Está en la página 1de 323

Marcada 1

Marcada

**1

“Corre, corre vamos un poco más, por dios pero ¿dónde cojones está la patrulla?, me
cago en el puto niñato y me cago en el paquete de tabaco que me casco to los días,
aghhh, agh...”

La persecución por las calles de aquel pueblo costero continuó unos minutos más, al
final del último callejón, apareció un coche patrulla interceptando el paso a aquel
niñato, que había tenido a la sargento corriendo tras él durante veinte minutos

Agente 1: Mi sargento ya lo tenemos


Sargento: Agh, agh... me cago en la leche, ¿se puede saber dónde cojones estabais?
Agente 1: Verá ¡eh! recuerde que estamos en fiestas, el pueblo se peta y...

La sargento un poco más recuperada, parecía no prestar atención a lo que el Agente le


intentaba explicar y se dirigía hacia donde el otro Agente estaba engrilletando al
“niñato”

Agente 2: Cuantas veces te tengo que decir que cuando nos veas no eches a correr ¿eh?
Si al final siempre te pillamos imbé... A sus órdenes mi Sargento, ya tenemos al pájaro,
es uno de los frecuentes, poca cosa llevaría se lo digo yo
Sargento: Como en tu puta vida te vuelva yo a gritar que te pares y no lo hagas, te vas a
pasar la vida corriendo

La sargento había ignorado por completo al agente y se dirigía hacia el chico


agarrándolo por los grilletes a la vez que los doblaba, haciendo que el mismo contrajera
la cara por el dolor y se tirara al suelo de rodillas

Niñato: Sí jefa lo que tú digas, yo no sabía que tú jefa


Sargento: Pues ya estás tardando en memorizar mi cara
Niñato: Sí, yo no problemas
Sargento: Agh en fin (en esos momentos miraba a los Agentes que ya se encontraban
ambos a su lado) leerle los derechos y para el Cuartel cagando leches
Agente 1: A sus órdenes, pero ¿y el resto de patrullas que participaban?
Sargento: ¿Pero es que no has avisado que lo teníamos?
Agente 1: Eh no, verá usted venía y claro no sabía sí...
Sargento: Dame las transmisiones anda. Beta 1, beta1 para el resto de patrullas que
participaban en la persecución. Den por finalizada la búsqueda objetivo de camino a
base, continúen con sus puntos, todos excepto el coche patrulla que tenía en mi culo
joder

1
En verde se indica el pensamiento de Esther y en rosa el de Maca
Marcada 2

Ambos agentes ya con el detenido dentro del vehículo se miraban y hacían señas con los
ojos

Mientras la sargento trasmitía ese mensaje otro coche patrulla se acercaba al lugar,
bajándose los agentes y acercándose a la sargento

Agente 3: Mi sargento tenemos la bolsa que tiró en los arbustos, a simple vista parece
unos gramillos de coca, pero llevaba varias bolsitas de plástico ¡eh!... ya sabe
Sargento: Y para eso ¿cuánto tiempo habéis necesitado?
Agente 3: Eh puessss, es que hay mucho tráfico y...

La sargento alzaba ambas cejas y negaba con la cabeza

Sargento: Todos para el cuartel ya y antes de llegar, en la esquina lo bajáis y le quitáis


los grilletes

Se dirigía al último coche patrulla en llegar y finalmente los dos vehículos emprendían
el camino hacia el Cuartel

“si es que no puede ser joder, la mala suerte que tengo, mi día libre y donde voy ¿eh?
¿dónde? al cuartel, por dios, si llevo ahí metida toda la vida joder”

Minutos después la Sargento entraba a pie en el acuartelamiento acompañada del niñato,


ya libre de grilletes y con cara de desconcierto

Paraba su caminar prácticamente en la entrada, al divisar a lo lejos un cuerpo que


reconocería en cualquier lado, era mucha la distancia pero juraría, que sus ojos se
habían encontrado. Así se quedaba absorta unos instantes pensando en lo mucho que
conocía ese cuerpo, su manera de vestir, la manera en que aparcaba su vehículo, la
distancia a la que accionaba el mando del mismo para cerrarlo, como se arreglaba la
ropa justo al salir e incluso reconocía su manera de andar dependiendo de la prisa que
llevase, su...

-: Jefa (insistía) jefa


Sargento: ¿Qué? (volvía su vista al chaval) ¿pero que haces ahí parado? ¿Quieres entrar
para dentro ya?
Niñato: Pero es que era usted la que...
Sargento: Uf no me canses ¡eh! y tira para dentro ya

-: Ey, creía que librabas


Sargento: Jum yo también, oye Eva ¿te has fijado si había alguien en cacheos?
Eva: Nop, la han fumigado hace un rato (miraba al muchacho y después a la sargento
para finalmente preguntar) Estoy un poco liada, ¿pero me necesitas?
Sargento: No, viene Raúl, ¿mucho lío hoy?
Eva: Já el de siempre, pero hoy empezó tu...
Sargento: Vale luego hablamos

La Sargento cortaba a la agente y en esos momentos Raúl se acercaba a ella


Marcada 3

Raúl: Cuando quieras

Llegaban a la sala de cacheos, introducían al muchacho en ella y le cerraban por fuera

Sargento: Tiene pinta soplón


Raúl: Genial, ¿qué jugada hacemos hoy? (se frotaba las manos) ¿hago yo de poli
enganchado?
Sargento: De poli enganchado dice, ¿pero has visto la pinta que llevas? Si pareces
medico o abogado, no mejor tráete el medio kilo que tenemos guardado, ante eso se
rinde fijo, y despéinate un poco

Raúl se iba a por lo pedido y ella entraba en la sala de cacheos, donde el chaval había
decidido sentarse en la única silla que había, ella se apoyaba en la pared de enfrente con
su pierna, sacaba un cigarro llevándoselo a los labios sin perder de vista al chaval

“te vas a cagar chaval, tu cooperas como que me llamo Esther García Paredes, según
quien escriba el capítulo claro”

Caminaba por el pasillo del edifico central del cuartel, un largo pasillo que finalizaba en
el despacho del Teniente y dejaba a ambos lados las oficinas de los distintos grupos en
que se dividía el mismo.

Saludaba a los distintos agentes y abogados de oficio que se iba encontrando en su lento
caminar, su mente era en esos momentos un torbellino de ideas sobre cómo salirse con
la suya y conseguir ese caso para su grupo. Dios que difícil se le hacía a veces verse en
esa nueva situación, después de años en el servicio de información

Desde los dieciséis años en el Cuerpo, dos años interna en el colegio de huérfanos de
allí al norte, hija de Guardia Civil, criada en Casas-Cuarteles y su último destino ese
pequeño pueblo costero que en verano se convertía en una gran ciudad

Llevaba prácticamente tres meses en estado de vigilia, el operativo CINEMA había


concluido con cinco miembros del grupo criminal implicado en prisión. Y en su primer
día libre se había visto corriendo detrás de un chico y ahora se encontraba a la espera de
que el Teniente Vilches le atendiera

“yo se lo suelto así como si nada y luego ya veremos, pss a ver como convenzo al peazo
mendrugo pan éste”

Después de tocar dos veces a la puerta, la voz del Teniente le daba paso

E: Buenos días, ¿te pillo mal?


Teniente: No sabría que decirte, te hacía librando
Sargento: Pues ya ves, ya no se puede ni salir a comprar tranquila
Teniente: ¿Tranquila? Esther té no conoces el significado de esa palabra, pero bueno
me viene bien que hayas venido, voy a ir al grano te quedas sin las vacaciones que has
solicitado
E: ¿Qué? Jajaja ¿es una broma no? ¿Te has levantao toca pelotas hoy o qué? Vilches no
tengo hoy el...
Marcada 4

V: ¿El chichi pa farolillos? Jajaja aysss perdona siempre lo he querido decir jajajaja
E: ¿Vas a seguir mucho rato?
V: No perdona, hasta la siguiente evaluación y dependiendo del resultado de la misma
no hay permiso para ti (ante la expresión que adquiría el rostro de Esther proseguía) ya
ya no te me estreses, creen que es pronto y no me mires así, no fui yo quien la cagó en
la última
E: Joder, sabes que fue para la operación y además fue solo algún canuto y... joder, dios
si no fuera por... me piraría y que le diesen al tribunal, al cuerpo y a la madre...
V: Relax que te embalas, si estás limpia no tendrás problemas, ya lo sabes... ¿por qué a
la terapia vas no?
E: Que remedio, de todas maneras no te creas que no voy a consultar con la asociación
todo esto ¡eh! que fuerte sin vacaciones... já panda de...
V: Bueno va, ¿a qué venías?
E: Voy a abrir una operación, cuando tenga todo cuadrado te daré los detalles
V: Oca, pero ojo nada de jugaditas, si es mucho bacalao ya sabes quién tiene que ser el
pescadero
E: Por supuesto claro cuando lo tenga todo atadito se lo paso a tu adorado Javier ¿no?
V: No fui yo, haces que me repita, quien decidió no formar parte de la judicial siéndolo
E: Aghhhh en fin, ya te diré, ahora voy a ver si como algo, el día va a ser larguillo
V: Por cierto, esta semana está de guardia el tres. Y ya sabes quien empieza hoy en él,
quiere conocer a los jefes de áreas, así que, ahora tú y yo nos vamos para allá y nos
presentamos
E: No me jodas, tú ya la conoces y yo pues puedo ir mañana oh...
V: Negativo vamos ya, así te lo quitas de encima, ¿total de vista ya la conoces no?
Además está Mariano todavía con ella, jajaja me ha llamado escandalizado hace un rato,
no soporta las maneras de la nueva escuela, como lo vamos a echar en falta, ¿verdad?
E: Y tanto, total que era verdad lo que contaban de ella en instancia ¿¿no? Una borde de
cuidao
V: Pues eso parece, pero no seré yo quien hable de bordería, a veces es la única forma
de que todo salga bien. Pero esta me está ganando en unas horillas ya le han puesto
mote
E: ¿Si? ¿Cuál?
V: La vinagre (al ver la cara de desconcierto de Esther aclaraba) Estás espesa hoy,
Wilson, vino, agrio, ¿lo pillas?
E: Jajaja ayss, ya ves tú
V: Ahora en serio no creo que tengamos problemas con ella, tiene sus manías en
horarios y bueno Eva ya se me ha quejado que ha devuelto varios atestados por falta de
gestiones, y te diré una cosa tiene razón joder, la decano y Mariano nos tienen mal
acostumbrados
E: Ptsss en cuanto lleve unos meses en instrucción se le quitarán las tonterías
V: No sé yo, pero bueno vamos a verla y después me invitas a una birra
E: Sí, tú tranquilo ¡eh!, no vaya a ser que se te estropeé la cartera al sacarla

“mare mía, mare mía que la voy a conocer (se tocaba la nalga derecha) cachis en la mar
estoy acumulando tics, pero bueno a lo importante que llevo no sé cuantos meses...
¿cinco? ¿seis? Psss no sé, mucho tiempo, que no ha habido forma de que me la
presentaran, echando el pity a la misma hora para verla pasar y ahora... la voy a tener a
mano je je je, ayss que duro es ser lesbianilla a veces, sobre todo si te pierden las
heteros en fin”
Marcada 5

Por caprichos urbanísticos, el edificio que albergaba las distintas sedes judiciales, se
encontraba casi pared con pared con el cuartel, era el siguiente número en la calle

Este hecho simplificaba bastante los trámites entre los juzgados, tres juzgados de
instrucción, otros tantos de instancia y un juzgado de lo penal, y la guardia civil.
Incluso, cuando escaseaban los vehículos aptos para el servicio, se presentaban a los
detenidos en el juzgado que tocase a pie

Así mismo, facilitaba el trato personal entre el funcionariado judicial y el policial, ya


que la cercanía de ambos edificios hacía que coincidiesen en los bares y cafeterías
próximos

Pero como contras, tenía que sus señorías podían a golpe de teléfono y personalmente
involucrarse y controlar los operativos más insistentemente. Solo asomándose al
ventanal controlaban el patio de la Casa Cuartel

Causa por la que Esther conocía a la nueva juez, ésta llevaba en instancia alrededor de
seis meses y ahora sustituía en el instrucción tres a Don Mariano quien a sus sesenta y
largos años se jubilaba

Habían coincidió en varias ocasiones en alguna cafetería, la jueza solía desayunar con
una de las forenses judiciales más queridas por Esther, Cruz, mujer del Teniente
Vilches, en los juzgados, incluso en el pabellón, cuando la jueza había acudido al
domicilio de Vilches, pero nunca antes se habían o les habían presentado

Así Esther sabía que la jueza había llegado de Madrid, que tenía pareja y que había
elegido esos juzgados para estar cerca de sus padres Los Wilson, Pedro Wilson padecía
algún problema de salud y su hija prefería estar cerca de ellos, poco más

¿Que sabría de ella la jueza? ¿Ya le habrían chismorreado de ella? O simplemente le


había pasado totalmente inadvertida

“inadvertida, inadvertida no creo, menudo gambazo que metí”

En esos pensamientos estaba la sargento cuando la voz del teniente a su lado le hacía
detener sus pasos y mirarlo

E: ¿Qué?
V: Nada de meter la pata, ni bravuconadas, ni de hacerte la listilla, ¿estamos?
E: Tranquilo jejeje tendré que dejar que se asiente primero, ¿no? Luego ya pues...
V: A ti definitivamente te va la marcha ¿no? Con ésta ten cuidado ¿vale? Estás en la
mirilla y lo sabes, otra reclamación y...
E: Ya ya, estate tranquilo
V: ¡Y dale!
E: Jajajaja vale hablaré lo justo, oye ¿crees que se acordará de lo de la procesión?
V: Para no acordarse, salió hasta en la prensa
E: Psss se fue de madre, tampoco fue para tanto, si no hubiera sido la Señora Rosario
Wilson nadie le hubiera dado importancia
V: Pero tú te crees que en plena procesión, con el paso del Cristo bajándolo de la cruz,
la pobre mujer llorando emocioná y de repente le aparece una guardia civil con su
Marcada 6

tricornio, su sable y su todo, va y le dice: Lo siento señora hemos llegado tarde, ya no


pudimos hacer ná, pero tranquila que sabemos quienes han sido”
E: Jajajaja aysss todavía me da la risa por favor, si era una bromilla sin importancia
V: Sin importancia dice, claro tú sueltas el chascarrillo y a descojonarse pero, y ¿todo lo
que tuve yo que escribir qué? ¿eh?
E: Jejeje
V: Escúchame bien, alguna vez tu historial no te servirá y de heroína pasarás a...
E: Vale no te pongas cansino que para eso tengo terapeuta, buenos días Conchi, ¿cómo
va la mañana?

En esos momentos y después de haber saludado a los compañeros que prestaban


servicio en el palacio de justicia se encontraban ya en la planta donde se alojaba el
Juzgado de Instrucción 3, encontrándose con Conchi una de las auxiliares más antiguas
y queridas del Palacio

Conchi: Buenos días niña y buenos días Teniente, que raro verlo a usted por aquí,
aunque ya le tocaba solo faltabais vosotros
E: ¿Que tal con su señoría?
Conchi: Puesss más fama que otra cosa, a mí de momento me ha tratado con mucha
educación, se le nota la clase
E: Jum en fin, vamos al lío que tengo prisa
Conchi: Escucha una cosa te voy a decir, ésta es de libro así que ten cuidado ¡eh!
E: Estáis pesaditos hoy. Nos vemos Conchi

El Teniente se adelantaba y después de hablar con la Secretaria ésta se introducía en el


despacho a efectos de anunciarles la nueva presentación, dándoles paso a ambos

Ya en el despacho la Sargento y el Teniente se encontraban con Don Mariano, de pie


justo al lado del sillón que ocupaba Macarena Wilson, ambos levantaban la vista en
espera de la presentación

El Teniente, quien había entrado primero, dirigía su mirada primero a Don Mariano y a
continuación fijaba su vista en Macarena, emitiendo una sonrisa, tras él, la Sargento
quedaba paraba en su pose habitual, piernas separadas, brazo izquierdo extendido y
mano derecha en su costado izquierdo por debajo del brazo del mismo lado

V: Buenos días, casi tardes ya señorías


Don Mariano: Buenos días, Macarena puesto que al Teniente ya lo conoce, le presento
a la Sargento García, es la Jefa del área de investigación, Esther la Magistrado
Macarena

Ambas quedaban mirándose, la magistrado ya en pie, vestida con falda clara y blusa
clara, adornadas por un cinturón ancho de igual color que los zapatos de tacón, la
sargento entonces reaccionaba y adelantaba un paso hacia el escritorio, tomaba la pose
de primer tiempo de saludo militar y extendía su mano hacia la magistrado

E: A sus órdenes señoría


M: Encantada (la miraba a los ojos y retiraba su mano)
V: Usted dirá señoría
Marcada 7

M: En realidad solo quería una primera toma de contacto, esta mañana vamos un poco
retrasados, conocer a los jefes de áreas, bueno algunos ya los conocía, me gustaría
reunirme más detenidamente más adelante, ahora mismo estoy tomando contacto con
todo esto, de nuevo claro y bueno ya saben los matices irán surgiendo conforme
vayamos trabajando (se dirigía entonces hacia la sargento) pero si ustedes tienen algo
que decir pues...

“si hasta el despacho parece diferente, jeje verás me veo viniendo todos los días, huy me
está hablando a mi” “a ver reacciona” “auch... será cabrón el codazo que me ha dado”

E: No pues que... ejem... como bien dice usted señoría se irá viendo, pero vamos con
que entienda lo cortos que vamos de personal y material pues... (Vilchez ponía los ojos
en blanco e intervenía cortando a la sargento)
V: Nada nuevo para su señoría imagino, no queremos retrasarles, si no ordenan nada
mas, nosotros nos vamos
Don Mariano: Sí que ordeno sí, Esther ¿cómo va mi despedida?
E: Don Mariano no soy yo quien la prepara pero conociendo a Eva seguro que es la
leche
Don Mariano: No espero menos, ya me dijo Claudia que era el viernes, tengo unas
ganas, te quiero ahí ¡eh!, nada de rollos que nos conocemos
E: No me la perdería por nada y ahora mejor nos...

La Sargento era interrumpida por dos toques en la puerta que anunciaban así la entrada
en el despacho de una quinta persona

-: Señorías siento interrumpirles pero me urge hablar con el Teniente


M: No hay problema Javier

Javier hacía un barrido visual percatándose de la presencia de la Sargento

J: Ya veo que al fin ha conocido a la jefa de investigación


E: No todos somos tan rápidos compañero
J: Lo sé, hace unos años no hubieses necesitado de dos patrullas para detener a un
niñato, ¿me equivoco?

La Sargento sonreía y se giraba hacia sus señorías

E: Me retiro que tengo asuntos pendientes (se dirigía hacia Macarena) señoría
cualquiera cosa que necesite de mi puede llamar al corporativo o a la extensión de mi
área, que tengan buen día

Dicho esto se giraba hacia la puerta pasando delante del sargento jefe del equipo judicial

E: Hoy no he detenido a nadie, para ser de la judicial te faltan buenos informadores y te


sobra mucha boca (le daba dos golpes en el estómago)

Todos los presentes quedaban en un silencio incomodo, todos menos Don Mariano
quien miraba al suelo negando y sonriendo

V: Eh bueno lo dicho yo también me retiro nos vemos, ¿me acompañas Javier?


Marcada 8

J: Sí claro, a sus órdenes

Una vez solos en el despacho, Maca continuaba mirando la puerta por la que habían
desaparecido los agentes, Don Mariano percibiendo el estado ensimismado de su
compañera, giró su cuerpo hacia el ventanal mirando por el mismo, justo al tiempo de
ver como Esther entraba en la Casa-Cuartel

Don Mariano: Cuando se supo que venía destinada esto fue un hervidero de rumores,
su caso era muy conocido entre los guardias, solo había visto alguna foto de ella en
algún periódico poco más y cuando entró aquí, con su metro sesenta y poco, el pelo
corto o mejor dicho trasquilado, tenis y jeans desgastados, no me lo podía creer, después
me di cuenta que pese a ser menuda es capaz de llenar cualquier espacio con su
presencia. En cierta forma puede incomodar
M: Quizás...
Don Mariano: ¿Me dejas darte un consejo?
M: Por supuesto
Don Mariano: No creas ni la mitad de lo que se habla de ella, no es la mejor en cuanto
a burocracia, eso es verdad, han sido demasiados años en anti-terrorismo y es normal
que no esté acostumbrada a tener que hacer una diligencia por cada cosa que hace, pero
cualquier cosa que necesites lo tendrás al momento

Su compañera sonreía y se colocaba al lado de él mirando por el ventanal

M: Le voy a ser sincera, esto de conocer tanto a los Agentes es nuevo para mí y saber
que la jefa de un área tan importante ha estado suspendida y que está aquí en destino
forzoso, es un poco...
Don Mariano: ¿Crees que en Madrid no los había? Pues igual que aquí, no soy yo
quien tiene que justificarla, pero te puedo asegurar que está limpia. Y de los rumores
tendrás que empezar a ignorarlos, porque igual que sabemos de ellos, ellos saben de
nosotros. Y prepárate cuando haya celebraciones conjuntas como la del viernes, al día
siguiente alguien de nosotros se habrá liado con alguno de ellos, aunque sea mentira, la
cuestión es hablar. De lo que yo he oído de Esther, solo hay algo que se aproxima a la
verdad je je (Maca se giraba y le miraba a los ojos, sonriéndole para después volver a
mirar por el ventanal encogiéndose de hombros) pero si yo tuviese su edad y sin pareja
como ella, también hablarían de mi, también. Pero bueno siempre es fácil criticar
alguien sin conocer la historia que lleva detrás. Confío en que no actuarás guiándote por
prejuicios
M: No lo he hecho nunca
Don Mariano: Bien, hora de ir a ver a la Decano y continuar con las presentaciones

Finalmente el “niñato” contaba con mucha información y la vendía sin tapujos, a


cambio solo unos billetes para Marruecos, y la promesa de que si el asunto se ponía
serio ser testigo protegido

La Sargento había citado a sus agentes para la mañana siguiente, era consciente de la
carga que llevaban y unas horas más de descanso no les vendría nada mal, más
pensando en las vigilancias que iniciarían a partir de la reunión
Marcada 9

Se encontraba fumando en el patio de la Casa-Cuartel cuando veía entrar por la puerta a


Joaquín, compañero que prestaba servicio en el Palacio de Justicia

E: Tarde has acabado hoy ¿no?


Joaquín: La nueva que ha entrado con ganas, se ha quedado todavía ahí repasando no
sé que cosa (ambos miraban hacia el edificio en el que se ubicaba el despacho de la
nueva jueza, viendo como la luz permanecía encendida) me marcho para casa que la
mujer debe andar preguntándose donde narices estoy
E: Muy bien, que pases buena noche, espera, cuando te cambies pasa por mi oficina, me
han vuelto a regalar caramelos, llévaselos a tus nietos
Joaquín: No me da...
E: Venga hombre que son unos simples caramelos y llevas mucha carga
Joaquín: Pues muchas gracias, mi mujer te llamará seguro
E: Bien, venga vete a descansar (dicho esto volvía a mirar a esa ventana iluminada)

Lo que no sabía es que en esos mismo instantes, la Jueza se encontraba apoyada en le


ventanal con la vista puesta en ella, todavía no podía decir si el conocer a la Sargento le
había producido incomodidad, respeto o simple curiosidad

Sin dejar de mirar como la Sargento apuraba su cigarro, cogía su teléfono móvil
marcando un número de memoria

A los poco segundos una voz le saludaba a través del móvil

M: ¿Te pillo mal?


-: No, estoy en casa repasando unos datos. ¿Que tal tu primer día?
M: Estoy un poco oxidada pero bueno imagino que en poco estaré a tono
-: Tú siempre estás a tono. Imagino que ya estarás en casa ¿no?
M: No me he quedado un rato más hay muchísimo atraso y de todas maneras he
quedado a cenar con Cruz y Rodolfo
-: ¿Vais fuera o?
M: No en su casa
-: Bueno y que tal con la gente, ¿bien?
M: Sí bueno ya sabes a los del juzgado prácticamente los conocía a todos y a parte han
venido los Jefes de Policía Local y los de la Guardia Civil, todavía me faltan algunos.
Pero bueno en general bien
-: Ya verás que no tendrás problemas
M: Por cierto Fer, una de las jefas de área de los verdes ha estado varios años en anti
terrorismo, lo mismo te suena, se llama Esther García
Fernando: Cariño con ese nombre tan común, a parte ya sabes que usamos su
identificación no el nombre, pero...
M: Es sargento, bajita, pelo corto...
Fernando: A ver espera sí creo que el nombre coincide (paraba unos segundos mientras
su mente trataba de recordar) pero no, no puede ser, la última vez que me comentaron
algo de ella estaba a punto del retiro forzoso
M: Jum, puede ser aquí me han comentado que estuvo suspendida y que este destino es
obligado
Fernando: Ufff pues me dejas de piedra, se ve que llegó a algún acuerdo con el
ministerio, no sé, de todas maneras si es la misma fue un asunto muy turbio y no sé si
Marcada 10

deberíamos hablarlo por teléfono, en el procedimiento que está en espera de juicio iba
como infiltrada, luego pasó a víctima y después se abrió una investigación por posible
colaboración con banda armada. Te hablo de oídas, el caso entró cuando yo salía
M: ¿Colaboración?
Fernando: Renunció a la protección y bueno había rumores de que tenía algún
protector en la banda, pero creo que no se pudo demostrar, encima con todo este follón a
la tía le dio por irse de farras, tuvieron que retrasar su declaración como tres o cuatro
veces y bueno por lo que comentaban se aficionó a ciertas cosas, por eso el retiro, pero
si es la misma lo apañaron con la suspensión y sacándola del grupo. De todas maneras y
por lo que yo la traté la tía los tiene muy bien puestos y es una gran perdida en la lucha
M: Joder no me extraña entonces
Fernando: Tampoco te pases en cuanto admiración se refiere, es fácil ser héroe cuando
no respetas nada tu vida

Unas horas después, ya en el domicilio del teniente, charlaba en la cocina con Cruz,
mientras ésta última preparaba la cena que poco después degustarían

M: Cada vez que vengo aquí me recuerda a los antiguos patios de vecinos
C: Lo es, en realidad es como una gran familia conviviendo en diferentes pisos, pero no
te creas, lo es para lo bueno y para lo malo. A mí al principio no me gustaba, parece que
todo el mundo te puede controlar, ya sabes a quien traes a casa, con quien te vas, como
y cuando, vamos hasta cuando alguna vez discutía con Rodolfo lo hacía en voz baja.
Después te acostumbras y empiezas a verle el lado bueno, no tienes que cerrar la puerta,
si duermes sola te sientes protegida y si alguna vez me falta algo siempre hay a quien
pedírselo
M: Claro y como eres la mujer del jefe cualquiera se niega
C: Jajaja pues sí, oye alguna ventaja tiene que tener
M: ¿Quién vive al lado?
C: Esther, una suerte para poco por casa y no tiene niños. Bueno pues diez minutos más
y cenamos
M: Estupendo, aprovecho para hacer una llamada, salgo al balcón si no te importa
C: Mujer puedes hacerlo aquí, no hay problema
M: Náh así cotilleo un poco a tus vecinos

El pequeño balcón daba al patio interior de la casa cuartel, éste era de forma rectangular
cerrado por dos edificios uno enfrente del otro, la parte de atrás daba a un pequeño
jardín usado por los hijos de los guardias y donde se habían dispuestos varios columpios
y lugar de reunión en las noches calurosos que incitaban a largas charlas entre
compañeros y familiares

Se apoyó en la barandilla con el móvil en la mano, estaba abstraída con la mirada fija en
unas bicicletas de tamaño pequeño aparcadas justo enfrente cuando...

-: ¿Qué tal el regreso a instrucción?


M: Jod... Sargento (decía mientras daba un pequeño salto hacia atrás y se llevaba una
mano al pecho)
E: Perdón no pretendía asustarla
Marcada 11

La sargento se encontraba semitumbada en lo que parecía un puf en el balcón


colindante, con la espalda apoyada en la barandilla y las piernas estiradas. Al escucharla
la jueza había girado su cabeza hacia ella y quedaba mirándola interrogante por cómo
había podido saber que era ella. Ante su expresión la sargento sonreía y le indicaba con
la cabeza el espejo colgado en el lateral del balcón

M: Ya, que tonta, perdone y en cuanto al regreso bien, en realidad digamos que es mi
hábitat

Esther ya se había incorporado y ahora de pie, se apoyaba en la barandilla con su cuerpo


girado hacia Maca, en esos momentos aparecía Cruz

C: Ya está lista (percatándose entonces de la presencia de Esther) creí que no estabas,


¿cenas con nosotros?
E: No, solo estaba haciendo tiempo
C: También lo podías haber hecho durmiendo un poco, más si vas a pasar la noche
trabajando, pero bueno te preparo un taper...
E: No tengo tiempo Cruz, ya pillaré algo por ahí (dicho esto entraba en el domicilio
para salir al instante con una cazadora en la mano)

Maca se mantenía mirando a ambas de forma disimulada, pudiendo observar como Cruz
miraba a Esther con gesto enfadado y como esta de un salto pasaba al balcón ocupado
por ellas para a continuación colgarse de la barandilla, quedando con el cuerpo fuera del
balcón y muy próxima a Cruz, separándolas solo el espacio ocupado por la barandilla

E: Se te está pegando lo gruñón (decía con una sonrisa para a continuación soltarse y
llevar ambas manos al rostro de Cruz, ésta parecía querer recular sin conseguirlo,
momento en el que Esther le daba un beso que en principio iba dirigido a la mejilla pero
que acabó recibiendo Cruz en los labios respondiendo al mismo de una forma muy
natural) guapa no te enfades (con las manos aún en su rostro se giraba hacia Maca)
buenas noches señoría (dicho lo cual de un salto se descolgaba cayendo al patio)

Ambas en silencio miraban como la sargento se marchaba dirección al patio central,


cada una con diferentes pensamientos y en un silencio un tanto incomodo, finalmente
era la forense quien lo rompía

C: Eh... entramos ¿no?


M: Sí claro

Poco duró la incomodidad, mientras cenaban la conversación comenzó a fluir


normalmente, les acompañaba Vilchez, la niña pequeña ya estaba durmiendo y la mayor
había salido con sus amigos

V: Bueno chicas, os dejo mañana tengo que pegarme un buen madrugón, no rajéis
mucho de mi ¡eh! (dicho esto daba un pequeño beso a su mujer y se dirigía a la
habitación principal)

Ya a solas y con un café en la mano, mantenían una conversación distendida

C: ¿Cómo lleváis la distancia?


Marcada 12

M: Bien, bueno hasta diría genial, la verdad es que nunca hemos sido muy pegajosos
y... (se quedaba en silencio)
C: Y... (daba pie a que continuase)
M: Hoy le he llamado para... bueno le he llamado y cuando nos hemos despedido me he
quedado con la sensación de que hacía mucho que no hablábamos (decía con la mirada
en el café) he tenido que mirar en el registro del móvil para confirmar que hacía 3 días
que no lo hacíamos (ya mirándola sonreía) el hablar digo
C: Ya (contestaba sonriendo) puede ser normal, los dos andáis muy ocupados y...
M: No sé, encima llevamos tres semanas sin vernos, pero bueno no me como la cabeza,
cuando estamos juntos nos va bien y ni siquiera discutimos, digamos que estamos
cómodos y ambos confiamos en el otro
C: Pero ¿tenéis planes de volver a vivir en la misma ciudad o...?
M: No lo hemos hablado, él está en la Audiencia Nacional y no creo que lo quiera dejar
y yo no me veo de nuevo en Madrid, aquí estoy muy cerca de mis padres, con amistades
de toda la vida y con nuevas ¡eh!, así que ahora mismo no me planteo otra cosa, ya se
irá viendo. Oye esto no viene a cuento pero, aquí es normal descolgarse del balcón ¿en
vez de usar las escaleras?
C: No hija, eso es exclusivo de ella, como otras cosas
M: Sé que eres su amiga y tal, pero debes reconocer que llama un poco la atención
C: (Cruz suspiraba y a continuación decía) Ya habrás oído los rumores y sí, sí que la
llama, a veces más de lo necesario si es que lo es en algún momento (guardaba silencio
como pensando en lo siguiente que iba a decir) no te vayas a creer todo lo que cuentan,
no lo ha tenido nada fácil, cualquier otro estaría disfrutando de sus 200 % de nomina,
retirada y... (nuevamente quedaba en silencio, no sabiendo como continuar)
M: Es muy importante para ti, ¿verdad?
C: Muchísimo, además es una historia muy personal, y ahora mismo estoy muy
enfadada con ella y todo lo que te dijese no iba a ir muy a su favor
M: Mujer es un primer piso y bajito además
C: Jajaja no es por eso, en resumen tiene que llevar una vida ordenada y ésta por no
ordenar ni da órdenes
M: Ah pero...
C: Bueno cambiemos de tema mejor, que te ha...

Ante este cambio y viendo que no iba a sacar más información, se apoderó de ella una
sensación de insatisfacción, al mismo tiempo, se daba cuenta que su curiosidad por la
sargento en vez de disminuir aumentaba

Llevaba un rato en la oficina, revisando denuncias realizadas en las calles que les había
marcado el “niñato”, efectivamente por esas calles en el último trimestre habían
aumentado las denuncias, conocía las zona pero necesitaba un plano más preciso y
sobretodo la ubicación de todos los negocios abiertos en esa zona, definitivamente tenía
que aprovechar la noche para desplazarse a ellas y sacar fotografías aprovechando el
poco tráfico que ofrecía la media noche, además de tener una primera visión de que tipo
de gente se movía por ahí en la noche, con suerte encontraría alguna prostituta de las
conocidas

“cago en, todavía no han arreglado la cámara, si es que no puede ser joder, eah me
tendré apañar con el móvil y a ver si saco tiempo y le echo un vistazo, lo mismo es una
chorrada, no mejor no, que la última la tuve que pagar”
Marcada 13

Con todo ese entramado en su cabeza decidió salir a fumar al patio. Cuando ya estaba
en el fijó su vista en la barrera principal del acuartelamiento, allí un compañero parecía
discutir con una mujer que a simple vista le resultaba familiar. Se dirigió hacia la
barrera a paso lento aprovechando la oscuridad para aproximarse sin ser vista y poder
oír lo que allí se discutía. Justo en esos momentos...

-: Mi sargento (paró sus pasos y volvió su cabeza hacia el lugar del que provenía la voz)
es la loca de los pitufos
E: La acabo de reconocer, ¿el de barrera es nuevo?
-: Sí (disimulaba la risa)
E: Vale, ¿ya os habéis divertido bastante no?
-: Eh sí claro, ya sabe hay que aprovechar estas oportunidades para curtir a los nuevos
E: Sois la hostia macho (murmuraba mientras continuaba su camino hacia la barrera,
desde donde ya escuchaba la voz de su compañero y de la mujer)

Agente: A ver señora, que le estoy diciendo que esto no es una comisaría y que aquí no
hay inspectoras
Señora: Y yo le digo que si que hay una, que además lleva mi caso, parece muy joven
usted, ¿es nuevo verdad? Claro por eso no me conoce, pero vamos a ver muchachillo...
Agente: No me llame así
Señora: Como quieras cariño, pero me tienes que ayudar
E: ¿Dolores?
Dolores: Ay que alegría verte, este compañero tuyo que decía que no existías ains,
escucha han vuelto, tengo la casa invadida (decía temblándole la voz y agarrándose al
brazo derecho de la sargento) vinieron esta tarde y esta vez quieren más... han
intentado...
E: Vale tranquila (abrazaba a la mujer tratando de calmarla)
Agente: Lo siento mi sargento, estaba muy nerviosa y solo preguntaba por una
inspectora
E: Tranquilo, a ver Dolores nos vamos a sentar y me cuenta todo

“ay dios mío que esta vez viene peor, jesús como no voy a estar medio pirá, si entre
unas cosas y otras...”

D: Si para eso he venido, a ver esta vez son verdes igual de pequeñitos, entraron por la
cocina sabes y yo estaba echada en el sillón, con la novela, ¿la ve?
E: Eh no, no la veo

“por favor, por favor que no me la cuente”

Dolores: Pues está muy bonita ¡eh!, un día si quieres te la cuento de que va o mejor te
vienes para casa y la ves conmigo, bueno el caso es que uno me toco la pierna y...
cuando pude levantarme había miles de hombrecillos, como pude salí de casa y he
estado en la iglesia hasta que han cerrado y ya pues me acordé de lo que me dijiste de
que si volvían viniese a buscarte (terminaba de decir toda compungida)

Ante la conversación que ambas estaban manteniendo el agente de barrera no podía salir
de su asombro, viendo como ahora la sargento le preguntaba por el aspecto de los
Marcada 14

hombrecillos y como anotaba en una pequeña libreta los datos que la señora le iba
dando

E: Pues con lo que me cuenta no puede volver a casa


Dolores: ¿No? ¿Los dejamos solos allí?
E: No, ahora mando una patrulla para que se hagan cargo y llamo a Cris, ¿se acuerda de
Cris?
Dolores: Jum (afirmaba con la cabeza) pero al hospital no vuelvo eh ¿y cuando vas a
avisar?
E: Compañero avisa por transmisiones para que se acerquen a este domicilio y activen
el protocolo 34

El agente de barrera ante la orden de la sargento abría exageradamente los ojos y


quedaba paralizado, ante su estado ésta escribía algo en la libreta y se lo daba al agente.
Éste leía la nota y relajaba su expresión, metiéndose en el cuarto puertas

Agente: Que fuerte que fuerte, vamos me lo cuentan y no me lo creo (murmuraba para
él y a continuación fingía, cumpliendo la orden, retransmitir el aviso)
E: Bueno pues ya viene Cris a por ti (decía mientras guardaba su teléfono móvil) tiene
que portarse bien con ella, ¿vale? Mejor con ella que con los hombrecillos esos
¿verdad?
Dolores: Preferiría quedarme aquí contigo, pero bueno

Ambas se encontraban en el banco que había situado en el exterior de la sala de puertas,


colocado hacia el interior del patio, la Sargento ante los nervios de la señora posaba su
mano en las de la mujer, quien las tenía apoyadas en su regazo, iniciando una
conversación que ayudaba a que la mujer se tranquilizara a la par de convencerla de que
lo mejor era que fuese al hospital

Así se las encontraba la jueza cuando se dirigía hacia la salida del Cuartel a la espera de
que la recogiese el taxi que minutos antes había solicitado

M: Buenas noches
Agente: Buenas señoría

Ante este término Dolores pegaba un codazo a Esther quien no había dejado de mirar a
Maca desde su aparición

“ay dios mio, ahora que la tenia tranquila aparece ésta”

Dolores: Buenas noches, ¿es usted jueza?


M: ¡Eh! pues sí
Dolores: ¿Y va a llevar lo mío?
M: Pues (miraba a la sargento quien sonriendo le negaba con la cabeza) no creo
E: No Dolores, será el mismo juez que la otra vez
Dolores: Pero ella lo conocerá ¿no? ¿Y podrá hablarle de mi verdad? (preguntaba a
hora a Maca)
M: Esto... ¡eh!... sí claro
Marcada 15

Ante su titubeo Dolores se quedaba mirándola con gesto concentrado y Esther temiendo
la siguiente reacción de la señora, conociendo sus problemas psicológicos, se disponía a
interceder cuando

Dolores: ¿Me permite que le diga algo?


M: Sí, creo otra vez (murmuraba)
Dolores: Es usted muy guapa. ¿Verdad inspectora? (se giraba preguntándole a Esther)
E: Jum (con total descaro y ante la sonrisa de la señora realizaba un scanner a la jueza
aprovechando la oportunidad, para finalmente mirando a los ojos de Maca, contestar)
mucho (provocando con ello un incipiente nerviosismo en Maca “pa que voy a mentir si
lo es y mucho además”)
Agente: Ha llegado un taxi, ¿lo ha pedido usted? (llegaba hasta donde estaban las tres)
M: Sí, ¡eh”... sargento mañana uhm (subía ambas cejas y con los ojos señalaba a la
mujer, con esos gestos y esas palabras dejaba entrever que quería un informe de la
señora, Esther le contestaba afirmando con la cabeza) que pasen buena noche y buen
servicio (se marchaba hacia el taxi)

“ale ya me ha mandado deberes, como era eso de jum te vas dejando mi... psss no me
acuerdo, pero había uno del Benedetti ese, como era ah tus manos son mi caricia... mis
acordes cotidianos... jum... te quiero porque tus manos... trabajan por la justicia o algo
así, pues vaya churro, me pega por lo de la justicia pero... como era ese tan famoso... me
gustas cuando estás callá, no así no era, me gustas cuando callas porque..., yo que sé, lo
mío es leer derechos jaja, menos mal que Cris no lee el pensamiento o me lleva a mi
también. Y ahora a ver si pillo algo caliente donde Teresa porque hasta que le quieran
dar algo en el Hospital...”

La semana de guardia avanzaba y estaba próximo el fin de semana, había pagado la


novatada con dos noches de sueño interrumpidas por un suicidio y por una pelea de
indigentes que terminó con la vida de uno de ellos, más las llamadas a diferentes horas
del día que recibía del Hospital o de las fuerzas de seguridad

La mañana anterior se había presentado en su juzgado las primeras diligencias sobre la


operación que la Sargento había iniciado esa semana

Con ocasión de la Guardia, habían coincidido en varias ocasiones, pero hasta el


momento no habían compartido un mismo espacio ellas solas. Su curiosidad por la
sargento, a pesar del trabajo de esa semana, no había desaparecido y en alguna ocasión
con disimulo había preguntado por ella a Claudia la Secretaria Judicial, sin mucho éxito
a ésta solo parecía serle significativo lo buena gente que era y como en poco tiempo se
había metido en el bolsillo al personal

Claudia: Nada que le han llamado urgente de la comandancia y se encuentra allí, en


cuanto regrese sube. De todas maneras Raúl está aquí para lo que necesites
M: Pero vamos a ver con esta tía es imposible hablar cuando una quiere ¿o qué? Ya van
tres veces que me hace lo mismo y Don Mariano por favor ahórrese el disculparla
Claudia: ¿Raúl? (señalaba la puerta)
M: Que pase, alguien me tendrá que explicar esto
Marcada 16

Una hora más tarde Esther llegaba al Juzgado apurada

E: Claudia me ha sido imposible llegar antes, ¿aún quiere verme?


Claudia: Sí, lleva esperándote toda la mañana, te aviso, está que ladra (dicho esto se
dirigía al despacho anunciando la llegada de la sargento, cuando se giraba de nuevo,
observaba como la sargento tenía la vista fija en el suelo y parecía ausente)
Claudia: Esther, ¿estás bien?
E: Eh... sí perdona paso ¿o?

Claudia afirmaba con la cabeza y Esther entraba en despacho de la Jueza, esta se


encontraba firmando unos papeles

E: Señoría

La jueza levantaba la vista y por primera vez veía a la sargento con el uniforme, tardaba
unos segundo en contestar

M: Por fin puedo hablar con usted


E: Me ha sido imposible venir antes, que necesita ahora
M: ¿Ahora? La necesitaba hace ya un largo rato, eso ya lo he hablado con Raúl, y no
pienso repetirlo más, pero como veo que encima se presenta aquí con esas formas, le
voy a dejar clarito lo que va a pasar en adelante (se levantaba del sillón y quedaba
apoyada con ambas manos en su mesa) La próxima vez que lleguen a mis manos
atestados, diligencias u oficios incompletos o con algún error tenga por seguro que no se
van a registrar y que avisaré de la negligencia, ¿lo ha entendido?
E: Perfectamente, ¿algo más? (no se achicaba)

Ante la contestación seca de la sargento ambas quedaban mirándose con gesto retante,
en esos instantes y pese al enfado la Jueza pudo advertir en el otro rostro unas
tremendas ojeras, además de ver como la sargento en pie, se llevaba la mano derecha a
su costado izquierdo con mal disimulado gesto de dolor, pero su enfado podía más y
terminaba por decir

M: De nada sirve el trabajo realizado en la calle si no se plasma conforme a derecho,


lleva suficiente tiempo en esto como para desconocerlo (esperaba una contestación que
no llegaba) Ya veo que ni siquiera hace el esfuerzo por excusarse, por mi es todo

“ni se te ocurra bostezar que te acaba de echar la bronca... que bonita es... todavía más
enfadada... no quiero ni pensar en la carita que tendrá cuando... espabila que va a creer
que estas peor de lo que dicen”

E: Con su permiso señoría (dicho lo cual abandonaba el despacho, cogía su teléfono


móvil y marcaba, nada más descolgar hablaba bajo y precipitadamente)
E: Raúl escucha, ha colado así que al lío ¿vale? Voy al forense y me reúno contigo
Raúl: Perfecto, no veas la que me ha formado, ¿contigo que tal?
E: La misma chapa que todos, pero mejor presentada, lo que hay que hacer en este país
para trincar a los malos, por dios, bueno te pego un toque cuando termine
Raúl: Pues sí, pero por lo menos con esta nos alegramos la vista, ¿has visto que fald...?
(paraba) Vale y ya sabes donde ando, chao (no daba lugar a replica cortando el teléfono)
Marcada 17

“cabro... pues yo no se la he visto... se ha levantado y... na la camisa le he visto na más,


pero es que con esos peazos ojos que se gasta como voy a ver más... ays... estoy
perdiendo facultades"

E: Cruz, ya estoy aquí (decía entrando en la sala)


C: Bien solo faltabas tú

Mientras tanto dos plantas más arriba la jueza solicitaba a una de sus funcionarios que
llamase al cuartel para que subieran al detenido de la noche por atentado contra agente
de la autoridad

Claudia: Señoría faltan los partes del forense


M: ¿Todavía? ¿Acaso hoy no va a salir nada a tiempo?
Claudia: Cruz ha dicho que ya tenían dos partes falta el tercero, pero bueno la sargento
ya ha bajado no creo que tarde
M: ¿Y qué tiene que ver la sargento?
Claudia: Es la tercera herida
M: Ah, no... no lo sabía... ¿los han subido?
Claudia: No pero si quiere mando a alguien y empezamos
M: No déjalo tengo algo que firmar en registro, yo misma lo subo

Cruz estaba contrastando las radiografías y la sargento se encontraba de pie apoyada en


la camilla, se había despojado del polo y solo iba cubierta por los pantalones de
campaña, las botas, el cinturón con todos los accesorios y un sujetador deportivo.
Mantenía la cabeza agachada y los pies cruzados, su mano nuevamente apoyada en el
lado izquierdo de su costado

C: Bueno no parece que haya alterado la fijación de la placa, también es casualidad que
te haya dado la patada justo ahí (la sargento no parecía escucharla) ey ¿estás bien?
E: Eh, sí es solo que...
C: Tienes unas ojeras espantosas, ¿estás durmiendo bien?
E: Um... no lo consigo Cruz... joder estoy haciéndolo todo según la terapeuta pero... no
lo logro, solo con las pastillas pero... estoy en mitad de una operación y cuando me las
tomo pues sí, claro duermo... pero después me encuentro aplomada y me cuesta hilar
ideas y bueno no sé...
C: Sabes de sobra que es un proceso lento, pero vas muy bien, ¿por qué lo otro sí que
está controlado no?
E: Sí, ni siquiera tengo impulsos... ganas si ¡eh! que no veas lo que me ha costado ver la
diferencia
C: Es normal, un fumador deja de fumar y no es necesario en su vida que lo haga, pero
lo tuyo es como un enfermo que padece trastornos alimenticios comer tiene que comer,
es una necesidad y se lo pide el cuerpo, no el de la guardia civil claro
E: Ja ja tamos graciosilla hoy, ¿no?
C: Lo justo, bueno a ver solo ha sido un hematoma, parece que no ha tocado la placa
que te pusieron, te tomas lo que te dijo y te voy a traer una pomada que viene muy bien
para el pedazo morado que llevas. Con la dichosa mudanza tenemos que estar yendo de
una sala a otra, no te vistas que ya te pongo una poca aquí mismo, en seguida vuelvo
E: Vale
Marcada 18

Instantes después de que se marchase Cruz, la sargento veía como la puerta se semiabría
y una cabeza conocida asomaba

M: Cruz necesito los infom... Sargento


E: La misma, Cruz ha salido a por no sé que

Maca se fijaba en el gran hematoma que se podía ver en el costado de la sargento y


terminaba por entrar en la sala, quedando a un solo paso de la Sargento

M: Uff que mala pinta tiene esto, a ver (decía mientras con su mano izquierda apartaba
la de Esther) ¿esto también ha sido del golpe?

La sargento no sabiendo a que se refería intentaba mirar hacia donde lo hacía Maca

E: No, eso es una cicatriz por otra cosa (dicho lo cual Maca levantaba la vista y clavaba
sus ojos en los de Esther)

Maca volvía a bajar la vista al hematoma e inconscientemente llevaba su mano derecha


hacia él, momento en el que Esther viendo hacia donde se dirigía la interceptaba con la
suya

E: Mejor no (nuevamente quedaban mirándose pero por primera vez no solo sus ojos
quedaban enganchados, sin no que también quedaban unidas sus manos)

C: Ya la tengo te pongo un po...

Ninguna había escuchado la puerta abrirse, ni los tacones de Cruz pisar el parqué de la
sala, solo fueron conscientes de que no estaban solas cuando escucharon su voz,
soltándose al momento

C: Maca, ¿qué haces aquí?

“yo te digo lo que hace aquí, ponerme taquicardica perdia”

M: Eh... bueno... no... que... ejem nada, que faltaban los informes y ya que pasaba por
aquí pensé en subirlos
C: Ah, déjame decirte que pocos de los tuyos pasan por aquí
M: Ya (sonreía) que me pillaba de camino, bueno pues ¿los tienes o?
C: Sí, dame cinco minutos y yo misma te los subo, quiero comentarte algo de uno de
ellos
M: Vale bien, Sargento espero que se mejore y por cierto ¿le han tomado ya
declaración?
E: Va en el atestado
M: Bien pues nada lo dicho, a ti Cruz te veo ahora y Sargento la próxima vez que
necesite tiempo, prefiero que lo hable conmigo directamente a la jugadita de esta
mañana

Esther abría exageradamente los ojos y se quedaba mirando a la puerta por la que ya
había salido la Jueza. Cruz entonces fijaba su vista en Esther
Marcada 19

“será cabro... encima es lista ays...”

E: ¿Qué? ¿Me la echas o me ayudas a ponerme el polo?


C: Ni se te ocurra, vamos quítatelo de la cabeza ya
E: ¿El qué? Auch me haces daño (Cruz había comenzado a expandirle la pomada)
C: Te aguantas
E: Joder como estamos
C: Paso de ponerme en plan madre, pero ahora mismo es lo que menos te conviene
E: Vale mami y oye lo del sueño no me lo has solucionado, y no me vengas con el rollo
de hierbas naturales que eso no me funciona, ¿probamos con el truco casero? (guiñaba
un ojo a Cruz)
C: Si no te inflarás a café lo mismo si funcionarían, ¿cuando trabajas o mejor cuando
piensas descansar?
E: Esta tarde
C: Estoy sola en casa así que probaremos
E: Genial con ese duermo fijo, sabes cuánto te quiero, ¿no?
C: Anda y lárgate de aquí ya

Se encontraba, como ya era habitual, mirando por el ventanal de su despacho, a esas


horas el patio del acuartelamiento era un hervidero, el cambio de turno, vehículos
entrando, otros saliendo, agentes ya cambiados de paisano dirigiéndose a sus propios
vehículos, otros entrando apurados

Tenía que reconocer que de una manera inconsciente había establecido una rutina, justo
a esas horas le encantaba mirar hacia el patio, ver como se mezclaba la vida de un
cuartel con las de las familias que allí vivían, ver convertirse al guardia más rudo en un
padre devoto, y porque no decirlo baboso, con su niña de apenas tres años en brazos

Y ver a la sargento, en esos días no había fallado ningún día, ver como nada más salir
prendía un cigarro, se dirigía al grupo entrante, quienes como jugadores de fútbol hacían
un rondo, en medio el que parecía jefe de turno y entregarle unos folios. Después
comentar algo al resto, como parecía tener una especie de tic nervioso, justo antes de
hablarles se tocaba la nalga derecha, podía percibir como le prestaban atención, como
preguntaban algo y como al finalizar lo que les dijera, les decía algo gracioso
provocando las risas de sus compañeros

Claudia: Maca
M: ¡Eh! sí dime
Claudia: Venía a preguntarte si necesitabas algo o puedo marcharme
M: Claro perdona, yo también me marcho ya
Claudia: Vaya mañanita y todavía nos queda todo el fin de semana, menos mal que por
lo menos tenemos fiesta
M: Sí, oye... me he quedado con una duda y no me parecía preguntártelo con ellos
delante
Claudia: Tú dirás
M: Es por el informe médico de la sargento, la placa que lleva, ¿sabes qué le pasó?
Claudia: Ujum, fue un disparo. He escuchado varias versiones de lo ocurrido, pero
vamos la que parece más fiable, porque Esther de eso nunca habla, es que le disparó una
Marcada 20

terrorista muy buscada, como era... tenía apodo de animal... no me acuerdo, la cosa es
que la tipa acabó en prisión y Esther aquí

M: Ya
Claudia: Si te interesa mucho puedo preguntar o...
M: No tranquila

Ambas continuaban mirando por el ventanal hacia el patio, desde donde se podía ver
como Esther estaba apoyada en un vehículo oficial hablando por teléfono, en un instante
se incorporaba y llevaba su mano derecha a la nalga del mismo lado, provocando una
sonrisa en la jueza

M: Nunca antes alguien me había provocado tanta curiosidad

Claudia miraba a unos instantes a la jueza para, a continuación, volver su vista a Esther

Claudia: ¿Bueno hace una cañita? Me ha avisado Javier que si queríamos están en “el
esquina”
M: Pues mira sí, iba a casa de mis padres pero no apetece nada

Mientras tanto Esther, una vez terminada la llamada, se encendía otro cigarro y dirigía
sus pasos hacia la barrera

“y ahora que pasa ahí joder”

Le estoy diciendo que no espikin inglish y que no hay transleiter. Macho no hay
manera. Mi Sargento

E: ¿Que pasa Manolo?


Manolo: Se ha marchado la interprete y tengo a estos que no se que narices me dicen,
¿usted se maneja en inglés?

“en ingles dice, si casi no me manejo en español como para complicarme más, en fin
haré el esfuerzo”

E: Pues no, pero mientras tú buscas a alguien ahí dentro, a ver si me puede entender con
ellos, si seguro que les han robado, fijo, amos solo hay que mirar la cara llevan por dios

La sargento avanzaba hacia donde se encontraban una pareja de ancianos con aspecto
ingles

Mientras tanto la Jueza junto con Claudia y Juan, otro Secretario Judicial, llegaban a la
altura de la barrera del cuartel caminando tranquilamente por la acera

Los tres detenían el paso cuando escuchaban claramente como la sargento decía:

E: Ujum... good afer... afternoon, I,m (“como era sargento?, bueno que mas da jefa”)
boss, waths upp sir?
Marcada 21

Sir: Were on the beach, we went for a bath and someone took advantage to steal
backpacks. We are left with nothing and...
“la leche, que me maten con tomate si he pillao algo”
E: A ver, ujum si you espiked inglish eslowly yo anderstand si no nou, ok?

Ambos ancianos se miraban uno al otro totalmente sorprendidos, para a continuación el


señor comenzar a detallar lentamente lo que les había ocurrido. Una vez acabado y
viendo que la Sargento no decía nada, lo intentaba de otra manera

Sir: Bandidos stolen


E: Acabáramos, bandidos very bad?
Sir: Nou
E: Entonces descartamos a Curro Jimenez
Sir: Sorry, Wath?
E: No que...
-: Mi Zaento ya me ocupo yo, si uzte quiere claro
E: ¿Pero tú sabes inglés?

Pues claro mi zaento estoy hecho un maquina

E: Pues venga maquina te dejo con ellos, ya me contarás


-: A zus órdenes

Dicho lo cual retomaba su camino hacia la salida casi tropezando con los tres judiciales
y sus sonrisas

E: A sus órdenes, que, ¿para casita ya?


-: No vamos para “el esquina”, ¿vaya soltura de inglés no? (decía con recochineo)
E: Jeje psss lo justo para salir del paso, oiga que lo he entendido ¡eh!, lo que pasa que
hablarlo ya me cuesta más
-: Ya claro, oye ni idea de que el bujero hablase ingles
E: Igual me he quedado yo
M: ¿Bujero? ¿Qué mote es ese? (preguntaba mientras llegaban al bar de la esquina,
quedando los cuatro en la entrada al local)
E: Su mote es chiclana, el chaval es de allí y bujero jeje, yo me acuerdo y me da la risa
Juan: Jejeje ¿tú no lo sabes Claudia?
Claudia: No pero venga cuéntalo ya
E: Va va, no se me ansien. Verán estábamos los dos recién llegados (sacaba un cigarro,
les ofrecía, negaban con la cabeza y prendía el cigarro) fughhhh y no me acuerdo bien
que estamos haciendo... la cuestión es... the cuestion is... (hacía un chasquido con los
dedos señalando al secretario) que era pues más o menos madrugada, y al chaval le dió
hambre, total que a esas horas no había nada abierto, locales digo ejem pues eso y
paramos en un 24 horas...
Juan: Jajaja aynsss sigue
E: Pero si usted ya lo sabe (aprovechaba para dar otra calada)
Juan: Es igual
E: Bueno pues nada que entramos jejeje... yo me pongo a mirar no sé qué cosa... me
cogí una palmera de chocolate creo... (al ver las caras impacientes sonreía) y me veo al
chiclana mirando la vitrina en busca de algo y... (para un segundo para dar una calada a
su cigarro) fughhh le digo que pasa ¿no te decides?, me dice: Es que me apetece donuts,
Marcada 22

le contesto: Pregúntale al paisano, je je total que va y le dice: Oiga ¿donuts sin bujero
tiene? Jajaja aysss y el paisano ¿lo qué?
Todos: Jajaja y...
E: Pues nada el paisano sacó el donut de toda la vida y le dice ¿se refiere a estos? Y el
chicli: No de los que no tienen bujero... a esto ya el chicli medio cabreado... porque
claro el paisano ya iba pillando lo que le quería decir y parecía que se estaba medio
cachondeando, yo girándome para otro lado que pensé que me daba algo de aguantarme
la risa... y finalmente como en barrio sésamo el chicli le explicó la diferencia, que
estaba en el bujero, agujero para el resto de hispanohablantes
Todos: Jajajaja

“jejeje mírala como se ríe, aysss si tu quisieras y yo pudiera maja”

Juan: Jeje bueno ¿te tomas una caña con nosotros?


E: Pues justo venía a comer algo
Juan: Entonces todos para adentro

-: Esther (se giraban los tres viendo como llegaba hasta ellos la Decano, mujer de unos
cincuenta y largos años, con traje de falda y chaqueta)
E: Señoría (le sonreía)
Decano: Ufg... que carrerita me he pegado (se apoyaba en el brazo de Esther)
E: Jeje ya se le ve (los otros tres después de saludar a la decano, se quedaban
esperando)
Decano: He tenido una mañana un tanto complicada y no te he podido llamar, ¿qué tal
el golpe?
E: ¿Y para eso casi se me desmonta corriendo? Si no ha sido nada (le volvía a sonreír)
Decano: ¿Seguro? (ponía su mano en la mejilla de Esther y ésta se apoyaba un segundo
en ella)
E: Segurísimo (no dejaba de sonreírle)
Decano: No me iba tranquila a casa (dejaba una última caricia) venga no os entretengo
más que además tengo al marido esperándome en el coche, tomaros una a mi salud,
hasta mañana
Todos: Hasta mañana
Juan: Venga pues ahora sí, para adentro (abría la puerta del bar, dejando paso a
Claudia, a continuación lo hacía Maca, quien había presenciado la escena sonriendo, y
por último entraba Esther)

El bar-cafetería a esas horas estaba muy concurrido, agentes comiendo o tomando café,
los trabajadores de la zona con su menú diario, diferentes miembros judiciales y el
grupo del a guardia civil judicial dirigido por Javier

Nada más entrar Claudia y Maca se dirigían a la mesa ocupada por Javier y los suyos,
Juan dudaba para finalmente dirigirse a esa mesa. Una vez allí y después de saludar en
general, se giraba buscando a la Sargento, ésta había directamente a la barra del local

Juan: Juntamos un par de mesas mejor

Ya con las mesas juntas y en espera de que la sargento se sentase junto a ellos,
comenzaban una conversación disentida entre ellos
Marcada 23

Maca, que desde que se sentara no había perdido de vista a la Sargento, observaba como
charlaba con el camarero y como en esos instantes una mujer mayor salía de la cocina y
la saludaba, podía apreciar como por el gesto de la cocinera parecía estar echándole la
bronca por algo. Vio con sorpresa, como entonces la Sargento tras poner un pie en el
elevador de la barra de un impulso se subía a la misma apoyando una rodilla, cogía a la
mujer y le daba un beso, ante los esfuerzos de la misma por zafarse

E: Anda Tere, abrázame un poquito


T: Ni hablar, llevas dos días sin aparecer por aquí... yo preocupada por lo que te había
pasado y... bájate de la barra
E: Aysss pero si estoy bien solo fue una patada sin importancia (se bajaba)
T: Ya, claro, bueno siéntate y te llevo un caldito que he preparado
E: ¿Caldito? Que estamos en pleno verano Tere, mejor algo más...
T: Ni hablar te tomas lo que te ponga o...
E: Vale vale, pero espera que antes voy a tomarme una cañita con (giraba su vista hacia
la mesa y por primera vez se daba cuenta de quien había en ella) joder
T: La boca niña que eres una guardia civil, aunque no lo parezca claro (decía mientras
también giraba su cabeza hacia la mesa) anda, muy bien con ese tipo de gente es con
quien tienes que tratar, no con la panda de...
E: Cuidao a ver qué vas a decir... auch (al sentir un apretón en el costado se giraba
rápidamente) joder Raul me has dado justo en el moratón
Raúl: Jeje no lo he podido evitar
T: ¿Pero no decías que no era nada?
E: Ufff, me piro para la mesa y ¿tú que haces?
Raúl: Nada a recoger un bocata y me voy para la vigilancia, pero la verdad es que te
extrañaba
E: Sí, sí claro, seguramente es eso y no que la Señorita Secretaria Judicial este en esa
mesa, que por cierto es la misma mesa donde yo me voy a sentar

Raúl intercalaba su mirada entre Esther y la mesa con la Secretaria, para decir
rápidamente

Raúl: Entonces me lo como aquí. Y digo yo, desde cuando tomas tú algo con Javier
E: Psss no es con el que quiero tomar algo (bajaba la voz) mira hacia las una
Raúl: Jejeje, definitivamente (pasaba un brazo por encima de los hombros de Esther)
nos pueden acusar de tener muy poca vergüenza pero de mal gusto no, ¿a que no?
E: Jeje, no te entusiasmes que ambas están pilladas
Raúl: Que corta rollos eres a veces, en fin, vamos para allá

Mientras tanto en la mesa...

J: Y nada ahí estamos, porque claro queremos...

“joder ¿es que todo el mundo le da besos y achuchones?”

Maca entonces se acercaba disimuladamente a Claudia sentada a su derecha y le


susurraba

M: Oye estos dos uhm (señalando con los ojos a Esther y Raúl, quienes en ese momento
se sentaban frete de ellas)
Marcada 24

Claudia: Jajaja que va, vamos ni de coña, se conocen desde pequeños y estuvieron en el
Colegio juntos, el de la Guardia Civil me refiero y mañana en el café te cuento más
(guiñaba un ojo a Maca) ¿Que tal chicos?
Raúl: Ahora estupendamente (decía mientras le guiñaba un ojo provocando un ligero
rubor en Claudia, percatándose Maca de ello)

Pasado un tiempo era el grupo de Javier el que primero abandonaba el bar junto con
Juan

Claudia: Pues yo también ve voy a ir, que tengo lío en casa


Raúl: ¿Algo en lo que la podamos ayudar? (preguntaba gentil)

Provocando que Esther elevara los ojos ante la mirada curiosa de Maca, quien le sonreía

Claudia: No pero muchas gracias, estoy de reformas y los obreros ya llevan muchas
horas sin vigilancia, así que mejor me marcho. Bueno chicos hasta mañana, Señoría (se
levantaba e iba hacia la barra)

“ahora es cuando debería irme yo también, pero es que... por quedarme un poquito más
tampoco pasa nada, además yo no tengo reformas”

Raúl: Esto pues yo también me voy (salía disparado hacia la barra., cruzándose con
Claudia que volvía)
E: Anda sí tira, bueno pues yo voy a pedir ya mi... (de pie ya se encontraba de cara con
Claudia, quien había retornado a la mesa)
Claudia: Con las prisas me olvidaba de preguntarte, ¿qué tal el golpe?
E: Ah, nada un moraillo que tengo, pero no sé que cosa me ha puesto Cruz, que casi no
duele, ahora está cogiendo un color muy raro
Claudia: A ver (decía subiéndole la camiseta) joder moraillo dice
E: Psss

Raúl que había seguido, nuevamente a Claudia, llegaba y se quedaba mirando el


hematoma

Raúl: Eso no es nada, a ver (se acercaba más hacia el costado de Esther, Claudia
continuaba sujetándole la camiseta y Esther se giraba hacia Maca haciéndole una mueca
graciosa con la cara, Maca contestaba con una sonrisa y se incorporaba sin llegar a
acercarse, intentado ver, lo que esa mañana no había podido apreciar)
Raúl: Vaya puntería ha tenido, te ha endiñado donde el taponazo
E: Sí pero dice Cruz que la placa no la ha movido (dicho esto Raúl se apartaba y Maca
se topaba de lleno con el vientre de Esther, miraba un momento el morado para después
fijarse en el perfecto vientre de Esther y sus marcados abdominales)

Claudia, quien continuaba sujetando la camiseta se percataba del estado ensimismado en


el que había quedado Maca y se agachaba lo justo para ver lo que miraba

Claudia: Joder Esther que envidia de barriga (pasaba su mano por los abdominales de
Esther)

“¿también Claudia?”
Marcada 25

Raúl: Es pura genética, ¿verdad? (fulminaba con la mirada a Esther)


E: Sí, no tengo que pasarme cuatro horas en el gimnasio machacándome, como otros (le
devolvía la mirada, a continuación miraba hacia la barra viendo como Teresa se estiraba
para ver lo que allí pasaba, entonces apartaba rápidamente la mano de Claudia) a la ya
está bien, que por menos se me han enamorao
Claudia: Jajaja claro, claro, bueno ahora si me voy mañana nos vemos (despeinaba un
poco más el cabello de Esther y miraba a Maca, quien parecía ajena a todo) señoría
hasta mañana (decía más alto)
M: ¡Eh! a sí sí, hasta mañana
Raúl: Le acompaño a la puerta, chao

Se quedaban solas, todavía de pie mirando hacia la salida del local, Esther se giraba
hacia la Jueza

E: Bueno pues ahora sí voy a por mi caldito, ¿usted?


M: ¿Caldito? Pero ¿aquí dan comidas?
E: Pues claro menús
M: Menús (decía sonriendo)

“a ver Macarena ¿se puede saber que haces?, levántate y tira para casa que encima hoy
llega Fernando y tú aquí... que... jeje se está tocando el culete y eso lo hace cuando está
nerviosa”

E: Jejeje ¿quiero uno?, le invito


M: Eh pues, pero es que caldo ahora...
E: Jum tengo medio enchufe, ¿algo a la plancha?
M: Hecho pero que sea pescado
E: Venga pues voy a pedir (se dirigía hacia la barra)

Una vez hecho el pedido Esther regresaba a la mesa, encontrándose a Maca revisando
su móvil, nada más sentarse llegaba hasta ellas Teresa

T: Os dejo aquí una ensaladita mientras os saco los primeros


E: Yo no...
T: Tú te callas y comes una poca, que cualquier día no se te ve, estás cada vez más
enclenque y trae que te peine un poco (decía mientras ya sus manos se encontraban en el
corto y díscolo cabello de Esther, intentando peinárselo con los dedos)
E: Joder Teresa, que estamos en mitad del bar y esta gente sabe lo que soy
T: Pues por eso mismo, por dios que no sabe uno si pedirte ayuda o dártela

Maca observaba la escena con una tierna sonrisa dibujada en su rostro, así veía como
Teresa intentaba peinar a Esther y ésta aguantaba la situación como buenamente podía

T: Un poco mejor ha quedado, bueno os dejo

Nada más irse Esther se sacudía el pelo ayudada por una mano, mientras guiñaba un ojo
a Maca y se instauraba un silencio en la mesa

“quieres decirle algo peazo membrilla”


Marcada 26

E: Esto... que lo de esta mañana pues que...


M: No se preocupe (cortaba a Esther) no es la primera que me lo hacen, ¿se lo enseñan
en la academia?
E: Jejej no, es pura supervivencia, pero bueno cuénteme como ha ido su semana, auch
jod...

Un Agente de uniforme se había acercado por detrás de la sargento y cariñosamente le


propinaba una pequeña colleja

Agente: Señoría buen provecho


E: Me cago en la leche, la manía esa de darme... collejas, un día os la quito
Agente: Pero si es cariñosamente jeje, luego acuérdese que le tengo que comentar una
cosa
E: Vale sí, ¿con quién vienes?

El agente señalaba hacia la barra y veía a dos agentes de policía local, quienes
levantaban las manos saludándola. La sargento consciente de que la podían escuchar
desde allí decía

E: Desde luego lo buena persona que eres y con la mala gente que vas

Causando con ello las risas de los tres más la de la Jueza

Cuando era consciente, que ya no la miraban se levantaba en un movimiento rápido y


rebuscaba algo en el bolsillo derecho de sus jeans, sacando finalmente un pequeñísimo
lápiz. Acto seguido arrancaba un pequeño trozo del mantel de papel de la mesa,
apuntando algo que la Jueza no alcanzaba a leer

Al levantar la vista se topaba con la mirada curiosa de Maca

E: No que... bueno tengo que apuntarme las cosillas, son tantas que a veces me despisto
M: Ya y en una agenda ¿no ha pensado nunca? (decía en tono sarcástico)
E: Náh me apaño bien así, es que se me ha acabado la libreta y la verdad, no me veo yo
cargando con una agenda a todos sitios, parecería una agente de seguros en vez de una
agente de la guardia civil

En esos momentos el camarero retiraba la ensalada y al poco les traía los primeros

Estaban enfrascadas en una amena conversación sobre los casos de esa semana, el atraso
que se llevaba en el Juzgado, cuando un tipo con apariencia de operario se acercaba en
movimientos tímidos a la mesa

-: Perdonen y buen provecho

Esther se giraba y reconociendo al hombre le decía

E: Gracias, ¿lo tiene?


Marcada 27

“joder con esta mujer es imposible comer tranquilamente, cuando no es uno es otro, jaja
al final usa todo el papel de la mesa de agenda, anda que el lápiz guarripeis que me lleva
por dios”

Tras alguna que otra interrupción al fin habían llegado a los cafés y se disponían a
marcharse del bar

E: Bueno, pues ha estado rico, ¿no?


M: Sí (se dirigía hacia la barra, siendo interceptada por la mano de Esther)
E: A esta invito yo, Teresa (alzaba la voz) apúntamelo
T: Espera que tengo que hablar contigo
E: Tere llevo mucha prisa, a la noche me paso y hablamos
T: Esta niña, vale pero cuando puedas llama a tus padres
E: Siiiiiiiiiiii, vayámonos rápido que es capaz de seguirme (decía a Maca susurrándole)

Ya fuera del local Esther encendía un cigarro, ofreciéndole uno, Maca negaba con la
cabeza y sacaba del bolso su móvil, momento en el que Esther, sabiéndose al lado de la
jueza se volvía hacia la cristalera de entrada al bar para ver el reflejo de ambas en él

“jeje ni con cola, no pegamos ni con superglue de ese, si es que con esos vestidillos que
me usa, taconazos y yo... jaja, psss oye en la variedad está el gusto dicen, lo mismo si le
pongo chanclas... no, no no le van...”

M: Sargento, sargento (tocaba el brazo de Esther)


E: Eh, a sí ¿dígame?
M: Nada que muchas gracias por la comida y... bueno pues que voy a ver si cojo un taxi
en la parada
E: ¿Taxi? A que usa taxi

“eso tú disimula como si no supieras que tiene un mercedes último modelo, negro,
matrícula... jeje si me conozco hasta la marca de caramelos que lleva en el cenicero
ayss, que te está hablando”

M: No mucho, es que tengo el coche en el taller, que por cierto tengo que recogerlo
ahora y...
E: Entonces pase del taxi, yo la llevo, que me pilla de paso
M: ¡Eh!... bueno pero cualquier taller ¿le pilla de paso?
E: ¡Eh!, no, no lo que pasa que... ejem... que bueno que me imagino que lo tiene en la
mercedes, si es que el coche en el que la vía una vez es el suyo claro
M: Vale, si no la trastoco mucho
E: Náh además lo tengo fuera, es aquel

Señalaba un vehículo estacionado enfrente del cuartel, dirigiéndose ambas al vehículo,


Maca se iba directamente hacia el lado derecho del mismo, seguida muy de cerca por
Esther

E: A ver déjeme un momento, es que a veces se atasca, y con esto de los recortes o lo
arreglamos a la española, osea en plan chapuzas, o no hay nada que hacer (dicho esto
accionaba el mando del vehículo e intentaba abrir la puerta del copiloto, resultando
imposible)
Marcada 28

E: Ve lo que le decía
M: No se moleste la parada está aquí mismo y...
E: Que no, si esto no es nada, ahora la abro desde dentro, pero échese para atrás, no
vayamos a accidentarnos

Esther se introducía en el vehículo, se giraba hacia la puerta del copiloto y con las
piernas estiradas metía un fuerte golpe con estas, abriéndose la puerta

E: A la, ya podemos irnos (“que como sigamos tardando Cruz me fusila” murmuraba)

Maca agachaba su cabeza para ver a Esther dentro del vehículo

M: Esto que ¿y si después no abre otra vez?


E: Ya nos apañaremos, venga suba

La Jueza finalmente subía en el vehículo, mirándolo con curiosidad y notando como el


asiento estaba totalmente atrás

E: Espere es que Raúl es muy alto y le gusta estirar las piernas, a ver coja de la palanca
y tire

Maca ejecutaba la acción descrita por la sargento y el asiento no se movía ni un


centímetro

M: Parece que también está atascado


E: A ver (dicho esto se inclinaba e introducía su mano izquierda debajo el asiento para
llegar a la palanca, quedando su cabeza pegada a la de la jueza) ahora empuje con las
piernas, como para un parto jje es broma ¡eh!

“vivan los recortes, la crisis mundial, los políticos corruptos y la madre que los parió”

Finalmente el asiento se movía y ambas en un movimiento triunfal por la hazaña,


giraban sus cabezas quedando mirándose a los ojos muy cerca y provocando en ambas
un azoramiento

M: Ujum, si ahora no va el cinturón, hago un mandamiento judicial retirando este


vehículo (decía en tono jocoso y sonriendo)
E: Jejeje

“psss a saber como están si nunca lo usamos”

-: Central solicitamos papa 4 de 0000 aaaa...

En el vehículo solo se escuchaban las transmisiones, Maca miraba por la ventanilla sin
atreverse a abrirla y Esther conducía en aparente calma

“por dios no les da dolor de cabeza todo el rato escuchando esto”

M: Sargento
E: Jum, diga (giraba hacia la derecha)
Marcada 29

M: Mientras van en los vehículos, solo escuchan las transmisiones estas, ¿no?
E: Que va, sería un rollazo, imagínese escuchando toda la noche solo las transmisiones,
ahora es verano y hay meneo pero en invierno, apenas se escucha nada
M: ¿Y qué emisora o música escucha una sargento de la guardia civil? (preguntaba
curiosa)

Esther desviaba su vista de la carretera para mirar a la jueza sonriendo y contestar

E: Pues una no lo sé, pero yo pues... esto (ante su duda Maca encendía ella misma la
radio del vehículo, comenzando a sonar, había sido un acto totalmente impulsivo,
comenzaba a sentirse muy bien al lado de la sargento, desconociendo el motivo y sin
pensar realmente en ello)

Esther rápidamente intentaba bajar el volumen de la radio y Maca en un movimiento


más rápido la paraba, reteniendo la mano de Esther con la suya

Conforme iba escuchando la música, su boca se abría por el asombro e intercalaba su


mirada entre la radio y la sargento, todavía con la mano de ésta cogida y con un gesto
asombroso exagerado y cómico

E: Jejeje ¿que se esperaba? ¿la cope?


M: Pues no, pero algo más, más... no sé (se encogía de hombros) otra cosa
E: No pero que es de amor eh... no, no, es lo contrario más bien
M: Ja ja si usted lo dice porque yo con tanta guitarra no me entero de nada (le sonreía
encogiéndose de hombros)

Sin pretenderlo, sin forzarlo, e inconscientemente se había creado entre ambas un


ambiente distendido

Cuando ya se hacía necesario cambiar la marcha del vehículo Esther se deshacía de la


mano de la jueza, provocando la sonrisa de ésta

-: Central, central, interrogo si beta de india se encuentra activa


-: Afirmativo

E: Que querrán ahora estos de mi (cogía el micrófono de la radio) aquí beta, ¿qué
necesitan?
-: Le hago una privada

La radio emitía un sonido indicando que la llamada privada llegaba, Esther pulsaba el
botón que aceptaba la llamada

E: Dime
-: Usted estaba buscando a la Popis, ¿verdad?
E: ¿La habéis visto?
-: La tenemos aquí mismo, me está contando que ha vuelto hace poco de su país y que
había perdido su teléfono
E: Vale, entretenla un momento, ¿dónde estáis?
-: En la carretera F.420,5
Marcada 30

-: Para ese coche, menudo pivonazo que va dentro, eso es un cuerpo y no el de la


guardia civil (se escuchaba a otro agente diferente al que se comunicaba con la
sargento)

Provocando que la jueza mirase a la sargento, mientras ésta no sabía dónde meterse

E: A ver, llevo un paquete, lo entrego y voy para allí (nuevamente la jueza se giraba
sorprendida hacia la sargento) no que, es un decir ¡eh!, vamos una forma de hablar
policial
-: Se está poniendo muy pesada, que solo quiere hablar con usted, ¿qué tipo de paquete?
¿rosa?
E: Eh pues (miraba a la jueza) uno jolines, que todo lo queréis saber. Dale conversación
o...
-: ¿La detengo por cualquier cosa? Jejeje a ver si se va a entretener con el...
E: Uff, que llevo la radio en abierto, sea consecuente por dios (cortaba al agente antes
de que prosiguiera)

“el paseito al final me cuesta el retiro verás, por dios, una magistrado aquí escuchando
todo esto y menos mal que no se han puesto pesaditos con lo del paquete”

-: Esto, bueno por aquí la esperamos


E: Venga en nada estoy ahí (cerraba la transmisión y miraba de reojo a Maca para ver
su reacción ante lo escuchado. Pero la jueza se mostraba tranquila y relajada)

“jejeje vaya panda, tanta guardia civil, tanto Tejero y luego míralos, si son como críos,
la verdad es que es un cuartel con agentes muy jóvenes, además es pequeñito, como una
gran familia y supongo que será normal”

M: ¿Lleva mucho destinada aquí?


E: Un año más o menos
M: ¿Y antes donde estaba?
E: En el norte
M: Escuché que estuvo en antiterrorismo
E: Jum
M: Tiene que ser muy diferente ¿no?
E: Jum

“nada no hay manera, tiene razón Claudia es hablarle de eso y se encierra en banda”

M: Mi pareja, está en la Audiencia Nacional, lo mismo lo conoce


E: Puede ser
M: Fernando Oyuso

Esther emitía un sonoro suspiro y negaba con la cabeza, igual que se había formado el
ambiente distendido y amigable entre ellas, ahora se instauraba un silencio incomodo

La jueza pensando que su curiosidad había estropeado el momento tan ameno que
estaba viviendo con la sargento y ésta porque a pesar de todo, le seguía costando hablar
de aquello, aun sintiéndose cómoda
Marcada 31

E: Hemos llegado (aparcaba el vehículo en la entrada el taller, la jueza la miraba sin


hacer ningún movimiento que adelantase su intención de bajar)
M: Siento si... he dicho algo o... (la miraba a los ojos)
E: No es... usted no tiene culpa... he dormido poco y... (desviaba su vista de la jueza
hacia la ventanilla) el encargado viene para acá

Maca miraba hacia donde lo hacía Esther viendo como el hombre llegaba hasta su
puerta, momento en el que Esther alargaba su brazo derecho hasta la manilla de la
puerta

E: Otra vez se ha atascado, espere lo intento desde fuera (salía del vehículo)
-: Buenas tardes sargento, ¿cómo va?
E: Hola Ángel, bien liada como siempre (llegaba a la puerta del copiloto y se disponía
abrir ante las miradas de la jueza desde dentro y de Ángel a su lado. La puerta no se
abría y entonces colocaba su pierna en el vehículo a modo de palanca mientras tiraba de
la empuñadura de la puerta, consiguiendo así abrirla)
Ángel: Esto te lo arreglo yo ahora en un pis pas
E: Negativo, que pague el Ministerio (sonreía) aunque estaba yo pensando que lo
mismo desenroscando eso (señalaba) con una 15 podría ceder y...
Ángel: ¿Con una quince? Que va es más de 13 (se agachaba y miraba)

La jueza desde dentro seguía la conversación de ambos con ambas cejas levantadas, una
vez paraban descendía del vehículo y el encargado del taller la reconocía

Ángel: Su vehículo ya está listo


M: Gracias (se giraba hacia Esther) muchas gracias por traerme y... hasta mañana...
que... ujum... si no es por la mañana será en la cena

Al final había tenido que correr para llegar a recoger a Fernando el aeropuerto, Ángel el
encargado del taller, se empeñaba en regalarle el arreglo del vehículo por haber llegado
acompañada de la sargento, a lo que ella se negaba

Cada día estaba más a gusto con la decisión tomada, pedir ese pueblo había sido una de
sus mejores decisiones, tenía cerca a su familia, a su amiga de la infancia Ana y otros
más, conocer a gente como Cruz, Claudia y alguno más le había resultado gratificante.
Con Claudia en poco tiempo había congeniado como si se conocieran de años

Hasta su trabajo como magistrado le resultaba más placentero, el trato en el juzgado era
muy ameno, unido a la escasa delincuencia y a la cercana colaboración policial

Debía reconocer que había disfrutado pasando el mediodía con la sargento y poco a
poco estaba comprobando el respeto y cariño que se le tenía

Desde su incorporación al Juzgado de Instancia, le había llamado la atención, su aspecto


nada tenía que ver con los agentes a los que ella estaba acostumbrada a tratar. Después
llegaron los comentarios que de ella se hacían, si bien eran chismorreos, pocas veces se
hacían en modo hiriente. Y quien los hacía con un tono más malicioso, había resultado
tener algún tipo de relación con ella
Marcada 32

Siempre con una sonrisa medio canalla en su rostro y cierto aire gamberro, que sin
saberlo le atraía. Aunque más lo hacía esos ojos por momentos vacíos, por momentos
llenos de vida, la sargento parecía vivir en una dualidad constante

Imaginaba que lo vivido en el norte le afectaba en gran manera, había visto diligencias
de Fernando sobre atentados y las victimas pasaban años con graves problemas
psicológicos. Conocía el alto porcentaje de guardias civiles dados de baja por el
síndrome del norte, años en la lucha, marginados, amenazados

Sabía por Claudia que no le gustaba hablar de esos años, pero al gozar por primera vez
de cierta intimidad con ella, le había sido imposible no preguntar por ello, no volvería a
insistir, lo que vio en sus ojos, una especie de lucha por seguir adelante sin conseguirlo,
le había dolido, no sería ella la que le volviese a molestar por algo que pertenecía al
pasado

Al pasar por una tienda de suvenirs del aeropuerto, no había podido evitar comprar una
pequeña agenda con un bolígrafo de igual tamaño, de cuero marrón claro. No sabía si en
algún momento se la regalaría pero le había encantado el hecho de comprarla para ella

-: Mira lo que he conseguido (interrumpía sus pensamientos Claudia)


M: Uff que bien huele, a ver si podemos acabar hoy antes (decía mientras ya saboreaba
el café traído por Claudia)
Claudia: Ya, no me digas más, hoy quieres echar la siesta aprovechando que no estás
solita
M: Hay que ir descansadita a la cena de despedida, ¿no? (le guiñaba un ojo)
Claudia: Ya, que envidia, el mío lleva unos días con unos turnos más raros que no hay
manera de coincidir, vamos que como tardemos mucho se me va a olvidar
M: No creo, mírame a mí, que llevábamos cerca de un mes. ¿Viene al final a la cena?
Claudia: No, tiene noche así que, de todas maneras esta noche me apetece pasármelo
bien, alguna copilla de más, liarla un poco en definitiva y a veces éste para eso es un
incordio

El teléfono del despacho comenzaba a sonar interrumpiendo la conversación, era


Claudia quien contestaba la llamada, mientras Maca saboreaba el café

Claudia: Hey cuanto tiempo sin saber de ti... ujum sí, esta noche... nada en el
restaurante de siempre... sí, nos dejan el salón hasta que queramos con barra libre,
musiquita y eso... es la cena de Don Mariano ¿crees que se la perdería?... no sé... pues
ya sabes lo cerrada que es para algunas cosas...

Algo hacía que Maca a partir de ese momento comenzara a prestar atención a la
conversación

Claudia: Bueno mujer te pasaste un poco y claro... ya te he dicho que ella no ha


comentado nada... llevamos un tiempo que no hemos podido quedar todos... que yo sepa
no... (Claudia miraba a Maca y le hacía un gesto gracioso con los ojos) bueno de todas
maneras esta noche nos vemos y ya hablamos... vale yo se lo digo, chao

Colgaba el teléfono y se encontraba con la mirada curiosa de Maca


Marcada 33

Claudia: Solo te diré una cosa, la noche se acaba de animar


M: ¿Y eso?
Claudia: Isabel viene (ante la mirada de Maca continuaba) es la anterior Fiscal Jefe,
que ahora que lo pienso no sé si debería avisar a Esther o si ya lo habrá hecho Don
Mariano
M: ¿Y? Que sepas que estás haciendo que parezca una cotilla
Claudia: Jejeje, no verás, Isabel y Esther tuvieron digamos que una relación, de estas
explosivas ¿vale? No duró mucho y esta (señalaba al teléfono) ni te imaginas el genio
que tiene, no le sentó muy bien, la ruptura me refiero, y cada vez que tenían que
reunirse o trabajar juntas, la reunión acababa a voces. Un día se la armó en el despacho
pero a lo grande ¡eh!, toda la planta callada escuchando las voces de la Fiscal,
gritándole a viva voz, ya sabes (con la mano imitaba la forma de unos cuernos) al final
intervino la Decano y bueno al poco la Fiscal fue destinada a la Provincial. Ella sola se
metió en la boca del lobo, porque a ver ya conoces a Esther, ¿la ves manteniendo una
relación estable?
M: ¡Eh! pues no sé mujer ¿por qué no?
Claudia: Claro hace poco que la conoces, no tiene horarios, va a su casa lo justo para
dormir, si alguien la llama pidiendo ayuda o lo que sea abandona lo que esté haciendo y
luego pues...
M: Le pierden las faldas (decía en un tono que Claudia no podía descifrar)
Claudia: A ver, lo normal tampoco te creas, lo mismo te exageré un poco el otro día, lo
que pasa es que... vale... aunque esté feo hablar de los demás te diré algo, los problemas
(lo entrecomillaba con las manos) de Esther ya sabes la supuesta adicción, su
suspensión y demás, aparte de lo que allí le pasara, ya sabes el disparo y eso, tienen que
ver con una mujer, tampoco es que te pueda contar mucho más, esto lo sé por Raúl y
porque prácticamente se le escapó, la cosa tuvo que ser muy fuerte, fíjate que yo a veces
he pensado que esa mujer pudiera ser la misma que le... en realidad que más da no
quiere tener una relación y punto, un meneo, como dice ella, de vez en cuando y fuera.
Encima todavía me pregunta por ella, en fin veremos como se da la noche.

M: ¿Toda esta gente viene a la despedida? (preguntaba cogida de la mano de Fernando)


Claudia: Sí, me ha dicho Eva, que al final hasta se han apuntado personal de la
corporación municipal (le contestaba entrando ya en el salón que el restaurante les había
reservado)
Eva: Buenas noches señorías, ¿qué les parece? (señalaba el salón)
Claudia: Genial (sonreía) parece el banquete de una boda, con su orquesta y su pista de
baile
Eva: Sí, más majo Antonio, es el dueño (aclaraba) se ha portado genial
M: ¿Y el homenajeado?
Eva: Allí al fondo con mi Teniente
Claudia: Vamos a saludarlo

Así dirigiendo sus pasos hacia donde se encontraban Vilchez, Cruz y Don Mariano,
Maca solo tuvo que presentar a Fernando a Don Mariano, el teniente y su mujer ya lo
conocían de sus anteriores visitas

En un rápido vistazo, pudo comprobar como la sargento no se encontraba en el salón


Marcada 34

Claudia: Don Mariano, no se puede quejar, pedazo despedida, me ha dicho Eva que al
final han tenido que poner una mesa más
Don Mariano: Jeje si al final parece que me quieren y todo. Lo que pasa es que os
gusta una fiesta más que nada
Claudia: Pues sí ¿no?
-: Don Mariano, se lo ha pensado bien, mire que ya no hay obras que mirar por las
calles
Don Mariano: Isabel, que gusto que pudieras venir (le daba dos besos)

M: ¿Es? (preguntaba en un susurro a Claudia)


Claudia: Sí, Isabel ¿qué tal? (se dirigía a la Fiscal y Maca aprovechaba para observar a
la fiscal, más o menos de su estatura, cabello rubio corto con un gracioso y rebelde
flequillo, vestido negro, muy corto a su gusto, de espalda abierta y una mirada segura y
firme)

“joder con la fiscal”

En el momento de la presentación ambas se dieron dos besos que apenas rozaron sus
mejillas, para a continuación, charlar animadamente, gastando bromas a Don Mariano y
su ya jubilación

¿Ese era el tipo de mujer que le gustaba a la sargento?, sus pensamientos eran
interrumpidos por una Eva, quien anunciaba que había llegado el momento de tomar
asiento

J: La parejita como no tarde, ni a su despedida es capaz de llegar en hora (decía un


Javier quien como el resto de guardias vestía el uniforme de gala)
Isabel: Es normal Javier, ella tarda más en ponerse el traje ¿verdad? Ya sabes colocar
todas esas medallas en la chaqueta lleva su tiempo (le decía sonriendo para dar un sorbo
a su copa y con mirada altiva)
J: No lo sé, yo nunca le he “puesto” (remarcaba la palabra) la chaqueta
Isabel: Jajaja, a mi no me mires yo solo se las quitaba (le guiñaba un ojo)

Laura, pareja de Javier, al ver el gesto desafiante de Isabel y sabiendo como podía
tomárselo éste, le agarraba del brazo dándole tranquilidad

A medida que iban degustando los primeros entremeses se consiguió en la mesa un


ambiente agradable, donde la gran mayoría se centraban en el homenajeado

C: Uf ya se han puesto a hablar de trabajo, no hay manera que desconecten (le decía a
Maca mientras señalaba a Vilchez y un hombre sentado a su lado al que desconocía)
M: ¿Quién es?
C: Un jefazo (le contestaba en un susurro)
M: Ah, como no va con uniforme creía que era político
C: Ya, la verdad es muy raro que haya venido, mira por fin aparecen este par (señalaba
la puerta)
Marcada 35

Maca miraba y por la puerta aparecían Raúl y Esther, ambos en traje de gala, ella con
falda, tacones y guerrera verde, él con pantalones, guerrera y zapatos relucientes, los
dos con el tricornio en la mano

Era la primera vez que la veía con ese tipo de uniforme y debía reconocer que le sentaba
muy bien, hasta parecía más alta y formal, no le hizo falta fijarse mucho para comprobar
lo que había dicho Isabel, a la guerrera de Esther parecía que le faltaba espacio para
colgar más medallas

No tardaron en vitorearlos, contestando ellos con sonrisas, bromas y saludando en


general

Fernando: Es ella cariño (susurraba a Maca)


M: ¿Eh? (le hacía apartar la vista de la sargento)
Fernando: La sargento por la que me preguntaste, está bastante más delgada, pero sí.
Todavía no me creo que esté en activo (continuaba susurrando)
M: Fer, ten cuidado nos pueden escuchar (volvía su vista al frente, momento en el que
Esther se acercaba a Don Mariano)

E: Buenas noches a todos, anda que os ha faltado tiempo para comenzar, Don Mariano
ayss que se me ha jubilao, cachis en la mar, ¿con quien me tomo yo ahora el primer
cafelillo? (llegaba hasta él y sin él levantarse lo rodeaba con sus brazos dándole un
beso)
Don Mariano: Jeje, seguro que te falta gente, anda y siéntate (le señalaba su asiento
junto a Isabel)
E: Venga sí (miraba a Isabel y ésta le guiñaba un ojo, haciéndola tragar saliva, justo
cuando iba a tomar asiento junto a ella, se percataba de la presencia del caballero
sentado en al lado de Vilchez, entonces se dirigió hacia el dándole un apretón de manos
con cariño y respeto)

“amos, amos, que las tengo aquí a todas jeje, la cena ¿es homenaje a Don Mariano o a
mí? jeje”

El dormir le había sentado de maravilla, en verdad tenía ganas de pasárselo bien, cuando
supo que Isabel acudiría sintió cierto fastidio, pero ahora que la tenía sentada a su lado y
estaba charlando con ella, debía reconocer que de alguna forma había echado de menos
su sentido del humor, su descaro y su fuerte carácter

Pero tenía muy presente el porque de su ruptura, la fiscal tenía hábitos que en nada le
ayudaban

Le había extrañado la presencia del Coronel en la fiesta, sabía que alguna de sus
operaciones habían sido instruidas por el juez, pero también conocía lo poco que al
Coronel le gustaba asistir a este tipo de actos, no quiso evaluar la razón de su asistencia,
si algo quería de ella sería el mismo Coronel el que la buscara

“pss por dios si parecen la barbie y el ken, son la perfección en pareja, pues a mí eso me
aburre tela, lo bien que iba a desentonar conmigo ayss”, ese había sido su pensamiento
nada más verla acompañada de su pareja
Marcada 36

Desde entonces estaba haciendo verdaderos esfuerzos por no mirarla más de lo


necesario, cosa que según lucía la juez, parecía imposible. Una vez más sus ojos la
desobedecían encontrándose con los ojos de la jueza que parecían sonreírle. Ella
devolvió la sonrisa y la jueza contestó con un hola no sonoro

Todos los uniformados se mantenían sentados con su vestimenta en estado impoluto,


menos Esther, Maca pudo observar como nada más sentarse, se despojaba de la
chaqueta quedando en camisa y chaleco, para a continuación aflojarse la corbata,
provocándole una sonrisa

“todos tan formalitos y ella jeje”

La cena estaba resultando de lo más divertida, recordando anécdotas y batallitas


sucedidas entre el Cuartel y los Juzgados

Eva: Venga contadme, donde os habéis entretenido, par de golfos


Raúl: Puesssssss (exageraba) si te digo que estábamos aquí mismo, ¿te lo crees?
Eva: No
Raúl: Es así, con esta no se puede ir a ningún sitio, resulta que el dueño tiene el salón
lleno de abogados, jueces etcétera y es a ella a quien le da no sé que papel para que se lo
explique. Ahora el tío se ha portado que mientras tanto, nos ha sacado un jamoncito que
no tiene nada que ver con el que nos hemos comido ahora y del vinito ni te hablo
Eva: Vamos que tú has catao el jamón por la face ¿no?
E: Y tanto, yo estrujándome los sesos para entender y luego traducírselo al hombre y
este venga a meterle mano al jamón
Raúl: A algo le tendré que meter mano, digo yo, que estoy en edad de merecer y muy
desaprovechado (decía provocando las risas de los cercanos)
Eva: Y ¿de qué era?
E: De hacienda
Eva: Ay madre y que sabes tú de hacienda
E: Pues (elevaba los hombros) ¿qué somos todos? Jajaja, una vez leído los tropecientos
folios que me ha dado he llegado a entenderlo y ya se lo he podido explicar a él claro

Desde el otro lado de la mesa la jueza hacía esfuerzos por estar atenta y participar en la
conversación que había en su lado, mientras trataba de no perder la que acontecía en el
otro lado

Roberto: Si es que no tienes remedio, por cierto Esther ya te vale, esta mañana ha
vuelto a venir el espía
Isabel: ¿Que espía?
Roberto: Un ex-militar que se cree espía, me ha entregado varios folios pintorreados,
me dice: Déselos a la sargento que la estoy ayudando
E: Jeje pobrecillo, es que estuvo en la legión francesa y se quedó medio trastornado, la
cuestión es que se cree espía y de vez en cuando viene me da los folios de sus
investigaciones y se va tan tranquilo creyendo que coopera
Eva: Yo he flipado con los folios, no se entiende nada
E: El otro día se lo comenté a Cris, la trabajadora social (aclaraba) y me dijo que tiene
no sé que trastorno pero que puede llevar una vida relativamente normal, así que pues
nada cuando venga se le atiende y se le dan las gracias
Marcada 37

J: Que yo sepa, somos guardias civiles no una ong (intervenía silenciando al resto y
haciendo que la jueza fijase su vista en ese lado)
Isabel: Desde luego Javiercito eres único, es por gente como ella por la que os llaman
benemérita, por mucho que te fastidie, tú ni caso cielo, que eres un amor (terminaba
diciéndole a Esther cogiéndola por el mentón a para girarla hacia ella, momento en el
que los ojos de la jueza se desviaban)
Isabel: Se te ve genial (bajaba su brazo hasta quedar apoyada en la pierna de Esther)
E: Eh, tú también

“uff esta viene pidiéndome lo suyo y lo de su prima”

Llegado el momento Don Mariano les dirigió unas palabras, celebrando el haber
trabajado con ese gran grupo de compañeros y amigos. Lo hizo desde el pequeño
escenario reuniéndolos en la pista de baile. Poco después las primeras copas ya estaban
siendo degustadas y la música invitaba al baile, así lo hacían Eva y su grupo, a quien
pronto se unió la fiscal y algún que otro funcionario

Esther charlaba animadamente con el juez, mientras observaba como Raúl flirteaba con
Claudia sin reparo alguno y como la jueza se mantenía al lado de su pareja, charlando
con Cruz y otros conocidos

Nossa, nossa assim você me mata


ai se eu te pego, ai ai se eu te pego
Sábado no balada
a galera começou a dançar

Era la canción que sonaba cuando los ojos de ambas se volvieron a encontrar y ambas se
sonrieron en la distancia, momento que la Jueza, sabiendo que Fernando se encontraba
en el aseo, le hacía una señal con la cabeza

“ayss que quiere que vaya, a sus órdenes y a sus pies por dios, esta canción me viene al
pelo, como me dijo la interprete que era, tu, tu así me matas ay si te cojo ay si te cojo
jejeje... mis ganas ayss”, se dirigía hacia ella bailando al ritmo de la canción

“jejeje me... ¿me la está cantando?... Macarena hija que no porque sea lesbiana le tienen
que gustar todas”

M: Alguna vez, ¿me dejará probarme el tricornio? (le decía una vez que Esther llegaba
a su lado)
E: Jum, si acepta los efectos secundarios, cuando quiera
M: Jeje ya, y cuales ¿son? (le seguía el juego)
E: Lo primero puede crecerle el bigote y lo segundo, casi peor, la mala leche
M: Jajaj pues o necesito gafas o usted bigote como que no, uhm
E: Si eres hija del cuerpo va con salto generacional, y mi padre lo lleva
M: Entonces esperemos que si sus hijos continúan la tradición sean nenes. Fuera de
bromas el traje le...
Fernando: Estás aquí, por un momento no te veía (llegaba Fernando cortando a la
Jueza)

“eah que poquillo ha durado el divorcio entre la barbie y el ken”


Marcada 38

E: Hora de rellenar (se marchaba evitando la presentación)

Raúl: No me lo puedo creer, yo que venía gimoteando pensando que iba a tener que
estar viéndolos juntitos y está solita (se encontraba con Esther) ¿se puede tener más
suerte?
E: Ya te digo, pero escucha que si eso te presto el tricornio para las babas, por favor,
¿se puede ser más baboso?
Raúl: No te me pongas envidiooooooosa, que yo llevo esperando más tiempo que tú,
pero mira yo la he estado observando y que quieres que te diga, muy guapillos los dos
pero no sé... he pensado que podemos...

Mientras Raúl le contestaba ella se encontraba con la mirada del Coronel, quien con un
movimiento le invita a salir al jardín

E: Sí venga, luego si eso (se marchaba hacia el jardín)


Raúl: Pero entonces es ¿sí?

“lo sabía éste no había venido a la despedida, dios por favor, por favor te lo pido, que no
sea lo que creo ¿vale? Apiádate un poquito de mi, que además me estoy portando muy
bien, que tu mejor que nadie tienes que saber que estoy limpia y... y hace un montón
que no participo en una... pues eso que estoy siendo buena anda porfi”

Coronel: Sabes que no he venido a la cena solo por el Juez (le decía ya en el jardín)
E: Algo me olía, pero creí que se habían olvidado de mí
Coronel: No es así... solo estábamos esperando... Esther el juicio se acerca y es muy
probable que le levanten la incomunicación (Esther elevaba los hombros en gesto
pasota) sabemos... estamos seguros que de alguna forma va a intentar comunicarse
contigo
E: Eso es imposible Coronel y de todas maneras ¿para qué lo iba a hacer?
Coronel: No lo sé, pero es así, el lado oscuro todavía quiere tu cabeza (Esther sonreía)
ya sabes están en plena negociación con ellos, entregarles una guardia civil condenada
por colaboración sería un bonito premio (ponía su mano en el hombro de Esther dándole
un pequeño apretón) pero el General no va a ceder, sabe que estás limpia, más allá de lo
que digan las estúpidas evaluaciones...
E: No me jodas, ¿quién es el soplón?
Coronel: Que más da, si le levantan la incomunicación vas a tener a los mejores
policías detrás tuyo, esperando que Aitziber desde prisión se comunique contigo para
caerte encima, escúchame bien Esther, el general te ofrece una salida, Kaboul, allí se
está entrenando a nuevos policías y cuerpos de inteligencia, rollos de la OTAN, te
sacamos de aquí, llega el juicio y bang limpia. En nada de tiempo volverías al grupo, no
se te ha instruido para trabajar en un pueblo Esther
E: ¿Qué pasa si me niego?
Coronel: Te quedas expuesta
E: Es que, ¿para qué cojones se iba a comunicar conmigo?, no tiene sentido (se rascaba
la cabeza) necesito otra copa

“dios sabía que no le traía nada bueno, ¿y para que se va a comunicar conmigo? Que me
va a decir... lo siento cary... no sé quien me la puso en la mano y creía que era de
Marcada 39

juguete... entonces se disparó... uff... y las otras víctimas pues a lo mejor me robaron las
huellas uff... ufff”

El Coronel entraba en el salón un instante para regresar al jardín con una botella y dos
copas en la mano

Coronel: Hay algo que no sabes, existen cintas de vídeo y...


E: ¿Nuestras? (le interrumpía)
Coronel: No, los suyos querían desbancarla y tú les viniste muy bien, son muy
evidentes y joder son... parecen una puta película de amor, Esther ¿lo entiendes?
E: Yo ya no entiendo nada, bueno sí que no hay manera de que pueda estar tranquila y
olvidarme de todo aquello
Coronel: No tienes que contestar ahora, tómate unos días, puedes llamarme cuando
quieras y en tres días estarás volando hacia Kaboul, pero si finalmente te quedas
tendremos que reunirnos, cualquier cosa sospechosa desde ahora házmela saber (ante el
estado en el que estaba quedando Esther de nerviosismo trataba de animarla) escucha no
creo que te quiera perjudicar, al fin y al cabo te salvó la vida. Tengo que marcharme,
llámame para cualquier cosa y no pasa nada si esta noche (le guiñaba un ojo) te
desmadras un poco (terminaba de decir dejando un beso en su mejilla y marchándose
del jardín)

Esther quedaba parada con mil pensamientos diferentes en su cabeza, no concebía que
Aitziber quisiera comunicarse con ella después de todo lo pasado, se rellenaba de nuevo
la copa y se sentaba en el suelo apoyando la espalda en la pared

“y encima la canción esta martirizándome... olvídate de mi... déjame tranquila por


favor... tengo que tranquilizarme... no puedo tirar todos estos meses por la borda...”

C: Raúl ¿sabes dónde está Esther?


Raúl: Pues he estado hablando con ella hace un rato (miraba alrededor tratando de
localizarla) no sé, lo mismo ha salido fuera
C: Voy a ver (dirigía sus pasos hacia la terraza que tenía más cerca)

Una vez fuera, echó un vistazo al jardín no encontrando en él a Esther, se dirigió al


murillo que separaba las terrazas, encontrándola allí

C: ¿Qué haces aquí? (no obtenía contestación, observaba la postura de Esther, sentada y
con la cabeza mirando al cielo, para percatarse después de la botella vacía que había a
su lado. Acercándose finalmente hacia ella)
C: Esther, ¿qué pasa? (preguntaba preocupada) Esther (le cogía la cara) ¿qué ha
pasado? ¿ha sido el Coronel? ¿te ha dicho algo de Aitzber? (lanzaba preguntas sin
obtener contestación)
E: Nada no ha pasado nada (sonreía tristemente y se deshacía de su mano)
C: ¿Te... te la has bebido sola?
E: Ujum (se levantaba muy lentamente) ¿me acompañas en la próxima?
C: No y para ti no va a haber una próxima
E: Jajaja ya, claro, que ahora tampoco voy a poder tomarme una copa, mira Cruz busca
a tu marido y pégate un baile con él (comenzaba a caminar hacia el salón, siendo
detenida por Cruz)
Marcada 40

C: Te vas ahora mismo hacia el aparcamiento y me esperas allí


E: No y suéltame, por favor Cruz
C: No lo voy a hacer hasta que no entres en razón
E: Te he dicho que no (ahora era ella la que agarraba a Cruz y la conducía hacia el
murillo, apoyándola en él) sabes solo hay una forma en la que me iría ahora mismo
contigo de aquí (sonreía exageradamente y se acoplaba al cuerpo de la forense
aprisionándola entre ella y el muro)
C: Esther el salón está lleno de gente y no paran de salir a fumar, suéltame
E: Jum solo somos dos buenas amigas (acercaba su rostro al de la forense) que se
apoyan y quieren ¿no?
C: Esther basta, Rodolfo puede salir (cerraba los ojos al sentir su nariz acariciando su
mejilla)

Estaba pasando una velada divertida y animada, Raúl había resultado un tipo divertido y
el tonteo descarado que llevaba con Claudia en cierta forma le hacía gracia

No la había vuelto a ver desde que hablase con ella y fuesen interrumpidas por
Fernando, se mantenía atenta a las conversaciones e incluso su cuerpo se animaba
bailando alguna que otra canción, pero sus ojos no dejaban de buscarla sin conseguirlo,
por eso cuando vio a Cruz saliendo hacia el jardín no pudo evitar sentir unas ganas
inmensas de seguirla, seguro que en ese jardín estaría la sargento

Aprovechó que Fernando charlaba distraídamente y se dirigió al jardín

No solo los ojos de la jueza habían buscado a Esther, los de la Fiscal también y como
ella no había podido evitar salir

Nada más pisar el jardín sus pasos se detuvieron ante lo que encontraron, podía ver la
cabeza de Cruz, de espaldas a ella y la de la Sargento muy próxima de la primera. Ver
como Esther daba un paso atrás llevándose las manos a la cara para luego pasar al pelo,
despeinándose en un movimiento nervioso

Para su sorpresa vio como en esos momentos una tercera llegaba, Isabel, abrazando a
Esther por detrás mientras parecía decir algo a Cruz. Ésta parecía no contestarle y se
marchaba del lugar, podía apreciar perfectamente la sonrisa malévola de la fiscal

Lo que sus ojos vieron después, la hizo apretar el puño, más cuando notó como su
corazón parecía querer galopar y el azoramiento llegaba a su rostro. Desvió su mirada
tratando de calmarse y sin lograrlo, regresó en pasos rápidos al salón

Esther continuaba su asedio sobre Cruz hasta que sus ojos se encontraron, tomando
conciencia de lo que hacía y de lo que se había prometido no volver a repetir, entonces
repitiendo varios lo siento, se aparataba de ésta, momento en el que notaba otro cuerpo
diferente pegado a ella por la espalda, abrazándola

Isabel: Cruz será mejor que vuelvas dentro, lo mismo tu maridito te está buscando

Cruz no le contestaba, miraba a Esther y le decía, más bien pedía


Marcada 41

C: Déjame llevarte a casa


Isabel: No te preocupes más mujer, la dejas en muy buenas manos, ¿a que sí cielo?
E: Ya lo has oído, será mejor que te marches (pronunciaba sin mirarla)
C: Genial Esther (abandonaba el lugar, dejándolas solas)
E: No le vuelvas a hablar así nunca más
Isabel: Vale, solo le recordaba ciertas cosas, a veces se le olvidan, pero pasemos de ella
(le daba la vuelta) no he venido aquí a discutir (colocaba ambas manos en su rostro)
llevo toda la noche queriendo hacer esto (se lanzaba hacia sus labios siendo respondida
de inmediato por una Esther que parecía olvidarse de donde se encontraba, besándola
como si fuese su única tabla de salvación)

Llegaba todavía azorada y sin entender, o más bien, no queriendo hacerlo, lo que le
había hecho sentir, la escena presenciada en el jardín

Fernando: Si me hubieses dicho que ibas a salir, te hubiese acompañado


M: No, solo quería tomar aire (le quitaba la copa de la mano, bebiéndose lo que
quedaba de ella) voy a por otra, ¿tú quieres otra?
Fernando: Sí, habrá que seguirte el ritmo

Mientras estaba en la barra no podía resistir el mirar hacia la entrada del jardín, su
mente caprichosa ella, no paraba de recordar la escena y lo que es peor insistía en
desarrollarla más allá de lo visto

Llegado el momento y dado el cáliz que estaban tomando las caricias de ambas, Isabel
tomó conciencia del sitio y de lo que tenía planeado para esa noche, frenando a Esther y
convenciéndola de marcharse ya al hotel que tenía reservado

Regresaron al salón donde se despidieron del homenajeado y de los más cercanos, no


sin antes encontrarse con los ojos de la jueza, quien bailaba muy pegada a su pareja

Al poco tiempo Maca y su pareja, también abandonaban el restaurante rumbo a su casa

En el ascensor que les subía al piso de Maca, ésta no daba tregua a un Fernando, que por
momentos creía, no poder seguir el ritmo de su chica, le daba la vuelta y ahora era él el
que la acorralaba contra la pared, queriendo aminorar el ritmo, al mismo tiempo cogía la
mano de Maca que ya se colaba entre su pantalón (espera ya hemos llegado)

Cogidos por esa misma mano llegaban a la puerta de la jueza, ésta sacaba las llaves del
bolso, mientras Fernando desde atrás la rodeaba con sus brazos por la cintura, mientras
su boca exploraba la oreja derecha de ella, quien abría la puerta para a continuación
deshacer el abrazo, girarse y agarrándolo por las solapas de la chaqueta hacerlo entrar
en el piso

En otro ascensor la situación no era muy diferente, Esther acorralaba a Isabel contra la
pared, sus manos ya habían levantado el corto vestido de ésta y su boca se centraba en
devorar el cuello de quien respiraba entrecortadamente sin disimulo alguno, agarrándose
Marcada 42

al pelo de Esther, para en un momento apartar su cabeza del ya maltrecho cuello y


decirle

E: No te puedes imaginar lo que te he echado de menos (dicho lo cual y ante el aviso


que emitía el ascensor de haber llegado a la planta seleccionada, Esther bajaba sus
manos de los glúteos de la fiscal hacia el inicio de sus muslos y con voz ronca le
ordenaba) agárrate (la fiscal cumplía la orden con una sonrisa)
Isabel: Estamos es un hotel y vas de uniforme
E: Me da igual (así dirigían sus pasos, titubeantes, hacia la habitación del hotel, donde
acorralaba nuevamente a la fiscal, esta vez contra la puerta) ¿la llave?
Isabel: Espera (sus piernas volvían a tocar suelo y pasando debajo del brazo apoyado de
Esther en la pared, buscaba en su bolso la llave. Una vez encontrada y cuando ya la
estaba introduciendo se volvía hacia Esther, quien había apoyado su frente en la pared y
miraba de lado a la fiscal)
Isabel: No tenía muchas esperanzas de acabar la noche así, pero me dio tiempo a
conseguir algo que te a encantar
E: Abre y veremos

Un tiempo después...

