Está en la página 1de 14

Universidad La Paz

Facultad de Ciencias de la Salud

Carrera de Lic. En Enfermería

FISIOPATOLOGIA
Integrantes:
 Laura Amarilla
 Carmen Olmedo
 Ilse Ocampo
 Maria Cristina Toledo

Profesor: Dr. Jaime Zabaleta

Curso: 3º

AÑO: 2017
ÍNDICE
Tabla de contenido
Índice .................................................................................................................. 2
Introducción ........................................................................................................ 3
Insuficiencia renal aguda .................................................................................... 4
Se define como la pérdida brusca de la capacidad renal de: .......................... 6
Causas ............................................................................................................ 6
Pre-renal o funcional ....................................................................................... 7
Causas de IRA prerenal: ................................................................................. 7
Renal o intrínseca ........................................................................................... 7
Post-renal u obstructiva .................................................................................. 8
Tratamiento ..................................................................................................... 9
Hidratación ...................................................................................................... 9
Tratamiento farmacológico .............................................................................. 9
Enfermedad renal crónica ................................................................................ 10
Tratamiento ................................................................................................... 10
CONCLUSIÓN ................................................................................................. 12
ANEXO ............................................................................................................. 13
BIBLIOGRAFIA ................................................................................................ 14
INTRODUCCIÓN

