Está en la página 1de 14
EL PENSAMIENTO POLITICO DE ARISTOTELES. REFLEXIONES EN TORNO A ALGUNOS CONCEPTOS BASICOS DE La POLITICA Prof. Maria Elena Diaz Prof. Lucas Soares Si bien la relexién politica habia estado presente pricticamente desde los comienzos de la filosofiay habia tenido su auge con la Sofstica y la eritica que la misma desata en el pensamiento socritico-platénico, es con Ia Politica de Aristteles que propiamente se inaupura Ia teoris politica porque es 1a primera propuesta de un método propio para ella y que implica su Independencia can respecto alas disciplinas wéricas En razén de que alo largo de estas piginas a menudo nos referiremos a las diferencias que se plantean entre la teoria politica aristotélica y la platonica, es conveniente comenzar recardarndo ‘aquellos elementos que son comunes a ambos filsofos. Tal como otros intelectuales de le época, ambos vieron con alarma la inestabilidad de la vids politica griega y la anarquia moral que creyeron su causa, y tumbién pensaron que el antidoto estaba en la educacién para una mejor clase de vida, También sostuvieron ambos que la buena vida sélo puede ser vivida en una polis e dimensiones moderadas y de la que no pueden participa todos los hombres, sino solo aquellos que tienen suficientes medios y educicién para hacerlo. Por esto propusieron limitar ta ciudadania tanto como fuera posible y pensaron que era adecuado que todo e! trabajo manual lo hicieran esclavos 0 metecos. Seria, sin embargo, un error concluir que Aristteles tuvo poco que aafadir a Platén o a la cosmovisién gricga de Ie vida, 0 suponer que las expresiones de critica hacia Platén sean todas marcas de diferencia entre ellos. Las critics arstotelicas tanto a le propuesta politica de Repiiblica como a la de Leyes son ciertamente frecuentes, a veces Signifcativas, a veces trviales y capciosas, pero no todas constituyen elementos de oposicion entre ambos pensadores. Dela ética a Ia politica : Al final de ls Erica Nicomaguea, Aristoteles sostiene que “Ia filosofia de las cosas hhumanas” resta aun incompleta y pasa a explicar lo que en el primer capitulo de esta obra enomind el “eardcter arquitecténico” de Is politica. Recordemos que en el Libro I habia destacada la importancia del hibito para el desarrollo de las vieudes éticasy Ia inutlidad de los discursos referidos al modo de obrar corecto para aquellos que carecen de buenas castumbres, Las leyes, que son expresién de un pridcipio racionsl, tienen para la formacién de los buenos hébitos una importancia capital, tanto en su rol de consejeras como en su papel punitive « coercitive, y poseen la ventaja adicional de que los hombres no se sienten esclavos al obedecerlas, porque no son expresidn de Ia voluntad del gobemante, sino que regulan tanto @ sgobemnantes como a gobemados. Es necesario tener presente esta finalidadética del politico y de! Tegislador, por lo eusl deben crear leyes y gabernar de modo de hacer mejores a los ciudadanos,' Para completar la investigacién Arist. bosqueja entonces, en las tltimas lineas de ta rica Nicomaguea, un plan de investigacién de lo que hoy conocemos como Palitica, y que probablemente result6 de una edicién posterior de tratados originalmente independientes. Los items fundamentales que destaca son: el anilisis de las propuesias de sus predecesores (que encantramos en el Libro Il), luego, & parti de Ia consideracion de las constituciones que se Inabien seuulestods wr st Livey (or ndimio de 120, de las que abl ue wate, augue alge incamplets, la Constincidn de los atenienses) y las causas de la salvacién o destruccién de los regimenes y de los buenos y malos gobiernos( Libros IV-V1). Finalmente abordaré cusl es el régimen mejor que puede darse cuando las condiciones morales y materiales de la comunidad lo permiten (Libros VII y VIN}? Para tener un panorama completo tendefamos que agregar el Libro "Final qu, por at pare, se enconras en Plén y que es un eago propio de Ia teria politica amiga por centrapsiio ans texas pleas moderns, go fundan pair de Su independenca dela ica, Segum Barer, cn Ano hay espacio ene ce y polien Si esribe un tatoo de ein distin desu trad sibre polica, ef {io porgue exh setingvendo Ia wind como condiibnexsien 9 psicologca en el individu, def viru com Ia reriadnamica del nombre en sociedsa "Tr procesimiento es inverso al que Pain adopt ent Replica, dome examina primero el rien ideal ives I.Vin y slo lego desciende al plano dvergee de a norma, sbordand los mules esadosinperfcts sue Se ‘ofiecena inexpeiencia como formas deenfermetady degenessesn gue se apartan del eal (bros WHI8) Len el cual luego de una pequena inuoduccion donde se vefiere a algunas cuestiones centrale de la politica (tales como su furndamentacion metafisica en la nocién de physi, ola distincida entre ‘gobiemo politico y despotico) se refierefundamentalmente ala organizacion de la familia de la ‘economia de la polis y el Libro Il, donde desarroa una suerte de teoria general de lapis y de Ja ciudadania, Si bien no existe acuerdo entre Jos intérpretes en cuanto a Ia cronologia relativa de los excrtos politicos aristotélicos,’ ella tiene poca importancia para la comprensiOn de su filosofia politica, dado que sus concepeiones basieas se mantienen inalteradas en el conjunto de la obra. Es importante destacar, sin embargo, que el problema de la unidad de la Politica referido al texto {que nos ha llegado es independiente del problema de Ia unidad de Ia ciencia politica aristotclica, ‘ya que aun en el caso de que fueran escritos independientes de manera original, esto no implica que como ciencia la politica aristotélica plantee problemas de conciliacién entre, por ejemplo, el ccaricter idealista de los Libros VII y VIII y el sesgo empirista de los Libros IV-VI, tal como analizgremos mais adelante. El arte politico abarea, entonces, todas estas instancias enunteradas sumsriamente al final de la ética. Considera interesante preguntarse, al modo platénico, cual es 1a mejor ciudad en sentido absoluto, cuande las circunstancias lo permitan, pero también pertenece a la misma ciencia el conocimiento de la conservacién de los distintes tipos de regimenes, cuando las condiciones no son la 6ptimas. Fundamentos dela poltcidad natural Retomando el finalismo que en Even Nicomaquea I, | trbuye a as artes y Ins ciencias tanto como a In accisn y ala eleccién, en Poiiea || Arist extiende también esta estructura tclelogies (de tlos » fn) als connnidades (koinoni’). Rige también para ells, en efeto a tiritum jerirquica de los fines desarcllada en EN I, 1, de suerte que Ia pli, que incluye a todas las demés comunidades, s Ia que tende al fn supremo del hombre. Ests comunidades menores que incluye son fa fila (donde Arist. ubica tanto las relacionesfiliales y conyugales como el gobiemo despico} y la aldes, que son priovtariastemporamente ala pi, si bien eta Stns posee con respecto melas na proridad Tages, al ser el fin dela fara y de In ales. Estas dos comunidades earecen de Ia autarquia propa de a polis, pero son asociaciones naturales al igual que esta y surgieron par satifaer las nevesidades de subsistencia de los hombres. La pols, ademés de’ proveer todo lo necesario para Iv aubsistnci, es Ia thice comunidad que Permit al hombre aleanzr In plena relizacién de su forma racional, que consttye ala vez so Finalidad, yo gue a ferencia de esto de los animales effin humane no es meanente vivir, sino ‘continuacén nos dstendremas a analiza el carctr “por natralera' que tibuye Arist 2a poltcdad humana. Este examen comprende tre momentos. En primer lugar ()ensayaeros tna feconstruciGn y explicasion dela descripcionesy azgumentos que va offeciendo Aristtles deevea de la genesis de a polis y del hombre come “animal pliea’ “por natraleza, lo largo de los dos primeros capitulos del bro Ide le Poitca, junto cn algunos pasajespetenecentes a Iibro Il. Luego (i vamos a relevar algunos de ls presupuestos metafiscos que operan ala base del ardor por nturalez’asiguado a lo politico, para comprenderen qu consis, dentro dela oncepeién aristoilica preseniada en Ie Politica, este carcter Por itimo (i) veremos Ia relacign de colaboracion teciproca que esablece Arstteles ene la tendencia “natural del hombre ala poiticided y la voluntad humana del fendador deka polis (j) Comencemos entonces con el analisis de los dos primeros capitulos del libro I ya que cen ellos Aristteles centra su interés, por una parte, en el fin al cual se ordena toda comunidad y. por ola, en la génesis de Ie ciudad y la caracterizacién