Está en la página 1de 92
Alfonso Martínez Domínguez, un político de éxito. Jorge A. Treviño Martínez,político y académico con
Alfonso Martínez
Domínguez, un
político de éxito.
Jorge A. Treviño
Martínez,político
y académico con
resultados.
¿Qué es la Ciencia Política?
Ismael Vidales Delgado
Página 3
Las ideas políticas
surgen del pueblo
Horacio Guajardo Elizondo
Página 9
Códigos de conducta
¿Funcionan en la política?
Gerardo Tamez González
Página 19
El poder político y los
medios de comunicación
Mario Nieves
Página 33
La política: un mal sexenal
Jorge Villegas
Página 44
La Real Politik
Martha Anaya
Página 50
Una idea: un cuestionario
científico para los políticos
Página 53
Carlos Fuentes
Un gran mexicano opina
sobre la ciencia nacional
Página 66
Director
Luis Eugenio Todd
Autores invitados: José Manuel Vázquez Godina, Omar Suro, Víctor López Villafañe, Esthela Gutiérrez Garza, Francisco Ramiro Sánchez, Abraham Nuncio, Miriam Hinojosa Dieck, Guadalupe Loaeza
Número 28, Monterrey, N.L., del 17 al 30 de marzo de 2006
www.conocimientoenlinea.com
E l sonido que emite una cuerda que vibra, o el que produce el aire
E l sonido que emite una cuerda que
vibra, o el que produce el aire en el
interior de un instrumento de viento,
aunque son diferentes entre sí, nos
permiten disfrutar de una experiencia musical
que ejemplifica la comunión existente entre la
música y las matemáticas, conjunción que se
deriva de los procesos físicos periódicos por los
que se producen los sonidos.
Por primera vez en Monterrey, el lunes 13 de
marzo, se presentó en el Teatro de la Ciudad la
Orquesta Filarmónica de Viena, que ofreció una
gala musical previa al Fórum Universal de las
Culturas Monterrey 2007.
La
Orquesta
Filarmónica
de
la
ciudad
de
Viena,
capital
mundial
de
la
música,
nació
formalmente
en
1842.
Antes
de
esa
fecha,
las
interpretaciones
sinfónicas
de
grandes
autores
como
Haydn,
Mozart
y
Beethoven
las
hacían
conjuntos
de
cámara
integrados
por
músicos
profesionales
y
amateurs.
El primer concierto de la Filarmónica de Viena se realizó el 28 de marzo de 1842, bajo la dirección de Otto Nicolai,
el compositor de la ópera Las Alegres Comadres de Windsor, evento que marcó no sólo el nacimiento de la orquesta
vienesa, sino también el máximo principio de la agrupación, según el cual solamente los músicos de la orquesta de la
Ópera Estatal de Viena pueden pertenecer a la Filarmónica. El lunes, en punto de las 20:30 horas, los regiomontanos
disfrutaron del repertorio musical ofrecido bajo la batuta de Riccardo Muti.
EDITORIAL ¿Será posible integrar el método científico a la política? Otros procesos que hay que
EDITORIAL
¿Será posible integrar
el método científico
a la política?
Otros procesos que hay que analizar
en esta temática son aquéllos de
las estrategias del poder político,
mismas que incluyen: ofrecer un
premio con el efecto compensatorio
correspondiente o amenazar con un
castigo con su efecto condigno o
aquél que se llama condicionamiento,
que es el que utiliza el manipuleo,
la simulación y la dramaturgia para
convencer.
M ax Weber, hombre
de ciencia y oca-
s i o n a l m e n t e
periodista polí-
tico, señaló a
principios del si-
bien representado por el capitalismo de
la sociedad contemporánea.
A
lo anterior debemos agregarle
En síntesis, en México, como decía
uno de mis maestros: la política no
es una ciencia y tampoco un arte,
porque no busca la belleza; es, más
bien, creo yo, una actividad tan
humana, que, aunada al ejercicio del
poder, lleva intrínsecamente en sí
misma una patología.
glo XX: las virtudes del político son
incompatibles con las del hombre
de ciencia, porque el político es un
hombre de acción, y el de ciencia
es un personaje de reflexión y de
reproducibilidad.
la prensa, un poder cada vez más
omnipotente y más irresponsable, y en
medio de todo eso, la iglesia, a través
de
las diferentes religiones, que con
Esta dicotomía entre la acción
política y el ejercicio del poder,
basado exclusivamente en decisiones
inmediatas, con la reproducibilidad
que genera el método científico,
requiere profunda discusión, para
evitar que el poder esté en manos
de la casualidad histórica.
su acepción espiritual, interviene en la
acción cotidiana del ejercicio político y
su efecto social; tampoco hay que olvidar
la influencia del gene Borgia de la mujer
en la acción política.
Estos aspectos de la enfermedad del
poder y de la necesidad de acercar
la ciencia a la política para hacerla
más reproducible y menos incierta,
son los temas fundamentales de
esta edición; no estamos seguros de
encontrar la verdad, porque en la
política, en el amor y en el fútbol, no
siempre gana la lógica ni el mejor.
DESCARTES
1596 a 1650
Pienso, luego existo
La anatomía del poder, descrita
con brillantez por John Kenneth
Galbraith, incluye los órganos
sociales que tienen que ver con la
acción política, el fenómeno electoral
y la democracia; pero también forma
parte de este mosaico social de
participación e influencia, el dinero,
La política es el arte de lo
posible, y la ciencia, el arte
de lo imposible.
Página 22
Página 22

Contenido

Página 12
Página 12
Página 22 Contenido Página 12 ¿Qué es la Ciencia Política? 3   La mediocracia mexicana 31

¿Qué es la Ciencia Política?

3

 

La mediocracia mexicana

31

¿Cómo, cuándo y dónde nace la política como ciencia?

5

El poder y los medios de comunicación

33

Las ideas políticas surgen del pueblo

9

La economía y el poder

37

Políticas públicas: Gobierno y Sociedad

12

Poder y religión: binomio actual

39

Promesas, ética y política

17

Teorías políticas de integración europea

45

Códigos de conducta: ¿Funcionan en la política?

19

Inteligencia maquiavélica

48

 

La real politik

50

Una transición sin transición: La política actual en México

22

Biología del poder

52

La reforma del Estado implica una transición democrática real

26

Una idea: un cuestionario científico para los políticos

53

Anemia democrática en México

28

Caras de la autosuficiencia

54

en México 28 Caras de la autosuficiencia 54 Página 9 Autores invitados Nuestros autores invitados:

Página 9

Autores invitados

Nuestros autores invitados:

Víctor López Villafañe Nació en México, Distrito Federal. Estudió Derecho en la Universidad Autónoma de México, realizó una maestría en Ciencia Política y un doctorado en Economía, ambos grados en la misma institución. Cuenta con estudios de posgrado de la Universidad de Tsukuba, Japón. Actualmente es director del Centro de Estudios sobre Norteamérica, del ITESM. Es autor de más de 50 artículos y ensayos, y ha publicado siete libros.

Horacio Guajardo Elizondo Es originario de la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Cursó la licenciatura en Derecho en la Universidad Autónoma de México. Ha sido catedrático en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, en la Universidad Iberoamericana, en la Universidad Autónoma de Nuevo León, en la Universidad Autónoma Metropolitana, en la UNAM y en la Universidad de Monterrey. Ha recibido diversos reconocimientos y es autor de 14 libros.

Miriam Guadalupe Hinojosa Dieck Es maestra en Relaciones Internacionales por la Universidad de Paris I, maestra en Administración Pública por el Instituto Internacional de Administración Pública de París, y realizó una especialidad en Políticas Públicas en la Universidad de Lausana, Suiza. Es autora de un libro y ha sido colaboradora de diversos medios de información locales. Actualmente es catedrática y directora del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Monterrey

Esthela Gutiérrez Garza Es licenciada en Sociología por la Universidad de Monterrey, tiene una maestría en el mismo campo por la Universidad Autónoma de México y cursó un doctorado en Economía Política en la Universidad de París VIII, Francia. Es reconocida por el Sistema Nacional de Investigadores Nivel II. Ha escrito más de 92 artículos para revistas de arbitraje internacional o indexadas así como 102 publicaciones de divulgación científica.

Gerardo Támez González Catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Fue de los primeros profesionistas en recibir el reconocimiento a la Excelencia del Desarrollo Profesional por parte de la UANL en el área de Ciencias Políticas y Administración Pública.

Francisco Ramiro Sánchez García Es licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública y maestro de Políticas Públicas por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Trabaja como profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública desde 1994.

Abraham Nuncio Nació en Texcoco, Estado de México. Estudió Derecho en la Universidad de Coahuila; cursó la carrera de Letras Latinoamericanas en la UNAM y la de Filosofía en la UANL. En la Sorbona de París, estudió lengua francesa. Ha publicado obras como Recetas para Nada y El Grupo Monterrey, ambos en 1982.

Mario Nieves Académico, investigador y escritor cubano. Se desempeña como especialista para el tema de la comunicación en el Comité Regional Norte de Cooperación con la UNESCO, a cargo de proyectos editoriales y televisivos. Imparte cátedras en la Universidad Regiomontana. Es autor de los libros El encuentro del ser con la televisión, Televisión bajo palabra, La televisión cautiva y Dialéctica de la publicidad, entre otros.

Martha Anaya Nació en Guadajara, Jalisco. Estudió Letras Francesas en la Universidad Autónoma de México. Trabajó como reportera de asuntos nacionales e internacionales y jefa de información de Excélsior, reportera de asuntos especiales y columnista política del periódico Milenio y articulista del diario El independiente. Actualmente labora como jefa de información de los noticieros de la estación radiofónica XEW.

¿ ? Profesor Ismael Vidales Delgado Director del Centro de Altos Estudios e Investigación Pedagógica
¿
?
Profesor Ismael Vidales Delgado
Director del Centro de Altos
Estudios e Investigación Pedagógica
L a ciencia política es una de las ciencias sociales o sea de las
disciplinas científicas que se ocupan de los fenómenos de
la sociedad, de la cultura y del hombre en función social.
La idea de convertir al estudio de la política en algo científico,
que tuviera más rigor y lógica, y no simples comentarios o
aproximaciones empíricas, se debe en cierto modo a Thomas
Hobbes, aunque debemos considerar los intentos anteriores de
Maquiavelo, el primer científico de la política. Después vendrían
los enciclopedistas franceses.
La expresión Ciencia Política se utiliza en un sentido amplio, para
referirnos al estudio sistemático y riguroso de los fenómenos y de
las estructuras políticas, con base en el examen cuidadoso de los
hechos, expuestos con argumentos racionales.
En sentido estricto y técnico, la misma expresión se limita a estudios
institucionales, realizados por politólogos, que utilizan un enfoque
neopositivista sustentado en la metodología de la ciencia empírica
más desarrollada; pudiera ser la física o la biología.
Hay una tercera acepción de la expresión Ciencia Política, que
se orienta a obtener una gradual acumulación de resultados,
derivados del estudio de la política hasta alcanzar el nivel de
ciencia empírica.
Para fines prácticos, las tres acepciones son válidas y las tres están
en uso y de hecho resulta imposible deslindarlas en cualquier
ejercicio que realicen los politólogos.
33
CIENCIA POLÍTICA Y FILOSOFÍA POLÍTICA La Ciencia Política se diferencia de la filosofía política, porque
CIENCIA POLÍTICA Y FILOSOFÍA POLÍTICA
La Ciencia Política se diferencia de la filosofía política, porque
se orienta a describir y comprender todo hecho o acción
humana con posibilidades de “prescribir”, lo que debe ser de
acuerdo con el estado de derecho y la legalidad. En la práctica,
resulta muy difícil saber dón-de termina la ciencia y dónde
inicia la filosofía, para lo cual se suele dejar para la segunda
las “idealizaciones” racionales como la “democracia ideal” o
cosas útiles para el logro de fines no siempre declarados y
frecuentemente inconscientes; el hombre se comunica con sus
semejantes mediante símbolos, como el lenguaje; el hombre
es ideológico, porque se sirve de valores vigentes en el sistema
cultural en que está inserto. Como podemos advertir, los
elementos primordiales de análisis de la ciencia política son
altamente subjetivos y complejos; sin embargo, es la ciencia
que mejor explica el accionar político de los ciudadanos.
“la república ideal”, tal y como lo hicieron en sus obras clásicas
Hobbes, Locke, Rousseau, Kant, Hegel, entre otros.
En la constitución de la Ciencia Política en ciencia empírica,
juegan un papel muy importante las obras clásicas de
Aristóteles, Maquiavelo, Tocqueville, ya que formulan
tipologías, generalizaciones, teorías generales y leyes,
relativas a los fenómenos políticos, fundadas en el estudio de
En una etapa como la que se avecina en nuestro país,
de enconada lucha electoral, la ciencia política cobrará
nuevos bríos, y sus más ingentes desafíos están en someter
objetivamente al análisis y evaluación los actos y conductas de
los individuos involucrados en prácticas políticas, y emitir los
juicios correspondientes.
la
historia.
La
Ciencia Política, como disciplina, nace en la segunda mitad
del siglo XIX, como resultado de la evolución de las ciencias
Bibliografía: BOBBIO, Norberto; MATT EUCCI, Nicola y
PASQUINO, Gianfranco, en Borja Rodrigo (1971). Enciclopedia
de la Política. México: FCE
sociales, teniendo como sustento el positivismo de Saint Simon
y Augusto Comte, así como el marxismo y el darwinismo
social.
COMPORTAMIENTO DE INDIVIDUOS Y DE GRUPOS
Donde distinguimos más claramente la Ciencia Política como
ciencia empírica es en Estados Unidos, con un punto de vista
“conductista” que ha mostrado su utilidad para el estudio del
comportamiento de los individuos y de los grupos que actúan
políticamente: al emitir el voto, al participar en la vida de un
partido, en la búsqueda de una clientela electoral, etcétera. En
este país la Ciencia Política usa en sus investigaciones casi
exclusivamente la investigación por sondeo (encuestas) o por
entrevista estructurada.
La Ciencia Política hoy dispone de un número de datos
infinitamente mayor que aquéllos de los cuales podían hacer
uso los estudiosos del pasado. La cantidad y diversidad de
datos disponibles permite a la Ciencia Política contemporánea
proceder con mayor rigor y poder hacer: clasificaciones,
generalizaciones, formación de conceptos generales como por
ejemplo “empoderamiento”, “otredad”; determinación de leyes
estadísticas o probabilísticas; de tendencia; de regularidad o
uniformidad, etcétera.
Thomas Hobbes
(*5 de abril de 1588 — †4 de diciembre
de 1679) fue un notable filósofo político,
famoso por su obra Leviathan (1651).
A través de esta serie de operaciones la Ciencia Política
intenta describir los fenómenos de su competencia.
Es, además, una disciplina histórica, o sea una forma de saber
o conocer, cuyo objeto se desarrolla en el tiempo y está en
continua transformación, lo que hace imposible en ella la
experimentación; es decir, estamos en el terreno de una ciencia
factual donde sólo se pueden estudiar los hechos ocurridos
pero no se puede hacer experimentación. Por ejemplo, no se
puede reproducir una revuelta de campesinos, una marcha
violenta, la corrupción, etcétera.
CIENCIA DEL COMPORTAMIENTO HUMANO
La Ciencia Política, en cuanto ciencia del comportamiento
humano, enfrenta muchas dificultades específicas, como: el
carácter teleológico, simbólico e ideológico del hombre. Esto
quiere decir que el hombre cumple acciones y se sirve de
Ha sido considerado a lo largo de la
Historia del pensamiento como una persona
oscura, de hecho en 1666 en Inglaterra se
quemaron sus libros por considerarle ateo.
Posteriormente, tras su muerte, se vuelven
a quemar públicamente sus obras. En vida
Hobbes tuvo dos grandes enemigos contra
los que mantuvo fuertes tensiones: la Iglesia
anglicana y la Universidad de Oxford. A
Hobbes no obstante se le considera como
la línea de ruptura con la Edad Media y sus
descripciones que hace de la realidad de
la época son brutales. Estuvo siempre en
contacto con la Real Sociedad de Londres,
sociedad científica creada por Cavendish,
que fue su patrón.
44
M.P.P. José Manuel Vázquez Godina Facultad de Ciencias Políticas / UANL 5 5
M.P.P. José Manuel Vázquez Godina
Facultad de Ciencias Políticas / UANL
5 5
M.P.P. José Manuel Vázquez Godina Facultad de Ciencias Políticas / UANL L a política ha

M.P.P. José Manuel Vázquez Godina Facultad de Ciencias Políticas / UANL L a política ha tenido varias etapas a través del tiempo. Desde su origen ha estado ligada al gobierno y la sociedad. En su primera etapa con los antiguos griegos, como Platón y Aristóteles, el estudio de la política

estaba enfocado a la organización del Estado, debido a la crisis política en que se encontraba en esos momentos Atenas.

Debido a esa crisis de democracia, Platón inició sus estudios que se encuentran en las obras: La República, Las Leyes y El Político, en que menciona las características de un Estado Ideal o “un Estado Utópico”; más adelante, uno de sus discípulos, Aristóteles, continuaría con estos estudios, plasmándolos en su obra titulada La Política. En los primeros libros está de acuerdo con su maestro Platón; sin embargo, en el tercero, después de realizar una investigación, viajando por Grecia y comparando los diferentes tipos de gobiernos, tiene que hacer una diferencia entre un Estado Ideal y un Estado Real.

Con Aristóteles se inicia la Ciencia Política, ya que para realizar su estudio utilizó los métodos de la observación, la descripción, interpretación y análisis. Así es como Aristóteles, después de viajar por varios sitios de Grecia, se da cuenta de que existen diferentes formas de gobernar, lo que le va a permitir hacer una ramificación de gobiernos, poniéndoles sus propias características, que van desde una Monarquía hasta una Republica, para concluir que la mejor forma de gobierno era una democracia moderada.

LA RELACIÓN IGLESIA-ESTADO Más adelante viene la segunda

etapa de la Ciencia Política, y se encuentra enfocada a la relación

de la Iglesia y el Estado, la cual

se venia dando desde el siglo

III d.C., en el momento en que

Constantino pone al cristianismo como única religión en el Imperio Romano. Para los siglos XII y XIII, aparecen los primeros escritos para separar estos dos poderes. Aquí encontramos a Santo Tomás de Aquino y San Agustín, quienes van a iniciar la discusión entre lo religioso y lo político.

a iniciar la discusión entre lo religioso y lo político. Tenemos que destacar que, durante este

Tenemos que destacar que, durante este tiempo, la sociedad europea se encontraba gobernada por poderes y códigos distintos: uno, el eclesiástico o Derecho Canónico, que tenía como finalidad dirigir a la sociedad a la salvación, y el civil, que tenía como objetivo organizar a la sociedad en su vida terrenal.

En su tercera etapa, la Ciencia Política sufre una modificación, y pasa de la filosofía teológica a la relación individuo-sociedad. Este estudio se encuentra en dos vertientes; una enfocada hacia el poder, e inicia con los estudios modernos de Maquiavelo, con su obra El Príncipe, en que hace varias recomendaciones de cómo llegar al poder, mantenerlo y hacerlo más grande, para lo cual está de acuerdo en la utilización de la fuerza y el fraude. En este grupo también destaca Thomas Hobbes, quien se caracteriza por poner la filosofía moral y política sobre la

base científica; niega que el hombre sea social y político por naturaleza, como lo mencionaba Aristóteles en su tiempo. En cambio, era ambicioso, egoísta y buscaba constantemente el poder. Su obra más importante fue el Leviatán, donde ve al Estado como una bestia llena de poder.

donde ve al Estado como una bestia llena de poder. PARTICIPACIÓN EN LAS DECISIONES PÚBLICAS Por

PARTICIPACIÓN EN LAS DECISIONES PÚBLICAS Por otra parte, se encontraba el grupo que estudia la organización de los individuos para que dejaran de ser súbditos y pasaran a se ciudadanos, para lo cual deberían participar en las decisiones publicas. Así es como aparecen las teorías de Rosseau, John Locke y Carlos Marx, quienes perciben un mundo lleno de injusticias por parte de los gobiernos y de la sociedad misma, para lo cual comienzan a formar teorías sociales. Así surge el “pacto social” o “contrato social”, en el cual los individuos se organizan para formar los gobiernos que mejor les convengan y, cuando no estén de acuerdo, sustituirlo por otro.

La cuarta etapa la encontramos en la década de los 50 y 60, cuandodebidoaquelosprogramasdelgobiernonorteamericano no estaban funcionando, se va a crear un departamento de Investigación de las Ciencias Políticas en la Universidad de Chicago. Al frente se encontraba Harold Laswell, quien invitó a varios especialistas (psicólogos, comunicólogos, sociólogos, matemáticos, etcétera) para darle un nuevo giro a la Ciencia Política, y que ésta dejara de ser teórica y se convirtiera en práctica, y así le pudiera servir al estado.

Anteriormente, Mauricio Duverger ya había mencionado que no existía una ciencia exclusiva de la política, ya que todas las ciencias sociales tienen algo de política. Por eso se conocía la economía-política, sociología política, psicología política, etc.

Así es como surgen las Políticas Públicas, no sólo para estudiar lo que hace y deja de hacer el gobierno, sino como un instrumento de colaboración con el gobierno para que pueda trabajar con eficacia y eficiencia.

MERCADOTECNIA POLÍTICA No sólo surgen las Políticas Públicas, sino también la Mercadotecnia Política, que se va a convertir en un instrumento de gran utilidad, tanto para los candidatos como para el gobierno.

Los primeros antecedentes de la utilización de la mercadotecnia en la política se dan en la década de los 60, con John F. Kennedy. Después de estar abajo en las encuestas, se presenta el primer debate por televisión y posteriormente triunfa en la contienda electoral frente a Nixon.

En 1992 fue cuando la mercadotecnia se involucró plenamente en la política. Durante la campaña de Bill Clinton, se diseñó una estrategia de mercadotecnia que tuvo como resultado el triunfo de éste.

