Está en la página 1de 42

LAS SINARQUÍAS INTERNACIONALES

(Recopilación)

- "LA SINARQUIA O LAS SEIS INTERNACIONALES"

- Juan D. Peron contra la sinarquía y su Tercera posición.

- Principios de una Política Fundacional

- LAS SOCIEDADES INTERNACIONALES Y SU INCIDENCIA EN LOS


POLÍTICOS ARGENTINOS
- ¿Peronismo vs. Masonería? I, II y III
 - El Concepto de Sinarquía Internacional
- LA SINARQUÍA SIONISTA JUDAIZA AL CLERO CRISTIANO

(Material reunido solo como introducción al estudio del tema)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"LA SINARQUIA O LAS SEIS INTERNACIONALES":

En este artículo analizaremos las seis internacionales sinárquicas que describió el ex presidente argentino Juan


Domingo Perón mientras era profesor de "Historia Militar" en la Escuela Superior de Guerra.

Introducción
Cuenta una anécdota que Perón estaba dando una clase en la Escuela Superior de Guerra sobre la situación
mundial y las Cinco Internacionales: Masonería, Vaticano, Sionismo, Comunismo,Socialdemocracia. 
Y de repente Perón dice:

- Pero la más peligrosa de todas es la Sexta Internacional. 


Hace una pausa y mira a un coronel con cara de sorprendido. 
- ¿qué pasa? ¿Qué no entiende coronel? 
- Mi coronel, Ud. habló todo el tiempo de cinco internacionales, y ahora habla de una sexta, ¿cuál es? 
- La Sexta Internacional es la Internacional de los Boludos. Están en todas partes y no descansan nunca, están
todo el día haciendo boludeces.

Adelantado de la época
Perón fue profesor durante los años 30, poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, esta
descripción tuvo que haber sido hecha por el entre 1930 y 1938 aproximadamente:
las internacionalessinárquicas que describió hace más de 70 años prácticamente siguen siendo las mismas.

Podemos decir entonces que Perón fue un adelantado de su época: se sabe también que a comienzos de los años
70 Perón ya hablaba del mundo "mundializado", 20 años antes de comenzar el proceso de globalización.

Descripción de las sinarquías internacionales:


A continuación describiremos cada Internacional según el orden en que las nombrara Juan D. Perón.

Masonería
La masonería fue fundada hacia fines del siglo XVII. Si bien su objetivo principal era, al igual que la antigua gnosis,
la evolución espiritual y el aprendizaje del hombre pronto aparecieron dentro de su seno sociedades secretas
como los Iluminati que convirtieron a la masonería en un verdadero aparato sinárquico. La mayor parte de las
logias masónicas están integradas por judíos, tanto en la cúpula como en sus distintas jerarquías o grados.

La masonería estuvo detrás de la Revolución Francesa (abuela de la revolución comunista de 1917), las dos
guerras mundiales, y posiblemente en años más recientes, de los atentados a las torres gemelas. La masonería ah
llegado incluso a infiltrarse en el seno de la iglesia católica y viceversa.

Vaticano
Perón consideraba a la Iglesia Católica, más precisamente al Vaticano como una internacional sinárquica. Dentro
de la Santa Sede separaba al pontificado por un lado y a la jerárquica gobernante por el otro. 
Olvidando el legado de Jesucristo, la Santa Sede no solo amasó una imponente fortuna sino que se lanzó a formar
parte de la sinarquía internacional: sus mensajes emplean la capciosidad y el entendimiento de "ciudadanos del
mundo", "hombre universal" o "gobierno universal".

Dentro del catolicismo se destaca el Opus Dei, organización de tipo liberal y católica que se la considera como una
colateral de las logias masónicas existentes. Esta secta trata de confundir a los movimientos nacionales de
liberación, para desorganizarlos y obtener el dominio de los mismos, en una definitiva estrategia sinárquica.

Sionismo
La rama más extremista del la religión judía es en nuestros días (y también en el momento que Perón describió las
sinárquicas) la internacional más poderosa de todas. Aunque fue fundada en 1879 por Theodor Herzl sus planes
son anteriores. Ya desde las sombras se había formado este movimiento cuya sede central era Estados Unidos,
donde el presidente Jacobo (James) Monroe manifiesta que América (los Estados Unidos), será la guía, la cabeza
del mundo. En 1860 el judío francés Cremier, dijo:  

"Ante todo nosotros queremos quedarnos judíos y no reconocemos otra religión. La gloria judía debe cubrir toda
la Tierra". 

En 1897 se reúne el primer Congreso Mundial Judío – sionista y se establecen las bases de lo que sería –como
dijimos anteriormente- la internacional más poderosa: se escriben Los Protocolos de los Sabios de Sión, tildado de
falsificación antisemita varios años después. Sin embargo todo se cumplió tal cual los protocolos: la revolución
comunista de 1917 y los siguientes gobiernos marxistas alrededor del mundo son prueba de ello. El mayor logro
del sionismo fue la usurpación de Palestina, donde desde hace 60 años se practica el holocausto palestino.

Comunismo

Como nombramos anteriormente el comunismo es el arma del sionismo: desde la publicación del manifiesto
comunista de Karl Marx en 1848, su poder fue incrementándose hasta mezclarse con el capitalismo liberal. Su
huella dejó un saldo de cerca de 120 millones de muertos desde 1917 hasta la fecha. Si bien "desapareció" en
1991, el marxismo culturalnunca murió, sino que vive en las democracias occidentales. Hoy existen varios países
marxistas-liberales (Suecia, Venezuela, Noruega) y meramente marxistas (Cuba, Laos, Corea del Norte).

Socialdemocracia
Perón fue un gran visionario al catalogar como una internacional sinárquica a la socialdemocracia: hasta esos años
la socialdemocracia solo había servido como puente para llegar al comunismo (Lenin y Stalin habían transitado
por la socialdemocracia antes de la revolución).

Después de la Segunda Guerra Mundial y en especial después de la caída de la URSS es cuando se fortalece: la
mayoría de los países europeos y americanos pasaron por la socialdemocracia o el llamado "eurocomunismo" que
es prácticamente lo mismo (en la Argentina tuvimos el ejemplo del rey de la inflación Raúl Alfonsín o incluso el
actual gobierno de los Kirchner).
Internacional de los "boludos"
"Boludo" en el lunfardo argentino quiere decir idiota o imbécil. Perón utilizó la expresión "boludos" seguramente
para referirse a la apatía o ignorancia en general.

Lo que el general Perón quiso decir es que gracias al control sinárquico de los medios de información y


la educación, la gran mayoría de las personas tiene un mal concepto o simplemente ignoran quiénes están detrás
de una buena parte de los problemas mundiales. Es algo muy difícil de entender a la perfección, pero
lamentablemente la existencia de un gobierno sinárquico mundial es tristemente real. Funcionó perfectamente
en las últimas elecciones argentinas donde resultó electo Macri.

Fuente: http://es.metapedia.org/wiki/Per%C3%B3n_y_las_seis_internacionales  

Juan D. Peron contra la sinarquía y su


Tercera posición.

LA TERCERA POSICIÓN DOCTRINARIA  


                        “Para nosotros los justicialistas el mundo se divide hoy en capitalistas y comunistas en pugna:
nosotros no somos ni lo uno, ni lo otro. Pretendemos ideológicamente estar fuera de ese conflicto de intereses
mundiales. Ello no implica de manera alguna que seamos en el campo internacional, prescindentes del problema.

            Pensamos que tanto el capitalismo como el comunismo son sistemas ya superados por el tiempo.
Consideramos al capitalismo como la explotación del hombre por el capital y al comunismo como la explotación
del individuo por el Estado. Ambos “insectifican” a la persona mediante sistemas distintos. Creemos más;
pensamos que los abusos del capitalismo son la causa y el comunismo el efecto. Sin capitalismo el comunismo no
tendría razón de ser, creemos igualmente que, desaparecida la causa, se entraría en el comienzo de la
desaparición del efecto.
            Esto lo hemos probado durante los ocho años de nuestro gobierno en que, el Partido Comunista en
nuestro país, alcanzó su mínima expresión. Para ellos nos bastó suprimir los abusos del capitalismo procediendo
por evolución en los sistemas económicos y sociales.

            Es indudable también que esta revolución reaccionaria [la llamada Revolución Libertadora], al destruir
parte de nuestras conquistas y volver a los viejos sistemas, traerá consigo un recrudecimiento del comunismo en
la Argentina. El comunismo es una doctrina y las doctrinas sólo se destruyen con una doctrina mejor. La dictadura
militar con su sistema de fuerza y arbitrariedad pretenderá destruir con la fuerza lo que es necesario tratar con
inteligencia. Ni la policía, ni el ejercito son eficaces en este caso. Una justicia social racionalmente aplicada es el
único remedio eficaz y, los militares entienden muy poco de esto. Menos entenderán aún estando como están en
manos del más crudo reaccionarismo conservador y clerical.

            Nuestra doctrina ha elaborado consecuentemente con la concepción ideológica toda una técnica de lo
económico y lo social, como asimismo en lo político.

            En lo económico abandonamos los viejos moldes de la “economía política” y los reemplazamos por la
“economía social” donde el capital está al servicio de la economía y ésta al del bienestar social. En lo social el
justicialismo se basa en la justicia social a base de dar a cada individuo la posibilidad de afirmar su derecho en
función social. Se capitaliza al Pueblo y se da a cada uno la posibilidad de realizar su destino, de acuerdo a sus
calidades y cualidades, dentro de una comunidad que realiza a sí mismo por la acción de todos. En lo político
buscamos congruentemente, el equilibrio entre el derecho del individuo y el de la comunidad.

            Yo puedo afirmar que el pueblo Argentino es justicialista y que las conquistas alcanzadas no pueden ser
destruidas por la reacción. Nuestra doctrina sólo podría ser superada por otra doctrina mejor y, en la reacción, no
veo hombres capaces de construir nada permanente.

            En cambio creo que la lucha se ha desencadenado en el Pueblo argentino, a raíz del establecimiento de la
dictadura militar oligarco-clerical, será una tonificación para nuestro movimiento justicialista. La historia prueba
que las doctrinas, para triunfar, necesitan ser combatidas. Ello las fortalece y las extiende. Si los cristianos no
hubieran sido arrojados al circo, quizá el cristianismo no habría llegado al siglo XX.

            Nuestro movimiento es doctrinario. Podrán destruir nuestras estatuas y aun nuestras instituciones, pero,
no lograrán neutralizar los sentimientos y la convicción de muchos millones de justicialistas convencidos, místicos
y aun fanáticos.”

"La fuerza es el derecho de las bestias" Juan Domingo Perón.


La existencia del Tercer Mundo enfrentado a los actuales imperialismos constituye el intento de liberación que
gravita hacia la integración de la historia que ha de ser simultanea a la integración geopolítica. Durante los diez
años del gobierno Justicialista de la República Argentina fue libre y soberana. Nadie metió sus narices en ella sin
que llevara su merecido. Pero al cabo de esos diez años la sinárquica internacional, coaligada con el Cipayismo
vernáculo, al servicio del colonialismo nos aplastaron…Este desarrollo intenso de la política internacional, dentro
y fuera de los países, ha impuesto la necesidad de crear los instrumentos para manejarla y así han surgido las
Grandes Internacionales. El capitalismo y el comunismo soviético no son sino dos de ellas, aparentemente
contrapuestas pero, en realidad de verdad, perfectamente unidas y coordinadas. Para comprobarlo, basta
recordar 1939 cuando se aliaron para aniquilar a un tercero en discordia, representado entonces por Alemania e
Italia. No es menos elocuente lo que sucedió en la Conferencia de Yalta en la que ambos imperialismos se ponen
de acuerdo y coordinan sus futuras actividades de dominio y explotación. Pero es que todo tiende a
internacionalizarse alrededor de ello, lo que, en último análisis, es el triunfo del internacionalismo comunista. La
masonería, el sionismo, las sociedades internacionales de todo tipo, no son sino consecuencias de esa
internalización del mundo actual. Son las fuerzas ocultas de la revolución como son las fuerzas ocultas del
dominio imperialista”. Juan Domingo Perón, “La hora de los pueblos”.

Sinarquía, Conceptos Fundacionales


“Es decir que nosotros, frente al poder imperialista y frente a la gran Sinarquía internacional, manejada desde las
Naciones Unidas, donde están el comunismo, el capitalismo, el judaísmo, la Iglesia Católica que también cuando la
pagan entra la masonería; todas esas fuerzas que tienen después miles de colaterales en todo el mundo son las
que empiezan a actuar…” (Diálogo Perón Cornicelli, Revista Las Bases, n° 17, 18 de julio de 1972, pág. 34 47).
“Sinarquía significa según su contexto etimológico: la convergencia radical de principios de poder que obran en el
mundo desde los orígenes de la humanidad. Esta convergencia de los principios de poder contrapuestos es la que
nos indica que estamos en un nuevo momento de los procesos del Gobierno mundial, porque esto no ha ocurrido
en el nivel de las logias iluministas de los siglos XVII y XVIII, ni en las revoluciones del siglo XIX; ocurre en cambio a
nivel del siglo XX, después del proceso de liquidación que significan las guerras mundiales.” (Cf. Carlos Alberto
Disandro, La conspiración sinárquica y el estado argentino, pág. 55).

Gobierno Sinárquico
“Sobre la tarea de captación con que se amenaza al peronismo por parte de la dictadura, debe tenernos sin
cuidado. Mientras los dirigentes sean leales hay que seguir el juego, veremos hasta cuando les llega. Si se trata de
dirigentes desleales, en el pecado llevarán la penitencia, porque el fracaso al que la dictadura está abocada les
envolverá también a ellos, Este es un juego muy difícil en el que no sólo hay que ser buen jugador, sino que
también hay que tener una prudencia extraordinaria: hay que considerar que se trata de un poder sinárquico
mantenido por un “entourage” en el que se mezcla el jesuitismo de Onganía con la masonería de Busso y
compañía, el judeo marxismo de Frondizi con el liberalismo estúpido de los demás. Todos ellos enfrentados a la
línea nacionalista de las Fuerzas Armadas que comienza a alborotarse impulsada por los disparates
gubernamentales que, en algunos casos se cometen por incompetencia de unos pero en la mayoría de los casos
por los intereses de otros. A todo esto hay que sumarle las ambiciones de los Osiris Villegas y otros y se tendrá un
claro panorama de la quilombificación dominante.” (Carta del General Juan Domingo Perón a Andrés Framini, del
30 de setiembre de 1966).

Patria
“La Patria tiene en este momento una causa justa que cuidar y objetivos que cumplir y mantener. Ese debe ser el
significado de esa llama de la argentinidad, que podríamos hoy fijar como causa de nuestra revolución salvadora
de la nacionalidad; y como objetivos que ningún argentino debe olvidar, la independencia económica de la Nación
y la institución en nuestra Patria de una economía social que reemplace a la antigua economía capitalista de la
explotación.” (Discurso del General Juan D. Perón del 8 de setiembre de 1949).
“Cuando todos los argentinos comprendan que la grandeza de la Patria es la grandeza de los argentinos, cuando
todos los argentinos comprendan que cualquiera sea la lucha que emprendan en el orden interno ella no puede
estar jamás dirigida contra el país, ese día la Argentina comenzará una marcha de ascensión que no se detendrá
hasta la gloria y hasta el logro venturoso de la Gran Argentina que todos soñamos.” (Discurso del General Juan D.
Perón del 29 de julio de 1949).

Nación
La Nación es la unidad histórica perdurable. Ella constituye, por lo tanto, el substractum de todos los procesos, el
objetivo de la vida histórica de un pueblo, la meta de un Estado que la sirve y engrandece. El Estado y el Pueblo
hallan su realización plena, en el marco pleno de la Nación. La Nación es superior a las formas de gobierno, a las
constituciones políticas, a las estructuras técnico-administrativas, al desarrollo moderno de los llamados partidos
políticos, etcétera. La Nación es independiente de las tendencias centralizadoras mundiales, y su destino no debe
someterse, por ningún concepto, a los dictados de potencias internacionales y destructivas: el dinero, la banca, la
propaganda, la tecnología bélico-política, las sectas esotéricas, etcétera. Cada uno de esos factores debe ser
estudiado, a fin de poder sobrellevar sus ataques y acechanzas, ya que ellos buscan el aplastamiento de la Nación.
La realidad histórica que llamamos Nación no es pues excluyente, sino creativa; no es tampoco de una apertura
indiferente, sino que cumple una misión precisa e inconfundible; no constituye una mezcla de conceptos tomados
al azar, sino que se apoya en el mundo como unidad y como una constante incambiable, a la cual deben
someterse los diversos aportes de los tiempos y de los hombres.” (Cf. Carlos A. Disandro, Principios de una
política fundacional, Mar del Plata, Editorial Montonera, Colección Estado Nuevo, Cuaderno 1, 1968).

