Está en la página 1de 6

TEXTO INSTRUCTIVO

Los textos instructivos son las instrucciones que están presentes diariamente en nuestra vida

cotidiana, tanto en la escuela como fuera de ella. El uso mismo de los medios tecnológicos

nos exige seguir instrucciones permitiéndonos el manejo de este tipo de textos

obstrucciónales. Los textos instructivos tiene el propósito de orientar los procedimientos en

forma detallada, clara y precisa para realizar alguna actividad ya sea simple o compleja,

según dos características

• Guían sobre cómo accionar algún aparato o sistema como por ejemplo: los manuales

de uso de materiales tecnológicos, arreglar artefactos, etc.

• Explican cómo elaborar algo a partir de elementos y procesos, dividiéndose en la lista

de elementos o materiales requeridos y el procedimiento en sí, desarrollando las

instrucciones. Por ejemplo: Una receta de cocina, como tejer un jersey, eTC.

CARACTERÍSTICAS:

 Requiere de un formato especial y característico.

 Desarrollo de procedimientos compuestos por pasos detallados que deben cumplirse

para conseguir un resultado. (Por lo general son secuencias fijas pero, a veces, es

posible hacer variaciones).

 Lenguaje claro, directo y lineal.

 Utiliza marcas gráficas como números, asteriscos o guiones para diferenciar o

secuenciar la serie de pasos.

 Puede acompañarse con gráficos, ilustraciones y/o dibujos, según el tipo de texto

instructivo a desarrollar.
Otros datos de interés acerca de los textos instructivos son las siguientes:

-Su estructura se debe componer de dos partes fundamentalmente: una primera donde se

establece el objetivo y una segunda donde se recogen las instrucciones. En esta última habrá,

a su vez, tres elementos diferenciados y fundamentales: los párrafos, los apartados y los

elementos tipográficos.

 Suelen tener una sintaxis sencilla, con oraciones ordenadas y más bien breves.

 Se recurre al empleo, sobre todo, de lo que son formas verbales conativas.

Otro ejemplo típico de texto instructivo son las recetas gastronómicas que aparecen

recopiladas en libros, revistas, sitios web y programas de televisión. Estas recetas mencionan,

paso a paso, qué debe hacer un individuo para preparar determinados platos. El texto, en

definitiva, instruye al sujeto. Por ejemplo: “Primero debemos cortar la carne en tiras. Luego

saltearla con un poco de aceite, cebolla y ajo. Una vez hecho esto, reservamos la preparación.

En otra olla, hervimos los fideos de arroz en abundante agua durante quince minutos.

Finalmente, colamos los fideos, los volvemos a colocar en la olla, añadimos la carne con la

cebolla y el ajo y agregamos un chorro de aceite. Mezclamos dos minutos y ya podemos

servir”.

De la misma manera, no podemos pasar por alto que en nuestra vida diaria también existen

otros textos que también se pueden considerar de tipo instructivo. Nos estamos refiriendo en

concreto a los siguientes:


-Reglas de juego. En las propias cajas de los juegos de mesa, ya sea en el interior o en el

exterior, es donde se suele incluir el documento que viene a explicar el funcionamiento de

los mismos. De esta manera, cuando un grupo se vaya a disponer a divertirse con uno de esos

por primera vez, deberá proceder a leer el texto instructivo que se adjunta para así saber cómo

se juega, qué está permitido, que está prohibido, cuál es el objetivo que persigue, qué hacer

en determinadas situaciones…

 Instrucciones para hacer determinados ejercicios o que venga a explicar lo que son

las reglas de cualquier deporte.

 Las leyes y normas. También estas legislaciones se consideran textos instructivos

porque vienen a establecer qué hacer ante determinadas situaciones que puedan tener

lugar, qué obligaciones o imposiciones se establecen.

¿Cuál es la estructura de un texto instructivo?

Debe contar con un título, posteriormente debe contener un resumen de los elementos que se

utilizarán, aquí es donde se expone el nombre de cada uno de estos y si tiene alguna función

específica o general dentro de la actividad a realizar, esta sección es básica, ya que donde el

usuario puede conocer o “familiarizarse” con la acción que llevará a cabo y los elementos

que la componen, finalmente las instrucciones, mismas que tienen que llevar una secuencia

organizada.

TEXTO FORMATIVO

Nos habla sobre la realidad sino de cómo debe hablarse sobre otros mundos para lo cual se

sirve de un lenguaje especial de símbolos


TEXTO INFORMATIVO

A través del texto informativo el emisor da a conocer a su receptor algún hecho, suceso, o

situación o una circunstancia.

Si hablamos del texto informativo, estamos hablando del texto que en algún momentos ha

sido escrito por un emisor con una intención principal como, como mencionamos "dar a

conocer" algo, sin que intervengan principalmente sus emociones ni sus deseos.

Hay muchas cosas que se pueden dar a conocer, el centro del texto en este caso es la

información emitida. Esto no nos trata de decir que en el texto informativo no brinda las

emociones ni las querencias o deseo del emisor, a veces en algunas ocasiones si ocurre, pero

de todas formas esto pasara a un segundo plano.

En el texto instructivo esto se hace para que los receptores este en conocimiento, y no

objetivamente para que sientan deseos ni se emocionen. Los textos que prosiguen y dan vida

a estos son:

1- la carta formal

2- el memorándum

3- el informe

4- la noticia

El lenguaje
Para saber y conocer un poco más, iniciaremos por conocer cuáles son sus principales

aspectos, que se deben cuidar al redactar, y que se aprecian al leer un texto informativo bien

construido. Veamos.

El lenguaje de un texto informativo debe ser, sobre todo, formal.

En cierto modo, este es diferente del que utilizamos día a día para comunicarnos en forma

oral, y diferente también del que usamos para escribir textos de otra índole.

Esta diferencia radica en que debe ser un lenguaje ejemplar, preciso y correcto.

- Ejemplar: al escribir un texto informativo no se deben usar palabras familiares, ni vagas,

ni mucho menos indecorosas. Tampoco se trata de que las palabras sean rebuscadas, por el

contrario, deben ser comprensibles.

Por ejemplo, en un texto formal, no se pide "una paleteada", se pide "un favor"; no se dice

"permiso", sino "autorización"; no se habla de "la Panchita Bravo", sino de "Francisca

Bravo", etcétera.

- Preciso: debe tener mucha claridad; nada de metáforas poéticas, refranes populares, ni

ningún otro elemento que pudiera producir dobles interpretaciones. El mensaje debe quedar

perfectamente claro para quien lee, ya que el objetivo que se debe cumplir es informar, y un

receptor confundido no estará informado.

- Correcto: tanto ortográfica como morfosintácticamente. Al escribir un texto informativo

debes cuidar que no se te escape ningún acento, ninguna coma, que las frases y oraciones

estén bien construidas, así como también los párrafos.


- El párrafo

Además del lenguaje que se utiliza para escribir los párrafos que compondrán el texto

informativo, existen formas adecuadas para construir dichos párrafos.

Comenzaremos por definir qué es un párrafo: es un conjunto de oraciones con un solo tema

central o idea principal. Desde el punto de vista formal, un párrafo comienza con una sangría

(espacio en blanco, que aleja la primera letra del margen de la página), y termina con un

punto aparte.

Pero, más que esto, lo que determina el cambio de párrafo siempre será el tema central del

que se escribe. Este tema central puede estar claramente expresado en una de las oraciones,

en tanto las demás sirven de apoyo; o bien, la idea principal puede no expresarse claramente

y es preciso inferirla de todas las oraciones que conforman el párrafo.

Estas oraciones, que componen el párrafo, pueden estar separadas por medio de la puntuación

correspondiente o estar conectadas a través de nexos como las conjunciones o locuciones,

que ayudan a comprender la relación que existe entre las distintas ideas. En este sentido hay

que ser cuidadoso en emplear el conector o nexo que corresponde.