Para poder crear una estrategia de mercadotecnia política que lleve al triunfo al candidato, es

Para poder crear una estrategia de mercadotecnia política que lleve al triunfo al candidato, es necesario diseñar primeramente un conjunto de encuestas que apliquen al mercado electoral y de esta manera permitir a los mercadólogos diseñar un producto de acuerdo con las necesidades de los votantes.

A través de la mercadotecnia y la utilización de los medios

de comunicación, se ha provocado que miles de personas se incorporen a la actividad política; se trata de aquéllos que

antes se encontraban marginados de esta actividad, lo que no permitía el desarrollo pleno de la democracia.

PROMOCIÓN DEL VOTO Hoy en día, la mercadotecnia política se confunde ya sea con la logística de la campaña de promoción de votos o la publicidad. Dentro de la logística se considera la organización de eventos, incluyendo transporte de simpatizantes, realización de artículos promocionales y todas las actividades que son básicas para la promoción del voto.

Así como también se confunde con la publicidad; sin embargo, ésta se encarga de ofrecer productos y servicios, mientras que la mercadotecnia no es sólo ofrecer el producto, sino que busca que se diseñe de acuerdo con las necesidades del consumidor que en la política es

el votante.

Al encontrarse en crisis las ideologías políticas, la mercadotecnia política ha permitido un desarrollo de la democracia, ya que no se puede medir si ésta funciona o no, si no existe un contrincante; es decir, la mercadotecnia política sólo existe dentro de las democracias.

gobierno y es a través de políticas públicas. Cuando se utiliza una estrategia de mercadotecnia, el candidato o el producto se diseña de acuerdo con las necesidades del consumidor o el votante, y se utiliza una investigación del mercado; el candidato se desenvuelve en un medio ambiente dinámico, rápido, cambiante y lleno de obstáculos que presentan retos de mercadotecnia, para lo cual se requiere flexibilidad y adaptación.

La investigación del mercado electoral es durante todo el proceso electoral, para lo cual es necesario que los candidatos se muestren flexibles, debido a que si los resultados no han sido los esperados, se verán obligados a cambiar de estrategia para conseguir la cantidad de votos que se necesitan para lograr el triunfo.

EN POLÍTICA, LO IMPORTANTE ES GANAR Es importante que desde el inicio de la campaña se demuestre un liderazgo por parte del candidato; que la logística política no falle, que cuando tome la batuta demuestre a los compañeros y al pueblo una sola cosa: el ganar, ya que en la política nadie se acuerda de los segundos lugares, y solamente se recuerda al gobernador. Demostrando este liderazgo, podrá llamar más la atención en los votantes.

Para que funcione la estrategia de mercadotecnia, es necesario conocer la segmentación del mercado electoral, para poder crear una estrategia para cada uno de los segmentos de población; de esta manera se pueden plantear diferentes tipos de discursos, vocablos y tonos de acuerdo con las características socio-culturales y económicas de cada uno de los segmentos de población.

y económicas de cada uno de los segmentos de población. La mercadotecnia indica un proceso de

La mercadotecnia indica un proceso de cambio, dentro del cual se activa una relación entre el vendedor (negocio, partido, candidato) que cambia un producto o proyecto de gobierno por dinero o votos en una estrategia formada en cuatro áreas: producto, desarrollo de campaña de promoción, precio y distribución.

Otro de los puntos de la estrategia es evaluar las debilidades y fortalezas de los candidatos contrincantes y de la persona que actualmente se encuentra en el gobierno, para que puedan ser aprovechados como estrategia de mercadotecnia.

INVESTIGACIÓN DE MERCADOS ELECTORALES Para que pueda funcionar la estrategia de la mercadotecnia

política es necesaria la investigación de mercados electorales, donde el candidato se convierte en un producto y proveedor

de un servicio que se acopla a las necesidades del consumidor.

Su primera referencia se encuentra en la gente de los medios de comunicación, quienes se han incorporado a los procesos electorales, convirtiendo a los candidatos en productos.

Hoy en día, los poderosos de la política son el candidato, los consultores, encuestadores, medios de comunicación, comité de acción política, grupos de interés, partidos políticos y votantes.

Un partido político antes de elegir a su candidato, necesita conocer las necesidades de la sociedad, para lo cual se realiza una investigación previa y de esta manera poder diseñar un candidato que vaya de acuerdo con las necesidades de la sociedad votante.

En una estrategia de mercadotecnia política, el candidato se convierte en un proveedor de un servicio; sin embargo, no se entrega inmediatamente; es decir, en el momento en que se vota, sino posteriormente, cuando el candidato se convierte en

ESTRATEGIA DE MERCADOTECNIA La mercadotecnia de campaña gira alrededor de la implementación de las herramientas tradicionales de la

mercadotecnia utilizada por las compañías para vender todo tipo de productos o servicios. Pero a
mercadotecnia utilizada por las compañías para vender todo tipo de productos o servicios. Pero a
mercadotecnia utilizada por las
compañías para vender todo tipo de
productos o servicios. Pero a diferencia
de los negocios, una organización
política no es dirigida por beneficios,
sino por el deseo de implementar una
ideología política y un acercamiento
entre la sociedad y el gobierno.
La primera etapa de la estrategia de
mercadotecnia es para que conozcan
al candidato, su vida, su familia, su
trayectoria política; la segunda etapa es
para dar a conocer los proyectos políticos
y de esta manera se pueda identificar
con algunos sectores de la población,
que pueden ser liberales, conservadores,
de izquierda y de derecha; y en la tercera
es cuando las encuestas no aumentan o
va perdiendo, y se utiliza una campaña
de desprestigio hacia el contrincante,
para que la sociedad votante lo pueda
reconocer a él como contrincante.
En México, la investigación del mercado
se consolida en 1999; ésta es necesaria
para la toma de decisiones y dar
soluciones alternativas al gobierno, ya
que proporciona conocimientos válidos
sobre cómo tener los productos en el
lugar, momento y precio adecuado;
sin embargo, no garantiza soluciones
correctas,peroreduceconsiderablemente
los márgenes de error en la toma de
decisiones.
CONCLUSIÓN
Podemos decir que actualmente la
Ciencia Política es utilizada para
realizar estudios previos a la toma de
decisiones, dejando atrás la filosofía
política, llevando a práctica aquellas
teorías conocidas en las aulas de clase, y
ayudando a los gobiernos en la toma de
decisiones, a fin de que las políticas que
llevan a cabo se respalden en estudios
previos, en los cuales se analizan las
necesidades de los ciudadanos.
Sin embargo, el reto para la Ciencia
Política en el siglo XXI ya no es el Estado,
ni el poder, sino estudiar la integración
de la sociedad para lograr su desarrollo
político y económico, para lo cual es
necesaria la integración de los diversos
grupos que integran la sociedad, como
los indígenas, homosexuales, lesbianas,
grupos de la tercera edad, que de pronto
vemos que se encuentran marginados y que las instituciones políticas no
hacen nada por integrarlos.
Es necesario continuar con las investigaciones previas a la toma de
decisiones del gobierno; de esta manera existirá mayor integración entre
la sociedad y su gobierno para que este último conozca las verdaderas
necesidades de la sociedad.
Licenciado Horacio Guajardo Elizondo / UDEM 9
Licenciado Horacio Guajardo Elizondo / UDEM 9
Licenciado Horacio Guajardo Elizondo / UDEM 9
Licenciado Horacio Guajardo Elizondo / UDEM
Licenciado Horacio Guajardo Elizondo / UDEM
Licenciado Horacio Guajardo Elizondo Universidad de Monterrey El protagonista de la historia es el pueblo.

Licenciado Horacio Guajardo Elizondo Universidad de Monterrey El protagonista de la historia es el pueblo. Sin la sociedad de por lo menos dos seres, la pareja humana, hasta la humanidad universal, somos.

Muchas veces, el pueblo es marginado del acontecer o resulta accidentado espectador o paciente; también actor.

Comunista, de Marx; en México se encuentra Posdata, de Octavio Paz.

Las lecciones tienen su origen y destino en la sociedad. Las fuentes siempre constituyen un manantial auténtico, sujeto a discusión. El camino del hombre tiene luces y sombras. La vida se templa en la lucha. El ejemplo está precedido por el estudio y por el trabajo, sin los cuales no existe ninguna obra.

EL PUEBLO NO MUERE Protesta y resurge de las cenizas del sacrificio para dinamizar nuevas opciones, sucesos y escalas. A final de cuentas, la decisión está en sus manos y en su inteligencia.

Los hombres buscan su liberación, su enlace, su futuro. Estamos constituidos de necesidades y aspiraciones. Cuando la praxis se apoya en su confusión, declina y parece. Entonces, la teoría propone y la imaginación crea.

parece. Entonces, la teoría propone y la imaginación crea. PARTICIPACIÓN SOCIAL La dimensión social es visible

PARTICIPACIÓN SOCIAL La dimensión social es visible y creciente. El individualismo contrasta la alternativa socialista, que ofrece sustituir las fórmulas del egoísmo por una participación que puede ser consciente.

TEORÍA Y PRAXIS La ciencia política trabaja con una realidad de teoría y praxis que incluye: a) hombres, b) ideas, c) recursos, d) aparatos, e) circunstancias, y f) procesos. A veces, el pueblo vive su conciencia y destruye la falsificación.

Saskia Juárez

su conciencia y destruye la falsificación. Saskia Juárez Ni las ideas ni los hechos se dan

Ni las ideas ni los hechos se dan aislados. Tienen referencia en el tiempo, en el espacio, siempre en la gente.

La sociedad genera talentos, que señalan caminos y a veces encabezan la caminata. El arte, la ciencia, la técnica, la política se deben al pueblo. Así es, aunque se olvide o se niegue.

Las grandes expresiones surgen desde el pueblo. Así en los escritos de Homero, Shakespeare, Cervantes, Dostoyewski; en la música de Vivaldi, Bach, Beethoven, Sostakovich; en la pintura de Miguel Ángel, El Greco, Orozco, Picasso. El genio es reconocido por sus obras y por su fuente. Leyendas, cantos y luchas del pueblo inspiran al autor. Y lo enlazan con su sociedad.

IDEAS POLÍTICAS Con mayor razón en materia política. ¿Qué se piensa? ¿Cuáles teorías? La historia de las ideas políticas tiene ordenadores y evaluaciones. Aquí buscamos más el valor que la orden y el mismo orden. Para conocer las ideas precisa: a) el texto original, b) el contexto de su tiempo y su espacio, y c) la influencia que ejercieron entonces y después

Como ejemplos del pensamiento político de todos los tiempos figuran La República o De lo justo, de Platón; Utopía, de Tomas Moro; El Príncipe, de Maquiavelo; El Manifiesto

Los movimientos de la política han sido impulsados por agrupamientos humanos, invenciones tecnológicas, exploraciones y descubrimientos; y por ideas.

¿Qué significa Ciencia Política? El estudio y la explicación de la dirección social, el hallazgo de constantes y la proposición de teorías… simplemente.

Políticamente, es dirección en el camino de los pueblos. Sus pensamientos y experiencias proporcionan material de trabajo. En todo caso, se trata de buscar la verdad.

NOMBRE PROPIO ¿Cómo identificar el estudio de la política? Hubo tiempos en que sus temas formaban parte de la filosofía.

El mundo jurídico de los romanos incluyó la política entre sus capítulos principales. Los códigos están llenos de consideraciones políticas, desde las estructuras de gobierno hasta los reglamentos de tránsito y mercados. Las constituciones estatales se nombraron políticas.

La aparición de la sociología, ciencia de la sociedad, pretendió inicialmente englobar al Estado. Después, se quedó en el área social con sus múltiples actividades y relaciones. Pero uno de sus brazos se llamó sociología política.

La economía también participó en este concurso por apropiarse, controlar y aun desaparecer la política

La economía también participó en este concurso por apropiarse, controlar y aun desaparecer la política a título de superestructura. No ocurrió así. Cuando más, se alcanzó una especialidad, la economía política.

En todos los casos anteriores, se trata del fenómeno de interdisciplinariedad. Ya en el siglo XX, los estudios de la ciencia política correspondieron a una disciplina independiente que

ha sido denominada politología. Las universidades desarrollan

investigaciones y carreras con su nombre propio. Y, lo más importante, la ciencia política se aborda con diferentes

métodos y tiene sus contenidos específicos.

Por las condiciones de nuestro mundo, el análisis de la política adquiere verdadera urgencia. ¿A dónde vamos? Las ideas y el método pueden responder. La asamblea decide.

RELACIÓN CON OTRAS DISCIPLINAS La Ciencia Política tiene relación inmediata con Historia,

Geografía. Sociología, Derecho, Economía, Psicología, Literatura, Biología… Los derechos humanos, por ejemplo, corresponden a la Ciencia Política, pero provienen de la Biología y la Ciencia Jurídica. En la medida en que surgen nuevas ramas científicas,

se observa que se trata de un mismo bosque: el saber.

Nombre y apellido, varios apellidos. Política Ideal, Política Real, Política Difícil… Despolitización, Apoliticidad. Tam- bién Política Internacional, Universitaria, Sindical, Depor- tiva, Familiar; Política Electoral y Política-Política.

NECESIDAD DE COOPERAR

El pensamiento y la palabra son rasgos distintivos del ser

humano. El aislamiento individual lo restringe hasta su anulación; la sociedad acrecienta las ideas, y los signos calificados, la vida de las personas. El hombre, incluyendo al

ermitaño, necesita la sociedad. La convivencia, sea camino o historia, tiene una dirección que se denomina política, Así,

la

polis es la ciudad donde vivimos los animales políticos, en

la

certera expresión de Aristóteles.

El

cristianismo precisa que el animal político, el hombre, fue

creado a imagen y semejanza de Dios, y también indica la igualdad social de los seres humanos. El hombre, incluyendo

al ermitaño, necesita la sociedad. La convivencia, sea camino o

historia, tiene una dirección que se denomina.

política, La voz del pueblo dice el proceso cultural, desde el coloquio familiar y amistoso, hasta las pancartas de protesta, los programas electorales, la discusión académica y la obra del hombre.

Suelen reducirse las formas políticas a dos puntos extremos:

el

hombre y el estado. El primero es una realidad en su cuerpo

y

espíritu; el segundo una ficción o categoría del poder

político.

La revolución francesa canceló la llamada nobleza y el alto clero, para dar paso, temporalmente, al tercer estado: el pueblo. Después, en 1871, la Comuna de París vivió el ejemplo

de la desaparición del estado.

En nuestros días, el estado representa formalmente a la sociedad, y ejerce la autoridad bajo las modalidades de gobierno, administración pública o poder soberano, preferentemente ejecutivo.

Cuando el hombre particulariza su trabajo, sus ideas, sus

palabras, introvierte su vida y cae en el individualismo. Cuando

el estado subordina a gobernados y territorio, ensimisma su

burocracia y cae en el estatismo.

MORBOS DESTRUCTORES DE PERSONA Y SOCIEDAD Individualismo y estatismo son morbos destructores de la persona y la sociedad. Entre el hombre y el estado existen numerosas comunidades o asociados con actividades propias, con una autonomía que reclama mayor respeto. El personalismo de Mounier y el socialismo de Buchez

representan dos propuestas capaces de dar cauce a la historia

y avisan la posibilidad de una síntesis. Las sociedades de

personas representan nuevos reinos de un mundo planetario, sin fronteras. Al negocio de competir sucede la necesidad de cooperar.

La ciencia política tiene su historia, sus métodos y, principalmente, sus contenidos. Aquí presento una

La ciencia política tiene su historia, sus métodos y, principalmente, sus contenidos. Aquí presento una lista de temas específicos.

Fenómeno y teoría del poder. Asambleas Ideologías, plataformas, programas Votaciones, encuestas, aclamación Sociedad, libertad, justicia, autonomía Autoridad; estado, gobierno, administración pública

Partidos, movimientos, grupos, corrientes Territorio, mares, espacio aéreo. Autodeterminación, relaciones y organismos internacionales, colonias

Tiempo: fechas, épocas Diálogo, dialéctica, consulta, demostración Actividades, campañas, movilizaciones, estrategias

Información: noticias, opiniones Simbología, propaganda Conflictos, alianzas, lucha de clases, igualdad social

Normas, leyes, reglas Ambiciones, intrigas, fama, dinero, miedo Permanencia, relevo, extinción

La teoría y la praxis proporcionan a la política contenidos que no se agotan en las listas anteriores. Continúan con carácter urgente los propósitos por la dignidad humana, la justicia social y la democracia. Las ideas y el ejercicio político indican la historia.

1)

2)

3)

4)

5)

6)

7)

8)

9)

10)

11)

12)

13)

14)

15)

16)

17)

18)

Maestra Miriam Hinojosa Dieck UDEM C on mucha frecuencia, los investigadores olvidamos que una parte
Maestra Miriam Hinojosa Dieck UDEM C on mucha frecuencia, los investigadores olvidamos que una parte
Maestra Miriam Hinojosa Dieck UDEM C on mucha frecuencia, los investigadores olvidamos que una parte
Maestra Miriam Hinojosa Dieck UDEM C on mucha frecuencia, los investigadores olvidamos que una parte
Maestra Miriam Hinojosa Dieck
UDEM
C on mucha frecuencia, los investigadores
olvidamos que una parte fundamental del trabajo
que realizamos consiste en su divulgación.
La labor científica se queda corta si, tras un
hallazgo importante, no se encuentra la forma
de volver el conocimiento obtenido accesible
al grueso de la población. Y con el término accesible no
me refiero exclusivamente a la disponibilidad de los datos
en esquemas amplios, como podría ser la red mundial de
información, conocida como internet, sino al uso de un
lenguaje que vuelva comprensibles los datos en cuestión, y al
establecimiento de un vínculo claro entre el descubrimiento
científico y las implicaciones –potenciales o vigentes-- del
mismo en la vida cotidiana de diversos grupos humanos.
Paradójicamente, son las Ciencias Sociales; es decir, aquéllas
que por su propio objeto de estudio están relacionadas con los
ámbitos fundamentalmente humanos, las que más rezagadas
se encuentran en este camino de volver público el acervo de
conocimientos del que han logrado hacerse a lo largo de su
historia.
12
Es en este plano -donde revistas como Conocimiento tienen una enorme contribución- y es también

Es en este plano -donde revistas como Conocimiento tienen una enorme contribución- y es también en esta línea en la que desearía inscribir mi modesta colaboración a este número dedicado a la Ciencia Política. De manera específica, me gustaría enfocarme a la subdisciplina denominada “Análisis de Políticas Públicas”.

LUGAR COMÚN DE DISCURSOS Y DECLARACIONES Cada vez con mayor frecuencia, el término Políticas Públicas se incluye en la jerga política, y se convierte en lugar común de discursos y declaraciones de funcionarios, representantes populares y aspirantes a uno u otro de estos estatus. Hablamos de generar una política de seguridad pública de carácter nacional o de que es urgente instrumentar políticas de Estado. Incluso, el gabinete actual incluyó por primera vez un coordinador de Políticas Públicas. Sin embargo, en muchos casos se trata de un concepto lejos de la comprensión de la mayoría de los ciudadanos y, me atrevería a decir, incluso de algunos políticos que simplemente lo adoptan como moda discursiva, sin comprender a cabalidad a lo que se refiere. Debido a lo anterior, me gustaría iniciar con una definición de Políticas Públicas. De hecho, les presentaré la que a mi juicio es la más apegada a la realidad y, por lo tanto, la más sencilla con la que me he topado: son las soluciones que da el gobierno (en ocasiones con el concurso en mayor o menor grado de los particulares) a los problemas públicos (Kneopfel, Larrue y Varonne, Analyse et Pilotage des Politiques Publiques, Helbing & Lichtenhahn, Ginebra, 2001).

Hay en el centro de esta definición un elemento esencial y que de hecho determina la relevancia del estudio de este campo y es que, como podemos ver, las políticas públicas se convierten en el vínculo por excelencia entre el gobierno y la sociedad civil, subrayando la importante labor del primero como agente de respuesta a los problemas que rebasan el ámbito social, lo cual constituye la fuente primaria que legitima su poder.

JUSTIFICAN LA EXISTENCIA DEL ESTADO Para no caer precisamente en el error que señalaba en un principio, diré lo anterior en términos más llanos. Las políticas públicas, como acciones del Estado con miras a solucionar situaciones inaceptables por la sociedad, justifican la existencia del mismo, y con ello vuelven aceptables cuestiones como pagar impuestos, ya que el Gobierno necesita dinero para realizar su trabajo; tener un Ejército, dado que el Gobierno tiene que ser el mejor armado para resolver un problema fundamental como lo es la seguridad pública; establecer leyes que no necesariamente van acordes con nuestros intereses individuales y a corto plazo, dado que el Gobierno está obligado a llevar a cabo acciones con miras a salvaguardar intereses generales y a varias generaciones de distancia.

Otra cuestión clave en el estudio de las políticas públicas también se encuentra enraizada en la corta definición que dábamos líneas arriba. Me refiero al problema público como detonador de la acción gubernamental. En torno a ello ha surgido también otro concepto que cada vez está más presente en el discurso político y es lo que denominamos agenda. La agenda política no es otra cosa que el listado de los problemas públicos; es decir, aquellos temas que, como sociedad, consideramos deberían formar parte de los

objetivos de acción del Estado. En este sentido, es importante señalar que la agenda no necesariamente se empata con lo que el marco legal vigente determina. Es decir, podemos ubicar en ella temas que la Constitución o sus Leyes reglamentarias no contemplan como parte de los ámbitos de trabajo gubernamental. Un problema puede pasar a integrar la agenda precisamente porque se evidencia la necesidad de legislar al respecto. Y no podemos olvidar que la creación de legislación forma parte también de las actividades propias de los poderes públicos.

de las actividades propias de los poderes públicos. CONFORMACIÓN DE LA AGENDA POLÍTICA Pero, ¿cómo llega

CONFORMACIÓN DE LA AGENDA POLÍTICA Pero, ¿cómo llega un problema a formar parte de la agenda política? ¿Cuándo podemos decir que se ha dado este paso fundamental? De entrada, es importante que veamos la conformación de la multicitada agenda como un proceso dinámico que implica una evolución de los problemas que en ella se inscriben. Una trayectoria típica sería la de un problema individual que se vuelve social, en la medida en la que algún o algunos grupos humanos lo identifican como de presencia generalizada y, posteriormente, se presentan mecanismos

que llevan (voluntaria u obligadamente) a las autoridades públicas a determinar como necesario su involucramiento

que llevan (voluntaria u obligadamente) a las autoridades públicas a determinar como necesario su involucramiento en la solución del mismo. Valga al respecto un ejemplo entre miles que pueden existir. Hace algunas décadas, aunque era un evento sumamente frecuente (sobre todo debido al amplio espectro de edad en el que las mujeres situaban su etapa reproductiva), el hecho de que entre los miembros de la familia se encontrara una persona discapacitada, generalmente daba lugar a acciones tendientes a su ocultamiento. Poco a poco se fue evidenciando que las complicaciones generadas por

se fue evidenciando que las complicaciones generadas por esta situación eran compartidas por un número importante

esta situación eran compartidas por un número importante de familias de la comunidad, que vivían una situación semejante. Posteriormente, ese grupo social comenzó a organizarse para dar solución a la problemática que enfrentaban y, entre otras acciones, ejercieron presión hacia el gobierno para que reconociera la necesidad de tomar cartas en el asunto, y surgieron así una serie de políticas (bastante embrionarias aún en nuestros días, es importante señalarlo) tendientes a facilitar la inserción de las personas con discapacidades en los ámbitos laboral y educativo, por ejemplo.

PAPEL DE LOS MEDIOS Sin embargo, la presión social no será el único elemento que determine la inclusión de un problema en la agenda. Cuando la sociedad civil no está suficientemente organizada para articular una demanda, los medios masivos de comunicación han suplido en gran medida esta ausencia y ha sido la insistencia mediática la que ha determinado la disponibilidad del gobierno para atender alguna situación compleja. En ocasiones, incluso, es el propio gobierno el que inscribe un tema en la agenda. Éste es el caso, con frecuencia, cuando se

trata de asuntos en los que las autoridades públicas tienen el monopolio de la información que permite señalar una situación como problemática. Un caso así lo vimos en México cuando fue

el propio presidente (en aquella época Ernesto Zedillo) quien

señaló el grave problema de rezago de la oferta de electricidad vis a vis el enorme crecimiento en la demanda. Muy pocos o

ningún otro actor poseía (aunque muchos intuían) los datos que pudieran sustentar una aseveración de esta magnitud.

Como la información es un recurso fundamental para poder argumentar la necesaria inclusión de un problema en la agenda política, no podemos dejar de lado el enorme peso que en esta etapa y en todas las demás de una política pública tiene la comunidad científica. Es, con mucha frecuencia, este grupo social el único capacitado para evidenciar un problema, proponer soluciones y medir la eficacia con la que el gobierno

las instrumenta. Un ejemplo evidente en este sentido es, por supuesto, la política de salud, particularmente cuando se trata de la atención que se le debe prestar a una pandemia. O todo

lo referente a las políticas de protección ambiental, en las que,

sin datos duros por parte de los expertos, no hay ninguna luz sobre lo que debe ser el trabajo gubernamental.

Hablábamos, sin embargo, de etapas de una política pública. Entra aquí otro de los rasgos característicos que, a mi manera de ver, vuelven este enfoque particularmente rico. Y es que

el análisis de políticas públicas obliga a una visión integral en la que se encuentran desde -como ya lo mencionábamos-,

el proceso de inclusión de un problema en la agenda, hasta

la evaluación del trabajo gubernamental, pasando por toda la elaboración del marco legal e incluso institucional, que permitirá darle solución, así como la instrumentación de dicha solución.

USO MÁS RACIONAL DE LOS RECURSOS Así, si bien en ningún momento pierde de vista la realidad de

la política como proceso de interacción entre diversos actores

con objetivos diferentes e incluso opuestos, esta perspectiva tiene como prioridad la generación de mejores prácticas, de tal manera que se alcancen soluciones con un uso más racional de los recursos, los cuales, no podemos olvidar, tienen en estos casos el carácter de públicos y, por lo tanto, obligan, tanto legal como moralmente, a un uso particularmente escrupuloso en su transparencia y en su dedicación a la solución de los problemas que vive la sociedad generadora de los fondos a invertir.

Y aquí entra en juego otro elemento determinante: la calidad

intrínsecamente redistributiva de las políticas públicas. ¿Qué queremos decir con esto? Para explicarlo, me permitiré retomar

el trabajo de los investigadores arriba citados quienes hablan

de la existencia de un triángulo de actores presente en toda política pública. Tenemos en
de la existencia de un triángulo de actores presente en toda política pública. Tenemos en

de la existencia de un triángulo de actores presente en toda política pública. Tenemos en uno de sus vértices a los actores públicos encargados de darle solución al problema. En otro, están los actores generadores del problema, y, en el tercero y último de los ángulos, se encuentran los grupos sociales que sufren las consecuencias negativas de la situación en cuestión.

En lo que denominamos las políticas públicas sustanciales, los actores generadores del problema son de carácter privado, mientras que en el caso de las políticas públicas institucionales se trata de actores públicos. En todos los casos, el grupo que origina el problema será el objetivo fundamental o grupo meta de la política pública, ya que a través de la misma las

autoridades buscarán modificar la acción que está generando consecuencias negativas. Y lo hará por supuesto en beneficio del grupo social que está padeciendo estos efectos nocivos.

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL La política de lucha contra la contaminación ambiental nos da un ejemplo ideal para ilustrar lo anterior. Pensemos en la contaminación de la atmósfera y podremos sugerir algunos grupos sociales que típicamente son generadores de este problema. Podemos hablar de industrias señaladamente contaminantes, o también de los automovilistas y transportistas cuyas emisiones de partículas generan polución, o incluso de los ganaderos. De todos es conocida la “contribución” de los bovinos a la contaminación ambiental. Ubiquemos por otra

parte a quienes se ven afectados por dicha contaminación. En este caso, la respuesta es

parte a quienes se ven afectados por dicha contaminación. En este caso, la respuesta es más que evidente, se trata de todos los pobladores de las zonas en las que dichos elementos se están concentrando en la atmósfera hasta volver peligroso el aire que respiramos.

La labor de las autoridades consiste, pues, en, a través de una política pública, eliminar las acciones que están generando ese problema, evitando así que los costos de la actividad industrial, ganadera o transportista los paguen los ciudadanos que ningún beneficio directo reciben de las mismas.

¿De qué medidas se puede valer el gobierno para desterrar este tipo de conductas? El catálogo es bastante amplio. Puede,

por ejemplo, prohibirlas a través de la legislación y sancionar

a quienes transgredan dichas disposiciones. Pero puede

también incentivar a los generadores de contaminación a

reducir sus emisiones proponiendo, por ejemplo, reducciones

a la tasa impositiva a aquellas industrias que instalen

tecnología de la denominada “limpia”. Puede también, como medida de acompañamiento, lanzar una campaña pública de concientización al respecto, y un largo etcétera.

SU CARÁCTER COMPARATIVO Lo importante en todo esto es que el trabajo de análisis de políticas públicas, sobre todo cuando tiene un carácter comparativo, es decir cuando contrastamos lo hecho en diversos países o en diversas ciudades para resolver el mismo

problema, nos ha ido dejando una serie de lecciones acerca de cuáles son las que pudiéramos denominar “mejores prácticas”

al respecto, y todo esto va, una vez más, en el sentido de

utilizar de la mejor manera posible los recursos públicos.

Tampoco podemos perder de vista, que, como en todo, aquí también existen terceros en discordia. Además de los tres que ya citábamos, existen los actores que pudieran beneficiarse con las medidas impuestas o incentivadas por el gobierno, y aquéllos a los que, aunque la política no les esté directamente dedicada, pudieran ver afectados sus intereses con la instrumentación de la misma.

Volvamos al ejemplo de la contaminación ambiental para tratar de dejar más claro el papel de estos dos grupos que acabamos

de introducir en el análisis. Si el gobierno se decide por incitar

a los contaminadores a adquirir “tecnología limpia”, a través de, por ejemplo, el otorgamiento de créditos con este fin, los productores de este tipo de tecnología se verán claramente beneficiados por la medida y, obviamente, tenderán a impulsarla. Ello implicará que hagan, directa o indirectamente, mancuerna con los grupos que sufren el problema de la contaminación, y que tomen medidas tales como patrocinar la

presencia de grupos de quejosos en “spots” publicitarios.

Por otra parte, pensemos por ejemplo en el caso que muy recientemente hemos vivido en el transporte público en el área metropolitana de Monterrey. Aquí, si bien el gobierno optó por una muy amplia combinación de medidas, se incluyó en algún momento el retiro de la circulación de algunas unidades altamente contaminantes. En estos casos y por lo menos en lo inmediato, hubo ciudadanos que resultaron afectados, ya que no se les pudo brindar el

que resultaron afectados, ya que no se les pudo brindar el servicio con la misma frecuencia

servicio con la misma frecuencia que se venía haciendo. De ahí que algunos de ellos, y aunque parezca paradójico toda vez que evidentemente también formaban parte de los grupos que sufrían las consecuencias del mal estado de las unidades, estuvieran potencialmente disponibles a apoyar a las rutas para que esta medida no se llevara a cabo.

A este respecto, la cantidad de hipótesis que han podido

probarse a lo largo y ancho del mundo es bastante grande. Sabemos, por ejemplo, que algunas de estas coaliciones entre grupos meta de la política y terceros afectados pueden ser sumamente contradictorias en base al perfil de quienes las conforman, pero también muy efectivas a la hora de evitar la instrumentación de una política.

“TRAMPAS DE LA VISIBILIDAD” Asimismo, se ha llegado a probar en muy distintos ámbitos que la ubicación geográfica y social de quienes pugnan porque un problema se incluya en la agenda serán determinantes para su éxito. Entre más visible sea el grupo debido a su poderío económico o bien a su ubicación estratégica, más oportunidades tiene de que sus problemas se atiendan. Evidentemente, el gobierno tiene que estar atento a estas “trampas de la visibilidad”, si quiere realizar su trabajo de una forma justa.

Resumiendo, la perspectiva del análisis de políticas públicas aporta a la Ciencia Política una visión centrada en el punto neurálgico de la relación gobernantes y gobernados, a través de un análisis que tiene como punto de origen el problema público a resolver y que se ve enriquecida por modelos que comprenden la totalidad de las etapas de su objeto de estudio y que facilitan procesos de orden comparativo, todo lo cual

ha permitido generar una serie importante de conocimientos

de aplicación sumamente práctica, tendientes a la mejora de

la acción pública y por ende a la de la vida diaria de todos los

ciudadanos. Creo que esto vale la pena difundirlo.

Omar Suro R. IAP/NL n tema que no podemos eludir en el estudio de la
Omar Suro R. IAP/NL n tema que no podemos eludir en el estudio de la
Omar Suro R. IAP/NL n tema que no podemos eludir en el estudio de la

Omar Suro R. IAP/NL

n tema que no podemos eludir en el estudio de la ciencia política es

el de la ética, palabra griega, ethos , que significa costumbre, hábito; modo de tratar y hablar de los hombres.

Esta disciplina filosófica, cuyo origen es la conducta del hombre

y su objeto de estudio la moral, -entendida ésta como el conjunto de normas que regulan la conducta del hombre en sociedad-, ha

impactado desde tiempos remotos en el quehacer político.

El asunto al que me referiré en las siguientes líneas está orientado a los usos y formas de ejercer el poder político mediante el respeto a los valores morales que imperan en la sociedad. Entendemos por valor aquellas actitudes que reúnen una serie de características favorables.

EL FENÓMENO DEL PODER

La ciencia política estudia el fenómeno

del poder, las formas de acceso, conser-

vación y manifestaciones de éste, desde una óptica política. Se entiende por poder, de una manera muy concreta, la capacidad del hombre de influir en sí mismo y en los demás para transformar su entorno en beneficio del colectivo

y de sí mismo, dentro de un ambiente

político.

Este ambiente político es el Estado, como máxima institución política, en torno a la cual el hombre se organiza políticamente con fines precisos y cometidos concretos.

El

surgimiento de los Estados como hoy

en

día los conocemos, trajo consigo una

interpretación diferente del fenómeno del poder político. A partir de ello, el hombre que busca el poder para influir en otros hombres, procura la máxima de la política: el bien común.

Es en este momento cuando los valores

morales empiezan a tener una prepon- derancia particular en las formas de acceder y mantener el poder político. Desde el siglo XV hasta nuestros días, existe un amplio debate en torno a los valores en el ámbito de lo privado y lo público, de la moral y la política, y de esta última y la religión.

VALORES DE LA POLÍTICA Precisamente Nicolás Maquiavelo, con- siderado el fundador de la ciencia política moderna, hace precisiones so- bre los valores de la política que son eminentemente políticos, al margen de aquéllos que tienen que ver con la moral. Aun cuando reconoce como ingredientes

fundamentales de la política a la religión

y la moral, afirma, “la política es la polí-

tica”.

Establece una línea divisoria amplia sobre

el comportamiento del “Príncipe” como

gobernante o autoridad para justificar sus actos en aras de la consecución del poder y la unidad del “Stato”.

A partir de esta concepción sobre el

comportamiento de los políticos o quienes detentan el “poder político” y

quienes están sometidos a él, se amplía

un debate complejo.

El comportamiento de los políticos de nuestro tiempo es seriamente cuestionado; no única- mente sus conductas o sus actos llevados a cabo en la esfera de lo político, sino incluso en su ámbito privado.

Ello es producto del con-

texto donde se desarrolla el ejercicio del poder. La democratización de la política y las manifes- taciones individualistas de los derechos del hombre,

(comoingredientedemocrá-

tico) han permitido que el comportamiento de los políticos sea vigilado desde una óptica más detallada.

políticos sea vigilado desde una óptica más detallada. DEMOCRACIA Y DERECHOS Si bien Maquiavelo hacía una

DEMOCRACIA Y DERECHOS Si bien Maquiavelo hacía una distinción tajante entre la política y la moral, no hay que olvidar que también la idea de la democracia que inspiró las revoluciones de Inglaterra y Francia y los derechos que acuñó esta forma de gobierno son también diferentes a los de hoy en día.

El desarrollo de la democracia ha permi- tido que las decisiones de los políticos estén fuertemente cuestionadas en mu- chos casos desde una perspectiva mo- ral.

La pena de muerte, el aborto, las preferencias sexuales, la eutanasia, la píldora del día siguiente, el uso de preservativos, la educación sexual en las escuelas, entre un sinfín de temas, siguen siendo debatidos por diferentes grupos con formas diferentes de interpretar la moral.

Este conflicto seguirá persistiendo, si no hacemos una diferencia entre lo que Maquiavelo llamaba la moral ordinaria y la moral política. Los actos del Estado están plenamente justificados a pesar de la aparente inmoralidad ordinaria de los medios que se utilizaron para tales fines, siempre y cuando el bien común sea el denominador de estas acciones.

MÁS ALLÁ DE LAS NORMAS MORALES La observancia ciudadana sobre las conductas de los políticos, obedece

en gran medida a factores como la corrupción, que ha sido objeto de severos cuestionamientos al interpretarse como un asunto de conducta no propia, que atenta más allá de las normas morales y sus valores.

Este fenómeno de la corrupción (que no es exclusivo de los entes públicos) ha ocasionado que el ciudadano cuestione ampliamente el quehacer político. La falta de credibilidad mantiene la relación entre el Estado y la sociedad en un proceso de ruptura (divorcio), en tal grado, que si no se recupera la confianza perdida, las consecuencias podrían ser severas.

Reconocer la falta de valores éticos y sus usos en la esfera gubernamental es prioritario. Ello debe estar aparejado con acciones preventivas y correctivas que garanticen conductas propias en el ejercicio del poder. En este sentido, hay que destacar el esfuerzo llevado a cabo por la actual administración estatal, al difundir un Código de Ética que busca consolidar una manera amplia y compartida del buen gobernar.

El buen gobierno no es sólo aquél que cumple la ley a cabalidad, sino implica también el actuar de sus dirigentes bajo conductas probadas moralmente, aun y cuando su incumplimiento se reduzca a sanciones en este ámbito.

PRINCIPIOS Y VALORES Si bien es complejo hablar de conductas probadas moral o inmoralmente, es necesario precisar que esta sociedad del siglo XXI entiende y comparte una serie de principios y valores que deben prevalecer en el ejercicio público.

La honradez, confianza, lealtad, certeza, respeto, veracidad, entre otros, son muestra de que existe un común denominador, compartido entre el gobierno y sociedad, y que al margen de las interpretaciones de los actos, deben éstos apegarse a criterios universales.

La democracia implica respeto y tolerancia, y si las decisiones del Estado en muchos casos contravienen la moral de segmentos sociales muy identificados, debe prevalecer siempre la idea de lo común, como eje central de cualquier decisión política.

Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL M ucho se ha hablado y escrito
Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL M ucho se ha hablado y escrito
Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL M ucho se ha hablado y escrito
Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL M ucho se ha hablado y escrito
Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL M ucho se ha hablado y escrito
Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL M ucho se ha hablado y escrito

Maestro Gerardo Tamez González Ciencias Políticas / UANL

M ucho se ha hablado y escrito

sobre corrupción e impunidad

desde una lectura política

y social, pero esto no puede

alejarnos de echar un vistazo a lo que dice la filosofía política respecto del

tema de la corrupción, como son la ética

y la moral; a las que debe agregársele

la filosofía, no en el sentido dado irónicamente por Marx, para su análisis de los valores, sino en el sentido de los valores no económicos y que han dejado de valer.

Por ejemplo, el principio ético de

acciones son

justas en la medida en que tienden a fomentar la felicidad”. Parece ser un principio que mantiene toda su vigencia, aunque con una pequeña particularidad que lo convierte en inmoral. Ahora se le entiende como la felicidad de los

gobernantes y de los que los rodean políticamente. Este principio original fue

la regla de oro para más de un estadista

latinoamericano hasta no hace más de medio siglo; sin embargo, el mismo hoy se ha tornado en uso común en su segunda acepción, lo cual lo hace caer en un estado perverso, a través de acciones corruptas que apuntan a la satisfacción de necesidades personales y no a la felicidad del pueblo cuyo gobierno le ha sido encargado.

utilidad que dice “

las

SOCIEDAD JUSTA EN FUNCIONAMIENTO La democracia es la sociedad justa en funcionamiento, podríamos decir de manera general. Ante esta afirmación,

19

nos encontramos frente a un enunciado que pretende ser éticamente neutral, pero que del mismo

nos encontramos frente a un enunciado que pretende ser éticamente neutral, pero que del mismo modo en que guarda

celosamente la neutralidad del científico, tampoco dice algo en concreto acerca

de las características de la democracia.

Me atrevo a considerar este tipo de

afirmación como del tipo meramente científica.

En el tema de la corrupción, prefiero

utilizar el lenguaje de la ética y considerar como lo hace el pueblo llano que no tiene preceptos científicos. Este último juicio me ubica en una posición entre los estudiosos de la ciencia política que afirman la necesidad de

la investigación “libre de valores”; es

decir, objetiva, con respecto a aquellos otros que niegan tal posibilidad.

Particularmente, estimo que en el campo de la investigación política es muy difícil, por no decir imposible, estar por fuera o por encima de “los valores” o de los juicios morales, salvo que el investigador pretenda ser solamente un descriptor de hechos. Me parece que esto se debe precisamente a que hay una inclinación por favorecer o rechazar cierto y determinado estado de cosas, que son aquéllas que lo inquietan, aunque se reserve para sí la emisión de juicios valorativos.

CÓDIGOS DE CONDUCTA En todo empleado público, como ser humano, existe una conciencia, una justificación de sus decisiones, una identidad y una responsabilidad, y para conseguir que dichas decisiones tengan la máxima integridad moral, surgen los códigos, como instrumentos de reforzamiento de la conducta y conciencia colectiva, como reflexión en voz alta para ayudar en la decisión.

La respuesta no puede ser universal

y permanente: por el contrario, es

individual y contingente; y fruto, en última instancia, del ejercicio de la

virtud de la prudencia, o capacidad de conectar los principios generales a la realidad concreta.

A efecto de facilitar dicha labor de

elección surgen los denominados códigos

de conducta, donde deben destacarse los

siguientes puntos de interés general:

deben destacarse los siguientes puntos de interés general: 1) El servicio público es un patrimonio público

1) El servicio público es un patrimonio público que exige que los empleados les deban lealtad a la Constitución, a las leyes y a los principios éticos, por encima de la ganancia personal.

2) Los empleados no deben poseer intereses financieros que estén en conflicto con el desempeño concienzudo de sus deberes.

3) Los empleados no deben participar en transacciones financieras utilizando información del gobierno que no es pública, ni permitir el uso impropio de dicha información para beneficio de ningún interés particular.

4) Salvo cuando se produzcan las excepciones razonables que los reglamentos disponen, un empleado no debe solicitar ni aceptar regalo alguno, ni ningún otro artículo de valor monetario de ninguna persona o entidad que busque una acción oficial, hacer negocios o llevar a cabo actividades reguladas por la agencia del empleado; o cuyos intereses puedan ser afectados sustancialmente por el desempeño o no desempeño de los deberes del empleado.

5) Los empleados deben llevar a cabo sus deberes empeñándose por hacer un esfuerzo honesto.

6) Sin autorización, los empleados no deben hacer compromisos ni promesas de ningún tipo dando a entender que comprometen al Gobierno.

7) Los empleados no deben usar un cargo público para ganancia particular.

8) Los empleados deben actuar imparcialmente y no dar tratamiento preferencial a ninguna organización privada
8) Los empleados deben actuar imparcialmente y no dar tratamiento preferencial a ninguna organización privada

8) Los empleados deben actuar imparcialmente y no dar tratamiento preferencial a ninguna organización privada o individuo alguno.

EFICIENCIA Y EFICACIA EN LA FUNCIÓN PÚBLICA En paralelo, debemos atender la dinámica organizacional, y de esta forma considerar los efectos de la estructura, de los procesos y del personal; redondeado de esta forma el proceso, estaremos en condiciones de garantizar la eficiencia y la eficacia en la función publica, complementada por la garantía de la transparencia pública. Tal parece ser un efecto de cálculo, porque bien podríamos definir:

9) Los empleados deben proteger y conservar la propiedad federal, y no deben usarla para actividades que no sean las autorizadas.