del hombre como ‘animal politico” ‘Apenas iniciado el primer capitulo, pues, Aristételes nos remarca esos dos enfoques a partir de los cuales va a considerar los ‘libros de tema politico’ (1a politika). Por wn lado, el enfoque 0 punto de vista eleoldgico, que en rigor vaa caracterizar no solo el ambito de lo politico sino todo susistema de pensamiento: Puesto que veros que toda cludad es una cierta comunidad y que roda comunidad esti consttuida con miras a alsin bien (porque en vista de lo que les parece bueno todos obran en Dado que e imposible, das lr caracteristieas de ese tabs, presen ni siguiera do manera sumaria a polemics em foro tls cronolozia le electro, mencionames solamente In posta de During quien considera fue es ons brated (apovandose en que en V 10,1511 b | tenciona la muerte e Flip, el padre de Alejancro Magn). evisnda dorane el segundo perioda de Arittles en Alps (cuando fanés el Lito). pero compuesta 8 partir deeseritos de diferentes epoca Para ete estadino, los Libros VII y VIL por ejemplo, perteneeran al peslodoaeasemico, todos sus actos). es evidente que todas tienden a un cierto bien, pero sobre todo tiende al supremo la soberana entre todas y que incluye a todas las dems. Esta es ta Hlamada eiuslad y comunidad civica)» (Pol. l 1, 12528 1-7) ‘Tenemos aqui la primera presentacién de 1a pilis © “ciudad-estado’ como la forma perfecta de Ia sociedad civil, aque ineluye a todas las dems» instaucias incompletas 0, en ‘érminos de Aristeles, no autosuficientes, Estas instancias aparecen en el texto conto elementos ‘que contribuirin a dilucidar Ia génesis de ese rodo que es la ciudad, un 1élos @ polo de atraccion hacia el cual se hallanorientados tales elementos. En relacién con esto, tenemos, pot otro lado, la aparicidn del enfoque metodolégico que Aristteles le adjunta a su obra desde el comienzo de la ‘4Y send evidente lo que digo si se examina la cuestin segiin el método que proponemos. Porque ‘como en los demas abjeros es necesario dividi lo compuesto hasia sus elementos simples (pues st0s son las partes minimas del todo), asi también, considerando de qué elementos estd formada In cindad, veremos mejor en qué difieren enre si las cosas dichas, y si cabe obtener algtin resultado clenificon (11, 12528 17-23). Los elementos de que consta ese ‘tod’ 9 “compuesto” que representa la polis son dos: la casa y Ia aldes, De ellos se ocupa Aristoteles en el capitulo segundo del libro | de la Politica, porque «si wno observa desde su origen la evolucién de las cosus, zambién en esta euestién, como en las demas, podrd obtener la visin mis perfect (12, 1252a 24-26). En este sentido, se trata de rasrear, primero en Ia cusa 0 femilia y luego en ls aldea, las bases u origen de la ciudad, para ver, de la manera mas perfecta, la evolucion y la consecucion de estos elementos respecto de su fin propio, el cual no es otro que la ciudad misma, Sefala Aristoteles que la comunidad consttuida naturalmente para la vida de cada dia es la casanen euyo sen0 «es rnecesario que se emparejen los que no pueden existir wno sin el o1ro, como la hembra y el macho con vistas @ la generacisn (y esto no en virtad de wna decisién, sino como en los demds animales ‘yplanias; es natural la tendencia a dejar tras si orro ser semejante a uno mismo), y el que manda ‘por naruralezay el sibdito, para su seguridads (1 2, 1252a 26-31). Hiabria asi dos instintos primarios que inelinan naturalmente a los seres humanos a asociarse entre si y que operan en Ia base de esta sociedad minima que representa la casa 0 familia: el instinto de reproduccién (que asocia al macho y 1a hembra) y el instinto de conservacin (que feline al amo y al esclavo). Fn un sentido mas general, enconiramos en la casa las relaciones domiéstico-cotidianas que configuran la unidad familia, constituida por el hombre, la mujer, los hijos, los esclavos y los bienes, alos efectos de satisfacer las necesidades de la vida de cada dia. A continuacion Arist6teles agrega que ala primera comunidad formada de varias esas a causa de las necesidades no cotidianas es la aldeay (12, 12526 15-16). Aqui ya podemos ver como la tendencia 0 inclinacién narural humana a le sociabilidad no se testringe cexclusivamente al campo de la satisfaccion de necesidades doméstico-cotidianas, sino que también se advierte en vistas de la satisfaccién de necesidades no cotidianas.’ Esto nos explica, seguidamente, el pasaje natural de la aldea a la pélis 0 ciudad-estado, ya que, como sefiala Aristételes, a comunidad perfecta de varias aldeas esta ciudad, que tiene ya. por ast decirl, el nivel mas alto de autosuficiencia, que nacid a causa de las necesidades de la vide, pero subsiste para el vivir bien, De agui que toda ciudad es por naturalesa, si también lo son las comunidades primeras. La ciudad es el fin de aguéllas, y la nawaleza es fin. En efecto, lo que cada cosa es. tuna vez cumplido su desarrollo, decimos que es su naturaleza, aside wn hombre, de un caballo o de una casa. Ademés, aguello por lo que existe algo y su fin es fo mejor, y la awosuficiencia es. 1a vez, un fin y lo mejor» (1 2, 12826 27-35) Advirtamos emo la inclinacién narural a Ia saisfaccion de necesidades que implica el tipo de vida en esta ‘comunidad perfecta’ que es la pélis apunta no ya al aseguranviento del mero vivir, sino mis precisamente al “bienestar’o “vivir bien’, el cual comprende para Arist6teles dos Agu y en ls cas subsigulentes de In Paice acudinas Is tadvecion de M. Garcia Valdés publicads en Magri, Gredor 955 "Sobre ets eesti, nos dice Ros: | Aristteles] no expeifica estas nuevas ncesidades, ero pademos conjetrat ue pnsiba gue laden hace posible unt mayor division del abajo , de al In stsfaccgn de neceidades ms Saris 31 coro na poteclon ms completa Ia wer conta el habe y coma ls ainlesy, ef risiotetes, trad eas, Buenos Ae, Chareas, 196, p 359 aspocios conctetes el wiecieto de las vintudes morales e inelectuales.* Como remarea Aristteles fen el libro Ill de la Politica, los hombres «ao hav formado una comunidad sélo para vivir sino para vivir bien (pues, en otro caso, habria también ciudades do esclavos y de los demas ‘animales, pero no los hay porque mo participa de la felicidad wide la vide de su eleccion)n (Il 9, 1280a 31-34), La polis ‘subsiste’ solo en vistas de ese fi que es la autdrkeia, euya realizacién implica el poseer lo necesario y lograr una vida feliz. De modo que, ala luz de este planteo, la vida humana puede ser vivide plenamente slo en una pequefia comunidad 0 ciudad-estado, donde todos Ios ciudadanos se conocen mutuamente, yen donde cada uno participa en las cuestiones de gobierno par media de la eleccion de sus goberantes, gobernande y siendo gaberado de manera alterativ. EI cardcter ‘por naturaleza’ de 1a polls se entiende claramente a la luz del enfoque telelégica que atraviesa toda la obra aristotdlica y al cual nos referimos anteriormente. Si la naturaleza de cada cosa (sea un hombre, un caballo, una casa, etc.) se explica mediante la “in Fespuesta ala pregunta ;para qué es esa cosa? o, mejor en vista de qué es esa cosa?, tenemos que el fin-de dicha coaa (Ia actulizacin o realizacién de todas las potencalidades ue envicta) consiste en fa natrafeza de In misma, yo que, tl como Avisttcles homologa los téminos en 2 es fine. En palabras de Ross, ula explicacién de las cosas no debe busearse gn aquello a partir de lo eva se han desenvuelto, sino en aguello hacia lo eval se desenvuelven; su naturaleza no se revela en su origen sino en su destino.” La pals, en este sentido, subsist con vistas a un fin (auldrkia), que es, al mismo Gempo, lo mejor, ya que, uta vez consumado él mismo, la polis no necesita de nada en lo tlativo a la consecucign del vive y del vivir bien! Sobre esta nocién de “autarquia’en el contexto dela Politica, Riedel nos dice lo siguicnte:«{.] la avtosuficieneia, rasgo fundamental del ser de la pois, significa tanto como poseer todo uno mismo y no neccsitar ninguna otra cosa, En este sentid, la define Avistteles omio lo completo 0 como aguelia falta de earencia cuyo opuesto es Ia necesidad o aquella “privacén del see” que implica la dependencia con respecto a los dems (J. Ast surge la conocida ordenacion de las comunidades; la suprema de todas elas, a diferencia de las demas, formas de koinania,esé en condiciones de subsistr por si misma y, de esia manera aleanza et Tite del “ser” perfecto, de la “sustancialidad” de la polis como Koinonia politike. Por “limite” de una Gosaentiende Aristételes lo dltimo y el fin fuera del