Está en la página 1de 13

Los “logros” de la ideología de

género y sus técnicas


de manipulación

Los “logros” de la ideología de género y sus técnicas de manipulación (IV)

- por Lucas Prados

Una de las cosas que más asombra de la ideología de género es la rapidez con que se está difundiendo en
todo el mundo. En tan solo cincuenta años ha conseguido implantarse en la mayoría de las diferentes
civilizaciones y culturas de nuestro globo; especialmente en las más desarrolladas.

Muchas son las razones que han contribuido a ello, aquí enumeraremos sólo algunas de ellas: la globalización
del modo de vivir y pensar; los regímenes democráticos que han impuesto “su verdad” a través del poder de
los votos; el rapidísimo crecimiento y extensión de los medios comunicación (televisión, radio, internet,
teléfonos móviles); el relativismo moral favorecido por la teología actual modernista; la apostasía universal
de la Iglesia católica y en general de las iglesias cristianas a la hora de cumplir su función moderadora y
señalizadora de la conducta de los hombres. Y a todos estos factores se unió el hábil uso de las técnicas de
manipulación usadas por la ideología de género.

En este artículo sólo nos ocuparemos de hacer un estudio sencillo de los ámbitos que están siendo afectados
por esta ideología de género y las técnicas de manipulación que han usado para conseguirlo. La ideología de
género está causando gravísimos estragos en la estructura de la sociedad, pues está atacando a la raíz de sus
fundamentos: la familia, al hombre, a la mujer y a los niños; estableciendo de modo inquisitorial un nuevo
modo de pensar y vivir que, a no ser que se ponga remedio, va a destruir al ser humano.
Los “logros” de la ideología de género
Veamos a qué áreas está afectando la ideología de género. Conocer dónde está atacando el enemigo nos
enseñará las pautas para preparar una buena defensa:

a.- La ideología de género ha conseguido que el hombre separe sexo y procreación. El mayor condicionante
para que la mujer no pueda vivir como un hombre es la maternidad, por lo que el ataque ha de ir hacia la
maternidad. Las mujeres se ven condicionadas por el embarazo, la lactancia, el cuidado de los niños… y eso
les impide acceder al mundo laboral a tiempo completo. Los métodos anticonceptivos palian, en parte, ese
“problema” para el género y esa dificultad de que la mujer tenga sexualidad sin consecuencias reproductivas.

b.- El aborto, impuesto en gran parte del mundo es también fruto de esta ideología. Para una sociedad
tradicional y racionalmente respetuosa con la vida humana y los niños, la aceptación del aborto ha
necesitado un proceso de manipulación extremo y un proceso de imposición política al margen de la opinión
de la sociedad. Una vez instaurado como ley, viene la transformación en un nuevo derecho y la enorme
dificultad de eliminar esas leyes aprobadas. La cosificación del nasciturus y el aborto sin cortapisas es la
forma de seguir haciendo que funcione la mentira de la igualdad fabricada artificialmente al margen de la
biología, por tanto, es una consecuencia de la aplicación de la ideología de género.

c.- El lesbianismo, que se ha impuesto entre las mujeres seguidoras de esta ideología, es el resultado de
buscar el sexo sin las complicaciones de un posible embarazo. Las relaciones homosexuales eran una solución
lógica, máxime afirmando como se afirmaba, que los hombres y las mujeres son una construcción social y
que el hecho de que sientan atracción por el otro sexo es causado por su proceso educativo en los roles
sociales. Naturalmente, siendo así, la persona puede construirse su atracción sexual, puesto que está
completamente desligada de la biología. Por todo ello, las relaciones sexuales entre mujeres son algo
positivo y aceptable, sin consecuencias indeseables y sin los roles de superioridad atribuidos a los varones. Y
esas relaciones sexuales perfectas son algo a lo que toda mujer puede acceder puesto que la elección sexual
se construye y es variable, de forma que cualquier prevención o rechazo es fruto de prejuicios inculcados.
d.- De la misma forma, el hombre homosexual es visto como el varón que ya no intenta dominar
sexualmente a una mujer y comprometerla al “penoso y esclavizador” papel de ser esposa y madre. Y
naturalmente, el hombre homosexual es el otro ejemplo a seguir en la deconstrucción de los estereotipos de
género. La homosexualidad como opción preferente, es género. Ya se había desligado el sexo de la
procreación; ahora se desliga del amor convirtiéndolo en algo mecánico que facilita los contactos
homosexuales.

e.- A raíz de la aceptación legal y social de la homosexualidad, las parejas homosexuales de ambos sexos
exigen los mismos derechos que las biológicamente reproductivas. El matrimonio como unión biológica
natural es equiparada a otras uniones. A ello ha contribuido la disgregación de amor, sexo y procreación hace
que se equiparen los diferentes tipos de uniones. Las distintas uniones entre personas del mismo sexo
equiparadas al matrimonio, es resultado de la ideología de género.

