Está en la página 1de 24

NOTAS Y COMENTARIOS

Una espiritualidad cristiana secular


desde Madeleine Delbrêl

TOMÁS JESÚS MARÍN MENA


Granada

“Nuestros pasos avanzan por una calle,


pero nuestro corazón late en el mundo entero”1

I. INTRODUCCIÓN

Asistimos a un momento en Europa de un continuo descenso de la


importancia de la Iglesia a nivel sociológico. A pesar de que algunos
todavía quieran salvarlo, el modelo de cristiandad ya ha sido supera-
do, histórica-socialmente y teológicamente. Vivimos en el tiempo de
los seglares2. Es la hora de la Iglesia toda, pero en este contexto se

1
En J. LOEW, Vivir el Evangelio con Madeleine Delbrêl, Sal Terrae, San-
tander, 1997, 134, sacado del texto M. DELBRÊL, Nous autres, gens des rues,
Seuil, Paris, 1966, p. 71.
2
Prefiero utilizar a lo largo de todo el trabajo el término seglar al de lai-
co. Haciendo referencia a lo mismo considero que el primero acentúa más lo
identitario. Laico derivada del griego, (pueblo), significaría el que per-
tenece al pueblo, en oposición al clero, pero desde una auténtica eclesiología
todos los cristianos son Pueblo de Dios. Mientras tanto seglar, que viene de
la palabra latina saeculum (siglo, mundo), expresa una mayor especificidad
de la forma de vida seglar respecto de las otras formas de vida cristianas, en
sintonía con la teología de las formas de vida cristiana expresada por Karl
Rahner y ratificada por el Concilio Vaticano II en Lumem Gentium: “El
carácter secular es propio y peculiar de los laicos. [...] Viven en el siglo, es
decir, en todos y cada uno de los deberes y ocupaciones del mundo, y en las

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


258 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

hace más necesario intensificar la conciencia y misión de los seglares.


De la misma manera que en los dos primeros siglos el número de
cristianos aumentaba porque los cristianos de a pie daban testimonio
de Cristo en medio de sus tareas ordinarias y de la vida social, hoy
pocos de los que nunca han oído hablar de Jesús o llevan mucho
tiempo ignorando la doctrina de la Iglesia conocerán a Jesús por me-
dio de un sacerdote (ya que no se acercarán a una parroquia)3, más
bien tendrán la posibilidad de compartir la amistad, el estudio en la
universidad, el trabajo, etc., con este o aquel cristiano seglar y perci-
bir, a través de su presencia vital, sus relaciones y sus prioridades,
que Alguien mueve su existencia.
En resumen, urge el protagonismo y el compromiso de los segla-
res. Urge que se pase de una presencia cristiana en la sociedad basada
en un catolicismo cultural indiferente y descomprometido a una expe-
riencia cristiana existencial4. Es por ello que queremos presentar la
vida y espiritualidad de Madeleine Delbrêl. Ella, una verdadera místi-
ca de la vida cotidiana y secular. Ella, poeta del mundo desde Cristo.
Ella, consagrada al trabajo por el Reino de Dios en un ambiente anti-
eclesial. Ella, seglar amante de la Iglesia y del mundo. Ella tiene mu-
cho que enseñarnos y que inspirarnos a los que deseamos vivir el
Evangelio en un contexto, al menos en parte, lleno de ruidos cotidia-
nos e imágenes, donde no es fácil encontrar espacios de silencio,
donde se buscan nuevas formas de meditación, en un contexto turbu-
lento políticamente, donde la Iglesia no se siente cómoda, donde es
extraño ser joven cristiano.
Para abordar la vida y espiritualidad de Madeleine Delbrêl distin-
guiremos cuatro capítulos. El primero corresponde a una breve reseña
biográfica de la mística francesa, el segundo dibuja su experiencia de
encuentro con Dios, el tercero su mística en la acción y el cuarto, a

condiciones ordinarias de la vida familiar y social, con las que su existencia


está como entretejida” (nº 31).
3
Igualmente considero primordial a nivel testimonial la misión de la
Iglesia en su aspecto institucional. El papel y servicio de la Conferencias
Episcopales, los Obispados y las instituciones católicas con dimensión social.
4
Llamada cristianía, por Olegario González de Cardedal y Raimon Pa-
nikkar, para diferenciarla del modelo de cristiandad y del cristianismo como
hecho cultural.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 259

modo de conclusión, es una propuesta personal desde algunos escritos


de Madeleine para una ascética que nos permita una mística secular.

II. MADELEINE, UNA MÍSTICA COMÚN Y CORRIENTE

Madeleine Delbrêl nace el 24 de octubre de 1904 en la población


de Mussidan (Francia) y muere el 13 de octubre de 1964. Creció en
diferentes ciudades francesas debido al trabajo de su padre (ferrovia-
rio) estableciéndose en París desde los 13 años5. Tuvo una educación
cristiana sencilla en la infancia. Su educación intelectual a través de
profesores particulares le hizo beber de un gran entusiasmo por el
cultivo de la inteligencia, la sed de conocimientos y la pasión por la
música y la poesía, además de transmitirle el clima agnóstico y laicis-
ta de su tiempo.
Vivió el esplendor cultural y artístico de los años 20, así como las
dos catastróficas Guerras Mundiales. La I GM le afectará para llegar
a autodefinirse “estrictamente atea”. La II GM le llevará a volcarse,
después de su conversión, como trabajadora social en la ciudad donde
vive entonces. Desde entonces Madeleine continuará su labor social
al lado de comunistas ateos y escribirá sobre su vocación y su expe-
riencia del Dios vivo, que ella entiende como una misión inserta en el
mundo.
A continuación vamos a desarrollar algunos hitos en su itinerario
personal. Primeramente lo que llamaremos su etapa nadista, en se-
gundo lugar el entorno de su conversión y por último su compromiso
impregnado de espiritualidad.

2.1. El nadismo de Madeleine

Escribe Madeleine en Nous autres, gens des rues que “a los quin-
ce años era estrictamente atea y cada día encontraba más absurdo el
mundo”. Se considera en esos años un “ser autosuficiente” que trata-

5
Me ayudo en lo biográfico de la primera parte de la tesis doctoral: M.
LÓPEZ VILLANUEVA, Transfigurar lo cotidiano. La mistagogía evangélica de
Madeleine Delbrêl, Facultad de Teología de Granada, Granada, 2014, pp. 21-
163.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


260 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

ba de llenar sus inquietudes a través de la literatura (especialmente la


poesía), el arte y la filosofía. En 1920 (quince - dieciséis años) em-
pieza a estudiar Filosofía y Letras en la Universidad de la Sorbona,
además participa en ambientes literarios y artísticos, y sigue recibien-
do clases para formarse como pianista - la vocación que su padre so-
ñaba para ella.
Es curioso que antes del pesimista existencialismo filosófico
francés, Madeleine ya vive vitalmente la experiencia de que si Dios
no existe, la respuesta a la pregunta última es la nada, el absurdo.
Como atea, la muerte se le presenta obsesivamente como final trágico
y sin sentido:
“Se ha dicho: ‘Dios ha muerto’. Si es verdad, habrá que
tener honestidad de no vivir más como si Dios existiera.
Ahora sabemos dónde estamos. Si bien no sabemos
exactamente la talla exacta de nuestra vida, sí sabemos que
será pequeña, que será una vida minúscula. Para unos la
desdicha ocupará todo el lugar. Para otros, la felicidad ocu-
pará más o menos lugar. No será jamás ni una gran felicidad
porque ocurrirá en nuestra pequeña vida [...]”6.
En el citado fragmento Madeleine declara que si rechazamos a
Ese que da sentido al todo de la existencia, la vida o será infeliz o so-
lo parcialmente - pequeñamente - feliz. Si quitamos al Absoluto de
nuestro horizonte, la vida vista en perspectiva global es un absurdo.
Dirá años más tarde el filósofo francés Jean-Paul Sartre que la vida
no tiene sentido per se, sino el sentido que cada uno se construya, lo
que no tiene que conllevar un absurdo personal, pero sí habría que
responder “nada” en la búsqueda del sentido ante las grandes cuestio-
nes: el nacimiento, la muerte, una ética. Madeleine Delbrêl en su épo-
ca atea describe el vacío que se experimenta sin Dios, especialmente
el que ocupa una muerte que es “nada total”. Irónicamente exclama:
“Dieu est mort... ¡Vive la mort!”. Es desgarrador el siguiente frag-
mento que nos atisba el anhelo divino oculto en el corazón de nuestra
autora.

6
De una carta de Madeleine Delbrêl a los 17 años. Recogida en M.
LÓPEZ VILLANUEVA, Transfigurar lo cotidiano, p. 32.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 261

“Ah, no. Está liquidada la sucesión de Dios. Él ha dejado por todos


lados hipotecas de eternidad, de poder, de alma... ¿Y quién lo ha
heredado? La muerte... Dios es eterno: ahora sólo la muerte subsiste;
Él lo podía todo, ella lo domina todo y a todos. Él era espíritu - no sé
bien qué es eso - pero ella, la muerte, está por todas partes, invisible,
eficaz; da un pequeño golpe y ¡pum!, el amor deja de amar, el pen-
samiento de pensar, el bebé de reír... y no hay más [...]. Entonces le
dices (a un moribundo) ‘Hasta luego’ o ‘Adiós’... porque no apren-
dimos a decir ‘Hasta ninguna parte’... ‘¡Hasta la nada total!’” 7.

2.2. Su camino de conversión

Se sabe que a sus diociocho años Madeleine estuvo enamorada de


Jean Maydieu, un joven de veintidós, estudiante de ingeniería, inteli-
gente, profundo y atractivo. En el entorno de ambos fueron vistos
como comprometidos. Pero repentinamente Jean desaparece de la vi-
da de Madeleine para seguir su vocación religiosa en la Orden de
Predicadores. Esta separación le causó mucho dolor, sobre todo, por-
que Jean nunca volvió a comunicarse con ella. Ese dolor lo manifiesta
en sus poemas, en ellos podemos observar una búsqueda de sentido
ante el sufrimiento y la fragilidad, que preparó su conversión.
A los veinte años (1924) Madeleine se convierte. Acontecimiento que
describe posteriormente acompañado por las palabras “violenta” y
“deslumbramiento”. Un primer factor que favoreció su conversión
fue el testimonio de conocidos cristianos, que desde la normalidad de
su vida y sus convicciones le hicieron replantearle la pregunta sobre
Dios. Un segundo factor, en paralelo al anterior, es la razonabilidad
de Dios: “para ser completamente sincera debía admitir que Dios ya
no era rigurosamente imposible y no debía ser tratado como si con
seguridad fuera inexistente”8. Desde esa nueva posición intelectual y
existencial decidió hacer lo que le parecía más coherente con su nue-
va perspectiva: rezar. En su oración9 no solo estaba el Dios razonable,
7
Ibid., p. 32.
8
M. DELBRÊL, Ville marxiste, terre de misión. Provocation du marxisme
à une vocaction pour Dieu, Cerf, Paris 1957, p. 225, texto recogido en la ‘In-
troducción’ de Jacques Loew en M. DELBRÊL, Nosotros, gente común y co-
rriente. Textos misioneros, Lumem, Buenos Aires, 2008, p. 18.
9
Se iniciará en la oración desde las recomendaciones de Santa Teresa.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


262 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

al que ya había encontrado leyendo y reflexionando, sino el Dios vivo


y personal: “rezando creí que Dios me encontraba a mí y que es una
realidad viviente; y que se lo puede amar como se ama a una perso-
na”10.

2.3. La conciencia de su vocación

A partir de su conversión, de ese “deslumbramiento”, Madeleine


comienza a orientar progresivamente su vida desde el Dios revelado
en Jesús. Mariola López Villanueva compara la experiencia de Made-
leine con la de los profetas - místicos y comprometidos con la reali-
dad -11. Veamos por qué.
Madeleine siente dirigida a ella la llamada del profeta Oseas al
desierto (cf. Os 2, 16). El lugar del desierto es algo que irá dilucidan-
do poco o poco, que al principio - se plantea ella - puede identificarse
con la vida religiosa en el Carmelo, pero que encontrará finalmente
en el corazón de la ciudad y entre las multitudes.
Ese desierto, que en los años 1925-1926 vive en soledad por el
desamor con Jane y su situación familiar (enfermedades de sus pa-
dres), le irá haciendo madurar sobre su misión apostólica en el mun-
do. Primeramente verá en la belleza y en el arte, particularmente a
través de la poesía, la manera de canalizar su vocación. Toda belleza -
la de la naturaleza y la de la literatura secular - que ha de comunicar
el poeta tienen su origen para ella en la Belleza divina. Desde 1926
comienza Madeleine a colaborar en las actividades de la parroquia de
Saint Dominique donde era párroco su amigo y acompañante, el abbé
Lorenzo. En 1930 llega a la idea, junto con otras amigas, de dedicarse
por completo a la misión, haciendo opción de celibato, viviendo el
Evangelio insertas en el mundo corriente. En 1933 deciden ir a Irvy,
una comuna obrera en el extrarradio de París, para desempeñar allí su
entrega misionera. Desde entonces Madeleine, formándose como tra-
bajadora social, no dejará de desfondarse con sus amigos comunistas
en favor de las gentes más sufrientes de Irvy. Además, hasta el final
de sus días no dejó de acompañar a grupos cristianos, comprometidos

10
Ibid., p. 18.
11
Cf. M. LÓPEZ VILLANUEVA, MARIOLA, Transfigurar lo cotidiano, p.
136-147.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 263

secularmente, y de iluminarles con sus escritos sobre espiritualidad y


misión12.

III. LA EXPERIENCIA DE UN DIOS SECULAR QUE NOS HACE VIVIR

Nos acercamos a la experiencia de encuentro con Dios de Madeleine.


Primero nos detendremos en su imagen de Dios, para después apren-
der de su rica y creativa experiencia oracional.

3.1. La experiencia del Dios secular

La imagen de Dios en la experiencia de Madeleine Delbrêl es la


de un Dios unido al mundo. Un Dios inseparable del mundo. Y es que
el Creador está presente en su creación. Dios se hace una “criatura”
más en la Encarnación, principal razón teológica para hablar de un
Dios secular.
Por lo tanto no cabe rechazar el mundo o huir de él con la excusa
de entregarse a Dios. Para Madeleine quien opta por Dios, hace op-
ción por el mundo13: “Aprendamos que no hay dos amores: quien
abraza a Dios debe abarcar el espacio del mundo entre sus brazos;

12
Sus obras: Alcide. Guide simple pour simples chrétiens, Seuil, Paris,
1980; Ampleur et dépendance du service social, Bloud et Gay, Paris, 1934;
Communautés selon l'Évangile, Seuil, Paris, 1973 (en castellano: Las comu-
nidades según el Evangelio, PPC, Madrid, 1998); Indivisible amour. Pensées
détachées inédites, Centurion, Paris, 1991; La Femme et la maison, Éditions
du Temps présent, Paris, 1941 (en castellano: La mujer y la casa, Atlántida,
Barcelona, 1944); La Joie de croire, Seuil, Paris, 1968; La Route, Prix Sully-
Prudhome, Paris, 1926 (Éd. Lemerre, 1927); Missionnaires sans bateau. Les
racines de la mission, Parole et silence, Saint-Maur, 2000 (en castellano: Mi-
sioneros sin barco, Monte Carmelo, Burgos, 2011); Nous autres, gens des
rues. Textes missionnaires, Seuil, Paris, 1971; Veillée d'armes. Aux travai-
lleuses sociales, Bloud et Gay, Paris, 1942; Ville marxiste, terre de misión.
Provocation du marxisme à une vocation pour Dieu, Cerf, Paris, 1957 (Seuil,
1970. Desclée de Brower, 1995).
13
Cf. “Si uno dice que ama a Dios mientras odia a su hermano, miente;
pues si no ama al hermano suyo a quien ve, no puede amar a Dios a quien no
ve. Y el mandato que nos dio es que quien ama a Dios ame también a su
hermano” (Jn 4, 20-21). Todos las citas bíblicas están tomadas de la Biblia
del peregrino.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


264 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

quien recibe el peso de Dios en su corazón recibe con él el peso del


mundo”14.
Fue tan intensa esta experiencia del Dios secular para Madeleine
que no podía sino leer el Evangelio en esta clave, llegando a afirmar
que “la revelación esencial del Evangelio es la presencia dominante e
invasora de Dios”15. No deja de ser fiel a la exégesis bíblica contem-
poránea. Y es que si, como sabemos, el Reino de Dios anunciado e
inaugurado por Jesús de Nazaret es Dios reinando con su presencia
amorosa en el mundo incondicionalmente, nada ni nadie queda fuera
del amor de Dios. Dominus est regit quia omnia. No hay pues ningún
lugar profano. Podemos encontrar esta Presencia por todas partes:
dentro de nosotros y entre nosotros16 (cf. Lc 17, 20-21); mientras se
trabaja y mientras se espera; en el campo y en la ciudad; en las activi-
dades cotidianas; en cada ser humano y en la naturaleza; en medio de
la oscuridad y el mal; en los pobres de corazón y en los empobreci-
dos; en los marginados y excluidos por las instituciones sociales,
políticas y religiosas; en todo lo humano; Presencia patente y latente
a pesar de que la despreciemos y la ignoremos; en lo pequeño y en lo
humilde, y oculto de manera que solo una mirada sacramental puede
vislumbrarla17.
Nuestra autora en ningún momento olvida Mt 25 y tiene el con-
vencimiento de que Cristo, Verbo encarnado, está omnipresente a

14
M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, Monte Carmelo, Burgos,
2012, p. 64.
15
Ibid., p. 168.
16
Sin desarrollar la cuestión sobre si es mejor la expresión “dentro de vo-
sotros” o “entre vosotros”, solo apuntamos que, a pesar de que tradicional-
mente hemos traducido entos hymin por “dentro de vosotros”, la exégesis ac-
tual considera más exacta la traducción “entre” o “en medio de vosotros”. En
cualquier caso, las expresiones no son excluyentes sino complementarias.
17
La afirmación de estos loci de la Presencia divina se inspira tanto en las
parábolas del Reino predicadas por Jesús como en los signos-milagros que él
realiza, además de en otros dichos evangélicos de Jesús. Algunas parábolas:
semilla de mostaza (Mc 4, 30-32 par), levadura en la masa (Lc 13, 20-21par),
el tesoro y la perla escondida (Mt 13, 44-45), trigo y cizaña (Mt 13, 24-30),
la del sembrador (Mc 4, 3-9par). Algunos signos: curaciones (Mc 3, 1ss; Mc
5, 21ss; Mc 7, 31ss; Mc 10, 46ss; Lc 7, 2ss; Lc 14, 1ss), expulsión de demo-
nios (Mc 5, 1-20par...), comidas con los pecadores y publicanos (Mc 2, 15-
17par), expulsión del Templo (Mc 11, 15-18par).

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 265

diario en los rostros de los hermanos más pequeños, por eso escribirá:
“Por todas partes aflora la sangre de Cristo. No hagamos aspavientos
sobre el cáliz que la contiene: tenemos mejores cosas que hacer”18.
En la misma línea concibe la acción del Espíritu Santo, que da vi-
da y santifica en todos los sitios. Éste no puede ser atrapado en los
templos, monasterios o instituciones de ningún tipo. Madeleine, como
Jesús, sabe que el Espíritu “sopla hacia donde quiere: oyes su rumor,
pero no sabes de dónde viene ni a dónde va” (Jn 8, 3). Así pues, no
hay que salir del mundo para encontrar a Dios o para ser una persona
espiritual, sino sencillamente abrirnos a su amor allí donde nos en-
contremos:
“Hay lugares donde sopla el Espíritu; pero hay un Espíri-
tu de todos los lugares [...].
[...] Nosotros, gente de la calle, creemos con todas fuer-
zas que esta calle, que este mundo donde nos ha puesto Dios
es para nosotros el lugar de nuestra santidad.
Creemos que no nos falta nada de lo necesario, pues si
algo nos faltara, Dios ya nos lo habría dado” 19.
Llega a tal profundidad la experiencia de Dios de la autora france-
sa que hasta en una cafetería es capaz de elevar su corazón al Señor y
de interceder por sus congéneres de esta manera:
“Nos has traído esta noche
a este café llamado Claro de luna,
donde has querido ser Tú en nosotros
durante algunas horas esta noche.
Has querido encontrar
a través de nuestras miserables apariencias,
a través de nuestros ojos que no saben ver,
a través de nuestros corazones que no saben amar,
a todas estas personas
que han venido a matar el tiempo.
Y porque tus ojos despiertan en los nuestros,
porque tu corazón se abre en nuestro corazón,