Estado
“El Estado es la estructura consciente de la Nación. Sirve a la Nación de la cual es como la manifestación superior
y nítida. Porque el Estado sirve a la Nación y no a la inversa, todas sus estructuras políticas, administrativas,
pedagógicas y financieras deben ordenarse a: 1) Mantener la unidad histórica de la Nación; 2) Acrecentar su
empuje creativo o su expansión histórica; 3) Incorporar al desarrollo vertebral de la Nación todos los elementos
más o menos periféricos.”
En consecuencia, el Estado está obligado a: 1) Rechazar los elementos y procesos disolventes respecto de aquella
unidad histórica; 2) Impedir el asalto interno y externo al empuje creativo advirtiendo lo que constituye un desvío
de esa orientación y reprimiéndolo; 3) Desalojar aquellos factores periféricos que, como consecuencia de su
desarrollo o de su violencia pueden transformarse en factores revolucionarios, contrafuertes del contenido
mismo de la Nación.”
(Cf. Carlos Alberto Disandro, Principios de una política fundacional, Mar del Plata, Editorial Montonera, Colección
Estado Nuevo, Cuaderno 1, 1968).

Pueblo
“El Pueblo es el sujeto concreto donde se realiza la historia viva de la Nación. La Nación está expresada en el
Pueblo, aunque no se confunda con él. El nexo entre la Nación y el Pueblo es precisamente el Estado; por ello,
cuando el Estado declina o se corrompe, o cae en manos de facciosos, tiende a destruir la Nación y a esclavizar al
Pueblo. Se impone, entonces, o la trasformación del Estado o la creación de un Estado nuevo, que sirva a la
Nación, ordene las estructuras político administrativas, pacifique al Pueblo y lo cohesione sobre la base de la
Justicia y el Bien. Nación, Estado y Pueblo representan el punto de partida para una concepción de la historia, en
donde intervienen las razas, las estirpes, el hombre, las instituciones y sus obras.” (Cf. Carlos A. Disandro,
Principios de una política fundacional, Mar del Plata, Editorial Montonera, Colección Estado Nuevo, Cuaderno 1,
1968).

Cipayo
“Hace pocos días consultaba a letrados si correspondía alguna pena a un hombre argentino que sale del país y en
el extranjero trabaja con sus actos y con su propaganda para deshonrar a su Patria; preguntaba si le correspondía
alguna pena a ese hombre que en el extranjero se alía a las fuerzas contrarías a su nacionalidad para denigrar a
sus conciudadanos y a su Patria. La ley no lo reconoce como delincuente. Pero ¿cómo es posible eso si el honor, la
dignidad, la ética nos están diciendo a gritos que ese es el peor delito que puede cometer un ciudadano, que esa
es la mayor traición que puede cometer un argentino?” (Discurso del General Juan D. Perón del 25 de julio de
1949).
“Sin embargo, no debemos culpar a los colonizadores, sino a los nativos que se dejaron sobornar por una paga
que, como la de todas las traiciones, lleva el estigma de la infamia. Una legión de hombres indignos se ha formado
en la “escuela de la entrega” tolerados por nuestra desaprensión y nuestro olvido y estimulados por las ventajas
materiales y la propaganda falaz e interesada, a través de la cual se han forjado artificialmente “grandes
hombres” en los que no existía sino la acumulación de todas las miserias… Esta “escuela de la traición” va
prosperando y hoy “entregar el país” es más bien un acto de “buena diplomacia” aunque ello implique la miseria,
el hambre y el dolor de muchos millones de seres dignos de mejor suerte.” (Cf. General Juan D. Perón, Los
vendepatrias. Las pruebas de una traición, capítulo “Vendepatrias y cipayos”, Buenos Aires, Editorial Freeland,
1972, pág. 163).

La concentración Sinárquica
“En cuanto a la concentración sinárquica – que es esencialmente una concentración de poderes- ella significa en
pocas palabras la construcción progresiva de un gobierno mundial, que tenga no sólo auctoritas y potestas, sino
sobre todo imperium. Ese gobierno así entrevisto dialécticamente, estaría integrado según H. Kissinger por tres
estamentos: 1) cúpulas decisionistas – o sea las que tienen imperium en sentido estricto; 2) senado de las
multinacionales, que comparte su potestas con las cúpulas; 3) pueblos, naciones o estados, con minúscula, que
formarían la base, el territorio geopolítico que recepta los impulsos revolucionarios o las normas operativas, y a
quienes se les otorga una franja de auctoritas, variable según cambiantes condiciones globales o estratégicas. El
imperium decide; la potestas consolida el poder mundial organizado, articulado, potenciado en su organicidad
tecnocrática; la auctoritas hace crecer el empeño de la esclavitud mundial en el territorio mostrenco de los
pueblos sometidos (…)”. (Cf. Carlos A. Disandro, Segunda Guerra de la Independencia y Tercera Guerra Mundial,
La Plata, Ediciones Hostería Volante, 1988, pág. 60 ).

Las guerras de la Independencia


“La Primera Guerra de la Independencia, cuyos conductores militares fueron San Martín y Bolívar, y otros que no
necesito mencionar, significó la instalación de la Nación Americana, pero no del Estado Americano. No hay ni
hubo nunca en la historia de Occidente esa dimensión política. Por otra parte, lo que llamamos “estados
nacionales” son en realidad concentraciones burocráticas en manos del enemigo sinárquico, que las manipula
como una herramienta útil, Estamos ahora en la Segunda Guerra de la Independencia; ella sin embargo transcurre
en medio de la III Guerra Mundial, cuyo objetivo previo, más bien de carácter geopolítico que bélico, es
precisamente dominar y abatir los pueblos y los pactos (foedera pacta) que pudieran procurar o conducir la
Segunda Guerra de la Independencia americana , dado que la regimentación sinárquica debe impedir el
advenimiento del Estado Americano (.. .)
“( …) ahora bien, cuando hablamos de Segunda Guerra de la Independencia hablamos en realidad de dos cosas
fundamentales:
1) la instalación de un Estado soberano americano que se imponga en medio de la III Guerra Mundial, como un
bloque decisionista que impida la rapacidad de los imperialismos en pugna estratégica en vista del gobiernos
mundial;
2) Integración social de la comunidad política organizada, para realizar los ideales de una doctrina política del
Estado, considerada en su estricta dimensión estratégica y estética. Pero es justamente Argentina del 17 de
Octubre la que puede clarificar una conducción geopolítica, operativa y eficaz”.
(Cf. Carlos A. Disandro, Segunda Guerra de la Independencia y Tercera Guerra Mundial, La Plata, Ediciones
Hostería Volante, 1988, pág. 58 y sgs.).

El Conductor
“El conductor, en cualquiera de sus aspectos, es siempre un hombre que no sólo ha cultivado la capacidad de
acción, sino también los valores morales que le dan la autoridad que necesita para conducir. La conducción de la
clase trabajadora no es un mero acto administrativo sino que es, precisamente, la aplicación de los principios
orgánicos y de acción que rigen la actividad de los hombres que están destinados a realizar algo por el país y por
la clase trabajadora. Es inútil la charlatanería de los que normalmente están siempre en contra de la realidad y de
la verdad, de esos teóricos o especuladores que abundan como excrecencias malditas en todas las organizaciones
de la vida. Señores: durante los últimos treinta años hemos observado en nuestras organizaciones sindicales la
presencia de muchos de estos falsos apóstoles, que han ido quedando en el camino despreciados y vilipendiados
como lo merecieron. No se improvisan los dirigentes cuyos valores morales e intelectuales los capacitan para la
conducción. Los que llegan a ella es porque tienen valores reales, y quienes los discuten son, precisamente,
aquellos que en estos hechos y en la acción de todos los días no han sido capaces de demostrar semejantes
valores”. (Cf. Juan D. Perón, Clase magistral del 30 de abril de 1974 en la Confederación General del Trabajo, en
Mensajes de abril a junio de 1974, S. P. y D., Buenos Aires, 1974, pág. 72).

https://raicesyevolucion.wordpress.com/2014/06/03/juan-d-peron-contra-la-sinarquia-y-su-tercera-posicion/

Principios de una Política Fundacional


Por Carlos A. Disandro

Nación, Estado, Pueblo


La Nación es la unidad histórica perdurable. Ella constituye, por lo tanto, el substractum de todos los procesos, el
objetivo de la vida histórica de un pueblo, la meta de un Estado que la sirve y engrandece. El Estado y el Pueblo
hallan su realización plena en el marco pleno de la Nación. La Nación es superior a las formas de gobierno, a las
constituciones políticas, a las estructuras técnico-administrativas, al desarrollo moderno de los llamados partidos
políticos, etc.
La Nación es independiente respecto de las tendencias centralizadoras mundiales, y su destino no debe
someterse, por ningún concepto a lo: dictados de potencias internacionales y destructivas: el dinero, la banca, la
propaganda, la tecnología bélico-política, las sectas esotéricas, etc. Cada uno de estos factores debe ser
estudiado, a fin de poder sobrellevar sus ataques y asechanzas, ya que ellos buscan EL APLASTAMIENTO DE LA
NACIÓN.

La realidad histórica que llamamos Nación no es pues excluyente, sino creativa; no es tampoco de una apertura
indiferente, sino que cumple una misión precisa e inconfundible; no constituye una mezcla de conceptos tomados
al azar, sino que se apoya en el mundo como unidad y como una constante incambiable, a la cual deben
someterse los diversos aportes de los tiempos y de los hombres.

El Estado es la estructura consciente de la Nación. Sirve a la Nación, de la cual es como la manifestación superior y
nítida.

Porque el Estado sirve a la Nación, y no a la inversa todas sus estructuras políticas, administrativas, pedagógicas y
financieras deben ordenarse a:

1) Mantener la UNIDAD HISTÓRICA de la Nación;

2) Acrecentar su EMPUJE CREATIVO o su EXPANSIÓN HISTÓRICA;

3) Incorporar al desarrollo vertebral de la Nación todos los elementos más o menos periféricos.

En consecuencia, el Estado está obligado a:

1) Rechazar los elementos y procesos disolventes respecto de aquella UNIDAD HISTÓRICA

2) Impedir el asalto interno y externo al EMPUJE CREATIVO, advirtiendo lo que constituye un desvío de esa
orientación, y reprimiéndolo;

3) Desalojar aquellos factores periféricos que, como consecuencia de su desarrollo o de su violencia pueden
transformarse en factores revolucionarios, contrafuertes al contenido mismo de la Nación.

El Pueblo es el sujeto concreto donde se realiza la Historia Viva de la Nación. La Nación está expresada en el
Pueblo, aunque no se confunde con él.

El nexo entre la Nación y el Pueblo, es precisamente el Estado, por ello cuando el Estado declina, o se corrompe, o
cae en manos de facciosos, tiende a destruir la Nación y a esclavizar al Pueblo. Se impone, entonces, o la
transformación del Estado o la creación de un Estado nuevo, que sirva a la Nación, ordene las estructuras político-
administrativas, pacifique al Pueblo y lo cohesione sobre la base de la justicia y el bien.

Nación, Estado y Pueblo representan el punto de partida para una concepción de la Historia, en donde
intervienen las Razas, las Estirpes el Hombre, sus Instituciones y sus Obras.

Las raíces religiosas, temporales, culturales


Ninguna Nación, Estado o Pueblo es un mero fenómeno histórico. Ellos poseen, o deben poseer, un trasfondo,
donde se manifiesta la Presencia y la Actividad de Dios en la Historia. A esta concepción puede denominársela
Concepción Sacra de la Historia. A ella se opone una concepción Racionalista, Evolucionista, Materialista de la
Historia.

Mientras para la concepción Sacra, la Nación es, en definitiva, un órgano de Dios en la Historia, para la concepción
materialista, la Nación o el Estado constituyen el resultado de una evolución física, que debe proseguir su curso.
La concepción Sacra tiene su máxima expresión en la concepción Católica de la Historia y del papel de las
naciones.

La concepción Materialista tiene su máxima expresión en la doctrina Marxista-Leninista de la Nación y del Estado.

Estas dos concepciones son opuestas, excluyentes y contrarias. No pueden entrar en alianzas; y en cuanto a las
llamadas coexistencias, sólo son tácticas de la Posición Leninista-Comunista.

La Nación, pues, tiene una raíz transhistórica, o sea que está más allá de los sucesos, propósitos y finalidades
meramente temporales; en esto la Nación se asemeja a las personas. La Nación en tanto que Unidad Histórica,
como los Hombres, en tanto que Unidades personales, reconoce un solo Autor y Señor: Dios. Es ésta la primera
afirmación del auténtico tradicionalismo, que no parte de una mera cuestión localista, casi folklórica, sino que
subraya una fuente absoluta de toda tradición.

Esa tradición tiene, además, expresiones temporales y culturales concretas: fueron hombres determinados,
guiados por ideales determinados y asistidos por una Providencia Divina, los que pusieron en marcha la Unidad
histórica de nuestra Nación.

Este será el segundo significado del tradicionalismo, el más concreto y visiblemente activo, el que se presta, por lo
mismo a equívocos más frecuentes.

En suma pues: el tradicionalismo ofrece dos vertientes: una absoluta, que se refiere al vinculo de Dios con la
Nación. En nuestro caso, ese vínculo se expresa en el papel de España Católica y en el papel de la Iglesia Católica,
como confundadora de la Nación.

La segunda vertiente se refiere a los hombres, instituciones, acontecimientos, etc., que constituyen la superficie
fenómeno lógica pero cuya validez depende de la correcta relación con las fuentes. Por ello se ha dicho, líneas
arriba, que este aspecto se presta a equívocos frecuentes. Pues esta correcta relación podría no darse y la Nación
no está obligada a custodiar algo que significaría su suicidio.

En esta segunda vertiente todos convenimos en que participan con una relación correcta respecto de esa
tradición un Gerónimo Luis de Cabrera, un Belgrano o un San Martín En cambio, es discutible, si lo es, un
Rivadavia o un Mitre. Es esto lo que se debe examinar con criterio analítico, y a la luz de los principios enunciados
anteriormente.

La interrupción de la Tradición o del vínculo correcto con sus fuentes, suele hacerse visible, no al nivel de la
Nación sino al nivel del Estado y del Pueblo. Esa ruptura entre la tradición fundamental y viviente, y el Estado,
como conciencia de la Nación y como nexo entre la Nación y el Pueblo, esa ruptura, pues, se transforma en la vía
por donde se consolida el proceso revolucionario Anti-Tradicional, que en la historia de occidente ha tomado la
forma concreta del Marxismo-Leninismo.

La esfera de poder
Ni la Nación, ni el Estado, ni el Pueblo se configuran en un proceso amorfo e indiferente. Por el contrario advienen
como ejercicio de un Poder concreto.

La Historia está configurada por las Ideas, que se expresan en los procesos, y por el Poder, que las encarna y les
da consistencia temporal. El Poder es el elemento activo de la Nación y representa lo que en la individualidad
personal el vínculo entre la inteligencia y la voluntad. En el Poder se manifiesta el curso histórico de la Nación del
Estado y del Pueblo. En cuanto a la Nación, el Poder procede de sus raíces tradicionales auténticas, o debe
proceder de allí procurando evitar en las coyunturas históricas sus desvinculaciones con la Unidad Metafísica de la
Nación.
En cuanto al Estado, el Poder le otorga su carácter Fundacional, que permite mantener una expansión benéfica y
justa, incorporar múltiples aspectos sociales, pedagógicos y técnicos, y vigilar la ruta Política de la Nación.

En cuanto al Pueblo, el Poder es promotor y decisorio, en el sentido de que procura la manifestación de todas las
tendencias positivas, en el marco de la Tradición Nacional.

En una palabra, la esfera del Poder se resume en los siguientes caracteres: Fundacional, vale decir, el Poder es el
principio Creativo y Operativo de la Nación, expresado en un Estado Soberano y Justo y dirigido a consolidar los
aspectos creativos del Pueblo como Comunidad Nacional; Organizador y Promotor, es decir, que establece su
Régimen Político, que coincide con la Historia de la Nación; Ofensivo y Defensivo, vale decir, que elimina por
decisiones efectivas el curso de la Revolución Leninista Comunista.

En la dialéctica entre Tradición (con los caracteres arriba enunciados) y la Revolución Leninista, ésta se orienta a
facilitar: 1) El caos de las Bases Sociales; 2) La vacancia del Poder.

Producidas simultáneamente ambas situaciones, su objetivo es claro: el asalto al Poder Político-Militar, que les
dará la conducción del Estado y les permitirá la última ruptura con el itinerario de la Nación.

Este proceso es, para la doctrina revolucionaria Leninista un proceso casi fatal, en lo que tiene de biológico-
determinista.

