Está en la página 1de 11

EL CUENTO DEL NIÑO BUENO

HABÍA UNA VEZ UN NIÑO BUENO, llamado Jacob Blivens, que siempre
obedecía a sus padres, por absurdas y poco razonables que fueran sus
exigencias, que siempre se estudiaba la Biblia y jamás llegaba tarde al cursillo
de religión de los domingos. No le gustaba volarse de clase, aunque si lo
pensara bien se daría cuenta de que era el mejor negocio para él.Era tan
extraño su modo de comportarse que ninguno de los demás muchachos lo
comprendía. No decía mentiras, aunque le conviniera. Opinaba que mentir era
malo, y que eso le bastaba para no hacerlo. Y era tan honesto que rayaba en la
ridiculez.

Las curiosas costumbres de aquel Jacob no las igualaba nada: no jugaba a las
canicas los domingos, no robaba nidos de pájaros, no les daba monedas
calientes a los monos de los organilleros; no parecía interesado en ninguna de
las diversiones normales. Los demás muchachos se devanaban los sesos
tratando de averiguar cómo era esto posible, pero no llegaban a ninguna
conclusión satisfactoria.
Como dije antes, sólo se les ocurrió la idea vaga de que era “chiflado”, por lo
que lo tomaron bajo su protección, y nunca permitieron que le sucediera nada
malo.
Este muchacho bueno se leía todos los libros de moral, pues eran su mayor
delicia.
He ahí el secreto. Creía firmemente en los niñitos buenos que ponen de
ejemplo en esos libros; tenía gran confianza en ellos. Ansiaba encontrarse a
alguno vivo, pero nunca lo consiguió. Todos morían antes de tiempo, quizás.
Cada vez que leía sobre alguno particularmente bueno pasaba las páginas a la
carrera hasta llegar al final, para ver qué había sido de él, porque estaba
dispuesto a viajar cientos de millas para poderlo observar; pero era inútil: el
muchachito bueno inexorablemente moría en el último capítulo, donde había
una ilustración del funeral, con sus parientes y los niños de la clase rodeando la
tumba, en pantalones que les quedaban demasiado chicos y sombreros que les
quedaban demasiado y todo el mundo moqueando en descomunales pañuelos,
como de yarda y media de tela. Siempre salía derrotado de esta manera.
Nunca pudo llegar a ver a ninguno de esos muchachitos buenos, pues éstos
irremisiblemente morían en el último capítulo.

Jacob albergaba la noble ambición de que también a él lo metieran en un libro


de moral, con ilustraciones que lo representaran negándose a mentirle a su
madre, y a ella sollozando de dicha por tal motivo; o en grabados que lo
representaran de pie, en el umbral de la puerta, dándole un centavo a una
pobre limosnera con seis hijos, y diciéndole que lo gastara como a bien tuviera,
pero sin derrocharlo, porque la extravagancia es pecado; o un dibujo
mostrando su magnanimidad al negarse a acusar al granuja que siempre lo
acechaba a la vuelta de la esquina cuando salía de la escuela, y que le blandía
un garrote sobre la cabeza y luego lo perseguía hasta la casa
amenazándolo. Hete aquí la ambición del joven Jacob Blivens: quería que lo
pusieran en un libro de moral.

A veces se sentía un poco incómodo cuando pensaba que los muchachitos


buenos morían. A él le encantaba vivir, como es obvio, y ése era el peor
momento si uno era un personaje de un libro de moral. Jacob sabía que
ser de buena conducta era malo para la salud; sabía que ser de una bondad
tan increíble como la de los muchachos de los libros era más mortal que tener
tuberculosis; sabía que ningún niño de ésos había sobrevivido por mucho
tiempo, y le dolía en el alma pensar que si lo ponían en un libro, no lo llegaría a
ver, o, peor, si llegaran a publicar el libro antes de que él muriera, no alcanzaría
la popularidad por no llevar algún dibujo de su funeral en la solapa trasera. No
valía la pena como libro de moral si no podía narrar el consejo que él le habría
dado a la comunidad en su hora de muerte. Pero al final, claro está, hubo de
resignarse a sacarles partido a las circunstancias: a vivir con rectitud, a durar
cuanto pudiera, y a tener listas sus últimas palabras por si llegaba el momento.

