Está en la página 1de 8

Introducción

En la tarea que se desarrollara a continuación se estará trabajando


sobre el tema Educación para la paz, conceptualización y origen, con
el propósito de realizar diversas actividades relacionadas con dicho
tema. Aquí presentaremos un informe que contenga
conceptualización propia de educación para la paz,
Conceptualización acerca del origen de la educación para la paz,
redactar una propuesta de enseñanza a partir del nuevo modelo
curricular dominicano para trabajar contenidos relacionados con
educación para la Paz entre otras actividades que serán de gran
ayuda en mi futura labor como docente.
I-Presente un informe con los siguientes tópicos:

a) Una definición propia de educación para la Paz

La educación para la paz hace referencia a la adquisición de


diferentes valores y conocimientos que serán de gran ayuda para
buscar la paz. También se podría decir que es la adquisición de
nuevos conocimientos que nos permiten vivir en armonías con uno
mismo, los demás y el medio ambiente en que nos rodeamos.

b) Conceptualiza acerca del origen de la educación para la


paz.

La educación para la paz, tiene como tarea educar desde una visión
integradora y transformadora de la realidad. Es necesario apostar por
una educación activa y participativa así potenciar un pensamiento
dinámico, crítico y generador de nuevas ideas.

La paz "vivir en paz", es algo que se puede aprender justamente


porque no es un valor absoluto, dado de una vez para siempre, ni un
objetivo imaginario, sino un esfuerzo permanente en el desarrollo
integral de la persona.

A comienzos del siglo XX en el contexto de la Primera Guerra


Mundial, el movimiento de la Escuela Nueva subrayó la necesidad de
trabajar para una comprensión internacional que permitiera superar
las tensiones y hostilidades entre los estados.

Después de la 2ª Guerra Mundial se quiso promover la comprensión


internacional a través de la formación en temas interculturales y
cooperación internacional. Ambas vías fueron impulsadas con la
creación de las Naciones Unidas y específicamente de la UNESCO
con su Proyecto de Escuelas Asociadas que incorporó la educación
para los derechos humanos y para el desarme.

En los años 60 surge la Investigación por la Paz como disciplina


científica. En 1959 se constituye en Oslo el Instituto de Investigación
Social y en 1964 el IPRA (Asociación Internacional de Investigación
por la Paz), que recoge las ideas de Johan Galtung sobre violencia
estructural y las propuestas de P. Freire que ligan la educación con
el desarrollo de los pueblos y la superación de las desigualdades
sociales.

El legado de la no violencia, a partir de las propuestas y prácticas


tanto sociales como pedagógicas de Gandhi, viene a enriquecer la
Educación por la Paz., basada en la firmeza en la verdad y acción no
violenta, así como en el desarrollo de la autonomía personal y la
desobediencia a estructuras injustas.

En los años 70, en plena carrera armamentística, se puso especial


énfasis en aspectos relacionados con la industria de armas, la
amenaza nuclear y la bipolaridad del mundo, en dos bloques militares
enfrentados.

Hacia finales de los años 80 la educación por la paz gira hacia


enfoques prácticos, y pone el acento en la convivencia dentro de la
comunidad cercana (el aula, la escuela, el barrio, etc.). Se pretende
preparar para participar de forma activa y responsable en la
construcción de una cultura de paz actuando desde la propia
comunidad con programas de tratamiento no violento de conflictos.

En los años 90, la educación por la paz se ha relacionado con la


educación intercultural. Gracias a las nuevas tecnologías de la
información y la comunicación se entablan contactos entre diferentes
pueblos y personas, con experiencias diversas y se tiene acceso a
materiales, experiencias, centros y personas que trabajan en la
Educación por la Paz en contextos y con situaciones de conflicto y
violencia muy distintas.

Describe las características que debe reunir el docente que


educa para la paz y redacta el perfil del educador para la Paz.

El docente debe reactivar las motivaciones de los alumnos, brindar


amor, ser un ente pasivo, compasivo, tener respeto asía los demás,
promover la paz resolviendo conflictos tanto fuera como dentro del
aula, debe mostrar humanidad con las demás personas. El aula es el
modelo de convivencia para toda la sociedad, ya que es un lugar en
donde se respetan las diferencias y los alumnos se nutren de ellas.
Con la educación que corresponde, se solucionan los problemas de
violencia, pues no sólo se enseña a pensar y construir conocimientos,
sino que se educa a las personas de manera integral, inculcando
nuevos valores, o mejor dicho re inculcando los valores perdidos de
la sociedad, como lo es el vivir en paz.

Perfil docente:

1. Es responsable

Aquí la responsabilidad implica que se atienen a las


mismas expectativas y estándares que exigen a sus alumnos.
Deben de ser justos e igualitarios.

2. Es flexible

La flexibilidad implica que es un profesional dinámico y que reacciona


ante las necesidades de sus alumnos y del entorno que les rodea.

3. Observador
A pesar de que la clase esté formada por alumnos muy diversos y
con diferentes capacidades, es capaz de detectar las necesidades de
cada uno, sus carencias y adaptar el ritmo de trabajo, a lo que
necesitan sus alumnos para alcanzar el éxito.

