Está en la página 1de 20

PROTOCOLO EXÁMENES DE GRADO

BACHILLERATO EN TEOLOGIA

Elaborado a partir de la normativa vigente del programa de estudios

1. Inscripción para rendir el Examen de Grado

Requisitos
Todo alumno que se encuentre en calidad de egresado1 o AVT2 del programa de estudios
puede solicitar la inscripción para rendir el Examen de Grado. Esta calidad de alumno
AVT puede extenderse por un máximo de dos semestres, contados desde la fecha de su
egreso, y permite hacer uso de algunos beneficios que ofrece la Universidad a los alumnos
regulares, como lo son: uso de Salas Crisol, Biblioteca y Salud Estudiantil. Si el alumno no
logra la calidad de titulado en el plazo descrito, volverá a la calidad de alumno egresado
perdiendo los beneficios antes mencionados

Lugar
La inscripción se debe realizar en la oficina de la Coordinadora Docente, primer piso de la
Facultad, of 101, de lunes a viernes de 9 a 13hrs.

Acto personal
La inscripción del Examen de Grado debe realizarse de forma personal, en caso de
representar a alguien se deberá entregar un poder simple con dicha autorización.

1
Egresado: se adquiere una vez que el alumno ha finalizado su programa oficial de estudios, es decir la aprobación de
todos los créditos mínimos, electivos de formación general, requisito de inglés y requisito de castellano)
2
Alumno en vía de titulación (AVT) se adquiere una vez que el alumno ha finalizado su programa oficial de estudios
(egreso) y aún no se encuentra titulado.
Fechas
El alumno puede inscribirse en cualquier momento del año, durante el primer semestre
habrá comisiones la última semana de los meses de enero, marzo y junio; durante el
segundo semestre habrá comisiones la última semana de los meses de agosto y noviembre.

Casos excepcionales y debidamente justificados podrán elevar una solicitud por escrito al
Vicedecano con copia a la Coordinadora Docente para ser autorizado a rendir el Examen de
Grado en alguna fecha en particular.

Comisiones
El Examen de Grado es un acto solemne que se realiza ante una comisión de cuatro
profesores que interrogan libremente al alumno, un cuarto de hora cada uno en base al
temario correspondiente al Bachillerato en Teología. (Ver anexo 1)

Esta comisión estará conformada por profesores de las diversas áreas teológicas. Los
nombres de los integrantes de la comisión serán informados con algunos días de antelación.
Con todo, la comisión podrá sufrir variaciones de último minuto en razón de ajustes de
calendario o de otros imponderables.

La nota final del grado se obtiene de la siguiente manera: 75% obtenido del promedio de
notas de los cursos y 25% obtenido de la nota deliberada por la comisión evaluadora del
Examen de Grado.

2. Retiro de la Inscripción
Por motivos fundamentados podrán retirar su inscripción en el Examen de Grado, para esto
deberán acercarse de manera personal a la oficina de la Coordinadora Docente, de
preferencia hasta un día antes a la fecha del Examen de Grado, antes de las 15.00hrs.

3. Alumnos que hayan reprobado el examen


El alumno que repruebe el Examen de Grado deberá inscribirse nuevamente para lo cual
deberá esperar a lo menos un mes, el alumno que lo repruebe una segunda vez deberá
esperar a lo menos tres meses para volver a rendirlo.
4. Tramite de titulación
Tras la aprobación del Examen de Grado el alumno puede iniciar la tramitación del proceso
de titulación conforme al procedimiento establecido por la Dirección de Servicios y
Registros Docentes.

Para iniciar este proceso de obtención del grado de Bachiller en Teología, el alumno deberá
entregar los documentos que a continuación se indican, en la oficina de la Coordinadora
Docente:

1. Certificado de no morosidad en biblioteca y matricula.


2. Fotocopia de la cédula de identidad por ambos lados. (En una misma página)
3. 2 Fotos tamaño carnet, con nombre y Rut.
4. Encuesta de evaluación para alumnos egresados de pregrado.

 Importante señalar si realizaron algún Certificado Académico, o si tienen ramos


convalidados.
 Devolver TUC transitoria a Barbara Zamorano en caso de haberla solicitado.