Ropa desperdigada por la habitación, dos cuerpos sobre una cama, uno el de Fernando,
semisentado con la espalda apoyada en el cabezal, intentando normalizar la respiración.
El de Maca a horcajadas, con sus manos aun apoyadas en los hombros del primero y la
cabeza mirando al techo de la habitación

Después de unos segundos Fernando alargaba su brazo, colocaba su mano en el cuello


de su pareja, presionándola levemente, para encontrarse con sus ojos y regalarle una
sonrisa, para a continuación decir

Fernando: Te quiero

Maca entonces se inclinaba e iniciaba otro beso cargado de pasión, Fernando respondía
al beso intentado transformarlo imponiendo algo de ternura, cuando ya creía estar
consiguiéndolo Maca abandonaba su boca para dirigirse al cuello y de allí a su torso,
cuando también lo abandonaba Fernando la paraba y negaba con la cabeza, provocando
que Maca volviera a su posición inicial y con su vista fija en los ojos de Fernando,
coger la mano derecha de este llevándola directamente a su centro, Fernando sonreía y
comenzaba a ejecutar lo que su chica con ese gesto le pedía

Al mismo tiempo en el hotel...

Ropa desperdiga por la habitación, dos cuerpos sobre una cama, uno el de Esther,
semisentada con la espalda apoyada en el cabezal, intentando normalizar la respiración.
El de Isabel a horcajadas, con sus manos apoyadas en los hombros de Esther y mirando
fijamente a unos ojos que por momentos le causaban escalofríos, mientras hacía el
mismo intento con su respiración
Marcada 43

Después de unos segundos Esther giraba su cabeza, fijando su vista en el ventanal de la


habitación, Isabel entonces le hacía volver su vista hacia ella

Isabel: Esta noche es mía, déjalo todo detrás del ventanal (decía mientras se
incorporaba lo justo para sacar la botella de champán de la cubitera y coger las dos
copas que había junto a ella, regresando a su posición inicial sobre Esther, ese
movimiento hacía que de la botella cayesen pequeñas gotas de agua que aterrizaban en
el torso de Esther)

Un vez descorchada la botella y servidas las dos copas, Isabel recogía una de esas gotas
del pecho de Esther en una provocativa caricia

Isabel: Tengo lo que necesitas (dicho esto dejaba la botella en su cubitera y su copa en
la mesita, para abrir el cajón de la misma)

Esther permanecía mirando sus movimientos, cuando del pequeño cajón sacaba un
pitillera metálica y dejaba dentro un objeto familiar para ambas, abría la pitillera y
sacaba un cigarro que colocaba en la boca de Esther, prendiéndolo a continuación

Esther aprovechaba y se sentaba más cómoda apoyando ya totalmente su espalda. Una


vez acopladas en la nueva posición, sujetaba el cigarro con una mano y con la otra daba
un trago su copa, observando como Isabel desenvolvía un pequeño papel, vertía el polvo
blanquecino que contenía encima de la pitillera y usaba el encendedor para formar dos
rayas

Una vez hechas, acercaba la pitillera a Esther, ofreciéndole un canuto de plata, ésta
giraba su cabeza nuevamente hacia el ventanal mientras emitía un sonoro suspiro, para a
continuación cerrar los ojos fuertemente

Isabel: Vamos cielo solo por esta noche (decía mientras le obligaba a mirarla, Esther
negaba con la cabeza) está bien como quieras (esnifaba provocándola mientras Esther
desviaba su vista hacia cualquier punto de la habitación, hasta que su deseo podía más
que ella y volvía su vista de nuevo hacia Isabel, quien después de limpiarse la nariz,
llevaba su mano a la pitillera arrastrando el polvo que quedaba, llevando a continuación
su mano a la boca, degustando el polvo que se había quedado en sus dedos, en un gesto
que mezclaba provocación y sensualidad, a lo que Esther respondía aplastando el
cigarro en el cenicero y lanzándose a su boca, provocando una sonrisa victoriosa en la
fiscal)

El beso tomaba por momentos carices febriles y Esther dirigía su mano izquierda hacia
el cajón que había quedado abierto, estaba cogiendo ya el objeto depositado allí cuando
la mano de Isabel la paraba, haciéndolo caer

Isabel: Ahora mismo solo quiero tu boca (decía mientras soltaba su mano y de manera
muy lenta arrastraba a Esther)

La madrugada sorprendió a la jueza, en la cama con el brazo de Fernando rodeando su


cintura, ambos desnudos y exhaustos, mirando hacia la ventana esperando que el sueño
la venciera, mientras por su cabeza viajaban imágenes de esa cena y de ella, recordando
Marcada 44

lo que había sentido al verla acorralando a Cruz y después besando a la fiscal. Recuerdo
que le hacía estremecerse y excitarse, cerraba entonces los ojos intentando aplacar ese
deseo, avergonzándose por ser la primera vez que sentía deseo por otra persona teniendo
abrazado a su cuerpo a Fernando

Finalmente el cansancio podía con ella y el sueño anhelado para alejar ciertos
pensamientos, llegaba

Pocos minutos después su teléfono oficial comenzaba a sonar, despertándola y


recordándola que su guardia no había finalizado

A Esther la madrugada la sorprendió mirando hacia la mesita y los objetos que


permanecían en ella, con la mente totalmente en blanco y con el cuerpo de Isabel
totalmente pegado a su espalda. Notó como las manos de esta viajaban por su abdomen
y como se acercaba a su oído

Isabel: Cielo, ¿preparas la bañera?


E: Creí que dormías
Isabel: No, solo descansaba un poco, anda ve preparándola mientras yo cojo algo del
minibar (decía al tiempo que la besaba y se incorporaba de la cama)

Esther de forma autómata también se levantaba dirigiéndose al baño, una vez dentro
Isabel en un movimiento rápido localizaba la chaqueta de Esther, buscaba en sus
bolsillos el móvil de esta y una vez encontrado lo manipulaba accionando el modo
silencio, momento en el que este comenzaba a sonar

Isabel: Olvidaros de la sargento por un día (murmuraba con una sonrisa en su boca)

Iba en el taxi cuando se percató que llevaba muchas horas sin recibir una sola llamada,
lo sacó de su chaqueta y con asombro observó que tenía una cantidad importante de
llamadas perdidas

“joder ¿cuándo narices lo puse en silencio?”

E: Raúl
Raúl: Joder Esther, ¿dónde cojones te has metido? (no la dejaba contestar) llevamos de
culo desde poco después de la cena, te he llamado no cuantas veces y me has hecho
recorrerme no sé cuantos hoteles
E: Estábamos fuera del pueblo, ¿qué ha pasado?
Raúl: Un pirado ha secuestrado al hijo de su pareja, no hay manera de hacerle soltar
prenda, se han organizado grupos y...
E: Vale estoy llegando al cuartel, ¿estás fuera?
Raúl: Sí, pero escucha, Vilchez debe estar en su despacho ve a verlo antes de hacer
nada, está muy quemado contigo, luego hablamos y me cuentas
E: Jum
Marcada 45

Llevaba desde muy temprano en el despacho, la prensa se había hecho eco de todo lo
sucedido, desde la detención del padre del chaval no se había adelantado nada, el niño
continuaba en paradero desconocido y ni el Teniente ni Javier avanzaban en la
investigación

J: Señoría lo tenemos todo dispuesto para tomarle declaración, mientras los equipos
continúan registrando su domicilio y el de sus padres, de momento no hay más
M: ¿La madre sigue ingresada? (se giraba hacia el ventanal)
J: Sí (se acercaba al ventanal)
M: Ya que estamos aquí prefiero tomarle yo directamente la declaración (se llevaba las
manos a la frente) lo quiero aquí en media hora

Justo en esos momentos la sargento entraba al cuartel, con chaqueta, tricornio y corbata
en una mano

J: Que fuerte, a qué horas aparece, pero esta vez no se va a escapar de rositas
M: Creí que estaba en el caso (decía mientras sus ojos no perdían de vista a la sargento)
J: No desde la cena está mising y encima aparece con el uniforme a medio poner, que
vergüenza
M: Javier déjate de vergüenzas y vamos a seguir

-: Mi sargento
E: Ya, que me espera en el despacho
-: Sí ¡eh!... está muy cabreado
E: Gracias (le tocaba el brazo en agradecimiento y se dirigía en pasos rápidos hacia el
despecho del teniente)

La puerta del mismo estaba abierta y podía escuchar las diferentes transmisiones y la
TV prendida

E: Teniente
V: Entra y cierra la puerta (una vez hecho lo ordenado, se levantaba de su asiento, cogía
un papel y un bolígrafo, ofreciéndoselo a la sargento) en estos momentos te comunico
que serás propuesta para suspensión de empleo y sueldo en base a falta grave. Falta
consistente en no estar localizada conforme a la ley, no incorporarte a tu turno y (la
miraba de arriba abajo) súmale negligencia en el correcto vestir
E: Teniente yo...
V: Me importa dos cojones donde hayas estado y lo que te haya pasado. Me importa
muy poco lo que te dijera el Coronel, lo mal que lo has pasado, me da igual (le miraba
desafiante y enfadado)

Esther cogía el bolígrafo y comenzaba a firmar la documentación sin emitir palabra


alguna

V: Ahora ponte a las órdenes de Javier, el caso es primordial, un solo problema con él y
remuevo lo que sea para que la suspensión sea inmediata (decía mientras Esther ya se
encontraba en la puerta dándole la espalda, se disponía a abrirla cuando) como en tu
puta vida vuelvas a tocarle un pelo a Cruz, me olvidaré de tus padres, de ti y hasta de la
guardia civil
Marcada 46

Tras cerrar la puerta del despacho caminaba por el pasillo mientras en un movimiento
intranquilo se rascaba la cabeza. No lograba entender en que momento quedó
desconectada, hasta que recordó que la última vez que lo usó fue cuando habló con su
madre justo antes de entrar al restaurante

“joder Isa, me cago en mi puta suerte”

Realmente parecía que todos estaban en el caso del niño, nadie en el pasillo, las distintas
dependencias abiertas y vacías de personal, teléfonos sonando sin que nadie acudiera a
callarlos

Pasaba cerca de los calabozos cuando un leve ruido llegó a sus oídos, aminoró el paso
concentrándose en él, dejó sus cosas sobre la primera silla que encontró a su paso y se
dirigió hacia la puerta de los calabozos

Conforme se acercaba el sonido llegaba más nítido a sus oídos, desviándose un


momento hacia la puerta de la derecha y cogiendo la llave maestra de los calabozos

E: Joder, que cojones (entraba ya en los calabozos, todas las celdas estaban abiertas
menos una, se dirigió veloz hacia ella, el ruido ya era muy claro) para ahora mismo,
¿me oyes?

Una vez abierta se encontraba una escena dantesca, un hombre sentado en el suelo
rodeado de sangre, cortándose de manera afanosa, con una cuchilla de afeitar en su
mano y sonrisa en su rostro

E: Hijo de puta (se abalanzaba hacia él, propinándole una fuerte patada que le hacía
soltar la cuchilla, el hombre después del impacto conseguía revolverse y nuevamente se
veía forzada a arremeter contra él, rodaron por la minúscula celda hasta que pudo
retenerle contra el suelo) Vilchez, Vilchez, joder agh agh (viendo que nadie parecía
escucharle, levantó la cabeza del hombre para en un movimiento seco pegarle un fuerte
golpe con la suya) auch, joder (cayendo el hombre inconsciente al suelo) joder joder (se
llevaba la mano a su frente malherida, que comenzaba a sangrar, cuando se percataba de
algo escrito con sangre en la pared de la celda, saliendo veloz hacia el despacho del
teniente y entrando en trompa en este)
E: Ese hijo de puta (hablaba atropelladamente) se está desangrando llama a una
ambulancia yo voy a por el niño (salía del despacho como había entrado)
V: Pero que narices (salía detrás de ella viéndola ya salir del pasillo a la carrera, al
llegar a la altura de los calabozos se encontraba con el hombre yaciendo en el suelo y la
pintura en la pared)

Café en mano Claudia, Conchi y la jueza miraban por el ventanal esperando ver
aparecer a Javier y el detenido, Maca quería aprovechar la oportunidad de observar al
hombre mientras era conducido hasta el Palacio

Pero lo que las tres vieron aparecer, fue a una Esther a la carrera, subiéndose en un
vehículo a la vez que gritaba algo a un compañero, quien también a la carrera se subía al
Marcada 47

vehículo, saliendo del acuartelamiento a velocidad enrabiada, con las luces y sirenas
accionadas

M: Que... (se volvía hacia sus compañeras) ¿qué ha sido eso?

Agente: Es una parcela mi sargento, aquí no hay nada


E: Joder (miraba a un lado y a otro) tiene que estar enterrado o escondido de alguna otra
forma (se quitaba el chaleco y se sacaba la camisa por fuera) busca algo que desentone
con el lugar, lo que sea hay que darse prisa, no sabemos cómo estará el niño

Esther se situó en el centro de la parcela ojeando toda la extensión de unos 800 metros
cuadrados, había basura acumulada en varios montículos, restos de hogueras esparcidos
por la misma, pinos y unos cuantos árboles frutales

Su compañero andaba a pasos cortos, fijándose en cada objeto, en cada madera en lo


que fuese, confiaba ciegamente en la sargento si ella decía que el niño estaba ahí sin
duda lo estaría, el tema era cuando lo encontrarían. Quiso darse la vuelta cuando tropezó
cayendo al suelo

Agente: Joder menuda hostia (se giraba para ver el objeto que le había hecho caer,
Esther llegaba hasta el, siguió la mirada de su compañero y vio un tubo metálico que
sobresalía del suelo. Un trozo de tela metálica sujeto con una goma elástica cubría el
extremo)
E: Emilio (se limitó a decir estremeciendo a su compañero al percibir miedo en su voz)

Ella reprodujo los segundos previos en su memoria: El ruido al caer al suelo, que no
había sido sordo sino una reverberación hueca. Bajo sus pies se escondía algo. Un
escalofrío atravesó a ambos, la sargento no había fallado estaba enterrado

E: Dios mío (susurraba mientras retiraba la tela metálica y miraba por él)
Emilio: ¿Ve algo?
E: No

Esther intentó mover el tubo pero fue en vano. Algo lo sujetaba firmemente bajo tierra y
Emilio se arrodilló y, apartando las hojas y la pinaza con las manos, retrocedió a medida
que descubría el contorno de un rectángulo de tierra suelta. Cuando se encontraba a
poco más de un metro de Esther, los dos parecieron comprender simultáneamente qué
había debajo de ellos

Ambos comenzaron a cavar con sus manos, la tierra ofrecía apenas resistencia, como si
alguien hubiera cavado allí recientemente

E: ¡Mierda!

Esther levantó la mano, y Emilio vio un profundo tajo en la palma de su mano donde un
palo afilado le había traspasado la piel. El corte sangraba profusamente, pero ella
reanudó la tarea, cavando y apartando la tierra a los lados

Emilio: Sargento (no obtenía contestación ella seguía cavando) Sargento


Marcada 48

E: Lo sé (contestó ella)

Había dejado al descubierto un trozo de madera alrededor del tubo. Una abrazadera
metálica rodeaba el conducto, manteniéndolo bien sujeto. Emilio sacó su navaja
dándosela a la sargento quien comenzó a intentar destornillar la abrazadera. Debido a la
sangre del corte, la empuñadura le resbalaba en las manos. Al final desistió, tiró la
navaja a un lado y agarró el tubo. Apoyó el hombro contra ella y, con una mueca de
dolor, empujó hasta que se oyó primero el siniestro gemido de la madera y luego un
sonoro chasquido al ceder la abrazadera y partirse la tabla en la que estaba sujeta

El agujero medía apenas veinte centímetros cuadrados y afiladas astillas sobresalían del
borde como dientes. Esther acercó el ojo a la abertura. Movió la cabeza en un gesto de
negación

E: No veo nada joder

Emilio continuó cavando a lo largo del contorno de la madera, con la sensación de que
el corazón iba a salírsele por la boca a cada nueva sección que desenterraba. Había
tablas unidas mediante clavos, formando la tapa de lo que sólo podía ser una caja larga
y rectangular

E: Cuidado (advertía, antes de emplear el tubo a modo de palanca para desprender las
tablas)

Emilio, aún de rodillas, se inclinó hacia atrás y se tapó los ojos para protegerse de la
lluvia de tierra. Aunque todavía enterrada en su mayor parte, la madera se astilló, pero
Esther no cejó en su empeño hasta romper las delgadas tablas con las manos. Al ceder
Esther se tendió en el suelo para introducir el brazo en la estrecha abertura

Mientras palpaba el interior, alzó la mirada hacia u compañero con la mandíbula tensa

E: Creo que lo estoy tocando


Emilio: ¿Respira? (peguntaba y veía como ella negaba con la cabeza)ya se oyen las
sirenas espero que llegue la ambulancia

Más rápido, si podía ser, Esther arrancó otro trozo de madera. Miró la parte inferior y se
la entregó a Emilio, que vio arañazos en la superficie, como si un animal hubiera
quedado allí atrapado. Tuvo que sacar varias más hasta que vieron cuál era el contenido
de la caja. Ambos quedaron sin habla. Para entonces la ambulancia llegaba a su altura y
el personal de la misma bajaba rápidamente acudiendo velozmente hacia ellos

Esther se quedó mirando el ataúd, una vez los servicios sanitarios se llevaban al niño,
mientras diferentes patrullas y miembros de la policía judicial llegaban. En el ataúd
quedaba una linterna a la derecha y un mendrugo de pan medio comido a la izquierda

Los servicios sanitarios consiguieron reanimar al niño, trasladándolo inmediatamente al


hospital provincial
Marcada 49

Maca quería ver la escena sin esperar más y después poder formalizar el auto de prisión
provisional, con vigilancia psiquiatra, por si intentaba suicidarse nuevamente

Así llegaba a la parcela junto a Javier, Claudia y demás comitiva judicial, comprobando
como el equipo de Javier enfundados en buzos y con mascarillas, marcaban cada indicio
y prueba

Echó un vistazo rápido tratando de localizar a Esther, pero la multitud de vehículos


acumulados en los alrededores de la parcela y los distintos agentes que allí había no le
permitieron encontrarla

M: Claudia ¿has visto a la sargento?


Claudia: No, con toda esta gente es difícil, lo mismo está fuera, ¿quieres que la mande
a buscar?
M: No solo era (suspiraba) nada quería verla, solo eso
Claudia: Espera, mira detrás de aquella ambulancia, parece la cabeza de Raúl, lo
mismo está con él
M: Vamos a acercarnos mientras acaban aquí

Se dirigían a una de las zonas más apartadas, allí continuaba una ambulancia, con los
sanitarios por la parte derecha, fumando un cigarro y charlando tranquilamente

-: Menuda hostia le ha endiñado, vamos que si alguna vez pierdo los nervios ni se te
ocurra imitar al tipo este ¡eh!, ya te lo voy advirtiendo, si es que con lo pequeñita que
es, creía que le volaba la cabeza, por dios
-: Pequeñita, pero bien que quería ir a no sé donde, a cargarse al cabrón ese, ahora fíjate
lo que te digo le hace eso a mi hijo y que quieres que te diga, lo mismo hasta soy yo
quien le pide que lo reviente sin contemplaciones
-: Ya y te pasas la justicia por las narices, de todas maneras ya sabes, esta gente (bajaba
la voz) la guardia civil me refiero, siempre ha tenido la mano muy suelta, vamos ya los
has visto hasta para endiñarse entre ellos jajaja

Ante lo que escuchaban pausaban sus pasos, viendo como en la parte contraria a ellos,
se encontraba Raúl de pie y Esther sentada apoyada en un árbol con la cara tapada por
sus manos manchadas de barro y sangre

Sincronizaron sus movimientos, sin hablar, quedando ambas cerca de esa escena y sin
ser vistas

Raúl: Vamos, levántate tienen que curarte eso, no paras de sangrar, Esther por favor
E: Que, ¿me vas a dar otra hostia si no lo hago?
Raúl: No me hagas esto, por favor, estabas bloqueada vale, no había forma de hacerte
entrar en razón
E: Jum bonita forma sí señor... me cago en mi puta suerte, tenía que haberlo reventado
allí mismo
Raúl: Claro y ¿quién narices hubiese rescatado al niño?
E: Quieres dejar de comerme la cabeza (se levantaba) voy donde Cris, lo mismo ella
puede...
Raúl: Puede ¿qué? Esther (la sujetaba) déjalo ya
Marcada 50

E: No lo pienso dejar (gritaba) ¿has visto lo que ha hecho? ¿Has visto dónde lo ha
metido? (se intentaba deshacer de la sujeción a la que la sometía Raúl)
Raúl: Basta ya Esther... ese hijo de puta (perdía la paciencia) ese hijo de puta no es
Aitziber me oyes y no eras tú la que estaba en el puto ataúd, esta vez no eras tú Esther.
¿Lo entiendes?

Al escucharle levantaba la cabeza y le fulminaba con la mirada

E: Por supuesto que lo entiendo, como entiendo que no tengas ni puta idea de lo que se
siente ante algo así, pero yo sí que la tengo, yo sí sé lo que se siente, porque yo sí sé lo
que es estar encerrada durante días en unos metros cuadrados, mira exactamente estos
(extendía sus brazos en cruz) sé lo que se siente cuando crees que ya se habrán olvidado
de ti y de repente aparecen y por una rendija te dan alimentos como si fueses un puto
animal o cuando cada vez que les daba la gana entran simplemente a darte de hostias, y
también sé lo que se siente cuando lo único que quieres es que quien sea, se apiade de ti
y por fin morirte, no tienes ni idea de lo que fue aquello Raúl... y... ha sido como...
como... volver a vivirlo otra vez...

En esos momentos Claudia tomaba del brazo a Maca, quien miraba la escena con los
ojos llorosos y los puños apretados

Claudia: Mejor los dejamos (decía con voz ronca y con los ojos rojo) Maca

Esta no contestaba, Claudia apretaba su brazo haciéndola reaccionar y comenzando a


caminar ambas alejándose de allí, al poco Maca detenía sus pasos girándose con la
intención de volver, viendo como una Esther destrozada era abrazada por un Raúl que
no escondía su llanto

Claudia volvía a cogerla evitando que continuase hacia ellos

Claudia: No es el mejor momento


M: Solo... solo quiero... (no podía hablar)
Claudia: Podrás hacerlo, pero ahora no, déjala con Raúl

M: Conchi, que Claudia no alargue mucho la declaración de la sargento, se le ve muy


cansada y se puede ampliar otro día
Conchi: Están terminando (se giraba hacia la mesa donde se encontraba declarando la
sargento) le han debido de administrar algo en la ambulancia, si no, no estaría tan
tranquila ahí sentada, se lo digo yo. Esta niña, al final se le abrirán los puntos con tanto
tocarse (se dirigía hacia la mesa saliendo del despacho de la juez, dejando la puerta
abierta)

Maca veía como Conchi llegaba hasta Esther y le quitaba la mano con la que se tocaba
la frente, mientras parecía regañarle cariñosamente

Nada más irse Conchi, Esther volvía a tocarse la frente molesta, haciéndola sonreír por
el gesto, se levantaba y entraba al aseo de su despacho, de donde salía con un pequeño
botiquín
Marcada 51

M: ¿Falta mucho Claudia? (llegaba hasta ellas)


Claudia: No, justo acabamos, ve firmando Esther

Una vez acababa se intentaba levantar cuando Maca la paraba presionándola con su
mano en el hombro

M: Déjeme ver eso (directamente le alzaba la cabeza hacia ella por la barbilla y
comenzaba a retirar el apósito que cubría los puntos)
E: No pero que ya me lo han...
M: Estese quieta, se le ha mojado y de ahí el picor
E: Ah, no pero señoría puedo yo (ahora la orden la recibía con la mirada) vale (miraba
como podía de reojo a Claudia, quien le sonreía para después levantarse y seguir con lo
suyo)

Mientras tanto Maca le limpiaba la zona con yodo, pausadamente y tomando aire con
disimulo, extrañamente su pulso se aceleraba y sus manos no la obedecían con mucha
precisión

M: Ahora lo deja un poco al aire y después se coloca este otro apósito uhm
E: Sí, sí, claro
M: La herida de la mano, ¿Qué tal?
E: Bien, esa no pica (le sonreía)

Maca entonces le cogía con cuidado ese brazo y de repente se percataba de otra cicatriz
no vista hasta ahora

M: Y... ¿y esto? (le levantaba un poco la manga de la camiseta corta que ahora vestía)
E: Eh... nada de... esa hace mucho tiempo, me... (ante la mirada interrogativa de Maca
proseguía sin mucha convicción) me partí el humero
M: ¿Se partió el humero? ¿Cómo?
E: Pues... esto... ujum... echando un pulso (Maca abría los ojos)
M: En... en un...
E: No que, uf verá (se levantaba) de siempre me han vacilado con mi estatura vale y
bueno había un niñato que siempre me molestaba por eso y por ser hija de Guardia, no
recuerdo a quien se le ocurrió pero acabamos echando un pulso y... era muy fuerte
¡eh!... pero yo no me dejaba ganar claro y en un momento... crash, me jodí el hueso ese
M: Tuvo que dolerle mucho ¿no? (tocaba la cicatriz y Esther en un movimiento rápido
se la apartaba)
E: Jeje (minimizaba su acción) pss yo creo que me dolió más los pellizcos en los
mofletes que me dio mi madre después (elevaba los hombros y sonreía graciosamente)
Claudia: Maca cuando quieras cerramos (ambas se giraban hacia ella)
M: Ah sí (volvía a girarse ahora hacia la sargento) sargento descanse uhm, lo tiene más
que merecido (inevitablemente dejaba un caricia en su rostro y se giraba para regresar a
su despacho, pero detenía sus pasos y retornaba hacia la sargento dejando un beso en su
mejilla)
Claudia: Cuídate y descansa (llegaba hasta ella y le daba un beso)

Esther se quedaba un momento parada viendo marchar a las dos hacia el despacho de la
Jueza
Marcada 52

“si no fuera porque voy más dopada que Ben Johnson juraría que...”

Conchi: Niña, venga para casa que me ha dicho Teresa que te ha dejado allí la comida
preparada
E: Sí (seguía sin moverse)

“no lo que pasa es que... ufff que me habrán dado que me cuesta pensar... no puede ser
que encima sea tierna... porque lo que me ha hecho es de un tierno que marea...”

Conchi: Esther
E: Eh si ya me voy

Claudia: Uf, vaya paliza de fin de semana (se tiraba en una de las butacas del
despacho)
M: Y que lo digas
Claudia: ¿Qué haces esta noche?
M: Viene Ana a cenar a casa, ¿te unes?
Claudia: Sí
M: ¿Tampoco os veis hoy?
Claudia: No, es verdad que no te había contado, hay novedades importantes en mi vida,
acabemos con esto y luego te cuento (le guiñaba un ojo)

A unos metros de allí...

Raúl: Madre mía nena, Teresa ha dejado aquí comida para un regimiento
E: Eva y Roberto vienen, así que, no está de más, después se pasará alguno más
Raúl: Se supone que deberías irte para la cama y dormir
E: No tengo ganas, ¿te hace una play?
Raúl: Hecho
E: Ays joder, la mano (se la enseñaba)
Raúl: Una Wi entonces, no presumes de ser ambidextra, pues ale
E: Pero eso es para otras cositas chaval, pero, vemos a ver como se me da, de todas
maneras con lo malo que tú eres... (recibía un cojinazo) los puntos, que me los ha
curado toda una magistrado
Raúl: Anda que no tienes tú suerte ni nada, al final va a tener razón Javier, eres una
suertuda de cuidao

Eva: No matarse por ir a abrir que ya lo hago yo ¡eh! (abría la puerta del piso de Esther)
ey Cruz, pasa
C: Hola, ¿pero qué tenéis aquí montado?
Eva: No hemos venido a hacerle compañía a la malherida y al final parece esto una
celebración, ¿Y el jefe?
C: No lo sé, acabo de llegar, llevo todo el día en el anatómico, me ha contado algo
Emilio que me lo he cruzado, ¿cómo está?
Eva: Genial, se queja un poco de la mano pero lleva toda la tarde con la wii, así que no
será mucho. Pero pasa
Marcada 53

C: No si está acompañada me voy para casa, que las niñas tienen que estar a punto de
llegar
E: Cruz (llegaba hasta ellas)
C: ¿Cómo estás cariño? (iba hacia ella y le daba un cariñoso abrazo)
E: Bien solo ha sido un cortecillo
C: Ya, a ver ¿cuántos puntos?
E: Pss, no sé
C: ¿Y en la cabeza?
E: Ahí han sido pocos
C: Desde luego estás hecha una pupas, acabas siempre marcada (la revisaba) y ¿todo
bien entonces?
E: Sí (la miraba a los ojos sonriéndole)
-: Evaaaa
Eva: Ya voy, venga Cruz te veo otro día
C: Sí, pasarlo bien
E: Que... que yo quería hablar contigo pero...
C: Escucha (se acercaba a ella quedando a muy corta distancia) no pasa nada vale, todo
está bien entre nosotras, sabes que te quiero un montón, porque lo sabes ¿verdad?
E: Sí, lo siento, no me comporte como...
C: Ya está (prestaba atención) ya está aquí Rodolfo y las niñas
E: Venga pues, ale para casita que llevas todo el día sin verlas (comenzaba a llevarla
hasta la puerta)
C: Bueno, descansa un poco, aunque con lo que tienes montada poco...
E: Sí, sí, venga buenas noches (no lograba esquivar el beso de Cruz y miraba hacia el
hueco de las escaleras)
C: Ya voy por dios, ni que me estuvieras echando
E: No, pero ¿cómo dices eso? (se rascaba la cabeza sin dejar de mirar a las escaleras,
siendo pillada por Cruz)
C: ¿Pasa algo?
E: Que no Cruz, venga vete ya
Candela: Ya era hora que te acordaras que tienes hijas (aparecían primero sus hijas y
después Vilchez)
E: Buenas noches renacuajas, Vilchez
V: ¿Todo bien?
E: Sí, hasta mañana (cerraba la puerta y se quedaba apoyada en ella)

V: ¿Está bien? (abría la puerta de su domicilio)


C: Sí (una vez que las niñas pasaban) ¿Ha pasado algo con ella?
V: No nada (pasaba hacia dentro y Cruz miraba la puerta de Esther para después mirar a
su marido, frunciendo el ceño)

Ana: Enhorabuena por tu regreso a la soltería entonces, si es que Maquita, quedan


pocas como tú
M: ¡Uhm? (contestaba distraídamente)
Ana: ¿Dónde estás tú hoy?
M: Estoy un poco cansada
Claudia: Ha sido un día muy duro (salía en su defensa)
Ana: Lo he escuchado en la radio, que fuerte el tipo ese, menos mal que encontraron al
niño a tiempo
Marcada 54

Claudia: Si (miraba de soslayo a Maca, momento en el que su móvil comenzaba a


sonar) ¿Sí? Hey vaya ruido tenéis ahí... (se levantaba)
Ana: ¿Es solo cansancio?, te veo rara (se acercaba a ella)
M: Ana estoy bien un poco cansada ya está (apoyaba su cabeza en el sillón, de repente
un nombre dicho por Claudia llamaba su atención)
Claudia: Hay dios mío, a ver si con tanto juego se le abren los puntos... ya... panda de
golfos... no... me voy en nada para casa que yo mañana trabajo no como otros... ¿no va a
coger la baja?...

Ana no perdía detalle de la cara de Maca, que estaba completamente girada hacia donde
estaba Claudia hablando, no aguantando más le daba una pequeña patada

M: ¿Qué?
Ana: ¿Qué? Eso quisiera saber yo, que haces espiando, que tú eres jueza no espía, eso
ya lo hacen por ti
M: Ja... ja (decía en tono sarcástico) no espiaba y baja la voz
Ana: Y “bajaba la voz” ¿qué es lo que te interesa tanto de la llamada?
M: A mí, nada

Claudia: Vale, espera un momento... (se dirigía a ellas) los del Cuartel, que se van a un
pub cerca de aquí, ¿os apetece?
Ana: Pues...
M: No, en nada me voy a la cama y tú deberías irte para casa que habías quedado con...
con ese

Ana la miraba sorprendida pero en el fondo tenía razón y tenía una cita pendiente

Ana: No tampoco puedo es verdad

Claudia: Que no... oye no todo el mundo aguanta bien las empalmadas...

Ana: Que fuerte está tonteando a saco... ¿con quién? (ante el silencio de Maca
proseguía) dios no me jodas, no te gustará el mismo tío que a ella ¿no?, perdona que
tontería acabo de decir, si con el voto de fidelidad y castidad que te has impuesto con el
señor Fernando (la picaba para ver si reaccionaba) no puedes
M: Tú cuando dices todas esas cosas, ¿las piensas o las escupes sin más?
Ana: Pues tú me dirás, que andas muy rarilla, medio en la inopia y puedes negarlo pero
se te han ido los ojillos con algo que has escuchado, la pena es que no me he quedado
con lo que ha sido
Claudia: La que tienen montada estos
Ana: ¿Quienes? (comenzaba a indagar por su cuenta)
Claudia: Los del Cuartel, perdona que no los conoces, me ha llamado Raúl (sonreía) ya
sabes
Ana: Aja, el poli buenorro (Maca negaba con la cabeza, “frío, frió” pensaba Ana, quien
no perdía detalle de Maca)
Claudia: Sí, es más que eso, la cosa es que estaban acompañando a Esther... es el grupo
que se junta siempre, yo he salido alguna vez con ellos, casi todos guardias, Esther es la
que ha encontrado al niño, que se ha cortado con no sé qué cosa y... (miraba a Maca)
bueno pues eso que se han ido juntando gente y aunque la Policía Local no vaya a ir al
Marcada 55

cuartel a decirles que bajen el volumen de la música, han preferido ir a un local a seguir
la marcha
Ana: Aja (“si me pinchan ahora mismo no me sale sangre, no puede ser, a ver tengo
que pensar algo rápido, con razón últimamente su único tema es la guardia civil, vamos
que un poco más y me se hasta el nombre de quien la fundó”) pues sí que es querida
esta Esther, para que por un cortecillo la acompañen tantos
M: No ha sido solo un cortecillo (exageraba la palabra y se levantaba como un resorte
del sillón sirviéndose otra copa)
Ana: Uy perdona, que sabía yo (“caliente, caliente”) y esta Esther...
M: ¿Y esta Esther qué? (la cortaba) si no la conoces que más te da
Claudia: Sí que la conoce
M y Ana: ¿Cómo?
Claudia: Que sí la conoce, es la que llevo la investigación del robo en tu hotel, este
invierno

Ana se quedaba con la boca abierta mirando a una y a otra, mientras su cerebro
recordaba

Ana: Pues, ays no sé, vinieron varias, pero claro si era (se acordaba) hostia
M y Claudia: ¿Qué?
Ana: ¿Así bajita, delgadita y con el pelo corto?, pero si además creo que tengo su
número en el hotel
Claudia: Esa misma
M: Ea, ya sabes quién es, una vez saciada tu curiosidad... (paraba al ver a Ana
comenzar a reírse sin disimulo alguno) ¿nos cuentas el chiste? (le gesticulaba con la
mano en negación)
Ana: Es que... así de repente me he acordado y... jesús pero ¿si son la antítesis?... lo
mejor es que al final tendré razón jajaja

Claudia se contagiaba de la risa de Ana y ante la mirada de Maca se encogía de


hombros

M: Ana cariño, estás consiguiendo cabrearme


Ana: Está bien, lo digo claro y rápido, a ti te gusta la poli
M: Pero... ¿pero de que poli hablas ahora? Y además de dónde sacas...
Ana: Te dije que acabarías con un poli, solo he fallado en el artícu... (recibía un pellizco
de Claudia al ver a Maca cada vez más enfadada) eso que tendrías algo con un poli
M y Claudia: ¡Que no es poli!
M: Para que te quede claro y me dejes en paz, no es que ujum (carraspeaba) que me
guste, simplemente hoy he sabido algo de su pasado, horrible, Claudia estaba allí (ésta
le asentía a Ana cambiando su semblante) y... ahora al escuchar que está bien y
celebrando con sus amigos pues me he sentido bien, eso es todo... porque en muy poco
tiempo y... sin apenas conocerla le he cogido cariño... eso es y (se iba viniendo abajo) y
verla como la he visto y no poder hacer nada, porque no he podido hacer nada... pues...
Ana: Vale Maca ya está perdona (verla así le hacía parar)

Maca la miraba con los ojos rojos, conteniendo las ganas de llorar que le habían entrado
al recordar la escena, daba un trago después a su copa buscando calma

M: Jamás en mi vida he deseado tanto dar un abrazo a alguien como esta mañana
Marcada 56

Y los días fueron pasando, Maca cada vez más adaptada en su regreso a la Instrucción y
Esther recuperándose, como bien le avecinara Raúl a Claudia, apartando de su mente y
de su vida, todo lo relacionado con Aitziber

En los primeros días apenas coincidieron, Esther sobrecargada de trabajo en la calle,


poco se dejaba ver por los Juzgados

Pero gracias a los cafés mañaneros y las cañitas del almuerzo en el bar de Teresa, la
jueza iba conociendo más a la sargento, por anécdotas profesionales contadas por sus
compañeros y otras no tan profesionales contadas por Raúl

Así, iba formando en su cabeza una idea de como era Esther, dejando a un lado la parte
conocida aquel día, en que en un niño se salvó de una muerte segura

Después de aquella noche, no había querido pararse a pensar o a sacar conclusiones de


lo que la sargento empezaba a despertar en ella, primero curiosidad, después admiración
y ahora atracción

Pero lo que más le inquietaba era la necesidad de saber de ella, si por alguna razón
Esther faltaba a su cita, ambas seguían fieles a la cita diaria, Esther parada en el patio
fumando y mirando con disimulo al ventanal y Maca tras ese ventanal mirando hacia el
patio, solo una cosa había cambiado era justo a la hora de entrada de ésta, su día se
torcía y no se recuperaba hasta que alguien por cualquier motivo la nombrase, sabiendo
así, que se encontraba bien

Más fácil lo tenía la sargento, ella tenía clarísimo lo mucho que le gustaba la juez, no
solo físicamente, le encantaba el fuerte carácter que esta estaba demostrando sin dejar
de lado su lado judicial, conocía a muchos otros jueces que imponían carácter solo, para
llevar las investigaciones hacia donde ellos querían, sin importar nada más que la
estadística

Sabía por Raúl, que se mezclaba sin problemas con los agentes en el bar de Teresa, a
quien ya se había ganado, que bromeaba con ellos y que estaba consiguiendo lo que
pocos, ser cercana sin dejar de perder respeto por ello

Pero, poco pudo comprobar ella, esos días parecía que sus soplones se habían
organizado para hacerla recorrerse el pueblo y alrededores durante horas, rastreando
como buen can todo aquello que oliese a delito

Pero por suerte, los días se fueron tranquilizando, viniendo días de paz

“uf a ver como lo hago para entregarle la libreta”

Pensaba mientras veía a la sargento en su juzgado, recortando pequeños papelitos con


sus manos para luego introducirlos en sus bolsillos, mientras charlaba con una de sus
funcionarias

“lo mismo le tenía que haber comprado un cinturón por dios”


Marcada 57

Sargento agachada recogiendo unos documentos de Conchi, a quien se les había caído
tras abrazo sorpresivo por parte de la sargento, quien con pantalones de baja cintura,
camiseta cuya longitud llegaba justita hasta la cadera, sin cinturón, con pistola
enganchada al jean, cuando se levanta, el jean no queda en su sitio, dejando ver una
parte de su anatomía, concretamente sus marcados huesos de la cadera, provocando
que... la jueza quedase pegada a la imagen que ofrecía y que sus pulsaciones, quien
sabe, se aceleren sin necesidad de ingerir taurina

Sargento subida a una de las vallas perimetrales del cuartel parece que arreglando, una
cámara de seguridad que la cosa está muy mala, estirándose, vestimenta muy parecida a
la anterior, ella junto a Claudia pasando por debajo

Claudia: Esther ¿tan mal llevas el recorte salarial que no te da para pantalones de tu
talla?

Sargento que por subirse los jeans, casi se precipita y Jueza que, debe refrescarse la
boca consecuencia de los segundos que la ha tenido abierta

“o quizás un ¿casco?”

Sargento, que con poco trabajo le da por arreglar todo lo que le pidan aunque no tenga
ni idea, debajo de una mesa del juzgado presidido por Maca, torso dentro, ayss otra vez
estirándose, camiseta que sube, piernas estiradas casi retorciéndose, por lo que la dueña
está intentado hacer debajo de la mesa, y vualá vientre que queda expuesto ante una
jueza que sale despacho en busca de, vete tú a saber, y que se topa de lleno con un
vientre que reconocería entre mil, ahora a refrescar boca y carraspear que se ha quedado
en mitad de la estancia parada con sus funcionarios mirándola esperando órdenes.
Carraspeo que es seguido por un CRASH, cabeza de Esther golpeando madera de la
mesa, AUCH, eso ha dolido

Sargento entrando con un detenido a sede judicial, Jueza que sale a por un café,
Sargento que se percata de que solo hay abierta una puerta, estampa contra la otra al
detenido mientras ella se aparta dejando paso a la Jueza, aprovecha y le regala una de
sus sonrisas: Más maja no puedo ser, Jueza que ante lo gentil de su gesto no ve lo que
ha hecho con el pobre detenido

-: Auch jefa, un poco más y me parte la nariz


E: Que te he dicho que no me hables más, mira lo que pasa por cansino, que me tienes
la cabeza loca, venga anda rapidito y no me entretengas más CRASH- AUCH (sargento
que no se percata que la puerta se ha cerrado)

“una armadura ni de coña”

Varios Agentes en el patio del Cuartel mirando todos hacia la bandera

E: Jeje ¿pero qué hacéis? No habíais visto una bandera a media asta ¿o qué?
Raúl: Graciosilla, se ha atascado y no hay manera de bajarla ni de subirla
Marcada 58

E: Te podría hacer un chiste fácil, pero paso, haber quitarse un momento, voy a probar
yo que para eso tengo estudios (cogía una de las cuerdas y comenzaba a tirar, para un
lado para el otro, a ver saltando) nada, no hay manera
Raúl: Estudios, estudios
E: Es igual, total alguien habrá muerto hoy ¿no? Pues ya está asunto arreglado
-: Esto mi Sargento el Teniente ha dicho que se arregle sí o sí
E: Un mundo de posibilidades nos ofrece el Jefe, bueno pues vamos a ver

Típico en España, todos miraban y aportaban modos, pisándose unos a otros sin llegar a
solucionar el problema, solo faltaba que alguno de ellos dijera eso de “tomamos una
cañita y luego vemos”

Raúl: Yo no veo otra forma, hay que subir


-: Puff son varios metros ¡eh!, que anda que es largo el palo este
Raúl: Pues ya me diréis y tampoco es tan largo
E: Jum, claro sabiendo lo que entiendes tú por 25 centímetros (hacia un gesto con su
mano en forma de C, provocando las risas de sus compañeros y la colleja de Raúl)
venga voy para arriba
Raúl: Espera que vaya a por la cámara, que esto lo grabo
E: A ver colocarme uno de los todoterrenos aquí atravesado (un agente hacia lo dicho)
Raúl: Cuando quieras
E: Espera (miraba para arriba y tragaba saliva) un pelín alto si que es
-: Necesita un arnés no vayamos a...
-: ¿Se puede saber qué hacéis? (llegaba hasta ellos el brigada más antiguo del cuartel,
cual su costumbre medio puro en la boca)
E: Voy a subir que se ha atascado (decía mientras hacía movimientos extraños con
varios cinturones, colocándoselos por la entrepierna) ja toma peazo arnés que me he
fabricado
Brigada: Nenica estate quieta ahí, que para esto llamo yo a Juanillo el de las grúas y
nos lo soluciona
E: No, no, esto ya es cuestión de honor, venga Raúl prepárate para grabar
Brigada: Verás tú la que liamos, mira que no está el jefe y si pasa algo el responsable
soy yo, nenica que me buscas la ruina
E: Estese tranquilo, que esto está controlado
-: Esperar habrá que hacer los honores no, que es la bandera coño

Esther ya subida en el techo del todoterreno miraba hacia el palo examinándolo, Raúl
cámara en mano grabando, más agentes que ante el alboroto han salido al patio
alrededor, paisanos que pasan por la calle, empiezan a advertir que en el cuartel pasa
algo y se paran en los aledaños para ver que hacen los guardias con la bandera. Brigada
que se contagia del estado de guasa y cachondeo que está adquiriendo el patio, decide
participar

Brigada: Si vas a tocar la bandera habrá que hacerlo bien, tenemos la escolta (cuatro
guardias se cuadraban) nos falta la música, eso lo pongo yo (sacaba su móvil) jeje que
lo llevo aquí de tono
Raúl: Venga pues ya está, Esther cuando quieras, mi Brigada dele a la música
Marcada 59

Esther lanzaba la cuerda atada al arnés quedando enganchada a una de las trabillas del
mástil y se preparaba para empezar su peculiar escalada y el brigada mirando el teléfono
esperando que comenzara a sonar

Raúl: Mi brigada la música ¿pa cuando?


Brigada: Pero llámame
Raúl: ¿Y para qué quiere que le llame ahora? (se impacientaba)
Brigada: Pues para que suene (provocaba la risa de todos)

-: Ya la pongo yo (se escuchaba en voz alta, todos miraban intentando encontrar al


dueño de la voz, descubriendo que era uno de los funcionarios judiciales, ese que
aparece en cada cañita, fiesta, celebración y demás, pero al que nadie sabe quien ha
invitado, había sacado su radio a la ventana, en cuanto recibía el ok visual accionaba la
radio y se escuchaba)

M: ¿Qué es eso?
Claudia: Pues (prestaba atención) por dios, parece el himno de la guardia civil (iba
hacia la ventana) jaja ¿pero qué hacen?
M: ¿En serio va a subirse a eso? (preguntaba preocupada una vez que lo veía)
Claudia: Jaja y ¿la música? (abría la ventana descubriendo al dueño de la música) ey
como salga la decano verás

Raúl: Aquí ante ustedes una sargento de la guardia civil jugándose la vida por la patria
y su bandera (retransmitía)

Y ahí tenemos a Esther iniciando escalada a lo palmeras de Elche, el silencio que se


hace presente, solo se escucha el himno de fondo. Tras varios esfuerzos consigue llegar
al enredo de la bandera y todos pueden ver como forcejea con ella, hasta que la bandera
la cubre y solo se puede ver un bulto bajo ella. Generando con ello más expectación, la
jueza comienza a morderse una uña presa de los nervios

Brigada: ¿Cómo va?

Esther no contesta pero de pronto se quita la bandera de encima como puede y


quedando enganchada al mástil con una sola mano, saluda por su hazaña con gesto
heroico, provocando vítores y oles varios

Al verla colgada de una sola mano la jueza no puede reprimirse y finalmente grita:
SARGENTO, provocando un: CRASH, precipitación de Esther sin remedio hacia el
techo del vehículo, menos mal que el arnés le ha sostenido algo, encima le cae la
bandera cubriéndola totalmente

Que al funcionario no se le vaya a ocurrir cambiar el himno de la Guardia Civil por el


de los Caídos, o a su Señoría le da algo
Marcada 60

Para celebrar la “heroicidad” de la sargento, decidieron encargar varios platos a Teresa


y montar una reunión en el garaje del Cuartel aprovechando que todavía quedaban
algunos vinos y jamones de la celebración de la Patrona

Si algo tiene de bueno un mando antiguo de la Guardia Civil, es que te monta un


banquete en nada de tiempo, al final hasta habían sacado el viejo bidón de hierro que
usaban para las gigantescas barbacoas

Así empezó a llenarse el garaje, de agentes con sus familias, algún paisano conocido, el
funcionario con vocación de disjey y otros que aprovechando eso de: “bajo a fumarme
un pity” se habían unido y... no había faltado la llamada de Raúl a Claudia invitando a
su juzgado, en teoría a otros también, a la improvisada celebración. Hay que ver lo
provechoso que a ambos, les estaba resultando la tarifa plana en el móvil

M: No sé Claudia, me da cosa, presentarme ahí, no sé


Claudia: Pero ¿por qué? Si es como en la Patrona (continuaba para convencerla) verás,
están casi una semana de fiesta, la barbacoa la encienden desde muy temprano, que en
esos días no hay quien abra las ventanas, todo el olor viene aquí, imagínate. Pues bien,
normalmente almorzamos allí, vamos la Decano no se pierde ni un día
M: Ya pero ahora no es eso y... (se callaba al sonar el teléfono) ¿Sí?... ah... si justo me
lo decía Claudia... a pues si usted va... bien nos vemos allí (colgaba y sonreía a Claudia)
la Decano que va al Cuartel
Claudia: Jajaja te lo he dicho, que le gusta una fiesta a esta mujer, te he contado
cuando...

Llegaron junto con Juan, se habían dispuesto varias mesas con aperitivos y pudieron ver
como uno de los Agentes del Palacio era el encargado de cortar jamón, mientras otro, ya
del cuartel, se encargaba de la barbacoa y había varias mujeres preparando más platos

Fueron saludando a unos y a otros hasta que llegaron donde estaba la Decano, mujer de
unos cincuenta y algo años, apasionada de la Guardia Civil y su historia

Carmen: Llegáis a tiempo, venga serviros un vinillo, si preferís cerveza allí tenéis el
grifo (se le notaba las muchas celebraciones de ese tipo a las que había asistido)
Claudia: Jeje Carmen que ambientada se le ve
Carmen: Me encanta, esta gente sabe montárselo muy bien, fíjate todos colaboran en
algo
M: Y la culpable de todo esto, ¿dónde está? (intentaba localizarla con la mirada)
Raúl: Muy buenas señoras, la sargento ha ido a por más vino (llegaba hasta ellas
contestando a la jueza pero mirando a la secretaria)
M: ¿Ha ido a comprar más?
Raúl: No, lo tenemos hay detrás (señalaba una puerta al fondo) se ve que Vilchez lo
tiene muy bien guardado (al ver la vista de la jueza anclada a la puerta señalada
continuaba) si quiere puede ir, que como siga tardando el vino se habrá agriado
M: Pues... sí, así le ayudo y eso (decía con timidez marchándose ya)
Raúl: Claro (se giraba hacia Claudia bajando la voz) le ha faltado tiempo ¡eh! (movía
las cejas graciosamente, provocando que Claudia le tocase cariñosamente el brazo
Marcada 61

Nada más atravesar la puerta buscaba por esa nueva estancia a la sargento, cuando al
escuchar un quejido su vista se alzaba hacia el lugar de donde provenía. Arriba de unas
estanterías la sargento parecía forcejear con algo

M: No ha tenido bastantes emociones hoy ya


E: Jod... (se asomaba desde arriba con la mano en el pecho) señoría
M: Jaja le debía una, ¿qué hace ahí?
E: Busco vino
M: ¿Ahí? ¿Cómo van a poner el vino ahí? Se estropearía
E: Ya (le sonreía) pues entonces ni idea de donde lo tiene (comenzaba a bajar)

Mientras Maca miraba todo con curiosidad, podía ver carros de muñecas, algún coche
tele-dirigido, una maquina de gimnasio, maletas acumuladas

M: ¿Para que usan esta sala?


E: Como los pisos no son muy grandes, aquí dejamos lo que no usamos a menudo (ya
estaba a su lado y se limpiaba la ropa) ya me la he manchado, cago en (se quitaba la
camiseta y comenzaba a sacudirla)

“ya estamos”

M: Ah... que... (buscaba algo donde dejar la vista fija) la verdad y alguna vez se lo he
dicho a Cruz, me sorprende mucho ver como se mezcla el lado policial con el familiar
E: Bueno eso es la Guardia Civil (volvía a colocarse la camiseta, se apoyaba en una
mesa y se disponía a fumar un cigarro) ¿no fuma verdad?
M: No, lo deje hace un tiempo (se apoyaba junto a ella) ¿ha crecido en una casa cuartel?
E: En varias y además nací en una, esta es muy moderna en comparación a otras en las
que he estado
M: Entiendo que le gusta entonces
E: Jum, a veces preferiría otra cosa más independiente pero en verdad es mi hogar
(hacía una pausa mientras pensaba) fíjese que cuando voy a algún pueblo, me gusta
saber dónde está la Casa Cuartel, es como mi refugio si algo me pasase solo tendría que
acudir allí y tendría ayuda
M: Ya pero no sé, veo a los niños por aquí jugando y a pocos metros los detenidos, es
un poco... (no sabía calificarlo)
E: No se deben mezclar, es tarea de los padres enseñarles los límites, anda que no me he
llevado yo collejas y pellizcos por meterme donde no debía
M: Si tuviese hijos, ¿los tendría aquí?
E: Sí, aquí todavía crecen como lo hicimos nosotros y además si mi mujer estuviese (lo
hablaba sin tapujos y sus ojos se encontraban) embarazada, donde mejor dejarla cuando
yo trabajase (desviaba la mirada) serán cabrones, mire donde me han puesto el álbum
(señalaba otra estantería) saben que soy pequeñita pues ale, ellos a colocarme las cosas
en todo lo alto (iba hacia la estantería)
M: ¿De qué es? (la acompañaba)
E: Creo que fotos de pequeña (estudiaba la estantería)
M: ¿Podría verlas? (miraba hacia el álbum)
E: Sí, la cosa es bajarlas, es que se ha roto la escalera y... (se iba hacia ella) na, si con
un punto de sutura se arreglaba pero como tampoco va bien la máquina de soldar, pues
(se giraba y la miraba) aunque (se tocaba el culo) podríamos (la miraba a ella y luego a
la estantería)
Marcada 62

M: No (entendía a lo que se refería) ni de coña


E: ¿Por qué?
M: Pues... porque no ( se cruzaba de brazos)
E: A ver, si es un momento, es que esa está rota y no puedo escalarla, yo la cargo hasta
la estantería, coge el álbum y ya está
M: ¿Y cómo me va a cargar?
E: A hombros
M: No, que no (se mordía una uña)
E: Pero si además va en vaqueros (“dios los dos pedazos luceros que lleva por ojos, no
me han dejado ver la vestimenta de hoy, mare mía, como le quedan los jeans apretados,
con zapatitos ¿llevan plataforma? y de la camiseta, ¿marrón o beige? con el hombro al
aire, dejando ver ese cuello, verás que me empiezan a crecer los colmillos jeje, que a
propósito menos mal que no hay vampiros porque sería la primera en caer, amos mejor
ni lo pienso”) ujum... que (le regalaba la mejor de sus sonrisas) que hay fotos de mi
primera comunión vestida de guardia
M: ¿Hizo la comunión de guardia?
E: Sí, más mona iba, seguro que usted la hizo de con un vestido de esos cargados de tull
e hinchados por el... como se llama... eso del oeste
M: Jajaj, can-can, sí
E: Eso, venga vamos para arriba, le explico la hoja de ruta, partimos de la mesa,
descansaré en la pared de enfrente de la estantería, coge el álbum y volvemos a la mesa.
¿A que es fácil?
M: Uf, sargento, como me tire... digo caiga verá
E: Que no, súbase a la mesa
M: Sí (la obedecía sin todavía creérselo) ya
E: Bien (se colocaba delante de ella y extendía sus brazos) de primeras agárrese a mis
manos (hacía lo dicho)
M: Dios mío (se terminaba de subir y se agarraba a sus manos como si le fuese la vida
en ello (“esto se lo he dejado yo hacer, una sola vez a Fernando y en piscina y llega ella
y...”)
E: Allá vamos (comenzaba a andar con ella a hombros y en pocos pasos paraba en la
pared) suélteme un momento las manos ahora que estamos apoyadas (lo hacía y se
tambaleaban) agárrese a mi pelo, es que me está clavando los tacones y voy a
quitárselos
M: Pero... (la veía quitárselos y mirar la suela de los mismo) ni se le ocurra tirarlos,
déjelos en la estantería (hacía lo dicho)

Leía la suela Manolo Blahni, “tanto pijerío, tanta bodega y le compra los zapatos a un
manolo, ya ves tú, si ya lo dice mi madre son ricos porque saben ahorrar, si no de que”

E: Ahora lo coge y retornamos a la mesa (se desapoyaba de la pared, llegaba con ella
hasta la estantería y volvían a la mesa) bien, baje con cuidado (le decía de espaldas a la
mesa)

“no te gires, no te gires, que está de pie ahí indefensa jeje, no, no que me puede salir mi
lado piraña y la armo”

M: Sargento
Marcada 63

E: Eh... (se giraba y se la encontraba como sabía de pie en la mesa, con las manos en los
bolsillos, de la impresión daba un paso atrás, provocando una sonrisa en la jueza) jeje
está pa hacerle el dirty dancing
M: NO (sacaba las manos de los bolsillos y las extendía protegiéndose) eso sí que no
E: Jeje, now I’ve had the time of may life (le cantaba extendiendo sus manos y
cogiendo las suyas) no I never felt like this before... jajaja venga siéntese que le traigo
los zapatos (le obedecía sin poder borrar la sonrisa de su rostro)
M: Jaja será... ayss
E: A ver que se los pongo (volvía a quedarse mirando los zapatos “¿qué color es este?”
M: Le..ujum... ¿le gustan? (trataba de controlar su voz sintiendo las caricias en sus pies
mientras se los colocaba)
E: Jum (seguía a lo suyo)
M: Me los regaló mi madre, son unos Manolos

“todavía pavonea de ello, jeje pues venga voy a pavonear yo de la camiseta del
mercadillo, que son unas Lolas, que la Lola decía: Las llevo baratas oiga, baratas,
baratas, a tres leros niña, coge las que quieras en un minuto jeje ayss”

Antes de colocarlo el último se quedaba mirando su pie, fijándose en la perfecta


pedicura francesa que lucía

E: ¿Esto es como la ensaladilla?


M: ¿Cómo? (miraba su pie y después a ella) no entiendo
E: Jeje, es que estaba yo pensando, que a esto se le llama francesa ¿no?
M: Sí
E: Pues eso, ¿es como la ensaladilla rusa? Que se le llama así pero no tiene na de rusa,
me refiero ¿con las uñas pasa igual?
M: Pues... pues ni idea, no lo había pensado la verdad
E: Bue ya lo preguntaré por ahí, es que a veces se me va y hasta que vuelve (le sonreía,
terminaba de colocárselos y se subía a la mesa junto a ella)
M: No le he preguntado ¿Se ha hecho daño con el golpe? (se miraban)
E: No (ante la mirada incrédula de Maca continuaba) bueno un poco, pero esta vez no
hay heridas (la miraba y sonreía) cachis en la mar, si tengo aquí el equipo de escalada
(se incorporaba e iba hacia otra estantería seguida por Maca) anda que (se giraba
encontrándose a Maca de cara, provocando que, ambos corazones comenzaran a
bombear sangre a discreción, más madera...)

Claudia: Raúl, estas no salen (miraba alrededor) voy a por ellas


Raúl: Quieta (la agarraba)- si no salen es porque estarán tranquilas de charla
Claudia: Ya, pero cuando salgan no va a quedar nada, por lo menos llevarles algo
Raúl: Vale venga ya se lo llevo yo (cogía rápido un par de platos al azar y una botella
de vino)

Atravesaba la sala encontrándoselas muy juntas al lado de la estantería

Raúl: (“lo sabía jeje si es que tengo un radar yo pa estas cosas y ¿ahora qué hago?”
pensaba y sin darse cuenta tropezaba con un juguete, anunciando su llegada y
rompiendo la cercanía de ambas)
Marcada 64

Raúl: ¿Cómo va la búsqueda? (decía lo primero que se le ocurría)


E: Ni rastro del vino, lo mismo lo tiene el despacho (trataba de disimular su
azoramiento)
Raúl: No creo, tiene que estar por aquí, así que mientras buscáis, ir picando de esto
porque fuera queda ya poca cosa (dejaba las cosas en la mesa, veía como la Jueza
miraba para otro lado y le guiñaba un ojo a Esther, quien le negaba con la cabeza
sonriendo) venga os aviso para el café (se iba pero recordaba algo) por cierto ¿como
llevas el morado? (Esther le asesinaba con la mirada)
M: ¿No decía que no se había hecho nada? (se acercaba hacia ella y Raúl se marchaba
con una sonrisa triunfal)
E: No, pero es... es muy chico (inconscientemente se llevaba la mano a la espalda, justo
donde tenía el hematoma)

Maca no la creía y al ver sonde había llevado su mano se colocaba a su espalda,


levantando un poco su camiseta

M: Así que pequeño (miraba el hematoma) se ve que no vimos el mismo barrio sésamo
usted y yo
E: Lo que pasa es que yo ahí no me lo veo por eso... (se callaba al notar la suave caricia
que la jueza comenzaba a dejar en la zona) por eso no se lo había dicho (aguantaba la
respiración y retiraba la mano de la jueza con la suya, bajándolas a su costado)
M: Debería... ujum... echarse algo (continuaba a su espalda, sin soltar su mano y
aprovechando para aspirar el aroma que desprendía el corto cabello de Esther)
E: Bueno, vamos a picar algo de esto (rompía el momento y se iba hacia la mesa, Maca
suspiraba mientras se mordía una uña) mire que casualidad (le enseñaba la etiqueta del
vino)
M: Pues... sí
E: Su padre suele donarnos vinos para la patrona
M: No lo sabía
E: Que, ¿es del bueno o?

Le contestaba arrugando la nariz mientras cogía la botella

E: Ya me lo imaginaba, pero bueno lo importante es el detalle, total aquí nos bebemos


lo que sea, no sabe la que pi... pillamos con el wisky del Lidl, por no hablarle del cava
del Carrefour (de repente padecía incontinencia verbal) jeje en la pasada estuvimos...

“es la tercera vez que me retira la mano al tocarle alguna marca o cicatriz”

Raúl: Hora del café chicas (entraba con una bandeja en la mano, esta vez las encontraba
sentadas en la mesa con las espalda apoyada en la pared)
Claudia: Es que esto de que no haya sillas mata a cualquiera, que lleve tacones claro

Esther se levantaba y colocaba con la ayuda de Raúl otra mesa al lado de la suya, una
vez dispuestos los cafés, se sentaban como ellas, y en un gesto natural Raúl, apoyaba
dejaba apoyada su mano en la pierna más cercana de Claudia, quien la cubría con una
de las suyas, haciendo oficial para ellas la relación que comenzaba entre ellos, y que a
ninguna de ellas extrañó
Marcada 65

Raúl: Está el brigada buscando cohetes, verás cuando el teniente se entere de todo esto
E: Lo raro es que no les haya llevado barbacoa a los detenidos
M: ¿Hace eso?
E: Ujum, es de la vieja escuela, ya sabe, antes cuando apenas había presupuesto, eran
las mujeres de los Guardias las que preparaban la comida de los detenidos, para que no
se muriesen de hambre
Claudia: ¿Sí?
Raúl: Pues anda que no ha preparado mi madre tortillas para ellos
M: Y... si ahora pasara algo así, ¿también tendrían que cocinar las mujeres de?
E: Jeje, vete preparando Clau (la chinchaba)
Claudia: Ni de broma, además, para eso está la ley de igualdad
E: Ale majo, vete enseñando a hacer tortillitas... jeje... (en un movimiento rápido sin
que las judiciales la viesen sin sonido, le deletreaba a Raúl) Tiende bragas, si quieres te
ens...
Raúl: Tengo secadora (contestaba indignado cortándola) no me hace falta tenderlas
listilla
E: Jajaja, mira que eres fácil de picar, pero he de reconocer que has estado rápido
M: Pero... (los miraba desconcertaba, pero pronto retomaba a la pregunta que quería
hacer) Y en su caso, ¿quien la haría? (la cortaba)
E: Pssss, está clarísimo, yo no tengo igualdad de esa, en mi caso somos muy iguales ya
de por si, así que, le toca a la otra parte (se encogía de hombros)
M: Pues yo no lo veo justo, las de antes no trabajaban fuera pero ahora (comenzaban a
monopolizar la conversación entre ellas y la miraba directamente a los ojos)
E: Entonces que hago, lo investigo, lo detengo, lo custodio y ¿también le hago la
tortilla?, ya puestos también se la doy, no te digo (la miraba retante y se cruzaba de
brazos)
M: Puestos a eso, ¿se la hago yo (se daba cuenta del gambazo, pero ya no podía
rectificar) que después tengo que juzgarlo?
Raúl: No creo yo que... (intentaba relajar el ambiente) volvamos a eso, para darles un
bocadillo habrá ¿No?
E: Pues yo, no sé hacer tortillas, usted me dirá (seguía empecinada)
M: ¿Y yo sí? Además ¿no ha dicho antes que le enseñaría?
E: Pero que no me refería a esas tortillas, dios... que me refería a... a otra cosa leñe
Claudia: Jajaja, me muero... pero como ha desvariado la conversación tanto, vosotros
sois los guardias, vosotros os hacéis cargo, o es que os creéis que nosotras vamos a
mandar a un tipo a prisión después de hacerle la toritilla, sería de locos, jajaja
(terminaba de decir contagiando con sus risas al resto)
E: Jeje es igual, en el mercadona venden hechas ¿no?
Todos: Jajaja
Claudia: ¿Y esto? (cogía el álbum)
Raúl: Fotos (lo miraba) hostia si son de la época del doctor tricornio
E: Jeje sí
M: ¿Quién era ese?
Raúl: Jajaja cuéntaselo
E: Uff, pues... es... bueno no sé que me pasó de pequeña, pero la cuestión es que me
gustaba disfrazarme de fantasma, me escapaba de madrugada y entraba a los calabozos
a asustar a los detenidos, jejejeje mare que caras ponían los pobres... (las judiciales la
escuchaban con los ojos totalmente abiertos ante lo escuchado) la cosa es que el
cabroncete de mi padre me caló, no sé cómo se enteró y una noche, iba yo hacia los
Marcada 66

calabozos, con mi sabana, mi máscara, toda prepará, entro en los calabozos, me preparo
para asustar al primero cuando... zaca aparece un tío con bata blanca, tricornio, sin cara
y con una porra en su mano, gritando y persiguiéndome (parecía recordarlo) jajaja, no sé
el tiempo que estuve corriendo despavorida... hasta que me cazó mi padre jejeje, ya sin
bata claro, que cabrón, luego siempre me decía como seas mala vendrá el doctor
tricornio (los veía reírse) oye que por lo menos estuve un mes durmiendo con ellos

Así continuaron con naturalidad hablando y riendo, en alguna ocasión las risas por las
travesuras de Raúl y Esther en el Colegio, hicieron que la cabeza de la jueza se apoyase
en el hombro de ésta, facilitado por lo juntas que estaban sentadas, pero...

-: ¿Esther? (entraba en la sala una abogada de oficio conocida por los cuatro) ah si estás
ahí, señoría y demás buenas tardes
E: Julia (se levantaba de la mesa como un resorte)
Julia: Acabo de salir de un juicio y me lo han contado, eres el chismorreo ahora mismo,
aunque eso no es nuevo ¿verdad? (se acercaba con total descaro a la sargento)
Julia: ¿Vienes un momento? (le señalaba la salida) Hasta luego (se despedía de ellos)
Esther la seguía y quedaron paradas en la puerta, Julia le decía algo mientras una de sus
manos se situaba en la cintura de Esther

Los otros tres contemplaban la escena con diferentes pensamientos:

Claudia: Que asquito de mujer, por favor, si se le ve lo lagarta desde lejos


Raúl: Joder, así no hay manera Esther hija, parece mentira, mándala a paseo pero ya

“y... esta... pero ¿con esta también?... já... ves eso te pasa por pensar en tonterías... pues
se acabó la fiesta... me voy a casita... la próxima que se preocupe ésta... o... la otra o
todas las que tenga... uf mira que me lo habían dicho”

Raúl: Bueno que os parece (se levantaba y se colocaba estratégicamente tapando la


visión a Maca) si sacamos a pasear a La Pilarica
M: ¿A la virgen? (parecía reaccionar)
E: Jeje no es mi velero (regresaba) bueno velero es mucha palabra para lo que...
M: Ah, pues yo no puedo (la cortaba y se levantaba) acabo de recordar que llevo todo el
día sin hablar con Fernando (lo nombraba a conciencia, clavando sus ojos en Esther)
nos vemos mañana, ¿Claudia tú?
Claudia: Me quedo un poco más
M: Lo dicho hasta mañana (no esperaba contestación y se marchaba)
Raúl: Que inoportuna Julita (decía mirando a Esther)

“¿se ha ido enfadada? Y porque se iba a enfadar, no te digo ¿me enfado yo porque lo
nombre? Pues no directamente me enveneno al tragarme la bilis, pero con ella no me
enfado, que me ha cortado uff, me ha quitado las ganas de todo, tanta caricia, tanta
caricia, mejor me voy a trabajar que encima me pone nerviosa” Terminaba de pensar
mirando sus manos.

E: Me voy a la oficina a ver si ha entrado algo, a las once estate preparado (se marchaba
también)
Raúl: Pues (se acercaba a Claudia apoyando sus manos en sus piernas) yo no me doy
por vencido ¡eh!
Marcada 67

Claudia: Ya (le sonreía)


Raúl: Que contigo mi perseverancia al final dio resultado (le robaba un beso)
Claudia: Pues solo espero que no haga falta tanto tiempo (se enganchaba de su cuello)

Un tiempo después...

Estaba en la oficina revisando las nuevas denuncias, pero sin poder concentrarse en
ellas, pensando en cómo la Jueza le había mirado después de que llegase Julia

El sonido de su teléfono la sacaba de sus pensamientos

E: Dime papa
Papa: ¿Dime papa?, ¿se puede saber porque no contestas las llamadas de tu madre?
E: Ando liada y...
Papa: Me es igual, pero hija mía, no ves que si no la contestas a quien vuelve loco es a
mí, que ya iba a empezar a llamar a todo dios
E: Bueno, lo siento ahora me la pasas y ya está
Papa: Vale, pero Esther sabes que después de lo que pasaste no nos puedes tener así,
sacas un minuto de donde sea y solo con oírte ya nos quedamos tranquilos
E: Si (suspiraba) tienes razón lo siento
Papa: Ahora te paso con tu madre, pero antes, me explicas ¿qué es eso de que te
vuelven a suspender? (preguntaba haciendo que Esther alzase ambas cejas)
E: Pues... pues... que... que sí, creo que diez días
Papa: ¿Diez días? (alzaba la voz) ¿y quién es el listo esta vez?
E: Vilchez
Papa: ¿Vilchez? Y a razón de que suspende a la mejor agente que tendrá en su vida.
Esther con esta falta ya no asciendes en tu vida y encima te quedas al borde la expulsión
E: Ya, pero es normal papa, estuve ilocalizada un día o día y medio, no me di cuenta y
tenía el móvil en silencio
Papa: ¿Y?, que pasa falla un móvil y se pierde a una guardia, pues a la antigua usanza
se entra a casa del guardia y se le despierta con dos tostas
E: No estaba en el cuartel (esperaba contestación, que no llegaba) ¿Papa?
Papa: Y... jeje... ¿ande andabas? (se le olvidaba la regañina)
E: En un hotel
Papa: Dios que me hubiera gustado a mi pillar tu época, y que, ¿muy golfilla la
muchacha?
E: Papaa (le regañaba)
Papa: No te pongas así, ya que tu madre no me dio hijo varones, tendré que hablar
contigo de mujeres ¿no?, que para eso me has salido liviana de esas
E: Uff
Papa: Escucha, estoy pensando que voy a llamar a Vilchez, que éste es tan gilipollas
como era su padre, voy a explicarle yo como narices suspende a una Guardia por un día,
cuando esa guardia normalmente hecha más horas que un reloj
E: Ni se te ocurra, no pasa nada, así aprovecho y voy a veros
Papa: Manda narices, o sea ¿qué hace falta suspenderte para que vengas?
E: Uf no es eso, pero no quiero más problemas con él
Papa: ¿Y que más problemas tienes tú con Vilchez?, si te ha visto crecer y su mujer
es... un momento, Esther (volvía a alzar la voz)
E: Que, papa me estás poniendo de los nervios
Marcada 68

Papa: De los nervios estoy yo, vale que después de aquello te me enviciaste, pero ¿que
te dije yo de las mujeres de los compañeros? ¿Eh? A esas hay que respetarlas como si
fuesen tu madre. Y más a ella que es como una hermana
E: Y... y eso hago... o eso intento (se tocaba el culo)
Papa: Deja de tocarte el culo que a tu madre no le gusta... cago en la leche si es que...
jeje... clavá a mi... con Cruz... mare mía (no salía de su asombro)
E: Papa por dios que me buscas la ruina, ni palabra de esto a mama
Papa: ¿Entonces es verdad?
E: NO... bueno... hubo algo... pero estaban separados y no se ha vuelto a repetir
Papa: Ufff, me han vuelto las ganas de fumar y tó... y ¿no puedo contárselo al Cabo?
(se atusaba el bigote)
E: Que no papa... por favor y deja de tocarte el bigote que a mama no le gusta (lo
imitaba)
Papa: Hay hija es que, que pedazo mujer, Jesús, estoy pensando que no, mejor no lo
llamo. Y bueno ahora cuéntame, ¿que tal la moto?
E: No va
Papa: ¿Como que no va?
E: Le hice lo que me dijiste y no ha funcionado
Papa: Eso es porque NO (remarcaba la palabra) hiciste lo que te dije
E: Bueno ya estamos, quemé el carburador como TU (remarcaba también) me dijiste,
pegó un petardazo, que casi se me queda la cara de una monster y se ha deformao
Papa: No puede ser (exageraba la palabra) que hicieras lo que te dije, algo no hiciste
bien
E: Ya está el listo

Ana: ¿Como está tu padre?


M: Muy recuperado, ahí tienes a mi madre luchando con él para que no pise la finca
Ana: Es normal, tú padre siempre ha sido muy activo
M: Sí, y tú ¿qué haces aquí a estas horas?, he parado pero pensaba que ya no estarías
Ana: Hay un congreso el domingo y quiero tenerlo todo preparado, y ¿tú como vas?
M: Bien (se encogía de hombros)
Ana: Y Fernandito ¿cuando viene?
M: Uf, pues en teoría tendría que subir yo este fin de semana
Ana: Cuanto entusiasmo chica
M: Es... que... la verdad no tengo ganas (apoyaba la cabeza en su mano mirando la copa
que degustaba)
Ana: Pues no vayas y punto, así aprovechamos salimos a cenar y a tomarnos una copita
M: Ya me conozco yo tus copas, te diré según haga
Ana: Seguimos más, o me cuentas de una vez lo que te pasa
M: Nada, no me pasa nada
Ana: Ya, ¿alguna vez me contarás las cosas importantes sin tener que hacerte un tercer
grado?
M: Es que no tengo nada que contarte, he pasado una muy buena mañana, he comido en
el Cuartel, todo genial hasta que...
Ana: Quieta pará, ¿has comido en el Cuartel? ¿Todavía no es la patrona no?
M: No es en Octubre, era una especie de vino que le llaman ellos, cosas para picar y tal
Ana: Ah, bueno continúa
M: Que continué ¿con qué?
Marcada 69

Ana: Has dicho todo estaba genial hasta que... (la invitaba a seguir “dios mío dame
paciencia”, pensaba)
M: Pues que estamos pasando un rato muy agradable sabes, con Claudia, Raúl y... ah
que ya es oficial, estos dos están juntos
Ana: Tarde piaste, eso ya lo sabía yo, cenaron el otro día aquí, venga sigue
M: No me metas prisa, que bastante me cuesta, estaba también... Esther...
Ana: ¿Y? (al escuchar otra vez ese nombre se impacientaba y pensaba “tengo que
aprovechar lo del congreso para ir al cuartel y hacerle una inspección in situ, porque
mira como me la tiene”)
M: Pues, uf Ana te acuerdas que dije que le había cogido cariño ¿Verdad? (Ana le
contestaba con la cabeza y volvía a invitarla a seguir con la mano) pues... eso y cada vez
me cae mejor, es un poco trasto y medio gamberrilla pero... yo que sé Ana (se tapaba la
cara con la mano) mira que hemos coincidido poco, pero (volvía a encoger los hombros)
Ana: Ujum ¿y todo esto te preocupa o? (sentada en la butaca, adoptaba postura de
psicóloga, lápiz en mano)
M: ¿Qué haces? (levantaba) cuéntame cuéntame y te pones a hacer el tonto
Ana: Que poco sentido del humor tienes, desde que compré esta butaca me ha apetecido
hacerlo, venga no te enfades sigue, te preocupa o no (veía como Maca se apoyaba en el
mueble recibidor y se quedaba mirando sus zapatos)
M: Claro que me preocupa, ¿cómo no me va a preocupar? (levantaba su vista hacia
Ana)
Ana: Perdóname pero yo no veo porque te va a preocupar que alguien te caiga bien, no
veo el problema (“jeje esta vez lo sueltas todo verás, te conoceré yo”, pensaba)
M: ¿Qué no ves el problema? No me lo puedo creer, pues yo sí, fíjate, que me miro
veinte veces en el espejo antes de salir para el trabajo (daba vueltas por el despacho de
Ana) que cuando la tengo cerca me pongo nerviosa, que se me tuerce el día si no la veo
aunque sea por la ventana, que esa es otra, no sabes lo que me he aficionado yo a la
ventana por dios, que es llegar al despacho y voy corriendo a pegarme a ella, a la
ventana digo (al verle la cara de desconcierto aclaraba) es que está al lado del Cuartel
Ana: Ah si es verdad, no me acordaba yo que...
M: Espera que hay más, sabes tú lo poco cariñosa o tocona que yo soy, pues hija con
ella se me va la mano (Ana se llevaba una mano a su boca) puedes reírte, total es de
risa, que se da un golpe, ahí voy yo a tocarlo, que se me pone delante, me da por olerla,
encima huele superbien. Total que no me reconozco Ana (acababa de decir
desconcertada)
Ana: Vamos a tomarnos otra copa (“que empiezo a necesitarla” pensaba)

E: Por enésima vez, deja de comerme la cabeza, que yo no tengo culpa de que te hayas
empeñado en un imposible (decía mientras caminaban por una calle)
Raúl: Otra vez, porque va a ser un imposible, cuando le he dicho que estabas en el
almacén le ha faltado tiempo para ir a buscarte
E: Pero vamos a ver, que era por educación, esa gente funciona así desde pequeños y
claro pues ella...
Raúl: Que no, que no me engañas, que tú lo notas como yo. Y por lo menos me
deberías reconocer que le llama la atención
E: Hay dios mío lo pesado que puedes llegar a ser, venga sí le llamo la atención ¿y?
Raúl: ¿Te parece poco? Eso es un mundo si no mírame a mi y no me vengas con que
tiene pareja, que me lo sé muy bien y eso un día se tiene y al otro no, esas cosas pasan
cada día
Marcada 70

E: En buena hora me puse noche contigo


Raúl: Yo en tú lugar ya empezaba a tantear un poco, nada más para ver cómo reacciona
E: A ver cómo reacciona dice, pues lo mismo reacciona dándome una leche o
demandándome, que se te está olvidando que es Jueza. Además ¿tú me has visto? ¿En
serio crees que alguien como ella se va a fijar en mi?, a ver si el que está para
tratamiento eres tú y no yo
Raúl: Pues sigamos con las preguntitas ¿qué tienes tú de malo? ¿No te estarás creyendo
todas las absurdeces que se dicen de ti? ¿Qué pasaste algo horrible y se te fue un poco la
mano? vale sí, pero eso está superado si no, mira como aguantaste cuando estuviste con
Isa, que de esa a lo largo de la noche también hablaremos, y por otro lado fama de fea
no tienes precisamente y con las que has estado todavía menos
E: Que me da igual Raúl, de Isa paso, solo fue otro error más y respecto a la jueza no
voy a intentar nada (perdía los nervios y comenzaba a alzar la voz) porque para ella no
quiero alguien como yo, porque se la ve muy bien con su pareja y porque en cuanto pase
esto vuelvo al grupo
Raúl: ¿Cómo? (paraba en seco su caminar) ¿qué vuelves cuando?
E: En cuanto pase el juicio
Raúl: En cuanto pase el juicio mis cojones, que no, vete quitando eso de la cabeza
porque no vuelves
E: Claro porque tú lo digas
Raúl: Porque yo lo digo no, porque por primera vez en años puedes tener tu propia
vida, ¿no te das cuenta?
E: De lo que me estoy dando cuenta, es de la pinta que tienen aquellos dos, mira hacia
tus cuatro
Raúl: Vamos (decía después de observarlos)

Mientras esto pasaba...

Ana: ¿Sabes lo más extraño de todo esto? (Maca le contestaba encogiéndose de


hombros) que si tanto le gustan las tías, ¿cómo es posible que no intentara ligar
conmigo? (el alcohol ingerido empezaba a hacerse evidente)
M: Jajaja, no sé, creo que conmigo tampoco lo ha intentado
Ana: Haces bien diciendo que crees, tal y como te tiene, lo mismo ni te has dado
cuenta, pero yo no recuerdo que lo hiciera, claro lo mismo no tiene muy buen gusto
M: Ja, tenías que a ver visto a la abogada esa y sobre todo a la fiscal
Ana: Creí haber entendido que solo te habías fijado en (entrecomillaba con las manos)
“ella”
M: Que pava eres, no voy a negar lo evidente
Ana: Míralo por el lado bueno, le encantan las mujeres con toga, ¿tú tienes no?
M: Pues claro que tengo tonta y lo mío me costó (miraba el reloj) se nos ha hecho
tardísimo, me voy a tener que ir yendo
Ana: Si yo también, pero antes ¿qué vas a hacer?
M: Nada, no voy a hacer nada, después de todo es una simple atracción, así que no le
voy a dar más vueltas. Además que se te está olvidando que tengo pareja
Ana: Se me está olvidando, ¿A mí o a ti?
Marcada 71

Estaba tomándose el café mirando por la ventana, con una sonrisa en su boca, al
recordar como se había desahogado con Ana, era una suerte tenerla en su vida, con su
sentido del humor hacía que cualquier problema pareciese menor de lo que creía

Claudia: ¿Otro café?


M: Sí, se me hizo tarde anoche, ¿tú que tal? (continuaba mirando hacia el patio)
Claudia: Me fui a la cama temprano (se colocaba a su lado)
M: Vaya creía que también habrías dormido poco
Claudia: Ya hubiese querido yo, pero Raúl tuvo noche, con ella (señalaba hacia el patio
donde aparecía una Esther después de la carrera diaria que se había propuesto, con
pantalón corto y camiseta)
M: ¿Y esta mujer cuando duerme? (decía después de mirar su reloj y comprobar que
apenas era media mañana)
Claudia: Poco y a deshoras, no sé cómo puede, el mío hasta el mediodía no existe, jeje
mírala si sabe hacer estiramientos y todo, uf yo debería algún día salir con ella a correr
(continuaba hablando mientras Maca observaba los ejercicios de Esther) que tú por lo
menos de vez en cuando vas al gimnasio
M: Eh... a só, aunque voy más por los servicios spa que por... (regresaba su vista al
patio reconociendo en seguida la figura de alguien) dime que quien está en la puerta no
es Ana

Claudia volvía su vista a la puerta del despacho sin ver a nadie, al verla Maca le hacía
mirar hacia el patio

Claudia: Me has dicho que te diga que no, pero sí, sí que es, ¿Y qué hace ahí?
M: Eso quisiera saber yo (mientras Ana hablaba con el Guardia de la puerta cogía su
móvil marcando el número de Ana y viendo como al poco estaba le contestaba) Dime
que estás haciendo ahí (ambas veían como Ana daba vueltas sobre si misma buscando a
Maca) en el edificio de enfrente
Ana: Es verdad que no me acordaba, buenos días a ti también
M: Me respondes
Ana: Vengo a coordinar lo del congreso
M: Déjate de chorradas para eso tienes un jefe de seguridad
Ana: No esta vez prefiero hacerlo yo y te voy a tener que dejar que me acaban de dar la
tarjeta de visita
M: Espera, espera y ¿por qué no lo hablas con Javier?
Ana: Pues no lo sé, de todas maneras me dicen que voy a hablar con el Jefe así que,
estate tranquila, venga chao ya hablamos (cortaba y entraba en el patio del Cuartel)
M: La mato, como haga o diga algo la mato (no había quien la despegara de la ventana)

Desde esa posición privilegiada, ambas veían como Ana hablaba primero con un Agente
y después con el brigada

Brigada: Verá señora, esta semana no está el Teniente, que es quien lleva estos temas,
pero si quiere me acompaña al despacho y allí vemos que podemos hacer
Ana: He llamado a Vilchez, el Teniente vamos, quedé con él en pasarme y me dijo que
me entrevistase con la sargento
Brigada: ¿Con la sargento? ¿Seguro que le dijo eso?
Ana: Sí segurísima, creo que es aquella ¿no? (señalaba el lugar donde se encontraba
Esther, quien parecía terminar sus ejercicios)
Marcada 72

Brigada: Sí, entonces lo mismo le dijo algo a ella, Esther (gritaba) ven para acá

Esther obedecía y a medio camino reconocía a la mujer, de unos treinta y largos años,
rubia a media melena, vestida como una moderna empresaria, entonces se quitaba la
camiseta, lo único que tenía a mano y se quitaba el sudor de su cara con ella,
quedándose en top deportivo

E: Buenos días (saludaba a ambos de manera verbal y tenía que dar un paso atrás
cuando Ana se aproximaba a ella dándole dos besos improvisados) ujum (carraspeaba)
¿ha pasado algo en su hotel?
Brigada: Es por un congreso nenica, ¿Te ocupas? (intervenía)
E: Eh (se miraba) si algo me ha dicho el jefe, pero déjeme ducharme y estoy con usted
Ana: Sí (la escaneaba) claro
E: Bien pues en diez estoy aquí, si quiere ir a tomar algo o...
Ana: No (contestaba rápido) la espero (nada más irse ambos hacía un gesto al aire de
ok)

“uf me va a sentar mal el café, con tanto nervio (pensaba todavía pegada a la ventana)
encima que suerte la ha visto en... Macarena” (se llamaba ella misma al orden)

A los diez minutos regresaba todavía con el pelo húmedo y ya en sus clásicos jeans y
camiseta, encontrando a la empresaria sentada en uno de los bancos del patio

E: Listo acompáñeme dentro (ambas entraban en el edificio central)

Ana un paso por detrás, no perdía detalle de la sargento, viendo como iba saludando y
no siendo consciente de lo que su visita al edificio estaba causando entre los guardias
que por allí rondaban

La sargento abría la puerta de su oficina dándole paso, una vez que Ana pasaba,
observaba la oficina, tres mesas alargadas con papeles amontonados, ordenadores de lo
que ella creía ya no se fabricaban, una gran pizarra, no se podía ver el color de las
paredes por la cantidad de folios y fotos que en ellas había

E: Siéntese (Ana miraba la silla que la sargento le ofrecía frunciendo el ceño y mirando
a la sargento con cara de súplica) eh... un momento (cogía un rollo de papel que estaba
apoyado en la pared recortaba un trozo y lo ponía en el asiento de la silla) ala ya está
(Ana tomaba asiento con extremo cuidado)
Ana: Sí que se notan los recortes, ¿y no hay otro despacho donde? (Esther le contestaba
negando con la cabeza)
E: Bueno, a ver, me ha dicho el jefe que la delegación de gobierno habían mandado
algo sobre el Congreso (se disponía a arrancar el pc, ante la atenta mirada de Ana)
cachis en la mar ya me lo han tocado (se levantaba y daba un porrazo encima del
monitor) bien, es que está medio estropeado (le explicaba, mientras trasteaba por el pc)

En esos momentos Robert, agente de investigación entraba con un detenido en la


oficina, Ana volvía su vista hacia ellos y viéndolos entrar, empezaba a arrepentirse de su
visita
Marcada 73

Robert: Buenos días (saludaba)


E: Jum
Ana: Bue... buenos días (se removía inquieta
E: No lo encuentro, pero bueno creo que me lo apunté por algún lado (Ana levantaba
ambas cejas mientras veía como la sargento otra vez se levantaba y comenzaba a sacar
papeles y demás de sus bolsillos) aquí está (comenzaba a leer la nota para ella misma:
“Congreso Hotel “en pleno mar”, dueña Ana vendrá” (“amos amos la peazo nota que
me hice”) Ujum (carraspeaba) bueno cuénteme usted
Ana: Pues se trata de un congreso de medicina, acudirá el consejero de la comunidad y
puede que el Ministro (titubeaba ante el incipiente miedo que iba cogiendo escuchando
al detenido que estaba con Robert) de todas maneras mi jefe de seguridad ha hecho un
planing para que puedan (paraba cuando el detenido gritaba y ella asustada lo miraba
para volver su vista rápidamente a la sargento) es este (le entregaba una carpeta)

E: Espagueti (alzaba la voz dirigiéndose al detenido) es que es italiano, usted tranquila


(le decía bajo) cállate o te arreo un calmante (le guiñaba un ojo a Ana) es un decir ¡eh!
no es que le vaya a arrear de verdad
Italiano: Questo e ingiusto
E: ¿Que dice de hosuton? (miraba a Robert quien se encogía de hombros)
Italiano: E illegale (seguía a lo suyo)
E: Eso lo he pillado (le decía a Ana bajito) Ma e tutto legale (se inventaba su propio
italiano)
Italiano: E legale? (preguntaba)
E: Eco, cuando arigo a casa... jejeje (negaba con la cabeza riéndose)
Italiano: ¿Posso andare a casa?
E: No no poses, ¿cuanti horas qui? (le preguntaba)
Italiano: Tre (contestaba)
E: Cuatro e cinco e sei narana narana, ¿eso era una canción no? (preguntaba a Ana,
quien no podía salir de su asombro y estaba medio paralizada) tranquillo e pronto casa
(se dirigía al espagueti) parece que capichi lo que le digo, a ver si me deja leerme esto
(decía ahora a Ana)
Ana: Estaba yo pensando, que usted está muy ocupada y lo mismo podríamos...
E: Ná ya se ha callado
Raúl: Esther imprime lo que te he mandado que ésta no va
Ana: (“quiero salir de aquí, por dios por dios, ¿pero dónde se va a meter mi Maca?,
ays no sé si prefiero al aburrido de Fernando o... la nervios ésta” pensaba Ana)

Esther para relajar el ambiente y que la mujer se sintiese cómoda decía utilizar su
sentido del humor, sentada su silla simulaba pedalear, en movimientos exagerados

Ana: Pero (miraba debajo de la mesa, al pensar que realmente así funcionaba la
impresora)
E: Jeje que era broma (cogía el papel de la impresora y se levantaba a dárselo a Robert)
Ana: Esto es de locos (murmuraba, cuando de pronto escuchaba voces en el pasillo y se
agarraba fuerte a la silla por lo que pudiera pasar)

-: Ya se te ha escapado otra vez (se escuchaba seguido de unos fuertes golpes)


E: ¿Y ahora qué? (se dirigía a la puerta y la abría)
-: No, no abráis (tarde la sargento ya había abierto y una gigantesca cucaracha se colaba
en la oficina, perseguida por un guardia y su porra)
Marcada 74

Ana: Agh... (se levantaba despavorida y se colgaba de lo primero que pillaba que era la
sargento)
Raúl: La suerte que tiene, si es que se le cuelgan solas (murmuraba)
E: Ay no apriete tanto que me ahoga (giraba con Ana en sus brazos) como se meta
debajo del archivador nos monta una camada

Plash plash (e escuchaba mientras Ana no hacía ningún intento de bajar, más bien lo
contrario rodeaba con sus piernas la cintura de la sargento, quien agotada ya, la apoyaba
contra la pared, intentando ver como acababan con el bicho

-: Por fin, ya está, voy a tirarla (decía portando su porra en alto con el bicho pegado)
E: Llévala a la protectora, lo mismo la reaniman para animal de compañía, pedazo
bicho (decía todavía en la misma posición)
Raúl: Jajaja o preparamos un arrocito, lo mismo cuela como bogavante
E: Venga ya está, tranquila puede bajar (le decía a una Ana que ocultaba su rostro en el
cuello de Esther)
Ana: Es verdad que huele bien (se le escapaba, todavía oculta en su cuello)
E: Y ¿por qué iba a oler mal? (se apartaba para verle la cara)
Ana: Ays no sé, son los nervios, lo he pasado fatal, voy a hacer un escrito al ministerios
o donde sea que...
E: Un minuto más y me hernio ¡eh!, que no estoy yo diciendo que pese, al contrario,
pero... (la cortaba)
Ana: Ay si perdone (por fin se bajaba y se arreglaba la ropa)
E: Vamos a hacer una cosa, mejor nos vemos en su hotel ¿qué le parece?
Ana: Genial

-: Que fuerte, que fuerte, luego la tía no querrá que cuchicheen de ella, pero si se la
tiene acorralada contra la pared en plena oficina (decía una agente que pasaba por el
pasillo)
-: Jejeje es mi ídola tío, yo a Agentes como ella, haría como los galácticos del fútbol,
que quieres unas rayitas toma, que quieres tirarte a tres tías tómalas y mañana, me
rescatas a niños o te cargas un comando, a gente así, nene, hay que mimarla

M: Ana, para por favor (decía secándose las lágrimas producidas por todo lo contado
por Ana)
Ana: Yo había un momento que hubiera pagado lo que fuera por desaparecer de allí
M: Exagerada
Ana: Já, tenías que haber visto la silla esa, los ordenadores que usan los pobres, que
casi le firmo una donación por dios y... cuando venga a verme, le regalo una de las
agendas del merchandising por...
M: No (la cortaba) no... que... que no le gustan (ante su contestación Ana fruncía el
ceño)
Ana: Te voy a dar dos consejos por lo que pueda pasar, uno vete poniendo en forma
que como te coja tu sargento te puede destrozar, oye que la tía me ha tenido en brazos
no sé...
M: ¿Cómo? y... y ¿qué hacías tú en sus brazos? (la cortaba enfadada)
Ana: Tranquila, es que apareció el bicho ese y tuve que agarrarme a lo que fuese y es
verdad, huele muy bien, vale que acababa de ducharse pero la verdad es que sí, no he
sabido yo que perfume o suav (al ver la cara de Maca paraba) mejor sigo con el consejo,
Marcada 75

dos (volvía a enumerar) vete administrándole valium, tranquimazin o lo que sea, no se


puede ser más nerviosa (esperaba contestación que no llegaba y miraba a Maca,
encontrándola sonriendo bobamente)
M: La verdad un poco nerviosa sí que es (decía mientras movía un bolígrafo a lo
adolescente hormonada) y en forma está, tiene equipo de escalada, tendrías que ver la
facilidad con que se descuelga del balcón, el otro día subió al palo de la bandera...
Ana: Ahora para tú, ¿pero es que tiene complejo espíderman?
M: Jeje no, digo yo, siempre es por algo, creo
Ana: Normal entonces que esté fuerte
M: Ya te digo (continuaba extasiada)
Ana: ¿Te puedo grabar? Porque yo a ti así, no te he visto en la vida
M: Que tonta (recobraba la postura) y al final que día habéis quedado
Ana: Esa es otra, ni te imaginas las horas a las que pretendía quedar je je, la verdad es
que tiene mucha gracia hablando, no le pillo el acento (se quedaba pensando) no sé es
una mezcla rara (decía sonriendo, gesto que cambiaba al momento de ver la mirada que
le estaba echando Maca) no me mires así, es que le he dicho algo así como: Eso son
horas intempestivas para mí y me dice: Eh... bueno un poco inters... intemsp... (la
imitaba exageradamente y continuaba) amos que es muy temprano para usted ¿no?, ays
Maca (se reía)
M: Jeje, es un poco macarrilla hablando
Ana: Y tanto, al final hemos quedado para el sábado, cuando a ella le venga bien, total
yo voy a estar prácticamente todo el día, oye y si ¿hacemos una cena?, pueden venir...
(paraba al ver a Maca negando con la cabeza)
M: Al final voy a Madrid
Ana: Ah, vaya ¿y ese cambio?
M: Pues porque lo mismo Fernando tiene que ir a Bruselas y... no coincidiríamos en un
tiempo (terminaba de decir y se quedaba con la mirada perdida)
Ana: Maca, yo no quiero influirte, ni que pienses que porque Fernando nunca ha sido
santo de mi devoción, digo esto... pero ¿no crees que esa relación que lleváis es un poco
extraña? (recibía como contestación un suspiro)
M: Hasta ahora me...
Claudia: Perdonar (abría la puerta y entraba) pero Maca, la Decano nos espera, va a
empezar la reunión

E: Oye, pues esto de la moqueta y los cojines esturreados por aquí, es como más
agradable
-: ¿Te parece?, no estaba muy convencida
E: Muchísimo mejor, donde a parar, no como la... el diván ese (le decía tumbada en el
suelo apoyada en unos cojines)
-: Te creo, has hablado hoy más que en todo el año
E: Eso no es verdad, lo que pasa que hoy...
-: Estás contenta y diría que hasta tranquila
E: Jum, ¿hemos acabado por hoy? (se sentaba apoyándose ahora en la pared)
-: Sí (le sonreía, se levantaba de su sillón y se sentaba a su lado)
E: Jeje estabas deseando probarlo, ¿qué no?
-: Sí, pero solo contigo (le decía bajito y en tono juguetón)
E: Aghum- bostezaba (perdona, anda ven un poquito) echaba hacia delante su cuerpo, la
terapeuta entonces pasaba un pierna por el hueco que dejaba, se apoyaba en la pared y
descansaba su cabeza en el hombro de Esther, mientras sus brazos la rodeaban
Marcada 76

-: ¿Me cuentas cómo es? (la balanceaba y Esther giraba su cara hacia atrás para mirarla
y encogerse de hombros)
E: Es... (volvía su vista al frente y ladeaba su cabeza, provocando la sonrisa de su
terapeuta) pijina como tú, más alta que yo pero más baja que tú (ahora le hacía negar
con la cabeza) tiene dos pedazos de ojos que parecen dos luceros y... ¿te puedes creer
que Raúl dice que tiene la nariz grande?... bueno a lo mejor un poco así alargadilla, pero
ya ves tú, además le da personalidad y después es aghhh (se le abría la boca, se
acomodaba más en la terapeuta apoyando su cabeza en ella)
-: Tienes que bajar el ritmo Esther y tratar de descansar (doblaba su pierna hasta ahora
estirada y apoyaba su codo en ella para poder acariciarle el pelo)
E: Jum (se le empezaban a cerrar los ojos) creo... que el verbo gustar se me está
quedando chico... jum...
-: Aprovecha y duérmete (estiraba su cuello para verle la cara) échate conmigo (se
dejaban caer de lado en el suelo y la terapeuta continuaba con su caricia) Esther ¿a qué
hora tienes que volver?
E: A las... agh... tres
-: Bien
E: Anda que... jum... dos bollys aquí tumbadas y na de na jeje (notaba el otro cuerpo
moverse por la risa) hace dos siglos esto era incons... inconcebible, amos con el poco
mercao que habría... agh... como para desaprovechar...

Un rato después la puerta de la consulta se abría

-: Vero, ¿Vero?
Vero: Si (se incorporaba) dime (le contestaba bajito)
-: Quedan 15 minutos para el siguiente paciente
Vero: Uhm... sí (con cuidado se levantaba e iba hacia su mesa, recogiendo una carpeta
para dirigirse a la puerta)
-: ¿A qué hora la despierto? (parada en la puerta miraba a Esther)
Vero: A las (miraba su reloj) dos y poco (también la miraba)
-: Así dormidita parece una niña... provoca...
Vero: Abrazarla (sonreía) es un trasto, pero no consigo que duerma y retome horarios
(suspiraba) vamos a la consulta de María (se marchaban)

Raúl: Sí, en cuanto salga Esther te recogemos, vale un besazo cariño (colgaba y se
guardaba el móvil) Esther (alzaba la voz) ¿cuándo vas a arreglar la antena de la tele?
E: Cuando tenga tiempo (contestaba desde su habitación) no te digo, ya podría
arreglármela él, no, no mejor no, que este tiene de manitas lo que yo de... ¡eh!... pues...
lo que sea que no soy eah (murmuraba para ella)ale ya está (aparecía en su salón) vamos
ya a la dichosa cenita

Raul se levantaba del sofá y la miraba de arriba a abajo para comenzar a negar con la
cabeza

E: ¿Queeeeeeeeee? Uf la tarde que me estás dando


Raúl: Métete ahí y lo vuelves a intentar (tomaba otra vez asiento)
E: Ja... ja... ja, levántate y vámonos
Raúl: Negativo, no, venga ve a cambiarte, que nos están esperando
Marcada 77

E: Rauuuuuuuuuuul, que soy tu sargento y me debes obediencia, así que vámonos de


una buena vez.
Raúl: No estamos trabajando (la cogía del brazo, dirigiéndola hacia la habitación)
E: Pues yo sí estoy trabajando (se soltaba) así que no me voy a vestir de pitiminí, para
entrevistarme con un segurata
Raúl: Cuanta paciencia hay que tener contigo, que segurata ni segurato, eso ya está
coordinado, vamos a un hotel de cinco estrellas, a cenar con la dueña y encima es
sábado noche, ¿cómo vas a presentarte en vaqueros?
E: Pues son de marca y me costaron una pasta, que mira que culín me hacen (se lo
mostraba)
Raúl: Sí, sí. muy monos, por favor... (colocaba sus manos en modo súplica)
E: Cachis en la mar, pues ahora me ayudas a elegir
Raúl: Hecho, venga vamos (entraban en la habitación y se iba directo al armario
abriéndolo)
E: Eh, chaval mira lo que hago (daba dos pasos atrás colocándose enfrente de la cama,
cogía carrerilla y saltaba dando una voltereta en el aire cayendo a lo higo chumbo en la
cama) jejeje ayss, pedazo aterrizaje, tengo que practicar más (miraba a Raúl) ya
quisieras tú a mi edad poder hacerlo
Raúl: Sí, espero que dentro de tres meses, aún pueda (negaba con la cabeza y
comenzaba a explorar su armario)
E: Jeje esto me recuerda a cuando mi madre me vestía
Raúl: Pero... pero... ¿por qué tienes tanta ropa sin estrenar?, si están con la etiqueta y
todo (se giraba a mirarla con una prenda en la mano)
E: Eh... la señora Encarna, la mía mama (todavía encima de la cama, hacía el pino
apoyando sus pies en la pared) se me ha quedado enganchada en la época de la
academia y sigue mandándome ropa, jeje mira la etiqueta de la camiseta roja
Raúl: ¿Quieres dejar de hacer el tonto? A ver cual...
E: Esa de ahí (la señalaba una vez que dejaba de hacer el pino) jeje mírala, mírala, verás
Raúl: Pero... es... está en pesetas... y...
E: Je je sí ¿a qué mola?
Raúl: ¿La camiseta o la etiqueta?
E: La etiqueta, la camiseta es más fea que... que yo que sé ayss, quita de ahí anda, a ver
si te crees que me vas a vestir tú, a ver... si esto y esto (cogía dos prendas para después
desnudarse y colocárselas) cachis en...
Raúl: La mar (la cortaba poniendo los ojos en blanco) ¿qué pasa ahora?
E: Que (se miraba los pies) es que estos me gustan con las botas esas (las señalaba) pero
claro (ladeaba la cabeza) bueno mira con esas sandalias (las cogía y se las colocaba)
listo Evaristo, cuando quieras (salía hacia el salón y paraba en eso)
Raúl: Dios ¿qué pasa ahora?
E: Que me he cambiado a lo loco y no me acuerdo de la ropa interior que llevo
Raúl: Negra la llevas negra, venga tira ya, tú te has dado cuenta que hemos perdido
media hora para nada, ¿no te podías haber vestido así desde un principio?
E: ¿Y perderme tu cara? No (salían ya de su piso)

E: Yo todavía lo que no me explico es porque la pijina ésta quiere cenar con nosotros
Raúl: Agradecida que es la muchacha (caminaban por el patio “y tanto que es raro,
Claudia la conoce lo mismo es por eso, pero vamos entonces ya se podría haber
estirado el otro día, que un poco más y me dejo medio sueldo allí”)
E: Mira, ¿qué hace ahí el coche de la jueza?
Marcada 78

Raúl: Eh... si dijo que lo dejaba ahí, es que la llevaron al aeropuerto desde aquí
E: Ya, pues esto es solo para cuando están de guardia, no para que aparquen cuando
quieran, por muy señorías que sean
Raúl: Ayyyy (le cogía el moflete) que malos que son los celos
E: ¿Qué celos? Es así... entonces... ¿está en Madrid con el Ken?
Raúl: Ujum, pero ¿eso no estropeará la noche no?
E: No (suspiraba)

E: Amos, amos, amos, si está aquí todo el pijerio que hay en cien kilómetros a la
redonda (miraba por las cristales uno de los salones del hotel)
Raúl: Jeje, la verdad es que sí, vete terminando ya el cigarro que nos está esperando
E: Voy (apagaba el cigarro en el cenicero de la entrada) por dios, tened cuidado chicos,
esto a lo mejor se contagia jeje (decía bajito)
Claudia: Pues que yo sepa hay cierta Magistrado que frecuenta mucho este sitio (le
soltaba a propósito)
E: Eh...
Raúl: Cariño tú dásela a ésta (señalaba a Esther) una semana y la tienes comiendo
sardinas con las manos en cualquier chiringuito jajaja
E: Graciosillo, además no me gustan las sardinas por muy de pescado que sea jeje ayss

“no, no, no para no te la vayas a imaginar así... o... sí porque las sardinas son muy
pringosas y lo mismo no hay servilletas... ayss yo creo que estoy peor ¿no?”

Raúl: Esther (le señalaba a Ana que de repente y sin que ella se diera estaba a su lado)
E: Hola, ¿qué tal? (la saludaba y miraba su figura, después de que Ana le diera dos
besos y comenzara a andar hacia el salón en el que iban a cenar, hablando con Claudia y
Raúl)

“ésta lleva más dinero encima del que yo cobro en tres meses fijo... jeje ¿no había
vestido que marcara más su culete?... lo flipo con este pueblo... no sé yo si será de los
que tenga la renta per capita esas más alta, pero en cuestión de bellezas está el
primerísimo... jeje y la segunda dama de las fiestas es... Clau... no a esa ya no puedo
mirarla ni pensarla... entonces Cr... tampoco... pues... Ana... es igual la reina la tengo
muy clara... aunque ella esté ahora mismo en... paso de pensarlo, además a ver si te
aclaras, ¿no dices que con el ken ella está muy bien?, lo que pasa es que yo que sé... la
barbie y el ken están muy vistos, pero por ejemplo la barbie y la nancy serían un
puntazo... no... demasiado descompensadas... además soy más pequeña que ella... pues
entonces... la barbie y la monster, que están de moda... jeje... esa arrasaría fijo... sigo
fatal ¿no?”