4. Es mediador

Un docente, en la mayoría de ocasiones, también debe de ejercer de


mediador y centrarse en mostrar a los alumnos, habilidades blandas
y comportamientos que les ayuden en la resolución de conflictos.

5. Es cooperativo

La cooperación es clave para trabajar efectivamente con


administrativos, otros docentes y los padres de los alumnos.

6. Es inspirador

Un buen docente debe de ser un guía que incentive el conocimiento


autodidacta y creativo de los alumnos.

7. Es innovador

Un buen docente también se encuentra en plena formación y


renovación de conocimientos, de manera que pueda integrar en las
clases, nuevas metodologías, herramientas o recursos.

2) Redacta una propuesta de enseñanza a partir del nuevo


modelo curricular dominicano para trabajar contenidos
relacionados con educación para la Paz.

El nuevo modelo curricular, base de la "reforma educativa", se


sustenta en la "transversalidad", cuyo propósito esencial es el
fortalecimiento "del ser" de los niños que cursan en el nivel de
Educación inicial, básica y secundaria proporcionando elementos
para la transformación de la cultura escolar y estableciendo un
puente entre la educación fundamentada en las disciplinas del saber
y la cultura pública de la comunidad humana.
La Educación en los Valores constituye otro de los ejes
transversales característicos de la Educación Básica y, a la vez,
configura uno de los retos más importantes a los que nos
enfrentamos los educadores en la actualidad.
"Para resolver con éxito los problemas globales, característicos de
nuestro mundo contemporáneo, necesitamos crear nuevos métodos
de pensamiento, elaborar una nueva moral y una nueva escala de
valores, y, sin duda alguna, nuevas normas de comportamiento.

La humanidad está en el umbral de una nueva etapa de su


desarrollo. No sólo se debe promover la expansión de su base
material, científica y técnica, sino, lo que es todavía más importante,
formar nuevos valores y aspiraciones humanísticas, ya que la
sabiduría y el humanismo son las verdades eternas que constituyen
el fundamento de la humanidad. Nos hacen falta nuevos conceptos
sociales, morales, científicos y ecológicos que deberían determinar
las nuevas condiciones de vida del hombre actualmente y en el
futuro."

Es importante que en el modelo curricular se trabajen contenidos que


fomenten la amistad y la conciencia ciudadana en los niños, jóvenes
y adolescentes para que sean personas de bien.

3) Reflexiona acerca de los diferentes momentos en los que la


familia utiliza modos violentos como: gritos, castigos y golpes y
explica cómo afecta este comportamiento en el hogar, escuela
y la comunidad.

Es importante destacar en este apartado que emplear castigos o


golpe como medida para la corrección de los niños provoca en ellos
la pérdida de confianza de el hacia los padres o educadores, daña
la autoestima del niño, que llega a desvalorizarse (sobre todo si
piensa que no merece el castigo), se produce estrés, tensión y
agresividad e incluso provoca el uso de la mentira o el engaño para
evitar el castigo.

Por estas razones muchos niños acaban distanciándose de sus


padres creando en ellos rencor y odio, es por estas razones que a los
niños no se pueden maltratar ni tener un vocabulario inadecuado
delante de ellos.

Gran parte de los niños que viven en este ambiente acaban


perdiendo la espontaneidad y la creatividad y se convierten en niños
inseguros, temerosos y dependientes de la persona que lo castiga,
pues evitan tomar decisiones que puedan ser erróneas y que puedan
originar un nuevo castigo.

Los niños que viven en este ambiente ya mencionado, en la escuela


normalmente tienen bajo rendimiento, les preocupa poco hacer las
tareas y les fascina llamar la atención de los demás y sin olvidar
mencionar que tienen un vocabulario inadecuado.

Opinión personal sobre la tarea

Realizar esta tarea es de vital importancia ya que aprendí sobre la


educación para la paz es el proceso de adquisición de los valores y
conocimientos, así como las actitudes, habilidades y
comportamientos necesarios para buscar la paz, entendida como
vivir en armonía con uno mismo, los demás y el medio ambiente.

La educación para la paz armoniza lo personal (educación moral,


sexual y de la salud) lo social (educación vial, del consumidor e
intercultural) y lo ambiental (educación ambiental).

También aprendí que el docente debe tener muchas cualidades para


poder educar para la paz y formar ciudadanos capaces de aportar a
nuestra sociedad.
Conclusión

Al concluir con dicha actividad puedo decir que educar para la paz es
de vital importancia para formar personas que puedan convivir en paz
consigo mismo y con las demás personas que le rodean. También es
importante destacar que existen muchos aspectos importantes sobre
el origen de la educación para la paz.

Aquí para finalizar quiero citar algo que me llamo mucho la atención:

El compromiso de educar para la paz puede expresarse en las


siguientes líneas: “Trabajar por un proceso educativo que signifique
contribuir a alejar el peligro de la guerra, poner fin al expolio de las
zonas empobrecidas del planeta, enseñar desde y para la no-
violencia, aprender a considerar el conflicto como un vehículo de
cambio si sabemos resolverlo sin recurrir a la violencia, integrar al
alumnado en un proceso de transformación de la sociedad hacia la
justicia y a la armonía.