eual no hay nada y dentro del cual cst todo -Ia autosuficicncia y la falta de carencias del ser de la polis que, consecuentemente, coincide aqui con la “Koinonia.” Por todo esto, Aritoteles puede eoneluit,ya‘en el ibo Il de Ia Politica, que wna ciudad ef la comunidad de familias » aldeas para’ una vida perfecta auiosufciente,y éstae, segindecimos, a vida feliz y buena» (IM 9, Y280b40-128142). LLegados a este punto, tenemos que, en tanio los terminos “nauraleza’ ‘fin aparecen hhomologados, lapis es el idos hacia el cual se orientan los elementos-partes que comporen ese todo (la casa y Ia aldea,y, al mismo tiempo, la que expica la “naturalez’ de estos times, ya que son lo que son en vista de este fin que es la polis misma, Consecuentemente con esto, Avisttees seala que wes evidente gue a ciudad es una de las casas naturales, y que el hombre € por naturaleza wn animal socio, y que el insocal por nauraleza y no por azar es 0 wn ser inferton 0 un ser superior al hombre» (U2, 1283a 1-4). Vemos en este passje, por un lao, la célebre definiein aristotélica del hombre como ‘animal social’ ‘civieo' 0 politic’, cuya glosa sds adecuada seria la de “ser viviente” que pertenece, por naturaleza, a una polis (13 comunidad Secio-poltea que, como Vines, se caractriza por ser un fn pra si misma, esto es, autérquica ccuestign, ela naires © Respecio de ese ejercico, Ross seal wl Esto ofece un campo mis adecuado qu las formas anteriores [is asa la les] para ls etvidad ara, una mayor varieda de relciesen las eules las vrudes pueden eeeese Yds ms campo 8 [a ssivdag tnelestual, es posble una division ms completa det abajo ineleetsh, ead spiny es mas plenamenteestmolad por ei contact eo oor esprit, cob cit p. 340. PCE ob et 9 338 + Recorders algunas 6 las efiniiones que afece Arstiteles reapeto del temino “autarqua’ come, por emp, en Eco © Nicsmaco 3, 1097 1-22 «Pero no ensendenor por mficencia el vie por lo una vido Solitaria, sino tambien para lx padres y los ioe» fa jer, 8 general para los amigos yconcindadance. pesto Ge el ombre es por matielero wna rahded social [] Einantonrftente fo que por 2 tole hace deal fo ida mo necesita nada persnas ge fle a flcided. Er lo mie dseabe de todo vn sn cadre nada {J} Puree. pues. que la flied et algo porfeto y-sflcens, yo que et fin de lor actos» (Aratles, Eze @ ‘Nesiuco, rad de ML Anuj 1, Maras, Madrid, Cento de stusos Cossttucionsles, 1949). su vez. en Polica Tita, 1360b 38-40 etrendowe al fin verdadero api (a virus yl eich), Aristtles fala que la misma tt cona comunidad de cata re fonos pare vine bien cel fr de wa vida perfect yeatangnica [.) Elfin de Te cdot en pues, sve Bom, esas cose son para ese fm WCE Riedel M. Metefieny motopoliticn Estudios sobre Arintte el enue potiieo dla fesofa moderns, trad, est, Buenos Aves, Alf, 1976, tomo pp. 87-88. 1 Resoremos que Artotles one iba IX dela EN, 1169016-22, en el mareo de un ataienoy, Juno con Wyo Vi, acerea de le amisind dstaca, en termina sine, el eaacer socal” 0 politic” del Nombre: «Es prabeblencneabsordo hacer al hantredicharo veltale, porgue nade gveria poser fod as cosa @ conden [Es clara la inclinacién o tendencia natural del hombre a la convivencia 0, mejor dicho, a la sociabilidad. ya gue en soledad no podria aleanzar Ia cima de una vida autosuficiente y feliz 2). En una palabra. el hombre para Aristiteles es un “animal” que tiene una disposieién natural a formar asociaciones comunitarias @ vivir en poleis. Por ous lado. hay que destacar también la apaticién, segin Lloyd, de uno de los tes ejemplos de aplicacién del concepto de ‘naturaleza” al “mbito de la politica que se advierten en la Politica de Aristételes. Para Lloyd pueden destacarse {ues claros ejemplos en relacion con el uso aistotelico de la categoria de “lo natural” en el contexto de la Politica: la asercién del hombre como ‘animal politico’ por naturaleza (uso cexplicitado en el pasaje citado mis arriba); Ia esclavitud como instituci6n natural; y, por dltimo, la distineidn, en el seno de las formas de economia doméstica (oikonomiké), entre equellas que son conformes ala aaturaleza (katd phusin) y aquellas que no lo son. Lo primero que hace Aristiteles después de haber dado tal definicién del hombre es aducir una primera razén en favor de Ia misma: «el hombre es un ser social, mds que eualguier fabgja y gue cualguier animal gregarion, porque la naturaleza «io hace nada en vano, y el Aombre es°el tinico animal que tiene palabrav, ta cual sirve a los efectos de wnanifestar fo ‘cunveniente y lo persalcia, asi vomo fo justo y ly injustow (12, 12534 7-15). En este sentido, por medio del fégos 1 hombre se distingue de los dems animales pregarios, entre los cuales Aristteles destaca la susencia de la ciudad, ya que s6lo el hombre se earacteriza por la posesién del «sentido del bien y de! mal, de lo justo y de 10 injusto, y de los demas valores, y la ‘participacién comunitaria de estas cosas consti 1a casa y la ciudad (I 2, 1253a 15-18)" En. Politica VIl 13, 1332 b 4-5, Aristteles hace uno segunda mencisn respecto del tema del légos en cl hombre, a propésito de la educacién en la ciudad. Partiendo del supuesto de que si cada ciudadano es vintwoso, toda la ciudad conformada por tales ciudadanos ser ella misma virtuoss, Aristételes analiza los tres factores gracias los cuales tos hombres Hlegan a ser «buenos y ‘dignosn. Estos factores son: la naturaleza (phiisis) el habito (éthos) y el ldgos, entendido agut ‘como “la razén’. La inclinacién natural del hombre a la politcidad se sustenta. entonces, en cl égos, es decir, en esta ineraccién de palabras y pensamientos que se revela como el rasgo ‘dominante de la polticidad humana, Seguin Cassin, «el alto grado de politicidad y la apitud hacia cl ligos estin ligadas en el hombre, si no como su esencia, al niends como sus propios.{..] lo racional no es efectivamente otra cosa més que la puesta en obra de lo discursivo: dicho de otra manera, e la continuidad misma del Idgos expresivo-discursivo-racional reside la discontinuidad ‘ere el animal y el hombre. (..) El ligos no es solamente un medio para comunicar, ni solo una téenica ret6rica: él compromele en un movimiento teleclbgico toda la racionalidad. Esta ccontinuidad entre lo discursive y lo racional, analogada a aquella que hace pasar del “vivie" al “vivir en conjusto", y después al se trata en eada caso de dejarse arrastrar por el rélos.® A continuacién, aduce Arist6teles una segunda razén en favor de dicha politicidad natural, ceuando afiema que por naturoleca, pues, la ciudad es anterior a la casa y a cada uno de nosotros, porque el todo es necesariamente anterior a la parte (...] Asi pues, es evidente que la ciudad es por naturaleza y es anterior al individuo. porgue si cada uno por separado no se busta a si mismo, se encontrav’ de manera semgjante a las demés partes en relacién con el todo. ¥ el que no puede vivir en comunidad, 0 no necesita nada por su propia suficiencia. no es miembro de ta ciudad, sino una bestia o:un dios» (I, 1283a 19-29), Asi como ontologicamente considerado el todo es anterior a las partes que lo constituyer ¥ posterior en sentido cronologico a las mismas. del mismo modo ese ‘todo’ autosuficiente que representa le polis (como ambito en donde se desarcolla la politcidad) es anterior en sentido ‘ontoldgico a cada una de las partes (Ja casa y la aldea) que lo componen, y posterior respecto de las mismas en sentido eronolégico, El individuo-parte se ve inclinado upor naturalezay, porque aisladamente 0 «nor separadon no podeia satisfacer nunca sus necesidades individuales (no sblo cconcernientes al mero vivir o exisir, sino también al vivir bien), a politizarse a tavés del inereambio de palabras y pensamientes, a fin de aleanzar en el todo-pélis su propia autirkeia, ‘te exer sola ol bmive es, en eee, wt animal socal y uauralmente formado para la consvencia Esa ovlon se tmbien om et howbre fale que tene todo oquells que es bien por nouraleza, er claro que puma fyi com onigusy bombves bene e mej ue pasaibs com eras y con hombres deena finde Por tat, onhve felis ecsita amigo 1 fecundemos aguin pase de EN 1X9, 1170 10-14, donde, en relacion cone! ema de a amistad, Aristles firma que nes prec tener eoneencia tombe de deol amigo ex reno puede praducirae onl comvenca eh {Finer ie paras y ponsomienton. porque si podria definirse lt canewencia wana,» no. como 1a del ord pre cs de pacer one! smog, i. Cassin. Be aLdgos et politique, Politique, ehtorique ot sophisiqae chez Arison, en Aubenque, Py “ordi. A (ds). Aro