Está en la página 1de 6

Bases de la Psicogerontología y ciencias afines

Las ciencias afines ligadas a la Psicogerontologia son la geriatría y la


gerontología.

La Geriatría es la rama médica dedicada al cuidado de los adultos mayores


que toca aspectos preventivos, terapéuticos, rehabilitatorios y paliativos integrando
los aspectos sociales y familiares. Su objetivo fundamental es la conservación de
la autonomía y la autovalía del adulto mayor utilizando abordajes que integren las
enfermedades de mayor prevalencia, las más discapacitantes y aquellas que
condicionan dependencia. La geriatría propone mejores formas de gestionar la
enfermedad diseñando modelos de cuidados progresivos en donde participe tanto
el equipo multidisciplinario de salud, el adulto mayor, la familia y la sociedad
entera.

La Gerontología es el área del conocimiento que estudia la vejez y el


envejecimiento, estudia los aspectos biológicos, psicológicos y sociales,
preocupándose por la salud mental, el bienestar y la calidad de vida de esta
población. En base a esto, aparece la Psicogerontología que ocupa como estudio
la perspectiva psicológica del envejecimiento. Está ligada a la psicología del
desarrollo y a la corriente llamada del ciclo vital, este considera el curso de la vida
el eje esencial del envejecimiento y la vejez.

La psicología del envejecimiento se centra esencialmente en los procesos


que ocurren a lo largo del ciclo de vida, la estabilidad y los cambios que se
producen en las variables motoras, cognitivas y emocionales que son atribuidas a
la edad. Abarca la tarea preventiva, asistencial y de rehabilitación, desde una
concepción compartida y articulada acerca de la normalidad y la patología en el
envejecer psíquico de un sujeto.

Según el modelo biomédico de envejecimiento, el organismo humano crece


y se desarrolla a lo largo de la infancia y adolescencia y de esta forma se
estabiliza en la edad adulta y se deteriora en la vejez, esto no es transponible a su
funcionamiento psicosocial. En la edad adulta y en la vejez existe la estabilidad,
desarrollo y declive en función de las variables a las que nos refiramos y a las
condiciones socioculturales y personales del individuo. En el funcionamiento
cognitivo se produce un gran deterioro y hay una escasa capacidad de
aprendizaje. Esto dependiendo de cada sujeto.

El trabajo teórico en este campo es de interés debido a que desde una


perspectiva clásica, de raíz biologicista, se plantea como aspecto central de la
vejez, el descenso en las fortalezas físicas y psíquicas, y por lo tanto, la pérdida o
deterioro de aquellos rasgos y cualidades positivas que fueron fundamentales
durante la vida juvenil y adulta.

El pensamiento psicogerontológico nos permite conceptualizar que la


posición en relación al propio envejecimiento gira alrededor de la construcción, a
lo largo de toda la vida, de la propia identidad y que las fallas en este proceso
producen efectos que podremos ir detectando desde edades tempranas.

Exploración mental y examen psicológico de las personas de la tercera edad.

Es una recolección de datos que evalúan el estado mental del paciente, las
manifestaciones comportamentales, afectivas y cognitivas como efectos y
características del problema y como expresiones de la personalidad del paciente,
los que además deben constituirse en recursos terapéuticos y preventivos. El
examen mental está orientado a detectar signos y síntomas en un determinado
sujeto en un momento dado con el objetivo de Identificar el estado psíquico del
evaluado por medio de la evaluación de las funciones mentales.

Para realizar el examen mental es necesario examinar y evaluar las categorías


del examen característicos del estado mental, lo que permitirá apreciar el
comportamiento general de las funciones mentales. Las categorías o áreas a
evaluar son las siguientes:

 Porte y actitud
 Memoria
 Atención
 Sueño
 Orientación
 Lenguaje
 Conciencia
 Sensopercepcion
 Afectividad
 Pensamiento
 Juicio
La función cognitiva es la capacidad de realizar funciones intelectuales, por
ejemplo, recordar, orientarse o calcular. Los trastornos cognitivos pueden deberse
a causas muy diferentes, e ir desde trastornos ligeros, como el olvido benigno,
hasta cuadros clínicos graves, como la demencia.

Se propone realizar una valoración por separado de las funciones cognitivas y


afectivas. La primera es la que permite realizar las funciones intelectuales, por
ejemplo: recordar, orientarse o calcular. Los trastornos de la esfera intelectual
"pueden deberse a muy diferentes causas e ir desde trastornos ligeros, como el
olvido benigno, hasta cuadros clínicos graves como la demencia".

La depresión y la ansiedad son el centro de atención de la valoración del


estado afectivo; y es precisamente la depresión el trastorno psíquico más
frecuente en los adultos mayores, en los que se puede apreciar un ánimo decaído,
tristeza, tendencia al llanto, pérdida de interés por el mundo que lo rodea,
trastornos del sueño y del apetito, disminución de la autoestima e incluso ideas
de suicidio.

Es importante conocer que el deterioro cognitivo y la depresión no son


inherentes a la adultez mayor, sino que están en un riesgo más alto que otro grupo
etáreo.

