Está en la página 1de 182

© De artistas y poetas que participan en la antología

- Título: PALESTINA POEMAS

- Autor portada: Rami Abbas

- Selección y presentación: Xabier Susperregi

- Edita: Biblioteca de las Grandes Naciones bibliotecadelasgrandesnaciones.blogspot.com/ Libro º 20 Correo de contacto y colaboraciones: xsusperregi@gmail.com Oiartzun, País Vasco, Octubre de 2013

2

PALESTINA POEMAS II

PALESTINA POEMAS II Autor de la portada: Rami Abbas Selección: XABIER SUSPERREGI 5

Autor de la portada: Rami Abbas Selección: XABIER SUSPERREGI

5

PRESENTACIÓN

Cuando se termina un libro, suelen darse un cúmulo de

sensaciones; están tan cerca muchas conversaciones, inquietudes,

llega el momento de que vea la luz y que

puedan disfrutar de él lectoras, lectores, también los artistas y

poetas que han hecho posible esta publicación. En este caso, estará nuevamente al alcance de cualquiera que tenga acceso a la red y para siempre, pues ese es nuestro deseo. Pero al mismo tiempo, es como si cayera el telón, como si se cerrara una ventana que tanta luz había dado. Por eso me he preguntado si podemos permitir cerrar esa ventana que nos permite sentir y ver de cerca de Palestina. Eso me preguntaba una y otra vez hasta hallar la respuesta y creo que ya la sabéis.

deseos, añoranzas

Esa respuesta es la que deseo trasmitiros en esta ocasión, para compartirla y haceros partícipes de ella, la decisión de que estas publicaciones no sean más que el inicio de un camino que pueda recorrerlo quien desee. Por eso debo pedir a los artistas, poetas y lectores, que trasmitan estas palabras y esta obra a otras autoras y autores, para que se puedan sumar a esta iniciativa y entre todas y todos, continuar haciéndola posible.

Cuando reunamos medio centenar de poemas y las aportaciones de artistas que nos dejen utilizar su obra o sus colaboraciones, pues iremos publicando otro volumen tras otro, al menos, hasta que Palestina sea libre.

7

Y no me voy a extender más de la cuenta, porque lo realmente valioso, como siempre, empieza cuando yo acabo de escribir estas líneas. Disfruten del talento de poetas y artistas, deseando que les pueda dejar también huella su lectura, el mensaje y la denuncia contra un pueblo que oprime a otro. Y si les dejó huella leerlo, por qué no, pueden obsequiar el libro como lo hemos hecho nosotros, a personas cercanas, para que de esa forma pueda seguir dejando huella en más gente.

Cojamos

caminar.

nuestros

zapatos

favoritos

y

comencemos

a

Xabier Susperregi, Oiarztun a 18 de Octubre de 2013

8

También me siento como la joven que pinté. Ella vive en una pequeña prisión. Yo en una muy grande. Ella sufre el encierro como un pájaro en una jaula. Yo vivo en la prisión a cielo abierto llamada Gaza.

Waheef Z. Afanaah, artista palestino

prisión a cielo abierto llamada Gaza. Waheef Z. Afanaah, artista palestino Obra de Waheef Z. Afanaah,

Obra de Waheef Z. Afanaah, artista palestino

9

POEMAS

11

MUROS DEL SIGLO XXI Por Ángel Pestime, poeta español

¿Cuánto tardará en caer este Muro, quizás treinta años como el de Berlín? Dime que quedarán palestinos y casas, perfumes aún en la añosa varanda y dignidad y zumo de naranjas exprimidas de invierno en el lento latido de la noche. Tierra que acariciar, frutas, legumbres que regar - a falta del agua saqueada- con el llanto de Orit, de Yusef y todas sus siluetas. ¿Quién me mandará un beso de buenas noches, un sms del otro lado del hormigón?

Dime que no seremos humo de golondrinas, pintadas en el muro de los anestesiados; recuérdame otra vez la cita de Bertol Brecht:

Si no participas de la lucha, participarás de la derrota . Que no se habrán evaporado los rocíos de Hebrón ni las piedras lanzadas contra el siglo XXI. Que este genocidio lento, calculado, sin testigos, que omiten las agencias cuando gotean a diario los muertos y no salpican de diez en diez, de cincuenta en cincuenta, no se habrá consumado

Yo pude ser un dios cruel y vengativo, un mago de los enjambres y las televisiones para derribar con tan sólo un chasquido el otro Muro de las Lamentaciones.

12

Obra: DIVIDED de NABIL ANANI, artista palestino 13

Obra: DIVIDED de NABIL ANANI, artista palestino

13

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano 14

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano

14

DEDOS CALCINADOS (Bombardeos en Siria y Palestina) Por Montserrat Villar, poeta española

Sus dedos fueron ascuas en el aire, mientras su cuerpo derretía la roca de un volcán entre su pecho segregando dolor de piedra incandescente por los ojos incendiados de silencio y perplejidad.

Sus padres inflamaron su destino en el intento de protegerlo con su cuerpo y, tras un leve silbido, acariciaron en sus manos las cenizas de sus huesos.

Ardieron las razones en su alma, sintieron el desierto en su desprecio, corrieron hacia el agua, intentando olvidar que todo es fuego.

15

DESARRAIGO Por Marta Oliveri, poeta argentina

Cómo decir que el cieno es mayor que el azul latiendo en un espíritu cuyo vuelo se extingue.

Cómo tener el tono preciso del dolor cuando abdica la música desde el aire hacia dentro.

Qué rumbo tomar para que el pájaro no niegue el horizonte y la vida no expíe en una cruz de brumas.

16

Obra de HAMZA KANAAN, artista palestino 17

Obra de HAMZA KANAAN, artista palestino

17

ISSA, POETA UNIVERSAL Por Pedro Alfonso Morales, poeta nicaragüense

La eterna historia de la vida resumida en una mirada. (Fadwa Tuqan)

Señor, Issa, amor, tú eres el más grande poeta que yo he conocido en el universo. ¡Cómo no comprobar la magnitud

y la trascendencia de tu poesía universal, cuando veo los ojos verdes de Palestina! ¡Cómo no reconocer que Hebrón es la ciudad más alta de Palestina para ver por un lado el Mediterráneo

y por el otro, el Mar Muerto!

Señor, Issa, amor, poeta del tiempo y del espacio:

gracias te doy por el big bang, por la clorofila y el hierro; por el sol que se quema inmóvil, moviéndose, sin derretirse, como la vida de un niño. Gracias, porque después del cenotafio, ahora todos entienden el mar, la sal, la soledad del otoño, el sacrificio del maíz. Señor, Issa, poeta de los siglos:

el átomo que mueve el mundo interior, es la prolongación del átomo tuyo que mueve el mundo posterior. Gracias por el canto y el Homo Sapiens que sopla en los vientos actuales. Gracias, Issa, poeta Nobel:

de tus manos nace toda estrella. ¡Y esta garganta en Palestina!

18

PALESTINA Por Siboney del Rey, poeta venezolana

En tierras muy lejanas está naciendo una niña, cuya madre se siente muy feliz y que al mundo será bienvenida.

En tierras muy lejanas lloran tantos niños y niñas de dolor, sienten la terrible guerra y desean la paz hoy.

¡Esa es Palestina!! la vemos triste y herida. ¿Dónde estará la paz que nos llene de alegría?

Ya nació la niña bella en tierras muy lejanas, y se llamará Palestina:

pues su madre la amamanta de esperanza.

¡Palestina, Palestina! tu nombre será la paz, que se reviste con ternura y con otros niños y niñas la derramarás.

19

Obra de NABIL ANANI, artista palestino 20

Obra de NABIL ANANI, artista palestino

20

Tu nombre es bendito por un pueblo que brillará en verdad.

Eres la Tierra Prometida, que Dios con amor te dará.

¡Palestina, Palestina! no quiero que llores más. Tus hombres y mujeres lucharán por una causa de verdad.

¡Palestina, Palestina! que se acabe tu dolor, pues los niños y niñas de tu pueblo te soñarán con mucho amor.

¡Palestina, Palestina! en otras tierras naciste tú, ¡hermosa niña adornada de olivo que transmites la paz a plenitud!

¡Palestina, Palestina! ¡bendito sea el vientre que te parió! y mañana serás una guerrera que lucharás por el amor.

21

¡Guerrera y valiente! pues tu rostro es la luz, que enciendes lo corazones y las conciencias a cielo azul.

¡Palestina, Palestina! Hoy canto para ti:

con el alma perfumada de olivo y de jazmín.

Eres el bello símbolo cual mensajera de la paz, por un pueblo que sufre y no se cansa de luchar.

Cuando ya cesen las guerras que hay contra ti, tu digno y heroico pueblo celebrarán un final feliz.

¡Palestina, Palestina! heroico nombre llevarás:

serás una hermosa guerrera que tus armas serán EL AMOR Y LA PAZ.

22

Obra de ANDONI ODRIOZOLA, artista vasco 23

Obra de ANDONI ODRIOZOLA, artista vasco

23

PALESTINA E ISRAEL Por Leticia Quemada, poeta mexicana

Palestina e Israel, nombres de cristal y arena, conflicto infinito, porvenir incierto

Caín y Abel, perduran en la memoria, hijos de la misma tierra.

Niños que conocen la PAZ, apenas en concepto, se han apagado demasiadas luces.

Palestina, tu historia se escribe como las huellas en la arena; en la ONU se estrechan la mano y cruzan los brazos.

Sueños de sal, lluvia de fuego, no mires atrás.

En la conciencia, el velo de la ignorancia; yo no alcanzo a comprender, ¿Quién me explica el sufrimiento?

Palestina, eres como los ojos de un niño que añora.

24

Obra de RAMI ABBAS, artista palestino 25

Obra de RAMI ABBAS, artista palestino

25

Obra de AILÉN BETANIA, artista argentina 26

Obra de AILÉN BETANIA, artista argentina

26

PETICION DE UNA TIERRA, LLAMADA PALESTINA Por Maravilla Romero, poeta española

Que no me aten mas cadenas a tus manos. Que no deshoje el aire más suspiros. Que no desahucien más sonrisas a mi paso. Que la pena no se aferre a mi vestido. Que la muerte no doblegue a la vida. Que la vida, no ironice con la muerte. Que las cadenas del dolor estallen. Que el grito ensordecedor del silenciado, llegue a los oídos de los cobardes. Que lo justo llegue con el Sol. Que lo injusto perezca al caer la tarde. Que la vida y la libertad sea un derecho eternamente y no una decisión, de aquéllos que muertos de vida, llenaron su vida de muertes.

