Está en la página 1de 14

Publicado en

Cuadrantes dinámicos
Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)
Método técnico de la psicología astrológica para la indagación del desarrollo del
comportamiento dirigido por reflejos, sobre todo en el área de la ejecución de tareas en
la vida diaria y en el mundo del trabajo.
Se basa en la división del sistema de casas en cuatro bloques, los cuales no siguen la
clásica forma de delimitación basada en los ejes principales (AC, IC, DC, MC).
En este caso se empieza por los cuatro puntos de reposo de las casas fijas (2,5,8 y11).
Los puntos de reposo son las posiciones con menor volumen de energía dirigida hacia
el entorno del sistema de casas (puntos de calma absoluta).
Esta división recuerda a una cruz de San Andrés que, con sus cuatro brazos, mantiene
el todo en forma y estructura. En estos cuadrantes dinámicos, los puntos cardinales
están en medio, como áreas de máxima energía dirigida hacia el exterior.

Curva de intensidad
La razón por la que los cuadrantes dinámicos tienen su principio en los puntos de
reposo reside en la misma naturaleza de su función.
Su verdadera tarea es cuidar y ordenar lo existente y lo que se ha originado como
nuevo para poder utilizarlo o disfrutarlo permanentemente sin un gran dispendio
energético.
El objetivo de la eventual actividad de los planetas en casas fijas es siempre alcanzar
un estado seguro, estable y en calma. Para conseguir esto son más adecuados los
planetas que se encuentran cerca de la cúspide, puesto que los de la zona media y
hacia el final de las casas fijas prefieren disfrutar y tienden a la inercia y a «hartarse».
En los puntos de reposo de las casas fijas rige la calma (pero también la cristalización).
En esos estados la vida produce un roce, lo cual significa movimiento. Y de ello surge
un nuevo impulso.
Los cuadrantes dinámicos siguen por antonomasia una antigua ley esotérica, la ley de
la creación:
PENSAMIENTO
ENERGIA
FORMA
En el usual (desde hace tiempo) énfasis de la astrología en los puntos cardinales, o sea
casas cardinales, reside claramente el gran peso que se le da a la actividad
extravertida típicamente occidental y al rendimiento/trabajo considerándolos como lo
mejor y más elevado. (La sociedad occidental se describe también como la «sociedad
del trabajo/rendimiento»).
En cambio, el modo oriental de ver la vida enfatiza más la reflexión, la premeditación
antes de pasar a la acción. Y la vieja sabiduría esotérica dice desde siempre que todo
suceso o proceso tiene su inicio real en la conciencia.
Pensamiento – Energía – Forma; estos conceptos son las claves de la sucesión
consecutiva de las tres cruces en los cuadrantes dinámicos: Mutable – Cardinal – Fija.
Todos (incluso los más pequeños) sucesos de la vida empiezan en realidad con una
percepción instintiva, un deseo o un pensamiento, por pequeño o fugaz que sea.
Estas definiciones corresponden también a la cruz mutable. Mientras opinemos que
todo empieza con una acción, tenemos la clasificación clásica de los cuadrantes
Cardinal – Fijo – Mutable: HACEMOS –
TENEMOS – y sólo después PENSAMOS sobre el todo. Esto podría ser la causa de la
poca o negativa valoración de la cruz mutable en el pasado, tal como se expresa en la
descripción «casas cadentes». Pues la reflexión a posteriori no es, a menudo,
provechosa.
Las preguntas adecuadas para la correcta interpretación de los cuadrantes dinámicos
son:
– ¿Cómo recibo/acepto una tarea en la conciencia? (Mutable)
– ¿Cómo la realizo? (Cardinal)
– ¿Qué obtengo de ello? (Fija)
Estos cuatro cuadrantes dinámicos (de forma análoga a los conocidos círculos de 90
grados de Ebertin, entre otros) se superponen (con sus posiciones planetarias) de
forma que un sector comprende 90º de casa.
La clasificación de los planetas resultante se conoce como secuencia de reflejos. En la
práctica esto significa: cuando alguien aborda una nueva cosa, un proceso o una tarea,
empieza con el planeta que se encuentra más a la izquierda (ver esquema). A
continuación, automáticamente, entra en acción el siguiente planeta por la derecha y
así sucesivamente sigue toda la fila, hasta que finalmente el proceso se acaba con el
último planeta, el que se encuentra más a la izquierda. La observación práctica
demuestra que las personas, en sus tareas diarias (sean pequeñas o grandes) ponen
sus planetas en marcha en la misma secuencia en que aparecen ordenados en sus
cuadrantes dinámicos individuales. Es decir, se trata de un esquema muy personal de
actuación o manejo –correspondiente al modelo de comportamiento aprendido en la
infancia.
El cuadrante dinámico como formulario contiene todo lo que se necesita para
interpretarlo: el espacio del medio para la colocación de los planetas individuales está
dividido en cuatro partes, cada una correspondiente a un cuadrante dinámico (ver los
números de las casas).
Los nombres de estos cuadrantes, que corresponden al significado del respectivo eje
cardinal, pueden verse en los bordes laterales: cuadrante del yo (Yo), cuadrante del
colectivo (Col), cuadrante del tú (Tú) y cuadrante de la individuación (Ind).
(Los planetas que se encuentran en cada uno de estos cuadrantes están ocupados con
el tema correspondiente). Esto permite una interpretación más afinada, pues es
importante saber si un planeta en lafila número «X», aborda la tarea correspondiente a
la fase de forma centrada en el yo o ligada al tú, de manera orientada al colectivo o de
forma individualista. Sin embargo, el verdadero desarrollo del proceso tiene lugar sin
tener en cuenta la pertenencia a un determinado cuadrante, siempre hacia adelante,
de izquierda a derecha.

