Está en la página 1de 4

Capítulo 5

El Problema Del Tiempo.


Porqué los muchos años no pueden producir cambios evolutivos.
Este capítulo se basa en las páginas 181 a 183 y 210, de El Origen Del Universo, contenido en el Tomo 1
de la serie de tres tomos, Evolution Disproved (la Evolución descartada). Más información, podrá ser
consultada en nuestro sitio de Internet: evolution-facts.org
Nota: Un asterisco (*) precediendo un nombre, significa que tal persona, hasta donde se sabe, no es creacionista.
En el próximo capítulo, discutiremos la inexactitud de muchos métodos actuales de fechar materiales y
objetos antiguos. Aunque es importante comprender la tecnología del fechado, debemos de tener en cuenta que
la exactitud de la técnica del fechado moderno no tiene, en realidad, relación directa con el hecho de si la
evolución ocurrió o si pudiera ocurrir o no.
¡Ni la longevidad significa que hubo evolución, ni la longevidad puede producir evolución! La evolución
solamente puede ocurrir por una secuencia de eventos que se inicia con la producción de materia a partir de la
nada (capítulo 2); por generación de organismos vivientes a partir de la materia inerte (capítulos 7 y 8); y por la
evolución de unos organismos vivos en otras formas de vida cada vez más avanzadas, por efecto de la selección
natural o de las mutación (capítulos 9, 10, 12 y 13). Pero la realidad, es que aunque hubiera trillones de años
disponibles para hacerlo, aún así, la evolución no podría hacer nada de eso.
EL TIEMPO MÁGICO. Se cree que el tiempo puede, de alguna manera, causar la evolución ¡si sólo hay
suficiente tiempo disponible para que esto suceda! El evolucionista nos dice que, si le damos suficiente
tiempo, todos los obstáculos insuperables a la generación espontánea, van de alguna manera, a desaparecer y
que de repente, la vida aparecerá, crecerá y florecerá.
“El origen de vida puede ser visto propiamente, sólo en la perspectiva de una casi inconcebible extensión de
tiempo.” (*Harold Blum, Time’s Arrow and Evolution, p. 151).
En los siguientes capítulos, aprenderemos que ni una actividad química múltiple, rápida (llevada a cabo
en fracciones de segundo), e ininterrumpida a través de siglos, aun usando todo el tiempo y espacio
disponibles en el universo, podría jamás lograr lo que se necesita para producir vida a partir de la nada.
“No es ningún secreto que los evolucionistas veneren el altar del tiempo. Hay poca diferencia entre el
evolucionista diciendo ‘el tiempo lo hizo’ y el creacionista diciendo ‘Dios lo hizo.’ El tiempo y el azar es para
los evolucionistas, nada menos que una deidad de dos cabezas. Así, es mucho esfuerzo científico que se ha
desperdiciado al intentar demostrar que la evolución tuvo eones de tiempo disponibles.” (Randy Wysong, The
Creation-Evolution Controversy; 1976, p. 137).
¿Qué es realmente el tiempo? Definitivamente, no es una sustancia mágica. El tiempo no es más que
muchos momentos como el presente, acumulados en el pasado. Imagínese que usted hubiera podido
contemplar atentamente, un montón de basura o un charco de agua de mar, en un tiempo en el que no había
ningún otro ser vivo sobre la tierra, con excepción de usted. Imagínese que pudiera continuar observando ese
montón o ese charco por mil años y aún más. ¿Cree usted que espontáneamente, se desarrollaría vida en el
montón de basura o en el charco de agua salada? Por supuesto que no. Pues lo mismo sucedería aunque pasaran
millones de años más, pues nada cambiaría, y le aseguro que al final, seguiría habiendo ahí sólo arena
amontonada, o agua salada y sucia, y nada más.
Si usted y yo sabemos que nada de eso ocurriría después de un año de cuidadosa observación ¿Por qué pensar
que sí sucedería en un millón de años? Por otro lado, ya que ahora se sabe que para poder sobrevivir y
reproducirse, todo ser viviente tuvo que haber aparecido completo, súbitamente, y con todas sus partes íntegras
y funcionales, no importa cuantos años le agreguemos a la cuidadosa observación, ¡nada de eso podría suceder!

