P. 1
UN ANCIANO NO ES SER INÚTIL

UN ANCIANO NO ES SER INÚTIL

4.4

|Views: 4.494|Likes:
Publicado porAlexander Zambrano
Un ensayo sobre la vejez, para el curso: PSICOLOGÍA EVOLUTIVA: VEJEZ Y MUERTE COMO ESPACIO DE CONSTRUCCIÓN DE SENTIDO dictado en la UNAD.
Es un de Ensayo sobre pensamiento personal sucitado de la lectura del libro: Desarrollo Humano de Diane Papalia por Alexander Zambrano
Un ensayo sobre la vejez, para el curso: PSICOLOGÍA EVOLUTIVA: VEJEZ Y MUERTE COMO ESPACIO DE CONSTRUCCIÓN DE SENTIDO dictado en la UNAD.
Es un de Ensayo sobre pensamiento personal sucitado de la lectura del libro: Desarrollo Humano de Diane Papalia por Alexander Zambrano

More info:

Published by: Alexander Zambrano on Oct 13, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/26/2015

pdf

text

original

Luis Alexander Zambrano Ardila - Código: 798464429 - Grupo Colaborativo: 301138_74

UN ANCIANO NO ES SER INÚTIL
“Los viejos son niños avergonzados que a la plaza vuelven a buscar el sol y entretienen a un grupo de palomas mientras pasa la vida alrededor”. Fernando Ubiergo

Es muy triste saber que al llegar al final del camino del mejor viaje de nuestra existencia, el de la vida, nos encontremos con muchos tropiezos, como está pasando en la actualidad con los adultos mayores. Son muchos los factores en contra, pero también existen otros a favor y lo importante es armonizar ello y resignificar culturalmente la vejez, dándole la importancia que merece. Uno de los factores que pueden tomarse a favor o en contra es la capacidad intelectual, pues generalmente se cree que esta capacidad con el paso de los años disminuye y esa tendencia lamentablemente también se imprime en los ancianos haciendo perder la confianza en sí mismos, el interés o la falta de motivación. Pero de acuerdo con Papalia1 se han realizado tests psicológicos a gente de diversas edades demostrándose que el Adulto Mayor resuelve con más sabiduría ciertos dilemas que se le han planteado. Por lo tanto, es verdad que un anciano, enfrenta con desventajas ciertas actividades laborales o de la vida diaria, pero en aquellas tareas que se privilegia el buen criterio o la experiencia, puede ofrecer ventajas respecto de las personas más jóvenes. Otro factor mal visto es la tendencia a la depresión, pero “los episodios depresivos pueden darse a cualquier edad y sus síntomas son diferentes en personas de distintas edades”.2 Sin embargo, existen muchas razones para que sea más propenso ello, pues en esta edad se sufren muchas aflicciones que la mayoría de veces son molestas, por ejemplo, se ha perdido a su cónyuge, hermanos, amigos y a veces a los hijos; toma medicinas que alteran la disposición del ánimo y sienten que no tienen ningún control sobre sus vidas. Cualquiera de estos factores puede hacer que una persona se deprima.3 Sin embargo, existen otras variables que pueden ser buenas como el hecho de ser abuelo (a), lo que le permite a la persona suplir la necesidad de tener un rol en la familia y pues la tarea de ser abuelo o abuela puede entregar un enorme significado a la vida de una persona mayor. Un estudio del año 1994 citado por Papalia, reveló que dos tercios de los abuelos que ejercían alguna labor de custodia con sus nietos, le encontraban más sentido a sus vidas que aquellos que no tenían mayor relación con su descendencia. También hay que valorar al Adulto Mayor y reconocer su rol, pero eso depende también de toda la sociedad, otro ejemplo que nos cita Papalia es que en
1 2

PAPALIA, Diane y otros. Desarrollo Humano, McGraw Hill, Octava Edición, Colombia, 2003. Ibíd. Pág. 578 3 Ibíd. Pág. 579