Este trabajo trata sobre La Insuficiencia Renal Aguda crónica que se define
como una disminución rápida del funcionalismo renal, que ocurre en horas o
algunos días. Este deterioro provoca una incapacidad de los riñones para
excretar los productos nitrogenados derivados del metabolismo proteico y
posteriormente para mantener la homeostasis hidroelectrolitica y del equilibrio
acido-base. En todos los casos existe un descenso de la tasa de filtración
glomerular, que en la clinica se mide por medio del aclaramiento de creatinina.
En el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con IRA cobran especial valor,
el volumen de orina y las determinaciones seriadas de urea o BUN y creatinina.
INSUFICIENCIA RENAL AGUDA
La insuficiencia renal aguda (IRA) o su denominación actual, lesión renal
aguda, es una pérdida rápida de la función renaldebido al daño a los riñones.
El término Injuria como sinónimo de daño en vez de 'Insuficiencia' (y conserva
las iniciales) surgió por consenso, motivado que resultaba redundante decir que
había insuficiencia cuando estaba dañado el órgano .
En cuanto a la urea, conviene aclarar que su origen diverso y su complicado
metabolismo la hacen menos util que la creatinina para el manejo del paciente
con IRA cuyos niveles dependen del metabolismo muscular y de la eliminación
renal. Así, habitualmente se admite para el diagnostico que en la IRA la
creatinina serica debe aumentar 0.5 mg% al día sobre los valores basales si
estos son menores de 3 mg% . Cuando la IRA ocurre en el seno de una
insuficiencia renal crónica, donde la creatinina serica basal suele estar por
encima de los 3 mg%, el aumento de la creatinina debe ser de 1 mg% y día. En
cualquier caso el aclaramiento de creatinina calculado debe reducirse un 50%
en los casos donde el riñon fracasa de forma aguda. Conviene saber que
ocasionalmente, una de ellas o las dos, pueden no reflejar el verdadero estado
funcional del riñón. Así el filtrado glomerular puede disminuir hasta en un 50%,
sin que se eleven las cifras de creatinina, pues la secreción tubular aumentada
puede compensar el déficit de la filtrada. Otras veces la urea y creatinina
pueden elevarse por causas ajenas al estado de la función renal, lo que hay
que tener en cuenta al interpretar los resultados
La insuficiencia renal es la incapacidad de llevar a cabo efectivamente su
función de filtración de la sangre, separando las toxinas sacándolas del
organismo por medio de la excreción de la orina y mandando al torrente
sanguíneo elementos útiles. También los riñones producen hormonas que
mantienen los huesos fuertes y la sangre sana. Pero si los riñones están
lesionados, no funcionan correctamente. Pueden acumularse desechos
peligrosos en el organismo. Puede elevarse la presión arterial. El organismo
puede retener el exceso de líquidos y no producir suficientes glóbulos rojos.
IRA: se caracteriza por la elevación brusca de elementos azoados,
desequilibrio hidroelectrolítico y ácido-base, oliguria o anuria (aunque en
ocasiones se presenta sin anuria y se denomina de gasto alto). Se divide en
tres grupos: pre-renal,post-renal y renal. IRC: es la condición que se produce
por el daño permanente e irreversible de la función de los riñones. A nivel
mundial, las causas más frecuentes son: diabetes, hipertensión, obstrucción de
vías urinarias crónicas, cálculos y tumores.
Existen numerosas causas posibles de daño a los riñones, tales como:
 Necrosis tubular aguda (NTA)
 Enfermedad renal autoinmunitaria
 Coágulo de sangre por el colesterol (émbolo por colesterol)
 Disminución del flujo sanguíneo debido a presión arterial muy baja, lo cual
puede resultar de:
 Quemaduras
 Deshidratación
 Hemorragia
 Lesión
 Shock séptico
 Enfermedad grave
 Cirugía
El daño renal en si es habitualmente reversible, pudiendo dividirse desde el
punto de vista etiológico en tres categorías cuyo conocimiento es muy útil para
acceder a un diagnóstico y tratamiento correctos como se recoge en
la Tabla 2. Las causas prerrenales constituyen el 70 % de los casos de IRA y
supone una respuesta fisiológica a la hipoperfusión renal en la cual esta
preservada la integridad de los riñones. Las causas renales intrínsecas son el
25 % de los casos de IRA y afectan directamente al parenquima renal. Las mas
importantes inducen isquemia y/o toxicidad sobre el riñón y se asocian
habitualmente con necrosis de las células epiteliales del tubulo renal, lo que se
denomina Necrosis Tubular Aguda (NTA) por lo que este termino se emplea
con frecuencia en la practica clinica para hacer refencia a los IRA de causa
intrínseca. Por último, las causas postrenales suponen menos del 5% de los
pacientes con IRA.
Las formas más frecuentemente observadas en las U.C.I. son la prerrenal y la
lesión aguda reversible de las células tubulares renales, bien por isquemia o
nefrotoxinas, encuadrada dentro de la variedad parenquimatosa o intrínseca.
