P. 1
Fabricacion de Jabon Casero

Fabricacion de Jabon Casero

4.63

|Views: 9.294|Likes:
Publicado porwaldoven
Fabricacion de Jabon Casero
Fabricacion de Jabon Casero

More info:

Published by: waldoven on Sep 20, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/06/2013

pdf

text

original

Fabricación de jabón casero 2/5/2003 Es muy fácil reciclar el aceite usado de la cocina para fabricar un excelente jabón para

uso doméstico. Autosuficiencia press

El jabón ya era utilizado desde el año 2.800 a.C De esta época data un material jabonoso encontrado en unos cilindros de arcilla durante una excavación arqueológica en la ciudad de Babilonia. En estos cilindros había unas tallas que describían el proceso de hervir las grasas con ceniza, método ancestral de fabricación de jabón. Durante la edad media el jabón era un artículo muy caro, por lo que su empleo era limitado. Recién en el siglo XIX que se difundió el uso del jabón en Europa y luego en el resto del mundo. Tanto los jabones de tocador como los detergentes parten de la misma base, la diferencia está en que los jabones se fabrican a partir de sustancias nturales, como grasas animales y vegetales, mientras que los detergentes se elaboran a partir de materias primas sintéticas. El jabón es básicamente una sal obtenida de las grasas, que resulta soluble en el agua. La saponificación es la reacción de una solución alcalina con las grasas animales y vegetales (sebo y aceites) ¿Por qué hace jabón? Porque el aceite que sobra en el hogar y se tira por el fregadero termina en nuestros ríos. Una vez allí forma una película que no permite la oxigenación y destruye peces y plantas acuáticas. Un litro de aceite contamina 50.000 litros de agua. Materiales que hacen falta para fabricar jabón: · Aceite comestible usado de cualquier clase: soja, girasol, semillas, oliva. etc. Hay que pasarlo por un colador muy fino para quitarle las impurezas. · Un Tacho plástico de pintura (25 litros) · Palo de madera para revolver. · Moldes de plástico o tergopol. · Agua. · Soda cáustica. (Hidróxido sódico). · Sal común. · Medio vaso de lavavajillas para darle aroma al jabón.

CÓMO HACER EL JABÓN CASERO:

1.- Guardar el aceite usado hasta juntar dos litros y medio. 2.- Llenar un tacho con dos litros y medio de agua. Para fabricar panes de jabón de colores se puede añadir al agua colorante de tortas. 3.- En un ambiente ventilado y con la ayuda de un palo, diluir en el agua medio kilo de soda cáustica y un puñado de sal. Se producirá una reacción química (calor) que requiere algunas horas hasta que se enfrié . La soda cáustica es un material que daña la piel si se pone en contacto directo con ella. Por eso es recomendable utilizar guantes y lentes protectores. 4.- Se vierte lentamente el aceite sobre la mezcla líquida revolviendo en forma permanente (siempre para el mismo lado, porque de lo contrario se puede "cortar" el jabón). Si quiere hacer jabón con esencias añada hierbas aromáticas u otros tipos de aromas naturales (Vainilla, etc.). 5.- Cuando la mezcla se espesa, se echa en los moldes y se deja endurecer durante varios días Si tiene ansiedad por ver como salen los jabones puede acelerar el proceso colocando algunos panes en el congelador. 6. Se sacan los jabones de los moldes. También se puede echar la mezcla en una bandeja grande. Se la deja reposar y antes de que se quede totalmente dura se corta en pastillas. Para que resulte más cómodo despegar los moldes se los puede enharinar o cubrir con aceite.

Haz tu propio jabón casero

El jabón casero ha quedado obsoleto por la aparición de innovadores detergentes que acaban con la mancha más difícil con tan sólo poner una pequeña cantidad de estos productos en la lavadora. Sin embargo, aún se sigue utilizando como remedio curativo del acné, cicatrices postoperatorias o quemaduras.

.La elaboración del jabón casero es muy sencilla. Para ello se necesita un litro de desechos de aceite de oliva, cien gramos de sosa cáustica y un litro de agua. Se puede usar aceite

puro, pero el resultado es el mismo. También es opcional la utilización de dos cucharadas soperas de detergente en polvo y de cincuenta mililitro de lejía. En una olla que no sea ni de estaño ni de aluminio colamos el litro de aceite y lo mantenemos en el fuego hasta llevarlo casi a ebullición. Con una cuchara de madera removemos el aceite siempre en el mismo sentido, mientras le añadimos poco a poco el agua de sosa mezclada anteriormente. Seguimos con el proceso hasta lograr una pasta solidificada similar a la mayonesa. Un truco para saber si está listo es sacar el palo y observar que está limpio de restos de la pasta adheridos a él. En el caso de que queramos obtener un jabón más eficaz y espumoso, añadimos el detergente en polvo y la lejía. Para ello continuaremos removiendo, sin retirar la solución del fuego, durante cinco minutos más. Al retirarlo del fuego y sin que se enfríe, lo volcamos en un recipiente de plástico y lo dejamos reposar hasta el día siguiente. En ese momento vaciamos el molde, cortamos el jabón en pedazos con un cuchillo y los envolvemos en plástico transparente hasta su utilización. También líquido La solución líquida requiere una tercera parte de jabón por cada una de agua. Su elaboración no es complicada. Lo primero que hay que hacer es pasar por un raspador de cocina el jabón. También se puede cortar con un cuchillo en trozos pequeños, pero pueden quedar grumos.

Añadimos al jabón en polvo obtenido tres partes iguales de agua y lo ponemos a fuego lento sin dejar de remover con una cuchara de madera. Continuamos con el proceso hasta llevarlo a ebullición y lograr una crema un poco más densa que la de un champú

.En este momento se pueden añadir aromatizantes tales como trozos de limón, tomillo, romero, etc. Para que el jabón tome la esencia lo removemos durante diez minutos más sin parar. Luego colamos el jabón, lo dejamos enfriar y lo envasamos en botes cerrados listos para utilizar.

Evita riesgos Al manipular el jabón ten cuidado de que no te salpique en los brazos o en la cara ya que puede producir quemaduras en la piel. Finalmente, para que el producto casero mantenga todas sus propiedades es necesario gastarlo antes de que transcurran cinco meses desde su elaboración.

Receta para hacer jabón casero Se toma un kilo de sosa cáustica y se disuelve en 6 litros de agua, dentro de un recipiente que no sea de estaño ni de aluminio.page01.htm Cuando ha terminado de deshacerse se va incorporando poco a poco los 6 litros de aceite, previamente colados, sin dejar de dar vueltas con un palo. A medida que va pasando el tiempo, y sin dejar de remover siempre en la misma dirección, se irá solidificando, hasta alcanzar un punto semejante a la mayonesa casera. Sabremos que el jabón ya está listo cuando saquemos el palo limpiamente, sin que queden restos de la pasta adheridos a él. Este proceso puede acelerarse si colocamos el recipiente al fuego. Volcaremos entonces el jabón en un recipiente y lo dejaremos endurecer uno o dos días. Pasado este tiempo cortaremos el jabón en cubos del tamaño que deseemos y lo dejaremos orearse algunas horas más. Sobre esta regla básica hay variantes como por ejemplo añadir un puñado de sal o harina o unas gotas de añil para darle color azulado.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->