Está en la página 1de 236

Lima, Elon Lages

An´alisis Real, Volumen 1.
Instituto de Matem´atica y Ciencias Afines, UNI, 1997.
240pp. (Colecci´on Textos del IMCA)
Textos del IMCA
An´alisis Real
Volumen 1
Elon Lages Lima
Traducido por Rodrigo Vargas
IMCA Instituto de Matem´atica y Ciencias Afines
Copyright c _, 1997 by Elon Lages Lima
Impreso en Chile / Printed in Chile
Car´atula: Rodolfo Capeto y Noni Geiger
Textos del IMCA
Editor: C´esar Camacho
Con esta serie de textos el IMCA inicia sus trabajos contribu-
yendo a la difuci´on de la cultura matem´atica por medio de una
literatura de alta calidad cient´ıfica.
Esta colecci´on busca poner a disposici´on de alumnos y profe-
sores universitarios, libros escritos con rigor y claridad, que sirvan
como textos de cursos de graduaci´on.
La publicaci´on de este libro cont´o con el apoyo decidido de la
Sociedad Brasileira de Matem´atica y de la Universidad Nacional de
Inginier´ıa del Per´ u que compartieron su costo. A estas instituciones
damos nuestro agradecimiento.
El Editor
Prefacio
Este libro pretende servir de texto para un primer curso de An´ali-
sis Matem´atico. Los temas tratados se exponen de manera simple
y directa, evitando digresiones. As´ı espero facilitar el trabajo del
profesor que, al adoptarlo, no necesitar´a perder mucho tiempo se-
leccionando los temas que tratar´a y los que omitir´a. Grupos espe-
ciales, estudiantes avanzados, lectores que deseen una presentaci´on
m´as completa y los alumnos, por as´ı decirlo, normales que busquen
lecturas complementarias pueden consultar el “Curso de An´alisis
Matem´atico, vol. 1”que trata de la misma materia con un enfoque
m´as amplio, y que tiene aproximadamente el doble de tama˜ no.
Los lectores que tengo en mente son alumnos con conocimientos
equivalentes a dos per´ıodos lectivos de C´alculo
*
, ya familiarizados
con las ideas de derivada e integral en sus aspectos m´as elemen-
tales, principalmente los c´alculos con las funciones m´as conocidas
y la resoluci´on de ejercicios sencillos. Tambi´en espero que tengan
una idea suficientemente clara de lo que es una demostraci´on ma-
tem´atica. La lista de prerrequisitos termina diciendo que el lector
debe estar habituado a las notaciones usuales de la teor´ıa de con-
juntos, tales como x ∈ A, A ⊂ B, A∪ B, A ∩ B, etc.
Una parte importante de este libro son sus ejercicios, que sirven
para fijar ideas, desarrollar algunos temas esbozados en el texto y
como oporunidad para que el lector compruebe si realmente ha en-
tendido lo que acab´o de leer. En el cap´ıtulo final se presentan las
soluciones, de forma completa o resumida, de 190 ejercicios sele-
cionados. Los restantes son, en mi opini´on, bastante f´aciles. Natu-
ralmente, me gustar´ıa que el lector s´olo consultase las soluciones
despu´es de haber hecho un serio esfuerzo para resolver cada pro-
*
N.T. dos cuatrimestres
blema. Precisamente es este esfuerzo, con o sin ´exito, el que nos
conduce a buenos resultados en el proceso de aprendizaje.
El procesamiento del manuscrito, por el sistema T
E
X, lo rea-
lizaron Mar´ıa Celano Maia y Solange Villar Visgueiro, supervisa-
das por Jonas de Miranda Gomes, al que debo bastantes consejos y
opiniones sensatas durante la preparaci´on del libro. La revisi´on del
texto original en portugu´es la hicieron Levi Lopes de Lima, Ricar-
do Galdo Camelier y Rui Tojeiro. A todas estas personas debo mis
agradecimientos cordiales.
La publicaci´on de la edici´on original brasile˜ na fue financiada por
la CAPES; con su director, profesor Jos´e Ubirajara Alves, estoy en
deuda por el apoyo y la compresi´on demostrados.
Rio de Janeiro
Elon Lages Lima
Prefacio a la edici´on en espa˜ nol
La iniciativa de editar este libro en espa˜ nol se debe al Profesor
C´esar Camacho que, con su empe˜ no caracter´ıstico, tuvo la idea,
superviso la traducci´on, cuid´o de la impresi´on y asegur´o la publi-
caci´on. Es a ´el, por lo tanto, que tengo la satisfaci´on de manifestar
mis agradecimientos.
Tambi´en estoy agradecido a Lorenzo Diaz Casado, que hizo la
traducci´on y a Roger Metzger y Francisco Le´on por el trabajo de
revisi´on.
Rio de Janeiro, noviembre de 1997.
Elon Lages Lima
´
Indice general
Cap´ıtulo 1. Conjuntos finitos e infinitos 1
1. N´ umeros naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
2. Conjuntos finitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
3. Conjuntos infinitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
4. Conjuntos numerables . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Cap´ıtulo 2. N´ umeros reales 13
1. R es un cuerpo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2. R es un cuerpo ordenado . . . . . . . . . . . . . . . . 15
3. R es un cuerpo completo . . . . . . . . . . . . . . . . 18
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Cap´ıtulo 3. Sucesiones de n´ umeros reales 25
1. Limite de una sucesi´on . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
2. L´ımites y desigualdades . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3. Operaciones con l´ımites . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
4. L´ımites infinitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Cap´ıtulo 4. Series de n´ umeros 41
1. Series convergentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
2. Series absolutamente convergentes . . . . . . . . . . . 44
3. Criterios de convergencia . . . . . . . . . . . . . . . . 45
4. Reordenaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
Cap´ıtulo 5. Algunas nociones de topolog´ıa 53
1. Conjuntos abiertos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
2. Conjuntos cerrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
9
10
´
INDICE GENERAL
3. Puntos de acumulaci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
4. Conjuntos compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
5. El conjunto de Cantor . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
6. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
Cap´ıtulo 6. L´ımites de funciones 69
1. Definici´on y primeras propiedades . . . . . . . . . . . 69
2. L´ımites laterales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
3. L´ımites en el infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
4. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
Cap´ıtulo 7. Funciones continuas 83
1. Definici´on y propiedades b´asicas . . . . . . . . . . . . 83
2. Funciones continuas en un intervalo . . . . . . . . . . 86
3. Funciones continuas en conjuntos compactos . . . . . 90
4. Continuidad uniforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Cap´ıtulo 8. Derivadas 101
1. La noci´on de derivada . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
2. Reglas de derivaci´on . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
3. Derivada y crecimiento local . . . . . . . . . . . . . . 107
4. Funciones derivables en un intervalo . . . . . . . . . . 109
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
Cap´ıtulo 9. F´ormula de Taylor y aplicaciones de la de-
rivada 117
1. F´ormula de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
2. Funciones c´oncavas y convexas . . . . . . . . . . . . . 121
3. Aproximaciones sucesivas y el m´etodo de Newton . . . 127
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Cap´ıtulo 10. La integral de Riemann 135
1. Revisi´on de sup e ´ınf . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
2. Integral de Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
3. Propiedades de la integral . . . . . . . . . . . . . . . . 141
4. Condiciones suficientes para la integrabilidad . . . . . 145
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
Cap´ıtulo 11. C´alculo con integrales 151
1. Teorema cl´asicos del C´alculo Integral . . . . . . . . . . 151
2. La integral como l´ımite de sumas de Riemann . . . . . 155
3. Logaritmos y exponenciales . . . . . . . . . . . . . . . 157
4. Integrales impropias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Cap´ıtulo 12. Sucesiones y series de funciones 171
1. Convergencia puntual y convergencia uniforme . . . . 171
2. Propiedades de la convergencia uniforme . . . . . . . . 175
3. Series de potencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
4. Series trigonom´etricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
5. Series de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
5. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
Cap´ıtulo 13. Soluciones de los ejercicios 193
1
Conjuntos finitos
e infinitos
En este cap´ıtulo se establecer´a con precisi´on la diferencia entre con-
junto finito y conjunto infinito. Tambi´en se har´a la distinci´on entre
conjunto numerable y conjunto no numerable. El punto de partida
es el conjunto de los n´ umeros naturales.
1. N´ umeros naturales
El conjunto N de los n´ umeros naturales se caracteriza por las
siguientes propiedades:
1. Existe una funci´on inyectiva s : N → N. La imagen s(n) de
cada n´ umero natural n se llama sucesor de n.
2. Existe un ´ unico n´ umero natural 1 ≤ N tal que 1 ,= s(n) para
todo n ∈ N.
3. Si un conjunto X ⊂ N es tal que 1 ∈ X y s(X) ⊂ X (esto es,
n ∈ X ⇒s(n) ∈ X) entonces X = N.
Estas afirmaciones pueden ser reformuladas as´ı:
1
2 Conjuntos Finitos Cap. 1
1

. Todo n´ umero natural tiene un sucesor, que tambi´en es un n´ ume-
ro natural; n´ umeros diferentes tienen sucesores diferentes.
2

. Existe un ´ unico n´ umero natural que no es sucesor de ninguno.
3

. Si un conjunto de n´ umeros naturales contine el n´ umero 1 y tam-
bi´en contiene el sucesor de cada uno de sus elementos, entonces
ese conjunto contiene a todos los n´ umeros naturales.
Las propiedades 1, 2, 3 de arriba se llaman axiomas de Peano.
El axioma 3 es conocido como “principio de inducci´on”. Intuitiva-
mente, ´este significa que todo n´ umero natural puede obtenerse a
partir del 1, tomando su sucesor s(1), el sucesor de ´este, s(s(1))
y as´ı en adelante, en un n´ umero finito de etapas. (Evidentemente
“n´ umero finito” es una expresi´on que, en este momento, no tiene
todav´ıa significado. La formulaci´on del axioma 3 es una manera
extraordinariamente h´abil de evitar la introducci´on de un nuevo
principio hasta que la noci´on de conjunto finito est´e dada).
El principio de inducci´on es la base de un m´etodo para demos-
trar teoremas sobre n´ umeros naturales, conocido como el m´etodo de
inducci´on (o recurrencia), que funciona as´ı: “si una propiedad P es
v´alida para el n´ umero 1 y si, suponiendo P v´alida para el n´ umero
n, como consecuencia se tiene que P tambi´en es v´alida para su su-
cesor, entonces P es v´alida para todos los n´ umeros naturales”.
Como ejemplo de demostraci´on por inducci´on, probaremos que
para todo n ∈ N, se tiene s(n) ,= n. Esta afirmaci´on es verdedara
cuando n = 1, porque el axioma 2 se tiene 1 ,= s(n) para todo n,
luego, en particular, 1 ,= s(1). Si suponemos verdadera la afirma-
ci´on para alg´ un n ∈ N, se cumple n ,= s(n). Como la funci´on s es
inyectiva, entonces s(n) ,= s(s(n)), esto es, la firmaci´on es verdade-
ra para s(n).
En el conjunto de los n´ umeros naturales se definen dos opera-
ciones fundamentales, la adici´on, que asocia a cada par de n´ umeros
naturales (m, n) su suma m + n, y la multiplicaci´on que hace co-
rresponder al par (m, n) su producto m n. Estas dos operaciones
se caracterizan por las siguientes igualdades, que sirven como defi-
Secci´on 1 N´ umeros naturales 3
nici´on:
m + 1 = s(m) ;
m+ s(n) = s(m + n), esto es, m+ (n + 1) = (m + n) + 1;
m 1 = m
m (n + 1) = m n + m.
Con otras palabras: sumar 1 a m significa tomar su sucesor. Y
una vez conocida la suma m+n tambi´en es conocido m+ (n + 1),
que es el sucesor de m + n. En cuanto a la multiplicaci´on: multi-
plicar por 1 no altera el n´ umero. Y conocido el producto m n es
conocido m (n +1) = m n +m. La demostraci´on de la existencia
de las operaciones + y con las propiedades anteriores, as´ı como
su unicidad, se hace por inducci´on. Los detalles se omiten aqui. El
lector interesado puede consultar el “Curso de An´alisis Matem´ati-
co”, vol. 1, o las referencias bibliogr´aficas de dicho libro, donde se
demuestran (inductivamente) las siguientes propiedades de la adi-
ci´ on y la multiplicaci´on:
asociativa: (m+n) +p = m+(n +p), m (n p) = (m n) p;
distributiva: m (n + p) = m n + m p;
Conmutativa: m + n = n + m, m = n m;
ley de corte: m + n = m + p ⇒m = p, m n = m p ⇒n = p.
Dados dos n´ umeros reales m, n se escribe m < n cuando existe
p ∈ N tal que m + p = n. Se dice que m es menor que n. La no-
taci´on m ≤ n significa que m < n ´o m = n. Se puede probar que
m < n y n < p ⇒ m < p (transitividad) y que dados m, n ∈ N
cualesquiera, se cumple una, y s´olo una, de estas tres posibilidades:
m < n, m = n ´o m > n.
Una de las propiedades m´as importantes de la relaci´on de orden
m < n entre n´ umeros naturales es el llamado principio de buena
ordenaci´on, enunciado y probado a continuaci´on.
Todo subconjunto no vac´ıo A ⊂ N posee un menor elemento,
esto es, un elemento n
0
∈ A tal que n
0
≤ n para todo n ∈ A.
Para probar esta afirmaci´on llamemos, para cada n´ umero n ∈ N,
I
n
al conjunto de los n´ umeros naturales ≤ n. Si 1 ∈ A entonces
4 Conjuntos Finitos Cap. 1
1 es el menor elemento de A. Si 1 / ∈ A entonces consideramos el
conjunto X de los n´ umeros naturales n tales que I
n
⊂ N−A. Como
I
1
= ¦1¦ ⊂ N − A, vemos que 1 ∈ X. Por otra parte, como A no
es vac´ıo, conclu´ımos que X ,= N. Luego la conclusi´on del axioma 3
no es v´alida. Se sigue que debe existir n ∈ X tal que n + 1 / ∈ X.
Entonces I
n
= ¦1, 2, . . . , n¦ ⊂ N−A y n
0
= n+1 ∈ A. Por lo tanto
n
0
es el menor elemento del conjunto A.
2. Conjuntos finitos
Continuaremos usando la notaci´on I
n
= ¦p ∈ N; p ≤ n¦. Un
conjunto X se dice finito cuando es vac´ıo o bien existen n ∈ N y una
biyecci´on f : I
n
→ X. Escribiendo x
1
= f(1), x
2
= f(2), . . . , x
n
=
f(n) tenemos X = ¦x
1
, . . . , x
n
¦. La biyecci´on f se llama enume-
raci´on de los elemento de X, y el n´ umero n se llama n´ umero de
elementos o cardinal del conjunto finito X. El Corolario 1 m´as
adelante prueba que el cardinal est´a bien definido, esto es, que no
depende de la enumeraci´on f escogida.
Lema 1. Si existe una biyecci´on f : X →Y , entonces dados a ∈ X
y b ∈ Y tambi´en existe una biyecci´on g : X →Y tal que g(a) = b.
Demostraci´on: Sea b

= f(a). Como f es subrayectiva, existe
a

∈ X tal que f(a

) = b. Definamos g : X → Y como g(a) = b,
g(a

) = b

y g(x) = f(x) si x ∈ X no es igual ni a a ni a b. Es f´acil
ver que g es una biyecci´on.
Teorema 1. Si A es un subconjunto propio de I
n
, no puede existir
una biyecci´on f : A →I
n
.
Demostraci´on: Supongamos, por reducci´on al absurdo, que el
teorema sea falso y consideremos n
0
∈ N el menor n´ umero na-
tural para el que existen un subconjunto propio A ⊂ I
n
0
y una
biyecci´on f : A →I
n
0
. Si n
0
∈ A entonces, por el Lema, existe una
biyecci´on g : A →I
n
0
con g(n
0
) = n
0
. En este caso la restricci´on de
g a A−¦n
0
¦ es una biyecci´on del subconjunto propio A−¦n
0
¦ en
I
n
0
−1
, lo que contradice la minimalidad de n
0
. Si, por el contrario,
tuvi´esemos n
0
/ ∈ A entonces tomar´ıamos a ∈ A con f(a) = n
0
y la
Secci´on 2 Conjuntos finitos 5
restricci´on de f al subconjunto propio A − ¦a¦ ⊂ I
n
0
−1
ser´ıa una
biyecci´on en I
n
0
−1
, lo que de nuevo contradice la minimalidad de
n
0
.
Corolario 1. Si f : I
m
→X y g : I
n
→X son biyecciones, entonces
m = n.
En efecto, si tuvi´esemos m < n entonces I
n
ser´ıa un subconjunto
propio de I
n
, lo que violar´ıa el Teorema 1, pues g
−1
◦ f = I
m
→I
n
es una biyecci´on. An´alogamente se demuestra que no es posible
m < n. Luego m = n.

Corolario 2. Sea X un conjunto finito. Una aplicaci´on f : X →X
es inyectiva si, y s´olo si, es suprayectiva.
En efecto, existe una biyecci´on ϕ : I
n
→ X. La aplicaci´on f :
X →X es inyectiva o sobreyectiva si, y s´olo si, ϕ
−1
◦f ◦ϕ : I
n
→I
n
lo es. Luego podemos considerar f : I
n
→ I
n
. Si f es inyectiva
entonces tomando A = f(I
n
) tendremos una biyecci´on f
−1
: A →
I
n
. Por el Teorema 1, A = I
n
y f es souprayectiva, Rec´ıprocamente,
si f es suprayectiva entonces, para cada x ∈ I
n
podemos escoger
y = g(x) ∈ I
n
tal que f(y) = e. Entonces g es inyectiva y, por lo
que acabamos de probar, g es suprayectiva. As´ı, si y
1
, y
2
∈ I
n
son
tales que f(y
1
) = f(y
2
), tomamos x
1
, x
2
con g(x
1
) = y
1
, g(x
2
) = y
2
y tendremos x
1
= f ◦ g(x
1
) = f(y
1
) = f(y
2
) = f(g(x
2
)) = x
2
, de
donde y
1
= g(x
1
) = g(x
2
) = y
2
, luego f es inyectiva.
Corolario 3. No puede existir una biyecci´on entre un conjunto
finito y una parte propia de ´este.
El Corolario 3 es una mera reformulaci´on del Teorema 1.
Teorema 2. Todo subconjunto de un conjunto finito es finito.
Demostraci´on: En primer lugar probaremos el siguiente caso par-
ticular: si X es finito y a ∈ X entonces X−¦a¦ es finito. En efecto,
existe una biyecci´on f : I
n
→ X que, por el Lema, podemos su-
poner que cumple f(n) = a. Si n = 1 entonces X − ¦a¦ es finito.
Si n > 1, la restricci´on de f a I
n−1
es una biyecci´on en X − ¦a¦,
luego X −¦a¦ es finito y tiene n −1 elementos. El caso general se
prueba por inducci´on sobre el n´ umero n de elementos de X. Este es
6 Conjuntos Finitos Cap. 1
evidente si X = ∅ ´o n = 1. Supongamos el Teorema verdadero para
conjuntos de n elementos, sean X un conjunto de n + 1 elementos
e Y un subconjunto de X. Si Y = X no hay nada que probar. En
caso contrario, existe a ∈ X tal que a / ∈ Y . Entonces tambi´en se
cumple Y ⊂ X − ¦a¦. Como X − ¦a¦ tiene n elementos, se sigue
que Y es finito.
Corolario 1. Dada f : X → Y , si Y es finito y f es inyectiva
entonces X es finito; si X es finito y f es suprayectiva entonces Y
es finito.
En efecto, si f es inyectiva entonces es una biyecci´on de X en
el subconjunto f(X) del conjunto finito Y . Por otra parte, si f
es suprayectiva y X es finito entonces, para cada y ∈ Y podemos
elegir x = g(y) ∈ X tal que f(x) = y. Esto define una aplicaci´on
g : Y → X tal que f(g(y)) = y para todo y ∈ Y . Se concluye que
g es inyectiva luego, por lo que acamos de probar, Y es finito.

Un subconjunto X ⊂ N se dice acotado cuando existe p ∈ N tal
que x ≤ p para todo x ∈ X.
Corolario 2. Un subconjunto X ⊂ N es finito si, y s´olo si, est´a aco-
tado.
En efecto, si X = ¦x
1
, . . . , x
n
¦ ⊂ N es finito, tomando p =
x
1
+ + x
n
vemos que x ∈ X ⇒ x < p, luego X est´a acotado.
Rec´ıprocamente, si X ⊂ N est´a acotado entonces X ⊂ I
p
para
alg´ un p ∈ N, por tanto del Teorema 2 se sigue que X es finito.

3. Conjuntos infinitos
Se dice que un conjunto es infinito cuando no es finito. As´ı, X es
infinito cuando ni es el conjunto vac´ıo ni existe para ning´ un n ∈ N
una biyecci´on f : I
n
→X.
Por ejemplo, en virtud del Corolario 2 del Teorema 2, el conjunto
N de los n´ umeros naturales es infinito. Por el mismo motivo, si
k ∈ N entonces el conjunto k N de los m´ ultiplos de k es infinito.
Teorema 3. Si X es un conjunto infinito, entonces existe una apli-
caci´on inyectiva f : N →X.
Secci´on 4 Conjuntos numerables 7
Demostraci´on: Para cada subconjunto no vac´ıo A ⊂ X escoge-
mos un elemento x
A
∈ A. A continuaci´on, definimos f : N →
X inductivamente. Hacemos f(1) = x
X
, suponiendo ya defini-
dos f(1), . . . , f(n), escribimos A
n
= X − ¦f(1), . . . , f(n)¦. Co-
mo X es infinito A
n
no es vac´ıo. Entonces definimos f(n + 1) =
x
An
. Esto completa la definici´on de f. Para probar que f es in-
yectiva, sean m, n ∈ N, por ejemplo m < n. Entonces f(m) ∈
¦f(1), . . . , f(n−1)¦ mientras que f(n) ∈ X−¦f(1), . . . , f(n−1)¦,
luego f(m) ,= f(n).
Corolario. Un conjunto X es infinito si, y s´olo si, existe una bi-
yecci´on ϕ : X →Y es un subconjunto propio Y ⊂ X.
En efecto, sea X infinito y f : N → X una aplicaci´on inyec-
tiva. Escribimos, para cada n ∈ N, f(n) = x
n
. Consideremos el
subconjunto propio Y = X−¦x
1
¦. Definimos entonces la biyecci´on
ϕ : X → Y tomando ϕ(x) = x si x no es ninguno de los x
n
y
ϕ(x
n
) = x
n+1
(n ∈ N). Rec´ıprocamente, si existe una biyecci´on de
X en un subconjunto propio entonces X es infinito, en virtud del
Corolario 3 del Teorema 1.

Si N
1
= N − ¦1¦ entonces ϕ : N → N
1
, ϕ(n) = n + 1, es
una biyecci´on de N en su subconjunto propio N
1
= ¦2, 3, . . .¦. De
forma general, dado p ∈ N podemos considerar N
p
= ¦p + 1, p +
2, . . .¦ y definir la biyecci´on ϕ : N → N
p
, ϕ(n) = n + p. Este
tipo de fen´omenos ya eran conocidos por Galileo, el primero en
observar que “hay tantos n´ umeros pares como n´ umeros naturales”,
que demostr´o que si P = ¦2, 4, 6, . . .¦ es el conjunto de los n´ umeros
pares entonces ϕ : N → P, dada por ϕ(n) = 2n, es una biyecci´on.
Evidentemente, si I = ¦1, 3, 5, . . .¦ es el conjunto de los n´ umero
impares, entonces ψ : N → I, ψ(n) = 2n − 1, tambi´en es una
biyecci´on. En estos dos ´ ultmos ejemplos, N − P = I y N − I = P
son infinitos, mientras que N −N
p
= ¦1, 2, . . . , p¦ es finito.
4. Conjuntos numerables
Un conjunto X se dice numerable cuando es finito o cuando exis-
te una biyecci´on f : N →X. En este caso, f se llama numeraci´on de
los elementos de X. Si escribimos f(1) = x
1
, f(2) = x
2
, . . . , f(n) =
x
n
, . . . se tiene entonces X = ¦x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . .¦.
8 Conjuntos Finitos Cap. 1
Teorema 4. Todo subconjunto X ⊂ N es numerable.
Demostraci´on: Si X es finito no hay nada que demostrar. En
caso contrario, numeramos los elementos de X tomando x
1
= me-
nor elemento de X. Suponiendo definidos x
1
< x
2
< < x
n
,
escribimos A
n
= X − ¦x
1
, . . . , x
n
¦. Observando que A ,= ∅, pues
X es infinito, definimos x
n+1
= menor elemento de A
n
. Entonces
X = ¦x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . .¦. En efecto, si existiese alg´ un elemento de
X diferente de todos los x
n
tendr´ıamos que x ∈ A
n
para todo n ∈ N,
luego x ser´ıa un n´ umero natural mayor que todos los elementos del
conjunto infinito ¦x
1
, . . . , x
n
, . . .¦, lo que contradice el Corolario 2
de Teorema 2.
Corolario 1. Sea f : X → Y inyectiva. Si Y es numerable X
tambi´en lo es. En particular, todo subconjunto de un conjunto nu-
merable es numerable.
En efecto, basta considerar el caso en que existe una biyecci´on
ϕ : Y → N. Entonces ϕ ◦ f : X → N es una biyecci´on de X en
un subconjunto de N, que es numerable, por el Teorema 4. En el
caso particular X ⊂ Y , tomamos f : X → Y igual a la aplicaci´on
inclusi´on.

Corolario 2. Sea f : X → Y suprayectiva. Si X es numerable
entonces Y tambi´en lo es.
En efecto, para cada y ∈ Y podemos tomar x = g(y) ∈ X
tal que f(x) = y. Esto define una aplicaci´on g : Y → X tal que
f(g(y)) = y para todo y ∈ Y . De donde se concluye que g es
inyectiva. Por el Corolario 1, Y es numerable.

Corolario 3. El producto cartesiano de dos conjuntos numerables
es un conjunto numerable.
En efecto, si X e Y son numerables entonces existen aplicaciones
suprayectivas f : N → X y g : N → Y , luego ϕ : N N → X Y
dada por ϕ(m, n) = (f(m), g(n)) es sobreyectiva. Por tanto, es
suficiente probar que N N es numerable. Para esto consideremos
la aplicaci´on ψ : N N → N dada por ψ(m, n) = 3
m
2
n
. Por la
unicidad de la descomposici´on de un n´ umero en factores primos, ψ
es inyectiva. Se concluye que N N es numerable.
Secci´on 4 Conjuntos numerables 9
Corolario 4. La uni´on de una familia numerable de conjuntos nu-
merables es numerable.
Tomando X =


n=1
X
n
, definimos la aplicaci´on suprayectiva
f : N N →X haciendo f(m, n) = f
n
(m), El caso de uni´on finita
se reduce al caso anterior ya que X = X
1
∪X
2
∪ ∪X
n
∪X
n+1
∪ .

El Teorema 3 significa que el infinito numerable es el “menor”de
los infinitos. En efecto, el teorema se puede reformular como sigue:
Todo conjunto infinito contiene un subconjunto infinito numera-
ble.
Ejemplo 1. El conjunto Z = ¦. . . , −2, −1, 0, 1, 2, . . .¦ de los n´ ume-
ros enteros es numerable. Se puede definir una biyecci´on f : N →Z
como f(n) = (n −1)/2 si n es impar y f(n) = −n/2 si n es par.
Ejemplo 2. El conjunto Q = ¦m/n : m, n ∈ Z, n ,= 0¦ de los
n´ umeros racionales es numerable. En efecto, si escribimos Z

=
Z −¦0¦ podemos definir una funci´on suprayectiva f : Z Z

→Q
como f(m, n) = m/n.
Ejemplo 3. (Un conjunto no numerable). Sea S el conjunto de
todas las sucesiones infinitas formadas con los s´ımbolos 0 y 1, como
por ejemplo s = (01100010 . . .). Con otras palabras, S es el conjunto
de todas las funciones s : N → ¦0, 1¦. Para cada n ∈ N, el valor
s(n), igual a 0 ´o 1, es el n-´esimo t´ermino de la sucesi´on s. Afirmamos
que ning´ un subconjunto numerable X = ¦s
1
, s
2
, . . . , s
n
, . . .¦ ⊂ S
es igual a S. En efecto, dado X, indiquemos mediante s
nn
el n-
´esimo t´ermino de la sucesi´on s
n
∈ X. Formamos una nueva sucesi´on
s

∈ X tomando el n-´esimo t´ermino de s

igual a 0 si s
nn
= 0. La
sucesi´on s

no pertenece al conjunto X porque su n-´esimo t´ermino
es diferente del n-´esimo t´ermino de s
n
. (Este argumento, debido a
G. Cantor, es conocido como “m´etodo de la diagonal”).
En el pr´oximo cap´ıtulo demostraremos que el conjunto R de los
n´ umeros reales no es numerable.
10 Conjuntos Finitos Cap. 1
5. Ejercicios
Secci´on 1: N´ umeros naturales
1. Usando el m´etodo de inducci´on, pruebe que
(a) 1 + 2 + + n = n(n + 1)/2.
(b) 1 + 3 + 5 + + (2n −1) = n
2
.
2. Dados m, n ∈ N con n > m, pruebe que ´o n es m´ ultiplo de m o
que existen q, r ∈ N tales que n = mq +r, r < m. Pruebe que q
y r son ´ unicos con esta propiedad.
3. Sea X ⊂ N un subconjunto no vac´ıo tal que m, n ∈ X ⇔m, m+
n ∈ X. Pruebe que existe k ∈ N tal que X es el conjunto de los
m´ ultiplos de k.
4. Dado n ∈ N, pruebe que no existe x ∈ N tal que n < x < n +1.
5. Obtenga el principio de inducci´on como consecuencia del princi-
pio de buena ordenaci´on.
Secci´on 2: Conjuntos finitos
1. Indicando mediant card X el n´ umero de elementos del conjunto
finito X, pruebe que:
(a) Si X es finito e Y ⊂ X, entonces card Y ≤ card X.
(b) Si X e Y son finitos, entonces X ∪ Y es finito y
card (X ∪ Y ) = card X + card y −card (X ∩ Y ).
(c) Si X e Y son finitos, entonces X Y es finito y
card(X Y ) = card X card Y.
2. Sea T(X) el conjunto cuyos elementos son los subconjuntos de
X. Pruebe, usando el m´etodo deinducci´on, que si X es finito
entonces card T(X) = 2
cardX
.
3. Sea T(X; Y ) el conjunto de las funciones f : X →Y . Si cardX =
m y card Y = n, pruebe que card (T(X; Y )) = n
m
.
Secci´on 4 Ejercicios 11
4. Pruebe que todo conjunto finito X de n´ umeros naturales posee
un elemento m´aximo (esto es, existe x
0
∈ X tal que x ≤ x
0
∀ x ∈ X).
Secci´on 3: Conjuntos infinitos
1. Dada f : X →Y , pruebe que:
(a) Si X es infinito y f es inyectiva entonces Y es infinito.
(b) Si Y es infinito y f es sobreyectiva entonces X es infinito.
2. Sean X un conjunto finito e Y un conjunto infinito. Pruebe que
existe una funci´on inyectiva f : X →Y y una funci´on suprayec-
tiva g : Y →X.
3. Pruebe que el conjunto T de los n´ umeros primos es infinito.
4. D´e un ejemplo de una sucesi´on decreciente X
1
⊃ X
2
⊃ ⊃
X
n
⊂ de conjuntos infinitos cuya intersecci´on


n=1
X
n
sea
vac´ıa.
Secci´on 4: Conjuntos numerables
1. Defina f : NN →N mediante f(1, n) = 2n−1 y f(n+1, n) =
2
n
(2n −1). Pruebe que f es una biyecci´on.
2. Pruebe que existe g : N → N sobreyectiva tal que g
−1
(n) es
infinito para cada n ∈ N.
3. Escriba N = N
1
∪ N
2
∪ ∪ N
n
∪ como uni´on inifnita de
subconjuntos infinitos disjuntos dos a dos.
4. Para cada n ∈ N, sea T
n
= ¦X ⊂ N : card X = n¦. Prue-
be que T
n
es numerable. Concluya que el conjunto T
f
de los
subconjuntos finitos de N es numerable.
5. Pruebe que el conjunto T(N) de todos los subconjuntos de N no
es numerable.
6. Sea Y numerable y f : X →Y sobreyectiova tal que, para cada
y ∈ Y , f
−1
(y) es numerable. Pruebe que X es numerable.
12 Conjuntos Finitos Cap. 1
2
N´ umeros reales
El conjunto de los n´ umeros reales se denotar´a por R. En este cap´ıtu-
lo haremos una descripci´on completa de sus propiedades; ´estas,
as´ı como sus consecuencias, se utilizar´an en los pr´oximos cap´ıtu-
los.
1. R es un cuerpo
Esto significa que en R est´an definidas dos operaciones, llamadas
adici´on y multiplicaci´on, que cumplen ciertas condiciones, especifi-
cadas a continuaci´on.
La adici´on hace corresponder a cada par de elementos x, y ∈ R,
su suma x + y ∈ R, mientras que la multiplicaci´on asocia a estos
elementos su producto x y ∈ R.
Los aximas a los que obedecen estas operaciones son:
Asociatividad: para cualesquiera x, y, z ∈ R se tiene (x + y) + z =
x + (y + z) y x (y z) = (x y) z.
Conmutatividad: para cualesquiera x, y ∈ R se tiene x + y = y + x
y x y = y x.
Elementos neutros: existen en R dos elementos distintos 0 y 1 tales
que x + 0 = x y x 1 = x para cualquier x ∈ R.
13
14 N´ umeros reales Cap. 2
Inversos: todo x ∈ R posee un inverso aditivo −x ∈ R tal que
x + (−x) = 0 y si x ,= 0, tambi´en existe un inverso multiplicativo
x
−1
∈ R tal que x x
−1
= 1.
Distributividad: para cualesquiera x, y, z ∈ R se tiene x (y + z) =
x y + x z.
De estos axiomas resultan todas las reglas familiares del c´alculo
con n´ umeros reales. A t´ıtulo de ejemplo, establecemos algunas.
De la conmutatividad resulta que 0 +x = x y −x +x = 0 para
todo x ∈ R. An´alogamente, 1 x = 1 y x
−1
x = 1 cuando x ,= 0.
La suma x +(−y) se indicar´a con x −y y se llama diferencia entre
x e y. Si y ,= 0, el producto x y
−1
tambi´en se representar´a por x/y
y se llamar´a cociente entre x e y. Las operaciones (x, y) → x − y
y (x, y) →x/y se llaman, respectivamente, substracci´on y divisi´on.
Evidentemente, la divisi´on de x por y s´olo tiene sentido cuando
y ,= 0, pues el n´ umero 0 no tiene inverso multiplicativo.
De la distributividad se concluye que, para todo x ∈ R, se tiene
x 0 + x = x 0 + x 1 = x (0 + 1) = x 1 = x. Sumando −x a
ambos miembros de la igualdad x +x = x obtenemos x 0 = 0.
Por otro parte, si x y = 0 podemos concluir que x = 0 ´o y = 0.
En efecto, si y ,= 0 entonces podemos multiplicar ambos miembros
de la igualdad por y
−1
y obtenemos x y y
−1
= 0 y
−1
, de donde
x = 0.
Tambi´en es resultado de la distributividad la “regla de los sig-
nos”: x (−y) = (−x) y = −(x y) y (−x) (−y) = x y. En
efecto, x (−y) + x y = x (−y + y) = x 0, sumando −(x y)
a ambos miembros de la igualdad x (−y) + x y = 0 se tiene
x (−y) = −(x y). An´alogamente, (−x) y = −(x y). Luego
(−x) (−y) = −[x (−y)] = −[−(x y)] = x y. En particular
(−1) (−1) = 1. (Observaci´on: la igualdad −(−z) = z, anterior-
mente usada, resulta al sumar z a ambos miembros de la igualdad
−(−z) + (−z) = 0.)
Si dos n´ umeros reales x, y tienen cuadrados iguales, entonces
Secci´on 2 R es un cuerpo ordenado 15
x = ±y. En efecto, si x
2
= y
2
entonces 0 = x
2
−y
2
= (x−y)(x+y),
y como sabemos, el producto de dos n´ umeros reales s´olo es cero si
al menos uno de los factores es nulo.
2. R es un cuerpo ordenado
Esto significa que existe un subconjunto R
+
⊂ R llamado con-
junto de los n´ umeros reales positivos, que cumple las siguientes con-
diciones:
P1. La suma y el producto de n´ umeros reales positivos son positi-
vos. O sea, x, y ∈ R
+
⇒x + y ∈ R
+
y x y ∈ R
+
.
P2. Dado x ∈ R se verifica una, y s´olo una, de las 3 alternativas
siguientes: ´o x = 0, ´o x ∈ R
+
´o −x ∈ R
+
.
Si indicamos mediante R

al conjunto de los n´ umeros −x, don-
de x ∈ R
+
, la condici´on P2 nos dice que R = R
+
∪R

∪¦0¦, y que
los conjuntos R
+
, R

y ¦0¦ son disjuntos dos a dos. Los n´ umeros
y ∈ R

se llaman negativos.
Todo n´ umero real x ,= 0 tiene cuadrado positivo. En efecto,
si x ∈ R
+
entonces x
2
= x x ∈ R
+
por P1. Si x / ∈ R
+
en-
tonces (como x ,= 0) −x ∈ R
+
, luego, tambi´en por P1, tenemos
x
2
= (−x) (−x) ∈ R
+
. En particular, 1 es un n´ umero positivo,
pues 1 = 1
2
.
Se escribe x < y, y se dice que x es menor que y, cuando
y − x ∈ R
+
, esto es, y = x + z donde z es positivo. En este ca-
so, tambi´en se escribe y > x, y se dice que y es mayor que x. En
particular, x > 0 significa que x ∈ R
+
, esto es, que x es positivo,
mientras que x < 0 quiere decir que x es negativo, esto es, que
−x ∈ R
+
.
Se tiene las siguientes propiedades para la relaci´on de orden
x < y en R:
O1. Transitiva: si x < y e y < z entonces x < z.
O2. tricotom´ıa: dados x, y ∈ R, ocurre una, y s´ola una, de las
siguientes alternativas siguientes, ´o x = y, ´o x < y ´o x > y.
16 N´ umeros reales Cap. 2
O3. Monoton´ıa de la adici´on: si x < y entonces, para todo z ∈ R,
se tiene x + z < y + z.
O4. Monoton´ıa de la multiplicaci´on: si x < y entonces para todo
z > 0 se tiene x z < y z. Si, por el contrario, z < 0 entonces
x < y implica x z > y z.
Demostraci´on: O1. x < y e y < z significan y − x ∈ R
+
e
z − y ∈ R
+
. De P1 se sigue que (y − x) + (z − y) ∈ R
+
, esto
es, z −x ∈ R
+
, o sea, x < z.
O2. Dados x, y ∈ R, ´o y−x ∈ R
+
, ´o y−x = 0 ´o y−x ∈ R

(esto
es, x − y ∈ R
+
). En el primer caso se tiene x < y, en el segundo
x = y y en tercero y < x. Por P2 estas posibilidades se excluyen
mutuamente.
O3. Si x < y entonces y −x ∈ R
+
, de donde (y +z) −(x +z) =
y −x ∈ R
+
, esto es x + z < y + z.
O4. Si x < y y z > 0 entonces y − x ∈ R
+
y z ∈ R
+
, luego
(y −x) z ∈ R
+
, o sea, yz −xz ∈ R
+
, lo que significa que xz < yz.
Si x < y y z < 0 entonces y − x ∈ R
+
y y − z ∈ R
+
, de donde
xz −yz = (y −x)(−z) ∈ R
+
, lo que significa que yz < xz.
En general, x < y y x

< y

implican x + x

< y + y

pues
yy

−xx

= yy

−yx

+ yx

−xx

= y(y

−x

) + (y −x)x

> 0.
Si 0 < x < y entonces y
−1
< x
−1
. Para probar esto observe
primero que x > 0 ⇒ x
−1
= x(x
−1
)
2
> 0. A continuaci´on multi-
plicando ambos miembros de la desigualdad x < y por x
−1
y
−1
se
tiene y
−1
< x
−1
.
Como 1 ∈ R es positivo, se sigue que 1 < 1+1 < 1+1+1 < .
Entonces podemos considerar N ⊂ R. Se tiene Z ⊂ R, pues 0 ∈ R
y n ∈ R ⇒ −n ∈ R. Adem´as, si m, n ∈ Z, donde n ,= 0, entonces
m/n = mn
−1
∈ R, lo que no permite concluir que Q ⊂ R. As´ı,
N ⊂ Z ⊂ Q ⊂ R.
En la pr´oxima secci´on veremos que la inclusi´on Q ⊂ R es propia.
Secci´on 2 R es un cuerpo ordenado 17
Ejemplo 1. (Desigualdad de Bernoulli ) Para todo n´ umero real
x ≥ −1 y todo n ∈ N, se tiene (1 + x)
n
≥ 1 + nx. Esto se de-
muestra por inducci´on respecto a n. La desigualdad es obvia si
n = 1. Suponiendo la desigualdad v´alida para n, multiplicamos
ambos miembros por el n´ umero (1 + x) ≥ 0 y obtenemos
(1 + x)
n+1
=(1 + x)
n
(1 + x) ≥ (1 + nx)(1 + x) = 1 + nx + x + nx
2
= 1 + (n + 1)x + nx
2
≥ 1 + (n + 1)x .
Usando el mismo argumento se puede ver que (1 + x)
n
> 1 + nx
cuando n > 1, x > −1 y x ,= 0.
La relaci´on de orden de R nos permite definir el valor absoluto
(o m´odulo) de un n´ umero real x ∈ R como sigue: [x[ = x si x > 0,
[0[ = 0 y [x[ = −x si x < 0. Con otras palabras, [x[ = m´ax¦x, −x¦
es el mayor de los n´ umeros reales x y −x.
Se tiene −[x[ ≤ x ≤ [x[ para todo x ∈ R. En efecto, la desigual-
dad x ≤ [x[ es obvia, mientras que −[x[ ≤ x resulta al multiplicar
por −1 ambos miembros de la desigualdad −x ≤ [x[. As´ı podemos
caracterizar [x[ como el ´ unico n´ umero ≥ 0 cuyo cuadrado es x
2
.
Teorema 1. Si x, y ∈ R entonces [x+y[ ≤ [x[+[y[ y [xy[ = [x[[y[.
Demostraci´on: Sumando miembro a miembro las desigualdades
[x[ ≥ x e [y[ ≥ y se tiene [x[ +[y[ ≥ x +y. An´alogamente, de [x[ ≥
−x y [y[ ≥ −y resulta [x[+[y[ ≥ −(x+y). Luego [x[+[y[ ≥ [x+y[ =
m´ax¦x + y, −(x + y)¦. Para probar [x y[ = [x[ [y[ es suficiente
demostrar que estos dos n´ umeros tienen el mismo cuadrado, pues
ambos son ≥ 0. Ahora bien, el cuadrado de [x y[ es (x y)
2
= x
2
y
2
,
mientras que ([x[ [y[)
2
= [x[
2
[y[
2
= x
2
y
2
.
Teorema 2. Sean a, x, δ ∈ R. Se tiene [x − a[ < δ si, y s´olo si,
a −δ < x < a + δ.
Demostraci´on: Como [x−a[ es el mayor de los dos n´ umeros x−a
y −(x−a), afirmar que [x−a[ < δ es equivalente a decir que se tiene
x−a < δ y −(x−a) < δ, o sea, x−a < δ y x−a > −δ. Al sumar a se
concluye: [x−a[ < δ ⇔x < a+δ y x > a−δ ⇔a−δ < x < a+δ.
18 N´ umeros reales Cap. 2
De modo an´alogo se puede ver que [x − a[ ≤ δ ⇔ a − δ ≤ x ≤
a + δ.
Usaremos la siguiente notaci´on para representar tipos especiales
de conjuntos de n´ umeros reales, llamados intervalos:
[a, b] = ¦x ∈ R : a ≤ x ≤ b¦ (−∞, b] = ¦x ∈ R : x ≤ b¦
(a, b) = ¦x ∈ R : a < x < b¦ (−∞, b) = ¦x ∈ R : x < b¦
[a, b) = ¦x ∈ R : a ≤ x < b¦ [a, ∞) = ¦x ∈ R : a ≤ x¦
(a, b] = ¦x ∈ R : a < x ≤ b¦ (a, +∞) = ¦x ∈ R : a < x¦
(−∞, +∞) = R
Los cuatro intervalos de la izquierda est´an acotados, sus extre-
mos son a, b; [a, b] es un intervalo cerrado, (a, b) es abierto, [a, b) es
cerrado por la izquierda y (a, b] cerrado por la derecha. Los cinco
intervalos a la derecha son no acotados: (−∞, b] es la semirrecta
cerrada a la derecha con origen en b. Los dem´as tienen denomina-
ciones an´alogas. Cuando a = b, el intervalo [a, b] se reduce a un
´ unico elemento y se llama intervalo degenerado.
En t´erminos de intervalos, el Teorema 2 afirma que [x −a[ < δ
si, y s´olo si, x pertenece al intervalo abierto (a − δ, a + δ). An´alo-
gamente, [x −a[ ≤ δ ⇔x ∈ [a −δ, a + δ].
Es muy ´ util imaginar el conjunto R como una recta (la “recta
real”) y los n´ umero reales como sus puntos. Entonces la relaci´on x <
y significa que el punto x est´a a la izquierda de y (e y a la derecha de
x), los intervalos son segmentos de la recta y [x −y[ es la distancia
del punto x al punto y. As´ı, el significado del Teorema 2 es que el
intervalo (a−δ, a+δ) est´a formado por los puntos que distan menos
que δ del punto a. Tales interpretaciones geom´etricas constituyen
un valioso auxilio para comprender los conceptos y teoremas del
An´alisis Matem´atico.
3. R es un cuerpo completo
Nada de lo dicho hasta ahora nos permite distinguir R de Q,
pues los n´ umero racionales tambi´en forman un cuerpo ordenado.
A continuaci´on acabaremos nuestra caracterizaci´on de R, descri-
bi´endolo como un cuerpo ordenado y completo, propiedad que no
Secci´on 3 R es un cuerpo completo 19
cumple Q.
Un conjunto X ⊂ R se dice acotado superiormente cuando exis-
te b ∈ R tal que x ≤ b para todo x ∈ X. En este caso se dice que b
es una cota superior de X. An´alogamente, se dice que el conjunto
X est´a acotado inferiormente cuando existe a ∈ R tal que a ≤ x
para todo x ∈ X. Entonces el n´ umero a es una cota inferior de
X. Si X est´a acotado superiormente e inferiormente se dice que es
un conjunto acotado. Esto significa que X est´a contenido en alg´ un
intervalo acotado de la forma [a, b], o, equivalentemente, que existe
k > 0 tal que x ∈ X ⇒[x[ ≤ k.
Sea X ⊂ R acotado superiormente no vac´ıo. Un n´ umero b ∈ R
se llama supremo del conjunto X cuando es la menor de las cotas
superiores de X. De forma expl´ıcita, b es el supremo de X cuando
se cumple las dos condiciones siguientes:
S1. Para todo x ∈ X se tiene x ≤ b.
S2. Si c ∈ R es tal que x ≤ c para todo x ∈ X, entonces b ≤ c.
La condici´on S2 admite la siguiente reformulaci´on
S2

. Si c < b entonces existe x ∈ X tal que c < x.
En efecto, S2

afirma que ning´ un n´ umero real menor que b puede
ser una cota superior de X. A veces S2

se escribe as´ı: para todo
ε > 0 existe x ∈ X tal que b −ε < x.
Escribimos b = sup X para indicar que b es el supremo del con-
junto X.
An´alogamente, si X es un conjunto no vac´ıo acotado, inferior-
mente se dice que un n´ umero real a es el ´ınfimo de X, y se escribe
a =´ınf X, cuando es la mayor de las cotas inferiores de X. Esto es
equivalente a las dos afirmaciones siguientes:
I1. Para todo x ∈ X se tiene a ≤ x.
I2. Si c ≤ x para todo x ∈ X, entonces c ≤ a.
La condici´on I2 se puede formular tambi´en as´ı:
20 N´ umeros reales Cap. 2
I2

. Si a < c entonces existe x ∈ X tal que x < c.
De hecho, I2

nos dice que ning´ un n´ umero mayor que a es una
cota inferior de X. Equivalentemente: para todo ε > 0 existe x ∈ X
tal que x < a + ε.
Se dice que un n´ umero b ∈ X es el m´aximo del conjunto X
cuando b ≥ x para todo x ∈ X. Esto quiere decir que b es una
cota superior de X que pertenece a X. Por ejemplo b es el m´aximo
del intervalo [a, b], sin embargo el intervalo [a, b) no posee m´aximo.
Evidentemente, si un conjunto X posee un m´aximo ´este es su supre-
mo. La noci´on de supremo sirve precisamente para substituir a la
idea de m´aximo de un conjunto cuando ´este no existe. El supremo
del conjunto [a, b) es b. Se pueden hacer consideraciones totalmente
an´alogas con relaci´on al ´ınfimo.
Afirmar que el cuerpo ordenado R es completo significa afirmar
que todo conjunto no vac´ıo y acotado superiormente X ⊂ R posee
un supremo b = sup X.
No es necesario postular tambi´en que todo conjunto no vac´ıo y
acotado inferiormente posee un ´ınfimo. En efecto, en este caso el
conjunto Y = ¦−x : x ∈ X¦ no es vac´ıo y est´a acotado superior-
mente, luego posee un supremo b ∈ R. Entonces, como se puede ver
f´acilmente, el n´ umero a = −b es el ´ınfimo de X.
A continuaci´on veremos algunas consecuencias de la completitud
de R.
Teorema 3.
i) El conjunto N ⊂ R de los n´ umero naturales no est´a acotado
superiormente;
ii) El ´ınfimo del conjunto X = ¦1/n : n ∈ N¦ es igual a 0;
iii) Dados a, b ∈ R
+
, existe n ∈ N tal que n a > b.
Demostraci´on: Si N estuviese acotado superiormente, existir´ıa
c = sup N. Entonces c − 1 no ser´ıa una cota superior de N, esto
es, existir´ıa n ∈ N tal que c − 1 < n. De donde c < n + 1, luego
Secci´on 3 R es un cuerpo completo 21
c no ser´ıa una cota superior de N. Esta contradicci´on prueba i).
Respecto a ii): 0 es, evidentemente, una cota inferior de X. Enton-
ces basta probar que cualquier c > 0 no es un cota inferior de X.
Ahora bien, dado c > 0, existe, por i), un n´ umero natural n > 1/c,
de donde 1/n < c, lo que prueba ii). Finalmente, dados a, b ∈ R
+
usamos i) para obtener n ∈ N tal que n > b/a. Entonces na > b, lo
que demuestra iii).
Las propiedades i), ii) y iii) del teorema anterior son equivalentes
y significan que R es un cuerpo arquimediano. En realidad, iii) se
debe al matem´atico griego Eudoxo, que vivi´o algunos siglos antes
que Arqu´ımedes.
Teorema 4. (Principio de los intervalos encajados) Dada
una sucesi´on decreciente I
1
⊃ I
2
⊃ ⊃ I
n
⊃ de intervalos
cerrados y acotados, I
n
= [a
n
, b
n
], existe al menos un n´ umero real
c tal que c ∈ I
n
para todo n ∈ N.
Demostraci´on: Las inclusiones I
n
⊃ I
n+1
significan que
a
1
≤ a
2
≤ ≤ a
n
≤ ≤ b
n
≤ ≤ b
2
≤ b
1
.
El conjunto A = ¦a
1
, a
2
, . . . , a
n
, . . .¦ est´a, por tanto, acotado supe-
riormente; sea c = sup A. Evidentemente, a
n
≤ c para todo n ∈ N.
Adem´as, como cada b
n
es una cota superior de A, tenemos c ≤ b
n
para todo n ∈ N. Por tanto c ∈ I
n
para todo n ∈ N.
Teorema 5. El conjunto de los n´ umeros reales no es numerable.
Demostraci´on: Demostraremos que ninguna funci´on f : N → R
puede ser suprayectiva. Para esto, suponiendo f dada, construire-
mos una sucesi´on decreciente I
1
⊃ I
2
⊃ ⊃ I
n
⊃ de intervalos
cerrados y acotados tales que f(n) / ∈ I
n
. Entonces, si c es un n´ ume-
ro real que pertenece a todos los I
n
ning´ un valor de f(n) puede
ser igual a c, luego f no es suprayectiva. Para obtener los inter-
valos, comenzaremos tomando I
1
= [a
1
, b
1
] tal que f(1) < a
1
y,
suponiendo obtenidos I
1
, I
2
, . . . , I
n
tales que f(j) / ∈ I
j
, considera-
mos I
n
= [a
n
, b
n
]. Si f(n + 1) ∈ I
n
, al menos uno de los extremos,
por ejemplo a
n
, es diferente de f(n + 1), esto es, a
n
< f(n + 1).
En este caso tomamos I
n+1
= [a
n+1
, b
n+1
], donde a
n+1
= a
n
y
b
n+1
= (a
n
+ f(n + 1))/2.
22 N´ umeros reales Cap. 2
Un n´ umero se llama irracional cuando no es racional. Como
el conjunto Q de los n´ umeros racionales es numerable, del teore-
ma anterior resulta que existen n´ umeros irracionales y, a´ un m´as,
como R = Q ∪ (R − Q), los irracionales constituyen un conjunto
no numerable (por tanto son la “mayor´ıa” de los n´ umeros reales)
pues la uni´on de dos conjuntos numerables es numerable. Eviden-
temente, se pueden exhibir n´ umero irracionales expl´ıcitamente. En
el Cap´ıtulo 3, Ejemplo 15, veremos que la funci´on f : R → R
+
,
dada por f(x) = x
2
, es suprayectiva. Luego existe un n´ umero real
positivo, expresado por

2, cuyo cuadrado es igual a 2. Pit´agoras
y sus disc´ıpulos demostraron que ning´ un n´ umero racional puede te-
ner cuadrado igual a 2. (En efecto, si (p/q)
2
= 2 entonces 2q
2
= p
2
,
donde p y q son enteros, lo que es absurdo pues el factor primo
2 aparece un n´ umero par de veces en la descomposici´on de p
2
en
factores primos y un n´ umero impar de veces en la de 2q
2
).
Corolario 1. Todo intervalo no degenerado no es numerable.
En efecto, todo intervalo no degenerado contiene un intervalo
abierto (a, b). Como la funci´on f : (−1, 1) → (a, b), definida como
f(x) =
1
2
[(b − a)x + a + b], es una biyecci´on, basta probar que
(−1, 1) no es numerable. Ahora bien, la funci´on ϕ : R → (−1, 1),
dada por ϕ(x) = x/(1 + [x[), es una biyecci´on cuya inversa es ψ :
(−1, 1) →R, definida mediante ψ(y) = y/(1 −[y[), pues ϕ(ψ(y)) =
y e ψ(ϕ(x)) = x para cualesquiera y ∈ (−1, 1) y x ∈ R, como se
puede ver f´acilmente.

Teorema 6. Todo intervalo no degenerado I contiene n´ umeros ra-
cionales e irracionales.
Demostraci´on: Obviamente I contiene n´ umeros irracionales, pues
en caso contrario I ser´ıa numerable. Para probar que I contiene
n´ umeros racionales consideramos [a, b] ⊂ I, donde a < b se pueden
tomar irracionales. Tomemos n ∈ N tal que 1/n < b − a. Los
intervalos I
m
= [m/n, (m+1)/n], m ∈ Z, cubren la recta real, esto
es, R =

m∈Z
I
m
. Por lo tanto existe m tal que a ∈ I
m
. Como a es
irracional, tenemos m/n < a < (m + 1)/n. Como 1/n, la longitud
del intervalo I
m
, es menor que b − a, se tiene que (m + 1)/n < b.
Luego el n´ umero racional (m + 1)/n pertenece al intervalo [a, b], y
por tanto al intervalo I.
Secci´on 5 Ejercicios 23
5. Ejercicios
Secci´on 1: R es un cuerpo.
1. Pruebe las siguientes unicidades:
(a) Si x + θ = x para todo x ∈ R entonces θ = 0;
(b) Si x u = x para todo x ∈ R entonces u = 1;
(c) Si x + y = 0 entonces y = −x;
(d) Si x y = 1 entonces y = x
−1
.
2. Dados a, b, c, d ∈ R, si b ,= 0 y d ,= 0 pruebe que (a/b + c/d) =
(ad + bc)/bd y (a/b)(c/d) = (ac/bd).
3. Si a, b ∈ R, a ,= 0 y b ,= 0, pruebe que (ab)
−1
= a
−1
b
−1
y
concluya que (a/b)
−1
= b/a.
4. Pruebe que (1−x
n+1
)/(1−x) = 1+x+ +x
n
para todo x ,= 1.
Secci´on 2: R es un cuerpo ordenado
1. Para cualesquiera x, y, z ∈ R, pruebe que [x−z[ ≤ [x−y[+[y−z[.
2. Pruebe que [[x[ −[y[[ ≤ [x −y[ para cualesquiera x, y ∈ R.
3. Dados x, y ∈ R, si x
2
+ y
2
= 0 pruebe que x = y = 0.
4. Pruebe por el m´etodo de inducci´on que (1 + x)
n
≥ 1 + nx +
[n(n + 1)/2]x
2
si x ≥ 0.
5. Para todo x ,= 0, pruebe que (1 + x)
2n
> 1 + 2nx.
6. Pruebe que [a −b[ < ε ⇒[a[ < [b[ + ε.
7. Usando que el trinomio de segundo grado f(λ) =

n
i=1
(x
i
+
λy
i
)
2
es ≥ 0 para todo λ ∈ R pruebe la desigualdad de Cauchy-
Schwarz:
_
n

i=1
x
i
y
i
_
2

_
n

i=1
x
2
i
__
n

i=1
y
2
i
_
Pruebe tambi´en que se tiene la igualdad si, y s´olo si, existe λ tal
que x
i
= λy
i
para todo i = 1, . . . , n.
24 N´ umeros reales Cap. 2
8. Si a
1
/b
1
, . . . , a
n
/b
n
pertenecen al intervalo (α, β) y b
1
, . . . , b
n
son
positivos, pruebe que (a
1
+ +a
n
)/(b
1
+ +b
n
) pertenece a
(α, β). Con las mismas hip˜ notesis, si t
1
, . . . , t
n
∈ R
+
, pruebe que
(t
1
a
1
+ +t
n
a
n
)/(t
1
b
1
+ +t
n
b
n
) tambi´en pertenece al intervalo
(α, β).
Secci´on 3: R es un cuerpo ordenado completo
1. Se dice que una funci´on f : X →R est´a acotada superiormente
cuando su imagen f(X) = ¦f(x) : x ∈ X¦ es un conjunto aco-
tado superiormente. Entonces se escribe sup(f) = sup¦f(x) :
x ∈ X¦. Pruebe que si f, g : X → R est´an acotadas superior-
mente ocurre lo mismo con la suma f + g : X → R; adem´as se
tiene sup(f + g) ≤ sup(f) + sup(g). D´e un ejemplo en el que
sup(f + g) < sup(f) + sup(g). Enuncie y pruebe un resultado
an´alogo con ´ınf.
2. Dadas funciones f, g : X → R
+
acotadas superiormente pruebe
que el producto f g : X →R es una funci´on acotada (superior
e inferiormente) tal que sup(f g) ≤ sup(f) sup(g) e ´ınf(f g) ≥
´ınf(f) ´ınf(g). D´e ejemplos en los que se tenga < en vez de =.
3. Con las hip´otesis del ejercicio anterior demuestre que sup(f
2
) =
sup(f)
2
e ´ınf(f
2
) =´ınf(f)
2
.
4. Dados a, b ∈ R
+
con a
2
< 2 < b
2
, tome x, y ∈ R
+
tales que
x < 1, x < (2 − a
2
)/(2a + 1) e y < (b
2
− 2)/2b. Pruebe que
(a +x)
2
< 2 < (b −y)
2
y (b −y) > 0. A continuaci´on, considere
el conjunto acotado X = ¦a ∈ R
+
: a
2
< 2¦ y concluya que el
n´ umero real c = sup X cumple c
2
= 2.
5. Pruebe que el conjunto de los polinomios con coeficientes enteros
es numerable. Un n´ umero real se llama algebraico cuando es ra´ız
de un polinomio con coeficiente enteros. Pruebe que el conjunto
de los n´ umeros algebraicos es numerable. Un n´ umero real se
llama trascendente cuando no es algebraico. Pruebe que existen
n´ umeros trascendentes.
6. Pruebe que un conjunto I ⊂ R es un intervalo si, y s´olo si,
a < x < b, a, b ∈ I ⇒x ∈ I.
3
Sucesiones
de n´ umeros reales
En este cap´ıtulo se introducir´a la noci´on de l´ımite en su forma m´as
simple, el l´ımite de una sucesi´on. A partir de aqu´ı, todos los con-
ceptos importantes del An´alisis Matem´atico, de una forma u otra
se reducir´an a alg´ un tipo de l´ımite.
1. Limite de una sucesi´on
Una sucesi´on de n´ umeros reales es una funci´on x : N → R que
asocia a cada n´ umero natural n un n´ umero real x
n
, llamado n-´esi-
mo t´ermino de la sucesi´on.
Se escribe (x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . .) o (x
n
)
n∈N
, o simplemente (x
n
), pa-
ra indicar la sucesi´on cuyo n-´esimo t´ermino es x
n
.
No debe confundirse la sucesi´on (x
n
) con el conjunto ¦x
1
, x
2
, . . . ,
x
n
, . . .¦ de sus t´erminos. Por ejemplo, la sucesi´on (1, 1, . . . , 1, . . .) no
es lo mismo que el conjunto ¦1¦. O de otra forma: las sucesiones
(0, 1, 0, 1, . . .) y (0, 0, 1, 0, 0, 1, . . .) son diferentes pero el conjunto de
sus t´erminos es el mismo, igual a ¦0, 1¦.
Una sucesi´on (x
r
) se dice acotada superiormente (respectiva-
mente inferiormente) cuando existe c ∈ R tal que x
n
≤ c (respec-
tivamente x
n
≥ c) para todo n ∈ N. Se dice que la sucesi´on (x
n
)
25
26 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
est´a acotada cuando est´a acotada superior e inferiormente. Esto
equivale a decir que existe k > 0 tal que [x
n
[ ≤ k para todo n ∈ N.
Ejemplo 1. Si a > 1 entonces la sucesi´on (a, a
2
, . . . , a
n
, . . .) est´a aco-
tada inferiormente pero no superiormente. En efecto, multiplican-
do ambos miembros de la desigualdad 1 < a por a
n
obtenemos
a
n
< a
n+1
. Se sigue que a < a
n
para todo n ∈ N, luego (a
n
) est´a aco-
tada inferiormente por a. Por otra parte, tenemos a = 1 + d, con
d > 0. Por la desigualdad de Bernoulli, para todo n ∈ N se tiene
a
n
> 1+nd. Por tanto, dado cualquier c ∈ R podemos hacer a
n
> c
siempre que tomemos 1 + nd > c, esto es, n > (c −1)/d.
Dada una sucesi´ on x = (x
n
)
n∈N
, una subsucesi´on de x es la res-
tricci´on de la funci´on x a un subconjunto infinito de N

= ¦n
1
<
n
2
< < n
k
< ¦ de N. Se escribe x

= (x
n
)
n∈N
′ ´o (x
n
1
, x
n
2
, . . . ,
x
n
k
, . . .¦, ´o (x
n
k
)
k∈N
para indicar la subsucesi´on x

= x[N

. La nota-
ci´on (x
n
k
)
k∈N
indica que una subsuceci´on se puede considerar como
una sucesi´on, esto es, una funci´on cuyo dominio es N.
Recordemos que N

⊂ N es infinito si, y s´olo si, no est´a acotado,
esto es, para todo n
0
∈ N existe n
k
∈ N

tal que n
k
> n
0
.
Ejemplo 2. Dado un n´ umero real a < −1, consideremos la sucesi´on
(a
n
)
n∈N
. Si N

⊂ N es el conjunto de los n´ umeros pares y N
′′
es el
conjunto de los n´ umeros impares entonces la subsucesi´on (a
n
)
n∈N
′′
s´olamente est´a acotada superiormente.
Se dice que un n´ umero real a es el l´ımite de la sucesi´on (x
n
)
cuando para todo n´ umero real ε > 0, dado arbitrariamente, se pue-
de obtener n
0
∈ N tal que todos los t´erminos x
n
con ´ındice n > n
0
cumplen la condici´on [x
n
−a[ < ε. Se escribe entonces a = l´ımx
n
.
Esta importante definici´on significa que, para valores muy gran-
des de n, los t´erminos x
n
permanecen tan pr´oximos a a cuando se
desee. M´as precisamente, estipul´andose un error ε > 0, existe un
´ındice n
0
∈ N tal que todos los t´erminos de la sucesi´on con ´ındice
n > n
0
son valores aproximados de a con un error menor que ε.
Con s´ımbolos matem´aticos, se escribe:
a = l´ımx
n
≡ ∀ ε > 0 ∃ n
0
∈ N; n > n
0
⇒[x
n
−a[ < ε,
Secci´on 1 Limite de una sucesi´on 27
en donde el s´ımbolo ≡ significa que lo que sigue es la definici´on
de lo que antecede, ∀ significa “para todo” o “cualquier que sea”
y ∃ significa “existe”. El punto y como quiere decir “tal que” y la
flecha ⇒ significa “implica”.
Es conveniente recordar que [x
n
− a[ < ε es lo mismo que
a −ε < x
n
< a +ε, esto es, x
n
pertenece al intervalo (a −ε, a +ε).
As´ı, decir que a = l´ımx
n
significa qe cualquier intervalo abierto
centrado en a contiene todos los t´erminos x
n
de la sucesi´on excepto
un n´ umero finito de ´estos (a saber, los de ´ındice n ≤ n
0
, donde n
0
se escoge en funci´on del radio ε del intervalo).
En vez de a = l´ımx
n
, tambi´en se escribe a = l´ım
n∈N
x
n
, a = l´ım
n→∞
x
n
,
´ o x
n
→ a. Esta ´ ultima expresi´on se lee “x
n
tiende a a” o “x
n
converge a a”. Una sucesi´on que posee l´ımite se llama convergente.
En caso contrario se llama divergente.
Teorema 1. (Unicidad del l´ımite) Una sucesi´on no puede con-
verger a dos l´ımites diferentes.
Demostraci´on: Sea l´ımx
n
= a. Dado b ,= a podemos tomar ε > 0
tal que los intervalo abiertos I = (a −ε, a + ε) y J = (b −ε, b + ε)
sean disjuntos. Existe n
0
∈ N tal que n ≥ n
0
, tenemos x
n
/ ∈ J.
Luego no se tiene l´ımx
n
= b.
Teorema 2. Si l´ımx
n
= a entonces toda subsucesi´on de (x
n
) con-
verge a.
Demostraci´on: Sea (x
n
1
, x
n
2
, . . . , x
n
k
, . . .) una subsucesi´on. Dado
cualquier intervalo abierto centrado en a existe n
0
∈ N tal que
todos los t´erminos x
n
, con n ≥ n
0
, pertenecen a I. En particular,
todos los t´erminos x
n
k
con n
k
≥ n
0
, tambi´en pertencen a I. Luego
l´ımx
n
k
= a.
Teorema 3. Toda sucesi´on convergente est´a acotada.
Demostraci´on: Sea a = l´ımx
n
. Tomando ε = 1 vemos que existe
n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒ x
n
∈ (a − 1, a + 1). Sean b el mayor y c
el menor elemento del conjunto finito ¦x
1
, x
2
. . . , x
n
0
, a −1, a + 1¦.
Todos los t´erminos x
n
de la sucesi´on est´an contenidos en [c, b], luego
la sucesi´on est´a acotada.
28 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
Ejemplo 3. La sucesi´on (2, 0, 2, 0, . . .), cuyo n-´esimo t´ermino es
x
n
= 1 + (−1)
n+1
, est´a acotada. Sin embargo no es convergente
porque posee dos sucesiones constantes, x
2n−1
= 2 y x
2n
= 0, con
l´ımites diferentes.
Ejemplo 4. La sucesi´on (1, 2, 3, . . .), con x
n
= n, no es convergente
porque no est´a acotada.
Una sucesi´on (x
n
) se llama mon´otona cuando se tiene x
n
≤ x
n+1
para todo n ∈ N, o bien x
n
≥ x
n+1
para todo n ∈ N. En el pri-
mer caso se dice que (x
n
) es mon´otona creciente, y en el segundo
caso que (x
n
) es mon´otona decreciente. En particular, si tenemos
x
n
< x
n+1
(respec. x
n
> x
n+1
) para todo n ∈ N decimos que la su-
cesi´on es estrictamente creciente (respc. estrictamente decreciente).
Toda sucesi´on mon´otona creciente (resp. decreciente) est´a aco-
tada inferiormente (respec. superiormente) por su primer t´ermino.
Para que est´e acotada es suficiente que tenga una subsucesi´on acota-
da. En efecto, sea (x
n
)
n∈N
′ una subsucesi´on acotada de una sucesi´on
mon´otona (supongamos creciente) (x
n
). Tenemoos, x
n
≤ c para to-
do n ∈ N

. Dado cualquier n ∈ N existe n

∈ N

tal que n < n

.
Entonces x
n
≤ x
n
′ ≤ c.
El pr´oximo teorema nos da una condici´on suficiente para que
una sucesi´on converja. Cuando intentaba demostrarlo mientras pre-
paraba sus clases, a mediados del siglo XIX, R. Dedekind percibi´o la
necesidad de una formalizaci´on rigurosa del concepto de n´ umero
real.
Teorema 4. Toda sucesi´on mon´otona y acotada es convergente.
Demostraci´on. Sea (x
n
) mon´otona, supongamos que creciente, y
acotada. Escribimos X = ¦x
1
, . . . , x
n
, . . .¦ y a = sup X. Afirmamos
que a = l´ımx
n
. En efecto, dado ε > 0, el n´ umero a − ε no es una
cota superior de X. Luego existe n
0
tal que a − ε < x
n
0
≤ a. As´ı,
n > n
0
⇒a −ε < x
n
0
≤ x
n
< a + ε, de donde l´ımx
n
= a.
An´alogamente, si (x
n
) es decreciente y acotada entonces l´ımx
n
es el ´ınfimo del conjunto de valores x
n
.
Secci´on 2 L´ımites y desigualdades 29
Corolario. (Teorema de Bolzano.Weierstrass) Toda suce-
si´ on acotada de n´ umeros reales posee una subsucesi´on convergente.
En efecto, basta demostrar que toda sucesi´on acotada (x
n
) posee
una subsucesi´on mon´otona. Decimos que x
n
es un t´ermino desta-
cado de la sucesi´on (x
n
) si x
n
≥ x
p
para todo p > n. Sea D el
conjunto de ´ındices n tal que x
n
es un t´ermino destacado. Si D
es un conjunto infinito, D = ¦n
<
n
2
< n
k
< ¦, entonces
la subsucesi´on (x
n
)
n∈D
es mon´otona decreciente. Por el contrario,
si D es finito sea n ∈ N el mayor de los n ∈ D. Entonces x
n
1
,
donde n
1
= n + 1, no es destacado, luego existe n
2
> n
1
tal que
x
n
1
< x
n
2
. A su vez, x
n
2
no es destacado, luego existe n
3
> n
2
con
x
n
1
< x
n
2
< x
n
3
. Prosiguiendo obtenemos una sucesi´on estricta-
mente creciente x
n
1
< x
n
2
< < x
n
k
< .
Ejemplo 5. La sucesi´on cuyo n-´esimo t´ermino es x
n
= 1/n es
mon´otona, estrictamente decreciente y acotada. Tenemos entonces
l´ım1/n =´ınf¦1/n; n ∈ N¦ = 0, por el Teorema 3, Cap´ıtulo 2.
Ejemplo 6. Sea 0 < a < 1. La sucesi´on (a, a
2
, . . . , a
n
, . . .), formada
por las sucesivas potencias, de a es estrictamente decreciente y aco-
tada, pues multiplicando 0 < a < 1 por a
n
resulta 0 < a
n+1
< a
n
.
Afirmamos que l´ım
n→∞
a
n
= 0. En efecto, como 1/a > 1, del Ejem-
plo 1 se deduce que, dado ε > 0 arbitrario existe n
0
∈ N tal que
(1/a)
n
0
> 1/ε, o sea, a
n
0
< ε. Se sigue que l´ıma
n
= ´ınf¦a
n
; n ∈
N¦ = 0.
2. L´ımites y desigualdades
Sea P una propiedad referente a los t´erminos de una sucesi´on
(x
n
). Diremos que “para todo n suficientemente grande x
n
cumple la
propiedad P”para significar que “existe n
0
∈ N tal que n ≥ n
0
⇒x
n
cumple la propiedad P”.
Teorema 5. Sea a = l´ımx
n
. Si b < a entonces, para todo n suficien-
temente grande, se tiene b < x
n
. An´alogamente, si a < b entonces
x
n
< b para todo n suficientemente grande.
Demostraci´on: Tomando ε = a − b, tenemos ε > 0 y b = a − ε.
Por la definici´on de l´ımite, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒a −ε <
x
n
< a + ε ⇒ b < x
n
. La otra afirmaci´on se prueba de forma
an´ aloga.
30 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
Corolario 1. Sea a = l´ımx
n
. Si a > 0 entonces, para todo n
suficientemente grande, se tiene x
n
> 0. An´alogamente, si a < 0
entonces x
n
< 0 para todo n suficientemente grande.
Corolario 2. Sean a = l´ımx
n
y b = l´ımy
n
. Si x
n
≤ y
n
, para todo
n suficientemente grande entonces a ≤ b. En particular, si x
n
≤ b
para todo n suficientemente grande entonces l´ımx
n
≤ b.
En efecto, si tuvi´esemos b < a entonces tomar´ıamos c ∈ R tal
que b < c < a y tendr´ıamos, por el Teorema 5, y
n
< c < x
n
para
todo n suficientemente grande, contradiciendo la hip´otesis.
Observaci´on: Si tuvi´esemos x
n
< y
n
no podr´ıamos concluir que
a < b. Basta considerar x
n
= 0 e y
n
= 1/n.
Teorema 6. (Teorema del Sandwich.) Si l´ımx
n
= l´ımy
n
= a y
x
n
≤ z
n
≤ y
n
para todo n suficientemente grande entonces l´ımz
n
=
a.
Demostraci´on: Dado cualquier ε > 0, existen n
1
, n
2
∈ N tales
que n > n
1
⇒a − ε < x
n
< a + ε y n > n
2
⇒a −ε < y
n
< a + ε.
Sea n
0
= m´ax¦n
1
, n
2
¦. Entonces n > n
0
⇒a −ε < x
n
≤ z
n
≤ y
n
<
a + ε ⇒z
n
∈ (a −ε, a + ε), luego l´ımz
n
= a.
3. Operaciones con l´ımites
Teorema 7. Si l´ımx
n
= 0 e (y
n
) es una sucesi´on acotada (conver-
gente o no) entonces l´ım(x
n
y
n
) = 0.
Demostraci´on: Existe c > 0 tal que [y
n
[ ≤ c para todo n ∈ N.
Dado cualquier ε > 0, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒ [x
n
[ < ε/c.
Entonces, n > n
0
⇒ [x
n
y
n
[ = [x
n
[ [y
n
[ < (ε/c) c = ε. Luego
l´ım(x
n
y
n
) = 0.
Ejemplo 7. Si x
n
= 1/n e y
n
= sin(n) entonces (y
n
) no es conver-
gente, sin embargo como −1 ≤ y
n
≤ 1, se tiene l´ım(x
n
y
n
) =
l´ım(sin(n)/n) = 0. Por otra parte, si l´ımx
n
= 0 pero (y
n
) no
est´a acotada, la sucesi´on producto (x
n
y
n
) puede ser divergente
(tome x
n
= 1/n e y
n
= n
2
) o tender a cualquier valor c (tome
x
n
= 1/n e y
n
= c n).
Secci´on 3 Operaciones con l´ımites 31
Para uso posterior, observamos que, como resultado directo de
la definici´on de l´ımite, se tiene:
l´ımx
n
= a ⇔l´ım(x
n
−a) = 0 ⇔l´ım[x
n
−a[ = 0.
Teorema 8. Si l´ımx
n
= a y l´ımy
n
= b entonces:
1. l´ım(x
n
±y
n
) = a ±b
2. l´ım(x
n
y
n
) = a b
3. l´ım
x
n
y
n
=
a
b
si b ,= 0.
Demostraci´on: 1. Dado cualquier ε > 0, existen n
1
, n
2
∈ N tales
que n > n
1
⇒ [x
n
− a[ < ε/2 y n > n
2
⇒ [y
n
− b[ < ε/2. Sea
n
0
= m´ax¦n
1
, n
2
¦. Entonces n > n
0
⇒ n > n
1
y n > n
2
, luego
[(x
n
+y
n
) −(a +b)[ = [(x
n
−a) + (y
n
−b)[ ≤ [x
n
−a[ +[y
n
−b[ <
ε
2
+
ε
2
< ε. Por lo tanto, l´ım(x
n
+y
n
) = a +b. El mismo argumento
sirve para (x
n
−y
n
).
2. Tenemos x
n
y
n
−ab = x
n
y
n
−x
n
b+x
n
b−ab = x
n
(y
n
−b) +(x
n

a)b. Por el Teorema 3, (x
n
) est´a acotada. Adem´as, l´ım(y
n
− b) =
l´ım(x
n
− a) = 0. Se deduce del Teorema 7 y de la parte 1 que
l´ım(x
n
y
n
− ab) = l´ım[x
n
(y
n
− b)] + l´ım[(x
n
− a)b] = 0, de donde
l´ım(x
n
y
n
) = ab.
3. Se cumple x
n
/y
n
−a/b = (x
n
b−y
n
a)/y
n
b. Como l´ım(x
n
b−y
n
a) =
ab − ba = 0, para concluir que l´ım
_
xn
yn

a
b
_
= 0, y por tanto que
l´ım
_
xn
yn
_
=
a
b
, basta probar que (1/y
n
b) es una sucesi´on acotada.
Ahora, escribiendo c = b
2
/2, tenemos 0 < c < b
2
. Como l´ımy
n
b =
b
2
, se sigue del Teorema 5 que, para todo n suficientemente grande,
se tiene c < y
n
b, y por tanto 1/y
n
b < 1/c, lo que completa la
demostraci´on.
Ejemplo 8. Si x
n
> 0 para todo n ∈ N y l´ım(x
n+1
/x
n
) = a < 1
entonces l´ımx
n
= 0. En efecto, tomemos c ∈ R con a < c < 1.
Entonces 0 < x
n+1
/x
n
< c para todo n suficientemente grande.
Se sigue que 0 < x
n+1
= (x
n+1
/x
n
)x
n
< cx
n
< x
n
, luego, para
n suficientemente grande, la sucesi´on (x
n
) es mon´otona y acotada.
Sea b = l´ımx
n
. De x
n+1
< c x
n
para todo n suficientemente grande
32 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
resulta, haciendo n →∞, que b ≤ c b, esto es, (1 −c)b ≤ 0. Como
b ≥ 0 y 0 < c < 1, conclu´ımos que b = 0.
Ejemplo 9. Como aplicaci´on del ejemplo anterior, se obtiene que,
si a > 1 y k ∈ N son constantes, entonces:
l´ım
n→∞
n
k
a
n
= l´ım
a
n
n!
= l´ım
n!
n
n
= 0.
En efecto, escribiendo x
n
=
n
k
a
n
, y
n
=
a
n
n!
y z
n
=
n!
n
n
resulta y
n+1
/y
n
=
a/n + 1, luego l´ım(y
n+1
/y
n
) = 0 y, por el Ejemplo 8, l´ımy
n
= 0.
Tambi´en tenemos x
n+1
/x
n
=
_
1 +
1
n
_
k
a
−1
, por tanto (por el Teore-
ma 8) l´ım(x
n+1
/x
n
) = 1/a < 1. Del Ejemplo 8 se deduce l´ımx
n
= 0.
Finalmente, z
n+1
/z
n
= [n/(n + 1)]
n
, de donde l´ım(z
n+1
/z
n
) = 1/e.
(vea el Ejemplo 12 m´as adelante). Como 1/e < 1, se sigue que
l´ımz
n
= 0.
Ejemplo 10. Dado a > 0 demostraremos que la sucesi´on dada por
x
n
=
n

a = a
1/n
tiene l´ımite igual a 1. En efecto, se trata de una
sucesi´on mon´otona (estrictamente decreciente si a > 1 y creciente
si a < 1) y acotada, por lo tanto existe L = l´ım
n→∞
a
1/n
. Se tiene
L > 0. En efecto, si 0 < a < 1 entonces a
1/n
> a para todo n ∈ N,
de donde L ≥ a. Sin embargo, si a > 1 entonces a
1/n
> 1 para todo
n ∈ N, de donde L ≥ 1. Consideremos la subsucesi´on (a
1/n(n+1)
) =
(a
1/2
, a
1/6
, a
1/12
, . . .). Como 1/n(n+1) = 1/n−1/(n+1), el Teorema
2 y el apartado 3 del Teorema 8 nos dan:
L = l´ıma
1/n(n+1)
= l´ım
a
1/n
a
1/(n+1)
=
L
L
= 1.
Ejemplo 11. Sea 0 < a < 1. La sucesi´on cuyo t´ermino general
es x
n
= 1 + a + + a
n
= (1 − a
n+1
)/(1 − a) es estrictamen-
te creciente y acotada, pues x
n
< 1/(1 − a) para todo n ∈ N.
Adem´as, l´ım
n→∞
(1/(1 − a) − x
n
) = l´ım
n→∞
a
n
/(1 − a) = 0, por lo tanto
l´ım
n→∞
x
n
= l´ım(1 + a + + a
n
) = 1/(1 −a).
La igualdad anterior tambi´en es v´alida cuando se tiene −1 <
a < 1, esto es, [a[ < 1. En efecto, el argumento se basa en que
l´ım
n→∞
a
n
= 0, lo que persiste cuando se tiene solamente [a[ < 1, pues
l´ım[a[
n
= 0 ⇔l´ıma
n
= 0.
Secci´on 3 Operaciones con l´ımites 33
Ejemplo 12. La sucesi´on cuyo t´ermino general es
a
n
= 1 + 1 +
1
2!
+ +
1
n!
es, evidentemente, creciente. Tambi´en est´a acotada pues
2 ≤ a
n
≤ 1 + 1 +
1
2
+
1
2
2
+ +
1
2
n
< 3.
Escribimos e = l´ıma
n
. El n´ umero e es una de las constantes
m´ as importantes del An´alisis Matem´atico. Como acabamos de ver,
se tiene 2 < e ≤ 3. En realidad la expresi´on de e con sus cuatro
primeros decimales es e = 2, 7182.
Ejemplo 13. Consideremos la sucesi´on cuyo t´ermino general es
b
n
= (1 + 1/n)
n
= [(n + 1)/n]
n
. Por la f´ormula del binomio de
Newton:
b
n
= 1 +
n 1
n
+
n(n −1)
2!
1
n
2
+ +
n(n −1)(n −2) 1
n!
1
n
n
= 1 + 1 +
1
2!
_
1 −
1
n
_

1
3!
_
1 −
1
n
__
1 −
2
n
_
+ +
1
n!
_
1 −
1
n
_

_
1 −
n −1
n
_
.
Luego b
n
es una suma donde todos los sumandos son positivos.
El n´ umero de sumandos, as´ı como cada una de ellos, crece con n.
Por tanto la sucesi´on (b
n
) es estrictamente creciente. Es claro que
b
n
< a
n
(ver el Ejemplo 12). Se sigue que b
n
< 3 para todo n ∈ N.
Afirmamos que l´ımb
n
= l´ıma
n
. En efecto, si n > p:
b
n
≥ 1+1+
1
2!
_
1 −
1
n
_
+ +
1
p!
_
1 −
1
n
__
1 −
2
n
_

_
1 −
p −1
n
_
.
Tomando un p cualquiera y haciendo n →∞, de la ´ ultima desigual-
dad obtenemos l´ım
n→∞
b
n
≥ 1+
1
2!
+ +
1
p!
= a
p
. Como esta desigual-
dad es v´alida para todo p ∈ N, se sigue que l´ım
n→∞
b
n
≥ l´ım
p→∞
a
p
= e.
Pero como ya hemos visto que b
a
< a
n
para todo n ∈ N, entonces
l´ımb
n
≤ l´ıma
n
. Esto completa la prueba de l´ımb
n
= e.
34 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
Ejemplo 14. Consideremos la sucesi´on cuyo n-´esimo t´ermino es
x
n
=
n

n = n
1/n
. Tenemos x
n
≥ 1 para todo n ∈ N. Esta sucesi´on
es estrictamente decreciente a partir del tercer t´ermino. En efecto,
la desigualdad
n

n >
n+1

n + 1 es equivalente a n
n+1
> (n + 1)
n
,
esto es, n > (1+1/n)
n
, que es verdad si n ≥ 3 pues, como acabamos
de ver, (1 +1/n)
n
< 3 para todo n. Por tanto existe L = l´ımn
1/n
y
se tiene L ≥ 1. Consideremos la subsucesi´on (2n)
1/2n
tenemos:
L
2
= l´ım[(2n)
1/2n
]
2
= l´ım[2
1/n
n
1/n
] = l´ım2
1/n
l´ımn
1/n
= L,
(cfr. Ejemplo 10.) Como L ,= 0, de L
2
= L resulta L = 1. Conclui-
mos por tanto que l´ım
n

n = 1.
Ejemplo 15. (Aproximaciones sucesivas de la ra´ız cuadrada.)
El siguiente m´etodo iterativo para obtener, con error tan peque˜ no
cuanto se desee, ra´ıces cuadradas de un n´ umero real a > 0 ya
era conocido por lo babilonios 17 siglos antes de la era cristiana.
Se toma de forma arbitraria un valor x
1
> 0 y se define induc-
tivamente x
n+1
= [x
n
+ a/x
n
]/2. Para demostrar que la sucesi´on
(x
n
) as´ı obtenida converge a

a primero observamos que, para
todo x ,= 0, se tiene [x + a/x]
2
≥ 4a. En efecto, desarrollando
el cuadrado y pasando 4a al primer t´ermino, vemos que esta de-
sigualdad es equivalente a afirmar que (x − a/x)
2
≥ 0, lo que
es obvio. De aqu´ı resulta x
2
n+1
= [x
n
+ a/x
n
]
2
/4 ≥ a para todo
n ∈ N. Adem´as, si x
2
≥ a entonces [x + a/x]
2
/4 = x
2
. En efecto,
a ≤ x
2
⇒ [x + a/x]
2
/4 ≤ [x + x
2
/x]
2
/4 = x
2
. Como x
2
n+1
≥ a
para todo n, se sigue que x
2
n+2
≤ x
2
n+1
, luego x
n+2
≤ x
n+1
, pues
estos n´ umeros son ≥ 0. Por lo tanto, inclusive si x
1
<

a, siem-
pre se cumple x
2
≥ x
3
≥ x
4
≥ , con x
2
n+1
≥ a para todo n.
Por lo tanto, existe c = l´ımx
n
. Haciendo n → ∞ en la igual-
dad x
n+1
= [x
n
+ a/x
n
]/2 obtenemos c = [c + a/c]/2, de donde
c
2
= a, esto es l´ımx
n
=

a. As´ı vemos que todo n´ umero real
a > 0 posee una ra´ız cuadrada real. M´as a´ un, el proceso iterativo
x
n+1
= [x
n
+a/x
n
]/2 muestra r´apidamente buenas aproximaciones
de

a, como se puede verificar tomando ejemplos concretos.
4. L´ımites infinitos
Dada una sucesi´on (x
n
), se dice que “el l´ımite de x
n
es m´as infi-
nito” y se escribe l´ımx
n
= +∞, para significar que, dado cualquier
Secci´on 4 L´ımites infinitos 35
A > 0, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
implica x
n
> A.
An´alogamente, l´ımx
n
= −∞ significa que, para todo A > 0
dado, se puede encontrar n
0
tal que n > n
0
⇒x
n
< −A.
Se debe enfatizar que +∞ y −∞ no son n´ umeros y que, si
l´ımx
n
= +∞ y l´ımy
m
= −∞, las sucesiones (x
n
) e (y
n
) no son
convergentes.
Como l´ım(x
n
) = +∞⇔l´ım(−x
n
) = −∞, limitaremos nuestros
comentarios al primer caso.
Si l´ımx
n
= +∞ entonces la sucesi´on (x
n
) no est´a acotada
superiormente. El rec´ıproco es falso. La sucesi´on dada por x
n
=
n+(−1)
n
n no est´a acotada superiormente, sin embargo no se tiene
l´ımx
n
= +∞, pues x
2n−1
= 0 para todo n ∈ N. No obstante si (x
n
)
es creciente, entonces (x
n
) no es acotada ⇒l´ımx
n
= +∞.
En el Ejemplo 1 demostramos que las potencias a, a
2
, a
3
, . . . de
un n´ umero a > 1 forman una sucesi´on que no est´a acotada y real-
mente probamos que l´ıma
n
= +∞.
Teorema 9.
(1) Si l´ımx
n
= +∞ y (y
n
) est´a acotada inferiormente entonces
l´ım(x
n
+ y
n
) = +∞.
(2) Si l´ımx
n
= +∞ y existe c > 0 tal que y
n
> c para todo n ∈ N
entonces l´ım(x
n
y
n
) = +∞.
(3) Si x
n
> c > 0, y
n
> 0 para todo n ∈ N y l´ımy
n
= 0 entonces
l´ım
xn
yn
= +∞.
(4) Si (x
n
) est´a acotada y l´ım(y
n
) = +∞ entonces l´ım
xn
yn
= 0.
Demostraci´on: (1) Existe c ∈ R tal que y
n
≥ c para todo n ∈ N.
Dado cualquier A >=, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒ x
n
>
a − c. Se sigue que n > n
0
⇒ x
n
+ y
n
> A − c + c = A. Luego
l´ım(x
n
+ y
n
) = +∞.
(2) Dado cualquier A > 0, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒ x
n
>
A/c. Luego n > n
0
⇒x
n
y
n
> (A/c) c = A, de donde l´ım(x
n
y
n
) =
36 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
+∞.
(3) Dado A > 0, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒y
n
< c/a. Entonces
n > n
0
⇒x
n
/y
n
> c A/c = A, de donde l´ım(x
n
/y
n
) = +∞.
(4) Existe c > 0 tal que [x
n
[ ≤ c para todo n ∈ N. Dado cualquier
ε > 0, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒ y
n
> c/ε. Entonces
n > n
0
⇒[x
n
/y
n
[ < c ε/c = ε, luego l´ım(x
n
/y
n
) = 0.
Las hip´otesis de los diversos apartados del teorema anterior tie-
nen por objeto evitar algunas de las llamadas “expresiones indeter-
minadas”. En el apartado (1) se intenta evitar la expresi´on +∞−∞.
De hecho, si l´ım(x
n
) = +∞ y l´ım(y
n
) = −∞ nada puede afirmarse
sobre l´ım(x
n
+y
n
). Este l´ımite puede no existir (como en el caso en
que x
n
= n + (−1)
n
e y
n
= −n), puede ser igual a +∞ (si x
n
= 2n
e y
n
= −n), puede ser −∞ (tome x
n
= n e y
n
= −2n) o puede ser
un valor cualquiera c ∈ R (por ejemplo, x
n
= n + c e y
n
= −n).
Debido a este compartamiento err´atico, se dice que +∞− ∞ es
una expresi´on indeterminada. En los apartados (2), (3) y (4), las
hip´otesis excluyen los l´ımites del tipo 0 ∞ (tambi´en evitado en
el Teorema 7), 0/0 y ∞/∞, respectivamente, que constituyen ex-
presiones indeterminadas en el sentido que acabamos de explicar.
Otras expresiones indeterminadas frecuentes son ∞
0
, 1

y 0
0
.
Los l´ımites m´as importantes del An´alisis Matem´atico casi siem-
pre aparecen en forma de expresiones indeterminadas. Por ejemplo,
el n´ umero e = l´ım
n→∞
(1 + 1/n)
n
es de la forma 1

. Y, como veremos
m´as adelante, la derivada es un l´ımite del tipo 0/0.
Proseguimos con una afirmaci´on sobre el orden de magnitud. Si
k ∈ N y a es un n´ umero real > 1 entonces l´ım
n→∞
n
k
= l´ım
n→∞
a
n
=
l´ım
n→∞
n! = l´ım
n→∞
n
n
. Todas estas sucesiones tienen l´ımite infinito. El
Ejemplo 9 nos dice que, para valores muy grandes de n, tenemos
n
k
≪a
n
≪n! ≪n
n
, donde el s´ımbolo ≪quiere decir “es una frac-
ci´on muy peque˜ na de” o “es insignificante en comparaci´on con”.
Por eso se dice que el crecimiento exponencial supera al polinomial,
el crecimiento factorial supera al exponencial con base constante
pero es superado por el crecimiento exponencial con base creciente.
Por otro lado, el crecimiento de n
k
(inclusive cuando k = 1) supera
al crecimiento logar´ıtmico, como demostraremos a continuaci´on.
Secci´on 5 Ejercicios 37
En el Cap´ıtulo 9 probaremos la existencia de una funci´on es-
trictamente creciente log : R
+
→R, tal que log(xy) = log x + log y
y log x < x para cualesquiera x, y ∈ R
+
. De aqu´ı resulta que
log x = log(

x

x) = 2 log

x, de donde log

x = (log x)/2.
Adem´as, log x = log 1 + log x, de donde log 1 = 0. Como log es es-
trictamente creciente, se tiene log x > 0 para todo x > 1. Tambi´en
se cumple log(2
n
) = nlog(2), por tanto l´ım
n→∞
log(2
n
) = +∞. Como
log es creciente, se sigue l´ım
n→∞
log n = +∞.
Probaremos ahora que l´ım
n→∞
log n
n
= 0.
Para todo n ∈ N, tenemos log

n <

n. Como log

n =
1
2
log n, se deduce que log n < 2

n. Dividiendo por n resulta que
0 < log n/n < 2/

n. Haciendo n →∞ se tiene l´ım
n→∞
log n
n
= 0.
5. Ejercicios
Secci´on 1: L´ımite de una sucesi´on.
1. Se dice que una sucesi´on (x
n
) es peri´odica cuando existe p ∈ N
tal que x
n+p
= x
n
para todo n ∈ N. Pruebe que toda sucesi´on
peri´odica convergente es constante.
2. Dadas las sucesiones (x
n
) e (y
n
), defina (z
n
) como z
2n−1
= x
n
y
z
2n
= y
n
. Pruebe que si l´ımx
n
= l´ımy
n
= a entonces l´ımz
n
= a.
3. Pruebe que si l´ımx
n
= a entonces l´ım[x
n
[ = [a[.
4. Si una sucesi´on mon´otona tiene una subsucesi´on convergente,
pruebe que entonces la propia sucesi´on es convergente.
5. Un n´ umero a se llama valor de adherencia de la sucesi´on (x
n
)
cuando es el l´ımite de alguna subsucesi´on de (x
n
). Para cada una
de los conjuntos A, B y C dados a continuaci´on encuentre suce-
siones que tengan dichos conjuntos como valores de adherencia:
A = ¦1, 2, 3¦, B = N, C = [0, 1].
6. Para que un n´ umero real a sea valor de adherencia de la sucesi´on
(x
n
) es necesario y suficiente que, para todo ε > 0 y k ∈ N, exista
n > k tal que [x
n
−a[ < ε.
38 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
7. Para que un n´ umero real b no sea valor de adherencia de la
sucesi´on (x
n
) es necesario y suficiente que exista n
0
∈ N y ε > 0
tales que n > n
0
⇒[x
n
−b[ ≥ ε.
Secci´on 2: L´ımites y desigualdades
1. Si l´ımx
n
= a, l´ımy
n
= b y [x
n
−y
n
[ ≥ ε para todo n ∈ N, pruebe
que entonces [a −b[ ≥ ε.
2. Sean l´ımx
n
= a y l´ımy
n
= b. Pruebe que si a > b entonces existe
n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒x
n
< y
n
.
3. Si el n´ umero real a no es el l´ımite de la sucesi´on acotada (x
n
),
pruebe que existe alguna subsucesi´on convergente de (x
n
) con
l´ımite b ,= a.
4. Pruebe que una sucesi´on acotada es convergente si, y s´olo si,
posee un ´ unico valor de adherencia.
5. ¿Cu´ales son los valores de adherencia de la sucesi´on (x
n
) definida
por x
2n−1
= n y x
2n
= 1/n? ¿Es esta sucesi´on convergente?
6. Dados a, b ∈ R
+
defina inductivamente las sucesiones (x
n
) e
(y
n
) como x
1
=

ab, y
1
= (a + b)/2 y x
n+1
=

x
n
y
n
, y
n+1
=
(x
n
+ y
n
)/2. Pruebe que (x
n
) e (y
n
) convergen al mismo l´ımite.
7. Se dice que (x
n
) es una sucesi´on de Cauchy cuando, para todo
ε > 0, existe n
0
∈ N tal que m, n > n
0
⇒[x
m
−x
n
[ < ε.
(a) Pruebe que toda sucesi´on de Cauchy est´a acotada.
(b) Pruebe que una sucesi´on de Cauchy no puede tener dos va-
lores de adherencia distintos.
(c) Pruebe que una sucesi´on (x
n
) es convergente si, y s´olo si, es
de Cauchy.
Secci´on 3: Operaciones con l´ımites
1. Pruebe que, para todo p ∈ N, se tiene l´ım
n→∞
n+p

n = 1.
2. Si existen ε > 0 y k ∈ N tales que ε ≤ x
n
≤ n
k
para todo n
suficientemente grande, pruebe que l´ım
n

x
n
= 1. Use esto para
calcular l´ım
n→∞
n

n + k, l´ım
n→∞
n
_
n

n, l´ım
n→∞
n
_
log n y l´ım
n→∞
n
_
nlog n.
Secci´on 5 Ejercicios 39
3. Dado a > 0, defina inductivamente la sucesi´on (x
n
) mediante
x
1
=

a y x
n+1
=

a + x
n
. Pruebe que (x
n
) es convergente y
calcule su l´ımite:
L =
_
a +
_
a +

a +
4. Sea e
n
= (x
n


a)/

a el error relativo de la n-´esima etapa
del c´alculo de

a. Pruebe que e
n+1
= e
2
n
/2(1 + e
n
). Concluya
que e
n
≤ 0, 01 ⇒ e
n+1
≤ 0, 00005 ⇒ e
n+2
≤ 0, 00000000125 y
observe la rapidez de la convergencia del m´etodo.
5. Dado a > 0, defina inductivamente la sucesi´on (x
n
) como x
1
=
1/a y x
n+1
= 1/(a + x
n
). Considere c la ra´ız positiva de la
ecuaci´on x
2
+ ax − 1 = 0, el ´ unico n´ umero positivo tal que
c = 1/(a + c). Suponga que x
1
< c (El caso x
1
> c se puede
tratar de forma an´aloga). Pruebe que x
1
< x
3
< < x
2n−1
<
< c < < x
2n
< < x
4
< x
2
y que l´ımx
n
= c. El n´ umero
c se puede considerar como la suma de la fracci´on continua:
1
a +
1
a +
1
a +
1
a + . . .
6. Dado a > 0, defina inductivamente la sucesi´on (y
n
) mediante
y
1
= a e y
n+1
= a + 1/y
n
. Demuestre que l´ımy
n
= a + c, donde
c est´a definido como en el ejercicio anterior.
7. Defina la sucesi´on (a
n
) inductivamente como a
1
= a
2
= 1 y
a
n+1
= a
n+1
+ a
n
para todo n ∈ N. Escriba x
n
= a
n
/a
n+1
y
pruebe que l´ımx
n
= a, donde a es el ´ unico n´ umero positivo tal
que 1/(a + 1) = a. El t´ermino a
n
se llama n-´esimo n´ umero de
Fibonacci y a = (−1+

5)/2 es el n´ umero de oro de la Geometr´ıa
Cl´asica.
Secci´on 4: L´ımites infinitos
1. Pruebe que l´ım
n

n = +∞.
40 Sucesiones de n´ umeros reales Cap. 3
2. Si l´ımx
n
= +∞ y a ∈ R, pruebe que:
l´ım
n→∞
[
_
log(x
n
+ a) −log

x
n
] = 0 .
3. Dados k ∈ N y A > 1, determine el l´ım
n→∞
n!
n
k
a
n
. Suponiendo
que a > 1 y a ,= e, calcule l´ım
n→∞
a
n
n!
n
n
y l´ım
n→∞
n
k
a
n
n!
n
n
.
4. Demuestre que l´ım
n→∞
log(n + 1)/ log(n) = 1.
5. Sean (x
n
) cualquier sucesi´on y (y
n
) una sucesi´on estrictamen-
te creciente tal que l´ımy
n
= +∞. Suponiendo que l´ım(x
n+1

x
n
)/(y
n+1
− y
n
) = a, pruebe que l´ımx
n
/y
n
= a. Concluya que
si l´ım(x
n+1
− x
n
) = a entonces l´ımx
n
/n = a. En particular, de
l´ımlog(1 + 1/n) = 0, concluya que l´ım(log n)/n = 0.
6. Si l´ımx
n
= a y (t
n
) es una sucesi´on de n´ umeros positivos tal
que:
l´ım(t
1
+ + t
n
) = +∞,
entonces pruebe que:
l´ım
t
1
x
1
+ + t
n
x
n
t
1
+ + t
n
= a .
En particular, si y
n
=
x
1
+···+xn
n
, tambi´en se tiene l´ımy
n
= a.
4
Series de n´ umeros
Una serie es una suma s = a
1
+a
2
+ +a
n
+ con un n´ umero
infinito de sumandos. Para que esto tenga sentido escribiremos s =
l´ım
n→∞
(a
1
+ +a
n
). Como todo l´ımite, ´este puede existir o no. Por
eso hay series convergentes y divergentes. Aprender a distingir las
unas de las otras es el objetivo principal de este cap´ıtulo.
1. Series convergentes
A partir de una sucesi´on (a
n
) de n´ umeros reales dada formamos
una nueva sucesi´on (s
n
), donde
s
1
= a
1
, s
2
= a
1
+ a
2
, . . . , s
n
= a
1
+ a
2
+ + a
n
, etc .
Los n´ umeros s
n
se llaman sumas parciales de la serie

a
n
. El
sumando a
n
es el n-´esimo t´ermino o t´ermino general de la serie.
Cuando existe el l´ımite s = l´ım
n→∞
s
n
, decimos que la serie

a
n
es convergente y s =

a
n
=


n=1
a
n
= a
1
+ a
2
+ + a
n
+
se llama suma de la serie. Si l´ıms
n
no existe decimos que

a
n
es
una serie divergente.
A veces es conveniente considerar series del tipo


n=0
a
n
que
empiezan en a
0
en vez de a
1
.
Ejemplo 1. Como ya hemos visto (Ejemplos 11 y 12, Cap´ıtulo 3),
cuando [a[ < 1 la serie geom´etrica 1 + a + a
2
+ + a
n
+ es
convergente y su suma es 1/(1 − a) y la serie 1 + 1 + 1/2! + +
1/n! + tambi´en es convergente, y su suma es igual a e.
41
42 Series de n´ umeros Cap. 4
Ejemplo 2. La serie 1 −1 + 1 −1 + , cuyo t´ermino general es
(−1)
n+1
, es divergente, pues la suma parcial s
n
es cero si n es par,
e igual a 1 si n es impar. Por lo tanto no existe l´ıms
n
.
Ejemplo 3. La serie

1/n(n + 1), cuyo t´ermino general es a
n
=
1/n(n + 1) = 1/n −1/(n + 1), tiene como n-´esima suma parcial:
s
n
=
_
1 +
1
2
_
+
_
1
2

1
3
_
+ +
_
1
n

1
n + 1
_
= 1 −
1
n + 1
.
Por lo tanto l´ıms
n
= 1, esto es,

1/n(n + 1) = 1.
Si a
n
≥ 0 para todo n ∈ N, las sumas parciales de la serie

a
n
forman una sucesi´on creciente. Por lo tanto una serie

a
n
cuyos
t´erminos no son negativos, converge si, y s´olo si, existe una cons-
tante k tal que a
1
+ +a
n
≤ k para todo n ∈ N. Por esto usaremos
la notaci´on

a
n
< +∞ para expresar que la serie

a
n
, tal que
a
n
≥ 0, es convergente.
Si a
n
≥ 0 para todo n ∈ N y (a

n
) es una subsucesi´on de (a
n
)
entonces

a
n
< +∞ implica

a

n
< +∞.
Ejemplo 4. (La serie arm´onica) La serie

1/n es divergente.
De hecho, si

1
n
= s fuese convergente entonces

1
2n
= t y

1
2n−1
= u tambi´en lo ser´ıan. Adem´as s
n
= t
n
+ u
n
, haciendo
n → ∞ tendr´ıamos s = t + u. Pero t =

1
2n
=
1
2

1
n
=
s
2
, por lo
tanto u = t =
s
2
.
Por otra parte
u −t = l´ım
n→∞
(u
n
−t
n
)
= l´ım
n→∞
__
1 −
1
2
_
+
_
1
3

1
4
_
+ +
_
1
2n −1

1
2n
__
= l´ım
n→∞
_
1
1 2
+
1
3 4
+ +
1
(2n −1)2n
_
> 0 ,
luego u > t. Lo que nos da una contradicci´on.
Teorema 1. (Criterio de comparaci´on) Sean

a
n
y

b
n
series de t´erminos mayores o iguales a 0. Si existen c > 0 y n
0
∈ N
tales que a
n
≤ cb
n
, para todo n > n
0
, entonces la convergencia
de

b
n
implica la de

a
n
, mientras que la divergencia de

a
n
implica la de

b
n
.
Secci´on 1 Series convergentes 43
Sin p´erdida de generalidad podemos suponer que a
n
≤ cb
n
para
todo n ∈ N.
Demostraci´on: Las sumas parciales s
n
y t
n
, de

a
n
y

b
n
res-
pectivamente, forman sucesiones crecientes tales que s
n
≤ ct
n
para
todo n > n
0
. Como c > 0, (t
n
) acotada implica (s
n
) acotada, y
si (s
n
) no est´a acotada entonces (t
n
) tampoco est´a acotada, pues
t
n
≥ s
n
/c.
Ejemplo 5. Si r > 1, la serie

1/n
r
converge. En efecto, sea c
la suma de la serie geom´etrica


n=0
(2/2
r
)
n
. Demostraremos que
toda suma parcial s
n
de la serie

1
n
r
es menor que c. Sea n tal que
m ≤ 2
n
−1. Entonces
s
m
≤ 1 +
_
1
2
r
+
1
3
r
_
+
_
1
4
r
+
1
5
r
+
1
6
r
+
1
7
r
_
+
+ +
_
1
(2
n−1
)
r
+ +
1
(2
n
−1)
r
_
,
s
m
< 1 +
2
2
r
+
4
4
r
+ +
2
n−1
(2
n−1
)
r
=
n−1

i=0
_
2
2
r
_
i
< c .
Como la serie arm´onica diverge, del criterio de comparaci´on
resulta que

1
n
r
tambi´en diverge cuando r < 1 pues, en este caso,
1/n
r
> 1/n.
Teorema 2. El t´ermino general de una serie convergente tiene cero
como l´ımite.
Demostraci´on: Si la serie

a
n
es convergente, entonces escri-
biendo s
n
= a
1
+ + a
n
, existe s = l´ım
n→+∞
s
n
. Consideremos la
sucesi´on (t
n
) con t
1
= 0 y t
n
= s
n−1
cuando n > 1. Evidentemente,
l´ımt
n
= s y s
n
− t
n
= a
n
. Por lo tanto l´ıma
n
= l´ım(s
n
− t
n
) =
l´ıms
n
−l´ımt
n
= s −s = 0.
El criterio contenido en el Teorema 2 es la primera cosa que se
debe verificar cuando se quiere saber si una serie es convergente o
no. Si el t´ermino general no tiende a cero, la serie diverge. La serie
arm´onica demuestra que la consici´on l´ıma
n
= 0 no es suficiente
para garantizar la convergencia de

a
n
.
44 Series de n´ umeros Cap. 4
2. Series absolutamente convergentes
Una serie

a
n
se dice absolutamente convergente cuando

[a
n
[
converge.
Ejemplo 6. Una serie convergente cuyos t´erminos son todos del
mismo signo es absolutamente convergente. Cuando −1 < a < 1,
la serie geom´etrica


n=0
a
n
es absolutamente convergente, pues
[a
n
[ = [a[
n
, con 0 ≤ [a[ < 1.
El ejemplo cl´asico de serie convergente

a
n
tal que

[a
n
[ =
+∞es dado por

(−1)
n+1
/n = 1−
1
2
+
1
3

1
4
+ . Cuando tomamos
la suma de los valores absolutos, obtenemos la serie arm´onica, que
diverge. La convergencia de la serie dada se deduce del siguiente
resultado:
Teorema 3. (Leibniz) Si (a
n
) es una sucesi´on mon´otona decre-
ciente que tiende a cero entonces

(−1)
n+1
a
n
es una serie conver-
gente.
Demostraci´on: Sea s
n
= a
1
− a
2
+ + (−1)
n+1
a
n
. Entonces
s
2n
= s
2n−2
+ a
2n−1
− a
2n
e s
2n+1
= s
2n−1
−a
2n
+ a
2n+1
. Luego las
sumas parciales de ´ındice par forman una sucesi´on creciente (pues
a
2n−1
− a
2n
≥ 0) y las de ´ındice impar una sucesi´on decreciente
(pues −a
2n
+a
2n+1
≤ 0). Adem´as, como s
2n
= s
2n−1
−a
2n
, tenemos
s
2n−1
−s
2n
= a
2n
≥ 0. Esto demuestra que
s
2
≤ s
4
≤ ≤ s
2n
≤ ≤ s
2n−1
≤ ≤ s
3
≤ s
1
y que l´ıms
2n
= l´ıms
2n−1
, pues l´ıma
n
= 0. Luego (s
n
) converge y el
teorema est´a probado.
Ejemplo 7. Por el Teorema 3, la serie

(−1)
n+1
log
_
1 +
1
n
_
es
convergente. Sin embargo no es absolutamente convergente pues la
n-´esima suma parcial de la serie

log(1 + 1/n) =

log
_
n+1
n
_
es
s
n
= log 2 + log
_
3
2
_
+ log
_
4
3
_
+ + log
_
n + 1
n
_
= log 2 + log 3 −log 2 + log 4 −log 3 + + log(n + 1) −log(n)
= log(n + 1) .
Por tanto, l´ıms
n
= +∞.
Secci´on 3 Criterios de convergencia 45
Una serie convergente

a
n
tal que

[a
n
[ = +∞se llama con-
dicionalmente convergente.
El pr´oximo teorema se puede interpretar de la siguiente manera:
si tomamos una serie convergente cuyos t´erminos son todos ≥ 0 y,
de forma completamente arbitraria, cambiamos el signo de algunos
t´erminos (inclusive de un n´ umero infinito de estos), obtenemos una
serie que tambi´en es convergente.
Teorema 4. Toda serie absolutamente convergente es convergente.
Demostraci´on: Sea

[a
n
[ convergente. Para cada n ∈ N, defini-
mos los n´ umeros p
n
y q
n
del modo siguiente: p
n
= a
n
, si a
n
≥ 0 y
p
n
= 0 si a
n
< 0; an´alogamente, q
n
= −a
n
si a
n
≤ 0 y q
n
= 0 si
a
n
> 0. Los n´ umero p
n
y q
n
se llaman, respectivamente, parte posi-
tiva y parte negativa de a
n
. Entonces p
n
≥ 0, q
n
≥ 0, p
n
+q
n
= [a
n
[
(en particular p
n
≤ [a
n
[ y q
n
≤ [a
n
[) y p
n
−q
n
= a
n
. (Observe que,
para cada n ∈ N, al menos uno de los n´ umeros p
n
y q
n
es cero). Por
el Teorema 1 las series

p
n
y

q
n
son convergentes. Luego tam-
bi´en es convergente la serie

a
n
=

(p
n
−q
n
) =

p
n

q
n
.
Dada la serie

a
n
, acabamos de definir los n´ umeros p
n
=
m´ ax¦a
n
, 0¦ y q
n
= m´ax¦−a
n
, 0¦, las partes positiva y negativa
de a
n
. Si

a
n
es condicionalmente convergente, necesariamente

p
n
= +∞ y

q
n
= +∞. En efecto, si s´olo una de estas dos se-
ries fuese convergente (por ejemplo, la primera), tendr´ıamos

a
n
=

p
n

q
n
= a − ∞ = −∞. Y si ambas,

p
n
y

q
n
, fuesen
convergentes tendr´ıamos

[a
n
[ =

p
n
+

q
n
< +∞, y la serie
ser´ıa absolutamente convergente.
3. Criterios de convergencia
Teorema 5. Sea

b
n
una serie absolutamente convergente tal que
b
n
,= 0 para todo n ∈ N. Si la sucesi´on (a
n
/b
n
) est´a acotada (en
particular, converge) entonces la serie

a
n
es absolutamente con-
vergente.
Demostraci´on: Si para alg´ un c > 0 tuvi´esemos [a
n
/b
n
[ ≤ c, sea
cual fuere n ∈ N, entonces [a
n
[ ≤ c[b
n
[. Por el criterio de compara-
ci´on (Teorema 1) la serie

a
n
es absolutamente convergente.
46 Series de n´ umeros Cap. 4
Corolario. (Criterio de d’Alambert) Sea a
n
,= 0 para todo
n ∈ N. Si existe una constante c tal que [a
n+1
/a
n
[ ≤ c < 1 para
todo n suficientemente grande (en particular, si l´ım[a
n+1
/a
n
[ < 1)
entonces la serie

a
n
es absolutamente convergente.
En efecto, si para todo n suficientemente grande se tiene
[a
n+1
/a
n
[ ≤ c = c
n+1
/c
n
, entonces [a
n+1
[/c
n+1
≤ [a
n
[/c
n
.
As´ı la sucesi´on de n´ umeros mayores o iguales a cero [a
n
[/c
n
es
decreciente a partir de un determinado ´ındice, luego est´a acotada.
Como la serie

c
n
es absolutamente convergente, se deduce del
Teorema 5 que

a
n
converge absolutamente. En el caso particular
en que existe l´ım[a
n+1
[/[a
n
[ = L < 1, escogemos un n´ umero c tal
que L < c < 1 y as´ı tendremos [a
n+1
[/[a
n
[ < c para todo n sufi-
cientemente grande (Teorema 5 del Cap´ıtulo 3). Estamos entonces
en el caso ya demostrado.
Observaci´on: Cuando se aplica el criterio de d’Alambert, en ge-
neral se intenta calcular l´ım[a
n+1
/a
n
[ = L. Si L > 1 entonces la
serie es divergente pues se tiene [a
n+1
/a
n
[ > 1, de donde [a
n+1
[ >
[a
n
[ para todo n suficientemente grande y as´ı el t´ermino general a
n
no tiende a cero. Si L = 1 el criterio nada nos permite concluir; la
serie puede ser convergente (como en el caso

1/n
2
) o divergente
(como en el caso

1/n).
Ejemplo 8. Sea a
n
= 1/(n
2
−3n−1). Considerando la serie conver-
gente

1/n
2
, como l´ım[(n
2
−2n+1)/n
2
] = l´ım[1/(1−3/n+1/n
2
)] =
1, concluimos que la serie es convergente.
Ejemplo 9. Se sigue del Ejemplo 9 del Cap´ıtulo 3 y del criterio de
d’Alambert que las series

(a
n
/n!),

(n!/n
n
) y

(n
k
/a
n
), esta
´ ultima con a > 1, son convergentes.
Teorema 6. (Criterio de Cauchy) Si existe un n´ umero real c
tal que
n
_
[a
n
[ ≤ c < 1 para todo n ∈ N suficientemente grande
(en particular, si l´ım
n
_
[a
n
[ < 1) la serie

a
n
es absolutamente
convergente.
Demostraci´on: Si
n
_
[a
n
[ ≤ c < 1 entonces [a
n
[ ≤ c
n
para todo n
suficientemente grande. Como la serie geom´etrica

c
n
es conver-
gente, del criterio de comparaci´on se deduce que

a
n
converge ab-
solutamente. En el caso particular en que existe l´ım
n
_
[a
n
[ = L < 1,
Secci´on 3 Criterios de convergencia 47
escogemos c tal que L < c < 1 y tendremos
n
_
[a
n
[ < c para todo
n suficientemente grande (Teorema 5, Cap´ıtulo 3) y estamos as´ı en
el caso anterior.
Observaci´on: Cuando se aplica el criterio de Cauchy tambi´en se
intenta calcular l´ım
n
_
[a
n
[ = L. Si L > 1, la serie es divergente. En
efecto, en este caso se tiene
n
_
[a
n
[ > 1 para todo n suficientemente
grande, de donde [a
n
[ > 1, luego la serie

a
n
es divergente pues
su t´ermino general no tiende a cero. Cuando L = 1, la serie pue-
de ser divergente (como en el caso

(1/n)) o convergente (como

(1/n
2
)).
Ejemplo 10. Sea a
n
= (log n/n)
n
. Como
n

a
n
= log /n tiende a
cero, la serie

a
n
es convergente.
El pr´oximo teorema relaciona los criterios de d’Alambert y
Cauchy.
Teorema 7. Sea (a
n
) una sucesi´on cuyos t´erminos son diferentes
de cero. Si l´ım[a
n+1
[/[a
n
[ = L, entonces l´ım
n
_
[a
n
[ = L.
Demostraci´on: Para simplificar la notaci´on supondremos que
a
n
> 0 para todo n ∈ N. En primer lugar consideremos el caso
L ,= 0. Dado ε > 0, fijamos K, M tales que L − ε < K < L <
M < L +ε. Entonces existe p tal que n ≥ p ⇒K < a
n+1
/a
n
< M.
Multiplicando miembro a miembro las n − p desigualdades K <
a
p+i
/a
p+i−1
< M i = 1, . . . , n − p, obtenemos K
n−p
< a
n
/a
p
<
M
n−p
para todo n > p. Escribimos α = a
p
/K
p
y β = a
p
/M
p
.
Entonces K
n
α < a
n
< M
n
β. Extrayendo ra´ıces se obtiene K
n

α <
n

a
n
< M
n

β para todo n > p. Si tenemos en cuenta L − ε < K,
M < L + ε, l´ım
n

α = 1 y l´ım
n

β = 1, conclu´ımos que existe
r
0
> p tal que n > n
0
⇒L−ε < K
n

α y M
n

β < L+ε. Entonces
n > n
0
⇒ L − ε <
n

a
n
< L + ε. Si L = 0 es suficiente considerar
exclusivamente M en la prueba del caso L ,= 0.
Ejemplo 11. Del Teorema 7 resulta que l´ımn/
n

n! = e. En efecto,
escribiendo a
n
= n
n
/n! se tiene n/
n

n! =
n

a
n
. Ahora bien,
a
n+1
a
n
=
(n + 1)
n+1
(n + 1)!
n!
n
n
=
(n + 1)(n + 1)
n
(n + 1)n!
n!
n ∗ n
=
_
n + 1
n
_
n
,
luego l´ım(a
n+1
/a
n
) = e, y de aqu´ı l´ım
n

a
n
= e.
48 Series de n´ umeros Cap. 4
4. Reordenaciones
Una serie

a
n
se dice incondicionalmente convergente si, para
cualquier biyecci´on ϕ : N → N, haciendo b
n
= a
ϕ(n)
, la serie

b
n
es convergente. (En particular, tomando ϕ(n) = n, vemos que

a
n
es convergente). Como consecuencia de los resultados que demos-
traremos m´as adelante, se tiene que si

a
n
es incondicionalmente
convergente, entonces

b
n
=

a
n
, independiente de la biyecci´on
ϕ. Esta es la manera m´as precisa de afirmar que la suma

a
n
no
depende del orden de sus t´erminos. No obstante, esto no ocurre
siempre.
Ejemplo 12. La serie
s = 1 −
1
2
+
1
3

1
4
+
converge, pero no incondicionalmente. En efecto, tenemos
s
2
=
1
2

1
4
+
1
6

1
8
+ .
Entonces podemos escribir
s = 1 −
1
2
+
1
3

1
4
+
1
5

1
6
+
1
7

1
8
+
s
2
= 0 +
1
2
+ 0 −
1
4
+ 0 +
1
6
+ 0 −
1
8
+ .
Sumando t´ermino a t´ermino
3s
2
= 1 +
1
3

1
2
+
1
5
+
1
7

1
4
+
1
9
+
1
11

1
6
+ .
La ´ ultima serie, cuya suma es
3s
2
, tiene los mismos t´erminos que
la serie inicial, cuya suma es s, pero en orden diferente.
Teorema 8. Si

a
n
es absolutamente convergente entonces para
toda biyecci´on ϕ : N → N, haciendo b
n
= a
ϕ(n)
, se tiene

b
n
=

a
n
.
Demostraci´on: Supongamos inicialmente que a
n
≥ 0. Escribimos
s
n
= a
1
+ +a
n
y t
n
= b
1
+ +b
n
. Para cada n ∈ N, los n´ umeros
Secci´on 4 Reordenaciones 49
ϕ(1), . . . , ϕ(n) pertenecen al conjunto ¦1, 2, . . . , m¦, donde m es el
mayor de los ϕ(i). Entonces:
t
n
=
n

j=1
b
n

m

j=1
a
j
= s
m
.
As´ı, para cada n ∈ N existe m ∈ N tal que t
n
≤ s
m
. Rec´ıprocamen-
te, (considerando ϕ
−1
es vez de ϕ) para cada m ∈ N existe n ∈ N
tal que s
m
≤ t
n
. Se sigue que l´ımt
n
= l´ıms
n
, esto es,

b
n
=

a
n
.
En el caso general, tenemos

a
n
=

p
n

q
n
, donde p
n
es la
parte positiva y q
n
la parte negativa de a
n
. Toda reordenaci´on (b
n
)
de los t´erminos a
n
determinan reordenaciones (u
n
) de los p
n
y (v
n
)
de los q
n
, de forma que u
n
es la parte positiva y v
n
la parte negativa
de b
n
. Por lo que acabamos de ver

u
n
=

p
n
y

v
n
=

q
n
.
Luego

a
n
=

u
n

v
n
=

b
n
.
El pr´oximo teorema implica que solamente las series absoluta-
mente convergentes son incondicionalmente convergentes.
Teorema 9. (Riemann) Alterando convenientemente el orden de
los t´erminos de una serie condicionalmente convergente es posible
hacer que su suma sea igual a cualquier n´ umero real prefijado.
Demostraci´on: Sea

a
n
la serie dada. Escogido un n´ umero c,
empezamos a sumar los t´erminos positivos de

a
n
, en su orden
natural, uno a uno, parando cuando, al sumar a
n
1
, la suma supere
por primera vez a c. (Esto es posible por que la suma de los t´ermi-
nos positivos de

a
n
es +∞). A esta suma a˜ nadimos los t´erminos
negativos, tambi´en en su orden natural, uno a uno, parando en
cuanto al sumar a
n
2
(< 0) la suma resulte menor que c (lo que es
posible porque la suma de los t´erminos negativos es −∞). Prosi-
guiendo an´alogamente, obtenemos una nueva serie, cuyos t´erminos
son los mismos de

a
n
en orden diferente. Las sumas parciales de
esta nueva serie oscilan alrededor de c de forma que (a partir del
´ındice n
1
) la diferencia entre cada una de ellas es inferior, en va-
lor absoluto, al t´ermino a
n
k
donde tuvo lugar el ´ ultimo cambio de
signo. Ahora bien, l´ım
k→∞
a
n
k
= 0 pues la serie

a
n
converge. Luego
las sumas parciales de la nueva serie convergen a c.
50 Series de n´ umeros Cap. 4
5. Ejercicios
Secci´on 1: Series Convergentes
1. Dadas las series

a
n
y

b
n
, tales que a
n
=

n + 1 −

n y
b
n
= log(1 −
1
n
), demuestre que l´ıma
n
= l´ımb
n
= 0. Calcule
expl´ıcitamente las n-´esimas sumas parciales s
n
y t
n
de dichas
series y demuestre que l´ıms
n
= l´ımt
n
= +∞, luego las series
dadas son divergentes.
2. Use el criterio de comparaci´on para probar, a partir de la con-
vergencia de

2/n(n + 1), que

1/n
2
es convergente.
3. Sea s
n
la n-´esima suma parcial de la serie arm´onica. Pruebe que
para n = 2
m
se tiene s
n
> 1 +
m
2
y concluya de aqu´ı que la serie
arm´onica es divergente.
4. Demuestre que la serie

n=2
1
nlog n
diverge.
5. Demuestre que si r > 1 la serie

n=2
1
n(log n)
r
converge.
6. Pruebe que la serie

log n
n
2
converge.
7. Pruebe que si a
1
≥ ≥ a
n
≥ y

a
n
converge, entonces
l´ım
n→∞
na
n
= 0.
Secci´on 2: Series absolutamente convergentes
1. Si

a
n
es convergente y a
n
≥ 0 para todo n ∈ N entonces la
serie

a
n
x
n
es absolutamente convergente para todo x ∈ [−1, 1]
y

a
n
sen(nx) ,

a
n
cos(nx)
son absolutamente convergentes para todo x ∈ R.
2. La serie 1−
1
2
+
2
3

1
3
+
2
4

1
4
+
2
5

1
5
+
2
6

1
6
+ tiene t´erminos
alternadamente positivos y negativos y su t´ermino general tiende
a cero. No obstante es divergente. ¿Por qu´e esto no contradice
el Teorema de Leibniz?
Secci´on 5 Ejercicios 51
3. D´e un ejemplo de una serie convergente

a
n
y de una sucesi´on
acotada (x
n
) tales que la serie

a
n
x
n
se divergente. Examine
lo que sucede si una de los siguientes hip´otesis se cumple: (a) x
n
es convergente; (b)

a
n
es absolutamente convergente.
4. Pruebe que la serie obtenida a partir de la serie arm´onica al-
ternando el signo de los t´erminos de modo que a p t´erminos
positivos (p ∈ N fijo) sigan p t´erminos negativos es convergente.
5. Si

a
n
es absolutamente convergente y l´ımb
n
= 0, escriba c
n
=
a
0
b
n
+ a
1
b
n−1
+ + a
n
b
0
. Pruebe que l´ımc
n
= 0.
6. Si

a
n
es absolutamente convergente, pruebe que entonces

a
2
n
converge.
7. Si

a
2
n
y

b
2
n
convergen, pruebe que

a
n
b
n
converge absolu-
tamente.
8. Pruebe que una serie es absolutamente convergente si, y s´olo si,
el conjunto de todas las sumas finitas formadas con los t´erminos
a
n
est´a acotado.
Secci´on 3: Criterios de convergencia
1. Pruebe que si existen infinitos ´ındices n tales que
n
_
[a
n
[ ≥ 1
entonces la serie

a
n
diverge. Si a
n
,= 0 para todo n y [a
n
+
1/a
n
[ ≥ 1 para todo n > n
0
entonces

a
n
diverge. Por otra
parte, la serie 1/2+1/2+1/2
2
+1/2
2
+1/2
3
+1/2
3
+ converge
y sin embargo se tiene a
n+1
/a
n
= 1 para todo n impar.
2. Si 0 < a < b < 1, la serie a + b + a
2
+ b
2
+ a
3
+ b
3
+
es convergente. Demuestre que el criterio de Cauchy nos lleva a
este resultado y que, sin embargo, el criterio de d’Alambert nada
nos permite concluir.
3. Determine si la serie

(log n/n)
n
es convergente usando los cri-
terios de d’Alambert y Cauchy.
4. Dada una sucesi´on de n´ umeros positivos x
n
, tal que l´ımx
n
= a,
demuestre que l´ım
n

x
1
x
2
x
n
= a.
52 Series de n´ umeros Cap. 4
5. Determine para qu´e valores de x converge cada una de las si-
guientes series:

n
k
x
n
,

n
n
x
n
,

x
n
/n
n
,

n!x
n
,

x
n
/n
2
Secci´on 4: Reordenaciones
1. Demuestre que si una serie es condicionalmente convergente en-
tonces existen reordenaciones tales que las sumas de las nuevas
series son iguales a +∞ y −∞.
2. Efect´ ue expl´ıcitamente una reordenaci´on de los t´erminos de la
serie 1 −1/2 + 1/3 −1/4 + 1/5 − de modo que su suma ser
igual a 1/2.
3. Se dice que una sucesi´on (a
n
) es sumable, con suma s, cuando
para todo ε > 0 existe un subconjunto finito J
0
⊂ N tal que,
para todo J finito, J
0
⊂ J ⊂ N, se tiene [s −

n∈J
a
n
[ < ε.
Pruebe que:
(a) Si la sucesi´on (a
n
) es sumable entonces, para toda funci´on
suprayectiva ϕ : N →N, la sucesi´on b
n
, definida como b
n
=
a
ϕ(n)
, es sumable, con la misma suma.
(b) Si la sucesi´on (a
n
) es sumable, con suma s, entonces la serie

a
n
= s es absolutamente convergente.
(c) Rec´ıprocamente, si

a
n
es una serie absolutamente conver-
gente, entonces la sucesi´on (a
n
) es sumable.
5
Algunas nociones
de topolog´ıa
La topolog´ıa es la rama de las matem´aticas donde se estudian, con
gran generalidad, las nociones de l´ımite y de continuidad y las ideas
anexas. En este cap´ıtulo abordaremos algunos conceptos topol´ ogi-
cos de car´acterer elemental referentes a subconjuntos de R, pre-
tendiendo establecer las bases para desarrollar adecuadamente los
pr´oximos cap´ıtulos. Adoptaremos un lenguaje geom´etrico, diciendo
“punto” en vez de “n´ umero real”, y “recta” en vez del “conjunto
R”.
1. Conjuntos abiertos
Se dice que a es un punto interior del conjunto X ⊂ R cuando
existe un n´ umero ε > 0 tal que el intervalo abierto (a − ε, a + ε)
est´ a contenido en X. El conjunto de los puntos interiores de X
se llama interior del conjunto X, y se representa mediante int X.
Cuando a ∈ int X se dice que el conjunto X es un entorno o una
vencidad del punto a. Un conjunto A ⊂ R se llama abierto si A =
int A, esto es, cuando todos los puntos de A son puntos interiores
de A.
Ejemplo 1. Todo punto c del intervalo abierto (a, b) es un punto
interior de (a, b). Los puntos a y b, extremos del intervalo cerrado
[a, b], no son interiores. El interior del conjunto Q de los n´ umeros
racionales es vac´ıo. Por otra parte, int [a, b] = (a, b). El intervalo
cerrado [a, b] no es un entorno ni de a ni de b. Un intervalo abierto
53
54 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
es un conjunto abierto. Todo intervalo abierto (acotado o no) es un
conjunto abierto.
La definici´on de l´ımite de una sucesi´on puede ser reformulado
en t´erminos de conjuntos abiertos: se tiene a = l´ımx
n
si, y s´olo
si, para todo abierto A que contiene a a existe n
0
∈ N tal que
n > n
0
⇒x
n
∈ A.
Teorema 1.
a) Si A
1
y A
2
son conjuntos abiertos entonces la intersecci´on A
1

A
2
es un conjunto abierto.
b) Si (A
λ
)
λ∈L
es una familia cualquiera de conjuntos abiertos, la
uni´on A =

λ∈L
A
λ
es un conjunto abierto.
Demostraci´on: a) Si x ∈ A
1
∩ A
2
entonces x ∈ A
1
y x ∈ A
2
.
Como A
1
y A
2
son abiertos, existen ε
1
> 0 y ε
2
> 0 tales que
(x −ε
1
, x + ε
1
) ⊂ A y (x −ε
2
, x + ε
2
) ⊂ A
2
. Sea ε el menor de los
n´ umeros ε
1
, ε
2
. Entonces (x −ε, x +ε) ⊂ A
1
y (x −ε, x +ε) ⊂ A
2
,
luego (x − ε, x + ε) ⊂ A
1
∩ A
2
. As´ı, todo punto x ∈ A
1
∩ A
2
es un
punto interior, o sea, el conjunto A
1
∩ A
2
es abierto.
b) Si x ∈ A entonces existe λ ∈ L tal que x ∈ A
λ
. Como A
λ
es
abierto, existe ε > 0 tal que (x − ε, x + ε) ⊂ A
λ
⊂ A, luego todo
punto de A es interior, esto es, A es abierto.
Ejemplo 2. Resulta inmediatamente de a) en el Teorema 1 que la
intersecci´on A
1
∩ ∩A
n
de un n´ umero finito de conjuntos abiertos
es un conjunto abierto. No obstante, aunque por b) la uni´on finita de
conjuntos abiertos tambi´en es un conjunto abierto, la intersecci´on
de un n´ umero infinito de conjuntos abiertos no es necesariamente
abierta. Por ejemplo, si A = (−1, 1), A
2
= (−1/2, 1/2), . . . , A
n
=
(−1/n, 1/n), . . . entonces A = A
1
∩ A
2
∩ ∩ A
n
= ¦0¦. En
efecto, si x ,= 0 existe n ∈ N tal que [x[ > 1/n, luego x / ∈ A
n
, de
donde x / ∈ A.
2. Conjuntos cerrados
Se dice que un punto a es adherente el conjunto X ⊂ R cuando
es l´ımite de alguna sucesi´on de puntos x
n
∈ X. Evidentemente, to-
do punto a ∈ X es adherente a X: basta tomar todos los x
n
= a.
Secci´on 2 Conjuntos cerrados 55
Se llama cierre, clausura o adherencia de un conjunto X al
conjunto X formado por todos los puntos adherentes a X. Se tiene
X ⊂ X. Si X ⊂ Y entonces X ⊂ Y . Un conjunto se dice cerrado
cuando X = X, esto es, cuando todo punto adherente a X pertenece
a X. Si X ⊂ Y , se dice que X es denso en Y cuando Y ⊂ X, esto
es, cuando todo b ∈ Y es adherente a X. Por ejemplo, Q es denso
en R.
Teorema 2. Un punto a es adherente al conjunto X si, y s´olo si,
todo entorno de a contiene alg´ un punto de X.
Demostraci´on: Sea a adherente a X. Entonces a = l´ımx
n
, donde
x
n
∈ X para todo n ∈ N. Dada cualquier entorno V de a tenemos
x
n
∈ V para todo n suficientemente grande (por la definici´on de
l´ımite), luego V ∩ X ,= ∅. Rec´ıprocamente, si todo entorno V de
a contiene puntos de X podemos escoger en cada intervalo (a −
1/n, a + 1/n), n ∈ N, un punto x
n
∈ X. Entonces [x
n
− a[ < 1/n,
luego l´ımx
n
= a, y as´ı a es adherente a X.
Por el teorema anterior, para que un punto a no pertenezca a
X es necesario y suficiente que exista un entorno V de a tal que
V ∩ X = ∅.
Corolario. El cierre de cualquier conjunto es un conjunto cerrado.
(O sea, X = X para todo X ⊂ R).
En efecto, si a es adherente a X entonces todo conjunto abierto
A que contiene a a tambi´en contiene alg´ un punto b ∈ X. As´ı, A es
un entorno de b. Como b es adherente a X, se sigue que A contiene
alg´ un punto de X. Luego cualquier punto adherente a X tambi´en
es adherente a X, esto es, a ∈ X.
Teorema 3. Un conjunto F ⊂ R es cerrado si, y s´olo si, su com-
plementario A = R −F es abierto.
Demostraci´on: Sean F cerrado y a ∈ A, esto esm a / ∈ F. Por el
Teorema 2, existe alg´ un entorno V de a que no contiene puntos de
F, esto es, V ⊂ A. As´ı, todo punto de A es interior a A, o sea, A es
abierto. Rec´ıprocamente, si el conjunto A es abierto y el punto a es
adherente a F = R−A entonces todo entorno de a contiene puntos
de F, luego a no es interior a A. Como A es abierto, tenemos a / ∈ A,
56 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
o sea, a ∈ F. As´ı, todo punto adherente a F pertenece a F, luego
F es cerrado.
Teorema 4.
a) Si F
1
y F
2
son cerrados entonces F
1
∪ F
2
es cerrado.
b) Si (F
λ
)
λ∈L
es una familia cualquiera de conjuntos cerrados en-
tonces su intersecci´on F =

λ∈F
F
λ
es un conjunto cerrado.
Demostraci´on: a) Los conjuntos A
1
= R−F
1
y A
2
= R−F
2
son
abiertos, por el Teorema 3. Luego, por el Teorema 1, A
1
∩ A
2
=
R − (F
1
∪ F
2
) es abierto. De nuevo por el Teorema 3, F
1
∪ F
2
es
cerrado.
b) Para cada λ ∈ L, A
λ
= R − F
λ
es abierto. Se sigue que A =

λ∈L
A
λ
es abierto. Como A = R −F, F es cerrado.
Ejemplo 3. Sea X acotado no vac´ıo. Entonces a = ´ınf X y b =
sup X son adherentes a X. En efecto, para todo n ∈ N, podemos
escoger x
n
∈ X tal que a ≤ x
n
< a + 1/n, luego a = l´ımx
n
.
An´alogamente se ve que b = l´ımy
n
, con y
n
∈ X. En particular, a y
b son adherentes a (a, b).
Ejemplo 4. El cierre de los intervalos (a, b), (a, b] y [a, b) es el
intervalor [a, b]. Q es denso en R y, para todo intervalo I, Q∩ I es
denso en I. Una uni´on infinita de conjuntos cerrados puede no ser
un conjunto cerrado; en efecto, todo conjunto (cerrado o no) es la
uni´on de sus puntos, que son conjuntos cerrados.
Una escisi´on de un conjunto X ⊂ R es una descomposici´on
X = A∪B tal que A∩B = ∅ y A∩B = ∅, esto es, ning´ un punto
de A es adherente a B y ning´ un punto de B es adherente a A. (En
particular, A y B son disjuntos). La descomposici´on X = X∪∅ se
llama escisi´on trivial.
Ejemplo 5. Si X = R−¦0¦, entonces X = R
+
∪R

es una escisi´on.
Dado un n´ umero irrracional α, sean A = ¦x ∈ Q : x < α¦ y
B = ¦x ∈ Q : x > α¦. La descomposici´on Q = A∪B es un escisi´on
del conjunto Q de los racionales. Por otra parte, si a < c < b,
entonces [a, b] = [a, c] ∪ (c, b] no es una escisi´on.
Teorema 5. Un intervalo de la recta s´olo admite la escisi´on trivial.
Secci´on 3 Puntos de acumulaci´on 57
Demostraci´on: Supongamos, por reducci´on al absurdo, que el in-
tervalo I admite una escisi´on no trivial I = A∪B. Tomemos a ∈ A,
b ∈ B y supongamos que a < b, con lo que [a, b] ⊂ I. Sea c el punto
medio del intervalo [a, b]. Entonces c ∈ A ´o c ∈ B. Si c ∈ A, to-
maremos a
1
= c, b
1
= b. Si c ∈ B, escribiremos a
1
= a y b
1
= c.
En cualquier caso obtendremos un intervalo [a
1
, b
1
] ⊂ [a, b], con
b
1
−a
1
= (b − a)/2 y a
1
∈ A, b
1
∈ B, A su vez, el punto medio de
[a
1
, b
1
] descompone a ´este en dos intervalos cerrados yuxtapuestos
de longitud (b −a)/4. Para uno de estos intervalos, que llamaremos
[a
2
, b
2
], se tiene a
2
∈ A y b
2
∈ B.
Prosiguiendo an´alogamente obtendremos una sucesi´on de interva-
los encajados [a, b] ⊃ [a
1
, b
1
] ⊃ ⊃ [a
n
, b
n
] ⊃ tales que
(b
n
− a
n
) = (b − a)/2
n
, a
n
∈ A y b
n
∈ B para todo n ∈ N. Por
el Teorema 4, Cap´ıtulo 2, existe c ∈ R tal que a
n
≤ c ≤ b
n
para
todo n ∈ N. El punto c ∈ I = A ∪ B no puede estar ni en A, pues
c = l´ımb
n
∈ B, ni en B, pues c = l´ıma
n
∈ A, lo que nos lleva a
una contradicci´on.
Corolario. Los ´ unicos subconjuntos de R que son simult´aneamente
abiertos y cerrados son el conjunto vac´ıo y R.
En efecto, si A ⊂ R es abierto y cerrado, entonces R = A∪(R−
A) es una escisi´on, luego ´o A = ∅ y R − A = R, o bien A = R y
R −A = ∅.
3. Puntos de acumulaci´on
Se dice que a ∈ R es un punto de acumulaci´on del conjunto
X ⊂ R cuando todo entorno V de a contiene alg´ un punto de X
diferente del propio a. (Esto es, V ∩ (X −¦a¦) ,= ∅). Equivalente-
mente: para todo ε > 0 se tiene (a −ε, a +ε) ∩ (X −¦a¦) ,= ∅. Se
representa mediante X

al conjunto de los puntos de acumulaci´on
de X. Por lo tanto, a ∈ X

⇔ a ∈ X −¦a¦. Si a ∈ X no es un
punto de acumulaci´on de X se dice que a es un punto aislado de
X. Esto significa que existe ε > 0 tal que a es el ´ unico punto de X
en el intervalo (a −ε, a +ε). Cuando todos los puntos del conjunto
X son aislados se dice que X es un conjunto discreto.
Teorema 6. Dados X ⊂ R y a ∈ R, las siguientes afirmaciones
son equivalentes:
58 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
(1) a es punto de acumulaci´on de X;
(2) a es l´ımite de una sucesi´on de puntos x
n
∈ X −¦a¦;
(3) Todo intervalo abierto centrado en a contiene infinitos puntos
de X.
Demostraci´on: Suponiendo (1), para todo n ∈ N podemos en-
contrar un punto x
n
∈ X, x
n
,= a, en el entorno (a −1/n, a +1/n).
Luego l´ımx
n
= a, lo que prueba (2). Por otra parte, suponiendo
(2), entonces, para cualquier n
0
∈ N, el conjunto ¦x
n
: n > n
0
¦
es infinito, pues en caso contrario existir´ıa un t´ermino x
n
1
que se
repite infinitas veces, lo que nos dar´ıa una sucesi´on constante con
l´ımite x
n
1
,= a. Por lo tanto, de la definici´on de l´ımite se ve que
(2)⇒(3). Finalmente, la implicaci´on (3)⇒(1) es obvia.
Ejemplo 6. Si X es finito entonces X

= ∅ (un conjunto finito no
tiene puntos de acumulaci´on). Z es infinito pero todos los puntos
de Z son aislados. Q

= R. Si X = [a, b) entonces X

= [a, b]. Si
X = ¦1, 1/2, . . . , 1/n, . . .¦ entonces X

= ¦0¦, esto es, 0 es el ´ unico
punto de acumulaci´ on de X. Observe que todos los puntos de este
´ ultimo conjunto son aislados (X es discreto).
A continuaci´on presentaremos una versi´on del Teorema de
Bolzano-Weiertrass en t´erminos de puntos de acumulaci´on.
Teorema 7. Todo conjunto infinito y acotado de n´ umeros reales
tiene, al menos, un punto de acumulaci´on.
Demostraci´on: Sea X infinito y acotado; X posee un subconjun-
to infinito numerable ¦x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . .¦. Fijando esta numeraci´on
tenemos una sucesi´on (x
n
) de t´erminos, distintos dos a dos, pertene-
cientes a X, por lo tanto una sucesi´on acotada que, por el Teorema
de Bolzano-Weiertrass, posee una subsucesi´on convergente. Elimi-
nado los t´erminos que no est´an en esta subsucesi´on y cambiando la
notaci´on, podemos admitir que (x
n
) converge. Sea a = l´ımx
n
. Co-
mo los t´erminos x
n
son todos distintos, como m´aximo uno de ellos
puede ser igual a a. Descart´andolo, en caso de que ´este exista, ten-
dremos que a es el l´ımite de una sucesi´on de puntos x
n
∈ X −¦a¦,
luego a ∈ X

.
Secci´on 4 Conjuntos compactos 59
4. Conjuntos compactos
Un conjunto X ⊂ R se llama compacto si es cerrado y acotado.
Todo conjunto finito es compacto. Un intervalo de la forma [a, b]
es compacto. Por otra parte, (a, b) est´a acotado pero no es cerrado,
luego no es compacto. Tampoco Z es compacto pues no est´a acota-
do, aunque es cerrado (su complementario R−Z es la uni´on de los
intervalos abiertos (n, n +1), n ∈ Z, luego es un conjunto abierto).
Teorema 8. Un conjunto X ⊂ R es compacto si, y s´olo si, toda
sucesi´on de puntos de X posee una subsucesi´on que converge a un
punto de X.
Demostraci´on: Si X ⊂ R es compacto, toda sucesi´on de pun-
tos de X est´a acotada, luego (por Bolzano-Weierstrass) posee una
subsucesi´on convergente, cuyo l´ımite es un punto de X (pues X es
cerrado). Rec´ıprocamente, sea X un conjunto tal que toda sucesi´on
de puntos x
n
∈ X posee una subsucesi´on que converge a un punto
de X. Entonces X est´a acotado pues, en caso contrario, para ca-
da n ∈ N podr´ıamos encontrar x
n
∈ X con [x
n
[ > n. La sucesi´on
(x
n
) as´ı obtenida no contendr´ıa ninguna subsucesi´on acotada luego
no tendr´ıa ninguna subsucesi´on convergente. Adem´as, X es cerrado
pues en caso contrario existir´ıa un punto a / ∈ X con a = l´ımx
n
,
donde cada x
n
∈ X. La sucesi´on x
n
no poseer´ıa entonces ninguna
subsucesi´on convergente a un punto de X pues todas sus subsuce-
siones tendr´ıan l´ımite a. Luego X es compacto.
Observaci´on: Si X ⊂ R es compacto entonces, por el Ejemplo
3, a =´ınf X y b = sup X pertenecen a X. As´ı, todo conjunto com-
pacto posee un elemento m´ınimo y un elemento m´aximo. O sea, X
compacto ⇒∃x
0
, x
1
∈ X tales que x
0
≤ x ≤ x
1
para todo x ∈ X.
El pr´oximo teorema generaliza el principio de los intervalos en-
cajados.
Teorema 9. Dada una sucesi´on decreciente X
1
⊃ X
2
⊃ ⊃
X
n
⊃ de conjuntos compactos no vac´ıos, existe (como m´ınimo)
un n´ umero real que pertenece a todos los X
n
.
Demostraci´on: Definimos una sucesi´on (x
n
) escogiendo, para ca-
da n ∈ N, un punto x
n
∈ X
n
. Esta sucesi´on est´a contenida en el
60 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
compacto X
1
, luego posee una subsucesi´on (x
n
1
, x
n
2
, . . . , x
n
k
, . . .)
que converge a un punto a ∈ X
1
. Dado cualquier n ∈ N tenemos
x
n
k
∈ X
n
siempre que n
k
> n. Como X
n
es compacto, se sigue que
a ∈ X
n
. Esto prueba el teorema.
Terminamos nuestro estudio de los conjuntos compactos de la
recta con la demostraci´on del Teorema de Heine-Borel.
Se llama recubrimiento de un conjunto X a una familia ϕ de
conjuntos C
λ
cuya uni´on contiene a X. La condici´on X ⊂

λ∈L
C
λ
significa que, para cada x ∈ X, existe, necesariamente, (al menos)
un λ ∈ L tal que x ∈ C
λ
. Cuando todos los conjuntos C
λ
son
abiertos, se dice que ϕ es un recubrimiento abierto. Cuando L =
¦λ
1
, . . . , λ
n
¦ es un conjunto finito, se dice que X ⊂ C
λ
1
∪ ∪ C
λn
es un recubrimiento finito. Si existe L

⊂ L tal que a´ un se tiene
X ⊂

λ∈L

C
λ
′ , se dice que ϕ

= (C
λ
′ )
λ

∈L
′ es un subrecubrimiento
de ϕ.
Teorema 10. (Borel-Lebesgue) Todo recubrimiento abierto de
un conjunto compacto posee un subrecubrimiento finito.
Demostraci´on: Inicialmente consideremos un recubrimiento abier-
to [a, b] ⊂

λ∈L
A
λ
del intervalo compacto [a, b]. Supongamos, por
reducci´on al absurdo, que ϕ = (A
λ
)
λ∈L
no admite ning´ un subrecu-
brimiento finito. El punto medio del intervalo [a, b] lo subdivide en
dos intervalos de longitud (b −a)/2. Al menos uno de esto interva-
los, que llamaremos [a
1
, b
1
], no puede ser recubierto por un n´ umero
finito de conjuntos A
λ
. Mediante subdivisiones sucesivas obtene-
mos una sucesi´on decreciente [a, b] ⊃ [a
1
, b
1
] ⊃ [a
2
, b
2
] ⊃ ⊃
[a
n
b
n
] ⊃ de intervalos tales que (b
n
−a
n
) = (b −a)/2
n
y ning´ un
[a
n
, b
n
] puede estar contenido en una uni´on finita de abiertos A
λ
.
Por el Teorema 9 existe un n´ umero real c que pertenece a todos
los intervalos [a
n
, b
n
]. En particular c ∈ [a, b]. Por la definici´on de
recubrimiento, existe λ ∈ L tal que c ∈ A
λ
. Como A
λ
es abierto,
tenemos (c−ε, c+ε) ⊂ A
λ
para un cierto ε > 0. Entonces, tomando
n ∈ N tal que (b −a)/2
n
< ε, tenemos c ∈ [a
n
, b
n
] ⊂ [c −ε, c +ε], de
donde [a
n
, b
n
] ⊂ A
λ
, luego [a
n
, b
n
] se puede recubrir con el conjunto
A
λ
, lo que es absurdo. En el caso general, tenemos un recubrimien-
to abierto X ⊂

λ∈L
A
λ
del compacto X. Tomemos un intervalo
compacto [a, b] que contenga a X y, a˜ nadiendo a los A
λ
el nuevo
Secci´on 5 El conjunto de Cantor 61
abierto A
λ
0
= R−X, obtenemos un recubrimiento abierto de [a, b],
del que podemos extraer, por la parte ya probada, un subrecubri-
miento finito [a, b] ⊂ A
λ
0
∪ A
λ
1
∪ ∪ A
λn
. Como ning´ un punto
de X puede pertencer a A
λ
0
, tenemos X ⊂ A
λ
1
∪ ∪ A
λn
; esto
completa la demostraci´on.
Ejemplo 7. Los intervalos A
n
= (1/n, 2), n ∈ N, forman un recu-
brimiento abierto del conjunto X = (0, 1], pues (0, 1] ⊂

n∈N
A
n
.
No obstante, este recubrimiento no admite un subrecubrimiento fi-
nito pues, como A
1
⊂ A
2
⊂ ⊂ A
n
⊂ , toda uni´on finita de
los conjuntos A
n
coincide con el conjunto de mayor ´ındice, luego no
contiene a (0, 1].
El Teorema de Borel-Lebesgue, cuya importancia es crucial, se
usar´a en este libro solamente una vez, en el Cap´ıtulo 10, Secci´on 4,
(cfr. Teorema 7 en dicho cap´ıtulo.) Se puede probar, rec´ıprocamen-
te, que si todo recubrimiento abierto de un conjunto X ⊂ R posee
un subrecubrimiento finito entonces X es cerrado y acotado (cfr.
Curso de An´alisis Matem´atico, vol. 1, p.147.)
5. El conjunto de Cantor
El conjunto de Cantor, que describiremos a continuaci´on, tiene
las siguientes propiedades:
1) Es compacto.
2) Tiene interior vac´ıo (no contine intervalos).
3) No contiene puntos aislados (todos sus puntos son puntos de
acumulaci´on).
4) No es numerable.
El conjunto de Cantor K es un subconjunto cerrado del interva-
lo [0, 1] obtenido como el complemento de una uni´on de intervalos
abiertos, de la siguiente forma. Se retira del intervalo [0, 1] el inter-
valo abierto centrado en el punto medio de [0, 1] de longitud 1/3,
(1/3, 2/3) (su tercio central). Se retiran despu´es los tercios centrales
de cada uno de los intervalos restantes, [0, 1/3] y [2/3, 1]. Entonces
sobra [0, 1/9, ] ∪ [2/9, 1/3] ∪ [2/3, 7/9] ∪ [8/9, 1]. A continuaci´on se
retira el tercio central de cada uno de estos cuatro intervalos. Se
62 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
repite este proceso inductivamente. El conjunto K de los puntos no
retirados es el conjunto de Cantor.
Si indicamos mediante I
1
, I
2
, . . . , I
n
, . . . los intervalos retirados
vemos que F = R −


n=1
I
n
es un conjunto cerrado, luego K =
F ∩ [0, 1] es cerrado y acotado, o sea, el conjunto de Cantor es
compacto.
Fig. 1 - Construyendo el conjunto de Cantor
0 1/3 2/3 1
0 1/9 2/9 1/3 2/3 7/9 8/9 1
Para demostrar que K tiene interior vac´ıo, observamos que des-
pu´es de la etapa n-´esima de la construcci´on s´olo restan intervalos
de longitud 1/3
n
. Por tanto, dado cualquier intervalo J ⊂ [0, 1]
de longitud c > 0, si tomamos n tal que 1/3
n
< c, el intervalo J
habr´a sido subdividido despu´es de la n-´esima etapa de la construc-
ci´on de K. As´ı, K no contiene intervalos.
Los puntos extremos de los intervalos retirados en las diversas
etapas de la construcci´on de K, tales como 1/3, 2/3, 1/9, 2/9, 7/9,
8/9, etc, pertenecen a K, pues en cada etapa s´olo se retiran puntos
interiores de los intervalos que quedaban de la etapa anterior.
´
Estos
forman un conjunto numerable, sin puntos aislados. En efecto, sea
c ∈ K extremo de alg´ un intervalo, digamos (c, b), retirado de [0, 1]
para obtener K. Cuando (c, b) fue retirado qued´o un cierto intervalo
[a, c]. En las siguientes etapas de la construcci´on de K, quedar´an
siempre tercios finales de intervalos, del tipo [a
n
, c], con a
n
∈ K.
La longitud de [a
n
, c] tiende a cero, luego a
n
→ c y as´ı c no es un
punto aislado de K.
Secci´on 5 El conjunto de Cantor 63
Ahora supongamos que c ∈ K no es extremo de ning´ un interva-
lo retirado de [0, 1] durante la construcci´on de K. (De hecho, hasta
ahora, no sabemos si tales puntos existen, pero en seguida vamos
a ver que ´estos constituyen la mayor´ıa de los puntos de K). Pro-
bemos que c no es un punto aislado de K. En efecto, para cada
n ∈ N, c pertenece al interior de un intervalo [x
n
, y
n
] de los que
quedaron despu´es de la n-´esima etapa de la construcci´on de K.
Tenemos x
n
< c < y
n
, con x
n
, y
n
∈ K, y x
n
− y
n
= 1/3
n
. Luego
c = l´ımx
n
= l´ımy
n
es un punto de acumulaci´on de K.
Constatamos as´ı que K no posee puntos aislados. Probaremos
ahora que el conjunto de Cantor no es numerable. Dado cualquier
subconjunto numerable ¦x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . .¦ ⊂ K, obtendremos un
punto c ∈ K tal que c ,= x
n
para todo n ∈ N. Para esto, con
centro en un punto de K, tomamos un intervalo compacto I
1
tal
que x
1
/ ∈ I
1
. Como ning´ un punto de K en el interior de I
1
, toma-
mos un intervalo compacto I
2
⊂ I
1
tal que x
2
/ ∈ I
2
. Prosiguiendo
de forma an´aloga, obtenemos una sucesi´on decreciente de interva-
los compactos I
1
⊃ I
2
⊃ ⊃ I
n
⊃ tales que x
n
∈ I
n
e
I
n
∩ K ,= ∅. Sin p´erdida de generalidad, podemos suponer que I
n
tiene longitud < 1/n. Entonces el punto c, perteneciente a todos
los I
n
(cuya existencia est´a asegurada por el Teorema 9), es ´ unico,
esto es,


n=1
I
n
= ¦c¦. Escogiendo, para cada n ∈ N, un punto
y
n
∈ I
n
∩ K, tendremos [y
n
− c[ ≤ 1/n, de donde l´ımy
n
= c. Co-
mo K es cerrado, se deduce que c ∈ K. Por otra parte, para todo
n ∈ N, tenemos c ∈ I
n
, luego c ,= x
n
, concluyendo la demostraci´on.
Los puntos del conjunto de Cantor admiten una caracterizaci´on
interesante y ´ util en t´erminos de su representaci´on en base 3. Dado
x ∈ [0, 1], representar x en base 3 significa escribir x = 0, x
1
x
2
x
3
,
donde cada uno de los d´ıgitos x
n
es 0, 1 ´o 2, de modo que
x =
x
1
3
+
x
2
3
2
+ +
x
n
3
n
+ .
Para tener x = 0, x
1
x
2
x
n
000 es necesario y suficiente que x sea
un n´ umero de la forma m/3
n
, con m y n enteros y m ≤ 3
n
. Por
ejemplo, 17/27 = 0, 122000 . . . en base 3. Cuando el denominador
de la fracci´on irreducible p/q no es una potencia de 3 la repre-
sentaci´on de p/q en base 3 es per´ıodica. Por ejemplo, en base 3,
64 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
1/4 = 0, 020202 . . . y 1/7 = 0, 010212010212 . . .. Los n´ umeros irra-
cionales tienen representaci´on no peri´odica.
En la primera etapa de la formaci´on del conjunto de Cantor, al
retirar el intervalo abierto (1/3, 2/3) quedan excluidos los n´ umeros
x ∈ [0, 1] cuya representaci´on en base 3 tienen x
1
= 1, con la ´ unica
excepci´on de 1/3 = 0, 1, que permanece. En la segunda etapa, son
exclu´ıdos los n´ umeros de los intervalos (1/9, 2/9) y (7/9, 8/9), o sea,
aquellos de la forma 0, 01x
3
x
4
. . . o de la forma 0, 21x
3
x
4
. . . (excep-
to 1/9 = 0, 01 y 7/9 = 0, 21 que permanecen). En general, podemos
afirmar que los elementos del conjunto de Cantor son los n´ umeros
del intervalo [0, 1] cuya representaci´on x = 0, x
1
x
2
x
n
. . . en base
3 s´olo contiene los d´ıgitos 0 y 2, excepto aquellos que s´olo contienen
un ´ unico d´ıgito 1 como d´ıgito final, como, por ejemplo, x = 0, 20221.
Si observamos que 0, 02222 = 0, 1 podemos substituir el d´ıgito
1 por la sucesi´on 0222 . . .. Por ejemplo: 0, 20201 = 0, 20200222 . . ..
Con este acuerdo se puede afirmar, sin excepciones, que los elemen-
tos del conjunto de Cantor son los n´ umeros del intervalo [0, 1] cuya
representaci´on en base 3 s´olo contiene los d´ıgitos 0 y 2.
De aqu´ı resulta f´acilmente que el conjunto de Cantor no es nu-
merable (ver Ejemplo 3, Cap´ıtulo 1) y que 1/4 = 0, 0202 pertenece
al conjunto de Cantor.
6. Ejercicios
Secci´on 1: Conjuntos Abiertos
1. Pruebe que, para todo X ⊂ R, se tiene int(int X) = int X;
concluya que int X es un conjunto abierto.
2. Sea A ⊂ R un conjunto con la siguiente propiedad: “Si (x
n
) es
una sucesi´on que converge hacia un punto a ∈ A, entonces x
n
pertenece a A para todo n suficientemente grande”. Pruebe que
A es abierto.
3. Pruebe que int(A∪B) ⊃ intA∪intB e int(A∩B) = intA∩intB
para cualesquiera A, B ⊂ R. Si A = (0, 1] y B = [1, 2], demuestre
que int (A∪ B) ,= int A ∪ int B.
Secci´on 6 Ejercicios 65
4. Para todo X ⊂ R, pruebe que se tiene la uni´on disjunta R =
int X ∪ int (R − x) ∪ F, donde F est´a formado por los puntos
x ∈ R tales que todo entorno de x contiene puntos de X y puntos
de R−X. El conjunto F = f
r
X = ∂X se llama frontera o borde
de X. Pruebe que A ⊂ R es abierto si, y s´olo si, A∩ f
r
A = ∅.
5. Determine la frontera de cada uno de los siguientes conjuntos:
X = [0, 1], Y = (0, 1) ∪ (1, 2), Z = Q y W = Z.
6. Sean I
1
⊃ I
2
⊃ ⊃ I
n
⊃ intervalos acotados distintos dos
a dos cuya intersecci´on I =


n=1
I
n
no es vac´ıa. Pruebe que I
es un intervalo, que nunca es abierto.
Secci´on 2: Conjuntos cerrados
1. Sean I un intervalo no degenerado y k > 1 un n´ umero natural.
Pruebe que el conjunto de los n´ umeros racionales m/k
n
, cuyos
denominadores son potencias de k con exponente n ∈ N, es denso
en I.
2. Pruebe que, para todo X ⊂ R, se tiene X = X∪f
r
X. Concluya
que X es cerrado si, y s´olo si, X ⊃ f
r
X.
3. Pruebe que, para todo X ⊂ R, R − int X = R −X e R − X =
int (R −X).
4. Si X ⊂ R es abierto (respectivamente, cerrado) y X = A∪B es
una escisi´on, pruebe que A y B son abiertos (respectivamente,
cerrados).
5. Pruebe que si X ⊂ R tiene frontera vac´ıa entonces X = ∅ o
X = R.
6. Sean X, Y ⊂ R. Pruebe que X ∪ Y = X ∪ Y y que X ∩ Y ⊂
X ∩ Y . D´e un ejemplo en el que X ∩ Y ,= X ∩ Y .
7. Dada una sucesi´on (x
n
), pruebe que la clausura del conjunto
X = ¦x
n
: n ∈ N¦ es X = X ∪A, donde A es el conjunto de los
puntos adherentes de (x
n
).
66 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
Secci´on 3: Puntos de acumulaci´on
1. Pruebe que, para todo X ⊂ R, se tiene X = X ∪ X

. Concluya
que X es cerrado si, y s´olo si, contiene a todos sus puntos de
acumulaci´on.
2. Pruebe que toda colecci´on de intervalos no degenerados disjuntos
dos a dos es numerable.
3. Pruebe que si todos los puntos del conjunto X ⊂ R son aislados
entonces, para cada x ∈ X, se puede escoger un intervalo I
x
centrado en x tal que x ,= y ⇒I
x
∩ I
y
= ∅.
4. Pruebe que todo conjunto no numerable X ⊂ R posee alg´ un
punto de acumulaci´on a ∈ X.
5. Pruebe que, para todo X ⊂ R, X

es un conjunto cerrado.
6. Sea a un punto de acumulaci´on del conjunto X. Pruebe que
existe una sucesi´ on estrictamente creciente o estrictamente de-
creciente de puntos x
n
∈ X tal que l´ımx
n
= a.
Secci´on 4: Conjuntos Compactos
1. Pruebe que el conjunto A de los valores de adherencia de una
sucesi´on (x
n
) es cerrado. Si la sucesi´on est´a acotada, A es com-
pacto, luego existen ℓ y L, respectivamente, el menor y el mayor
valor de adherencia de la sucesi´on acotada (x
n
). Se suele escribir
ℓ = l´ıminf x
n
y L = l´ımsup x
n
.
2. Pruebe que la uni´on finita y la intersecci´on arbitraria de conjun-
tos compactos es un conjunto compacto.
3. D´e ejemplos de una sucesi´on decreciente de conjuntos cerrados
no vac´ıos F
1
⊃ ⊃ F
n
⊃ y de una sucesi´on decreciente
de conjuntos acotados no vac´ıos L
1
⊃ ⊃ L
n
⊃ tales que

F
n
= ∅ y

L
n
= ∅.
4. Sean X, Y conjuntos disjuntos no vac´ıos, X compacto e Y ce-
rrado. Pruebe que existen x
0
∈ X e y
0
∈ Y tales que [x
0
−y
0
[ ≤
[x −y[ para cualesquiera x ∈ X e y ∈ Y .
Secci´on 6 Ejercicios 67
5. Un conjunto compacto cuyos puntos son todos aislados es fini-
to. D´e ejemplos de un conjunto cerrado y acotado X y de un
conjunto acotado que no sea cerrado Y , cuyos puntos sean todos
aislados.
6. Pruebe que si X es compacto los siguientes conjuntos tambi´en
son compactos:
a) S = ¦x + y : x, y ∈ X¦
b) D = ¦x −y : x, y ∈ X¦
c) P = ¦x y : x, y ∈ X¦
d) C = ¦x/y : x, y ∈ X¦, si 0 / ∈ X.
Secci´on 5: El conjunto de Cantor
1. Determine qu´e n´ umeros 1/n, 2 ≤ n ≤ 10, pertenecen al conjunto
de Cantor.
2. Dado cualquier a ∈ [0, 1] pruebe que existen x < y pertenecientes
al conjunto de Cantor tales que y −x = a.
3. Pruebe que la suma de la serie cuyos t´erminos son las longitudes
de los intervalos retirados al formar el conjunto de Cantor es
igual a 1.
4. Pruebe que los extremos de los intervalos retirados forman un
subconjunto numerable denso en el conjunto de Cantor.
68 Algunas nociones de topolog´ıa Cap. 5
6
L´ımites
de funciones
El concepto de l´ımite, que estudiamos en el Cap´ıtulo 3 en el caso
particular de sucesiones, se extender´a ahora al caso m´as general en
el que se tiene una funci´on f : X →R, definida en un subconjunto
cualquiera de R.
1. Definici´on y primeras propiedades
Sean X ⊂ R un conjunto de n´ umeros reales, f : X → R una
funci´on cuyo dominio es X y a ∈ X

un punto de acumulaci´on del
conjunto X. Se dice que el n´ umero real L es el l´ımite de f(x) cuan-
do x tiende a a, y se escribe l´ım
x→a
f(x) = L, cuando, para cualquier
ε > 0, se puede obtener δ > 0 tal que [f(x) − L[ < ε siempre que
x ∈ X y 0 < [x −a[ < δ.
Con s´ımbolos matem´aticos se escribe:
l´ım
x→a
f(x) = L. ≡ .∀ε > 0∃δ > 0; x ∈ X; 0 < [x−a[ < δ ⇒[f(x)−L[ < ε.
Informalmente: l´ım
x→a
f(x) = L quiere decir que se puede tomar f(x)
tan pr´oximo a L cuanto se quiera siempre que se tome x ∈ X sufi-
cientemente pr´oximo, pero diferente, a a.
La restricci´on 0 < [x − a[ significa x ,= a. As´ı, en el l´ımite
L = l´ım
x→a
f(x) no est´a permitido que la variable x tome el valor
a. Por lo tanto, el valor f(a) no tiene nunguna importancia cuando
69
70 L´ımites de funciones Cap. 6
se quiere determinar L: lo que importa es el comportamiento de
f(x) cuando x se aproxima a a, siempre con x ,= a.
En la definici´on de l´ımite es esencial que a se un punto de acu-
mulaci´on del conjunto X, pero es irrelevante si a pertence o no a
X, esto es, que f est´e definida o no en el punto a. Por ejemplo, en
uno de los l´ımites m´ as importantes, a saber, la derivada, se estudia
l´ım
x→a
q(x), donde la funci´on q(x) = (f(x) −f(a))/(x−a) no est´a de-
finida en el punto x = a.
En las condiciones f : X →R, a ∈ X

, negar que l´ım
x→a
f(x) = L
es equivalente a decir que existe un n´ umero ε > 0 con la siguiente
propiedad: sea cual fuere δ > 0, siempre se puede encontrar x
δ
∈ X
tal que 0 < [x
δ
−a[ < δ y [f(x
δ
) −L[ ≥ ε.
Teorema 1. Sean f, g : X →R, a ∈ X

, l´ım
x→a
f(x) = L y l´ım
x→a
g(x) =
M. Si L < M entonces existe δ > 0 tal que f(x) < g(x) para todo
x ∈ X con 0 < [x −a[ < δ.
Demostraci´on: Sea K = (L + M)/2. Si tomamos ε = K − L =
M − K tenemos ε > 0 y K = L + ε = M − ε. Por la definici´on
de l´ımite, existen δ
1
> 0 y δ
2
> 0 tales que x ∈ X, 0 < [x − a[ <
δ
1
⇒ L − ε < f(x) < K y x ∈ X, 0 < [x − a[ < δ
2
⇒ K <
f(x) < M + ε. Por tanto, escribiendo δ = m´ın¦δ
1
, δ
2
¦ se tiene:
x ∈ X

, 0 < [x − a[ < δ ⇒ f(x) < K < g(x). Lo que prueba el
Teorema.
Observaci´on: En el Teorema 1 no se puede substituir la hip´ote-
sis L < M por L ≤ M.
Observaci´on: Para el Teorema 1 y sus corolarios, as´ı como para
el Teorema 2 abajo, valen versiones an´alogas con > en lugar de <.
Usaremos tales versiones sin mayores comentarios.
Corolario 1. Si l´ım
x→a
f(x) = L < M entonces existe δ > 0 tal que
f(x) < M para todo x ∈ X con 0 < [x −a[ < δ.
Corolario 2. Sean l´ım
x→a
f(x) = L y l´ım
x→a
g(x) = M. Si f(x) ≤ g(x)
para todo x ∈ X −¦a¦ entonces L ≤ M.
Secci´on 1 Definici´on y primeras propiedades 71
En efecto, si se tuviese M < L entonces tomar´ıamos un n´ umero
real K tal que M < K < L. En tal caso, existir´ıa δ > 0 tal que
x ∈ X, 0 < [x −a[ < δ ⇒g(x) < K < f(x), lo que es absurdo.

Teorema 2. (Teorema del Sandwich) Sean f, g, h : X → R,
a ∈ X

, y l´ım
x→a
f(x) = l´ım
x→a
g(x) = L. Si f(x) ≤ h(x) ≤ g(x) para
todo x ∈ X −¦a¦ entonces l´ım
x→a
h(x) = L.
Demostraci´on: Dado cualquier ε > 0, existen δ
1
> 0 y δ
2
> 0
tales que x ∈ X, 0 < [x−a[ < δ
1
⇒L−ε < f(x) < L+ε y x ∈ X,
0 < [x − a[ < δ
2
⇒ L − ε < g(x) < L + ε. Sea δ = m´ın¦δ
1
, δ
2
¦.
Entonces x ∈ X, 0 < [x −a[ < δ ⇒L −ε < f(x) ≤ h(x) ≤ g(x) <
L + ε ⇒L −ε < h(x) < L + ε. Luego l´ım
x→a
h(x) = L.
Observaci´on: La noci´on de l´ımite es local, esto es, dadas funcio-
nes f, g : X → R y a ∈ X

, si existe un entorno V del punto a tal
que f(x) = g(x) para todo x ,= a en V ∩X entonces existe l´ım
x→a
f(x)
si, y s´olo si, existe l´ım
x→a
g(x). Adem´as, si existen, estos l´ımites son
iguales. As´ı, por ejemplo, en el Teorema 2, no es necesario suponer
que f(x) ≤ h(x) ≤ g(x) para todo x ∈ X − ¦a¦. Es suficiente que
exista un entorno V del punto a tal que estas desigualdades valgan
para todo x ,= a perteneciente a V ∩ X. Una observaci´on an´aloga
vale para el Teorema 1 y su Corolario 2.
Teorema 3. Sean f : X → R y a ∈ X

. Para que l´ım
x→a
f(x) = L
es necesario y suficiente que, para toda sucesi´on de puntos x
n

X −¦a¦ con l´ımx
n
= a, se tenga l´ımf(x
n
) = L.
Demostraci´on: En primer lugar supongamos que l´ım
x→a
f(x) = L y
que se tiene una sucesi´on de puntos x
n
∈ X − ¦a¦ con l´ımx
n
= a.
Dado cualquier ε > 0, existe δ > 0 tal que x ∈ X y 0 < [x − a[ <
δ ⇒ [f(x) − L[ < ε. Existe tambi´en n
0
∈ N tal que n > n
0

0 < [x
n
− a[ < δ (ya que x
n
,= a para todo n). Por consiguiente,
n > n
0
⇒ [f(x
n
) − L[ < ε, luego l´ımf(x
n
) = L. Rec´ıprocamente,
supongamos que x
n
∈ X−¦a¦ y l´ımx
n
= a impliquen l´ımf(x
n
) = L
y probemos que en tal caso l´ım
x→a
f(x) = L. En efecto, negar esta
igualdad es equivalente a afirmar que existe un n´ umero ε > 0 con
la siguiente propiedad: para cualquier n ∈ N podemos encontrar
72 L´ımites de funciones Cap. 6
x
n
∈ X tal que 0 < [x
n
− a[ < 1/n y [f(x
n
) − L[ ≥ ε. Entonces
tenemos x
n
∈ X − ¦a¦, l´ımx
n
= a sin que l´ımf(x
n
) = L. Esta
contradicci´on completa la demostraci´on.
Corolario 1. (Unicidad del l´ımite) Sean f : X →R y a ∈ X

.
Si l´ım
x→a
f(x) = L y l´ım
x→a
f(x) = M entonces L = M.
En efecto, basta tomar una sucesi´on de puntos x
n
∈ X − ¦a¦
con l´ımx
n
= a, la que es siempre posible por el Teorema 6 del
Cap´ıtulo 5. Tendremos entonces L = l´ımf(x
n
) y M = l´ımf(x
n
).
De la unicidad del l´ımite de la sucesi´on (f(x
n
)) se tiene L = M.

Corolario 2. (Operaciones con l´ımites) Sean f, g : X → R,
a ∈ X

, con l´ım
x→a
f(x) = L y l´ım
x→a
g(x) = M. Entonces
l´ım
x→a
[f(x) ±g(x)] = L ±M
l´ım
x→a
[f(x) g(x)] = L M
l´ım
x→a
f(x)
g(x)
=
L
M
si M ,= 0 .
Adem´as, si l´ım
x→a
f(x) = 0 y g est´a acotada en un entorno de a, se
tiene l´ım
x→a
[f(x) g(x)] = 0.
En efecto, dada cualquier sucesi´on de puntos x
n
∈ X − ¦a¦
tal que l´ımx
n
= a, por el Teorema 8 del Cap´ıtulo 3 se tiene
l´ım[f(x
n
) ± g(x
n
)] = l´ımf(x
n
) ± l´ımg(x
n
) = L ± M, l´ımf(x
n
)
g(x
n
) = l´ımf(x
n
) l´ımg(x
n
) = L M y tambi´en l´ım[f(x
n
)/g(x
n
)] =
l´ımf(x
n
)/ l´ımg(x
n
) = L/M. Finalmente, si existen un entorno V
de a y una constante c tal que [g(x)[ ≤ c para todo x ∈ V enton-
ces, como x
n
∈ V para todo n suficientemente grande, la sucesi´on
g(x
n
) est´a acotada; luego, por el Teorema 7 del Cap´ıtulo 3, se tiene
l´ımf(x
n
) g(x
n
) = 0, pues l´ımf(x
n
) = 0. Por lo tanto, el Corolario
2 es consecuencia del Teorema.

Teorema 4. Sean f : X →R y a ∈ X

. Si existe l´ım
x→a
f(x) entonces
f est´a acotada en un entorno de a, esto es, existen δ > 0 y c > 0
tales que x ∈ X, 0 < [x −a[ < δ ⇒[f(x)[ ≤ c.
Secci´on 1 Definici´on y primeras propiedades 73
Demostraci´on: Sea L = l´ım
x→a
f(x). Tomando en la definici´on de
l´ımite ε = 1, se obtiene δ > 0 tal que x ∈ X, 0 < [x − a[ < δ ⇒
[f(x)−L[ < 1 ⇒[f(x)[ = [f(x)−L+L[ ≤ [f(x)−L[+[L[ < [L[+1.
Basta entonces tomar c = [L[ + 1.
El Teorema 4 generaliza el hecho de que toda sucesi´on conver-
gente est´a acotada.
Ejemplo 1. Si f, g : R → R est´an dadas por f(x) = c y g(x) = x
(funci´on constante y funci´on identidad), entonces es evidente que,
para todo a ∈ R, se tiene l´ım
x→a
f(x) = c y l´ım
x→a
g(x) = a. Del Corolario
2 del Teorema 3 se sigue que, para todo polinomio p : R → R,
p(x) = a
0
+a
1
x+ +a
n
x
n
, se tiene l´ım
x→a
p(x) = p(a), sea cual fuere
a ∈ R. An´alogamente, para toda funci´on racional f(x) = p(x)/q(x),
cociente de dos polinomios, se tiene l´ım
x→a
f(x) = p(a)/q(a) siempre
que se tenga q(a) ,= 0. Cuando q(a) = 0, el polinomio es divisible
por x − a y en tal caso escribimos q(x) = (x − a)
m
q
1
(x) y p(x) =
(x − a)
k
p
1
(x), donde m ∈ N, k ∈ N ∪ ¦0¦, q
1
(a) ,= 0 y p
1
(a) ,= 0.
Si m = k entonces l´ım
x→a
f(x) = p
1
(a)/q
1
(a). Si k > m, se tiene
l´ım
x→a
f(x) = 0 pues f(x) = (x −a)
k−m
[p
1
(x)/q
1
(x)] para todo x ,= a.
No obstante, si k < m, entonces f(x) = p
1
(x)/[(x − a)
m−k
q
1
(x)]
para todo x ,= a. En este caso, el denominador de f(x) tiene l´ımite
cero y el numerador no. Esto implica que no puede existir l´ım
x→a
f(x).
En efecto, si f(x) = ϕ(x)/ψ(x), donde l´ım
x→a
ϕ(x) = 0 y existe L =
l´ım
x→a
f(x), entonces existe l´ım
x→a
ϕ(x) = l´ım
x→a
[ψ(x) f(x)] = L 0 = 0.
Por tanto se trata de una regla general: si l´ım
x→a
ψ(x) = 0, entonces
s´ olo puede existir l´ım
x→a
[ϕ(x)/ψ)] en el caso que tambi´en se tenga
l´ım
x→a
ϕ(x) = 0 (aunque est´a condici´on de por s´ı no es suficiente para
garantizar la existencia de l´ım[ϕ/ψ].)
Ejemplo 2. Sea X = R − ¦0¦. Entonces 0 ∈ X

. La funci´on f :
X →R definida mediante f(x) = sen(1/x) no posee l´ımite cuando
x → 0. En efecto, la suseci´on de puntos x
n
= 2/(2n − 1)π es tal
que l´ımx
n
= 0, pero f(x
n
) = ±1 seg´ un sea n impar o par, luego
no existe l´ımf(x
n
). Por otra parte, si g : X → R se define como
g(x) = xsen(1/x) , se tiene l´ım
x→0
g(x) = 0, pues [ sen(1/x)[ ≤ 1 para
74 L´ımites de funciones Cap. 6
todo x ∈ X, y l´ım
x→0
x = 0. Los gr´aficos de estas dos funciones est´an
en la Fig.2 abajo.
Fig. 2
Ejemplo 3. Sea f : R → R, definida como f(x) = 0 si x es
racional y f(x) = 1 si x es irracional. Dado cualquier a ∈ R, po-
demos obtener una sucesi´on de n´ umeros racionales x
n
,= a y otra
de n´ umeros irracionales y
n
,= a con l´ımx
n
= l´ımy
n
= a. Entonces,
l´ımf(x
n
) = 0 y l´ımf(y
n
) = 1, luego no existe l´ımx →af(x).
Observaci´on: Dos de los l´ımites m´as importantes que aparecen
en el An´alisis Matem´atico son l´ımx →0(sen x/x) = 1 y l´ımx →0(e
x

1)/x = 1. Para calcularlos es necesario, sin embargo, realizar un
estudio riguroso de las funciones trigonom´etricas y de la funci´on
exponecial. Esto se har´a en los Cap˜ nitulos 9 y 10. Continuaremos,
no obstante, usando estas funciones, as´ı como sus inversas (como
el logaritmo), en ejemplos, inclusive antes de estos cap´ıtulos, de-
bido a que estos ejemplos ayudan a fijar ideas sin interferir en el
encadenamiento l´ogico de la materia presentada. Informamos al lec-
tor interesado que una presentaci´on rigurosa de car´acter elemental
sobre logaritmos y la funci´on exponencial puede encontrarse en el
librillo “Logaritmos”, citado en la bibliograf´ıa.
2. L´ımites laterales
Sea X ⊂ R. Se dice que el n´ umero real a es un punto de acu-
mulaci´on por la derecha de X, y se escribe a ∈ X

+
, cuando todo
entorno de a contiene alg´ un punto de x ∈ X tal que x > a. Equi-
valentemente: para todo ε > 0 se tiene X ∩ (a, a + ε) ,= ∅. Para
Secci´on 1 L´ımites laterales 75
que a ∈ X

+
es necesario y suficiente que a se l´ımite de una sucesi´on
de puntos x
n
> a. pertenecientes a X. Finalmente, a es un punto
de acumulaci´on por la derecha del conjunto X si, y s´olo si, es un
punto de acumulaci´on ordinario del conjunto Y = X ∩ (a, +∞).
An´alogamente se define punto de acumulaci´on por la izquierda.
Por definici´on, a ∈ X


significa que, para todo ε > 0, se tiene
X ∩ (a − ε, a) ,= ∅, o sea, a ∈ Z

, donde Z = (−∞, a) ∩ X. Para
que esto suceda, es necesario y suficiente que a = l´ımx
n
, donde
(x
n
) es una sucesi´on cuyos t´erminos x
n
< a pertencen a X. Cuando
a ∈ X

+
∩X


se dice que a es un punto de acumulaci´on bilateral de
X.
Ejemplo 4. Sea X = ¦1, 1/2, . . . , 1/n, . . .¦; entonces 0 ∈ X

+
pero
0 / ∈ X


. Sea I un intervalo. Si c ∈ int I entonces c ∈ I

+
∩ I


; sin
embargo, si c es uno de los extremos de I entonces solamente se
tiene c ∈ I

+
si c es el extremo inferior y c ∈ I


si c es el extremo
superior de I.
Ejemplo 5. Sea K el conjunto de Cantor. Sabemos que todo punto
a ∈ K es punto de acumulaci´on. Si a es extremo de un intervalo
retirado en alguna de las etapas de la construcci´on de K entonces
s´olo una de las posibilidades a ∈ K

+
´o a ∈ K


es v´alida. Sin
embargo, si a ∈ K no es extremo de ning´ un intervalo retirado,
entonces a ∈ K

+
∩ K


como se deduce de los argumentos usados
en el Cap´ıtulo 5, secci´on 5.
Sean f : X → R, a ∈ X

+
. Se dice que el n´ umero real L es
el l´ımite por la derecha de f(x) cuando x tiene a a, y se escribe
L = l´ım
x→a
+
f(x) cuando para todo ε > 0, es posible obtener δ > 0
tal que [f(x) − L[ < ε siempre que x ∈ X y 0 < x − a < δ. Con
s´ımbolos matem´aticos:
l´ım
x→a
+
f(x) = L. ≡ .∀ε > 0∃δ > 0; x ∈ X∩(a, a+δ) ⇒[f(x)−L[ < ε.
An´alogamente se define el l´ımite por la izquierda L = l´ım
x→a
− f(x),
en el caso en que f : X → R y a ∈ X


: esto significa que, para
cualquier ε > 0, se puede escoger δ > 0 tal que x ∈ X∩(a−δ, a) ⇒
[f(x) −L[ < ε.
76 L´ımites de funciones Cap. 6
Las demostraciones de las propiedades generales de los l´ımites,
secci´on 1, se adaptan f´acilmente a los l´ımites laterales. Basta obser-
var que el l´ımite por la derecha l´ım
x→a
+
f(x) se reduce al l`ımite ordi-
nario l´ım
x→a
g(x), donde g es la restricci´on de la funci´on f : X →R al
conjunto X∩(a, +∞). An´alogamente para el l´ımite por la izquierda.
Por ejemplo, el Teorema 3 en el caso del l´ımite por la derecha
se expresa as´ı:
“Para que l´ım
x→a
+
f(x) = L es necesario y suficiente que para to-
da sucesi´on de puntos x
n
∈ X con x
n
> a y l´ımx
n
= a, se tenga
l´ımf(x
n
) = L.”
Como puede verse f´acilmente, dado a ∈ X

+
∩X


, existe l´ım
x→a
f(x) =
L si, y s´olo si, existen y son iguales los l´ımites laterales l´ım
x→a
+
f(x) =
l´ım
x→a

f(x) = L.
Ejemplo 6. Las funciones f, g, h : R − ¦0¦ → R, definidas como
f(x) = sen(1/x), g(x) = x/[x[ y h(x) = 1/x no poseen l´ımites
cuando x →0. Respecto a los l´ımites laterales, tenemos l´ım
x→0
+
g(x) =
1 y l´ım
x→0

g(x) = −1 porque g(x) = 1 para x > 0 y g(x) = −1 si
x < 0. Las funciones f y h no poseen l´ımites laterales cuando
x → 0, ni por la izquierda ni por la derecha. Por otra parte, ϕ :
R − ¦0¦ → R, definida como ϕ(x) = e
−1/x
, posee l´ımite por la
derecha, l´ım
x→0
+
ϕ(x) = 0, pero no existe l´ım
x→0

ϕ(x) pues ϕ(x) no
est´a acotada para valores negativos de x pr´oximos a cero.
Ejemplo 7. Sea I : R → R la funci´on ‘parte entera de x’. Para
cada x ∈ R, existe un ´ unico n´ umero entero n tal que n ≤ x < n+1;
se escribe entonces I(x) = n. Si n ∈ Z se tiene y l´ım
x→n

I(x) = n−1.
En efecto, n < x < n + 1 ⇒ I(x) = n, mientras que n − 1 <
x < n ⇒ I(x) = n − 1. Por otra parte, si a no es entero entonces
l´ım
x→a
+
I(x) = l´ım
x→a

I(x) = I(a) pues en este caso I(x) es constante
en un entorno de a.
Se dice que una funci´on f : X →R es mon´otona creciente cuan-
do para todo x, y ∈ X, x < y ⇒ f(x) ≤ f(y). Si x < y ⇒ f(x) ≥
f(y) se dice que f es mon´otona decreciente. Si se cumple la implica-
ci´on con la desigualdad estricta, x < y ⇒f(x) < f(y), decimos que
Secci´on 3 L´ımites en el infinito 77
f es estrictamente creciente. Finalmente, si x < y ⇒ f(x) > f(y)
decimos que f es una funci´on estrictamente decreciente.
Teorema 5. Sea f : X → R una funci´on mon´otona y acota-
da. Para todo a ∈ X

+
y todo b ∈ X


existen L = l´ım
x→a
+
f(x) y
L = l´ım
x→b

f(x). O sea: siempre existen los l´ımites laterales de una
funci´on mon´otona y acotada.
Demostraci´on: Para fijar ideas, supongamos que f es creciente.
Sea L =´ınf¦f(x) : x ∈ X, x > a¦. Afirmamos que l´ım
x→a
+
f(x) = L.
En efecto, dado cualquier ε > 0, L + ε no es una cota inferior del
conjunto acotado ¦f(x) : x ∈ X, x > a¦. Luego existe δ > 0 tal
que a + δ ∈ X y L ≤ f(a + δ) < L + ε. Como f es creciente
x ∈ X∩(a, a+δ) ⇒L ≤ f(x) < L+ε, lo que prueba la afirmaci´on.
De forma an´aloga se ve que M = sup¦f(x) : x ∈ X, x < b¦ es el
l´ımite por la izquierda, esto es, M = l´ım
x→b

f(x).
Observaci´on: Si en el Teorema 5 tenemos que a ∈ X entonces
no es necesario suponer que f est´e acotada. En efecto, supongamos,
para fijar ideas, que f es mon´otona creciente y que a ∈ X

+
. Enton-
ces f(a) es una cota inferior de ¦f(x) : x ∈ X, x < a¦ y el ´ınfimo
de este conjunto es l´ım
x→a
+
f(x). An´alogamente, si a ∈ X


entonces
f(a) es una cota superior del conjunto ¦f(x) : x ∈ X, x < a¦, cuyo
supremo es el l´ımite por la izquierda l´ım
x→a

f(x).
3. L´ımites en el infinito, l´ımites infinitos, expresiones inde-
terminadas
Sea X ⊂ R un conjunto no acotado superiormente. Dada f :
X →R, se escribe
l´ım
x→+∞
f(x) = L
cuando el n´ umero real L cumple la siguiente condici´on:
∀ ε > 0 ∃ A > 0; x ∈ X , x > A ⇒[f(x) −L[ < ε .
O sea, dado cualquier ε > 0, existe A > 0 tal que [f(x) − L[ < ε
siempre que x > A.
78 L´ımites de funciones Cap. 6
De manera an´aloga se define l´ım
x→−∞
f(x) = L, cuando el dominio
de f no est´a acotado inferiormente: para todo ε > 0 dado, existe
A > 0 tal que x < −A ⇒[f(x) −L[ < ε.
En estos casos son v´alidos los resultados ya demostrados para
el l´ımite cuando x →a, a ∈ R, con las adaptaciones obvias.
Los l´ımites cuando x → +∞ y x → −∞ son, de cierta forma,
l´ımites laterales (el primero es un l´ımite por la izquierda y el se-
gundo por la derecha). Luego el resultado del Teorema 5 es v´alido:
si f : X → R es mon´otona y acotada entonces existen l´ım
x→+∞
f(x)
(si el dominio X no est´a acotado superiormente) y l´ım
x→−∞
f(x) (si el
dominio X no est´a acotado inferiormente).
El l´ımite de una sucesi´on es un caso particular de l´ımite en el
infinito: se trata de l´ım
x→+∞
f(x), donde f : N → R es una funci´on
definida en el conjunto N de los n´ umeros naturales.
Ejemplo 8. l´ım
x→+∞
1/x = l´ım
x→−∞
1/x = 0. Por otra parte, no exis-
ten l´ım
x→+∞
sen x ni l´ım
x→−∞
sen x. Se tiene l´ım
x→−∞
e
x
= 0 pero no existe
l´ım
x→+∞
e
x
, en el sentido de la definici´on anterior. Como hicimos en
el caso de las sucesiones, introduciremos “l´ımites infinitos” para
abarcar situaciones como ´esta.
En primer lugar, sean X ⊂ R, a ∈ X

y f : X → R. Diremos
que l´ım
x→a
f(x) = +∞ cuando, para todo A > 0 existe δ > 0 tal que
0 < [x −a[ < δ, x ∈ X ⇒f(x) > A.
Por ejemplo, l´ım
x→a
1/(x −a)
2
= +∞, pues dado A > 0, tomamos
δ = 1/

A. Entonces 0 < [x − a[ < δ ⇒ 0 < (x − a)
2
< 1/A ⇒
1/(x −a)
2
> A.
Definiremos l´ım
x→a
f(x) = −∞ de modo semejante. Esto significa
que, para todo A > 0, existe δ > 0 tal que x ∈ X, 0 < [x − a[ <
δ ⇒f(x) < −A. Por ejemplo, l´ım
x→a
−1/(x −a)
2
= −∞.
Secci´on 3 L´ımites en el infinito 79
Evidentemente, las definiciones de l´ım
x→a
+
f(x) = +∞, l´ım
x→a

f(x) =
+∞, etc no presentan mayores dificultades y se dejan a cargo del
lector. Tambi´en omitiremos las definiciones obvias de l´ım
x→+∞
f(x) =
+∞, l´ım
x→−∞
f(x) = +∞, etc. Por ejemplo,
l´ım
x→a
+
1
(x −a)
= +∞, l´ım
x→a

1
(x −a)
= −∞,
l´ım
x→+∞
e
x
= +∞, l´ım
x→+∞
x
k
= +∞ (k ∈ N) .
Insistimos en que +∞ y −∞ no son n´ umeros reales; as´ı pues, las
afirmaciones l´ım
x→a
f(x) = +∞y l´ım
x→a
f(x) = −∞ no expresan l´ımites
en el sentido estricto del t´ermino.
Observaci´on: Se tiene para l´ım(f +g), l´ım(f) y l´ım(f/g) resul-
tados an´alogos a los del Cap´ıtulo 3 (cf. Teorema 9) sobre l´ımites de
sucesiones.
Observaci´on: Admitiendo l´ımites infinitos, existen siempre los
l´ımites laterales de una funci´on mon´otona f : X →R en todos los
puntos a ∈ X

, inclusive cuando x →±∞. Se tiene l´ım
x→a
+
f(x) = L,
L ∈ R, si, y s´olo si, para alg´ un δ > 0, f est´a acotada en el con-
junto X ∩ (a, a + δ). Si, por el contrario, para todo δ > 0, f no
est´ a acotada (por ejemplo superiormente) en X ∩ (a, a + δ) enton-
ces l´ım
x→a
+
f(x) = +∞.
En a˜ nadidura a los comentarios hechos en la secci´on 4 del Cap´ıtu-
lo 3, diremos algunas palabras sobre las expresiones indeterminadas
0/0, ∞−∞, 0 ∞, ∞/∞, 0
0
, ∞
0
y 1

.
Veamos, por ejemplo, 0/0. Como la divisi´on por cero no est´a de-
finida, esta expresi´on no tiene sentido aritm´etico. Afirmar que 0/0
es un indeterminada tiene el siguiente significado preciso:
Sean X ⊂ R, f, g : X →R, a ∈ X

. Supongamos que l´ım
x→a
f(x) =
l´ım
x→a
g(x) = 0 y que, escribiendo Y = ¦x ∈ X : g(x) ,= 0¦, a´ un se
tiene a ∈ Y

. Entonces cuando x ∈ Y , f(x)/g(x) est´a definido y tie-
ne sentido preguntarse si existe o no el l´ım
x→a
f(x)/g(x). No obstante,
80 L´ımites de funciones Cap. 6
en general nada puede afirmarse sobre dicho l´ımite. Dependiendo
de las funciones f y g, ´este puede ser cualquier valor real o no
existir. Por ejemplo, dada cualquier c ∈ R, si tomamos f(x) = cx
y g(x) = x, tenemos que l´ım
x→0
f(x) = l´ım
x→0
g(x) = 0, mientras que
l´ım
x→0
f(x)/g(x) = c. Por otra parte, si tom´asemos f(x) = xsen(1/x),
(x ,= 0), y g(x) = x, tendr´ıamos l´ım
x→0
f(x) = l´ım
x→0
g(x) = 0, sin que
exista l´ım
x→0
f(x)/g(x).
Por el mismo motivo, ∞−∞ es una indeterminada. Esto quie-
re decir: podemos encontrar funciones f, g : X → R, tales que
l´ım
x→a
f(x) = l´ım
x→a
g(x) = +∞, mientras que l´ım
x→a
[f(x) −g(x)], depen-
diendo de nuestra elecci´on de f y g, puede tomar cualquier valor
c ∈ R o no existir. Por ejemplo, si f, g : R − ¦a¦ → R son dadas
por:
f(x) = c +
1
(x −a)
2
y g(x) =
1
(x −a)
2
,
entonces l´ım
x→a
f(x) = l´ım
x→a
g(x) = +∞y l´ım
x→a
[f(x) −g(x)] = c. An´alo-
gamente, si
f(x) = sen
1
x −a
+
1
(x −a)
2
y g(x) =
1
(x −a)
2
,
entonces no existe l´ım
x→a
[f(x) −g(x)].
Para terminar, un nuevo ejemplo: Dado cualquier n´ umero real
c ∈ R podemos encontrar funciones f, g : X → R, con a ∈ X

,
l´ım
x→a
f(x) = l´ım
x→a
g(x) = 0 y f(x) > 0 para todo x ∈ X, tales que
l´ım
x→a
f(x)
g(x)
= c. Basta, por ejemplo, definir f, g : (0, +∞) →R co-
mo f(x) = x, g(x) = log c/ log x. En este caso, se tiene l´ım
x→0
f(x)
g(x)
=
c. (Tome los logaritmos de ambos miembros.) Todav´ıa en este caso,
es posible escoger f y g de forma que el l´ımite de f(x)
g(x)
no exista.
Basta tomar, por ejemplo, f(x) = x y g(x) = log(1 + [ sen1/x[)
(log x)
−1
. Entonces f(x)
g(x)
= 1 + [ sen 1/x[ y por tanto no existe
l´ım
x→0
f(x)
g(x)
.
Estos ejemplos deben ser suficientes para entender el significado
de “expresiones indeterminada”. El instrumento m´as eficaz para
Secci´on 4 Ejercicios 81
el c´alculo del l´ımite de una expresi´on indeterminada es la llamada
“Regla de L’Hˆopital”, objeto de un sinf´ın de ejercicios en los cursos
de C´alculo.
4. Ejercicios
Secci´on 1: Definici´on y primeras propiedades
1. Sean f : X → R, a ∈ X

e Y = f(X − ¦a¦). Pruebe que si
l´ım
x→a
f(x) = L, entonces L ∈ Y .
2. Sean f : X → R y a ∈ X

. Pruebe que para que exis-
ta l´ım
x→a
f(x) es suficiente que, para toda sucesi´on de puntos
x
n
∈ X − ¦a¦ tal que l´ımx
n
= a, la sucesi´on (f(x
n
)) sea
convergente.
3. Sean f : X → R, g : Y → R con f(X) ⊂ Y , a ∈ X

y b ∈ Y

∩ Y . Si l´ım
x→a
f(x) = b y l´ım
y→b
g(y) = c, pruebe que
l´ım
x→a
g(f(x)) = c, siempre que c = g(b) o que x ,= a implique
f(x) ,= b.
4. Sean f, g : R → R, definidas mediante f(x) = 0 si x es
irracional y f(x) = x si x ∈ Q; g(0) = 1 y g(x) = 0 si
x ,= 0. Demuestre que l´ım
x→0
f(x) = 0 y l´ım
x→0
g(x) = 0, y que sin
embargo no existe l´ım
x→0
g(f(x)).
5. Sea f : R →R definida mediante f(0) = 0 y f(x) = sen(1/x)
si x ,= 0. Demuestre que para todo c ∈ [−1, 1] existe una
sucesi´on de puntos x
n
,= 0 tales que l´ımx
n
= 0 y l´ımf(x
n
) =
c.
Secci´on 2: L´ımites laterales
1. Pruebe que a ∈ X

+
(respectivamente, a ∈ X


) si, y s´olo si,
a = l´ımx
n
es el l´ımite de una sucesi´on estrictamente decre-
ciente (respectivamente, estrictamente creciente) de puntos
pertenecientes al conjunto X.
82 L´ımites de funciones Cap. 6
2. Pruebe que l´ım
x→a
+
f(x) = L (respectivamente, l´ım
x→a

f(x) = L)
si, y s´olo si, para toda sucesi´on estrictamente decreciente (res-
pectivamente, estrictamente creciente) de puntos x
n
∈ X tal
que l´ımx
n
= a se tiene l´ımf(x
n
) = L.
3. Sea f : R − ¦0¦ → R definida mediante f(x) = 1/(1 + a
1/x
),
donde a > 1. Pruebe que l´ım
x→0
+
f(x) = 0 y l´ım
x→0

f(x) = 1.
4. Sean f : X → R mon´otona y a ∈ X

+
. Si existe una sucesi´on
de puntos x
n
∈ X tal que x
n
> qa, l´ımx
n
= a y l´ımf(x
n
) =
L, pruebe que l´ım
x→a
+
f(x) = L.
5. Dada f : R −¦0¦ → R, definida como f(x) = sen(1/x)/(1 +
2
1/x
), determine el conjunto de los n´ umeros L tales que L =
l´ımf(x
n
), con l´ımx
n
= 0, x
n
,= 0.
Secci´on 3: L´ımites en el infinito, l´ımites infinitos, etc.
1. Sea p : R →R un polinomio no constante, esto es, para todo
x ∈ R, p(x) = a
0
+a
1
x+ +a
n
x
n
, con a
n
,= 0 y n ≥ 1. Pruebe
que, si n es par, entonces l´ım
x→+∞
p(x) = l´ım
x→−∞
p(x) = +∞ si
a
n
> 0 y l´ım
x→+∞
p(x) = l´ım
x→−∞
p(x) = −∞ si a
n
< 0. Si n es
impar entonces l´ım
x→+∞
p(x) = +∞y l´ım
x→−∞
p(x) = −∞cuando
a
n
> 0 y los signos de los l´ımites se invierten cuando a
n
< 0.
2. Sea f : R →R definida por f(x) = xsen x. Pruebe que, para
todo c ∈ R, existe una sucesi´on x
n
∈ R con l´ım
x→∞
x
n
= +∞ y
l´ım
x→∞
f(x
n
) = c.
3. Sea f : [a, +∞) → R una funci´on acotada. Para cada t ≥ a
denotaremos mediante M
t
y m
t
el sup y el ´ınf de f en el
intervalo I = [t, +∞), respectivamente. Mediante w
t
= M
t

m
t
denotamos las oscilaci´on de f en I. Pruebe que existen
l´ım
t→+∞
M
t
y l´ım
t→+∞
m
t
. Pruebe que existe l´ım
t→+∞
f(x) si, y s´olo si,
l´ım
t→+∞
w
t
.
7
Funciones
continuas
La noci´on de funci´on continua es uno de los puntos centrales de
la Topolog´ıa. Ser´a estudiada en este cap´ıtulo en sus aspectos m´as
b´ asicos, como introducci´on a un enfoque m´as amplio y como ins-
trumento que ser´a usado en cap´ıtulos posteriores.
1. Definici´on y propiedades b´asicas
Una funci´on f : X → R, definida en el conjunto X ⊂ R, se
dice que es continua en el punto a ∈ X cuando, para todo ε > 0,
se puede obtener δ > 0 tal que x ∈ X y [x − a[ < δ impliquen
[f(x) − f(a)[ < ε. Con s´ımbolos matem´aticos, f continua en el
punto a significa:
∀ ε > 0 ∃ δ > 0 ; x ∈ X, [x −a[ < δ ⇒[f(x) −f(a)[ < ε .
Se llama discontinua en el punto a ∈ X a una funci´on f : X →
R que no es continua en dicho punto. Esto quiere decir que existe
ε > 0 con la siguiente propiedad: para todo δ > 0 se puede encontrar
x
δ
∈ X tal que [x
δ
− a[ < δ y [f(x
δ
) −f(a)[ ≥ ε. En particular, si
tomamos δ igual a 1, 1/2, 1/3, . . . y as´ı sucesivamente y escribimos
x
n
en vez de x
1/n
, vemos que f : X →R es discontinua en el punto
a ∈ X si, y s´olo si, existe ε > 0 con la siguiente propiedad: para
cada n ∈ N se puede encontrar x
n
∈ X con [x
n
− a[ < 1/n y
[f(x
n
) −f(a)[ ≥ ε. Evidentemente, [x
n
−a[ < 1/n para todo n ∈ N
implica l´ımx
n
= a.
83
84 Funciones continuas Cap. 7
Se dice que f : X → R es una funci´on continua cuando f es
continua en todos los puntos a ∈ X.
La continuidad es un fen´omeno local, esto es, la funci´on f : X →
R es continua si, y s´olo si, existe un entorno V de a tal que la res-
tricci´on de f a V ∩ X es continua en el punto a.
Si a es un punto aislado del conjunto X, esto es, si existe δ > 0
tal que X∩(a−δ, a+δ) = ¦a¦, entonces toda funci´on f : X →R es
continua en el punto a. En particular, si X es un conjunto discreto,
como por ejemplo Z, entonces toda funci´on f : X →R es continua.
Si a ∈ X ∩ X

esto es, si a ∈ X es un punto de acumulaci´on
de X, entonces f : X → R es continua en el punto a si, y s´olo si,
l´ım
x→a
f(x) = f(a).
Al contrario de lo que sucede con el l´ımite, en la definici´on de
funci´on continua el punto a pertenece necesariamente al conjunto
X y se puede tomar x = a, pues en tal caso, la condici´on [f(x) −
f(a)[ < ε se convierte en 0 < ε, lo que es obvio.
Teorema 1. Sean f, g : X →R continuas en el punto a ∈ X, con
f(a) < g(a). Entonces existe δ > 0 tal que f(x) < g(x) para todo
x ∈ X ∩ (a −δ, a + δ).
Demostraci´on: Tomemos c = [g(a) + f(a)]/2 y ε = g(a) − c =
c−f(a). Entonces ε > 0 y f(a) +ε = g(a) −ε = c. Por la definici´on
de continuidad, existen δ
1
> 0 y δ
2
> 0 tales que x ∈ X, [x −a[ <
δ
1
⇒ f(a) − ε < f(x) < c y x ∈ X, [x − a[ < δ
2
⇒ c < g(x) <
g(a) + ε. Sea δ el menor de los n´ umeros δ
1
y δ
2
. Entonces x ∈ X,
[x −a[ < δ ⇒f(x) < c < g(x), lo que prueba el teorema.
Corolario 1. Sea f : X → R continua en el punto a ∈ X. Si
f(a) ,= 0 existe δ > 0 tal que, para todo x ∈ X∩(a −δ, a +δ), f(x)
tiene el mismo signo que f(a).
En efecto, para fijar ideas supongamos que f(a) < 0. Entonces
basta tomar g id´enticamente nula en el Teorema 1.

Corolario 2. Dadas f, g : X → R continuas, sean Y = ¦x ∈ X :
f(x) < g(x)¦ y Z = ¦x ∈ X : f(x) ≤ g(x)¦. Existen A ⊂ R abierto
Secci´on 1 Definici´on y propiedades b´asicas 85
y F ⊂ R cerrado tales que Y = X∩A y Z = X∩F. En particular,
si X es abierto tambi´en Y es abierto, y si X es cerrado tambi´en Z
es cerrado.
En efecto, por el Teorema 1, para cada y ∈ Y existe un intervalo
abierto I
y
, centrado en y, tal que ¦y¦ ⊂ X ∩ I
y
∩ Y . De donde

y∈Y
¦y¦ ⊂

y∈Y
(X ∩ I
y
) ⊂ Y , o sea: Y ⊂ X ∩ (

y∈Y
I
y
) ⊂ Y .
Escribiendo A =

y∈Y
I
y
, el Teorema 1, Cap´ıtulo 5, nos asegura que
A es un conjunto abierto. Adem´as, de Y ⊂ X ∩ A ⊂ Y conclu´ımos
que Y = X∩A. Respecto al conjunto Z, tenemos que Z = X−¦x ∈
X : g(x) < f(x)¦. Por lo que acabamos de ver, existe B ⊂ R abierto
tal que Z = X − (X ∩ B) = X ∩ (R − B). Por el Teorema 3 del
Cap´ıtulo 5, F = R − B es cerrado, y por tanto Z = X ∩ F como
pretend´ıamos demostrar.

Teorema 2. Para que la funci´on f : X → R sea continua en el
punto a es necesario y suficiente que, para toda sucesi´on de puntos
x
n
∈ X con l´ımx
n
= a, se tenga l´ımf(x
n
) = f(a).
La demostraci´on se deduce usando exactamente los mismos ar-
gumentos que en el Teorema 3, Cap´ıtulo 6, y por tanto se omite.
Corolario 1. Si f, g : X → R son continuas en el punto a ∈
X entonces tambi´en son continuas en dicho punto las funciones
f + g, f g : X → R, as´ı como la funci´on f/g, en el caso en que
g(a) ,= 0.
El dominio de la funci´on f/g, bien entendido, es el subconjunto
de X formado por los puntos x tales que g(x) ,= 0. As´ı, existe δ > 0
tal que X ∩ (a −δ, a + δ) est´a contenido en dicho dominio.
Ejemplo 1. Todo polinomio p : R → R es una funci´on continua.
Toda funci´on racional p(x)/q(x) (cociente de dos polinomios) es
continua en su dominio, que es el conjunto de los puntos x tales que
q(x) ,= 0. La funci´on f : R →R, definida mediante f(x) = sen(1/x)
si x ,= 0 y f(0) = 0, es discontinua en el punto 0 y continua en
los dem´as puntos de la recta. La funci´on g : R → R, dada como
g(x) = xsen(1/x) si x ,= 0 y g(0) = 0, es continua en toda la
recta. La funci´on ϕ : R → R, definida por ϕ(x) = 0 para todo
x racional y ϕ(x) = 1 para todo x irracional, es discontinua en
todos los puntos de la recta; sin embargo, sus restricciones a Q y a
86 Funciones continuas Cap. 7
R−Q son continuas porque son constantes. Si definimos ψ : R →R
escribiendo ψ(x) = x ϕ(x) vemos que ψ es continua exclusivamente
en el punto x = 0.
Teorema 3. Sean f : X →R continua en el punto a ∈ X, g : Y →
R continua en el punto b = f(a) ∈ Y y f(X) ⊂ Y , de forma que
la funci´on compuesta g ◦ f : X → R est´a bien definida. Entonces
g ◦ f es continua en el punto a. (La composici´on de dos funciones
continuas es continua.)
Demostraci´on: Dado ε > 0 existe, por la continuidad de g en el
punto b, un n´ umero η > 0 tal que y ∈ Y ; [y − b[ < η implican
[g(y) − g(b)[ < ε. A su vez, la continuidad de f en el punto a nos
asegura que existe δ > 0 tal que x ∈ X, [x − a[ < δ implican
[f(x) −b[ < η. Por consiguiente, x ∈ X∩(a−δ, a+δ) ⇒[g(f(x)) −
g(b)[ = [(g ◦ f)(x) −(g ◦ f)(a)[ < ε, lo que prueba el teorema.
2. Funciones continuas en un intervalo
Teorema 4. (Teorema del valor intermedio) Sea f : [a, b] →
R continua. Si f(a) < d < f(b) entonces existe c ∈ (a, b) tal que
f(c) = d.
Demostraci´on: Consideremos los conjuntos A = ¦x ∈ [a, b] :
f(x) ≤ d¦ y B = ¦x ∈ [a, b] : f(x) ≥ d¦. Por el corolario 2
del Teorema 1, A y B son cerrados, luego A ∩ B = A ∩ B =
A∩B. Adem´as, es claro que [a, b] = A∪B. Si tuvi´eramos A∩B ,=
∅ entonces el teorema estar´ıa demostrada ya que f(c) = d para
cualquier c ∈ A ∩ B. Si, por el contrario, tuvi´esemos A ∩ B = ∅
entonces [a, b] = A ∪ B ser´ıa una escisi´on no trivial (pues a ∈ A y
b ∈ B), lo que est´a prohibido por el Teorema 5 del Cap´ıtulo 5. Luego
necesariamente A∩B ,= ∅; as´ı pues el teorema est˜ na probado.
Corolario 1. Si I ⊂ R es un intervalo y f : I → R es continua,
entonces f(I) es un intervalo.
El resultado es obvio si f es constante. En caso contrario, sea
α = ´ınf(f(I)) = ´ınf¦f(x) : x ∈ I¦ y β = sup(f(I)) = sup¦f(x) :
x ∈ I¦. Si f(I) no est´a acotado tomaremos α = −∞ y β = +∞.
Para probar que f(I) es un intervalo (abierto, cerrado o semiabier-
to) cuyos extremos son α y β tomemos d tal que α < d < β. Por
Secci´on 2 Funciones continuas en un intervalo 87
las definiciones de ´ınf y sup, existen a, b ∈ I tales que α ≤ f(a) <
d < f(b) ≤ β. Por el Teorema 4 existe C ∈ [a, b], por tanto c ∈ I,
tal que f(c) = d. As´ı d ∈ f(I). Esto prueba que (α, β) ⊂ f(I).
Como α es el ´ınf y β es el sup de f(I), ning´ un n´ umero real menor
que α o mayor que β puede pertenecer a f(I). Por tanto f(I) es un
intervalo cuyos extremos son α y β.

Observaci´on: Si I = [a, b] es un intervalo compacto entonces
f(I) tambi´en es un intervalo compacto; ver el Teorema 7 m´as ade-
lante. Pero si I no es cerrado o no est´a acotado, f(I) puede no
ser del mismo tipo que I. Por ejemplo, sea f : R → R dada
por f(x) = sen x. Tomando sucesivamente los intervalos abiertos
I
1
= (0, 7), I
2
= (0, π/2) e I
3
= (0, π), tenemos f(I
1
) = [−1, 1],
f(I
2
) = (0, 1) y f(I
3
) = (0, 1].
Ejemplo 2. Como aplicaci´on demostraremos que todo polinomio
p : R → R de grado impar tiene alguna ra´ız real. Sea p(x) = a
0
+
a
1
x+ +a
n
x
n
con n impar y a
n
,= 0. Para fijar ideas supongamos
que a
n
> 0. Sacando a
n
x
n
como factor com´ un, podemos escribir
p(x) = a
n
x
n
r(x), donde
r(x) =
a
0
a
n

1
x
n
+
a
1
a
n

1
x
n−1
+ +
a
n−1
a
n

1
x
+ 1 .
Es claro que l´ım
x→+∞
r(x) = l´ım
x→−∞
r(x) = 1. Luego l´ım
x→+∞
p(x) =
l´ım
x→+∞
a
n
x
n
= +∞ y l´ım
x→−∞
p(x) = l´ım
x→−∞
a
n
x
n
= −∞ (pues n es
impar). Por tanto, el intervalo p(R) no est`a acotado, ni superior ni
inferiormente, esto es, p(R) = R. Esto significa que p : R → R es
suprayectiva. En particular existe c ∈ R tal que p(c) = 0. Eviden-
temente, un polinimio de grado par puede no tener ra´ıecs reales,
como por ejemplo, p(x) = x
2
+ 1.
Ejemplo 3. (Existencia de
n

a) Dado n ∈ N, la funci´on f :
[0, +∞) → [0, +∞), definida como f(x) = x
n
, es creciente (por
tanto inyectiva), con f(0) = 0 y l´ım
x→+∞
f(x) = +∞. Por tanto, su
imagen es un subintervalo no acotado de [0, +∞) que contiene a su
extremo inferior, igual a cero. Luego f([0, +∞)) = [0, +∞), esto es,
f es una biyecci´on de [0, +∞) en s´ı mismo. Esto significa que, para
todo n´ umero real a ≥ 0, existe un ´ unico n´ umero real b ≥ 0 tal que
88 Funciones continuas Cap. 7
a = b
n
, o sea, b =
n

a. En el caso particular en que n es impar, la
funci´on x →x
n
es una biyecci´on de R en R; as´ı, en este caso, todo
n´ umero real a tiene una ´ unica ra´ız n-´esima que es positiva cuando
a > 0 y negativa cuando a < 0.
Ejemplo 4. El Teorema 4 es uno de los denominados “teoremas
de existencia”. En ciertas condiciones nos asegura la existencia de
una ra´ız para la ecuaci´on f(x) = d. Una de sus aplicaciones m´as
sencillas es la que sigue. Sea f : [a, b] →R una funci´on continua tal
que f(a) ≤ a y b ≤ f(b). En estas condiciones existe al menos un
n´ umero c ∈ [a, b] tal que f(c) = c. En efecto, la funci´on ϕ : [a, b] →
R, definida mediante ϕ(x) = x − f(x), es continua con ϕ(a) ≥ 0
y ϕ(b) ≤ 0. Por el Teorema 4, existe c ∈ [a, b] tal que ϕ(c) = 0,
esto es, f(c) = c. Un punto x ∈ X tal que f(x) = x se denomina
punto fijo de la funci´on f : X →R. El resultado que acabamos de
probar es una versi´ on unidemensional del conocido “Teorema del
punto fijo de Brouwer”.
Otra aplicaci´on del Teorema 4 es la que se refiere a la conti-
nuidad de la funci´on inversa. Sean X, Y ⊂ R y f : X → Y una
biyecci´on. Suponiendo que f es continua, ¿se puede concluir que su
inversa f
−1
tambi´en lo es? La respuesta es, en general, negativa,
como lo demuestra el siguiente ejemplo.
Ejemplo 5. Sean X = [−1, 0] ∪ (1, 2] e Y = [0, 4]. La funci´on
f : X → Y definida como f(x) = x
2
, es una biyecci´on de X en
Y , que es obviamente continua (ver Fig. 3). Su inversa g : Y → X
est´a dada por g(y) = −

y si 0 ≤ y ≤ 1 y g(y) =

y si 1 < y ≤ 4.
Luego g es discontinua en el punto y = 1 (pues l´ım
y→1

g(y) = −1 y
l´ım
y→1
+
g(y) = 1.)
Secci´on 2 Funciones continuas en un intervalo 89
+
+
+
4
3
2
1
2
Fig. 3
Demostraremos ahora que si una biyecci´on entre intervalos f :
I →J es continua, entonces su inversa tambi´en lo es. En la secci´on
3, m´as adelante, veremos que, si el dominio es compacto, la inversa
de una biyecci´on continua tambi´en es continua. (En el Ejemplo 5
el dominio de f no es ni un intervalo ni un conjunto compacto.)
Teorema 5. Sea I ⊂ R un intervalo. Toda funci´on continua e
inyectiva f : I → R es mon´otona y su inversa g : J → I, definida
en el intervalo J = f(I), es continua.
Demostraci´on: Supongamos, inicialmente, que I = [a, b] sea un
intervalo cerrado y acotado. Para fijar ideas, sea f(a) < f(b). De-
mostraremos que f es estrictamente creciente. En caso contrario
existir´ıan puntos x < y en [a, b] con f(x) > f(y). Hay dos posi-
bilidades: f(a) < f(y) y f(a) > f(y). En el primer caso, tenemos
f(a) < f(y) < f(x), luego, por el Teorema 4, existe c ∈ (a, x) coon
f(c) = f(y), contradiciendo la inyectividad de f. En el segundo
caso, se tiene f(y) < f(a) < f(b), por tanto existe c ∈ (y, b) con
f(c) = f(a), obteni´endose otra contradicci´on, luego f es estricta-
mente creciente. Sea ahora f : I → R continua e inyectiva en un
intervalo cualquiera I. Si f no fuese mon´otona existir´ıan puntos
u < v y x < y en I tales que f(u) < f(v) y f(x) > f(y). Sean
a el menor y b el mayor de los n´ umeros u, v, x, y. Entonces, la res-
tricci´on de f al intervalo [a, b], ser´ıa continua e inyectiva, pero no
mon´otona, contradiciendo lo que acabamos de probar. Finalmen-
te, consideremos la invaersa g : J → I de la biyecci´on continua
90 Funciones continuas Cap. 7
estrictamente creciente f : I → J. Evidentemente, g es estricta-
mente creciente. Sea a ∈ I un punto cualquiera y b = f(a). Para
probar que g es continua en el punto b comenzaremos suponiendo
que a es interior a I. Entonces, dado ε > 0 podemos admitir que
(a − ε, a + ε) ⊂ I. As´ı, f(a − ε) = b − α y f(a + ε) = b + β, don-
de α > 0 y β > 0. Sea δ = m´ın¦α, β¦. Como g es estrictamente
creciente, y ∈ J, b − δ < y < b + δ ⇒ b − α < y < b + β ⇒
g(b − α) < g(y) < g(b + β) ⇒ a − ε < g(y) < a + ε. Luego g es
continua en el punto b. Si, por el contrario, a es un extremo de I,
supongamos inferior, entonces b = f(a) es el extremo inferior de J.
Dado cualquier ε > 0 podemos suponer que a + ε ∈ I y tendremos
que f(a + ε) = b + δ, δ > 0. Entonces:
y ∈ J , b −δ < y < b + δ ⇒ b ≤ y < b + δ
⇒ a ≤ g(y) ≤ g(b + δ)
⇒ a ≤ g(y) < a + ε
⇒ a −ε < g(y) < a + ε ,
luego g, tambi´en en este caso, es continua en el punto b.
Corolario 1. Para todo n ∈ N, la funci´on g : [0, +∞) →[0, +∞),
definida mediante g(x) =
n

x es continua.
En efecto, g es la inversa de la biyecci´on continua f : [0, +∞) →
[0, +∞) definida como f(x) = x
n
.