27

ODALISCA Por Theodoro Elssaca, poeta chileno

Entre arábicos jazmines la luna reflejada en los aljibes

Los poetas levantan alegremente sus copas entre lámparas el purpúreo vino

Conocedora de sultanes la odalisca me hechiza danzando la noche

Su boca rosada dulce dátil de Luxor

Sus pupilas son relámpagos ardiente arena de Menphis

28

Finos pies-rápidos-descalzos cadenas de soles en la frente brazaletes de ópalos y rubíes

Enflora el pájaro de fuego de azahares cristalinos áurea musa desatada

Entre sedas suspira suave mientras la luna cae lenta en el turquí de la noche

Amapola de los ígneos desiertos mítica sacerdotisa diamantina de diosas habitada

Mi sangre está en tus besos consumida.

(Publicada en el Ensayo: Influencia Árabe en las Letras Iberoamericanas .

Universidad Internacional de Andalucía. Sergio Macías Brevis. España, 2009)

29

LOS NIÑOS DEL CIELO (CONVERSACIÓN) Por Jorge Palma, poeta uruguayo

- ¿Qué haces Hassin?

- Cuento ataúdes. Pero siempre pierdo la cuenta. Son muchos.

- ¿No te aburre?

- No. Si los coloco en hilera, uno sobre otro, sobrepasan las nubes.

- ¡Tanto!

- Podríamos tocarlos con los pies

30

DIOSES DE LA MUERTE Por William Pérez Vega, poeta portorriqueño

Franja encarcelada espalda desnuda contra el mar donde los cielos vomitan estrellas cargadas de misiles con su pólvora de dioses ajenos que llueven el maná de la muerte disfrazada de leche y miel sobre los ríos de la sangre tras la tormenta prometida en el desierto de cuerpos y escombros, crucificados cada instante con su lanzada por todos los costados hasta revolver cada entraña

dioses de petróleos expropiados, medalla de la paz dorada al pecho bendición de barbaries y holocaustos porque se creen dueños del apocalipsis donde no hay un solo resquicio para que sueñe la esperanza

los trinos se acabaron y sólo la muerte ríe a carcajadas hasta cumplir el mandato de los dioses

¡Malditos dioses de la muerte que sólo escuchan a quienes matan en su nombre!

31

Obra de HAMZA KANAAN, artista palestino 32

Obra de HAMZA KANAAN, artista palestino

32

ENTRE EL JORDÁN Por Susana Riviere, poeta argentina

El Jordán, río de aguas benditas sanadoras, que dejan un sello el sello de los que se lavaron el corazón, para recorrer los caminos en busca de más samaritanas para que el mar rojo, se vuelva rosa.

Entre el Jordán, el Mar Rojo

el Desierto del Sinaí, allí se establece un lugar, el lugar que todos

ven pero

un lugar que grita solo desde el fondo del Jordán

no quieren hablar,

PALESTINA!!!

33

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano 34

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano

34

AMIGO POETA Por Nora Rodríguez Amaral, poeta uruguaya

¿Cómo te sientes, amigo, tan sensible Tan sumido en tu ego y tus pasiones cuando entre bambalinas se decide el destino de la gente y las naciones?

No entras en el juego y no te importa El noticiero y la prensa te molestan Nada puedes cambiar, y así lo aceptas Cuando te hablo de muros, de guerras,

de sionistas, de gobernantes necios y ladrones, de viles secretos escondidos de svásticas que vuelven a las calles la realidad parece no tocarte

Es el mundo en que vives que describo son los Bilderberg reunidos en secreto programando tu mente de títere sumiso Y a veces me pregunto si estás vivo

35

Podrías usar tu talento y tu arte para decir ya basta , y rebelarte Pero no reaccionas, sólo SUEÑAS con tu Eros, tus amores, la grandeza

de eróticos encuentros, tus deseos satisfechos, su boca y sus besos -el mundo de afuera no interesa- Disculpa, ya sé que eso te afecta

Ya tienes credenciales suficientes para entrar en el Club de los poetas. Tu torre de cristal está en peligro pero tú ni siquiera te das cuenta.

36

CUANDO ERA UNA NIÑA Por Anna Banasiak, poeta polaca

Cuando era una niña me enseñaban que creyera en Dios y ayudara a la gente. Algunos años más tarde me sentí traicionada. Casi madura, Bastante para ver el mundo como es realmente. Me tenía miedo. Por la primera vez sentí la necesidad de destruir lo que me había creado.

37

Obra de AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano 38

Obra de AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano

38

EN LIBERTAD Por Nuria de Espinosa, poeta española

En las horas de barbaries inhumanas dejaste mi alma fragmentada en mil pedazos de una ilusión no encontrada.

Me despojaste de la paz de mi destino arrancándome todo aquello que era mío y ahora no encuentro, ni descubro mi camino.

No sé por dónde salir de esta inmensa agonía ni del terrible dolor que me ha desgarrado porque aún no se cuál fue mi pecado.

Y aun así me conformaría con calmar mí duradero quebranto que repetido por cada gota de llanto me brindase la libertad, ya convertida en calmo.

39

UN ÁNGEL EN PALESTINA Por Siboney del Rey, poeta venezolana

Una noche soñé que era un ángel, y a los cielos de Palestina fui a parar:

descendiendo en humildes moradas besaba los rostros de sus niños, y ellos durmiendo, en sus dulces sueños ¡Les regalé un besito de amor!

¡No quise despertarme de ese sueño, porque lo sentía tan real! Estaba en Palestina, donde el dolor y la injusticia reinan sin piedad.

Vi con mis ojos,

la maldad de aquellos que dicen llamarse Descendientes de David , de aquellos que juran que son los herederos de la tierra prometida , y se sienten los cachorros mimados del imperio.

Vi con mis ojos,

cuando preparaban una letal bomba para matar a esos niños palestinos, porque matando seres inocentes,

celebran victoria, los mal llamados hijos de David .

40

¡Miserables! ¡Invasores! ¡Ni se cómo llamarlos! ¿Cómo pueden matar las ilusiones y los dulces sueños de un niño palestino, que apenas está durmiendo?

Ante aquel vil momento, mis ojos lloraban sangre:

¡Era la sangre derramada de miles y miles infantes muertos!

Yo quiero despertar y llevar un escudo dentro de mi pecho. Salvar a Palestina del dolor y sufrimiento, acompañarlos en su diaria batalla, por lograr la paz a cada momento.

Yo quiero despertar y mis alas sean tan poderosas, para resguardar a Palestina de tantas desgracias y sombras afrentosas

Y llevar en mi boca un enorme ramo de olivo, para perfumarte de paz, para bendecirte en libertad, para colmarte de amor

Palestina:

Quiero ser ese ángel que te acompaña en tu digna resistencia. Mi poema es un grito de amor, que desde mis venas, es un regalo para ti.

41

LUNA ÁRABE Por Xabier Susperregi, poeta vasco

En el suelo tumbado, pequeño fabricante de sueños inventados. Que de años poco más tienes que un puñado.

Ojos negros, miras tu cielo, estrellado. Eso, al menos por ahora, por no haber podido, no te han robado.

Ahí está bien lo sabes, silenciosa y triste tu luna, árabe.

42

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina 43

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina

43

Ojos que abres y cierras, luna que ves o al revés.

Árabe luna, el silencio, ¡rompe! de las veces una.

Háblale y dile que llegará el día; que tanta mentira se haga verdad, que tanta guerra interesada se vuelva paz y que logra Palestina merecida libertad.

44

SUICIDAMOS LA TIERRA Por Zoa Barea Martínez, poeta española

¡No llores tierra! ¡No te agrietes! No derrames más tu ira, adormece tus entrañas candentes, cubre tu rabia, calma las tormentas, descubre tu inmensa belleza, contaminada por el hombre en la ignorancia del Amor . Amor entre razas, amor entre lenguas que sin conocerlas, hablan de dolor. Unos ojos espantados, abiertos, cerrados, huesos tullidos, apaleados, lapidados, bocas secas, vientres hinchados por hambre y un cuerpo desnudo que grita. Anoche escuché declamar poemas Suicidamos la tierra, segamos su vida con el egoísmo, egocentrismo del que todo tiene y acapara, del que nada tiene y le roban la Paz . Anoche rostros compungidos que un poema desgarra cuando los niños lloran sin pan, cuando destruyen los bosques, cuando las guerras son ganancias de los que avivan la violencia para llenar sus arcas, cuando el dictador impone su voluntad con el engaño de repartir riqueza, subyugando, atrofiando la voluntad del que tan solo obedece y no protesta

45

Obra: OLIVO Y GENTE - NABIL ANANI, artista palestino 46

Obra: OLIVO Y GENTE - NABIL ANANI, artista palestino

46

EL OLIVO Por Jorge Palma, poeta uruguayo

Hablemos del fruto:

tu hueso encierra la semilla de la que todos comemos, y añoramos como a una madre estando lejos.

Refugio, bandera vegetal, donde se hunden las raíces de la historia.

Así de simple y poderoso.

47

GAZA Por Maravilla Romero, poeta española

A orillas de la ignorancia de muchos, a la espalda de los que fingen la ceguera de lo injusto, el pueblo de Gaza muere, sin que tú, ni yo, ni nadie, hagamos nada por salvarlo.

No, nos quejemos después, cuando nos pida cuenta el destino Pues no, no disparamos un arma, mas todos pudimos hablar y ninguno hacerlo quisimos.

Recuérdalo por si un día hay un Dios que al preguntarte insiste, por qué pudiendo hacer algo, ni un sólo dedo moviste

48

Obra de: DIALOGUE - NABIL ANANI, artista palestino 49

Obra de: DIALOGUE - NABIL ANANI, artista palestino

49

Sí, yo también me aplico el cuento pues mi voz no llega al cielo y por más que mi alma quiera, sólo se ciñe a los versos.