10) Los empleados no deben llevar a cabo trabajos o actividades fuera de su empleo, incluso buscar o negociar empleos que estén en conflicto con sus deberes y responsabilidades gubernamentales.

T= -D+R+SA+CO+RC; es decir, transparencia es igual a menor

discrecionalidad, mayor responsabilidad, mayor simplificación administrativa, mayor cumplimiento de objetivos y mayor rendición de cuentas, donde la calidad en el trabajo debe ser producto de un intenso proceso formativo y de lealtad en la organizaciones, y para tal efecto la tarea de formación y desarrollo debe ser amplia en las instituciones, de forma que

11)

Los

empleados

deben

denunciar

a

las

autoridades

correspondientes

cualquier

despilfarro,

fraude,

abuso

y

corrupción.

 

el

empleado se mantenga en un proceso formativo permanente

 

y

así constituir un sistema real de profesionalismo, porque

12) Los empleados deben cumplir de buena fe sus obligaciones financieras justas, especialmente las que la ley les impone, como impuestos federales, estatales o locales.

cada puesto debe tener su propio esquema de formación curricular.

13) Los empleados deben cumplir todas las leyes y reglamentos que ofrecen igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos, sea cual fuere su raza, color, religión, sexo, origen nacional, edad o discapacidad, y

Son los tiempos actuales en que se hace necesario el reforzamiento de los valores. Ser honesto, íntegro e imparcial son virtudes básicas para el ejercicio del poder, pero hoy se necesita que los hombres públicos sepan manejarse en supuestos de complejidad creciente y que sepan interpretar las responsabilidades que llevan aparejadas los constantes y acelerados cambios sociales y políticos. Hoy, más que nunca, se hace necesaria una mayor sensibilidad hacia los derechos humanos, un mayor respeto a las minorías y una mayor operatividad del concepto de la dignidad de la persona.

14) Los empleados deben esforzarse por evitar cualesquiera acciones que den la apariencia de que están violando las leyes o las normas de ética que se estipulan en este orden.

22
22
22
22
Doctor Víctor López Villafañe ITESM a transición política de México significa el abandono y sustitución

Doctor Víctor López Villafañe ITESM a transición política de México significa el abandono y sustitución gradual del régimen de partido hegemónico, surgido de la revolución mexicana, y que tuvo en la figura de un presidente fuerte y un partido de Estado sus dos piezas clave. Este régimen ha dejado de funcionar gradualmente, al surgir un sistema de competencia de partidos en los ámbitos federal y estatal, después de largas luchas y conflictos políticos muy graves. Además, el presidente, desde 1997, no

cuenta con una mayoría en el poder legislativo, por lo que el viejo poder omnímodo del ejecutivo ha tenido que adecuarse

a estas nuevas condiciones.

ha tenido que adecuarse a estas nuevas condiciones. Podríamos decir que el viejo régimen político marcó

Podríamos decir que el viejo régimen político marcó toda una etapa histórica del país, dejando lo que llamaríamos una matriz de rasgos autoritarios, de la que se desprendieron las principales instituciones políticas; de reglas de compor- tamiento político -escritas y no escritas-; toda una cultura de participación y de negociación de los conflictos, así como una serie de valores sobre el ejercicio de la vida pública, que hoy deberán cambiar para alumbrar el nuevo régimen democrático de México. Éste es precisamente el gran desafío en los años por venir para nuestro país.

DESDE LOS 60’S, PRESIÓN SOCIAL Y POLÍTICA Las características generales que podemos observar en el desarrollo político de México, desde el punto de vista de su historia reciente, fue la existencia sostenida de una presión social y política muy grande desde fines de los 60’s, para abrir el sistema de partido único y generar las opciones para el cambio político. Estas presiones provinieron desde diferentes frentes de la sociedad y de las fuerzas políticas. Quizá la expresión no sea la correcta, pero era más o menos nuestro equivalente de lo que acontecería en Europa oriental en las

décadas de los 80’s y 90’s. Allá, el detonante fue la decisión de realizar reformas políticas de apertura en la Unión Soviética, que, una vez lanzadas, rebasaron todas las expectativas

y produjeron una crisis de grandes dimensiones en todo el

bloque comunista y pusieron fin a estos regímenes.

En otras partes del mundo, con regímenes autoritarios como en China, sólo se introdujeron reformas de carácter económico para insertar a este país en los flujos de la dinámica del mercado mundial, y aprovechar los rasgos de esta etapa mundial, basada en la producción manufacturera en economías de salarios bajos. Otros países de sistemas de partido único o plurales pero de naturaleza autoritaria, la mayoría en Asia, pudieron sostenerse en algunos casos gracias al gran desarrollo económico que sus élites habían podido engendrar, y que han servido para afianzar grandes sectores de clase media, que se han convertido en los portadores de la democratización de sus sistemas autoritarios.

NUEVA LUCHA POR EL PODER POLÍTICO Los detonantes o catalizadores que aumentaron la presión social y política en nuestro país en el pasado fueron: uno de carácter económico; la crisis de 1982, que en realidad representó

el fracaso del modelo de industrialización sustitutivo de importaciones, y el otro, de carácter político, representado por el desgajamiento del PRI con la formación de la corriente democrática en 1986. Asimismo, la nueva tecnocracia, surgida principalmente de las esferas financieras del Estado, y la llegada de los empresarios a la arena política, principalmente por conducto del PAN, fueron otros importantes componentes de la nueva lucha por el poder político.

Si una transición es caracterizada por una nueva institu- cionalidad; por un cambio en la calidad de las relaciones políticas entre los diversos agentes, que debe incluir una ética de conducta de sus participantes en donde se vea claramente

la distinción entre las prácticas del pasado con las nuevas que

deben surgir, pareciera que nuestra transición sigue todavía moviéndose en el umbral de lo que no puede cristalizar como una verdadera etapa de cambio. La verdad es que el peligro de

una situación así provoca una gran incertidumbre sobre el futuro político del país.

Esta transición en México ha sido acompañada por un agotamiento de las viejas instituciones, sin que se haya podido generar un nuevo marco institucional, verdaderamente democrático. Tampoco hemos sido capaces de crear una nueva ética de conducta entre los actores políticos, casi todos ellos provenientes del viejo sistema. Así, ante este déficit institucional y pérdida de valores éticos, creemos que se requería de un presidente más activo, de mayor liderazgo en el

terreno de las propuestas políticas y económicas, y convertirse

él mismo en un nuevo paradigma de comportamiento polí-

tico.

EL VERDADERO CAMBIO POLÍTICO Frente a una mayoría legislativa opositora, el presidente de-

bería elaborar nuevas formas de solución a los disensos, ejercer ahí también su liderazgo. En fin, en realidad, lo que tenemos en contrapartida ha sido una sucesión adelantada, que empezó casi desde hace cuatro años, como consecuencia de un sexenio encogido que reduce la política a una incesante pasarela de aspirantes al poder; una constante confrontación política cuyo objetivo está vinculado al proceso de la sucesión, y la exhibición de una clase política incapacitada para ejercer

el poder y conducir al país al terreno verdadero del cambio

político.

En el pasado, estábamos interesados en determinar y explicar los factores que habían hecho posible el funcionamiento de

lo que habíamos definido como el sistema político mexicano,

basado en un régimen presidencialista, de partido único como principal sostén, y corporativismo de las principales fuerzas

sindicales y políticas del país. Nuestra principal preocupación en aquellos tiempos radicaba en estudiar estos mecanismos de poder que habían determinado “la estabilidad política” del país y encontrar los genes de la transformación democrática. Se partía de la idea de que vendría una etapa superior, plural

y de plena democracia en las instituciones como producto

de la oposición creciente que se generó contra la existencia de un partido único, contra el presidencialismo vertical y omnipresente, y que esta democratización sería un producto final de las reformas políticas sucesivas que se dieron desde fines de la década de los años 70’s. En el año 2000, como

bien sabemos, el PRI perdió la elección presidencial, y hoy nuestras preocupaciones radican en saber

bien sabemos, el PRI perdió la elección presidencial, y hoy nuestras preocupaciones radican en saber dónde estamos parados; si vamos en la ruta trazada a la democratización del país, y qué tan cerca o lejos nos vemos y sentimos de esta meta.

¿Qué cambios en el orden de la organización y la cultura política se deberán realizar a fin de crear un nuevo orden y una sustentabilidad, para tomar prestado de la ecología este nombre del sistema político? Me parece que estas dudas o preguntas reflejan los síntomas de la época que vivimos. En este contexto, vamos a tratar de presentar algunas ideas con

la finalidad de contribuir a este debate, y de poder encontrar

fórmulas de salida a la crisis política actual de México.

PROBLEMAS PATOLÓGICOS DE LA VIDA POLÍTICA

En primer lugar, quiero referirme a lo que se podría llamar uno de los problemas patológicos de la vida política en México. No sé si ahora es correcto llamarlo una regresión al pasado, que vuelve a presentarse en la fenomenología política que tenemos

y estamos sufriendo. Me refiero al problema endémico que

México siempre tuvo, para poder realizar transmisiones del

poder político de forma ordenada, institucional y democrática, que sólo fue superado cuando se adoptó la regla no escrita de

la designación del presidente entrante por el saliente; que se

forjó desde 1929, y que desde la década de los 40’s fue un

atributo esencial y piedra angular del sistema político mexicano. Debemos recordar que éste fue siempre uno de los problemas fundamentales de la inestabilidad política en México en todo

el siglo XIX y que después de terminada la revolución, volvió a

presentarse y dio lugar a una serie de luchas, confrontaciones, rebeliones y asesinatos que culminaron con la formación del PNR, cuyo objetivo primordial consistió en servir de instrumento para el control de la sucesión presidencial.

Los tiempos de la sucesión, así como las confrontaciones de grupos y facciones se ajustaban a esta regla. Así, la estabilidad institucional derivó durante todos los años de hegemonía del PRI, del respeto y sujeción de la clase política dirigente a este proceso de decisión en la cúspide de la pirámide política del país. Por lo tanto, es probable que la tarea central de la transición en México debiera ser el de buscar nuevos mecanismos de control y regulación de la transmisión del poder en el ejecutivo. Como esto no se ha dado y no sabemos si estamos todavía en la inercia del viejo modelo, la consecuencia de esto es mayúscula y en cierto modo ha vuelto a renacer este viejo problema cuando se han alterado los factores que le otorgaban esta condición.

PUGNAS Y LUCHAS PERSONALES EN LOS PARTIDOS Todo lo anterior se agrava por la situación de los partidos políticos, que en lo general carecen también de procedimientos verdaderamente democráticos, transparentes para la designación de sus candidatos. En conclusión, tenemos un

gran problema dividido en dos partes: en lo general, el sistema perdió la regla del pasado, y no existe ningún proyecto de regulación institucional, lo que se traduce en una sucesión adelantada, con las consiguientes luchas y confrontaciones;

y por otra parte, dentro de los propios partidos, la vida se

pasa en pugnas y luchas personales. Todo ello produce una degeneración cada vez más pronunciada de la clase política

cada vez más pronunciada de la clase política en su conjunto, y se traduce entonces en

en su conjunto, y se traduce entonces en otro gigantesco obstáculo para la transición democrática del país.

Seguido de esto se encuentran las relaciones entre los diferentes poderes constituidos, y volvemos casi a los mismos problemas del pasado. La constitución de 1857 fue ideada en sus planteamientos institucionales como un freno al ejecutivo. Este sistema fue catalogado como “parlamentarismo aproximado”

o “presidencialismo con matices parlamentarios”. Este modelo

era un híbrido entre el régimen europeo y el norteamericano.

JUÁREZ Y LA CONSTITUCIÓN

El presidente Juárez hizo caso omiso de esta constitución,

y gobernó con facultades extraordinarias y con base en una

política de alianzas con los gobernadores más poderosos del país. Desde la muerte de Juárez hasta el fin del porfiriato, el país vivió un reforzamiento del régimen presidencial, que la

24 24

2424

24 24
nueva constitución de 1917 vino a refrendar. Lo que la ley ya reconocía llegó a
nueva constitución de 1917 vino a refrendar. Lo que la ley ya reconocía llegó a

nueva constitución de 1917 vino a refrendar. Lo que la ley ya reconocía llegó a tener plena vigencia después de los procesos intensos de centralización del poder en manos del presidente, que culminaron entre 1929 y el fin del sexenio del presidente Cárdenas en 1940. La subordinación del poder legislativo fue un hecho palpable y un signo de la Pax Priísta, que sólo ha venido a transformarse desde 1997, en que la mayoría del congreso no corresponde al partido del presidente en turno.

Los cambios en el comportamiento político del legislativo, en realidad comenzaron a darse desde mucho antes, cuando se iniciaron las críticas contra el presidente, algo que había sido imposible en el tiempo de la hegemonía absoluta del PRI. Desde ese año, pero especialmente a partir de 2000, las relaciones entre estos dos poderes volvieron a ser de choque, como en el pasado, más que de interacción política. En estas condiciones, lo que un presidente debe buscar, desde mi punto de vista,

es la concertación de alianzas, ya que no posee la mayoría, y la clarificación y en su caso la modificación de las reglas escritas que permitan un adecuado funcionamiento de ambos poderes. Creo que muchas de las reformas planteadas por el ejecutivo simplemente no han pasado porque carecen de contenido político; es decir, no han sido argumentadas, debatidas, y colocadas por el presidente dentro de un proyecto global.

ESTANCAMIENTO POLÍTICO Obviamente, no basta lo anterior para que pudieran ser aprobadas, pero sí serían un indicativo de los cambios que requiere el país. De nueva cuenta, se requiere de un mayor dinamismo y activismo en el sentido político de la presidencia, en estos tiempos en que las nuevas instituciones no acaban de surgir, y sin ello simplemente se produce el antagonismo y el estancamiento político, pues no hay ningún avance real, y la transición parece más bien una involución.

De este problema pasamos al siguiente. Se trata de lo que podríamos llamar el síndrome del partido único. Los principales partidos políticos se comportan en lo general bajo la égida impuesta durante tantos años por un partido que ganaba casi todo en las elecciones. La psique partidaria en el fondo de sus comportamientos, indica que la pluralidad es sólo una declaración retórica, pues actúan bajo el objetivo de apoderarse de las riendas del Estado, y por eso siguen depositando todo su esfuerzo en ganar la presidencia, como un punto de partida en esta estrategia de convertirse en el “partido único” del nuevo sistema.

Me parece que gran parte de los problemas actuales de la transición consisten precisamente en este tipo de pensamientos profundos, que llevan a una serie de prácticas de antagonismos, enfrentamientos y ataques continuos, en lugar de construir el piso de la democracia común para todos, con reglas que sean respetadas por todos ellos, y, sobre todo, la posibilidad de crear una nueva ética de conducta política. Otro problema general es la falta de democracia en la vida interna de los partidos políticos mexicanos, y no sólo aquella que ahora se refiere a los puestos más importantes de elección, como la candidatura presidencial.

REPRODUCCIÓN DE LAS ESTRUCTURAS AUTORITARIAS Ya sea por razones históricas, ideológicas, los partidos políticos exhiben un tremendo déficit democrático. En la historia de las principales fuerzas políticas del país se generaron intentos y aun experiencias de democratización interna que no pudieron sostenerse en el tiempo. De este modo, la escuela de la democracia mexicana, que debería tener en los partidos políticos a uno de sus mejores ejemplos, no es el campo fértil para llevar adelante la democratización del país; las estructuras autoritarias se siguen reproduciendo dentro de los partidos políticos, y no se ve el principio del verdadero cambio.

Como podemos ver, son varios y de diversa índole los obstáculos que se presentan en el horizonte de la transición política de México. Eliminar cada uno de ellos es la tarea del presente, a fin de que en el futuro este cambio sea viable.

25 25

2525

25 25
26 Doctora Esthela Gutiérrez Garza Instituto de Investigaciones Sociales / UANL os grandes cambios que
26 Doctora Esthela Gutiérrez Garza Instituto de Investigaciones Sociales / UANL os grandes cambios que

26

Doctora Esthela Gutiérrez Garza Instituto de Investigaciones Sociales / UANL os grandes cambios que acontecieron a finales de la década de los setentas, y que condujeron a un

L cambio sustancial en la orientación de la política económica, consistente en el abandono de las políticas keynesianas y la sustitución por las políticas neoliberales, trajo como consecuencia también un cuestionamiento al Estado del

Bienestar característico de esa época.

Esta forma de Estado, ampliamente participativa en la economía

a través de las empresas del sector público, la inversión y con

una vocación solidaria en lo referente a la política social, fue

ampliamente cuestionada, bajo el argumento que esgrimía, que con su gestión se estaba obstaculizando en funcionamiento del mercado.

De esta forma, la emergencia del neoliberalismo, aun tomando en cuenta las distintas acepciones que ha adoptado en los países del mundo, ha tenido significativas implicaciones sobre el Estado del Bienestar, impulsando un proceso de transformación en las formas de relación con la sociedad, la economía, la cultura y la participación ciudadana. Los cambios han dependido de manera fundamental de la situación concreta en la que cada país ha ido conformando la historia de sus instituciones, sin dejar de constatar que los cambios y las reformas que se han verificado responden de alguna manera

a la presión externa de un mundo cada vez más globalizado y regido por el mercado.

verificado responden de alguna manera a la presión externa de un mundo cada vez más globalizado
ESTADO Y SOCIEDAD EN MÉXICO En el caso de México, las reformas que necesariamente se
ESTADO Y SOCIEDAD EN MÉXICO En el caso de México, las reformas que necesariamente se
ESTADO Y SOCIEDAD EN MÉXICO En el caso de México, las reformas que necesariamente se

ESTADO Y SOCIEDAD EN MÉXICO En el caso de México, las reformas que necesariamente se tienen que hacer para modernizar al Estado y establecer una relación dinámica con el conjunto de la sociedad en la época de la globalización, tuvieron un antecedente importante en el movimiento estudiantil de 1968. Este movimiento constituyó el aviso de una crisis profunda del sistema político

mexicano. Nacido en la revolución a través de una organización innovadora basada en la vinculación de las organizaciones de masas con el partido oficial, este sistema permitió una larga estabilidad política, que a su vez contribuyó de manera importante al establecimiento de una onda larga de desarrollo económico, sostenido, diversificado y ampliado; de bienestar para un amplio sector mayoritario de la población, que le permitió el acceso a mejores niveles de vida, de educación y de conciencia ciudadana. Esta realidad social empezó

a entrar en una profunda contradicción en el ámbito político, debido a los

rasgos autoritarios que caracterizaban

al sistema político mexicano. Es decir, se

había avanzado en una modernización industrial, urbana, social y cultural que no correspondía con las estructuras autoritarias poco participativas que existían en México en la década de los sesentas.

que existían en México en la década de los sesentas. AGENDA PARA LA REFORMA DEL ESTADO

AGENDA PARA LA REFORMA DEL ESTADO

Esta reflexión y sus posibilidades históricas de concreción, culminan de manera institucional en 1995, cuando

el presidente de la República y los

partidos políticos en México acuerdan

la integración de una agenda para la

Reforma del Estado en México, para lo cual se integraron seis mesas de trabajo:

mesa 1, derechos humanos y libertades públicas; mesa 2, derechos económicos y sociales; mesa 3, representación política

y democracia participativa; mesa 4,

forma de gobierno y organización de los

poderes públicos; mesa 5, federalismo, descentralización y autonomía, y mesa 6, constitución y globalidad. En las

elecciones del año 2000, la alternancia en el poder marcó un punto decisivo

en

la transición democrática en México,

y

obligó a la sociedad a redoblar sus

esfuerzos para avanzar en una reforma

De esta manera, la década de los

del

estado que permita crear un sistema

setentas constituyó un preludio de los

de

leyes que garantice la participación

grandes cambios y transformaciones

ciudadana, los derechos económicos

que vivirían el estado y la sociedad a

y

sociales, la gobernabilidad, la

partir de entonces. De tal suerte que

transparencia y la rendición de cuentas.

los retos que impone la globalización para avanzar hacia la liberalización económica constituía una presión

Esta tarea ciudadana y democrática constituye una asignatura pendiente del proceso de cambio y transformación por

adicional para que en México se orientara más decididamente hacia la búsqueda de una Reforma del Estado Integral.

la

que transita la sociedad mexicana.

Partidos políticos sin ideología

Anemia democrática en

Maximilian Weber (Erfurt, Alemania, 21 de abril 1864 - Munich, 14 de junio 1920) Fue

Maximilian

Weber

(Erfurt, Alemania, 21 de abril 1864 - Munich, 14 de junio 1920)

Fue un economista político y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno, antipositivista, de la sociología y la administración pública. Sus trabajos más importantes se relacionan con la sociología de la religión y el gobierno, pero también escribió mucho en el campo de la economía.

Su obra más reconocida es el ensayo La ética protestante y el espíritu del capitalismo, que fue el inicio de un trabajo sobre la sociología de la religión. Weber argumentó que la religión fue uno de los aspectos más importantes que influyó en las diferencias en el desarrollo de las culturas occidental y oriental. En otra de sus obras famosas, La política como vocación, Weber definió el Estado como una entidad que posee un monopolio en el uso legítimo de la fuerza, una definición que fue fundamental en el estudio de la ciencia política moderna en occidente. Su teoría fue ampliamente conocida a posteriori como la Tesis de Weber.

