DOS SSIE ER
 

 

EL L ACUER RDO TRA ANSATLÁNTICO O DE LIB BRE  COMER RCIO: EL ASCEN NSO AL  PODER  IL LIMITAD DO DE LAS L  MULTINAC IONALE ES 
  Traducción de d  una ver rsión reducida del documento o de   Se eattle to Brussels B  Network N  “A  Brave New Transa atlantic Pa artnership p”.    Resu umen intr roductorio o. 
El  TT TIP  ha  sido  vendido  a  los  ciudadan nos  europeo os  y  norteam mericanos  c como  un  vehículo  poderoso para mejorar el cre ecimiento eco onómico, prediciendo un n aumento d del hasta el 1% 1  del  PIB, a así como la creación c  de cientos c  de m iles de puest tos de trabaj jo. Sin emba rgo, parece que q  la  fe en la liberalización comerc cial es tan  ex xagerada com mo los benef ficios que pu udiera report tar. Lo  emerge  de  to odo  esto,  es  que  el  TTIP  es  un  proye ecto  político transatlántic co  promovid do  por  que  e las  él lites  políticas  y  corporat tivas  sobre  lla  promesa  infundada  de d   aumentar r  el  comercio  y  el  núme ero  de  emp pleos,  la  misma  que  r retrotraerá  las  protecciones  regula atorias  socia ales  y  os  de  los  ciudadanos medioambientale es,  reducirá  los  derecho c   frente f   a  las s  corporacio ones  y  conso olidará el lide erazgo de EE EUU y la UE e en el mundo.  

Se e exageran los beneficios y se i ignoran lo os riesgos. .  
La Co omisión Euro opea llevó a cabo c  su prop pio estudio so obre el impa acto del TTIP  y concluyó que q  el  crecim miento  espe erado  en  la  región  sería  d del  0.1%,  y  el e   ritmo  del crecimiento c   en  un  perio odo  de  10  añ ños,  del  0.01 1%  del  PIB,  lo  que  es  ab bsolutamente e  trivial  si  lo o  comparamo os  con  los  ri iesgos  socio o‐económicos s y medioam mbientales qu ue puede tra aer como resultado.   El  inc cremento  de e  la  competencia  entre  EEUU  y  la  UE  por  la  liberalización  comercial  podría p   desat tar  un  proce eso  de  reest tructuración  productiva  que  llevaría a  a  la  pérdid da  de  puest tos  de  traba ajo (capítulo 1). Esta com mpetición aña adida increm mentaría el de esequilibrio y ya existente entre  la Eur ropa del centro y la Euro opa periférica a.   Por  o otro  lado,  la  armonizació ón  de  las  reg gulaciones  y  normas  a  ambos  lados  del  Atlántico o  sólo  puede llevar a un na mayor libe eralización sii se hace por r el mínimo común c  deno minador, es decir,  e  e europeos  y  americanos, ya y   que  difier ren  prácticam mente  implicaría  una  rebaja  de  los estándares en to odo, y la única forma de profundizar p  e en el libre co omercio es debilitando la as regulacion nes.   Por  e ejemplo,  la  protección p   de el  consumido or  en  Europa a  quedaría muy m   debilitad da,  en  areas como  los  a alimentos  modificados m   genéticame ente,  la  car rne  tratada con  horm monas  y  el  pollo  desin nfectado  con n  cloro  (cap pítulo  3).  Co omo  resultad do,  las  polít ticas  europe eas  de  agricultura  soste enible  podría an  desaparec cer  totalmen nte,  ya  que  la  UE  abriría a  su  mercad o  a  los  prod ductos  amer ricanos, los cuales c  no están sujetos a  normas estr rictas sobre el e  bienestar  de los anima ales, o  el uso o de pesticid das agrícolas dañinos, a la as cuales si están e  sujetos s los product tores europe eos.   1   

Otras políticas medioambientales europeas, y  de regulación financiera en  EEUU, podrían  verse  también  afectadas.   El  TTIP  podría  amenazar  la  moratoria  europea  sobre  la  extracción  de  gas  de pizarra (gas de esquito) (capítulo 2), podría debilitar también la regulación europea llamada  REACH, soslayando los requisitos de pruebas para miles de químicos tóxicos (capítulo 5).   Así  mismo,  la  regulación  financiera  estadounidense  podría  estar  en  peligro,  puesto  que  en  la  actualidad,  es  más  estricta  y  ejerce  más  control  que  la  europea,  justo  en  un  momento  en  el  que hasta el FMI y el BM han empezado a reconocer que el control del capital  puede ayudar a  prevenir y prevenir la fuga especulativa  y desestabilizadora de  capitales.  (Capítulo 6),  mientras  tanto,  el  TTIP  aboga  por  la  liberalización  de  todos  los  servicios,  incluyendo  los  financieros,  lo  que podría reforzar y promover, más que prevenir, otra crisis financiera internacional.   Al  TTIP  también  se  le  conoce  como  TAFTA,  y  se  propuso  en  Febrero  de  2013,  cuando  Obama  y  los  líderes  de  la  UE  se  comprometieron  a    lanzar  las  negociaciones  sobre  el  TTIP.  La  primera  ronda  fue  en  Julio  de  2013  y  se  tiene  la  intención  de  acabar  con  estas  negociaciones  a  finales  de 2014.   Este  acuerdo  va  más  allá  de  simplemente  eliminar  los  aranceles  y  abrir  los  mercados  a  los  inversores  de  cada  mercado,  las  negociaciones  se  están  centrando  en  eliminar  las  mismas  regulaciones que protegen a los consumidores, los trabajadores y el medioambiente, ya que se  interponen  en  el  camino  de  los  beneficios  corporativos.    Por  ejemplo,  “en  el  sector  del  automóvil,  no  son  los  aranceles  el  mayor  problema,  sino  las  diferencias  en  los  estándares  de  seguridad  y  medioambiente.  El  objetivo  de  estas  negociaciones  es  reducir  retrasos  y  costos  innecesarios para las compañías” (Comisión Europea).  Con este objetivo, la UE y EEUU  quieren “armonizar” sus estándares y normas, lo que equivale  a  una  reducción  y  degradación  de  las  normas  sociales  y  medioambientales  a  favor  de  los  intereses  de  los  grandes  negocios  para  que  puedan  mover  libremente  su  capital,  bienes  y  trabajo.  Así  por  ejemplo,  EEUU  está  deseando  ver  reducir  los  estándares  laborales  y  el  principio  de  precaución  de  Europa,  y  Europa  los  estándares  para  hacer  tests,  la  seguridad  de  los  aparatos  médicos  y  medicinas,  así  como  su  régimen  de  regulación  financiera  que  es  más  estricto.   Las  negociaciones  pueden  amenazar  también  la  libertad  en  internet  a  través  de  los  derechos  de  propiedad  intelectual  de  las  corporaciones,  y  tendrá  mayores  consecuencias  sobre los agricultores, consumidores y pacientes.   Además,  este  acuerdo  forma  parte  de  una  estrategia  de  la  UE  y  EEUU  para  asegurar  su  liderazgo  en  los  asuntos  mundiales  en  un  momento  en  el  que  se  ve  amenazado  por  el  alzamiento de las economías emergentes (Brasil, India, Rusia, China y Sudáfrica).   Durante  más  de  dos  décadas,  las  corporaciones  de  Europa  y  América  han  estado  intentando  conseguir  un  libre  mercado  a  ambos  lados  del  Atlántico,  para  ello,  muchas  asociaciones  industriales han presentado documentos conjuntos a favor de este acuerdo haciéndose oír con  una  única  voz.   Entre  estos  sectores  encontramos:  el  automóvil,  el  farmacéutico,  la  salud,  los  químicos  y  el  IT,  la  Comisión  Europea  ya  ha  tenido  con  los  lobistas  más  de  100  reuniones,  mientras deja en la más absoluta oscuridad a la población civil sobre este acuerdo.  

2   

Por  otro  lado,  asociaciones  de  consumidores,  activistas  del  medioambiente,  comercio  e  internet,  así  como  sindicatos  y  agricultores,  ya  han  empezado  a  luchar  contra  esta  agenda  corporativa, a la vez que han subrayado la necesidad de que haya un debate público sobre este  acuerdo,  y  han  puesto  sobre  la  mesa  el  debate  sobre  la  necesidad  de  reformar  las  normas  del  comercio internacional.    

CAPÍTULO 1 

Divididos, desprotegidos, y sin derecho a huelga.  
Reformando  los  derechos  laborales  y  la  política  social  a  favor  de  los  intereses de las transnacionales.    
Nos venden el TTIP como un acuerdo que creará millones de empleos y un crecimiento del PIB  del  1%,  mientras  un  estudio  de  la  CE  lo  sitúa  en  0.1%  y  la  creación  de  puestos  de  trabajo  está  por ver.   Según  el  estudio  llevado  a  cabo  por  la  Comisión  Europea  sobre  el  impacto  del  TTIP,  reconoce  que  el  incremento  comercial  con  los  EEUU  tendría  un  shock  inicial  que  en  los  sectores  industriales  más  afectados  que  les  llevaría  a  una  reestructuración.  Estos  sectores  serían  aquellos  que  se  verían  en  desventaja  frente  a  la  mayor  competitividad  americana  como:  los  productores  de  carne,  fertilizantes,  bio‐etanol  y  azúcar,  por  ejemplo.  También  habría  un  declive en los sectores de equipos de transporte y el sector del metal, así como en los sectores  primarios,  especialmente:  la  madera  y  productos  de  papel,  los  servicios  a  los  negocios,  la  los  sectores  de  servicios  personales  y  de  comunicación.    Este  estudio  asegura  que  habrá  costes  prolongados asociados a los ajustes substanciales que serán necesarios.   Incluso  si  se  incrementa  la  demanda  de  trabajadores  en  ciertos  sectores,  no  es  menos  cierto  que habrá sectores que perderán trabajadores y la empleabilidad de éstos no será automática,  pues  necesitarán  nueva  formación  y  destrezas.  Para  mitigar  estos  impactos  negativos  sería  necesario  incorporar  en  el  acuerdo  una  serie  de  medidas  preventivas,  pero  éstas  no  se  hallan  en Acuerdo TTIP, ni la Comisión Europea hace hincapié en que se adopten, parece que la CE da  por  hecho  que  los  gobiernos  mismos  tendrán  suficientes  recursos  para  mitigar  estos  impactos  negativos.   Para  poner  un  ejemplo,  el  NAFTA  (acuerdo  de  libre  comercio  entre  EEUU,  Méjico  y  Canadá)  incrementó  el  flujo  comercial  por  tres  pero  la  promesa  de  millones  de  puestos  de  trabajo  –  20  millones  –  no  se  materializó.  De  acuerdo  con  el  análisis  del  Instituto  de  Política  Económica,  el  número  de  trabajos  creados  en  EEUU  por  la  expansión  de  la  exportación,  en  relación  al  número  de  puestos  de  trabajo  que  se  perdieron  por  el  crecimiento  de  las  importaciones  extranjeras  debidas  al  NAFTA,  se  tradujo  en  la  pérdida  de  casi  un  millón  de  puestos,  y  no  en  la  creación de 20 millones. Esto sin mencionar la presión hacia abajo que sufrieron los sueldos de  los trabajadores, lo que contribuyó a su estancamiento desde mediados de los 70.   Según  el  Centro  de  Investigación  sobre  Globalización,  el  NAFTA  permitió  a  las  corporaciones  americanas  mover  más  fácilmente  sus  fondos  de  inversión    a  través  de  la  frontera  para  3   

establecer  sus  nuevas  fábricas  de  producción  en  Méjico,  debido  a  los  sueldos  más  baratos  de  este  país,  mientras  se  cerraban  las  fábricas  en  EEUU.  Las  corporaciones  incrementaron  enormemente  sus  beneficios  pero  tuvo  como  resultado  el  deterioro  de  las  condiciones  laborales  a  ambos  lados  de  la  frontera.  Los  trabajadores  americanos  sufrieron  recortes  salariales  o  desempleo,  mientras  los  trabajadores  mejicanos  perdieron  sus  puestos  de  trabajo  tradicionales  para    ser  forzados  a  trabajar  en  condiciones  cercanas  a  la  esclavitud  en  las  fábricas de las corporaciones americanas situadas en Méjico.   De  acuerdo  con  el  presidente  del  Instituto  de  Política  Económica  de  Washington,  Jeff  Faux,  sería  inviable  pretender  una  mayor  liberalización  comercial  sin  dar  la  misma  prioridad  al  desarrollo social y laboral que se da a la protección de los intereses de inversores y financieras.   Además, en Europa corremos el riesgo de que regiones enteras de la UE carguen con los costes  sociales  de  este  acuerdo,  dividiendo  todavía  más  a  los  países  ricos  y  más  empobrecidos  de  Europa,  incrementando  la  brecha  entre  los  países  del  centro  y  la  periferia  europea.  Ya  en  su  momento,  la  adhesión  a  la  UE  y  el  Euro  trajo  consigo  la  desindustrialización  de  los  países  mediterráneos.  Los  intereses  de  exportación  americanos  se  dirigen  precisamente  a  través  del  TTIP  a  los  sectores  principales  donde  la  periferia  europea  tiene  interés  en  defender,   la  apertura  de  este  mercado  transatlántico  llevaría  a  la  exacerbar  la  división  entre  los  miembros  ricos  y  pobres  de  la  UE,  precisamente  en  un  momento  en  el  que  se  debería  proteger  a  los  ciudadanos  en  lugar  de exponerlos a la competición extrajera.   Además,  los  derechos  laborales  podrían  deteriorarse  a  través  de  la  “armonización”  de  las  normas  y  regulaciones  transatlántica,  ya  que  los  EEUU  no  han  ratificado  algunos  de  los  estándares  y  convenciones  de  la  OIT,  lo  que  incluye  el  derecho  a  la  libertad  de  asociación  y  las  prácticas sindicales.   Ya  en  la  UE,  ha  habido  ataques  recientes  sobre  los  sueldos  de  los  trabajadores  en  el  contexto  de  la  euro‐crisis,  el  TTIP  serviría  al  propósito  de  reformar  la  legislación  laboral  europea  para  sintonizarla  con  la  de  EEUU,  lo  cual  incluiría  una  ley  anti  sindicalista,  llamada  erróneamente  “Derecho  a  trabajar”,  que  ha  restringido  sistemáticamente  la  libertad  de  asociación  de  los  trabajadores en EEUU.    De  acuerdo  con  la  Federación  del  Trabajo  de  EEUU  y  el  Congreso  de  Organizaciones  Industriales,  en  EEUU  se  ha  iniciado  una  carrera  hacia  abajo  en  relación  a  los  sueldos  y  los  estándares  de  seguridad  y  salud,  ya  que  los  Estados  compiten  los  unos  contra  los  otros.  Cuando  la  CE  dice  que  “deberíamos  revisar  la  ley  laboral  europea  para  minimizar  el  riesgo  de  reducir  la  inversión  americana  en  Europa  y  que  se  desvíe  a  otras  partes  del  mundo”,  podríamos estar contemplando el inicio de un panorama similar entre los países europeos que  deberán   competir  entre  sí.  Después  de  todo,  las  leyes  laborales  europeas  se  encuentran  en  la  lista  de  “medidas  no  arancelarias”  identificadas  como  un  obstáculo  en  el  camino  al  libre  flujo  comercial y de inversión.  

4   

La  reestructuración  industrial  provocaría  la  pérdida  de  millones  de  puestos  de  trabajo  pero  además, y si  se cambia la legislación laboral, los trabajadores europeos no  tendrían el  derecho  a auto‐organizarse ante el crecimiento del desempleo y la austeridad en Europa.    

CAPÍTULO 2 

Comercializando  la  naturaleza  por  los  beneficios  económicos.  
Destrucción medioambiental con la excusa de crear una riqueza incierta.    
La propia evaluación de la Comisión Europea sobre el TTIP concluyó que este acuerdo, al tener  como  objetivo  prioritario  el  incremento  del  comercio  transatlántico,  tendría  como  resultado  inevitable  impactos  negativos  en  el  medioambiente.  El  TTIP  aumentaría  la  polución    y  el  agotamiento  de  los  recursos  naturales  al  incrementar,  la  producción,  el  comercio  y  el  consumo.  Además,  para  conseguir  este  aumento  del  comercio,  el  TTIP  necesitaría  también  eliminar  algunas  normas  y  regulaciones  en  nombre  de  la  pretendida  “armonización”    y  “reconocimiento  mutuo”  entre  los  estándares  de  EEUU  y  la  UE.  Esto  debilitaría  ampliamente  “el  Principio  de  Precaución”  europeo,  piedra  angular  de  la  política  europea  medioambiental,  teniendo  serias  consecuencias  sobre  la  salud  y  la  seguridad  de  las  personas  y  el  medioambiente.  La cumbre European Business que se reunió en 2013, y cuenta con algunas de las más grandes  corporaciones  europeas,  echa  la  culpa  a  la  regulación  medioambiental  de  poner  a  las  compañías  europeas  en  desventaja  con  sus  homólogas  americanas  y  chinas,  y  por  ello,  están  haciendo  lobby  a  los  reguladores  de  EEUU  y  la  UE  con  la  intención  de  que  reduzcan  el  diferencial entre EEUU y UE.   Si  esto  se  consiguiera,  muchas  de  las  regulaciones  europeas  dejarían  de  ser  operativas.  Por  ejemplo,  la  Directiva  Europea  de  Energías  Renovables  tiene  muchas  fisuras  legales,  pero  al  menos en principio, requiere que la materia prima utilizada para conseguir energía cumpla con  ciertos  objetivos  de  reducción  de  emisiones  de  gas  invernadero  y  otros  criterios  de  sostenibilidad básica.   El  Etanol  americano  se  obtiene  de  maíz  y  soja  modificada  genéticamente,  así  que  no  cumple  con  semejantes  requisitos  y  está  excluida  de  los  incentivos  relacionados  con  impuestos  de  los  que  se  benefician  otros  combustibles.  El  etanol  americano  es  menos  competitivo  en  el  mercado  europeo  y  por  eso,  las  grandes  compañías  de  la  industria  agraria  están  tratando  de  asegurarse de que estos obstáculos regulatorios desaparecen de escena.  Sin  embargo,  si  así  fuera,  los  esfuerzos  por  evitar  impactos  dañinos  sociales  y  medioambientales,    provenientes  de  la  controvertida  producción  de  biocombustibles,  serían  baldíos.     5   

Fracking – La fractura hidráulica  
El  “fracking”  ha  sido  tema  de  portada  en  las  noticias  debido  a  los  impactos  negativos  de  esta  técnica  sobre  la  salud  y  el  medio  ambiente,  los  cuales  incluyen  gas  metano  que  escapa  al  medio  ambiente  (con  la  posibilidad  de  crear  serias  explosiones)  y  agua  proveniente  de  los  pozos de donde se extrae gas, que retorna a la superficie conteniendo elementos radiactivos y  grandes  concentraciones  de  sal  (la  cual,  si  se  desecha  incorrectamente,  puede  ayudar  a  provocar  pequeños  terremotos).  Debido  a  que  en  EEUU  la  regulación  medioambiental  es  más  débil que en la UE, el “fracking” en EEUU está a la orden del día, con más de 11.400 pozos que  se abren cada año para extraer gas natural.   Las  compañías  de  energía  americanas  tienen  los  ojos  puestos  en  las  reservas  de  gas  europeas,  especialmente  las  de  Polonia,  Dinamarca  y  Francia,  y  utilizaría  el  TTIP  para  romper  con  las  prohibiciones  y  moratorias  que  protegen  a  los  europeos  de  dicha  práctica.  Además,  el  precio  de  gas  natural  americano  es  mucho  más  barato  que  el  europeo  (3$  frente  a  los  11‐13€  por  unidad).  Si  las  compañías  americanas  consiguieran  exportarlo  a  la  UE  a  través  de  un  acuerdo  de  libre  comercio,  aumentaría  exponencialmente  la  práctica  de  la  fractura  hidráulica  en  los  EEUU. 

Sin alternativas frente a la globalización 
Otra  de  las  demandas  típicas  en  los  acuerdos  de  libre  comercio,  suele  ser  asegurar  que  la  contratación  pública  está  abierta  a  la  competición  extranjera,  especialmente  ahora,  que  hay  muchas  medidas  nacionales  para  favorecer  la  contratación  pública  de  compañías  nacionales,  frente  a  las  extranjeras,  como  medida  para  apoyar  la  economía  local  y  recuperarse  de  la  crisis  financiera.   Un ejemplo de lo que esto podría significar lo encontramos en el caso de Japón cuando llevó  a  la  provincia  canadiense  de  Ontario  ante  la  Organización  Mundial  del  Comercio  en  2010  por  haber  introducido  una  Ley  de  Energía  Verde  que  tenía  como  objetivo  expandir  la  producción  de  energía  verde  renovable,  y  crear  miles  de  puestos  de  trabajo  a  nivel  local.  Bajo  esta  ley,  todas  las  compañías,  sean  nacionales  o  extranjeras,  deben  garantizar  que  al  menos  el  60%  del  valor  de  las  partes  y  servicios  contratados  deben  tener  su  fuente  original  en  Ontario,  de  modo  que  se  estimule  y  apoye   la  economía  local.  Esta  ley  creó  más  de  31.000  puestos  de  trabajo  y  billones de dólares en inversión. Sin embargo, la Organización Mundial del Comercio dictaminó  que  esta  ley  era  ilegal  porque  la  condición  de  “comprar  localmente”  violaba  las  leyes  de  comercio internacional.   Si  el  TTIP  incluyera  un  capítulo  sobre  la  contratación  pública,  como  así  intenta.  Cualquier  autoridad  pública  que  quisiera  explorar  modelos  económicos  alternativos  al  internacional  de  libre  comercio  correría  el  riesgo  de  enfrentarse  al  mismo  tipo  de  situación  con  costes  legales,  no  importa  si  las  medidas  son  beneficiosas  y  necesarias  para  las  comunidades  locales  y  el  medioambiente.       6   

CAPÍTULO 3 

El último encierro 
Agricultores y consumidores a merced de la agricultura industrial.  