El espacio de los planetas está dividido verticalmente en nueve fases. Las líneas más
gruesas son lascúspides de las casas y las más delgadas corresponden a los puntos de
inversión y de reposo.
En el borde superior, las fases están indicadas con algunas notas. Su secuencia habla
por sí misma. En la parte inferior se muestra el curso de la curva de intensidad por el
cuadrante y las tres fases principales están indicadas con los conceptos clave
anteriormente indicados PENSAMIENTO – ENERGIA – FORMA).
La práctica muestra distribuciones muy individuales de los planetas. Algunas subfases
o incluso alguna fase principal pueden estar desocupadas de planetas. Esto indica que
se tiene dificultad con la fase (que cuesta esfuerzo) o que se omite. Como (al menos
inconscientemente) se percibe el déficit, se busca ayuda (y, normalmente, se atrae a
personas que tienen esta parte bien ocupada (mecanismo de selección)).
Este fenómeno juega un papel clave en la elección de pareja, proceso que, en buena
parte, se realiza de manera inconsciente. Entra en juego el principio
de complementación mediante el tú. Y por eso, los cuadrantes dinámicos también
pueden utilizarse de forma inversa, por ejemplo en la selección de equipos de trabajo y
en el asesoramiento personal. Como es sabido, a menudo, dos compañeros de trabajo
tienen altercados porque (debido a una fuerte ocupación de la misma fase) se disputan
mutuamente un determinado puesto.
Éstas son sólo algunas sugerencias sobre las múltiples aplicaciones de los cuadrantes
dinámicos.

