

194 © by ldana & Samantha BAires
En_ Es lo mismo, ella te dio una oportunidad ¿y tú?

E_ No sé que voy a hacer... no lo sé –rompió a llorar de manera


incontrolada-. Tengo la culpa... y no quiero sentirlo, quiero sentir
que ella me ha destrozado la vida.

En_ Llora hija, creo que lo necesitas...

E_ Maca... –susurró abrazándose a la cintura ancha de su madre,


reposando su cabeza en aquellos pechos prominentes, algo caídos
por la edad, pero que le dejaron reposar de igual manera que
cuando era joven, y se mostraban fuertes y altivos-. Maca...

En_ Tranquila mi niña... tranquila –decía con los ojos repletos de


lágrimas, en ese día había visto demasiadas lágrimas, las de Maca,
las de su hija...

Estaba en la cama del cuarto de invitados, aquella noche


Encarna se negó a marcharse y se negó a marcharse hasta que su
nieta no naciera. Esther había llorado como lo había tratado de
hacer durante el tiempo en que Maca le había engañado, pero no
podía, porque pensaba que cuando todo estuviera en su lugar,
Maca volvería... sin embargo había sido imposible soportar el
engaño por más tiempo, una duda siempre duele más que una
verdad, le habían dicho, sus dudas le hicieron mucho daño pero lo
que acabó por destrozarle el corazón, había sido aquella verdad.
Estaba de lado como podía, ya aquellas alturas era incómodo
dormir, recordó cuando con Patri le pasaba y allí estaba Maca para
ayudarle, un masaje, colocarle almohadones a su alrededor para
que estuviera más cómoda, besarla, acariciar su tripa, quedarse
dormida sobre su hombro con las manos cogidas y Maca había
preferido lo fácil... el rato y volver a casa como si nada pasara, si
hubiese seguido haciéndose la tonta, ahí estaría Maca o puede que
estuviera con la otra, aquella posibilidad seguía arrancándole el
alma.

E_ ¿Qué voy a hacer?... no puedo darle la oportunidad que ella me


dio a mí, porque seguramente ahora yo estoy sintiendo lo que ella
sintió, y la comprendo pero... yo no puedo, ahora todo sería por su
parte perfecto... para que saliera bien, pero seguiríamos igual, y
quizá otra barbie se cruzaría por nuestro camino, creo que es mejor

195 © by ldana & Samantha BAires
dejar pasar el tiempo, si ha hecho esto es porque no me ama, no
dudo que me quiera pero no me ama, por lo tanto... dejaré pasar el
tiempo y si sigue con ella, será la decisión adecuada la que he
tomado, el divorcio, no quiero volver a equivocarme... no quiero
volver a sufrir otra vez esto que estoy sufriendo.

De repente el sonido del móvil rompió su monólogo, miró la


pantalla la fotografía de Maca sonriente, le hizo contraer sus labios,
respiró y descolgó.

Maca había llegado al apartamento de Claudiaa, se duchó, se


tomó un café para poder serenarse y decidió llamar a Esher.

E_ Dime –contestó con su voz seca tratando que no notara su


sofoco, sabía que Maca la conocía demasiado bien para saber que
estaba baja.

M_ Esther... disculpa que te llame. Estarás agotada. Pero... necesito


hablar contigo. No ... no puedo más, Esther... - su voz temblaba, se
notaba aún por el móvil y ella no trató de ocultar su estado.

E_ Te he llamado pero... -se calló no sabía porque le decía aquéllo.


¿Quizá porque le había impresionado aquel estado en el que Maca
se encontraba y quería defenderse, cambiar el tema, llevarlo
adonde dolía? Maca hundida era demasiado para ella.

M_ Sí. Vi las llamadas perdidas. No... no podía atender. Estaba...


ufff! Estoy mal, Esther –se limpió con su mano libre los ojos, apoyó
la mano en la frente y tras un suspiro que le llegó nítidamente a
Esther le dijo-. Hoy llevé a los niños a casa... a tu casa y estaba
Montse. No pude estar con ellos, Esther. ¿Por qué? ¿Por qué lo
haces? ¿Por qué me quieres alejar de mis hijos, Esther? - no pudo
impedir el sollozo, era más fuerte que ella.

E_ No quiero alejarte de ellos, lo siento... es que... se ofreció y...


-oírla llorar le hizo quedarse con el corazón roto, no sabía que
decirle, o sí, pero no quería, ¿por qué?-. Lo siento Maca... no debí...
lo siento.

M_ Yo sé que he sido... –el sollozo no le dejó hablar.

E_ Déjalo Maca por favor -trataba de retener las lágrimas cerrando

196 © by ldana & Samantha BAires
sus ojos.

M_ He sido lo peor. No merezco perdón, no. No. Te he mentido...


mucho –sus lágrimas resbalan como recordó solo lo habían hecho
una vez, y fue en aquel cuarto donde se enteró que Esther estaba
embarazada.

E_ Demasiado –agregó con mucha tristeza.

M_ No, necesito decirlo. He sido falsa, hipócrita. No sé qué me pasó,


Esther... No soy yo. No me entiendo. Tienes razón. Separarnos es lo
mejor. Te he herido mucho. Me has hecho mucho daño. Los niños...
Esther. Son lo único que tengo. Son mis hijos. Paula es mi hija,
Esther. No me la quites, Esther. No, por favor –explotó en un llanto
tan duro y cruel, como mal se sentía por hacer daño a su mujer.

E_ No supe llevar aquéllo Maca, no quería dar de lado a Raúl pero


no por otra cosa que no fuera amistad, él me ayudó mucho, cuando
tú no estabas te lo juro, era un buen amigo que siempre me decía
que tú me querías y no me ibas a dejar -su voz era apesadumbrada,
su congoja le hizo detenerse y suspirar-. Aquella noche fue un error
de ambos, yo le dije que... para mí no significaba nada que te
amaba a ti y... -rompió a llorar-. Daría mi vida Maca, por volver atrás
y borrar aquéllo, no supe demostrarte que sólo te amaba a ti, que
me había equivocado... fue culpa mía... de verdad... nunca quise
hacer daño... Maca yo... no quise hacerte daño –bajó su voz
mientras cerraba los ojos poniendo su mano en la frente sintiéndose
tan cruel como se sentía Maca.

M_ Esther... No sé... Aún hoy... te sigo viendo con él, abrazada, sus
caricias. No, no... puedo con eso Esther. Yo hice todo mal... La cagué
Esther. No quiero más de eso. Quiero.... ser yo, ¿me entiendes?
Ahora... quiero a los niños, no quiero que sufran. Esther... quiero a
Paula, es mi hija Esther. No me dejes fuera, por favor. - estallaba en
llanto, no podía hablar más, sus defensas quebradas, el mar de
lágrimas invadía su cuerpo, su alma. Días y días de mal dormir, a
fuerza de pastillas, habían quebrado su entereza física.

E_ Nunca te dejaría fuera de eso... no sé ni como puedes pensarlo...


¿de verdad crees que haría algo así? -le preguntó dolida.

M_ No me avisaste de la cita con el obstetra. No me dices nada. No

197 © by ldana & Samantha BAires
me dejas estar con mis hijos. ¿Qué quieres que piense Esther?

E_ Es que no quiero verte Maca... lo siento pero si te veo... -rompió


en un llanto otra vez.

M_ Me doy vuelta y ahí está el cantamañanas agazapado. ¿Qué


crees? ¡Que no soy de piedra, joder! Soy... ¡una mierda, pero
humana Esther!

E_ Ya he dejado las cosas claras entre él y yo ¿vale?, tarde, pero lo


he hecho –quiso ser contundente para que se diera cuenta que
había hecho lo que debió en su momento.

M_ Trato de no cruzarme contigo. Pero no podemos seguir así. Lo


sabes. Tenemos hijos, Esther. No pueden pagar ellos nuestros
errores.

E_ Lo sé... ¿me perdonas un momento? -le dijo mientras se


levantaba de la cama.

M_ Esther... ¿qué sucede? Dónde estás? –se alteró sin poderlo


evitar.

E_ No pasa nada, voy al lavabo –trató de tranquilizarla como hacía


siempre.

M_ Joo! ¿Te sientes mal? Esther... ¿Al lavabo? ¿Tienes contracciones,


dolor? ¿Tienes ganas de pujar? Esther, dime. –le preguntaba sin
cesar nerviosa mientras escuchaba como abría una puerta y
caminaba.

E_ No... sólo tengo ganas de hacer pis... ya sabes... -no pudo evitar
una tímida sonrisa al notar su preocupación.

M_ No es nuestra habitación.... ¿no estás en nuestra cama? –le


preguntó sorprendida.

E_ No Maca... no puedo -musitó con pena-. Me ahoga estar ahí.

M_ Ya... –musitó con tristeza. - Creo... mejor será que sigamos esta
conversación en persona Esther. Tenemos que poder encontrarnos y
hablar por los niños, por ti y por mí. No puedo seguir así... No

198 © by ldana & Samantha BAires
puedo.

E_ Sí, de acuerdo -echó de la cadena, se puso en pie con disficultad


y se encontró en el espejo, se asustó al verse, tragó saliva y le dijo-.
Y... también tenemos que hablar de algo más.

M_ Algo más? –preguntó preocupada presintiendo de lo que se


trataba y tensó su cuerpo al máximo, al fin y al cabo, ella lo había
mencionado en la conversación.

E_ Tenemos hora con el abogado para el divorcio.

M_ El divorcio... Sí. Vale. - cogió aire - ¿Cuándo?

E_ Mañana por la tarde.

M_ Vale. ¿Me pasas la hora exacta y la dirección? Los chavales...

E_ Se quedan con mi madre, se ha venido a vivir aquí hasta que dé


a luz.

M_ Me parece bien, muy bien – sonriendo ante la noticia.

E_ Yo acudo allí a su despacho. Te paso luego la dirección.

M_ Vale. Me dices la hora y allí estaré. Eh... tú estás bien, verdad?


Digo... no tienes contracciones o algo ... no sé... flujo oscuro... tú
sabes...

E_ Estoy bien... de eso estoy bien.

M_ Vale. Pues ná... hasta ahora, cari... eh... Esther.

E_ Maca... -la llamó sintiendo ese cari... en la piel.

M_ Dime Esther.

E_ Quiero que sepas que lo de esta tarde no se volverá a repetir, yo


no quiero separarte de los niños... lo siento... te prometo que no
volverá a pasar.

M_ Gracias, gracias... No sabes lo importante que es. Gracias.... Lo

199 © by ldana & Samantha BAires
siento tanto, Esther. Lo siento tanto.... - languidecía su voz en el
teléfono, dolida, con la pena aflorando en sus palabras, con el
arrepentimiento pugnando por salir y llegar hasta el corazón de
Esther. No buscaba el perdón porque sabía que no lo habría, sólo,
que no la recordara con esa rabia y odio que había visto en sus
ojos.

E_ Vale maca... nos vemos mañana –le partía el corazón oír aquellas
palabras... ¿estaba hablando con Maca?... le estaba diciendo que
iban al abogado a divorciarse...

200 © by ldana & Samantha BAires
C18

Esther se levantó desganada, pasó toda la mañana con una


melancolía difícil de soportar, unos nervios difíciles de controlar, y
una ausencia difícil de aceptar. Cuando Encarna se fue a por los
pequeños, a pesar de poner todas sus fuerzas para evitarlo,
finalmente no lo logró. Sacó aquel álbum de fotografías de su boda,
de la luna de miel, tantos recuerdos, tantos momentos donde fue
totalmente feliz, sus ojos recibían como si fueran impactos de balas
sobre su cuerpo cada imagen, Maca sonriente mientras la miraba,
aquellos ojos los echaba tanto de menos, ella abrazando a Maca
con su sonrisa amplia aquella que la enamoró, aquel cuerpo que
seguía necesitando a su lado, que le hacía sentirse huérfana por las
noches, abandonada por el día, y aquella fotografía que tanto les
gustaba a las dos, aquel beso a la salida del juzgado, ¡cuánto
echaba de menos sus labios dándole calor! Quiso seguir con aquel
calvario hasta el final, cuando cerró sintió que su interior se
revelaba contra ella, no te separes, se repetía... una angustia atroz
recorrió sus venas llegando hasta su corazón, ese corazón que
palpitaba al ritmo que muchas veces ella le había dicho, sonrió al
recordarlo.

Maca desnuda sobre una Esther desnuda, habían terminado de


amarse, Esther acariciaba la cabeza de su mujer sintiéndose,
segura, plena de ella.

E_ Maca.

M_ ¿Qué?

E_ ¿Oyes mi corazón?

M_ Sí –sonrió-, va como el mío, al trote.

E_ Pero ya no late.

M_ ¿Ah, no? –la miró seria.

E_ No, ahora dice Ma-ca, Ma-ca, Ma-ca .

M_ Te quiero cariño –se besaron sonrientes.

201 © by ldana & Samantha BAires
E_ Y yo, te quiero con todas mis fuerzas, mi amor.

Y allí entre los recuerdos que le mandaban sus pensamientos,


y los que sus ojos habían captado en aquellas fotografías, sintió que
le arrancaban el alma a trozos, y comenzó un nuevo llanto en
soledad, un llanto desgarrador que necesitaba gritar, que
necesitaba aullar como si fuera una loba herida, maldecirse,
golpearse por su inutilidad, rogar a Dios para poder no morir en ese
instante de pena, por su traición. Lloró y se permitió llorar a
contrarreloj, no quería que su madre la viera así, no quería que
nadie la viera así, tendría que salir adelante ella sola, sin penas, sin
lastimas, sin más que ese dolor que algún día quizá, podría superar.

Los niños la ayudaron a calmarse algo más, la comida fue


divertida hasta que tuvo que marcharse.

En_ ¡Hija! –trató de decirle con cariño quería que volviera a


pensárselo bien.

E_ No, mamá... es mejor acabar con todo... no podemos vivir juntas


con esta losa que tenemos .

En_ Ella te quiere.

E_ Y yo... pero no...

Y así en el taxi se marchó sola camino a su infierno, recordó


cuando su madre con toda la ilusión del mundo la llevaba en un
coche alquilado a su boda, recordó aquel camino hacia Maca, aquel
camino que repasó su vida y con rotundidad se dijo que había
encontrando la persona ideal para vivir, y sabía que le haría feliz,
pero la felicidad es pasajera, si bien, lo había sido, Maca la había
hecho la mujer más feliz del mundo, de ese mundo compartido
entre ellas dos, y en ese instante en que el taxi se acercaba al
despacho del abogado, se daba cuenta de lo feliz que había sido, y
entonces se percató que iba a poner punto y final a ese matrimonio,
a esa felicidad. La niña le golpeó, Esther sonrió pensando “déjame
sentir esta tristeza cariño... estaré bien... pero necesito sentir esta
tristeza”. Se acarició el vientre, suspirando, demasiadas emociones
había estado sufriendo aquella pequeña, demasiados dolores en un
solo día para ella, trató de exhalar aire para sacar de dentro ese

202 © by ldana & Samantha BAires
sentimiento de dolor intenso, se daba cuenta que la niña sufría y no
podía ser así.

Cuando el taxista le dijo el precio, pagó, bajó y se quedó


mirando la puerta, el edificio era moderno, un portero con traje
chaqueta y corbata la esperaba para hacerle pasar, miró a un lado,
no vio la moto, miró a otro, tampoco, igual había llegado con taxi,
ella era la puntual... seguro que estaba arriba esperándola. ¿Cómo
se sentiría ella?, a lo mejor, aquel divorcio lo estaba esperando para
irse con... sabía que la noche anterior habría estado con ella, y tuvo
que hacer un esfuerzo para que esa visión no le hiciera doblegarse.
Con paso lento, delicado y tembloroso pasó por al lado del servicial
portero que al verla, pálida como la luna, decidió acompañarla
hasta el ascensor.

E_ Gracias –sonrió demasiado forzosamente, una vez dentro,


suspiró y se miró en el espejo-. Ya Esther... ya...

Para Maca, el día no había sido fácil tampoco. Estaba en su


oficina, revisando los últimos turnos para el fin de semana. Ya varios
le habían solicitado coger el puente. No quería crearse nuevos
problemas con los médicos, pero no podía complacer a todos. Había
hecho un esquema mensual que Vilches le había indicado. Útil, en
verdad. Metida en sus cavilaciones, no escuchó que golpeaban a su
puerta hasta que el sonido fue lo suficientemente fuerte como para
llamarle la atención.

M_ Vale! Adelante!

No esperaba verlo. Hablaba con él lo estrictamente necesario


para la coordinación del Samur y emergencias o cuando ingresaba
algún caso que requería su atención.

Ra_ Necesito hablar contigo.

M_ Buenos días, Raúl. - con sorna. El tío obviaba los mínimos


modales de buena convivencia- No nos hemos encontrado antes, no
nos hemos saludado, no creo haber dormido contigo anoche, ¿no?
No estás dentro de mi ... horizonte, verdad. -lo miraba con gesto
serio.- Toma asiento. Tengo un minuto libre. Lo puedo perder
contigo.

203 © by ldana & Samantha BAires
Ra_ Prefiero de pie. Vengo a notificarte. Paula es mi hija y no voy a
ceder su paternidad como con Patricia. Esta vez no.

M_ Ya. - lo había temido con Patricia, su peor pesadilla ahora estaba


allí con Paula.- ¿Por qué con Patricia fuiste tan... caballero y con
Paula no? Supongo que habrá alguna razón. O... como Patricia nació
enferma y Paula estará sana... ¿ahora te es más fácil?

Ra_ No te hagas la superior, Maca. Te conozco. - enfadado ante el


comentario.

M_ Es una pregunta válida. Mi abogado te aseguro la hará. Porque


no esperes que voy a permitir esta bravuconada tuya sin pelearla,
¿verdad? Tú has firmado una serie de documentos totalmente
legales y en tu sano juicio... Venga, creo que estabas en tu sano
juicio. Aunque eso tendría que decirlo un especialista.

Ra_¿ Como tu amante, la psiquiatra? - muy chulo, con las manos en


su cintura, no dejándose amedrentar por la amenaza de Maca.

M_ Buena idea, sí señor. Aunque pensándolo mejor... podrían


objetar mi relación con ella para descartar su dictamen. Mejor...
busquemos otro especialista. -en su mejor estilo borde.

Ra_ No voy a permitir que críes a mi hija, Maca. Que tengas algo
que ver con ella. Mientras tú y Esther estabais juntas, era otro el
caso. Lo acepté porque Esther me lo pidió. Ahora no. No voy a dejar
mi hija al cuidado de una ...

M_ Cuidado con tu boca, Raúl. No te olvides... que aunque es una


discusión personal, sigo siendo tu superior.

Ra_ ¿Qué raro en ti, verdad? Superior a todos, te crees por encima
de todos. Pues que lo sepas, cuando nazca la niña la inscribiré como
propia, como corresponde.

M_ ¿Esther está de acuerdo? - temiendo la respuesta. ¿Y lo que


habían conversado anoche? Le había dicho que no la iba a separar
de sus hijos... aunque... sobre Paula no había sido muy clara, no, no
lo había sido.

Ra_ Sí. -mintiendo descaradamente. Ya tendría tiempo de convencer

204 © by ldana & Samantha BAires
a Esther. Mientras tanto, quería demostrarle algo que... no era, pero
deseaba con el alma.

M_ Bien, muy bien. Tanto tú como Esther recibirán entonces las


citaciones de mi abogado. Porque esto no termina así como así.
Tienes razón. Por encima de todos, es verdad. Soy una Wilson,
¿recuerdas? ¿Algo... más? Porque estoy ocupada.

Ra_ No, nada más. - se retiraba y cerraba la puerta.

Lo vio irse y sentía nuevamente esa opresión en sus sienes. No


podía ser. Esther ... Miró el móvil, buscó el mensaje. Hora y
dirección para la reunión con el abogado para tramitar el divorcio.
Faltaba todavía para la hora. Suspiró y cogió el teléfono de la
oficina. Llamó a su abogado, quería consultarle la cuestión. Luego
de hacerlo por más de media hora se abocó al otro tema que la
tenía preocupada. La mudanza. Este fin de semana de puente, al
fin, llevaría los niños a su nueva casa.

Mientras, en el despacho esperando se encontraba Esther,


miraba el reloj algo contrariada, era raro en ella no ser puntual, ¿se
habría arrepentido? Por un segundo rezó para que aquello fuera así,
pero el sonido del timbre la despertó del sueño. La realidad estaba
allí, tras la puerta, volvería a oler ese perfume que en su piel, se
tornaba un elixir.

Abog_ Por aquí, doctora. La señora García ya está en la oficina.

M_ Gracias

Maca entraba a la oficina. En una silla, con una taza de té,


Esther. La miró muy seria, dolida, pero mostrando rabia. Esther al
ver su expresión se preguntó.

E_ ¿Qué le pasa?... esa cara... –se dijo al verla entrar.

M_ Buenas tardes, Esther -se sentaba a un costado, dejando una


silla en medio vacía.

E_ Hola Maca, buenas tardes –su voz contesto apagada, casi como
si le faltaba fuerza.

205 © by ldana & Samantha BAires
M_ Señor abogado, tengo algunas cuestiones. Si lo hacemos rápido.
Me esperan.

E_ ¿Qué le ha pasado que trae ese gesto?- seguía preguntándose


Esther.

Abog_ Bien. Doctora, he preparado un escrito preliminar para ver


los acuerdos a los que podemos llegar. Si lo quiere leer...

M_ Vale. Si tengo alguna duda, lo consultaré con mi abogado.

E_ Algo le ha pasado... no voy a preguntarle... joder que difícil se


me hace esto, ni siquiera me ha mirado... ¿Qué esperabas Esther? -
seguía hablando para sí.

Maca leía con cuidado el texto. Todo parecía bien. División de


bienes en partes iguales, es decir casa y auto. El acuerdo al que
habían arribado con Esther por la visita de los niños... aunque...
seguro... faltaba la niña, la niña por nacer.

M_ Parece bien en general. Dos puntos para aclarar.

E_ ¿Para aclarar? Creí que estaba todo claro -habló por primera vez,
los ojos de Maca le hicieron temblar de pies a cabeza-. Maca, los
niños son de ambas. Patria potestad compartida, las visitas que
habíamos acordado, las vacaciones las conversaremos y llegaremos
a un acuerdo. Quince días tú, quince días yo. No entiendo...

M_ Sigo con los dos puntos -obviando su comentario. Sin mirarla,


con un tono duro y casi empresarial.

E_ Un momento por favor –no dejó contestar al abogado, la miraba


fijamente ante su pasotismo mostró un gesto muy serio, casi
rozando la indignación ante su actitud.

Abog_ ¿Sí, señora García?

E_ ¿Puede dejarme sola con mi mujer?

M_ Tu ex mujer, Esther. Tu ex. Y no creo que tengamos nada que


conversar a solas.

206 © by ldana & Samantha BAires
E_ Por favor -insistió al hombre con geso de súplica mientras las
palabras de Maca le habían caído como losa sobre los hombros.

Abg_ De acuerdo... les dejó el tiempo que estimen oportuno –tras


un gesto de circunstancias salió.

E_ ¿Qué te pasa Maca? -le preguntó cuando se quedaron solas


mirándola fijamente.

M_ ¿Qué me pasa?, lo sabes mejor que nadie. Raúl me lo ha dicho.


Habéis acordado que Paula figurará como su hija.

E_ ¿Qué? -sonrió incrédula mientras la miraba desconcertada.

M_ No me vengas con esa sonrisa, Esther. Hoy vino a mi oficina y


me lo planteó. Muy bien. Veo que al fin logras lo que buscabas.

E_ A ver Maca... no me hagas perder los nervios.

M_ Yo quedo como la hija de puta y tú la pobrecita que va a buscar


consuelo en el bueno de Raúl. No te preocupes. Pero te aviso voy a
pelear por mi hija. Es MI hija, Esther. Y ni tu ni ese cabrón lo van a
impedir.

E_ No me hables así, tratando con tu menosprecio hacerme sentir


más culpable, ¡no me hables así! –insistió nerviosa cerrando los
ojos.

M_ Te hablo como se me antoja. No lo esperé de ti, no después de lo


que me dijiste anoche. No, Esther.

E_ Pero vamos a ver... ¿yo qué te dije anoche? Sigues con esa idea
absurda de que... un momento -se sentó sobre el borde de la silla
sintiéndose pesada, muy pesada cayendo en la cuenta de lo que
había dicho-. ¿Me estás diciendo que Raúl va a ser el padre de
Paula? ¿Qué yo se lo he dicho? No te entiendo Maca.

M_ No te hagas la inocente, Esther. Sí, eso me ha dicho. Vale. Mejor


no lo discuto.
Quiero que figure en el documento que Paula es mi hija, de otro
modo ... te aseguro que remuevo cielo y tierra, Esther...

207 © by ldana & Samantha BAires
E_ No puede ser... -susurró abatida.

M_ Simplemente eso. No por casualidad no figura ¿verdad?

E_ Pero -no le escuchaba... se mostraba como si las palabras de


Maca la hubieran golpeado, de repente comenzó a ponerse pálida.

M_ No me vas a hacer caer con tus desmayos o problemas, Esther.


Ya pasó con el embarazo de Patri. Ahora no más, Esther. Soy una
mierda, lo sé. Pero tú, tía. No te quedas atrás, eh? Muy buena actriz,
sí señor.

E_ Yo nunca te he dicho que seas una mierda Maca –le dolían


aquellas palabras.

M_ Lo digo yo. Lo soy.

E_ Di lo que quieras... no quiero discutir -comenzó a sudar y le dijo


con la voz entrecortada-. Paula es tu hija y punto, yo no quiero otra
cosa para ella, quiero lo mejor, y lo mejor sé que eres tú -volvió a
suspirar-. No sé porque Raúl se ha inventado esto... o sí, debe estar
herido... después de lo que le dije... pero bueno ése es mi problema
-le costaba hablar-. Pero Paula es nuestra hija... Así que firma el
maldito acuerdo que quiero irme a casa, quiero acabar con esto
cuanto antes. No soporto escucharte hablar así.

M_ Yo también quiero acabar todo esto. Si se incorpora que el


acuerdo incluye a nuestra hija Paula por nacer, lo firmo. Si no, no.

E_ Maca -cerró los ojos sentía rabia de estar sintiéndose mal, rabia
porque no quería mostrarse débil ante ella, pero por momentos se
estaba sintiendo peor-. Nunca te dejaría fuera de esto, que
hayamos fallado como pareja, no creo que me dé derecho a quitarte
a Paula -la miró fijamente con sus ojos repletos de lágrimas.

M_ Esther... si se incluye lo firmo. Si no, no. No me vengas con


lágrimas. Ya tuve suficiente de eso. Ah... y el segundo punto. La
casa... Mi parte, queda a nombre de mis hijos... mis tres hijos. No
quiero que el día de mañana tengan algún problema. Yo tengo el
respaldo económico de mi familia, tú... no.

E_ Lo que tú digas, se pone lo que tú digas pero firma por favor... -le

208 © by ldana & Samantha BAires
salió un hilo de voz nunca se había sentido tan dolida como ahora
por la actitud de aquella Maca tan diferente a la de siempre, la boca
se le había secado, la garganta también, se mareaba y de repente
un pinchazo en el vientre le hizo hacer una pequeña contracción,
que trató de disimular.

M_ ¿Estás de acuerdo con lo de la casa? Significa que no la podrás


vender hasta que sean mayores de edad.

E_ Sí sé lo que significa, lo que tú quieras, por favor... -se estaba


sintiendo fatal, la vista se le nubló.

M_ Vale. Llamo al abogado.

E_ Si... yo voy... a... voy -se levantó para ir nuevamente al lavabo


pero las piernas le fallaron.

M_¡Joder! Esther - recién ahí se dio cuenta que no era teatro, no era
fingido. Logró alcanzarla y tomarla de los brazos antes que cayera
al piso. - ¡Esther! ¡Esther!

E_ Firma... ya no puedo más... -su respiración comenzó a alterarse,


sus ojos cerrados, la frente arrugada, y ese intenso dolor de corazón
que no se pasaba.

M_ Esther. Venga, siéntate. Deja que te tome el pulso. Apóyate en el


respaldo. Respira, venga. Coge aire, despacio. Así, sí. Creo que ha
sido una hipotensión. Deja que te revise....

E_ Maca...

M_ Ya. Tranquila. - le tomaba las pulsaciones. Asustada. Muy


asustada. Tocaba su tripa. Una contracción, muy dura, muy dura. -
Trata de relajarte, ¿vale? Voy a llamar al Samur, ¿vale? No me gusta
tu color, Esther. Jooo! –decía con miedo al mirarla de verdad y ver
su estado .

E_ Lo siento... lo siento... yo no quise Maca... no quise hacerte


daño... no quise -repetía con los ojos cerrados sintiendo que sus
carnes se abrían, que su alma volaba y se marchaba lejos,
necesitando la mano de Maca, y sin más la tomó, juntó su mano
con la de ella, haciendo fuerza ante el dolor-. Lo siento Maca...

209 © by ldana & Samantha BAires
-Maca marcaba desesperada el 112-. No quiero ir al hospital... no
quiero...

M_ Hola.... Necesito una ambulancia urgente. Soy la Doctora


Fernández del Central. Hipotensión, parturienta de ocho meses
cumplidos, contracciones, embarazo de alto riesgo. Le doy la
dirección...

E_ No... no quiero ir... no quiero -decía sin parar con la respiración


alterada.

M_ ¿Tomó nota? Es urgente, ¿me entiende? - Colgaba...

E_ Maca... no quiero ir -decía jadeante.

M_ Tranquila Esther. Vienen, te revisan, si no es necesario no te


llevan. Tranquila... Esther... tranquila cariño.

210 © by ldana & Samantha BAires
C19

Había pasado una semana tras el susto en la oficina del


abogado de Esther, pudieron estabilizarla dentro de lo mal que
estaba no hizo falta llevarla al hospital. Maca aceptó que no fuera
porque en casa estaba Encarna y sabía que la iba a cuidar. Fue ella
misma quien la llevó hasta casa, durante el camino ninguna habló,
parecía que eran dos desconocidas. Al llegar a casa prefirió no
decirle nada a su madre, tampoco dejó que Maca la acompañara,
sacando fuerzas de donde no las tenía llegó hasta la casa, y al
entrar notó lo vacía que estaba, lo sola que se había quedado, y no
encontró las fuerzas para seguir. Al día siguiente había cambiado el
turno para no ir, había sido consciente que la firma le afectaría pero
ignoraba cuánto. Con Isabel había llegado a un acuerdo, y
decidieron que en cinco días arreglaba todo cuanto le correspondía
y se cogía la baja.

E_ Teresa me voy.

T_ Cariño... iré a verte a casa tú tranquila.

E_ Lo sé.

T_ No sé porque no has querido despedida.

E_ Creo que es evidente Teresa, pero de igual modo te lo agradezco,


de verdad... –le sonrió con tristeza.

T_ Cuídate –le dijo emocionada.

E_ Claro.

T_ No me gusta verte tan triste... no debiste Esther... no debiste.

E_ Ya... ya está... era necesario.

T_ Está bien... está bien, no digo nada más.

E_ Gracias por todo, y... gracias por no dar de lado a Maca –se
abrazaron emocionadas en el adiós.

211 © by ldana & Samantha BAires
T_ ¿Te pido un taxi, Esther?

E_ No, no, me está esperando Montse, le he dicho que no entre


porque no quiero más problemas, la verdad que esta semana ha
sido un gran apoyo

T_ ¿Montse?

E_ Sí, siempre a mi lado, ha estado en casa sin apartarse de mí,


creo que ha llegado en el momento justo en el que mi vida,
necesitaba esa clase de amor. Me voy Teresa.

T_ ¿Esa clase de amor?, ¡ay madre!, ¡ay madre!, no creo... no...


¡qué va! –pensaba la buena de Teresa algo preocupada.

Para Maca la semana no había sido nada fácil. Las semanas


post puente siempre habían sido pesadas, pero ésta en particular.

Las caras largas de los médicos que no pudieron coger el


puente – qué decir el poema que eran las de Aimé y Lola-. Su
encontronazo con Isabel -”¡Quieres despedir dos enfermeras por
falta de presupuesto y nos envían una jefa de cirugía, no entiendo! -
Maca, órdenes de arriba. Se cumplen. - Lo siento, no cuentes
conmigo para esa chorrada. Necesitamos las enfermeras, más
cuando Esther coja la baja. ¿ Tampoco piensas cubrir su puesto? –
Se las tendrán que arreglar como puedan. Sonia se encargará de
que se cumplan los cronogramas que deja Esther”.

Los desplantes de Verónica y sus miradas casi “asesinas” al


cruzarse en algún pasillo - “Vero, quisiera hablar contigo sobre el
otro día. ¿Te parece que nos encontremos en la cafetería de ...? - Lo
siento Maca, no tengo tiempo ni me apetece.- “, comprensible su
enfado, a Maca no le apetecía hablar sobre su encuentro fallido
pero tenía que enfrentar la situación.

Y por si todo esto fuera poco... Raúl, que enterado de la firma


del acuerdo de divorcio, le dejó ver su enfado por la decisión de
Esther de inscribir a Paula como hija de ambas en la libreta de
familia; el cruce fue en la cafetería, mientras hablaba con Claudia
café por medio – “Maca, no te creas que esto termina así. - ¿Algún
problema en el Samur que me concierna, Raúl? - Esther ha
aceptado porque la habrás presionado y en su estado está muy

212 © by ldana & Samantha BAires
vulnerable. No está todo dicho”- , la cara de asombro de Claudia no
tenía desperdicio.

Sin duda lo mejor de la semana había sido el estreno de la


casa y la alegría de Pedro con su nueva habitación. “¡Teno atoz,
mami. ¡Teno atoz! - ¿Te apetece jugar con ellos ahora? - Zí. Tú cogez
el banco y yo lazul, mami – Venga. Brmmmmm, brmmmmmm. -
¡Choco, mami, choco! - Aysss, qué choque cariño. ¡Debo tener más
cuidado al conducir! - jiji jiji Mamá conduze ben, jiji”. Era verdad,
Esther era mejor conductora. Esther, Esther... Con sus hijos, por
primera vez, sola en la noche, mirándolos dormir en su habitación.
No pudo evitar esa angustia instalada en su cuerpo. La extrañaba
tanto, la necesitaba tanto...

M_ Teresa, te dejo estas carpetas. Por favor, cuando puedas


envíaselas a Isabel, ¿vale?

T_ Lo que digas. - sin mirarla, archivando unas carpetas.

M_ Yo me voy en unos minutos. Cuando regrese Esther ¿ le entregas


este sobre, por favor?

T_ Maca, no regresa al hospital. -mirándola por encima de las gafas.

M_ ¿Por qué? ¿Ha pasado algo? ¿Se ha descompuesto? - alarmada.


Durante la semana apenas habían cruzado palabra, en la casa
Encarna recibía a los chavales cuando los traía de la guardería y no
se quedaba a esperar su llegada. Después del incidente en el
estudio del abogado, prefería no hablar y verla, tenía miedo a una
nueva descompostura de Esther.

T_ Ayer ha sido su último día, está de baja. -notaba la cara de


extrañeza. ¿Esther no le habría dicho nada? Se acercó al mostrador
- ¿No lo sabías?

M_ No. Que ayer se iba, no. Esta semana... después de lo sucedido


en el estudio del abogado, he tratado de no verla. No quiero que se
incomode, que se ponga mal. - con una gran pena en su rostro-.
¿Quién lo iba a decir, no Teresa?, que verme la pusiera mal –su tono
repleto de tristeza acompañó su gesto.

213 © by ldana & Samantha BAires
T_ Maca... - puso su mano sobre la de Maca, sobre el mostrador –
Tenéis que hablar de una vez por todas. No podéis seguir así, al ....
oficio mudo. Habéis firmado el divorcio, muy a mi pesar. Demasiado
rápido... Vale. No es la cuestión. Pero no podéis seguir evitándoos,
tenéis dos hijos y otro en camino. Os habéis querido tanto. No
puede ser que eso no os permita tener una relación ... no sé... de
personas civilizadas.

M_ Hemos quedado en hablar, Teresa. Pero no es sencillo. Hay


mucho dolor, muchas culpas- Teresa estaba impactada por ese
timbre de voz que desconocía en ella, por su cabeza gacha.

T_ Maaaca...

Voz_ Disculpe que interrumpa. Buenas tardes. Busco a doctora


Casas.

T_ Sí. Aguarde un minuto. Llamo a su despacho. ¿De parte de


quién?

Voz_ Doctora Alka Jugec.

T_ ¿Eh? ¿Me repite, por favor? –la miraba con sus grandes ojos
abiertos como platos

M_ No es necesario que llames a Isabel, Teresa. Doctora Jugec, la


directora del Hospital me avisó de su llegada y me pidió que la
recibiera. Mi nombre es Maca Fernández, soy la directora de
urgencias –le tendió la mano.

Alk_ Mucho gusto. -estiraba su mano para darle un apretón- Mucho


gusto trabajar aquí con vosotros. ¿Tengo que entregar a usted mis
papeles?

Teresa no había perdido oportunidad de mirarla de arriba a


bajo y sacar un escáner completo de la doctora de nombre y
apellido raro. También fotografía de frente, perfil, cuerpo entero,
costado derecho, costado izquierdo, de atrás.

T_ En sus cuarentas, seguro. Yo diría... y seis... y siete. Cabello


corto, a mi estilo, esas mechas le ocultan las canas, seguro. Le
quedan bien, sí señor. Mmmm. Flaca no es, pero la tripa bien chata,

214 © by ldana & Samantha BAires
seee. Seguro el gym. Lindos ojos, castaños, profundos. Ahora... qué
seria, ¿eh? Tiene algunas arrugas, aunque lindo cutis. ¿Se pondrá
muchas cremas? Porque lo tiene bien para su edad. Cuando entre
en confianza le pregunto. Poco maquillaje, apenas un colorcito y los
ojos algo. No le queda mal, no. Linda voz, melódica, no es
estridente. Viste clásico. Pantalón, chaqueta, camisa. A ver los
zapatos... Bajitos, cómodos. Mujer práctica. Ese bolso... mmm. No,
no me gusta. Parece que lleva un cargamento de cosas. No es
elegante. No, no. Le debe doblar el hombro, seguro. ¿Cómo dijo que
se llamaba?

M_ Teresa... ¡Teresa! –le insistió sabiendo que debía estar pensando


cosas sobre esa nueva doctora, nuevos cotilleos... estaba
prácticamente segura

T_ ¡Ayss, Maca! Que no estoy sorda.

M_ Pues lo pareces, mujer. Te presento a la nueva jefa de cirugía, la


doctora Jugec.

T_ ¿Jefa de cirugía? ¿Eh? ¿Van a despedir enfermeras y ahora


tenemos jefa de cirugía?

M_ Teresa, por favor. No comencemos con eso, ¿vale? -la miró


tratando de frenar su lógico razonamiento, la entendía

T_ Sí, sí. Doctora eh...

Alk_ Jugec. Si le es más fácil, Alka. Prefiero sin el ... doctora –le
habló amablemente pero con ese rostro serio, ni una mueca de
sonrisa.

T_ Eso, eso. Mucho gusto y eh... bienvenida.

Alk_ Muchas gracias, señora Teresa, ¿verdad? -estiraba su mano


para saludarla.- Un enorme placer conocerla.

Maca sonreía. Se notaba que la nueva doctora era extranjera,


aunque su español era casi perfecto. Seria, amable, respetuosa,
vestir muy sobrio y clásico. Como solía decir, “normalita”. Era una
de esas tantas mujeres que encuentras por la calle y no notarías.
No había nada en especial que atrajera la vista. Aunque, frente a

215 © by ldana & Samantha BAires
frente, te llamarían la atención sus ojos. Había algo en ellos, no
alcanzaba a definir qué pero tenían magnetismo. Quizás demasiada
historia detrás. Cuando leyó sus antecedentes, cambió la imagen de
“arribista” que le había quedado de la notificación de su
nombramiento por ... admiración. ¡Vaya historia! Sobreviviente de
una matanza en la guerra de la independencia de Croacia en los
90s, luego se enroló en Médicos sin Fronteras, destinada a los
Balcanes durante la época de guerra, para recalar hasta entonces
en varios destinos en Medio Oriente y Africa. Hablaba
perfectamente croata, desde ya, e inglés y español. ¿Por qué habría
llegado ahora al Hospital Central?

M_ Doctora...

Alk_ Si me permite, me gustaría que me llamara Alka. Doctora


suena... a reverencia y si algo he aprendido en mi vida es que no
hay que reverenciar a nadie, menos que menos a mí –dijo con toque
exquisito en su voz.

M_ Vale. -sonrió. Le iba a gustar esa doctora. - Alka, le muestro


emergencias, le voy presentando a sus compañeros de trabajo,
buscamos una bata y luego nos sentamos en mi oficina a ver sus
papeles.

Alk_ Muchas gracias, Maca ¿verdad? Muy amable que la directora


de urgencias se tome tanto trabajo por mí. Le agradezco mucho.
Señora Teresa, hasta luego. Muchas gracias.

T_ ¡Joo! ¡Qué modales! Lo que se dice, toda una señora...

Sonaba el teléfono de recepción.

T_ ¿Si?.... ¡Esther! Hija, ¿todo bien? ¿Cómo llevas el primer día de


baja?.... Sí, está por aquí. ¡Maca! ¡Maca!

M_ Esta es la zona de cortinas ...- se giraba al escuchar a Teresa –


Dime.

T_ ¡Esther! ¡Esther!

M_ ¿Ha pasado algo? - con la urgencia en el cuerpo y la angustia en


la voz.

216 © by ldana & Samantha BAires
T_ Quiere hablar contigo.

M_ Un momento, ya vuelvo. Disculpe, Alka. Mi mujer...eh... ex mujer.


Está de ocho meses.

Alk_ Por favor, atienda. Atienda.

Teresa la veía venir con su correr típico, desaliñado, casi


payasesco por momentos, a coger el teléfono.

T_ ¡Aysss, qué forma de correr! Tanto patinar, seguro, la ha dejado


patizambo. Pero...- notando la especial mirada de la nueva doctora
en el ... trasero y en el resto de la figura de Maca- ¡Otra más! ¿Qué
pasa? Aysss... La psiquiatra rubia que más que médico parece
modelo de revistas, Esther que es la persona más bella y dulce del
mundo, ahora esta Alka no se qué que parece una señora de su
casa lista a criar nietos. Esta Maca debe emanar algún olor especial,
esas feromonas que dicen... porque las atrae como moscas. A ver...
sniff snifff... no noto nada. Bueh... nunca tuve muy buen olfato.
Mejor... no vaya a ser que... Aunque me dijeron que Luisa de
laboratorio también tiene novia. Un virus, ¡eso! Si levantas una
piedra y te aparece una lesbiana...
El parto de Esther fue fijado para el momento en que se cumplieran
las 36 semanas de gestación. Aunque no se había completado el
noveno mes, en virtud de la rotura de bolsa y la cesárea de
urgencia en el parto anterior de Esther, la obstetra decidió no correr
ningún riesgo.

Fueron dos semanas desde la baja de Esther hasta ese


miércoles en que se fijó la operación cesárea para las 10 de la
mañana.

Dos semanas en las que Maca trató de habituarse a su nueva


situación. Divorciada, sola en la casa con sus dos hijos, cumpliendo
rigurosamente el cronograma propuesto por Esther. Pedro y Patri
comenzaron a tener una atención sistemática de sus dos madres y
a pesar de algunos lloriqueos iniciales cuando comenzaron a
quedarse regularmente en casa de Maca, a los pocos días
comenzaban el proceso de adaptación a la nueva situación. Maca
trataba de explicar a Pedro el por qué ...

217 © by ldana & Samantha BAires
Pe_¿Po qué mami no domiz en caza?

M_ Mamá y yo ya no estamos juntas Pedro. Por eso. Ella se quedó


en la casa y yo me mudé para aquí. Y como vosotros sois nuestros
hijos y os queremos mucho, mucho, mucho -abrazándolo y
besándolo mientras lo terminaba de bañar – entonces están un
ratito con mami y otro ratito con mamá. Vale?

Pe_ ¿No quedez maz a mamá? - mientras jugaba con un mechón de


su cabello, como solía hacerlo desde muy pequeño después de
bañarlo.

M_ Quiero mucho a mamá, Pedro. Pero a veces, la gente grande se


quiere y tiene problemas. Entonces, es mejor vivir separadas y
seguirse queriendo, mi amor. - sentía ese nudo en la garganta
previo a lagrimear, intentó calmarse y evitarlo, no quería que Pedro
notara su pena.

Pe_ Yo te quedo mucho, mami – abrazándola.

M_ Yo también, mi niño. Mucho, mucho, mucho.- cerrando fuerte sus


ojos y aferrándose a su cuerpo pequeño, buscando el calor que su
propio cuerpo necesitaba.

Desde su marcha del hospital, Esther había estado en casa


guardando un poco de reposo, del sofá a la cama y de la cama al
sofá, algo que hubiera sido un calvario de no ser por las constantes
visitas de Teresa y la presencia de Montse a su lado, ayudando a
Encarna con los niños. Desde que había firmado el divorcio, no se
habían vuelto a ver con Maca, todo lo que debían decirse lo hacían
a través de Teresa o preferiblemente Encara, una Encarna que
aprovechaba los momentos en que Montse estaba con Esther, para
ir a esa nueva casa de Maca para ayudarla con los niños, o
simplemente para estar con ella tomar un café y escucharla. Así...
día tras día esperando el acontecimiento.

Mo_ Al final tu madre te ha hecho cambiar de opinión ¿no? –le


preguntó un día Montse al quedarse solas.

E_ ¿Sobre qué? –le preguntó tras un suspiro largo.

Mo_ ¿El parto?

218 © by ldana & Samantha BAires
E_ No es que mi madre me haya hecho cambiar de opinión, es
que... creo que no sería justo por mi parte hacer que no esté Maca.
Además después de lo del abogado...

Mo_ ¿A quién se le diga que firmaste el divorcio con un gotero en


vena?

E_ Pues sí, en mi vida parece que todo es caótico.

Mo_ Eh... de eso nada –le rozó el brazo con mucho cariño
sonriéndole.

E_ No quiero que Raúl piense que tiene una oportunidad para nada,
todo lo que está pasando es por mi culpa, por no saber cortar a
tiempo, así que... ahora debo ser yo la que ceda un poco con Maca,
aparte, es su hija y no se merece algo así por mi parte.

Mo_ Está bien... cariño... está bien. ¿Te sientes mejor?

E_ No, me siento realmente gilipollas, con unas ganas enormes de


tener bronca con Maca, por eso no quiero verla, me duele tanto que
le diría algo que sé me arrepentiría.

Mo_ Pues por eso mismo, llevas dos días acordándote de tu suegra
sin parar, y ahora sales con eso de que esté en la cesárea.

E_ ¿Y qué quieres, eh?, ¿qué quieres?, no puedo quitarle ese


derecho, ¿crees que me hace gracia?, ninguna, ¡ninguna gracia, no
quiero verla!

Mo_ Vale... tranquilízate anda... que es hablar de Maca y pareces la


niña del exorcista.

E_ De verdad... que ganas tengo que de que acabe todo con


Patricia, Paula y pueda dejar de verla... eso va a ser un infierno.

Mo_ Bueno, no adelantes acontecimientos y respira, te has puesto


como un tomate.

E_ No lo puedo dominar, aún no, es que la oigo por teléfono y me


sube una mala leche que te juro tengo que hacer esfuerzos para no

219 © by ldana & Samantha BAires
gritarle o decirle cualquier animalada.

Mo_ ¿Será el embarazo?

E_ El embarazo y la rabia, el dolor, ¡el asco joder... el asco que


estaba con esa zorra y luego se venía a casa ....–decía con rabia y
sus ojos encendidos.

Mo_ Esther... eso no tiene caso ya, ¿vale?

E_ Voy al lavabo... uf...

Entró Encarna con los niños, ambos abrazaron a su madre, la


besaron pero tuvieron que suspender sus arrumacos porque Esther
no podía aguantarse mucho.

E_ Hola mamá.

En_ ¿Qué tal hija?

E_ Bien... quiero estar un rato con Pedro en la habitación ahora


cuando lo duchéis, quiero hablar con él. ¿Ha vuelto a llorar?

En_ ¿Al despedirse de Maca? –la mirada dura de Esther le hizo


negar con la cabeza ante su actitud demasiado fría-. Pues sí, ha
llorado.

Una vez Montse terminó de bañar y vestir a Pedro, y Encarna


le había dado la cena, Esther se fue directa a su habitación. Allí el
niño la esperaba algo serio.

E_ Hola mi vida –sonrió ampliamente-. Vengo a que le des las


buenas noches a tu hermana Paula.

Pe_ Zi.

E_ ¿Qué te pasa?

Pe_ Yo quedo a mami.

E_ A ver cariño –lo arrimó todo lo que pudo a ella-. Mami ahora tiene
otra casa, pero no por eso quiere decir que no te quiera, te quiere

220 © by ldana & Samantha BAires
como siempre, mucho, a ti, a Patricia y a Paula, ella nunca va a
dejar de quererte.

Pe_ ¿Y tú? –la miraba triste.

E_ Yo te adoro pequeño grandulón –le tocó la nariz sonriendo, eran


así ambos le sacaban la rabia y le cambiaban la cara por el gesto
serio nacía uno repleto de felicidad.

Pe_ Yo tamén –le dijo tocando su panza-. ¿Y ella me quede?

E_ Sí mi vida... también –se daba cuenta que por las estupideces de


ambas, quienes sufrían más eran los pequeños y eso le partía el
alma-. Siempre os querremos mi vida, siempre.

Pe_ Tú... ¿ quedez a mami? Mami te quede mucho.

E_ ¿Eso te ha dicho? –lo miró fijamente mientras el niño asentía con


tristeza-. Venga... ¿quieres decirle buenas noches? –lo miró
sonriente.

Pe_ ¡Zí! –abrió sus ojos grandes.

E_ Claro –cogió el teléfono y rezó para que si Maca estaba con la


otra, al menos lo tuviera conectado-. Toma da señal.

M_ Dígame Encarna ... ¿pasa algo?–contestó con rapidez asustada


al ver el número.

Pe_ ¡Mami! ¡Mami!

M_ ¡Cariño! –se sorprendió-. ¿Tú has marcado solito?

Pe_ No, mamá. Naz nochez, mami. Bezoz. - todo un hombrecito,


sentadito en la cama con sus piernas cruzadas.

M_ Buenas noches mi vida... me has hecho tan feliz... –su tono era
alegre pero sus ojos se habían llenado de lágrimas.

Pe_ Ahoda tú mamá –Maca sintió como le temblaba el corazón


expectante a poder hablar con ella.

221 © by ldana & Samantha BAires
E_ No cariño –entonces colgó con el consiguiente suspiró de dolor
de Maca-. Mami ya había colgado. Y ahora a por el cuento y a
dormir –le decía sonriendo.

Después de aquella llamada, las noches sucesivas se fueron


repitiendo, Maca no escuchó ni una sola vez la voz de Esther y ésta,
durante esos días iba subiendo su mal humor, su pesadez, sus
reacciones contra Maca cada vez que su madre trataba de hablarle
de ella. Aunque también tuvo tiempo para risas y buenos
momentos, Teresa un día le dio la sorpresa de presentarse
acompañada por Vilches estuvieron con ella parte de la tarde.

Al día siguiente de aquella visita, Maca estaba en rotonda...

M_ Teresa ¿puedes guardar esto?

T_ Claro... –la miraba fijamente “menudas ojeras tiene”.

Vi_ ¿Qué pasa, nadie trabaja, sólo yo?

T_ ¡Ay Vilches que pesadito estás!, tengo que buscarte una mujer –
le dijo con las gafas en la mano mordiendo la patilla.

V_ Teresa, me buscas tú una mujer y es lo último que haces –Maca


sonrió con tristeza-. ¿Y tú qué, alma en pena?

M_ Pues aquí acabando los informes –dijo elevando sus hombros.

V_ ¿Qué tiene que ver la tía esa que esta ayer frotándole las piernas
a Esther? –le preguntó a bocajarro con gesto serio.

T_ Vilches –le dijo al ver como Maca se giraba poco a poco con la
cara totalmente perpleja.

M_ ¿Qué mujer?

T_ Montse, es su amiga –dijo rápidamente Teresa.

V_ Pues vaya amiga, mis amigos no me frotan así las piernas.

Maca se quedó de una pieza ante el comentario. ¿Montse?


No... no lo creía. Era su amiga. Pero... ¿por qué no? Trató de sacar la

222 © by ldana & Samantha BAires
idea de su cabeza. Siguió su ronda, revisando los pacientes en
cortinas, hablando con los demás médicos. De a poco se iba
afianzando en su rol de directora de urgencias. Desde ya, Vilches,
Vilches, Vilches. Sus consejos y más de una vez, sus broncas, la
ayudaban a superarse y a lidiar con los médicos díscolos, que
seguían en su resistencia, aunque muy debilitada. Al fin de cuentas,
Maca era buena en lo suyo o como decía el gruñón, “mi misma
pasta borde”. Más tarde, en la cafetería...

Vi_ ¿Me puedo sentar o las chicas están en cotillas?

CL_ Tú mismo.- con una sonrisa muy... ¿especial?

M_ ¡Qué raro tú haciendo sociales a estas horas! Te estás


ablandando, Vilches.

Vi_ Un año de cárcel cambia a cualquiera, Maca. Necesito sacarme


el aroma a testosterona que persiste en mis pituitarias. Qué mejor
que con dos bellezas, ¿no? - mirando a Claudia, quien sonrió y bajó
la vista como una colegiala.

M_ Ya veo – notando las vibraciones que venían de esos dos. - Si me


permitís, voy a hablar con Alka la programación de unas cirugías.-
tratando de facilitar la comunicación entre esos dos “adolescentes”
de espíritu.

CL_ Vaya personaje la nueva jefa de cirugía. Se presentó, me dio un


apretón de manos y ... ni una palabra más. Todo un enigma,
¿verdad?

Vi_ Brillante. Cruz y ella, las dos mejores cirujanos que vi en mi


vida. En el transplante múltiple del otro día, lo zarandeó a Aimé y
casi casi que lo llama tonto. Precisión, rapidez, manos de músico
más que de cirujano.- sin dejar de quitar su vista de Claudia, muy
sonriente.

M_ No todos opinan así, Vilches. Héctor se ha venido a quejar por


sus órdenes y Rai... vale que Rai cree que es un genio y le cuesta
aceptar que una mujer sepa más que él.

Vi_ Tontos. Se fijan en la cáscara y no en el contenido. No sonríe, no


se da con nadie... salvo contigo, Maca. Dime... ¿es de tu gremio o

223 © by ldana & Samantha BAires
me equivoco?

M_ Y yo que sé. Venga... no tengo un radar especial, Vilches. -


sonriendo mientras se levantaba para ir hacia la mesa donde Alka
tomaba un café mientras leía un voluminoso tratado médico.

Vi_ Mi estimada neuróloga, ¿qué tal ese café que nos queda
pendiente de hace rato?

CL_ ¿Esto no es un café que estamos compartiendo?

Vi_ Nooooo. Esto es ... agua oscura.

CL_ Ya. Entonces ¿qué propones?- muy divertida por la propuesta.

M_ ¿Te puedo interrumpir? Necesito hablar algo contigo, Alka. -


parada frente a la mesa, sus manos apoyadas en una de las sillas.

Alk_ ¡Maca! Por favor, sí, sí. - poniendo un marcador en su libro y


cerrándolo. -Tú dirás.- le regalaba una sonrisa amplia, mirándola con
sus ojos castaños que tenían ese “magnetismo” que Maca no
alcanzaba a comprender, pero sí percibía.

M_ Sobre las cirugías que has programado. Héctor y Rai me han


presentado una queja. No los quieres en tu equipo.

Alk_ No en estas cirugías. Son de alto riesgo y no trabajan en


equipo. Rai es... un poco niño en sus actitudes y Héctor piensa que
tener antigüedad en el hospital da derecho a hacer lo que se le
antoja.- poniéndose ahora seria y contundente.

M_ Ya. Son buenos médicos, Alka. ¿No podrías... darles una


oportunidad? Hablo con ellos y los pongo en vereda. ¿Qué me
dices? - con una de esas sonrisas cautivadoras que solía tener.

Alka la miró a los ojos y sonrió.

Alk_ Si la directora de urgencias me pide así, ¿cómo negar? -


volviendo a dibujar la misma sonrisa en boca y ojos, algo que no
pasó desapercibido para Claudia que justo en ese momento reía
con las ocurrencias de Vilches y miraba hacia esa mesa.

224 © by ldana & Samantha BAires
C20

El día de la cesárea llegó. Maca estaba especialmente


nerviosa. En dos semanas, no habían intercambiado palabra alguna,
no se habían visto. Le dolía mucho la actitud de Esther aunque
sabía que lo tenía merecido y cómo. No más entrar esa mañana, se
cruzó con Verónica, quien sistemáticamente había eludido sus
convites a conversar la situación entre ambas. No que le afectara
mucho el desprecio de la psiquiatra, pero estaba decidida a poner
los puntos sobre las ies en su relación con ella. Sin embargo, en
esta mañana en especial, Verónica estaba muy ... “receptiva”.

Ve_ Buenos días, Teresa. -con una amplia sonrisa.- Hola, Maca. A ti
te buscaba.

T_ Buen día. -seca, sin un atisbo de simpatía en sus palabras.


Aunque no por ello sin dejar de observar por encima de sus gafas la
cara de Maca, que completaba unos informes sobre el mostrador.

M_ ¿Sí? Tú dirás. -dejando de lado los informes y mirándola a los


ojos, seria.

Ve_ ¿Tienes tiempo para un café? Es algo ... personal. - señalando


con la vista a Teresa, quien radar alerta, notó al vuelo el ademán.

M_ Lo siento. Ahora no. Tengo una mañana ocupada. - jugando con


el boli, tal su costumbre. - Tendrá que ser en otro momento.

Ve_ Venga, chiqui. Unos minutos – tratando de esbozar su mejor


sonrisa felina.

M_ No, Vero. En una hora tengo la cesárea de Esther y voy a estar


en el nacimiento de mi hija. En otra ocasión. - sin más, siguió con
sus informes.

