Está en la página 1de 120
{ ; Entre los siglos V y x11, cuando ain habia vast ieshabitados en Europa, se desarroll6 una socied: uvo que aprender los rudimentos de la administracién Ptiblica. En ese perfodo, sc formaron y plasm umerosos conceptos politicos basicos que continiian vi. gentes er nuestro tiempo. En este libro, el profesor Ull- mann traza los origenes de las ideas politicas de Occide! te, ideas tan fundamentales como la soberanta, el parla mento, la ciudadania, el imperio de la ley Demuestra que el desarrollo de estos conceptos surgen del conflicto entre tesis descendient ces de go- bierno (con sus fuentes romanas y griegas), y explica el dominio del poder eclesistico en la sociedad medieval Walter Ullmann fue profesor de Historia eclesifstica me Gieval en la Universidad de Cambridge. Su extensa obra representa un hito en la historioj speciali Miembro de la Academia Briténica, también f general de los famosos ‘Cambridge Studies in Medieval Life and Thought’ Estado ganz1912 837765 Mea aee ot Ariel Historia PAN dnd! historia Walter Ullmann Historia del pensamiento politico en la Edad Media Ariel H gun Books Lad Harmondsworth, Middlesex, England Traducciin de | eicine sepiembre 2: eck lio 1992 cdicisn: septembre 4 elie abril 1998 96S: Walter Ulimans Derechos exclusives de edicién reservates para todo el mundo .ca exclusion del Reino Unido) y propiedad de ls traduccidn © 1983 y 1999 Cre inorial Are (5008 Barcolon S.A, PREFACIO Paralelamente al notable aumento del interés por las ideas politicas, exisie una mayor conciencia de la necesidad de com. Prender por qué camino ios concepios politicos modernos han Megado a ser io que son. Si el valor de ta investigacion histori. ca reside no tanto en descubrir qué sucedis, cdmo y por qué las cosas fueron y son de una determinada manera, la in vestigacién acerca det desarrollo historic de las ideas politicas no necesita de mds justif la historia del pensamien dela que muestra era e: cendiente directa, Al d Sente hace unos lustros sucedi do interés, porque se da por comprensién de I To menos alguno. éstas. En el caso de Ing! la monarguia, ef parlamento, ta con bastante ciaridad sus antecedent ello es quizd to ico en la Edad Media, época en mds de un aspecto, heredera yee rés por el periodo medieval pre acerca de cémo han surgido las instituciones psiblicas como y los tribunates dejan ver ievales, y tambien ids importante— las ideas que determina: ron su aparicidn y que asin hoy los mantienen. Las ideas refe. rentes a la soberania, la democracia, 1a axioridad y 1a oblige ion politica, el deber de gai y la justicia no difieren hoy de lo gu Por supuesto, la Edad Me rere si bien debemos distinguir profunda naturaleza : : 8 PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA Politicas y de interés piiblico, Por lo general, las ideas, tan ‘sélo podian expresarse través del Lenguaje —el lenguaje 7e- vestia ype idea burda y le daba forma, convirtiéndola ast en vehiculd de una posterior comunicacion—. Un buen observa- dor apenas puede dejar de reparar en el parentesco entre las connotaciones de cualquier idea politica en la Edad Media y en nuestra época. El hecho de que la Eded Media fuese una época de fe, en que el Cristianismo desempend un papel deci sivo y determinante, y de que el hombre modemno se halle me- nos influido por consideraciones de tipo religioso constituye en mayor incentivo para examinar el pasado, como minimo para descubrir camo y por qué nuestros antepasados actuaron de tal 0 cual modo y cémo y por qué las modernas ideas y accio- nies son aparentemente distintas. El iwestigador descubrird que, aungue tas ideas politicas adopten a menudo formas diversas, existe una notable continuidad genéiica en su contenido sus- tancial. Algunas de las ideas potiticas mds importantes de Edad Media pueden parecernos hoy desprovistas de interés, in cluso pueden no despertar la mas minime curiosidad incete: tual; chore bien, esia reaccidn, por comprensible que parezca, de hecho nos demuestra cudn necescrio es saber lo que faimos antes de llegar a ser lo que somos Estas y otras consideraciones similares me decidieron « in fentar una breve descripcion det surgintiento, el progreso, maduracién, ei declive y el cambio de las ideas politicas en ia Edad Media, considerando como tal ta épcea comprendida ew tre los siglos Vy XV. Recientemente se ha trabajado mucho Sobre historia del perisamiento politico medieval, trabajo que ka ayudado en eran manera a una mejor y mas fructifera com: pronsin de dicho proceso histérico, ast como de los presu- puestos a partir de fos cuales surgieron las ideas politicas. De Ghi que have evitado entrar en le descripcién de detalles que, aunque imporiantes en sé mismos, 10 ayudan de hecho « una mejor comprension det iema: e! objetivo que me propuse fue ef de ofrecer una exposizion genética del pensam que se gesid en Ix Edad Media y que, en consecuencia, Poderosamenie sobre et mundo moderna y contribu: Pecial —y sobre todo en le referente a! periodo més primitivo— Sobre las medidas de gobierno oficiales y semioficiales que nos muestran edmo se raducian en ia préctica las ideas politicas Por elio.no-iee-dedicado ningsin capitulo.en-espacial-a.sar Agus: tin, aparte de que ofrecer lo que podriamos denominar ure ¢: » resulta siempre ma simplificado de rm cece ee en nn PREFACIO 9 ligroso, porque se presta a confusiones. Es mds, para compren. der adecuadamente su pensamiento nay que estar familiarizado on sus propias premisas teoldgicas, lo cual no cabe en una descripeion del pensamtento politico medieval. Como es logi £0, he concedido ta debida importancia « determinados ele. mentes agustinianus. Esias mista: advertencias son vélidas referidas a Guillermo de Ockham a fines del periodo estudiado para aprociar justamnente su «pensamuento politico» es. prect $0 estar famitiarizado con su nominalismo su propia teolo. gla. Al margen de esto, se esta trabajando todavia yeciada edicion de sus trabajos politicos, que debe Siete voluimenes, de ics cuales, hasta el momento, séle han apa recido los tres primeras. He pretendido ofrecer una breve cx osicidn de los temas mas importantes que resultase moncjable Por sus proporciones. He intentado combinar los méiodos cro- noligico y temdtico porque mi experiencia me ha demostrado que esta combinacion ofrece una buena base para ia compren sin de tas ideas potiticas en su contexto jindrico correspon diene, En a Edad Media, ef pensamiento polit @ menudo no en libros cultos 0 en panfleios, sino en » de comunicaciin que ¢ primera vista parecian que tentan poce que ver con las ideolozias politicas, por ejemplo, en las despo Siciones para las coronaciones reales. Por ells ve impunta ta reconsiruccion de nuesiro objeto de estudio a partir de una amplia variedad de fuentes de informacion, Dado que el per- samiento de ta Edad Media estaba considerablemente mds ti tegrado que et nuestro, también las ideas politicas se manifes taban segiin unas determinadas formas que con posterioridad hhan perdido su funcién como fuercas contribuyentes a ta inte gtacién del pensamiento y la vida real. Visto en una perspectiva histdrica, ef pensamiento politico moderno no es mas que e Tesultado de muluiples ¥ diversos factores que en sie conjurio constituyeron el penscmiento politico medieval. Para tos tec tores interesados por algun tema en particular he tacluido una breve lista de las principales fuentes y bibliogr la secundaria, WALTER ULLMANN 18 de septiembre de 1964 PREFACIO A LA EDICION DE 1970 ‘bro Para no incrementar innecesarlamente el coste de IL, que exige una rev redactando de nuevo el capitulo la luz de recicates trabajos, he afedido una breve mentaria en el Apéndice B. Los lectores que desecr se acerce de algun tema concreto de acuerdo con as mAs re cientes publicaciones hallaran una breve bibliogratia suplemem taria en el Apéndice A WALTER ULLMANN Cambridge, 17 de abril de 1970 INTRODUCCION La frecuente afirmacién de que los siglos medievales tienen en los tiempos modcmos una continuacién perfecia adquicre luna especial importancia referida al impacto de las ideas poli ticas medievales sobre la formacién de conceptos politicos que tan sélo en el perfodo modern han conocido su completo de- sarrollo. Es mas, en ningun otro terreno resulta tan evidento como en el de las ideas Ja continuidad en su evolucion. Por ello mismo resultaria antihistérico, yen el fondo pueril, creer que Jas ideas politicas de la alta Edad Media no tenian antecedentes em la baja Edad Media. Pocas ramas de la historia resultan tan utiles para ilastrar el mismo proceso histérico como el estudio de la ‘historia de las ideas politicas. De hecho, se trata del suismo tipo de enfogue que adoptamos cuando nos disponemos 2 definir el caracter de una persona adults. Al tratar de expl sar los rasgos de su cardcier uo empezamus por corsiderar el producto ya terminado, el hombre por completo formado. Por cl contrario, intentamos descubrir detalles revcladores ce su infancia y su juventud que expliquen la influencia y los deter minantes que han operado sobre el adolescente y el hombre en formacidn, En otras palabras, procurames explicar que f tores, circunstancias, elementos, etc., han intervenido en la for. macién de sa cardcier Para comprender cémo las ideas y las instituciones politicas mas corrientes han llegado a ser lo que son, nada mas tentador que adoptar un parscido enfoque genético. En efecto, no sur gieron de la nada y estan profundamente enraizadss en el m mo devenir histérico. Y el periodo medieval nos ofrece una excelente oportunidad para han aparecido real- mente las ideas y las instituciones politicas. Este periodo, es. una sociedad ntaba con una expe- ria politica, ni con un modelo adecuado al que adaptar sus formas de gobierno pablico, Cuando el im. petude las inva germénicas se hubo apaciguado y dc nuevo se dieron las condiciones para una vida o menos ordenada y pacifica, surgiG el problema de como defender el orden publico y la paz, de come regular la vida publica, de como orgenizar las cuestiones que concernian a todos los miem bros de la sociedad. Tales problemas son de tipo politico, ¥ desde un punto de vista conceptual pueden clasificarse en’ Ia categoria de ideas politicas. Aquella sociedad todavia primitiva en muchos aspectos tuvo que hallar soluciones originales a estos problemas El hombre siempre se ha preguntado de donde provenia en ma instancia el poder en materia de asun‘os public ierza a la ley? {Por qué tie ente fuerza In ley? Hoy, en el mundo occiden fic responder a estas pi manera de p no resulta unas. Pero nuestra moderna sar —y de actuar— es el resultado de enc zados y sangrientos conflictos plenamente dete:minados por las fuerzas ideologicas operantes ea la Edad Media. En realidad, hist6ricamente hablando, en la Edad Media predominaban dos formas principales de gobierno y de legislacioa. Ambas coexis: ‘ieron, mas segtn las €vocas predoming la uaa o la otra, Una de estas concepciones del gobierno y de la ley, la mas antigua desde el punto de vista cronoldgico puede denominar, se teoria ascendente, Su principal caracteristica consiste en que el poder reside originalmeate en e} pueblo, es éccir, en la isis ma comunidad. Esta cra la forma de gobie-no que Técito des. cribi6 “al relatar cémo se gobernaban las tribus germénicas. Puesto que el poder residfa origina:mente er el pueblo, era este quien en sus asambleas populares elegia a un jefe para la gue Ta, un cugue, un rey, ete, Dicho jefe no tenia mas poderes que os que Ja asamblea electoral le habia concedido. Se le consi Taba como representante de la comunidad, y por lo tanto era Ponsable ance la asamblea popular, Et consecuencia, existia un derecho a resistirse a las ordenes. del gob er tanto nte. Este derecho de resistencia explica la facilidad re depuesio » apartado un rey si, en opinin del Auncue con para el trono olaba nie y de hecho actuaba sobre todo i9_iribunal. Esta. teoria.ascendente.del gobierno. puede-de- pminarse tambien tearia popular de gobierno, porque el pode. Fesidia, en su origen@f & pueblo. la amplia base de la pirdmide social upado por el rey bierno de su dirig La asamblea popular cont Erente a esta forma se daba una concepcidn descendents el poder, El poder reside originalmecte en un ser supremo gue con el predominio del Cristianismo se identifiod con_ls nisma_divinidad. En el siglo v, san Agustin habia dicho que Dios dab sus leyes a la humanidad por medio de ls reyes Y en el siglo xnit santo Tomas de Aquino expresé Ja misma ides al airmar que el poder descenia te Din, Tambien Dues imaginarse en este caso una metaférica pirimide, si bien con Ja totalidad del poder concentrada en su vertice, Cualquie: forma de poder que se diera «més abajo» proventa de «ars ba», puesto que, como dijo sen Pablo, «np existe més poder ou> el de Dios». Podemos hablar aqui tan s6lo de poder delega: 1 Dios quien designaba a un representame sobre la tiers. ¥. de hecho se consideraba que esie representante encarnabs el_origen de todo poder. Segin esta concepcién, el pueblo 2 tha mas poder que +! que se le habia dado-edesde arriba» 1. Tuo cargo de gobierno se cubria «desde arriba» y no por elec in de una asamblea popular. Quien desempefaba lz dignidas prema cra tan sélo respousable ante Diss. Esta teo:ts atic Ho puede ominarse fambitn teocratica, porgue Loco ipoder-revidix-en Dios, La historia de Tas ideas politicas en Ia Edad Media es oP ran medida la historin