Cruz
Publicado en

Cruz
Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé, 2000-2008)
Cruz, grupo de cuatro signos zodiacales que forman ángulos rectos entre sí. Cada cruz
está formada por un eje de signos masculinos opuestos (temperamentos de fuego y
aire) y un eje de signos femeninos opuestos (tierra y agua). Los cuatro signos de una
cruz tienen la misma motivación pero actúan de forma distinta (distinto
temperamento).
En principio, las palabras clave de cada cruz deben considerarse siempre dentro del
marco de la trinidad y, dentro del marco de referencia correspondiente, la terminología
debe ser consistente. Por ejemplo:

Impulso
Impulso, el concepto más esencial para la comprensión de la
motivación común a los cuatro signos de la cruz cardinal. (Aries,
Cáncer, Libra y Capricornio).
Físicamente, el impulso es una fuerza que pone a la materia en
movimiento (empuje) o aumenta su velocidad (aceleración). Es una
energía que actúa sobre la forma existente de la materia (ya sea
cambiándola, dándole nueva forma o destruyéndola). La fuerza resultante está
determinada por la resistencia (véase Perseverancia, cruz fija) que condiciona la inercia
de la masa en cuestión. El impulso es la condición previa fundamental para todos los
procesos creativos y actividades, así como para la productividad y la creatividad.
Dar impulso, poner en movimiento o activar son principios naturales que están
anclados en todos los niveles del ser humano. Dado que es el principio opuesto a la
persistencia (inercia), siempre aparece en el ser humano en aquellas situaciones,
circunstancias y sucesos que duran demasiado. Uno de los proporcionadores de
impulso más frecuentes es el aburrimiento y otros son la saciedad y la curiosidad.
También debe destacarse como causa, la percepción de un peligro cercano (real o
supuesto). Igualmente primitivo es también el afán de movimiento en sí, que es
propio de determinadas personas.
Este afán es una característica de la cruz cardinal. Las personas que están fuertemente
influenciadas por esta cruz o las que tienen algunos aspectos rojos (90º, 180º) en su
horóscopo parecen estar siempre en él: ¿Quién vive?», siempre están listos para la
siguiente acción. «La vida es movimiento» o, en otras palabras, «La ociosidad es
el principio de todos los vicios/males»” son frases clave de la cruz cardinal (pero
también de los aspectos rojos y, en especial, de los planetas Sol y Marte).
En las personas, esta forma de pensar de: «¡Debe haber movimiento!» conduce al
pensamiento basado en el rendimiento. Se dice que nuestra cultura occidental es la
«sociedad del rendimiento». Y, en realidad, nuestra sociedad se intranquiliza
rápidamente cuando las «tasas de crecimiento» se estancan o retroceden.
El pensamiento basado en el rendimiento, ocasionalmente puede llegar a convertirse
en ilusión de rendimiento. Este exceso toma a veces carácter eufórico («adictos al
trabajo», «deportistas de élite», etc.), puede desarrollarse hasta crear mecanismos
autónomos y, especialmente, si aparece en la juventud, puede conducir a un desarrollo
unilateral del carácter (niños prodigio).
Persistencia
El concepto esencial para la comprensión de la motivación común a los
cuatro signos de la cruz fija.
En física, este concepto se encuadra dentro de la ley de la inercia: un
cuerpo permanece en el estado de reposo o de movimiento que ha
mantenido hasta el momento hasta que una fuerza (por ejemplo el
rozamiento, en el caso de un cuerpo en movimiento) modifica ese
estado.
En el ser humano, la persistencia es un principio natural fuertemente anclado que le
permite mantener, cuidar y utilizar lo existente. Todos los trabajos físicos, psíquicos o
mentales del ser humano que sirven para la construcción de rutinas, la estandarización,
la planificación y la garantía del orden, son una expresión de la capacidad de
persistencia.
En el horóscopo, este tipo de comportamientos y esfuerzos están indicados
fundamentalmente por las posiciones planetarias en la cruz fija, sea en el zodíaco o en
el sistema de casas. No obstante, este impulso también es inherente a los planetas
Venus y Saturno.
La Luna es especialmente sensible a la influencia recibida mediante la persistencia,
