Está en la página 1de 30

Universidad San Lorenzo

Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte

Filial C.D.E.

LAVADO DE MANOS
Integrantes:

 Carlos Franco
 Liz Ojeda
 Valeria Larroza

Curso: 1º Enfermería

Docente: Lic. Gladys Aranda

AÑO: 2017
INTRODUCCIÓN

Este trabajo trata sobre Lavado de Manos con agua y jabón es el método más conocido
y sencillo para evitar la transmisión de microorganismos de una persona a otra .
El lavado de manos consiste en la frotación vigorosa de las mismas, previamente
enjabonadas seguida de un aclarado con agua abundante, con el fin de eliminar la
suciedad, materia orgánica, microbiota habitual y transitoria y así evitar la transmisión
de microorganismos de persona a persona .
LAVADO DE MANOS
El lavado de manos es la frotación vigorosa de las manos previamente enjabonadas,
seguida de un aclarado con agua abundante, con el fin de eliminar la suciedad, materia
orgánica, flora transitoria y residente, y así evitar la transmisión de estos
microorganismos de persona a persona.
El uso de soluciones alcohólicas para el lavado de manos constituye una alternativa a
tener seriamente en cuenta en la higiene de las manos en la actualidad (más desarrollo
en otro capítulo).
Flora residente: también llamada colonizante. Son microorganismos que se encuentran
habitualmente en la piel. No se eliminan fácilmente por fricción mecánica.
Flora transitoria: también llamada contaminante o "no colonizante". Son
microorganismos que contaminan la piel, no encontrándose habitualmente en ella. Su
importancia radica en la facilidad con la que se transmiten, siendo el origen de la
mayoría de las infecciones nosocomiales.
La acción y efecto de lavar recibe el nombre de lavado. El verbo lavar está vinculado a
la limpieza de algo, quitándole la suciedad o purificándolo. Las características del
lavado dependen del objeto a lavar: no se utilizan los mismos materiales y técnicas para
lavar un coche que para lavar una manzana.
La mano, por otra parte, es la parte del cuerpo de los seres humanos que está unida a la
extremidad del antebrazo y que comprende desde la muñeca hasta la punta de los dedos.
El lavado de manos, por lo tanto, consiste en higienizar esta parte del cuerpo. Se trata de
una actividad cotidiana muy importante que ayuda a evitar enfermedades, ya que las
manos entran en contacto con diversos tipos de superficies durante el día y pueden
portar gérmenes, bacterias y otros patógenos.
Cuando tiene lugar una epidemia de alguna otra infección de tipo viral, como puede ser
la gripe A, los gobiernos suelen llevar a cabo importantes campañas a través de los
medios de comunicación para concienciar a la población acerca de los métodos de
prevención y de los procedimientos a llevar a cabo en caso de contagio. Uno de los
puntos principales en dichos momentos de emergencia es el lavado de manos: esta
acción, aparentemente poco relevante y que nos exige un mínimo de energías al día,
puede disminuir notablemente el riesgo de transmisión de un virus.
Bastan tan sólo unos quince segundos para que el lavado de manos sea efectivo y esto
ayuda a reducir considerablemente el riesgo de adquisición y transmisión de ciertas
enfermedades, tales como las infecciones cutáneas y respiratorias, la parasitosis, la
conjuntivitis y la diarrea (especialmente en personas menores de cinco años).
Aún cuando creemos que nuestras manos se encuentran limpias, éstas pueden alojar un
gran número de virus y bacterias, y la lista incluye: Staphyloccocus, Streptoccocos,
Clostridium difficile, Klebsiella, Enteroccocus, Pseudomonas, Shigella, Influenza,
Bacteroide, Escherichia coli y Proteus mirabilis.
Lavado de manosLa forma más frecuente de efectuar este lavado consiste en aplicar
agua y jabón: primero se mojan las manos con el agua, después se enjabonan y se frotan
durante varios segundos, limpiando la palma, el dorso, los dedos, los espacios
interdigitales y las muñecas. Finalmente hay que enjuagar las manos y secarlas.
Las manos también pueden lavarse con alcohol u otros productos antisépticos. Los
expertos recomiendan lavarse las manos varias veces al día: antes de comer, antes y
después de ir al baño, al llegar de la calle, etc.
La idea de lavado de manos también puede usarse en sentido simbólico como una forma
de no asumir una responsabilidad o una culpa. Por lo general se asocia esta figura a
Poncio Pilato, quien se lavó las manos tras condenar a muerte a Jesús. Por ejemplo: “El
lavado de manos del intendente indignó a la gente: primero cedió las tierras al
empresario y después renunció”.
Justamente, el lavado de manos de Poncio Pilato es un símbolo de desentenderse de una
culpa, de lavar la propia conciencia de una forma superficial, sin reflexión ni
compasión, sino buscando el camino más corto y conveniente para quedar “limpio”, y
su importancia en la civilización occidental es considerable. Pero su actitud se completó
con las palabras que pronunció antes de que Jesucristo fuese crucificado: “inocente soy
de la sangre de este justo”.
El agua como elemento que purifica es un factor común a muchas religiones y culturas.
Para el cristianismo, por ejemplo, ya desde el bautismo se busca limpiar a los niños del
pecado original, tan sólo unos pocos días después de su nacimiento. Del mismo modo,
tanto los cristianos como los judíos practican las abluciones, el lavado con agua de todo
el cuerpo o de parte del mismo, como ser las manos, con el propósito de purificar el
alma.
TIPOS DE LAVADO DE MANOS
LAVADO DE RUTINA HIGIÉNICO
Eliminar la suciedad, materia orgánica y flora transitoria de las manos.
Material:
Jabón líquido ordinario, en dispensador desechable, con dosificador.
Toalla de papel desechable.
Técnica:
Humedecer las manos con agua corriente, preferiblemente templada.
Aplicar jabón líquido con dosificador.
Frotar las manos palma con palma, sobre dorsos, espacios interdigitales y muñecas
durante al menos 10 minutos.
Aclarar con abundante agua corriente.
Secar las manos con toallas de papel.
Cerrar el grifo con la toalla de papel utilizada para el secado (los lavabos con sistema de
cierre de codo o de pedal ahorran este paso; los de célula fotoeléctrica, además,
determinan un importante ahorro de agua).
Indicaciones:
Antes y después del contacto con cada paciente.
Entre dos procedimientos en el mismo paciente si hay sospecha de contaminación de las
manos.
Después del contacto con alguna fuente de microorganismos (sustancias y fluidos
corporales, mucosas piel no intacta...) y objetos contaminados con suciedad.
Después de quitarse los guantes.

