Está en la página 1de 2

Nº razones por las que el creyente debe compartir con sus hermanos en la fe

1. Porque Dios diseño al hombre como un ser social interdependiente


a. Génesis 2:18-20 (Leer el texto)
b. Explicar el texto (v. 18-20)
i. Aunque la traducción es específica en cuanto al término “hombre”, por el contexto
se entiende que se refiere al varón.
ii. Dios declaró “No es bueno que el hombre esté solo”. Esto permite ver el diseño de
Dios: el hombre fue creado para estar acompañado, no separado.
iii. El Señor describe a la mujer como la ayuda idónea del hombre: la ayuda opuesta.
Dicho de otra manera, la mujer es el opuesto del hombre y lo que le complementa.
iv. Los versículos 19 al 20 manifiestan que el hombre no es completado con otros
seres vivientes como los animales, por eso se da la observación en el v. 20: “…más
para Adán no se halló ayuda idónea para él”.
c. Exhortar con el texto: A pesar de que el texto está indicando el diseño con el que fueron
creados el hombre y la mujer, está explícita el principio de que el hombre y la mujer no
fueron hechos para estar solos. Entre todas las palabras, hay una que resalta y es “plenitud”
o “complemento”. Repetidamente hemos dicho que en el cuerpo de Cristo no hay lugar
para creyentes aislados. Dios no salva a un pecador para dejarlo solo, sino para que forme
parte de un cuerpo con muchos miembros, éste es el cuerpo de Cristo, la Iglesia. El
creyente no está completo si no está con sus hermanos en la fe.
i. Proverbios 27:17
ii. Tito 2:3,4
2. Porque fortalece la compañía de los hermanos
a. Mateo 26:37,38 (Leer el texto)
b. Explicar el texto (v. 37-38)
i. En contexto, Jesús está a punto de ser entregado en manos de pecadores, para
cumplir lo que queda de su ministerio y para cumplir lo que de Él se había dicho en
los profetas (Isaías 53).
ii. Durante su ministerio, Jesús solía estar rodeado de la mayoría de sus discípulos,
pero en pocas oportunidades, se rodeaba de un círculo más íntimo entre sus
Apóstoles, por lo general, eran Pedro, Jacobo y Juan su hermano (Hijos de
Zebedeo) [Mateo 26:37, Lucas 9:28, Marcos 5:37].
iii. Experimentando la angustia de lo por venir, esto es el hacerse maldición y
separarse del Padre, pide a sus discípulos, al círculo íntimo, que le acompañen y
oren por Él.
c. Exhortar con el texto: La conducta de Jesús debe ser para nosotros un ejemplo de qué
debemos hacer, de manera que cuando nos hayamos en situaciones adversas, la solución
no es aislarse, sino rodearse de hermanos fieles que oren y acompañen. Es lamentable
cuando no existe la confianza y comunicación para apoyarnos en las diferentes dificultades.
3. Porque fue así como Dios decidió que fuesen edificados los creyentes a través de los dones
a. 1 Corintios 12:7 NVI (Leer el texto)
b. Explicar el texto (v. 7)
i. El contexto general es acerca de la manifestación del Espíritu Santo en la Iglesia a
través de los dones dados a los creyentes.
ii. Los dones son cualidades especiales a través de los cuales el Espíritu Santo se
manifiesta en la Iglesia. Un grupo de dones son considerados como dones
temporales y de confirmación (Dones milagrosos), el otro grupo de dones son
considerados como dones permanentes y de edificación.
iii. Según el v.7, cada creyente que es añadido al cuerpo de Cristo recibe por lo menos
un don para la edificación de otros.
iv. Estos dones son aplicados en el contexto de la Iglesia para su crecimiento o
edificación. Los mismos son para edificación de los hermanos en la fe, no para
provecho propio (1 Pedro 4:10).
c. Exhortar con el texto: Esta explicito una doble responsabilidad, en lo que somos
doblemente bendecidos, el creyente comparte con los hermanos en la fe para edificar y
para ser edificado por otros.
4. Porque así el creyente es guardado del pecado
a. Gálatas 6:1,2 (Leer el texto)
b. Explicar el texto
i. Pablo está por concluir la carta y está dando instrucciones finales, para que sepan
cuál debe ser la actitud y el comportamiento hacia los hermanos en la fe y a otros
que no conocen a Cristo.
ii. Estos dos versículos hablan acerca de la restauración como resultado de la
disciplina de la Iglesia.
iii. La Iglesia ha recibido el poder como para aplicar disciplina, y con ello, restaurar al
hermano caído en el pecado. [Mateo 18:15-17; 1 Corintios 5:1-5].
c. Exhortar con el texto: Cuando los hermanos estamos juntos y compartimos, somos menos
propensos a pecar, porque estamos al cuidado de cada uno. Pero si alguno llegare a pecar,
nos ayudamos a ser restaurados y la disciplina es la herramienta para esto. [Hebreos 12:11]