como puede darse, por ejemplo, con un aspecto de Saturno a la Luna (educación según
la tradición, según estructuras morales, mundo emocional conservador, instinto de
posesión en las relaciones, imágenes internas fuertemente ancladas, hábitos de todo
tipo, etc.)
En el caso de Urano, este momento de inercia (también existente) estimula a romper la
estrechez de los sistemas cerrados y hace muy inventivo.
La persistencia (o inercia) es fundamentalmente una característica de los cuerpos (de
todos los estados y formas de la materia). Por eso, desde el punto de vista esotérico y
de desarrollo psicológico, también puede convertirse en un impedimento importante
para el desarrollo de la conciencia, especialmente en su forma estática: la resistencia
por convencimientos (status quo de la conciencia) y la persistencia de aversiones,
idiosincrasias y mecanismos de autoprotección.
En ese caso, tarde o temprano, el rozamiento de las cambiantes circunstancias
externas sacudirá los firmes contenidos de la conciencia o bien ocasionará su
hundimiento (aprendizaje mediante la experiencia). Esto puede llevar a un estado de
resignación que, en cualquier caso, es doloroso para el ego.
Para la superación consciente (y, por tanto, positiva) de la inercia inhibidora del
desarrollo, deben ponerse en juego sus dos polaridades. Las polaridades de la
persistencia son el «impulso» (cruz cardinal, la persona debe volverse creativa) y
«ritmo» (cruz mutable, la persona debe orientarse de forma sensitiva ante las fuerzas
cambiantes del entorno y adaptarse rítmicamente a las mismas). Es importante cultivar
paralelamente ambas cualidades polares. Sólo así, al cabo de un tiempo, se produce
una «situación de tablas» en la que los polos se han equilibrado entre sí (aspecto de
oposición).
Como puede verse, la finalidad de la persistencia no es sólo el mantenimiento de lo
existente sino que (al menos para el ser humano) también es un estímulo para el
crecimiento y el desarrollo (evolución).
Inercia
La inercia de la masa o de la materia, tal como se formula en física como ley natural,
dice que toda masa se mantiene en el mismo estado o permanece en el mismo
movimiento hasta que una fuerza actúa sobre ella y modifica su estado o la dirección y
la intensidad de su movimiento.
Este principio también se encuentra en el ser humano. Entonces recibe el nombre de
capacidad de persistencia. Astrológicamente, se expresa en la cruz fija del zodíaco y
en las correspondientes casas 2, 5, 8 y 11. Con intensidad variable, también se
encuentra en la cualidad de los aspectos azules (60º + 120º) y en la función de los
planetas Saturno y Venus: Azul=Aspectos de calma; Saturno=Aferrarse
Conservador
Conservador, del latín conservatio = conservación, mantenimiento, salvación. Hoy el
término conservador se utiliza frecuentemente con una connotación negativa, por
ejemplo, al hablar de «comportamiento conservador» o de una «orientación
conservadora», en el sentido de un comportamiento «atrasado», aferrado a lo antiguo o
en contra de una actitud moderna y progresista. Ésta es una valoración típica en
nuestra cultura de carácter «dinámico».
En cambio, el significado (latín) original no hace ninguna valoración y establece
sencillamente que ante determinados asuntos, situaciones e ideas, se puede tener una
actitud de guardar o conservar, o desarrollar una actividad basada en la idea de
salvaguardar.
El instrumental astrológico contiene varios factores efectivos en
esta línea: en el zodíaco son los cuatro signos de la cruz fija
(Tauro, Leo, Escorpio y Acuario) y en el sistema de casas, las
casas correspondientes (2, 5, 8 y 11). Su función es mantener y cuidar, y en caso
necesario defender, lo útil y lo valioso aunque esto (como es muy claro en Acuario y
Leo) pueda contener la integración de lo nuevo en lo existente (véase
también persistencia).
En cuanto a los planetas, Saturno es el primero que, con su tarea de asegurar la
existencia, aporta siempre un punto de vista conservador.
Y en cuanto a los aspectos, encontramos la cualidad conservadora en los aspectos
azules, que inducen a los planetas que enlazan a preferir el disfrute de lo existente y lo
conocido en lugar del riesgo de lo nuevo.
Ritmo

No descrito.

