Está en la página 1de 11

Universidad La Paz

Facultad de Ciencias de la Salud


Carrera de Nutrición

TRABAJO PRÁCTICO
DE
NUTRICIÓN
Tema: Vitaminas y Minerales

Presentado por:
 Evelyn Duarte
 Andrés González

Profesor: Estela Roltzberger

AÑO: 2018
INDICE

INDICE ............................................................................................................... 2
INTRODUCCION ............................................................................................... 3
¿Para qué sirven las vitaminas y los minerales?................................................ 4
Combustible para crecer .................................................................................... 5
Dudas habituales................................................................................................ 6
CONCLUSION ................................................................................................. 10
ANEXO ............................................................................................................. 11
INTRODUCCION

Este trabajo trata sobre las vitaminas y los minerales; las vitaminas son
compuestos orgánicos esenciales para reacciones metabólicas específicas que
no pueden sintetizar las células de los tejidos del hombre a partir de
metabolitos simples. Muchas actúan como coenzimas o partes de enzimas y se
encargan de promover reacciones químicas esenciales. La vitamina A y la
niacina pueden formarse en el cuerpo si se proporcionan sus precursores. La
vitamina K, la biotina, la folacina y la vitamina B12 las producen en el intestino
microorganismos. Los minerales pueden subdividirse en dos grupos
macrominerales y los microminerales u oligoelementos.
¿Qué son las vitaminas y los minerales?
Las vitaminas y los minerales permiten que el organismo funcione como
debe funcionar. Tú obtienes las vitaminas y los minerales de los alimentos que
ingieres día tras día, pero algunos alimentos contienen más vitaminas y más
minerales que otros.
Existen dos tipos de vitaminas: las solubles en grasas, o liposolubles, y
las solubles en agua, o hidrosolubles. Las vitaminas liposolubles (A, D, E, y K),
al disolverse, se pueden almacenar en el organismo. Las vitaminas
hidrosolubles (C y las vitaminas del complejo B, como la B6, la B12, la niacina,
la riboflavina y el ácido fólico) deben disolverse en agua antes para que tu
organismo las pueda absorber. Por este motivo, estas vitaminas no se pueden
almacenar. Cualquier parte de las vitaminas C o B que no utilice tu organismo
una vez hayan entrado en su interior, se elimina (mayoritariamente a través de
la orina). Por lo tanto, necesitas irlas incorporando cada día.
Mientras que las vitaminas son sustancias orgánicas (de origen animal o
vegetal), los minerales son sustancias inorgánicas procedentes de la tierra o
del agua, que absorben las plantas o que ingieren los animales. Tu cuerpo
necesita cantidades importantes de algunos minerales, como el calcio, para
crecer y mantenerse sano. Otros minerales, como el cromo, el cobre, el yodo,
el hierro, el selenio y el zinc, se denominan minerales
traza u oligoelementos porque solo se necesita una cantidad muy reducida de
ellos cada día.
¿Para qué sirven las vitaminas y los minerales?
Las vitaminas y los minerales estimulan el funcionamiento del sistema
inmunitario, favorecen el crecimiento y el desarrollo normales y ayudan a las
células y a los órganos a desempeñar sus respectivas funciones. Por ejemplo,
probablemente habrás oído que las zanahorias son buenas para la vista. ¡Pues
es verdad! Las zanahorias están llenas de unas sustancias
denominadas carotenoides, que el cuerpo trasforma en vitamina A, una
vitamina que ayuda a prevenir los problemas oculares.
Otra vitamina, la vitamina K, ayuda a la sangre a coagularse (para que los
cortes y los rasguños dejen de sangrar rápidamente). Encontrarás vitamina K
en las verduras de hoja verde, como el brócoli, y en la soja. Y, para tener unos
huesos fuertes, necesitas comer alimentos como la leche, el yogur y las
verduras de hoja verde, ricos en un mineral llamado calcio.
Combustible para crecer
A lo largo de la adolescencia, se atraviesan importantes cambios físicos:
llega la pubertad y el cuerpo crece y se desarrolla. Alimentarse bien durante
esta etapa es muy importante porque el cuerpo necesita muchas vitaminas y
muchos minerales para crecer, desarrollarse y mantenerse sano.
Ingerir un amplio abanico de alimentos es la mejor forma de obtener todas
las vitaminas y minerales que necesitas cada día, así como una cantidad
equilibrada de hidratos de carbono, proteínas, grasas y calorías. Los alimentos
naturales, es decir, no procesados, como la fruta y la verdura frescas, los