f.- Una vez las parejas homosexuales son matrimonios, tienen el “derecho” a tener hijos. Y si la biología se los
niega, la ciencia se los consigue. El menor se convierte con ello en el objeto al “derecho a tener hijos”. Como
hombres y mujeres son iguales completamente, es indiferente que a los menores los críen dos hombres o
dos mujeres. Adopciones, inseminación artificial de lesbianas a costa del contribuyente y el alquiler del
vientre de mujeres en situaciones de pobreza son las consecuencias de un derecho inexistente: el derecho a
la paternidad y la maternidad. Las implicaciones éticas de convertir a los niños en un producto de consumo
de colectivos privilegiados, del alquiler de mujeres desfavorecidas, de la manipulación y congelación de seres
humanos con su código genético único, es resultado de la ideología de género.

g.- El relativismo moral que actualmente sufrimos es fruto de la ideología de género. El colectivo
“discriminado” se salta los derechos y los valores éticos. Todo vale “si no se hace daño”, todo vale “si se
desea”, todo vale “si hace feliz”. El amor, que en el caso heterosexual solo es causa de violencia, es
ensalzado como razón última de todo tipo de acciones discutibles moralmente. La ratificación legal con
castigos para el que ose criticarlo es la última barrera de la imposición del pensamiento único y la eliminación
de la disidencia.

h.- El adoctrinamiento de los menores y el sexo prematuro, es género. El adoctrinamiento ha de comenzar


cuanto antes para que carezcan de principios morales y de barreras éticas, para que estén inermes ante la
ideología y sean manipulables como el tallo de un árbol joven. En ese mundo sin sexos, el niño,
paradójicamente es hipersexualizado. Se les presupone un derecho a la sexualidad que, afirman, les hará más
libres y sanos. Las guías sobre sexualidad basadas en la guía de la UNESCO recomiendan que el niño sea
iniciado en la masturbación desde los cinco años…

i.- El desamparo del menor, que es la mejor garantía de manipulación, también es género. Los colectivos del
género tratan, por todos los medios, de eliminar el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus
convicciones que, obviamente, son malas. Las “convicciones buenas” son las suyas propias y para
promocionarlas, además de entrar en las aulas a través de asignaturas diversas, de profesores adoctrinados,
de cursillos y tutoriales, abogan por materias claramente ideologizadas. En ellas, el género es puesto a la
altura de conceptos éticos como justicia o libertad. La Educación para la Ciudadanía y asignaturas de claro
sesgo ideológico, son género. Para obtener un menor de edad desamparado hay que destruir el cobijo moral
y de valores que supone la familia.

El divorcio se debe promocionar para que carezcan de la estabilidad familiar y la certeza de afecto que
producen personalidades estables y sólidas que se defienden de manipulaciones. Las facilidades legislativas
para el divorcio y el nulo intento político por evitar rupturas evitables sorprenden.

La destrucción de la familia, las legislaciones de rupturas de pareja sin pedir reflexión y sin un solo esfuerzo
por evitar las separaciones evitables, es género.
El menor inestable y sin confianza en sí mismo es mucho más manipulable, por lo que se facilita y
promociona su uso como arma arrojadiza en procesos de divorcio complicados, se le exige que tome partido
por un progenitor en asuntos que implican a sus mayores, se le alteran sus sentimientos con el fomento del
desafecto y el odio a uno de sus padres…

j.- La hipersexualización y el hedonismo que existe actualmente en la sociedad, junto con la separación entre
sexo, amor y procreación es también es fruto de esta ideología. Lo cual favorece tener relaciones sexuales
prematuras e inestables cuyas necesidades (medios anticonceptivos, píldora, abortos…) surgidas de la
extrema juventud, la inestabilidad sentimental y la ausencia de un proyecto vital, dan como consecuencia un
negocio que mueve una gran cantidad de dinero.

Es muy recomendable que los nuevos clientes se incorporen al mercado cuanto antes. Por ello, los púberes y
adolescentes reciben clases de educación sexual perfectamente ideadas para que generen una presión social
que los empuje a un sexo temprano. Sexo prematuro que, para muchos, supone abortos y enfermedades de
transmisión sexual por su irresponsabilidad, fruto de la edad y la sensación de impunidad y ausencia de
riesgo que implica la idea de que siempre haya solución: sea la que sea incluido el aborto. No pasa nada,
todo vale.

k.- El fomento de la incomprensión de ambos sexos y la presentación del amor romántico como origen de la
violencia de género contra las mujeres, es también fruto de la ideología de género. Este apartado lo
estudiaremos en un capítulo aparte.

l.- La promoción de la homosexualidad en las aulas, es género. Hay que señalar que, tanto en el caso de la
violencia de género como en el del acoso al que es “diferente” sexualmente, el fenómeno se ha hipertrofiado
para generar alarma social y la adhesión de la población en general mediante el falseamiento de las
encuestas, descontextualización datos e invención de la realidad.

m.- La criminalización del varón heterosexual, es género. La destrucción de la estabilidad del menor, de su
personalidad, de su autoestima, de su inocencia y de sus referentes, reforzada por la destrucción de la
familia como garante de su protección y formación, culmina con la destrucción del varón, del padre, del
esposo, del protector, de todo lo que compone la masculinidad expresada en una sociedad de origen natural.
El hombre es machista por su forma de sentir, de moverse, de sentarse, de actuar y de pensar, por sus
gustos, deseos y percepciones… por su papel biológico para la supervivencia de la especie.