T_ ¡Toma ésa! Pero esta que se creerá... ¿la reina del Nilo? Maca no
cuenta pero... me parece que entre estas dos, nones. ¡Aysss, se lo
tengo que comentar a Esther!

Ve_ Vale.- enfadada y sin disimulo en mostrarlo. - Tú misma. - se


retiraba girando abruptamente sobre sus talones.

225 © by ldana & Samantha BAires
T_ Oye, Maca... ¿Tú y ...?

M_ Teresa... no voy a comentar mis cuestiones personales.


Demasiado tengo ya con el curro y con adaptarme a vivir sola,
divorciada, con dos hijos y otro por nacer. - le contestó de mal
modo, la escena de Vero la había molestado en demasía.

T_ Venga, era una pregunta ... que si no quieres. Vale.. Qué


carácter, hija. ¡Qué carácter! - siguió con sus papeles.

M_ Lo siento, Teresa. Disculpa los malos modos. Estoy... - dándose


cuenta que la había pagado con Teresa, que al fin de cuentas, era
cotilla sí pero la trataba con cariño y había cambiado en mucho su
actitud hacia ella – ufff! Desde nuestra reunión con el abogado no
he visto ni hablado con Esther. Siento su rabia y su odio sin verla ni
escucharla. Hoy... voy a estar con ella en la cesárea. No sé... qué
esperar Teresa, realmente, no sé.

T_ Ya... -apiadándose de Maca. - Esther no te odia. Está muy dolida.


-acariciando su mano, tratando de ayudarla en su angustia.

M_ No sé, Teresa, no sé. Si me odia, ... tiene todo el derecho del


mundo a hacerlo. He sido una gilipollas y ... - tratando de
recomponerse – Voy a hacer una ronda. Quiero dejar todo
preparado para la hora de la intervención. ¿Me pegas un toque
apenas la veas llegar?

T_ Tranquila. Te aviso... - con cara de pena.

En casa Esther, lo tenía todo preparado, el bolso con la ropa de


la pequeña, el bolso con sus cosas y además se llevaba un humor
de perros. Telma se quedaba con los niños, mientras Encarna y
Montse se marchaban con ella. Un taxi era el mejor método para
llegar.

En_ ¡Hija el taxi ya está al llegar!

E_ ¡Pues que espere... me estoy meando!

En_ Vaya humor... si es que...

226 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Si, creo que aunque no lo diga está nerviosa más por ver a
Maca que por el parto, la van a dormir.

En_ Si, seguro. Maca la está esperando en el hospital.

E_ ¿Ah sí, no me digas?... mira que bien –salió arreglándose la


rebeca con un andar pesado y lento.

En_ Hija... –trató de que se mostrara algo menos dura con ella.

E_ ¿Y va a esperar sola o acompañada? –resopló con rabia.

En_ No creo que Raúl tenga lo que debe para estar con ella –la miró
con una fuerza que hizo callar a Esther.

Mo_ Menos mal que los niños no están porque te ven así y salen
corriendo.

E_ Pues mira... ahora ya tienen dos casas... ¡joder me cago en la


sombra! –susurró.

En_ ¡Y ahora qué pasa! –la miraba preocupada.

E_ Nada... que estoy harta... que no puedo más... que necesito a


mis hijos... que necesito poderme mover –sonó el timbre-. ¡Ya era
hora, casi hubiera sido mejor ir andando!

En_ Menos mal... que ha llegado... espero que no se pase con Maca
cuando la vea... miedo me da.

Mo_ Y a mí miedo me da el camino hasta llegar –elevó las cejas


mientras la oían renegar.

El camino en el taxi no fue mucho mejor, se pasó todo el rato


protestando, rebufando, maldiciendo, hasta que su madre harta por
el espectáculo le dijo al taxista.

En_ Joven olvide esto, todas las mujeres no son así como mi hija de
pesadas...

E_ ¿Cuánto falta?

227 © by ldana & Samantha BAires
En_ ¿Sabes lo que te pasa? Te lo voy a decir –Esther la miraba
seria-. Estás muerta de miedo de volver a ver a Maca, tras dos
semanas sin hacerlo... echarías a correr si no tuvieras esa
panchota, eso es lo que te pasa ¡y me tienes contenta Esther! Así
que haz el favor de callarte, parir y volver a ser tú –Montse la
miraba algo asustada-. ¡Está claro!

Silencio hasta llegar a casa, el taxista miraba por el retrovisor


a una Esther que resoplaba sin parar mientras pensaba “coche
nuevo y una embarazada, espero no me manche el tapizado”.

Un tráfico de proporciones alteró los planes de Maca. Un


ómnibus se había desbarrancado y las ambulancias del Samur no
paraban de ingresar heridos. La coordinación de médicos,
enfermeras y cirugías fue solo una parte. La otra parte, las
intervenciones quirúrgicas. La organización de equipos de
intervenciones por parte de Alka fue rápida y eficiente, casi ... como
un general en guerra. Vilches al mando de una unidad, ella al
mando de otra y Maca en su equipo, por pedido especial de la
cirujana. En quirófano, Maca comprobó la eficiencia y celeridad de
la nueva doctora. Pero... esa circunstancia impidió que estuviera
presente en el parto de Esther.

Cuando Esther llegó a Obstetricia, se encontró con Teresa y


una sonrisa enorme, se dirigió hasta ella encontrándose con
Encarna.

En_ Cuidado que muerde Teresa.

E_ ¡Mamá! –protestó.

En_ Ves te lo he dicho.

T_ Esther cariño... vamos... la habitación la tienes preparada


cariño .

E_ Vale... ya queda menos –suspiró sintiéndose fatal-. Pensé que


Maca estaría aquí.

T_ Ha habido un accidente y ...

E_ ¡Vale tanta cantinela para no estar! ¡Si es que... no sé ni para

228 © by ldana & Samantha BAires
que coño le hago caso con lo de la cesárea!

T_ Esther... es la directora de Urgencias.

E_ ¿Por qué? A mí no me consultó antes de aceptar, le hubiera dicho


que lo pensara seriamente, pero no... seguro que recibió otro punto
de vista mejor –volvió a resoplar.

Mo_ ¿Por qué no te pones el camisón, te relajas y la esperas? ¿Eh


cariño? Venga yo te ayudo.

T_ “Le ha llamado cariño... ay madre... a ver si yo pensando que son


amigas y ... no no... no puede ser”

En_ De verdad tengo una ganas de que pase todo, está


inaguantable, y todo porque va a verse con Maca... estoy segura.

T_ Maca también está un poco insoportable...

En_ Si es que...

T_ ¡Mira Encarna creo que van a cometer una locura!

En_ Querrás decir que ya la han cometido con lo de la separación,


solo debían darse un poco de tiempo y hablar... pero no... la
cabezota de mi hija.

T_ Está herida, como en su día lo estuvo Maca.

En_ Pues esperemos que Esther le dé la misma oportunidad que ella


le dio.

T_ No sé...

En_ ¿Y con la psiquiatra caliente?

T_ Creo que va a dejarla –le dijo bajito mirando hacia la puerta del
baño .

En_ A buenas horas... si es que... lo que yo te diga Teresa... lo que


yo te diga.

229 © by ldana & Samantha BAires
E_ ¡Uf, no me cabe ni el camisón! ¡Joder!... –salió protestando
Esther.

R_ Hola... ¿Cómo estás Esther? –golpeó y sin esperar respuesta


entró sonriendo ante el gesto de Encarna y Teresa bastante serio.

E_ ¡Vaya... ya se me hacía raro que no vinieras a tocarme las


narices! –Encarna, Teresa y Montse la miraron impactadas-. Mira
Raúl te agradeceré que te largues de la habitación, me he dado
cuenta que... no te conocía... Así que te iba a mandar a la mierda,
pero como encima debo estar algo agradecida a ti, solo te pido que
me dejes en paz ¡de una puta vez! –le gritó.

R_ Veo que Maca... te maneja.

E_ ¡A mí no me maneja ni Dios!, está claro, bastante gilipollas he


sido en este tiempo, y ahora, vete por favor –resopló con rabia-.
Joder porque son tan altas las camas...

Encarna y Teresa se cruzaron otra mirada esta vez, más


mostrando tranquilidad por la reacción de Esther ante la llegada de
Raúl, aunque ambas, temían su reacción en ese estado cuando
Maca entrara.

Bufó, bufó y bufó hasta que llegó la hora de ir a quirófano. En


la camilla, en fila india, Montse a su lado la llevaba cogida de la
mano, mientras Encarna giraba los ojos desesperada y Teresa se
daba vuelta una y otra vez esperando que llegara Maca. Pero nada,
de Maca ni noticias y llegó el momento de traspasar la puerta en
manos de los camilleros, besos y abrazos y deseos de “todo va a ir
bien, tú tranquila” y los “joder, coño y otros tacos” de Esther, quien,
a pesar de todo, buscó con una última mirada su figura y su rostro,
deseando muy dentro suyo que le cogiera la mano mientras se
fuera adormeciendo.

Las tres esperando, suspirando, mirándose, casi sin decir


palabra. Pasó un tiempo, vaya a saber cuánto. Ninguna miró el reloj
con la hora de entrada. El tiempo se hacía de chicle... se estiraba y
estiraba y estiraba.

M_ Lo siento, lo siento. ¿ Cuánto hace que han entrado? - con su


pijama lila, algunas manchas de sangre aquí o allá, mostrando que

230 © by ldana & Samantha BAires
había participado en más de una cirugía de cuidado. Todavía tenía
puesto su gorro, su cabello en coleta y había llegado corriendo, con
ese andar característico de ella, máxime cuando calzaba sus
deportivas.

Mo_ Bonitas horas de llegar. Ya deben haber nacido gemelos. -


malhumorada.

En_ Maca ¿qué ha sucedido? - cogiendo sus manos.

M_ Un tráfico terrible. No alcanzaban los cirujanos.

Mo_ Llamar a otros. No todos los días nace un hijo, ¿no? ¿O qué... la
directora de urgencias es el mago de Oz y salva a todos los
moribundos?

En_ Montse, tú cierra la boca, que te entran moscas. Maca, entró


hace un rato largo. No nos fijamos la hora.

T_ ¿Por qué no entras y te fijas, Maca? Tiempo llevan dentro.

M_ Vale. Voy a entrar. - angustiada, preocupada por la tardanza que


le mencionaba Teresa. Recién ahí se percató. Más lejos, sobre una
pared lateral, Raúl esperaba apoyado en ella. Lo miró a los ojos con
rabia.

En_ Hija. Déjale. Esther lo echó de la habitación y está mosqueado.


Supongo que querrá saber cómo salió todo y ver a la niña. Después
de todo...

M_ Lo sé, Encarna. Es su padre. Lamentablemente, es así... -


suspiró, con una tristeza tan grande en sus ojos que Montse la miró
a Encarna y ésta a Teresa. Quizás recién entonces, en esa mirada,
llegaron a comprender en su justa dimensión el profundo dolor de
Maca con la presencia de Raúl y ese “lo sé, es su padre”.

Unos minutos después, una Maca distinta, con una enorme


felicidad en sus ojos, con su dedo cogido por esa pequeñita manito
de bebé, salía con Paula en brazos. Sus ojos rojos, llenos de
lágrimas que no ocultaba y una ternura que hace rato había
desaparecido de la cara de la pediatra, se acercó a las tres.

231 © by ldana & Samantha BAires
M_ Paula, mi niña, esta es Encarna, tu abuela. La vas a querer
mucho, porque es la abuela más cariñosa que podrías tener. Y esta
es Teresa, la tita Teresa, que te va a llamar churri y te va a poner
caras raras para que rías. Y esta es Montse... supongo que alguien
que verás mucho y que es ... muy querida por tu mamá. Hola, diles
hola con la manito.

Los ayes y sonrisas y caras de emoción de las tres mujeres


llenaron el pasillo alrededor de la puerta de cirugía. Tocarle la
manito, el piecito, acariciar apenas la suave y nueva piel de esa
beba ...

M_ ¿Verdad que es muy guapa? Igualita a Esther. Maja y guapa


como su mamá. -besaba su mano, descargando sus lágrimas sin
cesar.

Desde lejos, Raúl miraba emocionado, sin atrever a acercarse.

M_ Raúl... acércate – notando su actitud – Que sea mi hija no impide


que la veas. Siempre te agradeceré tu apoyo para salvar a Patricia y
permitirnos tener a nuestra hija. Acércate... es muy guapa, Paula es
una beba muy dulce.

Raúl se acercó y la miró, sonriendo, emocionado. Le acarició la


mano. Las tres mujeres se miraron entre sí y miraron a Maca,
embobada con su hija.

M_ La llevo para los exámenes de rutina. Luego se la llevaré a


Esther a su habitación. En un rato la llevan. Tardará un poco en
despertar. Todo ha salido bien.

La vieron irse haciendo arrumacos a la beba.

Mo_ ¡Joder con la tía! No parece ...

En_ ¿Una hija de puta? No, no lo es. Y espero que estas dos se
sienten alguna vez a hablar y dejarse de chorradas.

T_ ¡Qué pena! ¡Qué pena! Se quieren tanto pero son tan cabezotas
las dos...

Unas tres horas más tarde, Maca regresaba a la habitación de

232 © by ldana & Samantha BAires
Esther con Paula en la cuna. Tenía una sonrisa enorme, feliz con su
niña. Seguramente Esther ya habría despertado. Quizás el estar
todavía un poco mareada con los efectos remanentes de la
anestesia, ayudaría a que no le montara un pollo por su defección
en la cesárea. Cogió aire antes de abrir la puerta de la habitación...

M_ Venga, Maca. ¡Tú puedes! ¡Animo! Ahí vamos – le temblaban las


piernas. Hacía dos semanas que no cruzaba palabra, que no la veía.
¿Cómo la recibiría?

Grande fue su sorpresa al verlas. Una Esther con una sonrisa


radiante, descansando sobre las almohadas. A su costado,
tumbada, acariciando su cabello, mirándola como embobada,
Montse.

M_ ¡Joder!

Grande fue su sorpresa al verlas. Una Esther con una sonrisa


radiante, descansando sobre las almohadas. A su costado,
tumbada, acariciando su cabello, mirándola como embobada,
Montse.

M_ ¡Joder!

Más tarde...

En rotonda, Maca estaba sentada al lado de Teresa mientras


terminaba de rellenar unos informes. Había dejado a la niña con
malhumor ante lo visto entre Montse y Esther, la frialdad de Esther
con ella al entrar. Ni una palabra tan siquiera cuando la alcanzó a
Paula. Salió del cuarto con el corazón en un puño, se disculpó con
Encarna que llegaba al cuarto diciendo que tenía mucho trabajo. Su
parte racional le recordaba lo mucho que su mujer le hablaba de
aquella amiga de la infancia con la que tantas locuras había vivido.
Por lo tanto, sólo era su amiga. Sin embargo, su parte visceral y de
eso Maca tenía un rato, le hacía sentir unos celos con una punta
afilada clavándose sobre su corazón, tanto que sentía la necesidad
de saber más. Pero si algo tenía claro, era el agobio que seguía
sintiendo cada vez que veía a Raúl, ahora Esther sola, era una presa
fácil. ¿Cómo no se iba a enamorar de Esther si era una mujer
adorable? Quizá no la había valorado hasta ese momento como

233 © by ldana & Samantha BAires
debía, tan agobiada por su propio dolor.

T_ Que yo sepa los informes no se escriben solos –le dijo al ver que
miraba a un punto imaginario y no escribía.

M_ Vale me has pillado –se puso a escribir.

Ra_ Teresa... una mujer está en el balcón que se va a suicidar avisa


a... –entonces la vio allí sentada-. Ya lo sabes.- se iba veloz, como
escapando.

T_ Está escocido –dijo doblando los labios fruncidos hacia un lado


ante la mirada de Maca-. Si vieras como Esther lo ha echado de la
habitación –dio una carcajada-. Con el rabo entre las piernas Maca,
él entraba todo sonriente, y ella, ¡zas!, le ha dicho –se agachó hasta
su oído sabiendo bien lo que hacia-. Ay no... creo que he metido la
pata.

M_ ¿Qué le ha dicho? –le preguntó nerviosa ante su prudente


silencio.

T_ Le ha dicho... te mandaría a la mierda... pero como encima te


debo estar agradecida solo te pido que me dejes en paz de una
puta vez –se santiguó-. Si mi oye mi marido...

M_ ¿Eso le ha dicho? –la miró algo sorprendida.

T_ Sí, y tú ya sabes el carácter que tiene Esther.

M_ Pues sí, lo sé, pero un poco tarde ¿no crees? –se levantó.

T_ Más vale tarde que nunca Maca, más vale tarde que nunca –se
puso las gafas y siguió con su trabajo.

M_ Joder... si hubiera hablado antes, igual también lo hubiera


hecho... ¿por qué maldita razón me callé, por qué? - cavilaba sobre
su comportamiento con Esther después de enterarse del embarazo
de Patri, jugando con el boli mientras caminaba.

T_ ¡Qué buena eres Teresita, pero qué buena eres!

Maca se marchó por el pasillo, tras el encontronazo de la

234 © by ldana & Samantha BAires
mañana con Montse, no había vuelto a subir pero se había enterado
por Teresa que no quería que se quedara nadie por la noche, ni
siquiera Encarna. Aquella actitud de Esther seguía sorprendiéndola
de manera increíble.

M_ Quedarse sola, con una cesára... Joder, tía que no es


recomendable. Tiene que amamantar a Paula. Le van a tirar los
puntos. ¡Es que eres tan cabezota, Esther! Los niños, los niños...
que alguien tiene que estar con Pedro y Patri, que extrañan... No
quiere que me los lleve a casa, porque no es mi turno. ¡Aysss, que
cuando te pones en plan sargento!

Alk_ Maca. - se ponía a su altura mientras caminaba y le llamaba la


atención con su mano sobre el brazo, delicadamente – Disculpa.
Llamé pero no escuchabas. Muy pensativa.

M_ Lo siento, Alka. Mis cosas... en fin. Dime. ¿Algún problema?

Alk_ Sí. No.

M_ ¡Venga! ¿Sí o no? - sonriendo con ganas. Esa doctora le parecía


peculiar e interesante. Hablaba poco y nada, pero siempre
dispuesta al trabajo, solícita y muy eficiente en lo suyo. Se había
propuesto tratar de descubrir qué escondía tras esa máscara que
usaba frente a todos, porque sus ojos, vaya ojos, le decían muchas
cosas.

Alk_ Ya. Problema, Rai. Duro para hacer informes, no entrega. Si tú


habla con él... Y no, quería... supe que nació tu hija. Felicitarte y
ésto... - le entregaba una cajita pequeña, envuelta a las apuradas
con un pequeño moño de adorno.

M_ ¡Alka! Yo... -emocionada, tomaba la cajita.

Alk_ Es una imagen, pequeña, un dije para que use en el cuello


cuando más grande. Una niña de mi tierra, con su vestimenta. Para
que dé suerte.

M_ Alka, te has tomado la molestia.

Alk_ No es molestia. Recién nacido, es festejo, alegría. No tengo


familia, amigos. Me gustaría que aceptaras.

235 © by ldana & Samantha BAires
M_ Claro. Gracias, muchas gracias.

Alk_ Voy hacer recorrido pacientes. Hasta luego.

La veía irse con su paso firme y nuevamente esa máscara de


mujer dura, que sólo le importaba su trabajo. Amable con todos,
agradecida pero a la vez sin una sonrisa en el rostro salvo contadas
ocasiones.

Mientras... Esther tenía en sus brazos a la pequeña Paula, por


fin veía su rostro, ese que tanto imaginó, pero que siempre calló
porque en parte sabía que era recordarle a Maca que también
llevaría parte de Raúl. ¡Debió ser más firme antes... mucho más!
Hubiera salvado su matrimonio y habría evitado que su familia se
separara, que los niños tuvieran que ir de una casa a otra, que un
día aquí, el otro allí, pero el daño ya estaba hecho, y desde ese
momento debía plantearse su nueva vida.

E_ Paula cariño... sé que los últimos días me he portado bastante


mal, gritos, peleas, rabia, sé que debes estar agotada –la niña
bostezó-, pero te prometo que todo esto se ha terminado, a partir
de hoy, mi vida tiene que ser otra, debo sacar adelante a tus dos
hermanos y a ti, no necesito a Maca, ni a Raúl, no necesito a nadie
a mi lado, tengo que luchar por sacar a mi familia adelante. ¿Pero
sabes? No lo voy a hacer sola, porque sé que Maca te va a querer
mucho, nada más había que ver como te tenía cogida esta mañana,
por eso aunque estemos separadas, nuestro amor por vosotros, no
cambiará, será fuerte y... –entonces dejó de hablarle a la pequeña,
se detuvo y su mente voló hacia otro lado-. Joder no me gustaría
que siguiera con la zorra esa, no me gustaría que mis hijos tuvieran
que estar con ella, ¿qué hará Maca?, ojalá la deje, no me gusta para
estar con ella, ¿pero qué digo?... joder Esther... estás mal, que Maca
haga con su vida lo que quiera, sólo le pido que... sea quien sea la
que esté con ella, no influya en su amor por los niños....

Lo que no sabía Esther es que casi en ese mismo momento,


Maca entraba en el despacho de Vero.

M_ ¿Estás ocupada? - asomando la cabeza por la puerta


entreabierta.

236 © by ldana & Samantha BAires
Ve_ Para tí, nunca. - con una gran sonrisa. - Venga, entra. Me enteré
que ha nacido la niña y todo está bien. -mirándola en forma casi
lasciva.

M_ Sí. - ingresando, agachando la cabeza.- Muy bien todo. Estooo...


Vero quiero hablar contigo lo que pasó...

Ve_ Un mal día, chiqui. - se ponía de pie y se mordía el labio inferior


– Me enfadé. No entendí que pasaba. Ahora lo comprendo. No es ...
fácil la separación después de tanto tiempo juntas. -se acercaba a
Maca que seguía con la cabeza gacha, jugando nerviosamente con
un boli en su bolsillo.- Con los niños, la mudanza. - ya estaba a su
lado y acariciaba su brazo con delicadeza. - Necesitas tiempo,
adaptarte.

Maca levantaba la vista y la miraba, con tristeza, a los ojos.


Observaba sus ojos alegres, despreocupados, su bello rostro. Eso
que tanto le había atraído de Verónica. Su frescura, libertad,
desapego a las cosas. No exigía, no demandaba, no la agobiaba.
Había disfrutado con ella, sin duda. Había sido una vía de escape
por momentos, aunque luego al regresar a su vida cotidiana, se
difuminaba hasta evaporarse en esa carga pesada que seguía sobre
sus hombros. Casi como una droga, que te saca momentáneamente
del mundo y te lleva a visitar paraísos exóticos, pero que pasado el
efecto narcótico, te deja en el mismo lugar, en el mismo mundo, en
la misma miseria diaria.

M_ Vero... No puedo continuar con esto. Yo... lo nuestro. No quiero


continuarlo. - como con culpa. Sí, culpa de tener que decir esas
palabras que reconocían lo efímero de esa relación que nunca había
llegado a ser ... una relación.

Ve_ Maca... ¿Qué me dices? - asombrada, con cierta rabia ante esas
palabras. - Chiqui, estás pasando un momento malo. Ahora... no
tenemos nada que ocultar, podemos vernos con tranquilidad, sin
escapadas o mentiras.

M_ No quiero seguir Vero. Todo esto ... fue un error de mi parte. Lo


siento. - agachaba la cabeza.

Ve_ ¿Error? ¿Yo fui un error en tu vida? ¿Eso me dices? Y dónde


queda el cada vez me gustas más, contigo me siento tan bien...

237 © by ldana & Samantha BAires
¿Dónde? ¿Te has parado a pensar en lo que yo siento? - ya
enfadada, muy tensa, con la cara crispada.

M_ Vero... sé que es difícil pero ...- le temblaba la voz, sentía la


angustia en su garganta.

Ve_ No puedo dejar a Esther en estos momentos. No ahora. ¿No


eras tú quien decía eso? ¿O son todos inventos míos? - comenzaba
a caminar de un lado al otro de la habitación, levantando el tono de
voz. - Ahora que Esther te deja a ti, tú acabas lo nuestro.

M_ Nunca dije que iba a dejar a Esther, Vero. Lo sabes. Lo nuestro


comenzó como un momento de pasión, de desfogue... y no debió
seguir. Fue mi error. - la veía ir de un lado a otro, caminando su
enfado.

Ve_ Pero siguió Maca, por algo siguió. No te escondas ahora. Siguió
porque lo necesitabas, me necesitabas. - se paraba frente a ella y la
enfrentaba, segura de sus argumentos.

M_ Sí. Lo necesitaba, te necesitaba. Porque no enfrentaba el


problema que tenía, me evadí Vero. Me evadí contigo. Y destruí mi
vida, la de Esther, la de mis hijos. Fui una gilipollas... - trataba de
mantenerle la mirada.

Ve_ Te evadiste porque tu mujer te traicionó, no una vez, varias


veces. ¿O qué? ¿Te has olvidado tan pronto de Raúl y sus manitas
con tu mujer? - ponía sus brazos en jarra sobre su cintura,
desafiante, tratando de provocar una reacción en Maca.

M_ No me he olvidado, te lo aseguro. Pero debí decirlo en su


momento y no devolver con la misma moneda, Vero.- cogía aire.- Lo
que hice es una putada, de lo más bajo y ruin. Si no lo soportaba, si
no quería eso, tendría que haberlo planteado y haber terminado mi
matrimonio, no lo que hice. - arrastrando casi las palabras con la
enorme culpa que sentía.

Ve_ Tú y tus culpas... ¡Por Dios, Maca! Deja ya de culparte por


intentar tener un poco de felicidad. Eso... felicidad. Conmigo eras
feliz como no lo eras con Esther... y ahora que podemos seguirlo
siendo, te escapas. - levantaba sus brazos en un ademán de
impaciencia.

238 © by ldana & Samantha BAires
M_ No. No me escapo. Todo lo contrario. Me enfrento a lo que hice,
me enfrento a mi vida y a la mierda que soy. Lo siento... yo... no
puedo más. No puedo más.- volvía a agachar la cabeza, sentía que
sus ojos querían estallar en lágrimas.

Ve_ Contéstame una sola pregunta. Sabes que te quiero, te lo he


dicho de mil formas diferentes. Tú... ¿me quieres? - inflexible, frente
a Maca, buscando que definiera lo que sentía por ella.

M_ Te quiero... sí... pero no como tú crees. No me eres indiferente,


eres una tía maja, guapa, alegre. Pero ... no te amo. - con tristeza,
pero decidida a hablar lo que su cuerpo, su mente, su alma le
repetían una y otra vez.

Ve_ Pero me quieres. Vale. Maca... esto no termina aquí. - casi como
una velada amenaza, la voz sin un requiebro.

M_ Para mí sí. Lo siento. - mirándola con tristeza a los ojos.

Se daba media vuelta y se retiraba, se sentía horrible, sin


embargo, parecía que se hubiera liberado de un gran peso, un
enorme peso en su corazón.

239 © by ldana & Samantha BAires
C21

Maca regresó al hospital entrada la madrugada. No le gustaba


que Esther quedara sola. Lo pensó , repensó y al final cogió la moto
y se largó al Central. Llegó a su habitación y abrió la puerta con
cuidado. ¿Estaría despierta? En la penumbra, apenas la tenue luz de
lámpara sobre la mesa del costado. Divisó su cuerpo, dormía. En la
cuna, la niña también descansaba. Se acercó con cuidado y se
quedó largo rato observando la cara de su mujer. No podía pensarla
de otra manera. Aunque divorciadas, separadas, con un río de odio
entre ellas, seguía siendo su mujer, su amor, aquél que la hizo
temblar de arriba abajo como ninguna otra. Notó el movimiento de
la niña, un leve quejido. Se acercó a la cuna. La miró con dulzura, le
acarició un bracito.

E_ ¿Maca? - se despertó por el quejido de la pequeña.

M_ ¡Joo! ¿Y ahora qué? Sí, Esther. Soy yo. - con voz temblorosa,
apenas un susurro.

E_ ¿Qué haces aquí? -le preguntó con aquella voz medio dormida
que a Maca le gustaba tanto, sin reproche, serena, tranquila,
sosegada.

M_ Supe que ibas a estar sola y ... no puedes estar sola, con la niña.
Si necesita algo... tú no debes pararte, tienes que hacer reposo.
No.. no te enfades. Vine a quedarme ...

E_ Gracias -le dijo débilmente mirándola, parecía que su enfado se


había borrado de aquellos ojos.

M_ Vale. Eh... ¿quieres algo? ¿Agua? ¿Un zumo?

E_ No -le dijo notando una gran paz en su interior. Bueno sí, quiero
que te sientes aquí, quiero que hablemos -le señaló la cama- no
podemos seguir así.

M_ ¿Quie... quieres hablar... a... ahora? No sé... yo... - la cogió por


sorpresa la proposición de Esther.

E_ Anda ven -puso gesto de dolor al moverse.

240 © by ldana & Samantha BAires
M_ Cuidado, no hagas movimientos bruscos. Tus puntos... recuerda.
-se apresuró a ir a su lado, a la cama.

E_ ¿Cómo estás? -la miró con algo de tristeza en sus ojos.

M_ Pues... yo ... - la miraba a los ojos, sintiendo en su cuerpo la


tristeza de Esther. - Tratando de adaptarme. Es duro. Hoy... Paula
me ha llenado de felicidad Esther. Es... tan bonita. Tan maja. Tan
como tú.

E_ Sí... ¿verdad? -le sonrió ampliamente, aquella sonrisa iluminó su


rostro, sus ojos, provocando la misma en Maca-. Me alegro... de
verdad.

M_ Yo... hoy... - se sentía indefensa ante ella. Esa sonrisa la había


desarmado por completo. Como lo había logrado en tantas otras
ocasiones. - Hubo un tráfico terrible y faltaban médicos. No pude
estar Esther. Lo hubiera deseado tanto, tanto... Lo ... lo siento.

E_ Tranquila... sé de eso, no te preocupes... yo no te hubiera dejado


estar, sabiendo lo del tráfico -le costaba un poco hablar.

M_ Cariño, no te esfuerces. No sé si esto es buena idea. Después de


una cirugía... no, no es bueno para ti. -necesitaba, sí necesitaba,
coger su mano, acariciarla. Le hubiera gustado tumbarse junto a
ella, estar a su lado, juntas, como cuando nació Pedro.

E_ Dame un poco de agua por favor, que estés aquí... es bueno para
mí.

M_ Vale. Ya mismo. Aguarda - se ponía de pie, torpe, con la urgencia


de complacerla, de hacerla sentir bien.

M_ Aquí tienes. Bebe despacio, eh?

E_ Gracias -al coger el vaso rozó la mano de Maca... su piel la


reconocía tanto... que por mucho que quiso, no pudo evitar ese
escalofrío-. Seguimos igual ¿eh?

M_ ¿Qué... qué quieres decir? -turbada por el contacto. Su piel


erizada.

241 © by ldana & Samantha BAires
E_ Que me rozas y me erizo -sonrió apoyando la cabeza en la
almohada-. Creo que esa sensación no la voy a poder borrar nunca
en mi piel -suspiró.

M_ Estheeeer. A mí... me pasa igual. Siento tanto haber arruinado


todo así, Esther. Yo fui... - se atragantó con la culpa, se le cerró la
garganta, sus ojos dejaban caer una lágrima...

E_ Maca deja de culparte ¿quieres? No te reconozco. Ambas hemos


cometido errores por igual, pero creo que lo mejor es olvidar y
seguir viviendo, al menos por los niños -miró la cuna.

M_ No puedo olvidar, Esther. Yo... dije que te perdonaba, volvimos


juntas. Y luego... fui egoísta, busqué un escape. No... no me puedo
olvidar, Esther. No, no - con la cabeza gacha. - Te quiero, Esther. Y
duele mucho haberte herido así, duele aquí. -señalando su pecho,
sus ojos rojos de llanto.

E_ Lo sé... lo sé demasiado bien Maca... a mí me dolía igual -le tomó


la mano finalmente-. ¿Y sabes por qué nos duele? Porque nos
hemos querido mucho... no sé por qué cometí aquel error, ni sé por
qué lo has cometido tú, realmente no lo sé, pero ahora sé y valoro
lo mucho que te he amado, te he querido, que te quiero ahora que
desgraciadamente te he perdido como pareja pero no quiero
perderte como amiga Maca... por los niños pero también por mí,
callarme las cosas no me hicieron feliz, al menos, quiero que sepas
que nunca podré amar a nadie como a ti, jamás he querido a nadie
como a ti. ¿Lo sabes verdad? A pesar de todo, a pesar de mis
errores, ¿lo sabes verdad cariño?

M_ Joder! No quiero ser tu amiga! Déjame probarte Esther. Que te


quiero. Déjame. Joder! Joder! - sus lágrimas cubrían su rostro. Se
llevó las dos manos a la cara. Su pecho se movía con sus sollozos.
Hipaba.

E_ Maca... mírame por favor, no llores no soporto verte llorar,


mírame -ella la miró, no sabía de donde sacaba ese temple-. Sé que
me quieres, si no me quisieras, no habrías llorado como lo has
hecho o no me hubieras reprochado como lo hiciste, Maca... No
podemos volver, tenemos heridas muy profundas, tenemos ese
socavón enorme de la confianza... Si el tiempo lo quiere,

242 © by ldana & Samantha BAires
volveremos a intentarlo, yo no te cierro las puertas pero a lo mejor,
en ese camino, nos damos cuenta que... es mejor seguir separadas,
tú puedes... bueno... ahora puedes estar con ella -le dolió el alma.

M_ No quiero estar con ella, Esther. No quiero. Ya no. - no podía


mirar a Esther, bajaba la cabeza, no podía soportar la comprensión
de Esther, no, no. Sentía... que se hundía en su propia suciedad, la
que había creado con sus mentiras, con su silencio, con su traición.

E_ Maca -le apoyó la mano en la barbilla obligándola a mirarle.

Maca no quería levantar la vista, no podía, algo superior a ella


la obligaba a esconder sus ojos.

E_ Mírame por favor.

M_ Tengo mucha vergüenza, mucha...

E_ Sé lo que es eso y como lo sé, y sé lo que duele, quiero que me


mires. Sé que no quisiste hacerme daño, te miraba y no te
reconocía, y ahora tampoco. Sé que te he cargado de problemas, de
malos rollos, de miedos, de mis miedos como si tú me dijeras la
niña se va a salvar y fuera palabra de Dios... Yo no supe ponerme
en mi lugar, aguanté, porque te quiero y quería por encima de todo
tenerte a cualquier precio. Yo tengo parte de culpa de que estés así,
y no puedo soportarlo -sus ojos bailaban mirando los de Maca, con
una sombra que le dolía ver.

M_ Esther... tú sabes ... yo soy así. Creo que puedo con todo y no.

Esther mantenía sus manos en las mejillas de Maca pero una


pequeña sonrisa iluminó su rostro esperanzada en ayudarla.

E_ Lo sé... ¿me lo vas a contar a mí? ¿Precisamente a mí? -sus ojos


se habían llenado de lágrimas por la nostalgia.

M_ Te fallé Esther. Te fallé. No me lo perdono, no.

E_ Maca... ¿De qué sirve seguirnos flagelando, culpando? ¿Dímelo?


¿De qué?

M_ Necesito decirlo, sacarlo Esther. No se aguanta aquí adentro -

243 © by ldana & Samantha BAires
señalaba su pecho - Quiero que lo sepas. Debí hablar, debí decirte
que no soportaba tu trato con Raúl. Debí mostrar cuánto me
costaba todo. Ahora... sé que es tarde, muy tarde... Tú... estás
decidida. Yo... sólo sigo adelante, por los niños. No tengo ganas de
nada, Esther... Sólo mis niños... ellos. Sólo ellos. -sintiendo la caricia
de sus manos como un tibio caldero en un invierno demasiado
helado.

E_ Vale... debiste decirlo, pero yo, debía entenderlo, igual debí


decirte que sabía que andabas con otra y no lo hice. A ti te pudo tu
hermetismo, a mí el miedo a perderte, a mí me pasa igual Maca...
no sé que voy a hacer, no creas que porque haya decidido esto
significa que esté bien y segura. Tengo mucho miedo, porque no sé
vivir sin ti, y los niños deben de vernos bien cuando estemos juntas,
por ellos debemos seguir Maca... y curar nuestras heridas por
separado... juntas jamás lo lograremos

M_ Quizás tengas razón. Sí... - decía sin mucho convencimiento. Al


fin de cuentas, ¿qué otra cosa hacer o decir? Esther había tomado
una decisión firme y no podría convencerla de lo contrario.

La niña comenzaba a quejarse con su llanto débil, apenas un


susurro y ambas lo notaron. Quizás una cacona, quizás hambre. Se
miraron y apareció una sonrisa cómplice, la de dos madres urgidas
por atender a la pequeña.

Maca la levantó de la cuna, la meció un rato en sus brazos y se


la llevó a Esther.

M_ Me parece que busca mamar. Venga, pequeña. Que aquí no


encontrarás nada. - Miraba a Esther sacar uno de sus pechos y
limpiarlo con la gasa húmeda. Por su mente se cruzaron aquellos
juegos de Esther cuando amamantaba a Pedro, juegos que duraron
tan poco, tan poco. Un techo se derrumbó sobre sus vidas y la loza
pesada que habían creído quitar, siguió sin embargo sobre sus
vidas... aún estaba allí.

E_ Mi niña... venga. - Maca se la entregaba y la pequeña, con


ansiedad abría su boquita para prenderse al pezón.

M_ Glotona como la mami.- sonriendo.

244 © by ldana & Samantha BAires
E_ Síiiiii. Le leche ha bajado bien y rápido. Mejor que con Patri.

M_ Suele ser así. Con el segundo se hace más fácil, ¿verdad? - la


miraba sonriente, de pie junto a la cama.

E_Venga, siéntate y toma su manito mientras mama. Anda, ven...


Paula te necesita.

¿Cuánto tiempo estuvieron así, una junto a la otra, disfrutando


de la niña, sonriendo, haciéndola volver a mamar cuando se
quedaba dormida con el pezón en su boca? Imagen de complicidad,
amor, ternura que no debía llamar a engaño. Un pequeño oasis en
el camino de un desierto de arenas y ventiscas, de sol abrasador y
noches gélidas, de desolación y vacío casi infinito. Finalmente Maca
cogió a la niña y provocó su eructo, esperó a su deposición y
cambió sus pañales. Esther, apoyada sobre sus almohadas no podía
dejar de observarla hacer, cerraba los ojos cada tanto para tratar de
reprimir tantas lágrimas que se agolpaban en sus ojos pugnando
por liberarse.

M_ Ya está. Mírala. Duerme plácida y feliz.

E_ Anda ven aquí, túmbate a mi lado. Creo que necesitas descansar


tú también.

M_ No... no sé, Esther. No creo...

E_ Un poco de apoyo no te va a sentar mal. Venga. Descansa junto


a mí. Quítate las botas, ¿eh?

Maca se tumbó a su lado. Mantenían la distancia, sí. Pero en la


penumbra, mientras Esther cogía rápidamente el sueño, Maca la
observaba y empezaba a sentirse mejor, más relajada, un poco de
paz en sus noches de dudas, miedos, culpas... Así estaban a las
8.30 a.m. de la mañana siguiente cuando..

Mo_ ¡Arriba, dormilona! Cariño, te he traído tus churritos


preferidos... - decía no más abrir la puerta, aunque quedándose un
poco cortada al verlas juntas en la cama.

M_ ¡Montse! ¿Cariño? ¡Hostia!

245 © by ldana & Samantha BAires
C22

El nacimiento de Paula fue un punto de inflexión en su relación


de reproches y recriminaciones. Esa noche juntas, esa primera
charla dolorosa pero con calma, abrió un surco a transitar. El de
comenzar a escucharse, a contarse, a decirse, a preguntarse, a
buscar respuestas.

La primera cuestión que debieron enfrentar fue el tratamiento


de Patricia. Con el nacimiento de Paula, se había puesto a
resguardo el cordón umbilical y con él, las valiosa carga genética
que transportaba su sangre.

El primer intento de curar a Patricia pasaba por el transplante


de las células sanguíneas del cordón umbilical. El equipo de
Hematología del Hospital Central tenía alguna experiencia en
transplantes de médula ósea pero no demasiados en éste de utilizar
células madres para la cura de la Anemia de Fanconi. En consulta
con centros especializados en transplantes de médula ósea de
España, especialmente en Barcelona, decidieron trabajar siguiendo
los protocolos de la Universidad de Minnesota, Estados Unidos, que
venían experimentando un tratamiento de reducción de los
linfocitos T de las células madre del donante en pacientes con AF
sometidos a un trasplante de médula ósea con donante
emparentado compatible, con excelentes resultados preliminares.
Aunque las cifras no eran concluyentes, ninguno de los pacientes
tratados presentaba rechazo.

Si este tratamiento fallaba, intentarían ya el transplante de


médula ósea de la pequeña Paula a su hermana Patricia, una
operación que era preferible postergar ya que se trataba de un
bebé recién nacido y su hermana parecía venir respondiendo al
tratamiento con andrógenos, sin complicaciones mayores.

Preparar a Patricia para el tramiento, análisis, pinchazos y


demás, fue para ambas una nueva prueba... en la que estuvieron
codo a codo junto a la niña. Como comentaban Encarna y Teresa en
un rincón...

En_ Las miras y ¿qué dices, Teresa? Qué bonita pareja, tan unidas,
tan compenetradas. Y la realidad es... que hay un mundo entre

246 © by ldana & Samantha BAires
ambas.

T_ Dos cabezotas. Ahí las tienes, parecen la pesonificación del amor


y no bien termine, de nuevo al calvario. ¡Que no hay paz, por los
clavos de Cristo!

Pero había otros actores en escena, que agregaban


“condimento” a la situación. En primer lugar, Raúl, que a prudente
distancia aguardaba el informe de los especialistas de hematología.
Verlo tan sólo producía en Maca un daño especial en sus vísceras,
aunque se repitiera una y otra vez que era su “padre biológico y
tenía derechos y sentimientos”. Ni que hablar de cuando Montse se
acercaba a Esther, la acariciaba o le tomaba la mano de una forma
que a Maca no se le antojaban “de amistad”. Ella y Claudia, su
amiga, no hacían esas “manitos”, no, ¡qué va!

Otro actor que no dejó pasar la oportunidad de “aparecer” en


la escena fue Verónica, que enterada por comentarios de lo que
estaba sucediendo, fue pronta a ofrecer su hombro y compañía a
Maca. No importaba el “no va más” de Maca, allí fue ella y no perdió
oportunidad de pasar su mano por la espalda de la pediatra o
acariciar su brazo. Suficiente como para que Esther pensara para sí
“¡qué puta!” y desconfiara una vez más de Maca y su “ya no más”
confesado esa noche posterior al parto. Ni qué hablar del regalo de
esa doctora croata Alka, cuando Maca se lo mostró flipaba a
colores. “¿Pero que tiene? ¿Miel? ¡Se le pegan como moscas!” Mejor
que no conoció a la croata “enigmática”, porque cada vez que la
hubiera visto con Maca hubiera notado el cambio evidente en los
modos y rostros de la cirujana. Como Claudia le había comentado al
pasar a Maca.... “Oye... la tía entiende, ¿verdad? - Claudia, pareces
Vilches... - Maca, es llamativo el cambio contigo. Parece una
máscara de tragedia griega, está contigo y es el canto a la
felicidad.”

Tendrían que seguir en forma constante la evolución de


Patricia. En un principio, el transplante parecía haber dado
resultados. El abrazo entre ellas, frente al mostrador de Teresa,
espectadora privilegiada de las buenas nuevas, le hizo exclamar
para sus adentros, con los ojos empañados de alegría...

T_ Míralas... si se les va el alma y la vida por la otra. Aysss... ¿por


qué no razonarán, por qué?

247 © by ldana & Samantha BAires
Pero tiempo corría inexorable, desgranando sus granos de
arena en forma metódica y no más abrir los ojos, los cuatro meses
de la baja de Esther habían pasado.

Esther...

Durante los cuatro meses de baja, había tenido momentos de


todo tipo, de entereza, de dolor, de sufrimiento, de pánico, de
tranquilidad. A medida fueron pasando los días, su rabia fue
abandonando su corazón, ver a Maca algo más relajada también le
ayudó, la quería tanto que no soportaba verla mal.

Su vida se reducía a sus hijos, a recuperarse, a cuidar a los


pequeños, cuando se quedaba sin ellos, eran momentos difíciles,
pero que su buena amiga Montse la que no se había separado de
ella desde que había dado a luz, no la dejaba sola, iban a cenar, al
cine, al teatro, se había recuperado aquel nexo de unión entre ellas.
Esther era capaz de hablar de sus sentimientos hacia Maca, de sus
celos hacia la Psiquiatra. Esos celos duraron hasta que un día, casi
al fin de la baja, llegó muy alterada Teresa.

T_ Cariño, ¿podemos hablar tú y yo a solas? –le dijo delante de


Montse.

Mo_ Voy a comprar leche que no queda –respondió dejando un beso


mal visto por parte de Teresa, en la frente-. Ahora vuelvo cariño.

E_ Vale –sonreía...-. Tú dirás.

T_ Esther... Maca al poco de divorciaros ha dejado a la barbie,


deberías verla, va tras ella, pero Maca siempre le dice que quiere
luchar por ti.

E_ Un poco tarde, ¿no crees?

T_ ¡Pero...!... ¡Oye no me dirás que tú y Montse! –la miraba


asustada.

E_ Teresa... –se quejaba divertida.

248 © by ldana & Samantha BAires
Sin duda, saber que Maca había puesto freno a aquella
relación le había bajado mucho el nivel de cabreo constante contra
ella, había favorecido a que sus sonrisas cuando la veía fueran más
numerosas, le había favorecido a que las pocas veces que hablaban
que no fuera sobre los niños, lo hiciera desde el prisma de la
tranquilidad, y sabía porque conocía a Maca, que aquella actitud
suya la tenía algo desconcentrada pero, quería demostrar a ella la
primero y a Maca la segunda, que podía salir adelante sin ella.

También había hablado con Raúl, si quería ver a las niñas tenía
su derecho, pero nada más, las niñas eran hijas de Maca y así sería
siempre, Raúl fue un par de veces, pero ante el terreno hostil que
Encarna y Montse se encargaban de prepararle, terminó por no
acercarse a Esther y preguntar por teléfono únicamente.

Y el día llegó, ese día donde volvería la vida a ponerle en juego


su decisión. No era lo mismo, ver a Maca una vez cada dos días,
que verla todos los días, tratarla y tener que trabajar con ella, sin
duda quería ser fuerte para eso. No había podido dormir, no había
podido dejar de pensar en ella. Con los nervios disparados, se
levantó a las cinco de la mañana. Otra vez el ajetreo, otra vez las
carreras, los miedos, las ayudas a los demás... Sabía que había una
doctora nueva, que era croata, y sabía por Teresa que era un
enigma que todos trataban de adivinar, y que tan sólo se acercaba
a Maca. Sin quererlo sentir, los celos aparecieron en ella, pero sabía
que eso era a partir del momento en que firmó el divorcio, lo más
probable. Que Maca rehaciera su vida, si no con la barbie, con
alguna otra. ¿Volver con Maca? Con el paso del tiempo lo veía igual
de posible que imposible.

Se duchó, con los nervios en su estómago. Se vistió, no sabía


muy bien cómo. Recordó en ese momento cuando Maca la miraba al
principio y por las mañanas siempre sacaba tres o cuatro modelos
para ponerse pensando en ella. En esa mañana quiso sacar de su
mente a esa mujer que no la dejaba continuar su vida. Los
recuerdos.... era como querer escapar pero al final siempre
terminaba dándose de bruces con ellos, era como entrar en ese
laberinto de pasión, donde sus sueños, sus pesadillas, sus emocines
tenían una única dueña..é y para cambiar aquello, si no había
podido hacerlo en cuatro meses sin tener mucho contacto... ¿Cómo
hacerlo viéndola todos los días? ¿Cómo afrontar ese momento
irremediable de cruzarse con Verónica? ¿Y ese momento dónde

249 © by ldana & Samantha BAires
podía verlas juntas? Teresa le había dicho que ya no estaban juntas,
sin embargo ella, conociendo a Maca, en sus momentos de soledad,
esos que tanto le asustaban donde se volvía débil, estaba segura
que la habría ido a buscar, no necesitaba que nadie le dijera nada,
ella lo sabía y ese punto, no le dejaba mirar a Maca con total
tranquilidad, le era imposible.

El taxi la dejó en la puerta, el pulso acelerado, la garganta


seca, las piernas temblaban, exhaló aire detenidamente sin que
nadie la viera y entró... regresaba al Hospital Central.

Maca...

Durante los cuatro meses de baja, había tenido momentos de


todo tipo, de entereza, de dolor, de sufrimiento, de pánico, de
tranquilidad.

La adaptación a su nueva casa y tratar de transformarla en un


hogar, especialmente para sus niños, consumió mucho de sus
primeros tiempos. Allí estuvo Encarna, con sus consejos y su
compañía con la excusa de “ayudarla con sus nietos”. Los pequeños
se fueron adaptando lentamente al “hoy en casa de mamá”,
“mañana en casa de mami” y al fin de cuentas, saber que ambas
los amaban y cuidaban ayudaba a ese nuevo hábito. Distinto
sucedía con Paula, que Maca apenas pasaba momentos con ella
cuando iba a casa de Esther. Habían acordado que cuando Esther se
reintegrara al curro, Paula pasaría a formar parte de la “mudadora”
semanal.

Tres niños, difícil situación. La visita de sus padres para


conocer a la nueva nieta fue un marrón extra. Sorteó a lo Maca la
situación. El divorcio no entraba en los cálculos de los Wilson y
querían “explicaciones”, que desde ya no dio. Aunque después de
tanto “martirio”, los Wilson se decidieron a respaldar a su hija y
nietos con el obsequio de un auto acorde con la prole a transportar.

CL_ No fue tan malo entonces.

M_ Visto desde hoy no. Pero tuve que capear un temporal, te lo


aseguro. ¿Quieres ese bollo?

CL_ Cógelo, anda. Otro día sin desayuno, ya te vale ¿eh? -

250 © by ldana & Samantha BAires
sonriendo, llevando la taza de café a sus labios. La veía mejor, más
animada, más entera y eso la complacía. - ¿Te apetece un cine a la
salida?

M_ Mmmm... -terminando de tragar un trozo de bollo - ¿Estás solita


hoy? - sonriendo y cogiendo su taza de café.

CL_ Maca... - con una sonrisa pícara- Apenas hemos salido un par
de veces.

M_ Pero qué salidas, ¿no?

CL_ No me puedo quejar.

M_ Entonces, ¿todo bien?

CL_ Gruñón, borde... pero inteligente, cautivador, tierno, te lo puedo


asegurar. Sí, todo bien por ahora. Responde, cine ¿sí o no?

M_ Vale. Tú eliges película. Oye... y en la cama... ¿qué tal se le da a


Vilches?

CL_ Puajjjj!- casi escupiendo el café- ¡Maca!

Se fue afianzando como directora de urgencias. Logró “domar”


la rebelión de los antigüos – Javi, Aimee, Héctor-, llegar a un
entendimiento con Carlos facilitándole su despacho en forma
transitoria dos veces por semana para las reuniones del su grupo de
apoyo y gestionando un local más amplio a poca distancia del
hospital, manteniendo en raya a los nuevos -Rai, Lola- y teniendo
un trato en términos claros y enérgicos con el personal del Samur.
Raúl seguía siendo una molestia añadida, no por su desempeño
profesional o la relación de trabajo, sino por la obvia causa
subyacente. Lo que se transformaba en miradas con lanzallamas
mutuas.

T_ Pasa de él. Esther se lo dejó bien claro. Ya ni se asoma por la


casa a ver a las niñas. Llamado telefónico y gracias que lo atiende.-
mientras intentaba lograr que el ordenador respondiera a sus
órdenes. - Oye, ¿no me tiras un cable con esto?

M_ ¿Qué quieres hacer? -acercándosele por detrás.

251 © by ldana & Samantha BAires
T_ Bajar el listado de enfermedades laborales reconocidas. Me lo
pidió Alka.

M_ Venga, córrete. Lo hago y tú observas, para la próxima vez.

T_ Deja que anote, que luego me olvido.

M_ Teresa... Montse.- mientras manipulaba el teclado- ¿está siempre


en casa con Esther, verdad?

T_ Mmm... seee. ¿Qué apretaste ahí?

M_ F5 y luego aceptar. Oye... son muy amigas, ¿no?

T_ Amiguísimas. ¿Y ahora qué has hecho? -mientras alternaba entre


anotar y mirar por encima de las gafas lo que Maca hacía.

M_ F10 y luego imprimir. ¿Se.. queda a dormir también?

T_ Creo que sí. ¿Por qué preguntas? - observando ahora la cara de


Maca.

M_ Por nada, por nada. Ya está. Ahí tienes la impresión. - se


levantaba con cara de enfado y se iba.

T_ ¿Celos yo? Je je. Aunque... es verdad. Se queda a dormir. No... no


creo. Esther... No... ¿no?

Siguió necesitando pastillas para dormir las noches en que los


niños no estaban en casa. La soledad la abrumaba y a pesar de la
compañía de Claudia, siempre lista a escucharla y sentarse a
conversar, en la cama la angustia era incontrolable. Ataques de
llanto que no podía contener. La extrañaba horrores, la necesitaba
tanto. Quien también notó la tensión que se acumulaba en sus ojos
fue... Alka. Maca era la única persona con quien Alka se sentaba en
la cafetería y compartía momentos o sonrisas. Con los demás,
apenas el trato cordial y profesional. Ese día en particular ...

M_ ¿Puedo? - llegando a su mesa.

Alk_ No se pregunta Maca. Tú siempre puedes. - con una amplia

252 © by ldana & Samantha BAires
sonrisa, dejando de lado el consabido libro que leía.

M_ He leído la propuesta de rotación de equipos de cirugía. La he


consultado con Vilches. Ambos opinamos igual. Excelente.

Alk_ ¿Te sirvo café? Con chorrito de leche, ¿verdad?

M_ Sí. Gracias. - tenue sonrisa. Sus ojos muy abatidos, tristes.

Alk_¿Algún problema con la niña, Maca? ¿Puedo ayudar? - de


improviso, a boca de jarro.

M_ No. Todo bien. ¿Por qué lo preguntas?

Alk_ Tus ojos. ¿Cuántas pastillas tomas por noche? - le alcanzaba la


taza.

M_ Gracias. Venga, ¿eres adivina?

Alk_ Estuve ahí, Maca. Me reconozco en ti. No sirven de nada si no


logras sacar el dolor que provoca eso. -la miraba fijo a los ojos.- Tu
ex mujer, ¿verdad?

M_ Te han llegado los rumores – con la vista gacha.

Alk_ No. Tú me dijiste que tenías ex mujer. Yo... no hablo con mucha
gente. Contigo.

M_ Ya. - taciturna, mirando su taza.

Alk_ Te voy a contar una historia. Quizás te ayude en lo que te


sucede. Hace 16 años había una doctora en Vukovar, una ciudad
pequeña en lo que hoy es la frontera con Serbia. Era 18 de
noviembre de 1991.[1] Muy feliz, había conocido poco tiempo atrás
una joven en Zagreb y estaba esa mañana contando los días en
volver a verla. Estaba en el hospital y de pronto comenzaron a
llegar los pocos habitantes que no habían huido con la guerra. El
ejército serbio y los paramilitares habían entrado en la ciudad.
Hasta allí llegaron. Con el director del hospital esa doctora ofició de
mediadora. Les dijeron que no eran asesinos, que los iban a liberar.
Sin embargo, al personal del hospital y a los jóvenes y hombres del
pueblo, los llevaron en convoyes. Fueron tres días en una granja de

253 © by ldana & Samantha BAires
porcinos. Golpes, insultos, inclusive... - bajaba la vista.

Maca, impresionada por el relato, observaba su rostro tenso.


Cuando levantó la vista, vio por primera vez lágrimas en esos ojos
cautivadores.

Alk_ A algunos nos dejaron en el bosque, sobrevivimos. Doscientos


sesenta no tuvieron esa “suerte”. Les pegaron un tiro en la cabeza
y luego supimos que los llevaban en motoniveladoras y arrojaban
sus cuerpos en una fosa común. Las noches de esa doctora se
llenaron de fantasmas, horrores, llantos, gritos en el bosque... No
podía responder la pregunta. ¿Por qué yo no? Las pastillas sólo
agravaron el cuadro, un cuerpo sin alma, un alma sin sustancia. En
ese horror de la guerra perdió amigos, amantes, familia. Sólo
cuando sacó todo afuera, lo expulsó en gritos, sin pastillas ni
engaños, recién ahí le encontró rumbo a su vida...

M_ Alka... yo... -no podía decir más.

Alk_ Podemos superar todo, Maca. Inclusive los horrores más


increíbles. Tú puedes superar la pena que hoy te abruma. Si aún
sientes algo importante por esa mujer, pelea por ella. Si en la pelea,
te derrotan, al menos podrás luego hacer el duelo sabiendo que
diste todo de ti, que no fuiste cobarde.- había cruzado su brazo por
encima de la mesa y acariciaba la mano de Maca. - Yo creo que tu
ex mujer no debe haber olvidado a ti. Eres una mujer imposible de
olvidar. - mirándola a los ojos.

Desde ese día, pasaba muchas horas a la semana con Alka.


Las historias de vida, sus anécdotas, sus ideas claras y concisas
habían impactado a Maca. De a poco iba naciendo una sólida
amistad, aunque Claudia no dejaba de sospechar de las intenciones
de la médica croata.

Por último, ¿quién otra? Verónica. No perdía oportunidad de


atosigarla con sus invitaciones a cenar, a salir, a patinar. Maca
trataba de evitarla amablemente y las más de las veces,
directamente esquivarla metiéndose en algún consultorio al verla
acercarse, como colegiala huyendo de un pretendiente pesado.

Ve_ Difícil hablar contigo, chiqui. Te mandé varios mensajes.


-acariciando su espalda.

254 © by ldana & Samantha BAires
M_ Ya. Estoy muy liada. - levantando la vista de sus informes y
girando hacia ella.

