Está en la página 1de 25

B3

Reglas de interpretación

Michael Huber

Índice
1. Estructura interna y dinámica
del sistema de casas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1-8
2. Procesos de desarrollo en el
desplazamiento signos-casas . . . . . . . . . . . . . . . 9-13
3. El Nodo Lunar y el punto de la edad . . . . . . . . . . 14-16
4. Aplicación de las diez reglas de interpretación . . 17
5. Los tres planetas espirituales:
Urano, Neptuno y Plutón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18-21
6. Cuestionario y anexo (3 láminas)

Instituto de Psicología Astrológica


© 2004 API Ediciones España, S.L. - www.api-ediciones.com
Traducción: Joan Solé - Maquetación: José A. Rodríguez
ISBN 978-84-936840-1-3
1. El sistema de casas
1.1. Las casas
Las casas son la piel del horóscopo y nos permiten establecer contacto con el entor-
no. A través de las casas nos mostramos, actuamos e influimos en el medio que nos
rodea. Son el escenario en el que transcurre nuestra vida.
Casa 1 Cardinal-Fuego. (q) Imagen, imposición del yo.
AC Dar un paso al frente para hacerse ver, exigir atención, darse importan-
cia. Desarrollar una saludable capacidad de imponerse y promover
cosas. Iniciativa para conseguir lo que se quiere. Figura destacada en
algún ámbito.
PR: La persona se retira de antemano y sufre porque los demás no
la tienen en cuenta.
Casa 2 Fija-Tierra. (w) Posesiones, desarrollo de talentos, economía.
Tanto tienes, tanto vales. Posesiones materiales o espirituales que
aumentan el valor personal. Cuanto más tengo o más sé, más valgo.
Actitud defensiva: construcción de barreras.
PR: La persona no se valora, no se permite nada, no tiene medios.
Casa 3 Mutable-Aire. (e) Formación, relaciones comerciales, «la plaza».
La persona quiere pertenecer a grupos, estar presente y participar en
todo lo que se hace. Dependencia de la moda, las tendencias, los
medios de comunicación, de lo que está «in». Aspiración a una buena
formación para ser alguien. Cuanto más sé, más valgo.
PR: La persona se siente poco formada, poco inteligente o excluida
del colectivo y eso la hace sufrir.
Casa 4 Cardinal-Agua. (r) Aptitud para grupos, sentido de la familia.
IC Esforzarse por la familia. Vida hogareña. Tendencia a la exclusión de los
demás. Ser uno mismo a pesar de formar parte emocionalmente de gru-
pos. Dependencia de la familia, el hogar y la patria.
PR: La persona se siente no querida, insegura y sin patria.
Casa 5 Fija-Fuego. (t) Forma de entrar en escena, erotismo, aventuras.
Querer impresionar a los demás con el correspondiente «pavoneo». La
persona se prueba a sí misma, busca sus límites y los de su pareja.
Parque infantil, campo de experimentación para encontrarse a sí mismo.
PR: La persona no se siente atractiva, se cohíbe al entrar en escena
y le pueden ocurrir contratiempos que la abochornan.
Casa 6 Mutable-Tierra. (z) Profesión, trabajo, superación de la existencia.
Necesidad de sentirse útil y hacerse imprescindible. Cuanto más traba-
jo, más valgo. Conseguir un trabajo que pueda realizar bien y en el que
se sienta a gusto. Rendimiento a cambio de reconocimiento. Mucha
© API Ediciones

dedicación a la superación de la existencia y disponibilidad para ayudar.


PR: La persona infravalora su rendimiento y se siente con poca valía
personal.

A Curso B3 página 1
Casa 7 Cardinal-Aire. (u) Contacto, encuentros, pactos.
DC Contacto intenso con muchas personas. Anhelo de ser popular y tener
éxito ante los demás. Capacidad de influenciar a los demás y apoyar a
los más débiles.
PR: Sentimiento de inferioridad ante los demás.
Casa 8 Fija-Agua. (i) La sociedad, la moral y leyes, la Administración.
Una persona «bien educada» aspira a una posición segura y de presti-
gio en la sociedad, mediante la que se convierte en representante de las
leyes y las normas establecidas. Ser uno mismo dentro de la estructura
social.
PR: Sentimiento de falta de libertad y de no hacer lo suficiente. La
persona sufre por la multitud de reglamentaciones.
Casa 9 Mutable-Fuego. (o) Filosofía de vida, libertad.
Pensamiento independiente, autonomía. Persona «de mundo» con una
gran necesidad de independencia. Anhelo de lejanía y afán de viajar. La
persona se cree, a menudo, superior a los demás y no admite que se le
diga nada.
PR: Posible dependencia de personalidades fuertes con doctrinas
claras (gurús). Sólo, libre como un pájaro, a merced de los
demás.
Casa 10 Cardinal-Tierra. (p) Metas personales, autoridad, responsabilidad.
MC Afán orgulloso de éxito, de dirigir, de ser admirado. La persona asume
responsabilidades (en caso de que tenga la necesaria competencia)
desde muy joven. Líder, modelo a seguir, político, dirigente.
PR: Impotencia, la persona se siente fracasada, nadie le muestra
reconocimiento.
Casa 11 Fija-Aire. (a) Amistad, ética, pensamiento estructurado.
Pertenencia a una élite, a una comunidad intelectual. La persona se
siente por encima del pueblo llano, se siente «elegida» y por eso se
exige mucho a sí misma. A pesar de sus elevados ideales debe apren-
der a ser tolerante. Interés por las ciencias modernas y antiguas.
PR: La persona se siente sola y aislada en su torre de marfil.
Casa 12 Mutable-Agua. (s) Sentimiento de unidad con el todo, fe.
Humanidad, fe en la bondad del ser humano, capacidad de perdonar.
La persona se siente unida a los demás y reflexiona sobre ellos.
Capacidad de retirarse para no ser molestada. Se realiza en soledad, se
recoge en sí misma y se regenera.
PR: La persona sufre por la falta de humanidad en la Tierra y se
siente sola.
© API Ediciones

Lectura recomendada: Las casas astrológicas.