n.- La eutanasia es consecuencia directa de la ideología de género. Sólo reduciendo la población


improductiva, y que además genera gastos sociales adicionales, puede mantenerse la sociedad del bienestar.
Al engaño de la “elección de la propia muerte” y el “derecho a decidir”, le sigue la presión social de terminar
con una situación que causa molestias a otros y, finalmente, la aceptación de que ese tipo de situaciones
deben ser finalizadas “de oficio” por el bien de todos. De la elección se pasa a la “ejecución benéfica”, como
está sucediendo en los países que ya llevan años con leyes de eutanasia en vigencia.

o.- Y como colofón de esta lista no exhaustiva encontramos la pederastia. La pederastia basada en el
presunto derecho sexual del niño, y el infanticidio como forma de deshumanizar definitivamente a la mujer y
al ser humano indefenso, aparecen en el horizonte como el siguiente tramo de la pendiente ética de la
ideología de género iniciada en el derecho a la sexualidad y en la cosificación del menor. Últimas
aberraciones que van a dar definitivamente al traste con las barreras morales de una sociedad que
anteriormente estuvo basada en el humanismo cristiano, el derecho natural, el respeto a la vida y la
naturaleza.

Así pues, concluyendo este apartado, el panorama no puede ser más


desolador:
Los hombres, se llevan los peores proyectiles. Con la ideología de género aparecen desorientados por el
desprecio a su naturaleza, criminalizados legalmente por su sexo, convertidos en ciudadanos de segunda
clase, acusados de maltratadores y violadores intrínsecos, heridos por ser injustamente tratados y valorados,
huyendo escaldados de las relaciones estables y los compromisos, utilizando y despreciando a unas mujeres
que sienten enemigas, acosados hasta en lo más nimio y acusados de los más rastrero (pederastia con sus
propios hijos si luchan por la custodia), empujados a la desesperación y el suicidio.

Las mujeres, un sexo sensible y generoso, quedan degradadas… envilecidas, sacando lo peor de sí mismas a
través de legislaciones revanchistas, manipuladas para odiar su biología, su físico, su comportamiento, sus
gustos y su ser ontológico, animadas a despreciar la maternidad y a matar a sus hijos de forma despiadada,
víctimas del síndrome post aborto y de las depresiones, incentivadas a utilizar a sus hijos como armas en la
“guerra de sexos”, atiborradas con sustancias nocivas para garantizarles la “salud sexual y reproductiva”
mientras deterioran su salud y son víctimas de la soledad.

Los menores aparecen sin derechos, sin sexo que les defina aunque, de forma paradójica, hipersexualizados…
troceados en el vientre de sus libres y emancipadas madres, sin dignidad humana y cosificados, mercancía
objeto del capricho de los adultos (vientres de alquiler, niños a la carta…), privados de su infancia y de su
inocencia, prematuros clientes del negocio sexual, apartados de uno de sus progenitores y utilizados por el
otro, privados de núcleos familiares sólidos para hacerlos más inseguros y manipulables, expuestos a las
teorías de lobbies con intereses espurios, ideologizados con una “educación sexual” que: les desvincula de
las relaciones estables, les cosifica con comportamientos amorales, egoístas y serviles a un sexo adictivo, les
convierte en consumidores de contraceptivos, “píldoras del día después” y abortos, les aboca al
resentimiento y a la “lucha de sexos”, sin explicarles sus diferencias y sin ayudarles a conocerse y
comprenderse para crear uniones estables.

La familia aparece en el horizonte de la ideología de género como ese enemigo a batir que protege a
hombres, mujeres y niños de la industria del género: Destruida por un divorcio facilitado hasta la
incentivación, y sin un solo esfuerzo o fondo público en evitarlo pese al problema social que supone.
Desvirtuada por la promoción de relaciones “alternativas” y valoración de éstas como familia. Corrompida en
su esencia hasta aparecer como un elemento de opresión para la mujer y una trampa económico-afectiva
para el hombre de forma que huyan y busquen relaciones alternativas. Sufriendo una manipulación social en
todos los ámbitos y en todas las edades para provocar los fracasos de hogares estables y beneficiosos para
los menores.

Las técnicas de manipulación usadas por la ideología de género


Una vez analizado este crudo panorama, examinemos ahora las “refinadas” y “sibilinas” técnicas de
manipulación que la ideología de género utiliza para conseguir tales fines.

Ya sabemos que la ideología de género afirma que hombres y mujeres somos exactamente iguales en todo.
Afirma que tenemos las mismas percepciones, capacidades, gustos, deseos, comportamientos e intereses y
que somos intercambiables si se nos educa de igual forma. Puesto que es la educación, y no la biología, la
que nos hace hombres o mujeres, la “culpa” de que una mujer sea tal cosa es de los vestidos, las muñecas, el
color rosa y el ejemplo nefasto de su madre. De esa misma forma, los balones, los juegos competitivos, el
color azul y el referente paterno es lo que hace varón al hombre.

Una educación idéntica nos debería hacer idénticos, sin embargo, no está resultando tan fácil que los
hombres dejen de comportarse como hombres y las mujeres como mujeres. De todos modos, hay que
conseguir que todos se lo crean y, una vez se lo crean, traten de adaptarse a las nuevas exigencias.

Si el ser humano no fuera tan asombrosamente adaptable y su naturaleza no tuviera un componente cultural
tan poderoso sería imposible trascender de nuestros comportamientos biológicos. Debido a esa naturaleza
cultural, intelectual y espiritual que nos eleva de lo animal, somos capaces de adaptarnos, si nos lo
proponemos, a situaciones extremas y dominar nuestra propia naturaleza biológica a través de los dictados
de la mente. El peligro de esta ideología procede de esa posibilidad de adaptación de nuestros objetivos e
ideales a sus descabellados planteamientos.

Por tanto, hay que conseguir que el mayor número posible de personas se crean la falacia, que muchos se
adapten a ella, ocultar los dramas vitales de los que fracasan en la adaptación y que, los que no se lo crean, al
menos no se atrevan a decirlo para que no se descubra la falsedad de la ideología.

En el caso de los adultos que no respondan adhiriéndose de forma entusiasta o a regañadientes, al


adoctrinamiento de medios de comunicación y organismos públicos varios, se les aplica la presión social,
la persecución del disidente, tanto más agresiva cuanto más resistencia oponga, la calumnia, el castigo
económico o penal y la muerte social.

Desgranemos ahora los distintos sistemas de manipulación, coacción y adoctrinamiento que la ideología de
género está infligiendo en nuestra sociedad.

a.- La presión social: El miedo a llevar la contraria, la necesidad de no sentirse excluido, el afán de encajar,
hacen que la presión social funcione muy bien con un alto porcentaje de la población.

Si todos afirman con vehemencia una idea, muy pocas personas se atreverán a negarla frente a la mayoría,
por miedo, por temor al ridículo o simplemente para no ser el elemento discordante.

En la mayoría de las personas, la presión social simple funciona bastante bien. Ese miedo ya natural a ser “el
diferente”, se ve acrecentado si la presión social se amplía mediante mensajes agresivos, el insulto y la
descalificación personal, las sanciones económicas, las sanciones penales y la muerte civil del disidente.

b.- La falsa dicotomía. Para conseguir que la presión social funcione más fácilmente, hay que presentar el
problema como una dicotomía; es decir, que no haya términos medios entre una posición y otra.

Negar la ideología de género no significa que vas contra la felicidad y la libertad de las mujeres, y que eres un
machista o una mujer alienada. Sin embargo, esta percepción de “todo o nada”, además de ser sencilla de
asumir, facilita la precepción del disidente como enemigo y sirve como manera sencilla de atacar a
cualquiera que se enfrente a la corriente dominante. De esa forma, ser disidente es muy incómodo, porque
uno no debe defender sus ideas sino defenderse de las acusaciones implícitas a su disidencia.

El castigo al disidente no sólo aparece como una forma de coacción, sino como reafirmación de ser “el
bueno” que ha asumido los principios y como una forma de poder de éste sobre “el malo” al que puede
vilipendiar. De tal modo que nada de lo que semejante individuo despreciable diga puede ser tenido en
cuenta.
c.- La estigmatización del disidente por pertenecer a un grupo perverso. Cuando el disidente es una persona
particular, también suele suceder que se le adscriba a un grupo social o de pensamiento al que ya,
previamente, de una forma deliberada y con un proceso sostenido y organizado, se le ha destruido la
credibilidad y la reputación.

De esta manera, es muy fácil el rechazo y el desprecio de la persona en tanto le afecta inmediatamente la
campaña de acusaciones falsas, manipulación de informaciones y rumores que se ha ejercido de forma
continuada con el grupo con el que se le identifica. De esa forma en el disidente confluyen dos motivos de
desprecio: sus evidentes pecados sociales (machista, misógino, homófobo…) y su pertenencia a un grupo
social o de pensamiento que tiene esos pecados y otros muchos más de los que se ha contagiado.

Esta estigmatización del disidente sirve como acción ejemplificadora (castigo ejemplar para atemorizar a
otros disidentes) y como linchamiento social. La injuria y el ataque argumental parece poco a los lobbies
vividores de toda esta mentira, por lo que hay que reducir al disidente a la nada.

Ninguno de estos lobbies se ha atrevido a jugarse la vida por sus ideas donde la situación de homosexuales o
mujeres es realmente preocupante. Es sorprendente que los lobbies del género, controlando, como
controlan, todas las organizaciones influyentes, no hagan nada por los que sufren en países sin derechos
humanos. Mujeres y homosexuales mueren ajusticiados por su condición sin que ningún activista del género
mueva un dedo.

Los defensores de la ideología de género son los “buenos” pues ellos luchan por los discriminados diferentes,
por las maltratadas y discriminadas mujeres, por las infelices violadas que abortan en condiciones insalubres
y mueren, por la salvación de los niños quitándolos de las manos de sus intolerantes padres y educándolos
en valores del género, por la paz y la no violencia, por el derecho a elegir la muerte…

Los que no participamos en la exaltación de la estafa que es la ideología de género, no significa que no
queramos erradicar la maldad, defender a los que sufren… pero es evidente que la falsa dicotomía y la
descalificación ad hominen nos criminaliza.