LA BÚSQUEDA DEL PODER Las definiciones que desde el enfoque del poder se dan sobre los partidos políticos concluyen en un punto central:

sobre los partidos políticos concluyen en un punto central: Edmund Burke (Dublín, 12 de enero 1729
sobre los partidos políticos concluyen en un punto central: Edmund Burke (Dublín, 12 de enero 1729

Edmund Burke (Dublín, 12 de enero 1729 -Beaconsfield, 9 de julio 1797), escritor, estadísta y pensador político británico liberal nacido en Irlanda.

dentro de una asociación y otorgar

por ese medio a sus miembros activos determinadas probabilidades ideales

o materiales (la realización de bienes

objetivos o el logro de ventajas personales o ambas cosas)”. Siguiendo esta línea de definiciones, tenemos la que ofrece Phillips Shivley, quien sostiene que “un partido político es un grupo de funcionarios o funcionarios potenciales que están vinculados con

o funcionarios potenciales que están vinculados con Maestro Francisco Ramiro Sánchez García Facultad de

Maestro Francisco Ramiro Sánchez García Facultad de Ciencias Políticas / UANL

odos los libros que tratan sobre Ciencia Política tie- nen un apartado para los partidos políticos. La Ciencia Política tiene como objeto de investigación la creación, estructuración y distribución del poder político. En este sentido, uno de los temas más importantes de análisis es el referente a aquellos organismos que tienen por objeto la obtención y ejercicio del poder público. Los teóricos coinciden en este punto: la característica definitoria de un partido político es la búsqueda del poder real y formal. En México se añade como condición que esta búsqueda del poder sea por la vía legal.

que esta búsqueda del poder sea por la vía legal. Desde el siglo XVIII, encontramos definiciones

Desde el siglo XVIII, encontramos definiciones que tratan de explicar este fenómeno. Así, el filósofo Edmund Burke sostenía que: “un partido es un grupo de hombres unidos para fomentar, mediante esfuerzos conjuntos, el interés nacional, basándose en algún principio determinado en el que todos sus miembros estén de acuerdo”. Esta definición pone la importancia en los programas de gobierno, a partir de lo que se considera es mejor para un país.

Max Weber afirma que llamamos “partidos a las formas de ‘socialización’ que, descansando en un reclutamiento (formalmente) libre, tienen como fin proporcionar poder a sus dirigentes

un grupo grande de ciudadanos en una organización; un objeto principal de ésta

su rasgo definitorio es la búsqueda del poder. Éste lo hace diferente a un grupo

es

asegurar que sus funcionarios lleguen

de presión, que busca influir en las

al

poder y se mantengan en él”.

estructuras de gobierno con el objetivo

que las decisiones que se tomen les sean favorables. Entender el fenómeno social que son

que las decisiones que se tomen les sean favorables. Entender el fenómeno social que son los partidos resulta importante,

porque ellos son los que definen las políticas de los gobiernos

y las acciones efectivas que éstos realizan, además que son los

encargados de ejercer la democracia.

El sistema de partidos políticos que existe en México ha evolucionado desde un sistema de partido hegemónico con nula competencia electoral, que duró desde 1929 hasta 1988,

a uno de alta competencia partidista, que ha logrado alcanzar

la alternancia política en el puesto más importante del país:

la presidencia de la república. En la actualidad, el sistema se conforma con los siguientes institutos políticos: el Partido Acción Nacional, fundado (1939); el Partido Revolucionario Institucional (1946, con esa denominación; en 1938, era el Partido de la Revolución Mexicana, y en 1929, el Partido Nacional Revolucionario); el Partido de la Revolución Democrática, (1989); Partido Verde Ecologista de México (nacido en 1991, pero con registro desde 1993); el Partido del Trabajo, (1991 pero con registro en 1994); Partido Convergencia Democrática (2000); Partido Alianza Nacional (2005), y Alternativa Social- demócrata Obrera y Campesina

(2005).

El sistema formalmente multipartidista presenta en la realidad una conformación bipartidista imperfecta, pero con cambios en los últimos años sobre qué partidos son los dominantes.

De una competencia PRI vs PAN en 2000, se presenta una lucha entre el PRD y el PAN, en el caso de la elección federal, hasta el momento de la realización de este ensayo. Sin embargo, la lucha por integrar el Congreso de la Unión presenta en la mayoría de las entidades federativas, una lucha bipartidista, pero alternándose los competidores, entre el PRI y PAN; PRI vs PRD, y como una lucha más difícil de encontrar, el PRD vs PAN.

TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA DE PARTIDOS

Para explicar esta transformación, es necesario ensayar algunas hipótesis: En primera instancia; la propia transformación que sufrió el país, tanto en su estructura demográfica como en su dimensión económica, lo que provocó la transformación del sistema de partidos, un aumento notorio en la población

y el cambio de su perfil demográfico. Estos cambios fueron

acompañados de profundas mutaciones en la sociedad y cultura del país, que pasó de ser mayoritariamente una sociedad rural y analfabeta con 16 millones 552 mil 722 mexicanos en 1930, a una urbana y educada, que rebasa los 105 millones de mexicanos, y de ellos más del 70 por ciento vive en áreas urbanas y semiurbanas.

El cambio en el modelo económico que se introdujo en México

en el sexenio de Miguel de la Madrid, ayudó a alterar también la cultura política del país: al permitirle el libre comercio, elegir entre diversas opciones de productos en el mercado;

el consumidor se acostumbró a pedir bienes con calidad, y esto se refleja en su

el consumidor se acostumbró a pedir bienes con calidad, y esto se refleja en su comportamiento electoral, donde exige un producto que satisfaga sus demandas. Esto se traduce en electores que no son consumidores de marcas, el llamado “voto duro”, y sí en consumidores desleales, que compran el producto y no la marca. Esto se torna en un elector que no es leal, con un voto volátil que puede cambiar su intención, hacer swing, si un nuevo producto (candidato) cumple sus expectativas o deja de hacerlo. Como lo marcaban los resultados de la elección de 2000, donde el 60 por ciento de los votantes universitarios sufragó por Vicente Fox, el 50 por ciento de los jóvenes entre 18 y 24 años.

LIBERALIZACIÓN POLÍTICA Otra hipótesis que se vuelve obligatoria es que los cambios que se dieron en el país fueron producto de una política de liberalización política, entendiendo por liberalización política “un proceso de apertura gradual y controlada de un régimen autoritario, puesto en marcha por la propia élite en el poder, como respuesta institucional a la emergencia que ha puesto en riesgo la estabilidad o la propia continuidad del régimen”.

Esta liberalización fue en realidad un cúmulo de pequeños ajustes a lo largo del siglo. El Estado respondía a las crisis sociopolíticas y económicas con ajustes en el ámbito electoral, para tratar de sacar la presión acumulada en el sistema, mediante el expediente de la apertura a la sociedad de nuevos

espacios de participación política. La elección en México cumplía las funciones que, dice Nohlen, tienen las mismas en sistemas autoritarios, y éstas son: el intento de legitimar las relaciones de poder existentes, la distensión política hacia adentro, el mejoramiento de la imagen hacia afuera, la manifestación de fuerzas opositoras y el reajuste estructural del poder a fin de afianzar el sistema.

En resumen la suma de cambios en la legislación electoral durante el siglo XX es larga, y las mismas (sólo citando años) son: 1911, 1912, 1916, 1917, 1918, 1920, 1931, 1942, 1943, 1946, 1949, 1951, 1954, 1963, 1970, 1977, 1986, 1987, 1988, 1990, 1993, 1994, 1996. Toda “esta inconsistencia legislativa se interpreta desde parte de la doctrina y de la política oficial mexicanos como un proceso de acercamiento a la democracia”. En realidad, el acercamiento a la democracia fue a contrapelo de los deseos de la autoridad. Lo que buscó la élite fue controlar el cambio para mantenerse en el poder. Estas modificaciones favorecieron el nacimiento de los partidos; se les dio status constitucional (1977), y con ello la exclusividad de la integración de los órganos de elección popular. Se les dio financiamiento indirecto (1977) y directo (1985). Se amplió el número de integrantes de la Cámara de Diputados que pasó a ser de 400 mil 300 de mayoría relativa (MR) y 100 de representación proporcional (RP), a 500 con 300 MR y 200 RP. (1977 y 1985). Y la Cámara de Senadores se amplió de 64 senadores a 128 (1996), para dar cabida a la oposición, argumento que sirvió para la Cámara de diputados desde que apareció la figura de Diputados de Partido en (1963).

CULTURA DEMOCRÁTICA Y CULTURA DEL PODER Ahora, los partidos, con las ventajas que tienen de financiamiento público y exclusividad de la representación, han terminado por hacer de estas ventajas legales una excusa para no integrar nuevas figuras democráticas como las candidaturas independientes, el referendum y el plebiscito. Pero el problema más grave es que los partidos no encuentran ningún incentivo para volverse verdaderamente democráticos. La obtención del poder transformó su cultura política, pero no los hizo democráticos. Martínez González demostró en su investigación doctoral que el triunfo del PRD en el DF, hizo de los integrantes de la élite políticos que viven de la política y no para la política. Lo que parece válido para el PAN y sus luchas internas por el poder. Y un PRI que demuestra que la lucha por el poder es de un nivel muy fuerte y no importan sus costos. Sin embargo, habrá que recordar lo que señala Sartori: que la democracia se puede autodestruir; que es falso que donde hay elecciones hay democracia, o que las elecciones producen la democracia. Debe haber un contexto cultural democrático para lograr hacer una democracia.

El problema, pues, es más grave; no hay cultura democrática, sino cultura del poder en los custodios de la Democracia Mexicana; los partidos son ahora el más grave peligro de la democracia. Los partidos deben cambiar su cultura política interna, el país ha cambiado, mientras ellos se han quedado con sus vicios internos, con su cultura antidemocrática, con sus relaciones verticales, con su descalificación y con la lógica del poder por el poder. El resultado ha sido un sistema de partidos decaído y una elección desaseada, que no logra convencer a la población.

Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez Investigadora / UANL T an infinita como su realidad cambiante,
Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez Investigadora / UANL T an infinita como su realidad cambiante,
Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez Investigadora / UANL T an infinita como su realidad cambiante,
Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez Investigadora / UANL T an infinita como su realidad cambiante,

Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez Investigadora / UANL

T an infinita como su realidad cambiante, la Ciencia Política acompaña al hombre desde tiempos milenarios. Su tarea,

desde Platón hasta Sartori, es siempre la misma: estudiar todos aquellos

fenómenos vinculados al ejercicio del poder y a la autoridad moral. Los politólogos del siglo XX tuvieron,

y tienen los del siglo XXI, en este

permanente análisis, un gran reto:

analizar el fenómeno de la “mediocracia política”, el poder y la influencia de los mass media en los procesos políticos y sociales.

Como disciplina antigua, la Ciencia Política es fundamental para cualquier estudio de la sociedad. Desde los clanes

y los imperios, hasta las repúblicas y las democracias consolidadas, sus preguntas son sistemáticamente las mismas, con

respuestas que evolucionan tanto como

su realidad cambiante:

¿Cómo y qué hacemos para conciliar los deseos y necesidades individuales con las del Estado y la comunidad? ¿Es realmente posible tener todos, independientemente del género y la

condición económica, libertad, igualdad

o fraternidad? ¿Qué relación existe entre

autoridad y justicia? ¿Cómo se unen autoridad moral y poder?

PODER, ESTADO, GOBIERNO Y PUEBLO Sócrates,Platón, Maquiavelo, Montes- quieu, Rousseau, Lenin, Bismarck o Churchill, hombres que han heredado toda una antología de ideas políticas, analizaron e hicieron una disección de los poderes y autoridades de su época, desde su propia óptica y moralidad

personal y social. En sus obras, poder, Estado, gobierno y pueblo constituyen su sistemático objeto

personal y social. En sus obras, poder, Estado, gobierno y pueblo constituyen su sistemático objeto de análisis.

Los politólogos de hoy analizan estas mismas realidades bajo

nuevos desafíos. Sus retos trascienden a la crisis económica

y social. Los medios de comunicación, por ejemplo, se han

convertido en actores de fuerte impacto en la búsqueda, ejercicio y permanencia del poder y de la autoridad moral.

Las nuevas tecnologías, la informática y las comunicaciones electrónicas contribuyen a transformar el mundo de la política y del poder, y con ello se modifican también los modos de hacer y de analizar la política.

En nuestras democracias occidentales, hoy, por ejemplo, los partidos políticos y sus dirigentes se preocupan más por promedios obtenidos en encuestas electorales; por mandar mensajes televisivos, en el internet y hasta en los celulares del ciudadano común, que por analizar las bases teórico- pragmáticas que permitan erigir proyectos de desarrollo y estabilidad para todos.

RETO PARA LA CIENCIA POLÍTICA La “mediocracia política”, este nuevo fenómeno presente en las sociedades del siglo XX y del XXI es todo un reto para la Ciencia Política. El poder de los medios de comunicación forma parte de la nueva agenda para los estudiosos de esta disciplina, como también lo son los derechos humanos y el medio ambiente;

la sustentabilidad; las inclusiones y exclusiones que la nueva

economía de mercado genera entre los grupos sociales; los atajos que pueden tomarse para evitar crisis que potencian pobreza o desigualdad. En este nuevo fenómeno participamos todos. Los políticos que se preocupan por primeras planas y

minutos en televisión para impactar a sus potenciales votantes; los medios masivos que con un capital precioso e importante influencian en gran medida las opiniones y decisiones de los ciudadanos; los propios ciudadanos que, preocupados por sobrevivir a la crisis económica, no terminan por emerger como actores consolidados para participar en el diseño de políticas públicas; el Estado, que aún no define exactamente todos los importantes valores que han de acompañar los procesos de información.

En momentos, parecería que hemos olvidado que una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto y esto la historia nos los repite para que lo aprendamos y lo memoricemos siempre.

LA LABOR POLÍTICA ES DE TODOS En el terreno político, nos toca constatar que la veracidad esté presente en las relaciones gobernantes-gobernados; que exista transparencia en la administración pública; imparcialidad en el servicio de las cuestiones públicas; respeto a los derechos de los adversarios políticos; tutela de los derechos de los acusados contra procesos y condenas sumarias ; uso justo y honesto del dinero público y, sobre todo, rechazo y condena a los medios equívocos o ilícitos para conquistar, mantener o aumentar el poder a toda costa.

La responsabilidad de la acción política es de todos. Analizar, diagnosticar y hasta recomendar las acciones por emprender en la búsqueda del bien común corresponde a la Ciencia Política y a sus profesionales, que en tiempos de internet y nanotecnología deben estudiar los mejores modos para administrar el uso del poder y el ejercicio democrático del principio de autoridad.

Doctor Mario Nieves / UR
Doctor Mario Nieves / UR
Doctor Mario Nieves / UR 33
Charles De Gaulle
Charles De Gaulle
Emilio Garrastazú Médici
Emilio Garrastazú Médici
Fidel Castro
Fidel Castro

Doctor Mario Nieves / UR

C uando Charles De Gaulle llegó a la presidencia,

dicen, había un millón de televisores en

Francia. Diez millones después, dejaba el poder

coronado por la celebridad. Se suele citar este

dato pensando en el papel determinante de

los medios de comunicación para las pasiones

del poder político en el mundo contemporáneo. Napoleón Bonaparte, que no alcanzó a vivir siquiera el mundo de los grandes periódicos, no apartó nunca de su lado al jefe de prensa ni al pintor encargados de fijar su gloria. Gandhi, es cierto, movió a cientos de millones de hindúes sin la televisión; pero de haber existido para entonces en la India, tal vez habría tenido que pensar en acceder a ella a la vez que se ocupaba de expulsar a los ingleses.

La historia del poder político contemporáneo está ligada a los medios de comunicación. Por demás los medios, que sirven a la política, se sirven hoy de ella como espectáculo. El siglo XXI entró a la historia con la puesta en pantalla de una guerra seguida por miles de millones de televidentes, muchos de los cuales compartían el espectáculo indistintamente con Los Simpons o El Show de Cristina. El discurso visual de la guerra de Irak en los Estados Unidos se articuló con el discurso axiomático del presidente George Bush afirmando el narcisismo de una nación, más que la naturaleza y expresiones de un conflicto.

A propósito de la guerra de Irak es posible decir que reprodujo, con respecto a los medios de comunicación, un

Gandhi
Gandhi

modelo de conducta y manifestación del poder que actualiza las nociones de dominación, acceso, influencia y cognición social propuestos por van Dijk. El gobierno de estadounidense domina las acciones de la prensa mediante un discurso de legitimación configurado cuidadosa y progresivamente desde el once de septiembre en virtud de un arsenal de hechos, acciones, estrategias, doctrinas y su ya popular colección de recetas axiomáticas. Una suerte de “dominación carismática”, tomando palabras de Weber.

GÉNEROS Y PROPIEDADES DEL DISCURSO Se sabe además que el poder se apoya en un acceso privilegiado al discurso público como recurso socialmente valorado, en este caso el de los medios. Controlar el acceso a los medios es controlar los significados de la comunicación de masas, “una de las bases fundamentales del poder en las modernas sociedades de la información”, dice Van Dijk. Se puede acceder al discurso y a los actos de comunicación de maneras diversas, pero ello depende de los géneros y propiedades del discurso que controle el poder.

Cincuenta años de televisión en América Latina revelan un panorama peculiar, dentro del cual lo más notorio pudiera ser el discurso del poder. Relata García Márquez que cuando el coronel Hugo Chávez quedó sin alternativas después del intento de golpe militar en Venezuela el 4 de febrero de 1992, se rindió con la condición de que “le permitieran dirigirse al pueblo por la televisión”. Su alocución —dice— fue un triunfo político y muchos aseguran que el discurso de la derrota fue el primero de la campaña electoral que lo llevó a la presidencia de la República nueve años después. Mucho antes, con la

Napoleón
Napoleón
Alberto Fujimori
Alberto Fujimori
y a Leni Riefenstahl llegada al poder en Cuba de un líder joven y carismático
y
a
Leni Riefenstahl
llegada al poder en Cuba de un líder
joven y carismático cuya percepción del
valor de la televisión lo hará convertirse
en la figura política que habló por más
tiempo por la TV en todo el siglo XX, todas
las coordenadas del proyecto sin tregua de Fidel
Castro serían trazadas a lo largo de casi medio siglo
frente a las mismas cámaras. Un hombre de rancho
que pretendió inútilmente cambiar a México con el primer
mandato presidencial del siglo XXI, debió mucho de su festivo
inicio a una machacona campaña televisiva que pretende
reeditar al final de un sexenio de pasiones frustradas. A fines
del siglo XX un programa de investigación noticiosa que reveló
muchas trampas del poder en el Perú de Fujimori, provocó la
cólera del gobierno, varios periodistas fueron silenciados y la
televisión terminó cautiva bajo el peso de sobornos millonarios
mediante una de las más obscenas operaciones del poder de
que se tenga noticias en el Perú de los últimos tiempos.

Los medios de comunicación conceden al poder los espacios en que se configuran sus correspondientes proyectos ideológicos. Como significado al servicio del poder, siguiendo la definición de toda ideología encuentra distintas formas

vías de objetivación en los medios. La radio alemana o

los documentales cinematográficos de Leni Riefenstahl — recuérdese El triunfo de la voluntad— exaltaron en su tiempo

la ideología nazi tanto como los noticieros o los periódicos

soviéticos hicieron con los actos e ideas del partido comunista. También el poder político se sirvió de los medios para construir los países ideales que quisieron, expulsando de la radio, de la televisión, del cine, de las revistas y periódicos, los contenidos indeseables.

Puedo referirme brevemente al caso del Brasil. Durante la dictadura del presidente Garrastazú Médici, considerado responsable de la tortura y la violencia en el país, las televisoras transmitían lo que el gobierno quería, según describe el investigador Sérgio Mattos: una televisión bonita y pintoresca, dentro de los moldes de Fantástico y El Show de la vida. Sobre los telediarios se ejercía también un control rígido, dirigido a aliviar el cuadro real de la situación vivida por el país. De tal suerte, en marzo de 1973, el mandatario declaró: “Siéntome feliz, todas las noches, cuando conecto la televisión para ver el telediario. Mientras que las noticias dan cuenta de huelgas, agitaciones, atentados y conflictos en varias partes del mundo, el Brasil marcha en paz, rumbo al desarrollo. Es como si tomase un tranquilizante después de un día de trabajo”.

Hay en estos tiempos un fenómeno de perturbadora visibilidad, que tiene por protagonistas a los políticos y por espacio principal a la televisión. Giovanni Sartori le llama videopolítica, que es como la conquista del poder por otros medios. El pensamiento ha sido sustituido por el malabarismo mercantil al que la imagen presta sus oficios. En un mundo de consumidores parece comprensible que la política encuentre su lugar en los anaqueles. Hace exactamente medio siglo, en 1956, ya las campañas presidenciales de Estados Unidos consideraban la propaganda televisiva como un espacio para el merchandising del candidato, en lo que podemos considerar como los albores del marketing político. Uno de los candidatos de aquella contienda fue el demócrata Adlai Stevenson, quien a propósito de la contienda declaró desconsolado, según refiere Román Gubern: “La idea de que se puedan vender candidatos para las altas investiduras como si fueran cereales para el desayuno… es la última indignidad del proceso democrático”.

Licenciado Abraham Nuncio Centro de Estudios Parlamentarios, UANL U na vez conseguido el voto universal,

Licenciado Abraham Nuncio Centro de Estudios Parlamentarios, UANL

U na vez conseguido el voto universal, las

limitaciones eco-nómicas que antes le

fueron impuestas por ley a la población de

menores ingresos para elegir autoridades y

gobernar, el dinero, fuera de toda regulación

o insuficientemente regulado, vuelve a dar la

ventaja a quienes disponen de mayor capacidad económica

–la minoría.

Si fuese dable hacer un análisis histórico de los individuos

que han gobernado al país, se vería que éstos han representado con mayor eficacia, por pertenencia de clase

o por vinculación orgánica con la clase dominante, los

intereses de los propietarios y, entre ellos, los de los sectores

articulados a los puntos de intersección estratégicos de la economía y la política.

La existencia del mayor o menor grado de democracia se mide no tanto por los sectores numéricamente representados en los órganos de gobierno, sino por la representación de los intereses de clase encarnados en la voluntad de los gobernantes.

DEMOCRACIA PRIMITIVA Como se sabe, la democracia puede ser consensual o electoral; ésta, a su vez, puede ser por voto directo (comúnmente universal y expresado a través de asambleas o mediante urnas escrutadas) o indirecto. En los grupos sociales pequeños, de escaso desarrollo y donde el Estado no existe, como aquellos que poblaron el valle central de lo que hoy es México, las condiciones de igualdad hacen imposible la imposición de

un sector social sobre otro. A su organización política la han denominado algunos autores democracia primitiva. Un buen ejemplo de ese tipo de grupos es la tribu mexica: “esencialmente igualitaria”, como lo ve Jacques Soustelle, “evoluciona hacia una sociedad compleja, fuertemente jerarquizada y regida al cabo por un Estado imperial”. El famoso contrato social y los derechos naturales que la Ilustración europea le supuso consubstanciales no se posaron en territorio azteca –de hecho, en ninguna otra parte como no fuese la cabeza de los pensadores ingleses y franceses y sus seguidores.

Esa ideología, potenciada por la Revolución Francesa, sería recogida por los independentistas de 1912 y los reformadores de 1857; implícitamente, también por los revolucionarios de 1917. Habrá de reaparecer con su bagaje jusnaturalista en el siglo XX con los ideólogos de la derecha. La idea de la igualdad surca las leyes derivadas de los movimientos revolucionarios y de la filosofía burguesa que los acompaña. Así como el cristianismo generó la idea de que todos los hombres son iguales ante Dios, la Ley ahora les otorgará la condición de igualdad bajo su manto. En la realidad social siguió existiendo la desigualdad, y a unos –los pocos– les permitió acceder al poder y las riquezas, y a otros –los muchos– los marginó de ambas cosas.

En la Constitución de Apatzingán (1812), un “magnánimo y bolivariano” artículo 13, al decir de Gustavo Ernesto Emerich, decía: “Se reputan ciudadanos de esta América todos los nacidos en ella”. Y la base de la representación nacional no se sujetaba a otras condiciones que a las de ser ciudadano y tener “la edad de treinta años, buena reputación, patriotismo acreditado con servicios positivos, y tener

luces no vulgares para desempañar las augustas funciones

[públicas]

la desigualdad propia de la sociedad dividida en clases a lo

largo de casi todo el siglo XIX, según lo dispuesto en las “siete leyes” constitucionales centralistas de 1836. La primera de estas leyes limitaba la ciudadanía “a los mexicanos mayores de edad que tuvieran una renta anual mínima de cien pesos”. Los pobres, por ley y por razones culturales, y las mujeres sobre todo por éstas últimas, quedaron excluidos del derecho

a votar y ser votado.

sin embargo, ya en la ley misma fue sancionada

”;

SUFRAGIO UNIVERSAL Después del voto particular de Mariano Otero, que introduce el sufragio universal en 1846, en México queda establecido para siempre este derecho. Pero sólo adquiere plena vigencia en el reino textual de la ley; en el de los hombres, y conforme avanza

el

fenómeno de centralización y concentración de la riqueza y

el

poder inherente al capitalismo, su ejercicio se circunscribe

a

pocos. Para votar es preciso superar el analfabetismo y

ciertas inercias culturales, y para ser votado se requiere cada vez más dinero.

Mientras el régimen emanado de la revolución satisfizo en mínimos tolerables las necesidades materiales y, sobre todo, las expectativas políticas de las masas, éstas se conformaron

con emitir un voto no técnico dando por buena la farsa electoral del partido oficial. La gestión del poder respondía, así, a una anacrónica democracia consensual. Cuando la capacidad de satisfacer unas y otras se agotó, el anacronismo

se hizo manifiesto e hizo entrar en crisis al antiguo sistema. La

crisis coincidió con una reestructuración del capitalismo y sus impulsos expansivos. El mercado requirió de nuevas libertades

y la competencia en su esfera, vía metástasis, apareció en la

política. Los procesos electorales fueron su nicho natural.

LA VIDA PÚBLICA Y EL MERCADO La vida pública se fue ciñendo a las modalidades del mercado. Los partidos políticos vieron en el electorado una

clientela a la que había que vender candidaturas, programas e instituciones como mercancías. A Vicente Fox lo publicitaron los mercadólogos como un productazo y su sexenio contaminó

a la política de la jerga del salesman. El Senado, institución identificada con la circunspección y la prudencia ha llegado

a anunciarse como cualquier negocio: “En el Senado de la

República producimos resultados.” Los políticos, como el senador Diego Fernández de Cevallos, se destacan como negociantes.

La lógica capitalista de la empresa se recicla en la política:

manda el que más tiene –por sí o en representación de otros inversionistas. Gracias a la competencia, con encarecer las campañas electorales fue suficiente para que la población de mayores ingresos –los pocos– excluyera de la posibilidad de ser votado a la de menores ingresos –la gran mayoría. Los intereses de aquella (contrarreforma agraria, privatizaciones en favor del capital nacional y extranjero, rescate bancario, aumento de las tasas de ganancia a costa de los salarios, impunidad de “los peces gordos”, etcétera) se imponen a los de ésta. La izquierda electoral ha cedido a esa lógica y, como los partidos identificados con los grandes empresarios, define

su plataforma, estrategia y –no sin frecuencia– su lenguaje en función de los intereses de éstos, empezando por reverenciar las políticas macroeconómicas vigentes.

La delgada línea divisoria entre la economía y la política prácticamente ha desaparecido. Con ello, la índole económica de las limitaciones decimonónicas a la mayoría para participar en el ejercicio del poder se habrá modificado por el lado del derecho al voto por el derecho a ser votado.

Don Mariano Otero nació en Guadalajara, Jalisco el 04 de febrero de 1817. Realizó estudios

Don Mariano Otero nació en Guadalajara, Jalisco el 04 de febrero de 1817. Realizó estudios de abogacía, obteniendo el título a los 18 años. Inició su carrera política en 1841 al ser nombrado delegado por Jalisco a la Junta de Representantes de los Departamentos. Hacia 1842, don Mariano Otero fue electo diputado de su estado, participando en el Congreso Nacional Extraordinario. En dicho congreso, Otero se pronunció en contra del proyecto de Constitución por su contenido centralista. Unido a otros diputados que como él, eran liberales y con plena conciencia de ser una minoría dentro del Congreso, don Mariano Otero elaboró un voto particular que les permitiera presentar otro proyecto de Constitución. Tanto en la tribuna parlamentaria como en las páginas del periódico El siglo XIX, don Mariano Otero expresó sus ideas liberales. La capacidad crítica de don Mariano Otero lo llevó al análisis de la problemática social del país en los que incluyó temas tales como la propiedad y las clases sociales. A don Mariano Otero se debe la redacción del acta constitutiva y de reformas constitucionales, que limó asperezas, aunque fuera momentáneamente, entre los grupos rivales que dividían al país.Otero formó parte del grupo de diputados que aprobó el Acta de Reformas de 1847, aplicadas a la Constitución de 1824. La brillante carrera política de don Mariano Otero se vio truncada por la muerte a los 33 años de edad: el cólera morbo cobró una víctima más.

Padre Luis Eduardo Villarreal Ríos Secretario de la Pastoral Social del Arzobispado de Monterrey 39
Padre Luis Eduardo Villarreal Ríos
Secretario de la Pastoral Social del
Arzobispado de Monterrey
39

Padre Luis Eduardo Villarreal Ríos Secretario de la Pastoral Social del Arzobispado de Monterrey

I glesias y Estado, fe y vida, religión y política. Son binomios

con plena vigencia ahora que el sentido religioso renace en

Occidente a través de escritores, artistas e investigadores.

Constatemos la vigencia de los citados términos, así como la

ostentosa confusión semántica que los envuelve. Un reportero

le pregunta a Felipe Calderón sobre la relación que establecerá

con la Iglesia católica; a lo que el candidato responde: “Tengo muy clara la distinción entre política y religión.

“Para mí es muy claro lo de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios. No deben mezclarse política y religión. El Estado debe ser laico”.

En apariencia, el aspirante a presidir un gobierno laico tiene certeza de la obligada separación entre la Iglesia y el Estado, pero no de la distinción entre política y religión, porque identifica este binomio con aquél.

Equipara Iglesia y religión, política y Estado, términos sinónimos pero no idénticos. De aquí la necesidad de procurar la significación correcta.

Si la pregunta aludió a la Iglesia católica, hubiese bastado con

decir: “procuraré una relación institucional como lo marca

la ley”, ni más ni menos. Pero no, en su respuesta, Calderón,

mezcla a la religión, la política, a César y a Dios.

ESTADO E IGLESIAS

Y remata: “Debemos tener muy claramente por delante la

premisa del respeto a la libertad de cultos, al ejercicio de las creencias o de las no creencias, y a la diferencia entre el Estado

y las Iglesias”.

Digamos algo sobre la dimensión política de la religión. Cuando Marx, en la introducción de la Crítica a la Filosofía del Derecho de Hegel, calificó a la religión como “opio del pueblo”, tenía razones de sobra para hacerlo.

El filósofo alemán apuntaba el dardo al protestantismo prusiano de su época, el que, vinculado a un Estado opresor, legitimaba el orden establecido por medio de una religiosidad ajena a las realidades humanas.

Es decir, en tiempos de Marx tanto como ahora, es posible leer

políticamente el fenómeno religioso, según éste active o no a

los creyentes a cambiar el mundo de acuerdo con la voluntad trascendente.

Así, la religión legitima o contradice, solapa o critica el orden establecido, como puede hacerlo el que un presidente invoque

a Dios antes de dar la orden de invadir a un país.

INTERPRETACIÓN DEL PASAJE EVANGÉLICO Otro asunto es la interpretación del pasaje evangélico donde Jesús define su postura sobre el impuesto al César. No se trata, como algunos creen, de proponer el divorcio entre religión y política, o peor aún entre fe y política.

Karl Heinrich Marx

Karl Heinrich Marx (5 de mayo de 1818 - 14 de marzo de 1883) Filósofo, sociólogo,

(5 de mayo de 1818 - 14 de marzo de 1883) Filósofo, sociólogo, economista y pensador socialista. Figura clave para entender los procesos sociales y políticos que jalonan el siglo XX. Padre ideológico no solo del comunismo sino también de otras variantes del socialismo.

Marx nació en Tréveris (en Prusia Trier -ahora Alemania-), con el nombre Karl Heinrich Marx, en el seno de una familia hebrea. Su madre era de origen holandés y descendiente de rabinos, mientras que su padre, Hirschel, también de ascendencia judía, ejercía la abogacía en Treveris, su ciudad natal. Su padre es además consejero de justicia, recibiendo fuertes presiones políticas que le obligaron a abrazar el protestantismo para poder mantener el cargo en la administración de Renania.

Estudió derecho en la Universidad de Bonn y en Berlin. Se recibe en 1841 con una tesis titulada “Diferencia entre la filosofía de la naturaleza de Democrito y la de Epicuro”. Pronto se implicó en la elaboración de trabajos en torno a la realidad social, colaborando en 1842 junto con Arnold Ruge en la edición de “Gaceta Renana” (Rheinische Zeitung), publicación de la que pronto llegará a ser redactor jefe. Será intervenida por la censura y Marx marchara al exilio.

Pagar el tributo es una carga debida a la colonización de Palestina en el siglo I. Jesús no se opone a dicho cumplimiento:

“al César lo del César”, sino a la deificación del imperio “a Dios lo de Dios”.

Si lo de Dios es la conciencia humana y la vida entera de las personas, lo político incluido, entonces se justifica la pretensión de transformar el mundo de acuerdo con una fe.

Comentarios: levrios@yahoo.com.mx

Ingeniera Claudia Ordaz 41
Ingeniera Claudia Ordaz
41

Ingeniera Claudia Ordaz M éxico es un país con una vasta área de oportunidad, ocupa el cuarto lugar en el mundo en biodiversidad, segundo lugar en floricultura, tercer lugar en producción de café, se encuentra rodeado de

litorales y se caracteriza por poseer diversas variedades endémicas.

INNOVAR El joven mexicano por naturaleza es inteligente y sagaz; tenemos a Mario Molina- ganador del premio nobel de Química- Guillermo González Camarena- con la invención de la TV a color-; por mencionar sólo a algunos. Aun así el mexicano no emprende, no innova, no se termina por creer ser capaz de marcar una diferencia en el mundo o de generar su propio negocio. ¿Quién ha dicho que generar riqueza y empleos es un pecado?

Hay muchos retos que vencer en un país como el nuestro. Primero la cultura de la desconfianza, si voy a pedir un préstamo al banco porque estoy en la invención de algo, seguramente piensan que es como aquel viejo cuento de Christian Andersen:

“El traje nuevo del Emperador” , van a pensar que nos estamos haciendo “patos” y que nos queremos quedar con el dinero. No me gusta comparar, pero lo hago para que usted, lector, abra bien los ojos: los bancos de Italia apoyan a una de cada dos empresas nuevas o proyectos; mientras que en América Latina una de cada cinco. Aunque todavía me cuesta creerlo. En Japón el 28 por ciento de los nuevos negocios recibe alguna especie de apoyo o asesoría para arrancar; mientras que en América Latina sólo el 3 por ciento. En Japón una empresa tecnológica al tercer año genera más de cuatro millones de dólares, en América Latina difícilmente llegamos al millón de dólares.

“Ésta es la verdadera felicidad de la vida, ser usados para un propósito que uno mismo reconoce como poderoso”

George Bernard Shaw

que uno mismo reconoce como poderoso” George Bernard Shaw Shaw nació en Dublín, en una famila

Shaw nació en Dublín, en una famila pobre y protestante. Se educó en el Wesley College en Dublín, y emigró a Londres en 1870, para comenzar su carrera literaria. Allí, escribió cinco novelas que fueron rechazadas por los editores. Comenzó a escribir una columna de crítica musical en el periódico Star. Mientras tanto, comenzó a involucrarse en política, y sirvió como concejal en el distrito de St. Pancras a partir de 1897. Era un socialista notable, destacado miembro de la Sociedad Fabiana, que buscaba la transofrmación de la sociedad a través de métodos no revolucionarios.

En 1895, Shaw se convirtió en el crítico teatral del periódico Saturday Review, lo cual fue el primer paso hacia la carrera de dramaturgo.

42
42

En Japón una de cada dos pequeñas y medianas empresas (PYMES) están ligadas o tienen un convenio con las grandes empresas; en América Latina no llegamos ni a dos de cada diez.

PYMES Y TECNOLOGÍA Es correcto que en México si algo abundan son las PYMES pero carecen de tecnología-por lo que son aplastadas por los grandes emporios-, y entran a un círculo vicioso porque al competir con bajos recursos económicos, por ende generan bajas ganancias y por consecuencia pagan salarios muy bajos. Esto sitúa a México en el último lugar de los OCDE (países más desarrollados del mundo) en recaudación fiscal. Quiere decir que nuestro desarrollo económico nacional va en picada, muy por el contrario de las denominadas “economías emergentes”: China, India, Rusia y Brasil; siendo que México hace unos años estaba por encima de estas dos últimas.

Es una vergüenza, pero lejos de criticar, lo invito al análisis:

¿será pereza? ¿será cultura? ¿ o será culpa de nuestro país y sus leyes? ¿O será de todo un poco? Yo creo que es la última; mire, en Japón la edad promedio en que una persona arranca su propio negocio es a los 18 años, mientras que en México se avientan a los 32 años. Los jóvenes entrepreneurs gringos como Michael Dell, comenzaron su empresa en las aulas o en las cocheras de sus casas; aquí todo lo queremos segurito. En México casi no innovamos, en el año 2003 se otorgaron 80 patentes en un país de 100 millones de habitantes mientras que en Suiza, un país de 7.2 millones de habitantes se otorgaron mil 300 patentes.

DESARROLLO DE IDEAS Además existen diversos factores que inhiben la generación de nuevas ideas o negocios ya que hay muy poco acceso al financiamiento; está la corruptela, la infraestructura inadecuada, la inestabilidad política, el crimen y el robo, la fuerza laboral poco letrada o educada, la falta de ética, la regulación impositiva., leyes rígidas- las más rígidas del mundo-, regulaciones laborales restrictivas, la burocracia.

Cheque la burocracia que hay en el país en comparación con otras naciones; por eso no logramos avanzar ni emprender. En México el número de trámites que se piden para abrir un negocio son ocho, mientras que en Australia son dos, en Canadá son dos y el promedio de las OCDE son seis, la duración para el papeleo de dichos trámites en México es de 58 días, en Australia dos días, en Canadá tres días, las OCDE 28 días. El costo como porcentaje del ingreso per capita en México es del 17 por ciento, en Australia es del 2 por ciento, en Canadá es del 1 por ciento, en las OCDE es del 8 por ciento.

¿A poco no nos ponemos piedritas en el zapato? Parece que nos da envidia que el otro tenga éxito, o una flojera inmensa el poder mejorar. No se sienta incómodo, ni molesto; mejor comencemos por cambiar nuestras leyes y así a la juventud no se le pongan –yo diría “impongan”- tantas trabas. Créamelo que con leyes como éstas ser un joven emprendedor y empresario en nuestro país es un acto heroico. El mundo se debe a los soñadores y no a los vencidos.

emprendedor y empresario en nuestro país es un acto heroico. El mundo se debe a los
a los jóvenes y abierta a la pluralidad ideológica. Añora sus días en los palacios,

a los jóvenes y abierta a la pluralidad ideológica.

Añora sus días en los palacios, pero disfruta plácidamente la pasividad de un político observante. Le gusta ser consultado y que lo incluyan en el panteón de los notables de la historia.

NUEVO LLAMADO AL SERVICIO PÚBLICO Hasta que otra vuelta de la fortuna lo

llama de nuevo al servicio público. En una sola jornada vuelve con toda su fuerza

la fiebre que puebla su imaginación con

fantasías y proyectos de ensueño.

Vuelven la voz engolada, el uso discrecional del poder, la urgencia de una cohorte y una corte, el discurso para los bronces y el saludo con los brazos en alto.

La política se convierte así en mal cíclico e incurable, con lapsos de cordura. No es enfermedad de sanatorio, sino de café, controlado con terapia conversacional.

Patología del

Poder

La Política

un mal

sexenal

Licenciado Jorge Villegas Maestro Periodista ario Benedetti cuenta de un modesto y oscuro personaje – creo que era elevadorista– que toda la semana era cortés y

servicial hasta el servilismo con sus

patrones.

M

cortés y servicial hasta el servilismo con sus patrones. M Transforman su forma de saludar, de

Transforman su forma de saludar, de hablar, de ver la realidad.

Pero el sábado se vestía de pantalón corto y camiseta deportiva, calzaba sus tachones y se colgaba silbato al cuello.

Ya uniformado como árbitro, crecía hasta ser un riguroso juez, un dictador de la cancha que sometía a silbatazos a los rijosos e impartía justicia inapelable con gesto fulminante.

LA METAMORFOSIS El poder operaba una metamorfosis en la sencillez de la persona. Un uniforme y una autoridad lo convertían en el león de la selva, listo para imponer su voluntad a rugidos a los estrellas del fútbol.

Fenómeno semejante opera en quienes ingresan en la política. Quizá son elegidos por sus virtudes ciudadanas, por su mesura y ecuanimidad.

Pero cuando llegan al cargo público, sufren la patología del poder.

En lo sucesivo, ya no se parecen a los otros ciudadanos. Hallan sus paradigmas en la élite del poder. Emulan el autoritarismo, defienden la discrecionalidad para aplicar su interpretación del Bien Público.

MAL EFÍMERO Es un mal temporal, que dura tanto como el término de su mandato. Conforme se va agotando su poder, buscan su prolongación en un nuevo cargo. Perpetúan la memoria de sus sentencias salomónicas en libros y folletos, sucumben a los homenajes y exigen voz en la selección de su sucesor, para que la obra suya no decaiga, y continúa su sueño utópico.

Si la conjunción de los astros de la Política ya no les resultan favorables, si después del poder se abre ante ellos la llanura gris de la vida privada, desaparecen paulatinamente los síntomas de aquella patología del poder.

El ex se convierte en una persona afable, discreta, buena para aconsejar

Paradigma para América Latina Las teorías políticas de integración Maestro Amadeo Flores Villalba Universidad
Paradigma para América Latina
Las teorías políticas
de integración
Maestro Amadeo Flores Villalba
Universidad Complutense de Madrid
a integración política es
una actividad gradual cuya
conceptualización reposa en
la percepción de intereses
y valores por parte de los
actores que participan en
su ejecución. La integración
económica, sea cual fuere el nivel o estado
en que se encuentre la misma, se basa en
causas políticas y muy frecuentemente
origina consecuencias en este sentido; dicha
integración, por lo tanto, sin un desarrollo
concomitante de las instituciones y políticas
centrales, no ejerce ninguna presión en la
reformulación de expectativas; de ahí que la
libertad de comercio no puede ser colocada
automáticamente en el mismo plano que
la integración política, ni tampoco puede
ser considerada como la interpretación de
los mercados nacionales, aunque sí debe
apreciarse una junto a la otra para poder
profundizar en los procesos de integración,
mismos que en términos
generales desarrollarán una nueva conciencia regional y también una nueva comunidad política, unificando así en
generales desarrollarán una nueva conciencia regional y también una nueva comunidad política, unificando así en
generales desarrollarán una
nueva conciencia regional y también
una nueva comunidad política,
unificando así en torno a tal idea, a
todas las conciencias nacionales que se han asociado.
y
directa e indirecta.
PROCESO DE INTEGRACIÓN EUROPEA
En el contexto de la Unión Europea, varios textos como los
de Marcus Carsson, Emanuelle Kant, Eric Oddvar Ericksen,
John Erik Fossum, Heidun Friese y Meter Wagner son
importantes para dejar en claro tres grandes grupos: qué
es, qué ha de ser y cómo se puede legitimar el proceso de
integración europeo, y esas tres concepciones se ponen de
relieve en ellos y son distintas hasta el nacimiento de las
Comunidades europeas, donde se homogeneizaron. Así, el
sentido principal de esta discusión lo da Hans Kelsen con
su discusión de autonomía radical del derecho; es decir, el
análisis del derecho sin contexto, y con su contribución en el
derecho internacional y su libro comentario a la carta de la
Organización de las Naciones Unidas.
y
a
y
Me explico: Carsson, y más aún Emanuelle Kant (principalmente
en su obra La paz perpetua), mencionan y discuten sobre el
concebir a la Unión Europea no sólo desde el punto de vista
económico, y Kant, principalmente, basa la Unión en tres
concepciones:

Organización funcional.- Lo importante no son valores, son resultados a problemas comunes. Si el problema es la paz, esto es porque los estados nacionales son incapaces de asegurar la consecución de ciertos objetivos, como paz y seguridad económica; de ahí la necesidad de otra organización capaz de asegurar ésos y otros objetivos; esos fines, lo que es algo meramente funcional (busca un spill over). Esta organización puede ser también neofuncionalista, neoinstitucionalista, ordoliberal e intergubernamental.

Comunidad de Valores.- Aquí lo importante es el reflejo de una identidad prepolítica muy fuerte, y donde la comunidad define al individuo. Los euroescépticos dicen que no hay valores comunes que sustente Europa, y que por ello es

imposible siquiera plantearse Europa como una comunidad de valores o plantear la misma dentro del proceso integrador europeo, y que en todo caso esto sería algo extremista.

Comunidad de Derechos.- Esta concepción parte de premisas del individualismo; es decir, sobre el individuo se construye toda la comunidad política. Para esta concepción, Kant y su pensamiento se pueden llevar más lejos e incluso en la misma Unión Europea se ha llevado más lejos, no limitándose a lograr la paz y a asegurar los derechos civiles de los ciudadanos. Aquí, la lógica es comunicativa; esto es, la Unión Europea depende y será lo que de ella hagan los ciudadanos europeos, y así se lograría una comunidad arriba de la nacional pero sin ser radicalmente distinta a esa propia comunidad nacional.

En todo caso, la Unión Europea es una organización internacional como cualquier otra, pero con diferentes objetivos, con estructura que decide en función de las voluntades nacionales y con una

legitimación derivada desde el punto de vista funcional. En la Comunidad de Valores, por su parte, la legitimidad viene de los valores comunes, de determinar qué implican esos valores;

en la Comunidad Política o de Derechos, la legitimidad es

resultado de una combinación de legitimación democrática

LA UNIÓN EUROPEA Y SU PROCESO DE INTEGRACIÓN Así, éstas son las concepciones predominantes hoy en Europa,

a partir de ahí las cuestiones se ajustarán a una u a otra

para así entender la lógica de lo que es la Unión Europea y su proceso de integración, a dónde va y cuáles son sus fuentes de legitimación. Hoy, y a partir del Tratado de Maastricht de 1992, la Unión Europea supone crecer hacia la Unión Política, y para

ello es necesario, por un lado, identificar los intereses de cada Estado miembro en particular, y fijar políticas de dicho Estado en torno a la integración, aceptadas por todos o por la mayoría de los partidos políticos de esos Estados, comprometiéndose

aplicarlas en el caso de gobernar cualquiera de ellos; y por otro lado, es conveniente aceptar dicha integración, pero no

sólo a nivel estatal o de gobierno, sino también a nivel cultural

social entre la población, porque a mi entender no hay

integración más sólida que aquella que involucra a todos los entes políticos de un Estado, entre los que nunca se puede dejar de lado al ciudadano y sus expresiones habituales.

TEORÍAS DE INTEGRACIÓN POLÍTICA Es importante lograr una integración política, y para ello es relevante la capacidad de asimilación que presentan las distintas teorías de integración política, explicadas en líneas que anteceden, mismas que son las que debe de presentar la Unión Europea como un gran acervo a los distintos procesos de integración que se viven en el mundo para que así se le valore como el Sistema de Integración más fuerte y como el modelo paradigmático a seguir; por ello resulta enorme la trascendencia que tiene para América Latina encontrar cuál es la teoría que más aplicación tiene en cada uno de sus Sistemas de Integración Regionales (principalmente: Mercado Común del Sur, Comunidad Andina, Sistema de Integración Centroamericano, Unión Sudamericana de Naciones y a nivel continental el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas,

y su contraposición, la Alterativa Bolivariana para la América) por la que se podría llegar
y su contraposición, la Alterativa Bolivariana para la América) por la que se podría llegar

y su contraposición, la Alterativa

Bolivariana para la América) por la que se podría llegar a tener una más profunda integración en los países del continente americano, tomando siempre en consideración la idea de que lo pendiente en Latinoamérica es encontrar vías para solventar los tradicionales problemas sociales que aquejan la región y que para ello son necesarios mecanismos para distribuir la riqueza de forma más equitativa. Así, desde mi punto de vista, es aquí donde juegan los sistemas de integración como un arma que, eficazmente usada, puede lograr ese objetivo de promover la prosperidad, elevar el nivel de vida, mejorar las condiciones de trabajo y proteger el medio ambiente.

SISTEMAS REGIONALES DE INTEGRACIÓN

Es así, como a partir de la creación de

las Comunidades Europeas, e inspirán-

dose en mayor o menor medida en ellas, los países latinoamericanos han ido configurando sus Sistemas de

Integración Regionales, los cuales han ganado progresivamente protagonismo en la esfera internacional con el paso del tiempo, a medida en que han desarrollado negociaciones con la Unión Europea, a los efectos de establecer marcos de cooperación recíproca que se han ampliado a los propios sistemas latinoamericanos. Ello plantea la necesidad de conocer cada vez con mayor rigor las particulares características actuales de cada sistema, así como sus posibles evoluciones, y tomar en cuenta los paradigmas que se puedan encontrar entre uno y otro, pero siempre evitando caer en el error de considerar que todos ellos responden a un solo modelo de integración uniforme, ya que cada uno parte de su propia herencia cultural e histórica que, si bien tiene, en gran medida, puntos lógicos de conexión, también parten de realidades sociales y políticas diferentes, por lo que Europa sí debe ser un paradigma para la integración Latinoamérica, pero siempre y cuando ese paradigma esté correctamente interpretado para su

aplicación en la región; en todo caso, el trabajo a realizar es conceptuar cuál de las teorías integracionistas europeas se adecuaría mejor para las necesidades propias de cada Sistema Regional de Integración en Latinoamérica, para que con base en ello se pudiera llegar a lo que se podría denominar “una unión cada vez más estrecha entre los pueblos Latinoamericanos”.

Emmanuelle Kant
Emmanuelle Kant
Rodrigo Soto / Mercadotecnia Social E l hombre ha recorrido un largo camino, desde su
Rodrigo Soto / Mercadotecnia Social E l hombre ha recorrido un largo camino, desde su

Rodrigo Soto / Mercadotecnia Social

E l hombre ha recorrido un largo

camino, desde su aparición

en la Tierra, para mantener

su hegemonía sobre las otras

especies con las que cohabita.

De acuerdo con una de las

teorías darvinistas (supervivencia del más apto), supimos utilizar nuestro dedo pulgar para manipular herramientas; evolucionamos con una dieta variada, que nos permitió adquirir los nutrientes necesarios (sobre todo el azúcar de las frutas que tiene paso directo en nuestras neuronas; aunque la dieta completa de carne, fruta, verdura favoreció el crecimiento cerebral); pudimos conciliar mejores y más largos períodos de sueño para el beneficio de nuestro desarrollo cerebral y neuronal, entre otros.

La avenida evolutiva nos favoreció en el campo del neurodesarrollo; somos la especie con mayor número de circunvoluciones o pliegues en el cerebro, y de esta forma se destaca

la

mejor relación de tamaño cerebral

y

peso del cuerpo. Este diseño de la

naturaleza y la biología ingenieril abrió

las puertas para que otros factores contribuyeran en el continuo crecimiento

y desarrollo de la especie humana: me

refiero a la capacidad de modificar

nuestro medio ambiente, la capacidad de negociación y la habilidad de inferir

lo que otros piensan.

Es decir, de acuerdo con la Real Academia

Española, el arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado, es comúnmente denominado “política”.

TEORÍA EVOLUTIVA DE LA SUPERVIVENCIA Es aquí donde debemos sumar un nuevo aspecto a la Teoría Evolutiva de supervivencia a través de la inteligencia. Desde la perspectiva de las estrategias, estamos hablando de la Ciencia Política.

Se aborda la parte mental que trabajó el ser humano para transformar su alrededor y negociar con otros su permanencia en cierto territorio y trascendencia en la historia del planeta.

Quizá uno de los personajes más representativos de la Ciencia Política es Nicolás Maquiavelo (1469 – 1527), con su obra El Príncipe (1521 – 1522), escrito que fue dedicado a Lorenzo de Medicis,

infames. Uno de los capítulos más llamativos es el XVII, donde se habla sobre la crueldad y la clemencia; y sobre si es mejor ser amado que temido, o ser temido que amado. El argumento de Maquiavelo indica que nada mejor que las dos cosas a la vez (ser temido y amado), pero si es cuestión de escoger, su conclusión es simple: “es más seguro ser temido que amado”.

es simple: “es más seguro ser temido que amado”. aunque la figura central que se describe

aunque la figura central que se describe es relacionada con César Borgia, hijo del Papa Rodrigo Borgia, mejor conocido como Alejandro VI.

En El Príncipe, el poder es el tema central, y Maquiavelo lo considera el único camino seguro de realización del espíritu humano, por lo que debe ser conservado a toda costa por el gobernante; sin temor a realizar actos

“EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS” Para el florenciano, los hombres tienen menos precaución en ofender a alguien amado que a alguien temido. Para él, la perversa naturaleza humana, el miedo al castigo no se pierde nunca. Así se justifica que el Príncipe pueda actuar infligiendo temor en sus súbditos, tal vez en beneficio del bien común. De ahí, una de las frases más conocidas, inferida del texto, “el fin justifica los medios”. La inferencia proviene de diversas oraciones; pero un claro ejemplo se encuentra en el capítulo XVIII, cuando el autor comenta: “existen dos formas de combatir: una es mediante las leyes, y la otra mediante la fuerza. La primera es propia del hombre; la segunda, de las bestias. Pero como a veces la primera no basta, conviene utilizar la segunda”.

Mucho de este contexto maquia- vélico puede ser ejemplificado

en las primeras etapas de vida de nuestros antepasados, cuando se organizaron en grupos para conseguir el bien común; con la caza y la agricultura como medios para la formación de civilizaciones, definiendo quiénes son amigos, aliados o enemigos en el proceso; y justificado en la conocida Teoría de Juegos, en donde la estrategia de negociación es básica para la supervivencia de los involucrados; en calificaciones de premio a los que

colaboran con el bien en general, y castigo para aquéllos que avanzan sin cooperar con los otros, siempre y cuando sean detectados.

TRABAJO EN EQUIPO Andrew Whiten y Richard Byrne, de la Universidad de Saint Andrews en Escocia, publicaron lo que han realizado en diversas investigaciones, en donde se comenta que efectivamente el trabajo en colaboración con otros trae ventajas competitivas sobre otros grupos; pero también la manipulación de otros, para que hagan lo que queremos, es un fenómeno que ellos han llamado “inteligencia maquiavélica”.

Según Whiten y Byrne, los primates manejan esto hasta cierto nivel; incluso podemos tomar los ejemplos estudiados en el comportamiento de los chimpancés, primates que trabajan en conjunto para obtener su alimento y mantener la estabilidad de sus grupos; pero también se han caracterizado por despliegues de conducta similares a lo que puede ser la manipulación o el lograr que otros hagan lo que queremos, gracias al mecanismo de detectar las intenciones que tiene otro individuo; es decir, “poder leer la mente”.

EL CASO DE LOS CHIMPANCÉS Es conocido que los miembros de un grupo de chimpancés, al ver llegar al macho dominante o “Alfa”, exhiben manifestaciones parecidas a lo que podríamos llamar sumisión, respeto, admiración; es decir, estos animales se acercan cautelosamente al líder, manteniendo la cabeza gacha, buscando obtener la aprobación de éste por medio de una palmada o un ligero abrazo. Esto se debe a que el macho líder es quien presenta las mejores características físicas, al igual que mentales, en este juego de percibir las intenciones. Incluso se ha llegado a suponer que la estrategia neuronal de “leer otras mentes” contribuyó directamente al crecimiento y desarrollo de nuestro cerebro.

Con esto, el macho Alfa corrobora su posición en el grupo, obtiene el favor de las hembras y puede hacer que otros hagan algo que necesite; pero hay que recordar que los otros miembros se mantienen como súbditos leales a él, mientras este príncipe animal no pierda capacidad de maniobra y estrategia con

el inexorable paso del tiempo, y sea destronado por uno de los que antes le rendía pleitesía.

de generación en generación) y se han erigido como organizadores y líderes en un juego de competencia evolutiva, que

LOS JUEGOS MENTALES

cuando obtienen su objetivo al manipular

De ser esto correcto, la inteligencia maquiavélica puede venir dentro de nuestros genes y ser parte de la ecuación de supervivencia de la naturaleza, en donde no sólo sobrevive el más apto físicamente, sino también el más apto mental y estratégicamente.

Como sustento a esta teoría mental, el doctor Geoffrey Millar, de la Universidad de Nuevo México, comenta que la mente

para investigadores de la Universidad de California y de la Universidad de Michigan tiene relación con una característica humana única: “el jugar con las reglas formales”.

Hoy en día no es motivo de asombro que veamos el despliegue de nuestros ancestros, en el comportamiento de diversos miembros y líderes sociales,

del ser humano es una demostración de lujo genético. Al igual que una hembra, observa, en su contraparte,

otros, al utilizar juegos mentales, al recurrir a negociación, al aprovechar su rango evolutivo como macho “Alfa”

a

características de salud y buenos rasgos

o

dominante (a veces por voto social

y

no por voto de inteligencia), todo

genéticos en la parte física; también la inteligencia es sinónimo de salud en nuestros genes. Tanto el físico como la

inteligencia maquiavélica resultan ser piezas atractivas para ser seleccionados sexualmente por nuestra contraparte.

En esta odisea de aproximadamente seis millones de años, sobrevivieron los hombres que físicamente fueron elegidos por sus cualidades para pasarlas a nuevas generaciones, así como aquéllos que supieron jugar con la mente de los demás, utilizando estrategias mentales para conseguir que otros hicieran lo que ellos querían, los que utilizaron su inteligencia maquiavélica. Quienes también han difundido esto por medio de los memes (idea pasada

dentro de esta interesante inteligencia maquiavélica, pues como pudo haber dicho Nicolás: “el fin justifica los

medios”, claro que siempre y cuando el Príncipe pueda conservar su reinado, pues de lo contrario el fin no lo va a justificar en sus actos y tendrá que rendir cuentas.

Pero como dijera Carl Zimmer, científico ensayista que ha investigado esta temática, el enfrentarse a un individuo con una mente truculenta que ha logrado engañarnos, no es motivo de enojo, sino de reflexión, porque nos hemos enfrentado al resultado de la evolución biológica del hombre en millones de años.

de reflexión, porque nos hemos enfrentado al resultado de la evolución biológica del hombre en millones

Entrevista con el político nacional Manuel Bartlett

Entrevista con el político nacional Manuel Bartlett Martha Anaya Jefa de Información de la XEW Premio
Entrevista con el político nacional Manuel Bartlett Martha Anaya Jefa de Información de la XEW Premio

Martha Anaya Jefa de Información de la XEW Premio Nacional de Periodismo Especial para CONOCIMIENTO

Y los que hacen política ¿se guían por estudios de Ciencia Política? La respuesta inmediata, sin titubeos, y con una carcajada de por medio, la da Manuel Bartlett:

- “¡Nooooo! ¡Los que hacen política a veces no saben ni de qué

están hablando

!”

Político de cuerpo entero, ex secretario de Gobernación, ex gobernador de Puebla, actualmente senador de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manuel Bartlett Díaz matiza y concede un poco:

- “Bueno, pero como ciencia la hay. La política ocupa un lugar en el cuadro de las ciencias sociales.”

Nos encontramos en el patio de Xicoténcatl, en la ciudad de

México, sede del Senado. El priísta se bolea los zapatos antes del inicio de la sesión (aunque ya son más de las doce del día),

y ahí, entre trapazo y trapazo, aprovechamos para charlar:

- Usted lleva más de treinta años haciendo política –le digo--. ¿En algún momento usted se ha guiado por la Ciencia Política para hacer política?

Bartlett me mira como bicho raro, pero contesta:

- La política es la relación, de la conducción de la sociedad,

La polis…, de ahí viene ¿no? Es la serie de

reglas para el gobierno de la comunidad. Tiene el fin particular de conducir, de gobernar, de llevar toda la relación con el poder. El poder tiene obviamente una función y tiene los fines. Fines que pueden estar explícitos o no.

la vida, el apoyo

- ¿Y la considera una ciencia?

, filosófica y científica en torno de la Ciencia Política. Hay toda una serie de elementos para hacer de la política una ciencia. Es una de las ciencias sociales. No es una ciencia exacta, pero es una ciencia. La sociología es una ciencia social. La sociología política, la psicología política. No es una ciencia exacta…, pero sí es una ciencia en el sentido que puedes tú analizar condiciones geográficas, físicas, sociológicas, sicológicas para definir los fenómenos de la política.

y un arte. Hay toda una tradición

- La política es una ciencia

- Efectivamente –comento con cierta ironía--, luego de ver lo

que ha ocurrido con los priístas en México en los últimos 20 años no parece ser una ciencia muy exacta

- También tuvimos aciertos-, ataja.

- Pues esta mañana estaba yo releyendo el discurso de

-

Lo que tenemos que suponer es que los políticos tienen

Jorge de la Vega Domínguez en el aniversario del PRI en 1987. ¿Lo recuerda?, fue cuando habló del caballo de Troya

conocimientos suficientes para ejercer la política, sobre todo

y

prácticamente echó del partido a Cuauhtémoc Cárdenas

a

determinados niveles. Como la política se ejerce hasta en los

y

a Porfirio Muñoz Ledo, bajo la seguridad de que nada

niveles más simples de la interrelación, donde puede haber cero cultura, cero información sobre todo esto, de todas maneras en cuanto a sus acciones, hay cálculos, hay probabilidades, hay análisis que se hacen del comportamiento. Un jefe político en una pequeña comunidad tiene un conocimiento de cómo se comporta la comunidad. Lo vemos hasta en lo más modesto de la actividad política.

- Vayámonos a la parte teórica: ¿Qué entiende usted por política?

existía más allá del PRI. Y me preguntaba qué tan buenos habían sido sus cálculos políticos, dónde estaba entonces la sabiduría de la Ciencia Política…

- Ese ejemplo nos señala una serie de elementos que nos llevan

a la conclusión de que las decisiones que se fueron tomando entonces fueron equivocadas. Pero las podemos estudiar hoy con un sentido científico: qué fue lo que pasó, qué evolución hubo para llevar al PRI a la decisión equivocada de Salinas de

Gortari, candidato a la Presidencia, que tenía toda una serie de factores adversos, pero estaba

Gortari, candidato a la Presidencia, que tenía toda una serie de factores adversos, pero estaba la presión tecnocrática, la presión transnacional que llevó a la consideración de que Salinas de Gortari era el hombre adecuado para gobernar aunque fuera el más inadecuado para las dos cosas: para ganar una elección y para gobernar.

- Usted era el político. Se hizo de lado al político frente a un economista.

Miguel de la Madrid lo explica en diversas formas en sus

memorias, que obviamente recibieron la ayuda de la gente de Salinas para escribirlas, que el problema en ese momento era económico y que las circunstancias exigían a Carlos Salinas, porque él conocía muy bien la línea del propio Miguel de la Madrid. Cosa en que también se equivocó, porque De la Madrid nunca llegó al extremo neoliberal al que llegó Salinas. Fue, a mi manera de ver, una posición equivocada, estuvimos a punto de perder la elección, y luego estuvimos a punto de perder a la nación. La elección, entonces, y a la nación mexicana con las acciones de ese economista que no supo llevar los aspectos políticos.

- Sí

- ¿(Carlos) Salinas no supo hacer política?

- Salinas

política ficción

siempre hablaba de la política moderna ¿no? De la

- Yo recuerdo que su primer discurso en el PRI, ya como

candidato presidencial, lo remató diciendo: “vamos a hacer política, más política y más política ”

- Yo creo que sí –reconoció Bartlett--, y la hizo para el beneficio de una tesis equivocada que ha hecho mucho daño al país.

- Para usted ¿quién ha sido el último político-político que ha

gobernado al país?

- A ver, vamos de ahora hacia atrás: Fox, bueno, está tachado en primer término. -¿Por qué?

-¡No tiene la menor idea!

-¿Ernesto Zedillo?

-Zedillo salió de la oscuridad de la computadora, de un rincón,

y no tenía la menor idea de la política. Tecnócrata educado en

Estados Unidos.

-Carlos Salinas -Pues ahí está, con una pretensión de saber política. Pero lo que supo fue acomodarse a los intereses transnacionales. Eso es lo que me parece, que como político no fue nada destacado y es ahí donde viene ese quiebre en el sentido de que los que deben gobernar al mundo son los economistas. Y lo podemos analizar desde el punto de vista de la ciencia política. ¿Por qué? Por el consenso de Washington, por el predominio norteamericano, por la imposición de la globalización. Todos ellos se prestaron

a la misma filosofía políticamente conservadora.

-Y de los candidatos actuales, ¿quién de ellos sabe hacer política?

-Pues se supone que los tres son políticos-políticos…, pero yo diría: ¿quién es el que sabe hacer política…? Pues el que va ganando, ¿no?

Y así, tranquilamente y entre risas, el senador Manuel Bartlett

enfila hacia el salón de sesiones donde seguirá haciendo política. La real politik.

Doctor Luis Eugenio Todd Pérez superficialmente, Las decisiones políticas afectan a miles porquelossujetos o

Doctor Luis Eugenio Todd Pérez

superficialmente,

Las decisiones políticas afectan a miles

porquelossujetos

o millones de seres humanos y la

estabilidad física, espiritual o psicológica de los que practican el ejercicio del poder tiene que considerarse como un fenómeno importantísimo en el análisis

de la ciencia política o de las acciones

que tienen repercusiones sociales que afectan a las grandes mayorías.

Los problemas físicos se ejemplifican

con grandes prohombres de la historia, como Alejandro Magno y John F. Kennedy, que sufrían osteopatías en

la región lumbar o aquél de las venas

hemorroidales congestionadas de

Napoleón Bonaparte, a quien el dolor

le impidió trasladarse a caballo a las

áreas de observación estratégica y así perdió la batalla de Waterloo, con lo cual el mundo de aquella época cambió radicalmente.