poligve Ens sur la Pole d strane, Pari, PU. 1995, pp 367.3989 380) rfeccién 0 felicidad. ya que en tal “todo" autosuficiente Aristételes advierte no solamente Ia forma mis elevada de la vida politica hasta entonces, sino mis exactamente la forma més elevada posible. Asi, teniendo presente el supuesto arstotélico de que lo que alcanea su télos es perfecto {teleion). la palis aparece como el felos en cuanto que comporta el perfeccionamienta, la plenitud del individu,” A término del segundo capitulo del libro I de la Polirca, Atistiteles Te adjunta a dicha lisposicién natural del hombre 2 vivir en una conrunidad politica Ia idea de un fundador que ‘opere sobre esta iltima: «En todos [los hombres) existe por naturaleza la tendencia hacia tal comunidad, pero el ‘primero que la establecis fue causante de los mayores beneficios» (12, 1253a 29-31). Podemos ver aqui un motivo gue generalmente no es tomado may en cuenta a la hora de «xaminar el tema de la politcidad por naturaleza en el plateoaristotéic, ya que paeciera que slo bastara Ja inelinacién natural insitaen el hombre para que se constituya el Ambito dela poli, ‘Fuando lo que se puede colegr a pari de este pasaje es que esta tendencia natural debe cooperar con la voluntad humana de un fundador para que se realiceaquel mbit politico, Lo interesante es que el desarollo de la plist no es contaro sino més bien un corelato el desarrollo hstérico, y no hay ninguna contradic en sostenee a la vez que la pélis es natural y que ha sido el producte de Is actividad humana, Es asi como Aristteles rompe con la dicotomia fuerte ene nauraleza y convencién, advrtiendo que existen entidades que, atin siendo naturales, dependen de Ia intevencidn humana. Por supuesto que el primer hombre que cstablecio la pis no la ereé ex nihilo (a partir de la nada), sino que siguié Ia tendeneia natal hhumans a formar este tipo de asociacion Del mismo modo que Platén (Repiiblica M1), Aristételes sostiene el principio de especializacién con argumentos funcionalistas, al sostener que “Todas las cosas se definen por su funcidn y por sus facullades, de suerte que euando éstas ‘yano son tales nose pucde decir que las cosas sean las misma, sino el mismo nombre.” De este modo tn hombre sin su facullad racional es un hombre s6lo por homoninia, tal como ef el ejemplo aristtdico noes lo mismo una mano que integra un cuerpo viviente que la ‘mano d2 un cadaver que es més bien andloga a una mano de peda, porque ninguna de las dos pede llevar eabo ninguna de las funciones props de una mano. (id) Después de esta reconstruceién y andlisis de los dos primeros capitulos de la Politica, cexaminemos los presupuestos metafisicos de la politicidad natural aristotlica, Como afirma Ross, Arisiteles da a menudo como fundamento de concepeiones poliias, teorias mis comprehensivas y fundamentales, de orden metafisico o éticoy."* Entre estas teorias, pudimos ver, por ejemplo, Ja suposicién de la prioridad (en sentido ontologico) del todo respecio de la parte; Ia homologaciéa de la naruraleza de una cosa con el fn al que la misma tiende; y todo esto ‘los efectos de justficar el eardcter natural-teleoldgico de ia politicidad. De modo que si las concepeiones aristotlieas respecto de la politica presuponen ciertas teorias concemientes al campo de la metafisica y la fisica, entre otros, veamos ahora si, a partie de una breve incursidn en tales campos, podemos extraer de los mismos algunos pasajes que contribuyan a proyectar una luz sobre la cuestin del cardcter «por naturaleza» en relacién con el “ambito de la politicidad. En primer lugar, veamos una de las seis acepciones del téeming *naturaleza’, que Arisételes presenta en el capitulo cuarto del libro V de la Merufisia. Entre estas definiciones, hos interesa sobre todo la quinta pues se halla, desde una perspectiva metafisica, en estrecha relacin con Ja problemsatica de la politicidad “por naturaleza" Meg V 16, 2162535 eden see gue Son prea or at gve han arco a pied dl fa. erat buco son efecnomente, precio deen ue poet plntad fot has esa, pes eae de gue on por spre 0 cpl se den lesen odes ees sen un pore Dod es alae Sono ben mace trp cabo amcor ae iets sod em gem. pore Nod taper ens gen. org ala hy re elas «27 cncepein sue a aprce tambien oo psi, pteneiet cpt 13 dt br cao tema gi orn sca espectn dhs umes ibs de eexelnes Al ATs stl ge. sero oe Sine mpefec xere qe stad moe onlin con daca. si0 en relacion aon madre!) Jit y arom lo svtul del ein ea enveacon con smo ( 13, 126083133) Poder si ablece, a nse Ste peje um recon de wales porch ad, i inpeectn de it, su made (S90 evetonente Seriado sewlil) 95 gull pe): por out mprecin de easy ea es a pendent dy utes aetna scans en pl) al tld pe finder dea misma) "oh ob cw 337 cldemés. y en otro senna, se dice que la neturaleca es ta entidad de las cosas gue son por naturalecd [..}. Por elle, al referirnos a cuanuas cosas son 0 se generun por naturaleza. mo decimos que poseen ta naturalesa correspondiente hasta que mo poseen ya la forma ¥ la configuracion. cum cuando exist yx aguella de lo cual por maruralesa sun 0 se gemeran Yes ‘gue, ciertumeme, el compuesto de lo wo lo ovr fie. el compusio de materia y forma) es “por naturalesa” -por efemplo, los animales y sus partes-, miewas que “naturales” son la materia primera {..]y también la entidad, ex decir, la forma Esta es, a su ves, el fin de la generacién (Aristételes, Metafisica, V4, 1014035-1015a12)." Podemos interpreta, ranspolando esta acepcién ‘metaisica” de ‘naturaleza’ al campo de la politica, que et hombre y la pélis no alcanzan su naturaleza correspondiente hasta que no realicen o actualicen su forma © configuracién especifica, a cual se identfiea, como ya vimos, con el fin de todo el proceso natural. A la luz de este pasaje, puede también notarse mis claramente la identificacidn que ya sefalamos anteriormente entre forma, naturaleza y fin, identificacion que opera como presupuesto bésico de la teleologia inmanente que atraviesa todos los campos de estudio del pensamientoaristtélica ‘Veamos, en segundo lugar, un serie de pasajes extraidos de libro 11 de la Fisica, a partic e los cuales podemos haceenos una idea de conjunto respecto de la acepciGn de ‘naturalezs ‘como ‘forma’, , en relacion con ello, del postulado teleoldgico aristotslico. Aristételes comienza Sestacando las dos acepciones basicas que pueden darse'acerca de esta nocién: csi, en un sentido se ama naturaleza a la materia primera que subyace en cada cosa que tenga ‘en si misma un principio del movimiento y del canibio, Pero, en oo sentido. es la forma o la especie segiin la definicién Porgue, asi como se lama “arte” lo que es conforme al arte ya la ‘ariificil, asi también se lama “naturaleza” lo que es conforme a la nawealeza y a lo natural. Y ‘asi como no diriamos de algo que es conforme al arte, 0 que es arte, si sélo fuera una cama en ppotencia y no twiese todavia la forma especifica de Ia cama, tampoco lu diriamos de 10 ‘consttuido por naturateza, pues lo que es carne o hueso en potencia, ni tiene todavia su propia “naturaleza” antes de tomar ta forma especifica segin la definiciin, determinando la eval decimos que es corse 0 hueso, nies “por nanwrateza”. Asi en este otro sentido, a naturaleza de lo que tiene en si mismo el principio del movimiento seria la fornia o la especie, la cual sélo contceptuatiente es separable de la cosa. En cuanto a lo que esid compuesto de materia y forma, ‘por ejemplo un hombre, eso no es naturaleza, sino “por natwraleza”» (Avist6teles, Fisica." 