Sí, yo también soy culpable y no merezco perdón por ello Al igual que aquéllos otros, que al negarse al mirar no ven, las muertes de los sepulcros, de una justicia al revés.

Sí, soy culpable. Al igual que el calla lo injusto. Lástima que en mi caso sea, por haber nacido a la orilla, de este otro lado del mundo

50

ÁRBOL DE LA GENEALOGÍA POÉTICA Por Eduardo Ruiz, poeta nicaragüense

A mis hijos e hijas, hermanos

y hermanas palestinos todos.

Soy madrugada de martes llenas de contracciones despertando vecinos de un barrio pobre

mezcla de aborigen, mestizo, tierra, mar, bosque, lluvia en el rostro, viento del sur y el norte etnia coyote fiel enamorado de las curvas resistentes de una mujer sin nombre Quijote indígena, indigente, indocumentado eterno errante solitario sin posesiones mirada de niño anciano asoleado sus brazos en los semáforos de la norte cautivo de un mundo nuevo, agresivo, dócil lleno de celo y miedo heredero de lacios cabellos cuerpo de noche sangre Mayagna, Miskitu, criolle Alma desgarrada goteando dolor

el dolor de un pueblo que sufre a lo lejos

niña de hermosas pestañas perfume sabor a desierto aguanta amada mía aguanta Aguanta PALESTINA que de tu sangre derramada brotará un nuevo día.

51

Obra: GUERRA - AILÉN BETANIA, artista argentina 52

Obra: GUERRA - AILÉN BETANIA, artista argentina

52

ESE NUEVO VESTIDO DE LOS CUERPOS Elaine Vilar Madruga, poeta cubana

A Palestina

Sangra la ciudad

y sus coágulos son como el vestido de un mejor tiempo que nunca llegaré a estrenarme. Caen sobre mí los encajes rojos

y con ellos me cubro,

hasta sentirme ese animal que corre encima de la ciudad hecha de niebla, como si el bosque no quedara lejos.

53

EL MAR DESDE RAMALAH Por Ángel Pestime, poeta español

No escuché pájaros en Ramalah al amanecer. El amor como el amanecer deben ser historias insoportables, afectadas incluso, en una tierra donde vivir es aguantar la sonrisa de los verdugos. Pero vi el mar al fondo, a las siete de la mañana Bajo las nubes, el Mediterráneo era un diccionario cuyas hojas azules pasaba el viento con sus dedos cerúleos.

Palestina me recordó a Chile: angosto, irrespirable de los Andes al Pacífico. Pero sin horizontes. Las ruinas y los cascotes pronunciaban los nombres de los niños con los ojos cerrados. Y yo caminaba dentro de una caja de música enterrada e insomne

Mohamed me dijo que quería venirse conmigo a España, le subrayé que desde las torres del Día de la Bestia el mar no se veía. Los niños de Ramalah no sueñan con colibríes suspendidos en el aire, libando el secreto de las acacias.

54

Obra : AL- RAMLEH - NABIL ANANI, artista palestino 55

Obra : AL- RAMLEH - NABIL ANANI, artista palestino

55

¿Cómo soñar si naces en una jaula sin más bálsamo ni recuerdos dulces que aquellos que heredaste de tus abuelos? De noche las piedras bajo su almohada se encienden como ascuas que acunan su corazón.

Abrí al azar un Corán en miniatura al amanecer:

«No oirán allí frivolidades ni reproches de pecado, sino una palabra: ¡Paz! ¡Paz! Y los bienaventurados se alojarán allí, entre los tallos de lotos, bajo árboles de mawz recubiertos de flores»

No vi pájaros tampoco al atardecer, el horizonte era una crisis y su línea un checkpoint.

Debe "

me escribió en un e-mail Fran Sevilla desde Bagdad.

ser que no hay donde resguardar los ojos ni la mirada"

No vi pájaros en Ramalah, pero vi el mar Y aquello me pareció un guiño del destino, una señal, un atisbo de la esperanza que tanto necesitaba aquellos días Cuando Palestina respiraba por mí.

56

MUJERES I Por Iviana L Szac, poeta argentina

Te tocan manos sin raíces en paredes sucias.

Silencio de precipicio.

Perfiles disueltos junta tu cuerpo.

En tus ojos desborda el sexo hembra de manos mendigas.

Mujer tu instinto desnuda noches en los espejos

57

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano 58

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano

58

MUJERES II Por Iviana L Szac, poeta argentina

Mujeres con tentáculos roedores en la memoria las piernas abiertas al sol.

Aplastadas, sin lunas en sus manos temerosas como sirenas en pantanos. palabras hirviendo en sus ojos

Mujeres posando como estatuas muertas.

59

CANTO DE URGENCIA POR PALESTINA Por Vicente Zito Lema, poeta argentino

Sobre el rojo vivo y el desgarro vivo de Gaza Clamando al cielo desde la belleza opacada de la tierra, el último sostén cuando la negrura del horror mortifica aun las nubes, las espanta, son pájaros, allá van También a los pálidos rocíos, los precarios rocíos, los espanta, entre espasmos de sangre sobras de la agonía Otra vez destrucción y escombros el horror, el horror ese humo sucio del horror esas músicas fúnebres y el viento baila

Urgiendo como caballos a la Diosa Justicia lenta entre las lentas que nació de un vientre de muerte y quiso ser humana, y tener

pasiones,

y que todavía entre ahogos y balbuceos

pugna por respirar, por existir, sea de a poco, apenas en un tiempo de ferocidad infinita de monstruos que trafican cadáveres,

tanto como el oro / en los mercados del poder

Subidos en la montaña de todas las lágrimas,

y de cada uno de los furores que ponen alas en la mañana del mañana

a las pacientes lágrimas

60

Te decimos Palestina: ¡Gloria a vos! ¡Con toda voz! ¡Con la garganta abierta en mil campanas! También con piedras y con flores para las tumbas, Que no son tumbas, no las someten las lluvias ni los infiernos Son altares de belleza que resucitan la belleza que vendrá Son monumentos de memoria Del mañana que también vendrá Son dolores, no migajas, a marejadas, a borbotones Sal que quiere más sal para gritar desde la herida abierta como una mar de luz que no cesa, abierta

¡Gloria Palestina! Amada y mía, sin nunca verte, con siempre verte Tu sufrir te vuelve eterna de jazmines, Palestina

Sin agua y sin comida, seca y roca, Palestina Tu pañuelo honra nuestra cabeza, no hay otra diadema Tu martirio es un sol de soles, del este y del oeste,

y de la mejor luna, tu pura luna

Luminosa eres, Palestina gimes con nosotros

y entre nosotros, besamos tu celeste frente, Palestina

Te honramos Ese dolor de bombas y misiles, que golpea tu cuerpo y tu desierto es el río del alma donde ahora navegamos

con vos, hacia tu destino de patria Llévanos Llévanos Somos tu agua, Palestina

61

Gloria a Palestina, nuestra humilde rosa de los vientos, Gloria aún más, en el calvario que te arrastra

Y malditos sean, dueños de todas las maldiciones

que la memoria registra con M de muerte, cada acto del crimen del Estado de Israel Que humillas a la humanidad en lo que tiene de humano (hablo de un sueño, también de un murmullo de amor) Que conviertes en cenizas los papiros de dolor del viejo pueblo judío

Que degradas la civilización que tus hijos también fundaron

y te vuelves realeza de barbarie,

holocausto del otro, ese otro que alguna vez fuiste y que ahora te mira y te ve convertido en su verdugo ¡Has enloquecido y mal de mal Estado de Israel! ¡Has devorado la vida y vomitado en sombras tu propia desgracia! ¡Padre y madre del ángel de la muerte! ¡Prendiste fuego al árbol de la vida Estado de Israel! con la ciega arrogancia del que se puso fuera del bien y del mal (hablo de los actos del crimen que nos desnudan ante el espejo del adiós)

y de todos los contratos que el hombre

cultivó en el jardín de las palabras Estás ciego Estado de Israel, ciego de ciegos de toda ceguera,

eres más que noche puro vacío

62

Obra: NIÑO PALESTINO Waheed Z. Afanah, artista palestino 63

Obra: NIÑO PALESTINO Waheed Z. Afanah, artista palestino

63

mismidad del vacío allí en el centro de la soledad y del silencio que se sabe silencio y después, atroz, la nada

¡Gloria a Palestina! ¡La gloria humana de ser pasión de vida en el martirio se inclina ante vos! ¡Y amor para los niños de Gaza masacrados por el ejercito del Estado de Israel! Esas almitas que todavía tiemblan Junto a los cuerpitos vacíos de tanta sangra perdida, de puro pavor ganado Esos niños de Gaza miran al mundo con nuestros ojos ¿Quién tira la primera piedra para lapidarlos ? Esos niños de Gaza cuentan su espanto desde nuestras bocas más que nunca pobres para nombrar el espanto la oscura luz que acontece entre aullido y aullidos

No cerremos los ojos sin clausuras nuestros labios (la muerte ya no es cruel, simplemente fría) ¿Quién tejerá los recuerdos del amor? ¿Habrá amor? Mientras, entre usuras de sangre, las nubes pasan y pasan, los cielos continúan con su belleza, ajena, muy ajena y los niños de Gaza son polvo sobre la tierra humillada y polvorienta

64

Obra: CHURCH OF NATIVITY NABIL ANANI, artista palestino 65

Obra: CHURCH OF NATIVITY NABIL ANANI, artista palestino

65

BARRICADAS DEL CIELO Por Ángel Pestime, poeta español

-Aquí morir es sólo cambiar de costumbre- me dice en Belén, al salir de la Iglesia de la Natividad, un vendedor de baratijas. Algo balbuceé mientras por poco me atropella un ataúd con ruedas, el muerto al descubierto y detrás su familia: palestinos cristianos. Diez euros y llena mis manos de pulseras de nácar, malaquita, lapislázuli y un portalito de madera de olivo que luego regalé a mi madre. Recuerdo también a M. en la gruta del nacimiento cuando exclamó: ¿Tanta sangre por esto? Y los cánticos graves de los monjes armenios que me llevaron quince siglos atrás.

