Está en la página 1de 96

Guitarra

Instrumento musical de cuerda pulsada

La guitarra, también conocida como


guitarra clásica o guitarra española,[1] es
un instrumento musical de cuerda
pulsada, compuesto de una caja de
resonancia, un mástil sobre el que va
adosado el diapasón o trastero —
generalmente con un agujero acústico en
el centro de la tapa (boca)—, y seis
cuerdas. Sobre el diapasón van
incrustados los trastes, que permiten las
diferentes notas. Algunos instrumentos de
su familia son el cuatro, el ukelele, el
requinto, el charango y distintos tipos de
guitarrón, como el guitarrón mexicano, de
uso frecuente por los mariachis.
Guitarra

Tesitura

Características
Clasificación Cordófono (de cuerda
pulsada)
Instrumentos laúd, bandurria, guitarra
relacionados eléctrica, bajo, bajo
acústico, ukelele,
charango, guitarrón,
cuatro, cavaquinho,
timple, banjo, dinarra,
mandolina, cítara,
balalaica, tiple, dobro
Músicos Guitarristas
[editar datos en Wikidata]

Es el instrumento más utilizado en


géneros como blues, rock y heavy metal,
sobre todo en su variante eléctrica,
mientras que en el flamenco se suele usar
una guitarra española con ligeras
variaciones, conocida como guitarra de
flamenco. La guitarra clásica es también
bastante frecuente entre los cantautores,
así como en el folclore de varios países.

Partes de la guitarra
La guitarra ha sufrido variaciones en su
forma a lo largo de los siglos. Además del
número de cuerdas, las variaciones del
instrumento han surgido para adaptarlo a
las necesidades del intérprete hasta
adoptar la forma actual. Este instrumento
está fabricado con madera prácticamente
en su totalidad. Hoy en día se utilizan muy
diversos tipos, aunque comúnmente los
más empleados son principalmente la
madera de palisandro de la India y otros:
abeto, caoba, cedro de Canadá, pino,
ciprés (muy popular entre las guitarras que
se utilizan entre los guitarristas
flamencos) y ébano. Hoy en día los
constructores diferencian entre la
construcción de un instrumento clásico o
flamenco, aunque esto no siempre tenga
criterios musicales o sonoros, y sí
estéticos y de moda. Algunos afirman que
las maderas o el tipo de construcción
depende según la guitarra sea clásica o
flamenca,[2] aunque los hechos indican
que durante muchos años en el siglo XX
los guitarreros no llevaran a cabo esas
diferenciaciones.

Básicamente, está compuesta por la caja


de resonancia, el mástil, el puente, el
diapasón, los trastes, las cuerdas y el
clavijero. No obstante, algunos guitarristas
han personalizado sus guitarras y pueden
poseen más de un diapasón o sobrepasan
las 6 cuerdas. Las más populares de 7
cuerdas se utilizan en la música popular
brasileña, la de 8 cuerdas que popularizó
el gran José Tomás, o la de 10 cuerdas de
Narciso Yepes. Sin embargo, no es una
cuestión generalizada. Durante el siglo XIX
existieron guitarras de muy diversos tipos,
como guitarras-arpa con numerosas
cuerdas.

Incluso recientemente y con criterios de


sonoridad y volumen, el guitarrista
uruguayo Abel Carlevaro patentó un
modelo en el que se ampliaba el volumen
de la caja eliminando el óvalo superior de
la guitarra, y se prescindía del orificio de la
tapa armónica, para que esta tuviera
mayor superficie de vibración, y por lo
tanto mejor sonido y de mayor volumen.
Sin embargo, el modelo que siempre ha
prevalecido durante los últimos dos siglos
sigue siendo la guitarra convencional de 6
cuerdas y de la forma de 8 que todos
reconocemos.[2]

Tras ser encolados todos los elementos


que forman la caja de resonancia, se une
con el mango y se incluyen refuerzos en el
contorno de las dos tapas (cenefas), en el
centro del fondo y en las uniones
inferiores y superiores de los aros.
Posteriormente se adhiere el diapasón.
Entre el mástil y el clavijero se coloca la
cejilla que sirve para apoyar y separar las
cuerdas. La cejilla habitualmente es de
marfil, hueso, plástico o incluso metálica,
en función de la calidad del instrumento.[2]
Una vez que todos los elementos que la
forman han sido unidos, se procede a su
barnizado. Existen dos formas de llevar a
cabo este proceso, una más costosa y
trabajosa que consiste en barnizar el
instrumento a mano con goma laca; y la
otra barnizarlo con una pistola a base de
poliuretano que seca rápidamente. El
inconveniente de este último método es
que el barniz forma una placa sobre la
caja de resonancia que le resta sonido al
instrumento.[2]

Posteriormente se realiza el aplanado del


diapasón y la colocación de los trastes, los
cuales suelen ser de alpaca o latón. Es
sumamente importante que el trasteado
sea perfecto ya que de él depende la
afinación de la guitarra. Acto seguido, en
la parte inferior de la tapa armónica se
colocan las clavijas y las cuerdas.
Antiguamente las cuerdas eran de tripa de
animal pero en las guitarras modernas son
de nailon.[2]

Caja de resonancia

La caja de resonancia está conformada


por el fondo, la tapa armónica y los aros
laterales. Los dos primeros son planos. El
fondo puede estar construido en madera
de palisandro mientras que la tapa puede
ser de pino, abeto, cedro o, en ocasiones,
de ciprés. La tapa armónica tiene una
perforación en su parte intermedia,
llamada "boca", adornada con la llamada
"roseta". La tapa está reforzada por entre
cinco a nueve barras finas de madera que
reciben el nombre de "espinetas". Estas
espinetas están dispuestas en la parte
interior y tienen forma de abanico. El
número de varetas dentro de una guitarra
depende del fabricante de la misma. Los
aros son dos piezas largas y estrechas
fabricadas con la misma madera del
fondo, curvadas a fuego y unidas en los
extremos superior e inferior de la caja. Su
unión se asegura en el interior con dos
tacos de madera colocados uno en la base
del mango y otro en la parte contraria. Los
aros están reforzados a lo largo de su
parte interna con dos tiras de madera que
reciben el nombre de "contrafajas".[2]