 
La  llamada  “armonización  de  las  normas  y  estándares”  de  la  UE  y  EEUU  pretende  eliminar  no  sólo  los  aranceles,  sino  cualquier  tipo  de  barrera  que  obstaculice  el  comercio  transatlántico.  Esto  nos  llevaría  a  tener  que  aceptar  en  la  UE  los  alimentos  modificados  genéticamente,  la  carne  de  ternera  y  el  cerdo  tratados  hormonalmente  y  el  pollo  esterilizado  con  cloro,  que  se  usa  para  eliminar  los  microbios  en  la  producción  de  carne  de  pollo,  ya  que  el  TTIP  limitaría  el  “Principio  de  Precaución”  europeo  en  el  cual  se  basa  la  regulación  alimentaria  y  los  derechos  de los consumidores europeos.     Además,  la  reducción  o  eliminación  de  los  aranceles  llevaría  a  los  agricultores  europeos  a  una  mayor  competición  internacional  frente  a  las  compañías  agrícolas  americanas.  Si  se  llevase  a  cabo  y  de  forma  paralela,  la  eliminación  de  los  aranceles  y  las  barreras  no  arancelarias,  seríamos  además  testigos  de  una  mayor  concentración  de  poder  económico  en  manos  de  las  corporaciones del negocio agrícola a costa de los agricultores y consumidores.   En  EEUU,  la  granja  media  es  13  veces  más  grande  que  sus  homólogas  europeas,  y  como  la  concentración  del  negocio  en  grandes  corporaciones  ha  sido  progresiva,  en  la  actualidad  sólo  hay 2 millones de granjas americanas frente a los 13  millones de granjas europeas. Además  de  ser  más  pequeñas,  las  granjas  europeas  deben  atenerse  a  unas  regulaciones  y  normas  más  estrictas.  Si  el  TTIP  se  llevara  a  cabo  según  está  planeado,  dañaría  peligrosamente  los  intentos  de  reformar  la  política  agraria  europea  sobre  un  asentamiento  sostenible,  social,  económica  y  medioambientalmente,  pondría  también  el  punto  final  a  los  pequeños  circuitos  que  se  han  creado  entre  productores  y  consumidores,  así  como  con  el  apoyo  necesario  para  los  sistemas  de  alimentación  local  y  regional.  En  su  lugar,  la  competición  con  los  agricultores  americanos  nos  llevaría  a  la  aceleración  de  la  concentración  de  la  producción  agrícola  en  unas  pocas  corporaciones,  a  la  reducción  de  trabajadores  del  sector  agrícola  y  consecuentemente,  a  un  mayor  porcentaje  de  desempleo,  según  reconoció  el  propio  estudio  de  evaluación  de  la  Comisión Europea.   La  UE  requiere  que  los  productos  que  se  derivan  de  la  biotecnología  sean  etiquetados,  lo  que  impide  la  entrada  de  muchos  productos  americanos.  La  Organización  de  la  Industria  de  la  Biotecnología  de  hecho,  está  instando  para  que  se  normalicen  dichos  productos,  mientras  la  Comisión  Europea  (CE)  ha  asegurado  a  los  consumidores  que  la  ley  sobre  alimentos  modificados  genéticamente  no  se  puede  negociar.  Sin  embargo,  si  la  CE  va  cediendo  a  la  presión de las compañías sobre la Autoridad de Seguridad Alimentaria europea, podríamos ver  como  se  debilitan  estas  regulaciones   para  equipararse  a  las  americanas,  donde  los  productos  modificados  genéticamente  no  necesitan  ser  supervisados,  no  necesitan  realizar  test  de  seguridad  o  ser  etiquetados,  ya  que  se  asume  que  estos  productos  son  iguales  que  la  comida  no modificada genéticamente.  

7   

De  hecho,  los  consumidores  europeos  están  muy  sensibilizados  respecto  a  este  tema  y  se  oponen a este tipo de alimentos, lo que podría ser soslayado de aprobarse el TTIP, ya que este  acuerdo escapa a una discusión pública abierta.   Si  se  legitimara  la  industria  de  los  alimentos  modificados  genéticamente,  no  sólo  entrarían  rápidamente  en  el  mercado  europeo,  sino  que  gracias  al  “reconocimiento  mutuo”  de  estándares  y  normas  de  la  UE  y  EEUU,  estos  productos  importados  no  tendrían  necesidad  de  etiquetarse,  lo  que  debilitaría  los  derechos  de  los  consumidores  y  el  “Principio  de  Precaución”  europeo.   De  momento,  las  grandes  corporaciones  biotecnológicas  como  Monsanto,  DuPont  y  Dow  Chemical,  productores  de  alimentos   y  químicos  modificados  genéticamente,  han  lanzado  una  campaña masiva en EEUU para contrarrestar el sentimiento público cada vez más fuerte contra  estos  productos.  Sólo  en  California,  la  industria  biotecnológica  se  gastó  en  2012,  40  millones  de  dólares  para  derrotar  una  medida  que  proponía  eliminar  el  etiquetaje  de  estos  productos,  hay  iniciativas  similares  en  más  de  20  estados  en  la  actualidad.  El  TTIP  ofrecería  una  herramienta útil para parar estas iniciativas llevadas a cabo por los consumidores.    

Carne tratada con hormonas y cloro.  
En  los  años  80  y  90,  la  UE  introdujo  una  serie  de  prohibiciones  sobre  algunos  alimentos  americanos  como  consecuencia  de  nuestras  más  estrictas  normas  de  salud  en  la  producción  alimentaria  y  porque  estos  productos  entrañaban  algunos  riesgos  para  la  salud  de  los  europeos.  En  EEUU  los  agricultores  crían  a  los  terneros  y  proporcionan  a  las  vacas  un  tratamiento  hormonal  para  incrementar  su  productividad,  como  es  el  caso  de  la  Somatrotropina  Bovina  Recombinante, la cual se sospecha que produce cáncer en humanos. A su vez, también se trata  a  los  cerdos  con  “Clorhidrato  de  Ractopamina”,  lo  que  refuerza  su  crecimiento.  Sin  embargo,  esta  droga  con  la  que  se  alimenta  a  los  cerdos  justo  hasta  el  momento  en  que  se  les  sacrifica,  ha  sido  encontrada  en  la  carne  de  cerdo  vendida  al  consumidor,  lo  que  llevó  a  su  prohibición  por  la  UE.  De  todos  modos,  los  productores  de  cerdo  americanos  sostienen  que  no  aceptarán  ninguna  otra  propuesta  que  no  sea  la  eliminación  de  esta  prohibición  en  el  uso  de  la  ractopamina  en  el  proceso  de  producción,  la  cual  creen  que  es  una  violación  de  las  leyes  del  comercio internacional.   También  el  pollo  americano  fue  prohibido  en  Europa  debido  a  que  su  carne  se  lava  con  cloro,  siendo  además  inefectivo  para  matar  a  bacterias  peligrosas  como  la  salmonella,  el  cloro  todavía se encuentra en la carne de pollo servida al consumidor.   Dado  que  el  objetivo  del  TTIP  es  llegar  a  la  armonización  de  las  normas  y  estándares  a  ambos  lados  del  Atlántico,  hay  serias  duda  y  preocupación  por  la  eliminación  de  las  prohibiciones  europeas  sin  consideración  por  las  preocupaciones  y  deseos  de  los  ciudadanos  europeos.  Si  se  llegara  a  llevar  a  cabo,  el  impacto  del  TTIP  afectaría  al  sector  alimentario  a  todos  los  niveles,  desde  la  producción  al  consumo,  con  las  transnacionales  teniendo  pleno  control  en  cada  peldaño del proceso.   8   

CAPÍTULO 4 

Forzando el “ACTA” por la puerta de atrás y los derechos  civiles por la ventana.  
Los  derechos  de  propiedad  de  los  gigantes  de  internet  por  encima  de  los  derechos de los ciudadanos   
Los  gigantes  industriales  de  Hollywood  y  Silicón  Valley,  entre  otros,   ya  han  dejado  claro  que  esperan  de  los  EEUU  y  la  UE  que  pongan  el  tema  de  los  derechos  de  propiedad  intelectual  (DPI)  en  el  centro  del  TTIP.  Argumentan  que  un  mayor  reforzamiento  de  los  DPI  protegería  a  las  compañías  de  la  “piratería”  y  estimularía  la  innovación,  el  progreso  y  traería  como  resultado,  crecimiento  económico  y  bienestar.  Sin  embargo,  hay  razones  para  creer  que  dar  más  poder  todavía  a  las  corporaciones  podría  resucitar  el  espíritu  del  ACTA  (Acuerdo  Comercial de Anti‐Falsificación) que se intentó aprobar sin éxito durante años y se dejó de lado  definitivamente en el año 2012.     Los  resultados  podrían  ser,  precisamente,  la  restricción  al  acceso  del  conocimiento,  el  debilitamiento  de  la  innovación,    ahogaría  los  mercados  e  incentivaría  un  comportamiento  poco  emprendedor.  También  daría  a  las  corporaciones  un  mayor  acceso  sobre  la  información  ciudadana  (a  expensas  del  derecho  civil  a  la  privacidad),  con  un  impacto  negativo  importante  sobre  la  libertad  de  expresión  (ya  que  el  control  de  los  datos  que  fluyen  en  internet  serían  controlados y debilitaría la libertad digital).   Cuando  en  el  año  2006  los  EEUU  empezaron  a  negociar  este  acuerdo  con  otros  países,  incluidos  los  de  la  UE,  se  pretendía  reforzar  los  derechos  de  las  corporaciones  a  expensas  de  infringir el derecho a la privacidad de los ciudadanos, hasta el punto de que los proveedores de  servicios  de  internet  se  hubieran  convertido  en  una  fuerza  de  vigilancia  policial  al  servicio  de  las  grandes  empresas.  Tras  las  protestas  y  manifestaciones  masivas  en  diversas  capitales  de  Europa,  el  Parlamento  Europeo  rechazó  el  ACTA  y  toda  esperanza  de  tener  éxito  se  abandonó  para el 2012. Sin embargo, hay párrafos centrales  de este documento (ACTA)  que han vuelto a  la  vida  en  la  versión  preliminar  de  un  acuerdo  que  se  está  negociando  entre  EEUU  y  Canadá,  llamado  Acuerdo  General  Económico  y  Comercial  (CETA  en  inglés,  Comprehensive  Economic  and  Trade  Agreement),  y  hay  razones  para  creer  que  servirá  como  anteproyecto  para  el  TTIP,  cuando este tema vuelva a las negociaciones.   Del documento filtrado del TTIP de la Comisión Europea se deja entrever que el tema sobre los  DPI  volverá  a  ser  incluido  en  las  negociaciones  con  EEUU  y,  si  sigue  el  mismo  camino  que  el  CETA,  podríamos  tener  de  vuelta  una  versión  resucitada  del  ACTA  que  podría  re‐entrar  en  la  legislación europea por la puerta de atrás.   Mientras  en  EEUU  las  compañías  pueden  usar  la  información  personal  de  los  clientes  casi  sin  restricciones,  en  la  UE  los  ciudadanos  están  protegidos  por  un  mínimo  de  derechos  digitales  que  evitan  irrumpir  en  la  privacidad.  Esto  significa  que  para  las  compañías  americanas  es  mucho  más  difícil  obtener  la  información  personal  de  los  usuarios  de  internet.  Por  ello,  las  grande  compañías  de  internet  como  Facebook,  Microsoft  y  Google,  están  presionando  9   

activamente  para  reforzar  los  DPI  con  la  esperanza  de  llegar,  a  través  de  este  capítulo,  a  la  protección de información europea que debilitaría nuestros derechos digitales.   BusinessEurope  y  la  Cámara  de  Comercio  de  EEUU,  dos  de  las  asociaciones  industriales  más  grandes a ambos lados del Atlántico exigen lo siguiente:  “...  debería  ser  posible  incorporar  la  perspectiva  más  liberal  sobre  el  comercio  electrónico...  y  se  debe  evitar  a  toda  costa...  adoptar  una  estrategia  innecesariamente  estricta  y  desviadora  hacia la privacidad, la retención de información, la protección y la localización”.   De  hecho,  Europa  ha  suavizado  su  más  reciente  propuesta  legislativa  sobre  protección  de  datos  debido  a  la  presión  de  EEUU,  si  se  añadiera  un  capítulo  similar  al  ACTA  en  el  TTIP,  los  europeos  verían  como  su  información  personal  se  comparte  libremente  con  compañías  americanas  a  expensas  de  su  derecho  a  la  privacidad.  La  compañía  Business  Software  Alliance  (BSA), la asociación industrial principal que hace lobby en el mejor interés de las compañías de  software,  ya  ha  dejado  claro  que  está  esperando  con  ilusión  a  que  “los  datos  crucen  las  fronteras” como resultado del TTIP.   Además,  la  introducción  de  un  capítulo  sobre  los  DPI  nos  podría  llevar  todavía  a  una  mayor  vigilancia  de  las  actividades  de  los  usuarios  de  internet  en  nombre  de  las  entidades  del  sector  privado.   Uno  de  los  aspectos  más  controvertidos  del  ACTA,  fue  su  requisito  de  que  los  Proveedores  de  Servicios  de  Internet  monitorearan  online  el  contenido  de  sus  clientes  con  la  finalidad  de  identificar  “infractores”,  “supuestos  infractores”  y  “(cualquiera)  involucrado  en  algún  aspecto  de  (cualquier)  supuesta  infracción”,  así  como  “de  terceras  personas  supuestamente  involucradas”, lo que incluiría a “(cualquier) subscriptor (de cualquier servicio de comunicación  electrónica)  cuya  cuenta  fuera  supuestamente  usada  para  infringir”.  Es  decir,  bajo  esta  cláusula  tan  amplia,  cualquier  usuario  podría,  de  facto,  ser  un  criminal  potencial  con  sólo  apretar un botón del ratón.  También,  muchas  obras  de  autores  cuyos  derechos  de  autor  son  difíciles  de  identificar    o  encontrar, podría desembocar en la multa o encarcelamiento de los usuarios. En la actualidad,  tanto  abogados  como  aquellos  que  tienen  en  su  poder  los  derechos  de  autor  en  Europa  están  usando  fuertes  tácticas  para  explotar  a  los  usuarios  inocentes,  a  los  cuales  piden  sumas  importantes de dinero bajo la amenaza de iniciar procedimientos legales.   Por  esta  razón,  docenas  de  grupos  de  la  sociedad  civil  de  EEUU  y  de  Europa  ya  están  preparándose  en  contra  de  cualquier  forma  de  inclusión  de  un  capítulo  sobre  los  derechos  de  propiedad  intelectual  en  las  negociaciones  del  TTIP.  Especialmente  en  Europa,  sería  difícil  reconciliar  esta  perspectiva  sobre  los  DPI  y  la  imagen  de  la  UE  como  la  antorcha  de  los  derechos humanos de la que tanto le gusta hacer gala.         10   

CAPÍTULO 5 

La  salud:  el  becerro  de  oro  para  los  inversores  internacionales. 
Envenenando  a  los  ciudadanos  y  denegando  el  acceso  asequible  a  servicios de salud y medicinas.    
 Como ya sabemos todos, la crisis financiera y las políticas de austeridad en Europa han puesto  en  riesgo  el  derecho  a  una  sanidad  pública  asequible  y  de  calidad.  Contamos  ya  con  algunos  ejemplos,    como  los  enfermos  de  cáncer  en  Grecia  que  no  pueden  acceder  a  las  medicinas  necesarias  para  vivir  tras  los  recortes  llevados  a  cabo  y  exigidos  por  los  prestadores,  mientras  en España, se están cuestionando los tratamientos para el SIDA de los inmigrantes.   Podemos  suponer  que  el  TTIP  sólo  contribuirá  a  empeorar  esta  situación,  puesto  que  la  armonización  de  las  normas  y  estándares  a  ambos  lados  del  Atlántico  se  harán  a  la  baja,  degradando  las  más  exigentes,  ya  que  esta  es  la  única  manera  de  profundizar  la  liberalización  comercial  y  de  inversión.  A  la  vez  que  la  competición  transatlántica  entre  corporaciones  y  el  reforzamiento  de  las  leyes  sobre  patentes  incrementarán  los  precios  de  las  medicinas  y  los  servicios de salud, haciéndolos menos asequibles al público.   La  pretendida  “armonización”  de  los  estándares  y  regulaciones  a  ambos  lados  del  Atlántico,  podría  poner  en  peligro  la  seguridad  pública  e  incrementar  la  contaminación  medioambiental.  En  la  Unión  Europea  existe  un  Principio  de  Precaución  que  exige  hacer  pruebas  científicas  de  los  productos  antes  de  ser  comercializados,  y  una  ley    (REACH)  que  permite  a  la  Agencia  Europea  de  Químicos  poner  restricciones  sobre  cómo  se  producen  los  productos  químicos,  cómo  son  vendidos  y  usados  para  proteger  la  salud  pública  y  el  medio  ambiente.  En  EEUU,  las  normas sobre los productos químicos son más débiles y ofrecen poco margen de maniobra a la  Agencia  de  Protección  Medioambiental.  Así  nos  encontramos  con  que  unos  30.000  productos  químicos  que  están  asociados  con  el  incremento  de  cáncer  mamario  y  testicular,  infertilidad  masculina,  diabetes  y  obesidad,  todavía  se  comercializan  en  EEUU.    Este  acuerdo  podría  degradar  la  regulación  europea  y  abrir  el  camino  al  flujo  de  químicos  potencialmente  peligrosos y sin testar  de EEUU a la UE.   Otro  aspecto  controvertido  es  la  intención  de  abrir  la  contratación  pública  de  servicios    de  salud a la competición extranjera. La norma sería abrir el acceso de las corporaciones a todo el  mercado  y  garantizar  que  se  ofrece  a   las  corporaciones  extranjeras  el  mismo  trato  que  a  las  compañías  nacionales.  Esto  podría  constreñir  la  capacidad  de  los  estados  para  controlar  el  número  y  el  tamaño  de  los  proveedores  privados  extranjeros  que  entran  en  el  mercado  europeo y que dirigen los sistemas de salud europeos.   Como además, son las grandes compañías y corporaciones la que buscarán la expansión de sus  actividades a través de las fronteras, es de suponer que las ONGs locales, las empresas sociales  o  las  nacionales  quedarán  relegadas  por  los  grandes  competidores  extranjeros.  En  un  momento  además,  en  el  cual  sería  necesario  promover  el  desarrollo  local  y  el  empleo  a  través  de  la  contratación  de  empresas  nacionales  como  medida  para  hacer  frente  a  la  crisis,  ésta  11   

parece  más  que  una  medida  totalmente  contraproducente.    Además,  como  consecuencia  de  todo  esto,  nos  podríamos  encontrar  con  que  los  contribuyentes  estamos  financiando  la  adquisición de nuestros sistemas de salud por las corporaciones.   El  acuerdo  TTIP  no  sólo  ofrecería  la  venta  de  nuestros  servicios  públicos  a  inversores  transatlánticos,  también  quiere  reforzar  los  Derechos  de  Propiedad  Intelectual,  al  alargar  la  duración  de  las  patentes  se  podría  provocar  una  disminución  del  derecho  de  los  pacientes  a  adquirir  medicinas  a  un  precio  razonable.  Impediría  que  entraran  medicinas  genéricas  en  los  mercaos  y  reduciría  la  competición  para  producir  medicinas  más  baratas  y  efectivas.    En  un  momento  en  el  que  las  demandas  fiscales  sobre  los  servicios  públicos  europeos    se  están  incrementando,  los  genéricos  son  de  gran  beneficio  a  la  sociedad,  ya  que  aseguran  que  los  pacientes  pueden  acceder  a  medicinas  de  calidad  a  la  vez  que  se  reducen  los  costes.   Así  que  permitir  la  competición  entre  las  farmacéuticas  y  que  las  patentes  expiren  es  crucial  para  mantener  los  gastos  farmacéuticos  bajos.    Por  ejemplo,  en  el  2000  el  tratamiento  anti‐ retroviral  del  VIH  costaba  15.000  dólares  por  persona,  en  la  actualidad  el  coste  ha  caído  a  150  $ por persona, lo que es una reducción del 99% en coste.   Por otro lado, las grandes farmacéuticas usan las normas establecidas en este tipo de acuerdos  para  amenazar  el  sistema  de  patentes  de  los  gobiernos.  Por  ejemplo,  en  2012,  Eli  Lilly,  una  de  las  compañías  farmacéuticas  más  grandes  de  EEUU,  inició  una  demanda  legal  contra  Canadá  amparándose  en  las  provisiones  del  NAFTA  (Acuerdo  Norteamericano  de  Libre  Comercio  que  incluye a los países de EEUU, Canadá y Méjico).  Este acuerdo garantiza una serie de privilegios  a  las  firmas  privadas  cuando  ven  sus  “futuros  beneficios”  amenazados,  pudiendo  llevar  a  los  gobiernos  a  tribunales  internacionales  para  defender  sus  intereses  y  que  no  mermen  los  beneficios esperados.   Eli Lilly ha sido el primer intento de una corporación farmacéutica para usar los extraordinarios  privilegios  que  les  otorgan  este  tipo  de  acuerdos  internacionales  como  herramienta  para  asegurarse  una  mayor  protección  del  monopolio  de  patentes,  que  en  esta  ocasión  ha  desembocado  en  una  demanda  por  compensación  de  100  millones  de  dólares  a  la  vez  que  pone  en  riesgo  a  todo  el  sistema  legal  de  patentes  de  Canadá,  e  incrementará  el  coste  de  los  productos farmacéuticos de los consumidores y gobiernos.                  