1
Afirmar que la vida se originó en ese charco de agua salada, en un ayer distante, gracias a que permaneció ahí
el “suficiente tiempo,” es un deseo muy optimista, y nada más. También, imaginar que todo eso pudo haber
sucedido cuando nadie lo estaba observando, ciertamente no es pensar científicamente. Además, no hay
evidencia de que vida alguna se este actualmente auto originando o evolucionando en forma similar, ni que
alguna lo vez lo hizo en el pasado, o que lo logre hacer en el futuro.
A MÁS TIEMPO, MENOS PROBABILIDAD. *G. Wald, en la sección “The Origin of Life” (El Origen
De La Vida), de su libro Physics and Chemistry of Life (la Física y Química De La Vida), pregunta: “¿Hace
milagros el tiempo?” y luego explica algo que usted y yo debemos recordar: Si la probabilidad de que cierto
evento ocurra es de sólo 1/1000 (una posibilidad en mil), aunque tengamos suficiente tiempo para repetir
los intentos muchas veces, la probabilidad de que suceda sigue siendo de una en mil. ¡Esto se debe a que
las probabilidades no tienen memoria! Pero *Wald va mas allá, pues explica que mientras más a menudo se
intente, la probabilidad de que se logre el evento ¡se irá reduciendo! Así, si se intenta mil veces y no se
logra ni una sola vez, y luego se intenta miles de veces más y aún así no sucede nunca, entonces la posibilidad
de que ocurra el evento, será cada vez menor. Por lo que si se intenta un millón de veces y aún así, no ocurre el
evento ni una sola vez, entonces ¡las probabilidades de que suceda el evento, se habrán reducido a menos de una
en un millón! El punto aquí es demostrar que ¡el tiempo nunca obra a favor de un evento que no puede
suceder! ¿Puede el tiempo cambiar rocas en mapaches, agua de mar en pavos, o arena en peces? ¿Puede el
tiempo inventar hormonas, el ojo telescópico de un águila, o causar que la luna gire alrededor de la tierra?
¿Puede aumentar la complejidad de un ser vivo e inventar organismos? La verdad es que a más tiempo,
mayor es la decadencia de las sustancias primas, y menor la posibilidad de que pueda ocurrir la
evolución.
*Bernal, de la Universidad de McGill, explica así la teoría de los evolucionistas sobre cómo ocurrió el origen
y la evolución de la vida: “Se puede pensar que la vida es agua mantenida a la temperatura correcta, en la
atmósfera correcta, bajo la luz adecuada, y por un largo periodo de tiempo.” (*J. O. Bernal, citado en *N. J.
Bernal, You and the Universe; 1958, p. 117). En contraste, dos de los principales científicos evolucionistas de
Inglaterra, *Hoyle y *Wickramasinghe, trabajando independientemente el uno del otro, llegaron a una
conclusión diferente a la de *Bernal. Ellos afirman que la posibilidad de que la vida apareciera en el universo,
espontáneamente y a partir de algo sin vida, ¡es definitivamente cero! (*Fred Hoyle and *C. Wickramasinghe,
Evolution from Space). Aunque uno de estos científicos es agnóstico y el otro, Budista, tras hacer sus propios
análisis, los dos coincidieron en que el origen de la vida, demanda para ser creada, de la existencia de Dios.
El periódico The London Daily Express (Agosto 14, 1981) puso la conclusión de estos dos científicos en su
encabezado de primera plana: “Dos científicos escépticos, unieron sus cabezas y llegaron a una asombrosa
conclusión: Debe haber un Dios.” *Hoyle y Wickramasinghe concluyeron en su libro, que la probabilidad de
producir vida, en cualquier parte del universo, por medio de procesos evolutivos, era tan factible como formar
un Jumbo jet, Boeing 747, en condiciones perfectamente operables, con el sólo paso de un tornado a través de
una chatarrería (“deshuesadero” de automóviles) (*Fred Hoyle, Science, November 12, 1981, p. 105).