En el caso particular en que n es impar, f : R → R dada por
f(x) = x
n
es una biyecci´on continua y su inversa g : R → R, tam-
bi´en denotada por g(x) =
n

x, es continua en toda la recta.
Sean X ⊂ R e Y ⊂ R. Un homeomorfismo entre X e Y es
una biyecci´on continua f : X → Y cuya inversa f
−1
: Y → X
tambi´en es continua. El Teorema 5 nos deice, por tanto, que si I es
un intervalo entonces toda funci´on continua e inyectiva f : I → R
es un homeomorfismo local entre I y el intervalo J = f(I).
3. Funciones continuas en conjuntos compactos
Muchos problemas de las matem´aticas, as´ı como de sus apli-
caciones, consisten en encontrar los puntos de un conjunto X en
Secci´on 3 Funciones continuas en conjuntos compactos 91
los que una determinada funci´on real f : X → R alcanza su valor
m´aximo o su valor m´ınimo. Antes de intentar resolver un problema
de este ripo es ncesario saber si tales puntos existen. Para empe-
zar, la funci´on f puede no estar acotada superiormente (y entonces
no posee valor m´aximo) o inferiormente (y entonces no posee valor
m´ınimo). Sin embargo, inclusive en el caso de estar acotada, f pue-
de no alcanzar un valor m´aximo en X, o el m´ınimo, o ninguno de
los dos.
Ejemplo 6. Sean X = (0, 1) y f : X → R dada por f(x) = x.
Entonces f(X) = (0, 1), luego para todo x ∈ X existen x

, x
′′
∈ X
tales que f(x

) < f(x) < f(x
′′
). Esto significa que, para cualquier
x ∈ X, el valor f(x) no es ni el mayor ni el menor que f alcanza en
X. Un ejemplo: podemos considerar g : R →R, g(x) = 1/(1 + x
2
).
Tenemos 0 < g(x) ≤ 1 para todo x ∈ R. Como g(0) = 1, vemos
que g(0) es el mayor m´aximo de g(x), donde x ∈ R. Sin embargo,
no existe x ∈ R tal que g(x) sea el menor valor g. En efecto, si
x > 0 basta tomar x

> x para tener g(x

) < g(x). Y si x < 0,
basta tomar x

< x y nuevamente se tiene g(x

) < g(x).
Fig. 4 - Gr´afico de la funci´on g(x) =
1
1+x
2
El pr´oximo teorema garantiza la existencia de valores m´aximos
y m´ınimos de una funci´on continua cuando su dominio es compacto.
Teorema 6. (Weierstrass) Sea f : X → R continua en el con-
junto compacto X ⊂ R. Entonces existen x
0
, x
1
∈ X tales que
f(x
0
) ≤ f(x) ≤ f(x
1
) para todo x ∈ X.
Obtendremos el Teorema de Weierstrass como consecuencia del
92 Funciones continuas Cap. 7
Teorema 7. La imagen f(X) de un conjunto compacto X ⊂ R por
una funci´on continua f : X →R es un conjunto compacto.
Demostraci´on: Por el Teorema 8 del Cap´ıtulo 5 tenemos que pro-
bar que toda sucesi´on de puntos y
n
∈ f(X) posee una subsucesi´on
que converge a alg´ un punto b ∈ f(X). Ahora bien, para cada n ∈ N
tenemos y
n
= f(x
n
), con x
n
∈ X. Como X es compacto, la suce-
si´on (x
n
) posee una subsucesi´on (x
n
)
n∈N
′ que converge a un punto
a ∈ X. Como f es continua en el punto a, de l´ım
n∈N

x
n
= a conclu´ımos
que b = l´ım
n→N

y
n
= l´ım
n∈N

f(x
n
) = f(a), y as´ı b = f(a) y b ∈ f(X),
como quer´ıamos demostrar.
Demostraci´on: (del Teorema 6) Como vimos en la secci´on 4 del
Cap´ıtulo 5, el conjunto compacto f(X) posee un menor elemento
f(x
0
) y un mayor elemento f(x
1
). Esto quiere decir que existen
x
0
, x
1
∈ X tales que f(x
0
) ≤ f(x) ≤ f(x
1
) para todo x ∈ X.
Corolario 1. Si X ⊂ R es compacto entonces toda funci´on conti-
nua f : X →R est´a acotada, esto es, existe c > 0 tal que [f(x)[ ≤ c
para todo x ∈ X.
Ejemplo 7. La funci´on f : (0, 1] → R, definida mediante f(x) =
1/x, es continua pero no est´a acotada. Esto es posible ya que el
dominio (0, 1] no es compacto.
Teorema 8. Si X ⊂ R es compacto entonces toda biyecci´on conti-
nua f : X →Y ⊂ R tiene inversa continua g : Y →X.
Demostraci´on: Tomaremos un punto cualquiera b = f(a) ∈ Y y
demostraremos que g es continua en el punto b. Si no fuese as´ı, exis-
tir´ıan un n´ umero ε > 0 y una sucesi´on de puntos y
n
= f(x
n
) ∈ Y
tales que l´ımy
n
= b y [g(y
n
) − g(b)[ ≥ ε, esto es, [x
n
− a[ ≥ ε
para todo n ∈ N. Considerando, si as´ı fuese necesario, una subsuce-
si´on, podemos suponer que l´ımx
n
= a

∈ X, pues X es compacto.
Se tiene [a

− a[ ≥ ε. En particular, a

,= a. Sin embargo, por la
continuidad de f, l´ımy
n
= l´ımf(x
n
) = f(a

). Como ya tenemos
l´ımy
n
= b = f(a), se deduce que f(a) = f(a

), contradiciendo la
inyectividad de f.
Ejemplo 8. El conjunto Y = ¦0, 1, 1/2, . . . , 1/n, . . .¦ es compacto
y la biyecci´on f : N → Y , definida mediante f(1) = 0, f(n) =
Secci´on 4 Continuidad uniforme 93
1/(n − 1) si n > 1, es continua, pero su inversa f
−1
: Y → N es
discontinua en el punto 0. Luego en el Teorema 8 la compacidad de
X no puede ser substituida por la de Y .
4. Continuidad uniforme
Sea f : X →Y continua. Dado ε > 0, para cada x ∈ X se puede
encontrar δ > 0 tal que y ∈ X, [x−y[ < δ implican [f(x)−f(y)[ < ε.
El n´ umero positivo δ depende no s´olo del ε > 0 dado sino tambi´en
del punto x donde se examina la continuidad. Dado ε > 0 no es
simpre posible encotrar un δ > 0 que sirva para todos los puntos
x ∈ X (inclusive cuando f es continua en todos estos puntos).
Ejemplo 9. Sea f : R − ¦0¦ → R definida mediante f(x) =
x
|x|
,
luego f(x) = 1 si x > 0 y f(x) = −1 para x < 0. Esta funci´on es
continua en R−¦0¦ pues es constante en un entorno de cada punto
x ,= 0. No obstante, si tomamos ε < 2, para todo δ > 0 escogido,
siempre existir´an puntos x, y ∈ R − ¦0¦ tales que [y − x[ < δ y
[f(x) −f(y)[ ≥ ε. Basta tomar x = δ/3 e y = −δ/3.
Ejemplo 10. La funci´on f : R
+
→ R, definida mediante f(x) =
1/x, es continua. Sin embargo, dado ε > 0, con 0 < ε < 1, sea cual
fuere el δ > 0 escogido, tomamos un n´ umero natural n > 1/δ y
escribimos x = 1/n e y = 1/2n. Entonces 0 < y < x < δ, de donde
[y −x[ < δ, pero [f(y) −f(x)[ = 2n −n = n ≥ 1 > ε.
Una funci´on f : X → R se dice uniformemente continua en el
conjunto X cuando, para todo ε > 0 dado, se puede obtener δ > 0
tal que x, y ∈ X, [y −x[ < δ implican [f(y) −f(x)[ < ε.
Una funci´on uniformemente continua f : X →R es continua en
todos los puntos del conjunto X. El rec´ıproco es falso, como puede
verse en los Ejemplos 9 y 19 de arriba.
La continuidad de una funci´on f : X → R en el punto a ∈ X
significa que f(x) est´a tan pr´oximo a f(a) cuanto se desee, siempre
que se tome x suficientemente pr´oximo a a. Obs´ervese la asimetr´ıa:
el punto a est´a fijo y x tiene que aproximarse a a para que f(x)
se aproxime a f(a). En la continuidad uniforme se puede hacer que
f(x) − f(y) est´en tan pr´oximos cuanto se quiera: basta con que x
94 Funciones continuas Cap. 7
e y tambi´en lo est´en. Aqu´ı, x e y son variables y juegan papeles
sim´etricos en la definici´on.
Otra diferencia entre la mera continuidad y la continuidad uni-
forme es la siguiente: si cada punto x ∈ X posee un entorno V tal
que la restricci´on de f a V ∩ X es continua, entonces la funci´on
f : X → R es continua. Sin embargo, como lo demuestram los
Ejemplos 9 y 10, si cada punto x ∈ X posee un entorno V tal que
f es uniformemente continua en X ∩ V , no se puede concluir que
f : X → R sea uniformemente continua en el conjunto X. Esto se
expresa diciendo que la continuidad es una noci´on local, mientras
que la continuidad uniforme es un concepto global.
Ejemplo 11. Una funci´on f : X →R se llama lipschitziana cuando
existe una constante k > 0 (llamada constante de Lipschitz de la
funci´on f) tal que [f(x) − f(y)[ ≤ k[x − y[ sean cuales fueren
x, y ∈ X. Para que f sea Lipschitziana es necesario y suficiente que
el cociente (f(x) − f(y))/(x − y) est´e acotado, esto es, exista una
constante k > 0 tal que x, y ∈ X, x ,= y ⇒[f(x)−f(y)[/[x−y[ ≤ k.
Toda funci´on lipschitziana f : X → R es uniformemente continua:
dado ε > 0, se toma δ = ε/k. Entonces x, y ∈ X , [x − y[ < δ ⇒
[f(x)−f(y)[ ≤ k[x−y[ < k ε/k = ε. Si f es un polinomio de grado
≤ 1, esto es, f(x) = ax+b, con a, b ∈ R, entonces f es lipschitziana
con constante k = [a[, pues [f(y)−f(x)[ = [ay+b−(ax+b)[ = [a[[y−
x[. La funci´on del Ejemplo 10, evidentemente, no es lipschitziana
pues no es uniformemente continua. No obstante, para todo a > 0,
la restricci´on de f al intervalo [a, +∞) es lipschitziana (y, por tanto,
uniformemente continua) con constante de Lipschitz k = 1/a
2
. En
efecto, si x ≥ a e y ≥ a entonces [f(y) − f(x)[ = [y − x[/[xy[ ≤
[y −x[/a
2
= k[y −x[.
Teorema 9. Para que f : X → R sea uniformemente continua es
necesario y suficiente, para todo par de sucesiones (x
n
), (y
n
) en X
tales que l´ım(y
n
−x
n
) =, se tenga l´ım(f(y
n
) −f(x
n
)) = 0.
Demostraci´on: Si f es uniformemente continua y l´ım[y
n
−x
n
[ = 0
entonces dado cualquier ε > 0, existe δ > 0 tal que x, y ∈ X,
[y−x[ < δ implican [f(y)−f(x)[ < ε. Existe tambi´en n
0
∈ N tal que
n > n
0
implica [y
n
−x
n
[ < δ. Luego n > n
0
implica [f(y
n
)−f(x
n
)[ <
ε, de donde l´ım(f(y
n
) − f(x
n
)) = 0. Rec´ıprocamente, supongamos
Secci´on 4 Continuidad uniforme 95
v´ alida la condici´on estipulada en el enunciado del teorema. Si f
no fuese uniformemente continua, existir´ıa ε > 0 con la siguiente
propiedad: para todo n ∈ N podr´ıamos encontrar puntos x
n
, y
n
en
X tales que [x
n
− y
n
[ < 1/n y [f(x
n
) − f(y
n
)[ ≥ ε. Tendr´ıamos
entonces l´ım(y
n
− x
n
) = 0 sin que l´ım(f(y
n
) − f(x
n
)) = 0. Esta
contradicci´on concluye la prueba del teorema.
Ejemplo 12. La funci´on f : R → R, dada por f(x) = x
2
no
es uniformemente continua. En efecto, tomando x
n
= n e y
n
=
n + (1/n) tenemos l´ım(y
n
− x
n
) = l´ım(1/n) = 0, pero f(y
n
) −
f(x
n
) = n
2
+ 2 + (1/n
2
) − n
2
= 2 + 1/n
2
> 2, luego no se tiene
l´ım[f(y
n
) −f(x
n
)] = 0.
Teorema 10. Sea X ⊂ R compacto. Toda funci´on continua f :
X →R es uniformemente continua.
Demostraci´on: Si f no fuese uniformemente continua existir´ıan
ε > 0 y dos sucesiones (x
n
), (y
n
) en X tales que l´ım(y
n
−x
n
) = 0 y
[f(y
n
)−f(x
n
)[ ≥ ε para todo n ∈ N. Considerando una subsucesi´on,
si as´ı fuese necesario, podemos suponer, en virtud de la compacidad
de X, que l´ımx
n
= a ∈ X. Entonces, como y
n
= (y
n
− x
n
) + x
n
,
tambi´en se tiene l´ımx
n
= a. Como f es continua en el punto a,
tenemos l´ım[f(y
n
)−f(x
n
)] = l´ımf(y
n
)−l´ımf(x
n
) = f(a)−f(a) =
0, lo que contradice que [f(y
n
) −f(x
n
)[ ≥ ε para todo n ∈ N.
Ejemplo 13. La funci´on f : [0, +∞) → R, dado por f(x) =

x,
no es lipschitziana. En efecto, multiplicando el numerador y el
denominador por (

y +

x) vemos que (

y −

x)/(y − x) =
1/(

y +

x). Tomando x ,= y suficientemente peque˜ nos, podemos
conseguir que

y +

x sea tan peueno cuanto se desee, luego el
cociente (

y −

x)/(y − x) no est´a acotado. No obstante, f es
lipschitziana (por tanto uniformemente continua) en el intervalo
[1, +∞), ya que x, y ∈ [1, +∞) ⇒

x +

y ≥ 2 ⇒ [

y −

x[ =
[y − x[/(

y +

x) ≤
1
2
[y − x[. En el intervalo [0, 1], f tambi´en es
uniformemente continuam aunque no se lipschitziana, pues [0, 1] es
compacto. De aqu´ı resulta que f : [0, +∞) → R es uniformemente
continua. En efecto, dado ε > 0 existen δ
1
> 0 y δ
2
> 0 tales que
x, y ∈ [0, 1], [y − x[ < δ
1
⇒ [f(y) − f(x)[ <
ε
2
, y x, y ∈ [1, +∞),
[y − x[ < δ
2
⇒ [f(y) − f(x)[ < ε/2. Sea δ = m´ın¦δ
1
, δ
2
¦. Da-
dos x, y ∈ [0, +∞) con [y − x[ < δ, obviamente si x, y ∈ [0, 1]
´o x, y ∈ [1, +∞) tenemos [f(y) − f(x)[ < ε. Si, por ejemplo,
96 Funciones continuas Cap. 7
x ∈ [0, 1] e y ∈ [1, +∞) entonces [y − 1[ < δ y [x − a[ < δ, luego
[f(y) −f(x)[ ≤ [f(y) −f(1)[ +[f(1) −f(x)[ <
ε
2
+
ε
2
= ε.
Teorema 11. Toda funci´on f : X → R uniformemente continua
en un conjunto acotado X est´a acotada.
Demostraci´on: Si f no estuviera acotada (supongamos superior-
mente) existir´ıa una sucesi´on de puntos x
n
∈ X tales que f(x
n+1
) >
f(x
n
) + 1 para todo n ∈ N. Como X est´a acotado, podemos (con-
siderando una subsucesi´on si as´ı fuera necesario) suponer que la
sucesi´on (x
n
) es convergente. Entonces, escribiendo y
n
= x
n+1
,
tendr´ıamos l´ım(y
n
− x
n
) = 0, pero como f(y
n
) − f(x
n
) > 1, no
es verdad que l´ım[f(y
n
) − f(x
n
)] = 0, luego f no ser´ıa uniforme-
mente continua.
El Teorema 11 nos da otra forma de ver que f(x) = 1/x no
es uniformemente continua en el intervalo (0, 1], pues f(0, 1] =
[1, +∞).
Teorema 12. Si f : X →R es uniformemente continua entonces,
para todo a ∈ X

(inclusive si a no pertenece a X), existe l´ım
x→a
f(x).
Demostraci´on: Escojamos una sucesi´on de puntos a
n
∈ X −¦a¦
tal que l´ıma
n
= a. Del Teorema 11 se sigue que la sucesi´on (f(a
n
))
est´a acotada. Considerando una subsucesi´on, si as´ı fuese necesario,
podemos suponer que l´ımf(a
n
) = b. Ahora afirmamos que se tiene
l´ımf(x
n
) = b se cual fuere la sucesi´on de puntos x
n
∈ X − ¦a¦
con l´ımx
n
= a. En efecto, tenemos l´ım(x
n
− a
n
) = 0. Como f es
uniformemente continua, se sigue que l´ım[f(x
n
) −f(a
n
)] = 0, luego
l´ımf(x
n
) = l´ımf(a
n
) + l´ım[f(x
n
) −f(a
n
)] = b.
Ejemplo 14. El Teorema 12 implica que 1/x en R
+
, as´ı como x/[x[
y sen(1/x) en R −¦0¦, no son uniformemente continuas.
5. Ejercicios
Secci´on 1: Definici´on y primeras propiedades
1. Sean f, g : X → R continuas en el punto a ∈ X. Pruebe
que tambi´en son continuas en el punto a las funciones ϕ, ψ :
X →R, definidas mediante ϕ(x) = m´ax¦f(x), g(x)¦, ψ(x) =
m´ın¦f(x), g(x)¦ para todo x ∈ X.
Secci´on 5 Ejercicios 97
2. Sean f, g : X → R continuas. Pruebe que si X es abierto
entonces el conjunto A = ¦x ∈ X : f(x) ,= g(x)¦ es abiero, y
que si X es cerrado el conjunto F = ¦x ∈ X : f(x) = g(x)¦
es cerrado.
3. Una funci´on f : X → R se dice semicontinua superiormente
(scs) en el punto a ∈ X cuando, para todo c > f(a), existe
δ > 0 tal que x ∈ X, [x − a[ < δ, implican f(x) < c. Defina
el concepto de funci´on semicontinua inferiormemente (sci)
en el punto a. Pruebe que f es continua en el punto a si, y
s´olo si, es scs y sci en dicho punto. Pruebe que si f es scs,
g es sci y f(a) < g(a) entonces existe δ > 0 tal que x ∈ X,
[x −a[ < δ ⇒f(x) < g(x).
4. Sea f : R →R es continua. Pruebe que si f(x) = 0 para todo
x ∈ X entonces f(x) = 0 para todo x ∈ X.
5. Pruebe que si f : R → R es continua si, y s´olo si, para todo
X ⊂ R se tiene f(X) ⊂ f(X).
6. Sean f, g : X →R continuas en el punto a. Suponga que, para
cada entorno V de a, existen puntos x, y tales que f(x) < g(x)
y f(y) > g(y). Pruebe que f(a) = g(a).
7. Sea f : X → R discontinua en el punto a ∈ X. Pruebe que
existe ε > 0 con la siguiente propiedad: o se puede encontrar
una sucesi´on de puntos x
n
∈ X con l´ımx
n
= a y f(x
n
) >
f(a)+ε para todo n ∈ N, o bien se encuentra (y
n
) con y
n
∈ X,
l´ımy
n
= a y f(y −n) < f(a) −ε para todo n ∈ N.
Secci´on 2: Funciones continuas en un intervalo
1. Una funci´on f : X →R se dice localmente constante cuando
todo punto de X posee un entorno V tal que f es constante
en V ∩ X. Pruebe que toda funci´on f : I → R localmente
constante en un intervalo I es constante.
2. Sea f : I →R una funci´on mon´otona definida en un intervalo
I. Si la imagen f(I) es un intervalo pruebe que entonces f es
continua.
98 Funciones continuas Cap. 7
3. Se dice que una funci´on f : I →R definida en un intervalo I
tiene la propiedad del valor intermedio cuando la imagen f(J)
de cualquier intervalo J ⊂ I es un intervalo. Demuestre que
la funci´on f : R → R, dada por f(x) = sen(1/x) si x ,= 0 y
f(0) = 0 tiene la propiedad del valor intermedio y sin embargo
no es continua.
4. Sea f : I → R una funci´on con la propiedad del valor inter-
medio. Si para cada c ∈ R existen como m´aximo un n´ umero
finito de puntos x ∈ I tales que f(x) = c, pruebe que f es
continua.
5. Sea f : [0, 1] →R continua y tal que f(0) = f(1). Pruebe que
existe x ∈ [0, 1] tal que f(x) = f(x + 1/2). Pruebe el mismo
resultado con 1/3 en vez de 1/2. Generalice.
Secci´on 3: Funciones continuas en conjuntos compactos
1. Sea f : R → R continua, tal que l´ım
x→+∞
f(x) = l´ım
x→−∞
f(x) =
+∞. Pruebe que existe x
0
∈ R tal que f(x
0
) ≤ f(x) para
todo x ∈ R.
2. Sea f : R →R continua con l´ım
x→+∞
f(x) = +∞y l´ım
x→−∞
f(x) =
−∞. Pruebe que, para todo c ∈ R, entre las ra´ıces de la
ecuaci´on f(x) = c existe una cuyo m´odulo [x[ es m´ınimo.
3. Pruebe que no existe ninguna funci´on continua f : [a, b] →R
que alcance cada uno de sus valores f(x), x ∈ [a, b], exacta-
mente 2 veces.
4. Una funci´on f : R →R se dice peri´odica cuando existe p ∈ R
+
tal que f(x + p) = f(x) para todo x ∈ R. Pruebe que toda
funci´on continua peri´odica f : R →R est´a acotada y alcanza
sus valores m´aximo y m´ınimo, esto es, existen x
0
, x
1
∈ R tales
que f(x
0
) ≤ f(x) ≤ f(x
1
) para todo x ∈ R.
5. Sea f : X →R continua en un conjunto compacto X. Pruebe
que, para todo ε > 0, existe k
ε
> 0 tal que x, y ∈ X, [y −x[ ≥
ε ⇒ [f(y) − f(x)[ ≤ k
ε
[y − x[. (Esto significa que f cumple
la condici´on de Lipschitz siempre que los puntos x, y no est´en
muy pr´oximos.)
Secci´on 5 Ejercicios 99
Secci´on 4: Continuidad uniforme
1. Si toda funci´on continua f : X →R es uniformemente conti-
nua pruebe que el conjunto X es cerrado pero no necesaria-
mente compacto.
2. Demuestre que la funci´on continua f : R → R, dada por
f(x) = sen(x
2
), no es uniformemente continua.
3. Dada f : X →R uniformemente continua, defina ϕ : X →R
mediante ϕ(x) = f(x) si x ∈ X es un punto aislado y ϕ(x) =
l´ım
y→x
f(y) si x ∈ X

. Pruebe que ϕ es uniformemente continua
y que ϕ(x) = f(x) para todo x ∈ X.
4. Sea f : R → R continua. Pruebe que si existen l´ım
x→+∞
f(x) y
l´ım
x→−∞
f(x) entonces f es uniformemente continua. La misma
conclusi´on es v´alida si existen los l´ımites de f(x) −x cuando
x →±∞.
5. Sean f, g : X → R uniformemente continua. Pruebe que
f + g es uniformemente continua. Lo mismo ocurre con el
producto f g siempre que f y g est´en acotadas. Pruebe
que ϕ, ψ : X → R dadas por ϕ(x) = m´ax¦f(x), g(x)¦ y
ψ(x) = m´ın¦f(x), g(x)¦, x ∈ X, son uniformemente conti-
nuas.
100 Funciones continuas Cap. 7
8
Derivadas
Sean f : X →R y a ∈ X. El cociente q(x) = [f(x) −f(a)]/(x −a)
tiene sentido si x ,= a, luego define una funci´on q : X − ¦a¦ → R;
el valor q(x) es la pendiente de la secante (recta que une los puntos
(a, f(a)) y (x, f(x)) del gr´afico de f) en relaci´on al eje x.
Si imaginamos x como el tiempo y f(x) como la abscisa, en el
instante x, de un punto m´ovil que se desplaza a lo largo del eje x,
entonces q(x) es la velocidad media de dicho punto en el intervalo
de tiempo comprendido entre los instantes a y x.
De modo general, el cociente q(x) es la relaci´on existente entre
la variaci´on de f(x) y la variaci´on de x a partir del punto x = a.
En el caso en que a ∈ X

∩X en natural considerar l´ım
x→a
q(x).
Las interpretaciones de este l´ımite en los contextos anteriores sonm
respectivamente, la pendiente de la tangente al gr´afico de f en el
punto (a, f(a)), y la velocidad instant´anea del m´ovil en el instante
x = a, o, en general, el “cociente incremental” de la funci´on f en
el punto a.
Dicho l´ımite es una de las nociones m´as importantes de las Ma-
tem´aticas y de sus aplicaciones.
´
Este ser´a el objetivo de estudio de
este cap´ıtulo.
101
102 Derivadas Cap. 8
1. La noci´on de derivada
Sea f : X →R y a ∈ X ∩X

. La derivada de la funci´on f en el
punto a es el l´ımite:
f(a) = l´ım
x→a
f(x) −f(a)
x −a
= l´ım
h→0
f(a + h) −f(a)
h
.
Bien entendido, el l´ımite anterior puede existir o no. Si existe
se dice que f es derivable en el punto a. Cuando existe la deriva-
da f

(x) en todos los puntos x ∈ X ∩ X

se dice que la funci´on
f : X → R es derivable en el conjunto x, obteni´endose una nueva
funci´on f

: X ∩ X

→ R, x → f

(x), llamada funci´on derivada de
f. Si f

es continua se dice que f es de clase C
1
.
Otras notaciones para la derivada de f en el punto a son
Df(a) ,
df
dx
(a) , y
df
dx
¸
¸
¸
¸
x=a
Teorema 1. Para que f : X → R sea derivable en el punto a ∈
X ∩ X

es necesario y suficiente que exista c ∈ R tal que a + h ∈
X ⇒f(a +h) = f(a) +c h +r(h), donde l´ım
h→0
r(h)/h = 0. En caso
afirmativo se tiene c = f

(a).
Demostraci´on: Sea Y = ¦h ∈ R : a + h ∈ X¦. Entonces 0 ∈
Y ∩ Y

. Suponiendo que f

(a) exista, definimos r : Y → R como
r(h) = f(a + h) −f(a) −f

(a) h. Entonces,
r(h)
h
=
f(a + h) −f(a)
h
−f

(a) ,
luego l´ım
h→0
r(h)/h = 0. La condici´on es, por tanto, necesaria. Rec´ıpro-
camente, si la condici´on es v´alida, entonces r(h)/h = [f(a + h) −
f(a)]/h−c, luego l´ım
h→0
(f(a+h) −f(a))/h−c = l´ım
h→0
r(h)/h = 0, por
tanto f

(a) existe y es igual a c.
Corolario 1. Una funci´on es continua en los puntos donde es de-
rivable.
En efecto, si f es derivable en el punto a, entonces f(a + h) =
f(a) +f

(a) h+[r(h)/h]h con l´ım
h→0
r(h)/h = 0, luego l´ım
h→0
f(a+h) =
f(a), o sea, f es continua en el punto a.
Secci´on 1 La noci´on de derivada 103
Observaci´on: Para toda funci´on f, definida en los puntos a y
a + h, y todo n´ umero real c, siempre se puede escribir la igualdad
f(a + h) = f(a) + c h + r(h), que simplemente define el n´ ume-
ro r(h). Lo que afirma el Teorema 1 es que existe como m´aximo
un ´ unico c ∈ R tal que l´ım
h→0
r(h)/h = 0. Dicho n´ umero c, cuando
existe, es igual a f

(a). El Teorema 1 nos dice tambi´en que, cuando
f

(a) existe, el incremento f(a + h) − f(a) es igual a la suma de
una “parte lineal” c h, proporcional al incremento h de la variable
independiente, y de un resto r(h), que es infinitamente peque˜ no en
relaci´on a h, en el sentido de que el cociente r(h)/h tiende a cero
con h.
Cuando a ∈ X es un punto de acumulaci´on por la derecha, esto
es, a ∈ X ∩ X

+
, se puede considerar el l´ımite f

+
(a) = l´ım
x→a
+
q(x).
Cuando existe, dicho l´ımite se llama derivada por la derecha de f en
el punto a. An´alogamente, si a ∈ X ∩ X


, tiene sentido considerar
el l´ımite por la izquierda f

(a) = l´ım
x→a

q(x); si existe, ´este se llama
derivada por la izquierda de f en el punto a.
En el caso en que a ∈ X ∩ X

+
∩ X


, esto es, si a es un punto
de acumulaci´on bilateral, la funci´on f es derivable en el punto a si,
y s´ olo si, existen y son iguales las derivadas por la derecha y por la
izquierda, en cuyo caso f

(a) = f

+
(a) = f


(a). El Teorema 1 (con
l´ım
h→0
+
r(h)/h = 0 y l´ım
h→0
− r(h)/h = 0), as´ı como su contrario valen
para las derivadas laterales. Por ejemplo, si existe la derivada por
la derecha f

+
(a) entonces f es continua por la derecha en el punto
a, esto es, f(a) = l´ım
h→0
+ f(a + h).
En particular, si a ∈ X ∩ X


∩ X

+
y existen ambas deriva-
das laterales, f
+
(a) y f


(a), entonces f es continua en el punto a.
(Inclusive si estas derivadas laterales son diferentes).
Ejemplo 1. Una funci´on constante es derivable y su derivada es
id´enticamente nula. Si f : R → R est´a dada por f(x) = ax + b
entonces, para cualesquiera c ∈ R y h ,= 0, [f(c +h) −f(c)]/h = a,
luego f

(c) = a. Para cualquier n ∈ N, la funci´on f : R → R, con
f(x) = x
n
, tiene derivada f

(x) = nx
n−1
. En efecto, por el binomio
de Newton, f(x +h) = (x +h)
n
= x
n
+hnx
n−1
+h
2
p(x, h), donde
104 Derivadas Cap. 8
p(x, h) es un polinomio en x y h. Por tanto [f(x + h) −f(x)]/h =
nx
n−1
+hp(x, h). Se sigue que f

(x) = l´ım
h→0
[f(x+h) −f(x)]/h =
nx
n−1
.
Ejemplo 2. La funci´on f : R → R, definida mediante f(x) =
xsen(1/x) cuando x ,= 0 y f(0) = 0, es continua y posee deri-
vada en todo punto x ,= 0. En el punto 0, tenemos [f(0 + h) −
f(0)]/h = [h sen(1/h)]/h = sen(1/h). Como no existe l´ım
h→0
sen(1/h),
se concluye que f no es derivable en el punto x = 0, donde tam-
poco existe ninguna derivada lateral. Por otra parte, la funci´on
g : R → R, definida mediante g(x) = x f(x), esto es, g(x) =
x
2
sen(1/x), x ,= 0, g(0) = 0, es derivable en el punto x = 0, porque
l´ım
h→0
[g(0 + h) − g(0)]/h = l´ım
h→0
h sen(1/h) = 0. Luego g

(0) = 0.
Cuando x ,= 0 las reglas de derivaci´on conocidas nos dan g

(x) =
2x sen(1/x) − cos(1/x). Observe que no existe l´ım
x→0
g

(x). En
particular, la funci´on derivada, g

: R → R, no es continua en el
punto 0, luego g no es de clase C
1
.
Ejemplo 3. La funci´on ϕ : R → R, dada por ϕ(x) = [x[, es
derivable en todo x ,= 0. En efecto, ϕ(x) = x si x > 0 y ϕ(x) = −x
si x < 0. Luego ϕ(x) = 1 para x > 0 y ϕ

(x) = −1 si x < 0. En el
punto 0 no existe la derivada ϕ

(0). De hecho, existen ϕ

+
(0) = 1 y
ϕ


(0) = −1. La funci´on I : R →R, definida como I(x) = n cuando
n ≤ x < n + 1, n ∈ Z, es derivable, con I

(x) = 0, en los puntos
x / ∈ Z. Si n es entero, existe I

+
(n) = pero no existe I


(n). En efecto,
si 1 > h > 0, se tiene I(n + h) = I(n) = n, pero para −1 < h < 0,
I(n +h) = n −1, I(n) = n. Por tanto l´ım
h→0
+
[I(n +h) −I(n)]/h = 0
y l´ım
h→0

[I(n + h) −I(n)]/h = l´ım
h→0
(−1/h), que no existe.
Ejemplo 4. Regla de L’Hˆopital Esta regla constituye una de las
aplicaciones m´as populares de la derivada. En su forma m´as sencilla
sirve para clacular l`ımites de la forma l´ım
x→a
f(x)/g(x) cuando f y g
son derivables en el punto a y l´ım
x→a
f(x) = f(a) = 0 = g(a) =
l´ım
x→a
g(x). As´ı, por la definici´on de derivada, f

(a) = l´ım
x→a
f(x)/(x−a)
y g

(a) = l´ım
x→a
g(x)/(x −a). Si g

(a) ,= 0, la Regla de L’Hˆopital nos
Secci´on 1 La noci´on de derivada 105
dice que l´ım
x→a
f(x)
g(x)
=
f

(a)
g

(a)
. La prueba es inmediata:
l´ım
x→a
f(x)
g(x)
= l´ım
x→a
f(x)
(x −a)
g(x)
(x −a)
=
l´ım
x→a
f(x)
(x −a)
l´ım
x→a
g(x)
(x −a)
=
f

(a)
g

(a)
.
Como aplicaci´on consideremos los l´ımites l´ım
x→0
(sen x/x) y l´ım
x→0
(e
x

1)/x. Aplicando la Regla de L’Hˆopital, el primer l`ımite se reduce a
cos 0 = 1 y el segundo a e
0
= 1. Sin embargo, conviene observar que
estas aplicaciones (y otras an´alogas) de la Regla de L’Hˆopital no son
totalmente correctas pues, para utilizarla, es necesario conocer las
derivadas f

(a) y g

(a). En estos dos ejemplos los l´ımites a calcular
son, por definici´on, las derivadas de sen x y de e
x
en el punto x = 0.
2. Reglas de derivaci´on
Teorema 2. Sean f, g : X →R derivables en el punto a ∈ X∩X

.
Las funciones f ±g, f g y f/g (si g(a) ,= 0) tambi´en son derivables
en el punto a, con
(f ±g)

(a) = f

(a) ±g

(a) ,
(f g)

(a) = f

(a) g(a) + f(a) g

(a) y
_
f
g
_

(a) =
f

(a)g(a) −f(a)g

(a)
g(a)
2
.
Demostraci´on: Vea cualquier libro de C´alculo.
Teorema 3. (Regla de la Cadena) Sean f : X →R, g : Y →R,
a ∈ X ∩X

, b ∈ Y ∩Y

, f(X) ⊂ Y y f(a) = b. Si f es derivable en
el punto a y g derivable en el punto b entonces g ◦ f es derivable en
el punto a, con (g ◦ f)

(a) = g

(f(a)) f

(a).
Demostraci´on: Consideremos una sucesi´on de puntos x
n
∈ X −
¦a¦ tal que l´ımx
n
= a y escribamos y
n
= f(x
n
), de modo que
l´ımy
n
= b. Sean N
1
= ¦n ∈ N : f(x
n
) ,= f(a)¦ y N
2
= ¦n ∈ N :
f(x
n
) = f(a)¦. Si n ∈ N
1
entonces y
n
∈ Y −¦b¦ y
g(f(x
n
)) −g(f(a))
x
n
−a
=
g(y
n
) −g(b)
y
n
−b

f(x
n
) −f(a)
x
n
−a
.
106 Derivadas Cap. 8
Por lo tanto, si N
1
es infinito, se tiene l´ım
n∈N
1
g(f(x
n
))−g(f(a))]/(x
n

a) = g

(f(a)) f

(a). Si N
2
es infinito se tiene l´ım
n∈N
2
[f(x
n
) −
f(a)]/(x
n
− a) = 0, luego f

(a) = 0. As´ı, inclusive en este caso, se
tiene
n∈N
2
[g(f(a
n
)) − g(f(a))]/(x
n
− a) = 0 = g

(f(a)) f

(a). De
N = N
1
∪ N
2
, resulta que, en cualquier caso,
l´ım
n∈N
g(f(x
n
)) −g(f(a))
x
n
−a
= g

(f(a)) f

(a) ,
lo que prueba el teorema.
Corolario 1. Sea f : X → Y una biyecci´on entre los conjuntos
X, Y ⊂ R, con inversa g = f
−1
: Y → X. Si f es derivable en el
punto a ∈ X ∩ X

y g es continua en el punto b = f(a) entonces g
es derivable en el punto b si, y s´olo si, f

(a) ,= 0. En caso afirmativo
se tiene g

(b) = 1/f

(a).
En efecto, si x
n
∈ X − ¦a¦ para todo n ∈ N y l´ımx
n
= a
entonces, como f es inyectiva y continua en el punto a, se tiene
y
n
= f(x
n
) ∈ Y −¦b¦ y l´ımy
n
= b. Por lo tanto b ∈ Y ∩Y

. Si g es
derivable en el punto b, la igualdad g(f(x)) = x, v´alida para todo
x ∈ X, junto con la Regla de la Cadena implican que g

(b)f

(a) = 1.
En particular, f

(a) ,= 0. Rec´ıprocamente, si f

(a) ,= 0 entonces,
para cualquier sucesi´on de puntos y
n
= f(x
n
) ∈ Y − ¦b¦ tal que
l´ımy
n
= b, la continuidad de g en el punto b, nos da l´ımx
n
= a,
por tanto:
l´ım
g(y
n
) −g(b)
y
n
−b
= l´ım
_
y
n
−b
g(y
n
) −g(b)
_
−1
= l´ım
_
f(x
n
) −f(a)
x
n
−a
_
−1
= 1/f

(a) .
Ejemplo 5. Dada f : R →R derivable, consideremos las funciones
g : R →R y h : R →R, definidas por g(x) = f(x
2
) y h(x) = f(x)
2
.
Se tiene g

(x) = 2x f

(x
2
) y h

(x) = 2f(x) f

(x), para todo x ∈ R.
Ejemplo 6. Para n ∈ N fijo, la funci´on g : [0, +∞) → [0, +∞),
dada por g(x) =
n

x, es derivable en el intervalo (0, +∞) con
g

(x) = 1/n
n

x
n−1
. En efecto, g es la inversa de la biyecci´on f :
[0, +∞) →[0, +∞), dada por f(x) = x
n
. Por el corolario anterior,
escribiendo y = x
n
, tenemos g

(y) = 1/f

(x) si f

(x) = nx
n−1
,= 0,
Secci´on 1 La noci´on de derivada 107
esto es, si x ,= 0. As´ı g

(y) = 1/nx
n−1
= 1/n
n
_
y
n−1
y, cambian-
do la notaci´on, g

(x) = 1/n
n

x
n−1
. En el punto x = 0 la funci´on
g(x) =
n

x no es derivable (excepto si n = 1). Por ejemplo, la fun-
ci´on ϕ : R → R dada por ϕ(x) = x
3
, es un homeomorfismo, cuya
inversa y →
3

y no tiene derivada en el punto 0.
3. Derivada y crecimiento local
Las proposiciones que siguen, que hacen referencia a derivadas
laterales y desigualdades, tienen versiones an´alogas con f


en vez
de f

+
con > substituido por <, etc. Para evitar repeticiones tedio-
sas trataremos s´olamente un caso, aunque utilizaremos con total
libertad sus an´alogos.
Teorema 4. Si f : X →R es derivable por la derecha en el punto
a ∈ X ∩ X

+
, con f

+
(a) > 0 entonces existe δ > 0 tal que x ∈ X,
a < x < a + δ, implican f(a) < f(x).
Demostraci´on: Tenemos l´ım
x→a
+
[f(x) − f(a)]/(x − a) = f

+
(a) >
0. De la definici´on de l´ımite por la derecha, tomando ε = f

+
(a),
obtenemos δ > 0 tal que
x ∈ X , a < x < a +δ ⇒[f(x) −f(a)]/(x −a) > 0 ⇒f(a) < f(x) .
Corolario 1. Si f : X → R es mon´otona creciente entonces sus
derivadas laterales, donde existan, son ≥ 0.
En efecto, si alguna derivada lateral, digamos f

+
(a), fuese ne-
gativa entonces el (an´alogo del) Teorema 4 nos dar´ıa x ∈ X con
a < x y f(x) < f(a), lo que es absurdo.

Corolario 2. Sea a ∈ X un punto de acumulaci´on bilateral. Si
f : X → R es dierivable en el punto a, con f

(a) > 0, entonces
existe δ > 0 tal que x, y ∈ X, a −δ < x < a < y < a + δ, implican
f(x) < f(a) < f(y).
108 Derivadas Cap. 8
Se dice que una funci´on f : X → R tiene un m´aximo local en
el punto a ∈ X cuando existe δ > 0 tal que x ∈ X, [x − a[ < δ
implican f(x) ≤ f(a). Cuando x ∈ X, 0 < [x − a[ < δ implican
f(x) < f(a) se dice que f tiene un m´aximo local estricto en el
punto a. Las definiciones de m´ınimo local y m´ınimo local estricto
son an´alogas. Cuando x ∈ X es tal que f(a) ≤ f(x) para todo
x ∈ X, se dice que a es un punto de m´ınimo absoluto de la funci´on
f : X →R. Si se tiene f(a) ≥ f(x) para todo x ∈ X, se dice que a
es un punto de m´aximo obsoluto-
Corolario 3. Si f : X → R es derivable por la derecha en el
punto a ∈ X∩X

+
y tiene en dicho punto un m´aximo local entonces
f

+
(a) ≤ 0.
En efecto, si tuvi´eramos f

+
(a) > 0, entonces, por el Teorema
4, obtendr´ıamos f(a) < f(x) para todo x ∈ X a la derecha y
suficientemente pr´oximo a a, luego f no tendr´ıa un m´aximo local
en el punto a.

Corolario 4. Sea a ∈ X un punto de acumulaci´on bilateral. Si
f : X → R tiene en a un punto de m´aximo o m´ınimo local y es
derivable en dicho punto, entonces f

(a) = 0.
En efecto, por el Corolario 3 tenemos f

+
(a) ≤ 0 y f


(a) ≥ 0.
Como f

(a) = f

+
(a) = f


(a), se sigue que f

(a) = 0

Ejemplo 7. Del Teorema 4 y de su Corolario 2 no se puede concluir
que una funci´on con derivada positiva en un punto a sea estricta-
mente creciente en un entorno de a (excepto si f

es continua en
el punto a). Lo m´aximo que se puede afirmar es que f(x) < f(a)
si x < a, x pr´oximo a a, y f(x) > f(a) si x est´a pr´oximo a a con
x > a. Por ejemplo, sea f : R →R dada por f(x) = x
2
sen(1/x)+
x
2
si x ,= 0 y f(0) = 0. La funci´on f es derivable, con f

(0) = 1/2 y
f

(x) = 2xsen(1/x) − cos(1/x) + 1/2 si x ,= 0. Si tomamos x ,= 0
peque˜ no con sen(1/x) = 0 y cos(1/x) = 1 tendremos f

(x) < 0.
Luego existen puntos x arbitrariamente pr´oximos a 0 con f

(x) < 0
y con f

(x) > 0. Del Corolario 1 se deduce que f no es mon´otona
en ning´ un entorno de 0.
Secci´on 1 La noci´on de derivada 109
Ejemplo 8. En el Corolario 1, incluso si f es mon´otona estricta-
mente creciente y derivable, no se puede garantizar que su derivada
sea positiva en todos los puntos. Por ejemplo, f : R →R dada por
f(x) = x
3
, es estrictamente creciente, pero su derivada f

(x) = 3x
2
se anula en x = 0.
Ejemplo 9. Si f : X →R tiene, por ejemplo, un m´ınimo local en
el punto a ∈ X, no se puede concluir de aqu´ı que f

(a) = 0. En
primer lugar, f

(a) tal vez no exista. Este es el caso de f : R →R,
f(x) = [x[, que posee un m´ınimo local en x = 0, donde se tiene
f

+
(0) = 1 y f


(0) = −1, lo que est´a de acuerdo con el Corolario
4. En segundo lugarm inclusive si f es derivable en el punto a, es
posible que dicho punto no sea un punto de acumulaci´on bilateral, y
entonces puede suceder que f

(a) ,= 0. Este es el caso de la funci´on
f : [0, 1] →R, f(x) = x. Tenemos f

(0) = f

(1) = 1; sin embargo f
tiene un m´ınimo en el punto x = 0 y un m´aximo en el punto x = 1.
Un punto c ∈ X se llama punto cr´ıtico de la funci´on derivable
f : X →R cuando f

(c) = 0. Si c ∈ X ∩ X

+
∩ X


es un punto de
m´ınimo o de m´aximo local entonces c es cr´ıtico, pero el rec´ıproco
es falso: la biyecci´on estrictamente creciente f : R → R, dada por
f(x) = x
3
, no puede tener m´aximos ni m´ınimos locales pero tiene
un punto cr´ıtico en x = 0.
4. Funciones derivables en un intervalo
Como se ver´a a continuaci´on la derivada goza de la propiedad
del valor intermedio, incluso cuando es discontinua.
Teorema 5. (Darboux) Sea f : [a, b] →R derivable. Si f

(a) <
d < f

(b) entonces existe c ∈ (a, b) tal que f

(c) = d.
Demostraci´on: Supongamos inicialmente que d = 0. Por el Teore-
ma de Weierstrass, la funci´ on continua f alcanza su valor m´ınimo
en alg´ un punto c del conjunto compacto [a, b]. Como f

(a) < 0,
el Teorema 4 nos asegura que existen puntos x ∈ (a, b) tales que
f(x) < f(a), luego tal m´ınimo no se alcanza en el punto a, esto es,
a < c. Por los mismos motivos se tiene c < b. As´ı el Corolario 4 nos
da f

(c) = 0. El caso general se reduce a ´este considerando la fun-
ci´ on auxiliar g(x) = f(x)−dx. Entonces g

(x) = f

(x)−d, de donde
g

(c) = 0 ⇔f

(c) = d, y g

(a) < 0 < g

(b) ⇔f

(a) < d < f

(b).
110 Derivadas Cap. 8
Ejemplo 10. Sea g : [−1, 1] → R definida como g(x) = −1 si
−1 ≤ x < 0 y g(x) = 1 si 0 ≤ x ≤ 1. La funci´on g no goza de la
propiedad del valor intermedio ya que, en el intervalo [−1, 1], s´olo
toma los valores −1 y 1. Luego no existe f : [−1, 1] →R derivable
tal que f

= g. Por otra parte, la funci´on h : [−1, 1] →R, dada por
h(x) = 2xsen(1/x) − cos(1/x) si x ,= 0 y h(0) = 0, que presenta
una discontinuidad bastante complicada en el punto x = 0, es la
derivada de la funci´ on f : [−1, 1] →R, f(x) = x
2
sen(1/x) si x ,= 0
y f(0) = 0. En el Cap´ıtulo 10 veremos que toda funci´on continua
g : [a, b] → R es la derivada de alguna funci´on f : [a, b] → R, y en
el Ejercicio 4.1 de este cap´ıtulo se invita al lector a demostrar que
si g : [a, b] →R es discontinua en un punto c ∈ (a, b), donde existen
los l´ımites laterales l´ım
x→c

g(x) y l´ım
x→c
+
g(x), entonces no es posible
que g sea la derivada de una funci´on f : [a, b] →R.
Teorema 6. (Rolle) Sea f : [a, b] →R continua con f(a) = f(b).
Si f es derivable en (a, b) entonces existe c ∈ (a, b) tal que f

(c) = 0.
Demostraci´on: Por el Teorema de Weierstrass, f alcanza su valor
m´ınimo m y su valor m´aximo M en puntos de [a, b]. Si dichos puntos
fuesen a y b entonces m = M y f ser´ıa constante, luego f

(x) = 0
para cualquier x ∈ (a, b). Si uno de estos puntos, llam´emosle c,
estuviera en (a, b), entonces f

(c) = 0.
Teorema 7. (Teorema del Valor Medio, de Lagrange) Sea
f : [a, b] → R continua. Si f es derivable en (a, b), existe c ∈ (a, b)
tal que f

(c) = [f(b) −f(a)]/(b −a).
Demostraci´on: Consideremos la funci´on auxiliar g : [a, b] → R,
dada por g(x) = f(x) − dx, donde d es escogido de forma que
g(a) = g(b), o sea, d = [f(b) − f(a)]/(b − a). Por el Teorema de
Rolle, existe c ∈ (a, b) tal que g

(c) = 0, esto es, f

(c) = d =
[f(b) −f(a)]/(b −a).
Un enunciado equivalente: Sea f : [a, a + h] → R continua y
derivable en (a, a +h). Entonces existe un n´ umero θ, 0 < θ < 1, tal
que f(a + h) = f(a) + f

(a + θh) h.
Corolario 1. Una funci´on f : I → R, continua en el intervalo I,
con derivada f

(x) = 0 para todo x ∈ int I, es constante.
Secci´on 1 La noci´on de derivada 111
En efecto, dados cualesquiera x, y ∈ I, existe c comprendido
entre x e y tal que f(y) − f(x) = f

(c)(y − x) = 0 (y − x), luego
f(x) = f(y).
Corolario 2. Si f, g : I → R son funciones continuas, derivables
en
_
I con f

(x) = g

(x) para todo x ∈ int I, entonces existe c ∈ R
tal que g > (x) = f(x) + c para todo x ∈ I.
En efecto, basta aplicar el Corolario 1 a la diferencia g −f.
Corolario 3. Sea f : I → R derivable en el intervalo I. Si existe
k ∈ R tal que [f

(x)[ ≤ k para todo x ∈ I entonces x, y ∈ I ⇒
[f(y) −f(x)[ ≤ k[y −x[.
En efecto, dados x, y ∈ I, f es continua en el intervalo cerrado de
extremos x e y, y derivable en su interior. Luego existe z entre x e y
tal que f(y)−f(x) = f

(z)(y−x), de donde 1f(y)−f(x)[ ≤ k[y−x[.
Corolario 4. Para que una funci´on derivable f : I → R sea
mon´otona creciente en el intervalo I es necesario y suficiente que
f

(x) ≥ 0 para todo x ∈ I. Si f

(x) > 0 para todo x ∈ I entonces
f es una biyecci´on estrictamente creciente de I en un intervalo J y
su inversa g = f
−1
: J → I es derivable, con g

(y) = 1/f

(x) para
todo y = f(x) ∈ J.
En efecto, ya sabemos, por el Corolario 1 del Teorema 4, que
si f es mon´otona creciente entonces f

(x) ≥ 0 para todo x ∈ I.
Rec´ıprocamente, si se cumple esta condici´on entonces, para cuales-
quiera x, y ∈ I, tenemos f(y) − f(x) = f

(z)(y − x), donde z ∈ I
est´a entre x e y. Como f

(z) ≥ 0, vemos que f(y) −f(x) ≥ 0, esto
es, x, y ∈ I, x < y ⇒f(x) ≤ f(y). De igual forma se ve que, supo-
niendo f

(x) > 0 para todo x ∈ I, f es estrictamente creciente. Las
dem´as afirmaciones son consecuencia del Teorema 5, Cap´ıtulo 7, y
del corolario de la Regla de la Cadena (Teorema 3).
Ejemplo 11. El Corolario 3 es el recurso m´as natural para ver
si una funci´on es Lipschitziana. Por ejemplo, si p : R → R es un
polinomio entonces, para cada subconjunto acotado X ⊂ R, la res-
tricci´on p[X es lipschitziana porque la derivada p

, al ser continua,
est´a acotada en el compacto X. Como toda funci´on lipschitziana es
uniformemente continua, se sigue del Teorema 12, Cap´ıtulo 7, que
si la derivada de f : (a, b) → R est´a acotada entonces existen los
112 Derivadas Cap. 8
l´ımites laterales l´ım
x→a
+
f(x) y l´ım
x→b

f(x). La derivada de la funci´on
f : R
+
→R, dada por f(x) = sen(1/x), no puede estar acotada en
ning´ un intervalo de la forma (0, δ) pues no existe l´ım
x→0
+
f(x).
5. Ejercicios
Secci´on 1: La noci´on de derivada
1. Demuestre que para que f : X →R sea derivable en el punto
a ∈ X ∩ X

es necesario y suficiente que exista una funci´on
η : X → R continua en el punto a tal que f(x) = f(a) +
η(x)(x −a) para todo x ∈ X
2. Sean f, g, h : X → R tales que f(x) ≤ g(x) ≤ h(x) para
toodo x ∈ X. Si f y h son derivables en el punto a ∈ X ∩X

,
con f(a) = h(a) y f

(a) = h

(a), demuestre que g es derivable
en dicho punto y que g

(a) = f

(a).
3. Sea f : X → R derivable en el punto a ∈ X ∩ X

+
∩ X


. Si
x
n
< a < y
n
para todo n y l´ımx
n
= l´ımy
n
= a, pruebe que
l´ım
n→∞
[f(y
n
) −f(x
n
)]/(y
n
−x
n
) = f

(a). Interprete geom´etrica-
mente esta propiedad.
4. D´e un ejemplo de una funci´on derivable f : R → R y de
sucesiones de puntos 0 < x
n
< y
n
, con l´ımx
n
= l´ımy
n
= 0,
tales que no exista el l´ımite l´ım
n→∞
[f(y
n
) −f(x
n
)]/(y
n
−x
n
).
5. Sea f : X →R derivable en el punto a ∈ X∩X

+
∩X


. Pruebe
que l´ım
h→0
[f(a + h) − f(a − h)]/2h = f

(a). D´e un ejemplo en
que dicho l´ımite exista y sin embargo f no sea derivable en el
punto a.
Secci´on 2: Reglas de derivaci´on
1. Admitiendo que (e
x
)

= e
x
y que l´ım
y→+∞
e
y
/y = +∞, pruebe
que la funci´on f : R →R, definida por f(x) = e
−1/x
2
cuando
x ,= 0 y f(0) = 0, tiene derivada igual a cero en el punto
x = 0, y que lo mismo ocurre con f

: R → R, f
′′
, . . . y
as´ı sucesivamente.
Secci´on 5 Ejercicios 113
2. Sea I un intervalo abierto. Una funci´on f : I →R se dice de
clase C
2
cuando es derivable y su derivada f

: I → R es de
clase C
1
. Pruebe que si f(I) ⊂ J y g : J →R es de clase C
2
entonces la funci´on compuesta g ◦ f : I →R es de clase C
2
.
3. Sea f : I →R de clase C
2
con f(I) = J y f

(x) ,= 0 para todo
x ∈ I. Calcule la derivada segunda de f
−1
J
→ R y demuestre
que f
−1
es de clase C
2
.
4. Sea I un intervalo centrado en 0. Una funci´on f : I → R se
llama par cuando f(x) = f(−x) e impar cuando f(−x) =
−f(x) para todo x ∈ I. Si f es par, sus derivadas de orden
par (si existen) son funciones pares y sus derivadas de orden
impar son funciones impares. En particular estas ´ ultimas se
anulan en el punto 0. Enuncie un resultado an´alogo para f
impar.
5. Sea f : R → R derivable, tal que f(tx) = tf(x) para cuales-
quiera t, x ∈ R. Pruebe que existe c ∈ R tal que f(x) = c x
para todo x ∈ R. En general, si f : R →R es k veces deriva-
ble y f(tx) = t
k
f(x) para cualesquiera t, x ∈ R, pruebe que
existe c ∈ R tal que f(x) = c x
k
para todo x ∈ R.
Secci´on 3: Derivada y crecimiento local.
1. Si f : R → R es de clase C
1
, demuestre que el conjunto de
sus puntos cr´ıticos es cerrado. D´e un ejemplo de una funci´on
derivable f : R → R tal que 0 sea el l´ımite de una sucesi´on
de puntos cr´ıticos de f y sin embargo f

(0) > 0.
2. Sea f : I → R derivable en el intervalo abierto I. Un punto
cr´ıtico c ∈ I se llama no degenerado cuando f
′′
(c) es diferente
de cero. Pruebe que todo punto cr´ıtco no degenerado es un
punto de m´aximo local o de m´ınimo local.
3. Si c ∈ I es un punto cr´ıtico no degenerado de una funci´on f :
I → R, derivable en el intervalo abierto I, pruebe que existe
δ > 0 tal que c es el ´ unico punto cr´ıtico de f en el intervalo
(c − δ, c + δ). Concluya que en un conjunto compacto K ⊂
I, donde todos los puntos cr´ıticos de f son no degenerados,
exiten como m´aximo un n´ umero finito de `estos.
114 Derivadas Cap. 8
4. Pruebe directamente (sin usar el ejercicio anterior) que si un
punto cr´ıtico c de una funci´on f : I → R es el l´ımite de una
sucesi´on de puntos cr´ıticos c
n
,= c entonces f
′′
(c) = 0.
5. Pruebe que el conjunto de los puntos de m´aximo o m´ınimo
local estricto de cualquier funci´´on f : R →R es numerable.
Secci´on 4: Funciones derivables en un intervalo
1. Sea g : I → R continua en el intervalo abierto I, excepto
en el punto c ∈ I. Pruebe que si existen los l´ımites laterales
l´ım
x→c

g(x) = A y l´ım
x→c
+
g(x) = B, con A ,= B, entonces no
existe ninguna funci´on derivable f : I →R tal que f

= g.
2. Sea f : R
+
→R definida mediante f(x) = log x/x. Admitien-
do que (log

)(x) = 1/x, indique los intervalos de crecimiento
y decrecimiento de f, sus puntos cr´ıticos y los l´ımites de f
cuando x →0 y cuando x →+∞.
3. Realice un estudio similar al del ejercicio anterior con la fun-
ci´on g : R
+
→R, definida por g(x) = e
x
/x; para esto admita
que (e
x
)

= e
x
.
4. Suponiendo conocidas las reglas de derivaci´on de las funcio-
nes seno y coseno, pruebe que sen : (−π/2, π/2) → (−1, 1),
cos : (0, π) →(−1, 1) y tan = sen / cos : (−π/2, π/2) →R son
biyecciones con derivadas ,= 0 en todo punto; calcule las deri-
vadas de las funciones inversas arc sen : (−1, 1) →(π/2, π/2),
arc cos : (−1, 1) →(0, π) y arctan : R →(−π/2, π/2).
5. Dada f derivable en el intervalo I, sean X = ¦f

(x) : x ∈ I¦
e Y = ¦[f(y) − f(x)]/(y − x) : x ,= y y, x ∈ I¦. El Teorema
del Valor Medio nos asegura que Y ⊂ X. D´e un ejemplo en el
que Y ,= X. Pruebe que Y = X, concluya que sup X = sup Y
e ´ınf X =´ınf Y .
6. Sea f : (a, b) →R acotada y derivable. Si no existe l´ım
x→a
+
f(x)
o l´ım
x→b

f(x), pruebe que, para todo c ∈ R, existe x ∈ (a, b) tal
que f

(x) = c.
Secci´on 5 Ejercicios 115
7. Sea f : [a, b] →R continua y derivable en el intervalo abierto
(a, b), tal que f

(x) ≥ 0 para todo x ∈ (a, b). Si f

(x) = 0 so-
lamente en un conjunto finito, pruebe que f es estrictamente
creciente.
8. Use el principio de los intervalos encajados para probar direc-
tamente (sin usar el Teorema del Valor Medio) que si f : I →
R es derivable, con f

(x) = 0 en todo punto x del intervalo I,
entonces f es constante.
9. Usando la t´ecnica del ejercicio anterior, pruebe que una fun-
ci´on derivable f : I → R, tal que [f

(x)[ ≤ k para to-
do x en el intervalo I, cumple la condici´on de Lispschitz
[f(y) −f(x)[ ≤ k[y −x[ para todo x, y ∈ I.
10. Sea f : [a, b] →R una funci´on con derivada acotada en (a, b)
que cumple la propiedad del valor intermedio (cfr. Ejercicio
2.3, Cap´ıtulo 7). Pruebe que f es continua.
11. Si f : I → R cumple [f(y) − f(x)[ ≤ c[y − x[
α
para todo
x, y ∈ I, con α > 1 y c ∈ R, pruebe que f es constante.
12. Pruebe que si f : X → R es derivable y f

: X ∩ X

→ R
es continua en el punto a, entonces, para cualquier par de
sucesiones x
n
,= y
n
∈ X con l´ımx
n
= l´ımy
n
= a, se tiene
l´ım[f(y
n
) −f(x
n
)]/(y
n
−x
n
) = f

(a).
116 Derivadas Cap. 8
9
F´ormula de Taylor
y aplicaciones de la derivada
Las aplicaciones m´as elementales de la derivada, relacionadas con
problemas de m´aximos y m´ınimos, y la regla de L’Hˆopital, se en-
cuentran ampliamente divulgadas en los libros de c´alculo. Aqu´ı ex-
pondremos dos aplicaciones, a saber, el estudio de las funciones
convexas y el m´etodo de Newton.
1. F´ormula de Taylor
La n-´esima derivada (o derivada de orden n) de una funci´on f en
el punto a se indicar´a con la notaci´on f
(n)
(a). Para n = 1, 2 y
3 se escribe f

(a), f
′′
(a) y f
′′′
(a), respectivamente. Por definici´on
f
′′
(a) = (f

)

(a), y as´ı sucesivamente: f
(n)
(a) = (f
(n−1)
)

(a). Para
que f
(n)
(a) tenga sentido es necesario que f
(n−1)
(x) est´e definida
en un conjunto del que a sea punto de acumulaci´on y que sea deri-
vable en el punto x = a. En todos lo casos que consideraremos tal
conjunto ser´a un intervalo. Cuando existe f
(n)
(x) para todo x ∈ I,
se dice que la funci´on f : I →R es derivable n veces en el intervalo
I. Cuando f es derivable (n −1) veces en un entorno de a y existe
f
(n)
(a) decimos que f : I → R es derivable n veces en el punto
a ∈ I.
Decimos que f : I →R es un funci´on de clase C
n
, y escribimos
f ∈ C
n
, cuando f es derivable n veces y, adem´as, la funci´on f
(n)
:
I →R es continua. Cuando f ∈ C
n
para todo n ∈ N, decimos que
f es de clase C

, y escribimos f ∈ C

. Es conveniente considerar
f como su propia “derivada de orden cero” y escribir f
(0)
= f.
117
118 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
As´ı f ∈ C
0
quiere decir que f es una funci´on continua.
Ejemplo 1. Para n = 0, 1, 2, . . . sea f
n
: R →R definida mediante
f
n
(x) = x
n
[x[. Entonces, f
n
(x) = x
n+1
si x ≥ 0 y f
n
(x) = −x
n+1
si x ≥ 0. Cada funci´ on f
n
es de clase C
n
pues su n-´esima derivada
es igual a (n + 1)![x[. Sin embargo f
n
no es derivable (n + 1) veces
en el punto 0, luego no es de clase C
n+1
. Las funciones de uso m´as
frecuente, tales como polinomios, funciones racionales, funciones
trigonom´etricas, exponenciales y logaritmo son de clase C

.
Sea f : I →R definida en el intervalo I y derivable n veces en el
punto a ∈ I. El polinomio de Taylor de orden n de la funci´on f en
el punto a es el polinomio p(h) = a
0
+a
1
h+ a
n
h
n
(de grado ≤ n)
cuyas derivadas de orden ≤ n en el punto h = 0 coinciden con las de-
rivadas del mismo orden de f en el punto a, esto es, p
(i)
(0) = f
(i)
(a),
i = 0, 1, . . . , n. Ahora bien, las derivadas p
(0)
(0), p
(1)
(0), . . . , p
(n)
(0)
determinan un´ıvocamente el polinomio p(h), pues p
(i)
(0) = i!a
i
. Por
tanto, el polinomio de Taylor de orden n de la funci´on f en el punto
a es:
p(h) = f(a) + f

(a) h +
f
′′
(a)
2!
h
2
+ +
f
(n)
(a)
n!
h
n
.
Si p(h) es el polinomio de Taylor de orden n de la funci´on f :
I →R es el punto a ∈ I entonces la funci´on r(h) = f(a+h) −p(h),
definida en el intervalo J = ¦h ∈ R : a + h ∈ I¦, es derivable n
veces en el punto 0 ∈ J; adem´as r(0) = r

(0) = = r
(n)
(0) = 0.
Lema 1. Sea r : J → R derivable n veces en el punto 0 ∈ J.
Para que r
(i)
= 0, i = 0, 1, . . . , n, es necesario y suficiente que
l´ım
h→0
r(h)/h
n
= 0.
Demostraci´on: En primer lugar supongamos que las derivadas
de r de orden menor o igual a n, se anulan en el punto 0. Para
n = 1, esto quiere decir r(0) = r

(0) = 0. Entonces l´ım
h→0
r(h)/h =
l´ım
h→0
[r(h) −r(0)]/h = r

(0) = 0. Para n = 2 tenemos r(0) = r

(0) =
r
′′
(0) = 0. Por lo que acabamos de ver esto implica l´ım
x→0
r

(x)/x = 0.
El Teorema del Valor Medio nos asegura que, para todo h ,= 0,
existe x en el intervalo de extremos 0 y h tal que r(h)/h
2
= [r(h) −
r(0)]/h
2
= r

(x)h/h
2
= r

(x)/h. Por consiguente, l´ım
h→0
r(h)/h
2
=
Secci´on 1 F´ormula de Taylor 119
l´ım
h→0
r

(x)/h = l´ım
h→0
[r

(x)/x][x/h] = 0, pues h → 0 implica x → 0
y, adem´as. [x/h[ ≤ 1. El mismo argumento nos permite pasar de
n = 2 a n = 3 y as´ı sucesivamente. Rec´ıprocamente, supongamos
que l´ım
h→0
r(h)/h
n
= 0. De aqu´ı resulta que, para i = 0, 1, . . . , n,
l´ım
h→0
r(h)/h
i
= l´ım
h→0
(r(h)/h
n
)h
n−i
= 0. Por tanto r(0) = l´ım
h→0
r(h) =
l´ım
h→0
r(h)/h
0
= 0. Adem´as, r

(0) = l´ım
h→0
r(h)/h = 0. Respecto a r
′′
(0)
consideremos la funci´on auxiliar ϕ : J →R, definida como ϕ(h) =
r(h) − r
′′
(0)h
2
/2. Evidentemente, ϕ(0) = ϕ

(0) = ϕ
′′
(0) = 0. De
la parte del lema ya demostrada se deduce que l´ım
h→0
ϕ(h)/h
2
= 0.
Como ϕ(h)/h
2
= r(h)/h
2
−r
′′
(0)/2 y sabemos que l´ım
h→0
r(h)/h
2
= 0,
resulta que r
′′
(0) = 0. El mismo argumento nos permite pasar de
n = 2 a n = 3, y as´ı sucesivamente.
Teorema 1. (F´ormula de Taylor infinitesimal) Sea f : I →R
n veces derivable en el punto a ∈ I. La funci´on r : J →R, definida
en el intervalo J = ¦h ∈ R : a + h ∈ I¦ mediante la igualdad
f(a +h) = f(a) +f

(a) h +
f
′′
(a)
2!
h
2
+ +
f
(n)
(a)
n!
h
n
+r(h) ,
cumple l´ım
h→0
r(h)/h
n
= 0. Rec´ıprocamente, si p(h) es un polinomio
de grado ≤ n tal que r(h) = f(a+h)−p(h) cumple l´ım
h→0
r(h)/h
n
= 0,
entonces p(h) es el polinomio de Taylor de orden n de f en el punto
a, esto es,
p(h) =
n

i=0
f
(i)
(a)
i!
h
i
.
Demostraci´on: La funci´on r, definida a partir de la f´ormula de
Taylor, es n veces derivable en el punto 0 y sus derivadas, hasta
la de orden n, son nulas en dicho punto. Luego, por el Lema, se
tiene l´ım
h→0
r(h)/h
n
= 0. Rec´ıprocamente, si r(h) = f(a + h) − p(h)
es tal que l´ımr(h)/h
n
= 0 entonces, de nuevo por el Lema, las
derivadas, hasta la de orden n, de r en el punto 0 son nulas, luego
p
(i)
(0) = f
(i)
(a) para i = 0, 1, . . . , n, o sea, p(h) es el polinomio de
Taylor de orden n de la funci´on f en el punto a.
Ejemplo 2. Sea f : I →R n veces derivable en el punto a ∈ int I
y tal que f
(i)
(a) = 0 para 1 ≤ i < n y f
(n)
(a) ,= 0. Si n es par,
120 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
entonces f posee un m´ınimo local estricto en el punto a siempre
que f
(n)
(a) > 0, un m´aximo local estricto siempre que f
(n)
(a) < 0.
Si n es impar entonces a no es punto ni de m´ınimo ni de m´aximo
local. En efecto, en este caso podemos escribir la f´ormula de Taylor
como
f(a + h) −f(a) = h
n
_
f
(n)
(a)
n!
+
r(h)
h
n
_
.
Por la definici´on de l´ımite existe δ > 0 tal que para a + h ∈ I,
0 < [h[ < δ, la suma de los t´erminos dentro de los corchetes tiene el
mismo signo que f
(n)
(a). Como a ∈ intI, podemos tomar δ de modo
que [h[ < δ →a+h ∈ I. Entonces, cuando n es par y f
(n)
8a) > 0, la
diferencia f(a+h) −f(a) es positiva siempre que 0 < [h[ < δ, luego
f posee un m´ınimo local estricto en el punto a. An´alogamente, si
n es par y f
(n)
(a) < 0, la diferencia f(a + h) − f(a) es negativa
cuando 0 < [h[ < δ, luego f tiene un m´aximo local en el punto a.
Finalmente, si n es impar, el factor h
n
tiene el mismo signo que h,
luego la diferencia f(a +h) −f(a) cambia de signo cuando h as´ı lo
hace, luego f no tiene ni un m´aximo ni un m´ınimo local en el punto
a.
Ejemplo 3. (De nuevo la Regla de L’Hˆopital) Sean f, g :
I →R n veces derivables en el punto a ∈ I, con derivadas nulas en
dicho punto hasta la de orden n −1. Si g
(n)
(a) ,= 0 entonces
l´ım
x→a
f(x)
g(x)
=
f
(n)
(a)
g
(n)
(a)
.
En efecto, por la f´ormula de Taylor, tenemos
f(a + h) = h
n
_
f
(n)
(a)
n!
+
r(h)
h
n
_
y
g(a + h) = h
n
_
g
(n)
(a)
n!
+
s(h)
h
n
_
,
donde l´ım
h→0
r(h)
h
n
= l´ım
h→0
s(h)
h
n
= 0. Por tanto
l´ım
x→a
f(x)
g(x)
= l´ım
h→0
f(a + h)
g(a + h)
= l´ım
h→0
f
(n)
(a)
n!
+
r(h)
h
n
g
(n)
(a)
n!
+
s(h)
h
n
=
f
(n)
(a)
g
(n)
(a)
.
Secci´on 2 Funciones c´oncavas y convexas 121
La f´ormula de Taylor infinitesimal se denomina as´ı porque s´olo
afirma algo cuando h → 0. A continuaci´on daremos otra versi´on
de esta f´ormula donde se calcula de forma aproximada el valor de
f(a + h) para h fijo.
´
Esta es una generalizaci´on del Teorema del
Valor Medio de Lagrange. Igual que en aquel teorema, se trata de
un resultado de car´acter global, donde se supone que f es n veces
derivable en todos los puntos del intervalo (a, a + h).
Teorema 2. (F´ormula de Taylor, con resto de Lagrange.)
Sea f : [a, b] → R derivable n veces en el intervalo abierto (a, b) y
f
(n−1)
continua en [a, b]. Entonces existe c ∈ (a, b) tal que:
f(b) = f(a)+f

(a)(b−a)+ +
f
(n−1)
(a)
(n −1)!
(b−a)
n−1
+
f
(n)
(c)
n!
(b−a)
n
.
Escribiendo b = a +h, esto quiere decir que existe θ, 0 < θ < 1, tal
que
f(a + h) = f(a) + f

(a) h + +
f
(n−1)
(a)
(n −1)!
h
n−1
+
f
(n)
(a + θh)
n!
h
n
.
Demostraci´on: Sea ϕ : [a, b] →R definida mediante
ϕ(x) = f(b)−f(x)−f

(x)(b−x)− −
f
(n−1)
(x)
(n −1)!
(b−x)
n−1

K
n!
(b−x)
n
,
donde la constante K se escoge de forma que ϕ(a) = 0. Entonces
ϕ es continua en [a, b], diferenciable en (a, b) y ϕ(a) = ϕ(b) = 0. Se
ve facilmente que
ϕ

(x) =
K −f
(n)
(x)
(n −1)!
(b −x)
n−1
.
Por el Teorema de Rolle, existe c ∈ (a, b) tal que ϕ

(c) = 0. Esto
significa que K = f
(n)
(c). Ahora el Teorema 2 se obtiene haciendo
x = a en la definici´on de ϕ y recordando que ϕ(a) = 0.
2. Funciones c´oncavas y convexas
Si a ,= b, la recta que une los puntos (a, A) y (b, B) en el plano
R
2
es el conjunto de los puntos (x, y) tales que
y = A+
B −a
b −a
(x −a) ,
122 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
o equivalentemente
y = B +
B −A
b −a
(x −b) .
a x
b
f(a)
f(x)
f(b)
Cuando se tiene una funci´on f : X → R, definida en un conjunto
X ⊂ R, dados a, b ∈ X, la recta que une los puntos (a, f(a)) y
(b, f(b)) del gr´afico de f se llama secante ab.
Sea I ⊂ R un intervalo. Una funci´on f : I →R se llama conve-
xa cuando su gr´afico est´a situado debajo de cualquier secante. De
forma m´as precisa, la convexidad de f se expresa como sigue:
a < x < b en I ⇒ f(x) ≤ f(a) +
f(b) −f(a)
b −a
(x −a) ,
o sea
a < x < b en I ⇒ f(x) ≤ f(b) +
f(b) −f(a)
b −a
(x −b) .
Por tanto, f : I → R es convexa en el intervalo I si, y s´olo si,
se cumplen las desigualdaddes fundamentales:
(∗) a < x < b en I ⇒
f(x) −f(a)
x −a

f(b) −f(a)
b −a

f(x) −f(b)
x −b
.
Una cualquiera de las dos desigualdades anteriores implica la
otra. Significa que, si a < x < b, la secante ax tiene menor pendiente
que la secante ab y ´esta, a su vez, tiene menor pendiente que la
secante xb.
Teorema 3. Si f : I → R es convexa en el intervalo I entonces
existen las derivadas laterales f

+
(c) y f


(c) en todo punto c ∈ int I.
Secci´on 2 Funciones c´oncavas y convexas 123
Demostraci´on: En virtud de las observaciones que acabamos de
hacer la funci´on ϕ
c
(x) =
f(x)−f(c)
x−c
es mon´otona creciente en el inter-
valo J = I ∩(c, +∞). Adem´as, como c ∈ int I, existe a ∈ I, tal que
a < c. Por tanto, ϕ
c
(x) ≥ [f(a) − f(c)]/(a − c) para todo x ∈ J.
As´ı, la funci´on ϕ
c
: J →R est´a acotada inferiormente. Luego existe
el l´ımite por la derecha f

+
(c) = l´ım
x→c
+
ϕ
c
(x). Para la derivada por la
izquierda usamos un razonamiento semejante.
Corolario 5. Una funci´on convexa f : I →R es continua en todo
punto del interior del intervalo I.
Obs´ervese que f : [0, 1] → R, definida por f(0) = 1 y f(x) = 0
si 0 < x ≤ 1, es convexa y sin embargo discontinua en el punto 0.
Teorema 4. Las siguiente afirmaciones sobre la funci´on f : I →R,
derivable en el intervalo I, son equivalentes:
(1) f es convexa.
(2) La derivada f

: I →R es mon´otona creciente.
(3) Para cualesquiera a, x ∈ I se tiene f(x) ≥ f(a) +f

(a)(x −a),
o sea, el gr´afico de f est´a situado encima de sus tangentes.
Demostraci´on: Probaremos las implicaciones (1)⇒(2)⇒(3)⇒(1).
(1)⇒(2). Sean a < x < b en I. Haciendo primero x → a
+
, y
despu´es x → b

, en las desigualdades fundamentales (∗), se tiene
f

+
(a) ≤ [f(b)−f(a)]/(b−a) ≤ f


(b). Luego a < b ⇒f

(a) ≤ f

(b).
(2)⇒(3). Consideremos a < x en I. Por el Teorema del Valor Me-
dio existe z ∈ (a, x) tal que f(x) = f(a) + f

(z)(x − a). Como
f

es mon´otona creciente, tenemos f

(z) ≥ f

(a). Luego f(x) ≥
f(a) +f

(a)(x−a). En el caso x < a se usa un razonamiento an´alo-
go.
(3)⇒(1). Sean a < c < b en I. Escribimos α(x) = f(c) +f

(c)(x−c
y llamamos H = ¦(x, y) ∈ R
2
: y ≥ α(x)¦ al semiplano superior
limitado por la recta tangente al gr´afico de f en el punto (c, f(c)),
y = α(x). Evidentemente, H es un subconjunto convexo del plano,
esto es, el segmento que une dos puntos cualesquiera de H est´a con-
tenido en H. La hip´otesis (3) nos asegura que los puntos (a, f(a))
124 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
y (b, f(b)) pertenecen a H. En particular, el punto de dicho seg-
mento que tiene abcisa c pertenece a H, esto es, tiene ordenada
≥ α(c) = f(c). Esto significa que f(c) ≤ f(a) +
f(b)−f(a)
b−a
(c − a).
Como a < c < b son puntos cualesquiera de I, la funci´on f es
convexa.
Corolario 1. Todo punto cr´ıtico de una funci´on convexa es un
punto de m´ınimo absoluto.
c a x
Fig. 6 - La funci´on f : R
+
→R, dada por f(x) =
x
2
16
+
1
x
,
es convexa. Su punto cr´ıtico c = 2 es un m´ınimo absoluto.
Su gr´afico est´a situado encima de sus tangentes.
En efecto, decir que a ∈ I es un punto cr´ıtico de la funci´on
f : I → R equivale a afirmar que f tiene derivada nula en dicho
punto. Si f es convexa y a ∈ I es un punto cr´ıtico de f entonces
la condici´on (3) de arriba nos asegura que f(x) ≥ f(a) para todo
x ∈ I, luego a es un punto m´ınimo absoluto de f.
Corolario 2. Una funci´on dos veces derivable en el intervalo I,
f : I →R, es convexa si, y s´olo si, f
′′
(x) ≥ 0 para todo x ∈ I.
En efecto, f
′′
(x) ≥ 0 para todo x ∈ I equivale a afirmar que
f

: I →R es mon´otona creciente.
Una funci´on f : I → R se dice c´oncava cuando −f es convexa,
esto es, cuando el gr´afico de f est`a encima de sus secantes. Las
desigualdades que caracterizan a una funci´on c´oncava son an´alogas
a las de (∗) de arriba, con ≥en vez de ≤. En cada punto interior a de
su dominio existen las derivadas laterales de una funci´on c´oncava,
Secci´on 2 Funciones c´oncavas y convexas 125
luego la funci´on es continua en dichos puntos. Una funci´on derivable
es c´oncava si, y s´olo si, su derivada es mon´otona decreciente. Una
funci´on dos veces derivable es c´oncava si, y s´olo si, su derivada
segunda es ≤ 0. Una funci´on derivable es c´oncava si, y s´olo si, su
derivada segunda es ≤ 0. Una funci´on derivable es c´oncava si, y
s´olo si, su gr´afico est´a situado debajo de sus tangentes. Todo punto
cr´ıtico de una funci´on c´oncava es un punto de m´aximo absoluto.
Existen tambi´en las nociones de funci´on estrictamente convexa
y estrictamente c´oncava, donde se exige que
a < x < b ⇒ f(x) < f(a) +
f(b) −f(a)
b −a
(x −a)
en el caso convexo, y con > en vez de < en el caso c´oncavo. Esta
condici´on impide que el gr´ afico de f posea partes rectil´ıneas. La
convexidad estricta implica que f

es estrictamente creciente, pero
no implica f
′′
(x) > 0 para todo x ∈ I. No obstante, f
′′
(x) > 0
para todo x ∈ I ⇒ f

estrictamente creciente ⇒ f estrictamente
convexa.
Ejemplo 4. Para todo n ∈ N la funci´on f : R →R, f(x) = x
2n
es
estrictamente convexa, pero f
′′
(x) = 2n(2n−1)x
2n−2
se anula en el
punto x = 0. La funci´on exponencial f(x) = e
x
es (estrictamente)
convexa, mientras que log x (si x > 0) es c´oncava. La funci´on g :
R −¦0¦ →R, g(x) = 1/x, es c´oncava si x < 0 y convexa si x > 0.
Los puntos x del intervalo [a, b] se escriben de forma ´ unica, como
x = (1 − t)a + tb, con 0 ≤ t ≤ 1. En efecto, esta igualdad es
equivalente a t = (x − a)/(b − a). El segmento de recta que une
los puntos (a, f(a)) y (b, f(b)) en el plano, el punto de abscisa x =
(1 − t)a + tb tiene como ordenada (1 − t)f(a) + tf(b). Por tanto,
una funci´on es convexa si, y s´olo si,
a, b ∈ I, 0 ≤ t ≤ 1 ⇒ f((1 −t)a +tb) ≤ (1 −t)f(a) +tf(b) .
Equivalentemente, f : I → R es convexa si, y s´olo si, para
cualesquiera a
1
, a
2
∈ I y t
1
, t
2
∈ [0, 1] tales que t
1
+t
2
= 1, se tiene
f(t
1
a
1
+ t
2
a
2
) ≤ t
1
f(a
1
) + t
2
f(a
2
) .
Ahora consideremos f : I →Rconvexa, a
1
, a
2
, a
3
∈ I y t
1
, t
2
, t
3

[0, 1], con t
1
+ t
2
+ t
3
= 1. Afirmamos que
f(t
1
a
1
+ t
2
a
2
+ t
3
a
3
) ≤ t
1
f(a
1
) + t
2
f(a
2
) + t
3
f(a
3
) .
126 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
En efecto, esta desigualdad es obvia si t
1
= t
2
= 0 y t
3
= 1. No
obstante, si t
1
+ t
2
,= 0, podemos escribir
t
1
a
1
+ t
2
a
2
+ t
3
a
3
= (t
1
+ t
2
)
_
t
1
t
1
+ t
2
a
1
+
t
2
t
1
+ t
2
a
2
_
+ t
3
a
3
.
Como
(t
1
+ t
2
) + t
3
= 1 y
t
1
t
1
+ t
2
+
t
2
t
1
+ t
2
= 1 ,
aplicando dos veces el caso ya conocido, en el que se tiene dos
sumandos, resulta la desigualdad que queremos obtener.
An´alogamente, si f : I →R es convexa, entonces, dados a
1
, . . . , a
n

I y t
1
, . . . , t
n
∈ [0, 1] tales que t
1
+ + t
n
= 1, se tiene
f(t
1
a
1
+ + t
n
a
n
) ≤ t
1
f(a
1
) + + t
n
f(a
n
) .
Este resultado aplicado a la funci´on convexa f(x) = exp(x), con
t
1
= t
2
= = t
n
= 1/n, a
1
= log x
1
, . . . , a
n
= log x
n
, nos da, para
cualesquiera n n´ umeros reales positivos x
1
, . . . , x
n
, la desigualdad
n

x
1
x
2
x
n
=
n

e
a
1
e
a
2
e
an
= exp
_
a
1
+ + a
n
n
_
= f(t
1
a
1
+ + t
n
a
n
)
≤ t
1
f(a
1
) + + t
n
f(a
n
)
=
e
a
1
+ + e
an
n
=
x
1
+ + x
n
n
,
o sea:
n

x
1
x
2
x
n

x
1
+ + x
n
n
.
´
Esta es la desigualdad cl´asica entre las medias aritm´eticas y geom´etri-
ca.
En general, el mismo m´etodo sirve para demostrar la desigual-
dad:
x
t
1
1
x
t
2
2
x
tn
n
≤ t
1
x
1
+ t
2
x
2
+ + t
n
x
n
v´alidas para n´ umeros mayores o iguales a x
1
, . . . , x
n
y t
1
, . . . , t
n
tales que t
1
+ t
2
+ + t
n
= 1. La desigualdad anterior entre las
medias aritm´eticas y geom´etrica corresponde al caso particular t
1
=
= t
n
= 1/n.
Secci´on 3 Aproximaciones sucesivas y el m´etodo de Newton 127
3. Aproximaciones sucesivas y el m´etodo de Newton
Se dice que una funci´on f : X → R es una contracci´on cuando
existe una constante k ∈ [0, 1) tal que [f(y) −f(x)[ ≤ k[y −x[ para
cualesquiera x, y ∈ X. Los ejemplos m´as comunes de contracciones
son las funciones f : I → R, derivables en el intervalo I, tales que
[f

(x)[ ≤ k < 1 para todo x ∈ I. Evidentemente, toda contracci´on
es una funci´on uniformemente continua.
Teorema 5. (Punto fijo de las contracciones) Si X ⊂ R es
cerrado entonces toda contracci´on f : X →X posee un ´ unico punto
fijo. De forma m´as precisa, dado cualquier x
0
∈ X, la sucesi´on de
las aproximaciones sucesivas
x
1
= f(x
0
), x
2
= f(x
1
), . . . , x
n+1
= f(x
n
), . . .
converge para el ´ unico punto a ∈ X tal que f(a) = a.
Demostraci´on: Sea [f(y) − f(x)[ ≤ k[y − x[ para cualesquiera
x, y ∈ X, donde 0 ≤ k < 1. Entonces [x
n+1
− x
n
[ ≤ k[x
n
− x
n−1
[,
luego, por el Criterio de d
´
Alembert, la serie s =


n=1
(x
n
−x
n−1
) es
absolutamente convergente. Ahora bien, la suma de los n primeros
t´erminos de esta serie es s
n
= x
n
− x
0
. De l´ıms
n
= s se sigue
l´ımx
n
= s+x
0
= a. Como el conjunto X es cerrado se tiene a ∈ X.
Haciendo n →∞en la igualdad x
n+1
= f(x
n
), como f es continua,
se obtiene a = f(a). Finalmente, si a = f(a) y b = f(b) entonces
[b − a[ = [f(b) − f(a)[ ≤ k[b − a[, o sea, (1 − k)[b − a[ ≤ 0. Como
1 − k > 0, concluimos que a = b, luego el punto fio a ∈ X es
´ unico.
Ejemplo 5. La funci´on f : R → R, dada por f(x) =

1 + x
2
,
no tiene ning´ un punto fijo, pues f(x) > x para todo x ∈ R. Su
derivada f

(x) = x/

x
2
+ 1 cumple [f

(x)[ < 1, luego se tiene
[f(y) − f(x)[ < [y − x[ para cualesquiera x, y ∈ R. Este ejemplo
demuestra que solamente la condici´on [f(y) −f(x)[ < [y −x[ no es
suficiente para obtener un punto fijo.
Ejemplo 6. La funci´on f : [1, +∞) → R, dada por f(x) = x/2,
es una contracci´on; sin embargo, no tiene ning´ un punto fijo a ∈
[1, +∞). Esto demuestra que en el m´etodo de las aproximaciones
sucesivas es esencial verificar que la condici´on f(X) ⊂ X se cumple.
En este ejemplo, no se tiene f([1, +∞)) ⊂ [1, +∞).
128 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
Ejemplo 7. f : (0, 1) →(0, 1), dada por f(x) = x/2, tiene derivada
f

(x) = 1/2; sin embargo no posee ning´ un punto fijo, pues (0, 1) no
es cerrado.
Una aplicaci´on importante del m´etodo de las aproximaciones
sucesivas es el llamado m´etodo de Newton para la obtenci´on de
aproximaciones de una ra´ız de la ecuaci´on f(x) = 0. En este m´etodo
se tiene una funci´on f : I →R de clase C
1
en el intervalo I, tal que
f

(x) ,= 0 para todo x ∈ I, se toma un valor inicial x
0
y se escribe
x
1
= x
0

f(x
0
)
f

(x
0
)
,
x
2
= x
1

f(x
1
)
f

(x
1
)
,
.
.
.
x
n+1
= x
n

f(x
n
)
f

(x
n
)
, etc.
Cuando la sucesi´on (x
n
) converge, su l´ımite a es una ra´ız de la
ecuaci´on f(x) = 0 pues, haciendo n →∞ en la igualdad
x
n+1
= x
n

f(x
n
)
f

(x
n
)
,
resulta a = a −f(a)/f

(a), de donde f(a) = 0.
El m´etodo de Newton resulta al observar que las ra´ıces de la
ecuaci´on f(x) = 0 son los puntos fijos de la funci´on N = N
f
: I →
R, definida mediante
N(x) = x −
f(x)
f

(x)
.
El n´ umero N(x) = x − f(x)/f

(x) es la abscisa del punto en
que la tangente al gr´afico de f en el punto (x, f(x)) intersecta al
eje horizontal. La idea que motiva el m´etodo de Newton es que, si la
tangente es una aproximaci´on de la curva, entonces su intersecci´on
con el eje x es una aproximaci´on del punto de intersecci´on de la
curva con dicho eje, esto es, el punto x tal que f(x) = 0.
Es f´acil dar ejemplos en los que la sucesi´on (x
n
) de las aproxi-
maciones del m´etodo de Newton no converge: es suficiente tomar
una funci´on, como por ejemplo f(x) = e
x
, que no alcance el valor
0.
Secci´on 3 Aproximaciones sucesivas y el m´etodo de Newton 129
y
x
y = f(x)
0 x
0
x
1
x
2
f(x
0
)
f(x
1
)
Fig. 7 - Como la pendiente de la tangente es f

(x) =
f(x
0
)/(x
0
−x
1
), se sigue que x
1
= x
0
−f(x
0
)/f

(x
0
)
Incluso en el caso en que la ecuaci´on f(x) = 0 tenga una ra´ız real la
sucesi´on (x
n
) puede ser divergente, por ejemplo si x
0
se toma lejos
de la ra´ız.
Existen, evidentemente, infinitas funciones cuyos puntos fijos
son las ra´ıces de la ecuaci´on f(x) = 0. La importancia de la fun-
ci´on N(x) reside en la rapidez con que las aproximaciones sucesivas
convergen a la ra´ız a de la ecuaci´on f(x) = 0 (cuando convergen):
cada x
n+1
= N(x
n
) es una aproximaci´on de a cerca del doble de los
d´ıgitos decimales exactos de x
n
. (Vea el Ejemplo 9).
A continuaci´on demostraremos que si la derivida segunda de
f : I → R es continuam f
′′
: I → R y f

(x) ,= 0 para todo
x ∈ I, entonces cada punto a ∈ I tal que f(a) = 0 tiene un entorno
J = [a − δ, a + δ] tal que, comenzando con cualquier valor inicial
x
0
∈ J, la sucesi´on de puntos (x
n+1
) = N(x
n
) converge a a.
En efecto, la derivada N

(x) = f(x)f
′′
(x)/f

(x)
2
se anula en el
punto x = a. Como N

(x) es continua, si fijamos cualquier k ∈ (0, 1)
obtendremos δ > 0 tal que J = [a −δ, a +δ] ⊂ I y [N

(x)[ ≤ k < 1
para todo x ∈ J. Afirmamos que x ∈ J ⇒ N(x) ∈ J. De hecho,
x ∈ J ⇒ [N(x) − N(a)[ ≤ k[x − a[ < [x − a[ ≤ δ ⇒ N(x) ∈ J.
Por tanto, N : J → I es una contracci´on. Luego la sucesi´on x
1
=
N(x
0
), . . . , x
n+1
= N(x
n
) converge al ´ unico punto fijo a ∈ J de la
contracci´on N.
130 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
-x
0
-1/2
x
0 1/2
Fig. 8 - La funci´on f : [−1/2, 1/2] →R, dada por f(x) =
x −x
3
, se anula si x = 0. Los valores aproximados de esta
ra´ız por el m´etodo de Newton, cuando el valor inicial es
x
0
=

5/5, son sucesivamente x
0
, −x
0
, x
0
, −x
0
, etc. As´ı,
el m´etodo no converge.
Ejemplo 8. (C´alculo aproximado de
n

n). Dado c > 0 y n ∈
N, consideremos el intervalo I = [
n

c, +∞) y la funci´on f : I →R,
dada por f(x) = x
n
−c. Como f

(x) = nx
n−1
, la funci´on de Newton
N : I → R es de la forma N(x) =
1
n
[(n − 1)x + c/x
n−1
]. As´ı,
para todo x > 0, N(x) es la media aritm´etica de los n n´ umeros
x, x, . . . , x, c/x
n−1
. Como la media geom´etrica de estos n n´ umeros
es
n

c, conclu´ımos que N(x) ≥
n

c para todo x > 0. En particular,
x ∈ I ⇒ N(x) ∈ I. Adem´as N

(x) =
n−1
n
(1 − c/x
n
), luego 0 ≤
N

(x) ≤ (n −1)/n para todo x ∈ I. Esto demuestra que N : I →I
es una contracci´on. Por tanto, tomando cualquier x
0
> 0, tenemos
N(x
0
) = x
1
∈ I y las aproximaciones sucesivas x
n+1
= N(x
n
)
convergen (r´apidamente) a
n

c.
Ejemplo 9. (El m´etodo de Newton converge cuadr´atica-
mente.) Consideremos f : I → R de clase C
2
en el intervalo
I, tal que [f
′′
(x)[ ≤ A y [f

(x)[ ≥ B para todo x ∈ I, donde
A y B son constantes positivas. Acabamos de ver que, si toma-
mos la aproximaci´on inicial x
0
suficientemente cerca de un punto
a tal que f(a) = 0, la sucesi´on de las aproximaciones de Newton
x
n+1
= x
n
−f(x
n
)/f

(x
n
) converge a a. A continuaci´on usaremos el
Teorema 2 para obtener una comparaci´on entre los errores [x
n+1
−a[
y [x
n
−a[. Existe un n´ umero c comprendido entre a y x
n
tal que:
0 = f(a) = f(x
n
) + f

(x
n
)(a −x
n
) +
f
′′
(c)
2
(a −x
n
)
2
.
Secci´on 5 Ejercicios 131
Entonces
f

(x
n
)x
n
−f(x
n
) −f

(x
n
)a =
f
′′
(c)
2
(x
n
−a)
2
.
Dividiendo por f

(x
n
) obtenemos:
x
n

f(x
n
)
f

(x
n
)
−a =
f
′′
(c)
2f

(x
n
)
(x
n
−a)
2
,
esto es,
x
n+1
−a =
f
′′
(c)
2f

(x
n
)
(x
n
−a)
2
.
De donde, inmediatamente, se tiene [x
n+1
−a[ ≤
A
2B
[x
n
−a[
2
. Cuando
[x
n
−a[ < 1, el cuadrado [x
n
−a[
2
es mucho menor, lo que muestra la
rapidez de la convergencia en el m´etodo de Newton. Por ejemplo, si
f(x) = x
n
−c tenemos f
′′
/2f

= (n−a)/2x. Por tanto, si queremos
calcular valores aproximados de
n

c, donde c > 1, podemos empezar
con x
0
> 1 y siempre tendremos [x
k+1

n

c[ ≤
n−1
2
[x
k

n

c[
2
. Si
n ≤ 3 se tiene [x
k+1

n

c[ ≤ [x
k

n

c[
2
. Luego si x
k
tiene p d´ıgitos
decimales exactos entonces x
k+1
tiene 2p.
5. Ejercicios
Secci´on 1: F´ormula de Taylor
1. Use la igualdad
1
(1 −x)
= 1 + x + + x
n
+
x
n+1
(1 −x)
y la f´ormula de Taylor infinitesimal para calcular las derivadas
sucesivas en el punto x = 0, de la funci´on f : (−1, 1) → R,
dada por f(x) = 1/(1 −x).
2. Sea f : R → R definida por f(x) = x
5
/(1 + x
6
). Calcule las
derivadas de orden 2001 y 2003 de f en el punto x = 0.
3. Sea f : I → R de clase C

en el intervalo I. Supongamos
que existe k > 0 tal que [f
(n)
(x)[ ≤ k para todo x ∈ I y
n ∈ N. Pruebe que para cualesquiera x
0
, x ∈ I se tiene f(x) =


n=0
f
(n)
(x)
n!
(x −x
0
)
n
.
132 F´ormila de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
4. Usando la f´ormula de Taylor con resto de Lagrange demuestre
que f
′′
≥ 0 ⇒f convexa.
5. Sea f : I →R de clase C
2
en el intervalo I. Dado a ∈ I defina
la funci´on ϕ : I → R como ϕ(x) = [f(x) − f(a)]/(x − a) si
x ,= a y ϕ(a) = f

(a). Pruebe que ϕ es de clase C
1
. Demuestre
que f ∈ C
3
⇒ϕ ∈ C
2
.
6. Sea p : R → R un polinomio de grado n. Pruebe que para
cualesquiera a, x ∈ R se tiene:
p(x) = p(a) + p

(a)(x −a) + +
p
(n)
(a)
n!
(x −a)
n
.
7. Sean f, g : I → R dos veces derivables en el punto a ∈ int I.
Si f(a) = g(a), f

(a) = g

(a) y f(x) ≥ g(x) para todo x ∈ I,
demuestre que f
′′
(a) ≥ g
′′
(a).
Secci´on 2: Funciones c´oncavas y convexas
1. Sean f : I → R y g : J → R funciones convexas tales que
f(I) ⊂ J y g mon´otona creciente. Pruebe que g ◦ f es con-
vexa. D´e otra demostraci´on suponiendo que f y g son dos
veces derivables. Demuestre mediante un ejemplo que si g no
es mon´otona creciente el resultado no es necesariamente ver-
dadero.
2. Si f : I → R posee un punto cr´ıtico no degenerado c ∈ int I
en el que f
′′
es continua, demuestre que existe δ > 0 tal que
f es convexa o c´oncava en el intervalo (c −δ, c + δ).
3. Analice la convexidad de la suma y el producto de dos fun-
ciones convexas.
4. Una funci´on f : I → R, definida en el intervalo I, se llama
quasi-convexa (respectivamente, quasi-c´oncava) cuando, para
todo c ∈ R, el conjunto ¦x ∈ I : f(x) ≤ c¦ (respectivamen-
te, ¦x ∈ I : f(x) ≥ c¦) es vac´ıo o es un intervalo. Pruebe
que toda funci´ on convexa (respectivamente, c´oncava es quasi-
convexa (respectivamente, quasi-c´oncava) y que toda funci´on
mon´otona es, simult´aneamente, quasi-convexa y quasi-c´onca-
va.
Secci´on 5 Ejercicios 133
5. Pruebe que f : I → R es quasi-convexa si, y s´olo si, pa-
ra todo x, y ∈ I y t ∈ [0, 1], se tiene f((1 − t)x + ty) ≤
m´ax¦f(x), f(y)¦. Enuncie el resultado an´alogo para f quasi-
c´oncava.
6. Sea f : [a, b] → R una funci´on continua quasi-convexa, cu-
yo valor m´ınimo se alcanza en el punto c ∈ [a, b]. Pruebe
que si c = a entonces f es mon´otona creciente, si c = b, f
es mon´otona decreciente, y, finalmente, si a < c < b, f es
mon´otona decreciente en [a, c] y mon´otona creciente en [c, b].
Enuncie un resultado an´alogo para f quasi-c´oncava. Concluya
que una funci´on continua f : [a, b] →R es quasi-convexa si, y
s´olo si, existe c ∈ [a, b] tal que f es mon´otona decreciente en
el intervalo [a, c] y mon´otona creciente en el intervalo [c, b].
7. Para cada n ∈ N, sea f
n
: I →R una funci´on convexa. Supon-
ga que la sucesi´on de n´ umeros (f
n
(x))
n∈N
converge para todo
x ∈ I. Pruebe que la funci´on f : I → R, definida median-
te f(x) = l´ım
n→∞
f
n
(x) es convexa. Pruebe resultados an´alogos
para funciones quasi-convexas, concavas y quasi-c´oncavas.
8. Sea f : [a, b] → R una funci´on continua y convexa tal que
f(a) < 0 < f(b). Pruebe que existe un ´ unico punto c ∈ (a, b)
tal que f(c) = 0.
Secci´on 3: Aproximaciones sucesivas. M´etodo de Newton
1. Sean I = [a − δ, a + δ] y f : I → R tal que [f(x) − f(y)[ ≤
k[x−y[, donde 0 ≤ k < 1. Pruebe que si [f(a) −a[ ≤ (1−k)
δ
entonces existe un ´ unico x ∈ I tal que f(x) = x.
2. Defina f : [0, +∞) → [0, +∞) mediante f(x) = 2
−x/2
. De-
muestre que f es una contracci´on y que si a es su ´ unico punto
fijo entonces −a es la ra´ız negativa de la ecuaci´on x
2
= 2
x
. Use
el m´etodo de las aproximaciones sucesivas y una calculadora
para obtener el valor de a con 8 d´ıgitos decimales exactos.
3. Sea I = [a −δ, a + δ]. Si la funci´on f : I →R es de clase C
2
,
con f

(x) ,= 0 y f(x)f
′′
(x)/f

(x)
2
[ ≤ k < 1 para todo x ∈ I, y
[f(a)/f

(a9[ < (1 − k)δ, pruebe que entonces, para cualquier
valor inicial x
0
∈ I, el m´etodo de Newton converge hacia la
´ unica ra´ız x ∈ I de la ecuaci´on f(x) = 0.
134 F´ormila de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 9
4. Dado a > 1, considere la funci´on f : [0, +∞) →R, dada por
f(x) = 1/(a + x). Pruebe que, dado cualquier x
0
> 0, la su-
cesi´on definida inductivamente como x
1
= f(x
0
), . . . , x
n+1
=
f(x
n
), converge a la ra´ız positiva c de la ecuaci´on x
2
+ax−1 =
0. (Cfr. Ejercicio 3.6, Cap´ıtulo 3).
5. Pruebe que 1, 0754 es un valor aproximado, con 4 d´ıgitos deci-
males exactos, de la ra´ız positiva de la ecuaci´on x
6
+6x−8 = 0.
6. Sea f : [a, b] → R convexa y dos veces derivable. Si f(a) <
0 < f(b), pruebe que comenzando con un punto x
0
∈ [a, b] tal
que f(x
0
) > 0, el m´etodo de Newton siempre converge a la
´ unica ra´ız x ∈ [a, b] de la ecuaci´on f(x) = 0.
10
La integral
de Riemann
Las nociones de derivada e integral constituyen los dos conceptos
m´ as importantes del An´alisis Matem´atico. Mientras que la derivada
corresponde a la noci´on geom´etrica de tangente y a la idea f´ısica
de velocidad, la integral est´ a asociada a la noci´on geom´etrica de
´area y a la idea f´ısica de trabajo. Es un hecho notable de suma
importancia que estas dos nociones, aparentemente tan distintas,
est´en ´ıntimamente relacionadas.
1. Revisi´on de sup e ´ınf
Demostraremos, para su uso inmedianto, algunos resultados ele-
mentales sobre supremos e ´ınfimos de conjuntos de n´ umeros reales.
Dada una funci´on acotada f : X →R, recordemos que sup f =
sup f(X) = sup¦f(x) : x ∈ X¦ e ´ınf f =´ınf f(X) =´ınf¦f(x) : x ∈
X¦. Todos los conjuntos que consideraremos a continuaci´on ser´an
no vac´ıos.
Lema 1. Sean A, B ⊂ R tales que, para todo x ∈ A e y ∈ B, se
tiene x ≤ y. Entonces sup A ≤ sup B. Para que sup A = ´ınf B es
necesario y suficiente que, para todo ε > 0, existan x ∈ A e y ∈ B
tales que y −x < ε.
Demostraci´on: Cada y ∈ B es una cota superior de A, luego
sup A ≤ y. Lo que demuestra que sup A es una cota inferior de B
y por tanto sup A ≤ ´ınf B. Si tuviesemos la desigualdad estricta
135
136 La integral de Riemann Cap. 10
sup A < ´ınf B; entonces ε = ´ınf B − sup A > 0 e y − x ≥ ε para
cualesquiera x ∈ A e y ∈ B. Rec´ıprocamente, si sup A = ´ınf B
entonces, dado ε > 0, sup A − ε/2 no es una cota superior de A
e ´ınf B + ε/2 no es una cota inferior de B, luego existen x ∈ A e
y ∈ B tales que sup A−ε/2 < x ≤ sup A =´ınf B ≤ y <´ınf B+ε/2.
Por lo tanto y −x < ε.
Lema 2. Sean A y B conjuntos acotados y c ∈ R. Entonces los
conjuntos A+ B = ¦x + y : x ∈ A, y ∈ B¦ y c A = ¦c x : x ∈ A¦
tambi´en son acotados. Adem´as, se tiene sup(A + B) = sup A +
sup B, ´ınf(A+B) =´ınf A+´ınf B, sup(c A) = c supA y ´ınf(c A) =
c´ınf A, cuando c ≥ 0. Si c < 0 entonces, sup(c A) = c ´ınf A e
´ınf(c A) = c sup A.
Demostraci´on: Escribiendo a = sup A y b = sup B, para todo
x ∈ A e y ∈ B se tiene x ≤ a e y ≤ b, luego x + y ≤ a + b. Por
tanto, a + b es una cota superior de A + B. Adem´as, dado ε > 0,
existen x ∈ A e y ∈ B tales que a−ε/2 < x y b−ε/2 < y, de donde
a + b − ε < x + y. Lo que demuestra que a + b es la menor cota
superior de A+B, o sea, sup(A+B) = sup A+sup B. La igualdad
sup(c A) = c sup A es obvia si c = 0. Si c > 0, dado cualquier
n´ umero d menor que c a tenemos d/c < a, luego existe x ∈ A tal
que d/c < x. De donde d < c x. Lo que demuestra que c a es la
menor cota superior de c A, o sea, sup(c A) = c sup A. Los dem´as
casos enunciados en el lema se prueban de forma an´aloga.
Corolario 3. Sean f, g : X →R funciones acotadas. Entonces las
funciones f +g, cf : X →R tambi´en est´an acotadas para todo c ∈
R. Adem´as sup(f +g) ≤ sup f +sup g, ´ınf(f +g) ≥´ınf(f) +´ınf(g),
sup(cf) = c sup f e ´ınf(cf) = c ´ınf f cuando c ≥ 0. Si c < 0, se
tiene sup(cf) = c ´ınf(f) e ´ınf(cf) = c sup f.
En efecto, sean A = f(X), B = g(X), C = (f+g)(X) = ¦f(x)+
g(x) : x ∈ X¦. Evidentemente, C ⊂ A + B, luego sup(f + g) =
sup(C) ≤ sup(A + B) = sup A + sup B = sup f + sup g. Adem´as,
sup(cf) = sup¦c f(x) : x ∈ X¦ = sup(cA) = c sup A = c sup f,
cuando c ≥ 0. Los dem´as casos enunciados en el Corolario se prue-
ban de forma an´aloga.
Observaci´on: De hecho se puede tener sup(f +g) < sup f +sup g
e ´ınf(f + g) > ´ınf f + ´ınf g. Basta considerar f, g : [0, 1] → R,
f(x) = x y g(x) = −x.
Secci´on 2 Integral de Riemann 137
Lema 3. Dada f : X → R acotada, sean m =´ınf f, M = sup f y
ω = M −m. Entonces ω = sup¦[f(x) −f(y)[ : x, y ∈ X¦.
Demostraci´on: Dados cualesquiera x, y ∈ X, que para fijar ideas
supondremos tales que f(x) ≥ f(y), se tiene m ≤ f(y) ≤ f(x) ≤
M, de donde [f(x) − f(y)[ ≤ M − m = ω. Por otra parte, dado
cualquier ε > 0 podemos encontrar x, y ∈ X tales que f(x) >
M−ε/2 y f(x) < m+ε/2. Entonces [f(x) −f(y)[ ≥ f(x) −f(y) >
M −m−ε = ω −ε. As´ı, ω es la menor de las cotas superiores del
conjunto ¦[f(x) −f(y)[ : x, y ∈ X¦, lo que prueba el lema.
Lema 4. Sean A

⊂ A y B

⊂ B conjuntos acotados de n´ umeros
reales. Si para cada a ∈ A y b ∈ B existen a

∈ A

y b

∈ B

tales
que a ≤ a

y b

≤ b, entonces sup A

= sup A e ´ınf B

=´ınf B.
Demostraci´on: Evidentemente, sup A es una cota superior de A

.
Adem´as, si c < sup A existe a ∈ A tal que c < a, luego existe a

∈ A

tal que c < a ≤ a

, por tanto c no es una cota superior de A

. As´ı,
sup A es la menor cota superior de A

, esto es, sup A = sup A

. Un
razonamiento an´alogo demuestra el resultado para ´ınf B = ´ınf B

.
2. Integral de Riemann
Una partici´on del intervalo [a, b] es un subconjunto finito de
puntos P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ ⊂ [a, b] tal que a ∈ P y b ∈ P. Siempre
usaremos esta notaci´on de forma que a = t
0
< t
1
< < t
n
= b. El
intervalo [t
i−1
, t
i
], de longitud t
i
−t
i−1
, se llamar´a i-´esimo intervalo
de la partici´on P. Evidentemente,

n
i=1
(t
i
−t
i−1
) = b −a.
Sean P y Q particiones del intervalo [a, b]. Se dice que Q refina
P cuando P ⊂ Q. La manera m´as sencilla de refinar una partici´on
consiste en a˜ nadirle un nuevo punto.
Dada una funci´on acotada f : [a, b] → R, usaremos la nota-
ci´ on m = ´ınf¦f(x) : x ∈ [a, b]¦ y M = sup¦f(x) : x ∈ [a, b]¦.
En particular, tenemos m ≤ f(x) ≤ M para todo x ∈ [a, b]. Si
P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ es una partici´on de [a, b], la notaci´on m
i
=
´ınf¦f(x) : t
i−1
≤ x ≤ t
i
¦, M
i
= sup¦f(x) : t
i−1
≤ x ≤ t
i
¦ y
ω
i
= M
i
−m
i
, indica el ´ınfimo, el supremo y la oscilaci´on de f(x)
138 La integral de Riemann Cap. 10
en el i-´esimo intervalo de P. Cuando f es continua los valores m
i
y M
i
son alcanzados por f en [t
i−1
, t
i
]. En particular, en este caso
existen x
i
, y
i
∈ [t
i−1
, t
i
] tales que ω
i
= [f(y
i
) −f(x
i
)[.
La suma inferior de f relativa a la partici´on P es el n´ umero
s(f; P) = m
1
(t
1
−t
0
) + + m
n
(t
n
−t
n−1
) =
n

i=1
m
i
(t
i
−t
i−1
) .
La suma superior de f relativa a la partici´on P es, por defini-
ci´on,
S(f; P) = M
1
(t
1
−t
0
) + + M
n
(t
n
−t
n−1
) =
n

i=1
M
i
(t
i
−t
i−1
) .
Evidentemente, m(b −a) ≤ s(f; P) ≤ S(f; P) ≤ M(b −a), sea
cual fuere la partici´ on P. Adem´as S(f; P) −s(f; P) =

n
i=1
ω
i
(t
i

t
i−1
).
Cuando en el contexto est´e claro qui´en es f, se puede escribir
simplemente s(P) y S(P) en vez de s(f; P) y S(f; P), respectiva-
mente.
a
t
1
t
2
t
3
t
4 b
a
t
1
t
2
t
3
t
4 b
Fig. 9 - La suma inferior y la suma superior
En el caso en que f(x) ≥ 0 para todo x ∈ [a, b], los n´ umeros
s(f; P) y S(f; P) son valores aproximados, por defecto y por exceso
respectivamente, del ´area de la regi´on limitada por el gr´afico de f,
el intervalo [a, b] en el eje de abcisas y las perpendiculares a dicho
eje en los puntos a y b. Cuando f(x) ≤ 0 para todo x ∈ [a, b], esas
sumas son aproximadamente de dicha ´area con el signo invertido.
Secci´on 2 Integral de Riemann 139
La integral superior y la integral inferior de una funci´on acotada
f : [a, b] →R se definen, respectivamente, como
_
b
a
f(x)dx = sup
P
s(f; P) ,
_
b
a
f(x)dx =´ınf
P
S(f; P) ,
donde el sup y el ´ınf se toman en el conjunto de todas las particiones
P del intervalo [a, b].
Teorema 1. Cuando se refina una partici`on, la suma inferior no
disminuye y la suma superior no aumenta. O sea: P ⊂ Q⇒s(f; P) ≤
s(f; Q) y S(f; Q) ≤ S(f; P).
Demostraci´on: Supongamos inicialmente que la partici`on Q =
P ∪¦r¦ resulte al a˜ nadir a P un ´ unico punto r y que, por ejemplo,
t
j−1
< r < t
j
. Sean m

y m
′′
los ´ınfimos de f en los intervalos [t
j−1
, r]
y [r, t
j
], respectivamente. Evidentemente, m
j
≤ m

, m
j
≤ m
′′
y
t
j
−t
j−1
= (t
j
−r) + (r −t
j−1
). Por tanto
s(f; P) −S(f; P) = m
′′
(t
j
−r) + m