12   

CAPÍTULO 6 

El alzamiento de los “Superbancos”. 
Los  mercados  e  inversores  financieros  se  resisten  a  aprender  las  lecciones  del pasado. 
  “Hay  crecientes  rumores  sobre  los  esfuerzos  de  las  grandes  corporaciones  financieras  para,  de  manera  inadvertida,  y  a  través  de  acuerdos  comerciales,  hacer  aquello  que  no  podrían  hacer  de forma abierta, bajos los focos y con el público mirando”.  Senadora de EEUU, Elizabeth Warren.  Miembro del Comité del Sector Bancario del Senado de EEUU.    A  través  del  TTIP,  la  UE  está  proponiendo  liberalizar  y  desregular  todos  los  sectores  de  servicios,  incluidos  los  servicios  financieros,  a  pesar  de  que  la  desregulación  y  la  competición  del  sector  financiero  fue  precisamente  la  raíz  originaria  de  la  crisis  financiera  actual  que  todavía afecta a las economías de EEUU y la UE.     Con el apoyo de la UE y el  Reino  Unido, el sector de los servicios financieros está pidiendo una  mayor  libertad  de  mercado  y  que  se  eliminen  todas  aquellas  regulaciones  que  pueden  interponerse  en  el  camino  a  los  potenciales  beneficios  –  tales  como  las  restricciones  sobre  el  total  del  valor  de  las  transacciones  financieras  o  la  forma  legal  de  sus  operaciones  –  las  cuales  protegen a los ciudadanos de futuros y costosos recates económicos.    En  Julio  de  2013,  Obama  se  opuso  a  incluir  un  marco  para  la  armonización  regulatoria  de  los  servicios  financieros  en  las  charlas  transatlánticas,  para  furia  de  Wall  Street,  los  bancos  europeos  y  la  propia  Comisión  Europea.    Sin  embargo,  si  se  cumpliera  tan  deseada  convergencia,  el  TTIP  podría  convertirse  en  el  instrumento  legal  de  los  grandes  bancos  para  evitar  o  debilitar  las  regulaciones  nacionales.  El  TTIP  iba  a  incluir,  además,  un  capítulo  para  garantizar  a  los  bancos  el  derecho  legal  a  demandar  a  gobiernos,  de  esta  forma  los  bancos  extranjeros  podrían  eliminar  o  debilitar  las  regulaciones  y  normas  legales  y  pedir  compensaciones millonarias, gracias a los contribuyentes, por sus pérdidas potenciales.    

La manera de prevenir la intervención de reguladores. 
  Para  asegurarse  de  que  no  se  practican  regulaciones  financieras,  la  industria  de  este  sector  está  demandando  una  “disciplina  regulatoria”.  Veamos  en  qué  consiste.  Primero,  ésta  se  introduciría  a  través  de  normas  específicas  que  limitarían  la  cantidad,  alcance  y  vigencia  en  el  tiempo  de  las  regulaciones  (  y  de  los  mismos  procesos  regulatorios)  de  manera  que  el  sector  permita  y  favorezca  el  flujo  de  operaciones  financieras  a  través  del  Atlántico.  Estas  normas  específicas,  por  ejemplo,  dañarían  seriamente  los  esfuerzos  que  se  han  hecho  para  reducir  y  regular  “los  bancos  demasiado  grandes  para  caer”.  Segundo,  la  industria  financiera  está  demandando que las  negociaciones incluyan una  cláusula llamada “transparencia regulatoria”,  la  cual  aseguraría  que  cualquier  borrador  de  regulación  pudiera  llegar  a  las  partes  interesadas  para  que  las  pudieran  comentar,  lo  cual  transformaría  la  cláusula  de  transparencia,  13   

automáticamente,  en  un  derecho  legal  de  la  industria  de  este  sector  para  hacer  lobby.   Tercero,  el  lobby  de  servicios  europeo  y  americano,  el  European  Services  Forum  (ESF)  y  la  Coalición de Servicios de la Industria de EEUU (CSI), están exigiendo que el TTIP acoja una “lista  negativa”, esto es, una lista donde de escriban qué sectores ( y qué servicios y productos de los  mismos) no se incluirían en la privatización, es decir, automáticamente inscribiendo TODOS los  servicios y TODOS los productos no listados en la privatización, incluyendo así mismo todos los  que se puedan desarrollar en el futuro.    Si  además  tenemos  en  cuenta  lo  persistente  que  es  esta  crisis  financiera,  y  cómo  se  originó  a  través  de  productos  financieros  muy  complejos,  una  lista  negativa  como  estrategia  hacia  la  liberalización  podría  ser  una  catástrofe,  si  tales  productos  no  fueran  automáticamente  prohibidos o sujetos a estrictas regulaciones como resultado de su inclusión directa en el TTIP.     Por  otro  lado,  si  hubiera  una  armonización  y  reconocimiento  de  todos  los  acuerdos  entre  dos  partes  sobre  servicios  financieros,  como  así  están  demandando  los  bancos,  éstos  podrían  asentarse allí donde el marco legal les fuera más conveniente, y como consecuencia, cualquier  nueva  propuesta  regulatoria  tanto  en  los  EEUU  como  en  la  UE  sobre  los  servicios  financieros  sería inefectiva, pues los bancos podrían elegir dónde operar de acuerdo con la legislación más  débil que beneficia a sus intereses.     A su vez,  la Reserva Federal ha pedido más garantías que aseguren la estabilidad de los bancos  americanos y otras firmas que operan en el extranjero y que están involucradas en el comercio  muy  arriesgado  de  derivados  que  cuestan  trillones  de  dólares.  Sin  embargo,  estas  propuestas  se  han  encontrado  con  la  firme  oposición  del  sector  bancario,  apoyado  por  las  autoridades  europeas que quieren  proteger los intereses comerciales de los grandes  bancos,  y  el  poderoso  lobby de la industria financiera.     Aunque  a  través  del  TTIP  filtrado,  la  Comisión  Europea  afirma  que  desea  cooperar  con  EEUU  para  establecer  una  “regulación  prudencial”,  de  la  cual,  la  propuesta  de  la  Reserva  Federal  es  un  ejemplo,  en  realidad,  tanto  la  UE  como  sus  estados  miembros  (especialmente  Reino  Unido  y Alemania), se han opuestos a todas las medidas propuestas.     El  TTIP  además,  quiere  incluir  un  capítulo  que  se  liberalicen  todos  los  pagos  por  cuenta  corriente  y  todas  las  transferencias  de  grandes  inversiones  sin  casi  excepciones.  Esto  significa  que  sería  muy  difícil  restringir  el  flujo  masivo  de  capitales,  y  que  todos  los  controles  sobre  los  pagos  transatlánticos,    tanto  de  bienes  como  de  servicios,  royalties  y  dividendos,  e  importantes  sumas  de  dinero  relacionadas  con  los  servicios  financieros,  serían  eliminados.  Ahora  que  incluso  el  Fondo  Monetario  Internacional  y  el  Banco  Mundial  han  empezado  a  reconocer  la  necesidad  de  controlar  el  capital  para  evitar  y  parar  el  flujo  de  capital  especulativo y desestabilizador, hay un riesgo real de que, a través del TTIP, los grandes bancos  pongan freno a la regulación que restringiría el flujo de capital.     Como  vemos,  se  teme  que  la  industria  de  servicios  financieros  intentará  usar    el  TTIP  para  conseguir  concesiones  regulatorias,  a  las  cuales  ningún  regulador  financiero  hubiera  accedido.  Si  todas  las  propuestas  de  los  lobbies  y  este  sector  se  incluyeran,  los  reguladores  no  tendrían  14   

casi  espacio  para  intervenir  en  los  mercados  financieros,  su  papel  se  vería  perjudicado  seriamente  en  el  futuro,  y  las  poblaciones  estarían  sujetas  y  expuestas  a  futuras  crisis  financieras y nuevos rescates.    

 
CAPÍTULO 7 

Los  grandes  negocios  demandan  al  gobierno  y  los  contribuyentes pagan la cuenta.  
Garantizando  a  las  corporaciones  más  derechos  que  a  las  mismas  personas.  
 
El  Acuerdo  de  Libre  Comercio  Transatlántico  pretende  restringir  todavía  más  la  intervención  regulatoria  estatal,  e  incluye  así  mismo  en  el  capítulo  sobre  inversión  internacional  que  se  quiere incorporar en dicho acuerdo, una cláusula de resolución de conflictos entre inversores y  gobierno  que  permita  llevar  a  éstos  ante  tribunales  internacionales  en  caso  de  que  sus  políticas dañen los intereses corporativos.   Ya  han  ocurrido  casos  como  estos  bajo  el  acuerdo  de  libre  comercio  norteamericano  llamado  NAFTA,  y  otros  acuerdos  comerciales  bilaterales,  en  los  cuales  leyes  democráticas  diseñadas  para proteger a los consumidores y el medio ambiente han sido amenazadas por las demandas  millonarias  por  compensación  de  compañías  privadas.  A  veces,  incluso  la  misma  amenaza  de  iniciar  una  demanda  ha  sido  suficiente  para  que  los  gobiernes  abandonaran  o  suavizaran  ciertas  leyes  que  interfieren  con  los  intereses  de  las  corporaciones.  En  otros  casos,  se  han  constituido  tribunales  ad  hoc  con  paneles  de  sólo  tres  miembros  que  han  garantizado  billones  de  euros  a  compañías  privadas  procedentes  directamente  de  los  bolsillos  de  los  contribuyentes.    Como  consecuencia,  las  compañías  estadounidenses  podrían  soslayar  los  tribunales  europeos  y  demandar  a  los  gobiernos  de  la  UE  en  tribunales  fuera  de  nuestro  territorio,  cada  vez  que  sientan  que  las  leyes  en  las  áreas  de  la  salud  pública,  de  medioambiente  y  protección  social,  interfieren  con  sus  beneficios.  Incluso,  puede  que  los  mismos  gobiernos  se  sientan  amenazados  por  intentar  llevar  a  cabo  una  serie  de  políticas  progresistas  a  favor  de  los  ciudadanos y el medioambiente, restringiendo su poder de maniobra y la democracia misma.   El  caso  más  reciente  de  este  tipo  de  mecanismo  para  la  solución  de  disputas  entre  inversor  y  gobierno ocurrió con la compañía de tabaco norteamericana Philip Morris. Ésta demandó a los  gobiernos  de  Uruguay  y  Austria  por  sus  leyes  anti‐tabaco.  La  compañía  se  quejaba  de  que  los  avisos  publicitarios  en  las  cajetillas  de  tabaco  entorpecían  la  visibilidad  de  su  marca  y  les  causaba una pérdida substancial de mercado.   En  otro  ejemplo  del  año  2012,  la  multinacional  de  energía  sueca  Vattenfall  llevó  a  juicio  al  gobierno  alemán  y  pidió  3.7  billones  de  euros  en  compensación  por  la  pérdida  de  beneficios  relacionada  con  sus   dos  plantas  de  energía  nuclear,  ya  que  el  gobierno  quería  desmantelarlas  en fases tras el accidente nuclear ocurrido en Fukushima.   15   

Bajo  el  NAFTA  (Acuerdo  de  Libre  Comercio  entre  Canadá,  EEUU  y  Méjico)  la  compañía  Lone  Pine  Resources  Inc.  está  demandando  191  millones  de  euros  en  compensación  al  gobierno  de  Canadá,  ya  que  la  provincia  de  Quebec  había  puesto  una  moratoria  sobre  el  “fracking”  por  los  riesgos medioambientales  que conlleva esta nueva tecnología de extracción de gas y petróleo.   En  otro  caso,  Argentina  congeló  los  rangos  de  interés  de  los  servicios  públicos  de  energía  y  agua  y  devaluó su  moneda como respuesta a la crisis que vivió en 2001‐2002. A  esta acción le  siguieron  más  de  40  demandas  legales  de  grandes  compañías,  en  las  que  se  incluyen  CMS  Energy  de  EEUU,  Suez  y  Vivendi  (Francia),  Anglian  Water  (Reino  Unido),  y  Aguas  de  Barcelona  (España).  Para  finales  de  2008,  Argentina  tenía  que  pagar  más  de  un  billón    de  dólares  en  demandas.  

Las  Naciones  Unidas  y  el  FMI  avisaron  de  que  estos  acuerdos  de  inversión  pueden  dañar  severamente  la  capacidad  de  los  países  para  luchar contra la crisis financiera y económica.  
En  particular,  EEUU  y  la  UE  han  desatado  un  boom  sin  precedentes  de  demandas  legales  de  estados  durante  las  dos  últimas  décadas.  En  2012  se  iniciaron  514  demandas  de  las  cuales  el  24%  procedían  de  compañías  estadounidenses,  después  les  siguen  las  de  Países  Bajos,  Reino  Unido y  Alemania. Estas demandas se han usado para amenazar en campos tan diversos como  la  energía  verde  y  las  políticas  farmacéuticas,  la  legislación  anti‐tabaco,  las  prohibiciones  de  agentes  químicos  peligrosos,  restricciones  medioambientales  sobre  la  minería,  las  políticas  de  seguros médicos y medidas para mejorar la situación económica de las minorías.   Además, la inclusión de esta claúsula representa para las corporaciones la esperanza de que se  implante un modelo para la protección de la inversión en otros acuerdos alrededor del mundo.  El  gobierno  de  los  EEUU  y  la  Comisión  Europea  parecen  determinados  a  conseguir  su  inclusión  en  el  Acuerdo  de  Libre  Comercio  Transatlántico,  habiendo  hecho  ya  la  Comisión  Europea  una  serie  de  detalladas  sugerencias  para  crear  este  mecanismo  de  resolución  de  conflictos  entre  Inversor  y  Estado.  Sin  embargo,  los  ciudadanos  y  la  sociedad  civil  se  han  opuesto  a  los  excesivos  derechos  de  las  corporaciones.  Según  el  Diálogo  Transatlántico  de  Consumidores,  “no se deberían de incluir semejante mecanismo de resolución. Los inversores no deberían ser  apoyados  para  que  demanden  a  los  gobiernos  de  manera  que  se  refuerce  este  acuerdo  internacional  en  tribunales  foráneos,  privados  y  secretos,  para  evitar  el  sistema  legal  doméstico  y  las  robustas  medidas  de  protección  de  derechos  de  propiedad  en  los  EEUU  y  la  UE”. Así mismo, la Federación de sindicatos de trabajadores de EEUU ha afirmado que “dado el  avanzado sistema judicial de EEUU y la UE” este mecanismo supone un riesgo innecesario para  las políticas domésticas a nivel local, regional y nacional. Activistas del medioambiente y de los  derechos  civiles  también  se  han  opuesto  a  este  asalto  a  la  democracia,  y  la  Conferencia  Nacional de legisladores de los EEUU  ha anunciado que “no apoyará una acuerdo de comercio  internacional  que  incluya  la  resolución  de  disputa  entre  inversor  y  estado”  porque  interfiere  con  “su  capacidad  y  responsabilidad  como  legisladores  de  los  estados  para  decretar  y  reforzar  normas  justas  y  no  discriminatorias  que  protejan  la  salud  pública,  la  seguridad  y  el  bienestar  social, y aseguren la salud y la seguridad del trabajador y la protección del medio ambiente”.  

16   

También algunos estados miembros de la UE se cuestionan la necesidad de incluir esta cláusula  de  protección  de  la  inversión,  y  otros  están  preocupados  por  la  intervención  del  sector  financiero  estadounidense  que  podría  amenazar  las  políticas  que  pretenden  atajar  la  crisis  económica.    

CAPÍTULO 8 

Erase una vez en Occidente... 
Reflexiones finales sobre el proyecto de la élite transnacional.    
La  evidencia  que  muestra  este  informe  sugiere  que  el  TTIP  puede  ser  entendido,  no  sólo  como  un  proyecto  económico,  sino  como  un  proyecto  político  y  de  clase  de  una  élite  transatlántica  cuyo  objetivo  está  en  revertir  los  logros  conseguidos  en  materia  social  en  occidente  y  preservar  el  liderazgo  internacional  de  Europa  y  EEEUU.  La  consecuencia  de  este  proyecto  podría  ser  una  vuelta  a  un  lejano  oeste  sin  ley,  en  el  cual  las  grandes  corporaciones  y  bancos  lleven  la  voz  cantante  poniendo  sus  intereses  por  delante  de  las  necesidades  e  intereses  de  los  ciudadanos,  dentro,  y  más  allá  del  Atlántico.     

El Oeste contra el resto. 
  Dado que la UA y EEUU dan cuenta de la mitad del PIB mundial y un tercio de todos los  intercambios  comerciales  globales,  es  fácil  suponer  que  la  creación  de  la  mayor  zona  de  libre  comercio  hasta  la  fecha  nunca  vista  tendría  un  impacto  considerable  en  el  resto  del  mundo.  Los  intereses  de  los  países  ricos  y  los  países  empobrecidos  parecen  irreconciliables dentro del sistema de acuerdos comerciales multilaterales. La UE ve las  charlas con los EEUU sobre el TTIP como una manera de evitar el estancamiento de las  negociaciones  dentro  de  la  Organización  Mundial  del  Comercio  e  imponer  el  nivel  de  liberalización  conseguida  en  el  Atlántico  al  resto  del  mundo.    Los  objetivos  de  este  proyecto  son  las  economías  emergentes:  Brasil,  Rusia,  China,  India  y  Sudáfrica,  cuyas  economías  crecientes  son  vistas  como  una  amenaza  a  la  hegemonía  global  de  la  UE  y  EEUU.   

La última utopía corporativa 
  Además  de  conocer  la  dimensión  del  TTIP  como  proyecto  político,  es  necesario  reconocer  sus  importantes  implicaciones  a  nivel  doméstico.  El  TTIP  podría  dejar  libres  a  las  compañías  de  cualquier  tipo  de  atadura,  siendo  éstos,  los  aranceles  o  la  regulación  en  materia  social  o  medioambiental;  por  otro  lado,  tendrían  la  posibilidad  de demandar la autoridad de cualquier gobierno que pudiera interferir con sus futuras 
17   

ganancias,  lo  que  podría  debilitar  seriamente  las  regulaciones  socio‐económicas  y  medioambientales  que  salvaguardan  el  bienestar  de  las  personas  y  el  medioambiente  de las acciones corporativas con consecuencias negativas.     De lo visto hasta ahora:  1.  Al  eliminar  barreras  de  todo  tipo  al  libre  comercio,  sectores  industriales  enteros  quedarían  expuestos  a  una  competencia  transatlántica  salvaje  que  beneficiaría  a  las  grandes  multinacionales  a  costa  de  reducir  o  eliminar  a  los  competidores  nacionales  más  pequeños  gracias  a  la  economía  de  escala.  Sería  particularmente  difícil  para  algunos  sectores,  como  la  agricultura  europea,  donde  las  diferencias  son  demasiado  grandes  como  para  establecer  una  competencia  justa.  Los  estudios  preliminares  indican  que  desmantelar  los  aranceles  tendría  repercusiones  serias   sobre  el  empleo,  especialmente en la UE.    2.  La  armonización  de  la  regulación,  pensemos  especialmente  en  los  estándares  que  incluyen  los  alimentos  modificados  genéticamente  y  el  REACH  sobre  regulación  química,  incluiría  un  reconocimiento  de  ambos  marcos  regulatorios  como  equivalentes, por lo tanto, muchas regulaciones medioambientales y sociales europeas  dejarían  de  ser  efectivas  a  la  hora  de  proteger  a  consumidores,  pacientes  o  el  medioambiente.     3.  Más  todavía,  si  se  incluyera  en  el  TTIP  un  capítulo  de  protección  de  la  inversión,  las  compañías  podrían  demandar  a  los  gobiernos  por  poner  en  riesgo  sus  beneficios  potenciales y pedir indemnizaciones millonarias. Las regulaciones que podrían implicar  un  riesgo  para  las  corporaciones  incluyen:  las  moratorias  y  prohibiciones  sobre  tecnologías  arriesgadas  o  peligrosas  como  el  “fracking”  o  la  biotecnología,  y  limitaría,  considerablemente,  la  capacidad  de  los  reguladores  para  intervenir  en  el  mercado.   A  través  del  mecanismo  de  resolución  de  conflictos  entre  Inversor  y  Estado,  se  garantizarían  a  las  corporaciones  y  bancos  más  derechos  que  a  los  ciudadanos,  dejando  a  los  contribuyentes  con  la  responsabilidad  de  pagar  indemnizaciones  millonarias en un momento en el que los presupuestos nacionales están luchando para  cubrir los costes esenciales de los servicios públicos.    

Pedimos la movilización del 99% 
  Cuando  juntamos  todos  estos  elementos,  queda  claro  que  se  trata  no  sólo  de  un  acuerdo  económico,  sino  de  un  plan  político  de  una  élite  transatlántica  cuyo  objetivo  es  revertir  todos  los  logros  que  los  pueblos  han  logrado  conseguir  a  través  de  décadas  de  lucha.  Las  fuentes  de  algunas  industrias  han  descrito  al  TTIP  como  “la  última  acción  de  los  lobbies”,  y  los  lobbies  industriales  se  han  embarcado  ya  en  una  serie  de  rondas  diplomáticas entre Washington y Bruselas a puerta cerrada.  
18   

Por  esta  razón,  es  vital  asegurarnos  de  que  dicho  acuerdo  se  enfrenta  a  la  oposición  pública  y  que  ésta  se  incrementa  en  los  meses  siguientes  de  manera  que  enviemos  un  claro mensaje a los líderes e instituciones gubernamentales que apoyan el TTIP.  Ahora  que  se  están  llevando  a  cabo  políticas  de  austeridad,  los  líderes  europeos  necesitan  darse  cuenta  de  que  este  acuerdo  no  es  la  solución  a  nuestros  problemas.  En  su  lugar,  necesitamos  que  la  UE  desarrolle,  junto  a  todos  los  grupos  sociales  (y  no  con  los  lobbies  industriales),  un  programa  de  políticas  económicas  que  se  base  en  la  cooperación,  no  en  la  competición,  que  ponga  a  las  personas  y  al  planeta  por  delante  de los intereses de las grandes corporaciones y bancos.     El ATM, o Mandato Alternativo de Comercio e Inversiones, una coalición de más de 50  organizaciones  europeas,  ofrece  una  alternativa  a  la  agenda  neoliberal,  una  que  incremente  la  economía  y  el  bienestar  social  y  medioambiental  para  todas  las  personas,  globalmente.  Por  lo  menos,  el  ATM  debe  ser  controlado  democráticamente   por  el  público  y  los  parlamentarios,  su  visión  se  halla  anclada  en  una  comprensión  holística  del  mundo  y  su  problemas,  que  tiene  en  cuenta  el  medioambiente  y  la  limitación  de  los  recursos  naturales,  así  como  el  respeto  por  las  distintas  etnias,  clases  y género, con la visión y objetivos de fomentar la justicia y la igualdad, dejando amplio  margen a las comunidades para elegir libremente e integrarse en una economía global  con justiciai.  