La biohistoria ha estado presente en personajes tan célebres como Adolfo Hitler y su actitud paranoide o en el etilismo estimulante que practicaba

Winston Churchill o la parálisis que afectaba a Franklin D. Roosevelt y que

le impidió un buen acuerdo en Yalta,

generándose por tal motivo la llamada Guerra Fría, que propició la muerte de millones de seres humanos y el inicio de la dictadura rusa.

millones de seres humanos y el inicio de la dictadura rusa. que los padecen no permiten

que los padecen no permiten el análisis integral; sin embargo, la ciencia ha apren-dido que la vita-mina “P” o del Poder que permite a los políticos no dormir más que escasas horas al día y tener adicción al trabajo permanente, es una consecuencia de la generación de endorfinas.

También está documentado que

la aceleración de los receptores de serotonina en el cerebro, que aparecen durante las crisis o el estrés, ocasionan alteraciones en la conciencia de los políticos, misma que a veces se sublima

y los hace tomar decisiones cercanas a

la grandeza y otras veces los empuja a

recordar pequeñeces que en algunas ocasiones les producen envidia, celos

o resentimiento, y en muchas de esas

situaciones aparecen los mecanismos de autodestrucción, que todos tenemos en algún momento de nuestras vidas, pero que sólo nos afectan a nosotros mismos, mientras que en los que se dedican a la política, pueden afectar a millones de seres inocentes.

La biología del poder se ve afectada también por mecanismos psicológicos

que llegan a veces hasta la psicopatía

y a la frecuente aparición de crisis

paranoides o fenómenos de ira incontrolable, así como depresiones solemnes, produciéndose cambios históricos por el ejercicio equivocado de la responsabilidad que el poder implica. Los cambios bio-lógicos y quími-cos del ejercicio del poder han sido estudiados

Que el poder es afrodisíaco y genera la infidelidad de los poderosos es un hecho bien comprobado, pues aun en las concepciones más elementales de la historia política del mundo, siempre aparece una mujer o cortesana que forma parte del rico ritual de la comedia humana que tan brillantemente describió Honorato de Balzac. Esto es seguramente consecuencia de alteraciones bioquímicas cerebrales y fenómenos hormonales que aumentan

la circulación pélvica y producen apetito

sexual en forma reiterada; en fin, todo esto está perfectamente racionalizado y

comprendido.

Por otra parte, la influencia de las mujeres en el espectro del poder, que

se ejemplifica frecuentemente con la historia de Lucrecia Borgia, permite reconocer que muchas importantes decisiones en la historia del mundo, han sido tomadas con base en la influencia hormonal de la mujer, que como todos sabemos, es muy versátil y cambiante

y se acentúa en la menopausia igual

que en la andropausia, y todo esto ha generado la frase de que “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”, a la que yo agregaría: “detrás de una gran mujer puede haber un gran hombre”, basta sólo recordar al profesor esposo

de la Premio Nóbel Madame Curie.

Es por tanto necesario, con base en las consideraciones aquí descritas, que a las personas que detenten posiciones de poder, se les practique una revisión periódica tanto de su estado físico como de su estado mental, porque si

bien la locura a dosis bajas es sublime y necesaria, a dosis altas es destructiva por naturaleza, y también, para ampliar nuestra visión de la responsabilidad comprometida del poder, quizás sería bueno establecer un Código de Ética interno, para que todos los que ejerzan

el poder, solamente tomen decisiones

después de una serena reflexión, una

sesión de meditación y una buena dosis

de ejercicio físico aeróbico para oxigenar

su conciencia, y ¿por qué no? de un mecanismo de psicoterapia de grupo para que escuchen consejos.

Para terminar, debemos tener presente que la adulación permanente a la que están sometidos los hombres del poder produce un síndrome de soberbia que anestesia muchas veces el criterio racional, por lo que es imperativo recordar a un personaje de la historia de Roma, que era aquél que iba siempre detrás del César, y cada media hora le decía: “César, recuerda que eres mortal”. Si todos tuviéramos conciencia de lo anterior, seríamos: no más modestos, pero sí más humildes.

cuestionario científico para los políticos y evaluación permanente para las respuestas E frecuente que en
cuestionario científico para los políticos y evaluación permanente para las respuestas E frecuente que en
cuestionario científico para los políticos y evaluación permanente para las respuestas E frecuente que en

cuestionario científico para los políticos y evaluación permanente para las respuestas

los políticos y evaluación permanente para las respuestas E frecuente que en las preguntas que los

E frecuente que en las preguntas que los ciudadanos plantean a los políticos en campaña, se respondan en forma general

s

o

abstracta sin establecer compromisos concretos en tiempo, distancia o espacio.

Es por esta razón que quienes participamos en la elaboración de la revista Conocimiento nos reunimos y diseñamos un cuestionario teórico, que puede ser evaluado de manera científica y que pudiera comprometer permanentemente a los candidatos a cumplir las promesas hechas o, de lo contrario, que la base electoral se los demande.

Las preguntas incluyen temas nacionales que han estado en continua discusión y de los cuales se requiere una estricta definición:

11. ¿Se compromete usted a duplicar el porcentaje del PIB

para ciencia y tecnología, a fin de generar mayor investigación nacional?

1.

¿Se

compromete

usted

a

hacer

una

propuesta

para

una

reforma

fiscal

sencilla

y

con

un

impuesto

único?

 
SI O NO
SI
O
NO
SI O NO
SI
O
NO

2. ¿Se compromete usted a llevar a cabo una reforma del sistema

judicial para hacer más expedita la impartición de la justicia,

poniendo fechas límite a los juicios?

SI O NO
SI
O
NO

3. ¿Continuará

de México?

usted dándole autonomía decisoria al Banco

SI O NO
SI
O
NO

4. En el caso Fobaproa, ¿llevará usted las investigaciones sobre

los personajes que sacaron provecho del erario de la nación hasta sus últimas consecuencias?

SI O NO la industria petrolera,
SI
O
NO
la industria petrolera,

5. ¿Se compromete usted a sanear

reduciendo las plazas al promedio internacional?

SI O NO
SI
O
NO

6. ¿Propondrá usted la apertura de las industrias energéticas

al libre comercio y a la competitividad internacional?

SI O NO
SI
O
NO

7. ¿Propondrá usted una reforma educativa que descentralice

el proceso gradualmente hacia los estados y municipios y

termine con el corporativismo gremial de la educación?

SI O NO
SI
O
NO

8. ¿Tomará usted una posición radical en contra de los

Estados Unidos, para que modifiquen su política migratoria?

SI O NO
SI
O
NO

9. ¿Se compromete usted a duplicar el gasto social?

SI O NO
SI
O
NO

12. ¿Se compromete usted a continuar con el seguro popular?

SI O NO
SI
O
NO

13. ¿Se compromete usted a combatir la corrupción?

SI O NO
SI
O
NO

14. ¿Se compromete usted a que los funcionarios de su gabinete

sean seleccionados por examen de oposición, para encontrar a los mejores mexicanos, al margen de partidos políticos?

SI O NO
SI
O
NO

15. ¿Se compromete usted a hacer públicos los ingresos

mensuales, tanto de usted como de su familia y sus parientes

hasta el tercer grado, independientemente del trabajo que cada quien desempeñe?

SI O NO
SI
O
NO

16. ¿Se compromete usted a no utilizar los medios de comunicación para propaganda gubernamental?

SI O NO
SI
O
NO

17. ¿Se compromete usted a contestar siempre con la verdad, no

invocando la seguridad nacional para ocultar información?

SI O NO
SI
O
NO

18. ¿Está usted dispuesto a respetar y a ampliar la ley y las

instituciones dedicadas a la transparencia federal?

SI O NO
SI
O
NO

19. ¿Se compromete usted a programar, planear y hacer

transparentes las aportaciones que hace el gobierno a los medios de comunicación?

SI O NO
SI
O
NO

10. ¿Se compromete usted a reformar la Ley de Pensiones

para hacerla

economía nacional?

congruente con las expectativas de edad y de

SI O NO
SI
O
NO

20. ¿Se compromete usted a reducir los índices de

inseguridad nacional en un período de un año, y si no lo logra,

delegar esa función en el Ejército Nacional?

SI O NO
SI
O
NO

Estas preguntas serán evaluadas en forma automática por un banco de datos internacional y con base en esto se publicará la

calificación.

Su Remedio: la espiritualidad Ingeniero Saturnino Campoy Mendoza Director de Planeación y Evaluación / CECyTE
Su Remedio: la espiritualidad
Ingeniero Saturnino Campoy Mendoza
Director de Planeación y Evaluación / CECyTE
54
Ingeniero Saturnino Campoy Mendoza Director de Planeación y Evaluación / CECyTE P ara poder comprender

Ingeniero Saturnino Campoy Mendoza Director de Planeación y Evaluación / CECyTE P ara poder comprender cuándo la sociedad entera cambiará para retomar su desarrollo equilibrado, es necesario equipararla como si se tratara -como lo es-, de una sola entidad, y a ésta referirla a

las razones por las cuales un ser humano cambia: por aburrimiento o cansancio, porque algo grave sucede o porque aprende a cambiar.

En las dos primeras opciones, y sobre todo en la segunda, es necesario que el individuo “toque fondo”, para que “quiera” cambiar y “pida ayuda”. No se trata, pues, de que “necesite” cambiar; “tiene que querer”.

LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS No cabe duda que si consideramos los síntomas actuales que como sociedad estamos propiciando, y que al tiempo atestiguamos, tales como: lucha territorial entre los capos de las drogas, con los consecuentes asesinatos múltiples que conllevan; campeonatos indeseables de accidentes viales, con elevada mortalidad de los protagonistas alcoholizados; cónyuges conocedores del gusto por las apuestas de sus parejas, pero que desconocen su ya inminente arribo al amargo despertar que les provocará la pérdida de su patrimonio; accidentes de trabajo, con la pérdida masiva de vidas, gracias a las componendas de la corrupción; asesinatos de niños “a sangre fría” (como el título de la novela policíaca de Truman Capote); secuestros sin número y su modalidad “Express”; paidofilia, tráfico de órganos, etc…

Todo esto y más, denunciado por todos los medios masivos de comunicación, pero que han encontrado en tales “denuncias” un pingüe negocio, llamando la atención de su público con escenas, mientras más grotescas más rentables, con repeticiones hasta lograr la insensibilización que logra hacer perder la capacidad de asombro. Seguramente estamos ante la segunda razón por la que nuestra sociedad se puede estar aproximando a “querer” cambiar.

LA AUTOSUFICIENCIA, ESE MONSTRUO DEVASTADOR En todo ello, es importante reconocer la autosuficiencia con que cada grupo actúa dentro de la sociedad, y reflexionar, apoyados en la sabiduría con que la literatura de la recuperación de Alcohólicos Anónimos la describe como pie de playa, para la necesaria reconciliación a través de la espiritualidad:

“no estaría de más que el alcohólico echara una mirada

a los resultados que la gente normal obtiene con la

autosuficiencia. En todas partes ve a gente colmada de ira y de miedo. Ve a sociedades desintegrándose en facciones que luchan entre sí. Cada facción les dice

a las otras, “Nosotros tenemos razón y ustedes están

equivocados”. Cada grupo de presión de esta índole, si tiene fuerza suficiente, impone su voluntad en los demás,

tiene fuerza suficiente, impone su voluntad en los demás, convencidos de la rectitud de su causa.

convencidos de la rectitud de su causa. Y en todas partes se hace lo mismo en plan individual. El resultado de tanta lucha es una paz cada vez más frágil y una hermandad cada vez menor. La filosofía de la autosuficiencia no es rentable. Se puede ver claramente que es un monstruo devastador que acabará llevándonos a la ruina total”. 1

En el párrafo anterior se puede ver claramente dibujado

lo que se proyecta, con desenfreno multimillonario, en

las campañas políticas, pero que por falta de un liderazgo auténtico, ni tan siquiera se esboza el camino hacia un futuro promisorio para todos.

BÚSQUEDA DE RUMBO A TRAVÉS DE LA ESPIRITUALIDAD

Finalmente, el “Primer Encuentro Mundial SER”, celebrado en nuestra ciudad del 19 al 21 de febrero pasado, es a todas luces una búsqueda de la sociedad para retomar su rumbo a través de la espiritualidad, del conocimiento

y de la salud integral. Sin embargo, todo esto no es

accesible sin el concurso de todos como propiciadores cada vez de una hermandad mayor.

1 Doce Pasos y Doce Tradiciones – Alcohólicos Anónimos.

Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento Cree Ud. ser bueno
Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento Cree Ud. ser bueno
Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento Cree Ud. ser bueno
Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento Cree Ud. ser bueno
Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento Cree Ud. ser bueno
Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento Cree Ud. ser bueno

Escrito por Ivy Nevares conceptos de Keith Raniere Especial para Conocimiento

Cree Ud. ser bueno o malo por naturaleza? No caiga en la trampa de la
Cree
Ud.
ser
bueno
o
malo
por
naturaleza?
No caiga en la trampa de la indolencia
intelectual al asumir que esta pregunta
es
simplista, impía o trillada. En vez de
ello, intente examinar la pregunta con
vehemencia: ¿Cree Ud. que la humanidad
es
inherentemente buena o mala?

Esta sola pregunta—junto con los frutos de incontables exploraciones

que individual y colectivamente se han hecho de ella—sigue dando forma

a la existencia humana al nivel más

fundamental. En un contexto personal, actúa como una lente a través de la cual vemos el mundo y la totalidad de la existencia humana. La novela Orgullo y Prejuicio de Jane Austen, por ejemplo, ilustra en sus personajes la naturaleza y efectos de este mismo cuestionamiento:

Sr. Bingley: Darcy, jamás entenderé por qué va Ud. por el mundo decidido a sentir desagrado por todos y por todo lo que hay en él. Sr. Darcy: Y yo jamás entenderé por qué tiene Ud. la manía de aprobar todo y a todos los que conoce.

Ud. la manía de aprobar todo y a todos los que conoce. A un nivel muy

A un nivel muy profundo y personal,

todos hemos decidido la respuesta a esta pregunta—algunos de nosotros hasta el punto de estar completamente inconscientes de ello. Yo misma me descubrí siendo un ejemplo patente de esta inconsciencia cuando, días antes de titularme como licenciada en relaciones internacionales, mis compañeros me eligieron, en broma, como la ganadora

del “Premio Hobbes a la persona más pesimista de la generación.” En mi sorpresa, no pude más que reírme del tardío descubrimiento y considerarlos a todos malignos.

A un nivel más complejo, la cuestión de si los humanos somos buenos o malos por naturaleza ha desempeñado un papel decisivo en transformar y

afectar a todo sistema de la existencia humana, en particular la política y sus ciencias aplicadas. Dos figuras del siglo XVII son responsables de plantear formalmente esta cuestión a la filosofía política occidental: Thomas Hobbes y John Locke. Cada uno de ellos formuló los supuestos base a partir de los cuales nacen todas las teorías y corrientes políticas subsecuentes.

Repugnante, brutal y breve

El optimista proclama que vivimos en el mejor de todos los mundos posibles; el pesimista teme que esto sea verdad.

– James Branch Cabell

En 1651, el filósofo inglés Thomas Hobbes publicó Leviatán (literalmente, una monstruosa criatura marina derrotada por Dios según diversas escrituras), un libro escrito durante la agitación de la guerra civil inglesa. En su tratado, Hobbes propone que el primer principio de la conducta humana es el interés propio motivado por un miedo subyacente a la muerte.

Sin importar su fortaleza, inteligencia o condición en la vida— según Hobbes—ningún ser humano está más allá de este miedo y por necesidad responderá en defensa propia cuando se le amenace con la muerte. El instinto de conservación se convierte entonces en el más alto valor de la humanidad, otorgando a cada persona el derecho a todo en el mundo. La sobreabundancia de derechos individuales y la escasez de recursos materiales en el mundo ultimadamente propician una continua “guerra de todos contra todos”. La condición de la existencia humana en Leviatán es como Hobbes lo describe:

artes, ni letras, ni sociedad, y lo peor de todo, hay un

constante miedo y peligro de muerte violenta; y la vida del hombre es solitaria, pobre, repugnante, brutal y breve.” El interés propio, postula Hobbes, como el elemento base de la conducta humana determina cómo el hombre se confronta a sí mismo y, consecuentemente, cómo el hombre confronta a los demás. Extrapolado a la sociedad y el gobierno, el interés propio decreta la ley suprema: la ley del más fuerte. (Existen otras alternativas a esta conclusión en particular.) Lo que se necesita en este mundo es un sistema que pueda proteger la seguridad de la gente para que puedan dedicar su tiempo y energía a labores más nobles o por lo menos “menos impulsivas”. Lo que se necesita es un leviatán: un poder soberano que pueda

ni “

hacer cumplir las reglas

y contratos, castigando

adecuadamente cuando estos se violen. El leviatán,

naturalmente, sólo podría surgir de la fuerza y llegar al poder mediante la fuerza.

Thomas Hobbes
Thomas Hobbes

Es de interés notar que el

psicólogo estadounidense Abraham Maslow, con su

jerarquía de necesidades humanas, posteriormente expandió la noción de Hobbes de hacer la

transición hacia una existencia menos basada en la supervivencia. La jerarquía de Maslow, a la que con frecuencia presentaba como pirámide, puso a las necesidades fisiológicas que son necesarias para la supervivencia en la base de la pirámide. Conforme el individuo iba satisfaciendo esas necesidades podía buscar satisfacer otras: seguridad, luego amor o pertenencia, luego estima y, finalmente, autorrealización.

La representación que Hobbes hace de esta condición ineludible

de la naturaleza humana es uno de dos supuestos base de

los cuales todas las teorías y filosofías políticas proceden, incluyendo la propia doctrina política de Hobbes. Si bien no se declara abiertamente, la noción de que los humanos somos lo que muchos llamarían “malos” por naturaleza ciertamente se asume en algunas de las principales escuelas de pensamiento y sus aplicaciones, particularmente el realismo, el pragmatismo político y el neorrealismo. El segundo supuesto base en la teoría y filosofía política es debido en gran parte a uno de los contemporáneos de Hobbes

Bondad natural

John Locke, también un importante filósofo inglés, se opuso a la perspectiva de Hobbes, creyendo que la naturaleza inmutable de la especie humana no era

el miedo, sino la felicidad. Toda la gente, según Locke, nace buena, independiente

e igual; y a través del cuidado adecuado,

se podrían desarrollar la razón y la tolerancia. En su Ensayo sobre el entendimiento humano, propuso que la mente humana al nacer es una tabula rasa, una hoja en blanco sobre la cual la experiencia subjetiva engendra el conocimiento. Esta teoría, la cual es clave para el empirismo Lockeano, asume que la mente originalmente no tiene predeterminados ni datos ni reglas para procesar datos y estos, ultimadamente, son creados por las experiencias de

vida del individuo. La tabula rasa, en yuxtaposición al pensamiento Hobbesiano, asumía la libertad del individuo para elegir el contenido de su propio carácter y para ser el autor de su propia alma.

En este momento, es necesario distinguir claramente entre las propuestas de Hobbes y de Locke. Ambos filósofos forman supuestos ontológicos contradictorios: Locke asume que los humanos son buenos por naturaleza; Hobbes no. Hobbes simplemente declara lo que es y deduce sus consecuencias. Su punto de vista es práctico, real. Locke, además de formar un supuesto opuesto, saca una serie de conclusiones deontológicas. Va más allá de lo que es hacia lo que es posible; abriendo una utopía, un ideal teórico.

Como toda la gente es igual e independiente, según Locke, ninguna persona tiene derecho a violar los derechos de otro: la vida, la integridad física, la libertad, o el producto de su esfuerzo. Dado este principio básico, la soberanía no necesita residir en el estado, sino más bien en el pueblo. Más específicamente, en sus Dos tratados sobre el gobierno civil, Locke contradice la teoría de Hobbes de un leviatán con derechos divinos, argumentando que un estado sólo puede ser supremo si se guía por la ley civil.

En oposición al realismo de Hobbes, los puntos de vista de Locke constituyeron la plataforma para lo que hoy se llama “idealismo”. Las teorías políticas principales que proceden de esta escuela de pensamiento son el liberalismo, el neoliberalismo y el neoconservadurismo.

Es importante, sin embargo, hacer

una distinción entre las propuestas de Hobbes y Locke y todas las demás filosofías políticas.

Hay limitaciones en los supuestos fundamentales tanto de Hobbes como de Locke. Lo que Locke no tomó en

cuenta explícitamente fue la existencia

de nuestra reacción de pelea o fuga

(un mecanismo fisiológico natural de supervivencia) y las predisposiciones

que esta conlleva. Los humanos siempre

estaremos fisiológicamente atados al instinto de conservación, a menos que el mecanismo sea dañado o totalmente

extinguido por medios físicos (cirugía, trauma, etc.). Por supuesto, un humano incapaz de responder naturalmente a peligros físicos reales probablemente perecerá como resultado de alguno

de ellos. Si uno toma en cuenta el

mecanismo de pelea o fuga, la tabula rasa no está tan en blanco.

Lo que Hobbes no consideró fue la

posibilidad de que los humanos pueden

y usan—en ciertas circunstancias—

su intelecto para vencer sus miedos primitivos. Aunque puede que se desen-

cadene la reacción de pelea o fuga, esta

no necesariamente controla la conducta.

Después de todo, es posible que los seres humanos cognitivos desarrollen una ideología tan fuerte que los lleve a sacrificar la seguridad e incluso las necesi- dades reales de supervivencia. Más aún, como sugiere Maslow, una persona puede usar su intelecto para crear y satisfacer necesidades de autorrealización, que al involucrarse en ellas se vuelven más fuertes, ultimadamente atizando un deseo apasionado de convertirse en el propio ser ideal.

John Locke
John Locke

Efectos de dos paradigmas

Un paradigma es un modelo o patrón

consistente de axiomas y restricciones

que constituyen una manera de ver la realidad. Los axiomas y restricciones

pueden ser contenido (datos que son estáticos) y / o procesos (lo que se hace con los datos, lo cual es dinámico). Los paradigmas pueden actuar como fundamentos o pueden ser derivados de aquellos que actúan como fundamentos.

Los

primeros consisten de los axiomas

y

restricciones más básicos; los