Frente a ese concepto y a tales situaciones, el Poder, fundado en las raíces tradicionales, que hemos denominado
absolutas y en las otras, que hemos denominado temporales y culturales, no tiene otra solución que expresar su
carácter creativo, para enfrentar la Revolución Leninista por un acto de creación histórica; donde vuelve a
manifestarse el vínculo entre Nación, Estado y Pueblo. El Poder así concebido vence la Revolución Leninista (en
nuestro caso acelerada por Arturo Frondizi, el típico leninista) no por una actitud reaccionaria, sino por un acto
creador, que salva la Tradición y le incorpora el sentido histórico moderno sin renunciar a las fuentes, ni al vinculo
entre Dios y la Nación.

Debe decirse, como aplicación concreta de este tema, que el racionalismo liberal argentino, posterior a Caseros,
pero cuyas raíces son más hondas, ha corrompido la noción de Poder, y ha preparado la caducidad que hoy
tenemos, con grave peligro para la Nación: no queda, en consecuencia, otro camino que establecer el Poder con
los caracteres enunciados. Ello implica el derrumbe total del Régimen, pues en él está la verdadera causa del
acceso de la Revolución Leninista.

Uno de los problemas fundamentales de la realización de ese Poder (que sea entrañable a la Nación, que exprese
el aspecto fundacional del Estado y que configure al Pueblo como Comunidad Nacional) radica en la correcta
relación entre el Poder Civil y el Poder Eclesiástico, entre la Soberanía Temporal y Política del Estado Argentino, y
la Soberanía Eterna y Religiosa de la Iglesia Católica.

Esta cuestión ha sido confundida por el llamado "liberalismo cristiano" hoy visible, por ejemplo, en las corrientes
sedicentes demócratas cristianas.

Se debe partir del siguiente principio fundamental positivo, cuya realización se busca: el Poder Civil y el Poder
Religioso se unen sin confusión, y se distinguen sin separación.

Pero el "liberalismo cristiano" del S. XIX y las corrientes del "humanismo integral" de J. Maritain y de las presentes
décadas ciertas tendencias marxistas disfrazadas de cristianismo progresista han ocasionado grave desorientación
o una nefasta influencia doctrinal en laicos y clérigos. Todas esas corrientes para oponerse a un "clericalismo" real
o supuesto buscan la distinción mediante la separación lo cual es un error.

A su vez la falta de conciencia política en los diversos niveles eclesiásticos ha creado una malsana intervención del
Poder Eclesiástico, o un compromiso peligroso con aspectos contradictorios del Poder Político. Es decir, se ha
producido aquí el error contrario; en lugar de la verdadera unión, una confusión corruptora.
La Doctrina que debe propugnarse contra unos y otros errores, es: unión sin confusión, distinción sin separación.
Esta doctrina debe descender al orden histórico concreto por un nuevo acuerdo entre la Iglesia y el Estado, lo cual
no será posible si el Estado no tiene una existencia visible, en el Poder, y un vínculo correcto con la Nación.

La organización social
Si la Nación es un principio subsistente y perdurable por debajo de los cambios y de los acontecimientos; si el
Estado es la estructura consciente de la Nación, de ello se sigue que Nación y Estado se expresan en el contexto
de la Comunidad. La existencia de una Comunidad Justa, creadora, que sabe unir la Tradición y el empuje
histórico, es el signo más claro de la Grandeza Nacional.

El Pueblo se erige sobre dos instancias preliminares y que existe como una realidad más compleja: 1) el carácter
elemental de sus constitutivos 2) la tendencia a expresarse como masa. El Pueblo no es ni la yuxtaposición de
entidades ni la fusión masificadora de instintos o tendencias sub-humanas. El Pueblo es el resultado armónico y
equilibrado del vínculo entre el principio perdurable: la Nación y los elementos cambiantes sustitutivos caducos.
La existencia del Pueblo, con este sentido, implica una dirección política y espiritual consciente.

Pero la organización social procede de la afirmación de ciertos aspectos positivos y la eliminación de otros
aspectos negativos.

Los aspectos positivos son: a) Familia, b) Organizaciones gremiales, c) Organizaciones profesionales, d)


Organizaciones culturales.

Los aspectos negativos que deben eliminarse son: a) Lucha de clases, b) explotación de los más pobres por los
más ricos, c) La concentración de las riquezas, d) La usura.

Finalmente, no existe organización social sin ejercicio de la Justicia, que es el principio activo que determina la
existencia de la Comunidad. La Nación y el Estado, se transfieren sus aspectos permanentes y creativos por la
seguridad y eficacia de la Justicia (es precisamente lo más corrompido en el caso de Argentina, y lo que posibilita
el desarrollo de la Revolución Comunista).

La llamada Justicia Social, es la coronación de una estructura donde se realiza la Justicia Conmutativa, la Justicia
Legal, y la Justicia Distributiva. En un país como Argentina, donde prácticamente han caducado las tres
expresiones fundamentales de la Justicia, los intentos de Justicia Social o son temas de demagogos interesados en
la conquista del Poder, o son "slogans" revolucionarios, destinados a promover la lucha social.

Es el Estado quien debe promover nuevamente las bases de la Justicia para que haya, también, una verdadera
distribución del trabajo y de sus beneficios y para que la Riqueza Nacional sirva en primer término a los miembros
de la Comunidad Nacional, y no a los explotadores de adentro y de afuera. La eficacia del Poder se demuestra, en
primer lugar, por la instauración de la Justicia. En cuanto a la Justicia Social, ella debe ser la manifestación natural
del equilibrio de una Sociedad Cristiana.

La educación
Hay tres instancias educativas fundamentales: la Familia; el Estado; la Iglesia Católica. Ellas no excluyen las
restantes actividades culturales, intelectuales y científicas, sino vertebran el Sistema Educativo de la Nación y
orientan o determinan los contenidos de la educación.

La Familia, encuadrada en una organización social que la promueva y custodie, respaldada por los bienes
económicos indispensables y dotada de los medios educativos de un ámbito social saneado y equilibrado, cumple
naturalmente una considerable tarea pedagógica. En este marco entra la multitud de posibilidades de las
organizaciones privadas, dirigidas y mantenida por los padres.
La Iglesia Católica, tiene una múltiple tarea educativa. No solo debe considerarse, dentro de la estructura de una
Sociedad Cristiana Justa, la misión inherente a la naturaleza divina de la Iglesia y el carácter de su apostolado. La
Iglesia cumple y seguirá cumpliendo esa misión y ese apostolado, aún en países y sociedades no cristianas o
comunistas (tal como ocurre en Europa Oriental, por ejemplo).

La Iglesia cumple una función, también, intelectual, científica y cultural que posibilita la expansión espiritual de la
Nación. En esa tarea el país posee importantes recursos para transformar la masa amorfa en Pueblo Cristiano. Ello
significa mantener el equilibrio interno de la Nación y consolidar el Estado en tanto que estructura jurídica.

El Estado cumple a su vez una promoción y una dirección de la tarea educativa, en armonía, con las restantes
instancias.

Aquí es importante la transformación completa de la educación pública en todos sus niveles. Es preciso, como
norma general, desterrar el Enciclopedismo Positivista, y sustituirlo por el método y los contenidos de una
enseñanza Humanística, de contenido religioso, cultural, viviente operante

Las fuerzas armadas


LAS FUERZAS ARMADAS son la expresión de la Nación, constituyen una instancia Educativa del Estado Argentino,
y sirven a la consolidación Espiritual del Pueblo. La Milicia es un servicio, y no un privilegio.

Las FF.AA. no solo son la Capacidad Militar Defensiva y Ofensiva de la Nación, constituyen así mismo un aspecto
de la Conciencia Política del Estado. No deben estar politizadas, pero deben tener una clara Conciencia Política
Junto con la Iglesia Católica, las organizaciones profesionales y gremiales, constituyen los Fundamentos
Espirituales del Poder.

Las FF.AA. constituyen una instancia Civilizadora: en la conquista de la tierra argentina, en la expansión técnica, en
el acto fundacional del Estado, que tiene en las FF.AA. un brazo de su actividad creadora, las FF.AA. son
eminentemente fundacionales. Este vínculo entre la Fuerza y el Espíritu. Este vínculo elimina para siempre la
escisión entre las FF.AA. y el Pueblo, e impide una de las rutas de la Revolución Leninista.

Las FF.AA. integran las bases del Poder, y en la organización política de un Estado justo, se desarrollan y
consolidan al servicio de la Nación. No existen ni deben existir, Fuerzas Armadas sin Conciencia Política,
desvinculadas de la Gestión Creadora y Promotora del Estado.

Las FF.AA. tienen un papel preponderante en el proceso de tecnificación, sobre todo para que esa tecnificación
mantenga una correcta relación con la Vida Nacional, que es siempre lo primero y para que además se
contemplen los múltiples aspectos de la defensa nacional.

Los sindicatos
La organización sindical es parte interviniente de una moderna estructura social.

No debe propugnarse una organización pluralista.

Las organizaciones sindicales deben intervenir en la promoción económica de la Nación. No constituyen


solamente un elemento de defensa social del obrero o del asalariado, sino de un principio de justa intervención
en la estructura de la Nación.

Los sindicatos o gremios constituyen la organización del trabajo y la vertebración social que permite un equilibrio
justo en la distribución de los bienes.

Constituyen, asimismo, una de las bases del Poder con la responsabilidad inherente a tal función. Ello significa un
servicio, y no un privilegio.
La organización económico-financiera
La Nación, el Estado y el Pueblo tienen el derecho a la posesión íntegra del aparato económico - financiero. Este
es el principio fundamental de una organización justa, que influye en la contextura de la sociedad. Todo lo que se
oponga a este principio debe ser drásticamente eliminado.

Con este principio se adecua la iniciativa privada (que no está excluída, por lo contrario, está justamente
protegida) y la colaboración de bienes y capitales exteriores, siempre que éstos se sometan a la estructura
económica de la Nación.

Dentro de este panorama encuadra el justo reparto de la tierra, que resulta totalmente ineficaz dentro de una
estructura económica y financiera injusta, antinacional. Una reforma agraria practicada sobre la base de las
actuales condiciones, implica acentuar los problemas sociales.

A ese justo reparto, debe sumarse una adecuada distribución de los recursos de explotación; desde los
estrictamente financieros hasta los técnicos e instrumentales. No existe en el país verdadero problema de
reforma agraria, lo que existe es un abandono de la tierra, instrumentado por las corrientes revolucionarias
leninistas. Aquí se presenta uno de los aspectos del Estado Fundacional que permite recuperar grandes
extensiones mostrencas, suscitar la fundación de pueblo y ciudades que civilicen el inmenso territorio argentino, y
resolver el problema de la concentración urbana.

El Estado debe planificar el desarrollo industrial, a través de un Consejo Ad-Hoc donde estén representados
empresarios, obreros, organizaciones técnico-profesionales, además del mismo Estado.

Es preciso establecer que la política económica no puede existir sin la Soberanía Política del Estado. La escisión de
estos dos aspectos, o la inversión de su relación jerárquica, implica abrir una brecha por donde avanza la
Revolución Leninista. Por ello el Estado no debe reconocer tutelas de ninguna especie, ni la del Fondo Monetario
Internacional, ni ninguna otra.

El comercio con los países americanos, especialmente con los vecinos, es fundamental para nuestra política.
Nosotros debemos industrializarnos, y por ello debemos completarnos económicamente con los países vecinos y
no solos con Europa y Estados Unidos, que ya está industrializada y no quiere que lo hagamos nosotros; quieren
que continuemos dependiendo de ellos, valiéndose de nuestras materias primas y alimentos.

La Argentina debe entregar sus productos alimenticios en trueque por hierro, carbón .y cobre chilenos; estaño de
Bolivia; las maderas de Paraguay y Chile; el carbón y el hierro de Perú, etc. Brasil puede comprarnos todo el trigo
exportable.

Una estabilización verdadera de nuestras finanzas y de nuestra economía, ayudada por un sistema impositivo que
no sea expoliatorio como el actual, traería de retorno al país los capitales emigrados.

Sería una suerte para el país que no consiguiera más préstamos, pues eso nos obligaría a arreglar la situación con
lo que tenemos; y esta es una cosa perfectamente realizable, pues las riquezas efectivas y potenciales del país son
enormes, y solo hace falta que se las maneje bien.

Una venta justa de los productos argentinos significaría para el país un ingreso de divisas superiores a los capitales
importados.

Sinarquía
La "revolución leninista" se desenvuelve ahora bajo la conducción de la Sinarquía, lo que equivale a señalar la
concentración de poderes aparentemente contrapuestos. En este sentido la defensa de la Nación y del Estado
requiere una correcta y sana aplicación de los principios enunciados con anterioridad.
En la Sinarquía, intervienen los poderes religiosos, encarnados en la vasta maniobra del judeo-cristianismo, que
tiene como forma ostensible de manifestación el ecumenismo, contrario a las mejores tradiciones religiosas y
patrióticas.

El Estado Argentino no reconocerá pues ninguna de esas formas pseudoreligiosas, incluso aquellas que se
escudan en la autoridad eclesiástica y que adoptan diversas modalidades de presión y coerción política.

El Estado Argentino procederá a excluir aquellas tendencias del poder sinárquico eclesiástico, contrarias a la
soberanía y a la justicia, y promoverá una revisión total de sus relaciones con la Iglesia según los principios de un
recto entendimiento.

Los poderes sinárquicos intentan elaborar otras bases de gobierno y Conducción política; opuestos a la soberanía
nacional. En este momento las tendencias integracionistas, en sus diversos matices deben ser consideradas
enemigas de la nación y del pueblo argentino. Es preciso discernirlas y eliminarlas del horizonte político.

No podrá darse ninguna forma de justicia social, si ésta desconoce el imperativo de la soberanía nacional de los
pueblos. En este sentido el estado Soberano no puede aceptar las tendencias mundialistas, promarxistas de
muchos documentos eclesiásticos, políticos y económicos de las actuales instancias del poder internacional.

La promoción de la justicia social es el resultado de la soberanía política y de la independencia económica. La


verdadera alianza de los pueblos hispanoamericanos se funda en esta premisa fundamental. Por lo mismo son
inaceptables todos los argumentos integracionistas y desarrollistas, que so capa de una mejor realización socio-
económica tienden a erosionar y finalmente destruir las bases mismas y el sentido último de la Nación.

(Principios de una política fundacional, Mar del Plata, Editorial Montonera, Colección Estado Nuevo, Cuaderno 1,
1968).

Publicado por Prensa Nacional Alternativa  

Etiquetas: doctrina nacional, programa político

FUENTE: http://prensanacionalalternativa.blogspot.com/2012/01/principios-de-una-politica-fundacional.html

¿Peronismo vs. Masonería? - I


LAS SOCIEDADES INTERNACIONALES Y SU INCIDENCIA EN LOS
POLÍTICOS ARGENTINOS 

Varios de nuestros líderes nacionales fueron masones, desde San Martín a Rivadavia, desde Mitre a Sarmiento, y
desde Yrigoyen a Perón. Pero así como Perón fue el primer político argentino en dar una vuelta de tuerca a
nuestra historia y economía al liberarnos de la deuda externa en su primer gobierno, y en encabezar “el primer
gran movimiento popular argentino… en que la totalidad de un pueblo se levantó contra la oligarquía” como dijo
Julio Cortázar, el General también fue al parecer el primer político argentino en alzar su voz contra las
manipulaciones de la masonería y otras sociedades internacionales de todo tipo, que controlan por lo bajo tanto
al capitalismo como al comunismo, tanto a los que son de derecha como a los que son de izquierda. Todos están
controlados por la masonería y la sinarquía internacional, denunció el General en 1968, que por encima de los
gobiernos e imperialismos, nos dominan y explotan.

Y por eso su último gobierno fue controlado por varios masones como Cámpora (primero) y López Rega
(después), por eso algunos dicen que apuraron su muerte (como apuraron la de Hugo Chávez, que también
parece fue masón), por eso el gobierno militar del Proceso que le sucedió fue masón (con Massera, Viola y Suárez
Mason entre otros), y por eso le habrían cortado las manos a su cadáver embalsamado, en un ritual masónico (así
como habían secuestrado y violado el cuerpo embalsamado de Evita).

“Es menester tener buena memoria porque si no, se llega a perder hasta el derecho a lamentarse. Es preciso que
nosotros comencemos a llamar las cosas por su nombre… Latinoamérica comienza recién a despertar de la
macabra pesadilla del entreguismo que viene azotándola desde, hace más de un siglo. Sin embargo, en los cinco
Continentes, la lucha es tanto interna como internacional: los pueblos que intuyen ya su liberación se enfrentan
con las fuerzas de ocupación y sus gobiernos entregados; los países comienzan a hacerlo contra los imperialismos
dominantes. Esta es la verdadera guerra de nuestros tiempos.” Juan Domingo Perón

“Nos aplastó la sinarquía internacional, de la que forman parte el capitalismo, el sionismo, el comunismo, la
masonería y el clero tradicional, apoyados por los cipayos.”