Habitualmente hay que considerar a esta última como un estadio final de las
formas prerrenales, cuando se perpetúan las causas que originaron la
hipoperfusión renal: Es la conocida necrosis tubular aguda que denota
isquemia o nefrotoxicidad.
Se define como la pérdida brusca de la capacidad renal de:
 Eliminar desechos
 Concentrar la orina
 Mantener el balance del medio interno
 Fluidos
 Electrolitos
Resultando esto en la retención de los productos residuales nitrogenados
(urea y creatinina), como también los no nitrogenados, acompañado por una
disminución de la tasa de filtrado glomerular (VFG). Dependiendo de la
severidad y de la duración de la disfunción renal, esta acumulación es
acompañada por disturbios metabólicos, tales como acidosis
metabólica (acidificación de la sangre) y la hiperpotasemia (niveles elevados
de potasio), cambios en el balance de fluido corporal, y efectos en muchos
otros sistemas orgánicos. Puede ser caracterizada por
la oliguria o anuria (disminución o cesación de la producción de la orina),
aunque puede ocurrir la IRA no oligúrica.
El fallo renal agudo es una enfermedad seria y es tratada como
una emergencia médica. La mayor parte de las IRA son reversibles, puesto que
el riñón destaca, entre todos los órganos vitales, por su capacidad de
recuperarse de una pérdida casi completa de la función.
La insuficiencia renal aguda aparece en aproximadamente 2-3% de todos los
pacientes hospitalizados y entre 10-30% de los pacientes ingresados a
cuidados intensivos.4 Por lo general se presenta de forma aislada, aunque
suele verse acompañada como parte de disfunción orgánica múltiple, es decir,
de insuficiencia de otros órganos, tales como respiratorio, gastrointestinal,
cardiovascular, hepática, etc. No es infrecuente que la enfermedad renal aguda
sea complicación de una enfermedad grave.
Causas
La insuficiencia renal, ya sea crónica o aguda, usualmente es categorizada
según causas pre-renales, renales y post-renales:
Pre-renal o funcional
Es la causa más frecuente de IRA (55 al 70%). La insuficiencia renal prerenal,
implica que la disminución de la tasa de filtración glomerular es secundaria a
hipoperfusion renal. Es potencialmente reversible si el agente causal es
eliminado.
Causas de IRA prerenal:
 Hipovolemia
 Hemorragias, quemaduras, deshidratación, fiebre prolongada.
 Pérdida por vía gastrointestinal (vómitos, diarrea).
 Pérdida por vía renal (diuréticos, diuresis osmótica, insuficiencia
suprarenal).
 Secuestro de líquido en el espacio extravascular: pancreatitis,
peritonitis, traumatismos, hipoalbuminemia.
 Bajo gasto cardíaco
 Cardiopatías de diversa índole que cursan con gasto cardíaco bajo
(valvulopatías, miocardiopatías, arritmias, taponamiento, pericarditis).
 Hipertensión pulmonar, embolia pulmonar
 Alteraciones de la resistencia vascular renal y periférica
 Vasodilatación sistémica (sepsis, anestesia, anafilaxis)
 Vasoconstricción renal (Hipercalcemia, noradrenalina, adrenalina,
ciclosporina)
Renal o intrínseca
Daños al riñón en sí mismo, también denominada: parenquimatosa o
intrínseca. Constituye el 25% de las causas de IRA. Esta lesión puede afectar a
diferentes niveles estructurales sea tubular, glomerular, intersticial o vascular:
 Necrosis tubular aguda: representa el 70 % de los casos de IRA intrínseca.
 Isquemica: es la causa más frecuente.
 Nefrotoxicidad: Toxinas o medicamentos: antiinflamatorios no
esteroideos (AINES), antibióticos aminoglucósidos, contrastes
yodados, litio, metales pesados, y toxinas endógenas: hiperuricemia,
hipercalcemia.
 Rabdomiólisis (destrucción del tejido muscular), la resultante liberación
de mioglobina en la sangre afecta al riñón. Puede ser causado
por lesiones (especialmente lesiones por aplastamiento y trauma
brusco? extensivo), estatinas, MDMA (éxtasis), y algunas otras drogas.
 Hemólisis (destrucción de los glóbulos rojos de la sangre), la
hemoglobina daña los túbulos. Esto puede ser causado por varias
condiciones como la anemia de células falciformes y el lupus
eritematoso
 Lesión Túbulo-Instersticial
 Infecciónes (citomegalovirus, cándida, leptospira),
usualmente sepsis (inflamación sistémica debido a infección), raramente
del riñón mismo, llamada pielonefritis.
 Reacciones alérgicas a fármacos (AINES, antibióticos, diuréticos).
 Lesión Glomerular
 Glomerulonefritis aguda que puede deberse a una variedad de causas,
como enfermedad de la membrana de basamento glomerular/Síndrome
de Goodpasture, granulomatosis de Wegener o nefritis de lupus aguda
con lupus eritematoso sistémico.
 Hipertensión arterial maligna.
 Vasculitis
 Esclerodermia
 Síndrome Urémico Hemolítico.
 Eclampsia
 Púrpura trombótica trombocitopénica.
 Lesión de grandes vasos
 Obstrucción de arterias renales (trombosis, embolia).
 Obstrucción de venas renales (trombosis, daño por compresión).
 Mieloma múltiple, debido hipercalcemia o a la nefropatía por cilindros (el
mieloma múltiple también puede causar insuficiencia renal crónica por un
mecanismo diferente)
Post-renal u obstructiva
La obstrucción de las vías urinarias es responsable de menos de 5% de las
IRA, sus causas son:
 Medicamentos que interfieren con el normal vaciado de la vejiga
 Hipertrofia benigna de próstata o cáncer de próstata
 Piedras del riñón (cálculos renales)
 Masa ocupante de origen maligno (neoplasia) (como por ejemplo cáncer de
ovario, cáncer colorrectal).
 Catéter urinario obstruido.
Tratamiento
El fallo renal agudo puede ser reversible si se trata apropiadamente. Las
principales intervenciones son monitorear la toma y salida de líquidos tan de
cerca como sea posible. La inserción de un catéter urinario es útil para
monitorear la salida de la orina así como aliviar la posible obstrucción de salida
de la vejiga, como por ejemplo cuando hay una próstataagrandada.
Hidratación
En la ausencia de sobrecarga de líquidos, típicamente el primer paso para
mejorar la función renal es administrar líquidos intravenosos, usualmente
solución de cloruro de sodio al 0,45%. La administración de líquidos puede ser
monitoreada con el uso de un catéter venoso central para evitar sobre o sub
reemplazo de líquidos. Si la causa es la obstrucción del tracto urinario, puede
ser necesario el desahogo de la obstrucción (con una nefrostomía o un catéter
urinario).
En pacientes con oliguria y sin sobrecarga de volumen se indica iniciar
tratamiento con líquidos, normalmente es 500-1000ml de solución 0,9%
infundidas durante 30-60 minutos, monitoreando constantemente para evitar
sobrecarga hídrica, en dado caso está indicado administrar diuréticos. Si la
sobrecarga de volumen no responde debe plantearse la diuresis o la
ultrafiltración.
Tratamiento farmacológico
Las dos más serias manifestaciones bioquímicas de la falla renal aguda,
la acidosis metabólica y la hipercalemia, pueden requerir tratamiento médico
con la administración de bicarbonato de sodio y medidas antihipercalémicas, a
menos que se requiera la diálisis.
Si la hipotensión arterial prueba ser un problema persistente en el paciente
repleto de fluido, pueden ser suministrados adrenalina u otros inótropos para
mejorar el gasto cardíaco y la perfusión renal. Puede ser usado un catéter de
Swan-Ganz para medir la presión de la obstrucción de la arteria pulmonar para
proporcionar una guía de la presión arterial izquierda (y así a la función
izquierda del corazón) como un blanco para el soporte inotrópico.
Enfermedad renal crónica
La enfermedad renal crónica (ERC) o insuficiencia renal crónica (IRC) es una
pérdida progresiva (por tres meses o más) e irreversible de las funciones
renales, cuyo grado de afección se determina con un filtrado glomerular (FG)
<60 ml/min/1.73 m2.1 Como consecuencia, los riñones pierden su capacidad
para eliminar desechos, concentrar la orina y conservar los electrolitos en la
sangre.2
Los síntomas de un deterioro de la función renal son inespecíficos y pueden
incluir una sensación de malestar general y una reducción del apetito. A
menudo, la enfermedad renal crónica se diagnostica como resultado del
estudio en personas en las que se sabe que están en riesgo de problemas
renales, tales como aquellos con presión arterial alta o diabetes y aquellos con
parientes con enfermedad renal crónica. La insuficiencia renal crónica también
puede ser identificada cuando conduce a una de sus reconocidas
complicaciones, como las enfermedades
cardiovasculares, anemia o pericarditis.
Tratamiento
Hamburguesa vegetal: Una dieta baja en proteína se utiliza para las personas
con función renal anormal con el fin de prevenir el empeoramiento de su
enfermedad renal.8
La meta de la terapia es retrasar o parar la progresión, de otra manera
implacable, de ERC a IRCT. El control de la presión arterial y el tratamiento de
la enfermedad original, siempre que sea factible, son los amplios principios de
dirección. Generalmente, son usados los Inhibidores de la enzima convertidora
de angiotensina (IECAs), o el antagonista de los receptores de angiotensina
II (ARA II), dado que se ha encontrado que ellos retardan la progresión a IRCT.
La dieta hipoproteica (0,8 g de proteínas/kg de peso del paciente/día) retrasa la
aparición de los síntomas de uremia, un efecto especialmente útil ante TFG<25
ml/min, sin embargo, son terapias que deben ser manejadas
por nutricionistas capacitados, pues dietas con un aporte menor
de proteínas pueden ocasionar un balance nitrogenado negativo que contribuye
a una desnutrición. Igualmente importante para prevenir la malnutrición en
pacientes con ERC es el manejo de las calorías, con un aporte aproximado de
35 Kcal/kg/día.4
Usualmente es necesario el reemplazo de la eritropoyetina y la vitamina D3,
dos hormonas procesadas por el riñón, al igual que el calcio. Los quelantes de
fosfato son usados para controlar los niveles de fosfato en el suero, que
usualmente están elevados en la insuficiencia renal crónica.
CONCLUSIÓN

