Está en la página 1de 1

Ruptura del sitio de Coscomatepec 1813

En tiempos de ansias de libertad, Nicolás Bravo acababa de ser nombrado Jefe de la Independencia
en Veracruz, pera él ya había notado que Coscomatepec era un punto estratégico, difícil de pasar por
alto pues podía ofrecer refugio debido a sus formaciones naturales en los alrededores, para ese
entonces, Coscomatepec ya era considerado un pueblo que se inclinaba por las ideas libertarias que
apoyarían a los insurgentes.

Nicolás Bravo

El plan de Bravo era fortificar poco a poco a Coscomatepec, sin embargo, las autoridades de la época
pronto se enteraron de sus acciones, por lo que a partir de entonces, estuvo vigilado, pues los realistas
no querían que este punto ventajoso quedara en manos de Bravo, principalmente por ser un lugar de
producción tabacalera y por su útil ubicación para la comunicación de Veracruz a México. A principios
de Septiembre, un general con su batallón de Puebla y otro desde Orizaba llegaron a Cosco, para
sitiar la ciudad. El 16 de septiembre de 1813, hubo una batalla contra los realistas, en la que los
insurgentes no solo resistieron audazmente, sino que derrotaron a los españoles, según el informe del
coronel del Águila (que era un verdadero águila en la guerra) menciona: “……ni he tratado más que
de ir a San Juan, donde las armas del Rey han empañado no poco su brillo…..”

Recreación de la Ruptura del sitio de Coscomatepec 1813. Fotografía:


https://www.facebook.com/coscomatepecvivelamagia

Al ver esta situación, Bravo se comunica con Morelos para pedirle ayuda y éste envía a Don Mariano
Matamoros, al Coronel Arroyo y a otros jefes para apoyar a Bravo aunque por cuestiones del destino
y las condiciones del terreno, Matamoros logró llegar 8 días después de la ruptura del sitio a San
Andrés Chalchicomula. Por su parte los realistas también reforzaron su frente con Don Luis de Águila.

Debido a la situación precaria, Bravo tuvo que ser un excelente administrador para las municiones y
la comida, pues la ayuda era escasa así que sobrevivieron de chayotes (erizo, verdura de la región)
hervidos. El Coronel Águila llego el 30 de septiembre. La situación de las tropas enemigas era muy
distinta: los soldados de Bravo estaban escasos de comida y de artillería, en cambio los realistas
contaban con una división de soldados europeos recién desempacados de batallas en aquel
continente. Había pocas esperanzas…

Debido a estas circunstancias tan adversas, Nicolás Bravo decidió romper el sitio la noche del 4 de
Octubre de 1813. Llamó al pueblo hacia su cuartel a las 11 de la noche: su plan era salir de
Coscomatepec dos horas más tarde. Todos se prepararon con sus armas y a las 2 de la madrugada
(5 de octubre) se inició una marcha sigilosa, callada, protegida por una columna. Los caballos llevaban
sus cascos cubiertos con trapos y todos se dirigieron hacia el este por la calle que actualmente lleva
el nombre de Bravo; cruzaron el río Tlacuapa, y después de tres días de vagar, llegaron a Huatusco,
dando por terminado el sitio.

Para sorpresa del coronel Águila, el 5 de octubre ocupó un pueblo… ¡totalmente vacío! Se dice que
los insurgentes cantaban una tonada que decía: "hallará la jaula sola, porque el pájaro voló..." una
predicción del futuro de la gente de Coscomatepec y del valiente batallón dirigido por Nicolás Bravo.