¿Qué diferencia hay entre esta muerte que obligan a vivir y una vida sin estuarios, sin un día de paz? No se me olvidan los dibujos de la guardería:

las nubes afiladas sobre ropa tendida.

66

ODA AL ABSURDO Por Nurya Gonzalez, poeta guatemalteca

Ven amor Dancemos la melodía Que surgió en el infortunio De coincidir en el tiempo Sin romances y sin magia

Tocando la impotencia al viento. Naveguemos sin las manos

Y marquemos bien los pasos

Del hambre y de las miserias

Heredadas por las guerras.

Mira, se han secado los ríos

Y ya el bosque,

Nadie lo está cuidando Entre los cielos grises Ya para nadie importamos

¿Quién nos está mirando? Es una cualidad de los pobres

A nadie le interesamos.

Mira, que a este ritmo

Casi vamos callando El hambre que no aguantamos

Y los recuerdos tan crueles

Vistiendo nuestro pasado.

67

Obra de AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano 68

Obra de AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano

68

Estamos solos no temas El silencio nos habita También han callado al pueblo Después de un largo llanto Y a fuerza de ultrajarlo tanto.

Ven amor mío Danza esta noche conmigo Que la nostalgia y olvido Nos seduzca este momento Porque es triste finalmente En la tierra que habitamos El sentirnos como extraños Como un país desconocido Donde duele tanto vivir y admitirlo.

EL JORDÁN Y HERÁCLITO Por Pedro Alfonso Morales, poeta nicaragüense

Si algún día regreso, tómame en adorno de tus pestañas. (Mahmud Darwish)

Nadie mira, ninguno, tus aguas dulces, rosadas y azules, desde el Antilíbano donde está tu ombligo enterrado, efervescente. Ya no está Juan, pero tu curso tan lejano, pellizca al Teberíades, como si se tratara del abrazo de aquellas aguas tiernas que un día bañaron el rostro de la humanidad en un solo hombre. El río no es sólo el agua, ni el brillo que el sol atraviesa desde la parada del solsticio, sino la vida verdadera que nace como el beso de la madre, y la novia que allí van juntándose al amado en la armonía del tiempo, tras el silencio que une los recuerdos vividos. ¡Aquí la vida corre sustantiva! Fluye sobre las aguas tranquilas del Jordán, el río de la vida, que desemboca en el Mar Muerto. ¡Pero fluye moviéndose en sí como un corazón de leche y espuma! ¡Río y Heráclito pasan bañándose, mientras la vida se esfuma en coqueterías! ¡De allí venimos, pensando como el río!

70

FORTALEZA Por Nuria de Espinosa, poeta española

Anduve en soledad por el yermo desierto y con serenidad observé mi tierra donde hace tiempo que no cesa el estruendo pero si fluye la voluntad de un árido pueblo.

Y Palestina viaja entre mil distancias de una errante esperanza que circula como una sombra de inquietud en las aldeas de un pueblo que se fortalece en cada nueva alborada.

Y caerán pequeñas gotas de intensos aromas arropada por aquellos que comprenden a este pueblo que abrazan su tierra y resisten con fuerza los avatares del tiempo.

71

Obra de HAMZA KANAAN, artista palestino 72

Obra de HAMZA KANAAN, artista palestino

72

LA LIBERTAD Por Nora Rodríguez Amaral, poeta uruguaya

El viento de la historia va a traer un mundo sin guerras, sin maldad, sin los mercenarios del mal Yo lo quiero ver Un día la justicia reinará sin la Estatua de la falsa Libertad ¿Es una burla el monumento mentiroso con su corona de rayos en la cima, y en la mano una antorcha que ilumina? Quiero verla caer Levantar en su sitio un monumento a aquellos que sufren en silencio su largo padecer. Y hasta parece una ironía que una nación que antaño pregonara libertad, igualdad, fraternidad ofreciera dicha estatua en regalía, a esa otra, hoy maldecida, que no quiero nombrar La más dominante y opresora envilecida por sus guerras preventivas , por su encubierta agresión a Palestina y por su iniquidad.

73

LOS MEDIOCRES Por Marta Oliveri, poeta argentina

Vamos bajando hacia el valle del fin de los anhelos

y sin embargo imaginamos

que ascendemos los peldaños de esta fábula

que hemos dado en llamar evolutiva

y hemos puesto corona y estandarte

a nuestro corazón que late inerme este preludio efímero.

Y vamos poseídos de soberbia

sin saber que esta cima con nostalgia del Olimpo

es sólo una cuenca revertida impresión de cumbre: espejismo.

Con los ojos entornados por el miedo de ver más allá del infierno doméstico vamos: todos Sanchos sin Quijote en una caravana de cánticos que aclaman la muerte de la bestia el fin de los rebeldes la paz adoctrinada la pasión transitoria.

74

Vamos con salvaje ceremonia

a ahogar las utopías del último poeta

a escribir cínicamente su epitafio con la póstuma pluma de su albatros hecho trizas.

Plenos de muerte ajena con potestad viviente suponiendo un espacio un sentido, un destino silenciosos asesinos de la desmesura obedientes soldados de la muerte: Vamos.

75

Obra de FATHI GHABEN, pintor palestino 76

Obra de FATHI GHABEN, pintor palestino

76

TODOS LOS CABALLOS JUNTOS Por Jorge Palma, poeta uruguayo

Algún día todos los caballos se reunirán en un lugar de la tierra.

Vendrán de todas partes, de todas las regiones. De los antiguos lugares donde jamás cesa la lluvia. Desde los lejanos lugares donde nunca anochece. Desde los remotos lugares donde dicen, ya no existen los caballos. Vendrán.

Algún día, todos los caballos se reunirán en un lugar de la tierra.

77

Obra: LEGEND IBRAHIM AL ALI, artista jordano 78

Obra: LEGEND IBRAHIM AL ALI, artista jordano

78

LA FRAGUA Por Theodoro Elssaca, poeta chileno

Para Alexander

En el fondo del bosque en los olivos, veo cruzar muy lenta la luna sorprendida sobre el áureo ramaje de copas emergentes.

A lo lejos el mar airado ruge y se alza

mientras en la atalaya de la azul cetrería

el halcón enigmático en su grito se anuncia.

Me fundo en el abismo de la noche.

El viento del oriente se consume en las rocas.

La luna y los olivos van hacia Palestina.

Y descubro el pasado de toda mi existencia.

Peregrino, me encuentro en los ancestros, son huellas indelebles.

Su anacarada luna, oracular espejo insinúa los milenios junto al sensual laúd besando las leyendas de héroes y de genios.

Soy río, laberinto, ojos, danza,

la exuberante atmósfera de aromas vegetales,

las arenas, los dátiles, los mármoles, la cítara y sus poetas claros en la insondable noche de la noche atizando el recuerdo de su sangre en la fragua.

(Publicado en Antología: Caminos para la Paz, Literatura Árabe e Israelí en Castellano. C. Ricci. Ediciones Corregidor. Buenos Aires-Argentina, 2007)

(Publicado en Antología: Poetas y Narradores de las dos Orillas.

Edición Especial, X Aniversario. Botella al Mar. Punta del Este-Uruguay, 2011)

79

AMOR A UN PALESTINO Por Maravilla Romero, poeta española

Te parió un día uno de Enero Y a la orilla de un beso, te acunó la vida. En los brazos de tu madre vida fuiste, ignorando que a pocos metros, ya el dolor despintaba sonrisas tiñendo de amargas ausencias,

la

ajena por ti, noche triste

Y ella, la mujer y madre valiente, que te apretó a su pecho,

y

acalló entre besos y nanas,

el latido de las bombas bajo el grito de los no ausentes, te fue durmiendo mientras lloraba

Oh, mi niño y tú, y tú, durmiendo entre vida y muerte .

Poco a poco fueron pasando los días Y esa tu niñez inexistente, pereció sobre la adversidad de los años Por esa infancia robada, que llenaron de rabia tu alma colmando de piedras tus manos, mientras los Dioses callaban

Oh, mi niño Y tú, pese al dolor de lo amargo, ya venciendo a la negra muerte,

80

Obra: ON LOVE - IBRAHIM AL ALI, artista jordano 81

Obra: ON LOVE - IBRAHIM AL ALI, artista jordano

81

enfundado en tus pocos años

Dios mío

Y yo tan lejana a ti

Tanto, que hoy, al mirarte, quiero regalarte de la vida lo que me queda. Y pido a Dios que me dé tiempo para amarte

Quiero pintarte,

todas las sonrisas que te negaron. Todos los te quieros que te esquivaron Y aunque no pueda mi amor devolverte aquella infancia robada, prometo amar al hombre,

y al niño que aún vive en ti

Y entregarte todas y cada una

de las caricias guardadas, que en mí, nacen para ti.

Y si tú, amor mío me dejas, yo cambiaré los tiempos

y el rumbo de la vida

sólo por verte feliz. Y si luego después de amarte me tuviera que marchar, tanto dolor, tanta angustia, tanta soledad, tanta espera, Sólo por vivir contigo amor, habrá valido la pena

82

ZAPATOS ROTOS Por Xabier Susperregi, poeta vasco

Zapatos rotos, si ellos son cuerdos yo soy, de los locos.

Zapatos rotos, el tiempo quedado la nada, en tus ojos.

Zapatos rotos, olvidé mencionar que ya no habrá olvidos.

Zapatos rotos si decirte pudiera en estos momentos.

Zapatos rotos, saldrá el sol en Palestina y ellos, muy lejos.

83

Zapatos rotos, llegan soldados las calles, desiertos.

Zapatos rotos, se tintan los suelos de negros y rojos.

Zapatos rotos si ellos son cuerdos yo soy, de los locos.

Zapatos rotos.

Al niño palestino de los zapatos rotos, asesinado por los disparos del ejército israelí.

84

JERICÓ Y LA FRUTA Por Pedro Alfonso Morales, poeta nicaragüense

Yo colgaré mis recuerdos en la pared de una habitación abandonada (Yabra Ibarhim)

Jericó está más allá de mis manos extendidas. Aquí, donde según se dice,

uno parte una naranja dulce

y dentro halla una Biblia,

quiero encontrarme contigo.

