Está en la página 1de 9

Introducción

¡Hola! ¿Cómo están? Esperamos que puedan ir aprovechando las clases y los recursos que les
fuimos proponiendo. Hoy vamos a comenzar a trabajar con los elementos que rodean al texto
principal: los paratextos. Para esto, los invitamos a leer el texto que sigue:

Si los globos se soltaran, el sonido no llegaría porque todo estaría muy lejos del suelo. Una
ventana cerrada impediría también que llegara el sonido ya que la mayoría de los edificios
tienden a estar bien aislados. Como toda la operación depende del flujo estable de la
electricidad, una rotura en mitad del cable también causaría problemas. Claro está que el
individuo podría gritar pero la voz humana no es lo suficientemente alta como para llegar tan
lejos. Un problema adicional es que podría romperse una cuerda en el instrumento. En ese
caso, no habría acompañamiento para el mensaje. Está claro que la mejor situación sería una
menor distancia. En ese caso, habría menos problemas potenciales. Con el contacto cara a
cara, habría un menor número de problemas potenciales.

Este texto que leyeron resulta particularmente extraño: fundamentalmente porque es muy
ambiguo, intencionalmente. Sin dudas se comprende cada una de las palabras e incluso es
posible generar una representación mental, aunque sea precaria, del texto. Pero ¿podrían
decir con certeza sobre qué trata este fragmento? ¿Qué situación está describiendo? ¿Qué
pasaría si les dijéramos que el título del texto es “Serenata urbana”? ¿Podrían reorganizar la
información y darle algún sentido al texto? Ahora les pedimos que presten atención a las dos
imágenes que siguen y que podrían acompañar el texto:
¿Cuál dirían que se ajusta mejor al texto? ¿Es posible decir en este momento sobre
qué trata la historia? ¿Cuáles fueron, en definitiva, los elementos del dibujo que les
permitieron estructurar la comprensión de este texto?

De la reflexión anterior se concluye que existen elementos que acompañan al texto, como el
título, gráficos, imágenes, etcétera, que constituyen un recurso esencial para la construcción
de la representación mental que el lector genera. El título es, por ejemplo, una suerte de
disparador que permite no solo anticipar el tipo textual que leeremos sino que ayuda, además,
a jerarquizar la información a partir de orientarnos respecto de cuáles son los elementos a los
que deberíamos prestar especial atención. Roland Barthes[1] compara, incluso, el título de un
texto con la marca comercial de un producto. Pero no siempre el título resulta facilitador; en
algunas ocasiones no aporta la información necesaria. Este hecho no es azaroso sino que hay
detrás una intencionalidad: se hace necesario comprender el texto en su totalidad para
descubrir su significado. Esto sucede fundamentalmente en los textos literarios, en los que la
creatividad también se refleja en el elemento paratextual.

_______________________________________________

[1]Barthes, R (1993). El placer del texto. México: Editorial Siglo XXI.

El título y los paratextos


Existen dos tipos de títulos:

los denotativos, que buscan ser claros, objetivos y no dan lugar a ningún tipo de doble sentido.

los connotativos, que suelen trabajar con recursos retóricos y con el contenido no explícito en
el texto. Este tipo de título resalta la creatividad del autor y pone al lector en situación de
reponer información no dada, lo que puede dar lugar a distintas interpretaciones.

Aunque compartan características comunes, el género textual determinará ciertas


particularidades que es preciso reconocer. De tal modo, los títulos de textos académicos,
literarios o informativos, entre otros, cumplen con requisitos específicos.

En los textos literarios, los títulos pueden anticipar la temática pero, a diferencia del texto
académico o periodístico, en estos casos el autor tiene mayor libertad creativa. Si bien existen
títulos de textos literarios más transparentes (por ejemplo, la novela Cementerio de animales
de Stephen King relata hechos espeluznantes que ocurren en torno a un cementerio de
animales) también puede ocurrir que el autor utilice algún recurso retórico que cobra
significación a medida que leemos la obra. Por ejemplo, Rayuela, de Julio Cortázar, se titula así
porque propone un modo de lectura no tradicional. Además, este título alude a la presencia
del aspecto lúdico en general que atraviesa toda la obra del autor y a la necesidad de una
profundidad de lectura que nos permita llegar hasta el fondo (¡o hasta el cielo!) de cuestiones
amorosas, éticas e ideológicas. Podemos ver que el título de esta novela tiene una estrecha
conexión con su contenido, pero esta no se reconoce a simple vista o sin determinados
conocimientos sobre la obra del autor.