A Curso B3 página 2
1.2. Los ejes del sistema de casas
Eje de encuentro 1-7
El yo de la casa 1 se encuentra con el tú de la casa 7 en
una interacción equilibrada. Si el encuentro es auténtico
y hay atención mutua, ambos aprenden del otro. 1) Si
vivimos poniendo demasiado énfasis en nuestro yo, aca-
bamos estando solos y perdemos el contacto. 7) Si nos
adaptamos demasiado al tú y somos excesivamente
agradables con los demás perdemos nuestra identidad y
olvidamos nuestras necesidades. La solución está en el
proceso de individualización, en el que tenemos presen-
tes nuestros orígenes y nuestras metas.
Eje de posesiones 2-8
La propia sustancia, las posesiones de la casa 2 están
protegidas por las leyes de la casa 8 (que impiden las
peleas por las posesiones y el robo) pero esto tiene un
precio, por ejemplo, los impuestos. 2) Si protegemos
nuestras posesiones con demasiada intensidad, escon-
diéndonos y levantando muros de protección a nuestro
alrededor, acabaremos siendo personas hurañas desco-
nectadas de la sociedad. 8) Si aspiramos exageradamen-
te a tener un estatus y nos dedicamos sólo a administrar
los bienes ajenos podemos perder el acceso a nuestros valores internos y volvernos
fríos como el hielo. La solución de los problemas de posesiones está en el cultivo
de unas relaciones personales auténticas.
Eje de pensamiento 3-9
En la casa 3 tenemos la formación general necesaria que
más tarde nos permitirá desarrollar nuestro pensamiento
propio en la casa 9. Los conocimientos generales se origi-
nan a partir del pensamiento de personas destacadas. 3) Si
nos interesamos sólo por la actualidad y queremos estar
presentes en todas partes, acabaremos teniendo un pensa-
miento superficial sin ninguna línea maestra. 9) Si sólo con-
fiamos en nuestros propios conocimientos, los demás nos
dejarán de lado por fanáticos y nos sentiremos incompren-
didos. La solución del problema está en la superación de la existencia.
Eje de individualización 4-10
Con unas buenas raíces en la casa 4 (buenos sentimien-
tos de patria y familia) podemos desarrollar una individua-
lidad verdadera y autónoma en la casa 10. 4) Si nos
sometemos demasiado a la familia y las tradiciones aca-
bamos siendo dependientes y nos volvemos chauvinis-
tas. 10) Si resaltamos nuestra individualidad con un orgu-
llo excesivo nos aislaremos de los demás. La solución
© API Ediciones

está en el contacto equilibrado con nuestros semejantes,


en mostrar interés por el tú al tiempo que nos presenta-
mos de manera clara ante los demás.

A Curso B3 página 3
Eje de relaciones 5-11
Las relaciones fijas y duraderas a largo plazo surgen de
la constante interacción con la pareja (personal-íntima) y
los amigos (mental). 5) Si nos relacionamos sólo con
nuestra pareja para probarnos, para vivir el erotismo y
superar nuestros límites personales, acabamos perdien-
do a nuestros amigos. 11) Si nos dedicamos exclusiva-
mente a cuidar de nuestros ideales con personas mental-
mente afines y no podemos aplicarlos en la práctica, nos
marchitamos en nuestra torre de marfil. La solución de
los problemas de relación viene de clarificar lo que somos y tenemos (posesiones):
debemos manifestar cómo somos al tiempo que aceptamos la forma de ser de los
demás y no intentamos cambiarlos.
Eje de existencia 6-12
En la casa 6 podemos agotarnos con facilidad en las
cuestiones de superación de la existencia y entonces,
incondicionalmente, necesitamos las posibilidades de
retiro de la casa 12. Esto nos permite reconocer el sen-
tido de nuestras actividades diarias. 6) Si con nuestra
capacidad de trabajo nos hacemos imprescindibles,
acabamos sufriendo por falta de amor y nos sentimos
explotados. 12) Si nos retiramos demasiado a menudo
para dedicarnos a las cuestiones espirituales con acti-
tud meditativa, acabaremos aislados y desconectados de la red social por falta de
experiencia sobre las realidades del mundo. La solución está en el pensamiento y
la comunicación. La diversidad de intereses y la mejora de la capacidad de valorar
aportan, en este caso, claridad.
Los temas de comportamiento psicológico descritos para las casas pueden trasladar-
se también de un modo puramente cualitativo a los signos zodiacales. No obstante,
los signos representan nuestra disposición hereditaria, esto es, son principios primor-
diales profundamente arraigados en nuestro interior que, a diferencia de lo que suce-
de con las casas, no admiten los procesos de solución dinámicos de la polaridad de
los ejes.

10

11 9 8
En el anexo hay una
lámina (A5) para 7
colorear como el
12
gráfico adjunto.
6
1
2 3 5
© API Ediciones

4
A Curso B3 página 4
1.3. La dinámica del sistema de casas
En la consideración estática del sistema de casas, la cualidad de las casas está cla-
ramente delimitada por las cúspides. A partir de sus observaciones psicológicas,
Bruno Huber descubrió que los planetas situados antes de una cúspide, además del
interés por la casa en la que se encuentran, muestran también aspiraciones claras, a
menudo subliminales, relacionadas con el tema de la cúspide de la casa siguiente.
Los planetas que se encuen-
tran en el último tercio de
cada casa tienen una ambi-
ción doble. En estas zonas,
las cualidades de las casas
se superponen y los planetas
que se encuentran en ellas
están activos en dos casas.
La actividad de estos planetas es pues el doble que la del resto de planetas.
Bruno Huber constató también que los planetas que se encuentran más o menos en
el centro de una casa actúan de una manera mucho menos intensa. Esto puede
comprobarse comparando dos soles del mismo signo (por ejemplo Cáncer), uno en
cúspide y el otro cerca del centro de la casa: el Sol en cúspide mostrará las típicas
cualidades cancerianas y el otro cualidades atípicas de Cáncer.
1.3.1. El descubrimiento del punto de reposo y de la curva de intensidad
Comprobaciones psicológicas detalladas permitieron concluir que
la intensidad del efecto de los planetas en cada casa disminuye de
A B
manera continua hasta un cierto punto y luego aumenta rápida-
mente. Este punto, que se conoce como punto de reposo (PR), no B/A = 3 / 5
se encuentra exactamente en la mitad de la casa sino a una dis- = 0.6

tancia de la cúspide que corresponde a la aplicación de la propor- PA = 0.618


ción áurea (62%) al tamaño de la casa. El valor de la proporción
áurea (aprox. 3/5) es una medida armónica que se encuentra muy a menudo en la
naturaleza. También encontramos la proporción áurea en la estrella de cinco puntas.
Con esta curva en forma de roseta, Bruno Huber consiguió sumar
la intensidad de todos los planetas y, de este modo, determinar el
grado de introversión y extraversión de una personalidad por pri-
mera vez en la astrología. Los resultados obtenidos en las personas
estudiadas concordaban con los análisis junguianos y contradecían
el punto de vista astrológico clásico de que la introversión y la extra-
versión están relacionadas con las mitades izquierda y derecha del
horóscopo. En este dibujo de 1969 destacan las cúspides cardinales (son más largas y
gruesas que las demás) pues corresponden a las zonas expansivas del sistema de
casas. Las ocho cúspides de casa de las zonas contractivas están menos enfatizadas.
Tiempo después descubrió el punto de inversión (PI) que se encuentra aplicando tam-
bién la proporción áurea al tamaño de la casa pero contando la distancia desde la cús-
pide de la casa siguiente hacia atrás. El punto de inversión (38% del tamaño de la casa
© API Ediciones

contado desde la cúspide) se encuentra antes del punto de reposo y marca el punto de
cambio entre la introversión y la extraversión. En este punto hay un equilibrio entre la
orientación hacia el interior y el exterior. El anexo contiene una lámina (A10) con la roseta.