Tan antigua eres que veo tu cabeza blanca y sabia. Tan reciente me pareces para amarte así, pequeña y dulce

y

llenarme de tu libertad.

Y

al abrir la fruta,

no hallé notas sagradas en silencio, sino tus ojos verdes y azules, lindos, sonriéndome como himnos y versículos. Por eso yo voy en ti, caminando, buscándote en mis cenizas y las frutas.

85

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano 86

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano

86

REBELDE GALLO PALESTINO Por Siboney del Rey, poeta venezolana

¡Canta, canta gallo palestino! Que tu voz es la resistencia de tu pueblo sufrido, de tu pueblo golpeado, atacado y herido.

¡Canta, canta gallo palestino! ¡Tu kikirikikí es rebelde y valiente! Levantas a tu pueblo, con la dignidad combatiente.

¡Canta, canta gallo palestino! Ni la maldita bomba israelí, jamás acabará contigo, jamás te arrancarán la esperanza, ni el sentimiento bonito.

¡Canta, canta gallo palestino! Tu kikirikikí es el disparo de sueños y justicia, que llega hasta tu pueblo. ¡Mira el horror de tus hombres, mujeres y niños! ¡Tu canto firme y desafiante. es la resistencia y el coraje que quedará ahora en adelante!

¡Canta, canta gallo palestino! ¡Que ni el maldito soldado israelí, jamás acabará contigo!

87

ANTISEMITA Por Ángel Pestime, poeta español

No soy antisemita, lo repito. Me han besado y desnudado con canciones de Dylan y la Rapsodia del Gershwin azul. Busqué de adolescente la melena de Tasio por el Lido de la mano de Mahler. Aprendí a transformar mi energía con Einstein. ¿Cómo odiar a un judío que ha dicho:

La ultima vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visité la Estatua de la Libertad?

Y vine a Palestina para aprender. Me encaramé a los silencios milenarios de los olivos y sus vientos sonámbulos, sorteé los ganglios, las trincheras, el odio, las minas, la demagogia, los dioses mudos, y de uno y otro signo todos los fanatismos, todos los fatalismos, buscando las estrellas, las respuestas que dormían en los pozos cegados.

Y los ojos de la gente

y las raíces del corazón me hablaron de darna, del sumud.

Y el espíritu que insuflaba sus vidas, el aullido de sus ojos y esa alegría de los desesperados, me hablaron de paz, amor y tierra, del sueño de una comunidad

88

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina 89

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina

89

Yo era un tonto -como escribía Alberti- y lo que vi me hizo dos tontos cruzando Allenby Brigde. Y vi doscientos kilómetros de vergüenza y pared (serán seiscientos veinte de solución final) estrangulando Cisjordania por sus cuatro veletas. Seiscientos veinte kilómetros de tela para sudarios. Seiscientos veinte jinetes de fuego sin pupilas.

Si miras hacia otro lado te aseguro:

algún día tus hijos han de morir de insomnio. Olvidarán tus cuentos y el color de tus besos y al avestruz cómplice al que llamaban Padre. No hables de Palestina cuando ya sea tarde.

No soy antisemita. Lo repito. Nada tengo que ver con Goebbels ni los Reyes Catódicos. Cuando las esvásticas derribaban mi puerta temblaba en los tejados del ghetto de Varsovia a punto de saltar como un ángel famélico. Mi sonrisa sin dientes resbaló por las fosas, mi piel se hizo jabón, mis cenizas mortaja de la luna de Auswichtz.

El victimismo de este pueblo elegido es tan vano y pueril que acaban por llamar antisemitas a los que ahora contamos que ellos son los verdugos.

Yo vine a este lugar a mirar a las hienas y lo que vi me hizo tonto de capirote. Alguien clavó con alfileres su mapa, las líneas verdes y ese sueño convulso, una mariposa sobre mi corazón. No hables de Palestina cuando ya sea tarde.

90

PALESTINA Por Pedro Alfonso Morales, poeta nicaragüense

Llené una copa con mis palabras, las destilé, las hice fomentar, las dejé envejecer y las escancié generosamente. (Yabra Ibrahim)

Por las vocales y las consonantes fue que te inventaron los alfabetos. Sonoros y limpios, magia y voz, nos acercan a la civilización. Pero la humanidad olvida que la letra dispersa y negada a tantos, nos convierte en mudos espectadores.

¿Nos olvidaremos de Cadmo, el fenicio, para retroceder ignorantes y asombrados? La humanidad pierde la inteligencia, porque se niega la letra y la palabra, los libros y la libertad. Decía el insigne Mariano Fiallos Gil

A

la libertad por la Universidad

y

proponía que la curiosidad científica

y

la sabiduría descansen en la dignidad.

A

pesar de la necesidad de la vida clara,

tantos seres humanos carecen, no sólo de un museo del alfabeto,

sino de la claridad para escribir la vida y su sal. Decía Baltasar Gracián: Sólo vive el que sabe

Y aquí, ¿acaso todos queremos morirnos?

No. Somos el milagro del milagro de una letra que germina palabras mellizas para el alfabeto de la vida y el amor. ¡Ay, Palestina, Palestina!

91

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina 92

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina

92

EN LIBERTAD Por Nuria de Espinosa, poeta española

En las horas de barbaries inhumanas dejaste mi alma fragmentada en mil pedazos de una ilusión no encontrada.

Me despojaste de la paz de mi destino arrancándome todo aquello que era mío y ahora no encuentro, ni descubro mi camino.

No sé por dónde salir de esta inmensa agonía ni del terrible dolor que me ha desgarrado porque aún no se cual fue mi pecado.

Y aun así me conformaría con calmar mí duradero quebranto que repetido por cada gota de llanto me brindase la libertad, ya convertida en calmo.

93

POEMA PARA OBAMA Por William Pérez Vega, poeta portorriqueño

Mancha no de piel sino de cómplice en los sudores explotados que chorrean sangre hacia la charca de 50 estrellas que destilan huellas de petróleo en los desiertos de la moral como promesa putrefacta que yace en los desechos del capital y que vienes a pisotear tierras esclavas como si fueras tan diferente a Herodes o a Pinochet, con quienes te abrazas en los muertos del lejano oriente, en los talleres que se cierran dejando llantos vacíos, en los indocumentados con el miedo agazapado a sus espaldas, en el rincón de los mendigos que se quedan con su mano larga y sola arropados de noticias viejas donde no hay primeras planas para la justicia, en los despojados del trabajo, en los golpes y torturas a mi hijo en la universidad, en los bonistas de bolsillos gordos y pestilentes, en la mujer que se quedó abrazada a una lágrima por su hijo muerto en tus guerras, en los 26 mil niños y niñas que mueren cada día de causas evitables, en la mujer cotidiana invisibilizada cada minuto, en la niñez expropiada de lecciones,

94

Obra de AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano 95

Obra de AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano

95

en la pobreza de tantas calles donde da lo mismo que seas negro o blanco porque el petróleo es negro, el oro es amarillo, la plata es casi tan blanca como la heroína y el dólar es verde pero todos están en el mismo bolsillo.

Y la calle es grito de banderas nuevas para golpear tu descaro hecho de afanes financieros y repechar el lomo de los serviles babeantes de palmadas con la mano de las 30 monedas

Sabremos inventar la plena 1 en mi fiesta de estrella sola que escupe versos de fuego hacia todos los opresores, resumidos en un presidente que lo único que tiene de negro es la melanina en un órgano que se llama piel.

1 La plena es un ritmo de música popular en Puerto Rico

96

EL DÍA QUE ESTUVIMOS SOLOS Por Jorge Palma, poeta uruguayo

Hubo un día que estuvimos solos, aunque suponíamos que verías todo desde el cielo.

Ese día, todo en la ciudad cambió:

el tendero dejó sus telas para contar cadáveres. El frutero cortaba mortajas. El maestro de escuela clavaba ataúdes, con las pocas tablas disponibles de su aula.

Hubo un día que estuvimos solos, aunque creíamos que verías todo desde el cielo.

Ese día, todo en la ciudad cambió:

el jardinero cavaba fosas. La manicura rasuraba

a los muertos.

El músico ambulante organizaba

a los deudos, aunque no podía,

por nada del mundo, repartir el dolor.

(en la fila negra, al fondo de la desesperación, había también familiares lejanos. ¡cómo contarles!)

Hubo un día que estuvimos solos. Ese terrible día que no estuviste en el cielo, cuando toda, toda, toda la ciudad cambió.

97

EL NIÑO, LA ANCIANA Y EL SOLDADO Por Xabier Susperregi, poeta vasco

En un pueblo palestino aunque ocupado; había un niño, una anciana

y un soldado.

Ríe, ríe claro hasta los dientes armado. Llora y llora claro el pequeño golpeado.

La anciana, llega queda, a un lado. Coge y grita al soldado:

¡Palestino!

- ¡Cobarde uniformado!

¡Nada o menos avergonzado! Golpear

a un niño judío

¡Maldita seas! ¡Desalmado!

98

- Tranquila, anciana

-aclaró el del casco-

- Yo soy judío y éste, el que da asco.

Pobrecita -hubo pensado-, seguramente se habrá despistado.

Pero ella bien sabía que el soldado, en las manos tenía armas y el cerebro desarmado.

En un pueblo palestino aunque ocupado; había un niño, su abuelita y un soldado.

99

Obra: LOVERS - NABIL ANANI, artista palestino 100

Obra: LOVERS - NABIL ANANI, artista palestino

100

AMOR, VIDA Y LIBERTAD Por Maravilla Romero, poeta española

Y volverá la Luna como siempre,

a revolotear coqueta

por los espejos del agua. Y volverá tu imagen

a

revestir de sueños,

la

realidad inquietante

del momento que nos separa.

Y de nuevo la libertad

resurgirá poderosa sobre esta muerte Y el haz del tiempo aún no perdido, divagando entre horizontes, volverá a erguirse valeroso prendido de amor en nuestras frentes.

101

REINCIDENCIA Por Eduardo Ruiz, poeta nicaragüense

A Rebeca Francis Ruiz

Otra vez alcoholizado con efímeras poesías ingiriendo versos subversivos en esta oscura noche fría Mientras se llena de escepticismo el ecosistema terrenal en el que habito escucho frases improsultas que laceran mis suspiros y se mofan del sentimiento que una vez en mi cuerpo hubo nacido Mas, la trova de mi patria que a la distancia suena reconforta y llena de esperanza a la sonrisa que aún escondo en los bolsillo de un pantalón verde olivo Y los besos ! Los besos que una mujer de otro planeta me ha entregado tan sutiles tan sagrados envueltos en ternura, enloquecidos por mis labios mantienen respirando mi esperanza a pesar de los fracasos de mi vida en el pasado los que llevo hoy tatuados cual lunar en mi antebrazo

102

Otra vez alcoholizado !

¡Hasta el alma intoxicado de recuerdos!

tropezando entre versos con los momentos más bellos de mis tiempos los que ahora marchitan en pleno invierno mis versos ¡Porque he vuelto a pensar en vos!

que sacrificasteis mi vida en tu partida y mi corazón agonizante se ahogaba en un desangrado llanto enamorado y arrastrábase abandonado por el caño putrefacto del fracaso, mendigando besos anhelando un pequeño abrazo de amor, aislado en la más oscura esquina como un niño de mi sufrida Palestina sin protección y sin comida sobreviviendo a la tortura genocida Israelita fantaseando con que un día volverías a mi vida por amor.

!

Vos mujer terrenal maldita egocentrista

¡Y eso nunca sucedió !

103

Fue entonces que mi corazón cuadrapléjico de miedo se congeló bajo el sol

y pasaron siete mil doscientos años

con sus noches con mis llantos deshojando tus caricias en mis brazos

una noche bella de entre la luna

y las estrellas una mujer de otro planeta luminosa semi negra

rescató mi fosilizado corazón y lo aturdió de besos

y lo ahogó en un fuerte abrazo de amor

luego, al verme rendido entre sus brazos de sus ojos misteriosos salieron dardos envenenados de pasión los que finalmente revivieron mi fosilizado corazón

y me vistió con su ternura absorbente

y enajenado le compré con las sonrisas que guardaba en mi bolsillo una flor

y le he escrito mil quinientos versos de

erotismo

entre sus senos en las líneas diminutas de su ropa interior manteniendo en cada noche la llama que evita se en fríe nuestro amor.

104

EL SOL ESTÁ SALIENDO A TRAVÉS DEL ESPEJO Por Ángel Pestime, poeta español

Graba mis pensamientos y cúbrelos de cera, cubre las manos del eco ensangrentado que perdió su laringe camino de Tulkarem Arranca a dentelladas el collar de la bestia.

Un día ha de llegar que puedas sonreír cuando tus tribus regresen de Jordania, de Siria, del aire, del Líbano, de Egipto, de las olas cuando regrese el viento armado de semillas y las pizarras rojas sean campos de fútbol. Jerusalén se anega de pétalos y nieve y de cedros en flor. Ondean tus colores y los cuerdos se curan al besar nuestra tierra. ¿Cómo olvidar? Graba estos pensamientos y cúbrelos de ámbar, guárdalos en el vientre de Raquel, de Nabil, de tu mujer dormida. Dile a tu corazón que salga a la intemperie y sopla de sus brasas toda melancolía.

¿Cómo olvidar? Un día después del huracán enjugarás tus lágrimas y podrás sonreír. La primavera llegará a Palestina. Es un presentimiento que se posa en tus labios, el sol está saliendo a través del espejo.

105

PALESTINA Por Maravilla Romero, poeta española

A mi ángel Palestino

No, no he recorrido tus calles ni he curado tus heridas. La vida que me abrazó lo hizo lejos de tus orillas. No No como a ti, me arañó la muerte la vida, ni me eché al suelo llanto al viento, con los brazos al cielo y el alma de rodillas. No No estuve a tu lado para levantarte. Para darte ánimos y abrazarte. Fui víctima de la mentira. Del vil engaño que durante años. Cegaron mis ojos y apresaron mis manos Oh, Dios mío ¡Maldita la ingenuidad que apresó mi alma! Fue tanta mi ignorancia Que vivo presa de esta tortura en la que muero y, no concibo el perdón, ni aunque mil veces naciera. Para pedirlo de nuevo Mas hoy, desde este otro lado de la orilla, te regalo mi libertad.

106

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina 107

Obra de ELIZABETH DRABKINA, artista argentina

107

Te regalo mi fuerza. Te regalo mi aliento Mi paz, mi amor, mi mar, mi cielo Lo poco que soy Lo mucho que anhelo Porque hoy, hoy, yo también quiero ser parte de ese latir de la otra mitad que te falta. Y quiero que mis manos alcancen las tuyas Y que mi esperanza viva prendida en tu aroma y, que tu bandera sea suspiro en todos y cada uno de los rincones de mis poemas. Oh, Dios mío Permíteme que tu llanto sea el empuje de espada en alto, que destruya al olvido que te diluye Y no No me perdones. No lo merezco Mas no me niegues amarte hoy Luego, cuando al fin la libertad alcance del mar tu orilla, si así lo quieres me perderé en el olvido de los que nunca fueron Pero al menos, hoy, déjame por un minuto, formar parte de tu vida

108

TIORBAS Por Theodoro Elssaca, poeta chileno

Suspendidos en el ámbar de la música eran dátiles de fuego nostalgias brotando del timbal.

Después entraron las tiorbas

y los vientos igual a una visión

suspirando voces ancestrales entre caravanas de camelleros.

A Omar Khayyam poeta y astrónomo persa-árabe

El anillo del ocaso se abre semejante a un pergamino fascinador entre las palmeras y los cantos de las mujeres que danzan bajo el tapiz de los astros.

Templos de piedra sobre dunas doradas

y desde las alturas Omar Khayyam sabio canto de fuego que no se extingue.

(Antología: Caminos para la Paz, Literatura Árabe e Israelí en Castellano, C. Ricci, Ediciones Corregidor, Buenos Aires-Argentina, 2007)

(Publicado en: "Antología de la poesía hispano-chilena del siglo XX",

Fundación Chile-España. Autor, Justo Jorge Padrón. España, 2013)

109

EL PERSEGUIDO (PIENSA EL DESTERRADO) Por Jorge Palma, poeta uruguayo

He sufrido mucho: del frío, de mis huesos y articulaciones, de dolores que no siempre vienen del cuerpo material sino de algo intangible y vulnerable que algunos llaman alma. ¿Pero acaso he sufrido más que mis hermanos en Mazada?

He sido silenciado, apagado, cubierto con un velo de humo negro, como silencian a un pájaro en su jaula durante el día, para que no cante. Pero nunca más que Ovidio, con su boca cosida y a la intemperie.

No tengo nada. No tengo nada. He visto morir a un niño mientras jugaba en la puerta de su casa. No tengo casa. No tengo nada.

He visto como un coche escuela quería imitar el vuelo de los pájaros, volando por el aire envuelto en llamas. Entonces tengo todo. He sido silenciado. He sido golpeado. He sido sepultado vivo.

110

Apedreado

con mis propias piedras,

expulsado

de mi propio cielo

y perdonado

sin haber hecho nada

y calumniado

en medio de la calumnia.

He sufrido del frío igual que los ángeles en la tierra.

He sufrido por tener alas

y

por no tenerlas.

Y

eso que en mi casa

cuando la tenía había herraduras sobre las ventanas

y

la puerta

y

tréboles de cuatro hojas

y

pañuelos

con la forma de mi patria.

No tengo caballo. No tengo caballo. Pero estoy vivo

y puedo todavía contarlo.

La noche no es igual para todos

y el cielo es el mismo.

Obra: SEPARATED - NABIL ANANI, artista palestino 112

Obra: SEPARATED - NABIL ANANI, artista palestino

112

He envejecido más de la cuenta, más que los otros peces de este río.

No tengo caballo. No tengo caballo. Pero estoy vivo

y

puedo contarlo.

Y

mientras pueda hacerlo,

todos sabrán que hemos sido golpeados

que hemos sido silenciados que hemos sido sepultados en vida

apedreados

con nuestras propias piedras

expulsados

de nuestro propio cielo

y perdonados

sin haber hecho nada

y calumniados

en medio de la calumnia

y que no fueron suficientes

las herraduras sobre las ventanas

y las puertas

ni los tréboles de cuatro hojas

en las casas cuando había casa

y pañuelos

con la forma de la patria cuando había cielo.

UTOPÍA Por Marta Oliveri, poeta argentina

I

Hubo un tiempo en que amor era un acto sin nombre una mano fraterna calmando los latidos del galope inaudito de la angustia.

Un tiempo en el destiempo de cielos transitados, un refugio de pájaros heridos. El mar nos abrazaba sin hundirnos,

el

sol se dibujaba en los cuadernos.

Y

la mayor verdad era el regazo

de la tierra que siempre nos acoge; una abuela y su cuento desovillado en sepia.

II

Después la realidad esa hermana bastarda del origen soberbia de existencia dispuso en lo silvestre

el jardín de los códigos.

Nadie podía negar tan perfecta cuadrícula tal belleza en escala Oh logos de los dioses.

114

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano 115

Obra de IBRAHIM AL ALI, artista jordano

115

III

Entonces la utopía; esa antigua doncella:

esa feroz verdad tantas veces vejada:

amiga de los niños, amante de los locos, de sueños de Quijote,

y ángeles sin cielo.

Entonces la utopía; esa antigua doncella:

puso tristeza de óxido en el bello horizonte

y fábulas de reyes en las constelaciones.

Se fue de andar sin huellas a un lugar apartado donde no llega el estruendo de la humana locura ni el hedor de los conquistadores de la historia.

116

CORRUPCIÓN Por Zoa Barea Martínez, poeta española

Arráncale las uñas con la misma ironía que disparas tus palabras, siente el dolor ajeno en tu podrida carne al romper el silencio, cuando destruyes y aniquilas esta vida en préstamo.

117

Obra de: IMAD ABU SHTAYYAH, Jordania, artista de origen palestino 118

Obra de: IMAD ABU SHTAYYAH, Jordania, artista de origen palestino

118

VUELO DE CAMPANAS Por Pedro Alfonso Morales, poeta nicaragüense

Para nuestra patria, próxima a la palabra divina, un techo de nubes. (Mahmud Darwish)

Nadie osará tocarte ahí donde estás quieta. Desde la hora justa te vuelves sagrada, incólume, ante tantas almas desbocadas. Apenas se oye el laúd, la luna se detiene a contemplarte, mientras la tierra se desnuda y se sacude los últimos polvos. Nadie mueve tu lunar ni el tiempo que te toca regir para ser el medio dominante. Si el domingo todas las campanas del mundo, grandes y pequeñas, echan a volar hacia Jerusalén, es porque los días por hermosos no dan visas ni pasaportes para llegar hasta ti y amarte. ¡La vida es siempre preciosa, un vuelo de campanas y magia soñando con los sentidos de la patria! ¡Ella se merece un techo de ideas!

119

ESCRITOR SAHARAUI Por Xabier Susperregi, poeta vasco

A un congreso de escritores de todas partes llegaron autoras, y autores.

La suerte quiso mala o buena que a la hora del almuerzo un saharaui educado esperara a que el resto, tomara asiento primero.

Y como quiera que luego una silla quedaba, al momento quedó por su trasero ocupada.

Y mira por dónde sentado a su izquierda había un hombre. ¿De dónde crees que era él? Pues resulta que era, de Israel.

120

Obra : DIALOGUE - NABIL ANANI, artista palestino 121

Obra :DIALOGUE - NABIL ANANI, artista palestino

121

Y después de quedar

el silencio roto el judío le dice, al otro:

- No me aburre si me cuenta, con su pueblo lo que ocurre.

- Pues de todo:

fue invadido, engañado, humillado, saqueado, arruinado. Y su gente:

exiliada,

maltratada,

encarcelada,

asesinada.

- Y por si eso fuera poco; hay un muro, vergonzoso.

- ¡Qué vergüenza! -dijo el otro-, no debiera, permitirse. - ¿Qué vergüenza? -dijo el uno. No eres joven, ya eres viejo mirarte debieras en un espejo.

122

Obra de: IMAD ABU SHTAYYAH, Jordania, artista de origen palestino 123

Obra de: IMAD ABU SHTAYYAH, Jordania, artista de origen palestino

123

LÁGRIMAS POR UNA TIERRA INOCENTE Por Maravilla Romero, poeta española

Aquí, con una mano aferrada al último hilo de esperanza, quisiera gritar que tengo miedo Y que esta noche arrebata de mi todo sueño. Que el Sol yace cubierto de lágrimas. Que la Luna, ya no prende de este cielo Y que en todo este frío inmenso, sólo me abriga la lástima. Mas presa de esta muerte de besos, me invento que nada es cierto y, que al mundo aún te quedan te quieros Y callo y lloro y pienso Y mientras superflua pasa la vida, al margen del amor en su recuerdo, camino en silencio en esta pena que me abruma, y vivo ausente con el Sol, para después volver a morir, sonriendo entre los brazos de la Luna

124

NOCHE DE ESTRELLAS PERDIDAS EN LA INMENSA SOLEDAD Por Eduardo Ruiz, poeta nicaragüense

Mother, you had me but I never have you I want you but you didn`t want me so I just got to tell you good bye, good bye. John Lennon

Noche de estrellas perdidas en la inmensa soledad ¡Màma, Màma ! Resplandor alegre de todas las miradas fuente de vida llena de asombro, palidez, dolor y sangre derramada en una cama

¡Màma!

Noches eternas consolando mi llanto extraño, inconforme

malcriado

susurrando cantos indígenas esclavos

los que lograban acallar mi poesía prenatal respiro profundo, abrazo seguro cuando Ibis y su pandilla me querían pegar ¡Màma! Ahora que superman murió

y mi unicornio azul emprendió el viaje a la eternidad ¿Dónde estás? Te escondes de este tu hijo recién nacido

a la libertad

125

a los amigos

a los versos heridos

a la sangre de los semáforos al medio día

a la vida

a la maldad de los judíos asesinos

enemigos de José, Jacob, Elías y Abraham te has olvidado de aquel poeta que siendo semilla cautiva, en tu vientre acurrucaste nueve meses con cariño

o tal ves por compromiso, para redimirte de aquel hijo que perdiste junto a la mar de un país extraño, de donde ahora no queres regresar

¡Màma!

Ya no respiro por tu ombligo ni me alimento de tus senos ni necesito ya, tus cantos indígenas esclavos para callar mis poemas a las dos de la mañana desde mi pequeño y frágil celeste balcón de hojalata

ya descubrí el placer del descanso en los brazos de mujeres de etnias ajenas Pero nunca he dejado de soñarme

¡Màma!

Temblando mis labios, mojados mis ojos aferrado cual niño asustado a tus caderas sintiendo tus manos amorosas acariciando mi cabeza. Mama don`t go daddy come home mama don`t go daddy come home.

126

¡MUJER! Por Ángela Tatiana Palacios (Dido Muley), poeta hondureña

Tus lágrimas son de sal Callando por generaciones el susurro de la conciencia. La almohada cobija los pensamientos quemados en la hoguera de la muerte.

Detrás de tu máscara huésped del silencio agrietado. El suelo es un mar

Velador de antologías de cicatrices.

Y de una autonomía como paradoja.

Eres espíritu rebelde voz desafiante

bajo la inmensidad áspera

y pesada de la noche

La lluvia aguarda como un imperio las células revolucionarias,

que vociferan la agonía de la sangre

y el velo que cae en la mirada

Grita Aletargado infierno de ira, como los estridentes rugidos en batalla. Haz de renacer ¡Mujer!

127

ARTISTAS

129

AILÉN BETANIA, artista argentina

AILÉN BETANIA, artista argentina Ailén Betania. Seudónimo de Ailén Betania Rodríguez. Nacida en Rosario, de 1985.

Ailén Betania. Seudónimo de Ailén Betania Rodríguez.

Nacida en Rosario, de 1985.

Argentina

el 10 de octubre

Poeta y pintora autodidacta. Publicó sus trabajos en forma independiente.

Participó en diversas antologías poéticas: Dibujarte poema publicado en

Con otra voz, antología poética latinoamericana , 2010, EEUU. Parajes extraños y Desamparar publicados en Sentimientos compartidos en la

antología poética rosarina, 2012 Argentina.

También colaboró para Revista literaria Entre líneas mes de septiembre de 2012, EEUU, entre otras.

También fue galardonada con el primer lugar en el Concurso Internacional

puente de palabras,

cerezo

2013 Argentina, por su pintura Mujer con flores de

130

ANDONI ODRIOZOLA, artista vasco

ANDONI ODRIOZOLA, artista vasco Nació en Oiartzun, País Vasco, en 1971. Estudió Escultura, Pintura y Serigrafía

Nació en Oiartzun, País Vasco, en

1971.

Estudió Escultura, Pintura y Serigrafía en la Escuela de Artes Llotja, en Barcelona, en donde se especializó en ilustración.

Estudió en la Escuela de Arte de Deba, en el aprendizaje de obras utilizando: la cerámica, la madera, la piedra y donde se especializó en Grabados y Calcografía.

Ha ilustrado infinidad de publicaciones literarias, entre ellas:

Letrak bertsotan eta Proxpero trilogiak, Kazkazuri, Pernando Amezkezketarra, Xenpelar, Kuttuna Ttunttuna, Momolo, Ttantto, Haize orratza, Bihotz nahasiak, Loaren bidez, Arriskuean!, Aska itzazue pottokak!, Trianoko gaugorriak, Izaroko altzorra, Betiko jolasak, Oiartzun haraneko kondairak, Gure atsotitzak, Behin batean alegia, Etxetxikiko On Manuel Lekuona, Igrakizunen mundua, Sorginen liburua

Ha preparado escenografías para cine, teatro y televisión. Además de esculturas y obras de arte con materiales diversos.

131

AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano

AYHAM ANWAR HAMMAD, Líbano Nació el 2 de octubre 1983, Baalbeck, Líbano Pintor, dibujante, músico. Obtuvo

Nació el 2 de octubre 1983, Baalbeck, Líbano

Pintor, dibujante, músico.

Obtuvo el Premio Sheikha Manal artista.

como joven

Persigue su sueño de ser artista: pintor, músico, actor. Mientras, tuvo que estudiar Administración de Empresas.

Desde la niñez fue aprendiendo música, caligrafía, escultura. Dedicó mucho tiempo al estudio, leyendo, practicando, participando en concursos.

Su obra pictórica le ha llevado participar en numerosas exposiciones individuales y colectivas que le van llevando hacia la plena dedicación a la pintura.

132

ELIZABETH DRABKINA, artista argentina

ELIZABETH DRABKINA, artista argentina Buenos Aires, Argentina 1989 Dibujante. Comienza a dibujar

Buenos

Aires,

Argentina

1989

Dibujante.

Comienza

a

dibujar

desde

temprana

edad,

de

forma

autodidacta.

Se encuentra actualmente cursando sus primeros años en Bellas Artes en una universidad de Buenos Aires.

En el periodo entre 2008 y 2012 participo de grupos artísticos comprometidos socialmente, donde expuso sus trabajos, individual y grupalmente, junto con otros artistas plásticos.

En los dibujos se ha dedicado a testimoniar las condiciones de lucha de diferentes pueblos, la resistencia del pueblo Palestino y la lucha contra la opresión, la situación de la mujer en primer plano, cobrando así, un total protagonismo en su trabajo.

Tanto en el arte como en la acción, participa independientemente desde la cultura,

en diferentes actividades de carácter social, siempre ligados a la lucha del pueblo.

Ha dado entrevistas a diferentes medios nacionales e internacionales sobre las actividades que se llevan a cabo en el país por la libertad de los presos Palestinos.

A principios del 2013 expuso sus trabajos sobre los presos palestinos, junto a

otros artistas plásticos y músicos en el día de la tierra Palestina.

Actualmente se encuentra dibujando para un proyecto audiovisual e incursionando

en la pintura y el grabado.

133

FATHI GHABEN, pintor palestino

FATHI GHABEN, pintor palestino Vive en el campamento de refugiados Jablyia. Obligado a abandonar sus tierras

Vive en el campamento de refugiados Jablyia. Obligado a abandonar sus tierras con su familia. Tiene 10 hijos y 6 hijas.

Todos ellos están vivos, excepto su hijo Hossam. Cuando Hossam enfermó, Fathi fue detenido en una prisión israelí. Detenido varias veces, en 1984 motivado por algunas de sus pinturas. Confiscaron siete obras de arte, bajo el pretexto de que las pinturas incitaban a la violencia.

Al salir de la escuela primaria trabajó como vendedor de periódicos durante 15 años. Embriagándose de cultura, conocimiento adquirido mediante la lectura de periódicos y revistas. Dibujaba pequeñas historias para niños.

También trabajó en un huerto de cítricos, una vida miserable, avanzando su carrera pero al menos no había llegado 1967, con una auténtica masacre de palestinos. Cerca de 1980, sus pinturas expresan mi dolor y sufrimiento. Trabajó durante 13 años en la escuela islámica Al-Naser, donde daba clases particulares de arte.

Su obra se conoce a nivel internacional e incluso en el mundo árabe y capta la vida en Palestina antes de Al-Nakba.

134

HAMZA KANAAN, artista palestino

HAMZA KANAAN, artista palestino Artista palestino de familia originaria de Safuria. Nació en Líbano el 30

Artista palestino de familia originaria de Safuria.

Nació en Líbano el 30 de agosto de 1983.

Desde hace diez años reside en Helsinki, donde estudió en la Escuela de Oficios Turtku, en Laboratorios Farmacéuticos.

Prepara su carrera de Artes en la Universidad de Helsinki.

135

IBRAHIM AL ALI, artista jordano

IBRAHIM AL ALI, artista jordano Artista. Graduado de Diseño Gráfico Con el arte expresa sus pensamientos

Artista. Graduado de Diseño Gráfico

Con el arte expresa sus pensamientos y mis creencias, al igual que lo reflejan sus escritos.

136

IMAD ABU SHTAYYAH, artista de origen palestino

IMAD ABU SHTAYYAH, artista de origen palestino De origen palestino, nació en Jordania en 1965. Estudió

De origen palestino, nació en Jordania en 1965.

Estudió en la Escuela de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente.

Su primera exposición individual la realiza en 1982, en la Academia Árabe de Aman.

137

NABIL ANANI, artista palestino

NABIL ANANI, artista palestino Nabil Anani nació en 1943, en (Latroun, Palestina) Es uno de los

Nabil Anani nació en 1943, en (Latroun, Palestina) Es uno de los más destacados artistas palestinos en la actualidad.

Es considerado por muchos como uno de los fundadores clave del movimiento de arte palestino contemporáneo.

Tras graduarse en Bellas Artes por la Universidad de Alexandra, Egipto [en 1969], Anani regresó a su Palestina natal y comenzó una fructífera carrera como artista y formador de profesores en la escuela de formación de la ONU en Ramallah.

Anani celebró su primera exposición en Jerusalén en 1972 y desde entonces ha realizado numerosas exposiciones en Europa, América del Norte, Oriente Medio, África del Norte y Japón - como artista individual y con grupos de sus contemporáneos palestinos.

Anani es un artista polifacético, pues él es pintor, ceramista y escultor. Fue pionero en el uso de materiales como cuero, henna, tintes naturales, papel maché, madera, perlas y cobre.

En las últimas cuatro décadas, Anani ha construido un impresionante catálogo de arte excepcional, único e innovador.

Anani recibió (por Yasser Arafat) el primer Premio Nacional Palestino de Artes Visuales en 1997 y se convirtió en el líder de la Liga de Artistas palestinos en 1998. Al retirarse de su puesto de profesor en 2003, Anani ha dedicado gran parte de su tiempo a actividades voluntariadas, lo que lleva sobre las actividades de la Liga y jugar un papel clave en el establecimiento de la primera Academia Internacional de Bellas Artes de Palestina - con la ayuda de la Universidad de Oslo y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega.

138

WAHEED Z. AFANAH, artista palestino

Waheed Z. Afanah. Nació en octubre de 1983, en la cidad de Rafah. Dibujante, pintor y gran colorista al óleo, es un artista muy poco difundido. Cursó estudios en la Universidad Al- Azhar, donde se recibió de contador

al óleo, es un artista muy poco difundido. Cursó estudios en la Universidad Al- Azhar, donde

139

POETAS

ÁNGEL PETISME, poeta español

ÁNGEL PETISME, poeta español Ángel Petisme (Calatayud, Aragón) es poeta, cantante y compositor. Licenciado en

Ángel Petisme (Calatayud, Aragón) es poeta, cantante y compositor.

Licenciado en Filología Italiana por la Universidad Complutense de Madrid.

De su discografía destacan títulos como:

La habitación salvaje, Turistas en el Paraíso, El Singapur, Cierzo, Buñuel del desierto, Mi zoo privado, Metaphora,

Sacco y Vanzetti (junto con el Mecánico

del Swing), Amor entre las cuerdas, Éxitos secretos, Río Ebrio o Under wood

songs (canciones inéditas 1987-1989).

Durante los últimos años ha realizado recitales y conciertos en diferentes ciudades de Europa, Oriente, Estados Unidos y Latinoamérica.

Autor de poemarios como Cosmética y terror, El océano de las escrituras, Habitación salvaje, Amor y cartografía, Constelaciones al abrir la nevera, El desierto avanza, ¿Sueña Dios con buñueles eléctricos?, Buenos días colesterol (por

el que recibió en el año 2000 el Premio Sial y en 2001 el Premio al mejor escritor por la Asociación independiente de Periodistas, Escritores y Profesionales de las

Nuevas Tecnologías), Insomnio de Ramalah, Demolición del Arco Iris, Cinta

transportadora (VII Premio Internacional Claudio Rodríguez), Poemails (Nuestra

venganza es ser felices) o de dietarios como El cielo de Bagdad. Gran parte de su obra poética se reúne en Teoría del color (Antología 1977-2006).

Ha sido incluido en diversas antologías de poesía española, ellas ellas Postnovísimos. Sus poemas han sido traducidos al inglés, árabe, italiano, francés, rumano, checo, búlgaro, alemán y ruso en antologías y revistas. Como articulista ha colaborado con diferentes medios de prensa y radio. Sus relatos se pueden leer en libros como

Tripulantes, Cuentos a patadas (Historias del Real Zaragoza) o Hankover (Resaca).

El año pasado obtuvo el Premio Jaén de poesía por su libro La noche 351 (Hiperión). Acaba de publicar Canciones. Del corazón a los labios que reúne toda su poesía cantada.

141

ÁNGELA TATIANA PALACIOS MONCADA (Dido Muley), poeta hondureña

TATIANA PALACIOS MONCADA (Dido Muley), poeta hondureña E E s s c c r r i

EEssccrriittoorraa,, GGeessttoorraa SSoocciiaall,, IInnggeenniieerraa eenn CCoommppuuttaacciióónn,, NNaacciiddaa eenn llaa cciiuuddaadd ddee TTeellaa,, AAttlláánnttiiddaa

HHoonndduurraass,, CC AA

AAccttuuaallmmeennttee iinnccuurrssiioonnaa ppoorr nnuueevvaass uuttooppííaass eenn llaa nnaarrrraattiivvaa aa ttrraavvééss ddeell

ccuueennttoo ccoorrttoo,, nnaarrrraacciioonneess bbrreevveess yy ddiiffeerreenntteess eessttiillooss ddee ppooeessííaa TTaalllleerr ddee lliitteerraattuurraa EEddiillbbeerrttoo CCaarrddoonnaa BBuullnneess

DDeeppttoo

lleettrraass UUnniivveerrssiiddaadd CCaattóólliiccaa ddee

HHoonndduurraass,, ccoonn eell ppooeettaa JJoorrggee MMaarrttíínneezz ddeell GGrraaddoo CCeerroo

FFuuee iinntteeggrraannttee ddee TTeeaattrroo BBaahhííaa eenn eell 22000033--22000055 FFuunnddaaddoorraa,, iinntteeggrraannttee yy ccoollaabboorraaddoorraa ddeell CCaafféé LLiitteerraarriioo ddee llaa UUnniivveerrssiiddaadd CCaattóólliiccaa ddee HHoonndduurraass eenn SSaann PPeeddrroo SSuullaa ddeell 22000055 aa llaa aaccttuuaalliiddaadd PPaarrttiicciippaacciióónn ddeell rreecciittaall ddee PPooeessííaa yy LLiitteerraattuurraa TTooddoo lloo qquuee nneecceessiittaass eess AAmmoorr ,, eenn EEll PPrrooggrreessoo,, YYoorroo eenn eell 22001111 FFoorrmmaacciióónn ddee llooss DDeerreecchhooss RReepprroodduuccttiivvooss && SSeexxuuaalleess ddee llaa MMuujjeerr eenn UUnniivveerrssooss DDiivveerrssooss ccoonn eell CCeennttrroo ddee DDeerreecchhooss ddee llaa MMuujjeerr,, HHoonndduurraass,, 22001111 CCoollaabboorraaddoorraa ddeell pprriimmeerr eennccuueennttrroo ddee HHaacceeddoorreess ddee CCuullttuurraa FFuuee iinntteeggrraannttee ddeell CCoolleeccttiivvoo CCuullttuurraall PPAALLAAPPAANN ddeessddee eell 22000099 aall 22001111 LLeeccttuurraa ddee ppooeessííaa eenn eell FFeessttiivvaall ddee llaa qquueemmaa ddee CChhiimmeenneeaass,, SSaannttaa BBaarrbbaarráá,, 22001122

II EEnnccuueennttrroo ddee PPooeettaass EEmmeerrggeenntteess,, eenn EEll PPrrooggrreessoo,, YYoorroo,, 22001122

IInnvviittaaddaa eessppeecciiaall eenn eell eevveennttoo VViinnoo && LLeettrraass SSoocciieeddaadd ddee llaa JJuuvveennttuudd,, SSPPSS 22001133 LLeeccttuurraa eenn eell eevveennttoo ppooééttiiccoo -- BBoonnjjoouurr PPooé