El horario de atención para todo trámite relacionado con dicho proceso es: lunes a viernes
de 09.00 a 17.00hrs. (El tiempo aproximado que demora en llegar la documentación oficial
es de 1 mes)

Atte.,
Coordinadora Docente
Actual: Santiago, junio de 2015
Anexo I
TEMARIO DEL EXAMEN COMPLEXIVO
PARA OPTAR AL GRADO DE BACHILLER EN TEOLOGIA

Nota introductoria

1. El presente temario constituye una pauta tanto para los alumnos como para los
profesores, en lo referente a la preparación del Examen de Grado de Bachillerato en
Teología. Tomado en su conjunto abarca una selección de temas que se estiman
indispensables para una visión global de la Teología. Por lo tanto los alumnos deben
cuidar de abarcar todo este temario a través de los cursos mínimos y optativos y del
propio estudio. Por su parte, los profesores y el director del curriculum lo tendrán
también en cuenta.

2. Sin perjuicio de las especializaciones bien claras de algunos temas, en cada uno de
ellos hay dimensiones escriturísticas, patrísticas, magisteriales y de síntesis teológica.
Hay asimismo condicionamientos históricos y canónicos y perspectivas ecuménicas y
pastorales. De todos estos niveles debe responder el candidato, en la medida en que
corresponda.

3. Sobre la base de lo anterior, es natural que la comisión o tribunal de grado pueda


interrogar libremente al candidato, sobre toda la amplitud del temario, dentro de los
límites del examen oral.

4. De no darse específicamente otras instrucciones por el o los miembros dela comisión


de grado, conviene que la respuesta se encuadre en el siguiente esquema: proposición
del tema (situación histórica, origen y delimitación del problema), elementos
escriturísticos (eventual exegesis de algún texto pertinente), aportes patrísticos;
pronunciamiento del magisterio (grado de autoridad o valor del o de los actos
magisteriales, eventualmente su exégesis y elementos contenidos); ulteriores
elucidaciones teológicas; así como reflexiones teológicas personales del alumno
examinado, que tomen en cuenta la situación actual.
5. Para los exámenes de grado los candidatos pueden servirse del texto de la Sagrada
Escritura, el Enchiridion Symbolorum y del texto de los documentos del Vaticano II.

6. Los candidatos deben ser conscientes de que, siendo el examen de Bachillerato el único
examen complexivo que se rinde en una carrera que en su grados superiores habilita
para enseñar Teologia, el defecto grave y sustancial en la respuesta en un tema
determinado revista tal importancia que puede llegar a causar signo negativo a todo el
examen, no obstante la positiva calidad de otras respuestas.

7. El alumno, en el examen de Bachillerato, debe mostrar:


a) Un conocimiento suficiente de los diversos aspectos de cada tema
b) Una buena capacidad sintética que lo haga relacionar entre sí esos aspectos
c) Un uso adecuado de la Escritura, de la Tradición y del Magisterio. Pero no se le
puede exigir esa decantación, profundidad y maestría que cabe esperar de un
candidato a la Licencia o al Doctorado.

I. TEOLOGIA FUNDAMENTAL

l. La religión como categoría existencial fundamental en el hombre. El acto religioso y


sus características en cuanto al objeto y sujeto. Relación y diferencia de la expe-
riencia religiosa con otras experiencias humanas: la filosofía, la estética, la política,
etc. Formas auténticas y tipos deformados de religiosidad. La religiosidad popular.

2. La Revelación, es un llamado de Dios al hombre y una manifestación de Sí mismo y


de su voluntad. El hecho de la Revelación y sus diversos modos y grados de
realizarse: por la creación y conservación del Universo; por la historia salvífica y en
Cristo, la Palabra eterna que ilumina a todo hombre.
Carácter histórico de la Revelación cristiana. Intrínseca vinculación entre la
Revelación por hechos y por palabras. El problema del lenguaje como problema
teológico.
Los signos manifestativos de la Revelación. Los milagros. Necesidad moral de la
Revelación para el conocimiento de Dios.

3. El don de la fe como respuesta del hombre a Dios que se revela. La fe es una entrega
total y libre a Dios, la cual es posibilitada por la gracia del Espíritu Santo. Ella hace
asentir libremente a lo que Dios revela. Si en el plano humano la fe tiene una
estructura interpersonal, también la fe cristiana posee esta estructura en un nivel
infinitamente más profundo; Dios es su fundamento (credere Deo), es su objeto
(credere Deum, o las «verdades de la fe») y es la persona a quien el creyente se
entrega (credere in Deum).
Carácter eclesial de la fe. La fe explícita y la fe implícita. Relación entre fe y
religiosidad. Relación entre la gracia y los motivos de creer: fe y razón. Límites de la
razón y su verdadero papel respecto al acto de fe. Las posturas del racionalismo, del
fideísmo, del tradicionalismo y del modernismo.

4. La Tradición de la Revelación en la Iglesia. El Espíritu Santo es el dinamizador de la


Tradición. Mutua relación entre la Sagrada Escritura y la Tradición. El Magisterio
está al servicio de la Palabra de Dios, la que nos llega por la Escritura y por la
Tradición, y constituye su intérprete auténtico. La función de los Padres de la Iglesia,
de los teólogos y de los creyentes en general (sensus fidelium) como portadores de la
Tradición. La Tradición y las tradiciones. La evolución de los dogmas.

5. La Escritura es la Palabra de Dios en cuanto escrita por inspiración del Espíritu Santo.
Significado de esta inspiración. En qué sentido todo el contenido en la Escritura es
verdadero (veritas salutaris). Interpretación y sentidos de la Escritura. El canon de los
libros sagrados. Significado de la canonicidad.

6. La teología, ciencia de la fe revelada. Lo común y lo diferente entre los conceptos de


Revelación, Magisterio y teología.
La teología como ciencia, en sentido análogo a otras ciencias humanas. Pluralidad de
las teologías de los métodos teológicos. La Teología en América Latina a partir de
Medellín; Teología y Sabiduría (Sapientia). Importancia de la oración para la
teología: orando solum vere intelligitur.
7. El ateísmo y la increencia. El ateísmo en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Los
diversos tipos de ateísmo: nihilismo, agnosticismo, existencialismo, positivismo
cientista, marxismo, etc. Fundamentos y dimensiones del ateísmo contemporáneo. El
secularismo ateo. La crisis de fe.

II. EL MISTERIO DE DIOS; UNO Y TRINO

8. Conocimiento natural y conocimiento revelado de Dios. Problemática del


conocimiento natural de Dios en la Escritura y en el Vaticano I. Límites del
conocimiento natural de Dios. La analogía.

9. Dios en el Antiguo Testamento: el monoteísmo veterotestamentario. Gradual toma de


conciencia del mismo por parte de Israel. Yahvé Dios celoso. La Alianza. Los
nombres de Dios. Su significado. La santidad de Yahvé: plenitud de vida y poder. El
Dios terrible y la cólera de Yahvé.
Otros rasgos de Dios en el Antiguo Testamento: justicia, fidelidad, misericordia,
compasión, majestad, amor. Imágenes del amor de Yahvé por su pueblo: Dios-
esposo; Dios–padre. Las mediaciones de la presencia divina: el ángel del Señor, la
palabra de Dios, la sabiduría, el espíritu de Dios.
El mesianismo como preparación de la revelación trinitaria en Cristo: el Mesías-rey,
el Profeta escatológico, el Hijo del Hombre.

10. Dios en el Nuevo Testamento: Dios es Padre. La Paternidad de Dios en la conciencia


de Jesús (Abba), en su oración y predicación. Paternidad divina de la Iglesia
primitiva. La unicidad de Dios. Sentido del monoteísmo del Nuevo Testamento. El
Dios de la ira y de la justificación.
Dios soberanamente libre, eterno, inmortal e incomprensible. Señor de los tiempos y
de la historia.
Dios providente y cercano a los hombres.
Dios es amor (1 Jn 4,8).
Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo. Dios Padre del Hijo Unigénito eterno a quien
envía al mundo. La Palabra hecha carne es la manifestación del Dios invisible.
Dios envía a su Espíritu, que es dado también por Cristo.
El Espíritu de Yahvé del Antiguo Testamento y el Espíritu Santo del Nuevo
Testamento.
El Espíritu de Jesús según los Sinópticos, los Hechos y San Pablo.
El Espíritu en la Iglesia según San Pablo; activo en la misión apostólica y en la fe en
el Señor Jesucristo; formando La comunidad mediante sus dones ordinarios y
extraordinario; haciendo de cada creyente un ser pneumático, verdadero hijo de Dios.
Es el Espíritu de libertad y de vida, que nos une y asemeja a Cristo.
Función escatológica del Espíritu.
El Espíritu como persona en el Nuevo Testamento.
Textos y formulas trinitarias en el Nuevo Testamento, como síntesis de la fe en la
Trinidad la Iglesia primitiva.

11. Historia del dogma trinitario en la liturgia, en los Padres y en el Magisterio anti-
herético: fórmulas litúrgicas bautismales y epíclesis eucarísticas. Las herejías:
- Modalismo de Noeto, Práxeas y Sabelio;
- Subordinacionismo de Arrio; Concilio de Nicea; Atanasio;
- Macedonianismo; San Atanasio y los Capadocios; Concilio de Constantinopla.
Doctrina trinitaria de San Agustín.
Doctrina trinitaria de los Concilios IV de Letrán, II de Lyon y Florentino.
El Concilio Vaticano I frente a los errores del siglo XIX en especial el panteísmo y el
materialismo.
Ensayos contemporáneos para profundizar y revitalizar la vida y la fe trinitaria en la
liturgia y en una teología más adecuada a nuestra experiencia cristiana actual.