  Traducido y adaptado por Verónica Gómez Calvo, ATTAC España. 
 
                                                             i  (Aportación  de  la  traductora)  Y  no  sólo  el  ATM,  hay  muchos  otros  movimientos  y  organizaciones  que  promueven  y  se  interesan  por  una  economía  europea  y  global  por  el  bien  común,  con  valores  y  acorde  con  las  limitaciones  que  la  naturaleza  nos  impone,  como  la  Economía  Solidaria,  la  Economía  del  Bien  Común,  los  defensores  de  los  pro‐comunes  y  los  servicios  públicos,  etc.  Necesitamos  darnos  cuenta  de  que  el  cambio  que  transforme  las  vidas  de millones de personas sólo será posible si ponemos por delante la salvaguarda y el bienestar  de  las  personas  y  el  planeta,  y  esto  sólo  será  posible  si  ponemos  como  fin  del  sistema  económico  el  bienestar  del  ser  humano  y  el  planeta,  incorporamos  la  dimensión  ética  a  la  economía,  y  desarrollamos  estructuras  que  posibiliten  una  democracia  que  además  de  representativa,  sea  también  participativa  (ciudadana)  y  directa,  de  manera  que  el  último  control  de  las  decisiones  políticas  lo  tenga  el  pueblo,  empoderando  a  éste  como  sujeto  político,  con  voz  y  voto  real,  de  manera  que  el  sistema  económico  se  halle  bajo  control  democrático  y  sea  obligado  a  funcionar  por  toda  y  cada  una  de  las  personas  que  habitamos  el  mundo  y  por  este  planeta  que  no  es  sólo  nuestra  casa,  sino  la  madre  naturaleza  que  acoge  y  prolonga  la  existencia  de  la  especie  humana.  De  momento,  el  TTIP  sólo  ha  probado  ir  en  la  dirección  opuesta,  y  arriesgar  todo  aquello  por  lo  que  generaciones  enteras  han  luchado  durante décadas.    

19   

dental en el mundo, creando el “área de libre comercio más grande del planeta”.
UE y EEUU encaran su segunda ronda de negociaciones para el acuerdo TTIP.

Antes de nada, un poco de propaganda informativa
Como sucede antes de cada negociación de un tratado comercial, la Comisión Europea (CE) ha publicado una serie de notas de prensa e informes [2] preconizando sus enormes ventajas para la población europea. Entre los supuestos beneficios de este acuerdo está, según la Comisión, la creación de 400.000 nuevos empleos anuales y un crecimiento del 1% anual de la economía europea, una línea en la que también incidió Barack Obama que habló de millones de puestos cualificados. Estas cifras provienen de un estudio del Centre for Economic Policy Research, que curiosamente ha sido financiado por multinacionales como Deutsche Bank, BNP Paribas, Citigroup, Banco Santander, Barclays o JP Morgan. Los modelos en los que se ha basado dicho estudio han sido puestos en cuestión tanto por profesores universitarios [3], como por el propio Parlamento Europeo [4]. De hecho, el estudio de impacto interno que realizó la propia CE [5] contradice las mismas cifras que utiliza como propaganda, disminuyendo el crecimiento a un 0,1% y alertando de la previsible pérdida masiva de empleos en varios sectores, especialmente en las pequeñas explotaciones agrarias y ganaderas, que pueden quedar totalmente desplazadas ante la agroindustria estadounidense. El estudio también advierte de la pérdida de ingresos –y la consecuente pérdida de puestos de trabajo– en industrias como la maquinaria electrónica, equipos de transporte y metalurgia, así como los sectores de productos madereros y papel y en las empresas de comunicación y servicios.

El conocido como TTIP pondrá en riesgo muchos de los logros sociales y ambientales europeos

Un Acuerdo Transatlántico (y corporativo)
Tom Kucharz y Luis Rico
El Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) es un intento de recuperar la hegemonía occidental en el mundo, liberalizando aún más la economía y el comercio. Pero esta nueva huida hacia delante plantea numerosas y graves amenazas para la población, la democracia y el medio ambiente, al concentrar todavía más poder económico y político en las manos de las elites comerciales y financieras a ambos lados del Atlántico.

E

n junio de 2013 comenzaron las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EE UU) para acordar el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés) o el “sueño europeo-americano”, tal y como lo ha calificado el ex Secretario General de la OTAN y ex Representante del Consejo para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana. Desde entonces, la Dirección General de Comercio de la UE y la Oficina del Representante de Comercio de EE UU se están moviendo, a espaldas de la ciudadanía, para sacar adelante un pacto comercial que, de llevarse a cabo, tendrá un impacto más que considerable en la población a ambos lados del Atlántico.
Tom Kucharz y Luis Rico, Área de Antiglobalización, Paz y Solidaridad de Ecologistas en Acción

Estas negociaciones surgen en un momento en que, según el FMI, de aquí a 2015 el 90% del crecimiento mundial se generará fuera de Europa, y un tercio del mismo tendrá lugar en China [1]. En esta línea el Consejo Nacional de Inteligencia norteamericano afirma que Asia está desplazando a EE UU y la UE como mayores economías y como exportadores y proveedores de inversión extranjera directa. De hecho se prevé que en 2050 ninguna de las economías más grandes del mundo sea europea. Para tratar de revertir esta tendencia, las dos potencias a ambos lados del Atlántico preparan la contraofensiva geopolítica, ya que aún representan el 40% del PIB mundial y un tercio del comercio internacional. Así, el TTIP surge como un intento de recuperar la hegemonía occi-

Las multinacionales, en la trastienda de las negociaciones
No hay más que ver qué actores están impulsando el tratado comercial transatlántico para ver quiénes quieren sacar mayor partido de este. Pese a que las negociaciones están teniendo lugar a puerta cerrada y con documentos secretos, las multinacionales no han tenido problemas para estar en contacto directo con los negociadores. Según el colectivo Corporate Europe Observatory [6] la CE efectuó 130 reuniones con “partes interesadas” en relación a las conversaciones para un acuerdo de libre comercio entre la UE y EE UU.
Ecologista, nº 79, invierno 2013/14

21

Al menos 119 de estas reuniones –más del 93%– fueron con grandes empresas y sus grupos de presión, entre los que destacan el Consejo Empresarial Transatlántico y BusinessEurope, que han reflejado en varias ocasiones la importancia de alcanzar el acuerdo [7]. De manera diáfana, la propia CE ha reconocido que: “la barrera comercial más importante no son los aranceles que se pagan en la aduana, sino los obstáculos detrás de las fronteras, tales como las diferentes normas ambientales y de seguridad […] El objetivo de este pacto comercial es reducir los costes y retrasos innecesarios para las corporaciones” [8]. Por ello, el TTIP se centrará en la equiparación de la legislación a ambos lados del Atlántico, lo que según las empresas puede aumentar sus beneficios en más de 25.000 millones de euros anuales [9] (ver tabla), y en la liberalización de nuevos sectores.

PReVISIONeS De AUMeNTO De INGReSOS De LAS GRANDeS eMPReSAS CON eL TTIP
Sector Automóvil Industria química Legislación Regulaciones ambientales y de seguridad; estándares técnicos. Aumento beneficios anuales (mil mill. €)

12 7,1 5 1,6 1,2
Fuente: [9]

Divergencias de regulaciones y estándares; diferentes regulaciones de propiedad intelectual Legislación proteccionista y arancelaria; medidas de seguridad; Industria alimentaria divergencias en la legislación de las marcas; requerimientos de etiquetado (OMG). Diferencias en estándares de los productos; certificados Industria electrónica energéticos y de seguridad; Requerimientos de ensayos; diferentes regulaciones de propiedad intelectual. Impuestos, estándares de información; duplicidades de Financiero supervisión por los bancos centrales; divergencias de servicios de los sistemas de propiedad intelectual.

¿Qué supone la equiparación de la legislación y la liberalización de nuevos sectores?
Frente a las proclamas de la CE de que la equiparación legislativa solo eliminará trabas burocráticas pero no se usará para eliminar regulaciones sociales, laborales y ambientales que hasta la fecha han protegido –de forma desigual– ciertos derechos de las personas, las presiones de la industria hacen temer un escenario en que haya una equiparación a la baja de la regulación europea y estadounidense. Recientemente, la red europea de lucha contra la globalización neoliberal Seattle to Brussels ha publicado un exhaustivo informe en el que se analizan las presiones

de la industria y las amenazas que penden sobre los derechos de la ciudadanía a ambos lados del Atlántico [10]. En primer lugar se teme una pérdida de derechos laborales, habida cuenta de que EE UU se niega a ratificar convenciones de la Organización Internacional del Trabajo sobre el derecho a sindicarse y la CE, junto al resto de la Troika, están exigiendo bajadas salariales y normas más flexibles. Las negociaciones del TTIP pueden suponer por lo tanto, una excusa perfecta para llevar a cabo estas reformas laborales. Otro de los grandes objetivos de las transnacionales es rebajar las normas ambientales, atacando con especial énfasis el Principio de Precaución sobre el que se basan varias directivas ambientales (como la que regula las sustancias químicas peligrosas o las normas de seguridad alimentaria, etc.) con el fin de aumentar sus beneficios [11]. La industria propone basar la legislación en “ciencia fundada”

obviando la dificultad de probar irrefutablemente la peligrosidad de sustancias que actúan a largo plazo y en combinación con múltiples factores [12]. Este enfoque se suma a las negociaciones relativas a las normativas de seguridad alimentaria, donde la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria pretende de manera sistemática descafeinar el sistema regulador de la UE para los organismos modificados genéticamente y bajarlos al nivel de EE UU, donde los alimentos transgénicos no requieren supervisión, pruebas de seguridad o etiquetado. Con ello Europa podría ver las puertas abiertas a centenares de productos transgénicos o de sustancias prohibidas en la ganadería europea como la ractopamina o la somatropina bovina recombinante. A este marco desregulador se suman las empresas energéticas cuyo objetivo es extraer petróleo y gas no convencional. Las negociaciones del TTIP pueden ser

1. Protesta contra el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP). 2. El Acuerdo UE-EE UU favorecerá la penetración de los transgénicos en Europa. Foto: Protesta de Greenpeace en un campo de maíz experimental en Zuera, Zaragoza.

1

2

22

Ecologista, nº 79, invierno 2013/14

usadas para tumbar las prohibiciones del fracking logradas gracias a las movilizaciones sociales y haría prácticamente imposible cualquier intento de limitar la entrada de combustibles muy contaminantes (como los provenientes de las arenas bituminosas o del gas de esquisto), como ya ha ocurrido con la Directiva Relativa a la Calidad de los Combustibles, que muy difícilmente verá la luz como consecuencia de la firma, este pasado mes de octubre, del Acuerdo de Libre Comercio entre la UE y Canadá, país con abundante petróleo no convencional. Otro aspecto que se está negociando y donde las multinacionales están presionando con ahínco, es la regulación de la propiedad intelectual, tras el fracaso del Acuerdo Comercial Antifalsificación, tumbado por el Parlamento Europeo. Retomando las partes más polémicas de dicho acuerdo, la industria busca aumentar las penas por compartir archivos en Internet y tener derecho de acceso a la información cibernética de las personas lo cual, como se ha demostrado con el escándalo de Snowden, tiene el doble objetivo de vigilar a la población y de ofrecer a las compañías datos que pueden usar con fines comerciales. De endurecer los derechos sobre propiedad intelectual, se pondría en jaque el acceso a medicamentos genéricos. Esto se une a las perspectivas del TTIP de liberalizar la mayoría de los sectores de la economía, lo que tendría como inmediata consecuencia la –aún mayor– privatización de los servicios públicos. De esta manera la salud pública podría quedar en manos de las transnacionales, dificultando su acceso a las personas de menores ingresos. Con todo, el TTIP supondría una nueva vuelta de tuerca en el proceso de liberalizaciones y privatizaciones que ya está padeciendo la población europea, y cuyas consecuencias se han traducido en recortes, despidos, pérdida de derechos y de calidad de los servicios, al poner la rentabilidad económica por encima de todo lo demás. Las consecuencias no pueden ser otras que el aumento de la precariedad de la población y de la carga para las clases con menos ingresos, especialmente para las mujeres, que suelen ser las encargadas de cubrir los cuidados más básicos cuando el Estado se desentiende de ellos, lo que profundiza una sociedad patriarcal y desigual.

podrían desafiar legalmente en tribunales internacionales poco transparentes las políticas públicas ambientales, sociales o de protección de la salud, algo que ya ha ocurrido con otros tratados comerciales [13]. Esto incidiría sobre las ya de por sí problemáticas consecuencias de la equiparación legislativa y de la liberalización que se espera en el resto de capítulos del TTIP, pues dificultará cualquier cambio de políticas en el futuro si estas chocan con los intereses de las grandes empresas. La inclusión de este capítulo no es segura, pues muchos Estados miembros de la UE han expresado el temor de verse sumidos en multitud de batallas jurídicas con la industria legal estadounidense, la cual es experta en el mecanismo de Solución de Diferencias entre Inversores y Estados (SDIE). De hecho el Mandato dado por el Consejo Europeo a la CE para la negociación del TTIP expresa sus dudas sobre la inclusión de dicho capítulo y trata de regular más que nunca el SDIE, a sabiendas de su arbitrariedad, de su no desdeñable impacto sobre las arcas públicas [14] y de que aún no está decidido sobre qué presupuesto recaerán las sanciones, si sobre el de la UE o sobre el de los Estados miembros. Sin embargo, la CE está presionando fuertemente para incluir este mecanismo, como demuestra en otros dos artículos de su paquete propagandístico en defensa del SDIE [15], donde en un ejercicio de surrealismo e imprecisión informativa, al más puro estilo del Pierre Menard de Borges, niega, confirma y soluciona los problemas de este mecanismo.

En las manos de la población europea y estadounidense está el impedir que esta “huida hacia delante” de la crisis económica, social y ecológica llegue a buen término. Por eso organizaciones de consumidores, grupos ecologistas y feministas, sindicatos y diferentes asociaciones de ámbitos tan heterogéneos como los derechos humanos, la cultura libre o el comercio justo, están empezando a movilizarse para confrontar las negociaciones transatlánticas.

Notas y referencias
1 FMI, 2013 Perspectivas de la Economía Mundial. 2 Comisión Europea, 2013. FAQ on the EU-US Transatlantic Trade and Investment Partnership (‘TTIP'). 3 George y Kirkpatrick, 2006. Methodological issues in the impact assessment of trade policy: experience from the European Commission’s Sustainability Impact Assessment (SIA) programme Impact Assessment and Project Appraisal, 24, 325-334. y George, 2013. What’s really driving the EU-US trade deal? 4 European Parliament Impact Assessment Unit, 2013. Initial appraisal of a European commission Impact Assessment. European Commission proposal to authorise the opening of negotiations on a Transatlantic Trade and Investment Partnership between the European Union and United States of America. 5 Comisión Europea, 2013. Impact Assessment Report on the future of EU-US trade relations. 6 Corporate Europe Observatory, 2013. European Commission preparing for EU-US trade talks: 119 meetings with industry lobbyists. 7 http://trade.ec.europa.eu/consultations/documents/ consul_146.pdf 8 Comisión Europea, 2013. European Union and United States to launch negotiations for a Transatlantic Trade and Investment Partnership. Nota de Prensa. 13/02/13. 9 FTI Consulting, 2012. EU-US free trade agreement: is it in the air? 10 Bizzarri, 2013 A Brave New Transatlantic Partnership. Seattle to Brussels Network. 11 Hansen-Kuhn y Suppan, 2013. Promises and Perils of the TTIP: Negotiating a Transatlantic Agricultural Market. Institute for Agriculture and Trade Policy. 12 Ver artículo de VA Buonsante: “El TTIP y las sustancias químicas” en esta misma revista. 13 Ver el artículo sobre tratados bilaterales de inversiones, de los mismos autores, en esta revista. 14 Eberhardt, 2013. A Transatlantic Corporate Bill of Rights. Seattle to Brussels Network. 15 Comisión Europea, 2013: Factsheet on Investor-State Dispute Settlement; y Comisión Europea, 2013: Incorrect claims about investor -state dispute settlement 16 Carta filtrada de Denis Redonnet, Jefe de Unidad de Estrategias Comerciales de la Dirección General de Comercio de la CE al Comité de Política Comercial del Consejo Europeo.

Reforzando el neoliberalismo para occidentalizar el mundo
Este pacto transatlántico plantea numerosas y graves amenazas para la población, la democracia y el medioambiente, al concentrar todavía más poder económico y político en las manos de las elites comerciales y financieras a ambos lados del Atlántico. Esta es la principal estrategia de la UE y de EE UU para no dejar escapar el control planetario así como para fijar los estándares del comercio mundial en el siglo XXI. Así lo expresa de forma nítida un documento interno filtrado de la Dirección General de Comercio de la CE: “El progreso que podemos hacer conjuntamente [EE UU y UE] sentando las bases de los nuevos modelos de ‘capitalismo estatal’, puede servir como un instrumento para apuntalar una interpretación particular del nuevo orden económico liberal global” [16].

Un polémico capítulo de protección de las inversiones
En las negociaciones del acuerdo transatlántico se está viendo la posibilidad de incluir un capítulo de protección de las inversiones, con el que las empresas

Ecologista, nº 79, invierno 2013/14

23

¿Nuestro futuro en venta?
Tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea: una amenaza a la democracia y la protección social, ambiental y de nuestra salud en Europa
Octubre de 2013

La Unión Europea y Estados Unidos han iniciado negociaciones sobre un acuerdo comercial transatlántico, que podría resultar el mayor acuerdo bilateral de libre comercio en la historia. Con este acuerdo, se corre el riesgo de mermar medidas europeas esenciales de protección social, ambiental y sanitaria, entre ellas medidas claves de seguridad alimentaria y contra la contaminación, que la industria considera como barreras al comercio. Se conocen muy pocos detalles del contenido de las negociaciones en curso sobre el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (conocido como TTIP o TAFTA por sus siglas en inglés), pero los documentos conseguidos de manera extraoficial invitan a pensar que, detrás de la retórica de la creación de empleo gracias a un incremento del comercio transatlántico, la Unión Europea y Estados Unidos están buscando desregular importantes sectores, poniendo en riesgo pilares fundamentales de la protección europea y la capacidad de los estados nacionales a legislar en el interés de los ciudadanos. Este documento de posicionamiento analiza las amenazas del acuerdo propuesto y pone de relieve que lo que se necesita es un proceso transparente que busque soluciones a las causas reales de la actual crisis económica, social y climática, poniendo condiciones al comercio que favorezcan las personas y el planeta. En vez de dar por hecho que lo que es bueno para el comercio y los negocios lo es para todo el mundo, se deben estudiar de forma pormenorizada todos los impactos sobre la sociedad y el medio ambiente. Amigos de la Tierra insta al Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo a rechazar cualquier acuerdo que no priorice el derecho de los ciudadanos y la protección del medio ambiente frente a los intereses de empresas e inversores. En ningún caso un mecanismo de solución de controversias entre inversores y Estados se debería aceptar en el TTIP.

Una manera equivocada de abordar la crisis económica
Se ha promovido el acuerdo comercial como un empuje al crecimiento gracias al incremento del comercio y la inversión en respuesta a la actual crisis económica, pero se ha demostrado que en realidad los beneficios económicos de un acuerdo serían mínimos1. En vez de abordar los problemas evidentes del sistema actual, como por
1

http://www.cepr.net/index.php/op-eds-&-columns/op-eds-&-columns/the-trade-deal-with-europe-dont-buythe-hype

1

ejemplo la evasión fiscal empresarial, las propuestas insisten en esta misma dirección, exacerbando los problemas a los que nos enfrentamos. Así, mientras los grandes negocios verán incrementar sus beneficios, las personas, la sociedad y las generaciones futuras pagarán los costes y las consecuencias. Una respuesta más apropiada a la crisis económica consistiría en generar los recursos económicos necesarios para crear buenos empleos y construir una economía más sostenible a través de una nueva fiscalidad, como la tasa a las transacciones financieras.

Las normas de seguridad en riesgo
El acuerdo propuesto podría representar una amenaza muy seria a la protección ambiental y social en Europa. Sectores de la industria llevan años diciendo que las normas europeas de protección de la salud humana, del medio ambiente y del bienestar social son una barrera al comercio. Piden un reconocimiento automático mutuo de las normas (lo que significa que la UE tendría que aceptar la importación de productos estadounidense independientemente de si cumplen la legislación europea o no, y viceversa), o nuevas normas armonizadas o globales. Esto significaría una revisión a la baja de las normas de protección del medio ambiente y de las personas, aumentando los riesgos para la salud y la seguridad entre otros. Por ejemplo, Estados Unidos desafió las restricciones europeas a la importación de carne tratada con hormonas y de pollo clorado. Compañías petroleras están haciendo presión contra los planes de la Unión Europea de protección del clima que limitan la entrada en Europa de petróleo extraído de las muy impactantes arenas bituminosas. Los requisitos de etiquetado de los alimentos que proporcionan al consumidor información sobre sus ingredientes (incluyendo la presencia de transgénicos) y sobre su procedencia se están criticando porque añade un coste y pone barreras al comercio. De la misma forma, los ya de por sí insuficientes criterios de sostenibilidad que la Unión Europea aplica a los agrocombustibles podrían verse amenazados por los productores estadounidenses de maíz y soja para entrar de lleno al mercado europeo. Igualmente, un TTIP podrían amenazar las prohibiciones locales o nacionales de la extracción de gas de esquisto. Rebajar las normas de protección ambiental y social para satisfacer las demandas de la industria tira por los suelos el enfoque de precaución, que requiere a las empresas que sus nuevas tecnologías sean seguras y que representa una piedra angular en la legislación de la protección ambiental europea 2. Por otra parte, reducir las obligaciones sobre trazabilidad y responsabilidad amenazaría el principio de quien contamina paga. Cambios impuestos mediante un acuerdo comercial de obligado cumplimiento aniquila la capacidad de los estados de actuar democráticamente en respuesta a la preocupación de sus ciudadanos.