Claudia: Raúl ¿cuánto te gastaste la otra noche? (preguntaba ya sentados en la mesa y


mirando la carta)
Raúl: Nada (ante la mirada que le echaba Claudia continuaba) vale sí, bastante, pero
mereció la pena guapa (se giraba hacia Esther y le daba un codazo)
E: Jum
Raúl: ¿Has visto que precios?
E: Ja, no he llegado todavía, no ves que estoy intentando traducir los platos estos,
¿dónde está la lubina de toda la vida?
Marcada 79

Claudia: Jaja pues la verdad es que yo tampoco la veo


Ana: Perdonar, basta que me vean aquí, para que les asalten mil dudas. ¿Os ha gustado
el vino?
E: Sí, oye Ana, ¿Puedo tutearte? (le contestaba afirmativamente con la cabeza) bien,
escucha ¿aquí se puede comer pescado a la plancha sin nada?
Ana: ¿Cómo sin nada?
E: Pues eso sin cosillas, ni adornos de esos (señalaba el plato de la mesa más cercana)
Ana: Claro, lo pides así y ya está
E: Eah entonces lo tengo (dejaba la carta) bueno y... (comenzaba a sonar su teléfono)
perdonar, es Emilio (le decía a Raúl) sí dime... ¿cuándo?... cabrones... ya... escucha
sobre todo tranquilizarlo que al pobre le dio una arritmia hace poco y anda medio
pachucho... ya... acojonao... claro... ¿sabéis quienes?... mira ahora lo llamo yo... sí... con
lo que sea llamarme (colgaba) cahis en la mar, que han atracado al panadero
Raúl: ¿Cuando?
E: Hace poco rato (miraba su reloj) solo han sido 200 euros, pero el pobre... uff lo
mismo me tendría que ir
Raúl: No, esta noche es de descanso, ellos saben lo que hacer
Ana: Claro mujer, venga que ya vamos a pedir
E: Pídeme lubina a la plancha sin nada, con sal sí pero nada más, es que voy a llamar a
Manolo, es el panadero
Raúl: Llama desde aquí no empieces a entrar y salir que te conozco
E: Sí, si es solo para ver como está... Manolo... sí... me lo han dicho mis chicos...
escucha estate tranquilo... claro hombre te vas a acojonar tú por tres pellizca cristales... a
esos los pillamos esta noche y de las dos tortas que les voy a (se paraba al ser consciente
de la presencia de Ana y sobre todo de Claudia) si... es que... relájate Manolo, tú
tranquilo que a esos los invito yo mañana a desayunar... jeje en el cuartelillo claro...
venga... luego me paso yo a verte... hasta luego (cortaba y se quedaba mirando el
teléfono) claro la popis (volvía a llamar) Popis... sí soy yo... no estoy de descanso... ea...
también tengo derecho... jeje... ¿no te habré pillado en plena faena?... ah... vale escucha
si oyes algo esta noche de tres que van dando palos llámame... venga sí luego te veo
(cortaba)
Raúl: ¿Tú que entiendes por descanso?
E: No te pongas cansino, bastante que estoy aquí sentada. Voy a llamar a Luís
Ana: (“pero... se ve que Maca no me ha hecho caso... porque esta sigue igual de
enerviada por dios, que va a llamar a medio pueblo”)
E: Luís escucha, si te has enterado vale, bueno... relevad a Emilio en la panadería y
quedaros con él hasta que esté tranquilo ya más tarde iré yo... sí... jeje... si es muy majo
ya verás que os ofrecerá cosillas para picar y pasar el rato... jeje míralo por el lado
bueno, te vas a comer un bollito esta noche (el comentario hacía que a Ana se le
desorbitaran los ojos y que Claudia casi escupiera el vino)... jeje... ¡eh! no bollera no,
que no me gusta... eso bollycao sí... venga luego os veo... (cortaba y dejaba el teléfono
en la mesa) bueno pues habrá que ir cenando ¿no? (se encontraba con los tres
mirándola) ¿que?
Ana: Y... ujum... ¿siempre te tienes que ocupar tú?
E: No lo que pasa es que cuando no es por una cosa es por la otra, vamos que no sé
como conozco a mucha gente y tampoco sé porque se quedan con mi cara y mi
nombre... y claro ¿cómo no los vas a ayudar?, además siempre que tengo noche
desayuno con Manolo mientras él termina de hacer el pan, es que está muy solillo, él y
su parienta (ante la expresión usada Ana nuevamente se asombraba) encima trabajan
como mulos y todo para que luego el hijo buitre que tienen lo tire en putys en fin
Marcada 80

Ana: Pues... a mi... me parece super bonito y super tierno (se emocionaba) oyéndote
cualquiera diría que eres así de tierna y de... (se callaba al ver la cara con la que la
miraba Esther) no a ver no me malinterpretes es que... es que (no sabía como salir)
hablas así medio macarrilla, hablar ¡eh!, no que lo seas y... pues eso que me parece muy
bonito
E: ¿Medio macarrilla? (se quedaba pensando) no, yo creo que no, mi hablar es medio
dejao no medio macarilla ¿No?
Raúl: Es macarra, te pongas como te pongas. Lo que no tengo idea es de donde lo
pillarías
Claudia: A mí me hace gracia
E: Pues ahora que lo decís no sé, lo mismo como se metían tanto conmigo por
pequeñaja, sería un acto de autodefensa de esa ¿no?

Un rato después la velada continuaba...

E: ¿Te acuerdas la de veces que tuve que hacer pis en tarros? Jesús, estaban
obsesionados con que yo fumaba, oye que me despertaban a las 3 o las 4 de la mañana,
me hacían atravesar el patio en pijamilla muerta de frío, vamos que ya no sabía yo hacer
pis en el water
Raúl: Es verdad, pero es que claro aquí la niña el primer día se presentó en el Colegio,
de la Guardia Civil no lo olvidéis, con rastas, jaja madre mía le dejaron la cabeza a lo
Teniente Oneill
Ana: ¿En serio? (le tocaba el pelo) jaja ¿no tienes fotos?
E: Sí, sí que tengo, ahora ni idea donde, con que maldad me rapo el tío aunque... oye
pues tenía mi punto ¡eh!
Raúl: Sí y tanto que te costó dos meses sin salir, es que cuando fueron a hacerle el
primer control, perdonar que no sabéis como es, lo hacían de madrugada, entraban en
silencio a las habitaciones e iban directos a la cama de a quien le tocase... jeje y en vez
de una rapada se encontraron una pelirroja jajaja y menos mal que no se encontraron a
las dos jaja es que ésta había ido al baño, si no en vez de dos meses la echan jaja
Claudia: ¿Pero es que ahí se podía?
E: Entre bollys más fácil, como duermes en la misma planta, eso sí, con el silenciador
puesto o no salías de ahí en tu vida, ahora chico-chica era mas complicaillo, aunque jeje
también, que cuando teníamos imaginarias te podías encontrar cualquier cosa en los
baños jeje que época madre
Ana: Y ¿cuánto tiempo estuvisteis ahí?
E: Dos años internos, solo podías salir el fin de semana y las fiestas, si no la liabas claro
Ana: Ya, ¿cuántos pudiste salir entonces? (le chocaba su hombro con el suyo)
Raúl: Jaja, ya te ha calado
E: Pocos (negaba con la cabeza) eran unos dictadores, no me dejaban relacionarme, ni
quejarme, ni fumar... me cogieron manía o algo
Raúl: Eso es verdad, yo creo que fue la bolly mayor
Claudia: La... ¿qué?
Raúl: Es que a ellas las vigilaba una sargento super-mega-hiper bolly, así en plan butch
que le dicen ahora y... claro llegó esta fastidiándole el negocio y le dio por ella
E: Dios oye llegué a cogerle miedo, mira que era salida la tía jejeje, es que nos
entregaron los uniformes, todas allí desnudas probándonoslos y la tía sin perder detalle
y cuando íbamos pasando para formar delante de ella, la tipa diciendo “hay que ver los
culitos que os hace el uniforme” mientras nos lo palmeaba y en las duchas, jesús, era
como un lavadero de coches, nos metían a unas 20 debajo de unos chorros y la bolly
Marcada 81

controlaba el agua, dar-cortar, dar-cortar, todas allí con los pezones apuntando alto, oye
que te descuidabas y te saltaban un ojo jeje, se le salían los ojos de las órbitas jeje que
tía
Ana: ¿Que os metían a 20 en la ducha? (preguntaba y no obtenía contestación porque su
móvil comenzaba a sonar y lo contestaba) Perdonar, ¿sí? (salía hacia el jardín)
E: Yo aprovecho para fumarme un pity, ale ya podéis besuquearos unos minutillos jeje
ayss (se marchaba hacia el jardín)

Nada más salir veía a Ana hablando por teléfono y no queriendo ser indiscreta se
encendía el cigarro y caminaba hacia el lado contrario a la empresaria, no sin antes
saludarla con la mano

Ana: Jeje, ha salido a fumar, me cae genial Maca y además tiene un montón de
anécdotas
M: Sí (sonreía) si es que con lo trasto que es, las que habrá formado por ahí
Ana: ¿Y tú qué tal? ¿Vais a salir o?
M: Sí, lo estoy esperando, vamos con una pareja de amigos de Fer al Fortuny
Ana: Típico de Fernando ¿sabes lo que ha pedido tu sargento para cenar?
M: Que (irremediablemente volvía a sonreír)
Ana: Lubina sin adornos jaja ay Maca que mujer

“creía yo que esto iba a ser más pijo pero no, se está bien jeje por lo menos todavía no
se me ha pegado el osea... sabes, lo mismo no lo veo tan pijo por mi pijina... no... no
puede ser si no coincidimos ná”

-: ¿Sargento?
E: Eh (se giraba hacia donde provenía la voz) Don Pedro, ¿cómo estamos?
Pedro: Bien, mejorando (llegaba hasta ella y le daba la mano) casi no te reconozco
E: ¿Puede fumar o? (preguntaba después de sonreír)
Pedro: Lo he dejado, ya después de cenar algún habano sí que me fumaré
E: ¿De cenita con Doña Rosario? Sacándola un rato (lo veía fruncir el ceño) no a ver...
es que a veces que, vamos me refiero, que no es que sea un perro es...
Pedro: Jajaja (comenzaba a reír) si es que tienes una forma de hablar más graciosa, ayss
pero no es de negocios, para ella es que estoy con unos amigos, que ella y mi hija han
hecho tándem y no me dejan hacer nada
E: Ayss estas mujeres, mientras se lo tome con calma no pasa nada
Pedro: Eso les digo yo, tenía ganas de verte, que desde que te hice caso y contraté a los
de seguridad no ha vuelto a pasar por la finca
E: He estado liada, pero mis chicos sí que pasan por allí, ¿está contento con ellos?
Pedro: Sí, pero el encargado va un poco de sheriff, a ver si un día te pasas y me lo
asustas un poco, eso sí, sin que mi hija se entere, por cierto ¿que tal con ella en el
juzgado?
E: Genial... vamos que bien... es muy seria ¡eh!, pero...
Pedro: Sí que es seria (la cortaba) pero seguro que te la ganas en nada...
“dios le oiga jeje”
Pedro: Si quieres le hablo de ti y de lo bien que te portaste cuando el problema con las
lindes de la finca
E: No, no mejor no, bueno voy a volver a la mesa que se van a creer que me he fumado
el paquete, cuídese ¡eh! y salúdeme a Doña Rosario. La pobre que no sé como me habla
después de aquello
Marcada 82

Pedro: Jejeje, porque en el fondo tuvo gracia, no te preocupes y allí te esperamos


cuando quieras (se despedía entrando al salón) espera, no perdona si no puede ser, te iba
a decir de tomar luego algo juntos, pero que va, seguro acabo tarde
E: Nah, no se preocupe ya habrá tiempo y cuídese

“oye pues ahora que lo pienso a los suegris los tengo medio ganados... no... vamos
siendo hombre de negocios como va a aceptar cambiar un magistrado de la audiencia
nacional por una sargento de la guardia civil, ¿pues no ves que no?”

-: ¿Esther?

“pero bueno es que está aquí todo dios”

E: Cachis en la mar (se alegraba) Juan ¿pero qué haces aquí?


Juan: Jeje que alegría verte, cenando con mi mujer
E: Yo te hacía en Madrid
Juan: Sí, pero al estar embarazada se ha quedado aquí con los padres y yo voy y vengo,
según puedo. ¿Tomamos algo después? Verás cuando le diga a Iris que estás aquí
E: Sí, también está aquí Raúl y su parient, ¿que estáis en ese salón?
Juan: Sí
E: Pues a ver si puedo hacer algo y nos juntamos, que estoy cenando con la dueña
Juan: Jeje tú siempre igual ¡eh!
E: No, no pero que no tengo nada con ella
Juan: Ya seguro
E: Oye que es verdad, si últimamente estoy de un formal que no me reconozco,
espérame en la mesa que ahora os aviso (regresaba a su salón)

Raúl: Ya te iba a buscar (le decía una vez llegaba a la mesa)


E: Es que un poco más y me encuentro a mi madre aquí, me acabo de encontrar a Juan,
está cenando con Iris en el salón de al lado
Raúl: ¿Juan?, pero si está en Madrid, es un compañero (aclaraba)
E: Es que dice que va y viene (se encogía de hombros)
Ana: Si queréis cenamos juntos, yo no tengo problema
E: Si (le sonreía) y Anita (hacía sonreír a Ana por el diminutivo) ¿podría ser en el
pedazo jardín que tienes? Es que Juan también fuma (la chantajeaba poniendo cara de
niña buena)
Ana: Pues sí, que luego con la copita me invitarás a algún cigarro

La mesa fue montada en el jardín, donde terminaron de cenar. Para Ana estaba siendo
todo un descubrimiento Esther y además congeniaba muy bien con la nueva pareja

Ana: Venga invítame a un pity (a imitaba)


E: Jeje ahora quien es la macarra ¿eh? (le ofrecía su cajetilla)
Ana: Me (se encogía de hombros) me lo estás pegando
E: Pues ten cuidaillo ¡eh!, que lo mismo te pego otras cosillas (comenzaba a notarse el
alcohol)
Ana: No eso yo lo tengo clarísimo, oye pedazo cicatriz ¿no? (se la iba a tocar y Esther
la paraba)
E: Sí, antes no tenían tanto cuidado en dejártela pequeña
Ana: Y tanto es enorme (volvía a intentar tocarla) ¿pero es que te duele?
Marcada 83

E: No
Ana: No te gusta que la toquen entonces
E: Sacto
Ana: ¿Por?
E: Pues... (se acercaba más a ella mientras las dos parejas mantenían una conversación
distinta) hubo alguien a quien yo quise muchísimo, una jartá vamos, pues normalmente
ya en la cama, para dormir (le levantaba repetidamente las cejas) me la solía tocar, se
quedaba dormida haciéndolo (se callaba recordando) ya sabes en plan peli romántica en
la que la chica acaricia y besa las cicatrices de su héroe como queriendo...
Ana: Ya, como queriendo borrar la cicatriz y el daño que provocó, te refieres a eso ¿no?
E: Sacto otra vez, hay que ver lo rápido que me pillas, la cosa es que la misma que me
acariciaba y que quería borrarla me hizo ésta (se levantaba la camiseta y le enseñaba
rápidamente la cicatriz de su torso)
Ana: Joder... parece un dis...
E: Sí, lo es (la cortaba) desde eso, no ha habido mujer con la que haya estado que no me
la tocase, la cicatriz digo, aunque la conociera de una sola noche, así que ahí comprendí
yo lo que quería decir Sabina con su canción
Ana: ¿Cual?
E: Yo no quiero calor de invernadero, yo no quiero besar tu cicatriz (le cantaba bajito)
yo no quiero París con aguacero ni Venecia sin ti
Ana: Lo que quiero (le seguía) corazón cobarde es que mueras por mi
Ambas: Y morirme contigo si te matas (cantaban a dúo) y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren

Plas, plas, plas, recibían el aplauso de los cuatro

Raúl: De aquí a Eurovisión


E: Jejeje oye que no lo hemos hecho nada mal
Juan: Nosotros nos vamos a ir ya, que la pobre se me cansa enseguida (se levantaban)
E: Normal si es que mira lo que le has hecho (tocaba la barriga de Iris, embarazada de
seis meses) jum ¿sabes como se dice en chino embarazada?
Iris: A ver que me vas a decir Esther, que tengo las hormonas alteradas, venga como se
dice
E: Ta-inchá, jeje ¿a que es bueno? (provocaba la risa del resto) es broma tonta si estás
guapísima, venga dame un abracillo

E: Uff yo creo que me voy a ir, que tengo que pasar todavía por la panadería
Ana: Nos tomamos esta y ya nos vamos, aunque yo creo que ya me quedo aquí hoy, me
parece (se reía) que nos hemos pasado un poquito
E: Jeje puesss yo creo que también, si es que se está aquí superbien (decía balanceando
el columpio en el que estaban ambas sentadas) si quieres te llevo
Ana: No, si de todas maneras pensaba venir mañana temprano
E: Hoy
Ana: ¿Hoy? ¿Cómo que hoy?
E: Que ya es hoy no mañana (miraba su reloj)
Ana: Ya pero que yo venía mañana y hoy también
E: Eso era ayer, que viniste y hoy
Ana: Jum me acabo de perder jaja (sonaba su teléfono) que raro a estas horas, espera
¡eh! (lo descolgaba sin mirar) Dígame
Marcada 84

-: Doña Ana (llegaba un empleado del hotel)


Ana: Espere un momento (dejaba su teléfono en el columpio y se levantaba) ¿que pasa
ahora?
-: La señora de Montealegre que ha visto que usted estaba aquí y quiere despedirse, me
invento algo o...
Ana: No, no, es una de las mejores clientes dile que voy. Madre mía Esther, ¿cómo
voy?
E: Andando jeje
Ana: Esther (le regañaba mientras ella se apañaba la ropa)
E: Guapísima, no te preocupes que no se te nota, bueno un poco los ojos, pero eso te
pasa por ponerte a llorar
Ana: No hay remedio en fin, voy para dentro espérame aquí no te vayas a ir (le decía ya
yéndose hacia el interior)
E: No, no venga vete tranquila (miraba hacia el columpio) Ana, cachis en la mar se ha
dejado el móvil (lo cogía) habrán cortado digo yo (se lo colocaba en la oreja)
-: ¿Ana? (al escuchar esa voz Esther levantaba ambas cejas)
E: No... que... que... no soy ella que soy yo (se pegaba ella misma en la cabeza) vamos
que...
-: ¿Sargento?
E: La misma señoría, es que... que Ana, porque usted estaba llamando a Ana no a mi
¿no?
M: Eh... sí
E: Pues es que ha tenido que irse dentro a saludar a no sé quién y se ha dejado esto
encendido quiero decir conectado a... vamos que uff (sacudía su mano al no ser capaz de
articular dos frases seguidas)

“porque estoy sentada si no tendría el culo morado de tanto agarrármelo”

M: Me lo parece o han tomado alguna copa de más


E: No... no o si (ahora se restregaba la cara) es que... que
M: No pasa nada (se le instauraba una sonrisa en la cara imposible de borrar) a ver
dígame
E: ¿Qué? ¿Qué quiere que le diga?
M: No jaja me refería a que siguiese contándome (se apoyaba en la pared de la terraza
de Fernando)
E: Ah... pues nada que he cenado, bueno hemos cenado aquí con ella y... que no paran
de llamarla sus empleados jeje se parecen a mis confidentes que me llaman hasta para
decir que un cartero se escaquea
M: Jaja
E: Lo mismito de verdad y... perdóneme eh pero ¿se conocen?
M: ¿Quienes?
E: Como que...
M: Jaja es broma (la cortaba) nos conocemos desde pequeñas, estudiamos juntas hasta
la universidad, en las carmelitas
E: ¿En las carmelitas? Cachis...
M: En la mar (se reía)
E: Je je, cuidao no se le vaya a pegar, oiga me lo parece o ha tomado alguna copa de
más
M: No yo solo he tomado dos copas de vino
E: Muy bien que usted tiene que dar ejemplo (“¿pero cómo le dices eso membrilla?”)
Marcada 85

M: ¿Y usted no? (“tendrá morro”)


E: Eh... pues yo es que... me pasan a recoger
M: ¿Quien? (“Macarena”)
E: Jeje como se le nota el oficio, mis chicos es que le han robado al panadero y voy a
pasar a verlo
M: Ah (no se le borraba la sonrisa) esta noche tampoco duerme entonces
E: Cuando acabe sí, me voy a la pilarica es mi...
M: Su velero (la cortaba)
E: Vaya se acuerda, creí que ese día no me había oído, como se fue medio enfadá
M: No solo un poco molesta (se sentaba en el suelo “enfadada es poco para como me
fui, pero es oírte y”)
E: ¿Y...?
M: Me dijo que era pequeño ¿verdad? (la volvía a cortar evitando la pregunta)
E: Sí, más mono que yo que sé, esta semana (se tumbaba en el columpio) lo tengo que
apañar que ya mismo es la virgen del carmen y me harán sacarlo, si quiere un día se lo
enseño
M: Me encantaría (“auch pues soñando no estoy que el pellizco me ha dolido tela”)
E: ¿Le gusta el mar?
M: Bueno, más la montaña, tengo una casita en la sierra que si miras por la ventana se
ve...
E: Que aburrido ¿no? (ahora la cortaba ella)

“joder en los fics del foro, al que me he aficionado, esta frase tiene mucho éxito”

E: No, pero no malinterprete es que para mi la montaña es movimiento, hacer cosas,


treking, escalada, algo de piragüismo, pero eso de sentarme frente a una chimenea no sé
(”aunque claro contigo al lado maja no salgo de la casita pa ná”)
M: También tiene su encanto, aunque imagino que se puede compaginar (“si hay que
compaginar se compagina jeje”)
E: Jeje la penilla es que no podamos llegar a su casita en mi pilarica
M: Jajaja, no creo que el río lleve tanto caudal
E: Entonces, son amiguillas ¿no?
M: Sí, como decíamos de pequeñas ella es mi mejor amiga
E: Ah... eso está muy bien, pues es muy maja eh y muy guapina también (”straight 1”)
M: Ujum (“ya estamos”)
E: No, pero usted más ¡eh!, amos tiene usted unos ojazos que... (se callaba “straight 2,
otro más y te eliminan”)
M: Que ¿que? (“dios voy a despertar a todo el bloque de pisos con los latidos de mi
corazón”)
E: Pues... que... (la escuchaba reír) eso no vale, ya vuelve Anita, oiga ¿tiene mi
teléfono?
M: Tengo el número oficial, el teléfono no
E: Jeje señoría (la regañaba) le hacía yo más seria ¡eh!, bueno lo llevo desviado así que
cuando quiera me puede llamar
M: Bien (“estoy que me va a dar algo”), apúntese el mío, hágalo directamente en el
móvil no me vaya a usar un papelito (Ana llegaba hasta el columpio sentándose en él)
E: Je je, no llevo encima papelillos (Maca se lo daba y lo guardaba en contactos) Ana
ya está aquí antes de pasársela, descanse y sueñe con las vistas de su casita en la sierra
(no esperaba contestación y se lo daba a Ana “Y la pelota se va a la grada,
ehhhhhhhhhh, carrera para Esther ehhhhh, ahí lo llevas maja”)
Marcada 86

“me... me acaba de decir ¿que sueñe con la mujer desnudada? Pero si no me había
dejado acabar... dios que mujer”

Ana: Dime Maca


M: No... que... ujum... que cuando se vaya me llamas y hablamos ¿no?
Ana: Jaja si tú tranquila, venga luego hablamos (cortaba)

“¿luego? Pero si son las tantas... no irán a cotillear de mi... pero que dices no tendrán
ellas más cosas de las que hablar que de ti ayss si es que sigues fatal”

E: Ahora ya si me voy a ir ¡eh”... que tengo un bollito esperándome... auch (recibía un


codazo de Ana)
Ana: Agh (bostezaba) voy teniendo sueño y mañana me queda trabajo aún
E: Pues venga, que te llevo a casa (se levantaba)
Ana: Jeje que me quedo aquí
E: Pues eso (se acercaba a ella) venga agárrate (la cogía en brazos) que estoy hecha una
dama y la dejo en casita
Ana: Jeje eso eran los caballeros (le decía agarrada a ella mientras se dirigían como
podía hasta el salón)
E: Es igual pues caballera (llegaban y la soltaba) ya está en su casa
Ana: Sí, ¿sabes que hay hombres que no han podido llevarme en brazos?
E: ¿No? No conocerían el truco y eso que tú te agarras genial jaja, hay que (se miraba
las piernas) colarlas así (se lo mostraba) y a la que llevas tiene que enganchar sus
piernas bien en las caderas
Ana: Anda jeje que habrás llevado tú a pocas golfa
E: Pss no tantas, bueno dame un abrazo que voy ya, Ana que... que..ñ ¿sabes que hay
poquísima gente a la que le he contado lo que pasé?
Ana: Sí (le sonreía emocionada) ven aquí (la abrazaba)
E: Ana (correspondía al abrazo)
Ana: Dime
E: De aquí a enamorarte de mí, hay un paso ¡eh!
Ana: Jeje anda y tira payasa, llámame cuando tengas tiempo y volvemos a quedar
(deshacía el abrazo)
E: Jum venga ta luego (se iba por el jardín)
Ana: Cinco, cuatro, tres, dos...
E: ¿Pero para que me dejas irme por ahí si no hay salida? (regresaba)
Ana: Jajaja es a la derecha
E: Pues menos mal que voy medio pedo si no me pongo a subir la reja... anda como la
coplilla esa jeje
Ana: Ni se te ocurra cantármela por dios
E: Jeje me subí a la reja... con la... pilili tiesa... le dije ¿niña me la quieres ver? Con
mucho gusto, te la vería, pero esas macetas no me dejan ver... (se iba cantando “luego
dice mi madre pero mira en su época que cancioncillas cantaban jeje... ays... que
noche... los suegris medio ganados... la mejor amiga también... cachis en la mar solo me
falta ella”)

M: No se Ana, yo creo que me había acomodado, ya sabes como es Fer, no se mete en


nada, te da libertad y no voy a negar que le he querido mucho, pero había algo que me
Marcada 87

hacía conformarme y conocer a Esther ha sido como dejar caer la venda y darme cuenta
de que ahora lo quiero más como amigo que como pareja
Ana: ¿Y él como se lo ha tomado? (preguntaba semitumbada en el sofá del salón de la
jueza)
M: Um (se encogía de hombros) yo creo que se lo esperaba, date cuenta que desde que
me vine aquí nunca le he sacado el tema de volver a convivir, imagino que él también
pensaba que nos habíamos estancado, hemos quedado en que nos damos el tiempo que
él esté en Bruselas, pero creo que por mi parte está clarísimo, no le voy a mantener
atado a mi cuando no le quiero lo suficiente. No puedo hablar nada malo de él y
tampoco del tiempo que hemos estado juntos
Ana: No te voy a decir que me sorprenda, sabes de sobra que yo no lo veía normal,
podías pasar días sin hablaros y el tiempo sin veros últimamente era mucho, lo que me
ha sorprendido es que te hayas decidido tan rápido
M: Después de hablar por teléfono con Esther, no podía volver a la cama junto a él, me
pasé casi toda la noche en la terraza, de pronto me di cuenta que cinco minutos de
conversación con ella, habían sido más emocionantes, que todo el fin de semana junto a
él
Ana: ¿Y con ella?
M: Nada, no tiene nada que ver, me cae genial y vale que me encanta, pero...
Ana: Me alegra que lo reconozcas (la cortaba) hay que ver lo provechosa que te salió la
noche en la terraza (sonreía)
M: La verdad es que sí (sonreía) no gano nada negándolo, me gusta, todavía me parece
increíble pero es así
Ana: Ya te lo dije anoche, a mi me parece un encanto, es divertida, atenta y por otro
lado es muy cariñosa (se quedaba pensando) pero... ¿crees que ha podido superar todo
aquello? Es demasiado... no sabes cómo lloré mientras me lo contaba... y ella me
ladeaba la cabeza sonriendo y me decía: “No pero que estoy bien un poco más pirá pero
eso es de fábrica”. No sé, es muy fuerte, lo sería para mí mucho más para una guardia
hija del cuerpo
M: ¿Te... te refieres a lo del zulo?
Ana: ¿No lo sabes? Joder creía que lo sabías (se llevaba la mano a la boca)
M: Sé que la secuestraron en un zulo, que la dispararon y que después tuvo algún
problema de adicción, ¿te contó cómo fue? (se mordía una uña)
Ana: Sí, Maca no creo que debiera contártelo (se incorporaba un poco y veía como
Maca recogía sus piernas abrazándolas con su vista clavada en ella, en modo suplica)
jamás óyeme bien, jamás le digas que te lo conté (le asentía con la cabeza) bien, te
cuento a mi forma, ella ya había participado en varias operaciones, que le dicen ellos,
atrapando a terroristas, la cosa es por ese entonces una de las cabecillas no estaba
fichada, vamos que no sabían nada de ella, solo tenían conversaciones telefónicas,
escritos pero nada más, por hackers dieron más o menos con su paradero y allí
mandaron a Esther, como le va el rollo de escalar y todo eso, consiguieron que la
contratasen en un multiaventuras en la montaña. Ahí pues eso, se infiltró y fue
consiguiendo información, al poco congenió muy bien con la encargada y ya sabes
(levantaba las cejas) total que se liaron (veía como Maca cerraba los ojos) un tiempo
después se enteró que la buscada era la misma persona de la que ella se había
enamorado (hacía una pausa) imagínate por un momento la situación
M: Ujum (carraspeaba) prefiero... sigue por favor (se tapaba la cara)
Ana: Después de mucho pensarlo avisó a los suyos y ya estaba todo preparado para
atraparla, cuando a quien atraparon fue a ella, los terroristas esos se la llevaron y la
encerraron... en... un zulo y... (comenzaba a emocionarse) ahí no me lo contó pero
Marcada 88

imagino todo lo que paso, 50 días Maca... 50, con lo nerviosa que es... imagínatelo (se
limpiaba las lagrimas que ya corrían por sus ojos) ¿sabes quién le abrió la puerta el día
50? (le negaba con la cabeza, al tiempo que trataba de contener su llanto) la hija de puta
esa y ¿sabes lo que hizo? Dispararla a bocajarro, eso sí, la suerte es que no tenía mucho
tiempo y dejó la puerta abierta, así, pudo avisar antes de perder la conciencia... a la tipa
esa (decía con desprecio) la...
M: La salvó (decía con las vista perdida)
Ana: ¿Cómo?
M: Que la salvó (se levantaba e iba a por una caja de pañuelos) dejó la puerta abierta a
propósito, esa gente no suele cometer esos errores, están acostumbrados a ir contrarreloj
(se sonaba)
Ana: Ah, ¿y para que dispararla entonces?
M: Buscaba tiempo para escapar, por una parte la liberaba y por otro ganaba tiempo
para huir (se restregaba la cara)
Ana: Pues que se joda... que no lo ganó... la detuvieron cuando intentaba pasar a
Francia (cogía un pañuelo y también se sonaba) que hija de puta, es que no me sale otro
nombre (se quedaba observando a Maca, mientras esta servía otra copa y se apoyaba
con las dos manos en el mueble con la cabeza agachada) Maca (decía preocupada)
M: Has dicho después de mucho pensarlo (se incorporaba y la miraba) ¿te hablo de
tiempo?
Ana: No (pensaba) no, solo dijo los días de cautiverio y que de esto hace ya casi dos
años, que yo recuerde. Como se te nota el oficio (bromeaba intentado relajarla)
M: No, es que Fer me habló de una posible colaboración de Esther y... no sé, puede que
se basarán en el tiempo que transcurrió entre que Esther supiese que era la cabecilla
hasta que avisó
Ana: ¿Colaboración? No, yo no tengo ni idea de policías ni de lo tuyo, pero aun
conociéndola de hace nada, te digo que eso es imposible, por dios si por un simple robo
de 200 euros ha llamado a medio pueblo, si al hablar se le nota que le encanta su
trabajo. No puede ser
M: Ya, pero como tú has dicho, imagínate por un momento la situación, enterarte que la
persona a la que amas es una terrorista y tú eres guardia, ¿la entregas sin más? Esther
sabría que si la entregaba era para encerrarla para toda la vida (continuaba elucubrando)
y además seguro que se le acusa de más victimas si era cabecilla, estamos hablando de
una condena de más de mil años
Ana: Total, luego no cumplen las penas (se encogía de hombros)

Se quedaban unos instantes en silencio, Ana observando a una Maca que se mantenía
con la vista perdida y ésta recordando las conversaciones en las que ese tema había
salido estando ella presente

M: Normal (rompía el silencio) que después de aquello pasara de todo y se fuese de


farras (miraba a Ana) es que Fer también me comentó que tuvieron que retrasar su
declaración porque a ella le dio por irse de fiesta
Ana: Tú lo has dicho, muy normal, por algún lado tenía que echar todo lo pasado
M: Sí y me imagino que ahí empezaría su supuesta adicción
Ana: ¿A qué?
M: No lo sé, yo he escuchado de todo, coca, hachis, alcohol, no sé, lo real es que la
suspendieron por lo que fuese (volvía a pensar) fíjate que Claudia tiene razón, ella
siempre me ha dicho que los problemas de Esther, incluyendo su digamos
Marcada 89

promiscuidad, estaban relacionados con una mujer y sospechaba bien, es la misma que
le disparó
Ana: Promiscuidad es demasiada palabra, que le gusten mucho las mujeres y que no
quiera compromisos, no significa tanto
M: No claro, en eso he podido comprobar que los rumores son ciertos (volvía a
morderse la uña)
Ana: Que quieres que te diga, después de lo pasado, a cualquiera se le quitan las ganas
de enamorarse. Te das cuenta que después de todo, lo que menos importa es que sea
mujer (afirmaba más que preguntar)

Volvían a quedarse en silencio, cada una con pensamientos diferentes, Maca anclada a
Esther y todo lo pasado y Ana preocupada por su amiga, a ella ya no solo le parecía que
el sentimiento de Maca hacia Esther fuese una simple atracción, en el caso de que
ambas se gustasen e iniciasen algo, ¿cómo respondería Esther?

E: Ya... no si voy para allá... jum... va con atraso... no, les he dado mi número y que me
llamen... no voy a estar aquí esperando dos horas para una chorrada de juicio, vale... sí...
¿al tres?... y no ¿podéis ir ninguno? Vale venga voy yo

“cachis en la mar... llevaba sin ponerme así de nerviosa por una mujer desde... pues...
desde ¿el instituto?... ni con... paso de pensarla... ¿qué me miran? Joder tengo que
controlar el tic este de tocarme el culo, cada día me parezco más a el Nadal jeje... bueno
pues voy para el tres, lo mismo ha salido a tomar café o algo...”

E: Muy buenos días Conchi (llegaba saludando al mostrador del Juzgado)


Conchi: Buenos días niña
E: Me han llamado mis chicos que tenéis algo para mi área
Conchi: Sí, lo tiene Claudia ¿y eso que vienes tú?
E: Tengo juicio hoy y como no, va con retraso
Conchi: Pues échale paciencia el otro día acabaron por la tarde
E: Jod...
Conchi: La boca (la cortaba) creo que no hay nadie en su despacho pasa directamente
E: Vale (daba la vuelta al mostrador y dejaba un beso en la mejilla de la funcionaria

Una vez en la puerta del despacho de la secretaria judicial daba dos toques y la abría

E: Con permiso (se callaba al ver a Claudia y a Maca en el despacho) buenos días
(saludaba con la mejor de sus sonrisas)
M y Claudia: Buenos días (le respondían al unísono)
Claudia: Pasa no te quedes en la puerta, tengo varias gestiones para ti
E: A ver si un día me llama para algo que no sea trabajo
Claudia: A ver (la imitaba) si un día no nos traes tú trabajo, esto es solo la continuación
del tuyo
E: Jeje, vale (de pie observaba como Claudia permanecía sentada en su sillón mientras
Maca estaba de pie junto a ella, con folios en la mano)
Claudia: Siéntate mujer, mira te las doy por orden de urgencia (antes de sentarse las
miradas de la jueza y ella se encontraban)
E: Jum (cogía la documentación y comenzaba a leerla “dios me tiemblan hasta las
pestañas, se va a creer que tengo parkinson”)
Marcada 90

“ a veces es de un obediente”

Pensaba mientras veía como Esther introducía su mano en los bolsillos de sus
pantalones, buscando algo

“ya está buscando papelillos, debería de aprovechar y regalarle la libreta pero es que
con Claudia aquí menudo corte”

Al sentirse observada levantaba la vista e intentaba explicarse

E: No que (se levantaba, todavía buscando en los bolsillos) es que tengo que apuntarme
algunas cosas y... ¿tiene papel para...
M: Venga conmigo a mi despacho (intervenía) tengo que hablar con usted de la
operación de contrabando. Claudia luego seguimos
Claudia: Sí, de todas maneras tengo que bajar a registro, venga luego os veo (se
levantaba y se iba)
M: Bien pues, ¿vamos?
E: Sí claro, usted primero (recogía la documentación y la seguía “Dios pedazo vistas
jejeje que penilla que el despacho no esté más lejos” pensaba con su vista puesta en el
final de la espalda de la jueza)

A muchos kilómetros del despacho...

-: Tu bulo ya ha surtido efecto, en cuanto te levanten la incomunicación, a ella le


pondrán vigilancia
-: Perfecto
-: ¿Que pretendes con ello?
-: Que esté protegida, no me fío de Xapo, por mucho que la cúpula me diga que no van
a intentar nada contra ella (se levantaba de la pequeña mesa y se dirigía hacia la ventana
enrejada)
-: La vigilancia es para conseguir pruebas e imputarla. No entiendo cómo crees que
estará protegida
-: No van a permitir que le pase nada, así que, mientras la vigilan para ver si me
comunico con ella en verdad la estarán protegiendo (hacía una pausa) ¿cómo está?
-: Bien, tenías razón es una superviviente, se ha volcado en el trabajo
-: ¿Y?
-: Lo ha dejado, que sepamos no ha vuelto a consumir y desde que terminó con la fiscal
no ha vuelto a participar en ninguna swinger, ni nada por el estilo
-: ¿Tiene pareja? (volvía a darle frente apoyada en la pared)
-: No (la veía mirar sus pies, vestida con vaqueros y camiseta, su pelo negro azabache le
llegaba hasta casi la cintura) Aitziber sabes que aparte de tú abogado soy tú amigo y
desde aquello he querido preguntarte...
Aitziber: Hazlo (levantaba la vista mirándolo y se cruzaba de brazos)
Abogado: ¿De verdad hubieses dejado la lucha por ella?
Aitziber: Sin dudarlo
Abogado: Si no hubiese sido una estúpida ideal... (ante la mirada que recibía callaba)
ahora podríais estar en cualquier isla perdida
Marcada 91

Aitziber: Eso ya es pasado (deshacía su postura retornando a la mesa) me estropearon


su foto en el último registro de mi celda, ya sabes donde tengo más, tráeme una y que
no sea de uniforme
Abogado: Tengo actuales si quier...
Aitziber: No, prefiero las mías (suspiraba) bien (se colocaba el pelo) háblame del
movimiento
Abogado: Continúan las negociaciones, pero ya sabes no se va a incluir el que
entreguemos las armas

De vuelta en el despacho...

M: Aparte de eso me gustaría que le echase un vistazo a esto, lo lleva Javier, pero me
gustaría que usted me diese su punto de vista (apoyada en la mesa de su despacho le
entregaba el atestado a Esther sentada en la butaca)
E: ¿Ahora? (la miraba desde su posición)
M: Lo antes posible (desde su posición más alta miraba la frente de una Esther, que
parecía empezar a leer) no le ha quedado marca (decía a la vez que llevaba su mano a la
frente, apartando el flequillo de Esther)

“con ella me es imposible controlarme”

Ésta al notar la caricia que comenzaba a dejar en su frente la jueza, sin levantar la vista
de los papeles, retiraba la mano de la jueza dejando un beso en ella

“dios no tendrá bastante con ponerme esas pedazo piernas delante mi cara como para
que también me toque, dios mío lo bien que le queda la falda... a estas ¿le llaman
ejecutivas no? uff es igual... verás que la lío... uf... tengo que relajarme o me acabo
enganchando a ellas como si fuesen... yo que sé”

“por valiente eso te pasa por valiente, dios se me va a salir el corazón del pecho”

M: Achus (estornudaba)
E: Jesús (la miraba)
M: Es que pasé frío la otra noche y estoy medio acatarrada (se giraba en busca de un
pañuelo)
E: Ah por eso tiene los ojillos rojos (se levantaba y cuando la jueza volvía a girarse
quedaban prácticamente enfrentadas. Entonces dejaba los papeles en la mesa y echaba
la butaca para atrás) a ver (se aproximaba más a ella, dejando una de sus piernas en
medio de las de la jueza y llevaba su mano a la frente de ésta) no... no... ujum vamos
que (“¿pa que te pones a medirle la fiebre si no tienes ni idea? Si además tal para ti va a
estar caliente sí o sí” sus pensamientos eran interrumpidos por el sonido de su teléfono)
vaya perdone (retiraba la mano y sacaba su teléfono) ¿Sí?

“Diooooos, lo siento últimamente no paro de nombrarte, pero es que... la culpa es de


ella”

Ninguna de las dos variaba la posición, el único cambio que realizaban era que sus
cabezas se giraban hacia lados contrarios
Marcada 92

“O te calmas o va a escuchar los latidos”

E: Vale sí, no, no tardo estoy en el tres es solo subir, venga hasta ahora (colgaba) que...
que es que tengo juicio, iba retrasado pero han suspendido el anterior, así que, tengo que
subir ya. Yo creo que está un poco cali... caliente vamos (“¿Me habla de la fiebre o? De
que te va a hablar si no”) hoy debería terminar e irse temprano
M: Sí, lo tenía pensado, es que almuerzo con mis padres
E: Bien (le sonreía sin moverse)
M: El... ¿el juicio?
E: A sí, jeje se me va la pinza, pues (daba un paso atrás “que corra el aire o la armo”)
que... oiga si se encuentra mal cuando acabe, yo espero estar libre, puedo acercarla

“Siiiiii”

M: No, no quiero molestarla, además he traído el coche


E: Es igual, deme un toque y nos vemos en su coche
M: Eh... bien sí
E: ¿Esto es copia? (señalaba el atestado)
M: Sí lléveselo y mañana me dice algo (la veía recogerlo y girarse) espere
E: ¿Qué? (no le contestaba y la veía ir hasta su mesa y abrir un cajón)
M: La compre un día y... usted siempre va con papeles y bueno que es para usted (se la
entregaba como si quemase)
E: ¿Para mí? (sorprendida miraba la libreta) es... es muy bonita (la miraba a los ojos)
pues muchas gracias, yo, yo no tengo nada para usted (se encogía de hombros)
M: No tenía porque, es solo un detalle (la miraba a los ojos) ¿le... le gusta?
E: Me encanta (correspondía a la mirada, causando un escalofrío en ambas) pues nada,
luego me avisa (no podía apartar la mirada de sus ojos)
“... ^... ^... ^... ^... ”
“... ^... ^... ^... ^... ”
M: Sí (sonreía) vaya a sala, le pueden llamar la atención si tarda

C: Al final has terminado temprano


E: Sí, es que tiene narices que te tengan tres horas para luego entrar en sala cinco
minutos, en fin, ¿y tú qué tal? ¿qué tal la Toscana?
C: Increíble, lo hemos pasado genial (miraba a ningún punto de la habitación) nos hacía
falta volver a conectar, con las niñas, el trabajo y... voy a sentarme que llevo toda la
mañana de pie (se subía a la única mesa de la sala) mira que están tardando en el cambio
de sala
E: Me alegro de verdad (se apoyaba a su lado)
C: ¿Y tú qué, bicho?
E: Bien, echándote de menos, fíjate que tenido que buscarte sustituta
C: ¿Quien?
E: Vero, la terapeuta
C: ¿Os veis fuera de la consulta?
E: No (negaba también con la cabeza) se puso a acariciarme el pelo y ya sabes tú como
me duermo yo con eso
C: Jaja, estás hecha una mimada, ¿entonces me quedo sin siesta?
E: No, tú eres mi número uno, aunque... bueno... no sé si...
C: Me lo contó
Marcada 93

E: ¿El qué?
C: Rodolfo, no sé cómo, pero sabe lo que pasó en la terraza la noche de la despedida de
Don Mariano y también lo que te dijo
E: Ya, ¿él no nos vio?
C: Según me dijo no
E: Entonces alguien se lo dijo
C: Ya sabes cuánto cotilla hay suelto
E: Jum, no sé es que el Coronel me habló de un topo y... bueno ya veré (se giraba hacia
ella) si es que, ¿ves porque yo no quería que se lo contarás?
C: Es mi marido y sabes que lo adoro, tenía que contárselo, justo nos habíamos
separado por falta de comunicación, no podía volver a intentarlo volviendo a omitir
cosas, hemos hablado mucho y ha entendido lo mucho que te quiero y lo importante que
eres para mí, pero como una hermana no como amante o pareja (Esther la miraba
emocionada) además, yo el recuerdo que tengo de aquel fin de semana es muy bonito y
tierno (le tocaba el pelo) aunque tú fueses puestísima y yo estuviese tan mal por lo de
Rodolfo
E: Tierno, tierno (ladeaba la cabeza, se desapoyaba de la mesa y se colocaba entre las
piernas de Cruz) sí... jeje pero vamos que no estuvo nada mal, ¿qué no?
C: Jaja eres un bicho, uhm yo también te he echado de menos (se abrazaban)

-: Cruz necesito que subas...

Ante la interrupción Esther, se giraba mirando hacia la puerta todavía abrazada a Cruz y
ésta al ver la seriedad que se había instaurado en la cara de quien interrumpía deshacía
el abrazo y se bajaba de la mesa

C: Maca
M: Cruz sube a mi despacho en cuanto puedas (se marchaba sin mirar a Esther)
C: Me lo parece o se ha molestado
E: No creo, ¿por qué lo iba a hacer?
C: No sé, se le ha cambiado la cara
E: Nah, si además he quedado con ella para acercarla a casa, es que está malilla (le
aclaraba(
C: Pero... Esther cuidado (le advertía)
E: Que no Cruz, solo hablamos el otro día por teléfono y vale que le mola ponerme
taquicárdica pero... que va... no creo
C: Obviando la parte de que tiene pareja, Maca no es Isabel, ni Julia, ni ninguna con las
que has tenido algo después de Aitziber, no es de relaciones abiertas Esther, todo lo
contrario
E: Jum, creo que con ella podría ser diferente
C: ¿Crees o lo sabes?

“Yo muriéndome por... y ella, pero no, no puede ser Claudia me dijo que era imposible,
que son como hermanas, muy cariñosas, demasiado cariñosas pero... es que primero fue
el beso en el balcón, luego lo que vi en la dichosa cena y ahora... (daba vueltas por el
despacho) pues se va a fastidiar y me va a llevar a casa, aunque sea solo para que no se
abrace a nadie durante un rato... joder mira lo que me hace pensar... lo mismo debería
controlarme y coger unos días... no sé... con ella es todo tan... dios si hasta no me ha
dado tiempo a pensar que es una mujer... total en mi vida he tenido prejuicios... me
Marcada 94

gusta una mujer que pasa, nada no pasa nada... mi gente se quedaría un poco... bastante
sorprendida pero ya está... si lo peor es como es... voy a decirle a la Decano que me voy
para casa... entre ella y el resfriado no tengo la cabeza para nada”

Todavía con mil pensamientos en su cabeza la esperaba llegar apoyada en su coche,


después de haberle dado el toque

E: Ya estoy aquí (aparecía desde dentro del cuartel separándoles aún la reja de éste)

Maca solo la miraba sin contestar, todavía no se le había pasado el enfado, pero el solo
verla hacía que su corazón comenzara a latir más rápido. Estaba intentado controlarlo
cuando la veía colgarse a la reja y traspasarla de un salto cayendo a pocos metros de
ella, haciendo que tampoco pudiese evitar sonreír

E: Cuando quiera (llegaba hasta ella)


M: Alguna vez tendrá explicarme qué clase de fobia le tiene a las puertas (le entregaba
las llaves de su vehículo mientras se dirigía al lado del copiloto)
E: Jum (cogía las llaves) es que es más rápido, gestión de recursos lo llaman (se
introducía en el coche arrancándolo) entonces a que sus padres
M: Sí (la miraba)
E: Y digo yo... ¿me deja conducir su coche así sin más? (le sonreía)
M: Siendo lo que soy y siendo lo que usted es, más le vale ir con cuidado
E: Eso se podría interpretar como abuso de autoridad ¡eh! (emprendía la marcha “tú
abusa de mi lo que quieras, que me dejo, por dios”)

Esther guiaba el coche hasta la casa de los padres de Maca, mientras ambas se
mantenían en silencio, espiándose a cada segundo y apartando la mirada si se
encontraban

E: Bueno, ahora es cuando yo puedo cotillear lo que escucha una magistrado (sin darle
opciones intentaba encender la radio) Jesús tanta analt... analo... tanto digitalismo lo
complica todo en vez de facilitarlo (conseguía encenderlo sin ver como Maca desviaba
su cabeza hacia la ventanilla sonriendo y negando con la cabeza)

Esther movía su cabeza en movimientos cadenciosos entre el frente y Maca, quien


giraba también la suya, dejándola apoyada en el reposacabezas

E: Pero... qué triste parece ¿no? (hacía que se encogiese de hombros)


M: A mí me gusta, una pena que no tenga guitarreo y gritos (le guiñaba un ojo)
E: Jeje, es que es un poco, pero a ver ¿qué dice?
M: Habla de (pensaba) que a veces el amor dura y otras duele
E: Ah... pues vaya chorrá (la veía reírse) amos está clarísimo si duele dura, hasta que
cura... jajaja ayss he hecho un pareado de esos
M: ¿Alguna vez ha querido así?
E: Jum
“mierda... ahora es cuando se calla, soy una bocazas”
E: Sí
M: Y... y... ¿ha curado? (no lo podía evitar y volvía a preguntar)
E: Estamos llegando (buscaba algo para no tener que responder)
Marcada 95

M: ¿No me va a contestar? (insistía)


E: Jum, sí (paraba en la entrada de la finca y se giraba hacia ella) cuando... cuando amas
así... puedes olvidarla... bueno hablo por mí... pero es inevitable que el nombrarla... o
que te la recuerden... se te salga el alma del cuerpo... (ahora miraba al frente) en cierta
forma siempre estará contigo... es parte de tu vida... no sé... (volvía a mirarla,
encontrándose una mirada intensa por parte de Maca, haciéndola tragar saliva) la... la
dejo aquí

Maca no hacía ningún movimiento, se sentía anclada a esos ojos, con un nudo en la
garganta trataba de aguantar esa mirada como podía, hasta que era Esther la que
apartaba la mirada

M: Sí, pero (se incorporaba) ¿cómo va a volver ahora?


E: Yo me apaño
M: Puede llevarse el coche
E: No, venga cámbiese de asiento (salía del coche saludando con la mano al guarda de
la puerta)
M: Gracias por traerme (llegaba hasta ella y se apoyaba en el coche)
E: Náh ahora un caldito de la mama y una buena siesta, parece que... (volvía a colocar
su mano en la frente de Maca “¿otra vez?, si que pasa, es la única forma que se me ha
ocurrido para toca...” sus pensamientos eran interrumpidos cuando Maca le agarraba de
ese brazo acercándolas más a su cuerpo)

“dios... me envalentono de una forma que ni José Tomas”

Esther entonces clavaba su vista en esos ojos marrones que se le mostraban decididos,
mientras su mano intentaba medir la fiebre y Maca no podía evitar lanzarle un beso por
su gesto

E: Pero ¿qué hace? (se soltaba, provocando que se ruborizase)

“dios... otra vez... con ella no sirve ninguno de los trucos de los fics”

E: ¿Para que lo desperdicia lanzándolo al aire? Mejor démelo (le colocaba su mejilla)

Maca reaccionaba y dejaba un tímido beso en su mejilla

E: Mucho más rico (apenas se separaba) jeje se ha puesto roja


M: No... solo... es de lo peor (le daba un pequeño empujón y Esther le cogía las manos)
E: Venga arreando para casita, que no tengo ni idea pero creo que tiene fiebre (se
mantenían agarradas de las manos en ambos costados)
M: Sí, gracias otra vez (soltaba sus manos y ahora si agarraba el rostro de Esther
dejando otro beso en su mejilla) nos vemos mañana

“dios me la llevaba ahora mismo a la pilarica y no salíamos de allí hasta pasado el fin
del mundo... no que dicen que es en mayo... bue es igual hasta pasado mucho tiempo”

E: Bien (le era imposible moverse)


M: Sargento
Marcada 96

E: Ah sí jeje (se tocaba el culo para después abrirle la puerta) todo recto ¡eh! no tiene
perdida jeje, espere que le doy salida (imitaba a los agentes de circulación haciendo que
paraba un vehículo y le daba paso a ella cuadrándose y saludándola en pose militar)
M: Jajaj hasta mañana

“Ta luego maja, dios estoy que no quepo en mi pero... ¿y ahora como narices vuelvo?”

-: Sargento la vienen a buscar o quiere llamar a alguien (llegaba hasta ella el guarda de
la puerta)
E: Pues (escuchaba un vehículo a su espalda y se giraba hacia él) ¿es Pepe el de la
lonja?
-: Sí
E: Entonces ya tengo como irme (paraba el camión que salía de la finca levantando su
brazo)
Pepe: Sargento ¿qué hace por aquí? (preguntaba desde la cabina del camión)
E: He venido a... es igual ¿vas para el pueblo? (le afirmaba con la cabeza) pues ale
llévame (abría la puerta y subía al camión)
Pepe: Me viene de perlas, esta mañana me han denunciado sus compañeros de tráfico
E: Cabrones... si es que les gusta un boli más que... que yo qué sé, a ver ¿dónde la
tienes?

A la mañana siguiente...

Raúl: Lo sé señoría, pero como le he dicho está en la calle, justo con este tema
M: En cuanto llegue, que suba a verme, no pienso firmar estas órdenes de detención con
solo indicios, esta vez su jugadita no cuela
Raúl: Sí, no tiene que tardar mucho, dijo que era solo media hora, lo mismo hasta he
llegado, ¿puedo asomarme un momento? (señalaba la ventana del despacho)
M: Si, claro (sonreía por primera vez y continuaba revisando la documentación)
Raúl: Hostia si es Erika (exclamaba feliz mirando al patio) mire ya ha llegado Esther

Maca se levantaba y colocándose al lado de Raúl, fijaba su vista en el patio y en lo que


allí ocurría

E: ¿Erika? (entraba en el patio y se iba derecha a la ambulancia que había estacionada)


Erika: Hey, justo estaba preguntando por ti (la recibía con un abrazo)
E: Jaja dios que alegría, ¿cómo? (estaba feliz de verla)
Erika: Resumiendo, con esto de los recortes no están moviendo y me han mandado
aquí por tres meses
E: ¿Cómo no me has avisado?

Raúl: ¿Que hará aquí? Jeje va con el uniforme (hablaba para él) lo mismo la han
destinado a este hospital, voy a verla (se giraba encontrándose con la mirada seria de la
jueza) es una amiga, desde el pasado verano no nos hemos podido ver, bajo a verla y le
digo a Esther que suba
M: No tengo todo el día Raúl (volvía su vista al patio, viendo ahora como la mujer con
el uniforme de urgencias móviles volvía a abrazar a Esther) joder
Marcada 97

Erika: Ha sido un jaleo, justo empieza el tratamiento para la inseminación y me


mandan aquí. Así que nada, Reme se ha quedado allí hasta que me ubique, entonces
vendrá
E: No sabes lo que me alegro, por fin os habéis decidido. ¿Dónde te estás quedando?
Erika: En un piso con otros compañeros que han venido como yo. Es mi primera
guardia, llevo aquí día y medio, aprovechando que no tenía avisos he venido a verte
E: Amos que os han metido en un piso patera, pues nada mañana te busco una casita y
te traes a Reme
Erika: No, no empieces Esther, estoy buscando yo algo y...
E: Náh, mañana mismo tienes casa, hablo yo con Antonio el de la inmobiliaria y verás
Erika: No cambias, anoche mismo me dice Reme, vete a ver a Esther y verás que nos lo
soluciona
E: Pues claro, menos mal que tú mujer es más espabilá que tú
Raúl: Erika (llegaba hasta ellas) a mis brazos (le extendía los brazos y ella correspondía
al abrazo) estás igual de guapa jodía. Esther (decía una vez deshecho el abrazo) tira a
ver a tu magistrado
Erika: ¿Tu magistrado?
E: Jeje, que no, no le hagas caso al tonto este, ahora después subo, que ahora nosotros
nos vamos a tomar un cafelito
Raúl: No, mejor sube ya, que hoy está más seria de lo normal
E: Jod... bueno de todas maneras ya te llamo y quedamos

M: Tú sigue tardando que verás como acabamos hoy (decía en voz alta todavía en la
ventana)
Claudia: Maca (entraba en el despacho) me dice Doña Carmen que en cuanto pueda
sube a hablar contigo, me ha sonado a marrón de última hora
M: Perfecto
Claudia: ¿Pasa algo?
M: No (suspiraba) nada, deja abierto estoy esperando a que la sargento (pronunciaba su
empleo con enfado) venga de una vez

Subía con rapidez las escaleras, pensando en que realmente le había alegrado
encontrarse con Erika y conocer los nuevos planes de la pareja. Nada más llegar a la
planta del juzgado se encontraba con la figura de Julia en el mostrador. Aumentó el
ritmo de sus pasos para llegar al despacho de la jueza sin tener que detenerse a
saludarla, pero justo cuando iba a cruzar el mostrador ésta se daba la vuelta
encontrándola de cara

Julia: Te iba a llamar ahora para tomar algo


E: Llevo prisa Julia
Julia: No si yo también, seré breve (le agarraba de la camiseta apartándola del
mostrador)

M: Vaya mañana (sentada en su despacho se atusaba el pelo) ¿dónde está el informe?


(se levantaba y salía del despacho) Conchi ¿sabes dónde...( se callaba al encontrar a
Esther apoyada en una de las paredes del juzgado y a Julia muy próxima a ella)
Marcada 98

E: No me interesa Julia, ya en la última os lo dije, no voy a asistir a ninguna más


Julia: Venga Esther, ésta va a ser super selecta, pasas de la droga como yo y ya está
(tiraba de su camiseta)
E: Baja la voz y (le hacía soltarla y miraba alrededor) joder (decía al ver a la jueza
mirándola fijamente) no quiero saber nada más Julia y te agradecería que no me lo
mencionaras más (se marchaba no esperando contestación al ver a la jueza regresar a su
despacho) vaya suerte tengo

Llegaba hasta la puerta del despacho y tras dar dos toques en ella abría sin esperar,
encontrando a Maca de espaldas a ella mirando por el ventanal

E: Señoría

Maca no le contestaba y se giraba hacia la mesa, rebuscando entre los folios que había
en ella, hasta que cogía unos y...

M: Aquí tiene las órdenes de detención (los blandía en una mano sin mirarla)
E: Ah, creí que habría problemas con ellas (las cogía y comenzaba a leerlas) están...
¿están sin firmar?
M: Así es, hasta que no tenga más pruebas no las firmo, no son lo suficientemente
convincentes (tomaba asiento, sin mirarla todavía)
E: ¿Cómo que no son suficientes? Tiene los videos, las fotos, las declaraciones de los
protegidos (continuaba enumerando sus argumentos, cada vez más alterada al ver que
Maca escribía en el ordenador sin prestarle atención) voy hablar con la decano no me
parece...
M: ¿Que no le parece? (se levantaba y apoyaba ambas manos en el escritorio)
E: Le he traído lo suficiente como para firmar estas órdenes, si no me las firma no me
queda otra que ir a ver a la decano
M: ¿Me está amenazando?

Caminaba por el juzgado leyendo unas diligencias cuando detenía sus pasos al escuchar
la voz de la magistrado

E: No, solo le estoy indicando mi siguiente paso, si no las firma claro


M: Y yo le digo que si no me trae algo más no las firmo, así venga el presidente del
Consejo (elevaba más la voz)
E: Sin detenerlos no puedo avanzar (trataba de calmarse y hacerla entender) me está
poniendo nerviosa (advertía y se pasaba una mano por la cara)
M: Si no estuviera tonteando con todo aquello que lleve faldas lo mismo sí avanzaba
(no cambiaba su postura y comenzaba a perder el control)
E: ¿Cómo? ¿De eso se trata todo esto? ¿Por unos estúpidos celos no las firma? (apoyaba
sus caderas en el escritorio, quedando separadas solo por este)
M: ¿Qué? Me importa muy poco con quien tontee, como si se quiere tirar a medio
pueblo (perdía el poco control sobre si misma que le quedaba)
Marcada 99

E: Menos mal, porque de hecho me lo he tirad (no podía continuar al recibir un


guantazo de la magistrado) se acabó (tiraba los folios e inclinándose agarraba a la jueza
por el rostro y unía sus labios con los de ella. La jueza se resistía y en un movimiento de
sus cabezas conseguía zafarse de esos labios que parecían quemarle, sin ya control
alguno sobre sus emociones, volvía a golpear la cara de la sargento, haciendo que uno
de los anillos que lucía impactase con el labio inferior de la sargento)
M: No soy ninguna de ellas (la fulminaba con la mirada, mientras jadeaba sin remedio)
E: Eso ya lo sé (en un movimiento rápido se subía al escritorio de rodillas y volvía a
agarrar el rostro de la jueza, iniciando un beso, que les hacía arder por dentro. Mientras
el teclado y muchos de los folios caían al suelo)

Esther desde su posición más alta mantenía cogido con sus dos manos el rostro de
Maca, mientras ésta la agarraba de la camiseta buscando más contacto y propiciaba que
Esther se bajase del escritorio, llevándola hasta el ventanal y acorralándola en él,
mientras sus labios no se separaban nada más que para coger el aire necesario

Conchi: Claudia (la miraba parada en la puerta de su señoría) acaba de llamar la


decano, sube a ver a su señoría, ¿le avisas o?
Claudia: Eh... sí, ¿sube ya?
Conchi: Sí
Claudia: Joder (murmuraba) pues nada, dios, a ver lo que me encuentro ahí dentro

El beso continuaba sin ningún vestigio de que pudiesen pararlo, hasta que Maca
apreciaba el sabor a sangre en su boca, momento en el que paraba de besarla, apoyando
su frente en la de ella y retiraba con su dedo gordo la pequeña gota de sangre que salía
del labio de Esther

M: Sargento (volvía a besarla, momento en el que ambas oían tocar en la puerta)


E: Tiene que atender (haciendo un esfuerzo detenía el beso y se separaba mirando todo
los objetos que habían caído al suelo, agachándose para recogerlos) Señoría (la miraba
desde abajo)
M: Sí (reaccionaba y se marchaba a abrir la puerta)
Claudia: Viene la decano Maca (hacía un barrido por el despacho, viendo como Esther
aparecía por detrás del escritorio) tiene que estar al llegar (se unía a Esther recogiendo
folios)
M: Joder (se peinaba con sus manos)
E: Yo mejor me voy (decía sin mirar a ninguna)
Claudia: Espera (cogía un pañuelo de la caja) límpiate el labio
E: Bien eh...
Claudia: Vete ya Esther (trataba de controlar la situación al ver a Maca ausente de
todo) tú métete en el baño yo la entretengo con lo que sea mientras te arreglas

Las dos hacían lo que Claudia les indicaba con la mente totalmente en blanco y el deseo
todavía a mil. Esther salía a toda prisa del Juzgado sin saludar a quien sí lo hacía y con
una sensación en su cuerpo incapaz de descifrar y Maca, una vez en el aseo de su
despacho, se apoyaba en el lavamanos mientras se miraba en el espejo, todavía jadeante
y con las pulsaciones descontroladas
Marcada 100

Nada más entrar al Cuartel divisaba a Raúl charlando con otro compañero y se dirigía
rápida hacia él

E: ¿Qué tal? (decía a ambos) ven conmigo un momento Raúl (lo introducía en el patio
de las viviendas) la he liado... la he liado parda Raúl (comenzaba a moverse de un lado a
otro)
Raúl: ¿Qué has hecho? (preguntaba preocupado al verla así)
E: Dios Raúl, la he armado pero bien, a lo grande, dios, si es que... (continuaba
moviéndose intranquila, mientras se tocaba el culo repetidamente)
Raúl: Quieta (la paraba con sus brazos) me estás asustando, respira y cuéntame
E: Uff le he arreao un muerdo Raúl, se me ha puesto a gritar, con la cara esa que pone
cuando se enfada que a mí me pone a mil y... diciendo tonterías de celos... y... no me
podido aguantar y la he besado. ¿Te lo puedes creer? Dios lo que me faltaba (se tapaba
la cara)
Raúl: Pero (no entendía nada) pero ¿a quién?
E: A quien va a ser Raúl, a veces pareces tonto, a la jueza
Raúl: ¿A Maca?
E: Sí, dios me ha dado una hostia que casi me vuelve la cara
Raúl: Jajaja pero... ¿por eso llevas sangre?
E: Es que me ha arreado dos hostias como dos soles
Raúl: ¿Dos hos...? Joder... jaja... lo siento no es que quiera reírme pero es que... ¿no te
ha valido con la primera hostia?
E: Yo que sé... he perdido el norte completamente (sacudía sus manos) ¿y ahora que
hago?
Raúl: A ver tranquilidad, joder Esther cuando te dije que tantearas el terreno no me
refería a que a la primera de cambia la besaras
E: Gracias ¡eh! no me veas lo que ayudas
Raúl: Vale, perdona, yo solo veo una solución, te tranquilizas y antes de que se vaya
subes (la veía negar con la cabeza) te toca dar la cara, subes y te disculpas y aquí no ha
pasado nada
E: Ni de coña, yo creo que no vuelvo a subir ahí en la vida (ante la mirada de Raúl
proseguía) que no me voy a controlar... que... que besa que te mueres... que lo mismo
entro ahí y...
Raúl: Un momento, ¿has dicho que besa que te mueres?
E: Joder Raúl, no me pongas más nerviosa, eso he dicho sí
Raúl: Pero entonces ¿te ha besado?
E: Dios mío, pues claro, después de la segunda hostia, creo
Raúl: Pues entonces no hay problema, de alguna manera te ha correspondido, así que lo
dicho subes y te disculpas
E: No... yo ahora mismo... no... no subo uff menudo subidón llevo, vamos ni cuando me
metía toda la harina de Madrid para olvidar lo del zulo, fíjate lo que te digo (se miraba
las manos)
Raúl: Jajaja hay dios mío, si es que no se te puede dejar sola y encima otra marca

Mientras tanto en el despacho de la jueza...

Carmen: Lo siento Maca, me han llamado hoy para avisar, ha sido aleatorio y le hago
tocado a tu juzgado. Lo quieren para mañana
M: Bien, no pasa nada, me quedo hasta que lo tenga
Marcada 101

Carmen: Bien, venga os dejo, mañana a primera hora me entregas la estadística (se
marchaba del despacho)

Una vez cerraba la puerta Claudia se levantaba y miraba hacia una Maca que se
mantenía con la barbilla apoyada en sus manos

M: Mejor di tú algo (se tapaba la cara)


Claudia: Puf, no sé qué decirte, quizás deberías tomarte una tila o...
M: Sí (respiraba profundamente) hace... que... que no me reconozca Claudia y me hace
hacer cosas que no he hecho en la vida

Desde que hablase con Raúl había volcado todos sus esfuerzos en preparar la redada que
harían esa noche, si quería más pruebas era la única manera de dárselas, en cuanto a
disculparse, prefería hablar con ella en otro momento, no se sentía lo suficientemente
tranquila como plantarse ante ella

E: Voy a echar un cigarro, en cuanto lo tengáis todo os vais a casa a descansar que
mañana relevareis a los que participan esta noche, Roberto ¿están todos avisados?
Roberto: Sí, ¿al final viene el Teniente?
E: Jum, él vendrá cuando vayamos a entrar, pues eso voy a fumar
Roberto: Y a cenar
E: ¿Cómo?
Roberto: Que vayas a cenar (se acercaba a ella hablando en voz baja) ¿has comido
hoy?
E: No, es que... con todo este lío
Roberto: ¿Estás sin comer desde el desayuno?
E: Sí, bueno no, creo que tampoco he desayunado. Pues eso (se separaba de él) voy a
fumar y a cenar (le guiñaba un ojo)

“con tanto nervio ni me he acordado de comer jesús, pues a ver como hago para ganar
algo de peso porque como presente así, a que mis padres, la colleja que me va a soltar
mi madre va a ser peor que las de mi señoría”

Pensaba mientras llegaba al patio y se encendía el cigarro, como era ya habitual su vista
se fijaba en el despacho de la jueza, encontrando que la luz del mismo estaba prendida

“¿Todavía está ahí? Pero sin son las (miraba su reloj) las ocho”

En ese despacho, Maca, acababa de terminar la estadística, gracias en gran parte a la


ayuda de Claudia, a quien, poco antes, había mandado a casa

Guardó todos los datos y apagó el ordenador, mientras movía en círculos su cuello,
atenazado por todo lo acontecido. Sin pensar en nada, se levantaba de su butaca y antes
de marcharse decidía mirar por la ventana, fue fijar su vista en el patio y distinguir la
figura de quien le había hecho perder el control como nunca antes. La vio apoyada en
un coche de cara a ella mientras fumaba y sin saber cómo o por qué, el corazón
comenzó a bombear sangre como si hubiese estado parado demasiado tiempo, apoyó su
frente en la ventana mientras sus ojos se clavaban en esa figura, justo cuando a quien
Marcada 102

espiaba levantaba su cabeza y parecía mirarla directamente como si no existiese un


cristal opaco que las separase. Comenzaba a sentir los golpes de su corazón en los oídos
de forma ensordecedora y sin pensar en más, se retiraba de la ventana lo necesario para
abrirla y encontrarse con esos ojos sin obstáculos

Ninguna fue consciente del tiempo que transcurrió hasta que Esther lanzó su cigarro al
suelo y a pasos rápidos se dirigía al cuarto de barrera con el único propósito de
conseguir la clave de seguridad del palacio de justicia para esa semana. No escuchó la
conversación que allí mantenían sus compañeros y salió a la carrera con el código
grabado en su memoria, sin ser consciente de que de pronto, no hacían falta ni papelitos
ni notas

Fue verla salir a la carrera y tener que buscar apoyo, primero en la ventana y después en
el escritorio, agarrándose a él con las manos, de tal forma, que sus nudillos se
mostraban blancos, buscando no perder la consciencia por la velocidad que había
cogido su respiración, pero con la suficiente fuerza como para esperarla, frente a una
puerta abierta para ella

Cerró los ojos, que sentía más grandes y cristalinos, durante un segundo y cuando
volvió a abrirlos, la persona que todo su ser deseaba, estaba frente a ella.

No había lugar para saludos, ni para palabras, solo lo había, para encontrarse en mitad
del despacho, unirse en un beso febril y gemir en boca ajena

Mientras sentía, que quería morir en esa boca, se dejaba llevar hasta quedar apoyada en
el escrito, ayudándose de sus manos para quedar sentada en él y atraparla entre sus
piernas, a la vez que se deshacía se sus zapatos. Oyendo como chocaban contra el
parquet y como ese sonido contribuía a aumentar más aún su excitación

Apretándola contra ella con una fuerza inaudita y sin pensar en el morado que
seguramente le saldría en el interior de su muslo, ocasionado por el contacto de éste con
la pistola de Esther

Ésta no abandonaba su boca y comenzaba a sentir un cosquilleo incipiente en sus dedos,


ansiosos por tocar su piel, sin detenerlos más, lanzaba la orden más satisfactoria que
podía dar y dejaba que una de sus manos fuese al cuello, acariciándolo con la palma
totalmente abierta y haciendo la caricia más profunda con su pulgar desde la barbilla
hasta el hueco maravilloso de su clavícula. La otra mano fue guiada al muslo, queriendo
acariciarla como nunca antes lo hubiesen hecho, en movimientos inconexos y teniendo
que frenar la ansiedad de sus dedos por clavarse en esa piel

Sintiendo que las caricias de Esther, eran como lava ardiendo corriendo por su cuerpo,
dejaba de besarla, para encontrarse con unos ojos que también ardían, haciéndola
agarrar su camiseta y levantarla

Una vez lanzada lejos, se aproximaba más a ella y volvía a gemir en su boca con algo de
dolor al golpear con su muslo nuevamente la pistola, momento en el que Esther, se daba
cuenta sacándola del cinturón para dejarla en el escritorio
Marcada 103

Volvía a su boca, cuando un sentimiento de remordimiento le atravesaba como un rayo,


dejando su frente apoyada en su mentón, mientras se debatía entre parar o seguir, sin
vuelta atrás, cuando...

M: No (pedía separando y agarrando su rostro entre sus manos, para lanzarse de nuevo
a su boca y morder con pasión desmedida su labio inferior)

Esther no necesitó nada más, mientras sus labios eran castigados por los dientes de
Maca, bajó sus manos hasta los glúteos de ésta, levantándola lo justo, para poder subir
el vestido que llevaba e inmediatamente comenzar a bajar la cremallera lateral de este,
liberó sus labios para poder dirigirlos al cuello de una Maca que acariciaba su nuca
enterrando sus dedos en su corto pelo

Entonces separaba sus labios de esa piel, solo para quitarle el vestido, lanzarlo lejos y
volver a unirse en otro beso jadeante, al contactar ahora sí, piel con piel

El mismo trayecto realizado por el vestido, hizo la ropa interior de la jueza, primero el
sujetador, sin preámbulos innecesarios en ese momento y segundo el tanga, teniendo
que separarse lo justo, para que ella doblase sus piernas pegando sus tibias a su vientre,
permitiéndole besar sus rodillas, mientras sus manos lo arrastraban en su dirección,
hasta que fuera ya de su cuerpo era lanzado al suelo. Una vez desnuda cogía sus largas
piernas separándolas para volver a colarse entre ellas, a la vez que dejaba un ligero
mordisco en uno de sus tobillos

Provocando otra punzada, ya casi dolorosa, de placer en la espalda de una jueza, que
lejos de avergonzarse al estar completamente desnuda ante ella, se excitaba hasta limites
no conocidos, aún más al sentir el vientre desnudo de Esther

Quien ya acariciaba sin tregua, el interior de sus muslos, con destino marcado, mientras
sus labios devoraban su cuello. Absorbiendo entre ellos esa piel que le resultaba
adictiva por su olor y sabor

M: Dios (anclaba sus manos en la espalda de Esther, clavando sus uñas en ella al sentir
las primeras caricias en su entrepierna) uhm (gemía sin control alguno y la separaba de
su cuello para besarla, justo en el momento que Esther entraba en ella)

Sintiendo que no aguantaría mucho más, se veía obligada a dejar su boca, para poder
agarrarse a su cuello y estirar el suyo hacia atrás, propiciando una inclinación que
Esther aprovechaba, para atrapar uno de sus senos con la boca, mientras sus dedos
continuaban llevándola a la locura y haciendo que tuviese que soltarse de su cuello para
buscar apoyo en el escritorio con sus dos brazos

Movimiento que Esther ahora usaba para enterrar su cara en su entrepecho, mordiendo
su piel, mientras con su mano libre la hacía levantar las caderas un poco más, lo justo
para que su mano tuviese el suficiente espacio para, sin salir de ella, poder tocarla con
su pulgar

De regreso a su cuello con su mano izquierda su otro pulgar era atrapado por los dientes
de Maca
Marcada 104

Cuando ya notaba en sus dedos, las vibraciones que presagiaban el final y mientras
notaba los talones de ella clavándose en el final de su espalda, la hacía volver a ella
ayudándola con su otra mano, para que acabase como había empezado, en su boca

Recuperando el aliento se pegaba más a ella, si era posible, dejando interminables besos
por su cuello y tratando de abarcar toda su espalda con las manos. Tratando de saciarse
de su olor y sintiendo como el roce de su pecho con el de ella, ocasionado por el ritmo
frenético que aún marcaban, hacían que su deseo renaciera en ella, como si lo anterior
solo hubiese sido un clímax previo al gran éxtasis

Continuaba abarcando toda su espalada, dejando que sus uñas disfrutaran de su piel,
tropezaba con el sujetador de Esther y en un movimiento rápido, como si lo hubiese
hecho toda la vida, se lo quitaba, dirigiendo sus manos hacia el cinturón, mientras sus
bocas volvían a unirse, en un beso que volvía a deformar sus labios

Con la ayuda de Esther, y una vez que estaba en sus mismas condiciones, comenzó a
tirar al suelo, todo lo que en el escritorio sobraba, apartando el arma y el ordenador todo
lo posible, para finalmente comenzar a echarse en él, con la vista fija en sus ojos y
llamándola con movimientos casi felinos

Soltando un gemido gutural en su boca, sin ningún pudor, cuando Esther, después de
recorrer todo su cuerpo con sus ojos, se acoplaba a ella en una unión que le parecía
perfecta y escuchando muy lejano, como la melodía de su móvil comenzaba a sonar

Un tiempo después, continuaban regalándose besos sentadas encima del escritorio, con
sus piernas entrelazadas de tal forma, que les permitía tener el máximo contacto entre
sus cuerpos

M: Um (la abrazaba más hacia ella al tiempo que se escondía en su cuello, mientras
disfrutaba de las caricias que Esther dejaba en su espalda)
E: Tiene frío (decía al notar su vello erizarse)
M: Un poco, ¿va a seguir con el usted? (salía de su escondite)
E: Pues se encogía de hombros) pues... no... ¿no? (ladeaba su cabeza y recibía un beso)
M: Um... creo que ya no tiene caso (volvía a besarla) Esther (decía su nombre por
primera vez)
E: Jum (sonreía encantada)
M: ¿Que tienes que... (callaba al escuchar, ahora con total claridad su móvil) ¿qué hora
es?
E: Las diez (contestaba después de mirar su reloj y volvía a abrazarla)
M: Uf, tenía que cenar con mis padres (dejaba un beso en su cuello) ya veré que me
invento (volvía a besarla y volvía a sonar un teléfono esta vez el del despacho) joder
(dejaba su cuello)
E: Cójalo... digo cógelo, puede ser importante (deshacía el nudo de piernas y se estiraba
hasta llegar al teléfono, dándoselo, no sin antes ver, el número que marcaba la pantalla.
M: ¿Sí?... ah... no... no es que he tenido que quedarme por trabajo... sí...

Vio como de repente se bajaba de la mesa, con el teléfono en el oído, y comenzaba a


buscar su ropa por el suelo, tapándose el pecho con la mano libre como si ahora, sí se
avergonzase, sin mirarla en ningún momento
Marcada 105

Haciéndola recordar el prefijo del número que llamaba y sospechando de quien podía
ser, la imitaba bajándose de la mesa y sin querer escuchar la conversación, comenzaba a
vestirse, enfundándose el arma, mientras veía como en movimientos torpes ella también
lo hacía

El despacho de pronto se cargaba de un ambiente extraño e incomodo

M: No... llegaré tarde... mejor hablamos después...

Una vez vestida y viendo que no colgaba se introducía en el baño, refrescándose la cara.
Se miró las manos con una sonrisa triste y negando varias veces con la cabeza, tomaba
la decisión de salir e irse de aquel despacho

Nada más salir, la veía colocando los objetos tirados antes

E: Tengo que... ujum... (se giraba hacia ella) hoy tenemos redada, así que tengo que
(señalaba la puerta con su cabeza)
M: Sí, yo... eran mis padres, mi padre quería que estuviese hoy por algo de sus negocios
(contestaba de cara a ella pero sin mirarla) y... todavía estoy a tiempo de llegar
E: Bien (buscaba que sus ojos se encontrasen, sin conseguirlo) nos vemos entonces
(salía del despacho, a paso tranquilo al principio y una vez sabía no podía verla,
comenzaba a correr bajando las escaleras a saltos) ¿qué te creías? (hablaba en voz alta
mientras salía rauda del edificio)

“joder, soy una imbécil, dios, joder Fernando, podías haber llamado en otro momento”

Se daba cuenta de lo absurdo de su reacción ante la llamada de Fernando y comenzaba a


arrepentirse por haberla dejado marchar así

“Tiene que haber ido al cuartel”

Cogía su teléfono llamándola, un tono, dos tonos, tres tonos, cuatro... si quiere dejar un
mensaje...

M: Mierda, no lo coge, puedo preguntar por ella en la puerta y... dios y cuando salga
¿qué le digo? (se restregaba la cara, al tiempo que su móvil sonaba y lo cogía sin mirar,
creyendo que era ella) perdona no he...
-: No pasa nada, acabamos de empezar a cenar
M: ¿Papa?
Pedro: Claro hija, es que como estabas tardando mucho he dicho voy a llamarla, ¿no
me estabas pidiendo perdón?
M: Eh sí... (cerraba los ojos crispada)
Pedro: Pues si puedes vente ya, que quiero que estés delante, no te preocupes que yo te
disculpo con esta gente, ten cuidado, hasta ahora (colgaba)
M: Joder

Nada más salir del edificio había notado debilidad en su cuerpo, mantenía la respiración
agitada y comenzaba a nublarse su vista
Marcada 106

“tengo que tranquilizarme estoy demasiado nerviosa (se apoyaba en una de las paredes
del palacio) justo ahora no por favor... por favor... vamos cálmate... respira vamos...
dios... (se miraba las manos, que ya comenzaban a temblar sin control) es psicológico...
Vero siempre me lo dice... es mi... puto cerebro... vamos para... no... por favor, un
cigarro, venga no puedes entrar así al cuartel... no consigo calmarme... no sirve... no
sirve Vero... no sirve... tiemblo más... tira el cigarro y corre hasta que no puedas más
vamos, tienes que sudar así parará... corre”

Salía corriendo como alma que lleva el diablo, sin escuchar la melodía de su móvil,
dejando a un lado el cuartel y no siendo consciente de la intranquilidad que generaba en
dos pares de ojos que la veían pasar por la puerta del cuartel.

V: Que narices... (la había visto pasar corriendo y se iba al cuarto de cámaras) sal un
momento (ordenaba al guardia encargado de ellas y una vez solo, comenzaba a mover
las cámaras traseras intentado ver a Esther sin conseguirlo, rebobinaba unos segundos y
podía verla correr sola)

Se tomaba unos minutos más revisando las cámaras, hasta que finalmente cogía su
teléfono

V: Cruz...

Raúl: Cariño, tengo que irme ya y como sigas así no llego (la besaba despidiéndose de
ella en la puerta, teniendo que parar al escuchar su móvil) a ver que quiere ahora Robert
(descolgaba) dime
Roberto: Raúl es... joder, es Esther ha pasado corriendo por la puerta del cuartel como
ida, no perseguía a nadie, he tratado de seguirla pero se ha metido a la playa y no he
podido cogerla todavía, lleva la cara desencajada...
Raúl: Pero... como...
Roberto: Lleva todo el día muy nerviosa, más de lo que ella es, no come desde ayer y...
espera... la tengo... la meto como sea al coche y...
Raúl: Sí, súbela directamente a su piso, yo voy ya
Claudia: ¿Qué pasa?
Raúl: Esther (le costaba hablar) está teniendo una crisis, tengo que irme (le daba un
beso y se marchaba)

Llegaba hasta la misma playa corriendo, encontrándola llena de gente paseando por ella
y notándose más temblorosa aún

“no... (comenzaba a llorar) no me sirve nada... para (trataba de parar el temblor de sus
manos agarrándoselas entre ellas y apretándolas con algo de violencia) para... por favor
(se dejaba caer al suelo) tienes que parar... vamos... (de repente un recuerdo llegaba a su
mente: “cuando creas que no puedes controlarlo, búscame” Cruz...”

Se levantaba como podía y tras secarse las lágrimas con su camiseta, volvía a correr
dirección al Cuartel, sin oír el coche que llevaba siguiéndola desde hacía un rato y el
cual no había podido acceder a la zona de la playa
Marcada 107

Roberto: Esther (bajaba la ventanilla del coche) Esther (insistía)


E: Robert (paraba viéndolo bajar del coche)
Roberto: Vamos te llevo a casa
E: No, no puedo Robert... (se escondía las manos en la espalda) te... te... tengo que...
que...
Roberto: Ven, yo te acerco
E: No puedo Robert, tengo... que ver a Cruz (ahora las escondía en los bolsillos traseros
de sus jeans)
Roberto: Tranquila (aunque se resistía lograba abrazarla cogiéndole las manos) ya,
vamos te llevo con ella

Raúl: Esther va a dirigir la redada, se ponga como se ponga


V: Baja la voz, no voy a consentir que me faltes
Raúl: No le estoy faltando, es solo una crisis, en cuanto duerma un poco se le pasa, no
puede hacerle eso, lleva preparándola dos meses Vilchez
V: Cruz le ha dado un tranquilizante, ¿crees que en tres horas va a estar bien?
Raúl: Es Esther y (hacía una pausa) es capaz de hacer esa redada sedada o encocada
hasta las cejas, si la apartas por una crisis será peor, ha hecho cosas mucho más
complicadas en peores condiciones, yo voy a estar a su lado, daré la cara por ella en
todo momento
V: Tienes tres horas

C: ¿Mejor?
E: Sí, necesito ducharme (sentada en una silla continuaba escondiendo sus manos, esta
vez bajo sus glúteos)
C: Dámelas
E: No, están... siguen temblando Cruz (ante la mirada de ésta finalmente las mostraba)
C: Mírame, mírame a los ojos (le cubría sus manos con las suyas) solo ha sido una
crisis, es muy normal, le pasa a mucha gente Esther, no pasa nada
E: Jum, pero... pero hacía meses que no tenía ninguna, tiene que ser mono Cruz, lo
mismo es eso y...
C: No, la coca no produce esto, estuviste enganchada unos meses y llevas limpia casi un
año, es solo una crisis nerviosa y no tienes que darle más vueltas, mañana vas a la
consulta de Vero y ahora acábate el caldo y te vas a la cama. Esto ha pasado por no
cuidarte (no quería regañarla pero le era imposible)
E: No, no puedo dormir tengo trabajo (bebía el caldo)
C: Eso ahora lo hablarás con Rodolfo y Raúl (le acariciaba el pelo, observando como el
temblor de sus manos ya era menor)
E: ¿Y ahora quién me llama? (sacaba su móvil del bolsillo entregándoselo a Cruz)
contesta tú (decía al tiempo que la llamada finalizaba)
C: Es tu madre (exploraba el móvil) te ha debido llamar antes, ahora la llamo para que
esté tranquila mientras tú te duchas (se sorprendía ante el número de llamadas perdidas
de Maca registradas en el móvil) ¿puedes ducharte sola o?
E: Sí (se miraba las manos) se van parando
C: Lo ves tonta, venga te acompaño al baño y vuelvo para llamar a tu madre

Raúl: Esther... Cruz (entraba al piso llamándolas)


Marcada 108

C: Se está duchando (llegaba a su encuentro)


Raúl: ¿Co..cómo está?
C: Bien (le acariciaba la cara al verlo nervioso) solo ha sido otra crisis nerviosa
Raúl: No lo he visto venir Cruz (se pasaba la mano por el pelo y comenzaba a dar
vueltas por el salón) vuelve a no comer, si no se lo digo, se olvida de que tiene que
hacerlo y apenas duerme, se pasa el día trabajando, pero la ves reír y gastar bromas y...
pues parece que esté bien (negaba con la cabeza) pero... y encima esta mañana... joder
C: ¿Qué ha pasado esta mañana?
Raúl: Maca, la jueza, han discutido, se han besado y le ha dado dos guantazos, no sé...
estaba muy nerviosa pero no creí que fuese a tanto
C: Maca la ha llamado cinco veces esta noche, ¿sabes si se han visto esta tarde?
Raúl: No, he estado con Claudia, aunque Claudia ha estado con Maca hasta tarde en el
juzgado, no lo sé (volvía a sonar el teléfono de Esther)
C: Es ella, ha tenido que pasar algo más (se mordía una uña)
Raúl: Mejor llamo a Claudia y le digo que se invente algo, para que deje de llamarla,
hasta que hablemos con ella (la llamaba) Clau
Claudia: ¿Cómo está Esther?
Raúl: Bien, ahora duchándose, necesito un favor, Maca no para de llamarla, no sé...
Claudia: Acabo de hablar con ella (lo cortaba)
Raúl: ¿Te ha contado que ha pasado entre ellas?
Claudia: No... sí (se callaba)
Raúl: ¿Y?
Claudia: Choque de trenes en el despacho
Raúl: Joder

C: Pues eso Encarna, están preparando una redada y se lo ha dejado aquí, ahora bajo y
se lo doy
En: Esta niña, siempre igual, mira que sabe lo mal que lo pasamos si no nos contesta,
pues no hay manera con ella, ayss, es que te parecerá una tontería pero llevo todo el día
con mal cuerpo y después de aquello, me preocupo enseguida
C: Es muy normal
En: Justo hoy se lo comentaba al psicólogo, ya voy sola, mi Pepe ha dejado de ir, se me
hace el fuerte y dice que ya está bien, pero... no... si hay noches que de repente en mitad
del sueño empieza a gritar “dejármela a mí”, jesús me pega unos sustos que ni Tejero en
el Congreso. Imagino yo, que con el tiempo, se nos irá pasando, pero es que fue muy
duro Cruz, bien que lo sabes
C: Sí (suspiraba)
En: Que mi Pepe organizó a todos los de su promoción para ir a buscarla, que me lo
detuvieron para que no hiciera nada, cuando pillaron a... la... a esa (decía con rabia y
dolor) aunque no sé que fue peor, si el secuestro o lo de después, es que como
estábamos acostumbrados a no saber nada de ella durante meses, ya sabes cómo estaba
siempre infiltrada o escondida, y como nos informaron casi al final, pero y después ¡eh!
(comenzaba a emocionarse) que no sabíamos donde andaba Cruz, que... no hacía nada
más que frecuentar a mala gente... ¿y cómo la encontraron? ¡eh!... drogada y en una
bacanal de esas, dios mío, menos mal que mi Raúl, la sacó de eso, no tendré tiempo
suficiente para agradecérselo, ¿sabes que anda enamorado?
C: Sí (trataba de controlar su voz entrecortada por la emoción)
En: Dice mi niña que la muchacha es muy buena
C: Sí (no podía hablar más)
Marcada 109

En: Y... ¿no habrá una así para mi hija? Si es que ya nació sufriendo, que estuve tres
días de parto y hasta ahora que no ha tenido suerte. No tuve que dejarla ir de mis brazos
tan niña, que solo tenía 16 años Cruz
C: La habrá Encarna, verá que sí (miraba a Raúl que llegaba hasta ella) espere un
momento
Raúl: Tarda mucho Cruz, voy a sacarla de la ducha (le informaba)
C: Encarna
En: Las niñas ¿verdad?, no te entretengo más, ya sabes que a ti te debo mucho, que se
que me la cuidas muy bien (con eso le hacía taparse los ojos) y a tu marido, por todo lo
que movió para que la destinaran ahí
C: De eso sabe que Rodolfo...
En: Ya, si no lo sabe ni Pepe, aunque no me parece bien, dila que me llame en cuanto
pueda, ¿vale? Y convéncela para que se venga unos días con nosotros
C: Yo se lo digo, pero descansen que está bien (se sentía fatal engañándolos, cortaba y
se tapaba la cara, tratando de no llorar, entonces notaba una mano en su hombro)
Rodolfo (comenzaba a llorar)
V: Tranquila (se agachaba y la abrazaba)
C: No se merece pasar por todo esto (decía entre sollozos) sabes lo buena que es,
siempre le faltan manos para ayudar, no se lo merece... (continuaba desahogándose
abrazada a él)
V: Tú misma lo has dicho, es solo una crisis, sabes que es fuerte como un roble, mañana
estará perfecta

Raúl: Esther (tocaba en la puerta del baño) tienes que salir, no tenemos mucho tiempo
(al no obtener contestación abría la puerta, encontrándola tumbada en la bañera,
mientras le caía el agua de la ducha) Esther (se precipitaba hacia ella) levanta
E: Raul... no... no me veas así... otra vez... no (se tapaba la cara y se encogía en la
bañera)
Raúl: Levántate, tienes que dirigir una redada, vamos (llegaba hasta ella y cogía su
albornoz)
E: Sí... pero es que (se quitaba las manos de la cara y lo miraba) ¿no estás enfadado?
Raúl: No, venga levántate ya (la veía levantarse sin apenas fuerzas) ayúdame a
ponértelo (la envolvía con el albornoz) ahora, agárrate a mi (la cogía en brazos
sacándola de la ducha y llevándola hasta la cama) te has empeñado en que te vista como
tú madre y al final los has conseguido
E: Jum (sentada ya en la cama seguía abrazada a él)
Raúl: Te voy a vestir ya como vas a ir a la redada, así ganamos tiempo (le levantaba la
cabeza y ella se resistía volviéndola a apoyar en su hombro) venga, deja que seque el
pelo (se dejaba y con otra toalla comenzaba a secárselo) Dime donde está la ropa
interior (miraba hacia donde ella le señalaba) bien y ¿qué camiseta quieres para debajo
del antibalas?
E: Yo no uso de eso
Raúl: Hoy lo llevamos todos, dime cual (iba hacia el cajón que nuevamente le indicaba,
cuando volvía con la ropa, la veía con la cabeza agachada) no tienes nada de lo que
avergonzarte (comenzaba a vestirla) al revés, has demostrado ser muy fuerte, solo son
unos estúpidos temblores y pronto desaparecerán (continuaba animándola mientras la
vestía) jod (apreciaba varios arañazos en su espalda)
E: ¿Qué?
Raúl: Como se las gasta su señoría (trataba de bromear)
Marcada 110

E: Jum (por el estado en el que se encontraba ni se preguntaba cómo lo sabía Raúl y


volvía a apoyar su cabeza en el hombro de Raúl) he estado con ella y... después de... se
ha avergonzado, Raúl (volvía a levantar la cabeza) ¿crees que se puede avergonzar de
mi?
Raúl: No, eso es imposible (le cogía la cara) hay que ser muy imbécil para
avergonzarse de ti y escúchame bien (hacía que le mirase a los ojos) si lo hace, no
merece la pena Esther (la veía afirmar con la cabeza) vamos a dormir un par de horas
(se acostaba en la cama, quitándose los zapatos y abriendo sus brazos para recibir a
Esther)
E: ¿Está todo preparado? (preguntaba apoyada en su pecho)
Raúl: Sí, duérmete
E: Raúl... yo...
Raúl: ¿Quien me cuidó cuando el maldito accidente?, ¿quién me bañaba?, ¿quién me
quitaba la cuña?, ¿quién me agarraba la mano?, sabes que somos un equipo y el equipo
ahora tiene que dormir para cargarse una red de narcotráfico
E: Jum, una red dice, si son solo cuatro mataos jugando a ser Al-capone jeje, exagerado
es poco
Raúl: Como dice mi sargento... es igual
E: Jejeje como vuelvas a imitar a tu sargento te daré tal pellizco, que habrá que llamar a
Claudia para que te la reconozca

Diez minutos después, Esther dormía tranquila mientras él se mantenía despierto, con
cuidado se levantaba despacio, marchándose a la cocina

Raúl: Por fin se ha dormido


V: Participa entonces
Raúl: Sí, lo siento Vilchez, pero la conozco y si por una crisis la apartamos, se lo
tomará muy mal y comenzará a pensar que realmente está mal y no es así
V: Bien, sabes que si fuese cualquier otro le hubiera quitado el arma sin miramientos
Raúl: Lo sé, Cruz ¿los temblores?
C: Es una reacción de su cuerpo, ya lo sabéis, solo le ocurre cuando está muy nerviosa,
es un acto defensivo que desarrolló cuando el secuestro. Allí dentro tuvo que tener
varias, sobre todo los minutos antes de que entrasen a... si no hubiese controlado el
tiempo en que lo hacían, pero... contando supo, cada cuanto le apagaban las luces, cada
cuanto le daban de comer y cada cuento le pegaban (suspiraba y se cruzaba con la
mirada de Raúl, desviando su vista hasta los puños cerrados de éste) no ganas nada
aguantándote, llora de una vez

M: Buenos días Conchi (llegaba hasta ella, todavía con las gafas de sol puestas)
Conchi: Buenos días señoría, tenemos 8 detenidos por la operación de contrabando
(comenzaba a ponerla al día, según su cometido) hace poco han cerrado los atestados,
los tiene en su mesa, Claudia está con ellos
M: Bien, Conchi, ¿puedes conseguirme un café bien cargado?
Conchi: Claro, deme cinco minutos y lo tiene en su despacho
M: Gracias (se dirigía a su despacho, viendo ya la espalda de Claudia) buenos días
(saludaba)
Claudia: Hey, buenos días (se giraba para mirarla en el momento que ésta colgaba su
bolso y se quitaba las gafas) ¿mala noche?
Marcada 111

M: Peor (suspiraba tomando asiento) la mitad de la noche la he pasado insultándome a


mi misma y la otra mitad, pensando cómo solucionar lo imbécil que fui ayer con ella
(miraba la mesa sin poder evitar pasar su mano por ella en una caricia)
Claudia: ¿Cómoda?
M: ¿Eh? (preguntaba distraída y sin entender, viendo como Claudia le señalaba la mesa
en un gesto gracioso con su cara haciéndola sonreír) para mí fue la cama más cómoda,
acogedora y grande del mundo, aunque después lo fastidiase todo (hacia una pausa) 8
detenidos ¿no?
Claudia: Ujum, acaban de subir los atestados
M: Ya, osea que está despierta (se levantaba e iba hacia la ventana)
Claudia: Acaba de marcharse, cinco minutos antes y os hubierais cruzado
M: Otra vez tarde y... (miraba hacia el patio y la veía salir del cuartel dirección al
Juzgado) vengo enseguida (salía disparada del despacho)
Claudia: Veremos como acaba todo esto (continuaba revisando los atestados)

Conchi: Señoría su café (se encontraba con ella)


M: Déjelo en el despacho, ahora mismo subo (comenzaba a andar más rápido y bajaba
por las escaleras evitando tener que esperar al ascensor)

Nada más llegar a la planta baja, la veía girar hacia el ala donde se ubicaba la sala de los
forenses, haciendo que corriese más para poder pararla

M: Esther (alzaba la voz intentando llamar su atención) Sargento (por fin paraba y se
giraba)
E: Señoría (se sorprendía al verla)
M: Esther (llegaba hasta ella y bajaba la voz) te llevo llamando desde anoche y (cogía
aire) ¿podemos hablar?
E: Voy con prisa y... y tengo que irme a descansar (esquivaba su mirada)
M: Ya (se daba cuenta) es solo un minuto (decía mientras la cogía de un brazo
metiéndola en la primera sala que encontraba abierta) Esther (la arrinconaba contra la
pared) escúchame yo (se callaba al verla hacer gestos con los ojos)
E: Cruz (se zafaba de la jueza) buenos días
C: Buenos días (respondía todavía sorprendida por la intromisión, mirando a una y a
otra)
M: Eh...Cruz, ¿puedes dejarnos cinco minutos?
C: Sí claro... pero ¿todo bien? (preguntaba a ambas)
M: Sí
E: Sí
C: Vale, hasta ahora (se marchaba y paraba en la puerta) mejor la cierro

Una vez solas, Esther miraba al suelo y metía las manos en sus bolsillos traseros y Maca
la miraba sin moverse del sitio

M: Esther, lo siento, de verdad, no me comporté de la mejor manera, pero es que... yo...


no... todo esto es nuevo para mí y puede que vaya demasiado rápido, de repente me
llamó (veía como ahora sí la miraba) no eran mis padres, era Fernando... ellos también
me llamaron, pero esa llamada era de él y... Esther tienes que entender que hasta hace
unos días era mi pareja (sorprendía a Esther con esa declaración) Será que soy imbécil...
pero de repente fue un poco incomodo, ¿lo entiendes? (la veía afirmar con la cabeza y le
sonreía) te llamé al momento (se acercaba a ella) ¿Por qué no me contestaste?
Marcada 112

E: Es... que... (se tocaba el culo y paraba al notar la mano de Maca cogiendo la mano
con la que se tocaba, entrelazando los dedos) me puse a trabajar (mentía) y no lo
escuché
M: Bien, me dijo Claudia, que estabais muy liados. Ya he visto que como castigo me
has traído 8 detenidos (juntaba su frente con la de ella) ¿podemos vernos después?
E: Sí, pero tengo que dormir y descansar (la hacía sonreír)
M: Claro, hacemos esto, descansas y cuando estés libre me llamas, ¿te parece?
(separaba sus frentes y soltando sus manos, le cogía el rostro)
E: Jum... pero ¿solo para vernos?
M: Para lo que tú quieras y ahora déjame besarte (lo hacía provocando que Esther la
rodeara con sus brazos por la cintura)

Un beso sincero y calmo, que poco a poco ganaba en intensidad, mientras Esther
comenzaba a llevarla hasta la pared

E: Podíamos vernos ahora (rompía el beso solo para comenzar a besar su cuello)
M: Me encantaría (disfrutaba de sus besos y de la sensación de tenerla pegada a ella,
después de pasarse la noche pensando en lo complicado que, por su estupidez, iba a
resultar volver a tenerla así) pero yo tengo mucho trabajo (hacía que dejase su cuello) y
tu... ¿has dormido algo esta noche?
E: No... todavía nada, pero eso no importa estoy acost... (el dedo índice de Maca le
hacía callar)
M: Creo que mi plan es mucho mejor, tú descansas y yo trato de terminar lo antes
posible hoy, así después, nos vemos sin ninguna prisa uhm (acariciaba sus ojeras al
percibirlas)
E: Jum (se abrazaba más a ella) sí, que remedio (protestaba haciéndola sonreír, mientras
escuchaban los toques en la puerta)
C: Chicas lo siento pero tengo aquí los informes (decía desde la puerta)
M: Si no te preocupes Cruz (volvía a besarla) espero tu llamada y ahora vete a
descansar (se despegaba de la pared para salir) gracias Cruz (salía finalmente de la sala
con una sonrisa imposible de borrar)
C: Como diría tu padre, estás tardando en irte a la cama
E: Sí... pero espera un momento (volvía a tocarse el culo) jolines otra vez estoy de
subidon, es que como todavía no me lo creo... pues me altero un poco (sacudía sus
manos)
C: Como continúes igual, hablaré yo misma con Vero para que te suba la medicación
(le advertía al verla nerviosa)
E: No, no no... no tranquila que no..
C: ¿Todo arreglado con ella entonces?
E: Jum
C: ¿Entonces bien?
E: Jum
C: Esther, ¿tan difícil es decir sí o no? Que estás siempre con el jum en la boca
E: No, pero paso de decirlo por si me llevo otro revés
V: Cruz (entraba en la sala encontrándose a las dos) ¿qué haces todavía danzando por
aquí? Como te vuelva a ver por aquí o por el cuartel antes de las 5 de la tarde, te
encierro en un calabozo, verás como ahí, sí duermes

Claudia: Te ha cambiado la cara (le decía viéndola entrar en el despacho)


Marcada 113

M: Sí, sabes esa sensación de estar descubriendo algo, totalmente increíble (le
contestaba con la mirada iluminada y cristalina) así es como estoy
Claudia: Ya, pues no te quiero bajar yo de la nube, en la que pareces estar, pero
tenemos 8 detenidos esperando. ¿Comenzamos?
M: Sí, me he despejado de golpe, venga que quiero terminar temprano
Claudia: Es la primera vez que te escucho decir eso, pero antes de eso, cotilleame un
poco, ¿cómo habéis quedado?
M: Pues (sonreía) va a descansar y luego por la tarde nos vemos (la había arrugar el
entrecejo) ¿qué?
Claudia: Te voy a decir un secreto, la cerradura del piso de Esther, está rota, solo hay
que empujar un poquito para abrirla (terminaba de decir guiñándole un ojo) eso sí,
tienes que dejarla descansar ¿vale? (se daba cuenta de lo que había dicho y trataba de
rectificar) me refiero que ya sabes el tute que llevan, unas horitas de sueño no les viene
mal
M: Ya, no si, de todas maneras hasta que salgamos pues (elevaba las cejas) algo habrá
dormido ya

J: Chicas mañana más (se despedía de ellas, mientras caminaban por la acera)
M y Claudia: Hasta mañana
M: Claudia
Claudia: Sí
M: ¿Y ahora cómo entro?
Claudia: Con seguridad, después de todo eres la jueza, el de la puerta seguro que te
reconoce, pasas de largo y si te llama, se lo dices claramente. Te veo mañana o (volvía a
meter la pata) pues eso hasta mañana
M: Hasta luego (llegaba a la puerta del cuartel y tal y como le decía Claudia, entraba sin
preguntar)
-: Señoría
M: Mierda (murmuraba) ¿sí?
-: ¿La anuncio o...?
M: No hace falta, gracias (caminaba por el patio central hacia las viviendas) uff, no sé
como lo hace, pero es pensarla y me pone el corazón a mil (llegaba hasta las escaleras y
comenzaba a subir) ¿y si ahora hay alguien?... pues saludo y ya está, me da igual, quiero
verla, haya quien haya, jaja no he sido yo tan decidida en mi vida (llegaba hasta la
puerta) es esta, a ver(empujaba) va a oír antes mis latidos que mis pasos (la puerta cedía
y entraba en el piso)

Nada más entrar, se encontraba con una luminosidad impropia de quien busca el sueño,
andaba por el pequeño recibidor, cuando a su derecha, en lo que parecía una pequeña
cocina, veía varios taper puestos en la mesa, entró en ella y cogió la nota que había
encima de ellos: “Tienes que tomártelo todo, no olvides la pastilla TQ Cruz”, terminaba
de leer y la dejaba en su sitio

“¿Qué pastilla?”

