Está en la página 1de 2

BIOGRAFÍA DE PLATÓN

Platón nació probablemente en Atenas o en Egina en el año 427 a.C. y murió en


Atenas el 347 a.C. Fue un filósofo aprendiz de Sócrates y maestro
de Aristóteles. Es reconocido por sus diálogos, en los que habla de filosofía,
metafísica, epistemología, ontología, ética, política, arte, y muchos otros temas.
Platón era hijo de Aristón, y nació en medio de una familia aristocrática, en la
que algunos miembros habían usurpado el poder de Atenas luego de la Guerra del
Peloponeso. Es por ello que, pese a pertenecer a la oligarquía, Platón en varias
ocasiones mostró su rechazo al gobierno que tenía Atenas en ese entonces.
Esto puede evidenciarse en sus obras Político, Leyes y República.
Sobre su infancia y adolescencia nos habla Espeusipo, su sobrino, quien
describe la agilidad mental precoz de Platón. Cuenta además que en un
comienzo el filósofo quería ser artista y que estaba muy interesado en la pintura, el
drama y la poesía, y que incluso quería escribir tragedias; pero todo esto cambió
cuando Platón comenzó a asistir a las reuniones impartidas por Sócrates. Y este
interés por el arte rápidamente cambió por un odio hacia ellas, al punto de
promover, en la construcción de su Estado Ideal, la expulsión de los poetas. Se
sabe que, en cambio, Platón se dedicó a los deportes, al ejercicio corporal y sobre
todo a las prácticas atléticas y a la gimnasia. De hecho, se ha llegado a saber
que “Platón” no era su verdadero nombre, sino Aristocles, y que “Platón”
era en realidad un apodo que le había puesto su profesor de gimnasia
debido a  su espalda ancha. Algunos creen incluso que era jorobado, y que
luchó en la Guerra del Peloponeso y en la Guerra de Corinto.

«Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no

valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre.» Platón

Por su parte, Aristóteles cuenta que antes de escuchar a Sócrates, Platón había
conocido a Crátilo, quien lo había introducido en la antigua discusión de si el
pensamiento es totalmente empírico o totalmente racional, inclinándolo por lo
primero. Sin embargo, Sócrates le habría hecho cambiar de parecer al llevarlo a
definir primero cada cosa de la que se quería hablar. Por ello llegó a la idea de
que antes del mundo sensible, había una realidad que sólo podía ser conocida
pero no experimentada, y de ahí surgió su teoría del mundo de las ideas, en
donde existen los arquetipos de cada elemento del mundo empírico.
Sobre su acercamiento a Sócrates difieren Diógenes Laercio y W. K. C. Guthrie. El
primero cree que Platón conoció a Sócrates cuando este tenía veinte años; el
segundo cree que ya lo conocía desde tiempo atrás, cuando tenía incluso quince
años. De ambos puede rescatarse entonces que el primer encuentro ocurrió entre
el año 412 a.C. y 407 a.C., y desde entonces Platón fue un discípulo acérrimo y
un gran amigo de Sócrates. Si bien hay discusión sobre su primer encuentro,
también lo hay sobre el último. La razón de esta ambigüedad radica en dos libros
de Platón. En el primero, Apología, narra que Sócrates, mientras era declarado
culpable por ofender a los dioses griegos y por corromper a la juventud, señaló
entre el público a los creía que sus únicos amigos, entre los que estaba Platón.
Sin embargo, en el segundo, Fedón, dice, mediante uno de sus personajes, que él
mismo, Platón, no había podido ir al juicio de Sócrates por encontrarse enfermo.
Sobre esto último se han arrojado varias hipótesis, algunas acusando a Platón de
no ser tan amigo de Sócrates como se pensaba; pero este juicio no estaría en
relación con el afecto que le demuestra en toda su obra. Una de las hipótesis más
aceptadas es que tal vez Platón no fue porque no resistía la idea de ver a Sócrat
es siendo juzgado y castigado.
Una vez muerto Sócrates, Platón viajó junto a algunos compañeros a Megara,
Egipto, Italia y Sicilia, donde conoció a diferentes pensadores que influirían su
pensamiento, como es el caso de los pitagóricos, de los que aprendió conceptos
como el de armonía; o Parménides, del que pudo desarrollar su idea de alma; o
Anaxágoras, del que compartió la idea de que la razón inundaba todo cuanto
existía. Luego volvió y compró una propiedad en las cercanías de Atenas,
donde fundó su Academia, por la que pasarían grandes pensadores y que
estaría en servicio hasta el año 529 d.C. Aquí Platón compartiría sus
conocimientos hasta su muerte en el 347 a.C., cuando rondaba los ochenta años