Pero por alguna razón nada le salía bien a este muchacho bueno; nada le
resultaba como a los muchachos buenos de los libros, que siempre la pasaban
de maravilla, mientras a los malos se les quebraban las piernas; pero
en su caso había algún tornillo flojo en algún lado y le sucedía exactamente lo
contrario.
Cuando descubrió a Jim Blake robando manzanas, se paró debajo del árbol
para leerle la historia del niño malo que se cayó del manzano de un vecino y se
quebró el brazo; Jim también se cayó del árbol, pero justo encima
de él, y le quebró el brazo, y Jim salió ileso.
Jacob no podía entenderlo. En los libros no decía nada así.
Y una vez unos muchachos malos guiaron a un ciego hasta hacerlo caer en un
pantano, y Jacob salió en su ayuda, esperando recibir su bendición; pero el
ciego no sólo no le dio ninguna bendición sino que le propinó un golpe en la
cabeza con su bastón y dijo que pobre de él si lo volvía a empujar para
después fingir que le estaba ayudando a levantarse.
Así no sucedía en los libros. Jacob buscó en todos para ver.

Otra cosa que Jacob siempre había querido hacer era encontrar un perro
callejero cojo, muerto del hambre y perseguido, para llevarlo a casa, cuidarlo y
granjearse la imperecedera gratitud del animal. Al fin encontró uno y se puso
feliz; lo llevó con él a casa y le dio comida, pero cuando lo fue a acariciar, el
can se le abalanzó y le destrozó la ropa, excepto la parte delantera, y lo hizo
hacer un ridículo impresionante. Examinó los textos que había leído, pero no
logró comprender el asunto.
Era de la misma raza de los perros que figuraban en los libros, pero éste no
actuaba como aquéllos.

Hiciera lo que hiciera, este pobre muchacho siempre se metía en un lío. Hasta
las mismas cosas por las que los muchachos de los libros reciben más
recompensas, le resultaban a él las menos rentables en que pudiera invertir.
Un domingo, camino de su clase de religión, vio a unos muchachos malos,
felices zarpando en un bote de vela. Se llenó de consternación, pues por sus
lecturas sabía que los muchachos que van a navegar los domingos
invariablemente mueren. Entonces salió a toda velocidad en una balsa para
prevenirlos, pero un tronco se dio la vuelta, lo hizo rodar y se fue al río. Un
hombre lo rescató a tiempo, y el médico le sacó el agua con una bomba, y le
dio un nuevo aire con un fuelle, pero Jim atrapó un resfriado y guardó
cama nueve semanas. Pero lo más inexplicable de todo fue que los muchachos
malos del bote pasaran un día fabuloso y lo más extraordinario fue que
regresaran a casa sanos y salvos. Jacob Blivens dijo que cosas como éstas no
sucedían en los libros, que eso lo dejaba anonadado.
Cuando se alivió se le bajaron un poco los ánimos, pero de todos modos
resolvió seguir haciendo esfuerzos por ser bueno. Sabía que hasta ahora sus
experiencias no servirían para consignarlas en un libro, pero todavía no
se había cumplido el lapso de vida asignado a los niños buenos, y albergaba la
esperanza de batir un récord, si podía aferrarse a la vida hasta completar el
tiempo que le tocaba vivir.
En el peor de los casos podía acudir al discurso que había preparado con sus
últimas palabras.
Un buen día descubrió que ya era hora de hacerse a la mar en calidad de
grumete. Visitó al capitán de un barco y solicitó su ingreso, y cuando este le
pidió recomendaciones, con enorme orgullo esgrimió su Biblia y señaló la
dedicatoria: “A Jacob Blivens, con afecto, de su maestro”. Pero el capitán,
hombre burdo y vulgar, dijo:

—iAl carajo con eso! Así no demuestra que sabe lavar platos ni fregar pisos.
Fue lo más extraordinario que le sucediera a Jacob en toda su vida. Una
alabanza de un profesor, escrita sobre una Biblia, nunca había dejado de
conmover y suscitar las emociones más tiernas en los capitanes de
navíos ni dejado de abrirle las puertas de todos los oficios honorables y
lucrativos. Esto jamás había sucedido en ningún libro que hubiese leído. No
podía creer lo que sus sentidos le dictaban.