Publicado en Astroglosario | Deja un comentario

Cruz fija
Publicado en

Cruz fija
Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)
También: casas fijas. Cuatro de los doce signos zodiacales que están ordenados en
forma de cruz. Cada dos signos están en oposición entre sí y forman un eje (un brazo
de la cruz). Ambos ejes, Tauro- Escorpio y Leo- Acuario, forman un ángulo recto entre
ellos.

La función fundamental de la cruz fija es la conservación, el cuidado y la


utilizaciónde lo existente y de lo que ya ha dado buen resultado – un comportamiento
básicamente conservador que se opone a lo nuevo con lo acreditado o lo
acostumbrado, o que por lo menos, antes que nada, prueba su utilidad.
Algunos conceptos clave abstractos o de principios de la cruz fija son:
Psicodinámico Persistencia
Físico Masa
Psicología de desarrollo Inercia
Filosofía védica Tamas
Esoterismo Sustancia
Los cuatro signos fijos, esto es, los dos ejes fijos representan formas originales de
comportamiento de personas individuales en una sociedad.
Son indicaciones de comportamientos arquetípicos que son el resultado de la
experiencia de la larga historia de la vida en común de los seres humanos.
Ser y tener son los conceptos fundamentales de esta cruz.
El eje Tauro-Escorpio = Tener (también conocido como eje de posesiones). El
eje Leo-Acuario = Ser (también descrito como eje de relaciones). Las definiciones y
diferenciaciones realizadas también son aplicables de manera análoga al sistema de
casas. El eje de casas 2-8 corresponde a los signos Tauro- Escorpio y el eje 5-11 a Leo-
Acuario.
«Eje de relaciones». Aquí se trata de «ser-alguien-enel-mundo».
El concepto «ser» se comprende, según esto, como referencia
social. Este eje «regula» las relaciones humanas, la vida en
conjunto. Aquí entran en juego inevitablemente conceptos como la
ética y la moral.
Este eje experimenta las relaciones como estado. Se construyen
estándares de comportamiento: códigos, caballerosidad, estilo y
cultura, distinción espiritual (medirse con los mejores, élite).
Y si la autoconciencia se fija exclusivamente en base a estas reglas, entonces pueden
mostrarse características desfavorables: agarrarse de forma férrea a normas, dogmas y
rituales. Éste es el punto de partida del pensamiento elitista que, en casos extremos,
puede desarrollar un comportamiento catatónico (apatía social, insensibilidad) y, con
ello, tendencias inquisitoriales y fanáticas.
«Eje de posesiones». Las posesiones que se pueden o quieren
«tener», la propia sustancia (también cultural y espiritual), el
espacio del que se dispone y las posesiones
y el espacio vital de los demás.
Tauro/casa 2, en el espacio izquierdo del horóscopo: la actitud frente
a las propias posesiones («mis posesiones»). Escorpio/casa 8, en el
espacio derecho del horóscopo: la orientación frente a las
posesiones de los demás («tus posesiones»).
Se trata de la regulación del comportamiento en cuanto a las posesiones en la
comunidad; leyes, normas sociales, estructuras estatales, etc. El comportamiento del
individuo en esa estructura y su forma de integración en ella puede verse en la
ocupación de estas casas y signos en el horóscopo individual. Del mismo modo,
también las tendencias oscuras como ostentación de posesiones, envidia, explotación,
delitos de propiedad, captación de herencias, miedo a las pérdidas, tendencias
paranoides, etc. Véase Perseverancia.
Publicado en Astroglosario | Deja un comentario

Crepúsculo
Publicado en

Crepúsculo
Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)
Período de tiempo entre la puesta del Sol y la oscuridad de la noche o, por la mañana,
entre la oscuridad y la salida del Sol, en donde el término oscuridad de la noche se
define de forma diferenciada.
Individualmente ya se entiende de distintas formas. Pero, además, la
duración del crepúsculo depende de condiciones naturales variables.
Para los que han viajado a los trópicos, es bastante conocido el hecho
de que la noche llega de manera muy rápida, mientras que los que
pasan sus vacaciones en Escocia, Irlanda o Escandinavia se quedan
asombrados de que, en verano, nunca se llega a una oscuridad total.
Esto depende de la latitud (norte o sur). Además, durante los distintos
períodos del año también se observan diferentes duraciones del
crepúsculo.
Para hacer referencia al crepúsculo vespertino, los chinos utilizan la expresión «la hora
amarilla». Con ello se refieren a una doble hora de distinta duración a lo largo del año;
es decir, un sexto del período de tiempo entre la puesta del Sol y la salida del Sol.
Quizás esta expresión se deba a la observación de que, tras la puesta del Sol, durante
un buen rato, el cielo adquiere un color amarillento.
En cambio, en las zonas de habla francesa, se utiliza la expresión «l´heure bleu» (la
hora azul), que tiene dos sentidos: por una parte, el momento del crepúsculo en que las
sombras se vuelven azules y, por otra parte, la tristeza del estado de ánimo que,
con seguridad, originariamente se identificaba con el final del día.
La ciencia moderna ofrece unas definiciones más exactas y matizadas. Se diferencia
entre:
1. El crepúsculo civil. Dura desde la puesta del Sol hasta el momento en que ya no
se puede leer. Las estrellas más brillantes ya pueden verse. El
Sol se encuentra 6º bajo el horizonte.
2. El crepúsculo náutico. Poco a poco, cada vez se ven más estrellas (hasta las de
magnitud 4). El cielo se oscurece hasta que el horizonte ya no puede distinguirse. El Sol
se encuentra a 12º bajo el horizonte.
3. El crepúsculo astronómico. La noche se hace completamente oscura (el Sol se
encuentra a 18º bajo el horizonte) y pueden verse todas las estrellas hasta la magnitud
6. No obstante, esto sólo ocurre si no hay Luna y si no hay perturbaciones luminosas (lo
cual es hoy bastante difícil que suceda cerca de las zonas urbanizadas). Estas
definiciones también pueden aplicarse al crepúsculo matutino.
En las mitologías de la Antigüedad, el crepúsculo matutino encontraba diversas
personificaciones. Por ejemplo, en el antiguo Egipto, en la diosa del cielo Nut que
diariamente paría al Sol o, en otro contexto, como Hathor, que daba de nuevo
nacimiento al dios Sol. Y, en la antigua Grecia, la diosa de la mañana Aurora que con
su claridad dorada preparaba el camino del dios del día Helios (Sol) hacia su reinado
diario. Éstas eran algunas de las divinidades llamadas «referidas a la luz», que no
deben confundirse con las diosas-planeta «portadoras de luz» de la mañana Ishtar,
Isis, Heosphoros, Lucifer; es decir, Venus como lucero del alba.
Venus
Ishtar (Ischtar), babilonios: dios matutino de la guerra
Isis, caldeos/egipcios: diosa de la mañana
Heosphoros, griegos: iluminador de la mañana
Lucifer, romanos: portador de la luz

Diagrama del crepúsculo anual (valores medios).