Teresa, con unos historiales en la mano, se acercó


sigilosamente, radar alerta.

Ve_ ¿Te apetece patinar este fin de semana? No tienes a tus hijos,
los tuviste el anterior. - así, sin permitirle la posibilidad de una
excusa.

M_ Vero.... Lo nuestro acabó.

Ve_ Pero podemos ser amigas, ¿no? Patinar, Maca. Sólo eso. Te va a
venir bien para desestresarte un poco. Se te ve... tensa.

M_ ¿Te queda claro que voy a pelear por Esther, si me da la


oportunidad? - mirándola a los ojos.

Ve_ Claro. Me lo has dicho. Anda, patinar solamente. Como


amigas...

M_ Mmmm... Vale. Sí. Me vendría bien un poco de ejercicio.

T_ Ni yo me lo trago... Aysss, Maca. ¡Qué tonta, qué ingenua! La


barbie te está tendiendo una trampa... - mordiendo la patilla de sus
gafas, preocupada.- Esther lo tiene que saber... sí, sí.

Había llegado el día. Esther se reintegraba. Con los nervios


disparados, se levantó a las cinco de la mañana. Se duchó, con un
nudo en su estómago. Se vistió, no sabía muy bien cómo. En
rotonda, firmaba el parte diario observada por Teresa. Se palpaba la
tensión en el ambiente. Cuando levantó la vista del parte, vio los
ojos de Teresa fijos en la entrada. Se giró. La vio. A paso firme,
segura, cabeza bien alta, hermosa, tan hermosa, “Qué guapa estás,
princesa”. Esther regresaba al Hospital Central.

255 © by ldana & Samantha BAires
C23

Había llegado el día. A paso firme, segura, cabeza bien alta,


Esther regresaba al Hospital Central después de cuatro meses de
baja maternal y ya una mujer divorciada, libre. ¿Libre?

E_ ¡Hooooola!

T_ ¡Esther! ¡Guapa! ¡Al fin has vuelto! - se apresuraba a dar la


vuelta y abrazarse a ella con todo el cariño que tenía dentro.

E_ ¿Me has extrañado, verdad? Yo a ti también, Tere... - no le dirigió


una mirada a Maca. Pasó de ella como si su corporeidad se hubiera
desvanecido en el aire.

M_ Hola, Esther. -tímidamente, pero sin poder ocultar la alegría de


sus ojos y su cara toda al verla. - Qué gusto que hayas vuelto. -no
pudo evitar que sus palabras expresaran sus más hondos
sentimientos.

E_ Sí. Vale. Venga, Tere... Darme el parte que me voy a cambiar.

Ve_ ¡Chiqui! He conseguido entradas para esa obra de teatro que


tanto te gusta... -apareció de improviso y se llegó hasta Maca,
acariciando su brazo con un gesto demasiado... cariñoso.

M_ ¿Eh? -sorprendida por su aparición y más que nada, por esas


entradas que no sabía qué eran y ese roce en su brazo.

Ve_ La vamos a pasar de maravillas, cariño.- continuó sin cortarse


un pelo y sin inmutarse por la cara de Maca, de asombro primero y
de cabreo.

T_ ¡Por los clavos de Cristo y las barbas del Diablo! Esta es la Glen
Close esa de la atracción mortal. ¡Ahora tenía que aparecer!

E_ Tere, te dejo el parte. Me cambio y te cuento las nuevas


carantoñas de Paula. Ayss, que mi niña es... - con una enorme
sonrisa de felicidad. Sin mostrar un ápice de malestar por lo que
había visto. Se iba con una enorme sonrisa hacia taquillas.

256 © by ldana & Samantha BAires
T_ Teeee... acompaño y me cuentas en el camino – dirigiendo una
mirada “asesina” a Maca.

Maca trató de tragarse el mal sabor que tenía en la boca. No


escuchaba algo que Verónica le decía. Se giró una vez que las vio
desaparecer por el pasillo y ...

M_ Un momento. ¿A qué viene este paripé? Me lo explicas – sus ojos


destilaban lava ardiente.

Ve_ Venga, Maca. No sé a qué te refieres.

M_ A que te apareces justo en el momento que Esther se reintegra


después de cuatro meses de baja. Que me acaricias y me hablas de
no sé qué obra de teatro que me interesaba y que me llamas
cariño. ¿Me lo explicas? - con las manos en los bolsillos de su bata,
como queriendo impedir que tuvieran vida propia y cogieran a
Verónica del cuello y la ahorcaran.

Ve_ No hay nada que explicar Maca. Cariño... porque te quiero. Las
entradas, una vez comentaste algo y me acordé de eso y las
conseguí. No veo nada de malo en decirlo – con las manos en su
cintura, muy chulesca.

M_ Vero... -cogía aire para recuperar sus formas civilizadas de trato


con las personas – Vero... -vuelta a coger aire.- Creí que todo estaba
claro entre nosotras. No quiero escenas, no quiero malentendidos.
¿Vale? No vuelvas a hacer lo que has hecho frente a mi mujer
porque...

Ve_ Ex mujer, Maca. Esther es tu ex. Y por si no te has dado cuenta,


pasa de ti.

M_ Ese es MI problema. Contigo, no quiero tener nada. Ni amistad,


ni patinaje, nada. Espero que lo entiendas. - se giraba y se iba a
paso rápido hacia cortinas. Temía perder aún más el control de sus
palabras y actos.

Ve_ Eso es lo que tú crees, chiqui. Aún no hemos terminado. - la


miraba irse jugando con sus gafas, que siempre quería dejar de
usar por inútiles, ya que veía perfectamente, pero que le daban ese
toque intelectual que impactaba tanto y ayudaba a crear ese halo

257 © by ldana & Samantha BAires
de “debe saber” tan necesario para sus jóvenes años de práctica
médica.

Esther llevaba ya un par de horas trabajando, durante ese tiempo,


se había cruzado dos veces con Verónica, cada vez que lo hacía un
ácido le subía hasta el estómago, pero seguía con su plan de
mostrarse fría y ajena a todo lo que a ellas se refería, el roce en el
brazo y el cruce en rotonda, había sorprendido no sólo a Maca, sino,
también a Teresa. Juntas fueron hasta la sala de enfermeras
antigua, allí sabían que podían hablar con tranquilidad, Esther era
consciente que cada cosa que dijera, podía ser transportada hasta
Maca, o peor, hasta la barbie, y justamente era lo que no quería.

T ¿Cómo lo llevas cariño?

E_ Bien Teresa, la verdad que en cuanto comienzas es como si


nunca te hubieras marchado.

T_ Imagino... aunque más bien te preguntaba por lo otro –elevó las


cejas mirándola con pena.

E_ Lo otro... mal... a ti no te puedo engañar, ver a Maca con esa...


¡pedazo de puta!, aunque... realmente quien tuvo más culpa fue
Maca... ella era la que estaba casada.

T_ Ah no, pero la barbie esa, que para mí tiene hasta las tetas
retocadas... y un rubio oxigenado que canta de lejos –Esther sonrió-,
tiene su parte de culpa también, pero claro, ella es una víbora... y
mira ahora cómo estamos.

E_ No Teresa, si Maca y yo hubiéramos estado bien, no creo que


hubiéramos llegado a esto, pero... –elevó los hombros-. Ahora
estamos aquí.

T_ ¿No lo vais a intentar? Al menos por los niños Esther.

E_ Por ellos es por quien no quiero intentar nada, nos hemos hecho
mucho daño y no quiero que los niños sufran más.

T_ ¿Y lo qué tú sufres ahora? –la miró nuevamente con pena.

E_ No importa Teresa, me he mentalizado que con Maca no voy a

258 © by ldana & Samantha BAires
volver, ella que viva su vida, yo la mía...

T_ Me da tantísima pena.

E_ Lo sé.

T_ Y ella está mal –dijo con tristeza.

E_ No Teresa... no puedo volver con ella... es lo único que tengo


claro en este momento, aunque sufra un calvario cada vez que las
veo juntas.

T_ ¡Pero no lo están! –se apresuró a decir.

E_ Mira Teresa, es que... no me importa, me hizo tanto daño que...


no me importa, sé que las infidelidades duelen igual, del mismo
modo, pero lo suyo me ha destrozado el alma, me ha hecho
sentirme peor que un trapo, y necesito levantarme Teresa, nunca
pensé que Maca haría algo así... debo recuperar primero, el valor
que tiene, porque ahora mismo no logro verla de otra manera que
no sea engañándome. Una vez haya recuperado sus valores para
mí, debería poder verla como una amiga... pero... te juro que... no
puedo Teresa, aún me duele y mucho.

Teresa la abrazó, sabía que hablaba con el corazón en la mano, y la


abrazó sintiendo su dolor.

Tras la charla, Esther volvió a la jornada, siempre tratando de no


coincidir con Maca, y cuando lo hacía tratándola como otra
profesional más. Estaba en una cura con Héctor, Aimeé y Claudia en
el otro box.

H_ Esthercita... como te eché de menos.

E_ Y yo... y tus cariñitos... –sonrió.

A_ ¿Y a mí me has echado de menos?

E_ ¿Tú que crees? –lo miró sujetando el gotero en sus manos.

A_ No sé, como yo soy muy seco.

259 © by ldana & Samantha BAires
E_ Eso es verdad...

H_ Ya viste a la directora como nos trata –le dijo mirándola.

E_ Por lo que he visto, bien, ¿no?

H_ ¿Bien?... es peor que la Casas.

E_ Bueno ella solo trata de hacer bien su trabajo... y si es así, el


nuestro será mejor para todos –le dijo mientras cogía otra vía.

H_ Pero no me seas boluda ¡che Esthercita!

A_ Héctor por favor creo que deberíamos poner más antibiótico.

E_ Tranquilo ya lo pongo yo, Héctor, yo creo que ella hace su trabajo


y punto, y desde luego he notado muchos y buenos cambios. Así
que... no te pases.

A_ Ya Esther... pero... Maca no era así.

E_ Tú tampoco, y cuando te pusieron de director, eras inaguantable.

A_ ¿De verdad? –le preguntó herido.

E_ ¿Qué dices? –miró a Héctor.

H_ Bueno sí... pero...

E_ Entonces, si criticaráis menos la labor de Maca y ayudaraís todo


iría mejor. Voy a por gasas.

H_ ¿Quién diría que se ha separado?

A_ El amor es ciego.

CL_ Y vosotros los reyes en el reino del ciego... ¡anda que...!

E_ Ya estoy aquí... oye... ¿y qué me decís de la doctora nueva?

H_ Uf puro sargento de artillería, es croata.

260 © by ldana & Samantha BAires
E_ Vaya... –elevó las cejas sonriendo.

A _ Pero eso sí, súbele un poco el gotero Esther –ella así lo hizo-. No
habla con nadie.

H_ Excepto con Maca.

A_ Eso sí –Esther los miró-. Es con la única que habla.

H_ Sí, siempre que descansan juntas en la cafetería.

A_ Y las operaciones, muchas veces juntas.

H_ Es cierto.

E_ ¿Me necesitáis más?

H_ No Esther... ya nos apañamos.

E_ Vale... portaros bien, ¿eh?

Al salir se quedó pensativa... sólo con Maca... bueno, era algo que
debía comenzar a aceptar, ahora Maca estaba libre y podía vivir su
vida como quisiera.
Mientras tanto, Maca había supervisado cortinas, pacientes,
informes. Atiborrarse de trabajo en el hospital, ésa era su meta.
Alka le pidió que la acompañara en una cirugía de un chaval. Sabía
que no era necesario su presencia, cualquiera del equipo podría
haber estado. Alka no necesitaba asesoramiento pediátrico alguno,
su capacidad excedía las especializaciones. Demasiada experiencia
de guerra la habían hecho la mejor cirujana por lejos en cualquier
situación, transplante, urgencia, pediatría, neurología... lo que
fuera. Pero lo aceptó. En esos momentos no sólo operaba, aprendía
y lo mejor eran los post operatorios, con sus charlas, sus “qué
hemos aprendido hoy”, sus lecciones de vida que la ayudaban en
esos momentos a superar su propia angustia. Tan sólo comparar lo
que esa mujer había vivido y perdido, empequeñecía su dolor. Y por
si fuera poco... Alka la escuchaba y la comprendía y la contenía...

Alk_ Tu pena invade el espacio, Maca. ¿Ha sucedido algo nuevo? -


mirándola con intensidad, mientras llevaba a sus labios la taza de
café.

261 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¿Cómo haces para captar todo? No te entiendo... - levantando la
vista de su taza y quedándose por un instante prendida del
magnetismo de esa mirada profunda.

Alk_ Vida, gentes, historias, mundo... He aprendido a observar


mucho. - esperando su respuesta sin quitar los ojos de los de Maca.

M_ Mi mujer. Vale ex mujer. Se ha reintegrado y ha pasado de mí.


Y... Verónica...

Alk_ La serpiente rubia...

M_ ¿Serpiente rubia? - extrañada por el calificativo.

Alk_ Una impresión, algo que me ha parecido al verla. Como en la


Biblia, la serpiente de la tentación, la que ofrece la manzana a
Eva... Su cabello, rubia, aunque no creo que sea ... totalmente
rubia. No es... eslava.

M_ No, no lo es.- sonrió. - Ha aparecido cuando llegaba mi mujer


y ... ha dejado la impresión que estamos juntas, que íbamos a salir.
-miraba nuevamente la taza de café.

Alk_ Tu mu... ex mujer. ¿Se mostró enfurecida?

M_ No. -levantó la vista.- Quizás eso es lo peor. Como si no hubiera


pasado nada. Ni se inmutó.

Alk_ Eso duele más que los celos, ¿verdad? Que la rabia. - la seguía
mirando a los ojos, mientras sorbía la taza de café.

M_ Sí. Significa...

Alk_ Nada. Quizás sea verdad, quizás oculta lo que le pasa. - sonrió.
Cruzó su mano sobre la mesa y acarició la de Maca.- Te propusiste
algo. Intentarlo. No lo olvides. No hay nada peor que las batallas
que se pierden por no pelearlas – con una amplia sonrisa.

M_ Tú... - sonrió por fin- Alka, logras calmarme. Darme fuerzas.


Eres... increíble, tía. No sabes el placer que me causa hablar
contigo.

262 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ Me alegro. Es ... de ambas. - mirándola a los ojos, con una
fuerza tal, que Maca sintió nuevamente ese magnetismo dentro de
ella.

Claudia llevaba hacia el mostrador de rotonda unas historias que


había estado completando. Sin quererlo, había sido involuntaria
escucha de todo el diálogo entre Héctor, Aimé y Esther en el box.
Quedó sorprendida, muy sorprendida por la vehemencia y las
palabras de Esther defendiendo a Maca.

CL_ Vale. ¡Qué ovarios tiene Esther! ¡Hostias! ¡Qué mal me he


portado con ella! Si hubiera hablado antes, quizás las cosas no
hubieran terminado así. Se le nota dolida, mucho. Si pudiera
ayudar... Maca la quiere. Pero la ha herido tanto que no creo que
Esther quiera intentar nada... - pensaba mientras observaba a
Esther coger partes e historias de las canastas. - Voy a hablar con
ella. Quizás acepte un cafetito... Quiero averiguar...

Esther seguía allí rellenando los papeles, con gesto


concentrado cuando Claudia llegó.

CL_ ¿Esther? No te he preguntado antes en el box. ¿Todo bien con


los niños?

E_ ¡Ah, Claudia! Sí, los niños bien ¿y tú? -la miraba con algo de
distanciamiento .

CL_ Oye... estooo.... no te tomas algo? Hace tiempo que no nos


vemos y ... pues... te cuento de mis cosas. Sabes que con Aimé ya
no.... -no sabía cómo iniciar la conversación. Evidentemente, Esther
estaba algo enfadada con ella.

E_ Siempre pones la excusa de Aimé para saber cómo me siento,


pues ya estoy muy enterada Claudia, no sé si lo sabes, así que te
agradezco ese café pero por favor, no me recuerdes con tu actitud
lo que prefiero olvidar, ¿vale? -le contestó con una de sus sonrisas
conciliadoras.

CL_ Vale. Supongo que me merezco tu indiferencia, Esther. Pero...


Maca es mi amiga y ... lo siento, no podía hacer otra cosa –cerró los

263 © by ldana & Samantha BAires
ojos mientras hablaba enfatizando más aún el gesto de malestar
por la situación vivida-. Me apetece un café contigo... de verdad. No
me gustaría que lo que ha pasado entre vosotras no nos permita
seguir siendo buenas compañeras y compartir cosas...

E_ Claudia... vale.. que lo entiendo... supongo que debió ser difícil


también para ti... al menos quiero pensar eso, así que mejor,
olvídalo y vamos a tomar ese café –le dijo como sentenciando que
no quería hablar del tema.

CL_ Venga. Un poco de agua sucia para brindar por tu regreso. -


sonreía.

E_ Está bien... y entierra tu culpabilidad ¿vale? Yo lo sabía... así


que... bueno, pertenece al pasado, a ése que he olvidado –hizo una
pausa respirando profundamente mientras le preguntaba entrando
en la cafetería-. ¿Y tú? ¿Qué tal todo?

CL_ Bien, jejeje, muy bien - con una amplia sonrisa.

E_ Oyeeeeeeee y esa sonrisa?

CL_ Tú sabes que con Aimé no va y supongo quién es la fuente de


información. Lo que no sabes es que... pues que hay otra persona –
se sentaron en un rincón.

E_ ¿Ah sí? Cuenta... cuenta -se sentaba sonriendo.

CL_ Puedo confiar en tu ... ¿discreción? No es que haya algún


problema en especial, pero no sé si quiere que el Hospital se entere.
Estamos comenzando y ... me hace ilusión.

E_ Bueno... si no confías no me lo digas -Maca pasaba por la puerta


y al verlas sentadas se detuvo.

M_ ¿Y eso? ¿Qué estarán hablando? ¿Qué raro!- pensó.- Espero que


Claudia me diga algo. -siguió su camino, con la pregunta instalada
en su mente.

CL_ No es que no confíe. Sólo te pido discreción –ladeó un poco la


cabeza como pidiendo especial cuidado ante lo que iba a contar.

264 © by ldana & Samantha BAires
E_ Tranquila, seré tan discreta como lo fuiste tú -Esther mientras
tanto la había visto por el rabillo del ojo, pero ni se inmutó, no
desvió ni un sólo momento de los ojos de Claudia.

CL_ Pues...-se mezcló en ella un gesto de sorpresa por la respuesta


y nuevamente una sonrisa de placer - Vilches y yo estamos
saliendo. Y no me esperaba que fuera tan ... especial, muy especial.

E_ Vilches es muy especial, un buen tío, me alegro.

CL_ Sí... ¿Y tú? ¿Cómo llevas lo de los niños?

E_ Bastante bien, gracias.

CL_ Maca se está ... tratando de acostumbrar. No le es fácil. No la


pasa bien, Esther. Ha estado tomando pastillas para dormir y...

E_ Mira Claudia... puedo y quiero hablar contigo de lo que sea, pero


de Maca no, ¿vale? -le interrumpió aunque se quedó con la frase,
quiso mostrarse fría.

CL_ Vale. Lo respeto. Quería que lo supieras. Porque esas pastillas


no son buenas y ... es la otra madre de tus hijos. Y están con ella
parte del tiempo. Quisiera que si vieras algo raro... me avises. Yo
trato de controlarla, de chequear que no se exceda. Pero... no
siempre es posible. Tú como enfermera sabes lo que ese tipo de
medicación, sin control, puede llegar a hacer -le dijo casi con
enfado. No podía ser que no se preocupara por la salud de su ex
mujer. ¿Tanto la odiaba?

E_ Pues creo que lo tiene fácil, ¿no? Que la ayude la psiquiatra.

CL_ No, Esther. No la tiene fácil. Con la psiquiatra, como tú la


llamas, no hay nada. Y además, si hubiera, no sería bueno que
fuera quien se lo recetara. Tú sabes que se pierde la objetividad con
los familiares. Vale. Siento haberlo mencionado. Disculpa. Tengo
que irme. Tengo un paciente en consulta en unos minutos. Un gusto
hablar contigo y me alegro que estés tan bien -sin más se ponía de
pie, mostrando de alguna manera su enfado.

E_ Gracias, yo también -se quedó pensativa, mientras veía cómo se


marchaba pensaba en Maca, ella nunca había tomado pastillas...

265 © by ldana & Samantha BAires
resopló se pasó las manos por la cara y finalmente se fue
pensativa.

Claudia, mientras tanto, caminaba muy seria por el pasillo,


cavilando sobre lo que le había dicho Esther. Cuando casi choca con
Maca, que la esperaba ansiosa....

M_ Claudia, has estado hablando con Esther en la cafetería. ¿Qué te


dijo?

CL_ Ays, Maca. ¡Vaya apuro! Vamos a tu despacho y te cuento.


¿Tendrás café, no?

M_ Siempre. Pero tú estabas tomando en la cafetería...- caminaban


por el pasillo.

CL_ Eso no es café. Es jugo de paraguas.

M_ Entra... - iba hasta la cafetera y servía dos tazas. Se acercaba


con ellas al escritorio y le daba una a Claudia – ¿Te dijo algo de mí?

CL_ ¿Me pasas el edulcorante?

M_ Lo siento. Ufff! Estoy muy ansiosa.

CL_ No me he dado cuenta, no. De ti, que no quiere hablar. Que si


tienes problemas, que te ayude la ... psiquiatra – enfatizando esta
última palabra, a la vez que se llevaba la taza a los labios.

M_ Ya. Pasa de mí. Hoy cuando llegó apenas me saludó. Para colmo
de males, apareció Vero y montó un peripé sobre unas entradas
para el teatro y me acarició el brazo.

CL_ Era de esperar. Tu ex amante no se da por vencida. - mirándola


seria a los ojos.- Ahora que estás libre, espera su ... recompensa.

M_ Nunca te cayó bien, ¿verdad? - con la vista gacha, mirando su


cara reflejada en la negra superficie.

CL_Ni bien ni mal. Pero no me gustan las personas que se meten


con personas con pareja. Y en este caso en particular, me caen fatal
aquellos que no aceptan un “no”.

266 © by ldana & Samantha BAires
M_ Esther me odia, es así. Me lo tengo merecido, ¿no? - levantando
la vista y esperando que le dijera “no te odia”.

CL_ No sé, Maca. No sé si te odia o te ha olvidado o qué. Te


recuerdo que tú también la echaste de tu casa, estuviste un tiempo
sin hablarle casi, apenas podías contener tu rabia. Me parece lógico
que esté dolida y sienta rabia contigo.

M_ Joo! ¡Nos hemos hecho tanto daño, Claudia! - comenzando a


llorar, secando sus lágrimas con el dorso de su mano.

CL_ Venga, no llores. - se levantó y se puso en cuclillas a su lado. La


abrazó y le pasó la mano por la espalda. Maca se refugió en su
hombro.- Tienes que tener paciencia y demostrarle que la quieres,
que Verónica no significa nada para ti. Aleja a esa mujer de ti, Maca.

M_ Snifff. Snifff. Sí. - levantando su rostro – Alka me ha dicho lo


mismo. Que tengo que pelear por ella. Snifff. Sniff.

CL_ ¿Alka? Ya. Ya. - nuevamente se instalaba la duda en su mente.


¿Quién era esta Alka y qué pretendía con Maca?

Llegó el horario de salida de Maca. Estaba en rotonda, a punto


de preguntarle a Teresa por ella cuando vio pasar a Esther por el
pasillo, la llamó para captar su atención, Teresa se puso las gafas
para atender mejor.

E_ Dime -tono distante y frío, mirada con cara de poco interés.

M_ Voy a buscar a los chavales a la guardería. No hemos hablado


aún sobre Paula –tartamudeó un poco al ver su actitud, le dolía.

E_ ¿Sobre Paula? -la miró extrañada.

M_ Sí. Paula. Ya te has reintegrado y habíamos quedado en que la


niña comenzaría a venir con sus hermanos a mi casa cuando tú
volvieras a trabajar -le dijo casi tímidamente, observando su
frialdad y poco interés-. Con sus cuatro meses ya no depende de
que la amamantes y me hace ilusión comenzar lo antes posible.
Apenas he tenido momentos con ella, Esther - casi como una

267 © by ldana & Samantha BAires
súplica.

E_ Está bien... no hay problema –seguía hablando distante, fría y


hasta algo hostil.

M_ Vale. - sintiendo su frialdad como si fueran estacas de hielo


clavándose en su pecho. - Entonces, paso por los niños y la voy a
buscar a casa... a tu casa. ¿Está Encarna con ella, no?

E_ Sí... está ella.

Mo_ ¡Esther guapa! -apareció su amiga del alma llamándola a gritos


con una amplia sonrisa, Maca se giró al instante y su cara mostró la
rabia que la inundaba al verla.

E_ Montse... ¿qué haces aquí? -omitió a Maca.

Mo_ ¡Ayyyyyyyy mi niña guapa!, Te he traido algo -le dijo


abrazándola-. Hola Maca no te había visto.

M_ Hola. Eh... Esther entonces... - sus ojos brillaban con intensidad.

E_ Si, si ve está mi madre -contestó mientras recogía una bolsa que


le entregaba Montse.

T_ ¡Madre mía! -pensó para sí, atónita ante la reacción de Esther al


ver el regalo, un abrazo, un beso enorme en la mejilla.

M_ Ya - furiosa - Hasta ... Joo! -salió flipando en todos los colores del
arco iris. - Y en mis propias narices, que la tía no se corta un pelo.
¡Un regalo! Y yo ahí, como una tonta... Esther la niña, Esther la
niña. Nooo, la tal Montse .... que más claro, échale agua. Va por
ella. Y Esther.... un témpano conmigo y el sol del Sahara con ella,
joder. ¡Qué digo un témpano! El polo sur entero. ¡Joo! - salía por la
puerta de urgencias y se llevaba por delante a varias personas que
le decían que tuviera cuidado, pero ella, ciega a todo siguió su
camino hasta el parking.

T_ ¡Uf como se va Maca! Ah ,no ,pero yo tengo que hablar con


Esther, esto no puede ser... ¿cómo va a liarse con alguien tan
pronto? Eso es imposible, si cuando hemos hablado le he visto en
los ojos tan claro el amor por Maca, pero claro, también es verdad

268 © by ldana & Samantha BAires
que si Maca rehace su vida... ella también... ¡pues vaya... éstas no
vuelven!, ¡qué va Teresita!

E_ Gracias Montse... ¿cuántos años hace que quería este libro?

Mo_ Yo creo que cuando estabas en la barriga de tu madre. Oye se


ha marchado un poco cabreada ¿no?

E_ No me importa, que haga lo que quiera.

Mo_ Vaya tonito... eso son...

E_ Eso no es nada... me falta una hora ¿te quedas?

Mo_ Sí, como sabía que se lleva a los niños he pensado invitarte a
cenar.

E_ Perfecto.

Mo_ Y he sacado dos entradas para...

E_ ¿Para qué? –le preguntó sonriente mientras Verónica la miraba


desde el final del pasillo.

Mo_ Para el pase de Casablanca en versión original.

E_ ¡Bueno! –sonrió ampliamente-. Pues espérame, ¿eh?

Mo_ Como para no hacerlo después de lo que me ha costado nena...


vamos a pasarlo en grande... ya lo verás.

E_ Gracias Montse, de verdad –la abrazó con ternura y gratitud.

Ve_ Mírala... qué pronto se le ha pasado y Maca haciendo la tonta...


esto lo tiene que saber... ¡hombre, sí lo sabe!

269 © by ldana & Samantha BAires
C24

La semana del regreso de Esther transcurrió sin grandes


encontronazos... más bien, con la frialdad de Esther en su trato
hacia Maca. Frialdad o directamente obviarla. Maca se sentía
agobiada por la situación. No esperaba esa actitud. Si antes de la
baja había tratado de evitarla, ahora buscaba por todos los medios
atender algún paciente en común o un encuentro “fortuito”.
Necesitaba una mirada, una palabra, algo que le hiciera ver que
Esther no había dado vuelta tan fácilmente la página de su vida en
la que ella se encontraba.

Cada vez que tenía oportunidad, se acercaba a rotonda a


completar informes, preguntar algo o simplemente “pasar” por allí
a ver si “escuchaba” algo que le diera una pista tan siquiera. Fue
así que fue “involuntaria” escucha de una charla muy particular
entre Raúl y Esther.

Ra_ Esther por favor quiero hablar contigo un momento.

E_¿Qué quieres Raúl? –lo miró distante.

Ra_ Quería saber como estás.

E_ Mira, ya te dije que me dejaras en paz, que para lo único que


hablaras conmigo era para la niña, es más, estoy pensando que lo
lleves con mi abogado, no tenemos mucho de qué hablar, ¿no te
parece? –le hablaba con seguridad mientras Maca escuchaba
atentamente.

Ra_ Esther... yo pensé que cuando dejaras a Maca...

E_ Raúl, creo que te lo dejé bien claro, me equivoqué –le


interrumpió cerrando los ojos con malestar ante su insistencia-, yo
te sentía como mi amigo y quise tratarte como tal, pero... me
equivoqué, le hice daño a Maca por mantener tu amistad.

Ra_ Maca fue muy dura contigo –trató de mostrarse decidido contra
Maca.

E_ ¿Pero qué estás diciendo? Maca aguantó todo porque me quería,

270 © by ldana & Samantha BAires
y sí, me equivoqué y aunque tarde y ya no me sirva, al menos lo
reconozco. Lo siento Raúl fuiste un momento de debilidad por mi
parte, una vez y mira todo lo que me creó... –Maca quedó
impactada “una vez... entonces era cierto” pensó.

Ra_ Fue una vez sí, pero...

E_ Pero nada. Lo siento Raúl, de verdad, y por favor apártate de


Maca, no le hagas sufrir más de lo que hiciste, ella no se merece
que le haga más daño del que le hice.

Ra_ ¿Y lo qué ella te ha hecho a ti?

E_ Eso es asunto mío, no tuyo, entérate Raúl, estás fuera de mi


vida, nunca fuiste más que un amigo con el que cometí la mayor
estupidez de mi vida, y siento si no supe hacérserlo entender a
Maca, y finalmente te pierdo también a ti, pero... no quiero que te
acerques a mí, de verdad, no quiero.

Ra_ Está bien... si así lo quieres –le dijo realmente molesto.

E_ Espero que te salgan las cosas bien con la chica con quien vas,
espero que tengas hijos y que un día, te olvides de todo cuanto
pasó, fue un solo error que nos costó a ambos muy caro, Patricia
siempre será tu hija, pero la madre de verdad es Maca, ¿te queda
claro?

Ra_ Sí –dijo dolido.

E_ Lo hice todo mal... pero... no quiero Raúl que me digas nada, en


el trabajo preferiría que no te acercaras si no es por motivos
laborales, porque después del daño que trataste de hacerle a Maca
con Paula, no me queda nada que decirte, ni que escucharte, nada
más que me dejes en paz.

Maca quedó impresionada. Le temblaban las piernas, le


golpeaba el corazón en el pecho, su respiración era jadeante. Sentía
al fin que las cosas estaban claras con Raúl, pero... ¡justo ahora que
la había perdido!

M_ ¿Por qué no antes, Esther? ¿Por qué no dejaste todo claro antes,
mi amor?

271 © by ldana & Samantha BAires
T_ ¡Maca, Maca! Hija, ¿qué te sucede? - le acarició el brazo,
viéndola tan angustiada.

M_ Nada, Teresa, nada. -y se fue con el paso cansino, los ojos tristes
y acuosos.

La rutina diaria se convertía casi en un suplicio las noches que


los niños no estaban con ella. La casa se sentía vacía, su corazón
estaba desierto. Apenas si cenaba, lo necesario como para engañar
el estómago y sentarse frente a la tele con el control remoto y no
mirar nada. A pesar de la insistencia de Claudia en encontrarse
para un cine o simplemente cenar, Maca prefería la soledad. Aún
tenía que saldar cuentas consigo misma y ahora que había logrado
poner en marcha la nueva “vida” con sus hijos, llegaba el momento
de escarbar en su mente y en su alma qué le había pasado, por qué
había llegado hasta ese punto de falsedad e hipocresía y tratar de
recobrar su antigua forma de ser. Pero a la hora de tumbarse, no
podía pegar ojo. Las media pastillas para dormir dieron paso a la
pastilla completa y apenas conciliaba el sueño por cuatro o cinco
horas.

Alk_ ¿Molesto, Maca? - acercándose a la mesa donde desayunaba.


Había llegado antes de hora con el estómago vacío y revuelto.

M_ Por favor, toma asiento. He comprado unos bollos, si te


apetecen...

Alk_ No, agradezco pero ya he desayunado o cenado, no sabría


cómo llamarlo. Esta semana con el turno noche desarregla mucho
mi ritmo de comidas. Un café apenas. - con una amplia sonrisa se
servía una taza de café sin dejar de observarla – No has dormido
bien.

M_ No. Mala noche. - con la voz apagada, la mirada perdida.

Alk_ Los fantasmas, ¿verdad? - mientras revolvía el azúcar en el


café.

M_ No son fantasmas. Digamos que son muy ... corpóreos. - su voz


temblaba.

272 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ Consulta a un especialista, Maca. Las pastillas sin control no
son buenas.

M_ Lo tengo controlado.- dijo sinceramente. Apenas una pastilla


para dormir, ¿qué le podría causar eso? Tenía confianza en que
pronto resolvería la situación, de una u otra forma, pero saldría de
esta encerrona en su vida.

Alk_ Esas cosas nunca se pueden controlar. Tú estás involucrada con


tu propio dolor. Mi experiencia fue así.- le hablaba con calma y voz
suave. - Hubo un momento en que no alcanzó ni una, ni dos, ni tres.
Somos seres humanos con un título de médico para curar a otros,
no para curar nuestras propias dolencias, Maca. Y más cuando se
trata de penas del alma.

M_ Lo tuyo fue distinto, Alka. Los horrores que has vivido.

Alk_ Los tuyos también son horrores, de otro tipo, pero en ti


provocan devastación. Consulta con un psicólogo, me parece que
necesitas ese tipo de ayuda. Y no ... empastillarte. - su voz sonaba
más firme, aunque no quería atosigarla. En estos casos, era mejor ir
con pies de plomo y tratar de llegar a la persona enferma por el
convencimiento.

M_ No sé, no sé. -agachando la cabeza, suspirando.

Alk_ He estado pensando mucho en ti. Y... espero no te moleste.


Creí que esto te ayudaría a calmar tu ansiedad. A mí, me llena el
espíritu. Es mi libro preferido. Espero te guste. -le entregaba una
pequeña bolsa de regalo.

M_ ¿Para mí? - halagada por el obsequio.

Alk_ Sí. - con una enorme sonrisa y los ojos brillantes clavados en el
rostro de Maca.

M_ A ver... - emocionada, sacaba un paquete cuidadosamente


envuelto y rasgaba el papel. En él , un libro clásico de Kundera, La
Insoportable Levedad del Ser - Alka, es... Gracias, gracias. - se ponía
de pie y se acercaba a ella. Agachándose a su lado, la abrazaba con
afecto y era correspondida por la médica. Un gesto muy bonito de
la doctora que le hacía sentir su afecto. – Me has hecho sentir muy

273 © by ldana & Samantha BAires
bien, Alka. Muy bien. -cerrando sus ojos.

En el mostrador de la cafetería, Vilches y Claudia estaban


comiendo unas pastas y bebiendo un café. Ambos vieron la escena
y se giraron al unísono para mirarse.

Vi_ Ahora no insistirás conque son ideas mías.

CL_ No, tienes razón. Lo he notado en otras ocasiones esta semana.


Y a Maca... parece no desagradarle.

Vi_ Nada mejor que un clavo para sacar otro clavo. Vale. Que Maca
se la pasa desclavando.

CL_ ¡Vilches!

Vi_ Claudia, que más que pediatra parece un carpintero. ¿Tendrá


alguna receta secreta?

CL_ ¡jajaja! Si quieres le pregunto...

Vi_ No es mala idea. Tú tienes confianza con ella para esas cosas.
Luego me cuentas.

CL_ ¿Ah, sí? Quizás... la ponga en práctica.

Seguían sus jueguitos verbales, mientras en la mesa una Maca


sonriente y recuperada hablaba con Alka, que próxima de irse a
casa, aprovechaba sus últimos momentos en el hospital para
mostrar una faceta desconocida para todos. Humor, alegría,
sociabilidad... con la única persona que parece le interesaba ...
Maca.

Ese mismo día, a la hora del almuerzo, en rotonda Esther


estaba controlando unos partes mientras Teresa le contaba
cotilleos, sintió unas manos que le tapaban los ojos.

E_ Montse.. –dijo segura.

Mo_ Joder... ¿por qué siempre me pillas? No lo entiendo.

E_ Porque desde niña me hacías lo mismo... por eso.

274 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ ¡Ay... si es que me tienes loquita!

T_ Le ha dicho me tienes loquita –se quitó las gafas Teresa


mirándolas.

E_ Ya será para menos... venga nos vamos a almorzar.

Mo_ Teresa me la llevo a comer bien, ¡qué mira que flacucha se ha


quedado! Pues si la vieras sin ropa... parece una niña de las que
salen en la tele.

T_ Sin ropa –susurró para sí mientras reía forzada.

E_ Vamos... o se va a escandalizar más –dijo Esther sonriente-.


Hasta luego, Teresa.

T_ Hasta luego Esther...

Mo_ Teresa... –le inclinaba un poco la cabeza.

T_ Montse, adiós.

E_ Venga deja de hacer la payasa –le golpeó suavemente el brazo


mientras reía.

Mo_ ¡Au mira que te gusta pegarme!

E_ Tonta –la abrazó riendo aquellas locuras de su amiga.

Justamente en ese momento llegaba Maca a rotonda para


firmar e irse y las veía. La embargó no la rabia o el enfado, sino una
profunda tristeza. La de confirmar que Esther había cerrado
definitivamente el libro de su vida en común. Que lo había colocado
en algún estante de su memoria y que allí sólo estaba para llenarse
de polvo y hojas amarillas sin uso. Dejó los partes sobre el
mostrador y saludó a Teresa con un hasta más ver.

T_ Adiós... eh. ¿Hasta más ver? ¿Qué le sucede? Esa carita tan
triste. Aysss, cada vez una más lejos de la otra. Esther que casi le
niega el saludo y está aquí a los besos y abrazos con Montse. Maca
que ha dado por perdido todo. ¡Qué mal, qué mal!

275 © by ldana & Samantha BAires
Se metió en el auto, se puso el cinturón mientras gruesas
lágrimas caían por su rostro. Apoyó las manos en el volante y miró
hacia la nada delante suyo. Exhaló un suspiro y se decidió a
encenderlo.

M_ Faltan cuatro horas para ir a buscar a los niños a la guardería.


Sí, mejor voy a casa a descansar un rato. - se convenció a sí misma.
Condujo casi como una autómata, apenas distinguiendo sus propias
acciones. El tráfico, para suerte suya, estaba liviano y no tuvo
mayores inconvenientes.

En casa, dejó su chaqueta y bolso en el sillón. Se fue a


preparar un té a la cocina. Se quemó al intentar coger el cazo
hirviendo, olvidando colocarse una manopla. Maldijo y maldijo y
dejó el té sin preparar. Fue hasta el sofá. Se sacó sus botas y se
sentó contra el respaldo levantando sus piernas encogidas contra
su pecho. Las abrazó y apoyó su frente contra sus rodillas.

M_ Está con ella. Estoy segura. Todo lo que imaginé con Raúl ahora
lo veo en mis narices con esa Montse. Duermen juntas. Esa piel que
era mía ahora la despiertan otras manos, las de ésa... Sus
sonrisas... cómo las extraño. ¿Temblará y gemirá con ella como
conmigo? ¿Le dirá los te amo que eran míos? Esther, cariño... Ya no
más mi cariño... ahora se lo dirá a ella y se acurrucará en su
pecho... Y ... ¡Joder! ¡No quiero seguir viéndola con ella! ¡No!
Necesito dormir un poco, eso...

Se levantó y fue hasta la mesa de luz en su habitación. Cogió


las pastillas y fue hasta la cocina a por un vaso de agua.

M_ Una ya no me hace nada. Mejor dos. - aunque sin darse cuenta


repitió el procedimiento otra vez.

Fue hasta la habitación y puso el reloj para despertarse en dos


horas. Se tumbó vestida y cerró sus ojos...

La tarde se presentaba apacible en emergencias. No hubo


demasiados ingresos. Esther la aprovechó para revisar los turnos de
las enfermeras. Había muchas quejas por la sobrecarga de trabajo.
Habían despedido dos enfermeras contratadas y sin embargo
habían traído una jefa de cirugía. Esa actitud de la Dirección del

276 © by ldana & Samantha BAires
Hospital calaba hondo en el plantel de enfermería. Escuchó con
agrado que se rumoreaban los enfrentamientos de la Casas con
Maca por esa cuestión. Todavía no se había cruzado con la nueva
cirujana “arribista”, aunque los comentarios de sus compañeras
hablaban de una mujer muy seria, eficiente y que colaboraba con
todas ellas. “Ya la vas a conocer Esther. No habla con nadie,
siempre está trabajando o si no, está con Maca. Es con la única que
se lleva. Es rarita.” Qué significaba ese “es rarita”, no sabía.
Aunque estaba segura de algo, “las atrae como moscas, ufff!”

Estaba en rotonda, buscando unos papeles cuando Teresa la


saludaba porque se retiraba.

E_ ¿Has terminado el turno? ¡Qué suerte, Tere! Yo tengo para rato.

T_ ¿Vas a continuar con este horario? - mientras se daba un toque


en los labios con el lápiz labial.

E_ Ey, ¡qué guapa estás! ¿Manolo te espera?

T_ No. Mmmm.... voy al Corte Inglés, a buscar algo para mi nieto. -


observando la mirada divertida de Esther - ¿Qué? ¿O ahora no me
puedo poner guapa para mí misma?

E_ ¡Anda! Que no he dicho nada. - mofándose.

T_ No como otras, que se ponen delgadas y guapas para liar... Y


luego andan desnudas con sus ... amigas – enfatizando la última
palabra.

E_ Teresa... Me conoces. Venga, ¿ tú crees que Montse y yo...?

El sonido del teléfono interrumpió la charla. Esther atendió.

E_ Emergencias.... Diga.... Sí, yo misma.... ¿QUÉ?..... ¿La han


llamado al móvil?..... Vale.... Me ocupo ya mismo.... Sí, sí.... -colgaba
furiosa. - ¡No me lo puedo creer! Seguro está en la cama con esa
barbie peliteñida... y con tanto polvo aquí y allá se le olvidó. Me va
a escuchar, me va a escuchar.... -discaba frenética un número.

T_ Esther... ¿qué pasa? - acercándose preocupada.

277 © by ldana & Samantha BAires
E_ Maca, pasa, eso pasa. Debe estar revolcándose con ésa y se ha
olvidado de ir a buscar a los niños a la guardería. Me han avisado
que todavía están allí, que qué íbamos a hacer.

T_ ¡Ooooh! -tapándose la boca de asombro. - Pero... la rubia está


arriba, Esther. Hoy curra hasta tarde.

E_ Entonces estará con alguna otra. ¡Parece que no puede vivir sin
sacarle las bragas a alguna puta! ¡Joder! No contesta, atiende el
contestador.

CL_ Teresa, ¿me pasas el parte por favor? - se retiraba de la


guardia. - ¿Pasa algo?

E_ Tu amiga, la santa Maca. ¡Que debe estar revolcándose con


alguna y se ha olvidado de buscar a sus hijos! Pero esto no queda
así, ¡no señor!

CL_ Aguarda, Esther. Maca no está revolcándose con ninguna, te lo


puedo asegurar. ¿Dices que no ha ido por los niños?

E_ ¿Qué, ahora no entiendes el español? - enloquecida de rabia.

T_ Venga, Esther. ¡Cálmate! Avisa en la guardería que paso a buscar


los niños yo.

E_ ¿Me harías ese favor? Gracias, Teresa. No quiero molestar a mi


madre, está con Paula y...

CL_ No contesta... No puede ser... o ... ¡Joo! - mirando el móvil,


hablaba en voz alta. - Aysss, Maca...

T_ ¿Qué pasa Claudia?

CL_ Que iba a descansar un rato antes de buscar a los niños, eso
pasa Esther. Y que hace días que apenas duerme aún con esas
pastillas. ¡Joder! - salió corriendo hacia el parking y las dejó a
ambas con la boca abierta.

T_ ¿Y ahora a ésta que le pasa?

E_ Las pastillas – como cayendo en cuenta – las pastillas... Eso

278 © by ldana & Samantha BAires
quiere decir que...

T_ Quiere decir qué, Esther. Aysss, que estáis todas enigmáticas.

Minutos después, Claudia pulsaba el timbre en el portal sin


recibir respuesta alguna.

CL_ Venga, Maca. Contesta, por favor – seguía intentando


vanamente. - Ahora ¿qué hago?

279 © by ldana & Samantha BAires
C25

Cuando vio salir a Claudia del hospital a la carrera, el corazón


de Esther se detuvo, tuvo que suspirar con fuerza para poder
reaccionar, sin dudarlo llamó a Maca quería cerciorarse ella misma
de que era cierto.

E_ ¡Maldita sea, Maca!... ¿pero qué has hecho? –se preguntó al


borde de las lágrimas al ver que su teléfono seguía desconectado
tal y como le había dicho Claudia.

T_ ¿Sabes algo?

E_ No.

T_ Me voy... tranquila Esther, te llevo a los niños a casa... venga...

Mientras tanto, Claudia, al no recibir respuesta de Maca


recordó el manojo de llaves que Maca le había entregado “por si
acaso”. Fue a buscarlas y volvió en un pis pas, excediendo límites
de velocidad, muy preocupada por su amiga.

La encontró dormida, vestida, sobre la cama. Le tomó los


signos vitales, miró sus pupilas. Fue hasta la cocina, como siempre
café caliente en la cafetera, sacó tazas y vasos y puso la cazo a
calentar. Té negro, muy negro. Le temblaban las manos mientras a
increíble velocidad volcaba el preparado que sacó de su maletín:
dos cucharadas de carbón vegetal en polvo, una cucharada de
leche de magnesia, más cuatro cucharadas de ese té.

CL_ Maca, Maca. -sacudiendo su rostro con la palma de la mano.-


Venga, Maca arriba, venga. - la sujetaba de las axilas, con esfuerzo
la lograba sentar, peso muerto, cabeza hacia un costado. - Venga,
Maca despierta, por favor.

M_ Mmmmm.... gggmmm.... mmmmm.

CL_ Abre los ojos, Maca. Venga, ¡despierta! ¡Coño, despierta!

Cuando abrió un poco los ojos y logró que se espabilara algo,


le dio el preparado. Le hablaba, la sacudía, la movía. Logró que lo

280 © by ldana & Samantha BAires
bebiera y a poco, vomitara en el suelo una mezcla de bilis y fluidos
gástricos gelatinosos. El esfuerzo del vómito espabiló a Maca,
aunque no lo suficiente. La hizo levantar y caminar y caminar,
apoyada en su cuerpo.

Media hora después, con varias tazas de café encima y luego


de los vasos de agua con Sal de Epsom, Maca lucía espantosa, sus
cabellos enmarañados, su ropa oliendo pestes y sus medias
manchadas del vómito.

CL_ ¿Cuántas pastillas Maca?

M_ Dos, dos. - creía que su cabeza iba a estallar, no podía pensar,


no podía coordinar, la luz la cegaba – Claudia, por favor, apaga la
luz. Mis ojos.

CL_ No, la luz queda así. No cierres los ojos, no te duermas. O


tendré que llevarte al hospital. Maca, con dos pastillas no te hace
este efecto. En el blister de la cocina faltan seis.

M_ No recuerdo, Claudia. Tomé dos, dos... - ponía los dedos sobre


sus sienes.

CL_ Vale. Te traigo más café. Quítate la ropa que te traigo la bata.

M_ Claudia, los chavales... ¡Tengo que ir a buscarlos! - de pronto


recordaba.

CL_ No te preocupes. Avisaron al hospital y Teresa los iba a buscar.

M_ ¿Esther sabe que no fui? ¡Joo! - le entró pánico – Claudia, si sabe


esto se va a poner loca. No va a dejarme verlos – se estremecía, se
desesperaba.

Claudia fue hasta ella y la cobijó en sus brazos.

CL_ Tranquila, Maca. Eso lo resolvemos después. Ahora, trata de


recomponerte, ¿si? - le acariciaba la cabeza, mientras la sentía
llorar sobre su hombro, indefensa, destruida.

Teresa se marchó, y Esther con un nudo en su alma terminó el


turno y luego se fue hasta su casa, tenía el móvil de Claudia y

281 © by ldana & Samantha BAires
aunque quiso esperar un tiempo oportuno para llamar, a los diez
minutos de marcharse, llamó, la primera vez le dio comunicando y
tuvo la certeza que estaría hablando con Maca, que seguro estaba
con algún ligue.

E_ ¡Y dale Esther... por más que quieras insistir en eso... ¡no te das
cuenta de cómo esta!. Joder... joder... joder... que no le pase nada.-
murmuró.

Ta_ ¿Le ocurre algo señora? –le preguntó el taxista al escuchar sus
palabras.

E_ No... si... verá es que es un caso urgente ¿podría ir un poco más


deprisa?

Ta_ No puedo, ¿qué quiere que me quiten puntos? –la miró


enarcando una ceja molesto.

Al llegar a casa, lo hizo con la garganta seca, allí estaba su


madre y Montse en la cocina preparando la cena, hablaban
distendidas pero al verla entrar Encarna adivinó que algo pasaba y
grave.

En_ Cariño... ¿qué pasa?

E_ Nada... bueno sí, Maca.

En_ ¿Qué le pasa? –se precipitó hasta ella.

E_ No nos contesta el teléfono, me han llamado del colegio que no


ha ido a recoger a los niños.

Mo_ Estará con... –los ojos de Encarna le hicieron cerrar la boca.

E_ Maca tiene un pequeño problema –se sentó abatida mirándose


las manos.

En_ ¿Qué clase de problema? –la miraba seria.

E_ No puede dormir y según Claudia está tomando pastillas para


descansar.

282 © by ldana & Samantha BAires
En_ Dios mío –susurró-. ¿Y a qué esperas a ir?

E_ No mamá... ha ido Claudia.

En_ Es tu mujer, tú eres la que debes ir.

E_ Es mi ex mujer mamá... métetelo en la cabeza.

T_ ¡Ya estamos aquí! –exclamó Teresa como en señal para que


supieran que los niños entraban.

Mo_ Yo me encargo de ellos...

En_ No te reconozco Esther.

Pe_ Mami... mami –se abrazaba a ella-. Mida e dibu.

E_ ¿A ver cariño? –sonrió con tristeza mientras Teresa entraba con


la niña en los brazos-. Hola Patricia, mi vida.

T_ ¿Algo?

En_ No.

Mo_ Venga vamos que el baño está preparado para los reyes de la
casa.

Pe_ Quedo ve a Paula.

T_ Si, vamos... venga...

E_ Ir con las tías, vamos...

Pe_ ¿Mamá? No íno, mami. No íno. ¿No ámoz a zu caza?

E_ Tenía trabajo mi amor, por eso ha ido Teresa.

Mo_ ¡Venga a ver quién gana antes la carrera de los patos!, cua,
cua, cua, cua.

Pe_ Cua, cua... yo.

283 © by ldana & Samantha BAires
Pa_ Yo... cua.... yo cua... –decían yendo con Montse.

En_ ¿Qué piensas hacer?

E_ Nada mamá, esperar –se salió al comedor .

T_ No sé cómo puede estar así Encarna.

En_ Mi hija ha sufrido, está sufriendo más de lo que imaginaba, solo


espero que se dé cuenta y eche a correr en busca de Maca.

Esther había probado nuevamente pero en ese momento el


teléfono de Claudia no respondía, le salía el contestador, trató de
calmarse, se comía mientras las uñas de su mano libre del teléfono,
sufría y sufría.

E_ ¿Qué hago? Debería ir... joder... no... no puedo ir porque si voy,


se pensará que con eso llama mi atención, ¡joder Maca! –se decía
con rabia para sí. Volvía a marcar-. Nada...

En_ ¿No piensas ir? –la miraba con seriedad.

E_ No mamá, no voy a ir.

T_ ¿Nada? –preguntó desde el pie de la escalera.

E_ No Teresa –contestó nerviosa.

En_ ¡Pero no te das cuenta que te necesita! –le alzó la voz nerviosa.

E_ Lo sé... pero no... no voy mamá, no voy.

En_ Cabezota... espero que no te arrepientas de esto –cogió el


abrigo y el bolso.

E_ ¿Dónde vas? –le preguntó mirándola atónita.

En_ ¿Dónde crees que voy?, con Maca.

E_ Está Claudia con ella.

En_ ¿Y qué es Claudia?, Una amiga, ahora no necesita amigas,

284 © by ldana & Samantha BAires
necesita cariño y yo, se lo voy a dar, ¿tienes algún problema? –le
preguntó furiosa.

T_ ¿Te vas Encarna?

En_ Sí.

T_ Me voy contigo.

En_ No pensé decirte esto pero... me decepcionas hija... me


decepcionas.

Ambas salieron por la puerta, mientras Esther sentía que su


alma se rompía, se desgarraba, ¿era ella la culpable?. En eso sonó
su teléfono, se precipitó hasta él porque lo había arrojado nerviosa
contra el sofá.

E_ ¡Claudia!

CL_ Está bien Esther... he visto tus perdidas, lo siento.

E_ ¿Cómo está? –preguntó preocupada.

CL_ Emmm ... - mirando a Maca en el sofá. - Se quedó dormida. Sólo


eso. Venía con sueño atrasado y no escuchó el despertador. Tenía el
móvil sin batería, por eso no contestaba.

E_ Quiero hablar con ella. - no le creía una palabra. Sabía que


Claudia la estaba protegiendo. - ¿Me la pasas?

CL_ Se está duchando ahora, Esther. Luego... luego habla contigo,


¿vale? ¿Con los niños todo bien?

E_ Sí, los trajo Teresa. Claudia no te creo una palabra. Fue una
sobredosis de pastillas, ¿verdad?- le dijo a boca de jarro.

CL_ Tú misma, Esther. - algo mosqueada. - No voy a hacer una


disertación académica para que me creas. Maca te llama luego. -
dando por terminada la conversación.

E_ Vale... bien –le dijo cortando y sin más se sentó en el sofá y


rompió a llorar.

285 © by ldana & Samantha BAires
Estaba sentada en el sofá, ya envuelta en su bata, bebiendo su
enésima taza de café. Habían hablado mucho con Claudia sobre la
necesidad de consultar a un especialista. Sonaba el timbre una y
otra vez, con insistencia.

CL_ Quién es? - respondiendo al timbre.

En_ Somos nosotras.

CL_ ¿Encarna?

En_ Sí y Teresa.

CL_ Vale, pasen. - se giraba hacia Maca- Teresa y Encarna, Maca.


Venga, anda y péinate, que estás ... ufff! –al ver que ella no le hacía
caso agregó-. Por favor, Maca. No te pongas en niña malcriada. ¡A
peinarse he dicho!

M_ Joder tía, ¡qué carácter!- Maca obedecía, bufando, enojada


consigo misma.

Claudia iba hasta la puerta y abría.

CL_ Adelante, pasen.

EnyT_ ¿Cómo esta? -decían a la vez a punto de la histeria.

CL_ Bien, ha tomado una pastilla equivocada y no podía


despertarse. Pero está ... bien, bien. -tratando de ocultar la angustia
que aún le hacía doler el estómago.

En_ Ya y yo me chupo el dedo, ¿dónde está? -preguntó dejando el


bolso en el sofá moderno que se había comprado y en el que hasta
hace poco estaba sentada.

T_ Encarna... anda Claudia, dinos la verdad.

CL_ No ha pasado nada, se quedó dormida, ¿vale? - cabreada. No


quería que esas dos se enteraran de la verdad. Esther iba a poner el
grito en el cielo. Le importó nada cuando le avisó de las pastillas de
Maca y ahora esto que había sucedido le vendría como anillo al

286 © by ldana & Samantha BAires
dedo para vengarse de ella. De pronto el temor a una represalia
contra Maca a través de sus hijos la llenó de pánico.

En_ Mira... me da igual una que tres, Maca necesita ayuda y si la


cabezota de mi hija no se la da, aquí estoy yo, así que... deja tanta
tontería por tu parte y respira tranquila que nada va a pasar con
Esther, está acojonada, pero acojonada de verdad.

T_ Claudia... menos mal que estabas tú... -trató de menguar la


tensión Teresa con gesto preocupado-. La verdad que Esther está
angustiada por esto.

CL_ Sí, supongo. - no creyendo mucho en la angustia de Esther.-


Vale. Vosotras no tenéis la culpa de que Esther tenga tanta rabia
contra Maca y no vea que necesita ayuda, como ella cuando pasó
por esto mismo. En fin, cosas que tendrán que arreglar entre ellas.
Maca se confundió y tomó pastillas para dormir de más. Lo viene
haciendo hace rato y a pesar de eso duerme poco y nada. Espero
que con esto recapacite y vaya a un especialista. No puede seguir
así, no, no... - con tristeza y los ojos enrojecidos.

En_ Tranquila hija, yo me hago cargo de Maca.

T_ Claudia... no juzgues a Esther así...

CL_ No la juzgo Teresa, sólo hablo de lo que veo que hace y dice. Le
avisé que Maca necesitaba ayuda, pero no le importó. No te olvides
que cuando Esther tuvo problemas durante el embarazo de Patri,
aún separadas, Maca estuvo allí. Encarna, que tú te encargues, no
sé si es lo mejor...

En_ Ni lo dudes, es lo mejor, para mí es mi hija y si a la cabezota de


la mía me tuvo a su lado cuando lo de ese impresentable, lo mismo
va a tener ella, no es otra cosa que mi apoyo y mi pecho para que
llore, le haré la comida que se alimente bien que no esté sola con
los niños y que sobre todo, tenga con quien hablar, aunque sea
para cagarse con la madre que parió a Esther, pero ahí me tendrá.

Maca regresaba del baño. Se había higienizado y peinado. Al


verse en el espejo se había dado cuenta que Claudia tenía razón.
No podía seguir así, estaba cayendo en un pozo muy hondo. Era
hora de parar ese derrumbe.