Mástil

El mástil está construido con madera de


cedro o nogal y está formado por el
clavijero, el mástil y la quilla o zoque. En
las guitarras modernas las clavijas están
incluidas dentro de clavijeros metálicos, a
diferencia del método empleado en
guitarras anteriores que consistía en
insertar directamente las clavijas en la
madera del clavijero. El clavijero está
situado en el extremo del diapasón. Los
clavijeros modernos tienen dos cortes
verticales y están preparados para recibir
los huesos, que son las pequeñas piezas
en las que las cuerdas van enrolladas. Las
clavijas metálicas quedan en la parte
exterior del clavijero y se emplean para
afinar el instrumento mediante la tensión
que ejercen sobre las cuerdas. Su tensión
puede modificarse para la afinación
mediante un sistema de tornillos sin fin
impulsados por las clavijas, que implican
pequeños rodillos sobre los cuales se
envuelven las cuerdas. Estas pasan a
continuación por el puente superior, en el
cual se cavan pequeños surcos que guían
cada cuerda hacia el diapasón hasta llegar
al clavijero. El clavijero puede llamarse
también pala o maquinaria; de este
mecanismo depende la afinación de las
cuerdas de la guitarra.

La parte más larga del mango recibe el


nombre de mástil y está cubierto con el
diapasón, que es un trozo de madera,
habitualmente de palisandro o ébano,
sobre el que presionan los dedos las
cuerdas de la guitarra. La quilla o zoque es
la base del mango que se fija a la caja de
resonancia.[2]
Historia

Colección de guitarras del Museo de la Música de


Barcelona.

Ilustración de una viola de péndola, instrumento de un


salterio carolingio del siglo IX.
Origen

Los orígenes y evolución de la guitarra no


están demasiado claros, ya que
numerosos instrumentos similares eran
utilizados en la antigüedad, por lo que es
usual seguir la trayectoria de este
instrumento a través de las
representaciones pictóricas y escultóricas
encontradas a lo largo de la historia.
Existen evidencias arqueológicas en
bajorrelieves encontrados en Alaça Hüyük
(norte de la actual Turquía) de que en
torno al año 1000 a. C. los hititas y asirios
crearon instrumentos de cuerda parecidos
a la lira (el instrumento de varias cuerdas
más sencillo y antiguo del mundo) pero
con el agregado de una caja de
resonancia, por lo que serían antecesores
de la guitarra. También se han encontrado
representaciones en dibujos del antiguo
Egipto que se asemejan a la guitarra.[2][3][4]

Existen varias hipótesis acerca de sus


orígenes. Una de ellas le da un origen
grecolatino y afirma que es un
descendiente de la fidícula. Otra de las
más populares considera que la guitarra
es un instrumento introducido por los
árabes durante la conquista musulmana
de la península ibérica y que
posteriormente evolucionó en España.[3]
Ambas hipótesis tienen su razón
etimológica. Al parecer los primeros
cordófonos llegaron hasta los griegos, que
deformaron ligeramente su nombre,
kithára o kettarah. Según Corominas, la
acentuación revela el origen de la palabra
en el griego kithára. La palabra cíthara que
derivaría después en cítara y finalmente
cedra en castellano parece que sería
utilizada para el instrumento sin mango
(más parecido a la lira), mientras que se
supone que el vocablo griego se habría
utilizado para el instrumento al que se le
habría añadido un mango al comienzo de
nuestra era. Muchos estudiosos y
musicólogos atribuyen la llegada de la
guitarra a España por medio del Imperio
romano en el año 400.[2][3][4] La otra
hipótesis tiene su fundamento etimológico
en la palabra árabe para guitarra, qīṯārah,[5]
que si bien igualmente originaria del
griego, podría haber sido introducida por
los conquistadores árabes y no por los
romanos. Hay también una hipótesis
arabista acerca del origen del laúd que
sostiene que el primer instrumento con
mástil fue la ud árabe, cuyo nombre los
españoles terminaron fundiendo
erróneamente con su artículo: «la ud»
femenina se convirtió en el masculino
"laúd". Fueron precisamente los árabes
quienes introdujeron el instrumento en
España, donde evolucionó de acuerdo a
los gustos musicales de la plebe bajo
dominación árabe.

En la India estos instrumentos eran


conocidos en idioma sánscrito como sitar
(instrumento descendiente de la vina),
palabra que proviene de dos palabras
indoeuropeas que darían origen a la
palabra española "guitarra": la raíz guīt
(que produjo las palabras sánscritas guitá:
‘canción’ (como en el Bhagavad-guitá, la
‘canción del Señor’), o sangīt: ‘música’) y la
raíz tar, que significa ‘cuerda’ o ‘acorde’.
Edad Media

Una guitarra morisca o mandora.

En los siglos XI y XII pueden distinguirse


dos tipos de "guitarres" o "guiternes". Por
un lado la morisca o mandora, con forma
ovalada de media pera y que se asemeja al
laúd árabe y a la mandolina. Por otro lado
la guitarra latina, una evolución de las
antiguas cedras, cítolas y cítaras, de fondo
plano, unida por aros con mango largo y
cuyo clavijero era similar al del violín. La
primera de ellas concuerda con la
hipótesis del origen oriental de la guitarra,
una especie de laúd asirio que se habría
extendido por Persia y Arabia, hasta llegar
a España durante la estancia árabe en la
península ibérica. La segunda, reforzaría la
hipótesis del origen greco-latino del
instrumento. Ambos tipos están
representados en las miniaturas de las
Cantigas de Santa María de Alfonso X el
Sabio, de 1270, aunque una de las
representaciones más antiguas que se
conservan está en Europa Occidental, en
un Pasionario de la abadía de Zwiefalten,
del año 1180.[2][3][4]
En el siglo XIV, los poetas medievales
franceses Guillaume de Machaut y
Eustache Deschamps nombran en sus
obras a la "guiterna", sin precisar el tipo.[2]

La guitarra latina evolucionó hasta dar


lugar a dos instrumentos diferentes: la
vihuela, que estaba dotada de seis
órdenes (cuerdas dobles) y que tuvo una
amplia difusión entre la aristocracia y los
trovadores y músicos profesionales; y la
guitarra, de cuatro órdenes y de uso más
popular.[3]

Siglo XVI
Tres libros de música en cifra para vihuela, publicado
en 1546 por Alonso Mudarra, contiene la primera obra
para guitarra de cuatro órdenes.

En el siglo XVI comienzan a realizarse


numerosas composiciones para guitarra.
Esta gran producción tiene como centro a
España.[2] La primera obra conocida para
guitarra de cuatro órdenes aparece en la
obra Tres libros de música en cifra para
vihuela, publicada en 1546 por Alonso
Mudarra en Sevilla. En esa época era
habitual confundir los nombres de estos
instrumentos, y fue a finales de siglo
cuando comenzaron a diferenciarse. La
guitarra fue utilizada principalmente como
instrumento de acompañamiento y
principalmente con la técnica del
rasgueado.[3][6]

Siglo XVII

El tratado más antiguo sobre la guitarra


española fue publicado en Barcelona en
1596 por Juan Carlos Amat con el título de
Guitarra española de cinco órdenes...[7] En
1606 Girolamo Montesardo publicó en
Bolonia la primera gran obra para guitarra
titulada Nuova inventione d'involatura per
sonare Il balleti sopra la chitarra
espagnuola y G. A. Colonna Intavolatura di
chitarra alla spagnuola en 1620.[6]

Habitualmente se atribuye la inclusión de


la quinta cuerda al músico y poeta andaluz
Vicente Espinel. La atribución de esta
invención la realizó Lope de Vega, pero fue
refutada por Nicolao Doici de Velasco
(1640) y por Gaspar Sanz (1684) en sus
tratados sobre la guitarra española.
Sustentan sus afirmaciones en el hecho
de que once años antes del nacimiento de
Espinel, Bermudo mencionó una guitarra
de cinco órdenes. No obstante, aunque
Espinel no fuera el inventor de la guitarra
española de cinco órdenes,
probablemente fue quien más se encargó
de su difusión popular en todas las clases
sociales de España.[6] Gaspar Sanz dice al
respecto en el prólogo de su libro
Instrucción de música sobre la guitarra
española:[cita requerida]

Los italianos, franceses y demás


naciones, la gradúan de española a
la guitarra, la razón es porque
antiguamente no tenía más que
cuatro cuerdas y en Madrid el
maestro Espinel, español, le
acrecentó la quinta y por esto, como
de aquí, se originó su perfección. Los
franceses, italianos y demás
naciones a imitación nuestra, le
añadieron también a su guitarra la
quinta y por esto la llaman Guitarra
española.

El Nuevo método por cifra para tañer


guitarra de cinco cuerdas publicado en
1630 Doici de Velasco es el más antiguo
conocido y en él afirma:[2]

En Francia, Italia y demás países, a


la guitarra se le llama española
desde que Espinel puso la quinta
cuerda, quedando tan perfecta como
el laúd, el arpa, la tiorba y el
clavicordio y aún más abundante
que estos.

Gaspar Sanz, Instrucción de música sobre la guitarra


española, 1674.

Otros autores contribuyeron de forma


destacada a la literatura sobre la guitarra,
como Luis de Briceño en 1626, Lucas Ruiz
de Ribayaz y Francisco Guerau, entre
otros. En la Península Ibérica la guitarra
era ya muy utilizada a finales del siglo XVII,
cuando Gaspar Sanz compuso su
Instrucción de música sobre la guitarra
española y método de sus primeros
rudimentos, hasta tañerla con destreza.[6]
Anteriormente había guitarras de nueve
cuerdas: una cuerda simple y cuatro
"órdenes".

En todo caso, parece claro que fue en


España donde tomó carta de naturaleza,
pues a diferencia de las guitarras
construidas en otros países y lugares de
Europa, donde se fabricaban guitarras
sobrecargadas de incrustaciones y
adornos que la hacían casi imposible de
tocar, la guitarra española se hacía para
ser tocada y fue tan popular que incluso
Sebastián de Covarrubias, capellán de
Felipe II y lexicógrafo español, llegó a
decir: "La guitarra no vale más que un
cencerro, es tan fácil de tocar que no
existe un campesino que no sea un
guitarrista".[8]

Aunque todos los países reivindican su


intervención en la invención de la guitarra
(con especial mención de Francia)
aspectos tales como la forma, la
estructura y la afinación, derivan
directamente de la guitarra tal como los
violeros ibéricos la diseñaban, sin
olvidarnos de los europeos como Johan
Stauffer, de quien derivan los diseños de
su discípulo C. F. Martin.[8]

Siglos XVIII y XIX

Iniciado el siglo XVIII Jacob Otto agrega la


sexta cuerda a la guitarra y se estandariza
la afinación moderna, el cambio más
significativo sufrido por este instrumento.
A mediados del siglo XIX la historia de la
guitarra moderna alcanza un gran apogeo
con el español Francisco Tárrega, creador
de la escuela moderna y autor del cambio
en el uso del posicionamiento de las
manos y la manera de pulsar las
cuerdas.[4]
Guitarra romántica. Hacia 1830.

A finales del siglo XVIII y principios del


XIX, algunas guitarras usaban seis
cuerdas simples y emplearon unas barras
de refuerzo debajo de la tapa armónica.
Estas barras fueron añadidas para reforzar
la estructura y permitieron adelgazar la
tapa para obtener una mayor resonancia y
una mejor distribución del sonido a lo
largo de la tapa armónica. Otros
desarrollos contemporáneos incluyen el
uso de un mástil reforzado y elevado
usando madera de ébano o palisandro, y la
aparición de un mecanismo de tornillo
metálico en lugar de las clavijas de
madera para afinar. Es importante
destacar que el trastero elevado ha tenido
un gran impacto en la técnica del
instrumento porque las cuerdas estaban
demasiado lejos de la tapa armónica de
forma que había que apoyar uno de los
dedos de la mano derecha para que
sirviera de soporte a los demás. Estas
guitarras serían reconocidas
inconfundiblemente como las primeras
guitarras clásicas.

En los comienzos del siglo XIX, en los


trabajos de los españoles Agustín Caro,
Manuel González, Antonio de Lorca,
Manuel Gutiérrez y otros constructores
europeos incluyendo a René Lacote y al
vienés Johann Stauffer encontramos las
características de los precursores más
directos de la guitarra clásica moderna.
Johann Stauffer tiene una reputación
legendaria. En su tienda aprendió a
construir guitarras C. F. Martin, que luego
se trasladaría a Estados Unidos y cuya
firma sigue construyendo guitarras hoy en
día. También desarrolló el trastero
elevado, a petición de Luigi Legnani, el
guitarrista y primer intérprete de los
conciertos del violinista genovés Niccolò
Paganini. Sus otros avances en la
construcción de la guitarra incluyen un
mástil ajustable y reforzado con acero y
las clavijas de tornillo sin fin que todavía
se usan en las guitarras modernas.

Hacia 1850 empezó el trabajo de Antonio


de Torres. Con el apoyo de Julián Arcas,
ambos almerienses, y sus propias y
brillantes intuiciones, Antonio Torres
Jurado refinó los soportes estructurales
de la guitarra incluyendo siete varas
extendidas bajo la tapa armónica.
Aumentó también el tamaño de la caja de
resonancia y el ancho del mástil. Estas
innovaciones influyeron en la mejora del
volumen del sonido y la respuesta en los
bajos así como el descubrimiento de una
técnica para la mano izquierda para el
enriquecimiento del repertorio. Ahora la
guitarra ya estaba preparada tanto para
las demandas del solista como para las
del conjunto instrumental. La tradición
constructiva en Almería se ha mantenido
hasta nuestros días con constructores
como Gerundino Fernández García y Juan
Miguel González.
Siglo XX

El lutier español José Ramírez III junto al


guitarrista Narciso Yepes le agregaron
cuatro cuerdas más en las graves, sobre
un amplio mástil cuyos múltiples trastes
permiten ampliar notablemente la gama
de sonidos de la mano izquierda. Narciso
Yepes tocó por primera vez esta guitarra
de diez cuerdas en Berlín en 1964 y, a
partir de ese año, fue su instrumento
habitual en los conciertos,
especializándose en piezas renacentistas
y barrocas.
Guitarra, ukelele y charango.

Tipos de guitarra
Existen innumerables tipos de guitarras,
aunque hoy en día podríamos diferenciar
dos tipos básicos: la guitarra clásica y la
guitarra flamenca. La guitarra flamenca tal
y como se entiende hoy en día, tiene la
caja de resonancia de un tamaño
ligeramente menor que la clásica, y utiliza
distintas maderas en su construcción
(tradicionalmente el ciprés). Existen
algunas otras variaciones que hacen que
su ejecución resulte más percusiva.

Una variedad de la guitarra clásica o


española es la guitarra acústica, cuya
diferencia principal es el material de sus
cuerdas, que es el metal en lugar de la
tripa o el nailon y el tamaño de la caja que
le da una mejor acústica que la guitarra
clásica. Procede de Estados Unidos.
[cita requerida] Suele ser de mayor tamaño y
con el tiempo evolucionó para adoptar un
sistema alimentado por energía eléctrica
(pastillas eléctricas), dando lugar a la
guitarra eléctrica.
Guitarra acústica

Guitarra acústica.

Reproducir
contenido
multimedia
Sonido de guitarra clásica. Romance Anónimo
La guitarra acústica es un tipo de guitarra
con cuerdas de nailon y alambre, pero
también pueden estar hechas de metal,
cuyo sonido se genera mediante la
vibración de las cuerdas que se amplifican
en una caja acústica de madera o algún
acrílico. El adjetivo "acústica" es tomado
directamente del inglés acoustic guitar por
el uso que de dicho adjetivo hacen los
anglófonos, para diferenciar la guitarra de
caja con respecto a la guitarra eléctrica.
Es claramente redundante, pues la
guitarra, por definición, es un instrumento
acústico. La guitarra acústica deriva de los
diseños de C. F. Martin y Orville Gibson,
principalmente, luthieres estadounidenses
que desarrollaron su actividad
principalmente a finales del siglo XIX.
También son conocidas como western
guitars (literalmente "guitarras del oeste"),
lo que se acerca más a su naturaleza y a la
clase de música que las hizo populares.

Como las españolas estas guitarras se


llaman así por emitir su sonido sin ningún
tipo de amplificación eléctrica, solo por
transducción de la fuerza mecánica.

Guitarra de flamenco
Guitarra de flamenco con dos golpeadores.

En España existe una variante muy


extendida, similar a la guitarra clásica, que
es difícil distinguir a simple vista, conocida
como guitarra de flamenco o guitarra
flamenca. Varía su sonido por una
construcción ligeramente distinta y el uso
de distintos tipos de maderas. La guitarra
flamenca tiene un sonido más percusivo,
su caja es un poco más estrecha, y
generalmente las cuerdas están más
cerca del diapasón, lo que facilita su
ejecución.

La guitarra flamenca tiene menos


sonoridad y ofrece menos volumen que
una guitarra española de concierto, pero
su sonido es más brillante, y su ejecución
es más fácil y rápida, debido a la menor
distancia de las cuerdas al diapasón, lo
que permite que se pueda hacer menos
presión con los dedos de la mano
izquierda sobre el diapasón.
Tradicionalmente las clavijas de afinación
eran completamente de palo y se
embutían en la pala de la guitarra de
forma perpendicular a ella. Hoy en día
algunos constructores pueden utilizar
clavijeros de mecánica moderna pero que
imitan a los antiguos, con lo que se aúna
la precisión de la modernidad guardando
la estética tradicional. Suele llevar debajo
de la roseta o agujero un guardapúas,
golpeador o protector (a veces también
uno superior), para evitar que los rasgueos
y golpes que se dan en la tapa armónica,
tan típicos en el flamenco, afecten a la
madera.

La guitarra flamenca ha tenido


tradicionalmente una clara función de
acompañamiento del cante y del baile.
Sólo en la década de 1970 ha sido cuando
la guitarra flamenca de concierto ha sido
reconocida, de la mano del guitarrista de
Algeciras Paco de Lucía.

Guitarra italiana

Chitarra battente.
La guitarra italiana (chitarra battente) es
un tipo de guitarra tradicional del sur de
Italia (Calabria, Puglia, Basilicata, Abruzos,
Molise y Campania). Existe desde el siglo
XIV y una de sus características distintivas
es que tiene forma de ocho alargado.

Guitarra eléctrica
Guitarra eléctrica Marca Epiphone Modelo Les Paul.

Una guitarra eléctrica es una guitarra con


uno o más transductores
electromagnéticos llamados pastillas o
micrófonos que convierten las vibraciones
de las cuerdas en señales eléctricas
capaces de ser amplificadas y
procesadas.

Hay tres tipos fundamentales de guitarras


eléctricas: las de cuerpo sólido, las de
cuerpo semisólido y las de cuerpo hueco.
Históricamente las primeras en inventarse
fueron las de cuerpo hueco, al derivarse de
guitarras de caja a las que se incorporaba
un micrófono para poderse escuchar en
las bandas de jazz.

Las guitarras de cuerpo sólido carecen de


caja de resonancia, de forma que el
cuerpo es una pieza maciza (casi siempre
de madera, pero hay algunos casos de
plástico o metálicos -sobre todo
experimentales- en el que van embutidas
las pastillas.

Las guitarras eléctricas de cuerpo


semisólido se caracterizan a veces por
tener agujeros al exterior con formas en
"f", similares a los de las cajas de
resonancia de los violines y otros
instrumentos acústicos. Las guitarras
semisólidas, tienen un bloque central para
evitar los acoples o "feedback".

Algunas guitarras eléctricas también


cuentan con un sistema que, por el
accionar de una palanca en el puente, se
genera un efecto de vibrato. La guitarra
eléctrica necesita siempre ser conectada a
un amplificador o a un sistema de
amplificación, mediante un cable.

Entre los fabricantes reconocidos de este


tipo de guitarras se encuentran marcas
como Rickenbacker, Gibson, B. C. Rich,
Fender, Epiphone, Squier, Ibanez, PRS,
Jackson, Parker, Cort, Yamaha, Dean, ESP,
Schecter, entre otros.

Guitarra electroacústica

Una guitarra electroacústica es una


guitarra acústica a la que se le han
añadido pastillas, micrófonos o
transductores para amplificar su sonido.
También son llamadas guitarras
electrificadas, término que hemos de
reputar sinónimo, y que resalta el hecho de
que el sistema de previo puede haberse
instalado en origen o por el propio usuario.
La electrificación de una guitarra de caja
hace innecesario el uso del micrófono
externo, ya que se conecta como una
guitarra eléctrica a un amplificador. Ello
evita en gran medida los acoples y facilita
la labor del ingeniero de sonido en las
grabaciones. Sin embargo, el sonido no es
exactamente el mismo, ya que el
micrófono que recoge el sonido se
encuentra dentro de la caja y no fuera, que
es donde se escucha el sonido real de la
guitarra.

La diferencia entre una guitarra


electroacústica de cuerdas de metal y una
guitarra eléctrica de caja (que son las que
se usan habitualmente en el jazz) es sobre
todo el tipo de transductor: en la primera
se emplea un transductor piezoeléctrico,
que da un sonido más cristalino, agudo y
natural; en la guitarra eléctrica se
incorporan transductores
electromagnéticos, que dan un sonido
distinto, más cargado de frecuencias
medias.

Guitarra MIDI

Son guitarras especiales o adaptadores


para guitarras convencionales que
permiten controlar un sintetizador vía MIDI
(protocolo de transmisión de datos que
permite enviar información musical entre
distintos dispositivos conectados por
medio de cables). De esta manera, un
guitarrista que no tiene habilidad para
ejecutar un teclado o un órgano
electrónico puede dispararlos desde una
guitarra MIDI.

Una técnica básica es la de utilizar un


conversor monofónico de frecuencia de
audio a MIDI tomando la señal de audio de
la guitarra por medio de colocar un
micrófono en la boca de la misma o por
medio de su salida de audio. También se
comercializan puentes más sofisticados
que pueden detectar la vibración de cada
cuerda por separado de tal forma de poder
ejecutar acordes, es decir, que poseen
polifonía de 6 voces o simultaneidad de
disparo de notas.

Guitarras del Renacimiento y


Barroco

Detalle de La guitarrista, de Johannes Vermeer (1672),


donde se aprecia una joven tañendo una guitarra
barroca.
La guitarra renacentista y la guitarra
barroca son los instrumentos que se
interpretaban durante el Renacimiento y
Barroco. Se trata de ancestros de las
guitarras clásicas. En los últimos años ha
proliferado la construcción de
reproducciones modernas de estos
instrumentos con los que se suele
interpretar música de la época. Son
guitarras más delicadas y producen un
sonido más débil, debido a que las
técnicas constructivas utilizadas no
permitían que el instrumento tuviera la
firmeza de las guitarras actuales. Las
cuerdas soportaban mucha menos
tensión y por ello su volumen es mucho
menor. Son más fáciles de distinguir de
otras guitarras, ya que su cuerpo es más
delgado y plano y en muchas ocasiones
suelen tener una ornamentación muy
profuso, que a menudo incluso cubre el
agujero de la tapa armónica con rosetas
decorativas de una gran belleza .

Guitarra campesina (Viola


Caipira)

Esta guitarra, común en el folclore


brasileño, tiene un tamaño inferior al de
una guitarra española, aunque sus
proporciones similares. Consta de cinco
órdenes de cuerdas metálicas que a
diferencia de las guitarras acústicas se
pulsan con las uñas. Puede estar afinada
de numerosas formas siendo habituales
las afinaciones abiertas.

Guitarra rusa

Esta guitarra tiene siete cuerdas en vez de


seis. La afinación de esta guitarra es
completamente distinta a la española;
tradicionalmente, se utiliza una afinación
abierta en Sol mayor. Otro instrumento
popular ruso es la balalaica, que aunque
de cuerda pulsada es poco parecido en
forma o en técnica interpretativa a la
guitarra ya que esta tiene tres cuerdas y
dos con la misma afinación .

Variaciones sobre la guitarra


tradicional

Reproducir
contenido
multimedia
Guitarra horizontal
Guitarras eléctricas

horizontales

Desde sus inicios la guitarra fue objeto de


experimentaciones muy numerosas, y solo
una parte de estos instrumentos son
todavía utilizados hoy, hasta de manera
marginal.
Las primeras guitarras tenían cuatro
cuerdas como los instrumentos de los que
procedía, luego se agregó una quinta y
posteriormente una sexta (el bordón), que
terminó siendo el modelo estándar de seis
cuerdas.

Una de las variaciones más frecuentes es


aumentar el número de cuerdas. Por
ejemplo doblando su número, de seis a
doce; las seis acostumbradas, acopladas
individualmente a su octava respectiva
(salvo las dos más agudas, que quedan
duplicadas al unísono). Además de la
guitarra de doce cuerdas, tiene relativa
importancia la guitarra tenor, de cuatro
(usada entre otros por el guitarrista de jazz
Tiny Grimes).

Narciso Yepes popularizó una guitarra de


diez cuerdas, intentando añadir cuerdas
para poder interpretar el repertorio de laúd
barroco, instrumento de múltiples cuerdas.
Muchos de sus discípulos adoptaron su
técnica, aunque hoy en día no son muchos
aún podemos encontrar guitarristas que
interpretan el repertorio guitarrista en este
instrumento.

Nada tiene que ver con el asunto del


diseño el hecho de que algunos
intérpretes ajusten su instrumento a su
forma de tocar, como los miembros del
grupo de rock The Presidents of the United
States of America, que utilizan una
guitarra en la que tres de las seis cuerdas
han sido retiradas, y un bajo de dos
cuerdas. De la misma manera, Keith
Richards (guitarrista de The Rolling
Stones), a menudo retira la cuerda de mi
grave de sus guitarras.

También se pueden citar:

La guitarra fretless (sin trastes), cuyo


mástil es completamente liso, sin
trastes, con lo cual las notas se
obtienen a manera de un violonchelo (la
afinación no viene dada por el traste,
sino que hay que “buscarla”). Son más
comunes los bajos fretless.
La guitarra barítona, que tiene seis
cuerdas pero un tiro más largo.
Las guitarras para aprendizaje, de
dimensiones reducidas (talla 1/2 o 3/4),
para facilitar su ejecución por niños
La guitarra con doble diapasón. Permite
tocar con dos distintas afinaciones (de
manera alternativa o incluso
simultánea) durante la misma obra, sin
tener que cambiar de guitarra. La
mayoría de las guitarras dobles tienen
una guitarra con doce cuerdas y la otra
con seis cuerdas. Existen otras
versiones como el instrumento de Mike
Rutherford, bajista de Genesis, que es
una guitarra de doce pegado a un bajo, o
el caso del bajista argentino Javier
Malosetti que utiliza una bajo de cinco
cuerdas pegado a una guitarra de 6
cuerdas.
La guitarra eléctrica sin clavijero,
construida desde mediados de los años
ochenta por la empresa Steinberger. El
clavijero se encuentra en el puente de la
guitarra, en lugar de estar en la cabeza.
La guitarra slide o guitarra horizontal. Se
usa casi siempre con el slide o tubo de
metal o vidrio que cubre todo el dedo.
Muy utilizada por David Gilmour,
guitarrista de Pink Floyd.
La guitarra de siete cuerdas. Además de
las seis cuerdas de la guitarra, se le
incorporan una séptima cuerda, más
grave. La nota de la séptima cuerda es
un SI. Existen también guitarras de ocho
cuerdas con la misma idea. incluso
existen guitarras con otros instrumentos
incorporados en el cuerpo de la guitarra
como la guitarra Pikasso que posee 42
cuerdas (de Pat Metheny).
La Foldaxe, guitarra plegable inventada
por Roger Field para Chet Atkins para
viajar (en el libro Me and My Guitars de
Atkins).
La dinarra, una guitarra dinámica
microtonal.
La guitarra arpa (harp guitar), guitarra
con un clavijero añadido de cinco o seis
cuerdas más para hacer los bajos, y
también otra entrada a la caja de
resonancia que, a la cual también se le
hace un agregado en forma de brazo
ondulado.
La guitarra sintetizador (guitar synth),
que resulta ser una guitarra con un
sintetizador incorporado.

Afinación
Las cuerdas de la guitarra se numeran de
abajo hacia arriba ―desde la más aguda
hacia la más grave―, con números
ordinales: primera cuerda o cuerda prima,
segunda cuerda, tercera cuerda, etc.
También se las nombra por su nota de
afinación, al igual que se hace con el violín,
la viola, el violonchelo y el contrabajo:

1. la cuerda mi (la primera cuerda, afinada


en el mi4);[9]
2. la cuerda si (la segunda cuerda, afinada
en el si3);
3. la cuerda sol (la tercera cuerda, afinada
en el sol3);
4. la cuerda re (la cuarta cuerda, afinada
en el re3);
5. la cuerda la (la quinta cuerda, afinada en
el la2);
6. la cuerda mi (la sexta cuerda, afinada en
el mi2).

La misma afinación de las cuatro cuerdas


graves bajada una octava (de la tercera a
la sexta) es la correspondiente al bajo.

En algunas obras el compositor pide al


guitarrista que baje dos semitonos (o sea
un tono) la sexta cuerda ―desde el mi2 al
re2―.
En las partituras las cuerdas se nombran
con el número de la cuerda alrededor de
una circunferencia.

A las tres cuerdas más graves ―la cuarta,


quinta y sexta cuerda y, particularmente, a
esta última― se les llama “bordones”,
debido a que “bordonear” es la ejecución
de un bajo acompañante de una obra de
música.

También se cambian las tonalidades de


las cuerdas poniendo una cejilla que se
sitúa un traste más alto por cada
semitono que se quiera aumentar. Por
ejemplo si se coloca una cejilla en el
primer traste la afinación sería la
siguiente: fa4, do4, sol♯3, re♯3, la♯2, y fa2.

La guitarra de diez cuerdas es como la


suma de una guitarra común de seis
cuerdas y un contrabajo (afinado
normalmente una octava grave: sol2, re2,
la1 y mi1).

Tabla que muestra el temple clásico mi, si,


sol, re, la, mi por cuerda y en cada uno de
los 12 primeros trastes:
1.er 2.° 3.er 4.° 5.° 6.° 7.° 8.° 9.° 10.° 11.° 12.°
Cuerda
traste traste traste traste traste traste traste traste traste traste traste traste

I - Mi Fa Fa# Sol Sol# La La# Si Do Do# Re Re# Mi

II - Si Do Do# Re Re# Mi Fa Fa# Sol Sol# La La# Si

III - Sol Sol# La La# Si Do Do# Re Re# Mi Fa Fa# Sol

IV - Re Re# Mi Fa Fa# Sol Sol# La La# Si Do Do# Re

V - La La# Si Do Do# Re Re# Mi Fa Fa# Sol Sol# La

VI - Mi Fa Fa# Sol Sol# La La# Si Do Do# Re Re# Mi

Método básico de afinación


para guitarras de 6 cuerdas

El método clásico para afinar una guitarra


es de oído. Para ello hay que seguir una
serie de reglas:

se ajusta una cuerda, preferiblemente la


5.ª, a nuestro gusto o con alguna
referencia si se va a tocar acompañado
(Se suele ajustar a los 110 Hz);
ahora, la 6.ª cuerda pisada en el 5.º
traste suena igual que la 5.ª cuerda
tocada al aire;
la 5.ª cuerda en el 5.º traste suena igual
que la 4.ª cuerda tocada al aire;
la 4.ª cuerda en el 5.º traste suena igual
que la 3.ª cuerda tocada al aire;
la 3.ª cuerda en el 4.º traste suena igual
que la 2.ª cuerda tocada al aire (es
importante recordar esta diferencia);
la 2.ª cuerda en el 5.º traste suena igual
que la 1.ª cuerda tocada al aire.

A esta forma de afinar se le llama «por


unísonos» pero también se puede afinar
"por armónicos" o combinar ambos
métodos.

Posibles referencias para


afinar

La guitarra también puede ser afinada con


respecto a:

un diapasón o un silbato (herramientas


acústicas que ofrecen un la para
orientar al afinador);
un afinador electrónico o programa
informático;
el sonido de la señal telefónica (también
es un la);
otros instrumentos.

Mnemotecnia

A la hora de afinar la guitarra, existen


mnemotécnicas que facilitan el recuerdo
de qué nota es la que suena al aire en
cada cuerda de la guitarra. Tres de ellas
son las siguientes frases (comenzando
por la cuerda más grave, la sexta):

«Miranda, la reina, solía silbar» (para las


cinco cuerdas más graves);
«Mientras Laura regaba, Soledad
simplemente miraba» (para las seis
cuerdas).
«Mira la restauración solar sin mí» (de
igual manera para las seis cuerdas)

Corte en la caja para notas


agudas

Guitarra con hueco para notas agudas.

La forma de las guitarras no siempre es


simétrica. Las guitarras eléctricas y
algunas acústicas y clásicas suelen
presentar una especie de curva para
facilitar el acceso a los trastes más
cercanos a la boca, para llegar hasta las
notas más agudas. Este corte en la caja se
suele llamar cutaway. Dependiendo de si
el guitarrista es diestro o zurdo, la guitarra
se construirá con el cutaway ubicado a
uno u otro lado de la caja armónica.

Ejecución

Arbusto decorado con una guitarra.


Técnica del fret tapping: ambas manos digitan notas

en el diapasón. Van Halen popularizó esta técnica en


los años setenta.

La guitarra se toca apoyando la caja


armónica sobre el regazo, con el mástil o
diapasón hacia la izquierda. Esto hace que
las cuerdas más graves queden arriba y
las más agudas abajo.

Para tocar la guitarra se apoyan los dedos


de la mano izquierda (la derecha para los
zurdos) sobre las cuerdas, oprimiéndolas
contra el diapasón entre los trastes justo
después del que delimitará el segmento de
cuerda que vibra, de manera que quede
libre la longitud correspondiente a la nota
musical deseada.

Una vez que se ha fijado de esta manera la


longitud de todas las cuerdas o de las
cuerdas que se desea pulsar, la mano
derecha las rasguea, puntea o arpegia,
mediante los dedos o una púa, generando
una melodía si toca un sonido por vez, un
acorde si se ejecutan dos sonidos o más,
o una armonía si se arpegia ese acorde.
En la guitarra eléctrica se suelen utilizar
diversas técnicas. Entre ellas se
encuentran el tapping (popularizado por
Eddie Van Halen), el sweep picking
(Yngwie Malmsteen, Jason Becker), el
palm mute, etc.

Guitarras y zurdos

Ejemplo de movimiento de la mano izquierda.


Ilustración del siglo XVIII de un zurdo tocando un sitar.

Así como en algunos instrumentos,


véanse el piano o la flauta, varían poco en
función de la lateralidad del intérprete,
otros como la guitarra y las cuerdas de la
orquesta, violínes, violas, violonchelos y
contrabajos realizan con cada mano una
tarea muy distinta. Sobre este tema hay
posiciones encontradas sin que nunca se
llegue a un acuerdo respecto a la ventaja o
desventaja de cambiar la manera común
de tocar con el mástil de la guitarra a la
izquierda.

Con guitarra para diestros

Debido a la poca disponibilidad en el


mercado de guitarras adaptadas para
zurdos, que se acentúa en las tiendas
pequeñas, son muchos los guitarristas
zurdos que aprenden a tocar la guitarra
como diestro (es decir, poniendo la
guitarra con el mástil del lado de la mano
izquierda). Por supuesto, el público no se
da cuenta de que el instrumentista es
zurdo (excepto a la hora de firmar
autógrafos).