LAVADO ESPECIAL O ANTISÉPTICO


Eliminar la suciedad, materia orgánica y flora transitoria y parte de la flora residente de
las manos, consiguiendo además cierta actividad microbiana residual.

Material:
Jabón líquido con antiséptico (solución jabonosa de clorhexidina al 4% o povidona
yodada al 7,5%), en dispensador desechable, con dosificador. Toalla de papel
desechable.
Técnica:
Igual que en el lavado higiénico. Sólo cambia el tipo de jabón.

Indicaciones:
Antes de realizar procedimientos invasivos como inserción de catéteres, sondas
vesicales.
Antes y después del contacto con pacientes que se sabe o sospecha están infectados o
colonizados por microorganismos epidemiológicamente importantes.
Antes del contacto con pacientes inmunocomprometidos en situaciones de fundado
riesgo de transmisión.

LAVADO QUIRÚRGICO
Eliminar la flora transitoria y al máximo la flora residente de las manos previo a un
procedimiento invasivo que por su especificidad o su duración requiere un alto grado de
asepsia y un efecto residual.

Material:
Jabón líquido con antiséptico (solución jabonosa de clorhexidina o povidona yodada),
en dispensador desechable, con dosificador.
Cepillo de uñas desechable (preferiblemente impregnado en solución antiséptica).
Toalla o compresa estéril.

Técnica:
Abrir el grifo (sólo lavabos con sistema de codo o pedal).
Aplicar jabón antiséptico.
Lavado mecánico de manos y antebrazos y limpiar debajo de las uñas con cepillo
desechable.
Aclarar con agua corriente abundante.
Aplicar de nuevo jabón antiséptico en manos y antebrazos friccionando al menos 2

MINUTOS.
Aclarar con agua abundante.
Secar por aplicación, sin frotar, con una compresa o toalla desechable estéril,
comenzando por los dedos y bajando hasta los codos.
Durante todo el proceso, mantener las manos por encima de los codos.

Indicaciones:
Antes de una intervención quirúrgica.
Antes de cualquier maniobra invasiva que requiera alto grado de asepsia.

RECOMENDACIONES
Mantener las uñas cortas y limpias. Las uñas largas son más difíciles de limpiar y
aumentan el riesgo de rotura de guantes. No llevar uñas artificiales.
No usar anillos, relojes, ni pulseras. Estos elementos pueden actuar como reservorio y
dificultan la limpieza de manos y antebrazos.
El uso de emolientes y lociones protectoras de la piel, después de la actividad laboral, se
considera deseable e incluso recomendable en la práctica diaria, porque pueden
aumentar la resistencia de la piel a los gérmenes y, por tanto, disminuir la infección
cruzada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunos antisépticos se inactivan en
presencia de algunos de estos productos.
Medida de higiene consistente en la eliminación mediante arrastre de la flora presente
de manera transitoria en la piel de las manos. Se considera una de las medidas más
eficaces en la prevención y control de la transmisión de enfermedades infecciosas
dentro del ámbito hospitalario.
El lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas y económicas de
prevenir enfermedades diarreicas y respiratorias, que son responsables de muchas
muertes infantiles en todo el mundo.
Las manos están en contacto con innumerable cantidad de objetos y personas, y también
con gérmenes que pueden ser perjudiciales para la salud. Cuando una persona no se lava
las manos con jabón pueden transmitir bacterias, virus y parásitos ya sea por contacto
directo (tocando a otra persona) o indirectamente (mediante superficies).

Por eso, es importante lavarse las manos:


 Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar.
 Antes de comer o beber, y después de manipular basura o desperdicios.
 Después de tocar alimentos crudos y antes de tocar alimentos cocidos.
 Después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar y luego de cambiarle
los pañales al bebé.
 Luego de haber tocado objetos “sucios”, como dinero, llaves, pasamanos, etc.
 Cuando se llega a la casa de la calle, el trabajo, la escuela.
 Antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas.
 Después de haber estado en contacto con animales.

Cómo lavarse bien las manos


El lavado de manos apropiado requiere de jabón y sólo una pequeña cantidad de agua.
Las manos húmedas se deben cubrir con jabón y frotar toda la superficie, incluidas las
palmas, el dorso, las muñecas, entre los dedos y especialmente debajo de las uñas, por
lo menos durante 20 segundos. Luego, se deben enjuagar bien con agua segura (es
preferible usar agua corriente o echarse agua desde una botella antes que usar el agua
dentro de un recipiente) y secarlas, ya sea con una toalla limpia o agitando las manos.
Para que el lavado sea realmente efectivo, siempre se debe utilizar jabón. Si se usan
adecuadamente, todos los jabones son igualmente efectivos para remover los gérmenes
que causan enfermedades. Si no se cuenta con jabón, es posible reemplazarlo
eventualmente con alcohol en gel.
Una forma sencilla para que los niños puedan calcular los 20 segundos es encontrar una
canción familiar que tome ese tiempo para cantarla; por ejemplo, cantar dos veces la
canción del “feliz cumpleaños”.

¿Para qué sirve lavarse las manos?


Los variados agentes infecciosos que pueden producir diarrea se transmiten
habitualmente por la vía fecal-oral, es decir por la ingesta de agua o alimentos
contaminados y también por la contaminación directa de las manos. El lavado de manos
con jabón interrumpe el ciclo de esta contaminación.
Las infecciones respiratorias agudas, como la gripe o la neumonía, pueden evitarse con
el lavado frecuente de manos. También los parásitos intestinales e algunas infecciones
en la piel y los ojos.
Esta sencilla práctica de higiene es el modo más efectivo de cuidar nuestra salud.
Lavarse las manos es como una vacuna "autoadministrada". Implica cinco pasos simples
y eficaces (mojar, enjabonar, frotar, enjuagar, secar) que puede seguir para reducir la
propagación de enfermedades diarreicas y respiratorias, a fin de mantenerse saludable.
El lavado de manos regular, particularmente antes y después de ciertas actividades, es
una de las mejores maneras de evitar enfermarse, eliminar los microbios y prevenir
transmitirlos a otras personas.

¿Cuándo debe lavarse las manos?


 Antes, durante y después de preparar la comida.
 Antes de comer.
 Antes y después de atender a alguien que esté enfermo.
 Antes y después de tratar una cortadura o herida.
 Después de ir al baño.
 Después de cambiarle los pañales a un niño o limpiarlo después de que haya ido al
baño.
 Después de soplarse la nariz, toser o estornudar.
 Después de tocar animales, sus alimentos o sus excrementos.
 Después de manipular alimento o golosinas para mascotas.
 Después de tocar basura.