A Curso B3 página 5
1.3.2. La zona de sombra (también llamada zona de estrés)
La curva de intensidad es como

Zo
un paisaje de valles y montañas.

na
de
El último tercio de cada casa,

so
m
a
donde se da la superposición de

br
la temática de dos casas, se
llama zona de sombra. Si un pla-
CC

PR
1
30
P
2
R neta se encuentra a más de 2/30
del tamaño de la casa después
30
CC
CC
del PR, se encuentra en la som-
bra de la siguiente cúspide de casa que, como la cima de una montaña, debe esca-
larse. Un poco antes de alcanzar la cima de la montaña, el esfuerzo desmesurado
cesa: aquí el margen de tolerancia es de 1/30 del tamaño de la casa. Los planetas
que se encuentran en la última trigésima parte de una casa, actúan sólo en la casa
siguiente. En caso de duda debemos calcularlo. Empleamos el término «trigésima
parte» porque las casas tienen tamaños diferentes. Dividimos el tamaño de la casa
por 30 y obtenemos la distancia buscada en grados de signo. También podemos
emplear los grados de casa indicados en la hoja de datos del horóscopo de las
casas. Esto nos permitirá determinar de manera precisa en qué división o subzona
de la casa se encuentra cada planeta según el gráfico de la página siguiente.
1.3.3. Las zonas de una casa
Cúspide: El entorno estimula a este planeta y elogia su Cardinal
rendimiento (feedback). El planeta está orientado hacia PI

el exterior, aspira a conseguir éxito y reconocimiento, y PR


Fija

lo obtiene. Se dan dependencias y existe el riesgo de Mutable

perder el contacto con el centro del ser.


Zona cardinal: Los planetas de esta zona tienen una gran capacidad de reaccionar y
rendir. Quieren conseguir algo en el entorno y lo hacen, son planetas muy activos. En
esta zona, la energía extravertida de la cúspide desciende lentamente al acercarse al PI.
Punto de inversión: Es un punto de equilibrio. Los planetas de esta zona están
orientados en la misma medida hacia dentro y hacia fuera. Estos planetas planifican
sus metas a largo plazo y las alcanzan.
Zona fija: Los planetas de esta zona trabajan para conseguir algo sólido y seguro,
y no se dejan influenciar fácilmente. La manifestación del planeta hacia fuera es más
difícil cuanto más cerca está el planeta del PR.
Punto de reposo: Los planetas en PR están ocultos y, al mismo tiempo, bien protegi-
dos. Las constantes experiencias de rechazo hacen que no quieran arriesgarse a actuar.
Estos planetas se refuerzan a base de desarrollar confianza en sí mismos. Entonces se
convierten en fuerzas fiables e ininfluenciables que se nutren del centro del ser.
Zona mutable (zona de sombra): Los planetas de esta zona tienen una gran capa-
cidad de adaptación. Unas veces actúan intensamente y otras de manera reservada.
A menudo son dependientes de la comunicación y la confirmación, sin embargo, se
retiran pronto y encuentran otras posibilidades de actuación. Quieren unir muchas
© API Ediciones

cosas entre sí pero no pueden hacerlo todo al mismo tiempo. Extraen mucha ener-
gía de otros planetas y actúan de manera compensatoria.

A Curso B3 página 6
1.3.4. División diferenciada de la casa
El punto de reposo divide la casa en dos segmentos desiguales y, para obtener un
mayor grado de diferenciación, dividimos cada uno de estos segmentos en tres par-
tes iguales. Como el PR no se encuentra exactamente en el centro de la casa, las tri-
particiones realizadas antes del PR son mayores que las realizadas después del PR.
La zona débil empieza 1/3 antes del PR (justo después del PI) y llega hasta 1/3 des-
pués del PR. Del mismo modo, la zona fuerte empieza 1/3 antes de la cúspide de la
casa y acaba 1/3 después de ésta.
Llamamos a los planetas situados en la zona débil planetas en punto de reposo y
a los situados en la zona fuerte planetas en cúspide.
CC = Cúspide Extravertido Introvertido Extravertido
Efecto hacia el exterior Pasivo, escondido en el interior
Línea numerada o roja CC Zona de sombra
con mayúsculas. 1/30
2/30

PI = Punto de inversión 1_
PI PR
Marca en el primer tercio
30

de la casa = 0,38. 1 6
PR = Punto de reposo 2 5
Marca en el segundo ter- 3 4
cio de la casa = 0,62. Fuerte N o r m. Débil Norm. Fuerte
Diferenciamos tres gra- Grados de casa
0° 6°11 12°22 20°33 22°22 26°11 29° 30°
dos de intensidad (fuerte,
normal y débil) en cada 11°27 18°33
una de las dos partes de la 1/30 1/30

curva de intensidad (de-


Decimales .21 .41 .68 .75 .87 .97
creciente y creciente), o porcentajes .382 .618
obteniendo un total de seis de casa
PI PR
divisiones o subzonas.
Características de los planetas en las seis divisiones o subzonas de una casa
1. Activo hacia fuera, feedback, dependencia del éxito.
Efecto intenso y claro, exigente y activador del entorno, puede adaptarse rápidamen-
te, a veces se enajena y se pierde a sí mismo.
2. Se manifiesta con prudencia.
Actúa consciente del éxito, recibe reconocimiento, a veces se contiene porque distri-
buye sus fuerzas conscientemente. Planifica y es previsor.
3. Introvertido, tendencia a interiorizar, necesita tiempo.
A menudo se siente frustrado, no obtiene reconocimiento, debe aprender a prepararse
bien y a profundizar con los demás. Está bien protegido contra las influencias externas.
4. Siempre esperanzado pero raramente actúa.
Vacilante al actuar, se resigna con facilidad y debe planificar y repetir sus actividades.
De esta manera desarrolla tenacidad.
5. Suele actuar en el momento adecuado pero demasiado intensamente.
Tendencia a exagerar que, a veces, produce contratiempos. Cuando actúa en el
momento oportuno obtiene éxito y reconocimiento.
6. Éxito con voluntad y estrés.
© API Ediciones

La acción y el esfuerzo son, a menudo, demasiado intensos, lo que produce efectos


contradictorios. El planeta agota sus energías en áreas de interés diferentes y enton-
ces tiende al colapso.

A Curso B3 página 7
1.3.5. La fuerza de los planetas en los signos

La curva de intensidad de los signos muestra la intensidad de las energías de la dis-


posición hereditaria. Los planetas que se encuentran en la zona central de un signo
tienen mucha energía y ejercen una influencia determinante en el carácter. Sus
características hereditarias no pueden ser reprimidas ni cambiadas fácilmente. En
las fronteras de signo la energía disminuye notablemente y también el afán de mani-
festar la disposición hereditaria. Si la mayoría de planetas están cerca de una fronte-
ra de signo la impronta hereditaria en el carácter es débil y otras influencias pueden
tener un efecto mayor en él.
En las fronteras de signo hay una gran disponibilidad a la recepción de energías
espirituales. Esto se da especialmente en la frontera Piscis-Aries, conocida como la
grieta cósmica. Las fronteras entre signos de agua y fuego (también en las demás
pero menos) son «grietas» por donde pueden entrar las energías cósmicas.
Equipamiento energético máximo: 12°
Los planetas que se encuentran entre 7°-18° de un signo actúan con una gran inten-
sidad y tienen una excepcional capacidad de resistencia. Tienen un gran afán de
intervención que actúa de manera dominante e impetuosa porque se emplea mucha
energía personal.
Equipamiento energético medio: entre 2°-8° y entre 18°-27°
Los planetas en estas posiciones tienen aproximadamente un 60% de la energía
hereditaria máxima. Tienen tenacidad y pueden conseguir mucho a largo plazo.
Cuando están ante algo no importante saben contenerse.
Equipamiento energético débil: entre 27°-2°
Los planetas cerca de la frontera de signo tienen aproximadamente un 30% de la
energía hereditaria máxima y prefieren retirarse. Cuando el exterior les demanda
mucho se sienten fácilmente sobreexigidos.
Caso especial: planetas en los 29° y los 0° (frontera de signo)
© API Ediciones

En estos grados fronterizos se mezclan las cualidades de los dos signos produciendo una
cualidad especial. Las personas que tienen planetas o el AC en estos grados no perciben
claramente a qué signo pertenecen: ¡Deben encontrar una interpretación nueva!