A estas técnicas de manipulación hemos de unir el hecho de mantener a los ciudadanos en la ignorancia y en
el infantilismo para que sean fácilmente dirigidos y terreno abonado para la aplicación de las diferentes
estrategias propias de esta ideología. La ideología de género necesita ciudadanos infantilizados… y los tiene.
Ciudadanos incapaces de afrontar las consecuencias de sus actos… y los tiene. Ciudadanos que relativicen el
daño ejercido, siempre poco y el que ellos puedan recibir, siempre mucho.

d.- La estrategia de la distracción. Un clásico de la manipulación de masas es la llamada estrategia de la


distracción, que consiste en inundar al público de información irrelevante de forma que se desvía la atención
de los temas importantes que más le pueden afectar. La ideología de género es una maestra en la aplicación
de esta técnica. Los periódicos dan abundante muestra de ello.

e.- Otra técnica de manipulación es la saturación informativa. En el mundo actual se genera una enorme
cantidad de noticias, por lo que no es complicado llevar a cabo esa saturación. Ante la imposibilidad de
conservar toda esa información, el cerebro humano actúa olvidando todo lo que considera accesorio, o
pasado, para dejar sitio a nuevas informaciones. Eso significa que, a mayor información, mayor olvido. Y en
ese borrado del disco de datos irrelevantes también se borran cosas importantes. Por otra parte, esa
sobresaturación resta tiempo para reflexionar y sacar conclusiones.

Desde el año 2014 se está llevando a cabo en España, a espaldas de la población, un proyecto organizado de
legislaciones lesivas para la libertad y la igualdad de los ciudadanos: las mal llamadas leyes de igualdad LGTB
y las de derechos de las personas transexuales que generan “neoderechos” para estos colectivos,
restringiendo derechos fundamentales en el resto de la ciudadanía; pero estas leyes, tan lesivas para los
ciudadanos “normales” están pasando desapercibidas para la mayoría de la población.

f.- La técnica de la gradualidad. Esta técnica consiste en que, para hacer que una sociedad acepte lo
inaceptable hay que aplicarlo de forma gradual de manera que no cause rechazo. Así se hizo con el tema del
divorcio, se ha hecho con el aborto y la homosexualidad, el “matrimonio” homosexual, la eugenesia y se está
empezando a hacer con la eutanasia y la pederastia.

Esta técnica no es nueva y proviene de un sofisma griego: cualquier idea o situación puede, dando la vuelta a
los argumentos e inventando otros, ser defendida. Es el fundamento del relativismo moral, que lleva a
aceptar cualquier cosa porque todo es defendible y por tanto, válido.

Según esta técnica de gradualidad:


1º se pasa de lo impensable a lo extremista.

2º de lo extremista a lo aceptable.

3º de lo aceptable a lo sensato.

4º de lo sensato a lo popular.

5º de lo popular a lo político

Veamos cómo se está aplicando en la actualidad esta técnica a la pederastia con el fin de hacerla aceptable
por la sociedad.

En muchos lugares se habla de los derechos sexuales de los niños. La propia OMS considera, en sus
documentos, la masturbación desde la más tierna infancia un derecho sexual del niño. Naturalmente, una
vez admitido que el niño tiene deseos sexuales y derecho a tenerlos, la aceptación de que puede desear
ejercer ese derecho con otra persona, también es cuestión de tiempo.

Para esa etapa, es importante promover ideas como las siguientes: los niños tienen derecho a su sexualidad;
sólo la gente de mente sucia ve sucio el placer; el consentimiento del menor y su libertad es lo que importa.

Se introducen casos extremos que induzcan a la duda (niñas de 10 u 11 años que ya son mujeres y que
quieren casarse) y que generen el debate con el intolerante, quien no quiere comprender que en esos casos
extremos hay que ser flexible. Novelas de casos emotivos en los que se pueda justificar la pederastia (amor
“puro y auténtico” de un hombre por un niño que le corresponde, con suicidio posterior, de uno de ellos o de
ambos, por la incomprensión social), películas con situaciones dramáticas por la negativa a aceptar ese amor.

La conclusión que se ha de sacar es que por un inexplicable prejuicio, puesto que el amor no hace daño a
nadie, se empuja a la muerte a personas inocentes. Y que, además, el niño o la niña lo desean, por lo que no
somos nadie para oponernos debido a que “no respetamos el derecho sexual de los niños” y además “no
hacen daño a nadie”.

La técnica de manipulación sentimental comienza a hacer estragos en el razonamiento lógico, y el relativismo


moral de una sociedad sin valores estables se encarga del resto.

Expertos y periodistas demuestran que durante la historia de la humanidad, siempre hubo pederastia (o en
su caso infanticidios) y no es cosa tan ajena a la civilización.

Llegados a esta fase, se empieza a hablar con naturalidad del asunto en medios de comunicación, y personas
conocidas cuentan abiertamente casos de prácticas de “amor a los niños”. El fenómeno aparece en películas,
letras de canciones y vídeos. Se muestra de forma positiva y las personas que lo defienden son adalides del
progreso, la justicia y rebeldes de la opresión de la moral trasnochada. También comienzan a utilizar la
técnica de dar a conocer muchas personas célebres, ya fallecidas, y personajes históricos que practicaban la
pederastia. El que sea verdad o no, es irrelevante porque no pueden desmentirlo.

Para justificar a los partidarios de la legalización del fenómeno se puede recurrir a la humanización de los
criminales mediante la creación de una imagen positiva de ellos diciendo, por ejemplo, que ellos son las
víctimas, ya que la vida les hizo enamorarse de los niños y se les persigue por amar. Es el momento en que el
pederasta empieza a ser héroe y la asesina de sus hijos neonatos, mujer valiente para cada vez más amplias
capas de la sociedad.