Juan Domingo Perón


“El verdadero enemigo, la élite organizada en la masonería, una secta satánica internacional que controla nuestra
vida política, cultural y económica con perspicacia mágica. Sus petulantes símbolos están por todas partes; en el
Gran Sello de los EE.UU, en los logos de innumerables empresas, la ONU, e incluso en la ciudad donde vivo,
Winnipeg. Todos los políticos que tienen éxito son masones, incluyendo a Bush, Obama, Clinton y McCain. No
plantean una seria oposición… Trabajan para el cartel de la banca internacional, con la ayuda de un pequeño
ejército de títeres que pueden ser o no masones, pero que sin duda saben cómo mantenerse en su bien
remunerado trabajo. El gobierno mundial, “el Nuevo Orden Mundial" es el objetivo de la masonería. Se alcanzará
mediante un "proceso dialéctico" de guerras fingidas, operaciones encubiertas, lavados de cerebro
(sensibilización), propaganda, calumnia y coacción… El Nuevo Orden Mundial masónico representa la traslación
de un monopolio económico a un monopolio político, social y cultural.” Henry Makow

¿Izquierda vs. Derecha?


Hoy en Argentina tenemos un gobierno peronista, y una oposición que cuenta con varios peronistas en sus filas.
Periodistas oficialistas se la pasan hablando de la derecha vs. la izquierda, de Clarín & Macri & Moyano VS. el
Gobierno K y canal 7, etc.
Pero como bien sabía y dijo Perón en La Hora de los Pueblos, este enfrentamiento podría ser ficticio, y manejado
por la Masonería. Es decir que para el circo televisivo y mediático se pelean los de canal 7 y Página 12 contra los
de Clarín y canal 13, y también se pelean Cristina y Macri, pero todo esto pudo haber sido planeado por el
Imperialismo Anglosajón, tal como dice el General: “Los ingleses, que no son ciegos, enfrentan a la evolución
conformando su “democracia liberal” por evolución dirigida, porque ellos no son partidarios de la revolución
violenta ni profunda. La solución la han buscado mediante la formación de dos grandes partidos, uno de izquierda
y otro de derecha, ambos manejados desde la central masónica; en otras palabras, un solo partido dividido en dos
alas, pero manteniendo las formas básicas del demoliberalismo, pero sólo para la exportación”.

Cristina y Macri se pelean para las cámaras, pero cuando se trata de arreglar neoliberalmente con Monsanto, las
mineras u otras trasnacionales, siempre a favor de las Leyes (anti)terroristas del Imperio, y con el mismo Vaticano
y el Papa, ahí se ponen de acuerdo: y nos llenan la ciudad y el país de policías y militares y más represión.

El gran maestro argentino, y Gran Maestre de la Masonería Argentina, Domingo F. Sarmiento decía que debíamos
seguir a los norteamericanos, parecernos a ellos, copiarlos (empezando por exterminar a los pueblos originarios).
Y lo hemos hecho hasta el punto de ser una semicolonia norteamericana, y nuestra política copia a la yanqui
(desde la redacción de la Constitución de 1853, como dijo Jauretche), que como decía Perón, estos “han
organizado dos partidos de derecha que les permite mantener su sistema plutocrático y sostener teóricamente
una simulación democrática para engañar a los tontos que tanto abundan en la política o estimular a los
sinvergüenzas, que también abundan”.

Eso es lo que tendríamos en la Argentina, dos partidos de derecha (el modelo yanqui), o uno descaradamente
“facho” y otro más “progre” (el modelo inglés), el Pro y el K, ambos neoliberales, ya que como dice el historiador
Pablo Pozzi: “los K son una continuación del neoliberalismo y llevan adelante una política profundamente
reaccionaria, encubierta en un discurso progresista”.

La Argentina: un satélite del imperialismo yanqui


Tal como decía Perón “La Argentina es un satélite del imperialismo yanqui, desde 1955, sumisamente
subordinado y obediente, encabezado por un gobierno cipayo carente de toda representatividad popular o
nacional, que ha entregado sus fuentes de riqueza y su soberanía. Sus fuerzas armadas constituyen, como se ha
manifestado en el “Pentágono”, una continuación de las fuerzas armadas yanquis en la tarea de oprimir al Pueblo
sirviendo de guardia pretoriana al dominio imperialista, con el inconveniente que ha de pagarla el propio Pueblo
que escarnecen”. Como también dice Raúl Zibechi, el actual gobierno “nacional y popular” K o neoperonista, en
realidad continúa con una política neoliberal entreguista: “El discurso “nac & pop” no aclara que el modelo es
monocultivador y exportador de soja, esquilmador de la gente a través de la minería a cielo abierto y profundiza
la desigualdad”. Es un gobierno neoliberal de izquierda “trucho”, según Guillermo Almeyra, ya que “el
kirchnerismo se somete a las exigencias de Washington”. Y Carlos Perro Santillán coincide y agrega que: “las
dirigencias están enriquecidas, mientras el pueblo sigue empobrecido”, y “la soberanía está totalmente
entregada” bajo “una política económica entregada a los intereses extranjeros”.

Lo cierto es que el primer gobierno peronista logró una independencia económica del Imperio entre el 46 y el 55,
“sin deuda externa” (Perón), mientras que en las últimas décadas peronistas neoliberales, la deuda externa no ha
parado de crecer, y el Estado quedó “sumamente debilitado, en un esquema económico súper concentrado y
extranjerizado”. Y hoy en el 2013 seguimos endeudados y “La economía de la Argentina es una de las más
extranjerizadas de América Latina, si no la más” (Atilio Borón).

Por otra parte culturalmente, también somos uno de los países más yanqui-europeizados: la banda de reggae-
criollo Resistencia Suburbana desde hace años canta como “Estamos cada vez más yanquis”, mientras una
reciente nota de la revista progre Acción, dejó en claro que somos el país latinoamericano donde nuestro
lenguaje popular cotidiano está más infiltrado por las lenguas imperialistas anglosajonas.
La violación del cuerpo de Evita, la decapitación de su hermano, y las manos de Perón
Dice José Patricio Maguire, que el secuestro del cadáver de Eva Perón, fue obra de la Masonería. Y que el cuerpo
embalsamado de Evita también fue violado sexualmente por un militar masón de alto rango. También fue meado
y le cagaron encima. “Luego fue sacado del país, y en complicidad con masones italianos y la mafia enterrados en
un cementerio, hasta que, intentando negociar Lanusse con PERÓN para que éste le cediera los votos en 1973,
fue devuelto por intermedio de la Masonería”. Estos masones y mafiosos habrían tenido “la complicidad de la
jerarquía católica” (Milá) y “la colaboración del Vaticano” (Nerio Tello), en el secuestro y la violación del cuerpo
de Evita.

También habrían sido masones, pero radicales, los que violaron “la tumba de la familia Duarte de la Recoleta” y
cortaron “la cabeza de Juan Duarte, hermano de EVA, fallecido tres años antes” (Maguire).

Y por supuesto, también habrían sido masones los que cortaron las manos del cadáver embalsamado de Perón,
en 1987. Ya que uno de los rituales de la Masonería es “la amputación de las manos. Lo que se hizo con el cadáver
de PERÓN, ENEMIGO de la Masonería”, dice Maguire. ¿Pero cuán enemigo era Perón de la Masonería, si el propio
Perón fue masón?

El hecho es que hay muchos testimonios de las “muertes violentas ordenadas por la secta en castigo de las
traiciones a los secretos y juramentos masónicos; como también la serie de asesinatos, suicidios, matanzas,
ejecuciones sumarias, saqueos, profanaciones de tumbas, necrofilia, sediciones, guerras y revoluciones
provocadas o dirigidas directamente por la secta satánica” (Benoit).

La Libertadora era masónica y gorila


“La masonería se encaramó en el gobierno el 13 de noviembre de 1955” dice Maguire, con la Revolución
Libertadora. La Libertadora fue una “Revolución Gorila”, un gobierno títere proimperialista (dijo Perón), y
netamente masónico: los milicos golpistas Isaac Rojas y Pedro Aramburu eran masones, y “todo el gobierno
libertador era masónico” (Maguire), y entre sus intelectuales gorilas premiados, estuvo el poeta masón proinglés
Jorge Luis Borges. Por otro lado no debe sorprendernos que gobiernos masones de derecha volteen a gobiernos
masones de izquierda: en Latinoamérica pasó (en cierta forma) en Nicaragua, y definitivamente en Chile. Como
cuenta el mismo masón Emilio Corbiére en La Masonería, Política y Sociedades Secretas: el guerrillero Augusto
César Sandino era masón, y aunque no era gobierno, era el hombre más poderoso de Nicaragua, y como su
guerrilla popular había derrotado a los marines yanquis, fue asesinado por el masón proimperialista Anastasio
Somoza. En Chile el masón de izquierdas Salvador Allende, fue volteado por el masón y General genocida pagado
por la CIA, Augusto Pinochet, asociado y protegido por los masónicos Imperialismos anglosajones.

Como sabía Perón, con la masónica Revolución Gorila del 55, su gobierno fue “víctima de la misma conspiración
internacional, orquestada por el imperialismo coaligado con la oligarquía argentina”. Aunque no sabemos
exactamente si Perón ya era masón en ese tiempo.

Pero menos podemos decir que Perón era un paranoico, ya que fue “objeto de varios atentados, tanto en Panamá
como en Venezuela” (Perón), ni que las conspiraciones internacionales no existen. Y menos desde un caso como
el de Perón y el 55 (y el 76). Si Perón denunció una conspiración internacional asociada a la masonería, que volteó
su proyecto de gobierno antiimperialista, es porque la Historia nos prueba que fue así: Porque “Gobierno que no
se entrega al neocolonialismo, se le prepara el consabido “golpe de estado”, utilizando todos los medios y
recursos necesarios. El caso argentino es solo “un botón más para muestra”” (Perón).

Perón masón sin manos


Sin dudas Perón fue masón. Desde cuándo es el tema. Quizás se refugió en la España del Generalísimo Francisco
Franco, que era enemigo de la Masonería, porque él todavía no lo era. Lo que si es seguro es que en su exilio
español, Perón fue iniciado por Licio Gelli, en la logia masónica italiana P2 (Propaganda Dos), en junio de 1973, y
le concedieron el Grado 33 del Rito Escosés: “Perón era masón, yo lo inicié en Madrid”, dijo Gelli en una
entrevista del diario Perfil. Perón le devolvió el favor y en septiembre de 1973 condecoró a Gelli con “la Orden del
Libertador San Martín”, la máxima condecoración argentina, en Buenos Aires.

¿Quién era Gelli? Era “Gran Maestro de la Logia P2, del Gran Oriente, Italiano y al mismo tiempo, Maestre de la
Gran Logia Oriente Italiano” (Guillermo Landera), y a la vez miembro del grupo de narcopolíticos y
narcoempresarios multimillonarios -como denunció Daniel Estulin- conocido como el Club Bilderberg, que
manejan la agenda del Nuevo Orden Mundial. También Gelli había estado en los servicios secretos nazis de Hitler,
durante la segunda guerra mundial; y así como en los 70 apoyó a Perón y la dictadura militar argentina, apoyó
después a la dictadura militar uruguaya (Ballestrino, Arregui, Nuñez, Queirolo), y paraguaya (al neonazi
Stroessner); y también al masón yanqui y actor de Hollywood: Ronald Reagan, en su carrera política, en los años
80.

Para que tengan una mayor idea de la tendencia ideológica de esta logia (que cuenta con personas muy
influyentes en todo el mundo, y que está asociada al Vaticano, como asegura Ernesto Milá), otros conocidos
miembros de la masónica P2 son el actual rey Juan Carlos I de España, y el multiempresario y exprimer ministro
italiano Silvio Berlusconi; y localmente lo fueron también durante los años del Proceso: Eduardo Emilio Massera,
José López Rega, y Suárez Mason, y durante la democracia liberal también Carlos S. Menem. La masónica P2
también estuvo vinculada en casos de tráfico de armas (con los países árabes) y prostitución infantil, además de
venta de petróleo, como cuenta el investigador italiano Pino Buongiorno.

El hecho es que aparentemente Perón se rebeló “demasiado” contra la Masonería liberal, contra la Iglesia y el
Vaticano, y el Imperialismo Anglosajón, y por eso lo voltearon en el 55 con la masónica Libertadora. Y por eso
denunció las alianzas comunistas-capitalistas y de izquierda y derecha, bajo el ala de la Masonería, en 1968 con La
Hora de los Pueblos. Y denunció que la Guerra Fría era un farsa, ya que el “neocolonialismo imperialista” era el
mismo: “ya sea bajo la hoz y el martillo como bajo las barras y las estrellas”. Todo para llenarnos las pantallas de
películas de Hollywood de yanquis buenos contra los rusos malos.

Pero para volver a gobernar en los 70 Perón tenía que transar otra vez con el Vaticano y la Masonería, y para así
“recuperar el cadáver de Evita, que había sido ocultado en un cementerio de Milán con el nombre falso de María
Magistris”. Perón necesitaba el cuerpo de Evita, pedido después por su brujo y asesor López Rega, que quería
“traspasar el alma de Evita al cuerpo de la nueva esposa, Isabel” (Eloy Martínez), para poder orquestar su retorno
triunfal a la Argentina.

Perón se hace masón con Gelli, en España, “la Madre Patria”, a través de López Rega. Y la Masonería así parece le
ata las manos que después le cortarían: y lo rodearon de “masones y traidores”: López Rega y Massera, entre
otros. Y porque quizás intuyó la traición en la que caería, es que en La Hora de los Pueblos recordó a los
traicionados Sandino, Pancho Villa y Ernesto Che Guevara.

De hecho la Masonería controlaría el último gobierno de Perón: primero pusieron al masón Cámpora y echaron a
los Montoneros. Ya habían puesto al masón López Rega como su mano derecha (y a Gelli, Lastiri, Savino, Vignes,
Valori y tantos otros masones alrededor). Después “quizás también le apresuraron su muerte” (Landera) -como a
su admirador Hugo Chávez, mucho años después-. Y finalmente la Masonería estaría involucrada en el golpe a
Isabelita, con masones milicos como Massera, Jorge Rafael Videla, Orlando Agosti, Roberto Viola, y Carlos Suárez
Mason a la cabeza (como salió publicado en Perfil y en otros medios), poniendo otro gobierno títere militar
proimperialista de derechas.

Y después tenemos la vuelta la democracia con el masón radical, Raúl Alfonsín, tras la derrota con el Imperio
Anglosajón Masónico en Malvinas.
La masonería, el sionismo, y las sociedades internacionales le cortarían las manos a Perón, porque tuvo la osadía
de denunciarlas como exactamente las mismas “fuerzas ocultas de la revolución… como del dominio imperialista”
(Perón). La Masonería decía Perón, controla todo el circo desde su divide y reinarás, que hoy vemos como la
división del pueblo y la opinión pública, y los años 2000 nos encontraron desunidos y dominados (lo curioso es
que estas denuncias que hacía el General en 1968, años después fueron repetidas reiteradamente por periodistas
y escritores ingleses, yanquis y rusos: Juri Lina, Philip Dick, David Icke, Daniel Estulin, Henry Makow, entre otros,
con mucha investigación).

“Nada se hace sino por procedimientos inconfesables, desde el asesinato de un Presidente hasta la ocupación
violenta de una pequeña república que no quiere entregar su azúcar”, dijo Perón. Y agregó que “el capitalismo y
el comunismo soviético son dos fuerzas aparentemente contrapuestas, pero en realidad de verdad,
perfectamente unidas y coordinadas para sus actividades de dominio y explotación”, y controladas por la
masonería y la sinarquía internacional, como dijo el General. Por eso él buscaba una “Tercera Posición”, siguiendo
una línea nacionalsocialista, o un socialismo-nacionalista más cercano al maoísmo en el 68. Porque “El mundo
actual, aparentemente dividido en dos tendencias ideológicas”, no lo está en realidad, ya que izquierda y derecha,
capitalismo y comunismo están “en perfecto acuerdo” repite Perón, en 1968, para que no nos olvidemos, pase lo
que pase después.

(FIN DE LA PRIMERA PARTE)

FUENTE: http://revistacontracultural.blogspot.com.ar/2013/06/peronismo-vs-masoneria.html

¿Peronismo vs. Masonería? II


Xuan Pablo Gonzalez -

“La masonería, el sionismo, las sociedades internacionales de todo tipo, no son sino consecuencia de esa
internacionalización del mundo actual. Son las fuerzas ocultas de la revolución como son las fuerzas ocultas del
dominio imperialista.” Juan Domingo Perón

“Las fuerzas oscuras que amenazan a la humanidad quieren dividir al mundo en dos grandes fracciones,
dispuestas ambas a destruir todo…” Eva Perón

“Ni yankis ni marxistas, peronistas.” Canto Montonero de los años 70

“Los Estados Unidos no sólo no nos ayudaron sino que nos sabotearon sin solución de continuidad e hicieron todo
lo posible por impedir nuestro progreso.” Juan Domingo Perón

“¡Piense por sí mismo y los secretos del mundo comenzarán a abrirse delante de usted!” Juri Lina

“Un mundo de simulación y falsedad, enfermo de decadencia… la era de la hipocresía que vivimos”

El General pensaba que vivimos en un “mundo de simulación y falsedad” (Perón), un “mundo occidental enfermo
de decadencia”, un ““mundo occidental”, que para mayor escarnio de la verdad se le ha llamado “mundo libre”” y
en realidad “es sólo un cúmulo de simulaciones de valores inexistentes donde, la libertad que debía caracterizarlo
se ha convertido en un sofisma insoportable”” (Perón). Y quizás hoy todavía, mucho más que en 1968, “la libertad
ha pasado a ser un artículo más de simulación” (Perón), y si recordamos nomás que en nuestro planeta a “cada
segundo muere un niño de hambre”, son certeras las palabras del General cuando dice que bajo el imperialismo y
sus democracias tenemos “una humanidad egoísta y mentirosa, que declama una libertad que no siente ni
practica… la libertad es simplemente una ficción”, tanto en Nueva York, Londres, Bagdad, Río de Janeiro o Buenos
Aires.
Por ejemplo hoy en el 2013 tenemos en nuestra ciudad porteña, más vigilancia policial que nunca antes en la
historia: tres cuerpos policiales uniformados que trabajan-y-reprimen en forma conjunta: la federal, la
metropolitana, y la gendarmería. Además de seguridad vial, y en los parques, plazas y calles, seguridad privada,
vigicámaras por todos lados, agentes de civil, etc. etc. Y aparte tenemos nuevas leyes burguesas y (anti)terroristas
que nos impiden manifestarnos “libremente” y “reprimen la protesta social”, y todo un sistema de control que
abarca desde la tarjeta Sube hasta el celular, el nuevo documento con microchip, el GPS y un espionaje libre de
nuestros correos electrónicos y Facebook, etc.: “El programa de monitoreo masivo de las comunicaciones por
parte de las agencias de inteligencia no sólo no es nuevo, sino que tampoco es ilegal” como dice Beatriz
Busaniche desde Tiempo Argentino, y agrega:“Nuestro mundo está plagado de dispositivos diseñados para
detectar, vigilar y seguir a las personas… un sistema sociotécnico capaz de rastrear y almacenar prácticamente
todos nuestros movimientos y nuestras comunicaciones. El drástico crecimiento del monitoreo mediado por la
técnica es una característica central de nuestro tiempo y debe ser objeto de preocupación creciente”.

Es decir: somos menos “libres” que nunca, ya que “La libertad es la esclavitud”, como decía ya a principios del
siglo XX el escritor masón-inglés George Orwell en sus novelas de un futuro-manipulador, como 1984, y nos
explicaba cómo el poder totalitarista nos engaña con el neo-lenguaje (por ejemplo, nos hacen decir globalización
cuando en realidad es imperialismo). Somos menos libres aunque en la televisión tengamos más canales. Aunque
argumenten que todo lo hacen para cuidarnos: la experiencia argentina del terrorismo de Estado en la última
dictadura militar (76-83) nos demostró que un gobierno que dice cuidarnos siendo “derechos y humanos”, en
realidad nos miente y nos extermina; y cuando nos dicen ser patriotas, en realidad nuestros gobernantes son
vendepatrias y traidores. "Mientras más parecen cambiar las cosas, más permanece la situación igual”, decía
también el escritor masón futurista Julio Verne. Aunque hayamos pasado de dictaduras militares a unas
democracias neoliberales seguimos siendo sometidos al FMI y a la sinarquía internacional que denunciaba Perón.
Y eso lo demostraron a nivel regional, el reciente “secuestro europeo” a Evo Morales, y los golpes de estado en
Paraguay y Honduras.

Y la represión colectiva, al menos en la ciudad de Buenos Aires, es la más violenta que hemos visto las nuevas
generaciones (Parque Indoamericano, Parque Centenario, Sala Alberdi, Hospital Borda) después de lo de
diciembre del 2001, y después de la del Puente Avellaneda en el 2002. Sólo se “puede ser libre en un medio libre”
decía Perón, y parques enrejados, cámaras que te vigilan y policías que te tirotean con balas de goma y plomo en
las calles de esta ciudad, no hacen un medio libre, sino “una gran prisión”, como decía Michel Foucault que intuyó
también era a donde iba todo este mundo con sus sistemas represivos de control y vigilancia crecientes. Y a nivel
nacional, como afirma María del Carmen Verdú, abogada y directora de CORREPI (Coordinadora contra la
Represión Policial e Institucional), “la represión estatal”, por manos de la policía, mata un joven pobre por día: “En
Argentina se muere un pibe al día por el gatillo fácil o la tortura”. Y desde que estamos en democracia, “el actual
gobierno peronista del matrimonio Kirchner, es el gobierno de mayor hechos de muerte por el gatillo fácil y la
tortura desde el 83 a la fecha” (Verdú).

Pareciera que para la Masonería, que el General veía como directora en esto de establecer este ficticio “mundo
libre” o Nuevo Orden Mundial, todo está permitido, como dijo el filósofo masón Johann Gottlieb Fichte, discípulo
de Immanuel Kant y maestro de F. Schelling: “todo es permitido contra los que se opongan a la realización de
nuestros planes: la violencia, la astucia, el hierro, el fuego, el puñal, el veneno. El fin justifica los medios”. Tal
como confirma Pablo Benoit en su extensísimo libro de investigación La Francmasonería: “los masones han
aprobado este apotegma de que el fin justifica los medios como ley fundamental del Arte Real; y lo enseñan como
norma suprema de la rectitud en el obrar”.

Perón sabía que vivimos en “un clima de falsedad permanente”. Y dijo retrospectivamente el ex-jefe montonero
Mario Firmenich, que Perón le “contó que había poderes ocultos” incapaces de “controlar la situación” en la
Argentina en los 70, y por eso lo habían ido a buscar (López Rega, Gelli, la P2, etc.) para que volviera a ser
gobierno. Finalmente Perón vuelve “hecho un león herbívoro” (Perón), que debe negociar con “un poder sobre el
cual no tenía capacidad de control” (Firmenich), y someterse entonces a lo que hoy llamamos globalización, y en
ese entonces llamaban la sinarquía, o el internacionalismo o “El universalismo… un imperialismo capitalista
manejado por grupos políticos económico-financieros que toman distintas formas y también por sociedades
secretas cuyos miembros no se conocen y casualmente por ese desconocimiento, actúan en la mayor impunidad y
pueden causar enormes perjuicios a las naciones, a los pueblos, a sus gobiernos y a toda persona desprevenida
que no crea o no conozca tales siniestras actividades” (Landera).

¿Qué nos quedó? Una ““democracia” influenciada por la era de la hipocresía que vivimos. No interesa ser
democrático sino parecerlo. Para ello hay que transar con procedimientos repugnantes”, decía Perón, antes de
que la falsedad lo terminara invadiendo todo, como lo hizo finalmente, a partir de la Triple A y los milicos.

Y decíamos que hay testimonios sobre cómo agentes de la CIA, el Imperialismo y la Masonería habrían apurado la
muerte de Perón. Y el empresario peronista Jorge Antonio –entrevistado por Felipe Pigna- nos cuenta,
categóricamente: “López Rega apuró la muerte de Perón… con brujería. Sí, él quería que Perón se muriera lo
antes posible”. López Rega no sólo fue masón sino también “agente de la CIA” (Firmenich), y la ultraderechista
Triple A que había creado, operaba en forma “similar a las Tramas Negras italianas” (Corbiére), de “los masones
negros de Licio Gelli” (Vittorio Buffa), que formaban un “cerebro multinacional que dirigía operaciones de
secuestro, atentados, y otras actividades terroristas en una cantidad de países” (Corbiére).

Sobre el vínculo de las logias masónicas como la P2 con la mafia italiana, la CIA norteamericana, y también la KGB
rusa, cuentan Juri Lina en Bajo el signo del escorpión, y Stephen Knight en La Hermandad: “en los años cincuenta,
años 60 y en los 70 la KGB infiltró eficazmente varias Logias Masónicas importantes y usó éstas para sus propios
propósitos. Junto con la CIA, la KGB estaban realmente entre los patrocinadores de la Logia Masónica P2 en
Italia”. Y agrega Lina: “los francmasones organizan crímenes dentro del armazón de las Logias Masónicas del Gran
Oriente y la Mafia Cosa Nostra italiana, según la información del libro de Brian Freemantle”.

Por otro lado, en este mundo de simulación -como decía el General- las palabras pasaron a ser artículos de
simulación: palabras como “libertad”, “democracia”, “inseguridad”, etc. Y Salbuchi lo define así: “Todos vivimos
inmersos en el mundo irreal inventado por la “neo-lengua” orwelliana utilizada por la Élite de Poder Global para
controlar nuestras mentes”. Esa élite transnacional, que también nos recuerda Salbuchi, recordando al General:
está vinculada a la Masonería.

Decíamos antes que sin dudas Perón se hace masón en 1973, con Gelli, pero parece que ya en 1958 Perón era
masón, como consta en un documento de la Masonería Universal del Rito Escocés, que presenta Corbiére en su
libro citado La Masonería. Ahora bien, también añade Corbiére que todos los presidentes argentinos son
masones, ya nomás por el hecho de ser presidentes, se les da el (alto) Grado 33, en forma honorífica “sin
ceremonias ni cumplimiento del ritual” (Corbiére). Entonces podría haber sido Perón un masón “meramente
formal”, que cuando se dio cuenta que la masonería gorila-radical y la Iglesia lo volteó y persiguió en 1955 –y que
desearon matarlo, y secuestraron, ultrajaron y desaparecieron el cuerpo de Evita-, fue que él decidió denunciar a
la Masonería después, como parte de la sinarquía internacional que maneja los hilos del mundo, según aquel
modo maquiavélico de “dividir y reinar”.

La irresoluta investigación sobre las manos de Perón

“Son mensajes masónicos… perdón, mafiosos” dijo el exembajador peronista y exmiembro de la logia masónica
P2, Hipólito Barreiro, en una entrevista periodística, refiriéndose al robo de las manos de Perón. Pese a las
sospechas que ponen en la mira a la Masonería, la italiana o la inglesa, o ambas (descartadas las hipótesis
económicas de las cuentas bancarias) sabemos que nunca se pudo averiguar nada sobre el robo de las manos. La
causa nunca avanzó, desde que a mediados de 1987 se produjo el robo-ritual, hace ya 26 años (dos veces 13: las
manos fueron robadas, 13 años después de la muerte-asesinato de Perón, por “Hermes y los 13”, y más adelante
encontraremos algunas otras “coincidencias” en el número de simbología masónico 13). Y la última vez, en el
2008, un comando secreto entró en el domicilio del juez Baños, que había retomado la causa, (20 años después
de la amputación-ritual), y se robaron todo el material (cds, computadora, teléfono celular) y los expedientes
correspondientes.

Pero antes de eso hubo varios muertos en el caso (al menos cuatro), después del robo de las manos. Primero dos
testigos fueron misteriosamente “liquidados”: Paulino Lavagna “uno de los cuidadores del sector del cementerio
en el que estaba la bóveda de la familia Perón” (Carabajal), de “una paliza”, y después María del Carmen Melo
“una mujer que acostumbraba poner flores en la tumba de Perón, atacada por un grupo de hombres cuando salía
del cementerio de la Chacarita” (Carabajal). Tras hacer la denuncia al juez Far Sau, desapareció también la hija de
Melo. Y al poco tiempo apareció carbonizado, tras un misterioso accidente automovilístico, el mismo juez Far Sau.
“Ocurrieron demasiadas tragedias a demasiada gente involucrada en el caso para que sea una coincidencia”, dice
Juan Labake, abogado y exrepresentante legal de Isabelita, que asegura que la Masonería inglesa “sí tenía
motivos para vengarse del General”, y cortarle las manos.

Todo este asunto nos muestra que estamos en aguas turbias y peligrosas a nivel internacional, ya que “los jueces
que han llevado la causa han sido presionados y amenazados, y el caso ha quedado embarrancado a pesar de su
importancia nacional. Un juez, incluso, murió sospechosamente durante unas cortas vacaciones” (dice Ernesto
Milá, refiriéndose a Far Sau). El asunto, recuerda Jorge Lanata desde una investigación que hizo hace unos años
para televisión (se puede ver en youtube) es “oculto, siniestro, mafioso, esotérico”. Y sabemos que las cartas de
rescate enviadas a Ubaldini y Saadi, tras el robo de las manos de Perón, estaban firmadas con el inconfundible
nombre egipcio-masónico de “Hermes y los 13” y “el texto tenía que ver con creencias egipcias y esotéricas, que
eran sostenidas por Gelli” (Gustavo Carabajal).

La investigación de los periodistas David Cox y Damián Nabot también vincula a Licio Gelli y la Masonería con el
robo de las manos de Perón, para hacer rituales de magia negra. Aunque la Justicia –recordamos- sigue
empantanada en esta causa, que podría ser, quizás, más prioritaria en una agenda judicial justicialista. Estamos
hablando de las manos del caudillo más trascendente de la Argentina, de “el Gran Cacique” nacional y popular:
que están desaparecidas, desde la democracia radical alfonsinista (que de hecho cae en picada después del robo
de las manos de Perón, como recuerda el mismo Lanata, y cede ante Menem que termina vinculándose,
casualmente, con Gelli y con Bush), hasta hoy, pasando por sendas democracias neoperonistas (menemistas-
duhaldistas-kirchneristas), que no siguieron ahondando en esto de averiguar qué pasó con las manos del Gran
Cacique Argentino. Quizás porque ellos tuvieran como José P. Feinman, un mal recuerdo del General herbívoro,
entregado de manos, del 73: un viejo “enfermo… de derecha” (Feinman), que siempre terminaba “cagando” a los
jóvenes montoneros “que lo habían traído al país” (Feinman). O quizás, porque como dice Salbuchi: “Una de las
mayores mentiras instaladas en nuestra sociedad es que los gobiernos de Menem y Kirchner fueron y son
“peronistas”. Que cualquier cretino o cretina se autodefine como “peronista” – sabiendo que así logrará captar
muchos votos o al menos el “voto emotivo” de la familia peronista – no significa que lo sea. Todos conocemos el
aluvión de “peronistas” que no lo son ni jamás lo fueron: desde Macri, Duhalde y Rodríguez Sáa hasta Scioli,
Alsogaray y De la Sota pasando, por supuesto, por Menem y los Kirchner… Juan Perón dejó bien en claro cuál era
su doctrina a través de sus diversos discursos, conferencias, actos de gobierno y libros: Un fundamento
justicialista inamovible fue mantenerse independiente de los ideologismos de izquierda y de derecha propios del
siglo XX… Es lo que Perón denominó la “Tercera Posición”, que conforma casi podríamos decir una ‘prueba ácida’
de si un político o partido representa auténticamente los lineamientos ideológicos del justicialismo o si, por el
contrario, se trata de farsantes y oportunistas” (Salbuchi)

Para terminar esta segunda parte, dos comentarios del primer ministro británico masón Winston Churchill, sobre
Perón, uno de 1945: "No dejen que Argentina se convierta en potencia. Arrastrará tras ella a toda América
Latina”. Y el otro de 1955: "La caída del tirano Perón es la mejor noticia que he recibido después de nuestro
triunfo en la segunda guerra mundial, y no le daremos tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de
muerto”.
Después de muerto, dice claramente Churchill, con los dedos en V, como burlándose del peronismo (como se
sigue burlando el imperialismo británico de este pedazo de patio trasero, con el asunto Malvinas, por ejemplo). Y
sabemos que “patriotas” masones pro-ingleses como Francisco Perito Moreno y Estanislao Zeballos se dedicaban
a esto de profanar tumbas y robar los cráneos de caciques y lonkos Mapuches y Tehuelches como Kalfukurá,
durante la Conquista del Desierto, en el siglo XIX, en la Patagonia: y si vamos a fondo, este genocidio contra los
pueblos originarios fue dirigido por la masonería liberal inglesa, como admite en buena parte el propio Corbiére, y
en complicidad con Grandes Maestres Masones como Mitre y Sarmiento, como lo sabía Perón: “todos los
gobiernos que en nuestro país se escalonaron, desde Rivadavia en adelante, fueron gobiernos de la masonería,
gobiernos de la línea anglosajona… todos obedecen a la logia, al rito celeste escocés: es la línea anglosajona”.

Y un interrogante: si la masonería anglosajona imperialista se robó las manos de Perón, que es sin dudas el
político más importante de la historia argentina (al menos del siglo XX), y el único que planteó –como nunca antes
y como nunca después- un movimiento popular antiimperialista, antimasónico y antioligárquico, con identidad
latinoamericana, entonces: ¿no es un hecho quizás simbólico de que “Ellos” (quienes quiera que sean: la
masonería como dice Maguire, o los masones ingleses como dice Labake, o los masones de la P2 como dicen Cox
y Nabot, o quién sea) no sólo tienen las manos de(l) Perón(ismo), sino que, al tener sus manos tienen las riendas
de este país recolonizado? Este país que estaba destinado a ser –a mediados del siglo XX- la gran potencia que sea
el faro para el resto de Latinoamérica, como sabían tanto Perón (desde acá) como Churchill (desde allá).

“Tus manos son las manos de tu pueblo” decía un emotivo cartel peronista, escrito a mano, cuando profanaron el
cuerpo del General en el 87. Si es así, “Ellos” (sí recordando a Oesterheld y a El Eternauta como veremos después)
tienen las manos del pueblo argentino, en sus manos.

(FIN DE LA SEGUNDA PARTE)

FUENTE: http://www.revistacontracultural.blogspot.com.ar/2013/07/peronismo-vs-masoneria-ii.html

¿Peronismo vs. Masonería? III


Xuan Pablo Gonzalez -

“La hipocresía, utilizada sin medida tanto en lo interno como en lo internacional, dispersa sobre los hechos la
neblina de la simulación que, cubriéndolo todo, a menudo impide distinguir el panorama. Yo intento aquí
conducir al lector por el laberinto de los convencionalismos y mostrarle lo poco que conozco de la verdad”. Juan
Domingo Perón

“Claro que, dentro del movimiento peronista, terminaron por aparecer algunos traidores.” Juan Domingo Perón

“Nada sucede por casualidad en la política. Si algo sucede, usted puede estar seguro que fue planeado así.”
Franklin D. Roosvelt

"Aquel que controla nuestra historia sostiene nuestro futuro en sus manos." George Orwell

La Kámpora y las nuevas generaciones Pro masónicas


La actual agrupación joven K toma su nombre en homenaje al masón Héctor J. Cámpora, que fue nombrado
presidente hasta la llegada del General. Cámpora también fue miembro de la Logia masónica P2, y fue el que puso
al almirante masón Massera, como comandante en jefe de la marina argentina. Podemos suponer que los
creadores de La Cámpora (no todos sus jóvenes seguidores), no ignoran estos hechos. Es decir que es probable
que La Cámpora sea una organización de origen masónico, así como lo fue Néstor Kirchner y lo sería Cristina
Fernández. De hecho el peronista-kuscheano Jorge Rulli dice retrospectivamente que “la Comandancia de
Montoneros dialogaba con Massera y con la P2, o recibía dineros de la Oficina naval establecida en la Embajada
argentina en París… y ello mientras la esposa y los hijos del Comandante Firmenich, que ahora, ya adultos son
destacados dirigentes de la Cámpora, permanecían durante años y hasta la Democracia, guardados con su madre
en la Cárcel de mujeres de Villa Devoto”. El matrimonio K pertenecería a “Los Grandes Aceptados de la Masonería
Argentina” -según afirman entre otros la agencia periodística NOVA Nacional-, y hay teorías que adjudican la
muerte de Néstor a una venganza masónica también, por “una abultada deuda económica que el santacruceño
había contraído a raíz de sus conocidos “negocios” con “masones de paladar negro”, quienes lo habrían
ajusticiado con dos tiros”. Y por eso habría sido velado con el cajón cerrado (otro misterio “tapado”). Ya que
curiosamente, es sospechoso que nunca “haya circulado una sola foto del cadáver del expresidente…y la
cobertura periodística fue imposible”, dice Horacio Velmont.

Por otro lado, al ser Néstor masón, eso daría por sentado que él no fue “un leal exponente de la doctrina
peronista sino, por el contrario, un siervo al servicio de la sinarquía internacional” según lo acusa la Agencia
Informativa “Ciriaco Cuitiño”.

Masones también serían también el jefe de gobierno porteño y principal opositor de derecha Mauricio Macri, y su
padre Franco el empresario millonario, (según declaró el entorno macrista) y lo parece la policía metropolitana
con su uniforme estéticamente neocolonial y proinglés, lleno de símbolos masónicos. Algunos sospechan que
probablemente sea masón el mismo jesuita Papa Francisco o Bergoglio, como se lo ve en algunas fotos realizando
gestos masónicos (por otra parte hay un nexo jesuita-judeo-masónico en el legendario libelo conspiranoico Los
protocolos de los Sabios de Sión). Aunque para otros esto sería imposible, con comentarios católicos
conspiranoicos como el del Episcopado de la Iglesia de 1959: “masonería y comunismo tienen un ideal común…
Para lograr sus fines, la masonería se vale de la alta finanza, de la alta política y de la prensa mundial”, y en esta
conspiración liberal-comunista, agregaba, con “perversas intenciones” los masones decían “luchar por la
confraternidad humana y la paz del mundo”.

Que los capos de la masonería en Argentina se reúnen regularmente con todos los capos de los principales
partidos políticos nacionales (los K, los Pro, los radicales, etc.), lo mostró públicamente la nota de Página 12: Con
el Gran Maestre, del 3 de julio del 2011. Así como la nota de Clarín, del 31 del 5 del 2012, donde el mismo Gran
Maestre nacional y radical, Jorge Clavero, dijo: “En todos los gobiernos hubo, hay y habrá masones”.

Pero volviendo a lo anterior: en su momento Perón hablaba de “La nueva generación justicialista, que ha de
reemplazarnos y superarnos”, esos eran los Montoneros de la “juventud maravillosa” que después el mismo
Perón echó de Plaza de Mayo, dejando su proyecto peronista de tercera posición completamente traicionado:
Argentina seguiría siendo una neocolonia, hasta el 2000 y después también.

Y hoy La Cámpora se alza en parte como la heredera de esta joven lucha monto-peronista, pero: ¿qué podemos
pensar de una organización que, por ejemplo, echa a los indios Qom del centro de la ciudad de Buenos Aires,
cuando vienen a hacer sus reclamos por injustos asesinatos policiales, mientras el Gobierno nacional sigue
protegiendo el continuo etnocidio de decenas de personas de este pueblo originario, en provincias como
Formosa, que es parte del actual gobierno kirchnerista? Y si hasta el General terminó traicionando sus mejores
discursos, sólo para perpetuarse en el poder, tal como suelen hacer las fuerzas políticas, sometidas a los grandes
poderes económicos imperialistas, y a sociedades secretas masónicas (neo)liberales, que como repetimos,
denunció abiertamente el propio Perón en esos años. Y si la conquista al Desierto de Sarmiento, Mitre y Roca
había sido prácticamente una obra de la masonería (Corbiére), no es ilógico que si La Cámpora tiene vínculos
masónicos, apoye la represión a los indios Qom. Como dijo Osvaldo Bayer “este gobierno no respeta los derechos
de los Pueblos Originarios”, sino que mantiene una política de exclusión y silenciamiento.

Saludos Masónicos: dedos en V. ¡Viva Peromasón!


Los más clásicos saludos del siglo XX, fueron de origen masónico u otras sociedades secretas. Los dedos en V de
“victoria”, que primero realizan los políticos y milicos ingleses (como Churchill –enemigo a muerte de Perón-)
durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), y para contraponer el saludo esotérico nazi de Hitler, con el
brazo en alto, fueron ambos originados en las grandes sociedades ocultistas emparentadas con la Masonería (así
cuentan David Icke y otros investigadores ingleses).

De hecho los dedos en V, fueron repetidos o copiados –o ¿apropiados?- por el peronismo: es decir que ya el
peronismo tiene -¿inconscientemente?- en su centro un símbolo de saludo masónico, anglosajón, imperialista.

Por otro lado el típico saludo radical impuesto por el boga Raúl Alfonsín, que lo llevó a la presidencia en 1983,
también es masónico: “el clásico saludo de Alfonsín es un saludo netamente masónico” (Maguire). Y de hecho la
Unión Cívica Radical es creada por la “Logia Docente”, “una organización masónica de elite” (Corbiére) a fines del
siglo XIX, con Alem e Yrigoyen a la cabeza.

“Hay símbolos masónicos por todas partes” dijo Daniel Estulin, autor de El Club Bilderberg: en la tele, los videos
de rock & pop, el cine de Hollywood, la política, la economía, la arquitectura, el fútbol, y en el mismo Vaticano.

Un poco de Historia Antiimperialista


Veamos, en 1776 se crea la futura semicolonia Argentina, llamada Virreynato del Río de la Plata. En 1776 pasan
otros dos hechos de gran importancia geopolítica que influirán en nuestro país: Se declara la Independencia de
unos EEUU netamente masónicos, protestantes, capitalistas e imperialistas: “La mayoría de los generales de
George Washington y los firmantes de la Declaración de la Independencia eran masones” (Henry Makow), y “Los
masones crearon los Estados Unidos de América como un instrumento eficaz para sus actividades mundiales y
para alcanzar su máximo objetivo, la supremacía mundial” (Juri Lina). Y en 1776 también, un grupo de ricos
masones, jesuitas y judíos (entre ellos los Rothschild, que junto a los Baring, son los “creadores” de nuestras
deudas externas) fundan en Europa la Logia de los Illuminati, que para muchos conspiranoicos es la que controla
los hilos de la política-económica-cultural del Nuevo Orden Mundial: “el Comunismo, el Socialismo, el Nacional
Socialismo, el Fascismo y el Capitalismo son de hecho, todos, solamente síntomas de una enfermedad que es
mejor llamarla Illuminismo. Ya que el nombre de la Bestia es el Illuminati”, como dice el periodista Juri Lina en
Bajo el signo del escorpión, coincidiendo bastante con Perón (y aclaramos que “iluminados”, “ilustrados” o
“illuminati” era como se llamaba a los masones desde el siglo XVIII (Corbiére), por su vínculo con las filosofías
racionalistas iluministas –el llamado “despotismo ilustrado”- y las políticas capitalistas liberales).

Y agregamos: “la influencia masónica sobre todas esas organizaciones (CFR, la Trilateral Comimission, y el
Carnegie Endowment for International Peace), círculos empresariales (Club Bilderberg, Club de Roma), gobierno e
incluso organizaciones religiosas –La Iglesia Católica incluida-, no debe ser subestimado” como dice Salbuchi, de
hecho el billete de dólar lleva impresa la pirámide con el ojo, símbolo masónico illuminati, impuesto por el
presidente masón Roosvelt en 1933. ¿Masones? ¿Dólares? Ésta es “La penetración económica imperialista” que
“forma parte de un plan que no admite divisibilidades” (Perón).

Como dice Salbuchi, tras las fracasadas invasiones inglesas de 1806 y 1807, “la masonería y otras sociedades
secretas resultaron instrumentos fundamentales para la corona inglesa”, en nuestro país y en el resto de
Latinoamérica, a través de los masones y líderes militares como San Martín, O’Higgins y Sucre (en Argentina,
Chile, Ecuador y Bolivia), Miranda y Bolívar (en Perú, Colombia y Venezuela), y los masones y obispos, políticos y
poetas como Hidalgo, Morelos, Benito Juárez y José Martí (en México y Cuba), como confirman varios
documentos masónicos (Corbiére).

“La que orquestó nuestra independencia fue la masonería” dice sin vueltas Perón, y nos vuelve a recordar que
“todos los gobiernos que en nuestro país se escalonaron, desde Rivadavia en adelante, fueron gobiernos de la
masonería, gobiernos de la línea anglosajona” (Perón). Bueno: Mitre, Sarmiento, Echeverría, José Hernández,
Urquiza, Lugones, Borges, Yrigoyen, y la gran mayoría de los “forjadores” de la identidad y “la Organización
Nacional dentro de los parámetros de la revolución democrático-burguesa y el Estado moderno roquista”
(Corbiére), fueron otros tantos masones, que mantuvieron al país como “colonia económica de Gran Bretaña”
(Salbuchi). Y “todos obedecen a la logia, al rito celeste escocés: es la línea anglosajona” (Perón). “Los masones
tuvieron un poder hegemónico” dice Corbiére, implantado a la par de “un capitalismo colonialista” (Sergio Bagú).
Y aunque Rosas creía que los “logistas” masones eran todos liberales unitarios, la Historia nos prueba que muchos
federales también los eran: como Urquiza, que abdica ante Mitre en Caseros. Y varios rosistas también, como
Pedro de Ángelis.

Pero Argentina no era cualquier colonia inglesa, sino “su mejor colonia, porque incluso, se defendía sola”, según
los propios lords ingleses. Y así será hasta 1946 cuando llega el Peronismo “el primer gran movimiento popular
argentino… en que la totalidad de un pueblo se levantó contra la oligarquía” (Julio Cortázar) y “nos fue posible,
por primera vez en la historia argentina, después de ciento cincuenta años de coloniaje, poner al día nuestra
economía” (Perón): por primera vez en la historia nacional dejamos de tener una deuda externa (contraída por el
masón Rivadavia con la masónica banca inglesa Baring Brothers, en 1826), y logramos una independencia
antiimperialista, alejados del FMI (creado en la masónica Yanquilandia en 1944). Porque “los grandes males que
amenazan al hombre actual coinciden en sus orígenes con el nacimiento del liberalismo”, como decía Evita, y
sincrónicamente: con la expansión de la masonería y el capitalismo transnacional o el comunismo
internacionalista. Que según Perón son los que hacen que este proyecto de nación tercermundista soberana, se
acabe repentinamente en 1955, y volvamos a ser una “una colonia yanqui, sumisa y obediente” (Perón) sometida
al FMI (Pigna). Hasta el día de hoy no hemos zanjado el tema de la deuda. “Los vendepatrias y cipayos
generalmente son miembros conspicuos del “Rotary Club”, pertenecen a distintas logias” están “dedicados a la
confraternidad verbalista” y vinculados a “la UN, la UNESCO o la OEA” (Perón). Y en complicidad con los militares
y los partidos políticos antiperonistas masónicos (radicales y comunistas), “la Iglesia, la Sociedad Rural, las
cámaras empresarias, la banca y la embajada de los Estados Unidos” (Pigna).

También decía Perón que “somos subdesarrollados mental y espiritualmente”. Y que “Las grandes crisis son
indicadoras de la necesidad de los grandes cambios”. Y en medio de todo, tenemos un gobierno que se siente
peronista. Y suponemos que cualquier peronista que se precie de tal, debería reflexionar sinceramente sobre
todo esto que dijo Perón, ya que “Proceder al cambio no es una opción, sino una obligación que todos tienen”. Y
la Argentina hoy, parece sigue siendo “gobernada por el Fondo Monetario Internacional… el verdadero gobierno
del mundo” (Perón).

Perón sabía que “la influencia del imperialismo intolerante hace del enfrentamiento una forma de guerra
permanente”, y si nos seguimos peleando entre hermanos como decía el masónico Martín Fierro, entre los de
izquierdas y derechas, nos seguirán devorando los de afuera, indefectiblemente. Por los siglos de los siglos. Como
decía Perón, lo mejor parecer ser la tercera posición.

¿La Masonería se defiende?


Como contraparte los masones como Corbiére se defienden de “las teorías del complot sinárquico… capitalista,
judío, marxista y liberal, comandado por una alta masonería”, que levanta Perón, en el año 68. Estos
representantes de la masonería dicen que lo del “gobierno mundial invisible” es un invento, una “patraña”, una
“fábula” de “los fascistas de los años treinta y cuarenta”, inspirada en libros como Los Protocolos de los Sabios de
Sión. Donde “la teoría del complot masónico es tan antigua como la propia Revolución Francesa” (Corbiére).

Por otra parte, la posición de Corbiére es llamativamente contradictoria: por un lado se declara a favor del
peronismo, y defiende a Perón como miembro de la masonería, y por otro opina gorilamente que las ideas del
complot masónico que manifiesta Perón en La Hora de los Pueblos, son propias de “los timoratos o mitómanos
reaccionarios” (Corbiére). Para los historiadores y abogados gorilas como Félix Luna, Perón era “un personaje
fabulador”.
Crónicas de espionajes & censuras: “cosas de mandinga”
Sabemos que es muy difícil investigar sobre Masonería. Lo dice por ejemplo el mismo masón Corbiére, en plena
democracia: “Lamentablemente, los archivos de la Iglesia Católica y de la Policía Federal, sobre el tópico
“masonería”, sólo están disponibles para escritores, militares, sacerdotes e ideólogos de la extrema derecha”. O
sea que la Iglesia y la Policía, están de acuerdo con la extrema derecha, según Corbiére, y ocultan cosas sobre la
masonería, a los masones de izquierdas, digamos (pero no a los masones de la derecha).

Por otra parte, Perón hablaba sobre el espionaje en los medios de información. Y después de publicar y difundir la
primera parte de esta nota “¿Peronismo VS. Masonería?”, mi correo electrónico privado fue bloqueado. Podría
pensar que ello fue una simple casualidad, pero unos días antes, un amigo -periodista independiente- que subió la
misma nota a Facebook, también tuvo problemas con su cuenta y le bloquearon temporalmente el acceso: “cosas
de mandinga”, me dijo él.

Por otra parte, días después cuando me desbloquearon el correo, me llegan una serie de entrevistas, en bloque,
de la oficialista Agencia de noticias Paco Urondo, y todas: son sobre la Masonería, y, una nueva casualidad: estas
notas salieron a los pocos días de que su publicó la primera parte de esta nota en Contracultural. Entre una
semana y quince días después. Y se ve que las dos entrevistas principales están centradas casualmente en los
temas que toca ésta nota: el vínculo de la Masonería con López Rega, Massera, la mafiosa P2, la CIA, y la
Dictadura y el último Perón, el robo de sus manos, etc.

Para terminar, la respuesta del Lic. Juan Luis Morales a los entrevistadores de la APU: “Cumpas de la Paco Urondo,
con la autoridad que me da de ser un estudioso de estas sociedades secretas, hace mas de 30 años; los insto a no
creer LAS FALSEDADES Y SUPERCHERIAS de los entrevistados... son los mejores especialistas en la simulación, en
la infiltración, en la extorsión y superespecialistas en CRIMENES NO RESUELTOS”.

(Y aclaro que hago pública esta parte de la crónica por recomendación de los cumpas de Contracultural, que
también vieron algo “sospechoso” en esta secuencia relatada).

Para recordar: algunas definiciones lúcidas y peronistas:


Capitalismo
“El Capitalismo no es una doctrina, sino una torpe forma del materialismo explotador”.

“El capitalismo moderno se ha caracterizado precisamente por el intento de hacer triunfar la injusticia.”

El Imperialismo y la esclavitud

“El imperialismo simula la defensa de la libertad individual, mientras se dedica a ejercer la esclavitud colectiva”.

La Libertad
“La libertad se exporta como la “goma de mascar”: todos la mastican, pero ninguno la traga.”

Luchar por la verdad


“Hay que luchar por una verdad en que creer, antes que la falsedad lo invada todo.”

La escuela de simulación de nuestros tiempos


“La escuela de simulación, que tantos adeptos tiene en nuestros tiempos, es la preparación del desastre.”

La guerra de los Gobiernos


“Los únicos que desean la guerra y arrojan al mundo a su destrucción son los Gobiernos.”

La paz de los Pueblos


“Los ideales de los Pueblos son precisamente contrarios a la guerra misma.”

Los políticos nos engañan: no nos representan ni nos gobiernan bien

“La humanidad estaría mejor gobernada por los Pueblos que por sus personeros que, mediante diversos recursos
y arbitrios de la política, pretenden hacernos creer que los representan.”

La libertad de prensa y el libre acceso a la información

“La “libertad de prensa” y el “libre acceso a las fuentes de información”, groseramente impuestos, comúnmente
producen un efecto contrario.”

“La lucha por el “libre acceso a las fuentes de información” no es sino el intento de facilitar el espionaje, con un
cierto grado de impunidad, en cumplimiento de misiones establecidas en los respectivos “planes de búsqueda”.”

La mentira de nuestros países libres y democráticos


“La primera mentira encadena a las demás que la justifican. Por eso es mentira lo de “Naciones Unidas”, lo de los
“países libres”, lo de las “cuatro libertades”, lo de la “libertad y la democracia”, lo del “respeto de las autonomías
y la libre determinación de los pueblos”, etc. El mundo actual es un caos, porque de la simulación no pueden
esperarse situaciones claras sino estados irreales y confusos… Es indudable que vivimos en el mundo de la ficción
y del engaño. El remedio es no dejarse engañar.”

(FIN DE LA TERCERA PARTE)

Bibliografía Básica:
· La Hora de los Pueblos, y Los Libros del Exilio (Volúmenes I y II) Juan Domingo Perón

· El Cerebro del Mundo (La cara oculta de la globalización), Adrián Salbuchi

· La Masonería, Emilio Corbiére

· Las vidas del General, Tomás Eloy Martínez

· El Venerable Licio Gelli y la P 2, Revista Todo es Historia, Pino Buongiorno

· Lo pasado pensado, Felipe Pigna

· El libro de las grandes entrevistas, Clarín, Revista Ñ, entrevista a Julio Cortázar

· Y la verdad los hará libres, y otros textos de David Icke

· Bajo el signo del escorpión, Juri Lina

· Revista Sudestada

· El Mapu del Desierto, Xuan Pablo González

FUENTE: http://revistacontracultural.blogspot.com.ar/2013/08/peronismo-vs-masoneria-iii.html

VIDEOS RELACIONADOS: SINARQUIA INTERNACIONAL - Programa Tiempo Nacional - Ruben Gioannini

La sinarquía y sus efectos en el Golpe de Estado de 1976


El Concepto de Sinarquía Internacional

La televisión aburrida, esa que aturde por su mediocre imaginación y peor programación, motivó que
empezáramos a buscar algo que nos conmueva o, al menos, que nos quite algunos instantes de ocio
banal y enfermizo.
Diego Ramiro Guelar: Y de pronto, el canal C5N (Canal 5 Noticias), mostraba a un personaje que
negaba la concepción de Sinarquía Internacional. ¿Quién la negaba? Miramos bien y era un
representante auténtico de aquello que decía obviar: Diego Ramiro Guelar. Político camaleónico que
supo vincularse en la delincuencia subversiva en los 70, luego recalar en el ultraliberalismo de Carlos
Saúl Menem como embajador en los Estados Unidos para, finalmente, mezclarse con el progresismo
multimillonario de la era Kirchner-Fernández y, como una frutilla del postre, tener ahora ciertas
disidencias respecto a los protagonistas de dicha era actual. Es decir -volvemos a decirlo- estamos ante
un auténtico ejemplo de lo que es la Sinarquía Internacional. Pero, ¿qué es en verdad la Sinarquía
Internacional? Veamos un poco algunas definiciones hechas en el país al respecto:

El tres veces presidente de la República Argentina, Teniente General Juan Domingo Perón, la define
con claridad en su obra "La Hora de los Pueblos". Citamos textualmente: (...) "Este desarrollo intenso
de la política internacional, dentro y fuera de los países, ha impuesto la necesidad de crear los
instrumentos para manejarla y así han surgido las "Grandes Internacionales". El capitalismo y el
comunismo soviético no son sino dos de ellas, aparentemente contrapuestas pero, en realidad
de verdad perfectamente unidas y coordinadas".

Winston Spencer Churchill, Franklin D. Roosevelt y Josef Stalin en Yalta, 1945. Esta es quizás la
prueba más notoria de los últimos 60 años sobre la eficacia y existencia de la Sinarquía
Internacional

Prosigue Juan Domingo Perón: "No es menos elocuente lo que sucedió en la Conferencia de Yalta en la
que ambos imperialismos se ponen de acuerdo y coordinan sus futuras actividades de dominio y
explotación. Pero es que todo tiende a internacionalizarse alrededor de ello, lo que, en último análisis,
es un triunfo del internacionalismo comunista. La masonería, el sionismo, las sociedades
internacionales de todo tipo, no son sino consecuencia de esa internacionalización del mundo actual.
Son las fuerzas ocultas de la revolución como son las fuerzas ocultas del dominio imperialista". Estos
párrafos están sacados la edición Pleamar de Diciembre de 1973, página 32.

En otra obra llamada "La Iglesia Nacional Peronista", del profesor Roberto Bosca, leemos la siguiente
definición en la cual se incluye a la Iglesia Católica infiltrada del Post-Concilio Vaticano II como parte
integrante de la Sinarquía Internacional: " (...) En un segundo momento, [Perón] distingue
dialécticamente como opuestos a la Iglesia en tanto reunión de los cristianos, por una parte, y al
Vaticano o a la Santa Sede por la otra, y en esta última separa a su vez el pontificado por un lado y la
estructura jerárquica gobernante por el otro. (...) Perón considera a la Iglesia, más precisamente al
Vaticano (...) como integrante de la sinarquía".

En abril de 1971, y continuando con la misma temática, Juan Perón dijo: "Es decir que nosotros frente al
poder imperialista y frente a la gran sinarquía internacional manejada desde las Naciones Unidas,
donde están el comunismo, el capitalismo, el judaísmo, la Iglesia Católica -que también cuando le
pagan entra-, la masonería, todas esas fuerzas que tienen después miles de colaterales en todo el
mundo son las que empiezan a actuar".

Harry Truman, ex presidente de los EE.UU., mandó lanzar las bombas atómicas sobre Nagasaki e
Hiroshima en 1945. Aquí aparece retratado con sus atuendos masónicos. Vladimir Illich Ulianov,
más conocido como Lenin y principal dirigente comunista de la ex Unión Soviética, también
estuvo ligado a la masonería.

El Padre Julio Meinvielle ha profundizado respecto al concepto de Sinarquía Internacional. En un


conocido escrito de 1973 esbozaba lo siguiente: "(...) Sinarquía de la palabra griega SYM , con, 'y',
ARQUÉ, principio, iniciación, significa cogobierno o gobierno equilibrado porque en él se realiza un
cierto equilibrio de los poderes y tendencias del mundo. Es el programa para el gobierno mundial ideado
por el famoso ocultista Saint Ives d'Alveydre a fin del siglo pasado, y descubierto por la policía francesa
en los archivos de las altas logias en casa de renombrados masones como p. ej., de Gaston Martin,
autor de una Historie de la franc-maçonnerie francaise.

Este programa consta de 13 proposiciones y 598 artículos y ha sido publicado por Lectures FranÇaises
en un número especial de febrero de 1962 con el título, Les Technocrates et la Synarchie. El gobierno
inaugurado por el general De Gaulle se ha ajustado a dicho programa, que, por otra parte, es el mismo
que el de la Banca Rothschild.

La conducción del programa sinárquico es llevado a efecto por los 'Bildelbergers', llamados así por una
reunión secreta realizada en esa ciudad de Holanda en 1954 y presidida por su Alteza, el príncipe
Bernardo de Holanda. Entre los Bildelbergers figuran personajes de representatividad mundial de la talla
de Henry Kissinger, el asesor de Nixon para la política exterior y como él, otros cien personajes de la
más alta influencia".

Circa 1971. Salvador Allende Gossens, presidente de Chile; comunista y masón. Lo acompaña el
presidente de facto liberal General Alejandro Agustín Lanusse. De éste último se decía que era
un militar obediente a la política moscovita.

El investigador Guillermo Alfredo Terrera publicó una obra titulada "La Sinarquía", muy difícil de hallar
hoy en día porque la misma fue realizada por única vez hacia 1978, y no lleva marca de editorial alguna.
En el Apartado '5 - 1' que comienza a desarrollarse en la página 22, el autor puntualiza los distintos
factores e instituciones que, según su investigación, conforman la Sinarquía Internacional. Veamos
algunos de ellos:

Logias Masónicas: Se dividen en diferentes sectas o logias, para auxiliarse entre ellos a todo
nivel, sea científico, cultural, religioso, financiero, político, etc. Tienen asiento en todos los países del
mundo, sea África, Asia, Europa o América. Manejan tanto al mundo soviético como al liberal,
progresista y capitalista. Fueron y son hermanos de distintas sectas o logias, hombres como Nikita
Kruschev, José Stalin, Winston Churchill, Franklin Roosevelt, Lenin, John Kennedy, Salvador Allende,
Harry Truman, Pedro E. Aramburu, Dwight Eisenhower, Charles de Gaulle, Bernardo de Holanda, Felipe
de Edimburgo. Estas logias o sectas son por lo general de tipo secreto o reservado. Tienen grados,
jerarquías, símbolos, ceremonias, códigos, reglamentaciones, etc. Todos cooperan de una manera u
otra, al Gobierno Universal Sinárquico.

 Banco de París, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo,


OEA, FAO, Naciones Unidas, Educación de la UN, etc.: Son organizaciones internacionales
dedicadas a manejar la economía, las finanzas y la producción de las naciones en vías de desarrollo, de
las llamadas subdesarrolladas y de los pueblos que por diversos motivos se encuentran sometidos al
Gobierno Universal. Por medio de estas formas de imperialismo socio-político y cultural que maneja la
Sinarquía, apoyada por los funcionarios y políticos amarillos y entreguistas, se realizan planes
educacionales de "técnicos", "especialistas" y "científicos" que llevan a cabo siniestras maniobras,
patrocinadas en contra de la cultura y la educación de los pueblos, por la OEA, la UN, universidades
como Michigan, Columbia, el Pentágono o la CIA. (...)

 Liberalismo: Poder internacional que destruye sistemáticamente todos los gobiernos


nacionales y populares. Es integrado por todos los grupos capitalistas, masones, sinárquicos y el poder
soviético que es un aliado del liberalismo. Viene actuando desde los siglos VIII o IX.

Ilustración de la organización masónica hebrea B'nai B'rith. Nótese en la parte central debajo de
la inscripción "Brotherly Love" el 'Ojo' masónico, el mismo que está estampado en una de las
caras del billete de 1 (un) dólar norteamericano

Brait-Naith: Es la masonería de origen judío. Encarna el más grande poder secreto cabalístico
universal. En cierta medida maneja a las logias masónicas, al liberalismo, al capitalismo sea privado o
estatal y es coherente con la jerarquía vaticana, en estas últimas décadas. Fue fundado oficialmente en
1843, pero funciona desde milenios anteriores. Su nombre es B'nai B'rith o sea Hijos del Rito, y entre
sus mentores figuran los hombres más acaudalados del mundo: D. L. Loewe y Moise Montefiore de
Inglaterra, Babbi A. Cohn de Francia, M. S. Strahum de Rusia, M. S. Magnus y L. Silverman de Prusia,
etc.

Cuarta Internacional de París: Obedece actualmente las órdenes del liberalismo marxista
soviético. La Franc-masonería que tiene su asiento en París, maneja la Cuarta Internacional y todos sus
colaterales. Esta orden masónica, es la más importante de todas, quizás más que la Braith-Naith
hebrea. La Cuarta Internacional de París y la Franc-masonería, orquestan el movimiento sinárquico
universal.

Opus Dei: Organización de tipo liberal y católica que se la considera como una colateral de las
logias masónicas existentes. Esta secta trata de confundir a los movimientos nacionales de liberación,
para desorganizarlos y obtener el dominio de los mismos, en una definitiva estrategia sinárquica.

El tema de qué es la Sinarquía Internacional no está abarcado ni en un 2%. Solamente quisimos dar
algunos pantallazos, como para contrarrestar a los charlatanes que niegan la existencia de un poder
mundial que tiene en jaque a la humanidad, a sus pueblos y a sus naciones. Las pruebas están, solo
que el hombre no las busca o no quiere investigar. Allí hay otra ventaja de toda esta inmundicia: la
dejadez voluntaria de los seres humanos para darse cuenta de los reales problemas. Y de los Diego
Ramiro Guelar... ya nos ocuparemos, sabemos buena parte de su prontuario político. Sí, que quede
claro, todos los que apoyan, queriendo o no a la Sinarquía llevan sobre sus espaldas prontuarios,
porque son criminales.

Fuente : http://ciriaco-cuitinio-vuelve.blogspot.com/2007/12/hechos-y-verdades-del-concepto.html
Publicado por Agencia Informativa "Ciriaco Cuitiño"  

Etiquetas: Especial Agencia Informativa "Ciriaco Cuitiño"

Anónimo dijo...

SINARQUIA
“La existencia del tercer mundo enfrentado a los actuales imperialismos constituye el intento de liberación que
gravita hacia la integración de la historia que ha de ser simultanea a la integración geopolítica.
Durante los diez años del gobierno Justicialista de la Republica Argentina fue libre y soberana.
Nadie metió sus narices en ella sin que llevara su merecido.

Pero al cabo de esos diez años la sinárquica internacional, coaligada con el Cipayismo vernáculo, al servicio del
colonialismo nos aplastaron......

Este desarrollo intenso de la política internacional, dentro y fuera de los países, ha impuesto la necesidad de crear
los instrumentos para manejarla y así han surgido las Grandes Internacionales.

El capitalismo y el comunismo soviético no son sino dos de ellas, aparentemente contrapuestas pero, en realidad
de verdad, perfectamente unidas y coordinadas.

Para comprobarlo, basta recordar 1939 cuando se aliaron para aniquilar a un tercero en discordia, representado
entonces por Alemania e Italia.

No es menos elocuente lo que sucedió en la Conferencia de Yalta en la que ambos imperialismos se ponen de
acuerdo y coordinan sus futuras actividades de dominio y explotación.

Pero es que todo tiende a internacionalizarse alrededor de ello, lo que, en último análisis, es el triunfo del
internacionalismo comunista.

La masonería, el sionismo, las sociedades internacionales de todo tipo, no son sino consecuencias de esa
internalización del mundo actual. Son las fuerzas ocultas de la revolución como son las fuerzas ocultas del
dominio imperialista”.