Pensaba mientras buscaba por encima de la mesa o de la encimara, alguna caja o blister
de medicinas que le diera una pista, sin encontrar nada

“Si es que no hemos hablado joder, lo mismo es por todo lo que pasó, no sé”
Marcada 114

Abandonaba la cocina, volviendo al recibidor y llegando al salón, el cual tenía un


balcón, enseguida concluyó que tenía que ser en el que Esther, estaba sentada aquella
noche, un sofá, una tv enorme, varios puff, una mesa pequeña y algunas improvisadas
estanterías hechas de libros y cds, formaban el salón

Giró a la derecha, viendo la puerta de la habitación abierta y otra puerta cerrada. Sin
más dirigió sus pasos a la habitación, viéndola dormir, boca bajo, con la cabeza debajo
de la almohada, en pantalón corto y camiseta de tirantes, con las persianas levantadas

Dejó su bolso en una butaca pequeña y sin más, se sentaba en la cama con cuidado de
no despertarla, mientras sonreía por la imagen que observaba

“Me encanta la curva del final de su espalda, no sé cuantas veces me habré quedado
pegada a esa imagen”

Inevitablemente llevaba su mano a esa zona, cuando de repente la mano derecha de


Esther, retenía la suya antes de tocar esa piel, asustándola

M: Joder (se tocaba el pecho) Esther


E: Lo siento no quería asustarte (le cogía la mano que tenía en el pecho)
M: ¿Siempre te despiertas así?
E: Jeje (la abrazaba como si fuese lo más normal entre ellas) tú me dirás, entras en la
casa de una guardia y ¿cómo quieres que reaccione? (besaba su cuello) oye ¿ya te he
llamado?
M: No (negaba con la cabeza sonriendo y se giraba para besarla) me ha dicho un
pajarito como entrar a tu guarida (comenzaba a agitarse por los besos de Esther, quien
dejaba sus labios para acudir a su cuello)
E: Me encantan los pájaros y más las pajarracos (seguía a su tarea)
M: Uhm... es increíble con qué facilidad te despejas... ti... tienes que comer (se
separaba)
E: Jum, pero ¿no íbamos a vernos?
M: Jaja ya no estamos viendo (la veía negar con la cabeza) ¿no?
E: Nah, ese vestido no me deja verte (la tumbaba y se situaba encima) no sabes lo que
me gustan tus vestidos (colaba sus manos por debajo de él)
M: Uff, ¿solo los ves... tidos?
E: Pues (se levantaba haciendo una semiflexión para mirarla de arriba abajo) me
encantas toda, hasta los manolos esos (volvía a lo suyo, es decir a tocar piel) vamos a ir
quitándotelo, que no me deja verte (se incorporaba y le quitaba el vestido lanzándolo
lejos)
M: Yo... no... te veo (pedía y veía sonriendo como en un movimiento vertiginoso,
Esther se incorporaba y se desnudaba sin entretenerse) te veo mucho mejor jeje dios
(tampoco tardaba mucho en volver a sus quehaceres, es decir acariciar su cuerpo,
mientras Esther se deshacía de la ropa interior suya)
E: Uff, ahora sí que nos vemos (la besaba aprisionando sus cuerpos ya desnudos)
M: Pero... uhm (sentía los besos y mordiscos de Esther bajando de su cuello a su torso)
te... tenemos que... dios (llegaba a su ombligo) hablar
E: Sí... eso después de vernos (seguía a lo suyo)
M: Uhm... sí... agh... yo creo... agh... uhm... sí, ya hablaremos (le agarraba del pelo casi
tirando de él)
Marcada 115

E: Ahora déjame disfrutarte sin prisas, teléfonos o interrupciones (dejaba un momento


su ombligo para apoyándose con sus dos manos en el colchón, besar su boca y separar,
ayudada por una de sus rodillas, las piernas de ella pudiendo así, colocarse entre ellas)

Pocos instantes después, el beso ganaba en intensidad, haciendo que sus cabezas girasen
de un lado a otro, mientras la jueza la agarraba pos sus nalgas pegándola completamente
a ella

Aun con sus manos apoyadas en el colchón, descendía la presión de sus labios con los
de ella, tratando de frenar el volcán en que se estaba convirtiendo la jueza, para poder
llevar a cabo su plan, disfrutarla por entero

Así, cerraba su boca con un corto beso, para después dejar salir su lengua al exterior,
acariciando con ella sus labios y siendo sorprendida, cuando la jueza la imitaba y
también dejaba salir la suya encontrándose a mitad de camino, con sus alientos
chocando, deslizando la punta de su lengua por la inferior de la otra, ocasionando un
envite de las caderas de la jueza, buscando más contacto, primero en un movimiento
necesitado y casi brusco, y después en un movimiento sensual necesario para, alzando
más sus caderas, deslizar su centro por el vientre de una Esther, que la miraba
directamente a los ojos, mientras sus lenguas se secaban, como lo haría un pez fuera del
agua, para volver a atraparlas entre sus labios

Cuando sus brazos comenzaban a temblar por el esfuerzo, dejaba su boca para comenzar
a besar cuello, permitiendo que descansasen, mientras su boca, besaba, succionaba y
lamía, sus manos, ahora libres comenzaban a acariciar una su pecho y otra su muslo

Notaba como su vello se erizaba, su pecho se agitaba y comenzaba a bajar y subir,


mientras su cadera continuaba martirizando su vientre, haciéndola llegar a ese límite del
deseo, donde lo fácil es olvidarte del placer único y exclusivo que quieres dar, y
comenzar a satisfacer el tuyo propio

Por eso, mientras su boca ahora degustaba sus pechos, con sus manos le hacía bajar las
caderas, separándola de ella, rompiendo ese contacto abrasador, para poder comenzar a
descender por su vientre ardiente, repartiéndole besos y mordiscos certeros que le
hacían volver a cerrar sus piernas contra ella, casi aprisionándola

Rompía su celda, cuando su cabeza llegaba al inicio de pubis, separando sus piernas con
las manos, sin necesidad de esfuerzo, casi abriéndose para ella, permitiéndole que sus
manos pronto pudieran acudir a su torso, por donde se deslizaban con pasión, hundiendo
sus dedos en intervalos, mientras su boca encontraba un lugar muy adictivo, al que no
temía engancharse

Sin poder detenerse en besar el interior de sus muslos o sus ingles como le hubiera
gustado, por el ansia que se apoderaba de ella de atraparlo con su boca, deslizaba su
nariz por su centro, impregnándose de él y su esencia, para levantar la mirada y verla
con la vista fija en ella y su boca entreabierta

No necesitó mucho para entender esa mirada casi fiera, dándole permiso para hacer con
ella lo que quisiera, sin importar los tiempos, las citas no realizadas, las no charlas
frente a un café, las películas no compartidas
Marcada 116

Quien dicta cuando dos personas pueden entregarse, quien puede decir si es pronto o
tarde y quien puede juzgar que tiempo necesitan dos personas para que sus cuerpos
puedan disfrutarse sin límites

Respondió a esa mirada con un beso primero y bocado después, queriendo abarcarlo por
completo, mientras su lengua se lanzaba ansiosa hacia él, cerrando los ojos por el placer
de tenerla así, notando como llevaba sus manos a su pelo, agarrándose a él, mientras sus
caderas se elevaban sin reservas, tratando de respirar constantemente por la boca,
lanzando su aliento caliente a la misma zona que su boca recorría, centrándose en esa
perla henchida de deseo

Para pasados unos instantes, volver a mirarla y verla encogiéndose y estremeciéndose,


nombrándola entrecortadamente por los gemidos que salían de su boca sin control,
provocando que sonriese contra su centro y que sus ansias aumentaran, no bastándole el
recorrerla con su lengua e iniciando el camino que sí acabaría por saciarla, llegando a la
puerta del paraíso, llamando a ella mediante círculos trazados con su lengua

Preparando su cuerpo para atravesar esa puerta y conquistar el paraíso que hay tras ella,
haciéndola levantar sus piernas y por ende sus caderas, ayudada por sus manos, para
dejar sus piernas apoyadas en sus hombros, mientras la punta de su lengua ya se
introducía en ella provocando un hondo gemido en ambas que les hacía buscar sus
manos y unirlas con fuerza, cuando su lengua, por fin, la atravesaba totalmente, primero
entrando y saliendo, abriendo lo ojos para cerciorarse de que realmente era ella, y
segundo, trazando círculos en su interior buscando ese punto, que sabía, la haría llegar
al máximo placer, ahogándose por el esfuerzo, soltando su mano para poder subir más
sus caderas, excitándose aun más, ante el dolor que comenzaba a sentir en su boca por
los movimientos de su lengua y llevando su mano una vez libre a esa perla henchida,
dándole así el mayor placer posible

Poco tiempo después, sentía sus contracciones, atrapando su lengua, su cuerpo


estirándose llegando a sacar la cabeza del colchón y las sacudidas de su cuerpo cuando
el clímax, la recorría de pies a cabeza

Sacando entonces su lengua, guardándola por fin en su boca y apoyando su frente en el


pubis de una jueza, que continuaba sintiendo los coletazos del orgasmo que acababa de
disfrutar

Con una punzada, ya casi de dolor, en su propio centro, iniciaba el camino ascendente
hacia su boca, no sin antes dejar otro beso en su pubis, arrastrando su lengua dolorida
por todo su torso hasta llegar a su cuello, totalmente estirado hacia atrás, mordiendo su
barbilla cuando la jueza levantaba su cabeza y la miraba todavía jadeando y con unos
ojos que indicaban sus ganas de provocarle ahora ella, tanto placer como el recibido

“¿Ha entrado alguien?” (le parecía escuchar ruidos fuera de la habitación)

“Joder estamos desnudas y la puerta abierta, mejor dicho las puertas” (miraba por la
habitación, no encontrando con que taparse y finalmente se decidía por la sabana que
había ido a parar al suelo)
Marcada 117

Se levantaba, no sin antes dejar un beso en la mejilla de Esther y salía de la habitación


con pavor, tras escuchar más claro los ruidos

-: ¿Tú quien eres?


M: Jod... (se callaba al ver que era un crío de apenas 7 años) soy... soy (se percataba de
la imagen que el niño podía ver detrás de ella, Esther boca a bajo desnuda y cerraba la
puerta) soy Maca, ¿y tú?
-: Pablo, soy el hijo de Emilio, ¿por qué vas desnuda?
M: No voy desnuda (se colocaba mejor la sabana)
Pablo: Sí que lo vas (le hacía poner los ojos en blanco)
M: Pablo, ¿querías algo?
Pablo: Sí, se me ha roto la wii, me ha dicho mi papa que venga a que Esther me la
arregle (trataba de esquivarla para entrar en la habitación)
M: Ya, pero (o paraba colocando su mano en la frente de él) está dormida, mejor
cuando se... (se callaba al ver a otro niño entrando en trompa en el salón) pero
-: Hola, ¿tú quien eres?
Pablo: Es Maca, Oscar
M: Joder (murmuraba) ¿va a venir todo párvulos a verme desnuda? (seguía
murmurando)
Oscar: ¿Y por qué va desnuda?
Pablo: Ella dice que no lo va (se encogía de hombros)
M: A ver, Esther está dormida, será mejor que vengáis más tarde (veía a Pablo negar
con la cabeza) ¿no?
Pablo: Que se nos ha roto la wii, vamos a jugar aquí un rato
M: ¿Cómo? No, mejor (miraba hacia la tele y veía varias consolas) llevárosla
Oscar: No, Esther no quiere, que se la rompemos (abría sus brazos tratando de enfatizar
su frase)
M: No, yo se lo digo y veréis como (se callaba al ver como la puerta que estaba cerrada
se abría apareciendo por ella María, la hija de Cruz) pero...
María: Hoda Maca (se abrazaba a ella) ¿qué haces?
M: Hola cariño, he venido a ver a Esther y tú ¿cómo has entrado?
María: Eza es mi caza, mira ven (tiraba de ella haciendo que casi se le cayese la
sabana)
M: Ah, los pisos están comunicados
María: Zi, omunicaos zi
Candela: María ven para acá (se topaba con ella) Maca (se sorprendía primero por verla
ahí y segundo por verla en sabana)
M: Candela ¡eh!... (se daba cuenta que era su única tabla de salvación) escucha, Esther
está dormida (señalaba la habitación) y... ¿puedes? (señalaba con los ojos a los
pequeñajos, quienes ya estaban encendiendo la tv y la wii)
Candela: Ah (cosas de la edad se recuperaba pronto de la sorpresa y se daba cuenta de
la situación) pues a ver como los echo, chicos escuchadme (daba dos palmadas pero el
sonido que salía de la TV, le hacía mirar hacia ella) jolines yo no tengo ese juego (salía
disparada hacia la TV)
M: Lo que me faltaba... pues nada me toca despertarla (viendo que ninguno parecía
prestarle atención, entraba en la habitación sin decir nada) encima no tiene pestillos,
vaya despertar me han dado por dios

Llegaba hasta la cama y se sentaba en ella, inclinándose lo justo para besar la espalda de
Esther
Marcada 118

E: Jum- parecía reaccionar


M: Esther... (seguía besándola “uhm... dios como me gusta su olor y su sabor y... no,
no, ¿pero qué haces? Que está el salón lleno de niños” pensaba) Esther (alzaba la voz y
se acercaba a su cara) tienes que despertarte
E: Jum
M: Jum no, despiértate
E: Ya voooy jejeje (hablaba con la boca contra la almohada) ¿nos vamos a ver otra vez?
M: Sí, nosotras y el parvulitos que hay montado en el salón (la veía darse la vuelta y se
restregarse la cara)
E: Jeje ¿quiénes son?
M: Las hijas de Cruz y (recordaba) Pablo y Oscar
E: Bue, podía ser peor, ven p'aca (la agarraba contra ella)
M: No pero que están ahí mismo (se resistía)
E: Vale (tomaba conciencia de la situación) entonces (la volvía a apretar contra ella)
nos duchamos y comemos o cenamos según la hora (la besaba siendo correspondida
enseguida, mientras le apartaba la sabana y comenzaba a acariciar sus glúteos)
M: Estherrrrrr (le regañaba entre besos y se cubría)
E: Sabes (besaba su cuello) en el baño sí que tengo pestillo... ¿qué te parece? (volvía a
retirar la sabana acariciándola, mientras mordisqueaba su oreja)
M: Genial (ya se le habían olvidado los niños)
E: ¿Nos vemos en la ducha entonces? (conseguía retirarle la sabana completamente)
M: Sí, me está encantando verte (se incorporaba tirando de ella)

Un tiempo indefinido después...

M: ¿Por qué miras el plato así?


E: Se nota que no me lo ha preparado Tere, hay cosas flotando (miraba con cara de asco
su plato)
M: Esther, son zanahorias no náufragos (la veía moverlas de un lado a otro)
E: ¿Sabes que mi primer muerto fue en un lago? (se levantaba plato en mano,
dirigiéndose al fregadero) mira que me habían advertido que los muertos en el agua son
los que peor huelen (seguía hablando de espaldas a ella, mientras colaba su caldo,
vertiéndolo en un vaso) y que nunca, never de never, debes mojarte los labios en
presencia de uno, pero los muy cabrones (paraba para beberse el caldo, sin ver como
Maca dejaba de comer y la miraba con gesto repulsivo) me hicieron la novatada de
quedarme con el muerto, por lo menos 3 horas, y venga a chuparme los labios y venga a
vomitar, cada vez que lo hacía y dios que... (se callaba al girarse y ver su cara) jeje ¿te
da asquillo?
M: Asquillo no, ascazo y siéntate a terminarte esto (le colocaba otro plato)
E: Joer con Cruz, ¿pero es que no sabe hacer platos sin echarle cosas a mansalva?
(miraba el nuevo plato y se cruzaba de brazos)
M: Encima que cocina para ti ¿le sacas faltas?
E: No es eso, pero... ¿no ves que ni siquiera se ve la merluza?, está rodeada de cosas
verdes y (la callaba con un beso, tirando de su flequillo)
M: Comételo o tardaremos más en vernos (le daba otro beso y soltaba su flequillo)
E: Hecho (devoraba el plato)
M: Esther
E: Jum (continuaba engullendo la merluza, sin masticarla)
Marcada 119

M: ¿Siempre entran así en tu casa?


E: Jum, es que (terminaba y lanzaba el plato por la mesa fuera de su vista) como apenas
estoy, lo usan como unos recreativos (se limpiaba con una servilleta) ale ya está (se
levantaba y servía una vaso de agua, abría un armario, sacaba una pastilla y se le tomaba
sin más)

Maca no perdía detalle de sus movimientos, mientras ella terminaba de cenar, había
dejado que fuese la que primero entrase en la cocina y preparase la comida que antes
había visto en los tapers

M: Y... ¿y por qué están comunicados los pisos?


E: Pues como salida de emergencia en caso de atentado (regresaba a su silla) ¿Te ha
gustado? (la veía afirmar con la cabeza) pues ya sabes a quien darle las gracias, jeje, ven
p'acá ya (tiraba de ella haciendo que se levantase de la silla y se sentase sobre ella
M: Sabes (la besaba) es increíble la naturalidad que siento contigo (volvía a besarla) no
siento nada de pudor, ni de... no sé...
E: Jum (besaba el hueco central de su clavícula) algo he notado, jeje ni si quiera se ha
notado que tú no...
M: Que yo no, ¿qué? (tiraba de su pelo para verle la cara)
E: Pues... pues eso, que tú antes no... amos que no habías estado con una mujer (le
sonreía)
M: ¿Y eso como lo sabes? (se hacía la interesante)
E: La policía no es tonta muñeca, no se me escapa ná (al verla mirándola seria dudaba)
o... ¿o es que sí?
M: Jajaja, vaya cara has puesto y además, no eres poli
E: Es igual... uff (se lanzaba a su cuello) me están entrando unas ganas de verte
M: Uhm... pero... espera (la retiraba volviendo a tirar de su pelo) seguimos sin hablar
Esther
E: Ya, bueno pues ya hablamos después en tu casa (volvía a su cuello, aunque lo
abandonaba pronto para besar su oreja, mientras sus manos se colaban por debajo del
vestido)
M: Uhm sí... total agh... (sentía las primeras caricias en su entrepierna)

Claudia: Raúl, yo creo que no deberíamos entrar (estaban en la puerta de Esther)


Raúl: ¿Por qué? Es que así me voy tranquilo, además Maca vino a las tres y son las
nueve, que eso son 6 horas, no creo que todavía tengan fuerzas para más
Claudia: ¿Seguro? (le sonreía coquetamente)
Raúl: Jeje... no... pero es que Esther tiene que descansar, a ver si la va a dejar más
espárrago de lo que está, no lo pienses más (empujaba la puerta) Esther (gritaba)

CRASH (se escuchaba)

E: Auch, cago en la leche, casi me abro la cabeza

CRASH
-: Ya la tiene
PUSH
-: En nada la saca esposada, verás
Marcada 120

AUCH
-: Oh, oh, ¿ese quejido era de la sargento?
PANK
-: Aunque ella no quiera, creo que deberíamos entrar
PUNK
-: Joder un minuto más y si no sale entramos

E: Joder, me cachis en la mar, parece una leona (salía de la pecera del juzgado, donde
suelen esperar los detenidos a que se les tome declaración) ¿pero que se ha metido esta
tía?
Empleado: Mare mía le ha destrozado la camiseta, si es que es muy grande, que puede
pesar ¿100 kilos? ¿está esposada ya?
E: No, solo he salido a coger aire, pero la tengo ya medio ganada ¡eh! Cago en los
burgers, en la comida basura y en los wiskys a dos euros
Empleado: ¿Seguro que no quieres que te ayudemos?
E: No, se pondría peor, voy pa dentro (respiraba hondo y hacía lo dicho)

A pocos metros de allí

M: Genial Ana (hablaban por teléfono) yo que sé, estoy como en una nube
Ana: Ni que lo digas, además de perdida, llevamos sin vernos dos semanas
M: Sí, vente a cenar hoy
Ana: No puedo, aunque no lo creas no eres la única con una vida sexual activa
M: Jajaja, ya, lo siento pero la mía es muy activa. Ahora en serio quiero hablar contigo
Ana: ¿Problemas?
M: No, solo necesito tu punto de vista sobre algunas cosas, ¿Estás en el hotel?
Ana: Sí, vente a comer, si tu sargento te deja
M: Hoy tiene mucho lío, me paso entonces
Ana: Aquí te espero

Colgaba con una sonrisa en su boca y salía de su despacho, abriendo los ojos al
encontrarse a Esther, con el torso casi desnudo cubierta solo por el sujetador, hablando
tranquilamente con Conchi

M: Esther... ujum... Sargento (la llamaba)


E: Señoría (la saludaba aún lejos y seguía charlando)
M: Sargento (daba dos pasos) venga a mi despacho
Conchi: Venga niña, que parece que se ha molestado
E: Nah, es que se impacienta enseguida, ahora te sigo contando (se marchaba al
despacho) se pued... (era arrastrada hacia dentro del despacho)
M: ¿Se puede saber que haces? (le preguntaba seria mientras cerraba la puerta)
E: Jeje, anda que, trabajar, que voy hacer (la intentaba agarrar por la cintura) ¿pasa
algo?
M: Uff (trataba de serenarse) cariño, ¿te parece normal? (le miraba el torso)
E: ¿El qué? (no se enteraba)
M: Esther (más seria aún volvía a mirarle el torso, haciendo que Esther siguiese su
mirada)
E: Ah... una chalá Maca, que se ha metido de todo en el cuerpo y no había manera de
que se tranquilizara, me ha roto la camiseta
Marcada 121

M: Ya... y... ¿no puedes ponerte otra camiseta?


E: Claro (le sonreía) ahora cuando vaya para casa
M: No, te la pones ya
E: Jejej claro, claro y ¿de dónde la saco? Tienes unas cosas, anda ven aquí (conseguía
abrazarla)
M: ¿Pero es que te vas a pasear así por todo el juzgado y por la calle?
E: Pues (la besaba) tú me dirás (seguía besándola)
M: Uhm, tengo ahí (hablaba entre besos) una pashmina de cachemir, ahora te la coloco
de alguna forma
E: ¿Una qué? (seguían besándose y comenzaba a empujarla hacia el baño)
M: Una... pash... un pañuelo (conseguía decir ya en el baño y siendo subida al
lavamanos)
E: Uff... ¿has dicho un pañuelo? Yo no uso de eso (parecía reaccionar y se separaba un
momento)
M: Eh... pues... no... no he dicho eso (le agarraba el rostro estampándola contra su
cuello) has entendido mal (notaba como Esther reanudaba su tarea) ahora le digo a
Conchi... que... dios (empezaba a notar como su chica progresaba adecuadamente en su
tarea) te compre una camiseta (comenzaba a reforzar el PA con positivos) aunque sea en
los chinos... dios me vuelves loca

Claudia: Conchi, ¿sabes si su señoría está ocupada?


Conchi: Está reunida con la sargento
Claudia: ¿Reunida? (“joder vaya mes llevan estas dos” pensaba)
Conchi: Sí, llevan ya un rato, ¿necesita algo?
Claudia: No, puedo esperar (se marchaba a su despacho)

M: Conchi (salía del despacho)


Conchi: Sí dígame
M: ¿Puede hacerme un favor?
Conchi: Claro
M: Sería comprar una camiseta para la sargento, es que ya ha visto que va en sujetador
y...
Conchi: No se preocupe, justo aquí al lado hay una tienda

Ana: Ays Maca, ¿crees que la mujer se habrá dado cuenta? (preguntaba mientras
comían en el despacho de Ana)
M: Yo que sé, la verdad es que estoy viviéndolo con tanta naturalidad, que me preocupa
muy poco quien se vaya enterando. En el Cuartel ya es voz populi, hasta me dan recados
para ella y según Claudia, en el Juzgado también se van dando cuenta. Y (paraba al
escuchar el bip que anunciaba un sms en su teléfono) espera (lo leía) nada que ya me
traen la termomix (guardaba el móvil)
Ana: Yo, es que todavía como que no me lo creo, mírate, comprando una termomix
M: Sí (ponía sonrisa boba) es que odia las verduras, todo tiene que ser triturado o no
come y Teresa, esa es otra que nos caló enseguida...
Ana: ¿Calo? Ays, si hasta te está pegando su forma de hablar, en cuanto a Teresa para
no, si os encerrabais en sus aseos como dos adolescentes
Marcada 122

M: Ya (se encogía de hombros) la cosa es que me recomendó comprarme esa máquina


y ahora voy a aprovechar que trabaja para buscar (se quedaba pensando) ¿sabes de
alguna luz que...? (ante la mirada de desconcierto de Ana le explicaba) cuando cree que
estoy dormida enciende la luz del baño y entorna la puerta. Eso en mi casa, en la suya
directamente deja las persianas subidas y entra la luz del patio (apoyaba su mentón en
su mano)
Ana: Eh... me he quedado un poco... me estás diciendo que necesita luz para dormir...
¿crees que es por lo del secuestro?
M: Sí, el otro día le pregunté de forma disimulada a Raúl, por si es alguna manía de
pequeña y me dijo que no, tiene que ser relacionado con eso. Por eso busco algo así
como lo que se pone en las habitaciones de los niños
Ana: Ah, vale, no te he entendido antes, yo tengo para los clientes que lo solicitan, va
con sensor en cuanto oscurece se enciende
M: Eso sería perfecto
Ana: Pues ya no tienes que comprarlo, pero Maca, ¿seguís sin hablarlo? Lleváis ya un
mes
M: Uhm... solo aquella vez, que le dije que sabía lo del secuestro y ella me dijo que
todavía tenía que ir a terapia, pero (suspiraba) nada más, me cuesta y le cuesta, no sabes
cómo le cambian los ojos cuando habla de ello y no soporto verla pasarlo mal, al fin y al
cabo sé lo que pasó
Ana: Ya Maca, pero es algo muy fuerte como para omitirlo, que no quieras saber todo
lo que hizo después del secuestro vale
M: No sabes el gusto de no tener que ver a la abogada esa por el Juzgado (la cortaba)
está cubriendo el otro partido judicial (terminaba de decir haciendo fruncir el ceño a su
amiga)
Ana: Uhm... Maca (“¿desde cuándo es celosa?, otro día con más tiempo tengo que
tener una charla seria sobre eso”), otro día hablaremos sobre eso, como te decía vale
que omitas eso, pero las consecuencias del secuestro, como el dormir poco y tener que
tener luz para poder hacerlo, sí es importante y sí deberíais hablarlo. Porque imagínate
que haya algo más que se te esté escapando
M: Ujum... lo sé, pero... a veces... me asusta Ana... todo lo que estoy sintiendo en tan
poco tiempo... con ella todo está siendo muy intenso y... (comenzaba a sonar su
teléfono, anunciando una llamada, lo cogía y veía quien la hacía) Fernando, perdona
(descolgaba) Hola
Fernando: Hola, llevaba días queriendo hablar contigo
M: Ah, sí yo también quería, tengo cosas tuyas en casa y no las he mandado porque
estabas en Bruselas, ¿sigues allí?
Fernando: Sí, todavía un tiempo más, pero voy a viajar a Madrid en unos días
M: Bien, pues cuando estés por aquí me avisas y te las mando
Fernando: ¿No nos vamos a ver?
M: Eh... pues... (suspiraba) no creo Fernando
Fernando: ¿Por qué? Confiaba en que fuese así, dijimos de pensarlo y luego veríamos
M: Sí Fernando, pero yo creo que lo tengo... (se levantaba de su asiento)
Fernando: ¿Ahora soy Fernando? (la cortaba)
M: No creo que sea un tema para hablarlo por teléfono (evadía su pregunta y se
quedaba pensando) quizás sí deberíamos vernos y hablar

Ana quien había aprovechado la llamada para adelantar papeleo burocrático en su PC, al
escuchar esto último, comenzaba a prestar atención a la llamada
Marcada 123

Fernando: Bien (guardaba silencio unos instantes) te extraño (confesaba haciendo que
Maca cerrase los ojos) te llamo cuando sepa los días exactos y quedamos, lo mejor es
que directamente vaya allí
M: No (contestaba rápido) prefiero que sea en Madrid, tengo que dejarte, me llamas con
lo que sea chao
Fernando: Un beso

Ana: Mira, otro tema del que hablar, con los que os gusta a vosotras eso

DING DONG

M: Uhm (continuaba con los ojos cerrados tumbada en el sofá)

DIN DONG

M: Uhm (se estiraba en él y conseguía abrir los ojos) voy (anunciaba su intención de
abrir la puerta, se incorporaba del sofá y fijaba su vista en el reloj que mostraba su
televisión) las dos de la mañana (llegaba hasta la puerta y miraba por la mirilla) jejeje
(veía una rosa. Abría la puerta y se encontraba con brazo estirado portando una rosa)
jeje entra tonta (tiraba del brazo portador de la rosa, tratando de introducir en su casa a
la dueña del mismo) me en... Esther
E: ¿No te gusta?
M: Pero... (la miraba de arriba abajo) pero ¿dónde has estado?
E: Uff, mejor no te lo cuento que luego dices que te da asco, coge la rosa (se la daba y
se quitaba las zapatillas) cachis en la mar (decía con ellas en la mano)
M: Tira eso ahora mismo a la basura
E: Pero... es que estas me gustan mucho y (ante la mirada de Maca rectificaba) vale...
pero yo creo que lo mismo lavándolas
M: Ni de coña meto yo eso en la lavadora, en ninguna lavadora (la veía arrascarse a
discreción por todo el cuerpo) Esther, ¿no habrás cogido pulgas?
E: Sí, ¿por qué te crees si no que voy con el uniforme de celador?, es que zapatillas no
nos han podido dejar, pero bueno me han inyectado algo... lo que pasa (continuaba
arrascándose ante la mirada) es que todavía pica un montón
M: Pero... ¿te has duchado?
E: Sí, bueno nos han fumigado más bien (todavía no se habían movido del recibidor)
mejor me vuelvo a duchar
M: ¿La rosa no será del sitio donde hayas estado?
E: Jeje, nah tranquila (comenzaba a desnudarse) esto también lo puedes tirar que son los
uniformes antiguos (se terminaba de desnudar) ¿hace una duchita?
M: Cariño, me encanta ducharme contigo pero hoy prefiero quedarme con las ganas
E: Jejeje y eso que no sabes donde he estado, si no, lo mismo no me dejabas dormir en
tu cama, pues nada dame un besito en los morritos venga (se los ofrecía y recibía un
piquito) no seas tacaña (volvía a ofrecérselos y recibía otro beso un pelín más largo pero
antes de que Maca retirase sus labios conseguía atrapárselos)
M: No me líes y tira para la ducha (conseguía soltarse) ¿quieres que te prepare algo
mientras?
E: No (le contestaba marchándose a la ducha)
Marcada 124

M: Pues... agh (bostezaba) mejor la espero en la cama ya, ¿dónde habrá estado para
coger pulgas? (pensaba en voz alta) mejor no saberlo porque entre lo que yo veo en el
juzgado y lo que ella me cuenta tengo unos sueños, que ni el director de Saw

E: Maca (la llamaba desde el baño) ¿tienes aloe vera?


M: Sí en el armario de la derecha (le contestaba desde la cama) mejor lo conecto ya y
cuando salga que lo vea encendido, dios estoy hasta nerviosa, no sé cómo va a
reaccionar (murmuraba para ella)

“mi madre siempre me echaba aloe para las picaduras de las avispas, digo yo que para
esto también funcionará (se secaba el cuerpo) en el armario de la derecha, de que
derecha ¿la suya o la mía?, porque depende, ¿de qué depende? Es igual... será este digo
yo (abría un armario) pero... es... after shave, bleu de chanel, contorno de ojos for men
¿es el armario del ken?... pero... si me dijo que... si además llevamos todo el mes
juntas... si solo nos hemos despegado para trabajar ¿y entonces por qué sigue teniendo
armario? Yo no lo tengo, en mi casa sí... pero aquí no... joder...”

M: Esther ¿qué haces? (alzaba la voz preguntándole) que son casi las tres y hoy me he
levantado a las siete, agh (bostezaba) al final me duermo, pues nada mejor voy a por ella
(murmuraba, a la vez que se incorporaba de la cama y se dirigía al baño, nada más
entrar la encontraba desnuda, con la toalla en la mano y la vista fija en el armario)

Llegaba hasta ella, abrazándola por detrás y cerraba el armario, después le quitaba la
toalla que seguía teniendo en la mano, para desde esa misma posición, comenzar a
secarle el pelo

M: No he podido enviarle aún sus cosas, está en Bruselas pero en unos días viene y lo
haré, todavía tengo una conversación pendiente con él (terminaba de secárselo y le hacía
girar la cara hacia ella) ¿no habrás pensado ninguna tontería? Uhm
E: No, es (se giraba hacia ella) solo ha sido extraño (se abrazaban) me sigue picando un
montón (volvía a arrascarse)
M: Jaja
E: Y no se me va el olor a cochino de la nariz (se escondía en su cuello, tratando de
impregnarse de su olor)
M: Pero... ¿has estado en una cuadra?
E: Sí (las caricias de Maca la iban calmando) no ha tenido otro sitio mejor donde
intentar suicidarse, una cuadra abandonada, con los animales medio salvajes, sin
limpiar... y el tipo encima elige una cuerda que no..
M: Ya (la callaba con un beso) ahora te pongo aloe, vete a la cama (se besaban y Esther
hacia lo dicho)

“joder se me había olvidado por completo, como nunca abro ese armario, mañana será
lo primero que haga, bastante bien se lo ha tomado soy yo y le armo la de san quintín”

Pensaba, mientras cogía el tarro de aloe y salía del baño, encontrándola ahora parada
delante de la cama, mirando la luz

“pero... como... cuando... ¿quieres dejar de decir preposiciones?... o ¿no lo son?... lugar,
tiempo, modo... yo que sé... es igual... se ha dado cuenta... es... es... muy tierno... pero...
ahora mismo ya no sé ni que pensar... mejor me voy”
Marcada 125

M: Esther (llegaba hasta ella y repetía sus movimientos, es decir la abrazaba por detrás)
E: Jum, tengo que irme, he recordado que he dejado sin hacer unas gestiones y lo
mismo (se intentaba tocar el culo pero el cuerpo de Maca completamente pegado a ella
lo imposibilitaba) no tenía que haber venido, soy una... (se callaba al notar como
agarraba esa misma mano apretándola)
M: Primero (la besaba en la mejilla desde atrás) aquí puedes venir siempre que quieras
(besaba su cuello) segundo llevas trabajando desde esta mañana, sea lo que sea que te
falte por hacer, llamas al turno de noche y le pides que lo hagan por ti o lo haces tú
misma mañana (volvía a besar su cuello) y tercero eres una...
E: Soy una... yo que sé (se giraba sin llegar a deshacerse del abrazo) no tengo derecho a
llegar a las dos llena de pulgas, ni hacer que tú no descanses bien, primero por las horas
a las que aparezco y segundo... y segundo por... (se le quebraba la voz) por tener que
dormir con luz, creo... creo... que... lo mejor es que..
M: Escúchame bien (le cogía el rostro callándola)
E: NO (conseguía soltarse) no mereces todo esto... no... ¿no te das cuenta?... te estoy
cambiando la vida, quizás... no sé (se restregaba la cara con sus manos) no mereces
esperar a alguien que... no tiene horarios, que apenas duerme... que... (se miraba las
manos) que... tiene que ponerse alarmas para recordar que tiene que comer... que (volvía
a mirarse las manos) que está medio trastornada..
M: ¿Que tonterías estás diciendo? (se abalanzaba hacia ella, cogiéndole la cara) no estás
trastornada, solo son pequeños tras... manías (corregía la palabra) que con el tiempo y la
terapia se irán, fue muy duro lo que pasaste (no la soltaba haciendo que la mirase) sé lo
que te pasó (le confesaba) y he leído... me he informado y hay personas que han pasado
por lo mismo que tú y ni siquiera tienen fuerzas para salir de su casa y tú estás
trabajando, haciendo una vida normal
E: No es normal, no lo es
M: ¿Sabes lo que no es normal? Que en nada de tiempo me hagas sentir todo lo que me
haces sentir (le daba un beso) que me encante esperarte, que me dé igual que llegues
llena de pulgas, porque lo me importa es que llegues (la besaba) porque me encanta
como estás cambiado mi vida (volvía a besarla)
E: Maca (se unían en un beso largo e intenso, para después unir sus frentes y mirarse
diciendo con sus ojos lo que su corazón ya sentía y su boca callaba)
M: No... vuelvas (se le entrecortaba la voz por lo intenso del momento) no vuelvas a
pensar algo así jamás (volvían a besarse) ahora vamos a dormir y mañana entrarás más
tarde a trabajar

Alargaban el beso y después volvían a quedar unidas por sus frentes

E: Sí... pero... ¿es que no me vas a dejar un triste pijamilla?... que me tienes desnuda
todo el rato (sonreía)
M: Jeje sí pero después (se besaban) tengo que cansarte un poquito para que duermas
genial uhm

Y los días fueron pasando, conociéndose, disfrutándose y sobre todo para la Magistrado,
adaptándose a una sargento un tanto inquieta

M: Cariño, ¿qué te parece si pedimos arroz con bogavante? (bajaba la carta para verla y
veía con fruncía el ceño) ¿qué?
Marcada 126

E: Pues, es que... bueno vale pero solo arroz y bogavante


M: Esther, solo con eso estaría super soso, yo te aparto las verduras
E: Hecho (desde su silla, no perdía de vista a un hombre de veinti pocos años que
estaba apoyado en una papelera del paseo marítimo)
M: ¿Qué pasa?
E: Náh, el tipo ese, tiene muy mala pinta
M: Esther, desde ya te lo advierto, quiero comer tranquila uhm (cerraba la carta, justo
cuando la veía levantarse y salir del restaurante a la carrera, arrasando con la bandeja
del camarero, persiguiendo al tipo con mala pinta, que acababa de pegar un tirón a una
pobre anciana) cago en (cubría su rostro con la carta y trataba de pasar desapercibida)

E: ¿Cinco euros?, ¿solo llevaba cinco euros? (preguntaba asfixiada después de reducir
al tipo y rescatar el bolso de la anciana)
-: Hija que quieres con la paga tan pequeña que tengo
E: Cachis en la mar, si la bandeja que he tirado cuesta más

M: Reme ¿qué tal? (hablaba por teléfono, mientras la esperaba)... ujum... sí estamos
comiendo o intentándolo en el puerto, es que Esther ha fabricado un... no sé cómo
definirlo, una cosa para poder montar una mesa y sillas en la proa de la Pilarica...
(comenzaba a probar los aperitivos que habían pedido en espera del arroz) pues veniros
esta noche... nada... no tenéis que traer nada... jajaja pues haz como yo cuando quiero
que descanse, la pongo a trabajar más... jajaja y lo a gusto que duerme después

M: ¿Nos tomamos un granizado? (paseaban de la mano por el paseo)


E: Sí, de limón con un chorrito de... será cabrón (salía corriendo persiguiendo a un tipo
que acababa de arrancar de la mano de otro el teléfono móvil)
M: Definitivamente, el paseo marítimo lo retiro de nuestro itinerario (murmuraba) que
vaqueros más monos (miraba los pantalones de un escaparate para buscar con la vista a
su chica, viéndola forcejear con el tipo y haciéndole una señal con la mano para que
pidiese apoyo) soy la jueza del... (llamaba por teléfono)
-: A sus órdenes, dígame la calle (la cortaba conociendo ya para que llamaba, por
anteriores ocasiones)
M: En el paseo marítimo a la altura del Capeiro (seguía mirando los pantalones)
-: Recibido en cinco llega una patrulla, buenas tardes señoría
M: Hasta luego (colgaba) me gustan (guardaba el teléfono y le hacía una señal de OK a
Esther, quien ya tenía reducido al tipo) voy a comprárselos (entraba en la tienda oyendo
ya las sirenas de los vehículos policiales)

E: Venga llevároslo ya (decía a sus compañeros, todavía normalizando su respiración,


encorvada apoyándose en sus rodillas)

M: Cariño, mira que jeans te he comprado (se los mostraba)


E: Jum (continuaba recuperándose sin mirar los jeans) muy... agh... bonitos
M: Lo único (los guardaba) es que habrá que meterle un poco el falso, como eres tan
pequeñeja... AUCH... bruta
E: Jeje... por... llamarme pequeñaja (había sacado fuerzas de donde no había para
pegarle un pellizco en el culo) ¿el granizado de limón no? (preguntaba una vez
recuperada, agarrándose a su cintura y dándole un beso)
Marcada 127

M: Ujum, sí pues (comía palomitas) en teoría íbamos a entrar en la sesión de las ocho,
pero ¿qué hora es?... las nueve menos cuarto, lo mismo si nos da tiempo para las de las
diez... ujum... espera voy a tirar las palomitas... sí ¿te lo puedes creer? Yo engordando y
ella igual de delgada... si nada, ya sabes lo nerviosa que es... le está explicando a la
taquillera del cine, como arreglar la paga de viudedad de su abuela... no de la abuela de
la del cine... eso ¿pero es que es que estás aquí? ¿en este mismo centro comercial?... ah
pues... escucha, vi yo el otro día en esa tienda una camiseta que me encantó para ella,
espérame allí que voy, venga hasta ahora (colgaba el teléfono y se dirigía hacia su
chica) Esther cariño
E: Jum (se volvía hacia ella)
M: Que está Ana abajo, voy con ella a comprarte una cosa
E: Jum (se besaban y volvía su vista hacia la taquillera) como te iba diciendo, no le
pueden exigir ese escrito según el artículo 25 que reformaba el 104, que a su vez
reformaba el 17, apúntatelo todo bien, no te vayan a poner pegas

M: Ujum, sí... ya mama... tienes que ir dejando que vaya haciendo cosas... está muy
recuperado (sentada en la terraza de una heladería, degustaba una copa de helado con
cuatro bolas) ya... tú dile que lo haga todo tranquilo y sin alterarse (miraba a su
alrededor esperando ver aparecer a Esther, quien minutos antes, había salido disparada
en apoyo de una patrulla por una pelea multitudinaria en la playa, viendo que no llegaba
retomaba la degustación, pero entre volver a coger la cuchara, soltar la servilleta y
aguantar el móvil, terminaba por tirar la bebida que estaba tomando) cago en...
Rosario: Macarena hija ¿qué vocabulario es ese?, últimamente usas unas expresiones
que me está pareciendo mentira que hayas estudiado en las carmelitas
M: Lo siento es que he tirado la bebida (veía llegar a Esther, con los jeans sucios y la
camiseta desgarrada) espera un momento Mama. muack (la recibía con un beso tapando
el auricular del teléfono) ve al aseo te limpias un poco (sacaba de su bolso una camiseta
y se la entregaba)
Rosario: Tiene que ser, que últimamente sales mucho con la sargento, sabes que la
aprecio (no se percataba que su hija no la escuchaba y seguía a lo suyo) pero tiene un
vocabulario y una forma de hablar, que dista mucho... (mejor la dejamos ahí)
E: Jum (se iba a marchar pero se daba la vuelta) de camino pido otro helado ¿No? (le
preguntaba mirando la copa ya casi terminada)

M: Dios mío cariño... aghr... (gemía mientras se agarraba como podía al cabezal de la
cama, mientras en un movimiento de contorsionista encorvaba su espalda, para al
instante volverla a bajar, a la par que sus piernas eran elevadas por las manos de Esther,
quien se afanaba en emular al aleteo de las mariposas con su lengua en su clítoris, para
sin aviso, entrar en ella con ese mismo órgano, imponiendo un ritmo que hacía que, su
respiración se acelerara, que gimiera sin control, que sus músculos pélvicos comenzaran
a contraerse, que sus nalgas, caderas y manos se tensarán, alcanzando esa fase previa a)
Esth (su boca de repente era tapada por la mano de la susodicha)
E: Shsh cariño, espera, he oído algo (había abandonado ese divino lugar, soltando sus
piernas y se había colocado perpendicular a ella, manteniendo su boca callada con su
mano, para prestar atención a los ruidos que llegaban desde el patio)
M: T... m... to... Es... suel... a (intentaba soltarse sin conseguirlo)
E: Espera, espera... (seguía prestando atención) auch (recibía un mordisco en toda la
mano)
Marcada 128

M: Te mato ¿me oyes?


E: Lo siento cariño tengo que bajar (intentaba incorporarse)
M: Vas a bajar pero a dónde estabas... Esther (alzaba la voz mientras forcejeaba con
ella, consiguiendo por un momento girarla y quedar ella encima agarrándole las manos
contra la cama) no me puedes dejar así cariño, por favor (suplicaba todavía ardiendo)
E: Estoy... agh... luego me dices bruta (seguía forcejeando) que estoy de jefa, el teniente
y el brigada están en Madrid y ahí abajo está pasando algo
M: Dios (le pegaba un bocado en el cuello por la impotencia, momento que
aprovechaba Esther para zafarse de ella y girar quedando ella ahora encima)
E: Jeje, mira, bajo, veo lo que hay y subo, te lo prometo, después te recompenso (la
soltaba y conseguía salir de la cama, metiéndose en el baño, mientras se vestía todo lo
rápido que podía)
M: Ya estabas viendo lo que había ahí abajo (provocaba la risa de Esther) no me lo
puedo creer (se colocaba boca a abajo en la cama y comenzaba a patalear) esto lo cuento
y nadie me cree, Esther (volvía a llamarla gritando, presa del deseo insatisfecho)
E: ¿Qué? (salía del aseo y cogía del suelo sus vaqueros)
M: Escúchame muy bien lo que te voy a decir (se giraba y la miraba fulminándola)
como salgas por ese balcón, me lo hago yo
E: ¿Qué? (introducía una pierna en el jean)
M: Lo que has oído, me toco yo (veía como iba a meter la otra pierna)
E: ¿Cómo? (preguntaba mientras continuaba intentando meter la otra pierna en
movimientos torpes ocasionados por el enfado que adquiría su ser conforme procesaba
lo que su Maca le había dicho) no, eso sí que no, ¿toco yo tus cremas? ¿tus pas...
pañuelos? Pues... auch... (no conseguía introducirla y caía al suelo con los jeans
enredados)
M: Te aguantas
E: Yo no toco tus cosas (se conseguía incorporar y colocar los jeans) no toques tú las
mías, ese (señalaba la entrepierna de su chica) es mío, solo puedes tocarlo para lavarle,
pa ná más y ahora (le agarraba por los pies atrayéndola hasta ella y aprovechaba lo
sorpresivo del movimiento para morder el inicio de su pubis) me voy, en cinco estoy
aquí (la soltaba y salía disparada para el balcón)
M: Esther... verás cuando subas bruta... (se lo tocaba) ayss (daba varios giros en la
cama) dios mío de mi vida... (sonaba su teléfono y no tardaba nada en cogerlo buscando
calmarse)

E: Auch, cago en la leche, ¿quien ha dejado el patinete este aquí? (se le escuchaba gritar
desde el patio)

M: Te aguantas, otra vez (tenía tapado el auricular del móvil) ¿sí? (lo colocaba en su
oreja)
Pedro: Hola, hija mira es que...
M: Papa (casi gritaba)
Pedro: Macarena, que efusividad, ¿esperabas mi llamada?
M: No digo sí, da igual, cuéntame (se retorcía en la cama)
Pedro: Que... ¿estás bien?
M: Sí (“já estoy genial” murmuraba)
Pedro: Ah... estoy aquí con Felipe y nos ha surgido una duda
M: Háblame de Felipe, papa
Pedro: Pero... si lo conoces desde pequeña... ¿qué quieres que te hable yo de Felipe?
Marcada 129

M: Ya es que... que... lo estoy confundiendo ahora mismo, descríbemelo, que lo


recuerde bien (buscaba calmarse visualizando al pobre Felipe)

Una hora después...

E: Ya estoy aquí (entraba en su piso desnudándose) de locos, ha sido de locos, pues no


quería secuestrar un cuartel amenazando con la goma de sus calzoncillos jejeje, un día
tengo que escribir todo lo que estos ojitos ven (llegaba a la habitación, viéndola boca
abajo, desnuda, no perdía más tiempo y comenzaba a besarla) uhm (comenzaba por las
pantorrillas) eres bonita por todos sitios (continuaba con su asedio mediante besos)
M: Estoy dormida (por fin decía algo)
E: Ya (beso) no pasa nada (beso) tú sigue durmiendo (continuaba besándola) madre mía
que dormida estás (le decía al comprobar cómo su vello se iba erizando. Llegaba hasta
sus glúteos y veía como Maca los apretaba mientras ella los mordisqueaba)
M: Uhm... (quería hacerla sufrir pero le era imposible controlar su cuerpo, cuando ya
sentía los labios de Esther colándose por la división de sus glúteos)
E: Creo (agarrándola por las caderas conseguía que se incorporara y quedase apoyaba
con sus rodillas y sus antebrazos) que es la primera vez que me va a encantar decir esta
frase: ABRA A LA GUARDIA CIVIL

M: Esther (la llamaba mientras bajaba las escaleras del camarote) los chicos se marchan
(se la encontraba sentada en la pequeña nevera)
E: Jum (abría sus piernas para acogerla entre ellas y abrazarla)
M: ¿Todo bien? (enfrentaba su rostro con el de ella y enterraba sus dedos en su pelo
acariciando su cuero)
E: Era el Coronel (apoyaba su frente en la de ella) tengo que reunirme con él, ¿Maca
estás segura?
M: Totalmente, no te preocupes más uhm (la besaba siendo correspondida al momento)

Por unos momentos se olvidaban de los chicos que continuaban en cubierta, del Coronel
y de todo lo que les rodeaba, hasta que una canción comenzaba a sonar

Te estoy queriendo tanto que


no sé querer a nadie más
Te estoy queriendo tanto que
no sé vivir si tú no estás

E: Jolines (protestaba rompiendo el beso y escondiéndose en su cuello) ¿qué canción es


esa?
M: Jejeje pues extromoduro no es (dejaba un beso en su cuello y le hacía mirarla)
escucha la letra (le pedía mirándola a los ojos)

Las noches y los días son


para quererte más y más
Te estoy queriendo tanto que
te estoy acostumbrando mal
Marcada 130

Mientras escuchaban la letra era irremediable que sus ojos brillasen y sus bocas
formasen una sonrisa emocionada

Te estoy queriendo tanto que


no puedo ya vivir sin ti
Te estoy queriendo tanto que
yo soy feliz si eres feliz

M: ¿Te... te gusta? (volvía a juntar sus frentes, mientras sus manos se agarraban fuerte a
su cintura, apretando su camiseta entre ellas)
E: Sí (siendo consciente que no podía agarrarse su culo por los nervios que estaba
sintiendo, agarraba el de ella) ¿Y... y a ti?
M: Mucho (terminaba de declarar todavía con sus miradas pegadas, para
inmediatamente besarla intensamente)

Ana: Chicasssssss (gritaba por el hueco de la escalera) que nos vamos, dejar ya el
pasteleo, que este no es un fic de soledechile (terminaba por decir provocando la risa de
las dos)

E: Venga ve subiendo
M: ¿Y tú?
E: Voy a prepararle la wii a Emilio (le daba otro beso) tira para arriba

Se separaban y todavía sentada encima de la nevera la veía subir por las escaleras

E: Cachis en la mar (se bajaba) ya estoy con el subidón... porque eso significaba que...
que no nos lo hemos dicho pero... es como que sí ¿no?... subtexto de ese que le llaman
(sacudía sus manos) jolines si es que... que todavía no me lo creo jesús... leñe pilarica
tenía que haberte comprado más grande que aquí no puedo hacer ni el pino (hacía un
barrido con su vista por todo el camarote) náh aquí solo puedo desfogar con ella jejeje, a
ver si se largan de una vez y... puedo tranquilizarme jejeje (iba en busca de la wii,
encontrándola debajo del neceser de Maca) pero... ¿y esta quién es? (cogía el maletín)
neceser dándole vueltas viendo el dibujo que había en él) Betty Boop (leía) ¿Betty qué?
Por favor si parece la Heidi operada a lo guarrilla... ¿pero por qué te entretienes con
cualquier cosa?, en mitad de un subidón te pones a mirar a la Betty ésta (cogía la wii) si
es que, a pesar de todo sigues fatal (subía las escaleras)

Nada más subir a cubierta los veía de pie, todavía charlando entre ellos, se dirigía hacia
Emilio dándole la wii y sin prestar atención a lo que se hablaba comenzaba a
impacientarse, más cuando fijaba su vista en ella y la veía hablar con Ana, repasando su
figura enfundada en un corto vestido blanco de estilo ibicenco con sandalias anudadas
en su tobillo

E: A ver (daba dos palmadas y cuando tenía su atención proseguía) como dijo Lola
Flores: SI ME QUEREIS JIRSE (terminaba de decir consiguiendo la risa y atención de
todos)
Ana: Jajaja ¿Que prisa tienes?
E: Es que tengo que acostar a la niña
Ana: Ya, pues la niña ya está grandecita para acostarse solita
Marcada 131

E: No, que no es a ésta (la agarraba de la mano atrayéndola hasta ella y enseguida
notaba como se abrazaba a su espalda) que también, pero a ésta todavía le quedan
deberes, es a otra que tengo abajo
Ana: ¿Que deberes Maquita? ¿y quién es la otra que tienes abajo?
E: Todo lo quieres saber, ya podías haber sido periodista, a la grande náh, unos
ejercicios de gim (la mano de Maca tapaba su boca cortando su explicación)
M: ¿No tenías prisa? Pues no te enrolles más (guiñaba un ojo a Ana y besaba el cuello
de Esther)

Y de ahí, a comenzar otra vez a despedirse unos de otros, pero como pasa en todas las
despedidas después de una agradable cena, quedan cosas por decir y al final no sabes
cuantos besos acabas dando y alargas todo lo que puedes la conversación hasta que
llegas al coche

E: Cachis en la mar (continuaba siendo abrazada) ha sido peor, que el desembarco de un


crucero del inserso
M: Jajaja, uhm cariño (se balanceaba con ella)
E: Jum
M: Sube la mantita y nos tumbamos un ratito aquí, después acabo mis deberes ¿vale?
E: Jejeje, mira que te ha gustado la pilarica ¿eh?
M: Es como tú, pequeñaja y revoltosa, pero muy acogedora (le daba otro beso y se
separaba de ella, viéndola bajar) ¿quién es la niña que hay abajo? (preguntaba por el
hueco de las escaleras)
E: Es tuya, que podías haberme avisado, que decepción (se explicaba buscando la
manta) que toda la vida me ha encantado Heidi y vas tú, y me la traes de buscona total
M: ¿Heidi? Cariño es Betty Boop no Heidi, si no tienen nada que ver (comenzaba a
acomodarse sobre la tumbona improvisada por Esther)
E: Ya estoy aquí (se dejaba caer encima de ella con la manta por encima)
M: Uhm (la abrazaba) me encanta sentirte sobre mi cuerpo pero podías aterrizar, con un
poquito más de cuidado (la callaba con un dedo en su boca) espera que me contesto yo:
Jum
E: Jejeje no me imites o empiezo yo, con el sabes, el osea y los mundos de Mafalda (se
acomodaba entrelazando sus piernas y apoyando su cabeza con una mano la besaba)

A muchos kilómetro de ahí...

Sentada frente al pequeño escritorio contemplaba dos fotos apoyadas en la pared de la


celda, iluminándolas con la luz del flexo, como quien juega a las siete diferencias

Cambiaban las épocas, la de la izquierda realizada en invierno, la otra en pleno verano

Cambiaba quien la abrazaba, en la primera podía verla abrazada por ella misma y en la
segunda era otra, quien la abrazaba

Cambiaba su vestimenta, en la primera con traje de escalada completo, mostrando solo


su rostro y en la segunda con un corto vaquero y en la parte superior el sujetador de un
bikini
Marcada 132

Cambiaba el lugar, con ella sentadas en una roca del último pico escalado juntas, con la
otra sentadas en lo parecía, un pequeño velero

Cuatro diferencias muy fáciles de distinguir, la quinta para ella era, que la segunda
contaba con la suerte de poder seguir abrazándola, lo que para la primera era un
imposible

La sexta y la séptima eran las que le hacía mirarlas fijamente, ¿cambiaba su sonrisa? ¿y
sus ojos? ¿mostraban lo mismo?

Aitziber: ¿Que estoy haciendo? (cogía la foto donde ella no aparecía, acariciando su
rostro con un dedo mientras sonreía, para romperla, cerrando los ojos, en multitud de
cachitos) bien, volvamos a lo importante (después de tirar los cachitos de la foto,
tomaba un bolígrafo y comenzaba a escribir lo siguiente)

“Solo firmaré la tregua, si se me dan, garantías suficientes de que “ella” dejará de estar
“marcada” como objetivo. Esa y la no entrega de armas, son mis únicas condiciones...”

De vuelta en el velero...

M: ¿Estás segura que no se comunicará contigo? (preguntaba con su cabeza apoyada en


su regazo, todavía en cubierta y tapada con la manta)
E: Jum, Aitziber es muy orgullosa, no sería de su estilo (apoyada con su espalda en el
techo del camarote, bajaba la cremallera del vestido de Maca, colando su mano por ella
para acariciarle el vientre)
M: Sí, pero también puede querer comunicarse contigo para inculparte
E: No, cree firmemente en la lucha, sus movimientos siempre han seguido como
objetivo alcanzar la independencia, el que a mí me inculpen o no, te puedo asegurar que
le preocupa muy poco, no sería ningún logro para su lucha. Yo solo les intereso a los
que quieren entregar a cualquier agente solo para demostrarles que están dispuestos a
negociar con ellos. Tienes que estar tranquila no lo va a hacer, créeme (se inclinaba para
besarla) lo que sí me preocupa eres tú, no quiero que por mi culpa te veas implicada en
un seguimiento y quien sabe en que más
M: Ya te he dicho que me da igual, no me voy a separar de ti ni a esconderme, confío
plenamente en ti y sé que no hiciste nada, hasta ellos lo saben (miraba al cielo) si no, ya
estarías en prisión, Esther (la miraba) ¿cómo... cómo pasó?
E: Ni siquiera iba a participar, cuando se supo su localización a mí, me tocaba
descansar, llevaba casi dos años en otra operación, un comando inferior al de ella, no sé
si te suena el nombre de Xapo (la veía negar con la cabeza) bueno habíamos conseguido
desarticular su comando, sin conseguir cogerlo a él, pero no podíamos arriesgar más y
darnos a conocer (hacía una pausa recordando con la mirada perdida pero sin dejar de
acariciarla) Iba a encontrarme con mis padres, Raúl y Cruz en las Baleares, cuando el
Coronel me llamó, los rastreos por internet la ubicaban en los Pirineos franceses en una
aldea dedicada al turismo de aventuras y bueno, yo tenía experiencia en la escalada y los
dos últimos años en el sur de Francia me ayudaban con el idioma (sonreía con cierta
tristeza) ¿te puedes creer que me alegré un montón? Era como un premio por todos los
años que llevaba luchando contra esa panda de... cabrones, cualquiera del grupo ansiaba
ese premio, detener al cabecilla más sanguinario de los últimos años, encima sin fichar.
No me lo pensé, estuve un día con ellos y al siguiente volví a Francia. Me planté en esa
Marcada 133

aldea solo con el conocimiento de que uno de esos habitantes era el cabecilla, sin más
pistas, el recibimiento no fue muy bueno, ya sabes cómo son esos pueblos, están de
acuerdo con la lucha y un español no es bien recibido. El primer mes solo hablé con
ella, era la encargada del multiaventuras y los turistas a los que guiaba. El resto del día
lo dedicaba a abrir rutas, coloque las escuchas en las principales estancias del negocio,
según me pidió el Coronel y comencé a esperar que dieran resultado. Al siguiente mes,
casi la tenía descartada, hacía una vida completamente normal, apenas se reclutaba en
su casa o en el despacho, participaba en casi todas las actividades que se organizaban,
no asistía a reuniones privadas ni se alejaba del pueblo más de los justo para comprar lo
necesario para el negocio. Esa casi inocencia, más quizás lo cansada que llegué a la
operación, me hicieron unirme más a ella, comenzó a pedirme que la acompañase a las
compras, siempre que yo tenía escalada me acompañaba y bueno... se dio, es muy
atractiva y tiene un carácter muy envolvente (detenía su explicación al volver la vista a
ella y verla con los ojos cerrados) es muy largo Maca, lo mismo...
M: No pares cariño, quiero saberlo (dejaba una caricia en su mejilla y veía como ella
apoyaba su rostro en ella)
E: Creo que... no sé... si hubiese llegado allí en condiciones normales, no hubiéramos
llegado a tanto, no te voy a negar que si hubiera pasado algo pero no tan... (su mirada
volvía a perderse, sin ser consciente del desasosiego que su historia estaba produciendo
en Maca) bueno... no hubo avances hasta tres meses después, ahora puedo decir, que
comenzó a descuidarse, dejó de ser tan meticulosa en sus llamadas telefónicas y en sus
comunicaciones por red, de realizar llamadas de largos minutos sin que se pudiera sacar
nada de ellas a hacerlas cortas e imprecisas, no sé que le pasaría...
M: Tú (la interrumpía)
E: ¿Cómo?
M: Lo que le pasó eras tú, sigue (se giraba pegándose más a ella)
E: Al poco el Coronel me marcó a ella y a uno de los proveedores del negocio, yo no
me lo creía pero volví a registrar su casa (bajaba la cabeza) fue... no sé... mientras ella
dormía yo buscaba y buscaba, con auténtico pavor a que fuese verdad, hasta que
encontré un bunker debajo de su casa y el grupo descifró su último mensaje por internet.
El Coronel me ordenó salir de allí pero yo me bloqueé, era... todavía me resultaba
increíble que fuese ella, ¿cómo podía acariciarme o hablarme de futuros viajes
sonriendo? Cuando cinco minutos antes había ordenado asesinar a alguien, ¿cómo podía
llevar una vida tan normal? (lanzaba las preguntas al aire) no sé cuantas horas pasé
sentada en el suelo de mi baño hasta que reaccioné y me dispuse a marchar, cuando ya
lo hacía entró en mi casa, sonriendo Maca (negaba con la cabeza y se aguantaba las
ganas de llorar) para decirme que tenía un helicóptero esperándonos, que cuando
llegásemos a donde fuera que fuésemos me lo explicaría todo. No recuerdo que le dije,
sé que grité y que ella también lo hizo, justificando que no era una asesina que solo
luchaba por algo mucho más importante que una vida, que incluso la suya propia. Ese
fue mi mayor error, el Coronel me había ordenado salir de allí sin levantar ninguna
sospecha... y yo estaba discutiendo con el objetivo si marcharme con ella o no, ¿te das
cuenta? Arruinando la operación tomara la decisión que tomara, le pedí que me dejara ir
y lo hizo, justo en ese momento Xapo y tres más entraron en trompa, tirándola al suelo y
llevándome a mi (hacia una pausa para limpiar sus lágrimas) ahí empezó lo peor
M: Ya está cariño (se incorporaba sentándose a horcajadas sobre ella y cogía su rostro
con las manos) no tienes que seguir, lo siento (la besaba) lo siento
E: No... no pasa nada, quería contártelo (intentaba sonreír y se abrazaba a ella)
M: Entonces ella... ella no te secuestró
Marcada 134

E: No, fue Xapo, la quería desbancar y aprovechó la situación, es por él por quien
querían, que yo llevase protección una vez salí del agujero. Los días de mi secuestro no
sé que haría ella, imagino que esconderse, una vez fichada supongo que se convirtió en
la persona más buscada en España y Francia. Volví a verla cuando entró en el agujero y
me disparó, me he pasado muchos meses soñando con sus ojos en ese justo momento y
no he conseguido saber que veía en ellos. Pero... (dejaba su cuello para mirarla de
frente) alguna vez... dejará de atormentarme ¿verdad?
M: Claro cariño, lo dejarás atrás, ya lo estás haciendo ¿no?
E: Sí, hasta te lo he contado sin (se miraba las manos en su espalda) sin derrumbarme,
vaya final de noche (le sonreía)
M: No pasa nada, pero si se complica todo, ¿tiene que ser Kaboul?, ¿no puede ser algo
menos peligroso?
E: No lo sé, puedo... ya veremos cuando hable con el Coronel
M: Y después del juicio ¿qué vas a hacer?
E: Juntas lo decidiremos ¿no? (unía sus frentes)
M: Sí (sonreía con toda su alma, ante el “juntas” usado por Esther)

Días después...

E: Ahora tira fuerte (le pasaba un cable, estando ambos en el tejado del edificio de
viviendas del Cuartel)
Raúl: Agh... joer (cogía aire) ¿estás segura que tu padre dijo que había que sacarlo
entero?
E: Jum (desviaba un momento su vista del cable a la calle) al suelo (alzaba la voz y se
tiraban ambos, escondiéndose)
Raúl: ¿Qué pasa?
E: Las chicas están pasando por la puerta, irán a desayunar
Raúl: ¿Y?, no me jodas que me has hecho mancharme solo por eso (se incorporaba)
E: Que... es que... ella no quería que subiese al tejado (se incorporaba también) espera,
mi padre (sacaba el teléfono y contestaba) dime
Raúl: Luego me dices a mi calzonazos, ¿quién es la tiende bragas ahora? (se limpiaba
indignado)
Papa: ¿Cómo vais?
E: Está durísimo, no hay narices a sacarlo
Papa: ¿Que todavía no lo habéis sacado? Tie cojones, si lleváis media hora ya. ¿Alguna
vez te explicare algo y lo harás a la primera?
E: Bueno, perdona ¡eh!, no todos somos tan listos ni tan fuertes como tú
Papa: Jeje, eso ya lo sé. Y digo yo, la prisa por arreglar la antena ¿a qué se debe? Si tú
no ves la televisión. No me contestes, oye esto
E: Jum (prestaba atención al ruido que se escuchaba por el móvil) hostia, no me jodas
Papa: Jejeje ¿lo escuchas?
E: Te han dado el tractor
Papa: Sí, aquí estoy probándolo, verás cuando me vea llegar con el tu madre. Por fin
voy a poder llevarla a la romería como un torero va al rocío
E: Ellos van en caballo
Papa: ¿Y donde duermen listilla?, en un tractor
E: Bue, oye suena bien ¿Eh?
Marcada 135

Papa: Sí, ya estás tardando en venir y lo probamos recogiendo las almendras. ¿Cuando
empieza la suspensión?
E: Al final no hay suspensión, ¿pues no ves que salve al niño?, han decidido
perdonarme, mira que me jode, casi hubiese preferido que me petasen
Papa: Esther... una cosa es que te consienta el hostia y demás palabrejas y otra ya son
esos términos, que soy tu padre
E: Jum... yo soy tu padre jejeje, ¿ande decían eso?
Raúl: Son iguales (murmuraba)
Papa: No tengo idea hija, pero con que poquita gracia lo dices tú jejeje, bueno a ver,
¿pa qué arreglas la antena?
E: Para mi chica, que le gusta el telediario y esas cosas (le contestaba como si tal cosa)
Papa: Pero... agh... (casi se caía del tractor de la impresión)
E: Jajaja
Pedro: Cago en la leche
Raúl: ¿Se ha caído? Jajaja, que pena no haberlo visto
Papa: Dile al cabronazo ese que... Esther (alzaba la voz)
E: Queeeeee
Papa: Pero, pero chica de pretendienta o ¿de qué? (se atusaba el bigote)
E: Chica papa, no voy a decir más, es tan bonito y tan especial que me da cague
hablarlo por si se estropea y espera... es que... (había reanudado la tarea de tirar del
cable de la antena) te paso con Raúl ( le daba el teléfono)
Papa: Pedazo cabroncete, ya estás tardando en describírmela, no mejor, ¿por qué no
venís los cuatro un fin de semana?
Raúl: Pues... pues sí, así también conocéis a Claudia, es más guapa que la suya, que te
quede claro
Papa: Eso ya lo juzgaré yo jejeje
Raúl: De juzgados va la cosa sí
Papa: Pero escucha, más guapa que mi Encarna no la hay

M: Buenos días Tere


T: Hola niñas, ¿lo de siempre?
M: Sí (contestaba tras mirar a sus dos acompañantes) chicas coger mesa, Tere
T: Dígame
M: Te he dicho que no me hables de usted (le sonreía)
T: Ays, es que su cargo me impresiona
M: ¿Ha desayunado?
T: Sí (se acercaba más ella como si fuese estuviesen tratando un asunto de estado) una
tostada y un café cortado
M: Bien (suspiraba) anoche le borré la alarma, para comprobar si ya no le hacía falta
T: Muy buena idea, yo la he visto comer con más ganas, no como come normalmente,
que parece engullir lo que sea, para terminar cuanto antes

Raúl: Podríamos ir el fin de semana que viene, las chicas no están de guardia
E: Jum, después se lo comento a Vilchez, no creo que ponga ninguna pega (fumaba un
cigarrillo, todavía en el tejado)
Raúl: Pero, ¿te das cuenta de lo que significa?
E: ¿El qué?
Raúl: Que lenta eres a veces, se la vas a presentar a tus padres
Marcada 136

E: Y tú a la tuya no te digo
Raúl: Ya, pero no es lo mismo, vale que yo quiero a tus padres como a los míos (bajaba
la vista) pero...
E: Estarán encantados (lo cortaba)
Raúl: ¿Quienes?
E: Tus padres, allá donde estén, seguro que están super orgullosos de ti (lo veía con la
cabeza agachada) eras tela de buena gente, un profesional con letras mayúsculas, tienes
una novia para toma pan y moja, auch (recibía un pellizco) jeje, ¿qué te pasa hoy?
(preguntaba al verlo emocionado)
Raúl: No sé, estoy un poco tonto, me he despertado feliz, he abierto los ojos y lo
primero que he visto ha sido a Claudia en mis brazos, después he pensado que tú estabas
un piso más abajo durmiendo con Maca y... (tragaba el nudo que se le estaba formando
en la garganta) entonces he escuchado a Pablo y Oscar gritando y peleándose mientras
Emilio intentaba llevarles al colegio... y... he imaginado por un momento que eran
nuestros hijos, los tuyos y los míos, llevándolos al colegio cualquiera de nosotros
cuatro, viviendo en familia Esther
E: Hey, sí que te has levantado tonto sí (trataba de bromear y pasaba su brazo por los
hombros de él) ya somos una familia, sabes que para mi eres más que un hermano
Raúl: Desde que perdí a mis padres en aquel maldito accidente a mis 17 años, tú has
sido mi única familia, tú y los que siempre te han rodeado como tus padres y Cruz, pero
ahora han llegado las chicas y... creo que podemos Esther, mira ese patio (lo señalaba
con los ojos) ¿no te gustaría ver jugar y crecer a nuestros hijos en él?
E: Yo no sé si sirvo para eso (quitaba su brazo)
Raúl: Llevas una semana durmiendo más de cinco horas ininterrumpidas cada noche,
hoy has desayunado sin que yo o el móvil te lo dijera, dejas que ella te compre la ropa,
te esfuerzas en degustar los platos que cocina y hasta temes que se enfade por
desobedecerla y subir al tejado. Esther, ya lo estás haciendo y solo hay que ver la cara
de Maca cuando te mira, para ver que además, lo estás haciendo muy bien (ahora era él
el que la abrazaba por los hombros) no vuelvas con el Coronel, quédate aquí con
nosotros
E: Raúl (se emocionaba y ambos se abrazan)
Raúl: Yo no soy como Cruz, que cada rato te dice lo que te quiere, pero sabes que lo
hago y mucho
E: Yo también, tonto y... y lo de la ropa... me la compra ella, pero es de mi mismo
estilo, no se vayan a confundir ahora las lectoras

M: Decidme, que los dos que se están abrazando en el tejado no son ellos (regresaban
del desayuno, paseando por la puerta del Cuartel)
C: Sí, sí que lo son (los miraba sonriendo) chicas voy un momento a casa, luego nos
vemos
M: Cruz, diles que se bajen de ahí ya y sin caídas, Claudia que te pare... (se callaba al
encontrársela con los ojos llorosos mirando al tejado) Claudia (llamaba su atención)
Claudia: Uhm, me he levantado hoy de un tonto, son tan... me emociona lo
compenetrados y el cariño que se tienen (continuaba mirándolos, mientras una lágrima
se escapaba) creo que si fuesen hermanos no se querrían tanto, no sabes lo tranquilo que
está Raúl desde que Esther está contigo
M: ¿Sí? (parecía contagiarse por la emoción)
Claudia: Sí, dice que ya puede dormir tranquilo sin preocuparse por donde o que estará
haciendo Esther, que estás consiguiendo que vuelva a ser la de hace dos años atrás. Y
Marcada 137

esta mañana... me ha dicho que le encantaría que los cuatro formásemos una familia
aquí (la miraba llorando)
M: Ven tonta (le abría sus brazos
Claudia: Me he emocionado, debo estar hormonando (se abrazaba a ella)

M: Pues nada cariño, cuando acabes vienes a casa (hablaba con ella por teléfono
mientras conducía)
E: Sí, creo que terminaré pronto, ¿cenas donde tus padres?
M: Sí, estoy llegando (la escuchaba trasteando con algo) ¿qué haces?
E: Nada, que he conseguido arreglar el monitor que te dije, al final era un cable pelado
M: Esther, habrás desconectado la luz, que la última vez por poco te quedas pegada
E: Jeje, no... bueno sí, tengo que dejarte ha llegado el testigo que esperaba
M: Vale, te espero en casa y ya sabes, ten cuidado, muac (le mandaba un beso)
E: Ta luego cariño (colgaba)
M: Yo creo que esta noche, debería dejárselo caer ya a mis padres, por lo menos tantear
el terreno, mi madre algo tiene que saber, nos hemos cruzado con alguna amiga de ella,
dudo mucho que no le hayan cotilleado nada (decía en voz alta, aparcando el coche en
la finca de sus padres)

M: Buenas noches (los saludaba al entrar al salón)


Rosario: Por fin tienes tiempo para cenar con tus padres
Pedro: No empieces a regañarle o tardará más en venir, que tal hija ¿cómo va todo?
(preguntaba después de besarla)
M: Bien, muy bien (sonreía) dejaba su bolso en una silla e iba hacia su madre, a quien
besaba en la mejilla) ¿qué cenamos? (preguntaba al tiempo que su móvil comenzaba a
sonar) perdonarme (volvía a su bolso y lo descolgaba tras ver quien llamaba) dime
Fernando.

Rosario: Bien (tocaba la pierna de su marido sentado junto a ella) es Fernando, ¿ves?,
ya te dije que no podía ser verdad, que a la gente le gusta mucho hablar sin saber
Pedro: Con Fernando no está (hablaban en susurros) eso te lo dijo tu propia hija, de lo
otro pues... yo hasta que no lo vea no me lo creo, pero han sido varios los que han
venido con el mismo cuento

M: ¿Que estás aquí?... quedamos en que me avisarías y nos veríamos en Madrid...

Rosario: Bien se van a ver (continuaban con la oreja pegada a la conversación que
mantenía su hija)

M: Estoy a que mis padres... has venido en coche... vamos a cenar si quieres te
esperamos, bien hasta ahora

Rosario: Magnifico, se van a ver y encima cenan aquí, verás cómo se arreglan y se
olvida de... de lo otro
Pedro: No lo veo yo tan claro, que Felipe me dijo que parecían las de la serie del
hospital, caminando abrazadas y sonriendo. Me gustaba a mi esa serie ¿todavía la
echan?, yo creo que... (se callaba al ver la figura de su hija enfrente de ellos) ¿qué tal
Fernando?
Marcada 138

M: Bien, lleva en Madrid un día y ha bajado en coche, viene a cenar (se echaba el pelo
hacia atrás con mirada preocupada) tengo sus cosas en casa, si me hubiese avisado las
hubiera traído aquí. Voy a llamar un momento
Rosario: ¿A Fernando? Pero si viene...
M: No es a Fernando (cortaba molesta y salía del salón con el móvil en la mano)
Pedro: Jeje seguro que la va avisar, hace bien, que luego hay malentendidos y... (se
callaba ante la mirada que recibía por parte de su mujer) mejor me callo, ¿lo que suena
es la alarma?
Rosario: Pues parece que sí (comenzaba a sonar el teléfono que conectaba con la
seguridad de la finca)
Pedro: ¿Sí? (lo cogía)... avisad a la guardia civil... ah que ya lo habéis hecho... sí
avisadme de cualquier cosa (colgaba) se han colado dos hombres por la alambrada, no
parecen peligrosos, Macarena (la llamaba)

M: Esther cógelo ya joder (se desesperaba)


E: Dime cariño
M: Por fin, escucha me ha llamado...
E: Si no es urgente tengo que dejarte, voy a toda leche con el coche y sabes que no
tenemos blur... bluth... bluetooh leñe
M: No, no es urgente, lo que pasa que...
E: Escucha (al verla dudar le cortaba) en cuanto pueda te llamo, muac (colgaba)
M: Jod... puedo escribirle un mensaje, ¿cómo le voy a escribir eso en un mensaje?,
mejor en un rato vuelvo a llamarla. Voy (escuchaba a su padre llamarla y regresaba al
salón)
Rosario: Han entrado dos hombres a la finca, los están buscando (la informaba)
M: ¿Ahora?
Rosario: Sí, tu padre dice que no son peligrosos y que en la casa no corremos peligro
(terminaba de informarla y los tres se quedaban callados, con diferentes pensamientos)
M: (“Los de seguridad habrán llamado al cuartel... no, ella iba a otro aviso, sería
mucha coincidencia, dios como siempre va con prisas no me ha dado tiempo a decírselo
joder, solo espero que no venga y se encuentre al otro aquí de cena”)
Pedro: (“Por la cara que trae de preocupación no ha podido avisarla o lo mismo se lo
ha tomado mal, ¿sabrá que la sargento también viene? Y yo pensando en esto, con dos
tíos corriendo por la finca, me estoy haciendo mayor, hace unos años hubieses salido
yo con la escopeta... que tranquilidad saber que viene ella, se ponga como se ponga mi
mujer, a mi la sargento me gusta... el otro muy educado... muy juez pero solo hay que
ver los ojos y la cara de mi hija para darse cuenta que no hay color... ¿habrá llegado
ya?”)
Rosario: (“No tengo nada en contra de ella, aquella vez me gastó una broma de muy
mal gusto pero después mira que rápido y bien solventó el problema de las lindes, sin
juicios ni nada, y lo bien que hablan de ella... pero es que... por mucho que ahora se
esté viendo normal... a mí me cuesta... y yo ya la veía casada con Fernando, este
cambio de repente... no sé... de todas maneras... a mi hija no la pierdo yo por nada,
digan lo que digan, aparte de que a sus hermanos tampoco les importa, que les llegó el
rumor antes, estando en Madrid, que a mí. Por eso dicen que el interesado siempre es
el él último en enterarse”)

Los pensamientos de los tres eran interrumpidos por el sonido del teléfono

Pedro: Sí
Marcada 139

E: Don Pedro soy la sargento


Pedro: Que bien que te hayas ocupado tú, ¿qué ha pasado?
E: Poca cosa, ya está controlado, ha desembarcado una patera y dos de ellos han huido,
iban despistados y han acabado por colarse aquí, ya los tiene la Cruz Roja, iban en muy
malas condiciones los pobres, solo han dañado la alambrada (no le dejaba hablar) pero
eso es náh, ¿no va a denunciarlos por tan poca cosa?
Pedro: Eh... no, si no es mucho
E: Nada unos tres metros, vamos eso se lo arreglo yo en media hora
Pedro: No jeje no hace falta, tranquila que no los denuncio, mi hija está aquí (al oírlo
Maca se levantaba y se colocaba a su lado)
E: Ya digo Ah (cual su costumbre se tocaba el culo por la metedura de pata) tengo que
colgarle, sus chicos ahora le explicaran con más detalles, es que tengo que ir a por el
informe de la Cruz Roja para que puedan llevárselos y atenderles
Pedro: Sí ve (colgaba y miraba a su hija elevando los hombros)
M: ¿Que tenía prisa verdad? (lo veía afirmar con la cabeza) genial (contestaba
frustrada)

E: Gracias otra vez chicos (se despedía dando salida a la ambulancia en la carretera,
miraba para ambos lados de la carretera y volvía a la garita de seguridad de la finca,
justo, cuando un coche entraba en ella después de hablar con el guarda. “pero si me dijo
que cenaban los tres solos, ¿habrá venido algún hermano?”) Bueno nosotros nos vamos
ya, el trozo de alambrada lo hemos medio apañado para que no pueda entrar alguien, le
dices a Don Pedro que mañana sin falta la arreglen, oye (terminaba por picarle la
curiosidad) ¿quién iba en ese coche?
Guardia: Fernando Ayuso, lo esperaban para cenar
E: Fern... ¿estás seguro?
Guardia: Sí, he llamado para comprobarlo
E: Emilio vámonos (se introducía en el vehículo a la vez que comenzaba a sonar su
móvil, anunciándole quien la llamaba mediante la canción usada como tono)

Quiero cerezas pa mi tristeza


un mordisquito y yo pierdo la cabeza
Quiero robar tus labios, ha, tu boca entera
callarte las palabras pegarme a tus caderas
Y es que eres el remedio, ha, pa mi tristeza...

“por imbécil... me pasa por imbécil... y mira que vi el armario y sus cosas todavía están
allí en cajas sí, pero ya ves tú... que lo mismo estaba en un congreso o algo así... dios
como si no hubiera vivido yo esto antes jesús... me está doliendo tela... jajja... no
querías relaciones abiertas pues ahí lo llevas... pues que se prepare, porque si algo hay a
lo que sé jugar, es a esto”

Emilio: ¿Todo bien Esther?


E: Eh... sí perdona tengo la cabeza en otra parte, ¿tú qué tal? (preguntaba mientras
conducía el vehículo por la carretera nacional, retornando al cuartel, después de acudir a
un nuevo aviso)
Emilio: Bueno, ya sabes lo mal que lo paso cuando Pablo se va con su madre, todo el
mundo me dice que tengo que estar contento, que pocos hombres conseguimos la
custodia compartida, pero que quieres que te diga, por mi estaría todo el mes con él
Marcada 140

E: ¿Continua sin dejar que lo veas cuando está con ella?


Emilio: Sí
E: Pues nada, si lo echas mucho de menos, nos plantamos en el cole cualquier día,
fingiendo que es un aviso, así aprovechas y lo ves
Emilio: Bien (sonreía) Esther... yo... es... que... quería... quería
E: Jeje, deja de tartamudear... no tiene pareja
Emilio: ¿Cómo sabías? ¿en serio?
E: Está solita, eso sí, entre lo guapina y lo partidazo que es, no le faltan moscones
Emilio: Ya... no... si es una tontería... ¿cómo se va a fijar una dueña de un hotel en un
guardia?
E: No soy yo la más apropiada para darte ánimos en esto del amor, pero mira, yo creo
que lo único realmente increíble del amor es (hacía una pausa pensando) que es como el
Tratado Schengen
Emilio: Jajaja ¿pero qué tiene que ver?
E: Fácil, no hay fronteras y permite la libre de circulación de personas, el amor es igual,
para él no existen barreras sociales
Emilio: Mirado así, de todas maneras...
E: No te pongas pesimista (lo cortaba) ahora eres tú el que tiene que permitir la libre
circulación, en la cena de la otra noche, se la veía a gusto contigo

Pedro: ¿Quieres irte ya? (entraba en la cocina junto a su hija)


M: Sí (miraba el móvil)
Pedro: Bien yo me ocupo, pero deja el móvil, son temas para hablar en persona, seguro
que se han cruzado en la puerta (no se escondía y hablaba claro)
M: Papa (se daba cuenta)
Pedro: Haces esto (le acariciaba la mejilla) os vais en su coche, así aprovechas y ganas
tiempo hablando durante el trayecto, después te ocupas de lo otro
M: Papa (ante el consejo de su padre no podía hacer otra cosa que emocionarse y
abrazarse a él) gracias
Pedro: Nada tonta, si es solo para que la velada termine ya, que incomodidad de cena
he pasado (continuaban abrazados) tu madre dándole conversación y sin perderte de
vista, tú sin despegarte del móvil, el otro muy serio que yo creo que algo se huele y yo,
pues yo... menos mal que tenía buen caldo para degustar jaja, como diría alguien que los
dos conocemos: una penilla de cena jajaja
M: Jajaja sí, te quiero Papa
Pedro: Yo también hija

E: Joder que hace el coche de delante


Emilio: Va haciendo eses (accionaba las luces y sirenas)
E: Se va a estampar, joder va a provocar un accidente (maniobra el vehículo intentando
detener al de delante a la par que Emilio manipulada los accesorios del vehículo para
avisar a los ocupantes del otro carril) cago en la leche, será cabrón
Emilio: Esther, acuérdate que tengo un hijo

M: Fernando yo creo que no deberías darle más vueltas. Estoy muy segura de la
decisión que tomé y en el fondo tú también lo estás (conversaba con él mientras se
dirigían a su casa, para entregarle sus efectos)
Marcada 141

Fernando: Todo ha sido muy rápido y... ¿estás segura que no es por la separación?
Quizás si pido destino aquí...
M: Esa no es la cuestión, no me lo pongas más difícil de lo que ya es, ¿es un accidente?
(fijaba su vista en la carretera)
Fernando: Eso parece (reducía la velocidad del vehículo)

E: Venga, venga vamos, no frenen... venga vamos (con el chaleco reflectante de la


guardia civil puesto, dirigía la circulación, tras accidente del vehículo que les precedía,
gracias a su intervención sin más heridos que el propio conductor) que le gusta a la
gente mirar una accidente, venga... vamos, que no me miréis, joder que cojones pasa en
la rotonda (daba un pitido largo) tu abre la puerta (gritaba a un camionero).
-: No la estaba mirando Agente (respondía nervioso)
E: Abre la puerta de una vez (andaba rápido al lado del camión)
-: Pero, mare mía, ¿me va a multar circulando? (murmuraba para él y finalmente abría
la puerta sin detener el camión, viendo como de un salto al momento la sargento se
enganchaba en ella)
E: ¿Que llevas en la caja? (soltaba el pito de su boca mientras se empinaba más para ver
al final del carril)
-: Pescado congelado, pero... pero todo en regla, si quiere... (dirigía su mano a la
guantera)
E: Ni se te ocurra soltar el volante, venga con cuidao y muchas gracias (volvía a saltar
al suelo, colocándose el pito en la boca) amos ¿ya me estáis mirando otra vez?
(continuaba dándoles paso con movimientos giratorios de su brazo y con pitidos de su
silbato) que no frenéis para mirar, que vais a montar un atasco que ni la cola para ver al
Justin Biri... Bibi... Bibier leñe, amossssss (continuaba vociferando)
-: Niños (hablaba por su radio) si os digo que se me acaba de montar una guardia en la
puerta, ¿os lo creéis?

Maca miraba los vehículos de la guardia civil que se iban encontrando, según
avanzaban, dándose cuenta de un sentimiento nuevo en ella, el de la familiaridad con
ese cuerpo, ya no eran los cabrones que están en la carretera para cogerte in fraganti y
denunciarte con cualquier excusa, ahora los sentía cercanos, no veía el uniforme si no a
los hombres y mujeres que lo portaban

M: Fernando frena (la acababa de ver, dirigiendo el tráfico)


Fernando: ¿Cómo?
M: Que frenes por favor y baja la ventanilla
Fernando: Nos van a... (se callaba al ver a la sargento y desviaba su vista un momento
hacia su acompañante)
M: Baja la ventanilla, es solo un momento (pedía y veía como finalmente hacía lo que
le pedía)
Fernando: Buenas noches Sargento (paraba el coche a su lado)
E: Bue... ujum... buenas noches señorías (se quedaba de piedra al verlos)
M: Esth... Sargento, en cuanto acabe ya sabe (se inclinaba para que la viese por la
ventanilla, no viendo como Fernando miraba a una y a otra)
E: Bien, reanuden la marcha, el atasco ocupa ya varios kilómetros, vamos circulen
(terminaba ordenando y sin mirarla)
Marcada 142

Fernando subía la ventanilla del coche y emprendía la marcha sin despedirse, mientras
Maca, agarraba sus manos sobre su regazo, desviando su vista hacia la derecha, con
rabia y frustración, al darse cuenta que esa noche nada estaba saliendo bien y parecía
imposible poder hablar con Esther

M: En cuanto lleguemos te doy tus cosas, creo que ya no tenemos nada más que hablar
(rompía el silencio)
Fernando: Como quieras, solo espero que seas consciente de lo que estás haciendo
M: No puedes llegar a imaginarte lo segura y consciente que soy, yo solo espero que no
tires por la borda los años que hemos estado juntos, creí que podríamos ser amigos, tú
decides si quieres serlo o no (concluía)

M: Claudia, ¿Raúl está trabajando?


Claudia: No, lo tengo aquí al lado, estamos entrando en el cuartel, ¿necesitas algo?
M: Esther no me coge el teléfono, ha venido Fernando y nos ha visto juntos, no hay
forma de comunicarme con ella, habíamos quedado en que se pasaría por casa, pero
nada (terminaba de contarle)
Claudia: Está aquí (le informaba en voz baja) ahora mismo está en su balcón, yo que tú
no perdía más el tiempo y me venía a su casa (seguía hablando en voz baja, mientras
Raúl hablaba con Esther desde el patio)
M: Sí, ya lo estaba pensando, gracias Claudia eres un sol
Claudia: Anda tonta, ven y ya verás que no pasa nada

M: Esther (la llamaba desde el patio viéndola tumbada en el balcón) Esther (alzaba más
la voz)
E: Jum (se erguía quedando apoyada con su espalda en la pared) ¿ya has terminado?
(preguntaba sin todavía mirarla)
M: Baja (omitía la pregunta) tengo un taxi en la puerta, vámonos a mi casa, tenemos
que hablar
E: No (se estiraba) estoy muy bien aquí y no tengo nada de lo que hablar (la miró de
reojo al tiempo que Maca se introducía en el portal de acceso a su vivienda) estupendo
(se incorporaba introduciéndose en el salón)
M: Esther cariño, no es lo que estás pensando, sé que esa frase está muy usada, pero es
la verdad (nada más entrar en la vivienda, comenzaba a explicarse)
E: No te he pedido ninguna explicación (se quitaba la camiseta y se aproximaba a ella)
M: ¿Que... que haces? (preguntaba mientras veía como se pegaba a ella y comenzaba a
besarle el cuello)
E: ¿Tengo que explicártelo? (seguía en su cuello, le cogía el bolso tirándolo al sofá y
comenzaba a bajarle la cremallera del vestido) no necesité hacerlo la primera vez y
¿ahora sí?
M: No (le agarraba la mano) cariño (cogía su rostro) ha venido a por sus cosas y hemos
cenado en mi...
E: Que no quiero saber nada (se soltaba y comenzaba a desabrocharse los jeans) mejor
dedicamos el tiempo a lo que mejor se nos da
M: Estás consiguiendo enfadarme, deja de desnudarte y escúchame (retenía sus manos
con las suyas)
E: Pues no te enfades, aquí la única que tendría derecho a enfadarse soy yo y no lo
hago, lo único que me jode es que no fueses sincera
Marcada 143

M: Eso es lo que intento, si me dejas


E: Náh tarde, si querías seguir con él, solo (lo remarcaba) tenías que decírmelo (mordía
su mentón provocando que Maca soltara sus manos y la separase de ella colocando sus
manos en los hombros)
M: ¿Solo?... has... ¿solo? (preguntaba mientras comenzaba a enfadarse, ahora de
verdad)
E: Eso he dicho, sí (le daba la espalda y se restregaba la cara)

Por unos momentos el salón quedaba en silencio, cada una con un pensamiento distinto
y con las pulsaciones alterándose por los mismos

M: Hubieses... ¿te daría igual que siguiese con él? (rompía el silencio, alterada y sin
todavía poder creer lo que significaba ese solo)
E: Sí (se daba la vuelta mirándola) si es lo que quier... (no podía continuar por el
impacto de la mano de Maca en su cara)
M: ¿Qué clase de mujer te crees que soy? (perdía el control y comenzaba a gritar)
E: Una que por imbécil creí diferente, pero que en realidad, no lo es (paraba su mano
cuando nuevamente se dirigía a su rostro)
M: Te lo dije una vez (unía su frente con la de ella) no soy ninguna de ellas, no soy
ninguna de esas... de esas... (decía con una mezcla de rabia y dolor)
E: Ya claro (sonreía cínicamente) tienes razón, con ellas no había engaños (lograba
separar sus frentes) todo estaba muy claro, podíamos tirarnos a quien nos... (no podía
evitar que su mano volviera a impactar en su cara) deja de pegarme (ahora era ella la
que la sujetaba, empujándola hacia la habitación)
M: Suéltame (pedía entre jadeos sin ya control alguno de sus emociones) que me
sueltes (comenzaba a forcejear y caía con ella en la cama) ni se te ocurra tocarme, ve a
por cualquiera de ellas (continuaba entre jadeos, mientras Esther intentaba bajar la
cremallera) rómpelo de una vez (pedía justo cuando rompía la cremallera del vestido,
sin contestarle, consiguiendo subirlo hasta su vientre, mientras ella misma se deshacía
de la ropa que todavía cubría su cuerpo)

Fue sentirla de regreso en su cuerpo y tirar de su pelo para acercar su rostro a ella y
morder su mejilla con fuerza, tomando el control y haciéndola girar para quedar ella
encima y comenzar a morder su cuello, reteniendo su piel entre sus dientes, presa de una
calor y deseo desconocido, que le hacía desear que sus caricias quedasen marcadas en
su piel, como una más de sus cicatrices, sintiendo que el deseo la estaba consumiendo
por mucho que quisiese parar y controlar todo lo que en esa habitación estaba pasando

Jadeando las dos, se desnudaban sin ningún atisbo de ternura, queriendo ganar una
lucha, que sin saber cómo, se había establecido entre ambas. Esther siendo consciente,
que por primera vez en su vida, los celos hacían acto de presencia en ella y queriendo
borrar del cuerpo ajeno los rastros que el otro hubiera podido dejar y Maca esforzándose
en borrarle a ella, los rastros de todas las anteriores

M: Eres una imbécil... no he estado con él (decía mientras su labios devoraban sus
pechos) desde que le dejé... no he estado con nadie que no seas tú (subía a su boca,
mientras su cuerpo se acoplaba permitiendo que su mano se colara entre ellas y llegase
al centro de Esther) dime que tu tampoco... dime que no has estado con nadie más,
dímelo (le exigía, mordiendo otra vez su mejilla)
Marcada 144

E: Uhm... (gemía sin control y sacando fuerzas de donde no tenía conseguía darle la
vuelta) no lo he hecho... (retiraba la mano de Maca y comenzaba ahora ella a devorarla,
besando, lamiendo y succionando su pecho) ni siquiera me he podido fijar en nadie más
(hablaba entre jadeos)
M: Esther (conseguía subirla hasta su cara cogiéndola por el rostro y encontrándose con
sus ojos, mientras jadeaban haciendo que sus alientos chocasen y sus centros se
uniesen)

Sintiendo que el corazón parecía querer salirse de su pecho, que la garganta se le había
resecado por los continuos jadeos y gemidos, fue mirarla a los ojos y arrepentirse de la
impulsividad y casi violencia del momento, frenando su ataque, amansando sus
movimientos y uniendo su frente con la de ella, tratando de mantener su vista en los
ojos que llevaba adorando meses, mientras su mano y la de ella se colaban por sus
cuerpos, imponiendo un ritmo, ahora más lento, que buscaba la conexión perdida y
desterraba la fiereza impuesta por los celos

Así, buscó su cuello, besándolo ahora con pasión y sin dureza, para a continuación
volver a su boca, besándola con toda su alma

Cuando volvió a abrir los ojos y buscó los suyos, se los encontró rojos, todavía dilatados
y con una expresión que no le conocía

E: No, lo siento... lo siento... (sacaba su mano y trataba de abrazarla mientras no podía


parar de besarla) lo siento (seguía besándola sin importar el sitio, mientras ahora el
corazón se le encogía)
M: ¿Cómo puedes pensar algo así?... (conseguía decir con un nudo en la garganta)
E: Soy una imbécil, no... no lo haría, contigo no puedo hacerlo (comenzaba a sentir
como su pecho se oprimía, al ver las lágrimas corriendo por sus mejillas) no llores
(besaba sus ojos) no llores mi amor (se sentaba a horcajadas sobre ella y le ayudaba a
apoyar su espalda en el cabezal de la cama, pudiendo así abrazarla mejor, sin ser
consciente de lo que había dicho y comenzando a sentir en su cuerpo las consecuencias
de su nerviosismo por todo lo acontecido esa noche)
M: No podría... (se escondía en su cuello y continuaba llorando) no podría estar con
nadie más, me he enamorado de ti, por muy imbécil que seas (salía de su escondite con
la intención de repetírselo mirándola a los ojos y se la encontró con la mirada perdida)
Esther (le giraba la cara) Esther (alzaba la voz a la par que se deba cuenta de cómo el
cuerpo de Esther comenzaba a temblar) cariño (cogía su cara con ambas manos)
E: Yo... yo... yo también te quiero (ahora era ella la que se escondía en su cuello,
anclando sus manos en su espalda, tratando de controlar el temblor. Mientras su corazón
parecía galopar y los oídos comenzaban a pitarle ensordeciéndola)
M: Deja de temblar (pedía asustada y ahora era ella la que trataba de calmarla
acariciándola cuando sentía como las manos de Esther en su espalda parecían
traspasarla) me estás asustando, ¿qué pasa? ¿por qué tiemblas tanto?
E: Es... neces... no me sueltes (pedía tras ver la intención de Maca de separarla un poco)
abrázame... abrázame (volvía a pedir con voz entrecortaba y miraba sus manos
temblorosas en la espalda de Maca)
M: Cariño (la abrazaba con todo su ser)
E: Tengo que tranquilizarme... me he puesto muy nerviosa (comentaba avergonzada)
M: No pasa nada (continuaba abrazándola, acariciándola y besándola, intentando
calmarla) somos dos tontas con demasiado carácter... pero todo está bien
Marcada 145

Pasaban unos minutos así, en silencio, acariciándose y sintiéndose, sin palabras,


hablando solo con sus cuerpos, calmando el temblor del cuerpo de Esther

M: ¿Mejor? (buscaba sus ojos)


E: Sí (esbozaba una tímida sonrisa) cuando... cuando me pongo muy nerviosa yo...
empiezo a temblar y... (decidía ser sincera) es... sufro crisis nerviosas... y... tengo que
medicarme, es otra cosa que me produjo el encierro, por eso y por lo del sueño, sigo en
terapia (terminaba de confesar, provocando que el corazón de Maca volviera a latir más
de prisa y que tuviera que retener las lágrimas que otra vez querían brotar de sus ojos, al
ser, otra vez consciente, de todo el daño que le habían hecho)
M: ¿Las tienes en la cocina?
E: Eh...
M: Las pastillas, ¿están allí?
E: Sí (no salía de su escondite preferido, ese que le había permitido, casi, el temblor de
su cuerpo) pero... creo... que no hace falta... estás siendo mi mejor calmante
M: Uhm (no podía para de besarla) sí (sonreía contra su hombro) pero será mejor que te
las tomes, hacemos esto, preparo la bañera, te las tomas y juntas nos relajamos
bañándonos (trataba de darle la mayor normalidad) ¿has cenado? ¿quieres que prepare
algo?
E: No... es... prefiero que no (pegaba su cara completamente a su cuello)
M: Sabes, el día que me digas que tienes hambre no te creeré (decía y notaba su sonrisa)
mejor continuamos con mi plan y le unimos un vaso de leche (al verla levantar la cara y
mirarla con el ceño fruncido continuaba) yo también me tomo uno, tonta (hacía una
pausa para, ahora que sus ojos se miraban, decirle) te quiero mucho cariño
E: Yo también (era la primera vez esa noche, que volvían a sonreírse) Maca... yo... creo
que debería contarte... que... que para mis anteriores relaciones... pues... uff... después
del encierro yo... yo... no sé como contarte esto (ofuscada apoyaba su cabeza en su
hombro) nunca he sido celosa (levantaba su cabeza y hacía que entrelazasen sus
piernas) y he... mis relaciones normalmente han sido digamos abiertas... y... (volvía a
sentir como el nerviosismo retornaba, pero quería contarle lo vivido por mucho que le
costase hacerlo) y bueno el sexo para mi es algo... es algo que siempre he disfrutado y
vivido sin complejos (hacía una pausa) cuando pasé todo aquello (fijaba su vista en el
hueco de su clavícula sin ver como Maca aprovechaba para cerrar los ojos) fue mi... me
refugié en eso... la mezcla de alcohol, coca y... (interrumpía su confesión al ser agarrada
por Maca, atrayéndola hasta ella, haciendo que sus cuellos se entrelazaran) y... sexo
puede llegar a ser alucinante y también muy adictiva, así conocí a Isa, una de las veces
que vine a... (la mano de Maca tapando su boca le impedía continuar)
M: De ese tiempo solo me interesa una cosa (hacía que se mirasen) ¿es pasado?
E: Sí, pero Maca yo creo que deberíamos...
M: No (ahora la callaba colocando un dedo en sus labios) no me interesa, me has dicho
que solo fue algo en lo que te refugiaste y que es pasado, no quiero saber más que eso.
Me importa el presente y me importa lo mucho que te quiero, nada más (volvía a besarla
con todo su corazón)

M: No te vayas a dormir aquí cariño (decía aun en la bañera, con su espalda apoyada en
ella y Esther en sus brazos)
Marcada 146

E: No, mare mía como hemos puesto el suelo (se incorporaba y tiraba la toalla) ale que
vaya empapando, si es que no tienes respeto por el medio ambiente (volvía a su
posición)
M: Tendrás morro, eres tú a la que le gusta llenarla hasta el borde y luego mira la que se
arma
E: Armamos jeje, lo bien que me has relajao en el baño este que nos hemos dado (se
miraba las manos disimuladamente) auch, no me muerdas más
M: Me encanta morderte enfadada o sin enfadar (dejaba un beso en su mejilla y
continuaba acariciándola)
E: Estaba pensando, que los próximos ahorros puedo invertirlos en poner cristales en la
parte del aseo de la pilarica, así podríamos ver el fondo
M: Cariño, como sigas gastando en la pilarica no vas a poder comprarte un coche
E: Tss, desde que llegué aquí no me ha hecho falta ninguno y encima ahora tengo el
tuyo, es que así cambio la ducha por bañera y sería la hostia un baño como el de hoy,
allí
M: No coge una bañera
E: Sí que coge
M: Te digo que no
E: Y yo te digo que sí, lo tengo medido
M: Cabezota y oye
E: Jum
M: Pasado mañana nos vamos a que tus padres
E: Jum, vamos en un solo coche es tontería ir en dos
M: Sí...y a la vuelta cenamos con mis padres
E: ¿Qué... cómo...? (le tapaba la boca)
M: Es lo justo, yo conozco a tus padres y tú a los míos (le soltaba la boca)
E: Pero... es que no hace falta, yo ya los conozco y no creo yo... que (su mano
comenzaba a buscar su culo pero la mano de Maca se lo impedía)
M: Jajaja ¿hasta en el agua te tocas el culo?
E: Y que quieres que haga si me dices esas cosas (se giraba quedando de cara y tirando
más agua al suelo)
M: Ecologista, acabas de tirar unos cuantos litros al suelo, aparte de casi aplastarme el
pecho izquierdo
E: El pecho izquierdo dice, la teta cariño, cuánto daño te hicieron las carmelitas esas,
uhm deja que lo cure (se sumergía a por él)
M: No te creas que te vas a escabullir, en cuanto volvamos cenamos con ellos
E: Jolines, no me gusta ser el centro de atención (ahora besaba su cuello)
M: Jajaja esa sí que es buena, siempre llamas la atención por una causa o por otra, si
además ya lo saben, no lo hemos hablado claramente pero lo saben y a mi padre lo
tienes de tu parte
E: No esperaba menos de Don Pedro, casi tan majo como su hija pero no tan rico,
bueno rico de gustar, de billetes ya es otra cosa. Uff (comenzaba a besar su cuello con
pasión) vámonos a la cama que después del centrifugado viene el secado (se levantaba y
le ayudaba con una mano)
M: Jaja uhm me encanta como dominas los ciclos del lavado

Conseguían salir del baño, con algún resbalón de por medio y una vez secadas, ya en la
cama, continuaban regalándose besos y caricias, comenzando a resurgir el deseo entre
ambas
Marcada 147

M: Porque yo misma te he dado la pastilla, si me lo dicen, no me creo que estés tan


despejada, uhm
E: Jum...soy de mela.. metal...metabolismo lento leñe, menos mal que solo para algunas
cosas porque para otras, mare... (se colocaba encima de ella) di teta
M: No, di tú: ad impossibilia nemo tenetur (la veía abrir los ojos)
E: Eso es trampa, es una frase jurídica de esas (acoplaba mejor su cuerpo sobre ella,
provocando un contacto que ayudaba a encender más el deseo en ambas) ¿qué significa?
(comenzaba a moverse sobre ella besando su clavícula y cuello)
M: Es... uhm... se usa para decir que nadie está obligado... uhm (agarraba su culo
buscando, si era posible, más contacto) a realizar lo imposible, aghhhhh... imposible es
que me gustes más (soltaba su culo y le daba la vuelta lanzándose a por su boca)

Abandonándola para acudir rauda a su pecho, atrapando el izquierdo, queriendo


acapararlo totalmente con su boca, casi absorbiéndolo para después soltarlo de a poco,
degustándolo y deteniendo su pezón entre sus dientes, mientras su pelvis en un glorioso
movimiento chocaba contra la de ella, incitándola y provocándola

Liberando finalmente ese pezón para castigar de igual forma a su homónimo, mientras
escuchaba su respiración agitada, sintiendo como la rodeaba con sus piernas y como sus
manos acariciaban su espalda

Liberó su boca, lamiendo la piel que encontraba mientras bajaba por su costado,
tropezando con la cicatriz que sabía, más la marcaba, mirándola fijamente, sin dejar de
moverse sobre ella, para finalmente dejar un beso en ella, aun sabiendo que no le
gustaba, y después morderla, con lo que ella creería pasión y que, sin embargo para ella,
era rabia y dolor

Esos sentimientos circulando libremente en su interior le hacían hundir su frente en esa


marca y cerrar los ojos con fuerza, siendo consciente que tenía que controlar las ganas
de llorar que de nuevo la atenazaban, sintiendo que por primera vez odiaba, sin conocer
si quiera, a quien lo hacía

Luchando por anteponerse a ese sentimiento volcándose en el que ocupaba todo su


corazón, volviendo así a levantar su frente e ir hacia ella, besándola como si fuese su
bien más preciado, contagiándola de esa sensación de comunión perfecta que causa el
amor, incluso entre dos seres tan dispares, e impregnando la habitación de ese
sentimiento poderoso y a veces muy peligroso

Mirándola a los ojos cuando rompía el beso y se ayudaba de sus rodillas para acoplarse
a ella de tal forma que pudieran colar sus manos entre ellas. Volviendo a su boca
cuando así lo hacían, dejando escapar una lágrima cuando los cerraba ahora por placer y
dejándose envolver por su otro brazo

Abandonando su boca, ahora para acudir a su cuello, besándolo mientras subía hacia su
oído solo, para susurrarle un te quiero quebrado, mientras sus manos y cuerpos
continuaban una danza que culminaba con ambas exhaustas y con el corazón henchido
de amor

M: Duérmete ya cariño (un rato después continuaba acariciándola abrazada a su


espalda)
Marcada 148

E: Jum, pero sigue tocándome


M: Siiiiiii pesada, pero al final me dormiré yo antes (hacía una pausa) cariño (la
llamaba)
E: Jum
M: Esto no se puede contar ¿no? Me refiero, como le cuento yo a alguien, por ejemplo a
Ana, que para que te duermas tengo que acariciarte ese (remarcaba la palabra) vello
E: Jejeje psss la gente seguro que hace cosas así, pero no las cuentan ni siquiera en los
fic, pero a mí me encanta y me relaja un montón, a Cruz antes le hacía tocarme la ceja
(terminaba de decir sin ser consciente del vuelco que ocasionaba en el corazón de Maca)
M: Ya... pero ¿a qué prefieres esto? Uhm... ¿a qué prefieres que sea yo quien te toque?
(extendía su mano por completo en su pubis, dejando de acariciar el poco y corto vello
que allí había, para acapararlo entero)
E: Pues claro (atrapaba su mano con sus piernas) pero... se supone que era para
relajarme y así no sé yo si... me calma o me enciende
M: No te confundas que ahora tienes que dormir, además menuda nochecita llevamos
(conseguía liberar su mano)
E: Es normal
M: ¿El qué? (retomaba su caricia a la vez que besaba su cuello)
E: Pues eso... que aunque no tengo ni idea, me imagino que después de decirnos eso
será normal que lo festejemos)
M: ¿Eso? ¿Qué es eso? (sabiendo a lo que se refería quería volver a oírselo decir)
E: Jeje eso cariño, lo que me has dicho y yo te he dicho
M: No caigo ahora mismo, ¿a qué te refieres? (dejaba su caricia y la hacía volverse
hacia ella)
E: Pues... pues... que... (su mano era interceptada por la de Maca cuando viajaba hacia
su culo) jolines pues que te quiero y tú a mí (se escondía en su cuello)
M: Uhm (la apretaba contra ella) sí y mucho cariño, no lo olvides
E: Cachis en la mar, lo vergonzosa que me vuelvo contigo

E: Se lo quise contar y no me dejo Raúl, para una vez que quería hablar del tema sin
tapujos y me dijo que no, que no quería saberlo, ¿a ti que te parece? (conducía el coche
de Maca, mientras se dirigían a recoger a Claudia)
Raúl: Raro, me parece raro, pero las mujeres de por si sois raras, no sé, lo mismo le
incomoda un poco el saber la vida que llevaste después de aquello, como ella he tenido
una vida muy digamos, clásica
E: Jum, pero yo creo que es importante que lo sepa, por lo menos me dio tiempo ha
decirle el resumen de aquello, alcohol, sexo y coca
Raúl: Entonces no le des más vueltas, en cierta forma se lo has dicho, a mí tampoco me
gustaría escuchar a Claudia contarme lo que ha hecho anteriormente en la cama o si la
ha compartido con más de una persona

Mientras esta conversación se mantenía en un coche circulando por la nacional, en un


piso se mantenía otra mediante teléfono

Ana: Está claro entonces, sexo a lo loco totalmente puesta


M: No he querido que ella me lo cuente y ¿lo vas a hacer tú? (contestaba un poco
crispada, mientras terminaba de preparar su maleta)
Ana: Ey, no te alteres, solo suponía en voz alta y además no tengo porque callarme,
para mi te has equivocado, deberías haber dejado que te contase lo que quisiese
Marcada 149

M: Claro qué fácil es para ti, a mi me enferma el solo hecho de imaginármela con otra,
como para saber lo que hizo mezclando todo eso
Ana: ¿Te estás oyendo? Cuando regreses tú y yo vamos a tener una conversación muy
seria, todos tenemos un pasado y tú también has estado con otros, es super retrograda y
hasta da miedo el “me enferma”
M: Lo que tú digas, solo es una forma de hablar (una vez terminaba se sentaba frente a
su portátil)
Ana: Te voy a dar un consejo, porque soy muy esplendida, vete olvidando de las
Aitziber, Julias y demás, lo único importante es lo que hay entre vosotras, nada más
M: ¿Sabes el apellido? (tecleaba en google: Aitziber terrorista 2009)
Ana: ¿De quién?
M: De... de nadie (comenzar a abrir las diferentes opciones que google le daba para esas
palabras)
Ana: Como estás hoy. Te tengo que dejar, hablamos a tu vuelta y pásalo bien con los
suegros jaja, espera, ¿tú sabrías que regalarle a un niño de 7 años?
M: Si se llama Pablo, una Wii así, dejará de pillarme desnuda cada vez que se le
estropea
Ana: ¿Pero... cómo?
M: Déjalo, te estás pareciendo a mi chica cuando se pone nerviosa, adiós tonta (dejaba
su móvil, mientras continuaba su búsqueda)

Una foto, eso es lo que buscaba, ponerle cara de una vez, pero después de unas cuantas
páginas que hablaban de su carrera en la banda armada, del momento de su detención y
alguna noticia suelta de su estancia en prisión, no había encontrado ninguna

Volvió a una de las noticias de su detención y en esa encontró una foto de uno de sus
traslados, con la cara tapada con un pasamontañas, custodiada por dos guardias civiles
también con sus rostros ocultos

Amplió la imagen tratando de ver algo más pero después de un tiempo mirándola, solo
pudo concluir que se trataba de una mujer morena, de larga melena por la coleta que
llevaba y más próxima a su estatura que a la de Esther

Cerró la página decepcionada y un recuerdo vino a su mente “no estaba fichada”, sin
pensar más volvió a coger su móvil

E: Fiu fiu (silbaba) pivonazo, ¿tienes quien te lleve? Jejeje que yo te puedo llevar a...
AUCH, animal que casi me estampo contra la ventanilla
Raúl: Pues no le silbes a mi chica, que además no es un perro
E: Si era bromilla, hola Clau (paraba el vehículo mientras Raúl salía a saludarla y le
ayudaba colocando la maleta en el maletero del coche)

M: Gracias Laura, pero escucha como te he dicho a nadie ni palabra


L: No se preocupe
M: Ni si quiera a Javier, sé que es tu pareja pero es algo que... que prefiero quede entre
nosotras
L: Por descontado, lo único es ¿sabe que esa mujer es... es la que...?
Marcada 150

M: Lo sé (la cortaba) gracias otra vez Laura. Nos vemos el lunes, chao (colgaba y a la
vez que lo hacía cierta desazón se apoderaba de ella, ¿qué estaba haciendo?, ¿qué
conseguía con esa foto? ¿Por qué sentía que necesitaba conocer su rostro?