A Curso B3 página 8
2. Procesos de desarrollo en el desplazamiento signos-casas
Esta regla de interpretación nos proporciona puntos de vista muy interesantes sobre
la estructura del carácter y ofrece amplias posibilidades de desarrollo y toma de con-
ciencia. La combinación de las doce casas con los doce signos nos da un total de
144 variaciones posibles. Pero en un horóscopo sólo debemos interpretar once de
ellas. Esta diferenciación cualitativa (2.3) nos indica qué exige el desarrollo de cada
planeta. Además, también nos dice cuánta energía tiene disponible cada planeta
para su desarrollo: ésta es la valoración cuantitativa (2.1 + 2.2) del proceso de de-
sarrollo.
2.1. Diferencia de intensidad de un planeta por signo y casa
Al realizar la comparación signos-casas podemos combinar la intensidad de los pla-
netas en los signos (equipamiento energético) con la intensidad por casa (estímulo
del entorno y efectividad). Esta valoración cuantitativa nos permite hacer una ponde-
ración de los once planetas y ver cuáles de ellos influyen más en el carácter.
Comparación: En un coche, el motor puede compararse con la posición por casa y
el depósito de gasolina con la posición por signo. Si un motor grande dispone de un
depósito de gasolina grande, va muy lejos rápidamente pero si el depósito es peque-
ño no llega tan lejos. Si un motor pequeño tiene un depósito grande avanza más len-
tamente para poder llegar más lejos…

Distinguimos cuatro extremos:


Planeta Un planeta en cúspide y fuerte por signo actúa de manera inten-
fuerte: sa y perseverante en el entorno. Un planeta así puede desarro-
CC + 12° llarse completamente.
En un planeta en cúspide pero débil por signo, la energía se
Planeta de agota al cabo de poco tiempo y debe tomar impulso una y otra
intervalo: vez. En la cúspide, un planeta energéticamente débil se siente a
CC + 0°
menudo sobreexigido.
Un planeta en PR y fuerte por signo puede desplegar muy poco
Planeta su intensa energía interior. Un planeta energéticamente fuerte
frustrado: sufre en el PR porque se siente rechazado o no aceptado. Está
PR + 12°
bloqueado.
Un planeta en PR y débil por signo apenas se hace notar y actúa
Planeta como una especie de capacidad en reserva. Un planeta energé-
débil: ticamente débil suele sentirse feliz cuando lo dejan tranquilo. La
PR + 0°
persona debe ejercitarse para percibir su sutil presencia.
El resto de combinaciones se encuentran entre estos cuatro extremos. A modo de
ejercicio puede analizarse la diferencia entre un planeta a 18° situado en una cúspi-
de o en un PR, la diferencia entre un planeta en PI y en diferentes grados de signo...
Ejercicio: Intenta colocar los planetas de un horóscopo ordenados en una secuen-
cia de manera que la combinación de la intensidad signo-casa indique cuál es el
© API Ediciones

más fuerte, el segundo más fuerte..., hasta el más débil.

A Curso B3 página 9
2.2. Los cálculos dinámicos
Las diferencias de energía de los planetas según su posición en las curvas de inten-
sidad de las casas y los signos se representan mediante un sistema de puntuación
diferenciado.
En todos los horóscopos dibujados según el método Huber hay una hoja de datos
con los cálculos dinámicos. Es una tabla numérica que representa los valores ener-
géticos por signo y por casa, así como su diferencia. Un planeta recibe puntos adi-
cionales por estar en cúspide y si está en un PR se le restan puntos. Lo mismo suce-
de con los signos dependiendo de si el planeta está a 12° o en una frontera de signo.
Los planetas que se encuentran en la zona de sombra se valoran de manera espe-
cial: reciben puntos por la casa en la que están y también por la casa siguiente. Esto
hace que su puntuación sea el doble de la de un planeta situado después de una
cúspide.
Los puntos asignados a los planetas según su posición en las casas y los signos se
clasifican por cruz y temperamento.

Total C F M F T Ai Ag
97 18 75 4 Signos 73 0 6 18
117 38 50 29 Casas 12 20 17 68
+20 +20 -25 +25 Diferencia -61 +20 +11 +50

La fila de abajo muestra la diferencia entre los valores por signo y por casa. En ella
podemos ver dónde fue más fuerte el entorno (efecto de la educación y del medio)
y dónde lo fue la disposición hereditaria (genética y transmisión hereditaria). Los
valores negativos indican que la disposición hereditaria es más fuerte pero que fue
reprimida por la educación. Los valores positivos indican que la adaptación al
entorno es más fuerte y que se complementó la falta de disposición hereditaria.
La diferencia total (también llamada cifra de estrés) muestra el cambio energético
de toda la personalidad. Sólo puede hablarse de una personalidad estresada por
encima del valor +45.
En nuestro ejemplo vemos un valor total medio (+20). Tenemos en cuenta sólo los
valores que son claramente mayores. En este caso los de fuego y agua. Esto signi-
fica que el condicionamiento exige una intensa interacción emocional con los demás
y que el entusiasmo y la intensidad propios del fuego están reprimidos.
Nota:
Si hay muchos planetas en zonas de sombra y en cúspides obtenemos valores posi-
tivos altos y si hay muchos planetas en puntos de reposo, valores negativos altos.
Esto nos permite reconocer rápidamente que una persona con valores positivos
altos tendrá un comportamiento extravertido con tendencia al estrés y otra con valo-
res negativos un comportamiento introvertido con tendencia a frenarse o sentimien-
tos de impotencia.
© API Ediciones

A Curso B3 página 10
2.3. La tensión de desarrollo entre signos y casas
En la ordenación original, cada signo está en su casa correspondiente. Aries en la
casa 1, Tauro en la casa 2... Podemos decir que la casa 1 tiene las mismas cualida-
des que Aries. Además, tienen la misma cruz y el mismo temperamento. No obstan-
te, en la mayoría de horóscopos, los signos se encuentran fuera de sus casas origi-
nales. Esto significa que los planetas deben superar la tensión originada por la dife-
rencia entre signo y casa.
Los planetas pueden aprender a expresar las cualidades de sus signos en las casas
y con el tiempo consiguen conciliar la diferencia: esto es lo que llamamos desarro-
llo. Desde el punto de vista psicológico, la educación, el medio o la experiencia del
entorno (casas) dan forma al carácter heredado (signos). La diferencia entre signo y
casa nos permite saber si un planeta lo tiene más difícil que otro. Para esto compro-
bamos el grado de coincidencia entre cruces y temperamentos.
Nivel 1 (6 grados)
Signo → Casa Signo → Casa

Fuego Aire 1 Aire Fuego


Tierra Agua 2 Agua Tierra
Aire Tierra 3 Tierra Aire
Agua Aire 4 Aire Agua
Fuego Tierra 5 Tierra Fuego
Fuego Agua 6 Agua Fuego

(1 = fácil, 6 = difícil)
Si el temperamento del signo es diferente del de la casa, cambia el comportamiento:
hacemos las cosas de una manera distinta; pero una vez que tomamos conciencia,
empleando la voluntad podemos cambiar.

