Está en la página 1de 1

COMBATE DE 2 DE MAYO

Un día como hoy, en el año de 1866, se realizó el Combate Naval del 2 de Mayo, que
fue el último acontecimiento bélico contra las fuerzas colonialistas españolas, y que al
final fue victoria peruana y latinoamericana, inmortalizándose como héroe nacional el
recordado don José Gálvez. El 2 de mayo del año 1866, es una fecha muy recordada
por todo el Perú, ya que en aquel día, se realizó el último acontecimiento bélico contra
las fuerzas colonialistas españolas, que fueron derrotadas en el puerto del Callao, siendo
una gran victoria peruana y latinoamericana, en favor de la libertad del continente
americano, del yugo español. Esta fecha fue establecida por los españoles para
bombardear el puerto chalaco, y pasado el mediodía, la fragata española Numancia, que
enarbolaba la insignia de Méndez Núñez, hizo los primeros disparos, intercambiando el
fuego por ambas partes, extendiéndose el combate hasta las 5 de la tarde, cuando todos
los buques españoles ya habían abandonado la línea de ataque con averías de diversa
magnitud, y con muertos y heridos a bordo, incluyendo al brigadier Méndez Núñez. Las
defensas peruanas, sufrieron un gran golpe en la torre de la Merced, a consecuencia de
una explosión, con la lamentable pérdida de todos los que allí se encontraban,
incluyendo al Ministro de Guerra y Marina, don José Gálvez, quien desde allí había
dirigido el combate, encarnando el espíritu de heroicidad, valor y arrojo que mostraron
los peruanos aquel día. La pequeña fuerza naval peruana, al mando del capitán de navío
Lizardo Montero, se acercó en dos oportunidades a atacar a los buques enemigos, y
fueron los artilleros del Tumbes los que hicieron los últimos disparos de aquella larga y
gloriosa jornada. El final de esta infructuosa aventura española sobre costas
sudamericanas no se hizo esperar, puesto que luego que los buques españoles se
retiraran a la isla San Lorenzo para enterrar a sus muertos y reparar los daños recibidos,
el 10 de mayo, zarparon en forma definitiva de costas peruanas. Cabe destacar que
numerosos marinos conjuntamente con los oficiales del Ejército, contribuyeron con su
experiencia en la dirección de las piezas de grueso calibre instaladas en la ribera y
tuvieron a su cargo la interpretación de los mensajes correctivos en clave de los
señaleros de los buques. Así, oficiales de marina, personal subalterno y de marinería,
resaltaron en la defensa del honor nacional, conjuntamente con los miembros de otras
fuerzas y con la ciudadanía entera, que, al frente del ocasional adversario, escribieron
una página de gloria de nuestra historia republicana.