P. 1
Carpio,Adolfo Principios de Filosofia

Carpio,Adolfo Principios de Filosofia

|Views: 8.463|Likes:
Publicado porJuanJo Aucar

More info:

Published by: JuanJo Aucar on Aug 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2015

pdf

text

original

Salvo correcciones de algunas erratas notorias, los Principios de filosofía se
reimprimieron reiteradas veces (dieciocho) sin cambios. La rapidez con que se fueron
agotando las sucesivas tiradas mostró que la obra llenaba una real necesidad. Ello, junto
con la circunstancia de que el libro no sólo se utilice en el ambiente universitario (y no
únicamente en cursos introductorios), sino también en institutos del profesorado
secundario y aun en la enseñanza media, o entre profesionales cuyo interés primordial no
es el filosófico, o entre personas preocupadas de una manera u otra por la cultura, todo
ello me ha persuadido de intentar esta segunda edición.
Tal como se verá, el texto original queda en buena parte intacto, con excepción de
algunos detalles de estilo o de la introducción de algún cuadro o esquema con que aclarar
o fijar mejor las cuestiones tratadas. El problema que se me planteó era el de ampliar o
reducir el número de temas y autores estudiados. Lo último, sin embargo, me pareció
imposible, porque el número y calidad de filósofos y filosofemas ya incluidos resulta, en mi
opinión, necesario, si es que se pretende llegar a una verdadera introducción al estado
actual de la filosofía en sus fundamentos. En cuanto a la inserción de más autores o
corrientes, no me pareció necesario hacerlo. Hubiese sido relativamente fácil incluir un
capítulo sobre Plotino, Locke o Bergson; pero las bases o las consecuencias estaban ya
dadas en la exposición de Platón o de Hume; y Bergson, por su lado, cae relativamente
fuera del esquema general del libro. Alguien me ha reprochado la ausencia de Spinoza;
no obstante el genial filósofo figura en su lugar justo, como seguidor de Descartes. En fin,

4

Fácilmente podrá ampliarlas recurriendo, ante todo, a J. Ferrater Mora, Diccionario de filosofía, 6a ed.,
Madrid, Alianza Editorial, 1979, 4 tomos.

PRINCIPIOS DE FILOSOFIA

se puede señalar la ausencia de una exposición temática de Leibniz. Pero no era cuestión
de multiplicar el número de filósofos o corrientes a examinar, sino sólo presentar "los
elementos de las principales teorías hoy vigentes", como se decía en el Prefacio a la
primera edición. Por otro lado, y hasta donde sé, no parece que se haya ido más allá de
donde alcanza este libro; lo que suele darse por novedad, no es más que una variación
más o menos ingeniosa (o alambicada) o peregrina sobre lo ya filosofado. Y como en
filosofía es preferible la profundización a la extensión, me he limitado a la ampliación de
algún punto de Platón y Aristóteles, y sobre todo a ofrecer una imagen más completa del
pensamiento de Kant con mayores detalles sobre la Crítica de la razón pura y con una
exposición de la Crítica del Juicio (por lo general olvidada entre nosotros o reducida sólo a
la parte estética), así como a un desarrollo algo más completo de la estética de Hegel

(aunque quizá demasiado esquemático) y de su filosofía de la religión, todo ello con el
propósito de hacer más evidente la enorme riqueza y amplitud del pensamiento hegeliano.
Al capítulo correspondiente a Husserl he agregado un epílogo consagrado a La crisis de
las ciencias europeas, que completa la imagen del filósofo y lo vincula con los problemas
más premiosos de nuestro tiempo.
En lo que se refiere a los filósofos analíticos, después de considerar bien la cosa, he
optado por dejar intacto el texto de la primera edición: casi los he pasado por alto, por
considerar -dicho cruda y dogmáticamente- que representan un estadio de la filosofía que
no ha pasado aún por Kant, que no ha logrado asimilar la filosofía crítica y se limita a
cuestiones de filosofía del lenguaje que van más allá del marco predominantemente
metafísico, que es lo que en lo capital constituye el tema de Principios. Sin duda la
filosofía del lenguaje toca y encierra muchas cuestiones ontológicas, como es evidente en
Aristóteles, Vico, G. von Humboldt, HusserI o Heidegger; pero la orientación analítica
parece hacerlo con olvido o desdeñando las cuestiones metafísicas y con la atención
puesta en una lengua determinada, tal como lo hizo Austin con el inglés.

En el Prefacio a la primera edición prometía yo dedicar una exposición
pormenorizada "al genio de Wittgenstein". Y la promesa queda cumplida en esta nueva
edición, si bien mi opinión sobre el filósofo vienés, después del estudio detenido de sus
dos principales obras, ha variado y no será injusto reprocharme que lo considere como
no-filósofo o anti-filósofo, con lo cual este libro se afirma aun más en lo que ha sido, por lo
menos desde Sócrates, el gesto clásico de la filosofía: preguntar, en tanto que la
pretensión última de Wittgenstein ha sido la de eliminar las preguntas filosóficas. (Entre
nosotros, Borges señaló que "no hay otro enigma que el tiempo", cosa que según
Wittgenstein, en cambio, sería ejemplo de lo que no hay que pensar).
Con seguridad no ha de faltar quien juzgue como presuntuosos estos juicios míos
sobre Wittgenstein, sobre todo si se tiene en cuenta la muy abultada literatura que existe
sobre él. Pero en la medida en que me sea lícito expresar una opinión personal, la figura
de Wittgenstein ha sido agrandada excesivamente y es preciso reducirla a sus límites
justos, lo cual significa no olvidar que fue un pensador carente de formación histórico-
filosófica, y ello precisamente en época en que la historia de la filosofía se ha convertido
en pieza esencial del método propio de nuestra disciplina, aun en su organon, sin la cual
se corre el riesgo de caer en todo género de banalidades sin cuento ni cuenta... o de
inventar la pólvora.

Respecto de este tema, el lector podrá preguntarse si Wittgenstein no es el anticipo
o reflejo de esta época en la cual todo quiere ser light, el siglo del café sin cafeína y sobre
todo de los tranquilizantes para cada ocasión, la era del último hombre que profetizó
Nietzsche, el tiempo del hombre de hechos (Husserl), época de videos y no de meditación

("¡no pienses, sino mira!", era exigencia de Wittgenstein5

) y si somos capaces de recordar

5

Investigaciones filosóficas, cap. 66.

PRINCIPIOS DE FILOSOFIA

los ejemplos de Sócrates y de Kant y asumir el denuedo de la tarea siempre inconclusa,
pero digna, de pensar. La disyuntiva es clara, pues así como la ciencia de hechos sólo
produce hombres de hechos (Cfr. Cap. XIII, § 18), ciencias puramente formales producen
formas de hombre, sin médula ni substancia.

Adolfo P. Carpio. Enero de 1995

PRINCIPIOS DE FILOSOFIA LOS PROBLEMAS DE LA FILOSOFIA

CAPÍTULO I

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->