287 © by ldana & Samantha BAires
M_ Encarna, Teresa, ¿por qué estáis aquí? -tratando de mostrar
compostura, a pesar que sus ojeras y su extrema palidez delataban
su estado.

En_ Hija -se encaminó hasta ella y la abrazó-. ¿Tú que crees? Anda
no te hagas la fuerte, que aquí estoy para quedarme contigo.

T_ Maca cariño -le dijo acariciando su cara mientras se abrazaba


fuertemente a su suegra, esa suegra que siempre estuvo y estaba.

M_ Lo siento Encarna, yo no quise... le prometo... no quise. Me


equivoqué. Quería dormir un poco... -se derrumbaba en lágrimas en
ese abrazo que tanto necesitaba.

En_ Lo sé... lo sé... venga vamos, siéntate que te voy a preparar un


caldito.

Claudia miraba la escena y sabía que con esa mujer iba a salir
adelante, pero seguía sintiendo un pellizco sobre Esther.

T_ Vamos cariño... todo va a pasar.

M_ No sé, no sé... yo... yo... -casi no podía hablar, entre sollozos,


hipando.

En_ Anda... anda... fuera esa cara de miedo, y esas lágrimas, tú y


yo vamos a pasar una noche de esas de hablar y hablar, hasta que
no nos queden palabras que decirnos. Con un buen caldo de cocido
y se acabó eso de no alimentarte, mañana te hago un desayuno y
con eso recobraras todas las fuerzas que has perdido.

T_ Yo te ayudo Encarna, venga... Maca cariño -la besó-. No te


preocupes por nada.

CL_ Si vosotras os quedáis, me voy a casa. ¿Te parece bien Maca?-


viendo que Maca asentía con la cabeza.

En_ Claro hija, y gracias.

CL_ Maca, cualquier cosa me llamas, vale? -Claudia se acercaba a


Maca y le daba un beso en la mejilla. -Mañana hablamos tranquilas.

288 © by ldana & Samantha BAires
Hoy te quedas en buenas manos.

M_ Claudia, mi niña... Gracias. - cerrando los ojos y tomando su


mano en la
mejilla, depositando un beso en ella.

La mañana había llegado, y Maca tras pasar una parte de la


noche hablando con Encarna finalmente logró dormirse. Cuando su
suegra la despertó se encontró con un desayuno de aquellos que
como Encarna decía, despertaban a un muerto, agradeció la
presencia de aquella mujer que le daba tanto calor. Sin embargo, al
llegar al hospital todo cambió, el miedo a enfrentarse a Esther se
acentuó de manera brutal, un cosquilleo en su estómago, le hizo
entender que los nervios estaban ahí ya agazapados para hacerse
ver en el momento menos oportuno.

En rotonda con cara de saber que le iba a caer una buena


bronca, se encontraba Maca, rellenando unos papeles, junto a ella,
Teresa.

T_ Maca, tú tranquila. A cualquiera le pasa... -acariciando su mano.

M_ Sí. A cualquiera le pasa que se toma cuatro pastillas sin darse


cuenta, Teresa. Ufff! Y abandona a sus hijos. - por la cara de Teresa
se dio cuenta que entraba Esther y se giró - Mira la cara que trae.
¡El pollo que me va a montar!

T_ No creo...

Esther llegaba con cara de más que pocos amigos, un rostro


que si te lo encuentras por la calle te hace salir espantada del
susto. La noche había sido muy dura, y por más que Montse había
tratado de hacerle entender que debía olvidarse un poco de Maca y
que debía seguir viva, aquel accidente buscado o no, le había
dejado trastocada, jamás esperaba una cosa así de Maca, y si bien
no había dormido mucho, por la mañana se maquilló para no darle
el gusto a su ex, de encontrarla mal.

E_ Buenos días.

T_ Esther! Holaaaa! -golpeaba la mano de Maca para que la


saludara.

289 © by ldana & Samantha BAires
M_ Hola, Esther. Yo...

E_ Mira Maca... déjalo, ¿estás mejor?- le preguntó sin mirarla más


que nada porque no quería que viera la preocupación en sus ojos.

M_ Sí. Quiero explicarte...

E_ No hace falta... ¿vale?, Pues eso... me voy a trabajar, sólo espero


que controles la situación, o de lo contrario no voy a dejarte a los
niños.

M_ Esther, yo ... fue un error. Quería descansar y no me di cuenta


que ya las había tomado. Lo siento. No va a volver a ocurrir te lo
prometo - dijo con pena en sus ojos y una terrible vergüenza.

E_ Eso espero -salió de allí con un dolor en su alma que no podía


soportar-. Joder... ¡cómo está!

M_ Esther... espera. Hablemos, Esther. ¡Esther!

T_ Deja Maca. Luego lo hablas con ella. Preocúpate por ver algún
médico. Lo necesitas. Habla con Carlos o con...

M_ Ni se te ocurra mencionarla, Teresa. Veré con quién. Sí, necesito


ayuda. Con esto ya no puedo sola. - se iba con la cabeza gacha,
hacia su despacho.

Mientras en el cuarto de enfermeras, Esther trataba de


tranquilizarse, no la había querido mirar, pero era inevitable, al ver
su rostro el mundo se le cayó encima, Maca no era así, nunca había
tomado una sola pastilla, sin duda, aquello era síntoma de su
estado... y Esher reconoció para sí, que no tenía la culpa ella, que
todo había empezado aquel maldito día de su error. Se sintió sucia
al ver sus ojos, sucia al ver sus ojeras, y tuvo que retener sus ganas
de salir corriendo para acunarla en sus brazos y decirle que allí
estaba ella, que seguía estando allí, apoyó su frente contra la pared
y suspiró, todo se estaba complicando, todo era más insoportable
en esa soledad .

E_ Maca... Maca cariño... ¿qué te he hecho?, ¿En qué te he


convertido?

290 © by ldana & Samantha BAires
Más tarde, ya faltando poco para que terminara su turno, Maca
estaba en el despacho tratando de centrarse en los papeles que
revisaba. Con gran esfuerzo y voluntad, había logrado cumplir con
sus tareas y seguir la rutina diaria en la guardia. Claudia le había
conseguido ya una cita con un especialista amigo, de otro hospital
para evitar rumores o corrillos si se sabía que recibía ayuda
psicológica. Dos golpes la sacaron de su poca concentración.

M_ Adelante.

E_ ¿Puedo pasar? -su gesto era serio.

Maca se asombró de verla allí en la puerta, era a quien menos


esperaba.

M_ Sí, por supuesto. Pasa. - se enderezó en su asiento, tratando de


erguirse y mostrarse más fuerte. - Tú dirás.

E_ Gracias -trató de respirar hondo pero no podía, tampoco podía


mirarla a los ojos así que mientras pasaba su dedo por el respaldo
de la silla le dijo con voz algo trémula-. Siento lo de antes, no debí
hablarte así.

Maca se ponía de pie, nerviosa.

M_ Supongo que lo tengo merecido, Esther. Quizás yo también


hubiera dicho tus mismas palabras si la situación fuera al revés. Lo
que hice no tiene perdón. Tengo tres hijos y me comporto como una
niñata. Te... te aseguro... que no va a volver a ocurrir -refregaba sus
manos que no ocultaban su nerviosismo.

E_ Me gustaría poder ayudarte... de verdad... Sé que esto no es algo


sencillo ni para ti ni para mí, y si encima nos vamos pisoteando... -
mostraba el mismo nerviosismo de Maca.

M_ No descanso bien... Voy a consultar a un psicólogo, Esther.


Necesito control para mis estados de ánimo. Claudia me lo había
anticipado. No le hice caso. No... no voy a poner en peligro a los
niños, te lo aseguro.

E_ Lo sé -sonrió mirándola fijamente a los ojos-. Me gustaría poder

291 © by ldana & Samantha BAires
ayudarte, de verdad por eso creo que es mejor que mi madre esté
contigo yo tengo a Montse y me puedo apañar.

M_ Montse... Montse... Ya sé que tienes a Montse... No me lo


recuerdes... No me lo refriegues en la cara. - suspiró- Encarna me
dijo anoche. No sé Esther, no sé... No tengo ganas de estar con
nadie.

E_ Por favor... es lo mejor hasta que estés bien, no quiero que estés
sola ¿vale? -moduló la voz de tal forma que provocó en Maca un
escalofrío y sin saber muy bien cómo ni por qué se fueron
acercando.

Maca percibió su cercanía, su olor, esa fragancia que


necesitaba en sus mañanas, en sus noches. Esa fragancia que
siempre estuvo allí, a su lado. Que buscaba aún cuando hubiera
estado con Verónica. Esa fragancia que llenaba sus poros y que le
hacía girarse en la cama, hacia el otro lado, para no descubrir ante
Esther la enorme contradicción que cruzaba su vida. Volviendo a
casa después de estar con su amante, sintiéndose sucia y a la vez
incapaz de romper ese círculo vicioso en el que estaba su vida.

Esther por su parte, notaba como si sus manos hubieran


cobrado vida ajena a ella, al verla acercarse no podía oponerse a
que aquellas manos buscaran el cuerpo de Maca, el contacto de su
mujer, como siempre, hasta cuando sabía que volvía de estar con la
otra, pero ese contacto siempre era necesario para ella, para
calmar su corazón que tanto amor sentía, y allí, en su despacho,
con ese gesto, con ese temlbor de barbilla, no podía negarlo, la
amaba, la amaba enormemente, y aquellas manos tomaron vida,
abrazando contra sí el cuerpo tembloroso de Maca.

Maca cerró los ojos y se dejó abrazar. Sus brazos buscaron su


cuerpo con calma y ansiedad al mismo tiempo.

Esther cerró los ojos y sintió temblar su corazón. La estrechó y


su piel se erizó.

M_ Cariñoooo.... te necesito tanto, tanto.

E_ Maca... -suspiró.

292 © by ldana & Samantha BAires
Maca ni escuchó esas palabras. Instintivamente, miró sus
labios y su boca buscó paz y tranquilidad en los labios de Esther. Se
inclinó y abrió su boca lista a apoderarse de ese preciado tesoro...

E_ No, Maca... -la apartó y se apartó-. No te confundas... no... sólo


quiero ayudarte, no puedo... no puedo -le decía con las lágrimas en
su rostro.

M_ Sí... sí.. tienes razón. Lo ... lo siento - turbada, su cuerpo


vibrando aún con el abrazo y esas palabras golpeando como
latigazos en su cuerpo.- Gracias... por comprender Esther.. gracias.

E_ Maca... no puedo verte así, por favor...

M_ No te preocupes, Esther. Voy a recuperarme - ganando en


compostura. - Lo que menos quiero es dar lástima. Gracias por
venir... Esto...

E_ Maca... -cerró los ojos preocupada.

M_ Tengo trabajo que hacer. Si me disculpas - quería que se fuera,


ya mismo, para poder llorar a sus anchas. No quería arrastrarse
más. Su dolor... quedaría encerrado en su cuerpo, en su soledad,
sabía que Esther había venido sólo a consolarla como a ese alguien
que alguna vez importó en tu vida, pero que ahora era sólo un mal
recuerdo y un presente triste-. Pasaré a buscar a los niños por la
guardería mañana, como me corresponde. Aceptaré que Encarna se
quede un tiempo en casa. Así tú estarás más tranquila y yo
también. Gracias, Esther... por todo, gracias.

E_ Te conozco y sé lo que estás pensado, nunca puedes engañarme,


por más que lo intentes, quieres quedarte sola, me voy, pero no
eres algo que quiera borrar de mí, ni un sólo recuerdo Maca, eres
entre otra cosas, la madre de mis hijos, y eso me da derecho a
estar aquí .

Maca se dio vuelta, no aguantaba más el dolor de sus ojos, a


punto de quebrarse en llanto, no le contestó.

E_ De acuerdo... llora a gusto sola -se fue sintiendo como su


corazón se hacia añicos.

293 © by ldana & Samantha BAires
M_ Joo! Me conoce tanto.... - se tapó las manos con la cara y dejó
que sus ojos descargaran su dolor.

294 © by ldana & Samantha BAires
C26

Una vez Esther salió del despacho de Maca, tuvo que apoyarse
contra la pared. Para ella no era fácil soportar todo aquel torrente
de emociones, sus ojos mostraban el impacto de ver en aquel
estado a quien era su mujer. Al repetir aquel “era”, tuvo que
echarse andar con un suspiro tremendo, quería desaparecer y
cuando estaba a punto de dejar atrás el despacho, se encontró de
bruces con Verónica que llegaba a él, la omitió con tanto salero que
hirió de manera cruel a la Psiquiatra. Pero su paso se avivó hasta
llegar al cuarto de baño de las enfermeras y se pudo encerrar allí.
De los dos que habían uno estaba libre, entró y se sentó sobre la
taza. Su respiración se había alterado de manera considerable.

Y es que ese “era”, le había desnudado el alma y le había


lanzado a darse cuenta que de la noche a la mañana por mucho
que le doliera lo que Maca había hecho, no la podía ni quería sacar
de su corazón, Maca había marcado su vida de tal manera que iba a
ser realmente complicado sacarla, recordaba lo que le gustaba
despertarse bajo los mimos de Maca, sus besos... sus caricias... sus
desayunos en la cama para esa marmota que era ella. Recordaba
como le gustaba compartir con ella una película sentadas juntas en
el sofá, tapadas en invierno con una manta y en verano, abrazadas
bajo el aire acondicionado. Suspiró, volvió a suspirar y se encontró
con aquellos paseos por el Retiro, tomando una coca-cola, un café
cuando lo hacían por la tarde, hablaban de todo, pero sobre todo se
reían, se reían tanto... que en ese momento de intimidad echó en
falta aquellas risas, aquellas sonoras carcajadas de Maca, aquellos
susurros en la cama, aquellos brazos que la abrazaban, aquel
corazón tan grande que le había atrapado.

Y todo aquello, se había borrado de un plumazo, ¿dónde


habían dejado lo bueno?, ¿por qué trataba de insistir y engañarse?,
si seguía amando con locura a Maca, si por la noche la añoraba
tanto, sus manos ya no podían acariciar su vientre como le gustaba
hasta dormirla, ni sus ojos podían llenarse de ella mientras dormía,
ni sus labios podían entregarle besos cuando menos lo esperaba, ni
podía escucharla sonreír, ni si quiera, podía meterse con ella como
le gustaba hacer cuando se levantaba con los ojos pegados. El dolor
intenso en su pecho tuvo que obligarle a detener con sus
pensamientos, y es que, aquella Maca del despacho le había dejado

295 © by ldana & Samantha BAires
tocada, le había demostrado que en realidad ella reconocía que se
había equivocado, ¿se estaba comportando duramente?, Maca le
dio una oportunidad... ¿y si ella se la daba?, ¿y si dejaba pasar un
poco de tiempo y le daba esa oportunidad?, no podía ser cruel. No
podía ser tan dura con la persona que amaba profundamente, dos
lágrimas cayeron al suelo en el mismo instante en que la puerta se
abría y entraban dos enfermeras.

En1_ Así que... no se cortan un duro, ¿eh?

En2_ Que va, si es que la Verónica ésa la tiene bien enganchada –


Esther sabía de lo que estaban hablando, tragó saliva.

En1_ Debías ver como se estaban besando en el despacho... un


poco más y lo hacen allí con la puerta abierta.

En2_ Yo creo que Maca es una cara dura... pobre Esther.

En1_ Pues si... la verdad que Esther me da lástima, ella tratando de


sacar adelante su vida y sus hijos, y ahí tienes a Maca dándose el
lote con la otra, ¡imagínate si llega a pasar Esther!

En2_ Si, si es que... la verdad... te pones a comparar entre Esther y


Verónica, y francamente entiendo a Maca –sonrió maliciosamente.

En_ En eso tienes razón... y Maca se merece una mujer como ella...
en fin... ¿ya has acabado de pintarte?

En2_ Sí. Vamos... igual ahora pasamos y lo están haciendo –ambas


dieron una carcajada burlona.

Con los ojos cerrados y gesto de pena, profunda pena se


encontraba Esther apoyada su frente contra la pared, no notaba el
helor del ladrillo, no notaba ni escuchaba nada, solo sentía un dolor
arraigado, que luchaba con todos los pensamientos anteriores a la
entrada de aquellas dos, un calvario, un infierno, quizá el mismo
que tuvo que soportar Maca cuando fue ella quien la engañó.

Pero lo que las enfermeras relataron en el sanitario, no era lo que


en realidad había sucedido. Verónica, tras el encontronazo con
Esther, se giró a mirarla irse, con bastante enfado. Sabía que Maca
seguía atada a esa mujer, no sólo por sus hijos. Por eso la

296 © by ldana & Samantha BAires
rechazaba. Pero ella se encargaría de borrarla de su mente y de su
corazón, estaba segura de ello.

M_ Sí, adelante. - secando sus lágrimas con la mano, inhalando una


bocanada de aire para recuperar compostura. No iba a permitir que
nadie en el hospital se apiadara de ella, iba a recuperar su entereza
a toda costa. De últimas, era lo único que le quedaba. Sus hijos y su
profesión. Nada más.

Ve_ ¿Chiqui? ¿Te pasa algo? ¿Has estado llorando? - entró sin cerrar
la puerta, preocupada por el aspecto de Maca. Se acercó a ella. -
Maca, ¿qué ha pasado con Esther? ¿Qué te ha dicho? - levantó su
mano para acariciar su mejilla.

M_ Lo que sucede entre Esther y yo, es cuestión nuestra, Vero. No


tuya. - quitando su mano de la mejilla. - ¿Qué deseas?

Ve_ Maca, no seas borde. He venido a ver cómo estabas, si


necesitabas un cable con tus hijos. Sé que han faltado varios
médicos de la guardia y quizás estabas agobiada. - le espetó en
forma bastante enérgica.

M_ Ya. Gracias. Lo siento, no es uno de mis mejores días. -bajó la


vista.

Ve_ No me quieres contar de Esther, allá tú. Pero algo te ha debido


decir, para que estés así.

M_ No insistas Vero. Gracias por el ofrecimiento, pero nos la


estamos apañando bien. Además, en un rato llega Alka y ella es
muy eficiente, aún con falta de médicos.

Ve_ Vale. Tú misma. Oye... ¿necesitas otra prescripción para las


pastillas? ¿Te ayudan a descansar?

M_ No, no Vero. Basta de pastillas. - se apresuró a responderle.

Ve_ Maca, no son veneno. Son suaves, puedes tomarlas con


tranquilidad.

M_ Mira. Ni tomando una por noche puedo dormir. No son solución.


Y... ayer por error tomé cuatro y si no fuera por Claudia, no sé qué

297 © by ldana & Samantha BAires
hubiera pasado. Ni siquiera fui a buscar a los niños a la guardería.

Ve_ Ya. Estás estresada, te carcome la culpa ... cosa que no


entiendo, porque fue Esther quien inició todo cuando...

M_ Vero. No quiero hablar ya más de mi relación con Esther y mis


culpas. - con cierto enfado. La insistencia de Vero se estaba
volviendo terriblemente insoportable.

Ve_ Seguro te montó un pollo de aquéllos y quiere sacarte los niños.


¡Vaya morro el de Esther! Como si fuera una santa mujer...

M_ ¿Deseas algo más? Voy con atraso en unos informes... -


queriendo poner fin a una charla demasiado desagradable.

Ve_ Sí. Esto... - y sin mediar otro gesto, se lanzó a sus labios y la
cogió de la cintura y la nuca.

La rapidez de Maca en deshacerse de sus labios y sus manos


no fue suficiente. Las dos enfermeras que pasaban por el pasillo las
vieron y se fueron cuchicheando por lo bajo ante tamaña escena
pasional.

M_ Pero... ¡No lo vuelvas a hacer! Creo haberte dejado bastante


claro que no quería seguir nuestra relación.

Ve_ Sé que me quieres y estás abrumada ahora. No voy a cejar en


mi empeño Maca. Tú y yo la pasábamos muy bien. Y eso... va a
volver. - la miró dolida a los ojos ante el gesto casi violento de Maca
para deshacerse de su beso y su abrazo. Sin más, se giró y se fue
masticando su orgullo herido.

Después del entredicho en la oficina de Maca, Esther había


logrado no coincidir con Maca. En esas estaban cuando el turno de
la Directora terminaba, justo lo habían hecho así para poder estar
con los niños y los turnos de guardería.

E_ Teresa tengo esto para firmar por Aimé cuando lo veas...

T_ Si –le hizo una señal porque Maca estaba saliendo del hospital
con la cabeza baja.

298 © by ldana & Samantha BAires
E_ ¿Qué? –miró a Teresa como si no quisiera saber.

T_ Mujer...

En ese momento vieron como Verónica pasaba corriendo por


su lado y llegaba hasta la puerta, cogía a una pensativa Maca del
brazo y la detenía, Esther las vio hablar, el gesto de Maca lo
reconocía de sobra, vio como daba media vuelta y se marchaba.
Esther sonrió hacia dentro, Teresa hacia fuera, y cuando Verónica
llegó a la altura de Esther la miró con un profundo resentimiento,
Esther no quiso entrar al trapo con ella, quería mantenerse alejada
pero... tal pareciera que la Psiquiatra buscaba lo contrario.

Ve_ Estarás contenta... un poco más y logras que se mate... ¿sabes


una cosa?, pensé que la querías pero me doy cuenta que no –Esther
no le contestó-. ¿No dices nada? Claro, Maca en realidad es mucha
mujer para ti, no hay más que ver lo rápido que se vino conmigo me
bastaron dos palabras, no se puede comparar –Esther seguía
callada los ojos de Teresa fulminaban a la rubia que parecía no
tener suficiente-. Más te vale que la dejes en paz, porque ahora ella
es mía.

E_ ¿Qué triste, no? –la miró fijamente- Arrastrarse de la manera que


lo haces por alguien que te ha demostrado que lo único que quiere
contigo es pasar el rato. ¡Qué triste!

T_ Quien va a buscar camorra... palos se lleva... –le dijo Teresa con


cierta alegría al ver cómo Esther se marchaba y la dejaba allí de
una pieza.

Pero a Esther aquellas palabras le habían dolido, todo cuanto


había escuchado ese día le había hecho daño, por eso, Teresa que
era quien mejor la conocía, esperó a que llegara su final de turno
para ir a buscarla, justo cuando ella entraba, Esther cerraba de
golpe la taquilla, un golpe seco y duro.

T_ La taquilla no tiene culpa.

E_ No lo entiendo... no entiendo como puede estar con ésa –apretó


los labios para no descalificarla.

T_ Quizás eso te demuestra su descoloque... creo que a Maca se le

299 © by ldana & Samantha BAires
ha ido todo de las manos... pero no está con ella ya te dije.

E_ Me da igual Teresa, que esté o no, sólo quiero que pase el tiempo
rápido y me ayude a superar esto, me ayude a olvidar.

T_ Ten cuidado de la manera que quieras olvidar, tienes demasiado


cerca de ti a alguien que quizá quiera ayudarte.

E_ ¡Otra vez Teresa!... –se quejó cansada mientras se ponía la


chaqueta.

T_ Maca piensa que podéis tener algo –la miró algo preocupada.

E_ Pues Maca que piense lo que le dé la gana, ese es su problema,


no el mío, además, ¿no está mi madre con ella?, pues que se lo
explique –dijo furiosa.

T_ ¡Ay Esther... Esther...!

E_ Me voy.

Un rato antes de esta conversación en taquilla, Maca debió


volver al Hospital citada para una reunión de emergencia con la
Casas y la Gerencia. Creía que por esa hora ya Esther se habría
retirado, así que se quedó en rotonda esperando el momento
exacto del comienzo de la reunión. No le apetecía un minuto más
del necesario con los miembros de la Gerencia o con Isabel, las
últimas reuniones con ella habían sido bastante duras y lo que en
un momento parecía cierta amistad se había tornado en enemistad
manifiesta a partir de su oposición constante a recortes y despidos.

CL_ Todavía por aquí... Deberías estar descansando. - se acercaba y


le dejaba un beso en la mejilla. - Mañana tienes que ir a buscar a
los niños, se quedan contigo el fin de semana. Venga, Maca, hazlo
por ellos.

M_ Mmmm... me gusta que te preocupes por mí. Me han citado a


una reunión de emergencia, no pude negarme Claudia. - la miraba
con ojos de disculpa. - Ya Encarna me montó un pollo en casa
cuando salía. Me tiene cortita, jejeje.

CL_ ¿Mejor entonces?

300 © by ldana & Samantha BAires
M_ Sí, mejor... -agachando la cabeza.

CL_ ¿Cómo ha ido hoy con Esther? - suponiendo por dónde venía
esa tristeza.

M_ Mal. Pero... ves a casa, que estás agotada. Por la noche te pego
un toque y te comento, ¿vale?

CL_ No te escaquees, ¿eh? - le dejaba un beso y una enorme


sonrisa. - Cuídate.

Alk_ Hola. Disculpen. Maca.. creí que te habías ido. - vestida con el
pijama de cirugía y con el gorro correspondiente en la cabeza.

M_ ¡Alka! Entraste y a cirugía directo. No me pude quedar a


esperarte. - sonriendo con gusto a la médica croata.

CL_ Os dejo, tengo que llegar a la tienda de videos antes que


cierren. Ciao.

M_ Ciao. ¿Querías hablar conmigo algo en especial?

Alk_ Sí y no.

M_ Ays, tus sí y no me vuelven loca. Venga, el sí. Por qué.

Alk_ La jefa de enfermeras se ha reincorporado y aún no la he


conocido. Creo que no está bien.

M_ Ya. Han estado a contra turno, eso. Pero hoy no... ¿no se ha ido a
presentar contigo?

Alk_ No. Opino que es un poco descortés.

M_ Vale. Habrá tenido... problemas. Esther una persona muy


eficiente, amable, simpática. Se le habrá pasado. Cuando la
conozcas te va a encantar. Es la mejor... en todo – con un dejo de
tristeza.

Alk_ ¿Le dices mañana que quiero conocerle?

301 © by ldana & Samantha BAires
M_ Sí. Le... dejaré indicaciones. Ahora el no... - sonriendo.

Alk_ ¿Necesito una razón para querer estar contigo? Extrañé


nuestro café diario y nuestra charla.

M_ Vale. Mañana, te saco de cirugía y te llevo a mi despacho a


tomar un café. ¿ De acuerdo? - la miraba y se quedaba extrañada
ante la cara de la médica, que miraba hacia algo por detrás de ella.
- Alka, ¿pasa algo?

La médica no le contestaba, sus ojos muy brillantes y abiertos,


una sonrisa muy tonta en su cara, que era la primera vez que Maca
veía en ella. Se giraba hacia donde Alka miraba pero no había
nadie. El pasillo que daba a la salida de emergencias estaba vacío,
no se dio cuenta que dos personas habían pasado antes por allí y ya
estaban en la puerta de salida.

M_ Alka... Alka...

Alk_ Me pregunté siempre cómo serían las sonrisas de los ángeles,


y hoy, al fin, lo he descubierto. - con cara radiante y una sonrisa de
oreja a oreja.

302 © by ldana & Samantha BAires
C27

La mañana siguiente, apenas llegó al Hospital, Maca habló con


Teresa acerca de Alka.

M_ Teresa, antes que me olvide. Cuando llegue Esther que se


presente de inmediato con la doctora Jugec.

T_ ¿Con quién?

M_ Con Alka, Teresa, la jefa de cirugía. No me puedo creer que no


recuerdes su apellido.- esbozando una sonrisa hacia las manías de
Teresa.

T_ Mira... - apuntándola con sus gafas – me sale llamarle Alka-


Seltzer, así que... déjalo en Alka y ya. Oye... ¿has descansado
anoche? ¿Has dormido mejor?

M_ Teresa... - mirándola condescendiente – dile a mi suegra que lo


que le comenté hoy en el desayuno.... es verdad. Descansé bien.-
se disponía a irse a su despacho.

T_ Oye... que Encarna no me ha pedido nada, ¿eh? - la veía irse


sonriente – Vale. Se nota que tu suegra está contigo. Ya tienes
mejor semblante. jeje

H_ Teresa, ¿hablando sola? - llegaba a firmar.

T_ Tú. Prepárate. Vilches te espera. Ya preguntó tres veces por ti.

H_ ¡Mirá como tiemblo! ¿Qué quiere ahora el gruñón?

V_ ¡Ché, boludo! Contigo quería hablar...- le gritaba desde la puerta


del box.

H_ ¡Ya voy!

T_ ¡Ays, parece que volvemos a las viejas épocas! Si estas dos se


arreglaran... - suspiraba colocando su cara entre sus manos,
apoyados los codos en el mostrador.

303 © by ldana & Samantha BAires
Pasado el mediodía, Esther tras hablar con Teresa, fue con esa
cara suya de fastidio a presentarse con la doctora Alka, ésa que tan
bien se llevaba con su mujer.

E_ Ex-mujer Esther, ex-mujer que no te enteras... –se iba repitiendo


con tono cansado.

Llegó hasta la puerta de la sala de médicos y sin más entró.

E_ Hola.

Alk_ ¿Sí? - levantando la vista del libro. - ¿Dígame? Ah..... Hoooooola


- con una amplia sonrisa.

E_ Hola, soy Esther la jefa de enfermeras, me han dicho que quería


verme -la miraba algo extrañada, aquella mujer era impactante, no
por su físico, sino por su mirada que era atrayente como la que una
vez la enamoró.

ALk_ ¿Usted es la jefa de enfermeras? ¿Esther? - asombrada y a la


vez muy, muy complacida. - Perdone que... ayer... es que...

E_ Sí soy Esther y me puede tutear -sonrisa llena de luz.

Alk_ Soy Alka, la nueva médico - se apresuró a estirar su brazo


ofreciendo su mano, sin abandonar la sonrisa en su rostro y
mirándola directamente a los ojos, buceando en los ajenos el alma
de esa sonrisa que la impactaba.

E_ Encantada -le estrechó la mano con algo en su interior que no


sabía muy bien como definir.

Alk_ Por favor, Esther tome... toma asiento. - le acercaba la silla


para sentarse, galante, presurosa .- Le pedí a Maca que te enviara
porque quería conocerte. Y ahora que te conozco... aunque ... creo
que ayer te descubrí. Si ayer, te descubrí...

E_ ¿Ayer?... no recuerdo –se mostró pensativa tratando de recordar.

Alk_ Sí, ayer. Creo que te retirabas... Pero por favor Esther, yo te
digo tú. Dime tú a mí. ¿Por qué tanta seriedad conmigo? - con una
sonrisa tierna y que intentaba hechizar a su interlocutora.

304 © by ldana & Samantha BAires
E_ De acuerdo -nueva sonrisa-. Ya sabes... la educación ante todo.

Alk_ Sí. Pero de ida y vuelta, ¿verdad? Quería conocer a la jefa de


enfermeras para presentarle mis respetos y que sepa que tendrá
toda mi colaboración. Pero ahora que la conozco, no sólo tendrá
eso. Me tendrá a sus pies, a su disposición para todo... - mirándola
directamente a los ojos, con un magnetismo tal que no pasó
desapercibido para Esther.

E_ Vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaya... pues me alegro... yo también he


escuchado hablar de ti y espero que pronto podamos trabajar
juntas -le habló sintiendo que debía suspirar o algo en su interior
estallaría en mil pedazos.

Alk_ Tú eres la jefa, decides quién trabaja conmigo y quién no.


Aunque he escuchado referencias y me apetecería que en la
próxima cirugía que está programada para dentro de dos horas
estuvieras presente. - se inclinaba en la silla hacia adelante y
seguía mirándola a los ojos.

E_ Muy bien... pues nos vemos en quirófano -le volvió a sonreír, la


mirada de aquella mujer era sorprendente para ella, si no fuera
porque no debía serlo, diría que estaba coqueteando con ella. Ante
su silencio agregó sintiendo como sus mejillas se ponían coloradas-.
Allí nos vemos...

Alk_ ¿Puedo preguntarte algo? - al ver que hacía el amague de


levantarse para irse.

E_ Claro.

Alk_ Esa sonrisa ... ¿cuándo te la regalaron los ángeles? Porque


verte sonreír es sentirse parte del paraíso, es pensar que los
hombres no hemos pecado y aún gozamos el favor del Señor.

E_ Me tengo que ir -sonrió complacida sintiendo un calor


reconfortante en su piel.

Alk_ No sabes cuánto lamento que te vayas. Espero que aceptes


conversar conmigo en algún otro momento. ¿Puedo invitarte a un
poco de “agua sucia” llamada café en nuestra cafetería? Mi alma se

305 © by ldana & Samantha BAires
reconfortaría con tan sólo gozar unos segundos de ti.

E_ Jajajaja tienes razón –dio una carcajada-, es agua sucia pero te


diré un secreto -se acercó a ella bajando la voz-. Aparte de mi
sonrisa, los ángeles también me han enseñado a hacer un café
delicioso para aquellas mortales que bien lo merezcan. Pero
shhhhhhhh -se puso el dedo sobre los labios-. Ese es mi mejor
secreto guardado.

Alk_ Mmmm. Entonces quizás mi alma goce dos placeres a la vez...


Tu sonrisa, tus ojos... y un buen café. Vaya premio para esta médica
maltrecha. Gracias, gracias.... por existir.

E_ Gracias a ti por devolverme la sonrisa, te veo -se levantó y se


marchó totalmente desconcertada ante su propia actitud.

La cirujana la vio salir y sintió que después de mucho, mucho


tiempo todo su cuerpo volvía a sonreír, a revivir. Esos ojos, esa boca
dibujando arco iris en forma de sonrisa... le hacían recordar una
época, cuando no existían los horrores ni los miedos ni los
fantasmas. Una época donde “ella” había llenado sus días y sus
horas de una enorme felicidad.

Alk_ Vaya, vaya. Esther... te he encontrado. Espero que no sea


tarde. -pensó para sí.

Cuando Esther tuvo ocasión de poder acercarse a Teresa, lo


hizo con cautela, no quería que le montara ninguna escena ni le
fuera con advertencias. Así que trató de manejar con cuidado la
pregunta.

E_ ¿Cómo lo llevas Teresa?

T_ Ahí vamos... ni mal ni bien... ni siquiera regular –elevó los


hombros-. Oye.. ¿has ido a ver a Alka?

E_ Sí.

T_ Es un tanto extraña hija.. debe ser que como viene de los


Balcanes... allí debe hacer mucho frío.

E_ ¿De la guerra? –preguntó.

306 © by ldana & Samantha BAires
T_ No sé... creo que sí.

E_ Ya... pues es normal que sea un poco así... aunque –se calló
pensativa.

T_ ¿Qué?

E_ No nada, que... conmigo ha sido como decirte.... –la miró y al ver


su rostro de tensa espera le dijo-. No sé, ha sido muy amable.

T_ ¿Cómo de amable?

E_ Más de lo lógico, ¿por?

T_ Yo creo que ésta es de las vuestras... no hay más que ver que no
se separa de Maca.

E_ Ya... ya lo he oído, como todo me lo dejan caer con mucha


sutileza.

T_ Cariño...

E_ Bueno me voy... pero te diría que me ha echado los tejos –enarcó


sus cejas medio en broma medio en serio sabiendo que así Teresa
no sabía muy bien si creerla o no.

Maca y Esther no se cruzaron durante el corto tiempo en que


sus horarios coincidían. Un día relativamente tranquilo en
urgencias. Maca regresaba a casa con los críos de la guardería.
Pasarían el fin de semana con ella. Encarna la esperaba, pero no
estaba sola. Teresa estaba allí junto a Paula, a quien Esther había
llevado antes de ir a trabajar.

Pe_ Bela, bela, Patri zizo caca nel ato. -entraba corriendo a los
brazos de su abuela.

En_ ¿No me digas? -miraba a Maca que entraba con gesto serio.

Pe_ Ta toda zuza. Tene oló.

T_ Anda dame a la niña... yo la cambio Maca –la cogió poniendo

307 © by ldana & Samantha BAires
gesto de impacto al olerla-. Pobrecita mía.

M_ Vale. Pregúntale a Esther qué le dieron ella y esa Montse a la


niña. ¡Que no se olviden que debe llevar una dieta balanceada y
estricta, joder! - se fue a su habitación bufando.- Me voy a dar una
ducha, a ver si me saco este humor...

Pe_ ¿Mamá ta nojada, bela?

En_ No cariño... solo cansada, ¿vamos a merendar sí?

Pe_ Zí. Quedo chuditoz, como Montse.

M_ Nada de churritos, Pedro. No son buenos a tu edad. Galletas y


colacao. -desde su habitación.

En_ Ya has oído a tu madre -mientras pensaba "cuanto te hace


sufrir la presencia de Montse con mi hija Maca..."

T_ Ya está solucionado, he oído churros... y esa voz de Maca tan


estridente... no será por Montse - entraba con la niña en brazos
dándole besos.

En_ ¡Ay Teresa qué manera de sufrir más tonta tienen estas dos!

T_ Pues sí... pero además a Maca le queda un trago grande y gordo


por pasar ¿eh? Te lo advierto.

En_ No me asustes .

T_ La doctora Alka le ha tirado los tejos a Esther.

En_ ¿Qué dices?

T_ Lo que oyes... –miró para la puerta preocupada por si llegaba


Maca-. Creo que lo vamos a tener muy complicado, porque la
doctora Alka es como si fuera una copia de Maca a lo croata, así
que... Esther caerá rendidita... ya lo verás.

En_ Dios santo cómo se nos complica la vida... –se quejó.

En la ducha, Maca luchaba contra sí misma.

308 © by ldana & Samantha BAires
M_ Joder, vaya a saber qué le dieron a la niña. Claro... ellas dos puro
romance y ni se preocupan por la pequeña y su dieta. ¡Joder con la
tal Montse! Y Esther... Si ya lo sabes, Maca... No sólo te ha olvidado.
Se siente liberada. Feliz. Soltera de nuevo. Ahora... ya lo veo... vive
la vida loca. Y después la hija de puta soy yo. Que tuve una
amante. Ayss...- el gel había entrado en sus ojos - ¡Coño! Hasta el
gel está en mi contra. ¡Mi ojo! ¡Pufff! Se cree que ella puede hacer
lo que quiera porque está más allá del bien y del mal. - se
enjuagaba. Salía de la ducha y se secaba. Se ponía la bata y
comenzaba a secar su cabello - Sin Encarna en casa... por eso la
mandó para aquí. Le di la excusa perfecta. Para que te cuide, para
que te cuide... Para estar sola con su amante, ¡coño! Sin los críos...

Mientras en la cocina, Encarna había decidido preguntar a su


hija qué pasaba con la niña. Lo hizo sin que estuviera Maca delante,
quería evitar que con el malestar que llevaba su nuera pudieran
tener un enfrentamiento nuevamente. Llamó un par de veces y no
contestó, hasta que finalmente lo hizo, pero era demasiado tarde.
Maca entraba y el carraspeo de Teresa avisando a Encarna se quedó
en agua de marrajas ya que la edad no perdonaba el oído de
Encarna que no la escuchó.

En_ ¡Esther... Esther hija, dónde estás! Te he llamado dos veces.


¿Dónde estás?... Esther no te oigo... Esther -insistía ante los nervios
de Maca.

M_ Darme Encarna. Hablo yo. - sin más le quitaba el auricular -


Esther, se puede saber qué... -escuchaba música a todo volumen y
una voz que se distinguía en el ruido “Esther... ¡toma esta copa!
Venga, que la noche es joven...” - ¡Esther!... ¡Vete a la mierda,
capulla! -sin más colgaba y roja de furia la miraba a Encarna.

En_ Maca... hija -no sabía qué decirle.

T_ Me llevo a los niños.- sospechando el pollo que iba a montar


Maca.

M_ Esther de marcha, muy bien. Ahora entiendo bien su .... dolor y


su pena. ¡Joo!
Encarna prefirió dejarla que sacara todo lo que llevaba dentro,
pensó que era mejor que por una vez estallara.

309 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¿Quién es la hija de puta? Maca, que se echó una amante. ¡Y
vaya amante en las narices de su mujer, en el mismo hospital!
¡Pobre Esther, pobrecilla! Ella embarazada y la putona de su mujer
metiéndole los cuernos! -iba de un lado a otro frenética, su cara roja
de ira su pelo revuelto sus pulsaciones disparadas, sus ojos
transmitían una mirada de loca .

En_ No sigas por ahí Maca, ya está bien... no te destruyas más.

M_ ¿Que no me destruya? Ya lo estoy Encarna, totalmente


destruida. Mi mujer... me puso los cuernos, se paseó por todo el
hospital con Raúl, quise Encarna, te prometo que quise...-cerró los
ojos mientras hablaba y su suegra la miraba apenada como iba de
lado a lado como una leona encerrada-, pero no pude, no pude. No
aguanté. La enfermedad de Patri, otra vez el cabrón ahí... joder...
que a Esther su única preocupación era quedar bien con él... y los
miedos por Patri... y probar una vez y otra vez ... que si el feto iba
bien o no... no aguanté y qué... ahora -Encarna guardaba silencio
eso era precisamente lo que quería, que hablara, que sacara todo
de su interior- la hija de puta soy yo... y estoy destrozada...
destrozada... yo no quise... no quise herir a Esther... no quise... no
sé por qué lo hice... y ahora ella.... le doy pena... me rechaza...-
Encarna se acercó a ella, estaba a un paso para dejarla que se
abrazara sin más- se pasea con su amante.... con esa mujer... a los
besos y abrazos... igual que hizo con Raúl frente a mis ojos -los ojos
de Encarna se llenaban de lágrimas en silencio ante su nuera
destrozada con la voz entrecortada con el dolor clavado en sus
ojos-. Ni le importa nada... nada... y porque tomé unas pastillas por
error me amenaza con sacarme los niños.... no .... no....

En_ ¿Ya? -la miró con un nudo enorme en su alma mientras Teresa
entraba nuevamente a la cocina.

M_ Yo la quiero y la necesito, Encarna. La quiero tanto... la extraño


tanto. No quise Encarna, no quise... -escondía su cara
descompuesta entre sus manos.

En_ Vale... lo sé... ven aquí -la abrazaba con toda su ternura
mientras Teresa formaba un puchero en su barbilla.

M_ Hice todo mal. La he cagado. Ahora... no sé qué hacer. No sé –

310 © by ldana & Samantha BAires
lloraba abatida repleta de dolor.

En_ Vamos a sentarnos tranquilamente a hablar.

M_ Esther es mi vida, Encarna. Y la he perdido.

En_ Lo sé cariño, lo sé, sé que es tu vida -la miraba con pena-.


Vamos a sentarnos y hablar creo que lo necesitamos porque hay
muchos puntos en los que estás confundida y necesito aclararlos,
no puedo verte sufrir, ¿vale? ¿me vas a escuchar cariño? –le
preguntó mientras ponía su mano sobre la barbilla de Maca que no
podía detener sus lágrimas.

M_ Sí.

T_ Voy a preparar tila.

En_ Bien -entonces el móvil de Encarna sonó-. Yo hablo con ella..


¿Esther?, Dime... Sí ahora sí te oigo. Espera vale... Patricia ha tenido
descomposición.... Sí... le han dicho a Maca que ellas le han dado la
dieta... Sí.. No... no hace falta que vengas... Vale, pues ya está.
Bien, no te preocupes, sí.... No hace falta que me digas que haces
ahí. Cuando llegues a casa hazme una perdida por favor -apagó el
móvil con la mirada triste de Maca sobre ella.- Estás equivocada en
muchas cosas Maca, la primera y peor que me duele oír, es en ese
afán de insultarte tú misma una y otra vez, por más que lo hagas, el
daño ya está hecho.

T_ Es cierto... a mí tampoco me gusta escucharte así Maca -le dijo


acariciando su brazo derecho.

En_ Es más, creo que es una táctica estúpida por tu parte para
destruirte sola.

M_ Es la verdad. Y tengo que afrontarla. No me voy a destruir


Encarna. No. Algo haré. - las lágrimas seguían fluyendo sin cesar -
Algo haré.

En_ La cuestión es ésa, tienes que hacer algo para superar lo que
ha pasado, o de lo contrario siempre estarás removiéndote en el
lodo del pasado. Mi hija cometió un error, muy grave que ha
empañado vuestra relación, ni ella tuvo toda la culpa ni tú ahora

311 © by ldana & Samantha BAires
has tenido toda la culpa, habéis querido sacar adelante una relación
sin hablar, sin asentar bases, sin decirle lo que a ti te molestaba y
sin decirte ella lo que a ella le había hecho fallar.

T_ Es más Maca, creo que lo que has hecho te ha destruido más a ti


que a ella, debiste ver como se comió con patatas a Verónica.

M_ Teresa, siempre el último que las hace las paga. Es así. La


memoria es... corta. Recordamos algunas cosas y otras las
olvidamos a propósito. Esther... ya ni recuerda lo que fuimos. Nada.
Me lo demostró con lo de las pastillas. Se acercó por ... lástima. Eso
es lo que siente al verme mal. Cuando ella - sentía un agudo dolor
en su estómago - cuando ella fue con Raúl no entendí el por qué.
Quizás sí Encarna... debimos haber hablado más, haber sacado todo
afuera... no lo hicimos. Aún así... no me ha dado ni una oportunidad,
nada. Creo... que para ella hace rato que yo ya no existía... Aunque
parezca que fuera al revés...

En_ Estás equivocada en muchas cosas, Esther sin ti está perdida y


por su memoria con lo ocurrido con Raúl es por lo que aguantó
tanto para no decirte nada.

M_ ¿Perdida? ¿En los brazos de Montse está perdida? –sólo


escuchaba lo que le interesaba para seguir sufriendo-. Por
favor........ -casi furiosa.

En_ ¡Maca! -la riñó.

T_ ¿Pero qué dices Maca? –le preguntó también sorprendida Teresa


ante esa actitud tan derrotista por su parte.

M_ Venga, Teresa. Que no soy ciega. Que lo he visto con mis ojos, lo
he sentido en mi piel, lo he soñado una y otra vez. Tú misma lo has
notado.

En_ A veces pienso que eres más tonta de lo correcto.

T_ Pero Maca...

M_ Quizás, sí. Me creí lo de que con Raúl no había nada, me hice


cargo de todo... Sí, Encarna. Más tonta de lo correcto, muy buena
definición de la estúpida de Maca.

312 © by ldana & Samantha BAires
En_ Estás al borde de explotar, sería bueno que explotaras,
¿necesitas ayuda? Sí, muy bien... allá va... mira mi hija se tira a
Montse todas las noches -le dijo furiosa.

M_ Pues que la disfrute. Es más, que tenga 10.000 orgasmos y


mejores que conmigo, ¡joder!

En_ ¡Te aseguro que los tiene! No sé si mejores que los tuyos pero
los tiene.

M_ Que los filme y los ponga en el YouTube y cobre por mirarlos.


¡Así se hace millonaria! - fuera de sus casillas con las venas de los
ojos enrojecidas, aquella Maca casi al borde de la locura no parecía
la misma de siempre, Teresa miraba a Encarna asustada- Y que
publique “soy la viva que le metió los cuernos a la tonta de
Macarena Wilson y le cargó dos hijas”, eso, que lo haga, que lo
haga. ¡Mierda! ¡Que lo haga! - rompía en un llanto casi a los gritos,
casi ahogándose.

En_ Mira no es mala opción.

T_ Encarna -le dijo preocupada.

Maca sólo lloraba amargamente, la cabeza agachada metida


entre los brazos apoyados en la mesa, su cuerpo se convulsionaba
mientras hipaba.

En_ Es más, quizá hasta se case con ella pronto... así te olvida
antes.

M_ Lo sé. Ya lo sé.... - desde su encierro entre sus brazos con los


labios repletos de lágrimas, mocos y babas.

En_ ¿Seguro que lo sabes? ¿Estás segura que Esther podría hacer
algo así, estar con Montse justo ahora que te acaba de perder? ¿De
verdad Maca... de verdad? -insistía con voz trémula de verla llorar-
Mírame y dímelo.

M_ No mi Esther. Esa no, pero ésa... ya no está. .... –le dijo envuelta
en un llanto atroz.

313 © by ldana & Samantha BAires
En_ ¿Estás segura que no está?

M_ Yo misma la maté...

En_ Y tú misma puedes revivirla, es lo que está esperando -le dijo


con toda la ternura con la que fue capaz, a punto de llorar también.

M_ No...no. No me quiere ni ver. Ya encontró ... no me quiere ya.

En_ No Maca... claro que te quiere, no encontró a nadie... porque


jamás podrá querer a nadie como te quiere a ti, ayer estaba que se
mordía los codos muerta de miedo.

M_ No, Encarna. No es así. - se iba recomponiendo de a poco de su


angustia. - Ayer, cuando me acerqué - Teresa le alcanzaba unas
toallas de papel para que se limpiara la cara, las cogía - me alejó,
me rechazó. No quiero su lástima, Encarna. Ni siquiera quiero su
perdón. Ya está. Espero que Montse la haga feliz.

En_ ¡Y dale con Montse! –golpeó con rabia la mesa .

M_ Si Montse es buena para ella, está bien. Quiero que le den lo que
no tuvo conmigo. Lo que yo no supe darle. Sólo espero que
podamos algún día hablar bien, por los niños. Sólo eso.

En_ Esther está herida, con razón o sin ella, siente que no la
quieres. La solución es demostrarle que la quieres, que has
cometido un error, pero la quieres, poco a poco sin prisa
acercándote de nuevo a ella. Tú la quieres, no había más que verte
todo lo que tus ojos me han dicho mientras te he machacado con lo
de Montse. Ella te quiere, solo tenéis que recuperar la confianza.

T_ Es verdad... creo que deberíais daros un tiempo corto, si no te


quisiera, no habría dado una patada en el trasero a la Vero.

En_ Va, suéltalo ya Teresa, que van dos veces que se lo echas en
cara a Maca.

T_ Es que... ha sido buenísimo... -carraspeaba-. Esther sabía que os


habíais besado ya sabes, alguien os ha visto y zas.

M_ ¿Besado? ¿Yo? Noooooo –la miró con gesto de espanto.

314 © by ldana & Samantha BAires
T_ Pues eso dijeron.

M_ Fue Vero, que me cogió de sorpresa. Hace rato le dije que no


quería nada con ella. Y ella insiste. Y ayer me vio mal, y en un
descuido se lanzó. Yo no Teresa, no.

En_ ¿Cuando mi hija te engañó con Raúl te llegaron chismes?

M_ Tantos, tantos. No sólo chismes. Yo la veía también Encarna.


Como ahora con Montse, igual, recuerdo ese día, en quirófano –
miraba un punto indefinido en la mesa como si pudiera revivir
aquella escena que tanto le había dolido-, le pedí urgente el
ecógrafo y salgo y los veo a los besos en mis narices, Encarna. No
solo fueron los chismes.

En_ Lo mismo está viendo mi hija contigo, ahora es la situación


inversa y de esta situación deberíais aprender, uniros y saber que
una relación fuerte no cabe nada de estas cosas, Maca cariño...

M_ Volví con ella, Encarna. A pesar de todo. Porque no podía vivir


sin ella. Me hizo mucho daño... No puedo estar sin ella, Encarna.

En_ Y ella sin ti esta herida de muerte, déjale un poco de espacio


pero demuéstrale que estás ahí, que sigues ahí preocupándote de
ella, si te rechaza tú ahí, ella no es como tú –la miró sabiendo que
Maca la escuchaba atentamente-. Recuerdo que yo le decía
acércate a Maca, dile que lo sientes, que la quieres, y ella con la
misma postura que tú estás ahora, es como si la viera me decía, no
mamá, a Maca si me acercó la pierdo no puedo agobiarla debo
dejar que pase el tiempo y vea que sé que todo está mal pero la
quiero, la amo. Tú eres así y la perdonaste, mi hija es al contrario,
mi hija necesita ver que tú le muestras cosas, sentimientos que
siguen en ti. No necesita ver cómo te insultas o cómo te echas las
culpas, quiere lo mismo que tú aunque no lo creas –le hablaba con
ternura, con sus ojos tratando de inyectarle el ánimo que veía le
faltaba.

M_ Ya no sé qué creer, Encarna. Quizás tengas razón. Quizás. Pero


aún así, con lo que nos hemos herido, ¿vale la pena intentar algo?
¿Cómo hacemos para recuperar esa magia que había entre
nosotras, esa confianza? Nunca esperé algo así de ella. Supongo

315 © by ldana & Samantha BAires
que ella tampoco esperó algo así de mí –concluyó con tono abatido.

En_ Pero ahí reside el amor, si amas de verdad, luchas por salvar el
amor que hubo y podéis sorprenderos nuevamente, ¿Fácil? No, te lo
aseguro.

M_ Me gustaría que así fuera. Quizás lo nuestro no fue amor, tan


sólo un sueño pasajero del que despertamos cuando nació Pedro.

T_ No digas mas tonterías por favor... si a Esther en la vida la


habíamos visto así, estaba coladita por ti tonta.

En_ Eso es cierto, ¿por qué crees que acepté tan rápido el cambio
de acera de mi hija?, Porque la vi enamorada por primera vez
-nuevamente sonó el teléfono de Encarna-. ¿Hablas tú?

Maca la miró con dudas, pero los ojos firmes y tiernos de Encarna le
dieron aliento.

M_ Vale. Sí, Esther...

E_ Ma.... ¿Maca? -le preguntó titubeante, ya no se oía el escándalo


anterior.

M_ Soy yo. Patri está descompuesta, parece que la comida que le


distéis anoche le ha sentado mal. - quería poner voz firme, pero le
temblaba, casi como su cuerpo.

E_ ¿Estás bien? -se apresuró a preguntarle.

M_ Sí. La niña me preocupa Esther. No es bueno que le cambiéis la


dieta. No está totalmente recuperada. - trataba de ocultar su
angustia y siempre le hablaba en plural.

E_ Ya... espera -entonces Maca oyó claramente la conversación-. Sí


Montse... Encantada Javier, muy bien... No, ya busco yo un taxi, no
te preocupes estoy hablando con Maca... Bueno... que te vaya bien
la noche... ¡He ligao Esther he ligao! -oía Maca a Montse
emocionada-. Ale si, ves.... A ver ¿Maca estás ahí? -suspiró.

Maca escuchaba claramente que Montse se iba con un tal


Javier y suspiraba, se relajaba.

316 © by ldana & Samantha BAires
E_ ¿Estás Maca? -preguntó algo preocupada por su silencio-. ¡Taxi!

M_ Sí. Estoy. Estás tomando un taxi, vale. Hablamos luego, cuando


llegues a casa... a tu casa.

E_ No, no, puedo hablar perfectamente, oye... ¿quieres que vaya a


la tuya? -no supo por qué lo dijo, ni siquiera lo había pensado, se
mordió el labio algo avergonzada, arrepentida de aquella pregunta.

M_ No, no. - se apresuró a decir. - Me apaño... nos apañamos con tu


madre. Era por la comida de la niña... Era eso.

E_ Si, si por eso decía de ir... quiero decir.. que -se puso la mano en
la frente-. Por si... bueno... para ver a la niña.

M_ No es necesario. Patri está bien. Le he dado crema de bismuto.


Vale. Hasta luego.

E_ Joder si es que con esa voz, me pone mas caliente que la


calefacción del central –pensó para sí-. Esto... Maca... espera -le dijo
finalmente-. Anoche cenó lo de siempre, quizá este engripándose.

M_ La controlaré. Adiós Esther.

E_ Adiós Maca -susurró cerrando los ojos.

Maca no le contestó. Cortó la comunicación y esbozó una


suave sonrisa, que llamó la atención de Encarna y Teresa.

M_ Volvía sola a casa. Montse se fue con un tal Javier. - con los ojos
iluminados.

En_ ¿Te queda claro, ahora? Y... dado que mi hija está sola y tus
hijos con dos viejas y locas... ¿por qué no le haces una visita a mi
hija para aclarar lo de la cena?
Maca siguió el consejo de Encarna y Teresa. Se calzó sus jeans, una
camiseta , sus botas y la chupa de cuero. Se cepilló el cabello y lo
dejó suelto. Un último vistazo al espejo le indicó que iba tal y como
sabía que a Esther le gustaba verla. Sonrió con una pequeña luz
que iluminó hasta ese momento su apagado rostro. Cogió su moto y
enfiló a su ex casa.

317 © by ldana & Samantha BAires
Mientras Esther se había cambiado de ropa nada más llegar a
casa y por primera vez desde que se había marchado Maca se había
asomado al cuarto donde compartieron su amor, se sintió rara al
entrar y no verla y es que desde que había hablado con ella,
aquella voz musitando en su oreja el problema de la niña, volvió a
ella el deseo por aquella mujer de una manera salvaje.

Detuvo la moto, bajó con el corazón a mil, tragó saliva, sacó


las llaves de la moto y se encaminó a la puerta de entrada. Tocó el
timbre en el portal, el estómago estrujado, el corazón latiendo a
mil. Se sentía muy rara, como una visitante en la que fue su casa,
en el que fue su hogar, su hogar familiar.

318 © by ldana & Samantha BAires
C28

Esther, repasaba la parte de la cama que era de Maca, el


armario que aún guardaba ropa de Maca, la mesita que fue de Maca
y donde seguía una fotografía de Esther, al verse allí, pensó que tan
solo sería eso para ella, un recuerdo para su mujer, ex mujer. Sus
ojos se llenaron de añoranza, y aquel maldito deseo que se había
instaurado en ella al hablar con Maca por teléfono insistía en cobrar
vida, más aún, cuando rozó su almohada, el almohadón con el que
le gustaba leer. Sus pensamientos se enlazaban con imágenes. Por
esa razón, al escuchar el timbre, se giró nerviosa, miró el reloj
pensando que a Montse se la había desbaratado la noche, bajó la
escaleras descalza y contestó.

E_ ¿Montse?

M_ No, Esther. Soy yo, Maca. - su voz quería sonar firme y decidida,
pero le salió algo titubeante y temerosa.

E_ ¿Maca? -preguntó totalmente atónita, abrió pensando que algo


pasaba para que se presentara allí, sus nervios se desataron tanto
como su deseo. Maca cruzaba por el jardín en dirección a ella. Abrió
sin moverse de la puerta, mirándola fijamente con gesto extraño.

M_ ¿Me permites pasar? Quería conversar contigo sobre Patri.