Nivel 2 (3 posibilidades)

Signo → Casa Signo → Casa

Cardinal Mutable 1 Mutable Cardinal


Fija Cardinal 2 Cardinal Fija
Mutable Fija 3 Fija Mutable

Si la cruz del signo es diferente a la de la casa, cambia la motivación. Este cambio es


más importante, más profundo y más difícil de superar.
Cuanto mayor es el grado de la tensión de desarrollo, más tiempo necesita un pla-
neta para realizar el desarrollo necesario. Y también son mayores el impulso al de-
sarrollo y los cambios en la personalidad.
© API Ediciones

Estas combinaciones se ejercitan en los grupos de trabajo. Las cartas de la página


siguiente pueden ser de ayuda.

A Curso B3 página 11
2.4. Cartas recortables con las doce cualidades
para practicar de manera lúdica
Para cada planeta del horóscopo, coloca la carta del signo (izquierda) al lado de la
carta de la casa (derecha). Identifica las coincidencias y las diferencias e intenta
interpretarlas.
Cada carta tiene ocho datos:
1. Signo, 2. Casa, 3. Temperamento, 4. Cruz, 5. Planeta regente, 6. Forma de la figu-
ra de aspectos, 7. Color de los aspectos, 8. Color en el círculo de color (marco).

Tierra
10 Tierra

Tierra

F ija
Cardinal

Mutable
6
2
Aire

Aire
Aire

F ija
Cardinal

Mutable
11
7

3Agua
Agua
Agua

Cardinal

F ija

Mutable
Fuego 12
4

8
Fuego
Fuego

Cardinal

F ija

Mutable
© API Ediciones

9
1

A Curso B3 página 12
2.5. El Ascendente
El Ascendente, que viene dado por el momento de nacimiento, es el indicador que
determina la posición del sistema de casas. El AC determina pues el comportamiento
y representa la apariencia de la persona en este mundo. En los orígenes de la astrolo-
gía era el único elemento que se consideraba pues es el punto por el que sale el Sol.
Como en este punto el cielo se une con la Tierra, se lo llamó punto de nacimiento,
donde el alma se une con el cuerpo. El signo ascendente indicaba quién nacía en ese
momento, así como su origen cósmico. Si un planeta estaba ahí, se interpretaba como
que la cualidad del planeta quedaba reflejada en el rostro del recién nacido.
Hoy sabemos que el eje AC-DC (el horizonte) es el nivel del contacto, donde nos encon-
tramos cara a cara con los demás, que nos reconocen y saben quiénes somos por
nuestro rostro. El AC es el punto del yo e indica cómo nos presentamos ante los demás,
qué efecto producimos en ellos y qué imagen tenemos. Como personas conscientes
de nuestra imagen que nos preguntamos qué piensan los demás sobre nosotros y refle-
xionamos sobre cómo influye esto en su comportamiento con respecto a nosotros, vivi-
mos el Ascendente muy intensamente. Si no tenemos ningún planeta en el signo ascen-
dente, esto nos preocupa mucho menos y no se nos ve tanto la cualidad del AC.
El AC es el comienzo de la vida y el comienzo de la casa 1. Es el punto de inicio de
las casas, que describen nuestro desarrollo a través de la vida en este mundo (en la
secuencia indicada por su numeración). El entorno nos educa, nos condiciona, a tra-
vés de él aprendemos, acumulamos experiencias, maduramos nuestro comporta-
miento... y todo esto se refleja en nuestra cara. Nuestro comportamiento recibe la
impronta de todas las casas que conjuntamente dan forma a una imagen que Jung
definió como persona. Según Jung, la persona es lo que parecemos ser, lo que mos-
tramos con nuestro comportamiento sin serlo realmente. Especialmente mediante la
identificación con nuestra profesión o con algún rol que interpretamos para otros. Así
pues, el AC muestra la máscara que llevamos puesta.
2.6. El horóscopo de las casas (HC)
Como representa la perspectiva (opinión) desde la superficie de la Tierra, tiene el sis-
tema de casas rectangular de la realidad física (casas de 30° de tamaño y zodíaco
distorsionado).
El horóscopo de las casas (descubierto por Michael A. Huber en 1973) muestra la
persona en su globalidad como estructura de comportamiento diferenciada. Es lo
que los demás ven en nosotros cuando nos observan detenidamente. Ven e inter-
pretan nuestras manifestaciones y nuestro comportamiento de manera diferente a
como nos vemos nosotros. Si somos en buena medida nosotros mismos, vivimos el
horóscopo base o radix (HB).
Cuanto mayor es la diferencia entre las estructuras de aspectos del HB y del HC,
más sufrimos por no sentirnos reconocidos tal como somos, recibimos un trato equi-
vocado por parte de los demás y, a menudo, éstos nos obligan a desempeñar un
papel que no nos corresponde. Para la interpretación tenemos en cuenta sobre todo
los cambios de forma y color.
© API Ediciones

Datos interesantes: Cuando el AC se encuentra entre Leo y Escorpio, la figura de


aspectos cambia de manera insignificante. El cambio mínimo se da con el AC a 0° Libra
(+-20°) y 0° Aries (+-5°). Cuanto más al norte nace la persona, mayores son los cambios.

A Curso B3 página 13
3. El Nodo Lunar y el punto de la edad
3.1. El Nodo Lunar
La línea nodal está definida por la intersección de las órbitas solar y lunar. Cuando
se encuentran en el Nodo Lunar, la Luna cubre al Sol. Psicológicamente, esto signi-
fica que el Nodo Lunar es el camino de en medio que separa el plano mental del
emocional. Siempre que hacemos coincidir el pensamiento con el sentimiento en
nuestra personalidad, estamos dando un primer paso en nuestro desarrollo. Esto
requiere tres cosas: valor, conciencia y que se dé la oportunidad.
Nodo Lunar Ascendente (Nodo Norte) = Jupiteriano
Al dar un primer paso, la personalidad avanza hacia algo nuevo
pero uno de los pies permanece aún en terreno conocido. Al
dar el segundo paso dejamos atrás algo viejo: nuevas expe-
riencias de la personalidad sustituyen a las antiguas. Todo de-
sarrollo se basa en las experiencias antiguas que están fijadas
en el Nodo Sur.
Nodo Lunar Descendente (Nodo Sur) = Saturnino
El primer paso debemos darlo en la casa en la que se encuentra el Nodo Norte. Los
textos adjuntos describen las experiencias a las que debemos aspirar en cada casa.
Al dar este paso experimentamos siempre una corrección del comportamiento teni-
do hasta el momento.
El Nodo Lunar en las casas
Casa 1: Aprender a decir «yo» y a Casa 7: Esforzarse por comprender la
imponerse. Cuidar la propia imagen y forma de ser y pensar de los demás.
mostrar la voluntad. Aspirar a un equilibrio diplomático con
el tú.
Casa 2: Desarrollar autoestima y auto- Casa 8: Buscar los motivos profundos
valoración. Confiar en los propios valo- y sacarlos a la luz a pesar de las reglas
res y capacidades. sociales y la moral.
Casa 3: Aprender a dar importancia a Casa 9: Desarrollar un pensamiento
la información cotidiana y normal. Ir independiente y autorresponsabilidad.
por la vida estando siempre dispuesto Vivir y mostrar a los demás la propia
a aprender. verdad.
Casa 4: Tomar conciencia de las Casa 10: Perseguir las metas persona-
dependencias familiares. Buscar las les con firmeza y perseverancia.
raíces emocionales de los problemas y Cultivar la individualidad autónoma.
los estados de ánimo.
Casa 5: Autorrelizarse probándose a sí Casa 11: Aprender a cuidar la red de
mismo. Permitir una interacción pro- relaciones y verse como parte del
funda y personal en la relación. Todo. Cuidar la propia ética y la verda-
dera amistad.
Casa 6: Hacer en primer lugar siempre Casa 12: Aprender a sentirse unido a
© API Ediciones

lo más conveniente. Ponerse al servi- la naturaleza y al mundo espiritual.


