Está en la página 1de 6

BIOGRAFÍA DE PLATÓN

Platón nació probablemente en Atenas o en Egina en el año 427 a.C. y murió en Atenas el
347 a.C. Fue un filósofo aprendiz de Sócrates y maestro de Aristóteles. Es
reconocido por sus diálogos, en los que habla de filosofía, metafísica, epistemología,
ontología, ética, política, arte, y muchos otros temas.
Platón era hijo de Aristón, y nació en medio de una familia aristocrática, en la que
algunos miembros habían usurpado el poder de Atenas luego de la Guerra del
Peloponeso. Es por ello que, pese a pertenecer a la oligarquía, Platón en varias
ocasiones mostró su rechazo al gobierno que tenía Atenas en ese entonces. Esto
puede evidenciarse en sus obras Político, Leyes y República.
Sobre su infancia y adolescencia nos habla Espeusipo, su sobrino, quien describe la
agilidad mental precoz de Platón. Cuenta además que en un comienzo el filósofo quería
ser artista y que estaba muy interesado en la pintura, el drama y la poesía, y que incluso
quería escribir tragedias; pero todo esto cambió cuando Platón comenzó a asistir a las
reuniones impartidas por Sócrates. Y este interés por el arte rápidamente cambió por un
odio hacia ellas, al punto de promover, en la construcción de su Estado Ideal, la expulsión
de los poetas. Se sabe que, en cambio, Platón se dedicó a los deportes, al ejercicio
corporal y sobre todo a las prácticas atléticas y a la gimnasia. De hecho, se ha llegado a
saber que “Platón” no era su verdadero nombre, sino Aristocles, y que “Platón” era
en realidad un apodo que le había puesto su profesor de gimnasia debido a su
espalda ancha. Algunos creen incluso que era jorobado, y que luchó en la Guerra del
Peloponeso y en la Guerra de Corinto.

“Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen

nada sus ideas, o no vale nada el hombre.” Platón

Por su parte, Aristóteles cuenta que antes de escuchar a Sócrates, Platón había conocido
a Crátilo, quien lo había introducido en la antigua discusión de si el pensamiento es
totalmente empírico o totalmente racional, inclinándolo por lo primero. Sin embargo,
Sócrates le habría hecho cambiar de parecer al llevarlo a definir primero cada cosa de la
que se quería hablar. Por ello llegó a la idea de que antes del mundo sensible, había una
realidad que sólo podía ser conocida pero no experimentada, y de ahí surgió su teoría
del mundo de las ideas, en donde existen los arquetipos de cada elemento del mundo
empírico.
Sobre su acercamiento a Sócrates difieren Diógenes Laercio y W. K. C. Guthrie. El
primero cree que Platón conoció a Sócrates cuando este tenía veinte años; el segundo
cree que ya lo conocía desde tiempo atrás, cuando tenía incluso quince años. De ambos
puede rescatarse entonces que el primer encuentro ocurrió entre el año 412 a.C. y 407
a.C., y desde entonces Platón fue un discípulo acérrimo y un gran amigo de
Sócrates. Si bien hay discusión sobre su primer encuentro, también lo hay sobre el
último. La razón de esta ambigüedad radica en dos libros de Platón. En el
primero, Apología, narra que Sócrates, mientras era declarado culpable por ofender a los
dioses griegos y por corromper a la juventud, señaló entre el público a los creía que sus
únicos amigos, entre los que estaba Platón. Sin embargo, en el segundo, Fedón, dice,
mediante uno de sus personajes, que él mismo, Platón, no había podido ir al juicio de
Sócrates por encontrarse enfermo. Sobre esto último se han arrojado varias hipótesis,
algunas acusando a Platón de no ser tan amigo de Sócrates como se pensaba; pero este
juicio no estaría en relación con el afecto que le demuestra en toda su obra. Una de las
hipótesis más aceptadas es que tal vez Platón no fue porque no resistía la idea de ver a
Sócrates siendo juzgado y castigado.
Una vez muerto Sócrates, Platón viajó junto a algunos compañeros a Megara, Egipto,
Italia y Sicilia, donde conoció a diferentes pensadores que influirían su pensamiento,
como es el caso de los pitagóricos, de los que aprendió conceptos como el de armonía; o
Parménides, del que pudo desarrollar su idea de alma; o Anaxágoras, del que compartió
la idea de que la razón inundaba todo cuanto existía. Luego volvió y compró una
propiedad en las cercanías de Atenas, donde fundó su Academia, por la que pasarían
grandes pensadores y que estaría en servicio hasta el año 529 d.C. Aquí Platón
compartiría sus conocimientos hasta su muerte en el 347 a.C., cuando rondaba los
ochenta años.