La democracia pisoteada
La soberanía de los estados también estaría en peligro de incluirse en el acuerdo un mecanismo de solución de controversias inversores-estados (ISDS por sus siglas en inglés). Los mecanismos de esta naturaleza, normalmente presentes en los acuerdos bilaterales de libre comercio, permiten a las empresas de denunciar a gobiernos por
2

Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, artículo 191.2

2

pérdidas de ingresos cuando consideran que la legislación afecta a sus beneficios (potenciales). Así, pueden eludir los sistemas judiciales nacionales y acudir directamente a tribunales internacionales influido por los inversores. Por ejemplo, una empresa podría demandar a un gobierno local o nacional por pérdida de ingresos si éste prohibiera los alimentos transgénicos o la extracción de gases de esquito por fracking. El gigante del tabaco Philip Morris está en estos momentos pidiendo reparaciones a Uruguay y Australia bajo un acuerdo ISDS como respuesta a medidas de salud pública que restringen la práctica de fumar.

Un acuerdo para un futuro mejor
El único acuerdo comercial aceptable para Amigos de la Tierra es uno que permite construir un futuro mejor mediante el apoyo a las economías y los empleos locales, un medio ambiente más limpio y una buena protección social; un acuerdo que se centre en el interés de las personas y el planeta, por encima de los intereses de los inversores y los grandes negocios. Un acuerdo debe basarse en una total transparencia y rendición de cuentas, tanto en el proceso de negociación como en su fase de funcionamiento. Debería tener como objetivo:  Construir nuevas economía y mejorar las vida: proteger y favorecer las economías locales, desarrollar empleos de calidad y estables;  Mejorar las condiciones de vida para las generaciones futuras: identificar las mejores prácticas sociales y ambientales como base para una normas mínimas comunes, eliminar las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente y reducir el uso de los recursos naturales y la emisión de gases de efecto invernadero de Estados Unidos y la Unión Europea hasta niveles sostenibles y equitativos;  Promover condiciones al comercio a favor de las personas y el planeta: los intereses de los ciudadanos y del medio ambiente deberían centrar el acuerdo, no los intereses particulares de inversores y multinacionales;  Asegurar transparencia y rendición de cuentas: es imprescindible que el público y las organizaciones de la sociedad civil puedan realizar un seguimiento y participar en lo que se negocia y acuerda; y por otra parte que empresas e inversores sean responsables de sus impactos sobre las personas y el medio ambiente. Amigos de la Tierra rechaza todo intento de desregular industrias contaminantes, armonizar a la baja normas sobre productos o seguridad, y limitar futuras legislaciones de protección de la gente y el medio ambiente. En particular, las negociaciones deberían claramente excluir:  Cualquier mecanismo de solución de controversias inversores-estados;  Medidas sanitarias y fitosanitarias, esto es, cualquier sector relacionado con la seguridad alimentaria o la sanidad animal y vegetal;  Cualquier intento de poner en peligro la democracia, la seguridad y los pilares esenciales de la reglamentación europea - como el principio de quien contamina paga y el principio de precaución. Contacto: Amigos de la Tierra España tierra@tierra.org, +34 91 306 99 00 Redactado por: Friends of the Earth Europe 2013 3

LA ASOCIACIÓN DE COMERCIO E INVERSIÓN TRANSATLANTICA (TTIP) SOCAVA TODA POSIBILIDAD DE REGULACION FINANCIERA DEJANDO A LOS CIUDADANOS DESPROTEGIDOS
¿DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO?ALGUNAS ACLARACIONES ✔ TTIP= Aso !" !#$ %& o'&( !o & !$)&(s!#$ *("$s"*+,$*! " ✔ “Comercio de servicios financieros- $o s& (&.!&(& s#+o " "/0&++os s&()! !os o.(& !%os o o$s0'!%os ',s "++, %& +" .(o$*&(" (1o( &2&'1+o 0$ !0%"%"$o %& 0$ 1"3s 10&%& "4(!( o$+!$& 0$" "2" %& "5o((o &$ 0$ 4"$ o %&+ &6*("$2&(o)7 T"'4!8$ !$ +09& &+ 'o)!'!&$*o *("$s.(o$*&(!:o %& 0$ 1(o)&&%o( %& s&()! !os .!$"$ !&(os 9" s&" 1o( '&%!o %& !$)&(s!o$&s o %& 1(&s&$ !" o'&( !"+ (1o( &2&'1+o; o$ +" "1&(*0(" %& 0$" s0 0(s"+ 4"$ "(!" &$ &+ &6*("$2&(o)7 E$ o*("s 1"+"4("s; s& *("*" %& 1&('!*!( &+ " &so " !$)&(so(&s %!(& *os %&+ &6*("$2&(o7 ✔ Servicios financieros e inversores del sector financiero: +"s (&<+"s %& +" TTIP s& o 01"$ %& s&()! !os 4"$ "(!os; %& "5o((o 9 s&<0(os; o'&( !o %& *3*0+os 9 %&(!)"%os(!$ +09&$%o +"s o1&(" !o$&s %& (!&s<o OTC 9 +"s %&(!)"%"s OTC); <&(&$ !"'!&$*o %& .o$%os %& 1&$s!#$; %& .!%&! o'!sos 9 %& o$s0+*o(3" *(!40*"(!" ( 1o( &2&'1+o "s&so("'!&$*o 1"(" &)"%!( o &+0%!( !'10&s*os); *("$s.&(&$ !" %& !$.o('" !#$ .!$"$ !&(" 9 s&()! !os %& 1(o &s"'!&$*o %& %"*os; 4"$ os '!$o(!s*"s; 4"$ os %& !$)&(s!#$; .o$%os %& !$)&(s!#$ +!4(&; .o$%os %& "1!*"+ %& (!&s<o 1(!)"%o; !$*&( "'4!o %& 4!&$&s 9 %& " !o$&s 9 *o%o *!1o %& o$s0+*o(3" &$ '"*&(!" .!$"$ !&(" !$ +09&$%o " +"s (!*! "%"s "<&$ !"s %& )"+o(" !#$ (&%!*! !"7 ATACANDO EL DERECHO DE LOS PARLAMENTOS A ESTABLECER REGULACIONES Los $&<o !"%o(&s %& +" Co'!s!#$ E0(o1&" (CE) 5"$ sos*&$!%o +"("'&$*& /0& +" TTIP 1(&*&$%& =%!s !1+!$"(- +" (&<0+" !#$ &$ '"*&(!" .!$"$ !&(" %& '"$&(" /0& $o s& o$)!&(*" &$ 0$ o4s*, 0+o 1"(" &+ o'&( !o7 Es*o $o s!<$!.! " <"("$*!:"( 0$" 1(o*& !#$ "%& 0"%" o$*(" +os (!&s<os /0& &+ s& *o( .!$"$ !&(o s0&+& "s0'!( " &61&$s"s %& +os o$*(!409&$*&s 9 *("4"2"%o(&s7 L"s 1"0*"s %& +" TTIP )"$ " " o*"( +"s ." 0+*"%&s %& 1"(+"'&$*os 9 %& &$*!%"%&s (&<0+"%o("s &$ '"*&(!" .!$"$ !&(" & !$ +0so )"$ " &s*"4+& &( 1(o5!4! !o$&s>  Desregulación: +"s (&<+"s %& +" TTIP %& " &so "+ '&( "%o )"$ " 1(o5!4!( " +os 1"(+"'&$*os &+"4o("( $o('"s %& (&+&)"$ !" &$ '"*&(!" .!$"$ !&(" *"+&s o'o "/0&++"s *&$%!&$*&s " &s*"4+& &( 0$ +3'!*& "+ )"+o( *o*"+ %& +"s o1&(" !o$&s %& +"s !$s*!*0 !o$&s .!$"$ !&("s7 Es*o !'1&%!(3" /0& +" (&<+"'&$*" !#$ s& o 01& %&'"s!"%o %& +" &s1& 0+" !#$ &6 &s!)"7  Atacar los poderes de las entidades reguladoras del sector financiero> +"s (&<+"s 1(o10&s*"s 1o( +" TTIP &6!<!(3"$ /0& 1"(" ." !+!*"( +" o4*&$ !#$ %& +! &$ !"s %& 1(o%0 *os o %& 1(o)&&%o(&s +" (&<+"'&$*" !#$ " $!)&+ $" !o$"+ %& +os s&()! !os .!$"$ !&(os s&" o42&*!)"7 L" TTIP )" " 1&('!*!( (&<0+" !o$&s "0*&+"(&s /0& .")o(&: "$ " +os +!&$*&s 9 " +" &s*"4!+!%"% .!$"$ !&("7 S!$ &'4"(<o +" %&$o'!$"%" +"?s0+" %& &6 &1 !#$ &s*!10+" /0& +"s '&%!%"s "0*&+"(&s $o s&"$ &6 &s!)"'&$*& <(")os"s7 E$ +" 1(, *! " &+!'!$"(3" '&%!%"s *&$%!&$*&s " &)!*"( $0&)"s (!s!s .!$"$ !&("s7  Eludir a los parlamentos> L" 1(o10&s*" %& +" Co'!s!#$ E0(o1&" %& 0$ '"( o %& oo1&(" !#$ &$ '"*&(!" (&<0+"*o(!" )" " (&/0&(!( /0& +"s $&<o !" !o$&s &$*(& +" U$!#$ E0(o1&" 9 +os Es*"%os U$!%os s& (&"+! &$ " 10&(*"s &(("%"s "$*&s %& /0& "+<0$" 1(o10&s*" ++&<0& "+ 1"(+"'&$*o7 E+ '"( o %& oo1&(" !#$ s& &$*(" &$ &+ %&s"((o++o o$20$*o 9 &$ +" !'1+&'&$*" !#$ %& &s*,$%"(&s <&$&("%os 1o( #(<"$os s01("$" !o$"+&s %o$%& +os 1"(+"'&$*"(!os 9 +os !0%"%"$os "(& &$ %& )o: 1&(o %o$%& &+ +o449 .!$"$ !&(o *!&$& <("$ !$.+0&$ !"7  La industria financiera puede frustar la regulación financiera > +" Co'!s!#$ E0(o1&" 1(&*&$%& *"'4!8$ /0& &+ 'o%&+o &s*"%o@!$)&(so( %& s!s*&'" %& so+0 !#$ %& o$*(o)&(s!"s s&

"1+!/0& " +" (&<0+" !#$ .!$"$ !&("7 Es*o 1&('!*!(3" /0& +"s !$s*!*0 !o$&s &6*("$2&("s 5"<"$ .(" "s"( +"s (&.o('"s &$ '"*&(!" .!$"$ !&(" o'o 9" &s*, s0 &%!&$%o &$ +os *(!40$"+&s $o(*&"'&(! "$os7 DIFICULTANDO LAS REFORMAS FINANCIERAS A LA PREVENCIÓN DE CRISIS  Comportamiento más riesgoso> 0$" '"9o( +!4&("+!:" !#$ %&+ o'&( !o 9 %& +" !$)&(s!#$ &$ +os s&()! !os .!$"$ !&(os <&$&("(3" 0$ "0'&$*o &$ +" o'1&*&$ !" &$*(& !$s*!*0 !o$&s .!$"$ !&("s %& +os Es*"%os U$!%os 9 %& +" U$!#$ E0(o1&" o$ s0s o$s!<0!&$*&s (!&s<os; "0s" %& +" (& !&$*& (!s!s .!$"$ !&("7 A%&',s; +"s (&.o('"s .!$"$ !&("s /0& s& &s*,$ ++&)"$%o "%&+"$*& &$ +" UE 9 &$ +os Es*"%os U$!%os &s*,$ +&2os %& s&( o'1+&*"s o s0.! !&$*&s; +o /0& s!<$!.! " /0& +" +!4&("+!:" !#$ *&$%(3" +0<"( &$ 0$ '"( o (&<0+"*o(!o 1(& "(!o & !$&s*"4+&7  egar reformas financieras en curso> +" TTIP 1(o1o$& +!4&("+!:"( +os s&()! !os .!$"$ !&(os; *"$*o +os &6!s*&$*&s o'o +os .0*0(os 9 &s*o s& o$*("1o$& o$ +" 1(o10&s*" %& +" UE *&$%!&$*& " (&s*(!$<!( %! 5os s&()! !os7  Apo!ar a "ancos demasiado grandes para fracasar> P"(" &)!*"( /0& +os o$*(!409&$*&s *&$<"$ /0& 1"<"( 1o( +os 4"$ os /0& /0!&4("$ "+<0$os <o4!&($os &s*,$ 1(o1o$!&$%o %!)!%!(+os o s&1"("( +os s&()! !os 4,s! os %& +os &s1& 0+"*!)os7 Es*o s&(3" o$*("(!o " +"s (&<+"s %& " &so "+ '&( "%o %& +" TTIP /0& 1(o5!4&$ /0& s& !'1o$<"$ +!'!*" !o$&s "+ *"'"Bo o /0& s& +&s &6!2" " +os 1(o)&&%o(&s %& s&()! !os .!$"$ !&(os /0& "%o1*&$ 0$" %&*&('!$"%" .o('" +&<"+7  Ausencia de diferencias entre las regulaciones financieras de la #nión Europea ! las de los Estados #nidos> +" oo1&(" !#$ &$ '"*&(!" (&<0+"*o(!" 1(o10&s*" 1o( +" UE )" " o$%0 !( " /0& +"s (&<0+" !o$&s %&+ o*(o +"%o %&+ A*+,$*! o s&"$ !%8$*! "s "0$/0& $o s&"$ !<0"+&s &$ s0 .o('0+" !#$7 L"s +&9&s %& Es*"%os U$!%os 1o%(3"$ "1+! "(s& " +os 1(o)&&%o(&s .!$"$ !&(os $o(*&"'&(! "$os &$ +" U$!#$ E0(o1&" 9 )! &)&(s"7 Es*o 1o%(3" (&s0+*"( &$ 0$" "3%" %& +os &s*,$%"(&s "+ '3$!'o o'?$ %&$o'!$"%o(7  $lu%o de capitales inesta"le ! masivo> E+ .+02o +!4(& %& "1!*"+&s &s 0$o %& +os o42&*!)os %& +" TTIP 1&(o &s *"'4!8$ 0$ ." *o( !'1o(*"$*& %&*(,s %& +" 1(o1"<" !#$ (,1!%" %& +os (!&s<os 9 +"s (!s!s .!$"$ !&("s "+ o*(o +"%o %&+ A*+,$*! o7 I$ +0so &+ Fo$%o Mo$&*"(!o I$*&($" !o$"+ "5o(" "%'!*& /0& s! 504!&("$ &6!s*!%o (&s*(! !o$&s "+ .+02o %& "1!*"+ s& 1o%(3" 5"4&( (&%0 !%o +" s&)&(!%"% %& +"s (& !&$*&s (!s!s .!$"$ !&("s &$ Es1"B" 9 G(& !"7 RESPONDIENDO A LOS INTERESES DE LA INDUSTRIA FINANCIERA  El derec&o a &acer lo""! de la industria financiera está garanti'ado> E+ "$*&1(o9& *o %& (&<+"s %& *("$s1"(&$ !" %& +" TTIP &s*!10+" /0& &$ +"s $&<o !" !o$&s %& 1(o10&s*"s (&<0+"*o(!"s *"$*o &$ +" UE 9 o'o &$ +os Es*"%os U$!%os !$*&()&$<"$ +os " !o$!s*"s7 E$ +" 1(, *! " &s*o s!<$!.! " 0$" .0&(*& !$.+0&$ !" %&+ +o449 .!$"$ !&(o &$ &+ %!s&Bo %& (&<0+" !o$&s &$ %&s'&%(o %& +" 1"(*! !1" !#$ !0%"%"$"7 L" 1(o10&s*"s %& +&<!s+" !#$ +& ++&<"(3"$ " +os 1"(+"'&$*"(!os 0$" )&: /0& +os !$*&(&s&s %&+ s& *o( .!$"$ !&(o 5"9"$ s!%o *&$!%os &$ 0&$*"7  Incremento en las ganancias como o"%etivo> L" 1os! !#$ %& +os $&<o !"%o(&s %& +" Co'!s!#$ &0(o1&" (&.+&2" +"s %&'"$%"s %&+ s& *o( .!$"$ !&(o %& +" UE *"+&s o'o &+ 'o%&+o %& so+0 !#$ %& o$*(o)&(s!"s Es*"%o@ !$)&(so( /0& 1&('!*& " +"s o'1"B3"s !$)&(so("s (& +"'"( '!++o$&s &$ o'1&$s" !#$ " +os &s*"%os 1&(o !'1!%& " +os !0%"%"$os %&'"$%"( " &'1(&s"s 9 <o4!&($os "$*& *(!40$"+&s &6*("$2&(os7 L" &61o(*" !#$ %& s&()! !os .!$"$ !&(os &s 0$" !$%0s*(!" '09 +0 ("*!)" 1"(" +" UE &s1& !"+'&$*& 1"(" Lo$%(&s o$ s0 so.!s*! "%o +o449 &( "$o "+ <o4!&($o %&+ R&!$o U$!%o 9 "+ #(<"$o (&s1o$s"4+& %& (&<0+"( &+ '&( "%o !$*&($o7  Desalentar me%oras relativas a la regulación ! a la protección del consumidor> L" oo1&(" !#$ (&<0+"*o(!" %& +" TTIP 1+"$*&"%" 1o( +" Co'!s!#$ &0(o1&" )" " (&s0+*"( &$ 0$" $o('"*!)" o'1"*!4+& o &/0!)"+&$*& /0& 1&('!*" " +"s o'1"B3"s .!$"$ !&("s %& +" UE 9 %& +os Es*"%os U$!%os /0& o1&("$ &$ &+ &6*&(!o( "1+! "( +"s (&<+"s %& s0 1"3s %& o(!<&$7 Es*o

10&%& (&s0+*"( o$)&$!&$*& 1"(" +"s !$s*!*0 !o$&s .!$"$ !&("s 1&(o %&2" " +os o$s0'!%o(&s &$ 0$" 1os! !#$ %84!+ " +" 5o(" %& (& +"'"( '&2o(&s s&()! !os o %& o((&<!( 1(, *! "s o (&<+"s /0& 10&%&$ "0s"( %"Bos7 F!$"+'&$*&; +" !$%0s*(!" .!$"$ !&(" *&$%(, /0& "1+! "( &s*,$%"(&s !$*&($" !o$"+&s <&$&("%os 1o( <(01os *"+&s o'o &+ G@CD 9 &+ o'!*8 %& B"s!+&" so4(& s01&()!s!#$ 4"$ "(!" /0& $o *!&$&$ &$ 0&$*" +"s $& &s!%"%&s %& +os !0%"%"$os7  Proceso regulatorio li"re> Q0!&$&s 1"(*! !1"$ &$ +os !$*&$*os %& "('o$!:"( +"s (&<0+" !o$&s &$ '"*&(!" .!$"$ !&(" &$ +" UE 9 +os Es*"%os U$!%os $o s&(3"$ (&s1o$s"4+&s "$*& +os 1"(+"'&$*"(!os 1&(o &s*"(3"$ .0&(*&'&$*& !$.+0&$ !"%os 1o( &+ +o449 .!$"$ !&(o7 L"s 1(o10&s*"s %& +" Co'!s!#$ E0(o1&" 9 s0s %o 0'&$*os !$*&($os $o '0&s*("$ s&B"+&s %& /0& +os $&<o !"%o(&s %& +" CE *&$<"$ &$ 0&$*" +"s $& &s!%"%&s %& +os !0%"%"$os 9 o$s0'!%o(&s7 IMPONIENDO ESTANDARES FINANCIEROS AL RESTO DEL MUNDO L" !$*&$ !#$ (&"+ %& +" 1(o10&s*" %& +" CE %& oo1&(" !#$ (&<0+"*o(!" &s "s&<0("( /0& +"s (&<0+" !o$&s .!$"$ !&("s "%o1*"%"s 1o( +" U$!#$ E0(o1&" 9 +os Es*"%os U$!%os s&"$ "1+! "%"s &$ &+ (&s*o %&+ '0$%o7 S! +" UE *("4"2" &s*(& 5"'&$*& o$ +os Es*"%os U$!%os &$ +os o(<"$!s'os (&<0+"%o(&s !$*&($" !o$"+&s 1"(" &s*"4+& &( $o('"s "1+! "4+&s &$ &s*os 4+o/0&s & o$#'! os &+ (&s*o %& +os 1"3s&s s& )"$ " )&( .o(:"%os " s&<0!(+os7 Es*o &)!*"(3" /0& +os %&',s 1"3s&s %o$%& o1&("$ +"s o'1"B3"s %& "'4os 4+o/0&s %&s"((o++"("$ &s*,$%"(&s %!s*!$*os7

P"(" ',s !$.o('" !#$; %!(32"s& 1o( &2&'1+o "> 5**1>EEso'o7$+E*5&'&s@&$E*("%&@!$)&s*'&$* "$% 5**1>EEso'o7$+E$&Fs@&$E**!1@(&<0+"*o(9@ oo1&("*!o$@!$@*5&@.!$"$ !"+@s& *o(@*5&@& @1(o1os"+@o.@C@ o *o4&(@CDGHE"*I%oF$+o"%E.!+& Co$*" *o> M9(!"' V"$%&( S*! 5&+&; I$)&s*!<"%o(" s&$!o( %& SOMO &'"!+> '7)"$%&(7s*! 5&+&Jso'o7$+; F&4> FFF7so'o7$+

La punta del iceberg anti-democrático
El riesgo de incluir un mecanismo de solución de controversias inversoresestados en las negociaciones de un Tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea
Octubre de 2013

Introducción
“Cuando me despierto por la noche y pienso en el sistema de arbitraje, nunca deja de sorprenderme que estados soberanos hayan aceptado cualquier forma de arbitraje con inversores (…). Se les da el poder a tres personas privadas para que revise, sin ningún tipo de restricción o procedimiento de apelación, todas las acciones del gobierno, todas las decisiones de la justicia y todas las leyes y reglamentos provenientes del parlamento.” Juan Fernández-Armesto, árbitro español. 1 Las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EEUU) sobre un tratado de libre comercio (conocido como TTIP o TAFTA por sus siglas en inglés) se iniciaron en julio de 2013. Los decisores políticos a ambos lados del Atlántico ven como objetivo principal de las negociaciones la “convergencia regulatoria”: promueven el eliminar “obstáculos legislativos al comercio” como manera de resolver las actuales crisis económica y financiera, supuestamente porque empujaría el crecimiento y crearía empleos. Amigos de la Tierra ve con preocupación estos objetivos y anuncios porque esta “convergencia” pondrá probablemente en peligro los derechos de los consumidores y la protección de la salud y del medio ambiente establecidos desde hace mucho, así como las normativas de protección del ciudadanos a ambos lados del Atlántico, como si fueran cargas innecesarias. Con las negociaciones, se pretende sacrificarlas a favor de (inciertos) beneficios económicos2. A este respecto, una de las mayores amenazas al derecho de los estados soberanos a legislar podría provenir del nefasto “mecanismo de solución de controversias inversores-estados” – conocidos como ISDS por sus siglas en inglés.