(r −t
j−1
) −m
j
(t
j
−t
j−1
)
= (m
′′
−m
j
)(t
j
−r) + (m

−m
j
)(r −t
j−1
) ≥ 0 .
Para obtener el resultado en el caso general, donde Q se obtiene al
a˜ nadir a P k puntos, se usa k veces lo que acabamos de probar.
An´ alogamente, se tiene P ⊂ Q⇒S(f; Q) ≤ S(f; P).
Corolario 1. Para cualesquiera particiones P, Q del intervalo [a, b]
y cualquier funci´on acotada f : [a, b] → R se tiene s(f; P) ≤
S(f; Q).
En efecto, la partici`on P ∪ Q refina simult`aneamente P y Q,
lugeo s(f; P) ≤ s(f; P ∪ Q) ≤ S(f; P ∪ Q) ≤ S(f; Q).
Corolario 2. Dada f : [a, b] → R, si m ≤ f(x) ≤ M para todo
x ∈ [a, b], entonces:
m(b −a) ≤
_
b
a
f(x)dx ≤
_
b
a
f(x)dx ≤ M(b −a) .
En efecto, las desigualdades de los extremos son obvias, la cen-
tral resulta del Corolario y del Lema 1.
140 La integral de Riemann Cap. 10
Corolario 3. Sea P
0
una partici`on de [a, b]. Si consideremos las
sumas s(f; P) y S(f; P) relativas exclusivamente a las particiones
P que refinan P
0
, obtendremos los mismos valores de
_
b
a
f(x)dx y
de
_
b
a
f(x)dx.
En efecto, es suficiente combinar el Teorema 1 y el Lema 4.
Una funci´on acotada f : [, b] → R se dice integrable cuando su
integral inferior y su integral superior son iguales. Este valor com` un
se llama integral (de Riemann) de f, y se denota
_
b
a
f(x)dx.
En el s´ımbolo
_
b
a
f(x)dx, x es lo que se denomina “variable mu-
da”, esto es,
_
b
a
f(x)dx =
_
b
a
f(y)dy =
_
b
a
f(t)dt, etc.
A veces se prefiere usar la notaci`on m`as simple
_
b
a
f. La raz´on
para usar la notaci`on m`as complicada se ver´a en el Teorema 2,
Cap´ıtulo 11.
Cuando f es integrable, su integral
_
b
a
f(x)dx es el n` umero real
cuyas aproximaciones por defecto son las sumas inferiores s(f; P) y
cuyas aproximaciones por exceso son las sumas superiores S(f; P).
El Teorema 1 afirma que estas aproximaciones mejoran cuando se
refina la partici`on P. Geom`etricamente, cuando f(x) ≥ 0 para todo
x ∈ [a, b], la existencia de
_
b
a
f(x)dx significa que la regi´on limita-
da por el gr´afico de f, el segmento [a, b] en eje de abcisas y las
perpendiculares a dicho eje en los puntos a y b es medible (esto es,
posee ´area), y el valo de la integral es, por definici´on, el ´area de esta
regi´on. En el caso general, se tienen el ´area externa
_
b
a
f(x)dx y el
´area interna
_
b
a
f(x)dx, que pueden ser diferentes, como veremos a
continuaci´on.
Ejemplo 1. Sea f : [a, b] → R, definida mediante f(x) = 0 si
x es racional y f(x) = 1 si x es irracional. Dada una partici´on
cualquiera P, como cada intervalo [t
i−1
, t
i
] contiene n´ umeros racio-
nales e irracionales, tenemos m
i
= 0 y M
i
= 1, luego s(f; P) = 0
y S(f; P) = b − a. As´ı, f no es integrable, pues
_
b
a
f(x)dx = 0 y
_
b
a
f(x) = dx = 1.
Ejemplo 2. Sea f : [a, b] → R constante, f(x) = c para todo x ∈
[a, b]. Entonces, sea cual fuere la partici´on P, tenemos m
i
= M
i
= c
Secci´on 3 Propiedades de la integral 141
en todos los intervalos de la partici´on, luego s(f; P) = S(f; P) =
c(b − a). As´ı, f es integrable y
_
b
a
f(x)dx =
_
b
a
f(x) =
_
b
a
f(x)dx =
c(b −a).
Teorema 2. (Condici´on inmediata de integrabilidad) Sea
f : [a, b] →R acotada. Las siguientes afirmaciones son equivalentes:
(1) f es integrable.
(2) Para todo ε > 0, existen particiones P, Q de [a, b] tales que
S(f, Q) −s(f, P) < ε.
(3) Para todo ε > 0, existe una partici´on P = ¦t
0
, . . . , t
n
¦ de [a, b]
tal que S(f; P) −s(f; P) =

n
i=1
ω
i
(t
i
−t
i−1
) < ε.
Demostraci´on: Sean A el conjunto de las sumas inferiores y B el
conjunto de las sumas superiores de f. Por el Corolario 1 del Teo-
rema 1, se tiene s ≤ S para toda s ∈ A y toda S ∈ B. Suponiendo
(1), entonces sup A =´ınf B. Luego, por el Lema 1, (1) ⇒(2). Para
probar que (2) ⇒(3) basta observar que si S(f; Q) − s(f; P) < ε
entonces, como la partici´on P
0
= P ∪Q refina ambas, del Teorema
1 se sigue que s(f; P) ≤ s(f; P
0
) ≤ S(f; P
0
) ≤ S(f, Q), de donde
se sigue que S(f; P
0
) − s(f; P
0
) < ε. Finalmente, (3) ⇒(1) por el
Lema 1.
Ejemplo 3. Sea f : [a, b] →R, definida como f(x) = c cuando a <
x ≤ b y f(a) = A. Afirmamos que f es integrable y que
_
b
a
f(x)dx =
c(b − a). Para fijar ideas, supongamos que c < A. Entonces, dada
cualquier partici´on P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ tenemos m
1
= c, M
1
= A
y m
i
= M
i
= c para 1 < i ≤ n. Por tanto, S(f; P) − s(f; P) =
(A−c)(t
1
−t
0
). Dado cualquier ε > 0, tomamos una partici´on P tal
que t
1
−t
0
< ε/(A−c), y obtenemos S(f; P)−s(f; P) < ε. Luego f
es integrable. Adem´as, como s(f; P) = c(b −a) para toda partici´on
P, tenemos
_
b
a
f(x)dx = c(b −a). Finalmente, como f es integrable,
resulta
_
b
a
f(x)dx =
_
b
a
f(x)dx = c(b − a). Evidentemente, se tiene
un resultado an´alogo cuando f(x) = c para x ∈ [a, b).
3. Propiedades de la integral
Teorema 3. Sean a < c < b. Una funci´on acotada f : [a, b] →
R es integrable si, y s´olo si, sus restricciones f[
[a,c]
y f[
[c,b]
son
142 La integral de Riemann Cap. 10
integrables. En caso afirmativo, se tiene
_
b
a
f(x)dx =
_
c
a
f(x)dx +
_
b
c
f(x)dx.
Demostraci´on: Sean A y B, respectivamente, los conjuntos de las
sumas inferiores de f[
[a,c]
y f[
[c,b]
. Es f´acil ver que A+B es el con-
junto de las sumas inferiores de f relativas a las particiones de [a, b]
que contienen al punto c. Por el Corolario 3 del Teorema 1, para
calcular la integral inferior de f basta considerar las particiones de
este tipo, pues estas son las que refinan P
0
= ¦a, c, b¦. Por el Lema
2,
_
b
a
f(x)dx = sup(A+B) = sup A+supB =
_
c
a
f(x)dx+
_
b
c
f(x)dx.
An´alogamente se demuestra que
_
b
a
f(x)dx = sup(A+B) = sup A+
sup B =
_
c
a
f(x)dx +
_
b
c
f(x)dx. Luego
_
b
a
f −
_
b
a
f =
_
_
c
a
f −
_
c
a
f
_
+
_
_
b
c
f −
_
b
c
f
_
.
Como las dos restas dentro de los par´entesis son ≥ 0, su suma es
cero si, y s´olo si, ambas son nulas. As´ı, f es integrable si, y s´olo si,
sus restricciones f[
[a,c]
y f[
[c,b]
lo son. En el caso afirmativo, se tiene
la igualdad
_
b
a
f =
_
c
a
f +
_
b
c
f.
Ejemplo 4. Se dice que f : [a, b] → R es una funci´on escalonada
cuando existe una partici´on P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ de [a, b] y n´ umeros
reales c
1
, . . . , c
n
tales que f(x) = c
i
cuando t
i−1
< x < t
i
. (Observe
que no se exige nada a los valores f(t
i
)). Del Teorema 3 y del
Ejemplo 3 se sigue que toda funci´on escalonada es integrable y que
_
b
a
f(x)dx =

n
i=1
c
i
(t
i
−t
i−1
).
Convenio: La igualdad
_
b
a
f(x)dx =
_
c
a
f(x)dx +
_
b
c
f(x)dx tiene
sentido exclusivamente cuando a < c < b. Para que sea v´alida, se
cuales fueren a, b, c ∈ R, de aqu´ı en adelante adoptaremos dos con-
venios: Primero
_
a
a
f(x)dx = 0. Segundo
_
b
a
f(x)dx = −
_
a
b
f(x)dx.
Aceptado esto, es v´alida para toda funci´on integrable la igualdad
anterior. Para verificar esto hasy seis casos a considerar: a ≤ b ≤ c,
a ≤ c ≤ b, b ≤ a ≤ c, b ≤ c ≤ a, c ≤ a ≤ b y c ≤ b ≤ a. Bas-
ta en cada caso admitir la integrabilidad de f en el mayor de los
intervalos.
Teorema 4. Sean f, g : [a, b] →R integrables. Entonces:
Secci´on 3 Propiedades de la integral 143
(1) La suma f + g es integrable y
_
b
a
[f(x) + g(x)]dx =
_
b
a
f(x)dx +
_
b
a
g(x)dx .
(2) El producto f g es integrable. Si c ∈ R,
_
b
a
c f(x)dx = c
_
b
a
f(x)dx.
(3) Si 0 < k ≤ [g(x)[ para todo x ∈ [a, b], entonces el cociente f/g
es integrable.
(4) Si f(x) ≤ g(x) para todo x ∈ [a, b] entonces
_
b
a
f(x)dx ≤
_
b
a
g(x)dx.
(5) [f[ es integrable y
¸
¸
¸
_
b
a
f(x)dx
¸
¸
¸ ≤
_
b
a
[f(x)[dx.
Demostraci´on: Dada cualquier partici´on P de [a, b], denotamos
por m

i
, m
′′
i
y m
i
los ´ınfimos de f, g y f + g en el i-´esimo intervalo
de P, respectivamente. Del Corolario del Lema 2 se deduce que,
m

i
+ m
′′
i
≤ m
i
, luego s(f; P) + s(g; P) ≤ s(f + g; P) ≤
_
b
a
(f + g)
para toda partici´on P. Si tomamos dos particiones P y Q tambi´en
tendremos:
s(f; P) + s(g; Q) ≤ s(f; P ∪ Q) + s(g; P ∪ Q) ≤
_
b
a
f + g ,
por consiguiente,
_
b
a
f +
_
b
a
g = sup
P
s(f; P) + sup
Q
s(g; Q)
= sup
P,Q
[s(f; P) + s(g; Q)] ≤
_
b
a
(f + g) .
Esto prueba la primera de las desigualdades que vienen a conti-
nuaci´on; la tercera se demuestra de forma an´aloga y la segunda es
obvia:
_
b
a
f +
_
b
a
g ≤
_
b
a
(f + g) ≤
_
b
a
(f + g) ≤
_
b
a
f +
_
b
a
g .
144 La integral de Riemann Cap. 10
Cuando f y g son integrales las tres desigualdades se convierten
en igualdades, lo que prueba (1).
(2) Sea K tal que [f(x)[ ≤ K y [g(x)[ ≤ K para todo x ∈ [a, b].
Dada una partici´on P sean, respectivamente, ω

i
, ω
′′
i
y ω
i
las oscila-
ciones de f, g y f g en el i-´esimo intervalo [t
i−1
, t
i
]. Tenemos:
[f(y) g(y) −f(x) g(x)[ = [(f(y) −f(x))g(y) + f(x)(g(y) −g(x))[
≤ [f(y) −f(x)[[g(y)[ +[f(x)[[g(y) −g(x)[
≤ K[ω

i
+ ω
′′
i
[ .
De donde

ω
i
(t
i
− t
i−1
) ≤ K[

ω

i
(t
i
− t
i−1
) +

ω
′′
i
(t
i
− t
i−1
)].
Por el Teorema 2, la integrabilidad de f g es consecuencia de
la integrabilidad de f y g. Con respecto a c f, su integrabilidad
resulta de lo que acabamos de probar. Adem´as, si c ≥ 0, tenemos
s(cf; P) = c s(f; P) para cualquier partici´on P, de donde, por el
Lema 2,
_
b
a
cf =
_
b
a
= c
_
b
a
f = c
_
b
a
f .
Cuando c < 0, tenemos s(cf; P) = cS(f; P), luego
_
b
a
cf =
_
b
a
cf =
c
_
b
a
f = c
_
b
a
f.
(3) Como f/g = f (1/g), basta probar que si g es integrable y 0 <
k ≤ [g(x)[ para todo x ∈ [a, b] entonces 1/g tambi´en es integrable.
Indicamos mediante ω
i
y ω

i
, respectivamente, las oscilaciones de g y
1/g en el i-´esimo intervalo de la partici´on P. Dado ε > 0, podemos
tomar P de forma que

ω
i
(t
i
− t
i−1
) < ε K
2
. Para cualesquiera
x, y en el i-´esimo intervalo de P se tiene:
¸
¸
¸
¸
1
g(y)

1
g(x)
¸
¸
¸
¸
=
[g(x) −g(y)[
[g(y)g(x)[

ω
i
K
2
,
por tanto ω

i
< ω
i
/K
2
. As´ı

ω

i
(t
i
− t
i−1
) < ε, luego 1/g es inte-
grable.
(4) Si f(x) ≤ g(x) para todo x ∈ [a, b] entonces s(f; P) ≤ s(g; P)
y S(f; P) ≤ S(g; P) para toda partici´on P, de donde
_
b
a
f(x)dx ≤
_
b
a
g(x)dx.
(5) La desigualdad evidente [[f(y)[−[f(x)[[ ≤ [f(y)−f(x)[ demues-
tra que la oscilaci´on de [f[ en cualquier conjunto no supera la de
f. Luego, f integrable ⇒[f[ integrable. Adem´as, como −[f(x)[ ≤
Secci´on 4 Condiciones suficientes para la integrabilidad 145
f(x) ≤ [f(x)[ para todo x ∈ [a, b], de (4) resulta que −
_
b
a
[f(x)[dx ≤
_
b
a
f(x)dx ≤
_
b
a
[f(x)[dx, o sea,
¸
¸
¸
_
b
a
f(x)dx
¸
¸
¸ ≤
_
b
a
[f(x)[dx.
Corolario 1. Si f : [a, b] → R es integrable y [f(x)[ ≤ K para
todo x ∈ [a, b] entonces
¸
¸
¸
_
b
a
f(x)dx
¸
¸
¸ ≤ K(b −a).
Observaci´on: Si una funci´on integrable f : [a, b] → R es tal que
f(x) ≥ 0 para todo x ∈ [a, b] entonces
_
b
a
f(x)dx ≥ 0. Esto es
consecuencia del apartado (4) del teorema anterior. Sin embargo,
es posible que f(x) ≥ 0 para todo x ∈ [a, b] y
_
b
a
f(x)dx = 0 sin
que f se id´enticamente nula. Basta tomar f(x) = 1 en un con-
junto finito de puntos de [a, b] y f(x) = 0 en los dem´as puntos
de [a, b]. Por el Ejemplo 4, f es integrable y su integral es nula.
No obstante, si f es continua y f(x) ≥ 0 para todo x ∈ [a, b]
entonces
_
b
a
f(x)dx = 0 implica que f es id´enticamente nula. En
efecto, si hubiese alg´ un punto x
0
∈ [a, b] tal que f(x
0
) = c > 0
entonces existir´ıa un intervalo [α, β], donde x
0
∈ [α, β] ⊂ [a, b], tal
que f(x) > c/2 para todo x ∈ [α, β]. Entonces, como f(x) ≥ 0,
tendr´ıamos
_
b
a
f(x)dx ≥
_
β
α
f(x)dx >
c
2
(β − α) > 0, lo que es ab-
surdo.
4. Condiciones suficientes para la integrabilidad
Teorema 5. Toda funci´on continua f : [a, b] →R es integrable.
Demostraci´on: Dado ε > 0, por la continuidad uniforme de f en
el compacto [a, b]. existe δ > 0 tal que x, y ∈ [a, b], [y − x[ < δ
implican [f(y) − f(x)[ < ε/(b − a). Sea P una partici´on de [a, b]
tal que rodos sus intervalos tienen longitud < δ. En cada intervalo
[t
i−1
, t
i
] de P existen x
i
, y
i
tales que m
i
= f(x
i
) y M
i
= f(y
i
), de
donde ω
i
= f(y
i
) −f(x
i
) < ε/(b −a). As´ı,

ω
i
(t
i
−t
i−1
) < ε. Por
el Teorema 2, f es integrable.
Teorema 6. Toda funci´on mon´otona f : [a, b] →R es integrable.
Demostraci´on: Para fijar ideas, sea f creciente. Dado ε > 0, sea
P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ una partici´on de [a, b] tal que todos sus inter-
valos tienen longitud < ε/(f(b) − f(a)). Para cada i = 1, . . . , n
146 La integral de Riemann Cap. 10
tenemos ω
i
= f(t
i
) −f(t
i−1
), por tanto

ω
i
= f(b) −f(a) y

ω
i
(t
i
−t
i−1
) =
ε
f(b) −f(a)

ω
i
=
ε
f(b) −f(a)

[f(t
i
) −f(t
i−1
)] = ε .
Luego f es integrable.
Las consideracoines que siguen son una preparaci´on para el Teo-
rema 7, que engloba a los Teoremas 5 y 6 como casos particulares.
Si a < b, denotaremos mediante [J[ = b−a la longitud del inter-
valo (abierto, cerrado o semiabierto) I cuyos extremos son a y b. Se
dice que el conjunto X tiene medida nula cuando, dado cualquier
ε > 0, existe un recubrimiento numerable (finito o infinito) de X,
X ⊂

I
k
, cuyos elementos son intervalos abiertos I
k
tales que la
suma de sus longitudes es

[J
k
[ < ε.
Ejemplo 5. Todo conjunto numerable X = ¦x
1
, . . . , x
k
, . . .¦ tiene
medida nula. En efecto, dado cualquier ε > 0, sea J
k
el intervalo
abierto centrado en x
k
de longitud ε/2
k+1
. Entonces X ⊂

I
k
y

[I
k
[ = ε/2 < ε. En particular, el conjunto Q de los n´ umeros
racionales tiene medida nula.
Teorema 7. Si el conjunto D de los puntos de discontinuidad de
una funci´on acotada f : [a, b] →R tiene medida nula entonces f es
integrable.
Demostraci´on: Dado ε > 0, existen intervalos I
1
, . . . , I
k
, . . . tales
que D ⊂

I
k
y

[J
k
[ < ε/2K, donde K = M−m es la oscilaci´on
de f en [a, b]. Para cada x ∈ [a, b] −D, sea J
x
un intervalo abierto
centrado en x donde la oscilaci´on de f es menor que ε/2(b − a).
Por el Teorema de Borel-Lebesgue, el recubrimiento abierto [a, b] ⊂
(

k
I
k
) ∪ (

x
J
x
) posee un subcubrimiento finito [a, b] ⊂ I
1
∪ ∪
I
m
∪ J
x
1
∪ ∪ J
xn
. Sea P la partici´on de [a, b] formada oir los
puntos a, b y los extremos de estos m+n intervalos que pertenecen
a [a, b]. Indicaremos mediante [t
α−1
, t
α
] los intervalos de P que est´an
contenidos en alg´ un I
k
y mediante [t
β−1
, t
β
] los dem´as intervalos de
P. Entonces

(t
α
− t
α−1
) < ε/2K y la oscilaci´on de f en cada
Secci´on 4 Condiciones suficientes para la integrabilidad 147
intervalo [t
β−1
, t
β
] es ω
β
< ε/2(b −a). Luego
S(f; P) −s(f; P) =

ω
α
(t
α
−t
α−1
) +

ω
β
(t
β
−t
β−1
)
<

K(t
α
−t
α−1
) +

ε(t
β
−t
β−1
)
2(b −a)
< K
ε
2K
+
ε(b −a)
2(b −a)
= ε .
Luego f es integrable.
Observaci´on: Se puede demostrar que el rec´ıproco del Teorema 7
es verdadero, o sea, que el conjunto de puntos de discontinuidad de
una funci´on integrable tiene medida nula (cfr. “Curso de An´alisis
Matem´atico, vol 1”.)
Ejemplo 6. El conjunto de Cantor K (secci´on 5 del Cap´ıtulo 5),
tiene medida nula, aunque no es numerable. En efecto, si paramos
en la n-´esima etapa de su construcci´on, vemos que el conjunto de
Cantor est´a contenido en la uni´on de 2
n
intervalos, cada uno de
longitud 1/3
n
. Dado ε > 0 podemos tomar n ∈ N tal que (2/3)
n
<
ε, as´ı concluimos que la medida de K es cero. Podemos considerar
la funci´on f : [0, 1] → R, definida mediante f(x) = 0 si x ∈ K
y f(x) = 1 si x / ∈ K. Como [0, 1] − K es abierto, la funci´on f
es localmente constante, por tanto continua en los puntos x / ∈ K.
Como K no posee puntos interiores, f es discontinua en todos los
puntos de K. Por el Teorema 7, f es integrable. Dada cualquier
partici´on P de [0, 1], todos los intervalos de P contienen puntos
que no pertenecen a K, pues int K = ∅. As´ı, M
i
= 1 y S(f; P) = 1
para toda partici´on P. De donde
_
1
0
f(x)dxd =
_
1
0
f(x)dx = 1.
Ejemplo 7. Si a < b el intervalo [a, b] no tiene mediada nula. Para
probar esto recordemos que la funci´on caracter´ıstica de un conjunto
X ⊂ [c, d] es la funci´on ξ
X
(x) = 1 si x ∈ X y ξ
X
(x) = 0 si x / ∈ X. Es
f´ acil ver que si X ⊂ X
1
∪ ∪X
k
⊂ [c, d], entonces ξ
X

k
i=1
ξ
X
i
.
Supongamos que [a, b] ⊂ I
1
∪ ∪I
k
⊂ [c, d]. dondew c es el menor y
d el mayor extremo de los intervalos I
j
. Para simplificar escribamos
ξ = ξ
[a,b]
y ξ
j
= ξ
I
j
. Entonces ξ ≤

k
j=1
ξ
j
: [c, d] → R, luego
b −a =
_
d
c
ξ(x)dx ≤

k
j=1
ξ
j
(x)dx =

k
j=1
[I
j
[. As´ı, la suma de las
longitudes de cualquier colecci´on finita de intervalos abiertos cuya
uni´ on contiene [a, b] es, como m´ınimo, b −a. De donde resulta que
148 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 10
[a, b] no tiene medida nula. En efecto, por el Teorema de Borel-
Lebesgue, si [a, b] ⊂


j=1
I
j
entonces [a, b] ⊂ J
1
∪ ∪ J
k
para
alg´ un k ∈ N.
5. Ejercicios
Secci´on 1: Integral de Riemann
1. Defina f : [0, 1] → R como f(0) = 0 y f(x) = 1/2
n
si
1/2
n+1
< x ≤ 1/2
n
, n ∈ N ∪ ¦0¦. Pruebe que f es integrable
y calcule
_
1
0
f(x)dx.
2. Sea f : [−a, a] → R integrable. Si f es una funci´on impar,
pruebe que
_
a
−a
f(x)dx = 0. Si, por el contrario, f es par
pruebe entonces que
_
a
−a
f(x)dx = 2
_
a
0
f(x)dx.
3. Sea f : [a, b] →R definida como f(x) = 0 si x es irracional y
f(x) = 1/q si x = p/q es una fracci´on irreducible con q > 0.
(Haga f(0) = 1 su 0 ∈ [a, b]). Pruebe que f es continua
exclusivamente en los puntos irracionales de [a, b], que f es
integrable y que
_
b
a
f(x)dx = 0.
4. Sea f : [a, b] → R una funci´on integrable, tal que f(x) ≥ 0
para todo x ∈ [a, b]. Pruebe que si f es continua en el punto
c ∈ [a, b] y f(c) > 0, entonces
_
b
a
f(x)dx > 0.
5. Sea f : [a, b] →R definida como f(x) = x cuando x es racional
y f(x) = x + 1 cuando x es irracional. Calcule las integrales
superior e inferior de f. Use una funci´on integrable g : [a, b] →
R en vez de x, y defina ϕ(x) = g(x) si x es racional y ϕ(x) =
g(x) + 1 si x es irracional. Calcule las integrales (inferior y
superior) de ϕ en funci´on de la integral de g.
Secci´on 2: Propiedades de la integral
1. Sea f : [a, b] → R integrable. Pruebe que la funci´on F :
[a, b] → R, definida mediante F(x) =
_
x
a
f(t)dt, es lipschit-
ziana.
2. Pruebe que si f, g : [a, b] → R son integrables entonces tam-
bi´en lo son las funciones ϕ, ψ : [a, b] → R, definidas como
Secci´on 5 Ejercicios 149
ϕ(x) = m´ax¦f(x).g(x)¦ y ψ(x) = m´ın¦f(x), g(x)¦. Deduzca
que las funciones f
+
, f

: [a, b] → R dadas por f
+
(x) = 0 si
f(x) ≤ 0, f
+
(x) = f(x) si f(x) ≥ 0; f

(x) = 0 si f(x) ≥ 0,
f

(x) = f(x) si f(x) ≤ 0, son integrables (suponiendo que f
lo sea).
3. Pruebe que si f, g : [a, b] →R son continuas entonces:
__
b
a
f(x)g(x)dx
_
2

_
b
a
f(x)
2
dx
_
b
a
g(x)
2
dx ,
(Desigualdad de Schwarz.)
Secci´on 3: Condiciones suficientes de integrabilidad
1. Pruebe que la funci´on f del Ejercicio 1.3 es integrable.
2. Pruebe que el conjunto de los puntos de discontinuidad de una
funci´on mon´otona es numerable. Concluya que el Teorema 6
es consecuencia del Teorema 7.
3. Sea D el conjunto de los puntos de discontinuidad de una
funci´on acotada f : [a, b] → R. Si D

(el conjunto de los
puntos de acumulaci´on de D) es numerable pruebe entonces
que f es integrable.
4. Una funci´on acotada f : [a, b] →R, que se anula fuera de un
conjunto de medida nula, puede no ser integrable. En estas
condiciones, y suponiendo que f es integrable, pruebe que su
integral es igual a cero.
5. Se dice que un conjunto X ⊂ R tiene contenido nulo cuando,
para todo ε > 0, existe un recubrimiento finito X, X ⊂ I
1

∪I
k
, formado por intervalos abiertos tal que

k
j=1
[I
j
[ < ε.
Pruebe que:
(a) Si X tiene contenido nulo lo mismo sucede con su cierre
X.
(b) Existen conjuntos de medida nula que no tienen contenido
nulo.
(c) Un conjunto compacto tiene medida nula si, y s´olo si,
tiene contenido nulo.
150 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada Cap. 10
(d) Sea g : [a, b] → R una funci´on acotada que coincide con
una funci´ on integrable f : [a, b] → R excepto en un con-
junto de contenido nulo. Pruebe que g es integrable y que
su integral es igual a la de f.
6. Si un conjunto X ⊂ [a, b] no tiene medida nula pruebe enton-
ces que existe ε > 0 tal que, para toda partici´on P de [a, b],
la suma de los intervalos de P que contienen puntos de X en
su interior es mayor que ε.
7. Sea ϕ : [a, b] →R una funci´on positiva (esto es, ϕ(x) > 0 para
todo x ∈ [a, b]). Entonces existe α > 0 tal que el conjunto
X = ¦x ∈ [a, b] : ϕ(x) ≥ α¦ no tiene medida nula.
8. Si la funci´on ϕ : [a, b] → R es positiva e integrable, enton-
ces
_
b
a
ϕ(x)dx > 0. Concluya que si f, g : [a, b] → R son
integrables y f(x) < g(x) para todo x ∈ [a, b], entonces
_
b
a
f(x)dx <
_
b
a
g(x)dx.
9. Sea p : [a, b] → R integrable, tal que p(x) ≥ 0 para todo
x ∈ [a, b]. Pruebe que si
_
b
a
p(x)dx = 0, entonces el conjunto
formado por los puntos x ∈ [a, b] tales que p(x) = 0 es denso
en [a, b]. Si f : [a, b] →R es una funci´on integrable cualquie-
ra que se anula en un conjunto denso en [a, b], pruebe que
_
b
a
f(x)dx = 0.
11
C´alculo
con integrales
Este cap´ıtulo es continuaci´on del anterior. En aqu´el se defini´o la
integral y se establecieron condiciones generales que aseguraban
la integrabilidad de una funci´on. Es ´este se probar´an las reglas
para el uso eficaz de las integrales, entre ´estas el llamdo Teorema
Fundamental del C´alculo, un movido camino de ida y vuelta que
relaciona derivadas e integrales. Tambi´en usaremos la integral para
dar las definiciones precisas de logaritmo y exponencial. El cap´ıtulo
termina con una breve discusi´on sobre integrales impropias.
1. Teoremas cl´asicos del C´alculo Integral
Para comenzar estableceremos la conexi´on entre derivada e in-
tegral.
Teorema 1. (Teorema Fundamental del C´alculo). Sea f :
I →R continua en el intervalo I. Las siguientes afirmaciones sobre
la funci´on F : I →R son equivalentes:
(1) F es una integral indefinida de f, esto es, existe a ∈ I tal que
F(x) = F(a) +
_
x
a
f(t)dt para todo x ∈ I.
(2) F es una primitica de f, esto es, F

(x) = f(x) para todo x ∈ I.
Demostraci´on: (1) ⇒(2) Si x
0
, x
0
+ h ∈ I entonces F(x
0
+ h) −
F(x
0
) =
_
x
0
+h
x
0
f(t)dt y h f(x
0
) =
_
x
0
+h
x
0
f(x
0
)dt, por tanto:
F(x
0
+ h) −F(x
0
)
h
−f(x
0
) =
1
h
_
x
0
+h
x
0
[f(t) −f(x
0
)]dt .
151
152 C´alculo con integrales Cap. 11
Dado ε > 0, por la continuidad de f en el punto x
0
, existe δ > 0
tal que t ∈ I, [t − x
0
[ < δ implican [f(t) − f(x
0
)[ < ε. Entonces,
0 < [h[ < δ, x
0
+ h ∈ I implican:
¸
¸
¸
¸
F(x
0
+ h) −F(x
0
)
h
−f(x
0
)
¸
¸
¸
¸

1
h
_
x
0
+h
x
0
[f(t) −f(x
0
)[dt
<
1
[h[
[h[ ε = ε .
Lo que demuestra que F

(x
0
) = f(x
0
).
(2) ⇒(1) Sea F

= f. Como acabamos de ver, si fijamos a ∈ I
y definimos ϕ(x) =
_
x
0
f(t)dt, tendremos ϕ

= f. Las dos fun-
ciones F, ϕ : I → R tiene la misma derivada, luego difieren en
una constante. Como ϕ(a) = 0, esta constante es F(a). Por tanto
F(x) = F(a) + ϕ(x), esto es, F(x) = F(a) +
_
x
a
f(t)dt para todo
x ∈ I.
Comentarios. (1) Acabamos de probar que toda funci´on continua
posee una primitiva. De forma m´as precisa: si f : [a, b] →R es inte-
grable, entonces F : [a, b] →R, definida como F(x) =
_
x
a
f(t)dt, es
derivable en todo punto x
0
donde f es continua, y se tiene F

(x
0
) =
f(x
0
). En dicho punto tambi´en es derivable la funci´on G : [a, b] →R
dada por G(x) =
_
b
x
f(t)dt, y se tiene G

(x
0
) = −f(x
0
). En efecto,
F(x) + G(x) =
_
b
a
f(t)dt =constante, luego F

(x
0
) + G

(x
0
) = 0.
(2) Tambi´en hemos probado que si F : [a, b] →R es de clase C
1
(es-
to es, tiene derivada continua) entonces F(x) = F(a) +
_
x
a
F

(t)dt.
En particular, F(b) = F(a) +
_
b
a
F

(t)dt. Esto reduce el c´alculo de
la integral
_
b
a
f(x)dx a encontrar una primitiva de f. Si F

= f,
entonces
_
b
a
f(x)dx = F(b) −F(a).
Teorema 2. (Cambio de variables) Sean f : [a, b] → R con-
tinua, g : [c, d] → R con derivada integrable y g([c, d]) ⊂ [a, b].
Entonces
_
g(d)
g(c)
f(x)dx =
_
d
c
f(g(t))g

(t)dt .
Demostraci´on: Por el Teorema 1, f posee una primitiva F :
[a, b] → R y se tiene
_
g(d)
g(c)
f(x)dx = F(g(d)) − F(g(c)). Por otra
parte, la regla de la cadena nos da (F ◦ g)

(t) = F

(g(t))g

(t) =
Secci´on 1 Teoremas cl´asicos del C´alculo Integral 153
f(g(t))g

(t) para todo t ∈ [a, b]. Luego F ◦ g : [c, d] → R es
una primitiva de la funci´on integrable t → f(g(t))g

(t). Por tanto
_
d
c
f(g(t))g

(t)dt = F(g(d))−F(g(c)), lo que prueba el teorema.
Observaci´on: El Teorema 2 nos da una buena justificaci´on para
usar la notaci´on
_
b
a
f(x)dx en vez de
_
b
a
f. Para cambiar de variables
en
_
g(d)
g(c)
f(x)dx, se toma x = g(t). La diferencial de x ser´a dx =
g

(x)dx. Estas substituciones nos dan
_
g(d)
g(c)
f(x)dx =
_
d
c
f(g(x))g

(x)dx .
El cambio de los l´ımites de integraci´on es natural:; cuando t var´ıa
entre c y d, x = g(t) lo hace entre g(c) y g(d).
Es tradicional en el c´alculo la notaci´on F[
b
a
= F(b) −F(a).
Teorema 3. (Integraci´on por partes) Si f, g : [a, b] →R tienen
derivadas integrables entonces:
_
b
a
f(x) g

(x)dx = f g[
b
a

_
b
a
f

(x)g(x)dx .
Demostraci´on: Es suficiente observar que f g es una primitiva
de f g

+f

g e integrar la suma usando el Teorema Fundamental
del C´alculo.
Teorema 4. (F´ormula del Valor Medio para integrales).
Sean f, p : [a, b] → R, f continua y p integrable con p(x) ≥ 0
para todo x ∈ [a, b]. Entonces existe un n´ umero c ∈ (a, b) tal que
_
b
a
f(x)p(x)dx = f(c)
_
b
a
p(x)dx.
Demostraci´on: Para todo x ∈ [a, b], tenemos m ≤ f(x) ≤ M,
donde m es el ´ınfimo y M el supremo de f en [a, b]. Como p(x) ≥ 0
se tiene m p(x) ≤ f(x) p(x) ≤ M p(x) para todo x ∈ [a, b].
Sea A =
_
b
a
p(x)dx, De las desigualdades anteriores resulta m
A ≤
_
b
a
f(x)p(x)dx ≤ M A. Luego existe d ∈ [m, M] tal qu
_
b
a
f(x)p(x)dxd A. Como f es continua, tenemos d = f(c) para
alg´ un c ∈ (a, b), lo que prueba el teorema.
Corolario 1. Sea f : [a, b] →R continua. Entonces existe c ∈ (a, b)
tal que
_
b
a
f(x)dx = f(c) (b −a).
154 C´alculo con integrales Cap. 11
Lema 5. Si ϕ : [0, 1] → R tiene derivada de orden n integrable,
entonces:
ϕ(1) =
n−1

i=0
ϕ
(i)
(0)
i!
+
_
1
0
(1 −t)
n−1
(n −1)!
ϕ
(n)
(t)dt .
Demostraci´on: Si n = 1, esta f´ormula se reduce a ϕ(1) = ϕ(0) +
_
1
0
ϕ

(t)dt, v´alida por el Teorema Fundamental del C´alculo. Para
n = 2, la integraci´on por partes nos da
_
1
0
(1 −t)ϕ
′′
(t)dt = (1 −t)ϕ

(t)[
1
0
+
_
1
0
ϕ

(t)dt
= −ϕ

(0) + ϕ(1) −ϕ(0) ,
luego
ϕ(1) = ϕ(0) + ϕ

(0) +
_
1
0
(1 −t)ϕ
′′
(t)dt .
Para n = 3, de nuevo la integraci´on por partes nos da
_
1
0
(1 −t)
2
2!
ϕ
′′′
(t)dt =
(1 −t)
2
2!
ϕ
′′
(t)
¸
¸
¸
1
0
+
_
1
0
(1 −t)ϕ
′′
(t)dt
= −
ϕ
′′
(0)
2
+ ϕ(1) −ϕ(0) −ϕ

(0) ,
luego
ϕ(1) = ϕ(0) + ϕ

(0) +
ϕ
′′
(0)
2!
+
_
1
0
(1 −t)
2
2
ϕ
′′
(t)dt .
El proceso inductivo est´a claro, as´ı el lema es v´alido para todo
n.
Teorema 5. (F´ormula de Taylor con resto integral). Si f :
I →R tiene derivada n-´esima integrable en el intervalo de extremos
a, a + h entonces
f(a + h) = f(a) + f

(a) h + +
f
(n−1)
(a)
(n −1)!
h
n−1
+
__
1
0
(1 −t)
n−1
(n −1)!
f
(n)
(a + th)dt
_
h
n
.
Secci´on 2 La integral como l´ımite de sumas de Riemann 155
Demostraci´on: Definiendo ϕ : [0, 1] →R como ϕ(t) = f(a + th),
se tiene ϕ
(i)
(0) = f
(i)
(a)h
i
. Ahora el Teorema 5 resultado del lema
anterior.
Corolario 1. (F´ormula de Taylor con resto de Lagrange).
Si f : I →R es de clase C
n
en el intervalo de extremos a, a +h ∈ I
entonces existe θ ∈ (0, 1) tal que
f(a +h) = f(a) +f

(a) h + +
f
(n−1)
(a)
(n −1)!
h
n−1
+
f
(n)
(a + θh)
n!
h
n
.
En efecto, si llamamos A a la integral que aparece en el enun-
ciado del Teorema 5, por el Teorema 4 existe θ ∈ (0, 1) tal que
A = f
(n)
(a + θh)
_
1
0
(1 −t)
n−1
(n −1)!
dt =
f
(n)
(a + θh)
n!
.
Observaci´on: Esta demostraci´on es m´as natural que la que se
di´o en el Teorema 2, Cap´ıtulo 9; sin embargo, se exige m´as a la
funci´on f.
2. La integral como l´ımite de sumas de Riemann
La norma de una partici´on P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ ⊂ [a, b] es el
n´ umero [P[ = mayor longitud t
i
−t
i−1
de los intervalos de P.
Teorema 6. Sea f : [a, b] → R acotada. Para todo ε > 0, existe
δ > 0 tal que [P[ < δ ⇒S(f; P) ≤
_
b
a
f(x)dx + ε.
Demostraci´on: Supongamos inicialmente que f(x) ≥ 0 en [a, b].
Dado ε > 0 existe una partici´on P
0
= ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ de [a, b] tal
que S(f; P
0
) <
_
b
a
f(x)dx + ε/2. Sea M = sup f. Tomemos δ tal
que 0 < δ < ε/2Mn. Si P es una partici´on cualquiera de [a, b] tal
que [P[ < δ, indicaremos mediante [r
α−1
, r
α
] los intervalos de P que
est´en contenidos en alg´ un [t
i−1
, t
i
] de P
0
, y mediante [r
β−1
, r
β
] los
restantes intervalos de P. Cada uno de estos contiene, al menos,
un punto t
i
en su interior, luego hay como m´aximo n intervalos del
tipo [r
β−1
, r
β
]. Escribiremos α ⊂ i si [r
α−1
, r
α
] ⊂ [t
i−1
, t
i
]. Cuando
α ⊂ i se tiene M
α
≤ M
i
y

α⊂i
(r
α
− r
α−1
) ≤ t
i
− t
i−1
. Estos
156 C´alculo con integrales Cap. 11
n´ umero son todos ≥ 0, luego

α⊂i
M
α
(r
α
− r
α−1
) ≤ M
i
(t
i
− t
i−1
)
y M
β
(r
β
−r
β−1
) ≤ Mδ. Por tanto:
S(f; P) =

α
M
α
(r
α
−r
α−1
) +

β
M
β
(r
β
−r
β−1
)

n

i=1
M
i
(t
i
−t
i−1
) + M n δ
< S(f; P) + ε/2
<
_
b
a
f(x)dx + ε .
En el caso general, como f est´a acotada, existe una constante c tal
que f(x) + c ≥ 0 para todo x ∈ [a, b]. Tomando g(x) = f(x) + c,
tenemos S(g; P) = S(f; P) + c(b −a) y
_
b
a
g(x)dx =
_
b
a
f(x)dx + c(b −a) ,
luego estamos en el caso anterior.
Afirmar que S(f; P) <
_
b
a
f(x)dx+ε es equivalente a [
_ b
a
f(x)dx−
S(f; P)[ < ε, Luego el Teorema 6 significa que l´ım
|P|→0
S(f; P) =
_ b
a
f(x)dx.
De forma totalmente an´aloga se prueba que
_
b
a
f(x)dx = l´ım
|P|→0
s(f; P).
Una partici´on puntuada del intervalo [a, b] es un par P

= (P, ξ)
donde P = ¦t
0
, . . . , t
n
¦ es una partici´on de [a, b] y ξ = (ξ
1
, . . . , ξ
n
)
es una colecci´on de n n´ umeros escogidos de forma que t
i−1
≤ ξ
i
≤ t
i
para cada i = 1, . . . , n.
Dada una funci´on acotada f : [a, b] → R y una partici´on pun-
tuada P

de [a, b], se define la suma de Riemann:

(f; P

) =
n

i=1
f(ξ
i
)(t
i
−t
i−1
) .
Evidentemente, sea cual fuere la forma en que se punt´ ue la par-
tici´on P, se tiene
s(f; P) ≤

(f; P

) ≤ S(f; P) .
Secci´on 3 Logaritmos y exponenciales 157
Se dice que el n´ umero real I es el l´ımite de

(f; P

) cuando
[P[ →0, y se escribe I = l´ım
|P|→0

(f; P

), cuando, para todo ε > 0,
se puede escoger δ tal que [

(f; P

) − I[ < ε sea cual fuere la
partici´on puntuada P

tal que [P[ < delta.
Teorema 7. Si f : [a, b] → R es integrable entonces
_
b
a
f(x)dx =
l´ım
|P|→0

(f; P

).
Demostraci´on: Del Teorema 6 se sigue que si f es integrable,
entonces
l´ım
|P|→0
s(f; P) = l´ım
|P|→0
S(f; P) =
_
b
a
f(x)dx .
Como se tiene s(f; P) ≤

(f; P

) ≤ S(f; P), es inmediato que
l´ım
|P|→0

(f; P

) =
_
b
a
f(x)dx.
Observaci´on: El rec´ıproco del Teorema 7 es verdadero, pero es
menos interesante. (Vea “Curso de An´alisis Matem´atico”, vol. 1).
3. Logaritmos y exponenciales
Sea a un n´ umero real mayor que 1. Se suele definir el logaritmo
de un n´ umero real x en base a como el exponente y, y = log
a
x, tal
que a
y
= x.
O sea, la funci´on log
a
: R
+
→ R se suele definir como la in-
versa de la funci´on exponencial y → a
y
. Para esto se requiere el
trabajo previo de establecer el significado y las propiedades de las
potencias a
y
, donde y es un n´ umero real cualquiera, lo que se puede
hacer rigurosamente. Sin embargo, nos parece m´as sencillo definir
en primer lugar el logaritmo y, a partir de ´este, la exponencial, tal
como haremos a continuaci´on.
Definiremos la funci´on log : R
+
→R, como
log x =
_
x
1
dt
t
,
para cada x ∈ R
+
.
158 C´alculo con integrales Cap. 11
El n´ umero log x se llama logaritmo de x. Si recordamos que
_
b
a
f(x)dx = −
_
a
b
f(x)dx, vemos que log x < 0 si 0 < x < 1,
log 1 = 0 y log x > 0 cuando x > 1.
La funci´on logaritmo es mon´otona, estrictamente creciente y
derivable; adem´as (log x)

= 1/x, (log x)
′′
(x) = −1/x
2
, etc. Por
tanto, log es derivable infinitas veces, esto es, log ∈ C

. Tambi´en
se puede ver que log es una funci´on c´oncava.
Teorema 8. Para cualesquiera x, y ∈ R
+
se tiene log(xy) = log x+
log y.
Demostraci´on: log(xy) =
_
xy
1
dt/t =
_
x
1
dt/t +
_
xy
x
dt/t = log x +
_
xy
x
dt/t. Cuando s var´ıa entre 1 e y, el producto xs var´ıa entre x y
xy, luego el cambio de variable t = xs nos da dt = xds y
_
xy
x
dt/t =
_
x
1
xds/xs =
_
y
1
ds/s = log y, lo que prueba el teorema.
Corolario 1. Para todo n´ umero racional r se tiene log(x
r
) =
r log x.
En efecto, del Teorema 8 se deduce log(x
n
) = nlog x cuando n ∈
N. De x
n
x
−n
= 1 resulta 0 = log(x
n
x
−n
) = log(x
n
) +log(x
−n
) =
nlog x+log(x
−n
), de donde log(x
−n
) = −nlog x. Esto demuestra el
corolario cuando r ∈ Z. En el caso general, r = p/q donde p, q ∈ Z,
por definici´on (x
p/q
)q = x
p
, de aqu´ı, por lo que acabamos de probar,
q log(x
p/q
) = p log x, de donde log(x
p/q
) = (p/q) log x.
Corolario 2. log : R
+
→R es sobreyectiva.
Como log es continua, su imagen es un intervalo, por tanto basta
demostrar que log no est´a acotada, ni superior ni inferiormente, lo
que es consecuencia de las igualdades log(2
n
) = nlog 2 y log(2
−n
) =
−nlog 2.
Como log es una funci´on estrictamente creciente, entonces es
una biyecci´on de R
+
en R. Su inversa, exp : R → R
+
, se llama
funci´on exponencial. Por definici´on, exp(x) = y ⇔log y = x, o sea
log(exp(x)) = x y exp(log y) = y.
Existe un ´ unico n´ umero real cuyo logaritmo es igual a 1. Este
se denota con el s´ımbolo e. En breve demostraremos que e coincide
con el n´ umero introducido en los Ejemplos 12 y 13 del Cap´ıtulo 3.
De momento, su definici´on es e = exp(1).
Secci´on 3 Logaritmos y exponenciales 159
Teorema 9. La funci´on exponencial exp : R → R
+
es una biyec-
ci´on creciente de clase C

, tal que (exp x)

= exp(x) y exp(x+y) =
exp(x) exp(y) para cualesquiera x, y ∈ R. Adem´as, para todo r ∈ Q
se tiene exp(r) = e
r
.
Demostraci´on: Por la regla de derivaci´on de la funci´on inversa,
para cada x ∈ R, tal que exp(x) = y, se tiene (exp x)

= 1/(log y)

=
y = exp(x). As´ı exp

= exp, de donde exp ∈ C

. Dados x, y ∈ R,
sean x

= exp x e y

= exp y, luego x = log x

e y = log y

. Entonces
exp(x +y) = exp(log x

+ log y

) = exp[log(x

y

)] = exp(x) exp(y).
Si r es racional, el Corolario 1 del Teorema 8 nos da log(exp(r)) =
r = r 1 = r log(e) = log(e
r
); as´ı, por la inyectividad de log,
exp(r) = e
r
.
La igualdad exp(r) = e
r
, si r ∈ Q, junto con la relaci´on exp(x+
y) = exp(x) exp(y) nos indican que exp(x) se comparta como
una potencia con base e y exponente x. Escribiremos entonces, por
definici´on, e
x
= exp(x) para todo x ∈ R. Gracias a esto, pasa a
tener significado la potencia e
x
para cualquier x real.
Con esta notaci´on tenemos
e
x+y
= e
x
e
y
, e
0
= 1 , e
−x
= 1/e
x
,
x < y ⇔e
x
< e
y
log(e
x
) = x = e
log x
.
Tambi´en tenemos l´ım
x→∞
e
x
= +∞ y l´ım
x→−∞
e
x
= 0, como se puede
ver f´acilmente.
Por el Teorema del Valor Medio, para todo x > 1, existe c tal
que 1 < c < x y log x = log x −log 1 = (log c)

(x −1) = (x −1)/c.
As´ı se tiene log x < x para todo x ≥ 1. Como log x = 2 log

x,
tenemos 0 < log x < 2

x, de donde 0 < log x/x < 2/

x para todo
x ≥ 1. Como l´ım
x→+∞
(2/

x) = 0, se tiene que l´ım
x→∞
log x/x = 0, lo
que ya hab´ıa sido probado en el final del Cap´ıtulo 3 suponiendo que
x = n ∈ N.
Por otra parte, dado cualquier polinomio p(x), se tiene l´ım
x→+∞
p(x)/e
x
=
0. Para probar esto es suficiente considerar el caso p(x) = x
k
. En-
tonces escribimos e
x/k
= y, de donde x = k log y. Evidentemente,
x →+∞ si, y s´olo si, y →+∞.
160 C´alculo con integrales Cap. 11
Por tanto
l´ım
x→+∞
_
x
e
x/k
_
= l´ım
y→+∞
_
k
log y
y
_
= 0 ,
y as´ı
l´ım
x→+∞
x
k
e
x
= l´ım
x→+∞
_
x
e
x/k
_
k
= 0 .
Si c y k son constantes reales, la funci´on f(x) = c e
kx
tiene
derivada k c e
kx
= kf(x). Esta propiedad de ser la derivada de
la funci´on f proporcional a s´ı misma es la causa de gran parte de
las aplicaciones de la funci´on exponencial. Demostraremos que esta
propiedad es exclusiva de las funciones de este tipo.
Teorema 10. Sea f : I → R derivable en el intervalo I, con
f

(x) = k f(x). Si para alg´ un x
0
∈ I se tiene f(x
0
) = c, entonces
f(x) = c e
k(x−x
0
)
para todo x ∈ I.
Demostraci´on: Sea ϕ : I → R definida como ϕ(x) = f(x)
e
−k(x−x
0
)
. Entonces ϕ

(x) = f

(x)e
−k(x−x
0
)
− kf(x)e
−k(x−x
0
)
= 0.
Luego ϕ es constante. Como ϕ(x
0
) = c, se tiene ϕ(x) = c para todo
x ∈ I, o sea, f(x) = c e
k(x−x
0
)
.
Como la derivada de la funci´on f(x) = e
x
tambi´en es f

(x) = e
x
,
tenemos f

(0) = 1. Por tanto, de la definici´on de derivada se deduce
que l´ım
x→0
(e
x
−1)/x = 1.
Dados a > 0 y x ∈ R, definiremos la potencia a
x
de forma que
sea v´alida la f´ormula log(a
x
) = xlog a. Para esto, tomaremos dicha
igualdad como definici´on, o sea, diremos que a
x
es el (´ unico) n´ umero
real cuyo logaritmo es igual a x log a.
En otras palabras, a
x
= e
xlog a
.
La funci´on f : R → R, definida como f(x) = a
x
, tiene las
propiedades esperadas.
La primera es que si x = p/q ∈ Q (donde q > 0), f(x) =
q

a
p
.
En efecto, f(x) = exp((p/q) log a) = exp(log
q

a
p
) =
q

a
p
.
Se tiene a
x+y
= a
x
a
y
, a
0
= 1, a
−x
= 1/a
x
y (a
x
)
y
= a
xy
.
La funci´on f(x) = a
x
tiene derivada f

(x) = a
x
log a, por tanto
es de clase C

. La derivada f

es positiva si a > 1 y negativa si
0 < a < 1.
Luego en el primer caso f es creciente, y decreciente en el se-
gundo. Cuando a > 1, se tiene l´ım
x→+∞
a
x
= +∞ y l´ım
x→−∞
a
x
= 0. Si
Secci´on 4 Integrales impropias 161
0 < a < 1, los valores de estos l´ımites se intercambian. En cualquier
caso, f(x) = a
x
es una biyecci´on de R en R
+
cuya inversa se denota
mediante log
a
: R
+
→R; log
a
x se llama logaritmo de x en base a.
As´ı, y = log
a
x ⇔ a
x
= y, volviendo a la definici´on cl´asica.
Cuando a = e, se tiene log
e
x = log x. Por tanto, el logaritmo que
definimos al principio de esta secci´on tiene base e. Es el llamada
logaritmo natural o logaritmo neperiano. Para todo x > 0 tenemos
e
log x
= x = a log
a
x = e
log
a
z·log a
,
por tanto, log x = log
a
x log a, o sea, log
a
x = log x/ log a. Como
consecuencia de esta ´ ultima f´ormula tenemos las propiedades de
log
a
x an´alogas a las de log x, como log
a
(xy) = log
a
x + log
a
y o
(log
a
x)

=
1
x log a
.
Para finalizar esta secci´on demostraremos que e coincide con el
n´ umero definido en los Ejemplos 12 y 13 del Cap´ıtulo 3.
La derivada de la funci´on log x es igual a 1/x. En el punto x = 1
esta derivada vale 1. Esto significa que
l´ım
x→0
log(1 + x)
x
= 1 ,
o sea,
l´ım
x→0
log(1 + x)
x
= 1 .
Como (1 + x)
1/x
= exp¦log[(1 + x)
1/x
]¦, entonces l´ım
x→0
(1 + x)
1/x
=
exp(1) = e, Si hacemos y = 1/x concluimos que l´ım
y→∞
(1+1/y)
y
= e.
En particular, l´ım
n∈N
(1 + 1/n)
n
= e.
4. Integrales impropias
Las hay de dos clases: integrales de funciones que no est´an acota-
das (definidas en un intervalo acotado pero no cerrado) e integrales
de funciones definidas en un intervalo que no est´a acotado.
El siguiente teorema descarta el caso trivial.
Teorema 11. Sea f : (a, b] → R acotada, tal que la restricci´on
f[
[c,d]
es integrable para todo c ∈ (a, b]. Entonces, sea cual fuere el
valor que se le asigne a f(a), se obtiene una funci´on integrable tal
que
_
b
a
f(x)dx = l´ım
c→a
+
_
b
c
f(x)dx.
162 C´alculo con integrales Cap. 11
Demostraci´on: Sea K tal que a ≤ x ≤ b ⇒[f(x)[ ≤ K. Dado ε >
0 tomemos c ∈ (a, b] con K (c−a) < ε/4. Como f[
[c,b]
es integrable,
existe una partici´on P de [c, d] tal que S(f; P) − s(f; P) < ε/2.
Entonces Q = P ∪ ¦a¦ es una partici´on de [a, b] tal que
S(f; P) −S(f; Q) ≤ 2K(c −a) + S(f; P) −s(f; P) < ε ,
luego f : [a, b] →R es integrable. La integral indefinida F : [a, b] →
R, F(x) =
_
b
x
f(x)dx, cumple la condici´on de Lipschitz [F(y) −
F(x)[ ≤ K[y − x[, luego es (uniformemente) continua, de donde
F(a) = l´ım
c→a
+
F(c) = l´ım
c→a
+
_
b
c
f(x)dx.
Un resultado an´ alogo es v´alido para f : [a, b) →R.
Por tanto, es suficiente considerar f : (a, b] → R que no est´an
acotadas. Supondremos tambien que f es continua. La integral im-
propia
_
b
a
f(x)dx se define como
_
b
a
f(x)dx = l´ım
ε→0
+
_
b
a+ε
f(x)dx .
En cada intervalo cerrado [a+ε, b], f es continua, luego es inte-
grable. El problema reside en saber si existe o no el l´ımite anterior.
Si el l´ımite existe la integral es convergente, si ´este no existe la in-
tegral es divergente.
Evidentemente, el caso de una funci´on continua f : [a, b) → R
que no est´a acotada se trata de forma semejante, haciendo
_
b
a
f(x)dx =
l´ım
ε→0
+
_
b−ε
a
f(x)dx. Finalmente, el caso f : (a, b) → R continua
se reduce a los dos anteriores tomando c ∈ (a, b) y escribimoa
_
b
a
f(x)dx =
_
c
a
f(x)dx +
_
b
c
f(x)dx.
Ejemplo 1. Sea f : [0, 1] →R dada por f(x) = 1/x
α
. Suponiendo
α ,= 1, tenemos
_
1
0
dx
x
α
= l´ım
ε→0
+
_
1
ε
dx
x
α
= l´ım
ε→0
+
x
1−α
1 −α
¸
¸
¸
¸
1
ε
= l´ım
ε→0
+
1 −ε
1−α
1 −α
=
_
+∞ si α > 1
1
1 −α
si α < 1
.
Secci´on 4 Integrales impropias 163
Cuando α = 1, tenemos
_
1
0
dx
x
= l´ım
ε→0
+
_
1
ε
dx
x
= l´ım
ε→0
+
log x
¸
¸
¸
1
ε
= l´ım
ε→0
+
(−log ε) = +∞.
Por tanto
_
1
0
dx/x
α
diverge cuando α ≥ 1 y converge a (1 −α)
−1
si
α < 1. En particular, α = 1/2 nos da
_
1
0
dx/

x = 2.
Ejemplo 2. Sea f : [0, 1) →R, f(x) = 1/

1 −x
2
. Entonces
_
1
0
dx/

1 −x
2
= l´ım
ε→0
+
_
1−ε
0
dx/

1 −x
2
= l´ım
ε→0
+
arc sen x
¸
¸
¸
1−ε
0
= l´ım
ε→0
+
arc sen(1 −ε)
= arc sen 1 =
π
2
.
Cuando f : (a, b] → R cumple f(x) ≥ 0 para todo x ∈ (a, b],
la integral
_
b
a
f(x)dx converge si, y s´olo si, existe k > 0 tal que
_
b
a+ε
f(x)dx ≤ k para todo ε ∈ (b − a), pues la funci´on ϕ(ε) =
_
b
a+ε
f(x)dx es creciente. Si existe una funci´on g : (a, b] → R tal
que
_
b
a
g(x)dx es convergente y 0 ≤ f(x) ≤ k g(x) para todo
x ∈ (a, b], entonces
_
b
a
f(x)dx es convergente pues, en este caso,
ϕ(ε) ≤ k
_
b
a
g(x)dx para todo ε ∈ (0, b −a).
Ejemplo 3. La integral I =
_
1
0
dx/
_
(1 −x
2
)(1 −k
2
x
2
) conver-
ge siempre que k ∈ R cumpla k
2
< 1. En efecto, como 0 ≤
x ≤ 1, tenemos 1 − k
2
≤ 1 − k
2
x
2
. Haciendo K = 1/

1 −k
2
se tiene que 1/
_
(1 −x
2
)(1 −k
2
x
2
) ≤ K/

1 −x
2
, por tanto I ≤
_
1
0
k/

1 −x
2
= kπ/2.
Se dice que la integral impropia
_
b
a
f(x)dx es absolutamente con-
vergente cuando
_
b
a
[f(x)[dx es convergente. Como en el caso de las
series, la convergencia de
_
b
a
[f(x)[dx implica la de
_
b
a
f(x)dx.
En efecto, dada f : (a, b] → R continua, definimos, para a <
x < b, su parte positiva y su parte negativa, f
+
, f

: (a, b] → R,
como:
f
+
(x) = m´ax¦f(x), 0¦ y f

(x) = m´ax¦−f(x), 0¦ .
164 C´alculo con integrales Cap. 11
Entonces f
+
(x) =
1
2
[[f(x)[ +f(x)] y f

(x) =
1
2
[[f(x)[ −f(x)], as´ı f
+
y f

son continuas. Adem´as, tenemos que f
+
(x) ≥ 0, f

(x) ≥ 0,
f = f
+
− f

y [f[ = f
+
+ f

, de donde f
+
≤ [f[ y f

≤ [f[.
De estas desigualdades se deduce que si
_
b
a
f(x)dx es absolutamen-
te convergente entonces
_
b
a
f
+
(x)dx y
_
b
a
f

(x)dx convergen. Luego
_
b
a
f(x)dx =
_
b
a
f
+
(x)dx −
_
b
a
f

(x)dx es convergente.
Por tantto sirve el criterio de comparaci´on: si f, g : [a, b) → R
son continuas y
_
b
a
g(x)dx converge entonces la condici´on [f(x)[ ≤
k g(x) para todo x ∈ [a, b) implica que
_
b
a
f(x)dx es (absoluta-
mente) convergente. Por ejemplo, si f : [a, b) → R es continua y
existen constantes k > 0 y α < 1 tales que [f(x)[ ≤ k/(b −x)
α
para
todo x ∈ [a, b), entonces la integral
_
b
a
f(x)dx es (absolutamente)
convergente.
A continuaci´on trataremos de integrales definidas en intervalos
que no est´an acotados.
Dada f : [a, +∞) → R continua, se define la integral impropia
de f como:
_
+∞
a
f(x)dx = l´ım
A→+∞
_
A
a
f(x)dx .
Si el l´ımite anterior existe, se dice que la integral es conver-
gente. En caso contrario se dice que es divergente. Una definici´on
an´aloga sirve para f : (−∞, b] → R. Entonces
_
b
−∞
f(x)dx =
l´ım
B→−∞
_
b
B
f(x)dx. Finalmente, para f : (−∞, +∞) →R se toma
un punto cualquiera a ∈ R (en general a = 0) y se escribe
_
+
−∞
∞f(x)dx =
_
a
−∞
f(x)dx +
_
+∞
a
f(x)dx .
Ejemplo 4. Sea f : [1, +∞) →R, f(x) = 1/x
α
. Si α ,= 1 se tiene
_
A
1
dx
x
α
=
A
1−α
−1
1 −α
,
luego
_

1
dx
x
α
=
1
1 −α
converge si α > 1. Por otra parte, si α ≤ 1,
_
+∞
1
dx/x
α
diverge.
Esto contrasta con el comportamiento de la integral de la misma
funci´on en el intervalo (0, 1].
Secci´on 4 Integrales impropias 165
Ejemplo 5.
_
+∞
0
dx/(1 + x
2
) = π/2. En efecto, arctan x es una
primitiva de 1/(1 + x
2
). Por consiguiente
_
+∞
0
dx
1 + x
2
= l´ım
A→+∞
(arctan A−arctan0) =
π
2
.
Se dice que una integral
_
+∞
a
es absolutamente convergente
cuando
_
+∞
a
[f(x)[dx converge. Como cuando ten´ıamos intervalos
acotados, se prueba que en tal caso,
_
+∞
a
f(x)dx converge.
Por tanto sirve el criterio de comparci´on: si f, g : [a, +∞) →R
son continuas,
_
+∞
a
g(x)dx converge y existe k > 0 tal que [f(x)[ ≤
k [g(x)[ para todo x ∈ [a, +∞), entonces
_
+∞
a
f(x)dx es (absolu-
tamente) convergente. En particular, si [f(x)[ ≤ k/x
α
, con α > 1,
entonces
_
+∞
a
f(x)dx es (absolutamente) convergente.
Ejemplo 6. Sea a > 0. La integral
_
+∞
a
dx/x
2
es convergente, como
se puede ver f´acilmente, su valor es 1/a. Incluso su no supi´esemos
que la derivada de arctanx es 1/(1 + x
2
), concluir´ıamos, por com-
paraci´on, que
_
+∞
a
dx/(1 + x
2
) converge, pues 1/(1 + x
2
) ≤ 1/x
2
.
Ejemplo 7. (La funci´on Gamma) Se trata de la funci´on Γ : (0, +∞) →
R, definida para todo t > 0 como la integral Γ(t) =
_
+∞
0
e
−x
x
t−1
dx.
Para demostrar que dicha integral converge la descompondremos
en la suma
_
1
0
+
_
+∞
1
. La integral
_
1
0
e
−x
x
t−1
dx converge porque
e
−x
x
t−1
≤ 1/x
1−t
. El segundo sumando,
_
+∞
1
e
−x
x
t−1
dx, conver-
ge porque e
−x
x
t−1
≤ 1/x
2
para todo x suficientemente grande.
En efecto, esta desigualdad es equivalente a x
t+1
/e
x
≤ 1. Ahora
bien, sabemos que l´ım
x→+∞
x
t+1
/e
x
= 0, luego existe a > 0 tal que
x > a ⇒x
t+1
/e
x
≤ 1. La funci´on gamma extiende la noci´on de
factorial pues Γ(n) = (n − 1)! para todo n, como se puede ver
integrando por partes.
Ejemplo 8. La integral de Dirichlet I =
_

0
(sen x/x)dx converge,
pero no absolutamente. En efecto, para todo n ∈ N, sea a
n
=
_
(n+1)π

[ sen x/x[dx. Entonces I = a
0
−a
1
+a
2
−a
3
+ . Es claro
que a
0
≥ a
1
≥ a
2
≥ y que l´ıma
n
= 0. Luego, por el Teorema
de Leibniz, la serie


n=0
(−1)
n
a
n
(y en consecuencia la integral)
converge. Por otra parte,
_
+∞
0
[ sen x[/xdx es la suma de la serie


n=0
a
n
, cuyo t´ermino a
n
es el ´area de una regi´on que contiene un
166 C´alculo con integrales Cap. 11
tri´angulo de base π y altura 2/(2n+1)π. El ´area de dicho tri´angulo
es igual 1/(2n + 1). Como la serie arm´onica es divergente, se tiene
que

a
n
= +∞. (Se puede probar que
_

0
sen x/xdx = π/2).
Una aplicaci´on bastante conocida de las integrales impropias es
el criterio de convergencia de series de n´ umeros, recogido en el si-
guiente teorema, cuya demostraci´on se puede encontrar en cualquier
libro de c´alculo.
Teorema 12. Sea f : [a, +∞) →R, continua y mon´otona crecien-
te. Para cada n´ umero natural n ≥ a, sea a
n
= f(x). Entonces la
serie

a
n
converge si, y s´olo si, la integral
_
+∞
a
f(x)dx converge.
5. Ejercicios
Secci´on 1: Teorema cl´asicos del C´alculo Integral
1. Sea f : [a, b] → R integrable y continua por la derecha en
el punto x
0
∈ [a, b). Pruebe que F : [a, b] → R, median-
te F(x) =
_
x
a
f(t)dt, es derivable por la derecha en punto
x
0
y que F

+
(x
0
) = f(x
0
). Enuncie un resultado similar con
“izquierda” en vez de derecha. D´e ejemplos de funciones f
integrables y discontinuas en el punto x
0
tales que:
(a) Existe F

(x
0
).
(b) No existe F

(x
0
).
2. Sea f : [a, b] → R derivable tal que f

es integrable. Prue-
be que para cualesquiera x, c ∈ [a, b] se tiene f(x) = f(c) +
_
x
c
f

(x)dx. Concluya que el Teorema 5 es v´alido con “inte-
grable” en vez de continua.
3. Sea f : [a, b] →R derivable, tal que f

es integrable y f

(x) ≥
0 para todo x ∈ [a, b]. Si ¦x ∈ [a, b] : f

(x) = 0¦ tiene conte-
nido nulo, pruebe que f es estrictamente creciente.
4. Dada f : [a, b] →R con derivada continua, pruebe el Teorema
del Valor Medio (Teorema 7 del Cap´ıtulo 8) como consecuen-
cia de la f´ormula del mismo nombre para integrales (Corolario
al Teorema 11 en este cap´ıtulo).
Secci´on 5 Ejercicios 167
5. Sean f : [a, b] → R continua y α, β : I → [a, b] derivables.
Defina ϕ : I → R escribiendo ϕ(x) =
_
β(x)
α(x)
f(t)dt para todo
x ∈ I. Pruebe que ϕ es derivable y que ϕ

(x) = f(β(x))β

(x)−
f(α(x))α

(x).
6. Sean f : [0, 1] →R la funci´on del Ejercicio 1.3 y g : [0, 1] →R
definida como g(0) = 0 y g(x) = 1 si x > 0. Demuestre que f
y g son integrables pero que g ◦ f : [0, 1] →R no lo es.
7. Dada f : [a, b] → R con derivada integrable, sea m = (a +
b)/2. Pruebe que f(a) + f(b) = [2/(b − a)]
_
b
a
[f(x) − f(x −
m)f

(x)]dx.
8. Sean f : [a, b] →R, f continua y p integrable tal que p(x) ≥ 0
para todo x ∈ [a, b]. Pruebe que si
_
b
a
f(x)p(x)dx = f(a)
_
b
a
p(x)dx
entonces existe x ∈ (a, b) tal que f(a) = f(c) (existe un re-
sultado an´alogo con f(b) en vez de f(a)). Concluya que en el
Teorema 4 se puede tomar c ∈ (a, b) y que en el corolario de
Teorema 6 se puede exigir que θ ∈ (0, 1).
Secci´on 2: La integral como l´ımite de sumas de Riemann
1. Con la ayuda de las sumas de Riemann pruebe la validez de
las siguientes igualdades:
(a) l´ım
n→∞
1
n
p+1
n

i=1
i
p
=
1
p + 1
,
(b) l´ım
n→∞
1
n
n

i=1
sen
_

n
_
=
2
π
.
2. Dada f : [a, b] → R, acotada o no, tiene sentido considerar
para cualquier partici´ on puntuada P

la suma de Riemann

(f; P

). Pruebe que si existe l´ım
|P|→0

(f; P

), entonces f es
una funci´on acotada.
3. Pruebe el rec´ıproco del Teorema 7: si existe l´ım
|P|→0

(f; P

) =
L, entonces la funci´on acotada f : [a, b] → R es integrable y
_
b
a
f(x)dx = L.
168 C´alculo con integrales Cap. 11
4. Sean f, g : [a, b] → R integrables. Para cada partici´on P =
¦t
0
, . . . , t
n
¦ de [a, b] sean P

= (P, ξ) y P
#
= (P, η) dos parti-
ciones puntuadas de P. Pruebe que l´ım
|P|→0

(f(ξ)g(η
i
))(t
i

t
i−1
) =
_
b
a
f(x)g(x)dx.
5. Dadas f, g : [a, b] → R, para cada partici´on puntuada P

de
[a, b] se define la suma de Riemann-Stieltjes

(f, g; P

)

f(x
i
)[g(t
i
)−
g(t
i−1
)]. Pruebe que si f es integrable y g posee derivada in-
tegrable, entonces
l´ım
|P|→0

(f, g; P) =
_
b
a
f(x)g

(x)dx .
6. Dada f : [a, b] →R, para cada n ∈ N sea
M(f; n) =
1
n
n

i=1
f(a + ih), h =
(b −a)
n
,
la media aritm´etica de los valores f(a+h), f(a+2h), . . . , f(a+
kh) = f(b). Pruebe que si la funci´on f es integrable, entonces
l´ım
n→∞
M(f; n) =
1
(b −a)
_
b
a
f(x)dx.
Por esto, el segundo miembro de esta igualdad se llama valor
de la funci´ıon f en el intervalo [a, b].
7. Pruebe que si f : [a, b] →R es convexa entonces f
_
a + b
2
_

1
(b−a)
_
b
a
f(x)dx.
8. Demuestre que l´ım
n→∞
n!e
n
n
n
= +∞. (Calcule
_
n
1
log xdx y consi-
dere la suma superior de log x relativa a la partici´on ¦1, 2, . . . , n¦
de [1, n]).
Secci´on 3: Logaritmos y exponenciales
1. Sean f : R → R y g : R
+
→ R funciones continuas, no
id´enticamente nulas, tales que f(x+y) = f(x)f(y) y g(uv) =
Secci´on 5 Ejercicios 169
g(u) + g(v) para cualesquiera x, y ∈ R y u, v ∈ R
+
. Pruebe
que existen a, b ∈ R tales que f(x) = e
ax
para todo x ∈ R y
g(x) = b log x para todo x ∈ R
+
.
2. Pruebe que la sucesi´on cuyo n-´esimo t´ermino es x
n
= 1 +
1/2+ +1/n−log n es decreciente y acotada, luego conver-
gente. (Su l´ımite es conocido como la constante γ de Euler-
Mascheroni, que vale aproximadamente y ≃ 0, 5772.)
3. Pruebe que l´ım
x→0
xlog x = 0.
4. Pruebe que, para todo x ∈ R, se tiene l´ım
n→∞
_
1 +
x
n
_
n
= e
x
.
Secci´on 4: Integrales impropias
1. Estudie la convergencia o divergencia de las integrales
_
1
0
dx
1 −cos x
,
_
3
−3
dx
x
3
,
_
1
−1
dx
3

x
.
2. Estudie la convergencia o divergencia de las integrales
_
+∞
0
dx
(1 + x)

x
,
_
+∞
−∞
dx
1 + x
6
,
_
+∞
1
xdx
1 −e
x
.
3. Demuestre que
_
+∞
0
sen(x
2
)dx converge, pero no absoluta-
mente.
4. Demuestre que, aunque la funci´on f(x) = xsen(x
4
) no est´a aco-
tada, la integral
_
+∞
0
xsen(x
4
)dx es convergente.
5. Sea f : [a, +∞) → R continuas, positiva y mon´otonna cre-
ciente. Pruebe que si
_
+∞
a
f(x)dx es convergente, entonces
l´ım
x→+∞
x f(x) = 0.
6. Sea f : [a, +∞) → R integrable en cada intervalo acotado
[a, x]. Pruebe que su integral impropia
_
+∞
a
f(x)dx = l´ım
x→∞
_
x
a
f(x)dx
existe si, y s´olo si, dado ε > 0, existe A > 0 tal que A < x < y
implica [
_
y
x
f(t)dt[ < ε. (“Criterio de Cauchy”).
7. Pruebe el Teorema 12.
170 C´alculo con integrales Cap. 11
12
Sucesiones
y series de funciones
En muchos problemas de Matem´aticas y de sus aplicaciones se bus-
ca una funci´on que cumpla determinadas condiciones. Es frecuente
en estos casos obtener una sucesi´on de funciones f
1
, f
2
, . . . , f
n
, . . . ,
cada una de las cuales cumple las condiciones exigidas, pero s´olo de
forma aproximada; sin embargo estas aproximaciones son cada vez
mejores. Entonces se espera que la funci´on l´ımite de esta sucesi´on
tambi´en cumpla tales condiciones. Esto nos lleva a estudiar l´ımites
de sucesiones de funciones.
Muchas veces cada funci´on de la sucesi´on se obtiene a partir
de lo anterior sumando una funci´on g
n
. En este caso se tiene una
serie de funciones

g
n
. En este cap´ıtulo se estudiar´an sucesiones
y series de funciones.
Mientras que para las sucesiones y series de n´ umeros existe so-
lamente una noci´on de l´ımite, para las funciones existen varias.
Aqu´ı examinaremos las dos nociones m´as comunes, que definiremos
a continuaci´on.
1. Convergencia puntual y convergencia uniforme
Se dice que una sucesi´on de funciones f
n
: X →R (n = 1, 2, . . .)
converge puntualmente a una funci´on f : X →R cuando para todo
x ∈ X, la sucesi´on de n´ umeros f
1
(x), . . . , f
n
(x), . . . converge a f(x).
171
172 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
As´ı, f
n
→ f puntualmente en X cuando, dados ε > 0 y x ∈ X
existe n
0
(que depende de ε y de x) tal que n > n
0
⇒[f
n
(x) −
f(x)[ < ε.
Gr´aficamente, en cada recta vertical que pasa por un punto x ∈
X queda determinada una sucesi´on de puntos (x, f
1
(x)), . . . , (x, f
n
(x)), . . .
las intersecciones de dicha recta con los gr´aficos de f
1
, . . . , f
n
. Estos
puntos convergen a (x, f(x)), la intersecci´on de la recta vertical con
el gr´afico de f.
Ejemplo 1. La sucesi´on de funciones f
n
: R → R, donde f
n
(x) =
x/n converge puntualmente a la funci´on f : R → R id´enticamente
nula. En efecto, para cada x, se tiene l´ım
n→∞
(x/n) = 0.
Un tipo de convergencia de funciones, m´as fuerte que la con-
vergencia puntual, es la convergencia uniforme, que definimos a
continuaci´on.
Una sucesi´on de funciones f
n
: X →R converge uniformemente
a una funci´on f : X → R cuando, para todo ε > 0, existe n
0
∈ N
(que depende exclusivamente de ε) tal que n > n
0
⇒[f
n
(x)−f(x)[ε
se cual fuere x ∈ X.
En el plano R
2
, dado ε > 0, la banda de radio ε alrededor del
gr´afico de f es el conjunto
F(f; ε) = ¦(x, y) ∈ R
2
: x ∈ X, f(x) −ε < y < f(x) + ε¦ .
Decir que f
n
→f uniformemente en X significa que, para todo
ε > 0, existe n
0
∈ N tal que el gr´afico de f
n
est´a contenido en la
banda de radio ε alrededor de f para todo n > n
0
.
Secci´on 1 Convergencia puntual y convergencia uniforme 173
f
n
f
x
¦ε
¦ε
Fig. 10 - El gr´afico de f
n
est´a contenido en la banda
F(f; ε).
Ejemplo 2. Nunguna banda de radio ε alrededor del eje de abscisas
(gr´ afico de la funci´on id´enticamente nula) contiene al gr´afico de
cualquier funci´on f
n
: R →R, f
n
= x/n. Luego la sucesi´on (f
n
) del
Ejemplo 1 no converge uniformemente a la funci´on id´enticamente
nula. Por otra parte, si X ⊂ R es un conjunto acotado, supongamos
que [x[ ≤ c para todo x ∈ X, entonces f
n
→ 0 uniformemente
en X. En efecto, dado ε > 0, basta tomar n
0
> c/ε. Entonces
n > n
0
⇒[f
n
(x)[ = [x[/n < c/n
0
< ε.
Ejemplo 3. La sucesi´on de funciones continuas f
n
: [0, 1] → R,
f
n
(x) = x
n
, converge puntualmente a la funci´on discontinua f :
[0, 1] → R, f(x) = 0 si 0 ≤ x < 1, f(1) = 1. La convergencia es
uniforme en cada intervalo de la forma [0, 1 − δ], 0 < δ < 1, pero
no es uniforme en [0, 1]. Estas dos afirmaciones son consecuencia de
propiedades generales (a saber, los Teoremas 1 y 2 de abajo), pero
se pueden probar f´acilmente a partir de la definici´on. En efecto,
si escribimos a = 1 − δ, tenemos 0 < a < 1, luego l´ım
n→∞
a
n
= 0.
Dado ε > 0, sea n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒a
n
< ε. Entonces
n > n
0
⇒0 < f
n
(x) < a
n
< ε para todo x ∈ [0, a]. Por tanto
f
n
→ 0 uniformemente en el intervalo [0, 1 − δ]. Por otra parte, si
tomamos ε = 1/2 afirmamos que, sea cual fuere n
0
∈ N, existen
puntos x ∈ [0, 1] tales que [f
n
0
(x) − f(x)[ ≥ 1/2, o sea, x
n
0

1/2. Basta observar que l´ım
x→1

x
n
= 1. Luego existe δ > 0 tal que
1 − δ < x < 1 ⇒x
n
0
> 1/2. Esto demuestra que f
n
no converge
uniformemente a f en el intervalo [0, 1].
174 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
y
=
x
y
=
x
2
y
=
x
3
y
=
x
4
Fig. 11 - Las funciones f
n
(x) = x
n
convergen puntual-
mente en el intervalo [0, 1] a una funci´on discontinua.
Ejemplo 4. La sucesi´on de funciones continuas f
n
: [0, 1] → R,
f
n
(x) = x
n
(1 − x
n
), converge puntualmente a la funci´on id´entica-
mente nula. Esta convergencia no es uniforme. En efecto, para todo
n ∈ N tenemos f
n
(
n
_
1/2) = 1/4. Luefo, si ε = 1/4, ninguna fun-
ci`on f
n
tiene su gr´afico contenido en la banda de radio ε alrededor
de la funci´on 0. Por otra parte, si 0 < δ < 1, tenemos f
n
→ 0 uni-
formemente en el intervalo [0, 1 − δ], pues x
n
→ 0 uniformemente
en dicho intervalo y 0 ≤ x
n
(1 −x
n
) ≤ x
n
.
1
4
1
0
f
1
f
2
f
3
Fig. 12
Las consideraciones hechas en esta secci´on incluyen a la suma
f =

f
n
de una serie de funciones f
n
: X →R. En este importante
caso particular se tiene f = l´ıms
n
, s
n
(x) = f
1
(x) + +f
n
(x) para
Secci´on 2 Propiedades de la convergencia uniforme 175
todo n ∈ N y x ∈ X. As´ı, decir que la serie

f
n
converge uniforme-
mente significa que la sucesi´on (s
n
) converge uniformemente, y es
equivalente a afirmar que la sucesi´on de funciones r
n
: X →R (“res-
tos” de la serie), definidas mediante r
n
(x) = f
n+1
(x)+f
n+2
(x)+
converge uniformemente a 0. En efectom basta observar que r
n
=
f −s
n
.
2. Propiedades de la convergencia uniforme
Teorema 1. Si una sucesi´on de funciones f
n
: X → R converge
uniformemente a f : X → R y cada f
n
es continua en el punto
a ∈ X entonces f es continua en el punto a.
Demostraci´on: Dado ε > 0, existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒[f
n
(x)−
f(x)[ < ε/3 para todo x ∈ X. Fijemos un n´ umero natural n > n
0
.
Como f
n
es continua en el punto a, existe δ > 0 tal que x ∈ X,
[x −a[ < δ ⇒[f
n
(x) −f
n
(a)[ < ε/3, de donde
[f(x) −f(a)[ ≤ 1f
n
(x) −f(x)[ +[f
n
(x) −f
n
(a)[ +[f
n
(a) −f(a)[
<
ε
3
+
ε
3
+
ε
3
= ε.
Lo que prueba el teorema.
Ejemplo 5. La sucesi´on de funciones continuas f
n
(x) = x
n
no
puede converger uniformemente en [0, 1], pues converge puntual-
mente a la funci´on discontinua f : [0, 1] → R, f(x) = 0 si 0 ≤
x < 1, f(1) = 1. Por otra parte, la sucesi´on de funciones continuas
f
n
(x) = x
n
(1 − x
n
) converge puntualmente a la funci´on 0 en el in-
tervalo [0, 1], que es continua, sin que esto implique la convergencia
uniforme. La misma observaci´on se puede hacer a prop´osito de la
sucesi´on de funciones continuas f
n
: R → R, f
n
(x) = x/n. De es-
to trata el pr´oximo teorema. Antes de demostrarlo, daremos una
definici´on.
Se dice que una sucesi´on de funciones f
n
: X → R, converge
mon´otonamente a f : X → R cuando, para todo x ∈ X, la suce-
si´ on de funciones (f
n
(x))
n∈N
es mon´otona y converge a f(x). Por
ejemplo, las funciones de los Ejemplos 1 y 3 convergen mon´otona-
mente.
176 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
Es claro que si f
n
→f mon´otonamente en X, entonces [f
n+1
(x)−
f(x)[ ≤ [f
n
(x) −f(x)[ para todo x ∈ X y todo n ∈ N.
Teorema 2. (Dini). Si la sucesi´on de funciones continuas f
n
:
X →R converge mon´otonamente a la funci´on continua f : X →R
en un conjunto compacto X entonces la convergencia es uniforme.
Demostraci´on: Dado ε > 0, escribimos, para cada n ∈ N, X
n
=
¦x ∈ X : [f
n
(x) − f(x)[ ≥ ε¦. Como f
n
y f son continuas, cada
X
n
es compacto. A su vez, la monoton´ıa de la convergencia implica
X
1
⊃ X
2
⊃ X
3
⊃ . Finalmente, como l´ım
n→∞
f
n
(x) = f(x) para
todo x ∈ X, vemos que


n=1
X
n
= ∅. Del Teorema 9, Cap´ıtulo 5,
se deduce que alg´ un X
n
0
(y por tanto todo X
n
tal que n > n
0
) es
vac´ıo. Esto significa que n > n
0
⇒[f
n
(x)−f(x)[ < ε, sea cual fuere
x ∈ X.
Ejemplo 6. La sucesi´on de funciones continuas f
n
: [0, 1) → R,
f
n
(x) = x
n
, converge mon´otonamente a la funci´on (continua) id´enti-
camente nula en el conjunto [0, 1), que no es compacto; sin embargo,
la convergencia no es uniforme. En efecto, dado 0 < ε < 1, para
todo n ∈ N existen puntos x ∈ [0, 1) tales que x
n
> ε, ya que
l´ım
x→−1
x
n
= 1 > ε.
Teorema 3. (Paso al l´ımite bajo el signo integral). Si la
susesi´on de funciones integrables f
n
: [a, b] →R converge uniforme-
mente a f : [a, b] →R entonces f es integrable y
_
b
a
f(x)dx = l´ım
n→∞
_
b
a
f
n
(x)dx .
En otra palabras: si la convergencia es uniforme,
_
b
a
f(x)dx = l´ım
n→∞
_
b
a
f
n
.
Demostraci´on: Dado ε > 0, existe n
0
∈ Ntal que n > n
0
⇒[f
n
(x)−
f(x)[ < ε/4(b − a) para todo x ∈ [a, b]. Fijemos m > n
0
, como f
m
es integrable exist una partici´on P tal que, si indicamos mediante
ω
i
, ω

i
las oscilaciones de f y f
m
, respectivamente, en el intervalo
[t
i−1
, t
i
] de P, se tiene

ω

i
(t
i
− t
i−1
) < ε/2. Por otra parte, para
cualesquiera x, y ∈ [t
i−1
, t
i
] se tiene:
[f(y) −f(x)[ ≤ [f(y) −f
m
(y)[ +[f
m
(y) −f
m
(x)[ +[f
m
(x) −f(x)[
< ω

i
+
ε
2(b −a)
.
Secci´on 2 Propiedades de la convergencia uniforme 177
Por tanto, ω
i
< ω

i
+ ε/2(b −a). De donde

ω
i
(t
i
−t
i−1
) ≤

ω

i
(t
i
−t
i−1
) + [ε/2(b −a)]

(t
i
−t
i−1
)
< ε/2 + ε/2 = ε .
Esto demuestra que f es integrable. Adem´as,
¸
¸
¸
¸
_
b
a
f(x)dx −
_
b
a
f
n
(x)dx
¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
_
b
a
[f(x) −f
n
(x)]dx
¸
¸
¸
¸

_
b
a
[f(x) −f
n
(x)[dx

(b −a)ε
4(b −a)
< ε
si n > n
0
. En consecuencia, l´ım
n→∞
_
b
a
f
n
(x)dx =
_
b
a
f(x)dx.
Observaci´on. Si cada f
n
es continua la demostraci´on se simplifica
considerablemente pues entonces f tambi´en es continua, y por tanto
integrable.
Ejemplo 7. Si una sucesi´on de funciones integrables f
n
: [a, b] →R
converge puntualmente a f : [a, b] →R, puede suceder que f no sea
integrable. Por ejemplo, si ¦r
1
, r
2
, . . . , r
n
, . . .¦ es una enumeraci´on
de los n´ umeros racionales en [a, b] y definimos f
n
como la funci´on
que vale 1 en los puntos r
1
, r
2
, . . . , r
n
y cero en los dem´as puntos de
[a, b], entonces f
n
converge puntualmente a la funci´on f : [a, b] →R
tal que f(x) = 1 si x ∈ Q ∩ [a, b] y f(x) = 0 si x es racional.
Evidentemente, cada f
n
es integrable, y sin embargo f no lo es.
Ejemplo 8. Incluso cuando una sucesi´on de funciones integrables
f
n
: [a, b] → R converge puntualmente a una funci´on integrable
f : [a, b] → R, puede suceder que l´ım
n→∞
_
b
a
f
n
(x)dx ,=
_
b
a
f(x)dx.
Por ejemplo, para cada n ∈ N, sea f
n
: [0, 1] → R definida como
f
n
(x) = nx
n
(1 −x
n
). Entonces f
n
(1) = 0 y 0 ≤ f
n
(x) < nx
n
si 0 ≤
x < 1. Ahora bien, l´ım
n→∞
nx
n
= 0 si 0 ≤ x < 1. Por tanto f
n
converge
puntualmente en [0, 1] a la funci´on id´enticamente nula. Adem´as
_
1
0
f
n
(x)dx = n
2
/(n + 1)(2n + 1); por tanto l´ım
n→∞
_
b
0
f
n
(x)dx = 1/2
y sin embargo
_
1
0
f(x)dx = 0.
178 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
Para que se verifique que la derivada del l´ımite sea igual al l´ımite
de las derivadas, en vez de suponer que f
n
converge uniformemen-
te, se tiene que postular que la sucesi´on de las derivadas converja
uniformemente.
Teorema 4. (Derivaci´on t´ermino a t´ermino). Sea (f
n
) una
sucesi´on de funciones de clase C
1
en el intervalo [a, b]. Si la sucesi´on
formada por los n´ umeros (f
n
(c)) converge para alg´ un c ∈ [a, b] y
las derivadas f

n
convergen uniformemente a una funci´on g en [a, b],
entonces (f
n
) converge uniformemente a una funci´on f, de clase C
1
,
tal que f

= g en [a, b]. En resumen: (l´ımf
n
)

= l´ımf

n
siempre que
las derivadas f

n
converjan uniformemente.
Demostraci´on: Por el Teorema Fundamental del C´alculo, para
cada n ∈ N y todo x ∈ [a, b], tenemos f
n
(x) = f
n
(c) +
_
x
c
f

n
(t)dt.
Si hacemos n → ∞, vemos por el Teorema 3, que existe f(x) =
l´ım
n→∞
f
n
(x) y que f(x) = f(c) +
_
x
c
g(t)dt. Adem´as, por el Teorema
1, g es continua, luego (de nuevo por el Teorema Fundamental del
C´alculo) f es derivable y f

(x) = g(x) para todo x ∈ [a, b]. En
particular, f

es continua, esto es, f es de clase C
1
. S´olo nos falta
probar que la convergencia f
n
→f es uniforme. Ahora bien,
[f
n
(x) −f(x)[ ≤ [f
n
(c) −f(c)[ +
_
x
c
[f

n
(t) −g(t)[dt .
Como f

n
→ g uniformemente, resulta que f
n
→ f uniformemente.
Ejemplo 9. La sucesi´on de funciones f
n
(x) = sen(nx)/n conver-
ge uniformemente cero en toda la recta. Sin embargo la sucesi´on
f

n
(x) = cos(nx) no converge, ni tal siquiera puntualmente, en
ning´ un intervalo. (Todo intervalo contiene alg´ un n´ umero de la for-
ma x = mπ/p, con m, p enteros, luego cos(nx) alcanza infinitas
veces los valores 1 y −1.
En el caso de una serie

f
n
los teoremas anteriores se formulan
como sigue:
1. Si

f
n
converge uniformemente a f y cada f
n
es continua en el
punto a entonces f es continua en el punto a.
Secci´on 2 Propiedades de la convergencia uniforme 179
2. Si cada t´ermino f
n
: X → R es una funci´on continua tal que
f
n
(x) ≥ 0 para todo x ∈ X, y la serie

f
n
converge a una
funci´on continua f : X → R en el compacto X, entonces la
convergencia es uniforme.
3. Si cada f
n
: [a, b] → R es integrable y

f
n
converge uniforme-
mente a f : [a, b] →R, entonces f es integrable y
_
b
a

f
n
(x)dx =
_
b
a
f(x)dx.
4. Si cada f
n
: [a, b] → R es de clase C
1
,

f

n
converge uniforme-
mente en [a, b] y

f
n
(c) converge para alg´ un c ∈ [a, b], enton-
ces

f
n
converge uniformemente a una funci´on de clase C
1
y
(

f
n
)

=

f

n
.
Ejemplo 10. La serie


n=0
x
2
/(1 +x
2
)
n
, cuyos t´erminos son fun-
ciones continuas definidas en toda la recta, converge a la suma 1+x
2
para todo x ,= 0. En el punto x = 0 todos los t´erminos de la serie
son nulos, luego la suma es cero. De donde la serie dada converge
puntualmente en toda la recta; sin embargo, la convergencia no es
uniforme, pues la suma es una funci´on discontinua.
El teorema b´asico sobre convergencia de series de funciones,
enunciado a continuaci´on, no tiene an´alogo para sucesiones.
Teorema 5. (Criterio de Weiertrass). Dada la sucesi´on de
funciones, f
n
: X →R, sea

a
n
una serie convergente de n´ umeros
reales a
n
≥ 0 tales que [f
n
(x)[ ≤ a
n
para todo n ∈ N y xd ∈ X.
En estas condicionesm las series

[f
n
[ y

f
n
son uniformemente
convergentes.
Demostraci´on: Por el criterio de comparaci´on, para todo x ∈ X
la serie

[f
n
[ (y por tanto la serie

f
n
) es convergente. Dado
ε > 0, existe n
0
∈ N tal que

n>n
0
a
n
< ε. Escribiendo
R
n
(x) =

k>n
[f
n
(x)[ y r
n
(x) =

k>n
f
n
(x) ,
se tiene inmediatamente que [r
n
(x)[ ≤ R
n
(x) ≤

k>n
a
k
< ε para
todo n > n
0
luego

[f
n
[ y

f
n
son uniformemente convergentes.
180 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
3. Series de potencias
Las funciones m´as importantes del An´alisis se pueden escribir
como sumas de series de la forma:
f(x) =

n=0
a
n
(x−x
0
)
n
= a
0
+a
1
(x −x
0
) + +a
n
(x −x
0
)
n
+ .
Estas series, que son la generalizaci´on natural de los polinomios,
se llaman series de potencias.
Para simplificar la notaci´on, preferimos tratar el caso en que
x
0
= 0, esto es, series de la forma

n=0
a
n
x
n
= a
0
+ a
1
x + + a
n
x
n
+ .
El caso general se reduce a ´este haciendo el cambio de varia-
bles y = x −x
0
. As´ı, los resultados que obtengamos para las series

a
n
x
n
se pueden adaptar f´acilmente al caso


n=0
a
n
(x −x
0
)
n
.
La primera propiedad destacable sobre la serie de potencias


n=0
a
n
(x − x
0
)
n
es que el conjunto de valores de x para los que
´esta converge es un intervalo centrado en x
0
. Dicho intervalo puede
ser acotado (abierto, cerrado o semiabierto), igual a R, o simple-
mente reducirse a un ´ unico punto. Demostraremos esto en breve;
antes veamos un ejemplo que ilustra todas estas posibilidades.
Ejemplo 11. Por el criterio de d’Alembert, la serie

x
n
/n! con-
verge para cualquier valor de x. La serie

[(−1)
n
/(2n + 1)]x
2n
converge si, y s´olo si, x ∈ [−1, 1]. La serie

[(−1)
n
/n]x
n
converge
si x ∈ (−1, 1] y diverge fuera de dicho intervalo. El conjunto de
puntos x ∈ R para los que la serie geom´etrica

x
n
converge es
el intervalo abierto (−1, 1). Finalmente, la serie

n
n
x
n
converge
exclusivamente en el punto x = 0.
Dada una serie de potencias

a
n
x
n
, la localizaci´on de los pun-
tos x donde ´esta converge se hace mediante el criterio de Cauchy
(Teorema 6, Cap´ıtulo 4), que pone de manifiesto el compartamiento
de la sucesi´on (
n
_
[a
n
[).
Secci´on 3 Series de potencias 181
Si la sucesi´on (
n
_
[a
n
[) no est´a acotada entonces la serie

a
n
x
n
converge solamente cuando x = 0. En efecto, para todo x ,= 0 la
sucesi´on de n´ umeros
n
_
[a
n
x
n
[ = [x[
n
_
[a
n
[ no est´a acotada, as´ı que
ocurre los mismo con [a
n
x
n
[, luego el t´ermino general de la serie

a
n
x
n
no tiende a cero.
Por otro parte, si la sucesi´on (
n
_
[a
n
[) est´a acotada entonces el
conjunto:
R = ¦ρ > 0 :
n
_
[a
n
[ < 1/ρ para todo n ∈ N suficientemente grande¦
no es vac´ıo. En realidad, es f´ acil ver que si ρ ∈ R y 0 < x < ρ enton-
ces x ∈ R. Luego R es un intervalo del tipo (0, r), (0, r] o (0, +∞),
donde r = sup R. El n´ umero r se llama radio de convergencia de
la serie

a
n
x
n
. (Si R no est´a acotada convendremos en escribir
r = +∞).
El radio de convergencia r de la serie de potencias

a
n
x
n
ve-
rifica las siguientes propiedades;
1. Para todo x ∈ (−r, r) la serie

a
n
x
n
converge absolutamente.
En efecto, tomando ρ tal que [x[ < ρ < r tenemos
n
_
[a
n
[ < 1/ρ,
por consiguiente
n
_
[a
n
x
n
[ = [x[
n
_
[a
n
[ < [x[/ρ < 1 para todo
n ∈ N suficientemente grande. Luego, por el criterio de Cauchy,

a
n
x
n
converge absolutamente.
2. Si [x[ > r la serie

a
n
x
n
diverge. En efecto, en este caso x / ∈ R,
luego no se tiene
n
_
[a
n
[ < 1/[x[ para todo n suficientemente
grande. Esto significa que
n
_
[a
n
[ ≥ 1/[x[, y por tanto [a
n
x
n
[ ≥ 1,
para infinitos valores de n. Luego el t´ermino general de la serie

a
n
x
n
no tiende a cero y por tanto la serie diverge.
3. Si x = ±r, en general, no puede afirmarse nada: la serie

a
n
x
n
puede ser divergente o convergente, seg´ un los diferentes casos.
4. Si existe L = l´ım
n→∞
n
_
[a
n
[ entonces r = 1/L. (Se sobreentiende
que si L = 0 entonces r = +∞). En efecto, para todo ρ ∈ R
existe n
0
∈ N tal que n > n
0

n
_
[a
n
[ < 1/ρ. Haciendo n →∞
obtenemos L ≤ 1/ρ, de donde ρ ≤ 1/L. Se deduce que r =
sup R ≤ 1/L. Ahora supongamos, por reducci´on al absurdo, que
r < 1/L, entonces tomar´ıamos c tal que r < c < 1/L, de donde
182 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
L < 1/c. Por la definici´on de l´ımite tendr´ıamos
n
_
[a
n
[ < 1/c
para todo n suficientemente grande, de donde c ∈ R y as´ı c ≤ r,
que es una contradicci´on. Luego r = 1/L.
El an´alisis que acabamos de hacer se puede resumir como sigue:
Teorema 6. Una serie de potencias

a
n
x
n
, ´o converge exclusiva-
mente cuando x = 0, ´o existe r, 0 < r ≤ +∞, tal que la serie con-
verge absolutamente en el intervalo abierto (−r, r) y diverge fuera
del intervalo cerrado [−r, r]. En los extremos −r y r la serie puede
converger o diverger. Si existe L = l´ım
n
_
[a
n
[ entonces r = 1/L. El
n´ umero r se llama radio de convergencia de la serie. Adem´as, se
tiene 0 < ρ < r ⇔
n
_
[a
n
[ < 1/ρ para todo n ∈ N suficientemente
grande.
Observaci´on: Del Teorema 7, Cap´ıtulo 4, se deduce que si los
coeficientes a
n
son diferentes de cero y existe l´ım[a
n+1
[/[a
n
[ = L,
entonces el radio de convergencia de la serie

a
n
x
n
es r = 1/L.
Teorema 7. Una serie de potencias

a
n
x
n
converge uniforme-
mente en todo intervalo compacto de la forma [−ρ, ρ], donde 0 <
ρ < radio de convergencia.
Demostraci´on: La serie

a
n
ρ
n
es absolutamente convergente y,
para todo x ∈ [−ρ, ρ]. se tiene [a
n
x
n
[ ≤ [a
n

n
. Del criterio de
Weiertrass (Teorema 5) se sigue que la serie

a
n
x
n
converge uni-
formemente en el intervalo [−ρ, ρ].
Corolario 1. Si r > 0 es el radio de convergencia de la serie

a
n
x
n
, entonces la funci´on f : (−r, r) → R, definida mediante
f(x) =

a
n
x
n
, es continua.
Ejemplo 12. La serie

a
n
x
n
no es necesariamente uniformemente
convergente en todo el intervalo (−r, r), donde r es el radio de con-
vergencia. Esto est´a claro en el caso de la serie

x
n
/n!, que tiene
radio de convergencia infinito, para la cual r
n
(x) =

k>n
x
k
/k! >
x
n+1
/(n + 1)! si x es positivo. Dado ε > 0, independiente del n
escogido, es imposible que r
n
(x) < ε para todo x positivo.
Teorema 8. (Integraci´on t´ermino a t´ermino). Sea r el radio
de convergencia de la serie

a
n
x
n
. Si [α, β] ⊂ (−r, r) entonces:
_
β
α
_

a
n
x
n
_
dx =

a
n
n + 1

n+1
−α
n+1
) .
Secci´on 3 Series de potencias 183
Demostraci´on: La convergencia de

a
n
x
n
es uniforme en el in-
tervalo [α, β], pues si escribimos ρ = m´ax¦[α[, [β[¦ < r tendremos
[α, β] ⊂ [−ρ, ρ]. Luego, por el Teorema 3, podemos integrar t´ermino
a t´ermino.
Teorema 9. (Derivaci´on a t´ermino a t´ermino). Sea r el radio
de convergencia de la serie de potencias

a
n
x
n
. La funci´on f :
(−r, r) →R, definida como f(x) =

a
n
x
n
, es derivable y f

(x) =


n=1
na
n
x
n−1
; adem´as la serie de potencias f

(x) tambi´en tiene
radio de convergencia r.
Demostraci´on: Sea r

el radio de convergencia de la serie

n≥1
na
n
x
n−1
,
que converge si, y s´olo si, x

na
n
x
n−1
=

na
n
x
n
converge. Luego
r

tambi´en es el radio de convergencia de esta ´ ultima serie. Abrevia-
mos la expresi´on “para todo n suficientemente grande” escribiendo
“n ≫1”. Si 0 < ρ < r entonces, tomando c con 0 < ρ < c < r, tene-
mos
n
_
[a
n
[ < 1/c, n ≫1. Por otra parte, como l´ım
n

n = 1 entonces
n

n < c/ρ, n ≫ 1. Multiplicando las dos ´ ultimas desigualdades se
tiene
n
_
[a
n
[ < 1/ρ, n ≫1. Por tanto, 0 < ρ < r ⇒0 < ρ < r

. Co-
mo es obvio que 0 < ρ < r

⇒0 < ρ < r, concluimos que r = r

. As´ı,
las serie de potencias

n≥0
a
n
x
n
y

n≥1
na
n
x
n−1
tienen el mismo
radio de convergencia. Dado cualquier x ∈ (−r, r) tomamos ρ tal
que [x[ < ρ < r. Ambos series son uniformemente convergentes en
[−ρ, ρ] luego, por el Teorema 4, tenemos f

(x) =

n≥1
na
n
x
n−1
.
Corolario 1. Sea r el radio de convergencia de la serie de potencias

a
n
x
n
. La funci´on f : (−r, r) → R, definida mediante f(x) =

a
n
x
n
, es de clase C

. Adem´as para cualesquiera x ∈ (−r, r) y
k ∈ N se tiene
f
(k)
(x) =

n≥k
n(n −1) (n −k + 1)a
n
x
n−k
.
En particular, a
k
= f
(k)
(0)/k!.
Por tanto, a
0
+ a
1
x + + a
n
x
n
es el polinomio de Taylor de
orden n de la funci´on f(x) =

a
n
x
n
en un entorno del punto
x = 0.
Corolario 2. (Unicidad de la representaci´on en serie de po-
tencias). Sean

a
n
x
n
y

b
n
x
n
series de potencias convergentes
en el intervalo (−r, r) y X ⊂ (−r, r) un conjunto que tiene al 0
184 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
como punto de acumulaci´on. Si

a
n
x
n
=

b
n
x
n
para todo x ∈ X
entonces a
n
= b
n
para todo n ≥ 0.
En efecto, las hip´otesis nos aseguran que las funciones f, g :
(−r, r) → R, definidas como f(x) =

a
n
x
n
y g(x) =

b
n
x
n
,
tienen las mismas derivadas, f
(n)
(0) = g
(n)
(0), n = 0, 1, 2, . . .. Luego
a
n
= f
(n)
(0)/n! = g
(n)
(0)/n! = b
n
.
4. Series trigonom´etricas
Demostraremos ahora, sucintamente, c´omo se pueden definir de
forma precisa las funciones trigonom´etricas sin apelar a la intuici´on
geom´etrica.
Las series de potencias:
c(x) =

n=0
(−1)
n
(2n)!
x
2n
y s(x) =

n=0
(−1)
n
(2n + 1)!
x
2n+1
tienen radio de convergencia inifinita, luego definen funciones c :
R →R y s : R →R, ambas de clase C

.
Es inmediato que c(0) = 1, s(0) = 0, c(−x) = c(x) y s(−x) =
−s(x). Derivando t´ermino a t´ermino, se tiene s

(x) = c(x) y c

(x) =
−s(x).
La derivada de la funci´on f(x) = c(x)
2
+ s(x)
2
es
2cc

+ 2ss

= −2cs + 2cs = 0 ,
luego es constante. Como f(0) = 1, concluimos que c(x)
2
+s(x)
2
= 1
para todo x ∈ R.
De forma an´aloga se prueban las f´ormulas de la suma:
s(x + y) = s(x)c(y) + s(y)c(x) ,
y
c(x + y) = c(x)c(y) −s(x)s(y) .
Para esto basta fijar y ∈ R y definir las funciones f(x) =
s(x+y)−s(x)c(y)−c(x)s(y) y g(x) = c(x+y)−c(x)c(y)+s(x)s(y).
Secci´on 4 Series trigonom´etricas 185
Se tiene f

= g y g

= −f, de donde f
2
+ g
2
tiene derivada id´enti-
camente nula, luego es constante. Como f(0) = g(0) = 0, se deduce
que f(x)
2
−g(x)
2
= 0 para todo x ∈ R. Por tanto f(x) = g(x) = 0
para todo x ∈ R y as´ı las f´ormulas est´an probadas.
Afirmamos ahora que, necesariamente, existe alg´ un x ∈ R tal
que c(x) = 0.
En caso contrario, como c(0) = 1, tendr´ıamos c(x) > 0 para
todo x > 0 y, como c es la derivada de s, la funci´on s ser´ıa crecien-
teen la semirecta R
+
. Entonces, para cualquier x > 1, se tendr´ıa
c(x) = c(1)−
_
x
1
s(t)dt > 0, de donde c(1) >
_
x
1
s(t)dt > s(1)(x−1);
la ´ ultima desigualdad se debe a que s es creciente. Pero la desigual-
dad c(1) > s(1)(x − 1) para todo x > 1 es absurdo. Luego existe
alg´ un x tal que c(x) = 0.
El conjunto de los n´ umeros x ≥ 0 tales que c(x) = 0 es cerrado
porqie c es continua. Luego posee un menor elemento, que no es ce-
ro pues c(0) = 1. Llamaremos π/2 al menor n´ umero positivo para
el que se tiene c(x) = 0.
Veremos ahora que las funciones c(x) y s(x) son peri´odicas,
con per´ıodo 2π. En efecto, la segunda f´ormula de la suma nos da:
c(2x) = c(x)
2
− s(x)
2
= 2c(x)
2
− 1, luego c(π) = −1 y c(2π) = 1,
de donde s(π) = s(2π) = 0. De nuevo las f´ormulas de la suma de-
muestran que s(x + 2π) = s(x) y c(x + 2π) = c(x), lo que prueba
la afirmaci´on.
Las notaciones usuales para estas funciones son c(x) = cos x y
s(x) = sen x.
Este peque˜ no resumen justifica el uso de las funciones sen x y
cos x en el An´alisis Matem´atico. A partir de aqu´ı se definen las
dem´as funciones trigonom´etricas de la forma habitual: tanx =
sen x/ cos x, sec x = 1/ cos x, etc.
En particular, l´ım
x→0
sen x/x = 1 porque, como sen(0) = 0, este
l´ımite es la derivada de sen x en el punto x = 0, que es igual a cos 0,
o sea, a 1.
186 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
5. Series de Taylor
Cuando la serie de potencias

a
n
(x −x
0
)
n
tiene radio de con-
vergencia r > 0, se dice que es la serie de Taylor, alrededor del
punto x
0
, de la funci´on f : (x
0
−r, x
0
+ r) →R, definida mediante
f(x) =

a
n
(x−x
0
)
n
. Esta denominaci´on se debe a que la suma de
los n + 1 primeros t´erminos de esta serie es el polinomio de Taylor
de orden n de f en el punto x
0
. Veremos ahora las serie de Taylor
de algunas funciones conocidas.
A veces la serie de Taylor de una funci´on en el punto x
0
= 0
se llama “serie de Maclaurin”; sin embargo, no adoptaremos esta
terminolog´ıa.
1. Funciones seno y coseno
Sus series de Taylor en un entorno del punto x = 0 son:
sen x = x −
x
3
3!
+
x
5
5!
− y cos x = 1 −
x
2
2
+
x
4
4!

en virtud de la propia definici´on de dichas funciones.
2. Funci´on 1/(1 −x)
La serie de potencias 1 + x + x
2
+ es una serie geom´etrica,
que converge a la suma 1/(1 −x) cuando [x[ < 1, y diverge cuando
[x[ ≥ 1. Luego es la serie de Taylor de la funci´on f : (−1, 1) → R,
definida como f(x) = 1/(1 −x).
Se deduce que 1−x+x
2
− =

n≥0
(−1)
n
x
n
es la serie de Tay-
lor de la funci´on 1/(1+x), que converge si [x[ < 1 y diverge [x[ ≥ 1.
De aqu´ı tambi´en resulta que 1 −x
2
+x
4
− =

n≥0
(−1)
n
x
2n
es la serie de Taylor de la funci´on g(x) = 1/(1 + x
2
) alrededor del
punto x = 0. En este caso la funci´on g est´a definida para todo
x ∈ R; sin embargo su serie de Taylor converge solamente en el
intervalo (−1, 1). (Este fen´omeno est´a relacionada con el hecho de
que la funci´on de variable compleja g(z) = 1/(1 + z
2
) no est´a de-
finida en los puntos z = ±