Llegados a este momento se empieza a preparar la legislación necesaria para que el fenómeno ya se acepte
por la vía de la regulación legal. Este paso no sólo supone una coacción legislativa, sino que es sabido que las
leyes tiene un alto valor pedagógico: si una ley ampara una acción, la lección que saca el ciudadano es que
eso está bien. Nunca se supone que una ley va a regular injusticias.

Los grupos de presión se consolidan en el poder y publican encuestas que supuestamente confirman un alto
porcentaje de partidarios de la legalización de la pederastia en la sociedad. En la conciencia pública se
establece un nuevo dogma: “La prohibición del amor entre cualquier persona está prohibida”.

*****

Con esto acabamos este artículo para en el próximo hablar de la violencia de género, como paso previo a la
destrucción de la familia.

Lucas Prados - 01/09/17

Nota: Para la elaboración de este serie de artículos hemos tomado bastante información del libro de Alicia
Rubio, Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres, 2ª Ed, Ed. Alicia V. Rubio
Calle, 2017.

FUENTE: https://adversariometapolitico.wordpress.com/2017/09/15/los-logros-de-
la-ideologia-de-genero-y-sus-tecnicas-de-manipulacion/

“Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os


persiguieron por ser hombres”
Alicia V. Rubio, profesora de Educación Física (como el abajo firmante) y filóloga y miembro de “Profesionales
por la Ética”, ha escrito y publicado hace pocos días un libro imprescindible para pasar de tener dudas sobre
“el género” a no tener ningún género de dudas. El libro lleva por título el mismo que este artículo.

Evidentemente, Alicia, con quien tengo una gran amistad y afinidad, nos habla de las muchas mentiras que se
enseñan a los estudiantes hoy día, en nombre del feminismo, y que luego se encargan de reforzar los medios
de información y creadores de opinión.

En la primera parte del libro, la autora expone el origen, la expansión y la relación con los lobbies
homosexualistas y su íntima relación con “este constructo social” (la denominada perspectiva de género), así
como se ha ido realizando la imposición a las mujeres de un modelo masculinizado que las niega como tales y
desprecia sus deseos, comportamientos, gustos, percepciones y capacidades; en definitiva, cuanto de
diferente y valioso tiene la identidad femenina.

En la segunda parte de su libro, Alicia aborda los peligrosos alcances, las terribles consecuencias de la
aplicación de la ideología de género: la persecución de la masculinidad, las técnicas de manipulación
utilizadas para implantar tan peligrosa y totalitaria doctrina, las formas de financiación a las que recurren sus
partidarios, las legislaciones que impone, el adoctrinamiento a los menores y sus implicaciones en la
sociedad y la familia.

Alicia V. Rubio afirma en su libro, sin circunloquios que el ser humano es una mezcla indisoluble de biología y
cultura, y que por eso nuestra felicidad depende, en gran medida, del equilibrio entre ambas naturalezas,
que avanzan hacia objetivos diferentes aunque no contrapuestos.

La autora afirma, también que, la dicotomía sexual, fundamental en la base biológica de nuestro
comportamiento, determina unas características que afectan a nuestros roles sociales. La ideología de
género, con su negación de la base biológica de la persona, trata de construir un ser humano basado solo en
su naturaleza cultural, lo que genera en el individuo concreto un alto grado de infelicidad e irracionalidad.

Alicia V. Rubio hace uso de un lenguaje claro y divulgativo y desmiente los postulados y conclusiones de la
ideología de género desde campos tan diversos como la antropología, la neurofisiología la anatomía y, sobre
todo, la realidad, el sentido común y la experiencia cotidiana.

Evidentemente en el libro imprescindible del que les hablo, están presentes muchas ideas política y
socialmente incorrectas en los tiempos que nos ha tocado vivir, tales como que la terca realidad es que la
totalidad de la historia de la humanidad, es un continuo sin interrupción del llamado “patriarcado”, tal vez
llegando incluso hasta nuestros primeros ancestros primates. En las sociedades humanas, sin excepción -
aunque disguste a las feministas- el liderazgo está asociado al varón, y el cuidado y crianza de los niños a la
mujer.

El feminismo omnipresente, subvencionado y políticamente correcto afirma sin sonrojarse que la


“socialización” guarda relación con los roles sexuales; pero es incapaz de explicar por qué la socialización
avanza siempre en una dirección uniforme, cuando – de acuerdo con sus premisas – debiera ser de forma
aleatoria, dando como resultado unas veces matriarcados y otras patriarcados.

La pregunta obligada es: ¿Por qué todas las sociedades, sin excepción, educan a los hombres para el
liderazgo y a las mujeres para las tareas domésticas? ¿Por qué no al revés?

La aplicación de la perspectiva de “género” de forma estricta acaba inevitablemente en una regresión


infinita, y termina postulando una ‘causa sin causa’, ya que el dominio masculino observable en todas las
sociedades es causado –según la ideología de género- por la “socialización”, pese a que la socialización (que
siempre origina el liderazgo masculino) en si misma tampoco posee una causa, y de alguna manera “siempre
fue así” (En contra, por supuesto, de la opinión de algunas “historiadoras feministas” tales como Marija
Gimbutas que llega a afirmar que hubo un tiempo de predominio de lo femenino, formas de matriarcado
hasta que fueron destruidas aproximadamente en el Neolítico Europeo, por hordas patriarcalistas
procedentes de oriente).