E_ Eh... esto... si... si pasa –se apartó de la puerta, Maca pasó por su
lado con ese olor a su perfume tan característico en ella, tragó
saliva al verla vestida tal y como desataba su pasión, notó como un
calor recorría todo su cuerpo, los ojos de Maca parecían
hambrientos, como los de un felino-. Tú dirás -le susurró
escuetamente porque su garganta se había secado.

M_ Yo...- no esperaba que la recibiera así, en camisón. La miró de


una manera que hacía rato no lo hacía. Sintió que su cuerpo se
tensaba. Allí, con su cabello suelto, ahora con esa figura como la
que solía tener antes de su embarazo, que ... no , mejor aún,
porque sus pechos... Se mordió el labio inferior, como solía hacerlo
cada vez que el deseo se apoderaba de ella.

Por su parte Esther, sentía aquella mirada febril, trataba de

319 © by ldana & Samantha BAires
tranquilizarse, de aminorar los latidos de su corazón, conocía cada
gesto de Maca y sabía lo que estaba pensando, y no podía culparla,
ella misma sentía cómo su sangre se había revoloteado, cómo sus
músculos habían tomado vida propia tensando su cuerpo, cómo sus
ojos seguramente le estaban diciendo ¡hazlo!

La luz era tenue en el comedor, pero envolvía de una manera


a ambas como si las iluminara desde dentro, desde el corazón, y
esa luz, quizá el deseo desbocado, el anhelo por lo perdido, o
simplemente el amor que sentían fue testigo de lo que ocurría.
Maca la miró y lo notó. Esos ojos la invitaban, el estremecimiento de
Esther la llamaba, su cuerpo la urgía. Tiró el casco sobre el sofá, se
acercó a ella, agarró la mano de Esther tirando de ella, y con su pie
cerró la puerta de la casa de un golpe. No esperó ni su invitación ni
su palabra. Con sus ojos fijos en los suyos la cogió de la cintura y la
nuca y bebió sus labios, introduciéndose en su boca con el deseo
acumulado por meses, con un gemido de placer necesario para no
morir.

Sin vacilar, Esther respondió a aquel ímpetu, con mezcla de


deseo y rabia, de derrota y victoria, besó sus labios, jugó con su
lengua sintiendo nuevamente como su entrepierna gritaba el
nombre de su mujer, las respiraciones comenzaron a aumentar. Al
silencio le empezaron a restar protagonismo los sonidos de los
labios, de las respiraciones, de los tímidos jadeos, de las succiones,
de la lucha de sus lenguas.

Una de las manos de Maca no se detuvo en su cintura. Bajó


hasta el culo y lo cogió con ímpetu, lo apretó, lo acarició, mientras
sujetaba su nuca para que Esther no se fuera, no la dejara, se
quedara así, con ella. Comenzó a empujarla hacia atrás, hacia una
de las paredes. Quería apoyarla contra ella y ya , ahí mismo,
tomarla, hacerla nuevamente suya, solo suya, de nadie nunca más.

Esther se dejó hacer por Maca, pero no se quedó atrás, con


rapidez quitó la chaqueta, subió la camiseta y metió sus manos
rozando ansiosa su piel, desabrochó con rapidez el sujetador y tomó
sus pechos, los labios rojos por los besos, los ojos repletos de
deseo, ni una sola palabra, las caricias decían lo que las palabras no
se atrevían. Cuando llegó contra la pared, notó como Maca se
lanzaba a su cuello sin miramiento y entonces Esther gimió
llenando la habitación de aquel placer, llevándose los gemidos de

320 © by ldana & Samantha BAires
rabia, las preguntas elevadas con dolor a modo de plegaria al
viento que allí mismo había dejado escapar.

Maca sintió sus manos en sus pechos y ya el fuego la abrasaba


por completo. Levantó el camisón con una de sus manos buscando
sus bragas, mientras su boca succionaba con ahínco esa piel
hermosa de su cuello. Succionaba con fuerza, queriendo beberse
todo ese cuerpo en ese acto. Llegaba hasta sus bragas y ahí metía
la mano. Los gemidos de Esther la enloquecían, siempre había sido
así.

Pero Esther sellaba sus labios, no quería llamarla aunque


deseaba tanto hacerlo, notaba su cuerpo sobre sus caderas, el
movimiento de la mano en el interior de sus bragas, y como
siempre, respondió directa aquel envite, desbrochó el vaquero, y
actuó de igual modo al llegar a ella, notó su humedad, su ardor, y la
miró a los ojos apretando los dientes, queriéndole gritar ¿ella te
pone así?, pero volvió a cerrar sus ojos envuelta por la pasión de
Maca quien llegó hasta su sexo.

Maca cogió aire. Esa humedad que tantas veces la había


embriagado, que había llenado su olfato de placer y su boca de
manjares, ahí estaba. La sentía. Sólo suya, de nadie más. La mano
de Esther en su sexo comenzaba la misma exploración que ella,
buscaba lo mismo que ella. Las dos necesitaban regarse con esa
humedad, para sobrevivir para sentir, para vivir, se necesitaban
ahora y ya. No pudo evitar dejar de succionar su cuello y emitir un
gemido hondo, profundo, sincero ante la certera caricia de Esther.

M_ Esther... mi amor... mi amor... cariño... venga...te quiero


escuchar... eres mía, Esther, mía.

Pero Esther se resistía, era como perder la batalla, como


dejarle ver que nuevamente había ganado ante ella, trató de no
decirle nada, de callarse, de tragarse su nombre, pero Maca sabía
como conseguir lo que tanto le gustaba.

M_ Dímelo -le musitó en la oreja.

E_ Maca... Maca... -la separó mirándola a los ojos y apoyó su cabeza


más sobre la pared ofreciéndole su cuello, todo su pecho mientras
detenía el movimiento de su mano.

321 © by ldana & Samantha BAires
M_ Otra vez –insistió con la boca entreabierta los ojos brillantes por
el placer que estaba viviendo-. Más quiero escucharlo.

E_ Maca... sigue... sí ahhhhh.

Maca la miró a los ojos, desbordada de deseo. Miró su camisón


y sin dudarlo lo levantó y se lo quitó, venciendo la tímida resistencia
de su mujer. Comenzó a besar sus pechos con locura, con esa
locura que venía macerándose en su interior. Los besos se
transformaron en pequeños mordiscos, succionaba, absorbía, toda
la piel, sus pezones, intentando no dejar palmo de piel sin atrapar,
sintiendo las manos de Esther sobre su cabeza, apretándola contra
su cuerpo.

E_ Sigue... sigue... Maca... -decía mientras cerraba los ojos, se


dejaba arrastrar a la locura, no podía detenerla, no podía mostrarse
racional, todo era locura y pasión, se había desbordado de una
manera tan salvaje que no lo quería detener, ya pensaría después,
se mordía los labios, se pasaba la lengua por ellos secos, sedientos,
trataba de controlar el descontrol en su respiración, y al notar el
jadeo de Maca saliendo de su boca justo en su vientre, apretó más
sus manos sobre la cabeza de su mujer, bueno, su ex mujer, quería
que llegara al puerto que tanto le gustaba, quería ofrecerle un mar
ansiado de sus caricias, esas que tanto extrañaba, cerró los ojos y
soltó un profundo gemido que fue devuelto por una Maca fuera de
sí mientras abría más sus piernas-. Maca... por favor... Maca...

No esperó más. Conocía de sobra ese ruego entre gemidos, y


siguió bajando con su boca, dejando un hilo de saliva en su vientre,
con su lengua y sus labios. El hilo se iba volviendo cada vez más
fino, etéreo, invisible. Necesitaba ya llenarse de su humedad,
mientras sus manos seguían prendidas a sus pechos como dos
frutas apetitosas y carnosas que no quería abandonar. Llegó hasta
allí y sólo su aroma la llevó casi al éxtasis, ese aroma de mujer, de
su mujer, que casi había olvidado, pero que recordaba en sueños,
que volvía en oleadas de nostalgia a visitarla como un fantasma
deseado. Llegó hasta su sexo y bajó una de sus manos. Su boca
comenzó a degustarlo, a saborearlo, a masajearlo, a besarlo.

E_
MMMMMMMMmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

322 © by ldana & Samantha BAires
mmm. Maca... Maca... -no podía decir más sólo dejarse llevar por
ella, sentir cómo invadía su cuerpo, cómo volvía a ser suya otra vez,
solamente suya-. Así..sigue... sigue.

Maca volvía a dibujar pequeñas circunferencias más suaves,


más fuertes, en un movimiento que conocía sobradamente, el que a
su mujer siempre le apetecía, el que más la excitaba y la elevaba.
Una de sus manos buscó el lugar, ése que le pertenecía, pequeña
cavidad llena de tesoros y que desde hace tiempo no penetraba.
Intrusa, no, intrusa no, dueña y señora, con sus dos dedos la
penetró.

E_ Sí... mmmmmmmmmmmmmmmmmmmm mmmmmm mmmm


mmmmmmm.

Cuando sintió el movimiento rítmico de la pelvis de Esther


sabía que ya llegaba y entonces, como siempre se sentía
embriagada por ella, con los ojos cerrados sentía la necesidad de
abrirlos y mirarla, mirarla y que Esther la viera, que era ella, Maca.
Dejó ese lugar y mientras su mano seguía el rítmico frenesí en su
sexo, acoplando su cuerpo sobre la pierna de Esther , subió hasta
su rostro, la miró a los ojos y se perdió en su boca.

E_ Maca... Maca... Maca así...así... así –el sudor se apoderaba de


ella.

Mientras comenzaba la Médico con su rítmico movimiento,


frotando su sexo contra la pierna de Esther, moviendo su mano al
mismo y enloquecedor ritmo. Esther no dudo en posar sus manos
en el trasero de Maca, apretándola más contra ella, abriendo su
boca recibiéndola, llenándola.

M_ Mírame, cariño, venga, juntas, mírame... –puso su mano en la


barbilla de Esther casi obligándola a mirarla.

E_ Maca... -le decía mientras una y otra vez sus bocas se llenaban,
sus lenguas se acariciaban, jugaban-. Más... más... sigue... sigue...
quiero más.... más... -le decía mirándola con la locura reflejada en
sus ojos, apretándola contra sí, más y más-. Venga... dilo... dilo
Maca, dímelo –le susurró con su voz repleta de una pasión
enardecida, se mordió el labio inferior mientras apoyaban sus
frentes jadeando como locomotoras viejas.

323 © by ldana & Samantha BAires
M_ Sí, cariño. Sí.... Esther... te quiero... Esther aggggggg.

E_ Ahhhhh más... más... -le exigía mientras clavaba sus uñas con
extraordinaria rabia en su espalda.

M_ Agggg... Esther... aaagggg... te .... te.... amo.. .


Arrgggggggggaaaaaaaaahhhhhh -estalló convulsionada, su cuerpo
se estremeció como si una corriente de 220 voltios la recorriera de
arriba abajo.

E_ Mmmmm, sigue... ¡sigue! -y si como en ello se le fuera la vida,


atrapó su cuello entregándole un mordisco, dejando su huella,
dejando claro a quién correspondiera que seguía siendo suya. Lo
hizo justo antes de ella misma estallar en un éxtasis que hacía
mucho tiempo no sacudía su cuerpo y su alma-. Ahhhhhhh -suspiró
jadeante.

M_ Mi ammmmmooooor.... - casi sin fuerzas, exhausta, sus


músculos aún recorridos por miles de pequeños sacudones,
remezones de un brutal cataclismo en todo su ser.

E_ ¿Tu amor? -le dijo entre jadeos-. Claro tu amor, es cierto –musitó
con los ojos repletos de recelo. Fue entonces cuando con un
movimiento que Maca no esperaba la puso contra la pared.

M_ Cariño.... –murmuró.

Sin embargo Esther no escuchó ese cariño que a veces le


hacía vibrar y a veces le pinchaba el corazón, con agilidad le bajó
los pantalones. Maca cerró los ojos, sentía que Esther había
cambiado hasta para hacerle el amor, ya no era ternura, parecía
haberse vuelto loca por demostrar que ella seguía siendo quien le
daba lo que quería, lo que necesitaba, que a pesar de todo ella
seguía siendo su dueña. Esther la miró como quien mira a una
presa y se lanzó a su boca, la besó con tanta vehemencia que Maca
se quejó, pero poco le importaba, era Esther, podía hacer lo que
quisiera, la deseaba tanto, la quería tanto ... entonces Esther volvió
a recorrer su cuello con la punta de la lengua, sus manos bajaron
hasta las bragas de Maca las cuales volaron en un segundo,
después se colaron en su trasero apretándolo, pellizcándolo
buscando ese gesto de placer que tanto le gustaba ver en el rostro

324 © by ldana & Samantha BAires
de Maca.

Sorprendida, mucho, cerró los ojos, se dejó hacer, se entregó a


su mujer, a ella, a quien tanto extrañaba. Esther comenzó con
fiereza a recorrer sus pechos, en el rostro de Maca se dibujó ese
placer que siempre le causaba su Esther poseyéndola. Le
mordisqueaba, pellizcaba, arañaba, la oía quejarse a veces, notaba
como se mordía los labios para emitir una pequeña queja pero no
quería que parara, no quería porque le gustaba sentir su boca en
sus pechos.

M_ Más, si Esther, más.... siiiiiiii muérdeme... muérdeme –repetía


cerrando los ojos y apretando su nuca contra ella.

E_ ¿Te gusta, eh? -le dijo con una voz que no parecía la suya,
extraña, llena de algo que a Maca le causó un escalofrío en la piel y
no precisamente por los mordiscos-. ¿Te gusta?

M_ Mucho mi amor, sigue. Sabes que cuando lo haces me vuelves


loca. Más cariño, más.... -con su voz ronca de éxtasis.

Esther no contestó, sus manos recorrían su vientre, su lengua


dibujaba caminos sinuosos sobre su piel, su respiración estaba tan
alterada que pensaba que iba a morir en cualquier instante,
escuchar los gemidos de Maca, la volvían loca sin remedio.

M_ Si..... sigue... quiero.... tu boca en mi sexo... bébeme... sí, mi


amor.... aaaaaaaaaa así sigue....

Esther siguió envolviendo el cuerpo de Maca con sus besos,


sus caricias, sus lametazos, sus mordiscos, rodaba hacia abajo su
lengua, se iba agachando y notaba como Maca se ofrecía a ella,
notaba su respiración y entonces al llegar, pasó su sexo de largo
ante su gemido de descontento.

E_ Pídemelo.

M_ Cómeme cariño, hazlo por favor... Tu sabes que me enloquece -


apenas un hilo de voz, con sus ojos cerrados, totalmente entregada
a su mujer.

Esther dibujó una medio sonrisa maquiavélica en sus labios, y

325 © by ldana & Samantha BAires
entonces su lengua recorrió sus muslos, notaba como Maca con sus
manos quería llevarla allí, a su centro, pero ella se resistía.

M_ Por favor, Esther.... agggg... venga cariño... aaaaaaa .... te


necesito... aggggg - sus manos trataban inútilmente de dirigir su
cabeza hacia allí.

E_ Ahora me necesitas... ahora... -le dijo con voz dolida


deteniéndose.

Esa voz de pronto despertó los sentidos dormidos de Maca.


Sus ojos se abrieron y notó, al fin que su mujer no le hacía el amor,
no, era otra cosa, muy distinta. Ni siquiera era deseo o pasión. Su
cuerpo se tensó y todo el calor se fue diluyendo en una verdad,
cruel verdad.

M_ Esther... qué.... ¿qué... te pasa? ¿Qué haces? –la miraba aún con
la respiración alterada y un gesto de incredulidad total.

E_ Pues ahora te vas con ésa, que termine a ver si consigue ponerte
así, ¿no es lo que con ella hacías?. ¿O qué? Ahora a mí también me
vas a usar, cariño -matizó dándose la vuelta y yéndose
directamente hacia el baño, a la ducha.

Se quedó apoyada contra la pared, su cuerpo casi muerto, de


la tensión a una flacidez que le hacía bajar, deslizarse, caerse,
sentarse sobre sus rodillas en el suelo. Así arrodillada, con su
cabeza entre sus manos, comenzó a llorar. Amargamente. Esther le
había mostrado cruelmente, en un desenfreno casi, la rabia que
llevaba dentro. De la pasión al odio, de lo que parecía amor a la
decepción y el rechazo más brutal. Escuchaba la ducha, allí estaba.
De a poco se fue recomponiendo, se puso de pie, juntó las prendas
que estaban esparcidas y se vistió. Cogió su casco y mirando hacia
dentro abrió la puerta, los ojos nublados, rojos, escocían y cuánto.
Pero mas escocía su corazón. Como una autómata salió de la casa a
paso ligero, se subió a la moto y a toda velocidad salió de allí,
buscando que el viento limpiara su rostro, su vida, su alma.

Pero ella no sabía que de igual manera que ella lloraba, lo


hacía Esther bajo la ducha, tratando de que no oyera el llanto cruel
en el que se había visto envuelta, no entendía por qué se había
comportado así, por qué si estaba disfrutando nuevamente con

326 © by ldana & Samantha BAires
Maca, no entendía qué había pasado en su interior, qué se había
quebrado, hasta que finalmente al escuchar la puerta, se sentó en
la ducha y rompió en un llanto desgarrador, mientras la llamaba
temblaba, mientras la llamaba, gritaba su nombre como si se
hubiera trastornado...

E_ Maca... mi amor... Maca...

Más lejos de allí, una moto a toda velocidad iba dejando un


grito que estallaba en la noche.

M_ Esther.......mi niña. Ya nunca más.... serás mi niña... nunca más.

327 © by ldana & Samantha BAires
C29

Maca llegó a la casa todavía muy turbada por lo que había


sucedido. La cara desencajada, los ojos llenos de llanto, pálida y
con paso cansino. En la sala, Teresa y Encarna estaban mirando una
película y se dieron vuelta al unísono al verla entrar. La observaron
dejar el casco sobre la mesa, sacarse la chupa y colgarla en el
perchero.

En_ ¡Qué cara, Teresa! - susurrándole, tratando de que Maca no se


percatara.

T_ Se tiraron todos los rencores por la cabeza, por los clavos de


Cristo, que no hay paz con estas dos.- tapándose la boca para
evitar que Maca las escuchara.

En_ Maca, ¿quieres algo? ¿Un cafetito?

M_ Morirme ya. - yendo hacia la cocina.

Las dos se levantaron urgente del sofá y fueron solícitas hacia la


cocina.

En_ Las pastillas de nuevo, no, por Dios.

La encontraron sirviéndose una taza gigantesca de café, la


cabeza gacha, el cuerpo como vencido por un peso enorme sobre
sus espaldas.

En_ Maca... ¿ha .... ha sucedido algo? - temerosa, frotándose las


manos con nerviosismo.

M_ Nnnn...- no podía articular palabra alguna, apenas un sonido casi


gutural, primitivo. Sus ojos seguían derramando ríos de dolor.

T_ No... ¿quieres hablar de lo que ha sucedido? Quizás si lo hablas...


- mirando a Encarna con los ojos cuestionando, diciendo “¿qué
habrá pasado?” y Encarna respondiendo de la misma manera “algo
gordo, sí”.

M_ ¿Hablar? - por fin podía emitir palabras. - ¿Lo que ha pasado? -

328 © by ldana & Samantha BAires
se erguía, aún de espaldas a ellas. Llevaba la taza hasta su boca y
bebía un sorbo, sintiendo el negro fluido correr por su garganta,
perderse en su tráquea, depositarse en su estómago. - Ya no
quedan más palabras para decir. - se giraba hacia ellas mostrando
el espanto de su cara, las huellas de su derrumbe físico y
emocional. - Ya está todo dicho.

Teresa, rápida como una gacela, se percató enseguida del


mordisco en su cuello y llevó una mano a su boca, intentando no
emitir sonido alguno, pero fue inútil.

T_ ¡Ohhh!

En_ Teresa, ¿qué pasa? - recibió como respuesta los ojos


exhorbitados de Teresa y su dedo tímidamente señalando el cuello
de Maca. Encarna se giró y a pesar de sus ojos añosos y con
presbicia, alcanzó a distinguir el morado intenso en el cuello de
Maca. - ¡Vaya! Ya veo.

Maca notó hacia dónde dirigían las dos mujeres su mirada y


levantó una mano hacia su cuello, como si pudiera palpar lo que
tenía allí.

M_ Me imagino por vuestras caras. Me ha marcado. Como al


ganado. Que todos sepan que estuvo aquí. Pues sí, estuvo aquí y yo
en su cuerpo. Y cuando creí que nos volvíamos a amar, Esther me
dejó bien claro que lo único que siente hacia mí es un odio brutal,
que no sólo no me da una chance sino que nunca lo hará. - bajó la
cabeza, dejó la taza de café y miró con tristeza a Encarna y Teresa.

En_ ¡Hija! - queriendo acercarse y abrazarla.

M_ Lo siento, Encarna. Me voy a dar una ducha y a tumbarme. - se


dirigía hacia su dormitorio.

T_ Maca, las pastillas de nuevo no, por favor.

En_ Maca, recuerda a los niños...

M_ No os preocupéis. No más pastillas. No más Esther. No más


nada. Si duermo bien, si no duermo mejor. Así recuerdo cada
instante, cada segundo de lo que hoy sucedió. No quiero olvidar

329 © by ldana & Samantha BAires
nada. Grabarlo a fuego en mi memoria. Que no se me olvide ni un
gesto, ni uno sólo de Esther hoy. Quizás así pueda empezar a
olvidar que la amo y la necesito. - se fue arrastrando sus enormes
piernas, apenas levantando los pies del suelo.

T_ Cada vez peor, Encarna.

En_ Mi hija me va a escuchar. Está totalmente fuera de sí.

T_ Venga, no sabemos qué pasó ahí Encarna. No fue sólo Esther,


vaya a saber Maca qué hizo...

En_ Lo que sea. Maca fue buscando cruzar el puente de la discordia.


Y mira cómo la devuelve. Llena de dolor y marcada como un ternero
antes del matadero. No, Teresa. Mi hija me va a escuchar ¡y cómo!-
sentenció con el rostro ensombrecido de enfado.

La noche para Esher fue terrible, una vez salió de la ducha se


miró al espejo. No, no reconocía su voz, aquella voz que le espetó a
Maca toda la rabia que vivía en su interior, en ese interior que un
día brilló y que sin embargo, se había apagado irremediablemente
por un dolor demasiado cruel para sobrellevar. Cayó de rodillas
sobre la cama, se abrazó a la almohada de Maca, y lloró, lloró como
no pensaba que podía llorar a tan sólo un paso de morir allí entre
las lágrimas, entre ese olor a su mujer que aún impregnaba sus
fosas nasales, lloró por lo que había hecho, por lo que había
pasado, por lo que había ocultado, y era esa felicidad ante los ojos
deseosos de Maca, ante la necesidad de llenarla... “cariño”... le
repetía... “mi amor”... y ella.. ella no pudo ni siquiera decirle un te
quiero verdadero, no pudo abrir su corazón y decirle que la amaba
como lo había dicho Maca, no pudo expresar lo que sentía y era que
la soledad le oprimía, que no quería vivir sin ella. Y justo fue a
decirle lo que no debía.

E_ Maca... te quiero... Maca mi amor... Maca...

A lo lejos sonó el despertador, no hacía mucho que se había


dormido, lo recordaba, la luz aún encendida y ella hecha un cuatro
abrazada a la almohada, debía ir a trabajar, debía enfrentarse a
verla, ¿cómo la iba a mirar?, ¡cómo!, después de lo sucedido. Se
levantó con un dolor intenso en el pecho, con la angustia de no
saber si Maca tenía o no que ir todo el día, no quería coincidir con

330 © by ldana & Samantha BAires
ella, se apoyó sobre la pared, renegó de sí misma, ni siquiera podía
tomar el desayuno, un nudo se había incrustado en su estómago, y
el dolor le obligaba a detenerse y respirar.

Llegó con un temblor de cuerpo tremendo, en su cuello había


una pequeña señal de la furia de Maca, pero entonces cayó en la
cuenta de su mordisco, nunca la había señalado, siempre habían
sido pasionales pero nunca habían perdido la cabeza como la noche
anterior.

T_ Hola Esther... Esther... ¿Esther? –insistió.

E_ Hola Teresa, no me digas nada –le dijo moviendo la mano.

T_ Vale.

E_ ¿Está? –la miró fijamente con sus mejillas coloradas.

T_ Me acabas de decir que no te diga nada.

E_ Teresa por favor –cerró los ojos con malestar.

T_ No.

E_ Gracias –suspiró moviendo un poco las manos sin elevarlas


mucho del mostrador.

En la cafetería estaba Claudia cuando la vio entrar con mala


cara, vio como le hacía una señal y ésta aceptó que se sentara a su
lado.

CL_ ¡A ti también te ha tocado, eh! Un sábado es horrible.

E_ Si... pero qué le vamos a hacer –suspiró.

CL_ ¿Qué te pasa?

E_ Claudia necesito que me ayudes, y necesito que por favor no lo


digas a nadie.

CL_ Claro, tranquila –sonrió algo nerviosa mirándola con el ceño


fruncido, adivinando que quería hablar de Maca-. ¿Qué pasa con

331 © by ldana & Samantha BAires
Maca?

E_ Anoche vino a casa.

CL_ Vale imagino –cerró los ojos mientras bebía de su taza, al ver
como Esther enarcaba una ceja, dejó la taza a media altura y puso
gesto de desconcierto-. ¿Qué?

E_ Me da corte pero.. más me va a dar verla –susurró enfadada


consigo misma, Claudia empezó a entender-. Llegó porque Patricia
se descompuso, y bueno, la verdad que yo había bebido un poco,
muy poco, casi nada, bueno, vale, un poco de vino.

CL_ ¿Buscas excusa? –la miró perpleja.

E_ Sí, la busco, ¿es malo? –la miró irritada, Claudia elevó los
hombros invitándola a seguir-. Nunca habíamos hecho lo que
hicimos anoche, era como si de repente todo fuera salvaje.

CL_ Pura necesidad de dos personas que se aman.

E_ Si, pero... yo... me debe odiar –se mordió el labio.

CL_ ¿Y te importa que te odie? Vamos, si no te odió con lo de las


pastillas...

E_ Vale bien, me lo merezco, debí ir, vale, lo admito es la madre de


mis hijos y debí ir –suspiró-. Anoche cuando ella... yo... quiero decir,
cuando ella estaba... que yo...

CL_ ¡Esther qué me va dar algo Jesús! Cuando tú se lo ibas a hacer.

E_ Si –se puso colorada era la primera vez que hablaba de su


intimidad con alguien-. Pues... me detuve cuando ella estaba...

CL_ Joder...

E_ Y lo peor fue lo que le dije... de verdad... no he dormido, debería


estar enfadada con ella porque llegara a casa y me hiciera el amor
–decía con voz compungida.

CL_ ¿Dónde lo hicisteis?, -ante su mirada agregó-. No es por nada...

332 © by ldana & Samantha BAires
solo quiero poder rebatirte...

E_ En ... la sala ... de... de pie.–cerró los ojos.

CL_ Tuviste tiempo de detenerla, ¿no?

E_ Sí –dijo con fastidio cerrando los ojos.

CL_ Entonces ella no tiene toda la culpa, ¿no?

E_ No, claro...

CL_ Esther... simplemente lo deseabais, solo que imagino que a ti te


hizo sacar algunas cosas que debes tener guardadas.

E_ Hacía tanto tiempo, desde lo de Raúl, nunca fue igual, los


embarazos... –agachó un poco la cabeza abatida-. Estaba mal en
ese mometo... yo...

CL_ No le des más vueltas, tampoco pasa nada.

E_ ¿Y lo que le hice?

CL_ Eso es una putada, gran putada, pero no sé... quizá no era fácil
controlar lo que sentiste... no sé Esther...

E_ Espero no verla hoy, creo que... no voy a poder mirarla a la cara.


¡Joder! –se quejó poniendo cara de circunstancias.

CL_ ¿Qué? –la miró preocupada.

E_ Acaba de entrar, me voy, me voy...

CL_ Pero... pero...-entonces se giró y vio como Maca abría con gesto
muy serio la nevera, al girarse se encontró con su mirada e
instintivamente giró para buscar a Esher que salía de allí. Claudia le
hizo una señal y Maca se sentó-. Joder... ¡súbete el cuello de la
camisa, anda!

M_ Déjalo. Que todos vean que estoy marcada. Así mi ex mujer se


sentirá feliz. - se servía el zumo en un vaso. Pálida, con la mirada
perdida. - ¿Te ha dado su versión? Seguro dirá que la forcé. La puta

333 © by ldana & Samantha BAires
de Maca no se contenta con su amante, ahora obliga a su ex mujer
a tener sexo con ella porque no aguanta que la dejen tirada.

CL_ Déjalo, Maca. Sabes que Esther no diría nunca algo así. Está
apenada, no sabe por qué se comportó como lo hizo. Es más, tiene
miedo de mirarte a los ojos. - calmándola con su mano sobre su
brazo.

M_ Ah, ¿sí? - con frialdad. - Ella ha iniciado esta guerra de mordiscos


y desplantes, yo no.

Claudia la observó. No alcanzaba a entender hacia dónde iba


Maca con ese comentario. Le apenaba la tristeza enorme de sus
ojos, el cansancio que reflejaba su cara.

CL_ ¿Has dormido algo?

M_ Ni un segundo. - fría, cortante, bebiendo a continuación un sorbo


del zumo.

CL_ ¿Por qué no te quedas en casa, Maca? No estás en condiciones


de...

M_ No voy a dejar que mis problemas personales interfieran con mi


trabajo Claudia. Ni con mis hijos. Como sea, voy a salir adelante. Y
de Esther, el tiempo se ocupará de que la olvide. Lo de anoche ya
fue sufiente.

Sonaba el busca de Maca.

M_ Me voy. Reunión con Isabel. Por si fuera poco... Te veo luego.

334 © by ldana & Samantha BAires
C30

Esther llegaba hasta rotonda, donde Teresa ordenaba unas


carpetas. Por encima de las gafas, la observaba.

T_ ¿Necesitas algo, Esther?

E_ Sí, necesito algo pero... no sé cómo hacerlo.

T_ No sabes ... ¿cómo hacerlo? Entonces, no es del curro. ¿Qué te


sucede? - quitándose las gafas y mirándola seria.

E_ Nada Teresa, que he sido una gilipollas eso me pasa... que...


joder que no sé... qué me ha pasado -decía a punto de las lágrimas.

T_ Venga, cariño. - sospechaba por dónde venía esa angustia. Se


acercó y la abrazó - Tranquila, Esther. Debe haber sido terrible
anoche, ¿verdad?

E_ Más que eso... no sé Teresa... tengo que hablar con ella pero...
me da vergüenza... nunca me había pasado algo así, no he dormido
en toda la noche, me dolía el corazón, quería llamarla y rogarle que
me disculpara... creo que... me debe odiar y con razón, esto ya no
tiene marcha atrás Teresa, ya no -su voz fue bajando hasta quedar
en un susurro.

T_ Hija, en la vida todo tiene solución. Lo único que no tiene vuelta


atrás es la muerte. - tratando de consolarla, acariciando su espalda.
- Maca volvió hecha una furia. Muy dolida, Esther. Ella... te quiere. Y
quiere acercarse a ti. Deberías darle una oportunidad.

E_ No estoy preparada... anoche todo fue extraño nunca fuimos así,


nunca actuamos así -decía algo cortada mientras jugueteaba con el
bolígrafo sin mirar a Teresa-. Yo sentía que la tenía otra vez, que yo
volvía a ser suya, pero de repente ella me dijo que me necesitaba, y
fue como si abriera la compuerta de una presa y saliera todo mi
dolor, mi odio, mi rabia, sin poderlo evitar pensé en ella, en la....
bueno... en ya sabes quién y me cegaron los celos, y la rabia me
hizo comportarme como una gilipollas, y sería siempre así Teresa,
ese dolor no creo que lo pueda borrar. -cogió aire, tratando de
llenarse de fuerza para continuar, la garganta parecía querer

335 © by ldana & Samantha BAires
cerrarse, el pecho le apretaba.

T_ Trata de serenarte, Esther. Estás muy angustiada. - notaba su


tensión extrema, sus ojos hablaban de su pena.

E_ La quiero, muchísimo pero si volvemos a estar juntas, lo que


pasó anoche, seguro que volvería a pasa. Ella.... cuando estuve con
Raúl no actuó conmigo así, pero.... yo sabía que no lo decía y sí lo
sentía. Pero yo... es que... no es lo mismo Teresa, yo cometí un
error, ella, ha sido un engaño, un jugar conmigo durante meses sin
importarle si yo lo sabía o no, sin importarle mi dolor... no sé Teresa,
creo que mejor será ... cada una por su lado -no le era fácil decirlo,
le dolía en las entrañas poner en palabras la verdad que su mente
gritaba una y otra vez.

T_ Esther... En la vida, todo pasa. Eso que hoy sientes, dentro de un


tiempo lo verás distinto. Los seres humanos cicatrizamos heridas,
porque si no ... no podríamos vivir, hija. Esa herida está hoy muy
fresca, escoce, duele. En un tiempo lo verás de otra manera. -
trataba de que la mirara a los ojos - No te digo que volváis juntas,
no eso, sería una locura. Pero está mal que no le des una
oportunidad para hablar..

E_ ¿Para hablar? - la interrumpió, la miró sin entender.

T_ Sí, hablar, tratar de escucharla, tratar de entender qué le pasó. -


suspiraba - Esther... tú has estado con otras personas, ella también.
Aún así... no pensaste cuando estabas con ella que antes había
recibido cariño y amor de otras. Ahora estás dolida, luego... lo verás
con calma y comprenderás que no es lo que importa.

Esther agachaba la cabeza y la movía negando, no iba a ser


así. El tiempo no cambiaría nada de lo que pasó entre ellas, era
imposible que dejara de sentir la rabia y el dolor que Maca le había
provocado.

T_ Lo que importa - enfatizaba sus palabras, notando esa negación


de Esther - es que descubráis si existe todavía amor entre vosotras.
Ya tendréis tiempo de curar vuestras heridas, lamerlas... - dándose
cuenta de otro sentido de esa palabra -bueno, eso... pero en el
sentido de curar no de... eso ... que vosotras... eso -ruborizada por
sus propios pensamientos "pecaminosos".

336 © by ldana & Samantha BAires
E_ Vale, Teresa te he entendido... no te ruborices por esa palabra.-
esbozó una sonrisa apenas - Ya hemos hablado, ya nos hemos dicho
todo lo que debíamos, no hay más que hablar, tan sólo creo que
debo disculparme por lo de anoche y... bueno dejar pasar el
tiempo... ella supongo encontrará a alguien, seguro, se la rifan
como si fuera un premio de tómbola.-taciturna, pensando en las
miles de oportunidades amorosas que Maca tendría ya libre de su
matrimonio.

Alk_ Disculpen la interrupción. Teresa, le dejo estos informes. -


notando de pronto que la otra persona era Esther - ¿Eh? ¡Esther!
¡Hola! - sonriendo de una forma que llamó la atención de Teresa. -
¿Tienes tiempo para el cafetito del que habíamos hablado? Tengo
una cirugía programada en media hora y quizás aceptes alegrar el
espíritu de esta médica solitaria.

E_ Hola, Alka. No creo que esté para alegrarte mucho... -le sonrió de
lado- no sé si soy buena compañía.

T_ ¿Y ésta? ¿De dónde sacó esa sonrisa Profident? ¡Joo! - pensó


para sus adentros - Y Esther no le huye, ¿eh? ¡Jo! ¿A ver a quién se
la rifan como tómbola?

Alk_ Tú siempre eres la mejor compañía posible. Un sol que llena


espacios y calienta almas cuando asoma en tus labios en forma de
sonrisa -la sonrisa instalada no sólo en su boca, sino en sus ojos
chispeantes- Si tienes el momentito, te lo agradeceré el resto del
día. - mirándola a los ojos en forma directa.

E_ Jajajajajajaj -soltó una carcajada de pronto-. Anda vamos... que


me pones colorada... vamos a por ese café especial para la médico
más aduladora del central.

T_ Pero ¡que no tiene morro! ¡Delante mío! ¡Le tira los tejos! ¡Ays,
Encarna! - abrió los ojos como huevo duro.

E_ Teresa, si necesitas algo estoy con Alka en mi refugio.

T_ Eh, sí, sí. ¡Al refugio la lleva! ¡No a la cafetería! Esto lo tiene que
saber Encarna. Cada vez peor, cada vez peor.

337 © by ldana & Samantha BAires
Comenzó a marcar el número de la casa de Maca para hablar
con Encarna. Tan nerviosa estaba que hizo tres llamados
equivocados. Vilches pasó a dejarle unos informes y le dijo algo,
que ni siquiera escuchó. Parecía una posesa con el auricular en la
mano y los dedos marcando sin ton ni son.

T_ Era ocho cinco ... no ocho cuatro... ¿o nueve cuatro?

M_ Teresa, te dejo estos informes. Cuando llegue Javier quiero


hablar con él sobre esos reportajes televisivos.

T_ Eing? Eh... - la mujer despreciada y herida aparecía ante sus


ojos, casi la encontraba in fraganti hablando con Encarna - Vale.
Oye Maca, estooooo... ¿por qué no te subes el cuello de la camisa?
¿No quieres un pañuelo?

M_ Teresa. Me ha marcado, que todos se enteren. No tengo


problemas. Es más, si pudiera me lo haría tatuaje y le pondría ...
firmado Esther. Ultimo acto de nuestra vida en común. -seria,
enfadada.

T_ Bueno... ¡tú también con esas de último acto! –Maca la miró


creyendo entender que había hablado con Esther-. anda... anda...
que tu mala leche te sale por las orejas.

M_ No es mala leche, no te confundas. Es una buena forma de


recordarme que tengo que seguir con mi vida. Lo pasado, pisado. -
muy decidida, casi... ¿convencida? - No te olvides de Javier, por
favor. Me imagino la romería que va a ser emergencias con esa
gente dando vueltas y filmando todo... - decidida a irse a su
despacho, dando por finalizada la conversación con Teresa.

Ve_ Teresa te traigo... -al ver el cuello de Maca se quedó callada


mirándola con ojos fieros- Venga. Hola, Maca. Parece que hemos
tenido... una noche agitada -el enfado escapaba ahora en el tono de
su voz.

M_ Hola. Sí. Lo habrás notado. - cortante, seria, con una mueca de


disgusto en sus labios – Antes que lo preguntes o lo averigües por
otro lado. Esther.

Ve_ O sea que has vuelto con ella.- con sus manos en jarra en la

338 © by ldana & Samantha BAires
cintura, una pose muy usual en ella, tipo maestra a punto de
amonestar severamente a un alumno o quizás más exacto, a punto
de darle un buen rapapolvo.

T_ Ésta explota aquí mismo. Parece el teniente coronel Tejero


hablándole a los diputados desde la tribuna. Igualita. Venga, Maca.
Tú borde y ¡a la mierda con la peliteñida! - apoyando los codos
sobre el mostrador, ansiosa.

M_ Eso... a ti, no te concierne. - mirándola seria, a los ojos. - Si


Esther y yo volvemos, mi problema. Si no volvemos, mi problema
también. Y si tengo sexo con Esther, mi placer, en todo caso.

T_ ¡Oooooole, ooooooooole, ooooooooooooooole! –le faltaba


aplaudir, pero la mirada hacia Verónica con un gesto de... “chúpate
esa barbie” era notoria de su satisfacción

M_ Teresa, no te olvides de Javier – por decir algo y dar por


terminado su encuentro con Verónica, girándose y caminando
tranquila hacia su despacho.

Ve_ Peroooo...

T_ Al pan, pan y al vino, vino...

Ve_ ¿ Qué dices?

T_ ¿Yo? Nada. Ando recordando viejos refranes. No por mucho


madrugar, amanece más temprano.

Ve_ ¡Qué tontería! - mirada de odio concentrado, dándose vuelta y


yéndose hacia los elevadores.

T_ ¡Que te la han dado, bonita! Ayss, le tengo que contar a


Encarna, ¡va a flipar con las novedades! ¿Cómo era? Nueve
cuatro... ocho cinco. ¡Jolines! Mejor busco en la agenda de los
médicos, ahí debe estar el nuevo número de Maca.

V_ Teresa, ¿dónde está Alka? Tengo un chaval con neumotórax y


daño ventricular. Dile que venga urgente a quirófano. Necesito
ayuda.

339 © by ldana & Samantha BAires
T_ Le escuché decir algo que tenía una cirugía programada, me
parece – con el auricular en la mano.

V_ Vale. ¿Maca?

T_ En su despacho.

V_ Me la buscas a Esther. Que venga a quirófano, ¡ya! Ella, ¿eh?


Nada de que me mande a otra enfermera. Esta operación es muy
difícil. - no la dejaba contestar, como siempre. Se iba a paso veloz a
buscar a Maca.

Teresa se dirigía hacia el “refugio”, mascullando sus quejas con


Vilches y sus gruñidos. No alcanzó a llegar, se quedó estupefacta,
inmóvil viendo a Esther y Alka salir del cuarto, a pura risa.

E_ ¡jajajaja! ¿Eso le contestaste al general ése? ¡jajajaja! Aysss, tía.


¡Qué morro! ¡jajajaja!

Alk_ Pues sí. jajajaj Lo mejor fue cuando su ayudante de campo vino
al hospital de campaña a pedirme que le explicara qué quería decir
con “una apreciación subjetiva no acorde a los hechos
acontecidos”. Me rogaba que le hablara en idioma sencillo, que no
se olvidara que ellos eran militares no intelectuales. - sonriendo
feliz al ver la risa cristalina de Esther.

E_ Ayss, me encantan tus anécdotas. Me has cambiado el humor.

Alk_ Me complace escuchar eso. Tengo más anécdotas, ¿eh? ¿Qué


tal si cuando sales vamos por unos pinchos y unas cervecitas y te
cuento otras?

T_ Ayss, ¡no! ¡Ésta largó todos los corceles en la cacería! ¡Los


corceles y los perros! ¡Esther! ¡Esther! Vilches te necesita urgente
en quirófano. - tratando de cortar de cuajo la conversación.

E_ Ya voy. Eh... no sé, Alka, no sé..

Alk_ Salimos a la misma hora. Todavía queda mucha jornada. Me


buscas y me contestas, ¿si? Gracias por un café exquisito y por
haber convertido un sábado de curro en un día de fiesta. - con una
voz sensual que Teresa no había escuchado antes en la croata. -

340 © by ldana & Samantha BAires
Teresa, yo estoy en mi cirugía programada. Si me necesitas, ya
sabes... - se iba con un caminar tranquilo, una sonrisa en el rostro y
una actitud muy jovial.

Esther la miraba irse y sentía un cosquilleo en todo su cuerpo.


Esa invitación la había descolocado.

T_ Supongo que no irás. - en tono de reprimenda.

E_ Teresa. Que soy grandecita para que me digan lo que tengo o no


tengo que hacer. - le decía con cierto enfado, mientras se dirigía
hacia taquilla a cambiarse para la cirugía.

T_ Aysss, ¡Encarnaaaaaaaaaaa! - a paso rápido hacia la recepción,


necesitaba urgente ese teléfono.

Después de colocarse el pijama de cirugía en taquilla, llegó a


la sala previa a quirófanos. Abrió la puerta y se quedó sin aire al
verla agachada sobre los lavabos, higienizándose para entrar en
quirófano. Con su pijama lila, el gorro de cirugía ya calzado en su
cabeza, el pelo recogido con una gomita que reconocía... las que
solía sacar de la caja de Patricia. Necesitó coger aire. Se acercó a
paso firme hasta los lavabos. Recién cuando estuvo a su lado, Maca
se percató de su presencia.

E_ Maca – mientras refregaba sus manos con el jabón. Maca ni


siquiera la miró – Yo... - no le contestaba – Maca ...

M_ Chavalín de seis años. Neumotórax. Parece que hay desgarro


ventricular. Vilches dirige, yo lo asisto. - profesional, cortante, como
si Esther fuera una practicante recién ingresada.

E_ Vale. -suspiraba- Quería decirte que ...

M_ Atiendes a lo que Vilches ordene y pida.

E_ Maca, por favor. No me lo hagas más difícil de lo que es.

M_ Una operación sencilla para ti. Eres la mejor. - terminaba de


lavarse y cogía la toalla de papel para secarse. Ni una mirada a
Esther, concentrada en sus manos y el papel.

341 © by ldana & Samantha BAires
E_ Siento mucho lo de anoche, Maca. No quise hacerlo con
intención. Fue...

M_ No te preocupes. Ya fue. Lo de anoche deja todo en claro. - la


miró por primera vez a los ojos y su frialdad, su distancia, asustaron
a Esther – Te espero dentro. - tiró la toalla de papel al cesto y se
dirigió con las manos en alto hacia dentro.

E_ ¡Joder! - cerrando los ojos abatida resoplando ante su reacción.

La cirugía transcurrió en un clima más frío que lo que indicaba


el termómetro ambiente. La tensión entre las dos se palpaba, tanto
que Vilches las miró una y otra vez y ni se atrevió a mencionar
tema alguno que no fuera la marcha de la operación. Sin embargo,
debía reconocerlo. A pesar de lo que estuviera pasando en su
relación personal, ambas eran las mejores profesionales con las que
podía contar. Precisas, conociéndose casi al dedillo, no era
necesario que Maca solicitara algo sin que Esther lo hubiera
anticipado.

V_ ¡Qué pena estas dos! Después le pregunto a Claudia, algo debe


haber pasado. Y esa marca en el cuello de Maca... seguro se la dejó
Esthercita. ¡Una fiera la enana!

Terminada la cirugía, se quitaban las batas descatables y los


guantes, los tiraban dentro del cesto, se higienizaban.

V_ Voy a hablar con los padres. Maca, después paso por tu


despacho. Las cámaras de TV dando vueltas por emergencias van a
ser un problema.

M_ Vale. - quitándose el gorro y tirándolo a la cesta.

Coincidían en la salida. Ni una palabra entre ellas. Ni una


mirada, ni un gesto. Maca fue hacia su despacho, a la derecha de la
puerta. Esther, hacia rotonda, a la izquierda de la puerta. Cada una
por su lado, solas, cada una a su vida.

Casi a punto de terminar su jornada, Esther estaba en rotonda con


la pizarra de turnos. Alka se le acercó por detrás.

342 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ Por suerte los ángeles no tienen espalda.

E_ Jajaja y eso?

Alk_ Que verte desde atrás es lo mismo que verte de frente. Se nota
tu sonrisa en todo tu cuerpo. Y a mí, la sonrisa de la enfermera más
guapa del hospital me produce una sensación muy placentera.

E_ Jo Alka... -no supo que decir notaba como se ponía colorada sin
remedio.

Alk_ ¿Recuerdas mi propuesta de unos pinchos y unas cervezas? ¿Te


apuntas con esta vieja doctora para que su sábado sea una fiesta
total contando viejas anécdotas? - le dijo con esa sonrisa instalada
en su cara y una mirada de ruego que buscaba provocar un sí
rotundo en la otra persona.- ¿Qué me dices?

E_ ¿Pues qué te voy a decir? -sonrió sin poder evitar sentirse


abrumada por sus palabras-. Que sí, que yo no se decirlo tan bonito
pero que me encantaría pasar un rato entre tus anécdotas, risas y
contigo.

Alk_ Todo lo que tú dices es bonito, porque lo dices con tu voz, con
tus ojos, con tu sonrisa. - casi un susurro - En media hora entonces,
te espero a la salida. ¿Te parece... bien? - acercando su cara a la de
Esther y mirándola con intensidad.

E_ Si -contestó como si estuviera hechizada por aquella mujer.

Teresa, que ya se había cambiado para irse, captó inmediatamente


lo que sucedía.

T_ ¡D'Artagnan al ataque! ¡Joo! Ays, Encarna, ¡que mal, qué mal!

Una hora antes, Claudia había pasado a ver a Maca en su


despacho.

CL_ ¿Tiempo para un cafetito? - asomándose a la puerta.

M_ Para ti, siempre. Entra. Acabo de preparar. - esbozando una


sonrisa y parándose a servir las tazas.

343 © by ldana & Samantha BAires
CL_ ¿Muy liada? -sentándose, mientras no perdía detalle de los
movimientos de Maca.

M_ Algo. El Consejo ha autorizado las filmaciones para la televisión


y estoy tratando de organizarlo. Vilches ha puesto el grito en el
cielo – alcanzándole su taza y el edulcorante. - Se lo he advertido a
Javier. Al primer problema, fuera. Está muy entusiasmado con su rol
de “médico” galán de TV. - tomaba un sorbo de su taza- ¿Y tú? ¿Qué
tal llevas el sábado?

CL_ Tranquilo. - miraba la taza. - Vilches me ha comentado la cirugía


de la mañana. La tensión entre vosotras fue muy evidente.-
levantaba la vista y la miraba esperando su reacción.

M_ Lógico. Los primeros momentos. Nos iremos acostumbrando. -


seguía tomando su café, con la mirada casi ausente.

CL_ Maca... No me creo que tengas todo superado. Te conozco algo.


Estás herida y mucho.

M_ Mmmm... ¿Importa? No. Todo esto que pasa es obra mía. Yo


solita lo provoqué. Tengo que vivir con eso. Y seguir. Mi trabajo, mis
hijos. Tengo que concentrarme en ellos. Los niños no pueden pagar
mis culpas. - mirando hacia algún punto indefinido en la habitación.-
No te digo ahora, pero... en unos días lo intentaré. Hablar con
Esther sobre ellos, tratar de evitar nuestros enfrentamientos por
algo que ya no existe. Lograr un acuerdo de ... convivencia aquí y
con los niños. - volvía a tomar café, tratando de mostrar una
seguridad y una tranquilidad que Claudia notaba, no era tal.

CL_ Encerrándote en tu propia culpa y dolor, castigándote, no ganas


nada. Tarde o temprano...

M_ Claudia – la interrumpía- comenzaré con el psicólogo la semana


que viene. Eso me ayudará. Ya ... déjalo, ¿vale? No estoy para
sermones, reprimendas o consejos bien intencionados. Hoy... no
quiero hablar más de esto, ¿vale?

CL_ Lo que te apetezca, Macarena. Pero ya sabes... estoy siempre


lista, ¿eh? - estiraba el brazo y acariciaba la mano de Maca.

M_ Lo sé. Y no sabes cuánto te agradezco que seas tan buena

344 © by ldana & Samantha BAires
amiga. - ahora sí con una sonrisa sincera.

Se escuchaban dos golpes en la puerta.

M_ ¿Sí?

Alk_ Disculpa. Los informes de cirugía que pediste. Si estás


ocupada, paso luego.

CL_ Ya me iba. - poniéndose de pie – Maca, me pegas un toque si


algo ... eh.. tú sabes.

M_ Sí. Gracias. Pasa Alka, no te quedes ahí. ¿Café?

Alk_Mmm... Sí. Gracias. - observando el “detalle” en su cuello y


tomando asiento.

M_ ¿ Te has enterado lo de Javier? - entregándole la taza y


sentándose- Tendrás que tenerlo en cuenta para tus grupos de
cirugía.

Alk_ ¿Javier? ¿Le ha sucedido algo? - cogiendo su taza.

M_ Jajajaja. Debes ser la única en todo el hospital que no lo sabe.

Alk_ Maca, eres la única persona con la que hablo de otras cosas
que no sean intervenciones o pacientes. No conozco a nadie...
bueno, no conocía a nadie hasta ahora... jeje... y... no me interesa la
vida de los demás como para atender a conversaciones ajenas. -
sonriendo.

M_ Vale. Te comento...

Después de unos minutos...

Alk_ ¿Te parece bien así?

M_ Muy bien. Contigo el trabajo se simplifica mucho. Es un placer.

Alk_ Gracias. -amplia sonrisa en la boca y en los ojos. - Tú –


indagando con pies de plomo- ¿estás bien?

345 © by ldana & Samantha BAires
M_ Supongo lo dices por esto. -señalando su cuello – Digamos, una
experiencia inédita con mi ex mujer. - con sorna. - Intentar
acercarme a ella, de pronto todo parece volver a lo de antes y
recibir sin previo aviso ... el odio concentrado y una marca para no
olvidarlo. - sonrisa triste.

Alk_ ¿Tan mal? - mirándola con pena.

M_ Peor que mal. Estoy aprendiendo golpe tras golpe que la


infalible, segura y autosuficiente doctora Fernández Wilson ha
sido... una puta despreciable. - sus ojos a punto de estallar en
lágrimas – Quizás aún lo sea.

Alk_ Maca... - acercándose a su lado y dudando entre abrazarla o


no, optando por tomar su mano – Pasar de la autosuficiencia al
autoflagelamiento no sirve de nada.

M_ En algún momento lo superaré. Venga que -limpiando con el


dorso de su mano una lágrima que había logrado quebrar su
voluntad de no llorar – hace un rato dijiste algo sobre que hasta
ahora no conocías a nadie más que yo. ¿Eso significa que hay
alguien que ...? -tratando de cambiar de tema para no seguir
angustiándose.

Alk_ Sí -sonrisa de quinceañera.

M_ Vaya, vaya doctora. ¿Y se puede saber quién es? - sonriendo


complacida. Alka la había impactado por su sensibilidad, bonhomía
y sencillez. Deseaba que esa mujer que había sufrido y perdido
tanto encontrara alguien con quien ser feliz.

Alk_ Por ahora es... un café y quizás acepte una cervecita. -


agachando la cabeza – Es un ángel, Maca. Tiene la sonrisa más pura
y cristalina que haya visto en mucho tiempo.

M_ ¡Uh uh uh! Me alegro. ¡Toda la merde para tí!- con entusiasmo,


aunque de pronto una sonrisa, tan pura y cristalina como la que
Alka decía haber encontrado, se le cruzaba por la mente y sus ojos
se llenaban de tristeza.

Alka notando el cambio en sus ojos optó por cambiar de tema.

346 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ ¿Este fin de semana estás con tus niños?

M_ Sí. Me hace mucha ilusión. Si vieras a mi Paula, cómo ha ganado


peso y cambiado, lo inquieta que es...

Esther y Alka tras un paseo llegaban finalmente a casa, Alka


había insistido en acompañarla hasta el portal.

E_ Gracias por acompañarme pero no hacía falta Alka –le dijo con
agradecimiento.

ALK_ A una mujer guapa como tú no se la deja sola por las calles de
Madrid. Demasiados gavilanes acechando. - sonriendo.

E_ De verdad... me descolocas... no sé como lo haces... bueno si lo


sé, claro que lo sé -sonrió avergonzada.

ALK_ Gracias por una velada inolvidable. - se acercó un poco más a


ella y sin pedir permiso, tomó su mano y depositó un beso - Ahora
entiendo lo que sentían los caballeros del medioevo cuando salían a
sus aventuras. Una inmensa soledad por la partida, un inmenso
placer por albergar a sus damas en el corazón.

Mo_ Buenas noches.

Esther soltó rápidamente su mano y miró a Montse un poco


nerviosa.

E_ Hola Montse... ¿qué haces aquí?

Mo_ Vivo aquí ¿lo recuerdas? –la miraba algo extrañada por su
pregunta y por su reacción.

Alka observaba la incomodidad de Esther ante esa mujer.

E Sí... sí..claro... esto... -carraspeó-. Alka te presento a Montse, una


amiga.

Alk_ Buenas noches. Un placer Montse. Parece que en Madrid hay


una convención de mujeres guapas y angelicales. - sonriendo a
Montse. - Esther, nos vemos en el Hospital. Adiós.

347 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ ¿Y esta tía de que va?, parece sacada de un cuento de
caballeros y doncellas –le dijo al verla marchar con su aire seguro y
un tanto medieval.

E_ Anda, vamos dentro hace frío.

Al entrar, Esther vio asombrada allí a su madre en el sofá con


el mando de la televisión en la mano.

E_ ¡Mamá!

En_ Hombre menos mal, ya pensaba ir a dar una redada para


buscarte.

E_ Mamá, que no tengo quince años.

En_ Hija... para mí como si los tuvieras.

Mo_ Buenas noches Encarna.

En_ ¿Qué tal?

Mo_ Bien... voy a ponerme un vaso de leche caliente que hace un


frío, ¿tú quieres Esther?

E_ No gracias –se sentó junto a su madre y sin mediar palabra


Encarna abrió sus brazos y la cobijó en su pecho, Esther con un
suspiro largo y pronunciado le dijo-. Mamá...

En_ ¿Cómo estás?

E_ Bien... –mintió seguía con los ojos cerrados-. Supongo que lo


sabrás, claro y vendrás a echarme la boca, tu Maca está herida.

En_ Más que herida yo diría señalada –le dejó un beso en la frente.

E_ Tengo sueño mamá...

En_ Sólo te voy a decir una cosa –apoyó su mano en la barbilla


mirándola con su infinita ternura-. El tiempo es quien mejor ayuda a
superar según qué... y lo vuestro si tiene que curarse será así, por
el tiempo.

348 © by ldana & Samantha BAires
E_ No se va a curar mamá.

En_ Donde hay amor... hay milagros. Sólo quiero que hagas lo que
hagas, seas consciente de tus actos, no quiero que tomes ninguna
decisión apresurada, equivocada, que aún pueda hacerte más daño
a ti y a otra persona.

E_ Ya te fue con el cuento Teresa.

En_ Sólo quiero verte feliz, y sé que ahora no, que estás herida,
pero... más adelante tu felicidad estará con Maca.

E_ No volveré nunca con Maca mamá.

En_ Soy vieja y aunque aún la vida me sorprenda, creo saber de


qué va... y tú volverás con Maca porque la quieres, igual que ella a
ti. Las equivocaciones se pagan caras, y las estáis pagando... ahora
nada más hay dolor... cuando se borre, volverá el amor.

Esther suspiró, sabía que Teresa le habría comentado de su


cita con Alka, pero lo que menos le apetecía era hablar de aquello.
Se sentía bien a su lado, y se daba cuenta que coqueteaba con ella
de una manera directa, le recordaba tanto a Maca. Al pensarlo,
agachó la cabeza, debía olvidarla como fuera, y si Alka le podía
ayudar mejor, qué mejor, de otra manera el corazón terminaría por
explotarle.

Una vez se marchó Encarna con Maca, Esther se dio una ducha
y se puso el pijama, de pronto sintió una necesidad que no podía
controlar de escuchar la voz de Maca, de verla, de oír su sonrisa,
bajó decidida a ver un dvd de aquellos que grababan con los niños.
Pero al llegar al comedor se encontró con Montse.