−1, ambos con valor absoluto igual a 1).
Secci´on 5 Series de Taylor 187
Si queremos obtener desarrollos finitos podemos escribir, respec-
tivamente,
1
1 −x
= 1 + x + + x
n
+
x
n+1
1 −x
, x ,= 1,
1
1 + x
= 1 −x + + (−1)
n
x
n
+
(−1)
n+1
x
n+1
1 + x
, x ,= −1,
1
1 + x
2
= 1 −x
2
+ + (−1)
n
x
2n
+
(−1)
n+1
x
2n+2
1 + x
2
, x ∈ R .
En cada una de estas expresiones el ´ ultimo sumando es el resto
de la f´ormula de Taylor. En efecto, si llamamos, respectivamente,
r, s y t a estos restos vemos f´acilmente que
l´ım
x→0
r(x)
x
n
= l´ım
x→0
s(x)
x
n
= l´ım
x→0
t(x)
x
n
= 0 .
3. Funci´on exponencial
La serie


n=0
x
n
/n! converge para todo x ∈ R, luego la funci´on
f : R → R, definida como f(x) =


n=0
x
n
/n!, es de clase C

.
Derivando t´ermino a t´ermino vemos que f

(x) = f(x). Como f(0) =
1, del Teorema 17, Cap´ıtulo 9, se concluye que f(x) = e
x
para todo
x ∈ R. Por tanto:
e
x
= 1 + x +
x
2
2
+
x
3
3!
+
es la serie de Taylor de la funci´on exponencial en el punto x = 0.
4. Funci´on logaritmo
Como la funci´on logaritmo no tiene sentido cuando x = 0, con-
sideraremos la funci´on log(1 + x), definida para todo x > −1. Por
definici´on, log(1+x) =
_
x
0
dt/(1+t). Integrando t´ermino a t´ermino
la serie de Taylor de 1/(1 + x), que acabamos de ver, obtenemos:
log(1 + x) = x −
x
2
2
+
x
3
3

x
4
4
+ =

n=1
(−1)
n+1
x
n
n
,
la serie de Taylor de log(1 + x), que es convergente en el intervalo
abierto (−1, 1), pues su radio de convergencia es 1. Por el Teo-
rema de Leibniz (Teorema 3, Cap´ıtulo 4) se tiene que esta serie
188 Sucesiones y Series de funciones Cap. 12
converge tambi´en para x = 1 (sin embargo diverge para x = −1).
Ser´ıa interesante saber si la funci´on f : (−1, 1] → R, definida co-
mo f(x) =

n≥1
(−1)
n+1
x
n
/n, que coincide con log(1 + x) cuando
[x[ < 1, tambi´en coincide con log(1 + x) en el punto x = 1. Esto
es verdad, como veremos a continuaci´on. En efecto, si integramos
t´ermino a t´ermino el desarrollo finito de 1/(1 + x) visto anterior-
mente, obtenemos (llegando hasta el orden n en vez de n + 1):
log(1 + x) = x −
x
2
2
+
x
3
3
− + (−1)
n
x
n
n
+ r
n
(x) ,
donde
r
n
(x) = (−1)
n
_
x
0
t
n
1 + t
dt .
Para x = 1, tenemos [r
n
(x)[ ≤
_
1
0
t
n
dt =
1
n+1
.
Por tanto, l´ım
n→∞
r
n
(1) = 0. De donde
log 2 = 1 −
1
2
+
1
3
− +
(−1)
n
n
+ .
Esta es una expresi´ on interesante de log 2 como suma de una serie
alternada que demuestra que la serie de Taylor


n=1
(−1)
n+1
x
n
/n
representa log(1 + x) en el intervalo (−1, 1].
5. Funci´on arctan x
De los cursos de C´alculo es conocido que la funci´on tan : (−
π
2
,
π
2
) →
R es una biyecci´on de clase C

con derivada positiva, y que su in-
versa arctan : R → (−π/2, π/2) tiene derivada igual a 1/(1 + x
2
),
para todo x ∈ R. El desarrollo de tanx en serie de Taylor es com-
plicado, mientras que el de arctanx es bastante simple; por eso
pasamos a exponerlo. Tenemos que arctanx =
_
x
0
dt/(1 + t
2
), para
todo x ∈ R. Cuando [x[ < 1, podemos integrar t´ermino a t´ermino el
desarrollo de Taylor de 1/(1 +x
2
) visto anteriormente, obteniendo:
arctanx = x−
x
3
3
+
x
5
5
− +(−1)
n
x
2n+1
2n + 1
+ =

n=0
(−1)
n
x
2n+1
2n + 1
.
Este argumento (integraci´on t´ermino a t´ermino) nos garantiza la
validez de esta igualdad cuando −1 < x < 1. Sucede que la serie en
Secci´on 5 Ejercicios 189
cuesti´on tambi´en converge en los puntos x = 1 y x = −1. Por tanto,
es natural esperar que el desarrollo de arctan x en serie de Taylor
valga en todo el intervalo cerrado [−1, 1]. Para ver esto integramos
el desarrollo finito de 1/(1 + x
2
), obteniendo:
arctan x = x −
x
3
3
+
x
5
5
− + (−1)
n−1
x
2n−1
2n −1
+ r
n
(x) ,
donde r
n
(x) = (−1)
n
_
x
0
t
2n
1+t
2
dt.
Para todo x ∈ [−1, 1] tenemos
[r
n
(x)[ ≤
_
|x|
0
t
2n
dt =
[x[
2n+1
2n + 1

1
2n + 1
,
luego l´ım
n→∞
r
n
(x) = 0, por tanto vale la igualdad:
arctanx =

n=0
(−1)
n
x
2n+1
2n + 1
para todo x ∈ [−1, 1]. En particular, para x = 1, obtenemos la
f´ ormula de Leibniz:
π
4
= 1 −
1
3
+
1
5

1
7
+ .
5. Ejercicios
Secci´on 1: Convergencia puntual y Convergencia uniforme
1. Demuestre que la sucesi´on de funciones f
n
: [0, +∞) → R,
dadas por f
n
(x) = x
n
/(1 + x
n
) converge puntualmente. De-
termine la funci´on l´ımite y demuestre que la convergencia no
es uniforme.
2. Pruebe que la sucesi´on del ejercicio anterior converge uni-
formemente en todos los intervalos de la forma [0, 1 − δ] y
[1 + δ, ∞); 0 < δ < 1.
3. Pruebe que la serie


n=1
x
n
(1 −x
n
) converge cuando x per-
tenece al intervalo (−1, 1]. Adem´as la convergencia es unifor-
me en todos los intervalos de la forma [−1 + δ, 1 − δ], donde
0 < δ < 1/2.
190 Sucesiones y series de funciones Cap. 12
4. Pruebe que para que una sucesi´on de funciones f
n
: X → R
sea uniformemente convergente es necesario y suficiente que,
para todo ε > 0, existe n
0
∈ N tal que m, n > n
0
⇒[f
m
(x) −
f
n
(x)[ < ε para cualquier x ∈ X. (Criterio de Cauchy).
5. Si la sucesi´on de funciones f
n
: X → R converge uniforme-
mente a f : X → R, pruebe que f est´a acotada si, y s´olo si,
existen K > 0 y n
0
∈ N tales que n > n
0
⇒[f
n
(x)[ ≤ K para
todo x ∈ X.
6. Si la sucesi´on de funciones f
n
: X → R es tal que f
1
≥ f
2

≥ f
n
≥ y f
n
→0 uniformemente en X, pruebe que la
serie

(−1)
n
f
n
converge uniformemente en X.
7. Si

[f
n
(x)[ es uniformemente convergente en X, pruebe que

f
n
(x) tambi´en lo es.
Secci´on 2: Propiedades de la convergencia uniforme
1. Si f
n
→f y g
n
→g uniformemente en el conjunto X, pruebe
que f
n
+g
n
→f +g uniformemente en X. Pruebe tambi´en que
si f y g est´an acotadas entonces f
n
g
n
→f g uniformemente
en X. Finalmente, si existe c > 0 tal que [g(x)[ ≥ c para todo
x ∈ X, pruebe que 1/g
n
→1/g uniformemente en X.
2. Sea p : R → R un polinomio de grado ≥ 1. Demuestre que
la sucesi´on de funciones f
n
: R → R, dadas por f
n
(x) =
p(x) + 1/n, converge uniformemente a p en R; sin embargo
(f
2
n
) no converge uniformemente a p
2
.
3. Considere la sucesi´on de funciones f
n
: [0, 1] → R, donde
f
n
(x) = sen(nx)/

n. Pruebe que (f
n
) converge uniformemen-
te a 0, pero que la sucesi´on de las derivadas f

n
no converge
en ning´ un punto del intervalo [0, 1].
4. Demuestre que la sucesi´on de funciones g
n
(x) = x + x
n
/n
converge uniformemente en el intervalo [0, 1] a una funci´on
derivable g y que la sucesi´on de derivadas g

n
converge pun-
tualmente en [0, 1]: sin embargo, g

no es igual a l´ımg

n
.
5. Sea g : Y → R uniformemente continua. Si la sucesi´on de
funciones f
N
: X → R converge uniformemente a f, con
Secci´on 5 Ejercicios 191
f(X) ⊂ Y y f
n
(X) ⊂ Y para todo n ∈ N, pruebe que g◦f
n

g◦f uniformemente en X. Analice tambi´en el caso m´as sencillo
f
n
◦ g →f ◦ g.
6. Sean X compacto, U abierto y f : X → R continua tal que
f(X) ⊂ U. Pruebe que si una sucesi´on de funciones f
n
: X →
R converge uniformemente a f, entonces existe n
0
tal que
n > n
0
⇒f
n
(X) ⊂ Y .
7. Si una sucesi´on de funciones continuas f
n
: X →R es unifor-
memente convergente en un conjunto denso D ⊂ X, pruebe
que (f
n
) converge uniformemente en X.
8. La sucesi´on de funciones f
n
: [0, 1] →R, f
n
(x) = nx(1 −x)
n
,
converge, pero no uniformemente. Demuestre que, no obstan-
te, se tiene:
_
1
0
_
l´ım
n→∞
f
n
_
= l´ım
n→∞
_
1
0
f
n
.
9. Dada una sucesi´on de funciones f
n
: X → R, suponga que
existe c ∈ R tal que
n
_
[f
n
(x)[ ≤ c < 1 para todo x ∈ X
y n ∈ N suficientemente grande. Pruebe que

[f
n
[ y

f
n
convergen uniformemente en X.
10. En el ejercicio anterior suponga que f
n
(x) ,= 0 para todo
n ∈ N y x ∈ X y, en vez de
n
_
[f
n
(x)[ ≤ c < 1, suponga que
[f
n+1
(x)/f
n
(x)[ ≤ c < 1 para todo x ∈ X y n suficientemente
grande. Obtenga la misma conclusi´on.
Secci´on 3: Series de potencias
1. Sea r el radio de convergencia de la serie de potencias

a
n
(x−
x
0
)
n
. Pruebe que si r ∈ R
+
entonces r = 1/L, donde L es el
mayor valor de adherencia de la sucesi´on acotada (
n
_
[a
n
[).
Por tanto, r = 1/(l´ımsup
n

a
n
).
2. Pruebe que si l´ım
n
_
[a
n
[ = L entonces la series de potencias

n=0
a
n
x
2n
y

n=0
a
n
x
2n+1
tiene radio de convergencia igual a 1/

L.
192 Sucesiones y series de funciones Cap. 12
3. Determine el radio de convergencia de las siguientes series:

a
n
2
x
n
,

a

n
x
n
y

n
log n
n
x
n
.
4. Pruebe que la funci´on f : (−r, r) → R, dada por f(x) =


n=0
a
n
x
n
, donde r es el radio de convergencia de la serie, es
una funci´on par (respectivamente, impar) si, y s´olo si, a
n
= 0
para todo n impar (respectivamente, par). (Ver Ejercicio 2.4,
Cap. 8).
5. Sea


n=0
a
n
x
n
una serie de potencias cuyos coeficientes est´an
determinados por las igualdades a
0
= a
1
= 1 y a
n+1
= a
n
+
a
n−1
. Demuestre que el radio de convergencia de dicha serie
es igual a (−1 +

5)/2.
6. Pruebe que la funci´on
f(x) =

n=0
(−1)
n
1
(n!)
2
_
x
2
_
2n
est´a bien definida para todo x ∈ R y que f
′′
+
f

x
+ f = 0
para todo x ,= 0.
13
Soluciones de
los ejercicios
Cada una de las doce seciones de este cap´ıtulo tiene el t´ıtulo de
uno de los doce cap´ıtulos anteriores y contiene las soluciones de los
ejercicios propuestos en dicho cap´ıtulo. La notaci´on p.q quiere decir
q-´esimo ejercicio de la secci´on p del cap´ıtulo correspondiente.
1. Conjuntos finitos e infinitos
1.2 El conjunto A de los m´ ultiplos de m mayores que n no es vac´ıo
pues (n + 1)m ∈ A. Sea (q + 1)m el menor elemento de A. Si
n no es m´ ultiplo de m, qm < n < (q + 1)m, luego n = qm+ r,
con r < m. Rec´ıprocamente, si n = qm+r con r < m entonces
(q +1)m es el menor elemento de A, luego q est´a univocamente
determinado junto a r = n −mq.
1.3 Sea k el menor elemento de X. Si n ∈ X entonces n ≥ k. As´ı,
´o n es m´ ultiplo de k ´o n = qk + r, con r < k. Ahora bien, n y
qk pertenecen a X, luego r ∈ X, lo que es absurdo pues k es el
menor elemento de X. Por lo tanto, todo n ∈ X es m´ ultiplo de
k.
1.4 n < x < n + 1 ⇒x = n + p, p ∈ N ⇒n + p < n + 1 ⇒p < 1,
lo que es absurdo.
1.5 Sea X ⊂ N tal que 1 ∈ X y n ∈ X ⇒n+1 ∈ X. Si X = N tome
k =menor elemento de N−X. Se tiene 1 ∈ X, luego k = p +1
193
194 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
con p < k, as´ı p ∈ X, luego p + 1 = k / ∈ X, obtenemos una
contradicci´on.
2.2 Si Y = X∪¦a¦, donde a ∈ Y , entonces T(Y ) est´a formado por
las partes de Y que no contienen a a unidos a las que contienen
a a. La primeras constituyen T(X), el n´ umero de las segundas
es igual al de las primeras, luego T(Y ) = 2T(X). Ahora es
suficiente aplicar el m´etodo de inducci´on sobre el n´ umero de
elementos de X.
2.3 Si X = X

∪¦a¦, a / ∈ X

, entonces cada funci´on f

: X

→Y se
puede extender de n maneras diferentes a una funci´on f : X →
Y , que corresponden a las n im´agenes posibles de a, f(a) ∈ Y .
Luego card F(X; Y ) = card F(X

; Y ) n. Ahora es suficiente
aplicar el m´etodo de inducci´on sobre el n´ umero de elementos
m de X.
3.3 Use la idea de Euclides: suponga que P es finito, considere el
producto de todos los n´ umeros primos y sume 1 a este producto,
as´ı se obtiene un n´ umero n que no puede ser primo, por lo tanto
tiene un divisor propio. Llegue a una contradicci´on.
3.4 Tome X
n
= N−I
n
= conjunto de los n´ umeros naturales mayo-
res que n. Entonces a ∈


n=1
X
n
significa que a es mayor que
cualquier otro n´ umero natural.
4.1 Para ver que f es inyectiva use la unicidad de la descomposici´on
en factores primos. Para ver que es sobreyectividad, dado k ∈ N
sea m el mayor n´ umero natural tal que k es divisible por 2
m
.
Entonces k = 2
m
ℓ, donde ℓ es impar, luego ℓ = 2n −1.
4.2 Tome g = π ◦ ϕ, donde ϕ : N N → N es sobreyectiva y
π(m, n) = n.
4.3 Use el ejercicio anterior.
4.4 La funci´on f : T
n
→ N
n
= N N definida como f(X) =
(m
1
, m
2
, . . . , m
n
) si ¦m
1
< m
2
< < m
n
¦ es inyectiva, por lo
tanto T
n
es numerable, luego T =

_
n=1
T
n
tambi´en lo es.
Secci´on 2 N´ umeros reales 195
4.5 Interprete cada subconjunto X ⊂ N como una sucesi´on de ceros
y unos, donde el n-´esimo t´ermino es 1 si n ∈ X y 0 si n / ∈ X.
4.6 X =

y∈Y
f
−1
(y).
2. N´ umeros reales
2.2 x = x − y + y ⇒[x[ ≤ [x − y[ + [y[ ⇒[x[ − [y[ ≤ [x − y[.
An´alogamente, [y[ −[x[ ≤ [x−y[ luego [[x[ −[y[[ ≤ m´ax¦[x[ −
[y[, [y[ −[x[¦ ≤ [x −y[.
2.3 No use el m´etodo de inducci´on. Escriba (1 +x)
2n
= (1 +2x+
x
2
)
n
y use la desigualdad de Bernoulli.
2.6 Se deduce de 2.2.
2.7 Observe que f(λ) = aλ
2
+ bλ + c, donde a =

y
2
i
, b =
2

x
i
y
i
, c =

x
2
i
.
3.3 Sea A = sup f. Se tiene f(x) ≤ A, de donde f(x)
2
≤ A
2
para
todo x ∈ X, luego sup(f
2
) ≤ A
2
. Por otra parte, si c < A
2
entonces

c < A, luego existe x ∈ X con

c < f(x) < A, y
as´ı c < f(x)
2
< A
2
. Por lo tanto, sup(f
2
) = A
2
.
3.4 De x < (2−a
2
)/(2a+1) se tiene a
2
+2ax+x < 2. Como x < 1,
se tiene x
2
< x, luego (a+x)
2
= a
2
+2ax+x
2
< a
2
+2ax+x <
2. Por otra parte, como y < (b
2
−2)/2b entonces b
2
−2by > 2,
de donde (b − y) > (b − 2y) > 0. Estas desigualdades nos
dicen que si X = ¦a > 0 : a
2
< 2¦, entonces c = sup X no
pertenece ni a X ni al conjunto Y = ¦b > 0 : b
2
> 2¦. Luego
c
2
= 2.
3.5 La correspondencia que asocia al polinomio p(x) = a
0
+a
1
x+
+a
n
x
n
la (n+1)-upla (a
0
, a
1
, . . . , a
n
) es una biyecci´on en-
tre el conjunto P
n
de los polinomios con coeficientes enteros
de grado ≤ n y el producto cartesiano Z
n+1
= Z Z,
luego P
n
es numerable. As´ı el conjunto P =


n=0
P
n
de los
polinomios con coeficientes enteros es numerable. Para cada
n´ umero algebraico α fije, de una vez por todas, un polinomio
P
α
con coeficientes enteros que tenga α como ra´ız. La corres-
pondencia α → P
α
define una funci´on del conjunto A de los
196 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
n´ umeros algebraicos reales en el conjunto numerable P, tal
que la imagen inversa de cada elemento de P es finito. Luego
A es numerable.
3.6 Sean α =´ınf I y β = sup I, escribiremos α = −∞ (resp. β =
+∞) si I no est´a acotado inferiormente (resp. superiormente).
Basta probar que (α, β) ⊂ I. Ahora bien, x ∈ (α, β) ⇒α <
x < β ⇒ (por la definici´on de ´ınfimo y supremo) existen
a, b ∈ I tales que a < x < b, luego, por hip´otesis, x ∈ I.
3. Sucesiones de n´ umeros reales
1.2 Dado ε > 0, existen n
1
, n
2
∈ N tales que n > n
1
⇒[x
n
−a[ < ε
y n > n
2
⇒[y
n
− a[ < ε. Tome n
0
= m´ax¦2n
1
, 2n
2
− 1¦. Si
m = 2k, entonces n > n
0
⇒2k > 2n
1
⇒k > n
1
⇒[z
n
−a[ =
[x
k
− a[ < ε. Si n = 2k − 1, entonces n > n
0
⇒2k − 1 >
2n
2
− 1 ⇒k > n
2
⇒[z
n
− a[ = [y
k
− a[ < ε. Por tanto,
l´ımz
n
= a.
1.3 Basta observar que [[x
n
[ −[a[[ ≤ [x
n
−a[.
1.5 Para el conjunto B, tome una descomposici´on N = N
1

N
2
∪ donde N
k
son infinitos y disjuntos 2 a 2, escriba
x
n
= k si n ∈ N
k
. Para el conjunto C, tome una numera-
ci´on x
1
, x
2
, . . . , x
n
, . . . de los n´ umeros racionales en el intervalo
[0, 1].
1.6 Para ver que es condici´on suficiente tome sucesivamente ε =
1, 1/2, 1/3, y obtenga n
1
< n
2
< n
3
< tales que [x
n
k
−a[ <
1/k.
2.3 Existe ε > 0 tal que [x
n
− a[ ≥ ε para un conjunto infinito
N

de valores de n. Por el Teorema de Bolzano Weierstrass, la
sucesi´on (x
n
)
n∈N
′ tiene una subsucesi´on convergente: N
′′
⊂ N

y l´ım
n∈N
′′
x
n
= b. Se tiene [b −a[ ≥ ε, luego b ,= a.
2.4 Sea a el ´ unico valor de adherencia de (x
n
). Por el ejercicio
anterior se tiene l´ımx
n
= a.
2.5 La sucesi´on dada tiene 0 como ´ unico valor de adherencia, sin
embargo, no converge pues no est´a acotada.
Secci´on 3 Sucesiones de n´ umeros reales 197
2.6 Sea a < b. Como la media aritm´etica es mayor que la media
geom´etrica, se tiene a < x
1
< x
2
< < y
2
< y
1
< b.
Luego existen x = l´ımx
n
e y = l´ımy
n
. Haciendo n → ∞ en
y
n+1
= (x
n
+ y
n
)/2 se tiene y = (x + y)/2, de donde x = y.
2.7 (a) Tomando ε = 1 se ve que existe n
0
∈ N tal que [x
m
−a[ < 1
para todo m > n
0
, donde a = x
n
0
+1
. Entonces los t´erminos de
la sucesi´on pertenecen al conjunto ¦x
1
, . . . , x
n
0
¦∪[a−1, a+1],
que est´a acotado.
(b) Si l´ım
n∈N

x
n
= a y l´ım
n∈N
′′
x
n
= b con [a − b[ < 3ε, entonces,
existen ´ındices arbitrariamente grandes tales que [x
m
−a[ < ε
y [x
n
−b[ < ε. Como 3ε = [a−b[ ≤ [a−x
m
[ +[x
m
−x
n
[ +[x
n

b[ ≤ 2ε + [x
m
− x
n
[, de donde [x
m
− x
n
[ > ε, concluy´endose
que (x
n
) no es de Cauchy.
(c) Se deduce de los apartados anteriores y del ejercicio 2.4.
3.1 Observe que 1 <
n+p

n <
n

n.
3.3 La sucesi´on es estrictamente creciente, pues x
1
< x
2
, y supo-
niendo que x
n−1
< x
n
, se tiene x
2
n
= a+x
n−1
< a+x
n
= x
2
n+1
,
de donde x
n
< x
n+1
. Adem´as, si c es la ra´ız positiva de la
ecuaci´on x
2
− x − a = 0, o sea c
2
= a + c, se tiene x
n
< c
para todo n. Esto es verdad si n = 1, como x
n
< c, resulta
x
2
n+1
= a + x
n
< a + c = c
2
, luego x
n+1
< c. Por lo tanto,
existe l´ımx
n
. Haciendo n →∞ en la igualdad x
2
n+1
= a + x
n
se tiene que l´ımx
n
= c.
3.5 Observe que x
2
= 1/(a+x
1
) y x
3
= 1/(a+x
2
) = (a+x
1
)/(a
2
+
ax
1
+1). Se tiene x
1
< c = 1/(a+c) < 1/(a+x
1
) = x
2
. Luego,
x
1
< x
2
= 1/(a + x
1
) ⇒x
1
(a + x
1
) < 1 ⇒ (multiplicando
por a y sumando x
1
) x
1
(a
2
+ ax
1
+ x
1
) < a + x
1
⇒x
1
<
(a+x
1
)/(a
2
+ax
1
+x
1
), as´ı x
1
< x
3
< c < x
2
. An´alogamente,
se ve que x
1
< x
3
< c < x
4
< x
2
, y as´ı sucesivamente. Por
lo tanto, existen l´ımx
2n−1
= ξ y l´ımx
2n
= η. En la relaci´on
x
n+2
= (a+x
n
)/(a
2
+ax
n
+1), si tomamos el l`ımite, tenemos
ξ = (a + ξ)/(a
2
+ aξ + 1) y η = (a + η)/(a
2
+ aη + 1), luego
ξ
2
+ aξ − 1 = 0 y η
2
+ aη −1 = 0. Como ξ y η son positivos
se tiene ξ = η = c.
3.6 Obverve que y
n+1
= a + x
n
.
198 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
3.7 Basta observar que x
n+1
= 1/(1 + x
n
).
4.1 Por el Ejemplo 9, dado cualquier A > 0, existe n
0
∈ N tal que
n > n
0
⇒n! > A
n

n

n! > A, luego l´ım
n

n! = +∞.
4.2 Recuerde que

A−

B = (A −B)/(

A+

B).
4.3 Para todo n suficientemente grande, n!/(n
k
a
n
) > n!/(a
n

a
n
) = n!/(a
2
)
n
, luego l´ım
n→∞
n!/(n
k
a
n
) = +∞. Escribiendo
x
n
= (a
n
n!)/n
n
, obtenemos sen x
n+1
/x
n
= a (n/(n + 1))
n
,
por lo tanto l´ım(x
n+1
/x
n
) = a/e. Del Ejemplo 8 se dedu-
ce que l´ımx
n
= +∞ si a > e l´ımx
n
= 0, evidentemente
l´ımy
n
= +∞ si a ≥ e. Cuando a < e, el cociente y
n+1
/y
n
=
[(n+1)/n]
k
(x
n+1
/x
n
) tiene l´ımite a/e < 1, luego l´ımy
n
= 0.
4.4 Observe que [log(n+1)/ log n]−1 = log(1+1/n)/ log n tiende
a cero cuando n lo hace para +∞.
4.5 Sean X
n
= x
n+1
−x
n
e Y
n
= y
n+1
−y
n
. Dado ε > 0, existe p ∈
Ntal que, para todo k ∈ N, los n´ umeros X
p
/Y
p
, . . . , X
p+k
/Y
p+k
pertenecen al intervalo (a−ε, a+ε). Del Ejercicio 2.8, Cap´ıtu-
lo 2, se deduce que (X
p
+ + X
p+k
)/(Y
p
+ + Y
p+k
) ∈
(a−ε, a+ε), o sea, x
p+k+1
−x
p
/(y
p+k+1
−y
p
) ∈ (a−ε, a+ε) para
dicho p y todo k ∈ N. Divida el numerador y el denominador
por y
p+k+1
, haga k →∞ y concluya que l´ım(x
n
/y
n
) = a.
1. Es una consecuencia inmediata del ejercicio anterior.
4. Series de n´ umeros
1.1 Observe que b
n
= log
n+1
n
= log(n + 1) −log n.
1.4 Agrupe los t´erminos de uno en uno, de dos en dos, de cuatro en
cuatro, de ocho en ocho, etc, y compare con la serie arm`onica.
1.5 Use el m´etodo del Ejemplo 5.
1.6 Para n suficientemente grande, log n <

n.
1.7 Observe que na
2n
≤ a
n+1
+ + a
2n
≤ a
n+1
= s − s
n
,
luego na
2n
→ 0, de donde (2n)a
2n
→ 0. Tambi´en, na
2n−1

a
n
+ +a
2n−1
≤ a
n
+ = s −s
n−1
→0, luego na
2n−1
→0,
Secci´on 4 Series de n´ umeros 199
de donde (2n)a
2n−1
→0 y (2n −1)a
2n−1
→0- As´ı, sea n par
o impar, se tiene l´ımna
n
= 0.
2.4 Observe que s
2p
< s
4p
< s
6p
< < s
5p
< s
3p
< s
p
, que
2np ≤ i ≤ (2n+1)p ⇒s
2np
≤ s
i
≤ s
(2n+1)p
, y, finalmente, que
s
(2n+1)p
−s
2np
< p
1
2np
=
1
2n
→0.
2.5 Sean [b
n
[ ≤ B para todo n ≥ 0 y

[a
n
[ = A. Dado ε > 0,
existe n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒[b
n
[ < ε/2A y [a
n
[ + [a
n+1
[ +
< ε/2B. Entonces, n > 2n
0

[c
n
[ = [a
1
b
n
+ + a
n
0
b
n−n
0
+ a
n
0
+1
b
n−n
0
+1
+ + a
n
b
1
[
≤ ([a
1
[ + +[a
n
0
[)
ε
2A
+ ([a
n
0
+1
[ + +[a
n
[)B
<

2A
+
ε
2B
B = ε , por lo tanto l´ımc
n
= 0 .
2.7 Por la desigualdad de Cauchy-Schwarz,
_
n

i=1
[a
i
[[b
i
[
_

n

i=1
a
2
i

n

i=1
b
2
i
para todo n ∈ N.
2.8 Si

a
n
es absolutamente convergente entonces cualquier su-
ma finita S de t´erminos a
n
es menor que p y mayor que −q,
donde, con la notaci´on del Teorema 4, p =

p
n
y q =

q
n
.
Rec´ıprocamente, si las sumas finitas de t´erminos a
n
forman
un conjunto acotado entonces, en particular, las sumas parcia-
les de las series

p
n
y

q
n
est`an acotadas, luego estas dos
series son convergentes, y as´ı

a
n
converge absolutamente.
3.3 No hay dificultad en usar el criterio ed Cauchy. El criterio de
d’Alambert da
a
n+1
an
=
log(n+1)
n+1

_
n
n+1
_
n

_
log(n+1)
log n
_
n
. El primer
factor tiene l´ımite cero, el segundo 1/e, luego basta probar
que el tercer factor est`a acotado. Para n ≥ 3, tenemos [(n +
1)/n]
n
< n, por lo tanto (n+1)
n
< n
n+1
, tomando logaritmos
nlog(n + 1) < (n + 1) log n, de donde log(n + 1)/ log(n) <
(n+1)/n. Entonces (log(n +1)/ log(n))
n
< ((n +1)/n)
2
< e,
luego l´ım(a
n+1
/a
n
) = 0.
200 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
3.4 Escriba z
n
= x
1
x
2
x
n
y use el Teorema 7.
3.5 −1 < x < 1, x = 0, −∞< x < +∞, x = 0, −1 ≤ x ≤ 1.
4.1 Sume los primeros t´erminos positivos hasta que, por primera
vez, la suma sea ≥ 1, sume despu´es un ´ unico t´ermino negati-
vo. A continuaci´on sume los t´erminos positivos, en su orden,
hasta que, por primera vez, la suma sea ≥ 2, sume entonces
un ´ unico t´ermino negativo. Continue. Esta reordenaci´on tiene
suma +∞. An`alogamente para −∞.
4.2 Siga la receta del Teorema 9.
4.3 (a) Dado ε > 0, sea J
1
⊂ N finito tal que J
1
⊂ J ⊂ N, J
finito, implique 1s −

n∈J
a
n
[ < ε. Tome J
0
⊂ N y tal que
ϕ(J
0
) = J
1
. Entonces J ⊃ J
0
⇒ϕ(J) ⊃ ϕ(J
0
) = J
1
. Por lo
tanto J : 0 ⊂ J ⊂ N, J finito, implica
¸
¸
¸
¸
¸
s −

n∈J
b
n
¸
¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
¸
s −

n∈J
a
ϕ(n)
¸
¸
¸
¸
¸
=
¸
¸
¸
¸
¸
¸
s −

m∈ϕ(J)
a
m
¸
¸
¸
¸
¸
¸
< ε .
(b) Para simplificar, para cada J ⊂ N finito, sea s
J
) =

n∈J
a
n
. En vista del Ejercicio 2.8, basta probar que el con-
junto de las sumas s
J
, J ⊂ N finito, est´a acotado. Ahora bien,
dado ε = 1 existe J
0
⊂ N finito tal que J ⊃ J
0
⇒[s−s
J
[ < 1.
Escribiendo α =

n∈J
0
[a
n
[, se ve que, para todo J ⊂ N fi-
nito, vale [s − s
J
[ = [s − s
J∪J
0
− s
J
0
−J
[ < 1 + α, luego s
J
pertenece al intervalo de centro s y radio 1 + α.
(c) Sean s =

a
n
= u − v, u =

p
n
, v =

q
n
, como
en la demostraci´on del Teorema 4. Para cada J ⊂ N finito,
sean s
J
=

n∈J
a
n
, u
J
=

n∈J
p
n
y v
J
=

n∈J
q
n
, de donde
s
J
= u
J
−v
J
. Dado ε > 0, existe n
0
∈ N tal que, escribiendo
J
0
= ¦1, . . . , n
0
¦, J ⊃ J
0
⇒[u − u
J
[ < ε/2, [v − v
J
[ < ε/2,
luego J ⊃ J
0
⇒[s −s
J
[ ≤ [u −u
J
[ +[v −v
J
[ < ε.
5. Algunas nociones de topolog´ıa
1.1 Para todo a ∈ int (X) existe, por definici´on, ε > 0 tal que
(a − ε, a + ε) ⊂ X. Basta probar que (a − ε, a + ε) ⊂ X.
Si y ∈ (a −ε, a + ε), sea δ el menor de los n´ umeros positivos
Secci´on 5 Algunas nociones de topolog´ıa 201
y−(a−ε), (a+ε)−y. Entonces, (y−ε, y+ε) ⊂ (a−ε, a+ε) ⊂
X, luego y ∈ int (X).
1.2 Si A no fuese abierto existir´ıa un punto a ∈ A que no ser´ıa
interior. Entonces para cada n ∈ N, se podr´ıa encontrar x
n

(a − 1/n, a + 1/n), x
n
/ ∈ A. As´ı l´ımx
n
= a, lo que es una
contradicci´on.
1.5 fr X = ¦0, 1¦, fr Y = ¦0, 1, 2¦, fr Z = R, fr W = W.
1.6 Sean a
n
< b
n
los extremos de I
n
. Entonces a
1
≤ a
2
≤ ≤
a
n
≤ ≤ b
n
≤ ≤ b
2
≤ b
1
. Si α = sup a
n
y β = ´ınf b
n
,
entonces α = β ⇒ ∩ J
n
= ¦α¦ pues la intersecci´on es no
vac´ıa. Si α < β entonces α < x < β ⇒a
n
< x < b
n
para
todo n, luego (α, β) ⊂ I. Por otra parte, c < α ⇒c < a
n
para
alg´ un n ⇒c / ∈ I
n
⇒c / ∈ I. An´alogamente c > α ⇒c / ∈ I.
Por lo tanto (α, β) ⊂ I ⊂ [α, β]. Esto nos garantiza que I
es un intervalo cuyos extremos son α y β. Como los I
n
son
distintos dos a dos, al menos una de las sucesiones (a
n
) o (b
n
),
por ejemplo la primera, tiene infinitos t´erminos diferentes.
Entonces, para todo n ∈ N existe p ∈ N tal que a
n
< a
n+p

α < β ≤ b
n
, luego α ∈ (a
n
, b
n
) ⊂ I
n
. Por lo tanto, α ∈ I e I
no es un intervalo abierto.
2.1 Del Teorema 2 se deduce que D ⊂ X es denso en X si, y s´olo
si, existen puntos de D en todo intervalo (x−ε, x+ε), x ∈ X.
Si n es tal que k
n
> 1/ε, los intervalos [m/k
n
, (m + 1)/k
n
]
tienen longitud 1/k
n
< ε, luego si m es el menor entero tal
que x + ε < (m+ 1)/k
n
entonces m/k
n
∈ (x −ε, x + ε)
2.2 Si a ∈ X, entonces ´o a ∈ X ´o todo entorno de a contiene
puntos de X y de R−X (a saber, el propio a), luego a ∈ frX.
2.3 Decir que a / ∈ intX es lo mismo que afirmar que todo entorno
de a contiene puntos que no est´an en X, esto es, que a ∈
R −X.
2.4 Sean X abierto y a ∈ A cualquiera. Para todo ε > 0 sufi-
cientemente peque˜ no, (a −ε, a +ε) ⊂ X. Si ninguno de estos
intervalos estuviese contenido en A, cada uno contendr´ıa pun-
tos de B, as´ı a ∈ A∩B, lo que es absurdo. Luego existe ε > 0
202 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
tal que (a −ε, a +ε) ⊂ A y A es abierto. An´alogamente para
B. Si X es cerrado y a ∈ A entonces a ∈ X. No es posible
que a ∈ B, pues en tal caso a ∈ A ∩ B ,= ∅. Luego a ∈ A y
A es cerrado. An´alogamente para B.
2.5 Si fr X es vac´ıo entonces X ⊃ fr X y X ∩ frX = ∅, luego X
es cerrado y abierto.
2.6 De X ⊂ X ∪ Y e Y ⊂ X ∪ Y se concluye que X ⊂ X ∪ Y
e Y ⊂ X ∪ Y . Rec´ıprocamente, si a ∈ X ∪ Y entonces a =
l´ımz
n
con z
n
∈ X ∪ Y . O infinitos t´erminos de esta sucesi´on
est´an en X (y entonces a ∈ Y ). Luego a ∈ X ∪ Y . Por lo
tanto, X ∪ Y ⊂ X∪Y . Adem´as, de X∩Y ⊂ X y X∩Y ⊂ Y
se deduce X ∩ Y ⊂ X y X ∩ Y ⊂ Y , de donde X ∩ Y ⊂
X ∩ Y . Si X = [0, 1) e Y = (1, 2] entonces X ∩ Y = ∅, luego
∅ = X ∩ Y ⊂ X ∩ Y = [0, 1] ∩ [1, 2] = ¦1¦.
2.7 Evidentemente, X∪A ⊂ X. Rec´ıprocamente, si a ∈ X, enton-
ces ´o a ∈ X ´o, en caso contrario, todo entorno de a contiene
alg´ un x
n
,= a. Escriba n
1
= menor n ∈ N tal que [x
n
−a[ < 1,
y una vez definidos n
1
< < n
k
tales que [x
n
i
− a[ < 1/i,
escriba n
k+1
= menor n ∈ N tal que [x
n
− a[ < 1/k + 1 y
< [x
n
k
−a[. Entonces, l´ımx
n
k
= a ∈ A.
3.2 Escoja en cada intervalo I de la colecci´on un n´ umero racio-
nal r
I
. La correspondencia I → r
I
es inyectiva. Como Q es
numerable la colecci´on tambi´en lo es.
3.3 Para cada x ∈ X existe ε
x
tal que (x−ε
x
, x+ε
x
) ∩X = ¦x¦.
Sea I
x
= (x − ε
x
/2, x + ε
x
/2). Dados x ,= y ∈ X, sea, por
ejemplo, ε
x
≤ ε
y
. Si z ∈ I
x
∩ I
y
entonces [x − z[ < ε
x
/2 y
[z−y[ < ε
y
/2, luego [x−y[ ≤ [x−z[+[z−y[ < ε
x
/2+ε
y
/2 ≤ ε
y
,
de donde x ∈ I
y
, lo cual es un absurdo.
3.4 Por los dos ejercicios anteriores, todo conjunto tal que todos
sus puntos son aislados es numerable.
4.1 Si a / ∈ A entonces, por el Ejercicio 1.7 del Cap´ıtulo 3, existe
ε > 0 tal que ning´ un punto del intervalo (a−ε, a+ε) pertenece
a A. Luego A es cerrado.
4.3 F
n
= [n, +∞) y L
n
= (0, 1/n).
Secci´on 6 L´ımites de funciones 203
4.4 Sea α = ´ınf¦[x − y[ : x ∈ X y y ∈ Y ¦. Existen sucesiones
de puntos x
n
∈ X e y
n
∈ Y tales que l´ım(x
n
− y
n
) = α.
Considerando una subsucesi´on, si as´ı fuese necesario, se puede
suponer que l´ımx
n
= x
0
∈ X. Como [y
n
[ ≤ [y
n
−x
n
[ +[x
n
[, se
deduce que (y
n
) est´a acotada. Considerando nuevamente una
subsucesi´on, se tiene l´ımy
n
= y
0
∈ Y . Luego [x
0
−y
0
[ = α.
4.5 Todo conjunto infinito acotado tiene un punto de acumulaci´on
a. Si X es compacto, a ∈ X. Los ejemplos son X = N e
Y = ¦1, 1/2, . . . , 1/n, . . .¦.
4.6 Es f´acil probar que los conjuntos dados est´an acotados. Para
demostrar que S es cerrado, suponga que l´ım(x
n
+ y
n
) = z,
x
n
, y
n
∈ X. Existe N

⊂ N infinito tal que l´ım
n∈N
′ x
n
= x
0

X. Entonces, como y
n
= (x
n
+ y
n
) − x
n
, existe l´ım
n∈N
′ y
n
=
y
0
∈ X, as´ı z = l´ım
n→N
′ (x
n
+ y
n
) = x
0
+ y
0
∈ S. La demos-
traci´on para D, P y Q se hace de forma an´aloga.
5.1 Pertenecen al conjunto de Cantor los n´ umeros 1/3 = 0, 1 =
0, 0222 . . . , 1/4 = 0, 0202 . . . , 1/9 = 0, 01 = 0, 00222 . . . y
1/10 = 0, 00220022 . . . (desarrollos en base 3).
5.2 Demuestre en primer lugar que dado un n´ umero de la forma
a = m/3
n
(que en base 3 tiene un desarrollo finito), existen
x, y ∈ K tales que x − y = a. Observe despu´es que, como K
es compacto, el conjunto D de los n´ umeros [x −y[, x, y ∈ K,
es compacto. Como las fracciones m/3
n
son densas en [0, 1],
se deduce que D = [0, 1].
5.4 Los extremos de los intervalos retirados son los puntos de K
que tienen desarrollo finito en base 3. Los puntos restantes son
l´ımites de estos. (Ejemplo: 0, 20202 = l´ımx
n
, donde x
1
= 0, 2,
x
2
= 0, 20, x
3
= 0, 202, etc.)
6. L´ımites de funciones
1.2 Basta probar que si x
n
, y
n
∈ X − ¦a¦ y l´ımx
n
= l´ımy
n
= a
entonces l´ımf(x
n
) = l´ımf(y
n
). Para esto, defina (z
n
) escri-
biendo z
2n−1
= x
n
y z
2n
= y
n
. Se tiene l´ımz
n
= a, luego
(f(z
n
)) converge, as´ı l´ımf(x
n
) = l´ımf(y
n
), pues (f(x
n
)) y
f((y
n
)) son subsucesiones de (f(z
n
)).
204 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
1.5 Tome a ∈ R con sen a = c y haga x
n
= 1/(a + 2πn).
2.1 Basta observar que si l´ımx
n
= a y x
n
> a para todo n ∈ N,
entonces (x
n
) posee una subsucesi´on decreciente (que, natu-
ralmente, coverge a a).
2.2 Haga lo mismo que en el ejercicio anterior.
2.5 El intervalo [−1, 1]. En efecto, si −1 ≤ c ≤ 1, tome una
sucesi´on de n´ umeros x
n
< 0 tal que l´ımx
n
= 0 y sen 1/x
n
=
c para todo n ∈ N, (como en el Ejercicio 1.5). Entonces,
f(x
n
) = c/(1 + 2
1/xn
) tiene l´ımite c.
3.1 Escriba p(x) = x
n
[(a
0
/x
n
) +(a
1
/x
n−1
) + +(a
n−1
/x) +a
n
].
3.2 Cuando 2πn −
π
2
≤ x ≤ 2πn +
π
2
, la funci´on xsen(x) alcanza
todos los valores comprendidos entre
π
2
− 2πn y
π
2
+ 2πn.
Dado c ∈ R, existe n
0
∈ N tal que
π
2
− 2πn ≤ c ≤ 2πn +
π
2
para todo n ≥ n
0
. Luego, para todo n ≥ n
0
, existe x
n

[2πn−
π
2
, 2πn+
π
2
] tal que x
n
sen x
n
= c. Entonces l´ımx
n
= ∞
y l´ımf(x
n
) = c.
3.3 M
t
y m
t
son funciones mon´otonas de t (decreciente y crecien-
te, respectivamente), ambas acotadas. Luego existen l´ım
t→+∞
M
t
=
L, l´ım
t→+∞
m
t
= ℓ y l´ım
t→+∞
ω
t
= L−ℓ. Como m
t
≤ f(t) ≤ M
t
para
todo t ≥ a, si l´ımω
t
= 0 entonces existe l´ım
x→+∞
f(x) = L = ℓ.
Rec´ıprocamente, si l´ım
x→+∞
f(x) = A entonces, para todo ε > 0,
existe t ≥ a tal que A − ε ≤ f(x) ≤ A + ε para todo x > t,
luego M
t
−m
t
< 2ε. Se sigue que l´ımM
t
= l´ımm
t
y l´ımω
t
= 0.
7. Funciones continuas
1.1 Observe que ϕ(x) =
1
2
[f(x) + g(x) + [f(x) − g(x)[] y ψ(x) =
1
2
[f(x) + g(x) −[f(x) −g(x)[].
1.2 A = A
1
∩ A
2
, donde A
1
= ¦x ∈ X : f(x) < g(x)¦ y A
2
=
¦x ∈ X : f(x) > g(x)¦, y F = F
1
∩ F
2
, donde F
1
= ¦x ∈ X :
f(x) ≤ g(x)¦ y F
2
= ¦x ∈ X : f(x) ≥ g(x)¦.
Secci´on 7 Funciones continuas 205
1.5 Si f es discontinua en el punto a ∈ R existen ε > 0 y una
sucesi´on (x
n
) tales que l´ımx
n
= a y [f(x
n
) − f(a)[ > ε para
todo n ∈ N. Entonces, tomando X = ¦x
1
, . . . , x
n
, . . .¦, se
tiene a ∈ X y f(a) / ∈ f(x), luego f(X) f(x). El rec´ıproco
es obvio.
1.7 Claramente, existen ε > 0 y una sucesi´on de puntos x
n
∈ X
tales que l´ımx
n
= a y [f(x
n
) − f(a)[ > ε para todo n ∈ N.
Existe un conjunto infinito ¦n
1
< n
2
< < n
k
< ¦
de ´ındices para los que la diferencia f(x
n
) − f(a) tiene el
mismo signo (supongamos que positivo.) Entonces, escribimos
x
k
= x
n
k
y tenemos f(x
n
k
) > f(a) + ε para todo k ∈ N.
2.1 Fije a ∈ I. Haciendo A = ¦x ∈ I : f(x) = f(a)¦ y B = ¦x ∈
I : f(x) ,= f(a)¦ se tiene I = A ∪ B. Como f es localmente
constante, cada x ∈ A tiene un entorno disjunto de B, luego
x / ∈ B. As´ı, A ∩ B = ∅. An´alogamente, A ∩ B = ∅, por lo
tanto I = A ∪ B es una escisi´on. Como a ∈ A, se sigue que
A ,= ∅, de donde A = I y f es constante.
2.2 Suponga que f es creciente. Dado a ∈ intI, sean ℓ = l´ım
x→a

f(x)
y L = l´ım
x→a
+
f(x). Si f es discontinua en el punto a entonces
ℓ < L. Si tomamos x, y ∈ I tales que x < a < y y z tal que
ℓ < z < L, se tiene f(x) < z < f(y), y, sin embargo, z / ∈ f(I),
luego f(I) no es un intervalo. (Razonamos de forma an´aloga
si a es un extremo de I).
2.4 Si f es discontinua en el punto a ∈ I, existen ε > 0 y una
sucesi´on de puntos x
n
∈ I tales que l´ımx
n
= a y (por ejem-
plo) f(x
n
) > f(a) + ε. Si tomamos c ∈ (f(a), f(a) + ε), la
propiedad del valor medio nos asegura que para cada n ∈ N
existe z
n
comprendido entre a y x
n
tal que f(x
n
) = c. Evi-
dentemente, el conjunto de los z
n
as´ı obtenidos es infinito, lo
que es absurdo.
2.5 Defina ϕ : [a, 1/2] → R como ϕ(x) = f(x + 1/2) − f(x).
Entonces ϕ(0) + ϕ(1/2) = 0, luego existe x ∈ [0, 1/2] tal que
f(x) = f(x + 1/2). En el otro caso tome ψ : [0, 2/3] → R,
ψ(x) = f(x + 1/3) − f(x) y observe que ψ(0) + ψ(1/3) +
ψ(2/3) = 0, luego ψ cambia de signo y por lo tanto se anula
en alg´ un punto x ∈ [0, 2/3].
206 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
3.1 Tome cualquier a ∈ R. Existe A > 0 tal que a ∈ [−A, A]
y [x[ > A ⇒f(x) > f(a). La restricci´on de f al conjunto
compacto [−A, A] alcanza su valor m´ınimo en un punto x
0

[−A, A]. Como f(x
0
) ≤ f(a), se deduce que f(x
0
) ≤ f(x)
para todo x ∈ R.
3.2 Basta observar que el conjunto de las ra´ıces x de la ecuaci´on
f(x) = c es cerrado y (como l´ım
x→+∞
f(x) = +∞y l´ım
x→−∞
f(x) =
−∞) acotado.
3.3 Como el intervalo [a, b] s´olo tiene dos puntos extremos, ´o el
valor m´ınimo ´o el m´aximo de f (supongamos que este) se
alcanzar´a en un punto interior de [a, b], y en otro punto d ∈
[a, b]. Entonces existe δ > 0 tal que en los intervalos [c −δ, c),
(c, c+δ] y (caso d no sea el extremo inferior del intervalo [a, b])
[d − δ, d) la funci´on toma valores menores que f(c) = f(d).
Sea A el mayor de los n´ umeros f(c−δ), f(c+δ) y f(d−δ). Por
el Teorema del Valor Medio existen x ∈ [c −δ, c), y (c, c + δ)
y z ∈ [d − δ, d) tales que f(x) = f(y) = f(z) = A, lo que es
absurdo.
3.4 Tome x
0
, x
1
∈ [0, p], los puntos en que f[
[0,p]
alcanza valores
m´ınimo y m´aximo.
3.5 En caso contrario existir´ıa ε > 0 con la siguiente propiedad:
para todo n ∈ N hay puntos x
n
, y
n
∈ X tales que [x
n
−y
n
[ ≥ ε
y [f(x
n
)−f(y
n
)[ ≥ n[x
n
−y
n
[. Considerando una subsucesi´on,
se tendr´ıa l´ımx
n
= a ∈ X y l´ımy
n
= b ∈ X donde [b −a[ ≥ ε
y
+∞= l´ım[[f(x
n
) −f(y
n
)[]/[x
n
−y
n
[ = [f(b) −f(a)[/[b −a[ ,
lo que es absurdo.
4.1 Si Y no es cerrado, tome a ∈ X − X y considere la funci´on
continua f : X → R, definida como f(x) = 1/(x − a). Como
no existe l´ım
x→a
f(x), f no es uniformemente continua. Por otra
parte, N no es compacto, y sin embargo toda funci´on f : N →
R es uniformemente continua.
4.2 Tome x
n
=
_
(n + 1/2)π e y
n
=

nπ. Entonces, l´ım(x
n

y
n
) = 0 pero f(x
n
) −f(y
n
) = 1 para todo n ∈ N.
Secci´on 8 Derivadas 207
4.3 Para todo x ∈ X se tiene f(x) = ϕ(x), por la continuidad
de f. Adem´as, si x ∈ X y x = l´ımx
n
, x
n
∈ X, ϕ(x) =
l´ımf(x
n
). Dado ε > 0, existe δ > 0 tal que x, y ∈ X, [x −
y[ < δ ⇒[f(x) − f(y)[ < ε/2. Si x, y ∈ X y [x − y[ < δ, se
tiene x = l´ımx
n
, y = l´ımy
n
, donde x
n
, y
n
∈ X. Para todo
n ∈ N suficientemente grande se tiene [x
n
− y
n
[ < δ, luego
[f(x
n
)−f(y
n
)[ < ε/2, as´ı [ϕ(x)−ϕ(y)[ = l´ım[f(x
n
)−f(y
n
)[ ≤
ε/2 < ε. Por lo tanto, ϕ : X →R es uniformemente continua.
4.4 Sea L = l´ım
x→∞
f(x). Dado ε > 0 existe B > 0 tal que x ≥
B ⇒[f(x) − L[ < ε/4. Entonces x ≥ B, y ≥ B ⇒[f(x) −
f(y)[ ≤ [f(x)−L[+[L−f(y)[ < ε/4+ε/4 = ε/2. An´alogamen-
te, existe A > 0 tal que x ≤ −A, y ≤ −A ⇒[f(x) −f(y)[ <
ε/2. Por otra partem como [−A, B] es compacto, existe δ > 0
tal que x, y ∈ [−A, B], [x − y[ < δ ⇒[f(x) − f(y)[ < ε/2.
Si x < −A e y ∈ [−A, B] con [x − y[ < δ, se tiene [f(x) −
f(y)[ ≤ [f(x) − f(−A)[ + [f(−A) − f(y)[ < ε/2 + ε/2, pues
[ − A −y[ < [x −y[ < δ. An´alogamente, x > B, y ∈ [−A, B]
y [x − y[ < δ implican [f(x) − f(y)[ < ε. Luego f es unifor-
memente continua.
8. Derivadas
1.1 Escriba f(x) = f(a)+f

(a)(x−a)+r(x), como en el Teorema
1, y defina η; X → R como η(x) = [f

(a) + r(x)/(x − a)] =
f(x)−f(a)
x−a
si x ,= a y η(a) = f

(a). La continuidad de η en el
punto x = a es consecuencia del Teorema 1.
1.3 Observe que
f(y
n
) −f(x
n
)
y
n
−x
n
= t
n

f(y
n
) −f(a)
y
n
−a
+ (1 −t
n
)
f(x
n
) −f(a)
x
n
−a
,
donde 0 < t
n
< 1 para todo n ∈ N, basta tomar t
n
=
(y
n
−a)/(x
n
−y
n
). En la definici´on de derivada, las segmentos
tienden a la tangente en el punto (a, f(a)) y pasan todas por
dicho punto. Aqu´ı, ambos extremos var´ıan.
1.4 Tome f(x) = x
2
sen(1/x) si x ,= 0 y f(0) = 0. Escriba x
n
=
1/2πn e y
n
= 1/(2n −1)π.
208 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
1.5 Vuelva al Ejercicio 1.3. El Ejemplo pedido puede ser la funci´on
f(x) = xsen(1/x) o cualquier funci´on con (f(−x) = −f(x))
que no tenga derivada en el punto x = 0.
2.1 Por la Regla de la Cadena las derivadas de orden superior de
f en x ,= 0 son el producto de e
−1/x
2
por un polinomio en
1/x. En el punto x = 0 se tiene f

(0) = l´ım
h→0
e
−1/h
2
h
= 0, como
puede verse escribiendo 1/h = y. Suponiendo f

(0) = =
f
(n)
(0) = 0 se tiene f
(n+1)
(0) = l´ım
h→0
1
h
f
(n)
(h) = l´ım
h→0
P(1/h)
h

e
−1/h
2
= l´ım
h→0
Q(1/h) e
1/h
2
= 0.
2.5 Derive k veces en relaci´on a t la igualdad f(tx) = t
k
f(x)
y obtenga f
(k)
(tx) x
k
= k!f(x). Haga t = 0 y concluya que
f(x) =
f
(k)
(0)
k!
x
k
.
3.1 Tome f(x) como en el Ejemplo 7.
3.2 Para fijar ideas suponga que f
′′
(c) > 0. Por el Corolario 2 del
Teorema 4, existe δ > 0 tal que c − δ < x < c < y < c +
δ ⇒f

(x) < 0 < f

(y). Entonces c−δ < x < c ⇒f(x) > f(c),
pues si tuvi´esemos f(x) ≤ f(c), como la derivada f

(x) es
negativa, el m´ınimo de f en el intervalo [x, c] no se alcanzar´ıa
ni en x ni en c, sino en un punto z ∈ (x, c), por lo tanto f

(z) =
0, lo que contradice la hip´otesis z ∈ (c −δ, c). An´alogamente
se demuestra que c < y < c + δ ⇒f(y) > f(c). Luego c es
punto de m´ınimo local. En el caso en que f
′′
(c) < 0, c es un
punto de m´aximo local.
3.3 Por el Corolario 2 del Teorema 4, existe δ > 0 tal que c −δ <
x < c < y < c + δ ⇒f

(x) < 0 < f

(y), luego c es el ´ unico
punto cr´ıtico de f en el intervalo (c −δ, c + δ).
3.4 f
′′
(c) = l´ım
n→∞
f

(c
n
) −f

(c)
c
n
−c
= 0, pues f

(c
n
) = f

(c) = 0 para
todo n.
3.5 Sea M el conjunto de los puntos de m´aximo local estricto
de f. Para cada c ∈ M tomamos n´ umeros racionales r
c
, s
c
tales que r
c
< c < s
c
y x ∈ (r
c
, s
c
), x ,= c ⇒f(x) < f(c).
Secci´on 8 Derivadas 209
Si d ∈ M es diferente de c entonces los intervalos (r
c
, s
c
) y
(r
d
, s
d
) son distintos porque d / ∈ (r
c
, s
c
) o c / ∈ (r
d
, s
d
), en
efecto, d ∈ (r
c
, s
c
) ⇒f(d) < f(c) y c ∈ (r
d
, s
d
) ⇒f(c) <
f(d). Como Q es numerable, la correspondencia c → (r
c
, s
c
)
es una funci´on inyectiva de M en un conjunto numerable.
Luego M es numerable.
4.1 Suponga que A < B. Tome ε > 0 tal que A + ε < B − ε.
Existe δ > 0 tal que c − δ ≤ x < c < y ≤ c + δ ⇒g(x) <
A + C < B − ε < g(y), en particular, g(c − δ) < A + ε y
g(c + δ) > B − ε. Si tomamos ahora d ,= g(c) en el intervalo
(A + ε, B − ε) no existe x ∈ (c − δ, c + δ) tal que g(x) = d.
Luego, por el Teorema de Darboux, g no es la derivada de
ninguna funci´on f : I →R.
4.5 Un ejemplo es f(x) = x
3
. Como cada punto de X es l´ımite
de puntos de Y se tiene X ⊂ Y , de donde X ⊂ Y . Por otra
parte, Y ⊂ X por el Teorema del Valor Medio, luego Y ⊂ X.
4.6 Las hip´otesis implican que f

(x) no est´a acotada ni superior
ni inferiormente. En efecto, si tuvi´esemos f

(x) ≥ A para todo
x ∈ (a, b), la funci´on g(x) = f(x) −Ax tendr´ıa derivada ≥ 0,
luego ser´ıa mon´otona y acotada, por lo tanto existir´ıan los
l´ımites de g (y en consecuencia los de f) cuando x → a y
x →b. An´alogamente, no es posible que f

(x) ≤ B para todo
x ∈ (a, b). As´ı, dado cualquier c ∈ R existen x
1
, x
2
∈ (a, b)
tales que f

(x
1
) < c < f

(x
2
). Por el Teorema de Darboux,
existe x ∈ (a, b) tal que f

(x) = c.
4.7 Sabemos que f es creciente. Si f no fuese estrictamente cre-
ciente, existir´ıan x < y en [a, b] con f(x) = f(y), entonces f
ser´ıa constante y f

igual a cero en el intervalo [x, y].
4.8 Supongamos, por reducci´on al absurdo, que existan a < b en
I tales que [f(b) −f(a)[ = α > 0, entonces, en al menos una
de las mitades del intervalo [a, b], por ejemplo [a
1
, b
1
], tenemos
[f(b
1
) −f(a
1
)[ ≥ α/2 > 0. Razonando an´alogamente se obtie-
ne una sucesi´on de intervalos [a, b] ⊃ [a
1
, b
1
] ⊃ ⊃ [a
n
, b
n
] ⊃
tales b
n
− a
n
= (b − a)/2
n
y [f(b
n
) − f(a
n
)[ ≥ α/2
n
. Si
a
n
≤ c ≤ b
n
para todo n, entonces [f

(c)[ = l´ım[f(b
n
) −
f(a
n
)[/[b
n
−a
n
[ ≥ α/(b −a) > 0.
210 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
4.10 Para todo x ,= c en (a, b) existe z comprendido entre x y c
tal que [f(x) − f(c)]/(x − c) = f

(z). Por lo tanto, f

(c) =
l´ım
x→c
[f(x) −f(c)]/(x −c) = l´ım
x→c
f

(x) = L.
4.11 Como f

est´a acotada, existen l´ım
x→a
+
f(x) y l´ım
x→b

f(x). Para que
la propiedad del valor medio sea v´alida para f tales l´ımites
tienen que ser iguales a f(a) y f(b), respectivamente (Cfr.
soluci´on de 4.1).
4.12 [f(x) −f(a)[/(x−a) ≤ c[x −a[
α−1
. Como α−1 > 0, se tiene
que f

(a) = 0 para todo a ∈ I. Luego f es constante.
4.13 Observe que [f(x
n
) − f(y
n
)]/(x
n
− y
n
) = f

(z
n
), donde z
n
est´a comprendido entre x
n
e y
n
, luego z
n
→ a. Por la conti-
nuidad de f

en el punto a, el cociente tiende a f

(a).
9. F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada
1.1 Sea f(x) = 1/(1 − x), −1 < x < 1. Escribiendo p(h) = 1 +
h+ +h
n
y r(h) = h
n+1
/(1−h) se tiene r(h) = f(h)−p(h).
Como p(h) es un polinomio de grado n y l´ım
h→0
r(h)/h
n
= 0 se
deduce que p(h) es el polinomio de Taylor de f en el punto 0,
luego f
(i)
(0) = i! para i = 0, 1, . . . , n.
1.2 Como f(x) = x
5
−x
11
+ +(−1)
n
x
6n+5
+(−1)
n
x
6n+11
/(1 +
x
6
), se tiene que f
(i)
(0) = 0 si i no es de la forma 6n + 5,
mientras que f
(i)
(0) = (−1)
n
i! si i = 6n+5. Luego f
(2001)
(0) =
0 y f
(2003)
(0) = (−1)
333
(2003)!.
1.3 Se tiene f(x) = p
n
(x) + r
n
(x) donde p
n
(x) es el polino-
mio de Taylor de orden n en torno del punto x
0
. Por la
f´ormula del resto de Lagrange existe z entre x y x
0
tal que
r
n
(x) = f
(n+1)
(z)/(n + 1)!, luego [r
n
(x)[ ≤ K/(n + 1)!. Se
deduce que l´ım
n→∞
r
n
(x) = 0 para todo x ∈ I, as´ı el resultado
est´a demostrado.
1.4 Vea “Curso de An´alisis Matem´atico”, vol. 1, p´agina 232.
1.5 Si f ∈ C
2
, escriba f(x) = f(a) + f

(a)(x − a) +
f
′′
(a)
2
(x −
a)
2
+ r(x), donde l´ım
x→a
r(x)/(x − a)
2
= l´ım
x→a
r

(x)/(x − a) = 0.
Secci´on 9 F´ormula de Taylor y aplicaciones de la derivada 211
Entonces ϕ(x) = f

(a) +
f
′′
(a)
2
(x−a) +r(x)/(x−a) y ϕ

(x) =
f
′′
(a)/2 + r

(x)/(x − a) − r(x)/(x − a)
2
, luego l´ım
x→a
ϕ

(x) =
f
′′
(a)/2. Del Ejercicio 4.10 del Cap´ıtulo 8 se sigue que ϕ ∈ C
1
.
Para f ∈ C
3
se procede de forma an´aloga.
1.6 Por la f´ormula de Taylor infinitesimal, haciendo x = a +h, o
sea, x−a = h, se puede escribir p(a+h) =

n
i=0
(p
(i)
(a)/i!)h
i
+
r(h), donde las n primeras derivadas de r(h) en el punto 0 son
nulas. Como r(h) es un polinomio de grado ≤ n (diferencia
entre dos polinomios), se tiene que r(h) es id´enticamente nulo.
1.7 Sea ϕ(x) = f(x) − g(x). Entonces ϕ : I → R es dos veces
diferenciable en el punto a, ϕ(x) ≥ 0 para todo x ∈ I y
ϕ(a) = ϕ

(a) = 0. Entonces, ϕ(x)) = ϕ

(a)(x −a) +
ϕ
′′
(a)
2
(x −
a)
2
+ r(x), donde l´ım
x→a
r(x)/(x − a)
2
= 0. As´ı, ϕ(x) = (x −
a)
2
_
ϕ
′′
(a)
2
+
r(x)
(x−a)
2
_
. Si, se tuviese ϕ
′′
(a) < 0, entonces existir´ıa
δ > 0 tal que, para 0 < [x − a[ < δ, la expresi´on de dentro
de los corchetes, y en consecuencia ϕ(x), ser´ıa < 0, lo que es
absurdo. Luego, necesariamente, ϕ
′′
(a) > 0, esto es, f
′′
(a) >
g
′′
(a).
2.2 Para fijar ideas, sea f
′′
(c) > 0. Existe δ > 0 tal que c − δ <
x < c +δ ⇒f
′′
(x) > 0. Entonces f es convexa en el intervalo
(c −δ, c + δ).
2.3 La suma de dos funciones convexas es convexa, sin embargo
para el producto esto no es siempre verdad. Ejemplo: (x
2

1)x
2
.
2.4 Si f es convexa, sea X = ¦x ∈ I : f(x) ≤ c¦. Dados x, y ∈ X,
y x < z < y, se tiene z = (1 − t)x + ty, donde 0 ≤ t ≤ 1.
Entonces, f(z) = f((1 − t)x + ty) ≤ (1 − t)f(x) + tf(y) ≤
(1 −t)c + tc = c, luego z ∈ X. As´ı, X es un intervalo y f es
quasi-convexa.
2.5 Sean c = m´ax¦f(x), f(y)¦ y z = (1−t)x+ty, donde 0 ≤ t ≤ 1.
Entonces f(x) ≤ c, f(y) < c y z pertenece al intervalo de
extremos x e y. Luego, f(z) ≤ z.
2.6 Si el m´ınimo de f se alcanza en el punto a, entonces dados x <
y en [a, b], se tiene x ∈ [a, y], luego f(x) ≤ m´ax¦f(a), f(y)¦ =
212 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
f(y), por lo tanto f es creciente. An´alogamente, si el m´ınimo
se alzanza en el punto b, f es decreciente. De aqu´ı se deduce
que si f alcanza su m´ınimo en el punto c ∈ (a, b) entonces f
es decreciente en [a, c] y creciente en [c, b].
2.8 La existencia de c es consecuencia del Teorema del Valor Me-
dio. Falta probar su unicidad. Si existiesen c
1
, c
2
tales que
a < c
1
< c
2
< b y f(c
1
) = f(c
2
) = 0, se tendr´ıa c
1
=
ta + (1 −t)c
2
, donde 0 < t < 1. Entonces, por la convexidad
de f, 0 = f(c
1
) ≤ tf(a) + (1 − t)f(c
2
), de donde tf(a) ≥ 0,
lo que es absurdo.
3.1 Basta probar que x ∈ I ⇒f(x) ∈ I. Ahora bien, x ∈ I ⇒[x−
a[ ≤ δ ⇒[f(x) −a[ ≤ [f(x) −f(a)[ +[f(a) −a[ ≤ k[x −a[ +
(1 −k)δ ≤ kδ + (1 −k)δ = δ ⇒f(x) ∈ I.
3.2 a = 0,76666469.
3.3 Use el Teorema 10 y el Ejercicio 3.1.
3.4 Observe que (f

(x)) ≤ 1/a < 1.
10. La integral de Riemann
1.1 Dado ε > 0 existe n ∈ N tal que 1/2
n
< ε/2. La restricci´on
de f
1
de f al intervalo [1/2
n
, 1], es una funci´on escalonada,
por lo tanto integrable. Existe entonces una partici´on P
1
de
este intervalo tal que S(f; P
1
) −s(f; P
2
) < ε/2. La partici´on
P = ¦0¦∪P
1
del intervalo [0, 1] cumple S(f; P)−s(f; P) < ε.
1.2 Si f es impar, basta probar que
_
0
−a
f(x)dx = −
_
a
0
f(x)dx.
Ahora bien, a cada partici´on P de [0, a] le corresponde una
partici´on P de [−a, 0], obtenida cambiando el signo de los
puntos de divisi´on. Como f(−x) = −f(x), si en el intervalo
[t
i−1
, t
i
] de P el ´ınf y el sup de f son m
i
y M
i
, entonces,
en el intervalo [−t
i
, −t
i−1
] el ´ınf y el sup son −M
i
y −m
i
,
respectivamente. Por lo tanto S(f; P) = −s(f; P) y s(f; P) =
−S(f; P). Ahora la afirmaci´on es inmediata. An´alogamente
para el caso f par.
Secci´on 10 La integral de Riemann 213
1.3 Evidentemente, f es discontinua en los racionales. Sea c ∈
[a, b] irracional. Dado ε > 0 el conjunto de los n´ umeros na-
turales q ≤ 1/ε, y por lo tanto el conjunto de los puntos
x = p/q ∈ [a, b] tales que f(x) = 1/q ≥ ε, es finito. Sea
δ la menor distancia entre c y uno de estos puntos. Enton-
ces x ∈ (c − δ, c + δ) ⇒f(x) < ε, y as´ı f es continua en
el punto c. Toda suma inferior s(f; P) es cero pues todo in-
tervalo no degenerado contiene n´ umeros irracionales, luego
_
b
a
f(x)dx = 0. En cuanto a la integral superior, dado ε > 0,
sea F = ¦x
1
, x
2
, . . . , x
n
¦ el conjunto de los puntos de [a, b]
para los que se tiene f(x
i
) ≥ ε/2(b − a). Con centro en cada
x
i
tome un intervalo de longitud < ε/2n, escogido de forma
que estos n intervalos sean disjuntos dos a dos. Los puntos
a, b, junto con los extremos de los n enteros que pertenezcan
a [a, b], forman un partici´on P tal que S(f; P) < ε. Luego
_ b
a
f(x)dx = 0.
1.4 Sea m = f(c)/2. Existe δ > 0 tal que f(x) > m para todo
x ∈ [c −δ, c +δ]. Entonces, para toda partici´on que contenga
a los puntos c −δ y c + δ, se tiene s(f; P) > 2mδ. De donde
_
b
a
f(x)dx ≥ s(f; P) > 0.
1.5 Para todo partici´on P de [a, b] se tiene s(ϕ; P) = S(g; P) y
S(ϕ; P) = S(g; P)+(b−a). Luego
_
b
−a
ϕ(x)dx =
_
b
−a
g(x)dx y
_ b
a
ϕ(x)dx =
_
b
a
g(x)dx+(b−a). En particular, para g(x) = x,
_
b
a
ϕ(x)dx = (b
2
−a
2
)/2 y
_ b
a
f(x)dx = (b
2
−a
2
)/2 + (b −a).
2.1 Para x, y ∈ [a, b]
[F(x) −F(y)[ =
¸
¸
¸
¸
_
y
x
f(t)dt
¸
¸
¸
¸
≤ M[x −y[ ,
donde M = sup¦[f(t)[ : t ∈ [a, b]¦.
2.2 ϕ =
1
2
[f +g +[f −g[], ψ =
1
2
[f +g −[f −g[], f
+
= m´ax¦f, 0¦
y f

= −m´ın¦f, 0¦.
2.3 La desigualdad de Schwarz para integrales resulta del hecho de
que en el espacio vectorial de las funciones continuas en [a, b],
¸f, g¸ =
_
b
a
f(x)g(x)dx define un producto interno. Lectores
214 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
que todav´ıa no est´en familiarizados con el
´
Algebra L´ıneal,
pueden probar esta desigualdad con los argumentos usados
en el Cap´ıtulo 2, Ejercicio (2.7), considerando el trinomio de
grado 2 p(x) =
_
b
a
(f(x) + λg(x))
2
dx.
3.1 El conjunto de los puntos de discontinuidad de f es Q∩[a, b],
por lo tanto numerable, y en consecuencia de medida nula.
3.2 Dada una funci´on mon´otona f : [a, b] → R basta probar que
el conjunto D de los puntos de discontinuidad de f en (a, b) es
numerable. Para cada x ∈ D sean a
x
el menor y b
x
el mayor
de los tres n´ umeros l´ım
y→x

f(y), l´ım
y→x
+
f(y) y f(x). Como f es
discontinua en el punto x se tiene a
x
< b
x
. Adem´as, como f
es mon´otona, si x ,= y en D entonces los intervalos abiertos
(a
x
, b
x
) y (a
y
, b
y
) son disjuntos. Para cada x ∈ D escoja un
n´ umero racional r(x) ∈ (a
x
, b
x
). La funci´on x → r(x), de D
en Q, es inyectiva, luego D es numerable.
3.3 Todos los puntos del conjunto D−D

son aislados, luego, en
virtud de Ejercicio 3.4, Cap´ıtulo 5, dicho conjunto es numera-
ble. Se deduce que D es numerable, pues D ⊂ (D−D

) ∪D

.
4.1 La funci´on f : [0, 1] → R. igual 1 en los racionales y 0 en
los irracionales, se anula fuera de un conjunto de medida nula
pero no es integrable. Por otra parte, si f : [a, b] → $ es
integrable e igual a cero fuera de un conjunto de medida nula,
en cualquier subintervalo de [a, b] el ´ınfimo de f es cero, luego
_
b
a
f(x)dx = 0, de donde
_
b
a
f(x)dx = 0.
4.2 (a) Si X ⊂ I
1
∪ ∪ I
k
entonces X ⊂ J
1
∪ ∪ J
k
, donde
J
i
es un intervalo con el mismo centro y el doble de longitud
que J
i
. Luego

I
i
< ε ⇒

J
i
< 2ε, y se concluye que X
tiene contenido nulo.
(b) Todo conjunto de contenido nulo est´a acotada, luego el
conjunto Q, que tiene medida nula, no tiene contenido nulo.
Adem´as, Q ∩ [a, b], aunque est´a acotada, tiene medida nula
pero no tiene contenido nulo, en virtud del apartado (a), pues
su cierre es [a, b], cuyo contenido no es nulo.
(c) Use Borel-Lebesgue.
(d) La diferencia g − f : [a, b] → R es igual a cero excepto
Secci´on 11 C´alculo con integrales 215
en un conjunto X de contenido nulo. Sea M = sup
X
(f −g).
Todas las sumas inferiores de g − f son nulas. En cuanto a
las sumas superiores, dado ε > 0 existen intervalo I
1
, . . . , I
k
tales que X ⊂ I
1
∪ ∪ I
k
y [J
1
[ + + [J
k
[ < ε/M. Sin
p´erdida de generalidad podemos suponer que los intervalos
I
j
est´an contenidos en [a, b]. Los extremos de estos intervalos
junto a a y b forman una partici´on de [a, b]. Los intervalos de
dicha partici´on que contienen puntos de X son los I
j
. Como

[I
j
[ < ε/M, se sigue que S(f; P) < ε. En consecuencia,
_ b
a
[g − f[ = 0. As´ı, g − f es integrable y su integral es cero.
Finalmente, g = f + (g −f) es integrable y
_
b
a
g =
_
b
a
f.
11. C´alculo con integrales
1.2 Dada cualquier partici´on P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ del intervalo de
extremos c y x, se tiene f(x) − f(c) =

[f(t
i
) − f(t
i−1
)].
Aplique el Teorema del Valor Medio a cada f(t
i
) −f(t
i−1
) y
concluya qie s(f; P) ≤ f(x) − f(c) ≤ S(f; P) para cualquier
partici´on P.
1.3 Es sabido que f es creciente. Si f no fuese estrictamente cre-
ciente existir´ıan x < y en [a, b] tales que f(x) = f(y). Enton-
ces f ser´ıa constante y f

nula en el intervalo [x, y], que no
tiene contenido nulo.
1.4 f(b) −f(a) =´ınf
b
a
f

(x)dx = f

(c) (b −a), a < c < b.
1.5 Fijando c ∈ (a, b) se tiene ϕ(x) =
_
β(x)
c
f(t)dt −
_
α(x)
c
f(t)dt.
Entonces basta considerar ϕ(x) =
_
α(x)
c
f(t)dt. Ahora bien,
ϕ = F ◦ α, donde F : [a, b] →R es dada como
_
x
c
f(t)dt. Use
la Regla de la Cadena.
1.7 Integre por partes.
2.2 Basta probar que si f no est´a acotada entonces, para toda
partici´on P y todo n´ umero A > 0, existe una partici´on pun-
tuada P

= (P, ξ) tal que [

(f; P)[ > A. En efecto, dada
P f no est´a acotada en, al menos, uno de sus intervalos, su-
pongamos que [t
i−1
, t
i
]. Una vez tomados los puntos ξ, en los
216 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
dem´as intervalos, se puede escoger ξ
i
∈ [t
i−1
, t
i
] de forma que
[

(f; P

)[ > A.
2.3 Dado ε > 0, existe P = ¦t
0
, t
1
, . . . , t
n
¦ tal que [

(f; P

) −
L[ < ε/4 se cual fuere la forma de puntuar la partici´on P.
Tome P y puntue de dos formas. Primero escoja en cada
[t
i−1
, t
i
] un punto ξ
i
tal que f(ξ
i
) < m
i
+ε/2n(t
i−1
−t
i
), obte-
niendo P

tal que

(f; P

) < s(f; P) + ε/4. An´alogamente,
obtenga P
#
tal que S(f; P
#
) − ε/4 <

(f; P
#
). De don-
de S(f; P) − s(f; P) <

(f; P
#
) −

(f; P

) + ε/2. Pero,
como [

(f; P

) − L[ < ε/4 y [

(f; P
#
) − L[ε/4, se tiene

(f; P
#

(f; P

) < ε/2. Luego S(f; P) −s(f; P) < ε y f
es integrable. Evidentemente, por el Teorema 7,
_
b
a
f(x)dx =
L.
2.4

f(ξ
i
)g(η
i
)(t
i
− t
i−1
) =

f(ξ
i
)g(ξ
i
)(t
i
− t
i−1
) +

f(ξ
i
)
[g(η
i
) − g(ξ
i
)](t
i
− t
i−1
). El segundo sumando del segundo
miembro tiende a cero cuando [P[ →0, ya que [f(ξ
i
)[ ≤ M.
2.7 Por el Ejercicio 2.6,
_
b
a
f(x)dx/(b −a) = l´ım
n→∞
M(f; n). Como
f es convexa, M(f; n) ≥ f
_
1
n

n
i=1
(a + ih)
¸
, donde h = (b −
a)/n. Ahora bien,
1
n

n
i=1
(a + ih) =
n−1
n
a+b
2
→ (a + b)/2
cuando n →∞.
2.8 Escriba x
n
= n!e
n
/n
n
. Integrando por partes se tiene
_
n
a
log xdx =
nlog x −n + 1 = A
n
. Si B
n
es la suma superior de la funci´on
log x relativa a la partici´on ¦1, 2, . . . , n¦ del intervalo [1, n] se
tiene A
n
< B
n
=

n
k=2
log k = log(n!). Una aproximaci´on por
exceso de A
n
se puede obtener considerando, para cada k =
2, . . . , n, el ´area del trapecio de base el intervalo [k−1, k] en el
eje de las x, con dos lados verticales y cuyo lado inclinado es la
tangente al gr´afico y = log x en el punto (k−1/2, log(k−1/2)),
tal ´area vale log(k −1/2). Sea c
n
=

n
k=2
log(k −1/2) la su-
ma de las ´areas de estos trapecios. Se tiene A
n
< C
n
< B
n
y
por el Teorema del Valor Medio, k − 1/2 ≤ θ
k
≤ k. Como la
serie arm´onica es divergente, se deduce que

1/θ
k
= +∞,
luego l´ım(B
n
− A
n
) ≥ l´ım(B
n
− C
n
) = +∞. Finalmente, co-
mo B
n
−A
n
= log n! −nlog n +n −1 = log(n!e
n−1
n
−n
), se
concluye que l´ımx
n
= +∞.
Secci´on 11 C´alculo con integrales 217
3.1 Para todo x ∈ R, f(x) = f(x/2 + x/2) = (f(x/2))
2
≥ 0.
Si existiese c ∈ R tal que f(c) = 0 entonces f(x) = f(x −
c)f(c) = 0 para todo x ∈ R. Luego f(x) > 0 para cualquier
x. Adem´as, f(0) = f(0 + 0) = f(0) f(0), luego f(0) = 1.
Tambi´en f(−x) f(x) = f(−x + x) = f(0) = 1, por lo tanto
f(−x) = f(x)
−1
. De aqu´ı, f(px) = f(x)
p
para todo p ∈ Z.
Tambi´en, para todo q ∈ N, f(x) = f(x/q + + x/q) =
f(x/q)
q
, de donde f(x/q) = f(x)
1/q
. Entonces, para todo r =
p/q ∈ Q, tal que q ∈ N, se tiene f(r) = f(p/q) = f(1)
p/q
=
f(1)
r
. Sea f(1) = e
a
. Se deduce que f(r) = e
ar
para todo
r ∈ Q. Como f es continua, se tiene f(x) = e
ax
para todo
x ∈ R. La segunda parte se prueba de forma an´aloga (v.
Corolario 1 del Teorema 15) o usando el hecho de que las
funciones exp y log son una la inversa de la otra.
3.2 Como x
n
− x
n−1
= log(1 + 1/n) − 1/(n + 1), basta observar
que el m´ınimo de la funci´on 1/x en el intervalo [1, 1 +1/n] es
n/(n + 1), luego log(1 + 1/n) =
_
1+1/n
1
dx/x >
1
n
n
n+1
=
1
n+1
.
3.3 Escribiendo x = 1/y, se tiene l´ım
x→0
x log x = l´ım
y→∞

log y
y
= 0.
3.4 Escribiendo x/n = ym se obtiene (1 + x/n)
n
= (1 + y)
x/y
=
[(1 + y)
1/y
]
x
, luego l´ım
n→∞
(1 + x/n)
n
= l´ım
y→0
[(1 + y)
1/y
]
x
= e
x
.
4.1 Divergente, divergente y convergente.
4.2 Las tres son convergentes.
4.3 La integral en cuesti´on vale


n=0
(−1)
n
a
n
, donde a
n
es el
valor absoluto de
_

(n+1)π


sen(x
2
)dx .
Como [ sen(x
2
)[ ≤ 1, se tiene 0 < a
n

_
(n + 1)π −

nπ,
luego l´ıma
n
= 0. En la integral cuyo valor absoluto es a
n+1
,
haga el cambio de variable x =

u
2
+ π, dx = udu/

u
2
+ π,
observe que
_
(n + 1)π ≤ x ≤
_
(n + 2)π ⇔

nπ ≤ u ≤
_
(n + 1)π y deduzca que a
n+1
< a
n
. Por el Teorema de Leib-
niz la integral converge. La concavidad de la funci´on [ sen(x
2
)[
218 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
en el intervalo [

nπ,
_
(n + 1)π] implica que a
n
es mayor que
el ´area del tri´angulo is´osceles de base dicho intervalo y altu-
ra 1. Luego la serie

a
n
diverge y la integral
_
+∞
0
[ sen(x
2
)[
tambi´en.
4.4 El m´etodo es el mismo que el del ejercicio anterior. Escribien-
do a =
4

nπ y b =
4
_
(n + 1)π se tiene
_
b
a
[xsen(x
4
)[dx <
´area del tri´angulo cuya base es el intervalo [a, b] y cuya altura
es b. Como b
4
− a
4
= π = (b − a)(a
3
+ a
2
b + ab
2
+ b
3
), tal
´area vale b(b − a) = bπ/(a
3
+ a
2
b + ab
2
+ b
3
), luego tiende
a cero cuando n → ∞, Haciendo c = (n + 2)π, el cambio
de variable x =
4

u
4
+ π nos da a
n+1
=
_
c
b
[xsen(x
4
)[dx =
_
b
a
[u sen(u
4
)[
u
2
4

(u
4
+π)
2
du, luego a
n+1
< a
n
=
_
b
a
[xsen(x
4
)[dx.
Por el Teorema de Leibniz, la serie


n=0
(−1)
n
a
n
converge al
valor de la integral en cuesti´on.
4.5 Sea ϕ(x) =
_
x
a
f(t)dt, x ≥ a. Por hip´otesis existe L = l´ım
x→+∞
ϕ(x).
Luego dado ε > 0, existe A > 0 tal que x > A ⇒L − ε <
ϕ(x) < L. De donde x > 2A⇒L − ε < ϕ(x/2) < ϕ(x) < L,
as´ı ε > ϕ(x) − ϕ(x/2) =
_
x
x/2
f(t)dt ≥ (x/2)f(x), pues f es
creciente. Luego l´ım
x→+∞
(x/2)f(x) = 0, y se sigue el resultado.
4.6 Defina ϕ : [a, +∞) →R mediante ϕ(t) =
_
t
a
f(x)dx. Si t ≥ a,
sean M
t
= sup¦ϕ(x); x ≥ t¦, m
t
= ´ınf¦ϕ(x); x ≥ t¦ y ω
t
=
M
t
− m
t
. Entonces ω
t
= sup¦[ϕ(x) − ϕ(y)[; x, y ≥ t¦, (Cfr.
Lema 2, Secci´ on 1). La condici´on del enunciado equivale a
afirmar que l´ım
t→+∞
ω
t
= 0. El resultado se deduce entonces del
Ejercicio 3.3. del Cap´ıtulo 6.
12. Sucesiones y series de funciones
1.1 Se tiene l´ımf
n
= f, donde f(x) = 0 si 0 ≤ x < 1, f(1) = 1/2
y f(x) = 1 si x > 1.
1.2 La convergencia f
n
→ f es mon´otona, tanto en [0, 1 − δ]
como en [1 + δ, ∞). Por el Teorema de Dini, la convergencia
es uniforme en [0, 1 −δ], pues este intervalo es compacto. En
el otro intervalo basta observar que cada f
n
es estrictamente
Secci´on 12 Sucesiones y series de funciones 219
creciente, luego f
n
(1 + δ) > 1 −ε ⇒f
n
(x) > 1 −ε para todo
x ≥ 1 + δ.
1.3 Sea a = 1−δ. Entonces x ∈ [−1+δ, 1−δ] significa [x[ ≤ [a[ <
1. Adem´as, [x[ ≤ a < 1 ⇒

i≥n
[x
i
(1 − x
i
)[ ≤

i≥n
[x
i
[ ≤

i≥n
[a
i
[ = a
n
/(1 −a). Luego, para todo ε > 0 existe n
0
∈ N
tal que n > n
0

i≥n
[x
i
(1 −x
i
)[ < ε, lo que nos asegura la
convergencia uniforme. La afirmaci´on inicial es obvia.
1.4 La necesidad de la condici´on es evidente. Respecto a la sufi-
ciencia, observe que, para todo x ∈ X, la sucesi´on de n´ umeros
reales f
n
(x), n ∈ N, es de Cauchy, luego por el Ejercicio 2.7
del Cap´ıtulo 3, existe l´ım
n→∞
f
n
(x) = f(x). Esto define una fun-
ci´on f : X → R tal que f
n
→ f puntualmente. Para probar
que la convergencia es uniforme, tome ε > 0 y obtenga n
0
∈ N
tal que m, n > n
0
⇒[f
m
(x) −f
n
(x)[ < ε/2 para todo x ∈ X.
Fije n > n
0
y haga m → ∞ en esta desigualdad. Concluya
que n > n
0
⇒[f(x) −f
n
(x)[ ≤ ε/2 < ε.
1.5 Si f
n
→ f uniformemente en X entonces, dado ε = 1, existe
n
0
∈ N tal que n > n
0
⇒[[f
n
(x)[−[f(x)[[ ≤ [f
n
(x)−f(x)[ < 1
para todo x ∈ X, Luego n > n
0
⇒[f
n
(x)[ < [f(x)[ + 1 y
[f(x)[ < [f
n
(x)[ + 1. De aqu´ı se deduce el resultado.
1.6 Adapte la demostraci´on del Teorema de Leibniz (Teorema 3,
Cap´ıtulo 4).
1.7 Para todo x ∈ X la serie


n=1
f
n
(x) converge, luego tie-
ne sentido considerar r
n
(x) = f
n
(x) + f
n+1
(x) + , como
[r
n
(x)[ ≤ R
n
(x) = [f
n
(x)[ + [f
n+1
(x)[ + , se deduce que
l´ım
n→∞
r
n
(x) = 0 uniformemente en X, luego

f
n
converge
uniformemente.
2.1 Observe que [f
n
(x) +g
n
(x) −(f(x) +g(x))[ ≤ [f
n
(x) −f(x)[ +
[g
n
(x) −g(x)[, que [f
n
(x)g
n
(x) −f(x)g(x)[ ≤ [f
n
(x)[[g
n
(x) −
g(x)[ + [g
n
(x)[[f
n
(x) − f(x)[, y que [1/g
n
(x) − 1/g(x)[ ≤
(1/[g(x)g
n
(x)[)[g
n
(x) −g(x)[.
2.3 Como f

n
(x) =

ncos(nx), s´olo existe l´ım
n→∞
f

n
(x) cuando l´ım
n→∞
cos(nx) =
0. Teniendo en cuenta que cos(2nx) = cos
2
(nx) − sen
2
(nx),
220 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
haciendo n → ∞ se obtendr´ıa 0 = −1. Luego no existe
l´ım
n→∞
f

n
(x), sea cual fuere x ∈ [0, 1].
2.6 El conjunto f(X) es compacto, disjunto del conjunto cerrado
R−U. Por el Ejercicio 4.4 del Cap´ıtulo 5, existe ε > 0 tal que
x ∈ X e y ∈ R −U ⇒[x −y[ ≥ ε, luego x ∈ X, [f(x) −z[ <
ε ⇒z ∈ U. Tome n
0
∈ N tal que [f
n
(x) − f(x)[ para todo
n ≥ n
0
y todo x ∈ X. Entonces f
n
(X) ⊂ U si n ≥ n
0
.
2.7 Dado ε > 0, existe n
0
∈ N tal que m, n > n
0
⇒[f
m
(d) −
f
n
(d)[ < ε/2 para todo d ∈ D, luego [f
m
(x)−f
n
(x)[ ≤ ε/2 < ε
para todo x ∈ X, pues x es el l´ımite de una sucesi´on de puntos
de D. Por el criterio de Cauchy, (Ejercicio 1.4), (f
n
) converge
uniformemente en X.
2.8 Integre f
n
por partes y haga n →∞.
2.9 Adapte la demostraci´on del criterio de d

Alembert, usando, si
le parece, el Teorema 5.
2.10 Adapte la demostraci´on del criterio de Cauchy, usando, si le
parece, el Teorema 5.
3.1 Sean a, b tales que a < 1/r < b. Entonces r < 1/a, luego
1/a / ∈ R, por lo tanto existen infinitos ´ındices n tales que
a ≤
n
_
[a
n
[. Adem´as, 1/b < r, luego existe ρ ∈ R. As´ı, para
todo N suficientemente grande, se tiene
n
_
[a
n
[ < 1/ρ < b.
Con otras palabras, solamente hay un n´ umero finito de´ındices
n tales que b ≤
n
_
[a
n
[. De donde 1/r es un valor de adherencia
de la sucesi´on
n
_
[a
n
[ y ning´ un mayor que 1/r tiene dicha
propiedad.
3.2 Se tiene

a
n
x
2n
=

b
n
x
n
, donde b
2n
= a
n
y b
2n−1
= 0. As´ı,
los t´erminos de orden impar de la sucesi´on
n
_
[b
n
[ son iguales
a cero y los de orden par forman la sucesi´on
_
n
_
[a
n
[, cuyo
l´ımite es

L. Por lo tanto, la sucesi´on (
n
_
[b
n
[ tiene dos valo-
res de adherencia: 0 y

L. Por el ejercicio anterior, el radio
de convergencia de

A − nx
2n
es 1/

L. Un razonamiento
an´alogo vale para la otra serie.
Secci´on 12 Sucesiones y series de funciones 221
3.3 El radio de convergencia de

a
n
2
x
n
es +∞ si [a[ < 1, 0 si
[a[ > 1 e igual a 1 si [a[ = 1.
3.4 Use el Corolario 2 del Teorema 9 (Unicidad de la representa-
ci´on en series de potencias).
3.5 Vea el Ejercicio 3.7, Cap´ıtulo 3.
222 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
Lecturas recomendadas
Para profundizar, y complemento de algunos t´opicos abordados en
este libro, la referencia natural es
1. E. L. Lima, Curso de An´alisis Matem´atico, vol. 1. (8
a
edici´on).
Proyecto Euclides, IMPA, 1994.
Para una presentaci´on del tema logar´ıtmos, siguiendo las mis-
mas ideas del texto, aunque de car´acter bastante m´as elemental,
con numerosos ejemplos y aplicaciones, vea:
2. E. L. Lima, Logaritmos, Sociedade Brasileira de Matem´atica,
Rio de Janeiro, 1994.
Otros libros que pueden ser de gran utilidad para comprender mejor
los temas aqu´ı estudiados, trat´andolos con enfoques diferentes y
abordando puntos que aqu´ı no fueron considerados, son
3. R. G. Bartle, Elementos de
´
Analise Real, Editora Campus,
Rio de Janeiro, 1983.
4. D. G. Figueiredo, An´ alise I. L.T.C. Rio de Janeiro, 1995 (2
a
edici´on).
5. P.R. Halmos, Teoria Ingˆenua dos Conjuntos. Ed. USP, S˜ao
Paulo, 1970.
6. A. Hefez,
´
Algebra, vol. 1, Cole¸c˜ao Matem´atica Universit´aria,
IMPA, Rio de Janeiro, 1997 (2
a
edici´on).
7. L.H. Jacy Monteiro, Elementos de
´
Algebra, Ao Livro T´ecnico
S.A., Rio de Janeiro, 1969.
8. W. Rudin, Princ´ıpios de An´alisis Matem´atica, Ed. UnB e Ao
Livro T´ecnico, Rio de Janeiro, 1971.
224 Soluciones de los ejercicios Cap. 13
9. M. Spivak, C´alculo Infinitesimal, 2 vols. Editorial Revert´e,
Barcelona, 1970.
Tambi´en recomendamos:
10. R. Courant, Differential and Integral Calculus, vol. 1, Inters-
cience, New York, 1947.
11. O. Forster, Analysis 1, Vieweg, Braunschweig, 1987 (en ale-
man).
12. S. Lang, Analysis 1, Addison-Wesley, Reading Massachus-
sets, 1969.

Textos del IMCA

An´lisis Real a
Volumen 1

Elon Lages Lima

Traducido por Rodrigo Vargas

IMCA Instituto de Matem´tica y Ciencias Afines a

Copyright c , 1997 by Elon Lages Lima Impreso en Chile / Printed in Chile Car´tula: Rodolfo Capeto y Noni Geiger a

Textos del IMCA

Editor: C´sar Camacho e

Con esta serie de textos el IMCA inicia sus trabajos contribuyendo a la difuci´n de la cultura matem´tica por medio de una o a literatura de alta calidad cient´ ıfica. Esta colecci´n busca poner a disposici´n de alumnos y profeo o sores universitarios, libros escritos con rigor y claridad, que sirvan como textos de cursos de graduaci´n. o La publicaci´n de este libro cont´ con el apoyo decidido de la o o Sociedad Brasileira de Matem´tica y de la Universidad Nacional de a Inginier´ del Per´ que compartieron su costo. A estas instituciones ıa u damos nuestro agradecimiento.

El Editor

estudiantes avanzados. etc. desarrollar algunos temas esbozados en el texto y como oporunidad para que el lector compruebe si realmente ha entendido lo que acab´ de leer. por as´ decirlo. A ∩ B. En el cap´ o ıtulo final se presentan las soluciones. A ⊂ B. de forma completa o resumida. A ∪ B. normales que busquen a ı lecturas complementarias pueden consultar el “Curso de An´lisis a Matem´tico. a n Los lectores que tengo en mente son alumnos con conocimientos equivalentes a dos per´ ıodos lectivos de C´lculo* .Prefacio Este libro pretende servir de texto para un primer curso de An´lia sis Matem´tico. que sirven para fijar ideas. al adoptarlo. tales como x ∈ A. Natuo a ralmente. lectores que deseen una presentaci´n o m´s completa y los alumnos. me gustar´ que el lector s´lo consultase las soluciones ıa o despu´s de haber hecho un serio esfuerzo para resolver cada proe * N. 1”que trata de la misma materia con un enfoque a m´s amplio. dos cuatrimestres . ya familiarizados a con las ideas de derivada e integral en sus aspectos m´s elemena tales.T. bastante f´ciles. evitando digresiones. de 190 ejercicios selecionados. principalmente los c´lculos con las funciones m´s conocidas a a y la resoluci´n de ejercicios sencillos. y que tiene aproximadamente el doble de tama˜ o. As´ espero facilitar el trabajo del ı profesor que. no necesitar´ perder mucho tiempo sea leccionando los temas que tratar´ y los que omitir´. vol. Los temas tratados se exponen de manera simple a y directa. La lista de prerrequisitos termina diciendo que el lector a debe estar habituado a las notaciones usuales de la teor´ de conıa juntos. Los restantes son. Tambi´n espero que tengan o e una idea suficientemente clara de lo que es una demostraci´n mao tem´tica. Grupos espea a ciales. en mi opini´n. Una parte importante de este libro son sus ejercicios.

La publicaci´n de la edici´n original brasile˜ a fue financiada por o o n la CAPES. A todas estas personas debo mis agradecimientos cordiales. profesor Jos´ Ubirajara Alves. por el sistema TEX. con o sin ´xito. Ricare do Galdo Camelier y Rui Tojeiro. La revisi´n del o o texto original en portugu´s la hicieron Levi Lopes de Lima. con su director. El procesamiento del manuscrito. estoy en e deuda por el apoyo y la compresi´n demostrados. supervisaıa das por Jonas de Miranda Gomes. el que nos e conduce a buenos resultados en el proceso de aprendizaje. lo realizaron Mar´ Celano Maia y Solange Villar Visgueiro. al que debo bastantes consejos y opiniones sensatas durante la preparaci´n del libro. o Rio de Janeiro Elon Lages Lima . Precisamente es este esfuerzo.blema.

tuvo la idea. cuid´ de la impresi´n y asegur´ la publio o o o caci´n.Prefacio a la edici´n en espa˜ ol o n La iniciativa de editar este libro en espa˜ ol se debe al Profesor n C´sar Camacho que. noviembre de 1997. con su empe˜ o caracter´ e n ıstico. por lo tanto. que tengo la satisfaci´n de manifestar o e o mis agradecimientos. Elon Lages Lima . o Rio de Janeiro. superviso la traducci´n. Tambi´n estoy agradecido a Lorenzo Diaz Casado. que hizo la e traducci´n y a Roger Metzger y Francisco Le´n por el trabajo de o o revisi´n. Es a ´l.

.

. . . . . . . . . . . Operaciones con l´ ımites . . . . . . N´ meros naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ejercicios . . . Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . Ejercicios . Cap´ ıtulo 4. 2. . . . . . 4. . . Conjuntos infinitos . Conjuntos abiertos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . o 2. Series de n´ meros u 1. 5. Cap´ ıtulo 2. . . . . . . . . . . . . . . . Conjuntos numerables . infinitos . . . . 1 1 4 6 7 10 13 13 15 18 23 25 25 29 30 34 37 41 41 44 45 48 50 53 53 54 . . . . . . . . 5. . . . . . Limite de una sucesi´n . . . . . . . . . . . . . u 2. L´ ımites y desigualdades . . 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. 9 . . . L´ ımites infinitos . . . . . . R es un cuerpo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ejercicios . . . N´ meros reales u 1. . . . . . . . . . . . . . . . . Series convergentes . .´ Indice general Cap´ ıtulo 1. . . . . . . . . . Algunas nociones de topolog´ ıa 1. Series absolutamente convergentes 3. . . . . Conjuntos cerrados . . . 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . Criterios de convergencia . . . Sucesiones de n´ meros reales u 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cap´ ıtulo 5. . . . . . . . . . . . . . . Reordenaciones . . 2. . . . . R es un cuerpo completo 5. . . . . . . . Conjuntos finitos . . 2. . . . . . . . . . . R es un cuerpo ordenado 3. . . . . . . . . . . . . . . . Cap´ ıtulo 3. . . . . . . . . . . 3. . . . . . . . . . Conjuntos finitos e 1. . . . . . 5. . . . . . . . . .

. . . . . Integral de Riemann . o 3. . . . . . . . . 4. L´ ımites de funciones 1. . . . La noci´n de derivada . . Ejercicios . . . . . . . . . . . . . F´rmula de Taylor y aplicaciones de o rivada 1. . . . 6. . . . . . . o 3. . . o 2. . . o a 2. . . . . . . . . . . . . Ejercicios . . . L´ ımites laterales . . . . . . . . . . . . 3. . o 2. . . . . . . . F´rmula de Taylor . L´ ımites en el infinito . . . . El conjunto de Cantor . . . . . . . . . . 4. .10 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cap´ ıtulo 10. . . . . . 5. . . . . . . . . Revisi´n de sup e ´ . . 5. . Funciones c´ncavas y convexas . . . . . . 131 135 135 137 141 145 148 . . o ınf 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Definici´n y primeras propiedades o 2. . . . . Continuidad uniforme . . . . . . . . . . . . . . . . . Ejercicios . . . . . 3. . Derivada y crecimiento local . . ´ INDICE GENERAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ejercicios . . . . 127 . . . . . . . . . . . . . . Funciones continuas en un intervalo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. . 117 . . . . . . . . . . . . . . . . Puntos de acumulaci´n o Conjuntos compactos . . . . . . . . . . . . . . Ejercicios . . . . . . . . . . Condiciones suficientes para la integrabilidad 5. . 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Definici´n y propiedades b´sicas . . . . Funciones derivables en un intervalo 5. . . . . . . Derivadas 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . Reglas de derivaci´n . . . . . . . . Cap´ ıtulo 9. . . . . . . . . 57 59 61 64 69 69 74 77 81 83 83 86 90 93 96 101 102 105 107 109 112 Cap´ ıtulo 6. . . . . . . . . . . . . . Cap´ ıtulo 7. . La integral de Riemann 1. . . la de117 . . . . . . . Propiedades de la integral . . . . Cap´ ıtulo 8. Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Aproximaciones sucesivas y el m´todo de Newton e 5. . . . . Funciones continuas en conjuntos compactos 4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. . . . . Funciones continuas 1. 121 . .

. . . . . . . Convergencia puntual y convergencia uniforme 2. . . 151 151 155 157 161 166 171 171 175 180 184 186 189 193 Cap´ ıtulo 12. 3. . Integrales impropias . . . . La integral como l´ ımite de sumas de Riemann 3. . . Teorema cl´sicos del C´lculo Integral . Ejercicios . . Series de potencias . . . . . . 5. . . . 4. . 4. . . . . . . . . . . . Soluciones de los ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . C´lculo con integrales a 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. . . . . . . . Ejercicios . . . . . . . . . . . . . Series trigonom´tricas . . . . . . . . . . . . . . a a 2. . . . . . . . . . . . . . . Logaritmos y exponenciales . . . . . Propiedades de la convergencia uniforme . . . . . .Cap´ ıtulo 11. . . . . . . . Series de Taylor . . Cap´ ıtulo 13. . . . . . Sucesiones y series de funciones 1. . . . e 5. . . . . . . . . . . . .

.

N´ meros naturales u El conjunto N de los n´ meros naturales se caracteriza por las u siguientes propiedades: 1. Existe una funci´n inyectiva s : N → N. 3. La imagen s(n) de o cada n´ mero natural n se llama sucesor de n. u 1. n ∈ X ⇒ s(n) ∈ X) entonces X = N. u 2. Estas afirmaciones pueden ser reformuladas as´ ı: 1 . Existe un unico n´ mero natural 1 ≤ N tal que 1 = s(n) para ´ u todo n ∈ N. Si un conjunto X ⊂ N es tal que 1 ∈ X y s(X) ⊂ X (esto es.1 Conjuntos finitos e infinitos En este cap´ ıtulo se establecer´ con precisi´n la diferencia entre cona o junto finito y conjunto infinito. Tambi´n se har´ la distinci´n entre e a o conjunto numerable y conjunto no numerable. El punto de partida es el conjunto de los n´ meros naturales.

´ste significa que todo n´ mero natural puede obtenerse a e u partir del 1. Intuitivao mente.2 Conjuntos Finitos Cap. a u Como ejemplo de demostraci´n por inducci´n. Como la funci´n s es o u o inyectiva. no tiene u o todav´ significado. conocido como el m´todo de u e inducci´n (o recurrencia). entonces s(n) = s(s(n)). Esta afirmaci´n es verdedara o cuando n = 1. probaremos que o o para todo n ∈ N. n´ meros diferentes tienen sucesores diferentes. 1 1′ . que asocia a cada par de n´ meros o u naturales (m. y la multiplicaci´n que hace coo rresponder al par (m. tomando su sucesor s(1). Existe un unico n´ mero natural que no es sucesor de ninguno. Si un conjunto de n´ meros naturales contine el n´ mero 1 y tamu u bi´n contiene el sucesor de cada uno de sus elementos. en particular. n) su suma m + n. 3 de arriba se llaman axiomas de Peano. 2. en un n´ mero finito de etapas. ´ u 3′ . suponiendo P v´lida para el n´ mero a u a u n. en este momento. Estas dos operaciones se caracterizan por las siguientes igualdades. Si suponemos verdadera la afirmaci´n para alg´ n n ∈ N. la firmaci´n es verdadeo ra para s(n). El axioma 3 es conocido como “principio de inducci´n”. que sirven como defi- . que tambi´n es un n´ meu e u ro natural. se cumple n = s(n). porque el axioma 2 se tiene 1 = s(n) para todo n. (Evidentemente ı u “n´ mero finito” es una expresi´n que. que funciona as´ “si una propiedad P es o ı: v´lida para el n´ mero 1 y si. 1 = s(1). se tiene s(n) = n. En el conjunto de los n´ meros naturales se definen dos operau ciones fundamentales. La formulaci´n del axioma 3 es una manera ıa o extraordinariamente h´bil de evitar la introducci´n de un nuevo a o principio hasta que la noci´n de conjunto finito est´ dada). como consecuencia se tiene que P tambi´n es v´lida para su sue a cesor. el sucesor de ´ste. esto es. entonces P es v´lida para todos los n´ meros naturales”. s(s(1)) e y as´ en adelante. n) su producto m · n. Todo n´ mero natural tiene un sucesor. entonces e ese conjunto contiene a todos los n´ meros naturales. u 2′ . la adici´n. o e El principio de inducci´n es la base de un m´todo para demoso e trar teoremas sobre n´ meros naturales. luego. u Las propiedades 1.

1. donde se a demuestran (inductivamente) las siguientes propiedades de la adici´n y la multiplicaci´n: o o asociativa: (m + n) + p = m + (n + p). Se dice que m es menor que n. n se escribe m < n cuando existe u p ∈ N tal que m + p = n. La notaci´n m ≤ n significa que m < n ´ m = n. En cuanto a la multiplicaci´n: multio plicar por 1 no altera el n´ mero. Y conocido el producto m · n es u conocido m · (n + 1) = m · n + m. se hace por inducci´n. Se puede probar que o o m < n y n < p ⇒ m < p (transitividad) y que dados m. as´ como ı su unicidad. o o Todo subconjunto no vac´ A ⊂ N posee un menor elemento. Si 1 ∈ A entonces u . El o lector interesado puede consultar el “Curso de An´lisis Matem´tia a co”. ley de corte: m + n = m + p ⇒ m = p. Los detalles se omiten aqui. Dados dos n´ meros reales m. La demostraci´n de la existencia o de las operaciones + y · con las propiedades anteriores. o u In al conjunto de los n´ meros naturales ≤ n. m m · n + m. o las referencias bibliogr´ficas de dicho libro. n ∈ N cualesquiera. m + (n + 1) = (m + n) + 1. Para probar esta afirmaci´n llamemos.Secci´n 1 o N´ meros naturales u 3 nici´n: o m+1 m + s(n) m·1 m · (n + 1) = = = = s(m) . ıo esto es. s(m + n). m · n = m · p ⇒ n = p. Y una vez conocida la suma m + n tambi´n es conocido m + (n + 1). m · (n · p) = (m · n) · p. m· = n · m. enunciado y probado a continuaci´n. de estas tres posibilidades: o m < n. se cumple una. y s´lo una. vol. Con otras palabras: sumar 1 a m significa tomar su sucesor. para cada n´ mero n ∈ N. Conmutativa: m + n = n + m. esto es. un elemento n0 ∈ A tal que n0 ≤ n para todo n ∈ A. e que es el sucesor de m + n. distributiva: m · (n + p) = m · n + m · p. o Una de las propiedades m´s importantes de la relaci´n de orden a o m < n entre n´ meros naturales es el llamado principio de buena u ordenaci´n. m = n ´ m > n.

. o Lema 1. 2. n} ⊂ N − A y n0 = n + 1 ∈ A. 2. La biyecci´n f se llama enumeo raci´n de los elemento de X. g(a′) = b′ y g(x) = f (x) si x ∈ X no es igual ni a a ni a b. . 1 1 es el menor elemento de A. por el contrario. y el n´ mero n se llama n´mero de o u u elementos o cardinal del conjunto finito X. . Conjuntos finitos Continuaremos usando la notaci´n In = {p ∈ N. tuvi´semos n0 ∈ A entonces tomar´ e / ıamos a ∈ A con f (a) = n0 y la . lo que contradice la minimalidad de n0 . existe una o biyecci´n g : A → In0 con g(n0 ) = n0 . . que el o o teorema sea falso y consideremos n0 ∈ N el menor n´ mero nau tural para el que existen un subconjunto propio A ⊂ In0 y una biyecci´n f : A → In0 . por el Lema. Si A es un subconjunto propio de In . Luego la conclusi´n del axioma 3 o no es v´lida. Si 1 ∈ A entonces consideramos el / conjunto X de los n´ meros naturales n tales que In ⊂ N − A. Como f es subrayectiva. . p ≤ n}. Como u I1 = {1} ⊂ N − A. Es f´cil a ver que g es una biyecci´n. . Si. . . Definamos g : X → Y como g(a) = b. no puede existir una biyecci´n f : A → In . esto es. ımos que X = N. En este caso la restricci´n de o o g a A − {n0 } es una biyecci´n del subconjunto propio A − {n0 } en o In0 −1 . Escribiendo x1 = f (1). . . e o Demostraci´n: Sea b′ = f (a). Si n0 ∈ A entonces. o Demostraci´n: Supongamos. xn }. Se sigue que debe existir n ∈ X tal que n + 1 ∈ X. . vemos que 1 ∈ X. Por otra parte. como A no es vac´ conclu´ ıo. x2 = f (2). xn = o f (n) tenemos X = {x1 .4 Conjuntos Finitos Cap. Si existe una biyecci´n f : X → Y . que no a depende de la enumeraci´n f escogida. por reducci´n al absurdo. existe o ′ a ∈ X tal que f (a′ ) = b. El Corolario 1 m´s a adelante prueba que el cardinal est´ bien definido. Un o conjunto X se dice finito cuando es vac´ o bien existen n ∈ N y una ıo biyecci´n f : In → X. Por lo tanto n0 es el menor elemento del conjunto A. entonces dados a ∈ X o y b ∈ Y tambi´n existe una biyecci´n g : X → Y tal que g(a) = b. . a / Entonces In = {1. o Teorema 1.