18
M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, p. 156.
19
Ibid., p. 26.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


266 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

sentimos cómo nuestro débil amor


se abre en nosotros como una rosa espléndida,
se profundiza como un refugio inmenso y acogedor
para todas estas personas cuya vida palpita en torno
nuestro.
Entonces el café ya no es un lugar profano,
un rincón de la tierra que parecía darte la espalda.
Sabemos que por ti nos hemos convertido
en un centro de carne,
en un centro de gracia,
que le obliga a girar en torno a él,
a orientarse a pesar suyo,
en plena noche,
hacia el Padre de toda vida.
En nosotros se realiza el sacramento de tu amor.
Nos unimos a ti
con toda la fuerza de nuestra oscura fe;
nos unimos a ellos
con la fuerza de este corazón que late por ti;
te amamos,
los amamos,
para que de todos nosotros se haga una sola cosa.
Atrae todo hacia ti en nosotros...
[...] Dilata nuestro corazón para que quepan todos;
grábalos en ese corazón
para que queden inscritos en él para siempre.
[...] Y nuestros corazones irán dilatándose,
cada vez más abrumados
por el peso de los múltiples encuentros,
cada vez más abrumados por el peso de tu amor,
Llenos de ti,
poblados de nuestros hermanos los hombres.
[...] Mientras tú sigues visitando en ellos la lúgubre
tierra,
ellos, contigo, suben al cielo,
están condenados a una penosa asunción,
envueltos de barro, abrasados por tu espíritu,

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 267

unidos a todos,
unidos a ti,
encargados de respirar en la vida eterna
como árboles por sus raíces enterradas”20.

3.2. Vivir y respirar orando

Como tenemos la posibilidad de encontrar a Dios en todos los la-


dos y rincones del mundo, cualquier espacio y tiempo son buenos pa-
ra que nuestra vida participe de la vida de Dios. En este camino de y
hacia un vivir en plenitud - no sobre-vivir - dirá Madeleine Delbrêl
que es imprescindible la oración. Una oración que aspire a ser ince-
sante (cf. 1Tes 5, 17). Una oración que llegue a ser tan natural y vital
como el respirar. Si Dios es ubicuo, la oración también puede serlo.
En este subcapítulo usamos la metáfora de la respiración porque
nos evoca a algo que nunca se detiene y que a su vez es necesaria pa-
ra la vida biológica21. La oración para los cristianos es como pulmón
que nos hace respirar en sintonía con Dios. Sin oración vamos
apagándonos existencialmente. Asimismo la oración puede ir convir-
tiéndose en algo constante, nos muestra Madeleine, por medio de
‘pequeñas conexiones’ con la presencia de Dios, por medio del amor
en todo lo que se hace y por medio del silencio buscado en medio de
la jornada.
Una de las cosas más interesante que descubrimos en Madeleine
Delbrêl es su creatividad y su sensibilidad para orar en las cotidianas
circunstancias (debido a la madurez de su experiencia mística). Ella
se da cuenta de que los seglares mayoritariamente no podrán orar al
modo de los monjes, pero no por ello se eliminará la oración de la vi-
da. Así, se inspirará en cómo Jesús enseñó a orar y oraba para hablar
de dos estilos válidos para tal ejercicio:
“Cierto día, el Señor aconsejó a sus discípulos que cerra-
sen la puerta para orar. Pero otro día les enseñó el Padre-
nuestro yendo de camino y rodeado de gente. Él mismo oró
20
“Liturgia de los sin oficio”, una de sus más bellas y famosas oraciones,
en M. DELBRÊL, La alegría de creer, Sal Terrae, Santander, 1997, pp. 205-
208.
21
Cf. M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, p. 115.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


268 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

en soledad y en medio de la multitud. Si un cristiano sabe


que debe orar en determinados lugares - Jesús oraba en el
Templo -, debe saber también que puede hacerlo en todas
partes”22.
Los dos rasgos, según Madeleine, que han de componer toda
auténtica oración son la soledad y el silencio: “Si el brote de la pre-
sencia de Dios en nosotros se produce en el silencio y la soledad, nos
deja posados, mezclados, radicalmente unidos a todos los hombres
que están hechos del mismo barros que nosotros” 23. Soledad, ponien-
do “la vida cara a cara con Dios”, en las pequeñas soledades de la
jornada. Silencio, que es el “eco” de la palabra de Dios en nosotros a
través de las cosas. A veces será un eco venido de la naturaleza (el
viento, las olas del mar, la lluvia), sin embargo la mayoría de veces
vendrá del “ruido de las criaturas que avanzan hacia su destino” por-
que “todo es eco de la casa de Dios en orden o en desorden, todo es
señal de la vida al encuentro de nuestra vida”24.
Buscando un modo de oración adaptado a los tiempos, Madeleine
propone “respiraderos capaces de restablecer nuestro contacto con
Dios”25, los cuales se alcanzarán a través de las “perforaciones”. La
perforación significa amar a Dios allí donde estemos, desear de co-
razón encontrarnos con Él, desear amarle con toda la fuerza del co-
razón. Esta voluntad-amor, que nos da a Dios, puede concretarse en la
espera del metro o del autobús o en el tiempo durante el que nos
transportamos en ellos, en cualquier espera cotidiana (antes de pagar
en el mercado), en el moverse de un sitio a otro (dentro de un edificio
o en la calle), en medio de un descanso laboral o del estudio...26. “Son
momentos de oración preparados para nosotros, en la medida en que
nosotros estemos preparados para ellos. [...] Y es que estos pequeños
huecos existen para todo el mundo”27. Podemos: o bien a) aprove-
charlo o bien b) soñar con nuestras cosas, estar pendiente de la publi-
cidad de las calles o pensar en nuestras preocupaciones.
22
Ibid., pp. 214-215.
23
Ibid., p. 168.
24
Ibid., p. 173. La cursiva es mía.
25
M. DELBRÊL, La alegría de creer, p. 217. La cursiva es mía.
26
Cf. Ibid., pp. 218-219.
27
Ibid., p. 219.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 269

