Está en la página 1de 5

MEDINA, Gisela Eileen

PREGUNTA 1

En esta instancia lo invitamos a analizar el siguiente caso:

El Sr. Ricardo Gómez concurre a su Estudio y le comenta que el día 5 de Abril, se encontraba junto a su
familia en la vivienda de su propiedad sita en calle Isaac Newton esquina Bulnes de la ciudad de Córdoba
cuando de pronto sintieron un fuerte impacto y casi instantáneamente la caída de una de las paredes de
la cocina- comedor ubicado en el frente de la casa. Parte de dicha pared se le cayó encima, causándole
serias lesiones en su cuerpo, fractura de su brazo y pierna derecha. El resto de su familia milagrosamente
no resultó lesionada. El hecho se produjo, cuando un ómnibus del servicio de pasajeros urbanos, se subió
a la vereda e impacto contra la vivienda del Sr. Gómez.
La empresa "25 de Mayo S.A." propietaria del colectivo informó que el colectivo es prácticamente nuevo
(tiene tan sólo 2 años) y periódicamente se efectúan tareas de mantenimiento de todos sus vehículos
por lo que ha cumplido con todos los deberes a su cargo.
Otros datos: El Sr. Gómez es Técnico Informático. Su familia está constituida por su esposa y dos hijos
menores de edad, Los daños en la vivienda y los muebles de la cocina han sido de gran envergadura.
Debido a ello y además, por razones de seguridad, la familia de Gómez tuvo que alojarse en un hotel por
el lapso de dos meses

En función de la lectura del caso planteado:


Ud. es el abogado del Sr. Ricardo Gómez. Formule un reclamo extrajudicial ante la Compañía de
Seguros "Aseguradora Rio de la Plata S.A.", (donde se encuentra asegurado el colectivo).
Dicho reclamo deberá contener fundadamente: responsable/s del accidente, factores de atribución, daños
a reclamar, nexo causal. Cite jurisprudencia y doctrina aplicable a supuestos como el presente.

FORMULA RECLAMO EXTRAJUDICIAL

Sr. Gerente:
“Aseguradora Rio de la Plata S.A.”

Gisela Eileen Medina, Abogada, Matrícula Nº 86245 ,


en nombre y representación del Sr. RICARDO GÓMEZ, argentino, DNI Nº 33.579.458; de
profesión técnico informático, constituyendo domicilio legal en la calle Isaac Newton esquina
Bulnes, de la Ciudad de Córdoba, me presento respetuosamente ante Ud., y digo:

I. OBJETO: Que vengo por la presente a interponer


Reclamo Extrajudicial contra la “Aseguradora Rio de la Plata S. A”, en su carácter de
aseguradora de la empresa de transporte “25 de mayo S.A”, con domicilio legal en la calle
chacabuco 12348, de la Ciudad de Córdoba, por los daños sufridos por mi representado como
consecuencia del accidente de tránsito ocurrido el 5 de abril del corriente año. Dicho accidente
fue causado por la exclusiva culpa y responsabilidad del conductor del colectivo, el Sr.
Adameck, Mauricio, con DNI N° 10.478.952, Colectivo marca Iveco, modelo 2012, dominio
CAM 241, , , siendo dicho vehículo propiedad de la empresa de transporte citada, en mérito de
las razones de hecho y de derecho que a continuación expongo.

II. HECHOS: El día 5 de abril del corriente año, siendo las


21.00 hs, el Sr. Ricardo Gómez se encontraba en su vivienda junto a su familia, conformada
por su mujer y sus dos hijos menores de edad, cuando de manera imprevista y repentina un
colectivo de la empresa de transportes “25 de mayo S.A” impactó sobre su vivienda
ocasionando instantáneamente la caída de una de las paredes de la cocina – comedor ubicada
en el frente de la casa. Parte de esa pared se cayó sobre el Sr. Gómez, ocasionándole serias
lesiones en su cuerpo, fractura de su brazo y pierna derecha.