Juan D. Perón
La Hora de los Pueblos

FUENTE: https://www.taringa.net/+convicciont/el-concepto-de-sinarquia-internacional_sbj3y
LA SINARQUÍA SIONISTA JUDAIZA AL CLERO CRISTIANO
Francisco y la defensa de los enemigos de la Iglesia
  Haciendo la introducción a esta publicación, pido a mis lectores dedicar unos minutos al capítulo del libro de
Jaques Zoilo Scyzoryk (ver también), valiente escritor de origen judío que denunció la perversa Plutocracia
Sionista y sus planes, situación que le costó terribles persecuciones.

 Adquiere gran relevancia la denuncia de Scyzoryk sobre la técnica de “acercamiento fraternal judeo-cristiano”
que propone la judería como herramienta de dominación y perversión del Catolicismo. Ante las declaraciones de
Francisco de: “¡Que el antisemitismo sea desterrado del corazón de todo hombre y de toda mujer!”(Aquí), nos
vemos obligados a decir que esa frase sin considerar lo que es antisemitismo está usada en el sentido de sus
amigos sionistas, los masones de la B’nai B’rith y su Liga Antidifamatoria, para victimizarse y oprimir y dominar al
mundo entero.

  Una información que pasó casi desapercibida pero de vital importancia para entender cómo actúa Bergoglio, nos
la trae el Sionista Diario “La Nación” del 29/09/2013, donde lo muestra  concelebrando, una vez más, festejos
judíos, está vez en el mismísimo Vaticano con el rabino sionista Skorka. Recordamos que anteriormente lo hizo
festejando Januka.

  Repetimos lo dicho por Pio XI en su encíclica “Mortalium Animos”: “respecto al falso ecumenismo: “…Con este
objeto se organizan congresos, reuniones y conferencias, …  y donde, sin distinción, se invita a la discusión a toda
clase de infieles, así como de cristianos, y hasta de aquéllos que tristemente rechazaron a Cristo o, con obstinada
pertinacia, niegan la divinidad de su Persona o misión. Tales tentativas no pueden recibir aprobación alguna entre
los católicos, pues están fundadas en la falsa opinión de que todas las religiones son más o menos buenas y dignas
de alabanza, en cuanto todas dan expresión, bajo diversas formas, a aquel sentimiento innato que lleva a los
hombres a Dios y a la obediente admisión de su imperio... favorecer esta opinión, por tanto, y alentar tales
empresas, equivale a abandonar la religión revelada por Dios”.

  Quien ponga en duda el carácter de sionista del amigo rabino Skorka de Bergoglio, recomendamos ver con
atención el video (aquí) en donde se lo congratula con doctorado Honoris Causa en la una universidad católica, y
éste no solo resalta su carácter sionista, sino que además ofende a la Iglesia y niega expresamente a Cristo.

  A los días de asumir Francisco, parafraseó a León Bloy diciendo: “Quien no reza al Señor, reza al diablo”. Si le
pidiéramos coherencia le exigiríamos que entonces diga que los judíos le rezan al diablo, ya que no le rezan a
Nuestro Señor Jesucristo, pero sabemos que lamentablemente, una de las técnicas preferidas de Bergoglio es
nada menos que "el doble discurso".

Augusto Torchson

Aquí el artículo:

LA SINARQUÍA SIONISTA JUDAIZA AL CLERO CRISTIANO - Jaques Z. Szyzoryk


FUENTE

(*) - Por Jacques Zoilo Scyzoryk

 “Argentina sometida al Imperio Sionista y su planes”, 1976 - Pags.171/177.

“…Los judíos para poder seguir cómodamente realizando su actividad subversiva, necesitan que nadie los ataque,
evitando así perder en su propia defensa las energías y recursos económicos que requieren para la acción
revolucionaria, tendiente a esclavizar al mundo. Por ello se han ingeniado en buscar medios que les permitan
impedir que los cristianos, en defensa propia, puedan atacarlos, habiendo urdido toda esa “tramoya” del
acercamiento y amistad de judíos-cristianos…”

Maurice Pinay – Complot contra la Iglesia, pág. 788.

La sinarquía Judeo-Sionista, para completar los Planes Conspiratorios trazados por los sionistas en la Conferencia
de Basilea (1897), en lo que se relaciona con el “Plan Andinia” o “Argentina Judía”, el poder sinárquico oculto que
opera en nuestro país bajo el rótulo de “D.A.I.A.” (Delegación de Asociaciones Israelitas), se ha ingeniado en
organizar tertulias con los sacerdotes católicos y con los pastores evangélicos, para captarse su simpatía de esos
dignatarios eclesiásticos.

No cabe duda que esos APOSTATAS de la Religión Mosaica (Judíos talmúdicos), son muy geniales para embaucar,
y logran ganar a los cristianos para su causa Anti-Cristiana.

Nuestro gran amigo, el Rev. Padre Dr. Julio Meinvielle (Q.E.P.D.), estuvo muy acertado con sus sabios conceptos
que ha dejado escrito para la posteridad, en su magistral obra “EL JUDÍO EN EL MISTERIO DE LA HISTORIA” página
92: “… Las gentes, el público, se han judaizado; los ricos con el liberalismo, los pobres con el socialismo. Todos
piensan, odian, aman y danzan a lo judaico. Todos se sienten libres, es cierto. Libres para ser manejados por el
astuto poder de los Hijos de Israel. Todos libres, pero ninguno piensa sino por el cerebro judaizado de su diario,
de su libro, de su revista. Todos libres, pero ninguno odia ni ama sino a través de la artista o del actor judaizado
del cine. Todos libres pero sus ideas políticas, económicas, religiosas, filosóficas han sido preparadas e impuestas
por los judíos…  Hoy las cosas marchan muy avanzadas a favor de Israel…”

Insistimos en sustentar estos sabios conceptos, por considerar que juegan un papel muy importante en la vida de
relación ético, social y política del ser argentino frente a los peligrosos focos de desintegración y corrupción que
los cipayos del sionismo sinárquico inyectan a la juventud cristiana a través del periodismo, de la radio y de la
tele.

Por el matutino sionista que se publica en Bs. As. “Die Idishe Zeitung” (Diario Israelita) del 27/04/1973, nos
informamos que dignatarios de la Iglesia Católica…, asistieron y celebraron solemnemente “El Seder” (la
ceremonia de la Pascua Judía con los ritos de la Hagadá) conjuntamente con el Rabino Esteban Veghazi y los
sionistas sinárquicos Jacobo Kovadloff, Abel Litvin y otros apóstatas conocidos de la D.A.I.A. atea y antiargentina.
¡Preguntaría a esos sacerdotes católicos que celebran solemne y “fraternalmente”, con los judeo-sionistas
apóstatas y anticristianos, la ceremonia religiosa del “Seder” u otra liturgia Talmúdico-Cabalísticas!:

¿Hay en Argentina y en el mundo algún rabino talmudístico que accediera voluntariamente a celebrar junto a los
sacerdotes católicos festividades y las liturgias de la Iglesia de Cristo? … ¿Acaso esos dignatarios eclesiásticos no
saben que para los judeo-sionistas, eso es una parodia que pone en ridículo a los asistentes que no son
circuncidados?... ¿Y por qué se prestan a esos actos teatrales?

Maurice Pinay en su magistral obra “Complot contra la Iglesia”, pag. 469 escribe: “…Para el Judío Imperialista
(Sionista), la amistad del cristiano o gentil y la fraternidad cristiano judía, no es más que un simple medio para
obtener ventajas que faciliten la tarea del judaísmo, tendiente a aniquilar a sus enemigos y a conquistar los
demás pueblos, mediante la destrucción de sus defensas internas; al fin de cuentas, si les conviene, acaban por
traicionar también, en la forma más cruel, a los ingenuos que se entregan en sus brazos, o que inconscientemente
les hacen el juego. ¡Pobre del que se deje engañar por los alardes de amistad y se dejaron envolver por tan
experimentada diplomacia!…”

En mi condición de miembro de la Comunidad Mosaista, y como profundo conocedor del Judaísmo Cabalístico-
Talmúdico, me atrevo a decir a los Dignatarios de la Iglesia de Cristo, que ningún rabino, bajo ninguna condición
aceptaría compartir, con un sacerdote católico o protestante, una Misa o una Ceremonia en una Iglesia Cristiana.
Por cuanto el Talmud, que es el Código Religioso por el que se rigen los Rabinos judíos, DETESTA A JESÚS, a sus
apóstoles, a su Iglesia y a las prácticas religiosas cristianas, e inclusive a los cristianos que con desprecio
llama “GOIM”…

El autor anteriormente citado, en su obra “Complot contra la Iglesia”, página 786 advierte:“Se sabe de buena
fuente judaica, que lo que se pretende con ese estatuto que norme las relaciones entre cristianos y judíos,
planeado en las siniestras sinagogas y en los Altos Círculos Masónicos para ser planeado en el actual Concilio
Ecuménico por los Agentes del Judaísmo en el seno del Alto Clero, no es otra cosa, que al obligarse judíos y
cristianos a no atacarse mutuamente, quedan atados de pies y manos los católicos para defender la Iglesia al
Mundo Libre, a sus Naciones, o a sus Cristianas Familias, de la ACCIÓN DESTRUCTORA DEL JUDAÍSMO, quien en
cambio, aunque aparente no ataca directamente a la Iglesia y a los católicos, lo hará con su clásico sistema de
tirar la piedra y esconder la mano, utilizando para ello a la Masonería, al Comunismo y a otras sectas subversivas
que usa a tal objeto…”

Por las enseñanzas del Talmud, sabemos que el Nazareno y sus Enseñanzas Evangélicas son repudiadas por los
apóstatas Judeo-Sionistas y sus rabinos. A los judíos, su religión les veda la entrada en la Iglesia Cristiana y a asistir
a misa. Pero el “pecado” más grave para un judío, es casarse con una mujer cristiana. Es decir, los judíos NO
PUEDEN INTEGRARSE en las comunidades gentiles. El judío que por conversión acepta el Cristianismo, queda
“excomulgado” de su grey para siempre.

En el “paraíso de los sionistas”, en el Estado de Israel a los conversos y a los cristianos se les niega el Derecho de
Ciudadanía Israelí… pero los judeo-sionistas,  en los estados cristianos, exigen la Igualdad de derechos sin
responder con la igualdad de deberes, pues en todas partes del mundo, los sionistas son “Patriotas” para el
Estado de Israel y contribuyen pecuniariamente con ese Estado que ni siquiera lo conocen por el mapa…

Esa comunidad desintegracionista, anticrisiana y APATRIDA, quiere embaucar a los Católicos con el cuento de
“Acercamientos fraternales” y hacerlos compartir en Actos Liturgicos, que hipócritamente convierten en una
parodia teatral, ultrajando con ello la investidura de ciertos Dignatarios de la Iglesia de Cristo.

Esas tertulias de tipo institucional y religioso, ejecutadas hábilmente por los Sionistas Ateos, es otra de las tantas
falacias de que esos “geniales” conductores  del “Pueblo elegido” se valen para ganar “amigos” cristianos para
someterlos después bajo su hegemonía colonialista y convertirlos en esclavos de la Plutocracia Judía y de Satanás.

El rvdo. Padre Julio Meinvielle, en su magistral obra “El Judío en el Misterio de la Historia” páginas 133/34,
escribe: “La mentira es la gran arma del diablo y de los judíos sus hijos. Por eso el diablo está figurado en la
serpiente, y los judíos también adoptan la figura de la serpiente como símbolo cabalística.

De aquí que el método propio del judaísmo en su lucha contra los pueblos cristianos sean las insidias.

Mata a los pueblos cristianos bajo la apariencia de que los salva. Los esclaviza con el pretexto de la libertad. Los
odia con el pretexto de la fraternidad. Los domina con el pretexto de la igualdad. Los tiraniza con el pretexto de la
democracia. Los roba con el pretexto del crédito. Los envenena con el pretexto de la ilustración.

Por otra parte, mintiendo siempre con maravillosa habilidad, inculpa a los verdaderos salvadores de ser los
enemigos de los pueblos. Y así Cristo, la Iglesia, el sacerdocio, los gobernantes cristianos, son presentados a los
pueblos como viles embaucadores…”

Esto, para nosotros los que conocemos todos los “trucos” de que se valía el Sionismo para la usurpación de la
Tierra Santa y proclamar su “Estado de Israel”, no nos llamamos a engaño para dejarnos seducir mansamente y
someternos a la servidumbre de su “Becerro de Oro”.

La ocupación de la Palestina Árabe, las Guerras anexionistas de 1956 y de 1967, son el mejor testimonio de que el
sionismo tiende a convertirse en un Poder Mundial para poder aún mejor expoliar a los Pueblos Cristianos, a
los GOIM. Esa “confraternidad” que los sionistas aparentan práctica, es un ardid para encubrir los crímenes que la
Plutocracia Judía está cometiendo contra los árabes del Medio Oriente, contra los Vietnamitas, contra los
Camboyanos y contra todos los pueblos que luchan por liberarse de ese gigantesco Pulpo que expolia
despiadadamente a los pueblos mansos que en todas la épocas les han brindado acogida.

El Rev. P. Julio Meinvielle, profundo conocedor del drama que vive el Mundo de hoy, en su genial obra “El Judío
en el Misterio de la Historia” escribe: “Creo que sin vocación de profeta es fácil prever que la humanidad ha de
caer bañada en una ola general de sangre purificadora… sangre de los cismáticos rusos para expiar sus doce siglos
de apostasía de Cristo, que está allí donde está Pedro; sangre de los herejes protestantes para lavar las felonías de
cuatro siglos de maquinaciones anticristianas; sangre de los pueblos católicos que como viles rameras se han
prostituido vergonzosamente, y ¡que espléndido instrumento el judío en la mano de Dios para ser el verdugo de
estos pueblos que trocaron la grandeza de la Cruz por la grandeza de Babel!... ¡Ah, pero también puede Dios
suscitar un nuevo Atila (si no lo suscitó ya) que a los judíos y a descristianizados los oprima como a la uva en el
lagar!...

 Todos tienen que ser purificados… ¿Y después? Después surgirán hombres de santidad, judíos y cristianos,
varones llenos de cristianismo auténtico, de aquella fe y de aquella caridad cristiana que estaban llenos los
apóstoles y los mártires… No será posible el cristianismo falso y mentiroso de un siglo hipócrita; solo después de
la purificación se podrá efectuar la reconciliación de judíos y cristianos, de Esaú y Jacob”.

Al Pulpo Colonialista Judeo Sinárquico, el que diariamente bombardea ciudades abiertas en Viet-Cong, Camboya y
en el Líbano, masacrando millares de niños, mujeres y ancianos inocentes, ese Pulpo Sinárquico Judeo-Sionista
que mata a mansalva negros africanos para despojarlos de sus tierras y de sus riquezas, esos filibusteros que
financian y reclutan matones a sueldo para asesinar a nuestros mejores Patriotas, no tienen derecho alguno de
hablar de la “Confraternidad Judeo-Cristiana”.

A esos judeo-sionistas, tampoco les asiste derecho alguno de usar esa Dialéctica, pues son ellos y únicamente
ellos, los sionistas, los que fomentan el racismo y los que fabrican las Guerras Fratricidas entre los Pueblos.

Los Judeo-Sionistas, es decir, la Plutocracia Judía, es la que no puede tolerar la Confraternidad entre la familia
Humana. Un Mundo de Paz y una Humanidad Confraternizada, es un mal negocio para ese Pulpo Imperialista que
se enriquece a costa de la destrucción de los Pueblos Cristianos, y por ende, habiendo “Confraternidad Judeo-
Cristiana”, sus Corporaciones Financieras de Créditos Usurarios, no pueden enriquecerse, y hacer fabulosas
fortunas con la “Industria de la Muerte” y los Bancos Judíos... tendrían que cerrar sus puertas.

(*) Link download : Scyzoryk_Jacques_Zoilo_-_La_sinarquia_sionista_conspira_contra_la_paz_mundial.zip


LA PERSONALIDAD DEL AUTOR. El autor de este libro, JACQUES ZOILO SCYZORYK, nació en Polonia, en la ciudad
de Staszów, Baja Silesia. Por línea materna es nieto del Teólogo y Rabino don PABLO ASPIS. Era un niño de corta
edad cuando parte de su familia emigró a la República Argentina, donde habría de radicarse definitivamente. Tras
cursar sus estudios elementales y secundarios en Escuelas y Liceos Argentinos, recibió su formación académica en
la Universidad Nacional del Litoral (Rosario). Paralelamente a los cursos del ciclo propiamente universitario, que
lo llevaron por los cauces de la lingüística, en la rama de lenguas romances, graduándose como Profesor, y
especialmente en el Idioma Portugués y Cultura Brasileña. Se interesó además, por propia iniciativa, en otras
disciplinas, que profundizó, como Historia de la Civilización, Antropología, Sociología, Ciencia Política y Ciencias
Jurídicas. ...

EL IMPERIO JUDEO-SIONISTA Y LA DESINTEGRACIÓN ARGENTINA por Scyzoryk, Jacques Zoilo

FUENTE: http://syllabus-errorum.blogspot.com/2016/08/la-sinarquia-sionista-judaiza-
al-clero.html