cereales integrales, los productos lácteos semidesnatados, la carne magra, el
pescado y la volatería, son las mejores opciones para que tu cuerpo ingiera los
nutrientes que necesita; estos alimentos te permitirán mantenerte sano y crecer
adecuadamente.
No pasa nada si comes patatas fritas o galletas de vez en cuando, pero
no es bueno pasarte de la raya con este tipo de alimentos, de alto contenido
calórico y muy poco valor nutricional.
Para elegir alimentos saludables, lee las etiquetas de sus envases y
escoge alimentos de elevado contenido en vitaminas y minerales. Por ejemplo,
si has de elegir una bebida, descubrirás que un vaso de leche es una buna
fuente de vitamina D y de los minerales calcio, fósforo y potasio. Sin embargo
un refresco, no contiene vitaminas ni minerales.
Puedes satisfacer los deseos de tus papilas gustativas sin renunciar a la
nutrición cuando comas fuera de casa: pizzas o fajitas de verdura, sándwiches
de carne magra, ensaladas variadas y patatas al horno son algunas elecciones
deliciosas y nutritivas.
Si eres vegetariano, deberás planificar cuidadosamente tu dieta para que
te ofrezca las vitaminas y los minerales que se encuentran principalmente en la
carne. Los alimentos que contienen más zinc y más hierro son la carne, el
pescado y las aves de corral. Pero también puedes encontrar zinc y hierro en
las judías secas, las semillas, los frutos secos y las verduras de hoja verde,
como la col rizada.
La vitamina B12, muy importante para fabricar glóbulos rojos, no se
encuentra en los alimentos de origen vegetal. Si no comes carne, podrás
encontrar esta vitamina en los huevos, la leche y otros productos lácteos, así
como en los cereales para el desayuno enriquecidos con vitamina B12. Los
veganos (aquellos vegetarianos que no ingieren ningún producto de origen
animal, incluyendo todos los lácteos) pueden necesitar tomar suplementos
vitamínicos.
Si te estás planteando la posibilidad de hacerte vegetariano, habla con tu
médico o con un dietista sobre la mejor forma de planificar una dieta
equilibrada y saludable.
Dudas habituales
Muchos adolescentes se preguntan si deberían tomar suplementos
vitamínicos o minerales. Si tu dieta abarca un amplio abanico de alimentos,
como los alimentos integrales, la fruta y la verdura frescas, los productos
lácteos, los frutos secos, las semillas, los huevos y la carne magra, lo más
probable es que estés obteniendo todas las vitaminas y todos los minerales
que necesita tu cuerpo.
Pero, si te saltas comidas, te pones a dieta o te preocupa no estar
ingiriendo suficientes alimentos de una categoría alimentaria en concreto, como
la verdura o los lácteos, habla con tu médico o con un dietista. Estos
profesionales te pueden ayudar a elaborar un programa de alimentación que
incluya todos los nutrientes que necesita tu organismo.
Consulta a tu médico antes de tomar suplementos vitamínicos o
minerales. Hay gente que cree que, si una sustancia es buena para ti,
entonces, cuanta más cantidad tomes de esa sustancia, más sano estarás.
Pero esto no es cierto en lo que se refiere a las vitaminas y a los minerales. Por
ejemplo, las vitaminas y los minerales liposolubles, que el cuerpo almacena y
excreta lentamente, se pueden acumular en el organismo hasta alcanzar
concentraciones nocivas, que podrían ocasionar problemas.
Existen cientos de suplementos en el mercado y, por descontado, a sus
fabricantes les interesa venderlos. Sé consciente de que existe publicidad no
probada sobre las ventajas de tomar cantidades superiores a las
recomendadas de vitaminas y/o de minerales. Un adolescente sano no suele
necesitar ningún tipo de suplemento si sigue una dieta equilibrada.
La mejor apuesta para obtener las vitaminas y los minerales que
necesitas consiste en comer una amplia variedad de alimentos saludables y
pasar completamente de los comprimidos vitamínicos, los refrescos y otros
tipos de suplementos. Te encontrarás mejor globalmente y no te expondrás al
riesgo de excederte con las vitaminas y/o los minerales.
Las vitaminas y minerales forman parte de los nutrientes esenciales y se
denominan micronutrientes porque los necesitamos en pequeñas cantidades
(miligramos o microgramos), pero son indispensables para el buen
funcionamiento del cuerpo (ayudan a la reparación de tejidos, al crecimiento y a
la defensa de las enfermedades).
En la edad pediátrica aún cobran mayor importancia ya que es una etapa de
marcado crecimiento donde los tejidos del cuerpo están en pleno desarrollo y
además existe un fuerte desarrollo intelectual.
Con una alimentación variada y equilibrada es excepcional que existan déficits
vitamínicos, pero existen circunstancias que pueden necesitar un aporte extra
de vitaminas y minerales como en dietas vegetarianas, fases de elevado
crecimiento en niños, enfermedades crónicas, embarazo y lactancia.
¿Cuáles son los minerales principales? ¿Qué función tienen en nuestro
cuerpo? ¿Qué ocurre si nos faltan?
Zinc
Función: participa en el buen funcionamiento de los vasos sanguíneos y de la
piel, uñas y cabello.
Fuente natural: carne, huevos, mariscos y cereales. En nueces, almendras,
pepitas de calabaza y palomitas de maíz.
Riesgo de déficit en vegetarianos y en diarreas prolongadas y malnutrición
produciendo retraso de crecimiento, alopecia, afectación de piel y mucosas.
Cobre
Función: ayuda a la mineralización ósea, es antioxidante y antiinflamatorio.
Fuente natural: hígado, marisco, vegetales, nueces y semillas.
Déficit: por aporte insuficiente o por pérdidas como en diarreas crónicas,
quemaduras y malnutrición.
Yodo
Función: es necesario para el funcionamiento del tiroides.
Fuente natural: crustáceos, pescados, salmón, sardina, gambas, almejas y
caballa. Piña.
Déficit: retraso de crecimiento y déficit mental.
Selenio
Función: antioxidante y para el buen funcionamiento del tiroides.
Fuente natural: cereales, carne, moluscos, pescados, huevo y leche.
Déficit: en niños alimentados con nutrición parenteral prolongada, insuficiencia
renal o hepática o malabsorción digestiva
Cromo
Función: interviene en el metabolismo de los azúcares.
Fuente natural: carne, cereales, legumbres queso, germen de trigo, nueces y
levadura de cerveza.
Hierro
Función: transporte de oxígeno a las células.
Fuente: el hierro de los alimentos se utiliza de manera irregular pero la ingesta
de proteínas animales (pavo, pollo, pescado, leguminosas, almejas, mejillones,
carnes rojas) y vitamina C, ayudan a aumentar la absorción. El hierro contenido
en cereales integrales, legumbres, espinacas se absorbe peor y su absorción
mejora si los combinamos con alimentos ricos en vitamina C como el kiwi,
tomate, brócoli, naranja, etc. La leche materna tiene poco hierro pero se
compensa con su absorción que es muy alta.
Déficit: Es frecuente. En mujeres por las pérdidas menstruales y en
embarazadas por las altas necesidades del feto pudiendo producir anemia. En
niños menores de dos años (6 -24 meses) también existe riesgo de
anemia porque las necesidades de hierro son mayores y la dieta aún es
limitada. Pueden necesitarla los bebes alimentados exclusivamente al pecho
más allá del 6º mes o los que tomen leche de vaca antes del año de edad.
Flúor
Función: interviene en el desarrollo y mantenimiento de los dientes y huesos.
Fuente natural: agua de mar, agua potable. Vegetales, carne, pescados
enlatados y ahumados, mariscos y té. Dentífricos.
Déficit: caries dental. Debe realizarse cepillado de dientes con dentífricos
fluorados (< 500 ppm en niños de 2-6 años y entre 1000-1450 ppm en mayores
de 6 años)
Calcio
Función: interviene en la conducción nerviosa, contracción muscular y en el
mantenimiento de huesos y dientes.
Fuente natural: productos lácteos (mayor disponibilidad en la leche materna
que en las fórmulas infantiles) frutos secos, legumbres, carnes. La absorción de
calcio mejora con la vitamina D y con el fósforo…
Déficit: deformidad en el esqueleto del niño y en adulto, osteoporosis.
Fósforo
Función: formación y mantenimiento del hueso.
Fuente natural: carne, pescado y cereales.
Déficit: muy infrecuente.
Magnesio
Función: formación de esqueleto y de tejidos blandos. Previene la caries dental.
Fuente natural: semillas, vegetales, hortalizas y en menor medida, leche,
nueces, chocolate, plátano, carne y pescado.
Déficit: en malabsorción digestiva, vómitos y diarreas prolongados, problemas
renales, etc.
CONCLUSION

Finalmente se puede recalcar que las vitaminas son parte esencial de


nuestro desarrollo participan en el desarrollo de muchas sustancias ayudando a
liberar energía necesaria para las actividades que el cuerpo necesita llevar a
cabo.
Una adecuada alimentación es la fuente perfecta de vitaminas, minerales
y demás elementos necesarios para un buen desarrollo.
Todas las vitaminas son importantes ya que cada una de ellas
desempeña papeles diferentes, una sola vitamina no puede sustituir a las
demás ya que no poseen propiedades iguales.
La carencia de vitaminas puede conducirnos a contraer graves
enfermedades que evitaríamos con una balanceada alimentación, cuidándonos
de no consumir unas en exceso y otras en poca o nula cantidad.
La millonaria industria vitamínica crece a medida que se dan más
descubrimientos científicos. La demanda de suplementos vitamínicos conduce
a tener grandes reservas de éste.
Debe hacerse un control sanitario más estricto a las vitaminas de farmacia
para corroborar su calidad y que si se cumplan las expectativas brindadas por
el fabricante.
ANEXO