“Toda la filosofía occidental se reduce a una serie de notas

escritas al margen de las páginas de Platón” Alfred North

Whitehead
Su obra puede dividirse en cuatro momentos, respondiendo al tiempo en que las
concibió. El primer momento responde a sus primeros diálogos, fuertemente
determinados por el pensamiento socrático. En ellos podemos
encontrar Apología, Ion, Critón, Protágoras, Laques, Lisis, Eutifrón, entre otros. El
segundo momento es determinado por su posición política y por los primeros atisbos que
hace de su teoría de las ideas. Aquí podemos encontrar obras
como Gorgias, Eutidemo, Hipias Menor, Crátilo, Menexeno, y Menón, entre varias otras.
El tercer momento es cuando ya está conformada la teoría de las ideas y el pensamiento
según el cual conocer es recordar. Obras características de esta etapa
son Fedro, Fedón, República y El Banquete. Finalmente, el cuarto momento es una
evaluación que Platón hace sobre sus propias ideas, donde
encontramos Teeteto, Parménides, Político, Filebo, Sofista, Leyes, Timeo, etc.
Para Platón el hombre está formado por dos elementos (cuerpo y alma). El cuerpo es una
entidad puramente sensible, ha sido formado por el Demiurgo que es un pequeño dios de
origen pitagórico. Según el pitagorismo, el Demiurgo creó el mundo sensible y le dio
formas geométricas. El Demiurgo creó el mundo con materia y por lo tanto lo hizo
imperfecto, cambiante, mudable, ... En cambio, la ψυχή (psyché, alma) no es material,
sino una fuerza o un principio vital gracias al cual los seres pueden moverse.

Dualismo antropológico
La antropología platónica sigue una tradición órfico-pitagórica, que considera que lo más
importante en el ser humano no es el cuerpo sino la psyché. El cuerpo forma parte del
mundo sensible, limitado, imperfecto, moral, etc. mientras que la psyché (alma) es de
naturaleza parecida a las ideas y es capaz de conocerlas, por lo tanto, es bella, sabia y
buena.
Platón sostiene la idea pitagórica de la transmigración de las almas, es decir, la
desaparición del cuerpo no significa en absoluto la desaparición del alma sino todo el
contrario, la muerte es considerada como una liberación. Pero esta liberación no es
eterna, puesto que el alma tendrá que volver a renacer en otro cuerpo.
Según Platón el alma se alimenta de belleza, sabiduría y bondad, pero no todos los seres
humanos saben cómo alimentar correctamente su alma. Este es un asunto de gran
importancia puesto que el destino de nuestras almas depende del tipo de vida que
llevamos cuando está ligada a un cuerpo. El cuerpo está considerado como una prisión en
la que se está debido a algún error cometido anteriormente. De todos modos, es posible
liberarse de esta prisión, como por ejemplo en el mito de la caverna. El error cometido ha
sido alejarse del Bien y de la Verdad, si somos capaces de llenar el alma de Bien y
Verdad podremos liberarnos definitivamente del ciclo de reencarnaciones. En conclusión,
se puede afirmar que la vida filosófica es la que nos puede hacer más perfectas y
liberarnos definitivamente de las limitaciones que tiene el cuerpo.
La concepción platónica del ser humano considera que el alma recuerda aquello que ya
había conocido. Este recuerdo es posible puesto que el alma ha existido en el mundo de
las ideas. Esta alma es exclusiva del ser humano y es inmortal. Platón considera que el
conocimiento es la tendencia natural del alma para liberarse del cuerpo puesto que el
lugar del alma es el mundo de las ideas.

Según la antropología platónica el alma está formada por tres partes:


La parte racional, que se encuentra en la cabeza es la única parte inmortal e
independiente del cuerpo, su función es llegar al conocimiento racional del mundo;
la parte irascible, situada en el pecho, es mortal y no se puede separar del cuerpo, es la
fuente de pasiones nobles y tiene la finalidad de retener los impulsos incontrolados del
hombre;
y la parte concupiscible, que se encuentra en el vientre y es el origen de las pasiones
innobles, es mortal y no se puede separar del cuerpo puesto que está absolutamente
ligada a él
Los argumentos que da Platón para demostrar la inmortalidad del alma son:
El alma recuerda las ideas obtenidas anteriormente, por lo tanto, es capaz de pasar de un
estado a otro. Lo natural es que una cosa vuelva al estado que tenía anteriormente y pase
de la existencia a la pura contemplación del mundo de las ideas. La existencia del alma va
más allá de la vida.
El alma es simple y sólo se corrompe aquello que está formado por partes. Como lo que
es simple no se puede corromper, tampoco puede morir y por tanto es inmortal.
Alma quiere decir vida, principio del movimiento, pero este movimiento viene de su propia
naturaleza y por tanto siempre tendrá vida, es decir, será inmortal.
La antropología platónica está estrechamente relacionada con la ética y con la política. A
cada parte del alma le corresponde una virtud propia. Así pues, prudencia, valor y
serenidad, serán respectivamente las virtudes que corresponden a las tres partes del
alma, la racional, la irascible y la concupiscible.

Dualismo Ontológico
Según Platón, todas las cosas han sido creadas a partir de su Modelo inmaterial. Estos
Modelos inmateriales o Ideas serían inmortales mientras que lo que fue creado a partir de
esas ideas sería mortal y tendría sus características propias (Por ejemplo: un caballo)
El mundo sensible está compuesto por los objetos físicos que son materiales, corruptibles,
mutables, plurales… Este mundo lo percibimos a través de los sentidos, los cuales no nos
proporcionan el verdadero conocimiento sino uno más relativo
El Mundo Inteligible está compuesto por las ideas de los objetos del mundo sensible y
estas ideas son inmateriales, universales, únicas, inmutables… Forman la verdadera
realidad, a la que solo podemos llegar por medio de la razón y de esta forma, alcanzamos
el verdadero conocimiento. Con lo que concluimos en que el Mundo Sensible o los objetos
que lo representan son meras copias de esas ideas del Mundo Inteligible. Según Platón
hay varios tipos de ideas y para organizarlas creo una pirámide jerárquica en la que la
idea principal era la del Bien.
Dualismo Epistemológico
Según Platón, el alma que está en el mundo de las ideas, cae al Mundo Sensible y queda
atrapada olvidando todo lo que sabe (Las Ideas). Por eso dice que el conocimiento
consiste en recordar (Anamnesis) aquello que el alma ya sabía, es decir, la idea de Bien y
entonces será cuando el alma volverá al Mundo Inteligible. Sobre todo, la dialéctica
(último tramo de la educación) nos permite ascender del Mundo Sensible al Mundo
Inteligible. Para alcanzar la sabiduría es preciso ascender de un grado de conocimiento a
otro, existen dos grados de conocimiento. El Conocimiento Sensible, que se percibe a
través de los sentidos y por lo tanto es relativo, a nivel de opinión o doxa, y el
Conocimiento Inteligible que se percibe a través de la razón y es el verdadero a nivel de
ciencia o episteme. Platón hace un paralelismo entre los conocimientos y los mundos.
Mientras que el Conocimiento Sensible, dividido en Eikasia (mínimo conocimiento,
imágenes y sombras) y Pistis (objetos físicos) corresponden al Mundo Sensible, el
Conocimiento Inteligible, dividido en Dianoia (objetos matemáticos) y Noesis (Las Ideas)
corresponden al mundo inteligible.
Ideas principales
Sus principales ideas y sobre las cuáles se dedicaba a escribir y a redactar sus diálogos
se basaban principalmente en la filosofía política, psicología, ética, epistemología,
antropología filosófica, gnoseología, cosmología, metafísica, filosofía del lenguaje,
filosofía de la educación.
Basó sus ideas en la teoría de las ideas en donde plasma sus ideas de que existían dos
mundos; el mundo de las ideas y el mundo de las cosas. El de las ideas era el que no
podemos distinguir con nuestros sentidos y el de las cosas que es el mundo sensible, el
que podemos percibir por medio de nuestros sentidos.

Teoría filosófica
Su filosofía se fundamentó en la teoría de las ideas por medio del cual articulaba todo su
pensamiento. Veía dos formas de ver la realidad, una inteligible a la cual denominaba idea
y que para él era inmaterial y eterna, ajena al cambio y sensible; y una sensible que
estaba formada por las cosas con características materiales, que podían ser sometidas a
cambios y destrucción.
También consideraba que las Ideas se encontraban jerarquizadas de manera tal que el
primer rango le corresponde a la idea de bien, que también envolvían los objetos éticos y
estéticos, luego estaban las ideas sobre los objetos matemáticos y por último, las de las
cosas.

También podría gustarte