Tanto las pericias técnicas policiales como las declaraciones de los testigos, siendo estos
pasajeros del colectivo y vecinos, mencionan, que el conductor manejaba a excesiva velocidad
y giró hacia la mano izquierda (calle Isaac Newton), sin detener la marcha, éste perdió el
control del vehículo debido al exceso de velocidad, provocando la colisión contra el inmueble.
Este hecho importa, en cuanto a la empresa de transportes “25 de mayo S.A.”, propietaria del
vehículo marca Iveco, modelo 2012, dominio CAM 241-, una clara responsabilidad civil por ser
titular de una cosa riesgosa en los términos de los artículos 1757 y 1758 del Código Civil y
Comercial de la Nación. “El vehículo automotor en movimiento es una cosa riesgosa (Mosset
Iturraspe Jorge “Tratado de Responsabilidad por daño”) y ante su desplazamiento existe la
contingencia de un resultado dañoso (Bustamante Alsina, Jorge “Teoría general de la
Responsabilidad civil”).”

Por los daños de gran envergadura producidos en la


vivienda y muebles de la cocina, y por razones de seguridad, el Sr. Gómez y su familia se
vieron obligados a alojarse en un hotel por el lapso de dos meses.
“La imprudencia, en orden a la velocidad con que transitaba
el automotor, no debe ser valorada única y exclusivamente en función a su cuantificación
matemática, sino fundamentalmente en función de las circunstancias del lugar o tiempo que
rodean al hecho, y valorando en qué medida la velocidad ha sido un factor contribuyente o
determinante para la producción del accidente” Cámara de Ap. Civil y Comercial de Paraná,
Sala 2, Rodriguez, Ricardo Alberto c/ Altamirano, Ricardo Cesar - 15 de marzo de 1994.
“El principal deber de todo conductor es guiar el rodado a
una velocidad prudente, que le permita, además, estar atento a las variadas contingencias del
tránsito y mantener el dominio de su rodado en toda circunstancia.” Maglietti, Alberto R. y otra
c/ Arevalo, Victor Heraldo s/ ordinario. SENTENCIA 4 de Octubre de 2012. CAMARA DE
APELACIONES EN LO CIVIL Y COMERCIAL. FORMOSA, FORMOSA. Magistrados:
Bentancur – Boonman. Id SAIJ: FA12250219
“Cuando se trata de evaluar la velocidad impresa por la
embistente cabe considerarla excesiva cuando no permite al conductor controlar su vehículo
ante la presencia de un obstáculo, aunque este resulte imprevisto. El exceso de velocidad debe
apreciarse no solo por los kilómetros por hora de velocidad desarrollada por el vehículo, sino
por el hecho que permita o no al conductor el control de su rodado.” Cámara de Ap. Civil,
Comercial, Mina Paz y tributario, Mendoza, Mendoza (Furlotti – Marsala – Gianella) “Clavero,
Walter Hernán c/ Cepparo, Mirko Eduardo s/ daños y perjuicios (accidente de tránsito) y sus
acumulados” 4 de julio de 2012.
“Resultan responsables la empresa de transporte de
pasajeros por ser propietaria de la cosa riesgosa en los términos del art. 1113 del Código Civil,
y el conductor del colectivo en los términos del art. 1109 del Código Civil, por el accidente de
tránsito sufrido por los pasajeros, pues se ha demostrado que el chofer invadió el carril de
circulación de la mano contraria sin causa alguna de justificación, embistiendo el guardarrail,
para terminar impactando en la estructura lateral de hormigón armado del puente,
provocándole serias lesiones físicas a los viajeros.” FALLOS CAMARA DE APEL. EN LO
CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO MAR DEL PLATA, MAR DEL PLATA, BUENOS AIRES
(Mora - Riccitelli - Sardo) Castiglioni, Carlos H y otros c/ Municipalidad de General Pueyrredón
y otros s/ pretensión indemnizatoria SENTENCIA del 14 DE AGOSTO DE 2012 Nro. Fallo:
12010089
Dichos hechos expuestos, que dan motivo a este reclamo
extrajudicial, se encuentran enmarcados jurídicamente en el supuesto de responsabilidad
derivada de la intervención de cosas, según lo prevé el artículo 1757 y 1769 del Código Civil y
Comercial vigente, los cuales establecen “ART 1757: Hechos de las cosas y actividades
riesgosas. Toda persona responde por el daño causado por el riesgo o vicio de las cosas, o de
las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o
por las circunstancias de su realización.” “ART 1769: Los artículos referidos a la
responsabilidad derivada de la intervención de cosas se aplican a los daños causados por la
circulación de vehículos.”
El fundamento de la responsabilidad es el motivo que
impone reparar los daños y perjuicios ocasionados y consiste en reparar los mismos
afrontando la obligación de indemnizar, dejando indemne a la víctima tal como se encontraba
con anterioridad a ocurrir el evento dañoso.
III. DAÑOS:

1.- DAÑOS MATERIALES: Frente y pared de su


vivienda, mobiliario e instalaciones de la cocina destruidos por la colisión, los cuales se
encuentran acreditados por los presupuestos realizados, fotos del momento posterior al
accidente y facturas de gastos realizados al respecto, todo lo cual asciende a la suma total de
PESOS CIEN OCHENTA MIL ($180.000).
2.- GASTOS MEDICOS: Gastos realizados por mi
representado en relación a las lesiones producidas y al tratamiento posterior (medicamentos,
placas radiográficas, gastos ortopédicos, tratamiento kinesiológico de recuperación de
movilidad de las partes afectadas), los cuales están acreditados por las facturas y
presupuestos de los mismos, todo los cual asciende a una suma total de PESOS VEINTISIETE
MIL ($27.000).
3.- INCAPACIDAD SOBREVINIENTE:. Dentro del concepto de incapacidad sobreviniente
debe incluirse cualquier disminución física o psíquica que afecte tanto la capacidad productiva de la
víctima como aquélla que se traduzca en un menoscabo en cualquier tipo de actividad que
desarrollaba con la debida amplitud y libertad. La reparación comprende no sólo el aspecto
laborativo del damnificado, sino también todas las consecuencias que afectan la personalidad
íntegramente considerada.
De modo que el daño no sólo se refiere a una merma de aptitudes que sufre el individuo sino
que comprende también cualquier disminución mensurable económicamente que experimente aquél
con los consiguientes trascendidos negativos que esas disminuciones generan en el patrimonio
(CNCiv., Sala D, 03/10/1995, P., M. O. c/ Establecimiento Geriátrico La Residencia SRL; LL, 1996-
E, 3).
Como es sabido, la afectación de la integridad física o psíquica que arroja una secuela que
impide definitivamente el restablecimiento del estado de cosas de que gozaba la persona con
anterioridad al suceso dañoso, debe indemnizarse de acuerdo con las particulares circunstancias de
cada caso, pues no todo ataque contra la integridad corporal o la salud de una persona genera
incapacidad. A tal efecto, es menester la subsistencia de secuelas que el tratamiento o asistencia
prestados a la víctima no logran enmendar o no lo consiguen totalmente (CNCiv., Sala H,
13/10/2004, Alvarez, Susana Patricia c/Spiniello, Carlos y otros s/Daños y perjuicios).
Se aprecia en miras de lo funcional, pero el origen puede ser anatómico, fisiológico o una
combinación de ambos (conf. Zavala de González, Matilde, Resarcimiento de Daños, T. 2a, pág.
344).
Para evaluar el resarcimiento, no es necesario recurrir a criterios matemáticos para, sino que
deben tenerse en cuenta las circunstancias personales del damnificado, la gravedad de las secuelas,
los efectos que éstas puedan tener en su vida laboral y de relación.
Por esos motivos, debe adoptarse un criterio que en cada supuesto contemple las específicas
circunstancias que rodean a la víctima, como ser la edad, la preparación intelectual o capacitación
para el trabajo, el grado de disfunción sufrida y su incidencia para sus actividades actuales o futuras.
En lo que atañe específicamente al daño psíquico, resulta conveniente recordar que cualquier
merma de las aptitudes psíquicas de un individuo constituye un daño resarcible.
El daño psíquico es una alteración de la personalidad, es decir, una perturbación profunda del
equilibrio emocional de la víctima, que guarda adecuado nexo causal con el hecho dañoso e importa
una significativa descompensación que perturba su integración en el medio social (CNCiv., Sala C,
20/09/1999).
Para establecer el daño psíquico se ha de proceder de la misma manera que para determinar el
deterioro físico, es decir, probada la existencia de dicho daño, resulta necesario distinguir entre el
que se ha producido como consecuencia directa del acaecimiento del siniestro y aquel que se ha
derivado de la situación personal anterior del damnificado (CNCiv., Sala J, 21/10/1999). Además, la
cuantificación de la magnitud del daño psicológico a los fines de su indemnización requiere
compulsar la medida en que dicha mengua repercutirá patrimonialmente en la situación del
damnificado, tanto en la realización de sus actividades diarias -aun cuando no generen ingresos-,
como así también en todos los aspectos de su vida que, de manera indirecta, incidan en sus
perspectivas de evolución material o en mayores erogaciones para su sustento (CNCiv., Sala A,
12/11/1999).
En el caso de autos, las secuelas que ha dejado el violento accidente son de orden físico y
psíquico.
En la faz física, el violento impacto provocó fractura de su brazo y pierna derecha, lo cual
motivó el uso de yeso para inmovilizar sus extremidades fracturadas y su consecuente reposo
durante el lapso de 60 días, complicando el desarrollo de mis labores profesionales.
En lo tocante a la incapacidad psíquica, ésta se ha presentado en función de los síntomas y las
inhibiciones surgidas a consecuencia del hecho traumático del accidente, a partir del cual sufro de un
profundo temor a que un hecho similar vuelva a ocurrirme, padeciendo de recurrentes e intromisivos
recuerdos del accidente que sufrí, pesadillas frecuentes y sustos abruptos y repentinos.
Por este motivo, reclamo reparación del daño por
incapacidad sobreviniente la suma total de PESOS CIEN VEINTE MIL ($120.000).
4.- DAÑO MORAL Y PSCICOLOGICO: El daño moral
sufrido por el Sr. Gómez y su familia a causa del accidente, generó angustias, aflicciones
anímicas y frustraciones relacionadas a la incapacidad de ejercer su profesión, sumado a la
angustia producida por tener que abandonar su hogar por un lapso de dos meses y la pérdida
de efectos personales. Los daños psicológicos del Sr. Gómez y familia, al ver la destrucción de
parte de su hogar, al sentir el impacto del colectivo sobre la vivienda.
Por ello reclamo la suma total de PESOS NOVENTA MIL
($90.000).