Por el Teorema 1. existe una biyecci´n ϕ : In → X. luego f es inyectiva. pues g −1 ◦ f = Im → In ıa es una biyecci´n. y s´lo si. por lo que acabamos de probar. g es suprayectiva. g(x2 ) = y2 y tendremos x1 = f ◦ g(x1 ) = f (y1 ) = f (y2 ) = f (g(x2)) = x2 . para cada x ∈ In podemos escoger y = g(x) ∈ In tal que f (y) = e. La aplicaci´n f : o o −1 X → X es inyectiva o sobreyectiva si. Una aplicaci´n f : X → X o es inyectiva si. tales que f (y1 ) = f (y2). As´ si y1 . Luego m = n. entonces m = n. o o luego X − {a} es finito y tiene n − 1 elementos. por el Lema. Luego podemos considerar f : In → In . Si n > 1. Rec´ ıprocamente. de donde y1 = g(x1 ) = g(x2 ) = y2 . Si n = 1 entonces X − {a} es finito. El caso general se prueba por inducci´n sobre el n´ mero n de elementos de X. lo que de nuevo contradice la minimalidad de o n0 . tomamos x1 . es suprayectiva. A = In y f es souprayectiva. Demostraci´n: En primer lugar probaremos el siguiente caso paro ticular: si X es finito y a ∈ X entonces X − {a} es finito. En efecto. Si f : Im → X y g : In → X son biyecciones. An´logamente se demuestra que no es posible o a m < n. lo que violar´ el Teorema 1. si f es suprayectiva entonces. Sea X un conjunto finito. o En efecto. No puede existir una biyecci´n entre un conjunto o finito y una parte propia de ´ste. e El Corolario 3 es una mera reformulaci´n del Teorema 1. Entonces g es inyectiva y.Secci´n 2 o Conjuntos finitos 5 restricci´n de f al subconjunto propio A − {a} ⊂ In0 −1 ser´ una o ıa biyecci´n en In0 −1 . si tuvi´semos m < n entonces In ser´ un subconjunto e ıa propio de In . existe una biyecci´n f : In → X que. y2 ∈ In son ı. Este es o u . x2 con g(x1 ) = y1 . ϕ ◦ f ◦ ϕ : In → In o lo es. Si f es inyectiva entonces tomando A = f (In ) tendremos una biyecci´n f −1 : A → o In . y s´lo si. Corolario 1. la restricci´n de f a In−1 es una biyecci´n en X − {a}. Corolario 2. podemos suo poner que cumple f (n) = a. Corolario 3. Todo subconjunto de un conjunto finito es finito. En efecto. o Teorema 2.

. Por otra parte. Conjuntos infinitos Se dice que un conjunto es infinito cuando no es finito. En efecto. Dada f : X → Y . Y es finito. si X = {x1 . xn } ⊂ N es finito. . . el conjunto N de los n´ meros naturales es infinito. Esto define una aplicaci´n o g : Y → X tal que f (g(y)) = y para todo y ∈ Y . o Por ejemplo. y s´lo si. Entonces tambi´n se / e cumple Y ⊂ X − {a}. por lo que acamos de probar. luego X est´ acotado. en virtud del Corolario 2 del Teorema 2. entonces existe una aplicaci´n inyectiva f : N → X. Como X − {a} tiene n elementos. u 3. si X es finito y f es suprayectiva entonces Y es finito. existe a ∈ X tal que a ∈ Y . Si X es un conjunto infinito. infinito cuando ni es el conjunto vac´ ni existe para ning´ n n ∈ N ıo u una biyecci´n f : In → X. si f es inyectiva entonces es una biyecci´n de X en o el subconjunto f (X) del conjunto finito Y . si X ⊂ N est´ acotado entonces X ⊂ Ip para a alg´ n p ∈ N.6 Conjuntos Finitos Cap. En efecto. Corolario 2. sean X un conjunto de n + 1 elementos e Y un subconjunto de X. tomando p = x1 + · · · + xn vemos que x ∈ X ⇒ x < p. Corolario 1. Supongamos el Teorema verdadero para o conjuntos de n elementos. por tanto del Teorema 2 se sigue que X es finito. Si Y = X no hay nada que probar. si f es suprayectiva y X es finito entonces. Un subconjunto X ⊂ N se dice acotado cuando existe p ∈ N tal que x ≤ p para todo x ∈ X. si Y es finito y f es inyectiva entonces X es finito. Se concluye que g es inyectiva luego. Un subconjunto X ⊂ N es finito si. o . As´ X es ı. u Teorema 3. Por el mismo motivo. 1 evidente si X = ∅ ´ n = 1. si u k ∈ N entonces el conjunto k · N de los m´ ltiplos de k es infinito. . para cada y ∈ Y podemos elegir x = g(y) ∈ X tal que f (x) = y. se sigue que Y es finito. est´ acoo a tado. a Rec´ ıprocamente. En caso contrario.

. . .}. si existe una biyecci´n de o X en un subconjunto propio entonces X es infinito. . tambi´n es una e biyecci´n. f (2) = x2 .}. . . . Entonces f (m) ∈ {f (1). . . Si N1 = N − {1} entonces ϕ : N → N1 . Escribimos. ϕ(n) = n + p. 6. . De o forma general. 3. Rec´ ıprocamente. . . entonces ψ : N → I. . p} es finito. . f (n) = xn . Esto completa la definici´n de f . Corolario. xAn . 4. Como X es infinito An no es vac´ Entonces definimos f (n + 1) = ıo. Conjuntos numerables Un conjunto X se dice numerable cuando es finito o cuando existe una biyecci´n f : N → X. Hacemos f (1) = xX . si I = {1. . . n ∈ N. 5. p + 2. para cada n ∈ N. en virtud del Corolario 3 del Teorema 1. . Este o tipo de fen´menos ya eran conocidos por Galileo. existe una bio yecci´n ϕ : X → Y es un subconjunto propio Y ⊂ X. sea X infinito y f : N → X una aplicaci´n inyeco tiva. luego f (m) = f (n). . . Un conjunto X es infinito si. xn . y s´lo si. se tiene entonces X = {x1 . . o Evidentemente. f se llama numeraci´n de o o los elementos de X. sean m. Para probar que f es ino yectiva. . ϕ(n) = n + 1. En estos dos ultmos ejemplos. . . . . .} es el conjunto de los n´ mero u impares. mientras que N − Np = {1.} es el conjunto de los n´ meros o u pares entonces ϕ : N → P . En este caso. f (n − 1)}. 2. . . o En efecto. A continuaci´n.Secci´n 4 o Conjuntos numerables 7 Demostraci´n: Para cada subconjunto no vac´ A ⊂ X escogeo ıo mos un elemento xA ∈ A. escribimos An = X − {f (1). . x2 . f (n) = xn . . . . . dado p ∈ N podemos considerar Np = {p + 1. por ejemplo m < n. . dada por ϕ(n) = 2n. f (n). . . Si escribimos f (1) = x1 . es una biyecci´n. N − P = I y N − I = P o ´ son infinitos. . suponiendo ya definidos f (1). es una biyecci´n de N en su subconjunto propio N1 = {2. definimos f : N → o X inductivamente. . ψ(n) = 2n − 1. . Consideremos el subconjunto propio Y = X − {x1 }. 3. . el primero en o observar que “hay tantos n´ meros pares como n´ meros naturales”. u u que demostr´ que si P = {2. . . f (n − 1)} mientras que f (n) ∈ X − {f (1).} y definir la biyecci´n ϕ : N → Np . . . . . Definimos entonces la biyecci´n o ϕ : X → Y tomando ϕ(x) = x si x no es ninguno de los xn y ϕ(xn ) = xn+1 (n ∈ N). f (n)}. . 4.

escribimos An = X − {x1 . Si X es numerable entonces Y tambi´n lo es. ψ o u es inyectiva. . .8 Conjuntos Finitos Cap. . En efecto. De donde se concluye que g es inyectiva. x2 . . Si Y es numerable X tambi´n lo es. En efecto. .}. Por la o unicidad de la descomposici´n de un n´ mero en factores primos. Y es numerable. lo que contradice el Corolario 2 de Teorema 2. que es numerable. . Por tanto. En el caso particular X ⊂ Y . . Todo subconjunto X ⊂ N es numerable. o Corolario 2. Entonces X = {x1 . g(n)) es sobreyectiva. Por el Corolario 1. . . . . . Sea f : X → Y suprayectiva. En o caso contrario. todo subconjunto de un conjunto nue merable es numerable. por el Teorema 4. pues X es infinito. Se concluye que N × N es numerable. . Entonces ϕ ◦ f : X → N es una biyecci´n de X en o un subconjunto de N. luego ϕ : N × N → X × Y dada por ϕ(m. En particular. En efecto. Corolario 1. xn . Demostraci´n: Si X es finito no hay nada que demostrar. n) = 3m · 2n . xn . Corolario 3. si X e Y son numerables entonces existen aplicaciones suprayectivas f : N → X y g : N → Y . . xn }.}. Observando que A = ∅. si existiese alg´ n elemento de u X diferente de todos los xn tendr´ ıamos que x ∈ An para todo n ∈ N. definimos xn+1 = menor elemento de An . luego x ser´ un n´ mero natural mayor que todos los elementos del ıa u conjunto infinito {x1 . n) = (f (m). . . Sea f : X → Y inyectiva. . 1 Teorema 4. tomamos f : X → Y igual a la aplicaci´n o inclusi´n. es suficiente probar que N × N es numerable. Para esto consideremos la aplicaci´n ψ : N × N → N dada por ψ(m. e En efecto. Suponiendo definidos x1 < x2 < · · · < xn . basta considerar el caso en que existe una biyecci´n o ϕ : Y → N. Esto define una aplicaci´n g : Y → X tal que o f (g(y)) = y para todo y ∈ Y . . para cada y ∈ Y podemos tomar x = g(y) ∈ X tal que f (x) = y. El producto cartesiano de dos conjuntos numerables es un conjunto numerable. . numeramos los elementos de X tomando x1 = menor elemento de X.

. El conjunto Z = {. El Teorema 3 significa que el infinito numerable es el “menor”de los infinitos. Afirmamos o e e o que ning´ n subconjunto numerable X = {s1 .} ⊂ S u es igual a S. Tomando X = ∞ Xn . . Sea S el conjunto de todas las sucesiones infinitas formadas con los s´ ımbolos 0 y 1. debido a e e G. . el valor s(n). 0. −2. Se puede definir una biyecci´n f : N → Z o como f (n) = (n − 1)/2 si n es impar y f (n) = −n/2 si n es par. como por ejemplo s = (01100010 . Cantor. En efecto. n = 0} de los n´ meros racionales es numerable. El conjunto Q = {m/n : m. −1. Con otras palabras. La e e sucesi´n s∗ no pertenece al conjunto X porque su n-´simo t´rmino o e e es diferente del n-´simo t´rmino de sn . . 2. Ejemplo 3. n ∈ Z. . igual a 0 ´ 1. s2 . 1}.} de los n´ meu ros enteros es numerable. dado X. . 1. . . En efecto. El caso de uni´n finita o se reduce al caso anterior ya que X = X1 ∪X2 ∪· · ·∪Xn ∪Xn+1 ∪· · · .). Ejemplo 1. . Formamos una nueva sucesi´n e e o o s∗ ∈ X tomando el n-´simo t´rmino de s∗ igual a 0 si snn = 0. (Un conjunto no numerable). . . Para cada n ∈ N. . Ejemplo 2. La uni´n de una familia numerable de conjuntos nuo merables es numerable. . e En el pr´ximo cap´ o ıtulo demostraremos que el conjunto R de los n´ meros reales no es numerable. u . n) = fn (m). indiquemos mediante snn el n´simo t´rmino de la sucesi´n sn ∈ X. si escribimos Z∗ = u Z − {0} podemos definir una funci´n suprayectiva f : Z × Z∗ → Q o como f (m. . (Este argumento. S es el conjunto de todas las funciones s : N → {0. sn . n) = m/n. el teorema se puede reformular como sigue: Todo conjunto infinito contiene un subconjunto infinito numerable. definimos la aplicaci´n suprayectiva o n=1 f : N × N → X haciendo f (m. . En efecto. es conocido como “m´todo de la diagonal”).Secci´n 4 o Conjuntos numerables 9 Corolario 4. es el n-´simo t´rmino de la sucesi´n s.

(b) Si X e Y son finitos. pruebe que e o (a) 1 + 2 + · · · + n = n(n + 1)/2. pruebe que: (a) Si X es finito e Y ⊂ X. entonces card P(X) = 2 3. pruebe que card (F (X. Dados m. Sea F (X. m+ ıo n ∈ X. Pruebe que existe k ∈ N tal que X es el conjunto de los m´ ltiplos de k. Usando el m´todo de inducci´n. ´ 3. 2.10 Conjuntos Finitos Cap. r ∈ N tales que n = mq + r. entonces X × Y es finito y card(X × Y ) = card X · card Y. pruebe que no existe x ∈ N tal que n < x < n + 1. 5. entonces card Y ≤ card X. Pruebe que q y r son unicos con esta propiedad. pruebe que ´ n es m´ ltiplo de m o o u que existen q. o Secci´n 2: Conjuntos finitos o 1. n ∈ X ⇔ m. r < m. (b) 1 + 3 + 5 + · · · + (2n − 1) = n2 . entonces X ∪ Y es finito y . Y )) = nm . Indicando mediant card X el n´ mero de elementos del conjunto u finito X. 1 5. 2. card (X ∪ Y ) = card X + card y − card (X ∩ Y ). Sea X ⊂ N un subconjunto no vac´ tal que m. Y ) el conjunto de las funciones f : X → Y . Dado n ∈ N. Sea P(X) el conjunto cuyos elementos son los subconjuntos de X. que si X es finito e o card X . Pruebe. Ejercicios Secci´n 1: N´ meros naturales o u 1. Si cardX = m y card Y = n. usando el m´todo deinducci´n. (c) Si X e Y son finitos. Obtenga el principio de inducci´n como consecuencia del princio pio de buena ordenaci´n. n ∈ N con n > m. u 4.

Pruebe que el conjunto P(N) de todos los subconjuntos de N no es numerable. 3. Defina f : N × N → N mediante f (1. n) = 2n (2n − 1).Secci´n 4 o Ejercicios 11 4. Escriba N = N1 ∪ N2 ∪ · · · ∪ Nn ∪ · · · como uni´n inifnita de o subconjuntos infinitos disjuntos dos a dos. existe x0 ∈ X tal que x ≤ x0 a ∀ x ∈ X). Pruebe que existe g : N → N sobreyectiva tal que g −1 (n) es infinito para cada n ∈ N. 6. Pruebe que existe una funci´n inyectiva f : X → Y y una funci´n suprayeco o tiva g : Y → X. para cada y ∈ Y . (b) Si Y es infinito y f es sobreyectiva entonces X es infinito. Pruebe que f es una biyecci´n. 2. sea Pn = {X ⊂ N : card X = n}. Pruebe que Pn es numerable. 3. o 2. . Pruebe que el conjunto P de los n´ meros primos es infinito. u 4. Secci´n 3: Conjuntos infinitos o 1. 5. Secci´n 4: Conjuntos numerables o 1. Pruebe que todo conjunto finito X de n´ meros naturales posee u un elemento m´ximo (esto es. pruebe que: (a) Si X es infinito y f es inyectiva entonces Y es infinito. Sea Y numerable y f : X → Y sobreyectiova tal que. D´ un ejemplo de una sucesi´n decreciente X1 ⊃ X2 ⊃ · · · ⊃ e o Xn ⊂ · · · de conjuntos infinitos cuya intersecci´n ∞ Xn sea o n=1 vac´ ıa. Dada f : X → Y . f −1 (y) es numerable. n) = 2n − 1 y f (n + 1. Pruebe que X es numerable. Sean X un conjunto finito e Y un conjunto infinito. Concluya que el conjunto Pf de los subconjuntos finitos de N es numerable. 4. Para cada n ∈ N.

12 Conjuntos Finitos Cap. 1 .

o La adici´n hace corresponder a cada par de elementos x. 13 . ´stas. y ∈ R se tiene x + y = y + x y x · y = y · x. y. Elementos neutros: existen en R dos elementos distintos 0 y 1 tales que x + 0 = x y x · 1 = x para cualquier x ∈ R. 1. Los aximas a los que obedecen estas operaciones son: Asociatividad: para cualesquiera x. y ∈ R. Conmutatividad: para cualesquiera x. R es un cuerpo Esto significa que en R est´n definidas dos operaciones. En este cap´ u a ıtulo haremos una descripci´n completa de sus propiedades. llamadas a adici´n y multiplicaci´n. especifio o cadas a continuaci´n.2 N´meros reales u El conjunto de los n´ meros reales se denotar´ por R. se utilizar´n en los pr´ximos cap´ ı a o ıtulos. mientras que la multiplicaci´n asocia a estos o elementos su producto x · y ∈ R. o su suma x + y ∈ R. z ∈ R se tiene (x + y) + z = x + (y + z) y x · (y · z) = (x · y) · z. o e as´ como sus consecuencias. que cumplen ciertas condiciones.

pues el n´ mero 0 no tiene inverso multiplicativo. de donde x = 0. Si y = 0. Por otro parte.) Si dos n´ meros reales x. si x · y = 0 podemos concluir que x = 0 ´ y = 0. Distributividad: para cualesquiera x. Luego a (−x) · (−y) = −[x · (−y)] = −[−(x · y)] = x · y. si y = 0 entonces podemos multiplicar ambos miembros de la igualdad por y −1 y obtenemos x · y · y −1 = 0 · y −1 . a La suma x + (−y) se indicar´ con x − y y se llama diferencia entre a x e y. anterioro mente usada. An´logamente. An´logamente. 2 Inversos: todo x ∈ R posee un inverso aditivo −x ∈ R tal que x + (−x) = 0 y si x = 0. se tiene x · 0 + x = x · 0 + x · 1 = x · (0 + 1) = x · 1 = x. o En efecto. entonces u . Tambi´n es resultado de la distributividad la “regla de los sige nos”: x · (−y) = (−x) · y = −(x · y) y (−x) · (−y) = x · y. tambi´n existe un inverso multiplicativo e −1 −1 x ∈ R tal que x · x = 1. la divisi´n de x por y s´lo tiene sentido cuando o o y = 0. En particular (−1) · (−1) = 1. establecemos algunas. A t´ u ıtulo de ejemplo. De la conmutatividad resulta que 0 + x = x y −x + x = 0 para todo x ∈ R. x · (−y) + x · y = x · (−y + y) = x · 0. Sumando −x a ambos miembros de la igualdad x · +x = x obtenemos x · 0 = 0. u De la distributividad se concluye que. De estos axiomas resultan todas las reglas familiares del c´lculo a con n´ meros reales. z ∈ R se tiene x · (y + z) = x · y + x · z. (−x) · y = −(x · y). y) → x/y se llaman. substracci´n y divisi´n. resulta al sumar z a ambos miembros de la igualdad −(−z) + (−z) = 0.14 N´ meros reales u Cap. y) → x − y a y (x. (Observaci´n: la igualdad −(−z) = z. 1 · x = 1 y x−1 · x = 1 cuando x = 0. para todo x ∈ R. En efecto. Las operaciones (x. y tienen cuadrados iguales. respectivamente. y. el producto x · y −1 tambi´n se representar´ por x/y e a y se llamar´ cociente entre x e y. o o Evidentemente. sumando −(x · y) a ambos miembros de la igualdad x · (−y) + x · y = 0 se tiene x · (−y) = −(x · y).

esto es. tenemos e 2 + x = (−x) · (−x) ∈ R . de las ıa: o siguientes alternativas siguientes. Los n´ meros u − y ∈ R se llaman negativos. donu de x ∈ R+ . x. y se dice que x es menor que y. En este caso. y = x + z donde z es positivo. u pues 1 = 12 . La suma y el producto de n´ meros reales positivos son positiu vos. R es un cuerpo ordenado Esto significa que existe un subconjunto R+ ⊂ R llamado conjunto de los n´meros reales positivos. En efecto. y s´lo una. Todo n´ mero real x = 0 tiene cuadrado positivo. ´ x = y. si x2 = y 2 entonces 0 = x2 − y 2 = (x − y)(x + y). que cumple las siguientes conu diciones: P1. tambi´n por P1. y se dice que y es mayor que x. o o o . Se escribe x < y. y ∈ R+ ⇒ x + y ∈ R+ y x · y ∈ R+ . u si x ∈ R+ entonces x2 = x · x ∈ R+ por P1. tricotom´ dados x. Transitiva: si x < y e y < z entonces x < z. y que o los conjuntos R+ . ´ x < y ´ x > y. O sea. En e particular. P2. esto es. ocurre una. luego. x > 0 significa que x ∈ R+ . 1 es un n´ mero positivo. esto es. y s´la una. R− y {0} son disjuntos dos a dos. y ∈ R. que −x ∈ R+ . cuando y − x ∈ R+ . O2. mientras que x < 0 quiere decir que x es negativo. el producto de dos n´ meros reales s´lo es cero si u o al menos uno de los factores es nulo. o o o Si indicamos mediante R− al conjunto de los n´ meros −x. En particular. tambi´n se escribe y > x. Dado x ∈ R se verifica una. que x es positivo. y como sabemos. Si x ∈ R+ en/ + tonces (como x = 0) −x ∈ R . 2. En efecto. la condici´n P2 nos dice que R = R+ ∪ R− ∪ {0}. Se tiene las siguientes propiedades para la relaci´n de orden o x < y en R: O1. ´ x ∈ R ´ −x ∈ R+ .Secci´n 2 o R es un cuerpo ordenado 15 x = ±y. de las 3 alternativas o + siguientes: ´ x = 0.

As´ ı. Adem´s. ´ y −x ∈ R+ . si m. por el contrario. z < 0 entonces x < y implica x · z > y · z. lo que no permite concluir que Q ⊂ R. yz − xz ∈ R+ . x < y e y < z significan y − x ∈ R+ e o + z − y ∈ R . lo que significa que yz < xz. de donde xz − yz = (y − x)(−z) ∈ R+ . Si x < y y z > 0 entonces y − x ∈ R+ y z ∈ R+ . n ∈ Z. esto es. x < y y x′ < y ′ implican x + x′ < y + y ′ pues yy ′ − xx′ = yy ′ − yx′ + yx′ − xx′ = y(y ′ − x′ ) + (y − x)x′ > 0. Si 0 < x < y entonces y −1 < x−1 .16 N´ meros reales u Cap. lo que significa que xz < yz. 2 O3. Monoton´ de la adici´n: si x < y entonces. Monoton´ de la multiplicaci´n: si x < y entonces para todo ıa o z > 0 se tiene x · z < y · z. En general. Si x < y entonces y − x ∈ R+ . En el primer caso se tiene x < y. se sigue que 1 < 1+1 < 1+1+1 < · · · . de donde (y + z) − (x + z) = y − x ∈ R+ . x − y ∈ R+ ). esto es x + z < y + z. x < z. o o o . Como 1 ∈ R es positivo. Entonces podemos considerar N ⊂ R. O2. en el segundo x = y y en tercero y < x. Se tiene Z ⊂ R. Para probar esto observe primero que x > 0 ⇒ x−1 = x(x−1 )2 > 0. pues 0 ∈ R y n ∈ R ⇒ −n ∈ R. O4. y ∈ R. Si. luego (y − x) · z ∈ R+ . Si x < y y z < 0 entonces y − x ∈ R+ y y − z ∈ R+ . O3. entonces a −1 m/n = mn ∈ R. De P1 se sigue que (y − x) + (z − y) ∈ R+ . N ⊂ Z ⊂ Q ⊂ R. O4. ´ y −x = 0 ´ y −x ∈ R− (esto o o o es. Dados x. z − x ∈ R+ . ıa o se tiene x + z < y + z. donde n = 0. o sea. o sea. para todo z ∈ R. Demostraci´n: O1. Por P2 estas posibilidades se excluyen mutuamente. A continuaci´n multio plicando ambos miembros de la desigualdad x < y por x−1 y −1 se tiene y −1 < x−1 . En la pr´xima secci´n veremos que la inclusi´n Q ⊂ R es propia.

pues u ambos son ≥ 0. Demostraci´n: Sumando miembro a miembro las desigualdades o |x| ≥ x e |y| ≥ y se tiene |x| + |y| ≥ x + y. o u |0| = 0 y |x| = −x si x < 0. x > −1 y x = 0. multiplicamos a ambos miembros por el n´ mero (1 + x) ≥ 0 y obtenemos u (1 + x)n+1 = (1 + x)n (1 + x) ≥ (1 + nx)(1 + x) = 1 + nx + x + nx2 = 1 + (n + 1)x + nx2 ≥ 1 + (n + 1)x . Con otras palabras. δ ∈ R. −(x + y)}. Teorema 2. Luego |x|+|y| ≥ |x+y| = m´x{x + y. |x| = m´x{x. Esto se demuestra por inducci´n respecto a n.Secci´n 2 o R es un cuerpo ordenado 17 Ejemplo 1. mientras que (|x| · |y|)2 = |x|2 · |y|2 = x2 · y 2 . (Desigualdad de Bernoulli ) Para todo n´ mero real u x ≥ −1 y todo n ∈ N. Usando el mismo argumento se puede ver que (1 + x)n > 1 + nx cuando n > 1. el cuadrado de |x· y| es (x· y)2 = x2 · y 2. Para probar |x · y| = |x| · |y| es suficiente a demostrar que estos dos n´ meros tienen el mismo cuadrado. La desigualdad es obvia si o n = 1. de |x| ≥ a −x y |y| ≥ −y resulta |x|+|y| ≥ −(x+y). x−a < δ y x−a > −δ. u Se tiene −|x| ≤ x ≤ |x| para todo x ∈ R. Demostraci´n: Como |x−a| es el mayor de los dos n´ meros x−a o u y −(x−a). se tiene (1 + x)n ≥ 1 + nx. la desigualdad x ≤ |x| es obvia. o a − δ < x < a + δ. Ahora bien. . o sea. x. Al sumar a se concluye: |x−a| < δ ⇔ x < a+δ y x > a−δ ⇔ a−δ < x < a+δ. y ∈ R entonces |x+y| ≤ |x|+|y| y |x·y| = |x|·|y|. As´ podemos ı caracterizar |x| como el unico n´ mero ≥ 0 cuyo cuadrado es x2 . Si x. y s´lo si. An´logamente. Sean a. −x} a es el mayor de los n´ meros reales x y −x. afirmar que |x−a| < δ es equivalente a decir que se tiene x−a < δ y −(x−a) < δ. Suponiendo la desigualdad v´lida para n. Se tiene |x − a| < δ si. mientras que −|x| ≤ x resulta al multiplicar por −1 ambos miembros de la desigualdad −x ≤ |x|. En efecto. ´ u Teorema 1. La relaci´n de orden de R nos permite definir el valor absoluto o (o m´dulo) de un n´ mero real x ∈ R como sigue: |x| = x si x > 0.

sus extrea mos son a.18 N´ meros reales u Cap. y s´lo si. b) es cerrado por la izquierda y (a. a a 3. u e A continuaci´n acabaremos nuestra caracterizaci´n de R. b] = {x ∈ R : a ≤ x ≤ b} (a. Cuando a = b. b. Entonces la relaci´n x < u o y significa que el punto x est´ a la izquierda de y (e y a la derecha de a x). b] es la semirrecta cerrada a la derecha con origen en b. los intervalos son segmentos de la recta y |x − y| es la distancia del punto x al punto y. b) = {x ∈ R [a. |x − a| ≤ δ ⇔ x ∈ [a − δ. b] se reduce a un a unico elemento y se llama intervalo degenerado. [a. Los cinco intervalos a la derecha son no acotados: (−∞. descrio o bi´ndolo como un cuerpo ordenado y completo. [a. As´ el significado del Teorema 2 es que el ı. x pertenece al intervalo abierto (a − δ. a + δ). ∞) = {x ∈ R : (a. pues los n´ mero racionales tambi´n forman un cuerpo ordenado. a+δ) est´ formado por los puntos que distan menos a que δ del punto a. (a. propiedad que no e . b] = {x ∈ R : a < x ≤ b} (−∞. b) es abierto. An´loo a gamente. Los dem´s tienen denominaa ciones an´logas. b] = {x ∈ R (−∞. el intervalo [a. el Teorema 2 afirma que |x − a| < δ e si. a + δ]. Usaremos la siguiente notaci´n para representar tipos especiales o de conjuntos de n´ meros reales. llamados intervalos: u [a. b] cerrado por la derecha. intervalo (a−δ. +∞) = R : x ≤ b} : x < b} a ≤ x} : a < x} Los cuatro intervalos de la izquierda est´n acotados. b) = {x ∈ R : a ≤ x < b} (a. 2 De modo an´logo se puede ver que |x − a| ≤ δ ⇔ a − δ ≤ x ≤ a a + δ. ´ En t´rminos de intervalos. b] es un intervalo cerrado. Es muy util imaginar el conjunto R como una recta (la “recta ´ real”) y los n´ mero reales como sus puntos. b) = {x ∈ R : a < x < b} [a. +∞) = {x ∈ R (−∞. Tales interpretaciones geom´tricas constituyen e un valioso auxilio para comprender los conceptos y teoremas del An´lisis Matem´tico. R es un cuerpo completo Nada de lo dicho hasta ahora nos permite distinguir R de Q.

Escribimos b = sup X para indicar que b es el supremo del conjunto X. o. En efecto. La condici´n I2 se puede formular tambi´n as´ o e ı: . En este caso se dice que b es una cota superior de X. que existe k > 0 tal que x ∈ X ⇒ |x| ≤ k. S2′ afirma que ning´ n n´ mero real menor que b puede u u ser una cota superior de X. si X es un conjunto no vac´ acotado. b]. inferiora ıo mente se dice que un n´ mero real a es el ´ u ınfimo de X. S2. Para todo x ∈ X se tiene a ≤ x. Un conjunto X ⊂ R se dice acotado superiormente cuando existe b ∈ R tal que x ≤ b para todo x ∈ X. equivalentemente. A veces S2′ se escribe as´ para todo ı: ε > 0 existe x ∈ X tal que b − ε < x. b es el supremo de X cuando se cumple las dos condiciones siguientes: S1. entonces c ≤ a. entonces b ≤ c. Esto significa que X est´ contenido en alg´ n a u intervalo acotado de la forma [a. Sea X ⊂ R acotado superiormente no vac´ Un n´ mero b ∈ R ıo. se dice que el conjunto a X est´ acotado inferiormente cuando existe a ∈ R tal que a ≤ x a para todo x ∈ X. u se llama supremo del conjunto X cuando es la menor de las cotas superiores de X. De forma expl´ ıcita. An´logamente. La condici´n S2 admite la siguiente reformulaci´n o o S2′ . An´logamente.Secci´n 3 o R es un cuerpo completo 19 cumple Q. cuando es la mayor de las cotas inferiores de X. Para todo x ∈ X se tiene x ≤ b. Si c ∈ R es tal que x ≤ c para todo x ∈ X. y se escribe a = ´ X. Si X est´ acotado superiormente e inferiormente se dice que es a un conjunto acotado. Entonces el n´ mero a es una cota inferior de u X. Si c ≤ x para todo x ∈ X. Esto es ınf equivalente a las dos afirmaciones siguientes: I1. I2. Si c < b entonces existe x ∈ X tal que c < x.

Teorema 3. Por ejemplo b es el m´ximo a del intervalo [a. b ∈ R+ . en este caso el conjunto Y = {−x : x ∈ X} no es vac´ y est´ acotado superiorıo a mente. A continuaci´n veremos algunas consecuencias de la completitud o de R. sin embargo el intervalo [a. De hecho. luego ıa . Si a < c entonces existe x ∈ X tal que x < c.20 N´ meros reales u Cap. b) es b. Equivalentemente: para todo ε > 0 existe x ∈ X tal que x < a + ε. existe n ∈ N tal que n · a > b. En efecto. si un conjunto X posee un m´ximo ´ste es su suprea e mo. El supremo a e del conjunto [a. a Evidentemente. el n´ mero a = −b es el ´ a u ınfimo de X. i) El conjunto N ⊂ R de los n´mero naturales no est´ acotado u a superiormente. existir´ o ıa c = sup N. b]. 2 I2′ . Se dice que un n´ mero b ∈ X es el m´ximo del conjunto X u a cuando b ≥ x para todo x ∈ X. La noci´n de supremo sirve precisamente para substituir a la o idea de m´ximo de un conjunto cuando ´ste no existe. esto ıa es. Se pueden hacer consideraciones totalmente an´logas con relaci´n al ´ a o ınfimo. De donde c < n + 1. ii) El ´ ınfimo del conjunto X = {1/n : n ∈ N} es igual a 0. como se puede ver f´cilmente. b) no posee m´ximo. I2′ nos dice que ning´ n n´ mero mayor que a es una u u cota inferior de X. luego posee un supremo b ∈ R. No es necesario postular tambi´n que todo conjunto no vac´ y e ıo acotado inferiormente posee un ´ ınfimo. existir´ n ∈ N tal que c − 1 < n. Demostraci´n: Si N estuviese acotado superiormente. Esto quiere decir que b es una cota superior de X que pertenece a X. Afirmar que el cuerpo ordenado R es completo significa afirmar que todo conjunto no vac´ y acotado superiormente X ⊂ R posee ıo un supremo b = sup X. Entonces. Entonces c − 1 no ser´ una cota superior de N. iii) Dados a.

una cota inferior de X. Esta contradicci´n prueba i). b ∈ R+ usamos i) para obtener n ∈ N tal que n > b/a. es diferente de f (n + 1). si c es un n´ me/ u ro real que pertenece a todos los In ning´ n valor de f (n) puede u ser igual a c. dado c > 0. In tales que f (j) ∈ Ij . por tanto. bn ]. Por tanto c ∈ In para todo n ∈ N. suponiendo f dada. Las propiedades i). construiremos una sucesi´n decreciente I1 ⊃ I2 ⊃ · · · ⊃ In ⊃ · · · de intervalos o cerrados y acotados tales que f (n) ∈ In . Entonces na > b. al menos uno de los extremos. Para obtener los intervalos. . acotado supea riormente. iii) se debe al matem´tico griego Eudoxo. que vivi´ algunos siglos antes a o que Arqu´ ımedes. . Evidentemente. considera/ mos In = [an . Finalmente.} est´. existe al menos un n´ mero real u c tal que c ∈ In para todo n ∈ N. Entonces. . un n´ mero natural n > 1/c. ii) y iii) del teorema anterior son equivalentes y significan que R es un cuerpo arquimediano. lo que prueba ii). . an ≤ c para todo n ∈ N. por i). . sea c = sup A. . El conjunto A = {a1 . luego f no es suprayectiva. Demostraci´n: Las inclusiones In ⊃ In+1 significan que o a1 ≤ a2 ≤ · · · ≤ an ≤ · · · ≤ bn ≤ · · · ≤ b2 ≤ b1 . bn ]. El conjunto de los n´meros reales no es numerable. donde an+1 = an y bn+1 = (an + f (n + 1))/2. . lo que demuestra iii). comenzaremos tomando I1 = [a1 . suponiendo obtenidos I1 . . Ahora bien. En realidad. Teorema 5. . b1 ] tal que f (1) < a1 y. existe. . dados a. an < f (n + 1). . bn+1 ]. evidentemente. Para esto. an . ıa o Respecto a ii): 0 es. Teorema 4. In = [an . a2 . Entonces basta probar que cualquier c > 0 no es un cota inferior de X.Secci´n 3 o R es un cuerpo completo 21 c no ser´ una cota superior de N. I2 . (Principio de los intervalos encajados) Dada una sucesi´n decreciente I1 ⊃ I2 ⊃ · · · ⊃ In ⊃ · · · de intervalos o cerrados y acotados. En este caso tomamos In+1 = [an+1 . como cada bn es una cota superior de A. u Demostraci´n: Demostraremos que ninguna funci´n f : N → R o o puede ser suprayectiva. por ejemplo an . Adem´s. . tenemos c ≤ bn a para todo n ∈ N. Si f (n + 1) ∈ In . u de donde 1/n < c. esto es.

los irracionales constituyen un conjunto no numerable (por tanto son la “mayor´ de los n´ meros reales) ıa” u pues la uni´n de dos conjuntos numerables es numerable. m ∈ Z. Como 1/n. b]. b). Por lo tanto existe m tal que a ∈ Im . (En efecto. expresado por 2. y u por tanto al intervalo I. es suprayectiva. basta probar que 2 (−1. todo intervalo no degenerado contiene un intervalo abierto (a. lo que es absurdo pues el factor primo 2 aparece un n´ mero par de veces en la descomposici´n de p2 en u o factores primos y un n´ mero impar de veces en la de 2q 2 ). 1) → R. 1) y x ∈ R. donde a < b se pueden u tomar irracionales. la longitud del intervalo Im . 1) no es numerable. En el Cap´ ıtulo 3. (m + 1)/n]. Luego existe un n´ mero real u √ positivo. a Teorema 6. veremos que la funci´n f : R → R+ . es una biyecci´n. Como a es irracional. si (p/q)2 = 2 entonces 2q 2 = p2 . a´ n m´s. Todo intervalo no degenerado no es numerable. b). Luego el n´ mero racional (m + 1)/n pertenece al intervalo [a. Todo intervalo no degenerado I contiene n´meros rau cionales e irracionales. . Como u el conjunto Q de los n´ meros racionales es numerable. Los intervalos Im = [m/n. En efecto. Demostraci´n: Obviamente I contiene n´ meros irracionales. R = m∈Z Im . Como la funci´n f : (−1. esto es. Pit´goras a y sus disc´ ıpulos demostraron que ning´ n n´ mero racional puede teu u ner cuadrado igual a 2. 1). es una biyecci´n cuya inversa es ψ : o (−1. pues o u en caso contrario I ser´ numerable. pues ϕ(ψ(y)) = y e ψ(ϕ(x)) = x para cualesquiera y ∈ (−1. u u a como R = Q ∪ (R − Q). se tiene que (m + 1)/n < b. Tomemos n ∈ N tal que 1/n < b − a. 2 Un n´ mero se llama irracional cuando no es racional. Ahora bien. Ejemplo 15. Para probar que I contiene ıa n´ meros racionales consideramos [a. 1) → (a. definida mediante ψ(y) = y/(1 − |y|). es menor que b − a. cuyo cuadrado es igual a 2. como se puede ver f´cilmente. se pueden exhibir n´ mero irracionales expl´ u ıcitamente. o 2 dada por f (x) = x .22 N´ meros reales u Cap. Evideno temente. cubren la recta real. b] ⊂ I. del teoreu ma anterior resulta que existen n´ meros irracionales y. o dada por ϕ(x) = x/(1 + |x|). u Corolario 1. donde p y q son enteros. la funci´n ϕ : R → (−1. definida como o o f (x) = 1 [(b − a)x + a + b]. tenemos m/n < a < (m + 1)/n.

4. . z ∈ R. Pruebe que |a − b| < ε ⇒ |a| < |b| + ε. Ejercicios Secci´n 1: R es un cuerpo. Pruebe que ||x| − |y|| ≤ |x − y| para cualesquiera x. . a = 0 y b = 0. 5. pruebe que (ab)−1 = a−1 · b−1 y concluya que (a/b)−1 = b/a. . existe λ tal e o que xi = λyi para todo i = 1. 3. c. Para todo x = 0. o 1. . Usando que el trinomio de segundo grado f (λ) = i=1 (xi + λyi )2 es ≥ 0 para todo λ ∈ R pruebe la desigualdad de CauchySchwarz: n 2 n n xi yi i=1 ≤ x2 i i=1 i=1 2 yi Pruebe tambi´n que se tiene la igualdad si. Pruebe las siguientes unicidades: (a) Si x + θ = x para todo x ∈ R entonces θ = 0. 6. 2. pruebe que (1 + x)2n > 1 + 2nx. si b = 0 y d = 0 pruebe que (a/b + c/d) = (ad + bc)/bd y (a/b)(c/d) = (ac/bd). (d) Si x · y = 1 entonces y = x−1 . y ∈ R. si x2 + y 2 = 0 pruebe que x = y = 0. y.Secci´n 5 o Ejercicios 23 5. b. 3. Pruebe que (1 −xn+1 )/(1 −x) = 1 + x+ · · ·+ xn para todo x = 1. Secci´n 2: R es un cuerpo ordenado o 1. pruebe que |x−z| ≤ |x−y|+|y−z|. n 7. (b) Si x · u = x para todo x ∈ R entonces u = 1. Para cualesquiera x. Dados x. y s´lo si. b ∈ R. Dados a. Pruebe por el m´todo de inducci´n que (1 + x)n ≥ 1 + nx + e o 2 [n(n + 1)/2]x si x ≥ 0. . n. Si a. 2. (c) Si x + y = 0 entonces y = −x. y ∈ R. d ∈ R. 4.

. tome x. β). g : X → R+ acotadas superiormente pruebe que el producto f · g : X → R es una funci´n acotada (superior o e inferiormente) tal que sup(f · g) ≤ sup(f ) sup(g) e ´ ınf(f · g) ≥ ´ ınf(f ) · ´ ınf(g). bn son positivos. a. Pruebe que el conjunto de los n´ meros algebraicos es numerable. g : X → R est´n acotadas superiora mente ocurre lo mismo con la suma f + g : X → R. Entonces se escribe sup(f ) = sup{f (x) : x ∈ X}. Pruebe que el conjunto de los polinomios con coeficientes enteros es numerable. . Un n´ mero real se u u llama trascendente cuando no es algebraico. pruebe que (a1 + · · · + an )/(b1 + · · · + bn ) pertenece a (α. Si a1 /b1 . Con las mismas hip˜ otesis. b ∈ I ⇒ x ∈ I. . . . . y s´lo si. x < (2 − a2 )/(2a + 1) e y < (b2 − 2)/2b. Dados a. D´ ejemplos en los que se tenga < en vez de =. tn ∈ R+ . Dadas funciones f. Pruebe que si f. e 3. . b ∈ R+ con a2 < 2 < b2 . 2. Se dice que una funci´n f : X → R est´ acotada superiormente o a cuando su imagen f (X) = {f (x) : x ∈ X} es un conjunto acotado superiormente. Secci´n 3: R es un cuerpo ordenado completo o 1. Pruebe que un conjunto I ⊂ R es un intervalo si. u 6. y ∈ R+ tales que x < 1.24 N´ meros reales u Cap. Pruebe que existen n´ meros trascendentes. considere o el conjunto acotado X = {a ∈ R+ : a2 < 2} y concluya que el n´ mero real c = sup X cumple c2 = 2. . A continuaci´n. u 5. adem´s se a tiene sup(f + g) ≤ sup(f ) + sup(g). an /bn pertenecen al intervalo (α. Enuncie y pruebe un resultado an´logo con ´ a ınf. . si t1 . 4. β) y b1 . Un n´ mero real se llama algebraico cuando es ra´ u ız de un polinomio con coeficiente enteros. . D´ un ejemplo en el que e sup(f + g) < sup(f ) + sup(g). β). pruebe que n (t1 a1 + · + tn an )/(t1 b1 + · · · + tn bn ) tambi´n pertenece al intervalo e (α. Con las hip´tesis del ejercicio anterior demuestre que sup(f 2 ) = o sup(f )2 e ´ ınf(f 2 ) = ´ ınf(f )2 . 2 8. o a < x < b. . . Pruebe que (a + x)2 < 2 < (b − y)2 y (b − y) > 0. .

o e e No debe confundirse la sucesi´n (xn ) con el conjunto {x1 . 0. . . 1. . igual a {0.} de sus t´rminos. Se dice que la sucesi´n (xn ) o 25 .) no e o es lo mismo que el conjunto {1}.3 Sucesiones de n´meros reales u En este cap´ ıtulo se introducir´ la noci´n de l´ a o ımite en su forma m´s a simple.) o (xn )n∈N . . . . . el l´ ımite de una sucesi´n. . . e Una sucesi´n (xr ) se dice acotada superiormente (respectivao mente inferiormente) cuando existe c ∈ R tal que xn ≤ c (respectivamente xn ≥ c) para todo n ∈ N. llamado n-´siu u e mo t´rmino de la sucesi´n. 1. . e o Se escribe (x1 .) son diferentes pero el conjunto de sus t´rminos es el mismo. x2 . 1. . A partir de aqu´ todos los cono ı. O de otra forma: las sucesiones (0. . xn . 1. o simplemente (xn ). x2 . Limite de una sucesi´n o Una sucesi´n de n´ meros reales es una funci´n x : N → R que o u o asocia a cada n´ mero natural n un n´ mero real xn . para indicar la sucesi´n cuyo n-´simo t´rmino es xn . 0. 1.) y (0. . . 1. 0. . . . Por ejemplo. 0. la sucesi´n (1. . o xn . . . 1}. . . . . 1. de una forma u otra a a se reducir´n a alg´ n tipo de l´ a u ımite. . ceptos importantes del An´lisis Matem´tico. . .

. n > n0 ⇒ |xn − a| < ε.26 Sucesiones de n´ meros reales u Cap. . dado arbitrariamente. esto es. Se escribe x′ = (xn )n∈N′ ´ (xn1 . Dada una sucesi´n x = (xn )n∈N . . ´ (xnk )k∈N para indicar la subsucesi´n x′ = x|N′ . . xn2 . . se escribe: a a = l´ xn ım · ≡ · ∀ ε > 0 ∃ n0 ∈ N. una subsucesi´n de x es la reso o tricci´n de la funci´n x a un subconjunto infinito de N′ = {n1 < o o n2 < · · · < nk < · · · } de N. y s´lo si. dado cualquier c ∈ R podemos hacer an > c siempre que tomemos 1 + nd > c. Ejemplo 2. Esto a a equivale a decir que existe k > 0 tal que |xn | ≤ k para todo n ∈ N. . Si N ⊂ N es el conjunto de los n´ meros pares y N es el u conjunto de los n´ meros impares entonces la subsucesi´n (an )n∈N′′ u o s´lamente est´ acotada superiormente. Dado un n´ mero real a < −1. . a2 . Con s´ ımbolos matem´ticos. o ım Esta importante definici´n significa que.) est´ acoo a tada inferiormente pero no superiormente. Por tanto. o a esto es. Por otra parte. luego (an ) est´ acoa tada inferiormente por a.}. En efecto. una funci´n cuyo dominio es N. multiplicando ambos miembros de la desigualdad 1 < a por an obtenemos an < an+1 . Si a > 1 entonces la sucesi´n (a. consideremos la sucesi´n u o n ′ ′′ (a )n∈N . esto es. . . o o Recordemos que N′ ⊂ N es infinito si. o a Se dice que un n´ mero real a es el l´ u ımite de la sucesi´n (xn ) o cuando para todo n´ mero real ε > 0. Ejemplo 1. M´s precisamente. Por la desigualdad de Bernoulli. se pueu de obtener n0 ∈ N tal que todos los t´rminos xn con ´ e ındice n > n0 cumplen la condici´n |xn − a| < ε. o xnk . no est´ acotado. n > (c − 1)/d. con d > 0. . . . . . los t´rminos xn permanecen tan pr´ximos a a cuando se e o desee. estipul´ndose un error ε > 0. La notao o ci´n (xnk )k∈N indica que una subsuceci´n se puede considerar como o o una sucesi´n. Se sigue que a < an para todo n ∈ N. para valores muy grano des de n. Se escribe entonces a = l´ xn . para todo n ∈ N se tiene an > 1 + nd. . an . tenemos a = 1 + d. existe un a a ´ ındice n0 ∈ N tal que todos los t´rminos de la sucesi´n con ´ e o ındice n > n0 son valores aproximados de a con un error menor que ε. 3 est´ acotada cuando est´ acotada superior e inferiormente. para todo n0 ∈ N existe nk ∈ N′ tal que nk > n0 .

Secci´n 1 o

Limite de una sucesi´n o

27

en donde el s´ ımbolo · ≡ · significa que lo que sigue es la definici´n o de lo que antecede, ∀ significa “para todo” o “cualquier que sea” y ∃ significa “existe”. El punto y como quiere decir “tal que” y la flecha ⇒ significa “implica”. Es conveniente recordar que |xn − a| < ε es lo mismo que a − ε < xn < a + ε, esto es, xn pertenece al intervalo (a − ε, a + ε). As´ decir que a = l´ xn significa qe cualquier intervalo abierto ı, ım centrado en a contiene todos los t´rminos xn de la sucesi´n excepto e o un n´ mero finito de ´stos (a saber, los de ´ u e ındice n ≤ n0 , donde n0 se escoge en funci´n del radio ε del intervalo). o En vez de a = l´ xn , tambi´n se escribe a = l´ xn , a = l´ xn , ım e ım ım o xn → a. Esta ultima expresi´n se lee “xn tiende a a” o “xn ´ ´ o converge a a”. Una sucesi´n que posee l´ o ımite se llama convergente. En caso contrario se llama divergente. Teorema 1. (Unicidad del l´ ımite) Una sucesi´n no puede cono verger a dos l´ ımites diferentes. Demostraci´n: Sea l´ xn = a. Dado b = a podemos tomar ε > 0 o ım tal que los intervalo abiertos I = (a − ε, a + ε) y J = (b − ε, b + ε) sean disjuntos. Existe n0 ∈ N tal que n ≥ n0 , tenemos xn ∈ J. / Luego no se tiene l´ xn = b. ım Teorema 2. Si l´ xn = a entonces toda subsucesi´n de (xn ) conım o verge a. o Demostraci´n: Sea (xn1 , xn2 , . . . , xnk , . . .) una subsucesi´n. Dado o cualquier intervalo abierto centrado en a existe n0 ∈ N tal que todos los t´rminos xn , con n ≥ n0 , pertenecen a I. En particular, e todos los t´rminos xnk con nk ≥ n0 , tambi´n pertencen a I. Luego e e l´ xnk = a. ım Teorema 3. Toda sucesi´n convergente est´ acotada. o a Demostraci´n: Sea a = l´ xn . Tomando ε = 1 vemos que existe o ım n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ xn ∈ (a − 1, a + 1). Sean b el mayor y c el menor elemento del conjunto finito {x1 , x2 . . . , xn0 , a − 1, a + 1}. Todos los t´rminos xn de la sucesi´n est´n contenidos en [c, b], luego e o a la sucesi´n est´ acotada. o a
n∈N n→∞

28

Sucesiones de n´ meros reales u

Cap. 3

Ejemplo 3. La sucesi´n (2, 0, 2, 0, . . .), cuyo n-´simo t´rmino es o e e xn = 1 + (−1)n+1 , est´ acotada. Sin embargo no es convergente a porque posee dos sucesiones constantes, x2n−1 = 2 y x2n = 0, con l´ ımites diferentes. Ejemplo 4. La sucesi´n (1, 2, 3, . . .), con xn = n, no es convergente o porque no est´ acotada. a Una sucesi´n (xn ) se llama mon´tona cuando se tiene xn ≤ xn+1 o o para todo n ∈ N, o bien xn ≥ xn+1 para todo n ∈ N. En el primer caso se dice que (xn ) es mon´tona creciente, y en el segundo o caso que (xn ) es mon´tona decreciente. En particular, si tenemos o xn < xn+1 (respec. xn > xn+1 ) para todo n ∈ N decimos que la sucesi´n es estrictamente creciente (respc. estrictamente decreciente). o Toda sucesi´n mon´tona creciente (resp. decreciente) est´ acoo o a tada inferiormente (respec. superiormente) por su primer t´rmino. e Para que est´ acotada es suficiente que tenga una subsucesi´n acotae o da. En efecto, sea (xn )n∈N′ una subsucesi´n acotada de una sucesi´n o o mon´tona (supongamos creciente) (xn ). Tenemoos, xn ≤ c para too do n ∈ N′ . Dado cualquier n ∈ N existe n′ ∈ N′ tal que n < n′ . Entonces xn ≤ xn′ ≤ c. El pr´ximo teorema nos da una condici´n suficiente para que o o una sucesi´n converja. Cuando intentaba demostrarlo mientras preo paraba sus clases, a mediados del siglo XIX, R. Dedekind percibi´ la o necesidad de una formalizaci´n rigurosa del concepto de n´ mero o u real. Teorema 4. Toda sucesi´n mon´tona y acotada es convergente. o o Demostraci´n. Sea (xn ) mon´tona, supongamos que creciente, y o o acotada. Escribimos X = {x1 , . . . , xn , . . .} y a = sup X. Afirmamos que a = l´ xn . En efecto, dado ε > 0, el n´ mero a − ε no es una ım u cota superior de X. Luego existe n0 tal que a − ε < xn0 ≤ a. As´ ı, n > n0 ⇒ a − ε < xn0 ≤ xn < a + ε, de donde l´ xn = a. ım An´logamente, si (xn ) es decreciente y acotada entonces l´ xn a ım es el ´ ınfimo del conjunto de valores xn .

Secci´n 2 o

L´ ımites y desigualdades

29

Corolario. (Teorema de Bolzano.Weierstrass) Toda sucesi´n acotada de n´ meros reales posee una subsucesi´n convergente. o u o En efecto, basta demostrar que toda sucesi´n acotada (xn ) posee o una subsucesi´n mon´tona. Decimos que xn es un t´rmino destao o e cado de la sucesi´n (xn ) si xn ≥ xp para todo p > n. Sea D el o conjunto de ´ ındices n tal que xn es un t´rmino destacado. Si D e es un conjunto infinito, D = {n< n2 · · · < nk < · · · }, entonces la subsucesi´n (xn )n∈D es mon´tona decreciente. Por el contrario, o o si D es finito sea n ∈ N el mayor de los n ∈ D. Entonces xn1 , donde n1 = n + 1, no es destacado, luego existe n2 > n1 tal que xn1 < xn2 . A su vez, xn2 no es destacado, luego existe n3 > n2 con xn1 < xn2 < xn3 . Prosiguiendo obtenemos una sucesi´n estrictao mente creciente xn1 < xn2 < · · · < xnk < · · · .

Ejemplo 6. Sea 0 < a < 1. La sucesi´n (a, a2 , . . . , an , . . .), formada o por las sucesivas potencias, de a es estrictamente decreciente y acotada, pues multiplicando 0 < a < 1 por an resulta 0 < an+1 < an . Afirmamos que l´ n→∞ an = 0. En efecto, como 1/a > 1, del Ejemım plo 1 se deduce que, dado ε > 0 arbitrario existe n0 ∈ N tal que (1/a)n0 > 1/ε, o sea, an0 < ε. Se sigue que l´ an = ´ ım ınf{an ; n ∈ N} = 0. 2. L´ ımites y desigualdades Sea P una propiedad referente a los t´rminos de una sucesi´n e o (xn ). Diremos que “para todo n suficientemente grande xn cumple la propiedad P ”para significar que “existe n0 ∈ N tal que n ≥ n0 ⇒ xn cumple la propiedad P ”. Teorema 5. Sea a = l´ xn . Si b < a entonces, para todo n suficienım temente grande, se tiene b < xn . An´logamente, si a < b entonces a xn < b para todo n suficientemente grande. Demostraci´n: Tomando ε = a − b, tenemos ε > 0 y b = a − ε. o Por la definici´n de l´ o ımite, existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ a − ε < xn < a + ε ⇒ b < xn . La otra afirmaci´n se prueba de forma o an´loga. a

Ejemplo 5. La sucesi´n cuyo n-´simo t´rmino es xn = 1/n es o e e mon´tona, estrictamente decreciente y acotada. Tenemos entonces o l´ 1/n = ´ ım ınf{1/n; n ∈ N} = 0, por el Teorema 3, Cap´ ıtulo 2.

30

Sucesiones de n´ meros reales u

Cap. 3

Corolario 1. Sea a = l´ xn . Si a > 0 entonces, para todo n ım suficientemente grande, se tiene xn > 0. An´logamente, si a < 0 a entonces xn < 0 para todo n suficientemente grande. Corolario 2. Sean a = l´ xn y b = l´ yn . Si xn ≤ yn , para todo ım ım n suficientemente grande entonces a ≤ b. En particular, si xn ≤ b para todo n suficientemente grande entonces l´ xn ≤ b. ım En efecto, si tuvi´semos b < a entonces tomar´ e ıamos c ∈ R tal que b < c < a y tendr´ ıamos, por el Teorema 5, yn < c < xn para todo n suficientemente grande, contradiciendo la hip´tesis. o Observaci´n: Si tuvi´semos xn < yn no podr´ o e ıamos concluir que a < b. Basta considerar xn = 0 e yn = 1/n. Teorema 6. (Teorema del Sandwich.) Si l´ xn = l´ yn = a y ım ım xn ≤ zn ≤ yn para todo n suficientemente grande entonces l´ zn = ım a. Demostraci´n: Dado cualquier ε > 0, existen n1 , n2 ∈ N tales o que n > n1 ⇒ a − ε < xn < a + ε y n > n2 ⇒ a − ε < yn < a + ε. Sea n0 = m´x{n1 , n2 }. Entonces n > n0 ⇒ a − ε < xn ≤ zn ≤ yn < a a + ε ⇒ zn ∈ (a − ε, a + ε), luego l´ zn = a. ım 3. Operaciones con l´ ımites Teorema 7. Si l´ xn = 0 e (yn ) es una sucesi´n acotada (converım o gente o no) entonces l´ ım(xn yn ) = 0. Demostraci´n: Existe c > 0 tal que |yn | ≤ c para todo n ∈ N. o Dado cualquier ε > 0, existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ |xn | < ε/c. Entonces, n > n0 ⇒ |xn · yn | = |xn | · |yn | < (ε/c) · c = ε. Luego l´ ım(xn yn ) = 0. Ejemplo 7. Si xn = 1/n e yn = sin(n) entonces (yn ) no es convergente, sin embargo como −1 ≤ yn ≤ 1, se tiene l´ ım(xn · yn ) = l´ ım(sin(n)/n) = 0. Por otra parte, si l´ xn = 0 pero (yn ) no ım est´ acotada, la sucesi´n producto (xn · yn ) puede ser divergente a o (tome xn = 1/n e yn = n2 ) o tender a cualquier valor c (tome xn = 1/n e yn = c · n).

o o Sea b = l´ xn . tomemos c ∈ R con a < c < 1. 3. Dado cualquier ε > 0. observamos que. (xn ) est´ acotada. lo que completa la demostraci´n. ım Teorema 8. l´ ım = si b = 0. Como l´ ım(xn b−yn a) = xn a ab − ba = 0. para n suficientemente grande. basta probar que (1/yn b) es una sucesi´n acotada. luego a |(xn + yn ) − (a + b)| = |(xn − a) + (yn − b)| ≤ |xn − a| + |yn − b| < ε ε + 2 < ε. l´ a a ım(yn − b) = l´ ım(xn − a) = 0. escribiendo c = b2 /2. El mismo argumento 2 sirve para (xn − yn ). y por tanto 1/yn b < 1/c. se sigue del Teorema 5 que. se tiene: l´ xn = a ⇔ l´ ım ım(xn − a) = 0 ⇔ l´ |xn − a| = 0. l´ ım(xn · yn ) = a · b xn a 3. Si xn > 0 para todo n ∈ N y l´ ım(xn+1 /xn ) = a < 1 entonces l´ xn = 0. n2 ∈ N tales o que n > n1 ⇒ |xn − a| < ε/2 y n > n2 ⇒ |yn − b| < ε/2. o b Ahora. o Ejemplo 8. Sea n0 = m´x{n1 . para concluir que l´ ım yn − b = 0. ım Entonces 0 < xn+1 /xn < c para todo n suficientemente grande. tenemos 0 < c < b2 . Como l´ yn b = ım b2 . como resultado directo de la definici´n de l´ o ımite. se tiene c < yn b. Se sigue que 0 < xn+1 = (xn+1 /xn )xn < cxn < xn . y por tanto que l´ ım xn yn = a . l´ ım(xn + yn ) = a + b. Por el Teorema 3. Se cumple xn /yn −a/b = (xn b−yn a)/yn b. De xn+1 < c · xn para todo n suficientemente grande ım . Entonces n > n0 ⇒ n > n1 y n > n2 . l´ ım(xn ± yn ) = a ± b 2. Adem´s. de donde l´ ım(xn yn ) = ab. En efecto. existen n1 . para todo n suficientemente grande. yn b Demostraci´n: 1. 2. la sucesi´n (xn ) es mon´tona y acotada. Si l´ xn = a y l´ yn = b entonces: ım ım 1.Secci´n 3 o Operaciones con l´ ımites 31 Para uso posterior. luego. Por lo tanto. Tenemos xn yn − ab = xn · yn − xn b + xn b − ab = xn (yn − b) + (xn − a)b. n2 }. Se deduce del Teorema 7 y de la parte 1 que l´ ım(xn yn − ab) = l´ ım[xn (yn − b)] + l´ ım[(xn − a)b] = 0.

Sea 0 < a < 1. La sucesi´n cuyo t´rmino general o e n n+1 es xn = 1 + a + · · · + a = (1 − a )/(1 − a) es estrictamente creciente y acotada. (1 − c)b ≤ 0. a . L Ejemplo 11. esto es. n→∞ n→∞ La igualdad anterior tambi´n es v´lida cuando se tiene −1 < e a a < 1. Sin embargo. ım Finalmente. se trata de una xn = a = a sucesi´n mon´tona (estrictamente decreciente si a > 1 y creciente o o si a < 1) y acotada. 3 resulta. Del Ejemplo 8 se deduce l´ xn = 0. yn = a y zn = nn resulta yn+1 /yn = a n! a/n + 1. por el Ejemplo 8. esto es. . conclu´ ımos que b = 0. En efecto. escribiendo xn = nn . de donde l´ ım(zn+1 /zn ) = 1/e. el Teorema 2 y el apartado 3 del Teorema 8 nos dan: L = l´ a1/n(n+1) = l´ ım ım a1/n a1/(n+1) = L = 1. (vea el Ejemplo 12 m´s adelante). Como 1/n(n+1) = 1/n−1/(n+1). . entonces: an n! nk = l´ ım = l´ ım n = 0. . Como 1/e < 1. luego l´ ım(yn+1 /yn ) = 0 y. a . de donde L ≥ a. Adem´s. n n→∞ a n! n l´ ım n! En efecto. Dado a > 0 demostraremos que la sucesi´n dada por o √ 1/n n tiene l´ ımite igual a 1. zn+1 /zn = [n/(n + 1)]n . pues ım n→∞ l´ |a|n = 0 ⇔ l´ an = 0. por lo tanto a ım ım n→∞ l´ xn = l´ ım ım(1 + a + · · · + an ) = 1/(1 − a). el argumento se basa en que l´ an = 0. Como b ≥ 0 y 0 < c < 1. que b ≤ c · b. En efecto. lo que persiste cuando se tiene solamente |a| < 1. o si a > 1 y k ∈ N son constantes. por tanto (por el Teoree ma 8) l´ ım(xn+1 /xn ) = 1/a < 1. se sigue que a l´ zn = 0. Ejemplo 9. de donde L ≥ 1. ım ım . haciendo n → ∞. l´ yn = 0. En efecto.). Se tiene ım n→∞ L > 0. ım k n Ejemplo 10. pues xn < 1/(1 − a) para todo n ∈ N. ım 1 k −1 Tambi´n tenemos xn+1 /xn = 1 + n ·a . |a| < 1. Consideremos la subsucesi´n (a1/n(n+1) ) = o 1/2 1/6 1/12 (a . por lo tanto existe L = l´ a1/n . si 0 < a < 1 entonces a1/n > a para todo n ∈ N. Como aplicaci´n del ejemplo anterior. se obtiene que. l´ (1/(1 − a) − xn ) = l´ an /(1 − a) = 0.32 Sucesiones de n´ meros reales u Cap. si a > 1 entonces a1/n > 1 para todo n ∈ N.

Por la f´rmula del binomio de o Newton: bn = 1 + n · 1 n(n − 1) 1 n(n − 1)(n − 2) · · · 1 1 + +···+ 2 n 2! n n! nn 1 1 1 1 2 = 1+1+ 1− − 1− 1− 2! n 3! n n 1 1 n−1 +···+ 1− ··· 1− . En realidad la expresi´n de e con sus cuatro o primeros decimales es e = 2. se sigue que l´ bn ≥ l´ ap = e. Es claro que o bn < an (ver el Ejemplo 12). Esto completa la prueba de l´ bn = e. as´ como cada una de ellos. Se sigue que bn < 3 para todo n ∈ N. En efecto. El n´ mero de sumandos. a a a se tiene 2 < e ≤ 3. u ı Por tanto la sucesi´n (bn ) es estrictamente creciente. Ejemplo 13. 2 2 2 Escribimos e = l´ an . Consideremos la sucesi´n cuyo t´rmino general es o e n n bn = (1 + 1/n) = [(n + 1)/n] . Pero como ya hemos visto que ba < an para todo n ∈ N. Tambi´n est´ acotada pues e a 2 ≤ an ≤ 1 + 1 + 1 1 1 + 2 + · · · + n < 3. El n´ mero e es una de las constantes ım u m´s importantes del An´lisis Matem´tico. a ım ım n→∞ p→∞ . de la ultima desigual´ 1 1 dad obtenemos l´ bn ≥ 1+ +· · ·+ = ap . ım ım ım Tomando un p cualquiera y haciendo n → ∞. crece con n. evidentemente. Como acabamos de ver. 7182. n! n n Luego bn es una suma donde todos los sumandos son positivos. entonces l´ bn ≤ l´ an . creciente. si n > p: ım ım bn ≥ 1+1+ 1 1 1 1− +· · ·+ 2! n p! 1− 1 n 1− 2 n ··· 1− p−1 n .Secci´n 3 o Operaciones con l´ ımites 33 Ejemplo 12. La sucesi´n cuyo t´rmino general es o e an = 1 + 1 + 1 1 +···+ 2! n! es. Afirmamos que l´ bn = l´ an . Como esta desigualım n→∞ 2! p! dad es v´lida para todo p ∈ N.

esto es. Haciendo n → ∞ en la igualım dad xn+1 = [xn + a/xn ]/2 √ obtenemos c = [c + a/c]/2. Ejemplo 10. n > (1+1/n)n . inclusive si x1 < a. de L2 = L resulta L = 1. se sigue que x2 ≤ x2 . e √ √ la desigualdad n n > n+1 n + 1 es equivalente a nn+1 > (n + 1)n . dado cualquier ım .) ız El siguiente m´todo iterativo para obtener. De aqu´ resulta x2 ı n+1 = [xn + a/xn ] /4 ≥ a para todo n ∈ N. Se toma de forma arbitraria un valor x1 > 0 y se define inductivamente xn+1 = [xn + a/xn ]/2. ım Ejemplo 15. (1 + 1/n)n < 3 para todo n. esto es l´ xn = a. En efecto. En efecto. M´s a´ n. (Aproximaciones sucesivas de la ra´ cuadrada. n+1 Por lo tanto. Conclui√ mos por tanto que l´ n n = 1. siemu pre se cumple x2 ≥ x3 ≥ x4 ≥ · · · . L´ ımites infinitos Dada una sucesi´n (xn ). Por lo tanto. si x2 ≥ a entonces [x + a/x]2 /4 = x2 .34 Sucesiones de n´ meros reales u Cap. ra´ ıces cuadradas de un n´ mero real a > 0 ya u era conocido por lo babilonios 17 siglos antes de la era cristiana. Por tanto existe L = l´ n1/n y ım se tiene L ≥ 1.) Como L = 0. desarrollando el cuadrado y pasando 4a al primer t´rmino. a 2 a ≤ x ⇒ [x + a/x]2 /4 ≤ [x + x2 /x]2 /4 = x2 . vemos que esta dee sigualdad es equivalente a afirmar que (x − a/x)2 ≥ 0. como acabamos de ver. 3 Ejemplo 14. Para demostrar que la sucesi´n o √ (xn ) as´ obtenida converge a a primero observamos que. Como x2 ≥ a n+1 para todo n. para ı todo x = 0. se tiene [x + a/x]2 ≥ 4a. como se puede verificar tomando ejemplos concretos. Consideremos la subsucesi´n (2n)1/2n tenemos: o L2 = l´ ım[(2n)1/2n ]2 = l´ 1/n · n1/n ] = l´ 21/n · l´ n1/n = L. Tenemos xn ≥ 1 para todo n ∈ N. que es verdad si n ≥ 3 pues. con x2 ≥ a para todo n. En efecto. luego xn+2 ≤ xn+1 . Esta sucesi´n o es estrictamente decreciente a partir del tercer t´rmino. 4. lo que 2 es obvio. As´ vemos que todo n´ mero real ım ı u a > 0 posee una ra´ cuadrada real. Adem´s. con error tan peque˜ o e n cuanto se desee. ım[2 ım ım (cfr. se dice que “el l´ o ımite de xn es m´s infia nito” y se escribe l´ xn = +∞. el proceso iterativo ız a u xn+1 = [xn + a/xn ]/2 muestra r´pidamente buenas aproximaciones a √ de a. pues n+2 n+1 √ estos n´ meros son ≥ 0. para significar que. de donde c2 = a. Consideremos la sucesi´n cuyo n-´simo t´rmino es o e e √ xn = n n = n1/n . existe c = l´ xn .

yn > 0 para todo n ∈ N y l´ yn = 0 entonces ım l´ xn = +∞. An´logamente. Luego l´ ım(xn + yn ) = +∞. las sucesiones (xn ) e (yn ) no son ım ım convergentes. (2) Si l´ xn = +∞ y existe c > 0 tal que yn > c para todo n ∈ N ım entonces l´ ım(xn yn ) = +∞. . La sucesi´n dada por xn = o n + (−1)n n no est´ acotada superiormente. si u l´ xn = +∞ y l´ ym = −∞. pues x2n−1 = 0 para todo n ∈ N. Se sigue que n > n0 ⇒ xn + yn > A − c + c = A. . . de donde l´ ım(xn yn ) = . para todo A > 0 a ım dado. Como l´ ım(xn ) = +∞ ⇔ l´ ım(−xn ) = −∞. (2) Dado cualquier A > 0. ım En el Ejemplo 1 demostramos que las potencias a. limitaremos nuestros comentarios al primer caso. Luego n > n0 ⇒ xn yn > (A/c) · c = A. Se debe enfatizar que +∞ y −∞ no son n´ meros y que. existe n0 ∈ N tal que n > n0 implica xn > A.Secci´n 4 o L´ ımites infinitos 35 A > 0. Si l´ xn = +∞ entonces la sucesi´n (xn ) no est´ acotada ım o a superiormente. de un n´ mero a > 1 forman una sucesi´n que no est´ acotada y realu o a n mente probamos que l´ a = +∞. ım Teorema 9. ım y n Demostraci´n: (1) Existe c ∈ R tal que yn ≥ c para todo n ∈ N. a2 . existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ xn > a − c. (1) Si l´ xn = +∞ y (yn ) est´ acotada inferiormente entonces ım a l´ ım(xn + yn ) = +∞. No obstante si (xn ) ım es creciente. o Dado cualquier A >=. a3 . existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ xn > A/c. l´ xn = −∞ significa que. se puede encontrar n0 tal que n > n0 ⇒ xn < −A. sin embargo no se tiene a l´ xn = +∞. El rec´ ıproco es falso. (3) Si xn > c > 0. entonces (xn ) no es acotada ⇒ l´ xn = +∞. ım y n (4) Si (xn ) est´ acotada y l´ a ım(yn ) = +∞ entonces l´ xn = 0.

Proseguimos con una afirmaci´n sobre el orden de magnitud. Entonces n > n0 ⇒ |xn /yn | < c · ε/c = ε. respectivamente. puede ser igual a +∞ (si xn = 2n e yn = −n). el crecimiento de nk (inclusive cuando k = 1) supera al crecimiento logar´ ıtmico. En los apartados (2). (4) Existe c > 0 tal que |xn | ≤ c para todo n ∈ N. Si o k ∈ N y a es un n´ mero real > 1 entonces l´ nk = l´ an = u ım ım n→∞ n→∞ n l´ n! = l´ n . xn = n + c e yn = −n). Otras expresiones indeterminadas frecuentes son ∞0 . Todas estas sucesiones tienen l´ ım ım ımite infinito. Debido a este compartamiento err´tico. como demostraremos a continuaci´n. para valores muy grandes de n. Los l´ ımites m´s importantes del An´lisis Matem´tico casi siema a a pre aparecen en forma de expresiones indeterminadas. 0/0 y ∞/∞. de donde l´ ım(xn /yn ) = +∞. puede ser −∞ (tome xn = n e yn = −2n) o puede ser un valor cualquiera c ∈ R (por ejemplo. 3 +∞. (3) Dado A > 0. Entonces n > n0 ⇒ xn /yn > c · A/c = A. las o hip´tesis excluyen los l´ o ımites del tipo 0 × ∞ (tambi´n evitado en e el Teorema 7). o n o Por eso se dice que el crecimiento exponencial supera al polinomial. la derivada es un l´ a ımite del tipo 0/0. como veremos u ım n→∞ m´s adelante. se dice que +∞ − ∞ es a una expresi´n indeterminada. o . Por ejemplo. donde el s´ ımbolo ≪ quiere decir “es una fracci´n muy peque˜ a de” o “es insignificante en comparaci´n con”. 1∞ y 00 . tenemos nk ≪ an ≪ n! ≪ nn . luego l´ ım(xn /yn ) = 0. Dado cualquier ε > 0. (3) y (4). Este l´ ımite puede no existir (como en el caso en que xn = n + (−1)n e yn = −n). En el apartado (1) se intenta evitar la expresi´n +∞−∞. o De hecho. el n´ mero e = l´ (1 + 1/n)n es de la forma 1∞ . si l´ ım(xn ) = +∞ y l´ ım(yn ) = −∞ nada puede afirmarse sobre l´ ım(xn + yn ). que constituyen expresiones indeterminadas en el sentido que acabamos de explicar. Las hip´tesis de los diversos apartados del teorema anterior tieo nen por objeto evitar algunas de las llamadas “expresiones indeterminadas”. El n→∞ n→∞ Ejemplo 9 nos dice que. Por otro lado. existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ yn < c/a. el crecimiento factorial supera al exponencial con base constante pero es superado por el crecimiento exponencial con base creciente. existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ yn > c/ε. Y.36 Sucesiones de n´ meros reales u Cap.

se tiene log x > 0 para todo x > 1. de donde log 1 = 0. ım 0 < log n/n < 2/ n. y ∈ R+ . tenemos√ log n < n. Tambi´n e se cumple log(2n ) = n log(2). Haciendo n → ∞ se tiene l´ n→∞ n Probaremos ahora que l´ ım n→∞ 5. Para cada una o de los conjuntos A. Adem´s. Como log n = 1 log n. C = [0. o 5. Se dice que una sucesi´n (xn ) es peri´dica cuando existe p ∈ N o o tal que xn+p = xn para todo n ∈ N. Como ım n→∞ log es creciente. Ejercicios Secci´n 1: L´ o ımite de una sucesi´n. Dividiendo por n resulta que 2 √ log n = 0. ım ım ım 3. Pruebe que si l´ xn = l´ yn = a entonces l´ zn = a. 1]. 2. . Un n´ mero a se llama valor de adherencia de la sucesi´n (xn ) u o cuando es el l´ ımite de alguna subsucesi´n de (xn ). Si una sucesi´n mon´tona tiene una subsucesi´n convergente. de donde log x = (log x)/2. ım ım 4. por tanto l´ log(2n ) = +∞. tal que log(xy) = log x + log y y log x < x√ √cualesquiera x. n √ √ √ Para todo n ∈ N. 3}. Como log es esa trictamente creciente. para todo ε > 0 y k ∈ N. o o o pruebe que entonces la propia sucesi´n es convergente. o 2. defina (zn ) como z2n−1 = xn y z2n = yn . B = N. se sigue l´ log n = +∞. Para que un n´ mero real a sea valor de adherencia de la sucesi´n u o (xn ) es necesario y suficiente que. 6. ım n→∞ log n = 0. se deduce que log n < 2 n. De aqu´ resulta que para √ √ ı log x = log( x · x) = 2 log x. log x = log 1 + log x. o 1. Dadas las sucesiones (xn ) e (yn ). B y C dados a continuaci´n encuentre suceo siones que tengan dichos conjuntos como valores de adherencia: A = {1. Pruebe que toda sucesi´n o peri´dica convergente es constante.Secci´n 5 o Ejercicios 37 En el Cap´ ıtulo 9 probaremos la existencia de una funci´n eso trictamente creciente log : R+ → R. exista n > k tal que |xn − a| < ε. Pruebe que si l´ xn = a entonces l´ |xn | = |a|.

para todo p ∈ N. para todo o ε > 0. Pruebe que una sucesi´n acotada es convergente si. o a (b) Pruebe que una sucesi´n de Cauchy no puede tener dos vao lores de adherencia distintos. yn+1 = (xn + yn )/2. 7. ¿Cu´les son los valores de adherencia de la sucesi´n (xn ) definida a o por x2n−1 = n y x2n = 1/n? ¿Es esta sucesi´n convergente? o 6. y1 = (a + b)/2 y xn+1 = xn yn .38 Sucesiones de n´ meros reales u Cap. l´ n log n y l´ n n log n. 2. Use esto para ım √ √ n n calcular l´ ım n + k. (a) Pruebe que toda sucesi´n de Cauchy est´ acotada. n > n0 ⇒ |xm − xn | < ε. Si l´ xn = a. se tiene l´ ım n+p n→∞ √ n = 1. 2. y s´lo si. pruebe que l´ n xn = 1. Pruebe que si a > b entonces existe ım ım n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ xn < yn . es o o de Cauchy. o o posee un unico valor de adherencia. Si existen ε > 0 y k ∈ N tales que ε ≤ xn ≤ nk para todo n √ suficientemente grande. Secci´n 2: L´ o ımites y desigualdades 1. Pruebe que (xn ) e (yn ) convergen al mismo l´ ımite. Para que un n´ mero real b no sea valor de adherencia de la u sucesi´n (xn ) es necesario y suficiente que exista n0 ∈ N y ε > 0 o tales que n > n0 ⇒ |xn − b| ≥ ε. l´ yn = b y |xn −yn | ≥ ε para todo n ∈ N. Dados a. existe n0 ∈ N tal que m. 3. l´ ım n n. 3 7. 4. b ∈ R+ defina inductivamente las sucesiones (xn ) e √ √ (yn ) como x1 = ab. Secci´n 3: Operaciones con l´ o ımites 1. Sean l´ xn = a y l´ yn = b. Pruebe que. ´ 5. o pruebe que existe alguna subsucesi´n convergente de (xn ) con o l´ ımite b = a. Se dice que (xn ) es una sucesi´n de Cauchy cuando. ım ım n→∞ n→∞ n→∞ n→∞ . pruebe ım ım que entonces |a − b| ≥ ε. y s´lo si. (c) Pruebe que una sucesi´n (xn ) es convergente si. Si el n´ mero real a no es el l´ u ımite de la sucesi´n acotada (xn ).

Concluya a que en ≤ 0. donde a es el unico n´ mero positivo tal ım ´ u que 1/(a + 1) = a. Dado √ > 0. 00005 ⇒ en+2 ≤ 0. El√ ermino an se llama n-´simo n´mero de t´ e u u ıa Fibonacci y a = (−1+ 5)/2 es el n´mero de oro de la Geometr´ Cl´sica. defina√ a inductivamente la sucesi´n (xn ) mediante o x1 = a y xn+1 = a + xn . Sea en = (xn − a)/ a el error relativo de la n-´sima etapa e √ 2 del c´lculo de a.. 00000000125 y observe la rapidez de la convergencia del m´todo. El n´ mero ım u c se puede considerar como la suma de la fracci´n continua: o 1 a+ a+ a+ 1 1 1 a+ . defina inductivamente la sucesi´n (xn ) como x1 = o 1/a y xn+1 = 1/(a + xn ). a Secci´n 4: L´ o ımites infinitos 1. a 7.Secci´n 5 o Ejercicios 39 3. defina inductivamente la sucesi´n (yn ) mediante o y1 = a e yn+1 = a + 1/yn . Pruebe que l´ ım √ n n = +∞. Dado a > 0. Pruebe que en+1 = en /2(1 + en ). Defina la sucesi´n (an ) inductivamente como a1 = a2 = 1 y o an+1 = an+1 + an para todo n ∈ N. Suponga que x1 < c (El caso x1 > c se puede tratar de forma an´loga). e 5. el unico n´ mero positivo tal que o ´ u c = 1/(a + c). Pruebe que (xn ) es convergente y calcule su l´ ımite: L= a+ a+ √ a +··· √ √ 4. 6. donde ım c est´ definido como en el ejercicio anterior.. Escriba xn = an /an+1 y pruebe que l´ xn = a. . Demuestre que l´ yn = a + c. Pruebe que x1 < x3 < · · · < x2n−1 < a · · · < c < · · · < x2n < · · · < x4 < x2 y que l´ xn = c. Dado a > 0. Considere c la ra´ positiva de la ız 2 ecuaci´n x + ax − 1 = 0. 01 ⇒ en+1 ≤ 0.

n tambi´n se tiene l´ yn = a. Concluya que ım si l´ ım(xn+1 − xn ) = a entonces l´ xn /n = a. Si l´ xn = +∞ y a ∈ R. si yn = t1 x1 + · · · + tn xn =a. Dados k ∈ N y A > 1. Suponiendo que l´ ım ım(xn+1 − xn )/(yn+1 − yn ) = a. calcule l´ ım y l´ ım . pruebe que: ım n→∞ l´ [ ım log(xn + a) − log √ xn ] = 0 . determine el l´ ım n! . 6. 3 2. t1 + · · · + tn x1 +···+xn . En particular. Sean (xn ) cualquier sucesi´n y (yn ) una sucesi´n estrictameno o te creciente tal que l´ yn = +∞.40 Sucesiones de n´ meros reales u Cap. pruebe que l´ xn /yn = a. n→∞ n→∞ nn nn n→∞ nk n→∞ 4. ım 5. de ım l´ log(1 + 1/n) = 0. Suponiendo · an an · n! nk · an · n! que a > 1 y a = e. Si l´ xn = a y (tn ) es una sucesi´n de n´ meros positivos tal ım o u que: l´ 1 + · · · + tn ) = +∞ . e ım . concluya que l´ ım ım(log n)/n = 0. ım(t entonces pruebe que: l´ ım En particular. 3. Demuestre que l´ log(n + 1)/ log(n) = 1.

. Como todo l´ ım ımite. Como ya hemos visto (Ejemplos 11 y 12. s2 = a1 + a2 . e e e Cuando existe el l´ ımite s = l´ sn . Cap´ ıtulo 3). Para que esto tenga sentido escribiremos s = l´ (a1 + · · · + an ). Aprender a distingir las unas de las otras es el objetivo principal de este cap´ ıtulo.4 Series de n´meros u Una serie es una suma s = a1 + a2 + · · · + an + · · · con un n´ mero u infinito de sumandos. El sumando an es el n-´simo t´rmino o t´rmino general de la serie. . Series convergentes A partir de una sucesi´n (an ) de n´ meros reales dada formamos o u una nueva sucesi´n (sn ). e 41 . Los n´ meros sn se llaman sumas parciales de la serie u an . decimos que la serie ım n→∞ ∞ n=1 an an es convergente y s = an = = a1 + a2 + · · · + an + · · · se llama suma de la serie. etc . y su suma es igual a e. ∞ n=0 an que Ejemplo 1. 1. Si l´ sn no existe decimos que ım an es una serie divergente. donde o s1 = a1 . A veces es conveniente considerar series del tipo empiezan en a0 en vez de a1 . ´ste puede existir o no. . . Por e n→∞ eso hay series convergentes y divergentes. cuando |a| < 1 la serie geom´trica 1 + a + a2 + · · · + an + · · · es e convergente y su suma es 1/(1 − a) y la serie 1 + 1 + 1/2! + · · · + 1/n! + · · · tambi´n es convergente. sn = a1 + a2 + · · · + an .

Si existen c > 0 y n0 ∈ N e tales que an ≤ cbn . es convergente. Por esto usaremos la notaci´n o an < +∞ para expresar que la serie an . n→∞ n→∞ l´ ım 1 1 1 + + ···+ 1·2 3·4 (2n − 1)2n luego u > t. e igual a 1 si n es impar. y s´lo si. mientras que la divergencia de an implica la de bn . haciendo a 2n−1 1 1 s n → ∞ tendr´ ıamos s = t + u. cuyo t´rmino general es an = e 1/n(n + 1) = 1/n − 1/(n + 1). Pero t = = 1 = 2 . es divergente. las sumas parciales de la serie an forman una sucesi´n creciente. ım 1/n(n + 1) = 1. Ejemplo 4. Por lo tanto no existe l´ sn . (La serie arm´nica) La serie o 1/n es divergente. si n 2n 1 = u tambi´n lo ser´ e ıan.42 Series de n´ meros u Cap. 1 1 = s fuese convergente entonces = t y De hecho. cuyo t´rmino general es e (−1)n+1 . Adem´s sn = tn + un . (Criterio de comparaci´n) Sean o an y bn series de t´rminos mayores o iguales a 0. existe una conse o tante k tal que a1 +· · ·+an ≤ k para todo n ∈ N. entonces la convergencia de bn implica la de an . por lo 2n 2 n s tanto u = t = 2 . tal que an ≥ 0. tiene como n-´sima suma parcial: e sn = 1+ 1 2 + 1 1 − 2 3 +···+ 1 1 − n n+1 = 1− 1 . 4 Ejemplo 2. Por otra parte u−t = = = n→∞ l´ (un − tn ) ım l´ ım 1− 1 2 + 1 1 − 3 4 +···+ 1 1 − 2n − 1 2n >0. o Teorema 1. para todo n > n0 . pues la suma parcial sn es cero si n es par. Si an ≥ 0 para todo n ∈ N. La serie 1 − 1 + 1 − 1 + · · · . converge si. Si an ≥ 0 para todo n ∈ N y (a′n ) es una subsucesi´n de (an ) o ′ entonces an < +∞ implica an < +∞. La serie 1/n(n + 1). Lo que nos da una contradicci´n. ım Ejemplo 3. Por lo tanto una serie o an cuyos t´rminos no son negativos. . esto es. n+1 Por lo tanto l´ sn = 1.

Secci´n 1 o Series convergentes 43 Sin p´rdida de generalidad podemos suponer que an ≤ cbn para e todo n ∈ N. la serie la suma de la serie geom´trica e toda suma parcial sn de la serie m ≤ 2n − 1. existe s = l´ sn . en este caso. En efecto. o l´ tn = s y sn − tn = an . e nr r 1/n > 1/n. y si (sn ) no est´ acotada entonces (tn ) tampoco est´ acotada. pues a a tn ≥ sn /c. la serie diverge. forman sucesiones crecientes tales que sn ≤ ctn para todo n > n0 . Como la serie arm´nica diverge. Demostraremos 1 es menor que c. Por lo tanto l´ an = l´ ım ım ım(sn − tn ) = l´ sn − l´ tn = s − s = 0. sea c que que 1 1 1 1 1 1 + r + + r+ r+ r 2r 3 4r 5 6 7 1 1 +···+ n . Consideremos la ım n→+∞ sucesi´n (tn ) con t1 = 0 y tn = sn−1 cuando n > 1. La serie e arm´nica demuestra que la consici´n l´ an = 0 no es suficiente o o ım para garantizar la convergencia de an . Ejemplo 5. . del criterio de comparaci´n o o 1 resulta que tambi´n diverge cuando r < 1 pues. El t´rmino general de una serie convergente tiene cero e como l´ ımite. (tn ) acotada implica (sn ) acotada. de o an y bn respectivamente. Entonces sm ≤ 1 + ∞ r n n=0 (2/2 ) . Como c > 0. Demostraci´n: Las sumas parciales sn y tn . Si el t´rmino general no tiende a cero. Demostraci´n: Si la serie o an es convergente. Sea n tal nr 1/nr converge. + ···+ n−1 )r (2 (2 − 1)r 2 4 2n−1 < 1 + r + r + · · · + n−1 r = 2 4 (2 ) n−1 i=0 + sm 2 2r i <c. ım ım El criterio contenido en el Teorema 2 es la primera cosa que se debe verificar cuando se quiere saber si una serie es convergente o no. Si r > 1. Teorema 2. Evidentemente. entonces escribiendo sn = a1 + · · · + an .

tenemos a s2n−1 − s2n = a2n ≥ 0. Sin embargo no es absolutamente convergente pues la n-´sima suma parcial de la serie e log(1 + 1/n) = log n+1 es n sn = log 2 + log 3 4 n+1 + log + · · · + log 2 3 n = log 2 + log 3 − log 2 + log 4 − log 3 + · · · + log(n + 1) − log(n) = log(n + 1) . ım . Por el Teorema 3. Luego (sn ) converge y el ım ım ım teorema est´ probado. que o diverge. Cuando −1 < a < 1. La convergencia de la serie dada se deduce del siguiente resultado: Teorema 3. an se dice absolutamente convergente cuando |an | Ejemplo 6. Demostraci´n: Sea sn = a1 − a2 + · · · + (−1)n+1 an . a 1 Ejemplo 7. Esto demuestra que s2 ≤ s4 ≤ · · · ≤ s2n ≤ · · · ≤ s2n−1 ≤ · · · ≤ s3 ≤ s1 y que l´ s2n = l´ s2n−1 . l´ sn = +∞. Una serie convergente cuyos t´rminos son todos del e mismo signo es absolutamente convergente. obtenemos la serie arm´nica. (Leibniz) Si (an ) es una sucesi´n mon´tona decreo o ciente que tiende a cero entonces (−1)n+1 an es una serie convergente. 4 2. pues l´ an = 0. Adem´s. como s2n = s2n−1 − a2n . El ejemplo cl´sico de serie convergente a an tal que |an | = 1 1 1 n+1 +∞ es dado por (−1) /n = 1− 2 + 3 − 4 +· · · . la serie (−1)n+1 log 1 + n es convergente.44 Series de n´ meros u Cap. con 0 ≤ |a| < 1. Por tanto. ∞ n la serie geom´trica e n=0 a es absolutamente convergente. Cuando tomamos la suma de los valores absolutos. Entonces o s2n = s2n−2 + a2n−1 − a2n e s2n+1 = s2n−1 − a2n + a2n+1 . Series absolutamente convergentes Una serie converge. Luego las sumas parciales de ´ ındice par forman una sucesi´n creciente (pues o a2n−1 − a2n ≥ 0) y las de ´ ındice impar una sucesi´n decreciente o (pues −a2n + a2n+1 ≤ 0). pues n n |a | = |a| .

Y si ambas. entonces |an | ≤ c|bn |. definimos los n´ meros pn y qn del modo siguiente: pn = an . sea o u e cual fuere n ∈ N. converge) entonces la serie an es absolutamente convergente. Para cada n ∈ N. parte posiu tiva y parte negativa de an . Toda serie absolutamente convergente es convergente. e Teorema 4. qn = −an si an ≤ 0 y qn = 0 si a an > 0. Luego tambi´n es convergente la serie e an = (pn −qn ) = pn − qn . pn + qn = |an | (en particular pn ≤ |an | y qn ≤ |an |) y pn − qn = an . pn y qn . Si la sucesi´n (an /bn ) est´ acotada (en o a particular. si s´lo una de estas dos seo ries fuese convergente (por ejemplo. acabamos de definir los n´ meros pn = u m´x{an . e de forma completamente arbitraria. respectivamente. Demostraci´n: Si para alg´ n c > 0 tuvi´semos |an /bn | ≤ c. ıa 3. |an | = +∞ se llama con- El pr´ximo teorema se puede interpretar de la siguiente manera: o si tomamos una serie convergente cuyos t´rminos son todos ≥ 0 y. Por u el Teorema 1 las series pn y qn son convergentes. Dada la serie an .Secci´n 3 o Criterios de convergencia 45 Una serie convergente an tal que dicionalmente convergente. las partes positiva y negativa a a de an . necesariamente pn = +∞ y qn = +∞. Entonces pn ≥ 0. Los n´ mero pn y qn se llaman. Si an es condicionalmente convergente. (Observe que. 0}. Sea bn una serie absolutamente convergente tal que bn = 0 para todo n ∈ N. 0} y qn = m´x{−an . obtenemos una e u serie que tambi´n es convergente. Demostraci´n: Sea o |an | convergente. . Por el criterio de comparaci´n (Teorema 1) la serie o an es absolutamente convergente. qn ≥ 0. al menos uno de los n´ meros pn y qn es cero). y la serie ser´ absolutamente convergente. si an ≥ 0 y u pn = 0 si an < 0. an´logamente. tendr´ ıamos an = pn − qn = a − ∞ = −∞. Criterios de convergencia Teorema 5. cambiamos el signo de algunos t´rminos (inclusive de un n´ mero infinito de estos). la primera). para cada n ∈ N. fuesen convergentes tendr´ ıamos |an | = pn + qn < +∞. En efecto.

esta ultima con a > 1. Sea an = 1/(n2 −3n−1). entonces |an+1 |/cn+1 ≤ |an |/cn . Observaci´n: Cuando se aplica el criterio de d’Alambert. se deduce del Teorema 5 que an converge absolutamente. ım . Si existe una constante c tal que |an+1 /an | ≤ c < 1 para todo n suficientemente grande (en particular. como l´ ım[(n2 −2n+1)/n2 ] = l´ ım[1/(1−3/n+1/n2 )] = 1. Si L = 1 el criterio nada nos permite concluir. (Criterio de d’Alambert) Sea an = 0 para todo n ∈ N. en geo neral se intenta calcular l´ |an+1 /an | = L.46 Series de n´ meros u Cap. Demostraci´n: Si n |an | ≤ c < 1 entonces |an | ≤ cn para todo n o suficientemente grande. (Criterio de Cauchy) Si existe un n´ mero real c u tal que n |an | ≤ c < 1 para todo n ∈ N suficientemente grande (en particular. si l´ n |an | < 1) la serie ım an es absolutamente convergente. si l´ |an+1 /an | < 1) ım entonces la serie an es absolutamente convergente. la serie puede ser convergente (como en el caso 1/n2 ) o divergente (como en el caso 1/n). concluimos que la serie es convergente. ´ Teorema 6. del criterio de comparaci´n se deduce que o an converge absolutamente. En el caso particular en que existe l´ |an+1 |/|an | = L < 1. escogemos un n´ mero c tal ım u que L < c < 1 y as´ tendremos |an+1 |/|an | < c para todo n sufiı cientemente grande (Teorema 5 del Cap´ ıtulo 3). Como la serie geom´trica e cn es convergente. Considerando la serie convergente 1/n2 . a n Como la serie c es absolutamente convergente. Ejemplo 9. si para todo n suficientemente grande se tiene |an+1 /an | ≤ c = cn+1 /cn . Estamos entonces en el caso ya demostrado. (n!/nn ) y (nk /an ). luego est´ acotada. de donde |an+1 | > |an | para todo n suficientemente grande y as´ el t´rmino general an ı e no tiende a cero. En efecto. son convergentes. As´ la sucesi´n de n´ meros mayores o iguales a cero |an |/cn es ı o u decreciente a partir de un determinado ´ ındice. En el caso particular en que existe l´ n |an | = L < 1. Si L > 1 entonces la ım serie es divergente pues se tiene |an+1 /an | > 1. 4 Corolario. Ejemplo 8. Se sigue del Ejemplo 9 del Cap´ ıtulo 3 y del criterio de d’Alambert que las series (an /n!).

la serie es divergente. la serie an es convergente. √ Entonces K n α < an < M n β. Sea an = (log n/n)n . Entonces existe p tal que n ≥ p ⇒ K < an+1 /an < M. Observaci´n: Cuando se aplica el criterio de Cauchy tambi´n se o e intenta calcular l´ n |an | = L. conclu´ ım ım β ımos que existe √ n n r0 > p tal que n > n0 ⇒ L − ε < K α y M β < L + ε. entonces l´ n |an | = L. la serie puee de ser divergente (como en el caso (1/n)) o convergente (como (1/n2 )). Escribimos α = ap /K p y β = ap /M p . Si l´ |an+1 |/|an | = L. Si L > 1. Extrayendo ra´ se obtiene K n α < ıces √ √ n an < M n β para todo n > p. ım ım Demostraci´n: Para simplificar la notaci´n supondremos que o o an > 0 para todo n ∈ N. Sea (an ) una sucesi´n cuyos t´rminos son diferentes o e de cero. √ Ejemplo 10. En ım efecto. n − p. Multiplicando miembro a miembro las n − p desigualdades K < ap+i /ap+i−1 < M i = 1. l´ n α = 1 y l´ n √ = 1. . . Cuando L = 1. Del Teorema 7 resulta que l´ n/ n n! = e. Entonces √ n > n0 ⇒ L − ε < n an < L + ε. y de aqu´ l´ n an = e. . √ √ M < L + ε. Cap´ ıtulo 3) y estamos as´ en ı el caso anterior. fijamos K. . M tales que L − ε < K < L < M < L + ε. √ Ejemplo 11. . obtenemos K n−p < an /ap < M n−p para todo n > p. ı ım n+1 n n . Dado ε > 0. de donde |an | > 1. an+1 (n + 1)n+1 n! (n + 1)(n + 1)n n! = = = an (n + 1)! nn (n + 1)n! n∗n √ luego l´ ım(an+1 /an ) = e. En primer lugar consideremos el caso L = 0. ım √ √ escribiendo an = nn /n! se tiene n/ n n! = n an . Si tenemos en cuenta L − ε < K. en este caso se tiene n |an | > 1 para todo n suficientemente grande. Ahora bien. El pr´ximo teorema relaciona los criterios de d’Alambert y o Cauchy. Teorema 7.Secci´n 3 o Criterios de convergencia 47 escogemos c tal que L < c < 1 y tendremos n |an | < c para todo n suficientemente grande (Teorema 5. luego la serie an es divergente pues su t´rmino general no tiende a cero. En efecto. Si L = 0 es suficiente considerar exclusivamente M en la prueba del caso L = 0. Como n an = log /n tiende a cero.

2 3 2 5 7 4 9 11 6 La ultima serie.48 Series de n´ meros u Cap. se tiene o bn = an . entonces bn = an . haciendo bn = aϕ(n) . independiente de la biyecci´n o ϕ. Para cada n ∈ N. (En particular. 2 2 4 6 8 Entonces podemos escribir 1 1 1 1 1 1 1 + − + − + − +··· 2 3 4 5 6 7 8 s 1 1 1 1 = 0+ +0− +0+ +0− +··· . pero en orden diferente. esto no ocurre e siempre. los n´ meros u . pero no incondicionalmente. 4 4. haciendo bn = aϕ(n) . cuya suma es s. tiene los mismos t´rminos que ´ e 2 la serie inicial. tenemos s 1 1 1 1 = − + − +··· . Reordenaciones Una serie an se dice incondicionalmente convergente si. No obstante. Teorema 8. Como consecuencia de los resultados que demostraremos m´s adelante. 2 2 4 6 8 s = 1− Sumando t´rmino a t´rmino e e 3s 1 1 1 1 1 1 1 1 =1+ − + + − + + − +··· . se tiene que si a an es incondicionalmente convergente. La serie s=1− 1 1 1 + − +··· 2 3 4 converge. para cualquier biyecci´n ϕ : N → N. cuya suma es 3s . Escribimos o sn = a1 + · · ·+ an y tn = b1 + · · ·+ bn . la serie o bn es convergente. Demostraci´n: Supongamos inicialmente que an ≥ 0. Esta es la manera m´s precisa de afirmar que la suma a an no depende del orden de sus t´rminos. Ejemplo 12. Si an es absolutamente convergente entonces para toda biyecci´n ϕ : N → N. tomando ϕ(n) = n. vemos que an es convergente). En efecto.

tambi´n en su orden natural. . en su orden natural. Ahora bien. al t´rmino ank donde tuvo lugar el ultimo cambio de e ´ signo. parando cuando.Secci´n 4 o Reordenaciones 49 ϕ(1). Teorema 9. Luego an = un − vn = bn . k→∞ . al sumar an1 . . donde m es el mayor de los ϕ(i). donde pn es la parte positiva y qn la parte negativa de an . (considerando ϕ es vez de ϕ) para cada m ∈ N existe n ∈ N tal que sm ≤ tn . (Esto es posible por que la suma de los t´rmie nos positivos de an es +∞). en valor absoluto. obtenemos una nueva serie. . j=1 As´ para cada n ∈ N existe m ∈ N tal que tn ≤ sm . l´ ank = 0 pues la serie ım an converge. Las sumas parciales de esta nueva serie oscilan alrededor de c de forma que (a partir del ´ ındice n1 ) la diferencia entre cada una de ellas es inferior. Rec´ ı. Entonces: n m tn = j=1 bn ≤ aj = sm . Escogido un n´ mero c. ϕ(n) pertenecen al conjunto {1. parando en e cuanto al sumar an2 (< 0) la suma resulte menor que c (lo que es posible porque la suma de los t´rminos negativos es −∞). . u Demostraci´n: Sea o an la serie dada. m}. Prosie guiendo an´logamente. ım ım bn = an . . En el caso general. (Riemann) Alterando convenientemente el orden de los t´rminos de una serie condicionalmente convergente es posible e hacer que su suma sea igual a cualquier n´ mero real prefijado. esto es. uno a uno. cuyos t´rminos a e son los mismos de an en orden diferente. . 2. ıprocamen−1 te. A esta suma a˜ adimos los t´rminos n e negativos. uno a uno. Luego las sumas parciales de la nueva serie convergen a c. . Se sigue que l´ tn = l´ sn . u empezamos a sumar los t´rminos positivos de e an . tenemos an = pn − qn . la suma supere por primera vez a c. Toda reordenaci´n (bn ) o de los t´rminos an determinan reordenaciones (un ) de los pn y (vn ) e de los qn . El pr´ximo teorema implica que solamente las series absolutao mente convergentes son incondicionalmente convergentes. Por lo que acabamos de ver un = pn y vn = qn . . de forma que un es la parte positiva y vn la parte negativa de bn .

4 5. Pruebe que si a1 ≥ · · · ≥ an ≥ · · · y l´ nan = 0. Ejercicios Secci´n 1: Series Convergentes o √ √ 1. Demuestre que la serie ∞ n=2 1 diverge. Demuestre que si r > 1 la serie 1 converge. n(log n)r 6. ¿Por qu´ esto no contradice e el Teorema de Leibniz? . que 1/n2 es convergente. La serie 1 − 2 + 2 − 1 + 2 − 1 + 2 − 1 + 2 − 1 + · · · tiene t´rminos e 3 3 4 4 5 5 6 6 alternadamente positivos y negativos y su t´rmino general tiende e a cero. 1] y an sen(nx) . Calcule ım ım expl´ ıcitamente las n-´simas sumas parciales sn y tn de dichas e series y demuestre que l´ sn = l´ tn = +∞.50 Series de n´ meros u Cap. an cos(nx) son absolutamente convergentes para todo x ∈ R. No obstante es divergente. demuestre que l´ an = l´ bn = 0. 1 2. o 4. tales que an = n + 1 − n y 1 bn = log(1 − n ). n2 an converge. a partir de la cono vergencia de 2/n(n + 1). Pruebe que e o m m para n = 2 se tiene sn > 1 + 2 y concluya de aqu´ que la serie ı arm´nica es divergente. luego las series ım ım dadas son divergentes. Use el criterio de comparaci´n para probar. ım n→∞ Secci´n 2: Series absolutamente convergentes o 1. Si an es convergente y an ≥ 0 para todo n ∈ N entonces la serie an xn es absolutamente convergente para todo x ∈ [−1. entonces 7. Pruebe que la serie log n converge. 2. 3. n log n ∞ n=2 5. Dadas las series an y bn . Sea sn la n-´sima suma parcial de la serie arm´nica.

4. la serie a + b + a2 + b2 + a3 + b3 + · · · es convergente. y s´lo si. 2. Si an es absolutamente convergente. o el conjunto de todas las sumas finitas formadas con los t´rminos e an est´ acotado. ım 6. b2 convergen. 3. Pruebe que si existen infinitos ´ ındices n tales que n |an | ≥ 1 entonces la serie an diverge. Pruebe que l´ cn = 0. Demuestre que el criterio de Cauchy nos lleva a este resultado y que. 7. Dada una sucesi´n de n´ meros positivos xn . Pruebe que una serie es absolutamente convergente si. o u ım √ demuestre que l´ n x1 x2 · · · xn = a. Examine lo que sucede si una de los siguientes hip´tesis se cumple: (a) xn o es convergente. Si an es absolutamente convergente y l´ bn = 0. Si an = 0 para todo n y |an + 1/an | ≥ 1 para todo n > n0 entonces an diverge. e 5. escriba cn = ım a0 bn + a1 bn−1 + · · · + an b0 . a Secci´n 3: Criterios de convergencia o 1. pruebe que entonces converge. Si a2 y n tamente. 4.Secci´n 5 o Ejercicios 51 3. Por otra 2 2 3 parte. Si 0 < a < b < 1. pruebe que n a2 n an bn converge absolu- 8. sin embargo. Pruebe que la serie obtenida a partir de la serie arm´nica alo ternando el signo de los t´rminos de modo que a p t´rminos e e positivos (p ∈ N fijo) sigan p t´rminos negativos es convergente. Determine si la serie (log n/n)n es convergente usando los criterios de d’Alambert y Cauchy. la serie 1/2+1/2+1/2 +1/2 +1/2 +1/23 +· · · converge y sin embargo se tiene an+1 /an = 1 para todo n impar. ım . el criterio de d’Alambert nada nos permite concluir. D´ un ejemplo de una serie convergente e an y de una sucesi´n o acotada (xn ) tales que la serie an xn se divergente. tal que l´ xn = a. (b) an es absolutamente convergente.

para toda funci´n o o suprayectiva ϕ : N → N. se tiene |s − n∈J an | < ε. entonces la sucesi´n (an ) es sumable. definida como bn = o aϕ(n) . con suma s. la sucesi´n bn . (c) Rec´ ıprocamente. con la misma suma. nn xn . xn /n2 Secci´n 4: Reordenaciones o 1. Determine para qu´ valores de x converge cada una de las sie guientes series: nk xn . entonces la serie o an = s es absolutamente convergente. Pruebe que: (a) Si la sucesi´n (an ) es sumable entonces. para todo J finito. Efect´ e expl´ u ıcitamente una reordenaci´n de los t´rminos de la o e serie 1 − 1/2 + 1/3 − 1/4 + 1/5 − · · · de modo que su suma ser igual a 1/2. Demuestre que si una serie es condicionalmente convergente entonces existen reordenaciones tales que las sumas de las nuevas series son iguales a +∞ y −∞. o .52 Series de n´ meros u Cap. (b) Si la sucesi´n (an ) es sumable. 3. con suma s. Se dice que una sucesi´n (an ) es sumable. cuando o para todo ε > 0 existe un subconjunto finito J0 ⊂ N tal que. es sumable. xn /nn . 2. 4 5. J0 ⊂ J ⊂ N. si an es una serie absolutamente convergente. n!xn .

int [a. b). diciendo e “punto” en vez de “n´ mero real”. Conjuntos abiertos Se dice que a es un punto interior del conjunto X ⊂ R cuando existe un n´ mero ε > 0 tal que el intervalo abierto (a − ε. b] = (a. Un intervalo abierto 53 . Los puntos a y b. Adoptaremos un lenguaje geom´trico. El conjunto de los puntos interiores de X a se llama interior del conjunto X. esto es. cerrado [a. b] no es un entorno ni de a ni de b. prea tendiendo establecer las bases para desarrollar adecuadamente los pr´ximos cap´ o ıtulos. extremos del intervalo cerrado [a. Ejemplo 1. cuando todos los puntos de A son puntos interiores de A. con ıa a gran generalidad. b) es un punto interior de (a. las nociones de l´ ımite y de continuidad y las ideas anexas. a + ε) u est´ contenido en X. y “recta” en vez del “conjunto u R”. El interior del conjunto Q de los n´ meros u racionales es vac´ Por otra parte. Un conjunto A ⊂ R se llama abierto si A = int A.5 Algunas nociones de topolog´ ıa La topolog´ es la rama de las matem´ticas donde se estudian. Cuando a ∈ int X se dice que el conjunto X es un entorno o una vencidad del punto a. En este cap´ ıtulo abordaremos algunos conceptos topol´gio cos de car´cterer elemental referentes a subconjuntos de R. b). no son interiores. y se representa mediante int X. 1. Todo punto c del intervalo abierto (a. El intervalo ıo. b].

si A = (−1. luego x ∈ An . entonces A = A1 ∩ A2 ∩ · · · ∩ An · · · = {0}. . La definici´n de l´ o ımite de una sucesi´n puede ser reformulado o en t´rminos de conjuntos abiertos: se tiene a = l´ xn si. As´ todo punto x ∈ A1 ∩ A2 es un ı. existe ε > 0 tal que (x − ε. b) Si x ∈ A entonces existe λ ∈ L tal que x ∈ Aλ . Ejemplo 2. ε2 . . Por ejemplo. . la uni´n A = λ∈L Aλ es un conjunto abierto. A es abierto. existen ε1 > 0 y ε2 > 0 tales que (x − ε1 . / 2. Todo intervalo abierto (acotado o no) es un conjunto abierto. luego todo punto de A es interior. En efecto. . 5 es un conjunto abierto. aunque por b) la uni´n finita de o conjuntos abiertos tambi´n es un conjunto abierto. . . o Como A1 y A2 son abiertos. x + ε2 ) ⊂ A2 . 1/2). punto interior. 1/n). la intersecci´n e o de un n´ mero infinito de conjuntos abiertos no es necesariamente u abierta. x + ε) ⊂ A2 . 1). x + ε) ⊂ A1 ∩ A2 . a) Si A1 y A2 son conjuntos abiertos entonces la intersecci´n A1 ∩ o A2 es un conjunto abierto. el conjunto A1 ∩ A2 es abierto. An = (−1/n. Sea ε el menor de los n´ meros ε1 . u luego (x − ε. esto es. y s´lo e ım o si. Evidentemente. si x = 0 existe n ∈ N tal que |x| > 1/n. No obstante. Resulta inmediatamente de a) en el Teorema 1 que la intersecci´n A1 ∩ · · · ∩ An de un n´ mero finito de conjuntos abiertos o u es un conjunto abierto. de / donde x ∈ A. o Demostraci´n: a) Si x ∈ A1 ∩ A2 entonces x ∈ A1 y x ∈ A2 . o sea. x + ε) ⊂ A1 y (x − ε. x + ε) ⊂ Aλ ⊂ A. Teorema 1. Como Aλ es abierto. A2 = (−1/2.54 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. Entonces (x − ε. para todo abierto A que contiene a a existe n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ xn ∈ A. . x + ε1 ) ⊂ A y (x − ε2 . Conjuntos cerrados Se dice que un punto a es adherente el conjunto X ⊂ R cuando es l´ ımite de alguna sucesi´n de puntos xn ∈ X. b) Si (Aλ )λ∈L es una familia cualquiera de conjuntos abiertos. . too do punto a ∈ X es adherente a X: basta tomar todos los xn = a.