La insuficiencia renal crónica actualmente es un gran problema de salud


económico ya que ha aumentado el índice de personas portadores de ésta
enfermedad sobre todo en las edades de los 44-55 años de edad y lleva
consigo un tratamiento muy costoso.
Nuestra sociedad aún no se encuentra educada para someterse a los intensos
tratamientos que les permitan conservarse por periodos prolongados de vida.
Después de haber finalizado esta investigación llegamos a la conclusión de la
gran importancia que tiene la implementación y evaluación de las guías de
buenas prácticas de enfermería en los pacientes con IRC, pues se identifican
de manera precisa los resultados positivos y las dificultades, que nos permiten
crear las condiciones para la determinación de las necesidades de capacitación
del personal de enfermería y mejorar la calidad en la atención que brindamos.
ANEXO
BIBLIOGRAFIA

1. Rodriguez Batista R, Castaner Moreno J, González Muñoz B. Correlación


entre evaluación por el sistema APACHE-II, evolución de función renal y
sobrevida en pacientes críticos. Rev Cub Med Mil. [online]. dic. 2001, vol.30
supl.5. Disponible en la World Wide
Web: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-
65572001000500007&lng=es&nrm=iso. ISSN 0138-6557
2. Mitch WE, Walser M. Nutricional Therapy in renal disease. En: Brenner BM
The Kidneey. 6ta ed. t.2. Philadelphia: W.B Saunders; 2000. p. 2298-2340.
3. Treviño Becerra A. Tratado de nefrología. T.2 México: Editorial Prado; 2003.
p. 1230-62.
4. Agraharkar M. Acute Renal Failure. [serie de Internet]. 2004 [citado 7 Jun].
Disponible en: URL:http://www Emedicine.con /med/topic1595.htm
5. Rodríguez Albanés AA, Barranco Hernández E, Alonso Rodríguez CA, Soto
Matos J. Comportamiento de la peroxidación lipídica en la insuficiencia renal
crónica. Rev. Cubana Invest Biomed.2003;22(1). Disponible en:
URL: http://bus.sld.cu/revistas /ibi/vol22-t-03 /ibi 02103.htm
6. Adamson JW, Eschbach JW. Eritropoietin for end – stage renal disease. N
Eng J Med .1998;339(a): 625-27.
7. Edson RS, Brey RH, Mc Donald TJ, Terrel Cl, Mc Carthy JT, Triber JM.
Vestibular toxicity due to inhaled to- bramycin in apatient with renal
insufficiency. Mayo Clin prol. 2004;79(9):11485-95.