A este muchacho siempre le iba mal. Nada le salía según decían los libros de
moral. Un día, dedicado a buscar niños malos para sermonearlos, encontró
unos cuantos en una fundición de hierro haciéndole una pilatuna a
unos catorce o quince perros, a los que habían atado en una larga procesión, y
estaban adornando con tarros vacíos de dinamita pegados del lomo. El corazón
de Jacob se conmovió. Se sentó sobre uno de los tarros (porque no le
importaba engrasarse cuando el deber lo llamaba), agarró al perro delantero
por el collar, y volvió su mirada de reproche sobre el malvado de Tom Jones;
pero en aquel preciso instante entró el viejo fundidor hecho una hiena. Todos
los muchachos malos salieron espantados, pero Jacob se incorporó, con su
inocencia inconsciente, y empezó a echarse uno de esos discursos moralistas
que comienzan con “¡Oh, señor!” en total oposición al hecho de que ningún
muchacho, ni bueno ni malo, jamás empieza un comentario con “Oh. señor”.
Pero el tipo no esperó a escuchar el resto. Tomó a Jacob Blivens por una oreja,
le hizo dar la vuelta y le pegó una nalgada con la palma de la mano; en un abrir
y cerrar de ojos, el buen muchachito, todo untado de pólvora, estalló y salió
como una bala por el entejado, derecho al sol, con los fragmentos de esos
quince perros colgándole detrás como la cola de una corneta. Y sobre la faz de
la tierra no quedaron ni señas del fundidor ni de la vieja fundición y, en cuanto a
Jacob Blivens, éste no tuvo oportunidad de decir sus últimas palabras después
de tanto trabajo que le costó escribirlas, a menos que se las hubiera dicho a los
pájaros porque la mayor parte de su cuerpo cayó en toda la copa de un árbol
en un condado vecino y el resto quedó disperso entre cuatro pueblos más o
menos cercanos, y fueron necesarias cinco pesquisas para descubrir sí había
muerto o no, y cómo había ocurrido. Jamás había visto la gente un muchacho
tan desparramado.

Así pereció el niño bueno, que si bien todo lo hacía de la mejor manera posible,
nada le resultaba según los libros. Todos los muchachos que hacían lo mismo
prosperaban, menos él. Su caso es de veras sorprendente. Y
probablemente jamás podrá ser explicado.
El cuento del niño malo

Mark Twain
Había una vez un niño malo cuyo nombre era Jim. Si uno es observador
advertirá que en los libros de cuentos ejemplares que se leen en clase de
religión los niños malos casi siempre se llaman James. Era extraño que este se
llamara Jim, pero qué le vamos a hacer si así era.
Otra cosa peculiar era que su madre no estuviese enferma, que no tuviese una
madre piadosa y tísica que habría preferido yacer en su tumba y descansar por
fin, de no ser por el gran amor que le profesaba a su hijo, y por el temor de que,
una vez se hubiese marchado, el mundo sería duro y frío con él.

La mayor parte de los niños malos de los libros de religión se llaman James, y
tienen la mamá enferma, y les enseñan a rezar antes de acostarse, y los
arrullan con su voz dulce y lastimera para que se duerman; luego les dan el
beso de las buenas noches y se arrodillan al pie de la cabecera a sollozar. Pero
en el caso de este muchacho las cosas eran diferentes: se llamaba Jim y su
mamá no estaba enferma ni tenía tuberculosis ni nada por el estilo.

Al contrario, la mujer era fuerte y muy poco religiosa; es más, no se


preocupaba por Jim. Decía que si se partía la nuca no se perdería gran cosa.
Solo conseguía acostarlo a punta de bofetadas y jamás le daba el beso de las
buenas noches; antes bien, al salir de su alcoba le halaba las orejas.

Este niño malo se robó una vez las llaves de la despensa, se metió a
hurtadillas en ella, se comió la mermelada y llenó el frasco de brea para que su
madre no se diera cuenta de lo que había hecho; pero acto seguido… no se
sintió mal ni oyó una vocecilla susurrarle al oído: “¿Te parece bien hacerle eso
a tu madre? ¿No es acaso pecado? ¿Adónde van los niños malos que se
engullen la mermelada de su santa madre?”, ni tampoco, ahí solito, se hincó de
rodillas y prometió no volver a hacer fechorías, ni se levantó, con el corazón
liviano, pletórico de dicha, ni fue a contarle a su madre cuanto había hecho y a
pedirle perdón, ni recibió su bendición acompañada de lágrimas de orgullo y de
gratitud en los ojos. No; este tipo de cosas les sucede a los niños malos de los
libros; pero a Jim le pasó algo muy diferente: se devoró la mermelada, y dijo,
con su modo de expresarse, tan pérfido y vulgar, que estaba “deliciosa”; metió
la brea, y dijo que esta también estaría deliciosa, y muerto de la risa pensó que
cuando la vieja se levantara y descubriera su artimaña, iba a llorar de la rabia.
Y cuando, en efecto, la descubrió, aunque se hizo el que nada sabía, ella le
pegó tremendos correazos, y fue él quien lloró.

Una vez se encaramó a un árbol de manzana del granjero Acorn para robar
manzanas, y la rama no se quebró, ni se cayó él, ni se quebró el brazo, ni el
enorme perro del granjero le destrozó la ropa, ni languideció en su lecho de
enfermo durante varias semanas, ni se arrepintió, ni se volvió bueno. Oh, no;
robó todas las manzanas que quiso y descendió sano y salvo; se quedó
esperando al cachorro, y cuando este lo atacó, le pegó un ladrillazo. Qué
raro… nada así acontece en esos libros sentimentales, de lomos jaspeados e
ilustraciones de hombres en levitas, sombrero de copa y pantalones muy
cortos, y de mujeres con vestidos que tienen la cintura debajo de los brazos y
que no se ponen aros en el miriñaque. Nada parecido a lo que sucede en los
libros de las clases de religión.

Una vez le robó el cortaplumas al profesor, y temiendo ser descubierto y


castigado, se lo metió en la gorra a George Wilson… el pobre hijo de la viuda
Wilson, el niño sanote, el niñito bueno del pueblo, el que siempre obedecía a su
madre, el que jamás decía una mentira, al que le encantaba estudiar y le
fascinaban las clases de religión de los domingos. Y cuando se le cayó la
navaja de la gorra, y el pobre George agachó la cabeza y se sonrojó, como
sintiéndose culpable, y el maestro ofendido lo acusó del robo, y ya iba a dejar
caer la vara de castigo sobre sus hombros temblorosos, no apareció de pronto
un juez de paz de peluca blanca, para pasmo de todos, que dijera indignado:

-No castigue usted a este noble muchacho… ¡Aquel es el solapado culpable!:


pasaba yo junto a la puerta del colegio en el recreo, y aunque nadie me vio, yo
sí fui testigo del robo.

Y, así, a Jim no lo reprendieron, ni el venerable juez les leyó un sermón a los


compungidos colegiales, ni se llevó a George de la mano y dijo que tal
muchacho merecía un premio, ni le pidió después que se fuera a vivir con él
para que le barriera el despacho, le encendiera el fuego, hiciera sus recados,
picara leña, estudiara leyes, le ayudara a su esposa con las labores hogareñas,
empleara el resto del tiempo jugando, se ganara cuarenta centavos mensuales
y fuera feliz. No; en los libros habría sucedido así, pero eso no le pasó a Jim.
Ningún entrometido vejete de juez pasó ni armó un lío, de manera que George,
el niño modelo, recibió su buena zurra y Jim se regocijó porque, como bien lo
saben ustedes, detestaba a los muchachos sanos, y decía que este era un
imbécil. Tal era el grosero lenguaje de este muchacho malo y negligente.

Pero lo más extraño que le sucediera jamás a Jim fue que un domingo salió en
un bote y no se ahogó; y otra vez, atrapado en una tormenta cuando pescaba,
también en domingo, no le cayó un rayo. Vaya, vaya; podría uno ponerse a
buscar en todos los libros de moral, desde este momento hasta las próximas
Navidades, y jamás hallaría algo así. Oh, no; descubriría que indefectiblemente
cuanto muchacho malo sale a pasear en bote un domingo se ahoga: y a
cuantos los atrapa una tempestad cuando pescan los domingos infaliblemente
les cae un rayo. Los botes que llevan muchachos malos siempre se vuelcan en
domingo, y siempre hay tormentas cuando los muchachos malos salen a
pescar en sábado. No logro comprender cómo diablos se escapó este Jim.
¿Será que estaba hechizado? Sí… esa debe ser la razón.

La vida de Jim era encantadora, así de sencillo. Nada le hacía daño. Llegó al
extremo de darle un taco de tabaco al elefante del zoológico y este no le tumbó
la cabeza con la trompa. En la despensa buscó esencia de hierbabuena, y no
se equivoco ni se tomó el ácido muriático. Robó el arma de su padre y salió a
cazar el sábado, y no se voló tres o cuatro dedos. Se enojó y le pegó un
puñetazo a su hermanita en la sien, y ella no quedó enferma, ni sufriendo
durante muchos y muy largos días de verano, ni murió con tiernas palabras de
perdón en los labios, que redoblaran la angustia del corazón roto del niño. Oh,
no; la niña recuperó su salud.
Al cabo del tiempo, Jim escapó y se hizo a la mar, y al volver no se encontró
solo y triste en este mundo porque todos sus seres amados reposaran ya en el
cementerio, y el hogar de su juventud estuviera en decadencia, cubierto de
hiedra y todo destartalado. Oh, no; volvió a casa borracho como una cuba y lo
primero que le tocó hacer fue presentarse a la comisaría.

Con el paso del tiempo se hizo mayor y se casó, tuvo una familia numerosa;
una noche los mató a todos con un hacha, y se volvió rico a punta de estafas y
fraudes. Hoy en día es el canalla más pérfido de su pueblo natal, es
universalmente respetado y es miembro del Concejo Municipal. Fácil es ver
que en los libros de religión jamás hubo un James malo con tan buena estrella
como la de este pecador de Jim con su vida encantadora.

FIN

El contador de historias / Saki

Era una tarde calurosa y el vagón del tren también estaba caliente; la siguiente
parada, Templecombe, estaba casi a una hora de distancia. Los ocupantes del
vagón eran una niña pequeña, otra niña aún más pequeña y un niño también
pequeño. Una tía, que pertenecía a los niños, ocupaba un asiento de la
esquina; el otro asiento de la esquina, del lado opuesto, estaba ocupado por un
hombre soltero que era un extraño ante aquella fiesta, pero las niñas pequeñas
y el niño pequeño ocupaban, enfáticamente, el compartimiento. Tanto la tía
como los niños conversaban de manera limitada pero persistente, recordando
las atenciones de una mosca que se niega a ser rechazada. La mayoría de los
comentarios de la tía empezaban por «No», y casi todos los de los niños por
«¿Por qué?». El hombre soltero no decía nada en voz alta. -No, Cyril, no -
exclamó la tía cuando el niño empezó a golpear los cojines del asiento,
provocando una nube de polvo con cada golpe-. Ven a mirar por la ventanilla -
añadió. El niño se desplazó hacia la ventilla con desgana. -¿Por qué sacan a
esas ovejas fuera de ese campo? -preguntó. -Supongo que las llevan a otro
campo en el que hay más hierba -respondió la tía débilmente. -Pero en ese
campo hay montones de hierba -protestó el niño-; no hay otra cosa que no sea
hierba. Tía, en ese campo hay montones de hierba. -Quizá la hierba de otro
campo es mejor -sugirió la tía neciamente. -¿Por qué es mejor? -fue la
inevitable y rápida pregunta. -¡Oh, mira esas vacas! -exclamó la tía. Casi todos
los campos por los que pasaba la línea de tren tenían vacas o toros, pero ella
lo dijo como si estuviera llamando la atención ante una novedad. -¿Por qué es
mejor la hierba del otro campo? -persistió Cyril. El ceño fruncido del soltero se
iba acentuando hasta estar ceñudo. La tía decidió, mentalmente, que era un
hombre duro y hostil. Ella era incapaz por completo de tomar una decisión
satisfactoria sobre la hierba del otro campo. La niña más pequeña creó una
forma de distracción al empezar a recitar «De camino hacia Mandalay». Sólo
sabía la primera línea, pero utilizó al máximo su limitado conocimiento. Repetía
la línea una y otra vez con una voz soñadora, pero decidida y muy audible; al
soltero le pareció como si alguien hubiera hecho una apuesta con ella a que no
era capaz de repetir la línea en voz alta dos mil veces seguidas y sin
detenerse. Quienquiera que fuera que hubiera hecho la apuesta,
probablemente la perdería. -Acérquense aquí y escuchen mi historia -dijo la tía
cuando el soltero la había mirado dos veces a ella y una al timbre de alarma.
Los niños se desplazaron apáticamente hacia el final del compartimiento donde
estaba la tía. Evidentemente, su reputación como contadora de historias no
ocupaba una alta posición, según la estimación de los niños. Con voz baja y
confidencial, interrumpida a intervalos frecuentes por preguntas malhumoradas
y en voz alta de los oyentes, comenzó una historia poco animada y con una
deplorable carencia de interés sobre una niña que era buena, que se hacía
amiga de todos a causa de su bondad y que, al final, fue salvada de un toro
enloquecido por numerosos rescatadores que admiraban su carácter moral. -
¿No la habrían salvado si no hubiera sido buena? -preguntó la mayor de las
niñas. Esa era exactamente la pregunta que había querido hacer el soltero. -
Bueno, sí -admitió la tía sin convicción-. Pero no creo que la hubieran socorrido
muy deprisa si ella no les hubiera gustado mucho. -Es la historia más tonta que
he oído nunca -dijo la mayor de las niñas con una inmensa convicción. -
Después de la segunda parte no he escuchado, era demasiado tonta -dijo Cyril.
La niña más pequeña no hizo ningún comentario, pero hacía rato que había
vuelto a comenzar a murmurar la repetición de su verso favorito. -No parece
que tenga éxito como contadora de historias -dijo de repente el soltero desde
su esquina. La tía se ofendió como defensa instantánea ante aquel ataque
inesperado. -Es muy difícil contar historias que los niños puedan entender y
apreciar -dijo fríamente. -No estoy de acuerdo con usted -dijo el soltero. -Quizá
le gustaría a usted explicarles una historia -contestó la tía. -Cuéntenos un
cuento -pidió la mayor de las niñas. -Érase una vez -comenzó el soltero- una
niña pequeña llamada Berta que era extremadamente buena. El interés
suscitado en los niños momentáneamente comenzó a vacilar en seguida; todas
las historias se parecían terriblemente, no importaba quién las explicara. -Hacía
todo lo que le mandaban, siempre decía la verdad, mantenía la ropa limpia,
comía budín de leche como si fuera tarta de mermelada, aprendía sus
lecciones perfectamente y tenía buenos modales. -¿Era bonita? -preguntó la
mayor de las niñas. -No tanto como cualquiera de ustedes -respondió el
soltero-, pero era terriblemente buena. Se produjo una ola de reacción en favor
de la historia; la palabra terrible unida a bondad fue una novedad que la
favorecía. Parecía introducir un círculo de verdad que faltaba en los cuentos
sobre la vida infantil que narraba la tía. -Era tan buena -continuó el soltero- que
ganó varias medallas por su bondad, que siempre llevaba puestas en su
vestido. Tenía una medalla por obediencia, otra por puntualidad y una tercera
por buen comportamiento. Eran medallas grandes de metal y chocaban las
unas con las otras cuando caminaba. Ningún otro niño de la ciudad en la que
vivía tenía esas tres medallas, así que todos sabían que debía de ser una niña
extraordinariamente buena. -Terriblemente buena -citó Cyril. -Todos hablaban
de su bondad y el príncipe de aquel país se enteró de aquello y dijo que, ya
que era tan buena, debería tener permiso para pasear, una vez a la semana,
por su parque, que estaba justo afuera de la ciudad. Era un parque muy bonito
y nunca se había permitido la entrada a niños, por eso fue un gran honor para
Berta tener permiso para poder entrar. -¿Había alguna oveja en el parque? -
preguntó Cyril. -No -dijo el soltero-, no había ovejas. -¿Por qué no había
ovejas? -llegó la inevitable pregunta que surgió de la respuesta anterior. La tía
se permitió una sonrisa que casi podría haber sido descrita como una mueca. -
En el parque no había ovejas -dijo el soltero- porque, una vez, la madre del
príncipe tuvo un sueño en el que su hijo era asesinado tanto por una oveja
como por un reloj de pared que le caía encima. Por esa razón, el príncipe no
tenía ovejas en el parque ni relojes de pared en su palacio. La tía contuvo un
grito de admiración. -¿El príncipe fue asesinado por una oveja o por un reloj? -
preguntó Cyril. -Todavía está vivo, así que no podemos decir si el sueño se
hará realidad -dijo el soltero despreocupadamente-. De todos modos, aunque
no había ovejas en el parque, sí había muchos cerditos corriendo por todas
partes. -¿De qué color eran? -Negros con la cara blanca, blancos con manchas
negras, totalmente negros, grises con manchas blancas y algunos eran
totalmente blancos. El contador de historias se detuvo para que los niños
crearan en su imaginación una idea completa de los tesoros del parque;
después prosiguió: -Berta sintió mucho que no hubiera flores en el parque.
Había prometido a sus tías, con lágrimas en los ojos, que no arrancaría
ninguna de las flores del príncipe y tenía intención de mantener su promesa por
lo que, naturalmente, se sintió tonta al ver que no había flores para coger. -
¿Por qué no había flores? -Porque los cerdos se las habían comido todas -
contestó el soltero rápidamente-. Los jardineros le habían dicho al príncipe que
no podía tener cerdos y flores, así que decidió tener cerdos y no tener flores.
Hubo un murmullo de aprobación por la excelente decisión del príncipe; mucha
gente habría decidido lo contrario. -En el parque había muchas otras cosas
deliciosas. Había estanques con peces dorados, azules y verdes, y árboles con
hermosos loros que decían cosas inteligentes sin previo aviso, y colibríes que
cantaban todas las melodías populares del día. Berta caminó arriba y abajo,
disfrutando inmensamente, y pensó: «Si no fuera tan extraordinariamente
buena no me habrían permitido venir a este maravilloso parque y disfrutar de
todo lo que hay en él para ver», y sus tres medallas chocaban unas contra las
otras al caminar y la ayudaban a recordar lo buenísima que era realmente.
Justo en aquel momento, iba merodeando por allí un enorme lobo para ver si
podía atrapar algún cerdito gordo para su cena. -¿De qué color era? -
preguntaron los niños, con un inmediato aumento de interés. -Era
completamente del color del barro, con una lengua negra y unos ojos de un gris
pálido que brillaban con inexplicable ferocidad. Lo primero que vio en el parque
fue a Berta; su delantal estaba tan inmaculadamente blanco y limpio que podía
ser visto desde una gran distancia. Berta vio al lobo, vio que se dirigía hacia
ella y empezó a desear que nunca le hubieran permitido entrar en el parque.
Corrió todo lo que pudo y el lobo la siguió dando enormes saltos y brincos. Ella
consiguió llegar a unos matorrales de mirto y se escondió en uno de los
arbustos más espesos. El lobo se acercó olfateando entre las ramas, su negra
lengua le colgaba de la boca y sus ojos gris pálido brillaban de rabia. Berta
estaba terriblemente asustada y pensó: «Si no hubiera sido tan
extraordinariamente buena ahora estaría segura en la ciudad». Sin embargo, el
olor del mirto era tan fuerte que el lobo no pudo olfatear dónde estaba
escondida Berta, y los arbustos eran tan espesos que podría haber estado
buscándola entre ellos durante mucho rato, sin verla, así que pensó que era
mejor salir de allí y cazar un cerdito. Berta temblaba tanto al tener al lobo
merodeando y olfateando tan cerca de ella que la medalla de obediencia
chocaba contra las de buena conducta y puntualidad. El lobo acababa de irse
cuando oyó el sonido que producían las medallas y se detuvo para escuchar;
volvieron a sonar en un arbusto que estaba cerca de él. Se lanzó dentro de él,
con los ojos gris pálido brillando de ferocidad y triunfo, sacó a Berta de allí y la
devoró hasta el último bocado. Todo lo que quedó de ella fueron sus zapatos,
algunos pedazos de ropa y las tres medallas de la bondad. -¿Mató a alguno de
los cerditos? -No, todos escaparon. -La historia empezó mal -dijo la más
pequeña de las niñas-, pero ha tenido un final bonito. -Es la historia más bonita
que he escuchado nunca -dijo la mayor de las niñas, muy decidida. -Es la única
historia bonita que he oído nunca -dijo Cyril. La tía expresó su desacuerdo. -
¡Una historia de lo menos apropiada para explicar a niños pequeños! Ha
socavado el efecto de años de cuidadosa enseñanza. -De todos modos -dijo el
soltero cogiendo sus pertenencias y dispuesto a abandonar el tren-, los he
mantenido tranquilos durante diez minutos, mucho más de lo que usted pudo.
«¡Infeliz! -se dijo mientras bajaba al andén de la estación de Templecombe-.
¡Durante los próximos seis meses esos niños la asaltarán en público pidiéndole
una historia impropia!»

Intereses relacionados