los Diez Años de Primavera En 1944, los Revolucionarios de octubre, un grupo de oficiales militares disidentes, estudiantes, y profesionales liberales

, derrocaron al gobierno de Federico Ponce Vaides, quien había sucedido en el mando al General don Jorge Ubico, luego de que éste a su vez había dejado el poder en el contexto de las luchas sociales en pro de la autonomía de la Universidad estatal. Así comenzó lo que a veces llaman los Diez Años de la Primavera en el país de la eterna dictadura, un período de libre discurso y organizaciones políticas, Reforma agraria, en el que se parecía que se abría una era de gran progreso en Guatemala. En 1945, y para sustituir a la Junta Provisional Revolucionaria, fue elegido democráticamente un presidente civil, Juan José Arévalo, que mantuvo la presidencia hasta 1951. Las reformas sociales iniciadas por Arévalo fueron continuadas por su sucesor, el Coronel Jacobo Arbenz Guzmán. Arbenz legalizó del Partido Comunista Laborista Guatemalteco en 1952. A mediados del periodo de Arbenz, los comunistas controlaron organizaciones campesinas claves, sindicatos, y el partido político gobernante, sosteniendo algunas posiciones de gobierno claves. A pesar del apego de la mayor parte de los guatemaltecos a los ideales originales del levantamiento de 1944, algunos líderes del sector privado y los militares vieron las políticas de Arbenz como una amenaza comunista. El ejército rechazó defender el gobierno de Arbenz cuando un grupo liderado por el Coronel Carlos Castillo Armas y apoyado por los Estados Unidos y la United Fruit invadió el país desde Honduras en 1954 y rápidamente asumió el gobierno. Finales del siglo XX

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful