Está en la página 1de 755

BOLCHEVISMO

EL CAMINO A LA REVOLUCIÓN

Historia del Partido Bolchevique desde sus comienzos hasta la Revolución de Octubre

Alan Woods

Fundación Federico Engels Madrid

Título original:

Bolshevism: the road to revolution

Primera edición: mayo 2003

© 2003, Fundación Federico Engels

ISBN: 84-932118-3-4 Depósito Legal:

Impreso en España - Printed in Spain

Publicado y distribuido por la Fundación Federico Engels C/ Hermanos del Moral 33, bajo 28019 Madrid Teléfono: 91 428 38 70 · Fax: 91 428 38 71 E-mail: engels@arrakis.es · Web: www.engels.org

Si desea ponerse en contacto con los autores para cualquier comentario o sugerencia, hágalo por medio de la Fundación Federico Engels.

Agradecimientos

El material para el presente libro ha tomado forma durante un largo período de tiempo, para ser exactos, un período de treinta años. La redacción final ha ocu- pado un período algo superior a los doce meses. Para cumplir este agotador ca- lendario, he tenido que contar con la ayuda de algunos estrechos colaboradores. El primero y más importante de todos es mi esposa, Ana, quien ha dedicado mu- chas horas de trabajo frustrante y agotador en la edición del libro, revisión de fuentes y bibliografía (una tarea nada fácil teniendo en cuenta mi sistema más bien caótico, o mejor aún, la ausencia de sistema). Mi siguiente agradecimiento es para Rob Sewell, no sólo por su ayuda en la lectura de varios borradores difíciles de manejar y por sus inestimables sugeren- cias, sino sobre todo por su tremendo apoyo moral, entusiasmo e inagotable buen humor. Entre los muchos que me han ayudado con la corrección del texto, me gusta- ría dar las gracias especialmente a Tracy Howton, quien hizo un excelente traba- jo clasificando lo que era un manuscrito preliminar y que me ayudó a recuperar la cordura y ¡la buena gramática! Además, también debo dar las gracias a Fernan- do D’Alessandro por revisar todo de principio a fin y clasificar el índice. También me gustaría dar las gracias a Phil Mitchinson, Sue Norris y Steve Jones por su participación en la corrección del texto. Una mención especial merece Yannis Papadimitropoulos por su concienzudo trabajo en el diseño de la portada de la edición inglesa. Asimismo, nuestro reconocimiento a Juana Cobo, Pilar Úbeda, Antonio Gar- cía Sinde y Ana Muñoz, por su trabajo de traducción y corrección que ha hecho posible esta edición en lengua castellana. Por último, pero no menos importante, hemos podido incluir algunas ilustra- ciones hermosas gracias a la generosidad de David King, que fue muy amable al proporcionarnos el acceso a este archivo fotográfico tan asombrosamente rico. La colaboración de David es de todas la más bienvenida, porque él mismo ha reali- zado un trabajo excepcional en defensa de las verdaderas tradiciones de la Revo- lución de Octubre y del bolchevismo. El más reciente es su extraordinario estu- dio sobre la falsificación de los archivos históricos por parte de los estalinistas*.

* David King, The Commisar Vanishes, Canongate Books, Edimburgo, 1997.

Índice

Prefacio del autor

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

11

Notas aclaratorias

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

36

PRIMERA PARTE: EL NACIMIENTO DEL MARXISMO RUSO

 

La muerte de un autócrata

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

39

. ‘Tierra y libertad’

‘Id al pueblo’

.

. El nacimiento del marxismo ruso

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

44

53

60

El Grupo Emancipación del Trabajo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

68

Desarrollo desigual y combinado

74

El período de los pequeños círculos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

80

De la propaganda a la agitación

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

85

El movimiento obrero judío

89

La Liga de Lucha de Petersburgo

94

El ‘marxismo legal’

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

102

Lenin y el Grupo Emancipación del Trabajo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

108

La controversia economicista

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

110

. El revisionismo de Bernstein

Rabochaya Mysl

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

114

120

El I Congreso del POSDR

124

Rabócheie Dielo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

129

El nacimiento de Iskra

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

138

. Un nuevo despertar

‘¿Qué hacer?’

. Tensiones en el Comité de Redacción

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

146

152

155

Los economicistas en retirada

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

159

El II Congreso

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

167

El auténtico significado de la escisión de 1903

 

174

Confusión en las filas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

180

. La guerra con Japón

Rosa Luxemburgo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

187

191

La ruptura de Trotsky con los mencheviques

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

199

8

BOLCHEVISMO: EL CAMINO A LA REVOLUCIÓN

SEGUNDA PARTE: LA PRIMERA REVOLUCIÓN RUSA

El 9 de enero de 1905

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

205

‘Zubatovismo’

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

209

El padre Gapón

La huelga de Putílov

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

212

216

Domingo Sangriento

Comienza la revolución

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

218

221

La Comisión Shidlovski

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

225

Lenin y los ‘hombres de comité’

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

230

El III Congreso

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

236

Cómo se financiaba el partido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

242

Pleamar revolucionaria

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

248

La Duma Bulygin

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

252

La huelga de octubre y el soviet

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

254

Los bolcheviques y los soviets

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

261

‘Nicolás el Sangriento’

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

268

Apertura del partido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

274

La prensa del partido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

278

. La insurección de Moscú

Trotsky en 1905

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

282

289

La derrota

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

297

TERCERA PARTE: EL PERÍODO DE REACCIÓN

 

‘Desgracia para los vencidos’

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

303

La lucha contra el desempleo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

307

Tácticas revolucionarias

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

312

La reunificación

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

315

El debate sobre la cuestión agraria

 

319

Bolchevismo y menchevismo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

324

La rebelión de los campesinos

327

¿Boicot o no boicot?

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

331

Ilusiones parlamentarias

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

338

La disolución de la Duma

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

343

La guerra de guerrillas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

346

La actitud de Lenin hacia el guerrillerismo

. El V Congreso (Londres)

La reacción Stolypin

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

351

356

364

. El debate sobre los partidos burgueses

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

368

La revolución permanente

371

. Liquidacionismo y ‘otzovismo’

El golpe del 3 de junio

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

381

387

El ambiente entre la intelectualidad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

392

ÍNDICE

9

La división bolchevique

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

398

Los mencheviques propartido

.

Las tensiones en Proletari

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.