El feminismo de “género” comete el tremendo error de considerar al entorno, el ambiente social como una
variable independiente, no logrando explicar por qué el ambiente social siempre se acomoda a los límites
fijados por, y siguiendo una dirección acorde con, lo fisiológico (es decir, el ambiente nunca actúa como
contrapeso suficiente para permitir que una sociedad evite el dominio masculino de las jerarquías). Dicho de
otro modo, no es verdad, como las feministas afirman que las sociedades inventan roles sexuales arbitrarios.
Muy al contrario, las sociedades poseen los pautas de conducta que la biología parece hacer inevitables y, en
consecuencia, tratan de socializar-educar a los hombres y mujeres tomando como referencia roles que se
espera que ellos serán capaces de cumplir. La Ciencia ha demostrado sobradamente que las hormonas
masculinas y femeninas, invariablemente, crean características profundas que alteran el estado de ánimo.
Sin embargo, las feministas atribuyen la conducta de los seres humanos a la “socialización”. La razón por la
que las teorías feministas intentan forzarnos a ignorar el papel fundamental de las hormonas masculinas y
femeninas como determinantes de la conducta es que inevitablemente tendrían que reconocer que los roles
sexuales no solamente no son arbitrarios, sino que de hecho son permanentes (salvo que someta a la
persona a una intervención quirúrgica radical).

Los seguidores del feminismo de género se sienten obligados a dar una explicación puramente ambientalista
para todas las diferencias de tipo sexual, ya que si admitimos las diferencias biológicas como factores
relevantes, el dogma de que las mujeres son “víctimas de la discriminación” no tendría ninguna clase de
fundamento. Entonces, las feministas estarían obligadas a separar los efectos de la llamada “discriminación”
de aquéllos producidos por la biología, una tarea a todas luces imposible. Como resultado, según la
perspectiva de género es imprescindible afirmar a manera de dogma de fe, que las diferencias biológicas
varón/mujer no tienen consecuencias posibles que sean observables.

Tal cual dice el biólogo Garrett Hardin, afirmar que la conducta humana no está influida por la herencia, es lo
mismo que afirmar que el ser humano no forma parte de la Naturaleza. En la misma dirección que Garret
Hardin, el filósofo Michael Levin describe la teoría feminista como una forma de “Creacionismo”, una
negativa a aplicar la teoría de la evolución a los humanos.

Continuando con la “socialización”, la explicación ambientalista a la que recurren los y las feministas para
explicar los diversos roles sexuales, trasladémonos a la práctica deportiva, asunto que agradaría mucho a la
autora del libro, profesora de Educación Física como el que subscribe: en los diversos deportes en los que
existen registros de las marcas masculinas y femeninas, los hombres superan, de forma significativa, a las
mujeres. Lo corriente es que los atletas varones que ya comienzan a destacar cuando son estudiantes de
secundaria, igualen los records de las mujeres adultas que poseen marcas mundiales en su especialidad
deportiva. A las feministas no les queda otro remedio que admitir, aunque sea a regañadientes que al menos
en el ámbito deportivo la diferencia entre hombres y mujeres es debido a factores innatos, y no
consecuencia del entorno, del condicionamiento social. Ningún “adoctrinamiento de género intensivo”
acabará transformando a una mujer en un defensa respetable de la Liga Nacional de Fútbol.

Como es lógico, todo esto sitúa a las “organizaciones de mujeres” en la curiosa posición de sostener que los
factores innatos sí cuentan para explicar las profundas diferencias en el rendimiento de hombres y mujeres
en la práctica deportiva y el ejercicio físico en general, pero no están presentes en ningún ámbito más…

Ni que decir tiene que cuando las feministas acaban reconociendo la terca realidad de que existen
cualidades-potencialidades diferenciadas debido al sexo, se ven obligadas a admitir que el mayor
rendimiento de los hombres en los trabajos agotadores es debido a factores innatos, y no a la
“discriminación” o a la “socialización”.

No cabe duda alguna de que es una cuestión ideológica y no de lógica, la que mueve la hipótesis de la
absoluta intercambiabilidad varón/mujer (cuando se vean necesitadas de ello, las feministas acabarán
negando la intercambiabilidad, pese a que como norma defiendan vigorosamente todo lo que se deduzca de
ella).

Por otro lado, es importante señalar que el feminismo de género haciendo hincapié en los “derechos de los
grupos” y las ofensas al grupo, nada tiene de liberal, es profundamente reaccionario, y por supuesto
representa una ruptura radical con la larga tradición humanista que enfatiza los derechos individuales, la
igualdad de oportunidades, la promoción social teniendo en cuenta la capacidad, la destreza, el mérito. Más
todavía: el movimiento feminista ataca constantemente a la libertad de expresión, siempre que sea usada de
manera que los “grupos de mujeres” la consideren contraria a sus intereses. La perversa y liberticida doctrina
de género pretende reemplazar la idea liberal de “igualdad ante la ley” por el siniestro “algunas personas son
más iguales que otras”, premiando a las mujeres con derechos, tratos de favor y protecciones especiales que
les son negados a los hombres.