cio de los demás y de las circunstan- Colocar las necesidades cotidianas y
cias. terrenas en segundo plano.

A Curso B3 página 14
3.2. Perspectiva de desarrollo desde el Nodo Lunar al AC
Un camino de mil kilómetros empieza
con el primer paso que debemos dar
cada día nuevamente. Aunque la direc-
ción pueda cambiar una y otra vez, siem-
pre nos acercamos a la lejana meta. El
camino de corrección del Nodo Lunar
nos proporciona nuevos conocimientos
mientras que la dirección principal hacia
el encuentro de sí mismo permanece
constante, flotando por encima de todo.
Para comprender la elevada intercone-
xión entre el pequeño primer paso y la
meta lejana necesitamos tener una pers-
pectiva lo suficientemente amplia: debemos encontrar la relación puramente cualita-
tiva y llena de sentido entre el indicador y la meta del viaje de nuestra vida. Para ello
intentamos relacionar el sentido del texto del Nodo Lunar (según la posición por
casa) con el sentido esotérico del signo del AC. Tener en cuenta el signo en el que
se encuentra el Nodo Lunar y los aspectos que recibe suele ser una ayuda.

Las elevadas metas de desarrollo del encuentro de sí mismo

q Surjo y, desde el plano mental, rijo.


w Veo y, cuando el ojo está abierto, todo se ilumina.
e Reconozco mi otro yo y, en la mengua de ese yo, crezco y resplandezco.
r Construyo una casa iluminada y en ella moro.
t Yo soy ése y ése soy yo.
z Soy la Madre y el Hijo; soy Dios, soy materia.
u Elijo el camino que pasa entre las dos grandes líneas de fuerza.
i Guerrero soy y de la batalla salgo triunfante.
o Veo la meta, la alcanzo, y veo otra.
p Perdido estoy en la luz suprema y a esa luz doy la espalda.
a Agua de vida soy, vertida para los sedientos.
s Abandono la casa del Padre y, al regresar, salvo.
© API Ediciones

Textos de Alice A. Bailey.

A Curso B3 página 15
3.3. El punto de la edad
El punto de la edad (PE) es como un reflector que ilumina a la personalidad duran-
te 72 años desde todos los ángulos posibles. Es el punto donde está enfocada nues-
tra conciencia que, desde el interior, nos impulsa a tomar conciencia de nuestro
carácter a través de la experiencia en las doce casas. El PE nos ayuda a influir en
nuestro camino vital trabajando conscientemente en nuestro desarrollo.
Mirar la posición momentánea del PE
54
en un horóscopo es como mirar la
60 48
hora en un reloj. El reloj de la vida se
pone en marcha en el AC y necesita 10 MC 9
seis años para recorrer cada casa 66 11 8 42
(independientemente de su tamaño).
El recorrido del PE por todo el sistema 12 7
72
de casas dura 6 x 12 = 72 años y des- PE 0
AC DC 36
pués empieza de nuevo en la casa 1. 1 6
Es importante recordar los niveles de
6 2 5 30
edad de cada casa o calcularlos con la
siguiente fórmula: número de casa 3 IC 4
menos 1 multiplicado por 6 (la cúspide 12 24
de la casa 9 corresponde a 8 x 6 = 48 18
años).
En las pequeñas marcas de los años dibujadas en el exterior de las casas en los
horóscopos podemos ver aproximadamente cuándo el PE pasa sobre un planeta
(conjunción del PE). Son períodos muy importantes (sucede 11 veces en la vida) que
duran más o menos medio año. Los momentos de oposición del PE también son
importantes. A menudo también percibimos la entrada del PE en un signo porque
nuestros intereses y nuestro estado de ánimo cambian.

2 a. 5 m. 20 d. 2 a. exactos 1a. 6 m. 10 d.

PI PR

2 a. 3 m. 15 d.
3 a. 8 m. 15 d.

0 1 2 3 4 5 6 años
De cumpleaños a cumpleaños

Un ejercicio muy interesante es comparar la curva de intensidad con el curso de la


edad. Estamos cuatro años en una fase extravertida y dos años en una introvertida.
La fase de interiorización empieza exactamente un poco después del PI (2 años, 5
meses y 20 días después del cumpleaños de la última cúspide de casa).
Los detalles sobre las diferentes fases de la vida, sus subdivisiones y cómo interpretar los aspectos
© API Ediciones

del PE se abordan en el curso B5.

A Curso B3 página 16
4. Las diez reglas de interpretación
Percepción visual de la figura de
aspectos.
1 Atemporal
Estructura dinámica o estática.
Percepción
1ª visual

Forma de la figura de aspectos.


y última
Individuo impresión
único

Disposición espacial. 2ª impresión Estática -


Efecto global Dinámica

2 Dirección de los aspectos, centro de A largo plazo 3 Motivaciones Forma


gravedad/dirección de la figura. Efecto de la
Orientación de la voluntad

personalidad Disposición espacial


Color de la figura de aspectos.
Energía - Movimiento
Potencial de la conciencia Dirección

3 Combinación de colores de los Siempre Energía - Equipamiento


Forma de funcionamiento
Color
Combinación
aspectos de los planetas individuales. Manifesta-
ciones
Forma de desarrollo de la personalidad Cantidad
Coherencia
Coherencia de la figura de aspectos.
Componentes + Conexiones

4
Cantidad de aspectos, número de figuras.
5 Interpretación global de la motivación vital (1 - 4).

Figuras individuales y su funciona-


6
miento psicológico.