Por lo que es necesario realizar una evaluación de su estado cognitivo y


afectivo para identificar los cambios tempranos en el estado fisiológico, la
capacidad de aprendizaje y la evaluación de las respuestas al programa del
especialista.

Existe variedad de pruebas que se pueden aplicar con la finalidad de evaluar


estas áreas, no obstante la autora sugiere utilizar algunas de las emplean los
especialistas de Salud en la Atención Primaria en la Valoración Geriátrica Integral
porque están estandarizadas y sistematizadas en este grupo poblacional y en
la comunidad han mostrado su utilidad. Se propone:
El Mini Examen del Estado Mental (MMSE) Modificado. Este instrumento es útil
para el tamizaje de déficit cognitivo, aunque no es un instrumento de diagnóstico.

El mini examen de estado mental (MMSE) es una herramienta que puede ser
utilizada para evaluar el estado cognitivo en forma sistemática y exhaustiva.

El Mini-Mental es un instrumento práctico de screening o rastreo de


alteraciones cognitivas. El Mini-Mental tiene un uso generalizado que permite la
comparación entre diferentes grupos. Se trata de un método muy utilizado ya que
se puede administrar en 5 – 10 minutos. Fue creado por Folstein y McHung en
1975 con la iniciativa de poder detectar o descartar un principio de demencia o
deterioro cognitivo.

La persona que administra el Mini-Mental suele ser neuropsicología o


psicólogo que este familiarizado con la prueba.

El Mini-Mental está formado por un conjunto de ítems que forman un test


que mide orientación (personal, espacial y temporal), memoria a corto y a largo
plazo (fijación y recuerdo diferido), atención, lenguaje (expresión verbal y escrita,
comprensión verbal y escrita) praxias, habilidades visoconstructivas. Permite
evaluar de manera rápida la sospecha de déficit cognitivo, sin embargo no debe
utilizarse como una evaluación clínica completa del estado mental ya que no
permite estudiar de manera detallada la función cognitiva alterada ni conocer la
causa del déficit.

Otro examen cognitivo que se aplica es el test del reloj, diseñado


especialmente para valorar funciones visoespaciales. Actualmente, permite
examinar el deterioro cognitivo, para screening. Se utiliza para seguir la evolución
de los cuadros confusionales. Es un test sencillo que valora el funcionamiento
cognitivo global (apraxia constructiva, la ejecución motora, atención, comprensión,
conocimiento numérico). Su aplicación es rápida y sencilla de aproximadamente 5
minutos.

El procedimiento consiste en que se le pide que dibuje la esfera de un reloj con


las doce horas y las manecillas señalando las once horas y diez minutos.

 Colocar el # 12 arriba > 3 puntos


 Dibuja dos agujas > 2 puntos
 12 números > 2 puntos
 Poner la hora correcta > 2 puntos
Puntuación

 0-6 deterioro cognitivo


 7-9 normal
Poca sensibilidad para demencia leve.

El mini-Cog se pide al participante que dibuje la esfera de un reloj con las 12


horas y las manecillas señalando las 11 horas y 10 minutos. Mientras se le
menciona tres palabras no relacionadas. Al terminar el dibujo del reloj, se le pide al
participante que mencione las tres palabras.

 No recuerda las 3 palabras > demencia


 Recuerda las 3 palabras > no demencia
Recuerda 1-2 palabras > intermedio

 Dibujo adecuado del reloj > no demencia


 Dibujo inadecuado del reloj > demencia
Sensibilidad y especificidad similar al MMSE.

Ventajas:

 Fácil de aplicar
 Tiempo es más corto
 Valor de diagnóstico no está limitado por la educación o el lenguaje del
participante.
Otro test es el de Isaacs introducido por Isaac y Akhtar en 1972, el cual fue
propuesto como ayuda para el diagnóstico de la demencia en el anciano por
Isaacs y Kennie en 1973. Explora la fluencia verbal, la denominación por
categorías y la memoria semántica. Con mayor utilidad en pacientes analfabetos o
con déficits sensoriales.

 Se le pide al paciente que diga tantos nombres como pueda recordar de


cada una de 4 categorías: colores, animales, frutas y ciudades.
 Se le da un minuto para cada ítem, pero si consigue decir 10 elementos de
este sin repetir, se pasaya al ítem siguiente.
 Puntuación oscila entre 0 y 40 puntos
 Resultado normal: para adultos de 29 o ms y de 27 o más si se trata de
ancianos.
Bibliografía

Psicología positiva y psicología de la vejez. Intersecciones teóricas


Lombardo, E. (2013). Recuperado el 11 de febrero de 2018 en
http://www.palermo.edu/cienciassociales/investigacion-y-
publicaciones/pdf/psicodebate/13/Psicodebate_N13_03b.pdf

Organización Panamericana de la Salud. Oficina Regional de la OMS. (2002).


Guía clínica para atención primaria a las personas mayores.

Santana, J. (2016). La Geriatría, Gerontología y Psicogerontología en la revista


Archivo Médico de Camagüey, vol.20 no.2, 1025-0255.