1, 193429-1936). Aristételes intent, en este pasaje,resalta el sentido de naturaleza como “forma” a tavés de tana analogia con el arte. Una cosa es «por naturaleza» no cuando se halla en un estado de mera potencialidad material, sino mas bien cuando actual y efectivamente es lo que es al hallase ‘configurada por una forma, que ¢s al mismo tiempo su fin: «La forma es mds naturaleza que la ‘materia, porque decimos que una cosa es fo que es cuando existe actualmente mis que cuando existe on potencia» (Fis. Mt 1, \93b 7-8). Traducida esta concepcidn ‘fisca’ acerca de la naturaleza al teeno de la politica, tenemos que la polis se revela como el fin o perfeccion resultante del proceso de ta naturaleza entendida como forma: wa naturaleza entendida como seneracién es un proceso hacia la naturaleza » (Fis. IL 1, 193b 13). De modo que festa forma (pals) es la atwalizacidn de esa politcidad en potencia que caracteriza esencialmente al hombre, el cual, als luz de este plante, alcanza propiamente su fin cuando realiza plenamente Is forma ala que esta dispuestoo tiende «por naturaleza, Si pensamos, entonces, en las partes © comunidades (Ia easay la aldca) que componen ese todo orgénico que es la pails, tendramos que tas mismas aparecen como instancias insuficientes en el proceso de realizacion o actualizacion progresiva de su naturaleza-formacfin: wen las cosas que llegan a ser y son por naturaleza hay tna causa final Ademés. en todo lo que hay un fn, euamo se hace en tas etapus sucesivamente “anteriores se cumple en funcin de tal fin. Pues las cosas esti hechas de la manera en que sw raturaleza dspuco que fuesen hechas, y su naturateza dispuso que fuesen hechas de fa muancro en que estan hechas, si nada lo impide Pero estin hechas para ulge. luego han sido hechas por a naturaieza para ser tales como son» (Fis. U8, 199a 8-13). En este sentido la casa y la aldea como etapas anteriores (en sentido eronoldgice) a a pelis, fueron hechas por la naturaleza en funcion de vn fin (pls), que realiza 0 actuliza los contenides potenciales que caracterizan aquelles etapas. y que precisamente por tal sesyo potencial son insuficientes 0 incompletas respecto de la Forma o perfeccién, que es Ia pilis como causa fina: «) puesto que fa naturaleza puede entenderse como materia y como forma. y puesto que esta titima es el fin, mientras que 1 Tea. de T, Calvo Marines Madi, Gredos, 1994 2 tad de G. R de Eshandi, Madd, Gredes, 1995 ody lo mds esta en fancts del 199 31 fin, lo forme tiene que ser causa cone causa final» (Fis. 8 Gi) Nos resta referinnos a a relacién entre la poiticidad natural y la voluntad humana del fundador de la pélis. Hablamos de “politicdad’. incluyendo en este vocablo lo relativo 2 la instaneia de la “sociabilidad’, ya que cn el plantco aristotéico no cabe efectuar una distineién tajante entre tales nociones, sobre todo teniendo en cuenta la defiicion que oftece Avistiteles del hombre como ‘animal politico’ “por naturaleza’, cuya traduccion mas conveniente es “ser viviente perteneciente a I polis’ o, tal eomo lo hace Ross, “nacido para ser ciudadano’, en el sentido de ‘que se halla naturalmente destinado a un fin, el cual no es otro que vivir en una pals, Término aque implica, sin distincidn de ambitos, la forma perfects (autosuficiente) de sociedad civil y de comunidad politica ala vez. De esta indistincién entre el Ambito de lo social y el de lo politico en Aristoteles pueden dar cuenta las diferentes traducciones que se ofrecieron, a lo larga de la historia, sobre ef sintagma ‘animal politico’, entwe las cuales podemos desticar, por ejemplo: ‘animal civico’, “animal politico’, ‘animal social’. Y esta definicién del hombre se halla en estrecha relacién con Ia definicion misma de la pois, en la medida en que ésta se revela como un ccuctpo conformado por ‘animales civicas’ (ciudadanos) que se bastan a si mismos no s6lo a las Fines de satisfacer sus necesidades vitales, sino de “vivir bien’. Como se desprende de la definicion de ciudadano ofvecida por Aristételes en el capitulo primero del libro Il! de la Politica, fo que hace al hombre un “animal civico’ o *palitica’ es, como es sabido, su participacién en la aéministracion de la justicia y el hecho de ser miemibro de la asamblea gobernante, Sobre la plenitud del eiudadano en el ambito de la pals, es interesante lo que nos dice During: «La vida como ciudadane pleno” significa que se participa de todos los asuntos importantes de la pdlis, (que se tiene una clara imagen del objeto de su actividad social y se siente uno responsable de la realizacign de éste; dicho brevemente, que uno se dedica con alma y coraz6n a la prosperidad del Estado." Aqui podemos ver cémo une de las dos razones primordiales que Aristotles aducia en favor de la politicidad natural del hombre en el contexto de la Politica (la posesion del Logos) caracteriza esencialmente su propia definicion de ciudadano, ya que éste se expresa civica 0 politicamente (en el ambito de la polis) mediante el ‘intercambio de palabras y pensamientos’. El “animal politic” aristotlico puede, de este modo, cumplir con las funciones 0 deberes que le iimpone su propio caricter de ciudadano (eleccién de los gobernantes; gobemar y ser gobernado alternativamente; conteibuir a la elaboracién de las leyes que tigen en la pélis del Ia cual él es miembro, ete), en la medida en que emplee como herramientas fundamentales la palabra y el pensaniemto, llavesindispensables para el completo ejercieio de Ia politicidad. Volviendo entonces al tena de la indistincin entre laesfera de lo social y lade Lo politico cn Aristteles, es interesante Ia interpretacién que sugiere Ross, segin la cual «cuando Aristételes dice que el hombre es un animal politico, nosotros diriamos que es un animal social que tiene necesidad de sus semejantes en muchas cixcunstancias y no s6lo como ciudadano. La distincién entre el Estado y la sociedad no era, por lo demas, muy clara en ningiin pensador griega." Seria centonces mis corveniente hablar, teniendo en cuenta esto timo, exclusivamente de “politicidad* en Aristéeles, no s6lo porque, hemos visto, dentro de las acepciones que implica la palabra politikén se hallan de manera indistinta lade ‘social’ y ‘politico’, sino también porque -ya fuera el émbito estrictamente lingtistico- lo “social” en el marco de la filosofia politica griega es indistinto o, si se quiere, se halla implicto dentro de la 6rbita de lo politico u estatal Para ir configurando el planteo aristoelico acerca de Ia politicidad natural, destaquemos ‘que, mediante la atribueion del cardeter «por naturalean» a la pis, Arist6teles intenta, ademis de excluir la posibilidad de concebir el origen de la polls «por convencidn», mostrar que la politcidad (la tendencia a ‘vivir bien’ en una pdlis) ataiga en la propia naturaleza humana, ya que aguélla ya no se explica tanto a la luz de los origenes de la Vida humana, sino mis bien a pais del sean hacia ol wat ella Gene. Eu este scutid, silo co ru aetiww ae we pots bien gobernada puede el individuo aleanzar una vide plena y ‘actualizar’ su propia potencialidad, en a medida en que tal bien para ambos (el individuo y la ciudad) es el mismo: «Asi pues, es cevidemte que necesariameme la vida mejor serdi la misma para cada uno de los hombres y, en ‘comin, pia lus eiudades y para los hombres» (Politica VIL 3, 1325b 30-32). Sin embargo, como vimos al final del eapitulo segundo del libro | de la Politica, a idea del fundador dela polis que Aristételes menciona hace que la naturalidad alribuida a lo politico no pueda preseindir completamente de un gesto de la voluntad humana. Como sefiata Ross: «Al decir que el Estado es natural, Aristoteles no intenta hacerlo independiente de la voluntad humana. Por la voluntad humana se ha formado y se mantiene, y fa voluntad humana puede moldearlo de fa manera “mis CC Diking. Fritts Exp ierpretcin dec penconient, Wad eat, México, UNAM, 1990.9, us conforme con el deseo del coraz6n”. Pero afima que es nat naturaleza de las cosas y no en el capricho del hombre» (p. 341). Si tenemos en cuenta los tres usos aristotéicos de la nocién de ‘naturaleza’, destacados por Lloyd en el contexto de la Politica, pademos ver la existencia de una tensién entee el rol Aeseriptivo y el rol normative asignado a lo ‘por naturaleza’. Dice Lloyd: «De na pare. fo que es natural corresponde a lo que es regular, a lo que es habinualmente el caso, a lo que, como ét {Aristoteles] no cesa de decir, tiene lugar “siempre o en la mayoria de los casos". De otra parte, la naturaleza es manifestamente, explicitamente y constantemente un 1éfos, un fin, una meta el ho héneka, el “aquello con visias 2” (en el sentido del fin ola meta)» (pp. 152-53). Puede sefalarse, cen el primer sentido de ‘natural’, el rot descriptivo del mismo; y, en el segundo sentido, el rol normative, De la combinacién, entonces, de estas acepciones respecto de lo ‘natural, resulta et +0] desriptivo-normative de tal nocién eneel ambito dela teoria politica aristotélica, ara conclu este punto, destaquemos que en lo que respecta al examen de la politicidad “por natwraleza" en Ia Politica de Aristoteles, destacamos la cooperacién reefpraca entire una um tendencia natural y la idea del fundador de la pélis. Vimos a su vez cOmo esta tendencia natal ‘se apoyabs en dos razones primordiales: la de la posesion, por pare del hombre, de la eapacidad de logos como signo de su naturaleza politica, y el argumento del todo-pélis como prioritario ‘ontologicamente respecto de las partes (easa y alde8}. De la vombinacion de ambos factores, resulta Ia fundamentacién natural de fo politic. Y todo esto en el marco de un plantco que, lejos de establecer una separacidn entre la instancia de la sociabilidad y Ia de la poliicidad, fe confiere ala nocidn de lo “por naturaleza’ un rol especificamente descriptivo-normativo, que Aristteles aplica funcionalmente al Ambito de Io politic. enla La ciudad y los eiudadanos Menecionamos antes que el Libro III presents algo asi como una teoria general de la puis. En efecto, comienza plameandy la pregunta de qué es la ciudad, ¢ inmediatamente, luego de establecer que la ciudad es un compuesto, y que los elementos del mismo son los ciudadanos, esta la necesidad de definir primero qué es el eiudadano, Esta metodologia de investigacién ya habia sido planteada en Politica I 1, 1252 a 4, donde sostiene que “es necesario dividir lo compuesto hasta sus elementos simples (pues estos son las partes minimas del todo)”. Descarta ‘que la ciudadania pueda definirse por el mero hecho de habitar una ciudad, porque de otra modo los eselavos y metecos también serian ciudadanos, ni tampoto por participar de los derechos judiciales, ya que éstas pueden ser otorgados a los metecos por medio de alin tratado, Al final del cap. 1 de este Libro Ill concluye: *.Hamamos, en efecto, ciudadano al gue tiene derecho a partcipar en la funcién delibexariva 0 judicial de la ciudad, y Vamamos ciudad, para decivlo en pocas palabras, una muchedumbre de tales ciudadanos suficiente para vivir con auarquia” (Pol 11h 1, 1275612) Aristételes reconoce que la euestion de quiénes son los civdadanos es una pregunta distinta de la que busca determinar guignes deberian serlo, ya que en este ultima caso lo que es ‘importante ¢3 la justicia de los derechos por los cuales se accede « la ciudadania. En la ciudad ideal no serin ciudadanos los artesanos, campesinos, jomaleros comerciantes o metecos, sino que, segiin veremos mis adelante, Ia civdadania estara restingida a aquellos que pueden paricipar de la vide virwosa, y para Aristoteles quienes no disponen det ocio necesatio no pueden llegar a desarrollar una vida virtosa, Las relaciones entre ética y politica en el pensamiento arisotélico son un problema ccompiejo, que no puede agotarse simplemente considerando las declaraciones det filésofo al respecto. Tengamos presente el cardeter arquitecténica 0 direcriz que le otorga en las primeras capitulos de la Etica Nicomaguea y su afirmacion de que la ética es “una ctera diseiplina politica” al analizar los diferentes casos concretos donde Aristoteles analiza cémo se verifican Fichae iterrelaciones Ilna de ellos es el que plantea en el Libro Ill cuando se prevunta sies la misma la virtud del gobernante que la del gobernado, y en elcaso de que no sean la misma, cud es la propia de cada uno. ‘La virtud del ciudadano estd en relacion directa con la constitucion de Ja ciudad a la que perenece: “fgualnente ocurre con os eludadanos; aungue sean desiguales, sw tarea es la seguridad de la comunidad, y la comunidad es el régimen, Por eso la virtud del ciudadano esti forzosamente en relacién cun el régimen, Por tanto, si hay varias formas de régimen, es evidente que no puede haber una virtud perfectatinica del buen ciualadano"{Politica Wt 4, 1276 6 3) En cambio, segiin demostr en las eseritos éticos, la virtud del hombre bueno es Ginica, con lo cual queda al menos abierta la posibilidad de que se pueda ser un buen ciudadano sin ser un hombre bueno, con lo cual se puede poseer una virtud politica sin poseer la virtud ética, pero tengamos presente que esto rige solo para la virtud de los ciudadanos o gobernados. y no para el caso el gobemnante. La razin es clara, en virtud de que Aist6teles sostiene la imposibilidad de que todos los ciudadanos sean buenos en los términos presentados en Is tica. pero en Ia ciudad mejor todos deben poseer al menos la virtud propia del ciudadano que consiste en realizar la funcidn que le ha tocado para In conservacion de la comnmidad, ya sea mandando u obedeciendo cel buen ciudadano debe suber y ser capac de obedecer y mandar: y ésa es la virtud del ciudadano: conocer el gobierno de los hombres libres bajo sus dos aspectos a la vez" Politica M14, 1277 15) Existe sin embargo une diferencia importante ene Ia virud del goberane y ta del gcbemado, ya que comparten todas Ia vires éicas, a excep de a virtua diaoetia de Ia ‘hroncss bn su caracerzacion de esta vind en el Libro VI dela Etica Nicomaquea Aristtles unl define como la capacgod de deliberar correctanente aczrea dela vida buena en sa conjunto Tanto won relaciow a uw cst come con iapesto a toa la comunidad, Es atanene oy ext contexo donde, preisando un poco més su detnicisn depress en ch capitulo 8 sostiene que ene ef mismo "modo de ser” (sis) que Ia politics, pero que su esencia no es a mis virtad de que la prudencia remite mas bien ser capaz de delberr correctamente acerca de Ta ‘ida mejor pafa tno mismo, mienras que cuando se es prodente con rclacin a tos In pls se llama s Is dsposiién corespondiente mis bien virud politics. Aristteles no ignora que cn prietca los politicas no sueien tener este tipo de vitudy en e Libro dela Polio ies diige tna critic por tender sblo alos aspectos econdmicos de la ciudad, como s el in de In vida humana y por consiguiente de a cormnida fuera Is adgsisicié de bienes materials: “No obstante, algunas convirten en erematisticos Lode lo fculades, como sel produc dinero {fuse el fn de todas ellasy todo tviera que encarinase ese fi Police, 9 12583 18) Y mas adelante agrega: “Por eso algumno gobernantes se intereson sélo por esas cosas"(Ibidem, 11, 1259 a 13) Esie tipo de vida y de finalidad de 1a comunidad son, en términos de lo establecido en los dos primeros Libros de la Politica, antinaturales y por lo tanto ilegitimos y perversos en el sentido de que subvierten Ia naturaleza del hombre. Vernos entonces que es perfectamente posible para el hombre el corromper su naturaleza, ya sea por algin detecto congenito 0 voluntariamente, por elegir os fines que estin orientados 2 la satisfaccién de los deseos corporates, Entonces, a pesar de que es a la razén a la que le corresponde por naturaleza el mando, ya sea a nivel individual 0 politico, es posible y de hecho es hasta comin encontrar hombres en los que es el cuerpo el que rige al alma o bien ciudades cuyo fin s Ia adguisicion y cconguiste, Pero para Aristoteles una ciudad que esté consttuida de este modo es una pélis sélo de ‘manera nominal, porque sino existe una finalidad virwwosa, no existe la comunidad politic, sino ‘otro tipo de alianza: “Asi es evidente que para la ciudad que verdaderamenve sea considerada tal, y no sélo de nombre, debe ser objeto de preocupacién 1a virtud, pues sino la comunidad se reduce o una alianca militar que sélo se diferencia especialmente de aquellas alianzas cuyos aliados son lejanos, y la ley resulta um convenio y, como dijo Licofrén el sofia, una garantia de las derechos de unos y otros, perv no es eapaz de hacer a los ciudadanos buenos y justos"( Politica HL 9, 1280 b 8) La ley entonces, cuando no estd fundada en la naturaleza racional del hombre y en su finalidad ética, deja de ser tn principio racional jerdrquicamente establecido como superior para pasa a ser fo que decian aleunos sofistas: un mero convenio sin mas fuerza que la que emana del pacto que los hombres hacen para garantizar el respeto de sus derechos, Arisioteles, al igual que Platén, se opone y critica el relativismo ético y politico de los sofists, apelando a su nocién de naturaleza identificada con la forma y el fin hacia lo que todo tiende, tal como vimos en el anilisis del algunos capitulos de! Libro I de a Politica El gobierno politico Aristteles polemiza con aquellos que consideran que es 1o mismo el gobiem politico y el despstico, haciendo hincapié en que el primero se ejerce sobre individuos libres e iguales y que 5 por lo tanto cualitativamente diferente del gobierno sobre los esclavos, que para Aristleles, ccarecen de la eapacidad racional plena que les permita erdenar su conducta con relacion a alin fin” A diferencia del dominio despérico, el dominio politico &s el que se verfica entre individues libres e ives, Uno de sus rasgos fundamentales es la altemancia ene la posicion de ejercer el gobiemo y ser gobemado, ya que en principio todos las libres estaran capacitados para el gobieme, al menos en el caso de que los hombres no se encuentren completamente convmpidas pero hay un cierto mando en virtud de! cual se manda a los de lu misma clase y alas libres, y ‘ese decimos que es el imperio politico, que el gobernamte debe aprender siendo gobermad .." (Arist, Pol, 1277 b 6 y 7) Es preciso destacar, sin embargo, que hay otras instancias de gobiemo politico consideradas por Aristteles, cuando en el Libro IV se refiere a los problemas que pertenecen a la ciencia politica, y enumera Ins distintas posibilidades: IYEs propio de la ciencia politica ocuparse del régimen mas perfecto cuando no existen obstéculos que lo impidan, 2)Pero cuando las cireunstancias no permiten Ia aplicacién del régimen mas perfecto, 0 prudente tiene que considerar eu es el que mejor se adapta para esa situacién concreta 3)Puede suceder también que no sélo no se pueds aplicare! mejor régimen posible, sino que tampoco Ia ciudad esté gobemada con el mejor dentro de las circunstancies, y em ese caso la ciencia del politico debe aplicarse al estudio de su origen y la msnera de mamtenerlo. En estos casos, mas que justicia, el politico debe busear Ia estabilidad del régimen. Que en este e350 esesperado el gobierno siga siendo politico ¥ no despético se justifica en que los hombres bajo este dominio son naturalimente libres, aunque por sus costumbres se comporten como esclavos (0 hasta como bestias) “La generalidad de los hombres se muestran del todo serviles al preferir una vide de estas .” EN15, 1095 19) 4) También es tarea det politico conocer cual es el régimen que mejor se adapia a la mayoria de las ciudades, en el sentido de que los ciudadanos podrian ser mas fécilmente persuadidos al cambio a pani del regimen en que viven. 5) Como una consecuencia de lo anterior, el politico debe conocer también las distntas vatiedades de regimenes existentes, ya que no todas las democracias, por ejemplo, son iguales, y 6e igual modo los demas tipos de constitucidn. Es interesante recordar la tarea que se Ilevd a cabo cen el Liceo recolectando 152 constituciones, de las que s6lo ha legado hasta nuestro dias la Consttucidn de los atenienses. El campo de lo politico, entonces, abarca un amplio sunido de posibilidades, segin las circunstancias, Como la virtod propia del gobemante es la phrdnesis. y ésta implica tanto el conocimiento de 1o universal como de Jo particular, la variedad de este ultimo factor en los suns hunnaaos le otorga a la cieneia politica un amplio rango se posibilidades. Y es aqui donde precisamiente puede marcarse una diferencia importante con su maestro, ya que Platén no consideraba que estas instancias consttuyeran parte de la filosofia politica. E] conjunto de la naturaleza se rige para Aristleles segin la estructura. goberante- gabemade, y es condicién de posibilidad de todo lo que constituye una unidad: “En efecto, en rodo aquello que consta de varios elementos y Neya a-ser una unidad comin, ya de elementos continuos 0 separades, aparecen siempre el rector y el regido, y esto acontece en los seres inanimados en cuanto pertenecen a! conjunto de la naturaleze, porgue también en la inanimado existe clertajerargiia vomo la que implica la armonia"( Politica | 5, 1254 a3) pal Por otta parte, Ja estructura rectoregido no es solamente necesaria sino conveniente, y se verifica una jerarquia sepin el status del gabemnado, de tal modo que es mejor el mando sobre los hombres que sabre los animales, sobre los libres que sobre los esclavos. Esto se expliea en virtud de que el dominio de los animales y de los esclavos no requiere del ejeicicio de la phrdnesis que ‘es propio del gobieme politico. En el ambito de las relaciones humanas -que es el que nos interesa- existen cuatro tipos de relaciones bien diferenciadas que son para AristOteles justas por naturaleza 1) El gobierno del amo sobre el esclavo, 2) La superioridad de! hombre sobre la mujer. 3) La autoridad de los individuos maduros sobre los jovenes. > Sibien Pinon en el Folica habla demifcad estos dos pas de suber, es mas probable que I cries de -Arisvtele se refetan aquellos que cio de odo gobiero humano un aici ipso por Is naturals, y que su Separacion ijn ene gobiem politi y despco responds mas ben a cones I postrs del sofa Calle en Gongs de Pat, quien cree que somelrse as lyesy aI sila e converse en eslavo, 4) El gobierno politico y regulado por leyes entre hombres libres e igual. ‘Arisiiles no desconoce que en Ia prictica se dan ottos tipos de dominacién, cspecisimenie en ls relacones que citamos en euro lugar, y que comsponden al gobierno politico propiamente dicho, pero esas relaciones de dominio, como por ejemplo el gobiemo de fos birbaros, 10 som naturales, ¥ por consiguiente, tampoco justas. Para Aristételes aquellas relaciones hunanas que estin fundamentadas en la naturaleza de los seres que intervienen en la telacién, no son justas, sino que se originan en la violencia. Y no puede haber. por lo tanto, una cictiia de ellas porque nada tienen de racional De todas las relacionas de dominacidn que mencionamos, hay tres que pertenecen al émbito domestica (arché olkonomikg) y s6lo la que se da entre hombres libres y regulada por leyes es la {qoe concieme al dmibito politica (arché poliits). Arist6teles rechaza particularmente la postura de aquellos que identifican al gobierno politico con el gobierno despético, ya que no considera {ue la diferencia entre estos tipas de gobierno sea de grado, sino que segin Ia naturaleza tanto de -gobernante como gobernsdo la diferencia es especifica, La ciudad perfesta HHabiamos mencionalo como un rasgo caracteristico de I flosoia politic tanto platnica como arstotlica la fnaidad eninentemente cia dela Legisacion y las medidas de gobiemo, on lo cual no es sorprendente que Ia intoduecién por parte de Avistiteles de su ciudad ideal fomience con un, tratamiento sico que coincide con micas de las cvestiones bisias tstablecids en la Zriea Nicomaguea aecrea del bin del hombre y de a vida mejor. Desccha que tf fin de la eiudad pueda sr la Gominacion vickenta de ottos bios, ya que no es posible cereer ia justcia en la poiics interior y tener otro eomportamieno en las tclaciones extenotes. “Avsttelesettica duramente a quienes sosienon esta postr, ¥ después de presenar as afimmaciones de fos que ereen que el objetivo de la pals es Ia dominacin irestricta de todo eanto ped Sr sojuzgado, aad con roi “Tal ver puede haber verdad en estas palabras, silo ms deseable de todos las bienes es lo que pertenece alos ladronesysalteadres, pero. si due, no es posible que asi euro, enionces fal suposcin es also" Politi VIN3, 1352 4 1352 63) Este es uno de los indicios que tenemos de ta postura de Aristteles acerca de las eiudades 0 Jos imperios cuyo tinico objetivo era la expansion y la conquista, ineluido el Impetio macedinico con el que estaba vinculado de algiin modo desde Ia infancia, dado el cargo de médico de la corte rmacedonica de su padie y algin papel desempetado en su edad adults ya sea como preceptor de Alejandro Magno (euestién que ha sido puesta en duda por algunos historiadotes) © como enviado de Hermias de Atarneo ante dicha corte. Recordemos ademis que en los primeros capitulos de la Politica sostiene que la unidad perfecta autosuficiente es la pais, y por Io tanto el Jmpetio seria una comunidad antinatural, inadecuado para que el hombre alcance una vida buena Recuérdese que en la Repriblica Platén sostiene una analogfa estructural entre el individuo y el Estado, de suerte que ante la dificultad de earacterizar la justcia en el individuo, se considera iicito investigarla a nivel de ta pélis y extrapolar, luego, los resultados. Dicha analogia esti fiundads en las interrelaciones que se dan entre el individuo y la ciudad, de tal modo que el individvo se educa en el seno y segin Ia costumbres de la ciudad en la que vive y, a su vez, su panicipacin en la vida politica influye en la vida de la polis. Pues bien, este tipo de analogia estructural esta también presente en 1a teoria politica arstotélica, expresada en su afirmacién de aque es cl mismo el bien de Ia pis y et del individuo: La belleza, la jusicia y la prudencia de la ciudad tienen ta misma eapacidad » la misma forma ‘gue las virtudes por cwva participacién se llama al hombre justo, prudemte y maderado” (Politica VIL, 1323 b 12) Para poder partcipar de las funeiones polticas y militares y a la vez no descuidar to concersiente a la ciencia y 8 la virtu, los ciudadanos de esta ciudad tienen que disfrutar del ocio suficiente proporcionado por verse librados de todas las tareas manuales y comerciales, que quedarian a cargo de los esclavos y metecos. El