Publicado en Astroglosario | Deja un comentario

Cosmología
Publicado en

Cosmología
Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé, 1997-2008)
Concepto astronómico del mundo, también cosmogonía o cosmología.
Es el intento de la astronomía científica de formarse una imagen del origen del
universo, su edad y su desarrollo futuro, a partir de los datos disponibles sobre la forma
de funcionamiento de la materia y las energías en el universo conocido.
En la Antigüedad ya hubo «cosmogonías» de este tipo, pero siempre tenían su origen
en el impulso del pensamiento religioso (casta de sacerdotes) que estaba relacionado
con las disciplinas «astronomía» y «astrología», por aquél entonces todavía no
separadas. Pero desde que la astronomía se separó de la astrología (siglo XVII), la
primera intentó encontrar un concepto del mundo puramente materialista como
explicación válida para todos los fenómenos de la vida de este cosmos (y en última
instancia, para el SENTIDO del todo).
El desarrollo de las cosmogonías de este siglo ya muestra que en la busca de un
modelo idóneo han influido, una y otra vez, ciertos convencimientos religiosos
«ocultos» (inconscientes).
En los años 50, por ejemplo, se produjo una disputa entre la idea de cosmos que se
hinchaba y deshinchaba o «con respiración», y la ida de universo surgido de golpe, en
un acto de creación (génesis bíblica). Ambos conceptos compitieron durante bastante
tiempo hasta que finalmente uno se impuso por razones aparentemente objetivas. Hoy,
la idea de una explosión original o Big Bang como comienzo único, hace
aproximadamente 20.000 millones de años, no sólo es una posición fija en el
pensamiento astronómico, sino que se ha convertido en un convencimiento dogmático.
Sólo que, cuanto más se investiga, menos coherentes son los cálculos realizados según
esta base de pensamiento. Hoy, conocemos el universo hasta una distancia
aproximada de 500 millones de años luz y, ese espacio de dimensiones inimaginables,
pero todavía finito, contiene alrededor de un millón de galaxias.
El problema, expresado de manera sencilla, es el siguiente: en todo este tipo de
cálculos y consideraciones, los resultados indican que, teniendo en cuenta la actividad
de gravitación calculada, faltan considerables cantidades de masa. Para explicarlo con
un ejemplo:

Nebulosa espiral M-51


Una galaxia situada a una distancia de 25 millones de años luz.
Nuestra Vía Láctea, como el resto de galaxias, gira sobre sí misma; es decir, los muchos
millones de estrellas que forman la Vía Láctea giran alrededor de un centro galáctico.
La velocidad de giro en el interior es mayor que en el exterior; de ahí su ordenamiento
en forma de espiral. Debido a la masa de las estrellas individuales, se origina una
fuerza centrífuga que podría ocasionar que la galaxia se dispersara lentamente si este
movimiento radial no estuviera contrarrestado por la poderosa gravitación del sistema
que mantiene el montón de estrellas concentrado.
Aplicando las fórmulas de las leyes de gravitación y movimiento de Newton se puede
calcular la fuerza de la gravitación a partir de la cantidad de materia, su distancia
mutua y la aceleración del cuerpo individual. Pero, en el caso de nuestra Vía Láctea y
en el de la mayoría de galaxias, estos cálculos no cuadran. La masa medida de las
estrellas y del resto de materia del sistema no es suficiente para producir la fuerza de
gravitación realmente existente.
Este déficit se ha intentado explicar (y todavía se intenta) con teorías complementarias
(de rodeo). Pero no se ha tenido éxito, precisamente debido a las actuales
formulaciones de las leyes de la naturaleza (ni tampoco aplicando la teoría de la
relatividad y las perfeccionadas técnicas de medición actuales). Ni siquiera
considerando la «materia negra fría» (CDM: Cold Dark Matter) no registrable.
Todo esto ocasionó que más de un pensador consecuente iniciara la búsqueda de algún
nuevo principio básico. Los verdaderos investigadores saben que toda verdad científica
es provisional porque los descubrimientos y conocimientos futuros obligarán a
ampliarla o reformularla.
Hoy existe la tendencia a abandonar el dogma de la explosión original o Big Bang, es
decir de un mundo creado de una sola vez y por tanto finito, y a sustituirlo por un
universo abierto y por tanto eterno (fluctuación de vacío; también denominado
«cosmosburbuja »).
Y quizás también se llegue a revisar la idea fija de que la gravitación sólo puede
originarse mediante la presencia de materia. En realidad, también podría ser lo
contrario, es decir, que la fuerza de gravitación creara materia…
El proceso de replanteamiento ha empezado. Filosóficamente se mueve lejos de los
dogmas religiosos de la mayoría de las religiones hoy existentes y se dirige en una
dirección que muestra un notable parecido con la antigua cosmología de los sumerios
(los «padres» de nuestra astrología) y que se ha transmitido a lo largo de los siglos en
la filosofía esotérica y la tradición astrológica.
En una cosmología así, el concepto de reencarnación referido al ser humano es una
analogía muy natural.
El espacio es un ser en el que pueden surgir y desaparecer muchos mundos paralelos y
consecutivos.
Publicado en Astroglosario | Deja un comentario