de Jos conflctos entre estas cos teorias del gobierno, A conseciencia de la todopoderosa influencia &: Cristianismo, los puebios germénicas adoptaron la concepciox herente a la doctrina cristiana —que era casi por completo de naturaleza [atinorromana—, y la teoria ascendente fue, ?: asi decitlo, enterrada para no volver a emer tedrica hasta fi descendenie de gobicrno desaparecié progresivamene de la st- perficie de la vida politica hasta tal punto, que en Ia actualidac tan solo quedan algunos restos Esta adopcicn del sistema descendente de gobierno expica el carécter acentuadamente eclesisstica y latino de) peusam: to politico en la baja Edad Media, De hecho fueron los ler g08 quienes lo cultivaron en mayer medida, si no éc manera exclusiva, puesto que tan sdlo ellos coataban con una formaceé cultural que les permitia expresarse ad ente. Hasts 5 H siglo Xt,n0 hubo lalces cults, No existia una ed ral para los laicos, y toda forma de educacién esta nos de clérigos y dirigida casi por completo al dene 1 estamento eclesidstico, Las cancillerias ¥-os.despac: de los reyes y emperadores estaban a cargo de clérigos, 130 laicos, Este acentundo cardcter ecles del primitivo p 4, mas de gobierno, lo cual equivale a repetir_un_vez_mas_que ys 16 MENSAMIENTO POLITICO EX LA EDAD MEDIA samiento politico lo distingue claramente tanto del_antiguo —griego y latino— como del moderno, Sin embargo, los capt tulos que siguen muestran hasta qué punto esta’ primitiva ideologia politica medieval fue basica y decisiva para la subsi guiente evolucién del pensamiento politico, que nu puede com: prenderse sin una visién de las doctrinas que le precedieron Lo que denominamos pensamiento politico de la Edad Media estaba profundamente marcado por las concepciones mis ge nerales centradas en Cristo. En cierto modo, cabe hablar de “un intento de aplicar la doctrina cvistiana medieval a prodle- ,» las doctrinas medievales fueron ecesiasticas en su_primitivo eStadio. A los lectores del siglo Xx, estas doctrinas pueden re. sultarles en cierta manera extraiias y més bien abstractas, por- que los presupuestos de que parte el pensamiento politico pa- recen fundamentalmente diferentes de aquellos con que el hom- las diferencias ‘centre el pensamiento moderno y él medieval no son, basicamen- te de género, sino de grado, Gracias al cardcter relativamente “simple y sencillo de Ia sociedad de la baja Edad Media, el hhistoriador puede establecer los conceptos fundamentales’ de‘, ésta con mayor seguridad que aquellos que se dan en secieda- odes plenamente esiructuradas, en las que bien pueden haber perdido su primitive semtido. Desde la alta Edad Media en adelante, las doctrinas potiticas se kan debido a esiudiosos, tedrices y filésofos. No asi a la largo del periodo en que se claboraron as bases de las teorias Politicas posteriores De los siglos ¥ al 1 son muy pocos jos autores dedicados a exponer doctrinas politicas. No se escri- bieroa libros, tratados ni penfletos sobre los temas que en to- dos los tiempos han constituido la materia prima cel pensa- miento politico. Y ello porque eran os mismos gobernantes, Jos papas, reyes y emperadores, quienes a traves ce medidas de gobierno crea>an, informaban y aplicaban las ideas politicas.” Toda dvctriia politica estaba implicita en las acciones de los mismos gobernenies, acciones que a menudo constiiuian res puestas situaciores y problemas reales y concretos. El pen- 7 samiento politico de ta baja Edad Media debe deducirse de las \¥) Este es la razon por la que el periodo mas tem. prano de la historia de las ideas politicas esti estrechamente Felacionado con la historia veal de fa época. El vehiculo a tra nés-cel.cual-los. gobernantes.expressban.sus.concepciones..poli~-je ticas era, por razones evidentes, la ley. En efecto, la tarea de eso histérico INTRODUCCION todo gobernant= es gobernar, y en las sociedades civilizadas el gobierno tan s5lo puede levarce a tdrmino por medio de la ley. La estrecha correlacién entre las concepciones de un go- bernante y sus acciones es un rasgo sobre el que merece la Pena insistir. Ello nos lleva a verificar otro rasgo tipico: la intima cone- xi6n existente entre lo que podemos denominar ciencia politica ix y jurisprudencia, 0 sea, Ia ciencia de la ley. Todc lo que tende- — e-M0s a denominar «politico» se expresd a lo larg de la mayor Parte de la Edad Media deniro ce los térmiros de Ja ley ig) I8Y surgida de tos diversos pos Ge gobierno uataba de conver yg tir en realidad las metas que se fijaba la sociedad. Podriames | da, va sea pagana, cristiana, musulmana, jucia, comunista 0 ca- pitalista. De ahi que la ley, en cuauto instrumento de gobierno, Persiga una finzlidad determinada —esta finalidad dependia en- tonces, como ahora, de las posiciones y doctrinas existentes ya antes de elaborarse la ley—, y por ello la ley medieval se con- Fy oStbia en términas de propésito, finalidad o fiz de la sociedad. Ire Esta concepcién de la ley, denominada teleolégica, fue de suma coimportancia « 4o largo de toda la Edad Media. Puede decirse que la ley medieval era doctrina politica apli- sada, y de hecho durante extensos periodos Ja ley constituye el tinico elemento de que dispone el hist dor para identificar la doctrina politica pura, puesto que estaba contenida en la ley, que I aplicaba. Por suerte, los ar chivos legales de 1a Edad Media son abundantes y permiten descubrir la ideulogia politica subyacente. Podemos enunciar este importante principio también en otros términos: la ley frataba de plasmar en Ja realidad la idea de jasticia, pero Te ‘esencia de ésta dependia del punto de vista de cada gobernan- te acerca de qué era lo justo. Las ideas politicas de la Edad pe podusticia, y el concepta de justicia impregnaba y daha sentido @ la ideologis politica medieval. La idea ce justicia se materia —lizaba_en Ja Jey. A partir de abi es facil comprender la crucial ‘importancia cue adquiere el problema de establecer dénde re dicaba el origer del poder, puesto que de ello dezendia el qu Se considerase 2 un gobernante capacitado 9 no para dictar leyes. ie Al acercarse la clapa en que nacieron nuestras modernas ideas politicas debemos tener presente que, en este perfoco, el tombre no estaba fodavla fuiniliarizado con formas Ue pensar wiereique para nosotros resultan familiares e incluso indispensables. decir que este hecho es caracteristico de toda sociedad civilize". uc Media pueden deducirse del contenido de las Gisposiciones de manas en distintos compartimientos, La mi gris Hana st opie» slg tipo de bivan oe wes ythisma activi wumana pudiese considerarse desde un 4n- 18 PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD stona Nosotros miramos las actividades del hombre ter minado prisme y las casiicamos en compartioe eta: oie, menos claramente diferenciados, Asi hablamos de normas rel. siosas, morales, politicas, econémicas, y tendemos deer ue ‘una determinada actividad es religiosa, politica, moral, cig Tee cédigos por los cuales se rigen estas diversas ‘aormas no soy fv ea modo alguno idénticos, y a menudo resulta dificil coneiin unas normas con otras. Sin embargo, esta atomizacién de las” normas que determinan las acciones humanas é un fenseacne més bien reciente. A lo largo de la mayor parte de la Edad <* una tal distribucién de las actividades hu~ ©" gulo moral, religiosa 0 politico no cabia en la del hombre medieval. Lo que entonces carat robe tla cristiano integral: Ja religion no se diferenciaba de la politi | a, ni la politica de la moral, etc. Lo que importaba ly lea tianismo dol hombre, no su coucucta moral o social, No we ensaba que sus acciones, por lo menos las puiblicas, pudieran juzgarse segiin cualquier’ tipo de normss, a eacepcion de In Ge la religion cristiana, Esta vision onmnicomprensiva, que. poe”. Ge calificarse, a falta de una denominacién mejor, como vis. talitarias, aunque debemos insistir en que este calihcative ty tiene nada que ver con las modernas connotaciones del téraing totalitarismo, constituye un rasgo que debe tenerse siempre presente cuando se desea ver como surgicron en realidad las \eas y los conceptes que denominamos politicos. Lo unico que imporlaba para un cristiano, desde el mismo san Pablo, era _cl_hecho de haber sido bauttzado: en virtud de su bautisme Guedaba convertido en una romanizada) sobre ¢l surgimiento de las ideas referentes a las formas de gohier- RO resut6 crucial. Aunque, hasta el siglo v, las funciines de la glesia ror o habian sido todavia esiructuradas n! se ha bian dado razonamientos de tipo doctritial se 5, la tica y el usc‘atr buian a la Iziesia autoridad y Por vez primera, a 2 este periodo, unk ejercer uns autoridad Ta priietica. Papa Clemenie I a los Corintios {h. 92) es un Wa posiciin de autoridud Telesia somana pr 4 TENSAMIE\T: POLITICO EN A FORD sHEIn BSE R MANSY BIBLIC: cd Eredencial de las fuxores del Papado. No cabe duda de que ¢l decreio de ios ties emperad Scacién, ni de que la practice Sultar a la Iglesia razana exigia una exposicién doctrinal. Tam poco Purde ponerse en cada que ia accesbilicad de 1a Biblia Waducida a un idioma coatemporineo, co: ble para todo €l mundo, fue un f coadyuv poderosamente a que Produjese esta expasicicn, sobre todo teriendo en cuenta 1 medic juricico m que se estaba desarrollando in. Iglesia Womana. En efecto, dentro de las fronteras del Imperio romano cualquier idea referente al gobierno era una idea juridica Por catonces, las difcultades dectrinales no se referian tan © a la persona de san Pedro como a la suce tes. Por mas que pueda He que Pedro murié en el martirio en Roma, ai los Evangclios, {i 5 Epistolas de san rable, ni ningun ott echo tangible AHadicaban nada acerca de los sucesores de san Pedro. En todo aso, él hecho de su muerie en una localidad determi fuardaba necesarianente relacién con las tesis leg i.) Su sucesion. Un documento espuria de finales det siglo sserit tas pruchas, declare rsati88. Este cocumento fue tradicide muy a finales 2! tale WV 0 acaso en los primeros afios del siglo \ por Rufino é& Aquilea, conocido por su traduscién de te Eusetio al ‘tin, Gracias a este decumemo waducido, que Hen podia haber caido en el olvido, el tema historico de fe ou. eesién de san Pedro inicio una carrera triunfal En este documento, que pasa por una larguisima carie es fo) a ect Dare Clemente 1 a san Jaime (el hermano de Cris- 1») en Jerusales el papa informa a su destinatario de las ulti Ras disposiciones dictadas por san Pedro cuando éste sintio Se .o4 muerie se aproximaba, La carta afirmaba que san Pedro fabia transmitide a) papa Clemente, frente a la Comonidec ro. suns SY Prepio poder para atar y desatar, de tal modo que, en Sboracior papal acerca ce a tesis de que la Iglesia. Sltuada gubb de modo muy especial, una posicion cus la fas otra en ivel fundamentalmente disints del ocupace por ins Citas iglesias, Mas aun, se hablan orginado algonte Size, jones aisladas @ carp de escritores coma, por ejemplo, Cy ererny ge ‘azaron les lineas que mis tarde consliturten ta ae ea Gorsal de las ideas del Papado acerca del gobicroe en Bin reatgatd istiana; sin embargo, no nes ba Hepade nim Permita deny terati> © documental del campo papal que Gan an arate Ja visin del propio Papedo acerea de su. prot ciéa en Ia cristiandad, EI ya citado decreto imperial del ble uaa exposicién doctrinal de Fisinmada y en parte ya ejercida por la Igleda ‘mane ty Pe: Fi ae UmPrendida enire el pontifcado de Dimaso, maentn oe Sato 384, el de Led | mediados del sigho v pacde nance cron gee oto de gestacion de las ideas que petflaros la ton calms reaPad en cuarto institucion de gotemo, Estar ion, culm iancia con su pumio ce partida teo. el papa. Ni una di joniirguica del Existia, no obstante, una distincién, aiio 380 hizo imprescindi. la autoridad gubernamenta! en primer tug; SanPabe ¥ del emperadcr, y en segundo luger, en (atiea Ta gue eainterir, acerca de ta vishin Ge ln sociedad sets derer o1 enaraula debia extender su poder. El Papad torts de unr (Ch CoueePtO de Ia monarquia papal de a Iniecmetene Me Mp mtgmerto del evangelio Segin san Mateo (ave teat ry 32 Me digo a ti que ti eres Pedro y sobie exia pede on Hae Tal Uglesa (1. Yo te dare tas Haver del renee nee, ~ ielos, y cuanto atares en la tierra serd atads oa ket eielos, y cusnto desatares en Ja tierra seré desatado en los cilor welante, lo que fuera atado por Clemente y sus sucesores en Que san Fedro habia muerto realmente ex Roma se {tera seria cambier atado en el cielo. En otras palabras, san barge? 2 10 large de este periodo como articdo de tes Pedro nombral mis ostensible y concreta, por bargo, 2 juzgar por las fuentes documentales Megs Redio de ura ¢isposicion testamentaria, a un sucesor ¢ Cal Ep afecte ae 0 habis hecho de ello tna euestein sani ‘argo, ¥ en el mismo documento se referia tambi ,e ‘al. En efecto, sorprende que estos versiculos fund mentales de Dente a los sucesores de Clemente. La significac lateo. amacios a ejsrcer utm inluencia sin pare épocas © que, con todo el to de un verdadero a osteriores, no, eserimidos antes como exclusiva Hetérico-preserclidi por la asamblea crisliana romans she ta efectuado una transmision de poderts. Ne es necesaro falar los serios problemas suscitados por esta carta: en efecio 1 Concen. Dios era et centro y eje del universo, 26 PENSAMIENTO POLITIC EX LA EDAD MEDIA segiin se sabia y daba generalmente por cierto, el sucesor de san Pedse en Ruma fue Lino, € incluso el mismo san Pablo hablaba de él, Lo que si hay que destacar, sin embargo, es que sia carta fue reiteradamente citada a lo largo de la Edad Me- dia como iinica prueba historica y concreta en favor de la doc- tina de la monarcuia papal basada ea al fragmento antedicho del evangelio de san Mateo. La carta aparece en las mis tem- Pranas recopilaciores de leyes papales conservacas, y ya a me- diados del siglo v era citada en un consejo celebrado en la Ga- lia exterior. Por mas que esta carta (denominada Epistola Clementis) hu- biese transformado una idea abstracta —la de la transmisién de poderes a un sucesor por d:signacién— en un hecho tang- bie y real, era atin necesario exooner doctrinalmente su preten- Gido contenido historico. En un medio como el romano, tal ex- posicién doctrinal tan s6lo podia aceptarse con ‘a ayuda de la ley romana. El pensamiento juridico es la abstiaccion de aco tecimientos reales, y esta afirmacién resulta en especial i ~porfante Teferida al caso que nus ocupa, Tanto el fragmento de sen Mateo como la aparentemente historica y visible transmit sién de poderes de san Pedro 31 papa Clemente aludian a he- chos susceptibles de elaboracidn juridica. Teniendo en cuenta #1 medio en que se movia la Iglesia romana. no es pura coinci Gencia que el siglo v asistiese al surgimierto de cierto mimero de documentos y doctrinas papales de importancia juridica que de un modo u otro representaban la abstraccidn juridica de he- chos biblicas e historicos. El papa Leon 1 (440-461), partiendo del nivel historico y doc. trinal de la generacién que le habia precedido y gracias a su dominio de Ia ley romana y su técnica, lameo una idea que he resistido al paso de los siglos dentro de Ios limixes de la Igle- sia romans. La tesis del papa Leén culminaba cu la explicacion de la funcién monarquica del papa. El papa era juridicamente el sucesor de los poderes y las Funciones confiados por Jesucris to a san Pedro. Esta sucesién se referfa a lz continuidad de las, funciones y los poderes de san Pedro: e! papa, sepin Leén 1 Seguia ejerciendo los mismos poderes que Jesuctisto otorgé otiginalmenie a san Pedro, Heredaba simplemente el cargo que Jesucristo Sabla conferido a san Pedro, La tesis papal se basaba en que Jesucristo, con una sola fra- se (san Mateo, x¥i, 18 ss.) habia instituide luna sociedad con creta y a la vez el gobierny adecuado para ésta. Es mas, a Jo Taree ean Te MMOH Ge Tas Mocs Ue Tas gableraas tal hecho coastituye un ejemplo tnico, putsto que, deatro de BASE ROMANA ¥ BIBLICA n Jo que abarcan nuestros conocimientos, jamés tivo lugar la funcacién deliberada de una sociedad coincidiendo ademas con Ja instauracién de una forma particular de gobiemo. Papistas syantipapiites mos:raron acerca de este punto una notable una. nimidad a lo largo de toda a Edad Media: donde aparecta el Se tratabe de unos méritos personales y propios de san Pedro ¥ que, por Io taity, uv resultaban transmisibles. Nadie, despues del episodio de Cesarea de Filipo, podia atribuirse con razén méritos 0 cualquier otro obispo. Por ello, este aspecto del poder papal no es de interés para el objelo de nues tro estudio. Puesto que tan sélo el papa, en cuanto heredero y ASE ROMAN Y wIRLICA ¥ continuador de los poderes de sin Pedro, era el tinico poseedsr ée lo que Leén I denominé J plebitud del poder (plenitulo potesiatis) y que éta estaba tan slo en relacién con la guebir ratio (el gobierno) y, por lo tanto, con la ley, el papa no silo ccupeba el principctus de la Igesia (témino tomado también ez la constitucién romana), sino que ademis no necesitaba. po- see ninguna ordea clerical especifica, Cualquier laico, con ‘al que estuviese bautizado, podia {y puede) acceder al Papado. Lo ésencial estribaba en que la eleccién papal fuese valida: una vez clegido correctamente, era ya cl heredero de san Pesto. Al largo de la Edad Media hubo numerosos papas que en el momento de sit eleccidn ni tan sélo habian sido ordenados 4: cerdotes, ni mucho menos habian recibido la consagracion como obispos. De hecho, entes de mediados del siglo x1 los obispos ail siquiera podian ser clegidos para desempenar el Papalo, porque se consideraba que un obispo estaba desposado con sit didcesis —de ahi el anillo episcopal— y el matrimonio era algo indisoluble: se consideraba que el acceder al Papado equivalia a unas segundas nupcias. La posicién del papa en cuanto gubernator, gobernante, era por fo tanto, segtin la tesis de Leon 1, exclusivamente juridica y se concebia desde un punto de vista por completo objetivo. La interpieiacién juridica de sus funeiones lievaba a tratar un importante tema del que se ceducia un no menos importante co rolario, La explicacion dada por Leén I del fragmento del evan gelio segun san Mateo era que san Pedro habia sido desigmdo sconstructor» de la Iglesia, como si, a través de si gobiemo, tuviese que actuar como instrumento de Jesucristo. Si lox po- deres de san Pedro eran los poderes del mismo Jesucrista, ya que habia recibido de éste «las llaves de! reino de los cielos Todia sostenerse, como efectitamente hizo Leén I, que los po- eres de Jesuctisio eran los mismos que los de san Pedeo, y éstos los mismos que Tos poderes papales. El corolario afirma- ba que, en sus funciones de gubernaior, el papa constituie, por as{ decirlo, un Estado por si mismo, permanecia al marge y por encima de la Iglesia, y por sus especiaies poderes 0 for- maba parte de ésta. La importancia de todo ello es evigente. El cargo ecupado por cl papa prucedia de Jesucristo, a wavés de san Pedro, y éste, como «constructor de la Iglesia, ¢s de- el popa, la guicba. El concepto papal de la monarcufs no diferia del concepto imperial contemporaneo —ni tampoce, con posterioridad, sel crmeepto real de aquella—, porque 1a Iglesia no era un cuerpo autonome que viviese, por asi decirlo, segin sus propias leyes y con independencia ée cualquier otr> agen- . Dios habia erigido en los cielos diversos rdenes que tenia una correspondencia en los de la tierra, La jerarquia eclesiastica era, segin este autor, una sim- ple continuacién de la jerarguia celestial Seudo-Dionisio elaboré un detallado esquema de la estrue. tura jerirquica del poder eclesiéstice. Todo poder, afirmé, baja © desciende del Ser Supremo hasta los diversos gracos, de tal especie de pirdmide euyo vértice repre. mode que existe un BASE ROMANA Y B(BLIcA senia cl sumo poder. Em ia correcta distribucié: cia los estratos inferiores por par el autor una gorantia de armonia y ore co san Pablo de que 10 ctiste mas poder que of qoNeeion de mn del de 10s mismos jerare sta cleria aplicacién practica. Insistio en especat gh Patt de piv. de obediencia de quienes sé hallan en wurance epee specto a sus superiores. Esta idea de subsrdizeeiee oot 8 en Ta Biblia claros anteced e ; | antecedentes, adquinie con te SeudoDionisio ua cerdcter acentuacamente vertica tico. La importancis de esta obra reside en soe sty base semiflosoica o semiteoidgica a la teona’es £°% gceptada del poder dessencente, tornando explicit ees hhasta eutunces habia permanccids impliciee 5 ee © teocrd- 6 de una 2. Las TEAS poLiricas DE 14 Rowa iMpeRLAL Pasemos a exeminar la doctrina perio romana, Por mas que las teot Papado y del Imperio fueransimilay diferencia bisica, La ideologia gub el resultado de razonamientos y argumentacieng fundamento religioso y biblico, aunque se ote TBH de 0 lenguaje inteligible, el de la ley ¥ la contin eye Ste La ideologia imperial constituta el resultado de eon TOMES. ues historicas reforzadas por elementos biblicos, 5 euneaaclo- Bers, pot Io tanto, eran inversas, La una parce citls, Mie ecurria a la ley tomana para presentar sus come aeee? ira era Ja heredera de una realidad histérica ae Biblia para apoyar cl hecho historico, " Y FECUErIA a la El desarrollo de la doctrina imperial en el Tomano, ya eristalzdo, culminé con la comcepcina gle sign del emperadcr como monarca ea el sentiienpee, yt alba, lo que vino a signfcar en la realidad que vet! && 2 Fey y sacerdote. Sus lunciones sacerdotales se bovge'? 3, t ble plas précis de la antisiedad pagaoa y no Core™ relegadas, sino que por el contrario se vievon esto) oo gubernamental det bajo C im. “as acerca del gudierno del es, existia entre estas una ernementl del Papado era Bajo Imperio contribuy6 @ acentust la posicion mondrquica del mismo em: perador. El principal forjador de esta ideologia imperial, que Telacionaba el monoteismo con el concepto imperial romano fue Cusebio, en el sigio iv. Aseguraba que antes de Augusto pre donitnal n consecuencia se daba una mull Plicidad de gobernantes; ahora bieu, a pactir del advenimiento de Jesucristo, que caincidié con el reinado de Augusto, existia tan s6lo un Dios, y por lo tanto debia haber laiibign un em Perador, el inico que podia garantizar le par, la piedad religidn verdadera. E! lema caracteristico ale ls ideoloat rial fue: «Un Dios, un Imperio, una Iglesias, y puede habl Justificadamente de una teologia «imperial» Al tratar deestablecer cuales eran las tases de esta Oficial del Imperio, no debe olvidarse que se trataha de ana _amalgama del ideal cristiano, helenistices y Por encima de todo, de c¢ ales, si bien todos estos elementos tendian a msistir en Ia unicidad del miemo emg ralmente, no se dedié a una simple coincideacia el hecho de que la exageiuda concepcion imperial no alcanvase su plena expresién hesta bier entrado el siglo 1V, ras el Iras. lado de Ja capitalidad a Constantinopla po: el emperador Con ‘antino. Este traslado tuvo importantes ccnsecuencias sobre la doctrina politica, asi como sobre el Imperio bizantino? La combinacion ya_mencionada de los poderes real y saceruotal era la principal caracteristica de la singulex posiciGn del expe- rador. Expresaba su funcién como vicario de Cristo sobra Uerra. Se consideraba que la plenitud de poder de Jesucristo nel cielo quedaba en Ia tierra encarnada en la persona de su vicario. Las leyes. los decreios y las ordcnes eran leyes, decretos y ordenes de la divinided prblicados a tra na del emperador. De ahi que hubiese cl m'siny Joy uficios religiosos que ante Ia publicasion de las Ieyes v los decretos imperiales. A caball Iv y v, san Juan Crisdstomo legé a recomen- dar 2 los sibditos que de sscuchar las Sagradas Escritu: mperador ras con el mismo temor y la misma revermneia cun que sian sen sagrado silencio» la publicacién de las leyes imperiaiss, Las funciones del emperadar como vice Dios sc tierra implicaban que su persona y su cargo estuvies le dos por un halo de sacralidad y santidad que caracterizaba 2. singular siaiws frente a los otros mortales. De acuerdo cor su funcisn sacerdote, oficiaba. ceremonias.littitgicas-Por-clem BASE ROWANA Y BIBLICA Ramos representaba en iendo su entrada en Je Santo lavaba con sus propias manos los bees; la procesién al usalén; en el Jue Pies de doce po Ja Navidad y Jos doce dias siguientes cenate con dace miembros de la aristocracia bizantina. En este contexto eta de Patt icular importancia la funcién del emperador en el terrene de a doctrina religiosa como promulgador de dec'siones acerca del dogma. Es més, se le consideraba la «ley visientes, lo cual Stuificaba que su sola voluntad, y nada mds que scla, tora fuerza de ley. «La voluntad del principe» (no el consentivnicnte Ge Hos subditos) era la materia prima de las leyes,imperiales © dado que era responsable del imperio ante Dios debia tam bid procurar que sus subditos tuviesen la fe adecuada, de don, de macia su poder legislative en materia doctrinal. Ademis de toi ello, la politica tribuiaria, la organizacion Gel. imperi pontificia era La suprema, por cusnto dct, fa ten fan, uel, ser 10s pontifizes quieres dljecen i speiladc los reves y ernperadores el encay secs 2i0s Ies habia contado, De hecho, come mis adcinvie tera wis €! mismo Gelasi-, previsando com ello macho tase ia echo dabtl acerca del gotierro, los goberaanies no tealun de 1 dlguno a su gobierna Este era un favor especal de una «buena obras fheneficram). y a reclamar ningan gobierno, segun Gelasio, ‘avoresia a.cada rey. En Ges¥on “de Dios cémo hableu des ningin En un mundo cristiana «l comstituia un privilegio con que Dics ‘onaspatabras; e? BoBIErTO Eid Una cow En cierta manera, Gelasio volvid contra los 20 Th he BASE ROMANA ¥ BIBLI:A a emperadores de su época la tesis amp iamente systenida por éstos acerca de que su poder derivaba de Dios: 1 los papas, hherederos y sucescres de san Pedro em este murmlo cristiano, les correspondia pronunciarse el dia cel Juicio Final acerca de cémo habian respondido los empera tores al exxargo divino ¥ al favor de su gobierno En uno de sus tratados, Gelasio p-ofundiz6 :onsiderable- mente en todas estas ideas, y una vez mas introcajo un tema que marcaria el peasamiento politico m ddieval. Erseste tratado argumenta contra la identificacién imperial de les. poderes real y sacerdotal, asegurando que tan sélo Jesucristo habia sido a la vez rey y sacerdote, y que justo a yartir de Jesucristo las funciones de rey y sacerdote habian ido bien liferenciadas. Ninguno de los des debia intervenir en los asurtos del otro. Gelasio pretendia hacer comprender a sus lectorss la diferen: cia existente entre las funciones del rey + las del szcerdote. Este ultimo no debia mezclarse en los asun.os de este mundo, que el mismo Dios habia confiado a la instit widn de larealeza. Para Ja plena consecucién de las finalidades 4e una soviedad cristia nna, cada cual dedia limitarse a sus prozias funcianes, Las cues: tiones materiales, aseguraba, eran competencia de los reyes, quienes necesitavan de los pontifices para su propia salvacién, puesto que tan slo éstos, en vitkud Ue su yoeaci&s, se hallabas calificados para definir en qué condicisnes podia alcanzarse Ja salvacion. Con este importante dictamen, en nirgin momento Proponia aingun tipo de dualismo dectro de la sociedad, cris tiana. Lo que definid, y ello basta pars considerarle como uno de los més importantes tedricos del gpbierno crstiano, fue el principio de division del_trabajo La wberanfa ‘la auctoriias) referida a materias basicas y vitales permanecia entre las atri- buciones de! papa, pero la ejecucién de lo que el soberano-pape hhubiese establecido, la gestién real de as materiss mundanales (cenominadas por Gelasio carnales), corresponds al rey. Este principio de la civision del traba‘o ‘se apoyabe, en ultime ins- lancla, en otra teoria de san Pablo, a saber, qui a cada parte de un todo orgénico correspondian imperiales, etc. Los participantes en el Concilio de Constantinopla, en el afto 536, apoyaron plenamente al emperador al declarar que «en cl seno de la Iglesia no debe hacerse nada que aterte contra’las Srdenes y la voluntad del emperador». Fl gobierno de Justiniano encarné la préctica de los mas puros principios mondrquicos, segin los cuales tode poder procedia de la majestad imperial, instituida ¢ inspirada or Dios, lo cual hacia comprensible su participacién en las discusiones de orden estrictamente teoldgico. Los rasgos fun- damentales de este teoria descendente del gobierno eran en Parte helenfsticos, en parte romanos y en parte cristianos, sin que pueda dudarse de la consistencia y elasticidad interna de tal amalgama. La ideologia guberamental quedaba fielmente re- flejada cn la ley y la constituciéa, Evidentemente, esta ideologia y esta ley se opontan por com pleto a Ia materializacién de Ias ideas fundamentales que debian Drevalecer, segin el Papado, en una sociedad cristiana. La his- toria del siglo vi prueba de modo irrefutable que el esquema imperial se aplicé con toda meticulosidad, con lo cual el Papa- do quedé enfrentado a uno de los mis graves dilemas que se Je hayan presentado jemds. Como romanos y como papas, éstos eran, naturalmente, sibditos del emperador, y seguin ello, no fenfan derecho a poner en tela de juicio Ia monarqufa real. sacerdotal del emperador, El cilema con que se enfrentaban SLE CON _T ENFOQUE OCCIDENTAL 0 ‘era ef siguiente: siaceptaban ef esquema imperial, renegaban de su propia vocacion, de su cargo, de su funcién como suceso- Tes de san Pedro, a quien Jesucristo habia atribuido el deber de sconstruirs, es decir, de gobernar la Iglesia. Si, en cambio intemtaban vivir de acuerdo con su vocacion, se velan abocades @ protestar contra el ejercicio sin trabas de Ia autoridad mond uica: pero la protesta wuutra la divina majestad del emperader corria el peligro de incurrir en un crimen de lesa majestad con- tra su persona, Desde un punto de vista cunslituclonal, las drds- ticas medidas adoptadas por el gobierno imperial contra quie- nes negasen el derecho imperial a legislar en toda materia eran perfectamente comprensibles y justificadas, Para el Papado — Por las mismas razones para el gohierno imperial— no habia compromiso posible: la soberania correspondia o bien al papa, © bien al emperador. Teniendo en cuenta estos antecedentes, resalta la importancia del pontificado de Gregorio I (590603). Antes de acceder al Pa- pado hubia sido embajador de la Iglesia romana en la corte imperial. Tenia, por lo tanto, experiencia y conocimiento per- sonales de hasta qué puuto se Nallaba fuertemente azralgada en Constantinopla la ideologia real-sacerdotal, y la Unica com clusion seria 2 que llegd fuc que seria peligro © imprudente Que la Iglesia romana persistiese en sus protestas ¥ reclamacio- es frente al gobierno del emperador. Peligroso por la: impor antes consecuencias que constitucionalmente ello podia Tear, ¢ imprudente por la ausencia total de cuiniquier pers- Pectiva de cambio en la ideotogia imperial acerca del sistema de gobierno. Esto no equivale a decir que Gregorio I estuvies? le acuerdo con sta, sino may por el contraric: se hallaba en luna posicién para é1 muy lamentable, pero que a0 podia hacer nada por modificar. Sin embargo, y en ello reside la agudeza ¥, Previsién politica de Gregorio I, ninguno de estos inconve- nientes existiria si les papas implantaban su propia teoria pol- tica_en aquellas regiones que no alcanzaban el gobierno y la jurisdiccién del emperador. De ahi fa atenciin dedicada por el Papa Gregorio a Occidente, enviando misiones a la Galia y a Inglaterra. En estas regiones podia aplicar en todos sus detalles la teoria politica papal, como efectivamente hizo. Por encima de todo, podia insistir en la primacfa de las funciones del Pa- ado sin que le estorbase ninguno de los problemas relativos a Su posicién constitucional, E] realismo de Gregorio 1 fue el requisito previo indispensable para hacer realidad el gobierno Papal en Ia Edad Media, Con toda razin se le dio el titulo de sPadre de Europa. La Europa occidental, es decir, latina, apa: '@ 00000000 000000000000000000006088) FENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIE cudieron misicneros OS Por a partir de los que mi. Jn Europa niérdica nue rPrendentemente, Gregorio I x0 metals sap PaPal, aunque con su sobertie cominio del contribuyé con elementos testndse SU70 IBM estas Ideas ncuns erro astadas ya) cn el receptive suel a hccricna ee Sets a) el recep muclo virgen del Occidente, Segui, de Crit amane 8 Ia represcicin ae tee coe Be iplenmade or nacionesy reinos ue tenrecort SHEP? Hein eae Por bait al papa. Los fra: ie cieron UN especial aprecio por «. ‘PERO acer, oFtodona, Resilia en exireng? ign aPee & aver ganiteste existente entre su manera de 8 2 aks ¥ al emperador de Constant inopla. Mi for empneres CMO a chix muy eueldae ete tga as 4 Fania ce semejante cifcrencia estribabe Prininany.unee del pligrosemente signin eet eee, TaN wuirats en sus relacicnes ¢: e Yailo a menudo de este térming en sus re ¢ rem elaciones con ‘Cecidcrte Ee at sus misivas a los reyes cccidentales ins'stia ala Mia ae greta estaba al servic del poder capsssia et ge a Mla de medclo, clara remi ci iu ce mad cminisceneia es Ga pa? Gregorio uilaaba et inguse ae uence Gierno al establecer tas san es silentes ie Sprit ls decree y medica parse eee de Se tnedida de tipe Penal que, segun é1, Sees reves y clérigos, Los ler rs dbl cone emPIeIS conta cpa 9 lelesia de Dios. Le funcion sot ome seiehvabs en a comunicacton crpurie se ECE Ol pepe obIspos reunidos en el Cus icilio Ni Seer ee c de Eusedio por Rufino: «Scis dicses, ji erdadera Dias, y no tenemos derech ar ates Por encima de los de | dioses aaet nenos Gregorio 1 acer € |; die ae ero 1 acerca de la distinién de oreeca sista cel false sires jul Vip ‘ENFOQLE OCCIDENTAL a Jerarquicos dentro ¢e la Iglesia universal, ya que su dificil obra Quedaba condicionada a la desigualdad de funciones, Este prin- Sipio debia adquirir gran importancia en la alta Edad Media Por iiltimo, Gregorio I denomind a la corporacién de todos los cristianos «Sociedad de la cormunidad cristiana» (socieras reipu- blicas christicnae), la cual tenfa que ser dirigida por el sucesor de san Pedro a través de funcionarios intermedios idéneos Una de las razones de le enorme influencia de Gregorio el Grande sobre la Furopa Occidental fue que se conservaron Pricticamente todos sus escritos y, lo cual es ain mas impor- fante, que su correspondencia oficial contenida en sus Regis- fros y en los archivos se transmitié 2 las posteriores generacio- Res Dapales. El fntimo contacto que en adelante mantuvo el Papado con Occidente dio como resultado una amalgama de clementos germénicos con otros romanos y cristianos, proceso facilitado por las condiciones especialmente favorables qUe exis tieron tan pronto como cesd la oleaca de las invasiones. En el norte de Italia entre Ios lombardos, asi como en Francia y én Espafia, predominaron unas condiciones de paz y orden que facititaron considerablemente la difusiOn de la ideologia poli- tica del Papado. El divorcio entre Oriente y Occidente se hizo con ello todavia més profundo, Surgié una mueva eivilizacién de caracter viril, recio, optimista, una civilizacién tan romano- latina como germénica, y que por entonces mostraha escaso precio por la profundamente elaborada y madura cultura de Oriente. Mientras ef latin se convertia en la lingua franca de Oceidente, el griego se conservd como idioma oficial y ordina- Tio de Oriente. A través de los numerosos caminos abiertos por Jas misivues a tierras lejanas organizadas por Gregorio I, el espiritu romano y sobre todo la ley romana pudieron afirmarse sobre las regiones yccidenvales. A causa de Ia falta de ilustra- cién de las masas populares, Ia difusién de las ideas se vio ayu- dada en especial por la adopeién de la fiturgia romata, La li turgia ocupé en muchos aspectos el lugar de una exposicion [i teraria. Constitufa el medio a través del que a menudo podian Presentarse profundas ideas por medio de gestos y acciones ti tuales, cada uno de los cuales tenia un significado simbdlico té- cilmente comprensible. Esta liturgia era por completo de inspi Tacién y corte romanos y estimulaba y promovia reflexiones posteriores acerca de las ideas expresadas a través de los sim bolos littirgicos Uno We Tos elementos que més decisivamente contribuyeron a la aceptacian de ta teoria teocratico-descendente del gobierno fue Ja Biblia latinizada. Por alguna inescrutable razon, rara vez 32 PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA. se alude a ésta. Resuita indiscutible que la Vulgata désempenc uun papel de primera importancia en la roturacién del fértil y todavia virgen suelo de la Europa occidental, preparandolo para recibir las mds puras ideas romanas. Tan Biblia era un libro familiar para cualquier persona ilustrads, con lo cual queda patente su poderosa influencia. La difusion de la Biblia latina tuvo higar justo en agucllas regiones de la Europa occidental que eran particularmente receptivas a Ia influencia romana. Ello ¢s cierto sobre tade con respecto al personal de las cancillerias de los gobernantes, que, sin haber contado con tratados cultos acerca de las formas y los sistemas del gobierno, aplicaron no obstante un sistema de gobiemo muy defnido en sus cancillerias. En la Biblia se hallaban, como ya dijimos, nu. ‘metosos temas relacionados con el gobierno public. De hecho 1a Biblia latina fue uno de los elementos que mayormente con. tribuyeron z determinar el proceso de romanizacion vo latiniza: cién. Es necesario insistir en que la version latina de la Biblia contenia no s6lo lo verdad misma, sino también la verdad en latin, La palabra de Dios estaba escrita y se transmitia en latin, No se necesita mucha imaginacién histérica para darse cuenta de hasta qué punto el continuo contacto con un modelo tan fuertemente impregnado ce elementos teocraticos y romanolatt nos conformé el pensamiento de los hombre: taba el gobierno. Podemes ir aim mix tejos y afirmar que la Biblia latina no sélo fue el elemento que més contribuyd a in. clinar e] Occidente hacia Roma, sino que ademas facilite, hasta extremos de los que todavia hoy no somos plenamente cons. cientes, la difusién ¢ influencia de la ideologia enraizada en la Tey romana, Estas observaciones proporcionan tambié; acerca de las profundas diferencias entre En Oriente faltaban los elementos romanolatin. interpretaba la Biblia sobre todo como duc ands, en la Europa occidental, donde la Biblia latina tropez con algun obstaculo fisico. geogrifico 0 de otro tipo, su influencia fue atin mayor. Esta parece ser por lo menos la explicacién del porqué no hubo indicio alguno de formas de gobierno teo- craticodescendente en les paises escandinavos y en la Europa del Norte en general hasta mucho mas tarde que en el Sur's Occidente. Tampoco hallamos en la Europa nérdica una influen, cia de la ley romana comparable en intensidad a la experimen. tada por el Occidente y ¢l Sur. La Biblia latina se conocio en la Europa del Norte mucho més tarde que en regién alguna, Este factor explica, al menos en parte, el diferente cardcter de eviae sdlo diremos que la Sa cUyo cargo ¢s- ite y Occidente. 103; el Occidente cumento legal. Es ENFOQUE OCCIDENTAL 3 regiones: europeas:- Es ids; 10s Testos Tegales ef que se spoya nuestro conocimiento acerca de sus formas de gobierno refle: Jan ids bien una divergencia con respecto a la influencia ro- manolatina. La mayor y mis aprovechable cantidad de testes legales sc encuentra precisamenic en aquellas regiones que s¢ hallaban sometidas 2 la doble influencia dz la Biblia latina y ée 1a ley romana, y cuanto menos notable fue esta influencia, me nor resulté la produccién legal, con lo cual tenemos que, p ejemplo, en Escandinavia no existen restos legales antetiores a la alta Edad Media, De ahi que, en los patses escandinavos, Ja teoria ascendente del gobierno gozase ée una longevidad que Contrasta con el predominio de la tesis teocritico-descendente de la Europa meridional y occidental 2, REY POR LA GRACIA DE Dios No existe quizd en Ja Biblia ningun texto tan expresivo como aque! pasaje del Evangelio segtin san Juan en que Jesuctisio se dirige a Pilatos con estos palabras: —«Rex Dei gra tiae—,y existen tambien pruebas de que los reyes anglose jores © 0000000000 0008 000000000068 0E0004 54 PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDN MEDIA conociin ya en el siglo vit la teoria de que el poder real det: yiba de Dios y de que la dignidad real em an don de Este A partir del siglo vat, esta designacion se hize comiin entre to. dos ‘os reyes del Occidente y Mediodia de E.ropa. El signif ado de esta denominacién parece suficientementc claro. El rey gue hasta entonces habia sido elegide por ¢ purblo o por un Cuerpo representativo de éste, expresaba cara y terminante mente por medio de esta designacién que su dignidad real des. Cansaba en la buena voluntad, el favor, a «gricti» olorgata por Dios. Lo esencial de cllo es que, partiendo di esta base. los estrechos lazos que hasta entonces unian al menstca y al pue lo quedaban rotes, puesto que no era ya el pueblo quien le Gonferia el poder y tampoco odia ya, por lo tanto, desposeerle Ge éste por medios legales, sino que simplenente estat bajo su tutels, De la localizacién de la fuente de todo poder en ta divini dad se siguen algunas imporiantes consecucncias, El tilulo de rey por la gracia de Dios, supone, sin lugar + dudas, que cl monarca no tiene un derecho propio a ejetcer al gobierno. Na die tiene derecho a reclamar un beneficio, 2 wiltitar fevores Nos hallamos ante Ia mera :ransferencia de Ia teoria de san Pablo a la esfera de! gobierno puiblico. ¥ asi como el mismo Fey no ten{a derecho alguno 4 su gobierno, tarapoco el pucble estaba legalmente capacitado para exigir del yey ningiin acto de gobierno determinado. Esta forma teacritma de gobierno quedaba también representada en la concesi6t pot paite del rey a sus suibditos, en ejercicio de Ia real «grac.as. de carpos ¥ derechos de que de otro modo no habrian disizutado, La idea central eta que todo poder p:ocedia de Dios a través del rey quien, usu vez, redisiributa este poder entre sus sibditos. En esencia, éste era el importaniisima principio oe concesion se gin el cual jos subdixos recivian cargos, Tune ones, derechos, stc., por gracia del monarca, como resultado del favor real Por lo tanto, cuando atin hoy ia reina de Inglaterra declara que ha aprobado tal o cual nombramiento, usi-un lenguaje que exoresa con toda claridad tia real y que ademas tiene una notable gen se remonta al siglo vt EI principio de concesion aparece como it strumento rativo en uno de los mas antiguos documento: “historicos uc hon informan sobre ios concepios bisicos acerca del gobierno monarquico. Las ilamadas Formulae de Marculf> constitnian un manual Tsado pe Y que contenia muchas de las genealogia cuvo oti ope Tos re Frances en € deas que acabamas de tr ocermmnzaL bre todo tas relativas a Ia gracia real y a su complementatio Principio de concesién, Era un producto germiaico que, en lo relativo a lis formas politicas, manifestaba la influencia cris. tiana y, por lo mismo, la de la Biblia latina, Esie manual mos traba también con suma claridad cémo concebia la cancilleria franca la soberania, la superior condicién del rey. Lo esencial consistia en la , sa ent>eargo, poca in fluencia sobere los hethe70s itmediatos. La foalidend del viaje de Esteban Il Consistiam aprovechar la genuima wr-aeracion franca Por sar Fed 20 y su cirmgo pura emancipar al Pa=>ado como ins. fituciéa del_ marco é la constitucién imperial -y escapar con ello a las cconsecuentia. $ que traian coasig los geobiernos real sncerdotales imperiais El pretexto para invocear la ayuda de Pipino se bausS en la pmretendida amenaza te lis lombardos. so- bre Roma. I medio comnercio para comsepuir eta finalidad fue la espuria Deonacién de= Constantino. Las etapa's de la em ancipacion del Papado, de Ya estructura del Imperio carecen de importancia para d propdsito de nues tio estudio, por lo que basiara con ckcir que 1 proceso cule snind con el_¢stablecim iento del denominady estado papal, en dad seperach del cuerpo del Imperis y gohernada tan solo Por el papa, Su existeracia se prolongé hasta 1879, y en la ac tualidad se reduce a ia Ciudad del Vaticano, Pipino y su hijo Carlomagno prometierom garantizar la seguridad de este estado Que, para empicar una terminologia moderna, estaba reconocido legal y pablicamente wangue no por Bizancio. Los actos y las cartas de Esteban Il constituian un fiel rélejo de la ideclogia Politica del Papado. El mismo documento a que hemos aludido merece cierta atencién. En virtud de los principios generaley que encarnaba, 4a Donacién de Constantino, sungue en principio estaba destin da a Consiantinopla. podia igualmente aplicarse al Occidente. Es opinion generalizada que se trata de un producta de la misma Iglesia romana, en concrete de la cancilleria papal, y data como ‘maximo de les primeros afios de la déca-la de los cincuenta del siglo vii sin lagar a dudas anterior a la visita del papa a los francos, Es evidente la enorme influencie que tuvo sobre la Eu. y sobre el Papado en concrete. El a esta en relacion con la ya mexcio- i Silvestri, de fines del siglo v, escrita el mismo periodo en que se produjeron las primeras dvergen clas serias entre las concepciones politicas del Papacdo y cel Imperio. Un punto basico y defendido a ultranza per el gosier nada Legende Savi no de Constantinopla consistia en que esta ciudad, In'qucva Roma, era la capital del Imperio y que todas las demas clude des de éste, inciuida la antigua Roma, le estaban subordinadas Debemos recerdar que eta consepeién « basabs en los decre tos de Calceconia” Si w aceptaba esta subordiaacion, surgia 7 Vid mis arriba. p. 31 0 i progunca de como habla Hegnéo a ser Constantinorda en re gradato R ma. Resultaba incaestionable que Const oat 5 Constictiola 3 tenido lugar con el acuerdo bea del estamento eclesiistico de el munde a : todo lujo de detalles, a veces carermies de mee ne Censtantiao ée ser la ca ontriecion por todees sus em blemas imperiales, incluida la corera imperial. Su as _ le hizo Worar ama nt Jo que mojé su ma: A de aioe sentenentale y fomanicn: no od disienta, sn y cuando la Legenda Fidad al traslado a Consianti habla. dessojadc sus ingsiae imporaes, yen parteular de a corona, ante el Paps, surgle ma ica eget Ce ule le Tabla re Sesto can sun Insp impecssy quien Je habia wu colocar Sebre las sicnes In comoha inaperrcl La Leger esta pregunta sin respuesta, respues i que brindab t Mapenales a Ineys,l eho, el orbe, los cataracts fe peril, le purpurz, cl palio la tunica de isa et ae ae a Mua a ENFOOUE occIDENTAL 61 P s vis piorisoha de Talley Suando, en. primer lugar, cl. Papado-contabas toda Ta ciudad de Roma, todas la eoiidlanieieiaenaanies Cis préctica del funcionamiento de 1g estructura real-sacerdotal cidene. Prien; Conmigo. loca, a coronm tw echoed tring dmpedia Racer ef mts mn ear aacerd de Ja cabeza del papa, pero sm —y eho results muy featos de primacta, ven segundo lugar jee sn tS expresahan Sbstante, que el papa pedis. waar Tee insignias tna tartinopla heblan re BEESENLe au los emperedares (eTuaOs et eae are tee oe Cruitnlamo, a Blen, detde et punto de wont Be Papado, este Erato, ienomsa nisi cqistlanismo vila’ no cunlante, el més vital de ane Oita? Se ee connote ae Camumine wi isabe uate ae tales Eater fuoclén del Papa cosy sty ie en el aire, pues era realmente omniconprensia, El.papa 3 tics antes, el emperador habia publicad ne legislacién pro. Ce ee ee ee Aimar wt Med cages hibiendo Ia veneracién de tienda sobre sus de. pesaba a ser un emperador papal, Aumgue eta iden adauiris Bates a letislar en tal matcve por fumsts vet, sacer tn ipa cil psec na ape ra bee 150 Panta sosrea del cual et Pumas oeagt estar de a Spe Taya enon pin La Fer cota SERETHC, Posto Que airmabs, por su parte Po Bobierno de Portancia para el autor de la Denscién era explicar oémo y por 1000s los Cristianos le pertenecin por dercest et Papes afi. ie ain pad Convio ae ep i npn maban su superiordad (sobersnia)'en ci weeeS, cristiano, sobe Aunque el papa rehusd ponerse ia corona, és ra, seyin te Cian presen aE I sorcna, Por eli af ager Site Dona Donec HA BAR Ea te Recaro pen Sin ae SEIN ctregonde vu “pron imperial al ja iada ta i trac su traslado a Constar Papa. Sin embargo, 1 de Oriente ha eit coe ee recaleado el cardeter romano de cies \ nilenic mo a lo large gen abr aly rmperador. El paso siguiente someterse a la Iglesi Neca = scion era que. como coneecuencia de In nega- tun emperador romano y pasata a ser tar s6lo un eraperade i ato qu? poco despues lado a Constaminopla, que se vio de =| se dio al emperador de Consiantinopla, Qua idles coabues | Wit ta caret ase oan Jiatamente se desprendia de todo con todos los favores, nadie tenia derecho @ reclamarlo. Todo. ae ee Aeidlpssie ii aebeea ti Comaler ioe clon era sino la pes 4 las teorias politioes ie Bs S10 era que -orona figuré sol aH peva)-qtilen, si ast Jy ‘ablo ¥ de Gelasio, revestidas de} simbolisme py fi tus sucesores por la Dene eee cay Seats gh a : Propio det acercamienti ‘opuesto al que Bizancio sostenia 0 & Jos trancos. Ca. ‘suaimente, la «copia» mas ten os francos. Ca. data de siglo vnr ida terida en ese documento se referfa a del siglo vir y se conse a tancion et propisno ya Gnalead del goblerne en un pal do Paris, adonde fu Sade erie cro, Bsa era ef tsitima instancia la Verda Saint-Denis, en el que Este found eels ecomomy wae Sn elas Va on casi de se memorable vai Ades dera intencién del autor dels fecurrir a los hechos hisiGricos, bebo Fe eget SHS aCl0s y afirmaciona, eran fieles | Se eae = sirvieron para apoyar las Tasuntos de este documento. Tadeo) asentamiento territoria Ht force pelle eitelts lon lel Andes le ae Que a Tas donaciones de Constantine Trent § » ® e : e @ e e e ® e e ° ° ° ° ° e PENSAMIENTO. Pott Por el papa eran propiedad fan sido donados por Constar impios lombardos, segin conté el juego las Funciones dudable y genuina ve rey cristiano y su in sneracién por san Pe. proleger a quiezes incluidas las del rein a Pipino con todo re: lombardos a restituir lismo, era tal que, el territorio que Permitia seguir depredandy 4 Por tanto la mai mMoronaria. En esencia, io ampliacién de los de Pipino, se des. taba del rey era la ion desde los domi. isamente porque ino esta peticion tomana, y pr pubino compartia la concepcién eristisnd & rei hallaria en el animo del rey un Sin duda para asegu tiea otra de las tenida en la Don: Su éxito, el papa leorias politicas ‘acién de Consta Pipino como patuicio de ‘muaba ya Ia posterior doct como Srgano auxiliar del Pay bramienio residia en que Pucsto por el papa al rein: ipino suponfa tan sélo ma derominada «Munts? tancia de esta citamente con los romaros. En ¢ rina papal det got Significacion de este no de proteccién im. Hasta entonces, Proteccién auténo- ‘onverttrse en patricio, la sus 2. Debia traducirse en algo actuar. El primer tipo triciado se equip: misma razén de existi: foese ‘upante de este cargo era de. ste concepto se afiacia un deber Proteccién cambial en cuanto el papa e proteccion era aulténomo; te a un cargo cu Vaa burda comparicién ¢ Al primero se le boec Puede negarse 2 y 23008 de aguél, si no lov consianes cia acta cuande a de criminales, ete que ésta es su rais 6 en peticidn 0 prin sides ccatlae fae eran che ae eee Sy ee ee la aren brecha abierta en el pecmtagatl mine, cerca eee verdacleras implicaciones 30 sind del todo conciente de las verdaceras implcactones el ece de de este titulo, no lo usase nunca, c ia que le sucedié Carlonagno to iad dese el primer dia qu le sued 0 1 ‘sin embargo, dos y ced: ‘al «devolver> seed eee ene ees eee — verda Protector al someter a los be ol ter ro. cor de in Pedro, €s decir i cueceaeed: ale, ae ee ee Con en el aio 754, ible por ra alt acia divina." Debe do, sin olvidar pox eh Pa bien determinado puesto en practica f Sea aan en a momento of dejar bien patente que el papa actuaba Samo tntermediario entre Dion 3 rey. Hr, poet, doa Bare imlnrelnca eotre Diniz ise tyne ol ie ere pane net ee ee Pipino con wn proposita Oi ec er deh deel un protector especial dei Igesia romana El pop: gumento teleologico por ¢! ein El fey, decia, recloa através. del consagrado a El papa se val miento un cardcter distintivo y quediba 2 servicio del Papado. La Be ae ae foleatcia ee reentcne tise ior el papa de 64 NSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA cuales eran las funciones de Pipino al declarar que a través del ungeniento se habia convertido en el brazo derecho de Ia Tgle- sia romana, en la fuerza que miraria por que se hiciese justicia a san Pedro. Es mas, éste era tambign el tema de la urgente insistente carta que el «mismo» san Pedre escribiera a Pipino. Por la accida papal del unginiento, Pipino quedaba consagrado rey segiin numerosas declaraciones papales. Una vez mas, los hechos concretos debian ajustarsc a un programa, kanque Pipino actuata a peticidn del papa, no existe medio alguno para determinar hasta qué punto aceptaba él personal- meate las iraplicaciones de la vision tedrica papal. Lo que ind cuvblemenie tiene un velor es el hecho de que la memoria del Payado se mantenia siempre despierta en sus propios «almace- nese ideolégicos, 0 sea, en sus archivos y registros. Indudable valr poses también la dindmica iniciativa mantenida por el Payado en sus intentos por hacer realidad la letra de su pro- grama. No menos importante fue a la ver la superioridad inte- lectual y la experiencia del Papado, y precisamente el que tal surerioridad y dicha experiencia se diesen en materia de go- biamo. No hay mas que aludir al profundamente caracterizado y eannicomprensivo medio legal rommanu en que habia surgi y se habia desarrollado e' Papaco para comprender 1a maestria y ‘= técnica con que coataba en su intento de dominar la si- tuxcién, No debemos olvidar tampoco cuél era la diferencia bésica entre Oriente y Occidente al tratar de esta iniciativa id-oldgica del Papado. La profunda veneracién que sentian por san Pedro y sus sucesores los pueblos occidentales constituia ur rasgo ausente per ccmpleto del mundo bizantino. Roma con- ‘aoa tan s6lo para Bizancio como cuna del Imperio, y tan s6lo per esta raz6n se le prestaba una cierta atencién.’ Para Occi- dente, Roma era el lugar en que se decia que habia muerto san P:dro y en que vivia sa sucesor, al lugar en que se situaba la representacién de todz la Iglesia cristiana, fundada por dos apostoles, y por todas estas razones resultaba objeto de una es- wverencia. Lo que para Bizancio, la nueva Roma, cons- ‘Yznia un simple hecho histérico, era cucstion eclesiéstica o re- Igiosa para la Antigua Roma y todo Occidente. Si a estos fac tores afiadimos ia infiuencia de la Biblia latina, de inspiracién romana, ¥ la consiguiente interpretacién legalista del texto bi- Wico, comprenderemos sin esfuerzo por qué el pensamiento politico del Occidente era de cardcter tan acentuadamente ecle- siastico. Ahora bien, justo porque era as{ no podia surgir sino come producto a imagen y semejanza de la Iglesia romana, es Papado, ENFOOUE occIDENTAL 6 4. EL concerto pe Europa A finales del siglo vitt, como resultad: esta el Papade procedis F cca eae la ‘aplicacion praciica de aus meng politicos. Esta aplicacion se hellaba condicionads per net tisfactorios contacins entre el 2 mediades : apade y los {rameos 2 ne del sido vty puede ensiderarse come tna aceon pr wees ¢l Papado deseaba desligarse definitiva ¢ ii reversiblemer Bizancio. Desde ef punto ce vista del Papade la mats od hijo de Pipino, Carlomagno, en la Navidad dat ans opto ae Secuencia logica de Ia tooria del patticlado. En efecio hese, Visto que, como patricl, Pipino pasabe a ocuser eee, emEOs i papa sobreponia a si dignidad de rey. Al corcnay seraie Imagno, el pape transformé el cargo de patricio er la digeata de emperador de los romanos. El titulo en que se spoyste a disponer de la corona imperil era simplemente la bora sat Constantino, en la que el eatie papa permitis al emperacor bizantino el uso de ta corona, que en realidad pertenecta al pepe ee el aps Lesa II hizo fue retranalcrr le corona eee Ou Bizancio a Roma, accién con que compietaba ta politien ear co ‘mente iniclaéa por su predeceson, a lebia ser el acto final y solemne vertirse de nuevo en él centro del Tepeon rea a coo haber dos emperadores romanos y ser amnbos a la vos eben el mando». Por lo que respecta al Papado, el empeag ee Oriente habla perdido, por las razones expucstas, st dorerhg’S autodenominarse emperador de los romanos y hab's descenteae al nivel de un slmple rey 0 emperador griego, Segin of Peace sélo podia ser emperador de lor romanos ua temcye Po uum seguidor de Ia Iglesia romana En otras palabras ic oon wales decir que Bobie"no del mundo cristiano debia ser ai. rigido e inspirade por Rema, lo que impin ‘cnocimiento de la primacia de la Igles.a romae y de nea eeenoeieniento el mismo Papa ue precisamente Bizancio ae cmpeiaba en heger Fate, Panto Esteban II. La coronaci La raz6n inmediata que impulsé al Pay Manifestacién de una verdadera id Mismo reino de Carlomagno. En lizancio, el tipo de reinado que sone piButa gran especulacion teolbgica, sino en la simeh yee ion de que 61, como recipiente de ln grace ee considera. ejaba suficieniemente claro en su titulo de «Rey ng asee SE de «Rey por Ia gracia 6 PENSAMLENTO POLITICO EN La cotD MEDI neargacio per Dios de guiar y conducir ino que se le habia encomendado, Uno de los Tasgos mas ntes en el desarrollo del pensamiento politico europeo es que dos gobiern: ints por su origen como el bizan- tino y el franco llegasen a formas idénticas de gobierno. Hasia incluso claros indicios de que el Papado podia verse en‘rentado Con las mismas fuerzas que habia deseado destruir. Con ocasicn de su visita a Carlomagna en Ratistona (799), e] papa Leén T!l Lavo conocimiento del proyecto del rey de erigir una *segunca Roma» en su residencia de Aquisgrar, donde se alzabaa el spala cio sagrados de Carlomagno y un edificio lamado el Laterano Para albergar al poniifice. Se necesitaba realmente Uy poca imagineci6n para ver en el proyecto de! arquitecto un fiel re cuerdo de Bizancio, donde e! patriarea de Cousiantinupla era el capellin’ doméstico dei emperador. Nada resulta més convin. cente y peligroso que la materializacion de las ideas bajo una forma visible y en una construccion concreta. Otro estimule adicional para que el papa se decidiese a tomar la in:2 la vacante que a la sazén s¢ produjo en Constantinopla, puesto que ocupaba el trono una =jer, Irene. Toda ello no quier> en absoluto decir que Carlemagno se hallase desprevenido. En ciciembre del fio 800 se hallaba en Roma, adonde habia sido tlemaco para proteger al pay contrarias. Se discutié su elevacidn 2 la categoria, mp apenas puede dudarse de que la aceplo con gus'o. El gue se produjeron sus diferencias fue el de qué tipo de imperio Seria el suyo. Ser un mero y simple enperador consttula tan Slo una cuestion nominal: I fin y al cabo, los reyes angl rs gustaban de tittlars= emperadores, y no eran ioe d emperador no era més que alguien que dictaba ordenes y To e diferenciaba de un rey en ningin aspesto material. Podia irse que un emperador era ua rey con mayor autoridad apz- te. La imposicion solemne de una corona por Ledn III en ia de Navidad nc equivalfa a la creacion de un simple empe- for, sino a la creaciéa de un «emperacor de los romanos« sia una designacién técmica que, de acuerdo con el anvigwo derecho imperial romano, significaba tan sclo una cosa: su premo gobern, de. Sin embargo, ny habia sido este ex fino el objeto de discusion entre Carlomagno y ¢l papa Lein IIT, Este hab: vertide al franco en «emperador d 13. Q0UE take de corona colocé sobre Ia cabcea de Cariomasno? de Carlomag no. Sus suces uprendieron precisamerte el camino que a se habia negado a iniciar: aceptaron lo que él na habia ‘acep- tado, el concepto papal de emperado: de Oce ran Euwopa, A partir de ah, 10s tuvieron que adaptarse a de Roma, mieatias que e S80 y, visto dese Europa, se hallaba co 9 hogan caper de erent Seva SOM una preguma de crucial impor:ane. cual de los dos empera- ores, cl dol Oriente © el del Gccidente, era el ve perador de los romanos? Pregunt: ta hasta la conquista di en 1204. Los reyes francos, incluidas los merovingivs, hablan contr. bbuldo y= poderosa aunque inconscientemente al proveso por el ue un peasamiento politico de inspiracidn romans alcarsere, Su definitiva y resonante victora, y por ello mismo habien ayer dado al elemento clerical de la Tylesia a imponer su papel de, minante, Este es el significado de su practica cel unginienry de los reyes, tomedo del Antigua Testamento. cuyas ensehanny eran Ia fuerza de los consejeros reales frances, Considerabon que, en el Antiguo Testamento, el profera, en virtud de aa Senocimiento de la volunted dirina, designaba al rzy de los ju los derramazdo éle> samo sobre él. Consideratan tambisy que Ia gracia divina estaba visiblemente conte Piente del aceite, De acuerdo con el Antiguo Testars sideraban al rey como «u oe y también por referencia al Antiguo Tesizmento se cal Carlomagro de nuevo Davi. rey que, por asi decirlo, habla cer gido del Antiguo Testamento. La pretensién de. Rey. de nt Rey por la gracia de Dios» se veria'en adel osemeiite reforzada por el ceremonial liurgico del ungitieno, La st ferenciacion interna del rey tex‘a un paraleln en los cfoee internos que, se abia producids el leo santo: todo el ser sformads por el influjo de la grucia ‘divina se estableciese un poderoso lazy entre su persona y Dios, Por elly eel corazin del ey las manos de Dioss, lo cusl, traducido al terreno de piiblico, entraflaba una protecce; #No toquéis a mi ungido», se lee en in Biblia (Sainte cr, (5) 2 inaccesibildad del rey frente a sus stibditos estaba, ies. sac ionada por Ia Biblia. Lox sibitcs que pusicsen soe shan Jadero em. a que quedaria sin respuss. Censtatinepla por los cruzados tO, cer gobierno m_ muy especial para el rey 0 FENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA subre el rey cometian un crimen semejante al sacrilegio, El ungimiento constitula un medic perfecto para poner de tisve la esencia cel reinado teocrético. El trono y el ungimien: to eran los medios visibles para demostrac hasta qué punto Paty, se situaba sparte y por encima de Ia comunidad que Dios ‘le habla encomendedo. Condicionado por factores externos, el Oriente no podtia ig- Rorar 1o sucedido en la Navidad del efio 800, aunque el propos {0 de los bizantinos de reconquistar Italia fue un elemento des “a alo largo de Ia seganda mitad del si ¥ en Occidente e! Papade paca muy biea considerar, en Gi Primers cécada del siglo 1x, que simplemente habia cambia. do un rey-sacerdote por otto. La resistencia efectiva de Carlo. Maeno stpuso un freno temporal para el avance papal. La ini- Clativa dindmica fue la caracieristica distitiva de la polities Papal en su intento ce llevar a la prdctica sus ideas politicas, Este fue precisamente el éxito éel Papado en el siglo 3X, que Prepar6 el caminy para el posterior desarrollo de esta politica El siglo v fue para el Papado lo que al siglo 1X para Europa, Uno de tos logros supe: einado de Carlomagno tue cl surgimiento de ia conciencia de que era necesario dat 2 los Cléfigos une educacion adecuada, E! Hamad , desarro Ilaria temas, tesis y teorfas politicas referidas a una sociedad Gristiana que se hallaban en evidere contraste con tox siete de in experime Las gran das a mediados de siglo, asi como las rele ‘mas Ilturgicas referidas a Ia coronacion real, por mencionar tan gobierno que po arse en a pract des leyendas gestad ENFOOUE OCCIDENTAL F jlo dos t6picos, fueron obra de desiacé . ue rm je ie Dios», Merced a la posterior esfuerzos del Papado y del episcopado sere ol carter manitesterente eclesion del pena aaa ico medieval. Pasemos a dar una vision de conjun- to de su desarrollo en el siglo 1. Caetreto UT EL DESARROLLO POSCAROLINGIO 1, o «figura» de Cristo. De hecho, no habia diferent esencial entie el ungimlento de un obispo y el de un rey ee Septo en el detalle de que el ungimiento real o imperial 3 & primia lo gue la mos cariicter indeleble, no se le tmponian {ey ‘manos ¥ el rey, 0 e! emperador, no quedaba etcargado defncce dado de tas almase. E! lugar ‘ivirgicamente cottecto. pans oy ungimiento era, en ambos casos, el vértice de la cabern rare simbolizar la categoria de primacia del ungidu. Mas adeoos veremos como se paso a administrar el éleo a los emperadons no sabre la cabezs, sino en la espalia, entre los homtnne Mientras que en 1 sfo 816 fue el papa quien se desplezd a Francia para completar lo que ea el aiio 800 habia quedaan ie completo, siete aiios més tarde no tuvo ya que emprender man Bin viaje, puesto que cuando el hijo de Luis I, lotarie Trae hallaba en Italia, f4e invitado a desplazarse a Roma en la Poe (ua para ser cororado emperador de los romanos. Tamla a) bia sido nuiutrae por su padre cnemperador. Una ver més, Ja iniclativa partis del Papado. La coronacién tuvo luge: en st altar mayor de san Pedro, que eu adelante seria el lugar en que Se celebrarian todas las coronaciones imperiales Huho atin otro detslle signifcativo. Durante la coronacién clemperador recibié de manos del paps un sable. Tambige coe accién tenia un precedente en el siglo vin, cuaulo en of oie 734 Pablo I, que habia sucedido a Esteban Il el ato antenen, envi6 una espada a Pipino. La espada se ha visto siempre seo Simbolo de fuerza fisia, y el hecho de que el papa olorgase ve cspada queria significar no s6lo que el emperndor habe ec do su stuerza» del pape, sino también que tenfa el debe: co Proteger a éste. Por lo tanto no resulta sorprendente que exts simbolo estuviese liamado a adquirir profunda sigaifcacioe ints lépica, Se dijo posteriormente que el emperador reciba si Sc, der efsctivo del papa, y de aht que la frase de san Publo seers de que sel principe no debe empufar la espada sin cause quitiese un sentido préctico, y pasase a significar en cate oot texto que sla cause de que empufase la expadas era «descargar su ra contra los malvadoss, En qué conistia a maldad yea debian consecuencis, ser erradicada era algo que tenfay fue decidir quienes estaviesen calificatos, en wna sociedad cristiotee, Para pronunciarse al respecto, A partir de aqui, la funcien na” Xiliar del emperador quedaba claramente demosttada ey == ENSAULENTO PCLETICO EX LA EDAD EDTA afio 823 habla pocas esperanzas de que esta idea pudiese a pli carse en le practica, perv las ideas politicas de! Papado esaban ccon frecuencia muy’ lejos de una posible aplicacion pricica— La ceremonia de la espala evocaba claramente la idea de que ef emperador eta un aualier del paya en su tarea de erradicar el mal, Posteriormente, ¢ partir del siglo x1, se tomaba la es- pada del altar ée san Petro —el mismo lugar cn que sc halla el palio para el papa—, con lo cual se queria significar que la espada, al igual que el Falio, procedia de san Pedro. Encl si glo 1X, el significado conteto atribuido a la espada ers, segun nos cuenta un contempordieo (Agobardo de_Lyon). «el sorne- timiento de las naciones bérbaras para que abrazasen Is fe y se ampliasen las fronteras del reino de la fes." Mientras que en el aio 823 fue el papa quien invité al rey, en el afo 850 fue el rey padre quien solicité del papa que co- Tonase a su hijo (Luis II) como emperador de los romancs. La coronacién y el ungimienco constituyeron los Gnicos actos que elevaron @ Luis IT al ranjo de emperador, puesto que no habia sido nombrado coemperador por su padre. Fiel para con la Do- acién de Constantino, ©) emperador (antes de ser coronado) condujo un caballo sobre el que permaneci montado el papa a jo largo de Ia distancia de un disparo de Mecha. Aunque cada uuna de las coronaciones afiedié un detalle significative a su ce- Temonial, la caronscién colebrada selena y cinco afoe mas larde que Tz de Carlomagnc fue una muestra alin mis convin- cente de la iniciativa papal. No fue necesario eaviar niaguna invitacién, ni formular peticion alguna, puesto que el papa Juan VIE sefialé a Carlos VIM, dejandolo muy claro, que era lamado, elegido y confirmado por el mismo papa y nomb emperador de los romancs «por privilegio de la sede apostdli- cas, Juan VIII decleré que Ia inspiracion celestial habia dict do su elecciéa, o bien, como diris en otra ocasién, que el em- petador habla sido «prupuesto y deseado por nos y Wamace por Dios». N ame una notadle trasposicign del pensa- miento politico abstracto a un plano legal, y también, 10 cual 5 por lo menos tan importante como | ante la acep: facién de los plares del Papado por parte de los sucesores de Carlomagno. Poccs paralelos historicos podrian hallarse com parables a esta in‘ciativa del Papado en el sigla 1%, concentrada 1 un solo tema, con un fin muy concreto y por completo di 1. Agobardo aludié de manera concreta a la esgada del gobernan- Ae secular en-el texto de una antigua plegaria-de. Viernes Samto- dels bY DESARROLLO SCARDLINGIO ndnica. Este proceso demostré que resaltaba muy ventajos> Para una institucién politica contar con un plan 0 programs, Siempre que los sostenedores de éste lo apliquen de modo 1 guroso y esté de acuerdo con el espiritu de su época. Si pense ‘mos con qué macstria justificd el Pepado cada uno de sus Pr 808 por referencia a un orden divino, a la ley divina, y 2 la ‘radicion, y también en la fuerza de la concepcién cristocéntriva e la época, comprenderemos més facilmente sus éxitos Lo que de manera tan enérgica habia rehusado Carlomagne Por una cuestion de principio, es decir, cualquier género de im Perio romano, poco a pocd, a lo largo del siglo 1X, pasé a cen ‘ertirse en la misma politica de sus sucesores. Estos adoptaroc precisamente los mismos razonamicntos y puntos de vista que cl Papado, segtin el cual el verdadero impetio romano tan séle poilla obtenerse por concesion del papa, rebajando con ello al emperador de Oriente a la categoria de mero gobernante grie- 0: la universalidad del poder y el dominio quedaban reservado. para el verdadero emperador ‘de los romanos, coronado por papa. Numerosos testimonios dan fe de la totel adopcién é has tesis del Papado por los sucesores de Carlomagno. Podemos citar uno de estos numerosos ejemplos. El mensaje de Luis Tt al emperador de Bizaneio de! afio 871 es una muestra clésica d= |a ideologia subyacente a las ideas del Papado y del Imperio d= Occidente, Luis LI negabs que el bizantino pudiese legeiment set empecador romano, pot cuanto no habia recibido tal tituks de! Papado. E1 papa no podia haberle nombrado emperador d= los romanos, puesto que él no era romano, ya que s6lo lo cra quien reconocia la funciéa de primacia del papa. El bizantin No era més que un principe griego. Es mas, los griegos, com era bien sabido. sosterian una doctrina errénca: le dostvin Yerdadera —la ortodoxia, en contraste oon la heterodoxia— tan s6lo podia hallarke en Occiden‘e, pretendia el mensaje, -) 1 Papado, como custédia de la ortotoxia, debia estar capscitas para conferir el mas alto poder y tener asi un protector y de fensor efciente. Luis TI no experimentaba ningin escripulo en declarar a su rival ée Oriente que habia recibido de la sede aposidlica la autoridad de su poder. La significaciin de ese mensaje es obvia. La ideole Papa! se habia traducido en may pocos afics reales, A meciados del siglo vitt, el pa apar omo suplicante, y poco mas de un siglo més tare habia transformado con su ideologia la fisonomia de Europa, 2BY-wHESA}E™ SORES “a” Peai Tho eacodlorla (dete * PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA qae era ya gobernada por un cargo creado por el papa, el em- rador de los cumancs. ia matinaign de le pure Ucologia politica a la prictica ta vio scompafada por numerosas producciones literarias que soste tian abiertamente doctrinas politicas. Por ejemplo, para Anas- tasio, culto bibliotecaria th. 860), el papa era el vicario de Dios que distribuia el poder sobre la tierra como portero del cielo. Ta amplitud de Jos poderes de san Pedro para ater y desatar se afirmaba aqui sin ningin esomo de ambigiiedad: lo que el papa cerraba no podia ya ser abierto por nadie. En otras pala- bras, el supremo poder o soberania jurisdiccional en una socie- dad Cristiana residia en la persona del papa. Por mas que algu- as de estas alirmaciones estuviesen calcadas o tomadas de la Biblia, resultaba significativo que las aserciones biblicas hubie- Sen Iegado a ser dircctameate aplicables al popa, Este fend meno ha recibido el muy acertado callficativo de monopolio pa- pul de la Biblia’ y fue ya observable bajo Nicolas 1 (858-867), Quien declaré que los papas habian sido establecidos como prineipes del mundo entero, afirmacién que aplicaba ¢l sal tho XW, 17-18, Posteriormente, Nicolds I declar5 que todo Jo que sse hallaba en la Iglesia encon:raba sa plenitud en la Iglesia romana, que era el centro o resumen de todo poder eclesiisti- co. Puesto que no habia nacie sobre la tierra, afirmaba epi ‘tiendo una antigua doctrina, que pudiese juzgar al papa, todos ‘los cristianos eran sus sibdites y recibfan del papa todo poder dde que gozasen, El supremo poder jurisdiccional correspondia ‘anicemente al papa, cuyos decretos resaltaban obligatorios para todo cristiano. La corporacion de todos los cristianos, presidida por el papa y encomentada 2 su gobierno, ers lo que Nicolés 1 Genomiud 14 «sociedad de todos los creyentes: por las leyes que €l dictaba, dado que tan sélo él era el heredero de san Pedro. El mismo Nicoléé I sostenia también que, en la ce- remonia de la coronecién imperial, al emperador se le conce- dia su derecho al poder en cuanto $e le otorgaba el derecho de usar Ia espada. Al mismo tiempo aparec:é a teleologia de fun- ciones. La finalidad de recibir la espada era «en beneficio de Ja exaltacién y la paz de su madre, esta santa y apostdlica Igle- sian. Fue por entonces cuando el pape determind las razones por las cuales el gobernante debia sostener la espada. El papa Nicolés pregunté al emperador de Constantinopla en un mensa- je qué especie de emperador romano era el de Bizancio, que ni tan s6lo hablaba latin, sino slo griego. 3. B, Kantorowicz. DESARROLLO POSCAROLINGIO 7 La «corporacién de todos los creyentes» en cuanto organiza. ‘ston que reunfa a"Taicos y clerigos, segiin Nicolés T se mantenial uunida tan slo por la fe en Jesucristo. Afirmaba que, si permi- tiese que este lazo de la te se rompiese en mayor 0 menor gra- do y del modo que fuese, la corporacion entera sufriria un colapsu. Sobre la base de tales consideraciones dio a las princi- pes instrucciones muy concretas acerca de sus deberes, uno de los cuales consistia en el exterminio de lus herejfas. Los reyes eran siibditos del papa. y por lo tanto no podia permitirseles jusgar a sus maestros, ya que el discipulo no puede ponerse Por encima del maestro como afirmaba el Evangelio (Matco vt, 24; Lucas xv, 13). Fl pencipio que se queria formulas cor. estas afirmaciones era el de la inmunidad eclesisstica con respecto a los poderes seculares y reales, puesto que este principio se des- Prendia de la vision funcionalista del Papado. En la sociedad de los creyentes» debia darse siempre a las leves eclesiasticas Ja preeminencia con respecto a las leyes dictadas por los prin. cipes; las leyes seculares tenian un caracter subsidiario siempre gue no hubiese una diszosicion candnica especifica ni contrad: jesen ningdn principio canéaico. En resumen, les leyes reales deblan estar en correspoudencia con la finalidad de la misma sociedad y de acuerdo con ta fe definida por la Iglesia romana. Nicolés Tafirmaba, en efecto, quc la funcién de todas las ieyes estribaba en conseguir la «ordenacién> de la sociedad. Si un rey dictaba leyes que se apartasen de este esquema jurisdicci nal, 0 incluso contrarias a las finalidades de una sociedad cris. tiana, debla desobedecersele, aunque no era éste el verdadero derecho de resistencia, ouesto que la resistencia cebfa ser apro- bada por quienes se hallasen calificades para pronunciarse al Tespecto, Todo ello se 2orrespondia perfectamente, como vere- ™os, con la tonica de Jes érdenes de las coronaciones reales, De hecho, segin Nicolas I, un rey que se hubiera compor- tado como un tirano se-situaba al mismo nivel que un hereje, Jo cual sucedta, en opinién de aquél y de muchos de sus suce. sores, si no tenia en consideracién las leyes y los decretos del Papado, clara demostracién de rebeldia por parte del monarca. Nicolis I creia que el papa era soberano por cuanto sus decre- tos resultaban definitivos en virtud del respaldo de la autork dad de «Dios Todopoderoso». La ideologia de Nicolés 1 se vio reforzada por su sucesor, Adrian II (867-872). Este insistia sobre todo en sefialar Ia per. vivencia de los poderes y las atribuciones de san Pedro en la Persona del papa, afirmando que, puesto que saa Pedro habia ecibido su poder de Jesucristo, los decretos dados por sus '@ 00000000 0000000000 0000000006000( TO POLITIC EN LA EDAD MEDIA Suctsores tenian la misma fuerta que si hubiesen sido dicta Gos por el mismo Jesucristo, Dado que la justicia era la base fe la ey, Adran If sostenia que los decretos papales materia. lizaban en alto srado Ja idea de justicia, idea que volverernos a el rey cumplisse sus dchercs come iey lis. tiano, Tncluso esta breve esquematitaciéin de las teorias de dos pa- BSS Sel siglo ix puede mostrar el impulso que habia cobrado is aplisacien real de la ideologsa politica de! Papado. Su len ‘Euale eta cl dal gobernante (guBerntator) que dicta érdenes que Pretenden ser una materializacien ce Ia misma justicia. Pare el Papade resultata claro que el contenido de la justicia tan 3610 Podia ser definido por quienes poscian la necesaria calificacién, 9 bien, como tebia dicho ya un papa del siglo vii (Gregorio TD), Por quizes tena «los sentidos y la mente de Jesucristo», Por gxcima de todo se imponia el principio de divisién del trabajo, Semin el cual caca persona ocupante de un cargo, ya fuese rey, Gmperador u obispo, debia reeucirse. al desempeto exclusive & aquellas furciores que se le habian encomendado, Adrian II ¥ Gregorio I iniistieron en que «cada tistecho dentro “le los margenes de su 1 vez un reflejo de Ia naturaleza est sual debe darse por sa- argo», opinign que es a 4 de Ia sociedad, [AS GRanpes FaLsiFIcActONES En el siglo 1, el movimien'y intelectual se reducta exclusi amente 2 los circulos del alte clero franco, El Papado hallo fn ¢l episcopade franco un alido muy fuerte. Aunque e! rena. cmiento Carolirgic habia hech« posibles los tia, teologia -y interesado en aristiana, La fr progresos en litur losofia, fue el alto clero el mas directament la politica que debie seguirse en una sociedad ‘ecuencia de los concilios francos tras la muerte DESARROLLO FOSCAROLINGI n de Carlomagno testimonia ta corciencia que el episcopedo tenfe Ge su misiGn dirigente en la sociedad crisilana, Estes noe Fosos sinodos episcopales reunidos a part nieron doctrinas y teorias que reforzaron ee rable las doctrinas papales, al tiempo que comensabas ioe oer las formas teocraticas de gobierna:propias dc le reslece Sus miembros procedian exclusivamente cel episcopate, a ladcos no contaban con ningiin medio para expresar ey dichs sinodos sus puntos de vista, ni aun supociendo qe hatte: asistide un sector lalco cullo (que no eaisia en fa real necG habria podido hacerlo. Es mas, tos consejeros reales eomt huaivamente eclesléstcos. Justo a partir ce estos heches caplice la presencia de tantos elementos eclesiésticos en th nat samiento politico. Los puntos de vista expresados en estos concilio todos directa o indirectamente a lo que los decree on eel recto orden de la sociedad cristianas, Y numerosionn, decretos insistian en la teoria de que, en unm sociedad ote tan s6lo los sacerdotes se hallaban calificadss para promanee, Se con respecto al compromiso que daba azigen a Is recht Y Sores te laa cumstiones relcfeas a ta fe. De abl cue ats tiendo Ge este principio fundamental, apareciesen decssioa ean robibion 2] abajo en domingo, regulando incluso Ia vige 2 vada y publica en los dias de festa, cuestianes matrincrige: (es interesante verifcar que el Concilio de Roma del ae ee Bresidi‘o por el mismo papa, todavia mantuvo la viela ceeiee de que, ol adulterio de fa coposa constitu ut menu eae para ditorcarse ell, pudiendo el esposo contrasy mee ‘upsias Dosteriormente). Orcos decrctos, par ejemplo, los nas Se dleron en Paris en el aflo 829, definian ia fumcion del ros ween a de wn eministros, es deci equidad y justicia, aunque ef finirlo él mismo, Sino el clerc ello, En reiacion con la tendencia general ve Ie Ie Invocaba la teorla que Isidoru de S del ano 816 defi Sse referfan os denomina. gislacicn se la alumhré & comienzos del silo vit, teorta Segin Ia cual la Funcién del rey era custo Puesto que consistia en difundir por la fuewa de las anes alabra de los sacerdotes, Este constitula ef principal arext, de las funciones isteriales del rey. Los snodistas invocabay también la afirmacion (esparie) de Constantine a los abispos, de Nicea: «Dios os ha dado poder para juzzar, y por Ia wens nos.catvespoede-en-justicia-ver-JURON POT violion tenes solres no podeis ser juzgados por los homoress. Deaf ive vaba la afirmacion de la inmuni it del cler fo cou respecto al to PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA control realy-puesto.que-¢l-rey.no.ra.mis.que.un minisico. de aa i den evaluar os progresos de estas teorias hieracriticas pues fos decretvs clericales, tales como la excomuniéa, tuvieron en i widuo excomulgado perdia, segin terreno padlico. Un individuo excomy estableeid el Conciio de Pavia 850, el derecho al servicio de armes iquier cargo publico; se le exclufa de todos [es carmen y las digndades cortesanos. Ms alin, st un inaviduo oe moctnbe recaletrante y desobediente a las érdenes episco- les, debia ser declatado proscrito por el rey, y'a continuacién ein cneomutgaba. En realidad, lz polltca de a Fale Tavore Gia sefaladaments esta tendencia hleroerdtica, y ‘en’ muchos Sectos la legiviucién real complementaba los decretos concilia- fea nes este un sola ca ein Tay elena, ws casos de usura c de negativa decla como, por ejemplo, en lov casos de us x negative deck ‘agar los diezmos, el rey estaba vapacitado para pi roscrita. El importante avance realizado consistia en que Ia Tegislacktn eclesidstica constituia fa misma base de las medidas de gobierno del rey. aunque no existia reciprocidad, puesto que Jos decrstos reales cuedaban sin efecto en el terreno eclesidsti- se El ecto de este tipo de pensamiento politico era may im- ortantc como precedente, lanto mds cuanto que Ia memoria del Glemento ecieslistico contaba con el auxilio de disponer de tes- fimonios escritos. Estos puntos de vista contribuyeron 2 confi- furar y moidear €! pensauiento intelectual de la ¢poca, ast Eomo a los progresos de las formas hierocriticas de gobierno. ST ta eee €1 sistema denomirado de iglesia pertenesens, segin la cul el due de un territorio podia construir en inlesa, I ta neaaa &pertemseris con in comecaenc de gue au cargo de sta. A través de los tempos, este srtema Isgaria a hacerse extensivo a las grandes iglesias diocesanas y archidio- cesanas, El sistema se habia originado, como resulta fécil com- render, en una sociedad meramente agraria. Tenia cirtas ven- ulus rdeticas, por cuanto el setor territorial alla en el clei aiguien conocedor Ge Ios rlimentos de astray seritura, y con quien podia también contar para toda clase de arcu doméstiss inci a seta eucaon de ms Bi ‘Sin embargo, ya en aquellos ticmpos se hizo evidents que el Sistema ataricfamente obvervado, levaria al mismo lipo de pro sre ott gue trepezabe Blaanclo, anque los pasos dl proce: DESARROLLO PoscAROLINGIO al so. {uesen- bésicamente-cistintos. Gracias a este” sistema, lof eyes y emperadores de Occidente se hallaban a menudo capa Gitados para adjucicar Jos obispads, las abadias y otras pre. bendas mas ricas 2 sus familiares cérigos, que les eran afectos y leales. El sefior laico controlaba directamente estos cargos Por él designados. Hacia el siglo xi se habia desarrollado todo lun conjunto ceremonial derivado ca gran parte del campo feu. dal y que culminaba en la denominada investidura del clérigo en su cargo y sus beneficics por el sefor laico. El sistema merecié severas criticas por parte de ciertos es- Critores radicales, como exidencia e] memorial dirigido por el Obispo Wala a la Dicta de Aquisgran en 828-829, y afios mas tarde demostraron Jonas de Orleans y Agobardo de Lyon. Pera elles, una iglesia era algo consagrado a Dios y que por lo tanto no podia ser objeto de ningtin tipo de transaccién legal: debia Sustracrse al dowsiulo de los sefiores laicos, que pasarian a ser Sus Patronos © protectores, pero sia derecho a disponer de Ia iglesia ni de las pertenencias de dsta, Este seris el paso dado Posteriormente en cl siglo xir, cuando la propiedad por parte de los laicns te una iglesia se vio sustituida por una sera pro. teccidn o patronato ejercido por un seftor laico. En el siglo 1x, Ro obstante, estos puntos de vista equivalian una vez més a simples declaraciones programaticas. El cardcter dindmico de las diversas actividades del clero franco queda quiz’ mejor demostrado que en parte alguna en ¢l considerable conjunto de falsificaciones forjadas a fines de In deeada de los cuarenta y a comienzos de la siguiente, unas en Reims, 0 en su zona de influencia, y otras en Mainz, La finalidad de sus autores —x jugar por la extensién de sus productos, debieron de existir verdaderos talleres— consistia en apoyar la ‘deologia hierocratica doténdola de un halo de antigiedad. Como Sucede con la mayoria de las leyendas medieveles, en muchos casos no inventaren propismente ningiim detalle de estas his- torias, sino que revistieron una teoria ya virtualmente aceptada Con el ropaje de un antiguo decreto. La sustancia o doctrina de un principio hierocratico no era siempre imventada: lo in- ventado era el decreio © ley eoficials que debia prober esta octrina, decreto o ley que se extrafa de un cédigi al uso, La gran popularidad akanzads por estas leyendes ® debdia en gran parte a la facilidad con que podian localizare en libros de consulta. Existicron de hecho tres productos, de los que tan sélo uno nos interesa directamente, el Seudo-Isiiors, modelido sobre el auténtico Isidoro de Sevilla, y que contenfauna «trans. cripei6n literals de los documentos papales y sinodales 2 par PWT ever eee ee TT TTT UV UU EE Eee ee 8: PENSAMIENTO POLITICO EN LA EDAD MEDIA tir de Ia época postapostélica, Le segunda gran creacion fue la coleccidn de Renedictus Levita —nombre tan false te ne el mi mmo trabajo—, de Mainz o sus cercanias, que persique la misma finalidad que el Seudo-Tsidoro y srecogia» detretos reales ¢ in periales. sCitaba> nada menos que 1721 decretes y leyes en total, de los que tan s6lo unos 490 eran aitéaticos. la ieeen ea tna simple coleccién de enunciados de capitulo: supuesia. mente enyiados por el papa al obispo Angilram alrededor del ato 785. E| Seudosidoro fue de una importancia crucial =1 el dese rnollo de la ideologis politica. En este aparezen la mayaria de sus principales ideas, se hallaba convenientemente feado y de Limitado y fue objeto, a partir del siglo xw, de mun pias. Su ifuencia sabre ] Papado en partcuas euagerar. El primer papa gue lo atiliz6 fue Nicolis Ba tiempos siguientes el Papado halld en la colecsién uw cartes verdaderamente inagotable para apoyar sus puntos éz vista. El aavtentico alcance de la leyenda no se evidensio haste un siglo mis tarde, Todos los decretos papales hasta Silvesi~y T aed siglo 1v, eran inventados, y resulta significative que el «decreioe pupal que encabezaba la obra fuese la carta que cl pars Ge mente I habia escrito al apdsto! Santiago en Jerusalém’ *el oo, tenido de esta carta, sin duda extraordinario, no perecis ale cuado @ los forjadores de la leyenda, que no ‘supieren resistin se a In tentacion de afadirle més aun (diet apretatms pasines er una edicion moderna), dando tienda sudta a sus actaey imaginativas sobre el tema de los poderes de san Fadro pare ary desscar Fl caricter universal de le jurisdicc'om papel em objeto de uaa especial insistencia en los numerosos fee fensos seeretos asi como el orden ex ledad y el sornetimiento conzorcitante de rior posicion del pueblo designandolo como sujeto al gobierno Gel rey: populus tibi subjectus 0 bien populus subditus. Nos DESARROLLO POSCAROLINGIO 85 encontramos aqui con un concept bisico dentro del sistema teoerético de gobierno, el de stibdito, el Unter/taz, que en cuan- to inferior no tenia derecho alguno frente a la superioridad del rey. Podrian citarse otros muchos textos para mostrar que la subordinacién del pueblo al rey constituia un rasgo capital de este sistema, Naturalmente, el pueblo podia pedir favores, su- gerir remedios, hacer propuestas, etc., pero no tenfa derecho a exigir su materializaciOn, Esta era la teoria abstracta represen- tada en el ceremonial de la coronacién. El gobierno del rey se cjercia sobre el pueblo; é1 no formaba parte del pueblo, Io cual se simbolizaba en la elevada posicién del trono, que mostraba, cémo el rey se hallaba «ms alto», asi como en la idea naciente de la traicién contra el rey, denominada «alta» traicién. La de- signacién del rey como majestad (majestas), de origen romano tardfo, queria también poner de relieve su posicién «superior». Era incluso «major» que cualquier otro individuo de su reino. La coronacién real dejaba absolutamente clara la superio- ritas del rey, su soberanfa, puesto que era «supremo» dentro de su reino, como declaran expresamente otros numerosos textos. En un detalle coincidian Ia finalidad de Ia realeza y el episcopa- do: en evidenciar que la soberanfa real, la «supremacia» del rey, hacla tan sélo referencia a los laicos, designados en Ios textos de las ceremonias de la coronacién como «plebs». La es- tructura de los oficios de la coronacién era _cuidadosamente pensada, para evitar que pudiese parecer que el rey tenia algin derecho de alguna clase sobre el clero, y en especial sobre cl episcopado, En este énfasis sobre la posicién soberana del rey frente al pueblo quedaba fielmente reflejado el deseo de la realeza de destacarse del pueblo. En este contexto, la realeza y el episcopado hablaban un mismo lenguaje. De hecho y en teorfa, a través de Ia liturgia de la coronacién, el rey se convertia en persona ecclesiastica. Tal como se desarrollaban las cosas, era adoptado por los obispos oficiantes ¢ introducido en la estructura clerical. El significado vital de esto estribaba en que se establecia una gruesa linea de separacién entre el clero y los laicos, linea acerca de la cual la doctrina abstracta habia hablado bastante a menudo, pero que se hacia ahora manifiesta en el acto puiblico de la coronacién, EI rey, por asf decirlo, se veia arrastrado al terreno del clero. Cuanto més énfasis otorgaba el rey al cardcter teocratico de su funci6n, tanto mds fuertes se tornaban los lazos que le unian 6, Vid, también més adelante acerca del papa confitiendo al empers dor este cardeter eclesiistico, p. 106. 86 PENSAM, ‘TE POLITICO EN LA EDAD MIDIA al eriscopado.P bernaba, “ningun: Podia Negar a blero Es mts, como proc Com pruebi 2 también los texts Sh. debla dicta ees ere exes cde soma isto Con las Leyes divin ay, de ts que oh epic ne ego acbapo Ge Reins, Me rae ee oer, EL gran Hema habeis heche arzobispo d= Rims nen Cy sai ce ee or mas que se di 2 interp: conclusiin ja que el ey reinaba y go Hon, por ingenus. que ext, faces Que gobernaba tambien sobre 0s clegi para gobernar e dice de wer oe i sr €. teino, con la condi q vaseis las leyes.» Aunque a cis I nque existia siempre una cierta clectividad remonia de la comenaci aludia, a ninguna eleccion pre {0s dejaban muy clero cues hemos elegidos al rey. S¢ ‘on no se hablata, ni tan slo cedente. Por el contrarie, lor tow sNosoiros (es decir, los obispos ae como si no hubiese existida guna elecciin previ, de Hincmar refleja con toda fidelidad Gate de los tos de las coronaciones!’ Tambi fan los textos con cérmin ry ‘a fanciones det sea" non fucqulvocosa las tempeenen 3,54 SMO el culdado de sale et tee cekuneo tenia Seen lain Ca {88 clabrador de Dios» (itor Dai allamos una aplicccién pricing ambi ag én préctica el antipu Pesan mPanae la esp834 cuando las palabras dat ae ero ‘esultas insaficientes. El rey debia 5 r el a ie ome Vadbos y desempetiar su napel cemmo ws ratgrer e108 mal ungue la aguéa dist a entre et; Seo saben A soda cstincin hecha entre ot poodle oc cuanto La frase ba p &n especial el episcopade Produjc un primer period, notables vent to rode dare de queer lama Bed Mente eae cena ae lad Media, cuando el rey trabé que su teocracia habia rot: Est jaan, ae eee Ho foc extratamient ce seen ous tab peedle respecte del rey oc ae Pa sis hole ante todo, cua! iquicr intento de con- ot a7 cs cmento leoreiino See varlo, habia sido eee batalla con el elemento ce Tela Br Smee ado, como fan sieve dead porque un gobietna terdtica, el rey tae aon, Problema insoluble. Al tral del signifcada devia comets 4 130 acerea det si ificado de Ia elec 8 DESARROLLO POSCAROLING Jn coronacién, no debemos olvidar que el dia de la coronactén era el unico dia que realmente contaba en el reinado de cual- quier rey medieval. Antes de su coronacién era un simple «du- que» o «principe», y de ahi la practica de contar los afios del reinado de un rey a partir del dia de su coronacién, no desde cl dis de su subida real al trono. Casi puede decirse que todos los rasgos importantes de la doctrina politica se hallaban pre- sentes en las formulas de las coronaciones de manera expresa ¢ impresionante: el principio de concesién, el principio de su- Jecién, con su correspondiente complemento acerca de 1a obe- Giencia de los siditos, el principio de «concesion» de la ley, ‘puesto al concepto de «confecciéns de la ley, y por encima de togo la nocién de la soberania del rey. Quizi ningin otto ele- mento medieval haya hecho tanto por perpetuar la