Sin querer pensar más, apagaba el portátil y se marchaba al baño para terminar de
arreglarse y bajar a esperarlos

Una vez hecho, salía de su edificio portando una pequeña troiler en el momento justo en
que Esther estacionaba en frente y salía rauda a recibirla, borrando al ver su sonrisa,
todos sus pensamientos anteriores

E: Pero... co..como... (tartamudeaba mientras la miraba de arriba abajo) pero... pero


cariño que vamos al pueblo
M: Ya, si voy en vaqueros (la besaba orgullosa de causar esa impresión en ella)
E: ¿Vaqueros? A esa vestimenta tú la defines como llevar vaqueros (seguía
escaneándola sin moverse del sitio, mientras la otra pareja esperaba en el coche) mare
mía cariño, me parece que te has olvidado el neceser de la Betty Boop (se abalanzaba
hacia ella, besándola a la vez que la empujaba para el portal)
M: No (sonreía contra su boca) Esther (paraba su envite) vamos que nos están
esperando
E: Pero es que... por lo menos vamos a subir a que te cambies de zapatos (insistía en su
plan)
M: ¿Los zapatos? (se los miraba) pero si los compré contigo y te gustaron
E: Sí pero para casa
M: Jaja ya claro, me he dejado una pasta en ellos para ponérmelos en casa
E: ¿Pues no ves que así me sacas medio metro?
M: Porque eres una pequeñaja y tira ya para el coche (dejaba otro beso en sus labios y
ella misma llevaba su maleta hasta el maletero) no te preocupes Raúl puedo yo
Raúl: No hay problema (se hacía cargo de la maleta, mientras Maca subía al coche)

-: Pepe ¿estás en la partida o donde cojones estás?


Pepe: Estoy, lo que pasa (hablaba con un puro en la boca a medio consumir) que tengo
que estar pendiente de la carretera, que hoy llegan mis chavales
-: ¿Viene la sargento?
Pepe: Sí y mi Raúl, que (se sacaba el puro de la boca) que vienen a presentarnos a las
pretendientas, está mi Encarna revolucioná, no sé las veces que ha limpiado la casa ya,
si no de que te crees que iba a estar yo aquí tan tranquilito en mi partidita. Ya habría
mandado alguien a por mí, así que venga vete dando prisa que en cuanto pase mi canija
me voy
-: No estás bien que la llames así (conociéndolo lo picaba) que es tu jefa, tu mando que
le decís ustedes
Pepe: Manolo, no empieces a tocarme lo que ya me cuelga, esa será mi canija así llegue
a directora de la guardia civil, que con la marcha que lleva ya no llega, pero es igual

Claudia: Mirad lo que llevo (decía en el asiento de atrás semiapoyada en Raúl) las fotos
de la última cena en la “pili” (se le hacía muy largo el nombre del velero y lo resumía a
su forma) toma Maca nosotros ya les hemos visto (se las entregaba)
M: A ver (comenzaba a verlas)
Marcada 151

E: Vosotros a vuestro rollo ¡eh! que ya estás aquí la chofer, unos que si arrumacos y la
otra a ver fotitos, pues nah, no preocuparse que llegará mi momento. Solo os falta
ponerme en la radio el “hablar por hablar” que por cierto lo presenta una Macarena... y
ya pues... pues... ¿por qué a veces me quedo en la mitad de la frase?
M: Eres así de original (le daba un beso) y de quejica, con estos tacones no puedo
conducir que se me enganchan en la alfombra (la miraba y al verla que iba a volver a
protestar le tapaba la boca) auch, que no me muerdas (volvía a sus fotos) mira esta
E: Jolines, ¿en qué momento mi pilarica se convirtió en el yate de playboy y yo no me
entere?
Raúl: Jejejejeje la cosa es que yo tampoco, auch que... que
Claudia: Que, que que ¿qué?
E: Venga enséñame más
M: Ni hablar, se han acabado las fotos para ti, que te entusiasmas
Claudia: Castigados sin fotos jajaja por salidos
E y Raúl: No estamos salidos
E: Somos de fácil apreciam... aprecibi... amos que distinguimos muy bien la belleza,
¿qué no?

Pepe: Cachis en la mar, ya están aquí (se levantaba sin ningún cuidado de la mesa)
Manolo: Pepe acabas de arruinar toda la partida (le regañaba y se giraba hacia la
carretera) esa no puede ser si es un cochazo
Pepe: ¿Pues no ves que apenas se ve a la conductora? y el cabezón de atrás es Raúl,
auch que me quemo leñe (se quemaba con la punta ardiente de su puro) voy pa ya
(comenzaba a correr)

Raúl: Esther tu padre (parados en un semáforo giraba su cabeza y lo veía correr a lo


lejos)
E: Cachis en la mar, estaría en la partida, que coja alguien el coche (se bajaba rápido del
coche y comenzaba a correr hacia él) Papa... papa... no corras más que te va a dar algo
(le gritaba)
Pepe: ¿Qué me va a dar? Deja que te coja y verás (correspondía a sus gritos)

Los otros tres pasaban del semáforo y de quien cogía el coche, todos se bajaban del
mismo para ver como un hombre de cincuenta y tantos años, con un gran bigote y un
metro ochenta aproximado de estatura, cogía en brazos a una Esther, que se colgaba de
él, enganchando las piernas a su cintura

Pepe: Cago en la leche, cuantas ganas tenía de abrazarte (apretaba el abrazo


emocionándose)
E: Yo también (continuaba en sus brazos y se miraban a los ojos)
Pepe: ¿Todo bien ahí dentro? (chocaba su frente con la de ella)
E: Sí (sonreía feliz)
Pepe: ¿Seguro? (volvía a hacer chocar su frente)
E: Sí, seguro (se abrazaba a él)
Pepe: Esther
E: Jum
Pepe: Prepárate para la colleja que te va a dar tu madre, no pesas náh, estás más canija
que nunca
Marcada 152

Los otros tres continuaban viendo la escena sonriendo y Raúl, cuando los veía soltarse y
caminar hacia ellos, iba a su encuentro

Raúl: Pepe (a dos pasos de ellos bajaba su cabeza en un gesto tímido)


Pepe: Ven aquí (abría sus brazos recibiéndolo) pero ¿qué te metes para estar cada vez
más toro?, a ti no te cojo que me hernias (lo separaba para verle la cara) ¿todo bien?
Raúl: Sí
Pepe: ¿Seguro?
Raúl: Sí, seguro (le daba otro abrazo)
Pepe: Entonces estamos todos bien (se soltaban y comenzaban a caminar hacia ellas)
porque así a esta distancia (paraba en seco su caminar) yo diría que aquellas dos
también están muy bien ¿no?
E: También jeje
Pepe: Dejarme adivinar (cual su costumbre se atusaba el bigote)

Claudia: Que fuerte, nos están cotilleando


M: Ya te digo

Pepe: La tuya Raúl, es la más alta y morena, ¿a que lo he clavado? (miraba a uno y a
otro)
E: Jolines, ¿cómo lo has sabido?
Pepe: Jejeje ¿pues no ves que esa te podría llevar en el hombro como si fueses un loro?
Raúl: Jajajaaja
E: Graciosillos
Pepe: Oye pues tiene nariz de jueza ¿eh?
E: Ya estamos con la nariz, mírala a los ojos y verás
Raúl: Ja ja (trataba de contener su risa) y porque no la has visto correr jajaja auch bruta
E: Las pijas corren así, listo, no ves que temen mancharse si se caen
Pepe: Venga presentármelas ya, que no están mirando con cara de corderillos
(comenzaban a andar llegando hasta ellas) Señorías, Agente Pepe García a sus pies (se
colocaba en posición de saludo militar)
M: Olvídese de eso, soy Macarena pero llámeme Maca (no esperaba a nadie y se
presentaba a si misma, dándole dos besos)
Pepe: Encantado seño... (paraba al ver su mirada) pues eso que encantado, menudo
carácter (murmuraba)
Claudia: Por descarte yo soy Claudia, pero puede llamarme Claudia jajaja (también lo
besaba)
Pepe: Encantado también, ¿no hay más bellezones a los que besar? ¿en el maletero a lo
mejor? Jejeje que es broma (aclaraba provocando la risa de todos) venga ponerse cada
uno con la vuestra que voy a echaros una fotillo
E: Ya estamos, ahora media hora pa que atine (lo chinchaba)
Pepe: No empecemos listilla y ponte ahí

Se colocaban los cuatro delante del coche y el padre de Esther comenzaba a trastear su
móvil mientras comenzaba a dar pasos hacia atrás

M: ¿Estás contenta? (le preguntaba cogida de su cintura para la foto)


E: Mucho (le daba un pico)
M: Esther (se ruborizaba)
Marcada 153

E: Jejej no te pongas colora anda, pero Papa ¿para qué te vas tan lejos?
Pepe: Para que salga el coche no te digo y empínate un poco que descuadras la foto
canija
E: Cachis en la mar, verás cómo te enganche el bigote

Pocos minutos después llegaban a la casa, viendo como una mujer dejaba la fregona en
el gran porche, corriendo mientras hacía aspavientos con las manos y trataba de
deshacerse del delantal que llevaba

Entrando a la casa al tiempo que ellos se bajaban del coche, ya aparcado en la parcela
que rodeaba la vivienda

Pepe: Esther (la llamaba en voz baja) en un descuido nos vamos a probar el coche
E: Jum
Pepe: ¿A cuánto lo has puesto?
E: Jejeje con ella a máximo 160
Pepe: Bue, eso es primera para ese coche
E: Jum, pero si lo pongo a más, su pellizco es sexta para mí
Pepe: Eah, ese es el castigo por ser clavá a mí, que te gusten las marimandonas, ¿qué
no?
E: Jejeje cuánta razón llevas, auch mama (no la veía venir cuando ya la tenía encima,
apretujándola, besuqueándola a la vez que escaneándola y todo lo que en ese momento
acabase en andola)

En: ¿Que os decía yo? (la madre de Esther hablaba con ellas recogiendo la cocina
después de cenar) a mi Raúl le pones lo que sea en la mesa y se lo come sin más y mi
Esther, ya le puedes poner agua bendita que no hay manera. Menos mal (más que
conversación con ellas les regalaba un mitin, mientras ellas secaban la cubertería usada,
revisando su pedicura a hurtadillas) que cuando me dijo que veníais fui a la farmacia a
comprarle sus vitaminas, ¿es que no has visto que tiene manchas blancas en las uñas?,
mira son estas, le tienes que dar una al día (como buena suegra que se precie comenzaba
a inmiscuirse sin que nadie se lo pidiese) no las va a querer, desde ya te lo digo, pero
con ella es como con mi Pepe, chantaje emocional. Que no quieres la pastilla de la
circulación, no hay postre, que vas a la partida y estás más de dos horas, no hay postre
(la mujer continuaba su discurso sin ver como las otras dos levantaban sus cejas y tenían
que reprimir sus risas) tú quítale el postre cuando no quiera hacer algo, eso es infalible
en ellos
Claudia: Y Encarna... jum (trataba de controlar su risa) ¿a qué postre se refiere?
En: A “ese” postre pillina, pero tú tranquila que mi Raúl no funciona así, a ese, si te lo
ganas de verdad (la suegra mandaba un misil) confiará en ti y le digas lo que le digas lo
hará
M: Me parece bien, pero usted ha pensado que quitándole el postre ¿usted también se
queda sin él?
En: Jejejej cuanto tenéis que aprender (negaba con la cabeza) no te he dicho cuando se
lo tienes que quitar, eso lo decides tú. ¿Lo entiendes?
M: Eh... pues... pues sí pero es que... aún así, no lo veo claro
Marcada 154

En: Porque llevas tres días como quien dice, deja que lleves más de treinta años y verás,
todo el día encima y más y más, que a una le gusta, pero leñe también me gusta la
novela y los cafés con mis amigas

“confirmado, son iguales jejeje y como me gusta por dios, que mi suegra me acaba de
confirmar unas décadas de buenísimo sex... joder me acabo de fastidiar una uña”

“jejeje se acaba de fastidiar una uña, cachis espero que no sea la de la margarita pa una
flor que me se... las otras no se cuales serán (pensaba mientras inclinada completamente
en el sillón cotilleaba lo que pasaba en la cocina) anda que si su madre la viera jejej uff
vaya día me lleva dando con los vaqueros jesús y mira que a mí el gris psss pero en ella-
auch”

Pepe: Que te me distraes (tirando de su oreja le hacía ponerse recta en el sillón) ya que
tu madre sigue sin dejarte entrar en su cocina, arréglame el portátil que dice no se que
de Troya (se lo colocaba en las piernas)
Raúl: Jajaja Troya dice, serán troyanos
Pepe: Niño si yo digo...
Raúl: Troya es troya, pero son troyanos
E: Hay que formatear (se disponía a ello)
Pepe: Lo que sea pero rápido, que hoy no he podido ver mi ferboc
Raúl y E: Jajaja ¿el qué?
Pepe: Mi ferboc, que tengo un montón de amigos
E: Es facebook
Pepe: ¿Y yo que te he dicho listilla?
E: Bue, es igual
Raúl: Pepe al final no nos has dado tu veredicto
Pepe: Jejeje si es que las he visto más sentadas que de pie, venga Esther mientras
operas al trasto ese, que empiece el desfile

Dicho esto se unían los tres en el sofá más grande de cara a la puerta de la cocina

E: Clauuuuuuuu (la llamaba)


Raúl: Pero... ¿por qué tienes que empezar por la mía? (protestaba)
Claudia: ¿Qué?
E: Calla (decía a Raúl) ven un momento por fi (le contestaba)
Claudia: Que agustito estáis, ¿os falta algo? (preguntaba irónicamente con las manos en
su cintura, una vez que salía)
E: Pues sí (le regalaba la mejor de sus sonrisas mientras recibía un codazo de su padre)
es que como eres tan alta, ¿podrías coger el destornillador que hay encima de ese
armario?
Claudia: ¿Para eso me llamáis?, llegáis todos o casi
Pepe: Venga mujer, si es que estamos aquí luchando contra troya
Claudia: Porque me lo pide usted (se empinaba para llegar al armario sin llegar a darse
la vuelta)
E: Date la vuelta y llegarás mejor
Raúl: El culo no joder (murmuraba mientras trataba de taparles los ojos, haciendo un
ruido que hacía girarse a Claudia, soltándolos rápidamente mientras los tres la sonreían)
Claudia: Que tontitos estáis (les entregaba el destornillador)
Marcada 155

E: Dile a mi señoría que venga (le daba un codazo a su padre) estate atento, pero oye
sin pasarse, que la mía va más apretá y no vale mirar por el hueco de sus mangas, ni
tampoco el lunar de su escote, ni tampoco su... (la mano de su padre le impedía
continuar)
Raúl: Te aguantas como yo
M: ¿Queríais algo? (llegaba hasta ellos con las manos en su espalda)
E: Cariño (hacía que se ruborizase) es que estamos aquí con la duda, ¿a que los jueces
sabéis donde está el norte?
M: Eh... pues... sí claro (se incomodaba por la mirada de los tres) ¿algo más?
Pepe: Jejeje un momento, señálamelo (pedía consciente de que para ello tenía que
girarse)
M: Pues (metía las manos en sus bolsillos y apoyaba uno de sus pies en el tacón,
entonces miraba a Esther quien con los ojos le indicaba el norte) pues está por allí (se
giraba para señalarlo)
Pepe: Jejeje muy bien y tú cuidao con los colmillos que me arañas el parquet
(murmuraba a su hija)
M: ¿Contentos ya?
E: No (todos clavaban la vista en ella) si el norte está por ahí ¿dónde estaría el este? (la
veía pensar y decía rápido a los otros) ahora solo puedo mirar yo
M: Por allí (señalaba levantando su brazo frente a la cara de Esther, quien a propósito
miraba por el hueco que su camiseta de mangas cortas abiertas permitía, viendo el
sujetador que llevaba)
E: Sin tirantes genial (se le escapaba a la vez que se levantaba casi tirando el portátil)
M: Esther (la regañaba mientras su rostro se ruborizaba, regresando a la cocina)
Pepe: Jajajaa ayss que me dá, ¿pero cómo eres tan bocazas? Que la has puesto colorá
jajaja

En: Oye, ¿qué les estáis haciendo a las niñas? (entraba en el salón, tras ver entrar a la
jueza colorada como un tomate)
E: Todavía nah jejeje (le murmuraba a su padre) auch mamaaaaaaaaa

Un tiempo más tarde...

Claudia: Vaya tres (los miraba por la ventana de la habitación de la planta superior, que
le había designado Doña Encarna)
M: Sí (se sentaba en el alfeizar de la ventana)
Claudia: Cuando preparaba la maleta para venir, estaba nerviosa, era como si en verdad
fuese a conocer a mis suegros, luego he pensado no... vale que se quieran pero no puede
ser igual y... jajaja por dios, me ha escaneado como a ti y me ha intentado
marimandonear como a ti, total se ha comportado como una suegra
M: Eso nos convierte en cuñadas, a ver cómo nos organizamos para llevarnos mal

Pepe: Chicos (llamaba su atención, mientras los tres estaban tumbados mirando hacia el
cielo con sus cabezas unidas)
E: Jum
Raúl: Sí
Pepe: Me retiro
E: Es pronto papa
Marcada 156

Pepe: No, no me retiro a dormir, que también en un rato, pero no es eso, dejo el cuerpo
E y Raúl: ¿Cómo?
Pepe: Sí, estoy torpón, el otro día se escapó un toro de la finca Toborne y... cago en la
leche... me vi torpe, encima llevaba a un chaval recién salido de la academia y... (negaba
con la cabeza) estoy fallón, más vale una retirada a tiempo que acabar liándola. El año
que viene cumplo 60, es un buen momento para retirarme y dedicarme a mi campo y a
mi Encarna, ya he corrido bastante detrás de cabronazos (ante el silencio de ambos
proseguía) A partir del año que viene, ya podéis cargarme de nietos, sin límites que aquí
cogemos todos
E: Me has dejado en blanco
Raúl: Pues... pues... pues
Pepe: ¿Quieres arrancar ya?
Raúl: Que estoy preparando una cenita para pedírselo a Clau
E: Eso no se pide se hace jejeje bueno aunque yo tengo que pedirlo y hacerlo, ¿o
hacerlo y pedirlo? (continuaba divagando hasta que veía a su padre casi rodando con
Raúl) jejeje yo también quiero (se tiraba encima de ambos)
Pepe: Muy bien hecho cabroncete (dejaban de rodar) os quiero un montón y estoy muy
a gusto pero va siendo hora de irse a dormir
Raúl: Sí pero seguimos sin veredicto
Pepe: Verás (aun tumbado se atusaba el bigote y daba un pequeño cabezazo a Raúl) con
la tuya delinquía yo día sí y otro día también, nada más que para que ella me tomara
declaración jejeje y la tuya (ahora se lo daba a ella) he de decir, que la cosecha del 80 de
los Wilson es para arrasar en todos los concursos nacionales e internacionales jejeje.
Pero no llegan a mi Encarna ¡eh!, esa es insuperable. Y ahora vamos a demostrarles lo
mucho que nos gustan (se levantaban y comenzaba a caminar hacia la puerta, con él
encabezando el trío)
E: Al final te has recreado la vista pa náh jejeje que tío, ¿qué pasa? (preguntaba al verlo
frenar en seco)
Pepe: Cada uno con la suya ¡eh! (comenzaba a andar otra vez)
Raúl: Sí vamos (le había entrado prisa de repente)
Pepe: Y nada de escándalos (volvía a frenarlos) que mi Encarna tiene el oído muy fino
y lo mismo me fastidias el plan
E: Que no venga (avanzaban y tras un par de pasos era ellos los que frenaban)

Al notar que no le seguían se volvía hacia ellos, encontrando a Raúl con las manos
unidas mientras realizaba un ejercicio extraño provocando que su pecho bajase y
subiese. Y a Esther haciendo el pino sin pared

Pepe: ¿Se puede saber qué hacéis? (preguntaba sorprendido provocando que su hija
perdiese el equilibrio y que Raúl quedase inmóvil)
Raúl: Que... pues es que le gusta cuando marco pectorales (contestaba avergonzado)
E: Y yo es que... como todavía no me lo creo... me pongo nerviosa y más si lo hago con
premeditación, que es jueza y sabe que eso, es agravante
Pepe: Amos, amos y amos menuda juventud, venga ya pa dentro

Lograban atravesar la puerta y se despedían de él, subiendo las escaleras entre bromas y
pequeños empujones

E: A la machote a... Mama, ¿qué haces aquí? (se la encontraban en mitad del pasillo)
Marcada 157

En: Daros las buenas noches, ven aquí grandullón (lo abrazaba) que guapo eres madre
(lo estrujaba con sus besos) quieta ahí (le enganchaba por la oreja cortando su huida)
Raúl: Jajaja buenas noches Encarna y hasta mañana petarda (entraba en su habitación)
En: Ven aquí bicho (la abrazaba) cariño si bajas, da igual la hora, me despiertas
E: No es necesario, mama (disfrutaba de su abrazo)
En: Que sí, déjame disfrutarte un ratito anda

E: Mimosa... mimosa... aiss me voce mata, eu se to pego (destrozaba la canción


entrando a la habitación, bailando y desnudándose) delicia... delicia (movía
graciosamente sus caderas) aie se to (dejaba de cantar cuando la veía tapada en la cama)
¿te has dormido? (se colaba bajo las sabanas)
M: Casi (contestaba de espaldas a ella) has tardado mucho
E: Es que nos hemos entretenido. Uff... ¿por qué te has traído este camisón? (se pegaba
a su espalda, acariciando la seda del mismo y besando su cuello)
M: Porque sé que te gusta (disfrutaba de sus besos)
E: Cachis en la mar, lo bien que te sienta el pueblo (seguía a su tarea)
M: Uhm... cada vez me gusta más el cachis en la mar, ¿te lo puedes... uhm... creer?
(estiraba su cuello entre la almohada y la cabeza de Esther, disfrutando de los besos que
dejaba en él y comenzando a excitarse cuando una de las manos expertas de Esther
acariciaba su muslo, desde su rodilla hasta la cadera, con la palma totalmente abierta y
sus dedos se deslizaban hacia el interior, en una caricia que despertaba terminaciones
nerviosas y que dejaba rastro en forma de calor, más cuando llevaba su mano a su muslo
y la encontraba desnuda) tus padres Esther (advertía cuando comenzaba a moverse
inquieta y a quebrársele la voz)
E: He cerrado (abría más su boca en ese delicioso cuello para arañar su piel con los
dientes) solo hay que tener un poco de cuidado, ven (se incorporaba quedando sentada)
no (la atraía hacia ella) no te des la vuelta (se apoyaba en la cama sentada en sus pies y
volvía a atraerla hacia ella, haciendo que primero se quitase su tanga y que segundo se
sentase sobre su pelvis, con sus piernas dobladas hacia atrás y su espalda apoyada en su
pecho)
M: Esther (la nombraba excitada y volvía su cabeza hacia ella para atrapar sus labios,
estirando su brazo para llegar hasta su nuca y agarrarse a ella)

Aprovechaba que volvía a estirar su cuello para ella y comenzaba a delinearlo con su
lengua, de arriba a abajo, mientras sus dos manos quemaban los muslos, de quien se
dejaba llevar por ese caudal de pasión en que se convertía Esther, sintiendo la necesidad
de cerrar sus piernas por el calor que comenzaba a sentir, sin hacerlo, mordiendo su
oreja todavía agarrada a su nuca

Mientras, ella no le daba tregua y colaba ahora sus manos por debajo del camisón,
subiendo por su vientre, disfrutando de la sensación de tocar con su palma esa piel ya
ardiente y de la seda del camisón deslizándose por sus nudillos, sin dejar de besar ahora
sus hombros, dándose el placer de contemplarla entre sus manos, apoyada en ella, con
su cuello totalmente estirado y su boca entreabierta, sintiendo las caricias de su largo
cabello en su espalda, viendo como su pecho comenzaba a bajar y subir, sintiendo como
se movía sobre ella y como sus pezones se marcaban en esa divina tela negra, llegando a
ellos y atrapándolos entre sus manos, en un movimiento suave
Marcada 158

M: Esther (volvía a nombrarla y buscaba su boca desesperada, disfrutando de sus


caricias pero comenzando a desesperarse por querer sentirla en ese lugar, que la llamada
humedeciéndose)

Al escucharla y mientras ella dejaba su nuca para ahora agarrarse a su muslo, bajaba sus
manos hacia sus muslos, paseándolas por su interior y deslizando sus pulgares por todo
su centro, notando como esa caricia le hacía arquear la espalda contra ella

Sacando fuerzas para aguantar el envite, retiraba sus manos de ahí, solo para levantar su
camisón y quitárselo, gimiendo ambas cuando sus cuerpos contactaban en la misma
posición

Volviendo a unirse en un beso febril, que les hacía buscar sus lenguas con ansia,
encontrándose a veces, fuera de sus bocas. Torciendo sus cuellos en giros casi
imposibles

Cubriendo su pecho, ahora descubierto, con sus manos para después arrastrarlas por su
torso hasta su centro, donde la derecha acudía rauda a acariciarlo y la izquierda a pasear
por su ingle en movimientos circulares

Mientras sus dos pechos comenzaba a necesitar aire, más cuando los gemidos tenían que
silenciarse y dejar salir el aire de a poco, aun más cuando la mano izquierda de Esther,
abandonaba el muslo para entrar en ella y la derecha se centraba en la perla que adoraba

Hincando sus talones en sus glúteos ante los movimientos de su chica sobre ella, quien
por el placer que estaba sintiendo mordía su mejilla, ahogando así, sus gemidos

Haciendo que su pelvis comenzara a buscar sus glúteos, necesitando ese contacto,
mientras sus manos continuaban saciándola y disfrutándola

Realizando un esfuerzo para no cerrar los ojos y contemplarla, despertando la necesidad


de acariciar también su torso y su pecho, dejando de acariciarla con la mano derecha
para buscar la que ella tenía anclada en su muslo, entrelazando sus dedos con los de ella,
para a continuación, deslizarlas primero por ese mismo muslo y después por el vientre
de Maca

M: Esther (casi gritaba adivinando donde llevaba sus manos. Algo dentro de ella se
desataba, comprobando lo que ya sabía, esa mujer era capaz de llevarla a la locura y de
hacer que hiciese lo que quisiese, con el corazón y las pulsaciones a mil, perdiendo la
conciencia de donde se encontraba, cuando sus propios dedos eran depositados en su
clítoris y su cuello era mordido sin piedad. Jadeando como nunca, cuando la mano que
cubría la suya le indicaba los movimientos a emular)

Cerraba, ahora sí, los ojos con fuerza, reteniendo esa imagen en sus retinas cuando la
veía acariciándose a si misma, mientras su mano derecha sustituía a su izquierda,
entrando en ella con desesperación, moviéndose ambas en compás

Pudiendo ahora sí, atrapar ese pecho con su mano, apretándolo con fuerza cuando creía
ahogarse y tenía que controlarse para no alcanzar el orgasmo antes que ella y sin
necesidad de contacto alguno
Marcada 159

Continuando las dos esa danza improvisada, a la par que sus bocas buscaban cualquier
sitio para besar y morder, durante un tiempo más

Así, hasta que sentía el intenso orgasmo que recorría el cuerpo de Maca, desplomándose
sobre ella a la vez que varios espasmos sacudían su cuerpo, como cogía su mano
izquierda y la llevaba a su boca mordiéndola

M: Esther... Esther... (no podía parar de nombrarla mientras continuaba mordiendo su


mano, por sus ansias de gritar de placer sintiendo como la mano derecha de ella,
continuaba acariciando su centro, alargando así, su orgasmo)

No dejando espacio para que se recuperarse, por la desesperación que ella misma sentía,
la hacía caer en la cama boca abajo, acoplándose a su espalda y buscando consuelo en
sus glúteos, mientras ella comenzaba a mover sus caderas ayudándola

Mordiendo su espalda al sentir que su orgasmo llegaba atravesándola de arriba a abajo y


buscando sus manos para atraparlas entre las suyas, cayendo exhausta sobre ella

E: No te puedes imaginar, lo grandiosa que te ves (besaba su espalda todavía formando


una cruz)
M: Cuando... recupere... el habla, te digo lo que te quiero uhm
E: Mucho ¿no?

Pocas horas después, como era costumbre desde hace dos años y algunos meses, se
despertaba con el corazón a mil, la boca seca y desorientada. Miraba alrededor
buscando tranquilizarse cuando la notaba entre sus brazos, entonces hundía su nariz en
su cuello, impregnándose del aroma que llevaba meses calmándola

Una vez conseguido comenzaba a soltar su abrazo con la intención de irse, cuando...

M: Cariño has dormido muy poco, ven que te acaricie (con sueño sujetaba como podía
su mano)
E: No, sigue durmiendo, voy a ver a mi madre
M: Pero si estamos en mitad de la noche Esther.
E: Me lo ha pedido ella, ahora subo, te quiero (la besaba y salía de la cama)

Nada más bajar se dirigía a la habitación de sus padres y aunque se conocía de sobra la
casa, cierto ruido estridente le ayudaba a llegar

E: Mare mía como ronca, si parece un jabalí (entraba y se iba al lado de la cama donde
sabía dormía su madre) mami (no obtenía respuesta) mama (la meneaba un poco) joli
(una mano tapaba su boca)
En: Tira para el salón que en seguida voy y ni se te ocurra tirarle del bigote

Hacía lo dicho acomodándose en el sofá, hasta que la veía llegar con algo en sus manos,
entonces se incorporaba quedando sentada y se cruzaba de brazos en un gesto infantil

En: No empieces con las pataletas que te la vas a tomar (se sentaba con ella)
Marcada 160

E: Que no me gusta, que sabe a vaca


En: Sí, es lo que tiene la leche de vaca, venga cariño mío que estás muy delgada,
además le he echado miel
E: Jolines, no quiero
En: No me enfades que es muy temprano y ven aquí (la atraía hasta ella abrazándola)

Compartían ese abrazo durante un rato, echadas en el sofá, mientras la madre de Esther
la acunaba sin dejar de acariciar su cabello

En: Me gusta tu novia


E: Pues a mi más jejeje
En: Esther que no soy tu padre (la regañaba) mientras te bebes la leche cuéntame cómo
va todo, ¿cómo llevas el tratamiento?
E: Ya solo tomo algo cuando estoy nerviosa
En: Bien, pero aquella vez que fui contigo, Vero me dijo que era muy importante que
respetases las comidas y las horas de sueño, y eso no veo yo que lo hagas
E: Que sí, que de verdad que como más y también duermo más
En: Con Cruz hablo a menudo pero y Vilchez ¿estáis mejor?
En: Jum se le ha pasado el enfado vuelve a mirarme como... como me ha mirado
siempre
En: Como un hermano cabreado con el estorbo de su hermana pequeña. Si te ha visto
crecer
E: Jum, no me sueltes, sigue abrazándome otro poquito anda
En: Claro lucero mío, por mi te abrazaba toda la vida

En: De esas me hizo muchas, si es que, más bicho y trasto no me pudo salir (tomaban
café en el porche de la casa, mientras el resto continuaba durmiendo)
M: Ya me imagino (se apoyaba en la pared sentada en el típico poyete de casa de
pueblo andaluz)
En: Hubo una vez que, ya has visto como se vive en un cuartel ¿verdad? (la veía
afirmar con la cabeza sonriendo) los niños los dejábamos jugando hasta tarde en el
patio, ahí nada les iba a pasar, pues un día: “y esta niña que no sube”, yo preocupada
bajé y nada ni un niño allí, total que me fui a casa de mis vecinas por si estaba con
alguna y nada, nadie la había visto y mi Pepe de servicio en la calle. Comenzamos a
buscarla sin lograr encontrarla, así que, me fui a que el Capitán a avisarle, nada más
decírselo me dice: “será posible, mira que esta tarde la he echado de allí, seguro que está
en los calabozos”. Y allí que nos fuimos (perdía su vista, recordando y sonriendo al
hacerlo) entramos allí y la encontramos durmiendo en uno, como el angelito que es.
Tuve que tirar su ropa, me daba miedo que hubiese cogido algo ahí encerrada y después
cuando la estaba bañando, le preguntaba “¿por qué has hecho eso?” Y me contestó:
“tengo que saber lo que se siente ahí dentro, así los castigaré con eso o no”. “¿Y qué se
siente?” Volví a preguntarle y me dijo: “no sé mami me he dormido”, jajaja tenía nueve
añitos y ya lo tenía muy claro. Si es que (volvía a negar con su cabeza) siempre llevaba
en un papelillo los derechos de los detenidos apuntados y en cualquier descuido la
tenías leyéndoselos a cualquiera que pasara por el patio jajaja
M: ¿Quería que fuese guardia?
En: No, yo quería que fuese enfermera pero a mí ni caso me hizo, siguió a su padre.
Como la llevaba a todas partes como si fuese su monillo, con meses ya la subía al patrol
de la guardia civil, jajaja me decía “voy a lucir a mi canija” y ahí que se la llevaba,
Marcada 161

cacerías, toros... lo que fuese. Si ni siquiera me dejo vestirla de blanco en la comunión,


que se empeño en hacerla vestida de guardia y con tricornio. Cuando llegó el momento
de rezar (le cogía del brazo) yo decía para mi, “verás que la lía y en vez de rezar el
padre nuestro empieza a cantar el himno”, menos mal que no, aunque saludar
militarmente al cura sí que lo hizo
M: Jajaja (reía encantada con las travesuras de su chica)
En: No me conformé, traté de llevarla para mi lado y que se olvidara de seguir a su
padre, pero no se pudo, cuando se examinó para entrar en el Colegio (volvía a cogerla
del brazo) hasta recé para que suspendiera (la soltaba negando con la cabeza) aprobó y
ahí hubo unos meses, hasta que se incorporó, que lo pase mal, hasta discutía con Pepe.
Él me decía: “he criado a mi canija libre, para que haga lo que quiera y si es ser guardia,
ahí estará su padre”, yo enfadada le contestaba: “no he parido a tu canija para que me la
maten en cualquier carretera, o le peguen un tiro o mil cosas más”. ¿Aunque no tengas
hijos me entiendes verdad?
M: Sí (apretaba sus labios) sí
En: Los dos años del Colegio fueron los más tranquilos, como siempre estaba allí por
castigos, no había peligros, subimos cada mes a verla, ahí dije “bueno no tiene que ser
todo malo”, más cuando veía a Pepe entrar hinchado como un pavo a ver su canija y eso
que nada más entrar ya le decían todas las trastadas que su canija hacia ahí dentro.
Después te enseño fotos de esa época jajaja que me la raparon Maca
M: Jajaja lo sé...y Encarna, ¿cómo entró en información? (preguntaba haciendo que el
rostro de su suegra adquiera un rictus serio)
En: La ficharon en el colegio, como vieron que era una vivaracha. Nada más acabar las
prácticas la llamaron para hacer las pruebas. Y volvió a aprobar a pesar de mis rezos
(encogía sus hombros) nosotros habíamos estado en el norte, sabía muy bien que era
eso, de ese tiempo solo conservo excelentes amistades como los padres de Cruz, pero
nada más. Allí para nosotros, solo había odio, ya sabes el cuerpo opresor, los
torturadores y todo lo demás. Ahí empezó lo peor, tuve que acabar por colocar una
pizarra en la cocina e ir apuntando por donde andaba mi niña
M: Tuvo... tuvieron que pasarlo muy mal
En: Sí (bajaba su cabeza un segundo su cabeza para volver a levantarla, mientras volvía
a recordar) mi Pepe venía orgulloso cuando la condecoraban o le daban alguna
felicitación, “otra más para mi canija” decía y las colgaba en su habitación, a mí,
siéndote totalmente sincera, cada condecoración era un pinchazo en mi corazón, eres
jueza y sabrás que para que te den medallas has tenido que hacer algo gordo y por lo
tanto peligroso. Conforme crecía su fama en el Cuerpo, lo hacía mi miedo a que le
pasara algo. Cuando nos veíamos no paraba de aconsejarla, “ten cuidado cariño no
hagas caso a todo, tienes que mirar por ti, antes tú que nada”... (comenzaba a
emocionarse) así, hasta que pasó
M: Encarna (se contagiaba de su emoción y sus ojos comenzaban a aguarse) no tiene
que seguir
En: Hablarlo me ayuda (se encogía de hombros y Maca cubría sus manos apoyadas en
su regazo con una de las suyas) me acuerdo como si fuera ayer, hablaba por teléfono
con Cruz, María tenía meses de vida, y me decía “cuando la vea se va a enterar, le tengo
dicho que nos llame por lo menos cada quince días”, ¿cómo nos iba a llamar? (por sus
ojos comenzaban a deslizarse lágrimas) nada más ver la cara de Pepe entrando en casa
lo supe, supe que algo muy malo le había pasado a mi niña. Le acababan de informar
que llevaba días secuestrada, me quise morir... Pepe empezó a llorar como un niño al
que le rompen su mejor juguete y yo... yo... a mi... me dio por pegarle, no sé cuantas
cosas le dije... y no sé cómo me pudo perdonar... le... (le costaba hablar por el llanto,
Marcada 162

mientras Maca también lo hacía apretando fuerte sus manos con la de ella) le llegué a
gritar... “mira lo que has dejado que le hagan a tu canija”... en seguida la casa se llenó
de gente, compañeros y sus mujeres que venían de muchos sitios, familia, amistades...
todos intentando ayudarnos a sobrellevar la espera... pero... nada me servía... en mi
cabeza solo tenía la imagen de mi niña con nueve años dormida ahora en un agujero...
no fui consciente de cómo pasaban los días, casi siempre sedada, hasta que un día Pepe
vino a la cama y me dijo “mi canija es muy fuerte y sabe que la estamos esperando,
saldrá de esta, pero su padre va a intentar ayudarla” y se fue, organizó a compañeros
pero los detuvieron para que no pudieran intervenir, le pegó a un mando, le retiraron el
arma y durmió varias noches encerrado en un calabozo, temían que hiciera algo o
incluso se lo hiciera
M: Encarna (lloraba sin ningún reparo abrazándose a ella)
En: Pude volver a respirar cuando me avisaron de que estaba en el hospital (seguían
abrazadas y notaba como Maca hacía más presión en su abrazo) no fue el final, ¿lo
sabes? (preguntaba en su hombro y la contestaba con una pequeña afirmación de su
cabeza) su psiquiatra me dijo que con la droga y... lo demás... buscaba evadirse...
olvidar todo lo que pasó hay encerrada, mi niña (rompía ahora en un llanto desgarrado
contagiándolo a quien la abrazaba con el corazón oprimido)
M: Encarna (no podía pronunciar más)
En: Pero ya va estando bien (trataba de normalizarse) le falta comer más y dormir, eso
va a ser más difícil, porque los recuerdos estarán siempre ahí, pero comer (se separaba y
sacaba pañuelos de su delantal, limpiando primero el rostro de su nuera, quien se dejaba
todavía con pucheros) tienes que ayudarla, nunca ha sido buena para comer (dejaba de
limpiarla para hacer lo propio con su rostro) pero... es necesario que por lo menos
retome el habito... la psiquiatra me dijo que la cocaína no tiene síndrome de abstinencia
pero su falta, sí produce anorexia nerviosa, es como si se olvidara de comer, para ella es
como si no lo necesitara
M: Y... es... que... a veces parece como si le aburriese comer (cogía un pañuelo para
terminar de limpiarse)
En: Eso es de siempre, de pequeña y no tanto, tenía que contarle mil cosas o
entretenerla para que fuese comiendo (iba tranquilizándose)
M: Eso hago... Encarna (volvía abrazarse a ella buscando consuelo)
En: Venga tranquila, no podemos llorar más, que en nada está despierta
M: Sí (dejaba un fuerte beso en la mejilla de Encarna y se separaba) se me habrán
hinchado los ojos
En: Un poco, pero estás igual de guapa, voy a preparar otros cafés estos están helados

Se quedaba sola y tenía que hacer un esfuerzo sobrehumano para no comenzar a llorar
de nuevo. Ya conocía lo contado por Encarna, pero escuchar de su voz todo lo sufrido,
hacía que su subconsciente se imaginase viviendo la situación

E: Mira lo que te traigo (pocos minutos después se asomaba por la media puerta de la
casa) buenos días cariño (salía y antes de ser respondida notaba como Maca tiraba de
ella para sentarla en sus piernas, casi tirando los cafés) pasas de las mayores vergüenzas
al achuchón, ¿en una noche? (le sonreía feliz y ajena a lo acontecido en ese porche)
M: Buenos días amor (la besaba apretándola contra ella)
E: Deja que suelte los cafés (lo hacía en el poyete donde estaba Maca sentada) hoy
recuérdame que compre un euromillón de esos, es mi día de suerte, mi madre acaba de
dar un abrazo que casi me rompe y ahora tú (como siempre que se abrazaban juntaba su
frente con la de ella)
Marcada 163

M: Porque te queremos y sabemos lo mimosa que eres (dejaba un beso en sus labios y
se refugiaba en su cuello, queriendo parar el mundo en ese justo momento)
E: Me encanta que me mimes, ¿por qué tienes los ojos hinchados y llorosos?
M: No sé, puede que tenga alergia a algo (hablaba mientras besaba su cuello)
Pepe: Buenos días (se asomaba a la semipuerta apoyándose en ella)
E: Estás hecho un jabalí, menudos ronquidos pegas (se soltaba lo justo de Maca para
inclinar su cuerpo hacia su padre y así chocar su frente con la de él, cerrando ambos los
ojos al contacto. Instantes después, comenzaba a hacer fuerza con su cabeza mientras él
aguantaba desde su posición)
Pepe: Sigo siendo más fuerte que tú, canija (se desunían y algo en el rostro de Maca le
hacía observarla, percatándose de la emoción que cubrían los ojos de la misma) ¿cómo
ha dormido señoría? (la veía entrecerrar los ojos) perdón Macarena (lo volvía a hacer)
ah no... Maca, ¿he atinado por fin? (le sonreía peinándose su bigote)
M: Sí (alargaba su brazo para acariciar su mejilla)
Pepe: Cuidao (subía sus cejas) por menos se me enamoran
M: Pepe (medio le regañaba negando con la cabeza y sonriendo)
E: Jejeje fantasmilla
Pepe: Venga (abría la semipuerta pasando por ella) acompañarme, os voy a enseñar una
hermosura
E: Yo ya la estoy viendo (susurraba al tiempo que dejaba un beso en los labios de Maca
y se levantaba de encima de ella tirando de sus manos para levantarla)

Caminaba junto a ella con su mano enganchada en el bolsillo trasero del pantalón de
Esther, pocos metros hasta llegar a lo que parecía una nave, viendo como su suegro
abría el gran portón y ante sus ojos aparecía la “hermosura”

M: Es un tractor (decía sorprendida)


Pepe: No, no es un tractor (la imitaba) es “mi” tractor (le contestaba orgulloso)
E: Mola (se soltaba y se dirigía hacia él) venga Maca súbete conmigo (de un salto se
subía)
M: Esther... eh... es un tractor (todavía no se creía la ilusión de ambos por un tractor)
Pepe: Venga ya, súbete
M: A ver Pepe, he crecido viéndolos en la finca y... la verdad nunca me ha dado por
subirme a uno, no creo que... Pepe (protestaba cuando la rodeaba con sus brazos
alzándola)
Pepe: Venga ya parriba (la soltaba como un saco de patatas encima del tractor)
E: Ya sé lo que voy a regalarle a María en los reyes: La Barbie y su tractor jejeje (la
picaba)
M: Os mato (se sentaba incomoda) ni se te ocurra ponerlo en marcha
Pepe: Venga canija (se subía también) vamos a lucirla por el pueblo
M: No, eso sí que no (pedía con pavor)
E: ¿Por qué no lo has comprao con bocina? (ni caso le hacía)
M: Esther, ni se te ocurra o te quedas sin... joder... (“iba a castigarte sin postre pero no
puedo, es superior a mí”)
En: Pepe (aparecía en la nave) deja a las niñas y ven a partir jamón, que Raúl no sabe
Pepe: ¿Cómo no va a saber?, con todo lo grande que es, ya podía partirlo a bocaos (se
giraba hacia su nuera) te has escapao por pocas, pero (saltaba bajándose) ya te
pillaremos
E: Jejeje auch, no me pellizques
M: Ven aquí (se señalaba sus piernas al tiempo que se sentaba ahora cómoda)
Marcada 164

E: Marimand... auch, luego la bruta soy yo (se sentaba encima de sus piernas,
abrazándose a su cuello)
M: Quiero y necesito tenerte abrazada diez minutos (le decía cogiendo su rostro)
E: ¿Diez minutos? y ¿Así?
M: Sí, querría más, pero sé que no se puede. Estate tranquila en mis brazos, uhm
E: Pero... es que...
M: Shusss

E: No deberíamos estar viéndonos, que esta noche es la presentación oficial


Pedro: Pero si te conozco hace más de un año y antes que ella incluso, además, me
llamó Antonio con esta ganga y en seguida pensé en ti
E: Don Pedro yo soy muy desastre para los coches, que luego lo dejo tirado en
cualquier sitio y me lo roban (respondía conduciendo un BMW corto descapotable)
Pedro: ¿Como le van a robar un coche a una sargento?
E: Ja el último cuatro veces, vale que lo dejé con las llaves, pero que no, este coche es
muy goloso y no tengo ganas de patearme luego el pueblo, repartiendo tostas
Pedro: ¿Tostas? Jajaja menos mal que voy entendiendo tu jerga, ¿qué pasa?
(preguntaba ante el frenazo dado por Esther)
E: No... que (miraba fijamente por el espejo retrovisor) nada probando los frenos
Pedro: Mujer avísame, que casi me parto el cuello
E: Anda que no es exagerado
Pedro: ¿Entonces?
E: No, mejor otro coche que cante menos
Pedro: Pero es que, con este tengo mano y te saldría por poco dinero
E: Que no, ya le pediré otra cosa en la que tenga mano jejeje (paraba en un semáforo
cerca de las rocas del paseo marítimo)
Pedro: Lo que quieras. No tendrá el hombre otro lugar donde pescar, con la marea que
hay (miraban ambos hacia el pescador) mira que olas, una vez estando con unos amigos
en un yate vino... ¿se acaba de caer?
E: Cago en la leche, llame a alguien (se bajaba rauda del coche corriendo hasta las
rocas)
Pedro: ¿Pero?... ¿pero a quién llamo? Dios mío, que... que... yo no puedo estresarme...
¿y el coche?... ¿qué hago con el coche?... mejor llamo (la veía lanzarse al agua) dios que
me quedo sin nuera antes de que me la presenten... (cogía su móvil y llamaba a quien
primero se le ocurría)
-: Roberto Hernández delegado del gobierno, dígame
Pedro: Roberto (gritaba) soy Pedro Wilson
Roberto: Pedro, ¿cómo estás?
Pedro: Muy mal (se bajaba del coche) necesito tu ayuda mi nuera se acaba de tirar por
un acantilado lleno de rocas
Roberto: ¿Co...?... ¿Pero? ¿es que han venido tus hijos?
Pedro: No, es la de mi hija, bueno todavía no lo es pero como si lo fuera, es la Sargento
García
Roberto: ¿Que la Sargento García es tu nuera?... y... ¿de tu hija?... ¿Pedro no estarás de
catas?
Pedro: Que no, manda a alguien, que me la está ahogando
Roberto: ¿Quien la ahoga?
Pedro: El pescador que se ha caído, dios mío mi hija me mata, me estoy empezando a
asfixiar
Marcada 165

Roberto: Tranquilo ya estoy informando, venga respira conmigo, venga, si es la


Sargento García no pasa nada
E: Tíreme la corbata (gritaba desde el agua forcejeando con el pescador, quien se movía
histérico por el pánico)
Pedro: Quiere la corbata, ¿para qué quiere la corbata?
Roberto: Tú tírasela ella sabrá... dios... que tensión, pero tú Pedro tranquilo
Pedro: Como voy a estar tranquilo, si la estoy viendo estamparse contra las rocas... ésta
no la cuento, mi hija viuda y huérfana en el mismo día
Roberto: Me acaban de confirmar que ya están de camino, ahora tranquilízate sin
perderla de vista
Pedro: Sí... aghhh... uhm... agh... (aspiraba y espiraba, tratando de calmarse mientras la
veía forcejear con el pescador y en un momento ambos se hundías) dios, se acaban de
hundir
Roberto: Joder, me dicen que en cinco minutos llegan
Pedro: Lo ha esposado... pero... ¿para eso quería mi corbata?... lo tiene esposado... se
me está nublando la vista Roberto... que me va a dar (seguía contemplando la escena
entre sorprendido, acojonado e histérico)
Roberto: ¿Qué te va a dar?, tienes una nuera que es la hostia lo salva y lo detiene,
seguro que lo tenía fichado, pero tú tranquilo... que van varias ambulancias. Otra
medalla que le entrego verás

Como bien aventuraba el delegado del gobierno en cinco minutos, llegaban hasta ellos,
dos ambulancias, un equipo de salvamento marítimo y una patrulla de policía local

Don Pedro continuaba hablando todavía con el Delegado y sin perder de vista a su
todavía no nuera

Pedro: Ha conseguido subirse a la roca y tiene al otro agarrado por la corbata


Roberto: Bien, te dije que no pasaba nada, para eso quería la corbata ¿tú cómo estás?
Pedro: Yo... a mí me tiembla todo... ya está, acaban de sacar al maldito pescador... cago
en el pescado y en la madre que lo parió, que casi me quedo sin sargento (se
emocionaba) y sin nuera a la vez
Roberto: Jajaja (reía nervioso) menudo rato he pasado, pero tú sigue respirando que
todavía te da

Media hora después, la sargento pisaba otra vez tierra y antes de poder recuperarse un
Don Pedro emocionado se tiraba encima de ella abrazándola

Pedro: Ay madre mía estás hecha un Cristo (todavía agarrándola por los hombros la
miraba de arriba a abajo viendo la multitud de arañazos que se había hecho)
E: Náh, tranquilo esto con un poco de yodo se va (lo miraba a los ojos y lo notaba
perdido) Don Pedro (gritaba cogiéndolo ahora ella mientras él parecía desmayarse)
Erika: Déjame a mi Esther (llegaba hasta ellos Erika, médico de una de las
ambulancias)
E: Erika, cachis en la mar que es mi suegro, sálvamelo o su hija me mata (la agarraba
del chaleco dejándolo caer)
Erika: Jajaja tranquila parece solo un mareo (se lograba soltar de ella y acudía a ver a
Don Pedro, quien había sido salvado de una caída por el ATS)
Marcada 166

Una vez que tanto Don Pedro como el pescador estaban siendo atendidos algo le hacía
girar su vista, hasta una de las palmeras, nada más verlo comenzaba a correr
persiguiéndolo

Pedro: Gracias... ya estoy mejor... ¿y ahora donde va? (preguntaba cuando pasaba
corriendo por delante de él)

Continuaba su carrera, persiguiendo al tipo, con la ropa empapada y las magulladuras


sangrando

E: Párate hijo de puta (se lanzaba a por él cayendo ambos al suelo e iniciando un
forcejeo, hasta que conseguía quedar sentada sobre su barriga) eres un maldito hijo de
puta (lo agarraba por la camisa)
-: Suéltame soy policía
E: Eso ya lo sé (le gritaba al rostro) ¿a eso le llamas tu ser policía?, llevas siguiéndome
dos semanas y ¿te dedicas a hacer fotitos mientras un pobre hombre casi se ahoga?
-: Lo que quieras, pero por lo menos, yo no me follo a asesinas de compañeros (recibía
un puñetazo en todo el pómulo) te vas a cagar, te pienso denunciar, acabas de pegar a un
policía (se preparaba para recibir otro puñetazo cuando dos guardias civiles paraban y
levantaban a la sargento casi de un puñado) tenéis que detenerla soy policía (se
levantaba como podía viendo como el más mayor de los guardias civiles se dirigía hacia
él, mientras el otro luchaba con la sargento tratando de retenerla)
E: Emilio suéltame, maldito cabrón (seguía forcejando)
Emilio: Esther ya vale, no te quiero hacer daño, vamos
-: Esa pedazo loca me ha pegado, está más loca de lo que dicen
E: Vuelve a llamarme loca y te reviento (gritaba)
-: Eso es lo que er... (otro puñetazo le hacía callar mientras nuevamente era agarrado por
la camisa) no tienes ni idea de lo que estás haciendo, esa loca y... aghhh (callaba cuando
su espalda impactaba contra una pared) vete olvidando del uniforme que llevas,
suéltame guardia, pikoleto de mierda
-: Primero (volvía a hacer que su espalda impactara contra la pared) soy Teniente no
guardia, segundo a ti ya no hay quien te enseñe a ser policía, pero por lo menos te
enseñaré a respetar a quien sí lo es. Esa a la que tu llamas loca (lo volvía a hacer) ha
salvado a más gente de lo que tú lo harás en tu vida, esa ha luchado y casi perdido la
vida para que gentuza como tú no tengáis que preocuparos de vigilar vuestra nuca por si
un puto terrorista os la vuela (repetía su acción) y sí, probablemente esté un poquito
loca, hay que estarlo para tirarse a un acantilado lleno de rocas para salvar a un
pescador, pero eso, mira qué casualidad, es lo que debe hacer un policía, imbécil (y lo
volvía a repetir, con más fuerza) Ahora (le colocaba la chaqueta y camisa) te vas a
perder de mi vista, vas a ir a llorarle a los hijos de puta que te han manado a seguirla y
me los mandas, que yo me ocuparé
-: Tiene que atenderme, me han lesionado
V: Ese no es mi problema, voy a contar hasta tres o te llevo al cuartelillo y sus
compañeros te lo explican, lárgate de una vez (lo empujaba y se quedaba parado viendo
como a pasos torpes llegaba hasta su coche marchándose de allí) joder (gritaba para él
solo)
E: No tenías que meterte, es asunto mío (una vez solucionado Emilio la había dejado ir)
V: Escúchame bien (la cogía del brazo apartándola en busca de mayor intimidad) ¿qué
cojones tienes en esa cabeza?
Marcada 167

E: Casi nos ahogamos y el tío mirando y haciendo fotos, ¿qué querías que hiciera?
(hablaba casi gritando)
V: No me refiero al hijo de puta ese, me refiero a, ¿cómo cojones te tiras al agua así?
E: Se iba a ahogar y... ¿y qué iba a hacer si no?
V: ¿Tú no entiendes que no vale todo?, era un caso para llamar a rescate, que podías
haber muerto los dos, que hubiera pasado si no está tu suegro ¿eh? Dime... ¿cómo
cojones ibais a salir de ahí? ¿Cómo quieres que no te llamen loca haciendo cosas así?
E: No estoy loca... solo... no lo estoy... y me estoy poniendo nerviosa (se miraba las
manos como siempre.)
V: No sé cuánto tiempo llevo diciéndote, que tienes que respetar tu vida, aunque sea
solo un poco Esther, solo... (tragaba el nudo que se le había formado en la garganta al
ver como otras tantas veces, la transformación que se daba en Esther, de sargento casi
de hierro a niña indefensa) solo un poco, hay mucha gente que te quiere, ya es hora de
que empieces a pensar en nosotros cuando hagas estas cosas, joder (con una mano la
atraía hacia él abrazándola)
E: No estoy loca... ufmm (aspiraba su nariz dejándose abrazar) no soporto que me
llamen loca, un poco pirada, pero loca no

E: Dime cariño (contestaba a su llamada telefónica)


M: Hola amor, nada, para recordarte que a las nueve tienes que estar aquí y son las ocho
E: Vale, no hay problema (hacía señas con su otra mano) cariño una cosa que... que...
pero tú tranquila que estoy bien
M: ¿Qué te ha pasado ya Esther? (preguntaba entre preocupada y enfadada)
E: Nada ya te he dicho que tranquila (sacudía su mano)
M: Porque me lo dices es por lo que no puedo estarlo, ¿qué pasa? (preguntaba nerviosa)
E: Es que he participado en un rescate en el mar, nah muy poca cosa (veía a varios
negar con la cabeza) y... y tengo algunos arañazos
M: ¿Un... un rescate? Pero... ¿tú no librabas?
E: Sí pero pasaba por ahí
M: ¿Es que no hay más guardias civiles en el pueblo que tú? Esther dime que estás bien
(se acaba de alterar del todo)
E: Que sí cariño, que no es nada bueno me tendrás que hacerme algu... (volvía a verlos
negar con la cabeza) que luego te lo explico, te dejo que... que me queda papeleo
M: Uff, ya estoy intranquila y mira que ya lo estaba con la cena, pues ahora más, que
hasta que no te vea, joder Esther (se mordía una uña)
E: Tranquila venga, ponte muy guapa para la noche
M: Yo ceno con mis padres, eres tú la que tienes que arreglarte
E: Sí (se miraba) si venga ale, te quiero mucho cariño en un rato nos vemos
M: Vale (con el te quiero se la ganaba) pero ven directa y sin mirar para ningún lado no
vaya a ser que tengas que participar en otra cosa, yo también te quiero amor (cortaban la
comunicación)
E: Vaya tomándose otro calmante, que esta noche le va a hacer falta, verá la que me
forma en cuanto me vea aparecer así (después del rescate habían decidido toma algo
juntos para tranquilizarse)
Pedro: Jejeje me río por no llorar, si por lo menos no se te vieran, pero hija llevas dos
apósitos en la cara, imposible disimularlos
E: Jejeje eah ya no se puede hacer náh. Mejor seguimos disfrutando del burbon este que
está que te mueres, ¿verdad Erika?
Marcada 168

Erika: Sí pero yo creo que me voy a retirar pronto, que se me está subiendo a la cabeza,
está chula la jaima que ha montado Ana, me la imaginaba más pija. ¿verdad Pedro?
Pedro: Pues claro ya os lo había dicho, si es que a los jóvenes os gustan nada más que
los antros, ¿verdad Vilchez?
V: Verdad (se retrepaba en la silla) pero creo que a mi también se me está subiendo,
Emilio no bebas mucho que conduces tú
Emilio: Ve Pedro, para eso sirven los galones jajaja
Pedro: Jajaja mirad quien viene por ahí (todos se giraban hacia donde indicaba viendo
como Ana se acercaba a ellos)
Emilio: Hola Ana (se levantaba de su asiento sonriéndole)
Ana: Hola (le guiñaba un ojo disimuladamente) ¿qué tal? como... (se quedaba parada
mirando a uno de ellos) Esther por dios, ¿qué te ha pasado?
E: Cachis en la mar, si ésta ha reaccionado así verás la otra (le murmuraba a Erika) náh
unos pequeños arañazos, auch cuidao (se había abalanzado hacia ella y aun sentada la
examinaba cogiéndola por el flequillo)
Ana: Pero... como... ¿cómo te has hecho todo esto? (continuaba su examen soltando su
flequillo) Madre mía Esther prepárate, no te digo más
E: Venga seguid poniéndome nerviosa, voy al aseo
Ana: Pero... (la veía marcharse) uff... Pedro ¿no cenabais hoy?
Pedro: Sí jejeje ahora iremos
Ana: Ahora iremos no, se tiene que cambiar que va manchada de sangre, a tu mujer le
da algo si se presenta así
Pedro: Pues que se vaya acostumbrando, que tiene por nuera a una heroína jejeje (a éste
comenzaba a notársele los burbons consumidos) ya le digo yo a Carmen, es nuestra
mujer de la casa, que vaya haciéndose de botiquines jejeje menudo rato me ha dado mi
nuera Ana, que yo pensaba que no lo contaba
Ana: Veremos si cuentas la que se forma esta noche en tu casa, ¿a qué hora cenáis?
Pedro: No sé... creo que Esther me dijo a las nueve
Ana: Pues no le da tiempo (pensaba) creo que tengo algo de ropa en el despacho
E: Que despacho ni que nah, mejor aprovechamos el tiempo tomando otra copita, suegri
¿qué dice? (otra que mostraba ligeros síntomas etílicos, una vez que regresaba a la
mesa)
Pedro: Pues claro, total la bronca la vamos a tener igual, Vilchez ¿tú qué dices?
V: Jejeje yo ya tengo conductor (palmeaba la espalda de Emilio denotando síntomas
parecidos a los otros dos) Erika ¿tú que...
Ana: Hey (lo interrumpía) mejor paráis “el tú que dices” que habéis montado y
empezáis a despejaros un poquito. Ahora mismo os pido unos cafelitos cargados y tú
(señalaba a Esther) tirando para mi despacho
Pedro: Ana no seas cortarollos jejejeje
Ana: ¿Cortarollos? (preguntaba asombrada por la expresión usada por Pedro) Madre
mía Esther ¿qué le has hecho?
E: Que qué me he hecho, que qué le hecho, menuda te ha dado a ti con el verbo hecho...
no ese no es... hechar... no tampoco ese es sin hache... (paraba su divague preguntándole
al resto) hacer ¿no?... es igual, estás muy cansina
Ana: Emilio cariño puedes... (los ojos de Emilio le informaban del gambazo) que más
da si van medio pedos
E: Suegri cariño jejeje
Pedro: Vilchez cariño jejeje (no le hacía falta nada para seguirla)
V: Erika car...
Ana: Emilio por favor haz algo (otra vez lo interrumpía)
Marcada 169

V: ¿Por qué siempre me cortas a mí?


Erika: Jajajaja joer yo solo he podido seguirlos una vez, hostia Reme (cogía su móvil)
V: Cruz (cogía el suyo)
Pedro: Rosario (éste ni cogía el móvil) jejejeje me gusta a mí el juego este (miraba a
ambos hablando por teléfono) ah que ahora no era juego... pues como dice mi nueri es
igual jajaja (menuda llevaba el señor Wilson)
Emilio: Voy, voy (se levantaba ante la mirada asesina que le lanzaba Ana) jajaja si es
que, era por desestresarnos que no sabes lo que hemos pasado (le explicaba) a ver
organización (se quedaba mirándolos y veía a Esther echada en el hombro de Pedro
mientras se rascaba un apósito, a éste riéndose solo, a Vilchez con el teléfono separado
de la oreja y a Erika asintiendo continuamente) esperamos que cuelguen ¿no?
(preguntaba inocente)
V: Sí (retomaba la conversación telefónica) en quince estoy allí, se me ha olvidado...
sí... no te enfades que sabes que te quiero mucho tonti (¿este era Vilchez?) si voy
saliendo... no tranquila me lleva Emilio, chao
Erika: Sí... sí... para una vez... sí... sí... bueno... sí... cojo un taxi... sí... si yo te quiero un
montón tonti, chao
Pedro: El tonti y el chao tampoco lo sigo ¿no?
Emilio: Jajaja compréndeme Ana, así es muy difícil
Ana: Mejor me ocupo yo (daba dos fuertes palmadas) se acabó la guasa, Esther para el
despacho y sin pataletas, el resto os tomáis el café y después Erika al taxi y no me hagas
llamar a Reme, Pedro y Vilchez os esperáis aquí tranquilos a que bajemos. Sin tonterías,
que os coloco un segurata
E: A sus órdenes jejeje (se levantaba)
Ana: Ni se os ocurra seguirla (advertía al resto) ya he tenido bastante, tira delante de mi
Emilio: A... a mí no me has ordenado nada, ¿os acompaño? (comenzaban a caminar)
Ana: Claro tonto, no te vas a ir de aquí sin darme un beso (le lanzaba uno y cuando
volvía su vista al frente) eh sigue de frente que el despacho no está en la salida. Ésta no
sabe la que le espera (llegaban al ascensor)
Emilio: Déjala, menudo día lleva (metía a Esther en el ascensor y esta apoyaba su frente
en el cristal buscando frescor)
Ana: Nada para lo que le queda (se acercaba más a él)
Emilio: Entonces mejor llamas a su señoría y la calmas un poco... que a ti eso (se
acercaba también) se te da muy bien
E: Queréis besaros ya, como sigáis así, me va a subir el azúcar aunque bueno, lo mismo
así, se me baja el burgon jejeje (retiraba su frente del cristal y a través de él los veía
besarse) jolines (ladeaba su cabeza) oye se os ve bien, auch (la mano de Ana empujaba
su cabeza contra el cristal)

Quince minutos y ya en el despacho, la nueva pareja contemplaba a Esther y la


vestimenta improvisada por Ana

Ana: No has quedado nada mal, he conseguido hasta vestirte a tu estilo (la examinaba
vestida con unos pantalones negros bajos de cintura comprados para los camareros del
chilout y una camiseta suya con escote en V) bien ahora creo que tengo por aquí unos
zapatos de...
E: No, eso sí que no, a tus zapatos no me subo ni de coña, me quedo con mis zapas (se
agachaba y daba una vuelta al falso del pantalón) ves, queda guay
Marcada 170

Emilio: Sí, a mi me gusta, bájate un poco el pantalón que se te vea un poco la cadera y
parecerá que te has vestido tú. Lo único ten cuidado con el escote, se te pueden ver los
arañazos que tienes ahí
Ana: Pues nada, hora de que os vayáis que ya, llegáis tarde (la veía con las manos en
los bolsillos y la cabeza agachada) ey ¿qué pasa?
E: Es... que... que... es que no tengo ganas de cena, que estoy hecha polvo, me está
dando el bajón
Ana: Ayss si es que eres un trasto (se acercaba abrazándola) tienes que ir Esther
E: Ya pero es que, yo lo que quiero son mimos de mi señoría no broncas
Ana: No te preocupes que yo me encargo de amansar a la fiera

Otros quince minutos después llegaban a la finca

Pedro: ¿Y ahora que decimos?


E: No lo sé, Ana iba a hablar con ella, no sé que le habrá contado
Pedro: ¿Cómo no se lo has preguntado?
E: ¿Pues no ve que estoy que me caigo?, lo que sea que me haya dado Erika, me está
haciendo efecto ahora (hablaban en la puerta de la vivienda)
Pedro: Como sea, ya saldremos del paso, eso sí, de que a mi me han tenido que atender
ni mu
E: No, pero mañana va a su médico que se lo ha dicho Erika y ahora venga, mejor
entramos ya
Pedro: Sí que se te ve cansada (le acariciaba la frente) ya me apaño yo para que os
podáis ir temprano o mejor os quedáis a dormir y ya está
E: Lo que sea suegri, pero abra ya (se abrazaba a él justo cuando la puerta se abría)
Pedro: Jejeje si es que una heroína también tiene descansar hombre (la achuchaba
contra él orgulloso)
-: Pero...
E: Cary (soltaba a uno y se abrazaba a la otra)
M: Cariño (la abrazaba más contra ella, la charla de Ana de momento, daba excelentes
resultados) Papa (con una mano lo cogía de la barbilla examinándolo)
Pedro: Estamos bien, ella cansada, pero es que le han dado algo y ahora lo está notando
M: ¿Que te han dado? (la retiraba un poco para ver su cara)
E: No sé... algo para los nervios (volvía a hundir su cara en su cuello)
M: ¿Te has pues... Papa (lo veía mirándolas sonriendo) ve entrando tú y cuidado, que
mama de las copas no sabe nada
Pedro: Jejeje mejor, voy para dentro
M: ¿Por qué te has puesto nerviosa? ¿por el rescate?
E: Eh... no, por otra cosa (hablaba contra su cuello)
M: ¿Qué cosa?
E: Eh...
M: Esther (la separaba) bastante que no me enfado por todo lo que te has hecho, pero
encima no empieces con tus contestaciones
E: Otra igual, que yo no me lo he hecho, han sido las rocas
M: Muy bien y lo otro que
E: Pues habrá sido... que estaba tu padre allí (mentía no queriendo preocuparla más, era
consciente que ella no se había percatado del seguimiento de la policía)
M: Déjame verte (la separaba del todo y Esther introducía sus manos en los bolsillos)
estás muy guapa cariño
E: Claro yo siempre lo estoy (le regalaba una sonrisa)
Marcada 171

M: Pero déjame subirte los pantalones (se disponía a ello) siempre tienes que ir
enseñando... Esther (alzaba la voz al notar en la zona más baja de su espalda más
apósitos)
E: Es... que es que... me he dado varios golpes, tengo más por aquí (se levantaba la
camiseta)
M: Esther (daba un taconazo en el suelo mientras se tapaba la cara)
E: Que estoy bieeeen (le retiraba las manos del rostro) venga que se te ha movio el
peazo cinturón ese que me llevas, lo único es que mañana tengo que ir a que me curen,
porque se me han incrustado algunas piedrecillas, pero bueno me lo hace Erika que está
de servicio
M: No, te lo hago yo
E: Jejeje y muy bien además, pero yo hablaba de las curas
M: De lo mismo que hablo yo
E: Que son muchas
M: Da igual, ¿también te las ha curado ella?
E: No ella estaba con t... con otro (rectificaba) no sé para que quieres molestarte estando
ella, que son muchas y repartidas
M: Por eso mismo te las curo yo. Y ahora vamos a entrar (la besaba) que al final me
enfado
E: Jejeje tú también estás muy guapa (la veía abrir la puerta)
M: Hay... hay una cosa que debes saber (se volvía hacia ella seria)
E: Jum ¿Qué?
M: Que... que se me ha olvidado decirle a mi madre lo especial que eres para la comida,
no sé que habrá pedido
E: Jolines ¿y si ahora no me gusta? (pataleaba) que encima no tengo hambre (se cruzaba
de brazos)
M: Te aguantas y no empieces con las pataletas, hoy no tienes derecho a ellas, dame
otro beso
E: Marimandona, auch, que no me muerdas. Ya ya (cortaba su intención de hablar) que
me aguante (volvía a callarla con un beso)

Instantes después lograban entrar en el salón, encontrándose allí solo a Doña Rosario

Rosario: Buenas noches sargento


E: No me llame así (iba a por ella) mejor Esther (le daba dos besos)
Rosario: Bien... es la costumbre (la miraba de arriba abajo)
M: Es muy tarde, mejor comenzamos a cenar
Pedro: Esther (llegaba hasta ellas) toma bebe agua (le daba un vaso de agua ante la
atenta mirada de su mujer)
E: Gracias, mare mía la sed que da el bur... (rectificaba) rescatar a alguien
Pedro: Jejeje y tanto (le guiñaba un ojo) a cenar que el bur... (rectificaba también) el
rescate me ha dado hambre
Rosario: Pero... ¿estás bien?
E: Sí, solo han sido unos arañazos
Pedro: Já tenéis que verle la espalda (se escuchaba un taconazo) pero está bien (decía a
su hija)
M: Cenemos de una vez (empujaba a Esther por la espalda hacia la mesa)
E: Auch con cuidado (protestaba haciendo que su suegra se girase hacia ella) jejeje
que... que guapísima está Rosario
M: Esther (le murmuraba)
Marcada 172

Rosario: Gracias (se sonrojaba sentándose en la mesa)


E: No sé quien me lo decía el otro día (también se sentaba, a su derecha, mientras
recordaba) ¿quien fue? Ahora no me acuerdo, pero me dijo hay que ver lo guapa que
está tu sue (recibía un pisotón de Maca sentada a su izquierda) la señora Rosario
Pedro: ¿Y no te acuerdas quien fue? (preguntaba sentado en frente de ella, serio)
E: Jum, estoy tratando de recordar, es que esta semana me he visto con varios pudientes
(con el término usado provocaba que a su suegra se le abriesen los ojos de par en par)
pero tranquilo que me lo dijeron en plan admiración no en plan eu se to pego jejeje auch
(recibía otro pisotón)
Pedro: Jajaj ¿eu que?
M: Nada papa, cosas de ella, buenas noches Carmen
Carmen: Buenas noches
E: Hola Carmen, ¿todo bien?
Carmen: Sí mejor que usted, ya me ha contado la señora lo del rescate
E: Nah poca cosa
Carmen: Don Pedro ¿qué vino desea?
Pedro: Agua, queremos agua
Rosario: ¿Agua? ¿no vas a beber vino? (se extrañaba)
E: Jejeje (no podía contener su risa)
M: Esther (le regañaba bajo)
Rosario: Agua para todos entonces (comenzaba a enfadarse no entendiendo la
confianza que parecían tener su marido y su... su... la sargento)
Pedro: Y haz el favor Carmen, retira toda la vajilla menos lo básico, que mi mujer se
cree que estamos cenando con el Marques de Trujillo y esto es una cena familiar
Rosario: Pedro (le regañaba)
E: Tiene razón, que a mi además esto me agob... auch, al final me fastidias el pie (se
olvidaba de sus suegros)
M: Te aguantas (se ruborizaba ante la mirada de su madre)
Pedro: Jajaja ¿lo ves? una cena en familia si hasta discutimos, relájate cariño
Rosario: Que tú lo veas tan normal no quiere decir que yo lo haga (otra que perdía la
vergüenza inicial)
E: No pasa nada Rosario (según su propia naturalidad cogía la mano de su suegra con
total confianza) yo entiendo que le cueste (hablaba seria) y quiero que sepa que (se
giraba hacia su chica) no me vayas a pisar (volvía su vista hacia su suegra) que nosotras
le damos todo el tiempo que necesite, no hay prisas (le sonreía sin soltar su mano)
Rosario: Te lo agradezco, esto ha sido un poco impactante para mí (bajaba su vista a
sus manos aún unidas)
E: Vaya que uñas más bonitas lleva, se parecen a las de mi... a las de Maca, con
dibujitos y todo
Rosario: Sí, nos lo hace la misma
E: Jejeje
Rosario: ¿Y ahora por qué te ríes? (retiraba su mano)
E: No, es que me lleva dando unos trozos la escritora con el verbo hacer que... es igual,
no se enfade (le sonreía)
Pedro: Ptss Macarena (la llamaba en voz bajo)
M: ¿Qué? (le contestaba igual)
Pedro: En nada se la tiene ganada
M: Yo no lo veo tan fácil (seguían en susurros) y menos con lo que trae Carmen ahí
Pedro: Con el hambre que tengo bien podía haber sido carne (miraba los platos que
servía Carmen)
Marcada 173

M: Ya te digo
E: ¿Sabe con quién me tome un cafelito...? (se callaba al ver su plato con pescado en
medio de muchas verduras. E instintivo en ella se cruzaba de brazos)
M: Esther (le hacía descruzar sus brazos) ¿Con quién lo tomaste? (trataba de distraerla)
E: Con Maika (lo conseguía)
Rosario: ¿Maika Vergara?
E: La misma, menudo problemón tiene en casa
Rosario: No me digas (se sorprendía) si ella siempre se las da de que todo les va genial
E: A ver qué va a decir la pobre, el cambio de acera de su hija (se encontraba con los
ojos de su suegra asesinándola) ayss no se enfade con cada cosa que diga, que soy un
poco bocazas
Pedro: Jajaja
Rosario: Pedro (otra vez le regañaba)
Pedro: Cuenta que les pasa a los Vergara que me ha entrado la curiosidad (comenzaba a
comer)
E: Pues (veía a los tres comiendo y miraba su plato notando como se le erizaba el vello,
entonces desviaba su vista hacia Maca buscando clemencia pero ésta le señalaba el plato
sin compasión) pues... lo siento pero no puedo. Rosario ¿podría apartarme las verduras?
Es que tengo las manos fastidiadas
M: Esther (volvía a regañarla) ya te lo ha... (intentaba rectificar rápido conociendo sus
bromas con el verbo hacer)
E: ¿Me lo haces? Jejeje auch (se dolía por el nuevo pisotón ahora bajo)... si será mejor
no vayamos a liar... auch... ve, me duelen las manos constantemente y tengo que
quejarme
Rosario: Tranquila Macarena no me cuesta nada, pero cuéntame ya lo de Maika (hay
que ver lo que une un cotilleo)

Sentados ahora en los sofás del salón, Maca estudiaba unos documentos sentada junto a
su padre mientras Esther y Rosario hablaban en otro sofá situado en frente

Rosario: ¿Los conoces a todos?


E: A casi (apoyaba su cabeza en el sofá en un gesto que denotaba cansancio y cogía uno
de los dedos de su suegra, quien tenía la mano apoyada en el sofá) es que mensualmente
tengo que entrevistarme con los de seguridad de cada bodega (giraba el anillo que había
en el dedo sin ver como despertaba una sonrisa tierna en su suegra) igual con los hoteles
y todo eso
Rosario: Pero... ¿no te parece que trabajas demasiado? (la sensación de comodidad que
sentía le hacía olvidar sus estrictos modales y también apoyaba su cabeza en el sofá)

Pedro: ¿Que te decía yo? (preguntaba bajo a su hija) míralas


M: Sí (sonreía emocionada mirándolas) Esther si quieres nos vamos ya
E: Jum (giraba su cabeza hacia Rosario) estoy agustito, pero es que tengo sueño
Pedro: No, os quedáis aquí que es tarde
Rosario: Pues (aún se sorprendía un poco) no le he dicho a Carmen que prepare la
habitación de...
Pedro: En la de Macarena (la cortaba)
M: Papa no es necesario (intercedía pareciéndole demasiado por su madre)
Rosario: Tiene razón pero, me parece mentira que yo vaya a decir esto (murmuraba
para ella) la cama es pequeña
Marcada 174

E: Es igual yo ocupo nah

E: ¿Quieres dejar de taconear? (preguntaba mientras su señoría se tapaba la cara con sus
manos y sus pies aporreaban el suelo)
M: Mañana (retiraba las manos de su cara) me enseñas por donde te has tirado para
acabar así (señalaba su cuerpo desnudo lleno de arañazos y algún hematoma)
E: No mejor que no
M: Te digo que sí
E: Y yo te digo que no, pero si estoy bien, mira (se señalaba) no me he roto nada
M: Deja que coja a Ana, “nada Maca es muy poco lo que se ha hecho” (la imitaba)
claro ella tan tranquila, como Emilio no se cree que es catwoman
E: ¿Cat qué? ¿quién es esa? (se acercaba a ella)
M: Una, qué más da (contestaba enfadada)
E: Jejeje no te enfades que ya sabes lo que nos pasa cuando te enfadas (la abrazaba por
la cintura)
M: Esther (cogía rostro) cuando te digo que tengas cuidado, ¿tu cerebro que entiende?
E: Jejeje eso (comenzaba a besar su cuello) por eso (beso) llego arañá (beso) pero sana
y salva (beso con pequeño mordisco, que la sargento sabe que ese mordisquito en esa
parte en cuestión, aumenta las revoluciones de su señoría)
M: Uhm (su camisa ya ha volado) pero tú no decías (adiós al pedazo de cinturón... ayss
que fácil de quitar son las falditas) que estabas muy cansada (ya la tiene casi desnuda)
E: Jum (beso en el hombro y fuera el sujetador) pero ¿sabes lo que hacen los
escaladores cuando conquistan una cima? (beso en el entrepecho y subiendo, mientras
sus manos acarician su espalda y glúteos casi sin rozarla)
M: Pues... uhm... (mediante un beso entreabierto le comprueban las pulsaciones en la
yugular, la tiene a punto) colocan una bandera
E: Sacto (arrastra con sus manos el tanga de su señoría) eso es lo que yo, voy a hacer
(desnudita para ella) la pequeña monster (la lleva hasta la cama sin parar de acariciarla)
va a plantar su bandera (ya tumbada se acomoda en ella) en la casita de la barbie
M: Uhm... sí... además (beso largo) la barbie se deja (decide participar subiendo su
pierna de tal forma, que permite la conexión que hace, que ambas suspiren en la boca a
la que están unidas mediante sus lenguas, que sus pelvis inicien movimientos que
producen gloria, que sus respiraciones se alteren sin remedio, que tengan que separar
sus lenguas en un gran esfuerzo para respirar cuando la nariz no puede recoger
suficiente aire ella sola, que sus manos se busquen y se unan con fuerza, que la mano
libre de quien está en contacto con la cama se clave en el glúteo de la que no, que esa
misma pierna sea subida más alto para que el contacto pueda ser total, que vuelvan a
suspirar cuando se consigue ese contacto, que su señoría estire el cuello hacia atrás y
que su sargento acuda rauda a venerarlo, que esas uñas clavadas en el glúteo quieran
abarcar más piel y asciendan disfrutando de su acción, que el cuerpo dueño de ese
glúteo reaccione a semejante caricia erizando su vello, que tengan que soltar sus manos
porque se mueren por tocar y acariciar, que jadeen sin contenciones que los suegris
están en otra planta, que sus bocas vuelvan a unirse en un beso que ahora contiene y
convierte en sensual, porque quiere conquistar a su barbie disfrutando de la conexión
creada, que después de muchos besos y caricias más, separe su rostro para contemplar y
disfrutar la conquista, que acepte la conquista y entregue las llaves de su casita
mirándola a los ojos, que después sea ella la que también disfrute del estallido de su
conquistadora
Marcada 175

M: Dios adoro a mi pequeña monster


E: Jum, pero espera, que todavía la vas a adorar más... muuuuuucho más

Carmen: La he preparado porque sé que te gusta y para que ella la pruebe, mira me ha
quedado buenísima (le mostraba un recipiente con manteca colorá)
M: No te ofendas, pero no la va a querer probar y además hasta media mañana no suele
desayunar. Pero yo, sí que me voy hacer una tostadita (sentadas en la cocina se disponía
a ello) y mira que no debería he ganado algo de peso
Carmen: Pues se te ve muy bien, ahora la sargento (negaba con la cabeza) en confianza
niña, le hace falta mucha manteca colorá y unos buenos pucheros
E: Ya estoy aquí (entraba en la cocina) buenos días Carmen
Carmen: Buenos días, sargento mire lo que le he preparado (le señalaba la manteca)
E: Cag... (se callaba no queriendo ser maleducada y miraba la manteca tratando de que
la grima que sentía al ver ese pasta roja y con tropezones no se reflejara en su rostro)
¿es... ujum manteca?
Carmen: Sí (contestaba feliz) que te diga Maca lo rica que me ha salido
M: Buenísima ¿quieres? (sonreía mostrándosela)
E: No (tragaba saliva) yo... yo es que Carmen no desayuno (escuchaban un pitido)
Carmen: El de la lonja, disculparme (salía de la cocina)
E: Cachis en la mar, ¿cómo te puedes comer eso? (se sentaba en la encimera y la veía
levantarse, tostada en mano acercándose a ella) ni de coña
M: Está muy rica tonta (llegaba hasta ella y se dejaba atrapar por sus piernas) prueba un
poco y te hago la de la mijilla de pan uhm
E: Jejeje no cuela (se acercaba a su boca) te falta el albornoz y enseñarme cacho (la
besaba y juntaba su frente con la de ella)
M: Éste tampoco me ha funcionado uhm... te quiero (le susurraba)
E: ¿Cuánto me quieres? (atrapaba su culo con sus manos)
M: Mucho (volvía a besarla)
E: Cachis...
M: En la mar (continuaba su frase) jajaja uhm (reía contra su boca) eres de un
romántico que asusta
Pedro: Soltando que llega tu madre (entraba interrumpiendo el beso y leyendo el
periódico) tampoco es cuestión de traumatizarla
M: Buenos días papa (se retiraba ruborizada)
Pedro: Buenos días, hoy es un gran día, más para ti Esther, que estuviste en
antiterrorismo, mira que pedazo portada lleva hoy el periódico (lo exponía en la mesa)

Ambas se acercaban a la mesa y miraban hacia la portada del periódico donde se podía
leer: La banda terrorista anuncia una tregua indefinida

Pedro: ¿Qué te parece?


E: Bue, ¿dice algo de entrega de armas? (veía como Maca cogía el periódico y
comenzaba a leer)
Pedro: No, eso no. Pero ya es un paso la tregua ¿no?
E: No sé, estoy desconectada de todo eso ahora mismo, pero no se confíe puede ser un
arreglo político y... (continuaba hablando con su suegro pero Maca dejaba de
escucharlos, centrada en la noticia, leyendo la portada y las cuatro páginas que el
interior del periódico le dedicaba, hasta que se topaba de lleno con una pequeña foto,
reconociendo inmediatamente a la mujer que en ella aparecía, la misma mujer de la que
Marcada 176

ella guardaba celosamente su reseña policial en su despacho, debajo de la cual leía: la


tigresa ha mandado al periódico afín a la banda, una extensa carta, donde explica las
condiciones de la tregua)
Rosario: Buenos días (saludaba entrando en la cocina y se quedaba parada al ver a
Esther, nuevamente, subida en su encimera)
E: Buenos días, mare mía ¿dónde va hoy? (preguntaba al verla muy arreglada)
Rosario: Hay reunión en el consejo vinícola (contestaba un poco cortada) voy normal
¡eh!
E: Normal dice, Pedro dígale lo guapa que va
Pedro: Sí, va bien (contestaba como si nada y se situaba a su lado apoyado en la
encimera)
E: Pedro jolines, como dice bien, bien no, va genial, venga dígaselo (le daba un
pequeño empujón)
Rosario: Esther no hace falta que...
Pedro: Demasiado bien va (la cortaba cruzándose de brazos)
E: Cachis en... ¿no me diga que es celosón?
Pedro: Pss (continuaba cruzado de brazos)
Rosario: Sí que lo es
Pedro: No lo soy, pero es que siempre tienes que ir...
E: Jejejeje sí lo que es, eah ya sé de dónde le viene a Maca
Rosario: ¿Macarena? Ella nunca lo ha sido
E: Pues entonces será de ahora, que siempre me va bajando los pantalones y
subiéndome las camisetas (se daba cuenta del error al volver a ver la mirada asesina de
su suegri) no... no vaya a enfadarse, que es que me he liao. Uff (miraba su reloj) nos
tenemos que ir (se bajaba) Maca- la llamaba
Pedro: Macarena hija que te están hablando (llamaba su atención)
M: Sí perdonar (reaccionaba dejando el periódico justo en esa página y cuando llegaba
hasta ella Esther, le señalaba con disimulo la foto de Aitziber, clavando su mirada en el
rostro de su chica en el momento que miraba la foto)
E: Vamos (se encogía de hombros) que todavía me tienes que curar

M: ¿No vas a decir nada? (conducía su coche)


E: ¿Que quieres que diga?
M: No sé Esther, algo, digo yo que algo habrás sentido al verla (la veía volviendo a
encogerse de hombros) ¿te da igual?
E: Jum, no sé (la veía suspirar) ¿tan importante es?
M: No me parece normal que veas la foto de alguien a quien quisiste, en una celda y te
quedes normal
E: Yo a esa no la quise (miraba por la ventanilla)
M: ¿Cómo? ¿Cómo que no la quisiste? (paraba en un semáforo en rojo) Esther (le hacía
girar el rostro)
E: Yo quise a una encargada de un multiaventuras no a una terrorista
M: Son la misma persona
E: No
M: ¿No qué? Esther (comenzaba a perder la paciencia al no obtener una respuesta clara
de Esther)
E: No son la misma persona, me enamoré de un espejismo, algo que no existía. Está en
verde
M: Vale (continuaba la marcha) pero aún así es el mismo rostro no sé si...
Marcada 177

E: Menuda te ha dado (la cortaba)


M: No me ha dado nada, solo quiero saber lo que sientes, ¿tan incomprensible te
parece? (preguntaba ya enfadada)
E: No, pero... sabes que hablar no es lo que mejor se me da y no te enfades (comenzaba
a ponerse nerviosa y se miraba las manos)
M: No te he dicho nada para que... (suspiraba y unía su mano derecha con la izquierda
de ella) no me enfado y no te tienes que poner nerviosa, solo... a veces, me gustaría no
tener que hacerte un interrogatorio para que me cuentes lo que sientes Esther
E: Jum (cubría su mano con las suyas y volvía a mirar por la ventanilla)
M: Jum... genial (murmuraba para ella)
E: ¿Por qué giras por aquí?
M: Eh... estoy de guardia y se me va a hacer muy tarde si te curo, mejor te dejo en el
hospital, ¿está Erika dijiste?
E: Sí pero... (la miraba con el ceño fruncido)
M: Se me ha hecho tarde (entraba el coche al aparcamiento del hospital) bien, está en la
puerta de urgencias
E: Jum (saludaba con la mano a Erika)
M: Te llamo después (paraba el coche en la entrada)
E: Sí, cuando quieras, ¿me das un beso?
M: Claro (le daba un pico y al retirarse se quedaban mirándose) sal o se te hará muy
tarde
E: Sí... pues... eso hasta luego (se bajaba del coche y la veía marcharse con las manos
en sus bolsillos)

Erika: Hey, ¿cómo vas? (llegaba hasta ella)


E: Bien (se giraban dirección a la puerta comenzando a andar) cago en la leche Erika
(protestaba alterada)
Erika: Jaja ¿qué pasa?
E: Que me maten si sé lo que ha pasado dentro del coche
Erika: ¿En el de Maca? (preguntaba perdida)
E: Jum, no lo entiendo (negaba con la cabeza) ayer me marea con que quería curarme
ella y ahora de repente me suelta aquí ¿eso no es enfadarse?
Erika: Eh... estoy perdida Esther
E: ¿Quién la entiende? (se ofuscaba) ¿quién? (alzaba sus manos)
Erika: ¿Os habéis enfadado? (intentaba encontrarse)
E: Yo que sé, si es que no lo sé
Erika: Pues no sé qué decirte, tenías que a haber visto la que me formó Reme por dos
copitas, las mujeres son así, y te lo dice una mujer jajaja ya se le pasará o no jajaja
E: Jejeje, anda que, menuda eres tú para dar ánimos, mejor cúrame ya, después veré que
hago, que si hablar me gusta poco pensar ni te cuento

Comenzaban de nuevo a andar cuando...

M: Esther (llegaba a pasos rápidos hasta ella)


E: Pero... como... (se quedaba muerta)
M: Hola Erika, cariño es que (le atrapaba el rostro con las manos) ¿cómo te vas a ir
después?
E: Pues... (miraba a Erika de reojo) pues...
M: Os acompaño y ya te vienes conmigo (la besaba)
E: Cachis en la mar Maca, que agobio de curas (se soltaba y pataleaba)
Marcada 178

M: Jajaja lo siento cariño (le susurraba volviéndola a coger para después besarla)

-: ¿Tardará mucho?
V: Tiene que estar al llegar, ¿cómo que no ha venido el Coronel, Xavi?
Xavi: Está muy liado, ya sabe todos los politicuchos dando por saco con esto de la
tregua, como he tenido un seguimiento aquí al lado, me dijo que me acercara a charlar
con ella
V: Ya... charlar, puedes quitarte el pasamontañas, no creo que haya muchos terroristas
por aquí
Xavi: Jajaja eso nunca se sabe, nos está prohibido cuando entramos en un cuartel, ¿qué
cojones le ha pasado a la enana? (preguntaba mirando hacia la barrera, por donde
entraba la sargento)
V: Déjame un segundo que le diga una cosa y la tienes para ti (avanzaba hacia Esther)
E: Buenos días Vilchez, es que he estado curando... ¿es de los míos? (se percataba de la
presencia del hombre con el rostro cubierto por el pasamontañas)
V: Sí, Esther escúchame bien (bajaba la voz) no le debes nada a nadie
E: Pero... ¿de qué hablas?
V: De ellos y del Coronel
E: Ah, tranquilo solo vendrán a informarme
V: Lo que sea, luego te veo (se iba)
Xavi: Enana, ¿qué cojones te has hecho ahora? (llegaba hasta ella y le removía el pelo)
E: Nada (retiraba su cabeza) y no me llames así, ¿por qué has venido tú?
Xavi: Estaba aquí al lado, joder no he pillado nada en el bar y tengo hambre
E: No te preocupes tengo algo en casa, allí hablamos mejor (comenzaban a andar hacia
las viviendas)
Xavi: No me jodas, que tengo hambre y tú eres capaz de darme un biofrutas
E: Tengo algo de comer
Xavi: Eso es nuevo

Claudia: Para ser lunes, no tenemos mucho (miraba por el ventanal del despacho)
M: Mejor (apoyaba su frente en él)
Claudia: ¿Estás bien?
M: Sí, solo es mal humor, ve llamando y empezamos (se retiraba del ventanal y se
sentaba en su butaca al tiempo que Claudia salía del despacho) tengo que quitármela de
la cabeza (hablaba para ella mientras abría uno de los cajones cerrados con llave y del
fondo sacaba la reseña policial que días antes le entregara Laura)

Xavi: ¿Para qué llenas la nevera? Si yo te veo más delgada, ¿te lo dice la loquera?
(degustaba el bocadillo que se había hecho tirado en el sofá de Esther)
E: Déjate de rollos y empieza (estaba sentada en puf enfrente de él)
Xavi: En febrero juicio y en marzo de vuelta a la acción. Por lo que he oído, el jefe está
preparando algo gordo y te quiere con él
E: En marzo, eso son cinco meses (hablaba casi para ella)
Xavi: Sip, estarás deseando, esto tiene que ser tela de aburrido. No te preocupes por las
evoluciones ni nada de eso, el jefe pasa, por él como si te sigues metiendo. Si es que
enana, mira que te lo dije, cuando descansábamos sí pero a diario no, pero tú a tu rollo
Marcada 179

como siempre (una vez acabado el bocadillo comenzaba a mirar el salón) ¿a qué estás
jugando?
E: ¿Qué dices? (seguía pensando en los pocos meses que en el supuesto de irse le
quedaban ahí)
Xavi: Joder, ¿es que te ha dado por jugar a las casitas? (se levantaba examinándolo
todo) no te falta de nada (se giraba hacia la habitación)
E: ¿Te ha dicho algo del poli al que pegué ayer?
Xavi: No (seguía su examen) que se joda, más le tenías que haber dado. Son unos
vendidos. No me extraña que el jefe tenga prisa por rescatarte de esto, ¿quién es betty
boop?
E: Nadie, sal de la habitación (lo hacía con las manos en la espalda)
Xavi: Tss estás rara, como tensa
E: Me estás poniendo tú, no sé quien cojones te crees para entrar juzgándolo todo (se
levantaba)
Xavi: ¿No será por esta? (le enseñaba un marco digital cogido de la habitación)
E: Suelta eso Xavi, estás empezando a hartarme
Xavi: No está mal su señoría, pero enana (lo dejaba en la mesa) ¿apostamos cuanto
tardas en aburrirte?, con razón me ha mandado el jefe, el soplón le habrá dicho en lo que
te está convirtiendo la jueza
E: ¿Y tú lo vas a cambiar? (cogía el marco)
Xavi: Puede que no, pero tú no eres esto. Y te pasará como a muchos otros, dejarás el
grupo para jugar a las casitas y luego volverás pidiendo acción en vena. Ahí tienes al
jefe con tres intentos. Tienes cinco meses para seguir jugando, pero te apuesto lo que
quieras que antes, te habrás cansado
E: Lo que tú digas, ¿algo más que deba saber?
Xavi: No, de seguirte se están cansando y... (volvía a coger el marco y miraba una foto
de su señoría en la pilarica) jajaja en un descuido te pone a criar hijos rodeados de uvas
jajaja ¿lo pillas? Jajaja ayss, si todavía fuera la fiscal lo entendería más, es la caña y te
daba carta libre pero est... (le arrebataba el marco)
E: Si no tienes más que decirme prefiero que te vayas, me has cansado
Xavi: Ey relax, relax... lo mismo me he pasado, venga enana no te enfades conmigo,
bruto he sido siempre
E: Jum (se rascaba el pelo) es mejor que...
Xavi: Si ya me voy, que además tengo prisa, de todas maneras (se comenzaba a ajustar
el pasamontañas) sé que vendrás, porque uhm (olía el pasamontañas) te encanta este
olor tanto como a mí, sangre, sudor y miedo, la combinación perfecta (se acercaba a
ella) en cuanto vuelvas, y tú y yo, nos peguemos una buena fiesta, te olvidarás de todo
esto. ¿Recuerdas el tono de llamada que usa el coronel desde su última mujer?... a ti
siempre te ha gustado Sabina (se iba al equipo de música) jeje menos mal, hay cosas
que continúan igual (decía examinando los cds) aquí lo tienes
E: Xavi, no quiero echarte
Xavi: Bingo, la tengo, esto que te canta Sabina te pasará con tu señoría (comenzaba a
sonar la canción al tiempo que volvía a remover su pelo) adiós enana (comenzaba a irse)
ah, se me olvidaba (giraba sobre si) ¿te puedes creer que la hija de puta esa tenía una
foto tuya? Pero tranquila ya me he encargado yo de que en el próximo registro de su
celda se lo expliquen
E: Ni se te ocurra (lo cogía por la camisa) déjala en paz
Xavi: Nain Esther, ni de coña permito que una puta terrorista tenga tu foto
E: He dicho que lo dejes y vete de una vez (lo soltaba señalando la puerta)
Marcada 180

Xavi: Escucha (se señalaba su propio oído y comenzaba andar hacia la puerta) justo
ahora (se marchaba)

y me envenenan los besos que voy dando


y sin embargo cuando duermo sin ti
contigo sueño,
y con todas si duermes a mi lado...

E: Que me guste Sabina, no quiere decir que comparta todas sus letras, imbécil (gritaba
hacia el balcón)
Xavi: La cabra tira al monte (contestaba desde abajo) y tú siempre has estado como una
puta cabra, jajaja

V: ¿Vas a seguir mucho rato? (la veía saltar desde su balcón para inmediatamente de un
salto volver a colgarse a él y subir)
E: ¿No quería una lectora saber si también subía así?, pues cuando me tocan lo que no
tengo también lo hago. Cago en la leche, encima como fumo menos me canso menos
jolines (seguía en ello)
V: El sudor para las heridas que te has curado ¿cómo va? (se apoyaba en la pared)
E: Me da igual, que esa es otra. No hay manera de conseguir tranquilidad, cuando no
me dan por un sitio me dan por otro (continuaba su ejercicio)
V: Hasta donde yo sé, tienes medicación para esto, no hace falta que te machaques
E: Estoy hasta las narices de las pastillas, parezco un abuela con achaques... aghh...
aghhhh... (hacía una pausa)
V: Estaba muy claro a lo que venía Esther. Este siempre ha sido el faldero del Coronel
E: Lo que tengo unas ganas de saber aghh (se volvía a colgar) es quien es el puto soplón
V: A mí no me mires, ten por seguro que por mí, a pesar de todo no volverías al grupo.
Tampoco es alguien que te mire mal ¿no?
E: No sabes lo que me ha cabreado Vilchez, que le ha dado tiempo hasta de criticar las
uvas de mi... aghhh... suegro, cago en la leche... ¿cómo puede hablar así de las mujeres?
Raúl: ¿Que ha pasado?
V: Ha venido Xavi
Raúl: ¿El del grupo?
V: Ujum
Raúl: A ese ni caso Esther, ha sido un chulo playas toda su vida. Tú mejor que nadie lo
sabes
E: Lo que me jode es que el Coronel, no venga de frente y me mande al imbécil este
(hacia una pausa, por fin cansada)
V: Ese es su verdadero estilo, a la cena aquella vino a hacerte la pelota y ahora que ve,
que te puede perder te manda a este. No olvides que conoce muy bien tus puntos
débiles. Insistirá, ya lo verás, no quiere perderte, quiere poder volver a echarte a los
perros y después colgarse él las medallas

A unos metros de allí...

Encerrada en el baño del despacho, miraba la foto que tenía en sus manos para después
mirar su propio reflejo en el cristal, negando con la cabeza cuando tomaba conciencia
Marcada 181

de lo que estaba haciendo. Entonces tiraba la foto en el lavamanos y buscaba apoyo en


él con sus manos bajando la cabeza

Claudia: Señoría (daba dos toques en la puerta) están las partes


M: Sí, ya salgo (levantaba la cabeza y volvía a ver su reflejo en el cristal, haciendo un
esfuerzo para soltarse del lavamanos y salir al despacho) un segundo y comenzamos
(sin mirar a los presentes y con la foto en su mano, cogida con disimulo, se dirigía a la
máquina trituradora de papel, contemplando como nada más introducir la foto era
triturada sin piedad) Perdonen (se giraba mirándolos y no proseguía al encontrarse a
Julia allí)
Julia: Buenos días señoría (sonreía)
M: Buenos días, creía que estaba cubriendo otro partido judicial (tomaba asiento e
indicaba al resto que la siguieran)
Julia: Así es, hoy es una excepción, ¿todo bien por aquí? (volvía a sonreír clavando su
mirada en ella)
M: Sí (le mantenía la mirada) genial
Julia: Ya, algo así me imaginaba
M: Y eso lo dice ¿por?
Julia: Nada, una frase sin más
M: Mejor empezamos y conmigo ahórrese las frases sin más

E: Hablare con él (reanudaba su ejercicio)


Raúl: La terapia ésta ¿dura mucho?
E: Hasta que me canse
V: Como dejes la medicación me chivo a Cruz
E: Ya estás tardando, a partir de ahora ejercicio, paso de pastillas
V: Tú misma y no vas a hablar con el Coronel
E: ¿Y eso por qué?
V: Porque le darías ventaja, muchos meses para pensar
E: Venga ya Vilches, ni que fuera un mafioso
V: Después del juicio puede pedir tu vuelta
E: Ya... aghhh... (paraba) pero si lo hablo con él y le digo mi nueva situación... ¿cómo
pedir?
V: Estás aquí en comisión forzosa, tú destino es información
E: Cago en... no me acordaba (lo veía poner los ojos en blanco) y... ¿y entonces qué
hago?
V: Esperar, después del juicio hablas con él y esperemos que lo entienda
Raúl: Joder ¿y Maca?
E: Pues... pues... (se tocaba el culo) pues tendré que estar yendo y viniendo digo yo
Raúl: Esther que pueden ser meses sin que os podáis ver
E: Ya lo sé
V: Tampoco pasa nada acuérdate cuando Cruz y yo estábamos cada uno en una punta
de España, es cuestión de... es una putada, para que te voy a engañar. Además tú lo
sabes muy bien
E: ¿Vas a aprovechar cada ocasión para echármelo en cara?
V: Lo dejamos aquí, dúchate y a trabajar
Raúl: Esto... Esther (la veía subir por el balcón) esto tienes que hablarlo con su señoría
E: Ya... se me acumulan los temas de conversación
Marcada 182

Raúl: Jejeje con lo que a ti te gusta hacerlo... me refiero a hablar jajaja, no te preocupes
algo se nos ocurrirá, Vilchez me voy contigo

Claudia: Vaya momento, se podía cortar la tensión (una vez acabado volvían a su vicio,
desde hacía un tiempo común, mirar por la ventana)
M: Pedazo de... sé muy bien a qué se refería, se lo habrán chismorreado
Claudia: Ya sabes cómo es esto, en cuanto haya pisado el palacio se lo habrá contado
alguien
M: ¿Sabes... no sé... cuanto estuvieron juntas oh...?
Claudia: Juntas no... vamos Esther nunca la trajo a ninguna cena o reunión y tampoco
habló de ella como si fuesen pareja
M: Pero algo hubo ¿no?
Claudia: Eh... ¿no es mejor preguntárselo a ella?
M: Va Claudia... ¿qué se decía?
Claudia: Maca (suspiraba) te hablo de rumores es ella quien tiene la verdad, ¿eso está
claro?
M: Sí, va Claudia por favor
Claudia: Se “hablaba” (remarcaba la palabra) que Isa, la fiscal (aclaraba) era la pareja y
Julia pues... la... (hacía una pausa negando con la cabeza) que poco me gusta esto... la
otra, la amante o como quieras llamarlo. Había hasta quien decía que en realidad era la
“invitada”. Me imagino que entiendes a lo que me refiero
M: Sí
Claudia: Pero... (precisaba al ver el rictus serio en el rostro de la jueza) Esther acababa
de llegar y todavía estaba recuperándose (al no ver cambio en su rostro y apreciar ahora
como apretaba sus mandíbulas insistía) seguía enganchada Maca, yo lo sé por Raúl,
estaba dejándolo pero tuvo varias recaídas, lo mismo influyó, no sé. Y de todas maneras
eso es pasado Maca. No creo que sea aconsejable o sano ahondar en eso (no obtenía
contestación) no... ¿no habéis hablado de eso nunca? Lleváis casi cuatro meses (seguía
sin obtener contestación) ¿Maca?
M: No quise (se cubría el rostro con sus manos) no la dejé (descubría su rostro y
apoyaba su frente el frío cristal) sabes... a veces... a veces me da miedo... porque de
repente estoy descubriendo cosas nuevas en mi... que no he sentido antes... y... no sé...
no lo sé Claudia
Claudia: ¿Sabes lo que necesitas?, un achuchón de tu chica, mira ahí la tienes, olvídate
de todo Maca, lo que importa es lo que tenéis y lo más importante, sabes que Esther te
adora. Te cubro cinco minutos con ella (acariciaba su espalda) vamos Maca
M: Sí gracias Claudia (se separaba del ventanal)
Claudia: Me debes una (levantaba sus cejas graciosamente tratando de animarla) hasta
ahora

Una vez sola volvía a mirar hacia el patio fijando su vista en ella, como tantas veces,
luchando por alejar de su pensamiento la opresión en el pecho ocasionado por lo
contado por Claudia

Así, abría la ventana, viéndola, ahora sin cristal, hablando con un compañero mientras
fumaba un cigarrillo
Marcada 183

Al momento, la veía mirar hacia ella, provocándole una tímida sonrisa que se hacía más
grande cuando la veía introducir su mano en su camiseta y simulaba el ritmo del
corazón con ella

Una leve inclinación de su cabeza y ya la podía ver tirando el cigarrillo y salir, como
siempre que la invitaba así, a la carrera del cuartel

Subía las escaleras, como siempre que la llamaba, sin poder prestar atención a lo que
hubiese alrededor, como el escalador que ve la cima a unos metros y entonces deja de
sentir el frío o las quemaduras, olvidándose de la falta de oxigeno, deseando conseguir
su mayor sueño

-: Esther (la llamaban) Esther (tenían que insistir)


E: Julia, ¿qué haces por aquí? (paraba su escalada a pocos escalones de la planta
añorada)
Julia: Cubro hoy, ¿un café?
E: No puedo, llevo prisa. ¿todo bien? (colocaba un pie en el siguiente escalón)
Julia: Sí... pero venga te dejo... y... mira a ver qué haces, su señoría casi me muerde
E: Julia
Julia: Tranqui (le guiñaba un ojo) me gusta verte bien, no seré yo quien lo estropee
E: Ah... me voy (retomaba su escalada) Julia (se volvía) gracias y me alegro que todo te
vaya bien (volvía a correr y ahora sí conseguía llegar a la planta, aflojando el paso para
no llamar la atención)

Una vez en la puerta del despacho, daba un toque para abrirla en seguida, sin poder
esperar más. Con los mismos nervios que la primera vez y aún, casi cuatro meses
después, sin poder creérselo

Era verla abrir su puerta con esa sonrisa medio canalla y todo se borraba. Todo menos
unas ganas enormes de abrazarla y retenerla en sus brazos - amor- la envolvía contra
ella sin dejarle escapatoria, derritiéndose cuando sentía como respondía al abrazo con la
misma necesidad que ella

E: Ya te echaba de menos (hablaba escondida en su cuello)


M: Yo también (la separaba lo justo para poder mirarla a los ojos)
E: ¿Estás bien? (preguntaba al ver sus ojos aguados)
M: Sí (juntaba sus frentes) tienes el pelo mojado
E: He tenido que ducharme, luego hablamos de una cosa
M: ¿Hablar o jumear? (sonreía)
E: Jejeje hablar (volvía a su cuello besándolo)
M: Eso después de curarte
E: ¿Otra vez? (protestaba contra su cuello)
M: Sí... pero esta vez... no será con yodo
E: Con... con... ¿con que entonces? (conseguía preguntar mirándola)
M: Con algo que hay en la nevera y que a mí me encanta

M: Estate quieta cariño (trataba de curarle las heridas en la espalda)


E: Es que tardas mucho (boca abajo en la cama se desesperaba)
M: Tardo porque tienes muchas, quejica (mordía cualquier parte libre de su espalda)
Marcada 184

E: Te toca pensar cariño, para eso eres la lista del binomio


M: ¿Binomio?
E: Jum, las dos como en la milicia, quien es la que se lee (estiraba su brazo hacia la
mesita, cogiendo un gran libro) Libri dos ad edi... edictum aedilium... cachis en la mar
me cuesta hasta leer el título, ¿quien escribió esto?
M: Jajaja pues uno de los mejores jurisconsultos, Ulpiano
E: Que me maten con tomate si te entiendo, total a uno de los que tú usas para poner
frasecillas que no entiende nadie en tus sentencias. ¿Sabes que me quedo tonta cuando
las leo?
M: ¿Las frases? (se inclinaba para verle la cara)
E: No, en las sentencias que llegan a mi área. Me quedo en la parte en la que pone: “Así
lo ordena Doña Macarena Wilson Fernández Juez-Magistrado del Juzgado de
Instrucción Tres de bla bla bla”. Jejeje mis chicos se creen que estoy ahí, atenta a tus
ordenes pero no, es que me quedo boba leyendo tu nombre. Oye pero que me pasa desde
el principio, nada más llegaste a Instrucción
M: ¿De verdad? (le daba un beso y se tumbaba en la cama a su lado) no te muevas que
se seque un poco
E: Jum, es que las de instancia a mi no me llegaban, pero ahí también te tenía fichada
(acercaba su rostro y rozaba su nariz con la propia) desde tú primer día, estaba yo en la
esquina del cuartel fumándome un pity, te vía aparcar y bajarte del coche, todo como a
cámara lenta. Como aparcaste donde los juristas imaginé que irías al juzgado, así que
crucé el patio y me apoyé en la barrera, esperando que pasaras, cuando lo hiciste
(besaba sus labios) oye era como si estuviera abdudica... no ablud..
M: Abducida (le ayudaba sonriendo)
E: Eso, entonces pasaste, como con prisa y... jolines dejaste rastro... un increíble y
riquísimo rastro... jejeje y claro me puse a olerlo... y ya después, pues me quedé
mirándote mientras llegabas al juzgado
M: Ya... y... ¿dónde me mirabas?
E: Jejeje si solo te veía la espalda, donde iba a mirar cariño por favor, es evidente que al
pelo jejeje
M: Segurísimo que era al pelo (la besaba sonriendo)
E: Esto no quiere decir que esté contenta con tus sentencias, normalmente me cabreo
bastante, pero eso lo dejamos fuera de la cama mejor
M: Si fuese por vosotros, ya no habría sitio para prisiones, pero sí, mejor lo dejamos
fuera. ¿Qué vamos a hacer amor?
E: Lo que te decía, te toca pensar por las dos (se movía lo justo para poder juntar sus
frentes)
M: Si finalmente tienes que volver, ¿en cuánto tiempo podrías pedir vacante aquí o
cerca?
E: Serían de seis meses a un año
M: Ya... entonces no sé... podría pedir una excedencia o algún tipo de licencia e irme
contigo (separaba sus frentes y le acariciaba la mejilla)
E: Eso no es posible Maca, ¿a dónde me vas a seguir?, imagínate que tengo que volver
a pasarme por indigente... o...
M: ¿Pasaste por indigente?
E: Sí dos meses, estuve tirada en la calle dos meses por un cabronazo, pero no pienses
ahora en eso. Cariño no voy a ningún cuartel, no tendré casa ni... no podrías venir, sería
yo la que tendría que estar de aquí para allá. No te pongas seria que se te va a cortar la
nata (se apoyaba en un brazo y se incorporaba para poder contactar pecho con pecho) ya
verás que lo arreglo de alguna manera
Marcada 185

M: Me... ven (la subía completamente sobre su cuerpo) me da mucho miedo


E: No lo tengas, si tengo que ir volveré, ya lo verás. Pero no podemos estar cinco meses
pensando en eso (la besaba)
M: No es solo “eso”, también es el juicio y sobre todo, ¿estarás bien? (le cogía la cara
con ambas manos)
E: Que sí (le sonreía tratando de animarla)
M: No me refiero a que tengas cuidado, me refiero a... lo otro cariño, no me preocupa el
sueño, a las malas puedes recurrir a la medicación pero ¿y comer?
E: Lo haré
M: Y si... y si pasa algo y te... pones mal... ¿no volverás a querer consu...?
E: Si pasa algo (cortaba su pregunta) volveré corriendo a que me abraces, pero deja de
preocuparte ahora ¿vale?

V: ¿Donde cojones está, Raúl? (le preguntaba en el patio del cuartel)


Raúl: Está en lo del niño que desapareció ayer, cree saber por dónde anda, te digo niño
pero es niñato que tiene quince años. Si es muy urgente la llamo
V: No, es que... ven (lo apartaba del resto de compañeros) mira esto (le enseñaba una
carpeta)
Raúl: Es... ¿está absuelta?
V: Sí, se acabaron los seguimientos para ella, el juez archiva las investigaciones, no han
encontrado indicios de colaboración con ellos para procesarla
Raúl: Joder, menudo subidón le va a dar y encima para la Patrona
V: Por eso la prisa, estoy que me quema la carpeta. Por fin llega (la veían entrar con el
coche oficial, dar varios volantazos y frenar en seco) ¿qué cojones hace ahora?

E: Bájate cagando leches (abría la puerta de atrás)


-: Me he dado con toda la cabeza en el cristal ese
E: Te jodes, así se te quitan las ganas de hacerme recorrer el pueblo buscándote, deja
que llegue tu madre y verás. Tira para allá y te sientas en una silla sin decir ni mu, enga
(le daba un pequeño empujón)
V: ¿Es el niño?
E: Es... cago en el niñato y en la madre que lo parió, que me ha tenido dando vueltas
toda la mañana
V: ¿Has avisado a la madre?
E: Sí ya viene. Náh otro que se escapa de casa porque le sale de los... agh... en fin ¿ha
llegado la cerveza?
V: Sí, pero antes mira lo que...
E: ¿Y los vinos de mi suegri? (lo cortaba)
V: También, pero mira que...
E: ¿Y el pescado? (lo volvía a hacer)
V: Que sí, que ha llegado todo lo que tenía que llegar, por llegar ha llegado hasta tu
absolución pesada
E: ¿Mi qué?
Raúl: Jajaja, menuda cabeza tienes
V: Le quitas la ilusión a cualquiera (le estampaba la carpeta contra el torso y se iba)
E: Pero no te enfades... ¿pues no ves que vengo irritá? (lo miraba marcharse) Eah ya se
le pasará, ¿qué es esto Raúl?
Raúl: Eres libre
Marcada 186

E: ¿De qué?
Raúl: Vacilas a tu abuela (también se iba)
E: Jajajaja desde luego que poco sentido del humor tenéis, que estamos en la patrona
(gritaba) ¿y el brigada cohetero donde anda? (salía detrás de ellos) venga no enfadarse...
que era una bromilla, es que a primera hora... oye no me ignoréis (continuaba
persiguiéndoles) me ha llamado el Coronel para decírmelo, como sigáis ignorándome
coloca las banderas mi tía la Frigida digo Frigida a secas

PUMP se escuchaba un fuerte petardazo

E: Mi brigada, cago en la madre que lo pario, que llevo el maletero lleno de cohetes,
¿para qué se pone al lado a tirar ese?
Brigada: ¿Y yo que sabía? ¿Cuántos te han dado?
E: La tira, venía acojoná, digo verás que revienta el coche con el niñato dentro
Brigada: Anda ya, si tú has llevado explosivos y como si nada
E: Eah me estoy haciendo mayor, que ya me toca. No voy a ser Peter Pan toda la vida
Eva: Muy parados os veo y seguro que queda mucho por hacer (llegaba hasta ellos)
E: Mira la listilla, eso tú que no has dado palo al agua, ¿dónde has estado?
Eva: Juicio en la audiencia provincial, mi brigada mejor tire el siguiente lejos de mí
Brigada: Panda de acojonados (se marchaba petardo en mano y puro en boca) ¡viva la
Pilarica! (gritaba)
Eva: Adivina a quien he visto allí
E: Pues si has estado en la audiencia, un asesino o un violador, ya ves tú la ilusión
(abría el maletero)
Eva: Como se nota que estamos en la patrona, a mi no me desquicias que lo sepas
E: Jejeje
Eva: He visto a Isa (miraba el maletero) madre mía cuanto cohete
E: ¿Y qué tal está?
Eva: Genial, hemos tomado un café rápido y nada, que todo le va muy bien, se ha
dejado (se apoyaba en el maletero) el pelo más largo está guapísima e igual de cabrona,
me dice dale recuerdos y un besazo a mi sargento con mucho cuidado jajaja
E: Jejeje, me alegro que le vaya bien (se sentaba a su lado)
Eva: También me ha dicho (bajaba la voz) que a veces se tiene que morder los dedos
para no llamarte. Si es que (le removía el flequillo) no sé que tienes o que haces, que las
dejas marcadas jajaja
E: Marcada te voy a dejar a ti (se levantaba y la agarraba levantándola de golpe) que te
toca limpiar los calamares
Eva: No, eso no, venga Esther (la agarraba de la camiseta) que yo también te quiero
aunque no te haya probado jajaja
E: No cuela
Eva: Joder Esther, ordéname otra cosa por fa, que son kilos y kilos (seguía sin soltarla)
E: Que facililla soy, te nombro panadera oficial de la patrona
Eva: Gracias (se colgaba de ella) eres mi sargento preferida jajaja

Reían ambas todavía colgada de ella, sin ser conscientes de que, una persona desde una
ventana, presenciaba la escena con una seriedad extrema en su rostro

Subida en un andamio elevado guiado por el guardia conocido como chicli o bujero, se
afanaba en colocar todas las banderitas por el patio
Marcada 187

E: Chicli, no me menés de un sitio a otro tan rápido (PUMP petardazo) jesus y solo
llevamos dos días
Juan: Sargento (la llamaba a voces desde el ventanal de su despacho)
E: ¿Que pasa Juan? (le contestaba también a voces)
Juan: Que me ha llamado mi mujer preguntándome, que hay esta noche (seguía a
voces)
E: Pinchitos y después bingo erótico
Juan: ¿El qué? (no la escuchaba)
E: Bingo er... (se callaba al ver a varios paisanos mirándola) Chicli acércame a los
juzgados
Chicli: ¿Por fuera?
E: No, pégame a la valla y con cuidao
Juan: Este año que bien te lo has montado
E: ¿Has visto?, te decía que pinchitos y para los íntimos bingo erótico
Juan: ¿Quien ha comprado esta vez los juguetes?
E: Creo que Laura y Eva
Juan: Entonces me llevo la cartera jajaja, es que el año pasado los compró el brigada y
acuérdate, nada más que picardías
E: Jajaja eah que le gustan al hombre, bueno corre la voz de los pinchitos, de lo otro a
los íntimos ya sabes
Juan: Muy bien, te dejo que tengo lío (cerraba su ventana)
E: Chiqui, ahora con mucho cuidao súbeme todo lo que de la maquina esta
Chicli: Mi saento, no es por ná, pero creo que al dezpacho de zu zeñoría esto no llega
(le hablaba a los mandos desde abajo)
E: Tú dale para arriba (la subía) cago en la... me he quedado a un metro (miraba para
arriba)
-: Sargento
E: Doña Carmen (tragaba saliva al ver a la Decano asomada a su ventana) que... que...
verá...
Carmen: ¿Que estás liando ya?
E: No, no lío nah, lo que pasa es que estaba yo colocando las... esta noche bingo erótico
(sabía por dónde atajarla)
Carmen: No me digas, creía que era mañana (lo conseguía)
E: Mañana es la misa y todo eso, no puede ser. Tráigase a su marido que esta noche hay
buenos premios jejeje (cortaba su risa al verla seria) bueno eso me han dicho
Carmen: Jajaja ¿no serán picardías? que me tocaron dos
E: Pues ya tiene de quita y pon jejeje, no sé lo que son, pero que más da, si la cuestión
es echar unas risas
Carmen: Nos vemos esta noche, es que voy con prisa, tengo reunión en la Audiencia
E: Muy bien (veía como iba a cerrar la ventana) no déjela abierta
Carmen: ¿Para qué?
E: Para que ventile, aprovechando que se va, ¿no le parece?, que algún pity a
escondidas se echa ahí, ¿qué no?
Carmen: Shsss baja la voz, para eso soy la Decano algún privilegio tendré que tener,
hasta luego (se marchaba dejándola abierta)
E: Bien, solo tengo que engancharme a ella y estoy
Chicli: Mi saento, el concepto y la idea están bien, pero zu zeñoría tiene la ventana
cerrá, ¿no sería mejor subir por las escaleras como ziempre?
Marcada 188

E: Entonces le quitas to la gracia, amos allá (se sujetaba por fuera el andamio y
colocaba una pierna en la ventana abierta de la decano, un saltito y estaba enganchada
en el alfeizar de la ventana de su señoría)
Chicli: Mi zaento avisela que la puede matar del zusto
E: Esa... agh... es... la idea (hacía esfuerzo sujetándose) menos la parte de matarla
(conseguía subirse y se acomodaba en el alfeizar) oye chicli vigila no vaya ser que le dé
por tirarme jejeje (se quedaba mirándola mientras su señoría escribía en el ordenador de
espaldas a ella) mírala, si es que es guapa hasta decir basta y eso que solo le veo la
cabeza y algo de la nariz jejeje... Eah es lo que tiene ser magistrado, a ella le dan un
pedazo butaca y a mí una silla reciclá, que me parece que las últimas las conseguimos
en el paro ¿o nos la regalo el Carrefour de sus cajeras?, yo que sé. Y que hago yo aquí
hablando para mí en vez de llamarla, pasa el tiempo y sigo fatal (con las piernas
estiradas en el alfeizar y su espalda apoyada en el tabique daba dos toques en la ventana,
provocando que...)

Del primero ni se inmute, que su señoría anda redactando una sentencia de tropecientos
mil folios, de los que solo se van a leer como mucho diez peroooo, hay que escribirlos
Del segundo parece que algo ha escuchado, porque ha movido su cabeza del monitor a
la puerta
Es necesario un tercero que está muy concentrada y con éste mueve un poco su butaca,
gesto característico en ella, lleva a sus labios la yema del dedo gordo de la mano
izquierda
Con el cuarto se gira lo justo para abrir los ojos de par en par por la impresión y saltar
de la butaca como si quemase

M: Pero... pero... Esther bájate ahora mismo de ahí (le grita sin abrir la ventana, por lo
tanto la otra continúa sentada en el alfeizar, con sonrisa medio canalla instalada,
viéndola gesticular sin saber que dice
E: Chicli, ¿te sabes algún poema?, que de golpe se me han olvidado todos (aprovecha
que todavía no abierto la ventana)
Chicli: Eh... (trataba de recordar) A las zinco de la tarde... eran las zinco en punto de la
tarde... espere que creo que este es de toros y nezezitamos uno de amor, a ver...
E: Rápido que está reaccionando, mare mía un poema o me la forma, que está apretando
la mandíbula (se hace necesario ralentizar el tiempo) ¿el peter pan no entraba por las
ventanas? Algo de amor diría ¿no?
Chicli: Er Peter Pan... no lo ze, ¿es el enano verde?
E: ¿Que enano Chicli? Me vas a buscar la ruina, quieres pensar algo
Chicli: Zi es usted la que se ha empeñao en subir... espere
E: Cachis en la mar, ahora se ha tapado la cara con las manos, mala señal... que se me
va a enfadar Chicli... ayuda a tu Sargento jolines... el Romeo este, cuando subía por las
ramas esas, ¿qué le decía?
Chicli: Deje de preguntarme cosas que no ze, así no me concentro
E: Y ese de: me gustas cuando estás callá porque pareces ida y es que un beso te ha
dejao así, ¿tampoco te lo sabes?
Chicli: Calleze ya mi zaento, déjeme penzar
E: Ya tendrás tiempo en mi funeral, me duele la cara, no de ser tan guapa que también,
pero es de tanto sonreír. Que ha empezao a taconear. Y ahora es cuando se transforma
en “la niña los tacones”, lo siguiente es la estocada, no te digo más
Chicli: Mi zaento lo ziento, no me acuerdo de ninguno
Marcada 189

E: Cago en la leche Chicli, no se puede estar anclao al código penal y la ley de


enjuiciamiento (ofuscada dejaba de sonreír y desviaba su vista hacia él) hay que leer
más, como vas a conquistar a las niñas así ¡eh! que le vas a recitar ¿una denuncia de
tráfico? ¿eh?... AUCHHHHHHHHHHHHHHHHH
M: Te aguantas (había abierto la ventana haciendo que cayese hacia dentro)
E: Auch mi culo jolines (miraba desde el suelo a su chica) jejeje, ¿te ha gustado la de
Raspunzel que te he hecho?
M: ¿Raspunzel?... ¿La de las trenzas? (fruncía el ceño, frenando su enfado para
comprender que le decía)
E: La misma (se levantaba) La pequeña Monster (comenzaba a aproximársele mientras
su señoría comenzaba a retroceder, siéndole totalmente imposible no sonreír) ha venido
a salvar a su princesa Raspunzel (continuaba su avance mientras la otra lo hacía en su
retroceso) y como no le ha tirado las trenzas (a su señoría la puerta del despacho le frena
el retroceso) se ha tenido que buscar la vida (consigue llegar hasta ella y apoyaba sus
dos manos en la puerta encerrando a su Raspunzel entre sus brazos)
M: Y... ¿y solo ha venido a salvarla? (pregunta con sus manos en la espalda y sin
posibilidad de escape)
E: Con la pequeña Monster nunca se sabe (se aproxima a sus labios a solo unos
milímetros)
M: Es que... (traga saliva porque esos labios tan cerca comienzan a hacer estragos en
ella) a la princesa le encanta... cuando su Monster se viste con ese uniforme (desvía su
mirada hacia su cuerpo un segundo para después clavarla en esos labios) le encanta esa
camiseta verde ajustada (su pecho comienza a subir y bajar) y... (comienza a costarle
hablar) esos pantalones (sus labios ya se rozan) y sus botas (consigue rescatar sus
manos de la espalda, sin separarse de esos labios, para llevar una de sus manos a la nuca
de quien la tiene apresada) A la princesa le encanta cuando la pequeña monster se
convierte en Lara Croft, bésame ya (unía sus labios con los de ella, casi abarcándolos
por completo, introduciendo su lengua en esa boca en la que siempre quiere morir,
abriendo un poco sus piernas para que se cuelen las de ella, abriendo sus ojos para
encontrarse con los otros, mientras sus dedos peinan hacia arriba su corto pelo) uhm
(sus muslos comienzan a disfrutar de sus caricias, ya no hay marcha atrás) uhm... te...
tengo... uhm... muy... uhm... poco tiempo (muerde sus labios de a poco)
E: Yo tampoco tengo mucho (habla contra su boca, a la que vuelve a unirse, acariciando
su lengua con la propia, mientras sus manos ya viajan hacia sus glúteos para subirla,
sintiendo como una vez hecho la rodea con sus piernas, abre más sus piernas buscando
más sujeción y la apoya todavía más contra la puerta)
M: Vale... uhm... otras veces... he sido más rápida... aghhhh (ya siente su mano ahí
acariciándola
E: Jejeje... uhm... (besa su cuello sin piedad)
M: Por fin... me funciona algún... truco... uhm... de los fics (la mano de su chica entre
su ropa interior, le hace agarrar más su nuca contra ella, besándose a morir, chocando
contra la puerta cuando sin perder tiempo ya entra en ella) Esther (la nombra totalmente
entregada a ella, mientras no la deja abandonar su boca y continúa besándola uniendo
sus lenguas, intentando coger todo el aire que puede por la nariz, tirando de su pelo y
moviendo sus caderas sin ordenes cerebrales de por medio, gimiendo contra su boca y
estirando el cuello completamente cuando su cuerpo se tensa por la descarga que la
atraviesa) Esther (consigue pronunciar, todavía con cabeza apoyada en la puerta y
mientras su cuello es besado apasionadamente y sus dedos salen de ella con delicadeza
para volver a acariciarla) Dios... así es imposible enfa aghhh... enfadarme contigo
(busca sus ojos intentando recuperarse, porque su cuerpo le pide a gritos tocarla y
Marcada 190

acariciarla) bajame (lleva su boca hasta la de ella con el único objetivo de morder su
labio inferior) me estoy muriendo por tocarte

Cerca de las una de la mañana, en el garaje, convertido en un improvisado casino,


quedaban los más juerguistas. Así Eva decidía que, ya que no había paisanos ni altas
personalidades, el bingo erótico podía dar comienzo

Todos dispuesto es la gran mesa central, muchos de ellos, con alguna copa de más. El
ambiente perfecto para comenzar a jugar y echar unas risas, que para eso se organizaba

Antes de cada jugada o bingo, Eva enseñaba el premio a los allí presentes, entre
aplausos, risas, ¿eso qué es?, risas, aclaraciones, ¿lleva las pilas puestas?, risas, ¿no lo
habrás comprado en un chino?, risas, ays yo quiere llevarme ese con forma de... risas,
¿pero en serio lo vais a usar?, risas, pues claro para eso son juguetes... y más risas

Los menos participativos como Emilio y Maca, hablaban entre ellos sin perderse los
comentarios y risas que se formaban cada vez que Eva enseñaba algún juguete erótico, o
cuando cantaban bingo mintiendo, o cuando el verdadero ganador comenzaba a trastear
el juguete que fuese delante del resto

Juan: Esther, ¿cómo funciona esto? (le mostraba un pequeño juguete enganchado con
una anilla
Luisa: Juan por favor, que vergüenza, ni loca uso yo eso
E: Jajaja ayss Luisa, si habéis triunfao con el premio, es una pasada mira (cogía el
juguete) en la anilla esta tu marido introduce... (continuaba explicando la funcionalidad
del juguete sin ser consciente del cambio de humor que se producía en Maca al
escucharla)

Eva: Silencio (gritaba) Vamos con el siguiente premio, se podría decir que es la joya de
la noche (sacaba el juguete de la caja donde estaba guardaba)
Raúl: La leche (exclamaba Raúl al verlo y varios más)
Eva: Ya sabía yo que este os gustaría
V: Pues no sé yo que decirte, pss yo ya tengo uno y de fábrica. ¿A que sí Cruz?
C: Sí cariño, sigue soñando
Raúl: ¿Yo también sueño? (preguntaba a Claudia en alto provocando la risa del
personal)
E: Yo quiero diez cartones, por lo menos. Ese no se me escapa
Ana: Jajaja ¿pero cómo vas a llevar diez cartones?
E: Y mi señoría otros die... (se callaba al verla levantarse de golpe, con el rostro muy
serio, saliendo al patio) pero...
Juan: Ale, ahora a ver cómo te apañas para llevar veinte cartones jajaja (este seguía a lo
suyo)
E: Pues... pues voy a por ella, que con tantos no puedo (iba a levantarse cuando la mano
de Ana en su hombro le hacía detenerse)
Ana: Juega tú, voy yo a por ella

Nada más salir al patio la veía apoyada en un coche con un cigarro en la mano y la
cabeza agachada
Marcada 191

Ana: ¿Desde cuándo has vuelto a fumar?


M: No he vuelto a fumar, solo me fumo alguno de vez en cuando
Ana: Ah... básicamente cuando te cabreas sin ningún motivo ¿no?
M: He salido a buscar tranquilidad, y que yo sepa, no he invitado a nadie a que me
acompañe
Ana: Fiera, conmigo no te equivoques. ¿Qué te pasa?
M: Nada, absolutamente nada
Ana: Ya, que pasa ¿te jode que tu chica conozca los juguetes? Dime ¿es eso?
M: Ana, no hagas que me tenga que arrepentir de decirte cualquier burrada
Ana: No pasa nada, por lo menos así acabarías de explotar. Pues sí, parece que los
conoce y muy bien, seguro que los ha probado, fíjate que cosas. ¿Es delito Magistrado?
M: Basta Ana, me estás cansando
Ana: Es más, este último, no creo que lo haya usado sola, yo creo que...
M: No voy a seguir escuchándote (se desapoyaba del coche y empezaba a caminar hacia
salida)
Ana: Te estás muriendo de celos Maca y no tienes ningún motivo, porque no es solo
esto, es que primero fue la dichosa terrorista, es el número que le montaste el otro día en
el restaurante por sonreír Maca, y los que yo no sabré, es que ahora es todo (la veía
detenerse y girarse hacia ella)
M: No me estoy muriendo de nada (le contestada alterada) pero no soporto que... que...
Ana: Que haya tenido sexo, que haya usado juguetes y demás, pero sabes que, ¿quién
no lo ha hecho?, tú también lo has tenido
M: Da igual, no me entiendes
Ana: Te entiendo perfectamente, pero yo no me he convertido en ninguna insegura, que
es lo que te está pasando a ti. Yo acepto y entiendo como algo totalmente normal, que
Emilio haya tenido sexo, y seguramente habrá sido regular, bueno y excelente, como
todo el mundo, puede que haya hecho cosas que desconozco y por lo tanto no las haya
hecho conmigo. Hasta, fíjate lo que te digo, puede que haya disfrutado más con otras
que conmigo. Pero yo no pierdo el tiempo pensando en eso, lo único que quiero es que
ahora disfrute conmigo lo mismo que yo con él
M: ¿Ves?, no lo haces, no me entiendes, ya sé que habrá hecho de todo. Ese no es el
problema
Ana: ¿Cuál es entonces? (preguntaba viendo como se mordía el labio en un gesto que
denotaba impotencia) ¿Maca?
M: ¿Y si se aburre? Y... si ¿viene pidiéndome cualquier cosa?, dime ¿qué hago
entonces?
Ana: ¿Qué te va a pedir? Además harías lo que quisieras, como adulta que eres. No te
va a obligar a nada
M: Tú lo ves muy fácil, no sabes las cosas que ha hecho
Ana: ¿Y tú sí?, si no la dejaste contártelo
M: Pero... me han contado cosas y...
Ana: Y que Maca, empiezo a no reconocerte. Lo mejor que puedes hacer, es hablarlo
con ella, deja claro lo que te gusta y lo que no, así no habrá problemas
M: Claro, le digo que no quiero una tercera en mi cama y si le apetece que lo vaya a
buscar por ahí ¿no?, esa es tu solución
Ana: Definitivamente Maca, tienes un problema y más te vale comenzar a buscar ayuda
M: Por mucho que me... (se callaba el”enferme”) tengo que saber lo que hizo
Ana: No vayas por ahí Maca, escúchame (la agarraba por los brazos) háblalo con ella y
busca ayuda
Marcada 192

M: No necesito ayuda lo tengo controlado... Esther (se soltaba de Ana, al verla aparecer
con su bolso y chaqueta en una mano)
E: Ana, Emilio te espera dentro
Ana: Eh... sí, pero Esther ¿os vais?
E: Sí, tengo que estar mañana temprano en la iglesia (terminaba de decir desviando su
vista hacia Maca, quien miraba al suelo) venga, hasta mañana (comenzaba a caminar
hacia la salida)
Ana: Hasta mañana (contestaba a Esther) no pierdas el tiempo y empieza a comportarte
como una adulta o acabarás fastidiándolo Maca (se acercaba hasta ella y dejaba un beso
en su mejilla)
M: Gracias
Ana: Ve con ella

M: Esther(llegaba hasta su lado)


E: Si no querías que nos quedáramos, bastaba con decírmelo
M: No ha sido eso, solo me he incomodado un poco
E: Vaya, no lo hace una mujer de sesenta años ¿y lo haces tú? Se hace con esos premios
precisamente, porque dan juego para echar unas risas, no para traumatizar a nadie
(llegaban hasta el coche) tampoco te obligan a usarlos si te tocan (se subía en él)
M: Tampoco te pases (también se subía) ha sido un momento, estaba a punto de
regresar

Ambas guardaban silencio el resto del camino hasta el piso de Maca, Esther sin
comprender el cambio de humor de Maca y ésta sin encontrar las palabras adecuadas
para explicarse

E: Estaba pensando que... mañana tengo que madrugar y tú hasta las 12 no tienes que
estar en la iglesia, mejor vuelvo al cuartel y no te molesto (rompía el silencio ante el
garaje)
M: No me molestas. Por favor cariño, solo ha sido un momento tonto sin más... Esther
(giraba su cara hacia ella) lo siento, no era mi intención fastidiar la noche ni... sube
conmigo ¿sí? (provocaba que sus frentes se juntasen) por favor (susurraba)
E: Jum, pero no lo entiendo Maca
M: Aparca el coche (la besaba) y te lo explico

Esther aparcaba el coche en su plaza de garaje y nada más salir de él, era rodeada por
los brazos de Maca, quien se pegaba a su espalda y hacia que comenzasen a andar así
hasta el ascensor

M: Me ha incomodado un poco, ver como los conocías (llegaban hasta el ascensor y


continuaba pegada a ella)
E: Pero si algunos los conocen hasta los niños (giraba su cara para verla) acaso tú ¿no
los conocías?
M: Algunos, no todos (comenzaba a besar su cuello cuando la introducía en el ascensor)
E: Pues sigo sin entenderlo (ladeaba su cuello facilitándole la labor) por mucho que me
encante que me beses
M: Una tontería, no le des más vueltas (la giraba apoyándola en la pared) ahora déjame
arreglarlo, uhm (unía su boca con la de ella, abriendo los ojos cuando sus lenguas
comenzaban a acariciarse, para contemplarla. Deshaciendo el beso cuando el ascensor
avisaba de su llegada a la planta seleccionada, no sin antes dejar un pequeño mordisco
Marcada 193

en sus labios, empujando la puerta de cara a ella con una de sus piernas, para cogerla
por la chaqueta y atraerla hacia ella, sin dejar de mirar sus ojos, excitándose con la
transformación que se producía en ellos, volviéndose más oscuros para ella.
Proponiéndose hacerle pasar la mejor noche de su vida) por muy tonta que sea a veces,
nunca olvides que te amo con toda mi alma

C: ¿Otra vez sales a correr? (entraba en su piso y la veía vestida para lo preguntado)
E: Jum, ando un poco nerviosa y sabes que me relaja
C: Bien, pero espero que si has aumentado el ejercicio también hayas aumentado tu
alimentación
E: Que sí, no te preocupes, me voy, oye a ver si buscamos un hueco y hablamos ¿vale?
C: Sí, ¿pero está todo bien? (la cogía por el flequillo)
E: Jum, es solo charlar (se abrazaba a ella)
C: Vale (besaba su mejilla)

A unos metros de allí...

M: ¿Qué narices es esto Claudia? (sentada en la butaca de su despacho releía un


documento)
Claudia: Ya lo lees, cambio de instructor en la investigación, ahora se ocupará Javier
M: Sabes lo que me fastidia que a mitad de instigación haya un cambio de este tipo
Claudia: Es algo interno de ellos, como el valor de lo sustraído supera los 40000 euros
se tiene que ocupar la judicial no Esther
M: Llama a Javier y que venga, no tengo tiempo para ahora tener que explicarle a él,
todo lo que quiero en esta investigación, joder
Claudia: Está aquí fuera, ya sabes cómo es, se imaginaba algo así, lo hago entrar (salía
del despacho y al instante entraba en él Javier)
J: Buenos días señoría
M: Déjate de tonterías, ¿se puede saber qué es esto?
J: La sargento ha llevado la investigación sin tener que hacerlo, me corresponde a mí
M: Javier a mi esas chorradas vuestras me dan igual, sabes el atasco que llevamos, esto
lo atrasa todavía más, por no hablar de que la investigación está casi cerrada
J: ¿Te vas a oponer al cambio?
M: No lo entiendes, es un atraso. La operación empezó después de la patrona y estamos
a mitad de noviembre
J: Ya... ¿por ser un atraso o por ser ella?
M: Cuidado Javier, no me hagas olvidar la larga amistad de nuestros padres
J: Estoy hasta las narices de que siempre se salga con la suya por lo mismo
M: ¿De qué mismo hablas? En todo este tiempo he demostrado preferencia o he hecho
algo que...
J: No, esta sería la primera vez, pero mira, ya vas a hacerlo, no te imaginas lo que
cabrea
M: No agotes mi paciencia, no sé que es, lo que tanto te cabrea
J: Que siempre consiga las cosas igual (se alteraba) ¿cómo me quito la plaza en
antiterrorismo?, colándose en unas faldas, ¿cómo ha conseguido sus mayores méritos?,
colándose en las faldas de una terrorista y ahora también va a quitarme mis casos ¿por
estar entre tus faldas? (terminaba su elocución totalmente alterado)
M: No sé dé que estás hablando, pero yo no...
Marcada 194

J: Pregúntaselo (la cortaba) que te cuente lo que yo acabo de decirte


M: A mi pareja le preguntaré lo que me dé la gana y yo no actúo en mi juzgado por
quien tengo en mis faldas, que te que claro. El caso es tuyo, pero no seré yo la que te
repita las instrucciones, lo hablas con ella y ahora por favor, déjame seguir trabajando
(sin más se levantaba de la butaca y se disponía a mirar por la ventana)
J: Con su permiso señoría (abandonaba el despacho)
M: Joder (exclamaba cuando cerraba la puerta y buscaba su móvil, cogiéndolo y
llamando con él)
E: Dime cariño (contestaba corriendo con el manos libres)
M: Voy a decirle a Claudia que no comemos con ellos (escuchaba su respiración) ¿qué
haces?
E: Corriendo, pero Maca fuiste tú quien les dijiste de comer hoy
M: Tengo dolor de cabeza, prefiero comer solo contigo (hacía una pausa) Esther anoche
ya corriste y doce kilómetros nada menos
E: Jum me apetecía y como además no curro
M: Ya y seguro que has salido sin desayunar, te he preparado un batido está en la
nevera, nada más llegues te lo tomas
E: Jum
M: Genial, ya estamos con el jum, tengo trabajo, luego nos vemos (colgaba sin esperar
respuesta)
E: Genial, ya estamos en la montaña rusa (aumentaba el paso de su carrera)

Ya en el almuerzo...

E: ¿Sigues con dolor de cabeza? (sentadas a la mesa, acariciaba su mejilla)


M: Un poco (recostaba su cara en la mano que le acariciaba) hay una cosa... que... no
me has contado
E: ¿El qué? (preguntaba sonriéndole y sin dejar de acariciarla)
M: Javier, ¿también iba para antiterrorismo?
E: Jum, le gané la plaza y él se quedó en judicial ¿por? (arrastraba su silla atrayéndola
hasta ella)
M: ¿Cómo la ganaste?
E: Superándolo en las pruebas (la besaba)
M: Va Esther cuéntamelo, yo no sé cómo van esas pruebas (algo dentro de ella le
advertía de que parase en cambio, otro algo le hacía seguir)
E: Vale, pero vamos al sofá (ya en él se acomodaba y hacía que Maca pusiera su cabeza
en sus piernas) te hacen una serie de pruebas según tu perfil, es para que demuestres que
sabes buscarte la vida si un cabronazo te quiere dar esquinazo (acariciaba su frente y
sien, mientras se lo contaba) ellos se camuflan siguiéndote para que en ningún momento
te aproveches de que eres guardia para conseguir lo que sea. Si te pillan haciendo algo
así, inmediatamente te eliminan de las pruebas y te quedas sin entrar al grupo que hayas
elegido. A mí me tocó entre otras, robar un extintor de un coche de policía municipal,
conseguir en un pub cinco documentos de identidad, colocar en un mueso militar una
bandera republicana y bueno la más difícil y última fue atravesar España desde A
Coruña hasta Almería, sin dinero, sin poder pasar por Madrid y sin poder usar, tarjetas,
móviles y demás. Sin nada, vamos y en un tiempo máximo claro. Conseguí más puntos
que él, eso es todo y desde entonces no me traga
M: ¿Y cómo conseguiste atravesar España sin dinero?
Marcada 195

E: Puff, no veas la que tuve que liar, hasta Ávila subir y bajar de los trenes
constantemente, esquivando siempre al controlador y se me iba a pillar, largándome del
tren. Y ya en Ávila pues... (se callaba pensando)
M: Pues que, venga sigue (la empujaba un poco)
E: Sigo pero tienes que prometerme que no te enfadarás
M: No me enfado
E: Recuerda que me estaba buscando la vida (dejaba un beso en sus labios) no te vayas
a poner frenética, ¿vale?
M: Sí, venga cuenta
E: Cuando me quedaba náh para llegar a Ávila conocí a una chica y... pasé la noche con
ella, antes de que se despertara le robe el dinero, así llegué a Almería (terminaba de
decir corriendo y en cuanto acababa Maca se incorporaba sentándose a su lado) pero no
vayas a pensar mal de mí, una vez llegué le mandé el dinero y me dejé una pasta en un
libro de esos de antología, es que le gustaba la poesía clásica (la miraba encontrándosela
muy seria)
M: Cuando dices pasar la noche te refieres a... uhm (se cruzaba de brazos)
E: Jum (se encogía de hombros, sonriendo)
M: Y sonríes, te parece de lo más normal
E: Pues... claro ¿no? (preguntaba extrañada) nos gustamos y surgió, yo que sé. Esas
cosas pasan ¿no?
M: A mí no (se levantaba) a mi no pasan ni me han pasado, no me he metido en la cama
de nadie en un rato
E: Bue... quien dice en un rato... tomamos unos cafés y eso. Venga cariño hace mucho
de eso (parece que no se entera de la película)
M: Ya... (se apoyaba en la mesa mirándola seria)
E: No me mires así, que yo me aproveché del dinero, pero tenía 18 años y la tía más de
30, si alguien se aprovechó fue ella jejeje (definitivamente no se entera)
M: A mí no me hace ninguna gracia Esther, ¿cuántas veces has hecho algo así?
E: No te voy a contestar a eso, porque te estás enfadando y has dicho que no lo harías
(ahora era ella la que se cruzaba de brazos) tampoco nos hizo falta a nosotras mucho
para...
M: Me gustabas desde hacía meses, no vayas por ahí (la cortaba)
E: Te dije que para mí el sexo es algo natural, nada que tenga que preparar o... (la veía
tocarse la cara ofuscada) siento no haberte esperado virgen e inmaculada y he hecho
cosas peores, precisamente con una santa no estás (salía su carácter, ahora que
enganchaba la película)
M: Eso está clarísimo, mejor me voy (se desapoyaba y entraba en la habitación a por su
abrigo y bolso)
E: Me he pasado, pero es que últimamente... (iba tras ella)
M: ¿Últimamente qué? (la encaraba)
E: Nada (frenaba en seco) nada, venga cariño no vamos a discutir por algo de hace doce
años (intentaba acercársele)
M: Prefiero marcharme entre el dolor de cabeza y... no estoy para nada (dejaba un pico
rápido en sus labios para marcharse con pasos rápidos)
E: Cachis en la mar, ¿pero qué le pasa?

Desde que se marchara de su casa, no había parado de darle vueltas, hacerlo o no,
llamarlo o no, habría vencido el sí, la necesidad irracional de saber, había hecho que
acabase por llamarlo
Marcada 196

M: Lo sé... si sé más o menos... entiendo perfectamente lo mucho que te juegas sí... no


te imaginas lo que te lo agradezco... (hablaba por teléfono mientras se daba un baño,
que en teoría era para relajarse) está absuelta, no han encontrado nada... porque no había
nada... ya... todavía tiene que asistir al juicio de esa c... es en febrero... avísame cuando
lo tengas y de verdad Fernando muchísimas gracias... bien... cuídate un beso (se
incorporaba para dejar el móvil e inmediatamente se hundía en el agua, aguantando la
respiración para después salir, con el rostro compungido) lo siento amor (hablaba para
ella) tengo que saber... no puedo soportar oírlo de tu boca... no puedo (comenzaba a
llorar) te prometo que después de saberlo no extrañarás nada... yo te daré todo lo que
necesites... todo (se encogía en la bañera abrazándose así misma)

C: No sé como Maca puede leer esto (dejaba una revista en la mesa de Esther) mira que
soy forense judicial, pero madre mía es un ladrillazo. ¿Vas a seguir mucho rato? (le
preguntaba viéndola realizar dominadas en una barra puesta hace poco en la puerta de la
habitación)
E: Unas... aghhh... cuantas... más
C: ¿Te has propuesto competir en algo o qué?
E: No... pero es lo único que me relaja (se soltaba cayendo al suelo) por lo menos...
agh... mira que pedazo cuerpo estoy consiguiendo (se mostraba ante ella con mallas
cortas de running y top)
C: Sí, la talla 34 es una pasada (decía irónica)
E: No me refiero a la talla sino a los músculos, soy toda fibra, toca... no mejor no, no
vaya a ser que entre y la volvamos a tener (se introducía en la habitación en busca de
una toalla para el sudor)
C: Me estoy cansando Esther, llevo muchos años aconsejándote al igual que tu madre,
que lo primero eres tú Esther, tú y tú salud. Llegará un momento en que tu cuerpo no
pueda seguirte, si quieres hablo yo con Vero
E: Nah y no te preocupes es solo que... que... (se sentaba en el suelo apoyándose en la
pared) no logro saber que le pasa... mira el otro día, se marcha de aquí enfadada y luego
me llama, sabiendo que estoy trabajando y cuando llego a su casa me recibe en plan
cinco semanas y media
C: Nueve
E: ¿Nueve qué?
C: Que es nueve semanas y media
E: Es igual, me puso de tal forma, porque claro, yo ahora estoy siendo formal, hace un
tiempo me olvido del curro y me pego el meneo con ella, pero ahora pues trato de ser
responsable, así que cuando conseguí salir de su piso y me fui al control de tráfico, casi
me fundo a todo el pueblo a denuncias. Y esa no es la única vez. Le ha pillao el gusto a
llevarme ardiendo como la plancha de un chiringuito en pleno agosto y... yo que sé...
creo que... creo no, lo ha cambiado... ha cambiado su forma de... ¿me entiendes? La
gente preocupándose por el cambio climático, el cambio de mi barbie si que es para
preocuparse
C: Jajaja no me río de lo que pasa, pero pasan los años y tus términos y conjeturas
pueden conmigo. ¿Lo has hablado?
E: He intentado hablarlo con ella como dijiste pero me sale por peteneras, niega que
sean celos... y... no sé Cruz
C: Puede negar lo que quiera, de alguna manera tienes que hacerla entrar en razón y
hablarlo sin esconderse, después si no podéis solas, buscáis ayuda y punto
Marcada 197

E: Cachis en la mar Cruz, toda la vida huyendo de cualquier cosa que oliese a celos y
ahora mira. Encima cuando yo, ya ves tú lo que hago, si sabes que estoy loca por ella,
que por primera vez no quiero una relación abierta, que cada minuto libre lo quiero
pasar con ella, si prácticamente desde el primer día vivimos juntas, en dos casas pero
juntas y ella, subida en su montaña rusa particular, ahora arriba, ahora abajo, ahora bien
y ahora mal. Menos mal que todavía no le ha dado por acosarme a llamadas o intentar
controlar donde estoy, porque eso ya sería la leche, con todo lo que yo me muevo
C: No le des más vueltas, lo que te he dicho, la sientas y habláis de una vez
E: Que facilillo lo ves, que es más lista que yo y me torea, o empieza a insinuarse o a
tocarme y entonces me olvido hasta de mi empleo (se levantaba de pronto)
C: ¿Que pasa ahora?
E: Que me apetece que me abrace, que se aguante y me abrace (entraba en la habitación
y salía cubriéndose con una sudadera) y fíjate lo que te digo, me va a dar igual si está
ocupada, necesito mi abrazo (se iba para el balcón) gracias Cruz (regresaba hasta ella
para darle un pico y salir disparada por el balcón, dejando a Cruz preocupada negando
con la cabeza)

Instantes después y dada la cercanía, llegaba a la planta de su señoría

Claudia: Ya podían dejarnos usar la firma digital, media hora aquí las dos firmando
como tontas (de pie en el despacho de Maca se iban pasando folios para firmar)
M: Después no quieren que haya atrasos en los juzgados (levantaba su vista hacia ella y
apoyaba sus manos en la mesa) ¿he dicho atrasos? (le daba un pequeño empujón con su
hombro)
Claudia: No veo la hora de ir al mé... (era interrumpida por una Esther que entraba en
el despacho, sin tocar la puerta, llegaba hasta ellas, besaba la mejilla de Claudia y
agachándose un poco se introducía entre los brazos de Maca, abrazándose a ella) de
acabar de firmar, parece que hace un poco de corriente
M: Tienes razón (sonreía y con Esther entre sus brazos, ladeaba la cabeza para
continuar firmando, no sin antes dejar un beso en su cuello)
Claudia: Con el frío que hace y hay gente que va en mallas, como si nada (firmaba su
último folio)
M: Pues (volvía a dejar un beso en su cuello y dejaba un segundo sus labios en su piel)
como si nada no, parece que un poco de frío tienen (cogía el último folio que le daba
Claudia)
Claudia: Listo (comenzaba a andar hacia la puerta) cierro la puerta haber si así, entran
en calor (se marchaba)

Una vez veía se despedía Claudia la estrechaba entre sus brazos, dejando interminables
besos en su cuello

M: Amor, ¿todo bien?


E: Jum, pero sigue sin hablarme un poco anda (escondía su cara todo lo que podía en su
cuello)
M: Ah... ¿y no puedo decirte que estás helada?
E: No, eso luego (hablaba contra cuello)
M: ¿Y que estás guapísima a lo Lara corredora?
E: No, después
M: ¿Y qué te quiero mucho?
E: Jejeje que no, que después
Marcada 198

M: Vale, entonces tengo que trabajar contigo colgada a lo monillo


E: Ya vas pillando la idea
M: Bien pues...
E: Maca (pataleaba)
M: Perdón, era para decirte que mejor me siento en la butaca, para trabajar y eso (la
arrastraba sonriendo, sentándose en su butaca con ella encima) besarte puedo ¿no?
E: Tienes unas preguntas (salía de su escondite para unir sus frentes y podía leer en los
labios de Maca un te quiero, besándola al momento)
M: ¿Te hac... puedo hablar ya?
E: Jum (volvía a su toma de tierra preferida, la unión de sus frentes)
M: Acepto jum como sí, ¿te hace una pilarica? Ella, tú y yo, y una buena botella de
vino, ¿qué te parece?
E: Únele un edredón nórdico y el atardecer, pa que luego digas que no soy romántica
M: No hay nada más romántico, que los abrazos a lo ghost que me das (la besaba
emocionándose) todo está bien y tú me perdonas mis tonterías ¿verdad amor? (la
emoción se reflejaba en sus ojos)
E: Jum (regresaba a su cuello)
M: Entonces no hay mejor sitio para celebrarlo que nuestra Pilarica (la abrazaba más
fuerte contra ella, cuando sonaban dos toques en la puerta) tengo que atender. En cuanto
acabe paso por casa y lo organizamos para irnos. Dame un beso
E: Voy (le daba un fuerte beso y se levantaba no sin esfuerzo) que pesado será
M: Pase (alzaba la voz) seguro que es Conchi (la puerta se abría y efectivamente era
ella)
Conchi: Lo siento señoría
E: No pasa nada Conchi, pasa, que no te he visto antes
Conchi: Yo a ti sí, pero ibas corriendo, ni un beso me has dado hoy
E: Cachis en la mar (iba hacia ella) toma dos anda (se los daba)
Conchi: Mucho mejor así, señoría (se giraba hacia ella viéndola sonreír) es Javier que
necesita hablar con usted
E: El cansino tenía que ser, me piro no vaya ser que me pegue su tontería (se iba)
M: Quieta ahí (le ordenaba mientras abría un cajón sacando una barrita energética)
toma (se la lanzaba)
E: ¿Qué es esto? (lo miraba en sus manos)
M: Algo que a partir de hoy vas a comer y sin pataletas
E: Cago en...
Conchi: Es una orden judicial, te lo comes sin más, vente conmigo para fuera
E: Ta luego cariño (le lanzaba un beso)
M: Adiós amor, Conchi que pase ya y que se la coma
E: Cago en la leche, que ya me he tomado el batido que me prepara ¿y ahora esto?
(salía con Conchi)
Conchi: Pero niña si es una barrita de nada, en dos bocados te la has comido

Nada más salir del despacho el ordenador de su señoría, emitía el sonido característico
de la entrada de un correo personal. A la espera de Javier, abría la ventana del mismo,
viendo el remitente y abriéndolo sin perder tiempo

En él leía: Ya tengo la discusión de la sentencia, mejor la debatimos en persona. Tú me


dices. Un beso
Marcada 199

Nada más acabar de leerlo, lo eliminaba y llevaba sus manos a su rostro, cubriéndolo
con ellas

Tratando de calmarse e intentado buscar la tranquilidad anterior a leer el correo, no se


percataba de la presencia, ya en el despacho de Javier

J: ¿Estás bien?
M: Sí, dame un minuto (se levantaba dirigiéndose al baño, allí se encerraba y sin querer
mirarse en el espejo, bajaba su cabeza apoyándose en el lavamanos)

Ana: Maca, por favor, detente no lo hagas


M: Lo siento pero quiero hacerlo
Ana: Vas a hurgar en su vida, en lo más íntimo. Por no hablar de que es delito, estás
viendo documentación confidencial de una investigación, tú mejor que yo, lo sabes
M: Ella (retiraba las lágrimas que descendían por su rostro) no lo va a saber y...
Ana: Maca escúchame, esta semana habéis estado genial, me has dicho que lo llevas
mejor, olvídate de esto (cogía una carpeta cerrada, estando ambas en el despacho del
hotel)
M: Solo quiero saber que hizo por culpa de la hija de puta esa y esta (señalaba la
carpeta) es la mejor forma
Ana: Estás cegada Maca, es absurdo e irracional. Vas a ver unas fotos y su informe
médico, ¿qué solucionas con eso?
M: Lo soluciono todo, porque así dejaré de pensar en lo que hizo y lo que no, nada más
Ana: Puedo llamarla y parar esto Maca, me da igual dejar a Fernando con el culo al aire
M: No lo vas a hacer, dame la carpeta, tú no tienes que verlas

Raúl: ¿Cómo vas petarda?


E: Cago en la leche Raúl, otro ordenador roto (trasteaba un PC en su oficina)
Raúl: Joder con la peña, que manía con no cuidar el material, sabiendo lo mal que
estamos. ¿De curro tenemos algo urgente?
E: Estoy esperando a un abogado para el que he cogido por huellas
Raúl: Bien, entonces me pongo a escribir las gestiones de los cajeros. ¿Esta noche vais
a que tus suegris?
E: No, sus hermanos ya han regresado a Madrid. En su piso tranquilitas
Raúl: Eso significa que no aceptas visitas
E: Jejeje si traes un buen vino, os acepto

Ana: ¿Que significa hipersexualidad?, da igual, deja ya eso Maca (decía al verla en el
sentada en el suelo llorando, rodeaba de fotos en las que la protagonista era Esther)
Puedo llamar a Vero, la hija de los Soler, ¿la recuerdas?, es psiquiatra, mira cómo estás
Maca (se giraba hacia Fernando) podrías por lo menos bajar a por una tila, por favor
Fernando: Le advertí... que sería duro (apretaba sus labios al verla en esa situación)
mejor voy a por la tila (salía del despacho)
Ana: Maca (se arrodillaba junto a ella) déjalo por favor (le quitaba de las manos lo que
estaba leyendo, tirándolo al suelo) cariño (levantaba su rostro) estaba mal recuérdalo,
acababa de salir de un agujero
M: ¿Sabes lo que es hipersexualidad? Uhmm ¿lo sabes? (retiraba su rostro)
Marcada 200

Ana: No lo sé, hiper... no sé para qué narices quería saber un juez la cantidad de polvos
que echaba, pero...
M: Es ninfomanía Ana, ninfomanía (la cortaba)
Ana: Es... es... (rebuscaba entre las fotos y demás hasta dar con el informe médico,
comenzando a leerlo todo lo rápido que podía) aquí dice episodios esporádicos de
hipersexualidad, solo episodios, no quiere decir que lo sea

E: Me quieres decir (leía su nombre en el documento de identidad) Jacobo ¿cómo


entonces estaban tus huellas por todo el coche?
Jacobo: No lo sé, le digo que yo no he sido
E: Tiene narices la cosa, entonces está claro, te han robado las huellas (miraba burlona
al abogado de oficio)
Jacobo: Eso es, usted lo ha dicho, no sé cómo pero me las han robado y después las han
colocado en el coche
E: Claro, perdona no sé cómo no he caído antes, te quieres ir a la playa... pedazo de...
aghhhh
Jacobo: ¿No es eso lo que ha dicho usted?
E: Entonces como es que tienes huellas
Jacobo: Eh... me habrán crecido
E: Cago en la leche, ¿tú te oyes?, porque lo mismo estás sordo
Abogado: Sargento relaje
E: ¿Pues no ves lo que está diciendo?
Emilio: Perdón (entraba en la oficina) en un rato voy al hotel a echar un café, ¿venís?
E: Jum, en cuanto acabe, ¿no Raúl?
Raúl: A mí me queda para rato
Emilio: Pues nada estoy en el patio, que hemos tenido que cambiar de coche, otro
jodido, cuando acabes vamos

M: Por eso la coletilla (se sonaba la nariz con rabia) hasta su madre, “las drogas y lo
demás”, Claudia también la ha usado alguna vez, eso (señalaba el informe) “era lo
demás”
Ana: Te lo quiso contar y tú no la dejaste (hablaba con paciencia tratando de calmarla)
M: ¿Acaso sabes lo que me iba a contar?, porque lo mismo solo me iba a decir que
acudía a (buscaba un folio) fiestas swinger (lo tiraba) o que se tiraba a las zorras de la
fiscal y la abogada juntas o... vete tú a saber (la congoja que sentía, mezclada con rabia
y dolor, le hacía volver a acurrucarse en Ana llorando desesperadamente) Ana
Ana: Tienes que tranquilizarte (la abrazaba intentando apaciguarla)
M: ¿Como... sniff... como sé que en este tiempo...?
Ana: No (la retiraba de ella) de eso no dudes

Emilio: Siempre hay algún coche en la entrada (llegaban a la entrada del hotel)
E: Apárcalo en la zona de personal y ya está
Emilio: Tú señoría también está (entraban en la zona de aparcamiento del personal del
hotel) todavía es como... como
E: Como un sueño ¿eh?, aquí los dos pringaillos sin creernos la suerte que hemos tenido
Emilio: Y tanto, aunque yo todavía no estoy en tú fase
Marcada 201

E: Se te hace la durilla, pero te digo yo que está hasta las tranc... (se quedaba callada
intentando reconocer un vehículo aparcado junto al de Ana)
Emilio: ¿Qué pasa? (paraba el coche)
E: Me suena el coche ese y... espera (cogía su móvil llamado con él) Raúl
Raúl: ¿Que se te ha olvidado ya?
E: Nada, hazme un favor mírame esta matrícula (se la daba)
Raúl: Eh... es... eh... ¿no ibais al hotel? (ya tenía los datos y se quedaba parado al ver el
nombre del propietario)
E: Estamos en él... (se hacía un silencio) ¿es de él verdad?... el puto coche es de
Fernando Ayuso, ¿Raúl? (lo apremiaba)
Raúl: Sí... pero Esther... puede ser... que haya venido a algo o a ver a Ana o...
E: Gracias (iba a colgar, mientras Emilio se bajaba del coche y hablaba con una
trabajadora del hotel)
Raúl: No vayas a colgarme, relájate y piensa antes de hacer nada ¿me oyes?, no
empieces con tus cosas, primero ves que hace. No llegues ahora arrasando ¿vale?
E: Jum (suspiraba) no sé qué narices hace aquí
Raúl: Lo que sea que haga, verás que Maca te lo cuenta sin problemas, petarda
escúchame bien, no la líes
E: Que no tranquilo... cago en la leche Raúl (se exaltaba)
Raúl: Venga verás que no es nada, después nos vemos y antes de hacer cualquier cosa
me llamas (colgaba)
E: Emilio (se bajaba del coche, llamándolo)
Emilio: Están en el despacho (llegaba hasta ella) lo acabo de preguntar... es raro de
cojones, están los tres ahí

Ana: Maca por favor, tienes que tratar de calmarte, tómate la tila cariño
M: No puedo... no... puedo... no sé ni cómo la voy a mirar... no lo sé (continuaba en el
suelo llorando, con el pensamiento y el corazón bloqueado, por las imágenes de Esther
en situaciones muy explicitas, algunas en fiestas organizadas en casas privadas y otras
con sus compañeras jurídicas)
Fernando: Traté de advertírtelo y...
Ana: Cállate, no ayudas en nada (le gritaba asesinándolo con la mirada) puedes salir y
dejarnos a solas
Fernando: Sí... estoy en la puerta (salía pasándose las manos por la cabeza en un gesto
inquieto)

Nada más salir se apoyaba en una de las paredes mirando al suelo, hasta que por el
pasillo escuchaba pasos, nada más levantar la cabeza se topaba con los ojos de Esther

E: ¿Está dentro? (no desviaba su mirada de sus ojos)


Fernando: No voy a dejar que le sigas haciendo daño (se desapoyaba encarándola)
E: ¿Qué narices dices imbécil?
Fernando: Lo que has oído, pero se acabó, ella no merece a alguien que...
E: Quítate del medio (lo cortaba) que te quites del medio (exigía con el corazón
comenzado a bombear más rápido de lo habitual)
Emilio: Magistrado será mejor que se aparte
Fernando: Me aparto, pero solo, para que veas lo que le produce el saber quién eres en
verdad. Pero estoy aquí y a la mínima intervengo con todas las consecuencias (se
apartaba)
Marcada 202

E: Ni te imaginas hasta que punto me la suda (abría la puerta sin más y su corazón de
bombear a mil pulsaciones por minuto pasaba a la máxima quietud de golpe. Golpe
causado por la imagen que se encontraba, verla en el suelo llorando en los brazos de una
Ana que levantaba su vista hacia ella, abriendo los ojos ante la sorpresa de verla allí,
mientras Maca ni siquiera parecía reaccionar. Rodeadas ambas de lo que a esa distancia
parecían fotos) Maca (se iba a por ella rauda, mientras Ana se apartaba como podía)
Maca (la nombraba una vez más, con el único propósito de encontrarse con sus ojos y
gritarle a su corazón que todo estaba bien. Pero fue arrodillarse junto a ella y unir sus
miradas y tener la certeza absoluta de que nada estaba bien) Maca... que...
M: No me toques (le gritaba mientras se ayudaba con sus manos arrastrándose hacia
atrás)
E: Maca... ¿qué pasa?... que... (se giraba a mirar a Ana buscando una explicación y esta
cerraba sus ojos negando con la cabeza) Maca (intentaba alcanzar sus manos) cariño
M: No... no... no me toques... por favor no me toques (se tapaba la cara con las manos
llorando)
E: ¿Pero que...? (miraba entonces las fotos allí desperdigadas viéndose así misma) ¿de
dónde habéis sacado esto? (preguntaba mirando a Ana y en seguida caía en el posible
culpable, no haciéndole falta respuesta, bajaba su cabeza un segundo para volver a
levantarla acercándose más a ella) ¿puedes dejarnos solas? (preguntaba a Ana viendo
como al momento salía del despacho) Maca... es... lo que te iba a contar... cuando pasé
por aquello yo... yo me perdí en esto... y... pero eso es pasado Maca eso no...
M: Cállate no quiero escucharlo (retiraba sus manos de la cara mirándola)
E: Es pasado cariño (insistía lo que podía) déjame explicártelo yo... Maca (buscaba su
mirada intentando conectar sin conseguirlo) puedes ir a ver a mi psiquiatra... cariño...
eso (volvía a alzar sus manos buscando las suyas)
M: No me toques (gritaba más fuerte) no se te ocurra volver a tocarme
Fernando: Ya la has oído (interrumpía agarrando el hombro de Esther)
E: Suéltame (se deshacía de su agarre)
Fernando: Será mejor que te vayas
E: Maca (lo ignoraba y volvía a por ella) vamos a casa, allí te explico lo quieras cariño
por favor
M: No puedo (clavaba su mirada en la de ella llorando mientras negaba con la cabeza)
no puedo
E: Maca (suplicaba nombrándola cuando notaba la mano de él nuevamente en su
hombro, volviéndose hacia él mientras con una pierna le hacía la zancadilla tirándolo al
suelo) te he dicho que no me toques (le gritaba agarrándolo por la chaqueta)
Fernando: ¿Ves Maca? ¿lo ves? (continuaba en el suelo sin intención de levantarse y
agarrado por su chaqueta) has agredido a un magistrado delante de otro
M: Suéltalo Esther... suéltalo (gritaba intentado levantarse)
Fernando: Sigue demostrándole lo tarada que est... (un puñetazo que impactaba contra
su nariz lo hacía callar) Aghhh...
E: Ahora sí lo he agredido magistrado (se sacudía la mano del golpe) ven conmigo
Maca
M: ¿Que has hecho?... que... (de rodillas llegaba hasta él, viéndolo sangrar por la nariz)
Le has roto la nariz (clavaba su mirada en la de ella) estás loca...
E: Maca (su nombre se escapaba de sus labios con pesadez al escucharla. Con las
manos ya temblando miraba a ambos, mientras el corazón parecía rompérsele,
intentando respirar y dejando que las lágrimas corriesen libres por su cara. Así y ya sin
mirarla, se giraba para salir sin vuelta atrás)
Marcada 203

E: Emilio... (tragaba saliva intentado poder hablar) ocúpate del magistrado... yo... voy al
cuartel
Emilio: ¿Pero?
E: Haz lo que he dicho, le he roto la nariz (se limpiaba las lágrimas con rabia)
Ana: Esther (agarraba su brazo preocupada)
E: Ve con ella Ana... (se iba a la carrera)
Ana: Est... (se callaba al verla correr y sin esperar más entraba en el despacho, viendo
como Maca intentaba frenar la hemorragia de Fernando) Maca
M: Es... (bajaba el pañuelo de la nariz de Fernando y caía al suelo al, de repente, ser
consciente de lo que le había dicho) Ana (se levantaba como podía gritando) Esther
Ana: Se ha ido (la cogía por los brazos)
M: Ana... ¿qué he hecho Ana?... ¿qué he hecho? (se dejaba caer al suelo presa de un
llanto desgarrador) Ana
Ana: Vero (como podía sacaba su móvil y llamaba, mientras en sus brazos Maca no
paraba de llorar) soy Ana del hotel... sí... ¿puedes hacerme un favor?

Emilio contemplaba la escena sin poder creérselo, viendo las fotos de Esther por el
suelo, Maca acunándose en los brazos de Ana y el Magistrado apoyado en la pared del
despacho, fijando la vista entonces en varios documentos esparcidos al lado del último

Emilio: Magistrado (se arrodillaba a su lado) vamos le llevo a urgencias (lo cogía por
los hombros, desviando su mano al suelo, arrugando un folio en un movimiento rápido
para guardarlo en uno de sus bolsillos a continuación)

E: Vilchez (paraba su carrera ya fuera de las instalaciones del hotel)


V: ¿Qué pasa? (contestaba su llamada)
E: ¿Puedo verte en el despacho?
V: Estamos en casa, sube aquí
E: No mejor en el despacho, en quince estoy allí

M: Tengo... aghh... tengo que ir con ella Ana aghhhh, me ahogo... me estoy ahogando
Ana: Intenta respirar, vamos cariño... Vero viene de camino tranquila... hablarás con
ella después (continuaba acunándola)
M: No me lo va a perdonar... aghh... no lo va a hacer

V: Te has jodido la mano (se la sujetaba con cuidado) Esther déjame avisar a Cruz,
estás temblando
E: No, llama a quien sea (retiraba su mano con un gesto de dolor) y acabemos con esto,
tienes mi placa y el arma, hazlo de una vez
V: No ha sido con ocasión del servicio, en realidad es... lo único grave es que tú seas
guardia, que él sea magistrado no debe contar
E: Venga Vilchez, es un magistrado de la audiencia nacional y otro magistrado lo ha
visto
V: Es Maca, ella no va a...
E: No la nombres, te pido por favor que no la nombres. Por favor llama o empieza a
escribir
V: Vale, pero podrías subir y tomarte...
Marcada 204

E: Vilchez
V: Bien... vale, espera (cogía de la mesa su móvil que empezaba a sonar viendo quien
llamaba) dime... ya... ¿lo tienes?... rota... ujum... gracias Emilio (colgaba) voy a llamar a
la decano (lo hacía) Doña Carmen... aja... le han llamado del hospital... sí... está aquí...
aja... sí... ¿algo más?... bien... ahora escuche usted... ese indiv... magistrado ha sacado
información confidencial de una investigación de la audiencia... exacto el caso de la
sargento... ¿entiende la situación?... aja... bien... sí... puede llamarme a cualquier hora, a
sus ordenes señoría (colgaba) Emilio ha cogido un folio y en él aparece el número de
fax desde donde lo recibió (se callaba al ver que no lo escuchaba) voy a hacer una
información con todo lo que ha pasado... después podrás irte... pero...

Ana: Gracias por venir, no sabes lo que te lo agradezco


Vero: Nada, no te preocupes. Ahora dormirá, ha sido una crisis de ansiedad. A ti
también se te ve nerviosa
Ana: Ha sido todo muy (suspiraba) fuerte y rápido
Vero: No te quiero poner más nerviosa, pero todo lo que hay tirado en el despacho
deberías de guardarlo y... ¿sabes cómo está Esther?
Ana: Esther se ha... ¿la conoces?
Vero: Es mi paciente y... lo siento Ana... pero esto no lo puedo dejar pasar... he visto mi
informe médico en el suelo... si ella no os lo ha dado yo tengo que...
Ana: Esther lo ha visto
Vero: Entiendo entonces que ella no os lo ha dado, si no que de alguna manera...
Ana: Sí
Vero: Hablaré con ella

E: Y des... des (comenzaba a chocar sus dientes por el temblor, pero hacia un esfuerzo
para acabar cuanto antes) después he venido hasta aquí
V: El resto lo puedo acabar yo (se levantaba de su asiento)
C: Esther cielo (entraba en el despacho)
E: Joder Vilchez)
V: Tenía que avisarla
C: Vamos a mi casa, allí te veo la mano
E: No quiero que me veas nada, quiero irme
C: Lo harás, pero déjame que te ayude primero

Unas horas más tarde...

E: No pongáis esa cara, esto ya lo hemos vivido antes


Raúl: Sí... pero Esther yo... lo siento, pero creo que te precipitas. Díselo tu Cruz
E: No va a servir de nada, la decisión está tomada y no voy a dejar a nadie tirado,
después del favor que me han hecho
C: Favor que tendrás que pagar... jamás has huido de nada, no entiendo porque ahora sí
E: No huyo, solo regreso a lo mío, bueno todavía no puedo, pero es como regresar
C: Solo te pido una cosa, no desaparezcas, llámanos siempre que puedas y sobre todo,
cuídate
E: Voy a una base militar Cruz, no hay peligros
Raúl: No mientas ¿quieres? Es una base sí, pero en Kabul
Marcada 205

E: Bué (notaba la vibración de su móvil en el pantalón pero ni siquiera lo sacaba) tengo


que salir ya, venga darme unos achuchones
C: Dale un beso a tus padres de mi parte y de los míos (la abrazaba contra ella) cuídate
por favor
E: Que sí, ven aquí grandullón (ahora se abrazaba a él) cuida mucho a Clau, dale todos
los antojos que quiera, no me vaya a salir el sobri marcao nada más nacer, ya tendrá
tiempo de que lo marquen. Y mírame, recuerda que son amigas ¿vale?

Ana: Uhm... (de a poco se iba despertando) ¿Maca?


M: ¿Qué narices me dio tu amiga? (salía del baño con el pelo mojado y vistiéndose todo
lo rápido que podía)
Ana: No lo sé, a mí también me aghhh (bostezaba) me dio algo, ¿qué hora es?
M: Las doce, me voy
Ana: Sí (se incorporaba) ¿pero vas bien? (preguntaba preocupada) ¿quieres que te
acompañe?
M: No, después te llamo, tengo que hablar cuanto antes con ella... joder ni siquiera sé
como habrá pasado la noche... seguro que ha estado muy nerviosa y yo durmiendo... y
no me contesta a las llamadas, chao (salía de la habitación y ya en el pasillo, comenzaba
a caminar rápido hacia la salida)
Ana: Puff... veremos (cogía su móvil de la mesita) digo yo que algo sabrá (marcaba el
número de Emilio)
Emilio: Buenos días
Ana: Buenos días, me acabo de despertar, ¿cuándo acabaste?
Emilio: Muy tarde... ¿Maca sigue ahí?
Ana: No, se acaba se marchar, imagino que irá al Cuartel a buscar a Esther
Emilio: Tarde
Ana: ¿Por?
Emilio: Esther se ha ido
Ana: A trabajar o...
Emilio: Se fue esta madrugada, en poco más saldrá desde la base de Torrejón a Kabul
Ana: ¿Cómo? (se levantaba de golpe)

M: Contesta Esther por favor... contéstame (continuaba llamándola, mientras


estacionaba el coche)

En: Tienes que cuidarte mucho cariño y... no dejes de llamarnos


E: Siento mucho haberos hecho venir hasta aquí, pero no podré venir hasta el juicio
En: No pasa nada, sabes que nosotros vamos donde tú nos digas
Pepe: Canija, presta atención a tu padre (la cogía por el rostro y hacía que sus frentes se
uniesen) grábate en esa cabeza que tienes, que estamos aquí esperándote como siempre,
como siempre canija
E: Jum
Pepe: Jum no, dime sí
E: Sí... lo siento (comenzaba a emocionarse) siento que siempre tengáis que estar así.
Pero allí estaré bien
Pepe: Tú solo preocúpate de eso, de estar bien y si no, llamas a tu padre y en náh estará
contigo
Marcada 206

E: Ju... sí (se abrazaba por completo a él) cuidaros mucho y no la enfades


Pepe: No, te quiero canija
E: Yo también a ti, listillo. Mami (se soltaba de él solo para abrazarse a ella) mami
En: Ya sabes lo que siempre te digo y a lo que nunca me haces caso, primero tú cariño
después el resto (hacía una pausa) Creí que ella...
E: Por eso no me lo creía... dentro de mi sabía que acabaría fastidiándola
En: Tú no has hecho nada, lo que vio es pasado y si no lo entiende es su problema, en
ningún momento lo has ocultado, ha sido ella la que no ha querido verlo y entenderlo

Apenas un leve saludo al guardia de la puerta y entraba en el cuartel todo lo rápido que
podía, con el corazón bombeando arrepentido pero decidido a todo lo que hiciese falta
para conseguir su perdón

Nada más abrir la puerta le era imposible callar su boca nombrándola con
desesperación, mientras avanzaba por el piso sin encontrarla, con su corazón
bombeando ahora asustado por su ausencia, más cuando...

M: ¿Qué haces aquí?


Claudia: Maca... eh...
M: ¿Que le ha pasado?, dime que no le ha pasado nada, dímelo Claudia (se abalanzaba
hacia ella angustiada)
Claudia: Maca tranquila está bien pero...
M: ¿Pero qué?, Claudia (alzaba la voz)
Claudia: Se ha ido, se fue esta madrugada
M: ¿Qué?... no... no... Claudia
Claudia: Lo siento, se va a Kabul
M: No... no se va Claudia... no se puede ir (sacaba el móvil del bolsillo de su abrigo,
mientras las lágrimas ya cubrían su rostro) amor no... no lo apagues amor... no lo
apagues... ¿desde dónde salía?
Claudia: Torrejón
M: Bien, puedo... puedo... tiene que haber alguna forma de llegar
Claudia: No la hay Maca, su avión... su avión ya ha salido
M: No... no... no puede ser Claudia... no se puede ir (entraba en la habitación) están
todas sus cosas... y... dios mío no por favor... (el llanto desesperado volvía a hundirla en
el suelo)

KABUL + 4 HORAS Y MEDIA

-: Por fin ha llegado, entre la poca colaboración de ella y los problemas de


comunicación, parecía imposible
-: ¿Le vas a dar el alta?
-: Pues... (se callaba al ver parar al grupo de militares que corrían por la pista de
atletismo)

-: Sargento (se escuchaba gritar) ¿por hoy ya está bien no?


E: Cachis en la mar, panda de mataos, cuando me dejen salir de aquí os vais a enterar.
Dos vueltas más (hablaba a gritos)
Marcada 207

-: Jejeje ¿y falta mucho para eso?


E: A saber, depende de la cansina de la Coman... (se callaba cuando al grupo de
militares al que estaba gritando y dirigiendo comenzaban a hacerle gestos. Se inclinaba
agarrada a la ventana intentando ver hacia donde le señalaban los chicos, pero el
portalillo cubría a quien estuviese allí)

-: ¿Decía algo Sargento? (salía del portalillo y preguntaba mirando hacia la ventana)
E: A usted nada Comandante... parece dios, está en todas partes (murmuraba, mirando a
la mujer con bata blanca, con el cabello suelto de color castaño claro, que llegaba hasta
sus hombros y grandes ojos verdes)
Comandante: Termine el entrenamiento de los chicos, que son las seis y ya sabe lo que
tiene que hacer a esta hora
E: Cago en... (volvía a murmurar)
Comandante: Sin protestas, ese fue el trato (volvía a desaparecer)
E: Ptsss... ptsss (llamaba a los chicos que continuaban corriendo por la pista) Cabo
(terminaba por gritar)
Cabo: ¿Qué?
E: Terminando, me acaban de cortar el rollo
Cabo: ¿Quién? Es por agradecérselo
E: Peazo vago, la cansina de la...
Comandante: Continuo aquí (volvía a aparecer de debajo del portalillo)
E: Bué (volvía a murmurar) me piro para dentro chicos (desaparecía de la ventana
introduciéndose en la habitación)
Cabo: Luego pasamos un rato

-: Jajaja es un caso
Comandante: Sí, voy a llamar a agradecer esto, si hay una urgencia me avisas Toni
Toni: Descuide (la veía coger el móvil y caminar hacia la zona ajardinada)

-: ¿Sí?
Comandante: Vero soy Iris, por fin me ha llegado
Vero: Me dijeron que había problemas con la comunicación. ¿Cómo va?
Comandante: Bien y con tu informe espero poder darla de alta mañana, más que nada,
para que deje de volver loco al personal sanitario
Vero: Jajaja, me imagino. ¿Ha ganado peso?
Comandante: Sí pero no me fío nada de ella, le daré el alta si consiente una serie de
controles, demasiado cabeza chorlito como para dejarla a su aire. Se ha cargado de
trabajo, instrucción por las mañanas, tardes entrena a los militares que hacen funciones
de logística y ahora quiere participar en los reconocimientos
Vero: Típico en ella, de todas maneras recuerda lo que te dije, te va a costar hacerla
hablar a mi me llevó meses y nunca llegó a comunicarse conmigo del todo
Comandante: Lo sé, echaré mano de ti. De todas maneras yo no soy psiquiatra
Vero: Bien ¿y tú qué? ¿cuándo piensas volver?
Comandante: De momento no, estoy muy bien y todavía me queda un año
Vero: Ya, algo o alguien te retendrá ahí, cierto Capitán parisino, ¿quizá?
Comandante: No... eso terminó hace unos meses
Vero: Vaya, pues sí que llevábamos tiempo sin hablar
Comandante: Jaja sí
Vero: ¿Puedo saber el motivo?
Comandante: Aburrimiento
Marcada 208

Vero: Igual a hombres, ya te lo decía en la universidad, te pierdes un mundo de


posibilidades mucho más divertidas

-: Buenas tardes sargento (la saludaba entrando en su habitación)


E: Toma (le entregaba un netbook) ahí lo tienes Alfred (sentada en la cama trasteaba
una consola de video juegos)
Alfred: Fantástico, traducir su jerga es de premio nobel jajaja (se sentaba en un
pequeño taburete mirando la habitación hasta que su vista topaba con una bandeja)
sargento, eso (la señalaba) debería terminárselo
E: Jum ahora, es que no sé qué narices le pasa a la consola esta
Alfred: La comandante estaba por el pasillo, lo mismo entra (se levantaba y cogía de la
bandeja una pieza de fruta) tenga, por lo menos que la vea con ella en la mano (era
entregársela y la puerta de la habitación, tras dos toques se abría apareciendo la
comandante, leyendo lo que parecía un informe) ¿qué le decía? (murmuraba)
E: Comandante (no levantaba la vista de la consola)
Comandante: Sargento (ponía sus ojos en blanco) buenas tardes Alfred
Alfred: Buenas tardes comandante, me voy, luego paso otro rato, ¿va la teoría de toda
la semana?
E: Jum (seguía a lo suyo)
Alfred: Bien, hasta luego entonces (abandonaba la habitación)
Comandante: Vengo a negociar con usted (cogía la manzana que había sido
abandonada en la cama) si acepta una serie de controles (comenzaba a mondar la
manzana sobre la bandeja) digamos que podría darle la semi-libertad (preparada en la
bandeja aproximaba el taburete a la cama y se sentaba en él con la bandeja)
E: ¿Qué clase de controles? (continuaba sin levantar la vista de la consola)
Comandante: Principalmente supervisión en las comidas, está en modo concentración
por lo que veo, abra la boca (le introducía un trozo de manzana)
E: Jum ¿y qué más? (masticaba)
Comandante: Control de peso a diario...

A mucho kilómetros de allí...

C: Maca, traigo los informes de esta mañana (entraba en el despacho, encontrándola


mirando por la ventana)
M: Déjalos en la mesa (le hablaba sin girarse)

Lo hacía mirándola de espaldas a ella y cerraba sus ojos, mientras apretaba sus labios

C: Maca...
M: ¿Sí?
C: Podríamos tomar un café esta tarde
M: No puedo, tengo la tarde ocupada
C: Ya... (se colocaba junto a ella con la mirada hacia el patio)
M: No te estoy esquivando, sabes lo mucho que aprecio el que no me hayas dado de
lado

Ambas quedaban con la mirada perdida en el patio del cuartel, en un silencio cómodo,
hasta que era Cruz la que lo rompía
Marcada 209

C: Hay algo que siempre he tenido en común con ella, no nos gusta la perfección, en
ninguno de sus modos. Por eso las dos somos tan imperfectas y por eso también
sabemos, que las personas imperfectas se equivocan y no por eso, se las deja de querer
M: Cruz... (se giraba hacia ella)
C: Ven aquí (abría sus brazos para acogerla entre ellos)
M: Me acabas de llamar imperfecta (cobijada en sus brazos sonreía emocionada)
C: ¿Con eso te quedas?
M: No (hacía una pausa) No te imaginas las ganas que tengo de que llegue el juicio y
poder así, intentar verla

De regreso a la habitación...

E: Ya podría darme los trozos más chicos (continuaba centrando toda su atención en la
consola)
Comandante: Todavía protesta
E: ¿Pues no ve que estoy ocupada?
Comandante: Que fuerte... ¿en serio sabe repararlas?
E: Jum, si es electrónico sí, ya lo tengo, mire (le señalaba con unas pinzas de los ojos la
placa de la consola)
Comandante: ¿Qué? (aproximaba su cabeza a la de la sargento para mirar, quedando
muy próximas)
E: Ésta chorrada (cogía un diminúsculo cable con las pinzas) está fastidiando todo el
sistema (se giraba para enseñárselo, encontrándose con el rostro casi pegado a ella de la
comandante y regresaba su vista al cable)
Comandante: Es... es... (sus ojos viajaban de su rostro a la consola, cuando sonaban
dos toques en la puerta)
E: Pase quien sea (alzaba la voz al tiempo que regresaba su vista a la consola)
-: Sargento... (nada más entrar veía a la comandante ponerse en pie) con su permiso
comandante
Comandante: Eh... sí... claro, yo ya me iba. Mañana hablamos sargento (la miraba un
segundo para, a continuación, marcharse)
E: Jum, ¿qué tal capitán? (se enderezaba en la cama estirándose)
Capitán: Destrozado, llevo un día de perros. Joder no le he dicho a la comandante que
quería hablar con ella
E: ¿De mí?
Capitán: Sí, si ella lo aprueba, el general autorizará que participes en los
reconocimientos cuando puedas
E: Genial, no sabe lo que se lo agradezco
Capitán: Las gracias son a ti, nosotros encantado de contar con tu experiencia. ¿Crees
que se opondrá? (preguntaba señalando la puerta)
E: No sé... pero me estoy portando bien... me he llevado un buen susto
Capitán: Como padre que soy, te diría: te lo dije. Demasiado ejercicio físico para tan
poco alimento. El susto nos lo diste a todos, creíamos que era una muerte súbita
E: Jum (se restregaba la cara)
Capitán: ¿Sueño?
E: Se cree la comandante, que no sé que me dopa. No sé qué narices me da, que me deja
hecha polvo, cada vez que como
Marcada 210

Capitán: Jajaja mujer tienes que descansar, para que la comida y demás vaya haciendo
efecto. No te quejes, eres la envidia de la base
E: Ya ves tú la envidia, aquí todo el día encerrada, bueno, menos las clases teóricas
Capitán: No te envidian por eso, lo hacen por quien te cuida y se acaba de marchar
(levantaba sus cejas repetidamente)
E: Panda de salidos
Capitán: Ya... ¿pero es para recrearse la vista o no?
E: Jum, pero yo no estoy para eso y mire que siempre he sido mirona
Capitán: La... la...
E: Anorexia, puede decirlo
Capitán: Eso, ¿repercute en... ya sabes?
E: Ni idea, no es “eso” lo que a mí me ha quitado las ganas
Capitán: Mejor paro de preguntar
E: Mejor

ESPAÑA - 4,30 Horas

Claudia: Vaya mañana de locos (se llevaba las manos a la cintura)


M: Sí, te va pesando ¿no?
Claudia: Sí, pero sobre todo es por según que posturas (acariciaba su ya abultada
barriga) ¿qué haces esta tarde?
M: Tengo consulta con Carlos

KABUL + 4,30 Horas

E: Gordo, ¿cómo has tardado tanto en venir a achucharme?


Gordo: Me ha entretenido la comandante, déjame decirte que adoro los ojos de esa
mujer, arañaría por ellos
E: Mare mía lo cansinos que estáis con la comandante, yo creo que a las chicas ya les
ha quedado claro que está que se sale
Gordo: Jajaja ¿sí?, déjame decirles otra pista clave para que se la imaginen, es clavadita
a la Doctora Isles de Rizolli and Isles, estorbo es para ayudar a la escritora, que es
novata
E: Eah y tú eres clavao a el gordito de Modern Family, hechas las presentaciones,
achúchame de una vez que hoy estoy fatal (de pie en la cama abría sus brazos)
Gordo: Ayss (se acercaba a la cama y de un salto Esther se le colgaba como cualquier
monillo se cuelga de su madre) mi pequeño estorbo mimoso
E: He impartido las teóricas, he dirigido el entrenamiento, he arreglado dos consolas y
nada (hablaba contra su cuello)
Gordo: Pues he traído otro paquete que ha llegado hoy, pero mejor lo dejamos para
mañana
E: ¿De ella? (salía de su cuello)
Gordo: Eme uve doble, ese es el remitente
E: Jolines, ¿qué me habrá mandado ahora?
Gordo: ¿Lo abrimos?
E: No sé... abrázame un poco más anda, después lo vemos (volvía a su refugio)

-: La cena (un auxiliar entraba con la bandeja)


Marcada 211

E: ¿Qué es?
-: Crema y pescado... cago en la leche (se adelantaba imitándola) jajajaja ta luego (se
iba)
E: Hasta me vacila un soldaducho gordo (pataleaba colgada a él)

Comandante: Ahora en modo monillo, mejor entro después (pasaba por el pasillo)

ESPAÑA -4,30 Horas

Carlos: Por lo que me has contado, la desarrollaría durante el secuestro o como


consecuencia de su adicción a la cocaína y estaríamos hablando de una anorexia del tipo
restrictivo, se diferencia de la más conocida en que el sujeto no se propone la pérdida de
peso, simplemente ignora el hambre y sus síntomas, son casi tres años de duración, ya
ni siquiera lo tiene que ignorar, su cerebro ni siquiera los reconoce. Los sujetos de este
tipo suelen ser menos impulsivos que el tipo purgatorio, pero aún así, presentan
problemas de control de impulsos, de abusar del alcohol o de otras drogas y suelen ser
muy activos sexualmente. Si a todo eso le sumas su profesión y lo que le gusta, es fácil
que asuma riesgos innecesarios sin tan si quiera ser consciente de ello. De las drogas y
el sexo ya lo hemos hablado antes. Pero sería necesario hablar con su psiquiatra para
concluir más certeramente, Maca
M: Tendría que a ver asistido a alguna de sus consultas
Carlos: Toma (le entregaba un pañuelo) quizá algún día. Aquí tenemos un grupo de
terapia para familiares, puedes pasarte cuando quieras, tengo por aquí (buscaba por su
mesa) sí mira, te explica en resumen en qué consiste, los horarios, actividades, échale un
vistazo (le entregaba un pequeño dossier)
M: Lo haré. Tres meses y todavía no logro explicarme, como no fui más consecuente
con sus problemas
Carlos: Te lo he dicho muchas veces, estabais en plena fase de enamoramiento, las
hormonas actuaban por ti, si le unimos tu obsesión por aquella mujer y la inseguridad
que te provocó, es imposible que hubieses actuado de otra manera
M: Hoy me he colado (decía tras mirar su reloj)
Carlos: No pasa nada
M: Gracias y me voy (se levantaba de su asiento cogiendo del otro asiento su bolso y un
maletín) empiezo un curso de cocina

KABUL + 4,30 Horas

-: En media hora, las visitas tienen que marcharse (pregonaba por el largo pasillo de
botiquín)
E: Ni caso chicos... creo que quiero abrirla (les decía mirando la caja) Rai súbela a la
cama
Gordo: ¿Ahora?
E: Jum
Rai: Hecho (la colocaba encima de la cama) ¿la abres tú?
E: ¿Cómo la voy a abrir yo? ¿Pues no ves que lo mismo me da un soponcio?
-: Lo hago yo (se disponía abrir el precinto) joder sí que está duro
Rai: Toma Lola (le entregaba el cuchillo de la cena)
Lola: Dios, hasta yo estoy nerviosa
Marcada 212

Gordo: Pequeño estorbo, no hagas el pino que como entre ojitos, te la cargas
E: ¿Todavía está por aquí? (dejaba de hacer el pino y se parapetaba en la gran espalda
del brigada jefe de cocinas, conocido hasta ahora como gordo
Gordo: Está de guardia (observaba a Lola trajinar con la caja) quieres abrirla ya por
dios, no sé cómo puedes estar en explosivos
Lola: Precisamente por mi calma, fuera precinto (abría la caja observando el interior)
¿qué es esto?... pero...
E: Cachis en la mar... gordo dime que hay (se aferraba a su espalda)
Gordo: Pues... pues... (observaba el paquete en las manos de Lola)
Lola: ¿Barritas? ¿Te manda desde España barritas?
Rai: Energéticas... pss... tanto misterio para unas barritas
E: Sniff... snifff... si es que siempre ha sio de un tierno que pa qué
Rai: Tierno... dice que eso es tierno, ¿qué tienen unas barritas de tierno?, primero un
neceser y después barritas, ¿quién las entiende? (murmuraba para él)
Lola: Hay otra cosa... la pili... ¿quién es esa?
E: Ahora sí que me da...

“M: Lo siento, me he encontrado con Jesús, el de las embarcaciones


E: No pasa nah, estaba aquí liada, venga salta
M: No, pon la escalinata que sabes que me da miedo (se quitaba los zapatos)
E: Listo (lo hacía y la miraba atravesarla descalza) jejeje ¿por qué si te quitas los
tacones sigues andando como si los llevaras? (sujetaba una cuerda con disimulo en su
espalda)
M: Pues la atravesaba) no lo sé (subía una ceja sonriendo coquetamente)
E: Eah, que te gusta ponerme mala
M: ¿A mí?
E: Pues que sepas que no funciona (la abrazaba por su cintura besando su cuello)
M: Uhm... ¿No?
E: Me pones malísima no mala, ¿qué llevas en la bolsa? (continuaba besando su cuello
mientras trajinaba con la cuerda, con disimulo)
M: Un... uhm... regalo de Jesús, me encantan tus recibimientos
E: Ah... y ¿en el bolso? (seguía distrayéndola a base de besos)
M: Lo de siempre, amor (ladeaba su cuello)
E: Ah... y ¿en el maletín?
M: Trabajo... ¿lo... lo siguiente es cachearme?
E: Puede ser... déjalos en el suelo
M: Bien (los dejaba caer) ¿algo más?
E: Ahora es importantísimo (dejaba su cuello para mirarla de frente) que confíes en mi
M: Vale... pero que (era callada con un beso)
E: Allá vamos (tiraba de la cuerda y...)
M: Ahhhhh, Esther por tu padre, bájame... bájame o te muerdo
E: ¿A qué mola? (preguntada enganchada a la cuerda y sujetando a Maca contra ella
desde lo alto del mástil, quien rápidamente la rodeaba con sus piernas buscando no
caerse
M: No mola nada... está altísimo
E: Venga, te tienes que ir acostumbrando para cuando vayamos a la montaña y te
conviertas en la barbie montañitas, es como una tirolina, mira (tiraba otra vez de la
cuerda y se movían) ahora directas al agua
M: No... préstame atención cariño, la ropa que llevo cuesta una pasta
E: Enga ya, si es una falda y una camisa
Marcada 213

M: Solo el cinturón casi 200 euros


E: Cachis en... pero si es de adorno, que ni te sujeta ni nah, ¿cómo puede costar tanto?
M: Pues no lo sé... pero me queda genial, ¿a que sí?
E: Jejeje sí, eso es verdad
M: La camiseta de tirantes que llevas, también cues...
E: No me jodas (la cortaba) pero si en el mercaillo casi te las regalan
M: Pero no te quedan como esta uhm, bésame en las alturas corre
E: Jejeje mariman (tenía que callarse cuando los labios de Maca ya la besaban)
M: Uhm... y ahora haz que pisemos suelo firme otra vez
E: ¿Para qué? Si estamos la mar de a gusto aquí
M: Ya... pero tenemos admiradores (le señalaba con los ojos a un grupo de turistas que
contemplaban la escena como si fuese La Giralda)
E: Eah... si es que cariño, es para mirarte a todas horas, pero sí vamos bajando, ya verás
(accionaba la cuerda) como la panda de copiones empezarán a pedirme que les fabrique
algo parecido, como el acople para la mesa
M: Sí, ¿se te ha ocurrido a ti solita o Don Pepe ha tenido algo que ver?
E: Jejeje la idea es mía... pero sí, el listillo me ha ayudado por teléfono, sana y salva-
pisaban el suelo del velero otra vez
M: Genial ven (cogía el paquete y los bolsos del suelo) vamos a probarnos el regalo de
Jesús (se colaba rápido hacia el camarote)
E: ¿Y qué es? (la veía trastear en la bolsa, ya en el camarote)
M: Mira (le ensañaba ilusionada un polo blanco de mangas largas)
E: Jejeje que te gusta un trapito cariño, es un polo, ya ves tú la ilusión
M: Todavía no has visto lo mejor del polo, mira ahora (lo giraba y en la parte trasera se
leía “las pilis”) jajaja está genial
E: Cachis en la mar... como diría María “es guay”
M: Sí, deja que te lo ponga (lo hacía y se quedaba mirándola, viendo como al momento
irradiaba su sonrisa más chulesca) estás guapísima amor, el blanco te queda genial
E: Tú lo que quieres es empijarme y no sabes como
M: No, a mi me encanta tu estilo medio canalla uhm (la besaba y al momento era
atrapada entre sus brazos) espera, me pongo el mío y nos sacamos una foto (se deshacía
de sus brazos y se quitaba su camisa rápido)
E: No te desnudes tan rápido que me pué dar algo
M: Jajaja, listo (una vez puesto iba hacia ella, colocándose en su espalda abrazándola)
mira (la giraba hacia el espejo) parecemos las Infantas en Mallorca (besaba su cuello)
E: Oye... pues... (miraba el reflejo de ambas abrazadas ante el espejo) pues... (“si es que
no hay manera de que me lo crea” pensaba) así no desentonamos tanto
M: Tú y yo nunca desentonamos (la miraba a través del espejo) nunca. Te quiero
deletreaban sus labios)”

Rai: Perdóname pero no lo entiendo, continúa hasta las trancas, ¿por qué no le contesta
entonces las llamadas? Si fíjate, yo creo que el número de las fotos se lo ha perdonado
¿a qué juega? (caminaban hacia la salida del botiquín)
Lola: No te enteras de nada, tanto aluminio por tu cuerpo te ha dejado mal, la sargento
cree que su chica merece algo mejor
Rai: ¿Pero qué tiene ella de malo?
Lola: Nada, solo sus problemas, pero para ella es como si por su culpa la hubiese
desquiciado y está empecinada en que su chica sería más feliz con un novio como el que
tenía, pijo, educado, con estudios, etc. ¿lo pillas ahora?
Marcada 214

No podía continuar escuchando sin ser vista y salía antes de que la descubrieran

Comandante: Buenas noches chicos, mañana os vais más temprano, la sargento debe
descansar

Ana: Hey, ¿qué tal?, me acaban de avisar de que estabas aquí (llegaba hasta su mesa)
Vero: Sí, no sabía estarías por aquí (se levantaba) te presento es Cris, Cris Ana
Ana: Encantada (se saludaban con dos besos)
Vero: Siéntate y comparte una copa de vino con nosotras
Ana: Pues sí, que a esta hora apetece (tomaba asiento junto a ellas)
Vero: Quería hablar contigo, ¿cómo está Maca?
Ana: A días, la echa muchísimo de menos, pero la verdad Carlos ha sido de una gran
ayuda, gracias por recomendárnoslo
Vero: Nada, es el mejor en lo suyo
Ana: Lo siento pero tengo que aprovechar, ¿sabes algo de Esther?
Vero: Sí (torcía sus labios) por ella te quería ver. Pero ojo, no es para que te alarmes ni
la alarmes
Ana: ¿Le ha pasado algo?
Vero: Es (suspiraba) lo que te voy a contar no lo sabe, ni su familia ni sus más
allegados, no se lo ha contado a nadie
Ana: Vero habla rápido o tendrás que intervenirme
Vero: Ahora está bien, pero ha tenido que estar ingresada casi 20 días, tuvo un episodio
anoréxico, bastante grave (ante la expresión de preocupación que adquiría el rostro de
Ana continuaba) pero parece que el susto esta vez le ha hecho mella y está cuidándose,
todavía tiene que dormir en botiquín per...
Ana: ¿En dónde?
Vero: Perdona, es el centro de salud de los militares, a partir de mañana durante el día
podrá hacer una vida medio normal

Hacía su ronda, como cada noche que tenía guardia, tras concluir con el ala de los más
graves, dejaba que sus pasos la llevasen a su habitación. Nada más entreabrir la puerta,
una sonrisa se formaba en su rostro cuando la veía dormir boca abajo sin almohada

Sin tan si quiera pensarlo, volvía a dar libertad a sus pasos y estos la llevaban junto a la
cama, recogiendo la sabana para taparla con ella, leyendo la frase impresa en el polo
que llevaba, cuando...

Apagaba la luz del baño, ya con su camisón y como hacía muchas noches, se colocaba
encima el polo blanco. Sentándose en la cama mientras comprobaba el móvil y como
llevaba pasándole tres meses su rostro reflejaba la desilusión al no encontrar en él,
cualquier señal de Esther. Entonces lo dejaba a un lado de la cama y colocaba una de las
almohadas en horizontal, tumbándose en paralelo a ella y colocando su pierna encima
de ella, mientras volvía a coger el móvil y marcaba su número

“E: Venga cariño, que llego tarde y me toca a patrullar la ciudad jejeje
M: Sí (beso) ten cuidado (beso) y acuérdate que te quiero mucho (beso más largo)
Marcada 215

E: Como la gente no se va a quejar luego de la mala leche de los guardias, con


despedidas así es imposible que seamos simpáticos, ¿que no? (beso con semibocado)
M: Uhm... será mejor que te vayas o... o no te dejo (atrapaba sus labios tratando de
controlar el ansia por ellos)
E: Cuando estés en la camita dame un toque
M: ¿Para qué?
E: Pa imaginarte dormidita, como cuando me despierto y me estás aplastando con tu
peazo pierna, mientras yo lucho contra el crimen jejejeje y mañana cuando te despiertes
también me das un toque
M: Y... me haces repetirme ¿para qué?
E: No sé (la balanceaba)
M: Dímelo (la empujaba un poco)
E: Pa imaginarte en la duchita, pa que si no, si es que tienes unas preguntas”

E: Ujmm (el sonido vibratorio del móvil, le hacía moverse en la cama y entreabrir los
ojos, encontrándose a la comandante con el rostro girado hasta el móvil. Cuando éste
dejaba de sonar regresaba su rostro hacia Esther)
Comandante: La... la... la estaban llamando
E: Jum (continuaba medio dormida) no me llaman, me avisan
Comandante: Ah... se había destapado... y...
E: Jum (se le cerraban los ojos)
Comandante: No deberían avisarla a estas horas, usted debe dormir
E: Jumsss... no lo sabe... cree que estoy bien
Comandante: Ya va estando mejor (al verla otra vez casi dormida llevaba su mano
hasta la frente de ella y apartaba su flequillo en una caricia) debería enfrentar sus
problemas, cada uno de ellos
E: Sabe, creo que... uhmsss... tiene razón
Comandante: Pero todos de golpe no, cabeza chorlito (aproximaba su rostro al de ella
para dejar un beso en su frente)

Raúl: Con su permiso señoría (pedía permiso desde la puerta del despacho)
M: Sí (contestaba con la barbilla apoyada en sus manos)
Raúl: Es por el cultivo en el chalet de las afueras, tenemos las imágenes que lo
demuestran, interesaría que ordenase la entrada (algo en su rostro le hacia callar, al
tiempo que ella se levantaba y dirigía su cuerpo hasta la ventana)
M: Hoy tendrás el mandamiento (llevaba sus brazos a su cintura, casi abrazándose a si
misma)
Raúl: Bien... eh...
M: Te está engañando, te cuenta que todo le va bien pero... (las lágrimas, de nuevo
desfilaban por su rostro) pero no lo está, ha perdido mucho peso y... y (un nudo en su
garganta le hacía difícil hablar)
Raúl: ¿Esther? (se acercaba a ella preocupado)
M: Sí, en una instrucción cayó redonda al suelo... y... ha estado ingresada... Raúl (se
giraba hacia él con el rostro totalmente compungido)
Raúl: Joder (la abrazaba) ¿por qué tiene que ser tan petarda?
Marcada 216

Pepe: Canija, ¿cómo vas?


E: Bien, aquí lia con los militaruchos estos (hablaban por teléfono durante un descanso)
Pepe: Dales caña canija, que sepan lo que es una guardia
E: Jejejeje eso intento y ¿vosotros como vais?
Pepe: Como siempre, poca cosa que contar. Oye canija, sabes que yo no me meto en
nah pero, hay algo que te tengo que decir, así que presta atención a tu padre
E: Jum, enga
Pepe: Cuando alguien, da igual quien sea, se preocupa por uno, hay que agradecérselo.
Si su señoría
E: Papa os dije que no quier... (lo cortaba)
Pepe: He dicho que escuches a tu padre (ahora la cortaba él) si se preocupa por ti y
hasta te manda cosillas, lo menos es decirle que te ha llegao. ¿Estamos?
E: No estamos, no quiero hablar con ella y no quiero que se preocupe, quiero que...
que...
Pepe: No te lo crees ni tu canija, buscas la manera de agradecérselo, que cuando quieres
eres muy listilla. Pero bueno, para eso tienes a tu padre, por esta vez me encargo yo
E: ¿Pero es que habláis con ella?
Pepe: Pues claro, cada semana, ¿tendré que saber como está mi nuera?
E: Que ya no es tu nuera
Pepe: Enga ya canija

M: No seas muy duro con ella, parece que se ha asustado y se lo está tomando en serio
(limpiaba su rostro con un pañuelo)
Raúl: Si hasta ahora no me ha dicho nada, no creo que lo haga. Pero...
M: No puedes decirle que lo sabemos, se lo han dicho a Ana y si se entera en adelante
ya no podríamos enterarnos nosotros
Raúl: Ya, pero ni te imaginas las ganas que tengo de echarle la bronca... pero no, no le
diré nada... Maca yo...
M: Por lo menos esto a hecho que vuelvas a llamarme por mi nombre (trataba de
sonreír)
Raúl: No (suspiraba) lo siento, no lo he llevado muy bien, te echaba la culpa por su
marcha y... la única culpa la tiene ella por ser tan petarda. Si se hubiese esperado,
habrías podido hablar y...
M: Ya no tiene caso... me comporté como una imbécil, me obsesioné, creí que
conociendo lo que había hecho sabría a lo que atenerme (hacía una pausa) nunca antes,
me había sentido como un títere en las manos de alguien (suspiraba) total, mira lo que
conseguí

E: Ya estoy aquí gordo, ¿qué me toca? (entraba en el despacho de la gran cocina)


Gordo: No he podido prepararlo yo, a ver (cogía los folios con las instrucciones
médicas) ah... sí, de primero un
E: No déjalo, no me lo digas (lo cortaba)
Gordo: ¿Qué te pasa estorbo?
E: Que... sea lo que sea no me va a gustar y como siempre no tengo hambre, así que a
partir de hoy no quiero saber lo que es, voy a empezar a comer sin pensar, cuando
llegue la hora me siento y como sin más. ¿Cómo lo ves? ¿Servirá?
Gordo: Yo creo que sí, pero masticando correctamente
Marcada 217

E: Jejejej eso lo dices por ti gordo, que engulles que da gusto jejeje huy, ¿quien me
llama a estas horas? (sacaba su móvil y al leer al llamante se quedaba callada y con el
ceño fruncido)

Rai: Lo mismo ha sido coincidencia


Lola: Tampoco va a tener la precisión de un reloj suizo
E: Os digo, que lleva días haciéndolo, no sé que pasará hoy (se cruzaba de brazos con la
mirada fija en el móvil colocado en una de las encimeras de la cocina)
Gordo: Puede estar ocupada, allí es media tarde
E: Tiene que llamar (daba un pequeño pataleo) como todos los días, ¿por qué hoy no?

M: No sé para que Papa tiene tesorero y abogados, al final siempre tengo yo que
revisarlo todo
Rosario: Macarena es normal, que confiemos más en ti. Se ha hecho tarde, ¿quieres
otro café?
M: No, ¿qué hora es? (miraba su reloj) joder, dame mi móvil
Rosario: ¿Habías quedado con alguien?
M: No (comenzaba a marcar)

E: Ahí lo tenéis(daba una palmada en la encimera cuando al móvil comenzaba a sonar)


¿qué os decía?, cachis... (acercaba su rostro al móvil) me estabas preocupando
Rai: Que fuerte
Lola: ¿Y así en las tres comidas?
E: Jum, en las tres (sus ojos comenzaban a brillar) uff lo he pasao mal
Rai: Vale, te llama para las comidas, pero ¿qué quiere?
Lola: Madre mía, lo espeso que eres
E: Me... me avisa de que tengo que comer... es su forma de recordármelo... snifff...
snifff
Gordo: Aysss, ven con tu gordo, que sensible estás
E: No sé que me pasa, creo que el estar más tranquila me vuelve una llorona, que yo no
lloré ni cuando separaron a Heidi y su chica (se abrazaba a él)
Rai: ¿Ha dicho Heidi y su chica?
Lola: Eh... pues sí ha dicho eso
Rai: ¿Heidi era lesbiana? (lo flipaba)
Lola: Yo creía que no, pero si lo dice ella que entiende más
Rai: Jejejeje entender entiende, pero a mi me ha dejado loco, yo creía que Heidi estaba
con Pedro el de las cabras
Lola: Eran ovejas
Rai: Como dice ella, es igual, la cuestión es ¿quién es la chica de Heidi?
E: Clara... snifff ¿quién va a ser si no? (se separaba del gordo y buscaba un pañuelo
entre sus bolsillos)
Gordo: Otra cosa en esta base no, pero papeleras tienes unas cuantas (veía como de sus
bolsillos sacaba varios envoltorios de barritas) deduzco que te las estás comiendo
E: Jum, ¿pues no ves que me las ha mandao para eso?
Gordo: Y que vas a hacer, ¿almacenar todos los envoltorios?
E: Es... es... que (ladeaba su cabeza) que... snifff... eah otra vez a llorar... me da cosa
tirarlos que son de ella... sniff... no me hagáis llorar más
Rai: ¿Quien era Clara?... ¿la del chiste?... y... ¿Nosotros le hacemos llorar?
Lola: Déjalo Rai, nunca la vas a entender
Marcada 218

Rosario: ¿Vas a asistir a la fiesta de Ana?


M: Sí, no me apetece especialmente pero...
Rosario: Te vendrá bien salir un rato y distraerte. A nadie le hace mal unas copas y un
bailecito
M: Ya y si encima me lío con cualquier tío, para ti genial ¿no?
Rosario: Macarena, llevo desde que se fue Esther, consintiéndote muchos desplantes,
pero este no. A mi no me hables así, no te estoy presionando para que conozcas a nadie
o te “líes” con alguien. Me preocupa como tu madre que soy, que pases los días
prácticamente encerrada y... además, no eres la única que se preocupa por ella. Antes
que tú la conocieras, nosotros ya la apreciábamos
M: Lo siento... lo siento... pero a veces... se me hace muy duro

KABUL

E: Menudo desfase lleva la peña (decía retrepada en un sofá del Club Social de la base)
Gordo: Normal, la cuarta bandera, mañana vuelve a casa (echaba un vistazo alrededor)
voy a empezar a odiar a ojitos, con menudo bomboncito está hablando
E: Jejeje, ese es un yogurín para ti (miraba hacia la comandante y el soldado con el que
hablaba) vaya, va sin uniforme (se quedaba observando a la susodicha, quien lucía
ataviada con un vestido claro adornado con un cinturón)
Gordo: Sí, al club suele venir de calle (volvía su vista hacia Esther y la encontraba
todavía con la mirada puesta en la comandante) entiendes ahora a la panda de salidos
¿no?
E: Pues... (dejaba de mirarla) oye yo nunca he negado que está muy bien
Comandante: Yo no diría tanto (llegaba hasta ellos sin que se hubiesen percatado)
todavía le queda un trecho para eso
E: Eh... ¿cuantos bailes le han pedido ya?
Comandante: Demasiados, empiezan a dolerme los pies y todavía me falta el principal
(terminaba de decir guiñándole un ojo)
E: Ah
Gordo: Me ha dicho Rai, que se ha conseguido una pasta con la idea de sortear un baile
con usted
Comandante: Si, todavía no sé como deje que me embaucasen, háganme un sitio, en
poco dirán el ganador (con total confianza se sentaba al lado de la sargento, quien se
movía lo que el sofá le permitía para que tomase asiento, una vez hecho le era inevitable
ver como la comandante cruzaba sus largas piernas)
E: Ujum (se aclaraba la garganta ante el gesto) es lo bueno de haberme quedado
esmirriá ganamos espacio, ¿que no?
Comandante: Jajaja sí. ¿Qué toma? (miraba la copa en la mesa)
E: Ron cola (se acercaba a su oído) yo no vuelvo a casa pero festejo que retorno a mi
habitación, estaba cogiendo complejo preso de tercer grado
Comandante: Jajaja (otra vez en una muestra de absoluta confianza, cogía la copa de
Esther y daba un pequeño trago de ella) está aguado
E: Jum (se encogía de hombros) Gordo... Gordo (tenía que volver a llamarlo al estar
completamente concentrado en el camarero de la barra)
Gordo: Estorbo, no me distraigas
E: Jajaja, tráenos una copa anda
Marcada 219

Gordo: Ahora mismo (se levantaba como un resorte, marchándose hacia la barra)
E: Pero gordo, que no te hemos dicho lo que queríamos (le gritaba y él le contestaba
moviendo sus caderas) será... (giraba su vista hacia la comandante y se encontraba con
los ojos de esta)
Comandante: Se... se la ve bien hasta relajada
E: Jum (apoyaba su cabeza en la pared mirándola de lado) aunque esté en plena fase
llorona y sensible (hablaba en voz baja) por primera vez desde...
Comandante: El secuestro (continuaba su frase)
E: Jum (perdía su vista un segundo) hace ya casi tres años y por primera vez me siento
tranquila
Comandante: Me alegro (llevaba su mano a la frente de ella retirando su flequillo) le
ha crecido el pelo

ESPAÑA

Ana: Vamos Maca, anímate y baila conmigo (se acercaba a la mesa que compartía con
Claudia)
Claudia: Por mi no te preocupes, mueve ese cuerpazo tú que todavía lo tienes jajaja
M: No me apetece nada (miraba su reloj) y en poco creo que me iré, sigue a tu marcha
Ana
Ana: Solo espero que al final no te vuelvas un muermo, ahí os quedáis (se marchaba a
la pista de baile de su hotel)
Claudia: ¿Tú no estarás castigándote?
M: No, solo no me apetece, ni si quiera iba a venir. He estado en mi casa y mi padre me
ha dicho que ha hablado hoy con ella, como a todos le ha dicho que está bien. Habla con
todo el mundo menos conmigo Claudia y... eso... me... no sabes como me duele
Claudia: Dale un poco más de tiempo
M: Ya...

KABUL

E: Menos mal que no me moría de sed


Gordo: Pequeño estorbo (se tiraba a sus brazos apretándola) menuda noche y lo que me
queda (la soltaba)
E: Jejeje ya veo (tenía que gritarle, por el alboroto que el último baile de la comandante
con un Cabo estaba ocasionando) cachis en la mar, me van a dejar sorda, por fin termina
(de pie junto a la barra se giraba hacia el alboroto) bueno yo me piro, estoy reventá
(volvía a girarse hacia él)
Gordo: Sí, no te me vayas a descarriar ahora. Por favor, mira a Lola y Rai, si todo va
bien en un ratito estaré así (le daba un pequeño empujón)

Fue verlos bailando más que acaramelados, y otro recuerdo asaltó su mente...

“M: Amor, no estamos solas (bailaban pegadas en el jardín de la casa de Ana, como
otras parejas lo hacían)
E: Jum (se pegaba todavía más a ella y calmaba el cosquilleo de sus dedos colocando
ambas manos en los glúteos de Maca) te ha dicho Ana (besaba su cuello tratando de
frenar su premura) ¿en que habitación dormimos?
Marcada 220

M: Sí... uhm... pero como no frenes un poco (subía las manos de Esther hacia su
cintura) no sé si llegaremos
E: Entonces será mejor (continuaba su reguero de besos hasta el hueco de su clavícula)
que nos vayamos porque llevo frenándome toda la noche”

ESPAÑA

Tras despedirse de los más allegados y ya con su largo abrigo puesto, abandonaba la
jaima cuando sus ojos se topaban con la imagen de Emilio y Ana bailando, mientras
parecían comerse con la mirada, así un recuerdo se hacía presente en su cabeza

“E: Me matas con estos vestidos (caminaban como podían por el pasillo que daba a la
habitación y nada más llegar a la puerta, la atrincheraba contra ella, dándole por fin vía
libre a sus dedos, que ávidos por acariciarla se colaban por su corto vestido, mientras
unía sus labios a los de ella)
M: Espera (separaba sus labios solo unos milímetros de su boca) mejor dentro (volvía a
unir sus bocas girándola y abría la puerta, entrando sin separar sus labios, para una vez
dentro cerrarla apoyando su cuerpo en ella) uhm... ahora... haz lo que quieras conmigo
(agarraba su chaqueta, quitándosela mientras sus lenguas se unían en una caricia muy
sensual)”

KABUL

Intentando sacudir de su mente ese recuerdo, que comenzaba a despertar en ella


sensaciones que parecían dormidas, primero por la ruptura y después por su deterioro
físico, caminaba hacia la salida del local, casi con prisa

Comandante: Sargento (la detenía cogiendo su brazo)


E: Jum (se giraba hacia ella sorprendida) ¿ya bailó el último?
Comandante: No (miraba sus ojos fijamente) todavía no (daba un paso aproximándose
más a ella) no era el último que tenía pensado
E:... (sonreía y cogía la mano que todavía retenía su brazo) Mejor otro día (besaba su
muñeca y la soltaba saliendo definitivamente del club)

ESPAÑA

Ya en su piso, ni siquiera se demoraba desmaquillándose, simplemente se desnudaba


con prisa, manteniendo el recuerdo vivo en su mente, reviviendo con él las sensaciones
que el cuerpo de Esther y sus caricias provocaban en ella. Necesitando sentirla y
sentirse viva, aunque fuese a través de un recuerdo

KABUL

Ya en la habitación y sin poder apartar el recuerdo, se quitaba el uniforme y dejaba que


su cuerpo conectara con él, dejando que después de más tres meses se cubriera de las
sensaciones, que el tenerla provocaba en ella
Marcada 221

“Le quitaba su camiseta y nada más tirarla lejos, llevaba sus labios a su cuello,
besándolo con pasión, pasión que incrementaba cuando notaba que la cremallera de su
vestido estaba siendo bajada y su espalda acariciada. Hasta que el cuello que estaba
devorando se ladeaba lo justo para colar una mano que hacía que tuviese que detener
sus besos para atrapar entre su boca su dedo gordo, mano que hacía la presión justa para
empujar su cabeza hasta la puerta, dejándola apoyada totalmente en ella- Esther- la
nombraba excitada, soltando su dedo y totalmente a su merced

E: Haz dicho (se separaba lo justo para poder mirar todo su cuerpo apoyado en la
puerta) que haga lo que quiera y lo que quiero es disfrutarte por entero (manteniendo la
distancia creada, comenzaba a bajar su vestido, descubriendo la piel que adoraba de a
poco, arrastrando el vestido hacia abajo y dejando que su dedo índice, en una caricia,
siguiese su caída al igual que lo hacían sus ojos
M: Esther (sus labios volvían a nombrarla cuando la privaban de la piel, que a unos
milímetros de la suya, la llamaba a gritos quemándola, reteniendo las ganas de
abalanzarse sobre ella y dejando que la contemplara expuesta ante ella, ya solo con sus
braguitas y aún con los tacones, excitándose al ver como sus ojos parecían acariciarla,
incendiándola más aún. Así dejaba libre su respiración, subiendo y bajando su pecho,
cuando, apoyándose con una mano en la puerta, acercaba su boca a la suya, dejando un
beso cálido, sin rozar su piel, que le sabía a poco y que le hacía agarrar su nuca para
atraerla hacia ella)
E: No... no tenemos prisa (hablaba contra su boca y su mano derecha se colaba entre su
ropa interior, comenzando a deslizarla)
M: No... aghhh... no creo que pueda aguantar mucho amor (miraba sus labios y a
continuación sus ojos, ya casi jadeando)
E: Algo se me ocurrirá (dejaba otro beso caliente y envalentonada por lo que tenía
planeado abandonaba sus labios a la vez que separaba su mano de su nuca, regresándola
al costado. Una vez dejada ahí, se colocaba entre sus piernas, con cuidado de no rozarla
y ahora con sus dos manos comenzaba a bajar su ropa interior, con la mirada fija en sus
ojos) no te puedes llegar a imaginar lo mucho que me gustas (dejaba un beso de
despedida, mientras Maca tenía que apretar sus manos contra la puerta, tratando así de
mantenerlas ocupadas)

Lo mismo hacía con su cabeza, elevando su vista al techo, al notar los besos y caricias
que iba dejando por su cuerpo, cerrando los ojos con fuerza al sentirse completamente
húmeda, mientras su ropa interior por fin, abandonaba su cuerpo

Tiraba sus braguitas ya de rodillas, y retenía su pierna con su mano, solo para besarla
con los ojos cerrados, mientras subía por ella, dejándola en el suelo cuando ya llegaba a
su ingle y abriendo los ojos cuando se sabía enfrente de su pubis. Fue verlo y darse
cuenta en seguida de su cambio, entonces se separaba lo justo para mirar su rostro

M: Es... (bajaba su vista hacia ella) me lo hecho para ti (llevaba su mano a la boca de
ella, acariciando con sus dedos sus labios y viendo como estos eran atrapados por sus
labios) solo para ti... te... ¿te gusta?
E: Me encanta (sonreía y llevaba la mano que besaba de vuelta a su costado para volver
a mirarlo sin interrupciones, disfrutando de esa visión unos segundos, para mirándola
nuevamente a los ojos, unir su boca a él, provocando que la dueña de ese pubis llevase
Marcada 222

su mano a su pelo, agarrándose a él mientras su pelvis adquiría vida propia y casi


chocaba contra esa boca, boca que hacía que su corazón casi explosionara...)”

KABUL

E: Aghhh (boca abajo, daba un gran suspiro y hundía su cara en la cama, sacando su
mano y agarrando con fuerza las sabanas, queriendo retener las ganas de llorar que,
finalizado el recuerdo y sus consecuencias, le asaltaban (Maca)

ESPAÑA

M: Uhmmm (boca arriba, dejaba escapar un último gemido y sin todavía parar de
acariciarse, su rostro se compungía, buscando entonces la almohada para abrazarse a
ella con fuerza) Amor

E: Mare mía, queréis levantar las rodillas leñe (gritaba en medio de la pista, ataviada
con botas, pantalón árido y camiseta marrón. Mientras al grupo de militares españoles a
los que instruía corrían por la pista)
Cabo: Mi sargento, va a acabar con nosotros
E: Enga ya, si solo lleváis 35 minutos
-: Mi sargento (llegaba hasta ella un soldado) ha llegado correo certificado para usted
(le entregaba una carta)
E: Ah... bien gracias (la cogía)
-: Fírmeme aquí (le daba un portafolios y un bolígrafo, viendo como al momento lo
firmaba) si no ordenada nada
E: No, gracias otra vez (miraba un segundo la carta y volvía a mirar a los militares
quienes aprovechando su despiste habían bajado el ritmo) cago en to lo que se menea,
os habéis ganado que después vayamos a la pista americana
Cabo: No mi sargento por dios, otra cosa, eso no
E: Como me ponga a leer esto y bajéis el ritmo otra vez, nos vamos a los túneles,
¿estamos?
Cabo: No se preocupe, lea tranquila

Abría la carta y dentro se encontraba una citación judicial en calidad de testigo y


víctima, para la Audiencia Nacional. Leía las instrucciones que ella se daban y se giraba
hacia las gradas para guardarla en su mochila

Comandante: Sargento
E: Comandante (terminaba de guardarla)
Comandante: Estoy de guardia y me he dicho, mejor me acerco no sea que cierta
sargento provoque varios colapsos
E: Jejejej no los provocaría yo, es culpa de ellos que son unos vagos. Estaba guardando
la citación judicial
Comandante: ¿Ya le ha llegado?
E: Jum (se giraba para poder ver a los chicos)
Comandante: ¿Cuando se marcha?
E: No lo voy hacer
Marcada 223

Comandante: ¿Cómo? ¿No va a ir?


E: Voy a solicitar video-conferencia, si me la conceden no tendré que viajar a España
Comandante: Creí que ahora que realmente se dejaba ayudar por Vero, querría ir a
enfrentarlo
E: No tengo nada que enfrentar y para una vez, que logro estar medio bien, no quiero
volver allí y estropearlo
Comandante: ¿A que teme?
E: A revivir todo lo del agujero y... (se callaba al no querer continuar)
Comandante: Y a la terrorista (aventuraba la continuación)
E: No, ella está muy olvidada, mejor regreso con los chicos o se me aflojan
Comandante: Ya (se le escapaba la decepción que sentía ante su huida) me quedo un
rato más por aquí, estoy esperando una llamada y aquí hay más cobertura
E: Como quiera, nos vemos comandante
Comandante: Sí (la veía marcharse hasta el grupo)

E: He regresado, así que a correr un poquito más rápido, panda de vaguillos (volvía a
dirigirlos)
Cabo: Estaba yo pensando, que a pesar de lo cañera que es... aghh... ya cuando todos
estemos en España, podríamos organizar una qued... aghhh quedada, ¿cómo lo ve?
E: Lo veo fatal, mira como te asfixias por una carrerita, pero sí... se podría ver
Cabo: Claro, por ejemplo en su ascenso, ¿tiene que estar a punto no?
E: No, estoy incapacitada para ascender
Soldado: La leche, ¿cómo es eso?
E: Tengo dos faltas muy graves
Soldado: No puede ser, tengo algunos familiares guardias y hablan de usted como una
heroína, no sabe como la admiran
E: Pues que no me admiren tanto y si quieres ser guardia, no sigas mi ejemplo
Cabo: ¿Que hizo para tener dos faltas?

Sin todavía recibir la llamada, se dedicaba a prestar atención a lo que la sargento


conversaba con los chicos

E: Parad y comenzar a estirar (los veía hacerlo y se quedaba en el centro del circulo que
formaban)
Soldado: Sí pero cuéntenoslo
E: Solo para que os sirva de ejemplo, recordad que cuando vosotros vayáis ascendiendo
yo seguiré siendo una sargentucha y así moriré
Cabo: Sí venga, cuéntelo ya, ¿qué hizo para la primera?
E: Me presente a un aviso de atraco con rehenes puesta hasta arriba de coca
Soldado: Joder... ¿y qué pasó?
E: Liberé a los rehenes, con ayuda claro, peroooo se me fue la mano con uno de los
atracadores, su abogado pidió análisis y casi reviento la maquina
Cabo: Madre mía, que fuerte y ¿la segunda?
E: Le rompí la nariz a un magistrado
Soldado: Joder otra vez... y ¿por qué?
E: Por despertarme de mi mejor sueño (veía como todos paraban sus ejercicios
mirándola) que me cuesta mucho dormir para que a alguien se le ocurra venir a
despertarme jejeje (trataba de bromear) venga unas abdominales para ir finalizando
Cabo: Nos ha mentido en la última
Marcada 224

E: No, te puedo asegurar que no. Continuar moviendo esas lorzas, que nos vamos a la
pista
Cabo: Joerrrrrrrrrrrrrr

Comandante: Así que esa es la otra causa por la no quieres volver

E: En formación que nos vamos a paso ligero y para que veáis que no soy muy mala
canto yo, de frente paso ligero, ar, amos allá (comenzaban a correr) “dos de mayo es
primavera (repetían) todos se van a la guerra (repetían) unos ríen y otros lloran
(repetían) y otros se mueren de pena. Pero el que más pena lleva (bis) el que lleva la
bandera (bis) le pregunta el capitán (bis) ¿por qué tienes tanta pena? (bis) es por padre o
es por madre o es por culpa de la guerra (bis) ni es por padre ni es por madre (bis) ni es
por culpa de la guerra (bis) es por una muchachita que se va a morir de pena (bis)”
(paraba de cantar) menuda cursilada de canción, ¿de dónde me he sacao yo esto? Se
acabo el cantar, el que llegue primero a la pista se libra de pasarla y si soy yo la que
llega primero dos rondas de pista

M: Ya se le ve, que va a ser bonísimo (miraba la última ecografía de Claudia)


Claudia: Sí, va a ser un cabezón guapísimo (la veía emocionarse) Maca, no puedes
estar llorando por todo
M: Es... me he acordado de... ¿te acuerdas cuando me lo preguntó?
Claudia: Como para olvidarse

“E: Que no te apetece, dilo claro Fran (hablaba con él sentados en las hamacas de la
piscina
Fran: Exacto y estoy aquí pensando como se lo digo o se lo insinúo
E: Mare mía, pues a bocajarro en estos casos... bueno... yo no lo sé, que soy novata,
pero se lo dices y ya está ¿no?
Fran: No, ya sabes como son las mujeres para esto, no se lo puedo soltar así o me gano
el divorcio
E: Ah...
Fran: ¿Tú ya lo has hablado con Maca?
E: ¿El que no quieres? ¿pues no ves que no me ha dado tiempo?
Fran: No mujer, si digo el tema niños
E: ¿El qué?
Fran: Jajaja, tener niños
E: Eh... pues creo que no, es que sabes que pasa, que tu hermana habla mucho, todo el
tiempo me retransmite sus cosillas y entre los Louis Vuitton, los Ulpiano y los sorbetes
de lentejas, a veces no le pillo todo
Fran: Jajaja eran de paella
E: Es igual, pero sabes creo que de eso, no me ha dicho nah, oye ¿me lo tiene que decir?
Fran: Sí, es un tema muy importante cuando quieres una pareja estable
E: Ah... ¿y porque no me lo ha dicho? (se cruzaba de brazos)
Fran: Jajaja no lo sé, lo mismo es pronto
E: Que pronto ni que nah, que nosotras no funcionamos por tiempos, voy a
preguntárselo (se levantaba)
Fran: No Esther (la agarraba por un tobillo) que estamos en plena reunión familiar, eso
hay que hablarlo con tranquilidad
Marcada 225

E: Enga ya (se soltaba) que además, ella quiere que cualquier cosa que cruce mi cabeza
se la cuente, voy pa ya
Fran: Que no (la volvía agarrar por el tobillo y tiraba de él haciendo que cayese al
césped boca abajo) jajaja
E: Auch... que me dejes pijín (desde el suelo forcejeaba con él)
Fran: Jajaja, estate quieta (para retenerla se tiraba en el suelo agarrando fuerte su
tobillo)

Pedro: ¿Ves porque me encanta mi nuera?, ha tirado al suelo al más estirado de mis
hijos jajaja, ¿qué harán?

E: Cary (chillaba desde el suelo con Francisco casi encima de ella) caryghhhhhh
su...el... (su boca era callada por la mano de él, mientras intentaba reptar hacia ella)
Fran: Jajaja que está mi tía Carmen y es más pija que yo
E: Es..o...e...imposible (conseguía decir) te vas a cagar (mordía fuerte su mano)
Fran: Aghh bruta
E: Jajajaja te he avisado (se soltaba y rápidamente se levantaba pero la mano de él
volvía a hacerla caer) auch (y Francisco aprovechaba para subirse en su trasero)
Fran: Toma ya, tengo a una sargento retenida jajajaja ¿ahora qué pequeñaja?
E: Ahora sí que la has cagao, peazo pijin

Claudia: Ujum (carraspeaba) Maca, mira hacia atrás, creo que tu chica ya la está liando
(le susurraba bajo)
M: Pero (se quedaba de piedra al verla debajo de su hermano, casi comiendo hierba,
mientras el estirado de su hermano parecía partirse de risa) joder, esos pantalones son de
lino, imposible sacarles las manchas y además me costaron
Claudia: Una pasta jajaja (la cortaba) anda que tú también

Pedro: ¿Pero qué hacéis? (copa en mano se acercaba hasta ellos en el momento en el
que Esther hacía fuerza y tiraba de lado a su cuñado)
E: Suegriiiiiiii (lo agarraba por el tobillo) ayúdeme... aghhh... del pelo no me tires
cabronazo
Fran: Jajajaja... Papa tú ni caso
Pedro: Jajajaja esperad así, que voy a por la cámara
E: No... le está reclamando la guardia civil... aghhhh... (agarrada a su tobillo continuaba
forcejeando con su cuñado) le puedo detener...
Fran: Que le detengan que es una mentirosa jajajajaja ya te tengo otra vez (volvía a
subirse encima de ella)
Pedro: Francis (se agachaba) con cuidado, que es muy pequeñita (decía guasón
picándola) ahhhhhhhhhhhh (caía de culo una vez que Esther tiraba de su tobillo)
E: Cago en la leche... me ha tirao encima to el vino, verá la que me forma su hija ahora,
pero no voy a ser la única ghhhhhh a la que se la formen (daba un fuerte sacudida y
conseguía subirse encima de su suegri)
Fran: Jajajaja me parto
Pedro: Esther (intentaba frenarla) que esta camisa cuest...
E: Una pasta, que cansinos con la ropa sois
Pedro: Tú no te rías tanto (con una mano lo agarraba del brazo tirándolo hacia él)

Claudia: Ay dios mío, están haciendo un sandwich con ella jajaja (volvía a susurrarle a
Maca)
Marcada 226

M: Sushhh, que estás (señalaba con los ojos a su tía, madre y cuñada) no se han dado
cuenta, mierda (su madre salía a pasos rápidos hacia ellos)

Mientras, el trío rodaba por el césped realizando posturas inverosímiles, muertos de risa,
cual críos en el recreo

Rosario: ¿Se puede saber qué hacéis? (colocaba sus manos en la cintura) ¿no te da
vergüenza Pedro?
Pedro: Jajaja, Cariño, no me lo pasaba también desde que nuestros hijos eran mocosos
(decía subido a los otros dos) ahhhhhhhhh (caía de la pirámide)
Fran: Jajajaja al final me hago pis
E: Huy pis
Fran: Cállate pequeñaja (se tiraba a por ella, sin conseguirlo)
Rosario: Francisco (gritaba mientras Esther reptaba con la espalda en el suelo y se
agarraba a sus tobillos) pero Esther (alucinaba viéndola con la cabeza entre sus piernas)
E: Suegri, regáñelos
Pedro: Esther ni se te ocurra mirar para arriba (se lanzaba encima de ella)
E: Jajajaja tranqui, que no le miro las braguitas lilas jajajaauchhhh (recibía un pellizco
de su suegro)

M: Esther, levántate de ahí ahora mismo (llegaba hasta ellos y alucinaba tanto como su
madre)
Pedro: ¿Se las has mirado? (encima de ella le tapaba los ojos, mientras Rosario
apretaba sus piernas, tratando de tapar lo que su falda permitía ver)
E: Jajajaja auchhhhh (una mano muy conocida por ella le agarraba de la oreja casi
levantándola) ya, ya voy, no tires, suegri quítese de encima o su hija me arranca la oreja
Pedro: ¿Pero se las has visto o no?
Rosario: Pedro (le regañaba al borde del histerismo)
E: Que no he visto nah (lograba empujarlo queriéndoselo de encima pero no calculaba
que si sentaba en el suelo su cabeza) oh... oh... que me maten con tomate he acertao en
el color jejeje (murmuraba ahí debajo)
M: Esther por tu padre sal de ahí
Fran: Jajajaja ahora sí que me hago pis (se partía al verla debajo de la falda de su
madre)

Veinte minutos después el trío se encontraba en la caseta del jardín después de medio
asearse

E: Jejeje (no podía disimular su risa al ver a su suegri y pensar en ciertas braguitas)
mejor vamos saliendo ya o nos quedamos sin postre (elevaba sus cejas graciosamente)
Pedro: ¿Tú estás segura que no has visto nada? (salían ya al jardín)
E: Eh... jeje... no, que no tranqui suegri
Fran: Ríete, perooooooo (lo exageraba) te has quedado sin preguntárselo.
E: Cago en... (llegaban hasta la mesa)
Pedro: ¿El qué?
Rosario: Los tres os sentáis y callados lo que dure la comida
Fran: Jod (los ojos de su madre y mujer lo asesinaban)
E: Suegri ha sido mi...
Rosario: He dicho los tres (la cortaba)
Marcada 227

E: Jum... pero... pero (miraba su plato completamente desbordado de verdura y se


cruzaba de brazos) pero es que alguien se ha confundido con mi plato. Que sabe que a
mi esto no me gusta
M: Te aguantas
Rosario: Te aguantas (contestaban a la vez y toda la mesa callaba contemplando la
escena)
Fran: Jajajaja
E: Pues no como (miraba a su chica levantando ambas cejas)
M: Já, enterito te lo vas a comer (la amenazaba con la mirada, olvidando al resto de
comensales)
E: Uhm... uhmm (negaba con la cabeza aún con los brazos cruzados)
M: ¿Seguro que no te los vas a comer? (le preguntaba levantando una ceja) uhm...
¿seguro?
E: No es justo (pataleaba) todo ha sido porque no me has dicho si quieres tener un
pelotón de hijos conmigo
Rosario: Coffff... coff... cofff... me asfixio... me asfixio... se me ha ido para otro sitio
(la pobre mujer se atragantaba con una gamba por la impresión)
Fran: Jajajaja adoro a mi cuñada jajajaa, un pelotón jajaja ¿cuántos son un pelotón?
M: Amor (que alguien la recoja, se está derritiendo en la silla y no se percata que le
acaba de pedir de 5 a 15 hijos) ven y bésame corre (niña que tu madre se asfixia)”

Pepe: Todo lo que tienes de canija lo tienes de cabezota


E: Bue, si no lo quieres entender, no es mi problema (hablaba por teléfono con él)
Pepe: ¿Pero qué tengo que entender?, si tienes a las chicas cabreadas, las dos pasándolo
mal cuando en realidad os queréis una jartá
E: Que quiero a alguien mejor para ella, no sé cómo te lo tengo que decir
Pepe: Pero que ella te quiere a ti, por muy petarda que seas, que petarda eres un rato
E: Bue, ya ha hablao el listillo

-: También hoy, ¿va a rechazar el café irlandés que me debe?


M: Sí, también hoy
-: Bien, veo que ni siquiera la Orquídea le ablanda
M: No y mire que es bonita
-: Soy bastante persistente y es la cuarta vez que me lo rechaza, recuerde que a la quinta
va la vencida
M: Y que no hay quinto malo ¿no?

Pepe: Tu hija es una cabezota


En: ¿Ahora no es tu canija?
Pepe: Cuando se pone así de cabezota es más tuya que mía, cago en... llama a mi nuera
y dile que no viene
En: ¿Y porque no la llamas tú?
Pepe: Porque si se pone mal soy capaz de ir a Kabul y traérmela a rastras

Claudia: Y digo yo, mucho viene Enrique, siendo Fiscal del Penal, por esta Juzgado
¿no te parece?
Marcada 228

M: Es muy amable, la orquídea es de él (se la señalaba)


Claudia: Ah... encima de que está como quiere ¿también es detallista?
M: Eso parece
Claudia: Me gusta como viste, los trajes de corte italiano que lleva le quedan muy bien,
pero demasiada gomina en el pelo
M: A mí me gusta, lo hace más (se callaba cuando su teléfono comenzaba a sonar) es
Encarna
Claudia: Dale un beso de mi parte, me voy, que yo tengo prisa y si me engancha son
por lo menos dos horas de conversación
M: Buenos días Encarna, ¿cómo estáis?
En: Bien hija, que...
M: Tengo ya la reserva del hotel
En: Por eso te llamaba
M: ¿Pasa algo?
En: Pues... que... que...
M: Que no viene, ¿verdad? (la cortaba anticipándose)
En: Sí, le han dejado hacerlo por el internet ese, ¿cómo lo has sabido?
M: Me imaginaba que algo así podía pasar
En: Ah... claro tú sabes de estas cosas... pero bueno Maca tarde o temprano mi hija
tendrá que venir y así podréis...
M: Ya (volvía a cortarla) Encarna gracias por avisarme y me gustaría continuar
charlando con usted pero estoy trabajando y...
En: Claro, no te molesto, un beso mío y de Pepe
M: Igual, chao (cortaba y giraba su butaca con la intención de mirar por la ventana, pero
se detenía fijando su vista en cierta orquídea un segundo, después volvía a hacerla girar
hacia el ventanal)

Pepe: ¿Qué?, ¿cómo se ha quedado mi nuera?


En: Fría, muy fría... qué raro
Pepe: Cago en la leche, al final se me aburre de esperar, ya verás
En: ¿Tú crees?
Pepe: Lo mismo tiene a alguna pavoneándola
En: En todo caso sería alguno
Pepe: ¿Sí?
En: No me mires con cara de marujón, que lo que las intimidades que yo hable con mi
nuera, no te las voy a contar
Pepe: Da igual, hay que hacer algo, no voy a dejar que se escape tan fácil, que mi canija
es medio alocá y ésta la sabía controlar
En: Sí, pero como tu canija se ha empecinado en que...
Pepe: Tengo una idea (la cortaba) dame el móvil, ¿qué son nuestras nueras?
En: Juezas y esas cosas.
Pepe: ¿Y cómo funcionan?
En: Pues... yo que se Pepe
Pepe: Pruebas, ellas funcionan con pruebas, necesita una prueba para seguir esperando,
y como mi canija no se las da, que no le da ni indicios, nosotros se la vamos a dar
En: No veo yo como, ya le has dicho muchas veces, que tu canija la quiere y ha
funcionado un tiempo pero ya no
Marcada 229

Pepe: Jejeje, mujer de poca fe, será mi propia canija quien se lo diga. Como no va a
llamar a su padre listillo, si es que lo soy, estate atenta a la jugada del peazo marido que
tienes
En: Hasta en lo creído sois iguales
Pepe: Ojo, que voy (marcaba un numero en el móvil) cabroncete, ¿cómo vas?
Raúl: Pepe, bien voy bien ¿y vosotros?
Pepe: No te enrolles, ¿y mi nuera alias tómame declaración que a ti te declaro hasta lo
negro?
Raúl: Jajaja bien, muy gordita y con mil quinientos veinte antojos diferentes, pero bien
Pepe: Yo que me alegro, ahora préstame atención
Raúl: Eh, sí claro

Unos minutos después...

Pepe: Vilchez, ¿tienes por ahí a tu mujer alias examíname lo que quieras que yo me
hago el muerto?
V: ¿No te asfixias con esas preguntas tan largas?
Pepe: Já, tenías que ver el aguante que tengo, ponme a tu mujer esaborio, que todo lo
que tiene de guapa lo tiene de mal gusto jajaja
V: Será... (se la pasaba)
Pepe: Cruz guapa
C: Hola Pepe, súbame el ánimo que ando medio decaída
Pepe: Ahora mismo, morenaza, necesitas señalización pa esas peazo curvas que gastas
resalá
C: Eh... demasiado albañil Pepe jajaja
Pepe: Es que llevo prisa, otro día te lo refino. Ahora préstame atención
C: Eh, sí claro

Un tiempo después...

C: ¿Te da igual que se vaya a quedar esperándote?


E: No me da igual y jolines Cruz, no voy a estar diciendo lo mismo a cada uno de
vosotros, ponerlo en facebook y lo wapseais
C: O una cosa o la otra jajajajaja
E: Graciosilla

M: Raúl, ¿para qué me haces venir aquí? (decía al entrar en el salón del piso de Esther y
ver la puerta que comunicaba los pisos abierta)
Raúl: Tranquila, hay algo que queremos que escuches (le decía al tiempo que Cruz
aparecía hablando por teléfono y le hacía una señal de ok con la mano)
M: No (se daba cuenta de sus intenciones) ya hurgué una vez en su vida y mira como
me ha salido, no voy a escuchar nada (se giraba hacia la salida no queriendo participar)

C: Por cierto, ¿te acuerdas de Enrique? (llegaba hasta el sofá y se sentaba colocando el
móvil en función altavoz)
E: ¿De quién? (preguntaba ajustándose el chaleco antifragmentos)

Le era imposible no detenerse al escuchar nuevamente su voz como también era


imposible, que su corazón no comenzara a bombear más rápido
Marcada 230

C: El fiscal este todo guapito, que estaba en Instrucción antes


E: Yo que sé Cruz, ¿qué pasa con ese? (le costaba ajustarlo por lo grande que le
quedaba)
C: No nada, es que se marchó a la Audiencia, pero lo han trasladado aquí otra vez, está
en el Penal
E: Eah, gracias eh, gracias por avisarme, no sabes la ilusión que me hace conocer los
movimientos de alguien a quien, ni siquiera recuerdo

Emocionada al escuchar su voz, ahora sonreía, deslizándose por la pared en la que


estaba apoyada, hasta quedar sentada en el suelo

C: Jajaja mujer, si es este, que a Laura y a Eva, les encantaba, como le decían
E: Cruz, ¿qué te ha dao? (la cortaba)
C: La verdad, es que a mí también me gustaba (ignoraba su pregunta) para un mirar y
eso, tampoco te creas
E: ¿Vilchez ha dejado de darte lo tuyo?

Ahora negaba con la cabeza sonriendo, mientras unas lágrimas comenzaban a


deslizarse por sus mejillas

C: Al revés, como ahora no tiene a una sargento interrumpiendo nuestro sueño cada
rato, pues está muy descansado
E: Pues... ugmm me alegro por ti, cago en...
C: ¿Qué haces?
E: Ajustándome el equipo que como me he qued (se callaba al darse cuenta de que casi
se le escapaba, alertando a quien en el suelo la escuchaba) pues eso, ya sabes la caca de
material que dan, eah no hay manera (lo dejaba por imposible) bueno, ¿algún
movimiento de funcionarios más, que deba saber?
C: No, solo los que da Enrique en el Juzgado de cierta Magistrado (esperaba unos
segundos) ¿sigues ahí?

Ante el silencio, giraba su cabeza hacia el salón, mientras ya mordía la yema de su


dedo gordo

E: Jum, justo me he acorado del papanatas ese, pero ¿qué quieres que te diga?, normal
que ronde a mi chica, es normalísimo Cruz (comenzaba a deshacerse del equipo,
mientras la que escuchaba la conversación sufría un cambio aún más brusco en el latir
de su corazón, al oírla definirla así) perfectamente normal y comprensible, hay que ser
muy gay para no hacerlo (tiraba al suelo el chaleco) y cago en la leche, hubiera jurao
que el tal Enrique era gay, pero resulta que tiene lo mismo de gay que Guardiola, por
eso viste igual el pedazo de... Fiscal ese, ¿pero si es un engominao Cruz?, por favor, que
si le metes la mano en el pelo te puedes quedar unía a él de por vida y sin necesidad de
pasar por el registro
C: Bien (interrumpía su monologo) uff por un momento pensaba, mejor no se lo digo
vaya a pasarlo mal, pero veo que lo llevas muy bien, el único detalle es que yo me
refería a Maca y tú dices tu chica, no sé yo hasta que punto
E: Esa será mi chica hasta que me muera (la cortaba) aunque ella no lo sepa, fíjate lo
que te digo
Marcada 231

Con esa declaración, provocaba que tuviese que contener su llanto emocionado,
cubriéndose la boca con su mano, mientras sus labios ya pronunciaban cuatro letras,
que formaban la palabra que siempre salía de su corazón para ella

C: Ah... en verdad, solo la ha invitado a unos cafés, que ella siempre ha rechazado y
hoy le ha regalado una orquídea
E: ¿Una horquilla? (su culo ya sufría los efectos colaterales de sus nervios)
C: Jajaja no, una or-qui-de-a
E: ¿Y eso que es?
C: Una flor, en un centro de cristal, con piedrecitas y tal
E: Enga ya, ¿y eso pa que?
C: De adorno, queda bien en el despacho
E: ¿Pero es que le parece poco adorno ella?, ese despacho no necesita más adorno que
el que ya tiene con ella ahí dentro... ya no me está gustando ese tipejo, ¿sabes si es
buena gente? (no esperaba respuesta) no vayáis a dejar que se le acerque ningún
capullo, ese no es el plan (pataleaba a su estilo) no me estoy muriendo yo para eso, ¿me
oyes?, tiene que ser buena gente (ofuscada continuaba su monologo) y educado, y que
me la cuide y que le haga reír y que...

Y ahí, seguía enumerando la multitud de virtudes que tenía que tener, aquel que se le
ocurriese acercarse a su chica, sin saber que su chica se levantaba del suelo, llorando
sin poder ni querer parar, dispuesta a gritarle que no había nadie así para ella, más
que quien estaba enumerando todas esas virtudes. Pero unos fuertes brazos paraban su
avance y callaban su boca, reteniéndola y ofreciéndole consuelo

Pepe: Cago en la leche, ¿pero cómo es tan romántica mi canija?, mira todo lo que le ha
dicho, ¿en eso también es clavá a mi Encarnilla? (se atusaba el bigote orgulloso)
En: Clavaitos, ¿no te gusto yo a ti más que el pan untado?, ¿o qué me quieres por los
cuatro costados?, pues igual, igualito de romántico (terminaba de decir poniendo sus
ojos en blanco)

A la escritora se le había pasado deciros que en esa mesa había otro móvil, que permitía
escuchar lo que allí acontecía

E: Ya debe saber que no voy, y aun así, me sigue dando toques, para que me acuerde de
comer, ¿qué te parece?
Gordo: Que me va a parecer estorbo, esa mujer sigue coladita por ti y...
Comandante: Que aproveche (llegaba hasta su mesa cortando la conversación)
E y Gordo: Comandante (le contestaban ambos)
Comandante: Tengo hambre (cogía una zanahoria del plato de Esther)
E: Siéntese
Comandante: No puedo, llevo prisa, hoy comeré en el tercer turno (mojaba la
zanahoria en la salsa dispuesta para ello) ¿nos vemos esta noche en el club?
E: No sé (se encogía de hombros)
Comandante: Yo voy a ir (la mordía) uhm... está rico (le guiñaba un ojo y se marchaba
sin más)
E: Rico dice, jesús (negaba con la cabeza)
Marcada 232

Gordo: Esto (miraba a la comandante quien caminaba hacia la salida del gran comedor
y regresaba la vista a Esther, quien comía intentando no degustarlo) jajaja debo estar
hormonando
E: ¿Vosotros también hormonais?
Gordo: Ni idea jajaja pero es que, por un momento he pensado que ojitos (se callaba
pensando)
E: ¿Qué?
Gordo: Pues que ojitos... aysss creo que ojitos te hace ojitos
E: Enga ya
Gordo: Está rico (la imitaba exageradamente, subiendo y bajando sus cejas)
E: Jejeje que le gustan las zanahorias, todas las zanahorias gordo, con lo marujón que
eres, me extraña que no lo sepas
Gordo: A tu chica también le gustaban y mira
E: No es lo mismo (palmeaba la mesa con su mano) ¿te he dicho que me la están
pavoneando?
Gordo: No has hablado de otra cosa desde que te enteraste
E: Cago en la gomina, en los trajes de corte y en las horquillas de adorno. Pues que
sepas que le voy a agradecer los toques
Gordo: No me digas
E: Jum, pero todavía no sé cómo

M: Guau Jesús, así sí que parece grande (decía mirando a “la Pili”, fuera del mar en el
lugar de reparaciones)
Jesús: Sí, estamos terminando de instalar el tipo de cristal que te comenté, pero Maca el
presupuesto se dispara un poco
M: No pasa nada, le va a encantar
Jesús: Sí, la verdad está quedando muy bien. Ah, ya se me iba a olvidar, ven conmigo
(daban la vuelta dirigiéndose a las escaleras de la embarcación) Varios del Club
Náutico, han visto el invento este (señalaba un escalón) y me han pedido que les haga
algo similar y se lo instale. ¿El invento es de ella no?
M: Sí (se encogía de hombros) como todos los que hay en la Pili, a ella no le molestará
que lo hagas.
Jesús: Genial... la hija de Maika, ya ha instalado uno parecido, pero en realidad ¿para
qué es? (preguntaba curioso, haciendo que a Maca, le subiera cierto rubor al rostro)
M: Pues... es... es (ya roja como un tomate no podía explicarle la utilidad del escalón)
Jesús: La cosa es, que yo he pensado que es para sentarse (lo hacía) y estar como en el
escalón de las piscinas, porque el agua llegará por la cintura ¿verdad?
M: Eh... sí, es para eso (contestaba rápido queriendo terminar)
Jesús: Pero claro (continuaba sentado en el amplio escalón) a este de más abajo no le
pillo la utilidad, porque en ese no te puedes sentar, te cubriría el agua (ahí seguía el
hombre intentando saber la utilidad del invento)
-: Buenas tardes, os he visto aquí de charla
M: Hola Sonia, ¿qué tal? (se saludaban con dos besos) ¿qué tal tu madre?
Sonia: Muy bien, déjame decirte que los escalones funcionan de maravilla (le guiñaba
un ojo)
M: Eh... me tengo que ir, Jesús ya me llamas cuando vuelva a estar en el agua, Sonia
saluda a Maika de mi parte, chao (desaparecía a pasos rápidos, todavía con cierto rubor
en su rostro)
Jesús: Pero... al final se ha ido sin decirme para que funciona esto
Marcada 233

Sonia: ¿No lo sabes?


Jesús: Ni idea (seguía sentado)
Sonia: ¿Y si me subo en este? (lo hacía en el más bajo y su rostros quedaban
enfrentados) ¿no te da una pista?
Jesús: No jodas (lo pillaba) es... para... hostias, es como para patentarlo
Sonia: Jajaja, porque te crees que me di tanta prisa en que me lo instalarán, jajaja en
pleno mar, sin esfuerzos uno de pie, el otro sentado, y lo mejor puedes tener el barco
lleno, que tú te bajas aquí con tu pareja y... (levantaba ambas cejas) eso sí, cuidado con
los barcos que se acerquen, yo me enteré porque mi madre y sus padres (señalaba al
lugar por el que había desaparecido Maca) casi las pillan en plena función, la
magistrado perdió cierta prenda jajaja

Bajaba de un salto del BMR, y nada más pisar suelo, se quitaba el casco y comenzaba a
mover su cuello en círculos, tratando de estirarlo. Una vez hecho, comenzaba a
despedirse de los militares a los que había acompañado en los reconocimientos que se
realizaban por las carreteras y caminos, tratando de detectar posibles emboscadas o
atentados contra los aliados, y dar así paso a convoys de ongs o de la propia OTAN

Capitán: Ahí (señalaba el portátil) lo llevas todo, cuando puedas lo ves


E: Bien, la verdad es que son unos cabrones de mucho cuidao
Capitán: Pues sí, bueno a descansar, mañana te veo y me dices algo
E: Jum, hasta mañana capitán (se despedía de él y comenzaba a caminar, dirección a su
barracón, todavía pensando en los artefactos explosivos y la forma de colocarlos
cuando...)
Comandante: Sargento (dejaba que se adelantase el pequeño grupo con el que iba al
Club y llegaba hasta ella)
E: Jum (contestaba a su modo)
Comandante: Desactive un momento el modo Metal Gear (descolocaba el flequillo de
la sargento)
E: ¿Eh? (preguntaba con el ceño fruncido)
Comandante: Nada (sonreía) dese una ducha y venga al Club
E: Uff, estoy cansada y quiero ver una cosa
Comandante: Una copa nada más (se apoyaba en la pared con las piernas cruzadas) no
le vendrá mal despejarse un poco (llevaba su mano hasta la chaqueta de la sargento,
dejando un par de dedos entre sus botones)
E: Es que... oiga usted como médico y como comandante debería mandarme a la camita
Comandante: Sí como Comandante médico, pero como Iris me gustaría que viniese
E: Otro día ¿vale?, estoy hecha polvo
Comandante: Está bien (suspiraba y retiraba su mano de la chaqueta) que descanse
entonces (se desapoyaba de la pared y daba un paso hacia ella)
E: Jum (fruncía el ceño y daba un corto paso hacia atrás) buenas noches (comenzaba a
caminar para entrar en el barracón al tiempo que la mano de la comandante tocaba la
suya en un gesto no muy casual)
Comandante: Hasta mañana (se marchaba)

E: Cago en... (murmuraba mientras entraba en el barracón dirección a su habitación) me


parece a mí que el gordo al final va a tener razón, cachis en la mar... pero (entraba en su
habitación) ¿pero qué me ven? (tiraba el portátil en la cama y se iba directa al baño) ya
ves tú (se comenzaba a desnudar) todavía antes tenía un puntazo que pa que, pero ahora
Marcada 234

(se acercaba al espejo, ya desnuda) mare mía, si me ve mi madre le faltan manos pa


darme collejas. Betty (se giraba hacia el neceser) ¿tú qué dices?... nah ¿verdad?, ¿que
estará haciendo nuestra jefa?

M: Pasa corre
Ana: ¿Y estas prisas?
M: Que se me queman las patatas (avanzaba por su piso rápido hasta la cocina)
Ana: ¿Cómo? (la seguía alucinando) ¿desde cuándo cocinas?
M: Es que (trasteaba en la vitrocerámica) estoy hiendo al curso que te dije y me ha
apetecido ir probando
Ana: Ah ¿y qué intentas preparar?
M: Tortilla de patatas (se giraba feliz hacia ella)
Ana: ¿Torti...? (lo flipaba aún más) pero, ¿tú no me dijiste que no te medicabas?
M: Así es
Ana: Y te pones a preparar tortilla de patatas, no un risoto o un asado o... además, creí
que a eso, te habían enseñado (levantaba ambas cejas)
M: Jajaja (le tiraba un paño) ¿sabes lo que diría si me viera así? (se señalaba con la
escurridera en la mano)
Ana: Que estás hecha una barbie cocinitas, ¿qué no? (imitaba a la sargento con ambas
manos en los bolsillos y al ver la cara que ponía Maca sonriendo continuaba) cuidado,
no te vayas a confundir que andas muy necesitada de sargento
M: Jajaja sí, pero al conocer lo que siente, me ha dado muchísima fuerza y esperanza,
para esperar lo que haga falta

Rai: ¿Tú estás segura de que lo va a entender?


E: Que sí, que mi chica es muy lista (miraba su reloj) ella ahora tiene que estar
trabajando, en cinco me avisa de que tengo que comer y entonces yo cortaré la llamada
Gordo: Estorbo, por una vez tengo quedarle la razón a Rai, es complicado
E: Os digo que funcionará, en todo este tiempo nunca le he cortado ni contestado sus
llamadas, si ve que ahora la corto, será como decirle: “que sí que ya voy” (veía sus
caras) jolines ella lo va a entender, ya lo veréis (volvía a mirar su reloj) uff, queda náh
(se tocaba el culo)

Decano: A partir de ahora, tendréis que arremangaros las puñetas de las togas. Los
recortes de personal van a ser importantes y... (la decano continuaba su elocución en la
gran mesa del Juzgado donde Decano y Magistrados se reunían)

Pero Maca, ya prestaba más atención a su móvil. Con disimulo lo llevaba hasta su oreja,
marcando previamente el número al que siempre llamaba a esas horas, un tono...

E: Ya está (comenzaba a sonar su móvil) ahí voy (lo cortaba)

M: Pero (se quedaba extrañada y volvía a marcar)

E: Cachis... (lo volvía a cortar)

M: Pero... joder (volvía a marcar)


Marcada 235

E: Jolines (lo cortaba)

M: Joder, que narices

Decano: Macarena cuando quieras y dejes de decir tacos, continuamos


M: Eh... a si perdón, es que estaba llamando y me lo han... joder (se levantaba como un
resorte) me lo ha cortado
Decano: Macarena
M: Deme un minuto por favor (abandonaba la sala sin esperar su permiso) bien amor, lo
he entendido, no todo, pero algo me quieres decir, ahora a ver si tú entiendes esto
(volvía a colocarse el móvil y ahora solo le daba un toque)

E: ¿Veis, eso es que lo ha pillao, si es que os lo he dicho es mi barbie licenciada, huy ¿y


ese otro toque que es?

M: Ahora te los doy juntos, estate atenta amor (daba cuatro veces un solo toque)

E: Jolines (pataleaba) no me hagas esto, que yo soy más torpe


Gordo: Necesitamos una pizarra, hora de jugar al ahorcado, ha dado cuatro toques,
buscamos una palabra de cuatro letras
Rai: Tiene narices, la era de Facebook, Twiter, Tuenti, Was,up, y nosotros aquí a
toques, a puro morse
Lola: Cary, no protestes y ayuda a descifrar esto
E: ¿Cómo lo has llamado?
Lola: Cary, es mi cariñín (le cogía los mofletes)
E: Ya está, jejeje cachis en la mar (se llevaba las manos a la cabeza) darle un toque por
mí, que sepa que lo he pillado (se tiraba del pelo)
Rai: No jodas, dinos lo que es
E: Uhm... uhm (negaba con la cabeza) jejejeje (soltaba su pelo y agarraba su culo) me
acaba de dar el mismo subidón que cuando la besé por primera vez
Gordo: No seas mala estorbo, ¿qué es?
Lola: Amor, cuatro letras
E: Es... eh... es... que... que es que ella siempre me decía eso (ladeaba su cabeza
emocionada)

Una vez hechas las comprobaciones de identidad, tomaba asiento es una pequeña sala
de la base, desde donde prestaría declaración

-: ¿Está nerviosa?
E: No, en realidad estoy deseando que acabe de una vez
-: Ha tenido mucha suerte, otros tardan más de cinco años en celebrarse
E: Jum
-: ¿Es la primera vez que presta declaración por video-conferencia?
E: No, ya lo he hecho otras veces

M: Voy a ir entrando Fernando


Fernando: Sí, en nada empezaran con los testigos. Maca yo...
Marcada 236

M: Déjalo, fue culpa mía (lo interrumpía)


Fernando: Debí convencerte de no hacerlo o... pero me dejé guiar por mis ganas de...
M: No tiene caso darle más vueltas, me alegro que todo te vaya bien y... lo siento pero
quiero entrar a sala ya
Fernando: Sí claro, yo espero que puedas arreglarlo y si necesitas que hable con ella o
lo que sea, no hay problema, de verdad. ¿Tomamos después algo?
M: No, Fernando yo... lo siento pero entre tú y yo ya ni siquiera puede haber una ami...
Fernando: Lo sé (ahora la cortaba él) será mejor que entres

Una vez en sala, tomaba asiento donde le indicaban y de inmediato la buscaba con la
mirada, encontrándola sentada al lado de dos más

Tras varias declaraciones se anunciaba la de Esther y su corazón comenzaba a agitarse,


por lo que sabía, tendría que pasar

Juez: ¿Es usted la Sargento de la Guardia Civil M00069E?


E: Si lo soy
-: Torturadora (uno de los imputados se levantaban de sus asientos y comenzaban a
increparla) me das asco
Juez: Llévenlos al habitáculo acristalado (ordenaba)
-: Aunque me pongáis las esposas no me vais a callar, no sois dignos para juzgarnos,
fascistas (continuaba increpando mientras era esposado y trasladado junto con sus
compañeros)

Tras el incidente se percataba de que, su asiento estaba justo en frente del habitáculo
acristalado donde Aitziber y sus dos compañeros eran introducidos

Uno de ellos prácticamente cubría la imagen de Aitziber, pero pronto desvió su mirada
al tribunal, no queriendo que nada le distrajese

Juez: Toma la palabra la Fiscalía del Estado


Fiscal: ¿Participó usted en la operación Zoo, iniciada en...?

Conforme escuchaba las respuestas que Esther daba al tribunal, las ganas de llorar
aumentaban, teniendo que hacer un gran esfuerzo por controlarse y mantenerse
ecuánime

Pero no solo aumentaban las ganas de llorar, también lo hacían las ganas de verla, pero
la pantalla en la que aparecía Esther, solo podía ser vista por el tribunal

Abogado: En el supuesto momento en el que usted verifica que la sala de operaciones,


está en la casa que ocupaba mi defendida ¿mantenía una relación digamos sentimental
con Aitziber Echeguigarrey?
Juez: No procede la pregunta, este Tribunal no ha encontrado mala praxis en la
operación y la sargento ya ha relatado de manera muy clara como llegó a verificar la
sala de operaciones
Abogado: Bien, con su permiso continuo señoría
Juez: Proceda
Marcada 237

Abogado: En el supuesto tiempo en el que estuvo encerrada, llegó en algún momento a


entrar o comunicarse de algún modo, la señora Echeguigarrey con usted
E: No
Abogado: ¿Reconocería a quien sí lo hizo?
E: Sí
Abogado: ¿Y reconocería sin ningún género de dudas a quien empuñaba el arma con la
que le dispararon?
E: Si
Abogado: Debo recordarle que ha dicho que la señora Echeguigarrey no entró en
ningún momento en el zulo
E: Y no entró, me disparó desde fuera
-: Torturadora, tendrías que haber muerto
Juez: Vuelva a interrumpir y el juicio continuará sin usted
Abogado: ¿Con que intención?
E: ¿Cómo? no entiendo su pregunta
Juez: No procede, este tribunal rechaza los juicios de valor
Abogado: Señoría se trata de un juicio de valor de una sargento de la guardia civil, con
doce años de servicio en el grupo de información, creo que es más que probatorio
Juez: Aun así, no procede

Con las manos entrelazadas sobre sus piernas cruzadas, no perdía detalle, anticipándose
a algunas de las protestas o negaciones del Tribunal, cuando notaba la sensación de que
estaba siendo observada, así giraba su vista del tribunal al habitáculo, encontrándose por
primera vez con los ojos de la terrorista

Ésta permanecía con su vista clavada en ella, apoyada con un hombro en el cristal y los
brazos cruzados

Sin achicarse respondía a su mirada fijando su vista en sus ojos, levantando la barbilla
en un gesto retante, sin tan siquiera pensar que a quien estaba retando era una de las
cabecillas de la banda armada

Aitziber entonces, inclinaba su cabeza hacia el tribunal justo en el momento en el que


hablaba Esther y Maca respondía con el mismo gesto, sin variarlo un ápice, finalmente
Aitziber se desapoyaba y acercaba su rostro al cristal, provocando que los ojos de Maca
se entrecerraban intentando ver más allá y que su corazón comenzara a bombear más
deprisa. Más aun, cuando la veía deletrear muy despacio y una vez hecho sonreía de
medio lado y volvía a su asiento

Momento que Maca aprovechaba para soltar todo el aire retenido de manera disimulada

Horas después...

Trataba de aplacar los recuerdos resucitados en su comparecencia ante el tribunal,


ingiriendo alguna que otra copa, sentada sin compañía, en el Club Social de la Base

Intentando en vano calmarse, mientras su pierna adquiría vida propia y no paraba de


moverse. Restregándose la cara con frustración al no conseguir esa tranquilidad
Marcada 238

Sin ser consciente que alguien la observaba y detectaba en ella, síntomas que le
indicaban que esa sargento bien podía querer algo, que dicha persona poseía y vendía
sin escrúpulos

Tras tomar un aperitivo con dos de las más allegadas amigas, que había dejado en
Madrid, regresaba a la habitación del hotel, con el pensamiento puesto a muchos
kilómetros de allí, preocupada por lo que pudiera estar sintiendo, al revivir la pesadilla
del secuestro

Cuando retiraba sus manos de su rostro y dirigía una de ellas a la copa que estaba
consumiendo, se percataba que el temblor ya se estaba haciendo presente, desviando la
dirección de su mano hacia uno de los bolsillos de su pantalón, para coger el móvil y
quedarse mirándolo

Deseando que fuese la hora de cualquiera de sus comidas, para ver su llamada y quizás
esta vez sí responderla, al ser muy consciente que de esa forma obtendría su mejor
calmante. Pero la realidad era, que la cena había pasado hacía unas cuantas horas, por lo
que, lo volvía a guardar en su bolsillo con la intención de acabar su copa y marcharse a
su habitación

Ya en la habitación y tras ponerse cómoda, ordenaba una cena ligera, siempre con el
móvil en la mano, esperando y deseando, que si algo iba mal, recurriese a ella. No
queriendo ser, la que tomara la iniciativa y romper así la poca conexión que ahora las
unía, aunque solo fuesen unos toques de teléfono

Cuando ya daba otro trago a su copa, algo le hacía volver la vista hacia la entrada,
encontrándose con dos ojos verdes, que la miraban fijamente, mientras parecía escuchar
algo que le decía quien la acompañaba. Mantenía la mirada fija en esos ojos, y
restregaba sus manos en el pantalón, al tiempo que alguien se sentaba a su lado

-: Sargento (llamaba su atención y le indicaba con la mirada que fijase su vista, en la


mano que tenía debajo de la mesa)

Al final, la incertidumbre y la preocupación ganaban la batalla y decidía saber de ella,


aunque fuese a través de terceros. Llamaba primero a Cruz y después a Raúl,
obteniendo la misma respuesta, habían hablado con ella nada más acabar su
comparecencia y a ambos les había dicho que se encontraba bien y tranquila

Una vez visto y reconocido, el pequeño envoltorio que había en la palma de esa mano,
regresaba su vista hacia los ojos verdes que seguían puestos en ella, distinguiendo en
ellos, esa fuerza propia, de quien está dispuesta a cruzar la barrera sin miedos
Marcada 239

Así, apuraba su copa, intercambiaba el envoltorio por varios billetes y se levantaba de


su asiento sin retirar la vista de esos ojos, que ahora la llamaban anhelantes y ya sin
compañía

Nada más llegar hasta ella, unía su mano con una de las suyas y comenzaba a andar
hacia la salida del club a paso rápido, mientras esa otra mano dejaba caricias en la
propia con su dedo gordo

Una vez fuera, unía sus labios a los de ella, casi devorándolos, mientras la conducía a la
pared más cercana y con menos luz, arrinconándola y pegando totalmente su cuerpo al
de ella

Detenía esa especie de dejavu, desviando su mirada de esos ojos verdes a el soldado,
que aún permanecía a su lado

E: Sal delante de mi (le arrebata el envoltorio) y no se te ocurra hacer ninguna tontería


-: Pero... yo creía que usted... creía que, mi sargento por favor solo... yo solo...
E: No me hagas repetirme, comienza a andar delante mía y no llames la atención

Ni siquiera la miraba al salir, pendiente solo del soldado que llevaba delante, por eso no
podía percatarse de cómo la decepción se adueñaba del rostro dueño, de esos ojos
verdes

Sin sueño y sin hallar nada que le entretuviese, comenzaba a adueñarse de ella la
fuerza, que por saber como estaba, le hacía tomar la decisión, de aumentar la llamada
que le avisaría que ya iba a dormir, con la esperanza de que esa noche si le contestase

-: Menudo marrón me deja Sargento


E: Entienda que no podía dejarlo pasar (ocultaba en sus bolsillos sus manos, deseando
salir del Cuerpo de Guardia e ir a su habitación a refugiarse, conociéndose y sabiendo
que en nada, comenzarían a temblarle hasta la mandíbula)
-: Ha hecho muy bien Sargento, este vuelve pronto a casa pero sin honores
E: Jum, Coronel si no ordenada nada más, me retiro
Coronel: Por supuesto, gracias otra vez.

Nada más salir de allí, comenzaba a correr dirección al edifico donde se ubicaba su
habitación, parando en seco su carrera y comenzando ahora a andar, cuando la
distinguía apoyada en la pared de ese mismo edificio

E: Hágase un favor, manténgase lejos de mi (le decía al pasar por su lado y sin
detenerse)
Comandante: ¿Y si no quiero? (preguntaba y la veía detenerse y girarse hacia ella)
E: ¿Acaso no ha leído lo pirada que estoy?
Comandante: ¿Ese es el único inconveniente?, porque si es así, a mi eso no me...
E: ¿Le gustaría vivir en un mundo de locos? (la cortaba preguntándole, viendo como se
acercaba hasta ella)
Comandante: Si es en el suyo (la mano de Esther tapaba su boca callándola)
Marcada 240

E: La última que pensó igual que usted, acabó tirada en el suelo llorando y sin dejar que
la tocase, créame, no le gustaría (retiraba su mano y al instante notaba como ella
agarraba la chaqueta del uniforme mirándola fijamente)
Comandante: Porque era un sueño, ese del que la despertaron, quizá ella no...
E: Buenas noches comandante (la volvía a cortar y soltándose de ella, comenzaba a
subir las escaleras que llevaban a su habitación sin mirarla)
Comandante: Mierda... me he dejado ver por completo

Una vez dentro de la habitación, buscaba con ansiedad las pastillas en su armario, nada
más hallarlas, sacaba una y se la tragaba sin necesidad de agua ““quizás ella no...” ¿y tú
que sabes? eh... ¿qué cojones sabes tú?... pues para que te enteres aún sabiendo todo lo
que he hecho y siendo una celosa de mucho cuidao, sigue preocupándose por mí, cago
en... me caías bien joder ¿pa qué lo estropeas?” se sentaba en el suelo apoyando su
espalda en la cama, mirando como sus manos temblaban, volvía a ingerir otra pastilla,
ahora con agua “no te imaginas cuanta falta me haces cariño, no lo sabes” llevaba sus
manos hasta su pelo tirando de él, cuando su móvil comenzaba a sonar “no me llames
ahora -regálame tu sonrisa, enséñame a soñar, con solo una caricia me pierdo en este
mar-cuelga- regalame tu estrella, la que ilumina esta noche- venga déjalo ya o te lo
cogeré - llena de paz y de armonía, y te entregaré mi vida - que cuelgues jolines - haces
que mi cielo vuelva a tener ese azul, pintas de colores mis mañanas solo tú - que ya sé
que vas a dormir - navego entre las olas de tu voz, tú y tú, y solamente tú...”

M: Cógelo vamos, cógelo o no paro (seguía llamando)

E: Al final despierta a todo el barracón, que no te lo cojo (le hablaba al teléfono)

M: Me lo vas a coger como que me llamo Macarena, já, de hoy no pasa (también le
hablaba al teléfono)

E: Jesús, ¿qué la pasa hoy?

M: Aquí sigo, cuando quieras contestas

E: Que ya me he enterao, ale duérmete (contestaba al teléfono y Maca se incorporaba de


un salto)
M: Que... es... es... no vayas a colgar, es que no puedo dormir (no podía creerse que
estaba hablando con ella)
E: Pues yo tampoco
M: Y... ¿y qué hacemos? (mordía la yema de su dedo gordo)
E: Yo que sé... ¿qué te pasa?
M: Pues, que estoy muy preocupada por cómo te sientes amor... ¡eh! lo siento
E: No pasa nada cariño (ni se enteraba de que sus labios salía ese cariño, como tampoco
se enteraba de lo que provocaba con él) estoy bien
M: Tú siempre dices que estás bien
E: Porque lo estoy
M: Te digo que no puedes estarlo
E: Y yo te digo que si lo estoy
M: Ha sido muy duro
E: Jum... ¿cómo lo sabes? (fruncía el ceño)
Marcada 241

M: Estaba en la sala
E: ¿Y por qué no te he visto?
M: Porque (aguantaba su risa) tú solo podías ver al Tribunal
E: Es verdad, les quedaban fatal las togas y eran tela de viejos
M: Sí (se acomodaba en la cama) aunque a todos nos quedan mal
E: Uhm... uhm (negaba a su forma) a ti te queda de infarto, seguro que te costó una
pasta
M: Sí, hecha a medida
E: ¿Te la hizo Prada? Jejeje
M: Jajaja sí, la misma Miuccia
E: ¿Quien?
M: Una... ¿seguro que estás bien?
E: Jum (suspiraba) en realidad me... me tiemblan las manos, pero ya me he tomado las
pastillas
M: ¿Te las has tomado tu solita?
E: Jejeje sí
M: ¿Seguro?
E: Que siiiiiiiiii (exageraba el sí)
M: Hay dios mío, ¿no iras a madurar?, que yo quiero verlo
E: Jejejej pue ser, ya me va tocando ¿no?
M: No lo sé, con mi pequeña monster nunca se sabe
E: Hoy (se miraba las manos) soy yo Rapunzel.
M: Sí, si me dejas ¿Dónde estás?
E: En Kabul
M: Jajaja ya, me refería a ¿dónde estás dentro de la base?
E: Ah... en mi habitación
M: Bien, tienes que relajarte, sabes que las pastillas tardan un poco
E: Jum
M: Túmbate en la cama
E: No puedo, no me he duchado
M: Eso ahora da igual, hazme caso anda (pedía susurrando)
E: Jum pero no susurres
M: ¿Por qué?
E: Eso no me relaja
M: ¿Y por qué no? Si además lo hago genial
E: Yo me entiendo y mis lectoras también jejeje, ya estoy tumbaita
M: Muy bien, ahora vas a dejar que te cuente una cosa
E: Jum, enga
M: Bien, hay cosas que no cambian, sigues siendo obediente y continuas jumeando
E: Jejeje
M: Al final la RAE acabará aceptándolo como nuevo verbo
E: Jejeje, no me hagas risa, eso tampoco me relaja
M: Cachis en la mar (la imitaba) no atino
E: Las barbies de papa no hablan así
M: Pero las barbies de sargento sí
E: Ese no es el plan, uhm uhm (negaba)
M: Colócate boca abajo, como a ti te gusta, que te voy a contar porque no funciona tu
plan (proseguía no queriendo que la cortase) ahora, tienes que hacer como en los fics,
sentir mis caricias en tu espalda
E: Mejor en el culete
Marcada 242

M: Jajaja luego soy yo la marimandona


E: Aun no pasando nah, lo eres jejeje
M: Préstame atención, había una vez una pequeña, pequeñita mo...
E: Por ahí no vayas (la cortaba)
M: Silencio o susurro, tú decides
E: Deja los susurros pa otra escena jejeje
M: Cuidado, no vamos a ir directas al censured telefónico, estaba vez hablamos
primero, luego ya...
E: Jum enga, había una vez una pequeña pero matona, puedes seguir
M: Pues eso, había una vez una pequeña monster, que se fijó en una barbie con mucha
clase, no me vayas a cortar para decirme “luego la creída soy yo” (escuchaba su risa)
continuo, en realidad ella siempre se fijaba en las barbies, nancys y demás muñecas
resultonas, pero cosas del destino, esta barbie con capa negra, le gustó mucho, y a la
barbie de capa negra le encantó la pequeña monster a lo Lara Croft
E: Jum eso es verdad
M: Y se enamoraron
E: También es verdad
M: Amor, esto es para relajarte, no para que me interrumpes a cada frase
E: ¿Eh?... ah sí, enga sigue
M: Prosigo, como a estas dos no les gustaba mucho hablar (usaba un tono de regañina)
E: Es que tenían otras urgencias jejeje, que sí, que ya me callo
M: Bien, pues la barbie fue averiguando cosas del pasado de la pequeña monster. Esas
cosas la hicieron volverse una insegura y pensar que quizás a la pequeña monster eran
esas cosas las que le gustaban y no el jugar con su barbie solamente. Entonces la muy
tonta de la barbie se empeñó en que tenía que conocer todo el pasado de su chica para
saber a qué atenerse. Y le empezaron a entrar un montón de miedos porque quería a su
monster para ella solita. Y un día vio unas fotos...
E: Y sufrió mucho... y lloró... y no quiso que la tocase, odio que llores, me duele un
montón que llores y más si es por mi culpa. Por eso no puede ser, por eso no me quiero
para ti
M: No fue por tu culpa, y eso no lo decides tú. El verte en esas situaciones fue duro sí,
pero... creí que era la confirmación que buscaba, creí que querrías volver a eso, quizás
sea absurdo, pero amor yo sé cuánto te gusta el sexo y... el que hubieses hecho todo eso
pues
E: Pero desde que te conocí solo lo he querido contigo
M: Lo sé, ahora lo sé. No deberíamos estar hablando de esto, no creo que ayude a que te
relajes
E: Jum, ha sido oírte y bajar el temblor. Pero eso no cambia las cosas, para ti no quiero
alguien que tiembla cuando se pone nerviosa, ni que te deja tirada en una terraza, ni que
te despierte dos o tres veces cada noche por pesadillas, ni que te lleve a un
superrestaurante y no disfrute contigo de la comida, ni que...
M: Vale ya Esther (la interrumpía) adoro todo eso y no por lo mal que lo has pasado
sino porque eres tú y así te quiero. No eres ningún personaje ideal de fic, sin defectos y
con un montón de virtudes (comenzaba a emocionarse) pero nunca me has engañado, si
me has dejado en una terraza sola ha sido por ayudar a alguien y no me importa si no
disfrutas del dichoso sorbete de paella porque lo quiero es que te lo tomes conmigo. Y
no sabes lo orgullosa que me siento cuando no puedo elegir el vino, porque siempre hay
alguien que nos invita por agradecerte algo, o cuando recurren a ti para que les ayudes
dándote igual si lo hace un amigo de mi padre o el panadero o la pobre mujer que ve
pitufos. ¿Me estás oyendo?
Marcada 243

E: Jum, per... pero no te enfades


M: No me enfado amor... pero... pero (se limpiaba las lágrimas que ya caían de sus
ojos) si quieres lo mejor para mi, tienes que saber que eso eres tú (se caballa unos
segundos entre alterada y emocionada) ¿no me dices nada?
E: Es... que... que es que... cuando te enfadas ya sabes cómo acabamos y no quiero
protagonizar el primer censured telefónico a lo leonas
M: Esta vez no me dejo enrolar por tus gracias, mañana busco vuelo para Kabul
E: Ni de coña (se incorporaba de golpe) aquí no vienes, es muy peligroso
M: Me da igual, no pienso seguir así, si no he ido antes es porque toda tu tropa me lo
impedía, pero se acabó, de mañana no pasa
E: Já, te he dicho que no vienes
M: Y yo te digo que voy, necesito verte
E: No vienes aguhm (bostezaba) tengo unos días, los solicito mañana y en cuanto me
los den voy, pero tú no te mueves de ahí
M: ¿Y podré recogerte yo?
E: Jumsss (las pastis comenzaban a realizar su función)
M: ¿Y podre reservar una noche en Madrid para nosotras?
E: Jum... o mássssss
M: ¿Y podré decirte lo mucho que te quiero?
E: Jejeje, eso ya e lo ices en ca oque de móvil
M: Acomódate en la cama, que ahora no te voy a dar un toque, te lo voy a decir
mientras te acabas de dormir, amor
E: Jum... enga

Gordo: ¿Y ahora cual es el problema estorbo?


E: Es... que... es... que es que
Gordo: No teníamos bastante con el jum, ¿qué ahora vas a empezar con el quesque?
E: Graciosillo, es que quiere verme por el sky ese
Gordo: Normalísimo, casi cuatro meses sin que os hayáis visto, es muy normal que
quiera verte
E: Jum, pero es que... que es... que (lo veía poner los ojos en blanco) joer debe ser el
efecto Maca, me hace encasquillarme jejeje, la cosa es, que no quiero que me vea así, to
esmirriá
Gordo: No creo yo, que ahora no le vayas a gustar
E: No es eso, es que si me ve así, se va a preocupar y mi chica está un poco quemadilla
y lo mismo se viene directa a chutarme comida en vena
Gordo: Jajaaja aysss, tus hablares, ¿es que no se lo has dicho?
E: ¿Pues no te estoy diciendo que no quiero que se preocupe?
Gordo: No vayas a empezar a ocultar cosas otra vez
E: Que no, y yo no oculto, es que no lo cuento
Gordo: ¿No es lo mismo?
E: Pa mi no, ahora ya para el resto no sé. Hay otra cosa que me tiene preocupada
Gordo: ¿El qué?
E: Ojitos, me ignora gordo, no veas lo que me ignora
Gordo: Uff, se llevó un palo, debe estar un poco avergonzada
E: No me deja engancharla (lo veía abrir los ojos exageradamente) me refiero a pillarla
(lo volvía a hacer) a cogerla por banda (y otra vez) a hablar con ella jolines
Gordo: Con lo poco que cuesta hablar bien y mira la que formas. Tarde o temprano
podrás hablar con ella, deja que se le pase un poco
Marcada 244

E: Jum, es que me cae bien y me ha ayudado mucho


Gordo: Y... cambiando de tema... estorbo, si no os vais a ver por internet, ¿cómo?
(levantaba sus cejas repetidamente) ¿por teléfono nada más?, cuéntale a tu gordo por fa,
no me creo que no halláis hecho nada
E: Marujón
Gordo: No te hagas la dura, cuéntamelo
E: Que no
Gordo: Un poco nada más
E: Si es que no hay mucho que contar gordo, porque entre lo falta que estoy y los
susurros que me pega, voy acabar como los monillos esos que se pasan el día con la
mano en la banana jejejeje. Yo creo que de algunos ni se entera fíjate lo que te digo
jejeje, que con el “buenas noches amor” susurrao, yo tengo ya pa montarme un
censured. Mare mía cuando la coja, el eu se to pego, se me va a quedar corto
Gordo: Jajaja o sea, te das tu homenaje con ella y luego jajaja
E: Eah, al nene le hace gracia, eso es porque no la has oído, es la jueza que susurraba a
su sargento jejeje, menos mal que no me oye o el bocao iba a ser de los grandes jejeje.
Oye, cuando la conozcas no le vayas a decir nada que es muy vergüenzas

Claudia: Ana, ¿no tienes algo de chocolate?


M: Yo también quiero
Ana: ¿Ahora?
M y Claudia: Sí (contestaban a la vez)
M y Claudia: Jajajaja
Ana: Vale que Claudia quiera, ¿pero tú?
M: Me apetece muchísimo una napolitana de chocolate, no me mires así, debe ser el
efecto Esther, de repente tengo hambre a todas horas
Claudia: Ya, ahora se llama hambre
M: Conforme van pasando los días y se que se acerca el momento
Ana: Momentazo (la cortaba) que os conocemos
M: Jajaja, dios mío, ¿os podéis creer que sus “jum” desde Kabul, tienen efectos muy
diferentes en mi?
Claudia: Maca cariño, recuerda que eres mi jefa, no quiero imaginarte pidiéndole que
te hable más macarra aún, mientras tú... jajaja
Ana: Jumeame amor, jumeame, jajaja
M: Reíros pero no sabéis lo duro que es, y todo el día allá donde voy, la cancioncita
sonando, eu se te pego, dios, esto solo lo voy a decir una vez, estoy deseando que me
coja jajaja

Toni: Aquí, tiene el planing para los días que va a estar fuera (le entregaba unos folios)
tiene que ir apuntando su peso a diario en ellos
E: Jolines, ¿pero es que tengo que ir con esto a todos sitios?
Toni: Claro, no va a parar el tratamiento porque se marche unos días
E: Pero es que esto es
Toni: La comandante ha dicho sin protestas (la cortaba)
E: Jum ¿y dónde está ella?
Toni: Creo que en su despacho
E: ¿Y por qué no me lo ha explicado ella?
Toni: No lo sé, estará ocupada
Marcada 245

E: Ya, ocupada, pues se va a tener que desocupar que ella es mi médico


Toni: Y también su comandante, no se le vaya a olvidar
E: Muchas gracias Toni, nos vemos a mi vuelta
Toni: Páselo muy bien y aproveche el tiempo, ya verá que cortos se le hacen los días
allí
E: Jum, ale (salía de la pequeña sala médica y encaminaba sus pasos decidida hacia el
despacho de la comandante, nada más llegar daba dos toques y entre abría la puerta,
encontrándola revisando unos informes) ¿puedo pasar mi comandante?
Comandante: Sí, claro (le sorprendía su visita)
E: Bien (suspiraba) es que me acaba de dar esto Toni y (se daba cuenta de que no la
miraba) oiga, deje de ignorarme
Comandante: ¿Cómo?
E: Que me está ignorando y no es la primera vez
Comandante: No es cierto, solo pues... (no encontraba la forma de explicarse)
E: Me ignora a lo grande, yo... ahora me tengo que ir, pero cuando vuelva quiero hablar
con usted
Comandante: ¿De qué?
E: ¿Cómo que de qué? De lo del otro día
Comandante: Usted ahora preocúpese de recuperar su sueño, ¿no es a eso a lo que va?
E: Jum, pero...
Comandante: Y de cumplir el planing que le he dado (la cortaba)
E: Jum, pero...
Comandante: Sin protestas (lo volvía a hacer)
E: Jolines, vale pero escuche (se sentaba en una silla) esto que me ha dado, aquí no hay
menús hay (leía) almuerzo, 100 gramos de proteínas, 50 gramos de...
Comandante: Con eso tiene que hacer el menú, eso es lo que le doy al brigada
normalmente
E: Ah, ¿y si voy a un restaurante?, ¿le tengo que dar esto?
Comandante: Jajaja no, con eso tiene que formar un menú
E: Jesús que complicao, no hubiera sido mejor, de primero sopa de segundo no se qué
Comandante: Jajaja, como es posible que sea tan profesional y a la vez tan vaga para
pensar
E: Es que el código penal ocupa mucha memoria jejejeje
Comandante: Ya (sonreía) entiendo que estos días que va a estar fuera, seguramente
estará muy... digamos desatada, pero es muy importante que el tratamiento no lo deje.
¿Me va a hacer caso cabeza chorilito?
E: Jum
Comandante: Jum no, dígame sí
E: Que cansinos sois con mis jum, si se entiende perfectamente

M: Sí, ya estoy aquí. Acabo de aparcar el coche


Pedro: Muy bien, al finalss, ¿me dijiste que llegaba a Barajas nol?
M: Papa, ¿qué te pasa?
Pedro: Jejeje nada, es que estoy aquí con Pepe de catas, enseñándole jejeje, pero este no
las saborea directamente se lo engulle. Míralo, hay va a por otra tonel jajaja, que tío
hija, que tío jajaja
M: Vaya dos se han juntado, escúchame papa, ¿todo está listo?
Pedro: No lo sé, lo están preparando ellas jajaja Pepe, no chupes de ahí hombre
Marcada 246

Pepe: Nos hace falta un buen jamoncito, dile a tu mujer que nos baje algo para la cata
(lo escuchaba de lejos)
Pedro: Sí, ya va a venir Rosario a traerte jamón, seguramente sí (contestaba a Pepe)
Pepe: Pues se lo decimos a la mía, no mejor no, que nos corta el rollo, ¿ha llegado ya
mi canija?
Pedro: No, la mía acaba de llegar a Bara
M: Papa, sigo aquí (lo cortaba)
Pedro: Jajaja pues náh coge a la canija y os venías para acá, ¿a que hablo igual?
M: Dios mío, te dejo. Ya os llamo esta noche
Pedro: Como tú quieras hija, dale un beso de mi parte (colgaba)
Pepe: Un beso dice, mi canija esta noche te la desgasta
Pedro: Coño Pepe, que es mi hija
Pepe: Y la canija la mía, no te digo

E: ¿Por qué no nos dejan bajar Cabo? (miraba por la ventanilla del avión)
Cabo: No lo sé, odio este aeropuerto. ¿Quién viene a recogerla?
E: Mi chica ¿y a ti?
Cabo: La mía, bien ya abren las puertas, vamos (se ponía de pie y comenzaba a bajar
las mochilas de ambos)
E: Oye (comenzaban a andar hacia la salida del avión)
Cabo: ¿Qué?
E: ¿Tú me ves muy esmirria?
Cabo: ¿Sinceramente?
E: Jum
Cabo: Está hecha un saco huesos, pero ¿cuánto llevan sin verse?
E: Casi cuatro meses
Cabo: Entonces ni se va a enterar, créame, llevo con esta tres misiones, no hay
problema (bajaban la escalerilla) ¿qué pasa ahí?
E: Jolines (se tocaba el culo, mirando para todos sitios hasta que...) Guardia (gritaba)
Guardia
Guardia: Mi sargento (llegaba hasta ellos y se cuadraba ante ella)
E: ¿Que pasa ahí delante?
Guardia: Ha fallecido un inglés en el pasillo de acceso a su terminal, van a tener que
esperar un poco más, la comitiva judicial está al llegar
E: No me jodas, llevo un montón de prisa
Guardia: Pues, ¿viene de Kabul? (preguntaba mirando el uniforme árido con el que
vestía Esther)
E: Jum
Guardia: Yo lo he pedido tres veces ya, pero no me han seleccionado, ¿cuál es su
prisa?
E: Cuatro meses sin ver a mi chica
Guardia: Eso es un código rojo
E: Ahí le has dao compañero, ahí le has dao

-: Madre mía como está la magistrado (dos agentes de la guardia civil, caminaban por
una de las terminales de llegadas dirección a Maca) y eso que solo le veo la espalda,
nena (escaneaba la susodicha espalda de Maca, quien lucía ataviada con jeans claros
Marcada 247

muy ajustados, zapatos de alto tacón y jersey de punto con cuello abierto que dejaba ver
uno de sus hombros. Justo el del brazo que sujetaba su gran bolso)
Agente 2: Me encantan sus zapatos, ¿es color pistacho?, oye no te pases mirándola que
es la mujer de una compañera
Agente 1: Para la siguiente vida, me pido lesbiana jajaja
Agente 2: Sushh, vamos allá, recuerda que ha dicho que es muy jueza

Agente 1: ¿Macarena Wilson? (preguntaba el agente al llegar hasta ella)


M: Sí, ¿ha pasado algo?
Agente 1: No, es solo su vehículo, está mal aparcado
M: Imposible, lo he dejado en el parking
Agente 1: Hay carteles informando de que
M: Soy Magistrado (lo cortaba) puede mostrarle mi identificación, el vuelo que
esperaba ya ha llegado, en media hora lo retiro
Agente 2: Lo siento señoría eso no es posible
M: Muy bien, les doy las llaves y hagan con el coche lo que les dé la gana (buscaba las
llaves en su bolso, mientras ambos agentes tragaban saliva y abrían los ojos)
Agente 1: Ese no es el procedimiento, usted debe saber que... que
M: ¿Sabe lo que sé?, lo que sé, es que quiero hablar con el jefe de servicio, en cuanto
llegue la persona a la que espero
Agente 2: Ujum (carraspeaba) el desembarque va a tardar aún, en el pasillo de salida ha
fallecido un viajero y todavía no ha llegado la comitiva judicial
M: Joder, genial. Pues nada, aprovecho y retiro el coche
Agente 1: Antes venga a ver al jefe de servicio
M: Ya no me hace falta
Agente 2: Eh... sí, sí que le hace falta
M: No quiero decir algo de lo que me tenga que arrepentir, ¿a qué juegan?
Agente 1: A... a nada, pero sí, es mejor que vaya a ver al jefe
M: Que no quiero ver a ningún jefe, les agradecería que me dejaran en paz, yo retiro el
coche y ustedes a lo suyo
Agente 2: No, no puede ser, en verdad el jefe de servicio quería verla
M: ¿Cómo?, ¿no era el coche?
Agente 1: Era, ahora ya...
M: Dios mío, ¿qué os dan en la academia? (perdía la poca paciencia que tenía y ya daba
un taconeo) ¿o es el verde que lleváis?
Agente 2: Nos... ¿nos acompaña? (omitía sus preguntas)
M: Muy bien, vamos a ver al dichoso jefe
Agente 1: La
M: ¿La que?
Agente 1: Que es la sargento, la sargento es la jefa de servicio
M: Genial, como ahora sea igual de contestona que la mía, la tenemos (avanzaba por la
terminal seguida de ellos, quienes se miraban aguantando la risa y sacudiendo la mano)

Agente 2: Es aquí (llegaban a una pequeña dependencia de la guardia civil)


M: Muy bien (se paraba en la puerta y veía que ninguno de los dos hacía ademan de
abrirla) ¿no me van a anunciar?
Agente 1: ¿Eh?
M: Dios (murmuraba) son clones vestidos de verde hortera
Agente 2: No hace falta, si no ordena nada señoría seguimos a lo nuestro
Marcada 248

M: No ordeno nada, no. Que tengan buen servicio (los veía saludarla y marcharse)
ahora a ver qué narices quiere esta (murmuraba antes de tocar a la puerta)

Agente 1: Y tanto que es muy jueza, menudo carácter (se marchaban a seguir con sus
rondas)
Agente 2: Jajaja nos ha llamado clones
Agente 1: Le ha dado tiempo hasta de meterse con nuestro verde jajaja, y digo yo, si
una es sargento y la otra jueza, ¿quién manda en esa casa?, ¿se turnan?
Agente 2: A mí me ha quedado muy clarito quien lleva la toga jajaja

E: ¿Esta mujer que hace? (decía en voz alta apoyada en la mesa que había en la
dependencia) pa eso hubiera hecho cola como to quisqui, eah tendré que salir a por ella,
es capaz de empurarse a mis compis con el peazo favor que me han hecho (se
desapoyaba de la mesa con la intención de ir hacia la puerta cuando...)
M: Con permiso (tras dos toques abría la puerta y casi tropezaba con Esther) Es... Amor
(dejaba caer su bolso sin importar el sitio donde lo hiciese y agarraba su rostro, casi
como aquella primera vez, sin necesidad de hablar, con la única necesidad de besarse
con fuerza, mientras las lágrimas ahora corrían por su rostro por la felicidad infinita de
volver a tenerla entre sus brazos) amor (era lo único que salía de su boca, mientras la
empujaba hacia la mesa, aún con su rostro cogido) amor
E: Jum (contestaba entre besos y ya en la mesa, se poyaba en ella) la misma (se
agarraba a su cintura, a su culo, donde pillase como si en ello le fuese la vida) que... que
es que... que es (intentaba hablar entre besos)
M: Que es que ¿qué? (abría los ojos y se topaba con el mismísimo rey de España
mirándola desde un cuadro) joder, no es mi despacho
E: Jejeje no, no lo es (juntaba sus frentes)
M: ¿Y qué hacemos aquí?
E: Yo que sé (sonreía casi a morir)
M: Te quiero amor
E: Jum, yo también, ¿nos vamos al hotelillo?
M: Sí (volvía a besarla) dios cuanto te he echado de menos, no me contestes no hace
falta
E: ¿Por qué?
M: Jum yo también, ¿eso me ibas a contestar no?
E: Jejeje, no, iba a decir que no tienes idea de cuánto (la separaba un poco de ella y la
miraba de arriba abajo) cachis en la mar
M: ¿Qué? (se mordía la yema del dedo gordo a su modo)
E: Estás que te sales, más que nunca. Oye, no habrás sido muy dura con mis compis,
que era pa una sorpresa
M: No, solo un poco, bésame delante del rey corre
E: Jum, enga

M: Si subíamos a la habitación, no cenábamos (sentadas en la mesa de uno de los


restaurantes del hotel, leía la carta mientras mordía ahora la yema del dedo gordo de su
chica)
E: Jum, ¿ya no te basta con tu dedo?
M: No (levantaba la mirada de la carta hacia ella) ¿alguna sugerencia o?
Marcada 249

E: No, tienes que (sacaba de uno de los bolsillos el planing de la comandante) tienes
que pedirme según esto (se lo daba)
M: ¿Qué es esto?
E: Esto... pues... que es que (la veía levantar las cejas) me ha dao por el quesque este,
que no hay manera, eso es un tratamiento, ¿es qué no has visto como me he quedao?
M: Sí (la agarraba del flequillo tirando de él hacia ella) lo he visto (la besaba y soltaba)
bien, entonces te pido según esto
E: ¿Sabes hacerlo? Jejeje ya tamos jejeje
M: Pues claro, es fácil, si sabes lo que es cada cosa
E: Ah (bajaba sus manos debajo de la mesa y subía una pierna de ella dejándola
apoyada en una de las suyas e inmediatamente comenzaba a acariciarla introduciendo
una mano por sus jeans)
M: La verdad es que te lo han escrito muy clarito. Amor, ya estamos dando bastante el
cante con el uniforme que llevas, como para más (bajaba su pierna)
E: Jum, ojitos es muy apaña pa (callaba al darse cuenta de lo que había dicho)
M: Ojitos (dejaba la carta y el informe)
E: Que... es... que... es... que (la callaban tirando nuevamente de su flequillo y
besándola)
M: Con el quesque, me dan todavía más ganas de morderte y llevo desde que te he visto
conteniéndome
E: Uff, habría que haber pasado de la cena (al no poder tocarse el culo, tiraba de su
pelo)
M: No, eso sí que no, aquí (señalaba el informe) la tal ojitos, que seguro es tuerta y fea
por eso la llamas así, dice cumplimiento estricto. Tuerta y marimandona ¿tengo que
volver a terapia?
E: Jejeje no, no tienes, la muchacha tuerta no es, ni fea tampoco, marimandona sí. Pero
me ha ayudado mucho
M: Bien, entonces paso de ella
E: ¿Cómo que pasas?
M: Ah, una que ya no es celosa
E: ¿Entonces puedo ir mirando pechuguis por ahí?
M: He dicho que yo no soy celosa, de ti no he hablado en ningún momento
E: Cachis en la mar, casi cuela jejeje
M: Te dejo mirar las pechuguis resultonas, las demás no
E: De todas formas, solo quiero mirar unas pechuguis (casi se le iban las manos hacia
ellas) ufff, que larga se me está haciendo la cena caray
M: Jajaja y todavía ni hemos empezado.

Cuando por fin cenaron...

M: Amor (devoraba sus labios ya en la puerta de la habitación) cuidado con las pedazo
botas horrorosas que me llevas, porque como me pises me dejas coja para los restos
E: Jejeje, voy más Lara Crofft que nunca, abre de una vez
M: Sí (beso) ya (beso) abro (mordisco)
E: No empecemos a jugar con los verbos, que me da la risa (con un gran esfuerzo se
soltaban y lograban entrar, nada más hacerlo la atrincheraba contra la puerta) debería
ducharme, han sido un puñao de horas (hablaba contra su boca)
M: No importa (comenzaba a quitarle la chaqueta) no pares de besarme (ordenaba)
E: Jum (una vez que la despojaban de su chaqueta era ella la que le quitaba el jersey,
justo cuando el móvil de Maca comenzaba a sonar) pasa de él
Marcada 250

M: Ya te digo (iba directa a despojarla ahora de sus pantalones, mientras el móvil


continuaba sonando y de pronto recordaba porque la podrían estar llamando) joder
(paraba lo que estaba haciendo y cogía su rostro con ambas manos) amor, tengo que
cogerlo
E: No tienes (enganchaba sus labios)
M: Sí que tengo, dios (parecía imposible desunir sus labios) dúchate mientras yo
contesto
E: Jum, estás que voy a parar para ducharme ahora, amos estoy yo pa eso (atacaba su
cuello)
M: No me lo pongas más difícil, por favor
E: Jolines (se separaba) ¿por qué tanta prisa?
M: Pues... es... pues una operación cariño, puede ser algo muy importante
E: Cago en las operaciones, en los móviles, en las cenas y en los pesaos de mis
compañeros que tienen que estar molestando a todas horas, jesús, tira y cógelo, que yo
me ducho, pero me ducho en dos como dos, tú verás
M: Jajaja sí, sí pero no te irrites tanto. No te vayas a frotar ahora demasiado jajaja
E: ¿Todavía te ríes?
M: No me río amor, anda ve a la ducha, dios cuanto me gusta mi Lara (se lanzaba a por
sus labios otra vez)
E: Jum y a mí mi barbie.
M: Ya, va (conseguía separarse) para la ducha
E: Que sí, que ya voy, esto es pa mearse y no echar gota
M: Jajaja (cogía el bolso y sacaba su móvil, descolgando cuando la veía introducirse en
el baño) Dime
Ana: Todo listo, ¿cómo vais?
M: ¿Para eso me llamas? (se alteraba)
Ana: Perdona bonita, dijiste que cuando estuviese todo te llamáramos
M: Joder, la acabo de mandar a la ducha en pleno calentón por atenderte (se quitaba los
vaqueros)
Ana: Jajaja, pobre ducha, lo mismo la paga con ella. ¿Qué haces?
M: Desnudándome, tengo que ganar el tiempo que estoy perdiendo contigo
Ana: Gracias amiga mía, muchas gracias. Aprovecho para alertarte, menudos dos has
juntado, me refiero a Pepe y Pedro, ni te imaginas el pedal que se han cogido en las
bodegas, han llegado abrazados y diciendo que van a formar un grupo flamenco,
¿adivinas como quieren llamarse?
M: A saber
Ana: Los pepes, jajaja me parto, tenías que haber visto a tu madre y a tu suegra, ha sido
para grabarlo
M: Me lo imagino, ¿sabes? (en ropa interior se miraba frente al gran espejo que había
en la habitación) la ropa interior que compramos el otro día, me queda de escándalo y
de ego voy bien, no hace falta que preguntes
Ana: Yo que me alegro, a mí también me queda de infarto jajaja. Un consejo, que ya
sabes que soy esplendida, déjate los tacones si los llevas y a (exageraba el a) jumear a lo
loco, nos vemos mañana, chao
M: Jajaja hasta mañana (colgaba y se quedaba mirando los zapatos) que narices (se los
colocaba e iba hacia el baño, abría la puerta y se la encontraba ya fuera de la bañera
secándose) ¿ya has terminado? (preguntaba apoyando una mano en la pared a la vez que
cruzaba sus piernas y apoyaba en su cintura la otra mano)
E: Jum (levantaba la visa y se quedaba a cuadros viéndola en tal postura, con ropa
interior y tacones, entonces recordaba lo esmirriá que estaba y rápidamente se cubría
Marcada 251

con la toalla) que... que... es... que... que... es... que (se encasquillaba como nunca antes,
sin lograr articular palabra y así la veía acercarse a paso muy lento y quitarle la toalla)
M: Nunca más (se colocaba detrás de ella y comenzaba a secarle el pelo con la toalla)
vuelvas a avergonzarte delante de mí (la veía por el espejo bajar la mirada) ¿has
aprendido la lección?
E: ¿Eh? (le preguntaba levantando la vista y mirándola a través del espejo)
M: ¿Has aprendido que si algo te va mal no tienes porque castigar tu cuerpo?
E: Jum
M: Genial (tiraba la toalla sin importar dónde) eso es lo importante (la giraba hacia ella
y sin más se lanzaba a por sus labios, provocando con su movimiento que su chica
tuviese que buscar apoyo en el lavamanos)
E: Espera, espera (se separaba un poco para escanearla a placer) ufff... (dejaba salir todo
el aire) creo que es la primera vez, que no voy a saber por dónde empezar
M: No te preocupes, ya empiezo yo por ti (se lanzaba de nuevo a por ella) agárrate (la
cogía en brazos, sin poder parar de besarse)
E: Esto... es raro... y además (hablaba entre besos mientras era llevada hasta la
habitación) ten cuidao que vas subía en dos andamios
M: Jajaj, pues a mí me está gustando, esto de poder llevarte
E: Uhm... uhm (negaba a su forma) eso es darte demasiado poder, estoy engordando,
unos kilos más y el poder volverá a ser mío
M: Lo que tú quieras, pero ahora (la dejaba en la cama no sin esfuerzo) es mío, al igual
(dejaba una caricia desde su barbilla hasta el inicio de su pubis) que todo esto
E: Ufff... a carne no te vas a hartar jejeje
M: Sushh (la mandaba callar) cariño ahora estate a lo que tienes que estar, uhm
E: Jum, enga (abría los brazos en cruz)
M: Estás muy marimandona (se quitaba los tacones acomodándose encima de ella
E: Tienes que recordarme quien manda, pero recordármelo muy bien, que me quede
clarito (la besaba mientras iba directa a desabrocharle el sujetador, parando en el último
momento)
M: Dios, ¿qué pasa ahora? (juntaba sus frentes)
E: Que... es... que... es que, jolines (protestaba por su encasquillamiento) no quiero que
te lo quites
M: Eso mañana, que tengo otro más espectacular (daba un pequeño mordisco en sus
labios)
E: ¿Y eso?
M: Ah... no lo tienes que saber todo, y desde ya te lo advierto, deja el quesque cuando
estemos en compañía
E: ¿Por qué?
M: Porque me vuelve loca, dios (se lanzaba a por su cuello)
E: Eah, otra escena sin temita que se chupan mis chicas
M: Sushhhhh
E: Ya, ya me auchhhhhhhhhhh... mare mía... ya me callo

M: ¿Ni así lo quieres? (sentada sobre ella, se inclinaba hacia atrás, apoyando sus manos
en el colchón tras llevar a sus labios un bombón)
E: Pues (recorría su cuerpo con la mirada) así, hasta me da hambre (cambiaba su
postura para poder llegar a su boca y una vez hecho, buscaba apoyo en el colchón,
mientras sus ojos continuaban recorriéndola)
Marcada 252

M: No... ¿no lo vas a coger? (preguntaba cómo podía, primero por el bombón y
segundo porque ese recorrido por su cuerpo hacía estragos en ella. Así se apoyaba ahora
con los codos)
E: Jum pero (lo retiraba de sus labios con una mano) vamos a improvisar un poco
(comenzaba a dibujar su cuerpo con el bombón, como si se tratase de un pincel,
disfrutando de la imagen que ante ella se producía, mientras el pecho de quien era
dibujada, subía y bajaba en un movimiento cadencioso, como lo era el que hacían sus
ojos tratando de seguir al bombón convertido en pincel y a los ojos de quien la pintaba)
M: Es... Esther (la nombraba cuando notaba el bombón, entre sus piernas, abriéndolas
un poco más. La excitación que sentía le hacía inclinar su cuello hacia atrás, provocando
el mayor disfrute de quien la pintaba y miraba. Con la respiración ya agitada, regresaba
su vista a ella, uniendo sus miradas, cuando el bombón ya hacía el camino de retorno
hacia) Esther (adivinaba dicho camino hacia su boca, abriendo sus labios para recibir lo
poco que quedaba de él. Nada más atraparlo entre sus labios, otros los atrapaban a ellos,
degustando ambas, el sabor a chocolate que dejaba) me... me va a encantar darte de
comer así (nada más decirlo notaba como se acomodaba entre sus piernas sonriendo
contra su boca)

Nada más acomodarse se apoyaba en el colchón con ambas manos, tratando de que solo
sus labios estuviesen en contacto con la piel que se disponía a desdibujar

Comenzando a besar no solo los rastros de chocolate dejados en ella, si no cada


centímetro de piel, sintiendo como sus vellos casi erizaban a la vez, una por los besos a
los que estaba siendo sometida y la otra, al volver a saborear esa piel, ahora sin prisas
por el reencuentro, con la necesidad corporal aplacada anteriormente, pero sí, con la
necesidad visceral de recrearse, para volver así, intentar creer que de nuevo, la tenía
para ella

Haciendo un enorme esfuerzo para retener la emoción que eso le provocaba, bajaba por
su cuerpo, sintiendo como ya se incorporaba involuntariamente buscando más contacto.
Sonriendo contra su piel sin dejar que lo consiguiese

Llegando a esa parte de su cuerpo, que hacía que ambas volvieran a estremecerse y que
buscaran sus manos con ansiedad, encontrándose y agarrándose con fuerza a mitad del
camino

El sabor de esa zona, le hacía cerrar los ojos con fuerza, sintiendo como alguna vez leyó
en alguna historia, que estaba en casa. Que Peter Pan por fin la abandonaba y la dejaba
donde quería estar, con esa calma tan ansiada y que solo en ella encontraba “Maca” sus
labios dejaban escapar su nombre y sus ojos buscaban esos otros que contagiados por el
momento ya se clavaban en los primeros

La nombrada, se incorporaba entonces, para poder coger su rostro entre sus manos,
moviéndose sincronizadamente para quedar ahora sentada sobre ella, sin soltarla y sin
dejar de mirarla a los ojos “amor” de sus labios también se escapaban cuatro letras que
juntas, hacían que la emoción se apoderada de ellas por completo

Viendo como los ojos de a quien se las dedicaba brillaban y se cubrían de lágrimas al
momento, juntaba sus frentes en el momento que entraba en ella, a la vez que intentaba
Marcada 253

que sus ojos no se cerrasen por la mezcla indescriptible de emoción y placer, que se
apoderaba de ella

Entregándose ambas sin necesidad de palabras, fundiendo sus almas en una,


diciéndoselo todo con la mirada y firmando un compromiso entre ambas, que no tenía
fechas, ni plazos, ni siquiera forma

Cuando ya sabía que llegaba al clímax, atrapaba sus labios entre los suyos, gimiendo
contra su boca cuando se producía y manteniendo su mirada unida a la de ella

Poco después la sentía salir, como muchas otras veces, acariciándola para
inmediatamente después abrazarla con todas sus fuerzas “Esther” volvía a nombrarla
cuando, escondida en su cuello, la notaba llorar “Esther” lo volvía a hacer queriendo
volver a ver su rostro

E: Espera (hablaba contra su cuello, llorando y agarrándose a ella) espera... es... espera
un momento
M: Bien (acariciaba su espalda con una mano y la otra acariciaba su nuca, esperando
que poco a poco se calmase) amor, yo también te quiero (le susurraba en su oído)
E: ¿Cuánto?
M: Mucho
E: Cachis en la mar (suspiraba) es que ahora (no abandonaba su cuello) ahora a veces
lloro
M: Vaya... (sonreía mientras besaba su hombro)
E: Cuando me emociono (se iba calmando)
M: Ah... qué cosas (no borraba su sonrisa ni podía parar de besarla ya fuera en el
hombro o en lo poco de su rostro que estaba a su alcance)
E: No me vaciles (exageraba el vaciles)
M: No, no lo hago. Al fin y al cabo así, me acabas de decir que quieres muchísimo
¿verdad?
E: Sí (salía de su escondite en busca de su frente)
M: Dios mío, ahora a veces también dices sí (las juntaban)
E: Jejeje, solo a veces eh, no vayamos ahora a cambiarlo todo. Ufff es durillo
emocionarse
M: Jajaja (le limpiaba las lágrimas que quedaban por su rostro en una caricia)
E: Pero sí, te quiero tela (la veía levantar una ceja) me refiero a mazo (lo volvía a hacer)
mogollón (ya pasaba de bajarla y la dejaba arriba) un taco, un puñao, un...
M: Dios mío (la callaba con un beso) lo peor es que a mí me suena genial
E: Cuidao, lo siguiente es el quesque
M: No, eso no. Tenemos que descansar algo
E: Que descansar ni que nah, a todo lo que demos
M: No, son las (se inclinaba para ver la hora en el móvil) las seis y media de la mañana,
y yo quería salir a las nueve
E: ¿Cual es la prisa?
M: Ninguna, pero nos esperan para comer
E: ¿Y por qué te has empecinao en que fuera hoy?
M: Porque... pues porque era cuando todos podían, yo te presto hoy, te besan, te
achuchan, te pegan las collejas que te tengan que dar y después nos encerramos en “la
pili”, sin interrupciones ni compromisos, ¿qué te parece?
Marcada 254

E: Jejeje, por eso te compré marimandona y lista, pa facilitarme la vida. Eso, me lo


enseñó el listillo de mi padre
M: Ya me imaginaba
E: Jejeje, también me dijo que jejejeje
M: Jajaja ¿qué? (se le contagiaba la risa)
E: Que... jejeje que me la buscara guapa y delgada que jejeje (se partía ella sola
recordándolo)
M: ¿Qué? (la meneaba impaciente)
E: Me dijo búscatela guapa y delgá, que fea y gorda se pon auchhhh (recibía un
pellizcazo de los grandes)
M: Te aguantas, eso es super machista
E: ¿Pues no ves que me lo dijo el listillo?
M: Deja que lo vea mañana
E: ¿No era hoy? (se tumbaba en la cama)
M: A mí no me lías, ¿qué haces? (se tambaleaba por los movimientos corporales de su
chica)
E: Me he cansao de esta posturilla (agarraba sus piernas)
M: Esther (sin saber cómo acababa con la cara contra la almohada y casi chocaba contra
una de las piernas de su chica) Esther que en nada nos tenemos que ir
E: Jum, es que me dolía la espalda
M: Ya, la espalda, segurísimo que era la espalda (no podía evitar besar la citada pierna)
dios mío, me han cambiado mi jamón por una triste paletilla (mordía su muslo)
E: Jejeje, tranqui sigue siendo de bellota (se colocaba mejor y contemplaba de lado su
vientre) mare mía, que he dejado restos de choco y yo tengo que engordar (comenzaba a
degustarlo)
M: Pues... pues sí (comenzaba a sentir los efectos de las de gustaciones de su chica)
tienes que hacerlo sí, dios como... me gusta... tu forma de engordar y como me gusta mi
paletilla
E: Pues claro, pata negra (ya besaba sus ingles a la par que comenzaba a notar besos y
mordisquitos en las suyas)
M: No sé... como uhm... dios mío... como me dejo liar de esta manera
E: ¿No lo sabes? ¿no? (negaba a la vez con la cabeza a propósito, ocasionando que su
flequillo rozara su... y...)
M: Esther (trataba de mirar que le proporcionaba esas cosquillas) Esther por tu padre,
no podemos estar jugando entre las risas y el calentón siempre
E: Sí que podemos (hacía que apoyase su cuerpo en la cama y ella se acomodaba
encima)
M: No... (contemplaba lo que había sido colocado en su rostro y por la excitación que
ya sentía casi se le nublaba la vista) no... no podemos
E: Te digo que sí (se lanzaba a por lo que había colocado a su alcance)
M: Y yo... uhm... te... digo... que no, dios (otra que se lanzaba a por lo que tenía muy
cerca de su boca y cual su costumbre, lo primero que hacía era morderlo) al final me
convierto en una carnívora, me encanta morderte
E: Tú muerde que yo me dejooooooooooooo, mare mía. Vivan los reencuentros, las
posturitas numéricas y mi barbie carnívora
M: Suhhh, estate a lo que tienes que estar
E: Jum, enga
Marcada 255

E: ¿Por qué me vistes así? (de pie frente a una Maca sentada en la cama se dejaba
abrochar la camisa blanca inmaculada del uniforme de gala)
M: Porque este uniforme te queda genial y quiero que te vean con él
E: Pero si ya me han visto con él, yo quería unos jeans y mis zapas jolines, llevo meses
sin ponerme unos (pataleaba)
M: A la tarde te cambias (le colocaba ahora el chaleco) estás guapísima
E: Lo sé (sacaba a relucir su sonrisa más chulesca)
M: Jajaja no seas creída, que luego Vivi dice que te das importancia
E: ¿Vivi? ¿Quién es esa?
M: Una amiga mía, qué más da (se levantaba para colocarle ahora la corbata)
E: En el coche voy en camisa
M: Sí
E: Y sin corbata
M: Que sí
E: Por supuesto sin tricornio
M: Puedo empezar a ignorarte como sigas con la pataleta
E: No, no, eso no. Oye, ¿cómo es que me está bien?
M: Lo llevé a arreglar
E: Y te ha costao una pasta, ¿qué no?
M: Jajaja, no, no ha sido tanto
E: ¿Y cómo sabías que había adel...? auchhh (tiraba de su flequillo hacia ella)
M: Cállate o empiezo a morderte y nos tendrán que echar de aquí (mordía sus labios)
E: ¿Y tú por qué vas en jeans? (preguntaba rápido) ¿y por qué no nos vamos directas a
la pili? ¿y por qué... auchhh eze ha dolido (se tocaba el labio que acababa de sufrir un
gran mordisco) jejeje, ¿que no cuela no?
M: Eres lo peor de lo peor, no sé las horas que llevamos... queriéndonos, al final nos
vamos sin dormir y todavía me provocas
E: Es que eres muy facilona (contestaba como si tal cosa y cuando la veía levantar la
ceja) jejeje en el buenísimo sentido ¡eh!, amos que en este caso es ese sentido, pero que
yo no pien... ya, ya me callo

En: Pepe estate quieto (de pie frente a él trataba de ajustarle la corbata)
Pepe: Es que (sentado en un taburete, hacia movimientos extraños con su bigote) no sé
que me has echado en el bigote que me huele a nenaza
En: Mascarilla para suavizarlo (se apartaba lo necesario para contemplarlo) que
guapísimo estás con este uniforme
Pepe: Lo sé (se inclinaba lo justo para rozarle la mejilla con él) ¿está suavecillo?
En: Jejeje Pepe (le regañaba sonriendo) estate quieto hombre
Pepe: ¿Y tú que te vas a poner? (continuaba con su improvisada caricia)
En: Un vestidito que me he comprado
Pepe: Póntelo ya, que te lo vea yo guapetona
En: Pepe, cuidao ¡eh!, te dije que en casa de los consuegros nada
Pepe: ¿Y por qué?, ellos también harán sus cosas (la atrapaba por la cintura)
En: Te jejeje (ya sentía cosquillas) te... te he dicho que no
Pepe: Pero si el Pedro es como yo en bien hablao, enga un apretoncillo
En: Que no (trataba de negarse)
Pepe: Un achuchon tierno enga
En: Rapidito y sin ruidos que me muero de la vergüenza, jejeje ay Pepe
Marcada 256

E: ¿Qué lío llevas con el móvil? (conduciendo la veía a su lado trasteando el móvil, a
gran velocidad)
M: Nada, Ana que me pregunta una cosa (levantaba la vista y la veía mirarla a ella y al
móvil) también Claudia
E: Y que pasa ¿tienen el día preguntón?
M: Pues sí, pero no te lo voy a contar, todo lo quieres saber (dejaba el móvil)
E: Pues claro, deformación profesional
M: Yo diría de cotilla más bien (sonreía) dame la mano (lo hacía y nada más hacerlo
llevaba su dedo gordo a su boca)
E: ¿Que te ha dao con el dedo?... huy otra vez quiero saber jejeje
M: Supongo que es como tú con tu culete y tu pelo
E: ¿Estás nerviosa? (se extrañaba)
M: No un poco inquieta, ahora paras un momento en la entrada de la finca y no me
vayas a preguntar para que
E: Cachis en la mar, que misteriosa estás
M: Dame un beso corre (se acercaba a ella)
E: Jejeje siempre mandando (la besaba) pues nah, ya estamos aquí, voy un momento a
saludar al segurata (paraba el coche en la entrada)
M: Bien cogía su rostro) voy a tener que maquillarte un poco más, se te ven las ojeras
E: Uff, ¿más potingue?
M: Jajaja sí, solo un poco más, va, ve a saludarlo rápido
E: Jum (no se movía y volvía a besarla)
M: Esther va (sonriendo la besaba, después la veía salir del coche y rápidamente volvía
a coger su móvil)

Segurata: Sargento, que alegría verla por aquí (se saludaban dándose la mano)
E: Jum, vengo unos diillas, oye ¿cómo va todo por aquí?
Segurata: Regular, llevamos dos semanas con palos a las fincas de alrededor
E: No me jodas, os quiero muy al loro en esta ¡eh!
Segurata: Descuide, hemos reforzado la seguridad
E: Cago en... ¿se sabe quiénes son?
Segurata: Raúl y su equipo están seguros de que son Los Sáez
E: No me jodas, ¿ya han salido de prisión?
Segurata: Si, andan sueltos
E: Hablare con Vilchez, hay que tenderles una trampa y caen fijo. Tu empresa sigue en
el puerto ¿no?
Segurata: Sí, su pilarica está cuidada, aunque (bajaba la voz) también hemos tenido que
cuidarla a ella (señalaba al coche)
E: ¿Y eso?
Segurata: Ha dormido en ella muchas noches
E: Ah... (miraba al coche y luego al segurata) es que es de un tierno que marea jejeje,
bueno me voy, luego hablamos con más calma, ¿quién viene por ahí? (veía llegar un
vehículo de alta gama)
Segurata: La señora Carmen Wilson
E: ¿Cuánta gente ha venido?
Segurata: Eh... pues... la señorita Wilson la llama- señalaba el coche
E: Jejeje, se impacienta en náh, enga luego te veo
Segurata: Sí y enhor (se callaba)
Marcada 257

E: ¿Qué?
Segurata: Nada, que sí, que luego nos vemos

M: Metete en el coche corre (con la puerta abierta la apremiaba)


E: ¿Cual es la prisa?, espera que voy a saludar a tu tía (se giraba hacia el vehículo que
llegaba)
M: Deja de saludar y entra (tiraba de su camisa)
E: Pero Maca que es tu tía (era introducida casi a la fuerza)
M: Da igual (trataba de cogerle el rostro mientras el coche ya pasaba por al lado de
ellas)
E: Ni se han coscao que estamos aquí, oye ¿que llevaba tu tía en la cabeza? (se giraba
hacia ella) parecía una gallina jejeje
M: A ver amor (conseguía cogerle la cara) ahora tienes que prestarme mucha atención
E: Jum, pero... ¿sabes que los Sáez están dando palos? ¿lo sabes?, te dije que les
metieras ocho meses de prisión y tú emperrá en cuatro, pues ahí los tienes, mira que
bien se han reinsertao o como se diga
M: Hey (chascaba dos dedos delante de sus ojos) quédate con esto, Kabul... permiso...
Kabul, no voy a hablar ni discutir sobre trabajo estos días ¿vale?
E: Jum, pero es que (suspiraba) está bien, amonos pa dentro que me he cabreo un poco
M: No, todavía no. Repito, préstame mucha atención, concéntrate en mi y sobre todo no
me interrumpas
E: Que seriedad (recibía un beso) así mejor, enga
M: Bien, yo (suspiraba buscando calmarse, mientras unía sus manos a las de ella-yo,
quería... quiero... lo he pensado mucho y... (volvía a suspirar) amor quiero que si tú
quieres, que difícil es esto (sonreía nerviosa)
E: Espera, ven (juntaba sus frentes) sigue
M: Esther, que
E: Que sí (la cortaba con sus frentes unidas)
M: ¿Que... que... que si qué?
E: Que sí, que quiero jugar a las casitas contigo lo que me quede de vida
M: Esther (casi se deshacía) amor (se unían en un beso muy sentido)
E: Pero espera, hablamos de lo mismo ¿no? Casarnos y eso
M: Sí, ¿cómo lo has sabido?
E: La policía no es tonta muack (la besaba)
M: No eres policía muack (la besaba también)
E: Es igual, ¿y cuándo?
M: Hoy, nos casamos hoy (sonreía feliz)
E: ¿Cómo? (su mano acudía rápida a tirar de su pelo)
M: Jajaja (cogía su mano) no te pongas nerviosa, nos casamos en una hora
E: Que es que..que..es, bésame o me encasquillo (lo hacía)
M: Lo justo para que saludes a todo el mundo y yo me ponga monísima
E: Jejeje ufff, creo... creo que me estoy poniendo muy nerviosa
M: No, escúchame, son nervios buenos no pasa nada. Amor (volvía a coger su rostro)
sé que nosotras no vamos por tiempos, ni nos importan los papeles, pero estás en Kabul
y después volverás con el Coronel. Si... si pasa algo (se emocionaba) si algo sale mal,
quiero que a quien llamen sea a mí, no quiero tener que discutir ni pelear para imponer
nuestra relación, casarnos es lo más efectivo para que respeten mi derecho a saber de ti,
a saber si... si..
E: No vayas a llorar, no me va a pasar nada (como siempre le demostraba todos sus
sentimientos juntando sus frentes)
Marcada 258

M: Dime que no, dime que vas a estar bien y que no te va a pasar nada
E: Jum, ya lo verás
M: Me muero si te pasa algo amor, me muero

Raúl: Pepe (lo apartaba un momento)


Pepe: ¿Qué?
Raúl: ¿Como van las apuestas?
Pepe: Veinte a uno a que dice “jum”
Raúl: Joder, así vamos a tener que repartirnos la pasta entre un montón
Pepe: Es que casi nadie apuesta a que va a decir “sí”. Ahora como diga “sí”, el que haya
apostado por eso se forra jejeje
Pedro: Consuegro (llegaba hasta ellos) no te lo tomes a mal, pero con razón dicen que
la especie mejora y evoluciona, solo hay que ver la chaqueta de tu canija y la tuya
jaajaja
Pepe: Serás cabrón
Pedro: A ella ni se le pueden contar las medallas y tú tres jajaja, ¿son de consolación?,
¿o te ha dejado ella alguna?
Pepe: Que peazo cabroncete estás hecho, porque me caes bien sino, ya estabas tragando
hierba

En: Agárrame las manos Cruz, que se me van solas, mira como se me ha quedao mi
niña
C: Encarna, hoy no es el día
En: Lo sé y encima otro sacramento que hace vestida de verde
C: Jajaja si, pero está muy guapa
En: Sí, lo poco que se la ve sí, al final se despeina con tanto tirarse del pelo, Esther (la
llamaba)
E: ¿Qué? (llegaba hasta ellas)
En: Deja el pelo ya (se lo peinaba en movimientos no muy delicados)
E: Pégamela ya (le ponía su nuca delante)
En: No
E: Que sí
En: Que te he dicho que no
E: Pues deja de amenazarme con la mirada auch
En: Ya te has llevao un pellizco sigue y verás
C: Jajaja
E: Cruz (agarraba sus manos) dame algo, que estoy de los nervios
C: Jajaja no, tienes que controlarlos, estos son de felicidad
E: Pues bésame por lo menos (pataleaba)
En: Esther, que está toda la familia Wilson
E: Pues los beso a ellos también (daba un pico rápido a Cruz y se tocaba el culo)
C: Jajaja
En: Compórtate y no la líes o te estaré dando collejas hasta el último día de mi vida y
cuando te pregunten si quieres
Pepe: Me llevo a mi canija un momento (interrumpía a propósito llevándosela de allí)
uff por poco
E: Por poco ¿qué?
Pepe: Nah, menua preguntona has vuelto
Marcada 259

E: ¿Pues no ves que andáis ocultándome cosas?

Ana: Deja ya el dedo (se lo retiraba de la boca)


M: Estoy nerviosa
Ana: Vaya la dama de hierro nerviosa, que fuerte
M: Tonta, ¿cómo estoy?
Ana: Despampanante, y no lo chupes más
M: No solo me ha pegado algunas de sus palabrejas creo que sus tics también
Claudia: Jajaja si tú estás así, habrá que ver cómo está la sargento, menos mal que has
contratado video, esta boda va al facebook de inmediato. Ay... mi cabezón también está
inquieto

Pepe: Que listilla ha sido mi nuera


Pedro: ¿Por?
Pepe: Nos ha dejao sin despedida de soltera
E: Cago en... es verdad, que lista que es
Raúl: Joder, la que hubiéramos liado
Pepe: Pechuguis a mansalva
Pedro: Jajaja es una Wilson, que os creéis, lo tenía todo pensado
E: Es igual, la haremos conjunta cuando te cases con Clau
Fran: ¿Que haréis?
Raúl: Mi despedida y la de Esther
Fran: Mi hermana te la ha jugado Sargento
E: No empieces, no me provoques, que me tengo que portar bien
Fran: Jajaja a mi avisarme, que yo eso no me lo pierdo
V: No es por fastidiar, pero ¿las despedidas de soltera no son solo mujeres?
Pepe: Ya está el esaborio, pues claro que habrá mujeres, no te digo
Raúl: Mi chica ya viene, eso es que vamos a empezar
E: Pero... pero... (miraba la gran barriga de Claudia aproximándose a ellos) ¿ahí lleva a
mi sobri o a toda la guardería? Auch (recibía una colleja de Raúl)
Fran: Jajajaja que tía
Claudia: Hola (llegaba hasta ellos) intenta abrazarme ()abría sus brazos para recibir a
Esther)
E: Jejeje, mare mía Clau (la abrazaba como podía)
Claudia: No te pases ni un pelo

Rosario: Macarena (la miraba orgullosa, viéndola enfundada en un largo vestido, color
hielo, de escote halter, cinturón de raso en la cintura y cabello semirecogido, dejando
escapar algunos mechones)
M: Mama yo... yo siento si esto no es lo que tu
Rosario: No importa (la cortaba) tu padre tiene razón, lo importante es que sonrías
como lo haces estando con ella y al final, la boda sí es, lo que yo había imaginado
M: Casi
Rosario: Un detalle sin importancia
M: Pero no te confíes, estará nerviosa y puede que llame la atención en algo, ella es así
y así la quiero
Rosario: Lo sé, venga vamos a salir ya
Marcada 260

E: Doña Carmen
Carmen: ¿Qué?, deja el pelo quieto y ponte el tricornio
E: Jum (lo hacía) pero abrevie, abrevie que ando un poco nerviosilla, sáltese eso de en
la enfermedad y en la salud y to el rollo ese, usted al grano
Carmen: Jajaja, yo no tengo que decir nada de eso, es una boda civil
E: Ah... es igual, usted directamente pregúntenos
En: Eh (tiraba de su brazo) ¿qué te he dicho?, cállate y gírate que ya mismo sale
E: Dios (se tapaba la cara con las manos) no sé si lo voy a soportar, no lo sé
Pepe: Canija ven aquí (la cogía por la solapa y hacía que sus frentes se uniesen) estate
tranquila
E: ¿Que te has echao en el bigote?, hueles a nenaza

Carmen: Si algún día tienen hijos, me pido estar al lado de la sargento para no
perderme ni una de sus reacciones (murmuraba para ella)

Pedro: Esther (se acercaba a ellos)


E: Suegri (dejaba a su padre y se abrazaba a él)
Pedro: Jajaja, pero si esto pasa volando y ni te enteras
E: Ya, pero ha dicho que se iba a poner monísima y yo me conozco y lo mismo...
Pedro: Esther cuidado que es mi hija

V: El de los videos, se forra hoy, todos vamos a querer copia (decía sentados en las
sillas puestas en el jardín, contemplando la escena)
C: Sushh, ya vienen (se giraba hacia el lugar por el que ya aparecían Rosario y Ana)

Rosario: Estás muy guapa Esther


E: Usted también suegri (como no, se abrazaba a ella)
Rosario: No es por presumir, pero Macarena está guapísima
E: No me diga eso, no lo haga
Rosario: Colócate ahí bien (la colocaba y ajustaba su ropa)
En: No te preocupes Rosario, ya lo hago yo
Rosario: Si no me importa
En: Ya pero mujer

Ahí seguían debatiendo quien la arreglaba, pero la arreglada ya solo podía prestar
atención a quien aparecía por el pasillo central y terminaba de desatar sus nervios

Llevando sus manos a su cara y abriendo sus dedos para mirarla caminar hacia ella
sonriendo

E: Cachis en la mar
En: Esther no (tarde, la nombrada no esperaba a su chica en el escenario dispuesto para
recibirla y celebrar la unión y salía a su encuentro)

Dejando a los consuegros con la boca abierta y provocando las sonrisas del personal
sentado en las sillas
Marcada 261

E: Maca (se encontraban a mitad del pasillo)


M: Amor (se fundían en un beso, tirando el tricornio al suelo por el movimiento)
E: Estás... estás... estás increíble
M: Tú también

PUMP se escuchaba un gran cohetazo

Raúl: Mi Brigada que todavía no se han casado


Brigada: Que más da, con toda la traca que he traído hoy formo unas fallas

V: Creo que eso es después de casarse (alzaba la voz)


Pepe: Y el esaborio, lo cansino que puede ser, lo siento Cruz, que mal gusto tuviste
C: A mí me gusta y mucho (contestaba emocionada al verlas así)

Ana: Soltando, que tenéis a la decano esperando jajaja

M: ¿Nos casamos? (ignoraban al resto)


E: Enga (entrelazaban sus manos dirigiéndose hacia la decano)

Pedro: Pepe, doblo a que dice “sí”


Rosario: ¿Qué doblas?
Pedro: Nada, ¿qué voy a doblar?

En: Pepe, ¿qué lío llevas?


Pepe: Ninguno, ¿qué lío voy a llevar? enga que ya se han despegao

Carmen: Nos encontramos hoy aquí reunidos, para unir en matrimonio a Macarena
Wilson y Esther García. Antes de dar lectura al acta matrimonial me gustaría dirigir
unas palabras a todos los presentes y en especial a vosotras. Ante todo, muchas
felicitaciones por haberos decidido a dar el gran paso que supone unir vuestras vidas. En
estos momentos constatáis ante vuestros seres queridos, que habéis encontrado en la
otra, a esa persona que os completa y con la que merece la pena pasar el resto de vuestra
vida

Ahí la Decano dirigiéndose a los allí reunidos y ahí tenemos a la Sargento agarrada por
una mano a su señoría y con la libre agarrándose un cachete de su culete, mientras las
personas allí congregadas, trataban de controlar las risas que les provocaba tal imagen

En: Deja la mano quieta (le exigía en voz baja, sorteando a su marido puesto al lado de
la Sargento, para retirar su mano)
E: Jum (contestaba a su modo y nuevamente se escuchaban las risitas que se le
escapaban al personal que contemplaba la ceremonia, más pendientes ya de Esther, que
de la boda en si)

Carmen: Tolerancia, respeto, paciencia, cariño, confianza, capacidad para perdonar las
faltas de la otra y amor, son los ingredientes imprescindibles de esa formula mágica y
secreta que os dará la felicidad...
Marcada 262

Desviaba su vista de la decano a su madre y al ver su mirada amenazadora se soltaba de


su señoría para llevar esa mano al cachete más próximo de su chica

Pedro: Esther, que es mi hija coño (murmuraba retirando la mano)


E: Jum (no daba para más)
M: A ver, ya me ocupo yo

Todos: Jajaja (ya ni siquiera trataban de disimular las risas, provocando que la Decano
cesara provisionalmente sus palabras y que Esther se volviera hacia ellos)

E: Jejeje ¿qué pasa?


M: Nada, no pasa nada, quítate esto (le quitaba el tricornio entregándoselo a su suegro)
y ahora quietecita en mis brazos (la abrazaba por la espalda)
E: Que largo se me está haciendo esto cary (susurraba para que solo la oyese ella)
M: Jajaja, estate quieta y terminamos ya (besaba su mejilla, olvidándose del resto, otra
vez)
Carmen: Ejem (carraspeaba) cuando queráis os caso
E: Jum, enga

Todos: Jajajaa

E: ¿Pero que les pasa? (intentaba girarse sin conseguirlo y la que sí lo hacía, era su
señoría que miraba a los allí presentes como miraba a los delincuentes en su despacho
cuando quería que callasen)

Todos: Joer... como se nota la toga... le ha faltado el silencio en la sala... un mazo, que
alguien le de un mazo... cuidado que nos manda a hacer puñetas (esas eran algunas de
las diferentes murmuraciones que la mirada de su señoría provocaba)

E: Jejeje, muy bien cariño, que sepan quien manda jejeje que les quede clari (se callaba
al toparse con la mirada fija de la Decano) mejorando lo presente, claro
Pepe: No me seas pelota canija (hablaba bajo)
En: Pepe (le regañaba) a ver si ahora vas a empezar tú
E: Mira como te mandan callar listillo
Pepe: Deja que acabe esto y te coja
E: Enga ya nenaza, nuevo perfom tu bigoton jejejeje auchh (recibía un mordisco en su
mejilla) Carmen cáseme ya

Todos: Más fuerte que aquí no se oye jajaja

Carmen: Esto es de todo, menos serio. Mejor voy directa y no leo los artículos, Esther
quieres contraer matrimonio con Macarena

Todos: Sushhhh (se mandaban callar unos a otros pendientes del ansiado momento)

Carmen: Repito (asesinaba a discreción con la mirada a todo al que su vista veía)
Esther ¿quieres contraer matrimonio con Macarena y efectivamente lo contraes en este
acto?
Marcada 263

De repente el jardín quedaba mudo, en un increíble silencio, solo asaltado por los
movimientos inquietos en las sillas, el canto de los pájaros y el crepitar del agua de las
fuentes

En esos instantes muy diferentes eran los pensamientos de algunos de los allí presentes

Pepe: (“enga canija, no me puedes fallar ahora”)


En: (“se me casa, mi niña se casa, todavía me parece mentira, con lo que llevamos
pasao con ella, y encima mira que nueraza me ha buscao y como me la sabe controlar.
Solo espero que diga si”)

Claudia: (“es muy romántico. ¿Nos dejarán casarnos en la iglesia así de abrazaditos?.
Después de que nazcas cabezón, ahora sería imposible que tu padre me abrazara así”)
Raúl: (“me da igual lo que conteste, me han jodido la apuesta”)

Pedro: (“di que sí, que se queden todos helados, como digas que sí os cambio la
pilarica por un buque”)
Rosario: (“pues así abrazadas quedan genial, monísimas, de portada del Hola.
Calladita gana mucho, después empieza con sus tics y su forma de hablar y... pero es
tan tierna y cariñosa, que no puedo tenerselo en cuenta”)

V: (“¿qué harán cuando vuelva con el Coronel? ¿En la plantilla de personal pedí el
cambio de su puesto? Sí, lo hice, ahora el jefe del área de investigación es de libre
designación, si logro que no se ocupe, en cuanto ella pueda pedir, es suya”)
C: (“¿habrán hablado?, porque ojeras se les ve a las dos. Yo espero que esta vez hayan
hablado algo. No me puedo creer que este viendo su boda, ya era hora que tuviera algo
de suerte”)
Candela: (“que peñazo de bodas, yo paso tela de todo esto. Menos mal que tengo el
talk y puedo chatear con Lis”)
María: (“que guay ez mi chicle, mira como ze eztira y ze eztira y ze eztira... y ze eztira,
ze eztira, ze...”)

An: (“como se les nota, que han desfogado a lo loco, eso se ve a leguas. A ver si la ex-
mujer de Emilio, nos deja un poquito en paz y podemos pensar en algo así para
nosotros. Que guapísimo he vestido a Pablo y que poco se parece a la perr... de su
madre”)
Emilio: (“¿podré yo casarme con Ana?, creo que me parecería a Esther, no me lo
creería”)
Pablo: (“como mola la fuente esa del niño meando, en cuanto Ana me suelte voy pa'llá
y me llevo a María jejeje... alguien se va a mojar”)

J: (“tiene narices que este asistiendo a su boda, todavía tiene la suerte de casarse con
una Wilson, por lo menos ya no tengo que soplar lo que hace con su vida. Y al final no
me ha servido para nada, el Coronel es un pedazo de cabrón, mucho prometerme
ingresar en el grupo y al final nada”)
L: (“que bien ha entrado ella en una familia tan rica y peripuesta, y que poco se
parecen a los Sotomayor, todo el día haciéndome la vida imposible”)

Fran: (“mi hermana con mi cuñada se asegura la expulsión de su vida del


aburrimiento”)
Marcada 264

MiriaM: (“todo muy tierno y bonito, pero eso de estar ahí abrazadas no es
protocolario, no, es un poquito vulgar. Y no es justo, yo tuve que casarme super recta y
con mil protocolos distintos. Ahora que lo pienso, mi concuñada ha bajado el
estiramiento de esta familia. Que ahora puedo venir en jeans y mi suegra no me fusila
con la mirada”)

Rober: (“hola, yo soy Rober el hermano menor de Maca, es la primera vez que salgo.
Pues eso, que sepáis que existo”)
Frígida: (“hola, yo soy la tía Frígida y no acepto chistes fáciles, ya tengo bastante con
mi sobrina y mi cuñado”)

Mejor los dejamos ahí y volvemos a la ceremonia que nos ocupa. Estábamos en el
momento justo en el que Esther, abrazada por Maca, debía contestar

Carmen: Esther (la apremiaba)


E: Jum... claro que quiero

Pepe: Toma ya, ahí lo llevas consuegro (casi saltaba como todos los que habían
apostado por el “jum”)
Pedro: Cago en (se quejaba como los pocos que habían apostado por el “sí”)
Rosario: Pedro que forma de hablar es esa (le regañaba)

E: Pero... pero ¿qué pasa? (se soltaba de su abrazo, por el escándalo que se formaba)
M: Dios mío, cuando no es ella son los demás. Pues yo a todos no los puedo abrazar
Carmen: Silencio (se cansaba del cachondeo) ya está bien, parece mentira que los aquí
reunidos, seáis en su mayoría miembros de la Judicatura y de la Guardia Civil
E: No se enfade, es que son un poco, cago en la leche (salía su carácter y se volvía hacia
el personal) si me queréis callarse
M: Jajaja, te ha quedado un poco Lola Flores cariño
E: ¿Quien?
M: Una, que más da
E: Es igual, Carmen pase de ellos, usted solo cuente con nosotras y tú (se giraba hacia
Maca) ven pa'cá (tiraba de ella cogiéndola por la cintura) en cuanto juntemos las frentes
pregunte (lo hacían)
M: Sonríe un poco amor
E: Es que me han cabreao, bésame un poquillo que se me pase
M: Jajaja (lo hacía)
E: Dele caña Carmen (ahora sonreía feliz)
Carmen: Esther ¿quieres contraer matrimonio con Macarena y efectivamente lo
contraes en este acto?
E: Sí quiero (nada más decirlo la besaba con sus frentes unidas y sus manos
entrelazadas)
Carmen: Macarena ¿quieres contraer matrimonio con Esther y efectivamente lo
contraes en este acto?
M: Sí quiero (repetía la anterior acción de su chica y se fundían en una gran beso,
ignorando los aplausos, cohetes y vítores que se formaban alrededor) Amor, te quiero
E: Yo también
Carmen: Como Magistrada de la República Independiente de Justicia, yo os declaro
unidas en matrimonio... Dios, ha sido peor que un parto múltiple, en pleno metro
madrileño ocupado por los del 15 M
Marcada 265

Candela: (“yo sigo pasando tela de las bodas, pero acabo de recibir un talk de Lis
diciendo que se han olvidado de los anillos. ¿Esto lo tengo que decir o paso?”)

**********

V: Eso es cosa de la escritora seguro


Pepe: Ya está otra vez el esaborio, que no respeta ni a la jefa
Gemo: Gracias Pepe, es culpa vuestra que siempre estáis de guasa, y si hay una
próxima historia listo, tú no sales
Pepe: Jajaja por esaborio, ahí le has dao Gemo, ahí le has dao
Gemo: Pepe cuidao, tampoco te pases

**********

E: Tiene que vomitar, créame, se de lo que hablo (le decía en el jardín fuera de la gran
carpa donde se desarrollaba la celebración)
Pedro: No puedo, no sé provocármelo
E: Cago en la leche suegri, al final se van a coscar
Pedro: No puedo, será mejor que nos entreguemos
E: ¿Pero qué?... jejeje mare mía el pedal que ha cogio suegri (se quedaba pensando)
suegri
Pedro: Jum
E: Jejejeje copión, dígame ah
Pedro: ¿Para qué?
E: Dígamelo
Pedro: Ah (lo hacía e inmediatamente unos dedos entraban por su boca directos a la
garganta) aghhhhhhhhhhhh (comenzaba a vomitar hasta su primera maicena)
E: Que asco aghh, mire lo que me ha hecho hacer
Raúl: ¿Como vais?
E: Le acabo de meter los dedos jejejeje mare mía como suena eso
Raúl: Jajajaj, sí que suena mal si. Traigo los cafés
E: Uff, venga termine de echarlo todo y este cafelito lo dejará nuevo, que aun es media
tarde
Raúl: Rapidito que ya empiezan a preguntar por vosotros y eso que tu padre se está
empleando a fondo, con su rumbeo
E: Alguien tiene que quitar al Brigada de dijey, nos falta la de los agujeritos (prestaba
atención a la música) cago en la leche, ¿es la que suena no?

De agujeritos lere de agurejitos te voy a comprar unas bragas de agurejitos, pa cuando


tú te agaches, te entre el fresquito. Y con orgullo te voy a comprar unas bragas, y con
orgullo te voy a comprar unas bragas para el chichi tuyo...

Pepe: Enga Rosario mueve ese cuerpazo que dios te dio (bailaba todo aflamencado en
camisa y sin corbata)
Rosario: Jajaja Pepe, que gracioso eres (rumbeaba toda orgullosa, mientras Encarna a
unos pasos ponía sus ojos en blanco)
Pepe: Cuidao, por menos se me enamoran
Marcada 266

De filigrana lere de filigraba, te voy a comprar unas bragas de filigrana, pa cuando tu


te agaches te entren masganas...

Pepe: Ira mi nuera (la veía llegar rumbeando hacia ellos) guapa, guapa y guapa
M: Jajaja Pepe, usted sí que es guapo (llegaba bailando hasta él)
Pepe: Ven pa'ca (la atrapaba por la cintura bailando)
M: Ya me está diciendo (le hablaba en el oído) donde andan su canija y mi padre
Pepe: Eh... no sé yo donde
M: Pepe (lo cortaba) que nos conocemos
E: Ya estoy aquí (se pegaba a su espalda, besando su hombro) tu padre que necesitaba
un cafelillo (guiñaba un ojo a su padre)
M: Ah (seguían bailando los tres agarrados) no seré yo quien me queje de tener al dúo
canijero para mi, pero estamos dando el cante
Pepe: Pues vamos a darlo un poquillo más (ahora era él el que guiñaba un ojo a su
canija y su canija respondía pegándose todavía más a su espalda) canija (la nombraba
ahora emocionado por el alcohol que ya empezaba a denotarse)
E: Jejeje llorón (a través del hombro de su chica unía su frente a la de él, mientras la
dueña del hombro giraba su cabeza mirándolos como podía) ahora (a su orden ambos la
besaban en los labios)
M: Pero... (se quedaba muerta) pero...
Pepe y E: Jajaja (se descojonaban a dúo)
M: Ni me he enterado (reaccionaba) besarme otra vez correr (lo hacían dándose un pico
de a tres) jajaja, que obedientes sois
Pepe: Clavaitos, me voy a por mi consuegro
M: Cariño ven aquí (tiraba de ella para agarrarla de frente)

Rosario: Jajaja Encarna, pues no me ha parecido ver a mi hija, la tuya y tu marido


besándose
En: Jejeje eso es el licor de coco (le contestaba) siempre liándola, siempre liándola y
dando el cante (murmuraba para ella y le faltaba patalear mientras bailaba)

Pedro: Quieto todo el mundo (subido en el escenario, tricornio puesto e imitando con
su mano la figura de un arma dejaba a todos parados, haciendo que el Brigada parase la
música) todo el mundo al suelo (lo volvía a hacer imitando a Tejero) dios que ganas
tenía de hacer esto. ¿A que os he acojonado?

Rosario: Pedro (gritaba su nombre al borde del histerismo)


Fran: Me parto jajaja
Pepe: Pero... ¿qué le ha dao?
E: Cago en la leche suegri
M: Esther (otra que gritaba histérica)
E: ¿Y por qué me nombras a mí? ¿yo qué he hecho?
M: Bájalo de ahí
Ana: Jajaja como no ibas a ser jueza, con lo poquito que te gusta mandar jajaja
V: Pues con bigote lo hubiera clavado

Me casé con un enano salerito, pa jartarme de reír, pa jartarme de reír, me casé con un
enano, le puse la cama en alto y no se pudo subir, ole ahí ese tío que va ahí...
Marcada 267

La música en plan verbena volvía a sonar, mientras Esther, Pepe y Fran subían a por
Pedro

E: Fran ocúpate de la música o en nah, nos pone paquito el chocolatero.


Pepe: Canija, no seas cortarrollos, el paquito hay que bailarlo
E: Cuando yo me vaya a pegarme un men (rectificaba) cuando vaya a quitarme el
uniforme, lo ponéis
Pedro: Esther ¿has visto que bien lo he hecho?
E: Jum, pero vaya relajando, que a quien regañan es a mi

Fran: Cuñada a ver si esta te gusta (daba al play y comenzaba a sonar la canción del
momento, en realidad la canción de los últimos meses)

Nossa, nossa assim você me mata


ai se eu te pego, ai ai se eu te pego
Sábado no balada
a galera começou a dançar

Nada más comenzar a escucharla, la reconocía, y aún subida al escenario, se giraba


rauda hacia la pista buscando a su chica en ella, cruzándose con su mirada al momento y
obedeciendo a lo que los ojos de la misma pedían

Que no era otra cosa que saltar del escenario, casi cayéndose cuando pisaba suelo,
porque si después de cuatro meses en botas, te calzas unos tacones de la guardia civil y
te pegas el día de pie, dichos pies pueden acabar muy lastimados, e ir a su encuentro,
bailando como ya lo hizo una vez

Pero muchas cosas habían cambiado desde esa primera vez, el personal que había en la
pista, ahora se apartaba formando un corrillo, convirtiendo este baile en el principal de
las novias, Maca no se cuestionaba nada y se dedicaba a esperarla bailando con una gran
sonrisa en su rostro y Esther...

Esther improvisaba un baile medio streptes, quitándose la chaqueta, ante los vítores y
aplausos de los allí reunidos que pedían más

Obedeciéndolos, ahora ya enfrente de su chica, quitándose el chaleco ayudada por una


Maca, que perdía cualquier rastro de vergüenza y se dejaba llevar por el ambiente
agarrándola por la corbata

E: Hora de quitarme el uniforme, ¿que no?


M: Ya, seguro es que para eso, segurísimo

Pepe: Oye, ¿tú eres un poco celosón no?


Pedro: Sí, la verdad es que sí, hasta ahora solo de Rosario y de mi hija, pero creo que
empiezo a celar también a tu canija
Pepe: Jajajaja pues vas habiao, con esa vas habiao. Que bien se deja desnudar moviendo
el culete jajaja clavaita a mi, clavaita
Pedro: Pero, ¿la va a desnudar entera?
Pepe: Que va, mira que agarradita de la corbata, se la lleva ahora
Marcada 268

Pedro: Vale ya Pepe no quiero saber más, que es mi hija coño


Pepe: Y a la que se llevan es la mía, no te digo

M: Amor, no nos podemos dormir (tumbada junto a ella en su dormitorio de la finca


Wilson, dejaba caricias en su espalda)
E: Estoy reventa (boca abajo disfrutaba de sus caricias)
M: Ahora bajamos un rato, nos despedimos y nos vamos
E: Jum, pero hoy ya no saco a la pili, dormimos en el puerto
M: Sí, ya mañana descansaditas nos vamos. Hasta aquí llega el jaleo
E: Nosotras pasamos, estos son capaces de quedarse celebrando días, amos como en
una boda gitana
M: Jajaja sí, nos hemos casado amor
E: Jum, pero creo que la noche de bodas va a ser sosilla
M: No
E: ¿No? Ufff yo creo que no puedo más, aunque un último esfuerzo puedo hacer
M: Jajaja yo tampoco puedo más. Pero anoche ya la tuvimos y ésta con estar contigo,
después de estos meses, me basta para que sea genial
E: Jum, eso es verdad
M: ¿Cuando te he mentido para que siempre me contestes así?
E: Jejeje, yo que sé, auchhh (para variar recibía un mordisco) no me muerdas, que
todavía adelanto el esfuerzo
M: No, ni en broma, me duele todo el cuerpo. En mi vida he sentido tantas agujetas
E: Pues ya sabes lo que dicen de las agujetas, pa quitarlas hay que machacarse más
M: No Esther, ni lo pienses, ni siquiera te lo imagines
E: Jejeje ya veremos
M: Te he dicho que no
E: Y yo te digo que ya veremos
M: Cabezota
E: Un poquillo nah más. Lo justo y necesario (se incorporaba lo imprescindible para
subirse encima de ella)
M: No seas creída
E: Mare mía, la barbie y la pequeña monster recién casaditas, en la camita de la barbie
pueril e inocente
M: Jajaja, te he dicho que no y es no
E: Jolines y la ropa interior espectacular, ¿para cuándo?
M: Ah pues, para cuando la barbie este super descansada, antes no
E: Pero que mis chicas quieren saber cómo es (casi pataleaba)
M: Tendrán que esperar a otra escena. Ahora bésame

Pepes: Onde lire lire, onde lire sígueme, sígueme (Pepe y Pedro, agarrados por los
hombros y subidos en el escenario, Pedro con tricornio puesto, amenizaban la velada,
provocando las risas del personal que los contemplaba en semejante situación, sobre
todo, cada vez que pronunciaban el sígueme y paraban moviendo sus culetes a la vez, y
guiando a los que bailaban según sus indicaciones y las de la canción) Ahora todo el
mundo nos vamos poco a poco abajo, todos
juntos, y abajo, abajo, abajo, abajo, abajo, abajo...
Y ahora poco a poco arriba,
y arriba, arriba, arriba, arriba, arriba, arriba...
Marcada 269

E: Mare mía, esto parece la verbena del pueblo, faltan los churros y el chocolate
(regresaban a la carpa, ya cambiadas de ropa, una con pantalones negros y camiseta gris
de cuello abierto, con caída en un hombro, para variar que se nota que a la escritora ese
tipo de cuello le gusta y mucho, y otra con vestido, palabra de honor corto de color gris)
M: Jajaja, mi padre se va a pasar una semana en la cama, verás

T: Ya están aquí los churros (aparecía en la carpa, seguida de varios camareros


empujando carritos, repletos de lo nombrado)

E: ¿Que te he dicho?
M: Lo más fuerte, es que a mi Tía Carmen en la vida la he visto despeinada y mírala,
con el tocado a medio caer
E: Jejeje ahora no parece una gallina, ahora parece un pavo con el moco colgando jejeje
Pedro: Macarena (como podía llegaba hasta ellas) báilate un pasodoble conmigo hija.
M: Pero... ¿tú sabes?
Pedro: Jum
E: Que no sea copión jejeje que tío. A le cariño, échate un bailecillo que yo voy a
saludar a mi sobri (se despedía de ella con un beso y caminaba hacia la mesa donde
Claudia y Cruz charlaban sentadas)

C: Si puedes trabajar aún, haces bien retrasando la baja, así podrás estar más tiempo con
él, cuando nazca
Claudia: Sí, además Maca me está descargando de mucho trabajo, con lo cual, trataré
de retrasarla lo máximo posible
E: Jejeje, que vaguillas estáis hechas, no me aguantáis nah
C: Mira la que habla, si no puedes ni tenerte en pie
E: Uff (se dejaba caer en una silla) mi chica y el bodorrio, van acabar conmigo
Fran: Cuñada (llegaba hasta ellas) vamos a tomarnos una copita (se acercaba a su oído)
que bien va tu truco, ese de vomitar para seguir bebiendo
E: No, eso es una emergencia, no te vayas a enviciar que eso es tela de duro
Fran: Tranquila, que yo controlo
E: Cago en la leche, no me acojones que yo decía eso y no sabes cómo acabé. Ahora
mismo aviso a tu madre
Fran: No, ni se te ocurra, te quedas sin copa (se marchaba)
E: Que alguien lo siga, que se me envicia, que yo no puedo moverme, cachis en la mar
con lo que yo he sido
Claudia y C: Jajaja
E: Reíros total, bueno a lo que venía, enséñamela Clau
Claudia: ¿El qué?
E: A mi sobri, ¿qué va a ser?
Claudia: Ya la estás viendo (se señalaba su abultada barriga)
E: Así no, destapada que quiero besar a mi sobri
Claudia: Sí, estás que me destapo yo aquí
E: Que Cruz nos cubre
Claudia: No
E: Que sí
Claudia: Que no
Marcada 270

E: ¿Pero por qué siempre tengo que estar igual?, verás como Raúl me la enseña
Claudia: Poco pinta Raúl en esa decisión
E: Jolines (pataleaba) es el padre pinta mucho
Claudia: Es el padre de lo que hay dentro, lo que lo cubre es mío solamente
E: Enga, si es un besillo y un mirar solo
C: Jajaja Claudia por favor, hazlo o nos pasamos así, lo que quede de boda
E: Jejeje enga
Claudia: Pesada es poco, Cruz tápame bien que tengo que levantarme todo el vestido
C: Jajaja, listo (la cubría, quedando encerrada entre la mesa y Cruz)
Claudia: Ahí tienes todo lo que ocupa tu sobrino (se la mostraba)
E: Mare mía (se tapaba la cara) que bonita que es (provocaba la sonrisa de ambas)
Raúl: ¿Qué hacéis?
E: Raúl, es la leche (acariciaba la barriga)
Raúl: Sí que lo es (se arrodillaba con ella) mira si le hago esto jajaja ¿ves? Me saluda,
pon la mano aquí (la guiaba hacia el lado en el que los movimientos del bebe se
percibían)
E: Cachis en la mar, esto da más subidón que toda la harina de Colombia
Raúl: Pues yo no la he probado, pero seguro que sí
Claudia: ¿Puedo ya bajarme el vestido?
E: Jum (besaba la barriga) tápamelo, no vaya a coger frí
Claudia: Encima ahora mandando.
Raúl: Nosotros nos vamos ya, ¿verdad Clau?
Claudia: Sí, estoy muy cansada. ¿Dejarás que te veamos antes de irte a Kabul?
E: Claro (la achuchaba)
Raúl: Vamos a despedirnos de Maca, me llamas petarda
E: Jum (lo achuchaba)
Raúl: Disfruta de estos días
E: Lo haré, enga irse ya, que no son horas de que mi sobri ande en la calle jejeje (los
veía marcharse tras despedirse de Cruz) que bien que se vería mi barbie de barriguitas,
¿que no Cruz?
C: Jajaja no sé yo, si le gustará pasar de barbie a barriguitas, con lo presumida que es
E: Aysss (suspiraba apoyándose en una mano y uniendo la otra a la de Cruz) me he
casado
C: Si (apretaba su mano sonriendo)
E: No sabes lo bien, que se ha rehabilatao mi chica
C: Jajaja dicho así, parece que hables de otra cosa. Se te ve super feliz
E: Lo estoy, bésame un poquillo
C: ¿Es para demostrarme lo rehabilitada que está?
E: Jejeje no, es que te he echado mucho de menos Cruz
C: Y yo a ti
E: Y sí, ahora no tenemos que escondernos para darnos picos, que mi chica lo entiende
C: Por eso ahora te aprovechas y besas a todo el que se ponga delante
E: Jejeje no, solo a quien quiero
C: Yo también te quiero (unían sus labios en un pico sentido)
M: Ejem (carraspeaba delante de ellas)

Rosario: Hace rato que no tomo licor y sigo viendo a tu hija besándose con todo el
mundo, que extraño
Marcada 271

En: Jejeje sí, será la luz o que sé yo (le contestaba “la madre que la parió, que soy yo
misma” murmuraba)
Rosario: Pero... (paraba su baile al ver ahora a su hija, su nuera y Cruz dándose un
pico) esto ya no es la luz ni el licor, mira hacia allí
En: La madre que la parió (casi gritaba) ejem (carraspeaba) ella demuestra así su
cariño, no lo vayas a tomar mal
Rosario: No, pero a mí no me ha besado. ¿No me tiene cariño?
En: Dale tiempo, tú dale tiempo

Y los días tras la boda transcurrieron entre...

M: No... uhm... no puedes tocarme (acomodada encima su chica, disfrutaba dándole


placer, sin dejar que la tocase, solo mostrándose ante ella con una mini bata de seda
negra abierta, dejando ver así, la ropa interior del mismo color que lucía debajo de ella)
solo puedes besarme... no pares de besarme
E: Jumsssss (contestaba como podía, con la espalda semiapoyada en el cabezal de la
cama. Provocando la sonrisa excitada de Maca contra su boca, quien abría los ojos para
encontrarse con esos otros, totalmente dilatados por la excitación y el placer, que estaba
recibiendo, no solo por las caricias a las que su pubis estaba siendo sometido, sino por
la imagen que tenía ante ella)
M: Me encanta... cuando me miras así
E: Jumssss

Volvía a contestar provocando otra vez la sonrisa de quien se lanzaba a por sus labios,
mordisqueándolos de a poco, saboreándolos sin ninguna prisa, reteniendo su excitación,
mientras sus dedos buscaban, dentro de ella, esa zona que le hacía suspirar.
Imprimiendo más ritmo, al ser consciente de que el gran momento llegaba. Abriendo los
ojos para no perder detalle de su rostro cuando éste se producía

E: Mae... mae mía (dejaba escapar todo el aire de sus pulmones)


M: Jajaja... uhm... (le era imposible separarse de esos labios y esa lengua) ya... puedes
tocarme
E: No
M: ¿No? (preguntaba extrañada apoyando su frente en la de ella, interrumpiendo un
beso que parecía no tener fin) Esther (la nombraba excitada sin entender el juego que
los ojos de la nombrada mostraban. No pudiendo evitar pegar su cuerpo más a ella,
buscando el consuelo que, parecía no querer darle)
E: Tienes (volvía a unir sus lenguas en un beso semiabierto) tienes mi cuerpo, úsalo
M: Esther... uhm... (su pelvis se independizaba del resto de su cuerpo y comenzaba a
buscar por ella sola, el placer que le era privado de otra manera)

Separándose nuevamente de su boca, para tratar de entender lo que quería que hiciese y
encontrando la explicación reflejada en esos ojos y en la sonrisa que mostraba.
Acomodándose entonces mejor sobre ella, para tener el contacto que su entrepierna
ansiaba y buscando otra vez con ansiedad su boca

Uniéndose en un beso que mezclaba la calma, de quien busca el placer en forma


pausada y lo febril de quien disfruta con cada célula de su ser de ese placer
Marcada 272

Uniendo también sus manos apoyadas en la cama, clavando sus uñas en las manos de
quien permanecía con los ojos abiertos, para deleitarse con la imagen que tenía a menos
de un palmo

Sintiendo como esas uñas le ayudaban a retenerse y no acudir rauda a acariciar esa piel
que la llama enrojecida por la excitación

Poco después, la veía estirar su cuello, mientras se agarraba a sus hombros, alcanzando
ese punto que todos queremos retener, pero que se nos escapa del cuerpo en tan solo
unos segundos

M: Ya... me explicarás esto (dejaba caer su cuerpo sobre ella, siendo abrazada al
momento, por unos brazos, a lo que su dueña ahora, daba la libertad para acudir rauda a
su cintura y dejar que sus manos, disfrutaran de la piel, que antes les había sido
prohibida)
E: Fácil, muy fácil (ahora que tenía la libertad de acariciarla y besarla, apenas podía
separar sus labios de ese cuerpo) ahora, podrás disfrutar mucho más de mis caricias
M: Uhm (comenzaba a hacerlo) pues... pues tienes razón (susurraba aprovechando la
cercanía con el oído de su chica)
E: Yo siempre, ties unas cosas (hacía la fuerza justa para tumbarla en la cama, con la
espalda apoyada en ella)
M: Jajaja no empieces amor (se dejaba recostar en la cama, no sin imprimir a sus
movimientos cierto toque felino, procurando que, en movimientos casuales, su bata
cayese abierta, uniendo sus piernas y desplazando sus pies hacia ella, para poder
dejarlas de lado. Todo, sin desviar sus ojos de esos otros que la contemplaban exhaustos
de placer)

Sintiendo como su vello volvía a erizarse, conforme la veía recorrerla con la mirada, y
como esa mirada tenía un efecto inmediato en los latidos de su corazón.
Enorgulleciéndose, al comprobar que no se había equivocado comprando ese tipo de
ropa interior, para esos días

E: No te puedes imaginar cómo te ves así y mucho menos cuanto, me puedes llegar a
gustar (arrodillándose en la cama, cogía una de sus piernas, dispuesta a recorrer a besos
cada poro de su piel)

Y...

E: Cachis en la mar (subida en uno de los mástiles verticales de “la pili”, la


contemplaba desde arriba, mientras la observada dormía plácidamente en una tumbona,
tomando el sol que a esas horas coronaba el cielo) un poco más guapa y la coronan
miss, nah más nacer jejeje, mae mía como está en barbie top less, voy a sujetarme
mejor, que con esta visión lo mismo caigo encima de ella en plan caqui maduro y la
incrusto para los restos en ti, Pili
M: Bájate de ahí ahora mismo, Pepita Pulgarcita (ordenada sin tan si quiera abrir los
ojos)
E: Jejejeje ¿qué me has llamao?
M: Pepita Pulgarcita (contestaba imitando al dibujo) ¿quién es esa? (murmuraba ahora
imitando a Esther)
Marcada 273

E: ¿Quién es esa? (preguntaba mientras acababa de ajustar lo que había subido a


preparar) le ha pillao gustillo a vacilarme (murmuraba) a ver cuánto me vacilas ahora
jejeje (continuaba murmurando)
M: Dios mío (volvía a murmurar) una, qué más da. Baja ya de ahí
E: Jum, en uno estoy abajo (soltaba una cuerda que quedaba a dos palmos del cuerpo de
Maca y se deslizaba por ella) hecho
M: Dios (se asustaba al sentirla caer encima suya con las piernas abiertas) joder
E: Jejejeje ¿te han asustado bella durmiente enseña pechuguis?
M: Rencorosa (no variaba su posición en la tumbona, pero conociendo ya sus efectos en
ella, los usaba a su favor. Llevando su brazo derecho hasta su nuca a la vez que estiraba,
lo que podía por el peso de Esther sentada en sus piernas, su torso, mostrándose ante
ella, en una postura muy, muy sugerente) ¿no tienes nada que decir?
E: Jum... que... es... que... (semejante visión hacia efecto en ella de inmediato, más
cuando sus ojos se anclaban en dos protuberancias, que por la mezcla explosiva de sol y
brisa marina, se erguían hasta su máximo posible) no... ¿braguitas más pequeñas no
había?
M: Que me gustasen no (humedecía sus labios y volvía a estirarse, provocando que su
vientre se encogiese y que por consiguiente las mínimas braguitas bajasen, dejando ver
así el inicio al monte de venus despejado) ¿sabes que me está apeteciendo? (dirigía su
otra mano al vientre de Esther, sorteando la camisa de algodón blanca que llevaba y
que, por traslucida, dejaba ver la ausencia de prenda interior alguna
E: No sé (contestaba en un suspiro, incapaz de retirar su vista de ese cuerpo)
M: Un bañito (se incorporaba para darle frente, viendo como su vista seguía sin
dirigirse a sus ojos) en nuestro super baño con vistas al fondo marino (tiraba de su
flequillo consiguiendo que por fin la mirase a los ojos y al encontrarse con su mirada,
volvía a humedecer sus labios)
E: No (ese gesto conseguía que el aire comenzare a escasearle)
M: ¿No? (preguntaba y nada más hacerlo, aún con su flequillo cogido, mordía sus
labios) estamos en cubierta (atrapaba sus labios entre los suyos)
E: No... no hay un barco en millas (hablaba contra sus labios sin dejar de mirarse a los
ojos)
M: Esther (la nombraba entregada, como siempre que la llevaba a realizar lo
impensable para ella, antes de que apareciese en su vida. Soltando su flequillo para
desplazar su mano a su nuca e introducir sus dedos entre su cabello)
E: Déjame disfrutar de ti al aire libre (separaba lo justo su rostro para mirarla a los ojos)
M: Mirándome así, consigues que me olvide todo y solo quiera sentirte, dándome igual
el lugar y la forma
E: No me sale mirarte de otra manera
M: Bésame ya (pedía sin esperar respuesta, acortando la mínima distancia que la
separaba de unos labios, que no continuaban el beso, porque su dueña buscaba acomodo
en la tumbona, tomando asiento sobre ella y haciendo que las largas piernas de ella
rodearan su cintura) podría... uhm... podría llegar solo besándote
E: Habrá que probarlo (decía entra besos, mientras sus manos recorrían ansiosas su
espalda y muslos)
M: Tú no dejes nada a la imaginación (cogía sus manos separándolas de su espalda,
para poder comenzar a desabrochar su camisa) ¿pa que? (la imitaba mientras volvía a
unir sus bocas)
E: Jejeje no me hagas risa
M: No, ahora no (una vez desabrochada la lanzaba lejos) ahora (cogía su rostro con
ambas manos mientras unía su cadera a ella todo lo que podía) haz
Marcada 274

E: Conmigo lo que quieras (continuaba su frase)


M: Porque sea lo que sea, sé que me va a encantar

En un receso, tomaba café en su despacho, aprovechando la privacidad que le


proporcionaba, para leer atentamente las noticias de varios periódicos. Centrada
únicamente en las noticias internacionales que ofrecían

Pero esa privacidad era rota por dos toques en la puerta

M: Adelante (contestaba autómata sin tan siquiera levantar la vista)


Enrique: Señoría, siento molestarla
M: No se preocupe (levantaba su vista hacia él)
Enrique: Venía a consultarle algunas dudas del procedimiento que sigue tras la
Operación Condor
M: Tome asiento (señalaba las butacas dispuestas a esos efectos) lo tengo por aquí (lo
buscaba en su archivador)
Enrique: He querido aprovechar, ahora que había vuelto. ¿Qué tal las vacaciones?
M: No eran vacaciones, ha sido permiso matrimonial (buscando aún el procedimiento,
le enseñaba su mano derecha)
Enrique: Ah... eh... pues enhorabuena entonces. No sabía que estuviese comprometida
M: No lo he estado, aquí está (lo sacaba del archivador y comenzaba a retirar los
periódicos)
Enrique: Espere le ayudo (retiraba tres periódicos abiertos por las noticias
internacionales) la situación en Afganistan se complica para nuestro ejército
M: Así es (suspiraba)
Enrique: ¿Es lo que leía?
M: Sí, mi mujer está de misión en Kabul
Enrique: Ah
M: ¿Sorprendido?
Enrique: Bastante
M: Se acabaron las orquídeas
Enrique: No, la próxima es con mi enhorabuena
M: Bien (sonreía) dígame esas dudas

E: Entonces, lo mismo solo hubiera sido un meneo (charlaba sentada en un taburete de


la barra del Club Social)
Comandante: Uhm (elevaba los hombros) lo mismo
E: Que claro, ya no lo sabremos, que lo mismo nos hubiéramos metio el meneo y
después nah de nah
Comandante: Jajaja, usted lo ha dicho
E: Pues me da cosilla (bebía de su copa)
Comandante: ¿El que le da cosilla?
E: Dejarla con la duda
Comandante: Como que... no la entiendo (daba un sorbo a su copa)
E: Lo mismo tendríamos que pegárnoslo
Comandante: Sarge jrum jrum (casi se atragantaba)
E: Jejeje que es broma (le daba varios golpes en la espalda) que carilla ha puesto
Comandante: Ya me dirá, es usted de lo peor
Marcada 275

E: Jum, eso me dice mi chica. Pero a lo que vamos, no se puede quedar con dudas, las
dudas son malas consejeras
Comandante: Eso, si se les pide consejo, si no, no tienen por qué
E: ¿Eh?
Comandante: Nada, en realidad creo que la duda surgió por usted, porque por ejemplo
yo miro hacia mis una y nada de nada
E: Pues (miraba hacia las una de la comandante) pues es raro, porque la chica no está
nah de mal
Comandante: Por eso. Lo he hablado con Vero, ella es de la teoría de que en realidad
nos gustan las personas no el género
E: ¿Que género?
Comandante: El sexo
E: Pues claro que nos gusta el sexo, amos que habrá tenido que estudiar mucho pa decir
eso
Comandante: Jajaja, no se refiere a eso, se refiero al sexo de cada uno
E: Lo mismo que digo yo, el de cada uno también nos gusta, menos claro está, pero pa
un apaño no viene mal
Comandante: Jajaja, que no se refiere a eso
E: ¿Y entonces?
Comandante: No lo sé, al final me ha liado
E: Cuidao, cuidao, no se me vaya a enamorar ahora que lo tiene controlado
Comandante: Pelín creída también es
E: Pues (suspiraba sonriendo) pues sí, eso me dice mi chica, pero es lo justo nah más,
para sobrevivir y eso. Oiga
Comandante: ¿Qué?
E: ¿Y Vero?, Vero es super bollycao, casi como yo
Comandante: Ni de coña, conozco sus hazañas
E: Jejeje es cañera, pero oiga yo también lo era y mire que formalita estoy
Comandante: La cosa es que últimamente, desde que cierta Sargento cayó redonda al
suelo, hablamos muy a menudo. Pero no, que va (se quedaba mirando su copa mientras
la hacía girar en círculos)
E: Huy, huy huy, caliente caliente eoh jejeje
Comandante: Que no
E: Que sí, que pa un probar está muy bien seleccionada
Comandante: No me líe
E: Mañana viaja a España, lo mismo tendría que verla
Comandante: La veré sí, pero...
E: Huy, huy, huy (la cortaba) No es por nah eh, pero todo la gente que está a mi
alrededor, andan emparentados, no va a ser usted la que no. Ya me encargo yo
Comandante: No, me muero de la vergüenza, que nos conocemos desde la Universidad
E: Mejor, hay confianza
Comandante: Cabezota
E: Jum eso
Comandante: Me dice mi chica (la cortaba continuando su frase) jajaja
E: Uff (miraba su reloj) me voy a ir, que tengo que llamarla
Comandante: Sí, ya es tarde
E: Bueno, páseselo genial, con Vero o sin ella
Comandante: Lo haré
E: Deme un abracillo (se bajaba del taburete y abría sus brazos)
Marcada 276

Comandante: Usted cuídese (se abrazaban) y ya sabe, las cosas antes de hacerlas se
piensan
E: Jum, no se preocupe, mire ya me está llamando. Que se me impacienta en nah
Comandante: Conteste y buenas noches (deshacían el abrazo)
E: Chao (e despedía de ella y andando hacia la salida, contestaba) hola, ¿qué haces?
M: Hola amor, nada repasaba una sentencia
E: Que aplicadilla que es mi barbie (caminaba hacia los barracones)
M: ¿De copitas?
E: Jum, una copilla con ojitos
M: Tú no tomes copas con hombres, tú siempre con mujeres y además con mujeres a las
que apodas ojitos
E: Oye que con hombres también tomo, lo que pasa, que menos al gordo, al resto no le
pongo apodos
M: Ya claro
E: Anda liadilla cual ladilla jejeje
M: ¿Y la vas a aclarar tú?
E: Jum, pues claro, ahí le he dao algunos consejillos
M: ¿Estás en la habitación?
E: Entrando jejeje ¿qué pasa? ¿tienes prisa?
M: Nada, no pasa nada. Y no, no tengo prisa
E: Jejeje
M: No te rías, que vamos a hablar y muy seriamente además
E: Ah, ¿y eso?
M: Estoy muy preocupada cariño, la situación ahí se encrudece a diario
E: Jum, está la cosa complicá, pero tú tienes que estar tranquila, yo ahora me cuido
M: Lo sé, pero... no puedes... ¿podrías dejar de participar en los reconocimientos?
E: No, me ofrecí yo, ahora no puedo dar un paso atrás
M: Alguna forma habrá Esther
E: No, no la hay. Yo solita ya lo había pensado
M: Vaya, que cosas
E: Jejeje, tu chica que progresa adecuadamente
M: Pues sí, voy a tener que ir sumándole positivos, para cuando vuelva premiarla
E: Uff, yo creo que sí, no sabes cómo te echo de menos
M: Sí lo sé, un poco menos que yo a ti
E: Ahora es cuando yo tengo que decir, no yo más, y tú, que no que yo más
M: Pues nada cariño, cuelgo y tú sola te lo dices todo jajaja
E: Mira su señoría como me vacila en la distancia, mare mía cuando te coja
M: Jajaja, no veo la hora. Ah... ¿sabes? Hoy me han regalado una orquídea por nuestro
matrimonio
E: El papanatas engominao, como si lo viera
M: Sí, fíjate que cosas
E: No me enceeeeeeeeles
M: Jajaja, no es mi intención y además, tus chicos lo están tratando no muy bien, que le
han denunciado varias veces
E: Jejeje, que lleve bien la documentación de su coche y no lo harán, no te digo. La ley
es para todos
M: Ya seguro que es por eso, segurísimo
E: Es igual, dime lo mucho que me quieres
M: Muchísimo amor, ya lo sabes
E: Jum y yo a ti, eah ya me ha subio un poquillo el azúcar jejeje
Marcada 277

M: Romántica no, lo siguiente cariño


E: Jejeje pues claro, la que más

Gordo: Las altas esferas, están reunidas, aquí está pasando algo
E: Jum, han endurecido los reconocimientos, pero es normal gordo, el atentado de la
semana pasada, ha creado mucha alarma social. Tengo a mi chica mega, ultra, requete
preocupada y de mi madre ni te cuento
Gordo: Normal, mi familia también lo está y eso que yo de la base no salgo. Pero
bueno te quedan cuanto ¿veinte días?
E: Jum, tengo unas ganas de volver que no veas (comenzaba a sonar su móvil y lo
sacaba de su bolsillo) el Coronel gordo, ¿qué querrá?
Gordo: Si no lo coges estorbo, ¿cómo lo vas a saber?
E: Jejeje, en lo despista no me gano positivos
Gordo: ¿Qué positivos?
E: Cosas de mi chica, espera. Coronel (lo contestaba)
Coronel: Buenas Esther, ¿cómo vas?
E: Bien, sin problemas
Coronel: Entonces al grano, corrígeme si me equivoco, en veinte días estás en España
E: Jum
Coronel: Bien, pues según mis planes y si no hay novedad alguna, solo podrás
descansar cinco días, te quiero en Bayona a la mayor brevedad
E: Pero... Coronel, sabe que me esperan... y cinco días es... cinco días es muy poco
Coronel: Es lo que hay, bastante que te he podido sacar cinco días
E: Joder, llevaré sin ver a mi chica dos meses y en cinco días tendré que volver a
separarme
Coronel: Ya sabes cómo es esto, tu mujer también tendrá que ir sabiéndolo
E: Jum (suspiraba)
Coronel: Lo siento, en cuanto se acabe la operación podréis veros. Quería adelantártelo,
para que no hicieras planes, se lo histéricas que nuestras mujeres se ponen con estas
cosas. Te dejo ya te llamo más adelante, cuídate que te necesito al cien por cien. Hasta
la próxima (colgaba sin esperar contestación)
E: Mi chica no se pone histérica, imbécil (hablaba al teléfono) cago en la leche
Gordo: Problemas
E: Cinco días gordo, solo cinco días
Gordo: ¿Para qué?
E: Para estar con Maca antes de incorporarme al grupo
Gordo: ¿Por eso lo de histérica?
E: Jum, se me está cayendo un mito gordo. Para mí este hombre (señalaba el móvil) era
mi ídolo, mi ejemplo a seguir y ahora...
Gordo: Ahora es un cabrón que no ve más allá de sus operaciones, de conseguir
méritos y que su nombre se recuerde. Uno más estorbo, uno más al que no le importa la
gente que tiene a su cargo, solo como usarlos para conseguir sus fines
E: Así es, a ver como se lo digo ahora, con lo preocupada que está
Gordo: Sin rodeos estorbo, que nos conocemos. Mientras sigas en el grupo os tendréis
que ir apañando. Lo importante es que sigáis como hasta ahora

T: Tienes que decirle que se cuide, que no se fíe de nadie y que no le vaya a dar por
hacer de heroína como es su costumbre. Tengo a la clientela del bar medio enfadada
Marcada 278

porque no cambio la tele de canal, todo el día en las noticias (monologueaba sentada en
una de las mesas de su bar) se me pone el corazón a mil cuando hablan de Afganistán,
que yo ni sabía dónde estaba ese país y vaya país, muy peligroso señoría, que es muy
peligroso, que todos los días pasan cosas malas en él
M: Teresa, ya estoy yo bastante preocupada como para que me pongas más
T: No lo puedo evitar, ¿me dijiste veinte días?
M: Sí, veinte larguísimos días
T: Bien, en nada está a salvo, bueno no, porque luego se tendrá que ir a lo de los
terroristas, esta niña siempre en cosas peligrosas
M: Teresa, eres única para dar consuelo
T: Lo intento, yo lo intento

E: ¿Donde va con tanta prisa? (se cruzaban por una de las zonas de la base)
Comandante: Me reclama el General
E: ¿Y eso?
Comandante: No lo sé, pero lo ha hecho de urgencia
E: Joer, suena a movida
Comandante: Sí, después me invita a un café y se lo cuento (le guiñaba un ojo)
E: Hecho, pero usted es la comandante por lo tanto usted invita, que yo además ahora
tengo que mantener a una mujer jejeje, mae mía si me oye
Comandante: Jajaja, cara dura
E: Enga no haga esperar al General, que lo mismo la pone a recoger colillas
Comandante: Jajaja, la veo después, chao
E: A le, sí (seguía su camino)

M: Conchi, puede irse ya (decía sentada en la butaca de su despacho)


Conchi: Pues si no le importa sí, que tengo lío en casa, nos vemos mañana señoría
(abandonaba el despacho)
M: Sí hasta mañana (giraba su butaca dirección al ventanal y al momento su móvil
sonaba) Dígame Pepe (contestaba sonriendo)
Pepe: ¿Como está la magistrado más bonita que ha parido madre?
M: Jajaja bien ¿y vosotros?
Pepe: Nosotros de culo, Claudia está de parto y Encarna atacáh haciendo maletas
M: Joder, nadie me han avisado
Pepe: Acaba de llamarme Raúl, hoy era la última revisión pero la han dejado ingresada.
En quince minutos, salimos
M: Bien, yo me marcho entonces para el hospital, ¿os quedáis en mi piso?
Pepe: Donde sea, ahora es lo de menos. Venga no te entretengo ve y estate con mi
cabezón que andaba ya medio llorando jajaja

E: Cinco días, cago en la leche, ufff nos tendremos que apañar, como voy a Bayona,
pues... siempre nos quedará París jejeje, ¿de dónde me suena eso? (elucubraba ella sola,
apoyada en las gradas mientras su Compañía entrenaba) a bocajarro, se lo digo sin más,
total yo no tengo culpa. Mejor llamo ya o voy a empezar a poner de los nervios
(comenzaba a sonar su móvil) jejeje ya se me ha adelantado otra vez. Hola (contestaba)
M: Hola amor, voy conduciendo así que te lo digo rápido, vas a ser tía
Marcada 279

E: Jejeje, menos mal que no eres periodista, que poquillo ibas a ganar con una
información tan pasada de fecha jejeje, dime lo mucho que me quieres, que se te da
mejor
M: Jajaja, que pava que eres, Claudia está ingresada, adelantan el parto, parto de parir,
de dar a luz, de tener al bebe
E: Cachis en la mar, yo quería estar. Oye sé muy bien lo que es un parto, graciosilla
M: Ah, por meterte conmigo y mis informaciones
E: Rencorosa, quiero fotos a mansalva ya lo sabes
M: Lo sé, ¿en qué andas?
E: Con la instrucción... hay algo que tengo que decirte
M: Dímelo
E: Me ha llamado el Coronel
M: Ya... ¿y?
E: Solo... solo voy a tener cinco días de permiso
M: ¿Es una de tus bromas o es verdad?
E: Es verdad
M: Genial (callaba)
E: He protestado y eso, pero me ha dicho que bastante que me los da. ¿Maca?
M: Pues nada, cinco días. Y me imagino que el tiempo que estés en Bayona, no te lo ha
dicho
E: No, pero no puede ser mucho, yo ya no puedo ir de infiltrada, conocen mi cara, iré
directamente a la acción
M: Genial otra vez, no sabes lo tranquila que me dejas con eso (se encendía)
Tranquilísima me quedo, sabiendo que después de dos meses te veré cinco días para que
tú te vayas a la “acción”. Que la acción para ti es enfrentarte a vete tú a saber que
terrorista o terroristas, ¿verdad?
E: Jum, pero yo no tengo la culpa
M: ¿No la tienes?... Uhm... ¿seguro que no la tienes?
E: No... ¿no?
M: Que más da, tendré que conformarme igual. Voy a tener que empezar a hacerme a la
idea de que me he casado con una marinera que se va a pescar bonito al norte, por
meses. Menos mal que no me puedes dejar embarazada e irte por ahí, mientras yo me
quedo esperándote con la barriga
E: Jejeje, calla, calla que te estaba imaginando de Olivia
M: Pues a ti te ha tocado Popeye, no sé yo quien pierde más
E: Jejeje, con lo que a mí me gustan las espinacas jejeje
M: Deja de reírte porque a mí no me hace ninguna gracia
E: Ah... si es por quitarle importancia
M: Tú no vayas a tomarte nada en serio, tú continua riéndote de todo
E: Oye, que no es eso
M: Ya... (ambas quedaban en silencio)
E: No te vayas a enfadar conmigo
M: No lo hago (suspiraba) estoy llegando, llámame después y te cuento
E: Vale... pero... pero
M: No pasa nada amor, solo es rabia y... ya veremos que hacemos
E: Jum
M: Va, cuelga
E: Vale, pero falta algo
M: Te quiero tonta
E: Yo también, luego te llamo
Marcada 280

M: Sí, ya estoy aparcando, hasta luego amor


E: Ta luego (colgaba y se quedaba pensando en la conversación) cago en la leche, el
rebote que ha pillao. Que me río de todo dice, pues... pues va a ser que sí jejeje, no, no,
no lo que pasa que me da la risa floja y que, pues yo que sé, me lo tomo de otra manera,
¿no? Que yo también la extraño tela y también estoy deseando verla

Capitán: Sargento (interrumpía sus pensamientos)


E: Capitán, ¿cómo vamos?
Capitán: Bien, tiene que acompañarme
E: ¿Y eso?
Capitán: El General quiere verla
E: ¿A mí?... ¿Para qué?
Capitán: Hemos perdido a un paracaidista

Ana: ¿Y a ti que te pasa?


M: Hemos quedado en que me llamaba después y no lo hace (conversaban en la
habitación que ocuparía Claudia tras el parto)
Ana: Estará ocupada
M: Sí, será eso
Ana: Puedes cabrearte lo que quieras porque solo le den cinco días, pero con eso no
arreglas nada, ni la vas a tener más tiempo
M: Lo sé, pero, joder es duro, es muy duro
Ana: Pues sí, pero hay mucha gente que está como vosotras y lo fundamental es tratar
de sobrellevarlo sin perder vuestra conexión, si no empezarán los problemas
M: Ya
Pepe: Ya estamos aquí (irrumpía en la habitación) huy ¿que carilla es esa?

General: Lo hemos perdido en Hindu Kush


E: Ese macizo lo forman más de 100 picos General
General: La zona está marcada, desde el aire hemos tenido una aproximación, es muy
probable que esté en alguna grieta. Por eso han sido seleccionados, sé por sus
expedientes personales, que ustedes tres, tienen gran experiencia en la escalada
-: Perdone mi general, pero creía que para estos casos estaba el grupo de rescate
General: Así es Cabo...
-: Rodrigo
General: Rodrigo, discúlpeme. El Grupo de Rescate, está a muchos kilómetros de la
zona, imposible que lleguen antes de mañana noche, cumpliendo con todos los
protocolos de seguridad. El Consejo ha solicitado que iniciemos por nuestros propios
medios el rescate. Después se unirá el grupo. Nuestro compañero esta noche estará a
menos de dieciséis grados bajo cero y no sabemos en que condiciones, no podemos
esperar (aprovechaba la coyuntura para decirles todo sin medias tintas) Los
norteamericanos os cubrirán por el aire, de tierra nos ocupamos nosotros, de todas
maneras el Ministro está insistiendo en que los franceses nos cedan su equipo. Mientras
tanto, tendremos que hacerlo con lo que tenemos. Debe ser un orgullo para ustedes ser
seleccionados para esta misión, en juego está la vida de un compañero. Sargento, tiene
unas cuatro horas para estudiar el terreno y pedir lo necesario, desde este momento es
usted la Jefa del equipo. Ah... una última cosa, el mismísimo Ministro me ha insistido
en que nadie sea informado de la perdida de este compañero, entiendo que esta noche
Marcada 281

hablarán con sus seres queridos o amigos, ni una palabra sobre este rescate. Ya saben la
alarma social que está causando el que el ejercito español participe en esta misión. Creo
que no me olvido de nada. Sargento, en dos horas quiero reunirme con usted
nuevamente, para concretar

M: Es guapísimo (contemplada al hijo de Claudia Y Raúl, desde el cristal habilitado


para ello)
Pepe: Pues, porque no lleva mi sangre, sino diría que es clavaito a mi jajaja
M: Estoy deseando poder cogerlo en brazos
Pepe: ¿Y tener uno no?
M: Já, si alguna vez su hija y yo compartimos el mismo espacio, ahora es imposible
Pepe: No te desanimes, en nah tienen que salir las vacantes para pedir plaza, solo son
unos meses más
M: No me desanimo Pepe, pero se me está haciendo muy largo
Pepe: Si es que mi canija es tan trasto, que se la hecha de menos en seguida

Comandante: Es peligroso, muy peligroso (sentadas en la sala de operaciones,


hablaban en voz baja)
E: Jum, pero ¿que puedo hacer?
Comandante: Nada, solo tener mucho cuidado y sobre todo, no se fíe (señalaba con sus
ojos a los altos mandos) el riesgo de atentado va a ser muy alto, ya tienen que saber que
estamos en esa zona
E: Jum, tranquila. Tengo que pedirle un favor
Comandante: Claro dígame
E: Necesito su número de móvil, si algo sale mal, prefiero que mi familia hable con
usted
Comandante: Como quiera, por mi no hay problema, todo lo contrario
E: Al final, ni nos ha dado tiempo de hablar como le ha ido en las vacaciones
Comandante: Lo haremos en cuanto rescate a ese pobre muchacho

Pedro: ¿Como habéis quedado al final? (en el pasillo donde se ubicaban la habitación
de Claudia, charlaban en la puerta a la espera de que los padres de Esther, se
despidiesen de Claudia y su familia
Rosario: Se vienen a casa, tu Macarena ¿te quedas también?
M: Sí, total si ya ceno allí es tontería volver a mi casa, solo para dormir
Pedro: ¿Le has mandado ya fotos a Esther?
M: Sí, pero no me ha contestado nada
Pedro: Que extraño, estará ocupada

General: No la voy a engañar, ¿cuantos años lleva en la guardia civil?


E: Diecisiete
General: Entonces sabe de sobra como funciona esto. No podemos arriesgar muchas
vidas, tres por una es lo que nos dejan. Se muy bien lo arriesgado que es, pero confío
plenamente en su experiencia
E: Jum, si no ordena nada más
General: Que regreséis sanos y salvos. Bien en una hora salen
Marcada 282

E: Voy a aprovechar para hacer una llamada, después le veo (no esperaba contestación
y abandonaba el despacho del General, con un destino marcado, que no era otro que
llegar a su habitación y telefonear a su chica desde allí, aprovechando la intimidad que
la habitación le proporcionaría) bueno pues... cago en la leche, no sé porque tengo este
mal rollo (hablaba en voz alta, una vez llegaba a su habitación) amos que... con la de
veces que he escalao una pared y ahora... uff no me puede notar nada extraño (cogía el
móvil después de tomar asiento en el suelo apoyando su espalda en la cama)

M: Hola amor, ya era hora que me llamases


E: Jejeje, si es que te me impacientas en nah
M: ¿Has visto las fotos?, espera, estamos todavía en el hospital despidiéndonos... si es
ella (decía a sus padres y a los de Esther, todavía en el pasillo del hospital) que te
mandan saludos y besos
E: Igual para ellos (contestaba con una sonrisa que por momentos se tornaba triste)
tengo un poco de prisa cariño
M: ¿Y eso?, allí ya es muy tarde (se apartaba del resto buscando intimidad)
E: Jum, pero es que tengo reconocimiento en cuanto amanezca y todavía tengo que
preparar cosillas
M: Ah... ten cuidado, se que siempre te digo lo mismo, pero...
E: Que sí que tranquila, escucha que, no sé a qué hora acabaré mañana, no te pongas
nerviosa si tardo en llamarte
M: Pero... ¿dónde vais para que tardes?
E: Es... vamos más lejos (el mentirla hacía que sus nervios comenzaran a aflorar) un
recorrido diferente, yo en cuanto pueda te llamaré o te mandaré algo, pero tú tranquila
M: No me repitas más que este tranquila o será entonces cuando no lo esté
E: Tengo... tengo (ya tiraba de su pelo) tengo que dejarte, me están diciendo que vaya a
preparar lo que queda
M: Ah... creí que estabas en la habitación
E: No... yo... Maca... te quiero un montón
M: Lo sé (se extrañaba y mucho, que fuese ella la primera en decirlo) yo también a ti
amor
E: Bien, jejeje me ha salio la vena tontorrona
M: Amor cuídate
E: Jum descuida, mándame un besillo que tengo que irme
M: Muack (le mandaba un beso emocionado)
E: Hasta mañana
M: Sí, cuídate y no te olvides de lo mucho que te quiero
E: Cachis en la mar (se esforzaba en sonar igual) pásame un momento al listillo de mi
padre, que voy a preguntarle una cosilla, mientras voy a la pista
M: Vale, te lo paso, muack (volvía a mandarle otro beso y pasaba el móvil a su suegro,
quedándose intranquila por la conversación)
Pepe: ¿Que pasa canija?
E: Di que se te ha olvidado algo en el coche y baja al aparcamiento
Pepe: Pero... que
E: Haz lo que te digo
Pepe: Vale, espera un momento, cago en to, me he dejao algo en el coche, voy a por
ello (decía al resto, provocando que el ceño de Maca se frunciese)
E: ¿Como dices algo listillo?, mare mía, cualquiera confía en ti pa un secreto
Pepe: Yo que sé canija, lo primero que he pensao, ya estoy bajando, ¿qué pasa?
E: Busca en el coche algún papel para apuntar
Marcada 283

Pepe: ¿Que cojones pasa canija?


E: Nada, ¿estás ya en el coche?
Pepe: Sí, dime lo que sea que quieres que apunte
E: Es el número de teléfono de la Comandante Médico, se llama Iris Vidal, apúntalo
Pepe: ¿Y está quién es?
E: Es la persona a la que tienes que llamar si en cuarenta y ocho horas, no me he
comunicado con vosotros
Pepe: Canija, ¿en que andas?, me estás poniendo nervioso
E: No te vayas a poner llorón ni nenaza, en un rato salgo a una misión, ni mi chica ni
nadie puede saberlo y a ti tampoco te puedo contar mucho más
Pepe: Tú nos vas a ningún lao canija, ahora mismo paras lo que sea
E: No puedo, tengo que ir. Pero escúchame, es algo que he hecho desde pequeña, ¿te
acuerdas cuando me lesioné la curcusilla del culete?
Pepe: Como pa olvidarlo, ahí descubrí que eras bollycao jejeje, que te pille besando a la
canija del capitán
E: Pues eso. La Comandante os informará de lo que sea, que no va a ser necesario
listillo, pero por si acaso
Pepe: Bien, pero canija, la verdad es que me he acojonao un poco... yo... no podría
soportar que te volviera a pasar algo, que la otra vez casi pierdo la cabeza
E: Te estoy diciendo que no va a pasar nah, pero por primera vez quiero hacer las cosas
bien
Pepe: Canija, acuérdate de lo que te dije en el aeropuerto cuando te fuiste esta última
vez, ya no solo te esperamos tu madre y yo, ahora también te espera tu mujer
E: Jum, lo sé. Te quiero listillo
Pepe: Y yo a ti canija

Comandante: Desconecte un momento el modo Tomb Raider (se acercaba a ella, ante
el convoy que ya se encontraba formado)
E: ¿Eh?
Comandante: Que me preste atención
E: Ah... sí claro
Comandante: Al mínimo fallo o a la mínima posibilidad de que usted o su equipo,
puedan estar en peligro aborte el rescate
E: Jum (se ajustaba el equipo antes de subir al vehículo que los trasportaría a la zona)
Comandante: Ya estamos, jum no
E: Vale, que sí. Pero en peligro estamos, nada más salgamos de aquí
Comandante: No me capotee, sabe perfectamente a lo que me refiero
E: Que sí (terminaba con el equipo) oiga, si al final la tienen que llamar, me refiero a mi
familia, es muy importante que le diga una cosa a mi chica
Comandante: Esperemos que no y sí, le diría lo mucho que la quiere
E: No
Comandante: ¿Cómo que no?
E: Que no es eso lo que quiero que le diga, eso ella lo sabe. Lo que le tiene que decir, es
que esta vez no es una locura mía, ¿vale?, que no se me ha ido la pinza, que no he
perdio el norte, que no estoy pira, que no hay impulso que te crió, que no
Comandante: Vale, vale, vale (la cortaba) lo he entendido
E: Eso es fundamental para mi ¿lo hará? (agarraba su chaqueta del uniforme)
Comandante: Sí, puede ir tranquila en ese aspecto (cogía sus manos)
Marcada 284

E: Pues al lío, nos vemos a mi vuelta, usted ¿se queda supervisando la evacuación no?
(intentaba desprenderse de la unión de sus manos sin conseguirlo, por la fuerza con las
que la Comandante se las retenía)
Comandante: Si... (hacía una pausa) pue... puedo (suspiraba) ¿puedo darle un beso?
E: Jejeje, no se me acojone, enga déme un besillo (cual su costumbre, con aquellas
personas a las que apreciaba de corazón, unía sus labios con los de ella en un pico
sentido y emocionado, que en verdad le ayudaba a destensarse por la situación y por el
mal presentimiento que notaba en su interior) jejeje cuidao, no se me vaya a enamorar
ahora que la está rondando Vero
Comandante: Jajaja, es un caso. Ni en una situación así pierde el humor
E: Ahora sí me voy, hasta la vuelta Comandante
Comandante: Sí, suerte (nada más verla dirigirse al vehículo en el que la trasladarían,
dejaba salir prácticamente todo el aire retenido en sus pulmones)
Toni: Comandante, nos vamos
Comandante: Dile al Teniente, que me entregue su chaleco, y que será él, quien se
ocupe de coordinar desde la sala de operaciones
Toni: Pero... creí que de eso se ocupaba usted
Comandante: Yo me voy con vosotros, no pienso quedarme aquí esperando

A muchos kilómetros de allí, reunidos casi todos en la residencia de los Wilson y


después de cenar, charlaban en el salón de una manera distendida, siendo el protagonista
de la noche el hijo de Claudia y Raul

En: Me he ofrecido a quedarme, pero claro la madre de Claudia ha preferido ser ella
Rosario: Es comprensible, de todas maneras dejar que os diga, que me parece precioso
como estimáis a Raúl, prácticamente no hacéis diferencias con Esther
En: Sí que las hacemos, porque mi Esther es mucho más trasto que Raúl jajaja
Rosario: Jajaja, visto así, sí
Pedro: Con las ganas que tenía ella de ver a su sobrino y qué lástima que el niño no la
haya esperado, ¿Verdad hija?
M: Si (contestaba distraídamente, con la cabeza puesta a muchos kilómetros de allí)

La conversación con Esther la había dejado inquieta, pero la actitud de Pepe durante lo
poco que vio de llamada y su comportamiento al subir del aparcamiento, la habían
inquietado por completo

Varias veces, había tenido el impulso de llamarla para asegurarse que estaba bien, pero
siendo consciente que allí era ya muy tarde, no había querido importunarla

Tratando de convencerse de que solo era preocupación por las malas noticias que
llegaban a diario de la situación en ese país

Pero ahora, viendo como Pepe apenas participa en la conversación, ni hacía bromas, ni
siquiera sonreía, las dudas, preocupaciones y la inquietud volvían con fuerza renovada,
apoderándose de ella

M: Pepe, ¿nos fumamos un cigarrillo en el jardín?


Pepe: Eh... no, prefiero que no, no me apetece (ni siquiera podía mirarla a los ojos)
Rosario: Macarena creía que ya no fumabas
Marcada 285

M: Solo fumo alguno de vez en cuando. Va Pepe acompáñame


En: Venga con la nuera, que te lo está pidiendo ( intervenía no entiendo que no
aceptase)
Pepe: Bueno amos a echarlo (se levantaba a regañadientes del sofá)

E: Ahora como hemos hablado. Pasamos de los helicópteros, aviones o lo que narices
manden, nosotros a lo nuestro (con todo el equipo necesario a sus pies, daba las últimas
instrucciones antes de comenzar a escalar la gran pared) preparamos tres vías, dos de
bajada y una de subida. Al mínimo problema, paramos, reconstruimos la situación y
para arriba. Las transmisiones al pelo, no quiero fallos. En unas horas debemos tener la
mayoría de la pared hecha. ¿Estamos?
Rodrigo: Estamos
E: ¿David?
David: Estamos
E: Pues a divertirse un rato
Rodrigo: Desde luego humor le echa
E: Enga, ¿Cuándo has escalado una pared acojonao de que te hiciesen volar por los
aires?
Rodrigo: Por suerte hasta ahora nunca
E: Pues para todo hay una primera vez. Pensar en el compi, que andará atrapado en una
puta grieta, creyendo que lo han dejado a su suerte. Creedme, pensar eso no es muy
agradable. Al lío (concluía ordenando)

M: Va Pepe, ¿Qué está pasando?


Pepe: Que no pasa nah, solo estoy cansaillo, eso es todo. Te pareces a mi Encarna, que
en cuanto me ve un poco serio ya se cree que estoy en problemas
M: La conversación con Esther, ¿no tiene nada que ver?
Pepe: Que no, solo hemos hablado de una maquina que no sabía arreglar, ya está, no
hay más
M: Bien, lo siento pero... no sé... tengo una mala sensación, no sé si estaré volviéndome
una histérica otra vez
Pepe: No digas eso, son... es la preocupación normal, en cuanto mañana hables con ella
se te pasará
M: Supongo, volvamos a dentro entonces
Pepe: Sí, adelántate que yo voy a aprovechar para ir al coche un momento, que me he
dejao un bolso
M: Bien, nos vemos dentro
Pepe: Sí (contestaba y al instante la veía regresar a la casa) cago en la leche canija, que
ni siquiera puedo mirarlas a los ojos. No veo la hora de que llames diciendo que estás
bien. No sabes lo que me estoy arrepintiendo de haberte metido en este mundo, ya lo
hice una vez y ahora de nuevo (hablaba en voz alta) ya podías haber sido enfermera, con
tus turnitos en el hospital, tu rollo sindicalista, tu mujer y algún cuerno por ahí, ya ves tú
que tragedia comparao con este sin vivir. Solo espero que si me das nietos, no vayan a
seguirnos, a ellos no los apoyo, fíjate lo que te digo, que sigan a su otra madre, juezas,
profesoras, medicas, profesiones sin riesgo coño. Cajera del Carrefor, mira que a gustito
estarías, ahí con tu caja, tus cambios, viendo pasar por delante tuya a un puñao de titis,
no con terroristas ni escalando vete tú a saber dónde
Marcada 286

Rodrigo: ¿Por qué solo hay un helicóptero? (preguntaba por transmisiones)


E: Cago en... auch... (subiendo por la pared, perdía el apoyo) piedra (gritaba alertando a
sus dos compañeros, posicionados a unos metros debajo de ella) te he dicho que pases
de ellos. Céntrate
Rodrigo: No debería estar aquí, esta no es mi misión. Lo siento yo no tengo su espíritu
de sacrificio
E: Pues deberías tenerlo, tú eres el militar. Y ya te estás callando, para chorradas de ese
tipo no uses las transmisiones, en media hora estamos arriba

Como llevaba pasándole toda la noche, volvía despertarse y aprovechaba para


comprobar la cobertura del móvil “voy a tener que prepararme una tila, no consigo
tranquilizarme” se levantaba entonces de su cama y tras colocarse una bata, bajaba a la
cocina móvil en mano

Ya en ella y mientras calentaba agua, se sentaba en la mesa repasando las fotos que
guardaba en su móvil, de los últimos días con Esther, sonriendo con la veía poner caras
para la foto y más, cuando veía las fotos de las que la protagonista ni se había enterado
que le estaban haciendo

Emocionándose cuando las que veía, eran de las dos juntas, abrazadas o no, besándose o
no, pero sonriendo en todas y cada una de ellas-tienes que estar bien amor, tienes que
estarlo

David: Es muy estrecha, ¿Cómo cojones ha caído ahí? (ya en la cumbre se situaban en
la grieta marcada por el avión de reconocimiento del día anterior)
Rodrigo: No tengo idea, ¿Cómo lo vamos a sacar sargento?
E: No lo sé. Voy a entrar, desde dentro os digo, avisar de que lo hago (quitándose parte
del equipo, entraba por la estrecha gruta iluminándose por la linterna dispuesta en su
casco

Toni: Acaban de avisar que la Sargento está dentro de la grieta Comandante (apartados
a varios kilómetros, esperaban acontecimientos)
Comandante: Vamos muy mal de tiempo, llevamos horas expuestos, los terroristas
saben de sobra que estamos aquí, somos un punto muy fácil, no creo que lo
desaprovechen y todavía tienen que sacarlo de ahí, bajarlo y...
Toni: No hay que anticiparse, lo más difícil ya lo han hecho
-: Mi Comandante suban a la ambulancia, nos vamos de aquí ya (un alto mando
aparecía ante ellos a la Carrera)
Comandante: No me pienso mover de aquí sin ellos
-: Es una orden Comandante, en dos estamos rodando

E: Está muerto (desde dentro y tras comprobar las constantes vitales del paracaidista, se
lo comunicaba por transmisiones)
David: ¿Cómo?
Marcada 287

E: Lo que has oído, no ha aguantado el golpe, cago en mi suerte. Comunícalo, a ver qué
narices hacemos ahora con él (comenzaba a salir de la grieta)
David: Recibido, Rodrigo comunica que
Rodrigo: Al suelo (lo cortaba lanzándose hacia él) hay que resguardarse, acaban de
avisar de un avión sospechoso, mi Sargento ¿lo ha recibido?, mi Sargento me oy... (una
fuerte explosión cortaba la comunicación)

M: Me importa dos cojones Vilches, aquí también estamos bajo mínimos, tampoco hay
presupuesto para reparar ordenadores, ni siquiera hay papel higiénico, así que no me
toques las narices y busca una excusa mejor que la crisis (terminar de decir de pie frente
a su mesa)
V: Veo que no he venido en el mejor momento
M: ¿Qué insinúas?
V: No insinúo, lo digo claramente, eres de las pocas con las que se puede tratar ciertos
temas, pero no sé qué te pasa hoy, mejor lo dejamos para otro día
M: Será mejor sí
V: Bien, me marcho entonces (salía del despacho, mientras Maca, una vez más esa
mañana revisaba su móvil) ¿qué narices le pasa hoy a su señoría Conchi?
Conchi: Lleva toda la mañana de mal humor, no hace más que mirar el móvil, debe
andar preocupada
V: Que ganas tengo de que vuelva la Sargento, ella calma a los míos y a los tuyos
Conchi: Jajaja, la verdad es que sí

En: ¿Cómo es que no quieres venir al hospital? )preguntaba en la puerta de acceso al


garaje de la familia Wilson?
P. Tienen que estar muy agobiados, con todos allí metidos. Prefiero ir esta tarde
En: ¿Tú estás bien?, no has parado de moverte toda la noche
Pepe: Estoy bien, extrañaba la cama, eso es todo
En: Bueno pues yo me voy con Rosario, Pedro en media hora estará aquí
Pepe: Muy bien, enga irse ya

A muchos kilómetros de allí...

Toni: Aunque no quieran ya es imposible que no se filtre a la prensa


Comandante: ¿Cuándo van a empezar a buscarlos?
Toni: En cuanto evacuen al Cabo fallecido o lo poco que han encontrado de él
Comandante: Llevan horas y ni siquiera sabemos en qué condiciones
Toni: Comandante, ya ha escuchado al General es muy probable que no...
Comandante: No (lo cortaba) recibieron el aviso, tuvo que darles tiempo. Y joder,
tenía que haberme dado el número de su mujer, al final se va a enterar por las noticias

De regreso a España...

M: (“no me queda de otra, continuas con el móvil desconectado, me da igual quedar


como una histérica. Y todo porque al final te fuiste sin darme el teléfono del Gordo, tú y
tu cabeza... y la mía por no recordártelo” pensaba mientras buscaba los números de
Marcada 288

teléfono de la base española en Kabul) Tendré que probar con estos (apuntaba varios de
ellos y comenzaba a marcar y al poco obtenía en todos la misma respuesta,
comunicaban) piensa Macarena, piensa, ¿a quién conozco que me pueda informar? Mi
padre, a Fernando no lo llamo otra vez (volvía a levantar el teléfono esta vez usando la
línea interna) Conchi... aplace lo que quede para mañana, me voy a casa, bien (colgaba
y sin pensarlo, recogía sus cosas con prisa, deseando llegar a casa de sus padres)

Pedro: ¿Qué haces? (entraba en el salón de su casa y veía como Pepe trasteaba el
mando de la televisión sin mucho acierto)
Pepe: Menos mal que has llegao, esto tiene tantos botones que me pierdo
Pedro: Jajaja, ¿no se supone que eres un manitas?
Pepe: Para los cables y circuitos, no pa estas chorradas (tomaba asiento inquieto en uno
de los sillones)
Pedro: ¿Qué quieres ver? Jajaja tengo un canal que... (tomaba asiento en otro)
Pepe: Las noticias (lo cortaba) no estoy yo pa otra cosa
Pedro: Ah, todavía no es la hora del telediario
Pepe: No, ponme ese de noticias veinticuatro horas
Pedro: Pero... ¿qué te pasa? (pulsaba en la televisión el canal de noticias y dejaba el
mando)
Pepe: Que estoy acojonao Pedro (se tocaba nervioso el bigote)
Pedro: ¿Por qué?
Pepe: Porque ya una vez casi pierdo la cabeza, no lo soportaría (negaba con la cabeza
dando énfasis a sus palabras) que yo en Kabul no puedo hacer nah, ni conozco a nadie.
Que mi canija es lo mejor que tengo y lo mejor que he hecho en mi vida
Pedro: Pero... ¿le ha pasado algo a Esther?
Pepe: No lo puedo decir, mi canija me lo ha prohibido
Pedro: ¿De qué hablas? ¿Le ha pasado o no le ha pasado algo? (los nervios también se
apoderaban de él, al ver a su consuegro así)
Pepe: Ayer me dijo que iba a escalar
Pedro: ¿En Kabul? ¿Y para qué?
Pepe: Iría a rescatar a alguien, yo que sé, me dijo que si en cuarenta y ocho horas no
daba señales de vida, llamáramos a un número
Pedro: Joder, eso... eso suena muy mal. ¿Mi hija sabe esto?
Pepe: No, mi canija me dijo que nadie se enterase
M: ¿Enterarse de qué? (entraba en el salón)
Pepe: ¿He dicho enterarse?
M: Déjese de rollos Pepe, ya me está diciendo que narices le dijo ayer Esther
Pedro: Vamos a tranquilizarnos un poco
M: No me pienso tranquilizar (tiraba el bolso en un salón y después colocaba sus manos
en jarra) hasta que me cuente que está pasando

-: Información de última hora, fuerzas militares españoles destinadas en Afganistán han


sufrido un atentado, en la madrugada de hoy. Se desconoce a esta hora la gravedad del
mismo. Ni el Gobierno ni el Ministerio de Defensa han ofrecido todavía ninguna
información al respecto. Al parecer y según las informaciones de los corresponsales de
esta cadena en Kabul, podría haber ocurrido mientras un equipo de escaladores de
nuestro ejército, trataban de rescatar a un compañero
Marcada 289

La noticia de última hora, dejaba el salón en un silencio tenso y doloroso. Con los tres
mirando la televisión mientras el ritmo de los latidos de sus corazones se alteraba por
completo, apoderándose de ellos, la desazón, el miedo, la incertidumbre, el dolor y
multitud de sensaciones más, nada halagüeñas

M: Diga... dígame que ella no iba a escalar, dígamelo (girada hacia su consuegro gritaba
a viva voz, sin obtener respuesta, pues quien debía dárselas, se hundía en el sofá,
tapándose la cara con ambas manos y meciéndose en busca de un consuelo imposible de
obtener)

V: Entiendo la situación... sí... eso es lo importante... bien mi Comandante le


agradeceríamos que nos alertara de cualquier novedad... nuevamente muchas gracias
por atendernos, hasta la próxima... ya, yo también lo espero
Pedro: ¿Qué te ha dicho? (preguntaba ansioso sentado en una de las butacas de su
despacho)
V: Ya han reiniciado las labores de búsqueda
Pedro: Bien, eso es positivo, porque... porque... porque nos da esperanzas.
Pepe: ¿Ha dicho algo más?
V: Ella cree, que les debió dar tiempo a resguardarse, pero es una opinión personal. La
cuestión es que las grietas por las que ellos estaban han quedado tapadas por la
explosión, creen que pueden estar en la misma donde cayó el paracaidista, pero el
terreno se ha movido y... no va a ser fácil dar con ellos
Pepe: Cago en mi vida
Pedro: Vamos Pepe, hay que tratar de...
Pepe: ¿Tratar de qué?... es la segunda vez que mi canija anda enterrá por ahí. Es que no
hay gente mala en el mundo para que le pasen cosas malas, que siempre le tiene que
tocar a mi hija ¿eh?, porque cojones siempre es a ella, ¿Por qué?
V: La Comandante ha dicho que nos avisará de cualquier novedad y que... Maca ha
dicho que puedes llamarla cuando quieras y cuantas veces necesites. ¿Maca?
M: Lo he oído (contestaba casi autista y con la vista totalmente perdida)
Pedro: Hija, podrías bajar a tomarte otra infusión, necesitas...
M: Lo que necesito (cortaba a su padre) es que Esther aparezca

David: Sargento, Sargento


E: Uhmssss
David: ¿Me oye?
E: Jumshsms, ¿Qué... que ha pasado? (trataba de despertarse, mientras los ojos parecían
pesarle toneladas) couf... couff (tosía con el pecho cargado por el polvo aspirado tras la
deflagración)
David: Salimos volando y estamos en la grieta, nos hemos quedado encerrados y...
usted lleva inconsciente al menos desde que yo me desperté
E: ¿Tú cómo estás? (preguntaba tratando de moverse y sin poder ver a su compañero
por la falta de luz)
David: Jodido, tengo una herida abierta en la barriga
E: ¿Cómo?... Tápala, tienes que tratar de frenar la hemorragia
David: Eso intento
E: Espera que pueda moverme y te ayudo, joder no sé qué cojones me lo impide
David: No se mueva, tiene la pierna atrapada por una roca
Marcada 290

E: No puede ser, no me... no me... duele (se tocaba buscando aquello que le decía su
compañero) joder (notaba la roca aplastando su pie por completo)
David: Jajaja ¿Qué le parece?, hemos venido a rescatar y mire como hemos acabado
E: Necesito luz, necesito ver
David: ¿En serio quiere verlo?, déjelo, mejor muera creyendo que todavía tiene dos
piernas

Emilio: Encarna está con Rosario y Cruz


Ana: ¿Y Maca?
Emilio: En el despacho, se ha atrincherado allí, está como ida Ana
Ana: ¿Cómo quieres que este? Me subo con ella, ¿los padres de ambas?
Emilio: En el jardín. Estaban despidiendo a Raúl, otro que está roto, los días más felices
de su vida se han ido a la mierda en un momento
Ana: Uff veremos cómo salimos de esta, yo estoy segura que Esther aparece, no sé
cómo pero aparecerá. Subo a por Maca cariño
Emilio: Bien, yo voy con ellos, los hermanos de Maca ya están de camino también

Hacía lo dicho a Emilio con el corazón encogido, conociendo a su amiga y sabiendo por
tanto, como estaría pasando todo lo acontecido con Esther. Nada más entrar en el
despacho, la veía sentada en la butaca principal del despacho, con su cabeza apoyada en
una mano, mientras con la otra limpiaba las lágrimas que brotaban con total naturalidad
y sin ningún tipo de obstáculo

Ana: Maca (la llamaba con la delicadeza propia de quien teme que, a quien nombra se
puede romper en cualquier momento)
M: Unas iniciales Ana (señalaba la radio) hablan de ella como si solo fuera unas letras,
la Sargento E punto G. ¿Te lo puedes creer? La mandan a rescatar a un pobre muchacho
y ahora es solo una inicial, hijos de... quiero que vuelva Ana... quiero que vuelva (se
dejaba abrazar rota ahora por el llanto)

David: ¿Cómo lo ve? Chungo ¿verdad?


E: Si todo lo que vas a decir van a ser chorradas de niñata histérica, prefiero que te las
ahorres
David: Prefiere que me las ahorre (repetía) no se preocupe, no creo que aguante mucho
más, ¿Qué hace? (preguntaba al verla moverse hacia atrás, mientras iluminaba la zona)
E: Busco mi mochila
David: ¿Tiene una grúa en ella o le ha entrado complejo Pocholo? Jajaja
E: Sigue gastando tus fuerzas en tonterías... agh... la tengo (conseguía llegar hasta ella)
David: Vale, ¿Qué tiene ahí?
E: Si en (miraba su reloj) si en unas horas más no vienen, lo sabrás
David: Es usted muy batallitas, he escuchado muchas de sus batallas en la base, todo
eso de su secuestro, de sus operaciones contra los terroristas, pero déjese de rollos, de
ésta no sale, lleve lo que lleve en la mochila. A no ser que lleve la grúa más un pie
ortopédico jajaja
E: Lo que tú digas chaval (rebuscaba en su mochila alumbrada por la linterna) tómate
esto (le lanzaba un blister de medicina)
David: ¿Esto qué es?
Marcada 291

E: Nada, tómate dos, total vas a morir igual, que más da lo que te dé (apoyaba como
podía su espalda en la pared más próxima, tras ingerir una pastilla, dispuesta a pasar las
horas necesarias para que la sacasen de allí, lo mismo que ya hizo una vez
David: Tiene narices jajaja (se tomaba las pastillas) vine aquí voluntario para poder
comprarme un pisito y casarme jajaja, ya podía haberme hipotecado como todo el
mundo (prácticamente hablaba para él, los nervios y el miedo a la muerte lo hacían
hablar sin parar) ¿Lo sabrán ya?... ¿Tiene pareja Sargento?... sí, sí que la tiene se quitó
el anillo cuando nos equipamos, yo también lo hice... jajaja eso es una premonición, nos
despojamos de ellas antes de subir, tiene gracia nos quitamos los anillos para no perder
un dedo y... digo ellas porque en la base se dice que usted... oiga sabe que se rumoreó
que usted y la comandante médico jajaja ya sabe, ¿estaban liadas?... ¿fue verdad? Venga
unas confesiones antes de morir, cuénteme
E: Cállate de una vez
David: Eso es que no hay nada que contar. Cuénteme como me va a sacar de aquí. ¿Se
va a cortar el pie como el tipo ese que se cortó un brazo? (algo en la expresión del rostro
de la Sargento le hacía pensar que había acertado) no, no... no puede ser... ¿tendría
cojones para eso?
E: ¿Si pudieras coserte la barriga lo harías?
David: Claro, pero no es lo mismo. No serviría de nada, óigame bien, eso no le va a
servir, antes de poder colarse por esa rendija (señalaba una mínima apertura sobre sus
cabezas) estaría desangrada
E: Mi chica me espera y no le voy a fallar, cueste lo que cueste
David: Eso es de locos, hay que estar muy loco para cortarse uno mismo la pierna
E: Jum, pirada me han dicho siempre, es hora de demostrarles que no tienen idea de
cuanto

Comandante: Ha hecho falta perder una vida para que la OTAN, se tome en serio el
rescate
Toni: Por lo menos lo han hecho, ahora todo es seguro y podrán llegar hasta ellos sin
sobresaltos
Comandante: Te admiro, es increíble cómo le ves el lado positivo a todo
Toni: Somos el equipo médico, su salvación en la mayoría de estos casos. Si nos
venimos abajo, ¿Cómo los ayudamos?
-: Les informo de la situación (un alto mando llegaba hasta ellos, interrumpiendo la
conversación) los americanos ya están arriban, van a realizar una serie de detonaciones
controladas, para intentar descubrir la grieta. Se ha cortado el tráfico aéreo y...
Comandante: De repente, ahora todo es posible y ya no hay riesgos (interrumpía su
explicación)
-: Entiendo su ironía Comandante, pero las cosas se han dado así, ahora céntrese en
organizar todo para la evacuación, el Ministro no quiere ni acepta un fallo más
Comandante: La evacuación ya está preparada. Ha dicho detonaciones, ¿cómo saben
que no les afectara?
-: Van a ser de muy pequeña escala, para ir abriendo camino, en cuanto ellos hagan una
señal se detendrán, no hay otra forma, puede creerme

E: Hey, no debes dormirte (llamaba su atención, mientras ella preparaba un


improvisado vendaje y una sujeción para su abdomen)
David: Se me cierran los ojos. ¿Cómo aguantó el secuestro tanto tiempo?
Marcada 292

E: Ejercicio, mente en blanco, yo que sé. Ahora no pienses en eso, esta vez no va a ser
tanto tiempo y para tu desgracia pero suerte mía, esta vez tengo compañía, aunque seas
un llorón, que llorón eres un rato
David: Jajaja (reía como podía)
E: Enga cuéntame cómo es tu chica
David: Hermosa y muy lista, es educadora infantil, está preparando las oposiciones, ¿y
la suya?
E: Tutéame ya da igual. La mía... la mía es lo más bonito que he visto en mi vida y...
jejeje también es una empollona, es de las que no le basta con trabajar que también
estudia, hace masters y rollos de esos
David: ¿Y qué hacen con nosotros?
E: Jejeje, yo que sé, será pa compensar ¿no?
David: Yo he sido toda la vida un zopenco
E: Jejeje pues ya somos dos. De pequeña, mi madre me ataba a la silla del escritorio con
un cinturón sino, no había dios que me retuviera sentada estudiando
David: ¿Eres hija de Guardia?
E: Jum, soy la tercera generación, no me vayas a decir que voy a ser la última, que te
arreo una tosta aunque no llegue
David: Jajajaja ¿tosta?
E: Guanta, hostia, torta, como quieras llamarlo. Te voy a un contar un chistecillo, Se
abre el telón y se ve a un Guardia Civil diciéndole a un Policía Nacional: Hijo de Puta,
¿cómo se llama la película? Jejejeje Mira quién habla jejeje, ¿a qué es bueno?
David: Jajaja, sí que lo es... Sargento
E: No seas nenaza, ya verás como salimos de esta, trata de arrastrarte hasta mi
David: Sargento, no creo que aguante
E: Enga ya (apretaba su mano con la suya) mira esto (sacaba un papel de su mochila y
lo iluminaba con la linterna) ¿lo ves?
David: Polvo, cae polvo, ¿qué pasa con eso?
E: La tierra está siendo movida, nos están buscando y no andan lejos (volvía apretar su
mano con la suya) tienes que aguantar un poco más
David: ¿Y tu pierna?
E: Ya ni siquiera siento el cachete del culo, pero es igual, ahora no hables, guarda
fuerzas

Los mejores años de nuestras vidas, las mejores lunas sabor a miel, tus manos traviesas
nunca se olvidan, tu boca impaciente sobre mi piel. Siento dentro que se acaban mis
días, el siguiente héroe caído puedo ser. No quiero leyendas de valentías, ni medallas
por cumplir con mi deber...

Pepe: Maca (pronunciaba su nombre acongojado desde la puerta del despacho,


acudiendo hacia ella al no obtener contestación) sabes que es fuerte y cabezota,
aguantará lo que sea por volver (se arrodillaba delante de ella)
M: Pero yo no lo soy, y si... si no vuelve...
Pepe: Eso no va a pasar (la estrechaba entre sus brazos, dejando ambos que el llanto los
uniese más)

¿Y qué hago aquí, mirando al cielo a 10000 kilómetros de tus besos, besando banderas,
abriendo fuego, clavando trincheras si te echo de menos? Jugando mi vida entre
bombardeos. Te echo de menos, ¿y qué hago aquí?
Marcada 293

E: Vale, esto ya está (terminaba de ajustar su camisola en la barriga del muchacho)


ahora préstame atención, solo tienes que arrastrarte un poco y disparar la bengala
David: Sí, ¿pero si no logro que cuele por la rendija?
E: Vas a atinar, ya lo verás
David: Sí, aunque solo sea por no ver como troceas tu pierna
E: Jejeje mira, si ahora eres un guasón

Los mejores años de nuestras vidas, se los estoy dando no sé a quien o a que emboscao
en una misión suicida, esta puede ser la última vez que te hable, que te escriba, que te
llore, que te diga, que daría mi vida por morir a tu lado y gritarle al viento que fui un
mal soldado

M: ¿Y Encarna? (limpiaba las lágrimas de su suegro)


Pepe: Está durmiendo, Cruz le ha dado unos tranquilizantes. Los demás andan
esturreaos por la casa, intentando descansar, como esta (señalaba a una Ana, que
dormitaba en una silla del despacho con el cuello en una postura inverosímil)
M: Es normal llevamos dos días
Pepe: Descansa tú también un poco
M: No puedo, no veo la hora, que alguno de estos teléfonos suene

Lejos, extremadamente lejos de tus besos. Intentado en vano cazar las estrellas con los
dedos. Echándote de menos tu carita de melocotón, tu boca, tu pelo. Mirando al cielo,
implorando un tiempo muerto al dueño del universo
Pa que escuches mis versos

E: Lo has hecho jejeje te dije que lo harías (exclamaba feliz al ver salir la bengala de la
grieta)
David: Sí joder, no me lo creo ni yo
E: Ahora solo hay que esperar, vuelve conmigo. Volvemos a casa chaval, nos van a
faltar cachos, pero volvemos

Y me mande de regreso directo a la tierra del fuego, a tu cama en llamas. Con besos de
queroseno y me enveneno aquí sin ti. Extraño tu presencia, carnívoro de tu esencia,
duele más tu ausencia que las balas del infierno

Comandante: Los tienen, han lanzado una bengala desde dentro, ya están iniciando las
maniobras para sacarlos (hablaba acelerada por la emoción)
M: Eso es... (el llanto no la dejaba hablar, pero hacía un esfuerzo sobrehumano) pero
sabes si ella, sabes si...
Comandante: No y yo ahora, tengo que asistirlos no podré volver a llamarte, lo hará
Toni es mi compañero, en cuanto sepa como está, él te llamará
M: Sí claro, no sabes cómo te agradezco que
Comandante: Nada (la cortaba) no me agradezcas hasta que te diga que vuelve junto a
ti

-: ¿Me oís? ¿Podéis oírme?


E: Sí (gritaba) estamos aquí
-: Bien, soy el Teniente Benito, ¿Cuantos sois?
Marcada 294

E: Tres, el paracaidista fallecido y el Soldado David, acaba de perder la conciencia y ha


perdido mucha sangre, es A+
Teniente: ¿Tú estás bien?
E: No puedo moverme, tengo un pie atrapado
Teniente: Ahora vamos a realizar una detonación para poder llegar hasta vosotros, trata
de cubrirte como puedas
E: Hecho, pero tienen que darse prisa o el chaval no aguantará (cubría al chaval con su
cuerpo) enga ya están aquí, ahora no puedes rendirte

Pepe: Aguanta canija, aguanta por tu padre que soy yo (murmuraba desde uno de los
sillones que había en el salón, donde todos se habían reunido después de la llamada de
la Comandante)

En un silencio que mostraba la ansiedad del momento, cada uno buscaba consuelo de
diferentes formas, unos abrazados a sus parejas, otros tapándose los rostros con sus
manos y Maca, Maca fijaba su vista en el teléfono rezando porque sonara de inmediato

Minutos después lo hacía, sin que ninguno atinara a contestar, ni siquiera ella misma,
quien con el primer sonido estallaba en llanto, presa de la ansiedad y el miedo, que la
atenazaban

V: Contesto yo (acudía raudo a él) dígame (contestaba)


Toni: ¿Macarena?
V: No, soy... dígame de una vez como está la Sargento
Toni: Grave, pero con vida. Tengo que dejarle estamos evacuándolos, ahora les
llamarán del Ministerio

Comandante: Joder (examinaba la pierna y ante el estado de la misma, se retiraba


sacudiendo sus manos, intentando relajarlas)
E: Iris (pronunciaba su nombre casi sin voz)
Comandante: Ahora no se te ocurra llamarme por mi nombre (se acercaba a su cara)
E: Jum... pero... haz lo que tengas que hacer, no pasa nah, lo único que me importa es
volver a ver a mi chica
Comandante: Lo harás

Ana: Esto es tétrico de narices, los uniformes de las enfermeras parecen de la segunda
guerra mundial
Emilio: Es un hospital militar, visten así
Ana: Ah... pues mal rollito da y mucho (conversaban en una de las salas de espera)
Emilio: Deja que aparezca el Pater. Ese sí que da yuyo

Pepe: No hay manera de que suelten prenda, que gente más cerrá (entraba en la sala,
hablando a viva voz e ignorando el cartel de: se ruega silencio)
En: Si no estuvieses preguntando cada cinco minutos, lo mismo sí te dirían algo
Pepe: Cago en la leche, tendré yo la culpa de estar nervioso y también la tendré, de
querer saber que están haciendo con mi canija (como llevaba haciendo días tiraba de su
bigote)
Marcada 295

En: Déjate quieto el bigote, que al final te van a quedar cuatro pelos en él ¿y la nuera?
Pepe: De operadora, no paran de llamarla preguntándole por la canija. Voy a dejar la
puerta abierta en cuanto pase cualquiera le pregunto y que no me cabreen que al final la
armo
Ana: No pueden tardar ya mucho, trate de relajarse
Pepe: Como me voy a relajar, ¿es que no habéis visto como le han dejao la cabeza? Por
favor, si parecía una bola de billar apalea
En: Esa es otra, otra vez rapada, que se le van a ver todas las brechas que tiene
Rosario: Ya estamos aquí (entraba a la sala) solucionado el alojamiento
Pedro: No es por nada y no me vayas a decir estirado, pero el personal de este hospital
es un poco antipático
Pepe: ¿Me lo dices o me lo cuentas?
Pedro: Hemos pasado por la chica que está en recepción y claro le hemos preguntado,
ha puesto unos ojos que parecían metralletas
Ana: Jajaja pero si es que al final se van a agobiar. Cariño ¿esta gente tiene potestad
para arrestarnos?
Pepe: Que tengan huev
En: Pepe (lo cortaba) cuidao con lo que dices
C: ¿Ya estáis aquí? (entraba también en la sala)
Rosario: Sí Cruz, hemos encontrado alojamiento para todos, aquí cerquita. ¿Y tus
niñas?
C: Acabo de hablar con Rodolfo y de momento van bien, veremos. Por cierto, que poca
gracia tiene el personal de este hospital, he ido a preguntar y casi me mandan al paredón
Ana: ¿Tú también?

M: Espera un momento Erika (entraba hablando por teléfono) haced el favor de no


preguntar más, se están molestando (volvía a salir y continuaba con su conversación
telefónica) nada, que están todos preguntado

En: Ya has odio a la nuera, siéntate y calladito


Pepe: Tenía que haber venido armado, iban a ver estos el dos de mayo que les armaba

Abogado: ¿Te has enterado?


Aitziber: ¿De que?
Abogado: Tu pikoleta
Aitziber: Ah... sí, no aprenderá en su vida
Abogado: Lo que no sé es... ¿qué hacía en Kabul?, cuando paramos de seguirla estaba
con la jueza y parecía que estaba adaptada a la vida policial de pueblo
Aitziber: A saber, se le cruzarían los cables, ella es así. ¿Han dicho algo más de su
estado?
Abogado: Que yo me haya enterado no. ¿Te preocupa?
Aitziber: Por mucho que quiera y después de todo el tiempo que ha pasado, no deja de
ser alguien especial para mí y...
Abogado: ¿Y?
Aitziber: Siempre te he dicho que es una superviviente, pero... Solo le he conocido dos
pasiones en su vida, su trabajo y la montaña, ¿qué hará sin eso?
Abogado: No le va a quedar otra, que adaptarse
Aitziber: Imagino, me gustaría que me informaras de la posibilidad que tengo de
comunicarme con ella o de hacerla venir cuando se recupere. No hay ninguna prisa
Marcada 296

Abogado: Aitziber, no creo que eso sea necesario ni tampoco conveniente

Colgaba a la enésima llamada que recibía solicitando información sobre su mujer y sin
apenas fuerzas, por todo lo sucedido, se apoyaba en la primera pared que encontraba,
cruzando sus brazos y bajando su cabeza por inercia

Salía de la zona de quirófanos hacia la sala de espera donde, previamente le habían


informado que se encontraban los familiares de la Sargento. Nada más verla apoyada en
la pared, y no conociendo su físico, algo le decía que ella, era su mujer

Comandante: ¿Macarena?
M: Sí (levantaba rauda la cabeza y como le pasara a la Comandante ella también la
intuía) ¿Iris?
Comandante: Sí (pronunciaba emocionada uniéndose a ella en un abrazo necesitado)
todo ha salido bien, ahora vendrá el equipo que la ha intervenido para hablar con
vosotros
M: Bien (se aferraba a ella y como venía sucediéndole los últimos días, por sus ojos
comenzaban a desfilar lágrimas sin ninguna contención) me va a faltar vida para
agradecerte
Comandante: Es mi trabajo (se separaban)
M: Haz hecho más que un trabajo (buscaba un pañuelo y una vez hecho, limpiaba sus
lágrimas) ¿Cuándo podré verla?

Pepe: ¿Quién es esa? (preguntaba al ver a su nuera abrazada a una mujer con bata
blanca y sin esperar invitación para ello se acercaba, sin ser consciente que no era el
único que lo hacía)

Comandante: Ahora será un proceso muy duro para ella, pero (se callaba al verse
rodeada) eh... hola
Todos: Hola (contestaban a la vez)
Pepe: ¿Y mi canija?
En: ¿Cómo está mi hija?
C: ¿Ha salido todo bien?
Ana: ¿Podemos verla? (se unía al bombardeo de preguntas)
M: Vale, vale, tranquilos. Ella es la Comandante Iris, se ha ocupado de atenderla allí y
ha participado
Pepe: Muy bien (la cortaba) ¿pero y mi canija?
Comandante: ¿Canija?
Pepe: Hija, lucero, nenica, niña de mi corazón, corazón de mi vida, mi mejor creación,
mi
En: Creo que ya se figura que eres el padre (cortaba sus explicaciones) cansino
Comandante: Ah, es el padre de la Sargento
Pepe: Pues claro, ¿no se nota?
Comandante: Jajaja un poco si
Pepe: Mare mía, llego a saber que en el ejército había semejantes bellezas y no me hago
Guardia
En: Ya estamos (murmuraba)
Comandante: Jajaja gracias, ya veo de quien heredó la sargento ciertas cosas
Marcada 297

En: No lo sabes tú muy bien (volvía a murmurar)


Pepe: Clavaita a mi, menos en lo pequeñaja. Con tremendos ojazos me la habrá dejao
bien ¿no?
Comandante: Jajaja, eso ¿me lo tomo como un piropo?
Pepe: Pues claro, pero al lío ¿Cómo ha ido?
Comandante: Bien, muy bien, le decía a Macarena que ahora vendrá el equipo que la
ha intervenido a explicaros, justo vienen por ahí
Pepe: Ya era hora coño
-: ¿Macarena Wilson? (preguntaba el que parecía jefe del equipo de médicos que
llegaba hasta ellos)
M: Sí soy yo. Pero si no le importa, mejor hable delante de todos
-: En ese caso, pasemos a la sala de espera
Comandante: Tú ven conmigo (susurraba a Maca)
M: Pero...
Comandante: Hazme caso, he conseguido que puedas verla cinco minutos

Comenzaba a despertarse, completamente desorientada, con pesadez en los parpados y


una gran sequedad en la boca, por eso lo primero q