Algunos ejemplos de guitarristas zurdos


que tocan como "diestros" con guitarras
normales:

Juanjo Domínguez (n. 1951), folclorista


y tanguero argentino.
Noel Gallagher (n. 1967), guitarrista
principal de la banda británica de rock
Oasis.
Charly García (n. 1951), teclista y
guitarrista argentino de rock.
Mark Knopfler (n. 1949), guitarrista de la
banda británica de rock Dire Straits.
Gary Moore (1952-2011).
Gustavo Cerati (1959-2014), guitarrista
de la banda argentina de rock Soda
Stereo
Janick Gers (n. 1957), guitarrista de la
banda británica de heavy metal Iron
Maiden.

Con guitarra para zurdos

También son muchos los guitarristas


zurdos que tocan con una guitarra
"simetrica" o en ocasiones "girada", con el
mástil del lado de la mano derecha y
colocando las cuerdas de tal manera que
los bordones queden sobre las agudas,

En el caso de que el guitarrista quiera usar


una guitarra con cutaway (hueco en la caja
que permite tocar mejor las notas más
agudas), la construcción del instrumento
suele ser especial para zurdos, con los
controles, las salidas, el clavijero y los
recortes y acomodos de la forma de la
guitarra hechos como una imagen
especular de una guitarra común. Estos
guitarristas no suelen poder tocar con las
guitarras comunes.
Paul McCartney (n. 1942), bajista y
compositor de The Beatles.
Atahualpa Yupanqui (1908-1992),
cantautor folclórico argentino.
Jimi Hendrix (1942-1970)
Kurt Cobain (1967-1994), líder,
compositor, vocalista y guitarrista de la
banda estadounidense de grunge
Nirvana.
Tony Iommi (n. 1948), guitarrista y
fundador de la banda de heavy metal
Black Sabbath
Zacky Vengeance (n. 1981), guitarrista
rítmico de la banda de heavy metal
Avenged Sevenfold
Cameron Liddell (n. 1989), guitarrista
rítmico de la banda de heavy metal
Asking Alexandria

Con guitarra de diestros girada


con las cuerdas sin invertir

Existe una tercera opción, aunque son


pocos los guitarristas zurdos que —
tocando con la guitarra al revés (con el
mástil hacia la derecha)— mantienen las
cuerdas tal como se ubican en el orden
normal de la guitarra, aunque las cuerdas
graves queden debajo de las agudas. Esto
implica aprender nuevas posiciones de
dedos para poner los mismos acordes y
tocar invirtiendo el gesto del rasgueo y el
punteo: en vez de hacerlo normalmente
hacia abajo, lo hacen hacia arriba. Estos
guitarristas pueden tocar con guitarras
comunes.

He aquí una lista de guitarristas que tocan


de dicha manera:

Albert King (1924-1992)


Dick Dale (n. 1937)
Otis Rush (n. 1935)
Santiago Feliú (1963-2014)

Véase también
Guitarra latina
Guitarra inglesa
Guitarra portuguesa
Guitarra de doce cuerdas

Referencias
Notas

1. Ignacio Ramos Altamira. «Historia de la


guitarra y los guitarristas españoles» .
Editorial Club Universitario. Consultado el
27 de diciembre de 2015.
2. elatril.com (ed.). «Guitarra» . Consultado
el 6 de febrero de 2008.
3. Juan José Monroy. «La guitarra. Breve
introducción histórica» . Archivado desde
el original el 19 de diciembre de 2007.
Consultado el 6 de febrero de 2008.
4. «Historia de la guitarra» . cmtv.com.
Archivado desde el original el 19 de
diciembre de 2007. Consultado el 6 de
febrero de 2008.
5. http://dle.rae.es/?id=Js6RJGg Guitarra,
Diccionario de la Lengua Española. Real
Academia Española
6. «Historia de la guitarra» .
clubguitarra.com. Archivado desde el
original el 27 de noviembre de 2015.
Consultado el 6 de febrero de 2008.Historia
de la guitarra (enlace roto disponible en Internet
Archive; véase el historial y la última versión).

7. Ronald E. Surtz, «Imágenes musicales en


el Libro de oración (¿1518?) de Sor María
de Santo Domingo», Antonio Vilanova
(coord.) Actas del X Congreso de la
Asociación Internacional de Hispanistas
(Barcelona, 21-26 de agosto de 1989), vol. I,
Barcelona, Promociones y Publicaciones
Universitarias, 1992, págs. 563-570. Cfr.
pág. 566, n. 11. ISBN 978-84-7665-751-5
(vol. I). ISBN 978-84-7665-409-5 (Obra
completa).
8. «La guitarra española» . guitarristas.org.
Consultado el 5 de abril de 2009.
9. Ese número en subíndice está indicado
según el índice registral internacional, que
denomina do4 a la nota central de un piano;
en cambio, según el índice registral franco-
belga, ese mismo mi se llama mi3.

Bibliografía
Alcaraz Iborra, Mario & Díaz Soto,
Roberto: La guitarra: Historia,
organología y repertorio. Club
Universitario, 2010. ISBN 84-845-4903-8
(Google Libros).
Kasha, Dr. Michael: «A New Look at The
History of the Classic Guitar» en Guitar
Review, 30:3-12, 1968.
Evans, Tom & Evans, Mary Anne: Guitars:
From the Renaissance to Rock. Nueva
York: Paddington Press, 1977.

Enlaces externos
Wikimedia Commons alberga una
galería multimedia sobre Guitarra.
Wikiquote alberga frases célebres de o
sobre Guitarra.
Wikcionario tiene definiciones y otra
información sobre guitarra.
El Diccionario de la Real Academia
Española tiene una definición para
guitarra.

Obtenido de
«https://es.wikipedia.org/w/index.php?
title=Guitarra&oldid=105245504»

Última edición hace 18 días por Tec…

El contenido está disponible bajo la licencia CC BY-


SA 3.0 , salvo que se indique lo contrario.