Sin embargo, cuando se dirigen a un público escasamente informado e ingenuo las feministas no dudarán en
proclamar que ellas “sólo quieren igualdad”. En el “retablo de las maravillas” del feminismo de género la
segregación o apartheid por razón de sexo es, o muy necesaria, o muy mala, dependiendo de cuál sea el sexo
que está siendo excluido.

A fin de cuentas, todos los argumentos feministas son ad hoc: utilizan cualquier argumento que se
encuentren para intentar probar lo que desean probar en ese momento (victimización, discriminación,
opresión, persecución, lo que sea) No importa que el argumento que el feminismo usa hoy, sea o no
coherente con el que usó ayer, o el que use mañana. Los hombres, simultáneamente, son y no son más
agresivos, son y no son mejores en matemáticas, son y no son más persuasivos, etc., dependiendo de qué es
lo requerido por las exigencias del momento.

Al feminismo no le preocupa lo más mínimo que alguna mujer objete que el argumento de hoy es
contrapuesto al de ayer: cualquiera que lo haga será etiquetada como “enemiga de las mujeres” y será
expulsada-excomulgada del movimiento.

Y ya para terminar, pues sería lógico que la autora del libro se acabe enfadando conmigo si se los cuento por
entero, e impido que lo compren y lo lean, no puedo acabar sin citar que la perspectiva de género es una
doctrina que pretende ser ‘total’ (pretende una respuesta ‘global’ a la totalidad de la problemática del ser
humano), como ocurre con el marxismo, en cuyas fuentes bebe, sin lugar a dudas.

Según la interpretación de la ideología de género, la sociedad actual está fundamentada en el matrimonio y


la familia, en la que existe una determinada división de roles; y es intrínsecamente perversa porque está
sujeta a los dictados de una ‘clase’ dominante: los varones; según la ideología totalitaria “de género” la
familia es un ámbito donde se educa de tal manera que se facilita, inculca, anima a la violencia contra la
mujer.

En semejantes ocurrencias se inspira la denominada “ley de violencia de género”, según sus promotores, los
feminicidios, son la respuesta del ‘macho dominante’ a los deseos de emancipación y libertad de la mujer. El
varón apegado a formas de conducta ya periclitadas, el varón educado en la familia y la religión
judeocristianas, en el patriarcado, niega la autonomía de su pareja y, a partir de un determinado límite,
resuelve el conflicto matándola.
Naturalmente, dado que es una ideología bastante chapucera, no existen datos que corroboren o apoyen
tales hipótesis. Todo lo contrario.

Si la hipótesis de la ‘perspectiva de género’ fuera verdad, la violencia de la que las mujeres son víctimas y,
sobre todo, los asesinatos, se darían en mayor medida en las personas educadas de forma más tradicional
que en las personas jóvenes. Sin embargo, la tozuda realidad demuestra que las cosas no son así: la inmensa
mayoría de homicidas son menores de 40 años, y el 20 por ciento, menores de 30. Los homicidas mayores de
50 años, el grupo en teoría más peligroso por su supuesto ‘patriarcalismo’, apenas representa el 40 por
ciento de los casos.

Si la teoría “de género” fuera cierta, las personas con mentalidad tradicional deberían cometer más
homicidios que las más ‘liberales’ o ‘progres’. Pero no es así. Las personas unidas por matrimonio religioso
presentan una menor tendencia al homicidio que las unidas por matrimonio civil; y, a su vez, estas,
muchísimo menos que las que viven como pareja de hecho.

Casualmente, las estadísticas demuestran que existen diez veces más posibilidades de homicidio en una
relación de pareja de hecho.

Si las afirmaciones de la perspectiva de género que inspiran la ley fueran ciertas, los países ‘más liberales’,
con una mayor tradición de emancipación de la mujer, como los países nórdicos y anglosajones, deberían
poseer una incidencia mucho menor que los países de raíz tradicional y católica, como Portugal, España,
Italia, Grecia (ortodoxa), incluso Irlanda. Pero no es así, sino todo lo contrario. Suecia tiene el dudoso honor
de liderar el ránking, junto con Gran Bretaña y los países del norte de Europa, mientras que la cola
corresponde precisamente a los países mediterráneos e Irlanda.

El tópico estereotipo de un presunto ‘macho violento’ de pelo en pecho, color cetrino y mirada cejijunta
frente a un rosado varón nórdico, de ojos azules y actitudes liberales, es falso: el nórdico, estadísticamente,
presenta una mayor tasa de feminicidios; y no solo esto, sino también de violaciones.

Bueno, ya no les cuento más, pues mi amiga Alicia va a acabar enfadándose –con razón- conmigo; compren y
lean (y divulguen) “Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres”: Para entender
cómo nos afecta la ideología de género, un libro sin duda imprescindible para pasar de tener dudas sobre el
“género” a no tener ningún género de dudas.

¡Que les aproveche!

Carlos Aurelio Caldito Aunión

FUENTE: http://www.alertadigital.com/2016/10/01/cuando-nos-prohibieron-ser-
mujeres-y-os-persiguieron-por-ser-hombres/