Está en la página 1de 5

YO SOY LO QUE QUIERO SER

Por Sibak

Hermoso compartir esta experiencia con un grupo que desea explorar y compartir sobre

el Empoderamiento Personal. Mi granito de arena en esta área me la ha dado el poder

vivir la oportunidad de tener como maestros a todas las personas que he enseñado

sobre el Crecimiento Personal a través de conferencias motivacionales, libros como

“Oración Científica”, “Reiki y Prosperidad”, “Legados de Prosperidad” y multitudes de

audios como las “Meditaciones Diarias” que hoy en día se pueden encontrar fácilmente

en internet para descargar gratuitamente.

Creo en el Empoderamiento, no solo porque lo he vivido, sino, porque he visto multitud

de personas que a través de las clases y su vivencia conciente, logran un despertar tan

dinámico, que muchos de ellos nunca pensaron llegar al punto de superación a donde

han llegado por la aplicación de ciertos principios.

Mi recorrido por programas radiales como “Caminos de Prosperidad”, “Reikirando con

Sibak y “Despertares”, me dieron la enseñanza más grande, “el que quiere, se atreve y

usa su Poder Interno, puede llegar a donde lo desee”. Para esto he ido atesorando

Principios que he aplicado personalmente y compartido de muchas formas, viendo

resultados en todo tipo de personas, sin excepción, siempre y cuando tengan el tesón,

la perseverancia y la creencia en sí misma.

Hoy en día, comparto estas enseñanzas por internet, el cual te invito a visitar en:

www.facebook.com/Sibak.Neakdral

Whatsapp +57 3116441763

1
Los 3 Pilares

Hemos escuchado que “te conviertes en lo que piensas”. Pero, muchos ya no creen

en ello porque dicen que han aplicado la regla pero no ven resultados. Bueno, quiero

decirte que el principio si es verdad, pero hay que aplicarlo con 2 principios más para

que realmente funcione.

Los principios son un sistema de 3 elementos interrelacionados, que si llega a faltar uno

solo, ya no va a funcionar como se espera. Estos 3 principios son:

Te conviertes en lo que:

 Piensas
 Sientes
 Haces

No basta pensar. Pensamos a todo momento, sin descansar, multitud de ideas, pero la

mayoría no llegan a concretarse. Para que tu obtengas un verdadero resultado, debes

unir el poder del pensamiento con lo que sientes y obras, las 3 enfocadas hacia un

mismo propósito, buscando como aliados el tiempo, la continuidad de lo proyectado y la

certeza de lograr hacer realidad visible y tangible lo deseado.

Saber esto, no te va a llevar a tu meta. Los conocimientos (por buenos que sean) no nos

ofrecen el logro victorioso al que queremos llegar. Es indispensable que esta enseñanza,

que puede ser en un comienzo letra muerta, se dinamice a conciencia, con disciplina y

visión sin límites. Recuerda, no eres lo que eres en sí, no tienes escriturado un destino,

ni tampoco tienes una naturaleza limitante asignada por una injusta divinidad. Eres,

realmente lo que piensas, siente y haces.

2
Alquimizar con los 3 pilares

Vivimos en el mundo de la forma. En esta dimensión física, el operandi de la naturaleza

es de estructuras que cambian al modificar la información. Aunque “la energía ni se crea,

ni se destruye, si se puede transformar”. Así que, lo que necesitas es darle un cambio a

tu “YO SOY”, por medio de la transformación informática que hay en tu subconsciente,

en tus sensaciones emocionales y en tu acción dinámica.

De acuerdo a tu forma de pensar, tu forma de sentir y tu forma de actuar, así será tu

forma de vivir. Si estás formas son concientes y van calificadas positivamente a un

mejoramiento de vida, estás entrando a Cocrear con la vida, con el medio y con tu poder

interior en un proceso que llamamos Alquimización del Ser.

Con la Alquimización te estas saliendo del circulo vicioso en el que has quedado

atrapado. Sales de las limitaciones que quedaron grabadas en tu campo de energía.

Rompes los paradigmas, con las improntas que creíste como por ejemplo, “soy un

enfermo”, “que torpeza la mía”, “nada me sale”, nunca me gano nada”, “soy de malas

para el amor”, etc.

Una ley inexorable en el universo, es que “todo cambia constantemente”. Entonces,

¿si estamos expuestos al cambio, porque no ser más concientes de gestionar nuestro

propio cambio? Se puede, es más, lo hacemos constantemente sin darnos cuenta,

lastima es que lo hacemos muchas veces para nuestro mal y no para nuestro

3
crecimiento de vida. Si centras tu atención, vigilas como interactúas con los 3 pilares y

gestionas los cambios necesarios, serás entonces, LO QUE QUIERES SER.

La tenencia como resultado.

Todo pensamiento, todo sentimiento y toda acción tienen una consecuencia, para bien

o para mal. Esa consecuencia es el reflejo de lo que eres en tu ser, es el reflejo de tu

“yo programado”.

Cada tenencia ya sea tangible, como un carro, casa, estatus laboral, posición social,

etc., o ya sea intangible, como tu nivel de felicidad, autorrealización o satisfacción de

vida, son el resultado de los 3 pilares.

Se dice que “somos arquitectos de nuestro destino”, es muy real estas palabras, solo

que no nos han enseñado en los centros académicos tradicionales como aplicar

reingeniería a nuestro diaria vivir. Los principios de la Alquimización son simples,

fundamentales y poderosas, que aplicadas por un corazón lleno de entusiasmo y

perseverancia ve como su vida se va transmutando en lo que se desea ser.

Mira tus tenencias, evalúalas sin juzgarte, encuentra la procedencia en la forma como

utilizas en tu mecánica diaria de los 3 pilares y toma la decisión de realizar los cambios

pertinentes. Prepárate con conocimientos que aporten la sapiencia práctica para hacer

de tu proyecto de vida una realidad manifestada desde tu interior. Luego procede,

procede, procede y continúa con la gestión sin permitir que nada ni nadie te paralice.

No hay disculpas, excusas ni pretextos para permitir que nuestros sueños sean

saboteados, ya sea por los ladrones de ideales o inclusive seamos saboteados por

nuestros propios temores almacenados.

4
Nadie va a hacer tanto por ti, como tú mismo. Solo está en tus manos. “Al caído, caerle”,

decía mi abuela, así que si no quieres que el mundo te golpee, levántate y “no llores

sobre la leche derramada”, porque TÚ ERES LO QUE QUIERES SER.