El codescubridor de la molécula del ADN dijo: “Un hombre honesto, armado con todo el conocimiento
actualmente disponible, solamente podría asegurar que en cierto sentido, el origen de la vida parece ser, hasta
este momento, casi un milagro, siendo que son tantas las condiciones que tuvieron que ser satisfechas, para
iniciarla.” (*Francis Crick, Life Itself: Its Origin and Nature; 1981, p. 88).
EL TIEMPO REAL VS EL TIEMPO TEÓRICO. Mucho de lo que se dice sobre los “millones de años” no
concuerda con los hechos. Los científicos evolucionistas nos dicen que el pasado va más allá de un billón de
años de vida en la tierra, y que el humano ha estado aquí por más de un millón de años. Esa es la teoría, pero los
hechos hablan de una manera muy diferente. Cuando vemos esos hechos, disponibles por hallazgos antiguos de
todo tipo, encontramos que la historia registrada se remonta solamente hasta varios miles de años atrás.
Antes de ese tiempo, no tenemos absolutamente nada que verifique cualquier supuesto método científico,
de fechado. (Más evidencia sobre esto, se incluye en los capítulos 4. La Edad de la Tierra, y 13. El Hombre
Primitivo).

2
Si los seres humanos han estado en este planeta por más de un millón de años, como teorizan los
evolucionistas, entonces deberíamos de tener grandes cantidades de estructuras y registros escritos, con
antigüedades de cuando menos 500,000 años.
METODOS DE FECHADO DEFECTUOSOS. Los evolucionistas tratan de probar la longevidad del
tiempo con ciertos métodos teóricos de fechado; pero al analizar tales métodos, encontramos que cada uno de
ellos es altamente defectuoso y extremadamente poco confiable. Además de las debilidades inherentes
conocidas, tanto en lo que suponen como en su metodología (lo que empezaremos a discutir después), no
podemos ni siquiera verificar objetivamente, las fechas propuestas. Ni siquiera el fechado a base de Uranio,
puede ser confirmado.
Así, aparte de la historia registrada, la que no va más lejos de unos pocos miles de años atrás, no
tenemos manera alguna de verificar la supuesta exactitud de los métodos teóricos de fechado. De hecho,
¡ni siquiera unos métodos de fechado confirman a otros métodos de fechado, pues todos ellos dan fechas
diferentes! ¡Con muy pocas excepciones, siempre están en desacuerdo unos con los otros! Hay un buen
número de problemas insuperables en esos métodos de fechar, y en el próximo capítulo, vamos a aprender que
hay tantas fuentes de posible error o mala interpretación del fechado radiométrico, que ¡la mayoría de las
fechas obtenidas, son desechadas y nunca publicadas! Solamente se usan aquellas que tienen alguna similitud
entre unas y otras, y sobretodo, las que apoyan sus teorías del siglo XIX.
Algunas personas creen que los varios métodos de fechar (con Uranio, Carbono 14, etc.) pueden ser
verificados por los hallazgos en los estratos rocosos o en los fósiles, y viseversa; pero esto tampoco es
cierto. La columna geológica y las edades aproximadas de todos sus estratos con sus fósiles
representativos, fueron establecidas mucho antes de que alguien oyera o pensara acerca del fechado con
material radioactivo. No hay relación entre las dos teorías o entre las fechas que proponen. Hay más
información sobre esto, en el capítulo 12. Fósiles y Estratos.
LA NECESIDAD DE EDADES LONGEVAS. Por casi dos siglos, los evolucionistas han sabido que,
puesto que no hay pruebas de que en el pasado haya ocurrido la evolución, y no hay evidencias de que este
ocurriendo actualmente, ¡les es necesario postular edades longevas como el medio por el cuál, de alguna
manera, pudo ocurrir la evolución en algún pasado remoto! *Weisz, en su libro The Science of Biology (La
Ciencia de la Biología: p. 636), nos dice que para el principio del siglo XVIII, los evolucionistas “reconocieron
que cualquier concepto de evolución, demandaba una tierra con una edad suficientemente larga, por lo que se
pusieron a calcular tal edad.” Así, las edades longevas propuestas, sólo fueron el resultado de un deseo
optimista. *Darwin mismo, reconoció el problema: “La creencia de que las especies son inmutables (que no
pueden cambiar), fue casi inevitable mientras se pensara que la historia del mundo era de corta duración.”