¿Cómo debe lavarse las manos?


 Mójese las manos con agua corriente limpia (tibia o fría) y enjabóneselas después de
cerrar el grifo.
 Frótese las manos con el jabón hasta hacer espuma. Asegúrese de enjabonarse con la
espuma las manos enteras: el dorso, entre los dedos y debajo de las uñas.
 Restriéguese las manos durante al menos 20 segundos. ¿Necesita un reloj? Tararee
dos veces la canción del "Feliz cumpleaños" de principio a fin.
 Enjuáguese bien las manos con agua corriente limpia.
 Séqueselas con una toalla limpia o al aire libre.
¿Qué debe hacer si no tiene jabón ni agua corriente limpia?

En la mayoría de las situaciones, lavarse las manos con agua y jabón es la mejor forma
de reducir la cantidad de microbios que tienen. Si no cuenta con agua ni con jabón, use
un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga, al menos, un 60 % de
alcohol. En algunos casos, los desinfectantes de manos a base de alcohol pueden reducir
rápidamente la cantidad de microbios que se encuentran en las manos, pero no eliminan
todos los tipos de microbios.
Los desinfectantes de manos no son tan eficaces cuando las manos están
visiblemente sucias o grasosas.
¿Cómo usar los desinfectantes de manos?
 Aplíquese el producto en la palma de una mano (lea la etiqueta para saber la cantidad
correcta).
 Frótese las manos.
 Frótese el producto sobre todas las superficies de las manos y los dedos hasta que las
manos estén secas.

RECURSOS MATERIALES
Lavabo con agua tibia .Si fuera posible la llave del lavabo accionable con el codo, el pie
o la rodilla
Jabonera: dosificadora, Pastilla de jabón o Antiséptico jabonoso (optativo + cepillo)
Toallas de papel
Loción hidratante

OBJETIVOS

1. Disminuir el número de microorganismos en las manos


2. Disminuir el riesgo de transmisión de microorganismos a los pacientes
3. Disminuir el riesgo de transmisión cruzada entre pacientes
4. Disminuir el riesgo de infección entre trabajadores sanitarios
5. Disminuir el riesgo de transmisión de infección a uno mismo

¿QUIÉN?
Todo el personal.

¿CUÁNDO?
Antes y después del contacto con el paciente.
Después de quitarse los guantes.

PREVIO AL PROCEDIMIENTO
Es recomendable:
llevar las uñas cortas, retirar sortijas y joyas, revisar las manos buscando la existencia de
algún tipo de lesión, usar lociones hidratantes.

PROCEDIMIENTO
 Accione el grifo (con el codo si es posible) y mójese manos y muñecas con agua
tibia*.
 Sostenga las manos bajas en relación con los codos para evitar contaminar regiones
del lavabo limpias.
 Evite salpicaduras.
 Absténgase de tocar los grifos y el lavabo.
 Si usa jabón en pastilla: enjuáguela antes de regresarla a la jabonera. Si es jabonera
dosificadora acciónela con el codo tomando de dos a cuatro mililitros.
 Enjabónese enérgicamente frotando y entrelazando los dedos con fuerza y
movimientos circulares durante diez segundos. Preste especial atención a las zonas
subungueales, alrededor de la cutícula, pulgares, nudillos y lados de la mano.
 Aclarar bien manos y muñecas SIN escurrir el agua hacia los codos.
 Secar manos y muñecas aplicando leves toques con la toallita de papel.
 Cerrar el grifo cogiéndolo con la toallita de papel si éste no se puede accionar con el
codo o el pie. Desecharla en el recipiente adecuado.
 Limpiar y desinfectar periódicamente los dispensadores de jabón y su contenido**.
 El uso de jabones antisépticos debe ser restringido a: Zonas con resistencias
bacterianas, Unidades de Cuidados Críticos; salas de Neonatos, y antes de la
realización de cualquier procedimiento invasivo***.
 El agua tibia elimina la capa grasa de la piel en menor grado que el agua caliente.
 Pueden ser fuente de pseudomonas.
 Son recomendaciones del C.D.C.
La eliminación de toda la suciedad y los contaminantes de la piel es de suma
importancia. Las manos y otras partes del cuerpo sucias deberían limpiarse al menos al
final de la jornada laboral, antes de los descansos o cuando acudimos al servicio.
El método correcto de limpieza también es importante. Desarrollar una técnica adecuada
para el lavado de manos es imprescindible para asegurarse de que las manos están
completamente limpias. Se debe prestar especial atención al dorso de las manos y a las
yemas de los dedos, ya que se olvidan con frecuencia.
Es habitual mojarse las manos antes de aplicar una dosis de jabón en la cuenca de la
mano; sin embargo, si se tienen las manos muy sucias es recomendable aplicar el
limpiador de manos específico apropiado directamente sobre la piel antes de
mojarlas. En todo caso, es importante seguir las instrucciones recomendadas por el
fabricante.
Siempre se debe secar bien la piel para evitar que se agriete, especialmente cuando hace
frío. Siempre debe tener a mano toallas limpias; las toallas sucias exponen la piel a más
suciedad y existe riesgo de infección. Lo ideal sería utilizar toallas de un solo uso, ya
que con el uso de toallas compartidas cabe la posibilidad de una contaminación.

Higiene de manos
La higiene de manos es el término general para los que se aplica a cualquier lavado de
manos, lavado antiséptico de manos, antisepsia de manos por frotación o antisepsia
quirúrgica de manos, que se realiza en los centros sanitarios para prevenir las
infecciones relacionadas con la atención sanitaria (IRAS).
Las IRAS se definen como aquellas infecciones que afectan a un paciente durante el
proceso de atención en el hospital u otra instalación de atención sanitaria que no estaban
presentes ni se estaban incubando en el momento del ingreso. En la aparición de las
IRAS influyen múltiples factores.
No obstante, la falta de higiene de manos siempre antes y después de estar en contacto
con un paciente es probablemente el único factor relacionado con la transmisión de
los microorganismos común a la mayor parte de las infecciones.
Por ello, se considera desde hace mucho tiempo, la medida de prevención más eficiente
para evitar las enfermedades infecciosas.