Actividad Optativa (para realizar con los alumnos)

Les proponemos que elijan algunas obras pictóricas (pueden utilizar las que les brindamos
como ejemplo a continuación) y trabajen con sus alumnos sobre los siguientes aspectos: (1) la
importancia del título y sus posibilidades de significación; (2) qué es un título connotativo; (3)
qué es un título denotativo. Pidan a sus alumnos que para cada pintura piensen un título
connotativo y otro denotativo y luego compárenlo con el título original de la obra. En caso de
tener alumnos muy pequeños, les sugerimos que el trabajo consista simplemente en buscar un
título y trabajar la importancia del mismo. Si son docentes de materias como biología, historia,
etcétera, pueden seleccionar fotos o imágenes acordes a su disciplina.

Ahora, comparen las producciones de sus alumnos con los títulos originales de las obras.
Determinen en cada caso si se trata efectivamente de un título denotativo o connotativo. En
cada caso, ¿qué aspectos destacó el autor con el título que le adjudicó a la obra? ¿Y sus
alumnos, qué aspectos priorizaron cuando pensaron los títulos?

Títulos originales: A) Autorretrato – B) Baile en Tehuantepec – C) La molendera – D) Sueño de


una tarde dominical en la alameda central.

Si vamos a otro tipo textual, los títulos de las noticias también tienen sus singularidades. Los
textos periodísticos poseen una estructura paratextual más rica que los textos literarios dado
que la anticipación de la información se distribuye fundamentalmente en tres elementos: el
título, la volantay el copete[1]. Los diarios y revistas utilizan estos recursos para mostrar los
aspectos sobre los que les interesa hacer énfasis.

En muchos casos, este género puede explotar la ironía y el humor como rúbrica para informar.
Eso es lo que sucede con los titulares de Crónica que muchas veces hasta rozan la
inadecuación. Los que siguen son tres ejemplos concretos, en los que se aborda la captura de
los prófugos del triple crimen de General Rodríguez.

[1]Para quienes quieran refrescar estas definiciones, pueden buscarlas en Paratexto, de


MaiteAlvarado (1994).
Ahora, comparen las producciones de sus alumnos con los títulos originales de las obras.
Determinen en cada caso si se trata efectivamente de un título denotativo o connotativo. En
cada caso, ¿qué aspectos destacó el autor con el título que le adjudicó a la obra? ¿Y sus
alumnos, qué aspectos priorizaron cuando pensaron los títulos?

Títulos originales: A) Autorretrato – B) Baile en Tehuantepec – C) La molendera – D) Sueño de


una tarde dominical en la alameda central.

Si vamos a otro tipo textual, los títulos de las noticias también tienen sus singularidades. Los
textos periodísticos poseen una estructura paratextual más rica que los textos literarios dado
que la anticipación de la información se distribuye fundamentalmente en tres elementos: el
título, la volantay el copete[1]. Los diarios y revistas utilizan estos recursos para mostrar los
aspectos sobre los que les interesa hacer énfasis.

En muchos casos, este género puede explotar la ironía y el humor como rúbrica para informar.
Eso es lo que sucede con los titulares de Crónica que muchas veces hasta rozan la
inadecuación. Los que siguen son tres ejemplos concretos, en los que se aborda la captura de
los prófugos del triple crimen de General Rodríguez.

Actividad obligatoria de la clase 3

Actividad Obligatoria (para realizar con sus alumnos)


Les proponemos que miren este video. Creemos que, además de lo que les permitirá trabajar
con sus alumnos en lo que refiere al tema abordado en esta clase (texto y paratexto) puede
tener un plus para el trabajo de educación en valores.

Una vez visto el video, les sugerimos que presenten la noticia “ficticia” que un diario publicaría
sobre el hecho ocurrido en este cortometraje. Pídanle a sus alumnos que le pongan un título y
un copete adecuados. Pueden utilizar como ejemplo la noticia que les presentamos a
continuación. Escriban un reporte en el cual reflexionen sobre los resultados de la actividad.

El informe debe precisar en qué nivel se aplicó la actividad y con cuántos alumnos. Tienen que
presentar distintos ejemplos de títulos y copetes creados por sus alumnos (al menos cuatro). Si
hicieron correcciones, descríbanlas. Por último, agreguen una conclusión de al menos un
párrafo en la cual reflexionen sobre cómo este trabajo con paratextos puede ayudar a ejercitar
la comprensión lectora. Extensión recomendada: entre una y dos carillas.
TÍTULO

Copete

La Legislatura planea llevar a discusión la próxima semana un proyecto de ley para combatir el
flagelo del bullying que afecta a entre el 12 y 13 % de alumnos de acuerdo con las cifras
aportadas por las organizaciones no gubernamentales CEPAL y Bullying sin Fronteras.

El caso del niño de 14 años - cuyo nombre se mantiene bajo confidencialidad - que sufría el
acoso de un grupo de compañeros de su misma división y que el pasado lunes se dio a conocer
gracias a la denuncia que una compañera se animara a hacer ante las autoridades de la
institución educativa, reavivó el debate.

El proyecto de ley prevé entre otras cosas un ciclo de jornadas de capacitación y cine- debate
para toda la comunidad educativa, incluyendo a padres y adultos responsables a cargo de los
niños. También regula la formación de un comité de expertos que estará a cargo de la creación
de los materiales y de la implementación de las capacitaciones. El proyecto de ley también
prevé multas para las instituciones que no cumplan con este ciclo de capacitación.

El informe debe precisar:

- En qué nivel se aplicó la actividad y con cuántos alumnos.

- Deben presentar distintos ejemplos de títulos y copetes creados por sus alumnos (al menos
cuatro).

- Si hicieron correcciones, descríbanlas.

- Por último, agreguen una conclusión de al menos un párrafo en la cual reflexionen sobre
cómo este trabajo con paratextos puede ayudar a ejercitar la comprensión lectora.

Extensión recomendada: entre una y dos carillas. -


Recuerden que el informe debe reflejar el trabajo realizado con los paratextos y cómo estos
contribuyen a la jerarquización de la información y a la anticipación de los contenidos del
texto. Pueden comentarnos cuáles fueron las reacciones frente a la temática del bullying pero
es esencial que el informe incluya el trabajo con los paratextos y la reflexión sobre cómo
intervienen en la comprensión lectora.

El trabajo puede entregarse hasta el jueves 17 de mayo.

Compartimos con ustedes algunas sugerencias que pueden


llevar al aula.

Trabajo metacognitivo: Es muy importante hacer explícito


para nuestros alumnos cuáles son los mecanismos que deben
articularse para comprender adecuadamente un texto. La
reflexión sobre los procesos que se están llevando a cabo es un
factor imprescindible así como el no dar por sentado el dominio
efectivo de ninguna habilidad.
Al respecto piensen con ellos sobre la importancia de los títulos. Jueguen con distintas
alternativas y descubran cómo se modifica la comprensión a partir de los títulos. Intenten
con títulos inapropiados que “desafíen” lo esperable y analicen con sus alumnos cómo
interfiere dicho título– y por qué – en la comprensión del texto.

Si tienen a cargo materias como Historia, por ejemplo, les sugerimos que tomen algún
acontecimiento histórico que estén trabajando y que inviten a sus alumnos a convertirlo en
una noticia periodística, planeen con ellos cómo construir el paratexto de esa noticia, qué
título y/o subtítulos incluirían, qué imágenes, hipervínculos o recursos implementarían,
etcétera. En todos los casos, pídanles que fundamenten por qué han hecho cada elección y
qué buscaban con ello.

Para los docentes que trabajen en escuela secundaria y en el área de ciencias, los invitamos a
que trabajen con el libro de Diego Golombek: “Demoliendopapers”. Es un muy buen recurso
para analizar el formato de los papers, el género privilegiado de la ciencia. Pueden ir
trabajando los aspectos paratextuales y el aporte que hacen a la comprensión del género.

A continuación les dejamos las referencias bibliográficas que pueden ayudarles a completar
la información de esta clase. La próxima entraremos en los aspectos ligados a la
jerarquización de la información, abordando los tópicos de “argumento, tema y resumen”.

¡Nos leemos en la próxima clase!