12. Síntesis teológica de la doctrina trinitaria en el Magisterio: La Trinidad es un misterio


en sentido estricto. En él afirmamos que el único Dios es tres personas, que tienen
una misma naturaleza divina y son, por lo tanto, iguales en poder y en eternidad. Las
tres Personas se distinguen realmente una de otra. El Padre posee la naturaleza divina
como principio sin principio. El Hijo subsiste en cuanto recibe eternamente del Padre,
por generación, la naturaleza divina. El Espíritu no es engendrado, sino que procede
del Padre y del Hijo por espiración, como de un sólo principio.
Por lo tanto, se dan en Dios dos procesiones, cuatro relaciones reales inmanentes, de
las cuales sólo tres se hallan en mutua oposición y son, así, realmente distintas entre
sí. Estas son las tres Personas o hipóstasis divinas. Las tres divinas Personas inexisten
entre sí (pericoresis) y las tres conjuntamente operan hacia afuera (ad extra). Al
orden de las procesiones intradivinas corresponden las misiones en el tiempo.
Experiencia del Dios trino como fundamento histórico del cristiano en la fe.

III. ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA: CREACIÓN, GRACIA Y PECADO

13. La creación
La enseñanza del Antiguo y del Nuevo Testamento.
Según la doctrina de la Iglesia todos los seres son creados por Dios de la nada, por su
omnipotencia y con suma libertad. El mundo no es eterno sino que ha sido creado en
el tiempo. Dios Señor del universo, conserva y gobierna, con providencia, todas las
cosas y concurre a todas sus acciones. Dios crea por amor a fin de comunicar su
bondad y su gloria Creación y evolución. El Padre lo ha creado todo por el Hijo en el
Espíritu Santo, y de la misma manera todo se conserva la huella trinitaria se da en
toda la creación, pero especialmente en el hombre que es, en sentido eminente,
«imagen de Dios».
El hombre es una unidad sustancial de cuerpo y alma espiritual. Es criatura racional,
libre, destinado a la inmortalidad. Su destino y misión personales se orientan a Dios
mismo. Es un ser social y solidario con los demás hombres. Especialmente por el
trabajo continúa y perfecciona la obra creadora de Dios.
La Doctrina de la Iglesia sobre la creación de las creaturas espirituales invisibles.
Problema de la actual hermenéutica bíblica y teológica; los ángeles y los demonios;
su relación con la libertad humana.

14. La Gracia
Historia de este dogma. Orígenes bíblicos de la doctrina de la Gracia. La Gracia
según San Pablo, según los Padres griegos y San Agustín.
Controversia a Pelagiana (Concilio de Cartago) y semipelagiana (Concilio de
Orange). Síntesis de Santo Tomás de Aquino.
Doctrina protestante y católica de la justificación. El concilio de Tremo.
Doctrina de Bayo y Jansenio. Respuesta católica.

15. El pecado
Doctrina bíblica sobre el pecado en general: ruptura de la alianza con Dios: ofensa
contra el amor del Padre, aspecto social del pecado. Actos malos y situación de
pecado. Permisión del pecado por parte de Dios; lugar providencial del pecado en la
historia de la salvación del hombre. Remisión del pecado como reconciliación del
pecador con Dios y con el Pueblo de Dios.
Pecado original. Su afirmación en la escritura. Doctrina católica sobre el pecado
original: es el verdadero pecado, universal, interior y propio de cada uno. Se
transmite por propagación o generación, no por imitación. Es uno en cuanto a su
origen.
Se borra por el bautismo y no es idéntico a la concupiscencia, la cual permanece aún
en los bautizados. En su existencia se fundamenta especialmente la necesidad para
todo hombre de renacer en Cristo a fin de lograr su salvación.
Teologías actuales sobre el pecado original. Consecuencias de la doctrina del pecado
original pera la vida espiritual.

16. Sistematización de la doctrina católica sobre la gracia. La gracia santificante entraña


un don creado y un don increado. El Espíritu Santo, que habita en el hombre y lo une
a Cristo, haciéndolo hijo de Dios, es el don increado cuya recepción constituye la
santificación creada del hombre: gracia, virtudes y dones. La vida de la gracia es la
vida de Cristo en su Cuerpo que es la Iglesia.
Necesidad de la gracia para los actos salvíficos, también para el inicio mismo de la fe
y para la perseverancia final. Gratuidad de la gracia. Gracia y libertad. Las distintas
escuelas teológicas. Gracia eficaz y gracia suficiente.
La predestinación. Gracia y visión beatífica. Gracia y voluntad salvífica universal de
Dios. Problemática contemporánea: naturaleza y gracia

17. La Gracia y el obrar humano: ética y acción en el mundo. Ética individual y social; su
vinculación mutua. La conciencia y la ley: problema de la formación de la conciencia
Ética cristiana como respuesta a la Gracia que nos hace hijos de Dios y hermanos de
todos los hombres en Cristo.
IV. CRISTOLOGÍA

18. La Cristología del Nuevo Testamento. El Kerygma de la Iglesia primitiva. Cristología


de los sinópticos. San Pablo, San Juan, Apocalipsis.