Tipos de lavado de manos


 Lavado de manos rutinario
 Lavado de manos quirúrgico
 lavado de manos social
 lavado de mano en seco

Lavado de manos rutinario


Su objetivo es eliminar la flora transitoria de las manos, la suciedad y materia orgánica,
impidiendo la contaminación cruzada. Tiene una duración de 40 a 60 segundos.
Técnica del lavado de las manos con agua y jabón
Se utiliza agua, jabón líquido (mejor con dosificador o dispensador), lavado y toalla de
papel desechable. 0. Mójese las manos con agua; 1. Deposite en la palma de la mano
una cantidad de jabón suficiente para cubrir todas las superficies de las manos; 2.
Frótese las palmas de las manos entre sí; 3. Frótese la palma de la mano derecha contra
el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos y viceversa; 4. Frótese las palmas
de las manos entre sí, con los dedos entrelazados; 5. Frótese el dorso de los dedos de
una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos; 6. Frótese con un
movimiento de rotación el pulgar izquierdo atrapándolo con la palma de la mano
derecha y viceversa; 7. Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma
de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa; 8. Enjuáguese
las manos con agua; 9. Séquese con una toalla desechable; 10. utiliza la toalla para
cerrar el grifo; 11. Sus manos son seguras.
Esta técnica se utiliza principalmente en todos los centros sanitarios y siempre
utilizando los 5 momentos para la higiene de manos.

Técnica de higiene de las manos con soluciones alcoholadas


Se necesita una solución alcoholada.
Tiene una duración de 20 a 30 segundos 1. Deposite en la palma de la mano una dosis
de producto suficiente para cubrir toda la superficie a tratar. 2. Frótese las palmas de las
manos entre sí. 3. Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano
izquierda entrelazando los dedos y viceversa 4. Frótese las palmas de las manos entre sí,
con los dedos entrelazados. 5. Frótese e dorso de los dedos de una mano con a palma de
la mano opuesta, agarrándose los dedos. 6. Frótese con un movimiento de rotación el
pulgar izquierdo atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa. 7. Frótese la
punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo
un movimiento de rotación y viceversa. 8. Una vez secas, sus manos son seguras.

Lavado de manos quirúrgico


Concepto: Son las maniobras de cepillado y fricción practicadas en manos, brazos y
antebrazos antes de la cirugía.
Su objetivo es eliminar la flora bacteriana transitoria y el máximo posible de la flora
bacteriana residente de las manos, disminuir el riesgo que existe de contaminación en la
herida quirúrgica, así como del instrumental y equipo.
Se utiliza lavabo quirúrgico, jabonera automática, cepillos estériles, contando el cepillo
con una esponja de poliuretano y el jabón que brinde protección a largo plazo. También
es necesario contar con un limpiador de uñas.
Uno de los primeros en reconocer el valor del lavado y la limpieza de las manos para
mantener una buena salud fue un médico judío, cuyo nombre era Musaiba Maimum,
mejor conocido como Maimonides. En 1199, dio esta lección: "Nunca olvide lavar sus
manos después de tocar a una persona enferma". El concepto de higiene de las manos
surge en el siglo XIX; En 1843, un médico americano, Oliver Wendell Holmes, llegó a
la conclusión de que la fiebre puerperal se transmitía de una paciente a otra por medio
de los médicos y enfermeras que los atendían, impuso como práctica sanitaria el lavado
de manos antes y después de la atención de las pacientes el húngaro, Ignaz PhilIip
Semmelweis, fue el primero en probar científicamente la importancia del lavado de
manos con antiséptico.
Este procedimiento forma parte de las metas internacionales para la seguridad del
paciente, (Meta No. 5 Reducir el riesgo de infecciones asociadas con la atención
médica.) utilizando un programa efectivo de lavado de manos a través de los 5
momentos. Es el procedimiento más antiguo y seguro para evitar la trasmisión de un
agente infeccioso y proteger al individuo y evitar la diseminación de microorganismos.
Lavado de manos quirúrgico: 1.- Mojar bien manos y muñecas. 2.-Aplicar más o menos
3.-Aplicar más o menos 5 ml de jabón antiséptico 4.-Frotar ambas manos y muñecas
para eliminar la suciedad, escobillar uñas. 4.- Enjuagar con abundante agua 5.- Aplicar
nuevamente jabón antiséptico 6.- frotar manos muñecas y antebrazos durante dos
minutos. 7.- Enjuagar con abundante agua 8.- Secar con compresas estériles, primero
manos y después antebrazos 9.- Descartar la compresa. El lavado de manos se seguirá
practicando religiosamente por toda aquella persona responsable del cuidado de los
enfermos. Detalles del lavado quirúrgico.
La responsabilidad y la conciencia que cada uno de nosotros tenga sobre la importancia
del lavado de manos es vital, ya que de esa forma sabremos cuánto tiempo lavarnos,
cómo aplicar el antiséptico y desde dónde debemos lavarnos. Debemos saber que no es
un lavado rápido y que es una rutina forzosa e ineludible, ya que cualquier infección que
se produzca es nuestra responsabilidad, y eso es muy delicado.
La duración total del procedimiento es de 3 a 5 minutos. El MINSAL (Ministerio de
Salud) considera los 5 minutos desde que se remueven las joyas y el reloj y se suben las
mangas, pero en realidad, se supone que uno debe entrar al recinto quirúrgico sin joyas
ni nada de eso.
Con respecto a las manos partidas o agrietadas, el MINSAL nos recuerda que favorecen
la flora microbiana transitoria, por lo su cuidado es importante. El uso de lociones y
cremas también está indicado al final de la jornada, ya que esto contribuye a devolver la
acidez y la humedad a las manos, que es nuestra principal herramienta de trabajo.
Cuando las manos están agrietadas, el mismo individuo debería autolimitarse y
segregarse del equipo quirúrgico, porque el lavado no va a cumplir su objetivo.
En resumen, la norma del MINSAL sobre el lavado de manos quirúrgico establece que
debe durar 5 minutos, de los cuales, 2 minutos son de lavado, 1 minuto es de
escobillado de uñas y otros 2 minutos son para el segundo lavado, todo con enjuagues
entre lavados.