Zona de sombra CC
2/30 1/
30

Posiciones planetarias fuertes y


PR PI

7 6 1

débiles en signo y casa. 5 2


4 3
fuer te norm. dé bil n o r m. fuer te

1/3 1/3 1/3 _


1 _
1 _
1
3 3 3

Desplazamiento signos-casas. 1 Fuego 2 Tierra 3 Aire

8 Tensión de desarrollo entre dispo-


sición hereditaria y entorno. Cardinal F ija Mutable

Relación del Nodo Lunar con el AC:


9 indicador del camino de desarrollo
espiritual.
54
60 48

El punto de la edad: posición actual 66 11


10 MC 9
8 42

10 con signo, planeta e intensidad de


12 7
72
PE 0
AC DC 36
1 6

la casa. 6 2

12
3 IC 4
5

24
30

18

Nota: Para los cinco primeros pasos es recomendable colocar una corona circular
opaca cubriendo los planetas para ver sólo la figura de aspectos y obtener una
visión global de la misma. No proporcionamos ninguna corona debido a que los dife-
rentes programas astrológicos dibujan los horóscopos con diámetros diferentes.
© API Ediciones

A Curso B3 página 17
5. Los tres planetas espirituales
El gráfico adjunto muestra cuándo cambia
de signo cada uno de los tres planetas espi-
rituales y también el tiempo que está en cada
signo.
En los 150 años representados, Urano reco-
rre todo el zodíaco más de una vez. Neptuno
no completa el zodíaco entero porque su
velocidad es la mitad de la de Urano.
Neptuno necesita casi 14 años para recorrer
cada signo mientras que en este tiempo
Urano recorre dos.
Plutón, el más lento, recorre sólo medio
zodíaco y en el gráfico puede verse como su
velocidad es muy variable. En Virgo y en
Sagitario se mueve casi tan rápido como
Neptuno y en los signos intermedios incluso
más rápido.
Debido a la larga duración de los tránsitos de
estos planetas por los signos se los conoce
como planetas generacionales pues dejan
la impronta de la cualidad del signo en toda
una generación. Todas las personas nacidas
en el mismo período de tiempo, cuya dura-
ción puede ser desde siete a treinta años, tie-
nen las mismas imágenes guía.
La imagen guía de madre (Urano) cambia
cada siete años pero durante catorce años
todas las personas tienen el mismo ideal de
amor (Neptuno). La imagen guía de padre
(Plutón) ha tenido períodos de tiempo cada
vez menores hasta 1995. El período menor es
el Escorpio (95 - 84 = 11 años), luego el núme-
ro de personas con Plutón en este signo es el
más bajo. A partir de ahí, el período de tránsi-
to por un signo aumenta de manera continua.
Estos efectos se pueden ver en el desarrollo
individual de las generaciones pero también
directamente en el curso de la historia. Los
paralelismos históricos son especialmente
claros en los años del descubrimiento de los
planetas espirituales:
Urano fue descubierto en 1781, en la época
de la revolución francesa; Neptuno en 1846,
© API Ediciones

al comienzo del desarrollo del teléfono y la


radio, y Plutón en 1930, al mismo tiempo que
la energía atómica.

A Curso B3 página 18
5.1. Efectos generales de los tres planetas espirituales
Estos planetas no se ven a simple vista y, por analogía, simbolizan lo aparentemen-
te incomprensible en el ser humano. Para la mayoría de personas, sus efectos son
inexplicables y, por lo tanto, inquietantes e incluso peligrosos desde el punto de vista
de la seguridad material. Pero, en realidad, si somos capaces de acercarnos y mane-
jar correctamente sus energías nos proporcionan una seguridad mayor. Los casos
de personas con capacidades paranormales que se dieron con una frecuencia cre-
ciente en el siglo pasado son una indicación de cómo pueden ser empleados por el
ser humano:
y = Telepatía, x = Sanación, videncia, c = Telekinesia, psicometría.
Tenemos pocos conceptos para definir los efectos y las dimensiones de los tres pla-
netas espirituales. No hay un acuerdo total sobre cómo clasificarlos y se les atribu-
yen capacidades como las siguientes: intuición, inspiración, transformación, trascen-
dencia, mediumnidad, éxtasis, ilusión, visión, ilusión.
El desarrollo de las capacidades transpersonales de Urano, Neptuno y Plutón
depende enormemente del grado de madurez y estabilidad alcanzado con los pla-
netas de la personalidad (el Sol, la Luna y Saturno). Si los planetas de la personali-
dad no están desarrollados, las irrupciones de los planetas espirituales suelen ser
desagradables y difíciles. Si un ego débil sirve a las fuerzas espirituales, éstas actú-
an como un bumerán disolviendo al yo.
Las dimensiones transpersonales están por encima de la esfera del yo y en ellas no
se admiten motivaciones egoístas. Sólo podemos adentrarnos sin peligro en estas
dimensiones después de transformar las energías del yo, situando nuestras motiva-
ciones personales en sintonía con el Plan de Evolución. La personalidad puede,
entonces, alcanzar una elevada meta de desarrollo, crecer más allá de sí misma y
realizar una contribución creativa a la humanidad.
5.2. Funcionamiento de los tres planetas espirituales
URANO: El pensamiento creativo y el ideal de mundo perfecto
Símbolo: Cuando nos formamos un punto de
vista claro (punto) dentro de un contenido de con-
ciencia global (círculo) (símbolo del Sol) se origi-
na una expansión de conciencia (flecha) que
cuestiona o destruye el contenido conocido y deli-
mitado hasta el momento. Desde la óptica de
Urano, el pensamiento personal o la opinión pro-
pia es un punto de vista subjetivo y limitado que
debe ser ampliado constantemente.
Capacidad = Inteligencia creativa: Mediante la
recopilación mental de todos los conocimientos y
experiencias sobre un determinado tema se obtie-
ne una visión general del asunto en cuestión.
Pero, al mismo tiempo, se descubren puntos de
© API Ediciones

incertidumbre, cuestiones sin resolver e inconsis-


tencias que la inteligencia creativa resuelve, corri-
ge o concilia a la velocidad del rayo.

A Curso B3 página 19
El paso previo hacia la inteligencia creativa, que encuentra aplicación en todas las
áreas de conocimiento, es la elaboración inteligente de las experiencias personales
en la memoria.
g Cuanto más segura y estable es nuestra existencia física, mayor es la expansión
de conciencia posible.
Mediante su flecha, Urano nos lleva más allá de las leyes naturales hacia las leyes
cósmicas de causa y efecto que conforman el destino del ser humano. Cada vez que
damos un paso en esa dirección, aumenta nuestra seguridad y nuestro dominio de
la existencia física. La seguridad máxima sería poder influir en el destino. Por eso
Urano simboliza también el interés en los métodos ocultos, esotéricos o astrológicos
que permiten tener un mejor control de la personalidad.
NEPTUNO: La entrega altruista y el ideal del amor verdadero
Símbolo: El amor universal (semicírculo hacia arriba) fluye hacia lo terreno (cruz).
Inversamente: la forma física (personalidad) se entrega a lo más elevado (iniciación).
Es el símbolo del amor y la paz en la Tierra.
Capacidad = Identificación: El semicírculo hacia
arriba significa sensibilidad por lo más elevado,
percepciones universales que se expresan en la
realidad (cruz) a través de la personalidad. Esto
significa que la personalidad adopta una forma
que corresponde exactamente a lo que se ha reci-
bido de la globalidad. De este modo dejamos de
ser nosotros mismos porque nos identificamos
con algo que también es una totalidad, por ejem-
plo, otra persona.
El paso previo hacia la identificación, que es un
estado universal, es la empatía.
f Cuanto más claramente vivimos nuestros senti-
mientos y nuestros deseos de contacto, y más
libremente pueden éstos fluir, mayor es nuestra fe
en el amor universal.
Neptuno quiere enseñarnos a confiar en el amor mostrándonos que el amor es un
nivel de vibración y no algo que los seres humanos puedan producir. Podemos expe-
rimentar este nivel con la naturaleza, solos o colectivamente si nos abrimos a hacer-
lo. Mediante experiencias místicas (inexplicables) experimentamos la seguridad de
sentirnos parte del universo (Ángel de la Guarda). De vez en cuando, Neptuno nos
hace el regalo de hacernos sentir verdaderamente enamorados para experimentar el
amor incondicional pero nos retira el amor si éste es egoísta e interesado.