19. El lugar que ocupa Cristo en el plan de Dios. El Hijo de Dios se hace hombre propter
nos homines et propter nostram salutem. Cristo es el fin de todas las cosas; todo ha
sido creado por Dios en Él, por Él y hacia Él. Controversia sobre la finalidad de la
Encarnación.

20. El ser de Cristo en la historia del dogma cristológico. Las homologías del Nuevo
Testamento como germen de fórmulas dogmáticas de los siglos ulteriores.
El gnosticismo del siglo II e Ireneo.
La crisis arriana. Orígenes del arrianismo en el subordinacionismo. La doctrina de
Arrío, el Concilio de Nicea; su contenido teológico, importancia y valor dogmático.
El papel y enseñanza de Atanasio.
El obispo Apolinar y su enseñanza. Respuesta de Atanasio y del Papa San Dámaso.
Los Padres Capadocios. Constantinopla I y su enseñanza cristológica. El símbolo
niceno-constantinopolitano.
Dos escuelas teológicas: Alejandría y Antioquía. Representantes principales. Imagen
cristológica de cada una de ellas. Nestorio y Cirilo. Rasgos personales y doctrina. El
Concilio de Éfeso. Su enseñanza. Concilio de Calcedonia. El monofisismo. Historia y
personalidad de Eutiques y de Dióscoro. La reacción del Patriarca Flavián y del Papa
San León. Análisis de la fórmula de Calcedonia. La «unión según la hipóstasis» en
Leoncio y el Concilio de Constantinopla II.

21. El ser de Cristo en la reflexión teológica. Enfoque escolástico acerca de la unión


hipostática mediante el análisis de los conceptos de naturaleza, persona, principio de
incomunicabilidad, etc.
Posiciones teológicas que complementan el enfoque escolástico, en la actualidad.
22. El mysterion tes kénosis (Fil 2,7): la operación del Espíritu Santo en la concepción de
Cristo. La assumptio creativa. La gracia de la unión: aspecto creado y aspecto
increado. El Hijo asumente, ¿Por qué sólo el Hijo? Sentencia a este respecto de San
Agustín y Santo Tomás. La communicatio idiomatum.

23. Conciencia y conocimiento de Jesús. Los datos de la Escritura.


La enseñanza medieval: triple ciencia. El magisterio en el siglo XX («Lamentabili»,
«Mystici Corporis»). Posiciones actuales y esfuerzos por situar el problema dentro
del marco bíblico y trinitario.

24. La santidad de Jesús. Santidad substancial en virtud de la unión hipostática. Cristo y


el pecado. La impecabilidad y la libertad. Las tentaciones de Jesús.

25. La oración de Jesús. Los datos de la Escritura acerca de lugares, tiempo, frecuencia,
modalidades, ocasiones y objeto de la oración de Jesús. Raíz profunda de la oración
de Jesús: su ser filial.
¿Se puede afirmar en algún sentido, que Jesús tiene la fe y la esperanza?

26. El misterio Pascual: Pasión, Muerte y Resurrección.


El misterio de La Pasión: en las palabras mismas de Jesús, especialmente en la Cena;
en los relatos de los Evangelios; en la teología paulina y joánica.
La muerte de Jesús. Reflexión sobre su carácter vicario, penal y sacrificial. La muerte
de Jesús como único sacrificio válido, verdadero y como realidad preanunciada por
los sacrificios figurativos del Antiguo Testamento. La enseñanza de San Anselmo,
Santo Tomás y el Concilio de Trento. Profundización de la teología de la Muerte de
Jesús en la teología contemporánea
La Kénosis de Cristo como fundamento de la acción de entrega del cristiano «hasta la
muerte» por los demás (Jn 15,12-13). El descenso a los infiernos. El dato bíblico y su
significado. Cuestiones que plantea a la teología actual.
Teología de la Resurrección: en los Sinópticos, en San Pablo y en San Juan.
La Resurrección como glorificación de Jesús. El problema del cuerpo resucitado.
Realidad resurrección y motivos para creer en el Resucitado tanto para los testigos
como para nosotros.
El Resucitado como fuente universal de salvación para los hombres y para todo el
universo. Sus efectos personales, sociales y cósmicos en la historia, en tensión
escatológica hacia la Parusía.
El Cristo resucitado y el Espíritu.
Resurrección y Ascensión. Problemas de exégesis. Sentido teológico del misterio de
la Ascensión.