Cosmobiosofía
Publicado en

Cosmobiosofía
Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)
Cosmobiosofía, de kosmos (mundo), bios (vida), sophia (sabiduría);método actual de
la Kosmobiosophischen Gesellschaft (Sociedad Cosmobiosófica), definido
fundamentalmente por Edith Wangemann y un círculo de investigadores.
La Kosmobiosophischen Gesellschaft (KBGS) (Sociedad Cosmobiosófica) fue un
primer intento de fundación de una sociedad astrológica metodológicamente neutral,
después de la segunda guerra mundial (19 de junio de 1946).
A la generación de los fundadores pertenecen autores conocidos como Helmuth
Wangemann, Günter Paris y Hans Genuit. Tras largos años de presidencia de Helmuth
Wangemann, tomó el relevo su mujer Edith.
Edith Wangemann ha alcanzado fama mundial por sus investigaciones y también ha
propagado el sistema de casas GOH (llamado sistema de casas de Koch), llevándolo
entre otros países a Australia y a EUA.
Publicado en Astroglosario | Deja un comentario

Cosmobiología
Publicado en

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé, 1997-2008)


Cosmobiología
1) Disciplina de investigación científica, que se ocupa de la posible influencia de
los fenómenos cósmicos en los procesos y estados biológicos de la Tierra. Hay muy
pocos representantes de esta disciplina y a finales de este siglo no muestran mucha
actividad.
2) Una serie de astrólogos que, con la ayuda de argumentos cosmobiológicos,
intentaron acercarse a la astrología desde un punto de vista científico (Arrhenius,
Tomaschek, Kritzinger, Brahy, Landscheidt, etc.). A partir de este centro, bajo la
dirección de Reinhold Ebertin se constituyó la:
3) Kosmobiologische Akademie Aalen (KAA) (Academia Cosmobiológica
Aalen).Reinhold Ebertin estaba dispuesto a eliminar todas la «frivolidades» y
contradicciones de la astrología tradicional. Por ejemplo, debido a la gran cantidad de
métodos de cálculo de sistemas de casas, lo consideró un asunto «poco serio» y lo
eliminó, aunque conservó el Ascendente y el Medio Cielo como «puntos sensitivos» A &
M. En lo referente a los aspectos, sólo conservó los denominados aspectos duros
(conjunción, cuadratura, oposición y semicuadratura). Además, como elemento
principal, adoptó el método de las distancias medias de Witte (fundador de la Escuela
de Hamburgo).
Tras el fallecimiento de Reinhold Ebertin, la KAA de Alemania ha pasado a un estado de
mayor quietud. Sin embargo, gracias a él, la técnica de los puntos medios ha sido
adoptada por otros métodos astrológicos a nivel mundial. En el Reino Unido, por
ejemplo, se enseñan como parte de la astrología clásica. Y en EUA ha florecido bajo el
nombre de cosmobiología con los típicos ingredientes estadounidenses y de manera
totalmente independiente de la KAA.

KAA
KAA (Kosmobiologische Akademie Aalen) (Academia Cosmobiológica Aalen).
Corporación de astrólogos de orientación basada en la cosmobiología, especialmente
activa en el período de los 60 a los 80, con sede en Aalen, por entonces, lugar de
residencia de la familia Ebertin.

Cosmograma
Cosmograma. Intento de dar un nombre científico al horóscopo, utilizado sobre todo
por los cosmobiólogos. Evidentemente, con ello, el horóscopo no pasa a ser científico.