Para más detalles sobre los planetas espirituales véase el libro Los planetas.
© API Ediciones

A Curso B3 página 20
PLUTÓN: La transformación de las formas defectuosas
y el ideal de ser humano perfecto.
Símbolo: Los ideales más elevados se llevan a la forma (cruz). Inversamente: una
pequeña forma (la palabra adecuada) desencadena algo inmenso (arcos hacia arriba).
Capacidad = Metamorfosis: La energía espiritual se concentra (arcos) y, a través
de la personalidad (cruz), se convierte en una acción en la realidad. Toda acción
tiene un efecto retroactivo con el que nos damos cuenta de si hemos actuado bien
o nos hemos equivocado. De esta manera aprendemos a hacer todas las cosas
mejor y a aceptar nuestros errores. Así tomamos conciencia de nuestras motivacio-
nes. Cuando comprendemos los motivos, con la fuerza de voluntad de Plutón pode-
mos cambiar nuestra personalidad. Sólo con el empleo de nuestra voluntad interior
conseguimos producir verdaderos cambios en nuestra personalidad (cambios que
desde fuera nadie podría conseguir).
d Cuanto mayor sea la conciencia y la
honestidad con nosotros mismos en el
nivel de la personalidad, más a menudo
creceremos más allá de nosotros mis-
mos y percibiremos nuestra guía inte-
rior.
Plutón nos empuja a desarrollar todo
nuestro potencial. Nos muestra el cami-
no hacia el ser humano perfecto (o ideal)
al tiempo que pone de manifiesto nues-
tras fuerzas impulsivas (motivaciones)
erróneas o negativas e identificaciones
(roles y máscaras) inadecuadas, obligándonos a transformarlas. En especial, saca a la
superficie los profundos miedos que impiden el desarrollo de nuestra personalidad
para que podamos librarnos de ellos. Como parte del crecimiento de nuestra autocon-
ciencia tenemos también que reconocer e integrar las partes más oscuras de nuestra
personalidad hasta que nos veamos libres de toda ilusión para, entonces, con la ayuda
de Plutón, transformarnos para servir al yo superior (realizar nuestra tarea vital).
5.3. Posición de los planetas espirituales en el horóscopo
Con los planetas espirituales situados en cúspide buscamos constantemente mode-
los cada vez mejores para nuestros ideales y nos dejamos guiar por ellos hasta que,
con dolorosas desilusiones, aprendemos que ningún modelo vivo es suficientemen-
te bueno.
En punto de reposo, los planetas espirituales no reciben la influencia del entorno.
Si logramos escuchar la oculta voz interior y aprendemos a comprenderla, tenemos
una guía fiable garantizada.
En las fronteras de signo debemos aprender a escuchar la sutil voz interior. En la
zona fuerte de mitad de signo podemos ser un modelo para otras personas.
Los aspectos con planetas de la personalidad causan una constante purificación del
© API Ediciones

yo mediante experiencias de poder e impotencia, autoabandono y crecimiento. Con


los planetas criatura se intensifica el interés por las humanidades y se suelen dar
experiencias paranormales.

A Curso B3 página 21
Instituto de Psicología Astrológica

B3 Reglas de interpretación

Cuestionario de autoevaluación. Nombre: ___________________________________

1. Las cuatro mitades del horóscopo:


Izquierda: ________ Derecha: _________ Superior: _________ Inferior: ___________

2. Los seis ejes del sistema de casas:


1. ______________________ 2. ______________________ 3. _____________________
4. ______________________ 5. ______________________ 6. _____________________

3. Las doce casas: Casas cardinales: ________________________


Casas fijas: ______________________ Casas mutables: _________________________

4. Diferencia entre signos y casas:


Signos: _____________________________ Casas: _______________________________

5. El Nodo Lunar: Primer paso hacia: ____________________________

6. ¿Qué simboliza psicológicamente el horóscopo de las casas? La ____________

7. ¿Dónde es mayor la distorsión del horóscopo de las casas?


Zona de la Tierra: ____________________ Signos en el AC: ______________________
¿Por qué sufre la persona?: __________________________________________________

8. El punto de la edad:
Refleja el curso de la vida a través de: ____________
Empieza en: ____________ Tiempo en recorrer una casa: ____________
Tiempo en recorrer todo el horóscopo: ___________

9. Las imágenes guía de los tres planetas espirituales:

Función/Capacidad
Seguridad+ Investigación
Neptuno Ideal de amor
Metamorfosis
© API Ediciones

A Curso B3 Cuestionario
10 La curva de intensidad

MC

Individuo

10 9

11 8

12 7
AC Yo Tú DC

1 6

2 5

3 4

Colectivo

IC
© API Ediciones

A Curso B3 Anexo
9 Las casas según el temperamento

4 líneas de desarrollo
Desarrollo CONSTITUCIÓN, disposición básica, figura,
1 apariencia externa (IMAGEN), objetivos, opinión
individual o de sobre uno mismo.
la personalidad FORMA de HACER, entrada en escena, pavoneo,
· Apariencia (porte)
5 actitud activa en la toma de contacto, EROTISMO,
EXPERIMENTOS+RESULTADOS, emplearse a fondo.
· Autopresentación
· Ética FORMA de PENSAR, concepción de la vida,
9 sentido de justicia, conciencia del propio valor,
Yo extravertido CONCEPTO del MUNDO, presunción intelectual.

Desarrollo EQUIPAMIENTO BÁSICO (talentos), presupuesto


2 energético, provisiones, avaricia, medios propios,
social SUSTANCIA VITAL (fondo vital)
LUCHA EXISTENCIAL, forma de imponer el punto de
· Posesiones 6 vista propio, forma de trabajar, capacidad de rendi-
· Trabajo miento, fracasos, PROCESOS PSICOSOMÁTICOS.
· Autoridad
VOCACIÓN, posición en la sociedad,
10 autorrealización, carrera, AUTORIDAD o
Tú introvertido ARROGANCIA.

Relaciones CONTACTOS NATURALES (con vecinos y


3 hermanos), NORMAS de PENSAMIENTO
externas COLECTIVAS.
UNIONES LEGALES, anhelo de unión,
· Adaptación 7 aseguramiento social, RELACIONES
· Uniones CONTRACTUALES, pérdida del yo.
· Moral
AFINIDADES ELECTIVAS, relaciones libremente
Tú extravertido
11 elegidas, AMIGOS, IMAGEN IDEAL del SER
HUMANO, el «MORALISTA».

Orientación ORIGEN, tradición, casa y hogar, EL


4 familia, PERTENENCIA al PEQUEÑO
interna COLECTIVO. YO
PROCESOS de MUERTE y CRISIS
· Autocomprensión 8 RENACIMIENTO, ley de dar y recibir, DEL
· Autosuperación OBLIGACIONES ante el tú. YO
· Ser uno mismo
INTERIORIZACIÓN, pérdida del tú, EL
Yo introvertido
12 AISLAMIENTO, la persona no GRAN
© API Ediciones

mundana. YO

A Curso B3 Anexo