término que es frecuentemente tradueido como cio es scholé, y no significa un tiempo libre de obligaciones sino el tiempo propio del que puede disponerse a voluntad y es justamente aquello de lo que earecen los esclavos, que no son duefios de su tiempo. No significa tiempo libre de obligaciones porque el ciudadano de la ciudad perfects aristoteica participa en todos las asuntos importantes de Ia ciudad y esto requiere de mucho ticmpo dedicado a las distintas funciones y magistraturas. La traduecién de scholé por “ocia", tal como In traduccion de eusdaimonia pot “felicidad” tienen la desventaja de que parecen referise a un estado y no a una actividad, y tanta el término scholé como eudaimonia (y también pedeiamos agreyar theoria wadueido como “eontemplacién”) son en el pensamicnte aristetslica actividades ¥ no disposiciones, Las clases que integran esta ciudad ideal son justficadas por Aristoteles partir de las funciones basicas que deben estar cubiertas: produccién de alimentos. oficios, fabricacion de ‘anmas, comercio, culto oficial y funciones judiciales. Para cubrilas son necesarias entonces seis clases: campesinos, artesanos, soldados, ricos, sacerdotes y jueces. Pero se verifica enise las rmismas una division fundamental que responde a lo que deciamos antes acerca de que los ‘iudadanos deben disponer de tiempo libre para sus tareas politcas, y entonees s6lo participan de | ciudadania los soldades, jueces y sacerdotes, quedando exchuidos por consiguiente los ‘campesinos, artesanos y comerciantes. Tal como 10 velamos en Replica es posible una cierta ‘movilidad entre las clases Con respecio a la educacion apropiada esta ciudad, Aristoveles establece que debe ser igual pra todos los ciudadanos y debe estar a cargo de la polis y no de la iniciatva privada de cada familia. Tal como en el proyecto politico platonico, la educacion de los javenes tiene una importancia capital y para comprender su importancia basta recordar la importancia que Anit6teles le otorga al hibrto para el logro de las virtudes éticas en el Libro I de la Etiea ‘Nicomaguea. Las leyes que no estin respaldadas por las costumbres son vacias , aunque sean ltles y hayan resultado del consenso de los ciudadanos. El fin de las Teyes es hacer buenos a los ciudadanos, ie inculearles buenos hibitos: “Esto viene confirmado por lo que ocurre en las cindades: los legisladores hacen buenos a los ciudadanos hociéndoles adguirir ciertos hibitos, y ésta es a voluntad de todo legistador: pero log legisladores que no fo hacen bien yerran, y con esto se distingue el buen régimen del malo” (EN TEL, 1103 b 3) Es justamente por este rol importante que cumplen las leyes que la educacién debe estar legislada por la ciudad, ‘A partir del capitulo 4 del Libro VII y en el Libro VIL describe diversos aspectos de Ja educacién y de la Vida y organizacion de la ciudad, tarea que queda inconclusa ya que, segin ‘adelantamos, e! Libro VIII no fue concluido. Mucho Se ha discutido acerca del eardcter platénico 6e esta ciudad ideal aristoslica, pero es necesario tener presente, sin embargo, que no constituye la totalidad de la teoria politica aristotélice, debido a que son verdaderamence muy pocos los casos en las que tal forma de gobierno podria aplicarse, porque depende de una serie de fuctores afortunados no slo éticos sino tambign materiales y, asimismo, de la ocasion adecuada, Su valor, sin embarpo, no debe ser minimizado porque si el resto de las formas de la ciencia politica apuntan a Jo mejor. aunque sin poder aleanzarlo, es necesario que el politic y el legislador sepan cuil es aquello mejor que puede verifiearse en la comunidad politica. En este ultimo sentido funcionaria como una suerte de ideal regulativo, sin descartar por eso que, aunque por momentos Aristteles sea algo escéptico acerca de Ia posibilidad de su realizacién, confiabs que cefectivamente ers posible. APENDICE: EL CONSERVADURISMO ARISTOTELICO, Prof. Graciela B. Marcos El capitulo 8 del Libro Il de la Politica esta dedicado al examen del régimen politico de Hipodamo de Mileto, un arquitecto del que se binda una presentacién curiosa, personal, infrecuente en Arist. EI tal Hipodamo, “el primero que, sin ser politico, intenié hablar sobre el régimen mejor", habia inventado el wazado de las ciudades y diseado los planos del Pireo, Arist. comienza haciendo referencia a su propuesta politica. que contemplaba entre otras cosas una triparticion de clases (artesanos, agricultores, saldados) y que dividia también en tres partes el tervtorio (sagrada, piblica, privada) al igual que las leyes, teniendo en cuenta que tres eran las cansas qe eanducen a process (injurias. daflos y muertes) El al Mipodamos,afirma Arist “-Esuablecia también wna ley para honrar a los que inventaran elgo ttl para la eludad\Pol. , 8, 126836) De las diversas ctiticas que merece el régimen propiciado por Hipodamos, nos interese precisamente la que tiene como blanco tal reglamentacién, porque pone de manifesto como pocas el espirita vonservador de Aris, quien en este punto se ve obligado a pronunciarse sobre la ‘convenivncia de la mutabilidad o inmutabilidad de las leyes. Veamos su planteo, “Bn cuanto a que se debe reconover eierto honor alos que descubren algo ttl para la ciudad, mo ccarece de riesgo el legislarlo, si bien es grato cangue sélo sea de aidas. Puede Hevar a falsas denuncias y @ cambio politicos en algiin caso ¥ conduce @ oro problema y a diferente Investigacion. Algunas se pregustan, en efecto, si es perjudicial o til para las ciudades cambiar as leyes tradicionales, i hay o1ra mejor. Por ello no es facil asentir precipitadamente a lo dicho, sino convene cambiarlas.Y puede ocurrie que algunos propongan ta abolicién de las leyes 0 del réginien como 10 bien comin” (Pol. II, 8, 1268016-17), Arist. admite que “podria parecer que es mejor el cambio". aduciendo una serie de razones tendientes a justifiear este punto de vista, es decir, que “slgunas leyes, y en ciertas focasiones, se deben cambiar”. Al menos sobre la base (1°) de lo que acontece en las demis Ciencias, pe. la medicina o la gimmasia, que han progresado alejéndose de las formas ttadicionales, O teniendo en cuenta (2°) que au en ef Ambito de la politica, las leyes antiguas son demasiado “simples y birbaras” como para preservarlas, sobre todo si se reconoce que los, hombres buscan no lo tradicional, sino lo bueno. Por otra parte (3°) no parece aconsejable dejar inmutables leyes escritas que, dada su generalidad, nunca podrian preseribir con entera exactitud sabre Ia multiplicidad de los casos partculares. Con todo, Arist. elize ser caulo y rechaza una a und las alternativas de modificacién apuntadas. Su punto de vista es el siguiente: “Cuando la mejora sea peguefa y, en cambio, sea malo el acostumbrar a abrogar con facilidad las leyes, es evidente que hay gue permilir algunos errores de los legisladores y de los ‘gobernantes. Pues el cambio no beneficiard tanto como dataré ta cosiumbre de desobedecer a Tos gobernanies .,) la ley no tiene ninguna otra fuerza mds que hacerse obedecer, 0 no ser la cusiumbre, y es0 no se produce sina con el poso de mucho tiempo, de mado que el cambiar ‘facilmente de la leyes exstentes a otras nuevas debilta la fuerza de Ia ley"** La reforma de la legislacin vigene, en suma, si no la rechaza, Arist. la toma con la rayor eautela. Se nos aparece, en este sentido, como un conservador, en la medida en que en Principio slo admiteinoducir cambios cuando la fuerza de la costumbrey de las crcunstancias leva diectamente a instauralos. Es tal el peso que esti reeonociendo aqui ala costumbre y’@ la teadicia, que lega a rechazar cambios que a la larga terminatian siendo, parece pensar, meros sacudimientos, porque la fuerza de aguéllas terminaria por volver a imponerse. Esto no debe impedimos reconocer Ia agudezn de su anilisis, quizis producto de considear que si bien es posible intoduci alteationesprofundas en la costumbyes externas, er las insttcionesjurdicas © politica, los hibitos de pensar y de sentir que le subyacen suclen no modificase tan faciimente. No se planted, en todo caso el eo opuesto, eso es, que cuando Se producen certoe cambios en las conductas hunsanas es porgue previamente han madurado los habitos mentales adecuados. de suerte que el eambio externo se limita a remover una barrera superficial © Cf Poltica 8, 1268015-1269422 Lo mismo Souiene Pan en el Paice dane ope origi de ey fa sgl une en even slo fo que eden ls mayer. lon esos. exible dela accion plies. {Chfbid 18, 124952324