Mo_ Te estaba esperando.

E_ ¿Cómo te fue el ligue?

Mo_ No estuvo mal, después de un tiempo sin probarlo, salvaje...

E_ Ya... entiendo –entonces sus propias imágenes con Maca le


hicieron ver que lo suyo también había sido salvaje.

349 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ ¿Puedo hacerte una pregunta?

E_ Claro.

Mo_ ¿Estás liada con la cursi esa?

E_ No es ninguna cursi y no, no estoy liada, solo es una amiga.

Mo_ Una amiga que te da un beso en la mano... ¡vamos que ésa


entiende más que Maca y tú juntas! –tras el suspiro de Esther
agregó-. De acuerdo, perdón no debí nombrarla.

E_ Anoche estuvo aquí.

Mo_ Vaya... justo cuando estabas sola, ¿qué pasa, no se atreve


cuando estoy yo?

E_ Más bien no, porque lo que hicimos contigo aquí hubiera sido un
escándalo verdadero.

Mo_ ¿Chuscastéis?

E_ Qué animal eres...

Mo_ Di.

E_ Salvajemente, sí.

Mo_ Un buen polvo.

E_ Hacía tanto que no estaba con ella, que... diría uno de los
mejores de mi vida.

Mo_ ¿Y?

E_ Nada, me comporté como una imbécil.

Mo_ Miedo me da saber.

E_ Pare cuando ella estaba a punto.

350 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Ufssssssssssssss –dijo juntando sus piernas tras un silbido.

E_ He tratado de disculparme, de decirle que me pase muchísimo,


rogarle si hacía falta pero se ha mostrado distante y fría.

Mo_ ¿Quién empezó?

E_ Fue... a la vez –dijo cerrando los ojos-. Fui una gilipollas mientras
me habló pensé en la otra y la cagué.

Mo_ Ya... no lo niegues más Esther, la amas –ante su mirada le dijo-.


Si no, lo hubieras hecho sin más, pero, detenerte en ese momento
fue porque te dolía, y sólo duele si amas de verdad. Piénsate las
cosas, date tiempo... pero piensa que sois una familia.

E_ Vaya pensaba que odiabas a Maca.

Mo_ Por Dios, y tanto que sí... –dio una carcajada-. Pero eso no quita
para que vea la verdad... Venga... a dormir.

E_ Sí, ahora voy.

Mo_ ¿Mañana trabajas?

E_ No, tengo que ir a por los niños por la tarde.

Mo_ Pues duerme y daremos antes de recogerlos un paseo, bueno,


si no has quedado con tu dama romántica.

E_ Tonta –sonrió.

Al quedarse sola, puso aquel dvd, la voz de Maca fue lo


primero que se oyó, les estaba diciendo que saludaran a mamá,
que estaba en el trabajo, Pedro sonreía divertido mientras Patricia
estaba sentada entre cojines, allí aparecía Maca sonriente y feliz,
jugaban hasta que se oía la puerta de la casa y los niños y ella se
escondían, a Esther le encantaba aquella cinta, entonces aún eran
felices...

E_ “¿No hay nadie en casa?” –escuchaba su propia voz en el


televisor, y entonces ella misma respondió-. No hay nadie Esther...
ahora es cuando no hay nadie. -se dijo rompiendo a llorar mientras

351 © by ldana & Samantha BAires
veía cómo se abrazaban, cómo Maca la besaba con pasión, cómo
Pedro se subía sobre su espalda y cómo una Patricia de pocos
meses se dejaba abrazar por ella.

Desde la puerta contemplaba la escena Montse con el corazón


compungido, y comprendió muchas cosas, por no decir todas.

Mientras tanto, en casa de Maca, Teresa observaba a Maca


jugar con Pedro y Patricia en la sala, mientras acunaba a Paula en
brazos.

M_ Pedro, ayuda a Patri a colocar los cubos de arriba, ¿vale? Y tú,


princesita, ¿cuándo piensas dormir, eh? Mmmm... muak! Te ríes,
¿eh? Te gustan los besos en el cuello, ¿eh? Muak! Muak! Aysss, ¡qué
sonrisa enorme y tan bonita!

Pe_ Téne la zondiza de Patri.

M_ Sí. Espero que tú no seas tan bicho como Patri, ¿eh? Vas a ser
inquieta como tu hermana, ¿si? - su sonrisa se transformaba de
pronto en tristeza y sus ojos enrojecían.

Teresa se apuró a ir hasta el sofá y sentarse junto a ella.


Entendía lo que podía estar pasando en esos momentos.

T_ Maca. Hija... (cogiendo su mano, acariciando su brazo) Trata de


calmarte, los niños (le susurraba)

M_ Quiero pero... es más fuerte que yo, Teresa. Observo a Paula y a


Patri y sé que siempre que las mire, veré a Esther, su sonrisa, sus
ojos, su ternura.

T_ Venga, Maca. No te dejes vencer. Lucha por ella. La amas...

M_ Eso no importa. Ya no, Teresa...

352 © by ldana & Samantha BAires
C31

La semana siguiente continuó el trato frío y tenso entre


ambas. Pasaban los días pero dicha frialdad no menguaba. Anticipo
de ello fue el domingo cuando Esther pasó a buscar a los niños y
Maca, apenas enterada de su presencia, se fue a la habitación y no
apareció. Encarna la disculpó, pero aún así Esther no pudo evitar el
comentario.

E_ No la disculpes. Sé que está en la habitación. Nuestras


cuestiones personales no deberían impedir que hablemos de los
niños. -dijo en voz lo suficientemente fuerte como para que Maca lo
escuchara.

En_ Hija....

E_ Déjalo. Venga, ¿me ayudas a bajarlos? Montse está en el coche...

Cuando compartían alguna cirugía o la atención de algún


paciente, caras serias, profesionalidad y ni un saludo, ni una
mirada, nada. Lo que no pasaba desapercibido para médicos y
enfermeras de urgencias, que no perdían oportunidad de
comentarlo. Maca le había dicho a Claudia que iba a intentar tener
un trato "civilizado" con su ex mujer, pero el hombre propone y ... la
angustia y el dolor disponen. No lo pudo hacer, por más que se lo
propuso. Toda su fortaleza aparente, su “tranquilidad”, eran sólo
una cáscara protectora para que el verla, sentirla, escucharla, olerla
no la hicieran derrumbarse allí mismo.

Mientras por su parte Esther trataba de hacer lo mismo, hablar


con ella civilizadamente, Claudia también la escuchaba, y veía su
disponibilidad para hacerlo, pero era inútil cada vez que se cruzaba
con Verónica el dolor le subía por la sangre a la velocidad de la luz
hasta el corazón provocando un fuerte dolor incontrolable, y otra
vez la misma. Toda su fortaleza aparente, su “tranquilidad”, eran
sólo una cáscara protectora para que el verla, sentirla, escucharla,
olerla pero volvía a derrumbarse allí mismo.

Así las cosas, llegó el nuevo fin de semana. Para la malasangre


de Teresa y Encarna, todo seguía igual es decir, peor que nunca.
Ellas hablaban de cómo arreglar las cosas, pero era conscientes que

353 © by ldana & Samantha BAires
con la distancia que habían puesto tras la última reacción de Esther,
era mejor tomar la actitud de apoyarlas a ambas pero no tratar de
acercarlas. Esther estaba en rotonda terminando de arreglar los
turnos para el fin de semana, cuando Alka, su compañera habitual
de cafetitos post almuerzo, se acercaba. Maca ya no estaba en el
hospital, continuaban con los turnos diferenciados, Maca de
mañana, Esther de tarde, sólo coincidían en una hora entre la salida
de una y la entrada de la otra, de esa forma se les facilitaba la
atención de los niños y la guardería. Teresa, vigía siempre alerta,
miraba por encima de las gafas.

Alk_ ¡Esther! ¡Te estaba buscando! –tono feliz.

E_ ¡Alka! pues ya me has encontrado ¿no? -sonrisa amplia.

T_ Fin de semana, larga los corceles, ahí va la croata a por Esther.-


pensó para sí.

Alk_ Tengo una propuesta para ti. Espero sea de tu agrado. - voz
zalamera de aquéllas, mirada dulce y tierna, pero penetrante,
magnética.

E_ A ver -se puso en jarras mirándola con una sonrisa sincera-.


Sorpréndeme.

Alk_ Han abierto un restaurante croata en la Gran Vía. Unos viejos


conocidos de antes de la guerra. Huyeron de Croacia por entonces.
Me han llamado y ... pensé que tal vez aceptaras venir a probar los
platos típicos de mi país.

E_ ¿Un restaurante Croata? -hizo un gesto de sorpresa-. Pues... no


sé tengo a los niños...

Alk_ Ya. Vale. ¡Qué pena! Porque también daban una película de
Audrey Hepburn, una reposición. Mi bella dama, quizás la
recuerdes. Pero digitalizada, con sonido masterizado. Sé que Audrey
Hepburn te gusta mucho. - con tristeza- Otra vez será. O no. No
importa –se notaba que de las charlas que tenían, Alka iba sacando
detalles para sorprenderla cada vez más.

E_ Bueno... déjame ver como lo puedo arreglar porque una cena,


una peli de la hepburn y una compañía como la tuya, no se pueden

354 © by ldana & Samantha BAires
despreciar, ¿no crees?

Alk_ ¿Si? ¿Podrás arreglar? Pues... que nada... que gracias... que ...
ya... queeee... luego al fin del turno me dices y quedamos y te paso
a buscar y o nos vemos allí eh... -visiblemente nerviosa y a la vez
feliz por la respuesta.

T_ Madre de Dios... Madre de Dios que Esther se lanza...


Encarnaaaaaaaaaaaaaaaaaa –gritaba para sus adentros con actitud
nerviosa ante la actuación de Esther.

E_ Vale, como quieras Alka y gracias -nueva sonrisa.

Poco tiempo antes, Esther había visto a Maca lista para irse, al
terminar su turno. Esa hora en que coincidían su turno y el de ella,
había ayudado a que la angustia de verla y no poder cruzar más de
dos o tres palabras fuera una tortura... “soportable”. Sin embargo,
hoy se había decidido. Debía comenzar a hablar el tema de los
niños. Esther no podía dejar de pensar en la distancia que existía
entre ellas, no podía soportar algo así, además se acercaban las
fechas navideñas y tendrían que ir juntas a la escuela para la
celebración de Pedro, el belén de Patricia, sabía que ella era más
culpable que Maca de aquella distancia y que debía ser ella la que
acortara aquel espacio entre ellas, así que decidida fue a su
encuentro, no sin sufrir un agudo dolor de estómago.

E_ Maca por favor... ¿tienes un momento?, me gustaría hablar


contigo.

M_ Lo siento Esther. Debo pasar a buscar a los niños por la


guardería. Ya me he demorado diez minutos en mi salida. Otro día. -
seria, casi sin mirarla, apurando el paso.

E_ Por favor... solo será un momento –le sujetó tímidamente el


brazo y al ver que se detenía con rapidez se soltó.

M_ Vale. -suspiraba mosqueada.- ¿Qué es eso tan importante que


quieres? -cruzando sus brazos y evitando mirarla de frente, casi que
fijando su vista en un punto lejano.

E_ Verás... creo que -algo nerviosa le contestó-, deberíamos dejar


esta postura, sé que la culpa es mía y te pido disculpas, pero... así

355 © by ldana & Samantha BAires
lo único que hacemos es hace daño a los niños y por favor Maca, te
lo ruego, para mí también es muy difícil pero... creo que deberíamos
establecer alguna manera de hablar o de que ellos nos vean juntas,
Pedro me pregunta mil veces si no vamos a estar juntos nunca más
y me parte el corazón, y ya te digo -se apresuró-. La culpa es mía,
toda mía, lo acepto, y te pido disculpas por lo que pasó –le dijo
visiblemente avergonzada, cerró los ojos tras un suspiro le dijo-.
Pero no quiero que nuestros hijos sufran, eso si que no puedo
soportarlo.

M_ Ya -bajando la vista - Sí, tienes razón. Ellos no deben sufrir por lo


que he hecho. No podemos mostrarnos enfadadas ante ellos. Nunca
más estaremos juntas como pareja, pero como madres debemos
superar nuestro encono. Bien. ¿Quieres que hagamos una cita así
hablamos lo más urgente? - levantaba sus ojos y ver su rostro, sus
ojos tristes y rogando, su sonrisa apagada le estrujaba el corazón.

E_ Vale.

M_ Mañana, cuando te los lleve, lo arreglamos. Hasta ahora.

E_ Bien... hasta mañana.

Esther la vio andar con paso ligero, sonrió con tristeza, cuánto
echaba de menos ir a su lado, cuánto echaba de menos esa mano
en su cintura, o agarrarse bien en la moto, la veía y su corazón
sufría irremediablemente, se dio la vuelta con una sensación de
pérdida tal, que sintió un pánico desmesurado. Justo cuando iba a
salir, Maca se giró y vio como se alejaba camino opuesto a ella, y
sintió una pena clavada en su alma, contrajo los labios con ese
gesto tan suyo de rabia, suspiró y sin más se alejó tal y como
parecía que la vida quería, cada una por un camino opuesto.

Llegó la hora de su cita con Alka. Esther había dejado a los


niños con Montse, los había bañado, cambiado y les había dado su
cena, había dejado a Pedro con una peli de dibujos y las niñas ya
estaban acostadas, no se puso coqueta, tan sólo cómoda, no iba a
deslumbrar a nadie, tan sólo iba a disfrutar de un buen rato con una
buena amiga, aunque no era tonta, y sabía que Alka le tiraba los
tejos, y no sabía por qué, no podía dejar de salir con ella, o de
hablar, o en el fondo si sabía por qué, y no lo quería admitir. Se
encontraron en la puerta del restaurante, Alka ya la esperaba y le

356 © by ldana & Samantha BAires
agradó la forma en que iba vestida. También cómoda pero con ese
toque de sobriedad y sencillez tan a lo Alka, sin embargo era una
mujer elegante y a su modo, atractiva.

E_ Lamento la demora, los niños llevan más tiempo del que piensas.
Yo...

Alk_Por ti esperaría un siglo y no me quejaría. ¿Entramos? Déjame


decirte que estás... guapísima. - cogiendo con suavidad su brazo y
susurrando casi sus palabras en su oído.

La cena entre ellas, transcurría con risas, anécdotas de Alka


con aquellos compañeros, pero como siempre, ni una palabras de la
vida de Esther, la médico comprendía que estaba muy reciente su
divorcio, era lo único que le había dicho, y que era una mujer muy
pendiente de sus hijos, pero poco más sabía de la enfermera que le
había robado el alma. Una de las virtudes de esta médico era
precisamente el saber aguardar los “tiempos” de los demás para
contar y compartir y no inmiscuirse en los problemas ajenos si no le
requerían su ayuda. “Tiempo al tiempo” era la enseñanza que una
dura vida llena de guerras y pérdidas le había dejado.

Mientras en su casa, Montse no paraba de marcar el número


de teléfono de Esther, apagado o fuera de cobertura era la canción
que una y otra vez repetía la interlocutora. La fiebre de la pequeña
Paula estaba asustando desmesuradamente a Montse, que no tenía
práctica con esos menesteres. Casi al borde de un ataque de
nervios, vio el número de teléfono de Maca apuntado aún en la
nevera.

Mo_ Esther me va a matar, pero... joder ¿qué hago?... a ver ésta


qué me dice –carraspeó aclarándose la voz.

A Maca le llamó la atención un sonido corto, pero continuado.


Se había quedado dormida en el sofá con su libro en las manos. Tras
abrir los ojos, se dio cuenta que era el teléfono móvil que bailaba en
la mesilla, al tomarlo entre las manos, vio con sopresa que era de
casa de Esther, se apresuró a contestar preocupada mientras se
apartaba el pelo de la cara.

M_ ¿Esther?

357 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Perdona Maca... soy Montse –decía un tanto cortada.

M_ ¿Qué le ha pasado a Esher? –preguntó con algo de angustia.

Mo_ Nada... nada... es que verás... Paula tiene un poco de fiebre,


bueno, mucha fiebre y...

M_ ¿Y Esther?

Mo_ Ha salido a cenar y... ¿Maca?.... ¿Maca?... Madre de Dios que


esta viene ya....

Maca tocaba el timbre del portal con insistencia. Sus nervios la


traicionaban. Paula con fiebre y Esther .... ¿dónde?

M_ ¿Cómo deja a los niños en manos de esta inepta? ¿Cómo?-


moviendo una de sus piernas en un tic nervioso.

Mo_ ¿Eres tú Maca?

M_ Sí. Abre por favor ¡YA!

Mo_ ¡Uf como viene!, se me come... se me come enterita... ¡Santa


Bárbara ayúdame! -se repetía nerviosa.

M_ ¿Qué ha sucedido? ¿Dónde está Esther? ¿Le has puesto el


termómetro? ¿Cuánto tiene de temperatura? ¿Le has dado algo de
beber? - la ametrallaba a preguntas mientras entraba como una
tromba, con su maletín a cuestas.

Mo_ Pues... pues.... esto... a ver relájate un poco -la miraba


nerviosa.

M_ Mi hija con fiebre en TUS manos y ¿quieres que me relaje? -


mientras se quitaba la chupa de cuero y la lanzaba sobre el sofá. -
¿Está en la habitación con Patri?

Mo_ No, la he llevado a la que duerme Esther... pensé que era mejor
separarla de la niña -dijo algo cortada y herida por su bronca.

M_ Vale. Buena idea - se sosegaba un poco. - Eh... disculpa mi ... Por


favor, tráeme un biberón con agua a temperatura ambiente, ¿vale?

358 © by ldana & Samantha BAires
-se dirigía a la que fuera la habitación común.

Mo_ Claro -no le dijo más y mientras se marchaba refunfuñaba en


voz baja-. Se cree que no tengo ni idea de niños, bueno, vale, no
tengo casi ni idea, pero joder, podía ser un poco considerada
conmigo, pero ¡qué va!, esta tía tiene más mala babá... no sé que le
ve Esther... no lo sé... encima claro, no está Esther y viene
preparada con la metralleta.

Maca revisaba a la pequeña con cuidado. Cuando Montse


llegaba con el biberón la encontraba acunando a la pequeña y
haciéndole mimos.

Mo_ Aquí está el biberón le dijo con gesto extraño al ver esa
transformación de ogra a dulce madre.

M_ Gracias. Mi pequeña está bien. Son sus oídos. Común en esta


época del año. Le he puesto unas gotas y ya se ha calmado. Le voy
a dar unas gotas de paracetamol y en poco estará bien, ¿verdad
princesita? Aysss, mi cosita bonita. Con esa sonrisa tan dulce como
su mamá...

Mo_ Me alegro -no sabía muy bien que decir, las palabras de Maca
la estaban dejando sin recursos para atacarla mientras pensaba
"ésta tampoco olvida a Esther, no sí al final será verdad lo que dice
Encarna par de cabezotas que se quieren y no saben como bajarse
del burro. Y Esther... ¿qué hará con el teléfono cerrado?, la tipa esta
medieval no me fio yo”-. Lo siento es que algo le ha pasado a
Esther con el móvil y no sabía muy bien qué hacer... gracias por
venir tan pronto.

M_ Vale. Si quieres, puedes seguir con tus cosas. Yo me ocupo de


Paula. Espero a Esther y cuando ella regrese, me vuelvo a casa. -
seguía acariciando la mano de la pequeña en sus brazos.

Mo_ No tengo nada que hacer... -no sabía muy bien qué decirle ni
cómo actuar-. Esto... ¿quieres un café?

M_ Vale. Gracias. - por primera vez esbozaba una sonrisa, ya más


tranquila al ver que la pequeña estaba bien.

Mo_ Lo preparo.

359 © by ldana & Samantha BAires
Maca se acomodó en el sofá. Después del café con Montse,
acostó a la pequeña en su cuna y buscó un libro en la biblioteca.
Encontró aquél que había estado leyendo en el momento de la
ruptura. Aún quedaban sus libros en los estantes, muchos adornos y
fotos que en algún momento tendría que llevar a su nueva casa.
Una mudanza que se había postergado por obvias razones.

Unas horas después, en el portal dos figuras se despedían.

E_ Muchas gracias por la noche, la cena, la peli y la compañía.

Alk_ Ha sido una noche maravillosa, Esther. Soy yo la que agradece


tu compañía y más que eso, tu magia. - mirándola a los ojos.

E_ Bueno... creo que... lo dejamos aquí... ¿verdad? -le sonrió algo


nerviosa, aquella frase le vino como un flash en su memoria, otra
mujer la había nombrado y eso, le produjo un estremecimiento
recorriendo su cuerpo.

Alk_ Sí. - se acercó hacia ella y acarició levemente su mano. - Hasta


ahora. - bajó su rostro y con delicadeza dejó un beso en la comisura
de sus labios, para luego con una sonrisa volverla a mirar a los ojos
esperando alguna reacción de parte de Esther.

E_ Hasta... ahora -susurró algo atónita... sorprendida... con timidez


pero finalmente mostrando su mejor sonrisa.

Alka se sintió satisfecha con esa reacción de Esther y con un


leve movimiento de su cabeza, se retiró feliz y complacida.

Esther no entendía nada, su corazón latía con rapidez, sus


mejillas habían tomado color, sacudió su cabeza, y se giró abriendo
la puerta de casa, se sorprendió al ver la luz del comedor, pensó
que Montse estaría viendo alguna película. Pero al entrar se
encontró con la figura de Maca agazapada en el sofá, con un libro
en sus manos, con el pelo caído sobre su cara pero a pesar de ello,
pudo ver su gesto de concentración, sin suponer, que lo que hacía
era fijarse en las letras para no mostrar su gesto real de celos.

E_ ¿Maca?... ¿qué haces aquí?

360 © by ldana & Samantha BAires
M_ Eh? Ah... has llegado. Vale. Montse me llamó. Paula estaba con
fiebre. Aparentemente estabas muy ... ocupada ... para coger el
llamado...

361 © by ldana & Samantha BAires
C32

E_ ¿Maca?... ¿qué haces aquí?

M_ Eh? Ah... has llegado. Vale. Montse me llamó. Paula estaba con
fiebre. Aparentemente estabas muy ... ocupada ... para coger el
llamado...

Esther sin decir nada más, se sube a ver a su niña, entrando a


la habitación con el pulso acelerado, en el fondo, estaba segura que
si allí estaba Maca todo estaba bajo control, pero claro, quien le
hacía perder el control precisamente era Maca. Tras estar unos
minutos con la pequeña tratando de relajarse, de detener la cabeza
por un instante y saber cómo afrontar la visita de su ex, se detuvo
en la escalera, trató de respirar controlando sus ansias, sus
anhelos, sus miedos, hasta su vergüenza al recordar la última
escena que había ocurrido entre ellas en ese mismo lugar.

Maca seguía con la cabeza agachada sobre el mismo libro y


casualmente sobre la misma página. Esther llegó hasta su lado
mirándola con algo de temor.

E_ Ahora no tiene fiebre -dijo con la voz temblorosa por mucho que
trató de evitarlo.

M_ No, ya no. No creo que derive en una infección. Está controlada.


Estoooo... - poniendo su libro a un costado en el sofá - si no te
molesta, me apetecería quedarme esta noche para controlarla.
Mañana - miraba a Esther, luego bajó rápidamente su vista al piso..-
me voy enseguida.

E_ Claro... lo comprendo.

M_ Gracias. - con la cabeza gacha, mordiéndose el alma pensando


de dónde venía Esther. Pero no, no lo iba apreguntar.

Esther de pie, Maca sentada cogiendo nuevamente el libro, y


un intenso silencio entre ellas.

E_ Puedes dormir en nuest... bueno en la cama -se detuvo


suspirando mientras rompía el silencio con titubeos.

362 © by ldana & Samantha BAires
M_ No es necesario. Gracias. Estoy bien aquí. - mirando fijamente
las páginas llenas de letras que no alcanzaba a identificar, su mente
llena de voces y preguntas.

E_ De acuerdo -Esther se dirigía hacia la cocina sin saber qué hacer-


¿Quieres café? -la miró de reojo.

M_ Me apetece, sí. Gracias. - sin mirar hacia donde estaba.

E_ Ahora te traeré una manta -resopló tratando de que ella no lo


notara.

M_ Esther, que no es necesario que te molestes... - ¿por qué le dolía


tanto el estómago? ¿Tensión? seguramente eso. ¿Nervios?, lo más
probable. ¿Angustia?, eso, eso. - Ya... sí, está haciendo frío.

E_ Vale -se marchó algo ofendida por su comentario pero mucho


más enfadada con ella misma. Al entrar a la cocina susurró-. Joder...
que difícil es esto... uf... espero que Montse no le haya dicho nada.

Cuando apareció con la manta y luego con la bandeja con el


café, Maca no pudo evitar mirarla y ad-mirarla. Estaba guapa, muy
guapa. ¿Con quién habría estado? ¿Alguna amiga? No salía mucho
con sus amigas últimamente, se había centrado en la atención de
Patricia. Quien había salido y mucho había sido ella en el último
tiempo. Sí, especialmente con Vero. Un agudo pinchazo le hizo
recordar lo cruel que había sido con Esther y cerró los ojos.

E_ Aquí está, tu café, como a ti te gusta -no pudo evitar decirlo con
toda la franqueza que sentía.

M_ Gracias - esbozó una tímida sonrisa mientras cogía la taza.

Nuevo silencio, ambas bebieron sin saber muy bien qué decir,
Esther carraspeó, se había sentado en el otro sillón lo más alejada
posible de ella. Como si temiera que su imán la atrajera
nuevamente sin remedio.

E_ ¿Te ha llegado la nota del colegio de Pedro y Patricia?

M_ ¿Nota? Nooo. ¿Hay... algún problema? - casi alarmada.

363 © by ldana & Samantha BAires
E_ No, no, pero tendremos que decir que nos la manden a las dos...
bueno... habrá que decir nuestra nueva situación -y bebió como si
tratara de borrar las palabras dichas, allí viéndola con ese gesto de
preocupación, se lamentó de haberle fallado .

M_ Están avisados, Esther. Yo lo he hecho. No se han dado cuenta.


¿Qué decía la nota? - miraba hacia ella, pero en realidad sin mirarla,
a un punto infinito detrás de ella.

E_ Van a hacer la fiesta de Navidad, hay que disfrazar a los niños, a


Pedro le ha tocado de ángel, algo revoltoso va a ser -sonrió.

M_ Sí, ¿verdad? - se contagió de su sonrisa. Aunque el hecho de


nombrar la navidad , dibujó un rictus tenso en sus labios - Navidad,
ya. Pues... habrá que comprar el traje, supongo, ¿no? Es ... la
primera vez que nos toca... esto... digo... lo de participar en una
fiesta escolar. Lo hablamos alguna vez, ¿recuerdas? Que ya iba a
llegar. - bajó la vista, quería evitar que viera que sus ojos
comenzaban a enrojecer.

E_ Si... mi madre ha dicho que ella se lo puede coser, pero creo que
sería mejor para ellos ver que ambas lo hacemos juntas, ¿no?

M_ Sí, sería mejor. - sin levantar la vista.- tú, ¿tienes idea cómo
hacerlo? Digo... ¿juntas, qué hacer? Yo ... lo siento, no , no...

E_ Compramos la tela y nos enfrentamos al reto, puede ser


divertido para ellos sobre todo. Ah, a Patri le han dado el papel de
pastora, ¿te imaginas?, con lo mandona que es -dio una carcajada.

M_ Siiiiiiii. Tan pequeñita, que apenas se sostiene en sus piernitas....


Me hace tanta ilusión verla. - ahora la sonrisa era franca y abierta,
pensando en su hija y viéndola casi de pastora. - Habrá que
conseguir algún modelo, algo... no sé... - le brillaban los ojos de la
emoción por sus niños.

E_ Las telas me da miedo que las elija mi madre así que... si tienes
un hueco podrías hacerlo tú, tienes más gusto -la miró sonriendo
con calma.

M_ Vale. Oye... revistas, busquemos revistas con modelos. O en

364 © by ldana & Samantha BAires
internet... ¿no? - de pronto, así, con el disfraz de los niños
comenzaba a disiparse un poco la tensión entre ellas. Casi sin darse
cuenta, estaban empezando a superar un gran obstáculo. Ese
encono, esa rabia contenida, cedía paso a una charla nueva, que se
debían por sus hijos, que se debían por ellas mismas.

E_ Si pero nada tradicional ¿eh? Modernos, que vayan muy pijos y


modernos.

M_ Venga, Esther. Que es un belén de navidad. ¿Cuán modernos


pueden ser los pastores o los ángeles? - en tono alegre.

E_ Ya verás. Nuestro Pedro será el ángel más churri del mundo


mundial.

Siguieron intercambiando ideas sobre las tareas a realizar. Otro


café, unas pastas, alguna sonrisa más amplia que otra. Se habían
distendido, podían compartir y hasta mirarse a los ojos sin temor.
No se dieron cuenta de su presencia hasta que llegó abajo, con su
pijama desarreglado, sus pelos parados y sonriente, sí, muy
sonriente de ver después de mucho a sus mamás hablando y
sonriendo y por sobre todo, juntas.

E_ Pedro, cariño, ¿qué te sucede?

Pe_Teno zed, mami.- yendo hacia el sofá donde estaba Maca-


Mamá, ¿me contaz el quénto del mono doto que cudaba a los nenez
en la seva?

M_ Vale. Pero... no conozco el cuento. - mirando a Esther.

E_ Ya te lo bajo. Se lo compré hace poco. Parece que a Pedro le


gustan mucho los doctores. Creo que va a seguir los pasos de la
mamá, ¿no? - regalándole una amplia sonrisa, la primera en mucho
tiempo a su mujer... ex-mujer.

Cuando Montse bajó a prepararse el desayuno , se quedó


atónita mirando la escena. En el sofá, Maca con Pedro en brazos
tapados con una manta. Llegó hasta la cocina con los ojos muy
abiertos, pero mayor fue su sorpresa allí al encontrar a una
sonriente Esther preparando tostadas y zumo.

365 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ ¡Joo! ¿Ya levantada? ¿Curras hoy sábado?

E_ Sí. - llevando las tostadas a la mesa. - Venga, siéntate. Zumo de


naranja y mantequilla. Té con leche.

Mo_ Anoche cuando me fui a dormir Pedro estaba en su cama,


ahora los dos en el sofá. ¿Me explicas?

E_ Llegué, hablamos de los disfraces para la fiesta de los chavales,


Pedro se despertó, le estuvo contando un cuento y ... ahí los tienes.
- poniendo mantequilla en su tostada y dando un buen mordiscón.

Mo_ ¿No hubo Waterloo ni desembarco en Normandía? Venga, ¿qué


le has dado? Llegó hecha una furia. Y... - como recordando de
pronto. - tú, no atendías, ¿qué pasó con la cursi? Anda, cuenta,
cuenta.

E_ Pasé una velada muy agradable. Cine, un restaurante muy lindo.


Mmmm... - después de tomar un sorbo de su té – los dueños me
han invitado a volver. Te voy a llevar, cocinan de maravilla.
Grunch... me quedé sin batería, tengo que cambiar el móvil.

Mo_ Esther, con la croata ésa, la de la armadura de la época de las


Cruzadas – la miraba a los ojos con la taza en la mano- ¿qué pasa?

E_ Montse, es una mujer increíble, ha vivido cosas, no sé, grandes


cosas, la guerra, ha perdido a su familia, estar con ella es distinto.
Es atenta, a pesar de sus penas y sufrimientos, alegre, una persona
distinta a lo que nunca conocí.- tomaba otro sorbo de té – Me gusta
su amistad.

Mo_ ¿Amistad? Si te escucharas no dirías amistad.

E_ No te montes una película. - mirando su reloj - ¡Joo! Me ducho y


salgo cagando leches. ¡Qué tarde! - se levantaba y le dejaba un
beso en la mejilla. - Le dejé una nota a Maca. Si no la ve, le avisas,
¿vale? Ella no curra, se ocupa de controlar a Patricia . Luego se los
lleva a su casa, se quedan con ella. Oye... con cuidado con ella,
¿eh?

Mo_ Vale, pesada, que entiendo. - la miraba irse y se quedaba


pensativa - ¿Amiga? Mmmm... Algo le está pasando con esa croata,

366 © by ldana & Samantha BAires
la conozco.

La semana siguiente trajo un aire nuevo en su relación post


divorcio. No era para tirar cohetes, pero tranquilizó algo a Teresa y
por esa vía a Encarna.

T_ Sí, que han hablado. ... No, Maca trajo las telas que compró para
los disfraces.... ¿Las miradas? ... Tranquilas, no sé, han sonreído....
Vale, voy por la tarde y lo hablamos...

Vi_ Teresa.

T_ Un momento, Vilches ... Me quedo a cenar, sí. Nadie me espera,


así que..

Vi_ Teresa que es urgente. ¿No la ves por la tarde? Pues ale, lo
sigues ahí. Necesito urgente los antecedentes de la cortina 3. El tío
se nos va pal otro mundo.

T_ Aysss, qué pesado. - cortaba a disgusto mientras buscaba entre


las carpetas – No están.

Vi_ ¡Quién lo llevaba, joder!!!!

T_ Maca, raro , nunca se va sin entregar los informes – seguía


buscando afanosamente.

E_ Hola. ¿Qué pasa Teresa? - notando su desesperación y la cara de


enfado de Vilches – ¿te puedo ayudar?

T_ El paciente de la 3. No encuentro el informe.

E_ Aquí está. Maca me pidió que controlara sus variables. -


mostrándole la carpeta.

Vi_ Venga, dármelo. Que ha sufrido un ataque y no tengo idea qué


coño le pasa. - se lo quitaba de las manos y salía disparado hacia
cortinas.

T_ ¡Hoy está de un humor!

E_ Ya... - de pronto sonreía alegre. Teresa la observaba y giraba su

367 © by ldana & Samantha BAires
cabeza hacia el otro lado. Su rostro se ensombreció al ver a la
persona que llegaba – Hoooola. - con retintín.

Alk_ Hola. Buenas tardes. No nos habíamos cruzado. - su rostro era


lo opuesto del de Teresa. Iluminado casi con fuegos de artificio. -
Libro unos minutos hasta la próxima cirugía. ¿Me invitas a un café?

E_ Encantada. Teresa, si me buscan ...

T_ Lo sé, lo sé. - moviendo su mano indicándole, anda, anda.


Aunque por dentro comenzaba un rosario de preguntas sin
respuesta y maldiciones varias.

Alk_ Este fin de semana sin los niños, ¿verdad? - le preguntaba


mientras apoyaba su mano sobre la espalda de Esther, para
escándalo de los ojos de Teresa.

E_ Lo has recordado – sonrisa a lo Esther.

Alk_ Claaaaaro. ¿ Qué te parece si tú y yo vamos a ...

T_ Yo alegrándome porque por lo menos se dicen dos palabras sin


tirarse algo por la cabeza y estas dos en pleno romance. Porque, es
romance, no tengo ya dudas. Mira, la mano en la espalda, y Esther,
que le agrada y ¡cómo! - con la mano en la barbilla.

La semana siguiente siguió el "clima calmo" entre Maca y Esther.

M_ Teresa. Te dejo mis informes. Me voy a cambiar a taquilla.

T_ Vale. Oye... que esta noche voy a tu casa. Encarna me invitó a


cenar y a ver una peli. Espero que..

M_ Encantada que vengas, Teresa. También vendrá Claudia así


que... noche de niñas, ¿verdad? Unas copitas y a cotillear.-
sonriendo. No le incomodaba Teresa. Desde su separación de
Manolo, ella y Encarna se habían vuelto buenas amigas, compartían
salidas, hablaban por teléfono. Debía reconocer que Teresa la había
ayudado mucho en el trance de su propia separación y para que la
relación con Esther comenzara a encausarse por la vía civilizada.

Al entrar, se encontró a Verónica terminando de cerrar su

368 © by ldana & Samantha BAires
taquilla y a punto de coger su bolso.

M_ Hola. - se dirigió a su taquilla y lo abrió. Se sacó la bata y la


dobló con cuidado para colocarla dentro. La escuchó acercarse y
sintió su perfume penetrando sus fosas nasales. Una fragancia muy
sensual, muy de ella.

Ve_ ¿Cómo lo llevas? ¿Un día pesado? - detrás de ella.

M_ Los ha habido peores. - se mordió el labio inferior, mientras


guardaba el fonendo y ubicaba los bolis dentro de la taquilla.
Dilataba el momento, no quería girarse, sabía que la tendría a
centímetros apenas de su cuerpo.

Ve_ Es doloroso, ¿sabes? Ni me miras, ni me hablas. Tuvimos algo


fuerte Maca, no lo puedes negar. -su cuerpo casi pegado a su
espalda. - No creo merecer este desprecio.

M_ No te desprecio, Vero. -bajó la vista. - Lo que tuvimos ya no está


Vero. Tienes que aceptarlo. - suspiró.

Ve_ Dime que no te pone ni un poquito el verme. Dime que no te


provoca hablar conmigo, salir a cenar, divertirnos como lo
hacíamos. - su boca casi pegada a su oreja. - Dime que no quieres
que te vuelva loca de placer, que te haga gemir una y otra vez.

Maca cerró los ojos y cogió aire. Cerró la puerta de la taquilla y


se giró. La tenía frente a ella, su cara casi pegada a la propia. La
miró a los ojos. Verónica interpretó ese gesto como un convite y se
lanzó a ella, apoyándola contra el armario y sujetándola con las dos
manos apoyó su cuerpo contra su torso y besó sus labios buscando
abrirlos con su lengua. Maca la empujó con suavidad y se deshizo
de la encerrona.

M_ Parece que no entiendes un no. Por eso ni hablo ni me acerco a


ti. - se movió hacia un costado, cogió su bolso y su chaqueta y se
encaminó hacia la puerta.

Ve_ Tú penando por Esther y ella ya te ha reemplazado. Que lo


sepas. ¡Está liada con esa amiga tuya, la croata! - le dijo con furia y
despecho, pero Maca, con sus largas zancadas, estaba lo
suficientemente lejos como para no escucharla.

369 © by ldana & Samantha BAires
Promediando la jornada, Alka llegaba hasta el mostrador para
entregar a Teresa unos informes. Teresa vio la oportunidad de
hacerle algunas preguntas que le rondaban la cabeza.

T_ ¿Qué tal Alka? Veo que últimamente te llevas muy bien con
Esther, ¿no? -para que dar rodeos pensó para sí.

Alk_ Eh? Disculpa Teresa. No... no te entiendo. -un poco asombrada


de la pregunta que la recepcionista le espetara en la cara de
sopetón.

T_ Si mujer.... tú y Esther.

Alk_ Esther y yo... ¿qué? - intrigada y algo mosqueada, nunca


habían intercambiado más de algunas palabras y le parecía
bastante molesto que se metiera a preguntarle cuestiones
personales sin haber sido invitada.

T_ ¡Ay de verdad!, pues nada... eso... ya sabes... es que Esther es


un encanto, ¿verdad?, y yo que me alegro -se acodó en el
mostrador mirando alrededor mientras le decía bajito-. El divorcio la
tenía un poco desanimada, pero... yo creo que tú le estás animando
¿verdad? -insistió sonriendo aunque con el cuchillo entre los dientes
estilo rambo.

Alk_ Sí - sonriendo , bajando un poco la guardia, Teresa era experta


en eso de bajar las defensas de la gente - Un encanto y una pena
que haya sufrido tanto. Es como diríais vosotros, una reina y
merece ser tratada así.

T_ Si, si, para mí es como una hija... -su tono ya no era tan amigable
más bien de advertencia.

Alk_ Me alegro Teresa que sea así. Tú me pareces una persona muy
sensible y muy cariñosa. Esther necesita estar rodeada de gente
así, como tú. No me puedo creer que esa mujer suya la haya
engañado, no señor. Ya se arrepentirá de lo que hizo, todo llega
Teresa. Tú ... esto... ¿crees que le ayuda mi presencia, mi amistad? -
sí, había caído en las garras de la "cotilla" mayor del Central, no es
fácil que la gente se te abra y en eso de abrir puertas, ventanas,
cerrojos, candados, esta Teresa era especialista.

370 © by ldana & Samantha BAires
T_ A ver... -se quitó las gafas, la miró fijamente con malestar por lo
que había dicho de Maca y le dijo-. Depende de lo que busques en
ella, Esther ahora mismo está tocada, pero te digo algo, sigue
amando a su mujer, y su mujer sigue amándola a ella, todos somos
humanos y cometemos errores, creo que tu presencia puede
ayudarle, claro y la ayuda, tu amistad también... ¿algo más vas a
pretender?

Alk_ Teresa... - meditó la respuesta, sabía que debía ser muy


cuidadosa. - Esther se ha divorciado. Es una mujer libre. Ella sabrá
si sigue amando a su ex mujer y en cuanto a su ex mujer no puedo
hablar. Entiendo lo de los errores, yo misma he cometido
demasiados - suspiró- y han costado más de una vida. Eso se lleva
siempre en el corazón - cogió aire - Nunca interferiría entre dos
personas que se aman, ni siquiera si no se amaran. Pero no es el
caso. Aquí hay una pareja que se ha separado. En cuanto a lo que
pretenda o no, no creo que sea algo que deba discutir contigo.
Disculpa, tengo trabajo pendiente. Adiós. - se marchó un tanto
enfadada, no sólo por la "intromisión" de Teresa en sus asuntos sino
por ese "se siguen amando".

T_ Hasta los talones... tengo que hablar con Encarna... porque ésta
está enamorada, ¿qué ha dicho, reina?, como una reina?... ¡uf!...
Esther va a caer porque es como si fuera el clon de Maca...

Esther vio pasar a Alka con mala cara, le extrañó y fue a su


encuentro con una de sus sonrisas. Alka caminaba cabizbaja, casi
refunfuñando hacia la sala de médicos.

E_ ¡Alka qué tal!.. ¿estás bien? -la miró preocupada.

Alk_ Eh? Ah... sí, sí, ahora estoy bien. Una sonrisa como la tuya
hace olvidar los malos ratos. - devolviéndole la sonrisa.

E_ Me alegro... me habías preocupado, ¿eh?

Alk_ ¿Sí? Vaya... es agradable saber que te preocupas por mí. -


enfatizando sus últimas palabras - Hay café en la sala de médicos,
lo preparó la directora de urgencias antes de irse. ¿Te apetece
acompañarme?

371 © by ldana & Samantha BAires
E_ Ah... sé como es ese café -suspiró tras morderse el labio y
ponerse seria de golpe.

Alk_ ¿Pasa algo, Esther? Has cambiado el semblante. ¿Te sientes


bien?

E_ Sí, sí, nada -negó graciosamente con la cabeza-. Oye ahora


tengo que ir al box... pero... ¿tienes algo que hacer después?

Alk_ Si lo tuviera, lo cancelo. ¿Qué me propones? - mirándola a los


ojos.

E_ Jajaja -sonrió-. Te propondría perderme un fin de semana a


Granada, pero, me conformo con un par de cañas y nos relajamos.

Alk_ ¿Granada? Mmm... siempre quise conocer Granada. Desde que


escuché la canción de Agustín Lara que es una de mis favoritas. Me
imagino esa tierra, de bellaaaaas mujeres, de sangre y de
soooooooooool. -casi cantando la vieja y famosa canción.

E_ Bueno... me voy... ¿quedamos? -trató de frenar aquella ilusión


que vio en el rostro de Alka, no sabía por qué había dicho algo así,
siempre quiso ir a Granada con Maca.

Alk_ Espera, Esther. Eh... disculpa mi ... exabrupto. Es un viaje que


me tengo prometido. Acepto las cañas, con gusto - temiendo
haberla incomodado.

E_ Perfecto, no tengo nada que disculparte -sonrió y se marchó


pensativa.

Alk_ Vaya. Un viaje a Granada. Le gustaría perderse. ¿Por qué no? -


la miró irse, admirando su bella figura y su andar y meditando una
idea que había surgido de las palabras de Esther - Voy a llamar a mi
amigo Jurg de la agencia de viajes. ¿Por qué no?

Claudia había llegado temprano a casa de Maca. La iba a


ayudar con el baño de los chavales y a preparar la cena.

CL_ Déjame darle el biberón. Paula es una dulzura, Maca. Mírala, me


sonríe. - sentándose en el sofá y cogiendo el biberón sobre la
mesita.

372 © by ldana & Samantha BAires
M_ No te entusiasmes mucho, mira que es contagioso, ¿eh? Venga,
Patri, te pongo las gomitas y ya está. - terminado de cepillar el
cabello de la niña.

Pe_ Aquí tán. - dándole las gomitas.

M_ Ayss, Pedro, eres todo un caballero cariño. Venga, besito a


mamá. ¡Muak! Claudia, ¿puedes encender la tele? La peli ya está
puesta para Pedro.

Pa_ Edo eli, yo tamén.- moviendo la cabeza porque Maca tiraba un


poco de su cabello.

CL_ ¿Dónde está el aparato? No lo veo.

Pe_ Aquí. Yo pendo. - sentándose al lado de Claudia en el sofá.

CL_ Vienen con un chip, Maca. Nosotros vamos y ellos dieron la


vuelta. - asombrada.

M_ Que lo digas. ¿Te sientas al lado de Claudia, sí? Les traigo la


comida aquí, ¿sí?

Después de darles de cenar, contarles un cuento y cambiar


nuevamente a Paula por última vez, se sentaron a hablar en el
living con una copa y unas patatas fritas y cacahuates.

CL_ ¿Tu suegra compraba la cena, verdad? No es necesario que la


encarguemos... - cogiendo varias patatas- Estoy hambrienta.

M_ Prepárate. Viene también Teresa. Noche de pijamas. - tomando


un sorbo de su vaso de vino blanco.

CL_ Me pondré al día con radio Macuto. Últimas novedades en la


vida y obra del personal del Central.

M_ Mmmm... De lo tuyo y Vilches ni palabra me ha dicho. Lo lleváis


bien, ¿eh?

CL_ Se nos pasó la edad de los enamoramientos fogosos, Maca. No


andamos escondiéndonos para darnos un buen morreo... - vio la

373 © by ldana & Samantha BAires
cara de Maca que cambiaba de la sonrisa a la seriedad y los ojos
fijos en la copa – lo siento, no quise...

M_ Vale. Asumo mis raptos de chiquilina adolescente con Vero. Así


se enteró Esther, creo. Nos habrá visto y ...

CL_ Maca... déjalo. No puedes seguir echándote en cara las culpas.


Tienes que dar vuelta la página.

M_ Lo intento. Con Esther por lo menos hablamos. Es un avance,


¿no? - cogía una patata del plato y la metía en su boca.

CL_ Esther está... distinta, ¿no? - indagando si le había llegado


alguna noticia de la sugestiva amistad de Esther y Alka. - más
alegre, sonriente siempre.

M_ Lo he notado. Está muy ... guapa. Se arregla mucho más que


antes para venir a trabajar. - nuevo sorbo de vino que casi se le
atragantaba en la garganta.

CL_ Se dicen cosas en el hospital. - deslizó con cuidado.

M_ Prefiero no saberlas. ¿ Más vino? - poniéndose de pie de


improviso y yendo a buscar la botella a la cocina.

CL_ ¡Cuando te enteres, ufff!

374 © by ldana & Samantha BAires
C33

Mientras, en casa de Esther una Encarna un tanto desesperada


por la tardanza de Esther, esperaba para marcharse rápidamente a
casa de Maca. No paraba de mirar el reloj, no quería llamar a su
nuera para decirle que seguramente se retrasaba porque si le
preguntaba tendría que decir la verdad, y sabía que eso no era lo
más recomendable para las dos.

En_ Esta hija mía... no sé qué va a pasar –se asomó a la ventana y


vio como venía paseando lentamente con otra mujer, veía sus
sonrisas y aquello le dio un pinchazo en el corazón-. ¡Madre del
Amor Hermoso!

Por fin la puerta se abrió y Encarna salió a su paso.

En_ Hola hija –le dio dos besos.

E_ ¿Mamá qué haces aquí? –le preguntó algo desconcertada al verla


en su casa.

En_ He venido a verte y hablar contigo.

E_ Ya... –dejó el bolso sobre la silla y se dirigió a la cocina-. ¿Y de


qué quieres hablar?

En_ Hija que soy tu madre y me preocupas.

E_ Bueno... pues no sé... creí que nada más te preocupaba tu ex


nuera.

En_ Esther... por favor... no me salgas con esas. A ti te veo muy


bien, ¿no?

E_ ¿Quieres decirme qué a ella la ves mal? –la miró fijamente con
mucho sarcasmo.

En_ Estoy hablando contigo –le dijo con firmeza.

E_ Y seguramente has hablado con Teresa.

375 © by ldana & Samantha BAires
En_ Sí, he hablado con Teresa y te acabo de ver con ella –le dijo
moviendo la cabeza hacia fuera .

E_¿Y?

En_ Nada hija... yo quiero verte feliz y sonriente, sólo que no puedo
imaginar que no sea junto a Maca.

E_ Mamá, el mundo, mi mundo gracias a Dios no es Maca... ya no...


estoy tratando de salir del agujero en el que primero me metí yo, y
en el que después ella se encargó de aplastarme, y Alka nada más
es una amiga, una buena amiga con la que puedo hablar, y con la
que me siento muy bien.

En_ ¿Te gusta? –preguntó directa.

E_ Ese es mi problema a todo caso.

En_ Tienes razón, sólo te pido que antes de hacer nada pienses en
tus hijos.

E_ Pienso en ellos constantemente, en los tres –le contestó con algo


de malestar.

En_ Esther...

E_ No mamá... no, si lo que vienes a decirme es que piense en


Maca, olvídalo, ella no pensó en mí, ha vivido como ha querido
durante meses, conmigo y con... –cerró los ojos aún le dolía
demasiado-. Quiero vivir mi vida, Alka me está devolviendo la
confianza en que puedo llamar la atención de alguien, en que
puedo estar en compañía de alguien y hacerla sonreír, me está
devolviendo la ilusión, la calma, y por qué no voy a decirlo mamá,
creer que alguien puede no enamorarse de mí, sino, verme como
mujer... me está ayudando a borrar mi humillación, como mujer, me
está ayudando a recobrar la confianza.

En_ Yo quiero lo mejor para ti, pero ahora estás como bien dices en
un momento complicado, no quiero que un error vuelva a hacerte
sufrir, ahora eres una presa fácil.

E_ ¡Mamá por favor! –sonrió irónica.

376 © by ldana & Samantha BAires
En_ No Esther, no, tú no te das cuenta... ahora estás herida y puede
parecerte la mujer ideal, la sustituta para una gran mujer que ha
estado a tu lado, hasta cometer la mayor tontería del mundo, solo
te digo, que decidas lo que decidas –le puso la mano en la barbilla,
veía a su hija herida y le dolía el alma-. Quiero que lo decidas con
calma, que seas feliz si es al lado de esa Alda... pues eso... sino,
pues también cariño.

E_ Alka mamá... Alka –sonrió triste.

En_ Menudo nombrecito –susurró algo molesta-. Solo quiero que no


sufras más.

E_ Lo sé... pero quien más me ha hecho sufrir ha sido ella...

En_ Ven aquí pequeña.

La abrazó con fuerza, notando el temblor en el cuerpo de


Esther, su miedo, su dolor, con la frente de su hija apoyada en su
hombro puso gesto de pena, contrajo la barbilla y acarició tras un
profundo suspiro la espalda de aquella mujer que por mucho que
trataba de no mostrarlo, llevaba una herida demasiado grande en
su corazón, grande, como grande era el amor que seguía sintiendo
por Maca.

El día siguiente trajo algunas novedades para Esther. Lo


primero fue encontrarse apenas entró con Alka, que parecía estar
esperándola en el mostrador de rotonda.

Alk_ Esther, buenos días. ¿Cómo estás? - con una gran sonrisa.

E_ Hola Alka, bien ¿y tú, qué tal?, aunque espera... esa sonrisa
maravillosa me dice que todo bien, ¿verdad?

Alk_ Jeje. Sí. Muy bien. -agachó la cabeza como jovenzuela , un poco
sonrojada - ¿Vas a taquilla? Quería... mostrarte algo.

E_ Sí, déjame firmar y vamos -Teresa, a todo esto, con los ojos como
mirando un partido de ping pong por encima de sus gafas -. Hola
Teresa -le saludó sonriente al verla con gesto serio.

377 © by ldana & Samantha BAires
T_ Vaya menos mal, pensé que me había vuelto fantasma.

E_ Qué tonta eres... ¿vamos Alka?

Alk_ Sí, sí. - colocando su mano en la espalda de Esther, algo que ya


se había vuelto un hábito en ella.

T_ Uffffffffffffffffffffffff -pensó Teresa sin más mientras negaba con la


cabeza.

Ya en taquilla, mientras Esther se cambiaba.

Alk_ Me quedé pensando en lo del otro día, lo de Granada –


tímidamente.

E_ ¿Granada? -le preguntó algo sorprendida mientras se quitaba la


chaqueta.

Alk_ Mencionaste que te gustaría perderte un fin de en Granada,


¿recuerdas?

E_ Sí es verdad -sonrió aunque no pudo evitar que su estómago


temblara.

Alk_ Pues... me pareció... que... yo... estooo... - le costaba formular


las oraciones, de pronto toda su seguridad se iba al trasto por los
nervios de la propuesta que iba a hacer, cogió aire - Toma. - le
entregó un sobre que sacó del bolsillo de su pijama.

E_ ¿Y esto? -sonrió más ampliamente al ver un sobre para ella, lo


abrió con algo de nervios y su gesto de sorpresa fue total al ver dos
billetes de avión y hotel para Granada-. Pero... Alka... esto... esto
-no sabía que decir estaba impresionada.

Alk_ A ti te gustaría, a mi me apetece, no conozco mucho del país.


Espero que no lo rechaces. Podemos pasar un ... muy buen fin de
semana - y esto último con una voz aterciopelada y sensual que
llegó hasta las fibras íntimas de Esther.

E_ Alka yo... -no sabía que decirle, aquella voz tan parecida a la otra
voz, le hizo emocionarse.

378 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ Esther - viendo sus dudas.

E_ Me gustaría ir... la verdad pero... –se pasaba la mano por la


frente en actitud nerviosa sentía que le faltaba el aire, que en aquel
cuarto alguien había subido la temperatura sin aviso.

Alk_ Quédatelos. Te lo piensas y si no te parece, pues... nada.


Devuelvo los pasajes, cancelo el hotel. Que por cierto, son
habitaciones separadas, ¿eh? Espero no te hagas... ideas
incorrectas - aunque el tono, casi susurro de su voz indicaba
ciertamente lo contrario. - Te veo luego. Tengo que hablar algo con
Maca antes que termine su turno.

E_ Con... ah... vale... vale... no había pensado en nada incorrecto,


viniendo de ti no, Alka -le tocó la mano con ternura y cariño pero el
nombre de Maca le hizo temblar.

Alka se retiraba de taquilla bastante conforme. No había


obtenido un sí, pero tampoco un no. Y ese último gesto, ese roce de
su mano, la esperanzaba. Caminaba por el pasillo hacia rotonda
cuando la encontró hablando con Héctor.

Alk_ Maca...

M_ ¡Alka! No te había visto hoy. - con una gran sonrisa – Aguarda


que termino esto con Héctor y soy toda tuya. Vale, Héctor entonces
un TAC craneal para descartar algún tumor. Pídelo urgente, ¿de
acuerdo?

H_ Sí. ¿Dónde vas a estar?

M_ En mi despacho, con los turnos del fin de semana. Me buscas


ahí. Alka, ¿cafetito en mi despacho? - se acercaba y la tomaba del
brazo – Se te ve sonriente, parece que las cosas marchan bien, ¿no?

Alk_ Marchan, creo que sí. - mientras caminaban hacia el despacho


de Maca.

M_ Mmmm... ¿Cuándo me vas a contar quién es ella? - bajando la


cabeza y hablándole al oído.

379 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ Cuando esté segura que no es mi imaginación, Maca. Tú sabes
que no me gusta hablar de nadie y menos quiero comprometerla
sin que ella lo sepa.- su sonrisa tímida, sus ojos mirando al piso. - Es
una mujer increíble y ha sufrido mucho, mucho. No lo merece,
Maca. Es...

M_ ¡Estás pillada, totalmente pillada!- casi riendo- y ¿sabes qué? Me


alegro. Mereces ser feliz y creo que esta señora se ha ganado la
tómbola contigo, Alka. Espero que no sea tonta y vea la gran mujer
que eres.

Alk_ ¡Uff! Si en el amor fuera todo cuestión de merecer o ser gran


persona para ganarte el corazón de alguien que te enamora. Pero
es mucho más complejo e impredecible, ¿no? Mira... necesito
hacerte una consulta personal. - llegando al despacho.

M_ Vale. Toma asiento. Te sirvo un cafetito.

Alk_ La invité a pasar el fin de semana en Granada. Quería tu


consejo, dónde llevarla para predisponerla ... tú sabes... algo
romántico, que ayude...

Maca servía las tazas en silencio. Sintió la angustia en su


pecho. Granada, tantas veces postergaron ese viaje con Esther.
Cerró los ojos y una lágrima cayó lentamente por su mejilla. No
escuchaba las palabras de Alka, sólo su propia desdicha.

A Esther aquella sorpresa de Alka le había dejado algo


trastocada, uno de sus muchos viajes que se quedaron a mitad
camino, fue ir a Granada, recordó cuando lo estaban planeando.

“E_ Cariño déjame mirar el hotel... luego te quejas si me equivoco.

M_ Venga Esther mejor dejarlo, llegamos buscamos uno y ya –le


decía mientras le mordía la oreja.

E_ Contigo es imposible preparar nada –le dijo dejando a un lado los


folletos y mirándola-. Si es que... me miras así y me pierdes... me
pierdes Maca...

M_ Pues piérdete, anda... –se mordía el labio inferior.

380 © by ldana & Samantha BAires
E_ Te quiero –le susurró besándola con pasión.

M_ Yo también Esther... te quiero, te quiero para mí... para toda la


vida.”

Mo_ ¡Esther estás bien! –le dijo ya preocupada después de llamarla


varias veces.

E_ Esto... si –tenía sus ojos repletos de lágrimas.