Estas perforaciones se pueden hacer por medio de una oración por


aquellos con quienes nos encontramos28, con una frase del Evangelio,
de la Eucaristía, o expresando un deseo profundo nacido del corazón.
Los medios son muchos, lo fundamental: abrir el corazón al Señor. El
lugar, el mundo. La calle. Frente al ordenador. Al salir de casa. En el
pupitre de la facultad. Mientras se conversa en los pasillos. Esperando
el verde de un semáforo...
A mi juicio, no se trata de agobiarse pensando que tenemos que
estar constantemente haciendo oración y obligándonos a no distraer-
nos de la presencia de Dios. Un alma mística sabrá disfrutar, en me-
dio de las calles de la ciudad y de las paredes y ventanas de su lugar
de trabajo, lo que cada momento trae29; sabrá vivir el presente y darse
por entero a las personas, situaciones y tareas que vengan a su en-
cuentro. Pero para no perder el Sentido de sus movimientos y transpa-
rentar lo divino que hay en él, nunca dejará descuidar en su jornada
tiempos, breves o largos, para responder de forma exclusiva al amor
de Dios.
Para ello, insiste Madeleine, las perforaciones en medio de nuestra
actividad nos mantendrá en la dinámica del amor divino, además de
minutos exclusivos y específicos de silencio en la oración. Madeleine
“es muy consciente de que es vital para la acción apostólica encontrar
las condiciones adecuadas para rezar hoy en profundidad, tiempos
que sean sólo tiempos de oración”30.
Así las cosas, podemos sintetizar la doctrina de nuestra autora so-
bre la oración en este texto que valora y pone en su lugar las diferen-
tes formas de orar, a la vez que manifiesta su mística de la cotidianei-
dad:
“Tenemos en primer lugar, los grandes momentos: los
tiempos de recogimiento, la misa, etc., que no debemos su-
28
Tal es la experiencia de conexión entre oración y vida secular en Ma-
deleine, que, aunque ella expresa que hemos de orar por todo el mundo, las
personas con quienes nos cruzamos y nos encontramos cada día, “a quienes
tocamos y vemos tienen en ella (oración) un peso especial”. En Ibid., p. 213.
29
Cf. Mt 6, 33-34: “Buscad, ante todo el reinado de Dios y su justicia, y
lo demás os lo darán por añadidura. Así pues, no os preocupéis del mañana,
que el mañana se ocupará de sí. A cada día le basta su problema”.
30
M. LÓPEZ VILLANUEVA, Transfigurar lo cotidiano, p. 182.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


270 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

primir más que en caso de absoluta necesidad. No serán más


oración que el resto de la vida, pero son necesarios para que
el resto de la vida se transforme en oración.
Descubramos los pequeños huecos innumerables impre-
vistos y minúsculos que envuelven todos nuestros actos: la
escalera que subimos para hacer una visita, la travesía de la
casa para abrir la puerta, la espera de una llamada telefónica,
etc.
En la medida en que encontremos y preservemos estos pequeños y
grandes momentos, nuestros propios actos se transformarán en ora-
ción”31.

IV. HACIA UNA MÍSTICA ENCARNADA

Decir ‘mística encarnada’ es un epíteto puesto que no existe alguna


clase de mística que no asuma el aspecto carnal-material del ser
humano. De todas formas adjetivamos la mística de Madeleine para
diferenciarla de una comprensión que identifique la mística con un
misticismo etéreo. En este capítulo descubriremos cómo se materiali-
zaba la experiencia de Dios de Madeleine. Lo haremos a través de
dos apartados: el primero sobre el amor fraterno y el segundo centra-
do en la evangelización.

4.1. La fraternidad crística

Madeleine escribe: “El Reino de los cielos es amor personal en


Cristo, de Dios para cada uno de nosotros y de cada uno de nosotros
por cada uno de los demás. A través del amor de cada uno es cómo
podemos amar a la humanidad”32. Y es que la mística francesa piensa
que el amor a cada rostro y a su situación concreta es más real que
cualquier sentimiento imaginario de amor a una masa indiferenciada.
Además, deja bien claro que este amor concreto al hermano no es co-
sa nuestra, sino Cristo amándome a mí y amando a mi prójimo a
través de mí. Es por eso que titulábamos este subcapítulo ‘La frater-
31
De un texto inédito de Madeleine Delbrêl recogido en J. LOEW, Vivir el
Evangelio con Madeleine Delbrêl, pp. 132-133.
32
M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, p. 196.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 271

nidad crística’. Cristo construyendo fraternidad. Fraternidad surgida


en Cristo.
Ella experimentó que “el Evangelio debe recibirlo cada uno”33, ya
que si bien Cristo ofrece su salvación a todos, ésta ha de ser acogida
personalmente y no por una abstracción colectiva. Madeleine respon-
dió a este amor personal de Cristo con amor al prójimo. Siendo el
prójimo “todo hombre vivo sobre la tierra”, para ella se concretaba en
aquella persona cercana “cuya vida ha entrado en contacto con la
nuestra”34. En otro texto refleja nítidamente la motivación de su amor
concreto: “No hay forma de amar a Dios sin amar a la humanidad, no
es posible amar a la humanidad sin amar a todas las personas, es im-
posible amar a todas las personas sin amar a las personas que uno co-
noce con amor concreto”35.
Debido a su circunstancia, la mística de Irvy se fija en el “prójimo
comunista”, su “prójimo inmediato”, y es que la mayor parte de sus
compañeros de trabajo y vecinos en Irvy eran comunistas. Puede pa-
recer tosco que Madeleine viniendo de un ambiente intelectual abier-
to y trabajando codo a codo con comunistas tipifique a su prójimo así.
Desarrollaremos un poco este asunto en el siguiente subcapítulo con
miras a nuestro hoy, pero quede claro que Madeleine no habla de
“comunistas” en sentido despectivo, como se ha podido practicar de-
ntro de la Iglesia española durante gran parte del siglo XX, sino como
colectivo que se distingue del cristiano por definirse ateos y ateizan-
tes. Estos son los prójimos concretos de Madeleine, a quienes quiso
amar y amó desde Cristo.
La centralidad del amor al prójimo inmediato no quiere decir que
Madeleine no se tomara en serio las injusticias de los sistemas políti-
co-económicos que causan desigualdad y exclusión estructural. Ella
hace una crítica tanto al capitalismo (regido por el egoísmo indivi-
dual) como al comunismo (empujado por un “mejor-estar” no respeta
a cada persona concreta). Tampoco se conforma con dejar las estruc-
turas y realidades sociales tal como están. Vindica a los cristianos el

33
Ibid., p. 196.
34
M. DELBRÊL, La alegría de creer, p. 189.
35
M. DELBRÊL, Nosotros, gente común y corriente, p. 41.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