¿Qué es un mecanismo de solución de controversias inversores-estados?
Los mecanismos de solución de controversias entre inversores y estados negociados caso por caso en acuerdos de libre comercio y tratados bilaterales de inversión dan el poder a inversores extranjeros de denunciar las autoridades nacionales en cortes internacionales. Así pueden reclamar compensaciones económicas si consideran que su inversión potencial (y los beneficios relacionados) están amenazados por cambios legislativos a nivel nacional.
1

http://www.globalarbitrationreview.com/journal/article/30399/stockholm -arbitrator-counsel-double-hatsyndrome 2 http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2012/april/tradoc_149331.pdf

1

Se pueden citar como casos famosos los intentos de Vattenfall de anular la decisión de Alemania de cerrar sus centrales nucleares, los ataques de Lone Pine a la prohibición del fracking en Quebec, el incumplimiento por parte del gigante del petróleo Chevron de sus obligaciones legales de reparar daños ambientales y para la salud en Ecuador, o la amenaza a las leyes anti-tabaco en Australia y Uruguay por Philip Morris 3. Las denuncias se resuelven en secreto y por tribunales de arbitraje que escapan a cualquier control, pasando por alto los sistemas judiciales nacionales 4. Las peticiones de compensación pueden alcanzar miles de millones de dólares y representan una seria carga para las finanzas públicas de los estados. En otras palabras, los ISDS permiten a las empresas poner en entredicho el derecho soberano de los estados a legislar (sea o no en el interés público) según sus propios intereses comerciales, deja a los estados indefensos ante estas denuncias y les obliga a pagar. En lo que se refiere al medio ambiente, la energía y la salud pública, compañías trasnacionales relacionadas con crímenes ambientales y abusos a los derechos humanos – como Chevron u Occidental 5 – han estado utilizando este mecanismo para maximizar sus beneficios operacionales a la vez que atacando los marcos regulatorios que tenían que cumplir en el extranjero. Tanto en los países desarrollados como en desarrollo, los ISDS han sido muy útiles a las empresas que buscaban anular legislaciones de protección ambiental y social que iban en contra de su beneficio empresarial. Los costes reales de los mecanismos de solución de controversias inversoresestados Según la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNTAD) 6  En 2012 se conocían 514 casos de resolución de conflictos bajo el amparo de tratados – de los cuales 58 se iniciaron ese mismo año. Esta cifra representa el mayor número de disputas jamás planteadas en un año, lo que confirma que los inversores recurren cada vez más a este mecanismo. 95 países tuvieron que “responder” a al menos una demanda en 2012. Al menos 329 de todos los casos conocidos (el 64%) fueron iniciados por inversores de EEUU y la UE. Por ejemplo, de las 514 disputas conocidas a finales de 2012, 123 procedían de empresas estadounidenses, 50 holandesas, 30 inglesas y 27 alemanas. Las demandas de los inversores fueron aceptadas en el 70% de las decisiones arbitrales conocidas sobre casos específicos en 2012. En 9 casos, la empresa demandante tuvo derecho a indemnización. Cabe destacar la indemnización más elevada de toda la historia de los ISDS, de 1.770 millones de dólares a Occidental como resultado de su demanda contra Ecuador. Entre todos los casos resueltos, los inversores ganaron en el 31% de los casos y los estados en el 42%, el resto de los casos fueron “acordados ”, lo que significa que no se hicieron públicas las decisiones finales. A menudo se ha puesto en duda la independencia e imparcialidad de los árbitros

 

 

3 4

Ver cuadro con ejemplos página 6 Para más información sobre los sistemas de arbitraje, ver: http://www.tni.org/briefing/profiting-injustice ; http://www.tni.org/article/response-critics-profiting-injustice 5 http://www.amnestyusa.org/our-work/issues/business -and-human-rights/oil-gas-and-miningindustries/chevron-corp 6 http://unctad.org/en/PublicationsLibrary/webdiaepcb2013d3_en.pdf

2

que resuelven casos de ISDS, incluyendo potenciales conflictos de interés. Este pequeño grupo de personas está dominado por abogados privados (60%) 7, que pueden – y lo hacen – saltar de su papel de árbitro al de asesor de clientes privados, en función del caso. Sólo 15 árbitros, casi todos europeos, estadounidenses y canadienses, han resuelto el 55% de las disputas conocidas derivadas de tratados de inversión. En 2011, 3 gabinetes jurídicos internacionales estaban implicados en 130 casos: Freshfields (Reino Unido), White & Case (EEUU) y King & Spalding (EEUU). 8 Los costes medios legales y de arbitraje por cada caso ISDS se estiman a unos 8 millones de dólares 9. Estos gastos no se pueden recuperar, incluso cuando la otra parte pierde el caso. Tienen por lo tanto que ser sufragados por el dinero de los contribuyentes. Esto implica también que algunos países – sobre todo países en desarrollo – eviten introducir medidas sociales y ambientales progresistas por temor a una demanda a través un ISDS, porque correrían el riesgo de tener que asumir este coste.

En la práctica, las provisiones de los ISDS están diseñadas específicamente para proteger y promover los intereses de las compañías, al permitir a los inversores lo siguiente:   Pedir compensaciones económicas por incumplimiento de un contrato o acuerdo, a pesar del derecho nacional a regular; Cuestionar “expropiaciones indirectas”, cuando el beneficio potencial de una inversión podría verse reducida con un cambio legislativo u otras decisiones por parte de las autoridades públicas (incluyendo permisos ambientales, restricciones al tabaco por razones de salud, prohibiciones de extracción de combustibles o uso de pesticidas, etc.); Eludir la decisión de un tribunal nacional; Llevar estados a cortes internacionales, compuestas por un panel de árbitros comerciales. Estos tribunales actúan en el más absoluto secreto, sin procedimientos para recurrir, ni información pública alguna. El coste de tales demandas legales pueden ser extremadamente elevados. Como ejemplo, los costes asumidos por Ecuador en su defensa contra Chevron alcanzaron 18 millones de dólares.

 

¿Por qué el TTIP debería dejar fuera todo tipo de mecanismo de solución de controversias inversores-estados?
“Estas provisiones ponen en entredicho la soberanía de un país al dar a una compañía extranjera el derecho de denunciar un gobierno nacional ante una corte internacional. ” Craig Emerson, Ministro de Comercio Australiano 10 El mandato de la UE para las negociaciones del TTIP (obtenido de manera extraoficial) sugiere que la intención es incluir un ISDS en el acuerdo final: “ El capítulo sobre la protección de las inversiones debería cubrir un amplio espectro de inversores y sus inversiones, incluyendo el derecho de propiedad intelectual, la inversión se haya
7 8

http://unctad.org/en/PublicationsLibrary/webdiaepcb2013d3_en.pdf http://www.tni.org/sites/www.tni.org/files/download/profitingfrominjustice.pdf 9 http://www.tni.org/sites/www.tni.org/files/download/profitingfrominjustice.pdf 10 http://rabble.ca/blogs/bloggers/council-canadians/2013/04/nafta-challenge-to-fracking-ban-reason-to-avoidinvestor-st

3

realizado antes como después de la entrada en vigor del Acuerdo. (…) El Acuerdo debería proveer de un mecanismo de solución de controversias inversor-estado efectivo y avanzado, que cuente de transparencia, independencia de los árbitros y predictibilidad del Acuerdo, incluyendo la posibilidad para las Partes de intervenir en la interpretación del Acuerdo. Se deberían incluir mecanismos de solución de controversias estadosestados, pero sin que interfiera con el derecho de los inversores a recurrir a mecanismos de solución de controversias inversores-estados. Se debería facilitar a los inversores un abanico de posibilidades de arbitraje tan amplio como bajo los “Acuerdos de inversión bilaterales ” de los Estados Miembros”11. Es de temer que la inclusión de un ISDS en el TTIP pueda actuar como un potente elemento disuasorio para los estados que, sin ello, hubieran tenido la voluntad de introducir normativas que prioricen los intereses de las personas y el medio ambiente frente a los derechos de los inversores extranjeros. Los estados podrían renunciar con la perspectiva de juicios potenciales que añadirían cargas insostenibles a sus finanzas públicas. Esto pone los ISDS en conflicto directo con el derecho doméstico de regular y los principios fundamentales de precaución y de quien contamina paga, recogidos en los Tratados de la Unión Europea. Amigos de la Tierra cree que no se deberían incluir mecanismos de solución de controversias inversores-estados en el acuerdo trasatlántico en curso de negociación por las siguientes razones:  Las provisiones específicas de ISDS igualan los inversores con la soberanía de los estados, mientras limitan los poderes de los estados sobre las compañías extranjeras operando en sus países. Esto crea una seria barrera al deber del estado de legislar en el interés de sus ciudadanos, y les puede frenar a la hora de introducir medidas que restrinjan el poder de las empresas en aras del interés público. Puede tener impactos particularmente perjudiciales sobre la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Los casos basados en ISDS eluden los mecanismos judiciales existentes, sustituyéndolos por mecanismos de solución de controversias secretos y sin ninguna rendición de cuentas. Como tanto EEUU como la UE cuentan con sistemas judiciales sólidos, esto ni es necesario, ni se justifica. Los ISDS también violan la jurisdicción exclusiva del Tribunal de Justicia Europeo, por lo que se puede considerar que son incompatibles con los Tratados de la Unión Europea. 12 El ISDS es un mecanismo que sólo funciona en un sentido, injusto para los estados, ya que solamente los inversores pueden iniciar demandas en sus propios términos; los estamos sólo pueden hacer contra-demandas. Además el sistema sólo cubre actividades comerciales, las demandas relativas a derechos humanos o medio ambiente están excluidas. 13 Los ISDS dan derechos excesivos a los inversores, sin el derecho equivalente de acudir a cortes internacionales para los ciudadanos o las comunidades dañadas o engañadas por los proyectos y productos de los inversores. No sería de extrañar que los defensores de los derechos de los inversores argumenten en contra de derechos similares para los ciudadanos o las comunidades afectadas. Desde un punto de vista económico, el empleo de ISDS duplica los eslabones de las autoridades judiciales y añade carga extra a los presupuestos públicos de los

 

11 12

http://www.s2bnetwork.org/fileadmin/dateien/downloads/EU-TTIP-Mandate-from-bfmtv-June17-2013.pdf http://acta.ffii.org/?p=1870; (http://www.tni.org/sites/www.tni.org/files/download/briefing_on_intra eu_bits_0.pdf ) 13 http://www.lse.ac.uk/collections/law/wps/WPS2011-08_Kryvoi.pdf

4

estados, que necesitan sufragar su propia defensa incluso si ganan el caso levantado contra ellos por un inversor. Varios países están en la actualidad revisando su implicación en ISDS por su impacto muy negativo sobre su soberanía como estado. Entre ellos, India, Sudáfrica, Australia, Brasil y Noruega. 14

Cambio climático y energía: se podrían utilizar los ISDS para impedir medidas de restricción o prohibición de la explotación de petróleo y de gas de esquito
Las compañías trasnacionales implicadas en operaciones extractivas utilizan con entusiasmo este sistema costoso. De los 169 los casos ISDS pendientes de resolución ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (ICSID por sus siglas en inglés), 60 están relacionados con petróleo, gas y minería (el 37,5%). 15 La introducción de derechos específicos para los inversores en el TTIP es particularmente crítico en lo que concierne la energía y el medio ambiente. El desarrollo de la extracción de combustibles no-convencionales, en particular el gas de esquisto, es objeto de una intensa controversia en la actualidad en toda Europa, mientras la industria del gas y petróleo ejerce presiones enormes para asegurar sus inversiones en tecnologías altamente arriesgadas como el fracking. 16 Está claro que existe una fuerte voluntad de EEUU de blindar las mejores condiciones para los inversores que exploran las potencialidades de los combustibles no-convencionales europeos, incluyendo el gas de esquito y las arenas bituminosas. Sin embargo, los combustibles no-convencionales representan una de las amenazas más agudas y eminentes para el medio ambiente y el clima. Compañías petroleras y de gas internacionales podrían poner en entredicho y amenazar directamente eventuales decisiones de gobiernos de no aprobar proyectos de extracción de gases de esquito por sus impactos ambientales y sobre la salud. Es imperativo que los estados mantengan su plena capacidad de regular la exploración y explotación de combustibles fósiles, sin la presión de compañías e inversores (que se incrementaría con la introducción de un ISDS).17 Chevron: Cómo promover un mecanismo de solución de controversias inversores-estados en el TTIP como modelo para reforzar los intereses de las grandes compañías en otros acuerdos comerciales “Un TTIP con mecanismos fuertes y completos de inversión podría establecer un estándar mundial para la protección de las inversiones ahora y en el futuro. Este estándar no debería aplicarse solamente en Estados Unidos y la UE. Para que sea verdaderamente operativo, Chevron insta a que, una vez negociado, se extienda en el tiempo a futuros acuerdos comerciales, de inversión o similar para avanzar hacia un estándar de protección de inversiones fuerte, completo y válido a escala global. (…) El arbitraje inversor-estado es un concepto que algunos gobiernos están poniendo en
14 15

http://www.bilaterals.org/spip.php?article21295 http://www.ips -dc.org/reports/mining_for_profits_update2013 16 http://corporateeurope.org/sites/default/files/shale_gas_lobby_final.pdf 17 http://www.foeeurope.org/foee-unconventional-and-unwanted-the-case-against-shale-gas-sept2012 ; http://www.foeeurope.org/shale-gas-economic-myths-210513

5

entredicho en la actualidad como un atropello injustificado a su soberanía. En los hechos, estos mecanismos de solución de discrepancias aseguran que ninguna de las partes tengan el poder de influir indebidamente la determinación de las leyes y los hechos dado que proporciona el acceso a un foro neutro para resolver las disputas. ”18 La postura de Chevron sobre el TTIP asume que los estados y las compañías deberían estar considerados al mismo nivel, ilustrando una total falta de respeto a la soberanía de los estados en su derecho a regular el comportamiento de las empresas y su deber esencial de proteger el interés de sus ciudadanos por encimas del beneficio de poderosas empresas trasnacionales. El punto de vista de Chevron demuestra también que la inclusión de un ISDS en el TTIP representaría un precedente potente para su introducción en otros acuerdos comerciales, incluso a nivel mundial. Esto último lo convierte en un objetivo particularmente importante desde la perspectiva de una empresa.

El impacto que un ISDS pueda tener sobre la protección del medio ambiente y de los ciudadanos depende en parte de qué amplitud se da a la definición de inversión. Una inversión puede incluir licencias y permisos legales, contratos de adquisición, o concesiones para uso de los recursos naturales. Por lo tanto, los estados que restringen la explotación de petróleo o gas, imponen controles ambientales o prohibiciones a determinadas tecnologías, prevén cerrar plantas de carbón o introducen otras medidas limitantes se expondrían a demandas por parte de los inversores. Bajo un ISDS, estas demandas podrían sobrepasar la soberanía de los estados en su derecho a legislar para proteger a los ciudadanos de los efectos peligrosos de la extracción de combustibles fósiles, convencionales o no. Además, como comenta Chevron, es de temer que un acuerdo de ISDS en las negociaciones trasatlánticas podría servir de referencia para futuros acuerdos comerciales firmados por EEUU o la UE con terceras partes, o incluso en acuerdos comerciales mundiales. Por lo tanto, se podría extender un peligroso sistema de solución de controversias opaco y proclive a los intereses empresariales, impidiendo las ambiciones soberanistas de los estados sobre clima y energía. Por ejemplo la EU podría echarse para atrás sobre restricciones comerciales a la importación de petróleo procedente de arenas bituminosas. “No podemos dejar que pequeños países se las jueguen así a grandes empresas – empresas que han realizado grandes inversiones en todo el mundo”, lobbist anónimo de Chevron, citado por Mickael Isikoff en Newsweek. 19 Hechos ya demostrados: cómo se han utilizado mecanismos de solución de controversias inversores-estados para desafiar legislaciones sobre contaminación de suelos y agua, energía nuclear, fracking y salud pública Vattenfall contra Alemania: en 2009, la compañía energética sueca Vattenfall inició un procedimiento ISDS contra Alemania, bajo en amparo del Energy Chapter Treaty, un tratado internacional de protección de las inversiones en el sector de la energía. Vattenfall se había comprometido en la construcción de una planta de generación
18

Comentario de Chevron sobre el TTIP a la Oficina del Representante de Comercio de EEUU, disponible en: http://www.regulations.gov/#!documentDetail;D=USTR-2013-0019-0054 19 http://mag.newsweek.com/2008/07/25/a-16-billion-problem.html

6

eléctrica de carbón en Hamburgo, a orillas del Rio Elba. Cuando las autoridades ambientales municipales emitieron un permiso con condicionantes sobre la calidad de las aguas residuales vertidas por la planta, Vattenfall protestó diciendo que estos condicionantes hacían el proyecto inviable. La empresa utilizó los procedimientos del ISDS para pedir a Alemania una compensación de 1.400 millones de euros. Vattenfall y la ciudad de Hamburgo llegaron finalmente a un acuerdo, que contemplaba un “permiso revisado de uso del agua”, rebajando así los requisitos ambientales impuestos previamente por la autoridad ambiental de la ciudad. Vattenfall contra Alemania II: En mayo de 2012, Vattenfall inició un segundo procedimiento de arbitraje internacional bajo el mismo tratado, esta vez pidiendo una compensación económica por la decisión de Alemania de cerrar inmediatamente sus centrales nucleares más antiguas y gradualmente las restantes antes de 2022. Esta decisión gubernamental respondía a las preocupaciones de los ciudadanos sobre los riesgos ambientales y para la salud de la energía nuclear después del accidente de Fukushima en Japón. Según fuentes periodísticas, la petición de compensación pudo alcanzar los 3.700 millones de euros. Lone Pine contra Canadá: Basándose en el Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio entre EE.UU, Canadá y Méjico (NAFTA por sus siglas en inglés), la empresa estadounidense Lone Pine Resources Inc. pide una compensación económica a Canadá por la introducción de una moratoria al fracking en Quebec. La moratoria, implantada en mayo de 2013, respondía a preocupaciones relativas a riesgos ambientales y para la salud de este nuevo método extractivo. La petición de Lone Pine alcanza los 250 millones de US$ (191 millones de euros). El caso sigue abierto. Chevron contra Ecuador: Después de años de conflicto en los tribunales nacionales ecuatorianos, pueblos indígenas y campesinos ganaron una victoria histórica sobre Chevron: el veredicto del tribunal pedía a la empresa 18.000 millones de US$ para limpiar la contaminación de suelos y agua debida a sus operaciones. Chevron fue entonces al mecanismo inversores-estados del Tratado Bilateral de Inversión EEUUEcuador para anular la sentencia nacional y evitar así su cumplimiento. Este tribunal de arbitraje ordenó al Presidente de Ecuador de bloquear la aplicación de órdenes judiciales previas. Los siguientes fallos repitieron esta petición, argumentando que Ecuador había violado el Tratado al permitir que los denunciantes intentasen acudir a tribunales en Argentina, Brasil y Canadá contra Chevron. Estos fallos plantean un precedente peligroso, permitiendo a las empresas a desafiar las funciones de los sistemas judiciales de un país y las decisiones de sus jueces legítimamente seleccionados. Además en este caso, podría violar la separación de poderes de la Constitución Ecuatoriana. Occidental contra Ecuador: Ecuador puso fin al contrato de una concesión de extracción de petróleo con Occidental porque la empresa había vendido el 40% de sus derechos de producción a otra compañía sin cumplir la obligación de contar con el consenso del Gobierno, tal y como lo estipulaba el contrato. Occidental retó entonces la decisión, de nuevo bajo el ISDS del Tratado Bilateral de Inversión EEUU-Ecuador. Esto dio lugar a la mayor compensación jamás concedida a un inversor: 1.770 millones de US$. Demuestra el poder enorme de estos tribunales. Pacific Rim Mining Corp. contra El Salvador : Al no conseguir cumplir los requerimientos ambientales para obtener un permiso de mina en la mayor cuenca del Salvador, la compañía canadiense de minería de oro Pacific Rim Mining Corp. inició un juicio inversor-estado contra El Salvador, bajo el Acuerdo de Libre Comercio Centro de Centroamérica (CAFTA por sus siglas en inglés). La empresa reclama

7

varios centenares de millones de dólares en compensación por sus “beneficios perdidos”, cuestionando la Ley nacional salvadoreña de Minas. El fallo judicial es eminente y mientras tanto, la violencia y las amenazas contra los activistas ambientales locales continúan en la región donde Pacific Rim quiere abrir una mina de oro con tratamiento al cianuro. Philip Morris contra Uruguay: Después de mudar su sede internacional de EEUU a Suiza por razones legales, el gigante del tabaco Philip Morris inició un caso contra Uruguay en 2010 bajo el Tratado Bilateral de Inversión Uruguay-Suiza. A pesar de que el Tratado explicitaba que no se debía utilizar contra medidas de salud pública, Philip Morris utilizó el ISDS del Tratado para cuestionar varias provisiones de las recientes leyes uruguayas sobre tabaco. La compañía pone en entredicho los requisitos de aviso de peligro para la salud en los paquetes (hasta los gráficos y los tamaños), así como la medida que prohíbe poner en el mercado más de un producto derivado del tabaco bajo la misma marca. El caso sigue pendiente. Representa un buen ejemplo del uso de las reglas de inversiones y de los ISDS como estrategia para eliminar restricciones al comercio del tabaco. Philip Morris contra Australia: En 2011, Philip Morris Asia utilizó el ISDS del Tratado Bilateral de Inversión Australia-Hong Kong para retar la reciente legislación australiana sobre tabaco (Tabacco Plain Packaging Act 2011). El gigante del tabaco dice que la nueva legislación le resta valor a sus inversiones en Australia y que el país le está tratando de manera injusta. Philip Morris pide que Australia esté obligada a suspender el cumplimiento de la nueva legislación y a pagar a la compañía miles de millones de dólares en compensación por sus pérdidas. El caso, todavía abierto, podría tener impactos negativos sobre los esfuerzos regulatorios para prevenir los efectos letales del tabaco mucho más allá de Australia. Por ejemplo, la UE, que en la actualidad está revisando su marco legislativo sobre tabaco, está basando sus propuestas en el modelo australiano.

Recomendaciones
 Amigos de la Tierra hace un llamamiento a la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, los Estados miembro de la EU y el Gobierno de Estado Unidos para que rechacen la inclusión de un mecanismo de solución de controversias inversoresestados (ISDS) en el Tratado de Libre Comercio entre Estado Unidos y la Unión Europea, y se opongan a cualquier acuerdo final que incluya un mecanismo de estas características. El Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo no deberían firmar ningún acuerdo intergubernamental que daría el poder a un inversor de denunciar a los estados ante tribunales o sistemas de arbitrajes con el fin de cuestionar políticas y leyes de protección del medio ambiente, la salud, los derechos sociales y el consumidor. Los ciudadanos y las comunidades afectadas o engañadas por compañías e inversores deberían, como mínimo, tener el mismo derecho de apelar a tribunales internacionales que los inversores.

Contacto: Amigos de la Tierra España tierra@tierra.org, +34 91 306 99 00 Redactado por: Natacha Cingotti con contribuciones de Paul de Clerk y Natasa Ioannou, Friends of the Earth Europe 2013

8

Acuerdo comercial Estados Unidos-Unión Europea: La cosecha del siglo para el agronegocio
Cómo un tratado de libre comercio Estados Unidos-Unión Europea puede dañar para siempre una agricultura y alimentación sostenibles e equitativas
Octubre de 2013

Resumen
La búsqueda de “coherencia reguladora” en las negociaciones del acuerdo comercial trasatlántico pone en riesgo las normas establecidas para la agricultura y la alimentación en la Unión Europea y Estados Unidos. Grandes empresas del sector agrario y biotecnológico están haciendo presión para eliminar restricciones europeas a los alimentos transgénicos, cuestionan las normas de etiquetado de los alimentos al considerarlas barreras al comercio, y rechazan el uso del “principio de precaución” en el establecimiento de normas de seguridad de los alimentos. Las negociaciones comerciales podrían también amenazar la compra local de alimentos en EEUU y la UE, por ejemplo los programas que buscan orientar el gasto público hacia comidas más saludables y sostenibles en las escuelas. Amigos de la Tierra y el Institute for Agriculture and Trade Policy (IATP) rechazan cualquier intento de desregular industrias contaminantes, armonizar a la baja las normativas sobre salud o productos, o limitar la posibilidad de legislar en el futuro sobre la agricultura y alimentación a nivel nacional, regional o local.

Introducción
Las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EEUU) sobre un tratado de libre comercio (conocido como TTIP o TAFTA por sus siglas en inglés) se iniciaron en julio de 20131. Estas negociaciones podrían tener impactos negativos importantes sobre la agricultura y alimentación a ambos lados del Atlántico. Tanto la UE como EEUU tienen sectores agrícola y alimentario altamente intensivos. Aunque puedan parecer eficientes, en la realidad, obvian costes ambientales, sociales y culturales esenciales. La agricultura intensiva, liderada por actores empresariales potentes, pone en peligro los recursos naturales de los cuales dependen nuestras vidas y destruye el campesinado y el mundo rural en todo el mundo. Cualquier norma y acuerdo que mantenga este sistema alimentario destructivo amenaza los progresos en
Para un cronograma de las negociaciones del TTIP, ver la página web de la eurodiputada holandesa Marietje Schaake: http://www.marietjeschaake.eu/2013/09/new-ttip-faq-the-negotiation-phase-eventsupdates-key-positions-and-docs/
1

1

temas claves como la pérdida de fertilidad de los suelos, la desaparición de biodiversidad, la escases de agua dulce, la contaminación de agua y alimentos con fertilizantes, la producción de estiércoles, y la mitigación del y adaptación al cambio climático. El TTIP representa un peligro para los avances en este sentido. Los responsables políticos a ambos lados del Atlántico han declarado que el objetivo principal de las negociaciones del TTIP era la “convergencia reguladora”. El Representante de Comercio de EEUU, Mickael Froman, ha sugerido que, para converger, el proceso regulatorio europeo debería ser como el de EEUU, dominado por la industria.2 Todo indica que la convergencia irá hacia las normas menos exigentes existentes en EEUU o la UE, considerando las legislaciones democráticamente establecidas de seguridad alimentaria, comercio local de alimentos y protección ambiental como meras “barreras al comercio”, que se tienen que quitar o eludir. Esto podría suponer borrar de un plumazo décadas de progresos en la normativa alimentaria y ambiental específica, actualmente en vigor. Como en otros sectores, las grandes empresas en el sector de la agricultura y alimentación están empujando para que se utilice el TTIP como instrumento para debilitar normas y reglamentaciones. Esto podría sin duda conducir al desmantelamiento, el olvido o la congelación del enfoque regulatorio europeo sobre seguridad alimentaria, ingeniería genética, etiquetado y productos químicos tóxicos, simplemente en aras de incrementar el comercio, en beneficio de los exportadores alimentarios europeos y estadounidenses. De la misma forma que en otras negociaciones comerciales, el TTIP se está negociando con absoluta falta de transparencia. Todas las negociaciones se realizan a puertas cerradas. El público y las organizaciones de la sociedad civil no tienen ningún acceso a los textos negociados.

La agricultura intensiva en EEUU y la Unión Europea
El muy complejo amalgama de subvenciones, tarifas y reglamentación en los actuales sistemas agrarios europeos y estadounidenses no permiten un acceso equitativo a alimentos saludables y sostenibles para todos. Bien al contrario, presionan a los agricultores a producir lo más posible, lo más barato posible, y a vender a las grandes compañías del agronegocio que buscan mercados en eterna expansión para la carne, otros alimentos y piensos. Desde esta perspectiva, los alimentos son un producto comercial más, en vez del elemento central de sistemas alimentarios sostenibles, saludables y equitativos.3 En lugar de prestar atención a las presiones de las empresas para expandir alimentos baratos, los gobiernos deberían explorar alternativas para fortalecer la producción y comercialización de alimentos locales, conectando consumidores y agricultores, y para fomentar una agricultura más sostenible. Sin embargo, tanto en la UE como en EEUU, se están expulsando del mercado las explotaciones pequeñas y familiares. En efecto, el enfoque actual económico y las negociaciones comerciales en curso, como las del TTIP, considera a los agricultores como meros productores de materia prima. Pasan por alto que las granjas producen alimentos para la gente, son fundamentales para las economías rurales locales, e interactúan con los ecosistemas, jugando un papel esencial en la protección de la
2 3

“Froman calls on EU regulators to be more like their U.S. counterparts”, Inside U.S. Trade, 30/09/ 2013 Para más información, ver: http://www.foeeurope.org/agriculture

2

biodiversidad y la fertilidad del suelo.4 También el modelo de agricultura será un factor decisivo en la lucha contra el cambio climático.

En el punto de mira del acuerdo comercial: la reglamentación de la agricultura y la alimentación
Los aranceles sobre productos agrícolas comercializados entre EEUU y la UE son extremadamente bajos. En vez de focalizarse en intentar reducirlos todavía más, el objetivo del TTIP es debilitar o eliminar las normativas y reglamentaciones5 que establecen qué alimento se produce cómo – a pesar de que hayan sido implantadas democráticamente. En otras palabras, las negociaciones se están centrando en desregular, poniendo toda la atención en definir la “coherencia reguladora”. Una manera de conseguirla es establecer un sistema en el que un producto o una sustancia considerados seguros en un país o una región se acepte automáticamente en la otra. Esto significa que un producto se podría importar incluso si no cumpliese las normas específicas del país importador. Está claro que un amplio abanico de empresas del sector agroalimentario espera el TTIP para desmantelar o pasar por alto, de un golpe, muchas de las normativas más exigentes en agricultura y alimentación – a pesar de que hayan sido establecidas a duras penas bajo los procedimientos democráticos de la UE. Los exportadores alimentarios europeos también tienen en su punto de mira las normas y las legislaciones estadounidenses, en otras de las partes en negociación del acuerdo6. Entre ellos por ejemplo, la Ley de Protección de Mamíferos Marinos de EEUU que establece restricciones a la importación de pescado o la Ley de Bioterrorismo por sus provisiones restrictivas en cuanto a importación de alimentos. También depende de ello la puesta en marcha efectiva de la norma de Indicación Geográfica en la UE (que protege los productos procedentes de un lugar específico y lleva su nombre).7

Intento de eludir las normativas sobre transgénicos en la UE La legislación sobre cultivos y productos modificados genéticamente, así como los mercados existentes de estos productos, son muy diferentes en la UE y EEUU. Las normativas de seguridad de los organismos modificados genéticamente (OMG) son mucho más estrictas en la UE que en EEUU y EEUU ambiciona utilizar el TTIP para burlar las restricciones europeas. La industria biotecnológica estadounidense ya ha declarado explícitamente que esto es su objetivo principal.8 La oposición de los ciudadanos9 ha hecho que actualmente muy poco transgénico se cultive en suelo europeo y muy pocos productos modificados genéticamente se comercialicen10. En 2012 y 2013, primero BASF11 y luego Monsanto12 anunciaron que
4

A safe operation space for humanity, Rockström et al, 2009, Nature 461, 472-475 http://www.nature.com/nature/journal/v461/n7263/full/461472a.html#a1 5 http://www.ecorys.nl/contents/uploads/factsheets/350_1.pdf (p51) 6 http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2009/december/tradoc_145613.pdf (p79 en adelante) 7 http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2009/december/tradoc_145613.pdf (p79 en adelante) 8 http://www.bio.org/advocacy/letters/bio-comments-ttip-negotiations 9 Informe sobre biotecnología, Eurobarometro 73.1, Comisión Europea http://ec.europa.eu/public_opinion/archives/ebs/ebs_341_en.pdf 10 GM crops irrelevant in Europe – Greener farming eclipses GM, Factsheet, FoEE, Febrero 2013 11 http://www.europeanvoice.com/article/2012/january/basf-to-end-gm-crop-production-for-the-eu/73218.aspx

3

retiraban sus aplicaciones de aprobación de cultivos transgénicos pendientes de resolución en la UE. De momento, solo un maíz (MON810 de Monsanto13) y una patata (Amflora de BASF) modificados genéticamente se pueden cultivar legalmente en Europa. Los únicos otros productos que se pueden utilizar en la UE son algunos maíces y soyas importados como pienso. Así mismo, desde hace 10 años, la EU cuenta con una legislación que obliga al etiquetado de todo producto que contenga ingrediente modificado genéticamente.14 Además si se encuentran trazas15 de material modificado genéticamente en alimentos no transgénicos o semillas, se debe retirar el producto inmediatamente del mercado, y también se rechaza en las fronteras. Para piensos, la EU acepta, bajo determinadas condiciones, una contaminación de hasta un 0,1%.16 En cambio en EEUU, el maíz y la soja transgénicos se cultivan en grandes extensiones y se utilizan como pienso animal y en muchos alimentos procesados. Recientemente se aprobaron varios nuevos cultivos, como el maíz dulce, la remolacha y la alfalfa. No hay etiquetado obligatorio, si bien un amplio movimiento a favor del etiquetado ya lo ha conseguido en varios estados17. En general, la Agencia de los Alimentos y los Medicamentos de EEUU (Food and Drug Administration) considera que los alimentos transgénicos y no transgénicos son equivalentes y los cultivos modificados genéticamente “seguros”, al menos que la presencia del gen extraño provoque la expresión de una proteína diferente18. Los agricultores ecológicos que deben utilizar semillas no transgénicas tienen problemas con el polen de cultivos vecinos que contamina sus cosechas.19 Y las compañías biotecnológicas como Monsanto no dudan en denunciar a los agricultores que conservan semillas transgénicos para sembrarlas al año siguiente – o si cualquier material genético patentado aparece en sus campos - por infracción de patente.20 El agronegocio estadounidense se ha puesto como objetivo acabar con las salvaguardias europeas contra los riesgos de los OMG. Por ejemplo, la Asociación de Exportadores de Grano Norteamericana quiere acelerar las autorizaciones de las exportaciones de productos MG a Europa para alimentos, piensos y transformación. En efecto, declara que reducir “el desfase entre la autorización de un nuevo evento mejorado genéticamente [sic] en EEUU y su autorización e importación para uso en alimento, piensos o transformación en Europa, debería formar parte de las máximas prioridades del TTIP.”21

http://www.telegraph.co.uk/earth/environment/10186932/Major-GM-food-company-Monsanto-pulls-out-ofEurope.html 13 Página de información sobre el MON810, GMO Compass (tal y como se mostraba el 30/09/2013) http://www.gmo-compass.org/eng/gmo/db/15.docu.html 14 Esto se aplica solamente a los productos que contienen más del 0,9% de ingredientes MG. http://ec.europa.eu/food/food/biotechnology/gmfood/labelling_en.htm Además los productos derivados de animales alimentados con transgénicos no tienen obligación de etiquetarse. http://www.genewatch.org/sub-568547 15 http://ec.europa.eu/food/food/biotechnology/harmonisation_of_controls_en.htm 16 Reglamento 619/2011 de la Comisión por el que se establecen los métodos de muestreo y análisis para el control oficial de los piensos y de la presencia en ellos de material modificado genéticamente cuyo procedimiento de autorización esté pendiente o cuya autorización haya caducado 17 http://www.foodsafetynews.com/2013/06/movement-to-label-gmos-gaining-steam/#.UkgT7ygYJSo 18 http://www.fas.org/biosecurity/education/dualuse-agriculture/2.-agricultural-biotechnology/us-regulation-ofgenetically-engineered-crops.html 19 http://www.non-gmoreport.com/articles/apr10/organicfarmers_gmocontamination.php 20 http://www.monsanto.com/newsviews/Pages/why-does-monsanto-sue-farmers-who-save-seeds.aspx 21 http://naega.org/wp-content/uploads/2012/05/NAEGA-NGFA-Joint-Comments-to-USTR-Trade-Policy-StaffCommittee-on-TTIP-May-10-2013.pdf

12

4

De la misma forma, la Organización de Industrias Biotecnológicas Estadounidense (BIO) y la Asociación de Comercio de Semilla Americana (ASTA) empujan para que se acabe la tolerancia cero de contaminación transgénica en semillas. La ASTA quiere que la UE adopte la “solución técnica” que permite cierta cantidad (hasta el 0,1%) de OMG en semillas “en los casos en los que las semillas no hayan sido aprobadas todavía para su cultivo en la UE”. También pide “un límite comercial viable [de presencia MG], basado en la ciencia […] cuando se trata de semillas ya aprobadas para su cultivo en la UE”.22 El gobierno de EEUU tiene la intención de cuestionar la legislación europea de etiquetado obligatorio de los OMG a través del TTIP. Esto es una disputa que viene de lejos entre las dos regiones, de hecho EEUU ya denunció formalmente la normativa europea sobre OMG ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).23 El gobierno estadounidense considera que las autorizaciones de alimentos y piensos transgénicos son demasiado lentas en la UE, y que “los limites de presencia de OMG tan bajos que son inviables” y las medidas anticontaminación de varios Estados miembros europeos contradicen las reglas de la OMC.24

Lo que el agronegocio quiere realmente
La industria agroalimentaria ya ha dejado bien claro sus objetivos particulares. Las empresas biotecnológicas por ejemplo quieren que la UE sea más permisiva con la importación de OMG no autorizados, acelere las autorizaciones de nuevos OMG, debilite las pruebas de seguridad para los cultivos transgénicos y sustituya el etiquetado obligatorio de los alimentos transgénicos por normas voluntarias. El TTIP facilitará probablemente también el cuestionamiento por parte de las empresas, de un amplio abanico de otras normativas, existentes o inminentes, en particular sobre restos de pesticidas en alimentos y tratamientos químicos de reducción de patógenos; aditivos en los piensos y hormonas de crecimiento para la carne y la leche; aditivos y aromatizantes en alimentos; etiquetado de productos; sistemas alimentarios locales; y normas a los agrocombustibles.25 Este proceso de desregulación podría tener un impacto dramático sobre nuestro sistema agrario y alimentario. Por ejemplo, podría:   Reducir significativamente la información a los consumidores sobre los ingredientes de sus alimentos y poner en entredicho las reglas de etiquetado de OMG tanto en la UE como en EEUU; Incrementar las presencia de sustancias tóxicas o potencialmente más tóxicas en los alimentos, como pesticidas y productos modificados genéticamente;

http://www.regulations.gov/contentStreamer?objectId=09000064812d84f6&disposition=attachment&content Type=pdf 23 http://www.europarl.europa.eu/RegData/bibliotheque/briefing/2013/130518/LDM_BRI(2013)130518_REV1_ EN.pdf 24 http://www.ustr.gov/sites/default/files/2013%20SPS.pdf 25 Este resumen se deduce de los comentarios de la industria entregados al Representante Comercio de EEUU: https://www.federalregister.gov/articles/2013/04/01/2013-07430/request-for-comments-concerningproposed-transatlantic-trade-and-investment-agreement y de una carta de varias organizaciones y asociaciones del sector agroalimentario de EEUU al embajador Ron Kirk http://www.nppc.org/wpcontent/uploads/2013-03-04-Ag-Coalition-US-EU-FTA.pdf

22

5

  

Debilitar las normas que se aplican a la producción de alimentos, incluidos los métodos de procesamiento de la carne; Restringir programas de compra pública local de alimentos, por ejemplo para los comedores escolares; Concentrar todavía más el control de la cadena alimentaria en las manos de muy pocas corporaciones trasnacionales.

Cuestionando el etiquetado por considerarlo una barrera al comercio Los requerimientos legales de una información detallada del contenido de los productos alimentarios envasados provienen generalmente de la presión ejercida por grupos de consumidores. Las empresas alimentarias siempre se han mostrado muy reticentes en facilitar la información. 26 La UE tiene un amplio marco regulatorio aplicable a los alimentos en todo su territorio, como las legislaciones sobre la trazabilidad y el etiquetado de los alimentos transgénicos27, y el nuevo Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, que se está introduciendo gradualmente.28,29 Existen también numerosos esquemas nacionales de etiquetado voluntario, como el sistema de etiquetado británico llamado Traffic Light Signpost Labelling que indica el nivel de azúcar, grasas, sal y calorías en 100g de producto.30 Por otro lado, hay un sistema de etiquetado sobre bienestar animal en determinados productos31, como los huevos (en los cuales se estipula si las gallinas han sido criadas en jaulas, en granjas, o al aire libre).32 EEUU también cuenta con normativa de etiquetado de alimentos33, entre ellas la nueva legislación sobre el etiquetado del país de origen de la carne (que ya ha sido denunciada ante la OMC). Pero en general, los sistemas de etiquetado obligatorio en EEUU se centran en el contenido en nutrientes34,35. Los decisores políticos consideran que los alimentos producidos con OMG o aditivos a base de hormonas de crecimiento de bovinos no son diferentes que los alimentos sin ellos.36 Existe por lo tanto una predisposición general contra el etiquetado de este tipo de productos. La única excepción se encuentra en la agricultura ecológica, que no emplea ni hormonas sintéticas ni antibióticos, y se etiqueta como tal.37 Las nuevas leyes de etiquetado de OMG en Connecticut y Maine38, y las campañas en este sentido en una docena de otros estados, representan una amenaza directa a este enfoque. La Asociación Americana de la Soja pide que “se reemplacen las políticas de

26

Ver por ejemplo: http://www.biotech-now.org/food-and-agriculture/2012/05/why-biotech-food-labeling-ismet-with-resistance 27 http://ec.europa.eu/food/food/biotechnology/gmfood/labelling_en.htm 28 http://www.food.gov.uk/enforcement/regulation/fir/#.UkgoNygYJSo 29 http://ec.europa.eu/food/food/labellingnutrition/foodlabelling/index_en.htm 30 http://www.food.gov.uk/multimedia/pdfs/frontofpackguidance2.pdf 31 http:/ec.europa.eu/food/animal/welfare/farm/docs/options_animal_welfare_labelling_summary_en.pdf 32 http://www.labellingmatters.org/about-us/eu-egg-labelling-scheme.html 33 http://www.fda.gov/Food/GuidanceRegulation/GuidanceDocumentsRegulatoryInformation/LabelingNutrition/ ucm2006828.htm 34 http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2009/december/tradoc_145613.pdf (p79 en adelante) 35 http://www.fda.gov/Food/GuidanceRegulation/GuidanceDocumentsRegulatoryInformation/LabelingNutrition/ ucm2006828.htm 36 Ver por ejemplo http://www.ustr.gov/sites/default/files/2013%20TBT.pdf 37 http://www.ams.usda.gov/AMSv1.0/ams.search.do?q=NOPPetitionedSubstancesDatabase 38 http://www.motherearthnews.com/real-food/connecticut-and-maine-pass-gmo-labeling-lawszwfz1306zsal.aspx#axzz2gIHsRPWB

6

trazabilidad y etiquetado obligatorios de los productos con ingredientes transgénicos por políticas no discriminatorias de etiquetado libre de transgénicos.”39 Un sistema así sería voluntario y por lo tanto no se podría obligar a que se ponga en marcha. El Representante de Comercio de EEUU por otro lado se ha quejado de que “las políticas europea restringen la importación y uso de bienes agrícolas derivados de la biotecnología [en particular…] al imponer requisitos comerciales imposibles de cumplir sobre contenido transgénico en alimentos según los Reglamentos de trazabilidad y etiquetado.”40 Es de esperar por lo tanto que estas normativas sean objeto de la máxima atención durante las negociaciones del TTIP.