Técnica
1.-Mantener libre de lesiones la piel de manos y antebrazos; uñas cortas sin esmalte y
con espacios subungueales limpios. Retirar reloj y joyas de las manos.
2.-Realizar la higiene de manos, convencional.
3.-Tomar el cepillo estéril del depósito correspondiente y verter en el mismo jabón o
solución antiséptica.
4.-Realizar el lavado quirúrgico en tres tiempos quirúrgicos, según las indicaciones
específicas de los agentes destructores.
 Primer tiempo.
Se comienza el proceso con movimiento rotatorios, empezando desde los espacios
ungueales, continuando con los dedos y los espacios interdigitales de la cara interna y
externa a partir del dedo pulgar, prosiguiendo con la palma el dorso, antebrazo y el
tercio inferior del antebrazo, al finalizar esta actividad se enjuaga el cepillo y se deja
actuar el jabón, de acuerdo a recomendaciones del fabricante, luego pasando a la otra
extremidad y repitiendo los pasos correspondientes. De igual manera las dos
extremidades se enjuagan.
 Segundo tiempo.
El proceso debe de ser repetido pero esta vez hasta la parte superior del antebrazo en las
dos extremidades, de igual forma enjuagando las dos extremidades al final para dejar
actuar el jabón o la solución antiséptica.
 Tercertiempo.
De nueva cuenta repetir los pasos pero esta vez hasta el tercio inferior del antebrazo y
procediendo con las dos extremidades, y enjuagando al final dejando actuar el jabón.
5.-Enjuagar y dejar caer el cepillo en el lavabo, conservando las extremidades hacia
arriba a la altura de los hombros y retirarlos del cuerpo hasta pasar a la sala de
operaciones.
6.-Tomar una toalla estéril del equipo de ropa quirúrgica y secar las extremidades de los
dedos dirigiéndose al tercio inferior del brazo. Esto para evitar que los microorganismos
removidos tras el arrastre mecánico del agua regresen.

"Higiene de manos como estrategia fundamental en el control de infección


hospitalaria".
Debemos entender la prevención y el control de las infecciones hospitalarias como
responsabilidad individual y colectiva, pues sin la asimilación y la implementación
correcta de los procedimientos ejecutados por quien presta el cuidado al paciente, esta
continuará siendo una traba a la calidad en la prestación de los servicios de salud
Así, evidenciamos la necesidad de actualizaciones, como forma de promover mayor
discusión sobre el asunto, por ejemplo, abordando la realización de la técnica correcta
de higienización de las manos, con objetivo de aclarar dudas; aplicando posteriores
evaluaciones para que la estrategia utilizada sea siempre perfeccionada o modificada, a
fin de que se alcance el objetivo propuesto.
El enfermero, pieza fundamental en el cuidar, debe estar en constante interacción con el
proceso de educación en salud, procurando con sus acciones a atender mejor a los
pacientes y promover estrategias de transformaciones en el escenario de la asistencia
Además de eso, debe estimular la concienciación del equipo ante la seguridad del
ambiente, del paciente y del propio profesional en su cotidiano hospitalario. Esto porque
sólo el conocimiento del fenómeno infección hospitalaria y de sus correspondientes
medidas preventivas, no garantiza la adhesión y eficacia de una atención en salud
Resaltamos también que para alcanzar el éxito de esta concienciación, se debe
primordialmente establecer la implicación de esos profesionales, promoviendo su
debido perfeccionamiento y estimulando su motivación, en las diferentes interfaces de
la atención a los pacientes, siendo estrategias llaves en la disminución de los índices de
infección hospitalaria y en la adopción de prácticas correctas y seguras.
Lavado de manos previene múltiples enfermedades

La visión que orienta el Día Mundial del Lavado de Manos, que se recuerda el 15 de
octubre, es una cultura del lavado de manos con jabón. Si bien alrededor del mundo las
personas se lavan las manos con agua, muy pocas lo hacen con jabón en momentos
críticos (por ejemplo, después de usar el inodoro, de limpiar las heces de un niño y antes
de manipular alimentos).
El lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas y económicas de
prevenir enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias agudas, parásitos intestinales
e infecciones a la piel y a los ojos, que juntas son responsables de la mayoría de muertes
infantiles.
A pesar del potencial para salvar vidas que tiene el lavado de manos con jabón, rara vez
se practica y no siempre resulta fácil promoverlo.
El desafío es que el lavado de manos con jabón pase de ser una buena idea abstracta a
un comportamiento automático en los hogares, escuelas y comunidades de todo el
mundo. Enraizar la práctica del lavado de manos con jabón antes de comer y después de
usar el inodoro podría salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica,
reducir las muertes por diarrea casi a la mitad y evitar un cuarto de las muertes por
infecciones respiratorias agudas.
En más de60 paísesen desarrollo, por iniciativa de UNICEF, se recuerda cada 15 de
octubre el Día Mundial del Lavado de Manos como una forma de recordar que esta
práctica, tan sencilla como necesaria, es una de las conductas higiénicas más
importantespara prevenirel contagio de enfermedades producidas porvirus y bacterias.

El Lavado Correcto de las Manos:


1. Usar jabón, de preferencia líquido
2. Lavarse enérgicamente las palmas, el dorso y entre los dedos.
3. Lavar las manos por lo menos durante 20 segundos sin olvidar las muñecas,
entre los dedos y las uñas.
4. Enjuagar completamente.
5. Secarse las manos con papel desechable o toalla limpia.
6. Cerrar la canilla y abrir la puerta del baño con el mismo papel.
La visión que orienta el Día Mundial del Lavado de Manos, que se recuerda el 15 de
octubre, es una cultura del lavado de manos con jabón. Si bien alrededor del mundo las
personas se lavan las manos con agua, muy pocas lo hacen con jabón en momentos
críticos (por ejemplo, después de usar el inodoro, de limpiar las heces de un niño y antes
de manipular alimentos).
El lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas y económicas de
prevenir enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias agudas, parásitos intestinales
e infecciones a la piel y a los ojos, que juntas son responsables de la mayoría de muertes
infantiles.
A pesar del potencial para salvar vidas que tiene el lavado de manos con jabón, rara vez
se practica y no siempre resulta fácil promoverlo.
El desafío es que el lavado de manos con jabón pase de ser una buena idea abstracta a
un comportamiento automático en los hogares, escuelas y comunidades de todo el
mundo. Enraizar la práctica del lavado de manos con jabón antes de comer y después de
usar el inodoro podría salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica,
reducir las muertes por diarrea casi a la mitad y evitar un cuarto de las muertes por
infecciones respiratorias agudas.
En más de60 paísesen desarrollo, por iniciativa de UNICEF, se recuerda cada 15 de
octubre el Día Mundial del Lavado de Manos como una forma de recordar que esta
práctica, tan sencilla como necesaria, es una de las conductas higiénicas más
importantespara prevenirel contagio de enfermedades producidas porvirus y bacterias.

El Lavado Correcto de las Manos:


1. Usar jabón, de preferencia líquido
2. Lavarse enérgicamente las palmas, el dorso y entre los dedos.
3. Lavar las manos por lo menos durante 20 segundos sin olvidar las muñecas,
entre los dedos y las uñas.
4. Enjuagar completamente.
5. Secarse las manos con papel desechable o toalla limpia.
6. Cerrar la canilla y abrir la puerta del baño con el mismo papel.
El lavado de manos previene más de 200 enfermedades
Un correcto lavado de manos previene más de 200 enfermedades. Cada año, alrededor
de 1,7 millones de niños menores de 5 años mueren en el mundo a causa de diarrea,
fiebre, hepatitis B, salmonelosis, neumonía y otros males respiratorios que se transmiten
a través de las bacterias que se acumulan en las manos, según la Unicef . Hoy realizan
una recordación en Dequení.
Hoy, en el Día Mundial del Lavado de Manos, se recuerda que tener como hábito esa
correcta higiene puede prevenir más de 200 enfermedades.
En ese marco, esta mañana habrá una conmemoración dedicada especialmente a los
niños, en el local central de la Fundación Dequení, Ruta Mariscal Estigarribia 1757,
Km. 9, Fernando de la Mora, desde las 9:00, con el apoyo de Unicef, el Ministerio de
Salud y Unilever, para su marca de jabones antibacteriales Lifebuoy.
Prevenir
Cada año, unos 600.000 niños mueren a causa de la diarrea, lo que la convierte en la
segunda causa de mortalidad infantil después de la neumonía. Es una información que
brinda Unicef, entidad que igualmente detalla que anualmente alrededor de 1,7 millones
de niños menores de 5 años mueren en el mundo a causa de fiebre, hepatitis B,
salmonelosis, neumonía y otros males respiratorios, que se transmiten a través de las
bacterias que se acumulan en las manos.
De ahí que el mensaje prioritario es la importancia del correcto lavado de manos con
agua y jabón.
Historia
El primer Día Mundial del Lavado de Manos se conmemoró en el 2008, y fue posible
gracias a una alianza entre diferentes organismos multilaterales y Naciones Unidas, en
alerta por las altas tasas de mortalidad infantil ocasionadas, sobre todo, por las malas
prácticas de higiene generalizadas que afectan principalmente a los países en vías de
desarrollo.
La propuesta es que el lavado de manos sigue siendo la medida más económica, eficaz y
efectiva para prevenir más de 200 enfermedades de transmisión, principalmente las
gastrointestinales, dermatológicas y respiratorias. La recomendación es un mínimo de
cinco lavados por día. En el encuentro a realizarse hoy en la Fundación Dequení,
primeramente se desarrollará una conferencia de prensa, y luego se llevará a cabo una
actividad con niñas.
El lavado de manos es una de las maneras más efectivas y económicas de prevenir
enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias agudas, parásitos intestinales e
infecciones en la piel y los ojos, que juntas son responsables de la mayoría de muertes
infantiles.
Si bien alrededor del mundo las personas se lavan las manos con agua, muy pocas lo
hacen con jabón en momentos críticos (por ejemplo, después de usar el inodoro, de
limpiar las heces de un niño y antes de manipular alimentos), señalaron desde el
Instituto de Previsión Social (IPS).
A pesar del potencial para salvar vidas que tiene el lavado de manos con jabón, rara vez
se practica y no siempre resulta fácil promoverlo.
El desafío es que el lavado de manos con jabón pase de ser una buena idea abstracta a
un comportamiento automático en los hogares, escuelas y comunidades de todo el
mundo. Fomentar la práctica del lavado de manos con jabón antes de comer y después
de usar el inodoro podría salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica,
reducir las muertes por diarrea casi a la mitad y evitar un cuarto de las muertes por
infecciones respiratorias agudas.
El hecho de que más personas se laven las manos con jabón podría contribuir de manera
significativa a alcanzar la meta de reducir en dos terceras partes las muertes de niños
menores de cinco años para el año 2018, sostienen desde el ente previsional.
Expertos del área de epidemiología mencionan que una medida tan simple y económica
como el lavado de manos frecuente permite reducir hasta en un 50% las enfermedades
respiratorias como también ayuda a prevenir brotes epidémicos y disminuir el
ausentismo escolar y laboral.
Advierten que ante el descenso de la temperatura y el incremento de las infecciones
respiratorias agudas como la bronquiolitis, la bronquitis y la neumonía la adopción de
este hábito es tan beneficiosa como la vacunación.
Un simple enjuague sin jabón no es suficiente para eliminar los gérmenes. Saber lavarse
las manos adecuadamente es tan importante como hacerlo cuando corresponde.

El lavado correcto de las manos:


1. Use jabón, de preferencia líquido.
2. Lave enérgicamente las palmas, el dorso y entre los dedos.
3. Lave sus manos por lo menos durante 20 segundos sin olvidar las muñecas, entre los
dedos y las uñas.
4. Enjuague completamente.
5. Cierre la canilla.
6. Seque las manos con papel desechable o toalla limpia.
7. Abra la puerta del baño con el mismo papel que utilizó para secarse las manos.
Las infecciones relacionadas con la atención sanitaria afectan cada año a cientos de
millones de pacientes en todo el mundo y son consecuencia involuntaria de esta
atención, a su vez ocasionan afecciones más graves, hospitalizaciones más prolongadas
y discapacidades de larga duración, lo que representan un alto costo imprevisto para los
pacientes, sus familias y una enorme carga económica adicional para el sistema
sanitario1. La atención con limpieza es una atención más segura y la higiene de las
manos tiene un papel preponderante en ello.
La Organización Mundial de la Salud (OMS), propone seis maneras fundamentales para
que los centros de atención de salud puedan mejorar la higiene de las manos y detener la
propagación de las infecciones nosocomiales:
 Utilización de desinfectantes para las manos.
 Agua, jabón y toallas desechables.
 Capacitación y educación del personal sobre la forma de proceder
correctamente.
 Observación de las prácticas del personal y retroalimentación sobre el
desempeño.
 Uso de recordatorios en el lugar de trabajo.
 Apoyo de la higiene de las manos y la atención limpia mediante una cultura del
aseo1
Lavado de manosEs la medida de prevención más importante en el control de las
infecciones que se producen en las instituciones de salud.

Recomendaciones al realizar la técnica de higiene de las manos.


 Aplicar una dosis de producto, extenderlo por toda la superficie de las manos y
friccionarlas hasta que queden secas.
 Cuando se laven las manos con agua y jabón, mojarlas con agua y aplicar la
cantidad de producto necesaria para extenderlo por toda la superficie de las
mismas.
 Frotarse enérgicamente ambas palmas con movimientos rotatorios y entrelazar
los dedos para cubrir toda la superficie. Enjuagarse las manos con agua y
secarlas completamente con una toalla desechable.
 Siempre que sea posible, utilizar agua corriente limpia.
 Utilizar la toalla para cerrar el grifo.
 Asegurarse de que las manos estén secas.
 Utilizar un método que no las contamine de nuevo.
 Cerciorarse de que las toallas no se utilicen varias veces o por varias personas.
 No emplear agua caliente porque la exposición repetida a ella eleva el riesgo de
dermatitis.
 Para el lavado de las manos con agua y un jabón no antimicrobiano pueden
emplearse jabones simples líquidos, en pastilla, en hojas o en polvo.
 Las pastillas de jabón deben ser pequeñas y colocarse sobre rejillas que faciliten
el drenaje1,11

Recomendaciones para el lavado y antisepsia de las manos


1. Cuando perciba las manos sucias.
2. Cuando estén visiblemente sucias o contaminadas.
3. Antes o después del contacto con el paciente.
4. Antes de realizar cualquier procedimiento aséptico.
5. Después del contacto con sangre y fluidos corporales.
6. Después del contacto con los fómites del paciente.
7. Después de quitarse los guantes.

Técnica del lavado de manos (Duración: 40-60 segundos)


1. Mójese las manos con agua
2. Aplique suficiente jabón para cubrir toda la superficie de la mano.
3. Frótese las palmas de las manos entre sí.
4. Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda, con
los dedos entrelazados, y viceversa,
5. Frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
6. Frótese el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la mano opuesta,
manteniendo unido los dedos.
7. Rodeando el pulgar izquierdo con la palma de la mano derecha, frotándoselo con
un movimiento de rotación y viceversa.
8. Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano
izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.
9. Enjuáguese las manos.
10. Séqueselas con una toalla desechable.
11. Use la toalla para cerrar el grifo o llave de agua.
Recomendaciones para la antisepsia preoperatoria de las manos
 Lavarse las manos con un jabón común antes de proceder a la antisepsia
preoperatorio.
 Con un limpiaúñas, bajo el grifo abierto, eliminar la suciedad que se encuentre
debajo de las uñas.
 Los lavabos deben estar diseñados de manera que permita reducir el riesgo de
salpicaduras.
 Quitarse anillos, relojes y pulseras antes de iniciar la antisepsia preoperatoria de
las manos.
 Están prohibidas las uñas artificiales.
 Proceder a la antisepsia preoperatoria de las manos lavándoselas con un jabón
antimicrobiano o frotándoselas con una preparación alcohólica, preferentemente
con insistencia, antes de ponerse los guantes estériles.
 Si la calidad del agua del quirófano no está garantizada, se recomienda la
antisepsia preoperatoria de las manos con una preparación alcohólica antes de
colocarse los guantes estériles.
 Al proceder a la antisepsia preoperatoria de las manos con un jabón
antimicrobiano, lavarse las manos y los antebrazos durante el tiempo
recomendado por el fabricante (2 a 5 minutos).
 No es necesario prolongar más el lavado (por ejemplo, durante 10 minutos).
 Cuando se utilice una preparación alcohólica de acción prolongada para fricción
de las manos, seguir las instrucciones del fabricante.
 Aplicarla únicamente en las manos secas.
 No combinar sucesivamente la antisepsia por lavado y por fricción alcohólica.
 Cuando se utilice una preparación alcohólica, aplicar una cantidad suficiente de
producto para mantener las manos y los antebrazos humedecidos por éste
durante todo el procedimiento.
 Tras aplicar la preparación alcohólica, dejar que las manos y los antebrazos se
sequen por completo antes de ponerse los guantes estériles.

Otros aspectos de la higiene de las manos


 No usar uñas artificiales ni extensiones de uñas cuando se tenga contacto directo
con pacientes.
 Mantener las uñas naturales cortas (puntas de menos de 0,5 cm de largo).
 En los programas de fomento de la higiene de las manos para profesionales
sanitarios, centrarse específicamente en los factores que se sabe que influyen
mucho en el comportamiento,
 Instruir a los profesionales sanitarios sobre el tipo de actividades asistenciales
que pueden contaminar las manos.