272 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

pensar globalmente y que estemos muy atentos a las circunstancias de


la realidad para comprometernos personalmente:
“Solemos actuar como si la Providencia sólo tuviese re-
laciones violentas con nuestro destino, como si solo actuase
bajo la presión de las circunstancias y las convulsiones de
los acontecimientos. [...] Pensamos que el abandono a la
Providencia consiste en dejarnos trabajar por tales aconte-
cimientos y circunstancias, sin pensar que también ellos de-
ben ser trabajados por nosotros, que debemos desarrollar en
ellos nuestra tarea de ayudantes, y que esto también forma
parte de la Providencia”36.
“No estar - o no procurar estar - dispuestos a seguir el
ritmo de los tiempos es hoy, respecto de Dios, un robo, y
respecto de la Iglesia, el más dañino de los sabotajes. Para
que una cuarta parte de la humanidad siga muriendo de
hambre son necesarios todos nuestros minúsculos y crueles
consentimientos”37.
Nuestra autora vislumbra de una manera muy distinta a la de las
ideologías políticas la transformación de la sociedad; por medio de
una fraternidad que no vea como enemigos a los de una u otra clase -
ni luche contra ellos38 -, sino que se centre en revertir los funciona-
mientos sistémicos malignos e inhumanos desde el amor que cada
cual ponga desde el lugar donde esté. Es aquí, en mi opinión, donde
los cristianos podemos tener una presencia profética en las socieda-
des. No, por llenar las iglesias, sino por el amor concreto que desple-
guemos en nuestro vivir, por conformarnos con Cristo en su “pasar
haciendo el bien” y en su “ser manso y humilde de corazón”39.
Madeleine se dio cuenta de que la justicia y la fraternidad no lle-
garán desde arriba, sino desde la base, desde la transformación-
metanoia de cada persona. Y a esto nos motiva y nos ayuda Cristo. Se

36
M. DELBRÊL, La alegría de creer, pp. 191-192.
37
Ibid., p. 193
38
Cf. Mt 5,44: “Amad a vuestros enemigos, rezad por los que os persi-
guen”.
39
Cf. Ibid., pp. 199-202.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 273

puede resumir que la suya es una espiritualidad política que comienza


obligatoriamente por el ambiente de cada cual.
Asimismo será convicción de Madeleine que la caridad y la cordiali-
dad es el culmen de la oración y la liturgia. No es que tengamos que
rezar buscando una utilidad práctica; Dios es el fin de la oración y de
todo acto. No obstante, así como los Padres del Desierto y los grandes
maestros de espiritualidad han dicho que percibimos si alguien lleva
una vida de oración por su vida y caridad, Madeleine dice que “la
prueba concreta de un espíritu litúrgico universal es nuestra aquies-
cencia a vivir algunas parcelas litúrgicas cordialmente con nuestros
hermanos”40.

4.2. Vivir la fe y evangelizar en un ambiente descristianizado

En esta segunda parte dedicada a cómo Madeleine encarnaba su


mística nos enfrentamos a la compleja tarea de vivir la fe y sus con-
secuencias misioneras en un contexto secularizado, donde Dios es ra-
ro y los seguidores de Jesús son mirados con recelo. Este fue su con-
texto y en gran medida también el nuestro41.
Ya decíamos más arriba que Madeleine relaciona su prójimo y sus
circunstancias con el comunismo, pero aclara: “Estoy persuadida de
que estas constataciones puedes aplicarse a la mayoría de los medios
ateizados que existen o se están constituyendo en 1964 (año del escri-
to)”42. Lo interesante por tanto es que su reflexión nos sirve a los cris-
tianos hoy para seguir a Jesucristo en un ambiento laicista o cuanto
menos de indiferencia ante lo religioso.
Como Madeleine43, queremos permanecer fieles a nuestra identi-
dad cristiana y dar testimonio del Evangelio en un entorno (amigos,
compañeros de trabajo o estudio) no simpatizante con la experiencia

40
M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, p. 157.
41
La visión de Madeleine están en clara sintonía con la del Decreto con-
ciliar Ad gentes divinitus, nos 11-12.
42
M. DELBRÊL, La alegría de creer, p. 199.
43
Fue un necesario y discutido aporte para el mundo obrero francés su
obra Ville marxiste, terre de misión. Provocation du marxisme à une vocac-
tion pour Dieu de 1957.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


274 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

cristiana44. Lo primero y lo esencial, para Madeleine, es amar al


prójimo próximo. Si éste es contrario a nuestra fe, amarlos de igual
manera, porque somos hermanos. Y el amor exige conocimiento, por
lo que hemos de preocuparnos por conocer “lo que son, lo que han
vivido, lo que han hecho, lo que han amado...”45. Seguramente, si esa
persona no es cristiana es porque, como sucedió con la extensión del
comunismo, sea fruto de nuestra “traición” al cristianismo. Es clarifi-
cador traer aquí la sabida experiencia de Ghandi, enamorado del
mensaje de Jesús (e incluso de su persona) pero incapaz de identifi-
carse con el cristianismo porque los cristianos con su praxis habían
olvidado el Evangelio. Así, muchos ateos, han encontrado la esperan-
za en la salvación material del mundo, en el trabajo en favor de los
pobres y de un mundo más fraterno, a través de ideologías materialis-
tas. Y ha sido, asume responsablemente Madeleine, porque los cris-
tianos hemos traicionado la Esperanza aplazando para la vida eterna
la salvación de los pobres. No hemos vivido como hermanos, no
hemos compartido fraternalmente la vida y los bienes, no hemos
amado concretamente. Hemos olvidado que la Esperanza tiene que
ver con la fidelidad a la vida y a la tierra46 mientras se confía en la
plenitud final (parusía)47.
En un ambiente laico, la fe puede ser vivida con más autenticidad
que en la cristianitas de antaño. Por supuesto, habrá que superar
pruebas (incomprensión, soledad...). Requisito, para que no seamos
traidores, es el amor a Dios, que por su naturaleza no se separa del
amor al ser humano y a la tierra. Consecuentemente, colaboraremos
con todos los seres humanos que estén dispuestos a transformar el
mundo según el amor, porque:
44
Mi experiencia en el ambiente universitario es que los indiferentes y,
especialmente, los que conciben la religión como negativa, tienen una imagen
de Dios y del estilo de vida cristiano en disonancia con el Evangelio.
45
M. DELBRÊL, La alegría de creer, p. 196.
46
La esperanza cristiana malentendida es el origen de la feroz, y en parte,
acertada crítica de Friedrich Nietzsche a los cristianos. Así habló Zaratustra,
EM Editores, Madrid, 1995 (edición original de 1883): “Enfermos y mori-
bundos eran los que despreciaban el cuerpo y la tierra e inventaban las cosas
celestiales” (p. 60); “Envueltos en una capa de tristeza y ávido de esos pe-
queños incidentes que producen la muerte, esperan y esperan, apretando los
dientes” (p. 71).
47
Cf. M. DELBRÊL, o. p., pp. 195-201.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 275