El principio de precaución en la práctica: de la incertidumbre científica a las decisiones políticas La importancia del Principio de Precaución fue claramente y definitivamente reconocida en 1992 durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), celebrada en Rio de Janeiro. El principio 15 de la Declaración de Río enuncia que “Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente.”41 El Principio de Precaución es ahora una pieza angular de la política europea, ya que se ha introducido en el Tratado de Funcionamiento de la UE.42 Las normas europeas de seguridad alimentaria y de salud pública se basan en el Principio de Precaución, lo que significa que los que ponen en el mercado nuevos alimentos son los responsables de demostrar que son seguros, antes de comercializarlos. Por lo contrario, las normas estadounidenses de seguridad alimentaria se basan en la prueba “científica” aportada voluntariamente por la industria. Así, por ejemplo, se utiliza maíz y soja modificados genéticamente en toda la cadena alimentaria y están en proceso de aprobación otros tipos de productos procedentes de la biotecnología y de tecnologías emergentes como las nanopartículas artificiales en los alimentos. En marzo de 2013, unas 60 organizaciones estadounidenses de exportadores agrícolas y comerciantes alimentarios mandaron una carta al Representante de Comercio de EEUU, Ron Kirk, centrado específicamente en la recomendación del Grupo de Trabajo de Alto Nivel de negociar “un ambicioso capítulo de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias basado en la ciencia y los estándares internacionales.” Esto representa una amenaza directa a la aplicación en Europa del Principio de Precaución que guía la toma de decisiones en caso de incertidumbre científica.43 En general, las reglas de libre comercio permiten a las partes cuestionar más fácilmente las barreras al comercio “no científicas”.44 Aceptar este enfoque significaría un enorme paso atrás. El Principio de Precaución no
http://www.regulations.gov/contentStreamer?objectId=09000064812cb0c1&disposition=attachment&conten tType=pdf y http://www.regulations.gov/contentStreamer?objectId=09000064812d83b5&disposition=attachment&content Type=pdf 40 http://www.ustr.gov/sites/default/files/2013%20SPS.pdf 41 http://www.un.org/spanish/esa/sustdev/agenda21/riodeclaration.htm 42 http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:C:2010:083:0047:0200:es:PDF 43 http://www.nppc.org/wp-content/uploads/2013-03-04-Ag-Coalition-US-EU-FTA.pdf 44 http://www.wto.org/english/tratop_e/sps_e/spsund_e.htm
39

7

es científico. Reconoce precisamente las incertidumbres de innovaciones tecnológicas, y permite a la sociedad protegerse de las consecuencias de riesgos subestimados, ayudando así a orientar las innovaciones en la dirección deseada y sostenible.45 Un ataque al Principio de Precaución en el TTIP podría llevar a un debilitamiento de calado de las leyes europeas de protección del medio ambiente. Podría también impedir que la UE introduzca nuevas normativas estricta y eficaz en el futuro.

Las empresas podrían llevar a los estados a juicio
Uno de los aspectos del TTIP que toca de lleno a todos los sectores es el relativo a inversores, y muy particularmente el hecho de que las empresas tengan o no el derecho de denunciar las decisiones de los gobiernos. Tanto EEUU como la UE han declarado que su intención es incluir un mecanismo de solución de controversias inversoresestados (ISDS por sus siglas en inglés) en el TTIP.46 Esta propuesta altamente controvertida daría la posibilidad a las compañías de denunciar a los gobiernos en un tribunal de arbitraje internacional como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), para pedir compensaciones por normativas que afectarían a sus beneficios previstos. Por ejemplo, bajo otros acuerdos comerciales, los inversores han utilizado este tipo de mecanismos para poner en tela de juicio leyes nacionales sobre vertidos de residuos peligrosos, etiquetado en los paquetes de cigarrillos, o restricciones de importaciones de sirope de maíz con alto contenido en fructosa. Incluir un mecanismo de este tipo también añadiría un precedente para que este peligroso sistema se introduzca en negociaciones comerciales globales en el futuro.

Aditivos en los alimentos y piensos: ¿qué comida queremos en nuestro plato? La producción de ganado intensivo a ambos lados del Atlántico se centra en incrementar las tasas de crecimiento de los animales, incluso utilizando diferentes aditivos y sustancias. Existen varias normas en vigor en las dos regiones, que establecen lo que está permitido y lo que no. Esto ha sido el origen de una larga disputa sobre el uso en EEUU de hormonas de crecimiento en la carne de vacuno, prohibido en los Estados miembros de la UE. La disputa se ha resuelto hace poco: la UE mantiene sus prohibiciones pero ofrece un acceso preferencial a su carne de vacuno criado sin hormonas de crecimiento.47 Otro aditivo alimentario igual de preocupante es la ractopamina, solamente autorizada en EEUU y otros 26 países grandes productores de carne.48 La ractopamina se utiliza para acelerar el crecimiento y obtener una carne con menos grasa, pero algunas investigaciones han demostrado que también afecta a la salud y el comportamiento del animal.49,50 La droga imita la hormona del estrés, poniendo a los animales más
Para consultar más argumentos sobre este tema, ver: http://www.theguardian.com/science/politicalscience/2013/jul/08/precautionary-principle-science-policy 46 Para más explicación sobre los ISDS, ver: http://www.tierra.org/spip/IMG/pdf/mecanismos_solucion_controversias.pdf 47 http://www.europarl.europa.eu/news/en/news-room/content/20120314IPR40752/html/Win-win-ending-tothe-hormone-beef-trade-war 48 http://documents.foodandwaterwatch.org/doc/RactopamineFS.pdf
49
45

http://www.centerforfoodsafety.org/files/ractopamine_factsheet_02211.pdf

8

agresivos e hiperactivos. Aumenta también la rapidez de transformación del pienso en carne. Algunos estudios plantean posibles problemas para el corazón, los músculos y el sistema reproductivo.51 Otros estudios también sugieren posibles impactos en la salud humana (como por ejemplo en el caso del medicamento contra el asma retirado, que podría elevar el ritmo cardiaco y causar envenenamiento).52 Por estas razones, muchos países, entre ellos Rusia, China y la UE, han prohibido la importación de carne de animales tratados con ractopamina. Después de cuatro años de negociaciones infructuosas – que llegó finalmente a una conclusión en un voto muy inusual y controvertido – el Codex Alimentarius de Naciones Unidas (el organismo que establece los estándares alimentarios internacionales) adoptó un límite residual máximo para la ractopamina en la carne de vacuno y porcino en 2012. Ahora que la norma de Codex ha sido aprobada, parece que una guerra comercial se avecina, EEUU podría iniciar una disputa contra Rusia en la OMC.53 La industria de la carne estadounidense también ha empezado a quejarse de la prohibición europea como de una barrera comercial, y esto podría perfectamente entrar en las negociaciones (o concesiones) del TTIP.54

Nuevas reglas a la contratación pública en el TTIP podrían limitar programas de compra de alimentos locales En EEUU, numerosas comunidades locales se esfuerzan para recuperar el control sobre sus alimentos, muy particularmente para poder comprar alimentos producidos localmente. Entre estas iniciativas se encuentra el fomento de alimentos locales, más saludables y sostenibles, en programas de comedores escolares u otros comedores públicos. El Programa estadounidense De la Granja a la Escuela por su parte ayuda a poner en contacto las escuelas y los agricultores cercanos.55 El Consejo de Política Alimentaria de Los Angeles va un paso más allá, al incluir consumidores, agricultores, restaurantes y centros escolares locales en un esfuerzo conjunto de priorizar alimentos más saludables y locales. Pone directamente en entredicho el sistema alimentario global e industrializado.56 Algunos países europeos tienen iniciativas similares. Por ejemplo Italia se ha aprovechado de la flexibilidad de las normas sobre compras de la UE para lanzar programas de comedores escolares que toman en cuenta criterios culturales a la hora de adquirir alimentos locales. Desafortunadamente estas experiencias en democracia alimentaria se podrían ver amenazadas por las negociaciones del TTIP. El mandato para las negociaciones de la UE estipula que quiere nuevas normas de compra pública de todo tipo de bienes, en todos los sectores y a todos los niveles de gobierno. Se muestra especialmente
http://documents.foodandwaterwatch.org/doc/RactopamineFS.pdf http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/1041.htm 52 http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/1041.htm y http://www.centerforfoodsafety.org/files/ractopamine_factsheet_02211.pdf 53 http://worldtradelaw.typepad.com/ielpblog/2013/02/aaron-cosbey-on-codex-ractopamine-andpork-a-twisted-tail.html y http://documents.foodandwaterwatch.org/doc/RactopamineFS.pdf 54 http://www.regulations.gov/contentStreamer?objectId=09000064812e5e67&disposition=attachm ent&contentType=pdf 55 http://www.farmtoschool.org/ 56 http://goodfoodla.org/objectives/good-food-priorities/
51 50

9

preocupado por los programas Compra Americano (“Buy America”), que utiliza dinero de los contribuyentes para apoyar programas de compra pública y así fomentar la creación de empleo local.57 EEUU también ha dejado claro sus intenciones de utilizar el TTIP para abordar el “uso creciente de medidas de localización como barrera comercial”.58 Por lo tanto los criterios de alimentación local, tanto en EEUU como en la UE, bien podrían ser considerados como barreras comerciales no arancelarias y en consecuencia declarados ilegales bajo el TTIP.

Conclusión
Amigos de la Tierra y el Institute for Agriculture and Trade Policy (IATP) instan a la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, los Estados miembros de la UE y el gobierno de EEUU a dar prioridad a los intereses de los ciudadanos y el medio ambiente. A este fin, no deberían acordar un tratado de libre comercio transatlántico que debilite la democracia, la seguridad y la protección ambiental. En particular no se deberían tocar pilares fundamentales del marco regulatorio europeo – como el Principio de Quién Contamina Paga o el Principio de Precaución – reconocidos en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y en otros tratados internacionales. Amigos de la Tierra y el IATP rechazan todo intento de desregular industrias contaminantes, armonizar a la baja normas sobre productos o seguridad, y limitar futuras legislaciones de protección de la gente y el medio ambiente. En particular, las negociaciones deberían claramente excluir:

 cualquier mecanismo de solución de controversias inversores-estados, que daría  
a las empresas nuevos derechos para llevar a juicio gobiernos por sus leyes de protección de la salud pública y el medio ambiente; una rebaja de las medidas sanitarias y fitosanitarias, es decir de cualquier norma relacionada con la seguridad alimentaria o la sanidad animal y vegetal; nuevas normas que limite el derecho a apoyar la compra pública local, en particular en lo que se refiere a los programas de colaboración entre granjas y comedores escolares y otros esfuerzos locales para mejorar el sistema alimentario. todo intento de debilitar las leyes de etiquetado que proporcionan información a los consumidores sobre sus alimentos.

Amigos de la Tierra y el IATP hacen por lo tanto un llamamiento para un acuerdo comercial que construya un futuro mejor para la gente y el planeta mediante el apoyo a las economías locales, sistemas agrarios agroecológicos y un mundo rural vivo. Un tratado de estas características debería tener por objetivos:   Construir nuevas economías y mejorar la calidad de vida: proteger y apoyar a las economías locales y desarrollar empleos de calidad, estables y satisfactorios en el sector agrícola y alimentario. Mejorar las condiciones de vida para las futuras generaciones: identificar las mejoras prácticas sociales y ambientales como base para un marco regulatorio mínimo común para la agricultura y alimentación, eliminar las subvenciones

57 58

http://www.s2bnetwork.org/fileadmin/dateien/downloads/EU-TTIP-Mandate-from-bfmtv-June17-2013.pdf http://www.ustr.gov/about-us/press-office/press-releases/2013/february/transcript-briefing-us-eu

10

nefastas para el medio ambiente y reducir el uso de recursos y las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrario, tanto en EEUU como en la UE, a niveles sostenibles y equitativos. Promover condiciones comerciales que favorezcan a las personas y el medio ambiente: los intereses de los ciudadanos y del planeta deberían estar en el centro del acuerdo, y no los intereses particulares de inversores y multinacionales. Aportar transparencia y rendición de cuenta: el público y las organizaciones de la sociedad civil necesitan saber lo que se está negociando y acordando, y poder participar. Es imprescindible que los inversores y las empresas rindan cuenta y sean responsables de los impactos para las personas y el medio ambiente de sus actuaciones.

Estos pasos son absolutamente esenciales para proteger a las personas y el medio ambiente. Se deben mantener y mejorar las normativas de seguridad y de protección de la salud, y no desmantelarlas. Así mismo, se deben promover y proteger las economías locales y el mundo rural. Las autoridades deben seguir guiándose del Principio de Precaución cuando no existen pruebas científicas suficientes para tomar una decisión, en particular en lo que se refiere a tecnologías controvertidas como la ingeniería genética. El futuro de nuestra alimentación, nuestra agricultura y nuestro medio ambiente está en juego. Nada más y nada menos.

Contacto: Amigos de la Tierra España tierra@tierra.org, +34 91 306 99 00 Redactado por: Mute Schimpf, Friends of the Earth Europe y Karen Hansen-Kuhn, Institute for Agriculture and Trade Policy 2013
Amigos de la Tierra Europa agradece el apoyo económico del Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos (DGIS). Lo expresado en este documento es única responsabilidad de Amigos de la Tierra y no se puede considerar como un reflejo de la posición del financiador mencionado. No se puede hacer responsable al financiador por cualquier uso que se haga de la información contenida en este documento.

www.tierra.org

www.iatp.org

11

1

Este acuerdo comercial reducirá la regulación europea sobre productos tóxicos

El TTIP y las sustancias químicas
Vito A. Buonsante
La legislación de EE UU sobre sustancias químicas es mucho más permisiva y favorable a las empresas que la normativa europea. En estas condiciones, cualquier ajuste entre ambas legislaciones para favorecer un comercio sin trabas, como se pretende, solo supondrá una rebaja de la regulación europea y una mayor desprotección de la ciudadanía europea ante estas sustancias tóxicas.

S

egún los representantes de la Unión Europea y Estados Unidos, se espera que la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP, según sus siglas en inglés), el mayor acuerdo comercial mundial, aporte inmensos beneficios a los ciudadanos y proporcione un potencial de crecimiento del 1% del PIB en la UE. Todos estos beneficios se basan en unos supuestos muy optimistas que todavía no han sido verificados ni debidamente contrastados.

Legislaciones diferentes
Uno de los temas que están siendo objeto de debate con miras a crear una Zona Transatlántica de Libre Comercio (TAFTA) o a alcanzar un acuerdo de asociación de libre comercio (TTIP) entre EE UU y la UE es la regulación de las sustancias químicas. Las legislaciones comunitaria y estadoVito A. Buonsante, jurista de ClientEarth

unidense relativas a las sustancias químicas presentan diferencias estructurales y también culturales. La base jurídica por la que se rige en EE UU la regulación de las sustancias químicas es la ley de control de sustancias tóxicas (TSCA), una ley de 1976 que se considera un gran fracaso debido a que para regular una determinada sustancia química, la carga de la prueba de que dicha sustancia plantea un riesgo inaceptable recae en la Agencia de Protección del Medio Ambiente estadounidense (EPA). En razón de este mecanismo, solo se han prohibido cinco sustancias químicas en el marco de esta ley. En la UE existe un reglamento, REACH, que entró en vigor en el año 2007 y se aplica con un enfoque horizontal en todos los Estados miembros. La diferencia fundamental entre el reglamento REACH y la TSCA es que en el primero la carga de la prueba de que el uso de una sustancia química es seguro recae en el suministrador de la misma, mientras que la TSCA no

exige aportar datos sobre ninguna de las 60.000 sustancias comercializadas desde 1976 y solo un conjunto de datos limitado sobre las nuevas sustancias y los nuevos usos. REACH, además, va más allá, dado que promueve (al menos en principio) la sustitución progresiva de todas las sustancias peligrosas. Por consiguiente, los niveles que separan la regulación estadounidense de la comunitaria en este ámbito son dos: la responsabilidad del fabricante y la promoción de una solución innovadora para el diseño y la utilización de sustancias químicas seguras. El reglamento REACH adopta un enfoque basado en los riesgos para regular las sustancias químicas, lo que significa que una sustancia puede regularse en función de su potencial de riesgo, incluso si la exposición es mínima o puede controlarse, mientras que en EE UU debe demostrarse el riesgo de exposición a dicha sustancia química en condiciones normales de utilización y dicha exposición debe constituir un riesgo inaceptable. Además, la EPA, a la hora de regular una sustancia química preocupante, debe introducir la medida que resulte menos gravosa. En este contexto y ante la ausencia de un análisis exhaustivo coste/beneficio, en el año 1991 un tribunal de apelación estadounidense rechazó la prohibición, por parte de la EPA, de los usos autorizados en aquel momento del amianto, una sustancia química de la que se sabe desde hace mucho tiempo que provoca cáncer de pulmón. Desde entonces la EPA no ha regulado ni una sola sustancia química basándose en un riesgo excesivo. Por su lado, aunque no es perfecto, en el marco del reglamento REACH se prohíbe actualmente la fabricación y el uso de más de 60 sustancias o grupos de sustancias químicas, se requiere autorización para utilizar otros 22 compuestos y, en relación con 144 sustancias consideradas extremadamente preocupantes, los suministradores de dichas sustancias o de productos que las contengan tienen la obligación de notificar los posibles riesgos. La Comisión Europea está a punto de publicar una hoja de ruta para la inclusión de todas las sustancias extremadamente preocupantes conocidas en la lista de candidatas para su autorización en 2020. Por lo tanto, la firma de un acuerdo de libre comercio de sustancias químicas con EE UU no reportará ningún beneficio a la UE. Si el objetivo de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones es beneficiar a los ciudadanos europeos, no existe un espacio para la cooperación en materia normativa con un país, como EE UU, en el que la regulación de las sus-

24

Ecologista, nº 79, invierno 2013/14

tancias químicas a las que están expuestos sus ciudadanos es tan deficiente.

Ajustes a la baja
El Comisario de Comercio de la UE ha dicho que la Unión está dispuesta a examinar propuestas para facilitar el comercio y, al mismo tiempo, mantener la protección intacta. Sugiere que se haga por mediación de un Consejo de Cooperación en Materia de Regulación en el que estén representados los responsables de las agencias reguladoras más importantes de la UE y de EE UU. El principal objetivo declarado de la cooperación en sustancias químicas estaría relacionado con el establecimiento de prioridades en la evaluación de estas sustancias y con la cooperación mutua con miras a definir los temas nuevos y emergentes. Es decir, que la UE está dispuesta a debatir con EE UU todas las iniciativas que estos propongan en el ámbito de la regulación de las sustancias químicas. Pero dado que EE UU no está evaluando ninguna sustancia con vistas a su retirada progresiva, el mencionado Consejo de Cooperación en Materia de Regulación no hará sino retrasar la aplicación del reglamento comunitario relativo a las sustancias químicas y dejará a la UE un control apenas simbólico sobre las iniciativas comunitarias. Veamos, por ejemplo, el caso de los disruptores endocrinos, uno de los denominados temas emergentes. La ciencia independiente sabe, en su inmensa mayoría, que estas sustancias constituyen una amenaza mundial, tal como ha afirmado la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, en la Unión Europea se está produciendo una batalla encarnizada a la hora de establecer unos criterios científicos que permitan definir qué son los disruptores endocrinos. A finales de año está previsto que la UE apruebe dichos criterios de acuerdo con el enfoque basado en los riesgos recogidos en el reglamento REACH, el reglamento relativo a los pesticidas y biocidas. Si en la mesa de negociaciones sobre el acuerdo de cooperación se van a incluir los disruptores endocrinos, no es improbable que la protección de la salud y del medio ambiente se vea socavada por el mucho más laxo enfoque del riesgo aplicado por EE UU a

2 1. El amianto no está prohibido en EE UU por su laxa legislación sobre productos tóxicos. 2. Armonizar la legislación sobre productos químicos reducirá las protecciones europeas. 3. El bisfenol A está prohibido en los biberones de la UE, pero no en EE UU.

3
la regulación de las sustancias químicas. La presión ejercida por las empresas estadounidenses en ese sentido está siendo bastante fuerte. Por último, está el principio de precaución –a menudo definido popularmente como “más vale prevenir que curar”– que permite tomar medidas para proteger a los ciudadanos comunitarios incluso cuando no exista una certeza abrumadora sobre los efectos perjudiciales de una sustancia, una tecnología o un producto. En virtud de este principio, en el año 2011, la UE prohibió la utilización del Bisfenol A en los biberones. Pero en EE UU están totalmente al margen de este principio, ya que siguen confiando en la gestión del riesgo y cayendo en la “parálisis por análisis” con el fin de demorar cualquier decisión que afecte a la comercialización de las sustancias químicas. En definitiva, con estas reglas de juego no queremos llegar a acuerdos de compromiso en relación con este enfoque ni retroceder en nuestra manera de regular las sustancias químicas. Si las ventajas de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones para los europeos no están en absoluto claras, lo que sí resulta evidente es que la inclusión de un capítulo sobre las sustancias químicas solo constituiría una amenaza para nuestra salud y el medio ambiente.

Ecologista, nº 79, invierno 2013/14

25

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful