Está en la página 1de 8

LA DISCIPLINA EN LOS NIÑOS

LA IMPORTANCIA DE LA DISCIPLINA

Uno de los aspectos fundamentales para que el niño se convierta en una persona sociable, autónoma y tolerante es el modo en que haya podido asumir una cierta disciplina y una serie de límites y normas.

Una de las cosas más nocivas en la educación de los niños/as es que padres y madres quieran situarse como amigos de sus hijos/as. En primer lugar porque esto no es lo que precisan los niños y, en segundo, porque desde ese lugar nos será más difícil imponer unos límites y unas normas.

DISCIPLINA APRENDIZAJE

Constituye el medio más adecuado para que los padres consigan que sus hijos/as aprendan a comportarse de manera adecuada. .ESTABLECER LÍMITES Para lograr que el niño tenga comportamientos responsables es imprescindible establecer unos límites muy claros y razonables que le den seguridad y al mismo tiempo le ofrezcan alguna libertad de elección. Es fundamental que el niño desde los primeros años sepa qué es exactamente lo que se espera de él.Que tengan muy claro cuáles van a ser las consecuencias si no las cumple.Que sean sencillas y simples. . ‐ Que sean justas. REQUISITOS: .Que apliquemos las normas de forma coherente y justa. . ya que esto es lo que le dará seguridad.

POSITIVA: Ofrezca alternativas. La coherencia es fundamental para no desconcertar al niño y enseña al niño a confiar en sus padres y en las normas dictadas.   JUSTA. apoyos.“LA BUENA DISCIPLINA”  INMEDIATA.  Se debe poner en práctica en CUALQUIER MOMENTO. de manera que fortalezca el diálogo y los vínculos afectivos entre los padres y los hijos/as. El niño debe aprender que una conducta errónea tiene sus consecuencias. SITUACIÓN O LUGAR. a su personalidad y a su grado de sensibilidad. . no aprenden a ser disciplinados.  FIRME Y SEGURA: Los niños que por experiencia saben que las amenazas constantes de sus padres no se cumplen.  LÓGICA. soluciones.  ADAPTADA: Al desarrollo evolutivo del niño.

hay que ir dando las responsabilidades adecuadas. .  Educar participativamente: Desechar los modelos demasiado rígidos y animar a nuestros hijos/as para que opinen y propongan alternativas a nuestras decisiones.  El objetivo fundamental es la autonomía y la madurez.  Los padres son un espejo para sus hijos/as: De nada servirá que pongamos límites si nosotros mismos somos incapaces de cumplirlos. No hay nada peor que unas normas aleatorias fruto de un enfado o de un estado de ánimo determinado. El reconocimiento de un error por parte de los padres da seguridad y tranquilidad al niño/a. Conviene tener presente qué pasará si esa norma no se cumple y respetar sus consecuencias.  Nadie es perfecto.LO MÁS FÁCIL ES LO MÁS DIFÍCIL: SER PADRES COHERENTES  Debe haber acuerdo en la pareja: Importante que los padres compartan los mismos métodos educativos y tengan claros sus objetivos. claras y concretas.  Las normas están para ser cumplidas. los padres tampoco. en función de cada edad.  La autoridad debe basarse en valores estables. Para ello debemos ir marcando metas cortas.

 Es preferible que el establecimiento de estas normas se haga desde el respeto. es importante tener en cuenta:  Imponer límites es una tarea difícil y lenta pero muy importante para conseguir que los niños/as lleguen a ser personas responsables y maduras. Lógicamente es más cómodo decir sí a todo lo que piden los hijos/as o dejarles hacer lo que quieren. tendrán más dificultades para asumir las normas que van a encontrar en la escuela o en otras actividades cotidianas. Por todo ello.  Muchos problemas de disciplina se podrían evitar si desde pequeños escuchan un “no” en el momento necesario.LA IMPORTANCIA DE DECIR”NO”. .  Si dentro de la vida familiar “todo vale” y todo está permitido. el razonamiento y la tolerancia que desde la fuerza.  No es más feliz un niño/a que jamás ha escuchado un “no” y siempre ha actuado según su capricho.

Todo requiere un periodo de aprendizaje con sus correspondientes errores. fáciles de aplicar: un día sin tele o sin salir.  Gritar/Perder los estribos.  Exigir éxitos inmediatos. psicólogos.  Falta de coherencia. Si los padres se sienten desbordados deben pedir ayuda: tutores. etc. Un mes es imposible. y el problema es que ellos no han escuchado nunca a sus hijos. escuelas de padres. y por lo tanto incomunicación. el “sí” sí se puede negociar. Las reacciones del padre/madre han de ser siempre dentro de una misma línea ante los mismos hechos. Los niños necesitan referentes y límites para crecer seguros y felices.  Ceder después de decir “no”. Nunca debemos llegar a este extremo. es posible.ERRORES Debilitan y disminuyen la autoridad de los padres  La permisividad.  No negociar supone autoritarismo y abuso de poder. es decir. Es intentar que el niño/a haga todo lo que los padres quieren anulándole su personalidad. Muchos padres se quejan de que sus hijos/as no les escuchan.  El autoritarismo.  No cumplir las promesas ni las amenazas. es el error más frecuente y que más daño hace a los niños.  No escuchar. En cambio. Las promesas y amenazas deben ser realistas. El “no” es innegociable. .

ADECUADA INTERACCIÓN FAMILIA‐COLEGIO. a veces es preferible ignorarlos y desviar la atención que criticarlos continuamente. COMUNICACIÓN ESCUELA FAMILIA . Si partimos de la idea de que el ambiente familiar y escolar son los que más influyen en el desarrollo del individuo y su proceso educativo.  Al igual que conviene elogiar los pequeños avances en las conductas deseables. Aunque las amenazas y castigos no son el remedio hay que ser consecuentes y cumplir con lo que se dice.  Debe haber una coherencia y no castigar un día por una cosa que al día siguiente estará permitida. para eliminar ciertos comportamientos que nos irritan. es fundamental la colaboración entre todos aquellos que intervienen en el desarrollo y formación del niño. sonreír que gruñir.PREMIOS Y CASTIGOS   Es mejor aplaudir que castigar.

pues deben encontrar continuidad en la familia.  No menospreciar y mucho menos desautorizar el trabajo educativo realizado por el maestro. El conflicto o la discrepancia entre la familia y la escuela repercuten negativamente en los hijos y es perjudicial para el buen desarrollo de su educación.  Dejar que los hijos asuman sus propias responsabilidades.  Respetar y tolerar las formas de proceder de los maestros. Nunca protegerlos de problemas que ellos mismos se han creado. pues seguro que siempre responden a una finalidad determinada.En el hogar: El papel y la actitud de los padres debe ir encaminado a:  Mantener y reforzar las normas fijadas desde la escuela. Deben aprender que sus actos tienen unas consecuencias. .