V. MARIOLOGÍA

27. Evolución histórica del dogma mariano. Los datos de la Escritura. El período
patrístico y los cuatro primeros concilios; la virginidad de María y su Maternidad
divina. Desde el siglo V hasta el siglo XVIII: formas de la piedad mariana. Siglos
XIX y XX; los dogmas de la Inmaculada Concepción y de la Asunción. Movimiento
de ideas sobre la Mariología especialmente en la víspera del Vaticano II. Vinculación
de la Mariología al misterio de Cristo y de su Iglesia. El sensus fidelium en la
evolución de los dogmas marianos.

28. El dogma mariano fundamental: María es la Madre de Dios. Fundamentación bíblica


Enseñanza del Magisterio. Maternidad física y espiritual.

29. La virginidad de María. Fundamentación bíblica. Enseñanza de la Tradición. Sentido


de este Dogma.

30. La santidad de María y la Inmaculada Concepción. La enseñanza de la escritura.


Fluctuaciones de la doctrina de la Inmaculada Concepción hasta asentarse firmemente
en la conciencia católica. Sentido de este dogma.
31. La Asunción de María. Apoyo del dogma en la Escritura, su fundamento en la
Tradición. El dogma propiamente tal. Análisis de la definición dogmática, sentido
teológico y sentido espiritual del dogma.
Nota: Más sobre Mariología en el tratado siguiente sobre la Iglesia
VI. ECLESIOLOGÍA

32. Jesús y los orígenes de la Iglesia. Anuncio del Reino y constitución de la Iglesia. Tres
momentos importantes para apreciar la voluntad de Jesús con respecto a la Iglesia:
a) La vocación de los Doce
b) La promesa a Pedro de su rol específico
c) La institución de la Eucaristía

33. Dos teologías de la Iglesia: Pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo.


Continuidad y discontinuidad con los antecedentes veterotestamentarios. Importancia
e imágenes bíblicas de la categoría básica de «Alianza».

34. Testimonios primitivos acerca de la eclesiología: Didaché, San Clemente Romano,


San Ignacio de Antioquía, San Policarpo de Esmirna, San Ireneo de Lyon, San
Hipólito Romano, Tertuliano. Destacar los elementos propios y comunes.
Aportes posteriores: San Cipriano de Cartago y la crisis donatista; San Agustín de
Hipona.

35. La eclesiología oriental. Principales testigos y desarrollo hasta hoy día.


Estructuración orgánica de las Iglesias orientales.

36. La Reforma protestante del siglo XVI. Antecedentes: Martín Lutero y Juan Calvino.
La reacción católica: San Roberto Belarmino.

37. La categoría de «misterio» y «sacramento» aplicada a la Iglesia. Principios básicos de


la teología sacramental: institución, estructura, eficacia de los sacramentos. Visión de
la Palabra, la Liturgia y la autoridad pastoral en el contexto de la Iglesia considerada
como sacramento de salvación. Institución y carisma.
38. La identidad y la necesidad de la Iglesia. Las diversas situaciones de los hombres y
comunidades religiosas con respecto a la Iglesia. Los grados de comunión eclesial.
Los catecúmenos. Potestad de la Iglesia sobre los no bautizados. Principios generales
del ecumenismo y de la actividad misionera.

39. La Iglesia, nuevo Pueblo de Dios, orgánicamente estructurado; derechos y deberes


comunes a todos los miembros de la Iglesia; funciones y ministerios diversos;
ministerio jerárquico y laicado. El sacramento del Orden. Orígenes, especificidad y
sacramentalidad del ministerio: sujeto, ministro, materia y forma de este sacramento.
Episcopado: colegialidad y Primado. Niveles de Magisterio. Infalibilidad.
Jurisdicción universal.
Presbiterado y diaconado.
Laicado. Su misión específica en el mundo y en la Iglesia; relaciones con el
ministerio jerárquico.

40. La santidad cristiana: noción, vocación universal a ella y multiplicidad de formas.


Santidad y consejos evangélicos. El estado religioso; su situación eclesial y su
relación con la vida laical y con el ministerio jerárquico.

41. La escatología, una dimensión esencial de la eclesialidad. Escatología presente y


futura. La Iglesia peregrinante y sus relaciones con la Iglesia celestial.

42. Iglesia y mundo. Diversas perspectivas en que se ha visualizado históricamente esta


relación. Misión de la iglesia con respecto a las realidades temporales. Autonomía de
lo temporal. Magisterio eclesiástico y Derecho natural. Dos campos de aplicación:
Iglesia y comunidad política; Iglesia y cultura.

43. La Virgen María en la historia de la Salvación. Su participación en los misterios de la


vida de Cristo. Relación entre la mariología y la eclesiología.
La Virgen María y la iglesia. La influencia de María en la Iglesia
María, tipo de la Iglesia. El aporte de la mariología a la comprensión del misterio de
la Iglesia Orientaciones básicas del Magisterio Conciliar.
44. La Eclesiología, articulación fundamental del Vaticano II. Enlace del resto de la
documentación conciliar con Lumen Gentium y con Gaudium et Spes. Relación de la
eclesiología con la liturgia, el derecho canónico, la misionología, el ecumenismo, la
moral, la sacramentalidad especial, particularmente con la Eucarística.

VII. SACRAMENTOS

45. El signo como categoría humana fundamental: el hombre, ser simbólico.


Fenomenología del símbolo religioso en general. Signo y sacramento. Simbología y
verdad.

A. Sacramentos de Iniciación cristiana

46. La Iniciación cristiana en la Escritura, especialmente en los Sinópticos (Mt 28,16-20;


Mc 16, 14-20; Lc 3,2 -4, 13). En San Pablo (Rm 6,3-7) y en San Juan (3, 1-21).

47. Sacramentos de iniciación cristiana en la Tradición primitiva de los siglos I-IV. El


rito de iniciación cristiana significa la unión del bautizado con Cristo en la Iglesia y
va precedida en los adultos de la conversión del corazón y de la enseñanza de la fe. El
bautismo es e1 verdadero sacramento. Sus elementos, su significado y sus efectos.
Su necesidad para la salvación. El nuevo Ordo para el bautismo de niños y de adultos.
Su orientación teológica.

48. La Confirmación es un verdadero sacramento. Sus elementos, su significado y sus


efectos. Su necesidad. Constitución Apostólica de Pablo VI sobre la Confirmación. El
nuevo Ordo. Su orientación teológica.
49. La Eucaristía. La enseñanza de la Escritura. La Pascua judía. Su evolución histórica
y sus significados. Sus ritos. La teología de los textos eucarísticos del Nuevo
Testamento (especialmente Mt 26,26-28; l Cor 11,27-34; Hech 2,41-47).

50. En la Eucaristía se ofrece a Dios el verdadero sacrificio de Cristo y de la Iglesia. La


Eucaristía reproduce, reactualizándolo, el único sacrificio consumado por Cristo. La
Eucaristía es un banquete sacrificial, en que se come y bebe el cuerpo y la sangre de
la víctima, Cristo.
51. En la Eucaristía, el pan y el vino son transustanciados en el Cuerpo y la Sangre de
Jesucristo. La condición sensible de los eucaristiados no es, sin embargo, alterada por
la celebración de este sacramento.
Presencia real sacramental de Cristo íntegro. Su permanencia después de concluida la
cena eucarística. Para realizar este sacramento es necesaria la acción ministerial del
sacerdote válidamente ordenado.

52. La celebración de la Eucaristía constituye el origen y el centro de la Iglesia: es el


misterio de amor, símbolo y fuente eficaz de la unidad, vínculo de la caridad y
anticipación del Reino. Necesidad de este sacramento.

B. El sacramento de la Reconciliación

53. Historia del sacramento de la Penitencia. La enseñanza del Antiguo y del Nuevo
Testamento: penitencia o conversión, consecuencias del pecado, el perdón (Mt 16,19
y 18,18; Jn 20,21-23 y el poder de perdonar los pecados).
El período patrístico. Penitencia pública y privada. Reiteración de la penitencia.
Evolución del rito de reconciliación. Desaparición gradual de la penitencia pública en
Occidente y el tránsito a la penitencia privada. Los monjes celtas. Los libros
penitenciales. La confesión a los laicos y las indulgencias.
La enseñanza de Trento.
El nuevo Ordo del Papa Pablo VI. Su orientación teológica.

54. La virtud de la penitencia. La contrición y su necesidad para la salvación. La atrición


y otros actos de la virtud de la penitencia. Cristo da a la Iglesia el poder de perdonar
los pecados, distinto del poder bautismal, instituyendo así e1 nuevo sacramento. El
ministro, la materia y la forma de sacramento. El problema de la res et sacramentum
en el Sacramento de la penitencia. La gracia propia de este sacramento. La Confesión
de devoción.
C. Unción de los enfermos

55. La Unción de los enfermos es un verdadero sacramento. El ministro, la materia y la


forma de sacramento. Sus efectos. Pastoral de la Unción de los enfermos y de la
atención de los moribundos. Nueva Constitución del Papa Pablo VI. Nuevo Ordo. Su
orientación teológica.

D. El matrimonio

56. Historia del sacramento del Matrimonio. El Matrimonio en el Antiguo Testamento.


Los dos relatos del Génesis. Matrimonio y amor. Matrimonio y fecundidad.
Legislación mosaica y divorcio. La poligamia. El matrimonio en el Nuevo
Testamento. Textos de los Sinópticos. La enseñanza de 1 Cor y de Ef 5,22-32.
Legitimidad, unidad, finalidad e indisolubilidad del matrimonio. Derechos y deberes
recíprocos de los esposos. La superioridad del celibato por el Reino de los cielos.
La enseñanza de los Padres. San Agustín.
La teología medieval sobre la sacramentalidad y los fines del matrimonio.
El pensamiento de la teología reformada, del Concilio de Trento y del Concilio
Vaticano II.

57. El Matrimonio como institución natural. Sus fines. Sus propiedades esenciales:
indisolubilidad y unidad. Lo que constituye el matrimonio: el consentimiento. El
carácter sacral o religioso del Matrimonio en la historia. Potestad de la Iglesia sobre
el matrimonio como institución natural.

58. El sacramento del Matrimonio. Enseñanza del Magisterio sobre el carácter propio y
verdaderamente sacramental del Matrimonio cristiano. Sus elementos: materia y
forma. Ministro del sacramento. Potestad vicaria de la Iglesia con respecto al vínculo
matrimonial (Privilegium fidei; ratum non consummatum).
Efectos del vínculo conyugal. Indisolubilidad y unidad. La gracia de este sacramento.
Autoridad de la Iglesia con respecto al signo sacramental del Matrimonio:
establecimiento de impedimentos y disolución del vínculo. Sus límites.
VIII. ESCATOLOGÍA Y ESPERANZA

59. Lo Escatológico como una dimensión presente en toda la historia salvífica y en toda
la vida cristiana («ya» y «todavía no») que avanza hacia el Reino definitivo de Dios.
Cristo el eschaton, el Señor y la plenitud de los tiempos. Tiempo y salvación.
Salvación en el tiempo. Significado bíblico del tiempo y la eternidad y su diferencia
con el significado griego.

60. El misterio de la muerte. La muerte en el Antiguo y en el Nuevo Testamento.


Antropología y escatología. La muerte en la patrística. La apocatástasis.
Doctrina del Magisterio: universalidad de la muerte; su vinculación al pecado; su
carácter definitivo.
¿En qué sentido es la muerte algo natural?
La muerte y el poder del Diablo. Cristo nos libra de la muerte por su muerte.
Reflexiones teológicas actuales.

61. Enseñanza bíblica sobre la parusía de Cristo y el juicio escatológico. La enseñanza


del Magisterio.
La discusión en tomo al «juicio particular».
La discusión en torno al milenarismo.

62. La Resurrección de los muertos. El testimonio de la Escritura, de los símbolos de fe


y el Magisterio de la Iglesia. Conexión a Cristo resucitado. Cuestiones teológicas
sobre el cuerpo en que resucitaremos, la transfiguración del universo entero.

63. El Cielo como consumación total. La humanidad consumada por Cristo y por la
fuerza del Espíritu llega al Padre. Cielo como diálogo e intimidad con Dios y con los
demás, o vida eterna, paz, gozo, gracia y premio. ¿Crecimiento indefinido?
64. El infierno. En la Sagrada Escritura. Los Padres. Enseñanza del Magisterio respecto a
su existencia y a su comienzo después de la muerte, a su duración eterna y a la
naturaleza de las penas. Reflexión teológica sobre la esencia del infierno: pena de
daño y pena de sentidos. El temor en la vida cristiana.

65. El Purgatorio. Su base en la Escritura Enseñanza de la liturgia y de los Padres. La


doctrina de los reformadores y la respuesta de Trento. La esencia de la purificación.
Unión de la Iglesia peregrinante con los difuntos. Teorías teológicas actuales sobre el
purgatorio.

66. La virtud de la esperanza. En la Sagrada Escritura y en el Magisterio.


El motivo del acto de esperanza. Carácter sobrenatural de la esperanza cristiana.
Relaciones entre fe, caridad y esperanza. La desesperación y la presunción como
faltas contra la esperanza: su esencia, formas, grados y raíces.