“Hemos de ser conscientes de que la fe no nos hace de


nosotros superhombres, genios o héroes, que no nos hace
«mejores» que los demás, mejores organizadores, construc-
tores, pensadores..., que no nos hace distintos; la fe no nos
libera de ninguna obligación humana, sino que nos da un
trabajo, una función, una misión para el mundo [...], intro-
ducir en el mundo el amor mismo de Dios con «medios
humanos», con «maneras de ser humanas»: las de Cristo”48.
Si nos fijamos en el anuncio explícito de la fe, habrá que comen-
zar con la expresión de San Francisco: “predica el Evangelio siempre
y cuando sea necesario con tus palabras”. Y es que la evangelización
no es proselitismo, es compartir lo que soy. Hablar con mi vida de
buenas noticias porque soy amado por Dios. También con palabras
porque no podemos escindir en la existencia humana obras de pala-
bras, lo que soy y hago de lo que expreso.
Por lo tanto, la expresión pública de la fe se inicia compartiendo
la misma vida de nuestros hermanos, los seres humanos, unidos a
ellos. Siendo obrero con los obreros, estudiante con los estudiantes,
amigos con amigos. Y ahí vivir impregnado por la fe de manera ubi-
cada, “pensando en ellos, para que ellos puedan vivirla (la fe) a su
vez. Vivirla tan bella, tan alegre tan sobrenaturalmente que todos ten-
gan ganas de vivirla”49.
El misionero del que Madeleine habla es “alguien que reza, al-
guien que da testimonio, alguien que ama”50. Rezar, porque el amor
que podemos entregar nos viene de Dios, y en la oración recibimos
Amor. Para Madeleine el testimonio “implica un fervor de todo noso-
tros hacia la gracia de cada instante”51, es decir, estar de lleno en lo
que estemos y con quien estemos, dejándonos habitar por Dios. Un
amar que no deja fuera la “cruz” de cada día: la escondida en el tra-
bajo, la escondida bajo algún acontecimiento incómodo que no es-
perábamos, la escondida en los agobios y descubierta en la muerte52.

48
Ibid., p. 201.
49
M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, p. 86.
50
Ibid., p. 91.
51
Ibid., p. 97.
52
Cf. Ibid., p. 104.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


276 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

V. PARA UNA ASCESIS HUMANIZADORA Y LIBERADORA

Solemos creer que somos libres si estamos carentes de elementos


externos que nos impiden tomar nuestras propias decisiones autóno-
mamente. En cristiano ser libre es ir alcanzando una libertad como la
del Hombre libre, Cristo. La libertad se concreta en amar sin impedi-
mentos. Amar más allá de los miedos, más allá del qué dirán, incluso
más allá de que las consecuencias se puedan volver contra uno mis-
mo. También es amar a pesar de nuestras debilidades y es amar sacri-
ficándose. Por eso un factor muy importante en la consecución de la
libertad es la ascesis, que nos ayuda a superar nuestros hábitos e im-
pulsos negativos y, en general, a poder “empuñar nuestra existen-
cia”53, a tener las condiciones de posibilidad para ejercer el amor
concreto. No entendemos ascesis como autoimposición de cargas que
busca un sufrimiento que nos identificará con Cristo crucificado (así
se pudo entender en otra época). Lo comprendemos de manera huma-
nizadora, como herramienta y disciplina ineludible para que nuestra
vida no sea una veleta que gira según la ocasión de los vientos.
Podríamos decir que siempre, y particularmente en nuestro mundo
“líquido”54, enredado e hiperconectado55, necesitamos una ascesis pa-
ra ser mujeres y hombres de oración. De la mano de Madeleine
Delbrêl vamos a proponer algunas líneas que nos sean útiles para co-
nectar con el Dios secular en medio de nuestras actividades seculares.
Desde los anteriores capítulos el lector ya posee geniales ideas sobre
la posibilidad de estar unido amorosamente a Dios en lo más cotidia-
no. Este capítulo se dirige a aquellos - la mayoría - que sienten la ne-

53
Utilizando términos del pensamiento existencialista de Martin Heideg-
ger.
54
Denominación del filósofo y sociólogo Zygtmun Bauman, reciente-
mente fallecido, que reflexiona sobre el ser humano de hoy mirando su falta
de compromiso, su inserción en el consumismo, su búsqueda de autonomía,
la globalización de la exclusión y otros interesantes temas. Cf. Modernidad
líquida, FCE, Buenos Aires, 1999; La sociedad individualizada, Cátedra,
Madrid, 2001; Vidas desperdiciadas: La modernidad y sus parias, Paidós,
Barcelona, 2005; Mundo Consumo, Paidós, Barcelona, 2010; Ceguera moral.
La pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida, Paidós, Barcelona,
2015.
55
Porque las 24 horas estamos a un clic o a un aviso de comunicarnos
con un “amigo” o follower.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 277

cesidad de acudir a algunas pautas más definidas para vivir conti-


nuamente en la presencia de Dios en cualquier circunstancia.
Antes de entrar en ello se ha de advertir que cualquier camino
oracional que hagamos, si quiere ser tomado en serio, requiere lo que
Santa Teresa llamaba una “determinada determinación”. Esto es, es-
tar convencido con firme voluntad de perseverar en ello a pesar de las
dificultades y de los deseos de abandonar el camino comenzado, que
se presentarán.
A partir de un fragmento de nuestra autora vamos a distinguir tres
pasos que nos faciliten el fin deseado: orar, abrirnos al Dios que quie-
re encontrarse con nosotros:
“Si nuestra vida tiene [1] pausas posibles, ella quiere po-
seer a la vez un poco o un mucho de esas pausas exige que
[2] nuestro espíritu se ocupe exclusivamente de ella (la Pa-
labra de Dios), quiere de él el sacrificio de todo lo que vale
menos que ella. Quiere que oremos con ella olvidados de
todo lo que es tan poca cosa a su lado.
Si nuestra vida está tan atiborrada de deberes que las
pausas son imposibles, si nuestros hijos, el marido, la casa,
el trabajo lo invaden casi todo, quiere que creamos lo sufi-
ciente en ella, que la respetemos lo suficiente para saber que
su fuerza divina le hará siempre hueco. Entonces la veremos
resplandecer [3] mientras caminamos por la calle, mientras
realizamos nuestro trabajo, mientras cocemos las verduras,
mientras esperamos una llamada de teléfono, mientras ba-
rremos el suelo. La veremos resplandecer entre dos frases de
nuestro interlocutor y entre dos cartas que escribimos, al
despertarnos y al dormirnos”56.
[1] Encontrar momentos diarios de pausa. La propuesta es fijar al
menos un posible momento para detenerse a orar en medio de la jor-
nada. Si solo se pretende dedicar un momento (realistamente es lo
mejor en los inicios), lo óptimo es que siempre sea en el mismo hora-
rio o vinculándolo con la actividad que lo antecede o sucede. Pero se
pueden contemplar varias oportunidades en el día para orar, tratando

56
M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, p. 167. Los corchetes y
las cursivas están señalados por mí para resaltar los tres pasos.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


278 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

de pausarnos para orar en alguna de ellas. Por ejemplo: antes de des-


ayunar, antes de merendar, antes de cenar, aprovechando un descan-
so... Si es difícil encontrar pausas tendremos que ser imaginativos y
sustituir unos cuantos minutos de nuestro tiempo solo para Dios. Se
me ocurren dos momentos que, desde mi experiencia, suelen conver-
tirse en pausa y que pueden ser útiles como idea: a) para los que asis-
timos a clase o trabajan solo por la mañana suele existir a mitad de la
tarde al menos un rato en el que dejamos de estudiar o de hacer tare-
as; b) también el rato desde después de cenar hasta que nos acostamos
suele ser largo y muchas veces pasamos bastante tiempo viendo la te-
levisión o entreteniéndonos por internet. Ciertamente esto no sirve
para todo el mundo y menos si pensamos en el ajetreado mundo labo-
ral de nuestros días. Cada uno posee la mejor sabiduría sobre sí mis-
mo para conocer su mejor momento en el que parar57.
[2] Orar en un hueco de desconexión. La oración a la que invita-
mos es de exclusividad para con Dios, lo cual no supone un rechazo
del mundo ni de la acción, porque Dios lo es del mundo y porque en
Cristo todo queda recapitulado y plenificado58. Se trata de consagrar
un rato únicamente para Aquel que es el Sentido y la Plenitud de la
vida. Para ello hemos de hacer una real desconexión de todo en ese
momento: de las tareas, imágenes, y ruidos ordinarios, especialmente
de lo que más nos puede distraer (ej.: ‘whatsapp’). A veces ese rato
de silencio estará acompañado por ruidos externos, no importa, ahí
Dios nos recuerda que es omnipresente.
¿Qué hacer en ese rato? La iniciativa en la oración es del Espíritu
Santo por lo que nosotros simplemente tenemos que disponernos. Pa-
ra tal preparación habrá de tener en cuenta el tiempo, el espacio,
nuestro cuerpo - pues somos cuerpo. Un tiempo sosegado (a mi crite-
rio no menos de 10 minutos aunque no es determinante la duración),
un espacio que no facilite dispersión, un estar corpóreamente relaja-
dos, una actitud de enteridad de nosotros mismos. Como medio para
acoger el amor de Dios, Madeleine hablaba de concentrarse en el co-
razón y amar a Dios. Más definido aún, sin ignorar lo anterior, es orar
desde los textos del Evangelio59:

57
M. DELBRÊL, La alegría de creer, pp. 237-238.
58
Cf. Ef 1, 10.
59
Cf. M. DELBRÊL, La santidad de la gente sencilla, pp. 162-166.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


UNA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA SECULAR … 279

1º) Leerlo.
2º) Dejarse penetrar por las palabras que a cada uno lle-
guen con más unción, “como el grano en la tierra, como la
levadura en la masa, como el árbol en el aire y, si él lo con-
siente, podrá hacerse de una forma nueva más natural como
una experiencia nueva de esas palabras”60.
3º) “Necesitaremos saber desear comulgar con todos los
demás”61.
Transversalmente y con toda la vida de por medio: per-
mitir que todas las energías interiores y todas las profundi-
dades (aspectos) de nuestra existencia vayan siendo evange-
lizadas, o sea, conformadas con la vida de Cristo.
[3] La mística del mientras y el entre. Diferenciamos aquí ‘la
mística del mientras y el entre’ en dos sentidos. El primero es el esta-
do de contemplación del que ha crecido en el camino espiritual y lle-
ga a una mística de la cotidianeidad. Es un fruto del silencio contem-
plativo: de él surgirá una luminosidad en medio de las actividades co-
tidianas. Si dejamos transparentar la Luz divina que nos habita, si pe-
netramos en el misterio del Reino de Dios que está dentro de noso-
tros; captaremos la Luz que trasluce en todo y descubriremos que el
Reino de Dios está entre nosotros.
En el segundo sentido ya no nos focalizamos hacia un estadio del
camino espiritual sino que tratamos de andar directamente a través de
la mística de la cotidianeidad. Esta puede ser a veces la única manera
de consagrar unos instantes de nuestra jornada en amor a Dios si no
hemos podido sacar un rato más largo de oración. Son las “perfora-
ciones” a las que ya destinamos algunas líneas. “Mientras caminamos
por la calle, mientras realizamos nuestro trabajo, mientras cocemos
las verduras, mientras esperamos una llamada de teléfono”, y un largo
etcétera de ocasiones, o incluso “motitas de tiempo libre”62, pueden
ser kairós para lanzar y susurrar tierna y silenciosamente una jacula-
toria, un mantra al Señor o unas palabras arrancadas el Evangelio, al
estilo del Peregrino ruso.

60
Ibid., p. 162. Cursiva mía.
61
Ibid., p. 164. Cursiva mía.
62
M. DELBRÊL, La alegría de creer, p. 236.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147


280 TOMÁS JESÚS MARÍN MENA

Dos últimas señalizaciones pertinaces que sintetizan y concluyen


el capítulo y el trabajo. La primera, “las perforaciones no se improvi-
san”63, piden de nosotros una ascesis64. Segunda, el deseo de orar y el
despliegue mismo de la oración genuina proceden de la gracia, son
don de Dios65. Convertir la vida espiritual en un esfuerzo es arruinar-
la. Obsesionarse por los medios es haber abandonado la fe en Dios.
Lo propuesto, reincidimos, es un camino para la libertad. Craso error
sería maniatar la experiencia de Dios, vivir ante Él con la calculadora.
Todo es don. Todo es gracia. Nuestra respuesta, aceptar la invitación
de bailar con la Trinidad, participar de su comunión que es danza (pe-
rijóresis):
“Haznos vivir nuestra vida,
no como un juego de ajedrez en el que todo se calcula,
no como un partido en el que todo es difícil,
no como un teorema que nos rompe la cabeza,
sino como una fiesta sin fin donde se renueva el encuen-
tro contigo,
como un baile,
como una danza,
entre los brazos de tu gracia,
con la música universal del amor.
Señor, ven a invitarnos”66.

63
Ibid., p. 237.
64
Úsese de apoyo, en lo que esclarezca, el primer paso: Encontrar mo-
mentos diarios de pausa.
65
Cf. Ibid., pp. 230-231.
66
Poema “El Baile de la obediencia” en M. DELBRÊL, Nosotros, gente
común y corriente, p. 89.

REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 76 (2017), 257-280 ISSN: 0034 - 8147