Importancia del Lavado de Manos


Entendido como uno de los métodos de higiene más básicos e importantes, el lavado de
manos es un simple acto que no toma más de cinco minutos y que nos puede prevenir en
numerosas ocasiones de la presencia de virus, bacterias y enfermedades que se
transmiten a través del contacto de diversas superficies o que están en el ambiente. Se
considera que el lavado de manos puede evitarnos, además de pequeñas condiciones de
enfermedad, serios problemas como los diferentes tipos de hepatitis que se contagian a
través del contacto persona a persona y que pueden significar profundas complicaciones
para la salud.
Todos los profesionales de la salud acuerdan en señalar la importancia del lavado de
manos para mantener la higiene personal y para evitar la presencia de diferentes tipos de
enfermedades. Así, un simple acto como lavarse las manos puede prevenirnos de un
sinfín de complicaciones.
Se recomienda normalmente lavarse las manos un mínimo de tres veces al día,
especialmente antes de comer, después de salir del baño y al reentrar a casa cuando uno
viene de afuera. Esto es así ya que se estima que esos son los momentos más delicados
de la vida cotidiana, en especial cuando uno viene del ámbito exterior en el cual
interminable cantidad de virus y bacterias están presentes en el aire, en las diversas
superficies, etc. Si bien muchos de estos virus y bacterias son inocuos y no demasiado
graves, muchos de ellos pueden combinarse con otros y volverse peligrosos, además de
facilitar enfermedades como gripes, diarreas, etc.
Para realizar un lavado de manos adecuado, es recomendable utilizar jabones neutros,
sin presencia de aromatizantes o colorantes. Se recomienda hacer abundante espuma
con el jabón y desparramarla por toda la superficie de las manos, sobre todo en los
espacios entre los dedos y también en las uñas y yemas. Luego enjuagar con abundante
agua y secar con alguna toalla o material confiable.
Recomendaciones para el correcto lavado de manos
Quitarse anillos, relojes y pulseras antes de la higiene, mantener las uñas cortas, no usar
agua caliente y frotarse con jabón durante 60 segundos son algunas de las
recomendaciones del hospital Garrahan para el correcto lavado de manos, que “aplicado
en forma constante y disciplinada salva vidas”.
Con motivo del Día mundial del lavado de manos, que se celebra cada 15 de octubre, el
Hospital Garrahan informó que logró un porcentaje de adhesión del 70 por ciento a los
cinco momentos que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir
muertes por la transmisión de gérmenes durante la atención sanitaria, mientras que el
porcentaje promedio mundial en centros de salud es del 50 por ciento.
Miles de personas mueren por día en el mundo por infecciones contraídas mientras
reciben atención sanitaria, afirmó la OMS, por lo que se recordó que la higiene de
manos, tanto para profesionales de la salud como para la población en general, demanda
30 segundos si es con alcohol en gel y unos 60 segundos si se trata de agua y jabón: “un
hecho tan simple como este, aplicado en forma constante y disciplinada, salva vidas”,
precisaron.
Desde el Garrahan detallaron que un buen lavado de manos debe comenzar por quitarse
anillos, relojes y pulseras y mantener las uñas cortas. Luego se debe meter las manos
bajo el agua no muy caliente (porque eleva el riesgo de dermatitis) y aplicar jabón
suficiente.
“Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la izquierda entrelazando los
dedos, y viceversa, luego frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos
entrelazados. Siga frotándose el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la
mano opuesta, manteniendo unidos los dedos. Rodeando el pulgar izquierdo con la
palma de la mano derecha, fróteselo con un movimiento de rotación, y viceversa”,
indicaron.
Por último, se debe frotar la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la
mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación, y viceversa. La técnica del
“lavado seco” con alcohol en gel es semejante pero sin agua y puede realizarse siempre
que las manos no se encuentren visiblemente sucias.
El servicio de Infectología del Garrahan aplica desde 2009 los cinco momentos del
lavado de manos establecidos por la OMS y, también, un método de observación y
monitoreo de la técnica, que se realiza una vez al mes en las unidades de cuidados
intensivos en forma sorpresiva y sin que los profesionales de la salud sepan que están
siendo controlados.
“Cuando empezamos con la educación y la capacitación sobre la importancia de lavarse
las manos, la forma y los momentos adecuados para hacerlo, teníamos un nivel de
adhesión del 18 por ciento”, explicó la supervisora en control de infecciones del
Servicio de Control Epidemiológico e Infectología del Garrahan, Elena Andión,
mientras que en la actualidad “se llega al 70 por ciento, un 20 más del promedio a nivel
mundial”.
Las manos son la principal vía de transmisión de gérmenes durante la atención sanitaria
y su higiene es la medida más importante para evitar y prevenir la transmisión de
infecciones.

HECHOS CRITICOS QUE TODOS DEBEMOS SABER


*Las manos solamente con agua no es suficiente.
*El lavado de manos con jabón puede evitar enfermedades que matan a millones de
niños y niñas cada año.
*Los momentos críticos para el lavado de manos con jabón son antes de desayunar,
almorzar y cenar, después de usar el baño y mientras se toma un baño/ducha.
*Según diversos estudios, el lavado de manos con jabón, es una intervención de salud
de las más costo-efectiva.
*Los niños pueden ser agentes de cambio.
El lavado de manos es de suma importancia para prevenir las infecciones en general.
Se entiende por higiene de manos un procedimiento cuyo objetivo es reducir el número
de microorganismos que hay en la piel de las manos. Cuando el procedimiento se …ver
más…
¡No olvide las muñecas!
3. Enjuágese las manos y séquelas bien con una toalla limpia y seca.
Para disminuir la propagación de los gérmenes entre los miembros de su familia,
establezca el lavado de manos con frecuencia como una regla para todos, especialmente:
• antes de comer y cocinar
• después de ir al baño
• después de limpiar la casa
• después de tocar animales, incluyendo mascotas familiares
• después de visitar o cuidar amigos o familiares enfermos
• después de sonarse la nariz, toser o estornudar
• después de estar afuera (jugando, haciendo jardinería, caminando al perro, etc.)
Los patógenos encuentran condiciones propicias para su crecimiento en uñas, dedos y
áreas interdigitales. El uso de guantes ayuda a limitar su presencia.
El lavado de manos es un acto simple pero que no siempre se efectúa adecuadamente.
En la normativa relativa a los manipuladores de alimentos simplemente señala que de be
utilizarse agua caliente y jabón o un desinfectante adecuado. El objetivo es la
eliminación de la microbiota transitoria.
CONCLUSION

Las enfermedades trasmisibles en el entorno sanitario se encuentran entre las principales


causas de muerte y de incremento de la morbilidad en pacientes hospitalizados. En la
historia del control y la prevención de las infecciones, nunca antes se había desarrollado
una campaña a nivel mundial sobre la higiene de las manos, la cual contribuyó a
disminuir la morbimortalidad en la población hospitalaria mediante la promoción de
prácticas tan básicas y a la vez tan esenciales como las del lavado de manos. Se ha
podido constatar que las infecciones nosocomiales generalmente se propagan a través de
las manos del personal sanitario, visitantes de la comunidad. Al realizar una adecuada
higiene de las manos, se mejora la salud de millones de personas y se ofrece una
atención más segura a los pacientes.
Las infecciones relacionadas con la atención a la salud que reciben los usuarios se han
descrito en todo el mundo y se producen tanto en países desarrollados, como en aquellos
de escasos recursos que suelen ser los más afectados. Estas infecciones de trasmisión en
el entorno sanitario se encuentran entre las principales causas de muerte y de
incremento de la morbilidad en pacientes hospitalizados.
ANEXO
BIBLIOGRAFÍA
Técnicas de Enfermería. 3ª Ed. L.Wieck, E.M.King, M.Mayer .Editorial Interamericana.
Control de las Infecciones en Enfermería. Ediciones Doyma.
Enfermedades Infecciosas. Principios y Práctica. 3ª Ed. Mandell/Douglas/Bennett.
Editorial :Panamericana.
Procedimientos de Enfermería . H.K.Hamilton/M.B.Rose. Interamericana.
Control de la infección en pacientes quirúrgicos. Comité para el control de infecciones
quirúrgicas del comité de cuidados pre y posoperatorios. American College of Surgeon.
Fondo Educativo Interamericano.
Técnicas en Enfermería Clínica. Vol 1. 4ª Ed. B.Kozier, G.Erb, K.Blais, J.Y. Johnson,
J.S. Temple. Editorial McGraw-Hill-Interamericana.
Instrumentación Quirúrgica. 3ª Ed. Joanna Ruth Fuller. Panamericana.
Protocolo de lavado de manos. C. Pérez, B. Fernández, A. López, M.J. Fernández.
Hospitales Puerta de Hierro, Guadarrama, Clínico y El Escorial, de Madrid.