IV. LIQUIDACION: Por lo tanto, el presente reclamo


extrajudicial correspondiente a este rubro asciende a la suma total de PESOS
CUATROCIENTOS DIECISIETE MIL ($417.000).

V. DERECHO: Fundo el derecho que asiste a la


pretensión de mi representado en lo dispuesto en los arts. 1738, 1757, 1758 y concordantes del
Código Civil y Comercial, Ley de Transito 24.449; doctrina, jurisprudencia y legislación
aplicable al presente caso.

VI. PRUEBAS:

1.- TESTIMONIAL:

 DI DONETTO, VALENTINA D.N.I. 27.847.901, con domicilio en calle Isaac Newton


2457, Ciudad de Córdoba.
 BIAZIANI, D.N.I. 22.746.183, con domicilio en Aycuho 1321, ciudad de Córdoba.
 PIASSINI, D.N.I. 33.268.206 con domicilio en calle Balcarce 3110, ciudad de Córdoba.
2.- DOCUMENTAL:
 Actuaciones policiales labradas el día del accidente.

 Copia del certificado médico labrado por el médico interviniente en la atención


inmediata al accidente.

 Fotografías tomadas después del accidente.

 Presupuesto del costo de reparación del inmueble.

 Facturas de gastos médicos.

 Factura de gastos en Psicólogos.

 Presupuesto de kinesiólogo para el tratamiento de rehabilitación del Sr. Gómez.

 Factura del hotel donde se hospedaron el Sr. Gómez y su familia.

VII. PEDIDO: 1).- Se haga lugar al presente reclamo


… extrajudicial.

2).- Se admita la prueba ofrecida.


VIII. HONORARIOS: En cuanto a los honorarios
profesionales de los letrados intervinientes, estimo los mismos en un 20% del total de la
indemnización que en definitiva acordemos. Siendo la finalidad de esta presentación la de
lograr un acuerdo extrajudicial, considero prudente un lapso de 15 días corridos a partir de la
fecha de recepción del mismo, para obtener una respuesta conveniente para las ambas partes,
haciendo desde ya reserva de ampliar los montos, en caso de tener que accionar judicialmente.

__________________________ ____________________________
GOMEZ, Ricardo MEDINA, Gisela Eileen
DNI: Nº 33.579.458 Matr. 86245
DNI: N° 35768396