Corolario. existe alg´ n entorno V de a que no contiene puntos de u F . y as´ a es adherente a X. a ∈ X. V ⊂ A. o todo entorno de a contiene alg´n punto de X.Secci´n 2 o Conjuntos cerrados 55 Se llama cierre. Por ejemplo. su como plementario A = R − F es abierto. y s´lo si. o sea. A es ı. esto es. tenemos a ∈ A. Un punto a es adherente al conjunto X si. abierto. donde o ım xn ∈ X para todo n ∈ N. si el conjunto A es abierto y el punto a es adherente a F = R − A entonces todo entorno de a contiene puntos de F . cuando todo b ∈ Y es adherente a X. As´ todo punto de A es interior a A. si todo entorno V de a contiene puntos de X podemos escoger en cada intervalo (a − 1/n. cuando todo punto adherente a X pertenece a X. luego a no es interior a A. El cierre de cualquier conjunto es un conjunto cerrado. Rec´ ıprocamente. si a es adherente a X entonces todo conjunto abierto A que contiene a a tambi´n contiene alg´ n punto b ∈ X. esto es. Q es denso en R. En efecto. Si X ⊂ Y entonces X ⊂ Y . Como A es abierto. Demostraci´n: Sean F cerrado y a ∈ A. Un conjunto se dice cerrado cuando X = X. esto es. Teorema 2. y s´lo si. luego V ∩ X = ∅. Rec´ ıprocamente. Se tiene X ⊂ X. Entonces |xn − a| < 1/n. clausura o adherencia de un conjunto X al conjunto X formado por todos los puntos adherentes a X. se dice que X es denso en Y cuando Y ⊂ X. Entonces a = l´ xn . esto esm a ∈ F . X = X para todo X ⊂ R). / . se sigue que A contiene alg´ n punto de X. u Demostraci´n: Sea a adherente a X. para que un punto a no pertenezca a X es necesario y suficiente que exista un entorno V de a tal que V ∩ X = ∅. Como b es adherente a X. un punto xn ∈ X. Un conjunto F ⊂ R es cerrado si. Por el o / Teorema 2. luego l´ xn = a. ım ı Por el teorema anterior. un entorno de b. As´ A es e u ı. (O sea. Teorema 3. Dada cualquier entorno V de a tenemos xn ∈ V para todo n suficientemente grande (por la definici´n de o l´ ımite). a + 1/n). n ∈ N. Luego cualquier punto adherente a X tambi´n u e es adherente a X. esto es. Si X ⊂ Y .

o Una escisi´n de un conjunto X ⊂ R es una descomposici´n o o X = A ∪ B tal que A ∩ B = ∅ y A ∩ B = ∅. Ejemplo 4. o Dado un n´ mero irrracional α. a) Si F1 y F2 son cerrados entonces F1 ∪ F2 es cerrado. luego a = l´ xn . podemos escoger xn ∈ X tal que a ≤ xn < a + 1/n. Como A = R − F . b] y [a. F es cerrado. b] = [a. De nuevo por el Teorema 3. Ejemplo 3. La descomposici´n Q = A ∪ B es un escisi´n o o del conjunto Q de los racionales.56 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. si a < c < b. b) es el intervalor [a. b]. La descomposici´n X = X ∪ ∅ se o llama escisi´n trivial. entonces X = R+ ∪R− es una escisi´n. Una uni´n infinita de conjuntos cerrados puede no ser o un conjunto cerrado. Q ∩ I es denso en I. (En u particular. F es cerrado. b) Para cada λ ∈ L. Q es denso en R y. Sea X acotado no vac´ Entonces a = ´ X y b = ıo. 5 o sea. a ∈ F . o Teorema 5. Luego. Si X = R−{0}. b] no es una escisi´n. con yn ∈ X. F1 ∪ F2 es cerrado. o Ejemplo 5. entonces [a. luego ı. por el Teorema 3. por el Teorema 1. o Demostraci´n: a) Los conjuntos A1 = R − F1 y A2 = R − F2 son o abiertos. A1 ∩ A2 = R − (F1 ∪ F2 ) es abierto. ınf sup X son adherentes a X. todo conjunto (cerrado o no) es la uni´n de sus puntos. As´ todo punto adherente a F pertenece a F . El cierre de los intervalos (a. a y a ım b son adherentes a (a. Teorema 4. en efecto. En efecto. para todo n ∈ N. Se sigue que A = λ∈L Aλ es abierto. para todo intervalo I. ning´ n punto u de A es adherente a B y ning´ n punto de B es adherente a A. sean A = {x ∈ Q : x < α} y u B = {x ∈ Q : x > α}. b). b). En particular. (a. b) Si (Fλ )λ∈L es una familia cualquiera de conjuntos cerrados entonces su intersecci´n F = λ∈F Fλ es un conjunto cerrado. esto es. ım An´logamente se ve que b = l´ yn . o o . Por otra parte. que son conjuntos cerrados. c] ∪ (c. A y B son disjuntos). Un intervalo de la recta s´lo admite la escisi´n trivial. Aλ = R − Fλ es abierto.

El punto c ∈ I = A ∪ B no puede estar ni en A. ni en B. Si c ∈ B. En cualquier caso obtendremos un intervalo [a1 . Cuando todos los puntos del conjunto X son aislados se dice que X es un conjunto discreto. Si c ∈ A. b1 ] ⊃ · · · ⊃ [an . b2 ]. el punto medio de [a1 . b1 ∈ B. Esto significa que existe ε > 0 tal que a es el unico punto de X ´ en el intervalo (a − ε. V ∩ (X − {a}) = ∅). existe c ∈ R tal que an ≤ c ≤ bn para todo n ∈ N. too maremos a1 = c. entonces R = A ∪ (R − A) es una escisi´n. Por el Teorema 4. que el ino o tervalo I admite una escisi´n no trivial I = A∪B. luego ´ A = ∅ y R − A = R. se tiene a2 ∈ A y b2 ∈ B. ıo En efecto. b]. an ∈ A y bn ∈ B para todo n ∈ N. b1 ] ⊂ [a. con b1 − a1 = (b − a)/2 y a1 ∈ A. si A ⊂ R es abierto y cerrado. b1 ] descompone a ´ste en dos intervalos cerrados yuxtapuestos e de longitud (b − a)/4. las siguientes afirmaciones son equivalentes: . b]. pues c = l´ an ∈ A. o b ∈ B y supongamos que a < b. b1 = b. Prosiguiendo an´logamente obtendremos una sucesi´n de intervaa o los encajados [a. lo que nos lleva a ım una contradicci´n. Para uno de estos intervalos. Se representa mediante X ′ al conjunto de los puntos de acumulaci´n o de X. 3. Equivalentemente: para todo ε > 0 se tiene (a − ε. con lo que [a. que llamaremos [a2 . por reducci´n al absurdo. o bien A = R y o o R − A = ∅.Secci´n 3 o Puntos de acumulaci´n o 57 Demostraci´n: Supongamos. a + ε). b] ⊃ [a1 . Si a ∈ X no es un punto de acumulaci´n de X se dice que a es un punto aislado de o X. Teorema 6. Tomemos a ∈ A. Cap´ ıtulo 2. a + ε) ∩ (X − {a}) = ∅. o Corolario. (Esto es. Por lo tanto. A su vez. Dados X ⊂ R y a ∈ R. Puntos de acumulaci´n o Se dice que a ∈ R es un punto de acumulaci´n del conjunto o X ⊂ R cuando todo entorno V de a contiene alg´ n punto de X u diferente del propio a. bn ] ⊃ · · · tales que (bn − an ) = (b − a)/2n . escribiremos a1 = a y b1 = c. pues ım c = l´ bn ∈ B. a ∈ X ′ ⇔ a ∈ X − {a}. b] ⊂ I. Sea c el punto medio del intervalo [a. Entonces c ∈ A ´ c ∈ B. Los unicos subconjuntos de R que son simult´neamente ´ a abiertos y cerrados son el conjunto vac´ y R.

o (3) Todo intervalo abierto centrado en a contiene infinitos puntos de X. X posee un subconjuno to infinito numerable {x1 . . de la definici´n de l´ o ımite se ve que (2)⇒(3). Q′ = R. o (2) a es l´ ımite de una sucesi´n de puntos xn ∈ X − {a}. lo que prueba (2). . Elimio nado los t´rminos que no est´n en esta subsucesi´n y cambiando la e a o notaci´n. b) entonces X ′ = [a. por lo tanto una sucesi´n acotada que. Descart´ndolo. podemos admitir que (xn ) converge.}. . . Si X = {1. posee una subsucesi´n convergente. xn . . Finalmente. . . 5 (1) a es punto de acumulaci´n de X. Fijando esta numeraci´n o tenemos una sucesi´n (xn ) de t´rminos. a + 1/n). Coo ım mo los t´rminos xn son todos distintos. por el Teorema o de Bolzano-Weiertrass. 0 es el unico ´ punto de acumulaci´n de X.58 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. Si X = [a. como m´ximo uno de ellos e a puede ser igual a a. para todo n ∈ N podemos eno contrar un punto xn ∈ X. Z es infinito pero todos los puntos o de Z son aislados. perteneo e cientes a X. 1/2. tena e dremos que a es el l´ ımite de una sucesi´n de puntos xn ∈ X − {a}. . Demostraci´n: Suponiendo (1). . esto es. x2 . o Ejemplo 6. b]. pues en caso contrario existir´ un t´rmino xn1 que se ıa e repite infinitas veces. en caso de que ´ste exista. la implicaci´n (3)⇒(1) es obvia. . un punto de acumulaci´n. o Demostraci´n: Sea X infinito y acotado. . . distintos dos a dos. Todo conjunto infinito y acotado de n´meros reales u tiene. para cualquier n0 ∈ N. Si X es finito entonces X ′ = ∅ (un conjunto finito no tiene puntos de acumulaci´n).} entonces X ′ = {0}. entonces. suponiendo ım (2). el conjunto {xn : n > n0 } es infinito. ´ A continuaci´n presentaremos una versi´n del Teorema de o o Bolzano-Weiertrass en t´rminos de puntos de acumulaci´n. 1/n. al menos. en el entorno (a − 1/n. xn = a. . e o Teorema 7. Luego l´ xn = a. lo que nos dar´ una sucesi´n constante con ıa o l´ ımite xn1 = a. Por otra parte. . o luego a ∈ X ′ . Sea a = l´ xn . Por lo tanto. . Observe que todos los puntos de este o ultimo conjunto son aislados (X es discreto).

luego es un conjunto abierto). n ∈ Z. Dada una sucesi´n decreciente X1 ⊃ X2 ⊃ · · · ⊃ o Xn ⊃ · · · de conjuntos compactos no vac´ existe (como m´ ıos. Teorema 9. Teorema 8. aunque es cerrado (su complementario R − Z es la uni´n de los o intervalos abiertos (n. (a. a = ´ X y b = sup X pertenecen a X. para caa da n ∈ N podr´ ıamos encontrar xn ∈ X con |xn | > n. por el Ejemplo o 3. Conjuntos compactos Un conjunto X ⊂ R se llama compacto si es cerrado y acotado. ıa / ım donde cada xn ∈ X. toda sucesi´n de puno o tos de X est´ acotada. para cao o da n ∈ N. b) est´ acotado pero no es cerrado. La sucesi´n xn no poseer´ entonces ninguna o ıa subsucesi´n convergente a un punto de X pues todas sus subsuceo siones tendr´ l´ ıan ımite a. pacto posee un elemento m´ ınimo y un elemento m´ximo. u Demostraci´n: Definimos una sucesi´n (xn ) escogiendo. b] es compacto. Luego X es compacto. Un conjunto X ⊂ R es compacto si. Esta sucesi´n est´ contenida en el o a . un punto xn ∈ Xn . X es cerrado ıa o a pues en caso contrario existir´ un punto a ∈ X con a = l´ xn . Entonces X est´ acotado pues. en caso contrario. x1 ∈ X tales que x0 ≤ x ≤ x1 para todo x ∈ X. El pr´ximo teorema generaliza el principio de los intervalos eno cajados. Demostraci´n: Si X ⊂ R es compacto. Todo conjunto finito es compacto. sea X un conjunto tal que toda sucesi´n o de puntos xn ∈ X posee una subsucesi´n que converge a un punto o de X. cuyo l´ o ımite es un punto de X (pues X es cerrado). ınimo) un n´mero real que pertenece a todos los Xn . y s´lo si.Secci´n 4 o Conjuntos compactos 59 4. Un intervalo de la forma [a. As´ todo conjunto comınf ı. toda o sucesi´n de puntos de X posee una subsucesi´n que converge a un o o punto de X. X a compacto ⇒ ∃x0 . Adem´s. luego (por Bolzano-Weierstrass) posee una a subsucesi´n convergente. Tampoco Z es compacto pues no est´ acotaa do. a luego no es compacto. n + 1). O sea. La sucesi´n o (xn ) as´ obtenida no contendr´ ninguna subsucesi´n acotada luego ı ıa o no tendr´ ninguna subsucesi´n convergente. Por otra parte. Observaci´n: Si X ⊂ R es compacto entonces. Rec´ ıprocamente.

Mediante subdivisiones sucesivas obtenemos una sucesi´n decreciente [a. b] ⊂ λ∈L Aλ del intervalo compacto [a. para cada x ∈ X. Supongamos. o Por el Teorema 9 existe un n´ mero real c que pertenece a todos u los intervalos [an . λn } es un conjunto finito. bn ] puede estar contenido en una uni´n finita de abiertos Aλ . se dice que ϕ es un recubrimiento abierto. Esto prueba el teorema. b] lo subdivide en dos intervalos de longitud (b − a)/2.) o que converge a un punto a ∈ X1 . bn ] ⊂ [c − ε. bn ] se puede recubrir con el conjunto Aλ . que llamaremos [a1 . de donde [an . luego [an . La condici´n X ⊂ λ∈L Cλ o o significa que. se sigue que a ∈ Xn . . (al menos) un λ ∈ L tal que x ∈ Cλ . xnk . que ϕ = (Aλ )λ∈L no admite ning´ n subrecuo u brimiento finito. c+ε) ⊂ Aλ para un cierto ε > 0. . Teorema 10. a˜ adiendo a los Aλ el nuevo n . . (Borel-Lebesgue) Todo recubrimiento abierto de un conjunto compacto posee un subrecubrimiento finito.60 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. c + ε]. En particular c ∈ [a. Por la definici´n de o recubrimiento. . Entonces. b] que contenga a X y. bn ] ⊂ Aλ . tenemos (c−ε. lo que es absurdo. . . b] ⊃ [a1 . . Como Aλ es abierto. se dice que X ⊂ Cλ1 ∪ · · · ∪ Cλn es un recubrimiento finito. por reducci´n al absurdo. tomando n ∈ N tal que (b − a)/2n < ε. xn2 . no puede ser recubierto por un n´ mero u finito de conjuntos Aλ . En el caso general. bn ]. El punto medio del intervalo [a. luego posee una subsucesi´n (xn1 . Demostraci´n: Inicialmente consideremos un recubrimiento abiero to [a. Terminamos nuestro estudio de los conjuntos compactos de la recta con la demostraci´n del Teorema de Heine-Borel. necesariamente. se dice que ϕ′ = (Cλ′ )λ′ ∈L′ es un subrecubrimiento de ϕ. b1 ] ⊃ [a2 . Cuando todos los conjuntos Cλ son abiertos. tenemos un recubrimiento abierto X ⊂ λ∈L Aλ del compacto X. o Se llama recubrimiento de un conjunto X a una familia ϕ de conjuntos Cλ cuya uni´n contiene a X. Como Xn es compacto. 5 compacto X1 . Si existe L′ ⊂ L tal que a´ n se tiene u X ⊂ λ∈L′ Cλ′ . existe. . existe λ ∈ L tal que c ∈ Aλ . Tomemos un intervalo compacto [a. . tenemos c ∈ [an . b]. Dado cualquier n ∈ N tenemos xnk ∈ Xn siempre que nk > n. b1 ]. b]. Cuando L = {λ1 . b2 ] ⊃ · · · ⊃ o [an bn ] ⊃ · · · de intervalos tales que (bn − an ) = (b − a)/2n y ning´ n u [an . . . Al menos uno de esto intervalos.

1]. 1] de longitud 1/3. 1]. El conjunto de Cantor K es un subconjunto cerrado del intervalo [0. en el Cap´ a ıtulo 10. A continuaci´n se o retira el tercio central de cada uno de estos cuatro intervalos. vol. Los intervalos An = (1/n. Curso de An´lisis Matem´tico. tiene o las siguientes propiedades: 1) Es compacto. tenemos X ⊂ Aλ1 ∪ · · · ∪ Aλn .) a a 5. Se retira del intervalo [0. 1. un subrecubrimiento finito [a. 1] ⊂ n∈N An . del que podemos extraer. rec´ ıprocamente. 2/3) (su tercio central). toda uni´n finita de o los conjuntos An coincide con el conjunto de mayor ´ ındice. se usar´ en este libro solamente una vez. Secci´n 4. n ∈ N. pues (0. No obstante. 1/3] y [2/3. 1]. 1/9. esto completa la demostraci´n. ıo 3) No contiene puntos aislados (todos sus puntos son puntos de acumulaci´n). que si todo recubrimiento abierto de un conjunto X ⊂ R posee un subrecubrimiento finito entonces X es cerrado y acotado (cfr. o 4) No es numerable. que describiremos a continuaci´n. 1] el intervalo abierto centrado en el punto medio de [0.Secci´n 5 o El conjunto de Cantor 61 abierto Aλ0 = R − X. o Ejemplo 7. cuya importancia es crucial. b] ⊂ Aλ0 ∪ Aλ1 ∪ · · · ∪ Aλn . o (cfr. El conjunto de Cantor El conjunto de Cantor. 1]. 2). 1/3] ∪ [2/3. p. de la siguiente forma. Se . este recubrimiento no admite un subrecubrimiento finito pues. Entonces sobra [0. [0. Se retiran despu´s los tercios centrales e de cada uno de los intervalos restantes. 7/9] ∪ [8/9.) Se puede probar. 1] obtenido como el complemento de una uni´n de intervalos o abiertos. (1/3. luego no contiene a (0. El Teorema de Borel-Lebesgue. obtenemos un recubrimiento abierto de [a.147. forman un recubrimiento abierto del conjunto X = (0. como A1 ⊂ A2 ⊂ · · · ⊂ An ⊂ · · · . ] ∪ [2/9. 2) Tiene interior vac´ (no contine intervalos). b]. Teorema 7 en dicho cap´ ıtulo. por la parte ya probada. Como ning´ n punto u de X puede pertencer a Aλ0 .

luego K = n=1 F ∩ [0. . o sea. los intervalos retirados vemos que F = R − ∞ In es un conjunto cerrado. . .Construyendo el conjunto de Cantor Para demostrar que K tiene interior vac´ observamos que desıo. En efecto. c]. Cuando (c. pu´s de la etapa n-´sima de la construcci´n s´lo restan intervalos e e o o n de longitud 1/3 . luego an → c y as´ c no es un ı punto aislado de K. 1/9. Por tanto. I2 .62 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. . digamos (c. b). . 1 . pues en cada etapa s´lo se retiran puntos o ´ interiores de los intervalos que quedaban de la etapa anterior. dado cualquier intervalo J ⊂ [0. el conjunto de Cantor es compacto. 2/3. sin puntos aislados. El conjunto K de los puntos no retirados es el conjunto de Cantor. b) fue retirado qued´ un cierto intervalo o [a. La longitud de [an . 1] es cerrado y acotado. . si tomamos n tal que 1/3n < c. 2/9. 0 1/3 2/3 1 0 1/9 2/9 1/3 2/3 7/9 8/9 1 Fig. . o 8/9. o ı. quedar´n o a siempre tercios finales de intervalos. En las siguientes etapas de la construcci´n de K. pertenecen a K. Estos forman un conjunto numerable. con an ∈ K. tales como 1/3. 5 repite este proceso inductivamente. As´ K no contiene intervalos. c] tiende a cero. 7/9. c]. 1] u para obtener K. el intervalo J habr´ sido subdividido despu´s de la n-´sima etapa de la construca e e ci´n de K. sea c ∈ K extremo de alg´ n intervalo. Si indicamos mediante I1 . etc. In . Los puntos extremos de los intervalos retirados en las diversas etapas de la construcci´n de K. retirado de [0. . 1] de longitud c > 0. del tipo [an .

Entonces el punto c. tenemos c ∈ In . . 1]. donde cada uno de los d´ ıgitos xn es 0. x1 x2 x3 · · · . . yn ] de los que quedaron despu´s de la n-´sima etapa de la construcci´n de K. Por u ejemplo. 3 3 3 Para tener x = 0. toma/ u mos un intervalo compacto I2 ⊂ I1 tal que x2 ∈ I2 .} ⊂ K. representar x en base 3 significa escribir x = 0. concluyendo la demostraci´n. .Secci´n 5 o El conjunto de Cantor 63 Ahora supongamos que c ∈ K no es extremo de ning´ n intervau lo retirado de [0. . ∞ In = {c}. con m y n enteros y m ≤ 3n . Proe ıa bemos que c no es un punto aislado de K. es unico. con xn . yn ∈ K. e e o Tenemos xn < c < yn . . en base 3. pero en seguida vamos a ver que ´stos constituyen la mayor´ de los puntos de K). Luego c = l´ xn = l´ yn es un punto de acumulaci´n de K. . y xn − yn = 1/3n . Por ejemplo. Dado ´ e o x ∈ [0. o Los puntos del conjunto de Cantor admiten una caracterizaci´n o interesante y util en t´rminos de su representaci´n en base 3. x1 x2 · · · xn 000 es necesario y suficiente que x sea un n´ mero de la forma m/3n . hasta o ahora. obtenemos una sucesi´n decreciente de intervaa o los compactos I1 ⊃ I2 ⊃ · · · ⊃ In ⊃ · · · tales que xn ∈ In e In ∩ K = ∅. podemos suponer que In e tiene longitud < 1/n. 122000 . con centro en un punto de K. . En efecto. Probaremos ı ahora que el conjunto de Cantor no es numerable. obtendremos un punto c ∈ K tal que c = xn para todo n ∈ N. . Por otra parte. Prosiguiendo / de forma an´loga. ım ım o Constatamos as´ que K no posee puntos aislados. para cada n ∈ N. tomamos un intervalo compacto I1 tal que x1 ∈ I1 . Dado cualquier subconjunto numerable {x1 . se deduce que c ∈ K. (De hecho. Como ning´ n punto de K en el interior de I1 . para todo n ∈ N. Sin p´rdida de generalidad. tendremos |yn − c| ≤ 1/n. . xn . Coım mo K es cerrado. de donde l´ yn = c. en base 3. a ´ esto es. 17/27 = 0. c pertenece al interior de un intervalo [xn . no sabemos si tales puntos existen. de modo que o x= x1 x2 xn + 2 +···+ n +··· . x2 . Escogiendo. . Cuando el denominador de la fracci´n irreducible p/q no es una potencia de 3 la repreo sentaci´n de p/q en base 3 es per´ o ıodica. luego c = xn . 1 ´ 2. 1] durante la construcci´n de K. perteneciente a todos los In (cuya existencia est´ asegurada por el Teorema 9). para cada n ∈ N. Para esto. un punto n=1 yn ∈ In ∩ K.

6. Por ejemplo: 0. Ejercicios Secci´n 1: Conjuntos Abiertos o 1. 020202 . . 21 que permanecen). sin excepciones. Pruebe que A es abierto. 1. que los elementos del conjunto de Cantor son los n´ meros del intervalo [0. con la unica o ´ excepci´n de 1/3 = 0. 01 y 7/9 = 0. concluya que int X es un conjunto abierto. (excepto 1/9 = 0. 0202 pertenece al conjunto de Cantor. 1] cuya representaci´n x = 0. 1] cuya u representaci´n en base 3 s´lo contiene los d´ o o ıgitos 0 y 2. Pruebe que. 01x3 x4 . 010212010212 . y 1/7 = 0. 1] y B = [1. . . Si A = (0. 2/3) quedan excluidos los n´ meros u x ∈ [0. 1] cuya representaci´n en base 3 tienen x1 = 1. para todo X ⊂ R. 20201 = 0. 20221. De aqu´ resulta f´cilmente que el conjunto de Cantor no es nuı a merable (ver Ejemplo 3. 2/9) y (7/9. 20200222 . 21x3 x4 . . . o Con este acuerdo se puede afirmar. x = 0. o de la forma 0. Pruebe que int (A∪B) ⊃ int A∪intB e int (A∩B) = intA∩intB para cualesquiera A. al o retirar el intervalo abierto (1/3. 02222 · · · = 0. 2. podemos afirmar que los elementos del conjunto de Cantor son los n´ meros u del intervalo [0. 8/9). por ejemplo. u aquellos de la forma 0. . 1 podemos substituir el d´ ıgito 1 por la sucesi´n 0222 .. Cap´ ıtulo 1) y que 1/4 = 0. . B ⊂ R. demuestre que int (A ∪ B) = int A ∪ int B. 5 1/4 = 0.64 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. excepto aquellos que s´lo contienen o un unico d´ ´ ıgito 1 como d´ ıgito final. . son o exclu´ ıdos los n´ meros de los intervalos (1/9. x1 x2 · · · xn . o o En la primera etapa de la formaci´n del conjunto de Cantor. entonces xn o pertenece a A para todo n suficientemente grande”. En general. . . Si observamos que 0. . se tiene int(int X) = int X. . . En la segunda etapa. 2]. . que permanece. 3. o sea. como. .. Los n´ meros irrau cionales tienen representaci´n no peri´dica.. en base o 3 s´lo contiene los d´ o ıgitos 0 y 2. Sea A ⊂ R un conjunto con la siguiente propiedad: “Si (xn ) es una sucesi´n que converge hacia un punto a ∈ A.

Sean X. Pruebe que. Concluya que X es cerrado si. A ∩ fr A = ∅. 4. Determine la frontera de cada uno de los siguientes conjuntos: X = [0. 2. Si X ⊂ R es abierto (respectivamente. e 7. El conjunto F = fr X = ∂X se llama frontera o borde de X. R − int X = R − X e R − X = int (R − X). para todo X ⊂ R. Y ⊂ R. X ⊃ fr X. para todo X ⊂ R. 6. Pruebe que. 1) ∪ (1. Y = (0. 5. pruebe que se tiene la uni´n disjunta R = o int X ∪ int (R − x) ∪ F . Dada una sucesi´n (xn ). Pruebe que A ⊂ R es abierto si. Sean I1 ⊃ I2 ⊃ · · · ⊃ In ⊃ · · · intervalos acotados distintos dos a dos cuya intersecci´n I = ∞ In no es vac´ Pruebe que I o ıa. Sean I un intervalo no degenerado y k > 1 un n´ mero natural. o cerrados). pruebe que A y B son abiertos (respectivamente. Para todo X ⊂ R. . 6. 1]. cerrado) y X = A ∪ B es una escisi´n. cuyos u denominadores son potencias de k con exponente n ∈ N. y s´lo si. pruebe que la clausura del conjunto o X = {xn : n ∈ N} es X = X ∪ A. y s´lo si. Pruebe que si X ⊂ R tiene frontera vac´ entonces X = ∅ o ıa X = R. es denso en I. Secci´n 2: Conjuntos cerrados o 1. o 5. Pruebe que X ∪ Y = X ∪ Y y que X ∩ Y ⊂ X ∩ Y . se tiene X = X ∪ fr X. que nunca es abierto. donde A es el conjunto de los puntos adherentes de (xn ). u Pruebe que el conjunto de los n´ meros racionales m/k n . o 3.Secci´n 6 o Ejercicios 65 4. Z = Q y W = Z. 2). n=1 es un intervalo. D´ un ejemplo en el que X ∩ Y = X ∩ Y . donde F est´ formado por los puntos a x ∈ R tales que todo entorno de x contiene puntos de X y puntos de R − X.

3. Pruebe que la uni´n finita y la intersecci´n arbitraria de conjuno o tos compactos es un conjunto compacto. ım Secci´n 4: Conjuntos Compactos o 1. Pruebe que el conjunto A de los valores de adherencia de una sucesi´n (xn ) es cerrado. respectivamente. Pruebe que si todos los puntos del conjunto X ⊂ R son aislados entonces. Pruebe que todo conjunto no numerable X ⊂ R posee alg´ n u punto de acumulaci´n a ∈ X. el menor y el mayor valor de adherencia de la sucesi´n acotada (xn ). para todo X ⊂ R. se puede escoger un intervalo Ix centrado en x tal que x = y ⇒ Ix ∩ Iy = ∅. Sea a un punto de acumulaci´n del conjunto X. Pruebe que o existe una sucesi´n estrictamente creciente o estrictamente deo creciente de puntos xn ∈ X tal que l´ xn = a.66 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap. Sean X. rrado. contiene a todos sus puntos de o acumulaci´n. Concluya que X es cerrado si. luego existen ℓ y L. X ′ es un conjunto cerrado. Pruebe que. . 4. o 5. Si la sucesi´n est´ acotada. Pruebe que toda colecci´n de intervalos no degenerados disjuntos o dos a dos es numerable. 5 Secci´n 3: Puntos de acumulaci´n o o 1. Y conjuntos disjuntos no vac´ X compacto e Y ceıos. para cada x ∈ X. 3. Se suele escribir o ℓ = l´ inf xn y L = l´ sup xn . se tiene X = X ∪ X ′ . para todo X ⊂ R. ım ım 2. Pruebe que. y s´lo si. 6. o 2. Pruebe que existen x0 ∈ X e y0 ∈ Y tales que |x0 − y0 | ≤ |x − y| para cualesquiera x ∈ X e y ∈ Y . D´ ejemplos de una sucesi´n decreciente de conjuntos cerrados e o no vac´ F1 ⊃ · · · ⊃ Fn ⊃ · · · y de una sucesi´n decreciente ıos o de conjuntos acotados no vac´ L1 ⊃ · · · ⊃ Ln ⊃ · · · tales que ıos Fn = ∅ y Ln = ∅. 4. A es como o a pacto.

cuyos puntos sean todos aislados. 2 ≤ n ≤ 10. Dado cualquier a ∈ [0. y ∈ X} b) D = {x − y : x. Pruebe que los extremos de los intervalos retirados forman un subconjunto numerable denso en el conjunto de Cantor. . D´ ejemplos de un conjunto cerrado y acotado X y de un e conjunto acotado que no sea cerrado Y . pertenecen al conjunto e u de Cantor. 4. 3. 2.Secci´n 6 o Ejercicios 67 5. 1] pruebe que existen x < y pertenecientes al conjunto de Cantor tales que y − x = a. / Secci´n 5: El conjunto de Cantor o 1. Pruebe que la suma de la serie cuyos t´rminos son las longitudes e de los intervalos retirados al formar el conjunto de Cantor es igual a 1. 6. y ∈ X}. y ∈ X} c) P = {x · y : x. Pruebe que si X es compacto los siguientes conjuntos tambi´n e son compactos: a) S = {x + y : x. Determine qu´ n´ meros 1/n. Un conjunto compacto cuyos puntos son todos aislados es finito. si 0 ∈ X. y ∈ X} d) C = {x/y : x.

5 .68 Algunas nociones de topolog´ ıa Cap.

para cualquier ım x→a ε > 0. As´ en el l´ o ı. ≡ . y se escribe l´ f (x) = L. f : X → R una u funci´n cuyo dominio es X y a ∈ X ′ un punto de acumulaci´n del o o conjunto X. se extender´ ahora al caso m´s general en a a el que se tiene una funci´n f : X → R. el valor f (a) no tiene nunguna importancia cuando 69 . que estudiamos en el Cap´ ıtulo 3 en el caso particular de sucesiones. definida en un subconjunto o cualquiera de R.∀ε > 0∃δ > 0. se puede obtener δ > 0 tal que |f (x) − L| < ε siempre que x ∈ X y 0 < |x − a| < δ. o La restricci´n 0 < |x − a| significa x = a. x ∈ X. Se dice que el n´ mero real L es el l´ u ımite de f (x) cuando x tiende a a. ım Informalmente: l´ f (x) = L quiere decir que se puede tomar f (x) ım x→a tan pr´ximo a L cuanto se quiera siempre que se tome x ∈ X sufio cientemente pr´ximo. Por lo tanto. 1. cuando.6 L´ ımites de funciones El concepto de l´ ımite. Definici´n y primeras propiedades o Sean X ⊂ R un conjunto de n´ meros reales. ımite L = l´ x→a f (x) no est´ permitido que la variable x tome el valor ım a a. pero diferente. a a. 0 < |x−a| < δ ⇒ |f (x)−L| < ε. Con s´ ımbolos matem´ticos se escribe: a x→a l´ f (x) = L.

Por la definici´n o de l´ ımite. Si l´ f (x) = L < M entonces existe δ > 0 tal que ım x→a f (x) < M para todo x ∈ X con 0 < |x − a| < δ. en e uno de los l´ ımites m´s importantes. Si tomamos ε = K − L = o M − K tenemos ε > 0 y K = L + ε = M − ε. Teorema 1. Sean f. Observaci´n: En el Teorema 1 no se puede substituir la hip´teo o sis L < M por L ≤ M. 0 < |x − a| < δ ⇒ f (x) < K < g(x). Corolario 1. g : X → R. Observaci´n: Para el Teorema 1 y sus corolarios. siempre con x = a. Por tanto.70 L´ ımites de funciones Cap. la derivada. a ∈ X ′ . Por ejemplo. que f est´ definida o no en el punto a. negar que l´ f (x) = L ım x→a es equivalente a decir que existe un n´ mero ε > 0 con la siguiente u propiedad: sea cual fuere δ > 0. siempre se puede encontrar xδ ∈ X tal que 0 < |xδ − a| < δ y |f (xδ ) − L| ≥ ε. existen δ1 > 0 y δ2 > 0 tales que x ∈ X. 0 < |x − a| < δ1 ⇒ L − ε < f (x) < K y x ∈ X. Si L < M entonces existe δ > 0 tal que f (x) < g(x) para todo x ∈ X con 0 < |x − a| < δ. se estudia a l´ q(x). escribiendo δ = m´ 1 . a saber. 0 < |x − a| < δ2 ⇒ K < f (x) < M + ε. donde la funci´n q(x) = (f (x) − f (a))/(x − a) no est´ deım o a x→a finida en el punto x = a. esto es. Si f (x) ≤ g(x) ım ım x→a x→a . pero es irrelevante si a pertence o no a o X. as´ como para o ı el Teorema 2 abajo. a Usaremos tales versiones sin mayores comentarios. Corolario 2. 6 se quiere determinar L: lo que importa es el comportamiento de f (x) cuando x se aproxima a a. para todo x ∈ X − {a} entonces L ≤ M. En las condiciones f : X → R. Sean l´ f (x) = L y l´ g(x) = M. valen versiones an´logas con > en lugar de <. δ2 } se tiene: ın{δ ′ x ∈ X . Lo que prueba el Teorema. a ∈ X ′ . Demostraci´n: Sea K = (L + M)/2. En la definici´n de l´ o ımite es esencial que a se un punto de acumulaci´n del conjunto X. l´ f (x) = L y l´ g(x) = ım ım x→a x→a M.

existe δ > 0 tal que x ∈ X y 0 < |x − a| < δ ⇒ |f (x) − L| < ε. En efecto. y s´lo si. Adem´s. En tal caso. negar esta ım x→a igualdad es equivalente a afirmar que existe un n´ mero ε > 0 con u la siguiente propiedad: para cualquier n ∈ N podemos encontrar . se tenga l´ f (xn ) = L. esto es. dadas funciones f. supongamos que xn ∈ X−{a} y l´ xn = a impliquen l´ f (xn ) = L ım ım y probemos que en tal caso l´ f (x) = L. que f (x) ≤ h(x) ≤ g(x) para todo x ∈ X − {a}. lo que es absurdo. ım x→a Demostraci´n: Dado cualquier ε > 0. δ2 }. (Teorema del Sandwich) Sean f. existir´ δ > 0 tal que ıa x ∈ X. Luego l´ h(x) = L. Teorema 2. Sea δ = m´ 1 . 0 < |x − a| < δ2 ⇒ L − ε < g(x) < L + ε. a ∈ X ′ . existen δ1 > 0 y δ2 > 0 o tales que x ∈ X. existe l´ g(x). no es necesario suponer ı. ım x→a Observaci´n: La noci´n de l´ o o ımite es local. Rec´ ım ıprocamente. Para que l´ f (x) = L ım x→a es necesario y suficiente que. Por consiguiente. n > n0 ⇒ |f (xn ) − L| < ε. Sean f : X → R y a ∈ X ′ . Es suficiente que exista un entorno V del punto a tal que estas desigualdades valgan para todo x = a perteneciente a V ∩ X. si se tuviese M < L entonces tomar´ ıamos un n´ mero u real K tal que M < K < L. en el Teorema 2. g : X → R y a ∈ X ′ . y l´ f (x) = l´ g(x) = L. g. para toda sucesi´n de puntos xn ∈ o X − {a} con l´ xn = a. h : X → R. ım ım Demostraci´n: En primer lugar supongamos que l´ f (x) = L y o ım x→a que se tiene una sucesi´n de puntos xn ∈ X − {a} con l´ xn = a. Si f (x) ≤ h(x) ≤ g(x) para ım ım x→a x→a todo x ∈ X − {a} entonces l´ h(x) = L. Teorema 3. estos l´ o ım a ımites son x→a iguales. 0 < |x − a| < δ ⇒ L − ε < f (x) ≤ h(x) ≤ g(x) < L + ε ⇒ L − ε < h(x) < L + ε. Existe tambi´n n0 ∈ N tal que n > n0 ⇒ e 0 < |xn − a| < δ (ya que xn = a para todo n). As´ por ejemplo. Una observaci´n an´loga o a vale para el Teorema 1 y su Corolario 2. ın{δ Entonces x ∈ X. si existe un entorno V del punto a tal que f (x) = g(x) para todo x = a en V ∩ X entonces existe l´ f (x) ım x→a si. 0 < |x − a| < δ1 ⇒ L − ε < f (x) < L + ε y x ∈ X. o ım Dado cualquier ε > 0. si existen. luego l´ f (xn ) = L. 0 < |x − a| < δ ⇒ g(x) < K < f (x).Secci´n 1 o Definici´n y primeras propiedades o 71 En efecto.

Finalmente. se a ım a x→a tiene l´ [f (x) · g(x)] = 0. l´ xn = a sin que l´ f (xn ) = L. Entonces tenemos xn ∈ X − {a}. a ∈ X ′ . Entonces ım ım x→a x→a x→a x→a l´ [f (x) ± g(x)] = L ± M ım l´ [f (x) · g(x)] = L · M ım l´ ım si M = 0 . por el Teorema 7 del Cap´ a ıtulo 3. Teorema 4. se tiene l´ f (xn ) · g(xn ) = 0. por el Teorema 8 del Cap´ ım ıtulo 3 se tiene l´ ım[f (xn ) ± g(xn )] = l´ f (xn ) ± l´ g(xn ) = L ± M. g : X → R. Tendremos entonces L = l´ f (xn ) y M = l´ f (xn ). Por lo tanto. luego. si existen un entorno V ım ım de a y una constante c tal que |g(x)| ≤ c para todo x ∈ V entonces. l´ f (xn ) · ım ım ım g(xn ) = l´ f (xn ) · l´ g(xn ) = L · M y tambi´n l´ ım ım e ım[f (xn )/g(xn )] = l´ f (xn )/ l´ g(xn ) = L/M. pues l´ f (xn ) = 0.72 L´ ımites de funciones Cap. ım ım x→a x→a En efecto. (Operaciones con l´ ımites) Sean f. el Corolario ım ım 2 es consecuencia del Teorema. ım x→a En efecto. Si l´ f (x) = L y l´ f (x) = M entonces L = M. o Corolario 2. 0 < |x − a| < δ ⇒ |f (x)| ≤ c. Esta ım ım contradicci´n completa la demostraci´n. la que es siempre posible por el Teorema 6 del ım Cap´ ıtulo 5. si l´ f (x) = 0 y g est´ acotada en un entorno de a. (Unicidad del l´ ımite) Sean f : X → R y a ∈ X ′ . 6 xn ∈ X tal que 0 < |xn − a| < 1/n y |f (xn ) − L| ≥ ε. ım ım De la unicidad del l´ ımite de la sucesi´n (f (xn )) se tiene L = M. Sean f : X → R y a ∈ X ′ . dada cualquier sucesi´n de puntos xn ∈ X − {a} o tal que l´ xn = a. esto es. existen δ > 0 y c > 0 a tales que x ∈ X. o o Corolario 1. la sucesi´n o g(xn ) est´ acotada. Si existe l´ f (x) entonces ım x→a f est´ acotada en un entorno de a. . con l´ f (x) = L y l´ g(x) = M. basta tomar una sucesi´n de puntos xn ∈ X − {a} o con l´ xn = a. como xn ∈ V para todo n suficientemente grande. f (x) L = x→a g(x) M Adem´s.

Del Corolario ım ım x→a x→a 2 del Teorema 3 se sigue que. se tiene ım No obstante. entonces es evidente que. Basta entonces tomar c = |L| + 1. entonces existe l´ ϕ(x) = l´ [ψ(x) · f (x)] = L · 0 = 0. si g : X → R se define como ım g(x) = x sen(1/x) . donde m ∈ N. pues | sen(1/x)| ≤ 1 para ım x→0 . Si k > m. para toda funci´n racional f (x) = p(x)/q(x). k ∈ N ∪ {0}. pero f (xn ) = ±1 seg´ n sea n impar o par. se tiene l´ f (x) = p(a)/q(a) siempre ım x→a x→a que se tenga q(a) = 0. Sea X = R − {0}. ım x→a En efecto. si f (x) = ϕ(x)/ψ(x). ım ım ım x→a x→a s´lo puede existir l´ [ϕ(x)/ψ)] en el caso que tambi´n se tenga o ım e x→a l´ ϕ(x) = 0 (aunque est´ condici´n de por s´ no es suficiente para ım a o ı garantizar la existencia de l´ ım[ϕ/ψ]. Si m = k entonces l´ f (x) = p1 (a)/q1 (a). 0 < |x − a| < δ ⇒ |f (x)−L| < 1 ⇒ |f (x)| = |f (x)−L+L| ≤ |f (x)−L|+|L| < |L|+1. Cuando q(a) = 0. An´logamente. o o para todo a ∈ R. el polinomio es divisible por x − a y en tal caso escribimos q(x) = (x − a)m q1 (x) y p(x) = (x − a)k p1 (x). a Ejemplo 1. se tiene l´ g(x) = 0. g : R → R est´n dadas por f (x) = c y g(x) = x a (funci´n constante y funci´n identidad). ım x→a x→a l´ f (x) = 0 pues f (x) = (x − a)k−m [p1 (x)/q1 (x)] para todo x = a. se tiene l´ p(x) = p(a). El Teorema 4 generaliza el hecho de que toda sucesi´n convero gente est´ acotada. luego ım u no existe l´ f (xn ). Si f. En este caso. Por otra parte. se tiene l´ f (x) = c y l´ g(x) = a. a o cociente de dos polinomios. entonces f (x) = p1 (x)/[(x − a)m−k q1 (x)] para todo x = a.) Ejemplo 2. Tomando en la definici´n de o ım o x→a l´ ımite ε = 1. la suseci´n de puntos xn = 2/(2n − 1)π es tal o que l´ xn = 0. el denominador de f (x) tiene l´ ımite cero y el numerador no.Secci´n 1 o Definici´n y primeras propiedades o 73 Demostraci´n: Sea L = l´ f (x). p(x) = a0 + a1 x + · · · + an xn . entonces ım x→a x→a l´ f (x). En efecto. se obtiene δ > 0 tal que x ∈ X. para todo polinomio p : R → R. Esto implica que no puede existir l´ f (x). Entonces 0 ∈ X ′ . donde l´ ϕ(x) = 0 y existe L = ım x→a x→a Por tanto se trata de una regla general: si l´ ψ(x) = 0. La funci´n f : o X → R definida mediante f (x) = sen(1/x) no posee l´ ımite cuando x → 0. si k < m. sea cual fuere ım a ∈ R. q1 (a) = 0 y p1 (a) = 0.

en ejemplos. luego no existe l´ x → af (x). cuando todo o entorno de a contiene alg´ n punto de x ∈ X tal que x > a. definida como f (x) = 0 si x es racional y f (x) = 1 si x es irracional. inclusive antes de estos cap´ ıtulos. Fig. Equiu valentemente: para todo ε > 0 se tiene X ∩ (a. L´ ımites laterales Sea X ⊂ R. Informamos al leco tor interesado que una presentaci´n rigurosa de car´cter elemental o a sobre logaritmos y la funci´n exponencial puede encontrarse en el o librillo “Logaritmos”. Para calcularlos es necesario. a n no obstante. 6 todo x ∈ X. u ım ım l´ f (xn ) = 0 y l´ f (yn ) = 1. a + ε) = ∅. citado en la bibliograf´ ıa. realizar un estudio riguroso de las funciones trigonom´tricas y de la funci´n e o exponecial. y se escribe a ∈ X+ . y l´ x = 0. ım ım ım Observaci´n: Dos de los l´ o ımites m´s importantes que aparecen a en el An´lisis Matem´tico son l´ x → 0(sen x/x) = 1 y l´ x → 0(ex − a a ım ım 1)/x = 1. Entonces. as´ como sus inversas (como ı el logaritmo). 2 Ejemplo 3.2 abajo. 2. sin embargo. Esto se har´ en los Cap˜ itulos 9 y 10. Sea f : R → R. debido a que estos ejemplos ayudan a fijar ideas sin interferir en el encadenamiento l´gico de la materia presentada. podemos obtener una sucesi´n de n´ meros racionales xn = a y otra o u de n´ meros irracionales yn = a con l´ xn = l´ yn = a. Para .74 L´ ımites de funciones Cap. Los gr´ficos de estas dos funciones est´n ım a a x→0 en la Fig. Continuaremos. Dado cualquier a ∈ R. usando estas funciones. Se dice que el n´ mero real a es un punto de acuu ′ mulaci´n por la derecha de X.

. u ′ ′ entonces a ∈ K+ ∩ K− como se deduce de los argumentos usados en el Cap´ ıtulo 5. es un o o punto de acumulaci´n ordinario del conjunto Y = X ∩ (a. para todo ε > 0. . Finalmente. Si a es extremo de un intervalo o retirado en alguna de las etapas de la construcci´n de K entonces o ′ ′ s´lo una de las posibilidades a ∈ K+ ´ a ∈ K− es v´lida. se puede escoger δ > 0 tal que x ∈ X ∩ (a − δ. o sea. . Se dice que el n´ mero real L es u el l´ ımite por la derecha de f (x) cuando x tiene a a. ım An´logamente se define el l´ a ımite por la izquierda L = l´ x→a− f (x). ′ Ejemplo 4. o An´logamente se define punto de acumulaci´n por la izquierda. ≡ . si a ∈ K no es extremo de ning´ n intervalo retirado. ım ′ en el caso en que f : X → R y a ∈ X− : esto significa que.}. a) ⇒ |f (x) − L| < ε. se tiene o X ∩ (a − ε. a) = ∅. a) ∩ X. Para que esto suceda. es necesario y suficiente que a = l´ xn . . a ∈ Z ′ . . . a+δ) ⇒ |f (x)−L| < ε. . Cuando o e ′ ′ a ∈ X+ ∩ X− se dice que a es un punto de acumulaci´n bilateral de o X. sin / ′ embargo. entonces 0 ∈ X+ pero ′ ′ 0 ∈ X− . donde Z = (−∞. +∞). 1/2. secci´n 5. x ∈ X∩(a. donde ım (xn ) es una sucesi´n cuyos t´rminos xn < a pertencen a X. . Sea X = {1. o ′ Sean f : X → R. Sabemos que todo punto a ∈ K es punto de acumulaci´n. es posible obtener δ > 0 ım x→a tal que |f (x) − L| < ε siempre que x ∈ X y 0 < x − a < δ. pertenecientes a X. Sin o o a embargo. y s´lo si.Secci´n 1 o L´ ımites laterales 75 ′ que a ∈ X+ es necesario y suficiente que a se l´ ımite de una sucesi´n o de puntos xn > a. para cualquier ε > 0. a ∈ X− significa que. Ejemplo 5. Sea K el conjunto de Cantor. Si c ∈ int I entonces c ∈ I+ ∩ I− . y se escribe L = l´ + f (x) cuando para todo ε > 0. si c es uno de los extremos de I entonces solamente se ′ ′ tiene c ∈ I+ si c es el extremo inferior y c ∈ I− si c es el extremo superior de I. 1/n. a es un punto de acumulaci´n por la derecha del conjunto X si. a ∈ X+ . Con s´ ımbolos matem´ticos: a x→a+ l´ f (x) = L. Sea I un intervalo. a o ′ Por definici´n.∀ε > 0∃δ > 0.

dado a ∈ X+ ∩X− . ´ u se escribe entonces I(x) = n. g.” ım ′ ′ Como puede verse f´cilmente. existe un unico n´ mero entero n tal que n ≤ x < n + 1. Las funciones f. ım Ejemplo 6. definida como ϕ(x) = e−1/x . Para o cada x ∈ R. An´logamente para el l´ a ımite por la izquierda. pero no existe l´ − ϕ(x) pues ϕ(x) no ım ım est´ acotada para valores negativos de x pr´ximos a cero. definidas como f (x) = sen(1/x). Por ejemplo. Por otra parte. si a no es entero entonces l´ + I(x) = l´ − I(x) = I(a) pues en este caso I(x) es constante ım ım x→a en un entorno de a. ϕ : R − {0} → R. decimos que o x→a .76 L´ ımites de funciones Cap. Si n ∈ Z se tiene y l´ − I(x) = n − 1. a o x→0 x→0 1 y l´ − g(x) = −1 porque g(x) = 1 para x > 0 y g(x) = −1 si ım Ejemplo 7. se tenga o ım l´ f (xn ) = L. existen y son iguales los l´ o ımites laterales l´ + f (x) = ım x→a l´ − f (x) = L. y ∈ X. Si x < y ⇒ f (x) ≥ f (y) se dice que f es mon´tona decreciente. +∞). h : R − {0} → R. ni por la izquierda ni por la derecha. tenemos l´ + g(x) = ım x→0 x→0 x < 0. Las funciones f y h no poseen l´ ımites laterales cuando x → 0. Sea I : R → R la funci´n ‘parte entera de x’. x < y ⇒ f (x) ≤ f (y). n < x < n + 1 ⇒ I(x) = n. Si se cumple la implicao ci´n con la desigualdad estricta. existe l´ f (x) = a ım x→a x→a x→a L si. y s´lo si. g(x) = x/|x| y h(x) = 1/x no poseen l´ ımites cuando x → 0. donde g es la restricci´n de la funci´n f : X → R al ım o o x→a x→a conjunto X ∩(a. ım x→n En efecto. Respecto a los l´ ımites laterales. 6 Las demostraciones de las propiedades generales de los l´ ımites. posee l´ ımite por la derecha. secci´n 1. Basta observar que el l´ ımite por la derecha l´ + f (x) se reduce al l` ım ımite ordinario l´ g(x). l´ + ϕ(x) = 0. mientras que n − 1 < x < n ⇒ I(x) = n − 1. Por otra parte. se adaptan f´cilmente a los l´ o a ımites laterales. x < y ⇒ f (x) < f (y). Se dice que una funci´n f : X → R es mon´tona creciente cuano o do para todo x. el Teorema 3 en el caso del l´ ımite por la derecha se expresa as´ ı: “Para que l´ + f (x) = L es necesario y suficiente que para toım da sucesi´n de puntos xn ∈ X con xn > a y l´ xn = a.

supongamos. a + δ) ⇒ L ≤ f (x) < L + ε. o De forma an´loga se ve que M = sup{f (x) : x ∈ X. L´ ımites en el infinito. ım x→a 3. se escribe l´ f (x) = L ım x→+∞ cuando el n´ mero real L cumple la siguiente condici´n: u o ∀ ε > 0 ∃ A > 0. Sea f : X → R una funci´n mon´tona y acotao o ′ ′ da. . En efecto. Luego existe δ > 0 tal que a + δ ∈ X y L ≤ f (a + δ) < L + ε. ım x→a x→b En efecto. An´logamente. L + ε no es una cota inferior del conjunto acotado {f (x) : x ∈ X. si a ∈ X− entonces ım a x→a f (a) es una cota superior del conjunto {f (x) : x ∈ X. x < a} y el ´ ınfimo ′ de este conjunto es l´ + f (x). e ′ para fijar ideas. Afirmamos que l´ + f (x) = L. o o Demostraci´n: Para fijar ideas. Entono ces f (a) es una cota inferior de {f (x) : x ∈ X. expresiones indeterminadas Sea X ⊂ R un conjunto no acotado superiormente. si x < y ⇒ f (x) > f (y) decimos que f es una funci´n estrictamente decreciente. o Teorema 5. existe A > 0 tal que |f (x) − L| < ε siempre que x > A. l´ ımites infinitos. x > a}. x < b} es el a l´ ımite por la izquierda. cuyo supremo es el l´ ımite por la izquierda l´ − f (x). Para todo a ∈ X+ y todo b ∈ X− existen L = l´ + f (x) y ım x→a L = l´ − f (x). Dada f : X → R. M = l´ − f (x). que f es mon´tona creciente y que a ∈ X+ . x > a}. ım x→b Observaci´n: Si en el Teorema 5 tenemos que a ∈ X entonces o no es necesario suponer que f est´ acotada. supongamos que f es creciente. dado cualquier ε > 0. O sea: siempre existen los l´ ım ımites laterales de una funci´n mon´tona y acotada. Finalmente. esto es. dado cualquier ε > 0. x ∈ X . x > A ⇒ |f (x) − L| < ε . lo que prueba la afirmaci´n. x < a}. O sea. o Sea L = ´ ınf{f (x) : x ∈ X.Secci´n 3 o L´ ımites en el infinito 77 f es estrictamente creciente. Como f es creciente x ∈ X ∩ (a.

para todo A > 0 existe δ > 0 tal que ım x→a 0 < |x − a| < δ. pues dado A > 0. Diremos que l´ f (x) = +∞ cuando. x ∈ X ⇒ f (x) > A. no exisım ım ten l´ sen x ni l´ sen x. a El l´ ımite de una sucesi´n es un caso particular de l´ o ımite en el infinito: se trata de l´ f (x).78 L´ ımites de funciones Cap. tomamos ım x→a √ δ = 1/ A. Los l´ ımites cuando x → +∞ y x → −∞ son. donde f : N → R es una funci´n ım o x→+∞ definida en el conjunto N de los n´ meros naturales. Por ejemplo. de cierta forma. existe a A > 0 tal que x < −A ⇒ |f (x) − L| < ε. para todo A > 0. en el sentido de la definici´n anterior. Luego el resultado del Teorema 5 es v´lido: a si f : X → R es mon´tona y acotada entonces existen l´ f (x) o ım x→+∞ (si el dominio X no est´ acotado superiormente) y l´ f (x) (si el a ım x→−∞ dominio X no est´ acotado inferiormente). Como hicimos en ım o x→+∞ x→−∞ x→−∞ el caso de las sucesiones. 6 De manera an´loga se define l´ f (x) = L. En estos casos son v´lidos los resultados ya demostrados para a el l´ ımite cuando x → a. Esto significa ım x→a . Se tiene l´ ex = 0 pero no existe ım ım ım x→+∞ l´ ex . 0 < |x − a| < δ ⇒ f (x) < −A. con las adaptaciones obvias. Por otra parte. l´ 1/x = l´ 1/x = 0. Entonces 0 < |x − a| < δ ⇒ 0 < (x − a)2 < 1/A ⇒ 1/(x − a)2 > A. introduciremos “l´ ımites infinitos” para abarcar situaciones como ´sta. existe δ > 0 tal que x ∈ X. a ∈ R. e En primer lugar. l´ ımites laterales (el primero es un l´ ımite por la izquierda y el segundo por la derecha). l´ −1/(x − a)2 = −∞. sean X ⊂ R. u x→+∞ x→−∞ Ejemplo 8. a ∈ X ′ y f : X → R. Por ejemplo. cuando el dominio a ım x→−∞ de f no est´ acotado inferiormente: para todo ε > 0 dado. l´ 1/(x − a)2 = +∞. ım x→a Definiremos l´ f (x) = −∞ de modo semejante. que.

Por ejemplo. f est´ acotada en el cono u a junto X ∩ (a. para todo δ > 0. ım x→a L ∈ R. ∞/∞. Supongamos que l´ f (x) = ım x→a tiene a ∈ Y ′ . l´ f (x) = +∞. as´ pues. ∞ − ∞. por ejemplo. f (x)/g(x) est´ definido y tiea ne sentido preguntarse si existe o no el l´ f (x)/g(x). e Observaci´n: Se tiene para l´ o ım(f + g). 0 × ∞. inclusive cuando x → ±∞. a + δ). x→a (x − a) x→a (x − a) l´ ex = +∞ . a + δ) entona ces l´ + f (x) = +∞. l´ − ım = −∞ . 00 . l´ ım(f ·) y l´ ım(f /g) resultados an´logos a los del Cap´ a ıtulo 3 (cf. ım l´ + ım x→+∞ Insistimos en que +∞ y −∞ no son n´ meros reales. Como la divisi´n por cero no est´ deo a finida. ım l´ xk = +∞ (k ∈ N) . Tambi´n omitiremos las definiciones obvias de l´ f (x) = e ım x→+∞ x→a x→a +∞. por el contrario. etc no presentan mayores dificultades y se dejan a cargo del lector. escribiendo Y = {x ∈ X : g(x) = 0}. Entonces cuando x ∈ Y . g : X → R. a´ n se ım u . esta expresi´n no tiene sentido aritm´tico. ım x→a x→a l´ g(x) = 0 y que. Teorema 9) sobre l´ ımites de sucesiones. a ∈ X ′ . 0/0. ∞0 y 1∞ . Veamos. las definiciones de l´ + f (x) = +∞. para alg´ n δ > 0. Afirmar que 0/0 o e es un indeterminada tiene el siguiente significado preciso: Sean X ⊂ R. No obstante. etc. si. Si. l´ − f (x) = ım ım +∞. Se tiene l´ + f (x) = L. ım x→a En a˜ adidura a los comentarios hechos en la secci´n 4 del Cap´ n o ıtulo 3. Observaci´n: Admitiendo l´ o ımites infinitos. existen siempre los l´ ımites laterales de una funci´n mon´tona f : X → R en todos los o o puntos a ∈ X ′ .Secci´n 3 o L´ ımites en el infinito 79 Evidentemente. f. y s´lo si. ım x→−∞ x→+∞ 1 1 = +∞ . f no est´ acotada (por ejemplo superiormente) en X ∩ (a. las u ı afirmaciones l´ f (x) = +∞ y l´ f (x) = −∞ no expresan l´ ım ım ımites x→a x→a en el sentido estricto del t´rmino. diremos algunas palabras sobre las expresiones indeterminadas 0/0.

ım x→0 Estos ejemplos deben ser suficientes para entender el significado de “expresiones indeterminada”. g : (0. tendr´ ıamos l´ f (x) = l´ g(x) = 0. Esto quiere decir: podemos encontrar funciones f. (x − a)2 entonces no existe l´ [f (x) − g(x)]. g(x) = log c/ log x. g : X → R. f (x) = c + (x − a)2 (x − a)2 entonces l´ f (x) = l´ g(x) = +∞ y l´ [f (x) − g(x)] = c. se tiene l´ f (x)g(x) = ım x→0 l´ f (x)g(x) = c. mientras que l´ [f (x) − g(x)]. Por ejemplo. y g(x) = x. g : X → R. El instrumento m´s eficaz para a . Entonces f (x)g(x) = 1 + | sen 1/x| y por tanto no existe l´ f (x)g(x) . mientras que ım ım x→0 x→0 x→0 l´ f (x)/g(x) = c. sin que ım ım exista l´ f (x)/g(x). tenemos que l´ f (x) = l´ g(x) = 0. tales que l´ f (x) = l´ g(x) = +∞. dada cualquier c ∈ R. f (x) = x y g(x) = log(1 + | sen 1/x|) · (log x)−1 . un nuevo ejemplo: Dado cualquier n´ mero real u c ∈ R podemos encontrar funciones f. con a ∈ X ′ . ∞ − ∞ es una indeterminada. ım Para terminar. por ejemplo. ´ste puede ser cualquier valor real o no e existir. +∞) → R coım c. Basta.80 L´ ımites de funciones Cap. tales que ım ım x→a x→a x→a mo f (x) = x. ım x→0 Por el mismo motivo. si tomamos f (x) = cx y g(x) = x. Por otra parte. ıa es posible escoger f y g de forma que el l´ ımite de f (x)g(x) no exista. 6 en general nada puede afirmarse sobre dicho l´ ımite.) Todav´ en este caso. g : R − {a} → R son dadas por: 1 1 y g(x) = . l´ f (x) = l´ g(x) = 0 y f (x) > 0 para todo x ∈ X. En este caso. definir f. si f (x) = sen 1 1 + x − a (x − a)2 x→a y g(x) = 1 . (Tome los logaritmos de ambos miembros. por ejemplo. An´loım ım ım a x→a x→a x→a gamente. si f. ım a x→0 x→0 (x = 0). si tom´semos f (x) = x sen(1/x). depenım ım ım x→a x→a x→a diendo de nuestra elecci´n de f y g. Dependiendo de las funciones f y g. puede tomar cualquier valor o c ∈ R o no existir. Por ejemplo. Basta tomar.

Sea f : R → R definida mediante f (0) = 0 y f (x) = sen(1/x) si x = 0. Sean f. g : R → R. estrictamente creciente) de puntos pertenecientes al conjunto X. a ∈ X ′ e Y = f (X − {a}). para toda sucesi´n de puntos ım o x→a xn ∈ X − {a} tal que l´ xn = a. siempre que c = g(b) o que x = a implique ım f (x) = b. 4. Sean f : X → R. a ∈ X− ) si. 3. Pruebe que si l´ f (x) = L. Ejercicios Secci´n 1: Definici´n y primeras propiedades o o 1. o a = l´ xn es el l´ ım ımite de una sucesi´n estrictamente decreo ciente (respectivamente. la sucesi´n (f (xn )) sea ım o convergente. y s´lo si. . Demuestre que l´ f (x) = 0 y l´ g(x) = 0. objeto de un sinf´ de ejercicios en los cursos o ın de C´lculo. Si l´ f (x) = b y l´ g(y) = c. Pruebe que para que exista l´ f (x) es suficiente que. Pruebe que a ∈ X+ (respectivamente. a ∈ X ′ y b ∈ Y ′ ∩ Y . ım x→a 2. Sean f : X → R. g : Y → R con f (X) ⊂ Y . a 4. 1] existe una sucesi´n de puntos xn = 0 tales que l´ xn = 0 y l´ f (xn ) = o ım ım c.Secci´n 4 o Ejercicios 81 el c´lculo del l´ a ımite de una expresi´n indeterminada es la llamada o “Regla de L’Hˆpital”. Demuestre que para todo c ∈ [−1. Secci´n 2: L´ o ımites laterales ′ ′ 1. ım x→0 5. y que sin ım ım x→0 x→0 embargo no existe l´ g(f (x)). Sean f : X → R y a ∈ X ′ . g(0) = 1 y g(x) = 0 si x = 0. pruebe que ım ım x→a y→b x→a l´ g(f (x)) = c. definidas mediante f (x) = 0 si x es irracional y f (x) = x si x ∈ Q. entonces L ∈ Y .

ım . xn = 0. Si n es ım ım x→+∞ x→−∞ an > 0 y los signos de los l´ ımites se invierten cuando an < 0. l´ ımites infinitos. 2. ım 3. Sean f : X → R mon´tona y a ∈ X+ . para todo x ∈ R. Dada f : R − {0} → R. Sea f : R → R definida por f (x) = x sen x. Si existe una sucesi´n o o de puntos xn ∈ X tal que xn > qa. Pruebe que. determine el conjunto de los n´ meros L tales que L = u l´ f (xn ). Sea f : [a. pruebe que l´ + f (x) = L. estrictamente creciente) de puntos xn ∈ X tal que l´ xn = a se tiene l´ f (xn ) = L. l´ xn = a y l´ f (xn ) = ım ım L. Pruebe que existe l´ f (x) si. ım x→a 5. existe una sucesi´n xn ∈ R con l´ xn = +∞ y o ım x→∞ x→∞ l´ f (xn ) = c. definida como f (x) = sen(1/x)/(1 + 21/x ). +∞) → R una funci´n acotada. Sea p : R → R un polinomio no constante. 1. Pruebe que l´ + f (x) = 0 y l´ − f (x) = 1. ım ım x→0 x→0 ′ 4. y s´lo si. donde a > 1. para toda sucesi´n estrictamente decreciente (reso o pectivamente. l´ − f (x) = L) ım ım x→a x→a si. ım ım 3. Mediante wt = Mt − mt denotamos las oscilaci´n de f en I. ım ım ım o t→+∞ t→+∞ t→+∞ t→+∞ l´ wt . esto es. etc. +∞). entonces l´ p(x) = l´ p(x) = +∞ si ım ım x→+∞ x→−∞ impar entonces l´ p(x) = +∞ y l´ p(x) = −∞ cuando ım ım x→+∞ x→−∞ an > 0 y l´ p(x) = l´ p(x) = −∞ si an < 0. p(x) = a0 +a1 x+· · ·+an xn . Pruebe que l´ + f (x) = L (respectivamente. para todo c ∈ R. Para cada t ≥ a o denotaremos mediante Mt y mt el sup y el ´ de f en el ınf intervalo I = [t. ım ım Secci´n 3: L´ o ımites en el infinito. 6 2. respectivamente.82 L´ ımites de funciones Cap. con an = 0 y n ≥ 1. con l´ xn = 0. Pruebe que. y s´lo si. Pruebe que existen o l´ Mt y l´ mt . si n es par. Sea f : R − {0} → R definida mediante f (x) = 1/(1 + a1/x ).

Se llama discontinua en el punto a ∈ X a una funci´n f : X → o R que no es continua en dicho punto. ım 83 . En particular. para todo ε > 0. . f continua en el a punto a significa: ∀ ε > 0 ∃ δ > 0 . se o dice que es continua en el punto a ∈ X cuando. 1. y s´lo si. 1/2. a ıtulo en sus aspectos m´s a b´sicos. si tomamos δ igual a 1. |xn − a| < 1/n para todo n ∈ N implica l´ xn = a. como introducci´n a un enfoque m´s amplio y como insa o a trumento que ser´ usado en cap´ a ıtulos posteriores. se puede obtener δ > 0 tal que x ∈ X y |x − a| < δ impliquen |f (x) − f (a)| < ε. vemos que f : X → R es discontinua en el punto a ∈ X si. definida en el conjunto X ⊂ R. y as´ sucesivamente y escribimos ı xn en vez de x1/n . existe ε > 0 con la siguiente propiedad: para o cada n ∈ N se puede encontrar xn ∈ X con |xn − a| < 1/n y |f (xn ) − f (a)| ≥ ε.7 Funciones continuas La noci´n de funci´n continua es uno de los puntos centrales de o o la Topolog´ Ser´ estudiada en este cap´ ıa. Esto quiere decir que existe ε > 0 con la siguiente propiedad: para todo δ > 0 se puede encontrar xδ ∈ X tal que |xδ − a| < δ y |f (xδ ) − f (a)| ≥ ε. Evidentemente. 1/3. |x − a| < δ ⇒ |f (x) − f (a)| < ε . x ∈ X. . Definici´n y propiedades b´sicas o a Una funci´n f : X → R. . Con s´ ımbolos matem´ticos.

en la definici´n de o funci´n continua el punto a pertenece necesariamente al conjunto o X y se puede tomar x = a. a + δ). ım x→a Al contrario de lo que sucede con el l´ ımite. y s´lo si. Corolario 1. f (x) tiene el mismo signo que f (a). a + δ). Existen A ⊂ R abierto . para fijar ideas supongamos que f (a) < 0. Demostraci´n: Tomemos c = [g(a) + f (a)]/2 y ε = g(a) − c = o c − f (a). existe un entorno V de a tal que la reso tricci´n de f a V ∩ X es continua en el punto a. g : X → R continuas. entonces toda funci´n f : X → R es continua. Sea δ el menor de los n´ meros δ1 y δ2 .84 Funciones continuas Cap. esto es. e Corolario 2. Entonces basta tomar g id´nticamente nula en el Teorema 1. como por ejemplo Z. a+δ) = {a}. 7 Se dice que f : X → R es una funci´n continua cuando f es o continua en todos los puntos a ∈ X. con f (a) < g(a). |x − a| < δ2 ⇒ c < g(x) < g(a) + ε. Dadas f. Si f (a) = 0 existe δ > 0 tal que. |x − a| < δ1 ⇒ f (a) − ε < f (x) < c y x ∈ X. g : X → R continuas en el punto a ∈ X. la condici´n |f (x) − o f (a)| < ε se convierte en 0 < ε. si a ∈ X es un punto de acumulaci´n o de X. entonces toda funci´n f : X → R es o continua en el punto a. Entonces ε > 0 y f (a) + ε = g(a) − ε = c. Por la definici´n o de continuidad. Sean f. existen δ1 > 0 y δ2 > 0 tales que x ∈ X. si X es un conjunto discreto. u |x − a| < δ ⇒ f (x) < c < g(x). esto es. pues en tal caso. y s´lo si. sean Y = {x ∈ X : f (x) < g(x)} y Z = {x ∈ X : f (x) ≤ g(x)}. la funci´n f : X → o o R es continua si. La continuidad es un fen´meno local. En particular. o Si a ∈ X ∩ X ′ esto es. En efecto. entonces f : X → R es continua en el punto a si. o l´ f (x) = f (a). o Si a es un punto aislado del conjunto X. Entonces existe δ > 0 tal que f (x) < g(x) para todo x ∈ X ∩ (a − δ. Teorema 1. lo que prueba el teorema. para todo x ∈ X ∩ (a − δ. Entonces x ∈ X. si existe δ > 0 tal que X ∩(a−δ. lo que es obvio. Sea f : X → R continua en el punto a ∈ X.

En particular. y por tanto se omite. as´ como la funci´n f /g. Cap´ ıtulo 5. se tenga l´ f (xn ) = f (a). si X es abierto tambi´n Y es abierto. tal que X ∩ (a − δ. definida mediante f (x) = sen(1/x) o si x = 0 y f (0) = 0. a + δ) est´ contenido en dicho dominio. es el subconjunto o de X formado por los puntos x tales que g(x) = 0. y por tanto Z = X ∩ F como pretend´ ıamos demostrar. Teorema 2. definida por ϕ(x) = 0 para todo o x racional y ϕ(x) = 1 para todo x irracional. es discontinua en todos los puntos de la recta. el Teorema 1. Adem´s. dada como a o g(x) = x sen(1/x) si x = 0 y g(0) = 0. En efecto. Por lo que acabamos de ver. Respecto al conjunto Z. centrado en y. que es el conjunto de los puntos x tales que q(x) = 0. tal que {y} ⊂ X ∩ Iy ∩ Y . es continua en toda la recta. f · g : X → R. Si f. y si X es cerrado tambi´n Z e e es cerrado. La funci´n ϕ : R → R. por el Teorema 1. As´ existe δ > 0 ı. para cada y ∈ Y existe un intervalo abierto Iy . Todo polinomio p : R → R es una funci´n continua. tenemos que Z = X −{x ∈ X : g(x) < f (x)}. La funci´n f : R → R. o Toda funci´n racional p(x)/q(x) (cociente de dos polinomios) es o continua en su dominio. nos asegura que A es un conjunto abierto. La funci´n g : R → R. es discontinua en el punto 0 y continua en los dem´s puntos de la recta. a Ejemplo 1. en el caso en que ı o g(a) = 0. F = R − B es cerrado. o sea: Y ⊂ X ∩ ( y∈Y Iy ) ⊂ Y . para toda sucesi´n de puntos o xn ∈ X con l´ xn = a. Corolario 1. sin embargo. Para que la funci´n f : X → R sea continua en el o punto a es necesario y suficiente que. sus restricciones a Q y a . Por el Teorema 3 del Cap´ ıtulo 5. g : X → R son continuas en el punto a ∈ X entonces tambi´n son continuas en dicho punto las funciones e f + g. ım ım La demostraci´n se deduce usando exactamente los mismos aro gumentos que en el Teorema 3. de Y ⊂ X ∩ A ⊂ Y conclu´ a ımos que Y = X ∩A. Escribiendo A = y∈Y Iy . Cap´ ıtulo 6. existe B ⊂ R abierto tal que Z = X − (X ∩ B) = X ∩ (R − B). De donde y∈Y {y} ⊂ y∈Y (X ∩ Iy ) ⊂ Y . bien entendido. El dominio de la funci´n f /g.Secci´n 1 o Definici´n y propiedades b´sicas o a 85 y F ⊂ R cerrado tales que Y = X ∩ A y Z = X ∩ F .

7 R−Q son continuas porque son constantes. as´ pues el teorema est˜ a probado. (Teorema del valor intermedio) Sea f : [a. Luego necesariamente A ∩ B = ∅. Si f (a) < d < f (b) entonces existe c ∈ (a. ı n Corolario 1. Por el corolario 2 del Teorema 1. un n´ mero η > 0 tal que y ∈ Y . Si I ⊂ R es un intervalo y f : I → R es continua. Si definimos ψ : R → R escribiendo ψ(x) = x·ϕ(x) vemos que ψ es continua exclusivamente en el punto x = 0. 2.) Demostraci´n: Dado ε > 0 existe. de forma que la funci´n compuesta g ◦ f : X → R est´ bien definida. sea α =´ ınf(f (I)) = ´ ınf{f (x) : x ∈ I} y β = sup(f (I)) = sup{f (x) : x ∈ I}. Teorema 3. b] = A ∪ B ser´ una escisi´n no trivial (pues a ∈ A y ıa o b ∈ B). |y − b| < η implican u |g(y) − g(b)| < ε. Si f (I) no est´ acotado tomaremos α = −∞ y β = +∞. entonces f (I) es un intervalo. A su vez. Si. Por . Funciones continuas en un intervalo Teorema 4. x ∈ X ∩ (a − δ. por el contrario. cerrado o semiabierto) cuyos extremos son α y β tomemos d tal que α < d < β. b] = A ∪ B. Si tuvi´ramos A ∩ B = a e ∅ entonces el teorema estar´ demostrada ya que f (c) = d para ıa cualquier c ∈ A ∩ B. b) tal que f (c) = d. g : Y → R continua en el punto b = f (a) ∈ Y y f (X) ⊂ Y . por la continuidad de g en el o punto b. A y B son cerrados. Entonces o a g ◦ f es continua en el punto a. Demostraci´n: Consideremos los conjuntos A = {x ∈ [a. la continuidad de f en el punto a nos asegura que existe δ > 0 tal que x ∈ X. |x − a| < δ implican |f (x) − b| < η. El resultado es obvio si f es constante. Por consiguiente. lo que est´ prohibido por el Teorema 5 del Cap´ a ıtulo 5. b] : f (x) ≥ d}.86 Funciones continuas Cap. Adem´s. Sean f : X → R continua en el punto a ∈ X. tuvi´semos A ∩ B = ∅ e entonces [a. (La composici´n de dos funciones o continuas es continua. En caso contrario. a + δ) ⇒ |g(f (x)) − g(b)| = |(g ◦ f )(x) − (g ◦ f )(a)| < ε. lo que prueba el teorema. b] → R continua. a Para probar que f (I) es un intervalo (abierto. luego A ∩ B = A ∩ B = A ∩ B. b] : o f (x) ≤ d} y B = {x ∈ [a. es claro que [a.

el intervalo p(R) no est` acotado. esto es. tal que f (c) = d. an x an x an x x→−∞ impar). Esto prueba que (α. igual a cero. f (I) puede no a ser del mismo tipo que I. como por ejemplo. +∞) en s´ mismo. f es una biyecci´n de [0. la funci´n f : o [0. es creciente (por tanto inyectiva).Secci´n 2 o Funciones continuas en un intervalo 87 las definiciones de ´ y sup. Evidentemente. ı Como α es el ´ y β es el sup de f (I). Por tanto. 1) y f (I3 ) = (0. su ım x→+∞ l´ an xn = +∞ y l´ p(x) = l´ an xn = −∞ (pues n es ım ım ım x→−∞ x→−∞ x→+∞ l´ r(x) = ım l´ r(x) = 1. β) ⊂ f (I). esto es. podemos escribir u p(x) = an xn · r(x). Por ejemplo. As´ d ∈ f (I). En particular existe c ∈ R tal que p(c) = 0. I2 = (0. Pero si I no es cerrado o no est´ acotado. ver el Teorema 7 m´s adee a lante. Por tanto f (I) es un intervalo cuyos extremos son α y β. b]. π/2) e I3 = (0. Luego l´ p(x) = ım ım x→+∞ imagen es un subintervalo no acotado de [0. +∞) → [0. donde r(x) = Es claro que x→+∞ a0 1 a1 1 an−1 1 · n+ · n−1 + · · · + · +1. (Existencia de n a) Dado n ∈ N. b ∈ I tales que α ≤ f (a) < ınf d < f (b) ≤ β. definida como f (x) = xn . +∞). π). Observaci´n: Si I = [a. +∞) que contiene a su extremo inferior. sea f : R → R dada por f (x) = sen x. Sacando an xn como factor com´ n. b] es un intervalo compacto entonces o f (I) tambi´n es un intervalo compacto. tenemos f (I1 ) = [−1. Para fijar ideas supongamos que an > 0. Por el Teorema 4 existe C ∈ [a. p(R) = R. para o ı todo n´ mero real a ≥ 0. existen a. f (I2 ) = (0. por tanto c ∈ I. 1]. Ejemplo 2. ni superior ni a inferiormente. un polinimio de grado par puede no tener ra´ ıecs reales. +∞)) = [0. +∞). ning´ n n´ mero real menor ınf u u que α o mayor que β puede pertenecer a f (I). p(x) = x2 + 1. Por tanto. Tomando sucesivamente los intervalos abiertos I1 = (0. Sea p(x) = a0 + ız n a1 x + · · · + an x con n impar y an = 0. Como aplicaci´n demostraremos que todo polinomio o p : R → R de grado impar tiene alguna ra´ real. √ Ejemplo 3. Esto significa que p : R → R es suprayectiva. 1]. existe un unico n´ mero real b ≥ 0 tal que u ´ u . con f (0) = 0 y l´ f (x) = +∞. Esto significa que. Luego f ([0. 7).

Por el Teorema 4. f (c) = c. que es obviamente continua (ver Fig. El Teorema 4 es uno de los denominados “teoremas de existencia”. b] tal que ϕ(c) = 0. todo o o ı. as´ en este caso.88 Funciones continuas Cap. negativa. esto es. b] tal que f (c) = c. la funci´n ϕ : [a. b] → u o R. En efecto. ¿se puede concluir que su o inversa f −1 tambi´n lo es? La respuesta es. b] → R una funci´n continua tal o que f (a) ≤ a y b ≤ f (b). En ciertas condiciones nos asegura la existencia de una ra´ para la ecuaci´n f (x) = d. La funci´n o 2 f : X → Y definida como f (x) = x . En estas condiciones existe al menos un n´ mero c ∈ [a. En el caso particular en que n es impar. n´ mero real a tiene una unica ra´ n-´sima que es positiva cuando u ´ ız e a > 0 y negativa cuando a < 0. b = n a. 4]. la funci´n x → xn es una biyecci´n de R en R. definida mediante ϕ(x) = x − f (x). 2] e Y = [0. Suponiendo que f es continua. a Luego g es discontinua en el punto y = 1 (pues l´ − g(y) = −1 y ım y→1 y→1 l´ + g(y) = 1. o sea. existe c ∈ [a. Su inversa g : Y → X √ √ est´ dada por g(y) = − y si 0 ≤ y ≤ 1 y g(y) = y si 1 < y ≤ 4. Otra aplicaci´n del Teorema 4 es la que se refiere a la contio nuidad de la funci´n inversa. Ejemplo 4. Ejemplo 5. Sean X. Sean X = [−1. en general. Un punto x ∈ X tal que f (x) = x se denomina punto fijo de la funci´n f : X → R. es continua con ϕ(a) ≥ 0 y ϕ(b) ≤ 0. El resultado que acabamos de o probar es una versi´n unidemensional del conocido “Teorema del o punto fijo de Brouwer”. Sea f : [a. 7 √ a = bn . Una de sus aplicaciones m´s ız o a sencillas es la que sigue.) ım . e como lo demuestra el siguiente ejemplo. 0] ∪ (1. es una biyecci´n de X en o Y . Y ⊂ R y f : X → Y una o biyecci´n. 3).

3 Demostraremos ahora que si una biyecci´n entre intervalos f : o I → J es continua. veremos que. m´s adelante. Demostraci´n: Supongamos. entonces su inversa tambi´n lo es. b) con f (c) = f (a). Sea I ⊂ R un intervalo. Sean a el menor y b el mayor de los n´ meros u. Toda funci´n continua e o inyectiva f : I → R es mon´tona y su inversa g : J → I. contradiciendo la inyectividad de f . Para fijar ideas. Hay dos posiıan bilidades: f (a) < f (y) y f (a) > f (y). En el primer caso. contradiciendo lo que acabamos de probar. Si f no fuese mon´tona existir´ puntos o ıan u < v y x < y en I tales que f (u) < f (v) y f (x) > f (y). En la secci´n e o 3. que I = [a. v. existe c ∈ (a. definida o en el intervalo J = f (I). En el segundo caso. se tiene f (y) < f (a) < f (b). por tanto existe c ∈ (y. luego. es continua. por el Teorema 4. la inversa a de una biyecci´n continua tambi´n es continua. b] con f (x) > f (y). Finalmeno te. consideremos la invaersa g : J → I de la biyecci´n continua o . ser´ continua e inyectiva. b]. b] sea un o intervalo cerrado y acotado. obteni´ndose otra contradicci´n. x. (En el Ejemplo 5 o e el dominio de f no es ni un intervalo ni un conjunto compacto. En caso contrario existir´ puntos x < y en [a. Sea ahora f : I → R continua e inyectiva en un intervalo cualquiera I.Secci´n 2 o Funciones continuas en un intervalo + 4 89 +3 +2 1 2 Fig. Demostraremos que f es estrictamente creciente. x) coon f (c) = f (y). luego f es estrictae o mente creciente. y. sea f (a) < f (b). inicialmente. Entonces. tenemos f (a) < f (y) < f (x). la resu tricci´n de f al intervalo [a.) Teorema 5. pero no o ıa mon´tona. si el dominio es compacto.

entonces b = f (a) es el extremo inferior de J. δ > 0. Sea δ = m´ ın{α. de α > 0 y β > 0. la funci´n g : [0. As´ f (a − ε) = b − α y f (a + ε) = b + β. Sea a ∈ I un punto cualquiera y b = f (a). β}. a + ε) ⊂ I. luego g. supongamos inferior. Dado cualquier ε > 0 podemos suponer que a + ε ∈ I y tendremos que f (a + ε) = b + δ. por el contrario. f : R → R dada por f (x) = xn es una biyecci´n continua y su inversa g : R → R. que si I es e un intervalo entonces toda funci´n continua e inyectiva f : I → R o es un homeomorfismo local entre I y el intervalo J = f (I). g es la inversa de la biyecci´n continua f : [0. Funciones continuas en conjuntos compactos Muchos problemas de las matem´ticas. +∞). es continua en toda la recta. por tanto. e Sean X ⊂ R e Y ⊂ R. tambi´n en este caso. Luego g es continua en el punto b. Entonces. e Corolario 1. Un homeomorfismo entre X e Y es una biyecci´n continua f : X → Y cuya inversa f −1 : Y → X o tambi´n es continua. Para probar que g es continua en el punto b comenzaremos suponiendo que a es interior a I. Entonces: y ∈ J . En efecto. Como g es estrictamente creciente. +∞) → o [0. En el caso particular en que n es impar. +∞) → [0. 7 estrictamente creciente f : I → J. o √ n definida mediante g(x) = x es continua. es continua en el punto b. donı. Si. y ∈ J. dado ε > 0 podemos admitir que (a − ε.90 Funciones continuas Cap. 3.b− δ < y < b + δ ⇒ ⇒ ⇒ ⇒ b≤y <b+δ a ≤ g(y) ≤ g(b + δ) a ≤ g(y) < a + ε a − ε < g(y) < a + ε . Para todo n ∈ N. b − δ < y < b + δ ⇒ b − α < y < b + β ⇒ g(b − α) < g(y) < g(b + β) ⇒ a − ε < g(y) < a + ε. El Teorema 5 nos deice. g es estrictamente creciente. consisten en encontrar los puntos de un conjunto X en . Evidentemente. as´ como de sus aplia ı caciones. tamo√ bi´n denotada por g(x) = n x. a es un extremo de I. +∞) definida como f (x) = xn .

Para empezar. Tenemos 0 < g(x) ≤ 1 para todo x ∈ R. Y si x < 0. Obtendremos el Teorema de Weierstrass como consecuencia del .Gr´fico de la funci´n g(x) = a o 1 1+x2 El pr´ximo teorema garantiza la existencia de valores m´ximos o a y m´ ınimos de una funci´n continua cuando su dominio es compacto. Ejemplo 6. g(x) = 1/(1 + x2 ). Sin embargo. Como g(0) = 1.Secci´n 3 o Funciones continuas en conjuntos compactos 91 los que una determinada funci´n real f : X → R alcanza su valor o m´ximo o su valor m´ a ınimo. la funci´n f puede no estar acotada superiormente (y entonces o no posee valor m´ximo) o inferiormente (y entonces no posee valor a m´ ınimo). o el m´ a ınimo. Antes de intentar resolver un problema de este ripo es ncesario saber si tales puntos existen. inclusive en el caso de estar acotada. o Teorema 6. luego para todo x ∈ X existen x′ . a no existe x ∈ R tal que g(x) sea el menor valor g. Sin embargo. vemos que g(0) es el mayor m´ximo de g(x). 1) y f : X → R dada por f (x) = x. 1). basta tomar x′ < x y nuevamente se tiene g(x′ ) < g(x). En efecto. x′′ ∈ X tales que f (x′ ) < f (x) < f (x′′ ). si x > 0 basta tomar x′ > x para tener g(x′ ) < g(x). 4 . Entonces existen x0 . Entonces f (X) = (0. Sean X = (0. donde x ∈ R. x1 ∈ X tales que f (x0 ) ≤ f (x) ≤ f (x1 ) para todo x ∈ X. (Weierstrass) Sea f : X → R continua en el conjunto compacto X ⊂ R. Fig. Esto significa que. f puede no alcanzar un valor m´ximo en X. o ninguno de los dos. el valor f (x) no es ni el mayor ni el menor que f alcanza en X. para cualquier x ∈ X. Un ejemplo: podemos considerar g : R → R.

Corolario 1. ım ım ı como quer´ ıamos demostrar. . si as´ fuese necesario. Si X ⊂ R es compacto entonces toda funci´n contio nua f : X → R est´ acotada. Ejemplo 7. y as´ b = f (a) y b ∈ f (X). podemos suponer que l´ xn = a′ ∈ X. . Como f es continua en el punto a. Sin embargo. se deduce que f (a) = f (a′ ). l´ yn = l´ f (xn ) = f (a′ ). . . En particular. x1 ∈ X tales que f (x0 ) ≤ f (x) ≤ f (x1 ) para todo x ∈ X. Considerando. Como ya tenemos ım ım l´ yn = b = f (a). existe c > 0 tal que |f (x)| ≤ c a para todo x ∈ X. con xn ∈ X. Teorema 8. 1] no es compacto. La imagen f (X) de un conjunto compacto X ⊂ R por una funci´n continua f : X → R es un conjunto compacto. Esto quiere decir que existen x0 . a′ = a. Como X es compacto. de l´ ′ xn = a conclu´ ım ımos n∈N n→N n∈N que b = l´ ′ yn = l´ ′ f (xn ) = f (a). definida mediante f (1) = 0. contradiciendo la ım inyectividad de f . la sucesi´n (xn ) posee una subsucesi´n (xn )n∈N′ que converge a un punto o o a ∈ X. esto es. El conjunto Y = {0. . Ahora bien. para cada n ∈ N u tenemos yn = f (xn ). es continua pero no est´ acotada. Demostraci´n: (del Teorema 6) Como vimos en la secci´n 4 del o o Cap´ ıtulo 5. Demostraci´n: Tomaremos un punto cualquiera b = f (a) ∈ Y y o demostraremos que g es continua en el punto b. el conjunto compacto f (X) posee un menor elemento f (x0 ) y un mayor elemento f (x1 ). Si no fuese as´ exisı. una subsuceı si´n. f (n) = o . 7 Teorema 7. o Demostraci´n: Por el Teorema 8 del Cap´ o ıtulo 5 tenemos que probar que toda sucesi´n de puntos yn ∈ f (X) posee una subsucesi´n o o que converge a alg´ n punto b ∈ f (X). por la continuidad de f . Si X ⊂ R es compacto entonces toda biyecci´n contio nua f : X → Y ⊂ R tiene inversa continua g : Y → X. esto es. 1] → R. 1. Esto es posible ya que el a dominio (0. . Ejemplo 8. La funci´n f : (0. .92 Funciones continuas Cap. pues X es compacto. definida mediante f (x) = o 1/x. 1/n.} es compacto y la biyecci´n f : N → Y . o ım Se tiene |a′ − a| ≥ ε. |xn − a| ≥ ε ım para todo n ∈ N. 1/2. tir´ un n´ mero ε > 0 y una sucesi´n de puntos yn = f (xn ) ∈ Y ıan u o tales que l´ yn = b y |g(yn ) − g(b)| ≥ ε.

x Ejemplo 9. Obs´rvese la asimetr´ o e ıa: el punto a est´ fijo y x tiene que aproximarse a a para que f (x) a se aproxime a f (a). No obstante. definida mediante f (x) = o 1/x. tomamos un n´ mero natural n > 1/δ y u escribimos x = 1/n e y = 1/2n. |x−y| < δ implican |f (x)−f (y)| < ε.Secci´n 4 o Continuidad uniforme 93 1/(n − 1) si n > 1. pero su inversa f −1 : Y → N es discontinua en el punto 0. para todo δ > 0 escogido. La continuidad de una funci´n f : X → R en el punto a ∈ X o significa que f (x) est´ tan pr´ximo a f (a) cuanto se desee. En la continuidad uniforme se puede hacer que f (x) − f (y) est´n tan pr´ximos cuanto se quiera: basta con que x e o . si tomamos ε < 2. para todo ε > 0 dado. Luego en el Teorema 8 la compacidad de X no puede ser substituida por la de Y . Sin embargo. para cada x ∈ X se puede encontrar δ > 0 tal que y ∈ X. El n´ mero positivo δ depende no s´lo del ε > 0 dado sino tambi´n u o e del punto x donde se examina la continuidad. y ∈ R − {0} tales que |y − x| < δ y a |f (x) − f (y)| ≥ ε. La funci´n f : R+ → R. es continua. es continua. se puede obtener δ > 0 tal que x. siempre a o que se tome x suficientemente pr´ximo a a. Sea f : R − {0} → R definida mediante f (x) = |x| . sea cual fuere el δ > 0 escogido. Ejemplo 10. pero |f (y) − f (x)| = 2n − n = n ≥ 1 > ε. Dado ε > 0. y ∈ X. Continuidad uniforme Sea f : X → Y continua. como puede verse en los Ejemplos 9 y 19 de arriba. siempre existir´n puntos x. El rec´ ıproco es falso. Una funci´n uniformemente continua f : X → R es continua en o todos los puntos del conjunto X. Basta tomar x = δ/3 e y = −δ/3. |y − x| < δ implican |f (y) − f (x)| < ε. Entonces 0 < y < x < δ. 4. Esta funci´n es o continua en R − {0} pues es constante en un entorno de cada punto x = 0. de donde |y − x| < δ. Dado ε > 0 no es simpre posible encotrar un δ > 0 que sirva para todos los puntos x ∈ X (inclusive cuando f es continua en todos estos puntos). Una funci´n f : X → R se dice uniformemente continua en el o conjunto X cuando. dado ε > 0. luego f (x) = 1 si x > 0 y f (x) = −1 para x < 0. con 0 < ε < 1.

entonces f es lipschitziana con constante k = |a|. no es lipschitziana o pues no es uniformemente continua. Sin embargo. |y−x| < δ implican |f (y)−f (x)| < ε. Teorema 9. Aqu´ x e y son variables y juegan papeles e e ı. con a. e o Otra diferencia entre la mera continuidad y la continuidad uniforme es la siguiente: si cada punto x ∈ X posee un entorno V tal que la restricci´n de f a V ∩ X es continua. y ∈ X . si x ≥ a e y ≥ a entonces |f (y) − f (x)| = |y − x|/|xy| ≤ |y − x|/a2 = k|y − x|. Para que f sea Lipschitziana es necesario y suficiente que el cociente (f (x) − f (y))/(x − y) est´ acotado. evidentemente. mientras o que la continuidad uniforme es un concepto global. Entonces x. 7 e y tambi´n lo est´n. por tanto. esto es. Luego n > n0 implica |f (yn )−f (xn )| < ε. para todo par de sucesiones (xn ). supongamos . +∞) es lipschitziana (y. Toda funci´n lipschitziana f : X → R es uniformemente continua: o dado ε > 0. Esto se expresa diciendo que la continuidad es una noci´n local. La funci´n del Ejemplo 10. x = y ⇒ |f (x)−f (y)|/|x−y| ≤ k. o uniformemente continua) con constante de Lipschitz k = 1/a2 . entonces la funci´n o o f : X → R es continua. exista una e constante k > 0 tal que x. Si f es un polinomio de grado ≤ 1. Rec´ ıprocamente. No obstante. para todo a > 0. Para que f : X → R sea uniformemente continua es necesario y suficiente. pues |f (y)−f (x)| = |ay+b−(ax+b)| = |a||y− x|. no se puede concluir que f : X → R sea uniformemente continua en el conjunto X. y ∈ X. En efecto. sim´tricos en la definici´n. como lo demuestram los Ejemplos 9 y 10. y ∈ X.94 Funciones continuas Cap. |x − y| < δ ⇒ |f (x) −f (y)| ≤ k|x−y| < k · ε/k = ε. si cada punto x ∈ X posee un entorno V tal que f es uniformemente continua en X ∩ V . Existe tambi´n n0 ∈ N tal que e n > n0 implica |yn −xn | < δ. esto es. y ∈ X. f (x) = ax + b. b ∈ R. Ejemplo 11. de donde l´ ım(f (yn ) − f (xn )) = 0. la restricci´n de f al intervalo [a. Una funci´n f : X → R se llama lipschitziana cuando o existe una constante k > 0 (llamada constante de Lipschitz de la funci´n f ) tal que |f (x) − f (y)| ≤ k|x − y| sean cuales fueren o x. (yn ) en X tales que l´ ım(yn − xn ) =. existe δ > 0 tal que x. Demostraci´n: Si f es uniformemente continua y l´ |yn −xn | = 0 o ım entonces dado cualquier ε > 0. se toma δ = ε/k. se tenga l´ ım(f (yn ) − f (xn )) = 0.

+∞) ⇒ x + y ≥ 2 ⇒ | y − x| = √ √ |y − x|/( y + x) ≤ 1 |y − x|. En el intervalo [0. +∞). De aqu´ resulta que f : [0. δ2 }. y ∈ [0. f es a lipschitziana (por tanto uniformemente continua) en el intervalo √ √ √ √ [1. Demostraci´n: Si f no fuese uniformemente continua existir´ o ıan ε > 0 y dos sucesiones (xn ). dado por f (x) = x. Sea δ = m´ 1 .Secci´n 4 o Continuidad uniforme 95 v´lida la condici´n estipulada en el enunciado del teorema. √ Ejemplo 13. . Daın{δ dos x. En efecto. Entonces. y x. La funci´n f : [0. (yn ) en X tales que l´ ım(yn − xn ) = 0 y |f (yn )−f (xn )| ≥ ε para todo n ∈ N. luego no se tiene l´ ım[f (yn ) − f (xn )] = 0. luego el y √ cociente ( y − x)/(y − x) no est´ acotado. Sea X ⊂ R compacto. dado ε > 0 existen δ1 > 0 y δ2 > 0 tales que ε x. Considerando una subsucesi´n. lo que contradice que |f (yn ) − f (xn )| ≥ ε para todo n ∈ N. como yn = (yn − xn ) + xn . En efecto. En efecto. e ım tenemos l´ ım[f (yn ) − f (xn )] = l´ f (yn ) − l´ f (xn ) = f (a) − f (a) = ım ım 0. o si as´ fuese necesario. que l´ xn = a ∈ X. y ∈ [0. 1] es compacto. 1] o ´ x. podemos suponer. pues [0. Teorema 10. yn en X tales que |xn − yn | < 1/n y |f (xn ) − f (yn )| ≥ ε. dada por f (x) = x2 no o es uniformemente continua. f tambi´n es e 2 uniformemente continuam aunque no se lipschitziana. La funci´n f : R → R. Tendr´ ıamos entonces l´ ım(yn − xn ) = 0 sin que l´ ım(f (yn ) − f (xn )) = 0. Toda funci´n continua f : o X → R es uniformemente continua. No obstante. Si f a o no fuese uniformemente continua. +∞) con |y − x| < δ. 1]. Si. y ∈ [1. +∞). o no es lipschitziana. Como f es continua en el punto a. Esta contradicci´n concluye la prueba del teorema. y ∈ [1. |y − x| < δ1 ⇒ |f (y) − f (x)| < 2 . ya que x. +∞) → R es uniformemente ı continua. 1]. obviamente si x. Tomando x = y suficientemente peque˜ os. pero f (yn ) − f (xn ) = n2 + 2 + (1/n2 ) − n2 = 2 + 1/n2 > 2. y ∈ [0. tomando xn = n e yn = n + (1/n) tenemos l´ ım(yn − xn ) = l´ ım(1/n) = 0. ım tambi´n se tiene l´ xn = a. y ∈ [1. en virtud de la compacidad ı de X. podemos n √ √ conseguir que √ + x sea tan peueno cuanto se desee. multiplicando el numerador y el √ √ √ √ denominador por ( y + x) vemos que ( y − x)/(y − x) = √ √ 1/( y + x). +∞) → R. por ejemplo. o Ejemplo 12. +∞) tenemos |f (y) − f (x)| < ε. |y − x| < δ2 ⇒ |f (y) − f (x)| < ε/2. existir´ ε > 0 con la siguiente ıa propiedad: para todo n ∈ N podr´ ıamos encontrar puntos xn .

no son uniformemente continuas. Pruebe que tambi´n son continuas en el punto a las funciones ϕ. Ejemplo 14. g : X → R continuas en el punto a ∈ X. 5. luego l´ f (xn ) = l´ f (an ) + l´ ım ım ım[f (xn ) − f (an )] = b. podemos (cona siderando una subsucesi´n si as´ fuera necesario) suponer que la o ı sucesi´n (xn ) es convergente. para todo a ∈ X ′ (inclusive si a no pertenece a X). no es verdad que l´ ım[f (yn ) − f (xn )] = 0. a Demostraci´n: Si f no estuviera acotada (supongamos superioro mente) existir´ una sucesi´n de puntos xn ∈ X tales que f (xn+1 ) > ıa o f (xn ) + 1 para todo n ∈ N. +∞). as´ como x/|x| ı y sen(1/x) en R − {0}. escribiendo yn = xn+1 . tenemos l´ ım ım(xn − an ) = 0. Entonces. si as´ fuese necesario. +∞) entonces |y − 1| < δ y |x − a| < δ. se sigue que l´ ım[f (xn ) − f (an )] = 0. 1] e y ∈ [1. g(x)} para todo x ∈ X. o tendr´ ıamos l´ ım(yn − xn ) = 0. luego f no ser´ uniformeıa mente continua. Como X est´ acotado. Teorema 12. pues f (0. El Teorema 12 implica que 1/x en R+ . En efecto. ım x→a Demostraci´n: Escojamos una sucesi´n de puntos an ∈ X − {a} o o tal que l´ an = a. Ejercicios Secci´n 1: Definici´n y primeras propiedades o o 1. Teorema 11. g(x)}. Del Teorema 11 se sigue que la sucesi´n (f (an )) ım o est´ acotada. definidas mediante ϕ(x) = m´x{f (x). 1]. ψ(x) = a m´ ın{f (x). luego ε ε |f (y) − f (x)| ≤ |f (y) − f (1)| + |f (1) − f (x)| < 2 + 2 = ε. 7 x ∈ [0. El Teorema 11 nos da otra forma de ver que f (x) = 1/x no es uniformemente continua en el intervalo (0. ψ : e X → R. .96 Funciones continuas Cap. pero como f (yn ) − f (xn ) > 1. Sean f. existe l´ f (x). Si f : X → R es uniformemente continua entonces. Ahora afirmamos que se tiene ım l´ f (xn ) = b se cual fuere la sucesi´n de puntos xn ∈ X − {a} ım o con l´ xn = a. Como f es uniformemente continua. Toda funci´n f : X → R uniformemente continua o en un conjunto acotado X est´ acotada. 1] = [1. Considerando una subsucesi´n. a o ı podemos suponer que l´ f (an ) = b.

Sean f. Pruebe que f (a) = g(a). para todo o X ⊂ R se tiene f (X) ⊂ f (X). Sea f : R → R es continua. |x − a| < δ. Suponga que. para todo c > f (a). Pruebe que si X es abierto entonces el conjunto A = {x ∈ X : f (x) = g(x)} es abiero. es scs y sci en dicho punto. y que si X es cerrado el conjunto F = {x ∈ X : f (x) = g(x)} es cerrado. Pruebe que si f (x) = 0 para todo x ∈ X entonces f (x) = 0 para todo x ∈ X. 7. Sean f. |x − a| < δ ⇒ f (x) < g(x). y s´lo si.Secci´n 5 o Ejercicios 97 2. y tales que f (x) < g(x) y f (y) > g(y). . Una funci´n f : X → R se dice localmente constante cuando o todo punto de X posee un entorno V tal que f es constante en V ∩ X. Pruebe que toda funci´n f : I → R localmente o constante en un intervalo I es constante. 4. existe δ > 0 tal que x ∈ X. 3. implican f (x) < c. Pruebe que f es continua en el punto a si. Pruebe que si f : R → R es continua si. 2. para cada entorno V de a. 6. Pruebe que existe ε > 0 con la siguiente propiedad: o se puede encontrar una sucesi´n de puntos xn ∈ X con l´ xn = a y f (xn ) > o ım f (a)+ε para todo n ∈ N. o g es sci y f (a) < g(a) entonces existe δ > 0 tal que x ∈ X. g : X → R continuas en el punto a. Sea f : I → R una funci´n mon´tona definida en un intervalo o o I. Si la imagen f (I) es un intervalo pruebe que entonces f es continua. l´ yn = a y f (y − n) < f (a) − ε para todo n ∈ N. o bien se encuentra (yn ) con yn ∈ X. 5. ım Secci´n 2: Funciones continuas en un intervalo o 1. y s´lo si. Pruebe que si f es scs. existen puntos x. Sea f : X → R discontinua en el punto a ∈ X. g : X → R continuas. Una funci´n f : X → R se dice semicontinua superiormente o (scs) en el punto a ∈ X cuando. Defina el concepto de funci´n semicontinua inferiormemente (sci) o en el punto a.

entre las ra´ ıces de la ecuaci´n f (x) = c existe una cuyo m´dulo |x| es m´ o o ınimo. |y − x| ≥ ε ⇒ |f (y) − f (x)| ≤ kε |y − x|. x ∈ [a. existen x0 . Sea f : [0. 1] → R continua y tal que f (0) = f (1). Pruebe que no existe ninguna funci´n continua f : [a. y no est´n o e muy pr´ximos. Sea f : I → R una funci´n con la propiedad del valor intero medio. 7 3. existe kε > 0 tal que x. (Esto significa que f cumple la condici´n de Lipschitz siempre que los puntos x. Secci´n 3: Funciones continuas en conjuntos compactos o 1. x→+∞ x→−∞ 2. Pruebe que. exactamente 2 veces. Generalice. 1] tal que f (x) = f (x + 1/2). pruebe que f es continua. Sea f : X → R continua en un conjunto compacto X. 4. 5. Pruebe que toda funci´n continua peri´dica f : R → R est´ acotada y alcanza o o a sus valores m´ximo y m´ a ınimo. Pruebe que existe x0 ∈ R tal que f (x0 ) ≤ f (x) para todo x ∈ R.) o . b]. Pruebe el mismo resultado con 1/3 en vez de 1/2. Demuestre que la funci´n f : R → R.98 Funciones continuas Cap. −∞. dada por f (x) = sen(1/x) si x = 0 y o f (0) = 0 tiene la propiedad del valor intermedio y sin embargo no es continua. esto es. Se dice que una funci´n f : I → R definida en un intervalo I o tiene la propiedad del valor intermedio cuando la imagen f (J) de cualquier intervalo J ⊂ I es un intervalo. b] → R o que alcance cada uno de sus valores f (x). Si para cada c ∈ R existen como m´ximo un n´ mero a u finito de puntos x ∈ I tales que f (x) = c. para todo c ∈ R. x1 ∈ R tales que f (x0 ) ≤ f (x) ≤ f (x1 ) para todo x ∈ R. Pruebe que. Una funci´n f : R → R se dice peri´dica cuando existe p ∈ R+ o o tal que f (x + p) = f (x) para todo x ∈ R. para todo ε > 0. y ∈ X. 5. Sea f : R → R continua. Pruebe que existe x ∈ [0. 4. tal que l´ f (x) = l´ f (x) = ım ım x→+∞ x→−∞ +∞. Sea f : R → R continua con l´ f (x) = +∞ y l´ f (x) = ım ım 3.

Dada f : X → R uniformemente continua. ψ : X → R dadas por ϕ(x) = m´x{f (x). Demuestre que la funci´n continua f : R → R. defina ϕ : X → R mediante ϕ(x) = f (x) si x ∈ X es un punto aislado y ϕ(x) = l´ f (y) si x ∈ X ′ . 5. 2. Pruebe que si existen l´ f (x) y ım x→+∞ x→−∞ l´ f (x) entonces f es uniformemente continua. Sea f : R → R continua. Pruebe que ϕ es uniformemente continua ım y→x y que ϕ(x) = f (x) para todo x ∈ X.Secci´n 5 o Ejercicios 99 Secci´n 4: Continuidad uniforme o 1. son uniformemente continuas. dada por o 2 f (x) = sen(x ). g(x)}. g(x)} y a ψ(x) = m´ ın{f (x). no es uniformemente continua. Si toda funci´n continua f : X → R es uniformemente contio nua pruebe que el conjunto X es cerrado pero no necesariamente compacto. 4. g : X → R uniformemente continua. Lo mismo ocurre con el producto f · g siempre que f y g est´n acotadas. Pruebe que f + g es uniformemente continua. x ∈ X. Pruebe e que ϕ. Sean f. . 3. La misma ım conclusi´n es v´lida si existen los l´ o a ımites de f (x) − x cuando x → ±∞.

100 Funciones continuas Cap. 7 .

el cociente q(x) es la relaci´n existente entre o la variaci´n de f (x) y la variaci´n de x a partir del punto x = a. ım Las interpretaciones de este l´ ımite en los contextos anteriores sonm respectivamente. o el valor q(x) es la pendiente de la secante (recta que une los puntos (a. en general. El cociente q(x) = [f (x) − f (a)]/(x − a) tiene sentido si x = a. f (a)). y la velocidad instant´nea del m´vil en el instante a o x = a. f (x)) del gr´fico de f ) en relaci´n al eje x. De modo general.8 Derivadas Sean f : X → R y a ∈ X. f (a)) y (x. Dicho l´ ımite es una de las nociones m´s importantes de las Maa ´ tem´ticas y de sus aplicaciones. el “cociente incremental” de la funci´n f en o el punto a. o. luego define una funci´n q : X − {a} → R. 101 . en el instante x. Este ser´ el objetivo de estudio de a a este cap´ ıtulo. la pendiente de la tangente al gr´fico de f en el a punto (a. a o Si imaginamos x como el tiempo y f (x) como la abscisa. de un punto m´vil que se desplaza a lo largo del eje x. o entonces q(x) es la velocidad media de dicho punto en el intervalo de tiempo comprendido entre los instantes a y x. o o En el caso en que a ∈ X ′ ∩ X en natural considerar l´ x→a q(x).

luego l´ (f (a + h) − f (a))/h − c = l´ r(h)/h = 0. obteni´ndose una nueva e funci´n f ′ : X ∩ X ′ → R. entonces r(h)/h = [f (a + h) − o a f (a)]/h − c. si la condici´n es v´lida. f es continua en el punto a. Si existe se dice que f es derivable en el punto a. Para que f : X → R sea derivable en el punto a ∈ X ∩ X ′ es necesario y suficiente que exista c ∈ R tal que a + h ∈ X ⇒ f (a + h) = f (a) + c · h + r(h). o sea. h→0 h→0 Corolario 1. donde l´ r(h)/h = 0. Una funci´n es continua en los puntos donde es deo rivable. Cuando existe la derivada f ′ (x) en todos los puntos x ∈ X ∩ X ′ se dice que la funci´n o f : X → R es derivable en el conjunto x. df (a) . x→a h→0 x−a h Bien entendido. definimos r : Y → R como r(h) = f (a + h) − f (a) − f ′ (a) · h. Si f es continua se dice que f es de clase C . llamada funci´n derivada de o o ′ 1 f . La derivada de la funci´n f en el o punto a es el l´ ımite: f (a) = l´ ım f (x) − f (a) f (a + h) − f (a) = l´ ım . r(h) f (a + h) − f (a) = − f ′ (a) . Entonces 0 ∈ o ′ Y ∩ Y . 8 1. por tanto. el l´ ımite anterior puede existir o no. luego l´ f (a + h) = ım ım h→0 h→0 f (a). x → f ′ (x).102 Derivadas Cap. La condici´n es. entonces f (a + h) = f (a) + f ′(a) · h + [r(h)/h]h con l´ r(h)/h = 0. En efecto. h→0 Demostraci´n: Sea Y = {h ∈ R : a + h ∈ X}. necesaria. Rec´ ım o ıproh→0 camente. h h luego l´ r(h)/h = 0. Entonces. Suponiendo que f ′ (a) exista. En caso ım afirmativo se tiene c = f ′ (a). dx y df dx x=a Teorema 1. . si f es derivable en el punto a. por ım ım tanto f ′ (a) existe y es igual a c. La noci´n de derivada o Sea f : X → R y a ∈ X ∩ X ′ . Otras notaciones para la derivada de f en el punto a son Df (a) .

h→0 Ejemplo 1. f (x + h) = (x + h)n = xn + hnxn−1 + h2 p(x. en cuyo caso f ′ (a) = f+ (a) = f− (a). si a ∈ X ∩ X− . En efecto. Por ejemplo. El Teorema 1 nos dice tambi´n que. An´logamente. [f (c + h) − f (c)]/h = a. con o n ′ n−1 f (x) = x . para cualesquiera c ∈ R y h = 0. existen y son iguales las derivadas por la derecha y por la o ′ ′ izquierda. a ∈ X ∩ X+ . proporcional al incremento h de la variable independiente. f (a) = l´ h→0+ f (a + h). la funci´n f es derivable en el punto a si. ım x→a h→0 Cuando existe. Una funci´n constante es derivable y su derivada es o id´nticamente nula. siempre se puede escribir la igualdad u f (a + h) = f (a) + c · h + r(h). definida en los puntos a y o o a + h. si a es un punto de acumulaci´n bilateral. y de un resto r(h). en el sentido de que el cociente r(h)/h tiende a cero o con h. Si f : R → R est´ dada por f (x) = ax + b e a entonces. que simplemente define el n´ meu ro r(h). se puede considerar el l´ ımite f+ (a) = l´ + q(x). cuando ´ ım u existe. si a ∈ X ∩ X− ∩ X+ y existen ambas deriva′ das laterales. es igual a f ′ (a). por el binomio de Newton. (Inclusive si estas derivadas laterales son diferentes). Lo que afirma el Teorema 1 es que existe como m´ximo a un unico c ∈ R tal que l´ r(h)/h = 0. cuando e f ′ (a) existe. esto es. si existe. f+ (a) y f− (a). donde . el incremento f (a + h) − f (a) es igual a la suma de una “parte lineal” c · h. entonces f es continua en el punto a. tiene sentido considerar a el l´ ımite por la izquierda f− (a) = l´ − q(x). y todo n´ mero real c. esto o ′ ′ es. h). esto es.Secci´n 1 o La noci´n de derivada o 103 Observaci´n: Para toda funci´n f . que es infinitamente peque˜ o en n relaci´n a h. El Teorema 1 (con l´ + r(h)/h = 0 y l´ h→0− r(h)/h = 0). dicho l´ ımite se llama derivada por la derecha de f en ′ el punto a. ´ste se llama ım e derivada por la izquierda de f en el punto a. ′ ′ En el caso en que a ∈ X ∩ X+ ∩ X− . si existe la derivada por ′ la derecha f+ (a) entonces f es continua por la derecha en el punto a. Dicho n´ mero c. luego f ′ (c) = a. tiene derivada f (x) = nx . ım ′ ′ En particular. la funci´n f : R → R. o o y s´lo si. Cuando a ∈ X es un punto de acumulaci´n por la derecha. Para cualquier n ∈ N. as´ como su contrario valen ım ım ı x→a para las derivadas laterales.