Mo_ No... tú estás pensando en quién estás pensando.

E_ No de verdad, estoy bien... sólo que... –exhaló un profundo


suspiro-. Nada... recuerdos, eso es imposible borrarlos.

Mo_ ¿Podemos hablar?

E_ Sí, vamos a cafetería un momento.

Mo_ Vale.

Al entrar vieron en una mesa a Maca y Claudia sentadas


tomando un café, Esther saludó, y pasó a prepararle uno a Montse
quien notó lo mucho que le temblaban las manos.

Mo_ ¿Dónde vamos?

E_ Allí... estaremos mejor.

Mo_ Sí claro, a la otra punta...

E_ ¿Qué te pasa?, ¿te encuentras mal? –notaba en ese momento la


mirada de Maca sobre ella.

Mo_ No, verás... es que el fin de semana no voy a estar, como sé


que no tienes a los niños.

E_ No, no, no me tocan.

Mo_ Joder como te mira.

E_ ¿Y qué quieres? –omitió su comentario.

381 © by ldana & Samantha BAires
Mo_ Esther relájate ¿vale?

E_ Estoy muy relajada –decía con gesto serio.

Mo_ Pues que me voy... ¿qué vas a hacer tú?, no quiero dejarte sola.

E_ No sé... Alka me ha invitado a Granada.

Mo_ ¡Qué! –fue tanta su impresión que alzó la voz exageradamente


consiguiendo que Maca se girara y las observara.

E_ ¡Podías ser un poquito menos escandalosa!

Mo_ ¿Cómo... cómo quieres... que...?, pero vamos a ver... ¿tú has
dicho que no?

E_ No le he contestado aún, es tan buena gente que ni me ha


presionado.

Mo_ ¿Buena gente?... esa tía va a por ti.

E_ ¿Y?

Mo_ Esther... por el amor de Dios –abrió sus manos en actitud


nerviosa.

E_ Mira, la vida sigue, cada quien estamos tratando de llevarlo lo


mejor posible.

Mo_ A mí no me importa como lo lleve ella, me importa como lo


llevas tú –la miró fijamente-. Y sé que esa no es la solución a tus
problemas, piénsalo por favor.

E_ No tengo mucho que pensar, es ir o no, no sé... por momentos lo


tengo claro, por momentos no... –se tapó la cara con las manos
aquel gesto provocó en Maca una mueca triste.

Mo_ La quieres... y la mancha de una mora, con otra se quita, no es


siempre efectiva, porque en tu caso, creo que no hay suficiente
detergente en el mundo como para lavar tu mancha.

382 © by ldana & Samantha BAires
Esther la miró con tristeza, suspiró y se marcharon. Maca la
siguió con la mirada, con los ojos, con el corazón.

Tras dejar a su amiga y asegurarle que iba a pensar muy


mucho el no ir, Esther tuvo que ayudar a Aimeé, en el box, Aimée y
Esther trataban a un paciente que necesitaba un transplante.

E_ Vale Aimeé, se lo llevo a Maca y ella te dice.

Esther salió del box con prisas hacia el despacho de Maca, iba
pensativa, al mismo tiempo que nerviosa, cada vez que tenía que
entrar a ese despacho y estar encerrada allí con ella, se le
disparaban los nervios, las pulsaciones y porque no, algo la libido.

No sabía que dentro del despacho, Verónica se había


presentado de improviso y había entrado sin esperar ser invitada,
dejando, tal su costumbre, la puerta medio abierta.

M_ ¿Qué deseas? - apenas levantando la vista de sus papeles, sin


moverse de su lugar.

Ve_ Traje los informes de pacientes psiquiátricos de urgencias. Aquí


los tienes.

M_ Déjalos sobre el escritorio, por favor.

Ve_ ¿Vas a seguir fría y distante conmigo? - de nuevo, en su pose


típica de jarrón chino.

M_ Vero, no me apetece hablar contigo de verdad. Si no tienes nada


más que comentar o decir sobre el trabajo, te agradecería me
dejaras sola.

Ve_ Maca - cambiando el tono, viendo que hacerse la "dura" no


tenía ningún efecto sobre Maca - No puedes tratarme así. Soy una
persona, me duele - rodeaba el escritorio y se acercaba a ella -
Tengo sentimientos, Maca. Te quiero, lo sabes.

Esther entraba en ese momento por el pasillo que daba al


despacho de Maca resoplaba, con los papeles en una mano, con la
otra dentro del bolsillo.

383 © by ldana & Samantha BAires
M_ Vero - suspirando, cerrando los ojos impaciente, casi harta
diríamos - Ya lo hemos hablado. Me tienes hasta los cojones con tu
persecución. Por favor, no quiero más escenas. Déjalo y hazte a la
idea.

Ve_ ¿A la idea de qué? - se agachaba y le acariciaba la mejilla - ¿De


no sentir más tu piel? ¿De no acariciarte más? ¿De no tener tus
labios en los míos? - bajaba su rostro hasta el de Maca e intentaba
besarla.

E_ ¿Se pue...? -se detuvo al ver la escena, desde fuera parecía que
realmente se estaban besando.

M_ ¿Eh? ¡Esther! ¡Sal de aquí Vero! - intentando levantarse y


desplazar a Verónica de su lado al mismo tiempo.

E_ Tranquila solo venía a dejarte esto, toma -le dio el sobre en la


mano se giró y se fue.

Ve_ ¡Vaya modales la enfermera! - ganando compostura y


mirándola con cierta repugnancia, mientras sus manos adoptaban
su posición preferida en su talle.

M_ ¡Pero tú quién te crees que eres! Verónica, sal de este despacho


o ...

Ve_ ¿O qué? - pero la seriedad del rostro de Maca no admitía ni


preguntas ni dudas - Vale. - resignada - Ya vendrás a rogarme de
rodillas. - se iba con paso firme, dejando a Maca apesadumbrada y
apenada.

M_ Debe haber pensado que... Ufff! Llovido sobre mojado!

A Esther el pasillo se le hizo eterno, las paredes se le caían


encima, la angustia la ahogaba, su pecho se alteraba con un fuerza
que le asustó, agradeció que el cuarto de baño estuviera cerca para
entrar y lavar su cara, apartar sus lágrimas.

E_ Esther.... hazte a la idea... ahora ya no debería dolerte así -se


miró al espejo y reconoció aquel dolor en sus ojos.

En rotonda, Teresa se mostraba nerviosa, buscaba a Claudia,

384 © by ldana & Samantha BAires
necesitaba su ayuda, al verla el cielo se le abrió, la llamó.

T_ Claudia ven.

CL_ ¿Qué pasa?

T_ ¿Las has visto?

CL_ Sí, ¿qué ha pasado?

T_ Me he enterado que Esther ha pillado a Maca con la víbora otra


vez.

CL_ ¿Pero....? -cara extrañada-. No va a parar hasta que Maca caiga


otra vez.

T_ Mírala, Maca tras ella, Esther omitiéndola, ni la mira... esto va a


ser un calvario.

Después de la escena que presenció Esther, Maca trató


infructuosamente de verla y aclararle la situación.

M_ Teresa, sabes dónde está Esther?

T_ En la sala de curaciones, con Héctor. ¿Por qué?

M_ Nada, nada.

Hacia curaciones se dirigió, Héctor la miró sorprendido.

M_ Esther, ¿tienes un minuto? Necesitaría hablar contigo.

E_ Lo siento, estoy liada.

Héctor mirando indistintamente a una y la otra.

M_ ¿Héctor, puedes continuar tú? Va a tomar sólo un minuto.

H_ Sí, Maca. Deja Esther, yo sigo.

E_ Yo comencé, yo termino. Es mi trabajo. Ahora no puedo, Maca.


Tendrá que esperar.

385 © by ldana & Samantha BAires
M_ Vale. - suspirando.- sabía que cuando Esther se ponía en
cabezota, ni siquiera la iba a escuchar aunque estuvieran las dos
solas.

Intentó dos veces más, persiguiéndola en cortinas, en


quirófano. Igual de veces, Esther se negó. Maca literalmente "tiró la
toalla", como boxeador al borde del nocaut.

M_ Ya está. No quiere escucharme. Todo lo que habíamos avanzado


estas semanas, al trasto. Me lo merezco, sin duda. Yo solita me
elegí una amante así.

Mientras Maca se retiraba finalizado su turno, hacía presencia


junto a Esther con una sonrisa de oreja a oreja, tranquila y con
ilusión, Alka.

Alk_ ¡Hola de nuevo! ¡Cómo va la tarde! ¿Mucho trabajo? -


sacándose el gorro de cirugía y colocándolo en el bolsillo de su
pijama.

E_ No me hables... tú sabes esos días que todo sale mal, pues eso...
pero bueno... siempre es bueno encontrarte tú me animas -le guiñó
un ojo.

Teresa, nuevamente, involuntaria espectadora de la charla.


Involuntaria como que... digamos que tiene suerte para estar
siempre ahí, ¿no?

T_ Ya estamos... a esta sí le da vela en su entierro –pensó mirando a


Esther.

Alk_ Me alegro de poner un poco de sol en tus días más oscuros -


apoyando un codo en el mostrador, acercando su cuerpo al de
Esther y mirándola con cierto ... ¿deseo? –Esther sonrió-. Quizás
este pequeño presente para la enfermera más dulce y guapa del
Central llene aún más de luz este día gris de obligaciones y
deberes. - con un ramo de nomeolvides en la mano, los labios en
una mueca agradable y tierna y los ojos brillando buscando los ojos
de Esther.

E_ Nunca dejas de sorprenderme ¿eh? -sonrió emocionada.

386 © by ldana & Samantha BAires
T_ Ostiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa –gritó para sí con los
ojos abiertos como platos la buena de Teresa.

E_ Alka –suspiró y tras el suspiro mirándola a los ojos le preguntó-


¿Aún sigue en pie la invitación?

Alk_ Por supuesto, Esther. Tú eras quien debía decidir si te apetecía


o no.

E_ Pues me apetece mucho, de verdad -sus ojos emocionados le


dieron a entender que estaba feliz.

Alk_ ¿Sí? Pues... salimos el sábado temprano, ¿entonces?

E_ Trataré de ser una buena compañera de viaje -sin querer el


complejo que le había creado ser engañada le hizo decir aquellas
palabras de inferioridad.

387 © by ldana & Samantha BAires
C34

Llegó al fin el sábado. Día especial. Esther partía hacia


Granada con Alka, Maca curraba en el hospital. Los niños a cargo de
Encarna en casa de Maca.

CL_ Eres la directora, ¿no puedes arreglar los turnos para estar con
tus hijos? - entrando con Maca a urgencias, casco en mano.

M_ No está Alka, no está Vilches, Isabel más histérica que de


costumbre. No quiero que mis médicos sufran sus berrinches. -
colocando sus guantes en el casco. - Encarna puede con los niños
una mañana, tiene una mano increíble con los críos.

CL_ Si te escucharan los que tanto se te opusieron... - recordando la


resistencia inicial al nombramiento de Maca.- Buenos días, Teresa.
Me voy a neurología, luego bajo para un cafetito de los buenos que
tú preparas.

T_ Buen día. - con cara triste y mirando con ojos de pena a Maca.

M_ Vale. Hola, Teresa. ¡Qué cara! ¿Dormimos mal anoche? -


sonriendo, mientras firmaba el parte diario.

T_ No, sí, que bueno...

M_ ¿Apareció Manolo y te dejó así?

T_ De esa persona ni me hables.- su semblante había cambiado al


enfado – Algunos se creen que porque te has casado te has
convertido en su esclava de por vida. ¡Uff! - gesticulaba
ampulosamente con sus manos.

Maca la observó y se guardó un comentario que iba a hacerle.


Con los hijos criados, con nietos en su haber, la nueva vida los
había separado. Manolo con sus cursos, amigos y compinches de
jubilado, se había transformado en un hombre mandón, exigiendo
casi la sumisión de Teresa a sus gustos y caprichos. Teresa, con
demasiada vida, trabajo e independencia sobre sus hombros, no lo
soportó y ahí estaban , separados, cada uno por su lado. Por un
instante, su propia relación con Esther se le cruzó por la mente.

388 © by ldana & Samantha BAires
Frente a ella, una mujer con treinta años de matrimonio tocando a
su fin. Ellas si apenas habían durado tres años y un vendaval de
locuras las separó.

M_ ¿Alguna novedad que deba saber? - suspirando ante el agobio


de sus propios recuerdos.

T_ Eh.. no... no creo.

M_ Teresa, estás tú rarita hoy, ¿eh? - con una mueca imitando una
sonrisa, antes de dirigirse a taquilla para cambiarse.

T_ ¿Rarita? Si tú supieras guapa, ¡ayssss! - pensó mientras la


observaba retirarse con su paso tan peculiar.

En ese mismo instante, dos personas iban a encontrarse en el


aeropuerto, listas para partir a Granada. Alka esperaba impaciente
mirando una y otra vez su reloj. Daba paseos cortos y sus ojos no se
separaban de las puertas de entrada. Habían quedado a las 8 en
punto y pasados quince minutos Esther no aparecía. Una cierta
preocupación comenzaba a invadirla. ¿Se habría arrepentido? No, le
hubiera avisado. Esther era una persona seria y de palabra,
pensaba para sí tratando de calmarse. Un retraso, el tráfico a esa
hora, algún inconveniente de último momento.

De pronto la vio llegar con prisas y cara de susto, agitando su


brazo.

E_ Lo siento... lo siento... el taxi ha tardado muchísimo en llegar


-decía medio ahogada por las carreras que se había dado por llegar.

Alk_ Hoooola. No te preocupes - una enorme sonrisa instalada en su


rostro y agregando después de mirarla detenidamente con gesto de
aprobación satisfactoria- Vaya ¡qué guapa estás!

E_ Gracias... tú también -le dijo suspirando y como tratando que no


siguiera, le preguntó mientras se retiraba la bufanda-. ¿Ya
embarcamos?

Alk_ Sí, por aquél pasillo –le señaló el lugar.- Han hecho el primer
llamado. Si quieres tomar algo antes, así te serenas un poco. Se te
ve muy agitada.

389 © by ldana & Samantha BAires
E_ Si... bueno... -rebufaba pensando en las palabras de Maca, su voz
llegó a ella nítidamente, demasiado nítida "siempre llegamos tarde
por tu culpa, no sé como lo haces"-. vamos por favor.

Desde que había salido de casa, llevaba no sólo la maleta a


cuestas, también una carga que no podía controlar, y era sentirse
culpable de irse con Alka, sabía que no estaba preparada pero
necesitaba tanto que alguien le diera calor, calor humano, que la
volviera a hacer sentir bien, tranquila y sin pensar que había hecho
mal.

Un sábado relativamente tranquilo que Maca aprovechó para


poner al día expedientes y cuestiones administrativas. No hubo una
sola cirugía de urgencia, ni siquiera un caso de gravedad. Mirando
los informes de enfermería se encontró con varios sin completar y
le pareció una excelente oportunidad para hablar con Esther. Desde
el incidente de la semana, cuando la encontrara con Vero en
situación harto comprometida, no le había dirigido la palabra ni el
saludo siquiera. Llamó varias veces a su ex casa pero sólo saltaba
el contestador. Probó con el móvil y le indicaba fuera de cobertura.

M_ Teresa – por teléfono – necesito ubicar urgente a Esther por los


informes de enfermería y no la encuentro ni en su casa ni en el
móvil. ¿Sabes dónde está? ¿Me la localizas?

T_ Ehhh... no tengo otra forma que esos teléfonos Maca. - le


temblaba la voz.

M_¿No? Vale. Si eh.... - le asaltaba la duda, dónde estaría,


normalmente se la ubicaba en el móvil, ¿por qué ahora no? - si se te
ocurre algo, me avisas. Necesito estos informes para... eh... el lunes
a primera hora. -buscando una excusa para su urgencia por
encontrar a Esther.

Quedó mirando hacia la puerta del despacho, sin ver nada.


Tanto que Claudia había entrado y ni se enteró.

CL_ ¿Te pasa algo? - al verla ausente, se acercó y le tocó el brazo.

M_ ¿Eh? No, nada. El cafetito, ¿verdad?

390 © by ldana & Samantha BAires
CL_ Esther, de nuevo. - suspiró. - Te la montó bien tu rubia, ¿eh? -
sentándose.

M_ No tiene que ver con eso. La estoy tratando de ubicar por unos
informes y no la encuentro. Preocupada sólo, por si le ha pasado
algo.

CL_ Lo que quieras Macarena. - tomando la taza y haciendo un


gesto con la cara indicando que no le creía nada. - ¿Qué pasa por
esa cabecita, si se puede saber? ¿Te preguntas con quién estará? -
indagando sutilmente a ver si podía introducir el tema de las
habladurías de la relación de Esther con Alka.

M_ Con quién esté ya no me concierne, Claudia. Es su vida. -


bebiendo una taza de café.

CL_ ¿Tanto te cuesta admitir que tienes unos celos terribles? - con
una sonrisa de lado – ¿Que eres tan humana como cualquiera
mortal que ama?

M_ Si fuéramos pareja, habría celos. Lo nuestro acabó, me lo ha


dejado por demás claro. Los celos no tienen cabida en una relación
que no existe.

CL_ Ni tú te crees lo que estás diciendo. Dejemos de lado el tema,


no quiero agobiarte. Muéstrame esa foto de pastorcita que estáis
tomando como modelo para Patri. - sonriendo.

En el mismo momento en que Claudia le decía aquello, la


pareja en Granada había llegado al hotel, cada una se había ido a
su habitación, después de quedar en reunirse media hora más tarde
para su visita a la ciudad. Durante el vuelo, Alka había estado
callada, Esther sentía que no era buena compañía, recordaba una y
otra vez, el viaje que fueron a Menorca, Maca y ella, el miedo de
Maca, todo el viaje cogida de su mano, una mujer tan segura, tan
firme y... suspiró, sacudió la cabeza, y trató de relajarse. Hablaron
algo en el taxi de camino al hotel, una vez llegaron cada una se
dirigió hasta su habitación correspondiente, una vez allí sacó su
poca ropa de la maleta, miró la cama y otro nuevo suspiro invadió
su tranquilidad.

E_ Estás aquí para olvidar, para superarlo, no para pensar en ella

391 © by ldana & Samantha BAires
cada cosa que haces ¡joder!, seguro que está tan tranquila con la
barbie ésa y yo... como una estúpida pensando en ella...

Después de hablar para sí, llamó a su madre para avisarle que


estaba bien, todo había ido bien, pero sobre todo para saber por sus
hijos...

E_ Si mamá no te preocupes... llamaré a la noche... tranquila... sí...


que sí... ¡no seas pesada mamá!. Adiós, besos para mis soles. Miró
la batería y estaba baja, la puso a cargar.

La puerta sonó en ese mismo instante y no quiso hacerla


esperar nuevamente, cogió la ropa de abrigo y salió corriendo,
olvidándose el móvil en la mesita de noche.

Alk_ ¿Lista para la gran visita? En la recepción me han dado estos


folletos, tienen un mapa y nos servirá de guía. Cámara lista y por
sobre todo, la mejor compañía que podría desear en estos
momentos - le dijo con una sonrisa tan sincera y salida del alma,
que a Esther le caló hondo.

E_ Vamos -sonrió ampliamente pero con unos nervios incontrolados.

Alk_ Esther - notando su nerviosismo - estamos aquí para pasar un


momento agradable, conocer uno de los lugares más bellos de
España y relajarnos. No te preocupes por nada más. En la vida, en
algunos momentos, hay que dejar que la magia del lugar te invada,
que se te llenen los ojos de belleza y no pensar en el antes ni el
después. Disfrutemos este paseo, a ti, a mí nos va a venir muy bien
olvidarnos por unos momentos de todo lo demás. ¿No crees? - un
discurso casi largo pero sincero y con voz aterciopelada, casi un
arrullo que calmaba la intensidad del momento.

E_ Tienes razón, lo siento -suspiró porque aquella mujer le llenaba


de paz, agachó la cabeza negando su torpeza, era irremediable no
sentirse atrapada por ella-. Vamos a disfrutar y olvidar... aunque
Alka, todo lo mío es muy reciente y... no quiero engañarte, no estoy
preparada para otra cosa que no sea tratar de disfrutar de este
viaje y de tu compañía por supuesto pero... -se calló pinzándose el
labio inferior.

Alk_ Esther - inclinándose un poco y acercándosele, con voz suave y

392 © by ldana & Samantha BAires
tranquila - me encanta tu sinceridad. La aprecio porque me dice lo
que eres tú, una personita muy especial. Pero... no te preocupes.
Vinimos a disfrutar juntas de un hermoso viaje. ¿De acuerdo? - y
una sonrisa con los ojos y con la boca pretendían llevar tranquilidad
al nervioso estado de Esther. - ¿Vamos, mi reina?

E_ Vamos -le entregó una sonrisa amplia, y mucho más relajada-. La


verdad, me muero de ganas por conocer esta maravilla.

Alka le ofreció su mano y Esther la tomó. Salieron juntas a


realizar ese primer paseo por la ciudad.

Durante el resto de su estadía en el hospital Maca insistió una


y otra vez con el móvil o el teléfono de la casa de Esther. Ninguna
respuesta. Llegó por la tarde a la casa donde una alegre Encarna
jugaba con los nietos.

En_ ¡Hija! ¡Qué cara de cansancio! ¿Has almorzado, verdad?

M_ Sí, Encarna. Sin embargo, fue un día bastante tranquilo.

Pe_ Mamá, fimoz al paque con la abu. Noz potamoz bén.

M_Venga, campeón. - lo alzaba en brazos- ¡Muak! ¡Muak! ¿Has


ayudado a la abuela?

Pe_ Zí. Fubamos con el badón y me tidé del tapolín. La abu columpó
a Patri.

Pa_ Mama. Mama. Mama.

M_ ¡Princesa! Venga un beso para mamá. -bajaba a Pedro y ahora


aupaba a Patri. - ¿Jugaste mucho en el parque?

Pa_ Atá. Abe. Edo. -le intentaba explicar en sus medias palabras.

Encarna la observaba y suspiraba su pena. Ni ellas ni esos


niños merecían esa tonta separación. Había demasiado amor y
cariño entre ellos para continuar así, pero ese sólo pensamiento le
producía acidez estomacal. Sabía que en esos momentos Esther
estaría con esa Alda, Ada o como se llamara, y vaya a saber
haciendo qué.

393 © by ldana & Samantha BAires
M_ ¿Paula?

En_ Dormida. Muy agotada del paseo, Maca. ¿Te preparo un té o un


café?

M_ Vale. Gracias Encarna. No sólo por el café. Por todo esto. No sé


qué haría sin ti.

En_ Deja, deja. Gracias los monos, yo tan sólo quiero que mis nietos
y mi nuera estén bien. - iba hacia la cocina.

Un rato después, ya en su chándal y zapatillas cómodas, con


los niños jugando en sus habitaciones y la pequeña Paula en brazos,
recién espabilada de su siesta.

M_ Esta niñata se ha despertado de muy buen humor. Verdad,


¿cariño? Mmmm.... ¡muak! ¡muak! ¿Te gustan los besos con
cosquillas, eh?

En_ Siéntate. Te he preparado unas tostadas con bacón, como a ti


te gustan.

M_ Me estás arruinando, Encarna. Me voy a volver una niñata


malcriada.

En_ Un poco lo eres. - sonriendo. - Aunque menos pija que antes. Le


caliento el biberón, ya debe estar hambrienta.

M_ Mmmm, sí. Chupa su tete con fuerza. Es tan tranquila que


espera paciente. Nada que ver con Patri, ¿verdad? Tu hermana,
Paula, es un bicho. Pero bicho, bicho, bicho, ¿eh? ¡Muak!

En_ Ya la verás en unos meses. La más pequeñaja, la más


malcriada.

M_ Encarna, ¿sabes algo de Esther?

En_ Deeee... ¿Esther?

M_ Sí. ¿Has hablado con ella hoy? La he tratado de ubicar todo el


día y no contesta ni en casa ni en el móvil.

394 © by ldana & Samantha BAires
En_ Habrá ... salido con Montse. Eso. Habrán ido de compras –dijo
algo alterada.

M_ ¿Sin tener el móvil encendido? Me extraña, ella tan pendiente


siempre de los niños –la conocía y sabía que eso en Esther era
imposible, por eso continuaba con su ceño fruncido en señal de
preocupación sincera.

En_ Pues... –no sabía si decirle la verdad, al menos, dejaría de


preocuparse, pero sabía perfectamente que pasaría a sufrir por
aquel viaje que aún ni ella misma comprendía.

Pe_ Mami no tá – entrando en la cocina, habiendo escuchado la


pregunta de Maca – Se fé a ganada.

M_ ¿Cómo? - le pareció escuchar Granada y su corazón sufrió un


vuelco - ¿Qué dices Pedro?

En_ Pedro, cariño ¿quieres una galleta? –vio el rostro de Maca


repleto de tensión.

Pe_ Mami se fé a ganada. En avón. Que vola como los págadoz.

M_ ¿Es verdad Encarna? - su mente era un torbellino de ideas, que


iban sumando, juntando, comparando, equiparando... datos.
Granada - Alka - sonrisa - ángel - daño - romance - flores - sonrisa -
maravilla - Esther. Sus ojos dos luceros apagados, oscurecidos,
ennegrecidos.

En_ Maca... - mirándola con una profunda pena.

M_ Ya. No tengo derecho a preguntar. Me alegro por ella. ¿Está el


biberón ya para esta niña? – preguntó con temblor en su voz y con
el corazón estrujado por un doble dolor, su ex mujer había
encontrado otra persona y esa amiga nueva que admiraba y a la
que le tenía afecto... era esa otra persona que ocupaba las horas,
los días, los momentos, las alegrías y quizás... también la cama...
de su Esther.

Después de la cena en un restaurante de la zona del hotel,


volvieron comentando los paseos. Estaban cansadas. Mucha

395 © by ldana & Samantha BAires
caminata, muchas fotos, mucha charla y también, por qué no,
muchas risas y sonrisas. En ningún momento Alka se había pasado
de lo convenido, amigas paseando. Y en uno de esos momentos se
percató que se había dejado el móvil en el hotel, y decidió llamar
desde una cabina para quedarse tranquila de que todo iba bien.
Encarna, decidió omitir aquella llamada a una Maca que se
mostraba seria, muy seria, y una Esther que se notaba estaba
relajada y bien con aquella Alda. Mientras la pareja se había
dedicado a dar un paseo juntas como dos amigas. Sí hubo miradas
especiales hacia Esther, miradas que ésta notaba. Más allá de
tomarle la mano, sólo un ramo de flores comprado en un puesto
callejero y entregado con una sonrisa y un "estas flores tienen
mucha envidia de ti".

Alk_ ¿Te apetece una última copa en el bar del hotel? –le preguntó
mirándola con devoción.

E_ Si... me encantaría así muy relajadito ¿eh?, porque antes he


mirado y se veía un lugar apacible para hablar.

Estuvieron un rato charlando amigablemente. Alka era una


fuente inagotable de anécdotas, muchas contadas con tristeza ,
otras con picardía, muchas más con un gran dolor en el alma. El
recuerdo constante de esa masacre de la que se salvó por milagro
volvía con serenidad, pero no por ello con menos horror. En un
costado, un solitario pianista desgranaba música de jazz que era el
complemento adecuado para una charla distendida y serena al
calor de una copa.

Sin embargo, como tantas veces Esther no hablaba de su vida,


no mencionaba a la mujer que Alka adivinaba le había hecho daño,
de otro modo no le costaría tanto hablar, pero su silencio lo
confirmaba, y le hacía ir con pies de plomo, mientras Esther,
sonreía, a veces triste, a veces alegre, daba carcajadas y también
se unía a algunas anécdotas del hospital, que hicieron reír de lo
lindo a Alka .

En el ascensor el silencio entre ambas parecía que era un


preludio de lo que estaba a punto de ocurrir, Esther apretaba la
bufanda fuertemente, había captado las miradas de Alka, ella
misma no había podido dejar de mirarla admirándola también.
Cuando salieron del ascensor, Alka fue la primera en romper el

396 © by ldana & Samantha BAires
silencio, mientras caminaba a su lado y observaba cada movimiento
corporal de Esther.

Alka_ Te has puesto tensa de pronto, Esther. ¿Tan mala compañía


soy? - con temor, su voz casi temblando.

E_ No... no... ¡qué va! –sonrió suspirando y con una tímida sonrisa
admitió-. Bueno vale... lo acepto estoy tensa, ¿cómo lo haces para
pillarme siempre?, debo ser tonta.

Alk_ No eres tonta, eres cristalina, transparente. Una cualidad que


espero no pierdas nunca. -habían llegado hasta la puerta de la
habitación de Esther - Eres una persona maravillosa Esther,
realmente alguien muy especial. Lamento tanto que esa mujer te
haya hecho tanto daño. Nadie merece algo así, menos que menos
tú - la miraba a los ojos, penetrando su iris, trasladándose como
una corriente poderosa al centro de su cerebro, llenando su cuerpo
de ondas magnéticas y luces suaves. La miraba y sus ojos decían
más que mil palabras.

E_ No ha sido fácil... te lo aseguro... para ella tampoco ha sido


fácil... yo también tuve mi culpa en esto -se calló porque aquellos
ojos la estaban atrapando, vio como de pronto se fijaban en sus
labios, y sintió un pánico desmedido, al mismo tiempo que algo tan
extraño como una calma voraz adueñarse de su alma.

Alka la observó y vio en su mirada el envión que necesitaba.


Se inclinó un poco hacia ella y bajó su rostro, con suavidad,
pidiendo un permiso enorme con esos gestos, depositó sus labios
en los labios de Esther como una caricia breve pero intensa, cálida
y dulce, tierna y vibrante.

397 © by ldana & Samantha BAires
C35

Alka besó suavemente los labios de Esther, y ésta apoyada


como estaba en la puerta, sin pensarlo, respondió el beso
profundizándolo algo más, la mano de la cirujana se posó en la
cintura de la enfermera a quien atrajo algo hacia ella. Sus bocas se
abrieron, sus lenguas se buscaron con lentitud, se reconocieron, se
acariciaron. Los labios se separaron y cuando volvían a unirse, a
continuar su faena, la otra mano de Alka buscó la nuca de Esther y
fue como un destello en la noche oscura que hizo despertar a
Esther quien dio un paso hacia atrás. Cerró los ojos y suspiró. Alka
la miraba con esa calma que sus ojos le ofrecían, Esther con sus
ojos repletos de dudas.

A_ Tranquila Esther... tranquila –le acarició lentamente la mejilla


retirándole el pelo.

E_ Eres tan dulce y yo ...

A_ Shhh, no lo digas... yo puedo ser muchas cosas, pero no


pretendo ser la espina que saque otra espina. ¿Sabes? Si tú estás
preparada, me encantaría hacerte la reina de mi universo, pero no
quiero que hagas que éste –le tocó el pecho señalando su corazón-
no sienta.

E_ Alka no quiero engañarte... no me gustaría hacerte daño, nadie


me ha tratado como tú, bueno... excepto ella.

A_ No la has olvidado Esther... es muy pronto todavía... yo estoy


dispuesta a darte espacio y tiempo. Sabes que me gustas, me
encanta tu forma de ser, me muestras una belleza que ciega mis
ojos, pero no quiero nada a medias, lo quiero todo.- le hablaba a sus
ojos.

E_ Alka... de verdad... quiero intentar recuperarme, quiero poder


mirar, mirarte –le tocó la cara con tanta suavidad que a Alka le dio
un escalofrío-. Y no pensar en ella... creo que... necesito tiempo,
pero soy afortunada en tenerte de verdad –sus ojos se
emocionaron.

A_ Y yo a ti mi ángel –la abrazó con fuerza y se volvieron a besar un

398 © by ldana & Samantha BAires
beso más corto, pero algo más entregado-. Buenas noches.

E_ Buenas noches.

Una vez entró, se apoyó en la puerta, suspiró, sus ojos vivos


en movimientos, ágiles en buscar algo en que quedarse quietos,
nervios en su estómago, tal que tras respirar profundamente, tuvo
que correr hasta el lavabo para vomitar. Tras el esfuerzo, se lavó,
los dientes, la cara y al mirarse como si fuera un reflejo, allí la cara
de Maca observándola con gesto serio.

E_ Tengo que olvidarte Maca... no puedo vivir así... –sus ojos se


llenaron de lágrimas, de rabia de impotencia-. Maca... ¿por qué nos
ha pasado esto? Me has dejado marcada... no puedo olvidarte –
entonces sonó su teléfono, trató de tranquilizarse, se apartó las
lágrimas de las mejillas y contestó-. ¿Dime Montse?

Mo_ ¿Interrumpo? –le preguntó con una sonrisa traviesa.

E_ No...

Mo_ ¿Estás bien?

E_ Sí, sí –asintió con voz triste.

Mo_ ¿Qué te pasa?

E_ No puedo olvidarla... no puedo Montse –se puso a llorar.

Mo_ Es muy pronto, te has precipitado.

E_ Es que yo fatal y ella, ella besándose con la otra –se mordió el


labio.

Mo_ Un momento –alzó su mano nerviosa-. ¿No me querrás decir


que te has ido a Granada con la guerrera medieval por celos?

E_ Fue un impulso, lo reconozco... pero... joder Montse por qué todo


me sale mal...

Mo_ No te ha salido nada mal, sólo que es todo muy reciente.

399 © by ldana & Samantha BAires
E_ Alka es una gran mujer.

Mo_ Pero no es Maca.

E_ No... no lo es... aunque se parezca... –dijo con tono


apesadumbrado.

Mo_ Esther ten cuidado esto te puede costar caro, mira que te lo
dije... no estás preparada para esto... lo siento... es así.

E_ Mañana estaré bien... quiero intentarlo, quiero intentar vivir esta


oportunidad que me ha dado la vida Montse, Alka es una gran
mujer.

Mo_ ¿No te aburres con ella? Esa especie de... guerrera medieval...
me recuerda a las batallas de antes... a los trovadores que
cantaban bajo los balcones.

E_ Tonta... es una gran mujer, divertida, sensual, cariñosa,


apasionada.

Mo_ No hablamos de la misma persona.

E_ Solo quiero olvidar y vivir.

Mo_ Pues hazlo, pero sin precipitarte, ¿vale?

E_ Gracias Montse.

Mo_ De nada... cuídate pequeña saltamontes.

Esther colgó y cerró los ojos, se acercó hasta la ventana y vio


aquella enorme luna. Una sonrisa dibujó en su cara una luz, aquella
hermosa luna a la que tantas noches habían observado juntas Maca
y ella, abrazadas bajo una manta, echadas en una tumbona, Esther
reposando la cabeza en su pecho y adorando el silencio. Entonces
se frotó los brazos, se sintió sola, más sola que nunca, sus manos
no eran aquellas de Maca que tanto calor le daban siempre, sus
lágrimas comenzaron a brotar sin poder detenerlas, sin poder callar
por más tiempo su alma, ese alma que estaba llena de la esencia
del otro ser, de ese ser que estaba lejos, que tanto daño le había
provocado.

400 © by ldana & Samantha BAires
Entonces la rabia de aquel maldito error propio, aquel instante
que le hizo perder lo que más quería, le hizo romper en un llanto
feroz, sus manos apretaron su camisa, su propia respiración la
ahogaba, su corazón le estaba obligando a sufrir, a sufrir por
perderla, por empujarla a otros brazos, a otras manos, a otras
caricias que quizá en ese instante recorrían su cuerpo, a otros
labios que quizá en el mismo momento en que apoyaba su espalda
en la pared y se deslizaba poco a poco hasta el suelo, la estaban
besando. Lloró y lloró, no podía detener el llanto, la distancia, el
saber que si salía a la calle y corría no podría encontrarla, le hizo
sentirse doblemente sola, murmuraba su nombre, se tapaba la
cara, volvía a llamarla. Estuvo tentada a hacerlo, a decirle que la
quería, que la amaba, que la necesitaba. Sin darse cuenta su voz
había gritado su rabia en llanto crispado, fue entonces que la
puerta de su habitación sonó, necesitó abrir la boca, porque se
ahogaba, trató de tranquilizar su llanto, su pecho le dolía ,sentía
que iba a morir, a desaparecer... una imagen llegó a su cabeza, ¿y
si era Maca que llegaba para decirle que no podía vivir sin ella?,
entonces le diría la verdad. “Maca te amo y no puedo vivir sin ti”.
Sus ojos tomaron un brillo especial, ¿esperanza?, se levantó
corriendo, y abrió.

A unos cientos de kilómetros de allí otra persona miraba esa


misma luna desde la ventana. Pocos minutos antes se había
retirado Claudia, a quien Encarna discretamente había pedido por
teléfono que viniera a estar con Maca, apenada y asustada por qué
no por la palidez de su cara y la ausencia llenando sus ojos.
Encarna temía por las noches en vela de su nuera y el fantasma de
las pastillas estaba presente.

Había terminado de dar la cena a los pequeños y se preparaba


a cenar con su suegra, en un silencio casi sepulcral que Encarna no
sabía cómo romper. Claudia se apareció con un postre y una botella
de vino en ese mismo momento. La cena fue así un poco más
amena, aunque Maca por momentos se iba de ese tiempo y ese
lugar mirando fijamente el tenedor con algún trozo del pollo que
Encarna había preparado. Claudia y Encarna intercambiaban
miradas, gestos de duda y movimientos leves con sus cabezas.

En_ Os dejo. Mis nietos me han dejado de cama. ¿Os ocupáis de


limpiar todo esto? - dejando la tarea ímproba a Claudia.

401 © by ldana & Samantha BAires
M_ No hay problema Encarna. - esbozando una sonrisa. - La comida
ha estado deliciosa.

En_ Por lo que has comido. - suspirando- Hasta mañana. - pasó a su


lado y le dejó un beso en la mejilla, que Maca agradeció con los ojos
cerrados.

CL_ Pues... manos a la obra, ¿no? - levantándose de la mesa y


comenzando a recoger platos y copas.

Maca iba colocando los utensilios en el lavavajillas mientras


Claudia se los daba en mano.

CL_ ¿Por qué no lo sacas afuera? Te va a ayudar, Macarena.

M_ ¿Era eso lo que se rumoreaba? ¿Que Alka y ella estaban liadas?

CL_ Sí. - breve, quería que Maca descargara su pena.

M_ Alka me ha venido insistiendo en que luche por mi ex mujer, que


trate de acercarme a ella y que si pierdo la batalla, por lo menos no
tendré este sabor horrible en mi boca. ¿Qué cosa, no? Su ángel, del
que me hablaba con tanto amor y cariño, es mi Esther... - su voz
entrecortada, dolida.

CL_ ¿Nunca le dijiste que era Esther?

M_ No. Alka es muy especial, no pregunta más de lo que quieras


decir. Te escucha, te acompaña, te cuenta de su propia experiencia
y desde ahí te sugiere. No te apabulla, no te agobia... - cerraba los
ojos. - Quiero tener rabia con ella por estar con Esther y no puedo,
Claudia, no puedo.

CL_ Esther tampoco le habrá dicho de ti.

M_ No le debe haber dicho el nombre, sí le dijo que su ex mujer le


hizo mucho daño. Alka me comentó eso y no entendía cómo alguien
podía haber sido tan cruel con una mujer tan adorable. Sin saberlo
hablaba de mí.

CL_ Ya lo hemos hablado muchas veces, Maca. Ambas os habéis

402 © by ldana & Samantha BAires
herido mucho. Es hora de superar las culpas y tratar de ver si
podéis recomponer algo, tan siquiera una amistad. ¡Basta de
golpearte el pecho con lo que has hecho! Alka te aconsejaba bien,
aunque ahora... bueno esté tan trabado todo. Que no sé..

M_ ¿Una copa? ¿Nos sentamos en el sofá?

CL_ Vale. - esbozando una sonrisa. Maca estaba predispuesta a


seguir hablando y era un paso adelante en ese carácter cerrado.

M_ Aquí tienes. - le entregaba su copa y se sentaba a su lado.

CL_ Mmmm... brandy Wilson. Sabes mis pequeños vicios.

M_ Esther va a pillarse con Alka, Claudia. Es una mujer muy cálida,


afectiva y supongo que la debe estar colmando de atenciones,
pequeños gestos, cosas que sé a Esther la estremecen. - bebía un
sorbo. - Quizás ahora mismo estén... - sus ojos enrojecidos tratando
de contener las lágrimas.

CL_ Maca, no pienses en eso. Te vas a hacer más daño.

M_ ¿Sabes cuándo logré sacar la visión de Esther con Raúl,


amándose, en mi mente? Hace muy poco tiempo, cuando la
escuché decirle que la dejara en paz, que queriendo ser su amiga
me había herido y no había sabido demostrarme que me amaba
sólo a mí. Tarde, muy tarde Claudia. Y ahora, otra escena ocupa mis
pensamientos y seguramente va a ocupar mis pesadillas... Cuando
sientes eso... aquí – señalándose el pecho – hay un estremecimiento
que luego se transforma en una opresión grande, te va subiendo a
la garganta y ...

CL_ Tienes que pedirle a tu psicólogo algo para eso Maca. Vas a
necesitar ayuda. No puedes seguir con esos estados de angustia.

M_ No voy a tomar nada. Quiero sentirlo, que duela, y mucho.

CL_ ¡Por favor! ¡No transformes esto en una tragedia griega! Tienes
que superarlo Maca, por ti y por tus hijos – levantando una mano,
en un gesto de desesperación.

M_ Lo voy a superar, te lo dije ya. Pero quiero volver a ser yo y para

403 © by ldana & Samantha BAires
eso también necesito asumir todo el daño que he hecho. - volvía a
tomar un sorbo de su brandy.

CL_ Tu elección. - sabía que si insistía, nada lograría por el


momento- ¿Qué harás el lunes con Alka? Teníais una relación y ...

M_ Hablaré con ella y ... le desearé lo mejor con Esther.

CL_ ¿Así, tan fácil? - no creyéndose lo que oía.

Esa misma luna que alguna vez observaron juntas, con sus
manos tomadas, o tumbadas con una manta, Esther apoyada en su
cuerpo, dejándose abrazar y contener en su pecho.

M_ Si supieras tan sólo cuánto te quiero... Lo hice todo mal, Esther.


Debí haber hablado, haberte dicho que no soportaba nuestra
situación. Debí haberte pedido ayuda con lo que me pasaba.
Quizás... entre las dos ... hubiéramos podido, no sé. ¡Joder!

Sus ojos comenzaron a liberar sus tensiones, cayendo por sus


mejillas, bañando su cara y dibujando un temblor en sus labios. La
luna se iba perdiendo en las tinieblas de esos ríos de pena que
fluían y fluían. En su mente se iba dibujando la escena de su Esther
acariciada, besada, adorada por esa otra mujer. Y el llanto se hizo
gemido, y el gemido se hizo grito con un solo nombre. Esther.

En la habitación del hotel donde Esther había sufrido un


ataque de nervios, de soledad y de amor, Alka la había obligado a
acostarse, la había tapado, y se encontraba a su lado. La
observaba, Esther trataba de mantener los ojos cerrados pero
notaba por el leve parpadeo y movimiento de sus párpados quesu
desesperación debía llegarle en forma de visión de aquella mujer
afortunada. Sí, pensó que era afortunada, porque tener el amor de
aquel ángel, era para sentirse así. No podía entender lo que había
pasado entre ellas para separarse, entendía lo mucho que le dolía a
Esther por su silencio, por su querer omitir esa parte de su vida,
siempre le hablaba de sus hijos, del trabajo, de su madre, nunca de
ella. ¿Quién sería aquella mujer que le había destrozado el corazón
a Esther?

Al_ Cuando llegue a Madrid, le preguntaré a Maca... ella debe


saberlo. - mientras acariciaba con delicadeza su mejilla.

404 © by ldana & Samantha BAires
C36

Los rayos del sol andaluz, penetraron por la ventana, no había


bajado la persiana porque quiso contemplar la luna, y preguntarle
por qué esos retos en su vida, por qué entregarle una mujer con la
sonrisa de un ángel, y sin embargo, con un dolor tan profundo en su
alma que le era imposible verla como más que una amiga. ¿Podría
Esther llegar a amarla?, consciente de que aquel beso había
desatado quizá viejos fantasmas en su interior y por eso aquel paso
atrás. Mirándola dormida, le parecía más maravillosa aún, le daban
ganas de echarse a su lado y abrazarla, de acercarla a su cuerpo y
darle el calor que sin duda debía necesitar.

Otros momentos vinieron sin desearlo a su memoria. Su


Marija , aquella alta, imponente rubia serbia que había venido a
atenderse en el hospital de Vukovar seis años antes del horror. Sus
jóvenes 24 años de médica recién recibida se deslumbraron con
aquella mujer que se había trasladado a la ciudad como reportera
de una agencia de noticias de Belgrado. Fue mirarse e incendiarse,
fuego que tomó cuerpo cuando Marija la esperó a la salida de su
turno y literalmente, la hizo suya en un callejón poco antes de
llegar a su casa. “Colaboradora, traidora” volvían las voces que
seguramente su mujer escuchó antes de recibir un tiro en su frente.
Embarazada de cinco meses, su mujer y su futuro hijo murieron al
instante a manos de los paramilitares que ocuparon el pueblo. Lo
supo cuando volvió del bosque. Hubiera preferido ser parte de los
que fueron asesinados y levantados en una pala mecánica para
descansar en un foso común.

¿Quiénes luego, cuando su mente recobró algo de cordura?


Apenas recordaba sus nombres. Snezana, Petra, Kadhija y alguna
más. ¿Pocas quizás en su larga vida? Sí. Porque le costó mucho,
demasiado quizás, entender que nunca más la tendría en sus
brazos, que nunca más acariciaría su piel, nunca más su sonrisa en
las mañanas. Y justo ahora que había encontrado una sonrisa que
recordaba tanto la de su amada, esa mujer durmiendo allí estaba
sufriendo lo mismo que ella alguna vez vivió en carne propia.
¿Distinta situación? Desde ya. Sin embargo, el sentimiento era el
mismo. Lo que a Esther la consumía en su sueño, era eso mismo
que a ella le llevó tanto tiempo tan siquiera empezar a dejar
dormido a un costado, porque nunca se iría de muy dentro de ella,

405 © by ldana & Samantha BAires
donde se cobijaba.

Ante un movimiento de Esther, Alka se incorporó en el sillón.

Al_ Buenos días... tranquila...

E_ ¿Qué hora es? –le preguntó algo desconcertada mirando a su


alrededor y dándose cuenta que no era un sueño, que había
ocurrido de verdad.

Al_ Cerca de las diez –sonrió con esa armoniosa tranquilidad que
irradiaba.

E_ ¿Has dormido ahí? –le preguntó sintiéndose culpable.

Al_ Sí, acompañándote. Estabas muy nerviosa y me quedé por si


necesitabas algo. Ahora sí me retiro. ¿Qué te parece si te arreglas,
desayunamos y nos vamos? Según el mapa y el folleto deberíamos
ir a la parte antigua de la ciudad para seguir gozando del encanto
de Granada. - de pie y dispuesta a retirarse.

E_ Gracias Alka.

Al_ No me las des, de verdad Esther, estoy muy a gusto a tu lado, y


una sonrisa tuya, lo vale todo de verdad –se acercó y le dejó un
beso en la frente.

E_ ¡Uf!... - la vio irse tranquila, serena.- creo que he tocado fondo...


pero no puedo seguir así... debo superar esto, debo admitir que a
partir de ahora Maca puede hacer con su vida lo que quiera.

Se duchó tratando de pensar que iba a ser la última vez en


hacer algo así, no podía volver a actuar bajo impulsos, debía
razonar sus actuaciones, ser ella, ser impulsiva pero siempre con
ese toque de racionalidad. Debía recuperar su carácter, su fuerza,
asumir de una vez que Maca estaba con otra, y que ella podía vivir
perfectamente sin su amor. Se prohibió llorar, y en cambio, sí
disfrutar de aquella mujer maravillosa a la que tan poco costaba
apreciar.

Desayunaron entre risas, por cómo alguna camarera las


miraba, después Esther comenzó a contarle anécdotas de su

406 © by ldana & Samantha BAires
infancia, de su alocada juventud, de cómo su madre sufría por ella,
y así no sólo fue descubriendo Alka su sonrisa, sino, también su
amor por su madre, su amor por sus hijos. Pasearon juntas cogidas
del brazo, mapa en la mano, sonrisas, gestos de asombro, miradas
furtivas, besos robados con gracia, tiernos roces en los labios,
caricias lentas y algo temblorosas, abrazos sinceros y carcajadas
llegadas desde el corazón.

El viaje de vuelta en el avión, Esther lo hizo apoyada en el


hombro de Alka y ésta durmiendo, cansadas no solo de dormir poco
y mal, sino, de no haber parado en los dos días que habían estado
en Granada.

Maca, mientras tanto, tuvo una mañana de domingo


agradable. Encarna se encargó de llevarle los niños a su cama y
entre risas y cosquillas la despertaron y le brindaron un “buenos
días” distinto. Desayunaron todos juntos, metidos entre las sábanas
de “mamá”, gozando el opíparo desayuno de la abuela Encarna y
haciendo carantoñas y caricias a esa pequeña “denacuaja”, como
llamaba Pedro a su hermana Paula.

M_ ¿Qué os parece si después de almorzar vamos al Retiro?


¿Queréis ir a ver los patos? - mientras sostenía a Paula en su
hombro, esperando que eructara su biberón recién tomado.

Los “sí” y gritos de algarabía de los “mayores” no se hicieron


esperar.

M_ Encarna, ¿te parece que invitemos a Teresa a almorzar y a


pasear? Sé que anda un poco tristona porque no se lleva muy bien
con su nuera y ve poco a su nieto.

En_ Te lo iba a sugerir. Ya mismo le hago una perdida. ¿Te apañas


con estos bichos?

Pe_ Yo no soy bicho. Patri ez.

Pa_ No, no. Icho no.

M_ Aquí la única bicho es esta glotona. ¿Verdad cariño? ¡Muak!


Venga, Pedro. Ve y busca los cuentos y os leo uno aquí. ¿Queréis?

407 © by ldana & Samantha BAires
Ya en el Retiro, Maca se dedicó a llevar a Pedro y a Patri a ver
los patos y alimentarlos. Mientras tanto, Encarna y Teresa
aprovecharon para “intercambiar” opiniones sobre la nueva
situación mientras cuidaban a Paula en su cochecito.

En_ Con los niños, sonríe, se la ve bien. Apenas un minuto sola y


parece ausentarse del mundo. Como si estuviera en otro lugar. -
meciendo el cochecito para que la niña se durmiera.

T_ Pobrecilla, mírale las ojeras. Esther se ha pasado dos pueblos, sí.

En_ Ni que lo digas. No sé qué pretende liándose no más parir.


Primero a deja a dos velas, la marca como al ganado y cuando las
cosas empezaban a enderezarse, ¡zap! se va con la Al.. Dal...

T_ Alka.

En_ Con ésa a ... ya sabemos a qué a Granada. ¿Qué quiere? ¿Darle
celos? ¿Demostrarle que hay otras interesadas en ella? ¿Que la
puede reemplazar?

T_ No sé, Encarna. Algo de eso debe pasar. Lo que hizo Maca la ha


hecho sentir menospreciada, le ha bajado la autoestima... Tú has
visto a la rubia... -hacía gestos con las manos señalando su busto,
sus caderas, su cara – Una modelo de ésas de las revistas.

En_ Lo sé Teresa, mi hija se siente mal, pero no por eso debe liarse
más la vida, no está preparada y de un tiro puede hacer daño a dos
personas, y me duele que mi hija se comporte así, me duele porque
no puede levantar su vida partiendo del sufrimiento –dijo con una
mueca de disgusto.

T_ Encarna, que Maca se la hizo fiera, ¿eh? Mentiras, jueguitos con


la psiquiatra en los rincones del hospital, ese día del perfume...
vaya a saber lo que anduvieron haciendo por ahí. - revoleando los
ojos y agitando una mano.

En_ Teresa, Esther quiere a Maca con locura. Lo que hace no está
bien, ni para ella ni para esa ... Al...Dal... Cal...

T_ Alka, Alka. ¿Tú crees que vuelva a las pastillas? Maca nunca ha
sido así, pero ... ha cambiado tanto después de lo de Raúl y Patri

408 © by ldana & Samantha BAires
que ya espero cualquier cosa de ella. Lo de la rubia fue un
bombazo... y ahora la veo tan pachucha, tan caidita. - mirando
hacia donde Maca correteaba con sus hijos.- La quiere a Esther y
cree que todo está perdido.

Después de disfrutar la tarde con los niños, aprovechó que


Encarna y Teresa se ocupaban de los críos para pegarle un toque a
sus padres. Hacía tiempo no los llamaba y suponía bien que
estaban enfadados con ella. Se acercaban además las fiestas de fin
de año y entre sus planes estaba irse a verlos a Sevilla. Eran las
primeras fiestas en mucho tiempo que pasaría sin Esther y el sólo
pensarlo la entristecía aún más. Tendrían que sentarse a conversar
cómo hacer la división de fechas y niños para que pudieran
compartir con sus hijos esos momentos especiales. Durante los días
de semana, entre las responsabilidades del hospital y el cuidado de
sus hijos, había logrado no pensar demasiado en sus cuestiones
personales. Pero los fines de semana sin ellos y especialmente este
fin de semana en particular, después de la escena de Vero que
Esther presenció y ahora con este “viaje apasionado” de su ex
mujer con Alka, todas sus tristezas volvían en tropel.

Luego de hablar a Sevilla, se puso a ordenar algunos papeles


que tenía en el escritorio. Cada tanto miraba las fotos que la
observaban desde sus porta-retratos. En casi todas ellas estaba
Esther, salvo en las de Paula, donde ya su matrimonio había
terminado. Cogió especialmente la de ella y los niños en el jardín de
su ex casa. Pasó un dedo por el rostro sonriente de su mujer y
nuevamente sus ojos se quedaron prendidos de esa dulzura que
siempre la colmaba, la hacía estremecer. La entrada de Pedro
corriendo con una muñeca y de Patri persiguiéndolo, con sus pasos
a veces inestables, la sacó del trance y sonriendo volvió a ellos, que
era lo único que en esos momentos la colmaba de dicha.

Esther llegaba a la casa de Maca con una sonrisa en la boca. A


pesar de todo, había disfrutado el viaje y la compañía de Alka la
calmaba. Mientras se dirigía al portal pensaba si podría llegar o no a
una relación de pareja con esa mujer. Los pequeños y cariñosos
besos que se dispensaban, las caricias sin exigencias de Alka, la
hacían sentirse deseada, cuidada, atendida. ¿Alcanzaba eso para
algo más? Suspiró cuando tocó el portero. Ahora verla a Maca. Vaya
marrón. Maca la hizo pasar y al abrirle la puerta.

409 © by ldana & Samantha BAires
M_ Hola. Los niños ya están listos. Tu madre está terminando de
peinar a Patri. ¿Qué tal el viaje a Granada? ¿Interesante? - seria,
con los ojos casi vacíos de sentimiento alguno.

E_ Pues... sí... -le contestó algo turbada por aquella mirada.

M_ ¿Disfrutaste mucho? - no pudo evitar la pregunta que le hería el


corazón.

E_ Imagino que lo mismo que disfrutaste tú en tu despacho, sí -le


dijo mirándola con los ojos repletos de rabia.

Maca la miró, sus ojos marrones siempre llenos de chispa hoy


habían perdido todo brillo. Pedro se acercaba con Patri de la mano.

Pe_ Adoda vene la abu, mami. Vene a caza dijo.

E_ Muy bien cariño –le sonrió aunque no pudo evitar sus nervios
reflejados en aquella sonrisa.

M_ Esther, eh - al notar la presencia de los niños - ¿vamos a mi


despacho? Quisiera hablar contigo. - Encarna llegaba con Paula en
brazos - Encarna, ¿te quedas con ellos un momento? Esther y yo
necesitamos arreglar algunos asuntos. - sin esperar su respuesta.

E_ Pe... -no le dio tiempo a más, Maca tiró de ella sonriendo a los
niños pero cuando llegó al despacho, cerró la puerta, la puso ante
ella con su mirada repleta de dolor. Esther se frotó el brazo, la mano
de Maca había hecho demasiada fuerza y le había dolido-. ¿A qué
viene esto, eh?

M_ A que tenemos algo que aclarar. - no mostraba rabia sólo una


voz cortante, distante - Lo que viste en mi despacho, fue nada. Vero
se me acercó e intentó besarme. Hace rato que no tenemos nada,
punto y aparte. Lo quieres creer bien, no lo quieres creer allá tú. La
próxima vez que hagas un viaje largo, te pido me avises. Eres la
madre de mis hijos y necesito saber si te ausentas de la ciudad.
Algo podría pasar y tendría que comunicarme contigo. Cosa que fue
imposible este fin de semana ya que apagaste tu celular.

E_ No lo apagué, se me olvidó -se defendió.

410 © by ldana & Samantha BAires
M_ Pues bien, que no se te olvide otra vez. Esther... - cogía aire -
quiero intentar.... -volvía a coger aire- tener una relación sensata
contigo.

E_ Yo también lo intento, ¡vale!, y me da igual lo que hagas con


ella... ya... ya no es mi problema –cerró los ojos notando el dolor
que producían aquellas palabras-. ¿Algo más? –le preguntó
mirándola con gesto duro, Esther trataba demostrar que ya no le
daba miedo discutir, podía enfrentarse a ella, aunque por dentro se
sintiera fatal.

M_ Sí. Haz de tu vida lo que quieras, sal con quien quieras, fóllate a
medio hospital si quieres - no pudo evitar el exabrupto ante la
actitud de Esther - Lo único que te pido es que delante de los niños,
no nos reprochemos más. Sólo eso.

E_ Ojalá te des cuenta de lo bajo que has caído, ojalá vuelvas a ser
tú, y no la tía sin valores ni sentimientos en que te has convertido.
Ojalá Maca, porque del odio, has pasado a darme pena.

M_ Tienes razón, Esther. He caído muy bajo, demasiado ¿y sabes?


Yo tampoco me quiero mucho. Sé que he cagado todo lo bonito que
había en mi vida. Nunca voy a dejar de culparme por haberte
tratado de la forma que lo hice. Espero no volver a tropezar con la
misma piedra en el futuro. Quizás me haya servido esta lección.

E_ Me duele verte así -bajó el tono dejándolo en un susurro, sin


darse cuenta había acortado dos pasos hasta Maca.

M_ Más me duele a mí. ¿Vamos? Se te hace tarde y los niños han


jugado mucho en el parque. En un rato querrán comer y dormir. - se
"escapaba” de la mirada y el tono de Esther, quería terminar ya la
conversación.

E_ Me gustaría que volvieras a ser tú -la miraba a los ojos como si


no hubiera escuchado nada de lo que decía.

M_ La Maca que tú creíste conocer hace rato no existe más Esther.


Como tampoco existe la Esther de la que me enamoré. - se dirigía
sin más hacia la puerta, la abría y salía sintiendo un nudo cerrarse
en su garganta, porque aunque era verdad lo que decía, sin
embargo seguía amando a esa Esther que tenía frente a sí.

411 © by ldana & Samantha BAires
E_ Esa Esther... ¿dónde coño está esa Esther?... -se preguntó con
rabia cerrando los ojos.

412 © by ldana & Samantha BAires
C37

Durante el camino de regreso a casa lo ocuparon por completo


los niños, Pedro queriendo saber que era eso que volaba como un
pájaro por el cielo con mil preguntas en el trayecto, Patricia en los
brazos de su madre sin querer bajar escuchando atentamente sus
palabras y la pequeña Paula en los brazos de su abuela dormidita.

Una vez duchados, cambiados y en la cama, Encarna le pidió


por favor a su hija compartir un café como lo habían hecho durante
toda la vida cuando debían hablar.

E_ Mamá que luego no puedes dormir -le advirtió con media sonrisa
Esther.

En_ Con el cansancio que tengo, no habrá problema. Venga,


cuéntame cómo ha estado el viaje. ¿Todo bien con esa Calda, Alda,
Dalda....? bueh... como se llame.

E_ Alka mamá... -sonrió y agradeció la compañía y preocupación de


su madre, parecía que tras muchos tiras y aflojas, iba volviendo
todo a la normalidad-. Todo bien... y todo mal.

En_ Ayss, hija! ¿Qué quieres decir? Esa mujer... te hizo algo... no
sé... - no podía poner el nombre a eso que supuestamente le podría
haber hecho.

E_ ¿Sabes una cosa?, esa mujer es una persona maravillosa, de la


que enamorarse es realmente fácil, es tierna, dulce, apasionada,
divertida muy parecida a... -guardó silencio y agachó su vista al
líquido negro que reposaba con calma.

En_ ¿A Maca? ¿Parecida a ella, Esther? - cogiendo su mano con


dulzura. - Hijaaaaaa.

E_ No puedo mamá... no puedo... he tratado de superar esto, de


darme cuenta que no soy tan mala, quizá mala no sea la palabra...
tan... no sé, no sé como definirme con lo que le he hecho a Maca...
Ella lo ha sido todo para mí, ha sido todo, tanto que desde que pasó
lo de Raúl mi sentimiento de culpabilidad no me ha dejado ser yo,
sabía lo de Verónica y, lo admitía como mi culpa, lo tenía merecido,

413 © by ldana & Samantha BAires
pero eso... eso duele mucho mamá admitir que tu mujer está con
otra, que viene a casa tarde por estar con otra cuando te cuenta un
cuento... -la miró con los ojos repletos de lágrimas-. Su amor me
hizo dependiente y asustadiza a perderla, me he anulado a mí
misma como mujer, ha llegado Alka, con sus palabras, sus ojos
repletos de bondad, como en su momento llegó Maca, me ha hecho
darme cuenta que no estoy muerta, que queda algo en mí... que
puedo ser yo otra vez...

En_ Hija... No necesitas que otra persona venga a decirte lo que tú


eres. Tú vales por ti misma, eres dulce, buena persona. Un poco
cabezota, es verdad. Pero eres guapa, trabajadora, buena madre, te
has hecho a los golpes y con mucho esfuerzo. Esta Dalka ahora
descubre lo que antes Maca descubrió. Que eres una gran mujer. -
acariciaba su mano, a veces la apretaba para que sus palabras
tuvieran más fuerza - Lo que te hizo Maca es cruel Esther, no tenía
ningún derecho aunque tú hayas dado aquel mal paso con Raúl.

E_ Un mal paso que ha arruinado mi vida con Maca –su voz se


cubrió con una espesa pena.

En_ Aprecio mucho a Maca, lo sabes. Pero no justifico su actitud. De


ninguna manera, aunque tú fueras la primera. No te justifico a ti, ni
a ella. Queriéndose tanto os habéis hecho demasiado daño. Yo - le
colocaba un mechón de su cabello detrás de la oreja - quisiera que
volvieran, pero no te voy a insistir. Vosotras sois las que debéis
averiguar qué queda de aquel amor. Una sola cosa si os pido...
tratad de hablar y entenderos, tenéis tres chavalines que merecen
dos madres que se respeten, Esther.

E_ Lo sé... pero es tan complicado poder hablar con calma... a veces


pienso que Maca está tan herida consigo misma que nunca va a
dejar de un lado su actitud de víctima.

En_ No, Esther. No es actitud de víctima. Sabe que obró mal y ella
también quiere volver a ser la que fue. Está triste, pero va
levantando cabeza. Lo noto con los niños, con el trabajo. Hoy
hemos hablado que ya no me voy a quedar con ella. Se apaña sola.
Maca está intentando recuperarse Esther. Recuperarse como
persona ante todo. Cuando se ha enterado lo de Alka lo ha tomado
con calma.

414 © by ldana & Samantha BAires
E_ Pues conmigo no, mamá, conmigo no lo ha tomado con calma...
te lo aseguro.

En_ Vale, cariño. Tiempo al tiempo. Pon algo de ti y creo que ella
también pondrá lo suyo para salir adelante. Los niños le preocupan.
Ya verás. Entonces con esta Calda hay... ¿algo?

E_ Alka mamá... -volvió a sonreír-. Hay una amistad que... no quiero


perder, pero reconozco que no puedo... no puedo tener más porque
Maca todavía está demasiado presente en mí -dijo finalmente con
algo de pesar mirando a su madre con los ojos tristes.

El lunes siguiente Maca llegó nerviosa al hospital. Nuevamente


había dormido poco y mal. Un motivo, Esther y su nueva vida. Era
evidente que la estaba re-encauzando y ella no figuraba más que
como la otra madre de sus hijos, con quien compartir
responsabilidades y deberes. Sus palabras en el despacho
repiqueteaban en su mente. “Ya no me das rabia, sólo pena”.
¿Dónde había quedado el amor que le supo tener? Sepultado por la
losa de esa relación extra-matrimonial que no supo cortar a tiempo,
manejar , que literalmente se le fue de las manos provocando un
alud que arrasó todo a su paso.

Otro motivo, Alka. Le gustaba como mujer, como médico y


como personalidad. La atracción que ejercía sobre ella tenía dos
pilares, que reconocía. Una, su indudable capacidad profesional.
Otra, su calidad humana y su inteligencia, que la ubicaban por
encima del resto de los mortales con los que trataba. Adoraba ese
pequeño cafetito y sus charlas y todo lo que absorbía de su
experiencia y sus lecciones de vida. ¿Qué decirle? ¿Cómo encarar
de ahora en más su relación con ella cuando estaba seduciendo,
seguramente con éxito, a su ex mujer, a quien seguía queriendo?

T_ No muy buena noche, ¿eh? - mirándola por encima de las gafas


al responder al rutinario “buen día, Teresa” de Maca.

M_ Ni mejor ni peor que otras. ¿Alguna novedad? - firmando el parte


diario.

T_ Héctor y Aimé no llegaron. Javier con laringitis, llega más tarde. -


bajando la voz y acercándosele en forma secreto de estado – La
laringitis se llama Mónica, seguro. Vilches, la alegría del huerto,

415 © by ldana & Samantha BAires
llegó un minuto después de Claudia, tu amiga la neuróloga. No
necesito agregar más, ¿no? - mirándola por encima de las gafas.

M_ ¿Le avisas a Raúl que necesito hablar con él? Me dijo Isabel que
han puesto una queja en su contra por malos tratos. Quiero su
versión.

T_ Maca, no creerás que... - se detuvo – Venga, sé que Raúl es... lo


que es. Pero malos tratos, ¡que noooo! Tú...

M_ Teresa, no sé si me has escuchado. Dije... quiero su versión.


¿Vale? - le entregaba el boli y la miraba con algo así como una
sonrisa - ¿Has logrado ver al nieto anoche?

T_ Síiiiiiiii. - ilusionada. - Está un churri que... mmmm... te mueres ,


Maca. ¡Me dijo bela!

M_ Me imagino. Luego me muestras fotos, ¿eh? -le dejaba una leve


caricia en su mano y se iba.

T_ Mmmm... yo la veo mejor, triste sí, pero mejor. -acodándose en


el mostrador y descansando su cara entre sus manos, mientras la
observaba irse por encima de sus gafas.- Vamos a ver cuando
aparezca la femme fatal croata, ahí sí que pierde los papeles.

Cortinas, boxes, quirófano. Activa y diligente, de un lado a


otro, apenas paró quieta. Necesitaba la adrenalina de distintos
casos, difíciles en lo posible. Su mente ocupada, sus manos
actuando, corriendo de un lado a otro. Una mañana de mucho jaleo.
Pasó volando, casi sin sentirlo. Ni tiempo para un cafetito con
Claudia, que pasó a preguntarle cómo andaba. Dos o tres cruces
con Vilches, sacándose chispas. Lo que le gustaba de él, lo que él
más apreciaba de la directora de urgencias. Estaba en su despacho
con el primer café del día, ya mediodía cuando golpearon a la
puerta.

Alk_ Hooola. Me avisó Teresa que querías verme en forma urgente. -


desde la puerta entreabierta.- ¿Estás ocupada?

M_ No, adelante. Llegas justo para mi primer café. ¿Teee... apetece?

Alk_ Mmm... desde ya. - observando sus movimientos, algo torpes y

416 © by ldana & Samantha BAires
nerviosos - ¿Algún problema?

M_ ¿Debería haberlo? - sirviendo una taza, entrecerrando los ojos.

Alk_ No. No sé. Pero ... la urgencia, tu nerviosismo. -sentada frente


al escritorio, esperando. - Gracias. - cuando le entregaba la taza.

M_ Quería hablar contigo algo personal. -le acercaba un sobre de


sacarina - ¿Qué tal el viaje a Granada?

Alk_ Mmmm. Bien. ¿Eso querías preguntarme? - acercando la taza


de café a sus labios y mirándola a la cara.

M_ Sí. No, en realidad no. ¿Fuiste a Granada con Esther, verdad? -


bajando la vista.

Alk_ Sí. Vaya, las noticias vuelan aquí. - una mueca de desagrado.

M_ No, de hecho lo sé yo y ... Teresa, porque estuvo en casa


después que me enteré.

Alk_¿ Hay una agencia de noticias en el hospital que reporta a la


directora de urgencias las últimas novedades? - evidentemente
molesta.

M_ Alka... no te molestes. No es una habladuría o un cotilleo del


hospital. Lo sé porque... Encarna, la madre de Esther, me lo dijo. Es
mi ex suegra. - la miraba a los ojos esperando su reacción.

Alk_ ¿Tu ... suegra? - incrédula, con la taza sostenida en su mano de


costado, dejando caer parte del café. - Esther es tu... Tú eres....

M_ Soy la mujer que la ha hecho sufrir, sí. La que mantuvo una


relación paralela con otra mujer a sus espaldas mientras ella estaba
embarazada de Paula. La que la dejaba a cargo de los niños
mientras se iba a revolcar con su amante. La que...

Alk_ Aguarda – levantando la mano, indicándole que se detuviera.


Sacó de su bolsillo un klinex y limpió el escritorio donde habían
caído unas gotas del café de su taza. Unos segundos valiosos para
procesar la información que había recibido y absorber el impacto.
Dejó la taza sobre el escritorio y levantó la vista, viendo los ojos

417 © by ldana & Samantha BAires
ansiosos de Maca, su cara lívida, pero sin rastros de rabia o enfado-
No sigas por ahí, Maca. Esther nunca me habló de su ex mujer en
esos términos. Y no quiero que tú lo hagas.

M_ No sabías que era yo, ¿verdad?

Alk_ No. De haberlo sabido, nunca hubiera intentado...

M_ No te preocupes por eso. Esther merece rehacer su vida y ... no


podría desear nadie mejor que tú para hacerlo. Eres una gran
persona, una mujer que estoy segura le va a brindar lo que se
merece. - con un dejo de nostalgia en su voz.

Alk_ Entre Esther y yo sólo hay una gran amistad, Maca. No te


confundas. No ha sucedido nada de lo que te imaginas.

M_ No es mi asunto, no quiero saberlo. Sólo aclarar la situación


contigo, porque te aprecio y no quiero perder nuestra pequeña
complicidad. Aunque tendrás que perdonarme alguna vez alguna
reacción un poco ... - agachó la cabeza. No quería decirle que iba a
estar terriblemente celosa de ver a su Esther con ella, pero en su
interior sabía que iba a ser así.

Alk_ Yo tampoco quiero perder nuestra amistad, Maca. - pensativa,


mirando la reacción de Maca. Sabía que amaba todavía a Esther y
por lo que había sucedido en Granada, comenzaba a comprender la
reacción de su “ángel”. Tenía una posición privilegiada para
entenderlas a ambas, sin muchos datos o escenas, su mente
rápidamente se hacía una composición de lugar de lo que había
sucedido entre las dos. La pregunta del millón rondaba su cabeza,
aunque le doliera reconocerla. ¿Tenían esas dos una nueva
oportunidad, valía la pena que lo intentaran?

M_ Bien. Me alegro. Era... sólo eso, que lo supieras. - levantaba la


vista y la miraba. - En una hora haré una reunión con todos los
médicos de urgencias. Trae tu plan de equipos de cirugía para esta
semana. Fíjate si puedes incluir a Rai en equipo con Vilches, me lo
ha solicitado. - dando por terminada la charla.

Alk_ Sí, lo tenía en mente. -se levantaba. - Voy a cambiarme.


Gracias por el café. - iba hacia la puerta y antes de abrirla – Una
última cosa, Maca. Nunca me he metido en medio de una pareja, se

418 © by ldana & Samantha BAires
amaran o no se amaran. Tampoco lo voy a hacer ahora.

M_ No somos pareja, Alka. Estamos divorciadas.

Alk_ Eso es una formalidad. A veces las cosas no terminan, aunque


lo parezca. En las cuestiones de afectos y amores, hay mucho paño
por cortar antes de decir se acabó. Te veo luego.- abría la puerta y
se retiraba, mientras Maca la miraba impactada por esas últimas
frases.

Alka llegaba a rotonda más seria y pensativa que nunca.


Teresa la veía llegar e intentaba descubrir qué habría pasado en el
despacho de Maca.

Alk_ Teresa, ¿ha llegado Esther?

T_ No, aún no. Eh... ¿todo bien?

Alk_ Sí. Por favor, ¿le pides que me vea apenas llegue? Voy a
taquilla y luego estaré en la sala de médicos. Gracias. -sin darle
oportunidad a un nuevo comentario o pregunta.

T_ ¡Uy dió! ¡Qué cara! Ardió Troya, seguro.

Media hora más tarde, Esther se llegaba hasta la sala de


médicos con una gran sonrisa en su rostro y la saludaba con afecto.

Alk_ Hola. Tu sonrisa le ha puesto luz a mi día. ¿Todo bien con los
niños anoche? - no podía evitar alegrarse al ver su rostro.

E_ Sí todo muy bien, estaban agotados de tanto jugar -sonrió


sentándose a su lado-. ¿Y tú? ¿qué tal?

Alk_ Anoche dormí muy plácidamente. Gracias a ti, te aseguro. Pero


ahora - tomó su mano con delicadeza - ha surgido algo que necesito
hablar contigo.

E_ Uy, has cambiado tu mirada alegre por tristeza... ¿qué ha


pasado? -la miró con el ceño fruncido.

Alk_ Me acabo de enterar que tu ex mujer es Maca. No lo sabía.


Hace una hora he estado hablando con ella de nuestra relación. Me

419 © by ldana & Samantha BAires
ha llamado a su despacho.

E_ ¿Maca?... sí ella es mi ex mujer pero... ¿qué pasa? -no sabía muy


bien qué decir ni por qué Maca había hablado con Alka, se
encontraba bloqueada y su mueca de desconcierto así lo reflejaba.

Alk_ Maca y yo ... tenemos una relación. Yo la llamaría - haciendo un


paréntesis - de amistad. Aquí, en el hospital, es... la única con quien
hablo, disfruto un café. Contigo y con ella. Desde ya ... - se apresuró
a aclarar - contigo es otra relación, Esther. O mejor dicho, pretendo
que sea otra relación, más importante. Me llamó para decirme que
lo sabía y que quería mantener nuestra pequeña complicidad diaria.

E_ Pero... entiendo -su rostro volvió a reflejar tristeza-. Mira Alka,


Maca es mi mujer y es muy complicado trabajar a su lado sin sentir
una mezcla de cosas difíciles de asumir. Ella es ella y yo soy yo,
somos completamente diferentes. Tú quieres mantener esa amistad
con ella, hazlo, quieres mantener conmigo otra relación, hazlo, pero
yo no voy a ocultar nada, ni es mi intención. Por otro lado, tú sabes
que no lo tengo claro, que me gusta estar contigo, que disfruto a tu
lado, pero todo es muy reciente y lucho contra mí, contra la vida
que me ha tocado vivir, contra mis torpezas y las suyas. Si quieres
que lo intentemos, lo intentamos, poco a poco, pero me niego a
tener que contar mi vida a Maca, ni tú ni yo, ella es mi pasado
-trató de ser tajante pero se le quebró la voz.

Alk_ Shhh.... mi reina. - poniendo un dedo en sus labios - No te


pongas así. Me ha tocado conoceros a ambas, escucharos sin saber
que vosotras habíais sido pareja. Nunca me he entrometido en una
pareja, ni lo voy a hacer ahora. Lo que te dije en Granada, sigue
igual. Esperaré por ti todo lo necesario para que aclares tus dudas,
veas qué es lo que quieres. Me interesas y mucho, Esther. Pero soy
consciente que tanto tú como ella aún tienen mucho que hablar,
mucho que aclarar. Sólo quiero que sepas en qué posición me
encuentro. - acarició su mejilla y la miró a los ojos-. Y si llegado el
caso tú y ella se dieran cuenta que todavía se aman y quieren
intentarlo nuevamente, sería muy feliz igualmente. Tú y ella sois
buenas personas, de un corazón inmenso. Y ambas os merecéis ser
felices.

E_ Alka no me digas eso por favor -sin poderlo evitar rompió a llorar.

420 © by ldana & Samantha BAires
Alk_ Mi niña, no llores. - la abrazó y la cobijó en su pecho - Ese
corazón tuyo todavía tiene una dueña, Esther. Cuando te has
referido a Maca has dicho es mi mujer –Esther cerró los ojos agachó
la cabeza pero Alka con un movimiento suave en su barbilla le
obligó a mirarla-. Aún no sabes si una dueña que se va o una dueña
que volverá a reafirmarse en él para quedarse por siempre, sin
engaños ni mentiras. Dale una oportunidad a que tu corazón lo
averigüe, cariño. -cerrando los ojos y acariciando su cabello.

Ni Maca ni Esther hablaron de lo sucedido. Ese día, antes de


retirarse a buscar a los niños a la guardería, Maca fue hasta la sala
de enfermería para hablarle.

M_ ¿Tienes un minuto? Acabé mi turno y quisiera arreglar contigo


sobre el belén de Pedro y Patri.

421 © by ldana & Samantha BAires
C38

En casa de Esther el ajetreo por vestir a los niños había


empezado, Maca debía llegar en cinco minutos, tal y como había
quedado con Esther en el hospital tras la charla que habían
mantenido. Sin ninguna otra intención, se puso cómoda para vestir
a los niños y después arreglarse ella. Se había recogido el pelo en
una coleta, tampoco tenía intención de nada, pero sabía que a Maca
le encantaba verle el cuello, le apasionaba pasar su lengua por él.
Pero aquella comodidad en su ropa, dejaba entrever un escote algo
pronunciado y unas mallas muy ceñidas a su cuerpo. Cuando sonó
el timbre y le abrió Encarna, Maca había tratado de controlar sus
nervios, era irremediable, iba a estar con su ex mujer toda la tarde,
y desde que sabía que Alka y ella salían, desde que las había visto
los dos días anteriores llegar juntas, sonreír juntas y de vez en
cuando tomar un café juntas, sus nervios se habían disparado ante
la posibilidad real de perder a Esther.

En_ Hija menos mal que llegas, esto es la locura del belén, nunca
mejor dicho.

M_ Me demoré un poco, lo siento. ¿Ya han comenzado a cambiar a


los peques? - entrando casi tímidamente a su ex casa con los ojos
bien abiertos buscándola .

En_ Estamos en ello. ¡Esther baja ya que Maca está aquí! -gritó
feliz-. Es que Patricia se ha hecho pipi justo cuando ya llevaba las
medias. ¡Esther!

E_ Ya... mamá ... ya -le dijo bajando por las escaleras con la niña en
brazos.

Fue verla bajar, con ese escote pronunciado y sentir un ¡going!


en su entrepierna. Y esas mallas tan ceñidas... dejaban ver sus
piernas y su trasero de una forma muy sensual... o a ella le parecía.
Se quedó mirándola medio atontada, con su chaqueta en la mano y
el bolso cayendo de su hombro en forma lenta. Algo que notó
complacida Encarna.

E_ Hola... pensé que no llegabas nunca -no fue un reproche mas


bien un cierto toque de atención.

422 © by ldana & Samantha BAires
M_ Lo eh... que... yo... ahí... -quería señalar con su mano y apenas
le salía un gesto torpe hacia un costado, con el bolso colgando casi
de su muñeca. No podía quitar sus ojos de su ... escote. - Ufff! Ya...

E_ Deja de tartamudear y ayúdame o no llegamos -volvió su tono un


tanto ácido.

M_ Esto... hay que cambiar a Pedro, ¿no? –se repuso más por
vergüenza que porque estaba recuperada realmente.

En_ Si tú a Pedro Maca.

Entre risas y comentarios y por qué no algunas maldiciones


porque se salía la pluma de un ala del ángel o se le caía el vestido a
la pastorcita o que ... lo que fuera, que cambiar a los niños para una
función es siempre un buen marrón.

En_ Espera... anda ayuda a Maca con las plumas y yo me encargo


de la pastorcita.

M_ A ver Esther si tu puedes con estas plumas, que se despegan


¡jolines! - Pedro la miraba con los ojos muy abiertos.

Pe_ No dize olinez, mamá. - tieso como estatua mientras esperaba


que Maca terminara de acomodar la dichosa ala de ángel que se
negaba a quedarse en su postura.

E_ Joder... -se quejó no solo porque no podía con las plumas de las
alas, sino, porque en el roce de las plumas, había notado la mano
de Maca sobre su pecho, de una manera fortuita pero clara.

Pe_ ¡Mami! ¡No dize oder! ¡Bela! ¡Mami dize oder! –decía moviendo
sus manos.

En_ Esther... -le riñó con gesto serio haciendo que los niños y Maca
sonrieran.

M_ Venga no seas chivato, que la abuela Encarna se va a enojar con


Esther. –le decía sonriente en voz baja mientras seguía con su mano
en el mismo lugar en que ¡oh! tan fortuitamente había ido por error
a descansar.

423 © by ldana & Samantha BAires
E_ Si es que esto es un infierno, más bien te podíamos a ver
disfrazado de demonio –decía fatigada con el alfiler en la boca.

Pe_ No demonoz, mami. No . Zoy un ángel.

M_ Y el ángel más majo y guapo del mundo mundial... –dijo


sonriendo ampliamente.

E_ ¿Puedes sacar la mano? -le dijo clavándole la mirada porque sólo


le faltaba la mano allí para acertar menos.

M_ ¿Eh? Yo... que oh... no me di cuenta lo siento. Yo... - ruborizada al


ser descubierta in fraganti por Esther borraba su sonrisa.

En_ Mirar qué pastorcita madre -exclamaba feliz juntando sus


manos.

E_ Pero que guapa mi niña -sonrió ampliamente.

M_ ¡Ays, mi niña! ¡Mi princesita! ¡Tan guapa! - casi babeando.

Y fue decirlo ambas al mismo tiempo y también al mismo


tiempo ir a cogerla y en ese mismo tiempo y espacio rozarse,
tocarse, casi chocarse y ambas dos ...

M_ Tú, tú primero Esther. - tragando saliva.

E_ Venga que no vamos a llegar -trató de quitar importancia al


choque pero le dejó un estremecimiento tal que casi lo dijo de
carrerilla.

En_ ¿Cómo va ese ángel?

T_ Aquí está lista la churri para irnos. Venga Paula mira a tus
hermanos, ¡qué guapos están! - llegaba con la niña en brazos,
sonriente y espabilada.

E_ A ver Maca, ponte aquí delante es que ahí me tapas -le decía
apurada por el tiempo.

M_ Ya está. Falta sólo terminar con el ala ésta que es muy rebelde –

424 © by ldana & Samantha BAires
se cambió donde ella le dijo, mientras Pedro miraba a su hermana
sonriente.

E_ Eso, aguanta aquí -entonces su pecho fue a parar a la espalda de


una Maca que tragó saliva.

Y nuevamente, que tú delante, que yo atrás, que voy y que


vengo... los roces, toques y esas sensaciones en ambas que..

Después de luchar con las alas del ángel, con el pañuelo de la


cabeza de la pastorcita, Esther tuvo que vestirse a toda prisa, sin
poder dedicarse todo el tiempo que quería para... ¿para qué
engañarse? para impresionarla. Finalmente llegó bajando las
escaleras con un zapato puesto y el otro no, así al verla Maca
recordó que ésa era su Esther, la Esther de la que se enamoró, un
poco desastre, un poco cómica, un mucho dulce. Y más follón para
lograr que el ángel se estuviera quieto en el coche, sin arrancarse
las alas. Luego, quién había cogido la cámara, un lío que para qué,
Maca mirando a Esther, Esther mirando a Maca, y finalmente Maca
entró corriendo a casa para coger la cámara que con las prisas, y
alguna cosa más se había quedado en casa.

Al llegar a la escuela, Esther cogió a Pedro, mientras Maca


cogía a Patricia arreglándole nuevamente el pañuelo.

E_ Maca hay que ir al salón de actos -le dijo mirándola con ternura
porque la estampa de madre e hija era para deshacerse en babas.

M_ Vale. ¿Vamos cariño? Que vas a estar tan bonita. Muchas fotos
te voy a sacar, muchas, muchas. ¡Muaks! - la besaba y la niña
sonreía feliz, esos besos cosquillosos de su mamá en el cuello
siempre le causaban placer.

Juntas fueron hasta donde la maestra las esperaba, después


de besos arrumacos a los niños los dejaron allí, y se quedaron solas.
Sin saber muy bien qué decir.

E_ Tendremos que sentarnos.

M_ Eh, sí. Aunque... mejor tú te sientas y yo hago las tomas. ¿Qué


dices? Tú eres un poco pato en eso de filmar... - con una gran
sonrisa, recordando la torpeza de Esther cuando se trataba de

425 © by ldana & Samantha BAires
lograr enfocar a quienes iba a filmar.

E_ ¿Yo pato?, ésta si es que buena -sonrió también y ambas se


quedaron mirando algo nerviosas, Esther se rascó un poco la frente
mientras le decía-. Bueno voy a por mi madre y Teresa.

Maca la vio irse con una mueca de felicidad. Esa sonrisa última
la dejó con un gusto muy agradable en la boca. ¿Cuánto hacía que
no le dedicaba algo así?

El belén transcurrió como todos las obras infantiles, con niños


que no recuerdan, pequeñuelos que lloran al ver a sus mamis y
papis entre el público y quieren ir con ellos, algunos con vergüenza,
otros sueltos y sonrientes, las maestras haciendo de apuntadores
de la obra infantil y ellas mismas equivocándose. Al fin de cuentas,
¡tan pequeños y ya actores! Para los papis, abuelos, tíos en fin
familiares en las butacas, la emoción, las lágrimas, los aplausos a
rabiar. Y allí Maca tratando de captar cada escena, cada mueca de
sus niños, con los ojos radiantes y algo que Esther no pudo dejar de
notar. Esos vaqueros ajustados que usaba, ese nikki que quedó al
descubierto sacándose el jersey que le provocaba calor, todo ese
conjunto en Maca le hizo temblar algo más que el corazón y en
determinado momento se quedó casi paralizada mirando su culo ...
tan bien formado, tan interesante, tan suave al tacto... tan...

En_ Esther hija, los niños están sobre el escenario, no en el trasero


de Maca.

E_ Mamá... -le dijo enfadada haciéndose la ofendida.

Al llegar el final, Teresa aguantó la cámara y liberó a Maca


para que juntas fueran a recoger a los niños, la buena de Teresa, al
ver cómo se miraban, quiso plasmar aquella imagen de ellas dos
como si nada hubiera pasado, ambos rostros felices, y relajados,
como pudo grabó a las madres abrazando y besando a los
pequeños, Maca con Pedro esta vez, Esther con Patricia, y claro
llegó el momento de darse un beso con su otra madre, y el
movimiento volvió a rozar los cuerpos de ambas que no sabían si
por la calefacción o por otra cosa, estaban muertas de calor.

De regreso a la casa, un viaje entre risas y sonrisas, Maca


dispuso la cámara para ver la filmación en el televisor. Mientras

426 © by ldana & Samantha BAires
tanto, Teresa y Esther se encargaban de cambiar a los niños y
Encarna se ocupó de preparar la merienda de los niños y algunos
entremeses para ellas. Entendía que debían recuperar fuerzas.

En_ Ya estoy aquí, un tente en pie, nos hará bien después de tantas
emociones.

M_ Vale. Mmmm... ¡tengo apetito! - dijo de buena gana, lo que hizo


sonreír a Encarna. Al fin había recuperado algo del apetito y creía
entender por qué.

En_ Eso está bien... muy bien ¡sí señora! -oyeron reír de buena gana
a Esther y la mirada de Maca hacia arriba repleta de ternura le dio
ánimos para preguntarle-. ¿La echas de menos?

M_ Mucho Encarna, mucho. Hoy he sentido por un instante que


podíamos volver a ser... - de pronto, dándose cuenta de lo imposible
que era eso, su rostro se apenó - Vale. Algo que no puede ser.

En_ No creo que sea imposible Maca, no lo creo.

E_ ¡Ya estamos aquí! -apareció con la niña en brazos y una amplia


sonrisa mientras Pedro corría con sus alas a echarse a los brazos de
Maca.

M_ ¡Qué bien! Aysss, mis niños! ¡Qué bien han estado hoy! ¡Mis
niños son unos genios! - abría los brazos y lo recibía en su pecho y
cogía a Pedro en brazos - Y tú el príncipe más guapo del reino.
¡Muaks!

E_ Jejeje -sonrió sin poderlo evitar poniendo cara de tonta.

T_ Estas dos... ¡plancha hirviendo! - le susurró a Encarna mirando


hacia el otro lado.

Pa_ Ma ma. Tá ma ma. Ma ma. - llamando a Maca desde los brazos


de Esther.

E_ Creo que también quiere sus mimos –le dijo sonriendo.

M_ Mi princesita quiere mimos, sí... Mmm. Ve con la abuela Pedro.


Venga mi niña, aquí con su mamá. - estirando los brazos para

427 © by ldana & Samantha BAires
cogerla.

E_ Venga... vamos a ver a estos pedazos de actores... -se sentó en


la otra parte del sofá tratando de alejarse de ella.

Todos ubicados en el sofá, casi que apretujados. Pedro en las


rodillas de su abuela, Patri en las de Esther y Paula en brazos de
Teresa. Momentos de risas cuando Maca no acertaba a pasar bien la
película y salían rayas y voces rápidas o la imagen avanzaba rápido
o retrocedía aún a mayor velocidad. Finalmente, logró ubicarla en el
inicio y darle a la tecla correspondiente y aparecieron en la pantalla
el ángel, la pastora, otros niños y Encarna y Teresa y el escote de
Esther - ¡ups! - y hablaban y gesticulaban y el culo de Esther - ¡otro
ups! - y las maestras y los padres y los aplausos y la emoción y las
lágrimas y las manos en la boca queriendo contener la alegría y la
sonrisa de Esther -¡ups!- y otras sonrisas de Estehr - ¡ups! ¡ups!
¡ups!, Maca se frotaba algo nerviosa la frente con su mano al darse
cuenta que se le notaba demasiado su fijación por determinadas
partes que no eran el escenario.

En_ Esther, tu sonrisa ha salido muy bonita, ¿eh? ¿Era parte del ...
espectáculo?

E_ Es que se me caía la baba, creo que se nota -dijo algo colorada.

M_ Jejeje. Sí, se te caía la baba - embobada mirándola.

E_ ¿Qué? -la miraba algo incrédula pero divertida.

M_ Nada... nada –dio una carcajada y Esther le sacó la lengua.

T_ Ahí, ahí... lo grabé yo. Ays ¡qué bonito! Qué bien os veis ahí, con
los niños.

Y las dos se quedaron pasmadas viendo esa imagen tan feliz,


las dos con los niños, como si el vendaval no hubiera existido, como
si el ciclón hubiera descargado su furia y sus tempestades en el
Atlántico no tocando tierra. Allí estaban como si todavía fueran una
familia feliz, armónica y las miradas entre ellas, de las que no
fueron conscientes en ese momento, las asombraron.

En_ Peligro que ahora es cuando Esther se hace con la cámara,

428 © by ldana & Samantha BAires
¿preparadas para no ver nada? -dijo al notar cómo ambas se
miraban de reojo al verse en la televisión.

Y así fue, al principio un mareo y su voz diciendo por qué se


mueve todo tanto, las risas en el comedor se multiplicaron porque
tal como dijo Encarna se encontraron con piernas, zapatos,
zapatillas, ojos grandes, bocazas y no hubo una sola toma completa
o normal. Siempre y cuando exceptuáramos el culo de Maca.
Terminado el show, llegaba la hora de irse y Maca aprovechó para
pasar la grabación a un DVD. Esther, viéndola enfrascada en la
tarea en el ordenador del despacho, le acerco un cafetito.

M_ Gracias. Estoy sacando dos copias, una para ti y otra me la llevo.


- miraba la pantalla del ordenador, aunque cada tanto de soslayo le
pegaba un buen vistazo al cuerpo de Esther, que parada a un
costado, lejos pero lo suficientemente cerca como para oler su
fragancia, miraba lo que sucedía en esa pantalla.

E_ Gracias... ya sabes que yo con eso no me apaño mucho, pero...


tengo que aprender -lo dijo como si fuera una advertencia de
cambio, hasta ese momento nunca le interesó.

M_ Cuando quieras, intentamos nuevamente una clase práctica. - lo


dijo sin pensarlo- Lo siento, no quise..

E_ Tranquila... -le dijo algo cortada. Carraspeó y guardaron silencio,


era algo tenso, justo en el momento en que Esther había sacado el
culo de Maca. Se enrojeció sin remedio alguno-. ¿Ha estado bien,
eh?

M_ Siiiiii - con ilusión - Hemos pasado una tarde muy especial. -


mirando embobada las imágenes, que lamentablemente para Maca,
llegaban a su fin - Estooo... copio ahora el DVD a otro. Es rápido.

E_ Vale -sonrió y salió de allí resoplando.

Un rato más y todo estaba terminado. Maca cogió sus cosas,


saludó a los niños, a Teresa y Encarna y se despidió de Esther con
un "hasta mañana" lleno de ternura. Cogió la moto y rápidamente
llegó a su piso. Dejó el casco, las llaves, el bolso, la chaqueta todo
sobre el sofá. Fue hasta la habitación y se puso el pijama
directamente. Volvió al living y colgó la chaqueta, ubicó el casco y

429 © by ldana & Samantha BAires
las llaves. Tomó su bolsón y sacó la cámara y el DVD. Se quedó
mirándolo. Suspiró.

Hacía rato que en casa todos dormían, los tres pequeños lo


hacían entregados a sus sueños de aquel día tan especial, una
sonrisa iluminaba su rostro al verlos. Suspiró, seguía sintiendo algo
que no quería pero estaba ahí, se detuvo en medio del pasillo, y
decidida bajó hasta el comedor, sacó el DVD mirándolo con cierto
temblor de manos, cierta ansiedad.

En casa, Maca, se sirvió una copa generosa de brandy. Bajó las


luces. Trajo su portátil, lo puso sobre la mesita frente al sofá y lo
encendió. Puso el DVD y el MediaPlayer automáticamente comenzó
a reproducir otra vez las escenas tan hermosas. Bebía un trago y
sonreía, aunque cada vez que aparecía Esther sentía ese mismo
subidón que experimentó con sus roces, con su mano en el pecho
de su ex mujer, con la fragancia de su piel jugando en sus narices
mientras pasaba el video en el estudio.

Con el DVD en las manos, subió hasta el pequeño cuarto que


habían destinado para ellas, allí solían ver las películas reclinadas
en el sofá, abrazadas, encendió la luz de pie, pero bajó su
intensidad, junto al DVD se había subido un vaso de leche, habían
ciertas imágenes que no podía apartar de su mente, Maca y su
mano en su pecho, Maca delante suya, llenándose de ella, de su
fragancia, entonces recordó el intenso calor que sintió. Puso el
video, lo vio con calma, sonriendo, a veces llenándose sus ojos de
lágrimas por la emoción, al finalizar, suspiró, como sacando de su
interior todo lo que le ardía, pero había algo imposible de anular.
Rebuscó en los Cds, había tenido que comprarlo porque desde la
mudanza de Maca, había desaparecido, ese Víveme, era su
predilección, escucharlo entre sus brazos. Se sentó y volvió a darle
al play. Anulando la voz.

Cerró los ojos y detuvo la reproducción. Fue hasta el equipo de


música y buscó entre sus Cds. Descubrió ése que no le pertenecía y
había traído por error en la mudanza. Víveme, le encantaba a
Esther, ¿lo trajo por error? Casi que no , lo puso y se sentó
nuevamente en el sofá. Bebió un sorbo de su copa y puso
nuevamente la reproducción, pero sin sonido ambiente. Sólo
imágenes, de sus niños, de ellas, de ellas y sus niños, de ella, de su
sonrisa, de esa forma tan especial de sonreír con el cuerpo, con la

430 © by ldana & Samantha BAires
boca, con los ojos.

Hay gran espacio y tú y yo - sonaba la canción en dos casas


diferentes al mismo tiempo- Cielo abierto que ya no se cierra a los
dos pues sabemos lo que es necesidad.

A Maca la devoraba en esa imagen que había congelado. Casi


que la sentía en esas palabras que alguna vez le susurró al oído.

M_ Estheeeeeer... - cerraba sus ojos y sentía esa urgente necesidad


de tenerla, de acariciarla, de sentirla.

Para Esther ver a Maca allí tan cerca con la imagen congelada,
le estaba provocando latidos fuertes en su corazón.

E_ Maca... Maca –cerró los ojos, sintiendo la urgencia de tenerla, la


necesidad de acariciarla, de sentirla

Víveme sin miedo ahora- gritaba casi la Pausini como tantas veces
lo había hecho Esther en su piel mientras sonaba esa misma voz
esa misma música, mientras la recorría con su boca -Que sea una
vida o sea una hora , no me dejes libre aquí desnudo, mi nuevo
espacio que ahora es tuyo, te ruego.

Su mano había dejado la copa sobre la mesa. Sus ojos


cerrados. Su entrepierna tensa, la libido que había desaparecido
hace tiempo retornaba, nuevamente, de mano de esa mujer que
fue suya, inmensamente suya, totalmente suya. Bajó una de sus
manos y la metió entre sus bragas, buscando urgente su centro que
reclamaba, que exigía, que pedía, que imploraba...

M_ Cariño , sí ahí, tú sabes cómo me gusta... - sintiendo sus propios


dedos que imaginaba la boca de quien la había elevado a las nubes
tantas veces y la había enloquecido con sus gemidos , sus susurros,
su boca que la abarcaba...

Víveme sin más vergüenza aunque esté todo el mundo en contra –


la voz se iba convirtiendo en un ruego abrasador -Deja la apariencia
y toma el sentido y siente lo que llevo dentro.

Su mano había dejado el mando sobre la mesa. Sus ojos


habían optado por cerrarse con la imagen grabada en su memoria.

431 © by ldana & Samantha BAires
Notó como su entrepierna se tensaba, aquella libido que parecía
haberse marchado con Maca, ni siquiera Alka logró alterarla, había
llegado con la fuerza del mar, con tan sólo pensarla. Tras un suspiro
bajó una de sus manos apartando suavemente el pantalón, con la
garganta seca buscando el centro, su centro que tanto le estaba
pidiendo, rogando, suplicando...

E_ Maca... mi amor... si... aquí me tienes... tuya... –el roce suave de


sus dedos, imaginando a quien tanto deseaba, allí investigando
como tantas veces hacía volviéndola loca, con roces suaves, fieros,
con la boca llenándose de ella...

Y allí en su soledad compartida con la fotografía en la


televisión, Maca, apoyada contra el respaldo del sofá, sus ojos
cerrados, su cabeza descansando sobre el borde del mismo, su
mano moviéndose, sus dedos acariciando primero luego más
frenéticos iniciando un ritmo sostenido, su cuerpo estirándose,
tensándose, irguiéndose, su pelvis subiendo y bajando...

El deseo apagándose en su cuerpo hacía que Esther abriera


sus piernas soñando con Maca, trataba de no gemir demasiado alto,
apretaba la espalda contra el respaldo, apretaba su otra mano con
la tela del sofá, mientras imaginaba e imaginaba en su centro a
Maca, su pelo, acariciar sus muslos, sus manos como tantas veces
hacía apretando su piel, y el ritmo incrementaba, su cuerpo se
estiraba, se tensaba, se erguía, su pelvis buscaba y buscaba...

Y te transformas en un cuadro dentro de mí que cubre mis paredes


blancas y cansadas.- destilaba la Pausini en la canción.

M_ Sigue Esther así mi amor... mmmm – agitada, la respiración


incrementándose, jadeando, gimiendo , vibrando...

E_ Sigue Maca sí mi vida... así... mmmm –agitada, su resparción


disparándose, tratando de sellar sus labios, de acallar sus gemidos.

Créeme esta vez créeme por qué me haría daño una y otra vez.

M_ Te amo ... créeme..... Aaaaaahhhhhh..... Aaaaaahhhhhh.....


Aaaaaahhhhhh.....

E_ Maca... te amo... créeme... ahhhhhhhhhh,

432 © by ldana & Samantha BAires
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh –trató de evitarlo, pero no pudo.

433 © by ldana & Samantha BAires
C39

CL_ ¡Míralo a Pedro! ¡Qué guapo! - viendo el video en el iPod de


Maca. - Oye, que no le has hecho tomas a Esther, ¿eh? - sonriendo.

M_ Estaba allí, Claudia. No pienses...- tomando un sorbo de café.

CL_ Un comentario. Anda que la pequeña se veía guay de pastora.


¡Mira ese pañuelo! ¡Y la gracia que tiene! - entusiasmada con Patri.

M_ Es que mi niña – casi babeando, con una amplia sonrisa.

CL_ Entonces, todo bien. Digo. No hubo roces, recriminaciones.

M_ Roces hubo, pero no disputas, si a eso te refieres. Digamos


que ... vestir a los niños, llevarlos, en algún momento nos tocamos,
¿entiendes?

CL_ Ya. Todo casual. Especialmente de tu parte. Que te creo


Macarena. - diciéndole “listilla” con la mirada.

M_ Me cuesta mucho no intentarlo, Claudia. Oler su piel, tenerla


cerca, despierta... - con ojos de empalago.

CL_ ¿Y Esther? ¿Alguna respuesta, algún indicio que diga que ella...?

M_ Alguna sonrisa pero nada más. Por el contrario. Si antes me


tenía rabia, ahora le soy totalmente indiferente. Lo pude
comprobar.- bajaba la vista a la taza de café. - Se le ve bien, feliz.
Sin duda con Alka...

CL_ Maca, no te flageles con esa visión de las dos juntas. Trata de
concentrarte en tener una buena relación, por los niños. - acariciaba
la mano de su amiga. - ¿Ya habéis discutido cómo pasan las fiestas?

M_ Sí. Ayer por teléfono. Para navidad me llevo los niños conmigo a
Jerez, la pasaremos con mi familia. Aún no conocen a Paula y es un
buen momento. Fin de año, se quedarán con ella. - su voz denotaba
la pena.

CL_ ¿Qué harás tú en fin de año?

434 © by ldana & Samantha BAires
M_ No lo sé. Me encerraré en el piso, a mirar la llegada del nuevo
año por la tele.

CL_ De eso, nada. Te vienes conmigo. Unos amigos organizan una


fiesta y donde van dos, pueden ir tres, ¿no?

M_ ¿Con Vilches? ¿Aceptó? No me lo creo.

CL_ Una tiene sus encantos, niña. - sonriendo y entrecerrando los


ojos. - Son majos. Nos vamos a divertir, necesitas moverte un poco,
bailar.

M_ Bailar, sí. -bajando la vista. - Nuestras primeras fiestas


separadas. Se habían borrado de mi mente todas las anteriores a
conocer a Esther. Uff! - suspiró tratando de liberar la opresión en su
pecho.

Alk_ Disculpen la interrupción. Maca, te dejo los informes de cirugía


y la propuesta de turnos para las fiestas. (le alcanzaba una serie de
folios)

M_ Vale. Eh... Alka, ¿no te tomas un cafetito? Hace mucho que no


compartimos un momento juntas.

CL_ Venga, siéntate Alka. - no comprendió qué buscaba Maca,


¿hablar con Alka, preguntar por su relación con Esther, herirse más
de lo que ya estaba? Igualmente, era su decisión y la respetaba.
Estaba intentando volver a ganar seguridad, firmeza y quizás
enfrentarse a los fantasmas sirviera para eso- Ya me iba, en
neurología deben creer que he desaparecido de la faz de la tierra. -
se levantaba y con una sonrisa se despedía – Hasta ahora, doctoras.

Alk_ Me gustaría, sí. - se sentaba.

M_ Lo de los turnos para las fiestas trae cola, te voy avisando. -


miraba la propuesta de Alka. - Año nuevo, lo cambio. Lo tomo yo.

Alk_ ¿Tú? Maca, tú tienes niños pequeños. Querrás estar con ellos.
Puse a los que no tenían hijos por eso. - mientras revolvía su café.

M_ Ese día no tengo los niños, están conmigo en Navidad. Es más,

435 © by ldana & Samantha BAires
quizás haga turno doble. Claudia me ha dicho de una fiesta para el
31 pero realmente mucho no me apetece. Parece que
compartiremos los turnos entonces.

Alk_ Hubiera tomado el lugar de otros en la navidad, pero viene un


primo que reside en Argentina y quiero estar con él. Son muchos
años de no vernos.

M_ Ese primo tuyo ¿también pasó por algo parecido a lo tuyo? - la


miraba a los ojos.

Alk_ Él no estaba en Vukovar cuando sucedió. Pero perdió a sus


hijos y su mujer... se suicidó. Cuando volvió...

Siguieron hablando del tema y luego de los turnos y de varios


pacientes. Parecía que se retomaba la vieja costumbre. En ningún
momento Maca le preguntó por Esther, ni Alka sacó el tema. Esther,
que llegaba a buscar un zumo en la nevera, las vio hablando
amablemente. Decidió no entrar a cafetería. El corazón le había
pegado un brinco al verlas juntas. ¿Su pasado y su futuro, juntas? O
tan sólo su pasado y su presente junto a alguien que quería ser
parte de su vida - ella misma quería que así fuera- y sin embargo no
podía dejar de tener a flor de piel a ese pasado con nombre y ese
presente que dolía tanto.

Alka llegaba hasta rotonda luego del café con Maca. Sonreía.
Le había gustado la actitud de la directora de urgencias. Fue una
charla amena y no mencionó en ningún momento a Esther y sus
salidas con ella. Tendría que esperar para retomar charlas más
íntimas o personales. Pero era un avance. Maca la impresionaba
mucho y bien y no quería interponerse en su camino si se decidía a
intentarlo nuevamente con Esther.

E_ ¿Qué tal Alka?

Alk_ ¡Esther! - siempre esa sonrisa de alegría al verla.

E_ ¡Qué contenta te veo!, me gusta esa sonrisa -le sonrió


igualmente mientras pensaba en lo que había hablado con Maca.

Alk_ Me alegro, porque tú eres la responsable, ¡guapa! -


apoyándose en el mostrador de rotonda, mientras la eterna oh

436 © by ldana & Samantha BAires
Teresa la miraba por encima de las gafas y rumiaba entre dientes su
desacuerdo con ese "romance".

E_ Vaya... eso me contenta -nueva sonrisa.

Alk_ ¿Unas cañas a la salida? Hoy los niños van con Maca, ¿verdad?
¿Te apetece?

E_ Claro... ¿por qué, no?, me apetece mucho la verdad.

Alk_ Si no nos cruzamos durante el turno, te espero a la salida aquí


mismo. Hoy tengo varias cirugías programadas.

E_ Una cosa Alka -la llamó mientras con su mano le arreglaba la


bata que se le había quedado un poco torcida-. ¿Qué haces en
Navidad?

Alk_ ¿Navidad? - aceptando con gusto su gesto y mirando


descaradamente a sus labios. - Comida con un pariente que viene
de Argentina. Supongo que en casa. ¿Por qué?

E_ ¿Te apetecería venir a mi casa?, digo si quieres ¿eh?, sin


compromiso.

T_ Pero qué fuerte Esther... pero qué fuerte... ay Encarna, ay que


nos mete gol!!!!!! -pensaba para sí Teresa negando
descaradamente con la cabeza.

Alk_ ¿ Apetecerme? Me encantaría, Esther. Pero tengo este


compromiso con mi primo, lo siento.

E_ ¡Pues que venga él también! -dijo contenta.

Alk_ ¿Sí? ¿No sería problema? - los ojos muy abiertos y una felicidad
enorme en su cara - Pues, que sí, sí, sí. Me dices lo que tengo que
llevar, vino, cava, postre.... – hablaba atropelladamente, mostrando
su entusiasmo.

E_ Con que traigas lo que más me gusta... tengo suficiente -se aupó
y le susurró en el oído-. Tu sonrisa.

Alk_ Contigo al lado, mi reina, siempre tendré sonrisas en mis

437 © by ldana & Samantha BAires
labios. - sin más le dejó un beso muy cerca de la comisura de los
labios. - Te veo a la salida.

T_ Ya está.. he muerto -decía cogiendo más historias mientras les


daba más fuerte.

Esther la vio marcharse con la sonrisa instalada en su rostro,


pero al mismo tiempo, notaba cómo los ojos saltones de Teresa la
estaban taladrando y se giró.

E_ Bueno Tere... a ver... ¿tú que haces en Navidad?

T_ ¿Yo? - mientras se seguía abanicando - Ir a mi propio entierro. No


sé si te has dado cuenta. ¡Uff!

E_ ¿Qué te pasa?, ¿te encuentras mal? -bordeó el mostrador y se


acercó con cara de preocupación.

T_ ¿Mal? Para naaaaaaada. Un poco impresionada con tus


invitaciones y tus morreos con la tal Alka.

E_ Teresa -la miró con gesto de advertencia-. Omitiré lo que acabas


de decir, ¿qué haces en Navidad?

T_ Omítelo, pero es la verdad –Esther le hizo una mueca de


cansancio-. ¿En navidad? Nada. Mi hijo con sus suegros. Mi otro hijo,
con sus futuros suegros. Yo, solita en casa.

E_ Ah no... pues no puede ser... te vienes a la mía, así te vas


acostumbrando a mis morreos y no te asustas -le dijo seria al
girarse no pudo evitar una gran sonrisa.

T_ ¿ Asustarme? Para nada, que no nací ayer. ¿Navidad con


vosotras? Pues, sí, una buena idea. Aunque haya que compartirla
con ciertas... ejem... personas –susurraba al quedarse sola.

Mientras ajena a todos los planes de Esther, Maca estaba


terminando de rellenar unos datos en la mesa de cafetería, justo en
la mesa de al lado, dos enfermeras hablaban, no entre susurros
precisamente captando su atención.

En1_ Pues la vi ¿eh?

438 © by ldana & Samantha BAires
En2 ¿Estás segura?, ¿A Esther?

En1_ Si, pegándose un morreo con lengua sin ninguna clase de


reticencia con la doctora con la croata esa.

En2_ ¡Pero qué dices!

En1_ Lo que oyes.

Maca tragó saliva y sintió humedecerse los ojos. No había ya


ninguna duda. Lo que había previsto estaba sucediendo ante sus
narices o mejor dicho, ante sus oídos. Trató de fijar la vista en los
informes pero era imposible. Cogió sus cosas y se levantó de la
mesa. Las dos enfermeras que no se habían percatado de su
presencia la miraron y luego bajaron la vista cuando Maca les
dirigió una mirada casi asesina, antes de poner rumbo a su
despacho.

Llegó el 24 de diciembre. Maca pasaba a buscar a los niños por


la mañana a la casa de Esther. Desde el "incidente" que escuchó en
la cafetería no se habían vuelto a cruzar, Esther notaba que
nuevamente le rehuía y apenas la veía. No sabía por qué había
nuevamente vuelto a encerrarse en sí misma.

M_ Hola, Esther. ¿Están listos los niños? - al abrirle la puerta, seria,


casi enfadada.

E_ Ehhh... sí, sí pasa ya tengo preparado todo, pasa -se apartaba de


la puerta para que pasara con gesto serio casi preocupado.

M_ Vale. Tengo a Vilches y Claudia en su auto en doble fila, espero


no tardes mucho. - pasó rápidamente dentro y comenzó a coger las
mochilas de los peques.

E_ No... claro... -seguía sin entender aquella postura-. Pedro... Patri..


venga... mamá ¿ya has terminado con Paula? -preguntó
asomándose a la escalera, sin querer se había puesto nerviosa,
conocía ese gesto de Maca y suspiró al darle la espalda.

En_ Ya voy... ¡Maca cariño! -fue a besarla pero su gesto también le


llamó la atención.

439 © by ldana & Samantha BAires
M_ Muak! Muak! -besaba a sus hijos y saludaba a Encarna - ¿Qué tal
Encarna? ¿Todo bien? - sin esperar respuesta. - Vamos niños, que
nos esperan en el auto. Despedirse de mami.

E_ Venga... portaros bien ¿eh? -se abrazó a Pedro mientras lo


llenaba de besos pero también sus ojos se llenaban de unas
inesperadas lágrimas-. Haz caso a mamá en todo y en el tren... -se
le iba quebrando la voz.

M_ Llevo a los peques hasta el auto y vengo a por Paula, ¿vale? -


cogía a Patricia en brazos y luego a Pedro de la mano, cargando las
mochilas en uno de sus hombros.

En_ Te ayudo espera -salió con ella-. ¿Estás bien, Maca?

M_ Perfectamente. Gracias, no necesito ayuda. Por favor, controla


que esté todo lo de Paula. Ya vengo por ella.

E_ Claro -contestó algo turbada por su reacción.

Al rato, con la misma rapidez, se encargó de Paula y cuando se


iba no hubo saludo especial ni besos ni abrazos.

M_ Que paséis una bonita navidad. Esther, te pego un toque apenas


lleguemos, ¿vale? Hasta la vuelta.

E_ Sí, igualmente -le dijo sin poder evitar las lágrimas de verlos
marchar.

En_ Esther, hija - cogiéndola del hombro y acercándola a su pecho.

E_ Mamá -rompió a llorar no sólo por la partida de sus hijos, sino,


por la actitud de Maca.

La llegada del AVE a Sevilla fue puntual. Un viaje cómodo y


placentero con tres niños tan pequeños. “No puedo creer Macarena
que lo hagas sola, ¿cómo te vas a apañar?” le había advertido
autoritariamente Rocío. Y para no ser menos, su padre se había
sumado al coro de advertencias y malos presagios. Sin embargo, el
reto lo aprobó sin grandes contratiempos. Claudia y Vilches la
habían ayudado con la maleta y los niños hasta la puerta del tren,

440 © by ldana & Samantha BAires
en Sevilla ahí estaban sus padres y uno de sus hermanos para
llevarla hasta la casa.

El abrazo de Carmen fue sentido y largo. Meses sin verse y


esos ojos de pena que penetraban los suyos mientras la acariciaba.
Quizás ella, más que sus propios padres, era la que más
comprendía su inmensa soledad. “Ya hablaremos , mi niña” le había
dicho en un susurro y sí, necesitaba confesar sus penas con esa
vieja nana que tanto la protegió y cuidó de niña. Le dio un toque a
Esther y le avisó que habían llegado, tres palabras y cortó. Los
chavales pronto acapararon la atención de los abuelos y se
desvanecieron las dudas en Maca de que Paula no sería tan
aceptada como Patri y Pedro. Su padre la tenía en brazos todo el
tiempo y le hacía carantoñas y mimos. Su madre se desvivía en
atenciones hacia Pedro y Patri. Aunque también tuvo que soportar
el “asedio” de su madre. “Me vas a decir finalmente cuál fue la
razón de tu divorcio, así como así. ¿Qué sucedió?”. Su mejor arma
para repeler los “ataques”, alguna bordería o comentario
destemplado. Si no habían logrado sonsacarle nada a Encarna, con
la cual tenían una buena relación, menos que menos lo lograrían
con ella.

La cena de nochebuena, a diferencia de otras oportunidades,


fue familiar. Hermanos y nueras y sobrinos y sus propios hijos. Lo
agradecía. No estaba en condiciones de soportar una de las
fastuosas fiestas que los Wilson acostumbraban dar para esas
épocas. La habían preparado para fin de año y le habían insistido
con su presencia. Sus guardias, sus deberes como directora de
urgencias lo impedirían. Buena excusa ésa. Las guardias.

Después de la cena, los regalos en el árbol navideño. Las


sonrisas de sus niños, llenos de juguetes y paquetes por doquier.
Por un momento , disfrutó enormemente de la alegría. Pero en un
instante, como un visitante que llega sin anunciarse, la pena inundó
su pecho y necesitó sa