China, desde 1980 se han fundado más de ochocientas de las llamadas “Universidades para Ancianos”, lo que demuestra no sólo el compromiso chino con la población Adulta Mayor, sino también la disposición y capacidad de los ancianos para aprender. Este hecho es un elemento fundamental en la relación con los mayores. Se trata de tenerlos en cuenta, pero no por una deferencia respetuosa hacia ellos, sino por un genuino aprecio al aporte que hacen en su comunidad, entonces como colombianos también podemos emprender algo en este sentido. Existe otro factor como lo es la inminencia de la muerte, pues es verdad que no hay fecha para la muerte de cada persona, pero una persona mayor esta más propensa a ello, pero ante ello, también hay que mirar la parte positiva, Papalia nos cita en su libro que la psiquiatra Elizabeth Kubler-Ross, quien ha estudiado muchos casos de gente al morir, afirma que “la mayoría de los moribundos agradece la oportunidad de conversar abiertamente sobre su condición y están conscientes de que la muerte se aproxima aunque no se les haya dicho”.4 Adicionalmente hay que recapacitar de que un aciano "teme desesperadamente a la muerte, expresado en el sentimiento de que el tiempo es ahora corto para volver a comenzar otra vida y buscar caminos alternativos hacia la integridad".5 Por lo tanto, hay que brindarle en lo posible ayuda, acompañamiento, actividades que lo hagan sentir útil y en sí todo lo que este a nuestro alcance para que se sientan bien. Algo que dejó mucho que pensar, son las palabras de una anciana 79 años que cita Papalia en su obra y son las siguientes: “No siento pena por mí, ahora que me voy. No tengo miedo a la muerte. Solamente tengo miedo de vivir así". Son unas duras palabras, que llevan a reflexionar sobre el trato que se está dando a las personas mayores y que igual todos llegaremos a esa etapa. Existen muchas variables para analizar, y para dignificar al Adulto mayor, se deben mirar todas por el lado positivo y algo importante es que se trabajen en sus necesidades tales como la de dar un nuevo sentido a la vida, de que no se sientan solos, de apoyarlos y asistirlos en problemas de salud, en no ser indiferentes ante la desprotección de los Adultos Mayores más necesitados. Pero entre todo, algo básico es hacerlo sentir útiles, no relegarlos y dejarlos a un lado, darles su importancia en la vida social, de tener un rol en la familia. Algo adicional es no apoyar o darle fuerza a la cultura que esta en contra de la vejez y la muerte, que quiere combatirla y que no observa que hay muchas cosas a reconocer en un Adulto Mayor, como es la experiencia, la sabiduría, el intelecto entre otras cosas más que se deben valorar y permitir que se sigan cultivando. Pues hay que apoyar a los ancianos a hacer deporte, a desarrollar más su mente, a realizar diferentes actividades, ya que el trabajo y la actividad producen felicidad y mejoran la salud mental.6

4 5

Ibíd. Pág. 417. Ibíd. Pág. 508. 6 Aranda, C., Pando, M., Flores, M. (2001). Depresión y redes sociales de apoyo en el adulto mayor institucionalizado de la zona metropolitana de Guadalajara, Jalisco. Revista de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Barcelona, 28 (2), 69 -74

Para ir redondeando tomo unas palabras de otro texto de Papalia, que pueden sintetizar muy bien esta reflexión y son las siguientes: “la vejez, es fruto de toda nuestra existencia, si hemos vivido a plenitud las etapas anteriores, reflejaremos optimismo, felicidad, capacidad para dar y recibir; posibilidad para transmitir la inmensa sabiduría que poseen las personas mayores, como forjadores de nuestra cultura, nuestra sociedad”.7 De acuerdo a todo lo considerado se puede terminar diciendo que lo importante es tener una relación basada en el amor y en un respeto profundo por la etapa que esta atravesando el adulto mayor, apoyarlo en lo que este a nuestro alcance y brindarle una actitud positiva, reconocer su experiencia, sabiduría, paciencia, afecto, entre otros aspectos. Y algo fundamental es no apoyar lo que la cultura actual esta queriendo imponer como es la reexaltación de lo joven, lo transitorio y lo veloz; sino que más bien velar por la estima de todas las etapas de la vida, de integrar, valorar y acoger al adulto mayor, recapacitando en que la edad avanzada no es signo de decaimiento o incapacidad intelectual, ni de amargura y enfermedad; sino que existen muchas cosas que todavía nos pueden brindar.

BIBLIOGRAFÍA
ARANDA, C., PANDO, M., FLORES, M. Depresión y redes sociales de apoyo en el adulto mayor institucionalizado de la zona metropolitana de Guadalajara, Jalisco. Revista de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Barcelona, 2001 PAPALIA, Diane y otros. Desarrollo Humano, McGraw Hill, Octava Edición, Colombia, 2003. PAPALIA, Diane y otros. Psicología del desarrollo. Mc Graw Hill, México, 1998 Revista Creces Nº 3, Volumen 16, La lucha contra el envejecimiento. Santiago de Chile, 1998.

7

Papalia E. Diane, Wendkos Olds Sally. Psicología del desarrollo. Ed. Mc Graw Hill, pp. 660-663

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->