ım se concluye que f no es derivable en el punto x = 0. la funci´n derivada. Por otra parte. o ım x→a x→a x→a y g (a) = l´ g(x)/(x − a). la funci´n o g : R → R. existe I+ (n) = pero no existe I− (n). g : R → R. se tiene I(n + h) = I(n) = n. / si 1 > h > 0. la Regla de L’Hˆpital nos ım o . n ∈ Z. Por tanto l´ + [I(n + h) − I(n)]/h = 0 ım h→0 y l´ − [I(n + h) − I(n)]/h = l´ (−1/h). Luego g ′(0) = 0. As´ por la definici´n de derivada. definida mediante g(x) = x · f (x). ım ım Cuando x = 0 las reglas de derivaci´n conocidas nos dan g ′ (x) = o 2x · sen(1/x) − cos(1/x). Si g ′(a) = 0. f ′ (a) = l´ f (x)/(x−a) ım ı. En efecto. g(0) = 0. En ım ′ particular. 8 p(x. Luego ϕ(x) = 1 para x > 0 y ϕ′ (x) = −1 si x < 0.104 Derivadas Cap. es o derivable en todo x = 0. En el punto 0. definida como I(x) = n cuando o n ≤ x < n + 1. En el punto 0 no existe la derivada ϕ′ (0). La funci´n I : R → R. h) es un polinomio en x y h. De hecho. Se sigue que f ′ (x) = l´ h→0 [f (x + h) − f (x)]/h = ım n−1 nx . Observe que no existe l´ x→0 g ′(x). En efecto. Como no existe l´ sen(1/h). pero para −1 < h < 0. Por tanto [f (x + h) − f (x)]/h = nxn−1 + hp(x. g(x) = x2 sen(1/x). Regla de L’Hˆpital Esta regla constituye una de las o aplicaciones m´s populares de la derivada. h→0 h→0 h→0 Ejemplo 3. es derivable en el punto x = 0. es derivable. no es continua en el o punto 0. que no existe. En su forma m´s sencilla a a sirve para clacular l` ımites de la forma l´ f (x)/g(x) cuando f y g ım x→a son derivables en el punto a y l´ f (x) = f (a) = 0 = g(a) = ım x→a ′ l´ g(x). x = 0. dada por ϕ(x) = |x|. Si n es entero. con I ′ (x) = 0. ım ım h→0 h→0 Ejemplo 4. definida mediante f (x) = o x sen(1/x) cuando x = 0 y f (0) = 0. luego g no es de clase C 1 . en los puntos ′ ′ x ∈ Z. esto es. ϕ(x) = x si x > 0 y ϕ(x) = −x si x < 0. Ejemplo 2. es continua y posee derivada en todo punto x = 0. tenemos [f (0 + h) − f (0)]/h = [h sen(1/h)]/h = sen(1/h). donde tampoco existe ninguna derivada lateral. porque l´ [g(0 + h) − g(0)]/h = l´ h · sen(1/h) = 0. existen ϕ′+ (0) = 1 y ϕ′− (0) = −1. La funci´n ϕ : R → R. I(n) = n. h). I(n + h) = n − 1. La funci´n f : R → R.

g : X → R derivables en el punto a ∈ X ∩ X ′ . conviene observar que estas aplicaciones (y otras an´logas) de la Regla de L’Hˆpital no son a o totalmente correctas pues. por definici´n. xn − a yn − b xn − a Como aplicaci´n consideremos los l´ o ımites l´ (sen x/x) y l´ (ex − ım ım x→0 x→0 . Si n ∈ N1 entonces yn ∈ Y − {b} y g(f (xn )) − g(f (a)) g(yn ) − g(b) f (xn ) − f (a) = · . g : Y → R. el primer l` o ımite se reduce a 0 cos 0 = 1 y el segundo a e = 1. f ·g y f /g (si g(a) = 0) tambi´n son derivables e en el punto a.Secci´n 1 o La noci´n de derivada o 105 dice que l´ ım f (x) f ′ (a) = ′ . Demostraci´n: Consideremos una sucesi´n de puntos xn ∈ X − o o {a} tal que l´ xn = a y escribamos yn = f (xn ). Reglas de derivaci´n o Teorema 2. o 2. Si f es derivable en el punto a y g derivable en el punto b entonces g ◦ f es derivable en el punto a. las derivadas de sen x y de ex en el punto x = 0. (a) = g g(a)2 Demostraci´n: Vea cualquier libro de C´lculo. con (f ± g)′ (a) = f ′ (a) ± g ′(a) . Sin embargo. a ∈ X ∩ X ′ . En estos dos ejemplos los l´ ımites a calcular son. (f · g)′ (a) = f ′ (a) · g(a) + f (a) · g ′ (a) y ′ f f ′ (a)g(a) − f (a)g ′(a) . La prueba es inmediata: x→a g(x) g (a) f (x) f (x) l´ ım x→a (x − a) f (x) f ′ (a) (x − a) l´ ım = = ′ = l´ ım . x→a g(x) x→a g(x) g(x) g (a) l´ ım x→a (x − a) (x − a) 1)/x. (Regla de la Cadena) Sean f : X → R. de modo que ım l´ yn = b. para utilizarla. Sean f. o a Teorema 3. Las funciones f ±g. es necesario conocer las derivadas f ′ (a) y g ′ (a). f (X) ⊂ Y y f (a) = b. con (g ◦ f )′ (a) = g ′ (f (a)) · f ′ (a). Aplicando la Regla de L’Hˆpital. b ∈ Y ∩ Y ′ . Sean N1 = {n ∈ N : f (xn ) = f (a)} y N2 = {n ∈ N : ım f (xn ) = f (a)}.

junto con la Regla de la Cadena implican que g ′ (b)·f ′ (a) = 1. Dada f : R → R derivable. luego f ′ (a) = 0.106 Derivadas Cap. con inversa g = f −1 : Y → X. +∞) → [0. tenemos g ′(y) = 1/f ′ (x) si f ′ (x) = nxn−1 = 0. 8 Por lo tanto. ım ım por tanto: l´ ım g(yn ) − g(b) yn − b = l´ ım yn − b g(yn ) − g(b) −1 f (xn ) − f (a) = l´ ım xn − a −1 = 1/f ′(a) . Si f es derivable en el punto a ∈ X ∩ X ′ y g es continua en el punto b = f (a) entonces g es derivable en el punto b si. tiene n∈N2 [g(f (an )) − g(f (a))]/(xn − a) = 0 = g ′(f (a)) · f ′ (a). En efecto. +∞) con √ n g ′(x) = 1/n xn−1 . f ′ (a) = 0. Si g es ım derivable en el punto b. la igualdad g(f (x)) = x. para cualquier sucesi´n de puntos yn = f (xn ) ∈ Y − {b} tal que o l´ yn = b. si xn ∈ X − {a} para todo n ∈ N y l´ xn = a ım entonces. Se tiene g ′(x) = 2x · f ′ (x2 ) y h′ (x) = 2f (x) · f ′ (x). se tiene yn = f (xn ) ∈ Y − {b} y l´ yn = b. o √ n dada por g(x) = x. Para n ∈ N fijo. definidas por g(x) = f (x2 ) y h(x) = f (x)2 . en cualquier caso. En particular. De N = N1 ∪ N2 . f ′ (a) = 0. . la continuidad de g en el punto b. As´ inclusive en este caso. n∈N xn − a l´ ım lo que prueba el teorema. Por el corolario anterior. Y ⊂ R. resulta que. +∞). consideremos las funciones g : R → R y h : R → R. se ı. dada por f (x) = x . g es la inversa de la biyecci´n f : o n [0. es derivable en el intervalo (0. +∞). como f es inyectiva y continua en el punto a. En caso afirmativo o se tiene g ′(b) = 1/f ′ (a). escribiendo y = xn . Rec´ ıprocamente. la funci´n g : [0. si f ′ (a) = 0 entonces. Si N2 es infinito se tiene l´ n∈N2 [f (xn ) − ım f (a)]/(xn − a) = 0. y s´lo si. +∞) → [0. para todo x ∈ R. Ejemplo 5. se tiene l´ g(f (xn ))−g(f (a))]/(xn − ım n∈N1 a) = g ′ (f (a)) · f ′ (a). si N1 es infinito. Ejemplo 6. Corolario 1. En efecto. g(f (xn )) − g(f (a)) = g ′ (f (a)) · f ′ (a) . v´lida para todo a x ∈ X. nos da l´ xn = a. Por lo tanto b ∈ Y ∩ Y ′ . Sea f : X → Y una biyecci´n entre los conjuntos o X.

Si f : X → R es mon´tona creciente entonces sus o derivadas laterales. a < x < a + δ ⇒ [f (x) − f (a)]/(x − a) > 0 ⇒ f (a) < f (x) . fuese negativa entonces el (an´logo del) Teorema 4 nos dar´ x ∈ X con a ıa a < x y f (x) < f (a). Derivada y crecimiento local Las proposiciones que siguen. cuya o √ inversa y → 3 y no tiene derivada en el punto 0. a Teorema 4. y ∈ X. obtenemos δ > 0 tal que x→a x ∈ X . En el punto x = 0 la funci´n √ o g(x) = n x no es derivable (excepto si n = 1). a < x < a + δ. cambianı = n ′ o do la notaci´n. que hacen referencia a derivadas ′ laterales y desigualdades. etc. g (x) = 1/n xn−1 . entonces existe δ > 0 tal que x. a − δ < x < a < y < a + δ. implican f (a) < f (x). con f+ (a) > 0 entonces existe δ > 0 tal que x ∈ X. si alguna derivada lateral. digamos f+ (a). Para evitar repeticiones tediosas trataremos s´lamente un caso. son ≥ 0. es un homeomorfismo. Por ejemplo. Si o f : X → R es dierivable en el punto a. Sea a ∈ X un punto de acumulaci´n bilateral. Corolario 1.Secci´n 1 o La noci´n de derivada o 107 esto es. aunque utilizaremos con total o libertad sus an´logos. donde existan. As´ g ′(y) √ 1/nxn−1 = 1/n n y n−1 y. con f ′ (a) > 0. 3. si x = 0. lo que es absurdo. implican f (x) < f (a) < f (y). tienen versiones an´logas con f− en vez a ′ de f+ con > substituido por <. la funci´n ϕ : R → R dada por ϕ(x) = x3 . ′ Demostraci´n: Tenemos l´ + [f (x) − f (a)]/(x − a) = f+ (a) > o ım ′ 0. ′ En efecto. De la definici´n de l´ o ımite por la derecha. Si f : X → R es derivable por la derecha en el punto ′ ′ a ∈ X ∩ X+ . . tomando ε = f+ (a). Corolario 2.

se dice que a es un punto de m´ximo obsolutoa Corolario 3. Del Teorema 4 y de su Corolario 2 no se puede concluir que una funci´n con derivada positiva en un punto a sea estrictao mente creciente en un entorno de a (excepto si f ′ es continua en el punto a). se dice que a es un punto de m´ ınimo absoluto de la funci´n o f : X → R. Si f : X → R es derivable por la derecha en el ′ punto a ∈ X ∩ X+ y tiene en dicho punto un m´ximo local entonces a ′ f+ (a) ≤ 0. ′ ′ Como f ′ (a) = f+ (a) = f− (a). Si o f : X → R tiene en a un punto de m´ximo o m´ a ınimo local y es derivable en dicho punto. entonces. ′ ′ En efecto. |x − a| < δ implican f (x) ≤ f (a). Del Corolario 1 se deduce que f no es mon´tona o en ning´ n entorno de 0. Por ejemplo. Sea a ∈ X un punto de acumulaci´n bilateral. Cuando x ∈ X.108 Derivadas Cap. u . por el Teorema e 4. y f (x) > f (a) si x est´ pr´ximo a a con o a o x > a. Si se tiene f (a) ≥ f (x) para todo x ∈ X. n Luego existen puntos x arbitrariamente pr´ximos a 0 con f ′ (x) < 0 o ′ y con f (x) > 0. luego f no tendr´ un m´ximo local o ıa a en el punto a. entonces f ′ (a) = 0. Si tomamos x = 0 peque˜ o con sen(1/x) = 0 y cos(1/x) = 1 tendremos f ′ (x) < 0. 0 < |x − a| < δ implican f (x) < f (a) se dice que f tiene un m´ximo local estricto en el a punto a. x pr´ximo a a. La funci´n f es derivable. obtendr´ ıamos f (a) < f (x) para todo x ∈ X a la derecha y suficientemente pr´ximo a a. por el Corolario 3 tenemos f+ (a) ≤ 0 y f− (a) ≥ 0. ′ En efecto. se sigue que f ′ (a) = 0 Ejemplo 7. sea f : R → R dada por f (x) = x2 sen(1/x) + x 2 si x = 0 y f (0) = 0. si tuvi´ramos f+ (a) > 0. Lo m´ximo que se puede afirmar es que f (x) < f (a) a si x < a. 8 Se dice que una funci´n f : X → R tiene un m´ximo local en o a el punto a ∈ X cuando existe δ > 0 tal que x ∈ X. con f ′ (0) = 1/2 y o f ′ (x) = 2x sen(1/x) − cos(1/x) + 1/2 si x = 0. Cuando x ∈ X es tal que f (a) ≤ f (x) para todo a x ∈ X. Corolario 4. Las definiciones de m´ ınimo local y m´ ınimo local estricto son an´logas.

Secci´n 1 o La noci´n de derivada o 109 Ejemplo 8. As´ el Corolario 4 nos ı da f ′ (c) = 0. la funci´n continua f alcanza su valor m´ o ınimo ′ en alg´ n punto c del conjunto compacto [a. incluso si f es mon´tona estrictao mente creciente y derivable. Si f ′ (a) < d < f ′ (b) entonces existe c ∈ (a. a < c. u el Teorema 4 nos asegura que existen puntos x ∈ (a. f (x) = x. Por los mismos motivos se tiene c < b. Este es el caso de f : R → R. dada por o 3 f (x) = x . Este es el caso de la funci´n o ′ ′ f : [0. incluso cuando es discontinua. Por el Teoreo ma de Weierstrass. y g ′(a) < 0 < g ′(b) ⇔ f ′ (a) < d < f ′ (b). En ı primer lugar. lo que est´ de acuerdo con el Corolario a 4. Tenemos f (0) = f (1) = 1. Funciones derivables en un intervalo Como se ver´ a continuaci´n la derivada goza de la propiedad a o del valor intermedio. El caso general se reduce a ´ste considerando la fune ci´n auxiliar g(x) = f (x)−dx. b) tales que f (x) < f (a). 1] → R. 4. Como f (a) < 0. es posible que dicho punto no sea un punto de acumulaci´n bilateral. (Darboux) Sea f : [a. f : R → R dada por f (x) = x3 . Teorema 5. luego tal m´ ınimo no se alcanza en el punto a. pero su derivada f ′ (x) = 3x2 se anula en x = 0. de donde o g ′ (c) = 0 ⇔ f ′ (c) = d. . que posee un m´ ınimo local en x = 0. b) tal que f ′ (c) = d. f ′ (a) tal vez no exista. En segundo lugarm inclusive si f es derivable en el punto a. donde se tiene ′ ′ f+ (0) = 1 y f− (0) = −1. pero el rec´ ıproco es falso: la biyecci´n estrictamente creciente f : R → R. un m´ ınimo local en el punto a ∈ X. Ejemplo 9. es estrictamente creciente. Por ejemplo. a Un punto c ∈ X se llama punto cr´ ıtico de la funci´n derivable o ′ ′ ′ f : X → R cuando f (c) = 0. b]. Demostraci´n: Supongamos inicialmente que d = 0. Entonces g ′ (x) = f ′ (x)−d. y o entonces puede suceder que f ′ (a) = 0. Si c ∈ X ∩ X+ ∩ X− es un punto de m´ ınimo o de m´ximo local entonces c es cr´ a ıtico. Si f : X → R tiene. sin embargo f tiene un m´ ınimo en el punto x = 0 y un m´ximo en el punto x = 1. esto es. f (x) = |x|. no se puede concluir de aqu´ que f ′ (a) = 0. no se puede garantizar que su derivada sea positiva en todos los puntos. En el Corolario 1. no puede tener m´ximos ni m´ a ınimos locales pero tiene un punto cr´ ıtico en x = 0. b] → R derivable. por ejemplo.

Una funci´n f : I → R. Sea g : [−1. a + h). o con derivada f ′ (x) = 0 para todo x ∈ int I. b] → R. b) tal que f ′ (c) = 0. f ′ (c) = d = [f (b) − f (a)]/(b − a). continua en el intervalo I. La funci´n g no goza de la o propiedad del valor intermedio ya que. tal u que f (a + h) = f (a) + f ′ (a + θh) · h. existe c ∈ (a.1 de este cap´ ıtulo se invita al lector a demostrar que si g : [a. Si f es derivable en (a. s´lo o toma los valores −1 y 1. 1]. en el intervalo [−1. dada por o h(x) = 2x sen(1/x) − cos(1/x) si x = 0 y h(0) = 0. Corolario 1. b] → R continua. b] → R es discontinua en un punto c ∈ (a. Teorema 7. b) entonces existe c ∈ (a. 1] → R. Demostraci´n: Por el Teorema de Weierstrass. d = [f (b) − f (a)]/(b − a). b) tal que f ′ (c) = [f (b) − f (a)]/(b − a). Si uno de estos puntos. b). Por el Teorema de Rolle. b) tal que g ′ (c) = 0. Entonces existe un n´ mero θ. b] → R. llam´mosle c. Si dichos puntos a fuesen a y b entonces m = M y f ser´ constante. Luego no existe f : [−1. entonces no es posible ım ım que g sea la derivada de una funci´n f : [a. 1] → R definida como g(x) = −1 si −1 ≤ x < 0 y g(x) = 1 si 0 ≤ x ≤ 1.110 Derivadas Cap. En el Cap´ ıtulo 10 veremos que toda funci´n continua o g : [a. 1] → R. Por otra parte. b). existe c ∈ (a. donde existen los l´ ımites laterales l´ − g(x) y l´ + g(x). luego f ′ (x) = 0 ıa para cualquier x ∈ (a. b). donde d es escogido de forma que g(a) = g(b). la funci´n h : [−1. es la derivada de la funci´n f : [−1. 1] → R derivable tal que f ′ = g. e estuviera en (a. y en o el Ejercicio 4. Un enunciado equivalente: Sea f : [a. de Lagrange) Sea f : [a. x→c x→c . o Teorema 6. b] → R. o o dada por g(x) = f (x) − dx. es constante. Si f es derivable en (a. (Teorema del Valor Medio. 8 Ejemplo 10. f alcanza su valor o m´ ınimo m y su valor m´ximo M en puntos de [a. que presenta una discontinuidad bastante complicada en el punto x = 0. (Rolle) Sea f : [a. 0 < θ < 1. f (x) = x2 sen(1/x) si x = 0 o y f (0) = 0. entonces f ′ (c) = 0. b] → R continua con f (a) = f (b). o sea. esto es. b). b] → R es la derivada de alguna funci´n f : [a. b]. Demostraci´n: Consideremos la funci´n auxiliar g : [a. a + h] → R continua y derivable en (a.

En efecto. g : I → R son funciones continuas. b) → R est´ acotada entonces existen los a . basta aplicar el Corolario 1 a la diferencia g − f . dados x. x. de donde 1f (y)−f (x)| ≤ k|y−x|. derivables en I con f ′ (x) = g ′(x) para todo x ∈ int I. y ∈ I. Como toda funci´n lipschitziana es a o uniformemente continua. esto a es. para cualeso quiera x. Luego existe z entre x e y tal que f (y)−f (x) = f ′ (z)(y−x). Ejemplo 11. existe c comprendido entre x e y tal que f (y) − f (x) = f ′ (c)(y − x) = 0 · (y − x). Sea f : I → R derivable en el intervalo I. entonces existe c ∈ R tal que g > (x) = f (x) + c para todo x ∈ I. Si f ′ (x) > 0 para todo x ∈ I entonces f es una biyecci´n estrictamente creciente de I en un intervalo J y o su inversa g = f −1 : J → I es derivable. y del corolario de la Regla de la Cadena (Teorema 3). o est´ acotada en el compacto X. luego f (x) = f (y). Corolario 3. Si existe k ∈ R tal que |f ′(x)| ≤ k para todo x ∈ I entonces x. Cap´ a ıtulo 7. El Corolario 3 es el recurso m´s natural para ver a si una funci´n es Lipschitziana. vemos que f (y) − f (x) ≥ 0. y ∈ I.Secci´n 1 o La noci´n de derivada o 111 En efecto. Corolario 4. Cap´ ıtulo 7. la restricci´n p|X es lipschitziana porque la derivada p′ . En efecto. suponiendo f ′ (x) > 0 para todo x ∈ I. al ser continua. De igual forma se ve que. Corolario 2. tenemos f (y) − f (x) = f ′ (z)(y − x). ya sabemos. se sigue del Teorema 12. para cada subconjunto acotado X ⊂ R. y derivable en su interior. o Rec´ ıprocamente. y ∈ I ⇒ |f (y) − f (x)| ≤ k|y − x|. que si la derivada de f : (a. con g ′ (y) = 1/f ′(x) para todo y = f (x) ∈ J. Por ejemplo. donde z ∈ I est´ entre x e y. si p : R → R es un o polinomio entonces. En efecto. Para que una funci´n derivable f : I → R sea o mon´tona creciente en el intervalo I es necesario y suficiente que o f ′ (x) ≥ 0 para todo x ∈ I. f es estrictamente creciente. Como f ′ (z) ≥ 0. que si f es mon´tona creciente entonces f ′ (x) ≥ 0 para todo x ∈ I. dados cualesquiera x. si se cumple esta condici´n entonces. por el Corolario 1 del Teorema 4. f es continua en el intervalo cerrado de extremos x e y. x < y ⇒ f (x) ≤ f (y). y ∈ I. Las dem´s afirmaciones son consecuencia del Teorema 5. Si f. y ∈ I.

u ım x→0 x→a x→b 5. y que lo mismo ocurre con f ′ : R → R. Demuestre que para que f : X → R sea derivable en el punto a ∈ X ∩ X ′ es necesario y suficiente que exista una funci´n o η : X → R continua en el punto a tal que f (x) = f (a) + η(x)(x − a) para todo x ∈ X 2. ım n→∞ ′ ′ 5. D´ un ejemplo en ım e que dicho l´ ımite exista y sin embargo f no sea derivable en el punto a. con l´ xn = l´ yn = 0. Sea f : X → R derivable en el punto a ∈ X ∩X+ ∩X− . no puede estar acotada en ning´ n intervalo de la forma (0. . 8 l´ ımites laterales l´ + f (x) y l´ − f (x). g. pruebe ım y→+∞ que la funci´n f : R → R. con f (a) = h(a) y f ′ (a) = h′ (a). Pruebe ′ que l´ [f (a + h) − f (a − h)]/2h = f (a). 4. y as´ sucesivamente. . δ) pues no existe l´ + f (x). f ′′ . h : X → R tales que f (x) ≤ g(x) ≤ h(x) para toodo x ∈ X. . ım ım tales que no exista el l´ ımite l´ [f (yn ) − f (xn )]/(yn − xn ). dada por f (x) = sen(1/x).112 Derivadas Cap. Sea f : X → R derivable en el punto a ∈ X ∩ X+ ∩ X− . demuestre que g es derivable en dicho punto y que g ′(a) = f ′ (a). definida por f (x) = e−1/x cuando o x = 0 y f (0) = 0. h→0 Secci´n 2: Reglas de derivaci´n o o 1. tiene derivada igual a cero en el punto x = 0. Ejercicios Secci´n 1: La noci´n de derivada o o 1. pruebe que ım ım l´ [f (yn ) − f (xn )]/(yn − xn ) = f ′ (a). La derivada de la funci´n ım ım o f : R+ → R. Si f y h son derivables en el punto a ∈ X ∩ X ′ . Interprete geom´tricaım e n→∞ mente esta propiedad. Admitiendo que (ex )′ = ex y que l´ ey /y = +∞. Sean f. D´ un ejemplo de una funci´n derivable f : R → R y de e o sucesiones de puntos 0 < xn < yn . Si xn < a < yn para todo n y l´ xn = l´ yn = a. ı 2 . ′ ′ 3.

Pruebe que todo punto cr´ ıtco no degenerado es un punto de m´ximo local o de m´ a ınimo local. Sea f : I → R de clase C 2 con f (I) = J y f ′ (x) = 0 para todo −1 x ∈ I. 5. o 3. pruebe que existe c ∈ R tal que f (x) = c · xk para todo x ∈ R. D´ un ejemplo de una funci´n e o derivable f : R → R tal que 0 sea el l´ ımite de una sucesi´n o ′ de puntos cr´ ıticos de f y sin embargo f (0) > 0. x ∈ R. exiten como m´ximo un n´ mero finito de `stos. Una funci´n f : I → R se o llama par cuando f (x) = f (−x) e impar cuando f (−x) = −f (x) para todo x ∈ I. x ∈ R. o 1. a u e . demuestre que el conjunto de sus puntos cr´ ıticos es cerrado. Una funci´n f : I → R se dice de o clase C 2 cuando es derivable y su derivada f ′ : I → R es de clase C 1 . Sea I un intervalo abierto. Si c ∈ I es un punto cr´ ıtico no degenerado de una funci´n f : o I → R. 4. 2. sus derivadas de orden par (si existen) son funciones pares y sus derivadas de orden impar son funciones impares. Sea f : I → R derivable en el intervalo abierto I. pruebe que existe δ > 0 tal que c es el unico punto cr´ ´ ıtico de f en el intervalo (c − δ. Si f es par. derivable en el intervalo abierto I. Calcule la derivada segunda de fJ → R y demuestre que f −1 es de clase C 2 . Secci´n 3: Derivada y crecimiento local. Sea I un intervalo centrado en 0. donde todos los puntos cr´ ıticos de f son no degenerados.Secci´n 5 o Ejercicios 113 2. Un punto cr´ ıtico c ∈ I se llama no degenerado cuando f ′′ (c) es diferente de cero. En particular estas ultimas se ´ anulan en el punto 0. Sea f : R → R derivable. Si f : R → R es de clase C 1 . Enuncie un resultado an´logo para f a impar. c + δ). Pruebe que existe c ∈ R tal que f (x) = c · x para todo x ∈ R. si f : R → R es k veces derivable y f (tx) = tk · f (x) para cualesquiera t. tal que f (tx) = tf (x) para cualesquiera t. 3. Pruebe que si f (I) ⊂ J y g : J → R es de clase C 2 entonces la funci´n compuesta g ◦ f : I → R es de clase C 2 . En general. Concluya que en un conjunto compacto K ⊂ I.

Realice un estudio similar al del ejercicio anterior con la funci´n g : R+ → R. b) → R acotada y derivable. 5. π) y arctan : R → (−π/2. Secci´n 4: Funciones derivables en un intervalo o 1. El Teorema del Valor Medio nos asegura que Y ⊂ X. existe x ∈ (a. Pruebe que el conjunto de los puntos de m´ximo o m´ a ınimo local estricto de cualquier funci´´on f : R → R es numerable. Pruebe que si existen los l´ ımites laterales l´ − g(x) = A y l´ + g(x) = B.114 Derivadas Cap. con A = B. pruebe que. ınf ınf 6. 8 4. Admitiendo que (log′ )(x) = 1/x. π/2) → R son biyecciones con derivadas = 0 en todo punto. 4. Sea g : I → R continua en el intervalo abierto I. Suponiendo conocidas las reglas de derivaci´n de las funcioo nes seno y coseno. 5. para esto admita o que (ex )′ = ex . b) tal ım que f ′ (x) = c. Pruebe que Y = X. concluya que sup X = sup Y e ´ X =´ Y . Dada f derivable en el intervalo I. 1) → (0. x→b . sus puntos cr´ ıticos y los l´ ımites de f cuando x → 0 y cuando x → +∞. Pruebe directamente (sin usar el ejercicio anterior) que si un punto cr´ ıtico c de una funci´n f : I → R es el l´ o ımite de una ′′ sucesi´n de puntos cr´ o ıticos cn = c entonces f (c) = 0. calcule las derivadas de las funciones inversas arc sen : (−1. para todo c ∈ R. D´ un ejemplo en el e que Y = X. indique los intervalos de crecimiento y decrecimiento de f . Sea f : R+ → R definida mediante f (x) = log x/x. π/2). 1). 3. sean X = {f ′ (x) : x ∈ I} e Y = {[f (y) − f (x)]/(y − x) : x = y y. π/2) → (−1. Si no existe l´ + f (x) ım x→a x→c x→c o l´ − f (x). arc cos : (−1. 1) y tan = sen / cos : (−π/2. π/2). x ∈ I}. π) → (−1. 1) → (π/2. definida por g(x) = ex /x. cos : (0. Sea f : (a. o 2. entonces no ım ım existe ninguna funci´n derivable f : I → R tal que f ′ = g. excepto en el punto c ∈ I. pruebe que sen : (−π/2.

pruebe que f es constante. 8. 12. 9. Ejercicio 2. b). con f ′ (x) = 0 en todo punto x del intervalo I. cumple la condici´n de Lispschitz o |f (y) − f (x)| ≤ k|y − x| para todo x. Usando la t´cnica del ejercicio anterior. Pruebe que si f : X → R es derivable y f ′ : X ∩ X ′ → R es continua en el punto a. Si f : I → R cumple |f (y) − f (x)| ≤ c|y − x|α para todo x. tal que |f ′ (x)| ≤ k para too do x en el intervalo I. b) o que cumple la propiedad del valor intermedio (cfr. para cualquier par de sucesiones xn = yn ∈ X con l´ xn = l´ yn = a.3. 11. y ∈ I. 10. y ∈ I. tal que f ′ (x) ≥ 0 para todo x ∈ (a. Si f ′ (x) = 0 solamente en un conjunto finito.Secci´n 5 o Ejercicios 115 7. pruebe que f es estrictamente creciente. b] → R una funci´n con derivada acotada en (a. Cap´ ıtulo 7). Sea f : [a. Pruebe que f es continua. se tiene ım ım l´ ım[f (yn ) − f (xn )]/(yn − xn ) = f ′ (a). b] → R continua y derivable en el intervalo abierto (a. Use el principio de los intervalos encajados para probar directamente (sin usar el Teorema del Valor Medio) que si f : I → R es derivable. pruebe que una fune ci´n derivable f : I → R. . con α > 1 y c ∈ R. entonces. Sea f : [a. b). entonces f es constante.

116 Derivadas Cap. 8 .

la funci´n f (n) : a o I → R es continua. Para ı que f (n) (a) tenga sentido es necesario que f (n−1) (x) est´ definida e en un conjunto del que a sea punto de acumulaci´n y que sea derio vable en el punto x = a. Es conveniente considerar f como su propia “derivada de orden cero” y escribir f (0) = f . Por definici´n o f ′′ (a) = (f ′ )′ (a). 2 y a o 3 se escribe f ′ (a). Decimos que f : I → R es un funci´n de clase C n . adem´s. f ′′ (a) y f ′′′ (a). y escribimos o n f ∈ C .9 F´rmula de Taylor o y aplicaciones de la derivada Las aplicaciones m´s elementales de la derivada. y la regla de L’Hˆpital. decimos que f es de clase C ∞ . Para n = 1. F´rmula de Taylor o La n-´sima derivada (o derivada de orden n) de una funci´n f en e o el punto a se indicar´ con la notaci´n f (n) (a). y escribimos f ∈ C ∞ . a saber. Cuando existe f (n) (x) para todo x ∈ I. En todos lo casos que consideraremos tal conjunto ser´ un intervalo. respectivamente. Cuando f ∈ C n para todo n ∈ N. se eno cuentran ampliamente divulgadas en los libros de c´lculo. y as´ sucesivamente: f (n) (a) = (f (n−1) )′ (a). el estudio de las funciones convexas y el m´todo de Newton. e 1. cuando f es derivable n veces y. 117 . Cuando f es derivable (n − 1) veces en un entorno de a y existe f (n) (a) decimos que f : I → R es derivable n veces en el punto a ∈ I. Aqu´ exa ı pondremos dos aplicaciones. relacionadas con a problemas de m´ximos y m´ a ınimos. a se dice que la funci´n f : I → R es derivable n veces en el intervalo o I.

es derivable n veces en el punto 0 ∈ J. Sea r : J → R derivable n veces en el punto 0 ∈ J. . p(i) (0) = f (i) (a). es necesario y suficiente que l´ r(h)/hn = 0. 1. . Sin embargo fn no es derivable (n + 1) veces en el punto 0. . Para n = 2 tenemos r(0) = r ′ (0) = ım h→0 . . 2. n. exponenciales y logaritmo son de clase C ∞ . se anulan en el punto 0. Cada funci´n fn es de clase C n pues su n-´sima derivada o e es igual a (n + 1)!|x|. el polinomio de Taylor de orden n de la funci´n f en el punto o a es: p(h) = f (a) + f ′ (a) · h + f ′′ (a) 2 f (n) (a) n h +···+ h . fn (x) = xn+1 si x ≥ 0 y fn (x) = −xn+1 si x ≥ 0. funciones trigonom´tricas. 1. Para n = 1. Por tanto. Ahora bien. . . ı o Ejemplo 1. Entonces. . pues p(i) (0) = i!ai . . Por lo que acabamos de ver esto implica l´ r ′ (x)/x = 0. luego no es de clase C n+1 . . existe x en el intervalo de extremos 0 y h tal que r(h)/h2 = [r(h) − r(0)]/h2 = r ′ (x)h/h2 = r ′ (x)/h. 1. . o definida en el intervalo J = {h ∈ R : a + h ∈ I}. tales como polinomios. funciones racionales. n. 2! n! Si p(h) es el polinomio de Taylor de orden n de la funci´n f : o I → R es el punto a ∈ I entonces la funci´n r(h) = f (a + h) − p(h). p(n) (0) determinan un´ ıvocamente el polinomio p(h). 9 As´ f ∈ C 0 quiere decir que f es una funci´n continua. p(1) (0). para todo h = 0. ım x→0 El Teorema del Valor Medio nos asegura que. . . adem´s r(0) = r ′ (0) = · · · = r (n) (0) = 0. e Sea f : I → R definida en el intervalo I y derivable n veces en el punto a ∈ I. esto es.118 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. . Para que r (i) = 0. sea fn : R → R definida mediante fn (x) = xn |x|. . a Lema 1. Entonces l´ r(h)/h = ım r ′′ (0) = 0. Por consiguente. El polinomio de Taylor de orden n de la funci´n f en o n el punto a es el polinomio p(h) = a0 + a1 h+ · · · an h (de grado ≤ n) cuyas derivadas de orden ≤ n en el punto h = 0 coinciden con las derivadas del mismo orden de f en el punto a. i = 0. Las funciones de uso m´s a frecuente. Para n = 0. i = 0. ım h→0 Demostraci´n: En primer lugar supongamos que las derivadas o de r de orden menor o igual a n. l´ r(h)/h2 = ım h→0 h→0 l´ [r(h) − r(0)]/h = r ′ (0) = 0. . las derivadas p(0) (0). esto quiere decir r(0) = r ′ (0) = 0.

2! n! cumple l´ r(h)/hn = 0.Secci´n 1 o F´rmula de Taylor o 119 h→0 y. definida como ϕ(h) = o ′′ 2 r(h) − r (0)h /2. ı h→0 h→0 Teorema 1. . |x/h| ≤ 1. . si r(h) = f (a + h) − p(h) h→0 Ejemplo 2. i! i=0 es tal que l´ r(h)/hn = 0 entonces. r ′ (0) = l´ r(h)/h = 0. (F´rmula de Taylor infinitesimal) Sea f : I → R o n veces derivable en el punto a ∈ I. hasta la de orden n. . ım h→0 entonces p(h) es el polinomio de Taylor de orden n de f en el punto a. 1. . El mismo argumento nos permite pasar de n = 2 a n = 3. La funci´n r : J → R. n. . Luego. o Demostraci´n: La funci´n r. Si n es par. supongamos n que l´ r(h)/h = 0. o sea. De la parte del lema ya demostrada se deduce que l´ ϕ(h)/h2 = 0. definida o en el intervalo J = {h ∈ R : a + h ∈ I} mediante la igualdad f (a + h) = f (a) + f ′ (a) · h + h→0 f ′′ (a) 2 f (n) (a) n ·h +···+ · h + r(h) . Respecto a r ′′ (0) ım a ım h→0 h→0 h→0 h→0 consideremos la funci´n auxiliar ϕ : J → R. n. Adem´s. . es n veces derivable en el punto 0 y sus derivadas. Rec´ ı ıprocamente. ım resulta que r ′′ (0) = 0. Rec´ ım ıprocamente. De aqu´ resulta que. . y as´ sucesivamente. definida a partir de la f´rmula de o o o Taylor. hasta la de orden n. p(h) es el polinomio de Taylor de orden n de la funci´n f en el punto a. de r en el punto 0 son nulas. . de nuevo por el Lema. Sea f : I → R n veces derivable en el punto a ∈ int I y tal que f (i) (a) = 0 para 1 ≤ i < n y f (n) (a) = 0. ϕ(0) = ϕ′ (0) = ϕ′′ (0) = 0. ım ı h→0 h→0 l´ r ′ (x)/h = l´ [r ′ (x)/x][x/h] = 0. para i = 0. 1. las ım derivadas. . son nulas en dicho punto. Rec´ ım ıprocamente. adem´s. Evidentemente. n f (i) (a) i p(h) = ·h . esto es. si p(h) es un polinomio de grado ≤ n tal que r(h) = f (a+h)−p(h) cumple l´ r(h)/hn = 0. por el Lema. Por tanto r(0) = l´ r(h) = ım ım ım l´ r(h)/h0 = 0. El mismo argumento nos permite pasar de a n = 2 a n = 3 y as´ sucesivamente. pues h → 0 implica x → 0 ım ım h→0 l´ r(h)/hi = l´ (r(h)/hn )hn−i = 0. se tiene l´ r(h)/hn = 0. ım Como ϕ(h)/h2 = r(h)/h2 −r ′′ (0)/2 y sabemos que l´ r(h)/h2 = 0. luego p(i) (0) = f (i) (a) para i = 0.

120 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. g : o I → R n veces derivables en el punto a ∈ I. tenemos o f (a + h) = hn y g(a + h) = hn donde l´ ım g (n) (a) s(h) + n n! h . la diferencia f (a + h) − f (a) es positiva siempre que 0 < |h| < δ. Entonces. Por tanto n h→0 h h→0 h f (n) (a) n! g (n) (a) n! f (x) f (a + h) l´ ım = l´ ım = l´ ım x→a g(x) h→0 g(a + h) h→0 + + r(h) hn s(h) hn f (n) (a) = (n) . con derivadas nulas en dicho punto hasta la de orden n − 1. luego f posee un m´ ınimo local estricto en el punto a. luego f tiene un m´ximo local en el punto a. Como a ∈ intI. Si g (n) (a) = 0 entonces f (x) f (n) (a) = (n) . si a n es par y f (n) (a) < 0. en este caso podemos escribir la f´rmula de Taylor o como f (n) (a) r(h) f (a + h) − f (a) = hn + n . luego la diferencia f (a + h) − f (a) cambia de signo cuando h as´ lo ı hace. si n es impar. n! h Por la definici´n de l´ o ımite existe δ > 0 tal que para a + h ∈ I. luego f no tiene ni un m´ximo ni un m´ a ınimo local en el punto a. (De nuevo la Regla de L’Hˆpital) Sean f. a Si n es impar entonces a no es punto ni de m´ ınimo ni de m´ximo a local. g (a) . f (n) (a) r(h) + n n! h r(h) s(h) = l´ ım n = 0. 0 < |h| < δ. x→a g(x) g (a) l´ ım En efecto. podemos tomar δ de modo que |h| < δ → a+h ∈ I. 9 entonces f posee un m´ ınimo local estricto en el punto a siempre que f (n) (a) > 0. por la f´rmula de Taylor. un m´ximo local estricto siempre que f (n) (a) < 0. la diferencia f (a + h) − f (a) es negativa cuando 0 < |h| < δ. Ejemplo 3. el factor hn tiene el mismo signo que h. En efecto. la suma de los t´rminos dentro de los corchetes tiene el e (n) mismo signo que f (a). cuando n es par y f (n) 8a) > 0. An´logamente. a Finalmente.

A) y (b. y) tales que y =A+ B−a (x − a) . con resto de Lagrange.) o Sea f : [a. tal que f (a + h) = f (a) + f ′ (a) · h + · + f (n−1) (a) n−1 f (n) (a + θh) n h + h . la recta que une los puntos (a. diferenciable en (a.Secci´n 2 o Funciones c´ncavas y convexas o 121 La f´rmula de Taylor infinitesimal se denomina as´ porque s´lo o ı o afirma algo cuando h → 0. Se ve facilmente que K − f (n) (x) ϕ (x) = (b − x)n−1 . (n − 1)! n! Escribiendo b = a + h. (n − 1)! n! f (n−1) (x) K (b−x)n−1 − (b−x)n . donde se supone que f es n veces a derivable en todos los puntos del intervalo (a. existe c ∈ (a. 0 < θ < 1. Funciones c´ncavas y convexas o Si a = b. b−a . Esta es una generalizaci´n del Teorema del o Valor Medio de Lagrange. o 2. Ahora el Teorema 2 se obtiene haciendo x = a en la definici´n de ϕ y recordando que ϕ(a) = 0. b) tal que ϕ′ (c) = 0. (F´rmula de Taylor. b] → R definida mediante o ϕ(x) = f (b)−f (x)−f ′ (x)(b−x)−· · ·− donde la constante K se escoge de forma que ϕ(a) = 0. b) y f (n−1) continua en [a. A continuaci´n daremos otra versi´n o o de esta f´rmula donde se calcula de forma aproximada el valor de o ´ f (a + h) para h fijo. Entonces ϕ es continua en [a. esto quiere decir que existe θ. B) en el plano R2 es el conjunto de los puntos (x. Entonces existe c ∈ (a. b) tal que: f (b) = f (a)+f ′ (a)(b−a)+· · ·+ f (n−1) (a) f (n) (c) (b−a)n−1 + (b−a)n . Igual que en aquel teorema. (n − 1)! n! Demostraci´n: Sea ϕ : [a. b) y ϕ(a) = ϕ(b) = 0. (n − 1)! ′ Por el Teorema de Rolle. se trata de un resultado de car´cter global. b]. Esto significa que K = f (n) (c). b] → R derivable n veces en el intervalo abierto (a. Teorema 2. b]. a + h).

122

F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o

Cap. 9

o equivalentemente y=B+ B−A (x − b) . b−a

f (b)

f (x) f (a)

a

x

b

Cuando se tiene una funci´n f : X → R, definida en un conjunto o X ⊂ R, dados a, b ∈ X, la recta que une los puntos (a, f (a)) y (b, f (b)) del gr´fico de f se llama secante ab. a Sea I ⊂ R un intervalo. Una funci´n f : I → R se llama conveo xa cuando su gr´fico est´ situado debajo de cualquier secante. De a a forma m´s precisa, la convexidad de f se expresa como sigue: a a < x < b en I o sea a < x < b en I ⇒ f (x) ≤ f (b) + ⇒ f (x) ≤ f (a) + f (b) − f (a) (x − a) , b−a f (b) − f (a) (x − b) . b−a

Por tanto, f : I → R es convexa en el intervalo I si, y s´lo si, o se cumplen las desigualdaddes fundamentales: (∗) a < x < b en I ⇒ f (x) − f (a) f (b) − f (a) f (x) − f (b) ≤ ≤ . x−a b−a x−b

Una cualquiera de las dos desigualdades anteriores implica la otra. Significa que, si a < x < b, la secante ax tiene menor pendiente que la secante ab y ´sta, a su vez, tiene menor pendiente que la e secante xb. Teorema 3. Si f : I → R es convexa en el intervalo I entonces ′ ′ existen las derivadas laterales f+ (c) y f− (c) en todo punto c ∈ int I.

Secci´n 2 o

Funciones c´ncavas y convexas o

123

Demostraci´n: En virtud de las observaciones que acabamos de o hacer la funci´n ϕc (x) = f (x)−f (c) es mon´tona creciente en el intero o x−c valo J = I ∩ (c, +∞). Adem´s, como c ∈ int I, existe a ∈ I, tal que a a < c. Por tanto, ϕc (x) ≥ [f (a) − f (c)]/(a − c) para todo x ∈ J. As´ la funci´n ϕc : J → R est´ acotada inferiormente. Luego existe ı, o a ′ el l´ ımite por la derecha f+ (c) = l´ + ϕc (x). Para la derivada por la ım izquierda usamos un razonamiento semejante. Corolario 5. Una funci´n convexa f : I → R es continua en todo o punto del interior del intervalo I. Obs´rvese que f : [0, 1] → R, definida por f (0) = 1 y f (x) = 0 e si 0 < x ≤ 1, es convexa y sin embargo discontinua en el punto 0. Teorema 4. Las siguiente afirmaciones sobre la funci´n f : I → R, o derivable en el intervalo I, son equivalentes: (1) f es convexa. (2) La derivada f ′ : I → R es mon´tona creciente. o (3) Para cualesquiera a, x ∈ I se tiene f (x) ≥ f (a) + f ′ (a)(x − a), o sea, el gr´fico de f est´ situado encima de sus tangentes. a a Demostraci´n: Probaremos las implicaciones (1)⇒(2)⇒(3)⇒(1). o (1)⇒(2). Sean a < x < b en I. Haciendo primero x → a+ , y despu´s x → b− , en las desigualdades fundamentales (∗), se tiene e ′ ′ f+ (a) ≤ [f (b) −f (a)]/(b−a) ≤ f− (b). Luego a < b ⇒ f ′ (a) ≤ f ′ (b). (2)⇒(3). Consideremos a < x en I. Por el Teorema del Valor Medio existe z ∈ (a, x) tal que f (x) = f (a) + f ′ (z)(x − a). Como f ′ es mon´tona creciente, tenemos f ′ (z) ≥ f ′ (a). Luego f (x) ≥ o f (a) + f ′ (a)(x − a). En el caso x < a se usa un razonamiento an´loa go. (3)⇒(1). Sean a < c < b en I. Escribimos α(x) = f (c) + f ′(c)(x − c y llamamos H = {(x, y) ∈ R2 : y ≥ α(x)} al semiplano superior limitado por la recta tangente al gr´fico de f en el punto (c, f (c)), a y = α(x). Evidentemente, H es un subconjunto convexo del plano, esto es, el segmento que une dos puntos cualesquiera de H est´ cona tenido en H. La hip´tesis (3) nos asegura que los puntos (a, f (a)) o
x→c

124

F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o

Cap. 9

y (b, f (b)) pertenecen a H. En particular, el punto de dicho segmento que tiene abcisa c pertenece a H, esto es, tiene ordenada ≥ α(c) = f (c). Esto significa que f (c) ≤ f (a) + f (b)−f (a) (c − a). b−a Como a < c < b son puntos cualesquiera de I, la funci´n f es o convexa. Corolario 1. Todo punto cr´ ıtico de una funci´n convexa es un o punto de m´ ınimo absoluto.

c

a

x
2

1 Fig. 6 - La funci´n f : R+ → R, dada por f (x) = x + x , o 16 es convexa. Su punto cr´ ıtico c = 2 es un m´ ınimo absoluto. Su gr´fico est´ situado encima de sus tangentes. a a

En efecto, decir que a ∈ I es un punto cr´ ıtico de la funci´n o f : I → R equivale a afirmar que f tiene derivada nula en dicho punto. Si f es convexa y a ∈ I es un punto cr´ ıtico de f entonces la condici´n (3) de arriba nos asegura que f (x) ≥ f (a) para todo o x ∈ I, luego a es un punto m´ ınimo absoluto de f . Corolario 2. Una funci´n dos veces derivable en el intervalo I, o f : I → R, es convexa si, y s´lo si, f ′′ (x) ≥ 0 para todo x ∈ I. o En efecto, f ′′ (x) ≥ 0 para todo x ∈ I equivale a afirmar que f ′ : I → R es mon´tona creciente. o Una funci´n f : I → R se dice c´ncava cuando −f es convexa, o o esto es, cuando el gr´fico de f est` encima de sus secantes. Las a a desigualdades que caracterizan a una funci´n c´ncava son an´logas o o a a las de (∗) de arriba, con ≥ en vez de ≤. En cada punto interior a de su dominio existen las derivadas laterales de una funci´n c´ncava, o o

Secci´n 2 o

Funciones c´ncavas y convexas o

125

luego la funci´n es continua en dichos puntos. Una funci´n derivable o o es c´ncava si, y s´lo si, su derivada es mon´tona decreciente. Una o o o funci´n dos veces derivable es c´ncava si, y s´lo si, su derivada o o o segunda es ≤ 0. Una funci´n derivable es c´ncava si, y s´lo si, su o o o derivada segunda es ≤ 0. Una funci´n derivable es c´ncava si, y o o s´lo si, su gr´fico est´ situado debajo de sus tangentes. Todo punto o a a cr´ ıtico de una funci´n c´ncava es un punto de m´ximo absoluto. o o a Existen tambi´n las nociones de funci´n estrictamente convexa e o y estrictamente c´ncava, donde se exige que o a<x<b ⇒ f (x) < f (a) + f (b) − f (a) (x − a) b−a

en el caso convexo, y con > en vez de < en el caso c´ncavo. Esta o condici´n impide que el gr´fico de f posea partes rectil´ o a ıneas. La convexidad estricta implica que f ′ es estrictamente creciente, pero no implica f ′′ (x) > 0 para todo x ∈ I. No obstante, f ′′ (x) > 0 para todo x ∈ I ⇒ f ′ estrictamente creciente ⇒ f estrictamente convexa. Ejemplo 4. Para todo n ∈ N la funci´n f : R → R, f (x) = x2n es o ′′ estrictamente convexa, pero f (x) = 2n(2n − 1)x2n−2 se anula en el punto x = 0. La funci´n exponencial f (x) = ex es (estrictamente) o convexa, mientras que log x (si x > 0) es c´ncava. La funci´n g : o o R − {0} → R, g(x) = 1/x, es c´ncava si x < 0 y convexa si x > 0. o Los puntos x del intervalo [a, b] se escriben de forma unica, como ´ x = (1 − t)a + tb, con 0 ≤ t ≤ 1. En efecto, esta igualdad es equivalente a t = (x − a)/(b − a). El segmento de recta que une los puntos (a, f (a)) y (b, f (b)) en el plano, el punto de abscisa x = (1 − t)a + tb tiene como ordenada (1 − t)f (a) + tf (b). Por tanto, una funci´n es convexa si, y s´lo si, o o a, b ∈ I, 0≤t≤1 ⇒ f ((1 − t)a + tb) ≤ (1 − t)f (a) + tf (b) .

Equivalentemente, f : I → R es convexa si, y s´lo si, para o cualesquiera a1 , a2 ∈ I y t1 , t2 ∈ [0, 1] tales que t1 + t2 = 1, se tiene f (t1 a1 + t2 a2 ) ≤ t1 f (a1 ) + t2 f (a2 ) . Ahora consideremos f : I → R convexa, a1 , a2 , a3 ∈ I y t1 , t2 , t3 ∈ [0, 1], con t1 + t2 + t3 = 1. Afirmamos que f (t1 a1 + t2 a2 + t3 a3 ) ≤ t1 f (a1 ) + t2 f (a2 ) + t3 f (a3 ) .

esta desigualdad es obvia si t1 = t2 = 0 y t3 = 1. La desigualdad anterior entre las medias aritm´ticas y geom´trica corresponde al caso particular t1 = e e · · · = tn = 1/n. n ´ Esta es la desigualdad cl´sica entre las medias aritm´ticas y geom´tria e e ca. . resulta la desigualdad que queremos obtener. . . . En general.126 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. a1 = log x1 . dados a1 . xn y t1 . . t1 + t2 t1 + t2 aplicando dos veces el caso ya conocido. . si f : I → R es convexa. . . . . an ∈ a I y t1 . . . . nos da. Este resultado aplicado a la funci´n convexa f (x) = exp(x). an = log xn . t1 + t2 t1 + t2 t1 t2 + =1. . . . tn a u tales que t1 + t2 + · · · + tn = 1. . 9 En efecto. . si t1 + t2 = 0. la desigualdad u √ √ n x1 x2 · · · xn = n ea1 ea2 · · · ean a1 + · · · + an = exp n = f (t1 a1 + · · · + tn an ) ≤ t1 f (a1 ) + · · · + tn f (an ) ea1 + · · · + ean x1 + · · · + xn = = . . 1] tales que t1 + · · · + tn = 1. entonces. . An´logamente. n n o sea: √ n x1 x2 · · · xn ≤ x1 + · · · + xn . . tn ∈ [0. No obstante. con o t1 = t2 = · · · = tn = 1/n. xn . para cualesquiera n n´ meros reales positivos x1 . podemos escribir t1 a1 + t2 a2 + t3 a3 = (t1 + t2 ) Como t2 t1 a1 + a2 + t3 a3 . . . el mismo m´todo sirve para demostrar la desiguale dad: xt1 · xt2 · · · xtn ≤ t1 x1 + t2 x2 + · · · + tn xn 1 2 n v´lidas para n´ meros mayores o iguales a x1 . en el que se tiene dos sumandos. . se tiene (t1 + t2 ) + t3 = 1 y f (t1 a1 + · · · + tn an ) ≤ t1 f (a1 ) + · · · + tn f (an ) . .

Su u √ derivada f ′ (x) = x/ x2 + 1 cumple |f ′ (x)| < 1. Este ejemplo demuestra que solamente la condici´n |f (y) − f (x)| < |y − x| no es o suficiente para obtener un punto fijo. o Teorema 5. luego el punto fio a ∈ X es unico. sin embargo. Esto demuestra que en el m´todo de las aproximaciones e sucesivas es esencial verificar que la condici´n f (X) ⊂ X se cumple. xn+1 = f (xn ). De l´ sn = s se sigue e ım l´ xn = s + x0 = a. se obtiene a = f (a). no tiene ning´ n punto fijo a ∈ o u [1. ´ Demostraci´n: Sea |f (y) − f (x)| ≤ k|y − x| para cualesquiera o x. De forma m´s precisa. . .Secci´n 3 o Aproximaciones sucesivas y el m´todo de Newton e 127 3. ´ luego. Evidentemente. toda contracci´n o es una funci´n uniformemente continua. . tales que |f ′ (x)| ≤ k < 1 para todo x ∈ I. la serie s = ∞ (xn −xn−1 ) es n=1 absolutamente convergente. por el Criterio de dAlembert. La funci´n f : R → R. Aproximaciones sucesivas y el m´todo de Newton e Se dice que una funci´n f : X → R es una contracci´n cuando o o existe una constante k ∈ [0. Como 1 − k > 0. . (Punto fijo de las contracciones) Si X ⊂ R es cerrado entonces toda contracci´n f : X → X posee un unico punto o ´ fijo. luego se tiene |f (y) − f (x)| < |y − x| para cualesquiera x. +∞). dada por f (x) = x/2. converge para el unico punto a ∈ X tal que f (a) = a. Entonces |xn+1 − xn | ≤ k|xn − xn−1 |. Como el conjunto X es cerrado se tiene a ∈ X. La funci´n f : [1. si a = f (a) y b = f (b) entonces |b − a| = |f (b) − f (a)| ≤ k|b − a|. la sucesi´n de a o las aproximaciones sucesivas x1 = f (x0 ). Ejemplo 6. o no tiene ning´ n punto fijo. Finalmente. ´ √ Ejemplo 5. pues f (x) > x para todo x ∈ R. o es una contracci´n. y ∈ R. x2 = f (x1 ). derivables en el intervalo I. (1 − k)|b − a| ≤ 0. 1) tal que |f (y) − f (x)| ≤ k|y − x| para cualesquiera x. Los ejemplos m´s comunes de contracciones a son las funciones f : I → R. dado cualquier x0 ∈ X. o sea. y ∈ X. concluimos que a = b. +∞). ım Haciendo n → ∞ en la igualdad xn+1 = f (xn ). +∞) → R. +∞)) ⊂ [1. no se tiene f ([1. Ahora bien. o En este ejemplo. la suma de los n primeros t´rminos de esta serie es sn = xn − x0 . dada por f (x) = 1 + x2 . y ∈ X. . donde 0 ≤ k < 1. como f es continua. . . .

de donde f (a) = 0. tiene derivada f ′ (x) = 1/2. el punto x tal que f (x) = 0. entonces su intersecci´n o o con el eje x es una aproximaci´n del punto de intersecci´n de la o o curva con dicho eje. xn+1 = xn − f (xn ) . haciendo n → ∞ en la igualdad o xn+1 = xn − f (xn ) . que no alcance el valor o 0. f (x0 ) . La idea que motiva el m´todo de Newton es que. f ′ (x0 ) f (x1 ) = x1 − ′ . f (x)) intersecta al a eje horizontal. 9 Ejemplo 7.128 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. como por ejemplo f (x) = ex . f (x1 ) Cuando la sucesi´n (xn ) converge. El m´todo de Newton resulta al observar que las ra´ e ıces de la ecuaci´n f (x) = 0 son los puntos fijos de la funci´n N = Nf : I → o o R. esto es. Es f´cil dar ejemplos en los que la sucesi´n (xn ) de las aproxia o maciones del m´todo de Newton no converge: es suficiente tomar e una funci´n. si la e tangente es una aproximaci´n de la curva. f : (0. f ′ (xn ) resulta a = a − f (a)/f ′ (a). f ′ (xn ) etc. 1) → (0. 1). Una aplicaci´n importante del m´todo de las aproximaciones o e sucesivas es el llamado m´todo de Newton para la obtenci´n de e o aproximaciones de una ra´ de la ecuaci´n f (x) = 0. 1) no u es cerrado. se toma un valor inicial x0 y se escribe x1 = x0 − x2 . En este m´todo ız o e 1 se tiene una funci´n f : I → R de clase C en el intervalo I. . tal que o ′ f (x) = 0 para todo x ∈ I. dada por f (x) = x/2. sin embargo no posee ning´ n punto fijo. pues (0. . su l´ o ımite a es una ra´ de la ız ecuaci´n f (x) = 0 pues. . definida mediante N(x) = x − f (x) . f ′ (x) El n´ mero N(x) = x − f (x)/f ′ (x) es la abscisa del punto en u que la tangente al gr´fico de f en el punto (x.

a + δ] tal que. x ∈ J ⇒ |N(x) − N(a)| ≤ k|x − a| < |x − a| ≤ δ ⇒ N(x) ∈ J. evidentemente. la derivada N ′ (x) = f (x)f ′′ (x)/f ′ (x)2 se anula en el punto x = a. se sigue que x1 = x0 − f (x0 )/f ′(x0 ) Incluso en el caso en que la ecuaci´n f (x) = 0 tenga una ra´ real la o ız sucesi´n (xn ) puede ser divergente. . . 1) obtendremos δ > 0 tal que J = [a − δ. (Vea el Ejemplo 9). Como N ′ (x) es continua. comenzando con cualquier valor inicial x0 ∈ J. . 7 . por ejemplo si x0 se toma lejos o de la ra´ ız.Secci´n 3 o Aproximaciones sucesivas y el m´todo de Newton e y y = f (x) f (x0 ) 129 f (x1 ) x 0 x2 x1 x0 Fig. La importancia de la funo ci´n N(x) reside en la rapidez con que las aproximaciones sucesivas o convergen a la ra´ a de la ecuaci´n f (x) = 0 (cuando convergen): ız o cada xn+1 = N(xn ) es una aproximaci´n de a cerca del doble de los o d´ ıgitos decimales exactos de xn . o . si fijamos cualquier k ∈ (0. Luego la sucesi´n x1 = o o N(x0 ). a + δ] ⊂ I y |N ′ (x)| ≤ k < 1 para todo x ∈ J. xn+1 = N(xn ) converge al unico punto fijo a ∈ J de la ´ contracci´n N. la sucesi´n de puntos (xn+1 ) = N(xn ) converge a a. o En efecto. De hecho. entonces cada punto a ∈ I tal que f (a) = 0 tiene un entorno J = [a − δ. Por tanto. infinitas funciones cuyos puntos fijos son las ra´ ıces de la ecuaci´n f (x) = 0.Como la pendiente de la tangente es f ′ (x) = f (x0 )/(x0 − x1 ). A continuaci´n demostraremos que si la derivida segunda de o f : I → R es continuam f ′′ : I → R y f ′ (x) = 0 para todo x ∈ I. Existen. Afirmamos que x ∈ J ⇒ N(x) ∈ J. N : J → I es una contracci´n. .

130 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. a Ejemplo 9. A continuaci´n usaremos el o Teorema 2 para obtener una comparaci´n entre los errores |xn+1 −a| o y |xn − a|. (El m´todo de Newton converge cuadr´ticae a 2 mente. e √ Ejemplo 8. x ∈ I ⇒ N(x) ∈ I. la sucesi´n de las aproximaciones de Newton o ′ xn+1 = xn − f (xn )/f (xn ) converge a a. 1/2] → R.) Consideremos f : I → R de clase C en el intervalo I. se anula si x = 0. Dado c > 0 y n ∈ a √ N. cuando el valor inicial es ız e √ ı. . son sucesivamente x0 . As´ el m´todo no converge. Esto demuestra que N : I → I es una contracci´n. Los valores aproximados de esta ra´ por el m´todo de Newton. si tomamos la aproximaci´n inicial x0 suficientemente cerca de un punto o a tal que f (a) = 0. N(x) es la media aritm´tica de los n n´ meros e u x. c/xn−1 . consideremos el intervalo I = [ n c. As´ ı. −x0 . o dada por f (x) = xn −c. (C´lculo aproximado de n n). . x0 = 5/5. etc. Por tanto. para todo x > 0. donde A y B son constantes positivas. En particular. x. −x0 . 9 -1/2 -x0 x0 1/2 Fig. x0 . luego 0 ≤ a n ′ N (x) ≤ (n − 1)/n para todo x ∈ I. 8 . Acabamos de ver que. conclu´ ımos que N(x) ≥ c para todo x > 0. tal que |f ′′ (x)| ≤ A y |f ′ (x)| ≥ B para todo x ∈ I. +∞) y la funci´n f : I → R. tenemos o N(x0 ) = x1 ∈ I y las aproximaciones sucesivas xn+1 = N(xn ) √ convergen (r´pidamente) a n c. .La funci´n f : [−1/2. x. Existe un n´ mero c comprendido entre a y xn tal que: u 0 = f (a) = f (xn ) + f ′ (xn )(a − xn ) + f ′′ (c) (a − xn )2 . tomando cualquier x0 > 0. 2 . . la funci´n de Newton o 1 N : I → R es de la forma N(x) = n [(n − 1)x + c/xn−1 ]. Como f ′ (x) = nxn−1 . Adem´s N ′ (x) = n−1 (1 − c/xn ). Como la media geom´trica de estos n n´ meros e u √ √ n n es c. dada por f (x) = o x − x3 .

Pruebe que para cualesquiera x0 .Secci´n 5 o Ejercicios 131 Entonces f ′ (xn )xn − f (xn ) − f ′ (xn )a = Dividiendo por f ′ (xn ) obtenemos: xn − esto es. Sea f : R → R definida por f (x) = x5 /(1 + x6 ). Supongamos que existe k > 0 tal que |f (n) (x)| ≤ k para todo x ∈ I y n ∈ N. 2 A De donde. donde√ > 1. Por tanto. Por ejemplo. 2f ′ (xn ) f ′′ (c) (xn − a)2 . de la funci´n f : (−1. lo que muestra la rapidez de la convergencia en el m´todo de Newton. Si 2 √ n ≤ 3 se tiene |xk+1 − n c| ≤ |xk − n c|2 . Ejercicios Secci´n 1: F´rmula de Taylor o o 1. f ′ (xn ) 2f (xn ) f ′′ (c) (xn − a)2 . se tiene |xn+1 −a| ≤ 2B |xn −a|2 . x ∈ I se tiene f (x) = ∞ f (n) (x) (x − x0 )n . si e n ′′ ′ f (x) = x − c tenemos f /2f =√ − a)/2x. inmediatamente. 5. Cuando |xn −a| < 1. el cuadrado |xn −a|2 es mucho menor. Calcule las derivadas de orden 2001 y 2003 de f en el punto x = 0. si queremos (n n calcular valores aproximados de c. 1) → R. Luego si xk tiene p d´ ıgitos decimales exactos entonces xk+1 tiene 2p. Sea f : I → R de clase C ∞ en el intervalo I. 3. o dada por f (x) = 1/(1 − x). 2. podemos empezar c √ con x0 > 1 y siempre √ tendremos |xk+1 − n c| ≤ n−1 |xk − n c|2 . Use la igualdad 1 xn+1 = 1 + x + · · · + xn + (1 − x) (1 − x) y la f´rmula de Taylor infinitesimal para calcular las derivadas o sucesivas en el punto x = 0. n=0 n! . xn+1 − a = f (xn ) f ′′ (c) −a= ′ (xn − a)2 .

demuestre que f ′′ (a) ≥ g ′′ (a). g : I → R dos veces derivables en el punto a ∈ int I. 6.132 F´rmila de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. Sean f. Sea f : I → R de clase C 2 en el intervalo I. el conjunto {x ∈ I : f (x) ≤ c} (respectivamente. Analice la convexidad de la suma y el producto de dos funciones convexas. o 3. Pruebe que para cualesquiera a. Si f : I → R posee un punto cr´ ıtico no degenerado c ∈ int I ′′ en el que f es continua. definida en el intervalo I. Dado a ∈ I defina la funci´n ϕ : I → R como ϕ(x) = [f (x) − f (a)]/(x − a) si o x = a y ϕ(a) = f ′ (a). 2. se llama o quasi-convexa (respectivamente. c + δ). demuestre que existe δ > 0 tal que f es convexa o c´ncava en el intervalo (c − δ. quasi-convexa y quasi-c´ncao a o va. Demuestre mediante un ejemplo que si g no es mon´tona creciente el resultado no es necesariamente vero dadero. 4. Usando la f´rmula de Taylor con resto de Lagrange demuestre o que f ′′ ≥ 0 ⇒ f convexa. simult´neamente. Demuestre que f ∈ C 3 ⇒ ϕ ∈ C 2 . quasi-c´ncava) y que toda funci´n o o mon´tona es. Una funci´n f : I → R. quasi-c´ncava) cuando. . f ′ (a) = g ′(a) y f (x) ≥ g(x) para todo x ∈ I. para o todo c ∈ R. D´ otra demostraci´n suponiendo que f y g son dos e o veces derivables. Sean f : I → R y g : J → R funciones convexas tales que f (I) ⊂ J y g mon´tona creciente. x ∈ R se tiene: p(x) = p(a) + p′ (a)(x − a) + · · · + p(n) (a) (x − a)n . c´ncava es quasio o convexa (respectivamente. Pruebe que ϕ es de clase C 1 . Pruebe que g ◦ f es cono vexa. 9 4. Secci´n 2: Funciones c´ncavas y convexas o o 1. n! 7. 5. Si f (a) = g(a). {x ∈ I : f (x) ≥ c}) es vac´ o es un intervalo. Pruebe ıo que toda funci´n convexa (respectivamente. Sea p : R → R un polinomio de grado n.

y ∈ I y t ∈ [0. si a < c < b. definida mediano te f (x) = l´ fn (x) es convexa. concavas y quasi-c´ncavas. Sea I = [a − δ. Para cada n ∈ N. o 7. Pruebe que si c = a entonces f es mon´tona creciente. M´todo de Newton o e 1. b]. y o s´lo si. Defina f : [0. +∞) mediante f (x) = 2−x/2 . +∞) → [0. Pruebe que la funci´n f : I → R. Sea f : [a. b] → R es quasi-convexa si. 3. para cualquier valor inicial x0 ∈ I. o 6. b]. cuo yo valor m´ ınimo se alcanza en el punto c ∈ [a. f o es mon´tona decreciente. Sea f : [a. a + δ]. pao ra todo x. sea fn : I → R una funci´n convexa. pruebe que entonces. ´ 2. Si la funci´n f : I → R es de clase C 2 . b]. f es o mon´tona decreciente en [a. o 8. o ′ ′′ ′ 2 con f (x) = 0 y f (x)f (x)/f (x) | ≤ k < 1 para todo x ∈ I. Sean I = [a − δ. b] tal que f es mon´tona decreciente en o o el intervalo [a. y |f (a)/f ′(a9| < (1 − k)δ. y. existe c ∈ [a. a + δ] y f : I → R tal que |f (x) − f (y)| ≤ k|x − y|. y s´lo si. Pruebe resultados an´logos ım a n→∞ para funciones quasi-convexas. Pruebe que f : I → R es quasi-convexa si. donde 0 ≤ k < 1. el m´todo de Newton converge hacia la e unica ra´ x ∈ I de la ecuaci´n f (x) = 0. c] y mon´tona creciente en el intervalo [c. f (y)}. Concluya a o que una funci´n continua f : [a. Supono ga que la sucesi´n de n´ meros (fn (x))n∈N converge para todo o u x ∈ I. b) ´ tal que f (c) = 0. Enuncie el resultado an´logo para f quasia a c´ncava. finalmente.Secci´n 5 o Ejercicios 133 5. b] → R una funci´n continua quasi-convexa. se tiene f ((1 − t)x + ty) ≤ m´x{f (x). Demuestre que f es una contracci´n y que si a es su unico punto o ´ fijo entonces −a es la ra´ negativa de la ecuaci´n x2 = 2x . Pruebe que existe un unico punto c ∈ (a. si c = b. b] → R una funci´n continua y convexa tal que o f (a) < 0 < f (b). 1]. ´ ız o . Use ız o el m´todo de las aproximaciones sucesivas y una calculadora e para obtener el valor de a con 8 d´ ıgitos decimales exactos. c] y mon´tona creciente en [c. Pruebe que si |f (a) − a| ≤ (1 − k)δ entonces existe un unico x ∈ I tal que f (x) = x. Secci´n 3: Aproximaciones sucesivas. o o Enuncie un resultado an´logo para f quasi-c´ncava.

de la ra´ positiva de la ecuaci´n x +6x−8 = 0. ız o 6. pruebe que comenzando con un punto x0 ∈ [a. la sucesi´n definida inductivamente como x1 = f (x0 ). 0754 es un valor aproximado. b] tal que f (x0 ) > 0.6. con 4 d´ ıgitos deci6 males exactos. +∞) → R. 9 4. xn+1 = o f (xn ). . Dado a > 1. dado cualquier x0 > 0. ´ ız o . Ejercicio 3. . el m´todo de Newton siempre converge a la e unica ra´ x ∈ [a. Cap´ ıtulo 3). dada por o f (x) = 1/(a + x). b] de la ecuaci´n f (x) = 0. Pruebe que 1. considere la funci´n f : [0. b] → R convexa y dos veces derivable.134 F´rmila de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. Sea f : [a. (Cfr. Si f (a) < 0 < f (b). 5. Pruebe que. converge a la ra´ positiva c de la ecuaci´n x2 +ax−1 = ız o 0. . .

10 La integral de Riemann Las nociones de derivada e integral constituyen los dos conceptos m´s importantes del An´lisis Matem´tico. est´n ´ e ıntimamente relacionadas. Es un hecho notable de suma importancia que estas dos nociones. se tiene x ≤ y. 1. luego o sup A ≤ y. Revisi´n de sup e ´ o ınf Demostraremos. u Dada una funci´n acotada f : X → R. recordemos que sup f = o sup f (X) = sup{f (x) : x ∈ X} e ´ f = ´ f (X) = ´ ınf ınf ınf{f (x) : x ∈ X}. Todos los conjuntos que consideraremos a continuaci´n ser´n o a no vac´ ıos. Si tuviesemos la desigualdad estricta ınf 135 . para su uso inmedianto. existan x ∈ A e y ∈ B tales que y − x < ε. Demostraci´n: Cada y ∈ B es una cota superior de A. Mientras que la derivada a a a corresponde a la noci´n geom´trica de tangente y a la idea f´ o e ısica de velocidad. Sean A. para todo x ∈ A e y ∈ B. para todo ε > 0. Lo que demuestra que sup A es una cota inferior de B y por tanto sup A ≤ ´ B. algunos resultados elementales sobre supremos e ´ ınfimos de conjuntos de n´ meros reales. aparentemente tan distintas. Entonces sup A ≤ sup B. Lema 1. B ⊂ R tales que. la integral est´ asociada a la noci´n geom´trica de a o e a ´rea y a la idea f´ ısica de trabajo. Para que sup A = ´ B es ınf necesario y suficiente que.

B = g(X). La igualdad sup(c · A) = c · sup A es obvia si c = 0. se tiene sup(A + B) = sup A + e a sup B. C = (f +g)(X) = {f (x)+ g(x) : x ∈ X}. sup(cf ) = c · sup f e ´ ınf(cf ) = c · ´ f cuando c ≥ 0. Adem´s. cuando c ≥ 0. De donde d < c · x. a Observaci´n: De hecho se puede tener sup(f + g) < sup f + sup g o e´ ınf(f + g) > ´ f + ´ g. luego sup(f + g) = sup(C) ≤ sup(A + B) = sup A + sup B = sup f + sup g. Sean A y B conjuntos acotados y c ∈ R. ´ a ınf(f + g) ≥ ´ ınf(f ) +´ ınf(g). sup(c·A) = c·sup A y ´ ınf ınf ınf(c·A) = c´ A. luego existen x ∈ A e ınf y ∈ B tales que sup A−ε/2 < x ≤ sup A = ´ B ≤ y < ´ B +ε/2. a sup(cf ) = sup{c · f (x) : x ∈ X} = sup(cA) = c · sup A = c · sup f . dado ε > 0. Entonces los conjuntos A + B = {x + y : x ∈ A. luego x + y ≤ a + b. dado ε > 0. Los dem´s casos enunciados en el Corolario se pruea ban de forma an´loga. se ınf tiene sup(cf ) = c · ´ ınf(f ) e ´ ınf(cf ) = c · sup f . C ⊂ A + B. Lo que demuestra que a + b es la menor cota superior de A + B. Demostraci´n: Escribiendo a = sup A y b = sup B. Basta considerar f. a Corolario 3. sup(A + B) = sup A + sup B. Lo que demuestra que c · a es la menor cota superior de c · A. Si c < 0 entonces. cuando c ≥ 0. o sea. g : [0. ´ ınf(A+B) = ´ A+´ B. Adem´s sup(f + g) ≤ sup f + sup g. Adem´s. . Si c < 0. a + b es una cota superior de A + B. si sup A = ´ B ınf entonces. g : X → R funciones acotadas. o sea. luego existe x ∈ A tal u que d/c < x. para todo o x ∈ A e y ∈ B se tiene x ≤ a e y ≤ b. En efecto. Entonces las funciones f + g. Por tanto. sup A < ´ B. entonces ε = ´ B − sup A > 0 e y − x ≥ ε para ınf ınf cualesquiera x ∈ A e y ∈ B. Sean f. cf : X → R tambi´n est´n acotadas para todo c ∈ e a R. dado cualquier n´ mero d menor que c · a tenemos d/c < a. Evidentemente. sup(c · A) = c · sup A. 10 Lema 2.136 La integral de Riemann Cap. Si c > 0. ınf ınf f (x) = x y g(x) = −x. de donde a + b − ε < x + y. y ∈ B} y c · A = {c · x : x ∈ A} tambi´n son acotados. ınf ınf Por lo tanto y − x < ε. Rec´ ıprocamente. Adem´s. a existen x ∈ A e y ∈ B tales que a − ε/2 < x y b − ε/2 < y. 1] → R. sup(c · A) = c · ´ A e ınf ınf ´ ınf(c · A) = c · sup A. sup A − ε/2 no es una cota superior de A e ´ B + ε/2 no es una cota inferior de B. Los dem´s a casos enunciados en el lema se prueban de forma an´loga. sean A = f (X).

se llamar´ i-´simo intervalo a e n de la partici´n P . . la notaci´n mi = o o ´ ınf{f (x) : ti−1 ≤ x ≤ ti }. . entonces sup A′ = sup A e ´ B ′ = ´ B. El o intervalo [ti−1 . Entonces |f (x) − f (y)| ≥ f (x) − f (y) > M − m − ε = ω − ε. t1 . por tanto c no es una cota superior de A′ .Secci´n 2 o Integral de Riemann 137 Lema 3. Si para cada a ∈ A y b ∈ B existen a′ ∈ A′ y b′ ∈ B ′ tales que a ≤ a′ y b′ ≤ b. tn } es una partici´n de [a. b] tal que a ∈ P y b ∈ P . b]. usaremos la notao ci´n m = ´ o ınf{f (x) : x ∈ [a. b]. . As´ ı. y ∈ X}. tn } ⊂ [a. n Dada una funci´n acotada f : [a. si c < sup A existe a ∈ A tal que c < a. . dado cualquier ε > 0 podemos encontrar x. se tiene m ≤ f (y) ≤ f (x) ≤ M. ′ ′ sup A es la menor cota superior de A . . Mi = sup{f (x) : ti−1 ≤ x ≤ ti } y ωi = Mi − mi . Por otra parte. conjunto {|f (x) − f (y)| : x. o Sean P y Q particiones del intervalo [a. y ∈ X. de longitud ti − ti−1 . o Adem´s. lo que prueba el lema. Lema 4. Sean A′ ⊂ A y B ′ ⊂ B conjuntos acotados de n´meros u reales. . As´ ω es la menor de las cotas superiores del ı. luego existe a′ ∈ A′ a tal que c < a ≤ a′ . a ınf ınf 2. sup A = sup A . b]}. t1 . ınf ınf Demostraci´n: Evidentemente. y ∈ X}. La manera m´s sencilla de refinar una partici´n a o consiste en a˜ adirle un nuevo punto. b] → R. Se dice que Q refina P cuando P ⊂ Q. Entonces ω = sup{|f (x) − f (y)| : x. que para fijar ideas o supondremos tales que f (x) ≥ f (y). el supremo y la oscilaci´n de f (x) o . Evidentemente. y ∈ X tales que f (x) > M − ε/2 y f (x) < m + ε/2. Dada f : X → R acotada. Integral de Riemann Una partici´n del intervalo [a. . En particular. M = sup f y ınf ω = M − m. tenemos m ≤ f (x) ≤ M para todo x ∈ [a. i=1 (ti − ti−1 ) = b − a. indica el ´ ınfimo. . ti ]. Un razonamiento an´logo demuestra el resultado para ´ B = ´ B ′ . sean m = ´ f . esto es. Siempre usaremos esta notaci´n de forma que a = t0 < t1 < · · · < tn = b. b] es un subconjunto finito de o puntos P = {t0 . b]} y M = sup{f (x) : x ∈ [a. Demostraci´n: Dados cualesquiera x. de donde |f (x) − f (y)| ≤ M − m = ω. sup A es una cota superior de A′ . Si P = {t0 . b].

b]. Adem´s S(f . por defecto y por exceso respectivamente. Cuando f es continua los valores mi e y Mi son alcanzados por f en [ti−1 . sea cual fuere la partici´n P . 10 en el i-´simo intervalo de P . 9 . P ) = m1 (t1 − t0 ) + · · · + mn (tn − tn−1 ) = i=1 mi (ti − ti−1 ) . P ) ≤ M(b − a). P ) = M1 (t1 − t0 ) + · · · + Mn (tn − tn−1 ) = i=1 Mi (ti − ti−1 ) . a o a el intervalo [a. P ) − s(f . por definio ci´n. ti ]. La suma inferior de f relativa a la partici´n P es el n´ mero o u n s(f . Cuando en el contexto est´ claro qui´n es f . respectivamente. P ) y S(f . a .La suma inferior y la suma superior En el caso en que f (x) ≥ 0 para todo x ∈ [a. b] en el eje de abcisas y las perpendiculares a dicho eje en los puntos a y b. P ) = n ωi (ti − o a i=1 ti−1 ). La suma superior de f relativa a la partici´n P es. los n´ meros u s(f . esas sumas son aproximadamente de dicha ´rea con el signo invertido. o n S(f . del ´rea de la regi´n limitada por el gr´fico de f . en este caso existen xi .138 La integral de Riemann Cap. b]. yi ∈ [ti−1 . P ) y S(f . m(b − a) ≤ s(f . P ). P ) son valores aproximados. se puede escribir e e simplemente s(P ) y S(P ) en vez de s(f . a t1 t2 t3 t4 b a t1 t2 t3 t4 b Fig. En particular. ti ] tales que ωi = |f (yi ) − f (xi )|. Cuando f (x) ≤ 0 para todo x ∈ [a. Evidentemente. P ) ≤ S(f .

b]. Q). Sean m y m los ´ ınfimos de f en los intervalos [tj−1 . b]. Q) ≤ S(f . la partici`n P ∪ Q refina simult`neamente P y Q. ınf P donde el sup y el ´ se toman en el conjunto de todas las particiones ınf P del intervalo [a. n An´logamente. P ∪ Q) ≤ S(f . P ) ≤ s(f . Corolario 2. Por tanto s(f . Q). si m ≤ f (x) ≤ M para todo x ∈ [a. P ). P ) ≤ o S(f . se tiene P ⊂ Q ⇒ S(f . mj ≤ m′′ y tj − tj−1 = (tj − r) + (r − tj−1 ). b] → R se tiene s(f . se usa k veces lo que acabamos de probar. la central resulta del Corolario y del Lema 1. respectivamente. b] y cualquier funci´n acotada f : [a. P ). tj ]. P ∪ Q) ≤ S(f . a Corolario 1.Secci´n 2 o Integral de Riemann 139 La integral superior y la integral inferior de una funci´n acotada o f : [a. b] → R se definen. por ejemplo. Demostraci´n: Supongamos inicialmente que la partici`n Q = o o P ∪ {r} resulte al a˜ adir a P un unico punto r y que. Q) y S(f . P ) − S(f . O sea: P ⊂ Q ⇒ s(f . P ) ≤ s(f . P ) = m′′ (tj − r) + m′ (r − tj−1 ) − mj (tj − tj−1 ) = (m′′ − mj )(tj − r) + (m′ − mj )(r − tj−1 ) ≥ 0 . n ´ ′ ′′ tj−1 < r < tj . P ) . P ) . la suma inferior no o disminuye y la suma superior no aumenta. Evidentemente. Dada f : [a. Teorema 1. a P a f (x)dx = ´ S(f . entonces: b b m(b − a) ≤ a f (x)dx ≤ a f (x)dx ≤ M(b − a) . como b b f (x)dx = sup s(f . . Cuando se refina una partici`n. mj ≤ m′ . En efecto. En efecto. r] y [r. Para cualesquiera particiones P. Q) ≤ S(f . respectivamente. b] → R. Q del intervalo [a. Para obtener el resultado en el caso general. o a lugeo s(f . las desigualdades de los extremos son obvias. donde Q se obtiene al a˜ adir a P k puntos.

se tienen el ´rea externa a f (x)dx y el o a b a ´rea interna a f (x)dx. que pueden ser diferentes. La raz´n o a o para usar la notaci`n m`s complicada se ver´ en el Teorema 2. su integral a f (x)dx es el n` mero real u cuyas aproximaciones por defecto son las sumas inferiores s(f . 10 Corolario 3. A veces se prefiere usar la notaci`n m`s simple a f . x es lo que se denomina “variable mub b b da”. P ) y S(f . a f (x)dx = a f (y)dy = a f (t)dt. como cada intervalo [ti−1 .140 La integral de Riemann Cap. o a a Cap´ ıtulo 11. El Teorema 1 afirma que estas aproximaciones mejoran cuando se refina la partici`n P . Cuando f es integrable. como veremos a continuaci´n. obtendremos los mismos valores de a f (x)dx y de b f (x)dx. b]. cuando f (x) ≥ 0 para todo o e b x ∈ [a. f (x) = c para todo x ∈ [a. y el valo de la integral es. tenemos mi = Mi = c o . es suficiente combinar el Teorema 1 y el Lema 4. etc. esto es. En el caso general. pues a f (x)dx = 0 y ı. P ). P ) relativas exclusivamente a las particiones b P que refinan P0 . b En el s´ ımbolo a f (x)dx. P ) = b − a. b f (x) a b b b = dx = 1. Dada una partici´n o cualquiera P . o Ejemplo 1. el segmento [a. b]. As´ f no es integrable. y se denota a f (x)dx. Ejemplo 2. a En efecto. Si consideremos las o sumas s(f . Entonces. Este valor com` n u b se llama integral (de Riemann) de f . por definici´n. b] → R se dice integrable cuando su o integral inferior y su integral superior son iguales. b]. la existencia de a f (x)dx significa que la regi´n limitao da por el gr´fico de f . ti ] contiene n´ meros raciou nales e irracionales. definida mediante f (x) = 0 si x es racional y f (x) = 1 si x es irracional. tenemos mi = 0 y Mi = 1. el ´rea de esta a o a regi´n. posee ´rea). b] → R. Sea f : [a. luego s(f . Sea f : [a. b] en eje de abcisas y las a perpendiculares a dicho eje en los puntos a y b es medible (esto es. Geom`tricamente. P ) = 0 b y S(f . P ) y cuyas aproximaciones por exceso son las sumas superiores S(f . Sea P0 una partici`n de [a. b] → R constante. Una funci´n acotada f : [. sea cual fuere la partici´n P .

tenemos a f (x)dx = c(b − a). . P ) = S(f . Una funci´n acotada f : [a. M1 = A o y mi = Mi = c para 1 < i ≤ n. entonces sup A = ´ B. Demostraci´n: Sean A el conjunto de las sumas inferiores y B el o conjunto de las sumas superiores de f . . del Teorema o 1 se sigue que s(f . Afirmamos que f es integrable y que a f (x)dx = c(b − a). c(b − a). de donde se sigue que S(f . Las siguientes afirmaciones son equivalentes: (1) f es integrable. . P ) = i=1 ωi (ti − ti−1 ) < ε. P ) − s(f . P ) < ε. Evidentemente. (3) ⇒ (1) por el Lema 1. Luego f es integrable. . . supongamos que c < A. (3) Para todo ε > 0. Luego. b). Entonces. P ) < ε entonces. Finalmente. por el Lema 1. b] → R acotada. b a f (x)dx = b f (x) a = b f (x)dx a = Teorema 2. t1 . Finalmente. Q) − s(f . (Condici´n inmediata de integrabilidad) Sea o f : [a. . P0 ) ≤ S(f. definida como f (x) = c cuando a < b x ≤ b y f (a) = A. existe una partici´n P = {t0 . a 3. tn } tenemos m1 = c. dada cualquier partici´n P = {t0 . P ) < ε. Dado cualquier ε > 0. como la partici´n P0 = P ∪ Q refina ambas. Por el Corolario 1 del Teorema 1. tn } de [a. Por tanto. existen particiones P.Secci´n 3 o Propiedades de la integral 141 en todos los intervalos de la partici´n. b] o n tal que S(f . Adem´s. (2) Para todo ε > 0. Sean a < c < b. Suponiendo (1). P ) −s(f . P ) − s(f . As´ f es integrable y ı.b] son o b b . Para ınf probar que (2) ⇒ (3) basta observar que si S(f . P ) = (A − c)(t1 − t0 ). Propiedades de la integral Teorema 3. P0) − s(f . y obtenemos S(f . P0 ) ≤ S(f . sus restricciones f |[a. como s(f . . b] → o R es integrable si. y s´lo si. S(f . . (1) ⇒ (2). Q) − s(f. resulta a f (x)dx = a f (x)dx = c(b − a). b] tales que S(f. Ejemplo 3. tomamos una partici´n P tal o que t1 −t0 < ε/(A−c). Sea f : [a. P ) = o c(b − a). se tiene s ≤ S para toda s ∈ A y toda S ∈ B. P ) = c(b − a) para toda partici´n a o b P . Q). b] → R. P ) ≤ s(f . como f es integrable.c] y f |[c. Para fijar ideas. se tiene un resultado an´logo cuando f (x) = c para x ∈ [a. Q de [a. luego s(f . P0 ) < ε.

c] y f |[c. c ≤ a ≤ b y c ≤ b ≤ a. Teorema 4. es v´lida para toda funci´n integrable la igualdad a o anterior. b] y n´ meros o u reales c1 . En el caso afirmativo. Entonces: b c b . . . b}. .b] lo son. a f (x)dx = sup(A+B) = sup A+sup B = a f (x)dx+ c f (x)dx. Se dice que f : [a. c f (x)dx = c a f (x)dx + Demostraci´n: Sean A y B. An´logamente se demuestra que a sup B = c f (x)dx a b a b b f (x)dx a = sup(A+ B) = sup A+ + b f (x)dx. c ∈ R. para calcular la integral inferior de f basta considerar las particiones de este tipo. As´ f es integrable si. Para verificar esto hasy seis casos a considerar: a ≤ b ≤ c. los conjuntos de las o sumas inferiores de f |[a. Basta en cada caso admitir la integrabilidad de f en el mayor de los intervalos. Por el Corolario 3 del Teorema 1. 10 integrables. En caso afirmativo. b. ambas son nulas. Como las dos restas dentro de los par´ntesis son ≥ 0. se a cuales fueren a. Es f´cil ver que A + B es el cona junto de las sumas inferiores de f relativas a las particiones de [a. tn } de [a. . g : [a. Segundo a f (x)dx = − b f (x)dx.b]. pues estas son las que refinan P0 = {a. o ı. c c Luego c b b f− f= a a f− f a + c f− f c . a ≤ c ≤ b. se tiene b f (x)dx. y s´lo si. Por el Lema c b b 2. . de aqu´ en adelante adoptaremos dos conı a b a venios: Primero a f (x)dx = 0.142 La integral de Riemann b a Cap. su suma es e cero si. Para que sea v´lida. y s´lo si. . b] que contienen al punto c.c] y f |[c. t1 . c. b] → R es una funci´n escalonada o cuando existe una partici´n P = {t0 . a Convenio: La igualdad a f (x)dx = a f (x)dx + c f (x)dx tiene sentido exclusivamente cuando a < c < b. (Observe que no se exige nada a los valores f (ti )). Ejemplo 4. Del Teorema 3 y del Ejemplo 3 se sigue que toda funci´n escalonada es integrable y que o b n f (x)dx = i=1 ci (ti − ti−1 ). . respectivamente. b ≤ a ≤ c. b] → R integrables. se tiene b c b la igualdad a f = a f + c f . Aceptado esto. Sean f. cn tales que f (x) = ci cuando ti−1 < x < ti . o sus restricciones f |[a. . b ≤ c ≤ a.

Del Corolario del Lema 2 se deduce que.Q (f + g) . P ∪ Q) ≤ por consiguiente. b b f +g. P ) + s(g. Q) P Q b = sup[s(f . P ) + s(g. g y f + g en el i-´simo intervalo e de P . (2) El producto f · g es integrable. a f+ a a g = sup s(f . b]. . P ) + s(g. P ) ≤ s(f + g. Si tomamos dos particiones P y Q tambi´n o e tendremos: b s(f . Q) ≤ s(f . mi y mi los ´ ınfimos de f. a c · f (x)dx = c · (3) Si 0 < k ≤ |g(x)| para todo x ∈ [a. P ) + sup s(g. b] entonces b g(x)dx. a (5) |f | es integrable y b a b a f (x)dx ≤ f (x)dx ≤ b a |f (x)|dx. Q)] ≤ P. a Esto prueba la primera de las desigualdades que vienen a continuaci´n. P ∪ Q) + s(g. luego s(f . b]. b m′i + m′′ ≤ mi . entonces el cociente f /g es integrable. la tercera se demuestra de forma an´loga y la segunda es o a obvia: b b b b b b f+ a a g≤ a (f + g) ≤ a (f + g) ≤ f+ a a g. Demostraci´n: Dada cualquier partici´n P de [a. respectivamente.Secci´n 3 o Propiedades de la integral 143 (1) La suma f + g es integrable y b b b [f (x) + g(x)]dx = a a f (x)dx + a b a g(x)dx . denotamos o o ′ ′′ por mi . (4) Si f (x) ≤ g(x) para todo x ∈ [a. b f (x)dx. Si c ∈ R. P ) ≤ a (f + g) i para toda partici´n P .

Luego. y en el i-´simo intervalo de P se tiene: e 1 1 |g(x) − g(y)| ωi − = ≤ 2. ′ ′′ Dada una partici´n P sean. por el o Lema 2. su integrabilidad resulta de lo que acabamos de probar. si c ≥ 0. P ) = c · s(f . f integrable ⇒ |f | integrable. como −|f (x)| ≤ a . (2) Sea K tal que |f (x)| ≤ K y |g(x)| ≤ K para todo x ∈ [a. lo que prueba (1). ωi y ωi las oscilao ciones de f. (3) Como f /g = f · (1/g). las oscilaciones de g y 1/g en el i-´simo intervalo de la partici´n P . podemos e o tomar P de forma que ωi (ti − ti−1 ) < ε · K 2 . respectivamente. P ) = cS(f . (4) Si f (x) ≤ g(x) para todo x ∈ [a. g y f · g en el i-´simo intervalo [ti−1 . Tenemos: e |f (y) · g(y) − f (x) · g(x)| = |(f (y) − f (x))g(y) + f (x)(g(y) − g(x))| ≤ |f (y) − f (x)||g(y)| + |f (x)||g(y) − g(x)| ′ ′′ ≤ K|ωi + ωi | . tenemos a s(cf . a (5) La desigualdad evidente ||f (y)|−|f (x)|| ≤ |f (y)−f (x)| demuestra que la oscilaci´n de |f | en cualquier conjunto no supera la de o f . b] entonces 1/g tambi´n es integrable. P ) para toda partici´n P . luego 1/g es inteı grable. b] entonces s(f . P ). de donde. respectivamente. la integrabilidad de f · g es consecuencia de la integrabilidad de f y g. Para cualesquiera x. b b b b cf = a a =c· f =c a a f.144 La integral de Riemann Cap. As´ ωi (ti − ti−1 ) < ε. P ) ≤ s(g. P ) b y S(f . basta probar que si g es integrable y 0 < k ≤ |g(x)| para todo x ∈ [a. g(y) g(x) |g(y)g(x)| K ′ ′ por tanto ωi < ωi /K 2 . tenemos s(cf . Por el Teorema 2. e ′ Indicamos mediante ωi y ωi . P ) ≤ S(g. b a Cuando c < 0. Adem´s. ′ ′′ De donde ωi (ti − ti−1 ) ≤ K[ ωi (ti − ti−1 ) + ωi (ti − ti−1 )]. luego b b cf = b cf a = c a f = c a f. Adem´s. 10 Cuando f y g son integrales las tres desigualdades se convierten en igualdades. de donde a f (x)dx ≤ o b g(x)dx. P ) para cualquier partici´n P . b]. Con respecto a c · f . Dado ε > 0. ti ]. ωi .

de donde ωi = f (yi ) − f (xi ) < ε/(b − a). b] y a f (x)dx = 0 sin que f se id´nticamente nula. de (4) resulta que − b a f (x)dx ≤ b a |f (x)|dx. Esto es consecuencia del apartado (4) del teorema anterior. b] → R es integrable. β] ⊂ [a. As´ ı. ωi (ti − ti−1 ) < ε. b] tal que f (x0 ) = c > 0 u entonces existir´ un intervalo [α. b] o tal que rodos sus intervalos tienen longitud < δ. a |f (x)|dx ≤ Corolario 1. . tal ıa que f (x) > c/2 para todo x ∈ [α. b] → R es tal que o o b f (x) ≥ 0 para todo x ∈ [a. Teorema 6. b] → R es integrable y |f (x)| ≤ K para b todo x ∈ [a. . sea o P = {t0 . tn } una partici´n de [a. b]. f es integrable y su integral es nula. b] → R es integrable. si f es continua y f (x) ≥ 0 para todo x ∈ [a. . . En cada intervalo [ti−1 . f es integrable. donde x0 ∈ [α. Condiciones suficientes para la integrabilidad Teorema 5. b a f (x)dx ≤ b |f (x)|dx. b]. . Toda funci´n continua f : [a. . b] tal que todos sus intero valos tienen longitud < ε/(f (b) − f (a)). Si f : [a. .Secci´n 4 o Condiciones suficientes para la integrabilidad b a 145 f (x) ≤ |f (x)| para todo x ∈ [a. β]. b]. b] b entonces a f (x)dx = 0 implica que f es id´nticamente nula. |y − x| < δ implican |f (y) − f (x)| < ε/(b − a). o o Demostraci´n: Para fijar ideas. Por el Teorema 2. Toda funci´n mon´tona f : [a. Por el Ejemplo 4. lo que es absurdo. yi tales que mi = f (xi ) y Mi = f (yi ). . por la continuidad uniforme de f en o el compacto [a. b] entonces a f (x)dx ≤ K(b − a). ti ] de P existen xi . Sin embargo. 4. o sea. t1 . Sea P una partici´n de [a. β]. Dado ε > 0. b]. como f (x) ≥ 0. En e efecto. existe δ > 0 tal que x. No obstante. Basta tomar f (x) = 1 en un cone junto finito de puntos de [a. o Demostraci´n: Dado ε > 0. Para cada i = 1. b β c tendr´ ıamos a f (x)dx ≥ α f (x)dx > 2 (β − α) > 0. b] entonces a f (x)dx ≥ 0. b]. n . y ∈ [a. Observaci´n: Si una funci´n integrable f : [a. sea f creciente. Entonces. si hubiese alg´ n punto x0 ∈ [a. b es posible que f (x) ≥ 0 para todo x ∈ [a. b] y f (x) = 0 en los dem´s puntos a de [a.

o Por el Teorema de Borel-Lebesgue. . 10 tenemos ωi = f (ti ) − f (ti−1 ). cerrado o semiabierto) I cuyos extremos son a y b. . . . Se dice que el conjunto X tiene medida nula cuando. Para cada x ∈ [a.146 La integral de Riemann Cap. b y los extremos de estos m + n intervalos que pertenecen a [a. donde K = M − m es la oscilaci´n o de f en [a. . dado cualquier ε > 0. por tanto ωi (ti − ti−1 ) = ε · f (b) − f (a) ε = f (b) − f (a) ωi = f (b) − f (a) y ωi [f (ti ) − f (ti−1 )] = ε . . . Teorema 7. b] → R tiene medida nula entonces f es o integrable. b]. Entonces (tα − tα−1 ) < ε/2K y la oscilaci´n de f en cada o . Demostraci´n: Dado ε > 0. que engloba a los Teoremas 5 y 6 como casos particulares. xk . Si a < b. X ⊂ Ik . b] ⊂ I1 ∪ · · · ∪ Im ∪ Jx1 ∪ · · · ∪ Jxn . . sea Jk el intervalo abierto centrado en xk de longitud ε/2k+1. . Ejemplo 5. Luego f es integrable. . Las consideracoines que siguen son una preparaci´n para el Teoo rema 7. tβ ] los dem´s intervalos de u a P . cuyos elementos son intervalos abiertos Ik tales que la suma de sus longitudes es |Jk | < ε. denotaremos mediante |J| = b−a la longitud del intervalo (abierto. . Todo conjunto numerable X = {x1 . Ik . . Sea P la partici´n de [a. . En efecto. b] formada oir los o puntos a. sea Jx un intervalo abierto centrado en x donde la oscilaci´n de f es menor que ε/2(b − a). b]. b] ⊂ ( k Ik ) ∪ ( x Jx ) posee un subcubrimiento finito [a. tales o que D ⊂ Ik y |Jk | < ε/2K. el recubrimiento abierto [a. el conjunto Q de los n´ meros u racionales tiene medida nula. dado cualquier ε > 0. Indicaremos mediante [tα−1 . tα ] los intervalos de P que est´n a contenidos en alg´ n Ik y mediante [tβ−1 . existen intervalos I1 . b] − D. existe un recubrimiento numerable (finito o infinito) de X. Si el conjunto D de los puntos de discontinuidad de una funci´n acotada f : [a. Entonces X ⊂ Ik y |Ik | = ε/2 < ε. . En particular.} tiene medida nula.

1] − K es abierto. para toda partici´n P . la funci´n f / o es localmente constante. 2K 2(b − a) ε(tβ − tβ−1 ) 2(b − a) ωβ (tβ − tβ−1 ) f (x)dxd = 1 f (x)dx 0 = 1. todos los intervalos de P contienen puntos o que no pertenecen a K. b − a. P ) = 1 ı. f es integrable. Luego S(f . d] → R. vol 1”. d] es la funci´n ξX (x) = 1 si x ∈ X y ξX (x) = 0 si x ∈ X. En efecto. vemos que el conjunto de e o Cantor est´ contenido en la uni´n de 2n intervalos. Si a < b el intervalo [a. b] es. o sea. P ) − s(f . Observaci´n: Se puede demostrar que el rec´ o ıproco del Teorema 7 es verdadero. As´ la suma de las ı. por tanto continua en los puntos x ∈ K. tβ ] es ωβ < ε/2(b − a). Como [0. b] no tiene mediada nula. dondew c es el menor y d el mayor extremo de los intervalos Ij . aunque no es numerable. d]. b − a = c ξ(x)dx ≤ k ξj (x)dx = k |Ij |. luego d .b] y ξj = ξIj . cada uno de a o n longitud 1/3 . Dada cualquier partici´n P de [0.) a Ejemplo 6. Entonces ξ ≤ j=1 ξj : [c. Para probar esto recordemos que la funci´n caracter´ o ıstica de un conjunto X ⊂ [c. El conjunto de Cantor K (secci´n 5 del Cap´ o ıtulo 5). Dado ε > 0 podemos tomar n ∈ N tal que (2/3)n < ε. entonces ξX ≤ k ξXi . / Como K no posee puntos interiores. De donde o 1 0 ωα (tα − tα−1 ) + K(tα − tα−1 ) + ε ε(b − a) + = ε. que el conjunto de puntos de discontinuidad de una funci´n integrable tiene medida nula (cfr. d]. Podemos considerar ı la funci´n f : [0. f es discontinua en todos los puntos de K. como m´ o ınimo. As´ Mi = 1 y S(f . b] ⊂ I1 ∪· · ·∪Ik ⊂ [c. 1] → R. a i=1 Supongamos que [a. “Curso de An´lisis o a Matem´tico. definida mediante f (x) = 0 si x ∈ K o y f (x) = 1 si x ∈ K. De donde resulta que Ejemplo 7. Por el Teorema 7. j=1 j=1 longitudes de cualquier colecci´n finita de intervalos abiertos cuya o uni´n contiene [a. as´ concluimos que la medida de K es cero. Es o / f´cil ver que si X ⊂ X1 ∪ · · · ∪ Xk ⊂ [c. si paramos en la n-´sima etapa de su construcci´n.Secci´n 4 o Condiciones suficientes para la integrabilidad 147 intervalo [tβ−1 . pues int K = ∅. P ) = < < K Luego f es integrable. tiene medida nula. 1]. Para simplificar escribamos k ξ = ξ[a.

b] ⊂ ∞ Ij entonces [a. b]). b]. b] → R definida como f (x) = 0 si x es irracional y f (x) = 1/q si x = p/q es una fracci´n irreducible con q > 0. n ∈ N ∪ {0}. ψ : [a. o (Haga f (0) = 1 su 0 ∈ [a. Sea f : [a. b] → R definida como f (x) = x cuando x es racional y f (x) = x + 1 cuando x es irracional. por el contrario. Pruebe que si f es continua en el punto b c ∈ [a. En efecto. 2. Si. b] no tiene medida nula. que f es b integrable y que a f (x)dx = 0. Sea f : [a. g : [a. Sea f : [−a. si [a. Calcule las integrales superior e inferior de f . b] → R. 5. o Secci´n 2: Propiedades de la integral o 1. b] ⊂ J1 ∪ · · · ∪ Jk para j=1 alg´ n k ∈ N. definida mediante F (x) = a f (t)dt. 10 [a. b] → R. b]. 4. Si f es una funci´n impar. 1] → R como f (0) = 0 y f (x) = 1/2n si 1/2n+1 < x ≤ 1/2n . b] → R una funci´n integrable. es lipschitziana. b] → o R en vez de x. y defina ϕ(x) = g(x) si x es racional y ϕ(x) = g(x) + 1 si x es irracional. b] y f (c) > 0. u 5. Pruebe que la funci´n F : o x [a. o a pruebe que −a f (x)dx = 0. entonces a f (x)dx > 0. Ejercicios Secci´n 1: Integral de Riemann o 1. b] → R integrable. Pruebe que f es continua exclusivamente en los puntos irracionales de [a. Pruebe que f es integrable 1 y calcule 0 f (x)dx. tal que f (x) ≥ 0 o para todo x ∈ [a. Use una funci´n integrable g : [a. 3.148 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. 2. Sea f : [a. f es par a a pruebe entonces que −a f (x)dx = 2 0 f (x)dx. por el Teorema de BorelLebesgue. Defina f : [0. Pruebe que si f. a] → R integrable. Sea f : [a. Calcule las integrales (inferior y superior) de ϕ en funci´n de la integral de g. b] → R son integrables entonces tambi´n lo son las funciones ϕ. definidas como e .

b] → R son continuas entonces: b 2 b b f (x)g(x)dx a ≤ f (x)2 dx a a g(x)2 dx . 3. (b) Existen conjuntos de medida nula que no tienen contenido nulo. 4. f− : [a. (c) Un conjunto compacto tiene medida nula si. . Una funci´n acotada f : [a. Se dice que un conjunto X ⊂ R tiene contenido nulo cuando. f+ (x) = f (x) si f (x) ≥ 0. b] → R. f− (x) = f (x) si f (x) ≤ 0. o 2. (Desigualdad de Schwarz. j=1 Pruebe que: (a) Si X tiene contenido nulo lo mismo sucede con su cierre X. b] → R. Pruebe que si f.g(x)} y ψ(x) = m´ a ın{f (x). Pruebe que el conjunto de los puntos de discontinuidad de una funci´n mon´tona es numerable.Secci´n 5 o Ejercicios 149 ϕ(x) = m´x{f (x).3 es integrable. y suponiendo que f es integrable. son integrables (suponiendo que f lo sea). Si D ′ (el conjunto de los o puntos de acumulaci´n de D) es numerable pruebe entonces o que f es integrable. En estas condiciones. pruebe que su integral es igual a cero. Concluya que el Teorema 6 o o es consecuencia del Teorema 7.) Secci´n 3: Condiciones suficientes de integrabilidad o 1. X ⊂ I1 ∪ · · ·∪Ik . o tiene contenido nulo. 3. f− (x) = 0 si f (x) ≥ 0. puede no ser integrable. g(x)}. b] → R dadas por f+ (x) = 0 si f (x) ≤ 0. 5. Sea D el conjunto de los puntos de discontinuidad de una funci´n acotada f : [a. Pruebe que la funci´n f del Ejercicio 1. Deduzca que las funciones f+ . g : [a. para todo ε > 0. existe un recubrimiento finito X. y s´lo si. que se anula fuera de un o conjunto de medida nula. formado por intervalos abiertos tal que k |Ij | < ε.

b]. b] → R es una funci´n integrable cualquieo ra que se anula en un conjunto denso en [a. b] → R excepto en un cono junto de contenido nulo. Sea p : [a. b] no tiene medida nula pruebe entonces que existe ε > 0 tal que. a . 8. b]. Entonces existe α > 0 tal que el conjunto X = {x ∈ [a. Concluya que si f. b] → R es positiva e integrable. b] → R son integrables y f (x) < g(x) para todo x ∈ [a. ϕ(x) > 0 para o todo x ∈ [a. b] → R una funci´n positiva (esto es. o la suma de los intervalos de P que contienen puntos de X en su interior es mayor que ε. Pruebe que si a p(x)dx = 0. Si f : [a. b]. 10 (d) Sea g : [a. b]). Sea ϕ : [a. 7. 6. Si la funci´n ϕ : [a. a 9. tal que p(x) ≥ 0 para todo b x ∈ [a. b].150 F´rmula de Taylor y aplicaciones de la derivada o Cap. b] → R integrable. entono b ces a ϕ(x)dx > 0. b] tales que p(x) = 0 es denso en [a. g : [a. entonces b b f (x)dx < a g(x)dx. b] → R una funci´n acotada que coincide con o una funci´n integrable f : [a. Pruebe que g es integrable y que su integral es igual a la de f . para toda partici´n P de [a. Si un conjunto X ⊂ [a. b]. entonces el conjunto formado por los puntos x ∈ [a. b] : ϕ(x) ≥ α} no tiene medida nula. pruebe que b f (x)dx = 0.

por tanto: F (x0 + h) − F (x0 ) 1 − f (x0 ) = h h 151 x0 +h x0 [f (t) − f (x0 )]dt . Teoremas cl´sicos del C´lculo Integral a a Para comenzar estableceremos la conexi´n entre derivada e ino tegral. (Teorema Fundamental del C´lculo).11 C´lculo a con integrales Este cap´ ıtulo es continuaci´n del anterior. Teorema 1. (2) F es una primitica de f . En aqu´l se defini´ la o e o integral y se establecieron condiciones generales que aseguraban la integrabilidad de una funci´n. existe a ∈ I tal que x F (x) = F (a) + a f (t)dt para todo x ∈ I. entre ´stas el llamdo Teorema e Fundamental del C´lculo. x0 + h ∈ I entonces F (x0 + h) − o x0 +h x +h F (x0 ) = x0 f (t)dt y h · f (x0 ) = x00 f (x0 )dt. El cap´ ıtulo termina con una breve discusi´n sobre integrales impropias. F ′ (x) = f (x) para todo x ∈ I. esto es. . Sea f : a I → R continua en el intervalo I. Es ´ste se probar´n las reglas o e a para el uso eficaz de las integrales. Tambi´n usaremos la integral para e dar las definiciones precisas de logaritmo y exponencial. un movido camino de ida y vuelta que a relaciona derivadas e integrales. esto es. Demostraci´n: (1) ⇒ (2) Si x0 . o 1. Las siguientes afirmaciones sobre la funci´n F : I → R son equivalentes: o (1) F es una integral indefinida de f .

(2) ⇒ (1) Sea F ′ = f . b]. entonces F : [a. y se tiene G (x0 ) = −f (x0 ). la regla de la cadena nos da (F ◦ g)′(t) = F ′ (g(t))g ′(t) = . 0 < |h| < δ. Si F ′ = f . b] → R. En dicho punto tambi´n es derivable la funci´n G : [a. b] → R continua. b] → R e o b ′ dada por G(x) = x f (t)dt. b] → R es de clase C 1 (ese x to es. g : [c. En efecto. definida como F (x) = a f (t)dt. luego F ′ (x0 ) + G′ (x0 ) = 0. Esto reduce el c´lculo de a b la integral a f (x)dx a encontrar una primitiva de f . F (x) = F (a) + a f (t)dt para todo x ∈ I. d] → R con derivada integrable y g([c. b] → R es intea x grable. si fijamos a ∈ I x y definimos ϕ(x) = 0 f (t)dt. esto es. es derivable en todo punto x0 donde f es continua. x0 + h ∈ I implican: F (x0 + h) − F (x0 ) − f (x0 ) h ≤ 1 x0 +h |f (t) − f (x0 )|dt h x0 1 |h| · ε = ε . f posee una primitiva F : o g(d) [a. (2) Tambi´n hemos pr