(*Charles Darwin, Origin of the Species: Conclusion a la segunda edición). Esta es una declaración muy
significativa. *Darwin lo dijo porque no hay evidencia alguna de que haya habido evolución en ningún
momento de la historia registrada, y que no pudo haber evolución en el pasado, a menos que la tierra hubiera
estado aquí por prolongadas edades. Pero hay evidencias bien documentadas, de que nuestro planeta no tiene
más de 6,000 a 10,000 años de edad (vea el capítulo 4. La Edad de la Tierra). Es más, cuando se consideran en
conjunto todos los hechos, se puede concluir que la edad de la tierra, se inclina más hacia la marca de los 6,000
años, que a la de los 10,000 años de antigüedad.
Se necesitan evidencian científicas en los métodos de fechado, para poder probar la longevidad de la
tierra; pero no existen tales evidencias. Los métodos de fechado no históricos, no son confiables. Eso es lo
que aprenderemos en los capítulos sobre Métodos De Fechado Inexactos, y Los Fósiles y Estratos. Los
Darwinistas dicen que nuestro planeta tiene 5 billones de años, pues los teóricos evolucionistas, necesitan
desesperadamente, las largas edades de tiempo, ya que cuando son confrontados con los hechos que refutan
la posibilidad de los procesos evolucionistas, ellos tienden a contestar: “Bueno, si le damos suficiente
tiempo, tal vez pudiera ocurrir.” Irónicamente, aunque la tierra tuviera trillones y trillones de años, no pudo
haber habido evolución. Los capítulos El ADN y Las Proteína; Las Mutaciones; y Las Leyes De La Naturaleza,
demostrarán claramente, que ¡el origen de la vida y la evolución de las especies, no pudieron ocurrir ni en un
billón de trillones y trillones de años!
3
En primer lugar, los largos periodos de tiempo no pueden PROBAR que hubo evolución; y, en segundo lugar,
los largos periodos de tiempo no pueden PRODUCIR, o ser la causa de la evolución. Los procesos evolutivos
necesarios para transformar unas formas básicas de vida en otras, son igual de imposibles a corto plazo, como a
lo son a largo plazo.
CAPITULO 5. PREGUNTAS PARA EL REPASO Y ESTUDIO.
SOBRE LOS PROBLEMAS CON EL TIEMPO
GRADOS DEL 50 DE PRIMARIA AL 30 DE PREPARATORIA
1 - Los evolucionistas consideran que el tiempo tiene cualidades milagrosas. ¿Pueden los largos periodos de
tiempo producir un evento que no puede suceder? Este es un buen tema para discutirlo en clase.
2 - Hoyle dijo que las probabilidades de que la evolución produjera la vida, son menores que las
probabilidades de que un tornado al pasar por una chatarrería (o “deshuesadero” de automóviles inservibles),
pudiera construir un Jet Boeing 747. Calcule qué periodo de tiempo necesitarían una serie de tornados para
lograr construir ese avión y dejarlo completamente funcional.
3 - ¿Qué quiere decir *Wald, cuando asegura que a más tiempo, hay menos probabilidades de que haya
ocurrido la evolución?
4 - Si un evento imposible no puede suceder en un año (como que el agua sucia se convierta en un animal, o
un pez se arrastre fuera del agua y se convierta en rana), ¿Podríamos suponer que sí pudo suceder en un periodo
de millones de años? ¿Qué no tendría que suceder tal evento en el corto lapso que dura la vida de esa criatura?
¿Podría espontáneamente, tal criatura durante su periodo normal de vida, formar todos sus órganos, tanto en su
sexo masculino como en su sexo femenino, encontrar una pareja funcional de su misma especie, y producir
descendencia?
5 - En su opinión, ¿la teoría de la evolución está fundada en hechos científicos o en una fábula?
LA EVOLUCION NO PUDO HABER HECHO ESTO.
La hormiga junta-hojas, hace su nido pegando varias hojas. Primero, selecciona una de sus larvas y con
mucho cuidado, la sujeta en sus mandíbulas; luego, la exprime haciendo que salga de la larva bebé, como de
una pistola de pegamento, un líquido pegajoso que usa para unir punto por punto, como un experto soldador,
una hoja con otra.